BECREA JUAN LEIVA ENCUENTROS

IES Vega del Guadalete CON AUTORES
(La Barca de la Florida, Cádiz)

Manuel Bernal Romero
Perfil biográfico
Manuel Bernal Romero Profesorado de Jerez de la comunicación como Diario de
(Los Palacios y Villafranca, Frontera (Cádiz). Andalucía, Diario de Sevilla,
Sevilla 1962), es licenciado en Aunque ha realizado El Correo de Andalucía,
Ciencias de la Información, programas para la radio, su Diario de Jerez e Información
Graduado Social y profesor de actividad periodística se ha de Jerez. También fue
Lengua española y Literatura vinculado con la prensa escrita. miembro del Consejo de
en el IES Seritium. Durante Ha colaborado con las revistas redacción de la revista
unos años fue asesor de Cambio 16, Cuadernos para el andaluza de cultura y
formación para Lengua y diálogo y Cuadernos de pensamiento El Abanto.
DOSSIER INFORMATIVO

literatura en el Centro del Agramante, y con medios de

Ensayo, narrativa y poesía
EL AUTOR Y SU OBRA

Ensayos, narrativa y poesía forman Ha publicado también los
la obra de Manuel Bernal. Entre sus poemarios Las Canciones del Paraíso y El
ensayos cabe mencionar La invención de la exilio de las alas. Ha sido galardonado en
varios certámenes poéticos y su obra está
Generación del 27; El nacimiento de la
en diferentes antologías.
Generación del 27; La falsa influencia de
Góngora en la Generación del 27; Algunos de sus trabajos están
Superstición, magia y esoterismo en la dedicados al público infantil y juvenil:
narrativa de Caballero Bonald; Mayo del 68, Así nació la Generación del 27 y Juanito
la literatura de la utopía, de los traicionados y cómprame, álbumes ilustrados por Miguel
Parra; Coli el pequeño camaleón, ilustrado
de los vencidos; Las novias de Bécquer, Leer
por Manuela Bascón; y la novela juvenil El
en el siglo XXI y El caballero de Argónida,
misterioso caso del doctor Comeorejas.
José Manuel Bonald para jóvenes (que
incluye una antología de textos del autor) y El Para el mundo educativo ha
hombre que escribió Platero. preparado Bécquer, versos y prosas, El
compromiso de Juan Ramón Jiménez, Mi
Como libros de relatos o de
amigo Juan Ramón y Arrozales de sueños,
narrativa destacan en su obra Mártires de la homenaje al poeta Manuel de Fora.
tiza; Felicidad, nombre de mujer; ¿Crisis…?
Es navidad. 10 cuentos irreverentes; La Cuenta con numerosos artículos
publicados en prensa y trabajos de
España Inmaculada, mis articuentos en
investigación hemerográfica.
Cambio16 y El amo del mundo.
El hombre que escribió Platero
El poeta moguereño siempre ha sido una constante en la obra de Manuel Bernal. De la
fascinación por Juan Ramón surge en 2015 el ensayo o biografía novelada El hombre que
escribió Platero, reeditado en 2018. “El autor alterna descripciones biográficas con cartas
auténticas y otras recreadas a partir de las experiencias del poeta. De ahí resulta un retrato
singular que nos permite conocer al Juan Ramón afligido en su Moguer rural, traumatizado
por la muerte de su padre, las depresiones que le llevaron a diversos sanatorios, sus
dificultades económicas, el afán por vincularse con los ambientes literarios, su dificultosa
relación con los cenáculos madrileños, los intensos amoríos hasta que conoce a Zenobia,
casi al tiempo en que aparece Platero”. (Fuente: https://www.fundacion-jrj.es/actividades/
novedad-editorial-el-hombre-que-escribio-platero-de-manuel-bernal/).
En estas páginas ofrecemos el inicio de este ensayo en cuyo prólogo advierte de que la
escritura es una suerte de fingimiento continuo. A partir de esta premisa se propone
escribir, a través de las cartas, unas reales y otras no, el retrato del hombre que escribió
Platero.

Moguer, tierra y cielo. Se miró en el espejo y vio ¿Quién soy? Su corazón latía todavía más rápido
detrás, al fondo, en una de las grandes ventanas de su casa, mientras de las arboledas cercanas se colaban el revoleteo y
blanca y llena de sus silencios y soledades, los cielos azules de el canto de los pájaros vecinos.
Moguer, los de su infancia, los que le abrazaron y le dieron “Soy Juan. Juan. Juan…”
cobijo cuando fuera todo para él se hizo gris, casi negro. *

Querido Juan… Y sus ojos negros y atentos de cuando era el niño
Y allí, ligeramente desabrochada la camisa blanca Juanito el preguntón huían por la gran ventana del fondo
impoluta e impecable, en un gesto inusual y ajeno al postín, que daba al jardín buscando o buscándose hasta confundirse
descubierto el pecho y muy abiertos los ojos, se miró y remiró con los cielos. ¿Adónde irían? Nadie lo sabe. Pero él seguiría
con cierto regusto narcisista. Y sin dejar de quererse, sintió sentado frente al pequeño escritorio de su casa blanca y
miedo, el miedo eterno a la muerte siempre cercana, transparente.
impecable y acechante, como un traje a medida que ya Fuera, el día volvería a ser amarillo cálido, vibrante,
formaría parte de su vida, y que vestiría desde que, sin tener regio e infinito, como cuando pegaba la cara a la puerta para
más que once años, se fue obsesionando con su presencia, ya ver la vida a través del cristal gualda de la cancela de su casa
entre los muros de ostiones petrificados y muertos del en la calle Nueva de Moguer. La vida… La suya.
Colegio de San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María
(Cádiz), ya en las penumbras y las soledades de su casa. *
La humildad es un don. Juan lo tiene a pesar de la
* aparente y singular altanería. La humildad no es sumisión.
[…] Recuerdos a los buenos amigos, y tú quédate con lo Exigente, lo más consigo mismo; quiso que la sinceridad
que quieras de tu Juan. fuese una condición imprescindible para vivir, una razón de
su existencia, una respuesta a sus preguntas, una
Leyó y releyó de la carta que acaba de escribir. Quizá contestación velada a todas sus inquietudes.
nunca la enviaría. Había escrito tantas… Soñaba y escribía ¿Quién? ¿Yo? Sí, tú. Te estoy llamando a ti que hace
cartas como un testamento eterno de sinceridad. Hablaba con rato te fuiste, dios sabrá adónde.
los otros con palabras escritas. Al principio porque Y en primer plano, casi rozándole los ojos (el poeta
seguramente le costaba trabajo hacerlo de cerca. Arrastraba vivía de mirar), la lealtad y los amigos; pocos pero ciertos.
desde niño un extraño problema de comunicación que con- ¡Los quiso tanto! Tenía como frontera el compañerismo con
fundía con la libertad de sus soledades. Por eso se fue la juventud literaria y con sus contemporáneos. Quería
acostumbrando a la penumbra clara de la soledad. Se forjó en sembrar trigo. Escribió a todos sin fin. Apenas tenía
la solitud y le cogió miedo a la realidad, al más allá que diecisiete años y ya ofrecía sin límites su inútil pero sincera
suponían las fronteras de sus habitaciones y de su vida. Tenía amistad: Enrique Redel, Luis Montoto…
miedo a los otros. Guardaba para sí el miedo persistente de la La imaginación creció en su confusa cabeza desde los
decepción y el desengaño de los que alguna vez creyó sus
días impregnados con visiones multicolores, reales e
amigos. Las cartas eran su modo primitivo de hablar, de
imposibles, cuando pasaba el tiempo perdido entre los
impregnarse, de decir, de comunicar, de contar todo lo que le
cristalitos del calidoscopio en los que se reflejaba siendo un
quedaba por decir. niño. Se miraba y veía el mundo, un mundo extraño y ajeno
Con la epístola reciente sobre el escritorio acudió al
que pululaba entre luces y brillos.
espejo y la dejó esperando sobre la ordenada mesa con vistas
¿Será imaginar otro don?
a sus sueños.

Página 2 MANUEL BERNAL ROMERO
El hombre que escribió Platero
*
Corrían días de 1900. Le duelen sobremanera su tierra
y las erratas en sus escritos y en los ajenos. Le molestaban
sobre todo las tierras que fue pisando y que pisaba: Huelva,
Sevilla… Las veía tan grises, tan lejos del colorido intelectual
al que aspiraba aquel joven de apellido Jiménez.

Despuntará en el oriente intelectual una alborada
espléndida, fresca, apacible, riente, que con sus rayos de
rosas y violetas incendiadas traiga luz nueva, nueva vida,
ventura, riquísimos, abundosos manantiales de Progreso.

Lo había escrito para El Odiel, el periódico de su amigo
Tomás Domínguez Ortiz, allá por diciembre de 1989 cuando
ambos soñaban unos Juegos Florales onubenses como
torneo de cultura. Incomprendidos los dos, fueron muchas Carta de Juan Ramón Jiménez a Blanca Hernández-Pinzón, desde Castel
voces las que les advirtieron para que dejaran de decir de Andorte, Francia, 11 de mayo de 1901.
tonterías.
Y sintió otra vez más que acaso no merecía la pena salir Busca la perfección. En el camino juvenil e incipiente
de casa, que allí entre las calles blancas e impuras de su hacia la misma, reestructura la novela Nieblas, de su
pueblo, de la capital de su provincia, y en las de Sevilla, incondicional amigo Tomás Domínguez Ortiz, el que fuera
apenas se podía hablar más que de toros o toreros. Nadie director de El Odiel, el periódico de escasa andadura en el
sabe de otra cosa. Y todo le parecerá insufrible, que aparecieron las primeras prosas del joven Jiménez. Con
insoportable. Y solo tendrá el aliento, la esperanza, de irse Tomás compartía el sueño de editar un periódico moder-
lejos, lejos de la ignorancia. nista, moderno y con formato horizontal, que diera cabida
Al joven Jiménez le duele la juventud, la suya, tan sobre todo a la literatura, y muy especialmente a las
incapaz, tan inútil, y la de su tiempo, la de sus iguales; los literaturas gallegas, greco–latinas y europeas, que en gran
incapaces de cavilar, de comprometerse, de ser alguien en parte había conocido en la biblioteca del Ateneo de Sevilla,
un principio de siglo oscuro que solo promete jóvenes que se cuando vivió en la ciudad en un frustrado intento de estudiar
conforman con doblar el periódico o cerrarlo cuando derecho y pintura.
guardan entre sus páginas ideas filosóficas o incitan a Pero los amigos olvidaron, cuando imaginaban y
pensar. Pensar… replanteaban Lucha, una publicación que nunca vería la luz,
Pero el hombre joven de ojos perdidos y suaves, de tez que vivían en un país de cafres.
clara y porte altivo pero de modales lánguidos, sabía ya que Él ya lo había dicho.
el poeta, su poeta, es ya un loco escéptico que llora y que El escritor nunca dejó de publicar en periódicos y
escribe. Nada más. Un loco que luego en la calle se ríe revistas. Y a fuerza de versos se fue olvidando de la pintura.
mucho de todo, pero no del mundo. Él era entonces un loco De los colores no, así que fue sembrando con sus poesías
dulce, amable y gentil que se refugiaba pecho adentro. Y que periódicos y revistas de Sevilla, Huelva… Empezó a ser
se quedaba solo, muy solo, tanto que se había convertido conocido. Mantenía correspondencia con poetas coloristas
para los otros en un pájaro de mal agüero que únicamente hoy casi olvidados: Manuel Reina, Salvador Rueda, Enrique
abandonaba el nido para asistir a los entierros. Redel… Sincero y honrado en sus valoraciones, de algunos
Sin embargo, ya sabía, ya había comprendido que excusó el comentario de la obra justificándose por no
pocas cosas eran mejor que el espectáculo del mundo. El haberla leído. De otros no creyó casi nunca en su poesía. Los
mundo solo se estudia con el mundo y no con sus modelos. admirara o no, mantuvo con ellos el hilo de las cartas, acaso
El mundo se estudia con el mundo, recabando impresiones, únicamente para sentirse en el mundo y escapar de las
tocando de cerca. Los modelos quizá den impresiones soledades intelectuales de Moguer. Y de las soledades
inmediatas, pero poco más. Por eso y por Modernista humanas, siempre. Cartas infinitas escritas, un sinfín de ellas
detestaba a los clásicos. No ansiaba impresiones de segunda por escribir, otras tantas por enviar. Reales, imaginarias,
mano, frías y ajenas, explicadas sin emoción, sensaciones soñadas, imposibles, perdidas.
que jamás tendrían la frescura, la originalidad de quien toca
la rosa. ¿La tocó el poeta, o se quedó solo mirándola?
* El hombre que escribió Platero, Manuel Bernal
El escritor ha dicho que no les importan las críticas, Romero, Editorial Verbum, 2018, páginas 13-17.
que se ríe de esas cosas, pero un adjetivo (los adjetivos
siempre traicionan) lo delata: Mis “odiosos” enemigos.

B E CR E A J U A N L E I V A Página 3
El hombre que escribió Platero en la prensa
El verdadero rostro del hombre que escribió Platero
Gómez Gayango, Jerez, 10 Abril, 2018

Uno de los personajes más presentes en nuestro Todas esas cartas, junto con la biografía del poeta,
sistema educativo es sin duda el burro Platero. De los pocos permiten un extraordinario juego entre la ficción y la
nombres en la memoria de nuestros estudiantes es el de ese realidad que ayuda a conocer su vida y su personalidad, la de
animal. Y a su sombra aparece también un personaje esencial un hombre en el que siempre, ya desde la alegría de vivir o
de nuestras letras: Juan Ramón Jiménez. ¿Pero quién fue ese desde el pesimismo, el amor, la sinceridad, el compromiso
hombre? ¿Cómo era? ¿Qué le impulsó a escribir un libro tan con los más débiles, la lealtad y la claridad de su
aparentemente inocente y tan crítico con la sociedad de su pensamiento se convierten en razones de su existencia, a la
tiempo? par que su preocupación incesante por su obra literaria
siempre en marcha. Juan Ramón, tanto en su primera
El profesor Manuel Bernal Romero, acaba de
juventud como durante su exilio en los Estados Unidos en
publicar una biografía de este escritor fundamental con el
sus últimos años manteniéndose fiel a la II República de
interés de descubrirnos su verdadero rostro. Tras el título "El
España, siempre esperó y creyó que la cultura, la educación,
hombre que escribió Platero" (Editorial Verbum) se
y por supuesto la literatura, serían los motores que ayudarían
encuentra el perfil biográfico de una de las mentes más
a aceptar y a ser iguales a los diferentes y a los olvidados.
capaces de la literatura y del pensamiento en español, al
tiempo que un gran desconocido del que se ha difundido Ese hombre es el que se deja ver entre las líneas de
siempre una interesada historia. esta singular biografía que ayuda a entender su filosofía de
Esta biografía novelada, con una importante carga vida y sus preocupaciones.
epistolar, nos hacer ver que la vida de este escritor Fuente: http://www.diariodejerez.es/jerez/verdadero-rostro-hombre-
excepcional no fue fácil, y que entre los momentos más escribio-Platero_0_1234976949.html
trascendentes de su vida está por un lado su enamoramiento
de Zenobia Camprubí y por otro el inesperado éxito editorial IES VEGA DEL GUADALETE
de Platero y yo. La Barca de la Florida
(Cádiz)
Pero antes de todo eso hubo siempre un insistente
escritor apasionado, un hombre atormentado a veces, lleno
de luces pero también de sombras, y con una existencia
compleja marcada por su inestabilidad, sus miedos y por su
inconformismo. De todo ello dejó constancia, además de en
su obra, en innumerables cartas: muchas enviadas, otras
escritas pero no remitidas, y algunas simplemente anotadas AUTOR DEL DOSSIER
pero que se quedaron para siempre pendientes en sus
Andrés Pulido Villar.
archivos. Responsable de la biblioteca Juan Leiva

Webgrafía básica
 BERNAL, Manuel (Propuesta didáctica) y PARRA, Miguel (Ilustraciones) , “Platero y yo, el compromiso de Juan Ramón”. [fecha de consulta: 13 abril
2018]. Disponible en: <http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/ishare-servlet/content/177da3e6-56e6-47f4-9845-5da8a1036a1c>.
 BERNAL, Manuel. Conferencia: “La invención de la Generación del 27”. [fecha de consulta: 16 abril 2018]. VÍDEO. Disponible en:
<https://www.youtube.com/watch?v=hfziGL-WT48>.
 BERNAL, Manuel. El hombre que escribió Platero (fragmento). 13 de agosto de 2015. [fecha de consulta: 16 abril 2018]. Disponible en:
<http://www.revistacronopio.com/?p=16346>.
 ESCORIZA, Estefanía. “Las cartas que Platero nunca Leyó”. 6 de abril de 2018. [fecha de consulta: 10 abril 2018]. Disponible en:
<https://www.lavozdelsur.es/las-cartas-que-platero-nunca-leyo>.
 GONZÁLEZ SERRANO, Carlos Javier. “La invención de la Generación del 27, de Manuel Bernal Romero”. 6 de agosto de 2013. [fecha de consulta:
16 abril 2018]. Disponible en: <http://revistatarantula.com/la-invencion-de-la-generacion-del-27-de-manuel-bernal-romero/>.
 RNE. Programa Biblioteca Pública. “El hombre que escribió Platero. Manuel Bernal indaga en la juventud de Juan Ramón Jiménez a través de detalles
biográficos y de sus cartas”. 13 de marzo de 2015. AUDIO. [fecha de consulta: 12 abril 2018]. Disponible en:
<http://www.rtve.es/alacarta/audios/biblioteca-publica/biblioteca-publica-hombre-escribio-platero-manuel-bernal-indaga-juventud-juan-ramon-jimenez-
traves-detalles-biograficos-cartas/3041494/>.
 RONCHEL, Javier. “La Argónida nos espera”. 25 de febrero de 2018 [fecha de consulta: 16 abril 2018]. Disponible en:
<http://www.diariodecadiz.es/ocio/Argonida-espera_0_1221777973.html>.

Página 4 MANUEL BERNAL ROMERO

Intereses relacionados