Está en la página 1de 4

FASE DE DESCENSO EN EL PARTO

Le corresponde la dilatación del cuello del útero y descenso de


la cabeza del feto por el canal del parto.
LA FASE DE DESCENSO PROPIAMENTE, SE PRODUCE DESPUÈS DE LA
FASE ACTIVA , CUANDO SE ALCANZA EL 80% DE DILATACIÒN.
LA FASE DE TRANSICIÓN.
La fase de transición no se reconoce como tal en las guías de práctica
clínica. Algunos autores como Michel Odent identifican esta fase como la
que precede a la fase de expulsivo, a partir de los 7-8 cm y hasta los 10cm
(Odent n.d). En esa dilatación, el cérvix disminuye su resistencia,
las contracciones se hacen más intensas, frecuentes y duraderas y
aumenta la sensación de dolor. También en esta fase suele producirse la
ruptura de la bolsa amniótica (si no se ha roto anteriormente)
que intensifica aún más las contracciones y las sensaciones percibidas por
la mujer.
En estos momentos la mujer suele manifestar sentimientos de
incertidumbre, temor, desesperación o miedo que conllevan un aumento
de la adrenalina y la noradrenalina. Ambos neurotransmisores estimulan
los músculos para el esfuerzo final que supone el expulsivo.

El objetivo de esta fase es pasar de un cierto estado de pasividad muscular


provocado por las endorfinas, en el que puede haber pocas o ninguna
contracción, a la fase de expulsivo en la que necesitará la activación del
cuerpo y mucha energía muscular
En esta fase, la cabecita de la criatura suele ejercer presión sobre la
parte superior del recto, el sacro y la pared vaginal. Esta presión puede
provocar el reflejo de pujo antes de llegar a la dilatación completa. El
pujo espontáneo en esta fase facilita la rotación de la criatura y aumenta
la presión de la cabeza sobre el cérvix