Está en la página 1de 28

GE Healthcare

Selección de Emplazamiento y
Requerimientos de Instalación para
Resonancias Magnéticas GE

Para equipos de 1.5 T con imán LCC

Imagination at work
g
Presentación

Este documento es una guía inicial para la instalación de resonancias magnéticas de 1.5
Tesla de General Electric.

Está dirigido a arquitectos, constructores, responsables de servicios generales, jefes de


servicio de radiología y/o personal hospitalario que se encuentre trabajando en un proyecto de
instalación y que no haya tenido contacto previo con nuestros equipos, o que frente al reemplazo
de una unidad existente necesite conocer los requerimientos para su implantación.

Presenta la información relativa a distribución, requerimientos de espacio, selección de


ubicación y distribución, consideraciones de acceso, interacción con el exterior, requisitos eléctricos
y térmicos, instalaciones especiales, etc.
En las últimas páginas se encuentra una pequeña descripción sobre las jaulas de Faraday y su
construcción, ya que este tema particular suele generar curiosidad entre las personas que no han
trabajado con este tipo de blindajes.

El alcance de la información aquí contenida se limita a una presentación de los


requerimientos, siendo los datos incluidos precisos en este sentido. Sin embargo, antes de realizar la
selección definitiva del emplazamiento o de comenzar cualquier trabajo de preinstalación rogamos
se consulte con el especialista de instalaciones de GE para obtener su apoyo y la información
completa.

Para una correcta instalación todas las partes involucradas en el proyecto (arquitectos,
constructores, industriales, departamento de mantenimiento, etc.) deben referirse a los planos y el
estudio de implantación correspondiente a su equipo en particular, los que le suministrará el
especialista de instalaciones de GE.
Los datos técnicos aquí contenidos se basan en uno de los modelos más populares de resonancias
de 1.5 T comercializados actualmente (Signa Excite HD), no obstante lo cual pueden haber pequeñas
diferencias con el modelo específico adquirido.

Se han incluido a modo de ejemplo una serie de fotografías que aunque pueden no
adaptarse exactamente a su implantación, proporcionan una idea visual de las instalaciones
comentadas.

Al final del documento encontrará un pequeño glosario en el que se da una breve definición
de aquellas palabras indicadas en cursiva en el texto.
Se ha seguido una única numeración correlativa para figuras, fotos, tablas, etc.

Esperamos que esta documentación le sea de utilidad. En caso que desee obtener más
información le rogamos canalice su consulta mediante el especialista de instalaciones, o que visite
la dirección http://www.gehealthcare.com/company/docs/siteplanning.html, donde podrá obtener
información de preinstalación genérica así como descargar planos estándar en formatos AutoCAD y
PDF.

Presentación – Pág. 1
1 - Distribución y requerimientos de espacio

En la figura 1 se puede ver una distribución típica de un servicio de resonancia magnética.

Fig. 1 – Ejemplo de distribución de un servicio de RM

La sala de exploración en la que se encuentra el imán superconductor ocupa la mayor


superficie (Fig. 2).

Fig. 2 – Sala de exploración

Distribución y requerimientos de espacio – Pág. 2


El paciente se coloca dentro del imán para su diagnóstico y puesto que el diámetro interior
es menor que la longitud del imán, se suele colocar la ventana de observación enfrentada
directamente con esta abertura, para permitir la supervisión del paciente durante la exploración.
Algunas particularidades de esta sala son que usualmente posee una única puerta (1.20 mts. de
ancho interior) y los vestidores se sitúan fuera de la misma. Toda la sala está contenida dentro de
una jaula de Faraday y dentro de la misma no se pueden colocar equipos eléctricos o electrónicos
como aires acondicionados, detectores de incendios, iluminación de emergencia, etc.
La iluminación de la sala deberá ser mediante lámparas incandescentes orientables y no se pueden
utilizar reguladores de intensidad (dimmers).
La altura recomendada de la sala de exploración es de 3,30 mts. y se debe evitar que en el techo de
esta existan instalaciones, ya que una vez montada la jaula de Faraday, no será posible el acceso a
las mismas. La sala deberá poseer falso techo registrable para poder ganar altura en tareas de
servicio técnico sobre el imán.

La sala técnica está destinada al equipamiento electrónico que hace posible el


funcionamiento del equipo. Normalmente se ubica contigua a la sala de exploración y de no ser así
debe estar a muy corta distancia de ésta. Se podrá colocar también en esta sala el equipo de aire
acondicionado y el cuadro eléctrico principal del sistema, siempre que las dimensiones lo permitan.

Fig. 3 – Sala técnica

Esta sala deberá tener suelo técnico elevado (30 cm.) y una climatización con control de
temperatura y humedad estricto. La impulsión se realizará por debajo del suelo técnico, saliendo
hacia la sala a través de baldosas perforadas o ranuradas.
La altura mínima de esta sala debe ser de 2.45 mts., desde la parte superior del suelo técnico hasta
el cielorraso. El equipamiento a instalarse en esta sala tiene un peso total de 1450 Kg.

Distribución y requerimientos de espacio – Pág. 3


Por último la sala de control, contará con el ordenador del sistema, monitores,
equipamiento y alarmas y eventualmente estaciones de trabajo. Se puede ver una disposición tipo
en la foto a continuación. Se aconsejan para esta sala luces regulables.

Fig. 4 – Sala de control

En la tabla a continuación se indican las medidas sugeridas para cada uno de los espacios
mencionados.

Med. recomendadas
Sala de exploración 4.50 x 7.00 mts.
Sala técnica 2.50 x 4.50 mts.
Sala de control 2.50 x 3.50 mts.
Tabla 5 – Dimensiones recomendadas de salas

Estas medidas son para salas terminadas. Se debe considerar por ejemplo que en la sala de
exploración y debido a la jaula de Faraday y el acabado (placas de yeso, madera, fenólico, etc.), se
pierden aproximadamente 15 cm. por cada pared.
La sala técnica usualmente contiene el cuadro eléctrico y el aire acondicionado para la misma,
aunque se pueden evaluar otras localizaciones.

La necesidad de espacio de la sala de control depende de si el usuario desea instalar en ella


estaciones de trabajo, impresoras, negatoscopios, sala de informes, etc.

En general el área mínima recomendada para un servicio de resonancia magnética es de 60


m2, considerando uno o dos pequeños vestidores.

Recomendamos que consulte con su especialista de instalaciones para que le ayude a


definir la mejor configuración posible de las salas a partir de su disponibilidad de espacio.

Distribución y requerimientos de espacio – Pág. 4


2 - Consideraciones de ubicación y distribución

Ruta de acceso del imán y equipamiento de la resonancia


El imán es el elemento de mayor volumen de la resonancia y posee un peso de 5719 Kg.,
apoyándose en los puntos indicados en la figura 6. En desplazamientos horizontales (por ej. dentro
de hospitales), se deben agregar 560 Kg. de rieles de transporte y tanquetas motorizadas.
Será responsabilidad de la propiedad del centro o contratista de la obra verificar que el
forjado sobre el que se apoya el equipo soporte la carga indicada y que la zona por la que deba
circular hasta llegar a su emplazamiento definitivo también soporte este peso y/o esté
apropiadamente reforzada.

Fig. 6 – Puntos de apoyo del imán

Consideraciones de ubicación – Pág. 5


Normalmente una operación de entrega de imán se realiza con la llegada de éste en un
camión o camión grúa descargándose en una zona próxima al punto de entrada. Esto se puede ver
en la fig. 7. Una entrada a “pie de calle” se realiza con el imán montado en tanquetas que lo
desplazan hasta su ubicación final (ver fig. 8).

La abertura recomendada para entrar el imán es de 2.50 mts. ancho x 2.60 mts. alto.

Fig. 7 – Descarga de imán con grúa

Fig. 8 – Entrada a pie de calle

Consideraciones de ubicación – Pág. 6


En casos excepcionales y para acceder al punto de entrada, se pueden montar plataformas
elevadas para descargar el imán (fig. 9). Se debe considerar aquí que el suelo soporte también el
peso adicional de esta estructura.

Otra posibilidad es la de descargar el imán hacia una planta inferior. En este caso la
estructura se apoya en la planta de llegada del imán y este se descuelga mediante motores, (fig. 10)
requiriéndose un agujero en el forjado de 2.90 mts. x 3.15 mts. Se debe disponer de una altura libre
de 3.30 mts desde el nivel de donde se realiza la bajada.

Fig. 9 – Plataforma para descarga de imán

Fig. 10 – Entrada por agujero en forjado

Siempre se realiza una visita de inspección previa por parte del transportista de GE para
determinar la ruta y forma de entrega más apropiada.

Consideraciones de ubicación – Pág. 7


Cuando se deba trasladar el equipo dentro del hospital desde el punto de entrada hasta su
destino, se deben tener en cuenta las dimensiones libres de esta ruta. Las mismas se indican en la
fig. 11 (medidas mínimas).

Fig. 11 – Dimensiones de la ruta de acceso del imán en camino recto y con giro de 90º

Adicionalmente al imán, se debe considerar también la entrega del resto del equipamiento
de la resonancia que incluye armarios electrónicos, cables, mesa de operador, monitores, cama de
paciente, compresor, enfriador, ventiladores, pedestal trasero, tapas, “fantomas”, accesorios,
bobinas, etc.
Estos elementos se pueden entregar al mismo tiempo que el imán o a posteriori. Los mismos
llegan embalados hasta el momento de su instalación final y ocupan una superficie aproximada de
12 m2, área que se deberá prever en una zona adjunta al servicio de resonancia.
Se indican en el cuadro a continuación tamaños y pesos de los elementos más voluminosos
o pesados de los referidos.

Ancho (mm.) Fondo (mm.) Alto (mm.) Peso (Kg.)


Armario electrónico PDU 610 940 1905 823
Armario electrónico RFS 610 914 1956 356
Mesa operador 1372 1143 940 82
Camilla 772 2377 952 215
Carro de fantomas 826 864 1524 159
Tabla 12 – Dimensiones y pesos de bultos del sistema de resonancia

Finalmente mencionar que se debe mantener una ruta de fácil acceso desde el exterior
hasta la sala del imán para las recargas de Helio. Durante la instalación, en casos de reparaciones
excepcionales y aproximadamente cada 2 a 3 años se debe agregar Helio al sistema. Este viene
contenido en recipientes (dewars) que poseen 1150 mm. de diámetro 1850 mm. de alto y un peso
aproximado de 200 Kg.

Consideraciones de ubicación – Pág. 8


Efectos de la resonancia magnética sobre el entorno exterior

Consideraciones sobre ruido acústico

Durante la operación normal de la resonancia magnética, se producen ruidos dentro de la


frecuencia audible que son inherentes a la operación de la misma (pulsos de los gradientes).
El ruido se puede transmitir al exterior de la sala de exploración tanto sin contacto directo
(aberturas, conductos de aire acondicionado, a través de las paredes, etc.) como también por la
estructura (a través de contacto mecánico con el suelo, un caso mucho menos frecuente).

Este ruido puede llegar a ser en el peor de los casos de 118 dBA (nivel de presión de sonido
promedio) con picos de hasta 128 dB en un rango de frecuencias de 20 Hz a 20 kHz.
Los valores usuales en operación normal son ligeramente inferiores: de 95 a 110 dBA y con picos de
110 a 120 dB en el rango de frecuencias antes mencionado.

Si bien las paredes de la jaula poseen una atenuación aproximada de 35 dB, se sugiere
colocar materiales que mejoren el aislamiento acústico de la sala. Opciones son agregado de
materiales aislantes en paredes, suelo y techo en función de la utilización de las áreas adyacentes.
Algunas posibilidades son paneles decorativos de fibra de vidrio, agregado de material aislante
entre la jaula y los acabados interiores de esta, etc.
Si se presta atención a eliminar huecos, espacios y fisuras en la construcción de las paredes
así como si se logra durante la construcción que el imán esté rodeado de paredes de masa
sustancial (como placas de yeso dobles) y que el sellado entre las paredes y cielo raso sea bueno
(sellador acústico) se logrará que el ruido quede contenido en la sala y no salga a espacios
adyacentes, mejorando el resultado general.

Efectos del campo magnético

El campo magnético interactúa con los elementos de su entorno. Los efectos más conocidos
son atraer materiales ferromagnéticos de su alrededor, alterar la imagen de un monitor o televisor
convencional o borrar la banda magnética de una tarjeta de crédito.
Otros efectos menos conocidos son interferir con el funcionamiento de diversos equipos
electrónicos e incluso afectar neuroestimuladores o producir una parada en un marcapasos.
Debido al campo magnético siempre presente en un equipo de resonancia, estos efectos se
dan en zonas próximas al imán por lo que se deben crear zonas de exclusión de manera que no
existan riesgos para las personas.
La figura 13 muestra la señalización permanente en la puerta y entrada de una sala de resonancia
mientras que en la fig. 14 se muestra una señalización temporal en aquellas situaciones en que la
puerta esté abierta.

Fig. 13 – Señalización en la puerta de una sala Fig. 14 – Señalización temporal

Consideraciones de ubicación – Pág. 9


Los riesgos de parada sobre marcapasos se dan a partir de una intensidad de campo de 5 G
(Gauss) por lo que esta línea de isogauss se suele tomar como límite de la zona de exclusión
buscando que quede dentro de la sala de exploración.

En las figuras a continuación se muestra para un imán de 1,5 T la forma y el alcance de


estas líneas. Las exteriores son las de 5 G que distan 4 mts. del isocentro en sentido axial y 2.48 mts.
en sentido radial.

Fig. 15 – Líneas de isogauss en planta para un imán de 1,5 T

Fig. 16 – Líneas de isogauss en corte por el isocentro para un imán de 1,5 T

Si bien el campo magnético disminuye con la distancia al isocentro, muchas veces el


espacio del que se dispone es limitado y la línea de 5 G no queda dentro de la sala de exploración,
con lo que se deben buscar otras soluciones. En caso que se deba contener la línea de 5 G dentro
de una sala de medidas reducidas, se puede lograr mediante un blindaje magnético. Fotografías de
este se muestran en las figuras 17 y 18 y básicamente consiste en placas de μ-metal (una aleación
de hierro con una permeabilidad magnética muy elevada) fijadas a las paredes, techo o colocadas
en el suelo alrededor del imán.

Consideraciones de ubicación – Pág. 10


Figs. 17 y 18 – Colocación de blindaje magnético en paredes y techo

Ya que el campo está presente en todo el espacio alrededor del imán, se debe evaluar la
necesidad de contenerlo de forma que en las plantas inferiores y superiores así como en las
paredes externas al servicio de resonancia no existan intensidades de campo superiores a 5 G (o
que el acceso al área esté debidamente controlado y señalizado).

El blindaje necesario para cada situación particular lo evaluará el especialista de


instalaciones de GE cuando se le presente el lugar seleccionado, pero se menciona aquí para tenerlo
en cuenta en las consideraciones estructurales.
Solo a modo de ejemplo basta considerar que en una instalación de resonancia en la que la parte
trasera del equipo da al exterior y el isocentro dista de la pared 3 mts., para contener la línea de 5 G
se deben colocar 1000 Kg. de μ-metal sobre esta pared.

Efectos del entorno exterior sobre el equipo


Hay elementos del entorno que pueden afectar negativamente el funcionamiento de un
equipo de resonancia magnética. Una selección inapropiada del emplazamiento del equipo puede
producir artefactos en la imagen como se ven en la fig. 19, haciéndolo inutilizable.

Fig. 19 – Imágenes distorsionadas (izquierda) y sin distorsión (derecha)

Consideraciones de ubicación – Pág. 11


El primero de los puntos a considerar son las vibraciones, sean constantes (por ejemplo
debidas a un motor en la zona, compresores, equipos de aire acondicionado, bombas, etc.) o
transitorias. Las últimas suelen ser función de la cimentación del edificio y su aparición se debe a
tráfico pesado, impactos dentro del edificio, etc.

Las vibraciones de un lugar particular seleccionado pueden ser medidas por el especialista
de instalaciones. Si bien se pueden colocar materiales especiales para minimizar los efectos de las
vibraciones, la recomendación es seleccionar lugares libres de estas.

El campo magnético de la resonancia es sensible a otros campos existentes en el entorno,


sean estáticos o variables.
Como campo estático típico se puede citar otro equipo de resonancia magnética instalado en las
cercanías. Los campos variables son fundamentalmente generados por conductores eléctricos. En
ambos casos la homogeneidad del imán a instalarse puede verse comprometida.

Los conductores eléctricos crean alrededor de sí campos magnéticos que pueden afectar la
homogeneidad del campo y alterar la imagen. Este problema se da solamente cuando las corrientes
son muy elevadas (ej.: líneas de distribución), cuando la distancia entre los conductores es muy
grande (ej.: líneas de alimentación de metros o trenes) o cuando la distancia entre estos conductores
y el isocentro de la resonancia es muy pequeña (ej.: conductores en bandejas suspendidas del techo
justo debajo de la resonancia).

En caso de darse alguna de estas situaciones se pueden buscar soluciones como blindajes
magnéticos específicos para líneas eléctricas, pero considerarlo antes de seleccionar el sitio de
emplazamiento redundará en una instalación más económica y menos engorrosa. GE puede
ayudar a evaluar estas situaciones, aunque como regla rápida se puede considerar la fórmula
presentada en la fig. 20.

Fig. 20 – Distancia mínima entre un conductor y el isocentro de la resonancia

En la ecuación anterior, X [mts] es la distancia mínima que se debe mantener entre los
conductores y el isocentro de la resonancia para que no hayan interferencias, considerando que
por el conductor circula una corriente eficaz máxima I y estando los conductores separados una
distancia S (la mayor separación entre estos o cuando los conductores están en un único conducto,
el diámetro de éste).

Consideraciones de ubicación – Pág. 12


A modo de ejemplo, una línea de potencia trifásica de 800 kW sobre 380 V que está
conducida en una bandeja suspendida del techo de 30 cm. de ancho debe estar al menos a 4,27
mts. del isocentro o se deberán tomar medidas de blindaje apropiadas.

También debe considerarse si se ha utilizado acero en la estructura del centro. En este caso
se deberá evaluar la proximidad de este al isocentro, ya que puede influir en la homogeneidad del
campo y alterar las imágenes.
Se debe notificar a GE durante la evaluación de sitios de cualquier viga, columna, refuerzos
de suelo, alcantarillado, blindaje magnético anterior u otra estructura de acero o hierro que se
encuentre dentro de 2,5 mts. del isocentro. Esta zona es la que se encuentra sombreada en la fig. 15
o la delimitada por la línea de 5 G en la fig. 16.

La última consideración en la selección del sitio es la distancia a masas metálicas en


movimiento. Una masa metálica en movimiento puede cortar las líneas de campo provocando una
distorsión en este y por lo tanto afectar la calidad de imagen. Esta distorsión será mayor cuanto
mayor sea la masa del objeto y/o su velocidad y cuanto menor sea su separación del isocentro.

En la fig. 21 se muestran las líneas de influencia para la circulación de coches y autobuses.


Dentro de esta zona pueden manifestarse también problemas debido a movimiento de ascensores,
montacargas, contrapesos de los mismos, etc. Líneas de metro o ferrocarriles pueden afectar la
operación del sistema aunque se encuentren a distancias mucho mayores que las indicadas en esta
figura.
En algunos casos es posible anular los efectos de estas perturbaciones mediante blindaje
magnético o utilizando sistemas de compensación activa, pero en otros casos esto no es posible y se
debe reconsiderar la ubicación del equipo.

Fig. 21 – Zonas de influencia de la resonancia por metales en movimiento

En suma, cualesquiera de las fuentes citadas en este apartado pueden producir influencias
desfavorables en el funcionamiento de la resonancia magnética. En el momento de selección del
lugar tener en cuenta estos puntos permitirá una instalación más sencilla, rápida y económica.

Ante cualquier duda y siempre antes de la selección del lugar de instalación rogamos
contacte con su especialista de instalaciones. Dentro de la evaluación de cada sitio se realizarán
medidas de perturbaciones, vibraciones e influencia de metales en movimiento para asegurar un
funcionamiento libre de problemas de su equipo.

Consideraciones de ubicación – Pág. 13


3 - Requerimientos eléctricos y térmicos

Requerimientos eléctricos
El sistema requiere una alimentación principal trifásica de potencia y una alimentación
monofásica ininterrumpida para los elementos de seguridad.
Para sitios en los que se den cortes de energía frecuentes se sugiere la conexión del compresor de
Helio a una fuente ininterrumpida o grupo electrógeno debido su consumo más elevado (9 KVA).

Las líneas de alimentación deben estar separadas de otras que puedan generar transitorios
como elevadores, aires acondicionados, salas de radiología, etc.

Los requerimientos eléctricos completos se indican en el estudio de implantación específico


para su equipo. Aquí se presenta solo un resumen de estos.

380, 400 o 415 V 50 ± 3 Hz .


Tensión
Alimentación trifásica con neutro y tierra
13.4 KVA en espera (sin realizar exploraciones)
57.1 KVA promedio durante exploraciones
Consumo *
70.2 KVA máximo durante período inferior a 5 seg.
74 KVA máximo durante período inferior a 1 seg.
Balance de fase 2 % máximo
Regulación 4 % máximo a máxima potencia
Variación máxima 10 % en un período de 24 hs.
* Estos valores incluyen el consumo del compresor de Helio (9 KVA) que
debe estar en funcionamiento permanentemente
Tabla 22 – Requerimientos de alimentación eléctrica

Un SAI alimentará los elementos de seguridad del equipo, específicamente el monitor del
imán en la sala técnica y el monitor de oxígeno en la sala de control.
El consumo total de los elementos anteriores es de 100 W sobre 220 V monofásicos.

Requerimientos térmicos
Cada una de las áreas del servicio de resonancia presenta requerimientos especiales para
su climatización. Estos junto con su emisión térmica se han resumido en la tabla 23.

Temperatura Humedad Disipación de calor


Área Cambio máx. Gradiente Cambio máx.
Temp (ºC) Humedad (%) BTU/hr W
(ºC/hr) máx. (ºC) (%/hr)
Control 15 - 32 * 3 3 30 - 75 * 5 4950 1450
Sala de exploración 15 - 21 * 3 3 30 - 60 * 5 11604 3400
Sala técnica,
en la entrada 15 - 24 * 30 - 75 *
3 3 ** 5 75714 22187
de los armarios recom. 18 recom. 50

* Humedad no condensada, 50 % a 18 ºC
** El gradiente se considera desde el suelo hasta la salida superior de los ventiladores de los armarios (2.25 mts.)
Tabla 23 – Requerimientos de acondicionamiento térmico

Requerimientos eléctricos y térmicos – Pág. 14


En esta tabla las disipaciones de calor indicadas son máximas. Éstas no incluyen cargas
térmicas como personas, luces u otros equipos que no pertenezcan al sistema de resonancia
magnética.
El aire acondicionado se debe mantener funcionando permanentemente (todos los días de
la semana incluidos festivos), aunque el sistema no se esté utilizando.

La temperatura en la sala de control se ajustará para buscar el confort del operador.


Si se instalan estaciones de trabajo extra en la sala de control, se deberá considerar también la
disipación de las mismas.

La disipación en la sala de exploración es prácticamente constante, siendo los únicos


elementos variables la iluminación y la cantidad de personas dentro de la sala. La temperatura aquí
se ajustará para lograr el confort del paciente sin exceder el límite de 21 ºC (la temperatura del
paciente se incrementa ligeramente durante una exploración).
Como se mencionó previamente, dentro de esta sala no se pueden colocar equipos de aire
acondicionado, por lo que la inyección y retorno de aire deben conducirse a través de filtros en las
paredes de la jaula y una vez dentro de esta realizar la distribución mediante conductos sobre el
falso techo.

La sala técnica requiere aire acondicionado impulsado desde debajo del suelo técnico a
través de rejillas.
La disipación de los elementos instalados en esta sala es altamente variable y depende del régimen
de trabajo del equipo. Esto hace que el equipo de aire de esta sala suela ser una unidad
independiente que sólo alimente el área técnica. Usualmente se instala en la misma sala y posee
control de temperatura y de humedad.

En la figura a continuación se ve una sala técnica con el equipo de aire acondicionado al


fondo y una rejilla en el suelo técnico delante de uno de los armarios.

Fig. 24 – Aire y rejillas en sala técnica

Tanto la temperatura como la humedad de la sala técnica son críticas para el buen
funcionamiento del sistema por lo que se deben monitorizar permanentemente. El sistema de aire
acondicionado deberá incorporar alarmas sonoras y pilotos debidamente señalizados así como la
desconexión eléctrica de la resonancia cuando el acondicionamiento de la sala esté fuera de
especificaciones o en valores críticos.

Requerimientos eléctricos y térmicos – Pág. 15


Finalmente, el compresor de Helio debe funcionar en todo momento y tiene una disipación
de 23222 BTH/hr (6700 W). La refrigeración de este se realiza mediante un circuito de agua,
requiriendo un caudal permanente de entre 4 a 10 lts/min en función de la temperatura.
Este circuito de refrigeración debe ser redundante. Usualmente es un sistema cerrado (refrigerador,
tanque de expansión, bomba y sistema de control) que en caso de fallos cambia automáticamente
a un sistema abierto o de agua perdida (entrada de agua corriente que se descarta después de
pasar por el compresor).
Los requerimientos completos para este sistema junto con una sugerencia de circuito hidráulico se
encuentran en el estudio de implantación.

Requerimientos eléctricos y térmicos – Pág. 16


4 - Instalaciones especiales

Chimenea de imán (quench)


En algunos casos puede ser imprescindible eliminar el magnetismo del imán (lo que se
conoce como “bajar el campo”) ante una emergencia (ej.: si ha ocurrido un accidente con un
paciente).

El imán de una resonancia magnética funciona a partir del principio de la


superconductividad. Para ello emplea como refrigerante unos 2000 lts. de Helio líquido (-269 ºC).
Cuando se requiere bajar campo, se provoca un calentamiento en el interior del imán que tiene
como resultado evacuar el Helio y perder el magnetismo.
Esta operación se denomina quench y libera al ambiente gran cantidad de Helio, en forma de gas.
Puesto que cada litro de Helio se convierte en 750 lts. de gas a temperatura ambiente, se produce
una enorme nube que desplaza el aire y se debe conducir fuera de la sala. Esto se realiza mediante
una chimenea especial, que se fabrica usualmente en acero inoxidable.

En las fotos a continuación se puede observar una chimenea en el techo de la sala


preparada para ser conectada al imán (fig. 25), y en la figura 26 la chimenea terminada que sale
lateralmente del imán.

Fig. 25 – Punto de conexión de la chimenea Fig. 26 – Imán con chimenea terminada


en la jaula

El Helio se expande dentro de la chimenea, ocupando un volumen cada vez mayor.


Una chimenea larga hará que se deba aumentar el diámetro de la misma para compensar la
pérdida de carga y lo mismo ocurre con los codos que haya en el recorrido. Una buena elección de
la ruta evitará que la chimenea sea demasiado grande (el diámetro en el punto de salida es de 204
mm).

GE puede proveer el servicio de diseño y montaje de la chimenea para encontrar la ruta más
apropiada y con el menor diámetro.

En el diseño del recorrido se debe considerar que durante un quench y debido a las bajas
temperaturas que se originan en el exterior de la chimenea se puede formar aire líquido que podría
causar daño a las personas que entren en contacto con él. Por esto se sugiere conducir la chimenea
por zonas en las que no haya público, aislarla térmicamente o colocar elementos de protección
como vallas que impidan el contacto con la misma.

Instalaciones especiales – Pág. 17


La salida de la chimenea debe descargar en un área libre en la que no haya circulación de personas
en un radio mínimo de 6,10 mts.
En la fig. 27 se puede ver una chimenea en el patio interior de un centro. Se puede observar
la expansión de diámetro en su recorrido. La figura 28 muestra una terminación usual de una
chimenea lejos del alcance del público.

Fig. 27 – Chimenea en un patio interior Fig. 28 – Terminación de una chimenea

Extracción forzada de Helio


Puesto que el Helio desplaza el aire, se deben tomar precauciones para que no cause
accidentes a los técnicos o pacientes que se encuentren dentro de la sala de exploración en caso
que haya una fuga.
Cuando se realiza un llenado de Helio del imán, existe en el ambiente una gran cantidad de Helio en
forma de gas y aunque no es frecuente, se debe prever una fuga de Helio dentro de la sala que
también haría desplazar el aire y eventualmente provocar desvanecimiento en las personas.

Las instalaciones de resonancia están equipadas con un sistema de monitorización de


oxígeno en la sala de exploración. Ante la detección de un nivel bajo de este, automáticamente se
debe activar un ventilador de extracción que debe retirar un volumen de 2000 m3/hr.
Es interesante considerar esta extracción dentro de los requisitos de instalación por el
tamaño del conducto al exterior para que haya una baja pérdida de carga.

Requerimientos de comunicación
Las resonancias magnéticas de GE deben ser conectadas a un sistema remoto de
mantenimiento (telemantenimiento o Insite®). Esto se requiere tanto por un tema de seguridad
(monitoreo permanente del imán: nivel, presión, temperatura de Helio, etc.) como también para
posibilitar varias tareas de servicio: permite el diagnóstico remoto de averías, la descarga de
actualizaciones de software, da la posibilidad de comunicación del técnico en el hospital con el
soporte, etc.

A efectos del usuario redunda en una mayor productividad del sistema gracias a un menor
tiempo de parada. Adicionalmente no interfiere ni afecta el trabajo normal de los operadores y no se
accede a datos confidenciales de los pacientes.

Las conexiones que se requieren son dos, una en la sala de control para la consola y otra en
la sala técnica. Existen varias opciones disponibles como VPN sobre una red existente, ADSL, etc.
En la sala técnica solamente se requiere una conexión con acceso a Internet.

Instalaciones especiales – Pág. 18


Por favor consulte con su especialista de instalaciones para obtener las opciones de
conectividad para su equipo.

Instalaciones especiales – Pág. 19


5 - Jaula de Faraday
Una jaula de Faraday es un recinto cerrado en forma de caja de seis lados formado por
láminas y paneles conductores eléctricamente, de cobre o acero inoxidable. La jaula está aislada
eléctricamente del exterior y conectada a tierra en un único punto.

Su misión en una sala de resonancia magnética es la de eliminar las interferencias de RF


(radiofrecuencia) del exterior para que no afecten la recepción y generación de imágenes, así como
evitar que las emisiones de RF de la resonancia se propaguen al exterior.

GE puede suministrar con sus sistemas de resonancia jaulas de Faraday. Las mismas están
constituidas por un suelo de lámina de cobre que lo cubre totalmente sobre una superficie aislada
(usualmente tela asfáltica) como se ve en la foto a continuación.

Fig. 29 – Suelo de una jaula de Faraday

Las paredes y techo de la jaula están formados por paneles autoportantes de 3.30 mts de
largo que se encajan unos con otros y se sueldan para asegurar el contacto eléctrico, continuidad y
estabilidad estructural. El lado exterior del panel es una plancha de aluminio para mejorar la rigidez
de las placas e interiormente poseen espuma de poliuretano (45 mm. de espesor) que provee un
buen aislamiento térmico y acústico.

Figs. 30 y 31 – Paneles usados en paredes y techo de la jaula

Jaula de Faraday – Pág. 19


Fig. 32 – Proceso de soldado de paneles para formar una pared

La facilidad de montaje que ofrecen estos paneles posibilita que la jaula se adapte a
estructuras singulares como columnas, descuadres, jácenas, etc. tal como se ha realizado en la sala
que se muestra en la figura a continuación.

Fig. 33 – Jaula montada en sala con columna en la esquina

La jaula se construye dentro del recinto previsto para la sala de exploración. Debido a la
tecnología de los paneles no es necesario que las paredes o techo tengan acabados especiales. La
característica autoportante de los paneles hace que se requieran muy pocos puntos de fijación de
la jaula a techos y paredes.

Como se puede ver en la figura 34, se han previsto las aberturas para la colocación de la
puerta y ventana. La puerta es otro elemento del blindaje y se suministra conjuntamente con la
jaula (1.20 x 2.09 mts). La ventana está fabricada con una rejilla especial y solamente se debe
acabar con vidrios normales por la parte interior y exterior.

Jaula de Faraday – Pág. 20


Las otras aberturas al exterior que tiene la jaula son la salida para la chimenea del imán,
filtros especiales para RF que permiten la ventilación y acondicionamiento térmico de la sala, un
panel que comunica a la sala técnica (panel de penetración) y tubos guía-ondas para la entrada de
gases medicinales. A excepción de estos elementos, la sala es un recinto que no permite otras
aberturas.

Fig. 34 – Jaula en proceso de construcción

El proceso constructivo de la jaula se realiza de forma que se mantiene un acceso por una
de las paredes o techo hasta que se entra el imán, efectuándose el cierre con éste dentro de la sala.

Normalmente los acabados e instalaciones de la jaula comienzan con ésta aún abierta,
acabándose todas las paredes a excepción de aquella por dónde entrará el imán.
Ya que se debe preservar el blindaje de RF, para realizar el panelado se deben buscar métodos
constructivos que no afecten la jaula.

Fig. 35 – Ejemplo de estructura para panelado

Jaula de Faraday – Pág. 21


Las opciones son rastreles de madera sobre los que se montará el acabado, pegar éste
sobre las paredes de la jaula o montar perfiles sobre los que se colocará un trasdosado de placas de
yeso, madera o el elegido por el cliente. En este caso los perfiles serán fijados con remaches y nunca
con tornillos, al igual que cualquier otro elemento de la instalación como conductos de aire
acondicionado, tubos corrugados, etc.

Es muy importante tener presente que aunque durante el montaje y realización de


acabados no se trabaja con campo magnético, una vez acabada la sala, existirá un fuerte campo.
Este puede hacer que cualquier objeto ferromagnético dentro del recinto sea atraído hacia el imán
convirtiéndose en un proyectil que puede dañar a la persona u objeto que se encuentre en su
trayectoria.
Esto hace que se deban extremar las precauciones sobre los materiales que se utilicen en el interior
de la jaula y su forma de fijación. Las rejillas de aire acondicionado deberían ser de aluminio, así
como los montantes del cielo raso y las luminarias de techo. Tornillos y otros elementos de fijación
deben ser también de material no ferromagnético. Consulte con su especialista de instalaciones en
caso de dudas sobre que materiales utilizar durante el montaje.

Finalmente en las figuras a continuación se muestran algunas salas en etapa de acabados.

Jaula de Faraday – Pág. 22


Figs. 36 a 38 – Jaulas en proceso de instalaciones y acabados

Jaula de Faraday – Pág. 23


6 - Glosario

Artefacto
Un error en la imagen reconstruida que no corresponde con la imagen real del paciente.

Campo magnético
Condición en una región del espacio provocada por la presencia de un imán y caracterizada por la
presencia de una fuerza magnética detectable en todos los puntos de dicha región.

Compensación activa
Sistema para corregir las interferencias causadas por metales en movimiento que puede ser
utilizado en algunos casos para minimizar los efectos de éstos sobre las imágenes. Consiste en un
juego de bobinas que se instalan en la sala de exploración, un medidor de perturbaciones
(magnetómetro) y un controlador electrónico.

Dewar
Un contenedor metálico térmicamente aislado utilizado para mantener y transportar sustancias a
muy bajas temperaturas. Se utilizan normalmente para el transporte de Nitrógeno o Helio líquido.

Gauss (G)
Unidad de intensidad de campo magnético. Se acostumbra utilizar en valores de campo bajos pero
es dimensionalmente idéntica al Tesla (10,000 G = 1 Tesla, 10 G = 1 mili Tesla).
Obs.: el campo magnético de la tierra es de entre 0.5 a 1 G dependiendo del lugar.

Helio
Elemento químico de número atómico 2 y símbolo He. Es inerte, monoatómico incoloro e inodoro.
Por su bajo punto de licuefacción y evaporación suele utilizarse como refrigerante en aplicaciones a
temperatura extremadamente baja como en imanes superconductores e investigación criogénica a
temperaturas próximas al cero absoluto.

Homogeneidad del campo


Un campo es homogéneo cuando existe la misma intensidad de campo en cada punto del espacio.
En el caso de las resonancias magnéticas se busca tener una esfera de 60 cm. de diámetro en el
centro del imán y es en ese espacio donde se adquieren las imágenes.

Imán superconductor
Un superconductor es una sustancia cuya resistencia eléctrica desaparece a temperaturas
cercanas al cero Kelvin.
El material superconductor normalmente utilizado en sistemas de resonancia magnética es el
Niobio-Titanio dentro de una matriz de cobre. Un imán superconductor es aquel cuyo campo se
origina a partir de la corriente que fluye a través de un superconductor.

Isocentro
Centro del volumen en el que se realiza la adquisición de imagen. Es el punto central del campo
generado por el imán y coincide con el centro geométrico del imán.

Líneas de isogauss
Una línea imaginaria uniendo puntos que tengan la misma intensidad de campo magnético.

Materiales ferromagnéticos
Cualquier sustancia que contenga hierro. Son atraídas por los campos magnéticos

Glosario – Pág. 24
Radio frecuencia (RF)
Frecuencia intermedia entre las frecuencias de audio y frecuencias infrarrojas. Se utilizan en
resonancia magnética para excitar a los núcleos para resonar.

Tesla (T)
Unidad de intensidad de campo magnético, de uso extendido en valores de campo altos,
dimensionalmente igual al Gauss (1 T = 10,000 Gauss, 1 mili Tesla = 10 Gauss).

Glosario – Pág. 25
Revisiones

Secciones:

0.- Presentación
1.- Distribución y requerimientos de espacio
2.- Consideraciones de ubicación
3.- Requerimientos eléctricos y térmicos
4.- Instalaciones especiales
5.- Jaula de Faraday
6.- Glosario
G.- General

Sec. Rev. Fecha Cambios / Creador

Formato general de títulos, numeración de capítulos, cambio de logo de tapa,


G 2 07-11-30 paginado. Agregado de sección de Revisiones. Revisión general de ortografía,
sintaxis y formato / 26835.
Cambio de Fig. 1 a HD / 26835. Se agrega requerimiento de falso techo
1 2 07-11-30
desmontable a sala de exploración / 3343.
Cambio de figuras 6 y 10. Cambio de tamaño figuras 7 a 9. Agregado de sección
2 2 07-11-30
sobre ruido acústico / 26835.
Cambio de foto 26 / 26835. Cambio de necesidad de requisitos de conectividad
4 2 07-11-30
/ 110431.
Reescritura de párrafo por suministro de jaulas / 3343. Cambio de figura 35,
ajuste de tamaño de figura 37, agregado de figura 38, agregado de
5 2 07-11-30
consideraciones de seguridad por materiales ferromagnéticos dentro de la
jaula / 26835.
6 2 07-11-30 Agregado de definición de campo magnético / 26835.

G 1 07-09-26 Escritura inicial / 26835.

Rev. 2 – Nov’07

Santiago Díaz Lampez


OTR – GE Healthcare

Revisiones – Pág. 26