Está en la página 1de 4

Passo 1

Ralla la cáscara de cinco de las naranjas y déjalas a un lado. Pela y secciona todas las
naranjas y mandarinas y retira con cuidado los tallos. Hierve el agua en una olla de acero y
disuelve el azúcar suficiente como para elevar la gravedad específica (SG) a 1,09, medida
por el hidrómetro. Se necesitaría alrededor de 1 ¼ libras de azúcar.

Passo 2
Coloca la cáscara y las secciones de la fruta en una bolsa de nylon. Ata la bolsa cerrada y
exprime el zumo en el recipiente de fermentación primaria (bombona). Coloca la bolsa en
la garrafa y vierte el agua hirviendo con el azúcar en la parte superior de la misma.

Passo 3
Cubre la bombona y permite que esta mezcla (mosto) se enfríe a temperatura ambiente.
Añade el ácido cítrico, enzimas pépticas, el tanino y la levadura de nutrientes y cubre la
bombona. Después de 12 horas, añade la levadura y cubre la bombona.

Passo 4
Revuelve todos los días y mide la SG. Cuando caiga a 1,01, de 7 a 10 días, llévala al
recipiente de fermentación secundario y drena por goteo la bolsa de nylon en la segunda
bombona sin apretar.

Passo 5
Saca el vino de la bombona y colócalo en otra, pero deja el cedimento detrás. Esto también
se conoce como trasiego del vino. Añade agua para aumentar el volumen a 1 litro (hasta
arriba), si es necesario, coloca la bolsa de aire y fermenta el mosto hasta su finalización.
Acumula el vino y súbelo cada 60 días durante seis meses. Embotella el vino y deja que
añeje por lo menos seis meses más.

No es necesario que compres licor de mandarina: lo puedes preparar en casa de una manera
muy fácil y con pocos ingredientes.

La buena noticia es que luego lo puedes emplear en todo tipo de postres o como bebida
antes de irse a dormir. Aprende diversas recetas para obtener este “brebaje” en el siguiente
artículo.

Receta n° 1 de licor de mandarina


Al ser la mandarina una fruta cítrica sabrosa, muy aromática y versátil, puedes aprovecharla
para hacer licor casero. Sírvelo junto con el postre, por ejemplo, o regálalo para alguna
fecha especial.

Ingredientes

 10 mandarinas maduras
 10 clavos de olor
 700 ml de brandy o coñac
 1 taza y media de azúcar
 1 taza y media de agua

Preparación

1. Lava bien las mandarinas sin presionarlas demasiado.


2. Pincha cada una con un tenedor y dispón un clavo de olor en ese hueco.
3. En un frasco grande con tapa hermética, coloca las mandarinas y añade el coñac.
4. Cierra bien y deja reposar, en un lugar oscuro y seco durante 3 semanas.
5. Una vez transcurrido ese tiempo, haz un almíbar con agua y azúcar en partes
iguales: ambos se colocan en un cazo y se deja hervir durante 3 minutos.
6. Cuela el alcohol del frasco con mandarinas y añade el almíbar cuando esté
completamente frío.
7. Cierra el frasco o bien coloca en botellas individuales.
8. Deja reposar dos semanas en un sitio con las mismas características y luego coloca
en la nevera para beber frío.
Receta n° 2 de licor de mandarina
Se trata de una leve variación de la receta anterior, aunque el procedimiento es muy similar.

Ingredientes

 1 kg y ¼ de mandarinas maduras
 750 cm3 de alcohol puro de 95°
 750 gramos de azúcar
 750 cm3 de agua
 1 pizca de nuez moscada
 2 gramos de canela en rama

Preparación

1. Quita las partes blancas de la mandarina y macera las cáscaras junto a las especias
en un frasco donde también pondrás el alcohol.
2. Cierra bien y guarda en un sitio seco y templado durante 12 días.
3. Pasado ese tiempo, prepara el almíbar, con tres tazas de azúcar y tres de agua:
hierve ambos ingredientes y deja enfriar.
4. Mezcla el almíbar en el frasco de las mandarinas con alcohol.
5. Filtra y pasa a un nuevo frasco o botella.
6. Deja reposar durante 1 mes y ya está listo para disfrutar.

Receta n° 3 de licor de mandarina


Esta bebida se conoce por el nombre de “Mandarinetto” en muchos países. Puedes servirlo
bien helado después del almuerzo o la cena, ya que según se estima, tiene poderes
digestivos (siendo ideal tras comidas copiosas).

Receta original de Italia

 1 litro de alcohol para cocinar


 1 kilo de mandarinas
 1 litro y medio de agua mineral
 500 gramos de azúcar

Preparación
1. Lava bien las mandarinas, ya que utilizarás solamente las cáscaras (nada se
deshecha en la gastronomía, todo se aprovecha).
2. Para macerar las frutas con el alcohol, pela las mandarinas lo más fino posible y
retirando las partes blancas (sino quedará un licor amargo).
3. Dispón en un frasco, en lo posible de vidrio, con el alcohol y deja macerar durante 5
días aproximadamente, en un sitio donde no reciba la luz del sol y que no sea
caluroso ni húmedo.
4. Pasado ese tiempo, es preciso realizar el almíbar. Para ello, coloca en un cazo un
litro y medio de agua y medio kilo de azúcar, calienta hasta que rompa el hervor, sin
dejar de remover con una cuchara de madera.
5. Apaga el fuego y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
6. Cuando el almíbar esté frío, se mezcla con las cáscaras de mandarina maceradas con
alcohol. Usa un filtro de café para que las cáscaras no formen parte de la bebida.
7. Coloca este líquido espeso resultante en una botella o frasco de vidrio con tapa
hermética y deja estacionar por 6 días, siempre en un sitio oscuro, seco y templado.
8. Tras este tiempo, puedes comenzar a disfrutarlo en todo tipo de preparaciones
dulces o también como bebida antes o después de comer