Está en la página 1de 5

Acuerdos de Paz

Los Acuerdos de Paz son una docena de


acuerdos que fueron suscritos por el
Gobierno de la República de Guatemala y
la Unidad Revolucionaria Nacional
Guatemalteca -URNG-, entre 1991 y
1996, para alcanzar soluciones pacíficas
a los principales problemas que generó el
Conflicto Armado Interno.
En palabras más simples, son los
acuerdos que pusieron fin a la guerra y
decretaron la paz entre el Ejército de
Guatemala y la Guerrilla, un conflicto que azotó al país durante más de tres
décadas.
La firma del acuerdo final y definitivo se llevó a cabo el 29 de diciembre de 1996 en
el Palacio Nacional de la Cultura. El enfrentamiento empezó en 1960 y dejó un saldo
de 250 000 entre muertos y desaparecidos.
Un informe divulgado en 1998 por el sacerdote Juan José Gerardi Conedera
determinó que más del 90 por ciento de las masacres que se registraron en la guerra
y que dejaron miles de muertos fueron cometidas por el Ejército de Guatemala.

Doce acuerdos
A continuación, se presentan los doce acuerdos que fueron suscritos durante las
negociaciones de paz:
Lugar y fecha de
No.Nombre del acuerdo
suscripción
Acuerdo marco sobre democratización para la
Querétaro (México), 25 de
1. búsqueda de la paz por medios políticos (Acuerdo
julio de 1991
de Querétaro)
México, D.F. (México), 29
2. Acuerdo global sobre derechos humanos
de marzo de 1994
Acuerdo para el reasentamiento de las poblaciones Oslo (Noruega), 17 de junio
3.
desarraigadas por el enfrentamiento armado de 1994
Acuerdo sobre el establecimiento de la Comisión
para el esclarecimiento histórico de las violaciones
Oslo (Noruega), 23 de junio
4. a los derechos humanos y los hechos de violencia
de 1994
que han causado sufrimientos a la población
guatemalteca
Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos México, D.F. (México), 31
5.
indígenas de marzo de 1995
Acuerdo sobre aspectos socioeconómicos y México, D.F. (México), 6 de
6.
situación agraria mayo de 1996
Acuerdo sobre fortalecimiento del poder civil y México, D.F. (México), 19
7.
función del Ejército en una sociedad democrática de septiembre de 1996
Oslo (Noruega), 4 de
8. Acuerdo sobre el definitivo cese al fuego
diciembre de 1996
Acuerdo sobre reformas constitucionales y régimen Estocolmo (Suecia), 7 de
9.
electoral diciembre de 1996
Acuerdo sobre bases para la incorporación de la
Madrid (España), 12 de
10. Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca a la
diciembre de 1996
legalidad
Acuerdo sobre el cronograma para la
Guatemala (Guatemala),
11 implementación, cumplimiento y verificación de los
29 de diciembre de 1996
acuerdos de paz
Guatemala(Guatemala),
12 Acuerdo de paz firme y duradera
29 de diciembre de 1996

Proceso de negociación de los acuerdos de paz


El proceso de negociación de la paz
inició en 1987 y concluyó el 29 de
diciembre de 1996, con la firma del
Acuerdo de paz firme y duradera, el cual
sintetiza los acuerdos firmados por el
Gobierno y la URNG para poner fin al
Conflicto Armado Interno (Condore,
2007, p. 40).
El punto de partida para la búsqueda de
la paz fue la suscripción del Acuerdo de
Esquipulas II, el 7 de agosto de 1987, por los presidentes de Guatemala, El
Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, para definir el procedimiento que
permitiría establecer la paz firme y duradera en Centroamérica, con base en
la Declaración de Esquipulas y el Acta de Contadora para la paz y la cooperación
en Centroamérica (“Acuerdo de Esquipulas II”, 1997, p. 53).
El temario general y el procedimiento a partir de los cuales se llevó a cabo la
negociación de los Acuerdos de Paz fueron definidos en el Acuerdo de México,
suscrito el 26 de abril de 1991 (Rosales, 2006).
Los presidentes de Guatemala que participaron en la negociación de los Acuerdos
de Paz, que contemplan 300 compromisos específicos, son Vinicio Cerezo Arévalo,
quien gobernó de 1986 a 1991, Jorge Serrano Elías, de 1991 a 1993, Ramiro de
León Carpio, de 1993 a 1996, y Álvaro Arzú Irigoyen, de 1996 a 2000.
Diferendo Territorial Guatemala
El diferendo territorial entre la República
de Guatemala y Belice es una disputa
entre estos dos países debido al reclamo
de Guatemala sobre, aproximadamente,
11.030 km² del territorio de Belice, así
como de centenares de islas e islotes.
Guatemala alega que dicho territorio es
usurpado por Belice.
La disputa se inició en 1859, a partir de la firma del Acuerdo anglo-guatemalteco de
1859. El territorio reclamado por Guatemala comprende desde el río Sarstún, en el
sur, hasta el río Sibún, al norte; el cual comprende aproximadamente 11 030 km².
Las proporciones del reclamo se basan en que el territorio de Belice debería
comprender los territorios cedidos por España a Gran Bretaña en el Tratado de
París de 1783 de 1482 km² y en la segunda concesión en 1786 de 1883 km²;
además del territorio propio de Belice de 4323,964 km². Por lo que el restante
territorio no reconocido sería parte de Guatemala y por lo tanto estaría siendo
ocupado ilegalmente por Gran Bretaña.
Si bien Guatemala reconoció en el año 1992 la independencia del estado de Belice,
este reconocimiento se refiere a la autodeterminación del pueblo beliceño y dejó
pendiente la resolución del Diferendo Territorial.
En el año de 1994, a través de una nota diplomática, el Gobierno de Guatemala
formuló reserva ante la O.N.U. en el sentido de que dicho diferendo seguía sin
resolverse, a lo que el Gobierno de Belice respondió que estaba dispuesto a
negociar cualquier reclamo presentado por Guatemala.
Con fecha 18 de octubre de 1999, Guatemala reiteró a Belice formalmente la
existencia del Diferendo Territorial circunscribiéndolo en la forma ahí expresada,
como una forma de negociación, declarando finalizadas las reuniones técnicas para
continuar con reuniones bilaterales auspiciadas por la Secretaría General de la
Organización de los Estados Americanos.
Guatemala tomó la decisión de sustanciar un Proceso de Conciliación que finalizó
en septiembre de 2002. Dicho proceso fue un paso en la búsqueda de una solución
jurídica al Diferendo Territorial, ya que previo a someter cualquier asunto a la Corte
Internacional de Justicia o a un proceso de Arbitraje deben agotarse los medios
políticos de solución de conflictos que prevé el Derecho Internacional.
En nota de fecha 25 de agosto de 2003, Guatemala rechazó las Propuestas de los
Conciliadores porque sus recomendaciones conllevaban renuncia a derechos de la
Nación y no podrían conceptuarse como una transacción por la ausencia de
concesiones reciprocas de las partes, considerando además que las
recomendaciones no eran equitativas y lesionaban nuestro orden jurídico
constitucional.
Si bien Guatemala rechazó las recomendaciones de los Conciliadores, expresó la
voluntad de emprender negociaciones directas con Belice y en esa virtud, el día 7
de septiembre de 2005 se firmó entre los gobiernos de Belice y Guatemala el
“Acuerdo sobre un Marco de Negociación y Medidas de Fomento a la Confianza”,
que tenía como objeto permitir a las Partes identificar de mutuo acuerdo los temas
de hecho y de derecho objeto de la negociación para resolver el Diferendo
Territorial; identificar las posiciones de las Partes y hacer un esfuerzo de
avenimiento para alcanzar una solución ecuánime que implique resolver en forma
integral, definitiva, honorable y permanente el diferendo territorial en las áreas
terrestres, insulares y marítimas entre los dos países”.
El Acuerdo que contiene el Marco de Negociación también establece que si el
Secretario General de la OEA determina, que no es posible alcanzar un acuerdo
sobre algunos asuntos, podrá recomendar que las Partes acudan a las instancias
jurídicas que el Derecho Internacional establece para la solución de controversias,
que son la Corte Internacional de Justicia o una Corte de Arbitraje Internacional. Se
acordó, por supuesto, que las partes someterían la recomendación del Secretario
General a las instancias apropiadas de sus respectivos países para su
consideración y decisión.
Asimismo, en el Marco de Negociación quedó establecido que el Secretario General
asistiría a las Partes para alcanzar un acuerdo sobre la instancia jurídica más
adecuada, sobre los temas a ser sometidos a la misma y, el procedimiento para
llegar a dicha instancia.
A través de los años se han hecho esfuerzos exhaustivos para lograr alcanzar una
solución negociada al añejo diferendo. Sin embargo, se reconoce que es complejo
llegar a un acuerdo debido a las posiciones encontradas de las Partes, por lo que
descartados los medios políticos de solución de conflictos, sólo queda la posibilidad
de una solución judicial.
El sometimiento a la Corte Internacional de Justicia es el mecanismo judicial
internacional más recomendable para resolver el diferendo territorial existente entre
Belice y Guatemala, para lo cual se deben cumplir previamente con los
requerimientos constitucionales correspondientes.
El Gobierno del ex presidente Álvaro Colom planteó en sus lineamientos de política
exterior durante el Gobierno de 2008 a 2012, su firme decisión de darle una solución
definitiva al diferendo territorial existente entre Belice y Guatemala a través de los
medios que prevé el Derecho Internacional y de manera paralela, el desarrollo de
las mejores relaciones bilaterales entre ambos pueblos vecinos y hermanos, para
enfrentar los retos de un mundo cada vez más globalizado.
En ese sentido, previo a someter cualquier asunto a una instancia jurídica
internacional las Partes deberán celebrar un “acuerdo especial” (compromisorio),
aceptando la jurisdicción de la CIJ el cual debe incluir los temas y el procedimiento
para acudir al tribunal.
El 8 de diciembre de 2008 se firmó, en la sede de la OEA, el Acuerdo Especial entre
Guatemala y Belice para someter el reclamo territorial, insular y marítimo de
Guatemala a la Corte Internacional de Justicia, considerado un logro histórico sin
precedentes en las relaciones bilaterales entre ambos países.
Con fecha 6 de febrero de 2009, la Presidencia remitió el Acuerdo Especial al
Congreso de la República para que apruebe someterlo al pueblo de Guatemala, a
través de una Consulta Popular convocada para el efecto por el Tribunal Supremo
Electoral, la cual deberá celebrarse simultáneamente en Guatemala y en Belice,
sometiendo a la población una sola pregunta igual en ambos países. Dicho Acuerdo
fue conocido en primera lectura por el Pleno del Congreso de la República el 14 de
mayo de 2010.
En tanto ese proceso avanza, el Gobierno de Guatemala observa estrictamente la
disposición constitucional de promover relaciones sociales, económicas y culturales
con la población de Belice, desarrollando e intensificando las relaciones bilaterales
entre ambos países.
Con ese objeto se firmó el Acuerdo de Alcance Parcial entre ambos países, el cual
ya entró en vigor, instrumento que servirá para acercar aún más las excelentes
relaciones económicas que existen como vecinos y miembros del Sistema de
Integración Centroamericano-SICA.
El Gobierno de Guatemala está convencido de la importancia de intensificar la
relación bilateral mediante la realización de proyectos que sean de mutuo beneficio
en las áreas económica, ambiental, de seguridad, y otros que apoyen al desarrollo
de nuestros pueblos.