Está en la página 1de 2

c  



   

El presente escrito trata sobre la atención y desatención educativa, las implicaciones y


consecuencias que trae consigo dentro de un contexto individual. Se pretende hacer entender que
esta es indispensable para el desarrollo del talento en la formación profesional y un lineamiento
primordial para la educación y formación de profesionales que estén preparados para la vida en los
tiempos actuales con gran capacidad de aprendizaje y abstracción.

Inicialmente se puede definir a la atención como la capacidad de aplicar voluntariamente el


entendimiento a un objetivo, tenerlo en cuenta o en consideración.  
             dándoles prioridad por medio de la
concentración de la actividad psíquica sobre el objetivo. Otra manera de definir la atención es como
un mecanismo que controla y regula los procesos cognitivos; estos pueden abarcar grandes aéreas
desde el aprendizaje en si o hasta la capacidad de abstracción y razonamiento complejo.

Aprender es el proceso por el cual adquirimos una determinada información y la almacenamos, para
poder utilizarla cuando nos parece necesaria. Esta utilización puede ser ë    

 
   ë     
 , o instrumental    ë 
  . En cualquier
caso, el aprendizaje exige de atención; que la información nos penetre a través de nuestro sentidos,
sea procesada y almacenada en nuestro cerebro, y pueda después ser evocada o recordada para,
finalmente, ser utilizada si esta se le requiere.

Todos los seres humanos podemos aprender o tener la capacidad de aprendizaje gracias a los
sistemas que nuestro cerebro posee para regular la atención, los objetos y acontecimientos externos
    
     primero evocan o llaman nuestra atención, haciendo que nos orientamos
hacia algo concreto y nos desentendamos (nos desenganchemos) de los demás estímulos; así
estamos preparados para captar el mensaje que nos llega. En una segunda fase, si ese
acontecimiento o mensaje continúan y consideramos que vale la pena seguir recibiéndolos,
ponemos de nuestra parte y mantenemos la atención, la prestamos (incluso, a veces, decimos que
"ponemos los cinco sentidos"). Y si nos interesa en grado superlativo, nuestra atención se enfrasca
en el objeto. Aquí se puede hablar también acerca de nuestro interés y demás factores que influyen
en la manera de operatividad de nuestra atención como la motivación o el afecto.

Es decir; en la atención intervienen varias áreas y núcleos del cerebro. Unos están relacionados con
las áreas responsables de recibir y, sobre todo, de integrar la información que nos llega por los
sentidos. Otros están relacionados con la retención inmediata de la información para saber de qué
va, y para contrastar su importancia ("¿es nueva o ya conocida?, ¿vale la pena retenerla? ¿vale la
pena seguir recibiéndola? ¿me interesa?"). Otros están encargados de rechazar y filtrar todo aquello
que nos pueda distraer y cambiar el objeto de nuestra actual atención.

De esta manera la atención es indispensable para la formación integral y eficaz de cualquier


profesionista. No solo en esa etapa de su vida si no toda atreves de ella. En la falta parcial o total de
atención nunca habrá aprendizaje; de menara que imposibilitara el razonar, analizar o utilizar la
información de manera productiva y mucho menos aplicarla o llevarla a la práctica dependiendo el
caso.
„   
 
  
 
       
  
 
      
 

         
  
 
  
  
 

 
         
   

                    
    
    
   
     
   
     
 
 
 
 
  
       

   
               
 
  

      
 
  
        
  
 

   

   !
 " 

               
  

   
     
     „  

„       


       
         
       
    
  
    
      

                
   
      
      
    
 
 
  
  

  

ISAREL CRUZ DE LOS SANTOS LCI BUAP