BECREA JUAN LEIVA ENCUENTROS

IES vega del Guadalete CON AUTORES
(La Barca de la Florida, Cádiz)

Rosa Navarro Durán
Biografía
Rosa Navarro Durán ANEP desde noviembre de la ANECA desde enero de
(Figueras, Gerona, 1947), 2001 a enero de 2005. 2005.
catedrática de Literatura Por último, cabe mencionar
Es miembro de la comisión
Española de la Universidad de técnica de la Comisión de que ha sido jurado del Premio
Barcelona, donde ejerce la Política Científica de la Príncipe de Asturias de las
docencia desde 1969, es Universidad de Barcelona Letras desde 2000 a 2014, del
especialista en Literatura desde noviembre de 2004 y Premio Princesa de Asturias de
Española de la Edad de Oro y presidenta de la Comisión de las Letras de 2015 y 2016, y
fue coordinadora del área de Huma nida des para la del Premio Miguel de
Filología y Filosofía de la evaluación del profesorado de Cervantes de 2012.
DOSSIER INFORMATIVO

Publicaciones
LA AUTORA Y SU OBRA

Nuestra conferenciante es autora de Desde 2002, sus publicaciones más
ediciones de textos de la Edad de Oro destacadas están relacionadas con su
(publicadas a lo largo de 25 años), desde la nueva lectura de La vida de Lazarillo
del anónimo Libro de las suertes (1986), las de Tormes y su demostración de que el
Obras de Luis Carrillo y Sotomayor (1990) o autor de la obra es Alfonso de Valdés, el
la Poesía de Francisco de Aldana (1994) hasta gran valedor de Erasmo en España y
los cinco volúmenes de Novela picaresca secretario de Carlos V, La verdad sobre el
caso del “Lazarillo de Tormes” (2010),
(2004-2010) o la de la Tragicomedia de
Tres personajes satíricos en busca de su
Lisandro y Roselia de Sancho de Muñón
autor (2011). A esta investigación se une
(2009).
su atribución de la "La segunda parte de
Asimismo destacan sus ensayos Lazarillo de Tormes" (Amberes, 1555) a
como Comentar textos literarios (1990), La Diego Hurtado de Mendoza.
mirada al texto (1995), ¿Por qué hay que leer En este siglo XXI su vocación
a los clásicos? (1996), Cómo leer un poema pedagógica le ha llevado a adaptar los
(1998), Cervantes (2003) o Pícaros, ninfas y clásicos de la literatura universal y de la
rufianes (X Premio Algaba, 2012); y coautora literatura española para niños y
de la Breve historia de la literatura española estudiantes. Hamlet de William
(1997). Ha dedicado numerosos artículos a Shakespeare ha sido la última obra que
análisis de textos de la Edad de Oro y de la ha puesto a disposición de los más
poesía contemporánea. jóvenes.
Para conocer a nuestra autora
Para tener un conocimiento sino que escribo a veces para los niños y ha llenado horas y horas de mi vida,
más profundo de nuestra invitada los adolescente, y a veces para los con apasionantes descubrimientos,
hemos seleccionado algunas preguntas filólogos; pero junto a los niños pueden pero también con durísimos rayos de
de la entrevista que le realizó Carmen ponerse a leer mis libros todos los fraguas coléricas (se lo tomo prestado a
Fernández Etreros en la revista digital lectores que no hayan leído a los Miguel Hernández) de algunos críticos.
Top Cultural. He aquí las respuestas: clásicos y quieran hacerlo de una Cuando arrecian estos, abro el capítulo
manera sencilla pero absolutamente fiel seguro del Quijote; y al salir de él, sigo
1. De niña querías ser… a sus textos. Y junto a los filólogos…, investigando.
De niña quería ser profesora, y por bueno, pueden ponerse a leer esos
eso lo soy. Aunque confieso que tal vez 6. ¿Qué libro no has leído ni piensas
ensayos aquellas personas aficionadas a
me lo haya inventado, porque suelo leer nunca?
la filología, o los avanzados lectores de
construir mis recuerdos desde mi No he leído muchísimos libros
los clásicos de la Edad de Oro.
presente para convertirlo siempre en lo porque la vida es breve y no da para
deseado, en lo perseguido (…). También 4. Una manía para comenzar a escribir. todo; como decía Ovidio, no todos lo
es cierto que debí querer ser escritora Un día que fui a ver a su casa a podemos todo. Me resulta ya más difícil
porque a los trece años escribí mi Francisco Ayala, al que quería yo pensar en no querer leer un libro como
primera y última novela. La conservo: mucho, le pregunté dónde se sentaba él, punto de partida, como decisión
está escrita con letra ilegible (la mejoré dónde estaba su querencia –para usar previa; muchas veces he abierto libros
luego muchísimo), y el texto es un término taurino–, y me dijo que no que he abandonado enseguida porque
incomestible. Eso pude comprobarlo yo tenía ningún lugar preferido, que el sentía que perdía el tiempo: ni me
misma tras haber dado fin a la “gran exilio le obligó a acomodarse a decían nada ni gozaba con su escritura.
obra”: me dormí al tercer capítulo y cualquier sitio. Aprendí de sus palabras, Pongamos que no pienso leer los libros
decidí, sabiamente, que ese no era mi y desde entonces procuro que ni la basura (y así contesto sin
camino. Luego escribí muchos libros costumbre ni las manías me tiranicen. comprometerme a nada).
(llevo 66 filológicos, entre ediciones y 7. ¿Lees las críticas o pasas
ensayos), y ya en este siglo me metí en olímpicamente?
ese espacio maravilloso que son las Siempre leo las críticas, pero
adaptaciones de clásicos; pero nunca cuando veo que caen en el insulto, en la
volví a caer en la tentación de inventar descalificación sin argumentos, dejo de
mundos de ficción. hacerlo porque no quiero que llenen mi
2. Escribir, ¿por qué? vida de cardos y de penas sin más, sin
Por pura necesidad de vida. razonamiento alguno.
Cuando me levanto y, tras desayunar y
8. ¿De qué acontecimiento histórico
entonarme con el café y un poco de
no escribirías nunca?
chocolate (mi vicio y mi remedio para
Como soy especialista en
todo), me pongo a escribir un rato, salgo
literatura de la Edad de Oro o
de casa totalmente renovada. Si estoy en
adaptadora de clásicos (y no de
la etapa de lectura y recopilación de
contemporáneos, salvo alguna
materiales, me entra una desazón que
Rosa Navarro Durán excepción), no tengo problema para
reconozco enseguida: ¡no puedo escribir
decir que nunca escribiría sobre guerras
aún!
contemporáneas. Sí, sobre la de Troya
3. Escribir, ¿para quién? 5. ¿Cuál es “tu novela de cabecera”? porque nos ha llegado ya convertida en
Yo tengo dos públicos: el de los Son dos: el Lazarillo y el Quijote. leyenda; pero no, sobre las espantosas
aprendices a filólogos o los propios Siempre he recomendado, como del siglo XX, ni sobre el terrible tajo de
filólogos, y para ellos estuve escribiendo remedio a la melancolía, abrir el Quijote nuestra guerra civil, ni tampoco sobre
en exclusiva el siglo pasado. Pero en por algún capítulo de risa asegurada ese infierno terrorífico que superó todo
este, he logrado tener otro público, y (por ejemplo, el XVI de la primera los horrores imaginables que fue el
este es único, maravilloso: son los niños parte), y a los cinco minutos se logra nazismo.
y los jóvenes. Mi segunda vida –la de barrer la tristeza como niebla al viento.
adaptadora de clásicos, y narradora de El Lazarillo es mi “tema”; desde que en Fuente: 12 preguntas TOP: Rosa
la vida y obra de algunos de estos 2002 me di cuenta de que que el párrafo Navarro Durán. Carmen Fernández
escritores para los niños– me está dando final del prólogo estaba en lugar Etreros en http://topcultural.es/.
las mayores alegrías de mi vida (…). inadecuado, porque era en realidad el
Volviendo, pues, a la pregunta: no es que comienzo de la obra, empecé una
escriba siempre para todo el mundo, investigación que sigue abierta y que

Página 2 R O S A N AV AR R O D U R ÁN
Artículo: ¿Por qué adaptar a los clásicos?
En el presente artículo Rosa Navarro Durán reflexiona sobre la necesidad de hacer accesible a los
más jóvenes un tesoro cultural como los clásicos de nuestra literatura. Debido a la extensión del texto nos
hemos permitido seleccionar los párrafos iniciales en los que expone el interés de las adaptaciones para este
fin.

Nadie discute la importancia de las obras clásicas, pero usamos, al tener variantes léxicas o sintácticas propias de su
pocos tienen acceso a ellas. Sus nombres, sus autores forman época; o simplemente, por su misma condición de obra de
el cuerpo de la historia de la literatura; son, pues, materia de arte, que nos habla de su belleza estilística, de su complejidad;
estudio. Honran calles, plazas; visten centenarios, premios; y así, gozar de ella supone un lector ya formado. No es
arropan con su excelencia la historia del país, incluso dibujan ninguna exageración decir que, en definitiva, las páginas de
rutas turísticas, en las que se contemplan esculturas de sus estas obras están cerradas para los aprendices. Imponerles la
personajes y placas alusivas, y, sin embargo, la mayoría de lectura del Quijote o del Cantar de mio Cid —o del Guzmán
los ciudadanos de esas ciudades y pueblos, y la gran parte de de Alfarache o del Conde Lucanor— es hoy un imposible o un
los transeúntes de esos caminos no han leído las obras camino hacia el fracaso, o incluso peor: una forma de que
literarias cuyos nombres conocen tan bien. Y lo que es peor, tengan una experiencia tan negativa que nunca más quieran oír
sus hijos y sus nietos no sólo no las van a leer, sino que no hablar de estas extraordinarias obras y que vivan la lectura
pueden leerlas. No estoy hablando de un extraño pueblo como un suplicio.
cuyos habitantes sufren una terrible maldición, no; estoy En el polo opuesto a vedar el acceso al tesoro de los
hablando de nuestro país y de nuestros clásicos, tal vez —eso libros está el obligar a leerlos sin elegirlos adecuadamente. La
sí— exagerando un poco. obligación impuesta se puede mantener una página, máximo
dos, del libro; pero en esa tierra de nadie tiene que haber un
Los clásicos como un tesoro escondido anzuelo que enganche al relato al niño para que, a partir de la
tercera página, desaparezca el mandato y sea su voluntad libre
A menudo, el ser humano, cuando descubre un tesoro,
la que le lleve a pasar una y otra y otra página buscando el
en vez de mostrarlo y compartirlo, prefiere esconderlo y
final deseado de la historia y al mismo tiempo sintiendo
guardárselo para su sola contemplación y gozo, aunque no
mucho que llegue.
pueda resistir la tentación de hablar de esa maravilla que
Nuestros clásicos no sólo encierran ese tesoro de
tiene escondida (…). Con los libros nos sucede algo
diversión, sino también parte de nuestra historia cultural.
semejante, cosa que indica que los consideramos un
Cenicienta o Caperucita o Blancanieves son nombres que en
“tesoro”. No hay más que recordar ese día en que quisimos
seguida nos evocan su historia; sabemos del zapato de cristal,
consultar un libro en algún espacio cerrado, controlado, y
o de la cestita donde lleva Caperucita la comida a la abuela, o
una persona nos lo impidió: no teníamos el permiso
vemos a una desmayada Blancanieves esperando el beso del
correspondiente, no podíamos todavía acceder a ese espacio
príncipe; pero si hablo de cómo el Cid cogió por el cuello al
reservado “a los que saben”. Y tuvimos que ir a la búsqueda
león, que, mansamente, bajó la cabeza ante el Campeador o
de esa firma mágica que abría el lugar vedado que guardaba
recuerdo cómo sus yernos, muertos de miedo, se escondieron
el tesoro escondido: los libros.
donde pudieron, estoy hablando en el vacío. Esa anécdota no
Lo curioso es que no sólo pasa esto con el acceso
funciona como referente cultural porque las páginas del texto
físico al tesoro de la lectura, sino con la posibilidad de abrir
están clausuradas para la inmensa mayoría. Sabemos cómo
y entender lo que dicen las páginas de los libros que forman
don Quijote lucha contra los molinos, que él cree gigantes de
nuestra herencia, nuestro patrimonio cultural. Nadie puede
largos brazos; pero, si en lugar de mencionar esta escena tan
negar que el más grande legado que nuestros antepasados
representada gráficamente, hablo de la terrorífica aventura de
nos han dejado, lo que forma nuestra cultura, son las obras
los batanes y del hablar gangoso de don Quijote al apretarse
de arte; entre ellas están los libros que llamamos “clásicos”,
con los dedos la nariz por no oler lo que huele, encontraré
es decir, “modélicos”. Y también es evidente que a menudo
mucho menos eco.
son de difícil acceso para una persona de mediana
Al no leer a nuestros clásicos no sólo perdemos la
formación, y mucho más para los aprendices de la
posibilidad de gozar de una inmensa mina de diversión, sino
lengua.Como es lógico, ni la capacidad lectora de los niños
también prescindimos de nuestros referentes culturales. Si nos
ni de los adolescentes, ni sus conocimientos de la lengua, les
parece una evidencia que admirar el cuadro de Las hilanderas
permiten leer, ni con gusto, ni con aprovechamiento, buena
es un privilegio que tenemos los españoles porque lo pintó ese
parte de nuestros clásicos, porque muchos están escritos en
maestro de maestros que fue Velázquez y además está en el
una lengua que no es exactamente igual a la que ahora
Prado, a nuestro alcance, no tendríamos que aceptar con tanta
usamos.

B E C R E A J U AN L E I V A Página 3
Artículo: ¿Por qué adaptar a los clásicos?
resignación que muy poca gente haya leído el Cantar de mio En ella destacaba escenas que me habían impresionado,
Cid o el Quijote y casi nadie Tirante el Blanco —ese “tesoro emocionado, sorprendido, como un bocado exquisito —creía
de contento”, como decía el cura amigo de don Quijote—, yo inocentemente— para atraer a nuevos lectores a la lectura
libros que están en todas las bibliotecas y en muchas librerías de la obra. Según un crítico —supongo que experto— no iba
ofreciéndose a nosotros. yo a convencer a nadie. Y si no acertó del todo, no se alejó
mucho de ello.
El camino para conseguirlo: las adaptaciones Luego hice, con mejor fortuna, una adaptación de las
Si los libros clásicos son inaccesibles a los niños, y Metamorfosis de Ovidio para Alianza juvenil, que me
también a muchas personas, ¿hay que aceptar que duerman titularon Mitos del mundo clásico. En ella inicié ya el camino
el sueño de los libros cerrados en las estanterías donde que he seguido después en mis adaptaciones de clásicos: la
descansan o que vayan pasando a ser sólo nombres en los selección de pasajes esenciales, el lenguaje accesible y la
libros de historia de la literatura? Evidentemente no, porque absoluta fidelidad al modelo. Son cuatro ya mis clásicos
la forma de evitar esa catástrofe es muy sencilla; si no se adaptados, y el gusto con que he escrito esas fieles versiones
pueden leer en versión original, podemos seguir un camino para niños (o adultos) ha tenido un correlato en el éxito que
indirecto para llegar a ellos: leer una buena adaptación. están teniendo (…).
Pedro Salinas, en su modélica modernización del
(Extracto)
Poema de Mio Cid, manifestaba su propósito de hacer
Rosa Navarro Durán, ¿Por qué adaptar a los clásicos?
accesible la obra a un mayor número de lectores, porque
ofrecía “una versión popular en español moderno y en metro http://www.asnabi.com/revista/tk18/03navarroduran.pdf.
romance, con el propósito de acercar esta hermosa obra
poética, noble, tranquila y sonriente a un crecido número de IES VEGA DEL GUADALETE
La Barca de la Florida
lectores, que fatalmente se ven alejados de ella por las (Cádiz)
dificultades de lo arcaico” (Salinas, 1934: 10). Y contaba su
forma de proceder: “He deseado ser fiel y claro. Fidelidad
absoluta al texto del poema, sin desviaciones en busca de
ornato, sin amplificaciones ni desarrollos casi nunca”
(Salinas, 1934: 11).
De tan altísimo modelo, tomé ese doble propósito para
mis adaptaciones: ser fiel y clara. Hace ya años escribí una AUTOR DEL DOSSIER
obra, que tuvo un escaso éxito editorial, ¿Por qué hay que Andrés Pulido Villar.
leer a los clásicos? Responsable de la biblioteca Juan Leiva

Webgrafía básica
 BERASÁTEGUI, Blanca, AZANCOT, Nuria. Rosa Navarro Durán, “Alfonso de Valdés escribió el Lazarillo”. 15 de mayo de 2003. [fecha de consul-
ta: 23 Marzo 2018]. Disponible en: <http://www.elcultural.com/revista/letras/Rosa-Navarro-Duran/7067>.
 BERNÁ, Elisa. Entrevista a Rosa Navarro Durán. [fecha de consulta: 23 Marzo 2018]. Disponible en:
<http://www.elecohernandiano.com/numero_30/rayo/rosa_navarro.html>.
 FERNÁNDEZ, Carmen. 12 preguntas TOP: Rosa Navarro Durán. 26 de julio de 2014. [fecha de consulta: 23 Marzo 2018]. Disponible en:
<http://topcultural.es/2014/07/26/12-preguntas-top-rosa-navarro-duran/>.
 FERNÁNDEZ, Carmen. Entrevista a Rosa Navarro Durán: “Romeo y Julieta es un auténtico tesoro”. 31 de marzo de 2016. [fecha de consulta: 23
Marzo 2018]. Disponible en: <http://topcultural.es/2016/03/31/entrevista-a-rosa-navarro-duran-romeo-y-julieta-es-un-autentico-tesoro/>.
 GARCÍA MARTÍN, José Luis. Anónimos con nombre y apellido, la novela de la erudición. 8 de enero de 2014. [fecha de consulta: 23 Marzo 2018].
Disponible en: <http://www.lne.es/cultura/2014/01/07/anonimos-nombre-apellido-novela-erudicion/1524035.html>.
 MSM, Rosa Navarro Durán: "Lo que está en la historia de la literatura no es sagrado". 10 de octubre de 2013. [fecha de consulta: 23 Marzo 2018].
Disponible en: <http://www.lne.es/oviedo/2013/10/10/rosa-navarro-duran-historia-literatura/1481622.html>.
 XIII Congreso Fundación Caballero Bonald (del 26 al 28 de
Octubre de 2011)- Releer a los Clásicos , Museos de la Atalaya,
Jerez de la Frontera, Cádiz. VÍDEO:
https://www.youtube.com/watch?v=ja3NSdxLDJE.

Página 4 R O S A N AV AR R O D U R ÁN