Está en la página 1de 3

Entrevista con la programadora del CCM, Tam Painé Ciai

Desgrabación de la entrevista realizada en el día 27 de agosto del 2019

E: Primero que nada, preséntate por favor ¿Cuál es tu rol, y qué tareas se te asignan? Y danos
un pequeño resumen de la programación en el CCM

Tam: Mi nombre es Tam, yo soy programadora en el club, es decir, programo las distintas
producciones que tiene el lugar dentro del club cultural. Y este año hubo un cambio tanto en los
roles como en general en la estructura de la casa, hasta diciembre del año pasado, la
programación iba por áreas. Había un área de música, que era la programación principal de la
sala, que no solo contiene bandas, sino que hay diversas producciones musicales. Eso ocurre
en el salón principal de la planta baja.
Después había área de literatura, que también ocurría en el salón una vez por semana, y área
de artes escénicas, que ocurre en otra sección de la casa, que es el auditorio. Àrea
audiovisual, que son mayoritariamente proyecciones cinematográficas. Área de arte
contemporáneo, que es mi área original, osea yo programo principalmente las muestras de arte
contemporáneo en la casa, hay una sala exclusiva para eso, y distintas salas mas chicas que
comparten muestras de pares, junto con formación, que serían talleres. Después habían mas
salas, como diseño que programaba eventos mas esporádicos. Y este año, se rompieron las
áreas, y empezamos a trabajar en una mesa más chica, de cuatro programadoras mujeres, que
programamos todas las áreas, y se trabaja un poco mas transversalmente, y menos por área,
aunque sigue habiendo áreas que se mantienen porque son mas difíciles de romper por su
manera de trabajo y estructura.

E: ¿Con qué criterio eligen y arman la grilla programación? ¿se basan en algún concepto
creativo para armar?

Tam: En general, intentamos tener una línea curatorial que sea transversal a las áreas, a veces
se cumple un poco mas, desde lo que es producciones propias, porque también hacemos
muchas producciones propias, como ciclos que son producciones de la mesa de programación
y no producciones externas que vienen y es simplemente como “viene una producción externa,
que va a suceder algo dentro de la casa” pero no está pensado internamente, sobre todo en lo
que es eso de producciones propias, tratamos de seguir una línea curatorial, que va cambiando
año a año. Así que si, esa es como nuestra manera de producir y también dependiendo de las
personas que integren la mesa de programación, yo creo que eso tiene bastante peso en la
línea curatorial que se va desarrollando, porque va cambiando también la gente que va
trabajando.
E: ¿El CCM se encuentra en algún circuito cultural?

Tam: Si, diría que pertenece con mucha convicción al circuito de cultura independiente de la
ciudad

E: ¿Tienen reglas a la hora de programar? Ya sean estéticas, de públicos, o reglas técnicas

Tam: Si, tenemos reglas que, en algunas producciones, hacemos una especie de arreglo con el
club, que se va renovando, que tiene por ejemplo fechas todos los meses, y esto tiene que ver,
por un lado con un factor estético de la línea curatorial que nos represente, que nos guste, nos
interese la propuesta, que nos interese el tipo de público que traen, por supuesto. Y también
tiene que ver con un factor económico, digamos. Muchas veces armamos fechas, y si no
funcionan a nivel económico, es decir, no viene gente, la gente no consume, porque esa es
nuestra entrada también, y es lo que nos paga nuestro sueldo. Hay opciones, o no la
repetimos, o si nos interesa mucho, la repetimos pero intentamos cambiar el tipo de
acompañamiento, trabajar junto con la comunicación del club, para que la fecha vuelva a salir.
Muchas veces si son producciones propias, se les da un tiempo obviamente de maduración a
las producciones, para que puedan empezar a funcionar bien, porque a veces no son
conocidas, y después logran hacerse conocidas dentro del mismo sistema del club, eso está
bueno. Pero tiene que ver eso si nos interesa a nivel estético digamos.
Y después, tenemos cuestiones también de género, que atraviesan la mesa de programación,
y establece algunas reglas, sobre todo en este nuevo año. Por ejemplo, si una banda tiene
algún músico escrachado, se da de baja la fecha y se da de baja la banda. Eso es algo muy
importante dentro de la mesa.
También hay reglas que se van construyendo con el mismo hacer, no tenemos reglas tan fijas,
sino que se dan a prueba y error, por más que tengamos una estructura y un método de
trabajo, y ya tenemos un arreglo fijo con las bandas, las fechas y las producciones. Pero hay
muchos problemas que surgen en nuevas fechas o nuevas pruebas que hacemos, y a partir de
eso aparecen nuevas reglas y, digamos una nueva forma de programar.

E: ¿Qué importancia le dan o tiene la arquitectura del lugar? ¿Fue algo antes, tiene algo
simbólico antes de ser Matienzo o se diseñó con el propósito de ser el club?

Tam: Matienzo antes era una fábrica de pantalones, aunque no estoy del todo segura. Tiene un
valor la arquitectura porque nos permite que convivan muchos tipos de programación distintos.
Nosotros tenemos el espacio del salón, donde entran 350 personas y ahí ocurren lo que serían
fiestas, bandas, en general. A veces ocurren en otros lados. Salas del primer piso, donde hay
por lo general muestras, a veces hay pequeños recitales de bandas, y talleres. A su vez hay
muestras permanentemente, que van cambiando una vez por mes. Y el auditorio donde
ocurren mayormente teatro y proyecciones, también hay algún que otro ciclo musical. Eso nos
permite que nuestra propuesta de programación sea muy amplia y de muy distintas propuestas
artísticas, y que puedan ocurrir al mismo tiempo al menos 3 propuestas.

E: ¿Cómo es la conexión de las distintas disciplinas del lugar y cómo es la comunicación?


¿Publicitan o hablan de los eventos en la radio también?

Tam: Como dije anteriormente, las áreas antes tenían coordinadores por área, y ahora se
empezó a trabajar en una única mesa de programadoras. Entonces los criterios y las tareas se
cruzan constantemente. Por otro lado, hay un área específica de comunicación, con quienes se
junta la mesa de programadoras, y a partir de ahí, se piensa en cómo se va a comunicar,
entonces sigue habiendo una estructura de distintos roles, pero trabajamos en conjunto.
La radio es una cosa aparte, si bien puede compartir muchos conceptos estéticos con el club,
no promociona específicamente nuestros eventos a menos que sea por algún arreglo
particular. Tenemos vínculo pero no es nuestro canal de comunicación.