CUENTOS INFANTILES

El Cazador Kai (Cuento Wayuu) El león y el ratón El niño de la selva ( Cuento Yekuana ) El pastorcillo embustero El amo del asno El burro y el perro Fábula contra Antoniana Margarita La anciana y la niña La leona y la osa La piel del oso La zorra y la cigüeña La zorra y las uvas

EL cazador Kai (CUENTO WAYUU)
Un Wayúu de nombre Kai, que significa sol, salió muy temprano al monte a cazar para conseguirle comida a sus hijos y familiares. En su capotera llevaba una onda, un arco, flechas, piedritas, agua, comida, guayuco y una hamaca. Kai era un hombre muy fuerte para el trabajo y la caza. Llegó al monte y sacó el arco y los flechas. Se preparó escondiéndose detrás de los árboles y apuntó a un conejo. Entonces ¡le lanzó la flecha por un costado!. Kai se alegró de haber sido muy afortunado. Kai continuó esperando que se acercara otro animal, después de haber esperado muchas horas y haber comido algo, de pronto ¡inesperadamente apareció un joven venado! le disparó una piedra con la onda y se la pegó en la cabeza. El animal temblaba de dolor y kai al acercarse y verlo así, se puso triste, lo agarró por las patas y se lo montó en el hombro. Entonces caminó y corrió, corrió y caminó para llevarlo a su casa. Cuando llegó lo bajó y lo curó para que mejorara. El venado se mejoró y Kai de nuevo lo llevó al monte para que se encontrara con los otros animales El venado saltando y saltando se fue por esos montes muy contento, cual no sería la sorpresa, cuando de pronto, entre los árboles, apareció la madre del joven venado desesperado y contenta por ver de nuevo a su hijo. Suministrado por: Dra. Nelly Arvelo. Antropóloga. IVIC.

El león y el ratón
Una tarde muy calurosa, un león dormitaba en una cueva fria y oscura. Estaba a punto de doimirse del todo cuando un ratón se puso a corretear sobre su hocico. Con un rugido iracundo, el león levantó su pata y aplastó al ratón contra el suelo. -¿Cómo te atreves a despertarme? Gruñó. Te voy a espachurrar. Oh, por favor, por favor, perdóname la vida chilló el ratón atemorizado. Prometo ayudarle algún día si me deja marchar.

-¿Quieres tomarme el pelo? Dijo el Leon; -¿Cómo podría un ratoncillo como tú ayudar a un león grande y fuerte como yo? Se echó a reir con ganas. Se reía tanto que un descuído deslizó su pata y el ratón escapó. Unos días más tarde el león salió de caza por la jungla. Estaba justamente pensando en su próxima comida cuando tropezó con una cuerda estirada en medio del sendero. Una red enorme se abatió sobre él y pese a toda SU fuerza, no consiguió liberarse. Cuanto más, se removía y se revolvia, más se enredaba y más se tensaba la red en torno a él. El león empezó a rugir tan fuerte que todos los animales le oían, pues sus rugidos llegaban hasta los mismos confines de la jungla. Uno de esos animales era el ratoncillo, que se encontraba royendo un grano de maíz. Soltó inmediatamente el grano y corrió hasta el león. -Oh, poderoso león -chilló- Si me hicieras el favor de quedarte quieto un ratito podria ayudarte a escapar. El león se sentia ya tan exhausto que permaneció tumbado mirando como el ratón roía las cuerdas de la red. Apenas podia creerlo cuando, al cabo de un rato, se dió cuenta que estaba libre. Me salvaste la vida, ratoncillo dijo. Nunca volveré a burlarme de las promesas hechas por los amigos pequeños.

Somos fuertes pero a veces uno de los nuestros se enferma. Su armazón de madera elevada con sabiduría nos enseña de padres a hijos el mundo de nuestros antepasados. Y las dos vigas esbeltas y Fuertes que sostienen el techo las llamamos la Vía Láctea que ilumina el cielo nocturno. El palo central es el soporte del firmamento.Yo soy el niño de la selva Yo soy el niño de la selva de los que orgullosos se llaman Yekuana. Porque somos dueños de los grandes ríosy de los raudales del Orinoco que nuestros padres desde hace muchos siglos navegan en sus intrépidas curiaras cortadas en el tronco de un árbol que se abre lento al compás paciente y obstinado de las hachas de hierro y del fuego voraz. Cuando sea grande orgulloso me reuniré con mis amigos en el recinto central de nuestra morada común donde nuestras madres y hermanas en silencio nos sirven las comidas y las bebidas porque ese espacio es sólo nuestro. Ahora escúchame te voy a contar la historia de nuestra vida Nuestro Pueblo es una inmensa casa redonda y erguida en el medio del Mundo con el techo tensado al cielo. . Entonces el hombre sabio iniciado duramente en la soledad y el ayuno se sienta en su banco-tigre y con sus cantos y la maraca sagrada invoca a Wanadiel que creó el universo donde vivían solos los Yekuana.

En silencio escuchamos a nuestros padres y a nuestros abuelos que cuentan las historias de antaño. Entonces la serpiente de agua Kurene acudió astuta y valiente Porque de veras nuestro miedo era muy grande. Empuñando su Cerbatana untó los dardos con curare ese veneno mortal que Compramos a nuestros vecinos Piaroa.cura por fin el mal chupando la piedra que enfermaba Pasamos las largas noches mecidos por el apacible vaivén de nuestros chinchorros.En la casa redonda el hombre de espalda contra el poste central -la larga escalera que lleva al cielo. Cuando vio a las Dinoshi disparó velozmente sus flechas y atravesó las águilas de parte a parte. de nuestra tribu. En el comienzo de los tiempos cuando nuestro único alimento era la tierrael mono Kushu supo que los habitantes del cielo cultivaban la planta de yuca. Hace mucho tiempo hubo dos águilas enormes llamadas Dinoshi que devoraban a todos los que vivían en nuestra tierra. En su vuelo de muerte por el cielo ensangrentado las rapaces dejaron un surco de plumas que se fueron al garete de las . Sabiendo como nos acuciaba el hambre voló hacia el cielo supremo donde descubrió el claro fecundo Hurtó sigilosamente la más bella de las matas de yuca la escondió debajo de sus uñas negras y atravesó los cielos inferiores hacia la tierra donde sembró la raíz celeste Desde ese día nos saciamos con los frutos generosos que nos da ese Arbol de Vida que sólo pueden sembrar nuestras madres quienes llevan en ellas la vida.

.bebiendo dos . A veces el pueblo entero se interna en la selva a buscar troncos venenosos que trituramos y arrojamos al agua Entonces los peces grandes y pequeños empiezan a flotar sobre la corriente asfixiados y tiesos. Conocemos los secretos de los ríos donde nos gusta nadar llevados como hojas traviesas o contra la corrientea ras del lecho de rocas.cantando . Así cuentan los que saben Cuando nuestros padres regresan de comercios lejanos o cuando nuestro pueblo termina la construcción de la casa redonda festejamos nuestra alegría bailando .tres .cuatro días sin parar hasta vaciar las curiaras que nuestras madres han llenado de bebida fermentada Adornados de nuestros mas bellos collares de perlas y nuestros guayucos escarlatas la cara y el cuerpo pintados con onoto entramos en la ronda al son de las trompetas las maracas y los tambores y bailamos y giramos en la noche pálida de la selva harta de sueño y silencio.nubes. El cortejo emplumado se posó al fin en nuestra tierra y se transformó en kurata Con esta misma madera fabricamos desde ese entonces las finas cerbatanas con las que nos acercamos a nuestras presas desprevenidas que cantan y cacarean al amanecer. Conocemos el curso lejano de nuestros ríos y hasta el número infinito de sus meandros esta grabado en nuestra memoriaque no tiene libros ni escritura.

El arco iris de las orquídeas colgadas de los árboles a lo largo del río se refleja gracioso en el agua furtiva. arco y flechas y redes.Todos juntos volvemos al pueblo Alegres y el estómago pesado de hambre. Poco a poco se vuelve a poblar el río. . empezando por los cangrejos descarados que siempre escapan de nuestra pesca venenosa Yo y mis compañeros de edad a menudo vamos a cazar y pescar con cerbatana. Y grandes mariposas color de cielo parten a tajos el espacio susurrante de la selva que a veces se despierta sobresaltada por el llamado estrepitoso que lanza una pareja de guacamayas i nseparables. Suministrado por: Dra. Nelly Arvelo. IVIC. La selva que rodea a nuestro pueblo nos recibe con los aleteos de los frágiles picaflores. Antropóloga.

oyeron gritar: . estaba en peligro. Al día siguiente. ja! Aquí no hay ningún lobo. muy divertido. No había duda: el pastorcillo que cuidaba de las ovejas allá arriba. al oír la llamada levantaron la cabeza y puestas las manos en el mango de las layas. Ustedes podrán imaginar cuánto se enfurecieron los campesinos. -¡Socorro. que trabajaban en los campos. Pero éste. -¡Pronto! -dijo el campesino más viejo-. pero se limitaron a regañar al chiquillo. donde se apacentaban cada día los corderos del pueblo. contestó: -¡Ja. mientras trabajaban. ja! ¡Los he engañado! Era una broma y han caído !Ja. el lobo! -gritó de nuevo la voz. Si es un lobo tenemos que matarlo. Las ovejas eran la única riqueza del pueblo y sería un verdadero desastre que el lobo las despedazara. Llegaron sin aliento y rodearon el bosque para evitar que huyese la fiera. Los campesinos. miraron en torno. -¡Tomemos las horcas ! Y todos corrieron hacia el monte.El pastorcillo embustero -¡El lobo! ¡El lobo! ¡Corran. -¿Donde está el lobo? -preguntaron al pastorclllo. cerca de los bosques. corramos a ayudar al chico. pronto! La excitada voz llegaba de to alto de la colina.

Pero el pastorcillo. . "El chico tiene todavía ganas de bromear". -No -dijo otro-. Regresaron al valle más enfurecidos que nunca. -¡Socorro! -grito asustadísimo-. ¿y si fuese de verdad el lobo ? Y los campesinos echaron a correr de nuevo en ayuda del pastorcillo. mientras se reía divertido. Quiere hacernos correr otra vez para nada. pero no hicieron caso y no se movieron siquiera. vio aparecer de pronto entre los matorrales el amenazador hocico de un lobo. Así fue como el lobo hizo una carnicería entre las ovejas. Pero. pero al llegar al monte vieron que se estaba riendo a carcajadas burlándose otra vez de ellos. ¡Socorro. pensaron.-¡Socorro. -Es posible. El chiquillo se puso a temblar de miedo. ¿Sería posible que se burlara de nuevo de ellos? -¿Será verdad? -preguntó uno de los campesinos. el lobo! Los campesinos lo oyeron. Esta vez era un lobo de verdad. FIN . el lobo! ¡ Socorro! Era otra vez el pastorcillo. mientras el pastorcillo embustero huía aterrorizado.

pretendia que le quisiera. sino que ni siquiera le daba la comida necesaria y encima. .El amo del asno El asno estaba cansado de trabajar. Durante todo el día se veía obligado a llevar grandes pesos y su viejo amo no sólo lo trataba mal.

Habían segado el heno. nuestro amigo se puso a comer diligentemente la hierba del prado. -¿Por qué he de ir? -replicó el asno-. había salido del campo y se alejaba corriendo. -Ven. por prudencia. . Mira cuanta hierba fresca ! ¡ Aquí puedes comer to que quieras ! Y como el asno no se decidía a entrar en el campo. Le parecía mentira que de repente el viejo se hubiese vuelto tan generoso y estaba tan contento. o la cosa acabará mal! Pero el asno no se movió y siguió comiendo.Un día. volviéndose a mirar al campesino que llegaba. huye. Si comes aquí me ahorrarás el heno en la cuadra. Y ese día cambió de amo. enfurecidísimo. De manera que si quieres huir.Vamos. come'. Yo me quedo aquí comiendo. pero todavía quedaba un prado con la hierba alta yperfumada -Detengámonos aquí -dijo el viejo. pues. ¿Qué daño puede hacerme ese campesino? ¿Acaso me golpeará más que tú? ¿Me obligará a trabajar más de lo que he trabajado para ti? Y. Entra! Así. Sé que he de seguir llevando cargas toda la vida. pasaba por el campo siguiendo un sendero solitario. que. Pero en el mejor momento llegó el amo del prado. que iba sentado en su grupa-. continuó: -Me da to mismo trabajar para un amo o para otro. -Huyamos -dijo el viejo-. Gritaba y blandía un garrote amenazando con dar una buena lección a aquellos ladrones que le robaban la hierba. que comenzó a rebuznar. de prisa! -insistió el viejo. Esta hierba no me cuesta nada. to animó -. FIN .

se fue alejando del sendero y penetrando en la espesura. El burro llevaba. o fuese porque empezó a sentir cierto malestar en el estómago. como si quisiera descubrir quién sabe qué cosa. El burro se puso a mordisquear al borde del sendero. se tumbó en la yerba. -Basta por ahora -continuó el hombrecillo dirigiéndose al burro y al perro-. Inclínate. A Leal le sentó muy mal esta respuesta. pero los grandes arboles proyectaban en el suelo anchas.El burro y el perro -¡Uf! ¡Qué calor hace hoy! -exclamó el hombrecillo quitándose el sombrero y enjugándose el sudor. ¡Déjame que tome un trozo de pan del cesto! El burro volvió despacio la cabeza y sin dejar de masticar. en efecto. moviendo la cola. junto a un gran matorral. te hablo a ti! -insistió Leal-. que quiero tomar un trozo de pan. repuso -¿Por qué he de hacer to que dices? Malditas las ganas que tengo de molestarme por ti. por favor. ¡Voy a echar un sueñecito a la sombra!. al cabo de un rato. en busca de cardos. Apáñate como puedas. yo también tengo hambre. amigo. bostezando. dijo a su compañero -Oye. manchas de sombra. en el lomo dos grandes cestos con pan. corriendo de un matojo a otro. Nos detendremos aquí para descansar. -¡Eh. La yerba era buena. Y. pero le gustaban mucho más los cardos. se puso a perseguir a una mariposa por entre la yerba. y como allí no había ninguno. Realmente no podía comer hierba para calmar el hambre. . El bosque no era espeso. . El burro se detuvo en el sendero y Leal. Fuera porque viese comer al burro. que tenían grandes y suculentas flores. Leal to seguía olfateando el terreno. Pero fingió no oír y continuó comiendo sus cardos. Acaso fuera mejor volver junto al amo. Tengo hambre. lentamente.

Se disponía a hacerlo cuando. Pero recordó cuán descortés había sido su compañero para con él. espantado. y quiso darle una lección. El lobo ! Por caridad. y su primer pensamiento fue el de lanzarse contra el lobo para que pudiese huir el burro. el burro. les llegó un aullido -¡El lobo! -exclamó. con los ojos desorbitados-. -¿Por qué he de correr un riesgo por ti? -le dijo-. amigo. desde los matorrales. dejando al burro que se enfrentara solo con el lobo. FIN . Leal era bueno. ¿Acaso me ayudaste hace un momento? ¡No! Apáñate tú ahora. Y dicho esto se fue. ayúdame.

Francisco Sosa. En este libro el filosofo expone por primera vez su tesis que los animales son irracionales. publico un libro que titulo con el nombre de sus padres "Antoniana Margarita ". En homenaje al Licenciado Pereyra. Se ruega para que traduzcan el segundo libro en homenaje al gran sabio e ilustre desconocido. Su nombre de pila era igual al de su abuelo Gomez Garcia Pereyra. Dos años despues de salir Antoniana Margarita. Ademas Maese el Sabio Buho. reina del oceano y el condor rey de los aires. Dice tambien que el alma del hombre es inmortal. Maese Zorro Sagaz. A pesar de la importancia de sus principios el Lic Pereyra es un completo desconocido.Fábula contra Antoniana Margarita Había una vez hace quinientos años un sabio medico y filosofo Hispano llamado el Licenciado Gomez Pereyra. Maese Simio fue elegido secretario dl Congreso. Maese Elefante . algo que hoy en dia es comun y corriente. En "Antoniana Margarita" y en el segundo libro "Verdadera Nueva Medicina" publicado cuatro años despues. Se eligieron maese Simio y otros siete animales" El leon rey de la tierra. un sistema utilizado para encontrar la verdad por medio de experimentos. Solo ahora que se cumplen 500 años de su nacimiento los Gallegos han traducido el primer libro al Español. el Lic. Pereyra ante la corte de Jupiter. escribio una fabula titulada "Endecalogo contra la Antoniana Margarita" (1556). Sus padres eran Antonio Pereyra y Margarita de Medina. La primera edicion o "edicion principe" fue publicada en 1554 cuando el Lic Pereyra tenia 54 años. Despues de treinta años de meditar y escribir. Dice el Dr. Sosa que todos los animales se reunieron en una asamblea. Pidio a la concurrencia la eleccion de una junta de representantes para ir a acusar al Lic. La ballena. queremos dedicar unas lineas para hacer conocer y divulgar esta fabula. Pereyra sienta por primera vez las bases del metodo Cientifico. otro medico del mismo pueblito llamado el Dr.

Cuando llego al Olimpo. Maese Croc solicito una audiencia en la Corte de Jupiter y se encamino hacia el Monte Olimpo a demandar al Lic Pereyra por haber desposeido de la razon a los animales. Jupiter declaro culpable al libro del Lic Gomez Pereyra y lo condeno a retornar a los infiernos de donde habia salido.Memoria y Maese Cocodrilo a quien le gustaba que lo llamasen Maese Croc. pero Maese Croc se dirigio a la multitud congregada y dijo: ' En mi condicion de animal anfibio. Jupiter decidio mandar a Mercurio a la tierra para investigar el caso y tomar declaraciones. Mercurio regreso al Olimpo y presento su informe al dios tonante. Jupiter. Jupiter mando a su mensajero Mercurio a recibirlo y hacerlo entrar a la sala de Justicia. Sin citar al autor de libro para su defensa. se refiere a los once personajes: ocho animales. El Lic Pereyra apelo ante la corte y dijo que "esperaba que en el Olimpo lo entendieran por que en la tierra nadie lo comprendia" y Colorin colorado el cuento se ha terminado. Maese Croc pidio ademas que se publicara la sentencia en todas partes del mundo por donde se habia distribuido el libro. Mercurio vino a la tierra y encontro a Momo quien declaro que efectivamente conocia al Lic Pereyra y que habia leido el libro titulado con el nombre de sus padres. El nombre de Endecalogo que le puso el Dr Sosa. Maese Buho se ofrecio para actuar como fiscal del caso. terrestre y oviparo debo ser elegido como acusador y si el Buho sigue insistiendo me lo engullire de un solo bocado". Ante tan efusiva declaracion del odioso rabula y ante semejantes perspectivas. Despues de leer la acusacion. . Mercurio y Momo. acuatico. y Maese Croc fue elegido por unanimidad. Es Dr Jaime G Gomez fiel copia. Resolvio consultar con los miembros de la junta y elaboraron el memorial de agravios. Decia en el Siglo XVI que los animales son seres irracionales.

FL. USA .

Me han enviado para ver qué puedo hacer por ti. Acodada en la ventana se quedaba hasta tardísimo suspirando por esa vida. una niña vivía encerrada en su cuarto imaginándose lo bien que lo pasaría en una de esas fiestas que hacían los adultos. Después de pasar varias noches en eso se le ocurrió que debía pedirle su deseo a cada una de las estrellas que había en el firmamento pues sólo una debía ser la estrella correcta. Quería bailar. había olvidado sus muñecas y no le interesaban los cuentos y las cosas de niños. La niña dudaba. Su deseo siempre era el mismo: que todas las noches pudiera ir a una gran fiesta. hasta había en su mano una varita cuya punta brillaba con una débil luz. -Sé bien cual es tu deseo -dijo el hada-. Sinceramente no creía que un hada tan vieja pudiera . Quería ser grande y disfrutar de todas esas diversiones de los mayores. después de pasar horas mirando unas revistas de su mamá donde aparecían fotografías de fiestas espléndidas de la alta sociedad. decidió pedirle un deseo a una de esas hadas madrinas que andan deambulando por allí sin hacer nada. Un día. Ya no le gustaba jugar con sus amiguitos. Sin embargo la viejita llevaba toda la indumentaria de las hadas. ¡No hay hadas viejas! -pensó. Al principio la niña creyó que era una impostora. conocer muchos jóvenes. Esa vez nada pasó pero cada noche miraba el cielo y rogaba a ver si uno de esos seres mágicos se detenía a escuchar sus pensamientos. Así pasó horas recostada en su cama hasta que al fin cuando ya entraba al mundo de los sueños se le apareció una anciana. Sólo una estrella llamaría la atención de algún hada mágica. divertirse de la misma manera que lo hacían los adultos. Desde hace tiempo que nos has atormentado con tus constantes demandas. reír. no hace mucho tiempo.La anciana y la niña En estos días.

bailó toda la noche entre las luces multicolores del extenso jardín. bailó. Era muy joven ¿qué importaban diez años si tenía toda la vida por delante? Además. Ella. La pobre anciana daba lástima. por cada noche que pases en una fiesta diez años de tu vida perderás y esos diez años serán míosadvirtió. . hazlo! -insistió la niña. si.ayudarla. Muchos jóvenes galantes la requerían para bailar y charlar. -No... De inmediato se vio en medio de una mansión inmensa. Había muchas personas. Su espalda apenas si podía soportar su propio peso. Al menos inténtalo. -Si sabes que es lo que quiero ¿para qué tengo que decírtelo? Concédeme el deseo y ya. entre todas. -Está bien. no. -Crees que no puedo -afirmó la anciana con voz temblorosa pero mirándola fijamente. destacaba por su atuendo de finísimas telas y por la increíble belleza de las joyas que la adornaban. de todos modos ya estoy aquí. Largas arrugas cruzaban su rostro. donde se llene de alegría mi vida! -Sólo puedo ayudarte por esta noche. -Si.Ah! casi se me olvida.contestó la niña malcriada. que tu misma boca diga lo que deseas. No sé si así te conviene. Alzó la varita con dificultad para tocar la frente de la niña pero de repente se detuvo.no me importa lo que cueste. -repuso el hada. no.dijo el hada. Y bailó. Si mañana quieres ir nuevamente a otra fiesta llámame y volveré. De inmediato la niña respondió: -¡Quiero ir a una fiesta todas las noches! ¡Que sean fiestas espléndidas. deseaba con toda su alma ir a una gran fiesta.exclamó la niña emocionada. -¡Hazlo.para que se cumpla el deseo es necesario que pronuncies las palabras. Caballeros distinguidos y educados. La niña pensó un momento. donde pueda conocer mucha gente. su deseo de ir a la fiesta era superior a cualquier otra cosa. Se sentía como una princesa de esos cuentos que hacía tiempo había dejado de leer. damas bellas y elegantes.

bailó tanto.Al amanecer se halló en su cama de siempre. cuando se miró en el espejo notó que ya no era una niña sino una joven. En ese momento la joven se dio cuenta de que el hada ya no era una anciana sino una señora un poco mayor. casi una mujer. mientras que el hada se había convertido en una joven hermosa y radiante. Despertó con una sonrisa en los labios. Con ansiedad esperó la llegada de la noche. Esa noche fijó su mirada en la estrella secreta con la intención de pedir nuevamente el deseo. cuando dormía sintió una mano sobre el hombro. quiero! Y la joven volvió a otra fiesta. no se sentía agotada. -¡Quiero ir de nuevo a una fiesta! -exclamó-. Sólo mucho más tarde. pero nada pasó. Entonces se arrepintió de haber entregado su vida tan rápido. -De acuerdo -respondió el hada. tanto que cayó rendida en medio del salón y no supo más de sí. -¡No me importa. Al poco tiempo se le apareció el hada sin que ella la hubiera llamado. Pero. llena de vida. ¡Cómo se había divertido en aquella fiesta exquisita! Sin embargo. Lo mismo sucedió la noche siguiente y la siguiente y la siguiente. Cuando despertó al día siguiente ya era toda una mujer.pero recuerda que te costará otros diez años de tu vida. Y se durmió llorando inconsolable en su cama. Una fiesta mucho mejor que la de la noche anterior.además se cansaba muy pronto. Y pidió el mismo deseo al hada aunque le costara diez años más. Estaba tan fea y arrugada que nadie quería bailar con ella. Era el hada. Allí se divirtió tanto. La joven se levantó rápidamente. al contrario sus deseos de ir a otra fiesta todavía más maravillosa eran incontrolables. quiero ir a otra fiesta aun más extraordinaria que la de anoche! ¡Quiero. . -¿Por qué lloras? ¿No te he concedido los deseos que con tanta insistencia y afán me has requerido? Tuviste todo lo que ansiabas. Pero la ancianita que días atrás había sido una niña no deseaba ir a ninguna fiesta. Y ya la niña era casi una anciana.

He perdido todo. El hada la miró con ojos compasivos y tomándole las manos le dijo: -Has ganado más que todo el oro del mundo. Ahora sabes. que el tesoro más valioso de todos es ser niño porque cada día los niños se inventan una nueva fiesta en su propio corazón. Ahora esos momentos pasaron y sólo me quedan recuerdos que me ponen triste. -Lloro porque he perdido toda mi vida por una pocas noches de diversión. Y la niña comprendió. querida niña. José Cruz Profesor de Literatura.Fiestas que todo mortal envidiaría fueron para ti. UPEL-IPC .

salió de su escondrijo y no encontró al leoncito. y ya podéis imaginar su desesperación cuando. avispado y robusto. Todos los animales se escondieron o huyeron muy lejos. porque ella le habría enseñado cómo se capturan los cachorros de los demás animales para procurarse buena comida. la leona tuvo un leoncito.La leona y la osa En el bosque vivía una leona muy feroz. Cuando estaba hambrienta -y esto sucedía a diario. pasado el peligro. Una triste mañana de verano llegaron al bosque los cazadores. Un día. -¿ Habéis visto a mi hijo ? -preguntaba sin descanso a los animales que encontraba. su madre se sentía orgullosa de él y. Era el terror de todos los animales. . Crecería. La fama de su ferocidad se había extendido por todas partes. y los animales que tenían cachorros en el bosque temblaban sólo de pensar que la leona pudiera presentarse en aquellos lugares.hacía numerosos proyectos para su hijo. En la prisa por huir.prefería matar los cachorros de los otros animales. Era un hermoso cachorro. llegaría a ser un león temido y respetado por todos. Le parecía que su carne era mas tierna y más sabrosa. perdió de vista a su cachorro. y también la leona buscó refugio en to más espeso del bosque.

Además.Crees que sus padres no han sufrido cuando tú matastes a sus hijos? Y. no van por ahí lamentándose. Es mas.respondió.Desdichada de mi! No encontró a ningún animal dispuesto a consolarla. -Entonces.. . Pronto se supo que su hijo había sido capturado por los hombres. Entonces la leona se puso a recorrer el bosque de un lado para otro lamentándose con grandes gritos. ¿Crees acaso que los cachorros que devoras no tienen padre ni madre? -No. era posible que 1o hubiesen matado. sin embargo. FIN . No to he visto. Aprende tú ahora a sufrir también en silencio. por el camino se tropezó con una osa que le dijo -¿Por qué to lamentas?.¡Mi pobre leoncito ! . . la leona. -concluyó la osa-. -.Ay de mi! ¡Qué desgraciada soy! -les decía a todos para que la compadecieran-.. también ellos tienen padres . tras una breve reflexión.-Yo no -le respondían todos-.

oyeron un sordo estruendo y se encontraron ante la espantosa mole del oso.La piel del oso Hacía ya algún tiempo que un oso muy grande se dejaba ver en el bosque. se alejó. los dos amigos empezaron a perder el ánimo. Pero a medida que se adentraban por entre los árboles. El otro. matando al animal. le olio la cabeza y luego. Será mejor que nos pagues en seguida. experimentaron tal terror. se dejó caer en el suelo y se fingió muerto. -De acuerdo. de pronto. Dicho y hecho. . que soltaron las arenas y trataron de ponerse a salvo. El oso. que era menos feroz de cuanto se había dicho. porque esta noche to traeremos la piel del animal. En las carreteras y en los caminos solo se hablaba del oso. seguidos por las miradas de admiración de todos los habitantes de la aldea. le dio la vuelta con una zarpa. Sintieron algo muy parecido al miedo.. Estaban tan seguros de conseguirlo en el primer intento. que cuantos tenían la desgracia de encontrarse con él huían aterrorizados a la aldea. Uno se encaramó a un árbol. Dos amigos cazadores que se vanagloriaban de haber matado leones y panteras. El peletero compró la piel del oso y los dos cazadores se fueron en busca de carabinas y cuchillos. tapándose la cara para no verlo. Y cuando. Luego se dirigieron al bosque. que fueron a ver a un peletero amigo suyo y le preguntaron -¿ Cuánto nos das por la piel del oso? -Les doy tanto. no sabiendo qué hacer.. to olfateó. se comentaba su crueldad y se calculaba el número de ovejas que podia matar en una noche. sin causarle el menor rasguño. decidieron que había llegado el momento de demostrar su valor a sus conciudadanos. Era tan espantoso.

Ya pasado el peligro. el cazador que estaba en el árbol bajó muy agitado y le dijo a su compañero -¡Ha sido estupendo cómo echaste al oso ! Pero vi que te decía algo al oído. ¿Qué to dijo? -Me ha dicho que nunca se debe vender la piel de un oso antes de matarlo. FIN .

no podía sorber del plato aquel alimento líquido! Y así. pase. El caldo despedía un olorcillo realmente delicioso. pero hoy no tengo mucho apetito. es riquísimo -repuso la cigüeña-. He preparado un caldo que es una delicia. A la hora fijada. éste es su sitio. vio que la cigüeña tenía preparado un . Bien sabía ella que la cigüeña con su largo pico.. ¿No le gusta? ¡Es caldo de carne! Y reía bajo sus bigotes. -Sí. mientras la zorra se tomaba ávidamente su pane. La zorra aceptó. No imaginaba que la cigüeña quería devolverle la burla.. Discúlpeme usted. porque lo había puesto adrede en el plato llano. Pero ¿quiere usted comer mañana en mi casa? Así podré corresponder . - ¡Tómeselo! -le invitaba la zorra-. Cuando llegó a su casa. -Pase. a pesar de los esfuerzos y contorsiones que hizo para intentar beberse el caldo. Siéntese. pero la zorra to había servido en un plato muy llano. señora cigüeña -dijo al verla-. Un día la invitó a comer a su casa. la cigüeña se presentó a la zorra.La zorra y la cigüeña Una zorra se había hecho amiga de una cigüeña. la cigüeña se quedó con la boca seca.

la zorra. saboreándolo con gusto. la paga". Así mientras el pájaro. una vocecita interior le decía: "El que la hace. no logrando introducir el hocico en el recipiente. tuvo que renunciar a comer. Y de regreso a su casa. pero to había servido en dos jarros de cuello largo y estrecho.buen guiso de pescado. FIN . tomaba la comida del fondo del jarro. gracias a su largo pico.

De nuevo tomó carrera y volvió a saltar: ¡nada! Probó otra vez a insistió en la prueba. y había que contentarse con to que el bosque ofrecía: ratones. la zorra hubiese preferido comerse alguna buena gallinita de tiernos huesecitos. ranas y algún lirón.. me sentará bien un poco de fruta. y la zorra que vivía en una madriguera del bosque.." Tomó carrera y saltó abriendo la boca. El caso es que una mañana la zorra se despertó con cierta sequedad en la garganta y con un vivo deseo de comer algo refrescante distinto de su acostumbrada comida. "¡Que extraño! -rezongó el animal-. Sin embargo. Hoy quiero cambiar. Y llegaba hasta ella un rico olorcillo de uva moscatel. que eran muy gordos en aquella época del año. A decir verdad. De un buen salto los alcanzaré." Y se dirigió hacia la parra cuyo aroma había percibido. pero hacia tiempo que el guardián del gallinero era un perrazo poco recomendable. la zorra se convenció de que era inútil repetir el intento. y también un poco tontos. un buen racimo de uvas. no creí que estuvieran tan altos.La zorra y las uvas Era otoño. Apretados racimos colgaban de ella. pero las uvas parecían cada vez más altas. la zorra no se desanimó. Jadeando por el esfuerzo. . ¡qué va! Llegó a un palmo del racimo: el salto se le quedó corto. Después de tanta carne de ratón. Había muchos. Pero. "Bueno -dijo para sí la zorra-. Los racimos estaban a demasiada altura para poder alcanzarlos de un salto. Por ejemplo. porque se dejaban cazar con facilidad. cada noche se atracaba de ratones. pero.

Por eso no quiero tomarlas. Pero al punto halló to que creyó una salida airosa -¿Sabes? -dijo. Las uvas verdes no son un plato apropiado para quien tiene tan buen paladar como yo. pero veo que aún están verdes. y se disponía a regresar al bosque.Se resignó. Y se fue arrogante. cuando se dio cuenta de que desde una rama cercana un pajarillo había observado toda la escena. la señora zorra. FIN El Castillo Misterioso . a renunciar a las uvas. me avisaron de que estaban maduras. mientras el pajarillo movía la cabeza divertido. no había conseguido apoderarse de to que le gustaba. pues. segura de haber quedado dignamente. dirigiéndose al pajarillo-. ¡Qué ridículo papel estuvo haciendo! Precisamente ella.

. . No es miedo lo que tengo.... . no sé qué decirte. Y se puso a temblar.. . Conejito! ¿Será verdad lo que asegura ese letrero? Porque en este caso.Caramba. Cada uno. Yo he leído que eso de los fantasmas es mentira. yo? Verás.. deja de temblar.... ? ... porque tenían decidido quedarse a vivir en su flamante castillo. llevaba el correspondiente equipaje... . no seré yo ni tampoco mi maleta. ¡Pues. Conejito. habían heredado un hermoso castillo. para ti.Ea. Vamos....?) . a ti . y este. llegaron un buen día a las puertas del hermoso edificio. tan contentos.. ¡Oh! Pero se reía el Conejito: Lo que te ocurre es. quienes pasemos adelante. Ese. ¡AUXILIO!. Es que lo de los fantasmas me parece que es verdad.... que al cerrar tú mismo la puerta. Me están dando ganas de marcharme. vio de pronto un letrero que le dejó atemorizado. has dejado en ella aprisionada la bufanda.. porque ya es hora de que merendemos. que ya me están sujetando por detrás. por este motivo. para mi. (¿Eeehh ..¿Qué estas diciendo? Lo que te ocurre es que eres un pobre miedoso. porque. Chanchete. esto es más grave.Chanchete y Conejito. Seguramente que lo será. Chanchete.Amigo Conejito: nunca me han gustado los fantasmas. Verás lo ricamente que vamos a vivir en nuestro castillo. -¿Miedoso. ¿Y... a poner la mesa.

Porque después. el fantasma! ¡Si.Conejito.. Pero estoy por apostar que en el plato has dejado mi merienda y ha desaparecido en un solo instante que he vuelto la cabeza. El fantasma. ¿Dónde está tu amigo? El Conejito. ¿Eh? ¿Pero qué es esto? ¡Ah! ¡Oh! ¡Uf! ¿Se puede saber de donde llueven bofetadas a diestro y siniestro? ¡Ay. vais a tener que abandonar el castillo antes de que me enfade. no me haga daño. ay! ¡Debe ser un gigante horroroso.. -¡Es lo mejor que puedes hacer! Ahora. no me digas que veo visiones. ya será demasiado tarde. amigo Conejito! Porque tiene los brazos como un kilómetro de largo y parecen las aspas de un molino.. Conejito. si no queréis morir de miedo. ¡Eso mismo acaba de ocurrir con la mía! -¡Ay! -gimió Chanchete ¡Son los fantasmas! ¡Bah! Esas son tonterías . -¡Zambomba! -exclamó Conejito. señor fantasma! Yo soy Chanchete y le aseguro que no tengo ganas de meterme en sus asuntos. amigo mío. le preguntó: -Oye: ¿no te parece que huele a chamusquina? . se había colocado detrás del fantasma y con una cerilla le estaba prendiendo fuego a la sábana con que se cubría. a todo esto. Y la tela empezó a arder. ¡El fantasma. señores. seguía hablando con Chanchete y de repente. Cuentos de viejas. ¡Brrrr! -¡Por favor.. Soy el fantasma de este castillo y vivo en él desde hace dos mil años. sí!. muy astuto. créame.

¡Socorro . ¡¡Paso!! ¡Paso libre! ¡Que voy a arrojarme de cabeza al pozo para apagar las llamas! ¡VOY! Chanchete y Conejito se reían. Pero la astucia de Conejito lo descubrió todo. mientras el fantasma (que no era tal fantasma) se tiraba en el pozo por miedo al fuego.. así. Chanchete y Conejito se quedaron a vivir muy tranquilos.. Los fantasmas no existen. que deseaba atemorizar a los legítimos dueños para que abandonaran éstos la propiedad. ! Así gritó el fantasma misterioso. al observarse envuelto entre la sábana encendida. el Lobo se quedaría como amo absoluto.. queridos niños. FIN Ricitos de Oro . Y el malvado Lobo tuvo que salir del castillo y. Era un Lobo. Por eso no existía tampoco el del castillo. en cambio.

otra. Pero era muy ancha. que Ricitos de Oro se quedó dormida. mediano. grande. El otro. ¡Uf! ¡Está muy caliente! Después. Uno. Otro.Una tarde. era un Osito pequeño y usaba gorrito: un gorrito pequeñín. otro. toda. Entonces. El Oso grande. y otra silla era pequeñita. porque era la madre. pequeñito. Y vio una mesa. . pero se dejó caer con tanta fuerza. fue a sentarse en la silla mediana. había una cabaña muy linda. probó del tazón mediano. y otro. se sentó en la silla pequeña. Y empujó. y probó la leche del tazón mayor. porque era el padre. La puerta estaba abierta. ¡Uf! ¡Está muy caliente! Luego. y otra. y venían de dar su diario paseo por el bosque mientras se enfriaba la leche. se acostó en la cama mediana. llegaron los dueños de la casita. Después. se acerco paso a paso hasta la puerta de la casita. era mediana. que era una familia de Osos. era grande. Luego. y le supo tan rica que se la tomó toda. pero también le pereció dura. y usaba sombrero. Ricitos de Oro tenía hambre. pero la encontró muy dura. Uno de los Osos era muy grande. Una. y como Ricitos de Oro era una niña muy curiosa. que la rompió. era mediano y usaba cofia. gritó muy fuerte: -¡Alguien ha probado mi leche! El Oso mediano. La niña se acostó en la cama grande. Cerca de allí. gruñó un poco menos fuerte: -¡Alguien ha probado mi leche! El Osito pequeño dijo llorando con voz suave: se han tomado toda mi leche! Los tres Osos se miraron unos a otros y no sabían que pensar. se fue Ricitos de Oro al bosque y se puso a recoger flores. Ricitos de Oro fue a sentarse en la silla grande. otra silla era mediana. probó del tazón pequeñito. pequeñita. Había también en la casita tres sillas azules: una silla era grande. Estando dormida Ricitos de Oro. Encima de la mesa había tres tazones con leche y miel. pero esta era muy alta. Entró en un cuarto que tenía tres camas. Y ésta la encontró tan de su gusto. en la cama pequeña. Luego. se acostó.

vieron en ella a Ricitos de Oro.. que dio un brinco y salió de la cama Como estaba abierta una ventana de la casita. se asustó tanto. ¿Que ocurrió entonces?. FIN El gato con botas . El Oso grande grito muy fuerte: -¡Alguien ha tocado mi silla! El Oso mediano gruñó un poco menos fuerte. y el Osito pequeño dijo: -¡Alguien está durmiendo en mi cama! Se despertó entonces la niña.Pero el Osito pequeño lloraba tanto. salto` por ella Ricitos de Oro. Se levantaron de la mesa. y al ver a los tres Osos tan enfadados. Para conseguirlo. porque ahora iban a sentarse en las tres sillitas de color azul que tenían. le dijo que no hiciera caso. -¡Alguien ha tocado mi silla! El Osito pequeño dijo llorando con voz suave: se han sentado en mi silla y la han roto! Siguieron buscando por la casa. una para cada uno. El Oso grande dijo: -¡Alguien se ha acostado en mi cama! El Oso mediano dijo: -¡Alguien se ha acostado en mi cama! Al mirar la cama pequeñita. y entraron en el cuarto de dormir. que su papa quiso distraerle. y fueron a la salita donde estaban las sillas. y corrió sin parar por el bosque hasta que encontró el camino de su casa.

cuando el rey preguntara de quien eran aquellas tierras contestaran «del Marqués de Carabás». Siempre adelantándose a la carroza. Le invitaron a subir a la real carroza. llegó el gato al castillo de un gigante. ¿No? Gritó el gigante. y le proporcionaron un traje seco. Obedéceme y verás. FIN . dejó por herencia a su hijo tan solo un gato. -No te parezca que soy poca cosa. Venia la carroza del rey por el camino. y adelantándose el Gato por el camino. y fueron muy felices Todo este bienestar lo consiguieron gracias a la astucia del Gato con Botas. pidió a los segadores que. y gritó: -¡Socorro. y le dijo: -He oído que podréis convertiros en cualquier animal.Al morir un molinero. Igual dijo a los vendimiadores. muy bello y lujoso. -¿A que no eres capaz de convertirte en un ratón? ¿Cómo que no? Fíjate. -Se transformó en ratón y entonces ¡AUM! el Gato se lo comió de un bocado. ¡Bienvenidos al castillo de mi amo. -Entra en el río -ordenó el Gato con Botas a su amo. el Marqués de Carabás! Pase Su Majestad y la linda princesa a disfrutar del banquete que está preparado. -Pues convéncete. Pero éste dijo a su amo. Pero no lo creo. Y en un momento tomó el aspecto de un terrible león. y el rey quedó maravillado de lo que poseía su amigo el Marqués. y seguidamente salió tranquilo a esperar la carroza. El hijo del molinero y la princesa se casaron. ¡Se ahoga el Marqués de Carabás! El Rey y su hija mandaron a sus criados que sacaran del río al supuesto Marques de Carabás.

La construyó con hierba fresquita del campo. volara. pues esta era de cemento. se puso a cantar y a tocar la mandolina Poco duró su alegría. pero no pudo derribar la casa del tercer cerdito. Pero el malvado Lobo.. pero los cerditos se dieron cuenta y montaron una olla con bastante leña y fuego.. Y el pobre Cerdito huyó. Y me comeré a los tres cerditos. Hinchó los pulmones. El malvado lobo trató entonces de meterse por la chimenea. El primer Cerdito sin pensarlo mucho. Siguió adelante el malvado Lobo y descubrió otra casa. ¡Bah! Pensó el Lobo.En cuanto sople sobre ella. iFFFFFF! La frágil casita se deshizo. Era la que el tercero de los cerditos se acababa de construir. Y al contemplarla tan bella.Los 3 cerditos y el lobo Eran tres hermanos. mientras huía el Cerdito. El segundo Cerdito no hizo su casa de pala. iFFFFFF! Y toda la casita se desmoronó. que decidieron hacerse sus casas junto al bosque.. que vivía en el bosque. era muy envidioso Llegó cauteloso junto a la casita. hizo su casita de paja. El lobo sopló y sopló. . Tres lindos cerditos músicos. Se acercó a la casa el Lobo y sopló como la vez anterior. y sopló con fuerza.

Nuestros tres cerditos entonces bailaron. bueno. Unos médicos decían: Bueno. FIN El gatito Marramiau. con lo cual pagó sus muchas fechorías. La nata de la leche. Mil. pero los ratones se pusieron a bailar de contento.. Y se cayó desde el tejado al suelo. salchichas.. Entonces.. Fue tan grande la sorpresa de Marramiau. Las sardinas eran lo que más le gustaba. Siete libras de chorizos.. pues del feroz Lobo todos se salvaron. Y en efecto. Estaba el gatito Marramiau sentadito al sol en su tejado. tuvo que confesarse de las muchas cosas que había robado. ¿Sardinas? ¡Oh! Había perdido la cuenta. El golpe fue tan grande. malo. alguna que otra morcilla. poco más tarde. Marramiau estiró la pata y el rabo.. ¿sabéis que ocurrió? Pues que al olor de las sardinas Marramiau resucitó. que se iba a morir. Dos mil... el agua hirvió prontamente. tocino. que Marramiau se rompió las costillas. cuando le llevaron la agradable noticia de que iba a verse casado con una linda gatita rubia. Como Marramiau se iba a morir. y el malvado Lobo cayó en la caldera y murió abrasado. que resbalo.. Carne. Desde entonces dicen todos: ¡siete vidas tiene un gato! . le llevaron al hospital.. Enseguida.. Y la puntita del rabo. Los gatos vistieron de luto.En efecto. Y otros médicos decían: Malo. Fueron llegando los vecinos a ver por última vez al gatito Marramiau.

FIN .