Está en la página 1de 818

Organización Meteorológica Mundial

Bienvenido

GUÍA
GUIDE DE
YDROLOGICAL PRÁCTICAS HIDROLÓGICAS
PRACTICES

ADQUISICIÓN Y PROCESO DE DATOS,


ANÁLISIS, PREDICCIÓN
WMO-No. 168 OMM–N° 168 Y OTRAS APLICACIONES
Organización Meteorológica Mundial

GUÍA
DE
PRÁCTICAS HIDROLÓGICAS

Quinta e dición
1994

ADQUISICIÓN Y PROCESO DE DATOS,


ANÁLISIS, PREDICCIÓN Y
OMM–Nº 168
OTRAS APLICACIONES
© 1994, Organización Meteorológica Mundial

ISBN 92-63-30168-9

NOTA

Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que apare-


cen presentados los datos que contiene no implican, de parte de la Secretaría
de la Organización Meteorológica Mundial, juicio alguno sobre la condición
jurídica de ninguno de los países, territorios, ciudades o zonas citados o de sus
autoridades, ni respecto de la demarcación de sus fronteras o límites.
ÍNDICE

Página
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxxi
PARTE A — GENERALIDADES

CAPÍTULO 1 — INTRODUCCIÓN A LA GUÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1


1.1 Alcance de la Guía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2 Plan y contenido de la Guía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.3 Referencias cruzadas entre la Guía y el
Manual de Referencia del HOMS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

CAPÍTULO 2 — ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS


CON EL AGUA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.1.1 Objetivos y alcances de las actividades relacionadas con el agua . . . . . 6
2.1.2 Organización del programa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2.1.3 Aplicación del programa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
2.1.4 Desarrollo de los recursos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.1.5 Cooperación Técnica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.2 Bases de datos internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2.1 Servicio de referencias e información sobre
datos hidrológicos (INFOHYDRO) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2.2 Centro Mundial de Datos de Escorrentía (CMDE) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.2.3 Servicio mundial de referencias e información
sobre datos climáticos (INFOCLIMA) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
2.3 Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples (HOMS). . . . . . 15
2.3.1 Estructura del HOMS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.3.2 Organización y funcionamiento del HOMS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.4 Formación en hidrología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

CAPÍTULO 3 — SERVICIOS HIDRÓLOGICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25


3.1 Funciones de los Servicios Hidrológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1.1 Usos de la información hidrológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1.2 Funciones y responsabilidades de un Servicio Hidrológico . . . . . . . . . . 26
3.1.3 Tipos de datos requeridos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
iv ÍNDICE

Página

3.1.4 Predicción de fenómenos extremos en tiempo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30


3.2 Organización de los Servicios Hidrológicos y Meteorológicos . . . . . . 31
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

CAPÍTULO 4 — NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS . . . . . . . . . . . . . . 35


4.1 Unidades y símbolos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
4.2 Prácticas y procedimientos recomendados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
4.3 Exactitud de las mediciones hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.3.1 Principios básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.3.2 Definiciones de los términos relacionados con la exactitud . . . . . . . . . . 51
4.3.3 Tipos de error . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
4.3.4 Fuentes de errores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
4.3.5 Errores de medición secundarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
4.3.6 Caracterización de los instrumentos y métodos de observación . . . . . . 57
4.3.7 Exactitud recomendada en las mediciones hidrológicas . . . . . . . . . . . . . 58
4.4 Claves hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4.4.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4.4.2 Claves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4.4.3 Identificación de estaciones de observación hidrológica . . . . . . . . . . . . . 60
4.4.4 Claves BUFR y GRIB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

CAPÍTULO 5 — ORGANIZACIONES INTERNACIONALES


QUE REALIZAN ACTIVIDADES EN MATERIA
DE HIDROLOGÍA Y RECURSOS HÍDRICOS . . . . . . . . . 63
5.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
5.2 Organizaciones Intergubernamentales (OIG) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
5.3 Naturaleza y coordinación de las actividades de las organizaciones
de las Naciones Unidas en el desarrollo de los recursos hídricos . . . . . 63
5.4 Organización de la cooperación en el sistema de las
Naciones Unidas a nivel mundial, regional y sectorial . . . . . . . . . . . . . . . 76
5.5 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
5.6 Cooperación institucional en cuencas fluviales
y lacustres internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

PARTE B — INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS Y MÉTODOS


DE OBSERVACIÓN Y DE ESTIMACIÓN

CAPÍTULO 6 — RESUMEN DE LOS INSTRUMENTOS


HIDROLÓGICOS Y MÉTODOS DE OBSERVACIÓN 87
6.1 El ciclo hidrológico como materia de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
6.2 Técnicas emergentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
ÍNDICE v

Página

6.2.1 Teledetección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
6.2.2 Microelectrónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
6.2.3 Microprocesadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
6.2.4 Registradores automáticos de varios parámetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

CAPÍTULO 7 — MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES . . . . . . . . . . . . . 95


7.1 Condiciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
7.2 Emplazamiento del pluviómetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
7.3 Pluviómetros no registradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
7.3.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
7.3.2 Pluviómetros normalizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
7.3.3 Pluviómetros totalizadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
7.3.4 Métodos de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
7.3.5 Error y exactitud de las lecturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
7.3.6 Corrección de errores sistemáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
7.4 Aparatos registradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
7.4.1 Pluviógrafo de pesada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
7.4.2 Pluviógrafo de flotador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
7.4.3 Pluviógrafo de cangilones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
7.4.4 Registradores de intensidad de las lluvias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
7.4.5 Métodos de registro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
7.5 Nevadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
7.5.1 Espesor de la nevada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
7.5.2 Equivalente de una nevada en agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
7.6 Medición de la precipitación por radar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
7.6.1 Uso del radar en hidrología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
7.6.2 Ecuación radar – precipitaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
7.6.3 Factores que afectan a las mediciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
7.6.3.1 Tipo de precipitaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
7.6.3.2 Anchura del haz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
7.6.3.3 Refracción del haz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
7.6.3.4 Atenuación atmosférica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
7.6.3.5 Atenuación por la distancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
7.6.4 Métodos y procedimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
7.6.4.1 Métodos fotográficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
7.6.4.2 Técnicas manuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
7.6.4.3 Técnicas automáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
7.6.5 Radar Doppler . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
7.7 Observaciones por satélite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
7.8 Rocío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
vi ÍNDICE

Página

7.9 Muestreos para controlar la calidad de las precipitaciones . . . . . . . . . . . 119


7.9.1 Colectores de muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
7.9.1.1 Colectores de lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
7.9.1.2 Colectores de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
7.9.1.3 Recolección de deposición seca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121

CAPÍTULO 8 — CAPA DE NIEVE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123


8.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
8.2 Rutas nivométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
8.2.1 Puntos de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
8.2.2 Equipo extractor de muestras de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
8.2.3 Procedimientos para tomar muestras de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
8.2.4 Exactitud de las mediciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
8.3 Profundidad y extensión de la capa de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
8.3.1 Mediciones con estacas graduadas para medir la nieve . . . . . . . . . . . . . . 128
8.3.2 Medición con un muestreador de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
8.3.3 Medición por métodos fotogramétricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
8.4 Nivómetros de isótopos radiactivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
8.4.1 Nivómetros de isótopos radiactivos verticales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
8.4.2 Nivómetros de isótopos radiactivos horizontales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
8.5 Almohadas de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
8.6 Radiación gamma natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
8.6.1 Medición aérea de la capa de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
8.6.2 Medición sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
8.7 Medición del equivalente en agua de la nieve
utilizando la radiación cósmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134

CAPÍTULO 9 — EVAPORACIÓN Y EVAPOTRANSPIRACIÓN . . . . . . . . 135


9.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
9.2 Tanque de evaporación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
9.3 Evaporímetros y lisímetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
9.4 Evaporación de la nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
9.5 Métodos indirectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
9.5.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
9.5.2 Radiación solar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
9.5.3 Radiación de onda larga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
9.5.4 Temperatura del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
9.5.5 Temperatura de la superficie del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
9.5.6 Humedad o presión de vapor del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
9.5.7 Viento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
ÍNDICE vii

Página

9.5.8 Dispositivos de integración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142


Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142

CAPÍTULO 10 — NIVELES DE RÍOS, LAGOS Y EMBALSES . . . . . . . . . . 143


10.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
10.2 Instrumentos para medir el nivel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
10.2.1 Limnímetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
10.2.2 Limnígrafos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
10.3 Procedimientos para medir el nivel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
10.3.1 Establecimiento del cero del limnímetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
10.3.2 Limnígrafos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
10.3.3 Funcionamiento de los limnígrafos en invierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
10.4 Frecuencia de las mediciones del nivel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

CAPÍTULO 11 — MEDICIONES DEL CAUDAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147


11.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
11.2 Medición con molinete hidrométrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
11.2.1 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
11.2.2 Medición de la sección transversal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
11.2.3 Medición de la velocidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
11.2.3.1 Instrumentos para la medición de la velocidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
11.2.3.2 Medición de la velocidad usando el molinete . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
11.2.3.3 Determinación de la velocidad media en la vertical . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
11.2.4 Cálculo del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
11.2.5 Medición del caudal bajo una capa de hielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
11.2.5.1 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
11.2.5.2 Equipo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
11.2.5.3 Medición del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
11.2.5.4 Cálculo del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
11.2.6 Exactitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
11.3 Medición del caudal por el método del flotador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
11.3.1 Selección de secciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
11.3.2 Flotadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
11.3.3 Procedimientos de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
11.3.4 Cálculo de la velocidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
11.3.5 Cálculo del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
11.4 Medición del caudal por el método de dilución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
11.4.1 Condiciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
11.4.2 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
11.4.3 Trazadores y equipo de detección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
11.4.4 Cálculo del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
viii ÍNDICE

Página

11.5 Medición del nivel correspondiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161


11.6 Cálculo del caudal por métodos indirectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
11.6.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
11.6.2 Inspección sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
11.6.3 Medición por la pendiente del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
11.6.4 Medición del caudal a través de alcantarillas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
11.6.5 Medición del caudal por contracción del ancho
de la corriente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
11.6.6 Medición del caudal sobre presas y terraplenes
de autopistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
11.7 Medición del caudal en condiciones difíciles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
11.7.1 Cauces inestables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
11.7.2 Ríos de montaña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
11.7.3 Medición de caudales inestables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
11.7.3.1 Medición del caudal durante las crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
11.7.3.2 Medición del caudal en tramos con mareas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
11.7.4 Crecimiento de la maleza en el lecho del río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
11.8 Métodos no tradicionales de medición del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
11.8.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
11.8.2 Método del bote móvil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
11.8.3 Método ultrasónico (acústico) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
11.8.4 Método electromagnético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173

CAPÍTULO 12 — ESTACIONES DE AFORO DE CAUDALES . . . . . . . . . . 175


12.1 Objetivo de las estaciones de aforo de caudales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
12.2 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
12.3 Controles de la relación nivel-caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
12.4 Estructuras de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
12.4.1 Campo de aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
12.4.2 Selección de la estructura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
12.4.3 Medición del nivel del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
12.4.4 Funcionamiento de las estructuras de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
12.5 Relación nivel-caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
12.5.1 Estabilidad de la relación nivel-caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
12.5.2 Frecuencia en la medición del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181

CAPÍTULO 13 — CAUDAL DE SEDIMENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183


13.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
13.2 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
13.3 Medición del caudal de sedimentos en suspensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
ÍNDICE ix

Página

13.3.1 Muestreadores y aforadores in situ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183


13.3.2 Métodos de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
13.3.3 Determinación de la concentración de sedimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
13.3.4 Cálculo del caudal de sedimentos en suspensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
13.3.5 Registro continuo del caudal de sedimentos
en suspensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
13.4 Medición del caudal de arrastre de fondo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
13.4.1 Instrumentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
13.4.2 Método de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
13.4.3 Cálculo del caudal de material de fondo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
13.4.4 Registro continuo del caudal de arrastre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190

CAPÍTULO 14 — HIELO EN RÍOS, LAGOS Y EMBALSES . . . . . . . . . . . . . 191


14.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
14.2 Elementos del régimen de hielos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
14.3 Métodos de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
14.4 Época y frecuencia de las observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
14.5 Exactitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

CAPÍTULO 15 — MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO . . . . . . . . 195


15.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
15.2 Método gravimétrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
15.2.1 Recolección de muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
15.2.2 Descripción de los instrumentos de muestreo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
15.2.2.1 Barreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
15.2.2.2 Tubo sacamuestras o portatestigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
15.2.3 Procedimiento de laboratorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
15.3 Método de resistencia eléctrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
15.4 Método neutrónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
15.4.1 Instrumentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
15.4.2 Tubos de acceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
15.4.3 Calibración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
15.4.4 Mediciones y exactitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
15.5 Atenuación de rayos gamma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
15.6 Métodos dieléctricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
15.6.1 Reflectometría en el dominio temporal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
15.6.2 Método de capacitancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
15.7 Teledetección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
15.8 Método tensiométrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
x ÍNDICE

Página

CAPÍTULO 16 — AGUAS SUBTERRÁNEAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207


16.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
16.2 Instalación de pozos de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
16.3 Prueba de pozos de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
16.4 Sellado y relleno de pozos abandonados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
16.5 Instrumentos y métodos de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
16.5.1 Instrumentos manuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
16.5.2 Instrumentos automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
16.5.3 Extractores de muestras para pozos que no se bombean . . . . . . . . . . . . . 223
16.5.4 Sensores de salinidad y temperatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
16.6 Control de la calidad de las aguas subterráneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225

CAPÍTULO 17 — CALIDAD DEL AGUA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227


17.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
17.2 Métodos de muestreo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
17.2.1 Tipos de muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
17.2.1.1 Muestras tomadas al azar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
17.2.1.2 Muestras compuestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
17.2.2 Recolección de una muestra representativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
17.2.3 Técnicas y equipos de muestreo sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
17.2.3.1 Muestreadores de gancho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
17.2.3.2 Muestreadores de oxígeno disuelto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
17.2.3.3 Muestreadores automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
17.2.3.4 Procedimientos de muestreo según la ubicación de
la estación y la temporada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
17.3 Preparación de los trabajos sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
17.3.1 Preparación general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
17.3.2 Selección de los volúmenes de las muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
17.3.3 Lista de control previa al trabajo sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
17.4 Procedimientos de conservación y filtración sobre el terreno . . . . . . . . 235
17.4.1 Filtración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
17.4.2 Técnicas de conservación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
17.4.2.1 Contenedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
17.4.2.2 Adición de conservantes químicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
17.4.2.3 Congelación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
17.4.2.4 Refrigeración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
17.4.2.5 Aspectos prácticos de la conservación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
17.5 Mediciones sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
17.5.1 Control automático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
17.5.2 Parámetros medidos sobre el terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
17.5.2.1 Medición del pH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
ÍNDICE xi

Página

17.5.2.2 Medición de la conductividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240


17.5.2.3 Medición del oxígeno disuelto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
17.5.2.4 Medición de la temperatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
17.5.2.5 Medición de la turbiedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
17.5.2.6 Medición del color . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
17.5.2.7 Medición de la transparencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
17.5.2.8 Resumen general de los procedimientos sobre el terreno . . . . . . . . . . . . 244
17.6 Medición de la radioactividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
17.6.1 Fuentes de radioactividad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
17.6.2 Recolección y conservación de muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
17.7 Muestreo para análisis biológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
17.7.1 Análisis microbiológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
17.7.2 Organismos multicelulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
17.8 Demanda bioquímica de oxígeno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
17.8.1 Métodos de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
17.8.2 Exactitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252

CAPÍTULO 18 — CONSIDERACIONES DE SEGURIDAD . . . . . . . . . . . . . . 253


18.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
18.2 Seguridad en estaciones registradoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
18.2.1 Acceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
18.2.2 Plataformas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
18.2.3 Pozos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
18.3 Precauciones cuando se trabaja desde puentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
18.3.1 Riesgos debidos al tráfico de vehículos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
18.3.2 Riesgos debidos al equipo suspendido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
18.4 Precauciones durante el vadeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.2 Evaluación de la situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.3 Uso de chalecos salvavidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.4 Líneas de seguridad y líneas indicadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.5 Técnica de vadeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
18.4.6 En caso de accidente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
18.4.7 Responsabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
18.5 Precauciones cuando se trabaja desde embarcaciones . . . . . . . . . . . . . . . 256
18.5.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
18.5.2 Chalecos salvavidas y equipo de seguridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
18.5.3 Uso de cables de maniobra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
18.5.4 Uso de botes neumáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
18.6 Precauciones cuando se utiliza un teleférico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
18.7 Precauciones cuando se manejan equipos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
xii ÍNDICE

Página

18.7.1 Inspección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258


18.7.2 Sierra de cadenas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
18.7.3 Equipo eléctrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
18.7.4 Herramientas mecánicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
18.7.5 Ropa protectora y equipo de seguridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
18.7.6 Productos radioactivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
18.7.7 Precauciones en el monitoreo de aguas subterráneas . . . . . . . . . . . . . . . . 260
18.8 Precauciones cuando se manejan productos químicos . . . . . . . . . . . . . . . 260
18.9 Precauciones especiales en condiciones de mucho frío . . . . . . . . . . . . . . 261
18.9.1 Hipotermia (exposición) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
18.9.2 Congelación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
18.9.3 Trabajo sobre lagos y cursos de agua cubiertos de hielo . . . . . . . . . . . . . 262
18.9.4 Trabajo en zonas montañosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
18.9.5 Supervivencia en aguas heladas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
18.10 Precauciones especiales en condiciones de mucho calor . . . . . . . . . . . . . 264
18.10.1 Insolación (hipotermia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
18.10.2 Quemaduras de sol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
18.11 Viaje y transporte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
18.11.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
18.11.2 Helicópteros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
18.11.3 Vehículos de motor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
18.12 Caja de herramientas y raciones de supervivencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
18.13 Otros riesgos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266

PARTE C — RECOLECCIÓN, PROCESO Y DIFUSIÓN DE


DATOS HIDROLÓGICOS

CAPÍTULO 19 — PAPEL DE LOS DATOS HIDROLÓGICOS EN


SISTEMAS DE INFORMACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
19.1 Sistemas de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
19.2 Técnica informática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
19.3 Personal y formación profesional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271

CAPÍTULO 20 — DISEÑO Y EVALUACIÓN DE REDES


HIDROLÓGICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
20.1 Conceptos generales sobre el diseño de redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
20.1.1 Definición de diseño de red . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
20.1.2 Métodos de substitución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
20.1.3 La red básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
20.1.3.1 La red mínima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
ÍNDICE xiii

Página

20.1.3.2 Expansión de la base de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277


20.1.4 Diseño de redes integradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
20.1.4.1 Estaciones para fines operativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
20.1.4.2 Estaciones de referencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
20.1.4.3 Cuencas representativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
20.1.5 Análisis de una red . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
20.2 Densidad de estaciones para una red mínima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
20.2.1 Densidades mínimas para estaciones climatológicas . . . . . . . . . . . . . . . . 284
20.2.1.1 Estaciones pluviométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
20.2.1.2 Estudio nivométrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
20.2.1.3 Estaciones de evaporación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
20.2.2 Densidades mínimas para estaciones hidrométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
20.2.2.1 Estaciones de flujo fluvial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
20.2.2.2 Nivel de ríos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
20.2.2.3 Nivel de lagos y embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
20.2.2.4 Caudal de sedimentos y sedimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
20.2.2.5 Estaciones de medición de la calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
20.2.2.6 Temperatura del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
20.2.2.7 Capa de hielo en ríos y lagos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
20.3 Observaciones del agua subterránea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
20.4 Requisitos específicos para controlar la calidad del agua . . . . . . . . . . . . 294
20.4.1 Parámetros de calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
20.4.2 Calidad del agua superficial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
20.4.3 Calidad de las precipitaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300
20.4.4 Calidad de los sedimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
20.4.5 Calidad del agua subterránea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303

CAPÍTULO 21 — RECOLECCIÓN DE DATOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305


21.1 Selección del sitio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
21.2 Identificación de la estación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
21.2.1 Identificación de los sitios de recolección de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
21.2.2 Información descriptiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
21.2.2.1 Descripción de una estación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
21.2.2.2 Croquis detallado de la ubicación de la estación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 312
21.2.2.3 Mapa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 312
21.2.2.4 Coordenadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313
21.2.2.5 Descripción narrativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
21.3 Frecuencia y programa de visitas a una estación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
21.3.1 Estaciones manuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
21.3.2 Estaciones registradoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
21.4 Mantenimiento de los sitios de recolección de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
xiv ÍNDICE

Página

21.5 Observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317


21.5.1 Estaciones manuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
21.5.2 Estaciones registradoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
21.5.3 Informes en tiempo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
21.5.4 Instrucciones adicionales para los observadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
21.6 Sistemas de transmisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
21.6.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
21.6.2 Líneas de transmisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
21.6.3 Criterios de selección de los sistemas de transmisión . . . . . . . . . . . . . . . . 323
21.7 Control de la calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
21.7.1 Identificación de la estación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
21.7.2 Hojas de terreno para el monitoreo de la calidad del agua . . . . . . . . . . . . 324
21.7.3 Transporte de las muestras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
21.7.4 Verificación de calidad in situ de los datos sobre la calidad del agua . . . 325
21.8 Recolección de datos especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328
21.8.1 Requerimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328
21.8.2 Estudio de chubascos por medio de diversos recipientes . . . . . . . . . . . . . 328
21.8.3 Datos suministrados por radares meteorológicos y por satélites . . . . . . 328
21.8.4 Niveles y caudales extremos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329

CAPÍTULO 22 — CONTROL DE DATOS Y CODIFICACIÓN . . . . . . . . . . 331


22.1 Control de calidad y detección de errores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
22.1.1 Inspección de las estaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
22.1.2 Control preliminar de los datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332
22.1.3 Detección del error . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
22.1.4 Resultados del control de calidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
22.2 Procedimientos de validación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
22.2.1 Procedimientos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 336
22.2.2 Técnicas combinadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
22.2.3 Procedimientos específicos de validación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
22.2.3.1 Datos climatológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
22.2.3.2 Datos de precipitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
22.2.3.3 Datos de hielo y nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
22.2.3.4 Datos de niveles del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
22.2.3.5 Datos de aforos de río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
22.2.3.6 Datos de calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
22.2.3.7 Datos de sedimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
22.2.4 Datos faltantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
22.3 Codificación de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
22.3.1 Códigos de ubicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
22.3.2 Códigos para las variables (parámetros) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
ÍNDICE xv

Página

22.3.3 Códigos de calificación de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351


22.3.4 Códigos de datos faltantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
22.3.5 Códigos de transmisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357

CAPÍTULO 23 — PROCESO PRIMARIO DE DATOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359


23.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
23.2 Entrada de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360
23.2.1 Uso del teclado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360
23.2.2 Proceso de gráficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
23.2.3 Estaciones manuales que utilizan la telemetría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364
23.2.4 Estaciones automatizadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
23.2.4.1 Banda de papel y registradores de cassette . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
23.2.4.2 Memorias de estado sólido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
23.3 Procedimientos de proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
23.3.1 Procedimientos generales del proceso primario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
23.3.2 Procedimientos específicos del proceso primario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
23.3.2.1 Datos climatológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
23.3.2.2 Observaciones de la evaporación y de la evapotranspiración . . . . . . . . 373
23.3.2.3 Datos de precipitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
23.3.2.4 Datos de caudales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
23.3.2.5 Datos sobre la calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380

CAPÍTULO 24 — ALMACENAMIENTO Y RECUPERACIÓN


DE DATOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
24.1 Almacenamiento de datos originales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
24.2 Gestión y almacenamiento de datos procesados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
24.2.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
24.2.2 Control del flujo de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
24.2.3 Procedimientos de actualización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
24.2.4 Compresión y exactitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
24.2.5 Organización de los archivos físicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
24.2.6 Organización de los archivos lógicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
24.2.7 Extracción de datos de una sola variable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 390
24.2.8 Almacenamiento de datos en línea y fuera de línea . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391
24.3 Recuperación de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 396

CAPÍTULO 25 — DIFUSIÓN DE DATOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397


25.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
25.2 Catálogos de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398
xvi ÍNDICE

Página

25.3 Informes de resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400


25.4 Publicación de los datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403
25.4.1 Objetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403
25.4.2 Frecuencia de las publicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
25.4.3 Contenido y formato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
25.5 Soportes magnéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 407
25.5.1 Cintas magnéticas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 408
25.5.2 Discos magnéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 409
25.5.3 Discos ópticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 409
25.6 Formatos de intercambio de datos en tiempo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410

PARTE D — ANÁLISIS HIDROLÓGICO

CAPÍTULO 26 — INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS HIDROLÓGICO ..... 411


26.1 Métodos de análisis utilizados en hidrología ........................................ 411
26.2 Propósito de la Parte D ........................................................................... 412

CAPÍTULO 27 — ANÁLISIS DE FRECUENCIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413


27.1 Uso del análisis de frecuencias en hidrología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
27.2 Series estadísticas y periódos de retorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
27.3 Enfoque matemático para el análisis de frecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
27.3.1 Distribuciones de probabilidades usadas en hidrología . . . . . . . . . . . . . . 415
27.3.2 Estimación de parámetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416
27.3.3 Homogeneidad de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 417

CAPÍTULO 28 — FRECUENCIA E INTENSIDAD


DE LA LLUVIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419
28.1 Frecuencia de la lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419
28.1.1 Lluvia puntual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419
28.1.1.1 Ajuste de datos para intervalos de observación fijos . . . . . . . . . . . . . . . . . 419
28.1.1.2 Estimación indirecta de datos de frecuencia
de lluvia puntual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 420
28.1.1.3 Lluvias máximas observadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
28.1.2 Nivel de lluvia en una región . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
28.1.3 Mapas generalizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
28.1.4 Sequía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
28.2 Intensidad de la lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
28.2.1 Lluvia puntual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
28.2.2 Lluvia en una región . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429
ÍNDICE xvii

Página

CAPÍTULO 29 — ANÁLISIS DE LA LLUVIA DE


UNA TORMENTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 431
29.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 431
29.2 Curvas de valores acumulados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 431
29.3 Análisis de altura–superficie–duración de la lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
29.4 Precipitación Máxima Probable (PMP) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
29.4.1 Métodos para calcular la PMP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433
29.4.2 Estimaciones preliminares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
29.4.3 Selección de la duración de la lluvia de diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
29.4.4 Selección de subcuencas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436
29.4.5 Transposición de tormentas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436
29.4.6 Selección y análisis de las tormentas principales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
29.4.7 Maximización de las tormentas seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
29.4.8 Orientación de los modelos de lluvia de tormenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
29.4.9 Uniformidad regional de las estimaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
29.4.10 Estimaciones en ausencia de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441

CAPÍTULO 30 — INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS


DE PRECIPITACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
30.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
30.2 Ajuste de los datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
30.2.1 Período básico normalizado de observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444
30.2.2 Análisis mediante la curva de doble acumulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445
30.2.3 Estimación de datos faltantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
30.3 Distribución espacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
30.3.1 Representación en mapas de isoyetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
30.3.2 Evaluación de los efectos fisiográficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 447
30.4 Cálculo de la precipitación media de una zona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
30.4.1 Media aritmética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
30.4.2 Método de los polígonos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449
30.4.3 Método de isoyetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450
30.4.4 Método del porcentaje del valor normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450
30.4.5 Método hipsométrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 452

CAPÍTULO 31 — ANÁLISIS DEL ESCURRIMIENTO DE


LA FUSIÓN DE NIEVE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
31.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
31.2 Teoría de la fusión de la nieve en un punto determinado . . . . . . . . . . . . . 453
31.3 Estimación del derretimiento de la nieve
en una cuenca en ausencia de lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
xviii ÍNDICE

Página

31.4 Estimación del derretimiento de la nieve


en una cuenca con lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 460
31.5 Estimación del escurrimiento debido al deshielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 461
31.6 Evaporación a partir de una capa de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
31.7 Máximos probables de precipitación y derretimiento de nieve . . . . . . . 464
31.7.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
31.7.2 Acumulación máxima probable de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
31.7.3 Estimación del derretimiento de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
31.8 Escurrimiento de un deshielo de período corto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
31.8.1 Regiones planas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
31.8.2 Terreno montañoso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466

CAPÍTULO 32 — EVALUACIÓN DE DATOS DE


FLUJO FLUVIAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 467
32.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 467
32.2 Ajuste de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 467
32.3 Distribución espacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 468
32.3.1 Mapas de la escorrentía anual media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 468
32.3.2 Escurrimiento medio a partir de datos de precipitación
y de temperatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
32.3.3 Correlación entre estaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 472
32.3.4 Longitud efectiva de un registro extendido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474

CAPÍTULO 33 — RELACIONES LLUVIA – ESCURRIMIENTO . . . . . . . 475


33.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 475
33.2 Volúmenes de escurrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 475
33.2.1 Índice de precipitación anterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 475
33.2.2 Caudal de base inicial como índice del volumen
de escurrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 478
33.2.3 Técnicas de evaluación de la humedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479
33.3 Distribución de un escurrimiento en el tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
33.3.1 Hidrograma unitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
33.3.1.1 Construcción del hidrograma unitario a partir de registros
de escurrimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481
33.3.1.2 Deducción por métodos sintéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484
33.3.1.3 Conversión de la duración de un hidrograma unitario . . . . . . . . . . . . . . . 485
33.3.2 Método de las isocronas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486
33.4 Modelos distribuidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 488
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 488
ÍNDICE xix

Página

CAPÍTULO 34 — TRÁNSITO DE AVENIDAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489


34.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
34.2 Métodos hidrodinámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
34.2.1 Método completo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
34.2.2 Difusión y tránsito cinemático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 492
34.3 Métodos hidrológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 493
34.4 Tránsito de avenidas en embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 495
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 496

CAPÍTULO 35 — ANÁLISIS DE ESTIAJES Y SEQUÍAS . . . . . . . . . . . . . . . . 497


35.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497
35.2 Curvas de duración de caudales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497
35.3 Frecuencia de caudales bajos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 499
35.4 Análisis estadístico de sequías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 500
35.5 Análisis de la curva de recesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 503

CAPÍTULO 36 — FRECUENCIA DE CRECIDAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505


36.1 Análisis de los datos recopilados en las estaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
36.1.1 Caudal máximo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
36.1.2 Análisis estadístico de hidrogramas de crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
36.2 Regionalización de caudales de crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 507
36.2.1 Método de crecida índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 507
36.2.2 Métodos basados en la regresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 508
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510

CAPÍTULO 37— ESTIMACIÓN DE LA EVAPORACIÓN EN LAGOS


Y EMBALSES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513
37.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513
37.2 Método del balance hídrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 513
37.2.1 Caudales afluente y efluente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
37.2.2 Precipitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
37.2.3 Infiltración neta y almacenamiento en las orillas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
37.2.4 Variación del volumen almacenado en el embalse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
37.3 Método del balance energético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
37.3.1 Radiación de onda larga reflejada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516
37.3.2 Radiación emitida por el embalse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516
37.3.3 Variación de la energía almacenada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516
37.3.4 Energía utilizada para la evaporación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 517
37.3.5 Energía transmitida por convección a la masa de agua
o por ésta como calor sensible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 517
37.3.6 Energía transmitida por advección por el agua evaporada . . . . . . . . . . . 518
xx ÍNDICE

Página

37.3.7 Intercambio de energía entre el agua del embalse y el fondo . . . . . . . . . 518


37.3.8 Evaporación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 518
37.4 Métodos aerodinámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 520
37.4.1 Valor del coeficiente N . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
37.4.2 Viento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 522
37.4.3 Temperatura en la superficie del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 522
37.4.4 Humedad o presión del vapor de agua en el aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 522
37.4.5 Método de correlación turbulenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523
37.5 Combinación de las ecuaciones del método aerodinámico
y las del balance energético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523
37.6 Extrapolación a partir de mediciones de tanques . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 526
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 531

CAPÍTULO 38 — ESTIMACIÓN DE LA EVAPOTRANSPIRACIÓN


EN UNA CUENCA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 532
38.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 532
38.2 Evapotranspiración potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 532
38.3 Evapotranspiración real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 532
38.4 Método del balance hídrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 534
38.4.1 Precipitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 534
38.4.2 Escurrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 534
38.4.3 Variación del almacenamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 534
38.4.4 Infiltración profunda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
38.5 Método del balance energético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
38.6 Método aerodinámico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
38.7 Método de Penman-Monteith . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 536
38.8 Método de Priestley-Taylor (de radiación) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 536
38.9 Método complementario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 536
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537

CAPÍTULO 39 — MODELIZACIÓN DE SISTEMAS HIDROLÓGICOS 539


39.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539
39.2 Modelos de caja negra (enfoque sistemático) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 540
39.3 Modelos conceptuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 542
39.3.1 Modelo del Centro Hidrometeorológico de la ex URSS . . . . . . . . . . . . . 542
39.3.2 Modelo Sacramento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 544
39.3.3 Modelo tanque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 547
39.3.4 Selección de modelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 548
39.4 Modelos hidrodinámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 550
39.5 Evaluación de parámetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 552
39.6 Simulación estocástica de series hidrológicas de tiempo . . . . . . . . . . . . . 553
39.6.1 Modelos markovianos lag-1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 554
ÍNDICE xxi

Página

39.6.2 Modelos autoregresivos de media móvil (ARMA) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 555


39.6.3 Modelos fraccionales gaussianos de ruido y de proceso
de línea quebrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 556
39.7 Modelización de la calidad de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 556
39.7.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 556
39.7.2 Tipos de modelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 557
39.7.3 Modelos del transporte de contaminantes en un río . . . . . . . . . . . . . . . . . . 558
39.7.4 Aplicaciones y ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 558
39.8 Selección de modelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560

CAPÍTULO 40 — MEDICIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS


FISIOGRÁFICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 565
40.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 565
40.2 Sistemas de referencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 565
40.3 Mediciones puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 566
40.4 Problemas lineales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 566
40.4.1 Corriente de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567
40.4.2 Red de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567
40.4.3 Perfil de la corriente de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 569
40.4.4 La red de drenaje o hidrográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 570
40.4.5 Sección transversal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 570
40.4.6 Características físicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571
40.5 Mediciones de superficie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571
40.5.1 La cuenca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571
40.5.2 La malla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 577
40.6 Mediciones volumétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 577
40.6.1 Métodos batimétricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 577
40.6.2 Métodos topográficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 578
40.7 Sistemas de información geográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 578
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 579

PARTE E — PREDICCIÓN HIDROLÓGICA

CAPÍTULO 41 — INTRODUCCIÓN A LA PREDICCIÓN


HIDROLÓGICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 581
41.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 581
41.2 Características de las predicciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 581
41.3 Efectividad de las predicciones hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 583
41.3.1 Exactitud y oportunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 584
41.3.2 Costo y beneficio de las predicciones hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 585
41.4 Servicio de predicción hidrológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 588
xxii ÍNDICE

Página

41.4.1 Organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 588


41.4.2 Actividades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 590
41.5 Difusión de predicciones y avisos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 590

CAPÍTULO 42 — DATOS NECESARIOS PARA LA PREDICCIÓN


HIDROLÓGICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 593
42.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 593
42.2 Datos para desarrollar los procedimientos de predicción . . . . . . . . . . . . . 593
42.2.1 Variables hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 594
42.2.2 Características de la cuenca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 594
42.2.3 Características del río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 594
42.3 Datos requeridos en la preparación de una predicción . . . . . . . . . . . . . . . 595
42.3.1 Lluvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 595
42.3.2 Nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 595
42.3.3 Niveles y caudales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 596
42.3.4 Otras necesidades de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 596
42.4 Uso de predicciones meteorológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 596
42.5 Precisión de las observaciones y frecuencia de las mediciones . . . . . . . 597
42.6 Adquisición de datos con fines operativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 597
42.6.1 Redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 597
42.6.2 Teledetección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 600
42.6.2.1 Radar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 600
42.6.2.2 Métodos basados en Satélites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 601
42.6.2.3 Detección con aeronaves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 603
42.6.3 Sistemas de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 603
42.6.3.1 Satélites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 605
42.6.3.2 Impulso meteórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 605
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 606

CAPÍTULO 43 — MÉTODOS DE PREDICCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 607


43.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 607
43.2 Correlación y regresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 608
43.3 Índice de humedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 609
43.4 Predicción del nivel de cresta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 610
43.5 Predicción de flujo basada en el volumen almacenado . . . . . . . . . . . . . . . 612
43.6 Predicción de decrecida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 613
43.7 Modelos conceptuales de flujo fluvial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 613
43.8 Tránsito de avenidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 614
43.9 Análisis de series cronológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 614
43.10 Técnicas de ajuste de predicción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 615
43.11 Predicción probabilística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 616
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 617
ÍNDICE xxiii

Página

CAPÍTULO 44 — PREDICCIONES DE CRECIDA Y DE


ABASTECIMIENTO DE AGUA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 619
44.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 619
44.2 Predicciones de crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 619
44.3 Crecida repentina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 620
44.3.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 620
44.3.1.1 Programas de predicción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 621
44.3.1.2 Sistemas de alarma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 621
44.3.1.3 Vigilancias y avisos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 621
44.3.1.4 Crecidas repentinas y calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 622
44.3.2 Inundaciones en áreas urbanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 622
44.3.3 Rotura de presas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 623
44.4 Marea de tormenta en los ríos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 624
44.5 Predicción de abastecimiento de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 624
44.6 Caudal bajo (caudal de estiaje) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 626
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 627

CAPÍTULO 45 — PREDICCIONES DE FUSIÓN DE NIEVES . . . . . . . . . . . 629


45.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 629
45.2 Procesos de escorrentía por fusión de nieve en ríos de tierras bajas
y de montañas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 629
45.3 Modelos de predicción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 630
45.3.1 Métodos de índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 630
45.3.2 Modelos conceptuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 632
45.3.3 Predicción extendida de flujo fluvial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 632
45.3.4 Datos de entrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 633
45.4 Predicciones a corto y mediano plazo de la escorrentía por fusión
de nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 634
45.5 Predicciones de fusión de nieve a largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 634
45.6 Predicciones estacionales de fusión de nieve para regiones llanas . . . . 635
45.7 Predicciones estacionales de fusión de nieve para regiones montañosas 636
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 637

CAPÍTULO 46 — PREDICCIONES DE LA FORMACIÓN


Y LA ROTURA DE HIELO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 639
46.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 639
46.2 Predicciones de la formación del hielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 639
46.3 Predicciones de la rotura de hielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 642
46.3.1 Predicciones de la rotura de hielo en embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 643
46.3.2 Predicciones de la rotura de hielo en ríos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 643
46.4 Predicciones del hielo a largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 644
46.4.1 Formación de hielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 644
xxiv ÍNDICE

Página

46.4.2 Rotura de hielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 645


46.4.3 Uso de la circulación atmosférica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 645
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 645

PARTE F — APLICACIONES PARA LA GESTIÓN DE LOS


RECURSOS HÍDRICOS

CAPÍTULO 47 — INTRODUCCIÓN A LAS APLICACIONES PARA


LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS . . . . . . 647
47.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 647
47.2 Objetivos de un proyecto de gestión de recursos hídricos . . . . . . . . . . . . 647
47.3 Proyectos de múltiples aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 648
47.4 Sistemas de recursos hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 648
47.5 Investigación preliminar de los proyectos de gestión de recursos
hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 649
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 652

CAPÍTULO 48 — DESARROLLO SOSTENIBLE DE LOS RECURSOS


HÍDRICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
48.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
48.2 Variabilidad del recurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
48.2.1 Cambios naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
48.2.2 Cambios antropógenos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 654
48.3 Cambios de actitud en la gestión de los recursos hídricos . . . . . . . . . . . . 654
48.3.1 Gestión de cuencas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 656
48.3.2 Fragmentación de la gestión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 656
48.4 Programas de datos sobre el agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 657
48.4.1 Evaluación de las necesidades de datos para el futuro . . . . . . . . . . . . . . . 657
48.4.2 Carácter y eficacia de las redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 659
48.4.3 Opciones de estrategias para las redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 660
48.5 Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 661
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 661

CAPÍTULO 49 — CALIDAD DEL AGUA Y PROTECCIÓN DE LOS


RECURSOS HÍDRICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 663
49.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 663
49.2 Relación entre la cantidad y la calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 663
49.2.1 Arroyos y ríos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 663
49.2.2 Grandes lagos y embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 665
49.3 Efectos de los proyectos de recursos hídricos en la calidad del agua
de arroyos y ríos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 666
49.3.1 Presas y diques . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 666
49.3.2 Obras de regulación del río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 667
ÍNDICE xxv

Página

49.3.3 Reducción y aumento del caudal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 667


49.4 Efectos de los proyectos de recursos hídricos en la calidad de agua
en grandes lagos y embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 668
49.5 Cambios en la calidad del agua debido a la contaminación . . . . . . . . . . 668
49.5.1 Eutrofización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 668
49.5.2 Materia orgánica y autodepuración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 669
49.5.3 Adsorción y acumulación de contaminantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 669
49.5.4 Contaminación térmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 670
49.6 Medidas para reducir los efectos de la contaminación en la calidad
del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 670
49.6.1 Medidas preventivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 670
49.6.2 Medidas correctivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 671
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 671

CAPÍTULO 50 — EVALUACIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS . . . . 673


50.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 673
50.2 Necesidad de una evaluación de los recursos hídricos . . . . . . . . . . . . . . . 673
50.3 Usos de la información sobre los recursos hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 674
50.4 Tipos de información relativa a los recursos hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . 675
50.5 Componentes de un programa de evaluación de recursos
hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 678
50.6 Evaluación de las actividades de evaluación de recursos
hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 680
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 681

CAPÍTULO 51 — ESTIMACIÓN DE LA DEMANDA DE AGUA . . . . . . . . 683


51.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 683
51.2 Uso del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 683
51.2.1 Suministro de agua a nivel urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 685
51.2.2 Uso doméstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 685
51.2.3 Uso comercial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 685
51.2.4 Riego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 686
51.2.5 Ganadería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 686
51.2.6 Uso industrial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 687
51.2.7 Energía termoeléctrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 687
51.2.8 Reducción de la contaminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 687
51.2.9 Recreación, estética y tradición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 688
51.2.10 Conservación de la pesca y la vida silvestre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 688
51.2.11 Navegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 688
51.2.12 Control de inundaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 688
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 689
xxvi ÍNDICE

Página

CAPÍTULO 52 — ESTIMACIÓN DE LA CAPACIDAD DE UN EMBALSE 691


52.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 691
52.2 Evaluación de las pérdidas de agua desde los sistemas hídricos de
superficie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 692
52.2.1 Naturaleza de las pérdidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 692
52.2.2 Pérdidas en zonas de regadío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 692
52.2.3 Evaporación en los embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 693
52.2.4 Infiltración en los embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 693
52.3 Influencia del emplazamiento del embalse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 694
52.4 Influencia de la sedimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 694
52.5 Análisis secuencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 694
52.5.1 Método numérico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 694
52.5.2 Método gráfico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 697
52.6 Método probabilístico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 697
52.6.1 Métodos rigurosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 698
52.6.2 Métodos aproximados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 699
52.7 Relación almacenamiento–extracción–fiabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 701
52.8 Embalses para fines múltiples . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 702
52.9 Sistemas de embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 702
52.10 Efectos incidentales de los embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 704
52.10.1 Efectos en los regímenes hidráulicos e hidrológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . 704
52.10.2 Efectos en el medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 704
52.11 Estimación de los niveles máximos del embalse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 704
52.11.1 Sobreelevación del nivel por efecto del viento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 705
52.11.2 Olas generadas por el viento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 705
52.11.3 Ondulaciones periódicas de la superficie del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 706
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 707

CAPÍTULO 53 — ESTIMACIÓN DE LAS CRECIDAS DE DISEÑO . . . . . 709


53.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 709
53.2 Clase de crecidas de diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 710
53.2.1 Magnitud y métodos de cálculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 710
53.2.2 Período de vida útil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 710
53.2.3 Crecidas de diseño para grandes embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 711
53.2.4 Crecida máxima probable (CMP) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 712
53.2.5 Crecida de proyecto estándar (CPE) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 713
53.3 Preparación de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 713
53.4 Técnicas para el cálculo de crecidas de diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 714
53.4.1 Métodos empíricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 714
53.4.2 Modelos determinísticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 715
53.4.3 Métodos probabilísticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 715
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 717
ÍNDICE xxvii

Página

CAPÍTULO 54 — CONTROL DE CRECIDAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 719


54.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 719
54.2 Embalses para el control de crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 719
54.2.1 El problema de diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 719
54.2.1.1 Almacenamiento de retención regulado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 720
54.2.1.2 Almacenamiento de retención no regulado en el río . . . . . . . . . . . . . . . . . 721
54.2.1.3 Almacenamiento de retención no regulado fuera del río . . . . . . . . . . . . . 721
54.2.2 Consideraciones sobre el funcionamiento para la elaboración
del diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 722
54.2.3 Otras consideraciones referentes a los embalses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 722
54.2.3.1 Intervalo de tiempo entre crecidas sucesivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 722
54.2.3.2 Efectos de la sedimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 722
54.2.3.3 Efectos del desarrollo de la zona aguas arriba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
54.3 Otras medidas estructurales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
54.3.1 Desviación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
54.3.2 Modificación de cauces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
54.3.3 Diques y muros de protección contra las crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 724
54.4 Medidas no estructurales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 725
54.4.1 Control de las planicies de inundación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 725
54.4.2 Aviso de crecidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 725
54.5 Diseño de las obras de drenaje de cuencas urbanas y de pequeñas
cuencas rurales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 726
54.5.1 Características de los sistemas de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 726
54.5.2 Cálculo de las descargas de los sistemas de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . 727
54.6 Efectos en el ciclo hidrológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 728
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 728

CAPÍTULO 55 — RIEGO Y DRENAJE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 729


55.1 Riego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 729
55.1.1 Necesidades de agua de las cosechas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 729
55.1.1.1 Método de Blaney–Criddle . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 730
55.1.1.2 Humedad del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 731
55.1.1.3 Calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 731
55.1.2 Pérdidas de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 731
55.2 Drenaje agrícola . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 732
55.2.1 Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 732
55.2.2 Factores que afectan el drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 733
55.2.3 Beneficios del drenaje agrícola . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 734
55.2.4 Tipos básicos de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735
55.2.4.1 Drenaje de alivio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735
55.2.4.2 Drenaje de intercepción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735
55.2.5 Métodos de drenaje artificial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735
xxviii ÍNDICE

Página

55.2.5.1 Drenaje superficial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735


55.2.5.2 Drenaje subsuperficial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 736
55.2.6 Factores económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 737
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 737

CAPÍTULO 56 — ENERGÍA HIDROELÉCTRICA Y PROYECTOS


ENERGÉTICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 739
56.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 739
56.2 Energía hidroeléctrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 739
56.2.1 Ventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 740
56.2.2 Potencial de un lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 741
56.2.3 Disposiciones operacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 745
56.2.4 Calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 746
56.3 Proyectos relativos a la producción de energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 746
56.3.1 Generación de energía a partir de combustibles fósiles o nucleares .... 747
56.3.2 Extracción y procesamiento del carbón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 750
56.3.3 Extracción y procesamiento del uranio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 751
56.3.4 Producción de petróleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 751
56.3.5 Producción de metanol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 752
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 752

CAPÍTULO 57 — NAVEGACIÓN Y CORRECCIÓN DE UN CAUCE . . . 753


57.1 Aplicación de la hidrología a la navegación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 753
57.1.1 Aplicación de datos hidrológicos a la caracterización
de las vías fluviales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 753
57.1.1.1 Parámetros geométricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 755
57.1.1.2 Parámetros hidrológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 755
57.1.1.3 Parámetros hidráulicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 759
57.1.2 Utilización de los datos hidrológicos en la navegación operacional .... 759
57.1.2.1 Recopilación de datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 759
57.1.2.2 Predicciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 761
57.1.2.3 Transmisión de datos y predicciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 761
57.1.3 Navegación en lagos, ríos y canales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 761
57.2 Aplicación de los datos hidrológicos a la corrección de un cauce . . . . 762
57.2.1 Evolución y caracterización de los meandros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 762
57.2.2 Determinación de la descarga y alturas de diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 765
57.2.2.1 Determinación de la descarga de diseño para la regulación
del lecho mayor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 765
57.2.2.2 Determinación de la descarga de diseño para la regulación
del lecho medio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 766
ÍNDICE xxix

Página

CAPÍTULO 58 — GESTIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS URBANOS 769


58.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 769
58.2 Drenaje de aguas pluviales en zonas urbanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 770
58.3 Modelización de sistemas de precipitaciones, escorrentía y drenaje
de aguas pluviales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 771
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 772

CAPÍTULO 59 —TRANSPORTE DE SEDIMENTOS Y DEFORMACIÓN


DEL LECHO DEL RÍO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 773
59.1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 773
59.2 Erosión de las captaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 773
59.3 Erosión de los cauces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 774
59.4 Transporte de sedimentos en los cauces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 774
59.4.1 Transporte de sedimentos en suspensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 774
59.4.2 Transporte de la carga del lecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 775
59.5 Sedimentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 776
59.6 Medidas que deben tomarse para la regulación de sedimentos . . . . . . . 778
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 778

Índice temático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 779


PREFACIO

Uno de los objetivos de la Organización Meteorológica Mundial es promover la nor-


malización de las observaciones meteorológicas e hidrológicas y asegurar la publi-
cación uniforme de observaciones y estadísticas. Con este propósito el Congreso
Meteorológico Mundial adoptó el Reglamento Técnico, en el que se incluyen las
prácticas y los procedimientos meteorológicos e hidrológicos a ser seguidos por los
Estados Miembros de la Organización. El Reglamento Técnico se complementa con
algunas guías en las que se describen con más detalles las prácticas, los procedimientos
y las estipulaciones que los Miembros están invitados a respetar y aplicar al establecer
y llevar a cabo sus acuerdos en cumplimiento del Reglamento Técnico, y al establecer
y poner en funcionamiento los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos en sus respec-
tivos países.
La presente publicación surgió como consecuencia de la primera reunión
(Washington, 1961) de la Comisión de Hidrología de la OMM, en la que se recono-
ció la urgente necesidad de preparar una guía de prácticas hidrológicas. En 1965 se
publicó la primera edición titulada Guía de Prácticas Hidrometeorológicas.
La segunda y la tercera edición de esta Guía se publicaron en 1970 y 1974,
respectivamente. El título de la tercera edición se cambió por el de Guía de
Prácticas Hidrológicas para tener en cuenta el alcance más amplio de su contenido.
La revisión y los importantes aditivos a la Guía, aprobados por la Comisión en su
quinta reunión (Ottawa, 1976), hizo necesaria la publicación de la cuarta edición en
dos volúmenes: Volumen I – Adquisición y proceso de datos; y Volumen II –
Análisis, predicción y otras aplicaciones. Los Volúmenes I y II de la cuarta edición
fueron publicados en 1981 y 1983 respectivamente.
En la octava reunión de la Comisión (Ginebra, 1988) se aprobó una nueva
estructura para la quinta edición de la Guía; los capítulos de la cuarta edición se con-
vierten en partes, subdivididas en capítulos, cada uno con su propia lista de referen-
cias bibliográficas. Se decidió que cada capítulo versara sobre una variable o tema
hidrológico para simplificar la consulta, las revisiones futuras y las referencias
cruzadas con el Manual de Referencia del HOMS. Esta edición de la Guía contiene
seis partes y 59 capítulos, publicados en un solo volumen. Además de la versión
inglesa, la Guía está traducida en los tres otros idiomas oficiales de la Organización
xxxii PREFACIO

(español, francés y ruso). Asimismo, como para las versiones anteriores, varios
Miembros de la Organización manifestaron su intención de traducir esta Guía a su
idioma nacional.
El objetivo de la Guía de Prácticas Hidrológicas es brindar, a todos aquellos
vinculados a la hidrología, información actualizada sobre prácticas, procedimientos
e instrumentos que les pueda ser útil para llevar a cabo sus tareas con buenos resul-
tados. Una descripción más detallada de las bases teóricas y del margen de apli-
cación de los métodos y técnicas hidrológicas está más allá del alcance de esta Guía.
Sin embargo, cuando se considera oportuno se hace referencia a dicha docu-
mentación.
Se espera que la presente Guía será útil no sólo para los Servicios Hidrológicos
y Meteorológicos, sino también para muchos organismos del mundo que participan
en el control y la evaluación de los recursos hídricos. Se invita a los usuarios de la
Guía a continuar enviando sus comentarios y sugerencias a la Secretaría General,
para seguir mejorándola.
Me complace expresar el agradecimiento de la Organización Meteorológica
Mundial a más de 40 expertos de todo el mundo que contribuyeron a la preparación
de esta edición de la Guía. Agradecemos especialmente a los señores M. Roche
(Francia) y A.R Perks (Canadá) que se encargaron de recopilar el borrador inicial y
revisar la parte B; a los señores A. Hall y B. Stewart (Australia) que revisaron la
parte C; a los señores F. Bultot (Bélgica), S. Zevin (EE.UU.) y V.R. Schneider
(EE.UU.) que revisaron las partes D, E y F, respectivamente. Por cuanto se refiere a
los nuevos textos, nuestro más profundo agradecimiento al Sr. N. Normand (Francia)
por el capítulo 15 (Medición de la humedad del suelo); al Dr. P. Pilon (Canadá) por
el capítulo 36 (Frecuencia de crecidas), al Dr. G. Young y al Sr. A. Perks (Canadá)
por el capítulo 48 (Desarrollo sostenible del agua); y al Dr. L. Goda (Hungría) por
el capítulo 57 (Navegación y corrección de cauces). Nuestra especial gratitud al
Dr. M. Moss (EE.UU.) por su ayuda en la preparación del borrador final y al
Dr. Starosolszky (Hungría) por sus excelente consejos durante toda la preparación
de la presente edición de la Guía.

(G. O. P. Obasi)
Secretario General
PARTE A
GENERALIDADES

CAPÍTULO 1
INTRODUCCIÓN A LA GUÍA

1.1 Alcance de la Guía


La hidrología es la ciencia que estudia la presencia y la distribución de las aguas en
la tierra, sus propiedades químicas, biológicas y físicas, y su interacción con el me-
dio ambiente físico. De esta manera, es la base para resolver problemas prácticos de
inundaciones y sequías, erosión y transporte de sedimentos y contaminación del
agua. En efecto, la creciente preocupación por la contaminación de las aguas super-
ficiales y subterráneas, la lluvia ácida, el drenaje de zonas húmedas y otros tipos de
cambios en el uso de la tierra, así como la amenaza que se cierne sobre los recursos
hídricos debida a los cambios climáticos y al aumento del nivel del mar, han desta-
cado el papel esencial que desempeña la hidrología en muchos proyectos relativos al
medio ambiente.
La presente Guía aborda éstos y varios otros aspectos del ciclo hidrológico, en
especial sus fases sobre y bajo la superficie terrestre. Naturalmente, está enfocada
hacia esas áreas que están dentro del alcance de las actividades de la Organización
Meteorológica Mundial en materia de hidrología y recursos hídricos, para aumentar
el apoyo que se ofrece a los Servicios Hidrológicos Nacionales y a los organismos
que tienen una misión similar. La Guía trata, por lo tanto, sobre las principales va-
riables del ciclo hidrológico y sus expresiones en el desplazamiento y el almacena-
miento del agua:
a) precipitaciones;
b) capa de nieve (distribución, espesor, densidad, equivalente en agua);
c) nivel del agua (ríos, lagos, embalses, pozos);
d) flujo fluvial, descarga de sedimentos y calidad de las aguas superficiales;
e) evaporación y evapotranspiración;
f) humedad del suelo; y
g) aguas subterráneas, incluida la calidad del agua.

1.2 Plan y contenido de la Guía


Las actividades nacionales en materia de hidrología han aumentado rápidamente en los
últimos decenios. Existen también numerosos programas de asistencia bilateral en
este campo, además de las Naciones Unidas y de sus órganos especializados, y no es
2 CAPÍTULO 1

de extrañar que los programas hidrológicos coincidan en un mismo país. Por lo tanto,
se ha hecho muy necesario disponer de guías y normas internacionales, y se espera que
la presente Guía responda a dicha necesidad. Con este fin, se trabajó con ahínco
para mejorar y completar la Guía (quinta edición) que está compuesta de seis partes:
Parte A: Generalidades — capítulos 1 a 5;
Parte B: Instrumentos hidrológicos y métodos de observación y de estimación
— capítulos 6 a 18;
Parte C: Recopilación, proceso y difusión de datos hidrológicos — capítulos
l9 a 25
Parte D: Análisis hidrológico — capítulos 26 a 40
Parte E: Predicción hidrológica — capítulos 41 a 46
Parte F: Aplicaciones para la gestión de los recursos hídricos — capítulos 47
a 59
Los capítulos 1 a 5 (Parte A) contienen información de carácter general sobre las
actividades relativas al agua que efectúan la OMM y otras organizaciones interna-
cionales, así como sobre las normas y reglas de la OMM en materia de hidrología y
sobre las funciones y responsabilidades de los Servicios Hidrológicos Nacionales.
Los capítulos 6 a 25 (Partes B y C) se refieren a los instrumentos y métodos de
observación, el diseño de redes hidrológicas y la recopilación, el proceso y la publi-
cación de datos. Se invita a los Miembros a que, al establecer y explotar sus Servicios
Hidrológicos Nacionales, sigan y pongan en práctica estas pautas y estipulaciones.
La adopción de las normas recomendadas beneficiará a los países donde se están
estableciendo las redes hidrológicas o donde ya son explotadas por varias institu-
ciones u órganos privados o gubernamentales. El contenido de estos capítulos coin-
cide, hasta cierto punto, con la documentación que figura en otras guías de la OMM,
pero en ellos se destacan el desarrollo y la gestión de los recursos hídricos. Se prevé
que utilicen la presente Guía otros organismos que no sean los Servicios Hidrológicos
y, por ese motivo, se consideró necesario elaborar una obra completa, que no se refie-
ra con frecuencia a otras guías de la OMM.
Los capítulos 26 a 59 (Partes D, E y F) tratan sobre métodos de análisis, predic-
ción hidrológica y otras aplicaciones a proyectos de gestión de los recursos hídricos
y los problemas conexos. Si bien se logró un cierto nivel de normalización (y se
espera que todavía se puedan realizar otros progresos) de los instrumentos, los méto-
dos de observación y las prácticas de publicación, la situación es totalmente diferente
por cuanto se refiere a los análisis hidrológicos y a sus aplicaciones. Por lo tanto, en
la Guía se describen otros posibles enfoques que, de acuerdo con la experiencia
adquirida, resultan prácticos y satisfactorios. El objetivo es dirigir la atención hacia
la existencia de varias técnicas útiles y presentar las principales características y ven-
tajas de cada una de ellas, en vez de recomendar una de ellas. Los múltiples factores
que participan (régimen hidrológico y climático, información y datos disponibles,
INTRODUCCIÓN A LA GUÍA 3

objetivos previstos, etc.) exigen que se formulen recomendaciones basadas en la com-


prensión total de cada uno de ellos. En los últimos años, la creciente utilización de
microcomputadoras ha permitido la introducción de más métodos y técnicas de análi-
sis perfeccionadas y, como actualmente su uso está muy generalizado, se incluyen en
esta Guía.
Como ya se mencionó, existen repeticiones y algunos temas pueden figurar en
dos o más capítulos. Por ejemplo, no hay una diferencia exacta entre proceso y análi-
sis de datos. Si los mapas de isoyetas se publican mensualmente, se pueden conside-
rar como datos de precipitación procesados. En otros casos, la preparación de un
mapa de isoyetas es una etapa del análisis de los datos hidrológicos para establecer
una relación lluvia-caudal con fines de predicción. Una dificultad similar surge con
otros elementos hidrológicos y climatológicos derivados. Se ha tratado de atenuar
dicha dificultad mediante la referencia cruzada entre capítulos.
Una descripción completa de la base teórica de las prácticas recomendadas y el
examen detallado de sus métodos de aplicación están fuera del alcance de la presente
Guía. Para estos detalles, el lector es referido a los manuales e informes técnicos ade-
cuados de la OMM, así como a otros libros de texto, guías de referencia o manuales.
Las referencias aparecen al final de cada capítulo.

1.3 Referencias cruzadas entre la Guía y el Manual de Referencia del


HOMS
A fin de facilitar una referencia cruzada con el Manual de Referencia (MRH) del
Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples (HOMS), (sección 2.3), se
incluyen referencias (entre corchetes) a las subsecciones pertinentes del MRH cuan-
do procede, en el margen derecho de los títulos de las secciones de la Guía.
CAPÍTULO 2
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA

2.1 Generalidades
La Organización Meteorológica Mundial, con por 172 Estados y Territorios
Miembros, es un organismo especializado de las Naciones Unidas. De conformidad
con el artículo 2 del Convenio de la OMM[1], las finalidades de la Organización son:
a) facilitar la cooperación mundial para crear redes de estaciones que efectúen ob-
servaciones meteorológicas, así como hidrológicas y otras observaciones geofí-
sicas relacionadas con la meteorología y favorecer la creación y el manteni-
miento de centros encargados de prestar servicios meteorológicos y otros servi-
cios conexos;
b) fomentar la creación y el mantenimiento de sistemas para el intercambio rápido de
información meteorológica y conexa;
c) fomentar la normalización de las observaciones meteorológicas y conexas y asegurar
la publicación uniforme de observaciones y estadísticas;
d) intensificar la aplicación de la meteorología a la aviación, la navegación marítima, los
problemas del agua, la agricultura y otras actividades humanas;
e) fomentar actividades en materia de hidrología operativa y proseguir una estrecha
colaboración entre los Servicios Meteorológicos y los Hidrológicos;
f) fomentar la investigación y enseñanza de la meteorología y, cuando proceda, de mate-
rias conexas, y cooperar en la coordinación de los aspectos internacionales de tales
actividades.
La Organización comprende:
a) el Congreso Meteorológico Mundial, órgano supremo de la Organización. En el
se reúnen los delegados de todos los Miembros una vez cada cuatro años, a fin
de determinar políticas generales para lograr los objetivos de la Organización;
b) el Consejo Ejecutivo, compuesto de 36 directores de Servicios Meteorológicos
o Hidrometeorológicos Nacionales, se reúne una vez al año para coordinar los
programas aprobados por el Congreso;
c) las seis Asociaciones Regionales (África, Asia, América del Sur, América del
Norte y América Central, Suroeste del Pacífico y Europa), compuestas por
Miembros gubernamentales, coordinan todas las actividades meteorológicas y
conexas en sus respectivas Regiones;
6 CAPÍTULO 2

d) las ocho Comisiones Técnicas, compuestas por expertos designados por los Miem-
bros, estudian todas las cuestiones relativas a sus ámbitos de competencia (se han
establecido comisiones técnicas para los sistemas básicos, los instrumentos y mé-
todos de observación, las ciencias atmosféricas, la meteorología aeronáutica, la
meteorología agrícola, la meteorología marina, la hidrología y la climatología);
e) la Secretaría sirve de centro administrativo, de documentación y de información
de la Organización; cumple con las tareas establecidas en el Convenio y otros
documentos fundamentales y proporciona apoyo de secretaría al trabajo que
realizan los órganos integrantes de la OMM descritos anteriormente.
La figura 2.1 contiene la estructura organizativa de la OMM y en la figura 2.2
se delimitan las seis Asociaciones Regionales de la OMM.

2.1.1 Objetivos y alcances de las actividades relacionadas con el agua


El compromiso en el campo de la hidrología operativa, descrito en el Artículo 2 e)
del Convenio, se ejerce a través del Programa de Hidrología y Recursos Hídricos
(PHRH). Este programa asiste a los Servicios Hidrológicos de los Miembros en
materia de hidrología operativa y en la mitigación de los riesgos relacionados con el
agua, como inundaciones y sequías. Promueve también la cooperación entre países
a nivel regional y subregional, particularmente donde existen cuencas de ríos com-
partidos, incluidas actividades de formación y enseñanza en hidrología.
El alcance de PHRH es básicamente la hidrología operativa, que como se define
en el Reglamento General de la OMM [2], comprende:
a) la medición de los elementos hidrológicos básicos a partir de las redes de esta-
ciones meteorológicas e hidrológicas: concentración, transmisión, proceso, al-
macenamiento, recuperación y publicación de datos hidrológicos básicos;
b) la predicción hidrológica;
c) la preparación y el mejoramiento de métodos, procedimientos y técnicas en
materia de:
i) diseño de redes;
ii) características de los instrumentos;
iii) normalización de instrumentos y métodos de observación;
iv) transmisión y proceso de datos;
v) suministro de datos meteorológicos e hidrológicos para efectos de diseño;
vi) predicción hidrológica.
Cabe señalar que, en el presente contexto, los datos hidrológicos incluyen datos
sobre la cantidad y la calidad de las aguas superficiales y las aguas subterráneas. La
hidrología operativa está, por lo tanto, muy relacionada con la evaluación de los
recursos hídricos.
En la actualidad el objetivo principal y general del PHRH, como figura en el
Tercer Plan a Largo Plazo de la OMM (1992-2001) [3], es:
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 7

CONGRESO

Órgano supremo en el que están representados todos


los Miembros: se reúne una vez cada cuatro años

COMISIONES TÉCNICAS
ASOCIACIONES REGIONALES
Comisión de Sistemas
Asociación Regional I Básicos (CSB)
(África)
Comisión de Instrumentos y
Asociación Regional II Métodos de Observación
(Asia) (CIMO)
Asociación Regional III Comisión de Hidrología
(América del Sur) (CHi)

Asociación Regional IV Comisión de Ciencias


(América del Norte y Atmosféricas (CCA)
América Central)
CONSEJO EJECUTIVO Comisión de Meteorología
Asociación Regional V Aeronáutica (CMAe)
(Suroeste del Compuesto de 36 Miembros
Pacífico) incluido el Presidente, Comisión de Meteorología
tres Vicepresidentes y los seis Agrícola (CMAg)
Asociación Regional VI
Presidentes de las
(Europa) Comisión de Meteorología
Asociaciones Regionales que
son miembros ex officio del Marina (CMM)
Consejo; se reúne todos los años
Comisión de
Grupos de trabajo Climatología (CCI)
y ponentes de las
Asociaciones Regionales
Grupos consultivos de
Asesores hidrológicos trabajo, grupos de trabajo
regionales y ponentes de las
Comisiones Técnicas

Otros órganos afiliados


Grupos de trabajo, a la OMM, por ej., el CCM
comités y grupos de del PMIC, el Grupo
expertos del Intergubernamental de Expertos
Consejo Ejecutivo sobre el Cambio Climático,
el CMCT para el SMOC

SECRETARIO GENERAL
SECRETARÍA

La Secretaria, bajo la dirección del


Secretario General, brinda apoyo a los órganos
y grupos antes mencionados

Figura 2.1 — Estructura organizativa de la Organización Meteorológica Mundial.


8
180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180

80 80

REGIÓN VI
60 REGIÓN IV EUROPA
60

AMÉRICA DEL NORTE REGIÓN II


40 Y AMÉRICA CENTRAL ASIA 40

CAPÍTULO 2
20 20

0 0

REGIÓN I
ÁFRICA REGIÓN V
20 REGIÓN III SUROESTE DEL 20

AMÉRICA
PACÍFICO
40 DEL SUR 40

60 60

180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 20 40 60 80 100 120 140 160 180

Figura 2.2 — Límites de las Regiones de la OMM


ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 9

“Garantizar la evaluación y predicción cuantitativa y cualitativa de los recursos hídricos, a


fin de satisfacer las necesidades de todos los sectores de la sociedad, atenuar los efectos de los
riesgos relacionados con el agua y mantener o mejorar el estado del medio ambiente del planeta.”
Este objetivo concuerda con las recomendaciones de la Conferencia de las
Naciones Unidas sobre el Agua (Mar del Plata, 1977) [4] y la Conferencia Interna-
cional sobre el Agua y el Medio Ambiente (Dublín, enero 1992) [5].
El PHRH está estrechamente vinculado a otros programas de la OMM que
tienen importantes componentes hidrológicos, como el Programa sobre Ciclones
Tropicales (PCT) y el Programa Mundial sobre el Clima (PMC). Además, una gran
parte de la cooperación técnica de la OMM, financiada sobre todo por el PNUD, se
realiza en el ámbito de la hidrología operativa. Las tareas regionales de los proyec-
tos del PHRH se llevan a cabo principalmente por intermedio de los seis grupos de
trabajo de hidrología de las seis Asociaciones Regionales de la OMM. El PHRH
contribuye con numerosos programas, o está relacionado con ellos, como los de la
UNESCO, el PNUMA, la OMS, la FAO y las Comisiones Económicas Regionales
de las Naciones Unidas.
Como la OMM desempeña una función rectora en materia de riesgos naturales,
como ciclones, inundaciones y sequías, se pidió a la Organización que participara
ampliamente en el Decenio Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción
de los Desastres Naturales (DIRDN, 1990-1999) [6].

2.1.2 Organización del Programa


El PHRH, uno de los principales Programas de la OMM, tiene tres componentes que
se complementan mutuamente:
Programa de Hidrología Operativa (PHO) — Sistemas Básicos
• Este componente se limita a la organización básica, al funcionamiento y al
fortalecimiento de los Servicios Hidrológicos; incluye la creación, la com-
paración, la normalización y el perfeccionamiento de instrumentos y métodos
hidrológicos para la concentración y el almacenamiento de información sobre
los recursos hídricos (cantidad y calidad del agua superficial y subterránea), y
el desarrollo de los recursos humanos. El Sistema de Hidrología Operativa
para Fines Múltiples (HOMS) (sección 2.3) proporciona el apoyo necesario
para la transferencia de tecnología.
Programa de Hidrología Operativa — Aplicaciones y Medio Ambiente
• Este componente agrupa las actividades hidrológicas de apoyo al desarrollo y
la gestión de los recursos hídricos, incluida la modelización y la predicción
hidrológicas, y el suministro de datos para una variedad de proyectos, como
para los de la protección del medio ambiente. Aporta una contribución a los
diversos programas de meteorología y climatología de la OMM, como el
Programa de Ciclones Tropicales y el Programa Mundial sobre el Clima.
10 CAPÍTULO 2

Programa sobre cuestiones relacionadas con el agua


• Este componente contribuye con los programas internacionales de otros órga-
nos dentro del marco del sistema de las Naciones Unidas (capítulo 5), y con los
de las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales a través de
una coordinación y colaboración interorganismos en actividades hídricas, como
proyectos regionales asociados con grandes cuencas fluviales internacionales.
El futuro desarrollo del PHRH se establece en los sucesivos Planes a Largo
Plazo de la OMM [3], aprobados por el Congreso de la Organización. El programa
regular de la OMM abarca un período financiero de cuatro años para realizar activi-
dades en el marco del PHRH.

2.1.3 Aplicación del Programa


El Programa de Hidrología Operativa (PHO) se planifica y ejecuta bajo los auspicios
de la Comisión de Hidrología (CHi) de la OMM. Se pone en práctica, principal-
mente, a través de un sistema de grupos de trabajo y ponentes individuales, que abor-
dan cuestiones concretas de la hidrología operativa pertinentes a sus especializa-
ciones, al celebrar reuniones técnicas y simposios, y organizar cursos de formación.
Se diseñan proyectos específicos para investigar y comparar tecnologías, como
las relativas a instrumentos, modelos de predicciones y técnicas de diseño de redes.
Los resultados de los proyectos se publican sobre todo en las series de informes de
hidrología operativa de la OMM. La parte básica de ésta y otras actividades se resu-
me en esta Guía de Prácticas Hidrológicas, que proporciona directrices para cues-
tiones fundamentales sobre una amplia gama de condiciones climáticas y de terreno.
El Volumen III (Hidrología) del Reglamento Técnico de la OMM [2] (vea también
el capítulo 4) contiene las prácticas normalizadas adoptadas.
Las seis asociaciones regionales de la OMM establecen también grupos de tra-
bajo de hidrología para trabajar sobre algunas cuestiones relativas al PHRH y pro-
blemas hidrológicos de sus respectivas Regiones, como:
a) encuestas sobre la efectividad de las redes de estaciones hidrológicas, de trans-
misión de datos hidrológicos y de sus mecanismos de proceso, de bancos de
datos, y de predicción hidrológica;
b) aplicación de las normas de la OMM y prácticas recomendadas en hidrología;
c) desarrollo y fomento del Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples
(HOMS);
d) contribuciones a proyectos bajo el Programa Mundial sobre el Clima – Agua.
El Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples (HOMS) es un sistema de
transferencia de tecnología para la hidrología operativa, establecido en 1981 en el mar-
co del PHO. Su objetivo es asistir a los hidrólogos, principalmente de los países en de-
sarrollo, suministrándoles una tecnología apropiada y moderna para ayudarlos a resol-
ver sus problemas hidrológicos. La sección 2.3 contiene una descripción del HOMS.
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 11

Se han establecido dos bases de datos informatizadas como parte del PHRH, a
saber:
a) el Servicio de referencias e información sobre datos hidrológicos (INFOHYDRO),
que contiene información sobre institutos hidrológicos nacionales y regionales,
las redes y los bancos de datos de los Miembros de la OMM;
b) el Centro Mundial de Datos de Escorrentía (CMDE), en el Instituto Federal de
Hidrología (Coblenza, Alemania), que tiene el registro de caudales diarios y
mensuales de estaciones seleccionadas de más de 100 países.
Estas bases de datos son actualizadas periódicamente, y se publica la informa-
ción más importante. La sección 2.2 contiene información más detallada sobre estas
bases de datos.

2.1.4 Desarrollo de los recursos humanos


La formación profesional en hidrología se puede impartir en el lugar de trabajo o en
instituciones educativas, en los cursillos, seminarios o, durante los cortos períodos
de estancia de expertos. La OMM otorga becas de estudio en hidrología operativa y
organiza cursos de formación en esta materia. Asimismo, prepara y publica textos
de orientación y de formación relativos a la hidrología. Muchas de las actividades
de apoyo de la Organización a la formación se realizan con la colaboración de la
UNESCO. En la sección 2.4 se describe la formación en hidrología.

2.1.5 Cooperación Técnica


El objetivo del Programa de Cooperación Técnica de la OMM es asistir a los Miem-
bros en el desarrollo de sus capacidades y autosuficiencia para que los Servicios
Hidrológicos y Meteorológicos puedan contribuir efectivamente al desarrollo socio-
económico. En la actualidad, la cooperación técnica se basa en tres fuentes princi-
pales de apoyo y, en menor medida, en las actividades del HOMS:
a) Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD);
b) Programa de Cooperación Voluntaria (PCV) de la OMM. Los países solicitan
asistencia de diversos tipos y los distintos donantes aceptan dar su apoyo a las
solicitudes que desean financiar (el PCV fue recientemente expandido a hidro-
logía y recursos hídricos); y
c) acuerdos de fondos fiduciarios, mediante los cuales los países donantes propor-
cionan ayuda a proyectos concretos.
Otras fuentes de fondos, como el Banco Mundial, bancos y fondos de desarro-
llo regional, y grupos económicos como la Comunidad para el Desarrollo de África
Meridional (SADC), aumentan la asistencia prestada. Los fondos de cooperación
técnica, asignados en el presupuesto ordinario de la OMM, son muy limitados, y
se utilizan casi exclusivamente para la enseñanza y las becas de formación profe-
sional.
12 CAPÍTULO 2

En promedio, se asigna el 40 por ciento de los gastos anuales en asistencia téc-


nica de la OMM a la hidrología y la hidrometeorología. Se ofrecen servicios secto-
riales de asesoramiento en hidrología a las oficinas de representación del PNUD y a
los Miembros de la OMM que lo soliciten.

2.2 Bases de datos internacionales


2.2.1 Servicio de referencias e información sobre datos hidrológicos
(INFOHYDRO)
El Servicio de referencias e información sobre datos hidrológicos (INFOHYDRO)
es un servicio encargado de la difusión de información sobre:
a) las organizaciones nacionales e internacionales (gubernamentales y no guberna-
mentales), instituciones y organismos relacionados con la hidrología;
b) las actividades hidrológicas y conexas que realizan los organismos menciona-
dos en a);
c) las principales cuencas fluviales y lacustres internacionales del mundo;
d) las redes de estaciones de observación hidrológica de los Miembros de la OMM:
número de estaciones y períodos de registros;
e) los bancos de datos hidrológicos nacionales: sistemas de recopilación, proceso
y archivo de datos;
f) los bancos de datos internacionales relacionados con la hidrología y los recur-
sos hídricos.
INFOHYDRO, como base de datos, no contiene o maneja datos hidrológicos, ni
duplica los sistemas de referencias nacionales. Está diseñado para facilitar la rápida
difusión de información hidrológica actualizada a los países Miembros, en particu-
lar, para el beneficio de sus expertos, órganos, y empresas encargados de la evalua-
ción, el desarrollo y la gestión de los recursos hídricos que requieren el apoyo de
instituciones nacionales, regionales e internacionales relacionadas con la hidrología
operativa. La información disponible en INFOHYDRO ofrece una buena indicación
de las actividades de evaluación de los recursos hídricos que realizan los países
Miembros.
El Manual INFOHYDRO [7] contiene información sobre toda la base de datos
y su funcionamiento. Contiene, asimismo, toda la información hidrológica disponi-
ble actualmente en INFOHYDRO. Así pues, el Manual abarca, en un solo volumen,
información completa sobre los Servicios Hidrológicos de todos los países y de sus
actividades de recopilación de datos.
INFOHYDRO se utiliza como una base de datos informatizada y los datos se
pueden suministrar en disquetes. La información se envía a un país o una Región de
la OMM y se refiere a los elementos antes descritos en los apartados a) a e). Las
solicitudes se deben dirigir a la OMM.
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 13

2.2.2 Centro Mundial de Datos de Escorrentía (CMDE)


El 1º de mayo de 1987, se estableció el Centro Mundial de Datos de Escorrentía
(CMDE) en el Instituto Federal de Hidrología, en Coblenza (Alemania), bajo los
auspicios de la OMM.
El CMDE funciona para el beneficio de los Miembros de la OMM y de la comu-
nidad científica internacional. Proporciona un mecanismo para el intercambio inter-
nacional de datos relativos a los caudales fluviales y a la escorrentía de aguas super-
ficiales durante períodos continuos y a largo plazo. El CMDE recibe datos de
muchas fuentes, principalmente a través de la OMM. Todos los datos archivados en
el CMDE están a la disposición de los usuarios.
Al mes de noviembre de 1991, el banco de datos del CMDE contenía datos de
caudales de 2 930 estaciones de 131 países. Se disponía de datos completos de cau-
dales diarios de 1 478 estaciones, así como de datos parciales de caudales diarios pa-
ra la creación de otras 186 series de datos; 1 266 estaciones suministraban datos
mensuales de caudales.
El centro del banco de datos está compuesto de los datos diarios de caudales
procedentes de 1 237 estaciones de 75 países que anteriormente recopilaba la OMM
en el marco del Programa de Investigación de la Atmósfera Global (GARP), de la
OMM/CIUC, para utilizarlos en la validación de los modelos de circulación general
(MCG) de la atmósfera, y luego en el Programa Mundial sobre el Clima (PMC). El
primer año disponible para este grupo de datos fue 1978 y existen datos hasta 1980
de casi todas las estaciones. Los datos de 40 países también están disponibles hasta
1982-1983 y de Australia se tiene datos hasta 1984-1985. Esta base de datos se ac-
tualiza periódicamente.
Las estaciones han sido seleccionadas según los siguientes criterios:
a) distribución geográfica nacional uniforme (de conformidad con las normas de la
red), con con mayores densidades en zonas donde el caudal presenta variaciones
rápidas;
b) cobertura, en la medida de lo posible, de cada tipo de región hidrológica homo-
génea de cada país;
c) cuencas fluviales relativamente pequeñas (hasta alrededor de 5 000 Km2, y en
algunos casos excepcionales hasta 10 000 Km2);
d) datos de caudales que representan el caudal natural del río, es decir que se
debieron corregir porque la desviación, abstracción, o redistribución por alma-
cenamiento de agua es muy importante; y
e) registros de muy buena calidad.
El CMDE ha establecido una serie de programas para ofrecer al usuario un gru-
po de opciones de selección para que los datos y la información sean más accesibles.
Se disponen actualmente las siguientes opciones para la obtención de datos: tablas
de caudales medios diarios o mensuales; hidrogramas de caudales medios diarios o
14 CAPÍTULO 2

mensuales, tablas o curvas de duración de caudales; información sobre estaciones y


cuencas.
Las solicitudes de datos pueden hacerse a través de comunicaciones escritas o
por medio de visitas personales al CMDE en Coblenza. Se deben asignar contribu-
ciones para poder cubrir los gastos del servicio prestado a los usuarios (por ejemplo,
el precio de cintas o disquetes, gastos de manejo y transporte). Se puede eximir de
este pago a las personas o instituciones que contribuyen con datos al CMDE.

2.2.3 Servicio mundial de referencias e información sobre datos climáticos


(INFOCLIMA)
El Servicio mundial de referencias e información sobre datos climáticos (INFOCLI-
MA) se ocupa de la recopilación y difusión de información sobre la existencia y dis-
ponibilidad de datos sobre el clima mundial. La información consiste sobre todo en:
a) descripciones de las series de datos disponibles, que conservan los centros y/o
se han publicado;
b) redes de estaciones climatológicas y radiométricas del mundo y su historia;
c) bancos de datos climatológicos nacionales, con el sistema de recopilación, pro-
ceso y archivo de los datos.
La OMM pone en marcha el servicio mundial INFOCLIMA a través del
Programa Mundial sobre el Clima.
La información de INFOCLIMA procede de los países Miembros de la OMM;
y las series de datos son también contribuciones de centros individuales de datos y
de organizaciones internacionales. INFOCLIMA no dispone de datos climáticos
reales sino que proporciona información sobre la existencia y la disponibilidad de los
datos climatológicos a nivel mundial. Se mantiene como una banco de datos
informatizado.
El catálogo de INFOCLIMA contiene descripciones de series de datos prepara-
das con un sistema de recopilación o un programa de proceso de datos. La informa-
ción sobre los grupos de datos que suministran los Miembros o los centros interna-
cionales se editan e introducen en la base de datos informatizada de INFOCLIMA
en un formato normalizado, después de la verificación realizada con los centros con-
cernidos. Se podrán obtener, previa solicitud, copias en cintas de grabación o dis-
quetes de una parte de la base de datos.
Por razones prácticas, los datos climatológicos se han dividido en un número de
categorías: datos de alta atmósfera; datos climatológicos en superficie, datos sobre
radiación (en superficie); datos marítimos y oceánicos, datos de la criosfera, datos
sobre la composición atmosférica, datos hidrológicos, y datos históricos y represen-
tativos.
Se puede obtener gratuitamente, previa solicitud a la OMM, un ejemplar del
catálogo completo [8], o un resumen de los datos hidrológicos.
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 15

2.3 Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples (HOMS)


En los ú1timos decenios se han hecho substanciales progresos en la ciencia de la
hidrología y en la tecnología y, se han aportado importantes contribuciones en el
desarrollo y la gestión de los recursos hídricos. El sistema de transferencia de tec-
nología HOMS, creado por la OMM y en funcionamiento desde 1981, ofrece un
medio sencillo pero efectivo de difusión de una amplia gama de técnicas probadas
destinadas al uso de los hidrólogos.

2.3.1 Estructura del HOMS


El HOMS transfiere tecnología hidrológica en forma de componentes separados que
pueden tener muchas formas: series de diseños para la construcción (o manuales de
instrucción) de equipos hidrológicos, informes para describir una amplia variedad de
procedimientos hidrológicos, y programas informáticos, que cubren el proceso, con-
trol de calidad y archivo de datos hidrológicos, así como la modelización y el análi-
sis de los datos procesados. Existen unos 400 componentes disponibles cuyos
autores los utilizan operativamente, garantizando así que cada componente es útil y
realmente funciona. Hasta la fecha, 35 países han suministrado componentes al
HOMS; cada uno tiene una descripción resumida de dos páginas, escrita en un for-
mato modelo, con información sobre el contenido y las aplicaciones del compo-
nente, junto con detalles del autor y del apoyo disponible. Estas descripciones están
recabadas en el Manual de Referencia del HOMS (MRH) [9], y cada país partici-
pante del HOMS posee una copia del mismo. El Manual está dividido en secciones
y subsecciones sobre la base del tema tratado (véase la tabla 2.1), y los componentes
están codificados de acuerdo al tema y a su complejidad.
Al inicio de las secciones de esta Guía se hace referencia al HOMS; el MRH
contiene también un sistema completo de referencia a la Guía.
Los componentes del HOMS se pueden agrupar en secuencias de componentes
compatibles que podrían utilizarse para llevar a cabo tareas más complejas. Las
secuencias también proporcionan un medio de acceder al componente o los compo-
nentes necesarios para realizar una tarea en particular.

2.3.2 Organización y funcionamiento del HOMS


La organización del HOMS se basa en un esfuerzo cooperativo de los Miembros de
la OMM, con alrededor de 117 países participantes (febrero 1994). Cada país parti-
cipante designa un Centro Nacional de Referencia del HOMS (CNRH), que general-
mente forma parte del Servicio Hidrológico Nacional. Se han establecido también
centros de coordinación regionales para determinadas zonas.
Las funciones de un CNRH son:
a) proporcionar componentes y secuencias nacionales adecuados para el uso en el
HOMS;
16 CAPÍTULO 2

TABLA 2.1
Secciones y subsecciones del HOMS

Sección A Política, planificación y organización


Sección B Diseño de redes
Sección C Instrumentos y equipos
C00 Generalidades
C05 Calidad del agua, instrumentos de control de varias variables
C06 Temperatura del agua
C09 Carga de sedimentos
C10 Carga en suspensión
C12 Arrastre de fondo
C14 Carga de lavado
C16 Calidad química
C21 Calidad biológica
C25 Datos meteorológicos generales; estaciones climatológicas y
meteorológicas
C26 Precipitación, generalidades
C27 Precipitación, pluviómetros manuales y totalizadores
C30 Precipitación, pluviógrafos y pluviómetros telemétricos
C33 Precipitación, medición por radar
C35 Temperatura del aire
C37 Temperatura del suelo
C39 Humedad
C41 Horas de luz solar
C43 Radiación solar
C45 Evaporación, generalidades
C46 Evaporación, tanques
C48 Evaporación, lisímetros
C52 Dirección y velocidad del viento
C53 Nieve, espesor de manto, equivalente en agua
C55 Humedad del suelo, generalidades
C56 Humedad del suelo, muestreadores de suelo
C58 Humedad del suelo, métodos nucleares
C60 Humedad del suelo, métodos eléctricos
C62 Humedad del suelo, tensiómetro
C65 Agua subterránea, nivel
C67 Agua subterránea, sensores para perforación
C71 Nivel o altura del agua
C73 Caudal, canal aforador, vertedero, métodos ultrasónicos, y
electromagnéticos
C79 Velocidad del agua, molinetes hidrométricos o flotadores
C85 Aforo de río, generalidades
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 17

Tabla 2.1 (continuación)

C86 Aforo de río, teleféricos


C88 Aforo de río, grúas, puentes y pasarelas, malacates y tornos
C90 Aforo de ríos, equipos para usar en botes
C92 Mediciones de hielo
Sección D Teledetección
Sección E Métodos de observación
E00 Generalidades
E05 Calidad del agua
E09 Sedimentos
E25 Observaciones meteorológicas aplicadas a la hidrología
E53 Nieve y hielo, glaciología
E55 Humedad del suelo
E65 Agua subterránea
E70 Agua superficial, nivel y flujo
E71 Nivel del agua
E73 Medición del caudal, aforo por dilución
E79 Medición de velocidad, uso de molinetes hidrométricos
E85 Medición de características hidrológicas a partir de mapas
E88 Estudios de reconocimiento
Sección F Transmisión de datos
Sección G Archivo, recuperación y difusión de datos
G00 Generalidades
G05 Normas, manuales y recomendaciones
G06 Sistemas de almacenamiento de datos hidrológicos en general
G08 Sistemas de almacenamiento de datos de agua superficial o de ríos
G10 Sistemas de almacenamiento de datos de agua subterránea: ni-
veles, química del agua, rendimiento hídrico de pozos y flujos
G12 Sistemas de almacenamiento de datos meteorológicos
G14 Sistemas de almacenamiento de datos de calidad del agua
G20 Programas para tabulación de datos hidrológicos en general
G25 Anuarios hidrológicos
G30 Sistemas de difusión de información o datos
G40 Transferencia de datos entre autoridades, normas, recomenda-
ciones, manuales y métodos de codificación
G42 Transferencia de datos entre autoridades, programas para la
verificación de las normas en G40
Sección H Proceso de datos primarios
H00 Sistemas de proceso de diversos tipos de datos
H05 Datos generales de calidad del agua
18 CAPÍTULO 2

Tabla 2.1 (continuación)

H06 Datos de temperatura del agua


H09 Datos de transporte de sedimentos
H16 Datos de calidad química
H21 Datos de calidad biológica
H25 Datos meteorológicos generales para uso en hidrología
H26 Datos de precipitación, obtenidos por medio de diversos pro-
cedimientos, excepto radar
H33 Datos de precipitación obtenidos por radar, incluyendo cali-
bración por comparación con escalas telemétricas
H35 Datos de temperatura del aire
H39 Datos de humedad del aire
H41 Datos solares, horas de luz solar o radiación
H45 Datos de evaporación
H52 Datos de viento
H53 Datos de nieve y hielo, capa de nieve, espesor y equivalente en agua
H55 Datos de humedad del suelo
H65 Datos de agua subterránea
H70 Agua superficial (nivel y flujo) en general
H71 Datos de nivel del agua, nivel de río, niveles de lagos o embalses
H73 Datos de caudal, todo tipo
H76 Deducción de curvas de caudales, conversión de nivel en cau-
dal por medio de curvas de caudales
H79 Datos de velocidad del agua, cálculo del caudal a partir de
mediciones de velocidad en puntos
H83 Procesamiento de la información histórica sobre crecidas
Sección I Proceso secundario de datos
I00 Generalidades
I05 Datos generales de calidad del agua
I06 Datos de temperatura del agua (incluyendo el fenómeno de
hielo en ríos)
I09 Datos de transporte de sedimentos
I25 Datos meteorológicos generales para el uso en hidrología
I26 Datos de precipitación
I36 Contaminación aerotransportada
I41 Datos solares, horas de luz solar o radiación
I45 Evaporación, generalidades
I50 Evaporación, cálculo a partir de mediciones meteorológicas
I53 Datos de nieve
I55 Datos de humedad del suelo
I60 Balance hídrico
I65 Niveles de agua subterránea
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 19

Tabla 2.1 (continuación)

I71 Datos de niveles de agua


I73 Datos de caudal
I80 Cauces menores
I81 Crecidas y análisis de frecuencia de crecidas
Sección J Modelos de predicción hidrológica
J04 Predicción de flujos de corriente a partir de datos hidrometeo-
rológicos
J10 Tránsito de flujos de corriente a efectos de predicción
J15 Modelos combinados de predicción y de tránsito de flujos de
corriente
J22 Predicción de flujos estacionales
J28 Predicción de caudales de estiajes
J32 Predicción de la humedad del suelo
J45 Predicción de hielo
J54 Predicción de la temperatura del agua superficial
J55 Predicción de calidad del agua superficial
J65 Predicción del aporte de sedimentos
J80 Análisis del rendimiento de modelos
Sección K Análisis hidrológicos para la planificación y diseño de estruc-
turas hidráulicas y sistemas de recursos hídricos
K10 Análisis regionales
K15 Estudios de crecidas en lugares específicos
K22 Modelos de simulación lluvia-escorrentía
K35 Simulación y tránsito de flujos de corriente
K45 Tránsito a través de embalses y lagos
K54 Estudios de temperatura del agua
K55 Estudios de calidad del agua
K65 Estudios de sedimentos
K70 Evaluación económica de proyectos de recursos hídricos e
inundaciones
K75 Políticas de diseño y de explotación de embalses
Sección L Aguas subterráneas
L10 Análisis de datos de pozos y sondeos
L20 Modelos de simulación de acuíferos
L22 Calibración y verificación de modelos de agua subterránea
L30 Predicción de agua subterránea
Sección X Cálculos matemáticos y estadísticos
Sección Y Material auxiliar para la formación en hidrología operativa
20 CAPÍTULO 2

b) procesar las solicitudes de componentes nacionales procedentes de otros CNRH;


c) obtener componentes del extranjero para los usuarios nacionales; y
d) llevar el HOMS a la atención de usuarios potenciales del país, y ayudar en la
selección y el uso de componentes apropiados.
Las actividades internacionales del HOMS son supervisadas y coordinadas por
un comité directivo que actúa dentro del marco de la Comisión de Hidrología de la
OMM. La oficina del HOMS, ubicado en la Secretaría de la OMM, actualiza la
información de los CNRH mediante el suministro de suplementos del Manual de
Referencia, que contienen detalles de los nuevos componentes, y la publicación del
Boletín sobre las actividades del HOMS.
Los hidrólogos, que desean utilizar componentes HOMS, deben dirigirse al
CNRH de su país, donde podrán consultar el Manual de Referencia del HOMS [9].
El CNRH podrá además aconsejar sobre la selección del componente. Una vez que
se decide cuáles son los componentes necesarios, el CNRH envía las solicitudes ofi-
ciales a los CNRH concernidos. En la oficina del HOMS se lleva un registro de las
solicitudes y, si procede, se ayuda a completar los trámites administrativos.
En un principio, el objetivo del HOMS era la transferencia gratuita de tecno-
logía en todos los ámbitos de la hidrología. Sin embargo, algunos programas infor-
máticos tienen un origen comercial y, en consecuencia, se debe pagar su adquisición.
En el caso de la transferencia a países en desarrollo, los fondos necesarios a veces se
pueden obtener por intermedio de instituciones financieras internacionales o bilate-
rales y algunos CNRH han concertado acuerdos con los organismos financieros de
sus respectivos países para financiar la transferencia de componentes.

2.4 Formación en hidrología


La mayoría de los Servicios Hidrológicos reconocen tres categorías de personal:
hidrólogos profesionales, técnicos en hidrología y observadores hidrológicos. Las
Directivas de la OMM de orientación profesional del personal de meteorología e
hidrología operativa [10] definen tres categorías:
a) hidrólogos profesionales: personal con grado universitario en ingeniería civil, in-
geniería agrícola, minas, geología o geofísica o equivalente, que se ha especiali-
zado luego en hidrología o en otros campos relacionados con las ciencias del
agua. Sus trabajos y actividades pueden abarcar desde la gestión de los servicios
hidrológicos hasta la investigación y la enseñanza pudiendo incluir el diseño hi-
drológico de proyectos de recursos hídricos y el análisis de datos hidrológicos;
b) técnicos en hidrología: el personal de esta categoría puede dividirse en dos grupos:
i) los que cuentan con 12 a 14 años de enseñanza primaria, secundaria y suple-
mentaria, incluida la especialización en una de las actividades hidrológicas; y
ii) los que cuentan con 10 años de enseñanza primaria y secundaria más una
formación profesional hidrológica técnica.
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 21

TABLA 2.2
Necesidades de personal para la concentración, el proceso y el análisis
de datos de aguas superficiales

Número de miembros del personal por 100 estaciones

Sector
Técnicos
Profesionales Técnicos Observadores
superiores

I Estaciones
hidrométricas
Actividades sobre 1 5 5 100
el y mantenimiento
Proceso, análisis e 2 3 3 -
interpretación de datos
Supervisión 0,5 - - -
Subtotal 3,5 8 8 100

II Estaciones pluviómétri-
cas y evaporimétricas
Actividades sobre el te- 0,5 2 2 100
rreno y mantenimiento
Proceso, análisis e 1 2 2 -
interpretación de datos
Supervisión 0,25 - - -
Subtotal 1,75 4 4 100

Fuente: Organización Meteorológica Mundial, 1984: Directrices de orientación profesional del


personal en meteorología e hidrología operativa, OMM – Nº 258, Ginebra.

Notas: 1. Muchos observadores trabajan a tiempo parcial.


2. A menudo, el mismo personal que trabaja sobre el terreno realiza las ta-
reas previstas para los sectores I y II.
3. Las características topográficas e hidrográficas y la facilidad de acceso, con-
dicionan las necesidades de mano de obra sobre el terreno y de manten-
imiento, razón por la cual las cifras indicadas se ajustarán convenientemente
a cada situación.
22 CAPÍTULO 2

El personal del primer grupo se denominan técnicos superiores y los del


segundo grupo, técnicos. Sus funciones incluyen la asistencia a hidrólogos
profesionales y la supervisión de los trabajos de observadores hidrológicos.
Más específicamente, llevan a cabo tareas, como mediciones especiales,
concentración y proceso de datos, instalación de equipos hidrológicos y
formación de observadores hidrológicos.
c) observadores hidrológicos: la enseñanza básica de esta categoría es de nueve años
de educación primaria y secundaria, como mínimo, complementada con una for-
mación técnica en uno de los campos de las actividades hidrológicas. Sus fun-
ciones incluyen efectuar observaciones, tener registros y mantener los instrumen-
tos menos complejos instalados en las estaciones a las que están destinados.
La OMM y la UNESCO también han formulado recomendaciones sobre el
número de miembros necesario para las categorías antes mencionadas en función del
tamaño de la red de observaciones. En la tabla 2.2, tomada de la publicación de la
OMM/UNESCO, Evaluación de los Recursos Hídricos; Manual para un estudio de
apreciación de las actividades nacionales [11], figura el número de miembros re-
querido según la categoría por cada 100 estaciones hidrométricas y pluviométricas/
evaporimétricas. Para el uso de esta tabla cabe señalar que la mayoría de los obser-
vadores se podrían considerar trabajadores a tiempo parcial o voluntarios, en ese
caso no forman parte del personal a tiempo completo del servicio hidrológico. Sin
embargo, esta clase de personal necesita formación profesional, y los números indi-
cados constituyen una estimación del volumen de formación profesional que se debe
impartir en este caso.
La publicación titulada Directivas de orientación profesional del personal de
meteorología e hidrología operativa [10], contiene en detalle los planes de estudio
para el personal de estas categorías. Los observadores hidrológicos reciben una am-
plia formación sobre su trabajo, mientras que los técnicos tienen una capacitación
técnica formal tras finalizar la secundaria, así como los conocimientos prácticos ad-
quiridos en el curso de su labor. Por otra parte, los profesionales en hidrología se
graduan en universidades. Como las carreras universitarias pocas veces se especiali-
zan en hidrología, el grado universitario es en ingeniería civil, ciencias ambientales,
geografía, ciencias (especialmente una de las geociencias), agricultura o en una
materia similar. Muchos profesionales en hidrología también estudian para obtener
título de postgrado o de maestría y, a ese nivel, se dispone de más cursos especia-
lizados en hidrología o en recursos hídricos.
En algunas universidades e instituciones similares se han establecido, con el
patrocinio de la UNESCO, cursos internacionales de postgrado en hidrología. La
UNESCO ofrece información detallada al respecto.
La OMM ofrece ayuda para la formación, y en especial para hidrólogos profe-
sionales. En cuanto al personal de nivel superior, la ayuda de la Organización está
ACTIVIDADES DE LA OMM RELACIONADAS CON EL AGUA 23

dirigida, en general, a la formación de instructores. Se organizan cursos de corta du-


ración sobre determinados aspectos de hidrología operativa para hidrólogos profe-
sionales, cuando los fondos lo permiten; con frecuencia, estos cursos se organizan
para una Región en particular de la OMM. Se envía información más detallada sobre
los cursos programados a los servicios meteorológicos e hidrológicos de los países
Miembros. Asimismo, los Miembros preparan cursos de corta duración e invitan a
otros Miembros a que participen en dichos cursos. Todos los proyectos de coopera-
ción técnica de la OMM tienen un componente de formación profesional y, en el
caso de los proyectos regionales, la formación puede constituir una parte muy impor-
tante del proyecto
La OMM también proporciona un número limitado de becas para la formación
y, sobre todo, cuando se trata de cursos reconocidos internacionalmente como los pa-
trocinados por la UNESCO. Las becas pueden solicitarse a través del Representante
Permanente ante la OMM del país del aspirante.

Referencias

1. Organización Meteorológica Mundial, 1991: Documentos Fundamentales, Nº 1,


OMM–Nº 15, Ginebra.
2. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Reglamento Técnico. Volumen III,
Hidrología, OMM–Nº 49, Ginebra.
3. Organización Meteorológica Mundial, 1992: Tercer Plan a Largo Plazo. Parte II,
Volumen V, Programa de Hidrología y Recursos Hídricos de la OMM 1992-2001,
OMM–Nº 765, Ginebra.
4. Naciones Unidas, 1977: Plan de Acción de Mar del Plata. Conferencia de las
Naciones Unidas sobre el Agua, Argentina.
5. Naciones Unidas, 1992: Conferencia Internacional sobre el Agua y el Medio
Ambiente: El desarrollo en la perspectiva del Siglo XXI. 26–31 de enero de 1992,
Dublín, Irlanda.
6. Naciones Unidas, 1989: Documentos oficiales de la Asamblea General, Cua-
dragésimo cuarto período de sesiones, Reuniones de la plenaria, Suplemento Nº 49
(A/44/49), Resolución 44/236, Decenio Internacional para la Reducción de los
Desastres Naturales.
7. Organización Meteorológica Mundial, 1987: Servico de Referencias e
Información sobre Datos Hidrológicos — Manual INFOHYDRO. Informe de
hidrología operativa Nº 28, OMM–Nº 683, Ginebra.
8. Organización Meteorológica Mundial, 1989: Catálogo de registro de datos
sobre el sistema climático. Resumen de los datos hidrológicos. PMDC–8,
OMM/DT–Nº 343, Ginebra.
24 CAPÍTULO 2

9. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Manual de Referencias del


Sistema de Hidrología Operativa para Fines Múltiples (HOMS). Segunda edición,
Ginebra.
10. Organización Meteorológica Mundial, 1984: Directivas de orientación profe-
sional del personal de meteorología e hidrología operativa. Tercera edición,
OMM–Nº 258, Ginebra.
11. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura/
Organización Meteorológica Mundial, 1993: Evaluación de los recursos hídricos.
Manual para un estudio de apreciación de las actividades nacionales.
CAPÍTULO 3
SERVICIOS HIDROLÓGICOS

3.1 Funciones de los Servicios Hidrológicos


Para alcanzar el desarrollo socioeconómico de un país y conservar la calidad del
medio ambiente, se requiere una información exacta sobre la condición y la evolu-
ción de los recursos hídricos (aguas superficiales y subterráneas, así como cantidad
y calidad). Los usos de la información sobre los recursos hídricos son muchos y
variados: casi todos los sectores de la economía de un país utilizan información
hidrológica en la planificación, el desarrollo y los objetivos prácticos. El agua es un
recurso de valor inestimable para todas las naciones, y a medida que aumenta la
competencia por el agua, aumenta la utilidad de la información hidrológica. Como
se debe justificar adecuadamente el costo de los programas gubernamentales, es
importante demostrar los beneficios de la información hidrológica [1]. Se han sido
citado proporciones de costo-beneficio de hasta 40 a 1, o sea que el valor de la infor-
mación equivale a cuarenta veces el costo de la recopilación. Sin embargo, es más
factible que la relación de costo-beneficio sea de 5 a 10 habiéndose obtenido valo-
res de 9,3 y 6,4 en estudios realizados en Canadá y Australia, respectivamente [2,3].
Sin tener en cuenta los valores numéricos reales, los responsables nacionales de la
gestión de los recursos hídricos están de acuerdo en afirmar que la información
hidrológica es una actividad rentable y un requisito previo para la gestión sensata de
los recursos hídricos.

3.1.1 Usos de la información hidrológica


La misión principal de un servicio hidrológico, o de un organismo equivalente, es
suministrar información a los decisores sobre el estado y la evolución de los recursos
hídricos del país. Dicha información puede ser necesaria para:
a) la evaluación de los recursos hídricos de un país (cantidad, calidad, distribución
temporal y espacial), el potencial para el desarrollo de este recurso y la capaci-
dad de satisfacer la demanda actual y futura;
b) la planificación, el diseño y la ejecución de proyectos hídricos;
c) la evaluación de los efectos ambientales, económicos y sociales de las prácticas
de gestión, actuales o previstas, de los recursos hídricos, así como la adopción de
políticas y estrategias adecuadas;
26 CAPÍTULO 3

d) la evaluación de las repercusiones en los recursos hídricos de las actividades de


otros sectores, como la urbanización o la explotación forestal; o
e) la seguridad de personas y bienes frente a los riesgos relacionados con el agua,
en particular las inundaciones y las sequías.
En general, un Servicio Hidrológico suministra la información necesaria para la
evaluación de los recursos hídricos, que se define [4,5] como:
la determinación de las fuentes, la extensión, la fiabilidad y calidad de los recursos hídricos,
sobre la que se basa una evaluación de las posibilidades en materia de utilización y control.

Gracias a la creciente preocupación por cuestiones como el cambio climático


global y el impacto del desarrollo urbano en el medio ambiente, es cada vez mayor el
énfasis puesto en la demanda de una información hidrológica fiable que sirva para
establecer un desarrollo y una gestión sostenible de los recursos hídricos. Esto impli-
ca que la futuras generaciones, así como la nuestra, seguirán disfrutando del sumi-
nistro de agua adecuado y asequible para que puedan satisfacer las necesidades
sociales, ambientales y económicas. Un programa hidrométrico diseñado sólo para
las necesidades específicas actuales sería inadecuado a largo plazo.

3.1.2 Funciones y responsabilidades de un Servicio Hidrológico


Se puede necesitar información sobre los recursos hídricos de un lugar determinado,
como el sitio previsto para un embalse, o de toda una región, por ejemplo, del trayec-
to completo de una futura autopista que atraviesa numerosos cursos de agua. En el
primer caso, será más económico recopilar la información en el sitio elegido para
construir el embalse o en la cuenca aguas arriba; dicha información se denomina de
“uso específico”. En el segundo caso, no es práctico recoger información de cada
río que se cruza. Se deben reunir datos generales de algunos sitios representativos
de toda la región, y transferir esta información a otros lugares de los que no se tienen
datos. Para lograrlo, se requiere una red básica de estaciones de observación. La
característica principal de los datos obtenidos es que se podrán utilizar en diversas
aplicaciones que se desconocen, son representativos del funcionamiento hidrológico
de la región, y se deben recopilar según ciertas normas a fin de que otros usuarios
puedan utilizarlos.
Para satisfacer las diversas necesidades, un Servicio Hidrológico debe:
a) establecer las necesidades de los usuarios actuales o futuros en materia de infor-
mación sobre los recursos hídricos;
b) determinar las normas (exactitud, precisión, frecuencia, disponibilidad, etc.) de
los datos que se requieren para satisfacer esas necesidades;
c) diseñar y establecer redes hidrométricas para medir los diferentes tipos de datos
requeridos; se necesitan tanto redes de uso específico como redes básicas, que
puedan ser complementarias, o incluso superponerse;
SERVICIOS HIDROLÓGICOS 27

d) establecer métodos para la transferencia de información desde los sitios de


medición hasta otras localidades de la región en las que sea representativa;
e) recoger datos y mantener el control de calidad del proceso de recopilación de
datos mediante la inspección de los equipos y las prácticas de campo;
f) procesar y archivar los datos y mantener un control en la calidad y seguridad de
los datos archivados;
g) facilitar a los usuarios el acceso a los datos, para los períodos, los lugares y de
acuerdo con las características solicitadas, sobre todo:
i) difusión de predicciones hidrológicas y alertas;
ii) publicación de anuarios de datos básicos en papel, microfichas, o sistemas
informatizados compatibles (CD-ROM, disquetes, etc.);
iii) preparación de informes sobre los recursos hídricos, con un resumen de
datos analizados; por ejemplo, la publicación de atlas hidrológicos o la crea-
ción de bases de datos en sistemas de información geográfica, la prepara-
ción de material informativo o didáctico para ser utilizados por el público
en general, los medios de información y las escuelas;
iv) información para el diseño de proyectos y en especial sobre las frecuencias
de caudales extremos;
h) informar a los usuarios potenciales de la información disponible y ayudarlos a
hacer el mejor uso de ella;
i) crear nuevas técnicas y realizar investigaciones sobre los procesos hidrológicos
y conexos para ayudar al usuario a interpretar y comprender los datos;
j) fomentar la formación continua del personal y otras actividades relacionadas con
la calidad, como la preparación de manuales de instrucción e informes de evalua-
ción de nuevos instrumentos;
k) asegurar la coordinación con otros órganos que obtengan información relativa al
agua o sobre otras cuestiones importantes como la hidrogeología, el uso del agua,
la topografía, la utilización de la tierra o la información climática.
La figura 3.1 contiene un organigrama simplificado sobre las actividades de un
servicio hidrológico.
El Servicio Hidrológico puede llevar a cabo estas funciones como un servicio
para un cliente en particular, por ejemplo para una compañía de energía, quizá sobre
la base de un contrato. Por otra parte, también puede funcionar como un servicio pú-
blico, financiado con los fondos del régimen fiscal, porque se considera que sus pro-
ductos son de utilidad pública. En todo caso, se debe conceder atención especial a
la comunicación con los usuarios, para determinar las necesidades y garantizar que
se puede acceder fácilmente a los productos del Servicio Hidrológico y que se utili-
zan en la mayor medida posible. Cada vez más, los recursos naturales se gestionan
de manera global para lo cual es necesario disponer de una variedad de datos: hidro-
lógicos, geológicos, topográficos, utilización de la tierra, socioeconómicos (por
28 CAPÍTULO 3

Diseño de redes de
concentración de datos

Adquisición
Concentración de datos
de datos

Transmisión de datos

Almacenamiento y
proceso de datos

Proceso Análisis de datos


de datos

Preparación de datos operacionales


y de datos de proyecto

Toma de
decisiones

Información al público

Figura 3.1 – Actividades de un Servicio Hidrológico


SERVICIOS HIDROLÓGICOS 29

ejemplo, uso del agua) y otros. La rápida evolución de la tecnología informática


facilita este proceso, pero con frecuencia supera la capacidad de las organizaciones
de colaborar e intercambiar información.

3.1.3 Tipos de datos requeridos


Se han propuesto muchas clasificaciones sobre los usos de la información hidrológica [6].
Los ámbitos de aplicación identificados por los Servicios Hidrológicos de Canadá,
Australia y Estados Unidos [2,3,7] indican la diversidad de usos que existen sólo para los
datos de caudal y señalan que los otros tipos de datos hidrológicos también tienen aplica-
ciones adicionales. En un nuevo enfoque de clasificación, la publicación de la UNESCO/
OMM Evaluación de los recursos hídricos. Manual para un estudio de apreciación de las
actividades nacionales [3] distingue varios tipos de proyectos de recursos hídricos que
requieren información hidrológica (sección 5.4). El Australian Water Resources Council
[3] propone una organización similar basada en una definición más tradicional de los
sectores de información hidrológica.
Los principales elementos del sistema hidrológico que se deben examinar para
realizar una evaluación básica de los recuros hídricos son: caudales afluentes, alma-
cenamiento y caudales efluentes (figura 3.2). En muchos casos, se podrían necesi-
tar otros tipos de datos, como los de los niveles de agua subterránea y la calidad del

AFLUENTE ALMACENAMIENTO EFLUENTE


e
ls
ba

l
ra
em

tu
na
de

ón
ón

ci

o
ra
i
ac

iv

Embalses
pi
Ag

nt
or

ns

su

de
Pr

ap
ua

tra

n
ec

Ev

co
im

superficie
po
ip

po

so
ita

a
Ev
r

U
ci

ta
ón

da

Canales, lagos,
estanques,
humedales
C
C

au
R

au
ec

da
d
ar

l
al

su
ga

p
ub

er
er

fici

al
ne
o

Agua
subterránea

Afluente ± Variaciones en almacenamiento = Efluente

Figura 3.2 – Diagrama de los principales elementos de un sistema hidrológico necesarios


para obtener el balance hídrico de una cuenta fluvial típica en una región subhúmeda
30 CAPÍTULO 3

agua, el uso del agua (consumo, caudales para riego, usos no consuntivos, como la
demanda biológica de oxígeno (DBO) de los vertidos de residuo en un curso de
agua, etc.) y los datos no hidrológicos, por ejemplo, la proporción de agua utilizada
en actividades de recreación, el volumen de peces de río capturado, etc.
Eso supone una amplia gama de datos e información sobre el agua que deben su-
ministrar los Servicos Hidrológicos y órganos conexos. Los diferentes niveles de de-
sarrollo socioeconómico, la fragilidad del medio ambiente natural debida a las activi-
dades humanas y los elementos del entorno físico (clima, topografía, abundancia o
escasez de agua, etc.) determinan el nivel de información requerida. Una estructura
propuesta [4] recomienda el cambio de orientación ecológica a constructiva, y por
último a una orientación de gestión de los recursos. En cada fase, se requieren diver-
sos tipos de información, en función del número y de la clase de decisión que deben
tomarse. En la primera fase, la sociedad se adapta al medio ambiente, que incluye
el régimen hidrológico natural. En la segunda, los recursos hídricos son cada vez
más explotados, pero siguen siendo abundantes en relación con la demanda. La
toma de decisiones tiende a centrarse en los medios de explotación de los recursos
mediante la construcción de embalses, redes de riego, etc. La principal información
que se requiere es sobre la variabilidad espacial y temporal de los recursos hídricos.
En la tercera fase, los recursos ya no son relativamente abundantes. Las actividades
humanas influyen cada vez más (por lo general, en forma negativa) en el volumen y
la calidad del recurso; la toma de decisiones se orienta más hacia la reglamentación
de la demanda y la oferta para suministrar de manera más eficaz este valioso recur-
so entre los diversos usuarios. Por lo tanto, se requiere información no sólo sobre
los recursos hídricos, sino también sobre el uso y las consecuencias de ese uso.
Las posibles decisiones que deben tomarse aumentan en las tres fases, y la can-
tidad y el tipo de información que se requiere aumenta en la misma proporción. Esto
supone una evolución progresiva del papel que desempeña el Servicios Hidrológico
de un país determinado, y que los Servicios Hidrológicos en distintos países tengan
necesidades muy diferentes. Sin embargo, la actividad fundamental de la mayoría
de los Servicios Hidrológicos sin duda es suministrar información sobre la cantidad
de agua: volumen, variabilidad anual y valores externos. La calidad del agua resul-
ta cada vez más importante en numerosos países por diversas razones, como la
importancia que tiene para el consumo (doméstico, industrial y agrícola), la explota-
ción y la utilización de los cursos de agua (la pesca, la piscicultura y las actividades
de recreación) y la preocupación ecológica (eutrofización de lagos, deterioro de los
ecosistemas de agua dulce y los estuarios).

3.1.4 Predicción de fenómenos extremos en tiempo real


En las secciones anteriores se destacó el papel que desempeñan los Servicios Hidro-
lógicos en materia de evaluación de los recursos hídricos, para lo cual se deben
SERVICIOS HIDROLÓGICOS 31

recopilar datos constantemente y largo plazo, así como tener en cuenta las necesida-
des futuras y la gestión actual. No obstante, una de las tareas esenciales en nume-
rosos países es suministrar predicciones y alertas de eventos hidrológicos extremos,
sobre todo los riesgos de inundación, sequía, mareas de tormentas y avalancha.
Muchos de estos fenómenos están vinculados a las características atmosféricas e
hidrológicas, de manera que las predicciones se transmiten en cooperación con el
Servicio Meteorológico Nacional. En general, dada la importancia social que reviste
pronosticar dichos fenómenos, se establece una estrecha colaboración con otros
institutos nacionales como el ministerio de defensa civil o la policía. Estas institu-
ciones tienen la infraestructura necesaria para difundir la alerta, evacuar la población
o prestar ayuda y asistencia en la reparación de daños.
Si bien la información necesaria para suministrar predicciones y alertas puede ser muy
similar a la requerida para evaluar los recursos hídricos (por ejemplo, intensidad de la
precipitación, niveles de agua, etc.), en realidad los requisitos específicos son muy dife-
rentes. Para la predicción, se requiere sobre todo que la información sea oportuna, fácil de
comprender y exacta, de manera que se puedan tomar decisiones rápidas y con toda seguri-
dad; en cambio, tiene menos importancia la alta precisión de la información, la constante
recopilación de datos o la conformidad con métodos científicos de muestreo. La gran
diferencia entre las necesidades de datos para evaluar los recursos y para elaborar predic-
ciones y alertas puede ocasionar importantes problemas de orden práctico a un Servicio
Hidrológico que debe cumplir ambas funciones y para lo cual necesitará otros instrumen-
tos, sistemas de transmisión y procedimientos de difusión de datos.

3.2 Organización de los Servicios Hidrológicos y Meteorológicos


La organización de los Servicios Hidrológicos varía mucho de un país a otro en función de
factores como el sistema político y gubernamental, el tamaño del territorio, el estado de
desarrollo económico, el ambiente físico, y las necesidades particulares de información del
país. Como se indica en la sección 3.1.3, las necesidades de información cambian, lo cual
implica que la forma más apropiada de organización para suministrar la información nece-
saria también cambia con el tiempo.
Existen cuatro principales modelos de organización [6]:
a) un Servicio Hidrológico y Meteorológico que depende del gobierno central;
b) un Servicio Hidrológico autónomo, que forma parte de un departamento del gobierno
central, y cuya principal responsabilidad es el agua;
c) en ausencia de un Servicio Hidrológico, varios departamentos del gobierno central
comparten la responsabilidad de la adquisición de información sobre los recursos
hídricos y otros aspectos de la hidrología operativa;
d) algunos aspectos de la hidrología operativa son responsabilidad de varios organismos
especializados a nivel de un emplazamiento, una cuenca fluvial, de una región o de
una provincia y, con mucha frecuencia, la coordinación a nivel del gobierno central.
32 CAPÍTULO 3

En algunos países existen varios de esos modos de organización. Recientemente, la


tendencia ha sido la comercialización de los productos de institutos y Servicios
Hidrológicos, pues los gobiernos les exigen que se orienten más hacia la satisfacción de
las necesidades del mercado. De lo contrario, si el Servicio Hidrológico o el instituto se
establece como parte del sector privado, el Estado y otros clientes adquieren los servicios
de conformidad con los contratos concertados.
En general, el Servicio Meteorológico Nacional suministra predicciones meteorológi-
cas y una amplia gama de datos meteorológicos y climatológicos relacionados con el agua
para la hidrología operativa. Con frecuencia, sin embargo, las redes de recopilación de
datos que explotan los Servicios Meteorológicos están ubicadas en las zonas urbanas, y
más concretamente en los aeropuertos debido a la estrecha relación que siempre ha exis-
tido entre la meteorología, la aviación y la ubicación de los observadores. Por lo tanto, los
Servicios Hidrológicos, a nivel nacional, regional o local, han de complementar los datos
procedentes de los Servicios Meteorológicos con los de sus redes de recopilación de datos.
Asimismo, los pluviómetros telemétricos o estaciones de control de río están instalados en
zonas no pobladas de las cabeceras de ríos para asegurar un sistema de alerta temprana de
las inundaciones o completar las redes de recopilación de datos necesarios para la evalua-
ción de los recursos hídricos de toda la cuenca.
La historia del desarrollo de los recursos hídricos en numerosos países, para los cuales
la principal preocupación fue la explotación con fines hidroeléctricos, de riego o el control
de inundaciones, ha hecho que la hidrología y la evaluación de los recursos hídricos sea
responsabilidad de departamentos gubernamentales, como el ministerio de energía o el de
agricultura y pesca. En efecto, es frecuente que, varios de estos departamentos preparen
sus propios programas de evaluación y explotación de recursos hídricos. En consecuen-
cia, muchos de estos países tienen varias redes de recolección de datos y varios archivos
hidrológicos. En esas circunstancias, los riesgos son múltiples: duplicación de esfuerzos,
contradicción en las normas de recolección de datos, incompatibilidad de los sistemas de
proceso y de archivo de datos, dificultades para utilizar todos los datos disponibles, o
competencia en el uso de los recursos necesarios.
Casi todos los países reconocen la necesidad de una coordinación de los organismos
con responsabilidades en materia de agua, y muchos han establecido una estructura de
coordinación a nivel del gobierno central. Existen ejemplos excelentes donde dicha coordi-
nación ha funcionado muy bien, pero ello supone grandes esfuerzos en materia de
comunicaciones y de trabajo. En otros países, estos acuerdos no han sido efectivos. Los
ejemplos de coordinación con mayor posibilidad de éxito son los relativos a cuencas de
ríos internacionales donde todos los países tienen un interés común en normalizar sus técni-
cas de adquisición de datos, en facilitar las comunicaciones, etc.
En principio, la solución más eficaz sería que todas las actividades relativas al agua
estén bajo la responsabilidad de un solo organismo. Sin embargo, en la práctica, los países
con Servicios Hidrológicos fragmentados pueden evaluar y administrar los recursos hídricos
SERVICIOS HIDROLÓGICOS 33

tan eficazmente como otros con un servicio centralizado. Si bien hay una tendencia general
a una coordinación o centralización de las funciones hidrológicas, algunos países han adop-
tado una actitud contraria al delegar tantas responsabilidades como fuera posible a nivel
local. Lo esencial es llegar a evitar cualquier obstáculo o contratiempo a la transimisión
de información entre proveedores y usuarios de datos. Los medios para lograrlo pueden
variar según las diferentes circunstancias: un ministerio de recursos hídricos, un comité
de coordinación interorganismos, un consejo de recursos hídricos con responsabilidad de
supervisión nacional o los contactos diarios. Varias publicaciones [6, 8, 9] contienen ejem-
plos y consejos sobre los posibles tipos de organización de los Servicios Hidrológicos.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1990: Economic and Social Benefits of
Meteorological and Hydrological Services. Actas de la Conferencia Técnica,
Ginebra, 26–30 de marzo de 1990, OMM–Nº 733, Ginebra.
2. Acres Consulting Services, 1977: Economic evaluation of hydrometric data.
Report to the Department of Fisheries and Environment, Ottawa.
3. Australian Water Resources Council, 1988: The Importance of Surface Water
Resources Data to Australia. Water Management Series 16, Australian Government
Publishing Service, Canberra.
4. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura/Organización Meteorológica Mundial, 1988: Evaluación de los recursos
hídricos. Manual para un estudio de apreciación de las actividades nacionales.
5. Organización Meteorológica Mundial/Organización de las Naciones Unidas
para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 1991: Progress in the implementation of
the Mar del Plata Action Plan and a strategy for the 1990s. Report on Water
Resources Assessment.
6. Rodda, J. C. y Flanders, A. F., 1985: The Organization of Hydrological
Services: Facets of Hydrology. Volumen 2, Capítulo 14, Wiley, Nueva York.
7. Fontaine, R. A., Moss, M. E., Smith, J. A. y Thomas, W. O., 1984: Cost effectiveness
of the stream-gauging program in Maine: a prototype for nationwide implementation. U.S.
Geological Survey Water-Supply Paper 2244, Reston, Virginia.
8. Godwin, R. B., Foxworthy, B. L. y Vladimirov, V. A., 1990: Guidelines for
water resource assessments of river basins. Technical Documents in Hydrology,
IHP-III Project 9.2, UNESCO, París.
9. Organización Meteorológica Mundial, 1977: Casebook of Examples of
Organization and Operation of Hydrological Services. Informe de hidrología ope-
rativa Nº 9, OMM–Nº 461, Ginebra.
CAPÍTULO 4
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS

4.1 Unidades y símbolos


Convendría normalizar las unidades y los símbolos utilizando las recomendaciones
que figuran en las tablas 4.1 a 4.3 [1, 2]. Se mencionan también otras unidades y los
factores de conversión comúnmente usados. Se ha hecho un esfuerzo para lograr
que todos los símbolos y las unidades en esta Guía estén contemplados dentro de
estas tablas.

4.2 Prácticas y procedimientos recomendados


La uniformidad y la normalización, cuando proceda, de las prácticas y los procedi-
mientos hidrológicos facilitarán la cooperación entre los Miembros en esta materia.
En los siguientes capítulos de la Guía se describen las prácticas y los procedimientos
hidrológicos recomendados. No obstante, el lector debe referirse al Volumen III del
Reglamento Técnico [3] para el texto relativo a las prácticas y los procedimientos
recomendados en materia de hidrología operativa, aprobados por la OMM.
El Volumen I del Reglamento Técnico [4] contiene las prácticas y los procedi-
mientos recomendados o normalizados. Las instrucciones detalladas relativas a los
instrumentos y los métodos de observación se encuentran en la Parte B de esta Guía,
así como en otros documentos de referencia de la OMM como la Guía de instrumen-
tos meteorológicos y métodos de observación [5] y la Guía de prácticas
climatológicas [6]. Los métodos de recopilación y almacenamiento de datos hidroló-
gicos, descritos en la Parte C de esta Guía, se deberán aplicar siempre que sea posible.
Para la comodidad del lector, a continuación se resumen las prácticas y los
procedimientos generalmente recomendados. Se invita a los Miembros a que
cumplan estas prácticas y procedimientos recomendados en el establecimiento de los
servicios hidrológicos y en las actividades que realizan:
a) la red básica de estaciones hidrométricas debería estar concebida de manera que
pueda suministrar los datos y la información indispensable para realizar una
evaluación global de los recursos hídricos nacionales o regionales. En el capítu-
lo 20 de esta Guía se indican las densidades mínimas recomendadas para la red.
En vista de la estrecha relación que existe entre la meteorología y la hidrología,
sería útil una buena coordinación entre las redes hidrométricas y climatológicas;
36
TABLA 4.1
Símbolos, unidades y factores de conversión recomendados

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

Recomendada También en uso

1 Aceleración debida g m s-2 pie s-2 0,305 ISO


a la gravedad

CAPÍTULO 4
2 Albedo r Expresado en forma decimal

3 Área de la sección m2 pie2 0,0929 ISO


transversal A
(cuenca de drenaje) km2 acre 0,00405 ISO
ha 0,01
milla2 2,59

4 Calidad química mg l-1 ppm ~1 (Para soluciones


diluidas)

Nota: Cuando existen símbolos internacionales, éstos se han utilizado en los casos adecuados y se indican con la expresión ISO en la última columna.
* Columna IV = Factor de conversión (Col.IV) x Col.V.
Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


Recomendada También en uso

5 Coeficiente de C m1/2 s-1 pie1/2 s-1 0,552 ISO


Chézy [v (RhS)-1/2]

6 Conducción K m3 s-1 pie3 s-1 0,0283 ISO

7 Grado día D Grado día Grado día Fórmula de Conver- Col. IV en °C


sión C = 5/9 (°F-32) y Col. V en °F

8 Densidad p kg m-3 lb pie-3 16,0185 ISO

9 Profundidad, d m pie 0,305 ISO


diámetro, espesor cm pulgada 2,54

10 Caudal
(de un río) Q m3 s-1 pie3 s-1 0,0283 ISO
(de un pozo) Qwe 1 s-1 gal (U.S.) min-1 0,063

(área unitaria-Q A-1, q m3 s-1 km2 pie3 s-1 milla-2 0,0109 ISO
o parcial) 1 s-1 km-2 10,9

37
Tabla 4.1 (continuación)

38
I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

Recomendada También en uso

11 Descenso del nivel s m pie 0,305


cm 30,5

CAPÍTULO 4
12 Viscosidad dinámica η N s m-2 ISO
(absoluta) Pa, s, kg m-1 s-1
también en uso

13 Evaporación E mm pulgadas 25,4

14 Evapotranspiración ET mm pulgadas 25,4

15 Número de Froude Fr Número adimensional ISO

16 Carga, altura z m pie 0,305 ISO


Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


Recomendada También en uso

17 Carga, presión hp m kg (fuerza) 10,00


cm-2
lb (fuerza) 0,705
pulgada-2

18 Carga estática h cm pie 30,05 ISO


(nivel de agua) m 0,305
= z + hp h

19 Carga total H m pie 0,305 ISO


= z + h p + hv

20 Carga cinética hv cm pie 30,5


= v2 (2g)-1 m 0,305

21 Conductividad K cm s-1 m d-1 0,00116


hidráulica pie min-1 0,508
(permeabilidad)

39
Tabla 4.1 (continuación)

40
I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

Recomendada También en uso

22 Difusividad D cm2 s-1


hidráulica = T C-1
s

CAPÍTULO 4
23 Radio hidráulico Rh m pie 0,305 ISO
= A P-1
w

24 Espesor del hielo dg cm pulgada 2,54

25 Infiltración f mm pulgada 25,4

26 Tasa de infiltración If mm h-1 pulgada h-1 25,4

27 Permeabilidad k 10-8 cm2 Darcy 0,987


intrínseca

28 Viscosidad v m2 s-1 pie2 s-1 0,0929 ISO


cinemática
Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


Recomendada También en uso

29 Longitud l cm pulgada 2,54 ISO


m pie 0,305
km milla 1,609

30 Coeficiente n s m-1/3 s pie-1/3 1,486 ISO


de Manning l/n = k, coeficiente
= R2/3 1/2 -1
h S v de rugosidad
también puede
utilizarse

31 Masa m kg lb 0,454 ISO


g oz 28,35

32 Porosidad n % Se puede usar


α si es necesario

33 Precipitación P mm pulgada 25,4

41
Tabla 4.1 (continuación)

42
I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

Recomendada También en uso

34 Intensidad de la Ip mm h-1 pulgada h-1 25,4


precipitación

CAPÍTULO 4
35 Presión p Pa hPa 100,0 Véase también
mm Hg 133,3 carga,
pulgada Hg 3386,0 piezométrica

36 Radiación** R J m-2 ly 4,187 x 104


(cantidad de energía
radiante por unidad
de área)

37 Intensidad de IR J m-2 s-1 ly min-1 697,6


radiación** (flujo
por unidad de área)

** Términos generales. Para más detalles sobre la terminología y los símbolos, véase la Guía de instrumentos y métodos de observación hidrológicos ,
(OMM–Nº 8) [5].
Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


Recomendada También en uso

38 Radio de influencia r2 m pie 0,305

39 Coeficiente de recesión Cr Expresado en forma decimal

40 Humedad relativa U %

41 Número de Reynolds Re Número adimensional ISO

42 Escorrentía R mm pulgada 25,4

43 Concentración cs kg m-3 ppm Depende de


de sedimentos la densidad

44 Caudal de Qs t d-1 ton (EE.UU.) d-1 0,907


sedimentos
45 Tensión de corte τ Pa ISO

43
Tabla 4.1 (continuación)

44
I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

Recomendada También en uso

46 Pendiente S Número adimensional ISO


(hidráulica, cuenca)

CAPÍTULO 4
47 Capa de nieve An %

48 Profundidad dn cm pulgada 2,54


de la nieve

49 Fusión de M mm pulgada 25,4 Normalmente


la nieve expresado como
medida diaria

50 Humedad del suelo Us % volumen % masa Depende de


la densidad

51 Deficiencia de Us’ mm pulgada 25,4


humedad del suelo
Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


Recomendada También en uso

52 Capacidad Cs m2 s-1 pie2 s-1 0,0929


específica = Qwe s-1

53 Conductancia K µS cm-1 a θ = 25°C


específica

54 Rendimiento Ys Expresado en decimales


específico

55 Almacenamiento S m3 pie3 0,0283

56 Coeficiente de CS Expresado en decimales


almacenamiento
(agua subterránea)

57 Insolación n/N Expresado en decimales Valor real (n)/


número posible
de horas (N)

45
Tabla 4.1 (continuación)

46
I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*
Recomendada También en uso

58 Tensión superficial σ N m-1 ISO


59 Temperatura θ °C °F Fórmula de ISO puede
conversión usarse también t
°C = 5/9 (°F-32)

CAPÍTULO 4
60 Total de sólidos md mg l-1 ppm ~ 1 (Para soluciones
disueltos diluidas)
61 Transmisividad T m2 d-1 pie2 d-1 0,0929
62 Presión de vapor e Pa hPa 100,0
mm Hg 133,3
pulgada Hg 3386,0
63 Velocidad del agua v m s-1 pie s-1 0,305 ISO
64 Volumen V m3 pie3 0,0283 ISO
acre pie 1230,0
65 Equivalente en wn mm pulgada 25,4
agua de la nieve
Tabla 4.1 (continuación)

I II III IV V VI VII

Elemento Símbolo Unidades Factor de Observaciones


conversión*
Recomendada También en uso

NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS


66 Número de Weber We Número adimensional
67 Perímetro mojado Pw m pie 0,305
68 Anchura (de una b m pie 0,305 ISO
sección transversal km milla 1,609
o de una cuenca

69 Velocidad del viento u m s-1 km h-1 0,278


milla h-1 0,447
kn (o kt) 0,514

70 Actividad (cantidad A Bq Ci (Curie) 3,7 x 1010 OIEA


de radioactividad) (Becquerel)

71 Fluencia de la radiación F Jm-2 erg cm-2 103 OIEA


o fluencia energética

72 Intensidad del flujo I Jm-2 s-1 erg cm-2 s-1 103 OIEA
de radiación (o del
flujo de energía)

47
48 CAPÍTULO 4

TABLA 4.2
Símbolos diversos

Elemento Símbolo Observaciones

1 Concentración c ISO
2 Coeficiente (en general) C ISO
3 Diferencia ∆ ISO, valores expresados en
las mismas unidades
4 Caudal afluente I
5 Tiempo de respuesta ∆t unidades variables
6 Carga L
7 Número de (categoría) m ISO
8 Caudal efluente O
9 Recarga f (véase infiltración en la Tabla 4.1)
10 Número total N

TABLA 4.3
Unidades recomendadas indicadas en la Tabla 4.1

Unidad Símbolo Observaciones

1 Centímetro cm ISO
2 Día d ISO
3 Grados Celsius °C ISO
4 Gramo g ISO
5 Hectárea ha
6 Hectopascal hPa ISO
7 Hora h ISO
8 Julio J ISO
9 Kilogramo kg ISO
10 Kilómetro km ISO
11 Nudo kn, kt
12 Litro l ISO
13 Metro m ISO
14 Microsiemens µS
15 Miligramo mg ISO
16 Milímetro mm ISO
17 Minuto min ISO
18 Newton N ISO
19 Partes por millón ppm
20 Pascal Pa ISO
21 Porcentaje %
22 Segundo s ISO
23 Tonelada (métrica) t ISO
24 Año a ISO
25 Becquerel Bq OIEA
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 49

b) las estaciones que forman parte de la red básica deberían funcionar siempre du-
rante un período relativamente largo, por ejemplo unos 10 años como mínimo,
para obtener información satisfactoria sobre los valores medios de los parámetros
observados y sobre sus variaciones temporales;
c) además de las estaciones que forman parte de la red básica, se podrían estable-
cer estaciones hidrológicas para fines especiales, destinadas a funcionar única-
mente para investigaciones especiales durante un período limitado. El progra-
ma de observación de estas estaciones puede contener muchos elementos. Para
garantizar un funcionamiento continuo y seguro es fundamental proceder a una
inspección regular y frecuente de todas las estaciones;
d) para evitar malentendidos, las estaciones deben ser identificadas por su nombre
y coordenadas geográficas y, cuando proceda, por el nombre de la cuenca del
río principal y el nombre del río, el lago o el embalse donde está ubicada la esta-
ción. Es indispensable disponer de un directorio exacto y actualizado de las ca-
racterísticas de las estaciones y de los cambios que ocurran durante el período
de funcionamiento;
e) convendría mantener cierta uniformidad en las horas de observación entre las
estaciones de una cuenca, teniendo en cuenta los intervalos más adecuados para
los elementos que se han de observar. En condiciones excepcionales, por ejem-
plo en caso de crecidas, se deben realizar mediciones más frecuentes de los ele-
mentos adecuados y transmitir lo antes posible los datos obtenidos;
f) para los intercambios internacionales es recomendable utilizar las siguientes
unidades de tiempo: el año del calendario gregoriano, los meses de dicho calen-
dario y el día solar medio, de medianoche a medianoche, de acuerdo al huso
horario. Sin embargo, en algunos casos, es preferible usar otros períodos que se
aproximen más a las fases de los ciclos hidrológicos;
g) para facilitar la interpretación de los fenómenos observados, convendría presen-
tar los datos en forma de valores estadísticos, como promedios, valores máxi-
mos y mínimos, desviaciones típicas, distribución de frecuencias (tablas o cur-
vas), etc. Las frecuencias calculadas a partir de la recopilación de datos para pe-
ríodos relativamente cortos se deben comparar con frecuencias períodos largos
(30 años o más). De esta manera, se puede comparar el carácter de un período
dado con las condiciones medias de un largo período. Alguno de los datos ob-
tenidos se publicarán en los anuarios hidrológicos. Para cada estación, un resu-
men estadístico aclarará el significado de los datos del año en cuestión. Un
anuario debe contener información completa sobre todas las estaciones: nom-
bre, coordenadas, altitud, área de drenaje, fenómenos observados, horas de ob-
servación, período que abarca el registro, etc. A este respecto, conviene que se
tengan en cuenta los modelos de tablas que figuran en el capítulo 25 de esta
Guía;
50 CAPÍTULO 4

h) para las actividades internacionales, es conveniente emplear los idiomas espa-


ñol, francés, inglés o ruso y utilizar únicamente símbolos, letras, abreviaturas y
unidades internacionalmente reconocidos;
i) los datos hidrológicos observados y procesados permitirán comprender bien las con-
diciones hidrológicas de un área determinada. Servirán para mejorar o establecer un
programa de pronósticos con fines hidrológicos, cuando se necesite dicho pro-
grama. Un programa de esta clase debe incluir pronósticos de niveles de agua,
caudales, condiciones de hielo, inundaciones y mares de tempestad.

4.3 Exactitud de las mediciones hidrológicas


4.3.1 Principios básicos
En teoría, los valores reales de los elementos hidrológicos no se pueden determinar por
medición porque los errores de medición no se pueden eliminar completamente. La incer-
tidumbre en la medición tiene un carácter probabilístico que se puede definir como el in-
tervalo donde se espera que el valor real permanecerá con una cierta probabilidad o nivel
de confianza. La anchura del intervalo de confianza se denomina también margen de error.
Si las mediciones son independientes unas de otras, se puede estimar la incertidum-
bre en los resultados de las mediciones tomando unas 20 a 25 observaciones y calculando
el valor de la desviación típica, y luego determinando el nivel de confianza de los resul-
tados. En general, este procedimiento no puede aplicarse en mediciones hidrométricas,
debido a los cambios en el valor a medir durante el período de medición. Por ejemplo,
es evidente que, sobre el terreno, no se pueden realizar mediciones consecutivas de cau-
dal con un molinete a nivel constante. En consecuencia, se tiene que hacer una esti-
mación de la incertidumbre, examinando las diferentes fuentes de error en la medición.
Otro problema que se plantea en la aplicación de datos estadísticos a los datos
hidrológicos se debe al supuesto de que las observaciones son variables aleatorias
independientes de una distribución estadística fija. Esta condición raras veces se
cumple en las mediciones hidrológicas. El caudal de un río, por naturaleza, no es
aleatorio, depende de valores previos. Generalmente se admite que no es muy im-
portante la manera como se produce el apartamiento entre los datos hidrológicos y
los conceptos teóricos de errores. Sin embargo, cabe insistir en que ningún análisis
estadístico puede reemplazar las observaciones correctas, en particular porque con
estos análisis no se pueden eliminar los errores sistemáticos. Sólo errores aleatorios
pueden caracterizarse por medios estadísticos.
Esta sección contiene definiciones de términos básicos relativos a la exactitud
de las mediciones hidrológicas. Se indican los métodos para realizar estimaciones
de incertidumbre y se dan los valores numéricos de la exactitud, que se requieren
para los parámetros hidrológicos más importantes. Se incluyen también, referencias
a las recomendaciones existentes, contenidas en el Reglamento Técnico de la OMM
[3] y en otras publicaciones.
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 51

4.3.2 Definiciones de los términos relacionados con la exactitud


Las definiciones de los términos relacionados con la exactitud, que figuran a conti-
nuación, tienen en cuenta las contenidas en el Volumen III (Hidrología), del
Reglamento Técnico de la OMM [3], y en la Guía de instrumentos y métodos de
observación meteorológicos de la OMM [5]:
Exactitud: nivel de aproximación entre una medición y el valor real. Esto su-
pone que se han aplicado todas las correcciones conocidas.
Intervalo de confianza: intervalo que incluye el valor real con una probabilidad
determinada y que es función de las estadísticas de la muestra (figuras 4.1 y 4.2).
Nivel de confianza: probabilidad de que el intervalo de confianza incluya el
valor verdadero (figuras 4.1 y 4.2).
Corrección: valor que se debe agregar al resultado de una medición para tener
en cuenta cualquier error sistemático conocido y, por lo tanto, obtener la mejor
aproximación al valor verdadero.
Error: diferencia entre el resultado de una medición y el valor verdadero de la canti-
dad medida. NOTA: este término designa también la diferencia entre el resultado de
una medición y la mejor aproximación al valor verdadero (en vez del propio valor ver-
dadero). La mejor aproximación puede ser la media de varias o muchas mediciones.
Valor probable: la mejor aproximación al valor verdadero; puede ser la media
de varias mediciones.
Histéresis (del instrumento): propiedad de un instrumento por la cual da medi-
ciones diferentes del mismo valor real, de acuerdo a si ese valor se alcanzó por un
cambio creciente continuo o por un cambio decreciente continuo de la variable.
Medición: acción que tiene por objeto asignar un número como valor de una
magnitud física en las unidades establecidas. (NOTA: el resultado de una me-
dición es completo si incluye una estimación (necesariamente en términos
estadísticos) de la magnitud probable de la incertidumbre).
Distribución normal: distribución continua, definida matemáticamente, simé-
trica, en forma de campana, que tradicionalmente se supone que representa los
errores aleatorios.
Precisión: es la proximidad de acuerdo entre mediciones independientes de una
sola magnitud obtenidas por la aplicación varias veces de un procedimiento de
medición establecido, en condiciones definidas. (NOTA: a) la exactitud se rela-
ciona en la proximidad al valor verdadero, la precisión se refiere únicamente a la
proximidad que existe entre varias mediciones; b) la precisión de la observación
o de la lectura, es la unidad más pequeña de división de una escala de medida
en la cual es posible hacer la lectura directamente o por estimación).
Error aleatorio: parte del error total que varía de manera imprevisible en mag-
nitud y en signo, cuando se hacen mediciones de una variable determinada en
las mismas condiciones.
52 CAPÍTULO 4

Error espurio

× Error Valor de la magnitud medida


aleatorio
×
Incertidumbre aleatoria

α Sy α Sy
Valor medio × × × × × (ER )95= αSy
de la magnitud
value of medida
quantity × × × × evaluada con un nivel
de confianza específico
Error
sistemático

Valor verdadero
de la magnitud
Densidad de probabilidad
Intervalo de
confianza αSy
Tiempo

Tiempo durante el cual se


evalúa un valor constante
en la magnitud Y

Figura 4.1 — Explicación de los errores

Intervalo de confianza
de la media
Intervalo de confianza
Nivel

Relación nivel-caudal
relation

Límite de confianza
del error típico de la
estimación Se
Límite de confianza
del error típico de la
media Smr

Caudal

Figura 4.2 – Explicación de los errores en una regresión lineal

Rango: intervalo entre los valores mínimos y máximos de la magnitud que se


ha de medir, para la que se han construido, ajustado o instalado los instrumen-
tos. (NOTA: puede expresarse como la relación entre los valores máximos y
mínimos medidos).
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 53

Medición de referencia: medición en la que se han utilizado los conocimientos


científicos más recientes y las técnicas más avanzadas. El resultado de la medi-
ción de referencia se usa para obtener la mejor aproximación del valor verdadero.
Repetibilidad: proximidad del acuerdo, en presencia de errores aleatorios, entre
las mediciones de una misma magnitud, obtenidas en condiciones iguales, por
ejemplo: el mismo observador, el mismo instrumento, en el mismo emplaza-
miento y a intervalos de tiempo suficientemente cortos para que las diferencias
reales sean insignificantes.
Reproducibilidad: proximidad del acuerdo entre mediciones del mismo valor de una
magnitud obtenida en diferentes condiciones, por ejemplo: diferentes observadores,
instrumentos, emplazamientos y a intervalos de tiempo suficientemente largos
como para que las diferencias erróneas sean insignificantes.
Resolución: cambio más pequeño de una variable física que puede causar una
variación en la respuesta de un sistema de mediciones.
Sensibilidad: relación entre el cambio de la respuesta y el correspondiente cambio
del estímulo, o valor del estímulo requerido para producir una respuesta que exce-
de en una cantidad determinada, la respuesta, ya presente, debido a otras causas.
Valor falso: valor del cual se está seguro que es un error, por ejemplo debido a
errores humanos o al mal funcionamiento de los instrumentos (figura 4.1).
Desviación típica (Sy): raíz cuadrada positiva de la suma de los cuadrados de las
desviaciones de la media aritmética, dividido entre (n-1); está dada por la expresión:
1/ 2
n 2
 ∑ ( yi − y ) 
Sy =  1  (4.1)
 n−1 
 
 
donde –y es la media aritmética de la muestra de n mediciones independientes de
la variable y; (n-1) indica la pérdida de un grado de libertad.
Error típico de estimación (Se): medición de la variación o dispersión de las
observaciones con respecto a una regresión lineal. Es numéricamente similar a
la desviación típica, salvo que la relación de regresión lineal sustituye a la media
aritmética y (n-1) es sustituido (n-m):
1/ 2
 ∑ ( d )2 
Se =   (4.2)
 n − m 
donde d es la desviación de una observación con respecto al valor de regresión
calculado, m el número de constantes en la ecuación de regresión, y (n-m) re-
presenta el grado de libertad en la derivación de la ecuación.
54 CAPÍTULO 4

Error sistemático: parte del error que:


a) permanece constante durante un número de mediciones del mismo valor de
una magnitud determinada; o
b) varía según una ley definida cuando cambian las condiciones (figura 4.1).
Tolerancia: exactitud permitida en la medición de una variable dada.
Límite de tolerancia: valor del límite inferior o superior determinado para una carac-
terística cuantitativa.
valor verdadero: valor que caracteriza una magnitud en las condiciones que existen
en el momento en que se observa dicha magnitud. Es un valor ideal que sólo podría
determinarse si todas las causas de error fueran eliminadas.
Incertidumbre: intervalo dentro del cual cabe esperar que se sitúe el valor verdadero
de una magnitud con una probabilidad establecida (figura 4.1) (NOTA: el valor
numérico de la incertidumbre es el producto de la desviación típica real de los errores
y de un parámetro numérico cuyo valor depende del nivel de confianza:

e = ± α σ y ≈ ± α sy (4.3)

La desviación típica, sy, calculada a partir de n observaciones, se aproxima a la


desviación típica real, σy, como n se aproxima al infinito. En el caso de una distribu-
ción normal de errores, los parámetros numéricos son:

Nivel de confianza α
0,50 0,674
0,60 0,842
0,66 0,954
0,80 1,282
0,90 1,645
0,95 1,960
0,98 2,326
0,99 2,576
0,999 3,291

4.3.3 Tipos de error


Los errores espurios deben ser eliminados al descartar los valores de las mediciones
correspondientes. Estos errores se pueden identificar por una prueba estadística de
dato anómalo, como la descrita en el documento ISO 5168 [7] en el que figuran cri-
terios de rechazo.
Los errores sistemáticos provienen principalmente de los instrumentos y no se
pueden reducir aumentando el número de mediciones, si los instrumentos y las con-
diciones de medición permanecen invariables. Si el error sistemático tiene un valor
conocido, este valor se debe sumar o restar del resultado de la medición y el error
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 55

debido a esta fuente se debe considerar como nulo. El error sistemático debe ser
eliminado mediante correcciones, ajustes apropiados o cambiando el instrumento,
y/o cambiando las condiciones del caudal, por ejemplo, la longitud del tramo recto
del canal de aproximación a una estación de aforo. Con frecuencia estos errores se
deben a condiciones de medición difíciles, como caudales no estacionarios, río de
meandro y la mala localización de las estaciones.
Los errores aleatorios no se pueden eliminar, pero se pueden reducir sus efectos me-
diante la repetición de las mediciones de los elementos. La incertidumbre en la media
aritmética calculada a partir de n medidas independientes es la raíz cuadrada de n veces
más pequeña que la incertidumbre de una sola medición. La distribución de los errores
aleatorios se puede considerar como normal (gaussiana). En algunos casos, la dis-
tribución normal puede o debería ser remplazada por otras distribuciones estadísticas.

4.3.4 Fuentes de errores


Cada instrumento y método de medición tiene sus propias fuentes de error, por lo
tanto, sería difícil dar una lista exhaustiva de todas las fuentes de errores posibles. Las
fuentes de error específicas generalmente figuran en las descripciones del diseño de los
instrumentos y en el modo de empleo, como aparecen en las normas de la ISO, y en el
Manual on Stream Gaugin de la OMM [8]. Algunas de las fuentes típicas de error son:
a) error del punto de referencia o del cero que proviene de la determinación inco-
rrecta del punto de referencia de un instrumento, por ejemplo: el nivel cero de
la escala limnimétrica, la diferencia entre el cero de la escala limnimétrica y el
nivel de la cresta de un vertedero;
b) error de lectura que resulta de la lectura incorrecta de lo indicado por el instru-
mento de medición, por ejemplo, a causa de la mala visibilidad, el oleaje o el
hielo en la escala limnimétrica;
c) error de interpolación causado por la evaluación inexacta de la posición del ín-
dice con respecto a las dos marcas consecutivas de la escala entre las cuales está
situado el índice;
d) error de observación, similar al error de lectura, pero se atribuye al observador;
e) histéresis (véase la definición del párrafo 4.3.2);
f) error de no linealidad, parte del error por el cual un cambio de indicación o de
respuesta no es proporcional al cambio correspondiente del valor de la magni-
tud medida en un rango determinado;
g) error de insensibilidad, se produce cuando el instrumento no puede detectar un
cambio dado en el elemento medido;
h) error de desviación, se debe a las características del instrumento en el que, con
el tiempo y en condiciones de uso particular, cambian las propiedades de medi-
ción, por ejemplo: la desviación en la mecánica de la relojería con el tiempo o
debido a la temperatura;
56 CAPÍTULO 4

i) error de inestabilidad, resulta de la incapacidad de un instrumento para mante-


ner constantes ciertas propiedades meteorológicas específicas;
j) error fuera de rango causado por el uso de un instrumento más allá del alcance
de medición efectiva, inferior al mínimo o superior al máximo valor para el que
se ha construido, ajustado o instalado el instrumento, por ejemplo: una altura
inesperada del nivel de agua;
k) error de exactitud causado por el uso inadecuado de un instrumento, cuando el
error mínimo es mayor que la tolerancia para la medición.

4.3.5 Errores de medición secundarios


Las observaciones hidrológicas se calculan frecuentemente a partir de varios compo-
nentes medidos, por ejemplo, el caudal al nivel de las estructuras de medición se
calcula como una función del coeficiente de caudal, de las dimensiones características,
y de la carga. Para estimar la incertidumbre resultante, se puede aplicar la teoría de
transferencia (propagación) del error de Gauss.
La incertidumbre resultante con frecuencia se remite a la incertidumbre total, que
se puede calcular a partir de las incertidumbres de los componentes individuales, si los
errores de los componentes individuales se consideran estadísticamente independientes.
Si una magnitud, Q, es función de varias magnitudes medidas, x, y y z, el error
resultante, eQ, de Q debido a los errores, ex, ey y ez, de x, y y z, respectivamente, de-
ben ser evaluados mediante la ecuación de transferencia (propagación) simplificada:
2 2 2
∂  ∂  ∂ 
(e ) (4.4)
2
=  Q ex  +  Q ey  +  Q ez 
Q
 ∂x   ∂y   ∂z 

donde ∂Q/∂x, ∂Q/∂y y ∂Q/∂z son las derivadas parciales de la función que expresa con
claridad la relación entre la variable dependiente y las variables independientes.
En las mediciones hidrológicas, es muy raro que una medición pueda repetirse
bajo las mismas condiciones de campo. La desviación típica debería, por lo tanto,
determinarse mediante el uso de datos de variables no estables (como en el caso de
la curva de caudales).
El error típico de estimación:
1/ 2
 ∑d2 
se =  
(4.5)
 n − 2
del promedio de las observaciones es muy importante para la caracterización de la
relación altura-caudal, que requiere un tratamiento especial porque esta relación no
es lineal, pero aproximadamente logarítmica. Es una estimación de la exactitud de
la relación media calculada en una regresión y, por tanto, representa el ámbito en el
que debe estar ubicada la media real (figura 4.2).
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 57

se
smr = (4.6)
n

Para una relación no lineal de dos variables, la desviación típica relativa es más
característica y se puede calcular con la siguiente fórmula:
1/ 2
   
2
 y −y 
sy % = ∑ m c  (4.7)
  yc  
  n − 1  

donde ym es el valor medido y yc el valor calculado a partir de la ecuación de regre-


sión (o leído en un gráfico).

4.3.6 Caracterización de los instrumentos y métodos de observación


La exactitud de un instrumento de medición se puede caracterizar por una incer-
tidumbre a un valor dado, correspondiente al valor medible máximo o mínimo. La
exactitud de un instrumento sin ese valor de referencia puede mal entenderse o mal
interpretarse. En muchos casos, la exactitud con que se caracteriza un instrumento
no es más que un componente de la exactitud global de la medición.
Para la caracterización de la incertidumbre se usa un nivel de confianza al 95%,
es decir que, en el cinco por ciento de los casos, el error podrá estar fuera del inter-
valo de confianza. Según el Reglamento Técnico de la OMM [3], las incertidumbres
de las mediciones se deben presentar en una de las siguientes formas:
a) incertidumbres expresadas en términos absolutos:
valor medido de los elementos hidrológicos,
por ejemplo: caudal
Q = ....
Incertidumbre aleatoria
(er)95 = .....
b) incertidumbres expresadas en términos porcentuales:
valor medido de los elementos hidrológicos,
Q = ....
Porcentaje de incertidumbre
(er)95 = .....
En la práctica, las incertidumbres de las mediciones son dadas en forma de
relación (o porcentaje) del valor medido Qm. Por ejemplo, en el caso de (er)95 =
10%, Qm ± 0,10 Qm contendrá el valor real de Q en 95% de los casos. En este caso,
la incertidumbre se formula suponiendo unas condiciones medias de medición.
58 CAPÍTULO 4

4.3.7 Exactitud recomendada en las mediciones hidrológicas


La exactitud recomendada depende sobre todo del uso previsto de los datos medidos
(objetivo de la medición), de los instrumentos potencialmente disponibles, y de los
recursos financieros disponibles. Por lo tanto, no puede ser un valor constante, sino
un rango flexible. La tabla 4.4 contiene los niveles de exactitud recomendados,
como una guía general para los instrumentos y métodos de observación. En muchos
países, las normas nacionales regulan las exactitudes requeridas.

TABLA 4.4
Exactitud recomendada (niveles de incertidumbre) expresada
al 95 por ciento del intervalo de confianza

Precipitación (cantidad y forma) 3-7%


Intensidad de la lluvia 1 mm/h
Espesor de nieve (puntual) 1 cm debajo de 20 cm
o 10% sobre 20 cm
Contenido de agua en la nieve 2,5-10%
Evaporación (puntual) 2-5%, 0,5 mm
Velocidad del viento 0,5 m/s
Nivel del agua 10-20 mm
Altura de ola 10%
Profundidad del agua 0,1 m, 2%
Anchura de la superficie del agua 0,5%
Velocidad de la corriente 2-5%
Caudal 5%
Concentración de sedimento suspendido 10%
Transporte de sedimento suspendido 10%
Transporte de carga de fondo 25%
Temperatura del agua 0,1-0,5°C
Oxígeno disuelto (temperatura del agua superior a 10°C) 3%
Turbidez 5-10%
Color 5%
pH 0,05-0,1 unidad de pH
Conductividad eléctrica 5%
Espesor de hielo l-2 cm, 5%
Capa de hielo 5% para ≥ 20 kg/m3
Humedad del suelo 1 kg/m3 ≥ 20 kg/m3

NOTA: cuando se recomienda una variedad de niveles de exactitud, el valor inferior se apli-
ca a las mediciones en condiciones relativamente buenas y el valor superior a las mediciones
en situaciones difíciles
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 59

4.4 Claves Hidrológicas


4.4.1 Generalidades
Todos los sistemas de transmisión de datos utilizan métodos de codificación cuyo
objetivo es garantizar una transmisión rápida y fiable de la información. En los sis-
temas completamente automatizados, la información debe ser codificada antes de ser
procesada. Por estas razones, las claves están compuestas de formatos estándar que
permiten transmitir la información de manera compatible con el procesamiento ulte-
rior. Este procesamiento, en general, es precedido de un control de calidad (sección
22.1).
La estructura de las claves internacionales está reglamentada por acuerdos que
resultan de un esfuerzo colectivo. Durante mucho tiempo, la OMM ha creado claves
para permitir el intercambio de datos meteorológicos.
En hidrología operativa, las necesidades de datos no son a escala mundial y
hasta el momento se han introducido numerosas claves en este ámbito. Esto condu-
jo a la Comisión de Hidrología de la OMM a preparar claves hidrológicas interna-
cionales. El objetivo de estas claves es atender los requerimientos generales para
normalizar en la medida de lo posible los procedimientos de codificación y recopi-
lación de datos hidrológicos.
Las claves de la OMM relativas a la hidrología son las claves HYDRA e HYFOR.
Los datos transmitidos en estas claves normalizadas son conformes a las normas de
la OMM. Por lo tanto, estos datos se pueden difundir a través de los canales de te-
lecomunicaciones de la Vigilancia Meteorológica Mundial (VMM), si se procede.
Estas claves pueden ser muy útiles para grandes cuencas nacionales o interna-
cionales, donde numerosas estaciones están conectadas a un centro de procesamien-
to de datos. El observador codifica las observaciones generalmente de forma ma-
nual y se transmiten a un centro de concentración para su procesamiento.
Más recientemente, se creó la forma universal de la representación binaria de
datos meteorológicos (BUFR) para el intercambio eficiente entre computadoras de
datos meteorológicos y la clave GRID para los datos elaborados en forma de valores
para puntos de cuadrícula.

4.4.2 Claves
En el Volumen I del Manual de Claves [9] se describen las claves HYDRA e HYFOR.
Se invita al lector a que se remita a este Manual para usar estas claves que se describen
a continuación. La forma de clave FM 67-VI HYDRA – Informe de observación
hidrológica proveniente de una estación de observación hidrológica, puede ser usada
para transmitir:
a) datos hidrológicos referentes a la altura del agua;
b) datos hidrológicos referentes al caudal;
c) datos referentes a la precipitación y a la capa de nieve;
60 CAPÍTULO 4

d) datos referentes a la temperatura del aire y del agua;


e) datos sobre el estado del hielo en río, lago, o embalse.
La clave FM 68-VI HYFOR – Pronóstico hidrológico, se puede utilizar para
transmitir pronósticos de altura, caudal y de hielo.

4.4.3 Identificación de estaciones de observación hidrológica


Cuando se transmiten datos de una estación, siempre se da el número de identifica-
ción de la estación. Como base para un sistema internacional de estaciones de obser-
vación hidrológica, la OMM ha preparado una lista de indicadores internacionales
para las cuencas en una determinada Región de la OMM, así como indicadores de
los países para cada cuenca donde están ubicadas las estaciones de observación
hidrológica. El Volumen II del Manual de Claves [9] contiene dichas listas.

4.4.4 Claves BUFR y GRIB


La clave FM 94-IX Ext. BUFR ha sido diseñada para el archivo e intercambio de
datos meteorológicos. Se creó para las aplicaciones informáticas y es similar, en
concepto, a las técnicas de compresión de datos utilizadas en diversos bancos de
datos hidrológicos (capítulo 24). Actualmente se estudia la expansión del código
BUFR para incluir el intercambio de datos hidrológicos en esta forma a través de la
VMM. Si se trata de grandes volúmenes de datos, convendría más utilizar la clave
BUFR que la clave HYDRA.
La clave FM 47-IX Ext. GRID fue diseñada para la transmisión de datos proce-
sados en forma de valores numéricos para puntos de cuadrícula, por ejemplo, los
análisis y pronósticos de variables meteorológicas y de otros parámetros geofísicos.
Se dispone también de una clave abreviada, GRAF, para la transferencia de datos
elaborados en forma de valores reticulares. La clave FM 92-IX Ext. GRIB, es otra
versión de la clave GRID que contiene datos en formato binario. Todas estas claves
se pueden procesar en computadoras pero también se pueden descodificar manual-
mente. Como los datos de teledetección y los datos espaciales o distribuidos, así
como datos de sistemas de información geográfica se utilizan cada vez más en hidro-
logía operativa, se espera un amplio uso de estas claves y su adopción para los pará-
metros hidrológicos.

Referencias
1. Organización Internacional de Normalización, 1979: Units of Measurement,
ISO Standards Handbook 2, Ginebra.
2. Organización Meteorológica Mundial, 1966: International Meteorological
Tables (S. Letestu). OMM–Nº 188, Ginebra.
3. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Reglamento Técnico. Volumen III,
Hidrología, OMM–Nº 49, Ginebra.
NORMAS Y REGLAS HIDROLÓGICAS 61

4. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Reglamento Técnico. Volumen I,


Generalidades, OMM–Nº 49, Ginebra.
5. Organización Meteorológica Mundial, 1983: Guía de instrumentos y métodos
de observación meteorológicos. Quinta edición, OMM–Nº 8, Ginebra.
6. Organización Meteorológica Mundial, 1983: Guía de prácticas climatológicas.
Segunda edición, OMM–Nº 100, Ginebra.
7. Organización Internacional de Normalización, 1978: Measurement of Fluid
Flow: Estimation of Uncertainty of a Flow-rate Measurement. ISO-5168-1978,
Ginebra.
8. Organización Meteorológica Mundial, 1980: Manual on Stream Gauging.
Volúmenes I y II, Informe de hidrología operativa, Nº 13, OMM–Nº 519, Ginebra.
9. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Manual de Claves. Volúmenes I y II,
OMM–Nº 306, Ginebra.
CAPÍTULO 5
ORGANIZACIONES INTERNACIONALES QUE REALIZAN ACTIVIDADES
EN MATERIA DE HIDROLOGÍA Y RECURSOS HÍDRICOS

5.1 Generalidades
Este capítulo ofrece una visión general de la participación de las organizaciones in-
ternacionales (gubernamentales y no gubernamentales) en el ámbito de los recursos
hídricos y en las diversas disposiciones de coordinación y cooperación en el sistema
de las Naciones Unidas así como a nivel regional y global. Fue preparado sobre la
base de la información suministrada por la Secretaría del Grupo intersecretarías
sobre recursos hídricos (ISGWR) del Comité Administrativo de Coordinación de las
Naciones Unidas (CAC) [1,2] (véase también la sección 5.4).

5.2 Organizaciones Intergubernamentales (OIG)


Estas organizaciones se establecen mediante acuerdos entre dos o más Estados.
Dichas organizaciones pueden ser mundiales o regionales. Algunas de ellas per-
manecen activas en el ámbito de los recursos hídricos. En la tabla 5.1 se enumeran
las organizaciones y los órganos especializados de las Naciones Unidas que tienen
actividades a nivel mundial, y la tabla 5.2 contiene información sobre organiza-
ciones regionales de las Naciones Unidas y de otras organizaciones regionales.
Ambas tablas incluyen las siglas oficiales y las direcciones de las organizaciones.

5.3 Naturaleza y coordinación de las actividades de las organizaciones


de las Naciones Unidas en el desarrollo de los recursos hídricos
Las actividades de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas en el ám-
bito de los recursos hídricos abarcan una muy amplia variedad de temas. Su contri-
bución ha aumentado en los últimos 30 años, tanto en términos de importancia como
en la complejidad de los temas que abordan. La tabla 5.3 presenta una visión sinóp-
tica de la participación de las organizaciones de las Naciones Unidas con una indi-
cación de los principales sectores de interés y de aplicación. La agrupación se hizo
de conformidad con las principales áreas de interés consideradas en la Conferencia
Internacional sobre el Agua y el Medio Ambiente [3], a saber:
a) evaluación de los recursos hídricos e impactos del cambio climático en éstos;
b) protección de los recursos hídricos, calidad del agua y ecosistemas acuáticos;
64
TABLA 5.1
Organizaciones intergubernamentales relacionadas con la hidrología y los recursos hídricos – nivel mundial *

Nombre Abreviatura Dirección

NACIONES UNIDAS
Departamento de Desarrollo Económico y Social DDES United Nations Headquarters, Nueva York,
N.Y. 10017, EE.UU.
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF Three United Nations Plaza, Nueva York,
NY l00l7, EE.UU.
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD One United Nations Plaza, Nueva York,
NY l00l7, EE.UU.

CAPÍTULO 5
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA P.O. Box 30552, Nairobi, Kenya
Universidad de las Naciones Unidas UNU Toho Seimei Building, 15-1 Shibuya,
2-Chome, Shibuya-ku, Tokio 150, Japón
Programa Mundial de Alimentación PMA Via Cristoforo Colombo 426, 00145 Roma,
Italia
Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos HABITAT United Nations Office in Nairobi
Humanos P.O. Box 30030, Nairobi, Kenya
Departamento de Asuntos Humanitarios – Oficina del Co- DAH-ONUSCD Palais des Nations, CH-l2ll Ginebra l0,
ordinador de las NU para el Socorro en Casos de Desastres Suiza
Consejo Mundial de la Alimentación CMA Via delle Terme di Caracalla, 00100 Roma,
Italia

* Situación en 1992.
Tabla 5.1 (continuación)

Instituto Internacional de Investigaciones y INSTRAW P.O. Box 21747, Santo Domingo,


Capacitación para la Promoción de la Mujer República Dominicana

ÓRGANOS ESPECIALIZADOS Y OTRAS


ORGANIZACIONES

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
Organización Internacional del Trabajo OIT 4, route des Morillons, CH-l2ll Ginebra 22,
Suiza
Organización de las Naciones Unidas FAO Via delle Terme di Caracalla, 00100 Roma,
para la Agricultura y la Alimentación Italia
Organización de las Naciones Unidas UNESCO 7, place de Fontenoy, 75700 París, Francia
para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Organización Mundial de la Salud OMS 20, avenue Appia, CH-l2ll Ginebra 27, Suiza
Banco Mundial BIRF l8l8 H Street, N.W., Washington, D.C. 20433,
EE.UU.
Organización Meteorológica Mundial OMM P.O. Box 2300, CH-l2ll Ginebra 2, Suiza
Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola FIDA Via del Serafico l07, 00l42 Roma, Italia
Organización de las Naciones Unidas ONUDI P.O. Box 300, Vienna International Centre,
para el Desarrollo Industrial A-l400, Viena, Austria
Agencia Internacional de la Energía Atómica AIEA P.O. Box l00, Vienna International Centre,
A-l400 Viena, Austria

65
66
TABLA 5.2
Organizaciones intergubernamentales relacionadas con la hidrología y los recursos hídricos – nivel regional *

Nombre Abreviatura Dirección

ÓRGANOS DE LAS NACIONES UNIDAS


Comisión Económica para África CEPA P.O. Box 300l, Addis Abeba, Etiopía
Comisión Económica para Europa CEPE Palais des Nations, CH-12ll Ginebra l0, Suiza
Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPALC Casilla l79-D, Santiago, Chile
Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico CESPAP The United Nations Building, Rajadamnern

CAPÍTULO 5
Ave., Bangkok 10200, Tailandia
Comisión Económica y Social para Asia Occidental CESPAO P.O. Box 927 115, Amán, Jordania
Oficina de las Naciones Unidas para la Región Saheliana ONUS One United Nations Plaza, Room DC-1100,
Nueva York, NY l00l7, EE.UU.
Comisión Regional sobre el Aprovechamiento de Tierras RNEA-LWU Via delle Terme di
y Aguas para el Cercano Oriente (FAO) Caracalla, 00100 Roma,
Italia

OTROS
Centro Árabe de Estudios de las Zonas Áridas y ACSAD P.O. Box 2440, Damasco, Siria
las Tierras de Secano
Organización Metorológica del Caribe CMO P.O. Box 46l, Puerto España, Trinidad y Tabago

* Situación en 1992.
Tabla 5.2 (continuación)

Comité Interestatal para la Lucha contra la Sequía CILSS BP 7049, Uagadugú, Burkina Faso
en el Sahel
Comité Regional para los Recursos Hídricos CRRH c/o ICE, P.O.
del Istmo Centroamericano Box l0032, San José, Costa Rica**

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
Comisión de las Comunidades Europeas CEC 200 rue de la Loi, Bruselas l040, Bélgica
Consejo de Europa CE Avenue de l’Europe, 67 Estrasburgo, Francia
Consejo de Ayuda Mutua Económica CAME Prospekt Kalinina 56, Moscú G-205,
Federación de Rusia
Comunidad Económica de los Países de los Grandes Lagos CEPGL BP 58, Gisenyi, Rwanda
Agencia Espacial Europea AEE 8-l0 rue Mario Nikis, 75738 París, CEDEX l5,
Francia
Comité interafricain d’études hydrauliques CIEH B.P. 369, Uagadugú 01, Burkina Faso
Consejo Nórdico NC Gamla Rigsdagshuset, Estocolmo, Suecia
Organización de la Unidad Africana OUA P.O. Box 3243, Addis Abeba, Etiopía
Organización de los Estados Americanos OEA Pan American Union Building, Washington,
D.C. 20006, EE.UU.
Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos OCDE Château de la Muette, 2 rue André Pascal,
75775 París, Francia

** Secretaría por rotación

67
TABLA 5.3

68
Participación de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas en el desarrollo de los recursos hídricos:
indicación de los principales sectores de interés y de aplicaciones*

Sector de interés Organizaciones especializadas Organizaciones interesadas en las


aplicaciones del sector indicado

1. Evaluación de los recursos hídricos OMM, UNESCO, DDES, FAO, OMS, PNUD, CEPA, CEPE, CEPALC,
e impactos del cambio climático BIRF, AIEA CESPAP, CESPAD, ONUSCD
en éstos

2. Protección de los recursos hídricos, OMS, OMM, PNUMA, DDES, CEPE Todas las otras organizaciones

CAPÍTULO 5
calidad del agua y ecosistemas acuáticos

3. El agua y el desarrollo urbano BIRF, HABITAT, OMS, PNUD, DDES, CEPA, CEPALC, CESPAP,
sostenible; abastecimiento de agua UNICEF, INSTRAW CESPAD, UNEP
potable y saneamiento en los centros
urbanos

4. Agua para una producción FAO, BIRF, PNUD, WFP, OMS, CEPA, CEPALC, CESPAP, CESPAD
alimentaria y un desarrollo rural UNICEF, DDES, HABITAT,
sostenibles, así como para el INSTRAW, OIT
abastecimiento de agua potable
y saneamiento en las zonas rurales

5. Gestión integrada de los recursos DDES, CEPA, CEPE, CEPALC, ONUSCD, UNESCO, OMM, OMS,
hídricos CESPAP, INSTRAW, PNUD, BIRF FAO
* Situación en 1992.
ORGANIZACIONES INTERNACIONALES 69

c) agua y desarrollo urbano sostenible; abastecimiento de agua potable y sanea-


miento en los centros urbanos;
d) agua para una producción alimentaria y un desarrollo rural sostenibles, así como
para el abastecimiento de agua potable y saneamiento en las zonas rurales; y
e) gestión integrada de los recursos hídricos.
Estos temas corresponden también a los del capítulo 18 del Programa 21 de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNU-
MAD) [4]. El sexto tema examinado en la Conferencia (los mecanismos de ejecución
y coordinación en los niveles mundial, nacional y local) se refiere a la naturaleza y el
alcance de las actividades de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, y
a los medios de coordinación de estas actividades. Las cuestiones relativas a la crea-
ción de capacidad inevitablemente se encuentran en todos los temas antes mencionados.
La tabla 5.4, contiene más detalles de las actividades de las organizaciones.
Cada división de la tabla indica las organizaciones que se ocupan del desarrollo y de
la gestión de sectores específicos de los recursos hídricos. Las funciones de desa-
rrollo y de gestión se han clasificado en la siguiente forma:
a) hidrología de aguas superficiales;
b) hidrología de aguas subterráneas;
c) control de la calidad del agua superficial;
d) control de la calidad del agua subterránea;
e) información sobre la utilización del agua;
f) desarrollo de los servicios de aguas superficiales;
g) desarrollo de los servicios de aguas subterráneas;
h) reutilización de las aguas usadas;
i) gestión integrada de los recursos hídricos;
j) gestión del uso del agua;
k) gestión de las aguas residuales;
l) fortalecimiento de las instituciones;
m) legislación;
n) enseñanza y formación profesional;
o) desarrollo de los recursos humanos.
Los sectores específicos de los recursos hídricos son:
a) uso del agua en la agricultura;
b) abastecimiento de agua potable;
c) uso del agua en la industria;
d) energía hidráulica;
e) navegación;
f) control de crecidas;
g) gestión de la sequía;
h) uso del agua con diversos fines.
TABLA 5.4

70
Participación de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas en el ámbito de los recursos hídricos *

Sectores específicos
Funciones de
desarrollo Uso del Abastecimien- Uso Energía Navegación Control Gestión de Uso del
y de gestión agua en la to de agua del agua en hidroeléctrica de la sequía agua con di-
agricultura potable la industria crecidas versos fines

1 Hidrología DDES, DDES, DDES, DDES, DDES, DDES, DDES, DDES,


del agua CEPA, UNICEF, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA,
superficial FAO, CEPA, BIRF, INSTRAW, CESPAP, CESPAP, CESPAP, CESPAP,
BIRF CESPAP, HABITAT UNESCO, BIRF CESPAO, CESPAO, CESPAO,

CAPÍTULO 5
CESPAO, BIRF UNESCO, UNESCO, BIRF,
INSTRAW, FAO, FAO, UNESCO,
BIRF, OMM, OMM, OMM,
HABITAT BIRF, BIRF HABITAT
HABITAT

2 Hidrología DDES, DDES, CEPA, CEPA, DDES, DDES,


del agua CEPA, CEPA, BIRF, HABITAT, CEPA, CEPA,
subterránea FAO, INSTRAW, HABITAT UNESCO, CESPAP, CESPAP,
BIRF BIRF, OMM UNESCO, CESPAO,
HABITAT FAO, HABITAT,
OMM, UNESCO,
BIRF OMM,
BIRF

* Situación en 1992.
Tabla 5.4 (continuación)

3 Control de la DDES, DDES, DDES, CEPA CEPA, DDES, DDES,


calidad del agua CEPA, UNICEF, OMS, CESPAP CEPA, CEPA,
superficial FAO, CEPA, BIRF, UNESCO, CESPAP,
OMS, CESPAP, HABITAT FAO, PNUMA,
BIRF PNUMA, OMM UNESCO,

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
OMS, OMS,
BIRF, OMM,
HABITAT HABITAT

4 Control de la CEPA, UNICEF, OMS, CEPA, CEPA,


calidad del agua FAO, CEPA, BIRF, CESPAP, CESPAP,
subterránea OMS, CESPAP, HABITAT UNESCO, PNUMA,
BIRF PNUMA, FAO, UNESCO,
OMS, OMM OMS,
BIRF, OMM,
HABITAT HABITAT

5 Información CEPA, UNICEF, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA,


sobre el uso CEPE, CEPA, CEPE, CEPE, CEPE, CEPE, CEPALC, CEPE,
del agua CEPALC, CEPE, CEPALC, CEPALC, CEPALC, CEPALC, CESPAP, CEPALC,
CESPAP, CEPALC, CESPAP, CESPAP, CESPAP, CESPAP, UNESCO, CESPAP,
INSTRAW, CESPAP, BIRF, INSTRAW, UNESCO, OMM, INSTRAW,
FAO, INSTRAW, HABITAT BIRF OMM FAO, HABITAT,
BIRF OMS, BIRF UNESCO,
BIRF, OMM,
HABITAT BIRF

71
Tabla 5.4 (continuación)

72
6 Desarrollo de los DDES, DDES, DDES, DDES, CEPA, DDES, DDES, DDES,
servicios de agua CEPA, UNICEF, CEPA, CEPA, CESPAP, CEPA, CEPA, CEPA,
superficial CESPAP, CEPA, BIRF, CESPAP, BIRF CESPAP, CESPAP, CEPALC,
FAO, CESPAP, HABITAT BIRF CESPAO, UNESCO, CESPAP,
PMA, OMS, FAO, OMM, CESPAO,
BIRF PMA, PMA, FAO, PMA,
BIRF, BIRF, PMA, UNESCO,
HABITAT HABITAT, BIRF OMM,
UNESCO, BIRF,
OMM HABITAT

CAPÍTULO 5
7 Desarrollo de los DDES, DDES, CEPA, DDES, DDES,
servicios de agua CEPA, UNICEF, BIRF, CEPA, CEPA,
subterránea CESPAP, CEPA, HABITAT CESPAP, CESPAP,
FAO, CESPAP, UNESCO, CESPAO,
PMA, OMS, OMM, PMA,
BIRF PMA, FAO, BIRF,
BIRF, PMA, HABITAT,
HABITAT BIRF UNESCO,
OMM

8 Uso de las DDES, DDES, CEPA, CESPAP DDES,


aguas usadas CEPA, OMS CEPE, CEPA, CEPE,
CEPE, OMS, CEPALC,
FAO, BIRF, CESPAP,
BIRF HABITAT CESPAO,
HABITAT,
UNESCO,
OMM
Tabla 5.4 (continuación)

9 Gestión integrada DDES, DDES, DDES, DDES, CEPA, DDES, DDES, DDES,
de los recursos CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, ECE, CEPA, CEPA, CEPA,
hídricos ECE, ECE, ECE, ECE, ESCAP, ECE, ECE, ECE,
CESPAP, CESPAP, CESPAP, BIRF BIRF CESPAP, CESPAP, ECLAC,

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
FAO, OMS, OMS, CESPAO, UNESCO, CESPAP,
OMS, PMA, BIRF, PMA, FAO, CESPAO,
PMA, BIRF, HABITAT BIRF, OMM, PMA,
BIRF HABITAT HABITAT, PMA, BIRF,
UNESCO, BIRF OMM,
OMM UNESCO,
HABITAT

10 Gestión del DDES, DDES, DDES, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, DDES,
uso del agua FAO, CEPA, CEPA, CESPAP, CEPALC, CEPALC, CEPALC, CEPA,
CEPA, CEPALC, CEPALC, CEPALC, BIRF CESPAP, CESPAP, CEPALC,
CEPALC, CESPAP, CESPAP, INSTRAW, FAO, FAO, CESPAP,
CESPAP, INSTRAW, BIRF, BIRF UNESCO, BIRF, INSTRAW,
BIRF OMS, HABITAT OMM, UNESCO, UNESCO,
BIRF, BIRF OMM OMM,
HABITAT BIRF,
HABITAT

73
Tabla 5.4 (continuación)

74
11 Gestión de las CEPA, CEPA, CEPA, CEPA,
aguas residuales CEPE, OMS, CEPE, CEPE,
FAO, IBRD, OMS, CEPALC,
OMS, HABITAT BIRF, CESPAP,
PMA HABITAT CESPAO,
OMM,
HABITAT,
UNESCO

12 Fortalecimiento CEPA, UNICEF, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA,


de las CEPALC, CEPA, CEPALC, CEPALC, CESPAP CEPALC, CEPALC, CEPALC,

CAPÍTULO 5
instituciones FAO, CESPAP, BIRF, BIRF CESPAP, UNESCO, CESPAP,
BIRF CEPALC, HABITAT BIRF, FAO, CESPAO,
OMS, HABITAT, OMM, BIRF,
BIRF, UNESCO, BIRF HABITAT,
HABITAT OMM UNESCO,
UNESCO,
OMM

13 Legislación DDES, DDES, DDES, DDES, CEPA, CEPA, CEPA, DDES,


CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, CEPE, CESPAP, FAO CEPA, CEPE,
CEPE, CEPE, CEPE CEPE CESPAP FAO, CEPALC,
FAO OMS, HABITAT CESPAP,
HABITAT CESPAO,
FAO,
BIRF,
HABITAT
Tabla 5.4 (continuación)

14 Enseñanza y CEPA, DDES, CEPA, CEPA, DDES, CEPA, CEPA, CEPA,


formación INSTRAW, UNICEF, OMS, INSTRAW, CEPA, CESPAP, CESPAP, CEPALC,
profesional FAO, CEPA, BIRF UNESCO, CESPAP PMA, FAO, CESPAP,
OMS, CESPAP, BIRF UNESCO, PMA, INSTRAW,
PMA, INSTRAW, OMM, UNESCO, UNESCO,

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
BIRF OMS, BIRF, OMM, OMM,
BIRF, HABITAT BIRF BIRF,
HABITAT HABITAT

15 Desarrollo CEPA, DDES, CEPA, CEPA, CEPA, CEPA, DDES, CEPA,


de los recursos INSTRAW, UNICEF, BIRF, BIRF CESPAP, CESPAP, CEPA, CESPAP,
humanos FAO, CEPA, HABITAT BIRF, CESPAP, INSTRAW,
OMS, CESPAP, HABITAT, UNESCO, BIRF,
BIRF INSTRAW, UNESCO, FAO, HABITAT,
OMS, OMM OMM, UNESCO,
BIRF, BIRF OMM
HABITAT

75
76 CAPÍTULO 5

En las publicaciones The United Nations Organizations and Water [1] y en The
United Nations Organizations and Water: Briefing Note on the Scope and Nature
of the Activities of the Organizations of the United Nations System [2], figura
información adicional sobre la clase de funciones que desempeña cada organización,
así como la descripción del alcance y naturaleza de las actividades relacionadas con el
agua de cada una de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, con ejem-
plos de proyectos típicos que estas organizaciones han realizado.

5.4 Organización de la cooperación en el sistema de las Naciones


Unidas a nivel mundial, regional y sectorial
Para consolidar los respectivos cometidos e incrementar la complementariedad de los
esfuerzos con el fin de asistir a países en desarrollo, las organizaciones del sistema de
las Naciones Unidas tienen dispositivos formales de cooperación y colaboración en
muchos programas, incluidos los relativos al agua. Como puede verse en los resúme-
nes de la tabla 5.5, algunos de estos dispositivos son muy amplios, abarcan todo el
ámbito de desarrollo de los recursos hídricos e implican un amplio sistema de coordi-
nación a nivel global y regional. Otros, de naturaleza sectorial, requieren una colabo-
ración bilateral o multilateral en el marco de un aspecto particular del desarrollo de los
recursos hídricos. Las referencias [1, 2] contienen más detalles sobre estos disposi-
tivos de cooperación interorganizaciones.
La intensa cooperación en el ámbito del agua se facilita a través del Grupo in-
tersecretarías para recursos hídricos del Comité Administrativo de Coordinación de
las NU, que constituye un núcleo de colaboración esencial para las actividades de las
NU relativas al agua. Las OIG, enumeradas en la tabla 5.1, y las comisiones econó-
micas regionales de las Naciones Unidas, enumeradas en la tabla 5.2, son miembros
de este Grupo intersecretarías.
Como ejemplo de esta cooperación interorganizaciones, el Comité de enlace
mixto OMM/UNESCO sobre actividades hidrológicas permite una coordinación efi-
caz de las actividades pertinentes a los recursos hídricos de ambas organizaciones.
Es muy importante el vínculo que existe entre la OMM y la UNESCO, y entre
los programas de hidrología y recursos hídricos de ambas organizaciones [5], prue-
ba de ello es que la UNESCO se dedica a la investigación y la educación y la OMM
a la hidrología operativa y los servicios.

5.5 Organizaciones No Gubernamentales (ONG)


Son organizaciones internacionales que no están establecidas por acuerdos in-
tergubernamentales, incluidas las organizaciones que aceptan miembros designados
por las autoridades gubernamentales, a condición de que dicha participación no impi-
da la libre expresión de las opiniones de la organización. En la tabla 5.6 figuran, en
orden alfabético en inglés las ONG que se ocupan de la hidrología y los recursos
ORGANIZACIONES INTERNACIONALES 77

Estados y Territorios Miembros

UNESCO Congreso de la OMM


Conferencia General

Asociaciones
Consejo Ejecutivo Consejo Ejecutivo Comisiones
Regionales
Técnicas
Grupos de
trabajo
sobre hidrología Comisión de
UNESCO Hidrología
Consejo Grupos
ORCYT
y oficinas de
Mesa trabajo Grupos de
fuera de
la sede Secretaría trabajo y
ponentes
Comité de enlace
mixto UNESCO/
OMM sobre activi-
Secretaría dades hidrológicas

Programa Grupo Programa de


Hidrológico intersecretarías Hidrología y
Internacional NU/CAC para Recursos Hídricos
recursos hídricos

ONG NU y otras
Donantes
internacionales organizaciones

Enlaces organizacionales entre la OMM y la UNESCO

hídricos: las organizaciones pueden pertenecer a cualesquiera de las siguientes ca-


tegorías:
a) federaciones de organizaciones internacionales;
b) organizaciones mundiales;
c) organizaciones intercontinentales;
d) organizaciones regionales;
e) organismos semiautónomos; y
f) organizaciones especiales.
La presentación de la tabla 5.6 es como sigue:
a) columna 1: nombre de la organización;
b) columna 2: siglas;
c) columna 3: dirección de la organización; la dirección indicada es la de la secreta-
ría internacional o del contacto principal que se conoce para 1992. Algunas se-
cretarías pueden cambiar de dirección en función de las modificaciones de la com-
posición de los órganos rectores.
78
TABLA 5.5
Disposiciones tomadas para coordinar el desarrollo de los recursos hídricos en el marco del sistema de las
Naciones Unidas (nivel mundial y regional) y a nivel sectorial (cooperación bilateral o multilateral)*
Organismo Objetivo Organizaciones interesadas

Subcomité de Recursos Coordinación general en todo Todas las organizaciones que participan
Hídricos del Comité el ámbito del agua en actividades relativas al agua
Administrativo
de Coordinación
(SCRH-CAC)

Términos del acuerdo: 1. Garantizar el seguimiento del plan de acción de Mar del Plata

CAPÍTULO 5
2. Fomentar la planificación y el examen común de los programas relativos al agua.
3. Promover la cooperación en la ejecución de las actividades relacionadas con
el agua a nivel nacional y regional

Comité de dirección para Coordinación de las actividades NU, comisiones regionales, UNICEF,
el abastecimiento de agua relativas al abastecimiento del agua PNUD, PNUMA HABITAT, IIICPM,
y el saneamiento y las medidas de saneamiento FAO, UNESCO, OMS, BIRF, OMM, CRI

Términos del acuerdo: 1. Fomentar el abastecimiento de agua y el saneamiento a nivel global, sobre todo en el
marco de los programas de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y de la
gestión y la planificación de los recursos hídricos y del medio ambiente.
2. Controlar continua y efectivamente las necesidades y tomar las medidas necesarias para
alcanzar los objetivos nacionales, regionales y globales.
3. Garantizar la consulta la continua y efectiva entre las organizaciones del sistema de las
Naciones Unidas mediante el intercambio de información sobre políticas, programas,
criterios y métodos adoptados, y la difusión de información.
* Stituación en 1992.
Tabla 5.5 (continuación)

Grupo especial interinstitucional Todo el ámbito del agua CESPAP, NU/DDES, PNUMA, UNICEF,
Asia y el Pacífico UNIDO, PNUD, FAO, BIRF, OIT,
UNESCO, OMS, OMM, CRI, BID,
Comité MEKONG
Términos del acuerdo: Fomentar la cooperación entre organizaciones en el ámbito de los recursos hídricos

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
a nivel regional

Oficiales designados para ocuparse Coordinar en el sistema de las Naciones Todas las organizaciones involucradas
de cuestiones sobre el medio ambiente Unidas, las actividades efectuadas en
materia de medio ambiente, incluidas las
realtivas al desarrollo de los recursos hídricos
Términos del acuerdo: Promover la cooperación entre organizaciones

FAO/Programa Mundial Proporcionar productos alimentarios para FAO y Programa Mundial


de Alimentación proyectos cuyo objetivo es promover el de Alimentos de las NU
desarrollo social y económico, y el riego
Términos del acuerdo: Movilizar y distribuir productos alimentarios y otros suministros para:
1. Garantizar el desarrollo de los recursos humanos destinados a los programas sobre la
alimentación infantil y el almuerzo escolar
2. El establecimiento o el desarrollo de la infraestructura

Programa de cooperación entre Determinar los proyectos y tomar medidas Banco Mundial y FAO.
el Banco Mundial y la FAO necesarias para la inversión en la agricultura
Términos del acuerdo: Combinar los recursos y la experiencia del personal de ambas organizaciones para iden-
tificar y preparar los proyectos de inversión financiados por el Banco Mundial; la FAO
contribuye por intermedio de su Centro de Inversión

79
Tabla 5.5 (continuación)

80
Programa de cooperación entre Identificar el proyecto para realizar las Banco Mundial y UNESCO
el Banco Mundial y la UNESCO inversiones en el sector educativo
Términos del acuerdo: Emprender conjuntamente la evaluación y la preparación de un proyecto en el ámbito
de la educación

Acuerdos de trabajo entre el Banco Actividades previas a la inversión relativas al OMS y Banco Mundial
Mundial y la OMS para el abastecimiento de agua, eliminación de desechos,
abastecimiento de agua y el saneamiento y evacuación del agua debida a una tormenta
Términos del acuerdo: Iniciar conjuntamente estudios y misiones previos a la inversión en los países en
desarrollo Miembros de ambas Organizaciones

CAPÍTULO 5
Banco Mundial/ONUDI Identificación de proyectos y preparación Banco Mundial y ONUDI
de pequeñas empresas industriales que
requieren mucha mano de obra

Términos del acuerdo: Estudios y misiones mixtas para evaluar y preparar proyectos, dando mayor importancia
a la ayuda al empleo, la creación de pequeñas empresas manufactureras y de
construcción que necesitan gran cantidad de mano de obra, sobre todo las pequeñas
plantas hidroeléctricas

Acuerdos de trabajo entre Preparación y evaluación de proyectos Banco Mundial y FIDA


el Banco Mundial y el FIDA relativos a la agricultura y al desarrollo rural
Términos del acuerdo: El Banco Mundial asiste en la preparación, evaluación y supervisión de proyectos
financiados por el FIDA (o financiados conjuntamente por el FIDA y
el Banco Mundial
Tabla 5.5 (continuación)

Acuerdos de trabajo en el ámbito Cooperación a largo plazo en el ámbito UNESCO y OMM.


de la hidrología y cooperación de la hidrología
a largo plazo entre las Secretarías
de la UNESCO y la OMM
Términos del acuerdo: 1. Mantener y desarrollar la colaboración en todo el ámbito de la hidrología

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
2. Establecer estrecha cooperación con sus respectivos programas hidrológicos
(el PHO de la OMM y el PHI de la UNESCO)

Acuerdos de trabajo entre la FAO y La hidrología y sus aplicaciones FAO y OMM


la OMM en el ámbito de la hidrología en la agricultura
y los recursos hídricos
Términos del acuerdo: División general de responsabilidades entre las dos Organizaciones para la
recopilación y el análisis de datos hidrológicos y meteorológicos

Memorándum de entendimiento OMS/ Establecimiento de procedimientos para FAO, OMS, PNUMA. Se prevé
FAO/PNUMA relativo a la protección colaborar y tomar medidas a fin de también la cooperación de otras
contra las enfermedades transportadas prevenir y luchar contra las enfermedades organizaciones.
por el agua durante las mejoras del transmitidas por vectores
abastecimiento de agua a la agricultura

Términos del acuerdo: 1. Celebrar reuniones para examinar las actividades de los programas e identificar
las medidas que se han de tomar;
2. Intercambio de información, datos sobre proyectos e instrucciones sobre países;
3. Preparación de normas y formación profesional

81
Tabla 5.5 (continuación)

82
Memorándum de entendimiento FAO/ Capacitación de trabajadores de divulgación FAO y OMS, y la cooperación
OMS relativo al abastecimiento de agua rural e integración de cuestions sobre el de otras organizaciones, si procede
y el saneamiento del agua en las zonas abastecimiento de agua y el saneamiento
rurales y el desarrollo de la agricultura en programas de desarrollo rural

Términos del acuerdo: 1. Planificación y ejecución conjunta de proyectos relativos


al abastecimiento de agua potable y al de riego en zonas rurales
2. Realización de estudios y formación profesional en la aplicación de técnicas
adecuadas y en los beneficios del abastecimiento de agua y el saneamiento en
zonas rurales

CAPÍTULO 5
Acuerdos de colaboración entre las Programas relacionados con la hidrología FAO, UNESCO
Secretarías de la FAO y la UNESCO en el y el desarrollo de los recursos hídricos
ámbito de la hidrología y recursos hídricos
Términos del acuerdo: 1. Consultas regulares para unificar la planificación de los programas de trabajo
sobre cuestiones comunes a las dos Organizaciones;
2. Intercambio de asesoramiento e información en materia de hidrología y de
recursos hídricos

Comité Mixto ONUDI/PNUMA Coordinación de las actividades relacionadas ONUDI, PNUMA.


con el uso industrial del agua y los aspectos
ambientales del desarrollo industrial

Términos del acuerdo: El Comité se reúne una vez al año para coordinar las actividades
TABLA 5.6
Organizaciones internacionales no gubernamentales (ONG) que se ocupan de hidrología y los recursos hídricos*

Organismo Abreviatura Dirección

Asociación Internacional de Hidrogeólogos AIH National Rivers Authority, 550 Steetsbrook


Road, Solihul, West Midlands, B91 1QT,

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
Reino Unido
International Association of Sedimentologists IAS Université de Liège, Place du Vingt-Août 7,
B-4000 Liège, Bélgica
Asociación Internacional de Limnología Teórica SIL Sil Secretariat/Central Office, Department of
y Aplicada Biological Sciences, University of Alabama,
Tuscaloosa, Alabama 35487-0344, EE.UU.
Asociación Internacional de Derecho de Aguas AIDA Via Montevideo 5, I-00198 Roma, Italia
Asociación Internacional de la Calidad del Agua AICA Alliance House, 29-30 High Holborn, Londres
WC1V 6BA, Reino Unido
Consejo Internacional de Uniones Científica CIUC Bd. de Montmorency 51, F75016 París, Francia
– Comité de Investigaciones Espaciales COSPAR véase CIUC
– Comité de Ciencia y Tecnología en Países COSTED véase CIUC
en Desarrollo
– Comité sobre Datos para la Ciencia y la Tecnología CODATA véase CIUC
– Comité Científico de Investigaciones Hidrológicas COWAR CHO-TNO, P.O. Box 6067, 2500 JA, Delft,
(CIUC-UATI) Países Bajos
– Comité Científico sobre Problemas del Medio Ambiente SCOPE véase CIUC

* Situación en 1992.

83
84
Tabla 5.6 (continuación)

Unión Geográfica Internacional (miembro del CIUC) UGI University of Alberta, Edmonton, Alberta,
Canadá T6G 2H4
International Institute por Applied Systems Analysis IIASA A-2361 Laxenburg, Austria
International Association on Water Pollution Research IAWPRC 1 Queen Anne’s Gate, Londres SW1H 9BT,
Reino Unido
Organización Internacional de Normalización ISO 1, rue de Varembé, CH-1211 Ginebra 20, Suiza
Sociedad Internacional de Ciencia del Suelo SICS P.O. Box 353, 9 Duivendaal, 6700 AJ

CAPÍTULO 5
Wageningen, Países Bajos
Centro Internacional de Formación en Gestión ITCWRM BP 13, Sophia Antipolis, F-06561 Valbonne
de los Recursos Hídricos (CEFIGRE) CEDEX, Francia
Unión Internacional para la Conservación UICN Avenue du Mont-Blanc, CH-1196 Gland,
de la Naturaleza y de los Recursos Naturales Suiza
Unión Internacional de Geodesia y Geofísica IUGG Observatoire Royal, avenue Circulaire 3, B-1180
(miembro del CIUC) Bruselas, Bélgica
– Asociación Internacional de Ciencias Hidrológicas AICH P.O. Box 6067, 2500 JA, Delft, Países Bajos
– Asociación Internacional de Meteorología AIMFA National Centre for Atmospheric Research , P.O.
y Física Atmosférica Box 3000, Boulder, CO 80307 EE.UU.
Unión Internacional de Ciencias Geológicas UICG Maison de la Géologie, Rue Claude-Bernard 77,
(miembro del CIUC) F-75005 París, Francia
Asociación Internacional de Recursos Hídricos AIREH University of Illinois, 205 North Mathews
Avenue, Urbana, IL 61801 EE.UU.
Asociación Internacional de Distribución del Agua IWSA 1 Queen Anne’s Gate, London SW1H 9BT,
Reino Unido.
Unión de Asociaciones Técnicas Internacionales UITA UNESCO, 1 rue Miollis, F-75015 París, Francia.
(miembro del CIUC)

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
Comisión Internacional de Ingeniería Agrícola CIGR CHO-TNO, P.O. Box 6067, 2600 JA Delft,
Países Bajos.
Unión Internacional de Química Pura y Aplicada IUPAC Bank Court Chambers, 2-3 Pound Way,
Templars Square, Cowley, Oxford OX4 3YF,
Reino Unido.
– Asociación Internacional de Investigaciones Hidráulicas AIIH Rotterdamseweg 185, P.O. Box 177, 2600 MH
Delft, Países Bajos.
– International Commission on Large Dawns ICOLD Bd. Haussmann 151, F-75008 París, Francia.
– Comisión Internacional de la Irrigación y Saneamiento ICID 48 Nyaya Marg, Chanakyapuri, Nueva Delhi
110021, India.
– World Energy Conference WEC 34 St. James Street, London SW1A 1HD, Reino
Unido.
Asociación Internacional Permanente de los Congresos PIANC WTC-Tour 3, 26e étage, Boulevard S. Bolivar 30,
de Navegación B-1210 Bruselas, Bélgica

85
86 CAPÍTULO 5

5.6 Cooperación institucional en cuencas fluviales y lacustres


internacionales
Existen numerosos acuerdos y tratados internacionales relativos al uso común de ríos inter-
nacionales y aguas limítrofes, y muchos de dichos acuerdos y tratados son el resultado de
una cooperación institucional entre los países interesados. La lista de las principales insti-
tuciones internacionales de esta clase figura, según las regiones de la OMM, en el Manual
INFOHYDRO [6].

Referencias

1. Naciones Unidas, 1982: The United Nations Organizations and Water, 83-
00237, Nueva York.
2. Naciones Unidas, 1992: The United Nations Organizations and Water:
Briefing Note on the Scope and Nature of the Activities of the Organizations of the
United Nations System.
3. Naciones Unidas, 1992: Conferencia Internacional sobre el Agua y el Medio
Ambiente. El desarrollo en la perspectiva del siglo XXI. Declaración de Dublín e
Informe de la Conferencia, 26-31 de enero de 1992, Dublín, Irlanda.
4. Naciones Unidas, 1992: Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD). Programa 21, Río de Janeiro, Brasil.
5. Organización Meteorológica Mundial/Organización de las Naciones Unidas
para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 1991: Progress in the implementation of
the Mar del Plata Action Plan and a strategy for the 1990s. Report on Water
Resources Assessment.
6. Organización Meteorológica Mundial, 1987: Servicio de información y refe-
rencias hidrológicas — Manual INFOHYDRO. Informe de hidrología operativa
Nº 28, OMM – Nº 683, Ginebra.
PARTE B
INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS Y MÉTODOS
DE OBSERVACIÓN Y DE ESTIMACIÓN

CAPÍTULO 6
RESUMEN DE LOS INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS Y
MÉTODOS DE OBSERVACIÓN

6.1 El ciclo hidrológico como materia de observación


El agua se encuentra en la Tierra en cantidades considerables en sus tres estados físi-
cos: líquido, sólido y gaseoso. Se encuentra también en los tres principales ambien-
tes accesibles al hombre: la atmósfera, los mares y océanos, y los continentes.
Como el agua pasa fácilmente de un ambiente a otro y de una fase a otra, según el
entorno, es una materia dinámica tanto en espacio como en tiempo. El ciclo
hidrológico se puede considerar, desde un punto de vista conceptual, como un sis-
tema con diversas variables: unas representan las transferencias hídricas y otras las
masas de agua presentes en los espacios donde se pueden acumular. El ciclo
hidrológico se resume en la figura de abajo. En general, la ciencia de la hidrología
no abarca todo el ciclo hidrológico, sino que se limita a la parte continental del ciclo
y a sus interacciones con los océanos y la atmósfera.
En vista de que el hombre pasa una gran parte de su tiempo en la superficie te-
rrestre, y de que el agua es a la vez indispensable para la vida y un peligro potencial
para la misma, el conocimiento hidrológico es inestimable para la supervivencia de
la humanidad y su bienestar. Una manera frecuente de adquirir este conocimiento
es realizando mediciones puntuales de los almacenamientos y caudales de agua en el
tiempo y el espacio. El análisis o la síntesis de estas mediciones o datos constituyen
el conocimiento o la información en hidrología. La parte D de esta Guía, versa sobre
el análisis hidrológico.
Dos de las ecuaciones básicas que describen la física del ciclo hidrológico se apli-
can también a los sistemas utilizados para hacer mediciones de sus propiedades tran-
sitorias: 1) la ecuación de continuidad de la masa y 2) la ecuación de la continuidad
de la energía. Por ejemplo, una forma de la ecuación para la continuidad de la masa:
Q = AV (6.1)
a menudo sirve como base para determinar el flujo en una corriente o un canal. En
la ecuación 6.1, Q es el flujo instantáneo a través de una sección transversal de un
canal con un área A, y V la velocidad media de la corriente. Con frecuencia, el flujo,
llamado también caudal, no se puede medir directamente en los ríos, incluso en pe-
queñas corrientes de agua. Por otra parte, la superficie de la sección transversal se
88 CAPÍTULO 6

puede medir mediante un muestreo de las dimensiones espaciales y las velocidades


utilizando molinetes. De esta manera, la ecuación 6.1, que se describe en detalle en
el capítulo 11, permite determinar el caudal de los ríos, incluso los más grandes del
mundo.
Otro ejemplo de la función de la ecuación de la continuidad de la masa se refiere
a la evaporación del agua de un lago. En este ejemplo, la ecuación toma la forma:

P + I - O - E = ∆S (6.2)

Nubes de lluvia
Formación de nubes

PRECIPITACIONES
EVAPORACIÓN

Escorrentía
superficial

Infiltración

SUELO

ROCA OCÉANO
Agua subterránea
Percolación profunda

El ciclo hidrológico es un sistema cerrado en el interior del cual circula el agua. Todo el sis-
tema funciona por el exceso de radiaciones solares descendentes con respecto a las radiaciones
ascendentes. El ciclo está compuesto de los siguientes subsistemas: atmosférico, escorrentía
superficial y subterránea.

Concepto general del ciclo hidrológico


RESUMEN DE LOS INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS 89

donde P es la cantidad de precipitaciones que caen sobre la superficie del lago


durante un período de observación, I y O el agua superficial y subterránea que entra
y sale, respectivamente, en este período, E la cantidad de agua evaporada desde la
superficie del lago, y ∆S la variación en el volumen de agua del lago durante el
período considerado.
Las precipitaciones se pueden medir según las técnicas descritas en el capítulo
7; las entradas y salidas de agua se pueden medir usando las técnicas descritas en los
capítulos 10, 11, 12 y 16; las variaciones en el volumen de agua del lago se pueden
calcular en función de la diferencia de nivel de la superficie del lago al inicio y al
final del período de observación. El capítulo 10 versa sobre la medición del nivel de
agua. Al obtener cuatro de los cinco términos de la ecuación 6.2, por medición u
observación, el quinto término, la evaporación, se deduce algebraicamente.
La exactitud de la evaporación que se obtiene con la ecuación 6.2 depende de la
de los otros cuatro términos. El resultado, con frecuencia, no es satisfactorio cuan-
do es difícil medir uno o varios de esos términos. En ese caso, se recomienda uti-
lizar la ecuación de la continuidad de la energía para estimar la evaporación a partir
de la energía requerida para que el agua pase de la fase líquida a la fase de vapor. El
capítulo 9 contiene directrices sobre este enfoque.
Además de los temas antes mencionados, esta parte de la Guía contiene instruc-
ciones sobre la estimación de la capa de nieve y sus propiedades (capítulo 8), la
medición del caudal de sedimentos (capítulo 13), la medición de la humedad del
suelo (capítulo 15) y el análisis de la calidad del agua (capítulo 17).
Al limitar el volumen de la Guía se debe restringir su contenido. Con el fin de
obtener información más detallada sobre los temas tratados, el lector puede consultar:
para la medición del caudal, el Manual de Aforos de Caudales [1] y para el análisis
de muestra, la Guía operativa del SIMUVIMA–Agua [2]. Si bien las normas inter-
nacionales existentes de la ISO no son obligatorias, se ruega al lector que se refiera a
las normas internacionales de esa Organización relativas a los métodos para medir
caudales líquidos en canales abiertos. La ISO ha establecido más de 26 normas [3]
para varios tipos y métodos de mediciones. Se pueden encontrar también referencias
importantes en las actas de los simposios, seminarios y cursillos internacionales
sobre hidrometría, organizados por la AICH, la OMM y la UNESCO.
Esta parte de la Guía cubre una amplia gama de instrumentos y métodos de
observación de variables hidrológicas. En la práctica, la mayoría de los métodos de
medición que se describen en esta Guía se sigue utilizando, a pesar del advenimien-
to de nuevas técnicas. La selección de las nuevas técnicas se debe hacer a partir de
una variedad, constantemente en aumento, de instrumentos y métodos de obser-
vación. Los Servicios Hidrológicos tienen la tendencia de retrasar la adopción de
nuevas técnicas debido a los gastos que ocasiona la compra del equipo y la forma-
ción del personal. Prefieren, en general, mantener una cierta homogeneidad en los
90 CAPÍTULO 6

instrumentos para reducir al mínimo los gastos de capacitación del personal y el


mantenimiento de los equipos.

6.2 Técnicas emergentes


Los capítulos siguientes de esta parte de la Guía se refieren a las técnicas probadas y
de uso corriente en muchas partes del mundo. Sin embargo, como se indicó antes
constantemente surgen nuevas técnicas. En esta sección se hace un breve resumen de
estas técnicas para que los Servicios Hidrológicos se mantengan informados de las
posibilidades que éstas ofrecen.

6.2.1 Teledetección
En el ámbito de las mediciones hidrológicas se usan a menudo dos tipos de técnicas
de teledetección: técnica activa (mediante la emisión de un haz de radiación artifi-
cial hacia un objetivo, y el análisis de la respuesta del objetivo), o pasiva (mediante
el análisis de la radiación natural de un objeto).
En los métodos activos, la radiación es electromagnética de alta frecuencia
(radar) o acústica (dispositivos ultrasónicos). El aparato se instala en el suelo (radar
ultrasónico) en aviones o en satélites (radar). Los dispositivos ópticos (láser) todavía
no se utilizan con mucha frecuencia en hidrología. La teledetección activa se utiliza
generalmente para la medición de zonas, pero puede también usarse para mediciones
puntuales (dispositivos ultrasónicos).
En los métodos pasivos, la radiación es electromagnética (desde el infrarrojo hasta el
violeta y muy pocas veces el ultravioleta). Las aplicaciones más corrientes se realizan con
un analizador multiespectro, que es aerotransportado, y más frecuentemente instalado en
un satélite. La medición con este método se realiza siempre en una zona determinada.
El radar se usa actualmente para medir la intensidad de la lluvia en una superfi-
cie dada. Otros usos de la teledetección están todavía muy limitados en hidrología;
se utilizan, sin embargo, en la medición de masas de agua y en la extensión de las
inundaciones. Además, el uso de hiperfrecuencias (microondas) podría ofrecer algu-
nas posibilidades para medir la humedad del suelo.

6.2.2 Microelectrónica
Una visión general de la fabricación, características técnicas, adquisición y mante-
nimiento de productos microelectrónicos, da una idea de la posible aplicación en la
instrumentación hidrológica. No es necesario que un Servicio Hidrológico tenga
experiencia en el diseño y fabricación de instrumentos hidrológicos basados en la
microelectrónica.
La industria de la microelectrónica es muy dinámica; todos los años aparecen
nuevos componentes y dispositivos electrónicos que presentan empresas reciente-
mente implantadas. Cada año salen al mercado nuevos productos comerciales, siem-
RESUMEN DE LOS INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS 91

pre más numerosos y variados, y con frecuencia más baratos. Esto se debe a las
nuevas técnicas de fabricación y de creación de diseños, así como a la economía de
escala que permite reducir el precio de costo de la producción en grandes cantidades.
El precio unitario bajo se obtiene porque el costo del diseño y la preparación de la
fabricación se distribuye entre numerosas unidades.
Es muy importante saber también que todos los años se interrumpe la produc-
ción de numerosos componentes y productos existentes.
Desafortunadamente, la demanda de instrumentos hidrológicos es en general
muy pequeña, en comparación con otros mercados. Por lo tanto, el costo de dichos
instrumentos no se beneficia de la economía de escala al mismo nivel que muchos
otros productos.
Asimismo, es necesario que los instrumentos hidrológicos funcionen automáti-
camente, con corriente eléctrica de baja potencia y en un entorno que pueda incluir
una amplia gama de temperaturas, grados de humedad, polvo y otros factores am-
bientales. Esto incrementa mucho el costo unitario. Otros aparatos microelectróni-
cos que han sido diseñados para usarlos en situaciones rigurosas, como los de uso
militar, están con frecuencia en un orden de costos que supera las posiblidades de
muchos Servicios Hidrológicos.
Existe en el mercado una extensa serie de instrumentos hidrológicos producidos
en su mayoría por pequeñas o medianas empresas especializadas. Cada empresa pu-
blica una documentación sobre el funcionamiento, las interfases y las normativas am-
bientales impuestas a los instrumentos. Es responsabilidad del usuario, cuando acep-
ta el instrumento, verificar que éste responda eficazmente a las normas prescritas.

6.2.3 Microprocesadores
Técnicamente, los microprocesadores son computadoras. Su introducción en las
actividades de recopilación de datos hidrológicos tuvo lugar a mediados de los años
70 con la fabricación de plataformas de recopilación de datos (PRD) para la adquisi-
ción y transmisión de datos hidroclimáticos.
El uso de microprocesadores permite:
a) corregir, en tiempo real, las señales indicadas por el sensor;
b) obtener sobre el terreno una primera información a partir de datos en bruto (por
ejemplo cálculo de la media y extracción de extremos);
c) convertir la señal de un sensor en otro parámetro (por ejemplo nivel de agua en
caudal mediante la aplicación de la curva de caudales);
d) variar el programa de medición (por ejemplo la frecuencia de acuerdo al valor
del parámetro).
Los microprocesadores son también muy útiles ya que facilitan la aplicación de
otros métodos de medición (por ejemplo el método del bote móvil para mediciones de
caudal), así como para realizar en tiempo real diversas operaciones de cálculo de datos.
92 CAPÍTULO 6

6.2.4 Registradores automáticos de varios parámetros


Las características de funcionamiento de los registradores automáticos de varios pará-
metros incluyen la medición, el almacenamiento y el control y, para muchos registrado-
res, la telemetría de datos hidrológicos. Estas tres funciones se reflejan en la estructura
de estos instrumentos. Como su nombre lo indica, los registradores automáticos de va-
rios parámetros están diseñados para integrar datos procedentes de dos o más subsiste-
mas de mediciones, con un subsistema de almacenamiento y control. El registrador debe
interactuar con otros factores exteriores, como el sistema de suministro de energía eléc-
trica, el ambiente hidrológico propiamente dicho, la pantalla de visualización de datos y
los operadores que dan inicio o ponen en funcionamiento de rutina el subsistema.
La función de un subsistema de medición hidrológica es captar una señal especí-
fica del agua y convertirla en un dato adecuado para ser visualizado, registrado o
procesado. Por ejemplo, la medición mecánica del nivel del agua se obtiene con un
flotador conectado a una plumilla que marca sobre una banda registradora, o una
perforadora de cinta de papel, mientras que los sistemas microelectrónicos generan
una señal eléctrica. Los datos que suministran los aparatos mecánicos también se
pueden observar directamente en una pantalla. Otros subsistemas más recientes, uti-
lizan otras técnicas de medición.
Los subsistemas de almacenamiento y control de los registradores aceptan
señales de dos o más subsistemas de medición y las almacenan en un formato ade-
cuado para la recuperación, el análisis o la telemetría. Estas señales se pueden trans-
mitir continuamente o a intervalos de tiempo fijos o irregulares. La transferencia de
datos se puede ordenar de cualquier parte de las interfases entre los subsistemas. La
comunicación de los datos a través de las interfases debe estar claramente definida
para cada subsistema y éstos deben ser compatibles.
Muchos subsistemas modernos de almacenamiento y control pueden realizar
análisis complejos de datos en tiempo real y usar estos análisis para calcular infor-
mación derivada, compactar datos o iniciar una acción. Por ejemplo, con algunos
subsistemas se pueden recopilar datos en condiciones que cambian rápidamente, co-
mo la velocidad y la dirección del viento (un conjunto de parámetros muy variables),
y calcular y almacenar datos estadísticos, en vez de valores discretos.
El subsistema puede tomar el control automático en función de los valores reci-
bidos. Los subsistemas modernos son capaces de enviar señales de control al sub-
sistema de medición para aumentar la frecuencia de las medidas, o enviar señales al
subsistema telemétrico para iniciar los avisos o mensajes de alerta que se transmiten.
Asimismo, algunos registradores de datos multiparámetros equipados con tele-
metría pueden tener un sistema de funcionamiento que se controla a distancia, a
través del subsistema telemétrico.
Los subsistemas hidrológicos de telemetría consisten también en tres elementos:
un equipo de detección sobre el terreno, un medio de comunicación, como el teléfono
RESUMEN DE LOS INSTRUMENTOS HIDROLÓGICOS 93

o enlaces de radiocomunicación, y las estaciones de recepción. El equipo de detec-


ción sobre el terreno es un registrador de datos de varios parámetros como el antes
definido. Los párrafos siguientes tratan del subsistema de telemetría sobre el
terreno.
En algunos modelos, se ha previsto una comunicación bidireccional entre una
estación hidrológica a distancia y una estación central de recepción. En otros mode-
los, el sistema sólo acepta una comunicación unidireccional desde la estación a dis-
tancia hasta la estación central de recepción. En el primer caso, la estación se inte-
rroga y se le ordena transmitir los datos. En el segundo caso, la estación inicia una
transmisión después de un tiempo determinado o cuando el dato hidrológico excede
una condición límite. Se puede controlar la transmisión de manera que se produzca
a intervalos fijos o aleatorios.
Los subsistemas hidrológicos actuales de telemetría comunican por microondas,
radio o teléfono. La transmisión por microondas requiere un enlace visual directo,
mientras que la transmisión por radio puede ser visual directa o retransmitida me-
diante un enlace de transmisión en tierra o instalado a bordo de un satélite de órbi-
ta terrestre.
En los subsistemas telemétricos es necesario que el sistema instalado a distancia
satisfaga las normas del medio de comunicación utilizado. Por ejemplo, como las ca-
lidades particulares de líneas telefónicas sólo pueden aceptar algunas velocidades de
comunicación de datos, el subsistema telemétrico debe ajustarse a esas velocidades de
transmisión. Asimismo, el uso de un satélite como relé para la transmisión telemétri-
ca de datos requiere que el sistema a distancia emita los datos dentro de los límites
bien definidos de potencia y frecuencia, y según otras normas de comunicación
propias al satélite, que determina el operador del satélite.
Las características de los registradores automáticos de datos de varios paráme-
tros son los componentes materiales, los programas informáticos y las característi-
cas físicas como el tamaño, el peso y la potencia eléctrica.
El microprocesador, los circuitos, y otros componentes físicos de estos registra-
dores forman lo que se denomina hardware; y el principal componente es el micro-
procesador (véase la sección 6.2.3). Los primeros microprocesadores comercializa-
dos podían procesar de cuatro a ocho bits de información a la vez, y se conocían
como microprocesadores de 4 a 8 bits. Más adelante se introdujeron en el mercado
los microprocesadores de 16 a 32 bits.
Los microprocesadores utilizados en los registradores de datos de varios paráme-
tros hidrológicos deben tener una secuencia de instrucciones muy bien definidas (pro-
gramas) para determinar las operaciones de los registradores. Estas instrucciones defi-
nen muchas facetas del funcionamiento interno del sistema, así como la manera en que
el microprocesador funciona con otros elementos del hardware. El programa informá-
tico determina cómo el microprocesador mantiene el tiempo, cómo y a qué frecuencia
94 CAPÍTULO 6

envía los datos a los dispositivos de almacenamiento de datos o al subsistema telemé-


trico, y todas las múltiples tareas que debe realizar. La programación del funciona-
miento de un registrador de datos se realiza por medio de un dispositivo separado o
por interruptores, o un teclado diseñado como parte integrante del subsistema de alma-
cenamiento y control.
En la actualidad, los registradores automáticos de datos de varios parámetros
son pequeños y ligeros en comparación con los instrumentos tradicionales de
recopilación de datos hidrológicos que sustituyen. Gracias a su pequeño tamaño y a
las bajas exigencias de potencia eléctrica, con frecuencia funcionan con baterías y se
pueden instalar en pequeñas garitas protegidas de la intemperie. Muchos de ellos
tienen una pantalla, lo que permite, en la visitas de técnicos o hidrológos, evaluar el
estado de funcionamiento y revisar la calidad de los datos recopilados.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1980: Manual on Stream Gauging.
Volúmenes I y II, Informe de hidrología operativa Nº 13, OMM–Nº 519, Ginebra.
2. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente/Organización
Mundial de la Salud/Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la
Ciencia y la Cultura/Organización Meteorológica Mundial, 1992: Global
Environment Monitoring System (GEMS)/Water Operational Guide. Canada Centre
for Inland Waters, Burlington, Ontario.
3. Organización Internacional de Normalización, 1983: Measurement of Liquid
Flow in Open Channels. ISO Standards Handbook 16, Ginebra.
CAPÍTULO 7
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES

7.1 Condiciones generales


El volumen total de las precipitaciones que llegan al suelo durante un período deter-
minado se expresa en función del nivel que alcanzarían sobre una proyección hori-
zontal de la superficie terrestre, una vez se hayan fundido todas las precipitaciones
caídas en forma de nieve o hielo. Las nevadas se miden también en función del espe-
sor de la nieve fresca que cubre una superficie plana y horizontal. El objetivo prin-
cipal de cualquier método de medición de las precipitaciones es obtener muestras
representativas de la precipitación en la zona a que se refiera la medición. En
hidrología, es fundamental medir el valor exacto de las precipitaciones. Por lo tanto,
es muy importante que se tenga en cuenta la elección del emplazamiento y la forma
y exposición del pluviómetro; además, deben tomarse medidas para impedir las pér-
didas por evaporación, efectos del viento y salpicaduras.
En este capítulo se examinan las facetas de la medición de precipitaciones más
importantes para las prácticas hidrológicas. La Guía de Instrumentos y Métodos de
Observación Meteorológicos [1] contiene más información sobre este tema.

7.2 Emplazamiento del pluviómetro


En una instalación ideal, el agua recogida en un pluviómetro representará las preci-
pitaciones que se hayan producido en la zona circundante. Sin embargo, en la prácti-
ca es difícil crear estas condiciones debido a los efecto del viento, por lo que habrá
que prestar gran atención a la elección del emplazamiento. Los efectos del viento se
pueden considerar desde dos aspectos: efectos sobre el instrumento mismo, que en
general reducen la cantidad de agua recogida, y efectos del emplazamiento sobre la
trayectoria del viento, a menudo más importantes y pueden dar resultados superiores
o inferiores de la precipitación medida.
Las perturbaciones creadas por un obstáculo dependen de la relación entre sus
dimensiones lineales y la velocidad de caída de la precipitación. Este efecto se redu-
ce, aunque no se elimina del todo, al elegir el emplazamiento de modo que la velo-
cidad del viento al nivel de la boca del instrumento sea lo más pequeña posible, pero
de manera que la lluvia no sea detenida por objetos circundantes, y/o al modificar
los alrededores del pluviómentro de modo que la corriente de aire que pase sobre la
96 CAPÍTULO 7

boca de éste sea lo más horizontal posible. Todos los pluviómetros de una región o
país deben estar instalados de manera similar y en las mismas condiciones.
El pluviómetro se debe exponer con su boca en posición horizontal sobre el ni-
vel del suelo. Si el emplazamiento lo permite, el pluviómetro deberá estar protegi-
do del viento en todas las direcciones por objetos (árboles, arbustos, etc.), cuya altura
sea lo más uniforme posible. La altura de estos objetos sobre la boca del plu-
viómetro deberá ser por lo menos la mitad de la distancia que existe entre el instru-
mento y los objetos (para proporcionarle una protección adecuada del impacto del
viento), pero no deberá exceder la distancia existente entre el pluviómetro y los obje-
tos (para evitar la intercepción de parte de la lluvia que llega al pluviómetro). La
situación ideal es tener ángulos de 30° y 45° entre la cima del pluviómetro y la de
los objetos circundantes.
Deben evitarse, como protección para el pluviómetro, objetos como rompevien-
tos consistentes en una sola hilera de árboles, pues tienden a aumentar la turbulen-
cia en el sitio del pluviómetro. También debe evitarse la protección aislada o irregu-
lar cerca del pluviómetro, debido a los efectos variables e impredecibles que puedan
tener sobre lo que éste capte. Cuando no sea posible garantizar una protección ade-
cuada contra el viento, es mejor suprimir todos los obstáculos situados a una distan-
cia del instrumento igual a cuatro veces sus respectivas alturas. Asimismo, deberá
elegirse un emplazamiento cubierto de la fuerza del viento para impedir los errores
de mediciones que se puedan originar por este motivo. Siempre habrá que actuar con
precaución, de modo que el emplazamiento elegido no produzca perturbaciones sig-
nificativas en el flujo del viento. Convendrá evitar las pendientes y los suelos fuerte-
mente inclinados en una dirección (sobre todo si ésta coincide con la del viento pre-
dominante).
El terreno circundante puede estar cubierto de césped, grava, o ripio, pero una
superficie plana y dura como la de cemento origina salpicaduras excesivas. La boca
del pluviómetro debe hallarse lo más baja posible con relación al suelo (la velocidad
del viento aumenta con la altura), pero ha de estar al mismo tiempo lo suficiente-
mente elevada para evitar que el agua que cae al suelo salpique el pluviómetro. En
las regiones donde la nieve es escasa y donde no hay peligro de que las inmedia-
ciones del pluviómetro estén cubiertas por charcos de agua, incluso en caso de llu-
vias intensas, se recomienda una altura normalizada de 30 centímetros. Si no se
cumplen estas condiciones, se recomienda una altura normalizada de un metro.
En lugares expuestos, en los que no se dispone de una protección natural, se ha
observado que se pueden obtener mejores resultados, al medir las precipitaciones lí-
quidas, si el pluviómetro se instala en un pozo, de modo que su borde esté a nivel del
suelo (figura 7.1). El pozo se cubre con una rejilla antisalpicaduras, de plástico fuerte
o metal, con una abertura central para el embudo del pluviómetro. La rejilla antisal-
picaduras debe componerse de finos listones de unos 12,5 cm de largo, colocados
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 97

verticalmente con un espaciamiento de unos 12,5 cm en un modelo simétrico cuadra-


do. La zona que rodea al pluviómetro deberá estar nivelada y libre de obstrucciones
importantes, por lo menos, en 100 metros hacia todas las direcciones.
Otra posible instalación, pero no tan efectiva, sería instalar el pluviómetro en el
centro de un muro circular de césped. La pared interior del muro deberá ser verti-
cal, con un radio de cerca de 1,5 metros. La pared exterior deberá inclinarse en un
ángulo de unos 15° con respecto a la horizontal. La parte superior del muro debe
estar al mismo nivel que la boca del pluviómetro. Deberán tomarse medidas para el
drenaje. Debe tenerse en cuenta que el pluviómetro de pozo está previsto para medir
precipitaciones líquidas y que no debe usarse en mediciones de nevadas.
Otro medio de modificar las inmediaciones del pluviómetro consiste en dispo-
ner pantallas apropiadas en torno al instrumento. Cuando están bien concebidas,
estas pantallas permiten obtener resultados mucho más representativos que los que
se consiguen con los pluviómetros no protegidos, totalmente expuestos al viento. La
protección ideal debe:
a) asegurar un flujo de aire paralelo a la boca del pluviómetro;
b) evitar toda aceleración local del viento sobre la boca del pluviómetro;
c) reducir en lo posible la velocidad del viento que azota lateralmente el pluvió-
metro; en estas condiciones, la altura de la boca del pluviómetro por encima del
suelo reviste mucha menos importancia;
d) evitar toda salpicadura en dirección de la boca del pluviómetro; en estas condi-
ciones, la altura de la boca del pluviómetro por encima del suelo reviste mucha
menos importancia;
e) evitar que la nieve obstruya la boca del pluviómetro.

;
E

;
C
B
B 5 cm
v v v v v

N C 5 cm
D 60 cm
E 60 cm
N 30 cm

Figura 7.1 — Pluviómetro enterrado para medir las precipitaciones líquidas


98 CAPÍTULO 7

La precipitación en forma de nieve está mucho más condicionada a los efectos


adversos del viento que la lluvia. En lugares excepcionalmente ventosos, la capta-
ción en un pluviómetro con o sin protección contra el viento, puede ser inferior a la
mitad de la caída de nieve real. Los emplazamientos elegidos para medir nevadas
y/o la capa de nieve deben, en lo posible, estar en zonas protegidas del viento. Las
pantallas de protección, acopladas a los pluviómetros, han demostrado ser bastante
efectivas para reducir los errores de captación de la precipitación debidos al viento,
en especial para precipitaciones sólidas. Sin embargo, ningún protector hasta el
momento elimina por completo los errores de medición causados por el viento.

7.3 Pluviómetros no registradores


7.3.1 Generalidades
Los pluviómetros no registradores, utilizados por la mayoría de los Servicios
Meteorológicos e Hidrológicos para las mediciones oficiales, consisten casi siempre
en receptáculos abiertos con lados verticales, por lo general en forma de cilindros
rectos. En los distintos países, se utilizan diferentes alturas y tamaños de boca, por
lo tanto las mediciones no son en realidad comparables. La altura de la precipitación
captada en un pluviómetro se calcula por medio de un tubo medidor o de una regla
graduados. En pluviómetros que posean paredes no verticales, la medición se hace,
ya sea pasando o midiendo el volumen del contenido, o midiendo la profundidad con
una varilla o regla de medir especialmente graduadas.

7.3.2 Pluviómetros normalizados


El pluviómetro ordinario utilizado para la lectura tiene, con frecuencia, la forma de
un tubo colector que desemboca en un recipiente. El diámetro de la boca del tubo
colector no tiene importancia; lo más práctico es una superficie de recepción de 200
a 500 cm2, aunque en algunos países se utiliza un área de 1 000 cm2. Es conveniente
que el diámetro del tubo medidor sea igual a 0,1 del diámetro de la boca del colec-
tor. Cualquiera que sea el tamaño elegido, la graduación del dispositivo de medición
debe estar en relación con éste. Las características más importantes de un plu-
viómetro son las siguientes:
a) el borde del colector debe tener una arista cortante, descender verticalmente en
la parte interior y estar biselado en pendiente rápida en el exterior; los nivóme-
tros se deben diseñar de modo que sean muy reducidos los errores debidos a la
obturación parcial de la boca por la acumulación de nieve húmeda en sus bordes;
b) la superficie de la boca debe conocerse con una precisión del 0,5 por ciento y la
construcción del dispositivo debe ser de manera que esta superficie sea constante;
c) el colector debe estar diseñado de modo que se evite toda clase de salpicadura;
esto puede lograrse dando la suficiente profundidad a la pared vertical y una
inclinación bastante pronunciada al embudo (como mínimo 45°);
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 99

d) el cuello del tubo colector debe ser estrecho y estar bien protegido de la
radiación para minimizar las pérdidas de agua por evaporación;
e) cuando parte de la precipitación cae en forma de nieve, el embudo debe ser bas-
tante profundo para almacenar la caída de nieve de un día; esto es importante
para impedir que la nieve se amontone fuera del embudo.
Los pluviómetros utilizados en lugares donde sólo se pueden efectuar lecturas
semanales o mensuales, deben tener un diseño similar al del tipo usado para lecturas
diarias, pero con un colector de mayor capacidad y una construcción más sólida.

7.3.3 Pluviómetros totalizadores


Los pluviómetros totalizadores se utilizan para medir la precipitación total de una es-
tación en zonas aisladas o escasamente habitadas. Estos pluviómetros se componen
de un colector unido a un embudo que desemboca en un recipiente que tiene la
capacidad necesaria para contener las lluvias estacionales. Al instalar estos plu-
viómetros, deben tenerse en cuenta los criterios de exposición y protección indica-
dos en secciones anteriores.
En las zonas en las que se producen nevadas muy importantes, el colector se
debe colocar a una altura superior a la capa de nieve máxima prevista. Esto se logra
instlando el pluviómetro en una torre o montando el colector en un tubo de acero de
30 cm de diámetro y de una altura suficiente para que la cubeta esté siempre por
encima de la altura máxima de la nieve acumulada.
En el recipiente se vierte una solución anticongelante para que se derrita la nieve
que cae en el pluviómetro. Una solución apropiada de este tipo consiste en una mez-
cla, por unidad de peso, de 37,5 por ciento de cloruro de calcio comercial (con una
pureza del 78 por ciento) y de 62,5 por ciento de agua. También puede utilizarse una
solución de etilenglicol. La segunda solución anticongelante, aunque más cara, es
menos corrosiva que el cloruro de calcio y da mayor protección sobre una gama más
amplia de concentraciones. El volumen del anticongelante vertido en el recipiente
no debe exceder un tercio de la capacidad total del pluviómetro.
Para evitar la pérdida de agua por evaporación debe usarse una fina película de aceite,
en este caso 8 mm de espesor son suficientes. Se recomienda usar aceites de motor no de-
tergentes y de baja viscosidad. No se deben utilizar aceites de transformador o con siliconas.
El valor de las precipitaciones estacionales se determina al pesar o medir el vo-
lumen del líquido contenido en el recipiente. Sea cual fuere el método que se em-
plee, debe tenerse en cuenta la cantidad de anticongelante introducida en el recipien-
te al comienzo de la estación.

7.3.4 Métodos de medición


Para la medición de la lluvia recogida en el pluviómetro se utilizan corrientemente
dos métodos: una probeta graduada y una varilla graduada para la medición del nivel.
100 CAPÍTULO 7

La probeta graduada debe estar hecha de vidrio transparente, con un reducido


coeficiente de dilatación, y llevar claramente indicadas las dimensiones del plu-
viómetro con el que ha de usarse. Su diámetro no debe ser superior a un tercio del
de la boca del pluviómetro.
Las graduaciones deben marcarse con cuidado; por lo general, sólo se deben
hacer cada 0,2 mm, indicando claramente las líneas correspondientes a cada milíme-
tro entero. Es también conveniente que se marque la línea correspondiente a 0,1 mm.
Cuando no sea necesario medir las precipitaciones con tanta exactitud, la graduación
será de 0,2 a 1,0 mm, y después cada milímetro siguiente, y señalar bien claro cada
graduación correspondiente a 10 mm. Si se quiere que las mediciones sean exactas, el
error máximo de las graduaciones no debe exceder de ±0,05 mm en la graduación co-
rrespondiente a 2 mm o por encima de ella, ni de ±0,02 mm por debajo de esa marca.
Para lograr esta exactitud con pequeñas cantidades de lluvia, el interior de la
probeta debe tener una base de forma cónica. En todas las mediciones, se debe
tomar como línea básica el punto inferior del menisco de agua; es importante man-
tener vertical la probeta y evitar los errores de paralaje. Es útil, al respecto, que las
principales líneas de graduación se repitan en el interior de la probeta.
Las varillas medidoras de nivel deben ser de cedro o de otro material apropiado
que no absorba mucho el agua y cuyo efecto de capilaridad sea reducido. Las vari-
llas de madera no deben usarse si se ha añadido aceite al colector para evitar la eva-
poración del agua; se usarán varillas de metal o de otro material fácil de limpiar.
Estas varillas deben tener un pie de metal para evitar el desgaste y estar graduadas
de acuerdo con la relación entre la superficie de los cortes transversales de la entra-
da del pluviómetro y del recipiente, teniendo en cuenta el agua que desplaza la
propia varilla. Se deben hacer marcas cada 10 mm. El error máximo de graduación
admisible en una varilla de medición de nivel no debe exceder ±0,5 mm en ningún
punto. Si bien la medición puede hacerse con una varilla, siempre que sea posible,
será mejor controlar el resultado con una probeta graduada.
Se puede también medir la cantidad de agua por el peso; este método tiene
varias ventajas. Para ello, se pesa el recipiente y su contenido y se sustrae el peso
del recipiente vacío. De este modo no existe peligro de que se produzcan derrames
ni que parte del agua quede adherida a las paredes del recipiente. Los métodos co-
rrientes son, sin embargo, más simples y baratos.

7.3.5 Errores y exactitud de las lecturas


Siempre que las lecturas se hagan con el debido cuidado, los errores que puedan
cometerse en la medición del agua recogida en el pluviómetro son mínimos com-
parados con los errores debidos a la instalación del instrumento. Las lecturas diarias
deben redondearse a los 0,2 mm más cercanos y de preferencia a la décima de
milímetro más próximo, y las lecturas semanales o mensuales pueden redondearse al
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 101

milímetro más cercano. Las principales fuentes de error en la medición son el uso
de probetas o varillas de medición sin graduación exacta, el derrame de parte del lí-
quido cuando es transferido a la probeta y la incapacidad de trasvasar toda el agua
del receptor a la probeta.
Además de estos errores, pueden producirse pérdidas por evaporación. Éstas
sólo pueden ser considerables en regiones de clima cálido y seco y en caso de que
los pluviómetros se observen a intervalos poco frecuentes. Las pérdidas por eva-
poración se pueden reducir poniendo algo de aceite en el recipiente o diseñando el
pluviómetro de modo que sea pequeña la superficie de agua expuesta a la evapo-
ración, haya poca ventilación y que no se eleve mucho la temperatura interna del plu-
viómetro. La superficie receptora del pluviómetro debe ser lisa a fin de que las gotas
de lluvias no se adhieran a ella. Esta superficie nunca se debe pintar.
En invierno cuando las lluvias son a menudo seguidas de heladas, se pueden evi-
tar los daños del recipiente, y por lo tanto las pérdidas por filtración, agregando una
solución anticongelante. Esta medida se aplica a los pluviómetros visitados con
poca frecuencia. Al proceder a la lectura del pluviómetro hay que tener en cuenta la
solución añadida. Todos los pluviómetros se deben controlar periódicamente para
detectar posibles pérdidas.

7.3.6 Corrección de errores sistemáticos


Los efectos del viento, la humedad, la evaporación, la ventisca de nieve y las salpica-
duras son en general la causa de que la cantidad de precipitación medida sea inferior
(de tres a 30 por ciento o más) a la que realmente ocurrió. Este error sistemático
puede ser corregido si los datos recogidos van a ser usados para cálculos hidrológi-
cos [2]. Antes de hacer las correcciones, los datos originales deben archivarse. Los
datos publicados deben llevar la mención “medidos” o “corregidos”, según proceda.
Las correcciones que se pueden hacer a la medición de las precipitaciones
dependen de las relaciones entre los componentes del error y los factores meteoroló-
gicos. Así, la pérdida debida a la perturbación del campo del viento cercano a la
boca del pluviómetro está relacionada con la velocidad del viento y la estructura de
la precipitación. Esta última se puede caracterizar según el período de tiempo usado,
por la proporción de las precipitaciones de baja intensidad (ip ≤ 0,03 mm min-1), por
un logaritmo de la intensidad de la lluvia, por la temperatura del aire y/o la hume-
dad, y por el tipo de precipitación. La pérdida debida a las mojaduras está relacio-
nada con el número de ocasiones y/o de días de lluvia, mientras que la pérdida por
evaporación es una función del déficit de saturación y de la velocidad del viento. El
error por exceso de precipitación medida como resultado de la ventisca o el esparci-
miento de nieve está relacionado con la velocidad del viento.
Si se deben aplicar correcciones diarias, se pueden utilizar los datos de las
observaciones de los factores meteorológicos antes indicados, obtenidas en el sitio
102 CAPÍTULO 7

de medición o en sus inmediaciones. En sitios donde no se disponga de esas obser-


vaciones meteorológicas, sólo deben utilizarse estimaciones para períodos de tiem-
po mayores que un día, por ejemplo un mes.
El valor de la corrección varía entre 10 y 40 por ciento para meses individuales
y depende de la estimación de los factores meteorológicos empleados.
El tabla 7.1 contiene los principales componentes del error sistemático en la
medición de la precipitación.
En la figura 7.2 se indica el factor de corrección k por el efecto de la deformación
del campo de viento sobre el orificio del pluviómetro, estimado experimentalmente
con varios pluviómetros. Es una función de dos variables: la velocidad del viento du-
rante la precipitación al nivel del borde del pluviómetro y la velocidad de caída de las
partículas de precipitación. Esta última depende de la estructura de la precipitación.
El valor absoluto de la pérdida por humedad depende de la geometría y del mate-
rial del colector y del depósito del pluviómetro, del número de mediciones de preci-
pitaciones y de la cantidad, frecuencia y forma de las precipitaciones. Este valor es
diferente si las precipitaciones caen en forma líquida, mezclada o sólida, y se pueden
estimar por peso o por mediciones volumétricas en laboratorio. La pérdida por hume-
dad para precipitaciones sólidas es en general más pequeña que para las precipi-
taciones líquidas porque el colector sólo se humedece una vez que la nieve se derrite.
La pérdida total mensual por humedad, ∆P1, se puede calcular con la ecuación:
_
∆P1 = a M (7.1)

donde P1 es el promedio de la pérdida por humedad diaria para un colector determi-


nado y M el número de días de lluvia.
Si la cantidad de precipitaciones se miden más de una vez al día, la pérdida total
mensual por humedad se obtiene de la siguiente manera:

∆P1,2 = ax Mp (7.2)

donde ax es el promedio de la pérdida a causa de la humedad y la medición de la pre-


cipitación para un pluviómetro determinado y una forma de precipitación, mientras que
Mp es el número de mediciones de precipitaciones durante el período que se examina.
La pérdida por evaporación se puede estimar de la siguiente forma:
∆P3 = ie τe (7.3)
El valor de ie depende de la construcción, material y color del pluviómetro, de
la forma y cantidad de precipitación, del déficit de saturación del aire y de la veloci-
dad del viento al nivel del borde del pluviómetro durante la evaporación. Es difícil
calcular ie teóricamente debido a la compleja configuración del instrumento. Sin
embargo, ie se puede calcular con ecuaciones empíricas o funciones gráficas como
TABLA 7.1
Principales componentes del error sistemático en la medición de las precipitaciones y sus factores
meteorológicos e instrumentales, enumerados en orden de importancia
(
Pk = kPc = k Pg + ∆P1 + ∆P2 + ∆P3 ± ∆P4 − ∆P5 )
donde Pk es la cantidad de precipitación ajustada, k factor de corrección, Pc la cantidad de precipitación captada por el colector del pluviómetro,
Pg la cantidad medida de precipitación en el pluviómetro y P1 — P5 son ajustes para corregir errores sistemáticos como se definen más abajo:

Símbolo Componente de error Magnitud Factores meteorológicos Factores instrumentales

MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES


k Pérdida debida a la deformación 2-10% Velocidad del viento en la boca La forma, la superficie del
del campo de viento por encima 10-50% * del pluviómetro y estructura receptor y la altura del receptor
de la boca del pluviómetro de la precipitación y del depósito del pluviómetro
∆P1 + ∆P2 Pérdidas debidas a la mojadura 2-10% Frecuencia , tipo y cantidad de Los mismos que los anteriores
de las paredes interiores precipitación, tiempo de secado y, además, el material, color
del colector y del depósito del instrumento y frecuencia y edad del colector y el
cuando se lo vacía del vaciado del depósito depósito del pluviómetro
∆P3 Pérdidas debidas a la evaporación 0-4% Tipo de precipitación, déficit de La superficie del receptor
del depósito saturación del aire y velocidad del y la isolación del depósito,
viento en la boca del pluviómetro durante el color y, en algunos
el intervalo de tiempo que hay entre el casos, la edad del colector
fin de la precipitación y la medición o el tipo de embudo
(fijo o desmontable)
∆P4 Salpicaduras hacia adentro y 1-2% Intensidad de las lluvias y La forma y la altura del
hacia afuera del pluviómetro velocidad del viento colector y el tipo de
instalación del pluviómetro
∆P5 Ventiscas de nieve Intensidad y duración de la tormenta La forma, la superficie del re-
de nieve, velocidad del viento y ceptor y la altura del receptor
estado de la cobertura de la nieve y del depósito del pluviómetro

103
* Nieve.
104 CAPÍTULO 7

100 80 60
a)a) 1.3
1
N (%)

2
100
80
1.2 60
40
40
k
20
1.1
20

1.0
0 2 4 6 8 10
U ph (m s -1 )

b) b) 5
1
C
C


2
27°

<-
1<-

C<1

4
-2

27°C
k 3 1<-
-8°
C
° C
<0 C<1<
< 1 °
-8°C -27
°C
1>-8
2 °C
<1<2
-2°C

1
0 2 4 6 8
U ph (m s -1 )

Factor de corrección k como una función de la velocidad del viento durante la


precipitación al nivel del borde del pluviómetro (uph) y el parámetro de la
estructura de la precipitación N y t para: a) precipitación líquida y b) precipi-
tación mixta y sólida. 1= pluviómetro Hellman sin protección; 2 = pluviómetro
Tretyakov con protección; t = temperatura del aire durante la tormenta de nieve;
N = fracción en porcentaje de los totales mensuales de lluvia caída con una
intensidad menor que un mínimo de 0,031 [3].

Figura 7.2 — Factor de corrección k como una función de la velocidad del viento
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 105

se señala en la figura 7.3. El valor de τe puede ser estimado usando instrumentos


registradores o pluviógrafos, pero también depende del número de observaciones de
las precipitaciones diarias; esto es, de tres a seis horas para las precipitaciones
líquidas medidas dos veces al día, y seis horas para la nieve porque hay evaporación
al caer la nevada.
El error que resulta por la ventisca de nieve se debe tener en cuenta durante las
tormentas de nieve cuando la velocidad del viento es superior a 5 m s-1. Los valores
de medio día se pueden calcular en el sitio de medición con observaciones visuales de
la duración de la ventisca de nieve, así como en los sitios de observación donde se tie-
nen los datos de la velocidad del viento y del número de días con nieve y ventisca.
Los promedios mensuales a largo plazo se pueden determinar con el gráfico de la
figura 7.4, si se conoce la duración de la tormenta de nieve y de la velocidad del viento.
El error neto a causa del salpicado de agua, dentro y fuera del instrumento,
puede ser tanto negativo como positivo y por lo tanto se considera nulo si el instru-
mento de medición de las precipitaciones está bien diseñado (véase la sección 7.3.2).
Además de estos errores sistemáticos, existen errores aleatorios relativos a la
observación y a los instrumentos. Con frecuencia, sus efectos se consideran insigni-
ficantes en vista de los altos valores que pueden alcanzar los valores de los errores
sistemáticos.

7.4 Aparatos registradores [30]


Se utilizan en general tres tipos de registradores, a saber: de pesada, de cangilones
y de flotador. El único instrumento que sirve para medir todos los tipos de preci-
pitación se basa en el principio del peso. Los otros dos se utilizan sobre todo para
medir las precipitaciones líquidas.

7.4.1 Pluviógrafo de pesada


En estos instrumentos se registra en forma continua, por medio de un mecanismo de
resorte o de un sistema de pesas, el peso del recipiente y el de la precipitación que
se acumula en él. De este modo, las precipitaciones se registran a medida que se re-
cogen. Este tipo de pluviógrafo carece por lo general de un dispositivo de autovacia-
do, pero por medio de un sistema de palancas es posible hacer que la pluma pase por
el gráfico todas las veces que sea necesario. Estos pluviógrafos deben diseñarse de
forma que se impidan pérdidas excesivas por evaporación, la cual se puede reducir
añadiendo en el recipiente una cantidad suficiente de aceite u otra substancia que
evite la evaporación al formar una película sobre la superficie del agua. Las dificul-
tades producidas por la oscilación de la balanza en caso de fuertes vientos se pueden
disminuir con un mecanismo amortiguador por aceite. Este tipo de instrumento sirve
sobre todo para registrar las precipitaciones de nieve, granizo y aguanieve. Puede
registrar las precipitaciones sólidas sin tener que esperar a que éstas se derritan.
106 CAPÍTULO 7

18 17 16 15 14 13
0,14

12
0,12

11
0,10
10

0,08
i e (mm h -1)

0,06
8
7
0,04
6
5
4
0,02
3

2
1
0,00
0 5 10 15 20 25
d (hPa)
Precipitación líquida
Precipitación sólida

Intensidad de la evaporación (ie) para varios pluviómetros: a) precipitación líquida: i) pluviómetro


australiano normalizado 1, 2, 7, 11 para P ≤ 1 mm; 1,1 a 20 mm; > 20 mm. (todos para una velocidad
del viento, ue < 4 m s-1), y para ue > 4 m s-1, respectivamente; ii) pluviómetro Snowdon en un hoyo
3, 6, 8 para P ≤ 1 mm; 1,1 a 10 mm y ≥ 10 mm, respectivamente; iii) pluviómetro Hellman 4; iv)
pluviómetro polaco normalizado 5; v) pluviómetro húngaro normalizado 9; vi) pluviómetro
Tretyakov 10, 12, 13, 14 para velocidades del viento a nivel del borde del pluviómetro de 0 a 2, 2 a
4, 4 a 6 y 6 a 8 m s-1, respectivamente, b) precipitación sólida: pluviómetro Tretyakov 15, 16, 17, 18
para velocidades del viento 0 a 2, 2 a 4, 4 a 6, y 6 a 8 m s-1, respectivamente, donde ie es la intensi-
dad de la evaporación en mm h-1 y τe el tiempo transcurrido entre el final de la precipitación y la
medición de la precipitación.

Figura 7.3 — Pérdidas por evaporación medidas en diferentes pluviómetros


MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 107

0,08

ib (mm h -1 ) 0,06

0,04
6 10 14 18
u (m s -1 )
b

Figura 7.4 — Intensidad estacional a largo plazo de la ventisca de nieve (ib) como
una función de la velocidad del viento a largo plazo (ub) al nivel del
anemómetro (10 a 20 m) durante una ventisca de nieve

7.4.2 Pluviógrafo de flotador


En este tipo de instrumento, la lluvia recogida pasa a un recipiente que contiene un
flotador liviano; el movimiento vertical del flotador, al subir el nivel del agua, se
transmite por un mecanismo apropiado a la pluma que traza el diagrama. Si se ajus-
tan las dimensiones del embudo receptor, del flotador y del recipiente que lo con-
tiene, se pueden obtener sobre el diagrama todas las escalas que se deseen.
Para que el aparato haga un registro que cubra un período apropiado (por lo ge-
neral se requiere como mínimo 24 horas), es necesario que el recipiente en el que se
encuentra el flotador sea muy grande (en cuyo caso se obtiene una escala reducida en
el diagrama) o que se disponga de algún medio automático para vaciar rápidamente
el recipiente cada vez que esté lleno; la pluma regresa de este modo a la parte infe-
rior del diagrama. Por lo general, esto se logra con un sifón, que se dispara en un mo-
mento determinado para evitar que el agua se desborde, al principio o al final de la
operación, la cual no debe exceder los 15 segundos. En algunos instrumentos, la cá-
mara que contiene el flotador está montada sobre cuchillas, para que bascule una vez
llena. La agitación del agua contribuye al funcionamiento del sifón, y la cámara, una
vez vacía, vuelve a su posición original. Otros pluviómetros registradores están pro-
vistos de un sifón a presión que realiza la operación en menos de cinco segundos, en
tanto que otros tipos tienen una pequeña cámara auxiliar en la que se recoge la lluvia
que cae durante la operación, y se vacía en la cámara principal una vez que el sifón
deja de funcionar, asegurándose así un registro adecuado de la precipitación total.
108 CAPÍTULO 7

Si existe el peligro de que se produzcan heladas durante el invierno, deberá


instalarse dentro del pluviómetro algún dispositivo de calefacción. De este modo, se
impedirá que el agua, al congelarse, dañe el flotador y la cámara del flotador, y se
podrá registrar la lluvia durante este período. Si se dispone de electricidad, basta con
un pequeño elemento calentador o una lámpara eléctrica de poca potencia, de lo con-
trario habrá que emplear otras fuentes de energía. Un método práctico consiste en
enrollar un hilo térmico alrededor de la cámara colectora y conectarlo a una batería
de gran capacidad. La cantidad de calor suministrada deberá mantenerse en el míni-
mo necesario para impedir la formación de hielo, pues el calor afectará la exactitud
de las observaciones, al modificar los movimientos verticales del aire sobre el plu-
viómetro y al aumentar las pérdidas por evaporación.

7.4.3 Pluviógrafo de cangilones


El principio de este tipo de pluviómetro registrador es muy simple. Un recipiente de
metal liviano, dividido en dos compartimientos, se coloca en equilibrio inestable
sobre un eje horizontal; en su posición normal, el recipiente reposa sobre uno de sus
dos topes, lo que impide que se vuelque completamente. El agua de lluvia es trans-
ferida desde un embudo colector ordinario al compartimiento superior; una vez
recogido un determinado volumen de lluvia, la cubeta pierde estabilidad y se incli-
na hacia su segunda posición de reposo. Los compartimientos del recipiente son de
forma tal que el agua puede salir entonces del compartimiento inferior y dejarlo
vacío, entretanto, el agua de lluvia cae dentro del compartimiento superior que ha
vuelto a su posición. El movimiento de la cubeta al volcarse puede utilizarse para
accionar un relé de contacto y originar un registro en forma de trazos discontinuos;
la distancia entre cada trazo representa el tiempo requerido para la recolección de
una pequeña cantidad de lluvia. Si se requieren registros detallados, esta cantidad de
lluvia no debe exceder de 0,2 mm. Para muchos propósitos hidrológicos, en parti-
cular para regiones de precipitaciones abundantes y para los sistemas de prevención
de inundaciones son satisfactorias cubetas de 0,5 a 1,0 mm.
La principal ventaja de este tipo de instrumento es que posee un generador de pul-
sos electrónicos y puede adaptarse para el registro a distancia o para el registro simultá-
neo de las lluvias y del nivel de un río en un limnígrafo. Sus inconvenientes son:
a) la cubeta toma un tiempo reducido, pero determinado, para bascular y durante
la primera mitad de su movimiento la lluvia cae en el compartimiento que con-
tiene la lluvia que ya se ha contabilizado. Este error sólo es perceptible en el
caso de fuertes precipitaciones [4];
b) con el tipo de cubeta que se utiliza con frecuencia, la superficie del agua expues-
ta es relativamente importante y, por consiguiente, se pueden producir pérdidas
por evaporación, en especial en regiones cálidas. Esto reviste mayor importan-
cia si las lluvias son escasas;
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 109

c) debido a la irregularidad del registro, este instrumento no da resultados satisfac-


torios con ligeras lloviznas o lluvias muy finas. En este caso no puede determi-
narse con exactitud el momento en que comienzan o acaban las precipitaciones.

7.4.4 Registradores de intensidad de las lluvias


Se han diseñado y utilizado, para usos especiales, diversos registradores de intensidad de
las lluvias. Sin embargo, no se recomiendan para redes de carácter general a causa de
su complejidad. La intensidad de las lluvias se puede registrar muy bien con un plu-
viómetro registrador de flotador o de pesada, utilizando una escala de tiempo adecuada.

7.4.5 Métodos de registro


Cualquiera que sea el modo de funcionamiento del registrador de precipitaciones (ele-
vación de un flotador, movimiento basculante de una cubeta u otro) la manera de regis-
trar debe facilitar la transformación de la información en que puedan almacenarse y
analizarse ulteriormente. El medio más sencillo de hacerlo consiste en desplazar una
banda cronológica, con un aparato de relojería a cuerda o eléctrico, y que una plumilla
registre en la banda los movimientos del flotador o del dispositivo de báscula. Hay dos
tipos principales de banda: la banda de tambor, sujeta a un tambor que efectúa un gi-
ro diario, un giro semanal o un giro en el período que se desee y la banda de rodillos,
que es arrastrada por rodillos y pasa delante de la plumilla. Al alterar de la velocidad
de arrastre de la banda, el registrador puede funcionar durante períodos de una semana
a un mes e incluso períodos más largos. La escala de tiempo de la banda de rodillos
puede ser lo bastante amplia como para permitir calcular con facilidad la intensidad.
Los datos que serán registrados también pueden ser convertidos a una forma
digital, por vía mecánica o electrónica, para ser registrados como un conjunto de
puntos perforados en una banda de papel a intervalos regulares, para su posterior
lectura y procesamiento automático. Se utilizan asimismo registradores de banda
magnética y estado sólido.
El movimiento del flotador, el cangilón o la balanza también se puede transfor-
mar en una señal eléctrica transmisible, por radio o cable, a un receptor alejado don-
de pueden elaborarse registros de los datos recogidos por numerosos pluviómetros
con equipos de transmisión de datos (véase la sección 6.2.4).

7.5 Nevadas
Se entiende por nevada la cantidad de nieve fresca que se deposita durante un perío-
do de tiempo limitado. Se mide el espesor de la nieve y su equivalente en agua.

7.5.1 Espesor de la nevada


Las mediciones directas de nieve fresca sobre terreno despejado se efectuan con una
regla o escala graduada. Conviene que, en los lugares en que se considera que no hay
110 CAPÍTULO 7

amontonamiento de nieve, se calcule una media de varias mediciones verticales.


Deberán tomarse precauciones especiales para evitar medir la nieve acumulada de
precipitaciones anteriores. Esto puede hacerse barriendo de antemano una parcela
apropiada o cubriendo la nieve caída antes con algo adecuado (por ejemplo, madera,
con una superficie ligeramente rugosa, pintada de blanco) y midiendo el espesor de
la nieve acumulada sobre esta cubierta. En una superficie inclinada (que hay que
evitar en lo posible), las mediciones deben hacerse manteniendo verticalmente la
regla graduada. Si hay una capa de nieve vieja, sería incorrecto calcular el espesor
de la nieve reciente a partir de la diferencia entre dos mediciones consecutivas del
espesor total de la nieve, ya que la nieve depositada tiende a comprimirse. Si se han
producido vientos intensos, deben hacerse numerosas mediciones para obtener un
espesor representativo.
El espesor de la nieve puede también medirse utilizando nivómetro fijo de sec-
ción transversal uniforme después de nivelar la nieve, sin comprimirla. El instru-
mento debe estar a una altura suficiente para colocarse por encima del nivel medio
de la nieve, por ejemplo a 50 centímetros como mínimo del nivel máximo observa-
do, y en un lugar protegido de las ventiscas. El nivómetro debe tener al menos 20
centímetros de diámetro y la suficiente profundidad para evitar que el viento se lleve
la nieve recogida o estar provisto de tabiques paranieves (es decir, dos divisiones
verticales en ángulo recto que lo dividan en cuartos de círculo).
Los nivómetros ordinarios no protegidos son poco seguros cuando el viento es
fuerte, debido a los remolinos que se forman alrededor de la abertura del instrumen-
to. La cantidad de nieve recogida en estos aparatos suele ser muy inferior a la de los
nivómetros protegidos. Asimismo, se pueden hacer errores importantes a pesar de
la utilización de una protección, si las ventiscas envían al nivómetro nieve que ya ha
caído. Esos errores se pueden reducir si se colocan los nivómetros de tres a seis
metros por encima de la superficie.

7.5.2 Equivalente de una nevada en agua


El equivalente de una nevada en agua es la cantidad de precipitación líquida con-
tenida en dicha nevada. Puede determinarse por uno de los distintos métodos dados
a continuación. Es importante tomar varias muestras representativas:
a) pesando o fundiendo. Se toman muestras cilíndricas de nieve fresca con un
instrumento de muestreo de nieve adecuado y, luego se pesan o se funden;
b) utilizando pluviómetros. La nieve recogida en un pluviómetro no registrador se
debe fundir inmediatamente y medir con la probeta del pluviómetro. Los plu-
viógrafos de pesada también se pueden utilizar para determinar el equivalente
de la nevada en agua. En los períodos de nevada se debe retirar el embudo de
estos instrumentos para que las precipitaciones puedan caer directamente en el
recipiente.
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 111

7.6 Medición de la precipitación por radar [33]


7.6.1 Uso del radar en hidrología
El radar permite detectar la posición y el desplazamiento de las zonas de precipita-
ciones, y algunos tipos de radar pueden hasta proporcionar una evaluación de la in-
tensidad de las precipitaciones en las zonas comprendidas dentro de su alcance [5].
Para fines hidrológicos, el alcance eficaz del radar [6] es en general de 40 a 200 kiló-
metros, según las características del radar como el haz de antena, la potencia de sa-
lida y la sensibilidad del receptor. El alcance hidrológico del radar se define como
la distancia máxima a la que sigue siendo razonablemente válida la relación entre la
intensidad de los ecos de radar y la intensidad de las lluvias. La intensidad de las
precipitaciones en cualquier zona, dentro del alcance hidrológico, se puede determi-
nar si el radar está dotado de un control de intensidad de recepción debidamente cali-
brado.
Las precipitaciones atenúan las señales de radar, efecto que aumenta cuando se
emplean radares de longitud de onda corta. Además, los radares que funcionan en
longitudes de onda larga no detectan las lloviznas ni las nevadas con tanta facilidad
como los que funcionan con menor longitud de onda. La elección de una longitud
de onda adecuada depende de las condiciones climáticas y de los objetivos previs-
tos. Las tres bandas de radar indicadas en el cuadro 7.2 se utilizan para la obser-
vación de las precipitaciones.

CUADRO 7.2
Bandas de frecuencia de radares meteorológicos

Banda Frecuencia (MHz) Longitud de onda (m)


S 1 500 – 5 200 0,193 – 0,0577
C 3 900 – 6 200 0,0769 – 0,0484
X 5 200 – 10 900 0,0577 – 0,0275

7.6.2 Ecuación radar-precipitaciones


La ecuación aplicable al radar se conoce en ocasiones con el nombre de ecuación de
alcance máximo en espacio libre (FSMR – Free Space Maximum Range). Esta ecua-
ción define el alcance máximo que cabe esperar de un sistema determinado de radar.
Para las precipitaciones, cuando se considera que la lluvia cubre el haz del radar, la
ecuación reviste la siguiente forma:

Pt π 4 Arl[K]2 Z (7.4)
Pr =
8R 2 λ 4
112 CAPÍTULO 7


donde Pr es la potencia media en vatios de una serie de impulsos reflejados, Pt la
potencia pico transmitida en vatios, Ar la superficie efectiva de la antena en m2, l la
longitud de los pulsos en metros, R el alcance en metros, λ la longitud de onda en
metros, [K]2 el índice de refracción de la lluvia (0,9313 para un equipo de radar de
10 centímetros, suponiendo, una temperatura de 10°C) y Z la reflectividad expresa-
da como ∑d6 por m3, donde d es el diámetro de las gotas en milímetros.
La intensidad de las precipitaciones en mm h- 1 está relacionada con el diámetro
medio de las gotas, según la siguiente fórmula:

∑ d 6 = aPib (7.5)

donde Pi es la intensidad de la precipitación en mm h- 1 , a y b son constantes. Se ha


determinado con frecuencia la distribución de la magnitud de las gotas de lluvia
como se miden en el suelo y la conversión mediante la velocidad de caída de gotas
de diferentes tamaños en una tormenta de intensidad determinada. La ecuación que
más se utiliza es la siguiente:
Z = 200P1,6 (7.6)
i

7.6.3 Factores que afectan a las mediciones


7.6.3.1 Tipo de precipitaciones
Como la señal de retorno se ve afectada por el tamaño de las gotas y es proporcional
a la sexta potencia del diámetro del hidrómetro, la señal recibida es tanto más inten-
sa cuanto mayor sea el volumen de la precipitación. El granizo, por ejemplo, pro-
duce a menudo indicaciones de precipitaciones intensas, mientras que la nieve tiene
un índice de reflexión relativamente bajo.
Otro factor que influye en las mediciones es el aumento o la disipación de las
gotas una vez que han salido de la zona cubierta por el haz y antes de que lleguen al
suelo. En general, el efecto de evaporación en una gota en su descenso a la tierra suele
ser insignificante en el caso de tormentas con precipitaciones de gran intensidad. Sin
embargo, el aumento de las gotas de lluvia al unirse a otras gotitas en su paso por las
capas inferiores de nubes puede ocasionar una importante variación en el tamaño y el
número de gotas por debajo del haz del radar. Esto sucede sobre todo en el caso de
distancias superiores a 130 kilómetros, a partir del emplazamiento del radar, ya que las
gotas pueden recorrer, antes de llegar a tierra, mil metros a través de nubes estrati-
formes, después de salir del haz del radar y antes de llegar al suelo.

7.6.3.2 Anchura del haz


A 160 kilómetros, el haz del radar puede tener varios kilómetros de ancho, según la
abertura del haz empleado. Normalmente, se producirán variaciones muy claras en la
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 113

reflectividad del radar en este gran volumen de muestreo. Se obtiene así, para un vo-
lumen tan grande, un valor promedio más bien que un valor puntual. La ecuación apli-
cable al radar supone que el fenómeno meteorológico que se estudia llena completa-
mente el haz del radar. Por lo tanto, no cabe esperar que los valores relativos a las pre-
cipitaciones, obtenidos con un radar, estén estrechamente relacionados con las medicio-
nes pluviométricas exactas. Sin embargo, el diagrama espacial facilitado por el radar
debe ser, por lo general, mucho más representativo de la configuración isoyética verda-
dera de la tormenta que los resultados de la mayor parte de las redes de pluviómetros.
En condiciones lluviosas, se ha observado que la frecuencia de los ecos registra-
dos a 160 kilómetros sólo correspondía al cuatro por ciento de los ecos registrados a
una distancia de 64 kilómetros. Por lo tanto, un aguacero que llene el haz a 64 kiló-
metros cubrirá apenas 1/8 del haz a 160 kilómetros. Este resultado se debe a la com-
binación de factores referentes a la anchura y altura del haz.

7.6.3.3 Refracción del haz


Las ondas de radar se propagan en el espacio por un efecto refractivo que hace que
las ondas sigan una trayectoria curva, con un radio de curvatura medio aproximado
a cuatro tercios del radio medio de la Tierra. Como resultado de la discontinuidad
vertical de la humedad, se puede producir una curvatura refractiva adicional del haz.
Esto origina lo que a menudo se conoce como canalización o distorsión del haz, que
tiene por efecto curvar el haz del radar hacia la Tierra o, por el contrario, hacia el
espacio, con lo que éste pasa por encima de precipitaciones que se encuentran entre
80 y 120 kilómetros. Las condiciones meteorológicas que favorecen el fenómeno de
canalización o distorsión se pueden determinar matemáticamente.

7.6.3.4 Atenuación atmosférica


La atenuación de las microondas se debe a los gases de origen atmosférico: gas de
la atmósfera, nubes y precipitaciones. La atenuación de las ondas de radio es el re-
sultado de dos efectos: la absorción y la dispersión. Por lo general, los gases actúan
sólo como elementos absorbentes, en tanto que las nubes y las gotas de lluvia ejercen
efectos de absorción y dispersión. Para los radares que funcionan en grandes longi-
tudes de onda, la atenuación no constituye un problema y puede desestimarse. La
atenuación se expresa casi siempre en decibelios.
El decibel (dB) sirve para medir una potencia relativa y se expresa como sigue:
Pt
dB = 10 log 10 (7.7)
Pr
donde Pt y Pr representan, respectivamente, la potencia transmitida y la potencia
recibida. En el cuadro 7.3 se indica la atenuación de la señal en función de la inten-
sidad de la precipitación y de la longitud de onda.
114 CAPÍTULO 7

CUADRO 7.3
Atenuación de las señales de radar por las precipitaciones (dB km-1)

Intensidad de la pre- Longitud de onda (m)


cipitación (mm h-1) 0,1 0,057 0,032 0,009

1,0 0,0003 0,002 0,007 0,22


5,0 0,0015 0,015 0,061 10,10
10,0 0,0030 0,033 0,151 2,20
50,0 0,0150 0,215 1,250 11,00
100,0 0,0300 0,481 3,080 22,00

Distancia (km) a la que debe extenderse una precipitación de intensidad


determinada para originar una atenuación de 10 dB
en varias longitudes de onda

Intensidad de la pre- Longitud de onda (m)


cipitación (mm h-1) 0,1 0,057 0,032 0,009

1,0 33 000 4 500 1 350 45


5,0 6 600 690 164 9,1
10,0 3 300 310 66 4,5
50,0 600 47 8 0,9
100,0 300 21 3,2 0,4

7.6.3.5 Atenuación por la distancia


La potencia de la señal recibida es inversamente proporcional al cuadrado de la dis-
tancia a la que se encuentra el objetivo. Por consiguiente, se produce otro tipo de
atenuación debido a la propagación del haz en el espacio, y la atenuación de la señal
se acentúa a medida que aumenta, con la distancia, la anchura del haz. La energía
de los impulsos del radar que constituyen el haz se disipa casi del mismo modo que
las ondas luminosas del haz de una linterna. Muchos radares modernos compensan
eléctricamente en la pantalla del aparato la atenuación introducida por la distancia.

7.6.4 Métodos y procedimientos


7.6.4.1 Métodos fotográficos
Para fines operativos, suele utilizarse una cámara automática de revelado rápido con
la que se fotografía la pantalla de control para obtener diapositivas de exposición
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 115

múltiple. Esas exposiciones múltiples, hechas cada 10 minutos, sirven para detectar
las zonas en las que, durante la última o las dos últimas horas, se hayan producido
precipitaciones persistentes o intensas, o ambas. Las partes más brillantes de la pelí-
cula corresponden a las precipitaciones más intensas o las de mayor persistencia, pues
estas últimas han sido reforzadas por la repetición del eco en las sucesivas exposicio-
nes. Después del revelado, se proyectan las imágenes de los ecos sobre un mapa, en
el que se pueden puntear y comparar con los informes de precipitaciones observadas.
En condiciones ideales, donde el eco es suficientemente intenso para saturar la
misma superficie en cada exposición, aparecerá una zona completamente quemada
en la diapositiva de exposición múltiple. Si una zona no se mantiene saturada
durante el total de exposiciones, la fotografía contendrá una zona de eco que no lle-
gará a estar totalmente quemada y que aparecerá en gris en la proyección.
Si el radar está provisto de un control de recepción de ganancia escalonada
(atenuadores), se puede introducir un parámetro de intensidad en la fotografía de ex-
posición múltiple. Esto se logra llevando los atenuadores paso a paso a través de
incrementos de los decibeles seleccionados y tomando una fotografía para cada nivel
de decibel. Este sistema permite realzar aún más los ecos registrados en la diaposi-
tiva y facilita la identificación de las zonas de precipitaciones de gran intensidad.
Para los análisis retrospectivos de las tormentas, se toman fotografías de la pantalla
de control a intervalos regulares.

7.6.4.2 Técnicas manuales


a) representación de contornos. El análisis más sencillo implica el trazado perió-
dico de la posición de los ecos en hojas transparentes radariscópicas de acetato,
en las que están señalados los límites geográficos. Según la magnitud (débil,
moderada o intensa) del eco, se pueden hacer evaluaciones cualitativas de la in-
tensidad instantánea de una tormenta. Para determinar las zonas afectadas, la
dirección de la tormenta, la persistencia del eco y la relación superficie/intensi-
dad, se superponen las representaciones sucesivas de las imágenes de radar
hechas a intervalos de 15 minutos;
b) representación de contornos con ganancia escalonada. Si el radar está dotado de
un control de recepción de ganancia escalonada (atenuadores), puede introducir-
se un parámetro de intensidad en la pantalla del radar. Se trazarán cada 15 minu-
tos, los ecos registrados en cada uno de los niveles seleccionados del atenuador
en decibeles. El uso de diferentes colores permite reconocer fácilmente los nú-
cleos de mayor intensidad de precipitación, así como la extensión de la tormen-
ta. Para cada nivel en decibeles corresponde, a una distancia específica, un vo-
lumen de lluvia determinado. El empleo de atenuadores permite determinar la
intensidad de las lluvias detectadas por el radar para cualquier eco de precipita-
ción registrado dentro del alcance del radar. Más allá de distancias superiores a
116 CAPÍTULO 7

180 kilómetros, esos datos tienen una utilidad limitada a causa de la escasa co-
rrelación que hay con las precipitaciones observadas en el suelo;
c) método de la cuadrícula. Se pueden utilizar otros procedimientos para evaluar las
precipitaciones a partir de los ecos de radar. El primero sólo indica la existencia de
una precipitación y algunos datos sobre su duración. En este método se superpone
una cuadrícula sobre la pantalla del radar a intervalos regulares y se hace una marca
en cada cuadrícula donde se observa el eco de alguna precipitación. Transcurrido el
intervalo de tiempo seleccionado, la cuadrícula que contenga el mayor número de
marcas corresponde a la zona en que la precipitación ha durado más tiempo.
En el segundo método se utilizan, los atenuadores. A intervalos frecuentes los
atenuadores se ajustan a valores seleccionados, en decibeles. Se puede evaluar así
la intensidad instantánea de la precipitación para cada nivel de decibel y distancia
correspondientes e inscribirse en la cuadrícula apropiada. Estos valores pueden ser-
vir ulteriormente para obtener el valor total de la precipitación.

7.6.4.3 Técnicas automáticas


Se ha fabricado un radar electrónico automático y digitalizado, capaz de tomar mues-
tras de ecos de radar a razón de 80 graduaciones por cada 2° de azimut. Estos datos
se registran en cintas magnéticas para su análisis inmediato por computadoras in situ,
para la transmisión a una computadora lejana, o para el archivo y el análisis posterior.
Los resultados de este tipo de muestreo son similares a los obtenidos con métodos
manuales, salvo que el número de muestras discretas es superior, al menos en un orden
de magnitud, al que se obtendría mediante el método de cuadrícula fina. Para el
muestreo y registro del barrido completo del radar se requieren unos cuatro minutos.

7.6.5 Radar Doppler


Los radares que se han mencionado antes en este capítulo son aparatos “no coheren-
tes”. Esto significa que la frecuencia de transmisión no es totalmente estable de un
impulso a otro, aunque es lo suficiente estable como para ser reconocida por el radar
receptor, que más bien examina la amplitud del impulso que su frecuencia. Estos
radares pueden detectar cambios referentes a la intensidad, la magnitud y la ubi-
cación de los ecos de precipitaciones. Es posible estimar su movimiento relativo y,
de allí, la velocidad de desplazamiento del objetivo.
Para medir la velocidad absoluta de desplazamiento de una gota de lluvia y su
dirección instantáneamente, se debe utilizar un radar con una frecuencia de transmi-
sión muy precisa y con un receptor sensible a los cambios de frecuencia inducidos
por el desplazamiento del objetivo e incluso a cambios muy pequeños como sucede
con objetivos meteorológicos. Este tipo de radar se denomina, a veces “coherente” y
más frecuentemente “radar Doppler” porque se basa en el conocido efecto Doppler.
Para obtener información más detallada de este tema y referencias bibliográficas
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 117

adicionales, se debe consultar el informe técnico de la OMM titulado Use of Radar


in Meteorology [7].
Los radares Doppler se utilizan desde hace muchos años con fines de investi-
gación, tanto individualmente como, desde hace poco tiempo, en redes de dos o tres
radares. Desempeñan un papel importante en el análisis de la atmósfera y algunos
expertos consideran que son indispensables para el estudio de la dinámica de las
masas de aire, en particular de nubes convectivas. Sin embargo, la interpretación de
datos, sigue siendo problemática y tan sólo en los últimos años se ha examinado la
posibilidad de utilizarlos a nivel operacional. En algunas partes del mundo, sobre
todo las afectadas por condiciones de tiempo violento, se considera que este tipo de
radar es indispensable. A pesar de que los radares Doppler son más complejos y más
costosos que los convencionales y de que requieren una mayor capacidad de proce-
samiento y más mantenimiento, forman una extensa red nacional en Estados Unidos.
El radar Doppler se puede usar con fines de pronósticos generales para suminis-
trar datos que pueden resultar útiles para difundir alertas tempranas de fenómenos
violentos como tornados y tormentas; asimismo, puede suministrar más información
sobre su intensidad y estructura que los otros medios utilizados.
El sistema mas útil es el que suministra datos Doppler, además de la intensidad
de la precipitación medida de manera convencional. Una ventaja importante de ese
doble sistema es que hay la posibilidad de determinar, con cierto grado de exactitud,
la posición y la extensión de ecos permanentes (que, por definición, son estaciona-
rios) a partir del canal Doppler. Esta información puede entonces usarse a fin de ase-
gurar que únicamente los datos de precipitación son medidos por el canal no
Doppler. Como con cualquier otro sistema de eliminación de parásitos, el método
no es totalmente satisfactorio, ya que en algunas condiciones meteorológicas que
pueden influir en las transmisiones, los ecos fijos pueden dar la impresión de que se
desplazan e, inversamente, las precipitaciones a veces son realmente estacionarias.
Para obtener ecos a pesar de las heterogeneidades refractivas para medir la inten-
sidad de las precipitaciones a los mayores intervalos posibles (en comparación con el
radar convencional no Doppler) o para estudiar la estructura de tormentas violentas, se
requieren mayores longitudes de onda, preferiblemente de 10 cm.

7.7 Observaciones por satélite


Las precipitaciones se pueden calcular utilizando imágenes registradas por explo-
radores (scanners) o por radiometros de microondas. Los exploradores son muy uti-
lizados en satélites meteorológicos operacionales. La cantidad de datos procedentes
de imágenes radiométricas de microondas es muy limitada y, en la actualidad, no se
puede utilizar operacionalmente.
Se han desarrollado técnicas para calcular las precipitaciones horarias, diarias y
mensuales a partir de imágenes captadas por satélites geoestacionarios o de órbita
118 CAPÍTULO 7

polar. Las imágenes son tomadas en la parte visible y/o infrarroja del espectro elec-
tromagnético; el cálculo se basa en el albedo y/o la temperatura de la cima de una
nube, así como también en la forma, la textura y la evolución de las nubes. Las imá-
genes procedentes de satélites se pueden usar para calcular las precipitaciones en
zonas a escala mundial y hasta muy local y en tiempo real o casi real. Esto comple-
menta la medición convencional de las precipitaciones en zonas donde la red de
observación es poco densa y puede mejorar la exactitud de cálculo de las precipi-
taciones en cortos períodos de tiempo (varias horas). Los métodos basados en imá-
genes de satélites deben ser cuidadosamente adaptados a los sistema climáticos, al
terreno y a las condiciones meteorológicas de la zona. Esto puede realizarse a través
de la validación extensiva.
Los métodos híbridos, que combinan imágenes de satélites con datos de radar o
de la red sinóptica, se pueden usar para obtener el mejor resultado posible. Se uti-
lizan también la interpretación visual, junto con algún procesamiento de imagen o la
interpretación automática de imágenes de satélites. La exactitud de las estimaciones
de la precipitación varía, en general, del 10 al 50 por ciento, según la zona estudia-
da y el método utilizado.

7.8 Rocío
Si bien el rocío, fenómeno esencialmente nocturno, no es una fuente importante de
humedad, dado el volumen de agua relativamente bajo que representa y las varia-
ciones locales, puede ser, sin embargo, de gran interés en las zonas áridas, en las que
a veces alcanza la misma magnitud que las precipitaciones de lluvia.
En vista de que el proceso según el cual la humedad se deposita en los objetos
depende en gran parte de la fuente de humedad, es necesario distinguir entre el rocío
que se forma como resultado de la condensación del vapor de agua contenido en el
aire, sobre superficies frías, llamado sereno y el formado por el vapor de agua que
se evapora del suelo y de las plantas y que se condensa sobre superficies frías, que
se llama rocío de destilación. Ambos contribuyen general y simultáneamente, a la
formación del rocío, aunque a veces se forman por separado. Otras fuentes de hume-
dad son la niebla o las gotitas de lluvia que se depositan en hojas y ramas y que go-
tean o se deslizan por las plantas hasta llegar al suelo.
Se tiende, con frecuencia, a sobrestimar la cantidad media del rocío caído sobre
una zona determinada, debido sobre todo a que no se tienen en cuenta las condicio-
nes físicas que limitan la formación de rocío. El análisis de la ecuación de balance
de energía revela que el calor latente del sereno y/o del rocío de destilación, no puede
exceder la radiación neta y debe, de hecho, ser inferior a ésta, si se toman en consi-
deración las transferencias de calor sensible y de calor del suelo que se producen. En
condiciones favorables, existe un límite definido que se sitúa en casi 1,1 mm h- 1 ,
para el valor medio del rocío de una zona determinada. Sin embargo, la formación
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 119

de rocío puede aumentar mucho más en algunas localidades donde las temperaturas
medias no son horizontalmente homogéneas y donde se produce una advección, en
pequeña escala, de zonas relativamente más cálidas y húmedas hacia otras más frías.
Además, debe modificarse la forma unidimensional de los cálculos utilizados para
evaluar el flujo de energía cuando se aplica a plantas aisladas, porque la distribución
del flujo de la radiación y de la humedad es muy diferente a la de una fuente homo-
génea. Esto no significa que la acumulación media de rocío en una extensa región
plana se vea afectada, sino únicamente que algunas zonas se ven favorecidas en per-
juicio de otras. Por diversas razones, los valores reales de acumulación serán, en
general, muy inferiores al límite superior.
Se han consagrado muchos esfuerzos, aunque sin gran éxito, a crear medios
para medir la humedad de las hojas, desde superficies artificiales, con la esperanza
de obtener resultados comparables a los logrados en condiciones naturales. En el
apéndice de la Nota Técnica The influence of Weather Conditions on the Ocurrence
of Apple Scab, OMM–Nº 55 [8], se hace un análisis de los instrumentos diseñados
para medir la duración de la humedad de las hojas y una evaluación de hasta qué
punto los diversos instrumentos proporcionan datos representativos de la humedad
de la superficie de las plantas. Estos instrumentos sólo pueden usarse como una
guía cualitativa en cada situación particular, o como un medio aproximado de com-
paración dentro de una región; en ambos casos se requiere proceder a una compro-
bación cuidadosa de los resultados. A menos que la superficie receptora de estos
aparatos esté casi en contacto con la superficie natural y tenga propiedades muy si-
milares, no indicará los datos correctos del volumen de rocío que reciben las super-
ficies naturales.
En teoría, con las técnicas del flujo de humedad deberían obtenerse valores
promedios razonables para toda una zona, pero la falta de conocimiento de los coe-
ficientes de transferencia en condiciones atmosféricas muy estables hace muy difícil
determinarlos. El único método seguro para medir el sereno consiste en el empleo
de un lisímetro sensible. Sin embargo, con este método no se registra el rocío de
destilación, ya que en este fenómeno no hay variación de peso. El único método ge-
neralmente aceptado para medir el volumen total del rocío es la técnica del secante,
que consiste en pesar cierto número de hojas de papel de filtro antes y después de
aplicarlas con cuidado sobre las hojas.
En la Guía de instrumentos y métodos de observación meteorológicos [1], se
hace un breve resumen de los métodos de medición del rocío.

7.9 Muestreos para controlar la calidad de las precipitaciones


En los últimos años ha evolucionado gradualmente la toma de conciencia sobre las
repercusiones de los contaminantes atmosféricos. Entre las más importantes figuran
los efectos resultantes de las precipitaciones ácidas en Escandinavia, al este de
120 CAPÍTULO 7

Canadá y en el noreste de Estados Unidos. Para tener una mejor idea del transporte
de sustancias tóxicas en la atmósfera, se deben tomar y analizar muestras de las pre-
cipitaciones húmedas y secas, así como del aire mismo.
Esta sección versa sobre los criterios necesarios para recoger muestras de pre-
cipitaciones líquidas y sólidas y de deposiciones superficiales. Para analizar las
deposiciones atmosféricas acumuladas en períodos de diez a cien años, se ha com-
probado que otros diversos substratos son útiles en el suministro de registros, entre
ellos el musgo que crece naturalmente y que retiene una cierta cantidad de metales,
los núcleos de hielo de glaciales y los sedimentos de fondo.

7.9.1 Colectores de muestras


7.9.1.1 Colectores de lluvia
Se utilizan numerosos tipos de colectores para tomar muestras de las precipitaciones,
desde los recipientes de plástico, de acero inoxidable o de vidrio ubicados en un
lugar determinado al inicio de las lluvias, hasta muestreadores complejos y secuen-
ciales, diseñados para recoger muestras de precipitación automáticamente a interva-
los previstos durante un período de lluvias.
El colector de doble cubo es un dispositivo ordinario que se utiliza para recoger
por separado las deposiciones húmedas o secas. Un cubo sirve para recoger muestras
de lluvia, y el otro las precipitaciones secas. El colector está equipado con un sistema
que detecta automáticamente las precipitaciones líquidas o sólidas. Al comenzar las
precipitaciones, una tapa se mueve del cubo húmedo al cubo seco. Al terminar la tapa
automáticamente regresa al cubo húmedo.
El recipiente que normalmente se utiliza para recoger muestras es una vasija ne-
gra de polietileno, que consiste en dos partes: la parte superior es un anillo desmon-
table fabricado especialmente para que la superficie de recolección sea de las dimen-
siones definidas; la otra parte es el cubo propiamente dicho. Tanto el anillo como el
cubo se deben enjuagar con agua destilada y desionizada cada vez que se extrae la
muestra. Para tomar muestras de precipitaciones a fin de analizar los contaminantes
orgánicos, se deben utilizar cubos de acero inoxidable o de vidrio.
Si se requiere información del viento, se deben utilizar instrumentos meteo-
rológicos asociados. Los equipos se han diseñado de forma que la precipitación sea
dirigida a un número determinado de recipientes, según la dirección del viento; el
viento acciona una veleta que dirige el mecanismo de distribución.

7.9.1.2 Colectores de nieve


Los colectores de nieve modernos son similares a los colectores de lluvia, salvo que
se calientan para descongelar la nieve atrapada y almacenarla en estado líquido en
un compartimiento situado debajo del muestreador.
MEDICIÓN DE LAS PRECIPITACIONES 121

7.9.1.3 Recolección de deposición seca


Muchos de los problemas que se plantean en la toma de muestras de nieve surgen tam-
bién en la recolección de deposición seca. El colector de doble cubo mide la cantidad,
pero existen controversias considerables acerca de lo adecuado de esas mediciones. Por
ejemplo, la turbulencia del aire alrededor del instrumento no es la misma que en la su-
perficie de un lago; por lo tanto, la eficiencia del instrumento difiere según las dimen-
siones de las partículas recogidas, tanto en valor absoluto como en valor relativo. Se
han sugerido otros métodos, como el de las láminas de vidrio revestidas con materiales
adhesivos y cubetas poco profundas con una solución de etilenglicol o aceite mineral.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1983: Guía de instrumentos y métodos
de observación meteorológicos. Quinta edición, capítulo 7, OMM–Nº 8, Ginebra.
2. Organización Meteorológica Mundial, 1982: Methods of Correction for Syste-
matic Error in Point Precipitation Measurement for Operational Use (B. Sevruk).
Informe de hidrología operativa Nº 21, OMM–Nº 589, Ginebra.
3. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura,
1978: World Water Balance and Water Resources of the Earth. Estudios e Informes
de Hidrología, Nº 25, París.
4. Parsons, D. A., 1941: Calibration of a weather bureau tipping-bucket rain
gauge. Monthly Weather Review, Volumen 69, julio, pág. 250, Volumen I, Ref. 2.
5. Kessler, E. y Wilk, K. E., 1968: Radar Measurement of Precipitation for
Hydrological Purposes. Informes sobre Proyectos OMM/DHI, Informe Nº 5.
6. Flanders, A. F., 1969: Hydrological Requirements for Weather Radar Data.
Informes sobre Proyectos OMM/DHI, Informe Nº 9.
7. Organización Meteorológica Mundial, 1985: Use of Radar in Meteorology
(G. A. Clift). Nota Técnica Nº 181, OMM–Nº 625, Ginebra, págs. 80-86.
8. Organización Meteorológica Mundial, 1963: The Influence of Weather
Conditions on the Occurrence of Apple Scab. Appendix – Report on instruments re-
cording the leaf wetness period. Nota Técnica Nº 55, OMM–Nº 140, Ginebra.
CAPÍTULO 8
CAPA DE NIEVE

8.1 Generalidades
La nieve que se acumula en una cuenca fluvial constituye una reserva natural de
donde procede la mayor parte del abastecimiento de agua para una cuenca. Las pre-
dicciones de las disponibilidades de agua son de gran interés para granjeros, agricul-
tores, compañías de navegación fluvial y servicios relacionados con la producción
de energía, el abastecimiento de agua y el control de inundaciones. Se pueden reali-
zar pronósticos seguros de la escorrentía estacional de una cuenca vertiente, debida
a la fusión de la nieve, después de algunos años de observación. Esos pronósticos
se basan en la correlación que existe entre el equivalente en agua de la capa de nieve
en rutas nivométricas y la escorrentía medida en una estación de aforos.
En este capítulo se describen los procedimientos para medir la capa de nieve, el
espesor del manto de nieve y el equivalente en agua de la nieve. En la sección 7.5
figuran directrices para instalar los instrumentos utilizados en la medición del espe-
sor del manto de nieve y del equivalente en agua de la nieve, mientras que la sección
20.2.1.2 versa sobre el diseño de redes de medición de capas de nieve. El informe
técnico de la OMM, Snow Cover Measurements and Areal Assessment of Precipitation
and Soil Moisture [1], contiene más información sobre la medición de la capa de nieve.

8.2 Rutas nivométricas


Una ruta nivométrica es una zona permanentemente marcada, donde se realizan son-
deos nivométricos cada año. Las rutas nivométricas se deben seleccionar con mucho
cuidado para que las mediciones del equivalente en agua proporcionen un índice
fiable del agua existente en la nieve almacenada en toda la cuenca.
En zonas montañosas no es fácil seleccionar los sitios apropiados para las rutas
nivométricas debido a la dificultad del terreno y a los efectos del viento. Los crite-
rios para una ubicación ideal de las rutas nivométricas en zonas montañosas son los
siguientes:
a) una altitud y una exposición donde la fusión sea nula o muy reducida, antes de la
acumulación máxima, si se quiere medir el total de nieve durante la estación;
b) un acceso relativamente fácil para asegurar la continuidad de las mediciones;
c) en zonas boscosas, el lugar de medición debe ubicarse en espacios abiertos, lo
124 CAPÍTULO 8

suficientemente amplios como para que la nieve pueda caer al suelo sin ser
interceptada por los árboles; y
d) el sitio debe estar protegido de vientos fuertes.
Los criterios utilizados para seleccionar las rutas nivométricas son los mismos
que se emplean para instalar pluviómetros con el fin de medir nevadas.
En zonas llanas, las rutas nivométricas deben seleccionarse de manera que el
equivalente en agua promedio represente, tanto como sea posible, el equivalente real
medio en agua de la zona. Por lo tanto, convendría tener rutas nivométricas en
paisajes típicos, como campos despejados y bosques, que tienen diferentes condi-
ciones de acumulación de nieve.
Si la capa de nieve en la zona en consideración es homogénea e isotrópica, y si
existe una función de correlación para el espesor de la nieve o su equivalente en
agua, se pueden determinar la longitud de la ruta nivométrica o el número de puntos
de medición necesarios a todo lo largo para obtener una cierta exactitud en la evalua-
ción del valor medio [2].

8.2.1 Puntos de medición


En terrenos montañosos, las mediciones hechas en una ruta nivométrica suelen con-
sistir en muestras tomadas en puntos espaciados de 20 a 40 metros. En zonas despe-
jadas, donde la nieve tiende a amontonarse por acción del viento, se requerirá un
mayor número de muestras. Como en un principio no se conoce la tendencia de la
nieve a amontonarse, será necesario realizar un extenso recorrido con muchas des-
viaciones transversales y un gran número de mediciones. Al comprobar la longitud
y la dirección generales de las acumulaciones de nieve, se podrá reducir el número
de puntos de medición.
En regiones llanas, la distancia entre los puntos de muestreo, para determinar la
densidad de la nieve, debe oscilar entre 100 y 500 metros. El espesor de la nieve a
lo largo de la ruta nivométrica también debe medirse en unos cinco puntos igual-
mente espaciados entre los puntos de toma de muestras.
La ubicación de los puntos de muestreo se determinará midiendo la distancia a
la que se encuentran de un punto de referencia marcado en un mapa de la ruta nivo-
métrica. Las estacas fijadas deben ser lo bastante altas para que no queden cubier-
tas por la nieve y estar lo suficientemente alejadas de la ruta nivométrica para que
no afecten a la capa de nieve en los lugares de medición; podrán servir de jalones
frente a cada punto en que se tomen muestras de nieve, o en tantos puntos como sea
necesario para reducir al mínimo los errores posibles en la ubicación del punto de
muestreo. La superficie del suelo debe estar libre de raíces y troncos, de piedras, y
de maleza en un radio de dos metros de los puntos seleccionados para la medición.
Los puntos de medición no se deben ubicar a proximidad, y en todo caso no a menos
de dos metros de un curso de agua o de un terreno irregular. Si la ruta nivométrica
CAPA DE NIEVE 125

(b)

(d)

(e)

10
5 (h)

(c)

(g) (a) (f)


52

51

47

46

45

44

41

2
50

49

48

43

42

Equipo extractor de muestras de nieve: a) tubo extractor; b) dinamómetro; c) soporte; d) llave


de tubo; e) llave de tuerca; f) cortanieves; g) roscas de acoplamiento; h) escala graduada.

serpentea entre árboles y si se usan pequeños claros para la toma de muestras, cada
punto se debe ubicar con respecto a dos o tres árboles determinados.

8.2.2 Equipo extractor de muestras de nieve [C53]


El equipo consta, por lo general, de un tubo de metal o de plástico (a veces de varias
partes para facilitar el transporte), con un cortanieves fijo en su extremo inferior y
una escala graduada a lo largo de su cara exterior; de un dinamómetro o romana para
pesar las muestras de nieve extraídas; de un soporte de alambre para mantener el
tubo mientras se pesa y de herramientas para la manipulación del instrumento. En
la figura de arriba se muestran todas las partes del equipo utilizado para nieve pro-
funda, que se describen de la manera siguiente:
a) cortanieves o sierra cortante. El cortanieves debe estar diseñado para poder
penetrar los diversos tipos de nieve, a través de las capas endurecidas y heladas,
y en algunos casos las capas de hielo de gran espesor que pueden formarse cerca
de la superficie. El cortanieves no debe compactar la nieve para evitar que se
saque una mayor cantidad de nieve que la capa real. Debe sujetar la base de la
126 CAPÍTULO 8

muestra con suficiente firmeza para impedir su desprendimiento en el momen-


to de retirar el extractor de muestras. Las cuchillas de pequeño diámetro
retienen las muestras mejor que las de mayor dimensión, pero mientras más
grandes son las muestras más exacta es la pesada.
Los dientes del cortanieves deben ser de forma que haya suficiente espacio para
expulsar los pedacitos de hielo. La cuchilla ha de ser lo más delgada posible,
aunque algo más ancha que el diámetro exterior del tubo extractor. De este
modo se pueden evacuar los fragmentos de hielo desplazados por el avance de
la cuchilla. La superficie horizontal de corte de la cuchilla debe estar ligera-
mente inclinada hacia atrás para apartar los fragmentos de hielo del interior del
tubo extractor y ha de mantenerse afilada para que haya una neta separación de
la nieve en la pared interna del tubo. Con numerosos dientes, el corte será suave
y se evitará que la cuchilla recoja grandes pedazos de hielo;
b) tubo extractor de muestras. En muchos casos, el diámetro interior del tubo es
mayor que el diámetro interior de la sierra cortante. Por lo tanto, la muestra o
el contenido del tubo puede ascender por éste con un mínimo de resistencia de-
bida a fricciones contra las paredes. Sin embargo, en nieve normal, la muestra
tiende a desmoronarse y frotar contra las paredes laterales del tubo. Por este
motivo, es indispensable que las paredes internas del tubo sean lo más lisas posi-
ble, para que la muestra pueda subir sin ninguna fricción excesiva. Por lo gene-
ral, los tubos extractores de muestras son de una aleación de aluminio anodiza-
do. A pesar de que la superficie pueda parecer lisa, no se puede estar seguro que
la nieve no adherirá, sobre todo si se trata de la nieve de primavera, húmeda y
granulada. La aplicación de una capa de cera reducirá la adhesión al tubo.
Algunos extractores de muestras tienen ranuras que permiten determinar la lon-
gitud de la muestra. En general, especialmente con nieve húmeda, la longitud
de la muestra recogida puede diferir mucho, por la compresión del espesor ver-
dadero de la nieve, medida en la escala graduada exterior del extractor de mues-
tra. Las ranuras sirven también para poder limpiar bien el tubo. Los disposi-
tivos provistos de ranura tienen la ventaja de que permiten detectar de inmedia-
to los errores debidos a obstrucciones y descartar las muestras defectuosas. Sin
embargo, la nieve puede también entrar por las ranuras y, en consecuencia,
aumentar el valor real del equivalente en agua medido;
c) método de pesada. El método más utilizado para medir el contenido en agua de
las muestras de nieve es el de pesar las muestras obtenidas con el extractor. La
muestra se deja dentro del extractor y se pesa todo (el peso del extractor se
conoce).
Esta operación se realiza, en general, por medio de un dinamómetro o de una ba-
lanza especial. El dinamómetro es el instrumento más práctico porque es muy
fácil de instalar y su lectura es cómoda, incluso cuando hay viento. Sin embargo,
CAPA DE NIEVE 127

la exactitud del dinamómetro es sólo de unos 10 gramos, y el error en la pesada


por este método puede detectarse si el extractor de muestras tiene un diámetro
reducido y si la capa de nieve no es muy espesa.
Las balanzas, en teoría más exactas, son muy difícil de utilizar, sobre todo si hay
viento. Es muy poco probable obtener la gran exactitud intrínseca a este sis-
tema, salvo en condiciones de calma absoluta.
Otro sistema consiste en introducir las muestras en recipientes o bolsas plásti-
cas y en transportarlas a una estación, donde se pueden pesar con exactitud o
fundirlas y medirlas con una probeta graduada. En la práctica, este procedi-
miento es difícil de realizar, ya que las muestras deben ser introducidas en las
bolsas sin que se produzcan pérdidas, cuidadosamente etiquetadas y trans-
portadas a la estación. La ventaja de las mediciones sobre el terreno es que se
pueden advertir de inmediato los errores importantes debidos al atascamiento
del extractor, o a las pérdidas por desprendimiento de parte de la muestra, y se
pueden repetir en seguida las lecturas. Los resultados se pueden registrar en el
sitio, junto con otras observaciones pertinentes, y si se tiene un buen cuaderno,
se reducen al mínimo los errores relativos a la localización o a las condiciones
en las que se realizaron las mediciones.
En todas las mediciones de este tipo deben tenerse en cuenta las dificilísimas
condiciones materiales en las que, con frecuencia, se efectúan las observaciones; por
lo tanto, el diseño de los extractores debe basarse en las consideraciones prácticas.

8.2.3 Procedimientos para tomar muestras de nieve


Los puntos de muestreo deberán situarse con relación a un punto de referencia indi-
cado en el mapa de la ruta nivométrica. Una desviación de varios metros puede oca-
sionar errores importantes.
Para obtener la muestra, el tubo extractor se introduce verticalmente en el manto
de nieve, por el extremo cortante, hasta que alcance el suelo. Si las condiciones de
la nieve lo permiten, lo más apropiado es introducir el tubo de una vez, para que la
nieve entre de manera ininterrumpida en el tubo. Se puede también hacer girar lige-
ramente el tubo hacia la derecha, sin interrumpir por ello la penetración, para hacer
intervenir la sierra cortante en la operación, y atravesar con rapidez las capas del-
gadas de hielo.
Una vez que la cuchilla llega al suelo o penetra ligeramente en él, se puede, con
el tubo extractor en posición vertical, leer en la escala graduada la altura de la nieve.
El resultado se registra después de determinar y deducir la profundidad a la que el
tubo penetró en tierra. Es un elemento importante que sirve para calcular la densi-
dad de la nieve.
Para impedir que parte de la muestra escape por el lado de la cuchilla mientras
se retira el tubo de la nieve, se recoge en dicha cuchilla la tierra suficiente para que
128 CAPÍTULO 8

sirva de tapón. El grosor del tapón de tierra depende de las condiciones de la nieve:
cerca de 25 mm para retener las muestras de nieve parcialmente fundida. La pre-
sencia de tierra en el extremo inferior del tubo indica que no se ha producido pérdi-
da alguna.
La longitud de la muestra de nieve obtenida se observa a través de las ranuras
del tubo y se mide con la escala externa del tubo. El resultado de la lectura se regis-
tra previa deducción de cualquier cuerpo extraño que pueda haber sido recogido por
el extremo cortante. La finalidad de esta lectura es controlar con toda rapidez si se
ha obtenido una muestra completa de la capa de nieve.
La medición se completa pesando con precaución la muestra de nieve sin sacar-
la del tubo. Se puede leer directamente en la balanza, en centímetros, el equivalente
en agua del peso de las muestras. Para calcular la densidad de la nieve se divide este
equivalente en agua por el espesor de la capa de nieve. La densidad de la nieve debe
ser más o menos constante dentro de una sección nivométrica. Una gran desviación
del promedio indica, en general, un error de medición en un punto determinado.

8.2.4 Exactitud de las mediciones


La exactitud de las mediciones del espesor de la nieve, dn, o su equivalente en agua,
wn, en diversos puntos de la ruta nivométrica, depende de la graduación de la escala
usada, de los errores instrumentales y de los errores aleatorios.
Puede lograrse una disminución de los errores para dn o wn tomando la media
de varias mediciones en cada punto. Si los errores de las mediciones individuales
son independientes, el número necesario de mediciones para lograr una exactitud re-
lativa determinada de los valores medios, se deduce a partir de la teoría de los
errores, en la forma siguiente:
N = Vx / Ve (8.1)

donde N es el número de mediciones necesarias para alcanzar la exactitud prevista,


Vx la varianza de los errores en las mediciones, y Ve el cuadrado del error típico
aceptable de estimación de la media.

8.3 Profundidad y extensión de la capa de nieve


Las mediciones de la capa de nieve en zonas extensas, junto con la correlación local
establecida con la densidad de la nieve, permiten una evaluación aproximada del
contenido de agua de la capa de nieve.

8.3.1 Medición con estacas graduadas para medir la nieve


El método más utilizado para determinar la profundidad de la capa de nieve, princi-
palmente en regiones donde la capa es de gran espesor, consiste en utilizar estacas
calibradas, ubicadas en sitios representativos que permitan obtener fácilmente la
CAPA DE NIEVE 129

información necesaria a distancia. Este procedimiento puede ser aceptado si se


demuestra la representatividad del sitio y si los alrededores inmediatos del mismo
(hasta un radio de 10 metros) están protegidos. Las lecturas se deben hacer a partir
de registros correspondientes a la superficie de nieve inalterada.
Las estacas deben estar pintadas de blanco para reducir la fusión indebida de
nieve en los alrededores de éstas. Las estacas deben estar graduadas, a todo lo largo,
en metros y centímetros.
En zonas inaccesibles, se instalan en las estacas varillas horizontales que per-
mitan la lectura a distancia con la ayuda de prismáticos, telescopios o desde aviones.
En el caso de mediciones de la profundidad de la nieve desde aviones, las lec-
turas visuales pueden complementarse con fotografías a gran escala, para tener resul-
tados más objetivos.

8.3.2 Medición con un muestreador de nieve


La altura de la capa de nieve puede también medirse por observación directa con un
muestreador de nieve, en general cuando se mide el equivalente en agua, como se
describe en la sección 8.2.3.

8.3.3 Medición por métodos fotogramétricos


Se puede usar la fotografía aérea para obtener datos de la altura máxima de la capa
de nieve, así como su extensión, en cuencas montañosas áridas o escasamente arbo-
ladas. Con este fin, las fotografías aéreas se deben tomar antes de las primeras caí-
das de nieve y aproximadamente en la época de mayor acumulación. Las estaciones
de control horizontal y vertical se identifican con altos postes para facilitar ubicación
en las fotografías. El espesor de la nieve se determina por sustracción, fotogramétri-
camente, de determinadas elevaciones de la superficie del terreno y de la superficie
de la nieve, en los puntos de muestreo. Además, se puede calcular el espesor medio
de la capa de nieve en la cuenca. La exactitud del cálculo depende de la escala de las
fotografías y de la exactitud del control horizontal y vertical durante la toma de imá-
genes. En general se utiliza una escala de 1 : 6 000. Cuando la capa de nieve es pro-
funda y las condiciones fotográficas son buenas, la exactitud puede llegar a ser de
±10 por ciento. La fotogrametría aérea es muy costosa, pero suministra información
sobre el volumen y la distribución de la capa de nieve en lugares donde no se podría
obtener facilmente por otros medios.
La altitud de la línea de nieve en las laderas de las montañas también se puede
determinar mediante fotografías tomadas con fototeodolitos (fotogrametría terres-
tre). Periódicamente, el teodolito se sitúa en puntos previstos para fotografiar el
límite de nieve. La fotogrametría terrestre puede ser usada con buenos resultados en
pequeñas zonas aisladas de donde, de vez en cuando, se requieren datos en invierno
y primavera. Su exactitud es similar a la de la fotogrametría aérea.
130 CAPÍTULO 8

Las imágenes de satélites se pueden usar para determinar de modo general la


extensión de la capa de nieve, tanto en regiones montañosas como llanas. En el capí-
tulo 45 se explican en detalle los métodos de elaboración y utilización de esta infor-
mación.

8.4 Nivómetros de isótopos radiactivos


Se utilizan diversas fuentes de rayos gamma para medir de varias maneras el equiva-
lente en agua de la nieve. Se puede utilizar la atenuación de la radiación gamma para
estimar el equivalente en agua de la nieve situada entre una fuente de radiación y un
detector. La instalación vertical se usa para medir el equivalente en agua por enci-
ma o por debajo de la fuente. La instalación horizontal sirve para determinar el
equivalente en agua entre dos tubos verticales situados a determinadas distancias
sobre el terreno.

8.4.1 Nivómetros de isótopos radioactivos verticales


La medición de la densidad de la nieve con isótopos radioactivos se basa en la ate-
nuación de los rayos gamma al atravesar un medio de propagación. Esta atenuación
es una función de la energía inicial de los rayos y de la densidad y el espesor de la
sustancia atravesada. Se requiere una fuente de radiación gamma de alta energía y,
con frecuencia, se utiliza el cobalto 60 que, además de reunir esta condición, posee
un largo período de vida (5,25 años).
Se coloca la fuente, protegida con una pantalla de plomo, de manera que la
superficie superior de la pantalla se encuentre al mismo nivel que la superficie del
suelo y que el haz de rayos gamma esté dirigido hacia el detector de radiación situa-
do por encima de la nieve. El detector es un contador Geiger-Müller o un contador
de centelleo. Los impulsos del contador se transmiten a una escala o bien, en caso
de registro continuo, a un integrador y un registrador.
La fuente de radiación también se puede colocar a una cierta profundidad del
suelo (50-60 centímetros), de forma que los rayos gamma, no sólo atraviesen la cu-
bierta de nieve, sino también una capa de suelo. De esta manera, es posible obtener
datos, durante el período de fusión de la nieve, relacionados con la cantidad de agua
que se infiltra en el suelo o se escurre por la superficie.
Por último, el detector se coloca bajo la superficie del suelo y la fuente de
radiación, con su pantalla por encima del nivel máximo de nieve previsto. Esta dis-
posición reduce las variaciones de temperatura del detector y suministra un registro
de fondo constante.
La instalación de nivómetros de isótopos radioactivos exige instrumentos rela-
tivamente costosos y complejos. Además, requiere medidas de seguridad, en espe-
cial cuando se utiliza una fuente de energía relativamente potente. En todos los
casos, es imprescindible consultar los organismos encargados de autorizar o contro-
CAPA DE NIEVE 131

lar estos dispositivos para eliminar las dificultades posteriores. Aunque estas obliga-
ciones puedan limitar el uso de este tipo de instrumento, es una herramienta valiosa
que permite obtener registros continuos y es de gran utilidad, sobre todo en regiones
inaccesibles.

8.4.2 Nivómetros de isótopos radioactivos horizontales


En Francia y Estados Unidos, se han perfeccionado los nivómetros telemétricos de
radioisótopos para obtener un perfil horizontal y vertical de la capa de nieve; la trans-
misión de los resultados de las mediciones se hace por radio o satélite a estaciones de
base. En ambos tipos, el elemento medidor consiste de dos tubos verticales de la
misma longitud, separados de 0,5 a 0,7 metros. Un tubo contiene una fuente de
radiación gamma (137 C con una vida media de 34 años y una actividad de 10 a 30
milicuries), y el otro un detector (contador Geiger-Müller o un cristal escintilador con
fotomultiplicador). En la obtención de un perfil, un motor especial, sincronizado
con el detector, desplaza la fuente radioactiva hacia arriba y hacia abajo en el tubo.
El registro de la intensidad del flujo horizontal de pulsaciones gamma fuera y a
varios niveles dentro de la capa de nieve, ofrece datos que, adecuadamente procesa-
dos en la estación base, permiten determinar el espesor de la nieve, la densidad y el
contenido en agua a una profundidad dada. Además, se puede determinar la nieve
reciente, la precipitación líquida y el índice de fusión de la nieve.
Uno de estos equipos (Estados Unidos) hace un perfil vertical a intervalos de
1,25 cm (se pueden seleccionar cinco diferentes niveles). Para cada intervalo, la me-
dición toma de cinco a 12 segundos; y para un ciclo completo de mediciones de una
capa de nieve de cuatro metros de espesor, 30 minutos. La unidad telemétrica de
nieve está bajo el control de la estación base, puede funcionar de manera indepen-
diente, usando su propio generador de energía, o estar conectada a la red eléctrica.
En el otro tipo de equipos nivométricos (Francia), se suman los pulsaciones
gamma y se envía una señal de radio al terminar el tiempo requerido por el sistema
detector de isótopos para recorrer una distancia vertical de 10 cm. La velocidad del
desplazamiento del sistema dentro del tubo es regulada automáticamente de modo
que 3 840 pulsaciones correspondan a un desplazamiento vertical de 10 cm. Se ob-
tienen los datos finales de la densidad y el equivalente en agua de las capas de nie-
ve mediante una calibración o una relación analítica entre el número de pulsaciones
o el tiempo necesario para un desplazamiento de 10 cm, y la densidad de la nieve.

8.5 Almohadas de nieve


Las almohadas de nieve de distintas dimensiones y materiales sirven para pesar la
nieve que se acumula en ellas. Los modelos más comunes son recipientes circulares
planos (3,7 m de diámetro), hechos de un material cauchotado y llenos de un líqui-
do anticongelante. La almohada se instala en la superficie del terreno, al mismo
132 CAPÍTULO 8

nivel del suelo o enterrado bajo una fina capa de tierra o arena. Se recomienda cer-
car el sitio, para impedir que el equipo sea dañado y para preservar la capa de nieve
en su estado natural. En condiciones normales, las almohadas de nieve se pueden
usar durante 10 años o más.
La presión hidrostática dentro de la almohada corresponde al peso de la nieve
acumulada sobre la misma. La medición de esta presión se realiza por medio de un
limnígrafo de flotador o un transductor de presión.
Las mediciones obtenidas con almohadas de nieve difieren de las realizadas con
muestreadores de nieve, especialmente durante el período de fusión de la nieve.
Éstas son más seguras cuando la capa de nieve no contiene capas de hielo, que
pueden causar un “puente” sobre las almohadas. La comparación del equivalente en
agua, medido por la almohada de nieve, con las mediciones tomadas por medio del
método común de pesada, muestra una diferencia del cinco al 10 por ciento.

8.6 Radiación gamma natural


El método para medir la radiación gamma se basa en la atenuación, debida a la nieve,
de la radiación gamma que emana de los elementos radiactivos naturales existentes
en la capa superior del suelo. Cuanto mayor sea el equivalente en agua de la nieve,
más se atenuará la radiación. La medición de la radiación gamma puede efectuarse
por medio de estudios terrestres o aéreos. La proporción entre la intensidad de la
radiación gamma medida sobre la capa de nieve y la medida sobre la ruta nivométri-
ca antes de la acumulación de nieve, suministra un cálculo aproximado del equiva-
lente en agua.

8.6.1 Medición aérea de la capa de nieve


Si bien la ruta nivométrica consiste en una serie de puntos de medición, el sondeo
aéreo facilita un cálculo aproximado integrado del equivalente en agua de la capa de
nieve. El objetivo del método es representar cartográficamente el equivalente en
agua de la capa de nieve en terrenos llanos o accidentados que no presenten eleva-
ciones superiores a 400 m de altura. En regiones con más del 10 por ciento de su
superficie en zonas pantanosas, las mediciones del equivalente en agua de la capa de
nieve se efectúan sólo para las zonas sin pantanos y las características integradas se
aplican a la superficie de toda la cuenca. La altura de vuelo para este tipo de estu-
dio es, en general, de 25 a 100 m sobre la superficie del terreno.
Las mediciones consisten en un conteo total para un gran intervalo de energía,
así como en análisis espectrales para niveles específicos de energía. La información
espectral permite corregir la radiación parásita causada por los rayos cósmicos y la
radioactividad de la atmósfera.
La exactitud de este método depende sobre todo de las limitaciones del equipo
de medición de la radiación (por ejemplo, la uniformidad de funcionamiento de los
CAPA DE NIEVE 133

instrumentos de medición), de las fluctuaciones en la intensidad de la radiación cós-


mica y de la radioactividad en la capa de la atmósfera próxima a la tierra, de las va-
riaciones de la humedad del suelo en los 15 cm superiores, de la uniformidad en la
distribución de la nieve, de la ausencia de grandes deshielos, etc. (por ejemplo: con-
diciones de vuelo estable, errores en la fijación del rumbo de los vuelos sucesivos).
El error esperado varía en ±10 por ciento, con un límite inferior de unos 10 mm de
equivalente en agua.
Experimentos minuciosos han demostrado que la desviación típica de las medi-
ciones del equivalente en agua de la nieve, hechas desde una aeronave sobre una ruta
nivométrica de 10 a 20 km, es de alrededor de 8 mm y de naturaleza aleatoria.
Para obtener el equivalente en agua de la nieve en una zona de hasta 3 000 km2,
con un error inferior al 10 por ciento, las longitudes de ruta y las distancias entre
rutas recomendadas figuran en la tabla siguiente.

Longitudes de vuelo (L) y distancia entre rutas (S) recomendadas

Regiones naturales S km L km

Bosques-estepas 40–50 25–30


Estepas 40–50 15–20
Bosques 60–80 30–35
Tundra 80–100 35–40

Una gran ventaja de este método es que permite una evaluación aérea del equi-
valente en agua sobre una trayectoria a lo largo de la línea de vuelo. El ancho efec-
tivo de la senda es de casi dos o tres veces la altura del avión sobre el suelo. Una
segunda ventaja es que el grado de atenuación de los rayos gamma en la nieve se
determina tan sólo por la masa de agua, independientemente de su estado.

8.6.2 Medición sobre el terreno


Un detector manual permite medir el valor medio del equivalente en agua de una
banda de unos ocho metros de ancho, a lo largo de la ruta nivométrica. Se pueden
medir equivalentes en agua entre 10 y 300 mm. La exactitud de las mediciones varía
de ±2 mm a ±6 mm de acuerdo con las variaciones de la humedad del suelo, la dis-
tribución de la nieve, así como de la estabilidad del sistema de instrumentos.
Se puede instalar un detector fijado al suelo (como el contador Geiger-Müller o
el cristal escintilador con fotomultiplicador), sobre una parte de la ruta nivométrica
y utilizarlo para controlar el equivalente en agua de esa zona. Sin embargo, la pre-
cipitación acarrea bastante material que irradia rayos gamma hacia la capa de nieve,
y las mediciones que se realizan durante y después de la precipitación son afectadas
134 CAPÍTULO 8

por esa radiación adicional. Hay que esperar unas cuatro horas después de haber
cesado la precipitación para que desaparezca esa radiación, antes de obtener una
medición exacta del equivalente en agua. La comparación de las lecturas antes y
después de ocurrida la precipitación, suministrará una información sobre la variación
del equivalente en agua de la capa de nieve.

8.7 Medición del equivalente en agua de la nieve


utilizando la radiación cósmica
Como las mediciones con rayos gamma, este método se basa en la determinación de
la proporción de las intensidades de radiación cósmica natural, antes y después de
que exista la capa de nieve. El equivalente en agua de la nieve se mide a distancia,
en un número de puntos representativos de la zona considerada, situando el detector
al nivel de la superficie del suelo.
Pruebas efectuadas con un instrumento fabricado en la ex Unión Soviética [3]
han demostrado que, de 10 a 1 000 mm de equivalente en agua de la nieve, la
desviación normal de las mediciones es de 34 mm.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1992: Snow Cover Measurements and
Areal Assessment of Precipitation and Soil Moisture (B. Sevruk). Informe de
hidrología operativa Nº 35, OMM–Nº 745, Ginebra.
2. Kazakevich, D. I., 1971: Osnovy teorii slutchaynikh funktjij i ee primenenije v
gidrometeorologii (Principios y aplicación de la teoría de funciones aleatorias a la
hidrometeorología). Gidrometeoizdat, Leningrado.
3. Avdyushin, S. I., Barabanschikov, Yu. F., Kogan, R. M., Kulagin, Yu. M.,
Nazarov, I. M., Fridman, Sh. D. y Yudkevich, I. S., 1973: Opyt opredeleniya
zapasov vlagi v snezhnom pokrove v gorakh po pogloshcheniyu galakticheskogo
kosmicheskogo izlucheniya (Prueba para determinar el contenido en agua de la capa
de nieve en zonas montañosas, a partir de la absorción de rayos cósmicos).
Meteorologiya i Gidrologiya, Nº 12, diciembre, págs. 98-102.
CAPÍTULO 9
EVAPORACIÓN Y EVAPOTRANSPIRACIÓN

9.1 Generalidades
La estimación de la evaporación de extensiones de agua libre o de superficies te-
rrestres, así como de la transpiración de la vegetación, es de gran importancia para
los estudios hidrológicos. Por ejemplo, la estimación de la evaporación puede ser
decisiva en la determinación de la factibilidad de un sitio de embalse y es de utili-
dad para determinar los procedimientos ordinarios de operación de un sistema de
embalses. La evaporación y la evapotranspiración son también elementos impor-
tantes en cualquier estudio del balance hídrico. Los modelos conceptuales en hidro-
logía requieren valores promedios estimados de la evapotranspiración en cuencas.
En la actualidad es imposible medir directamente la evaporación o la evapotrans-
piración de grandes superficies. Sin embargo, se han establecido diversos métodos
indirectos que dan resultados aceptables. Este capítulo versa sobre los tanques de
evaporación y lisímetros que se utilizan en las redes. En los embalses existentes, las
parcelas y las cuencas pequeñas, las estimaciones pueden hacerse basándose en el ba-
lance hídrico, en el balance energético y en métodos aerodinámicos. Estas técnicas
se analizan en el presente capítulo únicamente desde el punto de vista de los instru-
mentos y de las necesidades de observación. En los capítulos 37 y 38 se examina mi-
nuciosamente el cálculo de la evaporación y de la evapotranspiración, respecti-
vamente, de extensas superficies terrestres y de agua por diversos métodos indirectos.

9.2 Tanque de evaporación [C46]


Para calcular la evaporación de lagos y embalses se utilizan frecuentemente los regis-
tros de evaporación obtenidos por medio de tanques de evaporación. Existen nume-
rosos modelos de tanques de evaporación: unos son cuadrados y otros circulares; unos
están instalados por encima del nivel del suelo, y otros están enterrados de forma que
el nivel de agua coincida aproximadamente con el del terreno. Los tanques o tinas de
evaporación se instalan a veces sobre plataformas flotantes en lagos o masas de agua.
Entre los variados tipos de tanques de evaporación utilizados hay tres que mere-
cen especial atención: el tanque de evaporación clase A de Estados Unidos y el tan-
que GG1-3 000 y el de 20 m2 de la ex Unión Soviética. El primero fue recomendado
por la OMM y la Asociación Internacional de Ciencias Hidrológicas (AICH) como
136 CAPÍTULO 9

instrumento de referencia. El rendimiento de este tanque se ha estudiado en condiciones


climáticas muy diversas y en latitudes y altitudes muy diferentes. El tanque de evapo-
ración GG1-3 000 y el de 20 m2 se utilizan en Rusia y algunos otros países con dife-
rentes condiciones climáticas. Poseen cualidades operativas dignas de confianza, así
como una relación extraordinariamente estable con los elementos meteorológicos que
determinan la evaporación.
La OMM patrocinó en varios países un programa de observaciones de com-
paración [1] entre el tanque de evaporación clase A, el tanque GG1-3 000 y el tanque
de 20 m2. Este programa condujo a algunas recomendaciones operativas sobre la
conveniencia de estos tanques en diversas condiciones climáticas y fisiográficas.
Además del tanque, se emplean los siguientes instrumentos en las estaciones
evaporimétricas:
a) un anemógrafo integrado o anemómetro, situado a uno o dos metros por encima
del tanque, para determinar el movimiento del viento sobre el tanque;
b) un pluviométro no registrador;
c) termómetros o termógrafos que proporcionan las temperaturas máxima, mínima
y media del agua en el tanque;
d) termómetros o termógrafos de máxima y mínima para medir las temperaturas
del aire, o un higrotermógrafo o psicrómetro si se desea conocer la temperatura
y la humedad del aire.
El emplazamiento para ubicar el tanque debe ser un terreno nivelado y libre de
obstrucciones. Si las condiciones climáticas y del terreno no permiten mantener una
capa vegetal, debe hacerse lo posible para que la superficie del suelo se asemeje a la
superficie natural y a los alrededores. Los obstáculos, como árboles, edificios, arbus-
tos o garitas meteorológicas, deben estar a una distancia igual o superior a cuatro ve-
ces la altura del objeto por encima del tanque de evaporación. En ningún caso, de-
berá colocarse el tanque de evaporación o la garita de instrumentos sobre una losa o
pedestal de concreto ni sobre asfalto ni capas de grava.
Los instrumentos deben instalarse en la estación de evaporación de modo que
no proyecten sombras sobre el tanque. El tamaño mínimo de la parcela debe ser de
15 Χ 20 m y debe estar cercada para proteger los instrumentos e impedir que los ani-
males beban el agua. La cerca o valla debe construirse de manera que no modifique
la estructura del viento sobre el tanque de evaporación.
En regiones deshabitadas, especialmente en regiones áridas y tropicales, con
frecuencia es necesario proteger los tanques de evaporación de pájaros y animales
pequeños, para lo cual se puede utilizar:
a) repelentes químicos. En ese caso, hay que tomar precauciones para no contami-
nar en absoluto el agua del tanque de evaporación; o
b) una pantalla de tela metálica de tipo corriente colocada encima del tanque de
evaporación.
EVAPORACIÓN Y EVAPOTRANSPIRACIÓN 137

Para estimar el error introducido por el efecto de la pantalla de tela metálica


sobre el régimen del viento y sobre las características térmicas del tanque, deben
compararse las lecturas del tanque protegido con las obtenidas por medio de un
tanque estándar en la estación más próxima que tenga características similares.
El nivel del agua del tanque debe medirse con exactitud antes y después de
añadir agua. Esto puede hacerse de dos maneras:
a) el nivel del agua se puede determinar por medio de un aforador de gancho que
consta de una escala móvil y de un vernier dotado de un gancho dentro de una
cámara de agua tranquila montada en el tanque. Se puede usar también un
flotador. Se utilizará un recipiente calibrado para añadir o quitar agua al hacer
la observación, volviendo a situar el nivel del agua a la altura del punto fijo;
b) el nivel del agua se puede determinar usando el siguiente procedimiento:
i) se coloca encima de una señal de referencia, hecha en el tanque por deba-
jo de la superficie del agua, un recipiente de diámetro pequeño dotado de
una válvula;
ii) se abre la válvula hasta que el nivel del agua contenida en el recipiente sea
igual con el nivel del agua del tanque;
iii) se cierra la válvula y se determina con exactitud el volumen de agua con-
tenido en el recipiente mediante una probeta de medida;
iv) la altura del nivel del agua por encima de la señal de referencia se deter-
mina a partir del volumen de agua contenida en el recipiente y de las
dimensiones del mismo.
La evaporación diaria se calcula evaluando la diferencia entre los niveles del
agua en el tanque en días sucesivos, teniendo en cuenta las precipitaciones durante
el período considerado. El volumen de evaporación entre dos observaciones del
nivel del agua en el tanque se determina mediante la formula:
E = P ± ∆d (9.1)
donde P es la altura de las precipitaciones producidas durante el período entre las dos
mediciones y ∆d la altura del agua añadida (+) o sustraída (-) del tanque.
Actualmente se utilizan varios tipos de tanques automáticos de evaporación. El
nivel del agua en el tanque se mantiene automáticamente constante gracias a un sis-
tema que vierte agua en el tanque desde un tanque de almacenamiento o elimina el
agua sobrante en caso de precipitación. Se anota la cantidad de agua añadida o elimi-
nada.

9.3 Evaporímetros y lisímetros


La evapotranspiración se puede estimar por medio de evaporímetros y lisímetros,
mediante métodos de balance hídrico o balance térmico, con ayuda del método de
difusión turbulenta o mediante diferentes fórmulas empíricas basadas en datos
138 CAPÍTULO 9

meteorológicos observados. El uso de evaporímetros y lisímetros permite una medi-


da directa de la evapotranspiración de superficies de terreno diferentes y la evapo-
ración del suelo situado entre espacios cultivados. Estos instrumentos han demostra-
do ser suficientemente sencillos y exactos siempre que se satisfagan todos los requi-
sitos concernientes a su instalación y a las técnicas observación. La transpiración de
la vegetación se estima como la diferencia entre los valores de evapotranspiración y
de evaporación del terreno medidos al mismo tiempo.
Los evaporimétros y los lisímetros se clasifican de acuerdo con el método
empleado para su funcionamiento:
a) de pesada, cuando utilizan básculas mecánicas para contabilizar los cambios en
el contenido de agua;
b) hidráulicos, cuando usan el principio hidrostático de pesada; y
c) volumétricos, en los cuales el agua contenida se mantiene constante y la evapo-
transpiración se mide por la cantidad de agua que se introduce o se extrae.
No existe un instrumento tipo, de carácter internacional, para medir de la evapo-
transpiración.
Las condiciones generales para seleccionar el emplazamiento de las estaciones
evaporimétricas son las siguientes:
a) el sitio seleccionado para la estación evaporimétrica debe ser representativo de
la zona circundante en lo referente al riego, características del suelo (estructuras
y composición), pendiente y cubierta vegetal;
b) la estación evaporimétrica debe situarse más allá de la zona de influencia de edi-
ficios y árboles aislados. No debe ubicarse a menos de 100 ó 150 m de los lí-
mites del terreno considerado ni a más de tres o cuatro kilómetros de la estación
meteorológica. El lugar elegido para extraer bloques de tierra para la inclusión
de evaporímetros y lisímetros debe encontrarse dentro de un radio de 50 m de
la parcela de evaporación, y la tierra y cubierta vegetal del bloque debe corres-
ponder a la tierra y cubierta vegetal de la parcela.

9.4 Evaporación de la nieve


En muchos países se utilizan evaporímetros de polietileno o plástico incoloro para
medir la evaporación o condensación de la capa de nieve. Los evaporímetros de
nieve deben tener una superficie de al menos 200 cm2 y una profundidad de 10 cm.
Se corta una muestra de nieve con la que se llena el evaporímetro, se determina
el peso total y se instala el evaporímetro al mismo nivel que la superficie de la nieve.
Se debe tener cuidado de que las características de la superificie de la muestra sean
las mismas que las de la capa de nieve sobre la que se sitúe el evaporímetro. Al final
del período de mediciones se quita el evaporímetro de la capa de nieve, se seca su
superficie exterior y se hace una medida final de su peso. La diferencia entre los
pesos iniciales y finales se convierte en valores de la evaporación o la condensación
EVAPORACIÓN Y EVAPOTRANSPIRACIÓN 139

expresados en centímetros. No son válidas las mediciones hechas durante períodos


de nevada o de ventisca alta de nieves. Durante el período de fusión de la nieve, se
deben pesar los evaporímetros y tomar muestras a intervalos más próximos, debido
a que al disminuir el espesor de la capa de nieve queda expuesto el borde del evapo-
rímetro y se altera así el flujo del aire sobre la muestra.

9.5 Métodos indirectos


9.5.1 Generalidades
Generalmente se usan métodos indirectos como los de balance hídrico y balance
energético o el enfoque aerodinámico, a causa de las dificultades que se plantean en
la realización de observaciones directas de la evaporación de lagos y embalses. Los
elementos meteorológicos incluidos en estos métodos indirectos son las radiaciones
solar y de onda larga, la temperatura del aire y de la superficie del agua, la humedad
atmosférica o la presión del vapor y el viento. En las subsecciones siguientes se des-
criben los instrumentos y los procedimientos de observación para medir estos ele-
mentos. En el capítulo 37 se describe de qué manera las observaciones de los ele-
mentos antes mencionados se usan en distintos métodos indirectos para calcular la
evaporación.

9.5.2 Radiación solar


La radiación solar total incidente (onda corta) debe medirse en un lugar próximo al
embalse mediante un piranómetro, y sus resultados deberán registrarse continua-
mente. La entrada de radiación de onda corta sobre una superficie horizontal se mide
con un piranómetro. La mayoría de piranómetros modernos se basa en los sistemas
de pilas termoeléctricas de multiunión, cubiertos por domos de vidrio doble o senci-
llo que permiten que sólo la radiación entre 0,3 y 3 µm alcance la superficie sensiti-
va del piranómetro. Algunos tipos de piranómetros tienen toda la superficie enne-
grecida con una mitad de las termouniones en contacto y la otra mitad localizada de
forma que percibe la lenta variación de la temperatura de referencia de un bloque
largo de latón protegido. Otros tipos tienen una superficie sensible que consiste en
dos superficies pintadas de blanco y negro, con ambas termouniones conectadas.

9.5.3 Radiación de onda larga


La radiación de onda larga se mide indirectamente con radiómetros de placa plana.
Estos instrumentos no son selectivos en respuesta a las diferentes longitudes de onda,
por lo que miden todas las longitudes de ondas. La radiación de onda larga se calcu-
la como la diferencia entre la radiación total recibida del sol y del cielo, como la regis-
tra un radiómetro, y la radiación solar medida con un piranómetro en el mismo lugar.
Un tipo de radiómetro de onda larga consiste en una placa plana de 5 cm2, mon-
tada horizontalmente en la boca de un pequeño ventilador. La placa consta de una
140 CAPÍTULO 9

superficie superior de aluminio ennegrecido y una superficie inferior de aluminio


pulido. Una pila termoeléctrica mide el gradiente vertical de la temperatura a través
de una lámina aislante insertada entre las dos láminas de aluminio que componen la
placa. El voltaje de la termopila es proporcional al flujo de calor que atraviesa la
placa, que a su vez es proporcional a la energía recibida por la superficie ennegreci-
da después de deducida la radiación del cuerpo negro. Para determinar el valor de
esta última corrección, se emplea una pila termoeléctrica separada, que mide la tem-
peratura de la superficie ennegrecida. La función del ventilador consiste en mini-
mizar los efectos del viento sobre el coeficiente de calibración del dispositivo.
Otro tipo de instrumento, el piranómetro total, mide la diferencia entre la radiación
total (de onda corta y onda larga) recibida (hacia bajo) y la saliente (hacia arriba). El
instrumento consiste de un plato montado horizontalmente con dos superficies ennegre-
cidas. La mitad de las uniones de las termopilas se fijan a la superficie superior y las
otras se fijan a la superficie inferior, de modo que la salida de la termopila es propor-
cional a la radiación neta en la banda de 0,3 – 100 µm. Estos instrumentos se dividen
en dos tipos: los que son ventilados y los que están protegidos para reducir la trans-
ferencia de calor convectivo desde el elemento sensible. Los instrumentos deben
estar montados al menos a un metro por encima de la cubierta vegetal representativa.

9.5.4 Temperatura del aire


La temperatura del aire se debe medir a dos metros sobre la superficie del agua cerca
del centro del embalse. Para los pequeños embalses, la temperatura del aire no se mo-
difica considerablemente al pasar sobre la superficie del agua, por lo tanto se pueden
hacer mediciones satisfactorias en un lugar de la orilla situado contra el viento.
Si bien sería suficiente medir la temperatura del aire a intervalos de una, cuatro
o seis horas, es conveniente disponer de registros continuos de la temperatura, y en
especial junto con mediciones de humedad. Los termógrafos eléctricos, que utilizan
termómetros de termopar, sirven para los registros en los potenciómetros registra-
dores multicanales que se requieren para medir las radiaciones.
Al medir la temperatura del aire, los termómetros deben protegerse del sol, sin
disminuir por ello la ventilación natural. Se han diseñado protecciones especiales
contra las radiaciones para los termómetros de termopar.
Las mediciones de la temperatura del aire deben tener una exactitud de ±0,3°C.

9.5.5 Temperatura de la superficie del agua


Para la medición de la temperatura del agua se usan varios tipos de termómetros :
a) termómetro de mercurio en vidrio o en acero (incluido el termómetro de máxi-
ma y mínima, así como el termómetro de inversión);
b) termómetro de resistencia de platino o elementos de resistencia térmica con cir-
cuitos electrónicos y con un medidor o registrador;
EVAPORACIÓN Y EVAPOTRANSPIRACIÓN 141

c) termómetro de termopar, con voltímetro, con o sin registrador.


Las aplicaciones particulares determinan el modelo que más conviene. Por
ejemplo, las observaciones directas se realizan mejor con un termómetro de mercu-
rio en vidrio, mientras que los registros continuos pueden obtenerse con elementos
de resistencia o termopares.
Los termógrafos, que producen un registro continuo de temperatura, contienen,
en general, un elemento sensible de mercurio en acero, sumergido en el agua, que
está conectado a un registrador circular o cilíndrico por medio de un tubo de
Bourdon que actúa como transductor. La instalación de termógrafos debe hacerse
con sumo cuidado para que las mediciones tomadas sean representativas de la tem-
peratura del agua [2].
En el caso de estaciones automáticas donde las mediciones, que generalmente
incluyen otras variables, se registran sobre una cinta magnética o se transmiten
directamente por cable o por radio, los termómetros más utilizados son los de resis-
tencia de platino o los de resistencia térmica. Como éstos no tienen partes móviles,
son más fiables y ofrecen mediciones más exactas y una mayor sensibilidad. El ele-
mento sensible se conecta generalmente a un circuito del tipo puente de Wheatstone,
con un amplificador electrónico que produce una señal de salida adecuada para el
registro o la transmisión.
En general, la exactitud necesaria para la medición de la temperatura del agua
es de ±0,1°C, salvo que por razones especiales se pueda requerir una mayor exacti-
tud. Sin embargo, en muchas circunstancias la exactitud de observación de ±0,5°C
es suficiente y con frecuencia los datos estadísticos de temperatura se redondean al
grado centígrado más cercano. Por eso es importante especificar las necesidades
operativas a fin de seleccionar el termómetro más adecuado.

9.5.6 Humedad o presión de vapor del aire


Las mediciones de la humedad del aire se hacen en el mismo lugar que las medicio-
nes de la temperatura del aire. Para el registro, los instrumentos más adecuados son
los psicrómetros provistos de termómetros de termopar. Los descritos en la sección
9.5.4, con un termómetro de termopar adicional para registrar las temperaturas del
termómetro húmedo, darán resultados satisfactorios. Los termopares húmedos re-
quieren una mecha y un depósito que se deben disponer de modo que el agua que
llega al termómetro húmedo esté a la misma temperatura del termómetro húmedo.
Además, este tipo de termómetro debe estar protegido de las radiaciones, mantenién-
dose al mismo tiempo la ventilación adecuada para obtener la temperatura real del
termómetro húmedo. Si la velocidad del viento es superior a 0,5 m s-1 se utilizará
una protección similar a la utilizada para el termómetro que mide la temperatura del
aire. En la práctica, la pantalla del termómetro húmedo se instala debajo de la pan-
talla del termómetro que mide la temperatura del aire.
142 CAPÍTULO 9

Si las mediciones de las temperaturas de los termómetros seco y húmedo se


efectúan con una exactitud de ±0,3°C, la humedad relativa no debe exceder del
±7 por ciento para temperaturas moderadas, valor adecuado para determinar la ten-
sión de vapor del aire.

9.5.7 Viento
La velocidad del viento debe medirse cerca del centro del lago o del embalse a unos
dos metros por encima de la superficie del agua. En la práctica se emplea una balsa
anclada como plataforma para los instrumentos.
Para determinar la velocidad media diaria del viento, se utiliza cualquier tipo de
anemómetro que proporcione indicaciones o trace un registro a distancia. El rotor
de tres cazoletas o los anemómetros de abanico son los más adecuados para los regis-
tros a distancia. La exactitud de las mediciones de la velocidad del viento con los
anemómetros de abanico o de tres cazoletas es de ±0,5 m s-1, valor que se considera
aceptable para las mediciones de la evaporación.
Si se utiliza un anemómetro totalizador, habrá que realizar la lectura del conta-
dor a intervalos fijos, de preferencia diariamente. Si se emplea un anemómetro eléc-
trico de contacto se debe agregar un registrador. Esto se puede hacer instalando un
marcador eléctrico de datos en el borde del registro de la temperatura.

9.5.8 Dispositivos de integración


Las mediciones de la radiación y la temperatura del aire se hacen generalmente en
los mismos lugares: en el centro del lago o en una estación situada en una orilla con-
tra el viento. De este modo, se pueden registrar de manera sucesiva diversos ele-
mentos con un solo registrador de canal múltiple. A veces se utilizan, junto con los
registradores de banda, dispositivos de integración que permiten leer el valor prome-
dio de cada parámetro durante el período de tiempo para el que debe calcularse la
evaporación, generalmente diez días o dos semanas.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1976: The CIMO International
Evaporimeter Comparisons. OMM–Nº 449, Ginebra.
2. Herschy, R. W., 1971: River Water Temperature. Water Resources Board, TN5.
CAPÍTULO 10
NIVELES DE RÍOS, LAGOS Y EMBALSES

10.1 Generalidades
El nivel de agua de ríos, lagos y embalses se usa directamente para la predicción de
crecidas, para la delimitación de zonas con riesgo de inundación y para el diseño de
estructuras en cursos o masas de agua o cerca de ellas. Cuando se relaciona con los
caudales de las corrientes o con el volumen de almacenamiento de embalses y lagos,
el nivel de agua se utiliza como base para determinar el caudal o el volumen de agua
almacenada. La publicación titulada Manual on Stream Gauging, de la OMM [1],
contiene un estudio detallado sobre este tema.
El nivel o altura del agua es la altura de la superficie del agua de una corriente,
lago u otra masa de agua con relación a una determinada referencia [2]. En general,
debe ser medida con una exactitud de un centímetro, mientras que en las estaciones
de aforo que efectúan registros continuos la exactitud debe ser de tres milímetros.
El sitio seleccionado para la observación del nivel de agua deberá responder a
la finalidad de las observaciones y a la accesibilidad del sitio. Las condiciones hidráu-
licas son un factor importante en la selección de sitios en corrientes, particularmente
en lugares donde se utiliza el nivel de agua para calcular registros de caudal. En
lagos y embalses, los limnímetros están casi siempre ubicados cerca de una salida,
pero lo suficientemente aguas arriba de la zona para evitar la influencia del descen-
so del nivel debido al aumento de la velocidad.

10.2 Instrumentos para medir el nivel [C71]


10.2.1 Limnímetros
En hidrometría práctica se emplean varios tipos de limnímetros para las mediciones
del nivel. Los limnímetros más utilizados son los siguientes:
a) escala vertical graduada;
b) escala inclinada o de rampa;
c) indicador de alambre y pesa instalado en una estructura por encima de la co-
rriente;
d) varilla, cinta o alambre graduado, para medir la distancia hasta la superficie del
agua.
144 CAPÍTULO 10

10.2.2 Limnígrafos
Los tipos de limnígrafos de registro continuo que se utilizan son muy diversos; se pue-
den clasificar según el sistema de funcionamiento o el sistema de registro.
Una instalación corrientemente usada consiste en un pozo de amortiguación
conectado a la corriente por medio de tuberías, con un flotador instalado en el pozo
y conectado a la rueda de un registrador mediante una cadenilla o una cinta perfora-
da. En ríos con alta velocidad, puede ser necesario instalar tubos estáticos al final
de la cañería de toma para evitar el descenso del nivel de agua en el pozo.
También se utilizan los limnígrafos de presión, que funcionan según el princi-
pio de que la presión en un punto fijo del lecho del río es directamente proporcional
a la carga del líquido sobre ese punto. Muchos aparatos utilizan un sistema purgador
a gas para transmitir la presión al limnígrafo. Se permite que una pequeña cantidad
de aire o gas inerte (por ejemplo el nitrógeno) pase a un orificio en la corriente a tra-
vés de un caño o tubería. Entonces se mide la presión del aire o del gas que desplaza
al líquido de la tubería y se la convierte en una rotación de eje, por lo general me-
diante un servomanómetro o servobalanza de cruz. La principal ventaja de los regis-
tradores que actúan a presión es que no necesitan un pozo de amortiguación ni ser
sensibles a los sedimentos, si la concentración es normal.
El nivel del río se registra habitualmente por medio de registradores gráficos
(analógicos). Las escalas de tiempo y de nivel para una estación en particular depen-
derán del rango de variación en el nivel, de la sensibilidad de la relación nivel/cau-
dal y de las características de escorrentía de la cuenca. Los valores del nivel pueden
convertirse de la forma analógica a la numérica mediante dispositivos electrónicos,
algunos de los cuales son operados manualmente para producir, sobre cintas de papel
o cintas magnéticas, las coordenadas X y Y del registro del nivel.
Pueden usarse registradores numéricos sobre cinta de papel en lugar de regis-
tradores gráficos de banda, lo que permite que los datos sean procesados automáti-
camente. Un registro digital se logra con un punzón de movimiento lento, acciona-
do por una batería, que registra en una cinta de papel a intervalos de tiempo deter-
minados, un número de cuatro cifras que representa el nivel. Para cada estación, el
intervalo se selecciona sobre la base de la rapidez de variabilidad del nivel en mag-
nitudes que puedan afectar grandemente el caudal. Estos criterios exigen que los
intervalos de tiempo sean más cortos para las corrientes de variaciones rápidas y más
largos en ríos grandes.
Existen dispositivos que proporcionan salidas de voltaje para representar el ni-
vel de agua, como los transductores de presión y los codificadores de pozos, los
cuales graban sus datos en registradores electrónicos (sección 6.2.4), o si se dispone
de interfaces apropiadas, los datos se pueden transmitir telemétricamente a través de
radio o de sistemas de satélite.
NIVELES DE RÍOS, LAGOS Y EMBALSES 145

10.3 Procedimientos para medir el nivel


10.3.1 Establecimiento del cero del limnímetro
El limnímetro debe ajustarse de modo que el valor cero corresponda a un nivel infe-
rior al más bajo que pueda preverse para evitar las lecturas negativas. El cero del lim-
nímetro debe verificarse anualmente mediante la nivelación con niveles de referencia
locales. Es importante mantener el mismo cero o punto de referencia de la escala en
todo el período de registro. El cero de referencia local debe referirse en lo posible a
un nivel cartográfico nacional o regional.

10.3.2 Limnígrafos
El registrador gráfico (analógico), digital, electrónico, o el dispositivo telemétrico se
ajusta por comparación con un aforador auxiliar de flotador de cinta o con una escala
colocada dentro del pozo de amortiguación. Además, para poder comparar el nivel
de la superficie del agua en el pozo de amortiguación con el nivel del río, es necesa-
rio sumergir en la corriente una barra, una mira o un aforador de plomada graduados
en función del mismo cero de referencia. En los limnígrafos con sistema de purga de
gas y sin pozo de amortiguación, la escala, rampa o el aforador de plomada en el río
servirá como escala de referencia. Por lo general aparecen pequeñas diferencias de-
bido a la velocidad de paso de la corriente por las cañerías de toma. La existencia
de diferencias significativas es indicio de que las cañerías de toma están obstruidas.

10.3.3 Funcionamiento de los limnígrafos en invierno


a) con flotadores – Este tipo de instalación requiere un pozo de amortiguación que
debe mantenerse libre de hielo en invierno. Para ello se calienta el pozo de
amortiguación con una lámpara eléctrica de calefacción o con un calentador de
gas. Existen además otros dispositivos para impedir la congelación del pozo de
amortiguación: un piso provisional dentro del pozo que esté justo debajo del
límite de helada del suelo; un tubo vertical abierto, con suficiente diámetro para
alojar al flotador, que contiene además una capa de aceite pesado sobre la super-
ficie del agua;
b) servomanómetro a presión y servobalanza de cruz – Si bien estos limnígrafos,
que emplean sistema de purga de gas, no necesitan pozo de amortiguación, uti-
lizan baterías y, en algunos casos, mercurio en su funcionamiento. En condi-
ciones meteorológicas extremas, la batería se debilitará y el mercurio se conge-
lará a -39°C. Los trenes de engranaje de algunos modelos tienden también a tra-
barse en clima frío debido a la contracción diferencial. Sin embargo, con pro-
tecciones adecuadas, como calentar la estructura de protección, este tipo de
instalación puede funcionar satisfactoriamente a lo largo del invierno;
c) fuelles de aire a presión y transductores – Estos tipos de instalaciones no requie-
ren de pozos de amortiguación ni de otros dispositivos que puedan congelarse.
146 CAPÍTULO 10

Sin embargo, la exactitud de dichos instrumentos tiende a ser menor que la de


los descritos en esta sección, en particular para grandes variaciones de la altura.

10.4 Frecuencia de las mediciones del nivel


La frecuencia con que debe realizarse el registro del nivel de agua está condicionada
por el régimen hidrológico del curso de agua y por el fin que se asigne a la concentración
de los datos. Si se requiere un registro casi continuo, las lecturas sistemáticas, dos
veces al día, complementadas con lecturas más próximas entre sí durante las creci-
das son suficientes para muchas corrientes. Es obligatorio la instalación de limnígra-
fos en corrientes sujetas a variaciones rápidas. Se utiliza con frecuencia el limníme-
tro como parte de los sistemas de predicción de crecidas, en lugares donde existen
observadores locales que informen a intervalos regulares sobre el nivel del río. Para
la predicción o la gestión de crecidas, los sistemas telemétricos pueden emplearse
para transmitir datos de cambios de nivel por encima de un valor predeterminado.
Para algunos objetivos, es suficiente tener los niveles máximos durante las cre-
cidas, utilizándose limnímetros de niveles máximos.
Una observación diaria es, en general, suficiente para los niveles de lagos y
embalses si se quiere calcular las variaciones en el almacenamientos [3].

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1980: Manual on Stream Gauging.
Volumes I and II, Informe de hidrología operativa Nº 13 (OMM–Nº 519), Ginebra.
2. Organización Internacional de Normalización, 1988: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Vocabulary and Symbols. Tercera edición, ISO 772, Ginebra.
3. Organización Internacional de Normalización, 1981: Liquid Flow Measurement
in Open Channels. Part 1: Establishment and operation of a gauging station and
Part 2: Determination of stage-discharge relation. ISO 1100, Ginebra.
CAPÍTULO 11
MEDICIÓN DEL CAUDAL

11.1 Generalidades [E70]


El caudal de un río, es decir la cantidad de agua que fluye a través de una sección
transversal, se expresa en volumen por unidad de tiempo. El caudal en un tiempo
dado puede medirse por varios métodos diferentes y la elección del método depende
de las condiciones de cada sitio.

11.2 Medición del caudal con molinete hidrométrico [C79, C85, C86,
C88, E79]
La medición del caudal por el método área–velocidad se explica con referencia a la
figura 11.1. La profundidad del río en la sección transversal se mide en verticales
con una barra o sonda. Al mismo tiempo que se mide la profundidad, se hacen
mediciones de la velocidad con el molinete en uno o más puntos de la vertical. La
medición del ancho, de la profundidad y de la velocidad permiten calcular el caudal
correspondiente a cada segmento de la sección transversal. La suma de los caudales
de estos segmentos representa el caudal total [1].

b1 b2 b3 b4 b5
1 2 3 4 5

d1
d2
d3
d4
d5

Figura 11.1 — Vista de la sección transversal de un río en el que se muestra la ubicación


de los puntos de observación
148 CAPÍTULO 11

11.2.1 Selección del sitio


No es necesario que la medición del caudal se haga en el lugar exacto en que se ha
instalado la estación de aforo, ya que el caudal es normalmente el mismo en las
proximidades de la estación. Los sitios seleccionados para las mediciones de caudal
deben tener las siguientes características [1]:
a) velocidades paralelas en todos los puntos y que formen ángulo recto con la sec-
ción transversal de la corriente;
b) curvas regulares de distribución de velocidad en la sección, en los planos verti-
cal y horizontal;
c) velocidades superiores a 0,150 m s-1;
d) lecho del río uniforme y estable;
e) profundidad superior a 0,300 m;
f) ausencia de plantas acuáticas;
g) existencia mínima de nieve enlodada o cristales de hielo (véase la sección 11.2.5.1).

11.2.2 Medición de la sección transversal


La exactitud de las mediciones del caudal depende en gran parte del número de verti-
cales en que se hagan observaciones de la profundidad y la velocidad. Las verticales de
observación deben localizarse de modo que se pueda definir debidamente la variación
en elevación del lecho de la corriente y la variación horizontal en velocidad. En gene-
ral, el espacio entre dos verticales sucesivas no debe superar 1/20 del ancho total, y el
caudal entre esas dos verticales no deberá ser superior al 10 por ciento del caudal total.
El ancho del cauce y la distancia entre las verticales deben ser obtenidos por me-
diciones hechas a partir de un punto fijo de referencia (generalmente un punto ini-
cial en la margen), que deberá hallarse en el mismo plano de la sección transversal.
Normalmente, la distancia entre las verticales se determina con la ayuda de una cinta
graduada o de una cadena que se tiende provisionalmente a través del cauce, o de
marcas semipermanentes pintadas en el pasamanos de un puente o en un cable de
suspensión [1]. En ríos grandes puede usarse el sistema telemétrico o de prácticas
de triangulación para medir el ancho.
Si la medición se realiza mediante vadeo, la profundidad puede ser medida
directamente con una varilla graduada colocada en el lecho de la corriente. Si se uti-
liza el sistema de sonda con alambre de plomo y tambor para la medición, el metro
y la plomada se hacen descender hasta que la parte inferior de la plomada roce ape-
nas la superficie del agua y la aguja indicadora de profundidad se colocará en cero;
seguidamente, se sumergirá la plomada hasta que descanse en el lecho del río y se
anotará la profundidad registrada por la aguja.
Si la plomada unida a la sonda no pesa lo suficiente para mantenerse perpendi-
cular a la superficie del agua, el ángulo que forma la sonda con la vertical se medirá
con un transportador redondeando al grado más cercano. La relación entre la pro-
MEDICIÓN DEL CAUDAL 149

fundidad exacta, d, y la profundidad observada, dob, basada en el ángulo medido, ϕ,


y en la distancia entre la superficie del agua y el punto de suspensión de la línea de
sondeo, x, se observa en la figura 11.2 y se determina con la siguiente fómula:
d = [dob - x (sec ϕ - 1)][1 - k] (11.1)
Los valores de k, que se dan en la tabla 11.1, se establecen según la hipótesis de
que la presión de arrastre ejercida sobre la plomada en la capa de agua, relativamente
tranquila cerca al fondo, puede despreciarse y de que la sonda y la plomada están
diseñadas para ofrecer poca resistencia a la corriente. Las incertidumbres de esta
estimación son tales que si el ángulo que la sonda forma con la vertical es superior
a los 30° pueden producirse errores importantes.

x ϕ 1)
ϕ-
sec
x(

dob
d

Figura 11.2 — Relación entre la profundidad exacta, d y la profundidad observada, dob.

TABLA 11.1
Factor de corrección k para valores dados de ϕ
ϕ k ϕ k ϕ k
4° 0,0006 14° 0,0098 24° 0,0296
6 0,0016 16 0,0128 26 0,0350
8 0,0032 18 0,0164 28 0,0408
10 0,0050 20 0,0204 30 0,0472
12 0,0072 22 0,0248
150 CAPÍTULO 11

11.2.3 Medición de la velocidad [C79, E79]


11.2.3.1 Instrumentos para la medición de la velocidad
La velocidad del flujo en un punto determinado se mide generalmente contando
el número de revoluciones del rotor de un molinete durante un corto período de tiem-
po medido con un cronómetro [1]. Los molinetes más utilizados son de dos tipos:
el de cazoletas, con eje vertical, y el de hélice, con eje horizontal. Ambos están
provistos de un disruptor que genera un impulso eléctrico indicando las revoluciones
del rotor [2]. También se usan contadores de tipo óptico en los molinetes de cazole-
tas.
Los molinetes se calibran a fin de cubrir la gama de velocidades del flujo que
ha de medirse. Los procedimientos de calibración detallados se describen en la nor-
ma ISO 3455 (3). Los molinetes pueden calibrarse individualmente o en conjunto.
Los molinetes calibrados individualmente deben ser recalibrados después de tres
años o de 300 horas de uso o cuando se dude de su funcionamiento (Reglamento
Técnico, Volumen III, Anexo I).
11.2.3.2 Medición de la velocidad usando el molinete
La velocidad se determina en uno o más puntos en cada vertical contando las revo-
luciones del rotor en un lapso de 60 segundos como mínimo y durante un período
máximo de tres minutos si la velocidad del agua es pulsatoria [1].
En canales poco profundos, el molinete debe sostenerse en la posición deseada
por medio de una varilla de vadeo. En canales demasiado profundos o muy rápidos
para medirlo por vadeo, el molinete se debe suspender de un alambre o varilla desde
un puente, teleférico o embarcación. Cuando se utiliza un embarcación, el molinete
debe sostenerse de manera que no lo afecten las perturbaciones causadas por la
embarcación. Una vez que el molinete se haya colocado en el punto seleccionado
de la vertical, se le alineará en la dirección de la corriente antes de comenzar las
mediciones. Si no se puede evitar el flujo oblicuo, el ángulo de la dirección del flujo
normal y la sección transversal deben ser medidos y la velocidad medida debe co-
rregirse. Si el ángulo medido con respecto a la normal es γ, entonces:

Vnormal = Vmedido cos γ (11.2)

El molinete debería sacarse del agua de vez en cuando para examinarlo. Se pueden
utilizar molinetes especiales para medir velocidades muy bajas, si su buen funciona-
miento y exactitud han sido probados en esta gama de velocidad.
El eje horizontal del molinete no debe estar situado a menos de una vez o una
vez y media la altura del rotor con respecto a la superficie del agua, ni a menos de
tres veces la altura del rotor desde el fondo del canal.
MEDICIÓN DEL CAUDAL 151

11.2.3.3 Determinación de la velocidad media en la vertical


La velocidad media del agua en cada vertical se puede determinar con uno de los si-
guientes métodos:
a) método de distribución de la velocidad;
b) métodos de puntos reducidos;
c) método de integración.
La selección del método apropiado depende del tiempo disponible, del ancho y
de la profundidad del agua, de las condiciones del lecho, de las variaciones de nivel,
de la existencia de capa de hielo y de la exactitud requerida.

Método de distribución de velocidad


La medición de la velocidad media por este método se obtiene a partir de las obser-
vaciones de la velocidad efectuadas en un determinado número de puntos a lo largo
de cada vertical, entre la superficie del agua y el lecho del canal. Las observaciones
de la velocidad en cada posición deberán ser trazadas en un gráfico y la velocidad
media se determinará al dividir el área formada por este trazo entre la profundidad.
Para hacer el gráfico puede ser necesario estimar las velocidades del flujo cerca del
lecho, suponiendo que la velocidad para cierta distancia por encima del lecho del
canal es proporcional al logaritmo de la distancia x desde el mismo. Si la velocidad
observada en los puntos próximos al lecho se lleva a un gráfico en función del loga-
ritmo x, la línea que más ajuste los puntos puede extenderse hasta el lecho y las
velocidades cercanas a él pueden leerse en el gráfico.
El método de distribución de velocidad puede que no convenga para mediciones
hechas durante variaciones importantes de nivel porque lo que aparentemente se
gana en exactitud puede ser más que compensado por los errores resultantes durante
el largo período de tiempo necesario para realizar la medición.

Método de puntos reducidos


a) método de un punto. La velocidad se debe medir en cada vertical colocando el
molinete a 0,6 de profundidad a partir de la superficie. El valor observado se
considera como la velocidad media en la vertical. Este método se aplica con un
factor de corrección de 0,92 para profundidades inferiores a 1 m, cuando las me-
diciones se realizan bajo una capa de hielo. Bajo una capa de hielo, el molinete
podrá colocarse a 0,5 de profundidad; se aplica entonces a este resultado un fac-
tor de corrección de 0,88;
b) método de dos puntos. Las observaciones de velocidad se deben hacer en cada verti-
cal, colocando el molinete a 0,2 y 0,8 de profundidad a partir de la superficie. El
promedio de los dos valores puede considerarse como la velocidad media en la vertical;
c) método de tres puntos. La velocidad se mide colocando el molinete en cada ver-
tical a 0,2, 0,6 y 0,8 de profundidad a partir de la superficie. El promedio de los
152 CAPÍTULO 11

tres valores puede ser considerado como la velocidad media en la vertical. Se


puede también ponderar la medición a 0,6 y la velocidad media se obtendrá con
la ecuación:
–v = 0,25 (v + 2v + v ) (11.3)
0,2 0,6 0,8

d) método de cinco puntos. El método de cinco puntos puede utilizarse cuando el


canal está libre de hielo y de vegetación acuática. Consiste en medir la veloci-
dad en cada vertical a 0,2, 0,6 y 0,8 de profundidad a partir de la superficie y
tan cerca como sea posible de la superficie y del lecho. La velocidad media
podrá determinarse del gráfico que represente el perfil de velocidades como en
el método de distribución de velocidades o a partir de la ecuación:
–v = 0,1 (v + 3v + 3v + 2v + v ) (11.4)
superficie 0,2 0,6 0,8 lecho

e) método de seis puntos. Este método se puede utilizar en condiciones difíciles,


cuando por ejemplo hay vegetación acuática, o una capa de hielo. La velocidad
se mide colocando el molinete en cada vertical a 0,2, 0,4, 0,6 y 0,8 de profundi-
dad a partir de la superficie y tan cerca como sea posible de la superficie y del
lecho. Los valores de la velocidad se trazan en un gráfico y la velocidad media
se determina como en el método de distribución de velocidad o mediante la
ecuación:
–v = 0,1 (v + 2v + 2v + 2v + 2v + v ) (11.5)
superficie 0,2 0,4 0,6 0,8 lecho

El método de dos puntos se emplea cuando la distribución de velocidades es re-


gular y la profundidad es superior a unos 60 cm; el método de un punto se usa en
aguas poco profundas. El método de tres puntos debe utilizarse para mediciones
bajo hielo o en canales cubiertos por vegetación acuática. El método de cinco pun-
tos se utiliza cuando la distribución vertical de la velocidad es muy irregular.
La exactitud de un método en particular debe determinarse al medir, si es posi-
ble, la velocidad en unos seis a 10 puntos en cada vertical para la primeras medicio-
nes de caudal efectuadas en un nuevo sitio.

Método de integración
En este método, se baja y se sube el molinete a lo largo de toda la profundidad en
cada vertical a una velocidad uniforme. La velocidad de descenso o de ascenso del
molinete no debe ser superior a cinco por ciento de la velocidad media del flujo en
la sección transversal y en todo caso debe estar comprendida entre 0,04 y 0,10 m s-1.
Se determina el número promedio de revoluciones por segundo. En cada vertical se
realizan dos ciclos completos y, si los resultados difieren en más de 10 por ciento,
se repite la medición. Este método se utiliza rara vez en aguas con una profundidad
superior a tres metros y velocidades inferiores a 1 m s-1.
MEDICIÓN DEL CAUDAL 153

11.2.4 Cálculo del caudal


Métodos aritméticos
a) método de la sección media. Se considera que la sección transversal está com-
puesta de un número de segmentos, cada uno de ellos limitados por dos verti-
cales adyacentes. Si –v1 es la velocidad media en la primera vertical y –v2 la
velocidad media de la vertical adyacente, y si d1 y d2 representan las profundi-
dades totales respectivas en las verticales 1 y 2, y b es la distancia horizontal
entre las verticales, entonces el caudal q del segmento será:

q =  1 2  1 2  b
v +v d +d (11.6)
 2  2 

El caudal total se obtiene sumando el resultado de los caudales parciales;


b) método de semisección. El caudal en cada segmento se calcula multiplicando
vd en cada vertical por el ancho, que es la suma de la mitad de la distancia entre
verticales adyacentes. Puede evaluarse el valor de d en los dos medios anchos
próximos a las márgenes. Con referencia a la figura 11.1, el caudal total Q se
calculará de la siguiente manera:

 b2 + b1   b3 + b1   bn + b(n −1) 
Q = v1d 1 + v2d 2 + . . . + vn d n   (11.7)
 2   2   2 

Métodos gráficos
a) método de integración de la curva profundidad–velocidad. El primer paso con-
siste en dibujar, para cada vertical, la curva profundidad–velocidad, cuya área
representa el producto de la velocidad media por la profundidad total. El valor
de este producto en cada vertical se lleva a un gráfico en función de la distancia
lateral y se traza una curva a través de los puntos obtenidos. El área definida
por esta curva representa el caudal en la sección transversal;
b) método de curvas de velocidad o método de las isotacas. Se basa en las curvas
de distribución de velocidad en las verticales; se prepara un diagrama de distri-
bución de velocidades en la sección transversal y se trazan las curvas de igual ve-
locidad. Las áreas delimitadas por las curvas de igual velocidad y la superficie
del agua se deben medir y el valor obtenido se debe trazar en otro diagrama en
el que las ordenadas indicarán la velocidad y las abscisas el área correspondien-
te. La superficie delimitada por la curva área–velocidad representa el caudal en
la sección transversal [1].
154 CAPÍTULO 11

11.2.5 Medición del caudal bajo una capa de hielo


La medición del caudal bajo una capa de hielo exige conocer los instrumentos y pro-
cedimientos descritos en las secciones 11.2.1 y 11.2.4. Estas secciones tratan úni-
camente del equipo y los procedimientos característicos de la medición del caudal
bajo una capa de hielo.

11.2.5.1 Selección del sitio


Se recomienda seleccionar secciones alternas de medición durante la estación en que
las aguas están libres de hielo, cuando se pueden evaluar las condiciones del cauce. En
algunas estaciones de aforo, se puede usar una misma sección de medición en verano
e invierno, pero es más importante que las mediciones de invierno se hagan en condi-
ciones adecuadas que utilizar la misma sección de medición en ambas estaciones.
Después de la selección inicial, se deben hacer agujeros de exploración a lo largo de la
sección, separados un palmo entre sí, para detectar la presencia de hielo enlodado o una
mala distribución del flujo de agua. Se deben evitar los lugares donde puedan existir
cristales de hielo, porque pueden impedir el proceso de medición y debido también a la
dificultad de determinar el espesor del hielo. Asimismo, se puede producir algún flu-
jo de agua través del hielo cristalino que no puede medirse por los métodos usuales.
Con frecuencia, en las corrientes de agua dulce invernales, el agua atraviesa el
hielo formando dos corrientes independientes, una encima y otra por debajo del
hielo. Se deben evitar esos emplazamientos.

11.2.5.2 Equipo
a) perforación de los agujeros – Cuando la capa de hielo es gruesa es conveniente
utilizar una barrena o taladro mecánicos o una sierra de cadenas para perforar el
hielo. Si la capa de hielo es delgada se puede usar un cincel de hielo;
b) determinación de la profundidad real – La profundidad real del agua por deba-
jo de la capa de hielo es igual a la profundidad total del agua menos la distancia
que existe entre la superficie del agua y el fondo de la capa de hielo. La distan-
cia entre la superficie del agua, en el agujero perforado en el hielo, y la parte in-
ferior del hielo puede medirse con una barra graduada en forma de L y de longi-
tud adecuada. El lado corto de la barra se apoya contra la cara interna de la ca-
pa de hielo y se lee la profundidad de ese punto en la parte graduada de la barra.
Si en un agujero existe hielo enlodado por debajo de la capa de hielo sólido, se
puede determinar a qué profundidad termina el hielo enlodado suspendiendo el
molinete por debajo del hielo, hasta que la hélice gire libremente; entonces se
levanta lentamente hasta que pare la hélice. Este punto se considera como el de
separación entre el agua y el hielo enlodado;
c) molinete y sistema de pesas – Si se utiliza una barrena o taladro para perforar la
capa de hielo, se requiere un molinete especial y un sistema de pesas de sondeo
MEDICIÓN DEL CAUDAL 155

adaptados a las dimensiones del agujero hecho en el hielo, que tiene unos 150 mm
de diámetro. El sistema de pesas puede consistir en dos pesas de plomo en forma
de lágrima situadas una encima y otra por debajo del molinete, o bien una sola
pesa de esa forma situada debajo del molinete. Si el agujero puede hacerse sufi-
cientemente ancho, se puede usar el molinete corriente y el sistema de pesas que
se describen en la sección 11.2.3.1;
d) suspensión del molinete – El molinete puede estar suspendido de una varilla, de
un sedal, o de una bobina de sondeo. Si la profundidad total del agua por deba-
jo del hielo es superior a tres o cuatro metros, se usa con frecuencia una bobina
o un sedal. La bobina se monta en un soporte plegable sobre ruedas. En aguas
muy frías, el soporte puede estar dotado de un tanque de agua caliente o de una
cámara de aire caliente para evitar que se congele el molinete mientras se des-
plaza el equipo de un agujero a otro. Para emplazamientos menos profundos,
cuando se utiliza un molinete sin veleta de orientación suspendido por una vari-
lla a través del agujero perforado en el hielo, es preciso determinar la dirección
de la corriente para poder orientar debidamente el molinete.

11.2.5.3 Medición del caudal


a) separación de las verticales – La información contenida en la sección 11.2.2 se
aplica también al espaciamiento de verticales cuando existe una capa de hielo.
Sin embargo, además de la variación de altura del lecho del cauce, se ha de tener
también en cuenta la variación del espesor de la capa de hielo y del hielo enlo-
dado para seleccionar el número y la ubicación de los puntos de medición. Si
la corriente está dividida en diferentes canales por el hielo enlodado, se deben
usar no menos de tres verticales en cada canal;
b) medición de la velocidad – Se recomienda que las curvas de velocidad se deter-
minen a partir de la medición de la velocidad en cada punto a intervalos de un
décimo de la profundidad real en dos verticales como mínimo para calcular los
posibles coeficientes de corrección necesarios para convertir la velocidad media
obtenida por métodos normales de observación para aguas sin hielo, en la
velocidad media correspondiente a un punto de medición bajo una capa de hielo.
En aguas poco profundas se puede medir la velocidad en un solo punto a 0,5 ó
0,6 de la profundidad real, pero en general se necesita aplicar un coeficiente para
convertir la velocidad observada en velocidad media. En aguas más profundas
(un metro o más), se pueden hacer dos observaciones a 0,2 y 0,8 de la profun-
didad real, tres observaciones a 0,15, 0,5 y 0,85 de la profundidad real, o seis
observaciones a 0,2, 0,4, 0,6 y 0,8 de la profundidad real y en los puntos cer-
canos a la superficie y al fondo. La velocidad media obtenida en los métodos
de dos y tres puntos se puede utilizar como valor medio en la vertical. Para uti-
lizar el método de los seis puntos, véase la sección 11.2.3.3;
156 CAPÍTULO 11

c) generalidades – Al medir el caudal bajo una capa de hielo, es esencial que se to-
men medidas de seguridad. Por ejemplo, se debe comprobar siempre la firme-
za del hielo tanteando con un cincel para hielo antes de proseguir el desplaza-
miento sobre la superficie. Si la velocidad medida en condiciones de hielo es
menor que el límite inferior que permite el empleo del molinete, se debe buscar
otra sección de aforo en otro lugar del río donde la velocidad sea mayor. Se de-
be tener la precaución de asegurarse de que el molinete gire libremente y que no
quede retenido por el hielo que se haya podido formar mientras se le traslada de
una vertical a otra. Al efectuar las mediciones, se debe anotar una descripción
completa del clima y las condiciones del hielo en el río, sobre todo en las seccio-
nes del control. Esto ayudará al cálculo posterior del caudal entre las
mediciones.

11.2.5.4 Cálculo del caudal


El cálculo del caudal bajo una capa de hielo es el mismo que para condiciones de
aguas a cielo abierto descritas en la sección 11.2.4, salvo que se utiliza la profundi-
dad real en lugar de la profundidad total de agua.

11.2.6 Exactitud
La exactitud de estas mediciones de caudal depende de la fiabilidad de la calibración
del instrumento de medición, de las condiciones del río y del número de mediciones
de la profundidad y la velocidad que se hayan efectuado [4,5]. Las mediciones se
hacen normalmente registrando la profundidad y la velocidad en dos puntos, en cada
una de las 20 a 25 verticales de la sección transversal. El error típico para un nivel
de confianza del 95 por ciento en este tipo de mediciones efectuadas en condiciones
normales, es alrededor de un cinco por ciento [1].

11.3 Medición del caudal por el método del flotador


Este método se utiliza cuando no se puede emplear un molinete debido a velocidades
o profundidades inadecuadas, a la presencia de material en suspensión, o cuando la
medición del caudal deba realizarse en un período de tiempo muy corto.

11.3.1 Selección de secciones


Se deben seleccionar tres secciones transversales en un tramo recto del curso de
agua. Las secciones transversales deben estar lo suficientemente espaciadas entre sí
de manera a medir con exactitud el tiempo necesario para que el flotador pase de una
sección transversal a la siguiente. Se recomienda un lapso de 20 segundos, aunque
podrán emplearse intervalos más breves en el caso de ríos pequeños en los que la
corriente sea muy veloz y en los cuales es a menudo imposible seleccionar un tramo
recto de longitud adecuada.
MEDICIÓN DEL CAUDAL 157

11.3.2 Flotadores
Se pueden utilizar flotadores de superficie o de varilla. Los flotadores de superficie
deben sumergirse a una profundidad inferior a la cuarta parte de la profundidad del
agua. No se deberán emplear cuando se tema que la medición pueda ser afectada por
el viento. Los flotadores de varilla pueden sumergirse a una profundidad superior a
la cuarta parte de la profundidad del río. Los flotadores de varilla no deben rozar el
lecho del canal. Durante los períodos en que las maniobras en el río pueden ser peli-
grosas, se pueden emplear, como flotadores naturales, árboles o fragmentos de hielo
que floten en el río.

11.3.3 Procedimientos de medición


Los flotadores deben distribuirse de manera uniforme a todo lo ancho de la corriente;
se deben realizar entre 15 y 35 mediciones con flotadores. Cuando se usan flota-
dores naturales se deben hacer 20 mediciones como mínimo, en diversas posiciones
de la sección del río.
El flotador deberá lanzarse a suficiente distancia, aguas arriba de la sección
transversal superior, para que pueda alcanzar una velocidad constante antes de lle-
gar a la primera sección transversal. El tiempo en que el flotador atraviesa cada una
de las tres secciones transversales se registrará por medio de un cronómetro. Este
procedimiento se debe repetir con cada uno de los flotadores distribuidos a todo lo
largo de la corriente. La distancia entre el flotador y la orilla al paso de cada una de
las secciones transversales puede ser determinada mediante métodos ópticos ade-
cuados, por ejemplo con un teodolito.
La profundidad de la corriente en ciertos puntos en la sección transversal se
puede determinar mediante métodos de topografía.

11.3.4 Cálculo de la velocidad


La velocidad del flotador es igual a la distancia que separa las secciones transver-
sales dividida por el tiempo invertido en recorrerla. La velocidad corregida del flujo
en cada sección es igual a la velocidad del flotador multiplicada por un coeficiente
basado en la forma del perfil vertical de las velocidades y en la profundidad relativa
de inmersión del flotador. El coeficiente que debe aplicarse a la velocidad medida
se debe determinar en lo posible, para cada sitio, por medio de un análisis de las
mediciones del caudal efectuadas por el método del molinete. Cuando no se dispon-
ga de esas mediciones, se puede utilizar un factor F de ajuste según la tabla 11.2 para
una estimación aproximada.
158 CAPÍTULO 11

TABLA 11.2
Factor F de ajuste de la velocidad del flotador en función de la relación R,
entre la profundidad de inmersión del flotador y la profundidad del agua

R F
0,10 o menos 0,86
0,25 0,88
0,50 0,90
0,75 0,94
0,95 0,98

Cuando se usan flotadores naturales, se deben trazar en un gráfico las veloci-


dades en función de la distancia a la que se encuentran de la orilla, lo que permitirá
determinar la velocidad media en la superficie del río. La velocidad media de la
corriente en la sección transversal es igual a la velocidad media en la superficie
multiplicada por un coeficiente K, cuyo valor se deduce, si es posible, de las
medidas anteriores hechas con un molinete para caudales más pequeños.

11.3.5 Cálculo del caudal


El caudal en cada tubo de corriente, o sección, se calcula multiplicando la sección
transversal media del tubo de corriente por la velocidad media del flujo en el tubo
de corriente. El caudal total será igual a la suma de caudales de cada una de las
secciones [1].

11.4 Medición del caudal por el método de dilución [E73]


La medición del caudal por este método depende de la determinación del grado de di-
lución en el río de una solución trazadora que se añade. El método se recomienda
únicamente en lugares donde no se puedan emplear los métodos tradicionales, debido
a la poca profundidad de la corriente, a grandes velocidades, turbulencia excesiva o
presencia de sedimentos. Los dos métodos principales que emplean sustancias tra-
zadoras son: el método de inyección a ritmo constante y el método de inyección ins-
tantánea. Las condiciones generales (sección 11.4.1) son iguales para ambos méto-
dos [6,7].

11.4.1 Condiciones generales


Se vierte en la corriente una solución trazadora estable a un ritmo constante o de una
vez. El cálculo del caudal requiere del conocimiento de los siguientes factores:
a) el coeficiente de inyección para el método de inyección a ritmo constante o la
cantidad total inyectada para el método de inyección instantánea;
b) la concentración del trazador en la solución inyectada;
MEDICIÓN DEL CAUDAL 159

c) la concentración del trazador en la corriente después de que se haya diluido


completamente en toda la sección transversal.
La exactitud de estos métodos depende sobre todo de:
a) una adecuada mezcla de la solución inyectada en toda la corriente de la sección
transversal antes de llegar a la sección de muestreo. Si la solución trazadora se
inyecta en forma continua, la concentración de esta solución deberá ser constante
T
en toda la sección de medida. Si se inyecta toda la solución de una vez, ∫ocdt , de-
berá ser la misma en todos los puntos de la sección; en esta fórmula c es la con-
centración y T el tiempo que tarda toda la solución para pasar un determinado
punto de la sección. A título indicativo únicamente, la distancia l requerida
entre el lugar donde se inyecta la solución y la sección de muestreo será:

l = 0,13C
(0,7C + 6) b 2 (unidades métricas) (11.8)
g d

donde b es el ancho medio de la sección transversal mojada por el río, d la
profundidad media de la corriente, C el coeficiente de Chezy para el tramo, y g
la aceleración de la gravedad;
b) los materiales, sedimentos, plantas u organismos depositados en el lecho del río
no deben absorber la sustancia trazadora añadida, y ésta no debe descomponerse
en el agua de la corriente. La concentración debe determinarse en la sección de
muestreo y como mínimo en otra sección transversal situada aguas abajo para
verificar que no exista una diferencia sistemática en la concentración media de
una y otra sección de muestreo.

11.4.2 Selección del sitio


El criterio fundamental de selección del sitio, para medir el caudal por el método de
disolución, es la mezcla adecuada de la solución inyectada con el agua de la
corriente en un pequeño tramo del canal. La mezcla se mejora por la fuerte rugosi-
dad de las orillas elevadas y las características del terreno que hacen que el flujo del
canal sea muy turbulento, como cascadas, curvas o estrangulamientos abruptos del
curso de agua. Cuanto más grande es la relación profundidad–ancho, menor es la
distancia necesaria para obtener una mezcla adecuada.

11.4.3 Trazadores y equipos de detección


Se puede utilizar como trazador cualquier sustancia que reúna las siguientes
características:
a) se disuelve rápidamente en el agua de la corriente a temperaturas normales;
b) no se encuentra normalmente presente en el agua del río o sólo en cantidades
ínfimas;
160 CAPÍTULO 11

c) no se descompone en el agua del río, ni es retenida o absorbida por sedimentos,


plantas u organismos;
d) su concentración puede ser medida en forma exacta por métodos sencillos;
e) es inofensiva para el hombre, los animales y la vegetación en las concentra-
ciones que se utiliza.
La sustancia trazadora más económica es la sal común. Cuando la sustancia
trazadora se inyecta de una sola vez en la corriente, la cantidad requerida no es muy
grande y su detección por métodos de conductividad es bastante sencilla.
El bicromato de sodio se usa mucho en el método de dilución. Su solubilidad
en el agua es relativamente elevada (600 kg por m3) y la sal satisface la mayoría de
las condiciones descritas en la sección 11.4.1. El análisis colorimétrico [7] permite
medir concentraciones muy reducidas de bicromato de sodio.
El cloruro de litio tiene una solubilidad en el agua de 600 kg por m3. El análisis
fotométrico de llama puede detectar concentraciones de litio hasta de 10-4 kg por m3.
Otros productos químicos utilizados para el aforo por dilución son el yoduro de
sodio, el nitrito de sodio y el sulfato de manganeso.
La rodamina WY es utilizada en Estados Unidos. Sus características de absor-
ción son mucho mejores que las de otras tintas de rodamina. La concentración de la
tinta puede medirse utilizando fluorímetros que se venden en el mercado y que pue-
den detectar concentraciones de 5 a 10 partes por miles de billón (5 a 10 en 109).
También se han utilizado como trazadores elementos radioactivos como la
bromina 82, el oro 198, la iodina 131 y el sodio 24. Las concentraciones de estos
elementos, del orden de hasta 10-9, pueden determinarse exactamente con un con-
tador o un dosímetro, cuya sonda detectora esté suspendida sobre la corriente o en
un tanque contador normalizado. Si bien los elementos radioactivos constituyen el
trazador ideal para el método de dilución, el peligro que presentan para la salud
podrían limitar su uso en ciertas localidades.

11.4.4 Cálculo del caudal


Las ecuaciones utilizadas para calcular el caudal de una corriente, Q, están basadas
en el principio de continuidad del trazador:

Qtr ci
Q= (inyección continua) (11.9)
cs

y
ci V
Q= ∞ (inyección instantánea) (11.10)
∫o
cs dt
MEDICIÓN DEL CAUDAL 161

donde Qtr es la proporción de inyección, ci la concentración de solución inyectada,


cs la concentración en la sección de muestreo, V el volumen de la solución inyecta-
da, y t el tiempo.

11.5 Medición del nivel correspondiente [E71]


El nivel y la hora correspondientes se deben anotar a intervalos regulares para iden-
tificar las diversas fracciones del caudal total con el tiempo y el nivel correspon-
dientes. En general, el nivel existente hacia la mitad del intervalo de tiempo en que
se han hecho las mediciones, se puede utilizar como el nivel que corresponde al
caudal medido. No obstante, si el nivel no varía linealmente en función del tiempo,

se utilizará el siguiente procedimiento de ponderación, en el que h es el nivel
ponderado, Q1,Q2,...QN son los caudales correspondientes a niveles h1,h2,...hN

Q1h1 + Q2h2 + K + QN hN
h= (11.11)
Q1 + Q2 + K QN

11.6 Cálculo del caudal por métodos indirectos [E70]


11.6.1 Generalidades
En los períodos de crecida a veces es imposible medir el caudal directamente de-
bido a una variación muy rápida del caudal, a grandes velocidades de la corriente,
al arrastre de restos sólidos, a profundidades o anchos demasiado amplias o porque
las inundaciones hacen intransitables las carreteras o impiden el acceso a las estruc-
turas de medición. En estas condiciones resulta todavía posible, sin embargo,
determinar el caudal máximo cuando la crecida ha descendido, mediante cálculos
que combinan principios hidráulicos bien establecidos con observaciones sobre el
terreno de las condiciones del cauce y de los niveles más elevados alcanzados
durante la crecida. Todos estos métodos implican la solución simultánea de las
ecuaciones de continuidad y de energía.
Estos cálculos pueden hacerse para las secciones o tramos del cauce del río o
las alcantarillas que pasan por debajo de las carreteras, así como los ojos de puente
y el espacio sobre diques y terraplenes de las carreteras. Si bien las fórmulas
hidráulicas son diferentes para cada tipo de curso de agua, en todos los métodos
intervienen los factores siguientes:
a) características físicas y geométricas del canal y condiciones límites de la zona
del cauce utilizado;
b) altitud de la superficie de agua en el momento del caudal máximo para definir
el límite superior de las áreas transversales y la diferencia en altitud entre los
puntos significativos;
c) factores hidráulicos, como los coeficientes de rugosidad que se basan en carac-
terísticas físicas.
162 CAPÍTULO 11

11.6.2 Inspección sobre el terreno


Para seleccionar el sitio más favorable con objeto de determinar el caudal con el mé-
todo indirecto, se hará un reconocimiento del terreno en mapas, por avión o por
tierra. El sitio debe estar tan próximo como sea posible del punto de medición
deseado y deben evitarse afluentes intermedios o desviaciones de importancia. El
sitio tiene que contener adecuados vestigios o marcas de crecida que definan el
perfil del agua durante el caudal pico.
Se hará una inspección topográfica detallada para definir la geometría del cauce
en la sección elegida y en la zona adyacente, secciones transversales del cauce,
detalles de las alcantarillas, puentes, diques, carreteras o cualquier otra estructura
artificial, y las posiciones y situaciones de las marcas de crecida. Se anotarán todos
los factores que afecten a la rugosidad del cauce y se seleccionarán los coeficientes de
rugosidad. Se tomarán fotografías de las secciones transversales y del tramo para
facilitar las evaluaciones de las condiciones del lugar.
A partir de las notas tomadas sobre el terreno, se harán dibujos que representen
la proyección horizontal, el perfil del lecho del cauce, la altura de la crecida en
ambas márgenes, las secciones transversales y detalles de cualquier estructura
artificial. Luego se calculan los factores hidráulicos y se determina el caudal.

11.6.3 Medición por la pendiente del caudal


La medición por la pendiente del caudal se realiza en un tramo del cauce del río que
se ha seleccionado por su uniformidad o variación homogénea en sus propiedades
hidráulicas [8]. El caudal se calcula sobre la base de una ecuación de flujo uni-
forme, como la ecuación de Manning, que incluye características del cauce, perfiles
de la superficie del agua y coeficientes de rugosidad.

11.6.4 Medición del caudal a través de alcantarillas


El caudal pico a través de las alcantarillas se puede calcular a partir de los vestigios o
marcas de crecida que definen el nivel aguas arriba y aguas abajo, de las dimensiones
de las alcantarillas y su pendiente, y de las secciones transversales que determinan las
condiciones de acceso. Las relaciones entre carga y caudal de alcantarillas se han defi-
nido mediante investigaciones de laboratorio y verificaciones sobre el terreno. El cau-
dal de punta se determina por la aplicación de la ecuación de continuidad y la ecuación
de energía entre la sección de acceso y una sección de la alcantarilla. Para facilitar el
cálculo, el caudal de alcantarilla se ha dividido en seis tipos sobre la base de la situa-
ción de la sección de control y las alturas relativas del nivel aguas arriba y aguas abajo.

11.6.5 Medición del caudal por contracción del ancho de la corriente


La contracción del cauce de una corriente por un puente que sostiene una carretera
da lugar a un abrupto descenso de la elevación de la superficie del agua entre una
MEDICIÓN DEL CAUDAL 163

sección de acceso y la sección contraída bajo el puente. La sección contraída, for-


mada por los estribos del puente y el lecho del curso de agua, puede ser utilizada
como un control del caudal para calcular las crecidas. La carga sobre la sección
contraída se define por las marcas o vestigios de crecida (aguas abajo y aguas arri-
ba), y la inspección sobre el terreno determina la geometría del cauce del puente.
La ecuación del caudal resulta de una combinación de las ecuaciones de energía y
de continuidad para el tramo que se encuentre entre una y otra sección.

11.6.6 Medición del caudal sobre presas y terraplenes de autopistas


Un vertedero, presa, o terraplén constituyen generalmente una sección de control en
la que el caudal está relacionado con la altura del nivel aguas arriba. El caudal pico
en la sección de control puede determinarse mediante una inspección sobre el
terreno de las marcas de la crecida y las dimensiones de la estructura. Los métodos
se deducen de los estudios, en laboratorio y sobre el terreno, de las características
del caudal en vertederos, presas, y terraplenes.
El trabajo sobre el terreno consiste en una inspección del nivel aguas arriba y
aguas abajo a partir de las marcas de crecida, de una sección transversal de acceso de
la corriente para definir la velocidad de llegada y una determinación exacta del perfil
de la estructura de control, a fin de asignar el coeficiente de descarga apropiado. Se
dispone de coeficientes para:
a) vertederos de pared delgada, que descarguen libremente o sumergidos;
b) vertederos de pared gruesa, no sumergidos;
c) diques en ojiva o de carga calculada, sumergidos o no sumergidos;
d) muchas formas irregulares.

11.7 Medición del caudal en condiciones difíciles


El informe técnico de la OMM Level and Discharge Measurements under Difficult
Conditions [9], contiene un estudio general sobre la medición de caudales en condi-
ciones difíciles.

11.7.1 Cauces inestables


La inestabilidad del cauce está caracterizada por el desplazamiento sistemático del
lecho, por el alto contenido de limo y por la presencia de varios tipos de escombros
en la corriente. La inestabilidad del cauce es un obstáculo al funcionamiento de
una estación de aforo permanente y/o de una sección de medición. Este problema
puede minimizarse seleccionando un sitio en la mitad de un tramo de un río que
tenga una sección transversal uniforme, lejos de diversas obstrucciones (puentes,
etc.). La mayor estabilidad en las márgenes generalmente se encuentra donde el
cauce se reduce. En el caso de pequeños ríos, el sitio debe permitir la construcción
de una sección de medición permanente.
164 CAPÍTULO 11

En pequeños cursos de agua, donde no hay transporte de piedras o escombros


de grandes dimensiones, es conveniente instalar canales aforadores portátiles o per-
manentes para medir el caudal. También para pequeños ríos, en algunos casos con-
vendría construir una sección artificial para las mediciones, a fin de mejorar la rela-
ción nivel-caudal. Esta mejora puede ser un vertedero bajo o un canal aforador, se-
gún las condiciones específicas del lugar. La estructura debe ser lo suficientemente
alta para eliminar el remanso variable de la sección aguas abajo, pero no tan alta co-
mo para causar excesivas perturbaciones aguas abajo. En estiaje, la estructura debe
proporcionar una buena relación entre caudales y niveles de agua cuando éstos tie-
nen pequeñas variaciones. Se puede usar una pasarela para limpiar las crestas de
estructuras grandes y proporcionar un medio para realizar mediciones con molinetes
hidrométricos. Debido al gran contenido de limo en los cauces inestables es con-
veniente usar molinetes hidrométricos con cámara de contacto sellada. Las pértigas
de sondeo deben estar provistas de un reborde para que no se hundan en el limo.
Cuando se mide el caudal por el método velocidad–área, la profundidad gene-
ralmente se determina antes y después de medir la velocidad. Cuando la velocidad
de la corriente es alta, la presencia de diversos tipos de escombros en la corriente
producen, a menudo, pequeños daños externos en el molinete. En ese caso, con-
vendría comparar las lecturas del molinete, antes y después de medir los caudales,
con las lecturas de otro molinete que no se utiliza en esa medición.
En ríos con una inestabilidad grande en los lechos, la distribución de la velocidad
en una sección transversal varía periódicamente. La elección de las verticales de me-
dición se hará en función de la distribución de las velocidades en el momento de medi-
ción de un caudal dado. El uso de verticales permanentes puede inducir a errores sis-
temáticos. Si es grande la inestabilidad del lecho, sería mejor utilizar un método de
puntos reducidos para medir la velocidad con un reducido número de verticales [1].
Si los sondeos se han efectuado dos veces (antes y después de las mediciones de
la velocidad), la superficie de la sección transversal se calculará sobre la base de los
valores medios de la profundidad obtenidos en ambos sondeos. En ríos anchos,
donde la ubicación de las verticales de sondeo se determina mediante marcas en las
orillas, las verticales obtenidas en las dos series de sondeos pueden no coincidir.
En este caso, se utiliza un perfil medio de la sección transversal del sitio de medi-
ción para seleccionar los valores de la profundidad para el cálculo del caudal.

11.7.2 Ríos de montaña


Los ríos de montaña se caracterizan por la alta velocidad de la corriente, a menudo tie-
nen un cauce poco profundo e irregular y pueden ser obstruidos por canto rodado y
escombros, tienen pendiente transversal, nivel de agua irregular y transportan grandes
pero variadas cantidades de piedras y guijarros. En la selección del lugar para la
estación de aforo, es necesario evitar esos fenómenos siempre que sea posible.
MEDICIÓN DEL CAUDAL 165

En pequeñas corrientes de montaña, debido al flujo turbulento muy acentuado,


es muy conveniente usar uno de los métodos de dilución para medir el caudal
(véase la sección 11.4). Puede ser recomendable mejorar el canal para hacer
mejores mediciones. Sería también conveniente equipar la estación con un puente
de aforo (véase la sección 11.2).
Las mediciones con molinete hidrométrico deben comprender por lo menos 20
verticales. La medición de la profundidad de los ríos de montaña con barra de mo-
linete no conduce, en la práctica, a errores sistemáticos. Sin embargo, el uso de una
sonda hidrométrica de peso con aleta direccional puede hacer que se subestime la
profundidad, si se trata de profundidades pequeñas. Para profundidades de alrede-
dor de un metro, las mediciones realizadas con una barra de molinete pueden acusar
diferencias de 2,5 a 3 por ciento, mientras que para profundidades de 0,4 a 0,8 m, la
diferencia puede alcanzar hasta 10 ó 15 por ciento.
El mejor método para medir la velocidad con el molinete es el de dos puntos.
Los caudales se calculan como se explicó en la sección 11.2.1.

11.7.3. Medición de caudales inestables


11.7.3.1 Medición del caudal durante las crecidas
Las mediciones de las crecidas en ríos grandes se realizan mejor desde puentes, te-
leféricos o barcos. Son útiles los cabrestantes electromecánicos portátiles, que se
pueden instalar sobre vehículos especiales. En ríos grandes, cuando no hay puentes
o teleféricos, se usan grandes botes o transbordadores. Se deben instalar equipos
telemétricos a bordo de las embarcaciones y en las orillas para determinar la posi-
ción de la embarcación en el cauce. Los transbordadores que usan un cable para
cruzar el río están equipados con motores eléctricos o mecánicos, para la tracción
mediante el cable y para alzar o bajar los equipos. En general, es necesario usar
sondas de hasta 200 kg, debido a que la velocidad máxima en ríos grandes puede
ser de hasta 6 a 8 m s-1. Los sondeos de la profundidad se efectúan también me-
diante la ecosonda.
Para la medición de crecidas en pequeños ríos, se recomienda particularmente
la teledetección o los sistemas de traslado que se hacen funcionar desde la orilla.
Estos sistemas pueden ser portátiles y usarse en varios sitios, sólo necesitan estar
equipados con un cable sustentador principal que atraviese el río. Si no se dispone
de esos sistemas, se pueden usar botes de duraluminio fácilmente transportables o
balsas de goma inflables con motor fuera de borda y equipo de plataforma. A los
lugares de difícil acceso se puede llegar por helicóptero.
En el caso de velocidades muy altas, se pueden usar flotadores o instrumentos
estroboscópicos para medir las velocidades de superficie. El estroboscopio tiene
un anteojo, dirigido hacia la superficie del agua, y un cierto número de espejos gira-
torios. La velocidad de rotación de los espejos se elige de modo que se obtenga
166 CAPÍTULO 11

una imagen estacionaria de la superficie del agua. La velocidad de la corriente se


determina a partir de la velocidad de rotación de los espejos. La velocidad máxima
que se puede medir con este método es de 15 m s-1, pero este máximo depende de
la altura del punto de observación por encima de la superficie del agua. Las medi-
ciones con estroboscopios también pueden ser realizadas en corrientes muy turbias,
con hielo flotante y otras materias sólidas que impiden el uso de molinetes. El coe-
ficiente de conversión de la velocidad superficial a la velocidad media en una verti-
cal, determinada por mediciones en similares condiciones de dificultad, es general-
mente igual a 0,85-0,90. La medición de la profundidad se realiza comúnmente
mediante la ecosonda o usando una sección transversal patrón.
En el caso de ríos anchos, también se puede usar el método del bote móvil
(véase la sección 11.8.2). Este método conviene sobre todo cuando existen grietas
en el hielo en movimiento o si hay otros escombros. Si hay hielo o escombros en
alguna parte de la sección que se mide, las mediciones se deben hacer con el
método del flotador y el molinete se utilizará en las partes restantes.
Si el cauce correspondiente a la crecida es muy ancho (tres a 20 km), y se sub-
divide en varios cauces menores, las mediciones con el molinete resultan extrema-
damente difíciles. En este caso, lo mejor es emplear flotadores, con ayuda de
fotografías aéreas.

11.7.3.2 Medición del caudal en tramos con mareas


Cuando una sección de medición está expuesta a las mareas oceánicas, se deben
tener en cuenta los siguientes fenómenos:
a) variaciones continuas del nivel del agua, con o sin cambio de dirección de la
corriente;
b) variaciones continuas en la velocidad con respecto al tiempo, incluso en un
mismo punto de la vertical, con un gradiente de velocidad elevada;
c) cambio en la distribución de la velocidad con respecto al tiempo;
d) cambio en la dirección de la corriente durante el ciclo de la marea con veloci-
dad nula;
e) presencia de flujo estratificado con densidad y dirección del flujo variables;
f) cambio considerable del flujo en el ancho y en la sección transversal;
g) presencia de turbulencia en gran escala (por ejemplo, fluctuaciones con un pe-
ríodo de más de 30 segundos y variaciones en la amplitud de la velocidad de
hasta el 50 por ciento) y el efecto de seiche.
El caudal en ríos con mareas se determina generalmente por uno de los siguien-
tes métodos [10]: método de área–velocidad, método volumétrico o resolviendo la
ecuación de flujo inestable. Cuando los caudales se miden en estas condiciones,
también se puede usar el método del bote móvil (véase la sección 11.8.2), sobre
todo en los momentos en que la curva de distribución de velocidad se aproxima a su
MEDICIÓN DEL CAUDAL 167

forma corriente. Otros métodos, como el método ultrasónico (véase la sección


11.8.3), también se podrían utilizar.
En el cálculo del caudal por el método velocidad–área, la velocidad se mide
durante el ciclo completo de flujo y reflujo. Las mediciones generalmente se reali-
zan en varios puntos, de modo que sea posible tener en cuenta las diferentes direc-
ciones del flujo en las verticales. Al mismo tiempo, el nivel del agua y las profun-
didades en las verticales se miden constantemente. Luego, todas las medidas se re-
ducen a un solo tiempo para el cual se calcula el caudal.
La exactitud del método área–velocidad es mayor si:
a) el ciclo de la marea durante el cual se efectúan las mediciones es periódico o
casi periódico;
b) las corrientes, particularmente durante el período de flujo máximo, son
paralelas entre ellas y perpendiculares a la sección de aforo en todos sus
puntos;
c) las curvas de distribución de la velocidad tanto horizontal como vertical tienen
forma regular en la estación de aforo;
d) el perfil transversal de la estación de aforo es uniforme y carece de aguas poco
profundas.
El sitio seleccionado debe tener, en la medida de lo posible, las siguientes
características:
a) la sección del lecho del río debe ser recta y de forma regular;
b) la profundidad del agua en el sitio elegido debe permitir el uso eficaz de
molinetes;
c) la sección del cauce debe ser estable durante el ciclo de la marea;
d) el caudal debe estar concentrado en uno o varios cauces cuyas secciones
transversales se puedan determinar con un buen grado de exactitud;
e) el lugar no debe estar cerca de obstáculos naturales o artificiales que causen
flujos no paralelos;
f) el sitio de aforo debe estar libre de vegetación;
g) se deben evitar las corrientes oblicuas, las corrientes de retroceso y las zonas
muertas.
El sitio debe ser cuidadosamente marcado en ambas orillas.
Para determinar el caudal durante el ascenso y retirada de la crecida, las medi-
ciones en cada vertical se deben efectuar durante el ciclo completo de la marea.
Para determinar con exactitud el momento de velocidad nula, las mediciones deben
comenzar media hora antes y terminar media hora después del ciclo de la marea.
Según el equipo disponible y las características físicas del lugar seleccionando, se
pueden adoptar diferentes procedimientos para medir la velocidad:
a) si se dispone de un número suficiente de botes, las mediciones se pueden efec-
tuar simultáneamente en todas las verticales durante todo el ciclo de la marea;
168 CAPÍTULO 11

b) si se dispone de un número limitado de botes, las verticales seleccionadas para


medir la velocidad, se marcarán mediante boyas ancladas. Se precisan de uno
o dos botes para realizar las mediciones, procediendo de una vertical a la si-
guiente a intervalos no mayores de una hora entre cada vertical. Por lo menos,
un bote adicional debe permanecer fijo en una vertical de referencia para reali-
zar mediciones continuas durante el ciclo entero de la marea. En este caso la
curva de variación de la velocidad en cada vertical con respecto al tiempo
durante el ciclo completo, se traza usando como base de comparación los datos
y medidas en los puntos obtenidos de la vertical de referencia;
c) si la forma de la curva de marea no cambia mucho de un día para otro y si se
disponen de por lo menos dos botes, uno de ellos se atraca en la vertical de re-
ferencia para realizar las mediciones durante cada día del ciclo completo de la
marea. El otro bote realiza las mediciones durante el ciclo completo en cada
vertical, moviéndose a una nueva vertical cada día. En este caso, el número de
días requeridos para realizar el ciclo completo de observaciones es igual al nú-
mero de verticales donde se mide la velocidad;
d) si existen diferentes amplitudes de mareas y si no es posible hacer las medicio-
nes en muchas verticales, las mediciones se realizarán en cada vertical en el ci-
clo completo para diferentes amplitudes de la marea durante un mes lunar y
durante la marea viva y la marea muerta;
e) si existen fuertes pulsaciones, las mediciones se deben realizar en cada vertical
con la ayuda de varios molinetes colocados a diferentes alturas por períodos de 10
a 15 minutos. La velocidad media se determina para el período medio de tiempo;
f) en el caso de corrientes oblicuas, se deben usar molinetes de lectura directa o
instrumentos capaces de medir el ángulo de desviación.
Cuando se producen cambios rápidos de la velocidad, los valores de la veloci-
dad en los distintos puntos de la vertical se deben ajustar a un tiempo determinado.
Con este fin, las mediciones de la velocidad se repiten en todos los puntos de la ver-
tical en dirección del fondo hacia la superficie, o sólo en un punto de la superficie.
Para el cálculo del caudal en cada vertical, se traza una curva de la variación de
la velocidad con respecto al tiempo, disponiéndose así de los valores para un tiem-
po determinado.
Para el cálculo del caudal por el método volumétrico, se efectúan mediciones
sincronizadas del nivel del agua en los límites de la sección o secciones de medi-
ción, y las características geométricas (sección transversal, longitud y zonas inunda-
bles) se determinan de antemano. Se debe instalar una estación de aforo adicional
aguas arriba de la zona afectada por las mareas, de manera que se pueda determinar
el caudal propio del río. En los estuarios anchos donde hay pendientes transversa-
les, los niveles se miden en ambas orillas. La diferencia en volumen del prisma
de marea durante el intervalo de cálculo se determina a partir de la variación de la
MEDICIÓN DEL CAUDAL 169

profundidad media y de las áreas de la superficie del agua entre los límites. Para
determinar el caudal medio, se divide la diferencia del volumen del prisma total en-
tre el período de cálculo, menos los afluentes del río.
En el método de cálculo del caudal a partir de las ecuaciones del movimiento
inestable, la solución de las ecuaciones del movimiento variado para la sección en
consideración se simplifica para algunas hipótesis, como flujo paralelo, densidad
uniforme y cauce prismático. Las mediciones se hacen generalmente para dos ci-
clos típicos de marea (alta y baja). Los resultados se utilizan también para calibrar
los parámetros del modelo.

11.7.4 Crecimiento de la maleza en el lecho del río


El desarrollo de la maleza en los ríos puede causar errores relativamente importan-
tes. En ríos pequeños, se recomienda en lo posible, realizar controles artificiales.
Si no se pueden realizar, el caudal se medirá por el método de velocidad–área. Con
este fin, en un tramo del río, de seis a 10 m de extensión, se eliminará la vegetación
durante todo el período vegetativo. Además, se deben sacar arbustos y pastos altos
situados a las orillas y a todo a lo largo de un tramo más grande.
El uso de sustancias tóxicas que impiden el crecimiento de la vegetación es
efectivo sólo por un corto tiempo. El método más práctico, por lo tanto, es el de
una limpieza frecuente del lecho. La maleza que crece en el lecho puede ser corta-
da mediante una máquina especial acoplada a una sierra de cadena mecanizada o
mediante la ayuda de una guadaña ordinaria.
La velocidad de la corriente en cada vertical se mide en tres puntos (a profun-
didades de 0,15, 0,5 y 0,85). Si la profundidad de la vertical es inferior a 0,40 m, la
velocidad se mide por el método del punto único.
En las notas de las mediciones del caudal, se debe incluir una corta descripción
sobre el verdadero estado de crecimiento de la maleza.
Como las algas y la maleza pueden enredarse dentro de la hélice del molinete,
el instrumento debe ser frecuentemente inspeccionado y limpiado durante la me-
dición. Cuando las mediciones se realizan en un sólo punto, se debe controlar con
sumo cuidado la regularidad con la cual se reciben las señales. Recientemente, se
han hecho progresos en el uso del método electromagnético de aforo en esas
condiciones (véase la sección 11.8.4).

11.8 Métodos no tradicionales de medición del caudal


11.8.1 Generalidades
El cálculo del caudal por el método área–velocidad (capítulos 11 y 12), el método
de dilución (sección 11.4) y por medio de estructuras hidráulicas (capítulo 12) tiene
ciertas limitaciones y no se puede realizar en algunos casos. Tres métodos,
170 CAPÍTULO 11

relativamente nuevos de medición del caudal en cauces abiertos son: el método del
bote móvil, el método ultrasónico y el método electromagnético.

11.8.2 Método del bote móvil [E 79]


En este método, se instala en un bote un molinete especialmente diseñado que indi-
ca los componentes de la corriente y los valores instantáneos de la velocidad. Las
mediciones se realizan atravesando el río a lo largo de un recorrido preestablecido
perpendicular a la corriente. Durante la travesía, efectuada sin detenerse, un eco-
sonda registra la geometría de la sección transversal y el molinete en funcionamien-
to continuo mide las velocidades combinadas de la corriente y del bote. Estos da-
tos, recogidos en 30 a 40 puntos de observación (verticales) a través del recorrido,
se convierten en caudales. La velocidad registrada en cada punto de observación de
la sección transversal es un vector de cantidad que representa la velocidad relativa
de la corriente que pasa por el mecanismo del molinete. Este mecanismo consiste
en una paleta fija a un eje de acero inoxidable, que tiene en su extremo superior un
dial y una aguja que permite leer el ángulo que forma la dirección de la paleta y el
curso real del bote. Esto se realiza alineándose cuidadosamente con las señales que
se han colocado en las orillas. Se realizan unas seis travesías, en direcciones alter-
nas, y las mediciones se promedian para obtener el caudal [11, 12].
El caudal se calcula de manera similar al método convencional de área–veloci-
dad, es decir se suman los productos de las áreas de los segmentos y las velocidades
medias. Como el molinete se sitúa casi siempre alrededor de un metro debajo de la
superficie, es necesario usar un coeficiente para ajustar la velocidad medida. En
ríos grandes, el coeficiente es generalmente uniforme a través de la sección. Las
mediciones efectuadas en varios ríos han mostrado que el coeficiente varía con
frecuencia entre 0,90 y 0,92.
El método del bote móvil proporciona una sola medición del caudal, y una
exactitud de ±5 por ciento para un 95 por ciento de nivel de confianza.

11.8.3 Método ultrasónico (acústico) [C 73]


El principio del método ultrasónico consiste en medir la velocidad de la
corriente a una cierta profundidad, transmitiendo simultáneamente ondas
sonoras a través del agua mediante transductores colocados en ambos lados del
río. Los transductores, que están diseñados para transmitir y recibir ondas
sonoras, se ubican en márgenes opuestas, de manera que el ángulo entre el
recorrido de la pulsación y la dirección de la corriente está entre 30° y 60°.
La diferencia entre el tiempo que las ondas tardan en cruzar el río aguas arriba
y aguas abajo está directamente relacionada con la velocidad media del agua a
la profundidad de los transductores. Esta velocidad puede estar relacionada con
la velocidad media de la corriente de toda la sección transversal. Al incorporar
MEDICIÓN DEL CAUDAL 171

un factor de área en el procesador electrónico, el sistema puede totalizar el


caudal.
Idealmente, el transductor se debe colocar a una profundidad en la que mida la
velocidad media de la corriente. En la práctica, el transductor se fija en una
posición, de manera que al cambiar el nivel no está más en el punto de la velocidad
media, y entonces se requiere un coeficiente para ajustar la velocidad medida.
En la actualidad se dispone de dos tipos de sistemas ultrasónicos. En el prime-
ro los transductores están en una posición fija y la estación se calibra por el moline-
te; en el segundo, los transductores están diseñados para deslizarse en un dispositi-
vo en forma vertical o inclinada. En este último método, el sistema es de autocali-
bración y no son necesarias, por lo tanto, las mediciones con el molinete. Al des-
plazar los transductores verticalmente a diferentes profundidades (en general de
siete a 10) se obtienen las lecturas de la velocidad a lo largo de dichos recorridos.
Para cada serie de lecturas, se pueden establecer las curvas de la velocidad en la
vertical, en una gama de niveles tan amplia como sea posible. Así pues, se podría
estimar, primero, una posición apropiada para la fijación de los transductores en la
vertical y, luego, establecer una curva de nivel en función del coeficiente de caudal
como en el primer método.
En ríos con muy poca diferencia de niveles, se podría aceptar el sistema de un
único recorrido de los transductores. Para ríos de gran variación en el nivel, es ne-
cesario usar el sistema de recorrido múltiple y utilizar varios pares de transductores.
La exactitud del método ultrasónico depende de la precisión con la que se
pueden medir los tiempos del trayecto. Con las diversas técnicas disponibles en la
actualidad, se pueden medir los tiempos con mucha exactitud [13-21].

11.8.4 Método electromagnético


El movimiento del agua que fluye en un río corta la componente vertical del cam-
po magnético terrestre, por lo que una fuerza electromotriz (fem) es inducida en el
agua, y se puede detectar y medir con dos electrodos. La fem, que es directamen-
te proporcional a la velocidad media del río, es inducida a lo largo de todo fila-
mento transversal de agua que corte la línea del campo magnético vertical de la
Tierra.
La figura 11.3 contiene un diagrama de una estación electromagnética de aforo,
donde la bobina está colocada en el lecho y el campo magnético está en la dirección
x, la fem está en la dirección y, y el movimiento del conductor, es decir, la corriente
del río, está en la dirección z. La Ley de Faraday de la inducción electromagnética,
relaciona la longitud de un conductor que se mueve en un campo magnético con la
fem generada por la ecuación [22].
En la práctica, la mayoría de lechos de los ríos tienen una conductividad eléc-
trica importante, lo que permite a la corriente eléctrica desplazarse en el lecho.
172 CAPÍTULO 11

Electrodo para la correlación


Electrodo de medida del ruido de fondo

;;
de la conductividad
de fondo

;;;
Cable conductor
de señales

Electrodos
de señal

X
Y Electrodo de
conductividad
de fondo

Z
Corriente
de agua
Bobina
Electrodo de eliminación Garita
de inducción
de ruido de fondo meteorológica

Figura 11.3 — Sistema básico del método electromagnético

Asimismo, por consideraciones prácticas, el campo inducido estará espacialmente


limitado y la corriente eléctrica que fluye fuera del área del campo reducirá el po-
tencial total. Los dos factores mencionados tienen el efecto de reducir la señal y,
por consiguiente, el valor del voltaje registrado. En una estación electromagnética
de aforo es por lo tanto necesario medir las conductividades del lecho y la del agua.
La corriente más apropiada para accionar la bobina es la corriente continua,
cuya dirección es invertida unas pocas veces por segundo, y se debe usar una onda
alternada cuadrada con una frecuencia de alrededor de 1 hertz. Una instalación
típica tiene una bobina de 12 vueltas, cada una de 16 mm2 de cable doble aislado
con PVC y alimentado con una corriente de 25 amperios y un voltaje a través de la
bobina de unos 20 voltios [22].
El método electromagnético es particularmente adecuado para usar en ríos con
maleza, con alta concentración de sedimentos, o con lecho en condiciones inesta-
bles y da un registro continuo de la velocidad media en la sección transversal que se
puede combinar con el nivel para obtener in situ el resultado del caudal.
La exactitud depende del equipo de detección que procesa la señal y mide las
pequeñas diferencias de potencial percibidas por los electrodos. Es posible detectar
una señal de 100 nanovoltios (10-9 voltios), que representa una velocidad de casi
1 mm s-1. La estación electromagnética de aforo requiere de una calibración sobre
el terreno por medio de un molinete o por otros medios, y de una relación estable-
cida entre el caudal y las señales medidas.
MEDICIÓN DEL CAUDAL 173

Referencias
1. Organización Internacional de Normalización, 1979: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Velocity-area Methods. Segunda edición, ISO 748, Ginebra.
2. Organización Internacional de Normalización, 1988: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Rotating Element Current-meters, Segunda edición ISO 2537,
Ginebra.
3. Organización Internacional de Normalización, 1976: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Calibration of Rotating-element Current-meters in Straight Open
Tanks. ISO 3455, Ginebra.
4. Organización Internacional de Normalización, 1985: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Velocity-area Methods — Collection and Processing of Data for
Determination of Errors in Measurement. Segunda edición, ISO 1088, Ginebra.
5. Organización Internacional de Normalización, 1981: Liquid Flow Measurement
in Open Channels. Part 1: Establishment and operation of a gauging station and Part
2: Determination of the stage-discharge relation. ISO 1100, Ginebra.
6. Organización Internacional de Normalización, 1973: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Dilution Methods for Measurement of Steady Flow. Part 1:
Constant rate injection method. ISO 555, Ginebra.
7. Organización Internacional de Normalización, 1987: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Dilution Methods for Measurement of Steady Flow. Part 2:
Integration method. ISO 555, Ginebra.
8. Organización Internacional de Normalización, 1973: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Slope-area Method. ISO 1070, Ginebra.
9. Organización Meteorológica Mundial, 1986: Level and Discharge Measurements
under Difficult Conditions (Ø. A. Tilrem). Informe de hidrología operativa Nº 24
(OMM–Nº 650), Ginebra.
10. Organización Internacional de Normalización, 1974: Measurement of Flow in
Tidal Channels. ISO 2425, Ginebra.
11. Organización Internacional de Normalización, 1979: Measurement of Liquid
Flow in Open Channels: Moving-boat Method. ISO 4369, Ginebra.
12. Smoot, G. F. y Novak, C. E., 1969: Measurement of Discharge by the Moving-
boat Method. Book 3, Chapter All. U.S. Geological Survey Techniques, Water
Resources Investigations.
13. Herschy, R. W. y Loosemore, W. R., 1974: The ultrasonic method of river flow
measurement. Symposium on River Gauging by Ultrasonic and Electromagnetic
Methods, 16–18 de diciembre de 1974, Water Research Centre, Department of
Environment, Water Data Unit, University of Reading, Reino Unido.
14. Smith, W., 1969: Feasibility study of the use of the acoustic velocity meter for
measurement of net outflow from the Sacramento-San Joaquin Delta in California.
U.S. Geological Survey Water-Supply Paper 1877, Reston, Virginia.
174 CAPÍTULO 11

15. Smith, W., 1971: Application of an acoutic streamflow measuring system on the
Columbia river at The Dalles, Oregon. Water Resources Bulletin, Vol. 7, Nº 1.
16. Smith, W., 1974: Experience in the United States of America with acoustic
flowmeters. Water Research Centre and Department of the Environment. Water
Data Unit Symposium, University of Reading, Reino Unido.
17. Botma, H. C. and Klein, R. E., 1974: Some notes on the research and applica-
tion of gauging by electromagnetic and ultrasonic methods in The Netherlands.
Symposium on River Gauging by Ultrasonic and Electromagnetic Methods, 16–18
de diciembre de 1974, Water Research Centre, and Department of Environment,
Water Data Unit, University of Reading, Reino Unido.
18. Kinosita, T., 1970: Ultrasonic measurement of discharge in rivers. Proceedings
of the International Symposium on Hydrometry, 13–19 de septiembre de 1990,
Coblenza, Alemania, publicación Nº 99 UNESCO/OMM/AICH, páginas 388-399.
19. Holmes, H., Whirlow, D. K. y Wright, L. G., 1970: The LE (Leading Edge)
flowmeter: a unique device for open channel discharge measurement. Proceedings
of the International Symposium on Hydrometry, 13–19 de septiembre de 1990,
Coblenza, Alemania, publicación Nº 99 UNESCO/OMM/AICH, páginas 432-443.
20. Halliday, R. A., Archer, W. M. y Campbell, P. I., 1975: The Niagara river
acoustic streamflow measurement system. Technical Bulletin Nº 86, Environment
Canada, Inland Waters Directorate, Ottawa, Canadá.
21. Lenormand, J., 1974: Débimètre à ultrasons mdl 2 compte rendu d’essais: Ponts
et chaussées, Service des voies navigables du Nord et du Pas-de-Calais, Service
hydrologique centralisateur, Lambersant, Francia.
22. Herschy, R. W. y Newman, J. D., 1974: The electromagnetic method of river
flow measurement. Symposium on River Gauging by Ultrasonic and
Electromagnetic Methods, 16-18 de diciembre de 1974, Water Research Centre,
Department of Environment, Water Data Unit, University of Reading, Reino Unido.
CAPÍTULO 12
ESTACIONES DE AFORO DE CAUDALES

12.1 Objetivo de las estaciones de aforo de caudales


El objetivo de las estaciones de aforo de caudales es suministrar registros sistemáti-
cos de niveles y caudales. Los registros continuos de flujo de corriente son nece-
sarios en proyectos de abastecimiento de agua y sistemas de saneamiento, en el dise-
ño de estructuras hidráulicas, en la gestión del agua y en la estimación de cargas de
sedimentos o de sustancias químicas de los ríos, incluidos los contaminantes.
Como no se puede realizar una medición continua del caudal, a menos que se
utilice uno de los métodos indicados en las secciones 11.8.3 y 11.8.4 , los registros
de los caudales se calculan con ayuda de la relación entre nivel y caudal, definidas
mediante mediciones periódicas de los caudales (capítulo 11) y un registro sis-
temático de los niveles (capítulo 10), o usando estructuras de medición que han sido
calibradas en el laboratorio o sobre el terreno.

12.2 Selección del sitio


La selección de los ríos que han de medirse se determina por los principios del diseño
de redes (capítulo 20) y del uso que se dará a los datos. La selección de un sitio ideal
para una estación de aforo en un río dado podría basarse en los siguientes criterios:
a) el curso general del río debe ser recto unos 100 metros aguas arriba y aguas aba-
jo de la estación de aforo;
b) la corriente total debe estar confinada en un solo cauce para todos los niveles y
no pueden existir corrientes subterráneas;
c) el lecho del río no debe estar sujeto a socavaciones ni a rellenos y debe estar
libre de plantas acuáticas;
d) las orillas deben ser permanentes, lo suficientemente altas para contener las cre-
cidas y deben estar libres de arbustos;
e) deben haber controles naturales inalterables: afloramiento de rocas en el fondo
o un cañón estable durante el estiaje, y un cauce encajonado para las crecientes
caídas o cascadas, insumergible en todos los niveles de manera de tener una
relación estable entre el nivel y el caudal. Si no hay condiciones naturales satis-
factorias para un control de aguas bajas, se debe prever la instalación de un con-
trol artificial;
176 CAPÍTULO 12

f) se debe disponer de un sitio conveniente para alojar el limnígrafo, inmediata-


mente aguas arriba del control, y protegerlo contra posibles daños por los
escombros llevados por las aguas durante las crecidas del río. El limnígrafo
debe estar por encima de toda crecida probable que pueda ocurrir durante el
período de vida de la estación;
g) el sitio de aforo debe estar lo suficientemente aguas arriba de la confluencia con
otro río o de los efectos de la marea, para evitar toda influencia variable que
puedan ejercer sobre el nivel en el sitio de la estación;
h) se debe disponer de una longitud de tramo suficiente para medir el caudal a
todos los niveles dentro de una razonable proximidad de la estación de aforo.
No es necesario que las mediciones para aguas altas y bajas se efectúen en la
misma sección transversal del río;
i) el sitio debe ser fácilmente accesible para facilitar la instalación y el funciona-
miento de la estación de aforo;
j) el sitio debe disponer de instalaciones de telemetría o transmisión por satélite,
si se requieren;
k) la formación de hielo en el área no debe interrumpir el registro de los niveles y
las mediciones del caudal.

Muy pocas veces se encontrará un sitio que satisfaga todos esos criterios; por lo
tanto, se deberá seleccionar el sitio que más convenga

12.3 Controles de la relación nivel–caudal


Se denomina control a las características topográficas que determinan la relación nivel–
caudal. La clasificación más amplia de los controles hace la diferencia entre control
de sección y control de cauce. Otra clasificación hace la diferencia entre controles
naturales y artificiales.
Un control de sección existe cuando la configuración de una sección transversal
es tal que reduce el cauce, o cuando en una sección transversal se presenta un quiebre
descendente en la pendiente del fondo. El estrechamiento puede resultar por un le-
vantamiento local del lecho del río, un cañón natural, un arrecife que aflora o la
construcción de una represa o vertedero. Puede ser también el resultado de un estre-
chamiento local en el ancho, que puede ocurrir naturalmente o ser causado por obras
realizadas en el cauce, como un puente cuya abertura para el paso de las aguas es
considerablemente más estrecha que el ancho natural del cauce.
Un control de cauce existe cuando la topografía y la rugosidad, de un largo
tramo de un cauce aguas abajo de la estación de aforo, son los elementos que contro-
lan la relación entre el nivel y el caudal. La longitud del cauce que es efectiva como
control, aumenta con el caudal. En general, cuanto más suave es la pendiente del río,
más largo será el tramo del cauce que sirve de control.
ESTACIONES DE AFORO DE CAUDALES 177

Para obtener un control artificial, a menudo se construye en el cauce un verte-


dero, una represa baja o un canal. Dichos controles generalmente quedan sumergi-
dos por caudales grandes, pero proporcionan una relación nivel–caudal estable para
flujos bajos o medios.
Las dos ventajas de un buen control son la resistencia a los cambios (que ase-
gura la estabilidad de la relación nivel–caudal) y la sensibilidad (gracias a la cual un
pequeño cambio en el caudal se refleja por un importante cambio en el nivel).

12.4 Estructuras de medición


En algunas estaciones de aforo es posible utilizar un control artificial de forma que
la relación nivel–caudal se pueda determinar sin necesidad de calibración, por ejem-
plo, por la aplicación de una fórmula del caudal. Existe una variedad limitada de
vertederos y canales en los que la relación nivel–caudal está bien determinada. Sin
embargo, sólo en condiciones favorables de terreno se puede utilizar con exactitud
una fórmula para algunos tipos de vertederos o canales aforadores. Por lo tanto, es
importante que si el caudal se mide directamente a partir de la lectura del nivel de
agua, se tenga cuidado en su construcción y empleo y que se aplique la fórmula más
adecuada [1-6].
En condiciones menos favorables, es necesaria una calibración sobre el terreno
para establecer la importancia de las desviaciones con respecto a la fórmula normali-
zada o para determinar la función que relaciona el nivel con el caudal. Por consi-
guiente, es muy importante medir periódicamente en el estiaje el caudal por otros
medios con el propósito de detectar variaciones en el coeficiente del caudal debido
a los depósitos de sedimentos en el embalse o al crecimiento de algas en el vertedero
o canal.
El contenido de esta Guía se limita a las consideraciones generales relativas a la
selección y al uso de vertederos y canales en estaciones de aforo. La Nota Técnica
Nº 117 de la OMM, Use of Weirs and Flumes in Stream–gauging [7], contiene infor-
mación precisa sobre su construcción y sobre las fórmulas utilizadas.

12.4.1 Campo de aplicación


Los vertederos y canales usados en las estaciones de aforo se pueden clasificar en
tres grupos:
a) vertederos de pared delgada, generalmente usados en ríos pequeños, poco car-
gados de sedimentos o en pequeñas cuencas de investigación;
b) canales aforadores que se emplean en corrientes pequeñas y acequias que trans-
portan sedimentos y escombros o, en otros casos, donde la pérdida de carga co-
rrespondiente a vertederos de pared delgada es inaceptable;
c) vertederos de pared gruesa, de perfil triangular, de forma redondeada, que se
emplean en ríos grandes.
178 CAPÍTULO 12

Los vertederos y canales pueden ser de flujo libre o sumergidos. En el primer


caso, el caudal es función de la altura del nivel aguas arriba y se pueden realizar cali-
braciones de exactitud. En el segundo caso, el caudal es función tanto del nivel de
aguas arriba como aguas abajo, por lo que las calibraciones efectuadas en el labo-
ratorio son menos exactas. En muchos sitios, los vertederos y canales se usan sola-
mente para medir los caudales más bajos y, para los caudales altos, la relación nivel–
caudal se determina por métodos directos.

12.4.2 Selección de la estructura


La selección de la estructura de medición depende del costo, de las características
del río y del cauce en el sitio, de la magnitud del caudal, de la exactitud que se desea
obtener y de la pérdida de carga. Los criterios que se deben tener en cuenta en la
selección de la estructura son:
a) el costo constituye, en general, el factor principal al decidir si una estructura de
medición se debe construir o no. El costo de la estructura depende, sobre todo,
de la anchura del río y del tipo de materiales que constituyen el lecho y las oril-
las. La anchura del río determina el tamaño de la estructura y los materiales del
lecho y de las riberas, el tipo de construcción que debe usarse para minimizar
las filtraciones debajo y alrededor de la estructura;
b) las características del cauce y las condiciones del flujo influyen en el diseño de
la estructura de medición. En este diseño se deben tener en cuenta los factores
que controlan la velocidad o el número de Froude, la carga de sedimentos y la
estabilidad del lecho;
c) la variedad de caudales, la gama de niveles, la sensibilidad deseada y la pérdida
de carga máxima admitida se deben también tener en cuenta en el diseño de la
estructura y en su ubicación. La sumersión por flujos altos o por remansos in-
fluencian tanto el diseño como la altura de la estructura. La sensibilidad, es
decir la variación en el nivel correspondiente a un cambio en el caudal para
flujos muy bajos, permite decidir si un vertedero en V o de cresta plana es el
apropiado.

12.4.3 Medición del nivel del agua


El nivel del agua con respecto a la estructura se mide generalmente aguas arriba, a
una distancia igual a tres veces la profundidad del agua en el sitio de control, al
máximo nivel, hmax, para el cual la sección de control es efectiva. Algunos verte-
deros de forma especial y todos los canales requieren que el nivel sea medido a dis-
tancias específicas de la sección de control que difieren de la regla general antes
mencionada. Las ubicaciones de la escala o la toma correspondiente para esos casos
especiales se describen en la Nota Técnica Nº 117 de la OMM [7]. El cero de la es-
cala debe colocarse a nivel de la cresta y ser comprobado periódicamente.
ESTACIONES DE AFORO DE CAUDALES 179

12.4.4 Funcionamiento de las estructuras de medición


Tanto el cauce como la estructura están sujetos a cambios, con el tiempo, que afectan
la relación nivel–caudal. Arena, piedras o escombros se pueden depositar en el canal
de aproximación o en la estructura misma. Pueden crecer algas en la cresta de la es-
tructura durante el verano y se puede formar hielo en la estructura durante el invierno.
Para lograr una exactitud óptima en las mediciones, el canal de aproximación a
los vertederos debe mantenerse limpio y libre de cualquier acumulación de arena y
vegetación. La estructura debe mantenerse limpia y libre de escombros, de algas y
de hielo. Se deben reparar los daños en la parte esencial de la estructura. El cero de
la escala se debe controlar periódicamente. Se deben efectuar mediciones periódi-
cas del caudal para determinar posibles variaciones en la calibración original.

12.5 Relación nivel–caudal


La relación nivel–caudal, para la mayoría de las estaciones de aforo, se define al
trazar en un gráfico el caudal medido en las abscisas y el correspondiente nivel en
las ordenadas [8]. La forma de dicha relación es una función de la geometría de los
elementos aguas abajo del cauce que actúa como control. Cuando se traza sobre pa-
pel con coordenadas cartesianas, el gráfico obtenido es generalmente cóncavo hacia
abajo; cuando se traza sobre papel con coordenas logarítmicas, la sección media y
alta de la relación es, a menudo, casi lineal si el nivel del agua representa la carga
efectiva sobre el control para niveles medios y altos. Debido a que sólo la parte li-
neal en la relación nivel–caudal se puede expresar correctamente por una ecuación
matemática, la relación se usa en general en forma gráfica o tabular.
Con frecuencia, el caudal no es sólo función del nivel; por lo tanto, las variables
adicionales deben ser medidas continuamente para obtener el registro del caudal.
Por ejemplo, en el caso en que un afluente aguas abajo, o la marea, o el funciona-
miento de un embalse aguas abajo, produce un remanso variable, se debe instalar una
escala limnimétrica auxiliar para medir constantemente la caída del nivel del agua en
el tramo aforado del cauce. Si el flujo es inestable y la pendiente del cauce es suave,
la amplitud de la variación del nivel puede ser muy importante y, para un caudal
dado, se tendrá una lectura de altura menor cuando las aguas son ascendentes que
cuando son descendentes.

12.5.1 Estabilidad de la relación nivel–caudal


La estabilidad de la relación nivel–caudal está directamente relacionada con la estabi-
lidad del control. En cuanto a los controles naturales de la sección, un arrecife rocoso
emergente no será afectado por las altas velocidades; pero el canto rodado, la grava, los
bancos de arena, son propensos a ser desplazadas, siendo los altos fondos de cantos
rodados los más resistentes al arrastre y los bancos de arena los menos resistentes. En
cuanto a los controles naturales de los cauces, los que tienen lechos y orillas inesta-
180 CAPÍTULO 12

bles, como los que se encuentran en los ríos de cauce de arena, son los más propen-
sos a cambios, debido a que la velocidad produce depósitos y socavaciones.
El crecimiento de vegetación acuática en las secciones de control aumenta el
nivel para un caudal dado, sobre todo en los caudales bajos. El crecimiento de vege-
tación en el lecho y en las orillas del cauce de control también afecta la relación
nivel–caudal, al reducir la velocidad y el área efectiva para el paso del agua. En cli-
mas templados, la acumulación de hojas transportadas por el agua, en las secciones
de control cada otoño, obstruye los intersticios de los altos fondos y aumenta el nivel
efectivo de la sección de control natural. La primera crecida del río limpia de hojas
la sección de control.
Una capa de hielo también modifica la relación nivel–caudal de un río, causan-
do remanso cuyo efecto varía con la cantidad y el tipo de hielo. Si la sección de con-
trol permanece abierta y si la escala no está demasiado lejos del punto de control,
quizá no se producirá el efecto del remanso, incluso si todo el pozo queda cubierto
de hielo. El único efecto de la capa de hielo será la reducción de la velocidad de
aproximación y el efecto será probablemente menor. Sin embargo, si la escala está
a una distancia considerable aguas arriba del rabión, el hielo superficial en el pozo
puede causar remanso, porque el tramo cubierto del mismo se convierte en un canal
parcial de control.
El hielo superficial que se forma aguas abajo de la sección de control puede per-
turbar y represar agua lo suficiente como para causar un efecto de remanso en el con-
trol. El hielo detenido en el lecho del río, o en la sección de control natural, puede
reconstruir el lecho o el control en su extensión, de modo que puede resultar un nivel
más alto que el normal para un caudal dado. Las magnitudes de los efectos del hielo
se pueden determinar en forma exacta midiendo los caudales, observando los niveles
correspondientes, y analizando las diferencias entre el nivel observado y el caudal co-
rrespondiente a la relación nivel–caudal para la condición de flujo en canal abierto.
En la sección 11.2.5 se describen las condiciones adicionales que se deben to-
mar en cuenta al efectuar las mediciones del caudal en condiciones de hielo y los
procedimientos para efectuar dichas mediciones.
Los controles artificiales eliminan o reducen muchos de los inconvenientes de
las secciones de control natural. No sólo son físicamente estables, sino que no se
observa un crecimiento periódico o progresivo de la vegetación acuática. Los limos
algáceos que a veces se forman en los controles artificiales pueden ser removidos
con un cepillo de alambre y las hojas se evacúan sistemáticamente. En climas mode-
radamente fríos, los controles artificiales podrían ser menos afectados por la forma-
ción del hielo invernal que los controles naturales. Sin embargo, aun cuando la
estructura de los controles artificiales es invariable, la relación nivel–caudal, puede
ser afectada por cambios en la velocidad de aproximación debidos a socavaciones
y/o rellenos o por crecimiento de la vegetación en el canal de aproximación.
ESTACIONES DE AFORO DE CAUDALES 181

12.5.2 Frecuencia en la medición del caudal


Los factores que se deben tener en cuenta para determinar el número y la distribu-
ción de mediciones del caudal a lo largo del año, son:
a) estabilidad de la relación nivel–caudal;
b) características y variación del caudal estacional;
c) accesibilidad a la sección de aforo en las diferentes estaciones del año.
Es necesario efectuar muchas mediciones del caudal en una estación nueva para
definir la relación nivel–caudal a través de todos los niveles de la escala. Se requie-
ren pues mediciones periódicas para seguir lo cambios en la relación nivel–caudal.
Se recomienda un mínimo de 10 mediciones anuales del caudal como mínimo.
Es fundamental determinar adecuadamente el caudal durante las crecidas y en
condiciones de hielo; además, es esencial que el programa previsto incluya medi-
ciones no rutinarias del caudal en esos momentos.
En lugares donde es importante conocer el caudal de manera continua durante
todo el año, las mediciones del caudal se tendrán que hacer con más frecuencia cuan-
do el río está cubierto de hielo.
Durante los períodos de congelación y deshielo, las mediciones deben realizar-
se lo más a menudo posible debido a la extrema variación del flujo. En pleno invier-
no, la frecuencia de las mediciones depende del clima, la accesibilidad, el tamaño del
río, las características de la escorrentía en invierno, y la exactitud requerida. En cli-
mas muy fríos donde el caudal sigue una curva de recesión suave, se requiere un
número menor de mediciones que para un río en un clima de congelamiento y
deshielo alternados.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1986: Methods of Measurement and
Estimation of Discharges at Hydraulic Structures. Informe de hidrología operativa
Nº 26, OMM–Nº 658, Ginebra.
2. Organización Internacional de Normalización, 1980: Water Flow Measurement
in Open Channels Using Weirs and Venturi Flumes. Part 1: Thin-plate weirs. ISO
1438, Ginebra.
3. Organización Internacional de Normalización, 1989: Liquid Flow
Measurement in Open Channels by Weirs and Flumes: Rectangular Broad-crested
Weirs. Segunda edición, ISO 3846, Ginebra.
4. Organización Internacional de Normalización, 1977: Liquid Flow Measurement
in Open Channels by Weirs and Flumes: End-depth Method for Estimation of Flow
in Rectangular Channels with a Free Overfall. ISO 3847, Ginebra.
5. Organización Internacional de Normalización, 1983: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Rectangular Trapezoidal and U-shaped Flumes. ISO 4359,
Ginebra.
182 CAPÍTULO 12

6. Organización Internacional de Normalización, 1984: Liquid Flow


Measurement in Open Channels by Weirs and Flumes: Triangular Profile Weirs.
Segunda edición, ISO 4360, Ginebra.
7. Organización Meteorológica Mundial, 1971: Use of Weirs and Flumes in
Stream-gauging. Nota Técnica Nº 117, OMM–Nº 280, Ginebra.
8. Organización Internacional de Normalización, 1981: Liquid Flow
Measurement in Open Channels. Part 1: Establishment and operation of a gauging
station and Part 2: Determination of the stage discharge relation. ISO 1100, Ginebra.
CAPÍTULO 13
CAUDAL DE SEDIMENTOS

13.1 Generalidades [E09]


Los sedimentos son transportados por las corrientes de agua de diferentes maneras. Las
partículas granulares que constituyen el sedimento se pueden trasladar por saltos, roda-
dura, deslizamiento, sobre el fondo o cerca de él o pueden ser arrastrados fuera de su
lugar y quedar en suspensión. El tipo de movimiento experimentado por las partículas
depende de las características físicas (tamaño, forma, peso específico, etc.), de la compo-
sición granular del sedimento y de las condiciones de la corriente (velocidad, profundi-
dad, pendiente de las superficies, etc.). Las diferentes fases del transporte de sedimento
ocurren simultáneamente en las corrientes naturales y no hay una separación neta entre
ellas. Por conveniencia, el caudal de sedimento en este análisis se divide en dos catego-
rías: caudal de sedimentos en suspensión y caudal de arrastre de fondo. Este último con-
siste en el salto, rodamiento o deslizamiento de las partículas en el fondo o cerca de él.
Este capítulo incluye orientaciones sobre la concentración de los datos del cau-
dal de sedimentos. Para cada fase del transporte, el informe de hidrología operativa
Nº 29 contiene más detalles sobre este tema [1].

13.2 Selección del sitio


En la selección del sitio para medir el transporte de sedimentos se usan los mismos
criterios que para la selección del sitio para medir el caudal de agua (secciones
11.2.1 y 12.2).

13.3 Medición del caudal de sedimentos en suspensión


13.3.1 Muestreadores y aforadores “in situ” [C10]
Se utilizan muchos tipos de muestreadores de sedimentos en suspensión, por ejem-
plo: instantáneos, de botella, de bombeo, integradores, etc. Sin embargo, sólo algu-
nos de ellos están diseñados para que la velocidad en la toma del muestreador sea
igual a la velocidad de la corriente circundante. Esta particularidad es esencial para
que las muestras obtenidas sean verdaderamente representativas del caudal de sedi-
mentos en suspensión en el punto de la medición. Un muestreador bien diseñado se
coloca frenta a la corriente y su entrada se coloca aguas arriba de la zona de distur-
bio causada por la presencia del instrumento.
184 CAPÍTULO 13

En general se toman muestras instantáneas mediante muestreadores trampa, que


consisten de un cilindro horizontal equipado con válvulas en los extremos que se
pueden cerrar muy rápido para atrapar la muestra en cualquier momento y profundi-
dad deseados. El simple muestreador de botella, bastante sencillo, puede ser tapado
o tener una entrada de diámetro variable, hasta su abertura total. Tan pronto como
la botella se abre y el aire dentro de ella es desplazado por la muestra, se producen
burbujas en la entrada, haciendo lento el proceso de llenado. Por lo tanto, el mues-
treador de botella no es realmente instantáneo.
El muestreador de bombeo se coloca al borde del bote que efectúa la medición y
succiona la mezcla de agua y sedimento a través de un caño o de una manguera, cuya
entrada está situada en el punto donde se requiere tomar la muestra. Regulando la velo-
cidad de entrada, el operador puede obtener una muestra representativa de la concentra-
ción del sedimento en el punto de medición. El muestreador integrador consiste en un
aparato metálico de líneas aerodinámicas provisto de aletas de deriva para orientarlo en
la corriente. Una tobera de toma de diámetro variable proyecta hacia el interior la co-
rriente desde la cabeza del muestreador. Un tubo de salida, apuntando aguas abajo, per-
mite la salida del aire del recipiente. Para iniciar y detener el proceso del muestreo el
operador dispone de un mecanismo de válvulas incorporadas a la cabeza del aparato.
Un método relativamente nuevo de determinación in situ de la concentración de
los sedimentos suspendidos es la aplicación de los aforadores ópticos o nucleares. El
principio de trabajo de estos instrumentos es que la luz visible de los rayos X, emi-
tidos por una fuente de intensidad constante, es disipada y/o absorbida por las partí-
culas del sedimento en suspensión. La reducción de la intensidad, medida por un de-
tector fotoeléctrico o nuclear situado a una distancia fija de la fuente, es proporcio-
nal a la concentración del sedimento, siempre que las otras características del agua
y del sedimento (químicas, composición mineral, etc.) no varíen.
Todos los tipos de muestreadores de sedimentos suspendidos deben ser calibra-
dos, remolcándolos a velocidad conocida en aguas tranquilas y sosteniéndolos en
una corriente de agua de velocidad conocida. Los muestreadores ópticos y nuclea-
res deben ser calibrados mediante muestreos simultáneos y repetidos en canales car-
gados de sedimentos y en ríos naturales.

13.3.2 Métodos de medición


Las muestras de los sedimentos suspendidos en los ríos se toman en las secciones
transversales de medición de caudales, pero no necesariamente en las verticales de
medición de la velocidad. En lagos, las ubicaciones de las verticales de muestreo se
distribuyen sobre una cierta área, debido a que en este caso las mediciones están
dirigidas, generalmente, a la determinación de la distribución de la concentración
del sedimento en el tiempo y en el espacio. Los muestreadores se suspenden en el
agua mediante una varilla o un alambre.
CAUDAL DE SEDIMENTOS 185

En ríos, hay dos métodos que dan resultados comparables:


a) la sección transversal elegida se divide de tres a diez subsecciones de aproxima-
damente igual caudal. En cada vertical que pasa por el centro de cada subsec-
ción, se toma una muestra de sedimentos por integración en la vertical (sección
17.2.3.1), descendiendo el muestreador desde la superficie del río hasta el fondo
y viceversa, a una velocidad uniforme. Se obtiene así una muestra ponderada
por el caudal para cada sección;
b) la anchura del río se divide de seis a 10 verticales separadas a igual distancia y
en cada vertical se toma una muestra de sedimentos por integración, usando la
misma velocidad. De esta manera, todas las muestras pueden componerse en
una única muestra representativa ponderada por el caudal [2].
Usando un muestreador de punto, se toman muestras en puntos espaciados uni-
formemente en cada vertical mencionada antes y las concentraciones de sedimentos
obtenidas se ponderan por la relación de la velocidad en el punto de medición a la
velocidad media en la vertical. Este procedimiento puede ser combinado en la prác-
tica con el método de la sección media para la medición del caudal (sección 11.2.4)
porque coinciden las verticales donde se miden las velocidades y donde se toman las
muestras.
Los aforadores de sedimentos ópticos y nucleares se pueden usar tanto para las
mediciones en puntos como por integración, siempre que las señales eléctricas,
dadas por el detector y proporcionales a la intensidad de la luz o de los rayos X, sean
resumidas por un contador. El período usual de conteo es de tres a cinco minutos,
según las características estadísticas del conteo por un instrumento particular.

13.3.3 Determinación de la concentración de sedimentos


Las muestras de los sedimentos en suspensión en general se procesan y analizan en la-
boratorios especiales, donde después de un tiempo de sedimentación de uno a dos días,
el agua es cuidadosamente drenada fuera del recipiente, el sedimento que queda se seca
en una estufa a una temperatura de más o menos 110°C y luego se pesa. Si el sedimen-
to se separa por evaporación, se debe efectuar una corrección por los sólidos disueltos.
La concentración de los sólidos en suspensión se expresa en g m-3 o en kg m-3. Para
obtener en cada muestra cantidades de sedimentos medibles, se recomiendan los
volúmenes de muestreo contenidos en la tabla que se presenta a continuación.
Teniendo en cuenta que en muchos países los muestreadores de sedimento han si-
do normalizados y tienen la capacidad de un litro o menos, en esos casos el muestreo
debe ser repetido hasta obtener el volumen de la muestra de sedimento requerido [2].
Las intensidades de la luz o de los rayos X, indicadas por las sondas sumergi-
das fotoeléctricas o nucleares de los aforadores in situ, se dividen por la intensidad
medida en aguas limpias, y la concentración de sedimentos correspondiente a esta
relación se lee de las curvas de calibración de dichos instrumentos.
186 CAPÍTULO 13

Volúmenes de muestras necesarias para medir el sedimento en suspensión

Concentración prevista de Volumen de la muestra,


sedimentos en suspensión, g m-3 en litros

> 100 1
50 - 100 2
20 - 30 5
< 20 10

13.3.4 Cálculo del caudal de sedimentos en suspensión


Para el primer método de cálculo de la concentración (sección 13.3.2), la concentra-

ción media ponderada de los sedimentos cs en kg m3 para toda la sección transver-
sal se calcula como sigue:
∑ cq qp
–c = _________ (13.1)
s
∑ qp

donde qp es el caudal parcial en la subsección en m3 s-1, y cq el caudal ponderado de


la concentración en la vertical del centro de la subsección en kg m-3 [3].
Para el segundo método, la concentración de la mezcla compuesta es la media
ponderada de la concentración en toda la sección transversal. El caudal diario de los
sedimentos en suspensión Qs, se calcula de esta manera:
Q = 86,4 –c Q
s s (13.2)
donde Qs se indica en toneladas por día y Q es el caudal del río en m3 s-1.

13.3.5 Registro continuo del caudal de sedimentos en suspensión


Un registro continuo del caudal de los sedimentos en suspensión se puede calcular a
partir de un registro de caudales de río y de muestras sistemáticas de la concen-
tración de los sedimentos en suspensión. Las muestras se toman diariamente en los
períodos de estiaje y de aguas medias y más frecuentemente en períodos de crecida.
La información más importante concerniente a la variación con respecto al tiempo
de la concentración y sus valores máximos se puede obtener por registro continuo de
las señales suministradas por los aforadores fotoeléctricos o nucleares de los sedi-
mentos en suspensión durante los períodos de crecidas. El máximo de la concen-
tración generalmente precede al máximo del caudal y formas similares se pueden
observar en la curva de caudal de agua en función del caudal de sedimento y la curva
nivel–caudal durante las crecidas.
CAUDAL DE SEDIMENTOS 187

Los registros de muestras u observaciones se toman en una vertical en la sección


transversal, preferiblemente usando el procedimiento por integración en la vertical.
La relación entre la concentración en esta vertical y la concentración media en la sec-
ción se debe establecer mediante mediciones particulares de la distribución del sedi-
mento en la sección transversal, como se indicó en la sección 13.3.2. Esta relación
no es necesariamente lineal y constante en todo el año, ni en toda la gama de concen-
tración del sedimento.

13.4 Medición del caudal de arrastre de fondo [C12]


13.4.1 Instrumentos
La medición sobre el terreno del caudal de arrastre de fondo es difícil debido a la
naturaleza estocástica del movimiento del sedimento y a que el fenómeno se produ-
ce en forma de ondas de fondo, dunas y barras. Ningún aparato resulta completa-
mente adecuado para retener del sedimento tanto las partículas más grandes como
las más pequeñas con la misma eficiencia, permaneciendo en una posición estable y
orientado hacia la corriente sobre el fondo del río, sin perturbar el flujo natural y el
movimiento del sedimento. Los muestreadores disponibles pueden ser clasificados
en tres tipos: de cesta, de cazoleta y de diferencia de presión [3].
Los muestreadores de tipo cesta están hechos, por lo general, de mallas y tienen
una abertura en la parte orientada contra la corriente por la que se desliza la mezcla
de agua y el sedimento. La malla deja pasar el sedimento en suspensión, pero retiene
el sedimento que se desliza a lo largo del lecho.

Muestreador del Instituto Delft usado en el Nilo, el cual consiste de un


muestreador de arrastre de fondo y de uno de sedimentos en suspensión,
así como también de una cámara de video subacuática.
188 CAPÍTULO 13

Los muestreadores de tipo cazoleta suelen ser de sección longitudinal en forma


de cuña y se instalan de modo que la arista de la cuña corte la corriente; la cazoleta
contiene deflectores o ranuras para retener los materiales en movimiento.
Los muestreadores basados en el principio de la diferencia de presión están dise-
ñados para producir en la salida del instrumento un descenso de presión lo suficien-
temente importante para contrarrestar las pérdidas de energía y asegurar así una
velocidad de entrada igual a la de la corriente en condiciones normales. Un diafrag-
ma perforado dentro del instrumento obliga a la corriente a hacer caer su sedimento
en una cámara de retención y luego salir a través de una salida superior.
Como existen varias incertidumbres en la realización del muestreo, es necesario
determinar un coeficiente de eficiencia para cada tipo de muestreador. La cali-
bración se realiza generalmente en un canal de laboratorio, donde el caudal de mate-
rial de fondo puede ser medido directamente en un pozo en el extremo del canal,
aunque las condiciones de transporte uniforme en la anchura y a lo largo del canal
son difíciles de mantener. Incluso en condiciones favorables, los factores de efi-
ciencia no son fáciles de determinar porque varían según el tamaño de los granos,
el grado de llenado del muestreador, etc. En todo caso, una eficiencia del 60 al 70
por ciento puede ser considerada como satisfactoria.

13.4.2 Método de medición


El caudal de arrastre de fondo se determina a partir de la cantidad de sedimentos re-
tenidos por unidad de tiempo en un muestreador colocado en uno o varios puntos del
fondo del río. Generalmente, se colocan de tres a diez puntos de medición en una
sección transversal. En la determinación de la distribución de los puntos donde se
toman las muestras, cabe señalar que, excepto en los períodos de crecida, el transpor-
te del material de fondo se produce solamente en una parte del río.
La inclusión de una medición cero en el cálculo del caudal de material de fondo,
puede conducir a incertidumbres en el resultado, aun cuando el punto de muestreo
pueda estar situado entre dos fajas móviles en el fondo del río. Las incertidumbres
se pueden producir también si el transporte medido se extiende a un segmento de la
sección transversal donde el sedimento se desplaza poco o nada.
En ríos con lecho de grava, cuya mayor característica es el movimiento parcial
del material del lecho, el uso de diferentes tipos de detectores acústicos puede ayu-
dar a resolver este problema. Dichos detectores, sumergidos en las cercanías del le-
cho, captan el sonido del golpeteo de la grava en movimiento, indicando el movi-
miento del material del lecho en ese punto particular; además, se puede relacionar
cualitativamente la intensidad del sonido y el transporte del sedimento.
Los muestreadores se bajan hasta el fondo y se mantienen en posición mediante
una varilla o un alambre. La duración del período en que se saca la muestra es gene-
ralmente de pocos minutos, según las dimensiones del muestreador y la intensidad
CAUDAL DE SEDIMENTOS 189

del transporte de sedimento. En la gama de velocidades bajas de la corriente cerca


del fondo, las fuerzas hacia aguas abajo son reducidas y el muestreador tiende a in-
troducirse dentro de la corriente de fondo y excavar el material del fondo que no está
siendo transportado. Esto también puede ocurrir durante un ascenso abrupto o no
cauteloso del muestreador.
Las mediciones se deberán realizar en varios caudales del río para obtener una
relación entre el caudal del río y el caudal del material del fondo. Debido a que el
transporte del sedimento es un mecanismo muy complejo y de naturaleza aleatoria y
debido también a los errores al tomar las muestras, una única muestra tomada en un
punto de medición puede proporcionar una estimación muy incierta del verdadero
transporte del material del fondo. Por lo tanto, en cada punto se deben repetir las
tomas de muestras. El número de repeticiones depende de las circunstancias locales;
sin embargo, análisis estadísticos realizados sobre datos del terreno con más de 100
repeticiones, demuestran que el caudal de arrastre de fondo sólo puede medirse con
una exactitud limitada, salvo que se tomen un número impracticable de muestras en
cada punto.

13.4.3 Cálculo del caudal de material de fondo


El sedimento recogido con el muestreador es secado y pesado. El peso seco, dividi-
do por el tiempo empleado para la medición y por la anchura del muestreador, da el
caudal del arrastre de fondo por unidad de anchura del río en el punto de medida qb.
Basándose en los datos obtenidos de los puntos donde se realizaron las muestras, se
puede construir una curva que muestre la distribución de qb en toda la anchura del
río. La superficie comprendida entre dicha curva y la línea de la superficie del agua
representa el caudal total diario del material de fondo para toda la sección transver-
sal Qb. El valor de Qb se puede también calcular a partir de los datos de los qb medi-
dos de la siguiente manera:

q + qb2 + qbn
Qb = 86, 4  b1 x1 + b1 xn −1 + bn xn 
q q q
x2 + K + bn −1 (13.3)
 2 2 2 2 

donde el valor de Qb es en toneladas/día, qb en kg s-1 m-1 y x en metros. La varia-


ble x representa la distancia entre los puntos en los cuales se extrae la muestra o entre
un punto extremo o el borde de la superficie del agua, o el de la parte móvil del fondo
del río.
La existencia de presas que retienen la mayor parte de los sedimentos trans-
portados por los tramos aguas arriba del río ofrece una posibilidad de estimar el cau-
dal de sedimentos, anual o estacional, mediante la sucesiva inspección de perfiles
convenientemente seleccionados del embalse y calcular el volumen ocupado por el
sedimento retenido. Este método, combinado con tomas de muestras periódicas de
190 CAPÍTULO 13

los sedimentos en suspensión aguas arriba y aguas abajo de la presa, puede propor-
cionar una estimación adecuada del caudal de arrastre.

13.4.4 Registro continuo del caudal de arrastre


Un registro continuo del caudal de arrastre de fondo se puede obtener en relación con
el caudal del río, o con cualquier otras variables hidráulicas de las que se tengan
registros. Se puede admitir que esta relación es aproximadamente lineal para los
caudales de agua por encima del valor límite correspondiente al comienzo del movi-
miento del sedimento, debido a que la fuerza de tracción de la corriente aumenta en
relación directa con el incremento del caudal del río. El transporte de material de
fondo es de gran interés en todas las investigaciones concernientes a las variaciones
del lecho del río.

Referencias

1. Organización Meteorológica Mundial, 1989: Manual on Operational Methods


for the Measurement of Sediment Transport. Informe de hidrología operativa Nº 29,
OMM–Nº 686, Ginebra.
2. Organización Internacional de Normalización, 1977: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Methods of Measurement of Suspended Sediment. ISO 4363,
Ginebra.
3. Organización Internacional de Normalización, 1977: Liquid Flow Measurement
in Open Channels: Bed Material Sampling. ISO 4364, Ginebra.
CAPÍTULO 14
HIELO EN RÍOS, LAGOS Y EMBALSES

14.1 Generalidades
Las observaciones de las condiciones del hielo en ríos, lagos y embalses son de gran
interés en regiones donde la formación de hielo afecta a la navegación o produce da-
ños a las estructuras, y donde se forman barreras o presas de hielo (hasta formar un
dique en un río principal). Las obstrucciones en las corrientes causadas por los hie-
los puede también dar lugar a importantes inundaciones locales. Los datos a largo
plazo sobre las condiciones de hielo en ríos son extremadamente valiosos en el dise-
ño de diversas estructuras, en el estudio de los procesos de formación y fusión de los
hielos y en el desarrollo de métodos para la predicción de los hielos.

14.2 Elementos del régimen de hielos


Los elementos más importantes que deben conocerse sobre el régimen de hielos son:
a) épocas en las que se observan en un río, por primera vez en invierno, hielos
flotantes;
b) relación entre la superficie del hielo acumulado y la superficie del agua (pro-
porción de la capa de hielo);
c) relación entre la superficie del hielo acumulado y la superficie del hielo estacio-
nario;
d) épocas en las que se inmovilizan los hielos;
e) espesor del hielo;
f) características de la disgregación de los hielos;
g) épocas en las que se produce la fragmentación del hielo;
h) épocas en las que desaparece totalmente el hielo de los ríos y embalses.

14.3 Métodos de observación


Muchos de los elementos enumerados en la sección 14.2 no se pueden medir con
ayuda de instrumentos y se deben evaluar subjetivamente y registrar en forma des-
criptiva. Por esta razón, es muy importante que los observadores estén bien prepara-
dos y que las instrucciones sean lo más claras posibles.
El espesor del hielo se mide por medio de un barreno y una regla, en sitios
representativos del río, lago o embalse. Para minimizar los errores causados por la
192 CAPÍTULO 14

variabilidad espacial del espesor del hielo, las mediciones deben realizarse en tres
puntos espaciados de cinco metros como mínimo, tomando el valor medio de esas
mediciones. También se debe medir el espesor de la nieve que puede haber sobre el
hielo.
En ríos navegables, las señales de kilómetros pueden usarse para identificar los
sitios en los que de costumbre se examinan las condiciones de hielos. Las condi-
ciones particularmente peligrosas (por ejemplo: barreras de hielo) deben ser identi-
ficadas con relación a otras marcas del terreno (por ejemplo: puentes, estructuras de
regulación de ríos y puertos).
La determinación de algunas de las características del fenómeno puede realizar-
se por medio de inspecciones fotogramétricas periódicas desde la orilla o por foto-
grafías aéreas. En el caso de grandes ríos, embalses o lagos, son de gran valor las
observaciones aéreas de la formación o fragmentación del hielo. Estas observa-
ciones son también muy útiles en caso de gargantas de hielo en las que es preciso
anunciar el peligro de crecidas.
Para examinar las condiciones del hielo sobre un tramo, la anchura de la banda,
s, y la altura de vuelo, hf, se pueden determinar en función de la longitud focal, Lf,
de la cámara usada y de la longitud efectiva, l, de la película, hf = s(Lf /l). Como Lf
es una cámara constante, aproximadamente igual a 1,0, la anchura de la banda es casi
igual a la altura de vuelo. Se puede determinar la velocidad del hielo flotante junto
con la densidad de la capa mediante fotografías aéreas repetidas a intervalos de unos
pocos minutos. Si el espesor promedio del hielo se conoce, el caudal del hielo tam-
bién se puede calcular.
Los datos infrarrojos obtenidos por teledetección, a partir de satélites meteo-
rológicos y de recursos terrestres, son también útiles para estimar el estado del hielo
en lagos y embalses [1].

14.4 Época y frecuencia de las observaciones


Las observaciones relativas al estado de los hielos se hacen simultáneamente con las
del nivel del agua, mientras que el espesor de los hielos y de la nieve en grandes
ríos, lagos y embalses se debe medir a intervalos de cinco a 10 días durante los perío-
dos críticos de formación y ruptura del hielo. Las observaciones aéreas deben
realizarse cuando se requieran, para satisfacer necesidades especiales.

14.5 Exactitud
Las mediciones del hielo no son muy exactas debido a las difíciles condiciones en las que
se realizan. Sin embargo, la incertidumbre en las mediciones del espesor del hielo no debe
exceder de 10 a 20 mm o de cinco por ciento.
HIELO EN RÍOS, LAGOS Y EMBALSES 193

Referencias
1. Prokacheva V. G., 1975: Otsenka prigodnosti televizionnoj informatsii meteo-
rologiceskih ISZ ‘Meteor’ dlya opredeleniya ledovoj obstanvki na ozerah i
vodokhraniliscakh (Estimate of the suitability of television data from the ‘Meteor’
meteorological satellite for determining ice conditions on lakes and reservoirs).
Proceedings of the State Hydrological Institute, Nº 205, págs. 115-123.
CAPÍTULO 15
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO

15.1 Generalidades
Los métodos e instrumentos que se utilizan para determinar la humedad del suelo se
pueden dividir en dos grupos:
a) métodos basados en la determinación del contenido de agua del suelo; y
b) métodos que miden el potencial de agua del suelo.
El contenido de agua del suelo es expresado como una relación entre la masa de
agua contenida en una muestra de suelo y la masa seca de la muestra de suelo o el
volumen original de la muestra. Estas dos expresiones están linealmente relaciona-
das por un coeficiente conocido como la densidad aparente del suelo muestreado.
El potencial de agua del suelo se expresa como la energía potencial del agua
contenida en el suelo y está integrado por el potencial gravitacional, el potencial de
presión y el potencial osmótico. En la mayoría de los casos, la mezcla de agua y sue-
lo puede ser considerada localmente homogénea, y el potencial osmótico llega a ser
insignificante. El potencial gravitacional representa el trabajo requerido para elevar
el agua desde un punto dado en el suelo hasta una altura de referencia, que es casi
siempre la superficie del suelo. Como el potencial gravitacional puede ser calcula-
do, el problema de la medición del potencial de humedad del suelo está limitado a la
medición de su potencial de presión. Para medir la presión potencial se usan varios
métodos, directos o indirectos. Los métodos más usados son descritos más abajo.
Independientemente del tipo de método aplicado, en cada caso es indispensable
determinar la humedad del suelo en numerosos puntos del sitio de estudio, debido a
su alta variabilidad espacial. Un análisis estadístico de la variabilidad de la hume-
dad del suelo observada en los puntos de medición permite calcular el error prome-
dio. Dichos análisis hacen posible determinar el número de puntos de medición re-
queridos para una exactitud prevista del valor medio. Para un examen detallado de
la medición de la humedad del suelo, véase la publicación de la OMM, titulada Snow
Cover Measurements and Areal Assessment of Precipitation and Soil Moisture [1].

15.2 Método gravimétrico


El método gravimétrico es el único método directo de medición de la humedad
del suelo. Dicho método consiste en tomar una muestra de suelo, pesarla antes y
196 CAPÍTULO 15

después de su desecado y calcular su contenido de humedad. La muestra de suelo


se considera seca cuando su peso permanece constante a una temperatura de 105°C.
Se han construido numerosos tipos de equipo de muestreo, así como hornos de seca-
do y balanzas especiales, para ser utilizados con este método.
El método gravimétrico es el más exacto para medir el contenido de humedad
del suelo y resulta necesario para calibrar el equipo utilizado en los demás métodos.
Sin embargo, no puede usarse para obtener un registro continuo de la humedad del
suelo de un lugar determinado, porque es necesario extraer muestras del suelo para
su análisis en el laboratorio.

15.2.1 Recolección de muestras


El procedimiento para recoger una muestra por el método gravimétrico depende de
si la determinación de la humedad del suelo está basada en la masa seca de la mues-
tra o en su volumen. Para determinar la humedad por masa seca, la muestra puede
ser alterada, pero no debe serlo para la determinación volumétrica.
El muestreo de suelos está lleno de inconvenientes, sobre todo cuando el terreno
está muy seco o muy húmedo o contiene piedras, rocas u otros materiales que difi-
cultan el trabajo del equipo de muestreo.
La técnica y el equipo utilizados para la recolección de muestras deben evitar
que éstas pierdan o ganen humedad, sufran alteración o contaminación alguna
durante las operaciones de muestreo o de transporte. Cuando se extrae una muestra
de una capa seca a través de una capa húmeda, se debe tener cuidado de que el equi-
po de muestreo esté lo más seco posible y de que no caiga agua, por el agujero, en
la capa seca. Si hay agua en el terreno, es probable que el contenido de humedad
medido sea inferior al valor real, debido a que parte del agua gotea de la muestra al
ser extraída del suelo o a su escurrimiento durante el muestreo como consecuencia
de la presión ejercida.
Si se encuentran sedimentos secos, duros y compactos resulta difícil introducir
el tubo sacamuestras o hacer girar el barreno. Al sacar muestras de sedimentos
secos, de textura rugosa, la muestra puede escurrirse del tubo sacamuestra o del ba-
rreno al retirar el instrumento. El muestreo de los suelos pedregosos es muy difícil,
especialmente en el aspecto volumétrico, debido al peligro que existe de que la cu-
chilla del equipo tropiece con una piedra y porque las muestras que han de obtener-
se deben ser muy voluminosas. Los suelos que contienen una cantidad considerable
de raíces y materias orgánicas presentan también ciertas dificultades.
Si el suelo es de grava, el tamaño necesario de la muestra que se debe tomar para la
determinación gravimétrica de su humedad, debe ser mucho mayor que en el caso de sue-
los que no contengan grava, y dependerá proporcionalmente del tamaño y del contenido de
la grava. La humedad se determina como un porcentaje por masa (peso). Si se multiplica
por la densidad del volumen total se obtiene la humedad como porcentaje por volumen.
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 197

En los trabajos de muestreo para medir la humedad del suelo, es indispensable


que todas las operaciones, así como la transferencia de muestras a los recipientes y
el peso de las muestras, se hagan lo más rápido posible, a fin de impedir las pérdi-
das excesivas de humedad. Muchas de las dificultades que presenta la utilización de
equipos de muestreo se pueden evitar si el equipo se mantiene limpio y libre de
humedad y herrumbre.

15.2.2 Descripción de los instrumentos de muestreo


15.2.2.1 Barreno
El equipo más sencillo utilizado para sacar muestras es el barreno de mano. Estos ba-
rrenos se han empleado, prolongados por tubos de aluminio, para sacar muestras a pro-
fundidades de hasta 17 m. Uno de los tipos mas útiles de barrenos manuales consiste en
un cilindro de 76 mm de diámetro y 230 mm de longitud, con un tubo de 1,4 m en la
parte superior y dos dientes cortadores curvos en la parte inferior. Como el cuerpo del
barreno está constituido por un cilindro sólido, es poco probable que las paredes del ori-
ficio de prueba contaminen la muestra. Con este equipo se obtiene una muestra repre-
sentativa, aunque alterada. Para facilitar el muestreo a profundidades de más de 1,5 m
se añaden tubos de aluminio de 19 mm de diámetro y de 0,9 m de longitud, si procede.
Para obtener una muestra con el barreno manual, se le hace girar con el mango
para que vaya penetrando dentro del terreno de muestreo. Por lo general, el cilindro
del barreno no se llena hasta no haber penetrado unos 80 mm. Seguidamente, se saca
el barreno y se desprende la muestra golpeando el barreno con un martillo de goma.

15.2.2.2 Tubo sacamuestras o portatestigos


Los tubos sacamuestras, los portatestigos y otros tubos de este tipo, ofrecen ciertas
ventajas, ya que permiten obtener muestras volumétricas que sirven de base para cal-
cular el contenido de humedad por unidad de volumen. Con los sacamuestras pue-
den conseguirse muestras no contaminadas siempre que el equipo esté limpio. No
se deben aceitar y se deben mantener limpios, sin herrumbre ni humedad. Para el
muestreo a gran profundidad se recomienda normalmente un equipo de dos perso-
nas, pudiéndose obtener muestras de 20 m de profundidad. Se recomienda, además,
que el volumen de la muestra sea de 100 cm3 como mínimo.
El sacamuestras abierto de percusión consiste en un tubo sacamuestras de
50 mm de diámetro interno y 100 mm de longitud con tubos de extensión de 25 mm
de diámetro y 1,5 m de longitud, para efectuar muestreos a profundidad. Se utilizan
camisas de latón de 50 mm de longitud a fin de conservar las muestras intactas. Las
muestras se sacan de la barra empujando un émbolo. Para las extensiones, puede uti-
lizarse un barreno liviano o un tubo de 15 mm.
Para obtener muestras volumétricas a pequeña profundidad, puede utilizarse un
sacamuestras sencillo y económico, consistente en un tubo delgado de latón, 50 mm
198 CAPÍTULO 15

de diámetro y 150 mm de longitud, montado en el extremo de una manija en forma


de T y de 90 cm para los tubos de 19 mm. Las muestras son recogidas empujando
hacia abajo la manija. Después de extraer el muestreador del hueco, las muestras se
recogen empujándolas hacia afuera del tubo sacamuestra a través del émbolo central.
Como el diámetro interno y el área del tubo sacamuestras son conocidos, pueden
obtenerse fácilmente muestras volumétricas cortando una longitud dada de la mues-
tra al ser extraída del instrumento.

15.2.3 Procedimiento de laboratorio


Primero, las muestras de suelo húmedo se pesan individualmente en sus contenedo-
res de transporte. Los contenedores se abren y se colocan en un horno secador que
es capaz de mantener una temperatura de 105 ± 0,5°C. Para muestras que contienen
turba o cantidades significativas de yeso, el horno debe tener una temperatura de
50 ± 0,5°C, por lo cual se requerirá entonces de un mayor tiempo para que la mues-
tra alcance un estado seco.
Después del secado, las muestras se pesan de nuevo en sus contenedores. La
diferencia entre el peso húmedo y el peso seco de una muestra es la medida de su
contenido de agua original.
Se pueden usar otros procesos de secado más rápidos que el horno corriente, por
ejemplo, lámparas infrarrojas y hornos microondas.
Si las muestras contienen gravas y piedras, el procedimiento antes mencionado
se puede modificar si los pesos o volúmenes de la grava y/o las piedras pueden deter-
minarse separadamente.

15.3 Método de resistencia eléctrica [C60]


La resistencia eléctrica de un bloque de material poroso en equilibrio higrométrico
con el suelo permite medir la humedad del suelo. Al bloque, que puede ser de yeso,
nylon, o fibra de vidrio, se fijan dos electrodos. Como la resistencia del contacto
permanece constante, una vez que se ha colocado el bloque en el suelo y ha alcanza-
do el equilibrio higrométrico, registra las variaciones subsiguientes del contenido de
humedad con un pequeño retraso de tiempo. Los cambios en el contenido de hume-
dad causan, a su vez, una variación de la resistencia eléctrica, que se reflejará en un
instrumento de medida instalado en la superficie. Los valores de resistencia registra-
dos por este instrumento se convierten seguidamente, mediante una curva de calibra-
ción, en valores representativos del contenido de humedad. La curva de calibración
se obtiene por correlación con valores del contenido de humedad determinados por
el método gravimétrico (sección 15.2) para cada observación, ubicación y estrato.
Los bloques para mediciones higrométricas son muy eficaces en la gama más
baja de valores de humedad. Sus posibilidades para medir el contenido de la hume-
dad se ven limitadas por los efectos de histéresis y por el hecho de que la calibración
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 199

depende de la densidad y de la temperatura del suelo. Su eficacia es dudosa cuando


se trata de obtener resultados cuantitativos aplicables a estudios de balances hídricos.

15.4 Método neutrónico [C58, E55]


El método neutrónico indica la cantidad de agua por unidad de volumen de suelo. El vo-
lumen de suelo medido por este método presenta la forma de una ampolla de un radio
de uno a cuatro metros, de acuerdo al contenido de humedad y a la actividad de la fuente.
Este método se basa en el principio de medición de la disminución de la veloci-
dad de los neutrones emitidos al suelo por una fuente de neutrones rápidos [2]. La
pérdida de energía, debida a las colisiones de neutrones con átomos de bajo peso ató-
mico, es muy elevada, siendo proporcional al número de dichos átomos presentes en
el terreno. Estas colisiones tienen por efecto transformar los neutrones rápidos en
neutrones lentos. El hidrógeno, que es el principal elemento de bajo peso atómico
presente en el suelo, está contenido en gran cantidad en las moléculas del agua del
suelo. El número de neutrones lentos detectados por un tubo contador, después de
la emisión de neutrones rápidos por una fuente radioactiva, se registra electrónica-
mente en un contador.

15.4.1 Instrumentos
Uno de los equipos más utilizados consiste en un contador portátil de batería con un
cronómetro de resorte que tiene una escala de tiempo de 0,5 a 5 minutos y pesa
aproximadamente 16 kg, y una sonda higrométrica que contiene una fuente de 100
milicuries de neutrones rápidos de americium-241 y, berilio finamente pulverizado
(período de semidesintegración, 458 años). La sonda tiene una longitud de unos
400 mm, un diámetro de 40 mm, y pesa 20 kg cuando se completa con un blindaje
de plomo y parafina de 150 mm de diámetro y 100 mm de longitud. Estos conta-
dores se han utilizado con cables de hasta 60 m.
La fuente y el contador se introducen en la tierra a través de un orificio revesti-
do con una tubería de aluminio; y las lecturas pueden tomarse a cualquier profundi-
dad, excepto cerca de la superficie. El diámetro interno de la tubería será apenas ma-
yor que el de la sonda. El tubo deberá instalarse, de ser posible, barrenando el suelo
en su interior para asegurar un estrecho contacto entre la superficie exterior del tubo
y la tierra.
Se han fabricado instrumentos similares para hacer mediciones en las capas su-
perficiales del suelo. En este caso, el equipo se coloca sobre la superficie del terreno
y da el contenido de humedad de un volumen semiesférico de 15 a 40 cm de radio.

15.4.2 Tubos de acceso


La instalación de los tubos de acceso se debe realizar cuidadosamente para prevenir
la compactación del suelo y para asegurar el contacto del suelo con la parte exterior
200 CAPÍTULO 15

de los tubos, es decir, no se deben crear vacíos en el suelo fuera de los tubos durante
su instalación. Los tubos de acceso pueden ser instalados:
a) insertando los tubos en agujeros preparados del mismo diámetro o ligeramente
menor (los agujeros pueden prepararse usando un barreno manual o mecánico);
o
b) introduciendo los tubos en el suelo con un martillo y removiendo la tierra del
interior de los tubos usando un barreno.
Se deben sellar las bases de los tubos para prevenir infiltraciones de aguas subte-
rráneas. Los topes de los tubos deben también sellarse con una tapa o un tapón cuan-
do no están usándose.

15.4.3 Calibración
La sonda se calibra por muestreo gravimétrico (sección 15.2) del tipo de suelo que
deba estudiarse y con el revestimiento del mismo tamaño y tipo que el que vaya a uti-
lizarse con la sonda. Alrededor del orificio se tomarán suficientes muestras para poder
definir el perfil higrométrico del suelo. Es difícil obtener una buena calibración en sue-
los heterogéneos o en los que la humedad varía rápidamente con la profundidad. Se
puede realizar una calibración aproximada en el laboratorio, usando un contenedor
lleno de tierra. El tipo y el tamaño del revestimiento y el método de instalación del
tubo de acceso tiene un efecto considerable en las lecturas, por lo que deberán obte-
nerse nuevas curvas de calibración para cada tipo de instalación.

15.4.4 Mediciones y exactitud


Los tubos de acceso deben mantenerse libres de exceso de humedad para evitar lec-
turas erróneas.
Después de bajar la sonda a la profundidad adecuada dentro del tubo de acceso,
se determina el número de conteos en un período de tiempo conocido. El conteo
medio es convertido en contenido de humedad del suelo usando la curva de cali-
bración. La exactitud de la lectura depende sobre todo:
a) de la validez de la curva de calibración;
b) del número de conteos por determinación.
Debido a lo aleatorio de la emisión y al impacto de los neutrones, pueden ocu-
rrir errores de conteo aleatorio. Los errores de cronometraje pueden mantenerse en
un mínimo usando un cronómetro de ciclo normalizado de dos minutos.
Las concentraciones de sal en la cantidad que ordinariamente se encuentra en la
humedad del suelo no afectan materialmente los resultados de las mediciones hechas
por el método neutrónico, pero en concentraciones de sal iguales a la del agua de mar
existe un efecto apreciable. Existen indicios de cierto efecto de temperatura. Las
mediciones realizadas en la proximidad de la superficie se ven afectadas por la po-
sición de la sonda con respecto a la superficie de contacto aire/tierra; la proximidad
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 201

de la superficie de contacto produce conteos más cortos que los que serían indicados
para el mismo contenido de humedad a una mayor profundidad.
Cuando las fuentes de errores son minimizadas, la exactitud de una medición
puede estar entre 0,5 y uno por ciento. Para mediciones repetidas en un período de
tiempo, como las que pueden ser realizadas en un estudio del balance hídrico, los
cambios en el contenido de agua del suelo pueden ser aún más exactos debido a la
eliminación de errores sistemáticos.

15.5 Atenuación de rayos gamma


La intensidad de un rayo gamma que atraviesa una sección de suelo, sufre un de-
crecimiento exponencial que depende principalmente de la densidad aparente del
suelo, del agua contenida en el suelo, y de los coeficientes de atenuación del suelo y
del agua, que son constantes. El método consiste en la atenuación de una fuente de
rayos gamma (generalmente cesio 137) y de un detector de rayos gamma (fotomulti-
plicador/escintilador) en un par de tubos de acceso paralelos que han sido instalados
en el suelo. En cada nivel de medición, la señal puede traducirse en densidad apa-
rente de la humedad del suelo o, si la densidad aparente del suelo seco es conocida,
la señal puede convertirse en una medida del contenido volumétrico de la humedad
del suelo.
El equipo de medición permite rastrear la evolución de los perfiles de densidad
húmeda y de la humedad volumétrica del suelo en varias décimas de centímetros de
profundidad por debajo de la superficie del suelo, si la densidad seca no varía con el
tiempo.
El método tiene la ventaja de una alta resolución espacial (se puede medir así un
pedazo de suelo de 20 a 50 mm de espesor con los tubos de acceso separados alre-
dedor de tres metros). Sin embargo, el agua no es la única variable que explica las
mediciones. Las variaciones de la densidad aparentes del suelo seco pueden con-
fundir las mediciones de la humedad del suelo.
Algunos equipos complejos tienen dos fuentes de energía con diferentes inten-
sidades de rayos gamma, lo que permite el estudio de las variaciones de la densidad
aparente, así como también de la humedad del suelo. Dicho equipo se usa princi-
palmente en laboratorios y no sobre el terreno.

15.6 Métodos dieléctricos


La constante dieléctrica aparente (permitividad) de un volumen de suelo varía con la
cantidad de humedad contenida en el suelo. El suelo es una mezcla compleja de
partículas de diferentes composiciones químicas en una matriz de aire y agua. La
constante dieléctrica de las partículas del suelo varía entre dos y siete, mientras que
las del aire y agua son uno y 80, respectivamente. De esta manera, si la densidad
aparente de un suelo seco permanece constante, es decir, el porcentaje del suelo
202 CAPÍTULO 15

incluido en la matriz permanece constante, su constante dieléctrica aparente será una


función de la cantidad de humedad en la matriz. Esta característica permite la con-
versión de las mediciones de la constante dieléctrica aparente en mediciones del con-
tenido volumétrico de la humedad del suelo.
Los dos principales métodos dieléctricos son:
a) reflectometría en el dominio temporal (RDT); y
b) método de capacitancia.
Algunos métodos de teledetección, principalmente el uso de microondas, tam-
bién utilizan este principio para estimar el contenido de humedad de los suelos cer-
canos a la superficie.

15.6.1 Reflectometría en el dominio temporal


La velocidad de la pulsación de una microonda entre un par de guíaondas, que han
sido colocadas en el suelo, es una función de la permitividad dieléctrica aparente de
la mezcla aire/agua/suelo entre las guíaondas [3]. A medida que la velocidad de la
pulsación aumenta, la permitividad disminuye, lo cual indica un descenso en el con-
tenido de humedad del suelo.
Una instalación de RDT consta de:
a) un instrumento RDT, con un generador de pulsaciones, un cronómetro electró-
nico, y usualmente de microprocedadores para almacenar una relación de cali-
bración y convertir la velocidad de la pulsación en una medición de la humedad
del suelo;
b) uno o más pares de guíaondas;
c) cables para conectar las guíaondas al instrumento RDT.
Las guíaondas son tubos metálicos, generalmente de 0,15 a 0,6 m de longitud,
y los cables pueden ser de varios metros de largo. Las guíaondas se pueden colocar
verticalmente dentro del suelo u horizontalmente en un muro de un hoyo excavado
en el suelo. La instalación horizontal puede causar considerable perturbación al
suelo cercano a las guíaondas y producir mediciones erróneas de la humedad del
suelo.
La instalación de las guíaondas puede ser temporal o permanente. Un sistema
de multiplaje múltiple permite la exploración automática y secuencial de varios
pares de guíaondas.
El método RDT es rápido y sus mediciones son casi instantáneas. En suelos
minerales, la exactitud del RDT es buena, y puede ser mejorada mediante una cali-
bración para cada suelo. La calibración es esencial para suelos con mucho contenido
orgánico. En suelos salinos, las pérdidas de energía significativas limitan la utilidad
del método RDT.
En suelos que están completamente congelados, el método RDT no es útil para
medir la humedad del suelo porque las permitividades del hielo y de los suelos secos
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 203

son casi iguales. Sin embargo, el método RDT puede ser útil en el estudio del con-
gelamiento y deshielo de suelos y nieve.

15.6.2 Método de capacitancia


Un sensor de capacitancia está compuesto de eléctrodos enterrados en el suelo, un
oscilador electrónico, un frecuencímetro, y cables conectores. Los electrodos y su sue-
lo adyacente forman un condensador cuya capacidad es función de la constante dieléc-
trica del suelo y, de esta manera, del contenido de humedad del suelo (sección 15.6.1).
La variación de la capacitancia puede medirse por los cambios de frecuencia de la
señal electrónica a través del condensador. Se requiere de una calibración para cada
tipo de suelo, para convertir la capacidad eléctrica en contenido de humedad del suelo.
Existen varios diseños de esta metodología. Según su geometría, los electrodos
pueden ser enterrados en el suelo, instalados en el extremo de una sonda y hundidos
en el suelo, o insertados dentro de un tubo de acceso.
Generalmente, el sensor esta equipado con un mecanismo de corrección de la
temperatura para compensar los efectos de la temperatura en la relación entre el con-
tenido de agua y la permitividad.
Las mediciones son rápidas y fáciles, pero son muy sensibles a las condiciones
de instalación porque la esfera de influencia del condensador es relativamente
pequeña. La calibración debe ejecutarse con mucho cuidado para cada sonda y cada
suelo, a fin de obtener datos exactos del contenido de agua.

15.7 Teledetección
La teledetección es la única forma de obtener mediciones que contengan informa-
ción integrada con el área sobre el contenido de agua de un terreno. Los principios,
las características y las aplicaciones de esta técnica, que no es aún completamente
operativa, son descritos brevemente más abajo. Detalles adicionales y una evalua-
ción más completa del método figuran el la publicación de T.J. Schmugge, titulada
Hydrological Forecasting [4].
La mayoría de las técnicas de teledetección para medir la humedad del suelo
están basadas en una relación entre el contenido de agua del suelo y otra propiedad
del suelo, por ejemplo, la constante dieléctrica, que puede ser controlada por medio
de la radiación electrónica emitida o reflejada desde el suelo. En principio, se puede
usar todo el espectro electromagnético. Como la mayoría de estos sensores funcio-
nan desde un avión o una nave espacial, la transmisividad atmosférica insuficiente
impide el empleo de las longitudes de onda en el ámbito de rayos X, así como en
ciertas regiones del infrarrojo lejano y del infrarrojo medio.
Las ondas cortas, en una gama de longitud de onda entre 50 y 500 mm, son par-
ticularmente efectivas para la medición de la humedad del suelo de una superficie.
Esto se debe a que tienen una atenuación atmosférica mínima y porque existe una
204 CAPÍTULO 15

gran diferencia entre las constantes dieléctricas del agua y del suelo seco, lo cual
resulta en una alta sensibilidad al agua (sección 15.6).
La radiación de microonda es usada pasivamente (radiometría) o activamente
(radar). En la técnica de microonda pasiva, los radiómetros se usan para medir la
emisión termal de microondas desde el suelo. La intensidad de esta radiación es pro-
porcional a la denominada temperatura de luminosidad, producto de la temperatura
de la superficie y la emisividad; ésta depende de la constante dieléctrica y por lo
tanto del contenido de agua.
En la técnica de microonda activa (radar), se usa una fuente de radiación artifi-
cial, un emisor, y se mide la intensidad de la radiación reflejada por el suelo. La re-
flectividad del suelo que, como la emisividad depende de la constante dieléctrica, es
usada entonces para deducir el contenido de agua del suelo de una superficie.
La ventaja de la técnica activa, en comparación con los sensores de microonda
de la técnica pasiva, es la resolución espacial superior, debido a que el terreno puede
ser examinado con un haz de apertura angular limitada. Para los sensores de micro-
ondas pasivas, la resolución espacial está limitada por la relación de la longitud de
onda y la distancia de la observación según el tamaño de la antena. Para una ante-
na, una mejor resolución sólo puede obtenerse reduciendo la longitud de onda a ex-
pensas de una penetración del suelo o profundidad de muestreo más corta o bajando
la altura de vuelo a expensas de incrementar los vuelos.
Dos factores importantes, además de la humedad del suelo, que influyen en la
emisividad del suelo y la reflectividad son la escabrosidad o aspereza del terreno y
la vegetación. A pesar de que estos factores pueden tenerse en cuenta en modelos
relativamente sencillos, de regresión lineal, que incorporan un parámetro empírico
de aspereza y el contenido de humedad de la vegetación, reducen la sensibilidad del
método ya que aumentan la emisividad relativa al ruido de fondo.

15.8 Método tensiométrico [C62]


El tensiómetro consiste en un cono o taza porosa (generalmente de cerámica) conec-
tado por medio de un tubo a un manómetro. El aparato se llena de agua que, al pene-
trar en el cono o taza, establece un equilibrio con la humedad del terreno circun-
dante. Al secarse el suelo, el agua fluye de la taza originando así una tensión mayor,
o inversamente, al aumentar la humedad del suelo y disminuir la tensión, entra el
agua en la taza. Estas variaciones de la presión o tensión se señalan en un disposi-
tivo de medición. El empleo de varios tensiómetros múltiples, ubicados a distintas
profundidades, permite obtener el perfil de humedad del terreno.
Los tensiómetros suministran datos sobre el potencial hídrico del terreno
(componente de la presión). Si se utiliza con el fin de determinar la humedad, se pre-
cisa contar con una curva de calibración. Esta última puede ser parte de la curva de
retención de humedad de los suelos, pero se recomienda establecerla a partir de los
MEDICIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 205

datos obtenidos sobre el terreno por el método gravimétrico (sección 15.2) y los
datos del tensiómetro. Aun así, los datos de humedad son sólo aproximados debido
a la histéresis entre la rama de humectización y de drenaje de la curva de retención
de humedad del suelo. La gama de utilización está limitada entre 0 y 0,8 bars (cero
a ocho metros de carga hidráulica negativa). Por lo tanto, este método únicamente
resulta adecuado en regiones húmedas.
Entre los diferentes componentes de un tensiómetro se incluyen la taza o cono
poroso, el tubo de conección y/o el cuerpo del tubo, y el sensor de presión. La taza
porosa está hecha de un material rígido y poroso (generalmente cerámica). Los po-
ros de las paredes de la taza son lo suficientemente pequeños como para impedir el
paso del aire. Se usan un tubo de conexión semirrígido y/o un tubo de cuerpo rígi-
do para conectar la taza del tensiómetro con el sensor de presión.
El dispositivo medidor de la presión es generalmente un tubo de vacío de
Bourdon o un manómetro de mercurio. El tensiómetro puede acoplarse también a
un registrador de presión o a un convertidor electrónico de presión para obtener un
registro continuo de las variaciones de tensión. Como el sistema está en un vacío
parcial durante condiciones de suelo no saturado, es necesario que todas las partes o
uniones sean impermeables al aire. Los medidores de vacío Bourdon son más ade-
cuados que los manómetros de mercurio para usarlos sobre el terreno, pero son me-
nos exactos. Los convertidores electrónicos de presión son más prácticos y exactos.
El tiempo de respuesta de un tensiómetro es mucho más rápido con un convertidor
o transductor de presión, porque tiene un volumen de desplazamiento más pequeño. El
inconveniente del costo se puede reducir usando solamente un transductor electrónico
de presión conectado a varios tensiómetros, a través de un dispositivo de exploración.
Otra solución podría ser la de usar un aparato de medición que muestre brevemente la
presión en el tensiómetro por medio de una aguja. Esta aguja perfora un bulbo espe-
cial sobre el tubo del tensiómetro únicamente durante el momento de la medición.
Una sola aguja puede ser usada para muestrear numerosos tensiómetros colocados
en el suelo. Sin embargo, a diferencia del sistema antes descrito, este tipo de ten-
siómetro no puede usarse para registrar variaciones en el potencial hídrico del suelo.
Los tensiómetros deben llenarse con agua previamente desaireada. Así, es posi-
ble remover el aire atrapado dentro del sistema usando una bomba de vacío. Los ten-
siómetros, en general, son insertados verticalmente dentro del suelo en agujeros pre-
viamente taladrados, del mismo diámetro que la taza porosa. El centro de la taza
porosa es colocado a la profundidad donde se desea medir la presión.
Los tensiómetros son sensibles a las variaciones de la temperatura que producen
expansiones o contracciones termales en las diferentes partes del sistema, lo que in-
fluencia las lecturas de la presión. Sobre el terreno, se recomienda proteger a los
tensiómetros de la radiación solar para minimizar este efecto. Asimismo, los tensió-
metros usados en invierno deben protegerse de las heladas que producen daños al
206 CAPÍTULO 15

tubo del agua y al sensor de presión. Es necesario purgar periódicamente los ten-
siómetros para remover el aire acumulado en el sistema.
La lectura del tensiómetro indica la presión en la taza porosa menos la diferencia de
presión causada por la columna de agua entre el sensor de presión y la taza porosa. De
esta manera, el potencial hídrico del suelo, a la profundidad de la taza, es igual a la lec-
tura del sensor de presión más la presión de esa columna de agua. Si la presión es ex-
presada en términos de succión, es decir, presión atmosférica menos presión de la esca-
la, entonces el potencial hídrico del suelo es igual a la lectura del sensor menos la dife-
rencia de presión causada por la columna de agua en el tubo. El potencial hídrico corre-
gido del suelo puede obtenerse directamente con los sistemas transductores de presión.
Es difícil decir cuál es la exactitud de la medición del potencial hídrico de un
suelo a través de un tensiómetro. La exactitud de una medición depende de la tem-
peratura, la exactitud del sensor de presión, y la cantidad de aire acumulado en el sis-
tema. Además, el tiempo de respuesta de los tensiómetros puede causar mediciones
erróneas si el potencial hídrico del suelo cambia rápidamente. En este caso no se
puede obtener el equilibrio entre el agua del suelo y el agua del tensiómetro. Estu-
dios recientes han mostrado que los conos plásticos semipermeables proveen una
respuesta mucho más rápida que los conos de cerámica [5].
El tensiómetro es, probablemente, el equipo más fácil de instalar y de más rápi-
da lectura de todos los instrumentos utilizados para medir la humedad del suelo. No
obstante, los tensiómetros que existen actualmente no se pueden usar a profundi-
dades superiores a tres metros. A la presión atmosférica normal, el método está limi-
tado a una gama potencial de casi -85 kPa. Los tensiómetros requieren un manteni-
miento frecuente para poder obtener mediciones fiables en condiciones de terreno.

Referencias
1. Organización Meteorológica Mundial, 1992: Snow Cover Measurements and
Areal Assessment of Precipitation and Soil Moisture (B. Sevruk). Informe de
hidrología operativa Nº 35, OMM–Nº 749, Ginebra.
2. Greacen, E. L. (ed.), 1981: Soil Water Assessment by the Neutron Method
CSIRO. Special publication, Melbourne.
3. Topp, G. C., Davis, J. L. y Annan, A. P., 1980: Electromagnetic Determination
of Soil Water Content: Measurement in Coaxial Transmission Lines. Water
Resources Research, volumen 16, Nº 3, págs. 574-582.
4. Schmugge, T. J., 1985: Remote sensing of soil moisture. In: Hydrological
Forecasting (M. G. Anderson y T. P. Burt, eds.), John Wiley, Nueva York, págs. 101-124.
5. Klute, A. (ed.), 1986: Methods of Soil Analysis. Part 1: Physical and miner-
alogical methods. Second edition, American Society of Agronomy and Soil Science
Society of America, Madison, Wisconsin.
CAPÍTULO 16
AGUAS SUBTERRÁNEAS

16.1 Generalidades [E65]


Las fluctuaciones en los niveles de las aguas subterráneas reflejan cambios en su
almacenamiento en los acuíferos. Se pueden identificar dos grupos principales de
fluctuaciones: las de período largo, como las causadas por cambios estacionales en
la recarga natural y el bombeo persistente, y las de período corto, como por ejemplo,
las causadas por los efectos de períodos breves de bombeo intermitente, cambios
barométricos y por efecto de la marea. En general, no es necesario realizar medi-
ciones continuas ya que los niveles del agua subterránea responden generalmente con
lentitud a los cambios de origen externo. Las observaciones sistemáticas a intervalos
fijos son más adecuadas para los objetivos de la mayoría de las redes nacionales.
Donde las fluctuaciones, por cualquier razón, son rápidas, convendría un registro
continuo, al menos hasta que se haya definido la naturaleza de dichas fluctuaciones.
Las investigaciones sobre las aguas subterráneas pueden dividirse en tres prin-
cipales etapas:
a) reconocimiento, con el objetivo de lograr una evaluación preliminar de los
recursos hídricos disponibles;
b) investigaciones generales, para obtener información sobre la futura planifica-
ción de los desarrollos urbanos, industriales y agrícolas; y
c) estudios intensivos de los acuíferos. Este nivel de investigación requiere de gran-
des esfuerzos y es necesario en zonas de desarrollo intensivo, potencial o actual.
En cada etapa de la investigación de las aguas subterráneas, la información
requerida incluye:
a) variaciones temporales y espaciales en las alturas piezométricas, resultantes de
procesos naturales y causadas por el hombre;
b) constantes hidráulicas de los acuíferos;
c) geometría de los acuíferos y de los acueductos;
d) índices de recarga y descarga naturales;
e) índices de abstracción y recarga artificial;
f) calidad del agua.
Los datos sobre alturas piezométricas y calidad del agua se obtienen a partir de las
mediciones en los pozos de observación y el análisis de muestras del agua subterránea.
208 CAPÍTULO 16

Los pozos de observación son los pozos existentes cuidadosamente seleccionados


entre los ya perforados en la zona, o los pozos perforados y construidos especial-
mente con propósitos de estudios. La perforación de pozos de observación consti-
tuye uno de los principales costos en los estudios de agua subterránea. Siempre que
sea posible, los pozos existentes deben seleccionarse cuidadosamente e incorporarse
a la red de observación.

16.2 Instalación de pozos de observación


Desde tiempos ancestrales, se han excavado pozos para alcanzar las formaciones
acuíferas. Los pozos existentes pueden usarse para observar los niveles estáticos de
aguas subterráneas, siempre que la longitud de la columna de agua en el pozo supere
la máxima variación estacional del nivel y que se conozca la secuencia geológica.
Los pozos existentes deben examinarse para saber si alguno de ellos es adecuado
como pozo de observación en una red. Pueden incorporarse a la red los pozos de
bombeo existentes, si el espacio anular entre el entubamiento exterior del pozo y la
columna de la bomba permite el libre paso de una cinta métrica o de un cable para
medir la profundidad del nivel freático. Siempre que se utilicen pozos perforados o
excavados como pozos de observación, el nivel freático en ellos deberá ser medido
después de haber interrumpido el bombeo y transcurrido un tiempo suficiente como
para permitir la recuperación del nivel en el pozo. También deberán interrumpirse
las extracciones en las proximidades de un pozo de observación durante un tiempo
suficientemente largo como para permitir que se recupere el cono de depresión cau-
sado por el bombeo en zonas vecinas. Si se requiere la perforación de nuevos pozos,
los gastos adicionales harán que la planificación de la red sea aún más cuidadosa.
En las partes del acuífero donde sólo existan unos pocos pozos de bombeo o
recarga, sin que exista interferencia de niveles, es generalmente preferible perforar
pozos especiales de observación lo suficientemente alejados de los pozos en activi-
dad para no sufrir la influencia de éstos.
La ventaja principal de los pozos excavados es que pueden ser construidos con
herramientas manuales y por obreros locales especializados. Son usuales las pro-
fundidades de 3 a 15 m, pero existen pozos con profundidades de 50 m o más. Estos
pozos excavados se pueden construir con piedra, ladrillo o bloques de concreto
(hormigón). Para permitir el paso del agua desde el acuífero al pozo, se dejan algu-
nas juntas abiertas y se rompen las esquinas interiores de los bloques o ladrillos.
Cuando la excavación alcanza el nivel freático, es necesario bombear el agua pa-
ra que no impida continuar la excavación. Si la cantidad de agua que entra al pozo
es superior a la capacidad de bombeo, es posible profundizar el pozo, si fuera nece-
sario, por perforación. La técnica de excavar los pozos hasta la zona freática y luego
profundizarlos por perforación, es común y se practica en muchas partes del mundo.
El pozo terminado deberá protegerse de la lluvia, inundaciones o infiltración de agua
AGUAS SUBTERRÁNEAS 209

superficial, que podrían contaminar el agua del pozo y en consecuencia el acuífero.


La mampostería deberá extenderse por lo menos 0,5 m sobre el nivel del terreno. En
la boca del pozo deberá instalarse una tapa impermeable, con una abertura con cerro-
jo por razones de seguridad. Deberá marcarse claramente un nivel cerca de la boca del
pozo, referido a un punto conocido, a partir del cual se medirá el nivel del agua.
Cuando es posible alcanzar el agua subterránea a profundidades de cinco a 15 m,
la perforación manual puede ser un método práctico para construir pozos de observa-
ción. Se pueden usar taladros manuales para perforar agujeros de 50 a 200 mm de diá-
metro, en arcillas y arcillas arenosas que no se desmoronan sin entubamiento. Para su-
perar la dificultad de perforar bajo el nivel del agua en arena suelta, se baja un tubo al
fondo del pozo y se continúa perforando con un taladro de diámetro menor dentro del
entubamiento. El material puede ser extraído con una cuchara para profundizar el pozo.
En zonas donde las formaciones geológicas son conocidas de antemano, y están
compuestas de arena no consolidada, limo o arcilla, se pueden construir pozos de
observación de pequeños diámetros y profundidades de hasta 10 m por el método de
los pozos de hinca. Estos pozos son construidos hincando en la tierra un puntero
unido al extremo inferior de un tubo de acero con secciones. Una de las secciones
deberá ser un colador (filtro) que consta de un tubo perforado envuelto con una malla
de alambre protegida con una chapa de bronce perforada. Los pozos de hinca con
diámetros entre 35 y 50 mm sirven para realizar observaciones.
Para penetrar en los acuíferos profundos, se construyen pozos perforados medi-
ante los métodos de rotación o percusión. Como la perforación de pozos de pequeño
diámetro es más económica, son comunes los pozos de observación con diámetros
interiores que varían entre 50 y 150 mm. Se utiliza con frecuencia la perforación por
el método rotativo hidráulico, con trépanos de diámetros entre 115 y 165 mm. El
método rotativo es más rápido que el de percusión en formaciones sedimentarias,
excepto en las formaciones que contienen pedruscos, guijarros o rocas sueltas.
Como la roca cortada se extrae del pozo mediante el flujo continuo del fluido de per-
foración, se obtienen muestras de las formaciones penetradas a intervalos regulares.
Esto se realiza perforando hasta el nivel de muestreo, y circulando el lodo hasta que
se eliminan del sistema todos los restos de roca desmenuzada, perforando a través de
la zona de muestreo y retirando el material obtenido como muestra. Los hidrogeó-
logos y perforadores, con experiencia en esta labor, pueden identificar frecuente-
mente los cambios en las características de las formaciones y determinar la necesi-
dad de tomar muestras adicionales, mediante una cuidadosa observación en la
velocidad y la eficiencia de la perforación.
El método de percusión es mejor para excavar formaciones rocosas fracturadas
u otros materiales muy permeables. Los diámetros normales de los pozos perfora-
dos por el método de percusión varían entre 100 y 200 mm para permitir entuba-
mientos entre 50 y 150 mm de diámetro. El método de percusión mecánica permite
210 CAPÍTULO 16

la extracción de muestras del material excavado, a partir de las cuales se puede hacer
una descripción de la formaciones geológicas encontradas.
En muchos casos, el acuífero estudiado está confinado y separado por una capa
mucho menos permeable de otro acuífero. Todos los acuíferos superiores que se
atraviesan durante la perforación deberán aislarse del acuífero en estudio, mediante
un procedimiento conocido como sellado por lechada. La lechada debe ser de arci-
lla o una mezcla líquida de cemento y agua con una consistencia que permita inyec-
tarla a través de caños y colocarla donde se requiera. La inyección de la lechada y
el sellado de entubamientos en los pozos de observación debe llevarse a cabo por
las siguientes razones:
a) impedir que por el exterior del entubamiento se infiltre agua superficial conta-
minada al interior del acuífero;
b) impedir la entrada de agua desde una formación superior al acuífero en estudio;
c) hacer que el entubado se ajuste en el pozo perforado de mayor diámetro que la
tubería.
Los tres metros superiores del pozo deben sellarse con un material impermeable.
Para aislar un acuífero superior, el sello del material impermeable no deberá tener
menos de tres metros de longitud, extendiéndose sobre la capa impermeable que
existe entre los acuíferos.
En formaciones de roca sólida, los pozos de observación deben ser perforados y
completados sin entubamiento. La figura 16.1 muestra el pozo terminado en terreno
rocoso. La perforación deberá ser limpiada de partículas finas así como de todo el
barro de perforación que sea posible. Esta limpieza puede realizarse por bombeo o
achicando el agua del pozo hasta que el agua se aclare.
Los entubamientos se instalan en pozos ubicados en depósitos no consolidados.
En la figura 16.2 se dan las características principales de esas instalaciones. Cabe
señalar que:
a) el diámetro normal del entubamiento en un pozo de observación es de 50 mm;
b) en el fondo del pozo se instala un tramo ciego de tubería (tapado al extremo
inferior). Este tubo ciego deberá tener por lo menos tres metros de longitud y
sirve para recoger los sedimentos provenientes de la parte perforada del entuba-
miento. Esta parte se denomina depósito de sedimentos;
c) al depósito de sedimentos se le conecta un tramo perforado de tubería, denomi-
nado colador o filtro, para asegurar un libre intercambio de agua entre el acuífero
y el pozo de observación. En los pozos de observación, un tramo de tubo per-
forado de menos dos metros de largo sirve también para este propósito;
d) el tubo ciego por encima del filtro debe ser lo suficientemente largo como para
sobresalir alrededor de un metro sobre el nivel del terreno. El tope de este entuba-
do conforma así un conveniente punto de referencia con respecto al cual el obser-
vador relaciona las distintas variables incluidas en un programa de observación;
AGUAS SUBTERRÁNEAS 211

Tapón de 50 mm

P.R.

Unión de 50 mm

1,00
0,50
Sello de hormigón

0,50
Sello de archilla

2,00 m
Relleno de arcilla
(lechada)

Formación rocosa

Nivel freático

Perforación

Figura 16.1 — Pozo de observación en terreno rocoso


212 CAPÍTULO 16

;;;;
Orificio de ventilación
P.R.
Ver detalle
P.R de 4 mm ∅
Tapón de 50 mm
Tapón de hierro

1,00
Unión de
50 mm

Sello de

0,50 0,50
hormigón

Sello de
arcilla Caño de 50 mm

;;
Detalle del extremo superior
Relleno

;
;;
yy;
de arcilla

Entubamiento
de 50 mm

;;
Unión de 50 mm
Nivel freático
Formación

;;
yy
arenosa

Malla de alambre
Araña de

;;
centrado Arrollamiento de
alambre de 3 mm
0,50

Relleno de
gravilla

;;
yy
2,00 m

Caño perforado
2,00 m

Colador o ranurado

;;
(ver detalle)

;;
yy
;;
Depósito de
3,00 m

sedimentos Segundo acople


2,00 m

Caño ciego
Tapón
de hierro
o madera

Detalle del depósito de sedimentos

Figura 16.2 — Pozo de observación en terreno rocoso


AGUAS SUBTERRÁNEAS 213

e) las arañas de centrado aseguran una apropiada ubicación de la columna del fil-
tro en los pozos perforados;
f) en los acuíferos con arena fina o limosa, deberá protegerse la envoltura de la malla
y el tubo ranurado de la obstrucción debida a elementos finos. Es necesario relle-
nar con material grueso, convenientemente graduado, el espacio anular comprendi-
do entre el filtro y la pared del pozo perforado. En el caso de orificios de 150 mm
y entubado de 50 mm, el espesor normal de la grava filtrante deberá ser de unos
45 mm y no menor de 30 mm de espesor. El material grueso utilizado puede ser gra-
va fluvial, de uno a cuatro milímetros de diámetro. La grava deberá ser colocada a
través de un tubo guía de pequeño diámetro, introduciéndola dentro del espacio en-
tre el entubado y la pared del pozo. Se usará suficiente cantidad de grava para relle-
nar el espacio anular y el fondo del pozo; es decir, la longitud completa del depósito
de sedimentos y por lo menos 500 mm por encima del tramo del tubo perforado;
g) se excavará un pozo a nivel del terreno y alrededor del entubamiento. Las di-
mensiones recomendadas para dicho pozo son 800 por 800 mm al nivel del
suelo, reduciéndose como un tronco de pirámide con una base menor de 400 por
400 mm a una profundidad de un metro. Deberá colocarse la lechada de arcilla
alrededor del entubamiento, hasta una profundidad adicional de dos metros por lo
menos, para obtener un sellado de la unión entre el tubo y la perforación, a fin de
prevenir filtraciones de agua contaminada desde los alrededores hacia el acuífero
por el borde del entubamiento. El pozo debe llenarse parcialmente con un sello
de arcilla y la parte superior con concreto (hormigón). El concreto deberá vertirse
de modo que llene el pozo y forme un cono alrededor del entubamiento para
drenar fuera de la perforación, tanto la precipitación como el agua superficial;
h) el extremo superior del entubamiento, que sobresale del terreno por encima del
cono de concreto, debe cerrarse por razones de seguridad. En la figura 16.1 se
señalan algunos detalles de la instalación del pozo. El tapón exterior de 50 mm
se enrosca a la tubería usando una herramienta especial, y el observador puede
levantar el tapón interno de hierro con un imán de gran potencia.
La parte del entubado que se extiende sobre el nivel del terreno deberá pintarse de
un color brillante para facilitar la ubicación a distancia. La profundidad del nivel freáti-
co se mide desde el borde del entubado (después de remover los tapones). Este punto
de referencia deberá ser nivelada con respecto al nivel general de la zona de estudio.
El mantenimiento de los pozos de observación debe estar a cargo del organismo
encargado de la observación o de la investigación. El área alrededor del pozo de
observación debe mantenerse libre de vegetación y escombros. Puede fijarse un
disco de bronce en el sello de concreto a nivel del suelo con la inscripción “pozo de
observación” y el nombre del organismo u de la organización. Este disco de bronce
puede servir también como punto de referencia para fines topográficos. Si la parte
sobresaliente del entubamiento debe ser reemplazada porque ha sufrido daños, la
214 CAPÍTULO 16

renivelación de la nueva marca de referencia se realiza midiendo la distancia entre


el punto de referencia y el borde superior del nuevo tubo. Los pozos preexistentes
que pudiesen servir como pozos de observación deben mantenerse y registrarse del
mismo modo que los pozos específicamente perforados como pozos de observación.
En la zona en estudio, pueden existir varios acuíferos a diferentes niveles, sepa-
rados por capas impermeables de distintos espesores. En esos casos, es preferible
observar las siguientes modalidades (figura 16.3):
a) debe perforarse en primer lugar un pozo de gran diámetro, por el método de per-
cusión, hasta que se penetre el acuífero más profundo;
b) se instala en el acuífero más profundo un tubo de observación de pequeño
diámetro con un filtro adecuado;
c) se levanta el entubamiento exterior hasta alcanzar el fondo de la capa imperme-
able que lo cubre. Se sella el techo del acuífero inferior con la lechada de
cemento u otra lechada que se adapte;
d) se introduce un tubo de observación de pequeño diámetro provisto de filtro en
el acuífero siguiente, que se sella, a su vez, con respecto al acuífero superior por
inyección de la lechada;
e) los pasos c) y d) se repiten para cada acuífero adicional penetrado.
En este caso, el sellado de cada acuífero debe ser realizado muy cuidadosamente
para impedir daños a la formación que contiene agua, ya sea por intercambio con agua
de diferentes propiedades químicas o por pérdida de presión artesiana. Si se conoce muy
bien la geología de la zona y si se puede prever la profundidad de cada acuífero, se re-
comienda perforar y construir un pozo para cada acuífero. Dichas perforaciones se se-
pararán solamente unos pocos metros. Este procedimiento puede ser el más económico.
Los pozos de bombeo, que se incorporan a la red de observación, deben ser
mantenidas por los propietarios.

16.3 Prueba de pozos de observación


La respuesta de un pozo de observación a los cambios del nivel del agua del acuífero
debe ser controlada inmediatamente después de haber completado la construcción
del pozo. Se realiza una sola prueba en los pozos de observación de pequeño diá-
metro, estudiando la disipación de la zona de recarga. Para ello se inyecta en el pozo
un volumen conocido de agua y se mide el descenso subsiguiente del nivel del agua.
Para pozos productores, la elevación inicial del nivel del agua deberá disiparse den-
tro de tres horas, alcanzándose un nivel que no difiera más de cinco milímetros del
nivel original. Si el descenso del nivel del agua es muy lento, el pozo deberá ser
acondicionado para eliminar las obstrucciones del filtro y la mayor cantidad posible
del material fino existente en la formación o en el relleno de grava alrededor del
pozo. Dicha restauración es fácil de hacer: se crean movimientos alternativos del
agua subterránea hacia el interior y el exterior del pozo.
;;;
;
AGUAS SUBTERRÁNEAS 215

;;
;;;
Profundidad

;
en m 559 1 2 3 4 5 6

Arena

10
Arcilla

Tapón
20 Limo impermeable

;
;;
;;
25,00
Arenisca
30 calcárea 31,00
Tapón
Arcilla
impermeable
40
39,05

;
Arenisca
50 calcárea

;;
;;
55,00
Arcilla
Tapón
60 impermeable

70

;
Arena y

;;
;;
80 arenisca
calcárea

90

96,00

;
Tapón
100 Arcilla impermeable
103,50

;;
;;
Arena y
110 arenisca
calcárea
117,50
Arcilla Tapón
120 y limo impermeable

;
130 128,00
Arena y
arenisca

;;
calcárea
5 4
140
6 3
142,00
Tapón 1 2
150 Arcilla impermeable
Caliza areno-
arcillosa

Pedregullo
160 y conchillas 152,00
Distancia del mar: 375 m

167,00
no.˛

Figura 16.3 — Corte vertical esquemático de un pozo de observación para un


sistema de varios acuíferos
216 CAPÍTULO 16

Después de limpiar el pozo, se medirá la profundidad desde el fondo del pozo


hasta la marca de referencia. Esta medición, comparada con la longitud total del
entubamiento, indicará la cantidad de sedimentos que hay en el depósito de escom-
bros. Esta prueba deberá repetirse ocasionalmente en los pozos de observación para
verificar la eficiencia de los filtros. Si la medición desde el fondo del pozo indica
que los sedimentos llenan toda la columna del depósito y el filtro, el nivel del agua
en el pozo puede no ser representativo del verdadero nivel de agua del acuífero. En
este caso se podría cuestionar la fiabilidad de ese pozo de observación.
Para ayudar a determinar cambios en la litología, se realizan registros geofísi-
cos (eléctricos) en perforaciones abiertas y profundas de pequeño diámetro, antes de
que se inserte el entubamiento. Estos perfiles consisten de dos registros: resistencia
y autopotencial (potencial espontáneo). Puede utilizarse un perfil de la intensidad
natural de radiación gamma para verificar los sellos de arcilla sobre el acuífero en
estudio y para verificar el sellado de los acuíferos superiores que se han penetrado.
Debe determinarse la calidad del agua en un pozo a partir de una muestra de agua,
después de finalizar el proceso de acondicionamiento del pozo, y enviarla a un labo-
ratorio para un análisis químico.

16.4 Sellado y relleno de pozos abandonados


Los pozos de observación y de bombeo pueden abandonarse por las siguientes razones:
a) fallas con respecto a la cantidad y calidad del agua;
b) perforación de un nuevo pozo para reemplazar uno existente;
c) los pozos de observación ya no son necesarios para fines de investigación.
En todos estos casos, los pozos deben ser cerrados o destruidos de tal forma que
no puedan actuar como canales para el intercambio de agua entre acuíferos cuando
dicho intercambio implique un deterioro importante de la calidad del agua en los
acuíferos penetrados.
El relleno y sellado de los pozos abandonados deberá llevarse a cabo de la
manera siguiente:
a) en el pozo, al nivel de las formaciones, se coloca arena u otro material inorgá-
nico cuando no se requiera un sellado impermeable;
b) debe colocarse material inorgánico impermeable en los niveles de las formacio-
nes confinadas para evitar tanto el intercambio de agua entre diferentes acuífe-
ros como la pérdida de presión artesiana. El material de relleno debe colocarse
a una distancia de por lo menos tres metros en ambas direcciones (encima y de-
bajo de la línea de contacto entre el acuífero y el acuicludo);
c) cuando se desconocen los límites de varias formaciones, se colocarán capas
alternadas de material poroso e impermeable en el pozo;
d) no debe utilizarse como relleno material fino en formaciones de roca fisurada o
fracturada. Para el sellado de pozos adyacentes a esos estratos, se utilizarán
AGUAS SUBTERRÁNEAS 217

lechadas de cemento o concreto. Si estas formaciones se extienden a profundi-


dades considerables, se usarán capas alternadas de relleno grueso y lechada de
concreto para llenar el pozo;
e) en todos los casos, los cinco metros superiores del pozo deben ser sellados con
material impermeable e inorgánico.

16.5 Instrumentos y métodos de observación [C65]


La medición directa de los niveles de agua subterránea puede realizarse en los pozos
de observación, con instrumentos de operación manual o con ayuda de instrumentos
automáticos de registro continuo. Las siguientes descripciones se refieren a los prin-
cipios de la medición de niveles de las aguas subterráneas. En las referencias
reseñadas se incluyen descripciones de ciertos tipos de instrumentos.

16.5.1 Instrumentos manuales


El método más común de medición manual consiste en suspender un cuerpo lineal
pesado (por ejemplo, una cinta o cable graduado de acero flexible o cubierta de plás-
tico) desde un punto definido en la superficie, usualmente en la cabecera del pozo,
hasta un punto por debajo del nivel del agua subterránea. Después de sacar la cinta,
la posición del nivel del agua subterránea se define al sustraer la longitud de la parte
de cinta que ha sido sumergida de la longitud total de la cinta suspendida en el pozo.
Esta parte húmeda puede identificarse más claramente cubriendo la parte inferior de
la cinta con tiza antes de realizar cada medición. Para indicar la parte de cinta que
ha estado en inmersión se han utilizado pastas que cambian de color, aunque deben
evitarse sustancias que contengan productos tóxicos. En ocasiones deben realizarse
varias observaciones de ensayo con el fin de que la profundidad del agua se conoz-
ca aproximadamente antes de realizar la medición. A medida que la profundidad
del nivel del agua aumenta, la longitud de la cinta que haya de utilizarse también
aumenta, y puede ser difícil superar los inconvenientes debidos al peso del instru-
mento y a lo complicado que es su funcionamiento en estas condiciones. Las pro-
fundidades a la superficie del agua de hasta 50 m se miden con facilidad, pero con
creciente dificultad hasta 100 m o más. A estas grandes profundidades pueden utili-
zarse cintas más estrechas de acero o cintas de cobertura plástica de escaso peso. La
profundidad del nivel del agua se puede medir con un error de pocos milímetros,
aunque la exactitud de la medición por otros métodos depende generalmente de la
profundidad.
Se han diseñado instrumentos inerciales de modo que un peso unido al extremo
de un cable cae a una velocidad constante, debido al efecto de la gravedad, desde un
instrumento portátil situado en la superficie. Al chocar con el agua, un mecanismo
de frenado evita automáticamente la continuación de la caída. La longitud del
cable libre, que equivale a la profundidad del nivel del agua, queda anotada en un
218 CAPÍTULO 16

contador de revoluciones. Este sistema permite mediciones con un error inferior a


un centímetro, aunque un operador con experiencia puede reducirlo a 0,5 cm.
El sistema de electrodo doble emplea dos electrodos pequeños adyacentes,
incorporados dentro de una sola unidad de 10 a 20 cm de longitud situada al final del
cable. El sistema también incluye una batería y un molinete eléctrico. La corriente
fluye a través del sistema cuando los electrodos están sumergidos en el agua. El
cable conductor de electricidad debe tener poca elasticidad, prefiriéndose los cables
recubiertos de plástico a los de caucho. El cable se calibra con cintas adhesivas o
señales a intervalos prefijados de uno o dos metros. La profundidad exacta del nivel
del agua se mide hasta la señal más próxima marcada sobre el cable, mediante una
regla de acero. Se pueden realizar con facilidad mediciones del nivel del agua hasta
una profundidad de alrededor de 150 m y hasta 300 m y más, con alguna dificultad.
Los límites de la profundidad de la medición están asociados esencialmente a la lon-
gitud del cable eléctrico y al diseño del circuito eléctrico, así como al peso del equipo
(en particular del cable suspendido), y al esfuerzo que hay que realizar para enrollar
y desenrollar el cable. El grado de exactitud de la medición depende de la habilidad
del operador y de la exactitud con la que se hayan fijado las señales al cable. Las
marcas o señales fijas deben calibrarse a intervalos regulares, y debe comprobarse
también el funcionamiento del circuito, sobre todo antes y después de cualquier serie
de observaciones. Este sistema es muy útil cuando se hacen mediciones repetidas
del nivel del agua a intervalos frecuentes durante las pruebas de bombeo.
En pozos muy profundos, que requieren longitudes de cable del orden de 500 m,
la exactitud de la medición es de ±15 cm aproximadamente. Sin embargo, las medi-
ciones de los cambios de nivel del agua en la que se deja suspendido el cable en el po-
zo y la sonda cerca de la capa freática, se expresan hasta el milímetro más próximo.
El efecto electroquímico de dos metales diferentes sumergidos en agua puede ser
aplicado a instrumentos de medición manual. De este modo, no se requiere de
baterías para el suministro de corriente eléctrica. Puede producirse una corriente eléc-
trica susceptible de ser medida mediante la inmersión, en la mayor parte de las aguas
subterráneas, con dos electrodos (por ejemplo, magnesio y latón) formando una sola
unidad, o con un solo electrodo (magnesio) conectado a tierra mediante un anclaje
de acero situado en la superficie. En vista de la baja intensidad de corriente que se
produce de esta manera, se requiere un microamperímetro como indicador del nivel.
El sistema de un solo electrodo puede incorporarse a una cinta de acero graduada,
que es conductora eléctrica, o bien a una cinta cubierta de plástico incorporada a un
solo cable conductor. La exactitud de la medición depende de la graduación de la
cinta, siendo posible conseguir con facilidad lecturas con error inferior a 0,5 cm.
En un pozo de observación se puede instalar permanentemente un flotador uni-
do a un contrapeso mediante un cable que pasa por una polea. Las variaciones del
nivel del agua pueden medirse por el cambio de nivel del contrapeso o de una señal
AGUAS SUBTERRÁNEAS 219

fija sobre el cable. Se puede unir a la polea una escala de lectura directa. El méto-
do se limita generalmente a fluctuaciones de escasa amplitud.
Cuando el agua subterránea artesiana rebase la superficie, es preciso fijar un
obturador a la boca del pozo antes de realizar las mediciones. La presión en la super-
ficie (o el nivel del agua equivalente) puede medirse mediante la instalación de un
manómetro (para observaciones visuales o acoplados a un sistema de registro con-
tinuo) o bien, donde resulte practicable, observando el nivel del agua en el interior
de un tubo de cristal o plástico de pequeño diámetro, encajado en el obturador direc-
tamente sobre la boca del pozo. Si existe el riesgo de que se produzcan heladas, debe
añadirse aceite o una solución anticongelante a la superficie del agua.
Todos los dispositivos de medición manual necesitan un manejo cuidadoso y un
mantenimiento realizado a intervalos frecuentes, si no puede disminuir gravemente
su eficacia. La medición del nivel del agua subterránea mediante métodos manuales
exige un alto grado de habilidad de un operador bien adiestrado.

16.5.2 Instrumentos automáticos


Actualmente se utilizan numerosos y diferentes tipos de registradores automáticos
del nivel de agua. Si bien cada registrador puede ser diseñado para una instalación
determinada, debe insistirse en que pueden usarse en múltiples aplicaciones. Los
instrumentos deben ser portátiles, fáciles de instalar y capaces de registrar en una
gran variedad de condiciones climáticas y funcionar sin control durante períodos de
tiempo variables. También deben ser capaces de medir las variaciones lineales y
temporales del nivel de agua subterránea con distintas velocidades de registro, por
intercambio de engranajes, en las escalas de tiempo y de nivel. De este modo el
mismo instrumento, con el mínimo uso de equipo auxiliar, podrá ser utilizado
durante varios períodos de observación y para un extenso intervalo de variaciones de
agua subterránea en numerosos pozos de observación.
La experiencia ha demostrado que el registrador analógico más adecuado en la
actualidad, es el accionado por flotador. El hidrograma es trazado sobre una banda
fijada a un tambor de registro horizontal o vertical, o bien sobre un gráfico de cinta
continua. Para obtener los mejores resultados con el máximo de sensibilidad y en
condiciones óptimas de funcionamiento, el diámetro del flotador debe ser tan grande
como sea posible con el mínimo de peso del cable y del contrapeso. En general, el
diámetro del flotador no debe ser inferior a unos 12 cm, aunque las modificaciones
en algunos tipos de registradores permiten emplear flotadores de menor diámetro. El
tambor de registro o la pluma pueden ser accionadas por relojes de cuerda o eléctri-
cos. El registro puede obtenerse por una pluma o un estilete apoyado sobre un papel
especialmente preparado. La relación entre el movimiento del tambor y las varia-
ciones de nivel del agua pueden modificarse por medio de engranajes intercambia-
bles; de este modo, el coeficiente de reducción varía, en general, entre 1:1 y 1:20.
220 CAPÍTULO 16

La velocidad del trazado varía de acuerdo a la fabricación de los instrumentos, pero


la relación de los engranajes se adapta usualmente para que toda la anchura del
cuadro corresponda a períodos de 1, 2, 3, 4, 5, 16 ó 32 días. Algunos registradores
de cinta continua pueden funcionar durante períodos superiores a los seis meses.
Si los registradores activados con flotador tienen instaladas cintas calibradas,
deben realizarse mediciones directas de la profundidad (o profundidad relativa) del
nivel del agua al comienzo y al final de cada hidrograma, cuando se cambian las ban-
das. Ese nivel debe verificarse a intervalos regulares por observaciones manuales.
La exactitud de la lectura de los niveles intermedios en la banda depende básica-
mente de la relación entre el movimiento del tambor y las variaciones del nivel de
agua subterránea, y en consecuencia de la relación de engranajes.
La medición continua de la profundidad del nivel del agua subterránea en pozos
de pequeño diámetro es difícil porque la sensibilidad de un sistema accionado por
flotador disminuye a medida que se reduce el diámetro del flotador. Se han elabo-
rado flotadores en miniatura o sondas eléctricas de pequeño diámetro para seguir las
variaciones del nivel del agua. La fuerza impulsora proviene en general de un servo-
mecanismo, accionado a cuerda o eléctricamente, y ubicado en el equipo de superfi-
cie. El pequeño flotador está suspendido en el pozo por un cable enrollado a un tam-
bor accionado a motor y vinculado a la polea del registrador de nivel. En la posi-
ción de equilibrio, el servomotor es desconectado. Si el nivel del agua baja en el po-
zo, el flotador queda en la misma posición y al agregarse un peso adicional al cable
(o alambre) se produce el movimiento del tambor que acciona un contacto eléctrico
que pone en marcha el pequeño motor. El tambor puesto en funcionamiento por el
motor libera el cable hasta que alcance un nuevo equilibrio y se desconecta el motor.
Cuando el nivel del agua del pozo sube, el cable se enrolla en el tambor hasta
que se alcanza la nueva posición de equilibrio. El movimiento de subida y bajada
del cable hace que se active la pluma del aparato, registrando las variaciones del
nivel del agua. El servomotor, que mueve el tambor del cable, puede ser activado
mediante una sonda eléctrica desde el nivel del agua en el pozo. Este dispositivo
consiste de una sonda pesada suspendida en el pozo por un cable eléctrico almace-
nado en el tambor de acción mecánica del registrador de nivel de agua. Las fluc-
tuaciones en el nivel del agua del pozo causan un cambio de presión que es trasmi-
tida a través de una membrana al interruptor de presión colocado en la sonda. Este
interruptor acciona el motor del tambor, de modo que la sonda es levantada o descen-
dida, hasta que alcance una nueva posición neutra en el nuevo nivel del agua.
El rozamiento del flotador y del cable contra el entubamiento del pozo afecta la
exactitud de los registradores de nivel de agua, especialmente en pozos profundos.
El mayor error es causado por el arrastre de la línea del flotador contra el entuba-
miento. Se puede dotar a un flotador de pequeño diámetro con rodillos deslizantes
(fijados en ambos extremos del flotador), para reducir la fricción contra el
AGUAS SUBTERRÁNEAS 221

entubamiento. En el cable se colocan discos circulares (arañas) con pequeños rodi-


llos a intervalos de 10 m para mantenerlo separado del entubamiento y reducir signi-
ficativamente la fricción. En la figura 16.4 se muestran algunos detalles de este dis-
positivo. La sensibilidad de los registradores de nivel de agua con el sistema de pe-
queños flotadores puede indicar variaciones de seis milímetros en dicho nivel, pero
la sensibilidad del mecanismo interruptor con respecto al movimiento del flotador
puede ser importante. La exactitud del sistema disminuye con baterías débiles. Para
evitar este incoveniente, las baterías deben reemplazarse después de un máximo de
60 a 90 días de uso normal.
Otro sistema posible es un electrodo suspendido en el pozo de observación, ubi-
cado a una distancia fija sobre la superficie del agua. A intervalos de tiempo deter-
minados, la sonda controla eléctricamente el nivel del agua, el movimiento depende
de un servomecanismo ubicado en la superficie. En ese momento, se registra la pro-
fundidad del nivel del agua, que corresponde a la longitud del cable. Este sistema
puede ser adaptado a varios sistemas de registro.
A pesar de que estos instrumentos se utilizan en pozos de pequeño diámetro,
pueden ser instalados en pozos de cualquier diámetro mayor que el de la sonda.
En algunos proyectos de investigación, se han diseñado instrumentos para medir
las variaciones del nivel de agua subterránea con técnicas más perfeccionadas que
las descritas anteriormente, como sondas de capacitancia, transductores de presión,
medidores de tensión, de sonido y técnicas de reflexión de ondas de alta frecuencia.
Estos instrumentos son actualmente caros en comparación con los registradores de
flotador, tienen limitaciones en su aplicación, sobre todo por los intervalos de varia-
ción del nivel de agua subterránea, y en general requieren de un mantenimiento per-
fecto. Los sistemas accionados por flotador se consideran más seguros y más uti-
lizados que cualquier otro método, aunque la evolución futura de la técnica en el
ámbito de sensores, transductores y registros puede suministrar instrumentos de
comportamiento comparable, o mejor, a costos competitivos.
Los registradores analógicos o digitales utilizados para las mediciones de cau-
dales en cursos de agua (sección 10.2.2) pueden adaptarse fácilmente a las medicio-
nes de los niveles del agua subterránea.
Los instrumentos de registro automático requieren un mantenimiento rápido y
exhaustivo, de otro modo los registros se pierden. Las reparaciones simples se
pueden realizar sobre el terreno, pero en caso de averías más serias se debe reem-
plazar el instrumento y efectuar reparaciones en el laboratorio o el taller. Estos
instrumentos deben protegerse contra condiciones climáticas extremas, daños acci-
dentales o deliberados. Los mecanismos de relojería, eléctricos o de cuerda, son sus-
ceptibles a la humedad elevada; por eso la ventilación adecuada es esencial y en cier-
tas condiciones será conveniente el uso de un desecante.
222 CAPÍTULO 16

Polea del registrador


de nivel

Entubamiento
(50 mm) Rodillos deslizables

Pozo de observación
de 50 mm

Araña de centrado
de rodillos Flotador de pequeño
diámetro (45)

10,00 Cable (o alambre) Nivel freático

10,00

Nivel freático

Flotador
Rodillos
deslizables

Conjunto de flotador
y arañas de centrado Sección vertical del pozo
a nivel del agua

Rodillos

Sección horizontal

Arañas de centrado

Figura 16.4 — Flotador de pequeño diámetro con rodillos deslizantes


AGUAS SUBTERRÁNEAS 223

16.5.3 Extractores de muestras para pozos que no se bombean


El dispositivo más simple para extraer muestras de agua desde un pozo es un cubo
o vertedor, compuesto de un tramo de caño con una válvula de retención en el fondo.
Este cubo se suspende de un cable y se baja al pozo. La válvula permite la entrada
de agua al tubo y, cuando éste se levanta, impide el escape del contenido del mismo.
Esto permite la extracción de muestras de la capa superior del agua contenida en el
pozo. El agua de cualquier punto profundo de la columna de agua del pozo entrará
al balde, pero se mezclará con la de la capa superior al levantarlo.
Para permitir el muestreo a cualquier profundidad bajo la superficie del agua, se
han diseñado extractores de muestras con válvulas operadas a resorte. El tubo de
muestreo sujeto a un cable de suspensión se baja hasta la profundidad deseada. Las
lecturas de profundidades se toman de un contador. Mientras el tubo desciende en
el pozo tiene ambos extremos abiertos, permitiendo el libre flujo de agua, a través
del extractor de muestras. Una vez alcanzada la profundidad requerida, se deja caer
un peso, deslizándolo sobre un cable de suspensión hasta que golpea un gatillo que
cierra la cámara de muestreo. El aparato se sube a la superficie y se abre la cámara
oprimiendo la válvula de gatillo.

16.5.4 Sensores de salinidad y temperatura [C67]


La conductividad eléctrica del agua aumenta con la salinidad. El procedimiento
común es entonces determinar la concentración de minerales disueltos midiendo la
resistencia eléctrica del agua. El instrumento utilizado para medir la resistencia
puede ser un pequeño y sencillo puente de resistencias que medirá in situ la resisten-
cia de la muestra de agua bombeada o elevada desde el pozo.
En los casos en que se requiera medir la salinidad en un punto debajo del nivel del
agua (por ejemplo, en la zona del filtro del entubamiento) o si se requiere de un registro
químico de toda la columna del pozo (por ejemplo, en la búsqueda de la interfase agua
dulce–agua salada), se utiliza un medidor eléctrico de salinidad. Éste se compone de
una celda sujeta a un cable; dos electrodos, sumergidos en la celda, hacen circular
una corriente eléctrica que atraviesa el agua. Se mide la resistencia del agua con un
potenciómetro digital conectado del extremo del cable a un medidor de resistencias.
La resistencia cambia con la temperatura del agua. De ahí que dicha tempera-
tura se mida simultáneamente con un termistor contenido en la celda. La concen-
tración de minerales disueltos en cada nivel del pozo se calcula utilizando una curva
de calibración a través de puntos determinados, midiendo las resistencias correspon-
dientes a las respectivas concentraciones de KC1, en soluciones patrones. La
resistencia se calcula a la temperatura de 25°C, usando la siguiente ecuación:

R25 = ( RΘ − r ) (1 − 0,02 ∆ Θ ) (16.1)


224 CAPÍTULO 16

donde R25 es la resistencia de la muestra a 25°C, RΘ la resistencia indicada por el


medidor a la temperatura medida de 0 °C, r la resistencia del instrumento (celda +
cable, etc.), Θ la temperatura medida en grados centígrados, y ∆ = 25° – Θ.

16.6 Control de la calidad de las aguas subterráneas [E65]


La calidad de las aguas subterráneas puede cambiar y deteriorarse como resultado de
la actividad humana. Las fuentes de contaminación incluyen cloacas y pozos sépti-
cos, fugas de los sistemas de alcantarillado municipal y de lagunas de desechos,
infiltraciones de los botaderos de basura y de los rellenos sanitarios, derrames de ali-
mentos de animales, descargas de desechos industriales, agua refrigerada que regre-
sa a los pozos de restablecimiento y fugas de tanques y acueductos. Vastas zonas
geográficas pueden sufrir de la degradación de la calidad de las aguas subterráneas
debido al retorno de las aguas de riego, la recarga dentro del acuífero de efluentes
industriales o aguas servidas tratadas, y la intrusión dentro del agua dulce de los
acuíferos de agua de mar de las cercanías o de otros acuíferos altamente salinos.
Las muestras de aguas pueden ser obtenidas de pozos bombeados o de pozos
artesanos. Existen bombas portátiles que pueden usarse para el muestreo de pozos
que no son bombeados. Cuando se desean muestras a profundidades determinadas,
pueden tomarse con muestreadores de ganchos en pozos abiertos. Sin embargo,
estos instrumentos frecuentemente necesitan tener diámetros externos más pequeños
para que se ajusten dentro del entubamiento del pozo. En algunos casos, las zonas
seleccionadas de un pozo pueden aislarse temporalmente para el muestreo con obtu-
radores mecánicos o inflables.
Las muestras y los niveles del agua de estratos aislados, regiones saturadas situa-
das sobre estratos menos permeables en la zona insaturada, pueden con frecuencia ser
obtenidos mediante el uso de piezómetros. Estos son tubos con una región porosa
cerca de su extremo inferior que pueden hincarse o introducirse en el suelo a una pro-
fundidad determinada. Otras muestras de la zona insaturada pueden ser obtenidas
empotrando una copa de cerámica porosa en buen contacto con el suelo, o con un
lecho de arena fina para asegurar un buen contacto, con un tubo de vacío conducido
hasta el fondo (sección 15.4). El agua del suelo es atraída al interior del recipiente
por succión y es alzada hasta la botella muestreadora a través de una línea de vacío.
Si la instalación está por debajo del nivel desde el cual la succión puede levantar la
muestra, el material puede ser succionado de la cámara porosa a través de una válvu-
la de retención hasta una segunda cámara, desde la cual puede entonces forzarse
hasta la superficie mediante la liberación de nitrógeno en el interior de la cámara.
Las variables básicas para la definición de la calidad del agua superficial (sec-
ción 17.5.2) también se aplican al control de la calidad del agua subterránea a excep-
ción de la turbidez, la cual normalmente no es un problema [1-7]
AGUAS SUBTERRÁNEAS 225

Referencias
1. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura/Organización Mundial de la Salud, 1978: Water Quality Surveys: Guía
para la recopilación e interpretación de los datos sobre la calidad del agua
Preparada por el Grupo de trabajo mixto DHI/OMS sobre la calidad del agua, para
la UNESCO y la OMS, con ayuda del PNUMA.
2. U.S. Geological Survey, 1981: National Handbook of Recommended Methods
for Water-Data Acquisition. Chapter 2: Groundwater, Reston, Virginia.
3. Everett, L. G., 1980: Groundwater Monitoring. General Electric, Schenectady,
Nueva York.
4. Organización Internacional de Normalización, 1988: Guidance on the
Sampling of Groundwater. ISO/TC147, SC6/WG4/N30, Ginebra.
5. Energy, Mines and Resources Canada, 1985: Uranium Tailings Sampling
Manual, Ottawa.
6. Organización Meteorológica Mundial, 1988: Manual on Water Quality
Monitoring — Planning and Implementation of Sampling and Field Testing.
Informe de hidrología operativa Nº 27, OMM–Nº 680, Ginebra.
7. Organización Meteorológica Mundial, 1989: Management of Groundwater
Observation Programmes. Informe de hidrología operativa Nº 31, OMM–Nº 705,
Ginebra.
CAPÍTULO 17
CALIDAD DEL AGUA

17.1 Generalidades
En este capítulo se examinan los aspectos generales del muestreo de la calidad del
agua y aspectos específicos relativos al muestreo de ríos, cursos de agua, lagos y
embalses. Los aspectos específicos del muestreo de la calidad de la precipitación y
de las aguas subterráneas se abordan en las secciones 7.9 y 16.6, respectivamente.
Para mayor información sobre este tema, véase la publicación de la OMM, titulada
Manual on Water Quality Monitoring – Planning and Implementation of Sampling
and Field Testing [1] y la Guía GEMS/Water Operational Guide [2].

17.2 Métodos de muestreo [E05]


El muestreo es el proceso de recolección de una cantidad representativa de agua de
un río, lago o pozo. Los datos abreviados serán buenos si la representatividad de la
muestra es fiable.
Los métodos de muestreo son determinados por un número de factores que in-
cluyen el tipo de material que se debe muestrear, el tipo de muestra y la calidad del
parámetro que se analiza, lo cual determina el equipo y los procedimientos que se
han de usar.

17.2.1 Tipos de muestras


17.2.1.1 Muestras tomadas al azar
Las muestras tomadas al azar sirven cuando se desea caracterizar la calidad del agua
en un tiempo y ubicación particular, recolectar volúmenes de muestras variables, o
cuando se trata de cursos o corrientes de agua que no fluyen continuamente. Estas
muestras también se usan para establecer un historial de la calidad del agua basada
en intervalos de tiempo relativamente cortos.
Una muestra discreta, fortuita o tomada al azar, se toma en un lugar, a una pro-
fundidad y en un tiempo seleccionados, y luego se analiza según los componentes de
interés.
Una muestra tomada al azar según la profundidad se recolecta a lo largo de la
columna de agua en un tiempo y ubicación seleccionados.
228 CAPÍTULO 17

17.2.1.2 Muestras compuestas


Una muestra compuesta se obtiene mezclando varias muestras discretas de igual
volumen o de volumen ponderado en un contenedor, del cual se analiza después una
parte, o se obtiene mediante el muestreo continuo del flujo en un período de tiempo.
Una muestra compuesta da una estimación de la condición promedio de la cali-
dad del agua en el período de muestreo. Una ventaja obvia es la economía obtenida
al reducir el número de muestras que han de analizarse. Pero, por otro lado, las
muestras compuestas no pueden detectar cambios de parámetros ocurridos durante
el período de muestreo.
Hay dos tipos principales de muestras compuestas: las secuenciales y las de
flujo proporcional.
Una muestra compuesta secuencial se obtiene por bombeo o mezclando volú-
menes iguales de agua recolectados a intervalos de tiempo regulares.
Una muestra compuesta proporcional se obtiene por bombeos continuos a un
ritmo proporcional del flujo, mezclando volúmenes iguales de agua recolectados a
intervalos de tiempo inversamente proporcionales al flujo, o mezclando volúmenes
de agua proporcionales al caudal recolectados a intervalos de tiempo regulares.

17.2.2 Recolección de una muestra representativa


Para los muestreos en sitios ubicados sobre una extensión uniforme de la corriente
de agua se considera adecuada la recolección de muestras integradas de profundidad
en una simple vertical. Para corrientes pequeñas, es generalmente suficiente tomar
una muestra al azar en el centro del flujo.
En otros casos, puede ser necesario muestrear una sección transversal del canal
en un número determinado de puntos y profundidades. El número y los tipos de
muestras tomadas dependerá de la anchura, de la profundidad del caudal, de la can-
tidad de sedimentos en suspensión transportados y de la vida acuática presente.
Generalmente, mientras más puntos sean muestreados en la sección transversal, más
representativa será la muestra compuesta. Se consideran suficientes tres a cinco ver-
ticales, y se necesitan menos verticales para corrientes estrechas o poco profundas.
Un método corriente es el método de secciones iguales, en el cual las verticales son
espaciadas a intervalos iguales a lo largo de la corriente. Este método requiere conoci-
mientos detallados sobre la distribución del flujo fluvial en la sección transversal, para di-
vidir esta sección en verticales espaciadas en proporción con los incrementos de caudal.

17.2.3 Técnicas y equipos de muestreo sobre el terreno


17.2.3.1 Muestreadores de gancho
Lo