P. 1
Lucas 6 1-11 Los Discípulos Recogen Espigas en El día de Reposo y El Hombre de La Mano Seca

Lucas 6 1-11 Los Discípulos Recogen Espigas en El día de Reposo y El Hombre de La Mano Seca

|Views: 1.207|Likes:
Publicado porIvan Yañez

More info:

Published by: Ivan Yañez on Dec 22, 2008
Copyright:Public Domain

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

Lucas 6 1-11 Los discípulos recogen espigas en el día de reposo y El hombre de la mano seca (Mt. 12.9-14; Mr. 3.

1-6) Luc 6:1 Aconteció en un día de reposo, que pasando Jesús por los sembrados, sus discípulos arrancaban espigas y comían, restregándolas con las manos. Recordemos que estaba prohibido hacer trabajos en el día de reposo y eso era lo que precisamente hacían los discípulos para poder alimentarse. Las comidas y todo debía dejarse listo el día anterior. Leyes humanitarias Deu 23:25 Cuando entres en la mies de tu prójimo, podrás arrancar espigas con tu mano; mas no aplicarás hoz a la mies de tu prójimo. Luc 6:2 Y algunos de los fariseos les dijeron: ¿Por qué hacéis lo que no es lícito hacer en los días de reposo? Anteriormente preguntaban porque no hacían cosas (el ayuno) y ahora preguntan porque hacen cosas que no eran licitas en el día de reposo Luc 6:3 Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Ni aun esto habéis leído, lo que hizo David cuando tuvo hambre él, y los que con él estaban; Luc 6:4 cómo entró en la casa de Dios, y tomó los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes, y comió, y dio también a los que estaban con él? 1Sa 21:1 Vino David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y se sorprendió Ahimelec de su encuentro, y le dijo: ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo? 1Sa 21:2 Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar. 1Sa 21:3 Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas. 1Sa 21:4 El sacerdote respondió a David y dijo: No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres. 1Sa 21:5 Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos? 1Sa 21:6 Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Jehová, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados. Dios probó su memoria y lo que la escritura dice. Quien es el creador de todo y quien nos entrego la ley ¿no iba a saber lo que estaba haciendo? Ellos con estas palabras quedaron como ignorantes. Luc 6:5 Y les decía: El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo. Dios puede hacer lo que Él quiera, pues su voluntad es lo que vale y Él establece las cosas y todo lo que Él hace es perfecto.

1 | Página Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl

Luc 6:6 Aconteció también en otro día de reposo, que él entró en la sinagoga y enseñaba; y estaba allí un hombre que tenía seca la mano derecha. Recordemos que Cristo vino a este mundo a entregar las buenas nuevas, el mensaje de salvación y Él anhelaba estar en la sinagoga predicando y explicando las escrituras a personas que no tenían conocimiento y que querían conocer más a Dios. Luc 6:7 Y le acechaban los escribas y los fariseos, para ver si en el día de reposo lo sanaría, a fin de hallar de qué acusarle. Los escribas y fariseos como siempre buscado que Dios hiciera algo incorrecto para culparlo de ser un falso, de decir algo que no era Bíblico o correcto. Dios era perfecto en todos sus caminos, y aun cuando ya habían intentado antes encontrarle algo malo… pero no encontraban nada malo en el, pues el como hombre fue perfecto en todos sus caminos. Luc 6:8 Mas él conocía los pensamientos de ellos; y dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate, y ponte en medio. Y él, levantándose, se puso en pie. Cristo no ve solamente lo que nosotros vemos, sino que también ve nuestros corazones. Ve nuestros pensamientos y si lo que decimos es lo mismo que lo que hacemos. Y Dios odia a las personas hipócritas que aparentan para el público y no hacen las cosas porque realmente las sienten y es por eso que trataba tan fuertemente a los fariseos y escribas. Luc 6:9 Entonces Jesús les dijo: Os preguntaré una cosa: ¿Es lícito en día de reposo hacer bien, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla? Jesucristo les hace cambiar su punto de vista a si hace o no hace, a verlo del punto de vista si esta bien hacer lo bueno o lo malo. Ellos se turbaron totalmente con este cuestionamiento hacia ellos, porque según la ley no se podía trabajar en el día de reposo, pero la ley también mandaba a hacer lo bueno delante de Dios, y los fariseos y escribas se mostraban al pueblo como personas muy buenas, como personas santas, como personas que tenían mejor comunión con Dios pero si decían que no se podía hacer el bien ellos quedaban como personas malas. El Señor Jesús, le rebate sus preguntas, lo que tienen en el corazón, con la palabra… si bien el solo hizo una pregunta, los hizo cuestionarse, con lo que decía la Palabra de Dios. Luc 6:10 Y mirándolos a todos alrededor, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él lo hizo así, y su mano fue restaurada. Aquí vemos el poder de Jesús, que no necesito decir al hombre sanate, si no extiende tu mano, y en el acto de obediencia, la extendió y fue sanado, muchas veces nosotros escuchamos al Señor Jesús, y debemos oír su voz y obedecerlo, y aceptarlo en nuestro corazón como Señor y Salvador, y en el acto somos salvados. Y Cristo mirando a cada uno de los que criticaban en sus corazones lo sano y ellos sin poder decir ninguna palabra de lo que hacía, y sin poder acusarlo y sin poder reprocharlo por sus actos. Luc 6:11 Y ellos se llenaron de furor, y hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús. Nunca les fue posible culpar a Jesús de que hiciera algo malo, porque en Él no había pecado y solo hacia y decía lo que su Padre le mandaba. Realmente a estos religiosos no les servía de mucho su conocimiento y seguir las tradiciones si no sabían lo que realmente necesitaban. Ellos tenían en frente suyo al Mesías, al enviado de Dios, el que estaba profetizado en las Escrituras, pero ¿porque no lo veían ellos?, era como Jesús decía, estaban ciegos y no 2 | Página Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl

veían su condición. No lograban dimensionar que tenían en frente suyo al Esposo, el Salvador. Que triste seria ser como los fariseos y escribas. Dios te quiere sanar como este hombre enfermo porque el sabe que tienes una necesidad, pero necesita que tu lo veas como el Señor, no que lo veas como un enemigo. Dios te quiere salvar y depende de ti creer o ser humillado e irte a la condenación eterna. Dios te llama, no necesitas probarlo, no necesitas verlo, solo necesitar creer y aceptarlo en tu corazón como tu Señor y Salvador.

3 | Página Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->