Está en la página 1de 6

Análisis de Las lanzas coloradas de Arturo Uslar PietriArturo Uslar Pietri Nació en

Venezuela en 1906. Si bien es ante todo escritor, su actividad se hadesarrollado


en múltiples campos, como abogado, profesor, periodista y político.OBRA:
Barrabás y otros relatos, Red, Treinta hombres y sus sombras, Las lanzas
coloradas, Elcamino de El Dorado, letras y hombres de Venezuela, Un retrato en
la geografía, La ciudad denadie, Estación de máscaras y El laberinto de fortuna.La
prosa de Uslar Pietri es rica en impresiones sensoriales, en metáforas líricas y en
símbolosque apuntan a una nueva interpretación de la realidad americana. Ha
cultivado en variasopor¬tunidades los temas históricos, tales como la gesta de la
conquista hispánica o lascampañas emancipadoras. Sus personajes son a veces
esforzados capitanes y aventureros delsiglo XVI, otras lIaneros o guerrilleros
criollos, pero el común denominador de su estilo eslograr siempre el tono
adecuado en la descripción de sus protagonistas, ambiente ycircunstancias
vitales. Sus figuras y escenarios se alzan con frecuencia al clima de la épica,
sinperder por ello la realidad del tono y cierta plasticidad cinematográfica, dentro
de una técnicade imágenes dinámicas, muy moderna.I) TEMALas lanzas
coloradas pertenece, dentro del género novela, al tipo especial
denominadoNOVELA HISTÓRICA: su característica es tomar la materia narrativa
de un pasado histórico,pero elaborándolo como pura literatura, sin la pretensión de
valer como verdad estricta, sinomás bien como representación y recreación de un
determinado ambiente histórico. Posee, porlo tanto, veracidad, mas no la exactitud
de una crónica, y la forma depende exclusivamente delarte del narrador.El tema
de Las lanzas coloradas es el de la guerra de la independencia en Venezuela.
Bolívar noaparece nunca, pero su figura encuadra la novela, que comienza con el
relato que hace unesclavo de una de sus aventuras y termina cuando
Presentación Campos, uno de lospersonajes protagónicos, cae muerto luego de
haber tratado en vano de asomarse a laventana para ver la entrada triunfante del
héroe.El mérito fundamental de la narración es la recreación del clima de barbarie
y caos en mediodel cual se desarrolla la gesta emancipadora, evocada a través de
las diversas historias de unaserie de personajes, heterogéneos por su origen,
condición social y rasgos psicológicos, cuyosdestinos sufren transformaciones
sustanciales a causa de la devastadora y sangrientapresencia de la guerra.Otra
importante característica temática la constituye el hecho de que el autor nos
presenta uncuadro en gran medida im¬parcial de la contienda: realistas y patriotas
están vistos con lamisma mirada crítica, a unos y a otros se adjudica iguales
atrocidades y actos de barbarie; enningún momento aparecen divididos en los dos
bandos elementales, buenos y malos; sonsimplemente hombres que se entregan
ciegamente a la lucha, movidos en algunos casos por principios morales o
políticos, en otros por un primitivo y brutal instinto de agresión, en otros

Las lanzas coloradas fue la primera novela del Arturo Uslar Pietri, intelectual
venezolano que, además de escritor, ejerció como productor de televisión,
periodista y abogado, y es una de esas obras literarias que, definitivamente,
marcaron el comienzo de una nueva forma de escribir en lo que hoy día conocemos
como la narrativa hispanoamericana. Con una prosa rica y vanguardista, Arturo
Uslar Pietri es, sin lugar a dudas, uno de los mayores innovadores de la literatura
en habla hispana. Resulta admirable que este autor rompiera de un modo tan
arrollador con la que fue su primera novela a la que siguieron media docena más
entre las que destacan El camino de El Dorado, Oficio de difuntos o, la última de
todas, La visita en el tiempo. En todos los libros de Arturo Uslar Pietri está presente
Venezuela, el país donde nació y murió, siendo considerado uno de los personajes
más críticos con la política venezolana.

Las lanzas coloradas puede considerarse como una novela histórica, pues la trama
de la novela se desarrolla durante los primeros años de la independencia
venezolana, concretamente el episodio en el que el general realista José Tomás
Boves luchó contra las tropas de Simón Bolívar en la contienda conocida como
batalla de La Victoria.

El autor describe a unos personajes que en ocasiones parecen actuar movidos más
por sus convicciones personales que por su patriotismo y nos narra con un realismo
magistral la cruenta guerra que acabó siendo un baño de sangre. De hecho, Las
lanzas coloradas aluden al color rojo de la sangre derramada, como el mismo autor
escribe:

La sangre chorrea de las lanzas, corre por las astas, se coagula en el labrado de
las manos, trepa por los brazos tensos, alcanza los cuerpos y baña la mitad del
caballo.

(…)

…con trajes de seminaristas, recibían de un hombre maldiciente una sumaria


explicación del manejo de las armas. Suavemente dejó resbalar la mano de la reja,
y fue a desplomarse sobre la tierra húmeda, la carne pesada de muerte, y teñidas
de sangre en el ocaso, las lanzas coloradas triunfantes en La Victoria, salvaron ese
día la República.

Los indescriptibles sucesos sociales y confusiones psicológicas de la población, las


vivencias de una sociedad que aún era inmadura e inculta, la involucración en el
conflicto de unas castas sociales que seguían siendo esclavistas y que no deseaban
la emancipación de la corona española, son una amalgama de sentimientos y
encontronazos continuos a lo largo de toda la novela.

Las lanzas coloradas refleja a la perfección y de forma extraordinaria el absurdo de


la guerra, el coste en vidas que se cobró aquella serie de cruentas batallas, así
como la desilusión, la pérdida de ideales y en la horrible sensación de que, tras la
batalla, quedaría un país arrasado por la muerte y la destrucción. Venezuela y su
historia son parte fundamental de la trama de la novela y figuras como la de Simón
Bolívar, están siempre presentes y obsesionan a los personajes a lo largo de toda
la obra, y vertebran, aún sin ser actores de la novela, la historia principal.

En el comienzo de Las lanzas coloradas se nos presentan a los personajes


principales: don Fernando y doña Inés, los dueños de una hacienda conocida como
El Altar, así como Presentación Campos, el mayordomo de la hacienda
y el capitán David, que viene de visita antes de embarcarse en la guerra
junto a don Fernando.

Desde el principio se perfilan las personalidades de los personajes que


conducen la historia. El desprecio de Presentación Campos a los
esclavos de la hacienda se hace potente desde el primer capítulo,
además de la soberbia y la agresividad que van a caracterizar a este
personaje durante toda la novela.

Doña Inés, sensible y permanentemente asustada por la guerra, se deja


llevar por los relatos edulcorados del capitán David acerca de otros
mundos, soñando despierta con Europa y sus lujos. Don Fernando, en
cambio, es más realista, aunque carente de fuerza y de carácter.

La trama de la novela se desarrolla de una forma lineal en términos


generales, a excepción de una digresión que dura un par de capítulos.
Aquí se cuenta, por una parte, la historia de El Altar y de cómo la familia
Fonta llegó a habitar la hacienda, y, por otra parte, la juventud de don
Fernando.

Don Fernando de joven estudió en Caracas, donde conoció una fe en


Dios que posteriormente le traicionó. Ante el horror del mundo,
Fernando se separa del camino religioso y va a parar con los
revolucionarios, el lugar en el que se gesta la guerra que va a estallar.

Con los revolucionarios, Fernando tiene que enfrentarse al mundo en el


que nació: la esclavitud y la libertad son cuestiones contrapuestas y el
joven amo tendrá que hacer un viaje interior para comprender los
supuestos teóricos de la revolución. Será su tarea despertar en sí el
sentimiento de pertenencia a la nación, abriendo su hogar más allá de
las puertas de El Altar.

En ausencia de don Fernando la hacienda El Altar y la propia Inés sufren


la violencia de Presentación Campos, que debe huir y va a parar a las
filas de los patriotas en la guerra. Desde esta nueva posición, el antiguo
mayordomo de la hacienda está en posición de ejercer la violencia como
siempre quiso, aun cuando es incapaz de quitarse la obsesión malsana
por Simón Bolívar que mueve su odio.
Don Fernando y el capitán David se alistarán en las filas de los realistas,
los que buscan la independencia de Venezuela, movidos por el
idealismo. La guerra estalla en el corazón de la novela y se presenta de
una forma sorprendentemente neutra, tratando a ambos bandos como
iguales.

La complejidad asalta a la novela en la cantidad de temas que aborda y


las tramas que cierra, en un espacio no tan dilatado. La capacidad de
Arturo Uslar Pietri de trasladarnos de la hacienda a Caracas, y de los
asuntos del hogar a la guerra es soberana: resulta casi imposible perder
el hilo, aun cuando se están tratando temas tan diferentes.

Las lanzas coloradas es, en definitiva, una extraordinaria novela, un


magnífico retrato de la Venezuela colonial y de la guerra, pintado por
personajes dicotómicos que muestran tipos humanos opuestos entre sí.

Las lanzas coloradas. Arturo Uslar Pietri. Cátedra

Capítulo 1

Negros reunidos contando cuentos, una sombra se proyecta en la


oscuridad, era el mayordomo Presentación Campos, los negros
echaron a correr, el mayordomo habló con Espíritu Santo y este le
contó sobre que el capitán David había llegado. Presentación Campos
comenzó a caminar por la hacienda, él pensaba que Don Fernando y
Doña Inés podían ser los amos, pero quien mandaba era él; en la
tarde los negros comenzaron a hablar sobre la guerra y sobre los
verdaderos amos que salen de ella. En la casa estaban Fernando,
Inés y el capitán David acababa de llegar; comenzaron a hablar, Inés
no quería que hablaran sobre guerra, así que Inés le pregunto sobre
sus viajes, él le habló sobre Venecia, de repente se escuchan gritos y
Fernando dijo que quizás era algún esclavo que se había ido.

Capítulo 2

Hacen un salto al pasado y comienza a contar la historia de cómo fue


cuando llegaron a Venezuela los españoles y como Don Juan
construyó "El Altar". Al crearlo fueron llegando españoles y se empezó
a poblar. Don Juan se casó con la hija de un amigo y murió de viejo,
su hijo y su nieto también murieron de viejos. Su bisnieto Don Carlos
de Arcedo le murió la esposa y le quedaba una hija. En esa época Don
José Fonta se mudó por esas zonas, era un hombre que practicaba
malas artes y tenía un hijo. Estos quisieron comprar tierra a Arcedo
pero estos se negaron. Fonta quiso que su hijo se casara con la hija
de Arcedo pero también se negó; desde ese día se hicieron enemigos.
Don Carlos fue cambiando se hizo cruel, trataba mal a sus esclavos,
estos empezaron a contar historias y hacían supersticiones de por qué
estaba así. Al tiempo llegó un indio con el que tuvo una conversación
que fue definitiva para su vida; este le indio le mostro piezas de oro y
Don Carlos quería saber de dónde las había sacado y este le
respondió que de "El Dorado". Don Carlos de Arcedo armo una
expedición para ir en su búsqueda. Había pasado un año y medio y de
repente llego a "El Altar" uno de los que fueron a la expedición y les
contó que había pasado:

Don Carlos dijo que no iba a volver sin encontrar el dorado, al paso del
tiempo el guía desapareció, todos estaban asustados y perdidos no
sabían qué hacer, caminaron por día hasta que encontraron un rio y
decidieron hacer una balsa y dejarse llevar por la corriente; pasaron
días y de repente mientras dormían uno se dió cuenta de que se
acercaban a aguas peligrosas, intentó despertar a los otros pero no
respondían, cerró los ojos y empezó a rezar y cuando los abrió estaba
limpio el rio.

La hija de Don Carlos desde ese día empezó a pasar tiempo frente a un árbol del
patio, un día llego Don José Fonta caso a la hija de Don Carlos con su Hijo
Manuel. Así las tierras de Don Carlos de Arcedo pasaron a ser parte de Don José
Fonta. Así Manuel Fonta, su hija fue latinista, su nieto fue coronel de la milicia.
Doña Josefa nieta de Manuel, se hizo monja y se mudo a una casa donde nació
Fernando Fonta en 1790; era un niño frágil junto con su hermana Inés.

Vivió su infancia en "El Altar" el niño Fernando veía como vivían los negros. Su
padre Don Santiago mató a su madre. La relación de Fernando e Inés con su
padre se hicieron tiesas y ceremoniosas. Los empezó a cuidar una esclava de su
madre.

Capítulo 3

El padre envió a Fernando a la capital a los 16 años para que estudiase, allí vivió
con Don Bernardo, Doña Ana y Bernardo, el se hizo amigo inseparable de
Bernardo; Fernando fué cambiando sus ideales por las enseñanzas de la
universidad y el trato que tenía con las personas que visitaban a Don Bernardo y a
Doña Ana.
Bernardo le presentó nuevos amigos. Al poco tiempo 2 de ellos comenzaron a
pelearse pero Luiz, hijo de un cura se dejo golpear, luego que todos se fueron
Fernando fue a hablar con él y le preguntó que por qué no se había defendido,
este le explicó, Fernando intentó comprender sus palabras. Se hizo buen amigo de
Luiz, Fernando solo frecuentaba con él, salían e iban a la iglesia.

Al tiempo en la plaza mayor ofrecían 30.000 pesos por la cabeza de Miranda quien
había alzado armas contra el Rey. Fernando con esta situación estaba confuso y
preocupado por las ideas y dudas que albergaban en su espíritu, por como
pintaban a Miranda Fernando tenía miedo de encontrarse con él.

Fernando pensaba que era increíble que Miranda se enfrentara contra el Rey y
Dios, que debía tener una profunda razón para intentar tal insólito crimen, él
quería saber quién era Miranda.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos81/resumen-lanzas-coloradas-


arturo-uslar-pietri/resumen-lanzas-coloradas-arturo-uslar-
pietri.shtml#ixzz5GVRRXKKw