U N I V E R S I D A D DE

SAN MARTIN DE PORRES
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN, TURISMO Y DE PSICOLOGÍA
ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGIA

CURSO:

PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y PROGRAMAS DE PREVENCION

MANUAL PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y PROGRAMAS DE PREVENCION
CICLO VIII SEM. 05-II

Elaborado Por:

Lic. JORGE MENDOZA CASTILLO

Centro de Reproducción de Documentos de la USMP

Material didáctico para uso exclusivo en clase

2

INDICE
Pag.

CAPITULO I: CONCEPTO DE PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y OTROS
CONCEPTOS AFINES................................................................................... 4

CAPTITULO II: PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA PSICOLOGÍA
COMUNITARIA. ............................................................................................. 8 CAPITULO III: OBJETIVOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA............. 11

CAPTULO IV: ROL Y PERFIL DEL PSICOLOGO COMUNITARIO.......... 12 CAPITULO V: ASPECTOS TEORICOS DEL METODO CUALITATIVO..... 14 CAPITULO VI: TECNICAS PARTICIPATIVAS............................................ 18 CAPITULO VII: TECNICAS CUALITATIVAS DE RECOGIDA DE DATOS. 23 CAPITULO VIII: TECNICAS DE ANALISIS DE DATOS CUALITATIVOS...30 CAPITULO IX ASPECTOS TEORICOS Y TECNICOS DE LA PREVENCIÓN…. 35 CAPITULO X EVALUACIÓN DE PROGRAMAS......................................... 40
Lectura Nro. 1: ORIGENES DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA............ 44

Lectura Nro. 2: PREVENCIÓN Y PROMOCION .......................................... 47 Lectura Nro. 3: INTERVENCIÓN COMUNITARIA ....................................... 59

3

...Para aprender sirve mas una curiosidad natural que la presión del miedo y el temor de la violencia.
San Agustín

“Ninguna actividad sistematizada y repetida influye en la psicología y luego en la vida entera, tan hondamente como la misión de enseñar”

Amiel Marañon

CAPÍTULO I: CONCEPTO DE PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y OTROS CONCEPTOS AFINES
Haz algo mas profundiza que oír, escucha y

4

Haz algo mas que escuchar, comprende Haz algo mas que pensar, obra
Anónimo

DEFINICIÓN DE PSICOLOGÍA COMUNITARIA
Ofrecemos a continuación una definición integrada de la Psicología Comunitaria como disciplina conceptual y operativa autónoma a fin de diferenciarla de los otros campos del que hacer psicológico. a) Concepto según Maritza Montero (1986) “Es la rama de la psicología aplicada cuyo objeto es el estudio de los factores psicosociales que permite desarrollar, fomentar y mantener el control y el poder que los individuos pueden ejercer sobre su ambiente individual y social para solucionar problemas que los aquejan y lograr cambios en esos ambientes y en las estructuras sociales”. b) Concepto según Sánchez Vidal (1991) “El campo de estudio de la relación entre sistemas sociales (principalmente comunidades) y comportamiento humanos y de su aplicación interventiva (en lo negativo) preferentemente Preventiva de los problemas psico-sociales y (en lo positivo) al desarrollo humano integral, desde la comprensión de los determinantes socio-ambientales de ambos y a través de la modificación racional e informada de esos sistemas sociales; de las relaciones psico-sociales en ellas establecidas y del desarrollo de (la) comunidad; todo ello, desde la máxima movilización posible de los propios afectados como sujetos activamente participantes en los cambios, no objetos pasivos de ellos”.

CONCEPTO DE COMUNIDAD
El Dr. Hernán San Martín señala que Comunidad, es la agrupación de población en la que los miembros de ella están o pueden estar en contacto directo con los otros; tienen intereses sociales comunes; están ligados por aspiraciones comunales, ciertos valores y ciertos objetivos comunes; las comunidades pueden ser geográficas, territoriales, socioeconómicas, profesionales o simplemente tradicionales. Por otro lado algunos autores como Chavis y Wanderman 1990 han recogido una tipología que resumiera muy simplificadamente los núcleos de significación del concepto relacionándolos con los tipos básicos de actuación social o comunitaria. Según ellos la comunidad designaría en las ciencias sociales: 1. Un lugar 2. Una serie de relaciones 3. Un poder colectivo

CONCEPTO DE SALUD
La OMS en su carta de fundación de 1946 definió la salud como “El Estado de Bienestar Físico, Mental y Social y no sólo la ausencia de enfermedades o dolencias”. Esta conocida definición contenía muchos elementos innovadores para aquella época, como la consideración de la salud en términos positivos y amplios incluyendo las áreas mental y social, además de la permanente biofísica. Según ella, y sin intentar cuantificar la aportación de cada componente - la salud mental o psicológica sería uno de los 3 elementos o dimensiones fundamentales de la salud. Sin embargo la definición ha sido criticada por su estatismo y por basarse en un estado puramente subjetivo-el bienestar- y excluir factores más objetivos o funcionales como la capacidad de funcionamiento en el contexto físico, psicológico y social (Salleras, 1986). La OMS (Who 1984) ha considerado salud no como un objeto sino como “Un recurso para la vida diaria” en el que “se subrayarían, como concepto positivo, los

5 recursos sociales y personales, además de las capacidades físicas, elementos básicos (lo que Caplan denomina Suministros Físicos), pero también: “Información y Destreza Vitales, y un entorno que apoye, proporcione oportunidades para elegir entre bienes, servicios e instalaciones y condiciones en el entorno “Total (Físico, Social y Cultural) que incrementan la salud”.

CONCEPTO DE SALUD MENTAL
Como ya se ha señalado respecto de los conceptos del campo comunitario en general, el de la salud mental, interesa por razones no sólo teóricas sino también instrumentales o interventivas. León, hace referencia sobre salud mental positiva que implica que quien disfruta de ella, no sólo es capaz de adaptarse positivamente a las circunstancias, sino también de producir cambios constructivos en el ambiente. Además de relacionarse armoniosamente con sus semejantes, de tener una correcta percepción de sí mismos y del mundo exterior y de realizar sus propias potencialidades. Para Perales, la Salud Mental se vincula íntimamente al Desarrollo Humano tanto individual como poblacional. El indicador más inmediato y visible de su presencia es el bienestar psicológico social y espiritual de la persona así como su productividad amplia, incluyendo la económica, así por definición un individuo que goce de salud mental contribuirá decididamente, no sólo a su propio progreso y al de su familia sino al de su comunidad y nación.

CONCEPTO DE SALUD MENTAL COMUNITARIA
Para San Martín y Pastor (1984) la Salud Mental Comunitaria es la estrategia que trata de aplicar los programas de Salud Pública al ámbito de las condiciones de vida comunal y del nivel de Salud (Mental) de la comunidad, mediante actividades integradas y planificadas de protección y promoción de la salud (mental), prevención y curación de las enfermedades incluyendo la Readaptación Social, además de las actividades de trabajo social favorables al desarrollo comunal y de la salud en particular. Todo esto con el apoyo, el acuerdo y la participación de la comunidad.

PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y SALUD MENTAL COMUNITARIA: SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS.
Habiendo ya precisado la definición y los ámbitos de trabajo de la Psicología Comunitaria creemos conveniente precisar las diferencias y semejanzas que presenta la Psicología Comunitaria y la Salud Mental Comunitaria, a fin de que nuestra intervención pueda estar definida de acuerdo a las orientaciones de las acciones comunitarias.

DIFERENCIAS Campo de Acción Finalidad

SALUD MENTAL COMUNITARIA Promover la salud mental, frente a los problemas psico-sociales más amplios. Preventiva: En los tres niveles de prevención.

PSICOLOGÍA COMUNITARIA Desarrollo y bienestar psicosocial de las comunidades. Potenciadora-desarrollista del hombre y la comunidad. Desarrolla la Prevención Primaria

6 Blanco o destinatario Poblaciones en riesgo, los ya afectados y con daños significativos. En conceptos más demográficos-administrativos (zonas de acogidas y sectores). Distribución y prestación de servicios SM con criterios poblacionales y de necesidad. Comunidad total. Se centra en los sistemas sociales (generadores de estrés y apoyo psico-social). Creación de RR.HH. Cambio comunitario y social.

Tipo de actividad

-

-

La Salud Mental Comunitaria es más bien una nueva estrategia, o familia de estrategias, centrada en el desarrollo de nuevas modalidades de prestación de servicios de salud mental más flexibles, eficaces y que respondan más a las necesidades de la comunidad. La Psicología Comunitaria consistiría en el conjunto de conocimientos y actividades destinadas a promover el funcionamiento integral u óptimo de los miembros de las comunidades a través de procesos y métodos de intervención de carácter más social y psicosocial. La SMC sería en parte la aplicación de la PC al ámbito de la salud mental. La SMC aparecerá con frecuencia ligada a desarrollos comunitarios de la psicología clínica, en tanto que la PC se relaciona más a la aplicación de las psicologías de orientación social.

CONCEPTOS SOCIOLÓGICOS
a) Desarrollo Comunal y Tipos: - Biddle, William define al Desarrollo Comunal: como “el desarrollo de la comunidad es un proceso social con el que los seres humanos pueden hacerse más competentes para lograr algún control sobre los aspectos locales de un mundo frustratorio y cambiante, y para vivir con ellos”. - La Naciones Unidas: sostiene que el desarrollo comunal es “aquellos procesos en virtud de los cuales los esfuerzos de una población se suman a los de su gobierno para mejorar las condiciones económicas, sociales y culturales de las comunidades, integrar a éstas en la vida del país y permitirle contribuir plenamente al progreso nacional.

Tipos de Desarrollo Comunal
1° Desarrollo Comunal Dirigido: A este tipo pertenecen las comunidades que sólo están confiados en el aporte económico y técnico del Estado o de las organizaciones foráneas, públicas o del sector privado. Aquí los técnicos o los expertos imponen programas y pautas de desarrollo a la comunidad. 2° Desarrollo Comunal Autogestionario: Es cuando la misma comunidad tiene actitud progresista, ella misma (sus autoridades, líderes, promotores) estudian sus problemas y buscan sus soluciones, muy poco esperan del Gobierno Central. 3° Desarrollo Comunal de Tipo Mixto: Es una combinación de las 2 anteriores, y puede darse con predominio del uno o del otro. b) Nivel de vida y calidad de vida Nivel de vida: Está referida al grado y las condiciones de satisfacción de las necesidades individuales y colectivas que goza una persona, una familia, un grupo o una clase social. Calidad de vida: La definen como una manera de vivir, una manera de ser y una manera de relacionarse con la Sociedad y el Medio Ambiente. La experiencia de vivir es por lo tanto, la expresión de todas las dimensiones del ser humano. No sólo aquellas que tienen que

7 ver con su subsistencia física y biológica sino que se encuentra gran variedad de dimensiones que van desde la necesidad de alimentarse hasta la justicia, la libertad, identidad y significación personal. c) Sistema social Es la estructura social que puede ser funcional ú orgánica que permite y contribuye con el desarrollo integral de los individuos y poblaciones. Factores psico-sociales Producto de la interacción de los factores sociales y psicológicos que influyen sobre el individuo.

d)

Tomado de:

“PSICOLOGÍA COMUNITARIA”. Por Sánchez Vidal.Cap. III. Psicología Comunitaria Aproximaciones Conceptuales.Pp. 116- 135. Editorial PPU. España 1991

CAPITULO II:

PRINCIPIOS TEORICOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA

8

“La experiencia es el pasado que habla del presente”
Anónimo

PRINCIPIOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA
En el análisis de la Psicología Comunitaria se considera que dicha disciplina esta argumentada en varios componentes o principios básicos esenciales los cuales se pueden clasificar en principios conceptuales que son de carácter netamente teóricos y en los estilos en como se dan los servicios que poseen una implicancia de carácter practico o aplicativo.

1.
a.)

Principios Conceptuales
Adopción de una perspectiva ecológica:

La psicología comunitaria establece que no se puede describir la conducta explicando solo los factores individuales, sino que es importante tener en cuenta que todo cambio individual debe ser percibido por un cambio en el funcionamiento de las instituciones sociales. Los psicólogos comunitarios consideran que los factores sociales, ambientales y políticos son determinantes importantes en el comportamiento. b.) Búsqueda Del Cambio En El Sistema Social: Partiendo del principio de la perspectiva ecológica, podemos denominar al cambio en un sistema social a aquel que busca modificar el funcionamiento de un sistema social importante para el desarrollo de las personas, el cual debe responder de una manera mas activa y fructífera para el crecimiento de las personas implicadas. Además es importante señalar que las intervenciones orientadas al sistema social no solo pueden aliviar los problemas, sino que también pueden prevenirlos. c.) Importancia de la Prevención: Dentro de sus principales objetivos la Psicología Comunitaria contempla la prevención como parte de sus principales quehaceres. Tomando en cuenta ésta clasificación de prevención de Caplan, la Psicología Comunitaria propone el desarrollo de programas de prevención primaria, todas ellas encaminadas a la promoción de la acción social que busca el cambio de las instituciones sociales como de las personas involucradas. d.) Enfoque sobre la Intervención en Crisis: Si a lo largo de la vida el hombre experimenta distintas situaciones, entre las cuales están aquellas que le generan crisis. Estas crisis en algunos casos pueden prevenirse y en otros no.

9 Por esta razón la intervención en crisis es uno de los trabajos desarrollados con mayor frecuencia por la Psicología Comunitaria convirtiéndose así en un ejemplo de servicio directo, además de ser una técnica que permite ayudar a las personas a manejar de una manera efectiva los problemas de su vida en el momento en que ocurran. e.) Promoción de una Sensación Psicología de Comunidad: Además de solucionar los problemas inmediatos, el psicólogo comunitario tiene como meta el fortalecer la capacidad de una comunidad para planificar y crear su cambio, a este aspecto se le denomina lo que Saranson llamó: Comunidad”. La forma como una comunidad garantice su seguridad, educa a sus hijos, protege su ambiente, promueve su salud y establece un sentido de vitalidad; es parte de los logros que el psicólogo comunitario debe obtener al querer cubrir éste principio. Así el psicólogo comunitario que logra cumplir con esto ayudara a las personas a crear alternativas efectivas y a las instituciones sociales a manejar sus diferencias y preferencias culturales no como defectos, sino como ventajas. Saranson (1974) define la “sensación psicológica de comunidad” como, al conjunto de relaciones que fácilmente está a nuestra disposición proporcionando apoyo mutuo del cual puede depender y traer como consecuencia no experimentar sentimientos prolongados de soledad que lo impulsen a realizar o adoptar estilos que le impulsen a determinadas acciones o estilos de vida que enmascaren de ansiedad y preparen el escenario para un sufrimiento mas destructivo “Sensación Psicológica de

2.

Estilos como se dan los servicios:

Ampliación de funciones profesionales: El trabajo mayormente del psicólogo clínico está dirigido hacia un servicio directo acentuando su trabajo con un solo caso en particular, sin embargo el psicólogo comunitario acentúa su trabajo en un tipo de servicios indirectos evocados a obtener beneficios producidos a partir de los cambios del sistema social también se contempla la preparación de paraprofesionales y personas que no tienen profesión con el objeto que se puedan lograr un cambio conductual en el sistema social. a) Uso del Activismo Social: El uso del activismo social es una de las dimensiones principales que la psicología comunitaria efectúa. Los que apoyan la técnica activista sostienen que la voluntad del profesional para provocar, agitar o confrontar, para una reforma social. permite su efectividad. Y es que el activismo social es el uso del poder (económico político o coercitivo) como un recurso

10 b) Utilización de la Investigación como una forma de Intervención:

Los psicólogos comunitarios consideran la investigación como una técnica y etapa de la intervención encaminada a producir un cambio; esto sucede especialmente en el caso de la evaluación de programas de intervención comunitaria, los cuales se pretende investigar sobre los efectos de algún programa nuevo frente a los efectos de otros programas que existen, o los efectos de un mismo programa sobre una determinada población.

Tomado de:

-“PSICOLOGÍA COMUNITARIA”. Por Sánchez Vidal.Cap. III. Psicología Comunitaria Aproximaciones Conceptuales.Pp. 116- 135. Editorial PPU. España 1991. -“FUNDAMENTOS TEORICOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA” Revista AVESPO Pp.27-32Editorial AVESPO. Caracas 1992.

CAPITULO III:

OBJETIVOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA

11

No hay viento favorable para quien no sabe hacia donde va.
Anónimo

OBJETIVOS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA:
Si uno hace una sistematización de los objetivos que se plantean en la Psicología comunitaria estos son básicamente cuatro y el orden de ellos va a depender de las prioridades que se plantee en un programa de intervención comunitaria. 1. 2. 3. 4. Toma de conciencia Motivación Autogestion Socialización Consiste en la toma de conciencia de su situación, de sus problemas y también de las posibilidades y recursos con los que cuenta para resolverlos en conjunto; todo lo que tenga que ver con el proceso de toma de conciencia es fundamental en el proceso de cambio social.

1. Toma de conciencia:

2. Motivación:
La motivación en el sentido de desarrollar elementos de tipo motivacional, no de desarrollar procesos motivacionales. Para eso la movilización de los sujetos puede implicar búsqueda de impactos en el aspecto emocional y en el aspecto cognitivo. De lo que se trata es que los miembros de la comunidad se movilicen y se organicen en torno a lo que requiera o perciban como metas o cambios deseables.

3. Autogestion:
Tiene que ver con las habilidades sociales: habilidades de flujo de decisiones, habilidades de control, habilidades de realización de acciones transformables, autodeterminación, autodirección e identidad de grupo, las cuales faciliten o permitan acciones de desarrollo y cambio social o de solución de sus propio problemas.

4. Socialización:
Socialización en el sentido de trabajo organizado, de crear organización en el estricto sentido comunitario (bien común) promoviendo la asunción de derechos y obligaciones de los pobladores en el proceso de desarrollo comunitario.

Tomado de:
-“PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y SALUD MENTAL COMUNITRARIA EN CHILE” Por D. Asun. Cap. II “Objetivos de la Psicología Comunitaria” Pp. 37-39. Editorial Univ. Diego Portal de Chile. 1993.

CAPÍTULO IV:

ROLES FUNCIONALES Y PERFIL DEL PSICÓLOGO COMUNITARIO

12

“El hombre a de ser esclavo de la acción si quiere existir”
Marañon
El Rol del psicólogo comunitario en la Intervención Social Comunitaria es un tema clave por que plantea lo que es la identidad profesional y la identidad social. Psicólogo Comunitario no solamente es especialista con una sola área de trabajo (que es la suya) sino que va a insertar nuevos roles con los que va a relacionar su intervención social comunitaria. El psicólogo comunitario no actúa según su profesión sino amplía su conocimiento en el campo del trabajo.

LOS ROLES FUNCIONALES DEL PSICÓLOGO COMUNITARIO:
1. Analista de Sistemas Sociales y Evaluador de Problemas/Necesidades.En este componente el Psicólogo Comunitario es aquel que analiza diferentes Sistemas Sociales de la comunidad para que de esta manera pueda conocer sus problemas o necesidades como también sus recursos; y de esta forma promover la generación de soluciones. 2. Diseñador, Planificador, Organizador y Diseminador de Programas de

Intervención y Cambio Social; En este componente el Psicólogo comunitario va a
diseñar y planificar un programa de intervención destinados a la prevención de problemas o necesidades y la ejecución de la misma(llevarlos a la práctica). 3. Consultador y Educador.- La función de Consultor se da a través de la relación que existe entre una persona (consultante) con el Psicólogo comunitario para resolver los problemas de un tercero – comunidad -. Sin asumir ninguna responsabilidad por la Implementación del plan resultante. La función de educador esta ligada a la difusión de formación e información en ámbitos meso-social (a nivel, medio), para producir cambios actitudinales y de comportamiento en relación con la prevención de los problemas psicosociales o con el desarrollo humano y desarrollo comunitario. 4.

Negociador, Mediador y Relacionista Humano.- La función básica de este Rol

del Psicólogo comunitario es que va a servir como parte mediadora entre los intereses de parte de un grupo, organización o comunidad que exige o defiende aquello a lo que tiene derecho. Se trata aquí de facilitar el contacto y la comunicación entre las partes implicadas (Instituciones o representante o del estado o no gubernamentales y la comunidad) en conflicto o problema a fin de llegar a una solución de la misma. 5. Abogado Social.- En este proceso el Psicólogo Comunitario. Actúa como facilitador en la corrección o cambios de sistemas (reglas) complementarias facilitando o potenciando

13 los intereses o capacidades de un grupo que se le consideré perjudicado por las reglas o normas existentes. 6. Organizador y Dinamizador Comunitario.- Aquí se designa la intervención del Psicólogo Comunitario como agente indirecto de cambio social, ósea como Facilitador o Dinamizador, siendo sus orientaciones, conocimientos y participación las que posibilitan los procesos de cambio y transformación existentes en el propio sistema. 7. Promotor de Desarrollo de Recursos Humanos.- Función que tiene como carácter más educativo, formativo que técnico, puesto que se entiende como desarrollo de potencialidades en personas y grupos o recursos existentes. (formación de profesionales o promotores de salud) desarrollando la capacidad de prestación de servicios o de ayuda a otros.

CARACTERISTICAS DEL PERFIL DEL PSICÓLOGO COMUNITARIO:
• Sensibilidad Social: Es decir identificarse, vivir la problemática que acontece. • Antipaternalista: El Psicólogo no debe hacer las cosas por otros, con la idea de que no tiene la capacidad de delegar sus propias funciones y capacidades cognitivas. • Antietnocentrico: Tener un comportamiento respetuoso de la cultura, de los modos de vida de otro grupo social, es decir esta libre de perjuicios. • Capacidad adaptativa: El Psicólogo comunitario debe adaptarse a diversas situaciones que pueden ser contrarias a sus propios modo de vidas y valores. • Capacidad innovadora: La adaptación de los elementos cognoscitivos y técnicos a la realidad social, así como también de creación de otras para lograr una real, y total comprensión de la realidad. Liderazgo y manejo de grupo: Debe conocer el manejo de grupos, así como de técnica grupales. Asume un rol constante de solucionador de conflictos e incentivador de organizaciones naturales y/o formales. Capacidad de despojarse del Psicologismo y de todos los Ismos: Despojarse de teorías preconcebidas, ya que somos seres .Bio – Psico – Sociales, no todos los problemas están causados por factores netamente psicológicos, hay otros más que interfieren y hay que saber reconocerlos.

Tomado de:

“PSICOLOGÍA COMUNITARIA”. Por Sánchez Vidal.Cap. III. Psicología Comunitaria Aproximaciones Conceptuales. Pp. 26- 35. Editorial PPU. España 1991

CAPÍTULO V:

14

ASPECTOS TEORICOS DEL METODO CUALITATIVO Los hechos enseñan mucho pero es a quien sabe ver.
Anónimo
EL Método Cualitativo supone la preponderancia de lo individual y lo subjetivo, se da desde adentro. Es un método de que permite conocer (investigar) interpretativa referida al individuo, al aspecto particular; por lo tanto su concepción de la realidad social parte desde una perspectiva humanística. Se basa su estudio en una muestra reducida de sujetos los cuales son seleccionados por algún método general no probalístico.

I.
a)

Características del Método Cualitativo.
El investigador como instrumento de medida; aquí todos los datos obtenidos en la investigación son filtrados por el criterio del investigador, lo cual se presta a resultados sean subjetivos. que los Para poder evitar esto es preciso que el investigador se

Como características generales tenemos:

adiestre en una disciplina que le permita la autoconsciencia y un análisis recursivo que haga el investigador adoptar una “subjetividad disciplinada” b) Estudios Intensivos en pequeña escala: Se basa en la exploración de algunos casos, los mismos que son especiales, basándose en hechos que ocurren raras veces y son fuente de investigación difíciles de abordar mediante métodos cuantitativos. Sin embargo, en el método cualitativo, éste suele realizarse en un ambiente natural. c) Teorías e hipótesis: No busca aprobar teorías o hipótesis, por el contrario partiendo de sus resultados se convierte mas bien en un método que genera teorías e hipótesis. d) No cuenta con reglas de procedimiento: La recogida de datos no se especifica previamente, las variables no se definen operacionalmente, sino se describen, explican y se comprenden; por lo que se convierte en un método flexible, evolucionarío y recursivo. e) Holística; no se divide en variables, abarca el fenómeno en su conjunto tomando en cuenta las diferentes teorías que los explican. f) Recursiva: el diseño es emergente y se elabora a medida en que avanza la investigación. Es decir el problema inicial sé reformula con el fin de constatar si los datos obtenidos permitan la explicación del fenómeno. g) Categorización, para categorizar los fenómenos se plantea una serie de interrogantes que permitan clasificar los datos respondiendo a la pregunta: ¿A qué grupo pertenece esta categoría?. Así van dándose un orden secuencial que permitirá un mejor resultado de la investigación.

15 h) Análisis Estadístico, generalmente no permite un análisis estadístico, sofisticado generalmente suele hacer recuentos y frecuencias siempre y cuando se esté seguro de los datos con que se cuentan. i) j) Serendipity, por lo mismo que es una método flexible permite incorporar hallazgos que no se toman en cuenta en un inicio entre los objetivos. Emocionalmente satisfactoria, porque es democrática y participativa e incluso populista.

II-

ASPECTOS CORRELATIVOS DEL Y CUALITATIVO (*)

METODOLOGIA

CUANTITATIVO

SEGÚN LA NATURALEZA DE LOS DATOS EL METODO CUANTITATIVO EL METODO CUALITATIVO Concibe al objeto de estudio como “externo”  Es una investigación “ desde adentro” que en un intento de lograr la máxima objetividad. supone una preponderancia de lo individual y subjetivo.  Su concepción de realidad social concide con la perspectiva positivista.  Su concepción de la realidad social entra en la perspectiva humanista  Es una investigación normativa, cuyo objetivo esta en conseguir leyes generales  Es una investigación interpretativa, referidas al grupo. referida al individuo, a lo particular. SEGÚN EL LUGAR LO CUANTITATIVO: DE LABORATORIO LO CUALITATIVO: DE CAMPO El objetivo es conseguir el máximo control de  El objetivo esta en conseguir una situación lo variables. mas real posible. En contrapartida, la situación carece de las características propias de los ambientes  Dentro de estos estudios se incluyen por naturales. una parte las investigaciones ex post facto y los estudios etnográficos Es de tipo de investigación experimental.

 

SEGÚN ÉL NUMERO DE INDIVIDUOS Y TIPO DE MUESTREO LO CUANTITATIVO: ESTUDIO DE GRUPOS LO CUALITATIVO: ESTUDIO DE SUJETOS UNICOS GRANDES O GRUPOS REDUCIDOS.  Se basan en nuestras amplias que han sido  Generalmente pueden llegar a utilizar algún seleccionadas por algún método de tipo de muestreo no probabilistico. muestreo probabilistico.  Las muestras de sujetos deben ser  Es deseable que las muestras de sujetos representativas, miembros clave y sean representativas pero no se busca a privilegiados en cuanto a su capacidad miembros particularmente privilegiados. informativa. SOBRE EL INVESTIGADOR LO CUANTITATIVO: LO CUALITATIVO: El investigador utiliza diversos instrumentos  El investigador es el instrumento de para medir las variables de estudio, en forma medida. sistemática, controlada y objetiva.  Todos los datos son filtrados por el criterio Deja de lado su propia intuición y del investigador, por consiguiente los capacidad empatía para no contaminar los resultados pueden ser subjetivos. resultados.  Hace uso de la intuición y capacidad empatíca para recoger la información.

SOBRE EL LENGUAJE LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO

16

Considera que el lenguaje es limitante y no  proporciona una descripción real y completa del fenómeno que se estudia.

Considera que el lenguaje es capaz de describir la naturaleza de un fenómeno tal y como se presenta.

 

SOBRE EL PROCEDIMIENTO LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO El método de recogida de datos se especifica  El método de recogida de datos no se con anterioridad, no se improvisa. especifica previamente. Las variables son definidas  Las variables no quedan definidas operacionalmente para permitir su medición operacionalmente ni suelen ser susceptibles o manipulación. de medición objetiva. SOBRE LAS TECNICAS LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO Utilizan preferentemente tests psicológicos,  Las técnicas mas usadas se centran registros, cuestionarios entrevistas ordinariamente en el lenguaje hablado o estructuradas, pruebas situacionales escrito: pero el lenguaje sirve tanto para observaciones controladas, sondeos, etc. revelar lo que pensamos y sentimos.  Utiliza las siguientes técnicas:  Observación participante y no participante.  Entrevista Estructurada y No Estructurada  Entrevista en profundidad (puede ser con informantes claves)  Cuestionarios abiertos  Técnicas proyectivas  Con estas técnicas se pretende estudiar lo que la gente “dice y hace”, en lugar de lo que “dice que hace” siendo este ultimo propio de lo cuantitativo. SOBRE EL ANALISIS ESTADISTICO LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO Busca cuantificar los hallazgos a través de  Tradicionalmente se consideraba que no análisis estadísticos desde los mas simples permite un análisis estadístico, por que no a los mas sofisticados que incluso intentan busca cuantificar sus resultados, salvo a brindar respuestas causales a los problemas nivel de frecuencias y porcentajes. Sin de estudio. embargo actualmente se utilizan técnicas estadísticas.  Las mas apropiadas para analizar datos cualitativos son la ji-cuadrada, la prueba de dos colas de Mann. Whitney para el análisis de datos categoriales

17 SOBRE LA CONFIABILIDAD LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO El concepto tradicional de confiabilidad  La confiablidad esta orientada hacia el nivel implica que un estudio se puede repetir sin de concordancia interpretativa entre alterar los resultados, es decir, es una diferentes observadores, evaluadores, o medida de la replicabilidad de los resultados jueces del mismo fenómeno. de la investigación  Se considera un buen nivel de confiabilidad Mas específicamente se aborda la un 70% confiabilidad a través del grado de  Puede hacer confiabilidad externa e interna consistencia del instrumento de medida  La confiabilidad externa es cuando Entre los diversos tipos se encuentran: investigadores independientes, al estudiar de  Test-Retest una realidad en tiempos o situaciones diferentes, llegan a los mismos resultados  Formas paralelas  La confiabilidad interna es cuando varios  Dos mitades observadores, al estudiar la misma realidad  Consistencia interna concuerdan en sus conclusiones.

SOBRE LA VALIDEZ LO CUANTITATIVO LO CUALITATIVO  La validez interna en la investigación  La validez interna es cuando una científica de tipo experimental, se refiere al investigación al observar, medir o apreciar grado en que la variación observada en la una realidad, observa, mide o aprecia esa variable dependiente es debida a la variable realidad y no otras; es decir que la validez independiente puede ser definida por el grado o nivel en que los resultados de la investigación reflejan una  La validez interna es el “ sine qua non” para la imagen clara y representativa de una realidad validez externa o situación dada.  La validez externa se relaciona con la  La validez externa, consiste en averiguar generalización de los resultados. hasta que punto las conclusiones de un A fin de asegurarla se debe controlar en primer estudio son aplicables a grupos similares lugar la representatividad de la muestra, mediante algún método de muestreo probabilistico ( *)Fuente: Separatas – Resumen. Prof. Cecilia Salgado Levano

Tomado de:

“Métodos de Investigación en Educación.
-Por R. Bisquerra. Cap. V. P.p. 270-278. Editorial CEAC. España 1989.

18

CAPÍTULO VI:

TECNICAS PARTICIPATIVAS:
Una cosa construida se ama después de ser construida; en cambio, una cosa creada es amada desde antes de su existencia.
Charles Dickens
Las técnicas participativas representan herramientas valiosas para las acciones de intervención social comunitario, encaminadas a promover la participación de los grupos en las acciones de desarrollo y cambio social. Están conformadas por: 1. Dinámicas de animación y presentación: Son una serie de técnicas que permiten crear un ambiente fraterno, participativo y horizontal en el trabajo de formación y educación. 2. Técnicas de Análisis General: Son un conjunto de técnicas que pueden ser utilizadas para el tratamiento de cualquier tema. 3. Ejercicios de Abstracción: Cuyo objetivo central es desarrollar la capacidad de abstracción y síntesis. 4. Ejercicios de Comunicación: Cuyo objetivo es introducir a la problemática especifica de la comunicación, tanto personal como social. 5. Técnicas de Organización y Planificación: Su objetivo central es permitir a distintos grupos ver la importancia de organizarse y planificar correctamente el trabajo para conseguir sus objetivos y a la vez dar herramientas concretas para planificar correctamente y democráticamente su trabajo Desde hace muchos años se aplican técnicas participativas, tanto para el trabajo de educación popular como en actividades de promoción social. USO Y PAPEL QUE LE DAMOS A LAS TECNICAS PARTICIPATIVAS: Como primera afirmación, creemos que las técnicas son solo instrumentos en un proceso de formación. Afirmamos esto, porque hablar de un proceso educativo es hablar de una forma especifica de adquirir conocimientos; y crear y recrear el conocimiento, es un proceso que implica una concepción metodológica a través de la cual este proceso se desarrolla. Frecuentemente se habla de “metodologías participativas” haciendo referencia por lo general a la utilización de técnicas participativas, pero con una concepción metodológica tradicional, en la que interesa sobre todo el aprendizaje de conceptos y no el hacer un proceso educativo basado en una permanente recreación del conocimiento. La experiencia del trabajo social-comunitario ha hecho precisar nuestra concepción metodológica basándose en la teoría dialéctica del conocimiento y partiendo de esto afirmación que la educación popular debe fundamentarse en una concepción metodológica dialéctica. a. Significa partir siempre de la practica, o sea de lo que la gente sabe, vive y siente; las diferentes situaciones y problemas que enfrentan en su vida, y que en un programa educativo se plantean como temas a desarrollar. b. Desarrollar un proceso de teorizaron sobre esa practica, no como un salto a lo “teórico” sino como un proceso sistemático, ordenado, progresivo y al ritmo de los participantes, que permita ir descubriendo los elementos teóricos e ir profundizando de acuerdo al nivel de avance del grupo. El proceso de teorizacion así planteado, permite ir ubicando lo cotidiano, lo inmediato, lo individual y parcial, dentro de lo social, lo colectivo, lo histórico, lo estructural. c. Este proceso de teorizacion debe permitir siempre regresar a la practica para transformarla, mejorarla y resolverla, es decir, regresar con nuevos elementos que

19 permitan que el conocimiento inicial, la situación, en sentir del cual partimos, ahora nos lo podemos explicar y entender, integral y científicamente.

Creemos que las técnicas deben ser participativas para realmente generar un proceso de aprendizaje como el que se plantea, porque permiten:
a. b. c. Desarrollar un proceso colectivo de discusión y reflexión. Permiten colectivizar el conocimiento individual, enriquecer este y potenciar realmente el conocimiento colectivo. Permiten desarrollar una experiencia de reflexión educativa común. Muchas de estas técnicas permiten tener un punto común de referencias a través del cual los participantes aportan su experiencia particular, enriqueciendo y ampliando de esa experiencia colectiva. d. Permiten realmente una creación colectiva, del conocimiento donde todos somos participes en su elaboración, y por lo tanto, también de sus implicaciones prácticas. Como dijimos, las técnicas son sólo herramientas que están en función de un proceso de formación u organización. Una técnica en si misma no es formativa ni tiene un carácter pedagógico. Para que una técnica sirva como herramienta educativa, debe ser utilizada en función de un tema especifico, con un objetivo concreto e implementada de acuerdo a los participantes con los que se está trabajando.

ELEMENTOS A TOMAR EN CUENTA EN LA UTILIZACION DE LAS TECNICAS
Como toda herramienta, hay que saber para que sirve una técnica, y como y cuando debe utilizarse. Las técnicas debemos dirigirlas siempre hacia el logro de un objetivo preciso. a. Como mencionaremos anteriormente el uso de las técnicas debe estar siempre en función de los objetivos concretos que tenemos en un programa de formación. Por ejemplo, si estamos trabajando el tema “Cooperativismo”, nos planteamos objetivos específicos para cada uno de los puntos del tema: TEMA La Cooperación La Organización cooperativa Analizar la importancia de la organización en el Etc. trabajo colectivo. OBJETIVO Ver la importancia del trabajo en equipo y el aporte individual.

Debemos elegir, entonces, técnicas que permitan lograr cada uno de los objetivos que nos hemos planteado. Elegimos, por ejemplo, el “Rompecabezas de la Organización”, para ver el tema de la Cooperación, esta técnica nos da elementos simbólicos para discutir y llegar el objetivo propuesto. Teniendo el objetivo claro podemos guiar la discusión. Hacia el tema de interés y evitar que ella se disperse en otros aspectos que no son importantes para el tema en

20

estos momentos. Al aspecto de la comunicación que está presente en esta técnica se discute pero no se centra la discusión en él, ya que no se trata de analizar el papel de la comunicación en este momento.
Cuando elegimos una técnica debemos tener claro que objetivo queremos lograr con ella.

b.

Así como debemos relacionar la técnica con el objetivo, debemos también precisar el procedimiento a seguir para su aplicación de acuerdo a: Tema el número de participantes. el tiempo disponible. Objetivo
Ver la importancia

Técnica
del Rompecabezas. -

Procedimiento
4 Grupos de 5

La Cooperación

trabajo colectivo y el aporte individual. -

personas al azar. Repartir rompecabezas. Discusión en grupos de lo que sucedió en la dinámica problemas cooperación dieron. Plenarios: cuáles de esos problemas son los más sentidos en su trabajo. Conclusiones de la que y los de se los

discusión (Anotar en la pizarra)

Teniendo en cuenta el procedimiento y la aplicación de la técnica, se calcula el tiempo aproximado que se necesita. Siempre se debe detallar el procedimiento, eso nos permite conducir correctamente la técnica hacia el objetivo planteado, nos permite precisar el manejo de la técnica.
Toda técnica debemos, conocerla bien, saberla utilizar en el momento oportuno y saberla conducir correctamente.

c.

Es frecuente que son una técnica muy sencilla, nos entusiasmamos y queramos llegar a causas y respuestas al problema o tema que se está trabajando, más allá del objetivo que nos habíamos propuesto.

21

Cuanto utilizamos cualquier técnica esta nos da elementos que motivan la discusión siempre tenemos que tener claro ¿hasta dónde queremos y podemos llegar en una discusión con esa técnica? La repuesta a esta pregunta varia y depende casi exclusivamente del coordinador. Este debe tener en cuenta primero que nada, el objetivo que se ha propuesto, éste sirve como orientación, también se debe tener presente las inquietudes y entusiasmo por la discusión que se genera en los participantes y ser lo suficientemente flexibles: a) Para no cortar una discusión que puede ayudar en ese momento a aclarar más el tema, o b) Detener la discusión para que el proceso de reflexión se realice de forma ordenada y no saltar a generalidades que no ayudan a profundizar realmente el tema.
Una sola técnica por lo general, no es suficiente para trabajar un tema. Siempre debe estar acompañada de otras que permitan un proceso de profundización ordenado y sistemático.

También es usual abusar de los elementos simbólicos de una dinámica y hacer con ellos comparaciones muy forzadas sobre la realidad. Por ejemplo, utilizar una dinámica de animación como “Las lanchas” para reflexionar sobre la importancia del trabajo en equipo. El quitarle el carácter de animación para que tiene la dinámica, es no reconocer su particularidad y seguramente creará confusión.
Es importante saber ubicar las características particulares de cada técnica, sus posibilidades y límites.

d.

Un elemento importante a tomar en cuenta para la aplicación de cualquier técnica es tener imaginación y creatividad, para modificarla, adecuarla y crear nuevas, de acuerdo a los participantes y a la situación específicas que se debe enfrentar. Este elemento nos permite no amarrarnos a la técnica en sí, sino al proceso de formación que estamos tratando de llevar a cabo, donde lo fundamental no es la técnica sino el objetivo que se persigue, el proceso mismo de formación, la concepción metodológica que guía. Una técnica que puede tener múltiples variantes y múltiples procedimientos, al aplicarla con diferentes participantes, en diferentes situaciones, o para diferentes objetivo.

Las técnicas deben ponerse al alcance de todos para que sean utilizadas creativamente

A LOS QUE COORDINA: Para que la aplicación de una técnica sea efectiva en su sentido pedagógico, es imprescindible que el coordinador: 1. Antes de escoger una técnica se haya contestado las siguientes preguntas. ¿ Qué tema vamos a trabajar? ¿Cuál es el objetivo que se quiere lograr? ¿para que? ¿Con quienes se va a trabajar? (características de los participantes).

22

Una vez contestadas esas tres preguntas, plantearse que técnicas es la más adecuada para tratar ese tema, para lograr esos objetivos propuestos, con esos participantes específicos. 2. Un tercer paso que todo coordinador debe precisar una vez resueltos los otros dos, es como va a implementar la técnica, detallar el procedimiento que va a seguir en su aplicación. Una vez precisado esto, calcular y ajustar el procedimiento de acuerdo al tiempo disponible. 3. Un elemento imprescindible es que los que coordinan conozcan el tema que se está tratando, para poder conducir correctamente el proceso de formación y enriquecerlo con todos los elementos que surjan de la participación de la gente. • Sugerencias para la discusión: Cuando aplicando cualquier técnica podemos tener las siguientes preguntas y pasos básicos que nos ayudan a desarrollar ordenadamente el proceso de discusión: 1. Motivación inicial para centrar el tema: que los participantes se ubiquen en el tema que se va a tratar (en el caso de las dinámicas vivenciales, esta ubicación se debe realizar de forma general que la dinámica no pierda su fuerza ni espontaneidad). 2. Una vez realizada la técnica, y de acuerdo al tipo de técnica que utilizamos empezamos por preguntar. ¿Qué escuchamos? (técnica auditiva) ¿Qué sentimos? ¿Que pasó? (técnicas vivenciales) Este paso nos permite un primer ordenamiento colectivo reconstruyendo e recordando los principales elementos. 3. 4. Una vez realizada la etapa anterior, pasamos a analizar más a fondo los elementos presentes en la técnica, su sentido, lo que nos hace pensar. Luego reaccionamos todos esos elementos con realidad misma. ¿Qué relación tiene con la realidad? ¿Cómo se da en nuestro barrio, ciudad, etc.) 5. Llegar a una conclusión o síntesis de lo discutido. ¿Qué Conclusión podemos sacar? ¿Cómo resumimos lo discutido? Estas sugerencias de discusión sobre las técnicas debemos asumirlas con creatividad y de forma flexible. Estos dos elementos importantes nos va a permitir llevar a cabo un proceso educativo que se participativo, democrático y sobre todo, profundo y sistemático. ¿Qué vimos? (audiovisuales) ¿Qué leímos o presentamos? (técnicas escritas o gráficas)

Tomado de:

“Técnicas Participativas para la Educación Popular”.
- Por ALFORJA. P.p. 1- 13

23 Editorial Tarea. Perú 1986.

CAPÍTULO VII:

TECNICAS CUALITATIVAS DE RECOGIDA DE DATOS.
No es suficiente tener una mente extraordinaria, lo mas importante es saber como usarla bien
Rene Descartes
Según Bisquerra (1989: 262): "Aspectos importantes a considerar en la recogida de datos son la negociación de la entrada en el 'campo de estudio', el mantenimiento de principios éticos durante todo el proceso de investigación y el establecimiento de unas 'buenas relaciones' (rapport) con los informantes". Las técnicas más usadas se centran ordinariamente en el lenguaje hablado o escrito: pero el lenguaje sirve tanto para revelar lo que pensamos y sentimos como para ocultarlo. Existe sin embargo, un "lenguaje natural" más universal: el lenguaje no verbal, que es un lenguaje de signos expresivos, como el que se manifiesta a través de los ojos, la mímica, la expresión facial, los movimientos, gestos y posiciones del cuerpo y de sus miembros, el acento, el timbre y el tono de voz, etc., que depende del sistema nervioso autónomo, es involuntario y casi siempre inconsciente, y contribuye de manera muy eficaz a precisar el verdadero sentido de las palabras, reforzándolo o, quizá, desmintiéndolo.(Martínez, 1994). En la metodología cualitativa las técnicas fundamentales de recogida de datos Son la observación participante, la entrevista cualitativa y las técnicas narrativas. Caracterización: Las técnicas cualitativas de recogida de datos presentan como peculiaridades específicas: a) b) c) Se centran sobre el sujeto en interacción, por ejemplo, la observación participante. El lenguaje y la comunicación son fuentes claves para captar los hechos personales y sociales, es decir, los datos empíricos. Los fenómenos humanos, sociales y educativos sólo pueden entenderse y están determinados por la relación del hombre con su entorno social e histórico. Por tanto, se interesan por la construcción de los actores de la realidad. d) e) f) g) Los datos que se buscan y recogen se refieren a creencias, percepciones, Opiniones y preferencias de los sujetos. Participación del observador frente a la posición clásica de neutralidad. Interés por rasgos específicos más que por aspectos normativos. Explicación de la realidad con un sentido multidimensional y complejo, de ahí que tengan especial significación y sentido las técnicas abiertas e interactivas y la triangulación de datos, informantes, observadores y métodos. Las técnicas de recogida de datos pretenden una reconstrucción de la realidad. Goetz & LeCompte (1998), Schwartz & Jacobs (1984), Taylor & Bogdan (1986), Martínez (1994), con lo

24 cual se pretende estudiar lo que la gente "dice y hace", en lugar de lo que "dice que hace", más propio de la metodología cuantitativa. Sin embargo, debemos tener presente que puesto que la subjetividad condiciona la percepción de la realidad, no hay razón para tener en cuenta el punto de vista subjetivo del actor. En la metodología cualitativa el análisis de datos va paralelo a la recogida de los mismos. No se distinguen como fases distintas. Hay una interacción permanente entre observación e interpretación; datos recogidos y análisis, Si se distinguen es sólo por fines didácticos. A continuación se desarrollan dos técnicas, que a nuestro juicio son las más utilizadas en este tipo de metodología y además útiles para la Intervención Preventiva Comunitaria: La Observación Participante y la Entrevista.

OBSERVACION PARTICIPANTE
Conceptualización Implica la interacción entre investigador y grupos sociales. Su objetivo es recoger datos de modo sistemático directamente de los contextos y situaciones específicas por las que pasa el grupo. Se fundamenta en la idea de que la convivencia personal del investigador con el grupo o institución que se investiga, que se traduce en el acceso a todas las actividades del grupo, hace más fácil comprender las actuaciones de los sujetos, sus experiencias y procesos mentales. Al participar se actúa sobre el medio y a su vez se recibe la influencia del medio. La observación participante, según Goetz y LeCompte (1988), sirve para obtener de los individuos sus definiciones de la realidad y los constructos con los que organizan su mundo. Esta es la técnica clásica primaria. Para ello el investigador vive con las personas o grupos que desea investigar, compartiendo sus usos, costumbres, estilos y modalidades de vida. Para lograr esto, el investigador debe ser aceptado por esas personas, y sólo en la medida en que se percibido como una buena persona", franca, honesta, inofensiva y digna de confianza. Ya que la mayoría de los acontecimientos son expresados o definidos con estructuras lingüísticas particulares, es decisivo que el investigador se familiarice con las variaciones del lenguaje y del agoto o jerga usados por los participante, sobre todo cuanto estos son jóvenes. Además, es importante recoger las historias, anécdotas y mitos que constituyen el trasfondo cultural-ideológico que da sentido y valor a sus cosas, ya que determinan ~ que es importante o no importante, cómo las personas se ven unas a otras y cómo evalúan. su participación en los grupos y programas. Se podría sintetizar esta actividad con el siguiente esquema: El investigador debe tratar de responder a las preguntas de quién qué dónde cuándo cómo y por qué alguien hizo algo; es decir, se consideran importantes los detalles. Este conjunto de interrogantes centran su actividad en la ubicación de los datos mas significativos, que le servirán después para la interpretación adecuada de los hechos o acontecimientos. También es importante que las expresiones más valiosas y típicas sean recogidas literalmente, para citarías después, entre comillas como testimonio de las realidades observadas.

25 Ventajas: Es particularmente adecuada cuando se trata de estudiar el comportamiento no verbal. Puesto que los estudios observacionales requieren bastante tiempo, el investigador puede desarrollar una relación más íntima e informal con los sujetos que está observando, generalmente en ambientes naturales. Los estudios observacionales son menos reactivos que los experimentales; pues suele haber menos sesgo entre el comportamiento real y los datos recogidos. Desventajas: Los datos son subjetivos Pueden los datos está sesgados y muchas veces se trata de impresiones. Son ideosincráticos y carecen de medidas cuantificables. Carecen de validez interna y externa.

LA ENTREVISTA
Conceptualización: La entrevista cualitativa, junto con la observación participante, es la técnica más usual en la investigación cualitativa. La diferencia básica entre ambas técnicas es la artificialidad con la que normalmente se lleva a cabo la entrevista frente a la naturalidad de los escenarios de observación. La entrevista en profundidad, a través de preguntas dirigidas al actor/es sociales, busca encontrar lo que es importante y significativo para los informantes y descubrir acontecimientos y dimensiones subjetivas de las personas tales como creencias, pensamientos, valores, etc. Esta información resulta fundamental para comprender su propia visión del mundo. El objetivo de la entrevista cualitativa es, por tanto, comprender las perspectivas y experiencias de las personas que son entrevistadas. La entrevista, adopta la forma de un diálogo coloquial o entrevista semiestructurada, complementada posiblemente con algunas otras técnicas escogidas. El contexto verbal permite, así mismo, motivar al interlocutor, elevar el nivel de interés y colaboración, reconocer sus logros, prevenir una falsificación, reducir los formalismos, las exageraciones y las distorsiones, estimular su memoria, aminorar la confusión o ayudarle a explorar, reconocer y aceptar sus propias vivencias inconscientes. Taylor y Bodgan (1994) definen la entrevista en profundidad como encuentros investigador y los informantes, encuentros dirigidos hacia la perspectivas que tienen los informantes respecto de sus vidas, iones, tal como las expresan con sus propias palabras. Para Fontana y Frey (1994: 361-376), el éxito de una buena entrevista está condicionado por los siguientes factores: el acceso a la situación, la comprensión del lenguaje, la forma de autopresentarse, la localización del informante, conseguir sinceridad en la información, la elaboración del informe, y la recogida de materiales empíricos. Todas estas consideraciones pueden incluirse en trono a los tres procesos que incluye la entrevista : a)procesos de interacción, b) procesos técnicos de recogida de información y c) procesos instrumental de registro y conservación de la información. Procesos de Interacción.

26 Dado que la entrevista es un acto de intercambio de comunicación cruzada, es importante tener presente toda una serie de aspectos que facilitan una comunicación eficaz y, por consiguiente, un testimonio de mayor calidad. Es conveniente crear condiciones iniciales que ayuden a la colaboración y a un proceso de comunicación fluido. Antes de iniciarse la entrevista. el entrevistador debe informar al entrevistado del interés y utilidad de la entrevista, identificando los objetivos y las condiciones de su desarrollozs. así como el lugar. hora de su celebración su anonimato. No es conveniente iniciar la entrevista en condiciones poco favorables, con actitudes invasoras o de fuerza. Errores de este tipo acarrean consecuencias irreparables para el resto de la entrevista, afectando a la obtención de referencias. Durante la entrevista el entrevistador debe transmitir interés, motivación, confianza y credibilidad. La empatía, por tanto. es la condición esencial para que tenga lugar una auténtica comunicación personal (Ruiz. 1996: 175). También debe mantener comportamientos adecuados en torno a la manifestación de sentimientos del entrevistado, resumir periódicamente la información obtenida para comprobar que el mensaje que se está captando es correcto y, por último, ser prudente y no imponer u obligar a hechos o sentimientos que el entrevistado no desea. Patton (1987: 115) resume estas recomendaciones en la siguiente frase: «el principio fundamental de la entrevista cualitativa es proveer un contexto en el que los entrevistados puedan expresar su comprensión en términos propios». Procesos técnicos de recogida de información La recogida de información depende directamente del éxito de aplicación de determinadas técnicas y habilidades por parte del entrevistador, destacando entre ellas la formulación de preguntas. La formulación de preguntas condiciona el tipo y riqueza de información. En la primera fase de la entrevista las preguntas serán generales, superficiales y abiertas. Las preguntas cerradas quedan reservadas para momentos en la conversación en los que es preciso concretar datos ya mencionados e insuficientemente tratados. La pregunta abierta inicial posibilita tantear y detectar el ritmo, densidad y profundidad de la conversación que determina el entrevistado. Por tanto, el proceso a seguir se puede definir de «lanzadera-embudo», consistente en plantear preguntas muy abiertas de carácter general al comienzo, para en pasos sucesivos ir estrechando y concretando las cuestiones hasta llegar a descender a detalles y datos singulares. La «lanzadera» permite reorientar y dar nuevos rumbos a la entrevista, saliendo en algunos casos de situaciones conflictivas, o volver a cuestiones anteriores que interesan clarificar, o/y evitar informaciones reiterativas o poco relevantes. La técnica de «embudo» resulta muy útil pata afinar y centrarse en el tipo de información que nos interesa. Ruiz (1996: 181-183) plantea proceder de lo más amplio a lo más

27 pequeño, de lo más superficial a lo más profundo, de lo más impersonal a lo más personalizado y de lo más informativo a lo más interpretativo. La formulación de preguntas ha de ser clara, carente de sesgos, es decir, que insinúen al entrevistado el tipo de respuesta, y no directas (huir de apariencia de enfrentamiento o choque). La sensibilidad del entrevistador es una cualidad esencial para captar todos los mensajes emitidos en cualquier lenguaje por el interlocutor, seleccionar los temas o informaciones más ricas y significativas y sacar a flote cuestiones o informaciones «bloqueadas». En estas ocasiones es importante aplicar alguna técnica de relanzamiento. Si el motivo es el agotamiento del tema, hay que abrir nuevos temas, si es cansancio es recomendable recurrir al chiste, distracción, etc. Existen numerosas tácticas rara el relanzamiento de la comunicación, tales como la estimulación para plantear nuevos temas, el desarrollo de los aspectos mencionados, el resumen de lo planteado, etc. Una explicitación de ellas puede verse en Ruiz (1996: 1S5) Proceso instrumental de registro y conservación de la información A lo largo de la entrevista, el entrevistador recaba información, va elaborando interpretaciones y a su vez dando sentido a las informaciones. El primer paso es registrar la información. Consiste en la reproducción de lo ocurrido durante la entrevista sin resumir ni interpretar. El registro de la información puede realizarse, bien tomando notas o utilizando algún medio tecnológico: grabaciones audio o vídeo. La toma de notas cuando la entrevista se graba se centra en frases o listados de aspectos más relevantes, escribiéndose entrecomillados para expresar literalmente el lenguaje utilizado. Cuando la entrevista no se graba, las notas deben ser lo más completas y exhaustivas posibles. La utilización de la grabación no elimina la necesidad de tomar notas. Según Patton (1987: 132), éstas sirven a dos propósitos: ayudar al entrevistador a formular nuevas cuestiones, así como volver sobre algo que ya se había dicho anteriormente a lo largo de la entrevista, y facilitar el posterior análisis. Las recomendaciones que Patton hace para la toma de notas son las siguientes: a) b) c) d) Utilizar comillas para indicar frases textuales. Elaborar algún sistema de abreviaturas o taquigráfico para facilitar la toma de notas. Desarrollar mecanismos para indicar interpretaciones, pensamientos o ideas sobre lo que ocurre durante la entrevista. Dejar constancia de las preguntas precisas que se plantean. Posteriormente a la entrevista se revisarán las notas de campo para examinar su coherencia y sentido, y comprobar que las informaciones obtenidas son útiles a nuestros propósitos. Esta revisión revelará áreas de ambigüedad o de incertidumbre que deberán ser retomadas. También se anotarán más detalles y observaciones sobre la entrevista: ambiente en que transcurrió, cómo reaccionaban los entrevistados y otros datos que ayuden a establecer el contexto de la interpretación y a dar sentido a los datos.

28 El período posterior a la entrevista es un tiempo crítico de reflexión y elaboración. Esta actividad es importante para garantizar la utilidad y fiabilidad de los datos. En la entrevista se conjuga simultáneamente la captación de información con la reflexión y la interacción social. De ahí que exija gran concentración al entrevistador y el menor número de interferencias. Los medios tecnológicos son recursos de gran utilidad y valor ya que proporcionan y acumulan gran cantidad de información fidedigna. La transcripción fiel de estos datos es el material base con el que se realiza el análisis y la contrastación de hipótesis, mediante programas informáticos específicos que expondremos en el Capítulo 9. La entrevista cualitativa aporta profundidad y detalle sobre las personas que pertenecen a determinados escenarios sociales. La visión interna de los protagonistas facilita la interpretación de comportamientos exteriorizados. Además proporciona informaciones, no observables directamente, sobre sentimientos, intenciones, pensamientos, emociones, etc. Conducción Técnica de la Entrevista: a) Después de escoger un lugar apropiado y que propicie y facilite una atmósfera agradable para un diálogo profundo, y después de haber tomado todos los datos personales que se consideran útiles o convenientes, la entrevista se relacionará con la temática propia de la investigación en curso. b) c) d) Será una entrevista no estructurada, no estandarizada, flexible, dinámica, más bien libre y, básicamente, no directiva. La actitud general del entrevistador será la de un "oyente benévolo", con una mente límpida, fresca, receptiva y sensible. Más que formular preguntas, el entrevistador tratará de hacer hablar libremente al entrevistado y facilitarle que se exprese en el marco de su experiencia vivencial y su personalidad. De este modo, podrá descubrir las tendencias espontáneas (motivaciones, intenciones, aspiraciones, conflictos y defensas) en lugar de canalizarías, y podrá situar todo el relato en su contexto personal en lugar de abstraerlo del mismo. e) El entrevistador presentará todos los aspectos que quiera explorar en la investigación, agrupados en una serie de preguntas generales y en forma de temas, elegidos previamente, bien pensados y ordenados de acuerdo con la importancia o relevancia para la investigación. f) Sin embargo, el cuestionario debe ser sólo una guía para la entrevista, cuyo orden y contenido pueden ser alterados de acuerdo con el proceso de la entrevista: el entrevistado debe sentirse como "co-investigador". g) No se debe dirigir la entrevista: que el sujeto aborde el tema como quiera y durante el tiempo que desee; tampoco se debe discutir su opinión o sus puntos de vista, ni mostrar sorpresa o desaprobación y, menos aun, evaluación negativa, sino al contrario, gran interés en lo que dice o narra.

29 h) No se interrumpirá el curso del pensamiento del entrevistado; se deberá, más bien, dejarlo que agote lo que tiene en la mente. Las preguntas directas suelen conducir a respuestas superficiales y estereotipadas. i) Invitarlo a que "diga algo más", "profundice", "clarifique" o "explique" aspectos que parezcan de mayor relevancia o no estén suficientemente claros, como el usar ciertas palabras o símbolos especiales o al asumir ciertos presupuestos. Se puede parafrasear lo que la persona dijo y pedirle su confirmación. j) Que la persona se sienta con plena libertad de tratar otros temas que le parezcan relacionados con el abordado expresamente: que sienta que el entrevistador no los considera como disgresiones, sino como algo interesante. k) La entrevista debe grabarse -por lo menos el diálogo- y, de ser posible, también la imagen. En el caso de grabación de vídeo, la cámara debe estar enfocada al entrevistado y, sobre todo, a su rostro. Su objetivo es captar el lenguaje mímico facial, no verbal, que ayudará después a interpretar el lenguaje verbal. La cámara puede estar oculta o en una sala aparte. Conviene, no obstante, informar al entrevistado de esta grabación y obtener su aprobación asegurándole que se hará uso de ella en forma estrictamente confidencial y sólo para los fines de la investigación. Esta etapa de la investigación cualitativa finaliza cuando se ha recogido y descrito un buen conjunto de material protocolar (primario), en entrevistas, grabaciones y anotaciones, que se consideren suficientes para emprender una sólida categorización o clasificación que, a su vez, pueda nutrir un adecuado análisis, interpretación, teorización y conducir a resultados valiosos.

Tomado de:

“Métodos de Investigación en Educación.
-Por R. Bisquerra. Cap. V. P.p. 270-278. Editorial CEAC. España 1989.

30

CAPÍTULO VIII:

TECNICAS DE ANALISIS DE DATOS CUALITATIVOS
La experiencia no es lo que le pasa a un hombre. Es lo que el hombre hace con lo que le pasa.
Aldous Huxley
Entre las técnicas de análisis se pueden citar la triangulación, el análisis de contenido, el análisis crítico, la reflexión personal, contrastación de hipótesis rivales, comparación, obtención de feedback de los informadores, replicación, etc. En algunos casos se pueden incluir técnicas de análisis cuantitativos, como distribuciones de frecuencias o tablas de contingencias. Goetz & LeCompte (1988:172) dentro del análisis e interpretación de los datos incluyen: a) Teorización: Forma genérica del pensamiento sobre el cual se construye todo el análisis; se compone de percepción, comparación, contrastación, agregación y ordenación; determinación de vínculos y relaciones; y especulación. b) Estrategias de selección secuencial: Son operaciones formales diseñadas para integrar el análisis y la recogida de datos: selección de casos negativos, selección de casos discrepantes, muestreo teórico y selección de teorías relevantes para las distintas fases de la investigación. c) Procedimientos analíticos generales: Son medios de manipulación sistemática de datos: inducción analítica, comparaciones constantes, análisis típológico, enumeración y protocolos observacionales estandarizados. La interpretación e integración de resultados se realiza mediante la combinación de los siguientes procesos: Consolidación teórica, aplicación teórica, utilización de metáforas, analogías y síntesis. A continuación se desarrollan dos técnicas de análisis de datos que a nuestro juicio son las más importantes: Triangulación y Análisis de Contenido.

TRIANGULACION
Es una de las técnicas de análisis de datos más características de la metodología cualitativa. El principio básico consiste en recoger y analizar datos desde distintos ángulos para compararlos y contrastarlos entre sí. Denzin (1970) define la triangulación como la combinación de metodología en el estudio de un mismo fenómeno. Para Kemmis (1983) consiste en un control cruzado entre diferentes fuentes de datos: personas, instrumentos, documentos o la combinación de todos ellos. (Citado por Bisquerra, 1989).
La triangulación actualmente se entiende en sentido amplio, dándose cuatro tipos básicos y una combinación entre ellos:

Triangulación de Datos: Se recogen datos de diversas fuentes para su contraste,
incluyendo diversidad:

31 a) b) c) •
Temporal: Se recogen datos en distintos momentos para comprobar si los resultados

son constantes;
Espacial: Se contrastan datos recogidos de distintas partes para comprobar las

coincidencias,
Personal: Se utilizan distintos sujetos (o grupos) para contrastar los resultados.

Triangulación de investigadores: Se utilizan distintos observadores para
comprobar que todos ellos registran lo mismo; diversos investigadores contrastan sus resultados respectivos sobre el mismo tema.

Triangulación Teórica: Se trabaja sobre teorías alternativas, incluso contrapuestas
más que sobre un único punto de vista. De esta forma se pretende tener una interpretación más comprensiva del fenómeno.

Triangulación Metodológica: Se aplican distintos métodos y se contrastan los
resultados para analizar las coincidencias y divergencias. Se pueden utilizar distintos<in~strumentos y se contrasta si se llega a las mismas conclusiones.

Triangulación Múltiple: Se combinan varios tipos de triangulación: datos,
observadores, teorías y metodología. La combinación de niveles de triangulación consiste en utilizar más de un nivel de análisis; (recordemos que los tres principales niveles de análisis son individual, social e interactivo).

ANALISIS DE CONTENIDO
La palabra análisis es su origen etimológico, quiere decir “separar” o “dividir” las partes de un todo con el fin de entender los principios y elementos que lo componen. Pero cuando el todo es un sistema o una estructura, la división o separación puede también destruir su naturaleza y llevarnos a no entender la nueva realidad "emergente" que lo hace tal. Así, por ejemplo, nunca podríamos conocer las propiedades del agua descomponiendo sus moléculas en átomos de hidrógeno y oxígeno, ya que las propiedades de la molécula de agua aparecen sólo al unirse dos átomos de hidrógeno con uno de oxígeno. Lo mismo los Investigadores cualitativos creen que sucede con cualquier otro sistema o estructura, ya sea del campo natural como del área social. Fue Descartes, quien. aconsejó que para entender un problema, había que “fragmentarlo en tantos elementos simples y separados como fuera posible”. Pero anteriormente Aristóteles había advertido que “el todo era algo más que la suma de sus partes". El enfoque de la filosofía analítica y positivista, con su énfasis en lo cuantitativo ha seguido el enfoque de Descartes. El análisis de contenido fue definido por Berelson en 1952 como una "técnica de investigación para la descripción objetiva, sistemática y cuantitativa del contenido manifiesto de la comunicación". Posteriormente se ha aplicado también al contenido latente. En síntesis, de lo que se trata es de transformar un documento escrito en datos cuantitativos. Para Fox, 1980 (Citado por Bisquerra, 1989) tiene tres finalidades: a) Análisis concreto del contenido semántico, entendido como recuento de palabras.

32 b) c) Análisis del tono trasmitido por un conjunto de datos (enfoque favorable o desfavorable). Utilización para hacer deducciones acerca de las intenciones del emisor. El propósito del análisis de contenido puede ser, por ejemplo: Describir tendencias, analizar técnicas persuasivas, analizar el estilo, describir patrones de comunicación, relacionar características, relacionar atributos, etc.
Sus pasos son:

1) 2) 3) 4) 5)

Decidir el cuánto: Si se va a analizar todo el texto o una muestra. En este último caso, seleccionarla. Definir la unidad de análisis: Palabras, frases, oraciones, párrafos, temas, etc. Categorización: Identificar, seleccionar y estructurar las categorías del análisis. Fiabilidad: Correlación entre las categorizaciones de varios codificadores. Análisis estadístico: Utilizar frecuencias, pruebas de independencia, pruebas de bondad, de ajuste, etc. En un análisis de contenido hay que identificar en primer lugar las unidades de análisis.

Estas pueden ser. palabras clave, frases, párrafos, temas, caracteres (por ejemplo en una novela) etc. Existen varios procedimientos de análisis. Los más utilizados son el recuento de palabras clave y la identificación de categorías. Las palabras clave son aquellas con una carga semántica muy importante para el tema. Por ejemplo, en un discurso político se puede hacer un recuento del número de veces que se han pronunciado palabras como: democracia, libertad, paz, justicia, inflación, paro, terrorismo, inseguridad ciudadana, delincuencia, bienestar social, desarrollo, progreso, Producto nacional bruto, índice de precios al consumo, etc. Para identificar categorías se realiza una inspección inicial del documento a partir del cual se determinan los principales temas contemplados. Las categorías propuestas deben cubrir las principales áreas de contenido. Según los seguidores de esta metodología la categorización, el análisis y la interpretación de los contenidos no son actividades mentales separables, sin embargo, por razones didácticas se llegan a separar. Señalan que el paso de la categorización o clasificación exige una condición previa: El esfuerzo de "sumergirse" mentalmente, del modo más intenso posible, en la realidad ahí expresada. Cada nueva revisión del material escrito, audición de los diálogos o visión de las escenas filmadas permitirá captar aspectos o realidades nuevas, detalles, acentos o matices no vistos con anterioridad o no valorados suficientemente y que, ahora, quizá con otro enfoque o contexto, son determinantes y parecen cambiar o enriquecer el significado. En la práctica, en

33 cada revisión del material disponible es útil ir haciendo anotaciones marginales, subrayando los nombres, verbos, adjetivos, adverbios o expresiones más significativas y que tienen mayor poder descriptivo, poniendo símbolos pictográficos, mnemónicos o numéricos, elaborando esquemas de interpretación posible, diseñando y rediseñando los conceptos de manera constante. En este primer momento es necesaria una gran tolerancia a la ambigüedad y contradicción (qué, quizá, sean sólo aparentes), una gran resistencia a la necesidad de dar sentido a todo con rapidez, y una gran oposición a la precipitación por conceptualizar, categorizar o modificar cosas de acuerdo con los esquemas ya familiares. Hay que "alejar" todo lo que no "emerja" de la descripción protocolar; de otra manera, no se verá más de lo que ya se sabe y no se hará más que reafirmarse en las viejas ideas y aún en los propios prejuicios. Posteriormente se trata de categorizar o clasificar las parte en relación con el todo, de describir categorías o clases significativas, de ir constantemente diseñando y rediseñando, integrando y reintegrando el todo y las partes, a medida que se revisa el material y va emergiendo el significado de cada sector, evento, hecho o dato. Siguiendo a Dilthey (Citado por Martínez, 1994) podemos establecer tres condiciones para comprender mejor el significado que tienen las expresiones de la vida de otras personas: • Es necesario familiarizarse con los procesos mentales mediante los cuales se vive y se expresa el significado; esto constituye la vida cotidiana de todo ser humano, pero el investigador debe ser más riguroso, sistemático y crítico en ello. • Se necesita un conocimiento particular del contexto concreto en que tiene lugar una expresión: Una palabra se entiende en el contexto de una frase, una acción humana en el contexto de su situación, etc. • Es necesario conocer también los sistemas sociales y culturales que proveen el significado de la mayoría de las expresiones de la vida: Para entender una frase hay que conocer la lengua; para comprender el comportamiento de una persona hay que conocer su formación y medio cultural, etc. "El lenguaje - dice Merleau Ponty- siempre media nuestro encuentro con el mundo, aún cuando el texto parezca ser el espejo más transparente de aquello a que se refiere, es más, sobre todo en ese momento". No debemos confundir nunca un mapa con el territorio que representa. Por esto, ese rico contenido siempre podrá ser reconceptualizado y representado con especificaciones nuevas, sin fin, como un mapa siempre podrá ser matizado con nuevos detalles. Todo símbolo verbal o categoría aspira a representar a su referente, pero no hay símbolo que sea capaz de describir todos los rasgos del referente; en consecuencia está obligado a omitir uno o varios de ellos. Por eso, todo símbolo es abstracto en sus

34 representaciones de la naturaleza, pierde algo (o mucho) de ella y no es estrictamente adecuado o representativo. El positivismo clásico presumiblemente pasaba por alto este carácter simbólico y limitante del lenguaje científico y suponía que la ciencia proporcionaba una descripción literal o estructural de un mundo objetivo, que sus conceptos eran unas réplicas exactas y completas de la naturaleza. Hoy se refiere a ese modo de ver las cosas como realismo ingenuo.

Tomado de:

“Análisis Comparativo de la Metodología Cuantitativa y Cualitativa”.
- Por C. Salgado. Segunda Parte. P.p. 46-55. USMP Escuela de Psicología INSTITUTO DE INVESTIGACION. Perú 2000.

35

CAPITULO IX

ASPECTOS TEORICOS Y TECNICOS DE LA PREVENCION Ante la realidad... La respuesta es PREVENCIÓN
Alipio SANCHEZ VIDAL

DEFINICION DE PREVENCION
Según Goldstein (1984) define la Prevención como "Actividades dirigidas hacía grupos vulnerables de alto riesgo específicamente identificados en una Comunidad, que no han sido etiquetados como Psiquiátricamente enfermos y para los cuales se pueden adoptar medidas para evitar el inicio del trastorno mental y/o incrementar su nivel de Salud Mental positiva. Los programas de promoción de la Salud Mental son principalmente educativos, en su concepción y realización en vez de clínicos, siendo su fin último el incremento de la capacidad de las personas para enfrentarse a las crisis y mejorar sus propias vidas". La prevención a partir de nuestra experiencia parte de un modelo comunitario, entendiendo este como la participación e involucramiento de las fuerzas vivas de la comunidad en el que hacer preventivo-promocional desde los propios grupos comunales, los cuales plantean alternativas estrechamente ligadas por su propia cultura. Esta propuesta se apoya en tres principios base: a. El enfoque desde lo sistémico: Se conceptualiza a la prevención, como un sistema complejo y eminentemente dinámico en sí, que esta inmerso dentro de un gran sistema social y cultural, donde actúa y busca un equilibrio "de lo sano" trabajando con todos los elementos del sistema mismo y de los sub-sistemas y el entorno en general. b. El esquema de roles Individuales y Sociales:

La prevención como esquema de roles individuales y sociales es asumida sobre la base del rol, según Moreno: se constituye en una unidad cultural de conducta, la cual posee por lo tanto características: las creencias y los valores de la sociedad o mejor dicho de la cultura en el que ese rol se ha estructurado.
La familia está dentro de una cultura y los roles que está familia trasmita, serán los propios de esa cultura, con las variantes que pueda ofrecer cada familia. c. El enfoque del Aprendizaje:

36 La prevención implica informar y educar en esencia, ello es aprendizaje de habilidades y destrezas específicas. Goldstein (1987) ha sido el más explícito en enfatizar el papel del Aprendizaje, en la enseñanza de Habilidades Sociales alternativas, en el desarrollo del autocontrol emocional y en el fortalecimiento y/o desarrollo de una apropiada educación moral, como habilidades alternativas efectivas de rechazo a las Drogas y la Construcción de conductas saludables.

TIPOS DE PREVENCION

Prevención Primaria:

Es fundamentalmente proactiva, intentando desarrollar fortalezas, recursos adaptativos y salud en las personas; no reduce o corrige déficit o problemas ya manifiestos. Va dirigida al conjunto de la población, sobre todo a grupos de alto riesgo, esta menos orientada hacia la provisión de servicios individualizados. Las principales estrategias y modelos de prevención primaria son los

educativos basados en la ingeniería social, no en la terapia o rehabilitación, aunque algunas ideas de aquellos modelos han sido derivadas de la experiencia clínica. El modelo de prevención primaria asume que el mejor procedimiento de

evitar problemas y maladaptaciones no es intentar eliminar (retrospectivamente) problemas que han florecido y germinado, sino proporcionar recursos adaptativos personales y socio-ambientales.

La prevención primaria intenta disminuir la incidencia de un

problema, es decir la aparición de nuevos casos del problema.  La meta de la prevención primaria es informar, educar y disminuir los factores de riesgo, potenciando los factores protectores de los individuos, las familias y del público en general, creando ambientes sociales y físicos que sean positivos, para evitar el problema antes de que este ocurra.

Prevención Secundaria:
Trata de reducir la prevalencia (virulencia o gravedad y duración) del trastorno, dirigiéndose a los individuos ya afectados de la población para: Descubrir o detectar precozmente los casos existentes. Proporcionales tratamiento o asistencia oportuna (lo más rápido posible). Usar las medidas o acciones más eficaces para la solución del problema.

Prevención Terciaria:
Busca minimizar las consecuencias (físicas, psicológicas y sociales) del trastorno a través de la rehabilitación y reinserción social (manteniendo el contacto y reeducando a la comunidad respecto al problema, entrenando al afectado para la actividad social productiva) y la evitación de recaídas posteriores. La prevención terciaria es probablemente la forma más desarrollada de prevención a pesar de ser relativamente la menos relevante de las tres.

37

COMPONENTES DE LA PREVENCION PRIMARIA
Hay diversos componentes, pues no es solo un estrato o un sector de la sociedad en que debe enfrentar el problema sino debe tratarse de una acción coordinación en diversos sectores: aquí presentamos algunos: 1. Componente Normativo: Hace mención a la necesidad de formular y hacer cumplir las normas jurídicas que controlen los factores asociados a la oferta y demanda tanto de drogas legales o sociales como a las ilegales. Este componente permite cubrir espacios donde la necesidad del principio de autoridad sé de tanto en el control como en el orden que se necesita para vivir con 2. seguridad. Componente Informativo: Realizando eventos de información y difusión con los medios de comunicación, se busca impactar y generar en la opinión publica la toma de conciencia de la necesidad de prevenir los problemas. Asimismo se debe tener en cuenta que existen diversos niveles en la población que es necesario atender, tanto como medios masivos y otros de carácter alternativo. Esta información deber ser clara, objetiva y orientada por la investigación dirigida a públicos específicos con un mensaje apropiado a cada uno de ellos. 3. Ejemplos: spots radiales o televisivos, volantes, folletos, teatro, etc. Componente Educativo: Busca la modificación de las Conductas que favorecen el consumo y abuso de drogas y alcohol, tanto en la oferta como en la demanda. Se trabaja de manera mas activa para fortalecer los factores protectores que son la base de una acción preventiva integral. Esta dirigido a grupos específicos como: Padres de familia, escolares, maestros, líderes comunales, etc. Ejemplo: Programas de Capacitación a promotores, escuela de padres, talleres vivenciales de desarrollo personal, etc. 4. Componente de Alternativas: Algunos factores de riesgo (causas de consumo) sólo pueden identificarse introduciendo en el ambiente alternativas laborales, educativas, recreativas y culturales que favorezcan el crecimiento individual, colectivo y preferentemente del núcleo familiar. Ejemplo: Actividades como talleres ocupacionales de formación laboral, promoción y oferta de trabajo, talleres de oratoria y teatro... etc.

5.

Componente de Intervención Específica: Dirigido a controlar aquellos factores de riesgo individual, familiar y escolar vulnerable, a través de la consejería, orientación, técnicas psicológicas, trabajo

38 de grupo e intervención sobre la familia. Busca una intervención directa para cada factor por separado. Ejemplo: Centros de Orientación y Consejería, terapia familiar, etc.

MODELOS DE LA PREVENCION PRIMARIA
A.CONDUCTUAL INTEGRADOR: • • • Confluencia del modelo Conductual y el enfoque Comunitario. Sirve como base para explicar la conducta humana y orienta la Incluye aspectos biológicos-orgánicos y socioculturales.

intervención. CARACTERÍSTICAS:

Mayor atención al estudio del ambiente
Individuo: Agente de influencia, modificador del ambiente. Ambiente: Influencia de la conducta y proporcionar un repertorio Análisis de la conducta en la interacción con el medio ambiente.

Conductual con experiencia.

Asignación de un papel más activo del cliente.
Basándose en técnicas de Autorregulación (biofeedback). Aprendizaje de habilidades para enfrentarse a situaciones de la

vida diaria.

Incremento de las áreas de aplicación.
Busca mejorar las condiciones de vida del individuo. La aplicación al campo educativo, laboral, etc.

Necesidad de un trabajo interdisciplinario. Incremento de las intervenciones con objetivos preventivos.
B.- SALUD PUBLICA: CARACTERÍSTICAS:  Parte del valor de que las personas le conceden poca importancia al cuidado de la salud y considera que la educación y la información objetiva modificará la actitud y la conducta.  Docure y Matarazo (1981) afirman que la unión de la ciencia Conductual con la educación para la salud supone una perspectiva prometedora, para hacer realidad la modificación de los estilos de vida.  La intervención preventiva pretende evitar de forma anticipada que se produzcan comportamientos que determinan la aparición de problemas de salud.  La promoción de la salud tiene por objetivo instaurar la historia personal de los individuos de las organizaciones y de las comunidades, comportamientos que favorezcan la salud y desarrollar una cultura de los mismos.  La intervención comportamental educativa, se convierte en la estrategia de la intervención básica como resultado de la convergencia de la evaluación de los sistemas sanitarios

39 hacia los objetivos del modelo de salud pública del desarrollo y participación de la

psicología de la salud y de la psicología comunitaria. FACTORES INTERVINIENTES: • Entorno: Conjunto de características (físicas, psicológicas, sociales) implicadas en la predisposición, generación o mantenimiento del problema de interés, es decir la parte estresante del entorno global con el que una población se encuentra en equilibrio ecológico en un momento dado. • Huésped: El individuo es más propenso a contraer, desarrollar, manifestar el problema, en virtud de características constitutivas culturalmente trasmitidos y su estilo de vida y comportamiento. • El agente: que es el vehículo intermediario entre el huésped y el entorno. Las estructuras o secuencias de acontecimientos que median la transmisión del problema desde el entorno al huésped, así a través de el, los aspectos estresantes del entorno se internalizan en el huésped que se convierte en un portador identificable.

Tomado de: -

-“MANUAL PARA EL TRABAJO COMUNITARIO” Por A. Lara Ponce.Cap. II. Prevención. Pp. 23-25. Ed. J. Pajares Lima . 1998. -“PSICOLOGÍA COMUNITARIA”. Por Sánchez Vidal.Cap.VII Prevención. Pp.337-344. Editorial PPU. España 1991

CAPITULO X

40

EVALUACION DE PROGRAMAS: El que puede cambiar su pensamiento puede cambiar su destino
S. Creane

DEFINICION:
El comité de expertos de la OMS (1981) ha definido la evaluación de programas (de salud) como: 1. Una forma sistemática de aprender la experiencia y de usar las lecciones aprendidas para mejorar las actividades actuales y promover planificación mediante la cuidadosa selección de alternativos para actuación futura.. el propósito de la evaluación es mejorar los programas y la infraestructura de salud para implementar esos programas y guiar la distribución de recursos en los programas presentes y futuros. Por tanto, debe ser un proceso continuo destinado a hacer más eficientes y efectivas las actividades relacionadas con la salud. Para Perloff Perloff y Susnna (1976), la Evaluación de Programas persigue “determinar hasta que punto un programa logró uno o más de sus objetivos, la razones por las que no los habría alcanzado y las relaciones existentes entre los efectos del programa y una serie de variables y características del programa. Nada nuevo en estas definiciones sobre lo ya dicho, excepto, en la última, su encomiable simplicidad y claridad. Incluye además, como se ve, el concepto causal más general de investigación evaluativa ya mencionado. Sólo añadir, que junto a las razones por las que un programa no alcanzo sus objetivos, nos interesa también investigar las razones por las que sí alcanzó, si ese fue el caso. Hay no obstante un aspecto esencial en el concepto (y proceso), de evaluación de programas que no es reflejado en esas definiciones y que estimamos preciso subrayar para centra el tema. Se refiere a la naturaleza misma de la evaluación de programas en relación con la evolución y dinámica del sistema evaluado. La evaluación de programas mas no puede limitarse a constatar que sucede cuando se realiza una intervención en una comunidad o sistema social (los efectos de la intervención), sino que debe comparar que sucede cuando hacemos la intervención frente a lo que sucedería en ese sistema o comunidad sino realizáramos intervención externa alguna. Y esto, porque la comunidad tiene una dinámica y mecanismos propios de auto – regulación y resolución de problemas que no podemos ignorar. La evaluación deberá, pues documentar que el programa logra efectos más allá – o diferentes- de los del propio “sistema abandonado” a su propia dinámica o evolución “natural” (Esa es, ni más ni menos, la esencia –y legitimidad- de la intervención racional e intencional) . Puede proponerse el siguiente proceso general de evaluación de programas –similar al de otras formulaciones- en 6 etapas.

41

1.

Definición del problema y/o objetivos a perseguir. En ella podríamos
distinguir 3 partes:

a)

Definir lo más clara y adecuadamente posible el problema o cuestión relevante a solucionar o modificar. Si esta definición o análisis son ambiguos o poco claros –como sucede en muchos casos- los pasos siguientes serán difíciles de realizar o se harán inapropiadamente.

b)

Definir los objetivos del programa. Si se parte de un problema habrá que especificar que tipo de modificaciones perseguimos respecto a él (soluciones, reducir su prevalencia, producir cambios en el proceso de búsqueda de soluciones o ayuda, etc.). Si partimos directamente de unos objetivos a alcanzar, se obvia la parte b, aunque habremos de tener, entonces, un sistema para derivar esos objetivos en relación con una situación social dada.

c)

Ordenación jerárquica (según criterios convenidos de relevancia social, abordabilidad, etc.) de problemas u objetivos de cara marcar prioridades. Tanto técnicas (de actuación), como de gestión y asignación presupuestaria en el caso, más que frecuente, de escasez de recursos técnicos, materiales y financieros para abordar toda la totalidad de la problemática u objetivo inicialmente planteados.

2.

Determinación de las dimensiones o componentes básicos de problema (o
cambio a producir), lo que presupone un cierto grado de conocimiento y análisis del problema (que se asume ya realizado para elaborar las definiciones del punto 1). En el caso de las drogas, por ejemplo, la escala “ASI” (Mc Clelland y otros, 1980), consideraba 6 dimensiones básicas a cambiar(en función de las cuales valoraremos la eficacia del programa); uso de drogas, estado físico, situación laboral y económica, situación legal, relaciones personales y familiares y estado psicológico general.

3.

Elección de indicadores o medidas, en cada dimensión o componente, así como y
del tipo de método de recogida de información y unidad de observación adecuados. Estos métodos e indicadores deberán ser, lógicamente, los mismo a lo largo del proceso, empezando por la evaluación de necesidades, su primer paso. Algunos enfoques básicos de Evaluación de Necesdidades fueron descritos más arriba, pueden usarse, no obstante, indicadores o señalizadores adicionales (a los de partida) para seguir la evolución del programa. Los indicadores o medidas variarán dependiendo de la dimensión evaluada u objetivo perseguido, desde criterios de disfunción y malestar (como la sintomatología psiquiátrica) a la satisfacción con el uso de servicios o programas, pasando por el funcionamiento global de las personas o grupos, mejora de las relaciones, aumento de la participación comunitaria etc.

4. Medición o recogida de información: como mínimo – y aparte de la medición inicial,
Evaluación de Necesidades . requerimos una segunda medición tras la finalización del

42 programa para conocer sus resultados. Habitualmente necesitaremos mediciones adicionales posteriores (varios meses, 1 año después, etc.) para confirmar que los resultados se mantienen. También una serie de mediciones u observaciones durante la ejecución del programa para comprobar hasta que punto su evolución se ajusta a los objetivos o cambios perseguidos introduciendo en caso contrario las modificaciones apropiadas. Los instrumentos y técnicas de recogidas de información variaran en función del tema o dimensión evaluados y de la metodología evaluativa a que van ligados. Básicamente son : Observación(estructurada, y participante), test psicológicos, entrevistas e interacción grupal, encuesta y análisis documental. Cada uno de ellos tiene unas virtualidades informativas y extra-informativas que han de ser tenidas en cuenta. La entrevista y los métodos de interacción grupal por ejemplo, generan gran reactividad en las medidas pero facilitan la relación; la encuesta o los indicadores sociales recogidos de un documento, por el contrario, son mas objetivos generando reactividad, pero tampoco proporcionan información subjetiva valorativa ni facilitan a relación social.

5. Integración y elaboración (estadística, lógica, teórica...) de los resultados obtenidos,
tanto en las dimensiones consideradas como en otras (efectos inesperados o secundarios) y el conjunto del sistema social valorando la eficacia, eficiencia, e impacto de la intervención. Han de tenerse en cuenta las observaciones ya hechas a este respecto en el proceso de la evaluación de necesidades.

6. Comunicación de los resultados y conclusiones a nivel informativo, numérico y
semántico apropiado en relación a quien vaya a recibir esa comunicación (vecinos, administradores, políticos, profesionales, etc) y elaboración de recomendaciones de actuación o cambios a introducir en futuras actuaciones en función de los resultados obtenidos. Como ya se ha indicado , se trabaja por objetivos, en lugar de por problemas, el proceso puede variar ligeramente- mas que nada en el vocabulario y conceptualización usada en varios pasos del proceso – En general puede asumirse que los objetivos se deducen de – o relacionan con – algún problema o necesidad por lo que si se “traduce” el problema a objetivo, podríamos pasar de una metodología a otra.

COMPONENTES DE LA EVALUACION COMPARATIVA
Mc Lean (1974) ha identificado desde el campo de la salud mental, 3 componentes ( o enfoques) en la evaluación de programas es en sentido amplio, según evaluemos:

43 1.

Evaluación de la estructura administrativa ; incluye datos sobre los aspectos
administrativos y de gestión del programa como financiación y recursos disponibles necesarias y características funcionales, etc.

2.

Evaluación procesal: descrita como evaluación formativa, concebida como un proceso
continuo de evaluación e investigación sobre la marcha del programa y la relación de diversos aspectos del proceso con los resultados.

3.

Evaluación de resultados o efectos del programa ; el componente o modalidad
fundamental con que habitualmente se identifica la evaluación de programas,; generalmente se usan 3 tipos de indicadores de resultados .

Eficacia-o efectividad -: Medida del efecto absoluto del programa en relación con los

objetivos o problema de partida.
• •

Eficiencia: Eficacia relativa al esfuerzo o costo invertido. Impacto: Efecto global del programa sobre el sistema social. Habitualmente esos componentes de la evaluación de programas se reducen a 2:

Evaluación de Procesos y Evaluación de resultados.

Tomado de:

“EVALUACION DE PROGRAMAS ”. Por Sánchez Vidal.Cap. VIII. Psicología Evaluación de Necesidades y Programas. Pp. 213- 249. Editorial PPU. España 1991

LECTURA Nro. 1 ORIGENES DE LA PSICOLOGIA COMUNITARIA
I.1. ANTECEDENTES HISTORICOS:

44 Al referirnos sobre los Origines de la Psicología Comunitaria es pertinente señalar la historia del abordaje en la atención y cuidado de la Salud Mental, la cual han tenido transformaciones expresadas a través de tres grandes revoluciones.

Estas revoluciones de características dramáticas, repentina y decisiva promovieron la aparición de enfoques radicalmente distintos a los puntos de vista que prevalecían sobre la enfermedad mental.
a) La Primera Revolución: Promovida por Philipe Pinel en 1793, cuando en el Bicetre de París, promovió el trato humano (desencadenamiento de los pacientes) y mantuvo expectativa firme acerca de que con dicho trato los pacientes podían mejorar. Este hecho dio inicio a la llamada era moral de lo cual Sprafkin (1977) señala algunas características sobresalientes fue la suposición de que las perturbaciones sociales y ambientales ejercían una función principal en las causas de los desordenes mentales. Se consideraba que entre los factores que contribuían a un ambiente perjudicial se encontraba la pobreza, la muerte de un ser querido y el estrés. El tratamiento moral también intentaba proporcionar un ambiente adecuado y bueno para la intervención, en donde existía disciplina, orden y afecto; asimismo acentuaba la importancia de las virtudes terapéuticas del autocontrol y el desarrollo de las habilidades sociales y los buenos hábitos, con ello el tratamiento moral adopto una orientación que era más educativa que médica o psiquiátrica. b) La Segunda Resolución: Se le atribuye a las teorías de Sigmund Freud, quien presenta las demostraciones clínicas acerca de la función que ejercen los factores psicológicos sobre algunas perturbaciones de la conducta en particular la neurosis. El aporte de Freud, traza la senda para que la psicoterapia se convirtiese en la técnica para curar los desordenes mentales; se establecía un nuevo aporte: "La curación por medio de la palabra" c) La Tercera Revolución: La Tercera Resolución de la Salud Mental la constituye la aparición del "Movimiento Comunitario": La Salud Mental Comunitaria, la cual permitió y facilito la promoción del trabajo psicológico en la comunidad. En el desarrollo de las acciones del trabajo comunitario convergen los intereses teóricos - aplicativos de las ciencias sociales y la praxis de las profesiones centradas en la Salud Mental (psicología y psiquiatría) I.2. ORÍGENES DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA: I.2.1. En Estados Unidos: En la década de los 50 y 60 se dio una variedad de influencias y acontecimientos que conjugaron en la aparición y desarrollo de la Psicología Comunitaria en ese país. Uno de ellos tenemos la creación de la Comisión conjunta sobre Enfermedad y Salud Mental (1955), la cual fue creada para estudiar con profundidad las necesidades de salud Mental. Las recomendaciones de esa comisión se produjeron en 1961, las cuales sirvieron de bases para la elaboración y promulgación de la llamada Ley Kennedy (Febrero de 1963) lo cual estos acontecimientos influenciaron de manera significativa en la psicología y en especial de la Psicología Clínica. A)- ANTECEDENTES HISTORICOS:

45 Asimismo surgieron acontecimientos al interior de la psicología como también se produjeron cambios sociales relacionados en las políticas de Salud Mental . B)- INICIO FORMAL DE LA PSICOLOGIA COMUNITARIA: Una vez señalados los hechos que atendieron a la aparición de la Psicología Comunitaria. Se puede anunciar que el nacimiento formal de la Psicología Comunitaria, en la Primavera de 1965. Su lugar de nacimiento fue SWAMPSCOTT, Massachusetts (un suburbio de Boston), en la conferencia en donde treinta psicólogos, mucho de los cuales ya estaban trabajando en los Centros de Salud Mental, se congregaron para intercambiar experiencias sobre su trabajo psicológico en la comunidad, específicamente en los Centros Comunitarios de Salud Mental, en la cual concluyeron que se estaba dando una nueva forma de trabajo del psicólogo, muy distinta a la forma tradicional; esta nueva forma de trabajo permitía al psicólogo en la comunidad ser agente de cambio, analista de sistema social, consultor para los asuntos de la comunidad y estudioso por lo general del hombre en completa relación con su medio ambiente, según lo pudo reportar Bennet en 1965. El término “Psicología Comunitaria” aparece por primera vez en el reporte hecho por Bennet (1965) sobre la Conferencia de Boston sobre la Educación de Psicólogos para la Salud Mental Comunitaria. La primera revista del área comunitaria: “The Community Mental Health Journal” aparece en 1966, complementada en 1973 por el “American Journal of Community Psichology” y el “Journal of Community Mental Health”. Ese mismo año comienza a publicarse en el anual Rever of Psicólogy, una sección cuatrienal bajo el título “Intervenciones Sociales y Comunitarias”. También se crea la división 27 en él APA, sobre Psicología Comunitaria. En 1972 aparece el primer “Libro sobre Salud Mental Comunitaria” de Golann y Eisdorfer. Y en 1974 se publica el primer “Libro sobre Psicología Comunitaria” de Zax y Specer. Por último podemos señalar que los orígenes de la Psicología Comunitaria en EE.UU. tienen raíces clínicas ya que los psicólogos clínicos de ese entonces embarcados en las necesidades y políticas de esos tiempos tuvieron que trasladar su acción profesional en los Centros Comunitarios de Salud Mental, lo cual permitió el desempeño de un nuevo rol y campo de acción psicológica.

-

I .2.2. En América Latina
Conscientes los científicos sociales (psicólogos sociales) del proceso de modernización que se venía gestando desde fines del siglo XX en algunos países de Latino América, y evidenciando sus efectos negativos, se vieron en la necesidad de plantear estrategias que permiten contrarrestar estos efectos; la verificación del uso de los métodos tradicionales todavía fijados en el laboratorio en el cual mantenía la nítida distancia entre sujeto y objeto, entre investigador y fenómeno investigado, lo cual demostraba que solo estos métodos eran capaces de producir descripciones y exploraciones o hipótesis distorsionadas o incompletas, casi siempre solo percibidas y además inefectivas y rápidamente superadas por la realidad social.

46 Ante ello se planteo el problema ¿Cómo conocer la realidad para intervenir en ella modificando sus aspectos concretos?, Esta interrogante promovió el surgimiento de dos vertientes: La Investigación - Acción: La Intervención en la investigación, planteados fuera de los lineamientos de políticas o disposiciones gubernamentales. La idea de investigar a la vez que se actúa, es obra del psicólogo Kurt Lewin (1948) en su obra “Resolvin Social Conflicto” quien plantea por primera vez una metodología que recolecta datos, los analiza mediante una discusión, elabora y discute planes de acción y las lleva a cabo. Las investigaciones pioneras de O. Fals Borda (1959) en Colombia presenta la estructura de una metodología que va a responder a los problemas álgidos que agrupan a sectores de la sociedad. La otra vertiente que constituye la Línea de Acción que trajo como consecuencia programas de desarrollo social, desarrollo comunal, participación comunitaria, voluntariado y autosugestión generalmente promovidos por los organismos del estado formando parte de las políticas gubernamentales. La Psicología Comunitaria surge en Latino América en respuesta al claro objetivo del cambio social ante una situación de subdesarrollo, con problemas que deben ser tratados en el contexto; así como la necesidad de ver al hombre con un sujeto activo, capaz de enfrentar esos problemas, de transformarse así mismo a la vez que transforma el ámbito social. Se puede decir que existe, si bien en continuo proceso de desarrollo del área comunitaria en el que hacer psicológico latinoamericano ella se nutre de los aportes de la Psicología Social y Ciencias Sociales relacionada al área de trabajo y desarrollo comunitario de la cual surge en esta parte del continente. Asimismo se dio un acontecimiento que formalizó el establecimiento de la Psicología Comunitaria. En 1978 se crea un comité gestor pro Psicología Comunitaria de la Sociedad Interamericana de Psicología en la que participaron psicólogos de diversos países latinoamericanos quienes descubren que han venido trabajando paralelamente y aisladamente, con los mismos objetivos y los con los mismos métodos.

Lectura Nro. 2 PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN EN PSICOLOGÍA COMUNITARIA

47

UN RESUMEN HISTÓRICO: PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN
Los conceptos de prevención y de promoción en salud mental todavía trasmiten mucha imprecisión. Estas definiciones, así como aquella de la salud mental, no crean necesariamente un consenso. A pesar de todo hay por lo menos dos buenas razones para tratar de disipar un poco la niebla que cubre aún estos conceptos. En primer lugar, actualmente se utiliza el término prevención para dar cuenta de todo tipo de iniciativas, que generalmente tienen muy poco que ver con la prevención. Así, se designarán como preventivas actividades tan diversas como las intervenciones en situación de crisis, el despistaje o incluso la utilización de documentos de vídeo con fines de sensibilización. Ciertamente, todas estas actividades poseen su propio valor; pero asimilarlas a la prevención no hace más que confundir los espíritus. En segundo lugar, en la medida en que el campo de la prevención y la promoción quede impreciso, a tal punto que cada interventor pueda reclamarlas como justificación de su práctica, no se hace más que retardar su desarrollo. Ahora bien, es necesario recordar que este campo acusa ya un retardo considerable respecto de su financiamiento público, comparado al de tratamiento y al de la readaptación.

La Prevención:
Hacia fines de los años 40, dos médicos de salud pública de las universidades de Harvard y de Columbia en Estados Unidos, los doctores Leavell y Clark, contribuyeron grandemente a la conceptualización de la prevención en tres ámbitos distintos – la prevención primaria, secundaria y terciaria. Esta conceptualización respondía entonces a la necesidad del campo de la salud pública de ampliar sus preocupaciones tradicionales por el manejo de enfermedades infecciosas a aspectos más globales de la prestación y del financiamiento del servicio de salud. Esta tipología define cada una de las tres grandes categorías de intervenciones según su proceso de aplicabilidad en el proceso patológico. Así, la prevención primaria debe ser implementada a lo largo del “periodo que precede a la puesta en marcha del proceso patogénico”. La prevención secundaria interviene “desde que uno puede detectar la enfermedad”. Se habla aquí de despistaje y de intervención precoz. La prevención terciaria entra en juego “cuando la deficiencia y la invalidez se han instalado”. Estamos aquí en la esfera del tratamiento y de la readaptación. Aplicada al ámbito de la salud mental, esta definición tripartita de la prevención nos arrastraría sin que nos diéramos cuenta a una engañifa histórica. En efecto, a continuación un gran número de autores e incluso la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) retomaron esta definición de Leavell y Clark. Entre estos autores, el más conocido en el universo de la salud mental e sin duda Caplan. En un libro de título ambiguo, Principles of Preventive Psychiatry, Caplan aplicó conceptos de salud pública al campo de la salud mental y contribuyó así a introducir una confusión que persiste incluso hoy, cerca de 30 años más tarde. En primer lugar, Caplan hace de los términos preventivo y comunitario sinónimos. Luego, en lugar de distinguir claramente entre los campos de la prevención, del tratamiento y de la readaptación, él los engloba bajo el vocablo muy amplio de prevención, que subdivide también en primario, secundario y terciario.

48 Según Goldston, este concepto de prevención es tan amplio que engloba casi todas las actividades que tienen lugar en el campo de la salud mental, y Caplan ha hecho del término prevención una suerte de Torre de Babel semántica en el medio de los interventores en salud mental. En efecto, hablar de prevención cuando se trata de readaptación o de tratamiento, incluso precoz, contribuye a mantener una confusión, tanto en los interventores como en aquellos que toman las decisiones públicas. Solamente recordaremos que en su sentido etimológico el término prevención significa “venir antes” y que las acciones preventivas deben entonces tener una calidad de anterioridad. Por los demás, numerosos autores piensan que además de la confusión engendrada por esta conceptualización tripartita de la prevención, las nociones de prevención secundaria y terciaria retardan el desarrollo de una prevención verdadera, la primaria. Lafortune y Kiely sostienen que, admitiendo casi toda intervención en el seno de la prevención, el modelo de Caplan permite al más ortodoxo de los interventores “nombrar de otra manera a las actividades curativas o de rehabilitación (sic) que, en el fondo, no han cambiado”. La contribución de este modelo se resume, según ellos, en una simple constatación: “cualquiera que sea el estado de salud de un individuo, hay siempre un medio de evitar que algo peor le pase... Desde que el interventor actúa por el bien de su cliente, lo que en principio es siempre el caso, él podría pretender estar operando en el terreno de la prevención”. Como lo señalan Lafortune y Kiely, muchos autores militan todavía a favor de un regreso a la terminología de antes de 1964, lo que tendría por efecto restringir el uso de la palabra prevención únicamente a la prevención primaria. Por lo demás, el National Institute of Mental Health americano ha mostrado el camino afirmando “la existencia de una necesidad de significación uniforme para el término de prevención” y precisando que, en adelante, éste “no debería designar más que las acciones que 1) anticipan un desorden o 2) favorecen una salud óptima”. Se puede ver otra manifestación de esta voluntad de rigor, siempre siguiendo a Lafortune y Kiely, en la decisión tomada por el redactor y jefe de Journal of Prevention, en 1981, de modificar el título de su revista por Journal of Primary Prevention. En la misma lógica, si las mentalidades llegan a cambiar, se podría esperar que en otros 10 años, cuando la confusión que rodea estos términos fuese disipada, él estaría en condiciones de volver al título original de Journal of Prevention, porque todo el mundo comprendería en adelante la significación real de este término.

La Promoción:
En cuanto a la promoción, se trata de un término relativamente nuevo, que recubre muchos tipos de actividades o de intervenciones que no son necesariamente nuevas. En efecto, después de por lo menos una treintena de años se desarrolla en el Québec una cultura de participación de comunidades en programas que están destinados a crear condiciones de vida favorables a la salud mental. Que se trate de vivienda, de lucha contra la pobreza, de espacios verdes, de distracciones o de presiones populares por políticas sociales justas, hace ya tiempo que se practica la promoción de la salud mental entre nosotros. Hace falta entonces

49 preguntarse si esta nueva “denominación de origen” encierra perspectivas originales y prometedoras. A pesar de su emergencia reciente, el campo de la promoción consta ya de fundamentos teóricos y prácticas propios. Por lo menos dos grandes pensamientos coexisten. La posición americana, contenida en el documento Healthy People, Surgeon General’s Report, hace hincapié en el desarrollo y mantenimiento de los hábitos de vida sanos y en la creación de ambientes sanos. La acción tiene entonces por objetivos los comportamientos individuales. De otro lado, la OMS (Oficina de Europa) privilegia la calidad de vida y el mejoramiento de las condiciones favorables para la salud. Las acciones tienen como objetivo esta vez, la situación económica, las condiciones de vida y la equidad en el acceso a la salud. La acción sobre el medio ambiente es determinante en la medida en que ella contribuye globalmente al bienestar y a la equidad de oportunidades en materia de salud. Subrayemos que en los países industrializados, mientras que los centros de salud pública parecen estar de acuerdo en integrar la prevención a la promoción de la salud, los interventores en salud mental se muestran mas sensibles a la noción de prevención; éstos últimos tendrían tendencia a englobar en la noción de prevención las actividades preventivas y promociónales. En cuanto a nosotros, creemos que, si bien no hace falta añadir términos a “un vocabulario que comienza a tener demasiado”, no se puede tampoco reducir las nociones de prevención y promoción a un solo y único concepto. Hace falta mas bien contribuir a delimitar estas dos nociones y ver en que sentido sus características comunes nos llevan a reagruparlas en un mismo campo. Para hacerlo proponemos en principio una definición de la prevención y de la promoción en salud mental respectivamente, luego, un análisis de sus similitudes y de sus diferencias con la ayuda de cuadros – síntesis. Recordemos que existe ya numerosas definiciones de estos términos. En lo que se refiere a aquellas que proponemos aquí, nosotros nos inspiramos a la vez en la posición de la Oficina de Europa de la OMS y en numerosos autores quebequenses, canadienses y americanos a los que hemos consultado. Se trata, sin duda, de nuevas definiciones provisorias, pero que contribuirán, así lo esperamos, a clarificar ciertos puntos y hacer progresar el debate.

DEFINICIONES: PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN
La prevención apunta a la reducción de la incidencia de problemas de salud mental atacando los factores de riesgo y las condiciones patógenas. Ella se dirige a la población en general o a ciertos grupos particulares expuestos a dichos factores o condiciones. La promoción apunta al crecimiento del bienestar personal y colectivo desarrollando los factores de robustecimiento y las condiciones favorables a la salud metal. Su acción se dirige a los determinantes de la salud mas que a los factores de riesgo o a la población en general o a subgrupos particulares.

SIMILITUDES Y DIFERENCIAS: PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN
Al abordar esta sección, queremos insistir sobre el hecho que, considerar la prevención (de aquí en adelante en el sentido de prevención primaria) y la promoción como caminos de mejoramiento de la salud complementarios más que opuestos, tiene todo a su favor. Buscar

50 ponerlas en oposición provocaría no solamente un debate estéril, sino continuaría a retardar su financiamiento público. Reagruparlas en el mismo campo permite reivindicar una redistribución más equitativa de recursos entre este campo de un lado, y de aquel del tratamiento y de la readaptación del otro. Dicho esto, la distinción entre estos dos tipos de intervenciones no es superflua. Ella tiene al contrario implicaciones importantes en el plano teórico y en el plano de políticas públicas. En el plano teórico Dunst y cols. reportan estudios que demuestran que la ausencia de problemas o el funcionamiento negativo, que es el objetivo de la prevención, no implica la presencia de un funcionamiento positivo. Extrapolando a partir de estos estudios, uno puede pensar que la prevención de problemas particulares no resulta necesariamente en la promoción de un funcionamiento adecuado. De manera inversa, las actividades de promoción no van a acarrear automáticamente efectos preventivos. El estudio empírico simultáneo de investigaciones preventivas y de promoción deberían contribuir a mejorar los conocimientos respecto tanto de las características de las trayectorias que llevan al funcionamiento adaptado o inadaptado como de las variables o condiciones que determinan uno u otro tipo de funcionamiento. Respecto de las políticas públicas, hace falta sentar la legitimidad de los dos tipos de intervenciones. Se legitiman las intervenciones preventivas demostradas eficaces invocando la disminución del sufrimiento psíquico y de los costos de salud que le son asociados. De la misma manera, se legitiman las intervenciones promociónales demostradas eficaces invocando la mejoría de la adaptación psicológica o social y el ahorro realizado respecto de correcciones preventivas. Reconozcamos que, comparada con la prevención, nuestras sociedades están todavía reticentes a aceptar la promoción de la salud mental. Será sin duda necesario incitar un debate con el fin de justificar la pertinencia de intervenciones de promoción y, en consecuencia de su financiamiento, bajo el mismo concepto, por ejemplo, que el financiamiento de la educación física fuera del campo de la salud mental.

Las similitudes Antes de analizar en mayor detalle los principales elementos que distinguen justamente la prevención de la promoción en salud mental, examinaremos primeramente sus características comunes. a. Intervenciones orientadas hacia las colectividades Una primera característica común de los dos tipos de intervenciones en su orientación hacia las colectividades masque hacia los individuos. Muchos autores hacen de éste un criterio fundamental para determinar si una intervención es preventiva o promocional. Según estos autores, para que uno esté en el campo de la promoción o de la promoción, hace falta que los programas sean orientados hacia las colectividades, así se trate de la promoción general o de subgrupos particulares. Son así excluidas las intervenciones ofrecidas que tienen únicamente como base al individuo. No obstante, se puede incluir en el campo de la promoción una estrategia o un componente de orden individual, si se

51 abarcan igualmente elementos de intervención destinados a los sistemas más amplios y a las colectividades en las que se insertan los individuos. A título de ejemplo, una intervención de apoyo al rol paterno podría utilizar una estrategia individual implicando contactos personalizados con los padres. Esta intervención no sería sin embargo preventiva o promocional sino en la medida en que ella apunte a reunir una colectividad de padres en un barrio o en un medio dado, a fin de actuar sobre las condiciones comunes que influencian su salud mental. Ella podría también utilizar otras estrategias, por ejemplo, desarrollar una red de guarderías, o todavía más, incrementar la accesibilidad a vivienda de tipo familiar. El criterio de orientación hacia las colectividades plantea evidentemente la cuestión de las aspiraciones preventivas de terapeutas y de otros interventores que hacen trabajo clínico individual. Se sobreentiende que una psicoterapia individual u otras formas de intervención individual, pueden prevenir la aparición de nuevos síntomas o problemas. Sin embrago, para poder hablar de intervenciones preventivas o promocionales en salud mental, tal como se conciben habitualmente, sigue siendo necesario que las intervenciones individualmente útiles o eficaces sean generalizadas bajo la forma de programas destinados a subgrupos o colectividades. Debe quedar claro que las personas que consultan a diversos interventores que trabajan en salud mental no forman sino una pequeña parte de la población que podría beneficiarse de intervenciones preventivas o promocionales. En otras palabras, de la misma manera que un clínico puede hacer investigación o administración, él puede también hacer prevención o promoción. Son las intervenciones las que son o no de naturaleza preventiva o promocional, no los interventores. Es necesario que estas intervenciones sean orientadas hacia las colectividades. b. Intervenciones proactivas La historia , las tradiciones y los valores de las profesiones de salud mental se han edificado a partir del tratamiento de desórdenes mentales. Dicho de otra manera prevenir los problemas venideros no ha sido la preocupación de la mayoría de personas atraídas por el ámbito de la salud mental. La cuestión se plantea frecuentemente como un dilema personal para el interventor en salud mental, sea profesional o no profesional: responder inmediatamente a las demandas de ayuda individual o contribuir a futuro, para la mejor salud mental de un número mayor. Ahora bien, en prevención y en promoción, las intervenciones son por definición proactivas, puesto que ellas apuntan se a a prevenir la aparición de problemas o a promover una salud óptima, independientemente de la existencia de problemas declarados. En profilaxia particularmente, hay que desarrollar objetivos prospectivos: se trata de pensar en los problemas que podrían sobrevenir y no solamente en aquellos que ya existen. De la misma manera, en promoción de la salud, las acciones son necesariamente proactivas en la medida en que se proyecta crear o mantener condiciones salubres o incluso desarrollar factores de robustecimiento favorables al aumento de la salud mental. c. Estrategias y métodos de intervención múltiples y complementarios

52 Otro punto en común es que las actividades de prevención y de promoción utilizan ambas estrategias y métodos de intervención orientadas tanto hacia los sistemas como hacia las personas. Cada programa de prevención o de promoción en salud mental apela a diversas estrategias y métodos de intervención. De otro lado, hace falta concebir estas estrategias y métodos como complementarios más que opuestos, dado que cada uno tiene sus propias fuerzas y límites, y quee es la articulación bien planificada de varias estrategias y métodos de intervención la que permite a menudo lograr los objetivos de los programas de prevención y de promoción. d. Poder de acción compartido por los interventores, las comunidades y los que toman las decisiones públicas En el campo de tratamiento y de la readaptación psicosocial, los interventores, profesionales y no profesionales, deben en principio unir sus esfuerzos con vistas a ofrecer a las personas que requieran sus servicios acercamientos terapéuticos y comunitarios eficaces. Esta difícil empresa hace un llamado al partenariat, y pone hasta cierto punto en cuestión, los roles profesionales y no profesionales que algunos tendrían demasiado rígidamente. En el campo de la prevención y de la promoción, la redefinición del rol de los interventores es todavía más radical en el sentido que las intervenciones preventivas y promocionales hacen un llamado a competencias más amplias que no pertenecen exclusivamente a interventores de los ámbitos de la salud y de los servicios sociales. En otras palabras, la capacitación en la “relación de ayuda” cualquiera que sea su orientación tórica, no es suficiente. Las iniciativas de empoderamiento que provienen de la comunidad y de las coordinaciones intersectoriales, que implican acciones a diversos niveles de poder públicos (de barrio, municipales, estatales), caracterizan tanto la prevención como la promoción. Esta noción de empoderamiento, que se traducirá en francés con mayor o menor fortuna por expresiones tales como poder de acción, ganancia de poder, dominio o también a apropiación de poder, transmite la idea de un incremento del control de los individuos de su propia vida. Central en el campo de la prevención y de la promoción, ésta noción se relaciona tanto al desarrollo de un estado psicológico (sentimiento de control, de competencia, de autoestima), como a la modificación de condiciones del medio ambiente que permiten redistribuir este poder. las actividades de empoderamiento implican la determinación de los déficits de poder en una colectividad, la toma de conciencia de éstos déficit por la población objetivo y la movilización de recursos colectivos con vistas a operar los cambios necesarios. La prevención de problemas de salud mental y la mejoría de salud mental de una población incumben por lo tanto a muchas instancias de la sociedad. En consecuencia, los interventores en salud mental deben aprender a compartir su poder de acción con otros socios que provienen sea de las comunidades locales, sea de los espacios de decisión pública. Las diferencias

53 a. El objetivo Constituye sin duda la principal característica diferencial entre la prevención y la promoción. Esencialmente es porque estos dos tipos de intervenciones siguen un objetivo diferente que uno no puede asimilarlas una a la otra. La prevención se inscribe, en efecto, en una lógica de enfermedades o de problemas cuya aparición se quiere evitar, sea que estos problemas sean de naturaleza psicosocial o que se trate de desórdenes mentales definidos. En cuanto a la promoción, ella se inscribe en una lógica de incremento de la salud mental o del bienestar personal y colectivo. Este matiz entre objetivos es más que un asunto de semántica. Él refleja concepciones de salud mental sensiblemente diferentes: en el caso de la prevención, se percibe todo sobre la salud mental como siendo la ausencia de desórdenes mentales o de síntomas asociados, mientras que, en el caso de la promoción se considera sobre todo la salud mental como un recurso personal y colectivo, relacionado tanto a los lazos entre la persona y su medio ambiente, como a los determinantes biológicos o psicológicos individuales. b. Los medios En prevención, uno busca eliminar o por lo menos reducir los factores de riesgo o modificar las condiciones que llevan a la aparición de problemas de salud mental, mientras que en promoción uno busca desarrollar los factores de robustecimiento o dar lugar a condiciones salubre favorables al desarrollo o al mantenimiento de la salud mental. Dicho esto, hay que agregar que también existen zonas grises. Así, en prevención

frecuentemente se ha puesto el acento en las debilidades, las vulnerabilidades de las personas o incluso en las condiciones de vida patógenas. Den cambio, el esfuerzo de promoción se dirige generalmente a las fuerzas, las capacidades o los recursos. Si para ciertos autores Dunst y cols. se trata de una característica diferencial, puesto que la prevención adopta una perspectiva de “protección” y la promoción, una perspectiva de empoderamiento, la cuestión, en nuestra opinión, no es zanjada. Estos conceptos todavía recientes continúan a evolucionar. Si bien una cierta tradición de prevención en salud pública nos habituó a restringir su perspectiva, la apropiación del poder se encuentra cada vez más en el persiste entre la prevención y la promoción respecto corazón de los interventores tanto preventivas como promocionales. Aún así, la principal distinción que de los medios empleados para su realización, proviene del énfasis puesto unas veces en la reducción de factores de riesgo, y c. otras en el desarrollo de condiciones favorables para la salud mental. Los blancos Incluso recientemente todavía se consideraba que una distinción importante entre los dos tipos de intervenciones se fundaba en el hecho que la prevención se dirigía a grupos de riesgo mientras que la promoción se dirigía a la población en general. Hoy en día se considera que los dos tipos de intervenciones pueden dirigirse sea al conjunto de la población en su medio natural (por ejemplo, prevención de toxicomanías, promoción de competencias sociales) sea a subgrupos particulares. En el caso de la prevención. Estos subgrupos serán aquellos que son expuestos a factores de riesgo o condiciones patógenas (por ejemplo, los recién nacidos de

54 familias monoparentales pobres). En promoción, se determinarán estos grupos en función de la pertinencia que podría tener para ellos la intervención de promoción (por ejemplo, un grupo de niños que comienza la escuela, un grupo de padres adolescentes). A pesar de estas observaciones, queda como cuestión de fondo precisar el concepto de riesgo. Se lo puede definir en términos de factores de predisposición que insisten en las vulnerabilidades personales (por ejemplo, una menor tolerancia al estrés) o en términos de factores precipitantes que ponen el acento en los eventos, experiencias o condiciones de vida a las que son expuestos los grupos (duelo, divorcio, violación, padres alcohólicos, subestimulación precoz, fracaso escolar, pobreza, marginalización, etc). las atribuciones de causalidad (es decir, sea a la persona o a la situación) condicionan fuertemente cómo se ven los grupos llamados “de riesgo” y como se interviene. Una definición personal del riesgo lleva a “culpar a la víctima”, mientras que una definición situacional lleva a actuar sobre los determinantes o condiciones de emergencia de los problemas. El concepto de riesgo no se presenta entonces como un concepto clínico sino más bien como un concepto estadístico. Un grupo de riesgo es un grupo que presentando características comunes tiene, sobre la base de una evidencia epidemiológica, una mayor probabilidad que el resto de la población de sufrir una aflicción psicológica o un desorden mental. Es por eso que se continúa asociando la noción de grupo de riesgo más a la prevención que a la promoción, aunque no sea para nada incompatible que un grupo de riesgo pueda ser también, al igual que el resto de la población, blanco de una intervención de promoción de la salud mental. d. El momento La característica de anterioridad que define las intervenciones preventivas explica por qué estas intervenciones deben sobrevenir siempre antes de la aparición de síntomas. En promoción, las intervenciones pueden sobrevenir durante todo el momento de la vida de las personas y de las colectividades, es decir, independientemente de la presencia o la ausencia de síntomas, dado que estas intervenciones no apuntan de manera expresa a prevenir la aparición de problemas sino mas bien a favorecer el desarrollo y el mantenimiento de la salud e. mental. Los modelos Cada tipo de intervención psicosocial, sea cual fuere, se inspira de manera más o menos explícita de uno o de varios modelos teóricos. Históricamente, dos modelos han contribuido a forjar las intervenciones preventivas: el modelo clínico y el modelo de salud pública. El modelo clínico reposa sobre el postulado según el cual la comprensión adecuada de la etiología de las enfermedades mentales permitiría instaurar un tratamiento eficaz capaz eventualmente de, sino curar, por lo menos reducir de manera importante los síntomas de las personas perjudicadas. En cuanto al modelo de la salud pública, él postula igualmente que se puede eliminar un problema de salud mental al ejemplo de enfermedades infecciosas, si se llega a contrarrestar los factores de riesgo que lo originan. En consecuencia, las intervenciones preventivas que se

55

inspiran de éstos modelos, Deberían combatir los factores etiológicos y los factores de riesgo para llegar a lograr su objetivo: reducir la incidencia de los problemas de salud mental. En lo que se refiere a la promoción de la salud mental, los modelos teóricos de los que se inspira son múltiples. Mencionemos primeramente la psicología del desarrollo, que sienta la noción de evolución dinámica de la salud mental en la persona. Citemos en seguida los modelos ecológicos y sociocultural que vienen a amplificar esta noción de evolución dinámica de la salud mental en la persona ampliándolo al contexto de sus relaciones con el medio. Siguiendo estos modelos, la salud mental está determinada por toda una serie de condiciones sociales , económicas, culturales y otras, que son interdependientes y que vienen a modular las relaciones entre el individuo y su medio ambiente. Es por eso que una intervención promocional “a menudo apuntará de manera simultánea a los modos de vida individuales (hábitos de vida, distracciones, relaciones afectivas), a los ambientes de vida (familia, trabajo, red social personal), lo mismo que a las condiciones de vida más amplias (estructura socioeconómica, valores sociales y culturales, políticas y públicas), que dan forma a la salud mental y al bienestar de los individuos y de las comunidades.

ESTRATEGIAS: PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN
Existen muchas clasificaciones de estrategias utilizadas en el campo de la prevención y de la promoción de la salud . Incluso si estas clasificaciones no son específicas al ámbito de la salud mental, ellas no son por eso menos pertinentes y aplicables. No hay lugar aquí entonces para reinventar otras clasificaciones, ni tampoco otras estrategias. Vamos más bien inspirarnos de dos documentos capitales aparecidos en estos últimos años sobre el tema, que constituyen de aquí en adelante referencias ineludibles. El primero de estos documentos se deriva de los trabajos de la primera conferencia internacional parra la promoción de la salud, sostenida en Ottawa en noviembre de 1986. En esta ocasión, se enunciaron cinco grandes principios con vistas a guiar la intervención en promoción de la salud. Estos principios representan igualmente, desde nuestro punto de vista, estrategias generales utilizables tanto en prevención como en promoción. Ellas son consignadas en un documento conocido desde entonces bajo el nombre de la Carta de Ottawa (1987). El segundo documento publicado el año pasado es la política de salud y bienestar del gobierno de Quebec. Esta política, se la recordará, retiene en cuanto a ella seis estrategias de conjunto para el mejoramiento de la salud y el bienestar de la población Quebequense. Se aprecia que hay superposiciones importantes entre las estrategias propuestas en uno y otro documento combinándolas y reformulándolas de manera sintética, se desprenden las seis grandes estrategias 1. La armonización de políticas públicas y el mejoramiento de condiciones de vida. La prevención de problemas de salud mental y la promoción de salud mental de una promoción sobrepasan largamente la cuestión de la prestación de cuidados y servicios, cualquiera sea el nivel de calidad y de accesibilidad. A ellas les concierne las acciones

56 gubernamentales que desbordan el marco de ejercicio de poder del ministerio de Salud y de servicios Sociales y que ejercen un defecto determinante en la salud de ñas poblaciones. Así, contrarrestar el problema de la insuficiencia de ingresos, aumentar el grado de escolarización, mejorar la accesibilidad a la vivienda a precios más módicos acentuar la creación de empleos estables y facilitar el acceso al mercado de trabajo constituyendo otro tanto de políticas públicas determinantes respecto de la salud mental de una población y por tanto la estrategia común consiste en mejorar sus condiciones de vida. 2. El apoyo a los medio de vida Vivir en sociedad, es pertenecer a un conjunto de redes sociales, personales e institucionales, que están interrelacionadas. No se puede separar las dimensiones de la salud y el bienestar de los otros sectores de la vida social, por lo tanto, es importante apoyar la familia, la escuela y el mundo del trabajo para que ellos sean medios de vida con calidad. Las acciones o programas que favorecen el reforzamiento de redes sociales, como la creación de grupos de ayuda, las prácticas de redes en el ámbito de la salud mental que apuntan a la transformación de relaciones entre hombres y mujeres en el sentido de una mayor equidad como los programas de acceso a la igualdad de oportunidades de empleo, la educación no sexista, la reducción del acoso sexual en el trabajo, representan algunos ejemplos de esta estrategia de apoyo a los medios de vida. 3. El reforzamiento del potencial de las personas Sea cual sea la parte de determinantes biológicos, socioculturales y económicos en el grado de la salud mental de los individuos, se mantienen la importancia de permitirles adquirir los conocimientos y las actitudes necesarias para afrontar las diferentes etapas de sus vidas, controlar mejor su medio ambiente y tomar las opciones favorables al mantenimiento y al desarrollo de su salud y de su bienestar. Las acciones que favorecen el reforzamiento potencial de las personas tocan varios sectores. Ellas pueden apuntar, por ejemplo, a promover el desarrollo de los hábitos de vida sanos y responsables (en el dominio de la sexualidad, consumo de alcohol, etc.), o incluso reforzar las capacidades psicológicas personales, gracias entre otras cosas a los programas de estimulación precoz de los niños. 4. La orientación del sistema de salud y de servicios sociales Si los servicios de tratamiento y readaptación psicológica se mantienen incontestablemente necesarios, no es menos es esencial implantar, al interior mismo de la red de salud y de servicios sociales, actividades de prevención y de promoción de la salud mental. Hace falta entonces, si uno quiere disminuir algún día el flujo creciente de problemas, reorientar los servicios de salud y los servicios sociales de manera de acordar una mayor parte a actividades de prevención y de promoción. En una publicación reciente del CSMQ en el ámbito de la salud mental del trabajo, Vézina y cols, propone justamente tal reorientación de servicios. Los autores sugieren allí, entre otras cosas, que el personal de programas de ayuda y de servicios de salud en el trabajo contribuya a la evaluación y al mejoramiento de

57 la calidad psicosocial del medio de trabajo a fin de producir la incidencia de salud mental en el trabajo. 5. El reforzamiento de la acción comunitaria En el curso de los últimos decenios la urbanización progresiva de la población, la desnatalidad así como las transformaciones estructurales de la familia son algunos de los factores que han contribuido a un cierto desmoronamiento del tejido social. Se asiste, en revancha, en ciertos medios ya pesar de las resistencias de muchos profesionales y administradores, a un movimiento de participación de comunidades en las selecciones de prioridades en materia de salud. Este movimiento, asociado generalmente al proceso de empoderamiento, es decir de reconocimiento y de repartición y competencias con los usuarios de servicios se encuentra en el corazón de esta estrategia de reforzamiento de la acción comunitaria propuesta en la Carta de Ottawwa. A título de ejemplos , se puede citar aquí numerosos programas de prevención y de promoción en salud mental que están destinados a grupos de personas que viven períodos de transición y que hacen de la consolidación del apoyo social la piedra angular de su intervención. 6. La acción para con los grupos vulnerables Los problemas de salud no tocan de manera igual, los diversos segmentos de la población. Algunos grupos sociales acumulan numerosos problemas y presentan un mayor número de factores de riesgo: hábitos de vida nefastos, ambientes sociales, perturbados, dificultades económicas. La pobreza resalta, la mayoría del tiempo, como un elemento mayor en la génesis de los problemas de salud mental. La elección de actuar para y con los grupos vulnerables está fundada en la convicción de que las acciones para ser eficaces, deben ser concebidas a partir de las percepciones y de varios valores propios a estos grupos traducirse en su lenguaje y tener la contribución de su dinamismo, sus fuerzas, lo mismo que aquella de su medio.

Lectura Nro. 3 INTERVENCIÓN EN PSICOLOGIA COMUNITARIA

58

I.- LA INTERVENCION COMUNITARIA
La Intervención Comunitaria es la actividad básica en Psicología Comunitaria que consiste en interrumpir una acción o actividad que esta ocurriendo. Es conveniente conocer las circunstancias del ambiente para recién hacer un programa, planificar y ejecutarlo; y ver si se dio el cambio o no. Esta expresión, es una contradicción en sus términos, ya que intervención connota una acción o interferencia impositiva, desde arriba y desde afuera, comunitaria se refiere, en cambio, a algo más natural o espontáneo generado desde dentro y desde abajo, desde lo común o compartido por un grupo. La intervención Comunitaria, debe ser compatible con los deseos y necesidades de la propia comunidad, y con la participación activa en los cambios, así como sus valores y capacidades potenciales. Si la intervención no cumple con estos criterios, entonces no debería llamarse comunitaria. En la intervención comunitaria, las personas tienen un papel activo, participante o protagonista. Además el planteamiento radical, incluye una verdadera del grupo interacción (información, valorativa e interventiva) entre interventor y miembros existencia se un verdadero marco relacional personalizado. El nivel de I.C. es meso social, más reducido que la intervención social. La autodirección es otra características de la I.C. viene a ser una línea específica y particular de intervención y de valoración implícita del grupo como sujeto y origen de aquella. La I.C. está más cerca, tanto por ser el nivel de actuación más reducido, como por ser el más próximo de los humanos, involucrando más elementos de identidad y significación personal. La I.C. persigue el desarrollo humano integral, equilibrado e integrado.

cliente, de forma que cada uno de ellos pueda cambiar su punto de partida. También implica la

II.- CAMPOS DE INTERVENCIÓN EN LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA:
Para hablar sobre intervención comunitaria es necesario el recalcar que existe muchos campos de intervención comunitaria pero son que desarrollados en cuatro ámbitos. a) El trabajo de la intervención comunitaria dentro del Desarrollo Comunitario se ve relacionado con el cuarto objetivo de la psicología comunitaria que es la socialización y la gestión de organización en torno a un proceso de eje que tengan sentido en la comunidad. Asún destaca el trabajo realizado en Chile de las cortes campesinas de la zona sur. b) Educación Popular: Este campo se relaciona con todos los objetivos, pero de todos destaca el del trabajo de la organización popular basado en la toma de consciencia por que la educación popular y el trabajo se hace con grupos organizados y plantea trabajar con los objetivos, realizándose ahí donde la toma de consciencia y la movilización. c) Salud Mental Comunitaria Aquí lo que se busca fundamentalmente es entregar un apoyo y respaldo a grupos de personas que viven en situaciones extremadamente aversivas y desfavorables con fuertes repercusiones en el desarrollo personal y en las formas de convivencia. Estando presente el objetivo de la motivación que les permite buscar formas de resolver los problemas y motivarse para ello.

59 d) Actividades Productivas Dentro de esta área pueden contemplarse otro tipo de actividades pero básicamente se refieren mas a las actividades productivas como: las ollas comunes, las ventas de bolsas, etc.; y todo aquello que se relacione con la búsqueda de trabajo. Dentro de esto encontramos como base el objetivo de autogestión debido a que son organizaciones fuertes conformadas por la comunidad.

III.- PROCESOS DE LA INTERVENCION COMUNITARIA.
No hay un proceso único y prescrito para cualquier intervención comunitaria, depende del ámbito y nivel de la intervención. Las estrategias y los procesos son: 1. Definición del tema, comunidad o problemas: Es el punto de la intervención, comprende básicamente la delimitación y definición lo más clara y precisa operativamente posible del tema, grupo blanco de la intervención previamente identificado. Y el análisis inicial de conjunto para ver los elementos problemáticos los recursos y las dimensiones y las relaciones básicas entre estos elementos y el sistema social. 2. Evaluación Inicial (Necesidades). Es el análisis y valoración del sistema social o comunidad desde el punto de vista problemático o de intereses aplicaciones metodológicas y diseñas experimentados. Los métodos usados: a. Informantes claves. b. Grupos estructurados y foros comunitarios. c. Tasas de personas tratadas. d. Encuestas poblaciones. e. Indicadores sociales. 3. Diseño, planificación y organización de la intervención: El programa es un conjunto coherente de acciones destinadas a alcanzar unos objetivos o resolver un problema. En esta fase se crean y desarrollan sistemáticamente y ordenadamente acciones que permitan alcanzar los objetivos prefijados de la siguiente manera: • • Establecer un plan racional para los objetivos. Organizar una estrategia especial.

a. Determinación de los objetivos de la intervención: Esto se determina racionalmente desde la integración de datos sobre la problemática y recursos humanos disponibles de la evaluación inicial. Incluye un objetivo y operación general perseguido respecto al tema planteado. Cuanto más específico y operativamente definamos los objetivos será más fácil establecer los componentes del programa. b. Establecimiento del contenido del programa; Son componentes o acciones que lleva a cambios métodos para alcanzar objetivos planteados.

60 c. Análisis la colección entre objetivos y componentes. Conducen lógicamente a los objetivos fijados, de forma que realizando esas acciones o proyectos, se van a alcanzar aquellos objetivos. d. Organización del programa y de recurso. Persigue obtener los medios y recursos externos en un a realidad social administrativa incluye la obtención de financiamiento del personal del programa. 4. Ejecución o Implementación: Se basa en lo planificado a través de las organizaciones de los medios disponibles. a. Estrategias interventiva: Aquí se habla de; • • • La disposición motivacional de los recursos de la comunidad, Disposición del personal que los vea ejecutar. Equilibrio del poder así como la oposición y resistencia a los intervención y los apoyos sociales y comunitarios.

cambios sociales y personales a ejecutarse. b. Entrada en la comunidad: Contacto con la población. Es el establecimiento de la relación interventor y sistema social. c. Mantenimiento del programa donde se trata de asegurar la continuidad del programa. 5. Finalización y Evaluación de Resultados. Una vez cubierto los objetivos de la intervención o agotado el recurso planificado y presupuesto los programas se dará la finalización y se cesará la actuación externa y formal del personal con la estructura organizativa puesta en marcha para realizarlo. Se toma en cuenta: • o problemas. • Realizar algunas mediciones para constatar los efectos producidos. 6. Diseminación de la intervención Se refiere a la difusión efectiva de programas ya ejecutados y la publicación de estos en revistas más o menos especializadas. Aquí se determinará hasta que punto se han resulto la necesidades

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful