Está en la página 1de 46

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

DE LOS LLANOS OCCIDENTALES


“EZEQUIEL ZAMORA”
UNELLEZ

VICERRECTORADO DE INFRAESTRUCTURA
Y PROCESOS INDUSTRIALES
PROGRAMA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

MANUAL DE GRAMÁTICA CASTELLANA

ÀREA: GRAMÀTICA
SUBPROYECTO:
GRAMÁTICA CASTELLANA

Glenys Pérez
Isaías Medina
Duglas Moreno

San Carlos, marzo de 2006


INTRODUCCIÓN

Reflexionando acerca de la importancia de que el individuo perfeccione los


conocimientos adquiridos en la Educación Básica y Diversificada, para lograr una
comunicación mucho más efectiva y uso adecuado del idioma castellano como
vehículos para el aprendizaje intelectual y desarrollo social en el contexto donde
desempeña diferentes roles; se presenta este Manual teórico-práctico de Gramática, el
cual pretende, entre otras cosas, sensibilizar al estudiante en relación a su participación
en situaciones comunicativas, haciendo énfasis en las bases lingüísticas, dominio de
categorías gramaticales y uso de normas ortográficas; para que de esta manera
continúe optimizando sus destrezas en el uso formal del lenguaje a lo largo de su
educación y desempeño como lector y escritor del idioma materno.

Por ser el interés primario atender las necesidades reales de nuestros


estudiantes, los contenidos de este curso se podrán revisar sobre la base bien
fundamentada de la retroalimentación y evaluación, tanto de los estudiantes como de
nuestros colegas. No es un material definitivo, se irá enriqueciendo al calor de las
sesiones y de los aportes del estudiante y del facilitador.

Profesores

Isaías Medina Glenys Pérez

Duglas Moreno

2
CONTENIDO

Objetivo General:

Informar al alumno acerca de la organización, estructura y función de los niveles


de estructuración de la oración simple y compuesta, partiendo del estudio fonético,
morfológico, sintáctico, léxico, semántico y pragmático de la palabra.

Sinopsis de contenido:

Diferencia entre lengua oral y escrita. Acentuación, ortografía, signos de


puntuación, categorías gramaticales (sustantivo, adjetivo, adverbio, pronombre, verbo,
conjunción, preposición, artículo). El verbo y sus accidentes. La oración simple y
compuesta. Análisis de los elementos que forman una oración simple.

Estrategias de aprendizaje:

 Repaso gramatical (ejercicios individuales y grupales)


 Lecturas y discusiones (consultas de fuentes bibliográficas)
 Exposiciones orales
 Monografía (investigación)

Sesiones de trabajo y evaluación:

Sesión 1: Presentación del subproyecto y del material de apoyo. Aclaratoria de dudas


en cuanto al contenido que se desarrollará en las sesiones de trabajo. Conformación de
equipos de trabajo. Asignación de trabajo de investigación (Monografía).

Sesión 2: Acentuación. Taller de 25%.

Sesión 3: Taller de Identificación de Categorías Gramaticales (25%). Revisión del


borrador correspondiente al trabajo de investigación.

Sesión 4: Entrega y Exposición de Monografía. Exposición 25%; Documento 25%.

3
Lenguaje

Tanto los animales como los hombres tienen inteligencia. La “inteligencia”


consiste en la aptitud para entender y dar sentido a las cosas, y en la aptitud para
adaptarse a las situaciones, actuando con arreglo a ellas. Claro que no en todos los
animales se dan estas aptitudes en el mismo grado. Además, en el hombre se dan en
medida muy superior (aunque también con distintos grados de expresión). Y en él existe
otra capacidad, que no tiene los animales: la de juzgar y decidir. Esta capacidad es lo
que se llama “razón”. Por ella se dice que el hombre es un ser “racional”.
La superior inteligencia y la razón han hecho posible que el hombre progrese
(cosa que no ocurre en los animales) y que sea capaz de seguir progresando. Esta
posibilidad está unida directamente a su capacidad de convivir, y ésta, a su vez, está
unida a su capacidad de comunicarse. La capacidad humana de comunicarse está
precisamente muy por encima de la de los animales, porque sólo la inteligencia del
hombre ha sido capaz de inventar un medio de comunicación tan perfecto como es el
lenguaje.
El lenguaje es, pues, un medio de comunicación en que las señales son sonoras,
es decir, que se perciben por el oído. Esas señales están formadas por sonidos que se
producen en la garganta, en la boca y en la nariz aprovechando el aire espirado por los
pulmones. Sin embargo, los sonidos por sí solos no son significativos; sólamente lo
son las combinaciones de los mismos llamadas palabras.
Cuando se habla de lenguaje se puede hacer referencia a la capacidad del ser
humano de utilizar un código, bien sea verbal, pictórico, numérico o gestual, para
comunicarse. El verbal tiene dos componentes estrechamente relacionados entre sí,
pero a la vez diferentes: lengua y habla.

Componentes del Lenguaje. Relación entre ellos

El profesor suizo Ferdinand de Saussure, considerado el padre de la Linguística,


fue el primero en establecer una distinción clara entre lengua y habla a principios de
siglo. Las principales diferencias que él señala son las siguientes:

• La lengua es un hecho social, colectivo, un conjunto de normas gramaticales,


vocabulario y sistema de pronunciación de una comunicación determinada.
• El habla es la realización de la lengua en un momento dado por un hablante
concreto.

Dicho en otras palabras,

• La lengua es eminentemente psíquica, porque las imágenes acústicas se


procesan en la mente para asociarlas a los conceptos.
• El habla es psicofísica, porque requiere de la fonación y de la escritura para la
expresión o realización de la lengua.
• La lengua pertenece a la colectividad.
• El habla es individual.
• La lengua evoluciona paulatinamente con el tiempo.
• El habla se sitúa en un tiempo y espacios determinados.
Lengua y habla se superponen recíprocamente ya que sin actos concretos

4
de habla la lengua no existiría, y aquellos no servirían para la comunicación sin lengua,
que establece las reglas por las que ha de regirse el habla. Estos dos aspectos, lengua
y habla, constituyen un único fenómeno: el lenguaje, esa propiedad común a todos los
hombres que les viene de su facultad de simbolizar.

Tipos de Lenguaje

En términos lingüísticos, el lenguaje se divide fundamentalmente en dos tipos:


oral y escrito. Entre ambos existen diferencias significativas que vale la pena destacar:

Lenguaje Oral Lenguaje Escrito

- Se produce por la articulación de sonidos - Se expresa por signos gráficos.


- Es espontáneo. - Es bien pensado y pulcro.
- Se complementa con el lenguaje no
no verbal para lograr expresividad y - Requiere de una rigurosa aplica-
énfasis. ción de las normas ortográficas
y sintácticas.
- Permite aclarar el mensaje a través - Es más breve y preciso.
de explicaciones o repeticiones del - Persiste en el tiempo; transmite y
mensaje. Conserva la cultura del hombre.
- Es instantáneo, móvil y rico.
- Refleja el grado de cultura y educación
de una cultura persona.
- Emplea modismos, refranes y expresiones
propias del medio social del hablante.

Acentuación

Se denomina acento prosódico (o simplemente acento) a la mayor fuerza de


pronunciación que se carga sobre una sílaba de la palabra (a la que se denomina
sílaba tónica). Una palabra puede ser tónica, si alguna de las sílabas que la componen
presenta este acento, o átona, si ninguna de sus sílabas sobresale de las demás.
Cualquier palabra pronunciada sola, fuera de contexto, es tónica. Solo en el contexto
del discurso es posible determinar si una palabra es átona.

Las palabras átonas son escasas en número, pero muy importantes por el uso
extensivo que se hace de ellas. Entre ellas podemos citar las siguientes:

• Los artículos determinados: el, la, lo, los, las...


• Las formas apocopadas de los adjetivos posesivos: mi, tu, su...
• Los pronombres personales que realizan la función de complemento sin
Preposición: me, nos, te, os, le, la, lo, los, las, les, se.
• Los relativos: que, cuanto, quien, cuyo.
• Los adverbios relativos con funciones no interrogativas o exclamativas: donde,
cuanto...
• El adverbio tan.
• Las conjunciones: y, o, que, si, pues, aunque...
• Casi todas las preposiciones: de, con, a...
• La partícula cual cuando equivale a como (Como un ciclón = Cual ciclón).
5
Las únicas palabras que poseen dos acentos prosódicos son los adverbios de modo
formados mediante la adición del sufijo -mente a un adjetivo. El primer acento es el del
adjetivo; el segundo es el correspondiente al sufijo. Ejemplo: hábilmente, fácilmente.

Se llama tilde o acento ortográfico a una rayita oblicua (') que baja de derecha a
izquierda del que lee o escribe, y que se pone, en los casos adecuados, sobre alguna
de las vocales de la sílaba tónica de la palabra.

Clasificación de las palabras según su acento


Las palabras agudas son aquellas que tienen el acento prosódico en la última
sílaba. Ejemplos: con-ver-sar ; pas-tor; o-ra-ción; com-pe-tir; va-lor

Las palabras llanas son aquellas que tienen el acento prosódico en la penúltima
sílaba. Ejemplos: pro-tes-tan-te; li-bro; di-fí-cil; ra-bi-no; bí-ceps

Las palabras esdrújulas son aquellas que tienen el acento prosódico en la


antepenúltima sílaba. Ejemplos: prés-ta-mo; hi-pó-cri-ta; ag-nós-ti-co; cré-di-to

Las palabras sobreesdrújulas son aquellas que tienen el acento prosódico en


una sílaba anterior a la antepenúltima sílaba. Se trata de dos tipos de palabras:

• Adverbios de modo terminados en -mente (palabras con dos acentos):

di-fí-cil-men-te; e-vi-den-te-men-te; fá-cil-men-te; ob-via-men-te

• Formas verbales formadas por la composición de dos pronombres personales


átonos con una forma verbal: có-me-te-lo; trá-e-me-la

Los monosílabos (sean átonos o no) no llevan tilde. Se exceptúan aquellos


monosílabos tónicos que coinciden en su grafía con otros átonos, en cuyo caso se
coloca tilde en el monosílabo tónico. Esta tilde se denomina tilde diacrítica.

Se acentúan todas palabras agudas que terminan en vocal, o en n o s solas.

Ejemplos: tam-bién; ja-más; lec-ción; se-gún; a-de-más

Las palabras agudas que no terminan en vocal, o en n o s solas, nunca se


acentúan. Ejemplos: vir-tud; na-cio-nal; re-loj; a-co-me-ter; fe-liz

Nunca se acentúan las palabras llanas que terminan en vocal, o en n o s solas.


Ejemplos: me-dios; lla-na; re-ve-la; mo-do; sub-jun-ti-vo

Las palabras llanas que terminan en otras letras siempre se acentúan (a estos
efectos no se considera la letra x representada por los fonemas /k/ + /s/, sino como tal,
y por tanto, las palabras llanas terminadas en x llevan tilde). Ejemplos: di-fí-cil; cár-cel;
au-to-mó-vil; bí-ceps; Gon-zá-lez; i-nú-til; án-trax

Todas las palabras esdrújulas se acentúan. Ejemplos: ás-pe-ra; es-drú-jula; ca-


tó-li-co; pro-pó-si-to; éx-ta-sis
6
La tilde diacrítica se coloca sobre ciertas palabras para distinguir entre diversos
significados del vocablo, según que sean tónicos o átonos. La tilde se coloca sobre la
palabra tónica aunque según las reglas generales no corresponda colocar tilde. Hay
varias categorías:

Monosílabos tónicos que coinciden en su grafía con otros átonos:

o Más (adverbio de cantidad): Quiero más comida.


o Mas (conjunción adversativa con el significado de pero): Le pagan, mas
no es suficiente.
o Tú (pronombre personal): Es preciso que vengas tú.
o Tu (adjetivo posesivo): Dale tu cartera.
o Èl (pronombre personal): ¿Estuviste con él?.
o El (artículo): El vino está bueno
o Mi (pronombre personal): Todo esto es para mí.
o Mi (adjetivo posesivo): Trae mi calendario.
o Mi (nombre común): Concierto para oboe en mi bemol mayor.

Para evitar confusiones, lo que se conoce como anfibología (en caso de que no
existiese confusión, podemos prescindir de la tilde):

o Aún (adverbio temporal o de modo con el significado de todavía): ¿Aún no


ha llegado?.
o Aun (resto de casos): Ni aun él pudo hacerlo.
o Sólo (adverbio equivalente a solamente): Sólo me quieres para eso.
o Solo (adjetivo con el significado de sin compañía): No estés sólo.

Determinantes y pronombres demostrativos:

o Los pronombres éste, ésta, ése, ésa, aquél y aquélla, así como sus
plurales, llevan tilde para diferenciarlos de los determinantes equivalentes.
o Los determinantes este, esta, ese, esa, aquel y aquella y sus plurales no
llevan tilde nunca.
o Esto, eso y aquello no llevan tilde nunca, puesto que son siempre
pronombres.

Hay que tener en cuenta que nunca llevan tilde los pronombres demostrativos
que actúan como antecedentes de un pronombre relativo sin coma interpuesta entre
ambos: Esos que trajiste no con adecuados.

En interrogaciones, admiraciones o expresiones de carácter dubitativo (también


en oraciones que presenten un matiz interrogativo o dubitativo, aunque no existan
signos de puntuación o admiración), también se acentúan:

o Cómo: ¡Cómo que no!, Me pregunto cómo habrá venido.


o Cuál: Esa es la habitación en la cual estuvieron, ¿Cuál es el tuyo?.
o Quién: ¿Quién lo ha dicho?
o Qué: Pídele lo que te debe, No sé qué hacer.
o Dónde: ¡Dónde fuiste a pedir dinero!.
o Cuándo: Hazlo cuando tengas tiempo, ¿Cuándo vienes?.
7
o Cuánto, cuán: No te imaginas cuán ridículo estás, ¿Cuantas cosas has
traído?
o Por qué (partícula interrogativa): ¿Por qué no vienes?
o Por que (grupo átono formado por la preposición por más pronombre
relativo o conjunción subordinante que). En el primer caso siempre es
posible intercalar un artículo determinado: ¿Cuál es la razón por (la) que
te fuiste? La segunda aparece cuando el verbo antecedente rige la
preposición por: Se decidió por que viniera Pepe.
o Porque (conjunción subordinante causal [átona]). Iré porque me lo pides,
Porque te quiero a ti...
o Porqué (nombre): Este es el porqué de su decisión.

El hecho de que tales palabras vayan en una oración interrogativa o exclamativa


no significa que tengan sentido exclamativo o interrogativo. Si no lo tienen, no deben
llevar tilde: ¿Eres tú quien lo ha hecho? (la pregunta se refiere a tú)

Diptongos, triptongos e hiatos


Un diptongo es el conjunto de dos vocales dentro de una misma sílaba, una de
las cuales será siempre una vocal cerrada (i o u). Por tanto, cuando observemos que
las dos vocales que aparecen juntas dentro de una misma sílaba son abiertas (a, e u o),
podemos afirmar que no hay diptongo. Por ejemplo, existirá diptongo en palabras como
a-vión, Jai-me, cuer-po, viu-do..., pero no en hé-ro-e, a-ho-ra...

Existen tres tipos de diptongos:

• Diptongos crecientes, formados por una vocal cerrada más una vocal abierta: ia,
ie, io, ua, ue, uo.
• Diptongos decrecientes, formados a su vez por una vocal abierta más una vocal
cerrada: ai, ei, oi, au, eu, ou. Cuando se encuentran al final de la palabra, los
diptongos ai, ei y oi se escriben ay, ay y oy, respectivamente.
• Diptongos formados por dos vocales cerradas, como iu, ui (este último se
escribe uy cuando se encuentra a final de palabra [salvo en el caso de benjuí y
algún otro más raro]). A efectos de acentuación, tal como estudiaremos
posteriormente, los grupos formados por iu o ui se consideran siempre
diptongos.

Un triptongo aparece cuando no son dos, sino tres, las vocales que aparecen
dentro de una misma sílaba. La vocal situada en el centro es siempre abierta, en tanto
que las de los extremos son cerradas. Existen siete posibles triptongos:

• uai (escrito uay cuando este triptongo se halla a final de palabra): a-ve-ri-guáis,
U-ru-guay...
• uei (escrito uey cuando se encuentra a final de palabra): a-ve-ri-güéis, Ca-ma-
güey...
• iai: i-ni-ciáis...
• iei: i-ni-ciéis...
• iau: miau...
• ioi: hioi-des...
• uau: guau...
8
La presencia de una h intercalada no invalida la existencia de un posible
diptongo o triptongo.

Cuando dos vocales se encuentran en contacto dentro de una palabra, pero no


forman parte de la misma sílaba, se dice que existe un hiato. Existen tres clases de
hiatos:

• Hiato producido por el encuentro por dos vocales abiertas. Siempre que se
encuentran dos vocales abiertas, se produce un hiato: re-hén, al-de-a, le-ón...

• Hiato producido por el encuentro de una vocal cerrada tónica, situada delante o
detrás de una vocal abierta átona: ba-hí-a, o-í-do, fan-ta-sí-a...

• Hiato producido por el encuentro de una vocal cerrada átona con abierta tónica
(gui-ón, tru-hán...). Es el caso menos frecuente. Se trata siempre de palabras
agudas terminadas en vocal o en n.

El encuentro entre dos vocales cerradas, a efectos de acentuación, se considera


como diptongo.

Colocación de la tilde

La acentuación de los diptongos sigue las reglas generales. Por lo tanto, si el


acento de la palabra recae sobre una sílaba con diptongo, y a esta le corresponde una
tilde según las reglas generales, esta tilde se coloca sobre la vocal abierta (a, e u o).
Veamos algún ejemplo: co-rréis, hués-ped...

Cuando son dos vocales cerradas las que están en contacto (ui o iu), a efectos
de acentuación, se considera que se trata de un diptongo. Del mismo modo que para el
resto de los diptongos, si a dicho diptongo le corresponde una tilde, esta se coloca en el
segundo elemento: ben-juí, cuí-da-te, je-suí-ti-co, des-truí, pero je-sui-ta, des-truir...

Existen excepciones a esta última regla. Las formas verbales huí, huís, huía,
huían y huías (y sus equivalentes del verbo fluir) se acentúan.

La y precedida de vocal al final de una palabra se considera como una


consonante a efectos de acentuación, por lo que todas las palabras agudas terminadas
en los diptongos ay, ey y oy se escriben sin tilde (guirigay, virrey...). No así sus plurales
que constituyen palabras agudas terminadas en s. Los agudos terminados en uy
(generalmente topónimos como Bernuy) siguen la misma norma y no se acentúan (sí lo
hace benjuí).

En los triptongos se sigue la regla general de los diptongos. Se coloca la tilde


en la vocal abierta del triptongo: a-ve-ri-guáis, li-cuéis...

En los triptongos agudos terminados en -uay y -uey se siguen las mismas


normas citadas en los diptongos respecto a la y final y, por tanto, no se acentúan
palabras como buey, Uruguay...

9
Si el hiato consiste en la unión de dos vocales abiertas, la tilde se coloca según
las reglas generales: le-ón, co-á-gu-lo...

Si una de las vocales es cerrada, y el posible diptongo se ha deshecho debido a


que sobre ella se carga la fuerza de pronunciación de la palabra, la tilde se coloca
sobre esta vocal cerrada, independientemente de que le correspondiera según las
reglas generales: ca-í-da, son-re-ír, re-ú-no, ba-ra-hún-da...

Cuando la vocal tónica es la abierta, se coloca sobre ella la tilde, toda vez que se
trata siempre de palabras agudas terminadas en vocal o en n: lié, Sión, truhán...

La tilde en las palabras compuestas

a. Si la palabra compuesta procede de la unión de dos palabras simples, sólo lleva


tilde la última componente si a la palabra compuesta le corresponde llevarla:
contrapié, decimoséptimo, cortafríos, radiocomunicación... (pierde su tilde
siempre la primera componente de la misma aunque la llevara cuando era
simple: asimismo, decimoséptimo, tiovivo...).
b. Si las palabras se unen mediante guión (conservando la primera invariante la
terminación masculina singular), cada vocablo conserva su tilde si ya la tenía
previamente: físico-químico, anglo-soviético...
c. En el caso de los adverbios de modo formados mediante la adición del sufijo
-mente (que tienen en realidad dos acentos), se mantiene la tilde del adjetivo
que origina el adverbio si ya la tenía: ágil-mente, rápida-mente...
d. Cuando a una forma verbal que ya tenía tilde se le añaden uno o varios
pronombres, la tilde se mantiene: dé-me, movió-se...
e. Si al reunir una forma verbal que no tiene tilde con uno o varios pronombres
resulta una palabra esdrújula o sobreesdrújula, debemos ponerla: vámonos (de
vamos), dáselo (de da), entrégaselo (de entrega).

Poseen doble acentuación las siguientes palabras. Se recomienda la forma de


la primera columna:

alveolo alvéolo
chófer chofer
dinamo dínamo
fútbol futbol

Palabras terminadas en -iaco/-íaco (y sus correspondientes femeninos). La


primera es preferible:

policiaco policíaco
Zodiaco Zodíaco
amoniaco amoníaco
cardiaco cardíaco

10
Hay también doble acentuación en los presentes de indicativo de algunos verbos. Se
indica, como de costumbre, la pronunciación recomendada en primer lugar (sólo se
indica la primera persona):

afilio afilío
auxilio auxilío
concilio concilío

Entre las acentuaciones incorrectas se incluyen una serie de palabras que se


acentúan de dos formas diferentes, aunque la Real Academia sólo considera como
correcta una de ellas. Honestamente, considero que el uso ha conferido carta de
naturaleza a muchas de las acentuaciones no reconocidas por la Academia. De todas
formas, ahí van (en la primera columna coloco la forma correcta, y en la segunda la
incorrecta):

expedito expédito
libido líbido
intervalo intérvalo
Nobel Nóbel

Los verbos cuyo infinitivo termina en -cuar o -guar llevan diptongo en la sílaba final.
Por tanto, del verbo evacuar la conjugación da e-va-cuo y no e-va-cú-o. Las únicas
excepciones a esta regla son los verbos licuar y promiscuar, que aunque con diptongo
en el infinitivo, producen hiatos en la conjugación (aquí sí que es válido li-cú-o).
El resto verbos que terminan en -uar, aún llevando diptongo en la sílaba final,
producen hiatos en la conjugación y se dirá ha-bi-tú-o y no ha-bi-tuo.

Gramática. Concepto y elementos que la integran

Es la ciencia que se encarga de estudiar los elementos de una lengua y sus


combinaciones. Entre los elementos que integran la gramática tenemos:
La Ortografía, es la parte de la gramática que se ocupa de la manera
correcta de escribir las palabras. Las normas ortográficas regulan el uso de las letras,
de las mayúsculas, de la tilde de acentuación y de los signos de puntuación y
entonación. En ocasiones se plantea la necesidad de reformar las reglas ortográficas
con la pretensión de simplificar la escritura y eliminar, de paso, los errores ortográficos.
Sin embargo, ni las propuestas resultan unánimes ni es seguro que su aplicación
resultara un éxito, pues se originaría otro tipo de faltas.
Para cualquier persona el conocimiento de la ortografía es una necesidad
inseparable para su nivel cultural. Igual como son considerados vulgarismos propios de
la lengua oral carnicería o arradio, en lugar de radio, deben ser considerados
vulgarismo propios de la legua escrita todo tipo de faltas de ortografía , tanto las que
atañen al buen uso de las letras, como las que suponen errores u omisiones de
acentuación y puntuación.
Puesto que la ortografía enseña a escribir correctamente las palabras y
las palabras son un medio para expresar el pensamiento, el que el individuo muestre
interés por corregir las propias faltas ortográficas no es sino un medio de mejorar sus
posibilidades de comunicación con los demás.
La Sintaxis, es la parte de la gramática que estudia la coordinación y

11
unión de las palabras para formar oraciones y expresar conceptos. Organización de los
elementos constituyentes de la oración.
La Semántica, es la disciplina que se encarga de estudiar el significado
de los signos lingüísticos, sus combinaciones y las relaciones entre el signo y la cosa
significada.
La Morfología, es la parte de la gramática que estudia la flexión, la
composición y la derivación de las palabras ( clases de palabras y estructura interna de
cada una de ellas).
La Fonética, es la parte de la lingüística que estudia los sonidos de una lengua
describiendo sus características fisiológicas y acústicas. Conjunto de sonidos de una
lengua. Los orígenes de la fonética, entendida ésta como una reflexión sobre los
sonidos emitidos por el hombre con fines comunicacionales, habría que buscarlos en
los orígenes mismos de la humanidad.

Ortografia de las letras dudosas

Uso de la B

Se escriben con “b” las palabras en las que b va seguida de cualquier consonante:

 Blanco, blusa, ablandar, pueblo, blindado, bloquear, sobre, cobrar, brío.

Se escribe siempre “b” después de m:

 Ámbar, ambiguo, ambulancia, combinación, embestir, embudo, cambio,


ambicionar, cumbia.

Las terminaciones –aba, -abas, -ábamos, -abais, -aban del pretérito imperfecto de
indicativo de todos los verbos de la primera conjugación, es decir, de los verbos
cuyo infinitivo termina en ar:

 ENTRAR: entraba, entrabas, entraba.


 LEVANTAR: levantaba, levantabas.
 CHARLAR: charlaba, charlabas.

El pretérito imperfecto de indicativo del verbo ir:

 Iba, íbamos, ibas, ibais, iban.

Todas las formas de los verbos terminados en – bir, -buir, -aber (subir, recibir, escribir,
atribuir, contribuir, distribuir, haber, caber, saber...): subimos, atribuimos, hubimos,
subirás, atribuirás, habrás.

 Excepciones: los verbos hervir, servir, vivir, sus compuestos (rehervir, deservir,
convivir) y derivados (hervidero, servidor, vivienda). Se exceptúa también el
verbo precaver.

 Todas las formas de los verbos beber, deber y sorber: bebo, bebías, deberemos,
deberíais, sorbiendo.

12
Las palabras en la que la b va seguida de u y, especialmente, las palabras que
empiezan por bu, -bur, -bus: rebuscar, rebuznar, rebullir, aburrido, buitre, trabuco,
abusar, búho, búsqueda.

 Excepciones: vuestro válvula, párvulo, vuelco, vuelo, vulgo, vuelto y algunas


otras palabras de uso poco frecuente.

Las palabras que empiezan por bi, -bis, -biz, (‘dos’), bene, -bien, -bio, -bibl: bilingüe,
bimensual, bisabuelo, beneficiencia, benévolo, bienhechor, biografía, biólogo,
biodegradable.

 Excepciones: Viena, viento, viendo y vientre.

Las palabras que terminan en –bil, -ble, -bilidad, -bundo, -bunda: hábil, habilidad,
vagabundo, débil, debilidad, meditabundo.

 Excepciones. Civil, móvil, y sus compuestos (automóvil) y derivados (movilidad,


inmovilizar, civilidad, civilizar).

Las palabras que empiezan por al- y ar: albañil, alba, albergue, alborotar, árbol, árbitro.

 Excepciones: Álvaro, alvear, alveolo, arvejo, arvejón y sus derivados.

Las palabras que terminan en b: club, nabab, job, baobab, querub, jacob.

Todas las palabras compuestas y derivadas de voces que se escriben con b:


también, emboscada, bocacalle, boquiabierto, parabrisa, rebuscar.

VOCABULARIO

Albaricoque, bujía, escoba, barnizar, escabeche, obvio, víbora.

Uso de la V

Se escribe con V:

 Después de “n”: enviar, envidia, investigación, convenir, tranvía, invierno,


invitación, convento, invidente.

 Después de ad, -ob, - y –sub: advertencia, adversario, advocación, adversativa,


diversión, divergente, obvio, subvención, subversivo.

 Excepciones: dibujo, y sus compuestos y derivados (dibujar, dibujante,


desdibujar).

En las palabras que empiezan por el prefijo vice, viz, -vi (‘en lugar de ‘ que hace
las veces de ‘): Vicesecretario, Vicepresidente, vizconde, Vicerrector, Virrey, viceversa,

En la palabra villa y las palabras que empiezan por villa: Villacaro, Villanueva,
Villalba, Villahermosa, villano, villancico.
13
 Excepción: billar.

En las palabras que empiezan por eva, -eve, - evi, y evo: evadir, evacuar, evaporación,
eventual, evitar, evocar,

 Excepciones: ébano, ebanista, ebenáceo, ebionita, eborario, ebonita.

En los adjetivos terminados en –avo, -ava, -evo, -eva, -ivo, -iva, -ave, -eve, e –ive
(siempre tónicos): octavo, cautivo, positiva, longeva, nuevo, grave, activo, cursiva, leve.

Conservan la V los adverbios acabados en –mente formados con estos abjetivos:


Positivamente, negativamente, nuevamente, suavemente, levemente, brevemente.

 Excepción: árabe y sus compuestos y derivados (arabesco, mozárabe,


arabizante).

En las palabras terminadas en viro, -vira, -ívoro, -ívora: triunviro carnívoro, Elvira,
herbívoro.

 Excepción: víbora.

En un tiempo del indicativo (pretérito perfecto simple) y uno del subjuntivo


(pretérito imperfecto) de los verbos estar, andar, tener y sus compuestos (desandar,
retener, contener, detener, mantener, entretener, sostener):

PRET. PERF. PRET. IMP.

Estuve estuviera/-se
Anduviste anduviera/-se
Tuvo tuviera/-se
Retuvimos retuviéramos/-semos.

En los presentes indicativos, subjuntivo e imperativo del verbo ir:

PRES. IND. PRES. SUBJ.

Voy vaya
Vas vayas
Va vaya.

En todas las formas de los verbos acabados en –ervar, -ivar, -olver y –over:
conservar, avivar, conservo, avivará, conserváis, avivando.

Distíngase entre v cuando aparece en la raíz verbal y b cuando aparece en la


desinencia verbal del pretérito imperfecto de indicativo (-aba, -abas, -aba, -ábamos,
abais, -aban: conservar, avivar, conservaba, avivabas, conservaban, avivabais)

En todos los compuestos y derivados de voces que llevan v: prevenir,


lavavajillas, contraventa, envolver, altavoz, prever.

14
VOCABULARIO

Atavío, avena, avería, dividir, divina, divo, rival, salvaje, severidad.

PALABRAS DE ORTOGRAFÍA DUDOSA CON B Y V (HOMÒFONOS)

 Abalar: mover de un lugar a otro.


 Avalar: garantizar.
 Abocar: aproximar.
 Avocar: (término jurídico).
 Acerbo: cruel, desagradable.
 Acervo: montón, conjunto.
 Albino: blanquecino.
 Alvino: del bajo vientre.
 Baca (de los coches).
 Vaca: hembra del toro.
 Bacante: mujer que celebra bacanales.
 Vacante. Empleo sin cubrir.

Usos de la G y la J

La principal dificultad en el uso de la g Y DE LA J reside en el hecho de que, ante


las vocales e, i, estas consonantes representan el mismo sonido j. Para mantener el
sonido de ga,go,gu, delante de las vocales e, i, se escribe gue, gui, con u muda: guerra,
guiso. Para que suene la u en esta situación debe llevar diéresis: paragüero, pingüino.
La jota siempre representa el mismo sonido: ajo, lejía.

Se escriben con g las palabras que empiezan por gest, gene o geni, menos
jenízaro, jeniquén, Jesús, jerarca, jerga. Ejemplos: Gesto, gestar, gesticular, gestual,
gestante, gestoría, genésico, génesis, genital, genial, general, genitivo.

Se escriben con g las palabras que empiezan por leg, menos lejía. Ejemplos:
Legendario, legionario, legión, legislar, legítimo, legitimidad, legitimar, legislatura,
legible, legislativo.

Se escriben con g el prefijo o compuesto griego geo. Ejemplos: Lógica,


logística, apología, podología, sociológico, filología, filológico, antropología, analógico,
cardiología, topología, teología.

Se escriben con g el grupo de letras inge, cualquiera que sea su posición,


menos injerto, injerirse. Ejemplos: Ingenio, ingeniar, ingeniero, ingeniería, ingeniosidad,
ingénito, ingerir, ingenuamente, ingestión, esfinge, laringe.

Se escriben con g los verbos terminados en igerar, ger y gir, menos tejer y crujir.
Ejemplos: Aligerar, morigerar, refrigerar, coger, emerger, proteger, recoger, dirigir, afligir,
exigir, regir, rugir, surgir.

Se escriben con g las terminaciones en gen, gélico, gético, genario, génico,


géneo, genio, gésimo, gesimal, génito y sus femeninos, menos jején y comején.

15
Ejemplos: Virgen, origen, imagen, angélico, evangélico, energético, fotogénico,
heterogéneo, genio, trigésimo, sexagesimal, congénito, cinegético.

Se escriben con g las terminaciones gia, gio,gión, gional, ginal, gionario, gioso,
gírico, y sus femeninos. No entran en esta regla las palabras con hiato como bujía,
herejía y lejía. Ejemplos: Magia, antropofagia, región, marginal, correligionario,
prodigioso, litigio, regio, religión, original, regional, legionario, religioso, prestigioso,
panegírico.

Usos de la J

Se escriben con j las palabras terminadas en eje, aje y jería, y sus compuestos
y derivados, menos ambajes y las formas derivadas de verbos con g en el infinitivo,
como cogería. Ejemplos: Embalaje, pasaje, oleaje, garaje, viaje, eje, esqueje, fleje,
hereje, telemaneje, brujería, cerrajería, conserjería, mensajería.

Se escriben con j las palabras que empiezan por aje y eje, menos agenda,
agencia, agente y otras de la misma familia. Ejemplos: Ajeno, ajedrez, ajenjo, ajeo,
ajetreo, ejemplo, ejemplificar, ejército, ejecutivo.
Se escriben con j las formas verbales de los verbos terminados en jar y, dicho
en general, todas las palabras derivadas de aquellas que se escriben con j. Ejemplos:
Despejé, empujemos, repujé, trabajemos, dibujé, bajemos, atajen, pujé, dejé, rajé,
vejete, ropavejero, envejecer, envejecimiento.

Se escriben con j los verbos terminados en jear. Ejemplos: Ojear, canjear,


homenajear, hojear, burbujear, cojear, callejear, masajear, ajear, trajear, carcajear.

Se escribe j a final de palabra, excepto zigzag, pero nunca al final de sílaba que
no sea final de palabra. Ejemplos: Reloj, boj, almiraj, carcaj, troj, borraj.

Como es sabido, por regla general, para que suene la u de gue, gui, se debe
colocar diéresis. Ejemplos: Agüero, bilingüe, cigüeña, desague, guiro, lengüeta,
pedigüeño, ungüento.

Usos de la letra Z

La letra z siempre representa el mismo sonido y se escribe delante de a, o, u


(zarpazo). La letra c, delante de las vocales a, o, u (zarpazo). La letra c, delante de las
vocales e, i, coincide con el sonido que representa la z (cine, cena). Delante de la a, o,
u, la suena k (cuco, capa). Los problemas ortográficos se complican más en los
territorios donde impera el ceceo o el seseo. Estos fenómenos consisten, el primero, en
pronunciar el sonido z en lo que debería ser s y, el segundo, en pronunciar s en lugar
del sonido z.

La letra z solo se escribe delante de las vocales a, o, u; pero hay algunas


excepciones y palabras que admiten las dos grafías ( palabras que se pronuncian y
palabras parecidas). Ejemplos: Zigzag, enzima, zéjel, nazismo, zepellín, zendal, zeta,
zelandés, eczema, ázimo, zenit, zinc.
Se escriben con z delante del sonido k, todas las formas verbales cuyo infinitivo
termina en hacer, ecer, ocer o ucir. Ejemplos: Merezco, reverdezca, conduzco, induzca,

16
conozcan, produzcan, crezco, deduzcas, entorpezco, yazca, traduzca merezcáis,
crezco.

Se escribe con z el sufijo aumentativo azo, que también tiene el significado de


golpe dado con aquello que el nombre designa. Ejemplos: Perrazo, gatazo, hombrazo,
zarpazo, codazo, portazo, brochazo, mazazo, carpetazo, jetazo, pinchazo, puñetazo.

Usos de la C

Se escriben con c los verbos terminados en hacer y ecer. Ejemplos: Nacer,


complacer, pacer, reverdecer, hacer, satisfacer, yacer, enternecer, padecer, florecer,
obedecer, entristecer.

Se escriben con c las palabras terminadas en ácea, áceo, ancia, cia, encia, cio,
menos ansia, hortensia, Asis y ciertas palabras que proceden del griego como
magnesio, eutanasia, eugenesia, anestesia, amnesia, etc. Ejemplos: Herbácea,
oleácea, rosácea, violáceo, distancia, perseverancia, conciencia, gracia, milicia, vicio,
novicio, trashumancia, paciencia.
Para distinguir entre las palabras que terminan en “ción” y “acción”, caso de que
la pronunciación personal no las distinga, hay que fijarse si aparece el grupo
consonántico ct en la palabra primitiva o en las derivadas, según sea la palabra
derivada o primitiva; si aparece, se escribe cc. Ejemplos: Calefacción, contracción,
ficción, atracción, destrucción, afección, putrefacción (calefactor, contracto, ficticio,
infecto, atractivo, destructivo, afecto, putrefacto).
Respecto a las palabras terminadas en ción o sión, se escriben con c los
nombres que derivan d verbos acabados en ar, menos los acabados en sar, que no
conservan la sílaba sa del verbo, como confesión frente a compensación (quedan
excluidas las palabras primitivas acabadas en sión, que dan verbos derivados en ar,
como ilusión, presión, visión, pensión, etc.) Ejemplos: Asimilación, perforación,
situación, enajenación, comprobación, jubilación, población, violación, movilización,
afirmación, limitación, respiración, mutilación.
Se escriben con c las palabras que llevan el sonido k a final de sílaba y ante
cualquier consonante. Ejemplos: Cráter, claro, pacto, pícnico, bistec, cromo, cloro, clero,
escrúpulo, crujiente.

Usos de la S

Respecto a las palabras acabadas en ción o sión, se escriben con s los nombres
que derivan de verbos terminados en der, dir, ter, tir, salvo cuando conservan la d o la t
del verbo; entonces se escriben con c (medición de medir, competición de competir,
repetición de repetir) Ejemplos: Propensión de propender, pretensión de pretender,
dimisión de dimitir, promisión de prometer, decisión de decidir, diversión de divertir.

Respecto a las palabras acabadas en ció o sión, se escriben con s ls nombres


que derivan de verbos terminados en sar, salvo cuando el nombre conserva la sílaba sa
del verbo. Ejemplos: Confesión, dispersión, revisión, profesión, expulsión, progresión,
propulsión, regresión, malversación, recusación, tasación.

Signos de puntuación

17
La coma ( , )

Marca una pausa breve en un enunciado.

Se utiliza en los casos siguientes:

• Para separar los elementos de una enumeración.

Ej.: Viene a recoger el resto de sus cosas: la ropa, la pelota de baloncesto, la


cámara y la caña de pescar.

• Para aislar el vocativo.

Ej.: “Visite a Zoraida, la pitonisa, y conozca el porvenir...”

• En los incisos que interrumpen una oración, para aclarar o ampliar lo que se
dice, o para mencionar el autor u obra citados.

Ej.: Todos los vecinos, incluido el del tercero, estaban por primeraza vez de
acuerdo.

• Para separar elementos gramaticalmente equivalentes en un enunciado.

Ej.: Toda Europa estaba presente: franceses, españoles, italianos, alemanes,


portugueses, etc.

• En el encabezamiento de las cartas se escribe coma entre el lugar y la fecha.

Ejemplo: San Sebastian, 24 de marzo de 2006.

El punto ( . )

El punto marca una pausa al final de un enunciado. Después de un punto


siempre se escribe mayúscula.

Hay tres tipos de puntos:

• Punto y seguido: separa enunciados que integran un párrafo.

Ej.: Con el disco en la mano, ya sólo falta que funcione. Atrás han quedado un
año y medio de trabajo e incertidumbres.

• Punto y aparte: separa dos párrafos distintos con dos contenidos diferentes.

Ej.: Un año después de salir el disco al mercado, prácticamente todos saben ya


quién es.

El segundo disco ha comenzado a sonar.

18
• Punto y final: cierra un texto.

• También se usa después de las abreviaturas.

Ejemplo.:
Sr. Sra. Dr. EE.UU.

Nunca se usa el punto en los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos,


obras de arte.

Ejjemplo.: "Las Meninas", "Cien años de soledad"

3. El punto y coma ( ; )

Indica una pausa superior a la coma e inferior al punto. Se utiliza:

• Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de


expresiones que incluyen comas.

Ej.: Había que estar en contacto con la naturaleza; dejar entrar el cielo, el mar y
el viento; dormir sobre tablones, sobre el suelo; sentarse en sillas medio rotas.

• Delante de las conjunciones o locuciones como pero, mas, aunque, sin


embargo, por tanto por consiguiente, cuando los periodos tienen cierta longitud.

Ej.: Trabajamos como locos en ese proyecto porque teníamos confianza; sin
embargo, los resultados no fueron los que esperábamos.

4. Los dos puntos ( : )

Nunca se deja un espacio antes de los dos puntos.

Se usan los dos puntos en los siguientes casos:

• Delante de una enumeración anunciada con un verbo.

Ej.: Los puntos cardinales son: norte, sur, este y oeste.

• En citas textuales.

Ej.: Se tiró en la cama y gritó: “¡No puedo!”

• Después de las fórmulas de saludo en las cartas y documentos.

Ejs.:
Estimado Sr. Lopez:

Tengo el placer de comunicarle que ha ganado el primer premio de


nuestro concurso.
19
Querido amigo:

Siento mucho no haberte escrito antes pero…

• En textos jurídicos y administrativos detrás del verbo (decretos, bandos,


certificados, etc…)

Ej.:

Certifica:
Que D. José Martinez ha seguido su curso de español durante los meses de
Julio y Agosto.

5. Los puntos suspensivos ( ... )

Suponen una interrupción en la oración o un final impreciso. Se usan en los


casos siguientes:

• Al final de una enumeración cuando tiene el mismo valor que la palabra


etcétera.

Ej.: Todo lo malo estaba por venir: la anexión de Checoslovaquia, el asalto por
sorpresa a Polonia, el ataque a Rusia, el Holocausto…

• Para expresar un momento de duda.

Ej.: Tuve un asunto con el profesor de violín y con la niñera, con un oficial y con
un actor, y yo no tenía ni 16 años…¿No les estaré aburriendo?

• Para dejar un enunciado incompleto y en suspenso.

Ej.: En cuanto a lo del otro día fue algo inesperado, muy violento, muy
desagradable…

• Cuando se omite una parte de una cita textual.

Ej.: Las primeras líneas del Quijote las aprendí en la escuela: “ En un lugar de la
Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”

6. Los signos de interrogación ( ¿ ? )

Delimitan enunciados interrogativos. En español es necesario utilizar el signo de


apertura porque no tenemos marcas gramaticales que lo sustituyan.

Nunca se deja un espacio después del signo de interrogación de apertura o


antes del de cierre.
No se escribe punto detrás de los signos de interrogación. Ej.: ¿Qué tal estás?

20
• El signo final de interrogación entre paréntesis indica duda o ironía.

Ej.: El Señor Botín es el director (?) del Banco de Santander.

7. Los signos de exclamación ( ¡ ! )

Delimita enunciados exclamativos o interjecciones. Nunca se deja un espacio


después del signo de exclamación de apertura o antes del de cierre.

Ej.: ¡Hola! ¡Qué sorpresa!

• El signo final de exclamación entre paréntesis indica sorpresa o ironía.

Ej.: Un señor de 70 años (!) ha sido el ganador del Maratón de Nueva York.

8. Los paréntesis ( ( ) )

Se utilizan en los siguientes casos:

• Cuando se interrumpe el sentido de un discurso con una aclaración, sobre todo


si ésta no tiene mucha relación con lo anterior.

Ej.: Marta Tocino (la novia del futbolista) se presenta a las próximas elecciones.

• Para intercalar un dato o precisión (fechas, autores…)

Ej.: Nací en Caracas (Venzuela).

• Para evitar una opción en el texto.

Ej.: Se busca chico(a) para ir a buscar dos niños de 8 y 11 años a la escuela.

• En la transcripción de textos para señalar la omisión de una parte del texto, se


ponen tres puntos entre paréntesis (…)

Ej.: “En Alicante fui y conocí esa terrible masa humana que había en la playa.
(…) Miles y miles de gentes que buscaban y creían que les enviaban barcos. (…)
Yo creo que para sobrevivir nos metieron en la cabeza que nos daba todo igual”.

9. Los corchetes ( [ ] )
Incorporan información complementaria como los paréntesis. Se usan en los casos
siguientes:

• Dentro de un enunciado que va ya entre paréntesis para introducir una precisión.

Ej.: Una de las obras de Antonio Muñoz Molina (algunos la consideran como su
mejor novela [1997]) es “Plenilunio”.

21
• Cuando en un texto ya transcrito el editor quiere introducir una nota
complementaria al texto.

Ej.: Y Don Quijote, con el dolor de las suyas, tenía los ojos abiertos como liebre.
[como liebre] Alusión a la creencia vulgar que las liebres duermen con los ojos
abiertos.

• Como los paréntesis, cuando se omite una parte del texto transcrito. (Ver
ejemplo de paréntesis)

10. Las comillas ( “ ” )

Se utilizan para:

• Reproducir citas textuales.

Ej.: Me dijo muy claramente: “No quiero aceptar esta proposición porque pienso
que no está a la altura de mis ambiciones”.

• Para reproducir los pensamientos de los personajes en los textos narrativos.

Ej.: Todos lo escuchaban con atención pero yo no oía lo que decía simplemente
pensaba: “¡Qué guapo es!”.

• Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar, de otra lengua o
con un sentido especial o irónico.

Ejs.:
El nuevo empleado nos ha aportado el “savoir faire” de su país.
Sus “negocios” no me parecen nada claros.

• Para citar títulos de artículos, poemas, cuadros.

Ejs.:
Si quieres otra opinión sobre este tema, lee el artículo “Ideas nuevas” de Rosa
Montero.

El cuadro “Construcción con línea diagonal” de Tapiés se subastó la semana


pasada en Chile..

11. La raya ( — )

Se utiliza en los siguientes casos:

• Para encerrar aclaraciones que interrumpen el discurso. Se pueden sustituir por


paréntesis.

22
Ej.: Estuve esperando a Sara —una buena amiga— toda la noche. Pero al final
no vino.

• En un diálogo cuando no se menciona el nombre de la persona o personaje.

Ej.:
—¿Qué me has preguntado?

—Yo, nada. Te has confundido de persona.

12. El guión ( - )

Se utiliza :

• Para separar (en determinados casos) los dos elementos que integran una
palabra compuesta.

Ejs.:
Es una lección teórico-práctica

El caballo es de origen hispano-árabe

• Para dividir una palabra al final del renglón cuando no cabe en el completa.

Ej.:
No dejes las cosas en cualquier sitio, te lo digo siempre y ya empiezo a es-
tar harta de repetir siempre lo mismo.

13. La diéresis o crema ( ¨ )

Se utiliza:

• Para señalar la pronunciación de la vocal u en las combinaciones gue, gui.

Ej.: pingüino, vergüenza, etc.

14. La barra ( / )

Se utiliza en los siguientes casos:

• Con valor de preposición en ejemplos como:

Ej.:
120 km/h; salario bruto 1600 euros/mes

• Forma parte de las abreviaturas como :

Ejs.: c/ (calle); c/c (cuenta corriente)

23
15. El asterisco ( * )

Sirve para:

• Señalar una nota al margen o a pie de página dentro de un texto. A veces,


estos asteriscos se encierran entre paréntesis. (*)
• Señalar la forma incorrecta de una palabra.

Ej.: Pienso * de que vendrá mañana (forma correcta: pienso que vendrá mañana)

Categorías gramaticales

Las categorías gramaticales se corresponden a una clasificación de las palabras


de acuerdo con su función en la oración. Entre ellas se encuentran: el sustantivo, el
adjetivo, el adverbio, el pronombre, la conjunción, el verbo, la preposición, los artículos.
Los sustantivos concuerdan en género, masculino o femenino, y en número,
singular o plural con el artículo (el hombre, la calle, los días, las madres, etc.) y con el
adjetivo (verano caluroso, mujer delgada, hombre tímido, casa rosada).
Los sustantivos neutros se forman con el artículo “lo” + un adjetivo (Lo bueno
es tener paciencia, Lo raro es su modo de actuar, etc.). Tienen significado abstracto y
no tienen plural.
Generalmente, la forma -o es masculina y la forma -a es femenina. Las otras
formas se definen con el artículo.
Son masculinos los sustantivos que denotan seres vivos masculinos (hombre;
rey; etc.), los terminados en la forma -ma derivados del griego (tema; clima; sistema;
idioma; programa; problema; esquema; drama; etc.). Los días de la semana y meses
del año.
Son femeninos los sustantivos que denotan seres vivos femeninos (mujer; reina;
etc.), los terminados en -ción, -sión, -tión (canción; cuestión; pasión; etc.), los
sustantivos terminados en -d (excepto césped y húesped si es de sexo masculino).
Algunos sustantivos que causan confusión al hablante de otras lenguas son:
Masculinos: labios, dientes, fin de semana, pie, traje, cine, tranvía, ítem, álbum.
Femeninos: flor, calle, clase, vez, mano, uña, voz, letra (la “a”, “b”, etc.), foto,
moto, noche, razón.
Los sustantivos que comienzan con la letra “a” o con la forma “ha” acentuada
llevan el artículo “el” por razones fonológicas, pero no pierden su género si es femenino
(aula, hambre, alma, agua, etc.).

El adjetivo es una clase de palabra que funciona como modificador del nombre o
sustantivo, es decir, como complemento nominal adjunto que se sitúa delante o
después del sustantivo a que se refiere.
Por significado, señala una cualidad atribuida a un sustantivo, bien abstracta
(percibible por la mente, como en "libro difícil"), bien concreta (percibible por los
sentidos, como en "libro azul").
En cuanto a su morfología, el adjetivo no posee accidente de género o número,
sino que lo adquiere del sustantivo al que determina o bien del artículo que lo
acompaña, cuando se ha producido una metábasis. Admite, además, afijos y morfemas
de grado superlativo (los sufijos -ísimo, -érrimo).

24
El adverbio es la clase de palabra que actúa como núcleo del Sintagma
adverbial. Suele añadir información circunstancial al verbo, y algunos incluso a toda la
oración, ya sea de tiempo, de modo, de lugar, de duda, de afirmación, de negación... En
esos casos se considera que funciona como modificador a nivel de sintagma verbal (lo
hice fácilmente) o nivel clausal (sinceramente,…), por lo que algunos adverbios pueden
funcionar como marcadores del discurso. Las funciones sintácticas del adverbio son,
aparte de la de núcleo de sintagma adjetivo, las de complemento circunstancial del
verbo, las de cuantificador, grado o complemento del adjetivo ("muy bueno") y las de
cuantificador de otro adverbio ("bastante cerca"). Algunos adverbios pueden funcionar
como predicados dirigidos hacia un sujeto y junto a una cópula verbal ("está
divinamente"). El adverbio de modo puede formarse mediante la colocación del sufijo
"-mente" al final de algunos adjetivos. Por ejemplo: rápido (adjetivo) >> rápidamente
(adverbio).

El pronombre es una palabra que suele sustituir a un sintagma nominal que se


ha mencionado previamente o que se sobreentiende o a una persona o cosa de la
situación comunicativa (deíxis); por eso no tiene significado fijo y no admite apenas
adjetivos (solamente los que indican identidad, como mismo en "él mismo", o número,
como en "ellos tres"). Posee deíxis y persona y la mayor parte de las veces género,
número y caso (solamente en los pronombre personales hay caso). Una serie de ellos
son tónicos, esto es, poseen acento; otros no, son átonos y se apoyan para sonar en la
palabra siguiente o anterior, por lo que se les llama clíticos; en la ortografía española los
pronombres átonos se escriben adheridos al verbo si vienes después que él, pero no si
están situados antes: "Dáselo" o "Se lo da". Existen los pronombres personales,
demostrativos, posesivos, relativos, interrogativos y exclamativos.

La conjunción es una palabra o conjunto de ellas que enlaza proposiciones,


sintagmas o palabras, como su etimología de origen latino explica: cum, ‘con’, y jungo,
‘juntar’; por lo tanto, ‘que enlaza o une con’. Constituye una de las clases de nexos. No
debe confundirse con los marcadores del discurso. La conjunción es una parte
invariable de la lengua que se utiliza para enlazar oraciones y establecer relaciones
entre ellas: Luisa va a trabajar y Pedro se queda en casa.
La conjunción sólo tiene valor gramatical, no tiene valor semántico. Su
significado lo adquiere en las relaciones oracionales que puede presentar. Valor aditivo:
Luisa compra y vende objetos. Valor de oposición: Carmen trabaja, y no todos los días,
etc...

El verbo. En todas las oraciones hay una palabra que nos informa acerca de lo
que hace, dice, piensa... alguien.

desayuna temprano.
toma el autobús de las siete y media.
Manuel
llega a su trabajo a las ocho.
piensa en la hora de volver a casa.

Todas las palabras resaltadas en el ejemplo anterior son verbos, que se definen
como esas palabras que nos informan de lo que hace o le sucede al sujeto; o como

25
palabras que significan acciones o estados que suceden en un tiempo determinado;
o también como palabras que nos informan de lo que sucede, hace o piensa alguien.

Lexemas y morfemas verbales.

• Lexema o raíz es la parte de la forma verbal que contiene el significado


básico del verbo, es decir, es la parte que nos informa de la acción que ocurre.
El lexema nos permite diferenciar entre vivir y morir o comer y beber. El lexema
del verbo se obtiene quitando las terminaciones -ar, -er, -ir al infinitivo de los
verbos.

Ejemplo: cant-ar, beb-er, sacud-ir.

• Morfemas o desinencias del verbo son las terminaciones que se añaden al


lexema para construir las distintas formas verbales. A estas terminaciones las
llamaremos desinencias verbales. Las desinencias se obtienen al quitar el
lexema a una forma verbal.

Ejemplo: Cant-abamos, beb-eremos, sacud-o

Las desinencias aportan significados gramaticales (accidentes gramaticales)


como tiempo, modo, número y persona.

Forma verbal Lexema Desinencia Información de la desinencia


primera persona
número plural
correremos corr eremos
tiempo futuro
modo indicativo

Accidentes gramaticales

Se llaman así los diferentes significados que aportan al verbo las desinencias.

ACCIDENTES GRAMATICALES DEL VERBO


Accidentes Clases Referencia Ejemplos
Singular Un solo sujeto Tú estudiaste.
Número Plural Varios sujetos Vosotros estudiáis.
Primera Persona(s) que habla Yo escribo.
Persona Segunda Persona(s) que escucha Tú lees.
Tercera De quien(es) se habla Él lo sabe.
Pasado Hechos ya ocurridos Pintó la pared.
Tiempo Presente Hechos que están ocurriendo Tú pintas la pared.
Futuro Hechos que ocurrirán Nosotros la pintaremos.
Indicativo Hechos reales, seguros Acertó una quiniela.
Modo Subjuntivo Expresión de deseo, duda... Quisiera acertar.
Imperativo Expresión de mandato ¡Adivina el resultado!

El número de los verbos

Las formas verbales pueden estar en singular y en plural.

26
• Una forma verbal está en singular cuando la acción la realiza una
persona.

Ejemplo: Yo escribo, tú hablas, él duerme, ella duerme

• Una forma verbal está en plural cuando la acción es realizada por varias
personas.

Ejemplo: Nosotros(as) corremos, vosotros(as) saltáis, ellos(as)


vienen

La persona de los verbos

Las formas verbales pueden estar en primera, segunda o tercera persona.

• Una forma verbal está en primera persona cuando la acción la realiza el


hablante solo o con otros.

Ejemplo: Yo juego, nosotros(as) lavamos.

• Una forma verbal está en segunda persona cuando la acción la realiza el


oyente solo o con otras personas distintas del hablante.

Ejemplo: Tú juegas, vosotros(as) laváis

• Una forma verbal está en tercera persona cuando la acción es realizada


por una o varias personas distintas del hablante y el oyente.

Ejemplo:

Él juega, ella juega, usted juega, ellos lavan, ellas lavan, ustedes
lavan

Las formas no personales

Algunas formas verbales no expresan la persona gramatical que realiza la acción del
verbo; por esa razón se llaman formas no personales del verbo.

FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO


Infinitivo Gerundio Participio
cantar cantando cantado

27
El tiempo de los verbos (Tomado de la Real Academia Española)

FORMAS NO PERSONALES
Infinitivo Participio Gerundio
reír reído riendo
INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente
río reiré ría
ríes / reís reirás rías
ríe reirá ría
reímos reiremos riamos
reís / ríen reiréis / reirán riais / rían
ríen reirán rían
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito riera o riese
reía reiría rieras o rieses
reías reirías riera o riese
reía reiría riéramos o riésemos
reíamos reiríamos rierais o rieseis / rieran o
reíais / reían reiríais / reirían riesen
reían reirían rieran o risen
Pretérito perfecto simple Futuro simple o Futuro
o Pretérito riere
reí rieres
reíste riere
rio riéremos
reímos riereis / rieren
reísteis / rieron rieren
rieron
IMPERATIVO
ríe (tú) / reí (vos)
reíd (vosotros) / rían (ustedes)

28
FORMAS NO PERSONALES
Infinitivo Participio Gerundio

satisfacer satisfecho satisfaciendo


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

satisfago satisfaré satisfaga


satisfaces / satisfacés satisfarás satisfagas
satisface satisfará satisfaga
satisfacemos satisfaremos satisfagamos
satisfacéis / satisfacen satisfaréis / satisfarán satisfagáis / satisfagan
satisfacen satisfarán satisfagan
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
satisficiera o satisficiese
satisfacía satisfaría satisficieras o satisficieses
satisfacías satisfarías satisficiera o satisficiese
satisfacía satisfaría satisficiéramos o satisficiésemos
satisfacíamos satisfaríamos satisficierais o satisficieseis /
satisfacíais / satisfacían satisfaríais / satisficieran o satisficiesen
satisfacían satisfarían satisficieran o satisficiesen
satisfarían
Pretérito perfecto Futuro simple o Futuro
simple o Pretérito
satisficiere
satisfice satisficieres
satisficiste satisficiere
satisfizo satisficiéremos
satisficimos satisficiereis / satisficieren
satisficisteis / satisficieren
satisficieron
satisficieron
IMPERATIVO
satisface o satisfaz (tú) / satisfacé (vos)
satisfaced (vosotros) / satisfagan (ustedes)

29
FORMAS NO PERSONALES
Infinitivo Participio Gerundio

imprimir imprimido, impreso imprimiendo


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

imprimo imprimiré imprima


imprimes / imprimís imprimirás imprimas
imprime imprimirá imprima
imprimimos imprimiremos imprimamos
imprimís / imprimen imprimiréis / imprimáis / impriman
imprimen imprimirán impriman
imprimirán
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
imprimiera o imprimiese
imprimía imprimiría imprimieras o imprimieses
imprimías imprimirías imprimiera o imprimiese
imprimía imprimiría imprimiéramos o imprimiésemos
imprimíamos imprimiríamos imprimierais o imprimieseis /
imprimíais / imprimían imprimiríais / imprimieran o imprimiesen
imprimían imprimirían imprimieran o imprimiesen
imprimirían
Pretérito perfecto Futuro simple o Futuro
simple o Pretérito
imprimiere
imprimí imprimieres
imprimiste imprimiere
imprimió imprimiéremos
imprimimos imprimiereis / imprimieren
imprimisteis / imprimieren
imprimieron
imprimieron
IMPERATIVO
imprime (tú) / imprimí (vos)
imprimid (vosotros) / impriman (ustedes)

30
FORMAS NO PERSONALES
Infinitivo Participio Gerundio

bloquear bloqueado bloqueando


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

bloqueo bloquearé bloquee


bloqueas / bloqueás bloquearás bloquees
bloquea bloqueará bloquee
bloqueamos bloquearemos bloqueemos
bloqueáis / bloquean bloquearéis / bloqueéis / bloqueen
bloquean bloquearán bloqueen
bloquearán
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
bloqueara o bloquease
bloqueaba bloquearía bloquearas o bloqueases
bloqueabas bloquearías bloqueara o bloquease
bloqueaba bloquearía bloqueáramos o bloqueásemos
bloqueábamos bloquearíamos bloquearais o bloqueaseis /
bloqueabais / bloquearíais / bloquearan o bloqueasen
bloqueaban bloquearían bloquearan o bloqueasen
bloqueaban bloquearían
Pretérito perfecto simple Futuro simple o Futuro
o Pretérito
bloqueare
bloqueé bloqueares
bloqueaste bloqueare
bloqueó bloqueáremos
bloqueamos bloqueareis / bloquearen
bloqueasteis / bloquearen
bloquearon
bloquearon
IMPERATIVO
bloquea (tú) / bloqueá (vos)
bloquead (vosotros) / bloqueen (ustedes)

31
FORMAS NO PERSONALES
Infinitivo Participio Gerundio

faxear faxeado faxeando


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

faxeo faxearé faxee


faxeas / faxeás faxearás faxees
faxea faxeará faxee
faxeamos faxearemos faxeemos
faxeáis / faxean faxearéis / faxearán faxeéis / faxeen
faxean faxearán faxeen
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
faxeara o faxease
faxeaba faxearía faxearas o faxeases
faxeabas faxearías faxeara o faxease
faxeaba faxearía faxeáramos o faxeásemos
faxeábamos faxearíamos faxearais o faxeaseis /
faxeabais / faxeaban faxearíais / faxearían faxearan o faxeasen
faxeaban faxearían faxearan o faxeasen
Pretérito perfecto simple Futuro simple o Futuro
o Pretérito
faxeare
faxeé faxeares
faxeaste faxeare
faxeó faxeáremos
faxeamos faxeareis / faxearen
faxeasteis / faxearon faxearen
faxearon
IMPERATIVO
faxea (tú) / faxeá (vos)
faxead (vosotros) / faxeen (ustedes)

FORMAS NO PERSONALES

32
Infinitivo Participio Gerundio

fotografiar fotografiado Fotografiando


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

fotografío fotografiaré fotografíe


fotografías / fotografiás fotografiarás fotografíes
fotografía fotografiará fotografíe
fotografiamos fotografiaremos fotografiemos
fotografiáis / fotografían fotografiaréis / fotografiéis / fotografíen
fotografían fotografiarán fotografíen
fotografiarán
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
fotografiara o fotografiase
fotografiaba fotografiaría fotografiaras o fotografiases
fotografiabas fotografiarías fotografiara o fotografiase
fotografiaba fotografiaría fotografiáramos o
fotografiábamos fotografiaríamos fotografiásemos
fotografiabais / fotografiaríais / fotografiarais o fotografiaseis /
fotografiaban fotografiarían fotografiaran o fotografiasen
fotografiaban fotografiarían fotografiaran o fotografiasen
Pretérito perfecto Futuro simple o Futuro
simple o Pretérito
fotografiare
fotografié fotografiares
fotografiaste fotografiare
fotografió fotografiáremos
fotografiamos fotografiareis / fotografiaren
fotografiasteis / fotografiaren
fotografiaron
fotografiaron
IMPERATIVO
fotografía (tú) / fotografiá (vos)
fotografiad (vosotros) / fotografíen (ustedes)

FORMAS NO PERSONALES

33
Infinitivo Participio Gerundio

tullir tullido Tullendo


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

tullo tulliré tulla


tulles / tullís tullirás tullas
tulle tullirá tulla
tullimos tulliremos tullamos
tullís / tullen tulliréis / tullirán tulláis / tullan
tullen tullirán tullan
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o
Copretérito Pospretérito Pretérito

tullía tulliría tullera o tullese


tullías tullirías tulleras o tulleses
tullía tulliría tullera o tullese
tullíamos tulliríamos tulléramos o tullésemos
tullíais / tullían tulliríais / tullirían tullerais o tulleseis / tulleran
tullían tullirían o tullesen
tulleran o tullesen
Pretérito perfecto simple o Futuro simple o Futuro
Pretérito
tullere
tullí tulleres
tulliste tullere
tulló tulléremos
tullimos tullereis / tulleren
tullisteis / tulleron tulleren
tulleron
IMPERATIVO
tulle (tú) / tullí (vos)
tullid (vosotros) / tullan (ustedes)

FORMAS NO PERSONALES

34
Infinitivo Participio Gerundio

palidecer palidecido Palideciendo


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

palidezco palideceré palidezca


palideces / palidecés palidecerás palidezcas
palidece palidecerá palidezca
palidecemos palideceremos palidezcamos
palidecéis / palidecen palideceréis / palidezcáis / palidezcan
palidecen palidecerán palidezcan
palidecerán
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
palideciera o palideciese
palidecía palidecería palidecieras o palidecieses
palidecías palidecerías palideciera o palideciese
palidecía palidecería palideciéramos o palideciésemos
palidecíamos palideceríamos palidecierais o palidecieseis /
palidecíais / palidecían palideceríais / palidecieran o palideciesen
palidecían palidecerían palidecieran o palideciesen
palidecerían
Pretérito perfecto Futuro simple o Futuro
simple o Pretérito
palideciere
palidecí palidecieres
palideciste palideciere
palideció palideciéremos
palidecimos palideciereis / palidecieren
palidecisteis / palidecieren
palidecieron
palidecieron
IMPERATIVO
palidece (tú) / palidecé (vos)
palideced (vosotros) / palidezcan (ustedes)

FORMAS NO PERSONALES

35
Infinitivo Participio Gerundio

fantasear fantaseado Fantaseando


INDICATIVO SUBJUNTIVO
Presente Futuro simple o Futuro Presente

fantaseo fantasearé fantasee


fantaseas / fantaseás fantasearás fantasees
fantasea fantaseará fantasee
fantaseamos fantasearemos fantaseemos
fantaseáis / fantasean fantasearéis / fantaseéis / fantaseen
fantasean fantasearán fantaseen
fantasearán
Pretérito imperfecto o Condicional simple o Pretérito imperfecto o Pretérito
Copretérito Pospretérito
fantaseara o fantasease
fantaseaba fantasearía fantasearas o fantaseases
fantaseabas fantasearías fantaseara o fantasease
fantaseaba fantasearía fantaseáramos o fantaseásemos
fantaseábamos fantasearíamos fantasearais o fantaseaseis /
fantaseabais / fantasearíais / fantasearan o fantaseasen
fantaseaban fantasearían fantasearan o fantaseasen
fantaseaban fantasearían
Pretérito perfecto simple Futuro simple o Futuro
o Pretérito
fantaseare
fantaseé fantaseares
fantaseaste fantaseare
fantaseó fantaseáremos
fantaseamos fantaseareis / fantasearen
fantaseasteis / fantasearen
fantasearon
fantasearon
IMPERATIVO
fantasea (tú) / fantaseá (vos)
fantasead (vosotros) / fantaseen (ustedes)

La preposición, palabra que relaciona un nombre o un pronombre con otra


palabra de la que es complemento, como indica su etimología de origen latino prae
‘delante', positio, ‘posición'.

36
Las preposiciones son palabras que enlazan un elemento sintáctico cualquiera,
principalmente, un sustantivo o equivalente, con el que forma un complemento de otro
sustantivo, mujer ‘con' suerte, de un verbo, voy ‘a' casa, de un adjetivo , bueno ‘de'
naturaleza, de un adverbio, lejos ‘de' casa, de un pronombre, ninguno ‘de' nosotros, o
de una interjección, ¡ay ‘de' mí! Al término del cual depende el complemento se llama
término regente, núcleo o inicial, y al término que sigue a la preposición, término regido
o terminal.

En castellano, la preposición precede siempre a su término formando con él una


unidad sintáctica y fonética que no puede destruirse sin alterar el sentido, compramos
una novela ‘en la librería', o ‘ en la librería' compramos una novela, aunque se altere el
orden, el término regente o inicial será compramos una novela y el término regido en la
librería.

Las preposiciones carecen de acento propio, son átonas, excepto según, y se


usan siempre en proclisis con su término, con lo que se expresa y fortalece su unidad
sintáctica. Pueden intercalarse, entre la preposición y término, artículos u otros
determinantes, recuerdos ‘del' pasado; trabajo ‘con mis' amigos; ‘con tanta' nieve es
imposible salir.

En nuestro idioma, las preposiciones son las siguientes: a - ante - bajo - con -
contra - de - desde - durante- en - entre - hacia - hasta - para - por - según - sin - sobre
- tras .

Las preposiciones forman parte de lo que llamamos palabras invariables, ya que


no poseen género ni número, como los sustantivos, adjetivos y pronombres que vimos
anteriormente. No importa dónde vaya la preposición, ni tampoco si está ubicada antes
de un sustantivo o de un verbo; siempre será la misma palabra.

Evidentemente, el significado de la oración cambiará según la preposición que se


utilice, ya que cada una de ellas tiene un significado distinto.

El artículo es un modificador directo del sustantivo que lo determina (artículo


determinado) o indetermina (artículo indeterminado), pero que nunca señala una
cualidad de dicho sustantivo.

Morfemas: El artículo tiene dos morfemas: género y número. Es decir, los


morfemas del artículo son los mismos que los del sustantivo. Tres géneros (masculino,
femenino y neutro) y dos números (singular y plural). Pero estos morfemas sólo tienen
sentido gramatical y únicamente cuando modifican al sustantivo.

Existe un caso de aparente contradicción, por razones fonéticas: el artículo


determinado el acompaña a sustantivos femeninos que comienzan por a- o ha- siempre
que el acento fónico recaiga sobre dicha vocal: el águila, las águilas; el hacha, las
hachas.

37
Funciones: El artículo tiene dos funciones. La primera es la de modificador
directo del sustantivo. La segunda es la de producir la sustantivación de cualquier
palabra que no sea sustantivo:

Por qué (conjunción); el porqué (sustantivo).

Clases: Pueden ser determinados, indeterminados y contractos (al = a + el; del =


de + el).

Los artículos determinados pueden confundirse por su forma con el pronombre.


Para saber si es artículo o pronombre basta sustituirlo por un artículo indeterminado; si
la nueva expresión tiene sentido se trata de un artículo, y, si no lo tiene, se trata de un
pronombre.

Concordancia gramatical

La concordancia gramatical es la correspondencia de género y número entre


sustantivo y determinantes o adjetivos, y la igualdad de número y persona entre sujeto y
verbo.

• Concordancia adjetivo/sustantivo
Cuando el adjetivo se refiere a varios sustantivos, va en plural y si dichos
sustantivos son de distinto género, el adjetivo concuerda con ellos en masculino.
Ejemplo: El huerto y el jardín cercanos.
El huerto y la huerta cercanos.

Excepción: Si el adjetivo va antepuesto, la concordancia se puede establecer


también con el sustantivo más próximo.
Ejemplo: Enérgica voluntad y tesón.
Voluntad y tesón enérgicos.

Si un sustantivo femenino va referido a una persona de sexo masculino, la


concordancia se establece en masculino.
Ejemplo: Su excelencia debe estar atento.

Excepción: Si la función del tratamiento es de adyacente del sustantivo, debe


emplearse el femenino.
Ejemplo: Su digna Excelencia debe estar atento.

Los adjetivos de color que en su origen fueron sustantivos no concuerdan con el


nombre en género (y rara vez en número).
Ejemplo: Lunares violeta; Tonos café.
Los adjetivos de color a los que se añade otro calificativo son invariables en
género y número. Ejemplo: Chaquetas azules; Chaquetas azul marino.

Cuando dos sustantivos en singular van coordinados, los artículos, los


demostrativos, los posesivos y el resto de los determinantes deben ir en singular
y repetirse con casa sustantivo.

38
Ejemplo: Mi padre y mi hermano ( Incorrecto: Mi padre y hermano).

• Concordancia sujeto/verbo

Cuando el sujeto es un nombre colectivo en singular, el verbo concuerda en


singular.

Ejemplo: La mayoría se mostró a favor ( Incorrecto: La mayoría se mostraron a


favor).

Cuando hay varios sujetos coordinados, si el verbo los precede puede concordar
en singular o en plural.

Ejemplo: Irá(n) Juan o Pedro.

Cuando ese nombre colectivo lleva un complemento especificativo en plural, el


verbo puede concordar en singular o en plural.

Ejemplo: La mayoría de los entrevistados se mostró / mostraron a favor.

• Algunas construcciones reflexivas

Los pronombres reflexivos concuerdan siempre con la palabra a la que se


refieren. Ejemplos:
Ya no doy más de sÍ / mÍ.
Volviste en sí / ti enseguida.

LA ORACIÓN

La oración y sus elementos

Con la voz y las articulaciones componemos unas cadenas de sonidos que nos
sirven para comunicarnos con los demás humanos. A esas cadenas las hemos llamado,
en los capítulos anteriores, frases. Pero cada frase distinta no está formada por una
combinación de fonemas totalmente distinta de otras. Cada cadena está constituida por
una serie de eslabones que son todos recambiables, que se pueden desmontar y
combinar de otra manera, entre sí o con otros eslabones, para formar una cadena
nueva. Esos eslabones, que tienen en general una forma, un significado y una función
determinados, son las palabras.
Frase es una denominación de la lengua corriente que se puede prestar a
confusión; en gramática se prefiere el nombre de oración.
¿En qué consiste una oración? Es, como hemos dicho, una unidad de
comunicación mínima, es la forma más pequeña de mensaje. Veamos algunos
ejemplos de oración:

1.- El vigilante de la obra no nos dejó pasar.


2.- No todos los insectos tienen alas.
3.- El gobierno ha sido inflexible ante el fraude.
4.- La ocurrencia de Juan nos hizo reír a todos.

39
Punto de vista fonológico

En primer lugar, desde el punto de vista de la fonología, cada oración está


delimitada por una pausa que la precede y una pausa que la sigue, y en consecuencia,
va enunciada con una entonación independiente con respecto a lo que se dice antes y
después de ella.

Punto de vista del contenido: tema y tesis

Si atendemos a los contenidos de estas cuatro oraciones, vemos que, a pesar de


ser completamente distintos unos de otros, tienen una organización común: en todos
ellos existe un tema (un ser, animado o inanimado, sobre el que versa la oración) y una
tesis (algo que se dice acerca de ese tema). Los temas respectivos son <el vigilante de
la obra>, <no todos los insectos>, <el gobierno> y <la ocurrencia de Juan>; y las tesis
son: <no nos dejó pasar>, <tienen alas>, <ha sido inflexible ante el fraude>, <nos hizo
reír a todos>.

Punto de vista de la estructura núcleo verbo

En cuanto a la estructura de las oraciones, podemos observar que en ellas las


palabras se polarizan en torno a dos núcleos. Fijémonos en la palabra dejó (oración 1):
esta palabra se caracteriza por la necesidad de cambiar de forma según la hagamos
acompañar por yo (yo dejé), tú (tú dejaste), él (él dejó), nosotros (nosotros dejamos),
vosotros (vosotros dejasteis) o ellos (ellos dejaron). Lo mismo ocurre con tienen
(oración 2): la compañía de yo, tú, él, nosotros, vosotros o ellos determina en esta
palabra cambios de forma (tengo tienes, tiene, tenemos, tenéis, tienen). E igual hay que
decir de ha sido (oración 3) y de hizo (oración 4), sometidos a cambio por el
acompañamiento de uno u otro de esos seis términos. Las palabras que, como dejó,
tienen, ha sido e hizo, tienen condicionada su forma por la presencia alternativa de yo,
tú, él, nosotros, vosotros o ellos pertenecen a la categoría de verbos. Uno de los dos
núcleos de la oración es siempre una palabra perteneciente a esta categoría. Así pues,
son núcleos en nuestros cuatro ejemplos los verbos dejó, tiene, ha sido, hizo.

Núcleo sustantivo

El otro núcleo de cada oración está en relación directa con este: es, dentro de la
oración, aquella palabra en la que un determinado cambio de forma impone un
determinado cambio de forma en el verbo. Por ejemplo, en la oración 1, si sustituimos
vigilante (forma que denota <un> vigilante) por vigilantes (forma que denota <varios>),
automáticamente el verbo dejó habrá de convertirse en dejaron: Los VIGILANTES de
la obra no nos DEJARON pasar. Si en la oración 2 sustituimos insectos por insecto, el
verbo se cambiaría en tiene: No todo INSECTO TIENE alas. Y lo mismo ocurriría en las
otras dos oraciones: Los GOBIERNOS HAN SIDO inflexibles ante el fraude; Las
OCURRENCIAS de Juan nos HICIERON reír a todos. Estas palabras que, dentro de la
oración, imponen al verbo una determinada forma según aparezcan ellas en la forma
que corresponde a <uno> (singular) o a <varios> (plural), pertenecen a la categoría de
sustantivos. Así como uno de los núcleos es siempre un verbo, el otro núcleo es
siempre un sustantivo.
Concordancia

40
Notemos que, juntamente con el verbo, algunas palabras de la oración cambian
su forma como consecuencia del cambio de forma del núcleo sustantivo: El (vigilante,
gobierno) se convierte en LOS (vigilantes, gobiernos), TODOS (los insectos) se
convierte en TODO (insecto), INFLEXIBLE (gobierno) se convierte en INFLESIBLES
(gobiernos), LA (ocurrencia) se convierte en LAS (ocurrencias). Esta acomodación
formal de unas palabras a otras, llamada concordancia, es manifestación –entre otras-
de la fuerza de cohesión que une las palabras dentro de la oración y que constituye uno
de los caracteres de esta.

Sujeto y predicado

A pesar de que cada una de las palabras se relaciona de alguna manera con
todas las demás que constituyen la oración, de tal modo que esta es una verdadera red
de relaciones, todas las palabras se adhieren primariamente –bien de manera
inmediata, bien por medio de ciertos elementos de conexión, según veremos en los
capítulos que siguen- a uno de los dos núcleos que hemos señalado. Las palabras que
se agrupan alrededor del núcleo sustantivo constituyen con él el sujeto; las que se
agrupan alrededor del núcleo verbo forma con él el predicado. Según esto, nuestros
ejemplos se analizarán así (destacamos en VERSALITA el núcleo del sujeto y el del
predicado):

Sujeto Predicado
El VIGILANTE de la obra no nos DEJÓ pasar
No todos los INSECTOS TIENEN alas.
El GOBIERNO HA SIDO inflexible ante el
fraude.
La OCURRENCIA de Juan nos HIZO reír a todos

Relación entre contenido y estructura

Podemos observar que en los cuatro ejemplos el sujeto, en la <hechura> de la


oración, corresponde a lo que en el <contenido> de la oración es el tema, y que el
predicado corresponde a la tesis. Existe con frecuencia, en efecto, un ajuste entre la
estructura externa sujeto-predicado y la estructura interna tema-tesis. Pero esto no
ocurre siempre. En frases de tipo tan corriente como Los programas de televisión yo los
encuentro abominables o Este libro no se lo preste usted a nadie, el análisis según un
criterio de contenido (de quién se dice, qué se dice) sería así:

Tema Tesis
Los programas de televisión yo los encuentro abominables
Este libro no se lo preste usted a nadie

En cambio, el análisis según un criterio de forma (concordancia de núcleos) sería:

Sujeto Predicado
Yo los programas de televisión los
encuentro abominables.
Usted este libro no se lo preste a nadie.
Como el objeto de la gramática es la forma, portadora de sentido, y no el puro
sentido, un análisis que parta exclusivamente de éste no será gramatical, aunque
algunas veces coincida con el gramatical.
41
Sujeto implícito

No siempre el sujeto está constituido por una palabra o grupo de palabras.


Cuando decimos Llegaremos mañana a las siete, el sujeto de la oración está expresado
dentro de la misma forma del verbo, por medio de la terminación –mos (que significa
<nosostros>), llamada indicador de persona. Cuando decimos Han vuelto a subir el
pan, el sujeto está en el indicador de persona –n (que significa <ellos> o <ellas>: los
fabricantes, las panaderías, etc.). El indicador de persona consiste a veces en la
ausencia de terminación: en la oración Tiene mucho trabajo, el indicador de persona es
cero (que quiere decir <él> o <ella>, una persona mencionada antes en la
conversación). El sujeto no constituido por palabras, sino por un indicador de persona,
se llama sujeto implícito (es decir, <incluido> en la forma verbal).

Modalidades de la oración

Oraciones enunciativas

No es siempre la oración el puro informe de algo que sucede, ha sucedido o


sucederá. Esto ocurre cuando se dice, por ejemplo, Este hombre tiene dinero (o Este
hombre no tiene dinero). Pero el hablante puede ver su propio enunciado como una
simple posibilidad o como un hecho dudoso: Este hombre tendrá dinero (<supongo que
tiene>); Este hombre quizá tenga dinero.

Oraciones interrogativas

Puede ocurrir que el hecho ni siquiera sea expuesto, sino planteado como algo
que ignora el hablante y que desea conocer. Es una oración que pide una respuesta
verbal: ¿Tiene dinero ese hombre?
Oraciones de mandato

En otras oraciones se expresa el deseo del hablante de suscitar una acción en


los demás. Como las anteriores, piden una respuesta, pero aquí no verbal, sino activa:
Tráigame la correspondencia.
Oraciones de deseo

Y, por último, en otras oraciones se expresa también un deseo, pero sin el intento
expreso de que alguien lo cumpla: ¡Ojalá pudiera dártelo!

Todas estas modalidades de oración, reflejo de la actitud personal del hablante


ante el hecho a que se refiere aquella, tienen particularidades en su forma, ya en la
entonación (como hemos visto en el capítulo anterior), ya en la construcción (como
veremos más adelante).

UN APARTE DE LA GRAMÁTICA
Paola Bentivoglio UCV (2006)

42
La gramática de la actual lengua castellana no es otra cosa, que el conjunto
ordenado de las reglas de lenguaje que vemos observadas en los escritos o
conversaciones de las personas doctas que hablan el castellano ó español, pues de
ambos modos se designa nuestro idioma. Llámase castellano, como que es el de
ambas Castillas; y español, por ser el que se habla en la mayor parte de las provincias
de la Península; el usado, aun en aquellas donde no es la lengua común, para perorar
en el púlpito, abogar en los tribunales, enseñar en las escuelas.

Lo que llama la atención en es la referencia explícita que hace Salvá a las


conversaciones de las personas doctas y al uso del español para perorar en el púlpito,
abogar en los tribunales, enseñar en las escuelas, prueba de que había en él una
preocupación por la lengua hablada tanto en situaciones formales (el púlpito, los
tribunales) como semi-formales (las conversaciones y, al menos parcialmente, las
escuelas). Desde luego, y debido a los límites impuestos por la época, en su obra es
imposible saber de qué fuentes orales proceden los ejemplos que Salvá usa. Además,
todos los ejemplos están descontextualizados. Debemos reconocer a Salvá, sin
embargo, el haber mencionado que hechos de habla como los señalados puedan ser
fuente de observaciones lingüísticas.

Andrés Bello en 1847, en las "Nociones preliminares", escribía:

La GRAMÁTICA de una lengua es el arte de hablarla correctamente, esto es,


conforme al buen uso, que es el de la gente educada.

Como vemos, el famoso gramático considera que la gramática es el arte de


hablar una lengua correctamente, y ni siquiera hace referencia a la lengua escrita, pese
a que muchos de sus ejemplos proceden de la literatura. A Bello le debemos el haber
establecido la necesidad de que la gramática sea nacional, lo que para él significaba
una gramática para sus hermanos, los habitantes de Hispano-América. En esta
gramática, sin embargo, y como es de esperarse por la época en que fue escrita, los
ejemplos son probablemente fruto de las "intuiciones" del autor y, en la mayoría de los
casos, están descontextualizados.

Ya en nuestros tiempos, en 1973, la última edición de la gramática de la Real


Academia Española, conocida como el Esbozo, constituye el prototipo de las
gramáticas del español que se basan en la lengua escrita y no en la hablada. Pese a
algunos soplos refrescantes, los ejemplos que la ilustran siguen siendo extraídos de los
textos de los mejores autores de todos los tiempos, desde Cervantes hasta los
contemporáneos (Cela, García Lorca, Unamuno, y muchos otros).

No es mi intención hacer la historia de las gramáticas del español, solamente


quería recordarles a grandes trazos la tradición gramatical española. Por lo ya
mencionado, constituyen una excepción las obras de Salvá y de Bello, que quedan por
lo tanto al margen de las observaciones que haré a continuación.

Si centramos nuestra atención en las gramáticas que se ocupan solamente de la


lengua escrita y que ilustran el uso a través de ejemplos extraídos de textos literarios,
¿qué relación tiene el habla con esas gramáticas? Aparentemente poca, por no decir
ninguna. Tampoco hace falta destacar aquí que nadie, ni el más culto de los hombres,
habla como escribe. Es posible que un mismo autor dicte una conferencia de manera

43
muy parecida a como escribiría un ensayo; pero una conferencia, está claro, no es
habla, sino la lectura de un texto escrito y, como tal, no puede considerarse como una
legítima muestra de habla. Por habla entendemos los diferentes usos que los hombres
y mujeres de una comunidad lingüística determinada hacen de una lengua dada para
comunicarse entre sí, expresar sus ideas, sentimientos, temores, etc. Con palabras de
W. Labov.

... the basis of intersubjective knowledge in linguistics must be found in speech-


language as it used in everyday life by members of the social order, that vehicle of
communication in which they argue with their wives, joke with their friends, and deceive
their enemies (énfasis añadido). `la base del saber intersubjetivo en lingüística debe
buscarse en la lengua hablada, tal como es usada en la vida de todos los días por los
miembros de una comunidad, ese vehículo de comunicación en el cual ellos discuten
con sus esposas, bromean con sus amigos, y engañan a sus enemigos' (Trad. del
Autor).

Para la lengua española y sus diferentes dialectos, no hay, hasta donde llegan
mis conocimientos, una gramática del habla. Existen, es verdad, cada vez más
numerosos estudios que tratan de diferentes usos en diferentes partes, sin que en
ninguno de nuestros países se haya llegado a recopilarlos dentro de una obra
sistemática que recoja los usos de la lengua española que se habla en una comunidad
determinada o en un determinado país.

Esta simple observación es la que sirve de fundamento al proyecto de la GREHV:


la ineludible necesidad de describir cómo se habla en un país determinado, Venezuela,
en un momento histórico determinado, los últimos años del siglo XX, sin dejarse guiar ni
por los usos escritos ni por la gramática "semioficial" de la lengua española, es decir, la
de la RAE. Una vez aceptada la idea de que una gramática del habla es necesaria y
útil, examinemos con algún detenimiento las características básicas de la GREHV, entre
ellas, la de ser una gramática sincrónica, diatópica, y diastrática. Para desglosar estos
postulados, es necesario hacer un breve recuento histórico de cómo ha nacido y se ha
desarrollado la idea de esta gramática.

REFERENCIAS CONSULTADAS

SECO, M. (2001). Gramática esencial del español. Caracas. Biblioteca El Nacional.

44
PÈREZ, G.; MORENO, D.; MEDINA, I. (2003). Manual teórico práctico de Lenguaje
y Comunicación. San Carlos. Vicerrectorado de Infraestructura y Procesos
Industriales. UNELLEZ.

FREITES, F. (2004). La gramática en Venezuela en la interfaz de dos siglos.


Caracas. Universidad Católica Cecilio Acosta.

CABRERA, A. y PELAYO, N. (2001). Lenguaje y Comunicación. Caracas, Libros de El


Nacional.

Cibergrafía:

CASTRO Roig, José Lista de palabras dudosas o poco usuales.


http://www.elcastellano.org/vocab.html 03/10/2003

Centro de textos electrónicos


http://etext.lib.virginia.edu/sp-on.html 03/10/2003

Diccionario de la Lengua Española


http://buscon.rae.es/diccionario/drae.htm 03/10/2003

Diccionario de Variantes del Español – Colombia, Ecuador y Venezuela


http://www3.unileon.es/dp/dfh/jmr/dicci/008.htm 17/02/2004

El Debate Sobre la Ortografía de la Lengua Española


http://www.analitica.com/bitblioteca/home/default3.asp 17/02/2004

Escribir.Info Recursos para Escritores


http://www.escribir.info/recursos.htm 17/02/2004

FORGAS Berdet, Esther. Organización y Didáctica del Léxico de Procesos.


http://pizarro.fll.urv.es/continguts_oldies/hispanica/profes/public/viena.htm 03/10/2003

Las normas del Español Actual


http://www.elcastellano.org/gramatic.html 03/10/2003

Lenguaje.com
http://www.lenguaje.com/secciones/ENLACES/?ce=17 17/02/2004

Morfología y Sintáxis
http://www.ac-toulouse.fr/espagnol/htm/rec_ling/recursos/morf_sin.htm 17/02/2004

Nuevo Tesoro Lexicográfico de la Lengua Española


http://buscon.rae.es/ntlle/SrvltGUILoginNtlle 17/02/2004

Periódicos. WS – Colombia
http://periodicos.ws/colombia.html 17/02/2004

45
PUNTO Y COMA
http://europa.eu.int/comm/translation/bulletins/puntoycoma/numeros.html 17/02/2004

Recursos Profesionales para los Hispanistas


http://www.efe.es/esurgente/lenguaes/ 02/02/2004

Una Guía de Recursos en la Red para el Estudio del Español


http://www.brighton.ac.uk/edusport/languages/recursos/indice.html 17/02/2004

Universidad de Oviedo- Diccionarios en Línea


http://tradu.scig.uniovi.es/ 17/02/2004

Vademecum del Español Urgente de la Agencia EFE


http://www.efe.es/esurgente/lenguaes/ 17/02/2004

46