San Francisco.

Verano de 2001.

¿Sí, diga?

Rahim Kan... ¿Eres tú?

¿Amir jan?

7

¿Quién ha llamado, cariño?

Tengo que ir a Pakistán. Debo volver a casa.

¿A Pakistán? Pe... pero... ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Y cuándo?

Soraya, mi mujer, siguió hablando, pero yo ya no la escuchaba. En mi cabeza resonaban aún las últimas palabras de Rahim Kan: “Existe un modo de volver a ser buenos.”

“De acuerdo, hay un modo de volver a ser buenos, pero... ¿cuál?”

8

Kabul, a principios de la década de 1970.

¡Ja, ja, ja! ¿Has visto la cara que han puesto cuando les has cortado el hilo de la cometa, Amir agha?

Sí... ¿Y cuando has sido el primero en calcular dónde iba a caer? ¡No se lo podían creer!

¡Creo que este año podrías ganar el concurso de cometas!

Hablo en serio, Amir agha, con una buena cometa podrías ga... ¿eh? ¡No seas tonto, Hassan! Omar es el mejor. Seguro que gana él.

¡Eh, tú! ¡Yo te conozco!

¡Tú! ¡Hazara! Conocí a tu madre, ¿lo sabías?

Sí... todos la conocimos. Estuvo muy bien. Le dimos por detrás junto a aquel arroyo. ¡Ja, ja, ja!

9

hum... ¡Qué coñito más dulce y prieto tenía! ¡Ja, ja, ja, ja! Vámonos... Hassan, anda, vámonos...

Eh, ¿adónde vais? ¡Vuelve, nariz chata! ¡Aún tenemos muchas cosas que contarte!

Estoy seguro de que se ha equivocado. Te ha confundido con otro. Eso es: te ha confundido con otro niño.

Tashakor. Gracias.

Volvamos a casa.

Amir... tú sabes que yo haría cualquier cosa por ti, ¿verdad? ¡Hasta caminaría sobre el fuego si me lo pidieras!

¿Y por qué iba a pedirte algo así?

10

Oh, por favor, amigo mío... ¡Esto es una insensatez y hasta tú lo sabes!

¿Crees que es una insensatez construir un orfanato en Kabul, Rahim?

¡No paras de firmar cheques para ese orfanato y ni siquiera te fijas en que la mitad del dinero acaba en los bolsillos de burócratas y políticos!

¡vamos, no finjas que no sabes a qué me refiero!

hum... ¿La mitad, dices? ¿Sólo? ¡Bueno, entonces me considero afortunado!

Yo... bueno... imagino que... eh, eh, eh...

No, amigo mío, no es el dinero lo que me preocupa. Me preocupa que la gente de Kabul olvide demasiado deprisa...

11