Está en la página 1de 391

Hidrologı́a Computacional

y Modelos Digitales del Terreno


—Teorı́a, práctica y filosofı́a de una nueva forma de análisis hidrológico.—

Vı́ctor Olaya Ferrero


Copyright 2004
c Vı́ctor Olaya

Edición 0.95
Rev. 26 de enero de 2004

Se concede permiso para copiar, distribuir o modificar esta obra bajo los términos expresados en la licen-
cia Creative Common Attribution Share–alike, la cual puede encontrarse en www.creativecommons.org.
La licencia se aplica a todo el texto, ası́ como las imágenes creadas por el propio autor, que serán
aquellas para las que no se especifique de modo explicito una distinta procedencia. Este libro pue-
de descargarse de forma libre en varios formatos, incluyendo formatos editables, en la direccion web
http://heart.sf.net/textos.
A Teresa, un pequeño pago en una deuda infinita.
Science is what we understand well enough to explain to a computer.
Art is everything else we do.
Donald E. Knuth

...hydrology is more than simply a subject to be learned, more than a science to be studied, more
even than a profession we are proud to practice; it deals with natural phenomena of intrinsic beauty,
whose technical intricacy and importance to humanity motivate our life’s work.
David R. Maidment
Con la intención de favorecer la difusión de los conocimientos recogidos en esta obra en la medida de
lo posible y hacer los mismos accesibles con carácter general y sin restricciones ni impedimentos, ésta
se distribuye de forma libre bajo una licencia de tipo Creative Commons Atribution–Share Alike. Esto
significa que

Usted tiene total libertad para:


Copiar o distribuir partes o la totalidad de este trabajo.
Crear nuevos trabajos a partir de éste, modificarlo o tomar y utilizar elementos del mismo.
Realizar un uso comercial de esta obra.
Bajo las condiciones:
Debe darse crédito en todo momento al autor original.
Las obras derivadas de ésta deben distribuirse bajo una licencia idéntica a la presente.
Para consultar los términos detallados de la licencia de distribución vaya a

http://creativecommons.org/licenses/by-sa/1.0/

Para cualquier comentario o consulta al respecto, puede consultar con el autor en la dirección de correo
electrónico

volaya@ya.com

Este libro puede obtenerse en formato PDF, ası́ como las fuentes originales del mismo en formato
LATEXen la direccion Web

http://heart.sf.net/textos.html
Índice general

Prólogo XVII

Introducción XXI

I Fundamentos y Elementos Básicos 1

Introducción 3

1. Historia 5
1.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2. Aplicaciones informáticas hidrológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.3. Sistemas de Información Geográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.3.1. Los SIG en los modelos hidrológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Modelos con fuerte componente SIG . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Aplicaciones con componentes SIG . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.3.2. Ventajas de la incorporación de los SIG en la modelización hidrológica . 13
1.4. Aplicaciones para estudio de la erosión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.5. Análisis del terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

2. MDTs y análisis del terreno 17


2.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.2. Modelos Digitales Del Terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.2.1. Tipos de Modelos Digitales del Terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Representación vectorial mediante contornos . . . . . . . . . . . . . . . 20
Representación vectorial mediante redes de triángulos irregulares (TIN) 21
Representacion raster mediante celdas de resolución variable . . . . . . 22
Representacion Raster mediante celdas de resolución constante . . . . . 23
2.2.2. Mallas raster de datos continuos y discretos . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.2.3. Valores Básicos que configuran el MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Referenciación espacial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Orientación de la malla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Resolución o tamaño de celda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Matriz de datos de elevación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Valor arbitrario para celdas sin datos conocidos . . . . . . . . . . . . . . 29
2.2.4. Caracterı́sticas del MDT para su uso en hidrologı́a . . . . . . . . . . . . 30
2.2.5. Creación del Modelo Digital del Terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Ponderación por distancia inversa (IDW) . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Kriging . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Ajuste de funciones polinómicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

xi
Curvas adaptativas (Splines) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Otros planteamientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
2.2.6. Modificación de resolución del MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
2.3. Paramétros principales a partir del MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
2.3.1. Caracterización Matemática del MDT para su análisis . . . . . . . . . . 43
2.3.2. Pendiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2.3.3. Orientación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
2.3.4. El problema de las zonas llanas. Parte I . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
2.3.5. Curvaturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
2.3.6. Parámetros derivados de las curvaturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
2.3.7. Cálculo de direcciones de flujo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
El modelo D8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
El modelo Rho8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
El modelo FD8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
El modelo D∞ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
El modelo KRA (Kinematic Routing Algorithm) . . . . . . . . . . . . . 71
El modelo DEMON . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
Otros Planteamientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
2.3.8. El problema de las zonas llanas. Parte II . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
2.3.9. El problema de las depresiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
2.3.10. Encauzamiento forzado. River-Burning . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
2.3.11. Procesamiento completo del MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
2.3.12. Flujo acumulado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
2.3.13. Lagos y embalses como parte del MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
2.3.14. El concepto de área aportante especı́fica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
2.3.15. Índice topográfico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
2.3.16. Índice de potencia de cauce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
2.3.17. Valores medios aguas arriba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
2.3.18. Clasificación de formas del relieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

3. Cauces y redes de drenaje 115


3.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
3.2. Extraccion de redes de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
3.2.1. Conceptos básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Ordenes de Strahler . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Densidad de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
3.2.2. Redes de drenaje a partir de flujo acumulado . . . . . . . . . . . . . . . 123
3.2.3. Redes de drenaje a partir de ordenes de Strahler . . . . . . . . . . . . . 128
3.2.4. Redes de drenaje empleando datos de curvatura . . . . . . . . . . . . . 129
3.3. Caracterización de redes de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
3.3.1. Almacenamiento y manejo de redes de drenaje . . . . . . . . . . . . . . 131
3.3.2. Parámetros derivados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Análisis en planta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Análisis longitudinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Propiedades fractales de los cauces y redes de drenaje . . . . . . . . . . 139
4. Cuencas vertientes 145
4.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
4.2. Definición de cuencas a partir del MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
4.2.1. Cuencas a partir de un punto de salida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
4.2.2. Subdivisión en subcuencas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
4.2.3. Selección de puntos de subdivisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
Subcuencas con apoyo en la red de drenaje . . . . . . . . . . . . . . . . 155
Subcuencas con un umbral de área mı́nima . . . . . . . . . . . . . . . . 157
4.3. Caracterización de cuencas vertientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
4.3.1. Tratamiento raster–vectorial de cuencas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
4.3.2. Parámetros básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
Área . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
Perı́metro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
Centro de gravedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
Momentos de inercia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
Parámetros de forma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
Pendiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
Orientación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
Longitud de la cuenca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
Algo sobre la naturaleza fractal de las cuencas . . . . . . . . . . . . . . 165
Elipse equivalente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
La función ancho de cuenca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Otros parámetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
4.3.3. Distancias y tiempos de salida para las distintas celdas de la cuenca . . 170
Distancias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
Tiempos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
Parámetros de forma derivados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
4.3.4. Tiempos y distancias a cabecera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180

II Modelización Hidrológica 183

Introducción 185

5. Ideas generales y antecedentes 187


5.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
5.2. Datos básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
5.3. Tipos de modelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
5.3.1. Modelos de suceso y modelos continuos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
5.3.2. Modelos agregados y distribuidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
5.3.3. Modelos fı́sicos y conceptuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
5.3.4. Modelos según su objetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
5.4. Apoyo en la cartografı́a digital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
5.4.1. Modelos de suceso y modelos continuos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
5.4.2. Modelos agregados y distribuidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
5.4.3. Modelos fı́sicos y conceptuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
5.4.4. Regionalización y unidades de respuesta hidrológica . . . . . . . . . . . 195
5.5. Algunos modelos de referencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
5.5.1. TOPMODEL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
5.5.2. DHSVM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
5.5.3. Heart . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
5.6. Conclusiones y consideraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

6. Precipitación y evaporación 205


6.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
6.2. Precipitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
6.2.1. El Modelo Digital de Precipitaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
6.2.2. Fuentes de datos no puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
6.2.3. Fuentes de datos puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
6.2.4. Creación del MDP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
Métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
Sobre la naturaleza múltiple del MDP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
Ajuste del MDP con el MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
6.2.5. Interpolación del MDP basada en el MDT . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
6.2.6. Sobre la naturaleza cartográfica del MDP . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
6.2.7. Utilización del MDP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
6.2.8. Utilización autonoma de datos puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
6.2.9. Nieve . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
6.3. Evaporación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
6.3.1. Temperatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
6.3.2. Insolación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
6.3.3. Evapotranspiración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
6.3.4. Datos de evapotranspiración a partir de otras fuentes . . . . . . . . . . 228
6.3.5. Algunas consideraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228

7. Infiltración y escorrentı́a 231


7.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
7.2. Información de partida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
7.2.1. Vegetación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
7.2.2. Suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
7.2.3. Humedad precedente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
7.3. Infiltración y Escorrentı́a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
7.3.1. Un enfoque conceptual: El método del Número de Curva . . . . . . . . . 240
7.3.2. Métodos de base fı́sica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
7.3.3. El método del modelo TOPMODEL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247

8. Caudales lı́quidos 251


8.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
8.2. Algunos planteamientos sencillos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
8.3. Métodos sobre modelos agregados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
8.3.1. Cálculo de caudales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
Hidrogramas unitarios a partir de datos de tormentas y aforos . . . . . 257
Hidrograma unitarios sintéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
Hidrogramas unitarios geomorfológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
8.3.2. Conducción del flujo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
8.4. Métodos sobre modelos distribuidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
8.4.1. Cálculo de hidrogramas mediante isocronas . . . . . . . . . . . . . . . . 264
Caudal constante en cada celda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
Caudal variable en cada celda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Hidrogramas unitarios a partir de la relación tiempo–area . . . . . . . . 269
Sobre el cálculo del tiempo de salida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
8.4.2. Métodos combinados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
8.4.3. Calculo de caudales sobre un enfoque continuo . . . . . . . . . . . . . . 272
8.4.4. El método del modelo TOPMODEL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278

9. Caudales sólidos y erosión 281


9.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
9.2. Erosión en cauces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
9.3. Erosión en ladera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
9.3.1. Algunas consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
9.3.2. USLE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
9.3.3. USPED . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
9.3.4. Otros ı́ndices relacionados con fenómenos erosivos . . . . . . . . . . . . 292
9.3.5. Modelos de base fı́sica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
9.4. Movimientos en masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296
9.5. Evolución de la morfologı́a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299

III Anexos 301

A. Herramientas informáticas 303


A.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
A.2. SAGA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
A.2.1. Manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
Administración de módulos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
Trabajo genérico con mallas raster . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
El modulo Geo–statistics – Kriging . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
El módulo Grid Gridding . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
El módulo Terrain Analysis Pre–Processing . . . . . . . . . . . . . . . . 311
El módulo Terrain Analysis: Morphometry . . . . . . . . . . . . . . . . 311
El módulo Terrain Analysis: Flow Accumulation . . . . . . . . . . . . . 313
El modulo Terrain Analysis: Indices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
El módulo Terrain Analysis: Channels . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
A.3. Heart . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
A.3.1. Manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
El proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
Las opciones de documentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
A.3.2. La documentación generada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
Documentación cartográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
Redes de drenaje y cuencas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
Caudales lı́quidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
A.4. TOPSIMPL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
A.4.1. Topsimpl.exe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
Creación de simulaciones interactivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
Almacenamiento de simulaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
A.5. Anim–Top.exe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328
B. Calidad de aguas 333
B.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
B.2. Desplazamiento de contaminantes a partir de direcciones de flujo . . . . . . . . 333
B.3. Otros parámetros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
B.4. Modificaciones particulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
Prólogo

Durante el tiempo que he dedicado al estudio de la hidrologı́a desde el comienzo de mi


interés y mis primeras experiencias, hasta la fecha de hoy, y a través de sus muy diversas ramas
y enfoques, mi recorrido ha estado sustentado siempre por esa extensa plétora de volúmenes a
los que uno acaba tomando cariño y reuniendo con afán casi de coleccionista, amén de —como
resulta lógico— leer concienzudamente para aprender lo más posible, que es a fin de cuentas
lo que se pretende.
Tratándose, como es, de una ciencia relativamente nueva —casi desarrollada en su totalidad
a lo largo del siglo XX—, y cuyo avance y desarrollo no se han caracterizado en ningún
momento por una excesiva intensidad, el número de obras de calidad disponibles al respecto es,
sin embargo, suficiente para satisfacer y sobrepasar ampliamente las exigencias de cualquiera
que decida abordar su gratificante estudio y busque un apoyo más o menos fuerte en la
bibliografı́a. Ası́ ha sido en mi caso, y ello se me antoja, en las circunstancias actuales, razón
suficiente para no albergar intención alguna de redactar un volumen acerca de la hidrologı́a
en su concepto clásico, pues en modo alguno podrı́a alcanzar o equipararse con ninguno de los
que residen en mi biblioteca o los que he leı́do en uno u otro momento. Creo que los trabajos
ya publicados a este respecto satisfarán sin duda esas necesidades en cualquier lector como en
su momento satisfacieron las mı́as y lo siguen haciendo cada vez que tengo ocasión de releerlos.
Junto a la hidrologı́a y sus componentes tanto desde el punto de vista puramente matemáti-
co como desde el fı́sico (entendido éste como relativo al territorio sobre el que los procesos
hidrológicos tienen lugar) o el ambiental, paralelamente y con fruición —no siempre ligada
al acierto o al éxito, todo sea dicho— he cultivado el estudio de una ciencia en apariencia
no demasiado cercana, gracias a la cual he obtenido similares recompensas y he disfrutado
de no pocos gratos momentos en su ejercicio: la Computación. Con este término que aquı́ en
castellano puede ciertamente sonar algo extraño, hago alusión a aquello que en idioma ingles
acertadamente se conoce como Computer Science, bajo una perspectiva, no obstante, alejada
del purismo y la retórica que caracteriza a la matemática computacional (otro término éste
quizás de más habitual uso) y más cercana al concepto particular que yo tengo de ella desde
mi perspectiva de ingeniero y con el eminente sentido práctico que debe dotarse a la misma
para el desarrollo de labores de ingenierı́a como es el caso de la hidrologı́a. Esa computación
que, con los matices anteriores señalados en este caso, constituye una rama particular de la
matemática, es la que ha llamado mi atención de modo mas poderoso durante todo este tiem-
po, y la que el lector podrá encontrar en este libro siempre que aflore en su páginas el aspecto
netamente computacional de lo que aquı́ se recoge.
Más reciente aún que la hidrologı́a, y sin embargo habiendo sufrido practicamente a lo largo
de toda su corta vida un enorme desarrollo del que somos testigos hoy en dı́a con la misma
o mayor evidencia que anteriormente, la computación es también una ciencia ampliamente
documentada a todos los niveles. Las obras acerca de la misma en sentido amplio, ası́ como las
de su ejecución práctica en la programación de computadores —tan sólo una parte de lo que
engloba la Informática actual—, desbordan la capacidad de cualquier interesado en el tema,
ya sea a nivel profesional o aficionado, no existiendo aspecto alguno que no quede tratado con

xvii
rigor y corrección en al menos una media docena de libros facilmente adquiribles y de calidad
reconocida. Razón es ésta, una vez mas, suficiente para no tratar de escribir referencia alguna
sobre computación o programación, campos en los que me declaro no más que un principiante,
dotado, eso sı́, de cierta capacidad y sobre todo inquietud para aplicar lo poco o nada que por el
momento conozco en términos de computación, sobre otras áreas distintas de mi conocimiento.
Multitud de libros son los que ya ocupan esta parcela bien poblada de la literatura, los cuales
servirán para que el lector pueda adquirir la necesaria destreza y conocimientos, no solo para
seguir con total fluidez este libro, sino para afrontar empresas mucho mayores con absolutas
garantı́as.
Si bien el estudio y la práctica de una de las actividades anteriores —o cualquier otra
actividad intelectual, ya sea en éstos o en otros campos muy distintos— reporta un beneficio
para quien la ejercita, la unión de dos de ellas supera con creces la suma individual de las
mismas, dando lugar a un todo mayor que las partes y estableciendo una suerte de sinergia
cuyas implicaciones van mas allá tanto a nivel personal como en lo puramente cientı́fico,
pues es de sobra conocido que los planteamientos derivados de la conjunción de ramas de la
ciencia antes alejadas son de gran interés, y con frecuencia de mucha mayor relevancia que sus
antecesores individualistas.
Pese a todo lo anterior, mi recorrido a través de esta Hidrologı́a Computacional, —término
que empleo aquı́ y que por el momento no he visto apenas recogido explı́citamente en ninguna
otra obra, definiendo con exactitud para mi gusto el enfoque que pretendo recoger en estas
páginas— ha seguido en materia de bibliografı́a un camino bien distinto. Las publicaciones de
peso sobre análisis hidrológico basadas en el empleo de ordenadores son escasas o inexistentes,
y en ningún caso hacen justicia a las dos ramas que se unen en sus planteamientos para
formarla. Olvidando casi siempre la componente ambiental de la hidrologı́a y muy escasas
veces llegando a la verdadera teorı́a que reside en los algoritmos que dan lugar al antedicho
análisis, la bibliografı́a existente a este respecto se constituye en su gran mayorı́a como obras
de referencia de las por otra parte escasas aplicaciones informáticas desarrolladas sobre este
tema, privando a potenciales alumnos del conocimiento de los fundamentos tanto hidrológicos
como computacionales — y especialmente los de planteamiento conjunto —, que cimentan
dichas aplicaciones.
A la pasión que ha despertado y despierta en mı́ la unión de mi labor como hidrólogo y mi
desarrollo en terminos de computación, se une ahora ese extraño sentimiento de novedad que
acaba por dar el empujon definitivo a una idea que hace algún tiempo empezo a gestarse y que
ahora ve la necesidad de plasmarse en una obra completa y quedar reflejada con la entidad
que merece su contenido.
No obstante, este libro tal y como llega al lector ahora, no guarda más novedad que la
de su planteamiento y está en deuda con muchas otras obras, entre las que, obviamente,
se encuentran todas las ya citadas como clásicas o relevantes dentro de la hidrologı́a o la
computación. Al desarrollar este texto he tenido en cuenta muchos de los planteamientos y
perspectivas presentes en dichas obras, tratando de mantener un rigor y una claridad en la
exposición de ambos temas, siempre en un justo equilibrio.
Era obvio que debı́a incluirse un mı́nimo de explicación de los fundamentos hidrológicos
de cada apartado, pero se ha supuesto que el lector ya posee un mı́nimo manejo de los mismos
o puede ayudarse de otra obra de referencia enfocada mas directamente para este proposito.
Por otra parte, la tentación de incluir abundantes elementos netamente informáticos tales
como códigos o pseudocódigos de los algoritmos presentados ha estado presente desde las
primeras concepciones del libro, aunque definitivamente la esencia real de lo que se pretende
transmitir en estas páginas ha quedado plasmada en muchas ocasiones mediante una notación
estrictamente matemática, que servirá, no obstante, como valiosa codificación en el caso de que
el lector pretenda transponer los contenidos del libro el algún tipo programa informático. Se

xviii
incluyen, no obstante, en un justo equilibrio, pseudocódigos que actúan como valioso apoyo a la
formulación matemática de cada aspecto, pues en tales ocasiones se ha considerado oportuno
incluir los mismos en aras de una mejor comprensión del apartado correspondiente. Éstos,
a su vez, servirán a modo de interesante complemento para quienes gusten de ampliar lo
aquı́ recogido con una exposición netamente informática de lo mismo.
Además de las anteriores consideraciones de tipo formal, y de buscar un cierto y lógico
paralelismo estructural con otras obras similares desde el punto de vista matemático, la incor-
poración en mi trabajo de los elementos que yo mismo agradezco encontrar en otros textos,
en ocasiones bastante definitorios de por sı́ de aquellas ciencias sobre las que éstos versan,
ha sido otra constante a lo largo del periodo dedicado a la redacción de este libro. Ası́, he
intentado impregnar mis lineas con ese ligero toque de humor y cordialidad — y tambien, por
qué no decirlo, cierta dosis de locura y extravagancia — que uno con frecuencia halla en los
libros acerca de computación, a la vez que manteniéndome dentro de los lı́mites del rigor y,
en cierta medida, frialdad, que son de uso corriente en los textos de ingenierı́a; combinados
todos ellos con la, a mi entender, importante carga poética de que debe dotarse a la ciencia, y
que tan habitual era en los textos antiguos como gustaba de recordar Cicerón en sus notables
alabanzas a la poesı́a contenida en las obras matemáticas de Demócrito.
Todo ello espero que sirva para dar claridad a este trabajo, a la par que haga más amena
la relacion entre la obra y el lector, independientemente de la profundidad que éste desee dar
a su propia lectura.
Por último, no podrı́a esta obra aspirar a ninguna relevancia si no contase en su prólogo
con una nutrida serie de agradecimientos, pues siempre son muchas las personas que apoyan
la creación de una obra escrita, bien sea a través de su trabajo de revisión y consejo o bien
mediante el simple soporte moral a veces más necesario que cualquier otra cosa. De otro modo,
la obra no tendrı́a las mismas posibilidades de ver la luz y, de hacerlo, desde luego no serı́a en
circunstancias igual de favorables.
Agradecimientos en primer lugar, por el vital papel que han jugado en todo el devenir de
esta obra, antes incluso de su misma concepción y desarrollo, a la gente que compartió conmigo
las horas de trabajo y de no tanto trabajo en la Unidad Docente de Hidráulica e Hidrologı́a de
la E.T.S.I. Montes de Madrid. Entre ellos, muy particularmente a Jose Luis Garcı́a Rodrı́guez
(Josele para los amigos, y yo creo que tengo la suerte de ser uno de ellos), pues su labor de
apoyo y reconocimiento me atrevo a decir que ha sido uno de los principales detonantes de mi
decisión de escribir este libro. Junto a él, Jose Carlos Robredo y mis compañeros de trabajo,
muy particularmente Fernando Magdaleno Mas y Enrique Onrubia Sobrino, han sabido a lo
largo del tiempo que pasamos juntos inculcarme un aprecio y entusiasmo por la hidrologı́a sin
el cual el trabajo de redacción de una obra como ésta se me antoja desde aquı́ practicamente
inabordable.
En el aspecto matemático, las anteriores personas tienen su equivalente en José Manuel
Pérez González, quien desde nuestros primeros contactos supo enseñarme no solamente los
conceptos propios de la matemática y la ingenierı́a, sino el gusto y disfrute de los mismos a
través de algunas de las mejores lecciones a las que he tenido la suerte de asistir hasta la fecha.
Afortunadamente, mi desarrollo profesional ha tenido lugar siempre en un entorno de
cordialidad y amistad que, sin duda, ha fomentado mis inquietudes a nivel académico y ha
contribuido de modo muy notable a forjar en mı́ los fundamentos necesarios que han hecho
desembocar parte de mis aspiraciones en el estudio y puesta en práctica de conocimientos
tales como los que se recogen en este libro. Dicho de otro modo, mis compañeros de estudio y
trabajo no pueden quedar fuera de este apartado, pues cada uno de ellos a su manera puso su
pequeño grano de arena en el largo camino que pasa por (pero no concluye en) esta obra. Son
quizás demasiados para nombrarlos explı́citamente, pero a buen seguro que los años que hemos
pasados juntos y las experiencias que hemos vivido harán que cada cual sepa con exactitud el

xix
papel que ha jugado en mi propio desarrollo y la forma en que debiera aparecer aquı́ reflejado.
No por tı́pico resulta menos relevante el agradecimiento a toda mi familia, pues de ellos he
tomado la voluntad y el resto de elementos necesarios sin los cuales tampoco podrı́a articularse
esta obra ni siquiera en su expresión mas sencilla. Mi madre, que fomentó en mi la inquietud
imprescindible para abordar una labor como ésta y la soportó después con su admiración
y afecto, es por derecho propio coautora de muchas de estas páginas. De igual modo, mi
padre, quien representa como nadie ese amor por el conocimiento del que me hago participe
al elaborar este texto, y es de esta manera un referente de primerı́simo orden a seguir en mi
trabajo, podrı́a firmar con su nombre una buena parte de lo aquı́ desarrollado.
Mi agradecimiento más sincero, para finalizar este apartado, debe ir irremisiblemente a
Teresa por haberme acompañado durante todo este tiempo y estar a mi lado haciendo posible
no sólo ésta, sino todas las aventuras, grandes o pequeñas, que emprendo en la vida.
Para todos ellos, por haber estado junto a mı́ durante este tiempo, no puedo resistir la
tentación de copiar aquı́ las elegantes y sencillas palabras de C.B.Boyer para agradecerles su
paciencia al tolerar la desorganización provocada por el nacimiento de otro libro aún en la
familia.

VICTOR OLAYA FERRERO

Madrid.
Enero 2004.

xx
Introducción

Acerca de este libro


Escribir un libro bajo el sugerente aunque en parte incierto tı́tulo de Hidrologı́a Com-
putacional me pareció en el origen —y me lo sigue pareciendo aún hoy en dı́a— una tarea
primordialmente de conciliación y equilibrio cuyas implicaciones iban a requerir un notable
esfuerzo de sı́ntesis por mi parte. Si conjugar los interés propios de quien escribe con los en-
foques de los potenciales lectores de su obra resulta ya un aspecto sobre el que debe ponerse
gran atención y esfuerzo, dar forma a un producto cuyos posibles destinatarios no quedan per-
fectamente definidos es una tarea que, cuando menos, intimida e incluso asusta a un escritor
ciertamente inexperto en estas lides como es mi caso.
Al comenzar la redacción de este libro, me pregunté a mı́ mismo por el tipo de lector que
podrı́a hacer uso de mi obra. No logrando hallar una respuesta concreta, decidı́ lanzarme a la
confección del libro y dejar que el propio devenir del mismo fuera quien hallara una respuesta
a mi cuestión inicial. Desde mi perspectiva actual, ahora creo que obré adecuadamente.
El resultado de este trabajo, este libro, condensa toda la experiencia por mı́ acumulada
durante los últimos años en el estudio de los procesos hidrológicos desde un punto de vista
computacional, plasmado a su vez en el desarrollo de aplicaciones informáticas de análisis hi-
drológico, y no representa sino una herramienta básica para la creación de nuevas aplicaciones,
el estudio de nuevos métodos mediante los que abordar el amplio campo de la hidrologı́a y, en
definitiva, otra forma distinta de aproximarse a la comprensión y entendimiento de los princi-
pios que rigen las dinámicas del agua y el medio en terminos genéricos. Ésa es, en resumen, la
definición informal pero altamente gráfica de lo que yo entiendo por Hidrologı́a Computacio-
nal, y la cual creo ha quedado — salvando las imposibilidades y deficiencias sólo achacables a
mi propia persona — explicada en estas páginas de manera didáctica y accesible.
Respecto al subtı́tulo y Modelos Digitales del Terreno, éstos elementos cartográficos re-
presentan una de las grandes contribuciones a la hidrologı́a actual, y muy particularmente
a la de corte computacional, siendo el verdadero armazón sobre el que se levanta esta obra,
ası́ como la estructura conceptual sobre la que hasta la fecha he desarrollado la mayor parte
de mi trabajo en hidrologı́a, el cual he tratado de plasmar en estas páginas. Es por ello que,
en el seno de este libro el termino ((computacional)) y los Modelos Digitales del Terreno son
conceptos intimamente ligados, como a lo largo de los distintos capı́tulos podra observarse con
claridad.
Asimismo, comentar que he creı́do conveniente, por la propia integridad del texto y su
coherencia, incluir en el mismo algunos — bastantes, a decir verdad — elementos de análisis
del terreno basados en estas formas de cartografı́a, además de los estrictamente ligados a los
modelos hidrológicos, pues soy de la opinión de que enriquecen notablemente el conjunto del
texto y, aun de modo indirecto, sı́ contribuyen al sentido hidrológico del mismo de una u otra
forma.
Bien es cierto que los textos clásicos de hidrologı́a se encuentran repletos de referencias
a elementos cartográficos para la explicación de sus contenidos, si bien en ellos raramente

xxi
se encuentran apartados relativos a esa cartografı́a como elemento aislado o al análisis de la
misma desde otro punto de vista. Esta misma relación entre cartografı́a y análisis hidrológico
se antoja, sin embargo, más estrecha y vinculante en el contexto que aquı́ se trata, siendo éste
el motivo por el cual considero que resulta favorable la inclusión de otra serie de formulaciones
y algoritmos relacionados con el análisis del terreno en sentido estricto. Es mi creencia que el
lector, a quien quizás con demasiada presunción adjudico una cierta inquietud por la materia,
sabrá sacar partido de estos complementos para profundizar y comprender en mayor medida
el resto de la obra, confirmando de este modo la conveniencia de incorporar los mismos en el
seno de este texto.

De un modo u otro, los Modelos Digitales del Terreno representan en esta obra no única-
mente una forma de información a partir de la cual pueden extraerse una gran mayorı́a de los
parámetros útiles para el análisis hidrológico, sino una entidad a la vez tangible y abstracta
que actúa como elemento visible de la naturaleza computacional de los modelos y formulacio-
nes que se plantean desde la perspectiva de la obra. Por ello, desde mi óptica particular, la
extensión dedicada a éstos, por grande que pueda ser, está en todo momento justificada por
el papel preponderante que juegan en el conjunto global de este texto, más allá de la mera
utilidad práctica que pueda derivarse de los mismos.

En lo referente a la propia estructura de la obra, dos partes principales se distinguen en


ella, cada una de las cuales trata un diferente nivel de detalle, encontrándose las verdaderas
formulaciones de corte hidrológico en la segunda de dichas divisiones. La conexión entre ambas
es, sin embargo, un elemento clave para la completa interpretación del texto, y para unir los
campos propios de la hidrologı́a con los elementos computacionales que dan a este texto su
elemento diferencial y su verdadera razón de ser.

De cara a su utilización como materia de estudio, la división del contenido en grandes blo-
ques temáticos, ası́ como en apartados interrelacionados pero siempre guardando una relativa
independencia, ha sido pensada para facilitar la lectura y consulta de los mismos por separa-
do, aunque es cierto que cada parte requiere el conocimiento de las anteriores. No obstante,
puede estudiarse el bloque primero, dedicado básicamente a modelos geomorfológicos con o sin
relación hidrológica, por parte de personas interesadas en este aspecto. Ésta es, por ejemplo,
una buena metodologı́a para comprender en profundidad el funcionamiento de aplicaciones de
tipo SIG, ya que una gran parte de sus fundamentos en cuanto a análisis de tipo raster queda
allı́ recogida.

Cada capı́tulo se complementa con una serie breve de ejercicios con eminente finalidad
didáctica, principalmente relacionados con los aspectos más computacionales de cada materia,
que perfectamente pueden resolverse en la mayorı́a de los casos con el empleo exclusivo de
lápiz y papel o simplemente sin ellos, reflexionando acerca de algunas cuestiones acerca de
la materia tratada. No se trata de ejercicios al uso como los que podrı́an encontrarse en un
libro de texto cualquiera, sino de propuestas para el lector más interesado que desee una
motivación adicional para avanzar en la comprensión de cuanto se explica en cada capı́tulo o
busque extender dichas explicaciones hacia otros aspectos que, si bien carecen de entidad para
figurar en el núcleo del texto, son de sumo interés desde otros puntos de vista más o menos
cercanos conceptualmente.

Todo esto no es, en resumen, sino explicar cómo el libro se ha construido sobre la base
de mis propias preferencias a la hora de utilizar de modo ágil y eficaz libros de similares
caracterı́sticas, y que creo que son comunes a una gran fracción de lectores de las mismas.
Una vez más, espero que la elección haya sido acertada en la medida que logre sus objetivos
y clarifique los diversos aspectos del contenido dentro de lo posible.

xxii
A quién va dirigido este libro
Ya he comentado en la introducción de este libro que los posibles destinatarios del mismo
no eran claros en un principio, siendo esto debido principalmente a la propia indeterminación
de la obra en su temática y a la ya también comentada ambigüedad que reside sobre el tı́tulo
de ésta. No obstante, el propio devenir del texto ha perfilado con detalle a sus posibles lectores,
en base a mis intenciones al respecto y la mayor o menor idoneidad de los enfoques sopesados
de cara a la estructura de los temas.
En lı́neas generales, se han evitado todas las explicaciones que, desde la perspectiva de
este texto, sean superfluas por ser de aplicación habitual y pertenecer de un modo u otro a la
cultura hidrológica general, por lo que el lector debe conocer el significado de las mismas y el
uso frecuente de ellas fuera de las lı́neas tratadas en esta obra. Ası́, se emplean de modo directo
numerosas expresiones sin proceder a la demostración de las mismas o detallar su procedencia,
reservándose las explicaciones de mayor profundidad para los conceptos novedosos o cuya
naturaleza los hace más propios de la materia aquı́ tratada en sentido estricto.
Iguales consideraciones pueden hacerse para las partes más matemáticas y computacio-
nales del texto, donde también se ha supuesto un cierto conocimiento de las estructuras y
conceptos utilizados. Sin necesidad de que ambas facciones del libro, tanto la hidrológica co-
mo la computacional, sean conocidas con especial detalle, el aprovechamiento completo de sus
contenidos se da cuando existe una base mı́nima de ambas, pues de este modo se puede enfocar
la lectura desde cualquiera de los ángulos posibles y aplicar la materia aquı́ desarrollada en
una u otra forma.
Aunque no es en absoluto necesaria, una cierta familiaridad con el manejo — o al menos
los conceptos principales — de Sistemas de Información geográfica será, sin duda, de muy
notable ayuda a la hora de obtener una visión lo más rica posible del tema que se desarrolla.
Todo esto hace que el perfil de lector de esta obra contenga unos ciertos conocimientos
acerca de las disciplinas que en ella concurren, aunque siempre dentro de unos lı́mites razona-
bles. Para ello, si bien muchas formulaciones quedan, como se ha dicho, sin ser detalladas en
profundidad por considerarse más propias de textos con otro enfoque distinto, se presentan
de tal modo que su significado y el papel que juegan sea comprendido aún desde el descono-
cimiento de los pormenores de las mismas, y se indica en la medida de lo posible el camino
hacia dichos pormenores para el lector que ası́ lo requiera.
Además, una gran parte de mi intención al redactar este libro ha sido dejar plasmado no
sólo el contenido técnico de la integración entre la hidrologı́a y la práctica de la misma sobre
una base computacional, sino también las ideas generales y la filosofı́a de esta unión, la cual
puede extraerse del texto prescindiendo de las formulaciones explicitas que contiene el mismo.
Esto hace accesible el texto no únicamente a lectores con un interés directo en el aspecto
tecnológico subyacente en aplicaciones informáticas para análisis hidrológico, sino también a
usuarios de éstas que podrán, mediante la comprensión de las metodologı́as globales en que
dichas aplicaciones se basan, hacer un mejor uso de las mismas e interpretar sobre una base
más solida de conocimiento los resultados ası́ obtenidos

Qué es la Hidrologı́a Computacional


Ante un término que, por su cierta novedad y por la potencial extensión que puede cobrar
dependiendo del enfoque dado, goza de una ambigüedad tal como el presente, es requisito
imprescindible acotar al menos someramente la extensión de la materia y centrar la temática
del núcleo principal de la obra. Este ejercicio de sı́ntesis beneficia sin duda al lector, pero
también contribuye a encauzar el esfuerzo del autor, que en su situación puede estar confundido
igualmente ante las fronteras algo inciertas del entorno al que debe limitarse.

xxiii
La primera y obvia concepción del término pasa, naturalmente, por la del estudio de
las formulaciones habituales de la hidrologı́a centrado sobre la manera en que éstas pueden
ser adaptadas para su incorporación dentro de programas informáticos como herramientas de
aplicación de las mismas. Sin ser en su totalidad errónea, no es ésta la idea que reside aquı́ tras
el termino computacional, pues cualquier modelo ya existente puede ser llevado a un entorno
informático sin apenas problemas, siendo los conocimientos necesarios para efectuar esta tarea
muy distantes de los que se pretenden exponer en el presente texto.
La atención principal se centra, sin embargo, y aun con una natural tendencia hacia la
parte netamente informática de lo explicado (distı́ngase lo informático de lo computacional),
hacia el desarrollo de nuevos modelos y nuevas metodologı́as que se apoyen fuertemente en
realidades computacionales y otros elementos tales como paradigmas de datos, cuya aplicación
práctica queda restringida a un entorno informático.
En otras palabras, se trata de formular los problemas, soluciones y desarrollos habituales
de la hidrologı́a desde un enfoque diferente, dotándola de una caracterización eminentemente
más numérica y sustituyendo donde sea posible las fórmulas puntuales por los algoritmos
elaborados, entre otras acciones, introduciendo ası́ la materia dentro de ese concepto del que
ahora tal vez el lector pueda tener una imagen más precisa, y que tácitamente y atraidos por
lo interesante del término hemos acordado en denominar Hidrologı́a Computacional.
La presencia de los MDTs, como a continuación veremos, es fundamental en dar forma a
las ideas anteriores.
El esquema de la figura (1) creo que representa de modo sintético el conjunto de la hidro-
logı́a que va a encontrarse en este libro, de modo estructural, y que, con algunas variaciones,
es el que puede hallarse en la inmensa mayorı́a de hidrologı́a al uso, con carácter global. Sobre
él me basaré para hacer las puntualizaciones que intentaré que definan con mayor exactitud
la materia de este texto.

Figura 1: Representación esquemática de la materia a tratar en este libro desde el punto de vista de
la hidrologı́a.

En trazo grueso se encuentran señaladas aquellas áreas donde las modificaciones que pre-
sentan al trabajar sobre ese mencionado aspecto computacional son más notables respecto a
las aproximaciones y modelos clásicos. Serán éstas las que con mayor profundidad se anali-
cen a lo largo de los diferentes capı́tulos del libro y las que contribuirán en mayor medida a

xxiv
consolidar y dar forma a la verdadera esencia del mismo.
En lugar destacado entre todas ellas, resulta obligado comenzar con los elementos relativos
a la cartografı́a de elevaciones, con los que se iniciará la exposición de materias de esta obra
y los cuales se constituirán ası́ desde el primer momento como elementos carácterı́sticos que
permiten la diferenciación del enfoque escogido en estas páginas frente a los enfoques de la
hidrologı́a clásica. Estos elementos, además, tendrán su extensión, aunque de menor impor-
tancia, sobre la cartografı́a temática, no siendo ésta, sin embargo, un elemento que dé lugar
a ningún planteamiento novedoso que merezca ser reseñado aquı́ en esta visión global de las
caracterı́sticas del texto.
El segundo núcleo de importancia se sitúa, como cabrı́a esperar, sobre los propios modelos
hidrológicos, que se ven aumentados gracias a la potencia asociada a los formatos de datos
empleados para la información sobre la que éstos trabajan, en especial, como se ha indicado ya,
a los elementos de cartografı́a del relieve. El manejo de modelos distribuidos y la adaptación
de modelos agregados en dirección a los anteriores, constituyen el corazón de esta sección y
uno de los núcleos fuertes, tanto en su importancia práctica como en el significado y valor
intrı́nseco de sus formulaciones asociadas, de todo el conjunto del libro.
Como resulta lógico pensar, el numero de modelos que se incluyen dentro de este bloque es
muy elevado, haciendo referencia a una cantidad ciertamente notable de procesos que deben ser
considerados en dicha modelización. He tratado en este sentido de ser sintético, recogiendo con
mayor énfasis aquellos aspectos mas acordes con la lı́nea expositiva del texto, en detrimento
de aquellos menos novedosos, que no menos importantes. Asimismo, el caracter didáctico de
algunos modelos o su mayor relación con los aspectos que se desarrollan a lo largo de los
capı́tulos correspondientes han sido factores de mayor peso que la propia utilización real o
la difusion de dichos modelos, entendiéndose que la obra, aun con vocación práctica, es un
elemento teórico y expositivo y a tal perfil debe adecuarse en la mayor medida posible.
Además de todo lo anterior, otros elementos complementarios presentan modificaciones
sustanciales que los acercan a la filosofı́a de esta obra y serán, por tanto, detalladas las formu-
laciones alternativas a la que estos elementos dan lugar desde el aspecto computacional sobre
el que vamos a trabajar, aunque, lógicamente, con menor extensión y detalle.
En todo lo anteriormente comentado, vamos a asistir a un cambio en el enfoque tradicional
dado a las unidades empleadas como datos de partida, particularmente en su caracterización
cuantitativa, descubriendo en este sentido información no tratada con anterioridad a la par
que trabajando con información clásica en un nivel distinto de precisión y fiabilidad, todo
ello posibilitado por nuevos enfoques que a su vez, aun con fundamentos teóricos puramente
matemáticos, se apoyan en realidades informáticas de conocimiento habitual hoy en dı́a. Se ha
buscado siempre un correcto equilibrio entre la pura teorı́a del enfoque computacional (“Com-
puter Science is not more about computers than astronomy is about telescopes” reza la famosa
frase de Dijkstra) y la aplicación práctica del mismo, imprescindible para el sentido fı́sico e
hidrológico de lo explicado (implementación en software, uso directo a partir de aplicaciones
de tipo SIG, etc.)
Por lo anterior, es mi intención que esta obra no se constituya tan sólo como un libro de
texto acerca de las nuevas formulaciones que existen en relación con la hidrologı́a, sino más
bien como un trabajo de referencia en el cual, y fundamentándose sobre las anteriores técnicas
como cualidad diferencial del mismo, se incluya una importante dosis de filosofı́a acerca de
la modelización computacional de los fenómenos naturales y la aplicación de una herramien-
ta tan poderosa como el Modelo Digital del Terreno en los mismos. En todo momento, la
plasmación de los conceptos hidrológicos debe quedar patente desde la óptica del hidrólogo
como profesional de la gestión del medio, no descuidando la visión de los problemas desde tal
perspectiva, y articulándola ventajosamente mediante los planteamientos de nuevo cuño que
definen la naturaleza del texto.

xxv
xxvi INTRODUCCIÓN

El resto, lo que no se ha dicho aquı́ sobre el significado intrı́nseco de esta Hidrologı́a Com-
putacional, queda sin duda recogido en las otras páginas que componen el texto, atesorándose
ası́ una notable información acerca de esa representación computacional de los fenómenos na-
turales, de aplicabilidad no solo en éste, si no en otros temas relativos al análisis del medio. No
obstante, debe ser el lector quien busque la exacta combinación entre ciencia y filosofı́a, entre
aplicación práctica y teorı́a, entre los diversos significados atribuı́bles a cada valor extraı́do,
pues es ésa, y no otra, la razón que alimenta el imprescindible aprecio por el conocimiento y,
en cierto modo, ata a uno a las páginas de un libro, constituyendo de ese modo el equilibrado
binomio escritor–lector y dándole razón de ser por derecho propio.
Parte I

Fundamentos y Elementos Básicos

1
Introducción

Resulta lógico antes de abordar el estudio de cualquier materia — más aún cuando ésta es
extensa y compleja en buena parte, como el caso actual — tratar de comprender los elementos
que la componen para emplear este conocimiento en el trabajo posterior con modelos más
complejos construidos a partir de estas unidades básicas. En ocasiones, este estudio es de una
necesidad imperiosa, si bien viene acompañado de materia densa y frecuentemente tediosa
que debe ser superada como requisito previo para atacar otras áreas de mayor interés que
requieren un manejo fluido de la anterior. No es éste el caso, pues el análisis de algunos de los
elementos hidrológicos iniciales, aun sin entrar en ningún modelo en sentido estricto, y sin al-
canzarse todavı́a las formulaciones que con derecho propio pueden denotarse con el calificativo
de hidrológicas, depara momentos de gran belleza y planteamientos que en nada desmerecen
a los presentes en otros bloques posteriores en cuanto a complejidad, utilidad práctica o cali-
dad cientı́fica. En el entorno de trabajo de esta obra, el cual a su vez se irá progresivamente
definiendo en este primer bloque, el estudio de los elementos hidrológicos básicos aporta por
sı́ mismo un volumen muy elevado de información, al mismo tiempo que da lugar a formulacio-
nes altamente interesantes y complejas que ya aquı́, al comienzo de la exposición, mostrarán
la filosofı́a subyacente en lo que hemos venido a denominar Hidrologı́a Computacional.
Sirvan estas palabras introductorias para motivar al lector en su recorrido, en pos de un
autor que con tan solamente una ligerı́sima ventaja pasó por estas mismas lineas con igual
entusiasmo.
Los elementos que se estudiarán son básicamente dos: los rı́os y las cuencas vertientes;
conceptos sobradamente conocidos y de obvia transcendencia en cualquier asunto relacionado
con la hidrologı́a. La aparente sencillez de éstos se verá extendida a lo largo de un buen número
de páginas que permitirán, además de obtener resultados de interés de cara a otros apartados
posteriores del libro, caracterizar exhaustivamente estos elementos desde un elevado número
de perspectivas.
La aproximación a estas definiciones y operaciones con los elementos básicos desde un
entorno informatizado guarda, no obstante, algunas diferencias conceptuales con las ideas
clásicas de estos mismos elementos, en cuanto que éstas exigen, por su parte y a efectos de
una exposición completa de sus caracterı́sticas, una mayor desenvoltura en el manejo de la
cartográfia del medio fı́sico sobre el que se sitúan rı́os y cuencas. La potencia de los cálculos
que podemos abordar para el manejo y caracterización de rı́os y cuencas viene derivada de
una mayor capacidad intrı́nseca de las representaciones cartográficas digitales frente a las
habituales, por lo que la relacion entre ambas realidades se hace más estrecha y altamente
más dependiente. Ello hace necesaria la presentación de una nutrida baterı́a de conceptos y
algoritmos referidos a las representaciones digitales del terreno — y la información espacial,
en términos generales —, materia que como se ha dicho es necesaria para la introducción de
los conceptos primordiales presentados en este bloque. Sin embargo, no debe verse en absoluto
como un elemento ajeno al estudio hidrológico que persigue este libro, pues más adelante se
verá que esta misma cartografı́a será la que, directa e indirectamente, confiera su potencia a los
algoritmos y planteamientos de corte plenamente hidrológico que serán analizados entonces.

3
4

Ajeno a la lı́nea general de esta primera parte del libro, pero importante para dar un encua-
dre global del mismo, se incluye como comienzo de este bloque un pequeño capı́tulo dedicado
la historia, breve pero intensa, del tratamiento computacional de los procesos hidrológicos,
con particular énfasis en todo cuanto guarda relación con el empleo de cartografı́a digital y el
análisis del relieve a partir de Modelos Digitales del Terreno.
Capı́tulo 1

Historia de la modelización
hidrológica computacional

If the 20th century taught us anything, it is to be cautious about the word impossible.
Charles Platt

The past is a foreign country; they do things differently there.


L. P. Hartley

1.1. Introducción

Pese a que son escasas las referencias que a lo largo de esta obra se hacen sobre textos
publicados con anterioridad a 1985, siendo por tanto el periodo histórico del análisis hidrológico
computacional aquı́ considerado tan sumamente corto como 20 años, el desarrollo de esta
disciplina en este tiempo ha sido lo suficientemente intenso como para merecer un tratamiento
particular en una obra de estas caracterı́sticas.
Si el conocimiento de la historia de una rama de la ciencia es importante — amén de suma-
mente gratificante y entretenido — para la comprensión de ésta, el corto intervalo de tiempo
en que se puede encuadrar la historia del estudio hidrológico mediante métodos informáticos,
más reducido aún si se incorpora en este el empleo de Modelos Digitales del Terreno, no resta
importancia a la presentación de ciertos conceptos históricos, que a buen seguro aportarán una
primera visión de sumo interés. El encuadre de las principales tendencias y logros dentro de su
marco correspondiente, desarrollado aquı́ en estas primeras páginas del libro, es mi creencia
que constituyen sin duda la más adecuada introducción hacia el contenido más técnico de la
obra, despertando el apetito ciéntifico del lector de la mejor manera posible.
En un enfoque distinto al del resto de la obra, en la cual se intenta huir de los elementos
informáticos tales como aplicaciones concretas y recalar principalmente sobre las formulaciones
algorı́tmicas y matemáticas de las principales ideas y fundamentos, esta sección esta compuesta
principalmente por alusiones directas a gran parte de las aplicaciones caracterı́sticas de cada
época o tendencia analizada. Esto se explica, además de por el carácter no técnico de este
capı́tulo, por la ı́ntima relación que con frecuencia, y especialmente en los modelos más clásicos,
existe entre dicho modelo y la aplicación mediante la que éste se empleao, de tal modo que la
aplicación en sı́ es definitoria de una etapa de desarrollo y una concepción particular a este
respecto.

5
6 CAPÍTULO 1. HISTORIA

1.2. Aplicaciones informáticas hidrológicas


Con lo anterior, un breve recorrido por las aplicaciones informáticas que a lo largo de sus
años de existencia se han consolidado como verdaderas herramientas con valor propio dentro
de la modelización hidrológica, sirve de primera imagen acerca de la relación que entre la
ciencia de la hidrologı́a y la de la computación ha existido a través de los últimos tiempos.
Si nos remontamos a los orı́genes de la utilización de las computadoras en problemas de
ingenierı́a, rápidamente podremos observar como, junto a disciplinas tales como el cálculo de
estructuras o el análisis y predicción meteorológica, la hidrologı́a es una ciencia que, por sus
propias caracterı́sticas, pronto supo aprovechar las por entonces nuevas y brillantes capacida-
des de proceso brindadas por los medios informáticos.
No obstante, y como bien apuntan algunos autores (Lopez Garcı́a, 2002), el avance en
cuanto a teorı́as y metodologı́as en el campo de la hidrologı́a durante los últimos años resulta
muy notablemente inferior al de la mayorı́a de ramas similares de la ciencia, en particular las
del ámbito de la fı́sica aplicada y todas sus numerosas derivaciones, coexistiendo en la actua-
lidad algunos modelos modernos con gran número de formulaciones clásicas que conservan su
vigencia y no parece vayan a perder su importancia en un plazo inmediato de tiempo.
Esta circunstancia no constituye, sin embargo, una incongruencia más allá de lo aparente,
sino tan sólo la constatación de que, en la realidad, el análisis hidrológico ha seguido una
distinta evolución a otras disciplinas, enriqueciéndose con el aporte de las nuevas tecnologı́as
pero sin necesidad por ello de redefinir sus principios más básicos, manteniendo gran parte de
los ya existentes, de probada eficacia, y en base a los cuales se han obtenido hasta la fecha
grandes éxitos en lo que a planificación hidrológica respecta.
Esta forma de aprovechamiento de las posibilidades brindadas por el uso de ordenadores,
en conjunción con las ideas clásicas y sólidamente fundamentadas de la hidrologı́a, es la que
da lugar a las diferentes concepciones presentes en el software de tipo hidrológico, y mediante
cuyo análisis van a presentarse las ideas más importantes al respecto. Veamos, pues, una breve
reseña de la evolución seguida de forma simultanea por los modelos matemáticos hidrológicos
y las capacidades de computación de los equipos informáticos.
Comenzando por el origen, las aplicaciones informáticas permitieron en el comienzo a los
profesionales de la hidrologı́a el cálculo rápido y preciso de parámetros tales como caudales
punta o volúmenes de escorrentı́a, posibilitando además un análisis de unidades hidrológicas
mayores con un grado de detalle impensable sin la ayuda de computadores. Se trataba, no
obstante, de una mera labor de computación en el sentido estricto de la palabra, dándose uso
a los ordenadores como fuente exclusiva de capacidad de proceso, cuya única aportación a la
labor del hidrólogo residı́a en la realización masiva de cálculos inviables de otro modo para el
trabajador humano.
Una consecuencia inmediata de lo anterior fue la incorporación dentro de los modelos
hidrológicos de resultados y formulaciones ya existentes, cuya complejidad, sin embargo, hacia
impracticable hasta ese momento incorporar tal nivel de detalle dentro de un modelo operado
de forma manual. Con la potencia de cómputo de los ordenadores — sin duda en aquella época
ni remotamente similar a la que hoy en dia conocemos, pero sı́ suficiente para cumplir su
cometido —, gran cantidad de formulaciones fı́sicas y algunas de carácter empı́rico referidas a
elementos particulares del ciclo hidrológico se introducen en modelos de creciente complejidad.
Estas formulaciones, muchas de ellas hasta entonces más teóricas que prácticas, apoyadas
en los elementos del cálculo numérico, y en conjunto con los conceptos utilizados fuera del
entorno computacional para la modelización hidrológica, dan forma a los primeros modelos
y definen un esquema que habrá de durar hasta la actualidad. Es habitual que en los textos
modernos de hidrologı́a genérica se incluya un apartado referido a estas primeros modelos con
dicha filosofı́a, bajo el nombre de Modelos matemáticos, tratándose brevemente los fundamen-
1.2. APLICACIONES INFORMÁTICAS HIDROLÓGICAS 7

tos teóricos de dichos modelos, cosa que no se hará aquı́ pues el objetivo principal respecto a
los mismos en esta obra es tan sólo el referente a su encuadre histórico.
Hacia 1966 aparece el modelo Stanford desarrollado por Crawford y Linsey, considerado
habitualmente como el primer modelo completo de la era informática, que habrı́a de dar
comienzo a una época de elevada productividad en lo que a modelos hidrológicos se refiere.
La evolución del modelo Stanford corre a cargo de sus mismos autores, quienes a comienzos
de los años 70 desarrollan la aplicación HSP (acrónimo de Hydrocomp Simulation Program),
a la que añaden funcionalidades relativas al estudio de la calidad de las aguas, ası́ como otras
sobre transporte de sedimentos.
En estos primeros modelos se advierte ya el interés que reside en el estudio de los procesos
hidrológicos mediante modelos continuos, siendo de este tipo un muy elevado número de
soluciones que ven la luz en estos años y los inmediatamente sucesivos. Una vez más, es
la mera capacidad de proceso la que marca la diferencia, permitiendo llevar a la práctica
la implementación eficaz de modelos continuos, con anterioridad vetada bajo unas mı́nimas
exigencias de detalle y precisión.
Aproximadamente hacia 1975 surge el máximo exponente de esta filosofı́a de análisis hi-
drológico, materializado en el desarrollo de la aplicación HSPF (acrónimo de Hydrologic Simu-
lation Program–Fortran) por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de los Estados
Unidos. HSPF engloba todas las caracterı́sticas del modelo Stanford y su sucesor HSP, además
de las presentes en dos módulos adicionales previamente desarrollados por la EPA bajo las
denominaciones respectivas de ARM (Agricultural Runoff Modelling) y NPS (Nonpoint Source
Pollutant Loading Model ).
HSPF se contituye ası́ como una aplicación completa para la modelización de la totalidad
de procesos que pueden considerarse dentro del ciclo hidrológico, de una dimensión conceptual
quizás en exceso elevada, aunque debe reconocerse una buena estructura del programa pese a
su gran complejidad. El manejo del programa no es, como cabe esperar, en absoluto sencillo,
y los requerimientos en cuanto a datos de partida son muy elevados, siendo, no obstante, un
modelo de aplicación habitual tanto entonces como ahora.
Desde su creación, el desarrollo del HSPF no se ha visto interrumpido hasta la actualidad,
siendo la versión 12 del programa, hecha pública en 2001, la más reciente de cuantas ha
conocido este modelo. Pese a no haber variado la filosofı́a básica del programa en lo que a su
diseño y utilización se refiere, se han hecho esfuerzos paralelos de integrar el modelo con las
nuevas realidades informáticas que han ido surgiendo paulatinamente, mantenı́endose asi su
vigencia y el caracter de referente obligado que ha caracterizado a HSPF desde su origen.
HSPF se puede descargar gratuitamente en la direccion web

http://water.usgs.gov/software/hspf.html

Paralelamente a lo anterior, y al mismo tiempo que se despierta el interés por los modelos
de base fı́sica y de tipo continuo tales como HSPF, se empiezan a desarrollar también en
Estados Unidos otra serie de aplicaciones en las que el papel decisivo de la informática se pone
igualmente de manifiesto en modelos conceptuales destinados a la modelización de eventos
concretos.
El U.S Corps of Engineers, a través de su Cuerpo de Ingenieros (el ya famoso Hydrological
Corp of Engineers, HEC ) es el abanderado de este tipo de modelos, sentando las bases para
los futuros desarrollos en dicho campo mediante el desarrollo de los modelos matemáticos
HEC–1, HEC–2, etc. y sus aplicaciones asociadas.
De forma más particular, son de reseñar las siguientes aplicaciones, cada una de las cuales
se ha constituido a lo largo de su existencia como un hito importante dentro de la modelización
hidrológica en general, y dentro de su campo de aplicación en particular.
8 CAPÍTULO 1. HISTORIA

HEC–1. El elemento mas cercano a lo que aquı́ denominamos hidrologı́a computacional


dentro de los desarrollados por el HEC es este HEC–1, el cual fue desarrollado a partir
de 1968, y evolucionó notablemente hasta los años 90, con una fuerte revisión en 1973
en cuanto a su forma de uso y otros aspectos similares. Presentan una amplia gama
de funcionalidades destinadas a analizar las consecuencias y fenómenos hidrológicos de
una tormenta concreta, entendiendo la cuenca como un conjunto de unidades conectadas
sobre las que se aplican diferentes formulaciones hidrológicas e hidráulicas.
En los años 90, una nueva versión bajo el nombre de HEC–HMS (HEC-Hydrological
Modelling System) sustituye a HEC–1 añadiendole una interfaz de usuario acorde con
las tendencias vigentes en ese sentido y mejorando algunos aspectos técnicos del mismo.
Pese a que ni HEC–1 ni su sucesor HEC–HMS trabajan directamente de modo alguno
con Modelos Digitales del Terreno, los planteamientos de los mismos son sumamente
interesante para el establecimiento de modelos teóricos del tipo de los orientados al
análisis de eventos, por lo que muchas ideas tratadas en estas páginas se corresponderán
o se asemejarán en cierta medida a las implementadas en estas aplicaciones.

HEC–2. Uno de los primeros modelos desarrollados por el HEC es el destinado a la mo-
delización fluvial y el estudio de calados a lo largo de cauces y llanuras de inundación.
Siguiendo un desarrollo similar al de HEC–1, aparece como tal en 1968, aunque el mo-
delo ya se encontraba implementado en otro software aunque con un nombre distinto.
Como elemento importante que es, también ha sufrido un fuerte desarrollo, conociendo
numerosas versiones y mejoras. La evolución de esta aplicación dio lugar ya en los años
90 al programa HEC–RAS (HEC-River Analysis System), ampliamente utilizado en la
actualidad, y que no es sino un HEC–2 mejorado y dotado de una interfaz gráfica.
Por su escasa componente hidrológica — al menos en el sentido en que ésta se concibe
en este trabajo —, se aleja del contenido de estas páginas y no será aquı́ desarrollado
ninguno de sus conceptos o ideas.

HEC–5 y HEC–6. Algo más alejados de la filosofı́a de este texto, y no con la misma
relevancia que los dos anteriores, estas aplicaciones forman también parte importante
de la familia de aplicaciones desarrolladas por el HEC. HEC–5 es un programa para
la modelización de sistemas de presas y embalses, mientras que HEC–6 es un modelo
unidimensional para el estudio de transporte de sedimentos en cauces.

Tanto estas aplicaciones originales como sus actuales versiones pueden descargarse libre-
mente en la pagina web

http://www.hec.usace.army.mil

Se recomienda que el lector trabaje con las mismas en la medida que le sea posible, pues
se trata de aplicaciones de gran interés y altamente complementarias de todo lo que aquı́ se
desarrolla, constituyendo elementos de primer orden en lo que a la relación entre hidrologı́a y
computación se refiere, tanto desde el punto de vista teórico como desde el práctico.
La precisión, sin embargo, de la que hacen gala estas aplicaciones — es decir, los modelos
que en ellas se implementan —, está basada en la concepción que presentan del ciclo hidrológi-
co y sus distintos elementos conceptuales, siendo, por tanto, una precisión que deriva de la
posibilidad de formular modelos sobre una base más amplia al amparo de la potencia aportada
por el ordenador. Con respecto a la utilización clásica de otros modelos y otras filosofı́a previas
a la introducción de la informática, la precisión en términos espaciales no varı́a, sin embargo,
1.3. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA 9

muy notablemente, apoyándose el conocimiento del terreno en representaciones cartográficas


de similares caracterı́sticas a las que en dicha etapa prevı́a era de uso habitual.
Será con la introducción de mejoras en los aspectos puramente cartográficos cuando se
produzca un nuevo salto en la evolución de la modelización hidrológica computacional, al
aportar dicha cartografı́a unas nuevas fuentes de datos que abrirán el camino para el desarrollo
de formulaciones novedosas. Además de traer consigo la precisión espacial que con anterioridad
se encontraba ausente, las propias caracterı́sticas de esta nueva información geográfica van
a hacer posible un análisis desde puntos de vista distintos, desarrollándose paralelamente
técnicas de análisis que enriquecerán enormemente el ámbito de la hidrologı́a aplicada.
Ésta, y no otra, es la circunstancia que resulta de interés para el tema de esta obra, siendo
obligado el repasar la historia reciente de los avances cartográficos y su integración en el
ámbito de la hidrologı́a, bien con alguna de las aplicaciones ya presentadas o bien a través del
desarrollo de nuevas herramientas con una filosofı́a distinta o apoyadas en otros paradigmas
de manejo y procesado de la información.

1.3. Sistemas de Información Geográfica


Si a lo largo de este recorrido breve por la historia reciente de los modelos matemáticos
hidrológicos desde la aparición de los computadores, debiéramos escoger un punto de inflexión
en cuanto a concepción de los mismos o, más especı́ficamente, de los entornos de aplicación
de los mismos, sin duda la aparición de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) ha
representado y viene representando en la actualidad la apertura de un nuevo campo de actua-
ción, mediante el cual las posibilidades del análisis hidrológico se extienden hasta lı́mites con
anterioridad insospechados.
Un Sistema de Información Geográfica es, en la definición extremadamente simple pero bri-
llante de Bonham–Carter (1994) ((un sistema informático para la gestión de datos espaciales)),
entendiéndose el adjetivo espacial como relativo a objetos cuyas coordenadas son conocidas y
determinadas.
Similar definición proponen Star y Estes (1990), para quienes un SIG es un sistema de
información que está diseñado para trabajar con datos referenciados por coordenadas espa-
ciales o geográficas, es decir, un SIG es a la vez un sistema de base de datos con capacidades
especı́ficas para datos referenciados espacialmente y un conjunto de operaciones para operar
(análisis) con los datos.
La historia de los Sistemas de Información Geográfica se remonta a la década de los 60,
también con el comienzo de la era informática, cuando el avance tecnológico dio lugar a
una redefinición del análisis cartográfico. Junto al papel decisivo que en el desarrollo de los
SIG jugó la rápida evolución de las primeras computadoras, otros factores tales como las
creciente necesidades a nivel de gestión urbanı́stica, propiciaron la búsqueda de soluciones
en esta dirección. Ası́, la creación de las primeras aplicaciones informáticas con capacidades
propias de lo que hoy considerarı́amos un SIG comenzó a tener lugar, evolucionando con
posterioridad de modo parejo a la propia evolución de las capacidades de los ordenadores, y
muy especialmente las de éstos en cuanto a representación gráfica se refiere.
Durante estos periodos iniciales, el desarrollo y concepción de los SIG tiene lugar funda-
mentalmente en Norteamérica, aunque también en algunos puntos de Europa tales como la
Experimental Cartography Unit, en el Reino Unido. En Estados Unidos, el Harvard Laboratory
for Computer Graphics and Spatial Analysis se constituye como la primera ((potencia)) en lo
que a desarrollo de aplicaciones de manejo y producción de información espacial, sentando las
bases formales para el futuro desarrollo de los SIG en sentido estricto.
Las herramientas desarrolladas en esta época, aunque incluyendo elementos de análisis
destinados a satisfacer las necesidades existentes en ese sentido en muy diversos campos, se
10 CAPÍTULO 1. HISTORIA

centran principalmente en la creación de documentos cartográficos. Las lı́mitadas capaces


gráficas de los ordenadores disponibles en esa época limitan la sálida de los programas al
formato impreso, demostrándose ası́, no obstante, que la informática representa una solución
potente y eficaz para la producción cartográfica.
La primera herramienta informática que puede considerarse relevante a este respecto es
SYNMAP, un paquete de diversas aplicaciones desarrollado en el Harvard Laboratory en 1964,
el cual despierta un enorme interés por una tecnologı́a hasta entonces desconocida.
Los programas que que le siguen, tales como CALFORM y SYMVU, ambos ya a finales de
los 60, mantienen el mismo enfoque, mejorando la calidad de los mapas generados u ofreciendo
otras posibilidades de visualización más avanzadas.
Tambien a finales de los 60 ve la luz de la mano del mismo equipo una aplicación denomi-
nada GRID que, en su evolución, constituirá el origen de análisis SIG de tipo raster, el cual,
como se detallará extensamente en los primeros capı́tulos, constituye la base fundamental so-
bre la que se va a desarrollar en esta obra el estudio de los Modelos Digitales del Terreno y
su aplicación a la hidrologı́a.
No obstante, y haciendo referencia al uso de los SIG que en estas páginas guarda interés
— esto es, su utilización en relación con la hidrologı́a —, son otras ramas de la ciencia y otras
necesidades de planificación territorial las que hacen uso en primer lugar de esta nueva tec-
nologı́a. Mientras tanto, la hidrologı́a, y especialmente la modelización hidrológica, no emplea
a fondo las capacidades de los SIG, desarrollándose en estos años y también en los siguientes
un buen número de modelos que no se apoyan directamente sobre las capacidades de análisis
territorial que dichos SIG comienzan a implementar.
En 1974, se implanta en Estados Unidos el primer sistema informático con base cartográfica
para la gestion de recursos hidrológicos, constituyendo una utilización de un SIG con gran
relevancia desde el punto de vista de la hidrologı́a. Aun ası́, no se trata en absoluto de una
herramienta de modelización, y mucho menos aún de una basada en Modelos Digitales del
Terreno. Las primeras formulaciones que aparecen sobre ánalisis del terreno basado en MDTs,
con una filosofı́a similar a las recogidas en este texto, no ven la luz hasta mediados de los
años 80, cuando las condiciones desde todos los puntos de vista son ya las óptimas para el
desarrollo de esta rama de conocimiento como tal.
A partir de esta época, y tras el periodo inicial que podrı́amos establecer hasta mediados
de los 70, el desarrollo de los Sistemas de Información Geográfica, consolidados ya plenamente,
se prosigue a un ritmo sorprendente que continúa aún hoy en nuestros dı́as, y el cual es seguido
también por todas las aplicaciones con componente SIG tales como las de corte hidrológico.
Ası́, una vez los SIG han asentado su posición, la modelización hidrológica empieza a
abrirse paso por nuevas vı́as, integrando elementos de análisis espacial en sus formulaciones
al tiempo que se mejoran los modelos existentes sobre bases conceptuales distintas. Junto con
las nuevas posibilidades brindadas por la aparición de las tecnologı́as de base SIG, los nuevos
entornos gráficos y las complejas y vistosas interfaces de usuario por todos conocidas en los
sistemas operativos y aplicaciones actuales aportan su particular grano de arena para redefinir
el concepto original de aplicación informática hidrológica, pudiéndose encontrar actualmente
productos de novedoso planteamiento junto a adaptaciones de los clásicos modelos, siendo
éstos, por otra parte, el estándar actual como ya lo fueron en la generación anterior sus
inmediatos predecesores.
Además de lo anterior, la creciente potencia de la que disfrutan los ordenadores a medida
que avanza el tiempo, hace viable el empleo ya de MDTs como fuentes de datos habituales,
reconociéndose a éstos como elementos de primera lı́nea para el análisis del terreno y, por
extensión, el análisis hidrológico. Ello se ve reflejado en las propias capacidades de los Sistemas
de Información Geográfica, que crecen ampliamente en este sentido, ası́ como las de los modelos
hidrológicos que comienzan a hacer uso de dichos elementos de análisis fisiográfico basados en
1.3. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA 11

MDTs.
Los Sistemas de Información Geográfica como tales no resultan, sin embargo, suficientes de
por sı́ para lograr una modelización hidrológica precisa, no ya desde el punto de vista práctico,
donde su utilización está a la orden del dı́a en los trabajos de ingenierı́a relacionados con la
hidrologı́a, sino desde el aspecto puramente conceptual. La gran generalidad que caracteriza a
estas aplicaciones hace imposible que se encuentren completamente adaptadas para el análisis
intenso de la información de partida desde un punto de vista hidrológico, y en particular para
el análisis del Modelo Digital del Terreno como documento cartográfico clave en este sentido.
De igual modo, las formulaciones implementadas en aplicaciones como la ya menciona-
das HSPF o la familia de los HEC no cabe implementarlas en un SIG de los habitualmente
presentes en el mercado, por lo que la capacidad real de producir resultados hidrológicos —
los obtenidos generalmente con un SIG en relación con la hidrologı́a son principalmente de
tipo geomorfológico, extraı́dos a partir del análisis del terreno —, sigue siendo una posesión
exclusiva de las aplicaciones independientes desarrolladas expresamente para tal fin.

1.3.1. Los SIG en los modelos hidrológicos


No obstante, los SIG, desde su misma creación, han marcado una pauta fundamental a
seguir en cualquier disciplina relacionada con el manejo de información espacial — la hidrologı́a
entre ellas —, por lo que su papel en la evolución de la parte de la hidrologı́a que aquı́ se
estudia es, sin duda alguna, de vital importancia. La manera en que las aplicaciones más
actuales se acercan a esa pauta y se hacen participes de los conceptos SIG dentro de sus
propias caracterı́sticas, define formas diversas de entender la relación entre la cartografı́a
digital, el análisis hidrológico y la utilización de métodos computacionales, pudiendo en base
a ello realizarse una división básica de dichas aplicaciones como la presentada a continuación.

Modelos con fuerte componente SIG


A falta de una denominación más adecuada, se engloban bajo este nombre aquellas apli-
caciones que, tomando una notable influencia de los fundamentos y modo de utilización de
aplicaciones SIG genéricas, presentan las capacidades propias de éstas de modo integrado. La
presencia de capacidades SIG no debe ser necesariamente abundante, pudiendo limitarse a las
funciones estrictamente necesarias para el buen funcionamiento del modelo, pero la inclusión
de una aplicación en este grupo se basa en que el modelo que se implementa en la misma
se haya concebido teniendo en cuenta dichas capacidades SIG, pudiendo operarse exclusiva-
mente — o al menos con caracter proritario — cuando se dispone de los resultados obtenidos
mediante éstas.
El análisis de la información espacial se convierte ası́ en un elemento integrante del modelo,
estando los algoritmos de dicho análisis al mismo nivel que los propiamente implicados en la
obtención de parámetros hidrológicos.
Una vez la representación digital de la información ha cobrado cierta importancia y se
demuestra como de verdadera relevancia de cara a la mejora de los modelos existentes en la
totalidad de campos relacionados con el análisis del medio — lo cual sucede alrededor de la
década de los 80 —, el desarrollo de nuevas formulaciones se adscribe en términos generales a
esta filosofı́a, aunque no de forma absoluta e inmediata.
Un modelo pionero en este grupo, y que será un referente constante a lo largo de este texto,
es el conocido TOPMODEL (Beven y Kirkby, 1979) que, pese a ser modelizado sin tener en
cuenta las capacidades propias de los SIG, se basa fuertemente en la topografı́a y propicia una
integración muy cercana con el análisis de dicha topografı́a a partir de MDTs.
En 1983 aparece un modelo de gran importancia, tanto en lo referente a su uso directo
como desde el punto de vista del desarrollo de nuevos modelos, pues constituye un referente
12 CAPÍTULO 1. HISTORIA

de notable peso en este sentido. Desarrollado en el Instituto Danés de Hidrologı́a, el modelo


MIKE–SHE podemos decir que, por su potencia, complejidad y, en resumen, capacidades
generales, es un equivalente con base SIG de modelos del tipo HSPF, donde una gran parte
de los elementos del ciclo hidrológico puede modelizarse con detalle.
También son de destacar los modelos IHDM (Institute of Hydrology Distributed Model )
(Beven et al ), WATFLOOD (Kouwen et al, 1988) y Hydrotel (Fortin et al, 1995) , por
hacerse partı́cipes de esta filosofı́a anteriormente descrita, entre otros. Este último modelo
se ha desarrollado, según su propios autores, con la idea de sacar el máximo provecho a la
información espacial proveniente de la teledetección y de los SIGs, con lo que se demuestra
como un fuerte representante de esta concepción de modelos ampliamente basados en SIG.
Otros modelos de esta ı́ndole, muchos de ellos de aplicación local o con notables simplifica-
ciones, van surgiendo progresivamente a partir de mitad de los años 80 como parte de proyectos
particulares, pudiendo nombrarse los modelos Xinanjiang (Zhao et al, 1980) y OWLS (Chen,
1996) como dos ejemplos tı́picos de los modelos surgidos desde entonces hasta la actualidad.

Aplicaciones con componentes SIG

Por otra parte, ciertos modelos ya existentes siguen desarrollándose ya con el apoyo en
algunos Sistemas de Información Geográfica comunes, con variable dependencia con respecto
el análisis del terreno llevado a cabo en dichos SIGs. En general, y dada la gran cantidad de
datos que habitualmente se requieren para alimentar los modelos hidrológicos, se desarrollan
elementos integrados dentro de un SIG que permiten facilitar la obtención y mejorar el manejo
de dicha cantidad de datos. Más importante aún, algunos de estos componentes SIG dan lugar
a nuevas posibilidades — muchas de ellas derivadas de la gran potencia que reside en los MDTs
como representaciones del relieve —, abriendo el camino hacia la modificación de los modelos
con los que se relacionan y la incorporación en éstos de nuevas capacidades más ı́ntimamente
relacionadas con la informacion espacial disponible.
Un ejemplo clásico de esta circunstancia lo encontramos en los desarrollos llevados a cabo
por el HEC para la mejora de sus modelos HEC–RAS y HEC–HMS . Como parte de este
esfuerzo, surgen las aplicaciones HEC–GeoRAS y HEC-GeoHMS, las cuales, trabajando sobre
el popular SIG ArcView, permiten el cálculo automatizado de buena parte de los parámetros
que son necesarios para la operación de los modelos implementados en HEC–RAS y HEC–
HMS respectivamente. No obstante, no añaden ningun elemento adicional al modelo, aunque
permiten que éste sea utilizado con una precisión mayor y trabajando con una resolución
espacial mucho más elevada que la que podrı́a obtenerse mediante la medida e introducción
manual de los datos.
Una aplicación de notable peso en la actualidad es la denominada Watershed Modelling
System (WMS), la cual se presenta como una herramienta con capacidades SIG y dotada de
un intuitivo entorno gráfico, mediante la cual pueden calcularse gran parte de los parámetros
requeridos para la modelización hidrológica — no tan sólo los derivados del MDT, sino otros
de distinta naturaleza tales como factores de escorrentı́a a partir de cartografı́a temática,
por ejemplo —. Una vez dichos parámetros han sido calculados, el programa es también una
interfaz para los modelos más conocidos y de distintas naturalezas (HSPF, HEC–HMS y HEC–
RAS, entre muchos otros), con lo que desde el propio WMS puede llamarse a éstos y obtener
ası́ los resultados hidrológicos buscados. La diferencia con HEC–GeoRAS y HEC-GeoHMS
reside, además de en la mayor versatilidad del programa, en el hecho de que no depende de
ningún SIG como tal, sino que implementa él mismo aquellas capacidades de tipo SIG que
resultan necesarias para el estudio hidrológico.
Desde otro punto de vista, Maidment et al (2001) desarrollan sobre el SIG ArcView un
sistema denominado ArcHydro que pretende establecerse como estructura óptima para el
1.3. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA 13

almacenamiento y aprovechamiento de toda la información empleada tanto en la modelización


hidráulica como en la hidrológica, y siempre sobre una base SIG importante. Lejos de constituir
un modelo como tal, se trata de una estructura conceptual encaminada al establecimiento de
una serie de ideas acerca de cómo debe llevarse a cabo el manejo de información de interés
hidrológico dentro de un Sistema de Información Geográfica.
Todas estas aplicaciones y componentes son, no obstante, relativamente novedosas, ha-
biéndose comenzado el desarrollo de las mismas en los años 90, pese a lo cual han alcanzado
ya en la actualidad una cierta madurez. Paralelamente a estas aplicaciones mas importantes,
se han desarrollado elementos que permiten conectar una gran variedad de modelos más anti-
guos o bien de reciente desarrollo, con los Sistemas de Información Geográfica más populares.
En particular, el SIG ArcView y los SIGs de libre distribución GRASS y PCRaster disponen
de una gran cantidad de trabajo desarrollado en torno a ellos en relación con la modelización
hidrológica. El modelo CASC2D (Ogden, 1997), por ejemplo, es un representante claro de este
tipo, estando incorporado sobre GRASS, pero al mismo tiempo existiendo una interfaz dentro
de WMS para la preparación de los datos necesarios para su ejecución, con lo que se ve que un
modelo dado puede acogerse a varios enfoques, permitiéndose su aplicación de modos distintos
según resulte conveniente.

1.3.2. Ventajas de la incorporación de los SIG en la modelización hidrológi-


ca
Los aspectos positivos que pueden achacarse a la llegada de las aplicaciones de tipo SIG al
ámbito de la modelización hidrológica, ya sea mediante uno de los enfoques anteriores u otro
distinto, pueden analizarse desde diferentes puntos de vista. Lejos de limitarse al aumento en
la precisión y la automatización del cálculo de parámetros, la filosofı́a novedosa que presentan
los modelos relacionados con funcionalidades de tipo SIG tiene consecuencias favorables en
muchos otros aspectos.
Una enumeración de los mismos podrı́a ser, en lı́neas generales, la siguiente.

Cálculo mas preciso de parámetros fı́sicos necesarios para operar con los modelos hi-
drológicos.

Aumento de la resolución espacial de trabajo a todos los niveles.

Análisis de la variación espacial de factores como coeficientes de escorrentı́a o similares,


que hasta entonces debı́an considerarse como parámetros de valor único constante.

Análisis de la variación espacial de la precipitación, hasta entonces considerada como


elemento constante y estático. Esto permite un análisis de las diferentes intensidades
de precipitación para los distintos puntos de una cuenca, ası́ como el estudio de los
movimientos de las tormentas y las variaciones que ello conlleva.

Aparición de nuevos enfoques tales como modelos plenamente distribuidos, o recursos


y técnicas nuevas basadas en el conocimiento exhaustivo del medio fı́sico en el que se
desarrollan los fenómenos hidrológicos.

Además de lo anterior, la introducción de conceptos de tipo SIG en el ámbito de la hidro-


logı́a ha propulsado el estudio hidrológico de modo notable, continuando un hecho que venı́a
sucediendo desde la aparición de los primeros ordenadores, y que ha llevado a la hidrologı́a
aplicada a experimentar un fuerte desarrollo y alcanzar un estado de madurez muy importante
en nuestros dı́as.
14 CAPÍTULO 1. HISTORIA

Un último aspecto que no debe olvidarse en relación con los SIG es la estrecha relación que
existe entre éstos y la teledetección, haciendo posible el empleo de elementos de esta última
disciplina en el análisis hidrológico. La gran importancia que una buena base de cartografı́a
temática tiene sobre el estudio la gran mayorı́a de procesos del ciclo hidrológico hace fácil
comprender la importancia que la incorporación de la teledetección, especialmente intensa en
este aspecto en los últimos tiempos, supone a este respecto. La evolución de la teledetección
se encuentra actualmente en su momento máximo, siendo su avance extremadamente rápido,
con las consecuencias favorables que ello conlleva para el ámbito de la hidrologı́a conforme los
planteamientos de ésta se van adaptando a las nuevas prestaciones que dicha ciencia ofrece.

1.4. Aplicaciones y modelos para pérdidas de suelo y erosión


Puesto que son también tratados en un capı́tulo de esta obra, los análisis referentes a la
erosión y su relación con la presencia de cartografı́a digital deben ser también analizados en
su evolución a lo largo del tiempo.
Frente al análisis hidrológico antes descrito, donde los planteamientos eran más variados,
los modelos desarrollados para la estimación de pérdidas de suelo y erosión siguen en lineas
generales unos patrones comunes muy similares, dependiendo intensamente de los resultados
obtenidos en el análisis del MDT. Este hecho se pondrá de manifiesto en la breve reseña de
las aplicaciones mas importantes, ası́ como especialmente cuando se alcancen dentro del texto
los contenidos particulares sobre esta materia.
La diferenciación de etapas notables en cuanto a la concepción de los distintos planteamien-
tos, al igual que sucedı́a en el caso de los modelos tratados en el apartado anterior, presenta
un punto clave en la aparición de los Sistemas de Información Geográfica, y especialmente
en la implantación definitiva de éstos en el campo del análisis y la gestión del medio. De
este modo, aproximadamente a mediados de la década de los ochenta, cuando la presencia
de MDTs se hace notable y las capacidades y técnicas disponibles para el manejo de éstos
han alcanzado una cierta evolución, empiezan a surgir actualizaciones de los modelos clásicos
al mismo tiempo que otros nuevos se desarrollan sobre bases conceptuales nuevas apoyadas
fundamentalmente en las capacidades de tipo SIG que se encuentran ya disponibles.
Anteriormente a este periodo, el uso de medios informáticos para el cálculo de pérdidas de
suelo se basaba fundamentalmente en el aumento de detalle obtenido gracias a la capacidad
de manejar extensas bases de datos que permitı́an los ordenadores. Ası́, el modelo clásico de
la Ecuación Universal de Pérdidas de Suelo (USLE), da paso al modelo RUSLE, donde la
formulación de la expresión básica es la misma, pero cada factor se descompone hasta un nivel
de detalle mayor, siendo complejo el manejo del gran número de parámetros necesarios sin la
ayuda de la aplicación desarrollada a tal efecto y designada con el mismo nombre del modelo.
La tendencia hacia la creación de modelos de tipo fı́sico también es notable en este caso,
comenzándose el desarrollo de modelos de esta ı́ndole que tratan de superar las limitaciones
achacables a los previamente existentes, generalmente asociadas con las hipótesis asumidas
por los mismos.
De estos planteamientos surgen modelos como el WEPP (Water Erosion Prediction Pro-
ject), el EUROSEM (European Soil Erosion Model) o KINEROS2, reseñables entre el gran
número de otras formulaciones de menor entidad que surgen progresivamente.
No obstante, la llegada de los SIG marca el camino hacia una nueva serie de prestaciones
que añadir a los modelos para el estudio de la erosión. Dichos SIGs hacen posible que, en
todos los modelos existentes, ası́ como en todos los que desde ese momento se desarrollen,
los parámetros relativos a la morfologı́a del relieve — presentes en todas las formulaciones —
puedan estimarse de un modo distinto con un grado mucho mayor de precisión. Por otra parte,
el estudio agregado de los fenómenos erosivos se ve mejorado por la posibilidad de estudiar
1.5. ANÁLISIS DEL TERRENO 15

dichos fenómenos de modo distribuido sobre una cuenca, aumentando la resolución al igual
que sucedı́a con otros modelos hidrológicos enfocados al estudio de caudales y similares.
Con lo anterior, las adaptaciones de modelos sobre Sistemas de Información Geográfica son
abundantes — y recientes —, existiendo variedad de modelos sobre los SIGs más populares.
A destacar en este sentido las realizadas sobre los modelos USLE y RUSLE — las cuales se
analizarán en detalle en el capı́tulo correspondiente —, ası́ como por ejemplo el modelo SWAT,
del cual existen interfaces sobre los SIGs GRASS y ArcInfo , desarrolladas todas ellas ya en
la década de los 90.
La tendencia actual es la unión dentro de un mismo modelo — y, por tanto, de una misma
aplicación informática —, de las capacidades de modelización de erosión, pero también las
de estimación de escorrentı́as y caudales que son necesarias para los mismos, constituyendose
verdaderos modelos hidrológicos como tales, aunque siempre con un enfoque prioritario so-
bre el análisis de procesos erosivos. Modelos como los anteriormente citados EUROSEM o
KINEROS2 son ejemplos de esta filosofı́a.
Para cerrar este apartado, no debe tampoco dejar de hacerse mención en este punto a
la teledetección, que contribuye igualmente de manera notable a la obtención de parámetros
temáticos y a posibilitar una actualización rápida y constante de los mismos, incorporando
ası́ importantes elementos dentro de la modelización de la erosión basada en aplicaciones de
tipo SIG y en un tratamiento informático de los datos disponibles.

1.5. Análisis del terreno


Por su especial implicación dada la temática de esta obra, los aspectos históricos referidos
al análisis del terreno a partir de la figura fundamental del Modelo Digital del Terreno resulta
conveniente tratarlos brevemente de modo aislado.
Constituyendo un apartado particular dentro del análisis asociado a los SIG, la mayor
potencialidad demostrada por los MDTs frente a otras representaciones cartogáficas, ası́ como
la mejor disposición para prestarse a un análisis computacional intenso, han hecho que en
numerosas ocasiones las implementaciones a este respecto se hayan realizado de forma ajena
a los grandes SIG como tales.
Situando temporalmente el trabajo con MDTs, se puede afirmar que su análisis fuerte no
tiene lugar hasta la década de los 80, pese a que ya existián con anterioridad aplicaciones
como GRID que permitı́an el trabajo con mallas de datos raster, principal formato en que
este trabajo sobre los MDTs se va a desarrollar. El desarrollo pleno de las metodologı́as
actuales tiene lugar enteramente ya en los años 90, encontrándose una buena parte de dichas
metodologı́as relacionadas con el análisis hidrológico y la extracción de parámetros y elementos
de interés en la modelización hidrológica, pudiendo mencionarse a ésta como una de las grandes
beneficiarias del desarrollo de todas las técnicas alrededor de los MDTs y su estudio detallado.
Entre las aplicaciones autónomas donde se implementan las rutinas y algoritmos principales
a este respecto cabe destacar los programas originales de Jenson — que, como veremos, son
responsables de un cierto número de formulaciones de gran trascendencia —, ası́ como los
programas TAPES–G (Terrain Analysis Programs for the Environmental Sciences) (Gallant y
Wilson, 1996) o TOPAZ (TOpographic PArametriZation) (Garbrecht y Martz, 1997), también
de muy importante relevancia.
TARDEM, (Tarboton, 1997) representa igualmente un hito importante en la historia de
análisis hidrológico basado en MDTs. Esta aplicación ha sido implementada sobre un SIG —
en particular ArcGIS de ESRI — bajo el nombre de TAUDEM.
Otras aplicaciones a destacar pueden ser RiverTools (Peckham, 1997), especialmente orien-
tada a la extracción de parámetros hidrológicos, y SAGA (Conrad, 2002), con una impresio-
16 CAPÍTULO 1. HISTORIA

nante baterı́a de elementos para el análisis del terreno, y que por el gran interés que conlleva
para este texto será detallada en su manejo y fundamentos en otros apartados del mismo.
La gran mayorı́a de estos programas generan resultados que son necesarios para la utili-
zación de modelos hidrológicos, y constituyen asimismo el referente seguido por otra serie de
modelos desarrollados con posterioridad y que incorporan en ellos mismos las capacidades de
análisis del terreno necesarias para su propio funcionamiento.
Por último, no debe olvidarse, junto a los anteriores, las soluciones implementadas en
los meros Sistemas de Información Geográfica, en especial la gran serie de funcionalidades
presentes en el SIG libre GRASS, ası́ como el módulo GRID de análisis raster presente desde
sus primeras versiones en el software ArcInfo — y continuada en sus versiones actuales —,
y que ha jugado un importante papel en el desarrollo de gran número de planteamientos en
relación con los MDTs
Capı́tulo 2

MDTs y análisis del terreno

If you torture the data enough, it will confess.


Ronald Coase

Errors using inadequate data are much less than those using no data at all.
Charles Babbage

2.1. Introducción

Los avances en las técnicas de recogida de información, conjugados con los nuevos formatos
de almacenamiento de dicha información y la creciente potencia informática disponible para
su manejo, se han erigido en los últimos años como los verdaderos impulsores de las técnicas
y planteamientos existentes en las disciplinas fundamentadas en el análisis del territorio y el
medio fı́sico, entre ellas la hidrologı́a. El objetivo de este primer capı́tulo es introducir con el
suficiente detalle las nuevas formas de cartografı́a y presentación de la información espacial,
obteniendo un conocimiento profundo de éstas que nos permita abordar su análisis y realizar
una explotación rigurosa y eficaz de dicha información en toda su extensión.
De entre las formas cartográficas analizadas es preponderante, tanto por su importancia
general como por el mayor empleo del que será objeto posteriormente en las formulaciones
hidrológicas, el Modelo Digital del Terreno (MDT), equivalente directo en formato digital de
la cartografı́a de elevaciones habitual mediante curvas de nivel. Otros formatos y otro tipo
de informaciones son analizadas, no obstante, siendo empleadas en distintos puntos de este
libro. Con ello, quedan recogidas aquı́ todas las formas de almacenamiento de información
espacial cuyo análisis pueda derivar resultados de interés desde el punto de vista del estudio
hidrológico.
En todos estos elementos cartográficos, el análisis se restringe a las propiedades y carac-
terı́sticas cuya comprensión sea necesaria para posteriores operaciones, prescindiendo de una
larga serie de conceptos (muy larga, a decir verdad, dado el desarrollo y la complejidad de
estas entidades) de igual o mayor importancia, cuyas implicaciones suponemos resueltas y sin
transcendencia alguna sobre el material aquı́ tratado. El conocimiento de estas otras facetas,
de ı́ndole muy similar en ocasiones a las aquı́ presentadas, es comentado muy sucintamente
para enfocar al lector avanzado que, sin duda, complementará eficazmente los contenidos de
este libro con otras lecturas de entre las propuestas como básicas para cada apartado.

17
18 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

2.2. Modelos Digitales Del Terreno


La utilización de cartografı́a de elevaciones de corte clásico, con representaciones del terre-
no basadas en sistemas de representación más o menos habituales (el más extendido, con
diferencia, el sistema acotado habitual en los mapas de curvas de nivel), ha venido siendo la
constante en el desarrollo habitual de actividades que requirieran de uno u otro modo una
cierta representación del terreno, bien como elemento primigenio para la realización de análi-
sis diversos o como formato para la presentación de los resultados de éstos u otros análisis
realizados sobre los distintos elementos del medio. El manejo de la información territorial y,
en particular, de la información referente a elevaciones, se ha realizado mediante el uso de
modelos analógicos tales como los mapas y planos por todos conocidos, situación que en los
últimos tiempos, y en relación con las técnicas que atañen al desarrollo de la materia de este
libro, ha variado sensiblemente con la introducción de modelos de naturaleza digital, y en
particular los denominados Modelos Digitales del Terreno (MDT).
Si la cartografı́a de curvas de nivel constituı́a la base para el estudio de los componentes de
un entorno hidrológico, ahora es el MDT quien, bajo los conceptos y formulaciones existentes
hoy en dı́a para la generalidad de la cartografı́a en soporte digital, se encargará de proporcionar
la información altitudinal detallada que servirá de base a la práctica totalidad de análisis
posteriores.
El registro de la realidad fı́sica de una zona mediante elementos gráficos (curvas de nivel)
llevado a cabo en los medios cartográficos clásicos, se sustituye ahora en los MDTs por un
almacenamiento de la información de tipo puramente numérico mediante el cual es posible,
además de la lógica restitución de las representaciones clásicas cuya vigencia actual no debe
cuestionarse, el desarrollo de un análisis más detallado y profundo del relieve y sus consecuen-
cias en cada ámbito de estudio (el hidrológico en el caso de esta obra). Este almacenamiento
en calidad numérica es el que permitirá la automatización de las tareas de análisis, junto con
la incorporación de dicha información dentro de los algoritmos numéricos diseñados para la ca-
racterización de la misma, y cuyo desarrollo y fundamentos constituyen el grueso del presente
capı́tulo.
Es esta cualidad de mayor potencialidad como generadora de futura información la que
hace que los Modelos Digitales del Terreno, entendidos éstos como la alternativa cartográfica a
los mapas utilizados clásicamente en hidrologı́a, deban ser analizados en este libro con un rigor
y profundidad por encima de otros conceptos mas explı́citamente situados dentro de la pura
hidrologı́a, y con un desarrollo mucho mayor que el que sus antecedentes hubieran merecido
en textos sobre la misma materia pero sin el enfoque computacional otorgado al presente.
Explicada, pues, la importancia de este tema en el conjunto de la obra, comencemos con una
definición clásica habitual en textos sobre el mismo para fundamentar la exposición posterior.
En la definición de Burrough (1998), un MDT es ((una representación matricial regular de
la variación continua del relieve en el espacio))
Bajo esta definición, acertada y precisa, se presentan, no obstante, y sin más información
accesoria, una serie de indefiniciones que ahora trataremos con detalle, presentando las al-
ternativas posibles que en la actualidad vienen empleándose al respecto, para posteriormente
sobre ellas acotar nuestro ámbito de actuación y proceder a la introducción pormenorizada de
algoritmos y formulaciones relacionadas.

2.2.1. Tipos de Modelos Digitales del Terreno


La validez del aserto de Burrough deja, en primer lugar, aisladas una serie de posibilidades
que actualmente, si bien con menor frecuencia, se presentan para solucionar el almacenamien-
to de datos espaciales de elevaciones y su posterior procesado. La naturaleza matricial del
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 19

modelo que Burrough describe es solo una — aunque la más habitual — de llevar a cabo lo
anterior, definiendo cada caso y cada estudio una forma particular de solucionar el problema.
Para el caso del análisis hidrológico ésta es, sin duda, la que mayores ventajas ofrece, unidas
estrechamente con una mayor facilidad para la comprensión de los fundamentos matemáticos
y la implementación de éstos mediante algoritmos correspondientes, lo cual, sin embargo, no
es óbice para evitar la exposición de algunas de esas otras soluciones con las cuales el análisis
en términos hidrológicos puede igualmente llevarse a cabo.
Además de lo anterior, y pese a que el MDT es el documento cartográfico por excelencia
para el análisis que se pretende abordar en esta obra, existen otra serie de mapas con los que
también se trabajará en formato digital y cuyas caracterı́sticas no dan lugar a una tan clara
preferencia por uno u otro formato. Por ello, y tomando distancia para estudiar no sólo los
MDTs — que ya se analizarán con profusión en sucesivos apartados — sino el conjunto global
de documentos cartográficos de interés para nuestro cometido actual, se tratarán de explicar
seguidamente las diversas alternativas en cuanto al almacenamiento de estos mapas en un
formato digital adecuado.
Debe entenderse ahora, pues, un MDT más allá del significado fı́sico del mismo, su proce-
dencia o sus cualidades inherentes desde el punto de vista tangible del modelo que constituye,
y pensar en él como una mera forma de almacenamiento de los datos recogidos en campo de
uno u otro modo, y que contienen de por sı́ la información geomorfológica del relieve objeto
de análisis posterior. Ası́, pueden desde esta perspectiva definirse los siguientes enfoques o
concepciones de los datos según su modo de almacenamiento, los cuales, como se dijo, no sólo
son aplicables para el caso de recoger elevaciones — éste es el caso del MDT —, sino cualquier
otra variable espacial que pueda dar lugar a la elaboración de algún tipo de cartografı́a.

Enfoque Vectorial .
El enfoque vectorial se basa en el almacenamiento de los datos mediante entidades in-
dependientes, cada una de las cuales posee unas caracterı́sticas propias que lo definen, y
siendo su conjunto el que conforma la estructura espacial de las propiedades asociadas
en el área tratada. Las entidades consideradas son por norma general de tipo geométrico,
en particular puntos, rectas y polı́gonos en el caso bidimensional habitual. La estructura
vectorial permite una gran flexibilidad en el manejo de la información, en cuanto que
ésta puede tener distintas formas y caracterı́sticas con menores limitaciones que en el
caso raster que se verá a continuación, lo que la hace ideal para almacenar informa-
ción temática, como la empleada frecuentemente en aplicaciones SIG para, por ejemplo,
estudios de planificación ambiental o similares, por nombrar una disciplina quizás mas
cercana al lector.
La información almacenada en formato vectorial tal como la anterior, generalmente
es más económica en términos de almacenamiento, aunque desde el punto de vista de
su procesado no ofrece las ventajas y potencia del formato raster para el caso que se
contempla en estas páginas.

Enfoque Raster .
La filosofı́a de almacenamiento raster guarda la información de modo regular en uni-
dades predefinidas. En este caso la superficie queda dividida en elementos regulares a
cada uno de los cuales se le asocia un valor correspondiente a la variable estudiada en
dicho elemento. En el caso mas frecuente, éstos suelen ser generalmente celdas de tipo
cuadrado, lo que permite asimilar la estructura de tesela con elementos cuadrados a una
matriz ordinaria sobre la cual efectuar los cálculos pertinentes. Este hecho da lugar a un
análisis más sencillo y potente de las variaciones de las propiedades en el espacio, a la
20 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

par que más intuitivo y simple. La notación de los procesos queda también simplificada
en gran medida para este caso.
El inconveniente principal del modelo raster reside en la discretización del espacio a la
que da lugar, responsable directa de una perdida de precisión que se antoja la desventaja
más notable del mismo, y la cual debe ser asumida desde un primer momento a la hora de
trabajar bajo este modelo de almacenamiento, siendo conscientes de dicha circunstancia.
La ventaja principal — amén de la ya citada simplicidad en la gran mayorı́a de los casos
—, la encontramos especialmente en el manejo eficiente y adecuado de información de
tipo continuo, tal y como es el caso de las elevaciones recogidas en el MDT, al permitir las
operaciones sobre dicha información de una manera mas acorde con la propia naturaleza
de la misma.
Dentro de este enfoque, la disposición de la unidades que conforman el terreno repre-
sentado, tanto en su forma como en su organización o distribución sobre el espacio que
representan, da lugar a diversos planteamientos presentes en desigual proporción a la
hora de su aplicación real en unas u otras disciplinas. Ası́, conjuntamente con la men-
cionada estructura de malla de celdas cuadradas, otras configuraciones posibles pasan
por el empleo de celdas hexagonales formando paneles de tipo abeja — reconocido en
ocasiones como estructura mas óptima y con menor error de cara al cálculo realizado
sobre la misma, aunque de uso poco extendido por perder gran parte de la simplicidad
que caracteriza a la estructura de celdas cuadradas —, o estructuras con densidades de
mallado variables según las distintas áreas del terreno que se consideren.

Las dos tendencias anteriores definen en lı́neas generales unos conceptos y unas filosofı́as
de almacenamiento sobre las cuales aún pueden darse variaciones de cierta entidad como bre-
vemente se apuntó en el último caso. Habiéndose expresado sin detalle la mejor disposición
para nuestro trabajo de las mallas raster frente a las estructuras de tipo vectorial — se pro-
fundizará en este aspecto en breve —, podemos ahora analizar con algo más de detalle las
principales formas que se derivan de los paradigmas anteriores, concluyendo ası́ la descripción
de éstos y emplazándonos en situación adecuada para adentrarnos seguidamente en su análisis
pormenorizado.

Representación vectorial mediante contornos


Acostumbrada como estará cualquier persona cuyo trabajo implique un estudio del medio
a través de cartografı́a a trabajar con mapas clásicos de curvas de nivel, la representación
mediante ellas de la topografı́a de un terreno sigue y seguirá siendo una fuente importante de
información. Muchas son, sin duda, las ventajas de esta forma de representación además de su
familiaridad de manejo, ventajas que, sin embargo, se materializan en mayor medida para un
uso directo por parte de la persona, y plantean dificultades e inconvenientes de notable calibre
a la hora de ser incorporadas como datos base dentro de formulaciones algorı́tmicas como las
que deben tratarse en este libro.
Desde el punto de vista de su almacenamiento, resulta claro que un mapa de elevaciones
mediante curvas de nivel constituye una representación de tipo vectorial, compuesta por un
conjunto de lı́neas a las cuales se asocia un valor altitudinal concreto. Se asocian al mismo, por
tanto, las dificultades de manejo anteriormente aducidas, ası́ como una limitada potencialidad
para generar nueva información en base a operaciones algoritmicas más o menos sencillas
Sin olvidar su importancia ni ignorar el hecho de que en la actualidad existe una gran
parte de cartografı́a del terreno en este formato — aunque, todo sea dicho, no pensada para
un uso intenso desde el punto de vista del análisis hidrológico —, debemos afirmar que no
es éste el formato más apto para la llevar a cabo nuestra tarea, por razones tales como la
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 21

discontinuidad en la información almacenada o la dificultad o imposibilidad de aprovechar


ésta para un estudio directo de otros parámetros que resultan del cálculo sencillo mediante la
utilización de distintos formatos.
La obtención de Modelos Digitales del Terreno en otros formatos a partir de curvas de
nivel es, en mi experiencia, una manera bastante extendida de obtener una base sobre la que,
pretendidamente, disponer de un mejor material para llevar a cabo análisis de tipo hidrológico
u otros. Este hecho, derivado de la facilidad de obtención de cartografı́a basada en representa-
ción de curvas de nivel , supone en muchos casos un error notable ya que, si bien se puede llegar
a estructuras que permiten un análisis mas completo y se adaptan mejor a las exigencias de
las formulaciones empleadas en dicho análisis, dan lugar a cartografı́a de calidad insuficiente,
desvirtuando la información de partida al suponer que en base a ella pueden obtenerse mejoras
sensibles en cuanto a cantidad y calidad de los datos representados.
En otras palabras, la conversión de mapas de curvas de nivel en estructuras óptimas para su
análisis computacional — tales como las mallas raster que en breve se tratarán — representa
una tarea en absoluto sencilla y de la que el usuario habitual debe prescindir salvando la
tentación de llevar a cabo este trabajo mediante, por ejemplo, la aplicación de algún que otro
algoritmo de interpolación en un Sistema de Informacion Geográfica de los habituales, en arás
de la precisión y bondad de los resultados. La recomendación sintética no es otra que la de
procurarse los datos — siempre que ello resulte viable, obviamente – en el formato adecuado,
y nunca olvidando que en la transformación, de tener ésta lugar, siempre se pierde información
aunque pueda en ocasiones parecer lo contrario.

Representación vectorial mediante redes de triángulos irregulares (TIN)

La representación vectorial mediante redes de triángulos irregulares (Triangulated Irregular


Network en ingles, TIN abreviadamente) (Peucker, 1978), representa una alternativa moderna
y notablemente eficiente para el almacenamiento de datos de elevaciones. Básicamente, el
terreno se caracteriza mediante la definición de una serie de puntos de interés o representativos
del mismo, los cuales se conectan formando una red de triángulos con mayor densidad en las
zonas abruptas (donde son necesarios más puntos representativos para su caracterización) y
menor en las zonas llanas. El terreno queda ası́ dividido en triángulos los cuales definen planos
con unas caracterı́sticas propias de pendiente y orientación espacial que caracterizan el relieve
dentro de dicho triángulo, y en base a los cuales, y en relación con los triángulos adyacentes,
pueden derivarse sucesivos parámetros.

Figura 2.1: Representación del relieve mediante redes de triángulos irregulares (TIN) (Adaptado de
Mitasova).

Para el lector interesado en el aspecto computacional, rico y abundante, de esta cons-


trucción, comentar que la elaboración de la red de triángulos se realiza dando lugar a una
estructura conocida como triangulación de Delaunay en la que se cumplen una serie de pro-
piedades que garantizan el buen comportamiento desde el punto de vista matemático para
22 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

posteriores análisis. Sin abundar, por innecesario, en este concepto, apuntar tan sólo la rele-
vancia de estas estructuras dentro de la geometrı́a computacional y la gran aplicabilidad en
campos de estudio muy diversos donde representan elementos básicos de utilización habitual.
Volviendo al caso que nos ocupa, esto es, la hidrologı́a, los TIN , mejorando las prestacio-
nes ofrecidas por las representaciones basadas en isolı́neas, se demuestran insuficientes para un
análisis preciso, principalmente por el costo en términos computacionales y de almacenamien-
to que supondrı́a el trabajo bajo unas condiciones de precisión similares a las ofrecidas, por
ejemplo, por una representación de tipo raster. La principal ventaja de la representación me-
diante triángulos irregulares, es decir, la capacidad de caracterizar el espacio con únicamente
una fracción de sus puntos, extrayendo aquellos mas caracterı́sticos y reduciendo la comple-
jidad fisiográfica a elementos sencillos, se pierde cuando el número de tales puntos aumenta
drásticamente para cumplir las exigencias mı́nimas deseables de cara al análisis hidrológico.
Es ası́ que, pese a la bondad de este método desde muchos puntos de vista, no lo empleare-
mos en este texto por considerar que, en su forma común y con unas caracterı́sticas de detalle
habituales, representa una alternativa mejorable en cuanto a precisión de los resultados finales
obtenidos a partir de su estudio.
Lo anterior no quiere decir, sin embargo, que disponiéndose de una representación del
terreno mediante un TIN , éste presente dificultades notables o impedimentos para su análisis
tales como las que fueron objetadas en el caso de trabajar con curvas de nivel. Si bien las
formulaciones y algoritmos superan en la práctica totalidad de operaciones la complejidad de
los mismos sobre mallas raster — ya se ha dicho que la sencillez es la gran virtud de éstas —,
un TIN, siempre teniendo presentes las limitaciones de precisión aducidas con anterioridad,
representa una alternativa adecuada para el análisis hidrológico, aunque por motivos de espacio
y homogeneidad de contenidos no queden reflejadas las formulaciones correspondientes en este
texto.
Aunque no tan extensa como en el caso raster, existe una cierta bibliografia acerca del
tratamiento de redes de triangulos para análisis hidrológico, algunas de cuyas referencias he
optado por incluir al final de este libro pese a no ser mencionadas explicitamente en el mismo,
pues pueden resultar de interés para el lector. Los resultados en este sentido, no obstante, son
de carácter mayoritariamente experimental, no siendo nada frecuente el encontrar implemen-
taciones de análisis hidrológico basadas en TINs en software comercial habitual.
Por último, y al igual que se señaló en el caso de las representación mediante curvas de nivel
y su conversión en otros formatos, la relativa facilidad con la que dichas otras modalidades
de representación pueden derivarse a partir de un TIN no debe dar lugar a equı́vocos y debe
quedar claro que tal conversión, aun creando un escenario mas propicio, no mejora la calidad
de los datos y por tanto difı́cilmente lo hará con la de los resultados obtenibles. Mi insistencia
a este respecto — y que espero el lector sepa disculpar — viene motivada por mi propia
experiencia en este campo, donde con demasiada frecuencia tienen lugar este tipo de hechos que
pueden restar valor a un estudio hidrológico bien realizado por un error grave pero subsanable
de los conceptos de base.

Representacion raster mediante celdas de resolución variable


Dejando ya las representaciones basadas en el paradigma vectorial de almacenamiento
de datos espaciales, entramos en el concepto radicalmente distinto del almacenamiento me-
diante modelos de tipo raster, el cual en breve nos llevará al tipo de representación que nos
acompañará a lo largo de todo el resto del libro como base para la casi totalidad del trabajo
sucesivo.
Aunque surgen al amparo de las mallas de resolución constante, de las que representan
una adaptación y una cierta evolución, analizaremos en primer lugar aquellas de resolución
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 23

variable, sobre las que tan sólo nos detendremos brevemente pues sus caracterı́sticas, aún
suponiendo una mejora en cuanto a optimización de tiempo y recursos, no han dado lugar
hasta la fecha a apenas formulaciones de análisis dentro de la hidrologı́a — sı́ en otros campos
—, por lo que no serán consideradas como elementos útiles de cara a nuestros objetivos.

Figura 2.2: Esquema de una malla irregular de datos.

El concepto fundamental de este modelo de almacenamiento consiste, no en una división


regular del espacio en unidades elementales de idénticas caracterı́sticas, sino en una descom-
posición jerárquica del terreno que da lugar a un división en zonas de resolución variable. El
almacenamiento de una estructura como la anterior, lejos de poder llevarse a cabo mediante
una simple matriz — el caso más sencillo de malla de celdas cuadradas — o un conjunto
de valores dispuestos según un determinado patrón regular, debe darse haciendo uso de más
complejas estructuras de datos tales como arboles jerárquicos de caracter dinámico, que elevan
notablemente la complejidad de cara a un análisis de la información en ellos contenida.
La figura (2.2) muestra un esquema del aspecto de las unidades irregulares en una malla
como la anterior.
Las ventajas del empleo de mallas con resolución variable, no suponiendo un factor en
absoluto crı́tico para el estudio que pretendemos, no resultan adecuadas para el mismo al no
compensarse el modo alguno el esfuerzo adicional necesario para tratar con la complejidad que
atañen desde el punto de vista de su manejo y procesado.

Representacion Raster mediante celdas de resolución constante


Y llegamos por último al formato de almacenamiento que, como se viene anunciando desde
algunas lı́neas atrás, va a establecerse como elemento básico de trabajo de aquı́ en adelante,
y sobre el que, de un modo u otro, va a versar directamente el contenido restante de este
capı́tulo.
Aunque se tratarán en profundidad todos los aspectos relacionados con los MDTs repre-
sentados como mallas de celdas regulares, la definición sintética de los mismos se realiza en
este punto de la forma más breve posible, siendo, no obstante, suficiente para aportar una
idea completa de éstos. La sencillez conceptual de esta forma de representación aflora una vez
más haciendo patente la razón principal que ha llevado a la misma a su posición privilegiada
como formato de almacenamiento y fuente de información en lo que a relieve y topografı́a del
terreno se refiere.
Una malla de celdas regulares no es sino una división de una zona en unidades de forma
regular, de tal forma que el conjunto de éstas dispuestas de modo ordenado cubra la totalidad
de la zona, quedando reflejadas las caracterı́sticas de la misma en los valores asociados a cada
una de dichas unidades. De entre las unidades que pueden tomarse, resulta unánime el empleo
de celdas de forma cuadrada, dando lugar a una malla lo más regular posible que también
hace máximas otras cualidades tales como sencillez y facilidad de análisis y que permite un
24 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

empleo óptimo de la misma para el estudio hidrológico del terreno representado.

Figura 2.3: Representación numérica y en escala de grises de una porción de un Modelo Digital del
Terreno

Aunque en este libro no se tratará el empleo de imágenes aéreas o fotografı́as de satélite


para el análisis hidrológico, resulta interesante comentar que el formato en que estas imágenes
se almacenan para uso mediante medios informáticos no es sino una malla raster en la que cada
celda, en lugar de contener valores de altura u otro parámetro fı́sico, contiene información sobre
la tonalidad e intensidad de color de la misma. La coincidencia en estos formatos hará mucho
mas sencillo el uso conjunto de ambas fuentes de datos, siendo ésta una de las principales
razones de la fuerte presencia de representaciones raster en el uso y manejo habitual de datos
geográficos.
Pese a ello, ya se ha dicho que el empleo de imágenes de cualquier tipo no quedará con-
templado en este texto como materia a tratar, manteniéndose, no obstante, el mayor interés
de las mallas raster para nuestro trabajo, justificado plenamente por la naturaleza del estudio
que en base a ellas pretendemos desarrollar en estas páginas.
A falta de mejores palabras o mayores descripciones que no entren ya en el terreno de lo
redundante, una imagen del aspecto de una de malla regular de elevaciones, complementada
con una representación mediante escala de grises de la misma, se muestra en la figura (2.3),
poniendo punto final a este apartado y encaminándonos ya hacia verdadero análisis del terreno,
una vez que la forma óptima de representar éste ya fue con exactitud definida.

2.2.2. Mallas raster de datos continuos y discretos


La buena disposición del almacenamiento mediante mallas raster para contener información
espacial relativa a variables continúas, supone uno de los hechos mas notables acerca de las
mismas y, como se ha visto, una de las circunstancias que más importante papel han jugado en
la elección de este tipo de estructuras para contener los datos básicos de elevaciones a partir
de los cuales vamos a estructurar nuestro trabajo desde este punto.
Estas elevaciones, siendo una variable continua, se prestan perfectamente a representarse
haciendo uso de una malla raster, al igual que muchos otros parámetros con los que se va a
trabajar a lo largo del libro con mayor o menor profundidad. No obstante, otros tantos de estos
parámetros no son en absoluto de naturaleza continua, si bien su importancia para el análisis
hidrológico es a menudo elevada, debiendo emplearse de tal manera que los formatos de todos
los datos que entran a concurso en el análisis a desarrollar sea adecuados y compatibles con
un uso conjunto de la totalidad de datos antedichos.
El objetivo de este breve apartado no es otro que recalcar esta circunstancia, aprovechando
la ocasión para comentar algo más acerca del almacenamiento de esos datos no continuos y las
similitudes y diferencias que se presentan en comparación con el registro de datos continuos.
Dentro de los datos de naturaleza no continua podemos establecer una división de acuerdo
con que la información en sı́ se encuentre directamente en los valores recogidos en la malla
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 25

raster o bien estos sean simplemente una codificación que permita la conexión con una base de
datos donde se encuentre dicha información almacenada. Una malla raster que recoja valores
del parámetro C de la Ecuación Universal de Pérdidas de Suelo (USLE) es un ejemplo del
primer caso, mientras que una malla donde se almacene información acerca de los usos de
suelo (de la cual podrı́a derivarse la anterior) se encontrarı́a en el segundo caso.
En la medida de lo posible, la utilización de este último tipo de mallas de datos se va a
evitar a lo largo del texto, en cuanto que resulta más adecuado trabajar sobre elementos que
conformen una información completa de modo autónomo, no debiendo entrar en explicaciones
accesorias acerca del manejo de otras formas derivadas. Una vez comprendida la naturaleza y
los fundamentos básicos de las mallas raster para almacenamiento de datos espaciales, inde-
pendientemente de la información que contengan, se trata de poder aplicar directamente ese
conocimiento para todas las operaciones relacionadas con la hidrologı́a que van a ser llevadas
a cabo a lo largo de estas páginas.
La utilización de un enfoque raster para datos no continuos no resulta tan conveniente como
en el caso de datos continuos, siendo superada en muchos sentidos por un almacenamiento
de tipo vectorial, alternativa que se presenta con mas frecuencia en el uso habitual de este
tipo de información en prácticamente cualquier campo. No obstante, por las cuestiones de
coherencia y simplicidad mencionadas anteriormente, se ha considerado oportuno adoptar
un único paradigma de estructura de datos para todos los diversos tipos de información a
utilizar, decisión que se ha decantado a favor del tipo raster basándose principalmente en la
preponderancia de los datos de elevación, continuos ellos, en el entorno tratado. A buen seguro
el lector, con lo aquı́ recogido y con alguna información de fácil obtención acerca de modelos
vectoriales y de la relación raster–vectorial, podrá aprovechar óptimamente ambas filosofı́as
en una aplicación práctica de lo que en estas páginas queda desarrollado.

2.2.3. Valores Básicos que configuran el MDT


Analizadas ya las distintas formas bajo las cuales puede presentarse el Modelo Digital del
Terreno y escogida la más adecuada, pasamos ahora a definir con algo más de precisión las
diversas peculiaridades técnicas de aquella que nos servirá de base de aquı́ en adelante, es
decir, del Modelo Digital del Terreno registrado como una matriz de celdas cuadradas.
Cinco son los elementos principales que resultan necesarios para una definición completa
de la entidad anterior, a saber:

Una referenciación espacial de las celdas de acuerdo con algún sistema habitual de coor-
denadas.

Una definición de la orientación de la zona estudiada, de cara a conocer la variación de


dichas coordenadas a lo largo de las diversas celdas de la malla.

Una dimensión dada de las celdas.

Una matriz con los valores de altitud correspondientes a las celdas.

Un valor arbitrario para las celdas cuya información se desconoce.

El estudio de cada uno de éstos por separado y la integración y concepción conjunta de los
mismos nos dará los caracteres definitivos del MDT necesarios para su empleo, y arrojará sin
duda una cierta luz sobre la naturaleza de los mismos que facilitará la comprensión de futuros
elementos y formulaciones.
26 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Referenciación espacial
La localización en el espacio de cada valor dispuesto sobre el MDT y almacenado como
parte de éste resulta, de modo obvio, una necesidad para el estudio de la variación y el com-
portamiento de la variable que dicho valor representa. De otro modo, los atributos geográficos
de las entidades que recogen los anteriores valores son un elemento imprescindible para dotar
de sentido y utilidad al Modelo Digital del Terreno configurado.
En el enfoque vectorial, donde se veı́a la independencia de las entidades, la adjudicación de
unos atributos espaciales que permitan la localización de cada una de ellas es necesaria para
todas y cada una de las mismas, al no existir ningún tipo de coherencia espacial que permita
la deducción de unas a partir de otras. La estructura regular y perfectamente estructurada de
una malla raster hace innecesaria la definición con carácter individual de dichas propiedades
espaciales, en cuanto que el conocer una en particular ya nos faculta, en virtud de la antedicha
regularidad, para extraer la de cualquier otra celda que deseemos.
Ası́ pues, una información de primera necesidad reside en la definición de la localización
de una celda cualquiera, estableciéndose ésta como referente en términos geográficos para el
resto de la malla y permitiéndonos el emplazamiento completo de la zona representada por
nuestro MDT

Orientación de la malla
Aunque resulta raro encontrar, por una mera razón de simplicidad, Modelos Digitales del
Terreno cuya orientación sea distinta de la Norte–Sur — esto es, que el eje vertical del MDT
representa el eje Norte–Sur —, es conveniente resaltar aquı́ esta circunstancia con el fin de
establecer por completo la totalidad de información necesaria para la correcta definición del
MDT. Aunque con frecuencia se obvia este hecho y se da por supuesta la orientación Norte–
Sur de la malla, resulta éste un parámetro de igual importancia que los restantes, el cual,
en conjunción con la referenciación espacial ya comentada, nos permite comenzar a extender
dicha referenciación al resto de celdas de la malla según se apuntó con anterioridad.
Supóngase que se trabaja con coordenadas UTM, la orientación es la habitual ya mencio-
nada y se conocen las coordenadas X e Y de una celda. Por sencillez, sea esta celda la situada
en la parte superior izquierda de la malla y denominemos a y b a dichas coordenadas respec-
tivamente. Si representamos nuestra malla de datos como una matriz, quedando representada
cada celda por un elemento de dicha matriz, y situamos en cada celda el par de valores que
representan la situación de la misma, se tiene algo como lo siguiente.
 
(a, b) ? . . .
 ? ? ... 
 
.. .. . .
. . .
Definamos una función fU T M (x, y) que nos indica la coordenada de una celda determinada,
en base a la celda original de la cual se conoce su localización exacta. x e y son respectivamente
la columna y la fila en que se encuentra la celda en cuestión dentro de la malla. Dicha función
tendrá una expresión como la siguiente:

fU T M (x, y) = (a + x · g, b − y · g) (2.1)
Como puede apreciarse, se hace uso de una variable g necesaria para establecer la relación
entre la distancia medida en celdas y la existente en las unidades en que se trabaje con las
coordenadas UTM (habitualmente metros). Este parámetro, que no es otro que la resolución
o dimensión de las celdas, y que se abordará en el siguiente punto, completa los necesarios
para una correcta referenciación espacial del MDT como fuente de información.
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 27

Para cualquier lector con conocimientos básicos de álgebra resulta obvio que lo anterior
puede escribirse ventajosamente de modo matricial según lo siguiente
      
xU T M x g 0 a
= + (2.2)
yU T M y 0 −g b
perspectiva que complementa el desarrollo previo y facilita la comprensión del sencillo proceso
que tienen lugar en este punto y que es de imprescindible comprensión para la asimilación de
los conceptos básicos relativos al manejo de MDTs a este nivel.

Resolución o tamaño de celda


Habiendo ya hecho un uso anticipado de este parámetro, debiera restar poco que decir
acerca del mismo, como ası́ sucede, siendo consciente el lector a estas alturas del papel que
juega y lo que representa en el conjunto del MDT. No obstante, algunas puntualizaciones
pueden ser hechas pues es éste, y no otro, el elemento que define la precisión y la capacidad
intrı́nseca del MDT y su estructura para dar lugar a resultados con uno u otro margen de
exactitud.
Como puede deducirse de la expresión del punto anterior, el parámetro g es empleado
indistintamente tanto como dimensión en la dirección N–S como en la O–E, en una indicación
más de que el tipo de celdas usadas es el cuadrado, siendo por tanto las dimensiones de
dichas celdas iguales en ambos ejes. El trabajo con celdas rectangulares es posible mediante la
definición de dos resoluciones, aunque por no utilizarse en el presente contexto no es procedente
detallar mas información al respecto.
Desde un punto de vista cuantitativo, y sin entrar a detallar formulaciones relativas al
análisis de errores o similares, sino apoyándonos en la experiencia y el uso cotidiano con una
eminente finalidad práctica, debemos considerar de modo adecuado la magnitud más óptima
de este parámetro para los MDTs que pretendemos emplear como elemento base en nuestro
estudio hidrológico. Ası́, atendiendo a los objetivos planteados en este libro y teniendo en
mente la aplicación correcta y siempre realista de las formulaciones que serán desarrolladas,
los tamaños de celda recomendables para el análisis hidrológico y que la simple experiencia
señala como más adecuados desde el punto de vista de la precisión y al mismo tiempo la
operabilidad de los datos, se sitúan en el entorno de los 10–50 metros, pudiendo este valor
aumentarse según las circunstancias en caso de trabajar con cuencas de gran tamaño y MDTs
de amplia extensión.
Es posible también el trabajo con resoluciones menores hasta un nivel incluso submétrico,
aunque el empleo de éstas suele venir restringido a estudios de carácter muy local y modeliza-
ciones puntuales, como por ejemplo las que encontraremos en el capı́tulo dedicado al estudio
de los fenómenos erosivos en laderas. Siendo, como es, el objeto de este libro el trabajo con
cuencas y unidades hidrológicas de similar entidad, se entiende que las formulaciones pre-
sentadas a lo largo del texto sean adecuadas para su aplicación sobre MDTs con la citada
resolución alrededor torno a los 10 o 50 metros con carácter general, salvo excepciones que en
su momento serán convenientemente indicadas.
Con lo anterior, la localización del MDT y el empleo sobre una correcta base geográfica de
sus restantes componentes, que en breve serán desarrolladas, quedan ambas resueltas mediante
la definición de las variables ya explicadas exclusivamente, y será sobre ellas mismas según
los casos generales descritos anteriormente — es decir, trabajando con coordenadas UTM y
utilizando como unidad de medida el metro — como se supondrá que se encuentra dispuesto
el MDT en el que basaremos el trabajo subsecuente.
Merece hacerse mención en este punto, y antes de continuar con los restantes elementos
que configuran el conjunto del MDT y lo habilitan como herramienta de trabajo en el en-
28 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

torno actual, a la relación existente entre los elementos de georreferenciación que acaban de
describirse y las formas más habituales en que esta misma labor se realiza en el caso de las
imágenes aéreas, fuente de información cartográfica en formato digital que guarda amplia simi-
litud con nuestros MDTs como ya se dijo en la justificación del uso de éstos. Este paralelismo
ayudará sin duda a una mejor comprensión del apartado, a la vez que introducirá algunos
conceptos básicos pero de suma relevancia relativos a un elemento tan importante dentro del
tratamiento actual de la información espacial como son las imágenes aéreas y similares.
Para una de estas imágenes áereas, una metodologı́a habitual de establecer su georrefe-
renciación consiste en el almacenamiento de los parámetros anteriores en un fichero asociado,
generalmente con el mismo nombre y tomando como extensión la primera y ultima letra de
la extensión del fichero de imagen, añadiendo a estas una uve doble (por ejemplo, el fichero
asociado a una imagen en formato .tif quedaria como .tfw. Se tiene ası́ lo que se conoce
como un World File, y que es el fichero encargado de guardar la información mediante la cual
es posible conocer la situación exacta de la imagen a la que hace referencia. La estructura de
uno de éstos ficheros posibles se recoge bajo estas lı́neas.

1.0
0.0
0.0
-1.0
691200.0
4576000.0

La explicación del significado de las anteriores lı́neas es el siguiente.

Lı́nea 1. Tamaño de celda en la dirección Este–Oeste

Lı́neas 2 y 3. Ángulos de rotación del plano respecto a los ejes x e y. Estos valores son
siempre iguales a cero.

Lı́nea 5. Tamaño de celda en la dirección Norte–Sur, con signo negativo

Lı́neas 6 y 7. Coordenadas UTM X y UTM Y del punto superior izquierdo de la imagen.

Los anteriores valores son empleados para realizar un transformación afı́n de la forma
      
xU T M x g τx a
= + (2.3)
yU T M y τy g b
donde la notación es similar a la de 2.2, apareciendo los términos τx y τy , que representan
las rotaciones respecto a los ejes x e y. No obstante, por ser estos valores iguales a cero, la
anterior expresión se asimila de inmediato a (2.2). La similitud mencionada, por tanto, entre
la georreferenciación habitual en el caso de imágenes con la que se viene aquı́ presentando
para el caso de MDTs, es patente de modo notable, y mediante lo anterior quedará claro por
completo el significado de cada uno de los términos que venimos manejando a este respecto.
No es mi intención en este libro el entrar en aspectos puramente informáticos, y mucho
menos el trabajar con determinados formatos de fichero siempre susceptibles de mejora o de
caer en desuso por motivos ajenos a su propia bondad. He creı́do sin embargo interesante
realizar el anterior apunte, ası́ como, para concluir este punto, incluir un pequeño ejemplo de
fichero raster almacenado mediante texto ASCII, para ası́ arrojar algo más de luz sobre esta
materia.
El siguiente fragmento representa la cabecera de georreferenciacion de un fichero MDT
almacenado según el formato ASCII GRID propuesto por ESRI , elegido éste simplemente por
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 29

su facilidad de comprensión y su empleo relativamente habitual, pero sin entrar en significados


adicionales acerca del mismo que escapan a los objetivos de este libro. Considérelo el lector
tan sólo como una licencia tomada para consolidar los aspectos que acaban de ser explicados,
fundamentada, eso sı́, en un elemento puramente práctico de lo relativo a MDTs y mallas
raster genéricas.

ncols 445
nrows 586
xllcorner 570000
yllcorner 4378000
cellsize 90
nodata_value -9999

El contenido del fichero es bastante explicativo de por sı́, incluso a pesar de que algunos
términos restan por definirse, lo cual se hará seguidamente en los próximos puntos. De cual-
quier modo, queda patente la similitud entre ambas entidades, no siendo necesario añadir más
información al respecto.

Matriz de datos de elevación


Todo lo explicado con anterioridad no tendrı́a ningún sentido si se prescindiera de los
valores de altitud que corresponden a cada celda, siendo los anteriores parámetros meros
complementos que dotan de auténtico sentido espacial a la información contenida en la matriz
de datos. Nótese que de aquı́ en adelante se empleará el término matriz con absoluta soltura
para referirse a la malla del MDT, aunque no debe perderse de vista que esto es ası́ por
encontrarnos utilizando una malla con celdas cuadradas, lo cual nos permite realizar esa imagen
entre ambos conceptos.
En similitud una vez más con el caso de trabajar con imágenes, las cuales también son
almacenadas según una filosofı́a raster, la matriz de datos contendrı́a directamente en este caso
la información de colores de cada pixel (ası́ se denomina a cada celda dentro de la imagen),
conformando el total de ellas la representación gráfica que representa dicha imagen.
Por lo demás, la simple comprensión del anterior concepto matricial debiera ser suficiente
para dejar claro el significado de este componente principal del MDT, no resultando necesa-
ria una mayor explicación al respecto. Tiempo tendrá el lector en sucesivos apartados para
sumergirse de lleno en esta matriz de valores que constituye la piedra angular del análisis
hidrológico computacional — al menos en su apartado relativo al terreno donde tienen lugar
los propios fenómenos de la hidrologı́a — y que desde este punto nos guiará a través del resto
de apartados y conceptos en los que poco a poco vamos adentrándonos.

Valor arbitrario para celdas sin datos conocidos


Por último, ciertamente no imprescindible en muchos casos, pero sı́ en otros, debemos
definir aquı́ un elemento del MDT que nos posibilitará la utilización de bloques de datos
donde algunos de ellos puedan ser desconocidos, sin que ello dé lugar a un mal funcionamiento
o una imposibilidad para el desarrollo de cierto tipo de análisis. Puesto que la forma de
la matriz que define la información altitudinal de nuestro MDT debe ser rectangular (no
necesariamente el numero de filas debe ser igual al de columnas y la matriz ser cuadrada) y en
ocasiones la información de la que podemos disponer no es tal (por ejemplo, si nuestra zona
de estudio se sitúa cercana al lı́mite entre dos comunidades autónomas de tal modo que ambas
comunidades quedan representadas en el rectángulo que engloba dicha zona, es probable que
sólo dispongamos de los datos para la comunidad de interés) ello implica que a dichas celdas
30 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

de las cuales no disponemos de información válida debe asignarse un valor que permita operar
sobre el resto sin que esta circunstancia interfiera en modo alguno.
El establecimiento de un valor que se convenga explı́citamente en el MDT para reflejar este
tipo de celdas sin datos, y la incorporación en los algoritmos de análisis de alguna metodologı́a
para el reconocimiento y tratamiento particular de dichas celdas, permitirá el trabajo con
mallas completas o incompletas de modo indistinto. En el momento de abordar los primeros
algoritmos y formulaciones, este hecho se hará patente en dichos algoritmos quedando claro el
concepto y su utilidad como parte integrante del Modelo Digital de Elevaciones.
Hago notar, para concluir, que la tentadora opción de asignar sin más valor cero a las
celdas sin datos es, lógicamente, errónea, ya que cualquier algoritmo la interpretará como una
celda al nivel del mar, dando lugar a resultados con nula significación y no consiguiendo el
resultado buscado que no es otro que el de ignorar dichas celdas centrando el análisis sobre
aquellas que si poseen datos válidos. Los valores a escoger para este parámetro deben situarse
fuera del intervalo abarcable por las elevaciones presentes en un terreno, es decir, por ejemplo
en los valores menores de −100 o mayores de 8848, suponiendo que los datos correspondientes
a cada celda se encuentran expresados en metros.
Mas aún, el valor de celda sin datos va a ser empleado también en las mallas que se generen
a partir del MDT para otros parámetros dados, existiendo la posibilidad de emplear un valor
distinto en cada una, aunque siendo más interesante el empleo de una constante comun a
todas ellas. Valores negativos con gran valor absoluto son adecuados para este supuesto, pues
no tienen ocurrencia para ninguna de las variables que a lo largo del texto van a ser descritas
y analizadas.

2.2.4. Caracterı́sticas del MDT para su uso en hidrologı́a


El fin para el cual deseemos emplear una entidad como el Modelo Digital del Terreno
condiciona inevitablemente las cualidades propias que tal entidad debe poseer. La calidad del
MDT, esto es, la capacidad intrı́nseca del mismo para servir a nuestros fines de tipo hidrológico,
va a quedar definida mediante una serie de factores a los que se deberá prestar atención con
anterioridad al comienzo de un estudio hidrológico desarrollado sobre la base de uno de dichos
MDTs.
No es el objeto de este libro el tratar en profundidad los asuntos relativos a las cualidades
exactas del MDT desde el punto de vista del análisis de errores motivados por unos u otros
aspectos propios del mismo sobre los diversos resultados obtenidos a partir de su análisis. La
literatura en este sentido, rica y abundante en mucho mayor medida que en otras materias
como pueda ser el propio uso del MDT, es materia a tratar por quienes desarrollen esos MDTs
o quienes busquen un análisis más cercano a la investigación que a la aplicación directa de
estos elementos cartográficos en el uso del agua o la planificación hidrológica, tareas propias
de la hidrologı́a en su sentido original y que, pese a venir ocultas por otras componentes en
este texto, siguen siendo el principal objetivo a obtener con la utilización de los conocimientos
aquı́ desarrollados.
Es, sin embargo, objeto primordial de este libro el preparar al hidrólogo que haga uso de
cuanto en estas páginas se recoge para que dicha utilización tenga lugar en las mejores condi-
ciones y, en la medida de lo posible, se lleve a cabo con unas garantı́as de calidad adecuadas y
acordes con la naturaleza su trabajo. En otras palabras, para que éste hidrolólogo sepa elegir
adecuadamente su fuente de información y, en caso de no ser ası́, ser consciente de la aptitud
de las fuentes de que dispone para la realización de sus trabajos.
De modo más particular, creo interesante el recalcar los aspectos relativos principalmente
a las resoluciones de los mapas, en cuanto que, para un mismo nivel de corrección y error
cometido en la creación del MDT, la precisión de éste que lo faculta o inhabilita para una
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 31

tarea concreta viene definida de forma casi exclusiva por dichas resoluciones. Este punto
tendrá, no obstante, y por mi parte, un enfoque netamente práctico, casi a modo de consejo
general para quien deba en un momento dado acometer el análisis de un MDT con fines
hidrológicos. Información mas particular al respecto, y desde un punto de vista más ((formal)),
puede encontrarse por ejemplo en (Walker, 1999) o (Gyasi–Agyei, 1995)
Dos son las resoluciones que deben analizarse, a saber:

Resolucion o tamaño de celda.


La resolución o tamaño de celda es quizás una de las caracterı́sticas que en mayor medida
condiciona la validez de un MDT para un determinado uso. Valores en el rango 10–50
metros fueron calificados de modo general como adecuados para nuestros propósitos de
análisis hidrológico y, si bien ello es correcto, no debe tampoco ser utilizado este dato a
modo de receta, sino más bien como una magnitud orientativa cuya comprensión debe
fundamentarse en el entendimiento de las operaciones que van a llevarse a cabo sobre
dicho MDT y el significado de cuantos resultados se obtengan de las mismas.
Debe recalcarse en este sentido que ningún MDT es bueno per se, sino que cobra su valor
en relación con la finalidad principal que desee darse al mismo — obviamente, siempre
es mejor una mayor resolución, aunque este hecho puede también matizarse —. Por ello,
debemos siempre atender al objetivo que se persigue con el fin de escoger las mejores
caracterı́sticas del MDT, de tal modo que éstas se sitúen en un óptimo equilibrio entre
precisión y rendimiento.
Un hecho que debe advertirse, y que progresivamente iremos comprobando a medida
que avancemos en el texto, es la atenuación de gran parte de los errores u omisiones
cometidos — o, más exactamente, de sus consecuencias — según vamos incorporando
los datos procedentes del MDT en modelos con una mayor componente hidrológica. Ası́,
el cálculo de parámetros morfológicos o la extracción de redes de drenaje presentan
una mayor sensbilidad a las imprecisiones del MDT que, por ejemplo, el cálculo de un
hidrograma de avenida donde entren a formar parte de los datos de pártida esos mismos
parámetros morfológicos. La correcta delimitación de las prioridades y objetivos debe
constituir, por tanto, un paso previo antes de juzgar la idoneidad de un determinado
MDT para el análisis hidrológico.
Por otra parte, es necesario analizar los conceptos que van a emplearse en dicho análisis
y ponerlos en conjunto con las propias caracterı́sticas del terreno, pues ambos elementos
también influyen de forma notable en el valor propio del MDT para una determinada
tarea. El empleo de un MDT con un tamaño de celda de, por ejemplo, 40 metros,
no tiene sentido para el estudio de pérdidas de suelo en ladera si estas laderas tienen
longitudes menores de dichos 40 metros, siendo necesario el empleo de una resolución
mucho mayor para este caso. De igual modo, las actuales capacidades de los ordenadores
y la información disponible no hacen viable el estudio de una cuenca de tamaño medio
con un MDT con resolucion de celda de 0,5 metros. Sin embargo, de ser esto posible,
quizás tan elevada precisión debiera analizarse de modo detallado desde el punto de
vista conceptual, pues en la extracción de cauces que más adelante analizaremos, dichos
cauces tienen un ancho de una sola celda, y resulta obvio que cualquier cauce con cierta
entidad sobrepasa con creces el anteriormente mencionado ancho de celda.
Cuestiones como ésta deben ser planteadas en referencia a los distintos elementos que
concurren en la utilización de un MDT, siendo aplicables tanto al tamaño de celda como
al resto de cualidades propias de un Modelo Digital del Terreno, pues todas ellas se
prestan de un modo u otro a un análisis similar desde el punto de vista de su adecuación
para un determinado fin.
32 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Resolución vertical
Idénticas consideraciones a las realizadas con anterioridad para el tamaño de celda pue-
den hacerse ahora respecto a la resolución vertical. En lı́neas generales, puede decirse
que el trabajo con precisión centimétrica es más que suficiente en la práctica totalidad
de casos, mientras que una precisión igual o inferior al metro resulta insuficiente para
la mayorı́a de MDTs. De modo más particular, es interesante poner de manifiesto la
dependencia de este elemento con el relieve presente en el MDT — zonas de relieve muy
marcado podrán ser caracterizadas con una resolución menor —, ası́ como con el tamaño
de celda empleado — a tamaños de celda mayores, la resolución vertical puede también
ser menor —.
Este hecho obedece a que, de cara al análisis posterior, no sólo los valores como tales
de las celdas son importantes, sino la configuración del propio relieve que se deriva de
los mismos, por lo que lo realmente importante es mantener la configuración real al
discretizar el terreno en el MDT, evitando la aparición de formas diferentes tales como
zonas llanas a causa de una resolución ineficiente en la medida de las elevaciones.
Como se ha dejado ver ya — y se va a ver con más detalle en próximos puntos —,
existe una cierta similitud entre los conceptos de malla raster de datos de elevación e
imagen digital, hasta el punto que en ocasiones el almacenamiento y trabajo en análi-
sis del terreno se presenta a traves de imágenes. Estas imágenes, aunque adecuadas a
efectos de representación visual — para ello son imágenes — no poseen caracterı́sticas
adecuadas para emplearse como método de almacenamiento y manejo de MDTs desti-
nados al análisis hidrológico, siendo esto debido mayoritariamente a una insuficiencia de
resolución vertical.
Para comprender esto, téngase en cuenta que, en la mayorı́a de estas imágenes, la re-
presentación se realiza mediante una escala de grises, siendo la profundidad del color de
8 bits , esto es, 256 colores. Es fácil comprender que, con tan sólo 256 niveles de eleva-
ción, un relieve con una relativamente moderada diferencia de altitudes extremas de 256
metros ya supone la utilización de una resolución vertical de 1 metro, la cual con anterio-
ridad se presentó como insuficiente en buena parte de los casos. Por lo tanto, y aunque
numerosas aplicaciones informáticas admiten como entrada MDTs en formato imagen,
desde aquı́ desaconsejo el uso de éstas en favor de otros formatos más y especı́ficos y
mejor adaptados ara el manejo de información relativa al relieve.

2.2.5. Creación del Modelo Digital del Terreno


Si bien se ha argumentado y justificado con sobrada extensión la conveniencia de analizar
de modo prolijo la información contenida o directamente derivable de los MDTs, aun cuando
ésta no sea directamente de tipo hidrológico, la elaboración del mismo sobrepasa el ámbito de
esta obra y tan sólo unas breves nociones acerca de la misma serán apuntadas en este apartado.
Entrando en el terreno directo de la cartografı́a, y, más aún, en el de una cartografı́a novedosa
y en constante evolución 1 que constituye de por sı́ una rama independiente de la ciencia, la
complejidad asociada a esta labor, teniendo en cuenta las ventajas que su explicación puede
aportar al contenido de esta obra, hace poco interesante y necesaria su incorporación en el
presente texto. Se supondrá, por tanto, que el MDT es un dato de partida y una materia prima
para nuestro estudio, sobre cuya confección se reseña, no obstante, y a tı́tulo complementario,
alguna información adicional que sirva de introducción en este tema.
1
Frecuentemente, y más en la literatura inglesa que en la española, aparece el término Cartografı́a Compu-
tacional para referirse a este ámbito de estudio.
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 33

Una razón, sin embargo, para justificar la inclusión explicita de metodologı́as para la
creación de mallas de datos a partir de datos de otra ı́ndole, es la posibilidad de emplear estas
metodologı́as para otras mallas distintas del MDT, las cuales, por sus propias caracterı́sticas,
sı́ son mas susceptibles de ser obtenidas mediante creación propia con unos requerimiennos
de calidad suficientes. Veremos que este hecho se pondrá de manifiesto en el trabajo con
otro tipo de información de partida al margen de las elevaciones, ya en la segunda parte del
libro, dotando de cierto interés a las formulaciones que en este apartado brevemente van ser
introducidas.
Volviendo al caso particular del MDT, el proceso de elaboración de éste, simplificando al
máximo los detalles, se compone de forma general de dos etapas principales bien diferenciadas:
la toma de datos de partida y la realización de operaciones adecuadas sobre dichos datos para
dar lugar al MDT ya en su forma útil y apta para la incorporación del mismo como fuente
básica de información altitudinal. De estas dos etapas, aunque nunca profundizando en exceso
dada la limitada relevancia del tema como fue ya justificado previamente, se hará un mayor
énfasis en este apartado sobre la segunda de ellas, pues es ésta la que quizás tenga mayor
interés, ası́ como la que de lugar a formulaciones y teorı́as mas acordes con la lı́nea general de
la obra.
Brevemente describiendo la primera de las antedichas fases, la toma de datos puede llevarse
a cabo mediante los métodos habituales que se han venido utilizando para la confección de
cartografı́a de elevaciones clásica, es decir, los procesos basados en el trabajo directo en campo
y la medición explicita de una serie de valores que permitan posteriormente la generalización
de los mismos a la escala correspondiente y la creación de este modo de un documento carto-
gráfico final. Ası́mismo, estos métodos clásicos pueden y deben combinarse con la utilización
de tecnologı́as más actuales, las cuales permiten la obtención de datos con una precisión mayor
en lı́neas generales, ası́ como en número más elevado, ambas condiciones muy favorables para
la posterior creación del MDT. Por último, deben considerarse de igual modo los métodos
indirectos que no requieren la toma explicita de datos sobre el terreno, recogiendo éstos de
otros documentos cartogr’ficos preexistentes. El aprovechamiento de cartografı́a de elevaciones
de curvas de nivel como fuente tanto primaria como de apoyo de información, representa un
ejemplo de lo anterior.
Entrando en el apartado concerniente a la creación en sı́ del MDT una vez que los datos
han sido obtenidos mediante alguna de las metodologı́as anteriores, y en particular en las
operaciones y técnicas que para tal fin son empleadas, es necesario definir aunque sea de
modo somero las caracterı́sticas que se busquen en dicho MDT que va a ser creado. Siendo
conocedores, como somos ya a estas alturas, de la mayor bondad y mejor disposición de las
mallas raster regulares para acoger la información de relieve de cara a su empleo posterior
desde el punto de vista hidrológico, será en la creación de una de tales mallas en lo que nos
basaremos para la introducción de las siguientes metodologı́as.
Frente a la regularidad en la disposición de los datos de elevación dentro de la malla
raster, los métodos de recogida de información con anterioridad esbozados dan lugar a una
serie discreta de datos dispuestos de modo irregular. La tarea primordial es, por tanto, la
conversión de los datos recogidos en un conjunto regular, a través de la estimación de altitudes
para cada una de las celdas de la malla en función de los datos de que se dispone.
Esta estimación, matemáticamente hablando, es un proceso de interpolación para el cual
pueden emplearse diversas metodologı́as, cada una de ellas con una mejor o peor aptitud
para la creación de MDTs adecuados de cara al análisis que se pretende realizar, y que serán
brevemente analizadas a continuación.
Para cada una de las celdas del MDT, la aplicación de una de estas formulaciones teniendo
en consideración un número arbitrario de los puntos más cercanos a la misma, permite obtener
un valor para la cota de dicha celda, construyéndose ası́ la totalidad de la malla requerida.
34 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

En todo momento, debe tenerse en cuenta que la precisión del resultado obtenido, más que
de la propia naturaleza y bondad del método de interpolación aplicado, depende de los datos
de partida, la densidad de éstos y la disposición espacial de los mismos. Ası́, por ejemplo, la
aplicación de cualquiera de tales métodos sobre puntos exteriores a la nube de puntos recogida,
constituyendo una extrapolación en lugar de una interpolación, conduce fácilmente a valores
poco reales que denotan la falta de información para dichas localizaciones. La buena calidad
desde todos los puntos de vista de los datos originales es, por tanto, factor imprescindible — y
habitualmente el mayor escollo que se presenta en la creación de un MDT — para la obtención
de resultados adecuados sobre los cuales pueda procederse a un uso en condiciones óptimas.

Ponderación por distancia inversa (IDW)

El primer y mas sencillo método de interpolación, dado un conjunto P de n puntos (éstos


se corresponderán con los n puntos más cercanos antes comentados, no con la totalidad de la
nube de puntos de partida, ya que esto tendrı́a un costo computacional muy elevado) y una
celda con coordenadas conocidas, evalúa el valor asociado a dicha celda en función del valor de
los puntos considerados, según la inversa de la distancia entre cada punto y la celda, mediante
una expresión de la forma
Pn
zi dki
zb = Pi=1
n k
(2.4)
i=1 di

donde k es un parámetro que generalmente toma el valor 2.

Figura 2.4: Superficie obtenida mediante interpolación con ponderación por distancia inversa (Adap-
tado de Mitasova).

La superficie resultante de la aplicación de este método no es muy adecuada para el análisis


hidrológico, ya que presenta lı́neas de fractura importantes y, en general, el relieve es abrupto y
guarda importantes errores con respecto a la superficie real modelizada. Ello puede observarse
de modo sencillo si se generan las curvas de nivel de una superficie obtenida por aplicación de
este método, ya que éstas muestran formas extrañas y poco coherentes que ponen de manifiesto
los errores existentes en la mismas.
Por otra parte, la aplicación de este método genera superficies con abundantes depresiones
de origen artificial, circunstancia que, como ya veremos más adelante, constituye una grave
problemática de cara a la asignación de direcciones de flujo, y a la cual se dedicarán numerosas
páginas dentro de esta obra.

Kriging

La formulación del Kriging se basa, al igual que en el anterior caso, en una ponderación
lineal de la forma
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 35

n
X
zb = zi Λ i (2.5)
i=1

siendo Λi los pesos asignados a cada uno de los puntos considerados.

Figura 2.5: Superficie obtenida mediante interpolación por Kriging (Adaptado de Mitasova).

La diferencia del método, sobre la que no se entrará en detalle, reside en la consideración


de aspectos adicionales para el establecimiento de los pesos, en particular la utilización del
variograma realizado a partir de los puntos conocidos. Un variograma experimental se genera
con las varianzas de los distintos puntos, ajustando a éste por métodos estadı́sticos un nuevo
variograma de tipo teórico que sera el que se emplee posteriormente para la asignación de
pesos según lo expresado en (2.5)
En lo referente a los resultados obtenidos, las superficies obtenidas mediante Kriging2 son,
por regla general, aptas apara el análisis hidrológico, aunque adolecen de una excesiva suavidad
en su formas, perdiéndose, por tanto, una parte notable de la información del relieve en caso
de que éste sea pronunciado. Por otra parte, esta forma evita la presencia de depresiones en
el modelo, con las ventajas asociadas a este hecho según brevemente se introdujo en el punto
anterior.

Ajuste de funciones polinómicas


Considerando funciones polinómicas de diverso grado, el cual será escogido en función de
las necesidades existentes, se trata de ajustar estadı́sticamente uno de tales polinomios sobre
el entorno formado por los puntos considerados, de tal modo que la posterior utilización del
polinomio obtenido junto con las coordenadas de los puntos cuya quiere calcularse, permitan
la obtención de dichas cotas.
Al realizarse el ajuste sobre una serie de puntos dados, no se puede predecir el compor-
tamiento de la superficie definida por el polinomio fuera de dicho entorno, por lo que los
problemas relativos a la extrapolación de valores se acentúan más si cabe en el empleo de este
método.
La calidad de los resultados obtenidos varia notablemente con el tipo de función ajustada
y la propia calidad de los puntos considerados, por lo que no puede darse una caracterización
general de los mismos y de su utilidad de cara a un análisis posterior en profundidad.

Curvas adaptativas (Splines)


El nombre de esta metodologı́a hace referencia a la filosofı́a que reside detrás de la familia
a la que pertenece este tipo de curvas, mediante las cuales la superficie definida pasa por los
puntos muestrales, ajustándose a éstos de modo perfecto y siendo mas suave que en el caso
2
La aplicación del Kriging se encuentra en ocasiones citada en castellano como Krigeado, término que,
personalmente, no acostumbro a usar, pese a lo cual considero interesante incluir esta aclaración al respecto
36 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

de ajustar un polinomio. Dichos puntos de control, a los cuales debe asociarse igualmente un
peso correspondiente, permiten el cálculo de la superficie fuera de los mismos, minimizando
la curvatura de la misma (el concepto de curvatura será analizado con posterioridad en el
apartado dedicado al propio análisis del terreno).

Figura 2.6: Superficie obtenida mediante interpolación con curvas adaptativas (Splines) (Adaptado de
Mitasova).

Un sı́mil fı́sico de los anterior es el de una membrana elástica unida a una serie de pun-
tos, resultando el resto de puntos de la malla correspondientes a la forma natural que dicha
membrana adoptarı́a.
Dentro de los splines, encontramos diferentes opciones que se ajustan a la definición general
anterior, pudiendo efectuarse ajustes sobre los mismos — en los cuales no entraremos —,
ası́ como existiendo planteamientos diversos según unos u otros autores y según el campo de
aplicación principal al que vayan a destinarse los resultados de la interpolación.
Sin profundizar en su formulación, compleja más allá de lo aquı́ necesario para introducir
el método, y en lo referente a la cálidad del los MDTs generados, éstos presentan generalmente
curvas suaves y un número reducido de depresiones artificiales y artefactos, por lo que resultan
adecuados para su utilización posterior en el análisis del terreno.

Otros planteamientos
Aunque las metodologı́as básicas para la interpolación de mallas de datos, ya sean de eleva-
ciones o de cualquier otro parámetro, son las presentadas en los apartados anteriores, existen
algunas otras metodologı́as que resulta de interés incluir también brevemente aquı́. Por otra
parte, para el caso particular del MDT, la abundancia y buena disponibilidad de información
altitudinal recogida como curvas nivel hace que dicha forma de representación topográfica sea
con frecuencia el punto de partida para la elaboración del MDT. Pese a que puede darse una
rasterización de las curvas de nivel y tratar éstas como puntos, la consideración en cierta medi-
da de éstas como lı́neas puede aprovecharse a la hora de plantear algoritmos de interpolación,
como seguidamente veremos.
Ası́, una solución sencilla y que aporta buenos resultados (Gousie, 1998) es la interpolación
de curvas de nivel entre dos dadas, previa a la utilización de las mismas en el proceso de
interpolación del MDT propiamente dicho. Para ello, y siendo a y b los valores de elevación de
dichas curvas de nivel conocidas, simplemente se toma un punto A sobre una de ellas y se une
con el punto B más cercano en la otra curva. La recta que pasa por dichos puntos representan
la recta de máxima pendiente, y al punto medio del segmento AB puede asignársele una cota
a+b
2 . La estimación de un número suficiente de puntos da lugar a una nueva curva de nivel por
unión de los mismos.
Este recurso tan simple, aunque obviamente no enriquece la información de partida y no
pasa de ser un útil ((truco)) ciertamente propenso a la introducción de imprecisiones, puede
tener consecuencias interesantes sobre la malla posteriormente interpolada mediante uno de
los algoritmos ya presentados, al disminuir el efecto de aterrazamiento que en algunos de
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 37

ellos aparece. Téngase en cuenta, no obstante, que esta consideración se hace desde el punto
de vista de la mayor coherencia en su aspecto general entre la superficie interpolada y la
real, aunque desde la perspectiva del posterior uso en el análisis hidrológico también existen
ventajas notables.
Por norma general, como quizás ya haya comprobado el lector, doy prioridad a la configu-
ración cualitativa de la fisiografı́a del terreno y su corrección de cara a la modelización de los
procesos hidrológicos, frente a la precisión numérica e incluso conceptual desde el punto de
vista cartográfico. Si se tienen en cuenta los resultados hidrológicos que constituyen nuestro
objetivo final, esta aparente perdida de rigor queda plenamente justificada en base a ofrecer
unas garantı́as adecuadas en los procesos que, sobre el MDT, van a tener lugar para permitir
el alcance de dichos resultados.
Por último, para concluir este apartado, un enfoque matemático distinto para la creación
de una malla de datos a partir de valores puntuales es el basado en un tratamiento matricial del
problema, llevando este a cabo mediante la resolución de sistemas de ecuaciones asociados a los
valores de elevación de cada celda. Fijada una restricción para la superficie generada mediante
la interpolación, ésta puede expresarse mediante una relación entre el valor de elevación de
una celda dad celda — sea xi,j — y el de las de su entorno — de la forma xi+m,j+n , teniéndose
ası́ una ecuación en xi,j . Planteando una ecuación como la anterior para cada una de las celdas
de la malla, se tiene el sistema anteriormente mencionado, cuya resolución lleva a la obtención
de todos los valores xi,j de dicha malla, algunos de los cuales ya eran conocidos — los datos
de partida — y otros no.
En particular, se puede obtener una ecuación tal si para cada celda suponemos que su
valor de elevación es la media de las elevaciónes de las celdas situadas al Norte, Sur, Este y
Oeste de la misma (Randolph, 2000), es decir

1
Zi,j = (Zi,j−1 + Zi,j+1 + Zi−1,j + Zi+1,j ) (2.6)
4
Se introduce aquı́ una notación que nos acompañará en gran parte del texto para los valores
de las distintas celdas de la malla, de tal modo que dichos valores, en este caso alturas, se
denotan de la forma zi,j , siendo i la fila y j la columna en que se encuentra dicha celda dentro
de la malla en cuestión. Esta notación de carácter genérico se complementará con otras más
particulares cuando el análisis se restrinja a zonas determinadas dentro del conjunto de celdas.
La anterior expresión es equivalente a decir que la superficie cumple una ecuación de
Lagrange de la forma 3

∂2z ∂2z
+ =0 (2.7)
∂x2 ∂y 2
Pese a su buen carácter didáctico y el interés conceptual que este enfoque puede tener, desde
el punto de vista computacional su eficacia se encuentra a primera vista en clara desventaja con
respecto a otros planteamientos . Nótese que el número de ecuaciones del sistema resultante
es N = nfilas · nfilas con lo que para un caso tı́pico de una malla 500 × 500 el sistema resultante
presenta nada menos que 250000 ecuaciones. No obstante, la propia forma de estas ecuaciones
hace que la matriz A del sistema resultante sea muy rala, con lo que para el trabajo con la
misma pueden emplearse métodos numéricos particulares para este tipo de casos.
Como mejora de este método en términos de la buena conformación de las superficies resul-
tante, y para evitar algunos resultados no deseados tales como formas bruscas en las cercanı́as
de las curvas de nivel o puntos aislados utilizados como datos de partida, el sistema original
3
El planteamiento de un esquema en diferencias finitas para esta ecuación lleva a un resultado idéntico al
expresado en (2.6)
38 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.7: Curvas de nivel originales(a), interpolación con sistema no indeterminado(b) y con sistema
indeterminado empleando coeficiente c = 1 (c) y c = 10 (d) (tomado de Randolph, 2000)

puede ser ampliado añadiendole ecuaciones correspondientes a dichos puntos conocidos, de la


forma

c · zi,j = c · a (2.8)

donde a es el valor conocido para el punto (i, j) y c es un coeficiente cuya utilidad en breve se
verá.
El sistema anterior es un sistema indeterminado con una expresión matricial de la forma

AZ = B (2.9)

pese a lo cual es posible hallar una solución óptima disminuyendo el error cuadrático medio,
esto es, disminuyendo el valor de la expresión (AZ − b)t (AZ − B). En dicha solución, puede
controlarse el peso que se asigna a los valores conocidos — es decir, la fidelidad de la superficie
interpolada para con los valores que se conocen de dichos puntos —, variando el parámetro
c. Como se refleja en la figura (2.7), el aúmento del valor de c hace aumentar la suavidad de
las formas, de modo que éstas se ajustan con menor precisión a las curvas de nivel empleadas
como información de origen.

2.2.6. Modificación de resolución del MDT


Aun a riesgo de incurrir en algunos errores conceptuales que desde el punto de vista del
cartógrafo puedan parecer poco menos que heréticos, brevemente voy a incluir en este pequeño
apartado algunas reflexiones principalmente basadas en mi experiencia acerca del manejo de
MDTs previo al trabajo directo sobre la información contenida en los mismos. Enlazando
con un punto anterior, la idoneidad de una determinada resolución para garantizar la buena
integridad de los resultados obtenidos, entonces analizada, puede necesitar, partiendo de la
base del MDT del que se disponga, un cambio en la resolución, quizás hacia una mayor (por
cuestiones de representación gráfica, por ejemplo), o quizás hacia una menor (por cuestiones
de eficiencia computacional o recursos limitados).
En ambos casos, una variación en el tamaño de celda representa el equivalente a un cambio
de escala en un mapa clásico, y pueden por tanto hacerse al respecto las mismas consideraciones
que son por todos conocidas, de cara a mantener la calidad y coherencia del dato empleado.
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 39

No obstante, el carácter numérico del MDT, junto con el enfoque hacia el uso hidrológico que
pretende darse al mismo, hacen pertinente el añadir algunas matizaciones sobre lo anterior.

Figura 2.8: Cambio de resolución realizado aplicando interpolación bicúbica.

Con objeto de comprender las implicaciones de un cambio de tamaño de celda, se deben


analizar primero los métodos y técnicas matemáticas que permiten llevar este proceso a cabo,
para después plantear algunas ideas sobre el propio proceso en sı́ y su significado de cara a la
utilización posterior a que se va a someter como parte del estudio hidrológico.
La variación del tamaño de celda se lleva a cabo mediante métodos de interpolación para
mallas regulares de datos, entre los cuales podemos citar los más comunes tales como la
interpolación por vecindad, la bilineal o la bicúbica. Sin ninguna duda, el lector versado en
temas de tratamiento digital de imágenes encontrará familiares estos términos, pues hacen
alusión a técnicas frecuentes en esta materia, poniéndose ası́ de manifiesto los puntos en
común que comparte dicha disciplina con gran parte del trabajo que aquı́ realizamos sobre
Modelos Digitales del Terreno y estructuras cartográficas similares. Esta relación veremos que
nos acompañará en numerosos otros puntos a lo largo del texto.
Analizando con algo más de detalle los métodos enunciados con anterioridad, podemos
efectuar algunos comentarios adicionales sobre los mismos con el fin de juzgar la idoneidad
para su aplicación sobre un MDT. De menor a mayor complejidad, tenemos:

Por vecindad (en inglés Nearest Neighbour , literalmente ((vecino más próximo))). No se
trata en realidad de una interpolación pues simplemente realiza una nueva malla inser-
tando nuevas celdas cuyos valores se calculan por mera vecindad, tomando el de la celda
mas cercana. Este método no es recomendable, pues genera grupos de celdas contiguas
con el mismo valor de elevación (zonas planas irreales), y no mejora la resolución, por
lo que no aporta el aumento de definición que se pretende.

Bilineal. Los valores de las celdas de la nueva malla interpolada se asignan ponderando los
de las celdas situadas entorno de la misma en la malla original, con lo que se consigue
mantener en mayor medida la forma real del relieve. Particularmente, con el caso de
imágenes este método — y también el siguiente, aunque en menor medida — da lugar
a imágenes con transiciones de color mas suaves, — más ((borrosas)) por decirlo de otro
modo más gráfico —, lo que en el caso de un MDT se traduce en relieves mas suaves
con curvas más dulces.
La formulación matemática del método es como sigue. Para una celda (i0 , j 0 ) en la nueva
malla interpolada, su valor en función de los de las 4 celdas más cercanas a la misma en
la malla original viene dado por la expresión

z(i0 ,j 0 ) = z(i,j) R(−a)R(b) + z(i,j+1) R(a)R(−(1 − b)) +


+ z(i+1,j) R(1 − a)R(b) +
+ z(i+1,j+1) R(1 − a)R(−(1 − b)) (2.10)

donde R(x) es una función triangular de la forma


40 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO


x+1 si − 1 ≤ x ≤ 0
R(x) = (2.11)
1−x si − 0 ≤ x ≤ 1

Bicúbica. Más compleja y menos eficiente computacionalmente que la anterior, ofrece


mejores resultados y mejores estimaciones de valores que ésta al considerar como datos
de partida para la interpolación un mayor número de puntos en el entorno de la celda
dada. La utilización de este número más elevado de celdas hace que se deba sustituir la
función R(x) anteriormente presentada por una más compleja en términos matemáticos,
siendo, no obstante, el principio de la interpolación el mismo. Para el caso habitual de
emplear como función interpolante un spline cúbico, se tiene
2
X 2
X
z(i0 ,j 0 ) = z(i+m,j+n) R(m − a)R(−(m − b)) (2.12)
m=−1 n=−1

1
R(x) = ((x + 2)3+ − 4(x + 1)3+ + 6(x)3+ − 4(x − 1)3+ ) (2.13)
6
siendo
xm

si x > 0
(x)m
+ = (2.14)
0 si x ≤ 0

Puesto que estamos trabajando con esa asimilación entre imágenes digitales y MDTs,
utilicemos las consideraciones y conceptos de estas primeras para conocer con mayor precisión
lo que supone el llevar a cabo los anteriores métodos de interpolación sobre los MDTs que van
a constituir la base de nuestro trabajo. Mi objetivo con este apartado es probar que, siempre
dentro de unos lı́mites lógicos y sin caer en el abuso, la reducción de tamaño de celda en un
Modelo Digital de Terreno no es una práctica tan errónea y desvirtuadora de la información
como su equivalente en cartografı́a clásica, esto es, un cambio de escala mediante ampliación
(o reducción, aunque este caso puede considerarse menos grave) directa de un mapa.
En primer lugar, téngase en cuenta que una ampliación directa de un mapa, aún variando
el tamaño de éste, no hace aparecer información nueva, manteniendo exactamente la misma
cantidad de información. En términos de imágenes, esto constituye lo que se denomina un
redimensionamiento (resizing en la literatura inglesa). Por el contrario, la interpolación de un
MDT, lo que en términos de imágenes se denominarı́a como un remuestreo (resampling en
inglés), incorpora nueva información al nuevo MDT, al disponer de nuevos datos de altura
para las celdas que han sido introducidas con la variación de resolución.
Obviamente, esta mayor cantidad de datos no nos aporta un mayor conocimiento del
relieve, pues la información de partida es la misma y los datos nuevos no han sido medidos
directamente en campo, con lo que se puede decir que se ha añadido un cierto porcentaje de
información ((posible)). Sin embargo, de cara a su uso, en cierta medida disponemos de un
MDT que, no siendo en ningún caso superior al original en cuanto a su fiabilidad y precisión,
si puede haber mejorado de algún modo sus prestaciones intrı́nsecas para producir resultados
de calidad.
En particular, centremos en la capacidades de representación que pueden obtenerse a partir
de un MDT. Como en su momento veremos, la definición de los cauces se lleva a cabo también
sobre la base de la estructura matricial de dicho MDT, estableciéndose una serie de celdas que
conforman estos cauces. Si el tamaño de celda es óptimo para el análisis hidrológico pero grande
para el trazado preciso de cauces, la calidad de las representaciones asociadas será mejorable
en lo que a dichos cauces respecta. Aunque un aumento de resolución no aportará información
accesoria sobre el trazado en planta del cauce — aunque dividamos una celda en un numero
mayor, no podemos saber como se mueve el agua en éstas más alla de la tendencia general de
2.2. MODELOS DIGITALES DEL TERRENO 41

la celda original —, resulta claro que la representación será igual de exacta conceptualmente
pero de mucha mayor calidad desde el punto de vista gráfico. Otros aspectos de ı́ndole visual
también se ven de modo similar favorecidos por un aumento de resolución, confirmando ası́ las
mejor disposición de la nueva malla con respecto a la original, al menos en este sentido.
No solamente en los aspectos de tipo gráfico se hacen patentes las posibles mejoras que
han tenido lugar con el remuestreo de la malla, sino también en algunos de tipo numérico, de
modo más o menos notable según la propia naturaleza de cada parámetro. Algunos como la
pendiente, por ejemplo, no se mejoran en absoluto, ya que la pendiente asociada a una celda
de las interpoladas — en su momento se comprenderá cuando se conozcan los algoritmos y
expresiones que permiten su cálculo — es puramente un producto de dicha interpolación,
siguiéndose para dicha interpolación la pendiente natural que definen las celdas de datos
conocidos que se emplean como información de origen.
Otros, como los histogramas de tiempos de salida, de importancia para el cálculo de hi-
drogramas según algunas metodologı́as — también se comprenderá esto una vez la materia
haya sido desarrollada —, se ven sin embargo mejorados al aumentar la resolución del MDT,
aumentándose de igual modo la asociada a estos parámetros derivados. Sin entrar en absoluto
en el tema, que será tratado en el capı́tulo correspondiente, parece lógico pensar que para dos
celdas con tiempos de salida x e y, un punto intermedio cuyos datos han sido interpolados
empleando, entre otros, los de los anteriores puntos, su tiempo de salida también será inter-
medio entre x e y, siendo esto lo que va a tener lugar una vez este parámetro se evalúe sobre
la nueva malla.
Ası́, se tiene la misma información pero en un número mayor de celdas, con lo que puede
aumentarse la definición en algunos resultados tales como el que acaba de comentarse.
Todo esto, no obstante, no debe animar al uso indiscriminado de remuestreos para variar la
resolución de la malla, haciendo creer que una información de poco detalle puede ser convertida
automáticamente en una perfectamente válida para llevar a cabo un estudio hidrológico de
cualquier magnitud o nivel de precisión. Por el contrario, debe hacer ver la importancia de una
buena entrada de datos en cualquier modelo — recuérdese aquello de rubbish in, rubbish out
—, aunque también las posibilidades que los distintos métodos matemáticos nos ofrecen para,
dado el caso de que dicha entrada no cumpla unas caracterı́sticas dadas, intentar adaptarla a
los requisitos deseables de cara al análisis que se plantea.
Aunque el aumento del tamaño de celda — es decir, una reducción en el número de celdas
equivalente a un aumento de escala — no supone, en principio, una acción que pueda degradar
la información convertida en la misma medida que la disminución de tamaño de celda tratada
hasta este punto, también es necesario tener en cuenta los distintos métodos para llevar a
cabo esta operación, pues puede perderse detalle o desvirtuarse el relieve representado con la
utilización de alguno de ellos.
En lı́neas generales, los métodos de interpolación son adecuados o no para realizar el
remuestreo de la malla de datos, tanto si se trata de disminuir el tamaño de celda como de
aumentarlo. Ası́, las interpolaciónes bilineal y bicúbica son ambas adecuadas, mientras que
la realizada por vecindad no es recomendada, ya que, dependiendo de la relación entre las
resoluciones de inicio y final, algunas celdas pueden obviarse como información de partida
mientras que otras pueden considerarse en más de una ocasión, produciéndose ası́ celdas
consecutivas con la misma elevación.
Por último, señalar que el empleo de cartografı́a temática en formato raster, caso espe-
cialmente frecuente cuando ésta última se deriva de la interpretación de imágenes aereas o de
satélite, en conjunto con un MDT, obliga en la práctica totalidad de los casos al remuestreo
de una de dichas fuentes de datos con objeto de homogeneizar todas ellas previamente a su
análisis y el trabajo con las mismas.
Generalmente, es mucho más recomendable remuestrear la cartografı́a temática (por decirlo
42 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.9: Cambio de resolución de una imagen aérea para homogeneizar ésta con el MDT de la
misma zona.

de un modo sencillo, la mayor intensidad de análisis a la que vamos a someter al MDT lo hace
mas sensible al error que pueda introducirse en él con la variación del tamaño de celda),
debiendo, no obstante, tenerse en cuenta el formato de la información que se contenga en la
misma.
Si el mapa temático contiene directamente valores de un parámetro — tales como, por
ejemplo, un valor para el factor C de la Ecuación Universal de Pérdidas de Suelo —, los
métodos más precisos tales como los de interpolación bicúbica o bilinear deben utilizarse con
preferencia. Si, por el contrario, el mapa contiene valores de clase que permiten dividir las
distintas celdas en grupos — tales como, por ejemplo, clases de vegetación en base a las cuales
puede derivarse el factor C anteriormente citado —, el método de vecindad debe emplear-
se obligatoriamente para evitar la aparición de valores que representen a clases inexistentes.
Cuando se trabaje con imágenes aéreas directamente, es de interés el considerar esta misma
circunstancia referente a los métodos de interpolación aplicables, en relación con la interpre-
tación de la imagen que vaya a llevarse a cabo.

2.3. Paramétros principales a partir del MDT


El análisis fı́sico del terreno a partir de los valores de elevación contenidos en las celdas del
Modelo Digital del Terreno, quizás por la inherente buena disposición de los mismos para el
estudio mediante procedimientos y algoritmos diversos, ası́ como por el mayor nivel de detalle y
precisión respecto a las representaciones clásicas, permite obtener resultados de mucha mayor
amplitud, tanto en cantidad y calidad como en el propio significado de los mismos. Con lo
anterior, y una vez disponemos de una forma efectiva y adecuada de representar determinada
porción de la superficie terrestre y almacenar ésta en un entorno desde el que proceder a
su estudio, es el momento de comenzar a apuntar las metodologı́as para llevar a cabo dicho
estudio y de ir descubriendo paulatinamente hacia qué resultados tangibles puede conducirnos
el mismo.
El objetivo de esta sección no es otro que, de modo progresivo y simultáneamente, ir in-
troduciendo la forma óptima de proceder en nuestro trabajo con el MDT a la par que se van
presentando una serie de parámetros de interés y analizándose su significado y las implicaciones
o la importancia que éstos pueden tener para futuros cálculos. Esto conllevará irremisiblemen-
te una favorable familiarización del lector con el tratamiento habitual de los MDTs, y una
comprensión de las realidades que éstos representan y que, de modo directo, son las respon-
sables del comportamiento hidrológico del área estudiada y que abordaremos en profundidad
más adelante en este texto.
La superación de este apartado nos conducirá entonces a las importantes unidades hi-
drológicas que constituyen el núcleo de los próximos capı́tulos, y para las cuales se introdu-
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 43

cirán otros métodos de cálculo y otras formulaciones en gran medida basadas en las que a lo
largo de la presente sección serán estudiadas.
Asimismo, buena parte de los parámetros aquı́ recogidos, por su caracter básico como
definitorios del relieve y la geomorfologı́a de la zona de estudio tienen amplio interés en muchas
otras ramas distintas de la propia hidrologı́a, dotando este hecho de un interés aún mayor, si
cabe, a todo cuanto va a explicarse en los próximos apartados.
A lo largo de este texto, y en particular en este capı́tulo dedicado mayoritariamente al
análisis del terreno, además de las explicaciones teóricas y los gráficos asociados a las mismas,
es conveniente plasmar cada concepto en un caso de aplicación real y, por tanto, hacer uso
de MDTs reales sobre los que calcular los correspondientes parámetros a medida que estos
vayan siendo estudiados. Para este fin, se presentan imágenes — comenzando por la figura
(2.10), conteniendo el propio MDT y una representación en relieve sombreado del mismo
— basadas en un MDT correspondiente a la zona de Yukon, Canadá, con resolución de 90
metros . La utilización de esta malla de elevaciones, pese a su baja resolución y su lejanı́a al
entorno geográfico tanto del autor como (probablemente) del lector, se justifica con la libre
distribución de la misma a través de Internet, que este último podrá encontrar para su propia
experimentación y trabajo junto con otras similares para ese área, en la dirección

http://renres.gov.yk.ca/pubs/rrgis/data/90m-dem-down.html.

Figura 2.10: Representación del MDT en escala de grises (izquierda) y relieve sombreado(derecha).
Las tonalidades más claras en el primero de ellos representan valores de elevacion mayores.

Permitiéndome por último una licencia más, los mapas aparecen a lo largo del texto sin
sus correspondientes escalas ni orientaciones, circunstancia que, siendo imperdonable en otro
contexto, resulta perfectamente ignorable en el presente, donde la representación visible de los
parámetros analizados es el único objetivo que se persigue.
Para más información a este respecto, he incluido un anexo al final del libro donde puede
encontrarse, además de completas referencias sobre lo anterior, datos acerca de las aplicaciones
empleadas para la generación de estas imágenes y la forma en que dichas aplicaciones pueden
ser de igual modo obtenidas y utilizadas para una exploración más avanzada y tangible de los
conceptos recogidos en estas páginas

2.3.1. Caracterización Matemática del MDT para su análisis


Las herramientas clásicas y habituales de la matemática, del cálculo y del álgebra entre
otras ramas, van a ser nuestros medios básicos para extraer toda la información posible que
44 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

celosamente guardan los MDTs de las zonas fı́sicas que representan. Más aun, el adjetivo
computacional con que adornamos en el el tı́tulo a la hidrologı́a que se presenta en este texto
hace que el empleo de métodos numéricos y conceptos similares sea quien nos abra las puertas
al estudio que pretendemos llevar a cabo, basado siempre en esa entidad — númerica ella
misma en su totalidad — que es el Modelo Digital del Terreno.
Dar un tratamiento matemático riguroso a la información de que disponemos es, por tanto,
el siguiente paso a efectuar en este recorrido. Ası́, aproximar la información contenida en el
MDT, sujeta por su parte a la propia estructura que le hemos conferido de malla rectangular,
a los conceptos matemáticos sencillos pero potentes que serán nuestra fuente de resultados
sucesivos, es el objetivo de este apartado en el que se establecerán las definiciones y elementos
con que trabajaremos seguidamente.
Comencemos con una definición primera sumamente sencilla. Consideremos una función
que represente a nuestro Modelo Digital del Terreno y cumpla la siguiente identidad.

z = f (x, y)

donde x e y representan respectivamente la columna y la fila de una celda dada, y z la cota de


dicha celda, es decir, el valor de la misma en el MDT. De existir una función como ésta y poder
disponerse de una expresión explicita de ella, ésta contendrı́a en sı́ toda información del MDT.
Parece lógico pensar, sin embargo, que las formas naturales del terreno no son definibles con
dicha sencillez en prácticamente ninguna ocasión, y es por ello por lo que debemos recurrir
a alguna estructura de datos para almacenar la información sobre un territorio, tal y como
venimos haciendo mediante el empleo de un MDT en cualquiera de sus diversas formas que en
su momento fueron analizadas. No obstante, lo anterior nos sirve para ver que nuestro camino
debe ir guiado a la obtención de algún tipo de aproximación mediante una formulación explicita
ya que ésta, además de una simplificación, permitirá el análisis al permitir la aplicación de
todos los conceptos matemáticos de que dispongamos para tratar una superficie como la que
constituye un MDT, y que no son en absoluto pocos.
Resulta de interés recalcar esta peculiar notación matemática que se va a utilizar de aquı́ en
adelante para las mallas de datos con las que se trabaje, independientemente de si se pretende
o no aplicar algúna formulación dada sobre dichos datos. Como mero elemento de notación y
definición de una malla cualquiera, ésta se considera como una función de la forma

f :N ×M →R

siendo N = {1, 2, 3, . . . , n} y M = {1, 2, 3, . . . , m} los subconjuntos de los n y m primeros


números naturales, donde estas variables representan a su vez el numero de columnas y filas
respectivamente de la malla. Es decir, se define toda malla como una discretización de una
superficie, obtenida restringiendo el conjunto inicial a un conjunto finito que contiene las
coordenadas enteras de las celdas de dicha malla, permitiendo de este modo el almacenamiento
de dicha superficie con un número también finito de elementos que la caracterizan. Éste es, a
decir verdad, el problema que radica en los modelos de almacenamiento de datos que se han
descrito al principio del libro, el intentar describir la infinitud de información de un terreno
dado en una serie de valores finitos de tal modo que permitan su almacenamiento en un soporte
apto para su posterior procesado, llevando a cabo este almacenamiento con una pérdida de
información y detalle asumible.
Volviendo a la mera caracterización matemática del MDT, y para comenzar ésta de un
modo gradual y sin entrar excesivamente en los pormenores de cálculo ni los conceptos teóricos
aplicados para ello — no olvidemos que éste es un libro ante todo de hidrologı́a —, podemos
suponer que el terreno puede ser expresado mediante una superficie cuadrática de la forma
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 45

f (x, y) = ax2 + by 2 + cxy + dx + ey + f (2.15)


El porqué de la elección de esta función se fundamenta principalmente en el número ele-
vado de datos (es decir, de celdas) que se requerirı́an para una función de orden mayor, y la
insuficiencia de precisión que ofrece una función de orden menor. El equilibrio entre ambos
planteamientos se considera que se obtiene con suficiente rigor y exactitud mediante una fun-
ción como la expresada anteriormente aunque, repetimos, no se entrará en detalle sobre las
disquisiciones que llevan a tal conclusión.
Para simplificar la posterior operación con esta ecuación, suele tomarse, no obstante, de
la forma

ax2 by 2
f (x, y) = + + cxy + dx + ey + f (2.16)
2 2
Otras alternativas relativamente populares son, por ejemplo, ecuaciones lineales (Travis,
et al, 1975) de la forma

f (x, y) = ax + by + c + d (2.17)
o bien, en el otro extremo, ajustando una función que pase por los nueve puntos de la submalla,
con la forma

f (x, y) = ax2 y 2 + bx2 y + cxy 2 + dx2 + ey 2 + f xy + gx + hy + k (2.18)


cálculándose las constantes a hasta k mediante interpolación de Lagrange.
Centrando el desarrollo de este apartado en la ecuación original introducida en (2.16), y
aplicando dicha función a la caracterización del terreno que se persigue, es fácil comprender
que hacer que esta función se ajuste en la mayor medida posible a la superficie real del terreno
tal y como ésta se encuentra recogida en el MDT con una menor o mayor precisión, resulta
poco lógico, intuyéndose de antemano que la fidelidad para con el relieve real de tal función
será poco menos que nula. No obstante, si en lugar de trabajar a nivel global con la totalidad de
la malla lo hacemos a nivel local tomando el entorno inmediato de un punto, esta simplificación
cobra mayor sentido y los parámetros que puedan calcularse a partir de la ecuación que se
deduzca en dicha porción de la malla serán más representativos de las caracterı́sticas reales
del punto tomado.
Haciendo esta operación para cada uno de los puntos de la malla, definiendo localmente
sus entornos mediante funciones como la anterior, podemos llegar a una caracterización ma-
temática del MDT tomando este como un conjunto de pequeñas mallas cada una de las cuales
representa una superficie con su ecuación caracterı́stica perfectamente definida.
Abundemos en este hecho estudiando la manera correcta de considerar el entorno de cada
punto y, una vez éste se encuentra establecido, cómo llevar a cabo el ajuste que conduzca
finalmente a una expresión algebraica del mismo.
Si el ajuste de la función al terreno se efectua por el método de mı́nimos cuadrados, y puesto
que hay seis parámetros en la expresión de dicha función, requerirá un mı́nimo de seis valores
para poder computarse. Un entorno de tan sólo una celda alrededor de una concreta de ellas da
lugar a una submalla de 3 × 3 = 9 celdas, suficientes ya para llevar a cabo el antedicho ajuste.
Obviamente, entornos mayores pueden considerarse en la medida que se crea necesario, aunque
ello supone una creciente complejidad en el ajuste y, sobre todo, no supone necesariamente un
aumento de precisión si se considera suficiente el empleo de únicamente 9 celdas, ya que las
celdas que se añaden pueden no tener representatividad debido a su alejamiento de la celda
central sobre la que se centran las operaciones. Ası́ pues, sea la siguiente submalla de 9 celdas
centrada alrededor de la celda denominada z5 .
46 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

z1 z2 z3
z4 z5 z6
z7 z8 z9
Evans propone a partir de lo anterior la definición de los parámetros que configuran la
superficie cuadrática a la que se pretende aproximar el entorno local de z5 de acuerdo con las
siguiente expresiones, todas ellas en función de las 9 celdas consideradas en dicho entorno 4 y de
la distancia entre ellas, que coincide lógicamente con el tamaño de celda y que representamos
de foma simbólica con la letra g.
z1 + z3 + z4 − z6 − z 7 − z9 z2 + z5 − z + 8
a= − (2.19)
6g 2 3g 2
z1 + z2 + z 3 − z7 − z8 − z9 z4 + z5 − z + 6
b= − (2.20)
6g 2 3g 2
z3 + z 7 − z 1 − z9
c= (2.21)
4g 2
z 3 + z6 + z9 − z1 − z4 − z 7
d= (2.22)
6g
z1 + z2 + z3 − z7 − z 8 − z9
e= (2.23)
6g
2(z2 + z4 + z6 − z8 ) − (z1 + z3 + z7 − z9 ) + 5z5
f= (2.24)
9
Se tiene ası́ ya una función algebraica sobre la que comenzar el trabajo de análisis y
cuyo estudio dará lugar a nuevos valores correspondientes al punto empleado como centro
en cada caso. De igual modo, disponemos de un adaptación numérica de dicha función, la
cual nos permite aplicar los resultados que extraigamos de la misma sobre el MDT que nos
encontremos analizando. La extracción de los antedichos valores y resultados es, por tanto, el
siguiente paso a dar.
Si recordamos cuanto se dijo en el tema precedente alrededor de las representaciones en
formato raster, se comentó entonces que éstas eran adoptadas por su conveniencia para la
representación de altitudes en el MDT, pero que igualmente podrı́an ser empleadas para otra
serie de parámetros cuya distribución espacial desea plasmarse en un documento cartográfico,
especialmente aquellas de tipo continuo. Siendo continuas todas las variables que derivare-
mos en este capı́tulo del análisis del MDT, resulta altamente interesante el representar éstas
mediante modelos númericos como el MDT y crear nuevas mallas de dichos valores que repre-
senten, por ejemplo, las pendientes u orientaciones a lo largo de las celdas que configuran la
zona de estudio. Más aún, resultará de interés, como en su momento veremos, trabajar con
las nuevas mallas creadas aplicando sobre éstas algoritmos similares a los que las han dado
lugar, para de este modo extraer nuevos conceptos a su vez expresables en sucesivas mallas de
datos.
La creación de una malla de datos a partir de la caracterización del MDT de modo local,
se consigue desplazando la submalla del entorno (en este caso de dimensiones 3 × 3) a lo largo
4
La consideración de las ocho celdas vecinas, aunque no es una terminologı́a de uso frecuente en relación
con los MDTs y deriva principalmente del trabajo con autómatas celulares, se conoce en general como vecindad
de Moore, en alusión a Edward F. Moore, y es probablemente el tipo de vecindad mas extendido en todos los
campos — el presente por ejemplo, en el famoso ((juego de la vida)) de Conway —.
Otros tipos de vecindad, tales con el de Von Neumann — nombrado en referencia al matemático John Von
Neumann —, considerando únicamente las celdas situadas en vertical y horizontal, no en diagonal, aparecen con
frecuencia aunque, de cara al análisis del terreno, pueden introducir un notable sesgo y no resultar suficientes
para el objetivo de caracterización morfológica que se persigue
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 47

de todas las celdas, de tal modo que todas sean en un momento centro del entorno definido,
recogiéndose ası́ los valores correspondientes a cada una de ellas, que se dispondrán en la nueva
malla correspondiente al parámetro analizado en cada caso. Si el lector esta familiarizado con
las técnicas habituales para tratamiento de imágenes digitales, reconocerá inmediatamente esta
técnica como la empleada en la aplicación de filtros a dichas imágenes. Teóricamente, muchos
de estos filtros — o similares desde el punto de vista conceptual — pueden ser aplicados
sobre un MDT, aunque, puesto que dicho proceso modifica la información del MDT, deben
emplearse con suma precaución para evitar que desvirtúen la misma. No siendo una operación
necesaria para el buen desarrollo del análisis hidrológico que perseguimos, no se tratarán en
este texto los conceptos referentes al filtrado de MDTs, presentándose en la medida de lo
posible alternativas más especı́ficas e idóneas para nuestra labor.

Figura 2.11: Esquema del desplazamiento de una submalla 3 × 3 para el análisis completo de la malla
del MDT mediante el estudio local de sus propiedades.

Teóricamente, la metodologı́a anterior relativa al movimiento de la submalla 3 × 3 permite


la creación de nuevas mallas de información, excepción hecha de las filas y columnas dispuestas
en los extremos de la malla original, para las cuales este planteamiento pierde sentido ya que la
disposición de dicha submalla sobre una celda situada en una de ellas obliga al emplazamiento
de algunas celdas de dicha ventana fuera de la propia malla, es decir, en zonas sin datos
conocidos. No resulta éste un hecho de elevada importancia, máxime si se tiene en cuenta que el
interés por dichos puntos, si se tomó una malla de información con una margen suficiente sobre
la zona objeto de estudio, será escaso o prácticamente nulo. No obstante, existen formulaciones
para cada parámetro de los que a continuación se describan, adaptando éstos a la circunstancia
marginal de este tipo de celdas, los cuales, sin embargo, no se añadirán por motivo de la
antedicha poca relevancia que estas celdas poseen.
Un último apunte antes de pasar directamente a la exposición de parámetros extraı́bles
del MDT. Pese a que a lo largo de los próximos puntos se va a fundamentar la obtención
de dichos parámetros en la caracterización matemática que en este apartado se ha descrito,
existen siempre diversas alternativas para cada uno de ellos, la mayorı́a de las veces de mayor
sencillez y que, no obstante, son empleadas con igual o mayor frecuencia y forman parte muy
importante de numerosos paquetes informáticos de uso habitual en este campo. Cuando ası́ sea,
éstas formulaciones serán comentadas con igual detalle con el único propósito de documentar
cada apartado de la mejor forma posible y arrojar una idea clara de su significado y de las
metodologı́as existentes para el trabajo con el mismo. La base matemática o fı́sica de la que
derivan éstas otras formulaciones será esbozada igualmente para una mejor comprensión de
todas las alternativas.

2.3.2. Pendiente
El análisis propiamente dicho del Modelo Digital del Terreno comienza en este punto con
algunas variables sencillas inherentes a cada celda, que servirán además para introducir de
modo progresivo la dinámica y estructura de la obra en cuanto a distribución y contenidos.
48 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Para comenzar esta primera aproximación a la evaluación y cálculo de esas variables que
definen el propio MDT y lo caracterizan desde otros puntos de vista — por supuesto, desde el
punto de vista hidrológico —, nuestro recorrido debe partir irremisiblemente del análisis de la
pendiente, magnitud imprescindible para la casi totalidad de elementos sucesivos, en especial
los de mayor notoriedad desde un aspecto netamente hidrológico.
La importancia de la pendiente como factor propio de cada celda en gran parte de los
estudios posteriores que van a realizarse, resulta obvia sin apenas necesidad de recurrir a otros
análisis matemáticos o la presentación de nuevas fórmulas, en cuanto que es inmediato asociar
el valor de dicha pendiente al comportamiento de la práctica totalidad de los procesos que
tiene lugar sobre el territorio definido. La pendiente como tal es la verdadera caracterı́stica
definitoria del relieve, y parámetros de tal importancia como la velocidad de flujo del agua,
el riesgo de erosión o la mayor o menor infiltración de agua en el suelo, entre muchas otras,
vienen condicionadas por el valor de dicha pendiente.
Se comprende ası́ que esta pendiente, más allá del tratamiento matemático al que vamos
a someter seguidamente su cálculo, sea empleada no únicamente como punto de partida en
las explicaciones sucesivas, sino como referencia inicial para la descripción de las bondades
que desde este punto, y ya introducidos en el análisis del MDT sensu stricto, nos proporciona
dicho MDT a través de su condición de representación cartográfica numérica.
Partiendo de la función matemática descrita en un apartado precedente, y a la cual asimila-
bamos la forma del MDT en un entorno local de un punto dado, la pendiente puede calcularse
a través de las primeras derivadas de dicha función, como probablemente el lector con cierta
inquietud matemática ya haya supuesto o al menos intuido. De aquı́ en adelante los conceptos
que van a aplicarse poco tienen que ver con la hidrologı́a o la propia geomorfologı́a, y se sitúan
sin embargo en el campo de la geometrı́a diferencial, aplicada, eso sı́, a los resultados previos
obtenidos en relación con los Modelos Digitales del Terreno que nos sirven de punto de partida
para todo este trabajo.
Asi pues, es esta pendiente un parámetro que, junto con el que se explicará a continuación
— la orientación — puede derivarse a partir de dichas derivadas parciales, motivo por el cual
la definición y evaluación de las mismas resulta el siguiente paso lógico a seguir en la presente
exposición.
Los términos que pretendemos calcular, a los que denotaremos como p y q respectivamente
y de aquı́ en adelante, por mera simplicidad en la exposición de sucesivas fórmulas, se expresan
de la siguiente forma.

∂z ∂z
p= y q= (2.25)
∂x ∂y

Aplicando lo anterior sobre la expresión introducida en (2.16), pueden reescribirse estas


ecuaciones como

2 by 2
∂( ax2 + 2 + cxy + dx + ey + f )
p= = ax + cy + d (2.26)
∂x
2 2
∂( ax2 + by2 + cxy + dx + ey + f )
q= = by + cx + e (2.27)
∂y

El valor que realmente nos interesa calcular es el del centro de la submalla, donde se sitúa
a su vez el eje de coordenadas, por lo que podemos simplificar la anterior expresión haciendo
x = y = 0. Si, además de esto, procedemos a sustituir los valores de (2.19), se obtiene
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 49

∂z z3 + z6 + z 9 − z1 − z4 − z7
p= =d= (2.28)
∂x 6g
∂z z1 + z 2 + z 3 − z7 − z8 − z9
q= =e= (2.29)
∂y 6g
Estas son, definitivamente, las expresiones de las derivadas dentro de las submallas 3 × 3
que venimos analizando alrededor de un punto dado del MDT. El gradiente de la superficie,
es decir, el vector perpendicular a la misma, tiene la forma

∂z ∂z
∇f = ( , ) = (p, q) (2.30)
∂x ∂y
La pendiente que buscamos obtener no es sino el ángulo entre dicho vector gradiente y la
vertical, el cual, haciendo uso de conceptos básicos de cálculo de ángulos entre vectores, se
obtiene según la expresión
p
γ = arctan d2 + e2 (2.31)
Desde otro punto de vista, puede obtenerse la pendiente combinando las dos derivadas
parciales según

dz p
γ = arctan = arctan d2 + e2 (2.32)
dxy
alcanzando, lógicamente, un resultado idéntico.

Figura 2.12: Mapa de pendientes. Las tonalidades más claras indican pendientes mayores.

Por último, otra forma distinta de contemplar este cálculo es interpretando la metodologı́a
expuesta como resultado de la aplicación de filtros aritméticos, en particular uno de la forma

−g 0 g
−g 0 g
−g 0 g
para la extracción del valor de p, y uno del tipo

−g −g −g
0 0 0
g g g
50 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

para el cálculo del factor q, empleando luego estos valores en la formulación presentada en
(2.31).
A lo largo del texto, veremos — ya se ha dejado constancia anteriormente de este hecho
— que los planteamientos relativos al trabajo con MDTs guardan una estrecha relación con
muchos puntos dentro del análisis digital de imágenes la utilización de dichas imágenes en
teledetección o como elementos para el análisis geográfico. La interpretación basada en filtros
a buen seguro que será familiar para aquellos lectores con conocimientos en esta disciplina, que
reconocerán en el esquema de arriba lo que se conoce habitualmente como núcleo de Prewitt
— aunque en este caso multiplicado por g —, utilizado con frecuencia para la detección de
bordes — que, en términos de color de la imagen, no son sino zonas con gradientes de magnitud
elevada—.
La utilización de estos filtros se lleva a cabo simplemente desplazando la anterior ventana
y calculando para cada celda central un nuevo valor que no es sino la media ponderada de los
9 de dicha ventana, empleando como coeficientes de ponderación de cada uno los valores que
se encuentran en el filtro.
En la aplicación directa de las expresiones matemáticas formuladas con anterioridad y
su implementación particular, debe considerarse la presencia de celdas sin datos dentro de
la malla, como ya se apuntó al definir este elemento, debiendo asignarse como valor de la
pendiente para aquellas celdas cuyo entorno de 8 celdas no se conozca de modo completo dicho
valor de ausencia de datos. Asimismo, como también se apuntó, las celdas de los extremos de
la malla se descartan por su escasa relevancia.
Con objeto de reflejar explı́citamente estos hechos, los cuales van a merecer idéntico tra-
tamiento en la totalidad de factores que serán analizados en las próximas páginas y que
derivan del análisis de la submalla 3 × 3, se introduce seguidamente la expresión algorı́tmica
en pseudocódigo para la creación de una malla de pendientes, compuesta por dos funciones.
La estructura en términos computacionales que seguirán el resto de parámetros de similar
ı́ndole es practicamente igual a la aquı́ presentada, con lo que ésta sirve también a tı́tulo
ejemplificador de la manera de emplear las formulaciones que componen este capı́tulo.
De modo particular, se denota como NODATA a la constante que refleja la ausencia de datos
en una celda, quedando el algoritmo como sigue.

función CalcularPendienteCelda (i,j)


// i,j son las coordenadas de la celda
// Z es la matriz de elevaciones
// g es la resolución
{
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si Z(i+n,j+m) = NODATA entonces
{
devolver NODATA
}
}
}
p=Z(i-1,j+1)+Z(i,j+1)+Z(i+1,j+1)
-Z(i-1,j-1)+Z(i,j-1)+Z(i+1,j-1)
q=Z(i-1,j-1)+Z(i-1,j)+Z(i-1,j+1)
-Z(i+1,j-1)+Z(i+1,j)+Z(i+1,j+1)
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 51

pendiente=sqrt(p*p+q*q)

devolver pendiente
}

procedimiento CrearMallaPendientes()
//S es la malla de pendientes.
//NC es el número de columnas de la malla.
//NF el n’umero de filas.
{
desde i=2 hasta i=NF-1
{
desde j=2 hasta j=NC-1
{
S(i,j)=CalcularPendienteCelda(i,j)
}
}
}

Nótese que, pese a no hacerse uso en la expresión de la pendiente del valor propio de la
celda, no resulta muy correcto — pese a ser perfectamente posible — desde el punto de vista
conceptual el asignarle una pendiente a una celda sin datos de altura. Es por ello que la com-
probación sobre la ausencia o presencia de datos se extiende a todas las celdas de la submalla
3 × 3 y no exclusivamente a las 8 empleadas explı́citamente en la fórmula correspondiente.
Hasta este punto, hemos dado una caracterización de la pendiente en un punto a partir
del tratamiento matemático de la superficie a la que hemos asimilado el entorno de una celda
en el seno del MDT. No obstante, la pendiente, por su carácter de factor básico y de muy
habitual cálculo, conoce muchas otras aproximaciones diferentes, algunas de las cuales, pese
a su simpleza, son utilizadas con tanta o incluso más frecuencia que la ya explicada y es
con estas otras formulaciones como aparece en algunos paquetes informáticos desarrollados
a este efecto. Otras, sin embargo, son producto de aproximaciones muy sencillas y, en cierto
modo, primigenias, que se mantienen por su mera simplicidad y por el hecho de que, a efectos
prácticos, pueden cumplir, y de hecho cumplen, su cometido de forma eficaz pues no son de
una imprecisión importante.
Algunos de estos otros modos de calcular la pendiente en una celda son enumerados a
continuación como cierre de este apartado.

Sustitución de los valores de p y q por las siguiente expresiones:


z2 + z7 z4 + z6
p= , q= (2.33)
2g 2g
Se calculan, por tanto, únicamente las pendientes en las direcciones de los ejes principales,
procediéndose a la evaluación de la pendiente global en la celda aplicando la formulación
propuesta en (2.31)
Estas formulaciones se corresponden con filtros de la forma

0 0 0
−g 0 g
0 0 0
52 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

para la direccion del eje x, y del tipo

0 −g −0
0 0 0
0 g 0

para el eje y

Método basado en diferencias finitas de tercer orden (Horn, 1981), mediante las expre-
siónes

(z9 + 2z6 + z3 ) − (z7 + 2z4 + z1 )


p= (2.34)
8g
(z7 + 2z8 + z9 ) − (z1 + 2z2 + z3 )
q= (2.35)
8g

Máxima pendiente entre la celda central y las celdas circundantes.

Media de las pendientes entre la celda central y las celdas circundantes.


El cálculo de esta pendiente entre la celda central y las de su entorno, por constituir
el fundamente de uno de los modelos de establecimiento de direcciones de flujo más
habituales, se analizará con sumo detalle más adelante en este capı́tulo. No obstante,
y pese a la importancia de esta formulación sobre dicho algoritmo de direcciones de
flujo, su utilización para la evaluación de la pendiente no es frecuente por su excesiva
sencillez. Como apunta Bosque Sendra (1992), las otras alternativas, además de ser mas
correctas desde el punto de vista cuantitativo, conceptualmente se encuentran también
más cercanas al concepto matemático de primera derivada que representa la pendiente.

2.3.3. Orientación
Estrechamente relacionada, aunque sin una tan amplia implicación directa con las mag-
nitudes de los principales elementos hidrológicos como la pendiente, otra variable de interés
con la que debe comenzarse el estudio de las caracterı́sticas fisiográficas del territorio sobre la
base del Modelo Digital del Terreno es la orientación.
Dicha orientación de una celda debe considerarse como un parámetro de relevancia en los
aspectos hidrológicos a través de su influencia en la propia caracterización morfológica del
terreno, especialmente en la influencia que ésta tiene para los aspectos climáticos a nivel local
y en las diferenciaciones entre, por ejemplo, zonas de umbrı́a y solana, entre otras. Como
veremos más adelante, ya entrados en la segunda parte del libro, el aumento de resolución
que nos posibilita el empleo de Modelos Digitales del terreno en el ámbito de aplicación de
las formulaciones de tipo hidrológico que serán descritas posteriormente, hace interesante el
considerar la magnitud de ciertas variables y su estrecha relación con los valores de orientación,
de cara a la elaboración de modelos más precisos y detallados.
Dejando a un lado el papel que pueda jugar la orientación en futuros apartados y recabando
en el aspecto matemático de su formulación según venimos trabajando en los últimos puntos,
ésta surge sencillamente una vez se han definido los conceptos previos de las derivadas parciales
y la expresión de éstas en función de las celdas circundantes a una celda dada.
La orientación, al igual que la pendiente, es un parámetro que deriva de las antedichas
primeras derivadas y es en base a las mismas que podemos dar una metodologı́a para su
cálculo. El concepto de dicho aspecto no es otro que el ángulo formado por el vector normal
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 53

a la superficie en el punto dado, y el del vector que define la dirección Norte, entendiendo
ası́ dicha orientación como el ángulo azimutal de la perpendicular al terreno, de tal modo que
tome un valor de 0o para el caso de una orientación Norte, 90o para la orientación Este, y
ası́ sucesivamente.
Los anteriores conceptos nos llevan, en términos mas explı́citos y cuantitativos desde el
punto de vista matemático a la siguiente expresión para la orientación, expresada ésta en
radianes.
p
φ= (2.36)
q
La igualdad anterior se obtiene con suma sencillez proyectando el vector gradiente sobre el
plano xy y calculando la tangente del ángulo formado por dicha proyección y el vector (0, 1)
perteneciente a dicho a este plano, es decir, el vector que indica el Norte en el mismo. Los
valores de p y q, conocidos con anterioridad a partir de los datos del MDT, permiten aplicar
con extrema simplicidad este último resultado
La forma habitual de utilizar este parámetro no es, pese a todo, la anterior, siendo mucho
más frecuente y de mayor utilidad práctica la presentación del resultado expresado en grados
sexagesimales, esto es, de acuerdo con lo siguiente.

φ = arctan(p/q) (2.37)
La notación matemática del concepto queda completa en este punto, no siendo ası́ con la
formulación algorı́tmica que pueda derivar del mismo, sobre la que deben realizarse ciertas
puntualizaciones.
Generalmente la orientación se acostumbra a dar en el intervalo 0–360o , siendo este rango
tambien interesante para el trabajo interno de un posible algoritmo asociado, por razones
que en breve serán comentadas. Ello hace necesaria la distinción entre los valores positivos o
negativos que la implementación de la función arcotangente arroje en cada caso y el estudio
de éstos para poder en función de los mismos asignar correctamente el ángulo correspondiente
dentro de los valores antes comentados. Se trata, por tanto, de una mera puntualización sin
mayor importancia y de fácil solución práctica, pero cuya reseña creo es interesante si se tiene
en mente una implementación de lo explicado a lo largo de este punto.

Figura 2.13: Mapa de orientaciones. El rango de variación va desde los 0o (negro) hasta los 360o
(blanco).

Señalar para concluir que este parámetro de orientación, al igual que sucede con la pen-
diente en su concepción de elemento caracterizador de la tasa de variación de la variable
54 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

representada en la malla analizada, será utilizado en algún otro punto a lo largo del texto
en mallas distintas de las de elevaciones, por lo que es importante la comprensión de estos
conceptos (sencilla, por otra parte) para futuras formulaciones y elementos adicionales. Éstos,
no obstante, serán comentados de nuevo y adaptados al entorno en que se presenten, cuando
la ocasión ası́ lo exija.

2.3.4. El problema de las zonas llanas. Parte I


Al introducir la descripción matemática de las superficies recogidas en el MDT, y en
particular al presentar la manera en que nuevas mallas de datos iban a ser calculadas a partir
de la utilización sucesiva de una submalla 3×3 a lo largo de todas las celdas, un problema de
forma surgió al tratar aquellas celdas situadas en los extremos, resultando necesario para las
mismas aportar una formulación accesoria.
Esta excepción, el primer obstáculo para la aplicación de una metodologı́a generalizada
en nuestra actual tarea, era, sin embargo, un problema con caracter genérico que afectaba a
los procedimientos de cálculo de cualquier parámetro, independientemente de la naturaleza de
éste y siempre que estuviera basado, obviamente, en el trabajo con la submalla de entorno de
una celda según lo definido.
El trabajo con el gradiente, no obstante, aporta un nuevo inconveniente que obliga a tener
en consideración algunos aspectos adicionales para garantizar la buena definición del mismo
en la totalidad de las celdas que conforman la malla objeto de análisis. Este hecho, además,
nos presenta una primera definición de una de las circunstancias de mayor relevancia que
atañen al trabajo con MDTs, y que es aquella relativa a las zonas llanas, es decir, con valor de
pendiente nulo (aunque veremos que no es éste exactamente el caso en el presente apartado).
No por azar se ha añadido al tı́tulo de este punto la coletilla de Parte I, en referencia a una
posterior secuela donde estas circunstancias serán analizadas con mucho mas detalle, pues
influirán entonces de manera muy notable en otra serie de parámetros y elementos a calcular.
En lo referente al caso actual del gradiente, la presencia en el denominador de la ecuación
∂z
(2.37) del componente q = ∂x nos obliga a tomar ciertas medidas ante la posibilidad de que
éste pueda tomar un valor nulo, quedando en tal caso indefinido el valor de la orientación de
dicha celda.
Si únicamente es nulo el valor de q, pero no lo es el de p, ello simplemente indica que
nos encontramos ante una celda cuya orientación coincide con el eje x, es decir, orientada
exactamente al Este o al Oeste dependiendo del signo que tome valor de p. No existe más
problema en tal caso salvo la necesidad expresa de contemplar la anterior posibilidad en una
supuesta formulación algorı́tmica que pueda desarrollarse para la evaluación de la orientación.
Frente a esto, existen celdas a las cuales no resulta posible asignar un valor de orientación
y obligan a la adición de nuevos supuestos para reflejar de igual modo estas circunstancias.
Dichas celdas no son otras que aquellas donde la pendiente sea nula, esto es, que p = q = 0,
quedando el valor de la orientación igual al cociente 00 , y por tanto, indeterminado.
Analizando la situación desde un punto de vista de la lógica más habitual, independien-
temente del aspecto matemático, resulta obvio que un punto por completo plano no puede
tener orientación alguna, por lo que debe asignarse algún valor establecido que indique esta
ausencia de orientación o, como suele denominarse, orientación a Todos los Vientos (TV).
Desde un punto de vista fı́sico del propio relieve que se analiza, debemos pensar que la exis-
tencia de una zona perfectamente plana no es sino un artificio derivado de la propia naturaleza
del MDT que se está empleando y de la discretización y la disminución de la información que
implica dicho uso. No obstante, situaciones como ésta son altamente frecuentes en práctica-
mente cualquier MDT, incluso con independencia de la resolución con que se trabaje, por lo
que debe buscarse una solución para las dificultades que ahora se presentan. Como ya se apun-
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 55

to con anterioridad, también será necesario proponer alternativas o formulaciones adicionales


en algunos otros parámetros que posteriormente serán estudiados y en los que la incidencia
de este hecho es ciertamente mas grave.
La solución adoptada con carácter habitual en relación con la orientación pasa por la
utilización de los valores recomendados algunas lı́neas atrás, es decir, expresar ésta siempre
dentro del intervalo 0–360o ; y utilizar un valor fuera de este rango — habitualmente −1 —
para indicar que la celda es plana y resulta imposible el cálculo de un valor de orientación
adecuado. De este modo se establece una convención sencilla — cualquier otra que el lector
pueda adoptar será igualmente válida — que permite, ahora sı́, aplicar las ecuaciones obtenidas
relativas a este parámetro en la totalidad de las celdas y casos posibles que pueden encontrarse
en un Modelo Digital del Terreno dado.
Profundizando algo más en lo mencionado unas pocas lı́neas más arriba sobre la artificia-
lidad de las zonas perfectamente llanas, y aunque la formulación propuesta para la evaluación
de la pendiente no implique de por sı́ una imposibilidad o cualquier otra dificultad de cálculo
en las mismas, resulta interesante el plantear algún tipo de enfoque como el asumido para el
caso de la orientación, aplicando algún tipo de clasificación a ciertos datos en función de sus
valores. Algunos autores como Mitasova recomiendan el establecimiento de un umbral mı́nimo
de pendiente bajo el cual se puede asumir que la zona es totalmente plana y, por tanto, debe
ser tratada con las formulaciones alternativas que se hayan propuesto para este caso en cada
uno de los parámetros que se estudien.
Este planteamiento quizás no cobre un especial sentido a estas alturas del texto, pero
se puede justificar con la presencia de algunas variables relacionadas con la pendiente en el
denominador de otras expresiones que en su momento serán analizadas, de tal modo que
valores muy bajos de pendiente pueden arrojar resultados de una magnitud exagerada para
estas expresiones, magnitud que no es consistente, en ocasiones, con el significado fı́sico del
parámetro calculado.
A este respecto no existen análisis detallados que permitan al menos esbozar un valor
indicativo para el antedicho umbral, pero la mención de esta circunstancia debe ser considerada
por el lector si éste desea implementar algunas de las metodologı́as descritas en este texto,
asignando dicho valor umbral en función de las propias circunstancias o de sus consideraciones
personales acerca del tema.

2.3.5. Curvaturas
La consideración realizada hasta el momento respecto a la superficie representada por las
celdas del MDT y su análisis como tal superficie desde un punto de vista matemático, permite
continuar nuestro estudio e incluir en el mismo algunos parámetros adicionales que extienden
y complementan los anteriores y, aun sin una aparente relevancia como caracterizadores de
fenómenos fı́sicos, sean éstos hidrológicos o no, constituyen información de gran interés y la
base para una integración posterior con verdadero significado fı́sico. De entre estas variables
de interés son destacables las curvaturas, particularmente en el sentido de la máxima pen-
diente (vertical) y en el de la curva de nivel asociada a la celda (horizontal), cuya expresión
matemática se analiza a continuación.
Dejando atrás las variables que guardaban una dependencia directa con las derivadas de
primer orden — pendiente y orientación —, la variación de éstas expresada a través de las
derivadas parciales de segundo orden va a ser la base de partida para el presente apartado
y para la extracción de los parámetros que de ellas pueden deducirse. El significado de estos
nuevos parámetros y su utilidad desde un punto de vista práctico serán explicados a la par
que se presenta una expresión teórica de los mismos siguiendo la estructura general del texto
hasta el momento.
56 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Las expresiones de las que vamos a partir en este caso y que deben definirse en nuestro
ámbito de trabajo en relación con el MDT son, pues, las siguientes.

∂2z ∂2z ∂2z


r= , s= , t= (2.38)
∂x2 ∂y 2 ∂x∂y
A éstas deben sumarse, lógicamente, las ya deducidas derivadas de primer orden, que
también pasarán a formar parte de las formulaciones que a continuación se desarrollan.
Las expresiones que se obtienen para lo anterior, simplemente derivando la ecuación general
de la superficie del MDT en la submalla 3 × 3, son las siguientes:

2 by 2
∂ 2 ( ax2 + 2+ cxy + dx + ey + f )
r= =a (2.39)
∂x2
2 2
∂ 2 ( ax2 + by2 + cxy + dx + ey + f )
s= =b (2.40)
∂y 2
2 by 2
∂ 2 ( ax2 + 2 + cxy + dx + ey + f )
t= =c (2.41)
∂x∂y

Las curvaturas de la superficie pueden tomarse en diversos sentidos, de los cuales sólo dos
de ellos serán aquı́ detallados por su mayor relevancia, compartiendo todos ellos una serie de
aspectos en común tanto a nivel matemático como en su interpretacion posterior.
Las curvaturas como tales vienen a indicarnos la morfologı́a cóncava o convexa del punto
analizado de acuerdo con una dirección dada, dirección que, según sea tomada, tendrá unas u
otras implicaciones sobre la significación fı́sica de los valores obtenidos. Al respecto de estos
valores, se van a obtener aquı́ a través de expresiones que arrojan valores reales como resultado,
pero también resulta común tener en cuenta únicamente los signos de los mismos (o ausencia
de tal signo si el valor es nulo) para caracterizar la curvatura considerada sencillamente como
cóncava o convexa (o plana en el caso nulo).
Podemos, en primer lugar, y comenzando con una introducción generalista que empleare-
mos como base para la definición de las curvaturas que resultan de interés, dar una expresión
genéral para cualquier curvatura, de tal modo que ésta quede en función de la sección sobre
la que quiera considerarse la misma, y que será de la forma mostrada a continuación.

∂2z ∂ z 2 ∂ z 2
∂x2
cos2 β1 + 2 ∂x∂y cos β1 cos β2 + ∂y 2
2 cos β2
k= q (2.42)
∂z 2 ∂z 2
cos ν 1 + ( ∂x ) + ( ∂y )

donde β1 y β2 son los ángulos del vector normal a la sección considerada con los ejes x e y, y
ν el formado por la propia sección y la normal a la superficie en el punto analizado.
A partir de la expresión anterior, ahora sólo resta definir aquellas secciones que son de ma-
yor interés o que pueden proporcionar una información con un mayor significado con respecto
a la caracterización del terreno que llevamos a cabo, y en especial con aquellos aspectos que
puedan guardar alguna relación con fenómenos hidrológicos diversos.
En un primer lugar, y si ya sabemos que la curvatura sirve como un indicador de la
concavidad o convexidad en el plano de la sección propuesta, parece lógico tratar de estudiar
este valor en el plano por el cual se va a producir la escorrentı́a del agua, es decir, en un plano
dispuesto perpendicularmente a la curva de nivel de tal modo que la intersección de éste con la
superficie nos de la lı́nea de máxima pendiente. Se llega ası́ a lo que denominaremos curvatura
vertical, y para la cual los ángulos que quedaban sin definir en la expresión genérica mostrada
en (2.42) toman, aplicando ya la notación introducida en (2.26) los valores siguientes.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 57

q −p
cos ν = 1 , cos β1 = p
3
, cos β2 = p (2.43)
p2 + q 2 p2 + q 2
Llevando estos a (2.42) y simplificando, obtenemos la expresión de la curvatura vertical
que queda como sigue.

q 2 r − 2pqs + p2 t
k= p (2.44)
(p2 + q 2 ) 1 + p2+ q 2
Al estar fundamentada en la aplicación de la formula genérica sobre el plano que da lugar
a la máxima pendiente, esta curvatura va a guardar una relación directa con el flujo del agua
que discurre en la dirección de dicha lı́nea de máxima pendiente. Ası́, en las zonas en las que
el valor de la curvatura sea positivo, es decir, cuando la pendiente aumente y nos encontramos
por tanto en una zona de tipo convexo, el flujo de agua tenderá a acelerarse en ese punto,
con las consecuencias que pueden deducirse en una primera aproximación sobre otra serie
de factores aparte del propio movimiento del agua, como pueden ser la capacidad erosiva del
dicho flujo, entre otros. No obstante, el análisis de aspectos como el anterior deben contrastarse
también con la curvatura en sentido de la curva de nivel, pues es la conjunción de ambas la
que terminará por darnos una visión más efectiva de la realidad geomorfológica de la celda y
permitirnos en base a ella la evaluación de otra serie de circunstancias como las anteriomente
reseñadas.
Dicha curvatura en el sentido de la curva de nivel, a la que denotaremos como curvatura
horizontal, puede obtenerse de un modo similar al anterior, sin más que proceder a una defi-
nición del nuevo plano de la sección a emplear, definición que vendrá dada por los valores de
los ángulos correspondientes, y que queda recogida a continuación.

p
cos ν = 1 , cos β1 = p
3
(p2 + q 2 )(1 + p2 + q 2 )
q
cos β2 = p (2.45)
(p2 + q 2 )(1 + p2 + q 2 )
De nuevo, llevando este resultado a la ecuación general de las curvaturas y operando, se
tiene

q 2 r − 2pqs + p2 t
k= p (2.46)
(p2 + q 2 ) (1 + p2 + q 2 )3
Esta segunda curvatura calculada puede relacionarse en sus sentido aplicado también con
el flujo de agua que circula a través de la celda, aunque de un modo distinto y altamente com-
plementario a lo visto en el caso de la curvatura vertical. Ésta última, haciendo referencia a la
variación de pendiente sobre el mismo eje del flujo (la máxima pendiente), aporta información
relativa al perfil longitudinal del rı́o. En el caso de la curvatura horizontal, esta información
no es otra que la tocante a la sección transversal del cauce de flujo del agua, supuesto éste
formado por la celda central objeto de análisis y las circundantes. La información acerca de
esta sección y la concavidad o convexidad — no ya de la sección, pues en la escala de trabajo
es probable que el cauce real del rı́o apenas ocupe una celda parcialmente, sino del entorno —,
puede aportar un dato de interés acerca de la convergencia o divergencia del flujo a su paso
por al celda considerada. Ası́, formas cóncavas indican una convergencia neta del entorno de la
celda hacia el centro de la misma, existiendo por tanto un aumento de concentración de flujo,
mientras que las formas convexas suponen procesos por completo opuestos a los anteriores.
Se comprende que lo anterior es de aplicación más correcta para flujos en ladera, pues en
el caso de flujos encauzados, aunque el perfil de dicho cauce no se refleje, como se ha dicho, en
58 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

los datos del MDT, es lógico que vaya confinado a dicho perfil no siendo relevante la curvatura
en el exterior del mismo salvo en caso de avenida, y no con carácter general.
Como en el caso anterior, las implicaciones del signo de esta curvatura puede interpretarse
desde otros puntos de vista y con referencia a aspectos variados de la geomorfologı́a del terreno,
quedando sin embargo definidas sus implicaciones de un modo menos robusto mediante el sólo
empleo de éste parámetro de forma aislada.

Figura 2.14: Mapas de curvatura horizontal (derecha) y vertical (izquierda). Las zonas claras repre-
sentan concavidad, mientras que las de tonalidad oscura indican convexidad.

Ambas curvaturas, tal y como se han expuesto en este punto, no son a la escala de trabajo
que venimos aplicando elementos de tanta importancia como los anteriores de pendiente y
orientación — por razones obvias —, ni resulta tan efectivo y útil el trabajo con las mismas,
principalmente por las limitaciones a la interpretación de su significado que se derivan de la
naturaleza misma de estos parámetros. Un análisis a nivel más local, pasando como es lógico
por el empleo de tamaños de celda inferiores, dotarı́a de mayor sentido práctico a estas variables
y permitirı́a un empleo más óptimo de los resultados obtenidos, pues dichas interpretaciones
resultan más fieles a la realidad en escalas menores que la que hemos dado como válida para
operar con el resto de variables vistas hasta el momento.
Por su parte, el análisis a un mayor nivel tal como el que ya se argumentó como nivel
de trabajo correcto para el enfoque de esta obra, sin ser erróneo, debe considerarse de modo
indicativo, en especial para aquellos factores que derivan de un modo parcial de los valores de
las curvaturas. De otro modo, si no se obvian estos otros factores derivados o se toman sin el
debido recelo y prudencia, los resultados de ellos extraı́dos pueden no estar en concordancia
con los obtenidos mediante otros modelos mas especı́ficos.
Esta circunstancia hace alusión directa a los aspectos en relación con la erosión, la cual
puede interpretarse en una primera aproximación a partir de las curvaturas y los parámetros
elaborados a partir de las mismas como se verá en el siguiente punto. Dicha relación entre
curvaturas y procesos erosivos debe tomarse con precaución, siendo recomendable el hacer uso
de las primeras para los aspectos comentados en lo tocante al comportamiento de los flujos de
agua (aceleración, concentración, etc) y emplear las interpretaciones derivadas como elementos
indicadores pero en absoluto categóricos en referencia al aspecto sobre el que versen dichas
interpretaciones.
Desde el punto de vista matemático existen otro tipo de curvaturas además de las aquı́ pre-
sentadas, pues éstas constituyen una importante parcela dentro de la geometrı́a diferencial,
siendo relativamente sencillo encontrar la expresión de las mismas en los textos habituales
sobre el tema. No obstante, la relación de muchos de estos parámetros con algún tipo de sig-
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 59

nificado fı́sico en general, y de tipo hidrológico en particular, no es en absoluto unánimemente


aceptada y se ha preferido no dar excesivo desarrollo a este tema. Algunas de estas otras
expresiones de las curvaturas, se utilizan de todos modos como base para ejercicios propuestos
al final de este capı́tulo, que satisfarán la curiosidad del lector más inquieto e incitarán al
análisis de la significación de los mismos, procurando ası́ de modo indirecto, sin duda, una
mejor comprensión de todo lo explicado en estas lı́neas.

2.3.6. Parámetros derivados de las curvaturas


Considerando como de mayor importancia las curvaturas propuestas con anterioridad,
y asumiendo que éstas, por su propia definición, pueden servir en conjunto, y unidas a la
pendiente y la orientación, para dar una definición suficientemente completa del terreno desde
el punto de vista morfológico, cabe plantear la posibilidad de elaborar formulaciones conjuntas
donde intervengan las dos antedichas curvaturas. El significado pleno de éstas, como se ha
comentado ya con anterioridad, puede aflorar en estos nuevos planteamientos, apoyado en la
complementariedad de dichos parámetros en cuanto que caracterizan similares magnitudes
pero desde puntos de vista diferentes y bien definidos de modo individual.
El trabajo con los valores de las curvaturas obtenidos y la incorporación de éstos dentro de
nuevos planteamientos puede realizarse tanto de forma precisa y cuantitativa, recurriendo a
los valores exactos obtenidos, como de forma cualitativa, simplemente empleando el trinomio
cóncavo/convexo/plano, de forma que las diferentes combinaciones de los valores de ambas
curvaturas, aun pudiendo matizarse en cuanto a su importancia, signifiquen estructuras de
uno u otro tipo únicamente basadas en dicha caracterización cualitativa.
Por su mayor simplicidad y no perder pese a ella su representatividad y valioso significa-
do, comenzaremos por este último planteamiento para pasar con posterioridad a un análisis
númerico de mayor exactitud.
Tanto para este primer posicionamiento cono para el que será seguidamente desarrollado,
las similitudes conceptuales entre ambas curvaturas pueden servir como punto de partida para
establecer la forma de unir éstas de un modo u otro. Aunque reflejen aspectos básicamente
distintos, se puede intuir que en ambos, la caracterización de una celda dada como cóncava o
convexa supone en cierta medida la ocurrencia de procesos que guardan alguna relación fı́sica
entre ellos.
Por ejemplo, para el caso de curvatura horizontal de tipo cóncava, esto supone una con-
centración del agua que, dada la forma de la sección transversal al flujo, vierte sobre la linea
que éste define, dando lugar a una acumulación de dicho flujo. Si centramos la antención en
una curvatura vertical cóncava, ésta supone una disminución de la velocidad del flujo, por
lo tanto representa un potencial retención de agua en este punto. Ello, unido a que la forma
cóncava viene asociada con una capacidad para albergar dicha retención, lleva rápidamente a
la conclusión de que, también en este caso, la concavidad puede asimilarse a un proceso que
bien podrı́a definirse como de acumulación.
Aplicando un razonamiento similar, es sencillo asociar a las curvaturas de tipo convexo
procesos de dispersión del flujo, que tal como sucede en el caso anterior serán acentuados
cuando ambas curvaturas tengan el mismo signo y verán compensados sus efectos cuando
tengan signos contrarios y no se produzca una suma de ambos.
Conjuntamente con los valores extremos de acumulación o dispersión, existe una gran parte
de combinaciones intermedias que vienen a representar zonas donde no se encuentran definidos
con suficiente entidad ninguno de los procesos anteriores, a las que denominaremos zonas de
tránsito, completándose ası́ una caracterización sencilla pero altamente práctica de las zonas
analizadas.
En la figura (2.15) se exponen a modo de tabla de dos entradas las combinaciones posibles
60 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

según lo anterior, acompañadas de representaciones gráficas complementarias que aclaran el


significado de cada una de ellas y sirven de resumen visual de la formulación propuesta.

Figura 2.15: Caracterización de procesos de acumulación según los valores de las curvaturas horizontal
y vertical asociadas

Extendiendo el planteamiento anterior en lo referente a la precisión del mismo, pero man-


teniendo la base conceptual que reside tras él, estamos en condiciones en este punto de tratar
de desarrollar una expresión matemática que permita la obtención de resultados similares a los
anteriores desde un punto de vista numérico en lugar de una simple distinción en tres clases.
En primer lugar, la magnitud de la curvatura global como función compuesta de las dos
curvaturas estudiadas, independientemente de su signo, debe considerarse de cara a la cuan-
tificación de la intensidad con que los procesos de acumulacion o deposición van a darse en la
celda objeto de análisis. Esta combinación ambos parámetros puede darse a traves de lo que
se denómina curvatura acumulada, y cuya sencilla expresión es

ka = kh kv (2.47)
Se tiene ası́ ya un primer elemento cuantificador de los efectos derivados con anterioridad
de las curvaturas, el cual indica la magnitud de dichos efectos, ya sean éstos acumulaciones o
dispersiones del flujo. Se necesita, por tanto, para completar lo anterior y dotar de significado
a esta curvatura acumulada, algún parámetro que determine el fenómeno que tiene lugar ma-
yoritariamente sobre la celda analizada, ya que la expresión anterior no permite la evaluación
del mismo por meras razones de su formulación matemática. A este respecto, una simple media
aritmética de las curvaturas horizontal y vertical puede cumplir de forma óptima la función
requerida, quedando ası́ definida una nueva variable según lo siguiente:

kh + kv
km = (2.48)
2
Ya con estos dos factores, una nueva composición de ambos nos permite obtener un paráme-
tro autónomo caracterizador de los procesos ya descritos, a la vez que cuantificando la impor-
tancia de los mismos. La expresión a la que se llega en este caso alcanzando el fin perseguido,
puede ser del tipo de la mostrada bajo estas lı́neas.

kAT D = km ka (2.49)
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 61

El estudio de los fenómenos de acumulación, tránsito o dispersión queda ahora definido


con una mayor solidez al hacer uso de ambas curvaturas descritas en el apartado precedente,
y pueden ası́ derivarse nuevos resultados además de los ya introducidos y relacionados con los
propios flujos de agua y su comportamiento.
La información relativa a dichos fenómenos puede ser utilizada para la estimación de pro-
piedades del suelo que afecten a la hidrologı́a subterranea o a los procesos de infiltración, entre
otros; para estudios de estabilidad del terreno o para derivar parámetros que pueden definir
en una primera aproximación el comportamiento y dinámica de elementos contaminantes en
el suelo, de interés tambien para un análisis hidrológico desde el punto de vista de la calidad
de las aguas. Muchos estos aspectos, sin embargo, escapando a la filosofı́a y alcance de esta
obra, no serán analizados con mayor detalle, quedando como verdadero resultado de impor-
tancia en este sentido el ya desarrollado en las lı́neas anteriores, y que sirve como colofón a
los referidos a una mera caracterización morfológica del terreno con carácter local, es decir,
basada únicamente en las valores registrados para las celdas en el entrono inmediato de cada
celda problema.
A partir de este punto, el resto de formulaciones que aún restan por estudiar ampliarán
la zona de influencia que debe ser considerada, siendo planteadas desde un nuevo punto de
vista como a continuación comenzaremos a ver. Antes de ello no obstante, nos entretendremos
en una última propiedad de cada celda, de carácter distinto a las anteriores — especialmente
según los modelos que se adopten para su cálculo —, y a la que, por su vital importancia, se
dedicará amplio número de páginas, no escatimando detalle alguno en su presentación.

2.3.7. Cálculo de direcciones de flujo


Los elementos básicos del análisis hidrológico —rı́os y cuencas— según ya quedó expresado
en la introduccion, son la base inicial para constituir el entorno de aplicación de las formu-
laciones posteriores, siendo su caracterización y definición el nucleo central de esta primera
parte del libro. Dichos rı́os y cuencas, aun en su condición de elementos básicos, estando plas-
mados sobre un contexto computacional y sobre la base de un MDT tal y como éste recién
fue definido, pueden reducirse a unidades menores de las que, a su vez, es posible partir para
su propia definición y establecimiento. Ası́, y como se verá más adelante en términos más
formales y rigurosos, los rı́os pueden entenderse como conjuntos de celdas por las que circula
una cierta cantidad de agua de forma canalizada, y las cuencas como agrupaciones de dichas
celdas cuyo flujo acaba alcanzado una celda dada.
Es fácil darse cuenta, por tanto, de que la celda, la unidad mı́nima que encontramos en
el MDT como entidad cartográfica, se constituye también como la unidad de partida para el
resto de elementos, siendo ası́ su análisis el que nos facultará para posteriormente llevar a cabo
el estudio de entidades más complejas y modelos de mayor envergadura.
Comencemos, pues, a trabajar con estas piezas básicas para, encajándolas metódicamente
construir en sucesivos capı́tulos las antedichas entidades.
De entre las caracterı́sticas más relevantes de cada una de las celdas, destaca de manera
especial la denominada dirección de flujo, en cuanto que ésta caracteriza el movimiento del
agua a través de la celda y condiciona, por tanto, gran número de otras formulaciones y
planteamientos. La relevancia de este factor lo corroboran la extensa literatura al respecto y
el notable esfuerzo investigador que se ha llevado a cabo con el único objetivo de conseguir
definir una metodologı́a que explique satisfactoriamente el comportamiento del agua a través
de las distintas celdas que componen el MDT, siendo consistente con los procesos observados
en la realidad. La discretización del terreno en unidades mı́nimas (celdas) que propone el
Modelo Digital del Terreno es, como parece lógico, el principal escollo que se presenta para la
modelización de un fenómeno continuo como el estudiado, y frente al cual se han desarrollado
62 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

con notable éxito las metodologı́as y formulaciones que se expondrán en el presente apartado.
La definición del comportamiento de la celda como unidad aislada en lo referente al flujo
de agua a través de la misma viene condicionada directamente por las celdas circundantes,
ya que es la relación entre las alturas de cada una ellas con la celda central la que indica la
dirección de flujo. Dicha dirección está fundamentada en el principio básico y evidente de que
el agua en su recorrido se mueve siempre hacia el menor potencial posible, esto es, hacia la
dirección de máxima pendiente.
Se considerará, por tanto, para comenzar, el esquema ya bien conocido de submalla 3 ×
3 que será utilizado como fundamento conceptual también en este caso. Posteriormente, el
refinamiento de este análisis y la consideración de cierta serie de circunstancias posibles, haran
que debamos ((mirar más allá)) de esas 9 celdas para la formulación de alternativas y soluciones
de cálculo aceptables.
Manteniéndonos por el momento sobre el esquema anterior, el problema a resolver en este
punto consiste en, a partir de la celda central, calcular el patrón de movimiento del agua
desde la misma; problema que admite una cierta variedad de planteamientos, siendo todos
ellos aquı́ analizados en orden creciente de complejidad o precisión.

El modelo D8
La perspectiva mas sencilla y adecuada para comenzar la exposición de algoritmos en torno
al cálculo de direcciones de flujo, es la denominada D8 (O’Callaghan y Mark, 1984), acrónimo
derivado de su denominación en lengua inglesa Deterministic 8. Esta formulación, si bien
ciertos estudios posteriores realizados con respecto a la misma han puesto de manifiesto que
bajo determinadas circunstancias da lugar a resultados erróneos y no representa con fidelidad
la realidad hidrológica del territorio, es la implementada en la gran mayorı́a de paquetes de
análisis hidrológico y la que, en términos generales, resulta de más común aplicación debido
principalmente a su sencillez operativa y facilidad de comprensión.
Asimismo, como más adelante se verá, permite obtener mejores resultados en términos de
eficacia de computación, precisamente debido a la simplicidad de sus fundamentos, la cual
permite la simplificación de ciertos procesos. Baste decir aquı́, a modo de resumen, que la
formulación D8 ofrece resultados de calidad sobradamente aceptable en la gran mayorı́a de
los casos, siendo, de cualquier manera, el fundamento básico para la mayor parte de las otras
formulaciones que serán estudiadas, representando, por éstas y otras razones, la metodologı́a
clave para el análisis hidrológico de Modelos Digitales del Terreno. Es de reseñar, además,
que las posibles deficiencias del modelo desde el punto de vista del estudio geomorfológico
se diluyen cuando los resultados de éste son utilizados en el análisis hidrológico en sentido
estricto (verdadero objetivo que perseguimos), corroborando ası́ la vigencia y bondad de este
método y el desarrollo extenso del que va a ser objeto en estas páginas.
Los fundamentos teóricos de esta metodologı́a son intuitivos e inmediatos. Para el modelo
D8, y dada una celda problema, el agua puede abandonar ésta únicamente en ocho direcciones
posibles, esto es, las ocho que resultan de unir el centro de la celda inicial con los de las las
ocho circundantes. El ángulo de desplazamiento del flujo queda ası́ discretizado en intervalos
de 45o (360/8), circunstancia que se erige como principal inconveniente del método al restringir
la variedad de situaciones reales a tan solo 8 posibles.
Los errores en la delimitación de cuencas, la aparición de segmentos rectilı́neos en zonas
llanas o la acumulación de errores en pendientes monótonas, son, entre otras, algunas de
las consecuencias indeseadas de lo anterior, y serán explicadas con mas detalle en sucesivas
páginas. La metodologı́a del D8, no obstante, presenta también ventajas notables además de
la sencillez y buen rendimiento ya mencionados, siendo interesante resaltar que se establece
una relación biunı́voca entre los cauces trazados empleando direcciones de flujo calculadas
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 63

mediante D8 y las propias direcciones, hecho que se pierde en los enfoques de tipo no discreto
que se plantean como soluciones para la optimización y mejora del método.
El proceso de cálculo de la dirección de flujo es sencillo, y requiere únicamente el calculo
de una pendiente media entre la celda central y las 8 circundantes, la cual se evalúa mediante
la expresión
zi+m,j+n − zi,j
γ= ; m, n ∈ {−1, 0, 1}, mn 6= m + n (2.50)
l
Nótese que se ha introducido de nuevo la notación generica de la malla en lugar de la
definida para la submalla 3 × 3, pues resulta más apropiada para este caso y para los restantes
desde este punto en adelante.
La condición nm 6= n + m se añade únicamente para evitar el caso m = n = 0, esto es el
análisis de la propia celda problema, ya que sólo tiene sentido el estudio de las 8 en contacto
con ella, pero no de ella misma.
Por último, la expresión en el denominador representa la distancia entre los centros de las
celdas entre las que se calculan, pero no se emplea aquı́ directamente la variable g de tamaño
de celda, ya que la distancia a aplicar no es igual en las celdas situadas en la vertical o en la
horizontal de la celda central, que en las celdas situadas en diagonal a la misma. Puede, no
obstante, expresarse l en función de g de acuerdo con lo siguiente.

g √ si |n + m| = 1
l= (2.51)
g 2 si |n + m| =
6 1
Teniendo todo esto en cuenta, podemos establecer la siguiente celda en el flujo sin más que
buscar la mayor de las pendientes calculadas para todas las celdas del entorno considerado,
siendo esta la dirección que seguirá el agua a su paso por la celda que hemos analizado. La
concepción simplista expresada no utiliza, como vemos, la caracterización de la pendiente que
vimos en el apartado correspondiente algunas páginas atrás, restringiendo también el cálulo de
este parámetro a las 8 direcciones posibles que conforman el abánico de posibilidades con las
que trabaja esta metodologı́a. En realidad, esta metodologı́a usa no únicamente el concepto de
pendiente, sino también ideas relativas a la orientación de la celda, aunque éstos se presentan
bajo una formulación matemática bien distinta debida al distinto objetivo perseguido en este
caso.
Puesto que nuestro planteamiento trabaja por el momento sobre un entorno cerrado y bien
conocido de la celda en forma de submalla, la extensión de los resultados de dicha celda al
resto del MDT y el desarrollo de nuevas mallas de información puede perfectamente llevarse
a cabo desplazando la citada submalla por la totalidad de las celdas que componen el MDT,
como ya se hiciera para otros parámetros. Sin embargo, la presencia de las celdas limı́trofes
en los extremos de la malla debe solventarse en esta ocasión ignorando éstas para el cálculo,
ya que resulta imposible sin conocer la totalidad del entorno el definir de forma correcta la
dirección del flujo en dichas celdas. Este hecho, no obstante, y con menos incidencia incluso
que en esos otros parámetros ya analizados, no tiene apenas relevancia para la extracción de
información posterior, debido a la improbable utilización de dichos datos no calculados.
Las consecuencias de la propia estructura de esta metodologı́a pueden comenzar a extraerse
ya, poniendo de manifiesto tanto las indudables ventajas del método como las importantes
carencias que, si bien no cobran gran relevancia en la gran mayorı́a de los casos, deben señalarse
convenientemente.
Si bien los parámetros con los que venı́amos trabajando hasta este punto eran más in-
dependientes al no constituir una base conceptual — lo cual no quiere decir que no fueran
elementos básicos y de vital importancia — de tal calibre, el cálculo de direcciones de flujo es
el pilar básico hacia otra serie de formulaciones claves de desarrollo posterior. Más aún, resulta
64 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

también, por decirlo de algún modo, la base algorı́tmica para los próximos algoritmos que se
alcanzarán cuando demos un paso más en la caracterización hidrológica de la zona, motivo
por el cual la elevada simplicidad del D8 cobra un interés importante de cara a la sencillez de
estos otros algoritmos y a la complejidad y rendimiento que puede esperarse de los mismos.
Como era de esperar, las ventajas traen asociadas de modo inseparable los inconvenientes, y
en este caso la reducción de las direcciones de flujo a únicamente 8 posibles se constituye como
gran aliciente a la par que como responsable de los problemas que aquejan a la metodologı́a
D8. El hecho de que el flujo desde una celda dada pueda salir de ésta hacia una y solamente
una de sus celdas vecinas, supone una incapacidad manifiesta del modelo para aproximar
su comportamiento al que tiene lugar en zonas con divergencia de flujo, pues este no puede
dividirse entre dos celdas vecinas, desplazándose hacia una de ellas exclusivamente. Enlazando
con otros conceptos del libro, recuérdese la relación existente entre las curvaturas de una celda,
en especial la curvatura plana, y la existencia de procesos de convergencia o divergencia de
flujo, y nótese que sólo el primero de dichos procesos puede modelizarse efectivamente haciendo
uso de la metodologı́a del D8.
Además, las caracterı́sticas propias de este algoritmo dan lugar a que flujos de agua que
presenten rutas ciertamente distintas (con diferencias en orientación de hasta 44o , por ejemplo)
pueden quedar englobadas dentro de un misma categorı́a de flujo, ya que las direcciones reales
son truncadas para encajar dentro de uno de los intervalos de amplitud π/4. Esta amplitud,
desde muchos puntos de vista es excesivamente elevada para mantener la fiabilidad del modelo
en la totalidad de los casos y, si bien en términos generales es valida a nivel del MDT de forma
global, localmente puede dar lugar a estructuras fluviales poco lógicas o incluso carentes de
sentido.

Figura 2.16: Propagación de errores de dirección en el modelo D8.La flecha señala la dirección real de
la pendiente y las celdas sombreadas la dirección de flujo calculada

Entre estas estructuras, las cuales son por lo general sencillas de localizar sobre la repre-
sentación gráfica de los resultados de el análisis de direcciones de flujo, especialmente cuando
se hace a través de resultados derivados como la extracción de redes de drenaje, se encuentran
las lı́neas paralelas de flujo. Estas lı́neas, correspondientes en la gran mayorı́a de ocasiones a
rı́os que se intersecan bajo un ángulo pequeño y que hasta el punto de interesección fluyen
sin una sinuosidad excesiva, representan un problema no sólo para la conformación de los riós
elaborados a partir de las direcciones de flujo en lo relativo a su forma, sino especialmente en
lo tocante a la estructura jerárquica y la entidad que dichos cauces tengan dentro de la red
de drenaje.
Para el caso descrito de los cauces anteriores, la sinuosidad de éstos desaparece quedando
convertido su trazado en una linea recta, al tiempo que la intersección entre ambos se desplaza
aguas abajo pudiendo incluso no tener lugar y quedando sustituida por un continuo discurrir
en paralelo. Esta circunstancia, además de no reflejar la verdadera geometrı́a del cauce, hace
desaparecer el cauce de mayor entidad que se forma tras la confluencia de los cauces, situación
que supone una mayor imprecisión cuando lo anterior tenga lugar no únicamente con dos
cauces sino con un número mayor de ellos, lo que frecuentemente ocurre en formaciónes con
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 65

Figura 2.17: Lı́neas paralelas de flujo como resultado de la aplicación del modelo D8

laderas monótonas de cierta extensión, donde el flujo recogido de las mismas queda conformado
por una elevada cantidad de cauces de nula entidad.
La bondad de este método esta ligada, por tanto, de modo directo con las caracterı́sticas de
la zonas representada en el MDT, y se puede afirmar que, en términos generales, la ausencia
absoluta de artificios e imprecisiones como las anteriores es difı́cil de encontrar, aunque la
presencia de éstos en escasas ocasiones tiene consecuencias muy relevantes sobre los resultados
a obtener posteriormente, en particular sobre los de tipo hidrológico que se obtengan a partir
de las cuencas y los rı́os calculados, aunque éstos no sean del todo fieles a las estructuras
fluviales reales.
Haciendo resumen de lo anterior, vemos que los dos inconvenientes principales a los que
debe hacerse frente, y cuya superación representa el avance lógico hacia la construcción de
mejores modelos, son la discretización del flujo — cuyo resultado más patente es la presencia
de lı́neas de flujo paralelas —, y la imposibilidad para modelizar los procesos de divergencia
de dicho flujo al contemplarse únicamente la posibilidad de que éste vierta sobre una única de
sus celdas circundantes, es decir, que el flujo quede modelizado de forma unidimensional.
La solución de los problemas anteriores al tiempo que se trata de mantener la simpleza
conceptual del modelo ha sido el objetivo de númerosas formulaciones alternativas — unas con
caracter más experimental que otras y sin aplicación práctica de utilidad real, a decir verdad
—, y el motor que ha impulsado la evolución del primigenio D8 hacia concepciones más
elaboradas en las cuales se tiene en consideración de forma más preponderante la realidad de
los procesos de escorrentı́a como fenómenos continuos. Restringidos al rı́gido corsé del MDT
y su estructura discreta, la obtención de la flexibilidad necesaria para aproximar en mayor
grado los modelos teóricos con los resultados visibles se ha llevado a cabo a través de algunos
de los planteamientos con los que seguidamente se continúa el desarrollo de este apartado.

El modelo Rho8

Como primer objetivo a considerar, dada la mayor simplicidad de los algoritmos relacio-
nados, analizaremos la evolución centrada principalmente en la solución del problema de las
lı́neas paralelas y el trazado de direcciones de flujo las cuales, al emplearse para la formación
de cauces (cómo llevar esto acabo se verá en el apartado correspondiente dentro de algunas
páginas), den como resultado trazados de dichos cauces con aspectos mas naturales y más
cercanos a la verdadera geometrı́a en planta del rı́o.
El enfoque más sencillo en este sentido es el modelo Rho8, debido a Fairfield y Leymarie
(1991), y en el que, de la forma más sencilla posible, se solventa parcialmente esta circunstancia
sin necesidad de introducir una elevada complejidad accesoria ni eliminar la discretización
propia en ángulos de 45o , incorporando simplemente a la formulación del D8 algunos elementos
estocásticos que marcan la diferencia entre ambos modelos.
66 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Estos valores hacen referencia a la desviación existente entre el valor de inclinación cal-
culado de acuerdo con la aplicación del D8 (es decir, el valor múltiplo de π/4 que resulta
de la dirección de flujo asociada a la celda) y la verdadera orientación de la celda calculada
según las formulaciones más precisas que en su momento fueron explicadas. Haciendo uso de
la relación entre ambos, se asigna a las diferentes celdas sobre las que puede verter el flujo
una probabilidad de que, en efecto, éstas reciban dicho flujo. Se consigue ası́ que, en caso de
que la inclinación sea constante y alejada de los múltiplos de π/4 a los que se restringen las
posibilidades del D8, la asignación de direcciones de flujo no tenga también un valor constante
sino que varı́e de acuerdo con las antedichas probabilidades dando lugar a una dirección global
del cauce más acorde con la orientación calculada.
Antes de pasar a dar una formulación más precisa del algoritmo, veamos lo anterior sobre
un caso concreto para arrojar luz sobre este aspecto.
Supongase un MDT o una porción del mismo que represente a una ladera de inclinación
constante 15o medidos como ángulo azimutal. El empleo de un sencillo D8 sin los refinamientos
especificados previamente generarı́a una linea de flujo perfectamente en la direccion del eje
vertical, esto es, de 0o , incurriendo de este modo en un considerable error de 15o debido al
truncamiento de los valores. Las modificaciones aportadas por el algoritmo Rho8 van a generar,
sin embargo, una lı́nea cuya dirección global es cercana a dichos 15o reales existentes sobre el
terreno, de acuerdo con lo siguiente:
La orientación calculada de 15o se sitúa entre dos posibles direcciones del D8 como son
la de 0o y la de 45o . Mientras que el D8 asimila la orientación existente siempre a la de 0o ,
es razonable pensar que también podrı́a asimilarse a la de 45o , lógicamente con una menor
frecuencia al existir una mayor diferencia. La evaluación de dicha frecuencia es ahora el único
paso que resta para concluir la aplicación del método, y que, como puede intuı́rse, tiene una
solución sumamente sencilla. Acudiendo a las diferencias entre el ángulo de orientación y
los múltiplos de π/4 considerados, éstas son, en valor numérico expresado en radianes, las
mostradas a continuación.

d1 = π/12 − 0 = π/12 , d2 = π/4 − π/12 = π/6 (2.52)


Las relaciones entre estos valores y la magnitud del intervalo, es decir, π/4, son por tanto
las siguientes:

π/12 1 π/6 2
p1 = = , p2 = = (2.53)
π/4 3 π/4 3
Y estos valores representan ya las probabilidades p y 1 − p (ya que, como resulta lógico,
p2 = 1 − p1 ) que deben asignarse a las direcciones de flujo de 0o y 45o respectivamente, y tener
éstas en consideración a la hora de asignar direcciones de flujo a las celdas del MDT.
El caso considerado de un MDT el cual define una pendiente constante puede ser sustituido
por cualquier otro (el supuesto considerado lo era solamente a efectos didácticos, la constancia
del mismo no es, obviamente requisito para esta metodologı́a), evaluándose en cada celda
la orientación previamente a la asignación de la dirección de flujo. De este modo, se tienen
siempre dos celdas destino alternativas — aquellas que indican las direcciones entre las cuales
se enmarca el valor de orientación que caracteriza a la celda problema —, y se resuelve la
disyuntiva entre ambas mediante la aplicación de sencillos conceptos probabilı́sticos como los
que se acaban de presentar.
Como es obvio, la aplicación de los valores de probabilidad en el seno de un algoritmo des-
arrollado según las directivas anteriores necesita el concurso de algún tipo de función aleatoria
que permita simular la propia aleatoriedad del modelo, aspecto que, no obstante, represen-
ta escasas complicaciones y resulta ciertamente trivial en términos de implementación del
algoritmo.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 67

Un formulación general del método se recoge seguidamente. Para simplificar las expresio-
nes, se utiliza la notación siguiente para los elementos de la submalla de entorno de una celda
dada.

z7 z0 z1
z6 z2 (2.54)
z5 z4 z3
Con ello, para una celda cualquiera dentro de la malla, salvo las situadas en sus extremos,
definimos la función

f : M∗ −→ M (2.55)
donde M representa el conjunto de celdas de la malla y el asterisco indica que se excluyen los
celdas extremas.
Si la orientación en la celda analizada tiene un valor φ expresado en radianes, la forma de
esta función es como la mostrada seguidamente.

f (m) = zi , i∈N (2.56)

 φ π
φ φ−[ π/4 ]4
[ π/4 ](mod 8) con frecuencia p1 =

donde i = π/4 (2.57)
 ] φ [(mod 8) con frecuencia p2 = 1 − p
π/4

Aparentemente, este planteamiento soluciona de modo elegante y simple uno de los grandes
problemas asociadas a la metodologı́a del D8 como son las lı́neas de flujo paralelas, pese a
lo cual la instauración actual del mismo y su implementación en herramientas habituales de
cálculo es escasa y relegada a la pura experimentación teórica. Las razones de este hecho hay
que buscarlas en la propia estructura del algoritmo y las consecuencias poco ventajosas que
derivan del mismo.
La aliatoriedad que implica la aplicación del Rho8 elimina en cierta medida las lı́neas
paralelas de flujo y solventa la gran problemática comentada de la subestimación de áreas
aportantes por la creación de cauces independientes, pero sin embargo no es tan precisa en
lo tocante a la propia forma de los cursos de agua definidos. Si bien globalmente la dirección
de éstos en zonas de formas relativamente homogéneas es mas próxima a la realidad, en otros
casos lo único que aporta el modelo es una mayor ((naturalidad)) al definir una sinuosidad
derivada del tratamiento aleatorio de las direcciones de flujo, pero ésta es también un artificio
y, dependiendo de las diferencias entre la pendiente real y las direcciones asignadas según la
filosofı́a del D8, puede no tener un mejor ajuste con el trazado real del rı́o.
La sinuosidad introducida en los cauces da lugar en ocasiones a que estos se crucen cuan-
do realmente no existe este hecho, sobreestimándose ası́ el área vertiente desde el punto de
intersección hacia aguas abajo, o bien fuerza la aparición de puntos sin apenas área vertiente
aguas arriba, pues son ((esquivados)) por el flujo debido a la componente aleatoria introducida
en su movimiento.
A todo lo anterior, debe sumarse que, sobre una misma malla y utilizando una implemen-
tación del Rho8 para evaluar las direcciones de flujo, cada ejecución del mismo arrojará un
resultado distinto derivado de la naturaleza del modelo, lo cual no es en absoluto un hecho
ventajoso, en especial teniendo a la vista la notable cantidad de formulaciones que se van a
derivar de este parámetro en concreto.
Queda, pues, este modelo como un primer intento — tanto conceptual como cronológico
— de aproximarnos hacia algoritmos mas elaborados, pero que ha sido superado por muchos
68 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

de ellos y que, igualmente, no supone de modo global una importante ventaja sobre el clásico
D8 de cara a nuestros objetivos en este aspecto.

El modelo FD8

La siguiente etapa a la que debemos hacer mención en este punto incorpora ya una solución
explı́cita encaminada a la consideración de un modelo continuo en lo que a dirección de flujo
se refiere. Este objetivo, que teóricamente se lograba con el modelo Rho8 a nivel global (véase
el caso concreto utilizado entonces como ejemplo introductorio), se va a obtener ya a nivel de
celda, esto es, a la mı́nima escala de trabajo, suponiendo un salto conceptual que requiere una
nueva definición de la problemática y de las soluciones adoptadas. Estas diferencias deberán ser
tenidas en cuenta posteriormente en diversos puntos, pues condicionan también la complejidad
y exactitud de otras formulaciones derivadas, llegando a suponer en éstas la necesidad de
plantear enfoques totalmente distintos según se haya utilizado uno u otro algoritmo para la
determinación de las direcciones de flujo de las celdas del MDT.
La diferente concepción de este modelo FD8 (Quinn , 1991) se debe a la consideración de un
flujo bidimensional, permitiendo que no sea únicamente una celda la que reciba el flujo de agua,
sino que éste se reparta de acuerdo con una expresión matemática entre las circundantes. Se
obtiene de este modo la posibilidad de modelizar los procesos de difusión, obstáculo conceptual
que ya fue mencionado y que ninguno de los anteriores algoritmos solucionaban. Se pasa
ası́ de los algoritmos de dirección de flujo simple (Single Flow Direction en lengua inglesa,
SFD abreviadamente de aquı́ en adelante) a los de dirección de flujo múltiple (Multiple Flow
Direction en inglés, MFD abreviadamente), estableciéndose una primera división entre los
modelos que se van presentando de acuerdo con los enfoques que realicen respecto a algunas
de las circunstancias clave del proceso que modelizan.
En su caracterización desde el punto de vista matemático, el reparto de flujo entre las
celdas vecinas a una dada se establece mediante coeficientes que indican la proporción del
flujo total que llegará a cada una de ellas, y que son obtenidos de acuerdo con una expresión
de la forma siguiente.

(tan γm )x
fm = P8 (2.58)
x
i=1 (tan γi )

donde x es un factor de convergencia cuyo valor define el comportamiento del algoritmo. A


valores más altos de este coeficiente, el flujo resultante es mas concentrado, resultando una
mayor dispersión del mismo para valores bajos. La formulación original de Quinn emplea un
valor x = 1, y los estudios de Zhou(1997) demuestran que este es un valor óptimo, especialmen-
te en terrenos convexos. Autores como Holmgren (1994) recomiendan el uso de valores entre
4 y 6, considerando que de este modo se obtiene un adecuado equilibrio entre los enfoques
anteriormente comentados.
Por otra parte los valores de las tangentes pueden obtenerse sencillamente según lo expre-
sado en (2.50). Como es inmediato pensar, sólo deben emplearse aquellas tangentes que sean
positivas, esto es, que representen ángulos entre la celda central y celdas de inferior elevación,
pues es exclusivamente hacia éstas hacia donde va a desplazarse el flujo.
Detrás de la formulación simple y los conceptos ciertamente intuitivos y lógicos de es-
te modelo, las consecuencias del mismo desde casi todos los puntos de vista son notables.
Atendiendo primero al propio trabajo con el mismo, muy especialmente en términos de su
implementación y explotación de resultados, esta primera debe tener en cuenta una serie de
circunstancias que no se presentaban hasta el momento y que, pese a la sencilla expresión en
la que se basa el FD8, añaden abundante complejidad a la formulación algorı́tmica del mismo.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 69

La consideración bidimensional del flujo da como resultado una multiplicidad de valores


a devolver por el algoritmo, ya que ahora no debe calcular tan sólo una celda sobre la que se
vierte el flujo, sino un conjunto de ellas, y acompañar además a cada una de ellas de un valor
representando el porcentaje de flujo que recibe la misma. Mas aún, y con especial interés para
otros parámetros aún por analizar como es el caso de la acumulación de flujo, ese valor del
porcentaje debe ser propagativo, ya que debe ser aplicado sobre el total de flujo que entra en
la celda origen, el cual es a su vez función de los porcentajes asignados a la misma desde todas
las situadas aguas arriba y que vierten sobre ella.
La utilización de este método se antoja compleja en mayor medida que los modelos ante-
riores, altamente simples tanto en términos de sus expresiones matemáticas como sus imple-
mentaciones, pese a lo cual las ventajas asociadas son notables y compensan este aumento de
complejidad.
Recalando en la exactitud del modelo y sus ventajas de utilización, unidas éstas a la riqueza
conceptual que aporta, se ve que el FD8 comporta un importante salto cualitativo respecto a
los anteriores, suponiendo un primer representante de los algoritmos de tipo MFD y superando
ası́ gran parte de las deficiencias asociadas al D8 a costa, eso sı́, de incorporar elementos en
la formulación que dificultan en cierto modo el trabajo con el propio algoritmo. Aún ası́,
se mantienen de alguna manera los problemas relativos a la estimación de áreas vertientes,
generalmente reflejados en una subestimación de éstas, derivados en parte del empleo del
coeficiente x analizado en (2.58) a través de cuyo valor debe alcanzarse la justa proporción de
difusión que caracteriza al flujo.
La calibración de este parámetro de la ecuación podrı́a considerarse como un elemento
de interés de cara a un uso del modelo en las mejores condiciones posible y la superación
de este modo de las antedichas deficiencias, existiendo incluso análisis para la estimación de
valores óptimos para terrenos que representen a superficies matemáticas. La aplicabilidad de
esta solución es, sin embargo, escasa, debiendo asumirse las anteriores circunstancias como
inherentes al modelo.

El modelo D∞
Una de las mejores y más interesantes tentativas que han sido propuestas para ampliar la
potencia del modelo D8 y conseguir la caracterización de los flujos en un abanico de valores más
extenso que el de las 8 celdas circundantes a una dada, es la formulada por David Tarboton con
su modelo D∞ (1997). La intención del autor es clara y ası́ se puede deducir rápidamente de
la denominación que asigna a su modelo, en cuanto que se busca un abanico de posibilidades
infinito, esto es, una medida continua de los ángulos en que el flujo entre celdas contiguas se
produce.
Los planteamientos que residen tras este método son muy similares a los del FD8, in-
tentando refinar algunos aspectos del mismo que se consideran mejorables, por lo que nos
apoyaremos en sus expresiones anteriormente explicadas.
Uno de los temás de interés para justificar la perspectiva adoptada en este modelo es el
relativo a la modelización de la difusión, la cual recordamos que podı́a ajustarse modificando
los valores del parámetro x en (2.58). Pese a que, como se ha justificado, la modelización de
esta difusión es un aspecto de interés y constituye una de las caracterı́sticas de interés que
adjudicábamos a la formulación del modelo FD8, es también cierto que en gran medida la
difusión introducida por este método es poco realista en ocasiones y, como consecuencia de lo
anterior, puede ser una desventaja para la aplicación de posteriores algoritmos, en particular
los destinados al cálculo del area vertiente aguas arriba.
Conjuntamente con este hecho, el cálculo de la pendiente basado en la orientación de
la celda, la cual deriva a su vez del ajuste de una función matémática a la superficie en el
70 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

entorno local de la celda como ya vimos en su momento, no garantiza la obtención de resultados


coherentes en la absoluta totalidad de casos posibles. Por ello, los algoritmos construidos en
base al FD8 no son por completo robustos, aunque bien puede afirmarse que el error que se
introduce puede en la gran mayorı́a de las ocasiones desestimarse.
Las superación de las dos circunstancias desfavorables presentadas, esto es, la modelización
mas realista de la dispersión y la búsqueda de un algoritmo por completo robusto, son el punto
de partida para la creación del método D∞, cuya formulación seguidamente se introduce.
En primer lugar, y en relación con el segundo de los objetivos comentados, resulta obvio que
debe proponerse una forma distinta de evaluar pendiente y orientación, con objeto de suplir
las carencias de la metodologı́a hasta el momento utilizada y sobre la que se fundamenta este
aspecto en el modelo FD8. A este respecto, se propone la consideración de la submalla 3 × 3
como una superficie representada por caras triangulares (aunque nada tiene que ver con aquel,
la perspectiva según esto es muy similar a la de un TIN aunque con una eminente regularidad
en los triángulos, y recuérdese que en el TIN éstos son irregulares), cada uno de los cuales
está definido por la celda central y dos celdas consecutivas de su entorno. Se tienen ası́ un
total de 8 de estos triángulos, cada uno de los cuales define un plano, no siendo dicho plano el
producto de ningún tipo de ajuste, sino que pasa exactamente por los tres puntos utilizados
para su cálculo. El problema de la robustez algorı́tmica va encontrando de este modo una buena
solución, especialmente teniendo en cuenta que las pendientes y orientaciones calculadas — que
no son sino las pendientes y orientaciones de cada plano considerado — se evalúan empleando
únicamente los datos de la celda central y de cada plano y dirección dados, no utilizándose el
resto de celdas que pueden aportar alguna desviación al resultado.
El cálculo de las pendientes y orientaciones para cada plano se lleva a cabo mediante la
siguiente formulación, muy similar en gran número de aspectos a lo ya conocido a este respecto
y explicado previamente en las secciones correspondientes.
Utilizando las expresiones introducidas en (2.50) se calculan las pendientes en las direc-
ciones de los ejes principales. Para ello, y puesto que en la formación del triángulo concurren
siempre además de celda central una celda diagonal y otra no diagonal, ello debe computarse
como la pendiente entre la celda no diagonal y las otras dos, teniéndose ası́ las dos compo-
nentes buscadas. Estas dos pendientes son utilizadas como componentes en la ecuación (2.31)
obteniéndose ası́ la pendiente del plano sobre el que se sitúa el triángulo, y en (2.36) para
calcular la orientación del mismo. Esta orientación téngase en cuenta que, una vez calculada
para cada triángulo, deben referirse todas ellas a un origen común, por ejemplo medidas como
ángulos azimutales a partir de la dirección Norte como viene siendo habitual. Hágase, por lo
tanto, especial hincapié en este sentido y de aquı́ en adelante, en todo lo referente a la im-
plementación y el control de signos y resultados derivados del uso de la función arcotangente,
como ya se mencionó en el apartado dedicado a la orientación algunos puntos atrás.
Con las pendientes de todos y cada uno de los ocho triángulos, simplemente se tomará la
mayor de todas ellas y la orientación asociada a dicho triángulo, siendo ésta la que deberá ser
considerada de cara a establecer la dirección de flujo en la celda analizada.
La figura (2.18) muestra de forma gráfica el esquema de facetas triangulares en que se basa
el desarrollo anterior.
Resta, por último, establecer la difusión entre las dos celdas sobre las que se sitúa el
triángulo, para lo cual se aplica una sencilla proporción como la siguiente.

φb
fa =
φa + φb
φa
fb = (2.59)
φa + φb
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 71

Figura 2.18: Cálculo de direcciones y reparto de flujo sobre facetas triangulares en el modelo DD∞

siendo fa y fb las proporciones de flujo que deben asignarse a cada celda de las anteriores. Es
claro ver que, dada la forma de construir los triángulos, φa + φb = π/4.
De aquı́ en adelante, y una vez repartido el flujo, la forma de operar no se diferencia en
absoluto de la que se utiliza para el FD8, excepción hecha de que con este método únicamente
dos celdas a lo sumo pueden constituirse como receptoras de dicho flujo.
En este punto, podemos advertir como la formulación anterior también soluciona la ocurren-
cia de fenómenos de difusión irreales (generalmente por exceso), al disminuir ésta acotando el
ámbito de celdas sobre las que puede salir el flujo a tal sólo dos. Este hecho supone no sólo
una mejora conceptual y una mejor aproximación a la realidad del proceso modelizado, sino
también una ventaja en términos de implementación de este algoritmo y el empleo de dicha
implementación para posteriores formulaciones relacionadas.
La metodologı́a del D∞, sencilla a la par que correcta, se demuestra ası́ como la mejor al-
ternativa analizada hasta el momento, siendo, no en vano, un referente de notable importancia
en cuanto a las formulaciones que deben implementarse con objeto de superar las carencias ya
comentadas de otros métodos. Siendo la mas reciente de cuantas veremos en este apartado,
supera los puntos débiles de el resto — incluyendo las no basadas en D8 y que serán en bre-
ve tratadas —, estableciéndose como punto de imprescindible consideración para una futura
ampliación de cualquier método desarrollado para la evaluación de direcciones de flujo.

El modelo KRA (Kinematic Routing Algorithm)

Los anteriores algoritmos, con sus particularidades y diferencias, constituyen lo que po-
drı́amos denominar la familia del D8, pues comparten una base común que no es otra que la
base teórica del propio D8 matizada o extendida de diversas formas según el caso.
El modelo KRA (acrónimo de Kinematic Routing Algorithm)(Lea, 1992) — conocido tam-
bién como de ((bola rodante)) —, no obstante, ataca el problema de la determinación de di-
recciones de flujo desde una perspectiva distinta, siendo mediante la consideración de otros
conceptos distintos a los que residen en los fundamentos de las anteriores metodologı́as como
se consigue superar las deficiencias achacables al D8 y a algunos de sus sucesores.
Con las matizaciones ya expuestas en cada caso, el movimiento del agua en todos los
modelos de la familia del D8 se efectúa entre los centros de las celdas, que actúan según esto
como casillas de un tablero a través de las cuales el flujo se va desplazando. Este planteamiento
se ha mantenido en todos los modelos presentados hasta este punto sin sufrir variación alguna,
habiéndose buscado la continuidad angular del flujo — principal carencia del D8 como ya
sabemos — a través de planteamientos elaborados sobre esta base conceptual.
En el modelo KRA, la variación de las ideas anteriores da lugar a una concepción nueva que
aporta tanto nuevos resultados como una serie de circunstancias también novedosas de cara a
su implementación y el trabajo con el propio algoritmo. En este caso, la estructura de celdas
72 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

a modo de casillas, comentada anteriormente, da paso a una nueva concepción en la que las
celdas no son sino divisiones establecidas sobre un continuo sobre el que el agua se desplaza
sin los impedimentos que existı́an hasta el momento en el resto de enfoques propuestos. A
partir de lo anterior, dicho movimiento se modeliza como el de una bola que rodase sobre
la superficie definida — de ahı́ el nombre —, cayendo siempre en la dirección de la máxima
pendiente.
La discretización que existe en los datos de partida — el MDT —, no se traduce en una
discretización en el movimiento del agua sobre la superficie que este MDT define, al menos
no en términos de las direcciones que puedan seguirse, con lo que de este modo se resuelve
directamente el problema de la continuidad de dichas direcciones.
Antes de pasar a ver la formulación exacta de este modelo, se presenta en la figura (2.19
una comparación gráfica entre un flujo calculado mediante D8 y otro mediante este nuevo
método, que servirá a buen seguro para comprender la notable diferencia que existe entre las
concepciones de ambos.

Figura 2.19: Comparativa entre flujos calculados mediante KRA (trazo fino) y D8 (trazo grueso)

Nótese que la dirección de flujo en una celda es lo que es ahora caracterı́stico de dicha celda,
pero no la celda siguiente aguas abajo, ya que ésta depende de la dirección de la de aguas
arriba y ésta a su vez de las inmediatamente por encima de ella, y ası́ sucesivamente. Este
hecho veremos que es uno de los grandes inconvenientes del modelo al impedir la utilización de
algoritmos recursivos para otras formulaciones derivadas, suponiendo una eficacia en términos
computacionales mucho menor que la de los métodos basados en D8.
Veamos con algo más formalismo y detalle los fundamentos en los que se basa la aplicación
de este método.
El primer parámetro que debemos calcular y que nos servirá para establecer la dirección
en que el agua se desplaza a través de la celda, es la orientación de la misma, que en este caso,
siguiendo la formulación original de Lea, se evalúa haciendo uso únicamente de las celdas
circundantes no-diagonales. Esto es, según lo mostrado en (2.54), las celdas z2 , z4 , z6 y z8 .
Sobre éstas, se calcula la pendiente individual entre cada una de dichas celdas y la central
aplicando la expresión mostrada en (2.50), tomándose posteriormente el mayor valor de todos
los calculados. De las 3 celdas restantes, se toman las dos más cercanas a aquella en cuya
dirección la pendiente es máxima, eligiéndose a su vez entre ellas la que presente una mayor
pendiente.
Por último, se consideran las magnitudes de pendiente anteriores con sus correspondientes
direcciones como vectores y se obtiene mediante la suma de ambos el vector que indica la
dirección de flujo a considerar en la celda. La figura (2.20) muestra un esquema de lo anterior.
Una vez se conoce el valor de la orientación para cada celda, puede procederse a conducir
el flujo a través de ellas, punto éste donde reside la principal diferencia con las metodologı́as
seguidas por el resto de modelos, ya que este flujo no es único y la sola información contenida en
la propia celda no basta para caracterizar su movimiento. La metodologı́a a aplicar difiere, por
tanto, notablemente de lo visto hasta ahora, ya que permite, por ejemplo, que para dos flujos
cualesquiera que atraviesan una celda, éstos salgan de ella hacia dos celdas distintas, en función
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 73

Figura 2.20: Cálculo de dirección de flujo según Kinematic Routing Algorithm (KRA) (Lea, 1992),
como suma vectorial de máximas pendientes no diagonales.

unicamente de los puntos de entrada en la misma. Tales son, logicamente, las consecuencias
de considerar el espacio representado por el MDT como algo continuo, prescindiéndose de las
unidades que suponen las celdas y las fronteras que representan los lı́mites de éstas
Como ya se señaló de forma sucinta, la desaparición de la relación existente entre cada
celda y la inmediatamente aguas abajo supone el mayor problema a la hora de manejar esta
metodologı́a, al no poder definirse entonces el flujo sin el conocimiento de lo que acontece
aguas arriba. Si al pasar del D8 al FD8 se dijo que el resultado que debı́a dar este último ya
no era una celda sobre la que verter, sino un número mayor de ellas entre las que el flujo se
repartı́a, ahora este resultado debe expresarse como un punto de salida de la celda, ası́ como
uno de entrada del flujo que se analiza — recuérdese que por una celda puede pasar más de
una lı́nea de flujo. De hecho, deben pasar tantas como celdas existan aguas arriba de la misma
—. La conexión de estos puntos forma la linea completa de flujo de la escorrentı́a generada en
la celda inicial, elemento que ahora, al no existir una relación fija entre cada celda y la celda
(o celdas) aguas abajo, resulta necesario conocer para aplicar los resultados obtenidos de cara
a futuras aplicaciones.
Observado este hecho desde otro punto de vista, podemos afirmar que, mientras que el
registro de direcciones de flujo en los modelos tipo D8 se realiza bajo un planteamiento raster
al igual que los datos del MDT, éste se lleva a cabo con una filosofı́a netamente vectorial
mediante este nuevo enfoque. La mezcla de ambos planteamientos parece lógico pensar que,
aun superando las conocidas desventajas asociadas a la concepción raster, añade dificultades
de concepto y de tipo práctico con objeto de compatibilizar la utilización de los datos según
ambas filosofı́as.
Matemáticamente, si con un método como el D8 obtenı́amos una matriz de datos referentes
a las direcciones de flujo, en este caso el resultado no es sino un campo vectorial caracterizado
a través de algunas de sus lı́neas de flujo, especificadas éstas a partir de una cantidad discreta
de puntos para cada una de ellas, coincidentes con la intersección de las mismas con la malla
que representa los bordes de las celdas del MDT.
La posible mayor complejidad asociada a la formulación algorı́tmica de lo anterior no es, sin
embargo, un defecto importante del mismo, pero sı́ lo es la eficacia computacional del mismo,
muy notablemente peor que en todos los modelos anteriores. Mientras que el desplazamiento
de la submalla 3 × 3 a lo largo de las celdas del MDT bastaba para computar las direcciones
de flujo de todo el MDT, ahora el análisis de una celda sola requiere también el estudio de
todas cuantas se encuentren aguas abajo de la misma.
En realidad, sı́ que puede establecerse una dirección de flujo con una única operación por
celda, pues la dirección como tal se obtiene con el cálculo de la orientación según la metodologı́a
descrita algunas lı́neas atrás, pero la utilidad práctica de esto es bastante limitada. Como
podrá intuir el lector, el estudio de direcciones de flujo no tiene demasiado interés de por sı́,
sino como elemento básico para la obtención de otros parámetros derivados o la extracción
74 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

de elementos hidrológicos tales como redes de drenaje o cuencas, y es ahı́, en la utilizacion de


las direcciones de flujo calculadas con este método para esas tareas, donde el rendimiento del
mismo se demuestra inferior al de otros planteamientos.
Haciendo un breve análisis con algo más de rigor — y anticipando algunos conceptos de
próximos capı́tulos —, supongamos que se analiza un MDT que contiene una cuenca vertiente
y está constituido por un número n de celdas, excluyendo las extremas. Serı́an por tanto
necesarias n operaciones para la aplicación de, por ejemplo, el método D8 sobre esta malla,
con objeto de calcular las direcciones de cada celda y emplear éstas para calcular una cuenca
vertiente como conjunto de celdas cuyo flujo pasa por una dada. Si en su lugar aplicamos el
KRA este valor se eleva notablemente, como veremos a continuación.
Suponiendo que la longitud del flujo desde una celda dada hasta que se alcanza en el
trayecto un extremo de la malla es de aproximadamente igual a la mitad de la longitud del
lado de esta última, y considerando por simplicidad que la malla es cuadrada, para cadap celda
sobre la que se evalúa la dirección del
p flujo generado en ella se deben llevar a cabo n/2
operaciones. Esto arroja un total de n3 /2 operaciones a realizar sobre el total de la malla,
valor notablemente superior si se tiene en cuenta que el número de celdas sobre las que se
trabaja suele ser muy elevado.
Empleando una notación más acorde con el resultado, podemos decir que los métodos de
la familia del D8 hasta ahora vistos son de complejidad O(n) respecto al número de celdas,
siendo el analizado en este punto de complejidad O(n3/2 ).
No debe preocuparse el lector si no es capaz de comprender por completo lo anterior, pues
los fundamentos para la delimitación de cuencas vertientes a partir del MDT se expondrán
con gran detalle en un proximo capı́tulo, siendo entonces cuando se explique en profundidad la
base teórica que permite realizar dicho análisis, del cual tan sólo se ha mostrado un pequeño
esbozo con carácter meramente indicativo.
Mencionar, para completar el estudio relativo a la formulación algorı́tmica del método, que
la robustez en una implementación práctica bajo las premisas anteriores no es del todo sencilla
de obtener, existiendo determinadas estructuras topográficas — una celda que represente un
punto de silla es una de ellas — sobre que las que el módelo puede arrojar un comportamiento
carente de sentido.
Dejando a un lado el aspecto computacional del método, el análisis de sus caracterı́sticas
nos indica una carencia importante que no ha sido mejorada con respecto al D8, y que radica en
la consideración unidimensional del flujo no permitiendo la modelización de los fenómenos de
dispersión. Este hecho veremos que se solucionará con el enfoque dado en el modelo DEMON,
donde sobre una base similar se añade una perspectiva bidimensional del flujo con objeto de
completar ese aspecto.
En lo referente al calculo de direcciones, ahı́ ya vimos que el problema se soluciona por
completo, ofreciendo este método algunos de los resultados más precisos y que más de acuerdo
están con los observados sobre el terreno. Los fundamentos del mismo hacen que sea posible
alcanzar esa precisión en mayor medida que el resto de modelos analizados hasta ahora.

El modelo DEMON
Representando un paso más allá en el desarrollo de modelos no basados en el D8 y con una
filosofia similar en cuanto a gran parte de los conceptos asumidos para fundamentar el método
con el modelo KRA, encontramos el modelo DEMON (Digital Elevation MOdel Networks)
(Costa–Cabral y Burgess, 1994).
El principal objetivo de este modelo es la consecución de una modelización realista del
flujo, que tenga en cuenta la naturaleza bidimensional del mismo, al mismo tiempo que refleje
fielmente la diferentes direcciones de flujo, no quedando limitada a los esquemas de 8 celdas
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 75

circundantes como en los modelos de la familia del D8. Esta último consideración se obtiene
con la aplicación de las ideas introducidas en el modelo KRA, las cuales son adaptadas y
extendidas con objeto de dar solución igualmente a la primera de las deficiencias citadas.
Para poder modelizar el flujo como un proceso bidimensional, se modifican algunos de
los conceptos base que residen tras el modelo KRA, añadiendo una mayor complejidad a
los parámetros y elementos que tomaban parte en dicho modelos. Ası́, el flujo que antes se
generaba con carácter puntual en el centro de cada celda y era conducido aguas abajo a través
de una linea de flujo, se genera ahora en la totalidad de la celda y realiza su recorrido a lo
largo de una banda de flujo, cuyo ancho varı́a a lo largo de dicho recorrido aumentando en las
zonas donde la topografı́a tiene carácter divergente, disminuyendo en las de tipo convergente,
y manteniéndose constante en las planas. Como consecuencias de lo anterior, para cada celda
no existe una linea de flujo hacia aguas abajo, sino dos, una representando a cada uno de los
lı́mites de la antedicha banda.
Considerese la siguiente notación para las celdas del entorno de la submalla 3 × 3 centrada
sobre una celda.

z1 z2
(2.60)
z4 z3
La orientación para este método se define, como sucedı́a en el caso del modelo KRA, como
la del vector suma de dos componentes en los ejes horizontal y vertical, las cuales toman
respectivamente los valores.

1
a= (−z1 + z2 + z3 − z4 )
2g
1
b= (z1 + z2 − z3 − z4 )
2g
(2.61)

Si esta orientación es múltiplo de π/2, el flujo sale por una única celda de las situadas
en el entorno. Si, por el contrario, es un valor distinto, el flujo se divide entre dos celdas,
pero siempre de las no-diagonales. Este hecho se debe a que, si se diera un flujo entre celdas
que están en contacto diagonal, la anchura de la banda asociada seria infinitamente pequeña,
pues ası́ lo es la superficie de contacto entre ambas, siendo este hecho inconsistente con el
concepto de área aportante especı́fica, el cual será detallado más adelante en este capı́tulo, y
que es considerado por los autores de este modelo como una base conceptual para el mismo.
En cierta media, el modelo DEMON se asemeja a lo que sucedı́a con el modelo D∞, donde el
flujo también se dividı́a exclusivamente entre dos celdas, aunque entonces lo hacia entre dos
consecutivas de la vecindad.
Con lo anterior, para una celda dada, y considerando el flujo generado en la misma, la banda
creada por dicho flujo aguas abajo de la celda se puede calcular del modo que, gráficamente,
queda esquematizado en la figura (2.21). Cada celda da lugar a una malla como la mostrada,
de tal modo que, como ya veremos más adelante, éstas pueden utilizarse para el cálculo de
flujos acumulados y otros parámetros de importancia.
A simple vista, la complejidad del modelo DEMON de cara a la creación de una malla de
direcciones de flujo y la utilización de la misma, es muchı́simo más elevada que en cualquiera
de los método anteriores, y parece ser necesario el redefinir muchos conceptos debido a la gran
diferencia conceptual que existe entre su planteamiento y el que hasta el momento — con
ligeras variaciones —, venimos viendo. No obstante, el modelo DEMON se plantea en origen
76 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.21: Cálculo de la malla de flujo para el flujo generado en una celda dada (en negro), según
el modelo DEMON. Las zonas en gris indican el trazado del tubo de flujo generado. Los porcentajes
de flujo en cada celda se recogen en la malla de la derecha.

como una mejora particular de cara a la evaluación del flujo acumulado y el área aportante
especifica, por lo que será en la explicación posterior de estos términos cuando se vea la
aplicación práctica — compleja y costosa en términos computacionales, pero asequible — de
lo ahora explicado.
Sirva este apartado, por tanto, no como una explicación completa del método, sino una
introducción al mismo y a su base conceptual, que será complementada con lo que más adelante
se desarrollará en relación con otros elementos a calcular.

Otros Planteamientos

Las posibilidades que se presentan para la generación de nuevos modelos o variaciones


particulares de los anteriores es grande, en cuanto que ninguno de los anteriores es por completo
satisfactorio o mejor que el resto en todos los aspectos. Aun ası́, estos algoritmos, siempre con
el original D8 a la cabeza, a pesar de las múltiples carencias achacables a su funcionamiento,
representan de modo completo al abánico de alternativas que con carácter general podemos
encontrar y que pueden utilizarse de base para nuevos planteamientos.
Señalar, igualmente, que la combinación de las ideas recogidas en los diferentes modelos,
también puede constituirse en una fuente de nuevas alternativas. En general, todos ellos pue-
den entenderse como combinación de dos partes bien diferenciadas: una primera de cálculo de
orientacion y una segunda representada por la propia metodologı́a para conducir el flujo en
función de dicha orientación. Utilizando elementos de modelos distintos, algunas soluciones
complementarias pueden obtenerse, con variables resultados. En general, parece aceptado que
la bondad de un método o los defectos que pueden achacarse al mismo son función principal-
mente del algoritmo de dirección de flujo en sı́, no teniendo apenas influencia la forma en que
la dirección de la pendiente es evaluada.
Para los objetivos perseguidos por esta obra, éstos son suficientes para dar una idea de lo
que se persigue con el análisis del MDT en lo tocante a direcciones de flujo y, realmente, son
éstos los que de un modo u otro van a poder encontrarse en el uso habitual, quedando el resto
de formulaciones que puedan hallarse relegadas a un uso marginal, máxime cuando la práctica
totalidad de ellas no tiene a sus espaldas una comprobación suficiente que permita afirmar la
robustez de los algoritmos asociados, al menos a un nivel óptimo para su empleo práctico.

2.3.8. El problema de las zonas llanas. Parte II


Nada se ha hablado hasta el momento acerca de una de las circunstancias que más inciden-
cia tiene sobre el correcto funcionamiento de los algoritmos anteriores, desarrollándose ahora
en un punto aparte precisamente por esa universalidad del problema al afectar al cálculo de
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 77

direcciones de flujo independientemente de la metodologı́a empleada para llevar a cabo esta


tarea.
Las circunstancias de las que hablamos no son otras que la presencia de celdas planas,
para las cuales ya en su momento se dijo algo en lo referente al cálculo de la orientación. Sin
profundizar más, ya se puede intuir que esta orientación, al formar parte de algunas formu-
laciones de las anteriores y no estar definida en ciertos puntos, va a implicar la imposibilidad
de evaluar en dichos puntos las direcciones de flujo, hecho frente al cual deberá encontrarse
alguna solución que garantice un correcto funcionamiento de los algoritmos analizados en el
apartado precedente.
Estudiaremos esto en profundidad, comenzando paulatinamente y básando la explicación
en el modelo D8, pues una malla de elevaciones correcta desde el punto de vista de las zonas
llanas se puede considerar apta para cualquier otra metodologı́a y, además, el empleo mucho
más abundante de esta metodologı́a hace que las formulaciones que se van a exponer hayan
sido desarrolladas pensando en dicho D8 o, al menos, en otros métodos de su misma familia.
Analı́cemos en primer lugar la siguiente submalla 3 × 3 cuyos valores expresan la altura en
metros y tratemos de asignarle una dirección de flujo desde la celda central.

600.11 612.23 615.52


601.08 605.40 611.09
600.11 603.18 610.45
Puesto que suponemos que se utiliza el D8, debemos, por tanto, obtener como resultado
la siguiente celda en el descenso del flujo, es decir, una celda que caracterice dicha dirección
como una de las 8 posibles asociadas a las 8 celdas circundantes a la celda problema. Esta
celda, sin embargo, no está bien definida, pues si evaluamos la pendiente hacia cada una de
las celdas exteriores, existen dos de ellas para las cuales este valor coincide, siendo, además,
el máximo buscado. La asignación de una dirección de flujo es, por tanto, imposible con el
solo respaldo de lo que hasta aquı́ conocemos, haciéndose patente la necesidad de ampliar los
supuestos estudiados o añadir complementos a los mismos.
En una implementación común del algoritmo del D8, la pendiente se va calculando para
cada una de las 8 celdas circundantes, asumiéndose que ésta pendiente es el máximo si es
mayor que las calculadas anteriormente. Con un planteamiento ası́, si se sigue, por ejemplo,
el sentido horario que va de z1 hasta z8 en los cálculos sucesivos de pendiente, y existen dos
celdas, sean za y zb , tal que a < b que comparten ambas el máximo valor de dicha pendiente,
siempre se tomará como dirección de flujo la determinada por za , teniendo ası́ lugar un sesgo
presente siempre en celdas en las que se produzca una situación como la anterior o similar.
Ante esta situación, se ve claramente que la información contenida en la submalla 3 × 3,
si bien resulta apropiada para la estimación de toda suerte de valores asociados a la celda
central, se demuestra insuficiente cuando es necesario tomar algunas decisiones. La solución
del problema pasa, como parece lógico, por ampliar el rango de información que representa
dicha submalla y observar más alla, tratando de averiguar cual de las opciones que se presentan
es la adecuada, es decir, a cuál de las celdas cuyos valores de pendiente suponen el máximo
dentro de la submalla se la debe designar como siguiente celda en el recorrido del flujo de
agua.
Este ejemplo anterior, no obstante, tan sólo representa una primera aproximación al verda-
dero problema que se pretende analizar en este apartado, por lo que será ya en el tratamiento
de las zonas planas donde se amplı́e esa extensión de la submalla y se adjunten formulaciones
que sirvan para solucionar dicho problema. En lo referente a casos como el anterior, éstos son
en realidad poco frecuentes — aunque pudiera pensarse que más infrecuentes, por irreales,
debieran ser las zonas planas, la construcción del MDT generalmente hace que esto no sea
ası́. —, por lo que la decisión — notablemente salomónica, por otra parte —, que se asume
78 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

en todos los modelos en que puede aparecer esta disyuntiva, es la de simplemente escoger la
primera celda seleccionada, asumiendo sin mayor complicación y sin apenas consecuencias el
sesgo al que anteriormente se hizo mención.
La infrecuencia de este tipo de celdas es, no obstante, función de la precisión con que las
elevaciones hayan sido registradas en el MDT, siendo recomendable y muy deseable que ésta
sea del orden del centı́metro, tal y como en el ejemplo incluido en este caso.
Entrando de lleno en el problema de las celdas planas, en ellas la submalla 3 × 3 tiene una
expresión como la mostrada bajo estas lineas,

722.50 719.31 723.12


718.88 715.15 715.15
715.15 715.15 715.15
esto es, con una serie de valores iguales a los de la celda central y todos los restantes mayores.
En este caso ya no es posible el aplicar una solución como la enunciada para la situación
precedente, siendo necesario el formular una alternativa más refinada y definir ésta en términos
rigurosos que permitan su utilización del mismo modo que los algoritmos correspondientes para
el cálculo de direcciones de flujo son utilizados en las celdas que no constituyen un caso especial
como las del presente apartado.
Parece lógico pensar que esa necesidad adicional de información que tenemos en este punto
podrı́a tal vez aliviarse utilizando una submalla mayor de tal modo que otros elementos del
relieve que no fueran llanos entraran a formar parte de nuestra ventana de estudio permi-
tiéndonos ası́ conocer una mayor extensión del relieve y disponiendo de este modo de otro
nuevo punto de vista que, junto con los resultados obtenidos hasta el momento, quizás sean
suficientes para decidir acerca de la dirección de flujo que debe asignarse. El objetivo no es, sin
embargo, el cálculo de las pendientes o las orientaciones sobre una submalla mayor aplicando
una formulación matemática acorde con las nuevas circunstancias, sino, aplicando conceptos
lógicos acerca del comportamiento del flujo — por ejemplo, que este flujo va de las zonas mas
altas a las mas bajas —, recopilar información que nos permita un juicio correcto al respecto.
Todo esto que ha sido explicado por el momento de un modo bastante ((literario)) debe, lógi-
camente, plasmarse en una definición algorı́tmica y una serie de expresiones matemáticas, las
cuales se desarrollarán a continuación.
Como en todos los casos anteriores, el esfuerzo por parte de distintos investigadores ha
dado lugar a diversas soluciones, habiendo quedado cada una de ellas más o menos arraigada
en el uso habitual en función de sus propias caracterı́sticas en cuanto a sencillez o eficacia.
Comenzando por la antedicha sencillez, y acercándonos un poco más en detalle a la manera
en que los datos adicionales que se obtienen de aumentar la submalla pueden emplearse para
el fin actual, el primer planteamiento consiste sencillamente en asimilar la dirección de flujo
de la celda a la tendencia en ese sentido de las celdas que vierten sobre la misma. Trabajando
sobre la metodologı́a del D8 para ello, y entendiendo cada dirección de flujo como un vector
que une el centro de la celda origen con el de aquella sobre la que vierte su flujo, una simple
suma vectorial de los vectores que representan dichos flujos dará lugar a un nuevo vector al
cual puede asimilarse la dirección resultante en la zona llana. Obviamente, este vector puede
asimilarse a una de las 8 celdas circundantes como siguiente celda hacia aguas abajo en función
de su ángulo, quedando de este modo resuelta la complicación.
Una sencilla representación gráfica de lo anterior se presenta en la figura (2.22).
Si alguna de las celdas situadas alrededor de la celda problema es a su vez plana, al evaluar
la dirección de flujo de ésta será necesario recurrir también al algoritmo anterior, continuándose
ası́ sucesivamente hasta alcanzar una zona no llana, momento en el cual quedarán definidas
todas las direcciones anteriores hasta llegar a dicho emplazamiento desde la celda problema
original.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 79

Figura 2.22: Cálculo de dirección de flujo sobre una celda llana (en trazo grueso) como suma vectorial
de las direcciones de las celdas que vierten sobre la misma (en trazo fino).

Como se puede observar, hacemos uso en este punto de una información que, si bien
únicamente extraemos de las 8 celdas circundantes (su dirección de flujo), ésta a su vez deriva
de una submalla de extensión 5 × 5, ya que es con los datos de la misma con los que es posible
extraer las direcciones de flujo de todas las celdas que componen la submalla 3 × 3 analizada.
La información adicional de la que se dispone nos permite tener un nuevo criterio gracias al
cual asignar una dirección perfectamente definida a una celda plana.
Aunque solucionando eficientemente la dificultad de las zonas planas, esta metodologı́a
adolece de algunos problemas de precisión, permitiendo la evaluación de una dirección de flujo
en zonas planas pero arrojando en determinadas ocasiones resultados con ciertas deficiencias,
especialmente para zonas planas de gran extensión. La posibilidad de existencia de más de un
punto de salida o la indeterminación en ciertos casos de la dirección a asignar por existir varias
opciones válidas, implica la introducción de elementos arbitrarios que, como en otros casos
anteriores, conllevan una serie de elementos negativos ya conocidos. El ya bien conocido por
todos problema de las lı́neas paralelas de flujo es en este caso uno de los principales aspectos
que pueden asociarse con esta metodologı́a.
Un enfoque alternativo, muy popular y debido a Jenson y Domingue (1988), propone
una filosofı́a opuesta empleando las celdas hacia las que vierte la zona llana y que tengan por
sı́ mismas un flujo bien definido. Con ellas, aplicando un proceso iterativo similar al anterior, se
define el flujo de las celdas circundantes a las mismas encaminándolo hacia ellas y continuando
de este modo hacia las restantes celdas hasta completar la totalidad de la zona llana. Para
cada celda sin dirección asignada, si existen en su entorno una celda con dirección de flujo
definida, se establece la dirección de dicha celda hacia aquella ya definida, repitiéndose este
proceso hasta que no existan celdas sin dirección de flujo.
No obstante, la similitud en cuanto a sus conceptos, aunque con algunas diferencias, hace
que puedan asociarse a esta alternativa unas desventajas similares a las comentadas en el
método anterior.
Reflejando las ideas presentes en estos métodos, particularizadas en el algoritmo de Jenson
y Domingue, la formulación algorı́tmica de los mismos puede bosquejarse en un pseudocódigo
como el representado a continuación. Nótese que la ejecución de este algoritmo está encaminada
a la creación de una malla de direcciones de flujo, y se debe dar con posterioridad a la asignación
de este parámetro para todas aquellas celdas en las que esto sea posible, es decir, aquellas que
no representen zonas llanas. Será entonces, en base a la información de dichas celdas recogida
en la malla, que se consiga asignar una dirección a aquellas que sı́ se encuentran sobre zonas
planas.

procedimiento DireccionFlujoZonasLlanasJenson
{
mientras haya celdas sin dirección de flujo asignadas
80 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

{
para cada celda sin asignar
{
si hay celda con dirección asignada en su entorno,
entonces
{
asignar dirección hacia la celda ya asignada
}
si no
{
no hacer nada, la dirección se asignará a esta celda
en una próxima iteración
}
}
}
}

La sencillez del algoritmo se comprende fácilmente pese a la expresión poco detallada que
se ha preferido aportar del mismo, siendo también sencillo comprender que, pese a conllevar
un coste computacional mayor que la simple asignación de flujo en zonas cualesquiera sin
caracterı́sticas especiales, se trata de un proceso muy eficaz debido a su inherente simplicidad.
Como mejora a introducir sobre el trabajo de Jenson y Domingue, y especialmente con
la finalidad de eliminar o disminuir el problema de las lı́neas paralelas derivado entre otras
razones de esta simplicidad, Tribe (1992) propuso la adición de cierta información adicional
sobre la zona llana, de tal modo que una aplicación posterior del algoritmo se realizara en
mejores condiciones. Esta circunstancia es de especial interés para zonas llanas de una cierta
dimensión, donde el comportamiento del flujo modelizado según lo anterior puede ser en
ocasiones ciertamente ((errático)).
Para ello, y localizando lo que podrı́amos denominar un eje principal de la zona llana
trazado entre el punto de salida y uno de entrada establecido, se asignarı́an direcciones a las
celdas situadas en ese eje, de tal modo que éstas fueran coherentes con la dirección del mismo.
De este modo, el posterior forzado de direcciones no se realizarı́a ya de forma exclusiva hacia
la salida de la llanura sino también hacia el eje de la misma, siendo esto de especial interés
si se trata de áreas llanas que ocupan un número considerable de celdas, pues aporta una
especie de encauzamiento del flujo sobre la zona llana que supone una importante mejora en
la coherencia y realismo de las direcciones asignadas.
Esta solución queda reflejada esquemáticamente en la figura (2.23).

Figura 2.23: Definición de un eje principal de la zona plana entre los puntos extremos (1) y(2), según
(Tribe,1992).

Repasando ahora todos los enfoques anteriores y sus variaciones propuestas, vemos que
en el primero de ellos únicamente se hace uso de aquellas celdas que vierten sobre la celda
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 81

plana motivo de análisis en cada caso, es decir, aquellas con elevación mayor que dicha celda
problema. El planteamiento fı́sico que se desarrolla es, por tanto, la conducción del flujo
lejos de las zonas de mayor elevación, siguiendo la dirección que éstas determinan. Es posible
también, como se vió para el segundo método, plantear la hipótesis en sentido inverso, esto
es, conduciendo el agua desde la zona plana hacia las áreas de menor altura a través de la
localización de un punto de salida de la zona llana – la celda en contacto con la misma con
menor elevación — y a partir del mismo ir asignando sucesivamente direcciones de flujo sobre
las celdas en las que ésta ya fue asignada, hasta que todas las zonas de la llanura quedan
definidas en este aspecto.
En un siguiente paso, uniendo estos dos posibles enfoques para una misma formulación,
el algoritmo que se presenta a continuación (Garbrecht y Martz, 1997), el cual supone una
mejora notable en cuanto a la coherencia y veracidad de sus resultados, ası́ como en el error y
sesgo introducido en los mismos (Srivastava, 2000), no sólo conduce el flujo alejándolo de las
zonas de mayor elevación o acercándolo a las de menor, sino considerando los dos fenómenos
de modo simultaneo, representando ası́ de un modo mas fiel el verdadero fenómeno fı́sico que
tiene lugar en la generación y conducción de un flujo lı́quido como el estudiado.
Mientras que en el caso de el algoritmo propuesto por Jenson y Domingue la asignación
de las direcciones de flujo no implica la modificación del MDT, pudiendo éstas deducirse a
partir de las celdas del entorno, el algoritmo de Garbrecht y Martz conlleva la modificación
— una doble modificación, ya que se consideran los dos enfoques ya comentados — de las
celdas del MDT, eliminándose el área de planicie que queda sustituida por una zona con
una inclinación tal que permite ya el flujo del agua hacia las direcciones correspondientes,
y por tanto el cálculo de las direcciones de flujo de modo habitual. Esta caracterı́stica de
alteración del terreno veremos que es común en las formulaciones destinadas a la eliminación
de depresiones, las cuales serán analizadas en el siguiente punto.
Antes de de entrar en algunas expresiones más precisas de este último algoritmo conside-
rado, resulta interesante una comparación visual entre las diferentes formulaciones propuestas
para el tratamiento de depresiones, las cuales se recogen en las figuras (2.24) y (2.25). La com-
prensión de lo recogido en estas figuras permitirá tener una mejor visión sobre la naturaleza
y funcionamiento de ambos algoritmos, facilitando la mejor comprensión del propuesto por
Garbrecht y Martz, que a continuación será detallado.

Figura 2.24: Cálculo de direcciónes de flujo sobre zonas llanas según Jenson y Domingue (1988). La
malla de la izquierda representa las alturas del MDT, donde se aprecia la zona llana de elevación 1 (en
gris). Las mallas sucesivas presentan las etapas del proceso iterativo de asignación de direcciones de
flujo a partir del punto de salida existente.

Entrando ya en la formulación del algoritmo de Garbrecht y Martz, el resultado buscado


es un par de mallas de datos cada una de las cuales va a recoger el aumento en altura que
debe darse a cada celda con objeto de crear esa nueva topografı́a que elimine las zonas llanas
82 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.25: Modificación del MDT para el cálculo de direcciónes de flujo sobre zonas llanas según
Garbrecht y Martz. De iquierda a derecha y de arriba a abajo: Elevaciones originales, modificación de
elevaciones según los dos supuestos considerados y elevaciones finales resultantes.

y permita conducir el flujo de forma perfectamente determinada en cualquiera de las celdas


del MDT. Cada una de dichas mallas se corresponderá con los dos conceptos ya expresados
anteriormente, es decir, el alejamiento de las zonas de mayor elevación y la conducción hacia
las de menor cota. Veremos de forma individual la creación de cada una de las mismas.
Un primer elemento a definir antes de entrar en la creación directa de las mallas de elevación
suplementaria es la forma de establecer dicha elevación. Puesto que se trata de establecer
aumentos de cota en las celdas que conforman la zona llana, se ha de definir un intervalo
mı́nimo en que especificar dicha elevación, es decir, una resolución a utilizar en las mallas a
crear, sea . Ası́, el valor final de las celdas del MDT, originalmente de la forma zi,j , pasará a
ser de la forma zi,j + k , con k ∈ N, una vez éste haya sido modificado.
2
Los autores de este algoritmo proponen un valor  = 100000 ν, donde ν es la resolución
vertical propia del MDT. Es interesante señalar que la magnitud escogida no tiene conse-
cuencias sobre el comportamiento del algoritmo en términos de su rendimiento, pero sı́ sobre
el funcionamiento correcto del mismo, debiendo garantizarse que no se escoge una magnitud
demasiado elevada que produzca resultados incorrectos. Por ello, el valor anterior es suficiente
desde todos los puntos de vista, y será el que desde aquı́ consideraremos para su uso.
Con este valor ya definido, la creación de la primera malla — en este caso, la de alejamiento
de las zonas más elevadas — se lleva a cabo según un esquema iterativo en el que se modifican
en cada iteración aquellas celdas en cuyo entorno existan otras celdas de mayor elevación
pero ninguna con menor. En cada nueva iteración, se modifican además primeramente todas
aquellas celdas que hayan sido incrementadas en una pasada anterior.
El proceso de iteración se detiene cuando resulta posible asignar una dirección de flujo a
todas las celdas de la zona llana, por lo que la comprobación de si una celda tiene dirección de
flujo asignada o no, se debe llevar a cabo teniendo en cuenta las modificaciones que han sido
introducidas en iteraciones precedentes. Nótese que al final de este proceso, y aunque sólo se
ha completado la mitad de las operaciones que conlleva este algoritmo, ya es posible guiar el
flujo en la totalidad de la zona llana. Sin embargo, de no añadir el paso restante — esto es, la
creación de la otra malla de elevaciones a añadir —, el flujo resultante presentará con frecuencia
defectos del tipo de las lı́neas paralelas , siendo adecuado en términos de operatividad pero
no en cuanto a su precisión se refiere.
Un pseudocódigo para este planteamiento es el recogido bajo estas lı́neas. La matriz donde
se recogen las elevaciones suplementarias se denota como M , siendo el valor de resolución 
expresado como E.

procedimiento ModificacionAltura1()
{
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 83

mientras haya celdas sin dirección de flujo posible


{
para cada celda
{
si es imposible asignar dirección de flujo
{
si existen celdas mas elevadas en el entorno
{
M(i,j)=M(i,j)+E
}
}
si no
{
si M(i,j)>0
{
M(i,j)=M(i,j)+E
}
}
}
}
}

La expresión para cada celda puede, lógicamente, acotarse y no trabajar con toda la
malla en cada iteración, delimitando inicialmente la extensión original de las zonas llanas y
almacenando los lı́mites de las mismas de modo sencillo. El trabajo posterior sólo sobre dichas
zonas disminuirá el tiempo de proceso requerido por el algoritmo, no excesivamente elevado
de todos modos.
Muy similar enfoque se plantea para la elaboración de la segunda malla, actuándose en
este caso sobre las celdas del propio interior de la zona llana tratada. Para ello, de modo
sumamente sencillo, en cada iteración se incrementa la elevación en aquellas celdas de la zona
llana a las que no se pueda asignar dirección de flujo. Puesto que al menos existirá una celda
de salida, esta quedará con su elevación original, creándose a partir de la misma a lo largo de
las sucesivas iteraciones el gradiente buscado que dará una forma hidrológicamente válida —
en términos del análisis del MDT —, a la llanura tratada.
La formulación algorı́tmica de lo anterior es inmediata, quedando como sigue.

procedimiento ModificacionAltura2()
{
mientras haya celdas sin dirección de flujo posible
{
para cada celda
{
si es imposible asignar dirección de flujo
{
M(i,j)=M(i,j)+E
}
}
}
}
84 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Una vez que ya se disponen las dos mallas, basta sumar éstas y obtener la variación total
que debe añadirse a cada celda del MDT, pudiendo ası́ crearse un MDT modificado y ya
sin zonas planas que dificulten o imposibiliten la asignación de direcciones de flujo de forma
genérica.
Una última situación puede aparecer en la cual sea necesario realizar operaciones adicio-
nales para obtener una dirección de flujo válida en algunas celdas. Estas circunstancias suelen
aparecer en las celdas centrales de una zona llana formada por varias celdas, donde los gra-
dientes que aparecen como consecuencia de los dos pasos a seguir en el algoritmo, son opuestos
y se cancelan entre sı́, dejando celdas llanas al final del proceso. En este caso, sobre dichas
celdas aun llanas, se ejecutará el algoritmo del paso 2 — es decir, forzar un flujo sobre las
1
zonas de menor elevación —, pero utilizando como resolución  = 100000 ν, para evitar que
con este nuevo desarrollo aparezcan nuevas zonas llanas. Este hecho justifica la elección del
valor original de , escogido con vistas a este último ajuste posible donde un valor /2 debe
utilizarse preferentemente para garantizar el buen funcionamiento global del algoritmo.
Como conclusión a todo este apartado, es interesante subrayar que las circunstancias rela-
tivas al tratamiento de zonas planas son de gran importancia, especialmente en el análisis de
Modelos Digitales del Terreno que representen áreas de topografı́a predominantemente llana,
donde es habitual encontrar este tipo de zonas debido a las deficiencias en la resolución —
esencialmente la vertical — de los datos de partida. No obstante, y más allá de la presencia o
no de zonas planas en el MDT original, es de gran interés el conocer y aplicar los algoritmos
anteriores, pues son asimismo una etapa intermedia para la solución de otra problemática
de mayor relevancia como es la de las depresiones del terreno, cuya solución completa queda
reflejada en el siguiente apartado.

2.3.9. El problema de las depresiones


Habiendo analizado un elemento del relieve para el cual los algoritmos de asignación de
direcciones de flujo desarrollados no presentan un comportamiento adecuado, como es el caso
de las zonas llanas , y habiendo comentado algunas soluciones existentes a este respecto, llega
ahora el momento de abordar la que es quizás la mayor dificultad presente para la utilización
de un MDT como fuente de información de tipo hidrológico según lo explicado hasta este
momento.
Para comenzar, considérese el siguiente esquema y trátese de asignar una dirección de flujo
a la celda central.

601.17 607.20 614.11


602.48 595.33 610.90
603.12 603.18 612.54
Como con sencillez habrá podido deducir el lector, las pendientes que aparecen en el ante-
dicho esquema son todas ellas dirigidas hacia la celda central, por lo que el flujo está dirigido
hacia la misma no siendo posible encontrar una dirección de salida para el mismo, tal y como
se pretende. Una estructura como la anterior constituye lo que denominamos una depresión
— habitualmente reflejado en la literatura en lengua inglesa como pit o sink y en ocasiones
apareciendo con esta denominación en textos en castellano —, constituyendo el tratamiento
de dichas depresiones, como se ha dicho, un apartado de vital importancia de cara al aprove-
chamiento de la información de caracter hidrográfica contenida en el MDT, y siendo el tema
desarrollado en el presente apartado.
La depresión anterior se encuentra formada por una única celda, posibilidad más simple
de cuantas a este respecto pueden aparecer en un Modelo Digital del Terreno, y adecuada
para comenzar la exposición de este punto. No obstante, y aunque frecuentemente asociadas
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 85

a diferentes razones que las anteriores, es posible encontrar zonas de mayor extensión a las
que globalmente no resulta factible la asignación de una flujo a través de las mismas haciendo
uso exclusivo de las formulaciones conocidas. Estas formaciones incluyen depresiones dentro
de otras depresiones – depresiones anidadas — o morfologı́as de tipo llano hundidas sobre el
nivel general, entre otras. El tratamiento de todas ellas de acuerdo con los diversos algoritmos
que se van a proponer a continuación, se verá, no obstante, que es único en su concepción, por
regla general.
Para atacar el problema de las zonas llanas, y aplicando algunas ideas expresadas en los
apartados relativos a los parámetros básicos tales como pendiente y orientación, se planteaba
en su momento la artificialidad de dichas zonas, conviniéndose ası́ que el estudio de la pro-
cedencia o significado de tales zonas sin pendiente definida era importante para la obtención
de una solución a la problemática que éstas suponı́an. De igual modo, comprender en este
caso la razón de que las citadas depresiones se encuentren presentes en el MDT va a servir
de apoyo a las diferentes alternativas recogidas, ya que es en función de dicha naturaleza de
las depresiones como se estructuran y plantean los algoritmos correspondientes. Estudiaremos
por ello en primer lugar las concepciones que se presentan, para posteriormente exponer la
formulación asociada a cada una de ellas en lı́neas generales.
Las depresiones de pequeño tamaño tal y como la representada en el ejemplo precedente, se
asumen generalmente como derivadas de los procesos de interpolación y cálculo asociados con
la creación del propio MDT, los cuales introducen debido a su propia formulación una serie de
artificios entre los que se encuentran principalmente las antedichas depresiones. El tratamiento
de este tipo de elementos es, sin embargo, sencillo y no implica la necesidad de algoritmos
elaborados, ya que la simplicidad de la propia depresión hace innecesario el planteamiento de
éstos. En este caso, el objetivo que se persigue es simplemente conducir el flujo que llega a la
celda problema hacia la siguiente, asumiendo que la información para la misma es en cierto
modo incorrecta y debe establecerse una simple transición a través de la misma. Para ello,
se rellena la depresión estableciendo para la misma un valor situado entre los dos mı́nimos
valores de su celdas circundantes, consiguiendo de este modo que el flujo sea conducido sobre
la celda de mı́nima cota, como parece lógico que debe ocurrir.
Sea (i, j) una celda dada, y sean de entre sus celdas circundantes (i + n1 , j + m1 ) y
(i + n2 , j + m2 ) las dos de menor altitud de entre ellas. El valor que debe recibir como nueva
cota la celda (i, j) viene expresado de la forma

zi,j = zi+n1 ,j+m1 + δ(zi+n2 ,j+m2 − zi+n1 ,j+m1 ) ; (2.62)


siendo

δ ∈ (0, 1) , n1 , n2 , m1 , m2 = −1, 0, 1 ; ni · mi 6= ni + mi
Se da solución mediante la anterior metodologı́a de modo rápido y sencillo a este primer
tipo de depresiones, ganando complejidad este asunto conforme consideramos otro tipo de
formaciones de mayor entidad. Como puede notarse, el tratamiento de las depresiones según
lo anterior modifica el MDT que se utiliza como dato de partida, por lo que estas operaciones
deben llevarse a cabo anteriormente al cálculo de cualquier parámetro a partir del mismo. Es
por ello que este tipo de actuaciones sobre el MDT de cara a la preparación del mismo para
una mejor explotación de la información en él contenida, reciben con frecuencia el calificativo
de preprocesamiento del Modelo Digital del Terreno
Un tipo de preprocesamiento genérico que puede contribuir a la eliminación de depresiones
— siempre que éstas sean pequeñas y poco profundas – es un filtrado genérico que suavice el
relieve de la zona, evitando ası́ la presencia de puntos atı́picos como es el presente caso. Uno
de los filtros más frecuentemente utilizados es el filtro de mediana, que asigna como nuevo
86 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

valor a cada celda el de la mediana de sus 8 celdas vecinas, obteniendo ası́ un nuevo MDT de
formas mas suaves y redondeadas que el de partida. La utilización de la mediana en lugar de
algún tipo de media obliga a que el valor establecido para cada celda sea un valor existente en
el propio MDT, evitándose ası́ la introducción de valores irreales, con las lógicas consecuencias
ventajosas que ello supone desde el punto de vista conceptual de esta operación.
El empleo de filtros, no obstante, representando uno de los primeros intentos para hacer
frente a problemas originados por depresiones del terreno (Mark, 1984), no garantiza en ab-
soluto la eliminación sistemática de cualquier tipo de éstas, por lo que no puede considerarse
más que como una simple operación con resultados positivos a este respecto, pero sin carácter
definitivo alguno. Además, aunque una modificación del MDT está implı́cita en los métodos
que se describen en esta sección, dicha modificación debe minimizar su efecto en las zonas
que no presenten ningún problema del tipo que ahora venimos tratando. Lejos de cumplir
este requisito, el suavizado con carácter global del MDT hace sufrir a éste una variación que
lleva irremisiblemente asociada una notable pérdida de información, por lo que es altamente
recomendable el evitar prácticas de esta ı́ndole para mantener la precisión original del MDT
y preservar la información que contiene.
Volviendo, por tanto, a la formulación de los algoritmos especı́ficos para la eliminación de
depresiones, y partiendo como se ha comentado de la concepción que cada autor tiene acerca
de la naturaleza de éstas, autores como Mark (1984) consideran que una depresión surge en la
creación del MDT como consecuencia de una estimación a la baja de la altura de las celdas que
conforman dicha depresión, siendo necesaria la elevación de las cotas asociadas a las mismas
para hacer desaparecer ésta y dar lugar a un MDT preparado para un análisis robusto desde
el punto de vista hidrológico.
Otros como Garbrecht y Martz (1992, 1996), adoptan el enfoque anterior, pero añaden
al mismo una posibilidad totalmente opuesta, esto es, que la depresión sea debida a una
estimación excesiva de la altura de una celda, lo que provoca que dicha celda — o celdas
— actúen a modo de dique, obstruyendo el desplazamiento del flujo a lo largo de las celdas
erróneas. La solución cuando se tiene este caso no comparte por completo su filosofı́a con la
anterior, sino que contempla de igual modo la disminución de la cota en aquellas celdas donde
se presenten las caracterı́sticas precedentes.
La figura (2.26) muestra ambos planteamientos de forma gráfica.

Figura 2.26: Causas posibles a considerar como implicadas en la aparición de depresiones erróneas en
el MDT

El algoritmo que refleja el primero de los anteriores enfoques se basa en la localización de


las zonas de depresión y el llenado de las mismas a un nivel fijo que permita la circulación del
flujo sobre éstas, teniendo en cuenta el relieve situado en el entorno de la depresión únicamente
para el establecimiento de tal nivel fijo, de forma que exista dentro del MDT modificado — esto
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 87

es, el MDT con las depresiones ya rellenas — un punto de desagüe de la zona que constituı́a
la depresión y que ha sido eliminada.
La utilización de un nivel fijo para la obtención de lo anterior da lugar a una zona plana,
la cual deberá ser tratada mediante alguna metodologı́a de las introducidas en apartados
precedentes. Este hecho puede provocar, en depresiones de gran tamaño tales como las que
constituyen un lago — caso que será brevemente tratado de forma individual en un próximo
apartado —, la aparición de las ya clásicas lı́neas de flujo paralelas según los métodos utilizados,
consiguiéndose, no obstante, conducir el flujo pese a la existencia de la depresión.
Plasmando ambas alternativas desde el punto de vista algorı́tmico, las operaciones ini-
ciales que conducen a la puesta en práctica de las ideas generales descritas son similares en
cualquiera de los enfoques planteados, pues consisten principalmente en la localización y de-
limitación correcta de las celdas que conforman la depresión, sobre las que posteriormente
— y es aquı́ donde se ponen de manifiesto las diferentes concepciones ya introducidas — se
actuará con objeto de convertir ésta en una zona donde resulte posible asignar direcciones
de flujo, en particular en una zona llana. Además de la localización de las propias celdas de
la depresión, el conocimiento del entorno inmediato de la misma es necesario para situar un
punto de salida por el cual, una vez la depresión haya quedado eliminada — llenada —, el
flujo correspondiente a la misma continúe su trayectoria hacia aguas abajo.
Puesto que la localización de la depresión es fundamental en ambas metodologı́as, se ex-
pondrá primeramente la metodologı́a a seguir para esta tarea, particularmente en la forma en
que Garbrecht y Martz la definen por ser la misma más clara y sencilla y no suponer diferencia
conceptual de cara a la distinción entre los métodos que se analizan para la eliminación de
depresiones.
Se parte en primer lugar de una eliminación de las depresiones de carácter puntual, la
cual ya fue analizada al comienzo de este punto, y que evitará el proceso innecesario, al tratar
dichas depresiones de una única celda de la manera mas sencilla — y por tanto, eficiente
— posible. Posteriormente, se comienza el análisis localizando aquellas celdas sin dirección
de flujo asignada que, sin embargo, puedan reciban flujo al existir una celda en su entorno
inmediato con una cota mayor asociada. La utilización exclusiva de estas celdas elimina el
trabajo con zonas sin direcciones de flujo pero constituidas por celdas planas, las cuales no
constituyen el objetivo de este apartado y cuyo tratamiento ya fue detallado con anterioridad.
De aquı́ en adelante, la denominación de celda de depresión hace referencia a las anterior con
carácter exclusivo.
Una vez localizadas estas celdas de depresión, a partir de las mismas se define explı́cita-
mente la depresión en toda su extensión, siendo desde ese punto cuando se pueden efectuar las
pertinentes acciones. Para ello, el procedimiento centra una submalla de tamaño inicial 5 × 5
entorno a cada celda de depresión receptora de flujo, marcando dicha celda. Posteriormente,
se analizan secuencialmente las restantes celdas de la submalla y se marcan aquellas que son
adyacentes a una celda previamente marcada y simultáneamente poseen una cota igual o ma-
yor a la de dicha celda. Este proceso de análisis de la submalla se repite sucesivamente hasta
que no se señalen nuevas celdas dentro de la misma.
Las celdas ası́ marcadas constituyen una zona aportante a la depresión, en la cual debe
localizarse como siguiente paso un potencial punto de salida. Dicha celda de salida o desagüe
debe cumplir la condición de ser adyacente a otra celda fuera de la zona aportante y poseer
una cota mayor que dicha celda. Puede darse el caso de que existan varias de dichas celdas,
en cuyo caso se exige la de menor elevación, o bien una de modo arbitrario si éstas coinciden.
En el caso de no existir una celda de desagüe , ello significa que la submalla 5 × 5 no
cubre en su totalidad la depresión, debiendo entonces aumentarse la dimensión de la misma y
repetir el proceso anterior de identificación de área aportante y posterior búsqueda de puntos
de desagüe. Este aumento de la submalla continuará hasta que resulte posible hallar uno de
88 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

tales puntos, momento en el cual la depresión habrá sido señalada en toda su extensión.
Con la metodologı́a anterior, no sólo las depresiones, sino también las zonas planas, habrán
sido señaladas. Puesto que el objetivo perseguido es la conversión de las primeras en las últimas,
y sobre éstas no se pretende realizar ninguna modificación, es necesario ignorar aquellas áreas
seleccionadas que constituyan zonas planas, para evitar tratarlas cuando no es necesario el
llevar a cabo ninguna actuación sobre las mismas. Para ello, basta buscar una celda dentro
de las que forman la depresión, cuya cota sea menor que la del punto de desagüe. Si existe, la
zona constituye una depresión; si no, es una zona plana.
Antes de entrar en la descripción de los procedimientos para la modificación de las de-
presiones de acuerdo con los distintos métodos introducidos, se presenta una expresión en
pseudocodigo — como es habitual, con una sintaxis relajada — del método explicado para
la localización de las mismas. Dicho algoritmo da como resultado una matriz DEP(i,j) en
que las celdas de depresión tienen valor 1 y las restantes valor 0. La matriz de elevaciones se
denota como Z(i,j). Por último, el punto de salida de la depresión localizada se almacena en
una vector llamado PS()

procedimiento LocalizacionDepresiones()
{
Para cada celda (i,j) sin dirección de flujo asignada
y con una celda en su entorno con mayor elevación
{
//2k+1 es el tama~
no de la submalla
k = 1
existePuntoSalida = falso
mientras no existePuntoSalida
{
k=k+1
nuevaCeldaMarcada = verdadero
mientras nuevaCeldaMarcada
{
nuevaCeldaMarcada = falso
desde m = -k hasta k
{
desde n = -k hasta k
{
desde a = -1 hasta 1
{
desde b = -1 hasta 1
{
si DEP(i+m+a,j+n+b) = 1
y Z(i+m,j+n) >= Z(i+m+a,j+n+b)
{
DEP(i+m,j+n) = 1
nuevaCeldaMarcada = verdadero
}
}
}
}
}
}
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 89

alturaSalida = 100000 // un numero elevado


desde m = -k hasta k
{
desde n = -k hasta k
{
si DEP(i+m,j+n) = 1
{
desde a = -1 hasta 1
{
desde b = -1 hasta 1
{
si DEP(i+m+a,j+n+b) = 0
y Z(i+m,j+n) >= Z(i+m+a,j+n+b)
y Z(i+m,j+n) < alturaSalida
{
alturaSalida = Z(i+m,j+n)
PS(NumeroDepresion).fila = i+m
PS(NumeroDepresion).columna = j+n
existePuntoSalida = verdadero
}
}
}
}
}
}
}
}

Es sencillo mejorar el rendimiento de este algoritmo evitando algunas comprobaciones


redundantes en los bucles aunque, de cara a mantener una cierta claridad y limitar la extensión
del mismo, no se han incluido estas modificaciones, que a buen seguro el lector sabrá añadir
por sı́ mismo sin mucha dificultad.
Con los puntos de desagüe localizados, los pasos restantes son sencillos, especialmente
cuando sólo se considera necesario el llenado de la depresión, como es el caso del primer algo-
ritmo — Jenson y Domingue — presentado. Los pasos a seguir en este caso son simplemente
el llenado de toda la depresión, elevando la cota de sus celdas a la del punto de salida, lo
cual puede llevarse a cabo según un algoritmo como el presentado a continuación, aplicando el
mismo sobre un punto dado de la depresión y empleando la altura correspondiente a su citada
celda de desagüe.

procedimiento LlenarDepresion(i,j,z)
//i,j es un punto cualquiera de la depresi’on
//z es la altura a la que se debe <<llenar>>
{
DEP(i,j) = 0
Z(i,j) = z
desde m = -1 hasta 1
{
desde n = -1 hasta 1
{
90 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

if DEP(i+m,j+n) = 1
{
LlenarDepresion(i+m,j+n,z)
}
}
}
}

Llegados a este punto, la depresión ha quedado ya sustituida por una zona llana sobre la
que se pueden asignar direcciones de flujo en virtud de las formulaciones desarrolladas en el
apartado precedente. No obstante, si se supone que la depresión no se produce exclusivamente
como consecuencia de una subestimación de la elevación, sino también por una sobreestimación
en determinadas celdas — es decir, según la metodologı́a propuesta por Garbrecht y Martz
—, debe intercalarse entre la localización de las depresiones y su llenado un procedimiento
de disminución de altura en dichas celdas, que actúe ((rompiendo)) los diques u obstrucciones
artificiales que el error de cota en las mismas produce. Una vez que este procedimiento se
haya ejecutado, las celdas restantes serán elevadas haciendo uso de igual modo del anterior
algoritmo presentado. La metodologı́a a este respecto es la siguiente:
El proceso de eliminación de obstáculos y apertura de una vı́a de salida para el agua se
realiza actuando sobre celdas que separan zonas de elevación inferior a la de dicha celda. La
distancia entre dichas zonas debe acotarse con objeto de evitar que se produzca una actuación
sobre celdas que no constituyen verdaderamente un obstáculo, pues se sitúan entre áreas que
no tienen en realidad comunicación y cuyo aislamiento no se debe a una sobreestimación de
la elevación de las celdas intermedias.
Se define ası́ una longitud de apertura, que limita la modificación de elevación en grupos
de celdas mayores que el valor de dicha longitud. Se propone de forma habitual un valor de
2 celdas, que se demuestra adecuado en la práctica y es usado de forma general sin mayores
consideraciones.
El proceso de apertura comienza con la localización de la celda de desagüe y todas aquellas
dentro de la depresión que poseen la misma altura que ésta. Para cada una de ellas, se estudia
si son adyacentes a una celda situada fuera de la depresión y con una cota menor. En caso de
ser ası́, se analiza si se encuentran a una distancia menor que la longitud de apertura respecto
a alguna celda dentro de la depresión también con menor cota. En tal caso, se trata de celdas
cuya cota podrı́a ser modificada para simular la incisión de la vı́a de salida de la depresión.
Dicho proceso se efectúa disminuyendo la cota de la celda en cuestión a la de aquella otra
sobre la que vierte en el exterior de la depresión. Puesto que se considera una longitud de
apertura de 2 celdas, es necesario disminuir la cota de otra de ellas también hasta la misma
altura, lo cual se lleva a cabo sobre la siguiente celda en el camino más directo hacia el interior
de la depresión, siempre que la cota de dicha celda sea mayor que la nueva.
En caso de existir varios puntos de la depresión donde llevar a cabo el anterior proceso
de disminución de altura, se tomará aquel en que exista un mayor desnivel entre la celda
que conforma la obstrucción y su adyacente en el exterior de la depresión. En caso de ser
coincidentes, se tomará el de mayor pendiente hacia el interior de la depresión, eligiéndose
uno cualquiera de modo arbitrario si también esta magnitud presenta un mismo valor.
La figura (2.27) presenta un esquema comparativo de los diferentes resultados que se
obtienen mediante la aplicación de un simple llenado y de la consideración conjunta de llenado
y apertura.
Junto con los dos métodos anterior, sin duda los más extendidos e implementados, Planchon
(2001) propone una nueva solución con un planteamiento radicalmente opuesto, a través de
la cual se obtiene, además del resultado buscado y la eliminación de la depresión del mismo
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 91

Figura 2.27: De derecha a izquierda, elevaciones originales, eliminación de la depresión usando llenado
y eliminación de la depresión mediante llenado y modificación de celdas obstáculo. En negro, celda de
desagüe. En gris, celdas modificadas.

modo que con los métodos ya presentados, un mayor rendimiento en términos computacionales.
Esta circunstancia, según el autor, lo hace altamente interesante para el trabajo con mallas de
gran tamaño tales como las obtenidas mediante alguna de las más actuales tecnologias, donde
resulta posible obtener resoluciones muy elevadas.
En términos más concretos, la complejidad O(n2 ) de los métodos ((clásicos)) se reduce hasta
O(n1,2 ), consiguiéndose, por tanto, una notable mejora en el rendimiento.
La base de este algoritmo, la cual establece la diferencia clara con los métodos ya analizados,
consiste en el enfoque llevado a cabo como base del proceso. Mientras que en los casos anteriores
se llenaban las depresiones hasta una altura dada, en este caso el planteamiento es opuesto,
pues trabaja ((inundando)) la totalidad el MDT — elevando la cota de todo él como si hubiera
un exceso de agua a lo largo de toda su extensión —y posteriormente eliminando dicha capa de
agua a excepción de en las depresiones, donde ésta se queda y llena de este modo las mismas,
eliminándolas.
La figura (2.28) muestra un sencillo esquema del funcionamiento de esta formulación.

Figura 2.28: Eliminación de depresiones según Planchon (2001).

Entrando en la tratamiento algorı́tmico, Planchon propone una doble solución consistente


en una implementación directa y una optimizada, de las cuales aquı́ simplemente se tratará la
primera, por ser más sintética y quedar, sin embargo, recogida en ella la filosofı́a del método.
De igual modo, dicho método puede convertir las depresiones en zonas planas o bien en su-
perficies con una ligera inclinación que permita la aplicación directa de cualquier algoritmo
de direcciones de flujo sobre las mismas. Por su diferente concepción con respecto a otras
soluciones presentadas, se desarrollará aquı́ en detalle tan sólo esta segunda posibilidad.
La diferenciación entre ambas es, sin embargo, de tipo formal, pues depende de la magnitud
de un parámetro de diferencia altitudinal  — adviértase la similitud con los procedimientos
para el cálculo de direcciones de flujo sobre zonas llanas —, el cual toma valor cero en el caso
de crear una zona llana, y distinto de cero en el supuesto contrario. En este segundo caso, son
92 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

necesarios dos valores de , uno para los saltos correspondientes al desplazamiento entre celdas
diagonales, y otro para los realizados entre celdas que comparten uno de sus lados. La relación
entre √
los mismos es, como cabe pensar, igual a la de la longitud de dichos desplazamientos, es
decir 2.
Para formular los algoritmos correspondientes, se emplean dos mallas de elevaciones. Por
una parte, la malla propia del MDT — que denotaremos como Z —, y por otra la malla de
elevaciones con la capa de agua — que llamaremos W —, sobre la que se trabajará eliminando
dicha capa según ya se ha comentado brevemente con anterioridad. Este trabajo sobre W
dará lugar a una malla de datos final de elevaciones, sea Wf , que será el resultado final
buscado, y que cumplirá las siguientes condiciones

f
Wi,j ≥ Zi,j ∀i, j

Desde cada celda existe una lı́nea de flujo hasta un borde de la malla, con saltos entre
celdas continuas con un valor igual o superior a 

Wf es la superficie de mı́nima elevación que cumple las anteriores condiciones

Las elevacion de W se inicializan a un valor muy elevado h — sea, por ejemplo, h = 10000
—, salvo en los extremos de la malla. Es decir,

Zi,j si (i, j) es celda de borde
Wi,j = (2.63)
h en caso contrario

Sobre estos valores, se disminuyen mediante un proceso iterativo las elevaciones de las
celdas de W , aplicando dos operaciones fundamentales que a continuación se describen, las
cuales se emplean según las caracterı́sticas propias de cada celda y sus circundantes.
Si se cumple entre una celda central — denotada de aquı́ en adelante con el subı́ndice c —
y alguna de sus vecinas — denotadas éstas con v — la relación

Zc ≥ Wv + (c, v) (2.64)

donde (c, v) es el valor de epsilon correspondiente al desplazamiento entre las dos celdas
consideradas, entonces se efectúa la asignación

Wc = Zc (2.65)

En caso de no darse lo anterior, se comprueba una segunda relación entre la celda y sus
vecinas de la forma

Wc > Wv + (c, v) (2.66)

y en caso de que ésta se cumpla con alguna de dichas celdas vecinas, se establece

Wc = Wv + (c, v) (2.67)

Estas dos relaciones se comprueban sucesivamente para todas las celdas de la malla, co-
menzando cada vez que se produzca una modificación, y continuando hasta que se recorra
toda la extensión malla sin realizar ningún nuevo cambio en los valores de las celdas de W .
Expresado en forma de pseudocódigo, y con una sintaxis acorde con la explicación anterior,
este proceso tiene la forma siguiente.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 93

procedimiento EliminarDepresiones()
{
inicio:
para cada celda c de la malla
{
para cada celda v vecina c
{
si Z(c)>=W(v)+epsilon(c,v)
{
W(c)=Z(c)
//comienza de nuevo el analisis de la malla
ir a inicio
}
si W(c)>W(v)+epsilon(c,v)
{
W(c)=W(v)+epsilon(c,v)
//comienza de nuevo el analisis de la malla
ir a inicio
}
}
}
}
}

Como puede verse, una ventaja de este algoritmo, además de su rendimiento, es la sencillez
del mismo, pues puede expresarse completamente en muy pocas lı́neas de pseudocódigo, siendo
su implementación prácticamente inmediata. La alternativa optimizada, aun siendo algo más
compleja, también presenta relativa simplicidad, siendo igualmente más facil de implementar
que las soluciones presentadas hasta el momento. Su expresión, no obstante, y como ya se dijo,
no se detalla aquı́, remitiendose al lector a la referencia original de los autores, donde esta se
expone con extenso detalle.
Con independencia de sus diferencias, las tres concepciones anteriores se encuadran, como
métodos de preprocesamiento que, previamente a la utilización del MDT para el análisis
hidrológico del mismo, estudian y analizan éste, localizando las deficiencias presentes en el
mismo y corrigiéndolas con objeto de construir un MDT más adecuado para con posterioridad
llevar a cabo el antedicho análisis desde el punto de vista de la hidrologı́a. Resulta posible,
no obstante, entrar de modo directo en la asignación de direcciones de flujo y recurrir a los
algoritmos de llenado de depresiones únicamente cuando esto sea necesario, es decir, cuando
no resulte posible la asignación de dicha dirección en una celda dada. En particular, resulta
habitual asignar a una celda incluida dentro de una depresión una altura derivada de la
aplicación del sencillo esquema recogido en (2.62), para posteriormente tratar de asignar de
nuevo una dirección de flujo a dicha celda, llevándose a cabo este procedimiento en el mismo
momento de cálculo de las citadas direcciones de flujo.
Esta forma de proceder se asimila con frecuencia al comportamiento natural de un flujo de
agua, el cual, al alcanzar una depresión, la llena progresivamente hasta desbordar de la misma
por su punto mas bajo. Esta asimilación, altamente gráfica y didáctica, y como tal presente en
algunos libros de texto al respecto (vease Felicı́simo, 1994), no se corresponde sin embargo con
las bondades de este enfoque desde un punto de vista de su fiabilidad o el propio rendimiento
de una implementación práctica del mismo.
Ası́, para el caso de depresiones sencillas formadas por una celda el funcionamiento del
94 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

método no encierra ningún problema, siendo realmente idéntica su aplicacion a priori como su
utilización ((en tiempo real)). Cuando nos encontramos con una depresión mayor, sin embargo,
es necesario ya considerar que la correción de una celda dada puede tener influencia sobre sus
vecinas, debiendo volver a asignarse una dirección de flujo a las mismas. Continuando con el
claro sı́mil que se presentó anteriormente, este hecho se corresponde con la manera en que un
flujo de agua llenarı́a una depresión, recorriéndola en su totalidad, aspecto nada ventajoso en
relación con las direcciones de flujo finales que pueden obtenerse. De este modo, el trazado
definitivo de un flujo bien puede ser un recorrido que visita por completo todas y cada una de
las celdas de la depresión, saliendo finalmente por su punto de desagüe y continuando desde
ahı́ su camino aguas abajo. Si bien el resultado es correcto en términos de entrada y salida de
flujo en la depresión, no lo es ası́ en cuanto a la distancia real que éste recorre, la cual será un
factor importante para algunas formulaciones aún por introducir en este texto, y que queda
claramente sobrestimada en este supuesto.
Desde el punto de vista de la eficacia de este planteamiento, téngase en cuenta que el
recorrido del flujo por la depresión no es en absoluto un elemento que propicie un eficaz
funcionamiento de un algoritmo basado en este método. Recurriendo una vez más a la equi-
paración entre el proceso natural de llenado de una depresión por un flujo lı́quido, debemos
tener en cuenta que el tiempo para la ejecución de este proceso depende directamente de las
condiciones — en particular del volumen total — de la depresión, pudiendo presentarse casos
altamente desfavorables.
Por todo lo anterior, se considera preferente el empleo de una postura de preproceso,
superior como se ha visto a otras que, si bien resultan de interés conceptual, no son capaces
de ofrecer los mismos resultados que ésta en un gran número de aspectos.

2.3.10. Encauzamiento forzado. River-Burning


La información contenida en el MDT nos ha servido hasta este punto para la extracción de
una larga serie de parámetros, encontrándose entre éstos la dirección de flujo para cada una
de sus celdas, matizado éste en los últimos apartados para poder contemplar la totalidad de
casos posibles que teóricamente cabe encontrarse en el seno de un MDT cualquiera. Durante la
exposición precisamente de este paramétro, se ha hecho mención en cada metodologı́a analizada
a la fiabilidad de los resultados obtenidos por ésta y, aunque todavı́a no se ha procedido a una
exposición detallada de dicho apartado, la comprobación de la mencionada fiabilidad a través
de la correspondencia entre las redes de drenaje obtenidas a partir de las direcciones de flujo
establecidas y las redes realmente existentes sobre el territorio objeto de análisis.
Este elemento que constituye la red de drenaje — de carácter netamente vectorial, visto
desde otra perspectiva conceptual —, a la par que puede ser empleado como comprobación
a posteriori de las direcciones de flujo calculadas, puede también servir como dato a priori
para, en unión con el propio MDT, conformar una baterı́a de datos de partida de superior
precisión que la obtenida mediante la sola utilización del MDT como viene siendo costumbre
hasta este apartado.
De otro modo, el comportamiento del flujo en las celdas del MDT no ocupadas por cauces es
completamente desconocido, relegándose la asignación del mismo a los algoritmos presentados
en apartados precedentes. Por el contrario, si se dispone de una cartografı́a de la red de
drenaje observable en la zona, la presencia de un cauce sobre una celda dada es un indicativo
de absoluta fiabilidad de la dirección de flujo que debe computarse en dicha celda, pues el rı́o
debe fluir hacia la siguiente celda también caracterizada como cauce y, de ser correctos los
resultados arrojados por los algoritmos utilizados al respecto, éstos deben estar en completa
concordancia con los resultados observados sobre el terreno. Es decir, que, de un modo u otro,
debemos forzar la dirección de flujo en las celdas conocidas de cauce para que dicho flujo se
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 95

ajuste a la realidad.
Esta corrección del flujo — cuando sea necesario, ya que puede coincidir de por sı́, y
ası́ debiera ser si el MDT presenta la calidad suficiente — se lleva a cabo, lógicamente, a
traves de la modificación de las cotas de las celdas implicadas, siendo éstas no solamente
las que directamente contienen un cauce, sino también las situadas en un pequeña región de
influencia, como a continuación se analizará con mayor detalle.
Elaborada a partir de una caracterización vectorial de la red de drenaje observada real-
mente, consideremos una nueva malla raster que nos denote con exactitud las celdas sobre las
cuales debe existir situarse un cauce de dicha red. La malla ası́ definida puede representar una
función discreta de la forma

f : M × N −→ N


= 0 si la celda no es una celda de cauce
f (i, j) (2.68)
6= 0 si la celda es una celda de cauce
Algunos aspectos deben comentarse acerca de la creación de esta malla a partir de la in-
formación vectorial, pues la consistencia y buenas caracterı́sticas de la misma son importantes
para poder aplicar con garantı́as los procesos que seguidamente serán explicados.
Los puntos a los que se debe atender en esta conversión son, esencialmente, los siguientes
dos:

Corrección de celdas donde la red de drenaje implique una dirección de flujo múltiple.
Aunque posteriormente pueden aplicarse algoritmos de tipo MFD sobre el MDT resul-
tante de las operaciones introducidas en este apartado, el desarrollo de las mismas se
basa en la consideración de una única dirección de flujo. Este tipo de celdas pueden
presentarse cuando dos cauces se aproximan y en el proceso de conversión ambos son
asimilados a una única celda.

Eliminación de confluencias consecutivas.

Aun pudiendo tratar lo anterior desde un punto de vista algorı́tmico, simplemente se refleja
aquı́ a modo de apunte, más encaminado hacia un conocimiento casual de esta situación y
un control visual de la misma que a la formulación de algoritmos o expresiones que permitan
eliminar los errores anteriores. Éstos, por otra parte, son escasamente frecuentes para redes
de drenaje de morfologı́a habitual, sobre las cuales una conversión a formato raster no atañe
apenas complicaciones relevantes.
Una vez se dispone, por tanto, de esta nueva malla, resulta obvio que en base a ella deben
modificarse los valores recogidos en el MDT, planteándose para este fin algunas alternativas
que difieren entre sı́ en cuanto a nivel de refinamiento y precisión, ası́ como en su versatilidad
en relación con las caracterı́sticas de la red de drenaje empleada como información de apoyo.
Para todos los casos que siguen, el enfoque considerado es el de elaborar un MDT modifi-
cado y basar los posteriores cálculos en éste, en lugar de utilizar el MDT original y la malla
raster con los cauces de modo conjunto, perspectiva que también resulta posible considerar y
que, sin embargo, es de mucho mas infrecuente utilización.
En primer lugar, el planteamiento más inmediato pasa por la actuación únicamente sobre
las celdas de cauce propiamente dichas, llevando a cabo la operación que da nombre a este
apartado — River Burning, literalmente ((marcar a fuego)) los rı́os — y que explı́citamente
viene a decir que, de algún modo, deben quedar marcados sobre el MDT los recorridos de
los cauces existentes, de tal manera que los algoritmos encargados de la determinación de
96 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

direcciones de flujo no puedan sino asignar las correspondientes a dichos cauces en las celdas
situadas bajo los mismos.
Este trazado de los rı́os sobre el MDT se lleva a cabo de forma habitual encajonando los
mismos mediante una disminución de la cota de las celdas correspondientes del orden aproxi-
mado de los 5 metros, valor que, no obstante, puede variarse de acuerdo con las circunstancias,
siendo lógicamente preferible el disminuir su magnitud en la menor medida posible, para de
ese modo introducir la menor variación en el MDT. Para una resolución habitual de trabajo,
ello hace prácticamente imposible que desde los cauces el flujo pueda dirigirse a otro punto
más que al siguiente punto de cauce, con lo que se garantiza que este flujo circule a través de
los mismos. De igual modo, el fuerte desnivel existente con respecto a las cotas de las celdas
situadas en contacto con el cauce hace que éstas también tributen sobre el trazado definido,
cumpliéndose ası́, en primera instancia y de una forma algo ((agresiva)) — excesivamente for-
zada, tal vez —, el objetivo que se perseguı́a de lograr unos trazados de cauces coherentes con
la realidad.
Una vez se dispone de este MDT modificado, la evaluación de las direcciones de flujo se
deja en manos de los algoritmos existentes para esta tarea, los cuales operarán sobre dicho
MDT de la manera habitual.
Obsérvese que la modificación anterior, aun reflejando circunstancias reales y basadas en
elementos observados como son los propios cauces de la red de drenaje real, introduce en el
MDT una variación notable cuyo resultado es, desde el punto de vista morfológico, irreal en
todos los sentidos. Es por ello que, puesto que el interés principal a la hora de llevar a cabo lo
anterior es únicamente con objeto de refinar los aspectos relativos a las direcciones de flujo,
debe ser tan sólo para el cálculo de dichas direcciones para lo que se utilice el MDT modificado,
manteniéndose el MDT original como fuente de información para el cómputo de cualquiera de
las otras variables hasta aquı́ desarrolladas en el texto. El cálculo de pendiente, por ejemplo,
dará unos valores ciertamente irreales en las orillas de los cauces.
Superando el planteamiento anterior y llevando a cabo el ajuste entre la red de drenaje
almacenada en la malla raster previamente definida y el MDT original de un modo mas eficaz
y adecuado, un procedimiento global para la asignación de direcciones de flujo apoyadas en
cartografı́a de redes drenaje es el que se presenta seguidamente (Turcotte et al, 2001), y que
refleja perfectamente las capacidades que la conjunción de estos dos tipos de información tiene
para el estudio de este parámetro de modo correcto.
En contraste con la simplicidad del enfoque anterior, totalmente desarrollado en un único
paso, se presentan en éste tres grupos principales de celdas de acuerdo con su relación con la
red de drenaje, las cuales ven asignadas sus direcciones de flujo de modo distinto y propician
la división del metodologı́a a seguir en etapas bien diferenciadas.
La ejecución de estas etapas va a dar lugar a una nueva matriz con direcciones de flujo
correspondientes a cada celda, pudiendo venir éstas expresadas, por ejemplo, como la siguiente
celda aguas abajo — trabajamos en todo momento con el modelo D8 — o bien como una
codificación numérica del ángulo — múltiplo siempre de 45o — en que se da dicho flujo. A
pesar de haber utilizado anteriormente la malla de direcciones de flujo, a partir de este punto
su uso va a ser intenso, siendo interesante el crear una malla a tal efecto en lugar de proceder
al cálculo de las direcciones de flujo cuando éstas se requieran para un nuevo cálculo. Una
codificación habitual — siempre en el caso del D8 — para estas direcciónes, y con objeto de
evitar el almacenamiento de las coordenadas de la siguiente celda — una información doble
—, es la indicación de dicha siguiente celda mediante un esquema como el siguiente.

32 64 128
16 −− 1
8 4 2
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 97

Los algoritmos presentados a lo largo de este texto no harán un uso explı́cito de ningún
formato para la malla de direcciones de flujo, debiendo ser, no obstante, esta circunstancia del
conocimiento del lector, de cara a plantear él una implementación pertinente de cuanto se va
desarrollando aquı́ sobre la base de dichas direcciones.
Para la construcción de una matriz de direcciones de flujo en la presente metodologı́a,
primeramente las celdas sobre las cuales existe un cauce deben contener una dirección que
resulte consistente con la propia estructura de la red de drenaje. Si en la conversión de la
representación vectorial a la malla raster se cumplieron los requisitos con anterioridad enun-
ciados, cada punto de dicha malla deberá estar rodeado por 1, 2 o 3 puntos, según se trate de
un punto extremo — inicio o final de cauce —, un punto del trazado o un punto de intersección
respectivamente. En cualquiera de los casos, para cada uno de dichos puntos, y si se conoce
cual de los que se encuentran en contacto con él es el situado aguas abajo, la asignación de
una dirección de flujo es inmediata sin más que conducir el flujo a dicha celda aguas abajo.
Para llevar a cabo lo anterior, se debe comenzar por el extremo inferior de la red, gene-
ralmente el punto de salida de una cuenca dada, y asignar las direcciones de modo recursivo
a cada uno de los situados inmediatamente aguas arriba hasta llegar a la cabecera de cada
cauce. La conectividad entre las celdas de cauce y el buen trazado de éstos sobre la malla
raster queda garantizado por las condiciones ya enunciadas al inicio de este apartado.
El empleo de este tipo de algoritmos de carácter recursivo va a ser una constante en buena
parte de las formulaciones desarrolladas en ésta y las próximas secciones del libro, siendo éste
uno de los casos en los que una expresión mediante pseudocódigo resulta más conveniente
que la simple notación matemática. Empleando, pues, este tipo de elementos, uno de tales
pseudocódigos para el algoritmo comentado anteriormente es el siguiente.

procedimiento DireccionFlujoEnCauces (i,j)


//se aplica inicialmente sobre el punto
más aguas abajo de la red de drenaje
{
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si (i+m,j+n) es celda de cauce y no (n=0 y m=0) entonces
{
asignar a dicha celda dirección de flujo sobre (i,j)
DireccionFlujoEnCauces (i+m,j+n) //llamada recursiva
}
}
}
}

Con lo anterior, las celdas ocupadas por la red de drenaje han sido ya correctamente asig-
nadas, lo cual garantiza la coherencia de los valores registrados para las mismas, no pudiendo
hacerse extensible dicha garantı́a para otras celdas de la malla. Son estas otras celdas, en
particular las que se encuentran en un área de influencia de los cauces establecidos, las que
deben modificarse convenientemente para que exista a su vez una transición correcta entre
las anteriores y aquellas celdas alejadas de los cauces que verán signada su dirección de flujo
mediante la mera aplicación del algoritmo correspondiente — en este caso el D8, como ya se
ha comentado —.
Para estas celdas en la vecindad inmediata de las de cauce se propone una reducción de
98 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

la cota asociada a cada una, en función de la perturbación causada por la presencia de dicho
cauce, lo cual viene expresado de forma genérica por la expresión recogida bajo estas lı́neas.

0
zi,j = zi,j + Pi,j (2.69)
0 son, respectivamente, las elevaciones de la celda (i, j) en el MDT original y
donde zi,j y zi,j
en el modificado, y Pi,j el coeficiente de perturbación anteriormente mencionado.
Para este ultimo factor, se propone una evaluación en función del inverso de la distancia, de
tal modo que a partir de una cierta separación — es decir, cuando una celda se encuentre fuera
del ámbito de influencia del cauce —, dicho parámetro sea prácticamente nulo. La tendencia
asintótica hacia cero de una función como la adoptada permite obtener este resultado. Más
explı́citamente, el parámetro P(i,j) a emplear en la igualdad anterior tomará una expresión de
la forma
 1/α
1 Rm
P(i,j) = (2.70)
2 R(i,j)
en la que Rm define la máxima influencia radial, α es un coeficiente y R(i,j) indica la distancia
existente entre la celda (i, j) y la celda de cauce mas próxima.
En la anterior expresión la determinación de los valores a adjudicar tanto a Rm como a
α son las claves para la aplicación correcta de esta fase del método, pues ésta debe llevarse a
cabo de tal modo que resulte de la misma una transición correcta entre los dos tipos de celdas
analizados en las restantes etapas.
Comenzando con el valor de Rm este debe ser suficientemente elevado para eliminar las
posibles discrepancias que puedan surgir en la determinación de direcciones de flujo para las
celdas con cierta proximidad a algún cauce. Por otra parte, si se le asigna un valor excesi-
vamente alto, ello implicará el alcance de la expresión anterior a celdas que en realidad no
son influidas por la presencia de los cauces, desvirtuándose ası́ la información contenida en el
MDT para dichas celdas.
Una vez más, el valor óptimo guarda relación con la resolución empleada en el MDT,
aunque si suponemos una resolución habitual en el rango con el que venimos trabajando hasta
el momento, un valor alrededor de Rm = 5 ofrece buenos resultados y una notable coherencia
en su aplicación práctica.
Respecto al coeficiente α, la formulación original supone el empleo de coeficientes de per-
turbación P(i,j) únicamente con valores enteros, para lo cual, y con objeto de que éstos tengan
distinto valor según las diferentes distancias, se propone la expresión

ln(Rm ) − ln(Rm − 1)
α= (2.71)
ln(3)
Aunque no tenga mucho sentido el considerar la suposición de los valores enteros, da-
da la preparación de cualquier aplicación informática actual en este ámbito para el manejo
de valores reales, la anterior expresión sigue constituyendo una buena aproximación para el
establecimiento de un valor óptimo de este coeficiente y es por tanto utilizada como tal.
Aplicando todo lo anterior a las celdas que no están situadas sobre un cauce, tanto las de la
proximidad inmediata como las situadas a mayor distancia, completarı́amos la segunda etapa
del método habiendo concluido la definición del MDT modificado. En él, existirán ahora tres
tipos principales de celdas: aquellas sobre al cauce, cuyos valores no han sido modificados, ya
que las direcciones de los mismos han sido asignadas directamente; aquellas en las proximidades
cuyas cotas habrán sufrido ciertas variaciones que garantizan la coherencia de las direcciones de
flujo de las mismas; y el resto de celdas cuyas direcciones serán las mismas tanto sobre el MDT
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 99

modificado como sobre el original, pues han sufrido una modificación total o prácticamente
nula.
Resta ya tan solo aplicar el algoritmo correspondiente para la asignación de direcciones
de flujo a todas las celdas excepto las de cauce, registrando los resultados en la malla de
direcciones de flujo y completando ası́ las misma al unir dichos resultados a los valores ya
almacenados en la misma y correspondientes a las celdas situadas dentro de la red de drenaje
según se especificó en la primera etapa del proceso.
Con lo anterior, la creación de una malla de direcciones de flujo más precisa haciendo uso
de información adicional referente a la red de drenaje existente en el terreno, queda concluida
ya, encontrándonos por lo tanto en disposición de sacar un mayor partido de la misma a través
de la extracción de nuevos parámetros a partir de ella.

2.3.11. Procesamiento completo del MDT


Aunque se han ido apuntando en diversas ocasiones aspectos relativos a la secuencia de
pasos a emplear para el trabajo con el MDT según las operaciones y algoritmos hasta el
momento presentados, es conveniente en este punto dar un esquema breve de dicha secuencia
a modo de resumen.
Una vez se conocen las metodologı́as para realizar la preparación y el análisis básico del
MDT desde el punto de vista de su morfologı́a, el conjunto global de dicho análisis se compone
de las siguientes etapas.

Llenado de depresiones del MDT

Modificación del MDT para encauzamiento forzado (cuando corresponda)

Asignación de direcciones de flujo

Asignación de direcciones sobre zonas planas

Con lo anterior, la malla de direcciones de flujo se obtiene con precisión de un modo robusto
y adecuado, pudiendo procederse sin mayor consideración al cálculo de cuantos parámetros
restan y pueden evaluarse con la ayuda de los anteriores.

2.3.12. Flujo acumulado


Llegados a este punto, la asignación de direcciones de flujo es ya una realidad y, como se
vio en el último punto, ésta puede almacenarse a su vez en una nueva malla de direcciones,
con independencia de la morfologı́a del terreno, puesto que todos los casos ya han sido con-
templados y disponemos de la garantı́a del buen funcionamiento de los algoritmos en todos
ellos.
Como tal, esa dirección de flujo a la que hemos dedicado un extenso número de páginas
no tiene, sin embargo, un significado directo importante, no habiéndose todavı́a, de hecho,
extraı́do ningún parámetro fı́sico de importancia a partir de los datos proporcionados por
dichas direcciones. Es el momento ahora, pues, de utilizar los resultados anteriores, en parti-
cular la malla de direcciones de flujo, para extraer un parámetro que nos va a proporcionar
una información sumamente importante y sobre el que se fundamenta gran parte del análisis
posterior, como es la acumulación de flujo. El conocimiento de este valor resultará, además,
clave para los temas de los próximos capı́tulos — esto es, la definición y caracterización de
rı́os y cuencas a partir del MDT — sirviendo ası́ de nexo de unión entre el amplio trabajo
desarrollado para la asignación de direcciones de flujo y la realización práctica de la utilidad
de éste en la extracción de las unidades y elementos hidrológicos básicos.
100 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Conceptualmente, la idea de flujo acumulado de una celda— también expresado como


área aportante o área aguas arriba, entre otras muchas denominaciones — es simplemente
el conocimiento del área total cuyo flujo, que se desplaza de celda en celda siguiendo las
direcciones calculadas con cualquiera de los algoritmos ya conocidos, acaba vertiendo sobre la
celda problema. El conocimiento de este parámetro será un indicativo, entre otras cosas, del
caudal circulante por la celda o la capacidad erosiva de dicho flujo en la misma, aspectos que en
su momento serán analizados convenientemente cuando corresponda la explicación detallada
de tales magnitudes.
Las formulaciones algorı́tmicas para el cálculo de este parámetro, aunque van a buscar
como único resultado la creación de una nueva malla que contenga las acumulaciones de flujo
correspondientes a cada celda, presentarán, como es lógico, expresiones distintas en función de
cada uno de los algoritmos para asignación de direcciones que se emplee en cada caso. Algunas
de las consecuencias de este hecho ya han ido introduciéndose levemente como ventajas o
inconvenientes de cada uno de dichos algoritmos, y serán detalladas en profundidad en este
apartado.
Para comenzar el estudio de los algoritmos que nos van a conducir hacia la matriz de
flujo acumulado, hagámoslo en primera instancia no teniendo en mente ninguna metodologı́a
concreta, sino planteando conceptos generales acerca del significado del valor que buscamos y
la forma de llegar a su conocimiento con los materiales y conocimientos de que disponemos
hasta el momento. Es obvio que desde cada celda del MDT podemos trazar el recorrido (o
recorridos, si se usa un algoritmo de flujo de tipo MFD) de la escorrentı́a de dicha celda aguas
abajo hasta el punto de salida de dicho flujo de la malla. Podemos, por tanto, conocer cada
una de las celdas que por las que pasa dicho flujo, añadiendo a dichas celdas el área aportante
de la celda inicial. Repitiendo este proceso para cada celda de la malla y acumulando sus
respectivas áreas a todas las restantes celdas aguas abajo, obtendremos el flujo acumulado de
todas ellas según esta primera formulación.
En una notación muy laxa, un posible pseudocódigo para lo anterior quedarı́a como sigue:

procedimiento CalcularMallaFlujoAcumulado1()
{
para cada celda de la malla
{
desde (i,j)=celda inicial hasta (i,j)=celda de salida
de la malla
{
flujo acumulado en (i,j)=flujo acumulado en (i,j)
+ área de una celda
}
}
}

Lo anterior puede aplicarse, con las correspondientes adaptaciones, a la práctica totalidad


de los algoritmos para el cálculo de direcciones de flujo. Debe considerarse, por ejemplo, la di-
visión del flujo en aquellos algoritmos de tipo MFD , en los que, suponiendo que la distribución
del flujo es homogénea en la superficie de cada celda, las fracciones correspondientes a cada
celda aguas abajo se pueden traducir en fracciones de área, debiendo, por tanto, acumularse
a cada una de ellas una parte del área de cada celda. Este área, por otra parte, se evalúa
sencillamente como A = g 2 , siendo g el ancho de celda o resolución, expresado en las unidades
habituales (generalmente metros).
Si bien este planteamiento es correcto y completo, ya deberı́a saber el lector por lo que en
su momento se comento algunos apartados atrás, que no representa la solución computacio-
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 101

nalmente mas eficaz, aunque sı́ la de más universal validez, motivo por el cual debe quedar
igualmente recogida en estas lı́neas.
Si centramos ahora nuestra atención sobre el modelo D8, y notando como A a la matriz
de flujo acumulado, podemos llegar a una formulación algorı́tmica más optimizada, partiendo
del hecho de que
1
X 1
X
A(i,j) = δ(n,m) · A(i+n,j+m) , m · n 6= m + n (2.72)
n=−1 n=−1

donde

= 1 si la celda (i + n, j + m) vierte sobre (i, j)
δ(n,m) (2.73)
= 0 si la celda (i + n, j + m) no vierte sobre (i, j)
Transformando esta notación matemática en una expresión algorı́tmica, tenemos una fun-
ción que puede expresarse mediante un pseudocódigo de la forma siguiente.

función FlujoAcumulado1 (i,j)


{
flujoAcc=área de una celda
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+m,j+n) vierte sobre (i+j) entonces
{
flujoAcc=flujoAcc+FlujoAcumulado1(i+m,j+n)
}
}
}
}
devolver flujoAcc
}

Las implicaciones ventajosas de esta formulación son obvias en cuanto que únicamente las
celdas que en efecto aportan flujo sobre la celda problema (i, j) son tratadas, siendo además
analizadas en una única ocasión, existiendo ası́ una optimización notable en relación con el
número de operaciones necesarias para completar el cálculo buscado.
Considérese además que la llamada recursiva hacia las celdas superiores de cara a conocer
el flujo acumulado en ellas, puede ser más rápida si este flujo ya se conoce de antemano, no
resultando necesario seguir subiendo aguas arriba hasta el origen del flujo. Si aplicamos este
concepto para generar la malla completa de flujo acumulado — lo anterior era sólo para un
punto dado —, veremos que no en todos los puntos va a resultar imprescindible realizar el
antedicho ascenso, resultando al final que tan sólo se evaluarán tantas celdas como tenga la
malla, pues ninguna deberá ser analizada en más de una ocasión.
Con lo anterior, planteamos la siguiente modificación para el algoritmo precedente, en el
cual se hace uso de la malla de flujo acumulado, en vista de la utilización de este algoritmo
dentro de uno destinado al cálculo de dicha malla y que en breve será introducido. Los valores
de flujo acumulado quedan en la matriz denotada como F.
102 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Puesto que nos acercamos ya a una versión definitiva del algoritmo, es procedente en
este punto incorporar en el mismo una circunstancia que en su momento detallamos para
el caso de valores puntuales evaluados mediante el desplazamiento de la submalla 3 × 3,
tales como pendiente u orientación, y que no es otro que el relativo a la ausencia de datos en
determinadas celdas del MDT. La consideración explicita de estas celdas se contempla también
en el algoritmo a continuación presentado.

función FlujoAcumulado2 (i,j)


{
si F(i,j)=0 entonces
{
flujoAcc=área de una celda
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+m,j+n)=NODATA, entonces
{
devolver NODATA
}
si (i+m,j+n) vierte sobre (i+j) entonces
{
flujoAguasArriba=FlujoAcumulado2(i+m,j+n)
si flujoAguasArriba=NODATA, entonces
{
devolver NODATA
}
flujoAcc=flujoAcc+FlujoAguasArriba
}
}
}
}
}
si no, si F(i,j)=NODATA entonces
{
devolver NODATA
}
si no
{
flujoAcc=F(i,j)
}
devolver flujoAcc
}

Como puede verse si se analiza el aspecto relativo a las celdas sin datos, toda celda que
presente aguas arriba una de dichas celdas recibirá un valor NODATA como flujo acumulado, ya
que esta celda sin datos interrumpe el proceso recursivo hacia aguas arriba, haciendo imposible
el calcular desde ese punto el área aportante, e invalidando ası́ cualquier resultado obtenido.
El hecho de que existan celdas con un valor NODATA en la malla deberá ser tenido en cuenta
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 103

para todas las futuras formulaciones que hagan uso de la misma — que van a ser muchas —,
aun cuando ello no se refleje de modo explicito en el texto.
Utilizando el algoritmo anterior para el cálculo de flujo acumulado en una celda dada,
y extendiéndolo a todas las celdas de la malla mediante su ejecución sobre cada una de
ellas — formulación de suma sencillez —, la malla de flujo acumulado queda definida con
unas notables ventajas respecto al planteamiento inicial expresado al comienzo del apartado.
Puesto que hemos comprobado la mejor eficacia de este nuevo algoritmo, el cual hemos basado
originalmente sobre la formulación del D8, es procedente tratar ahora de adaptar la idea que
reside tras el mismo a las distintas otras metodologı́as para las asignación de direcciones de
flujo.
Comenzando con aquellas de tipo MFD de la familia misma del D8 — léase, FD8 y D∞ —,
la expresión (2.72) puede emplearse de igual modo sustituyendo los valores de δ(n,m) recogidos
en (2.73) por


= p si la celda (i + n, j + m) vierte sobre (i, j); p ∈ (0, 1)
δ(n,m) (2.74)
= 0 si la celda (i + n, j + m) no vierte sobre (i, j)

La adaptación se antoja a simple vista bastante sencilla, y parece en una primera impresión
que resultará posible mantener las buenas cualidades en cuanto a eficacia que caracterizaban a
este enfoque en el caso del D8. Para ver esto de un modo más claro, recurramos a la formulación
algorı́tmica que queda como sigue. Por razones de espacio, se presenta el algoritmo sin la
consideración de celdas sin datos.

función FlujoAcumulado3 (i,j)


{
si F(i,j)=0 entonces
{
flujoAcc=área de una celda
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+m,j+n) vierte sobre (i+j) entonces
{
p=fracción de flujo de (i+n,j+n) que llega a (i+j)
flujoAcc=flujoAcc+p·FlujoAcumulado3(i+n,j+m)
}
}
}
}
}
si no
{
flujoAcc=F(i,j)
}
devolver flujoAcc
}
104 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

No habiendo modificado apenas el algorı́tmo original, resulta claro que la estructura recur-
siva de las formulaciones anteriores — la que realmente aporta la eficacia a este planteamiento
—, puede seguir aplicándose, quedando cubierta de este modo la familia del D8 al completo
en lo que a creación de la malla de flujo acumulado respecta.
La pregunta que debemos plantearnos en este punto es si podremos continuar esta pro-
gresión y extender el rango de aplicación de esta filosofı́a a los modelos KRA y DEMON,
pregunta cuya respuesta, aunque ya se ha anticipado en diversas ocasiones que es negativa,
será justificada con algo más de detalle en este punto.
La relación que une a una celda y la situada inmediatamente aguas arriba de la misma, y
que permite en el anterior algoritmo la aplicación de lo expresado en (2.72), queda reflejada en
el mismo en la lı́nea si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces, la cual permite conocer
si, efectivamente, una celda se encuentra aguas arriba de otra dada o no. Esta relación, sencilla
de concepto y sumamente fácil de comprobar bajo las premisas de los algoritmos de la familia
del D8, no puede tratarse igual si se utiliza cualquiera de los restantes modelos, pues ya
sabemos que la relación entre el flujo de una celda y su paso a otra situada aguas abajo de la
misma no depende exclusivamente de dicha celda sino también de todas las que se encuentran
aguas arriba de la misma. La necesidad de analizar todas esas celdas, inevitable según la
formulación de estos métodos, hace perder validez a las formulaciones recursivas que han sido
presentadas, al eliminar la ventaja de las mismas en cuanto al ahorro de operaciones y de
celdas que es necesario analizar.
Como resultado de lo anterior, las aplicaciones que implementan tanto el modelo KRA
como el modelo DEMON se ven obligadas a recurrir a formulaciones menos optimizadas,
resultando imposible con las mismas el obtener un rendimiento equivalente al que puede lo-
grarse en el caso de emplear cualquiera de los métodos de la familia del D8. Una vez más,
la simplicidad de éstos se demuestra como un elemento altamente ventajoso desde el punto
de vista puramente computacional, apoyándo en dicha sencillez la construcción de algoritmos
altamente eficientes como los que hemos visto.
Independientemente del rendimiento de sus algoritmos asociados, es obvio que todos los
modelos permiten el cálculo de la matriz de flujo acumulado, la cual puede emplearse en este
punto para complementar todo lo dicho anteriormente acerca de cada uno de dichos modelos.
El análisis de una estructura dada representada mediante un MDT aplicando todos ellos, y
la generación consecuente de las mallas de flujo acumulado derivadas, aporta un elemento de
comparación que, no sólo de modo numérico, sino especialmente de forma visual, nos da una
buena idea de las limitaciones y cualidades en cuanto a precisión y realismo de sus resultados
de cada uno de los modelos que conocemos.
La figura (2.29) representa las acumulaciones de flujo para un MDT cuya superficie cons-
tituye un cono circular, arrojando interesantes resultados. La elección de una superficie ma-
temática en lugar de un MDT real hace posible una mayor claridad y una mejor comprensión
de los resultados que conlleva la comparación de las distintas representaciones.
Es de interés reseñar que, por la propia naturaleza de los valores que contiene la malla de
acumulación de flujo, con magnitudes muy elevadas en algunas pocas celdas que concentran el
flujo — y que anticipamos ya aquı́ que servirán para la determinación de cauces en próximos
capı́tulos —, la representación habitual en escala de color mediante una gradación lineal no
ofrece apenas información de interés o, al menos, no del mismo modo que esta forma de
representación lo hace con otras mallas como la propia del MDT, la de pendientes, etc. Se
utiliza en este caso una rampa de color de tipo logarı́tmico, aumentándose de este modo la
información que puede obtenerse de dicha representación, tal y como queda reflejado en la
Figura (2.30).
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 105

Figura 2.29: Representación de flujo acumulado sobre un cono circular, según los principales algoritmos
de asignación de direcciones de flujo (adaptado de (Conrad, 1998))

Figura 2.30: Representación de una malla de flujo acumulado con escala lineal (izquierda) y logarı́tmica
(derecha). Se ve con facilidad la mayor utilidad de esta última para este tipo de parámetro

2.3.13. Lagos y embalses como parte del MDT


El empleo de las distintas formulaciones para el cálculo de direcciones de flujo, en conjun-
ción con los algoritmos presentados para los casos de zonas planas o depresiones, nos permite
ya definir un dirección de flujo en cualquier celda del MDT. Mientras que las depresiones
formadas por pocas celdas se asumen como errores derivados de los procesos de interpolación
en la creación del MDT, la existencia en ocasiones de grandes depresiones suele reflejar la
presencia de embalses o lagos, los cuales, según el caso, también pueden estar reflejados como
zonas llanas sin relieve, al registrarse como elevación la cota de la lámina de agua en lugar de
la batimetrı́a correspondiente.
Pese a que, como se ha dicho, ninguna de estas circunstancias representa un problema,
algorı́tmicamente hablando, la consideración de los conceptos representados en el MDT y la
coherencia que debe existir entre éstos y los resultados obtenidos nos obliga a reconsiderar las
alterativas empleadas en este tipo de casos.
Por definición, los algoritmos para el cálculo de direcciones se han desarrollado partiendo
de la base de una aplicación en zonas con cierto relieve, aportándose a posteriori las soluciones
correspondientes a algunos de los problemas que inmediatamente se derivaron de su empleo,
106 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

tales como los relativos a zonas llanas o depresiones. La existencia de lagos o cualquier otro
tipo de acumulación de agua, ası́ como la de grandes zonas llanas tales como llanuras de
inundación, hace necesario considerar estos elementos con anterioridad, si se desea obtener
una formulación consistente en todos los sentidos.
Autores como Liang y Mackay (1997), han propuesto soluciones encaminadas a mantener
una coherencia topológica de la red de drenaje a obtener, soluciones que no se detallarán
aquı́ pues constituyen planteamientos muy particulares y con objetivos realmente no de primer
orden de cara a la modelización hidrológica más allá de la caracterización exclusiva de los
elementos hidrográficos. En el momento de detallar la creación de la red de drenaje, veremos
como ésta para nosotros va a ser únicamente un elemento de tipo lı́neal, consideración suficiente
para toda la modelización posterior y la extracción precisa de otros parámetros. Por ello, el
trabajo con lagos y embalses no debe preocuparnos tanto desde un punto de vista de la propia
red de drenaje o de la precisión conceptual de los algoritmos, sino más bien desde la coherencia
de las interpretaciones que se lleven a cabo a partir de los mismos.

Figura 2.31: Trazado de flujo alrededor de un lago, según Liang y Mackay. (Tomado de Liang y
Mackay, 1997)

Parámetros como longitudes de flujo o flujo acumulado se mantienen correctas mediante la


aplicación de los algoritmos básicos, pues todo el área del lago acaba vertiendo sobre el punto
de salida del mismo y las rutas de flujo hasta este último son óptimas (excepción hecha del
empleo de un algoritmo de llenado dinámico, según ya se comentó en su momento). Éstos y
otros valores derivados no deben considerarse como erróneos pese a la presencia de grandes
depresiones, pudiendo ser empleados de aquı́ en adelante sin mayores consideraciones.
La presencia de lagos, deducida a partir del propio MDT o a partir de cartografı́a de
entidades generalmente en formato vectorial, debe considerarse, no obstante, pues sobre los
modelos hidrológicos de aplicación posterior su incidencia es notable. El conocimiento de las
longitudes de flujo a través del lago (esto es, la longitud misma de la zona de agua retenida),
debe ser un elemento clave para la aplicación de modelos que consideren el efecto laminador
del lago. De igual modo, la aplicación de modelos de estimación de perdidas de suelo debe
tener en cuenta que las zonas definidas como lago se encuentran cubiertas de agua, con el fin
de no considerar los valores que, sobre la base del MDT, sean calculados para estas zonas.
Ejemplos como los anteriores pueden encontrarse en otros aspectos, y en todo momento
debe guardarse una visión global de los modelos que se utilizan, con objeto de localizar y
asimilar circunstancias como la ahora presentada. Una vez más, y como viene siendo habitual,
apelo desde aquı́ a la coherencia hidrológica de cualquier resultado u operación, preparando
paulatinamente el enfoque que más adelante deberá darse a los modelos hidrológicos, y que
será independiente de la procedencia de los datos que entren a formar parte de los mismos.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 107

2.3.14. El concepto de área aportante especı́fica


La utilización del concepto de área aportante, especialmente de cara a algunos parámetros
posteriores, debe sustituirse por un área especı́fica, esto es, si se supone que el flujo acumulado
vierte a través de un ancho dado, la magnitud del área aportante por unidad de ancho.
Disponiendo de una malla de flujo acumulado creada mediante la utilización de, por ejem-
plo, el modelo D8, se considera que el ancho a utilizar para la evaluación del área aportante
especı́fica es el ancho de la celda — que denotabamos como g —, por lo que simplemen-
te dividiendo por este valor los recogidos en cada celda de dicha malla de flujo acumulado,
obtendremos la nueva malla buscada.
Ası́,
a
a0 = (2.75)
g
Se comentó en su momento que un objetivo primordial del modelo DEMON era mejorar
en cuanto a su precisión los resultados relativos a áreas aportantes, entre los cuales incluı́mos
este de área aportante especı́fica, el cual no se mencioñó entonces por no haber sido presentado
aún. La consecuencia de esta mayor precisión es una mayor complejidad en el cálculo de la
malla correspondiente, como ya en su momento vimos que sucedı́a para la correspondiente al
area aportante. La dimensión en cada caso del ancho a utilizar debe ser evaluada a partir de
la propia anchura de los tubos de flujo, con lo que este valor no es constante para todas las
celdas, teniendo lugar la creación de dicha malla simultaneamente con la de área aportante.
De cualquier modo, y de forma ciertamente paradójica, los parámetros derivados que hacen
uso del area aportante especı́fica se han desarrollado basados en metodologı́a de la familia del
D8, siendo mediante éstas como su aplicación se lleva a cabo de modo habitual, y no mediante
el modelo DEMON.

2.3.15. Índice topográfico


Entre esos parámetros, uno con especial interés, y que va a suponer nuestra primera in-
cursión en el terreno de los contenidos más hidrológicos del texto, es el definido por Beven y
Kirkby (1979) con la expresión

I = ln(a0 / tan β) (2.76)


donde a0 es el área aportante especı́fica recién explicada, y β la pendiente en la celda — por su
presencia habitual, se mantiene la notación original de los autores en lugar de la que venimos
empleando hasta ahora para la pendiente —.
Nótese la presencia en el denominador de la expresión de un valor que puede anularse, y
que debe ser tenido en cuenta en la formulación del correspondiente algoritmo con objeto de
mantener la coherencia global de los resultados. Lo habitual en tal caso es la sustitución de la
pendiente nula por una de magnitud muy pequeña, del orden de 0,0001 % por ejemplo, de tal
modo que no suponga una dificultad para la evaluación global de la malla de valores.
Detrás de su aspecto sencillo, el ı́ndice topográfico es, de cara a modelizar algunos de los
aspectos hidrológicos de una celda o conjunto de ellas, un parámetro sumamente importante
que en capı́tulos posteriores aparecerá con frecuencia como fuente relevante de información del
relieve. Sirva decir a este respeto que este ı́ndice topográfico es el único parametro relativo a
la topografı́a necesario para la operación con el modelo TOPMODEL, de los mismos autores,
lo que da una idea de cuán completo puede resultar a la hora de definir las caracterı́sticas de
una celda dada en lo que a su comportamiento hidrológico respecta.
Las interpretaciones a que se presta son sumamente variadas, aunque originalmente fue
definido con objeto de expresar la relación entre la morfologı́a del relieve y la acumulación de
108 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.32: Mapa de ı́ndice topográfico. Las tonalidades más claras indican valores mayores.

agua en el suelo, responsable ésta a su vez de la escorrentı́a generada, velocidad de flujo, etc.
En particular, un uso principal de este ı́ndice es el relacionado con la producción de escorrentı́a
bajo el supuesto de que esta se produce en presencia de una saturación de agua en el suelo,
momento en el que nivel freático alcanza la superficie.
Desde otro punto de vista, la concepción inicial del parámetro se encamina hacia a identifi-
cación de zonas que se comporten de igual modo desde el punto de vista hidrológico, ofreciendo
por tanto una idéntica respuesta en lo que respecta a la relación precipitación–escorrentı́a. Sir-
ve, por tanto, como un indice de similitud hidrológica de sumo interes para la agrupación de
zonas con caracterı́sticas homogeneas en ese sentido, permitiendo el análisis conjunto de las
mismas y el planteamientos de distintos enfoques en los modelos asociados.
No obstante, todos estos análisis del significado de este factor serán detallados en profun-
didad en cada uno de los diferentes puntos donde se haga uso del mismo a lo largo del texto,
sirviendo lo anterior únicamente a modo de introducción y de presentación de las expresiones
que definen su valor.

2.3.16. Índice de potencia de cauce


Si el área aportante a una celda puede en una primera aproximación relacionarse con la
magnitud del flujo que pasa por la misma, la adición de otros parámetros en conjunto con
dicho área aportante puede dar nueva información acerca de las caracter’sticas propias de este
flujo.
Como su nombre indica, el ı́ndice de potencia de cauce (Stream Power Index en la literatura
inglesa), aporta información accesoria sobre la potencia asociada a dicho flujo, al combinar la
propia área aportante (que, por la naturaleza del parámetro, resulta más adecuado utilizar
el área especı́fica), junto con la pendiente de la celda, la cual influye directamente sobre la
velocidad del flujo.
La expresión de este parámetro, por tanto, es de la forma

P = a0 · γ (2.77)

El ı́ndice de potencia de cauce representa una primera aproximación al estudio de los


procesos erosivos, ya que, por su propia definición, está muy ligado a la capacidad de los flujos
para producir dichos fenómenos erosivos, sirviendo para la localización genérica de puntos
donde éstos se den con mayor intensidad, especialmente a nivel de cauce.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 109

Figura 2.33: Mapa de potencia de cauce. Las tonalidades más claras indican valores mayores. La
representación de este mapa, al igual que el de área acumulada, se realiza preferentemente con escala
de tipo logarı́tmico

2.3.17. Valores medios aguas arriba


Aunque veremos en su momento con detalle y extensión todos los aspectos relacionados
con la definición de cuencas y subcuencas y la relación de estos conceptos con las formulaciones
introducidas para el cálculo de áreas aportantes, se presentan aquı́ al cierre de este capı́tulo
algunos conceptos relativos a la estimación de valores medios aguas arriba de las distintas
celdas. Estos valores, que representan valores medios de las subcuencas asociadas a cada celda,
sirven como un pequeño enlace entre ambas ideas, a la vez que permiten la creación de mallas
de valores que, para determinados aspectos, pueden resultar de mayor interés o presentarse
como interesante información adicional sobre un parámetro concreto.
Para un parámetro dado ρ, el valor medio de éste aguas arriba en una celda (i, j), que
denotaremos como ρ∗i,j , puede evaluarse según la expresión

ρi,j + ρ∗a,b · aa,b


P

ρi,j = (2.78)
ai,j
siendo las celdas (a, b) aquellas que vierten directamente sobre (i, j), es decir, que vierten sobre
(i, j) y pertenecen al entorno inmediato de dicha celda. Por su parte, ai,j es el área aportante
en (i, j).
Sobre esta formulación, un planteamiento recursivo como los que ya se conocen para el
propio calculo de a sirve de modo sencillo para calcular los valores medios del parámetro
considerado.
Este puede tener la expresión siguiente en forma de pseudocódigo, desarrollada para una
celda dada (i, j). Como es habitual, la aplicación a todas las celdas conforma la malla completa
buscada. El valor del parámetro ρ se supone en una malla R y el de flujo acumulado en una
denotada como F, al igual que en casos anteriores. La malla final buscada se denota como R2.

función ValorMedioAguasArriba (i,j)


{
si R2(i,j)=0 entonces
{
flujoAcc=área de una celda
desde n=-1 hasta n=1
{
110 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.34: Mapa de pendiente media aguas arriba. Las tonalidades más claras indican valores ma-
yores.

desde m=-1 hasta m=1


{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+m,j+n) vierte sobre (i+j) entonces
{
valorMedio=(R(i,j)+ValorMedioAguasArriba(i+m,j+n)
*F(i+m,j+n))/F(i,j)
}
}
}
}
}
si no
{
valorMedio=R2(i,j)
}
devolver valorMedio
}

La figura (2.34) muestra como ejemplo un mapa de pendiente media aguas arriba. La
comparación de éste con el mapa de pendientes simples y el análisis conjunto queda como
propuesta para el lector.

2.3.18. Clasificación de formas del relieve


La caracterización del relieve también desde un punto de vista cualitativo resulta igual-
mente una tarea posible mediante el análisis del MDT, a la par que da lugar a otra serie de
elementos que también pueden ser incorporados dentro de la propia modelización hidrológica.
De un modo distinto, como resulta lógico, a como los valores numéricos obtenidos hasta el
momento van a utilizarse posteriormente, la clasificación de las formas principales del relieve
puede igualmente usarse como resultado de base, presentando un especial interés de cara a
la creación de unidades con similares caracterı́sticas en lo que a relieve respecta, y por tanto
también con una posible similaridad en cuanto a su comportamiento hidrológico.
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 111

Pese a constituir un análisis marcadamente de tipo geomorfológico, se puede, por tanto,


asociar al mismo un enlace con el estudio hidrológico, motivo por el cual es pertinente su
exposición con algo de detalle. Asimismo, la mera caracterización basada en los resultados
obtenidos mediante la clasificación de las zonas de relieve puede servir para la caracterización
propia de las unidades hidrológicas con las que más adelante se trabajará, teniéndose ası́ un
elemento complementario para la definición completa de las mismas.
La clasificación de formas del relieve se basa principalmente en los trabajos de Hammond
(1954, 1964), los cuales se adaptan con sencillez a la estructura de malla de datos del MDT
(Dikau, 1991), pues su fundamento se encuentra en parámetros de sencillo cálculo. En parti-
cular, tres son los parámetros que han de calcularse y a partir de los cuales se llevará a cabo
la clasificación de la morfologı́a predominante. Éstos son

Pendiente

Relieve relativo

Tipo de perfil

cada uno de los cuales se analizará individualmente a continuación.


Respecto a la pendiente, se trabaja aquı́ ya de modo cualitativo, simplemente estableciendo
una distinción entre las zonas de topografı́a mas o menos llana y las restantes. El umbral que
marca la separación entre ambas clases lo establece Hammond en un 8 %, aunque Brabyn(1998)
argumenta que la diferente forma en que la pendiente se calcula sobre el MDT frente a la
metodologı́a clasica de Hammond hace intersante una reconsideración de dicho valor.
Frente a la pendiente como valor único de una celda y calculado sobre la ya bien conocida
submalla 3 × 3, las restantes magnitudes se evalúan sobre un determinado conjunto de celdas
alrededor de una dada, de mayor dimensión que dicha submalla. Este conjunto se puede
tomar como una nueva submalla cuadrada n × n centrada en la celda, o bien de forma circular
considerando aquellas celdas a una distancia de la celda central menor que un determinado
valor. Valores de ancho de submalla en el entorno de los 10 kilómetros son de uso más o menos
generalizado.
Para el caso del relieve relativo, simplemente localizando la celda de mayor elevación y la
de menor dentro de la submalla — o circulo — considerada, la diferencia de ambas es el valor
buscado. Dicha diferencia se emplea para establecer una división en clases, particularmente
en seis de ellas según los siguientes valores.

0–150 m

150–300 m

150–600 m

600–900 m

900–1500 m

>1500 m

La figura (2.35) muestra un ejemplo de malla de valores de relieve relativo y su posterior


clasificación en grupos. Nótese la gran similitud que se puede apreciar entre dicha malla y
la de pendientes, pues, en cierto modo, este parámetro constituye una especie de ((pendiente
ampliada)).
112 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO

Figura 2.35: Valores de relieve relativo(izquierda) y clasificación de los mismos en clases (derecha).

Los trabajos originales de Hammond, ası́ como las adaptaciones informáticas posteriores
como la de Dikau, se encuentran enfocadas hacia un análisis a gran escala y con objeto de
identificar las principales clases de elementos morfológicos dentro del macrorelieve de una zona
relativamente amplia. Ello hace sencillo comprender el porqué de los valores limite mencio-
nados, ası́ como también los comentados para el tamaño de la submalla, los cuales pudieran
resultan algo inadecuados para un análisis a menor escala en vistas a una posterior utiliza-
ción de los datos en relación con la hidrologı́a. El ajuste de los valores de las clases puede
adaptarse, con vistas al análisis hidrológico que se persigue, en función de el carácter global
del relieve u otras circunstancias, justificando los valores siempre en aspectos relativos a la
similitud hidrológica de las clases de formas de relieve que como objetivo final se busca definir.
Por último, el tipo de perfil se obtiene a partir de la caracterización de pendientes dentro
de la submalla, ası́ como mediante una nueva malla de valores que ı́ndica la posición relativa
de cada celda dentro del terreno de la submalla, clasificándola como zona baja o alta dentro
del mismo. Para el cálculo de esta nueva malla de datos se hace uso de la diferencia entre la
altura de la celda central y la máxima en la submalla. Comparando este valor con el del relieve
relativo, si el primero es superior a la mitad del segundo, la celda se clasifica como zona baja.
De lo contrario, se trata de una zona alta.
La malla resultante — con dos valores posibles, bajo o alto — se superpone a la malla de
pendientes — también con dos valores, llano o no — y se obtiene una nueva malla con cuatro
valores posibles, la cual representa ya la información buscada sobre el tipo de perfil.
Esta malla de tipo de perfil, junto con la de pendiente, deben ahora reclasificarse para
dar lugar a nuevas mallas con cuatro clases diferentes, las cuales, al superponerse con las seis
clases definidas en la malla de relieve relativo — la cual y ha sido clasificada con anterioridad
— , darán una nueva malla de formas de relieve con un total posible de 4 × 6 × 4 = 96 clases.
La reclasificación se hace empleando medias de valores en los entornos de cada celda —
conocidas como medias focales —, siendo la ventana a considerar del mismo tamaño que las
empleadas con anterioridad. En el caso de la pendiente, para ello se asigna valor 100 a las
celdas de pendiente superior al umbral, y 0 a las celdas llanas, calculándose la antedicha
media focal de cada celda, que constituye el valor de la malla final relativa a pendientes. Éste
es, en realidad, un valor de porcentaje de celdas no llanas, y se reclasifica en 4 intervalos según

0–25 %

25–50 %
2.3. PARAMÉTROS PRINCIPALES A PARTIR DEL MDT 113

50–75 %

75–100 %

Para el caso del tipo de relieve, también debe calcularse un porcentaje, pero en esta ocasión
el de celdas con pendiente situadas en zonas bajas. A este tipo de celdas se le asocia valor 100,
siendo 0 el valor del resto, y procediendo a calcular la media focal y aplicar posteriormente
una clasificación en los citados 4 intervalos.
Las tres mallas obtenidas se combinan para dar una con las 96 posibilidades ya citadas, y
constituyendo una clasificación de las formas de relieve presentes, al tiempo que permitiendo la
localización de zonas similares desde dicho punto de vista. Para cada una de esas clases, algunas
de las cuales se agrupan por constituir formas similares, puede aportarse una nomenclatura
que complemente el carácter descriptivo de la malla de valores obtenida. No obstante, por
ser en cierta medida un elemento subjetivo en función de algunos parámetros elegidos tales
como tamaños de submalla empleados o configuración general del relieve, además de por no
presentar aplicabilidad dentro del análisis hidrológico, no se presenta aquı́ dicha nomenclatura.
Simplemente, una vez que se han clasificado las distintas zonas, el análisis de los valores
y formas que caracterizan a cada una de ellas, puede utilizarse para asignar un tipo de com-
portamiento hidrológico u otro a las distintas clases y ası́ establecer agrupaciones comunes
o crear unidades globales que compartan un comportamiento similar. Esta es la base de la
denominada regionalización, la cual se verá más adelante dentro de la siguiente parte de la
obra.

Ejercicios y cuestiones propuestas


1. La aplicación de algunos de los conceptos introducidos en este capı́tulo sobre mallas de datos
distintas de las habituales, relacionando dichos conceptos con otros elementos calculados, puede
ser una fuente de nuevas interpretaciones y parámetros asociados.
Estudiar algunas de ellas tales como una malla de pendientes de la malla de flujo acumulado,
malla de ı́ndice topográfico acumulado, o cualquier otra que pueda considerarse de interés.
Plantear la metodologı́a de creación de la misma y razonar sobre su posible significado fı́sico e
hidrológico.
2. Plantéese un algoritmo para el cálculo de valores máximos de curvatura en las celdas, enténdiéndo-
se éste como el valor de curvatura en la dirección que maximiza dicho valor.
3. Plantee lo mismo para la curvatura mı́nima.
4. Asigne alguna interpretación de corte hidrológico a las mallas creadas con los anteriores algorit-
mos.
114 CAPÍTULO 2. MDTS Y ANÁLISIS DEL TERRENO
Capı́tulo 3

Cauces y redes de drenaje

Tu as la plus belle façon de suivre l0 exemple des fleuves


entre les pertes du ciel et l0 egoı̈sme des ı̂sles
Juan Larrea

Agua que llevan los rı́os


¿a dónde irá?
Luis Álvarez Piñer

3.1. Introducción
Llegados a este punto, y salvando las omisiones existentes por descuido o quizás por un
intencionado olvido — no siempre un exceso de información es positivo —, tenemos ya en
nuestro poder una completa suerte de parámetros que, a nivel mayoritariamente local, nos
definen con casi absoluta completitud las caracterı́sticas del terreno recogido en el MDT sobre
el que se desarrolla nuestro trabajo. Sin embargo, todo lo recogido hasta este punto, y aunque
se ha pretendido darle en todo momento un enfoque próximo a la hidrologı́a y relacionar
siempre que fuera posible los elementos introducidos con los conceptos hidrológicos habituales,
no constituye sino un preliminar — muy importante, eso sı́, basta para ello ver la extensión
dedicada — de cara a alcanzar los apartados propios de la hidrologı́a que verdaderamente
atesoran el interés y el atractivo de la obra.
La hidrologı́a, ya sea en su concepto clásico o moderno, estudiada a través de elementos
sencillos o con las ultimas tendencias en cuanto a cualquiera de sus aspectos, no la forman
ninguno de los parámetros vistos hasta el momento y ni siquiera tampoco los rı́os, cuencas
u otras unidades hidrográficas como las que se analizan en éste y el siguiente capı́tulo. La
hidrologı́a se esconde en conceptos tangibles y utiles a la vez que relativamente etéreos como
son por ejemplo los hidrogramas de cálculo y, mas aún, en la realización de los mismos a través
del fluir que da lugar a estos hidrogramas, sus valores punta, sus volúmenes de escorrentı́a, y
las implicaciones que todos ellos tiene para la vida del hombre.
Esta aproximación no exenta de abundante poética que se ha recogido de forma exquisita
y con palabras más o menos engoladas en gran parte de la literatura hidrológica — lo cual
me agrada notablemente — se ha perdido en la práctica totalidad de los textos que recogen
de un modo u otro el empleo de nuevas técnicas y nuevos elementos (especialmente MDTs)
para el análisis hidrológico, no haciéndose justicia a esta hidrologı́a para la que supuestamente
se plantean novedosas soluciones. Mi interés, como ya queda bien expresado en el prólogo de
la obra, es reconciliar estas dos posturas, hermanando al mismo tiempo la visión clásica del
hidrólogo con los elementos computacionales y las aportaciones tecnológicas actuales, contri-
buyendo cada uno de ellos a esta mezcla con sus virtudes caracterı́sticas, para ası́ concluir

115
116 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

con formulaciones que puedan considerarse partı́cipes de la belleza, utilidad y relevancia que
ambos campos añaden a las mismas.
En un libro, pues, que se ha planteado como un ejercicio de conciliación y unión, el presente
capitulo — junto con el siguiente — es, a su vez, una sección que sirve como nexo entre
planteamientos y realidades distintas dentro del mismo. Huelga por lo tanto decir que estos
capı́tulos representan un elemento de unión de primer orden para ligar — y de este modo
comprender — los dos puntos de vista que se pretende confluyan sobre estas páginas, residiendo
en este hecho su gran importancia ya que, como se verá, ésta es notable desde ambas visiones.
Esta doble vertiente se manifiesta en el mayor detalle con que son tratados los elementos
hidrográficos en relación con los textos de hidrologı́a más clásicos, a la par que queda reflejado
en la abundancia de algoritmos y la profundidad de estudio de los mismos en relación con
todos los aspectos de interés tanto de cuencas como de rı́os.
Para llevar a cabo ese primer acercamiento entre los parámetros ya estudiados y las formu-
laciones puramente hidrológicas, muchas de las cuales son clásicas y no consideran de modo
explı́cito dichos parámetros, la determinación de cauces y redes de drenaje a partir de los mis-
mos representa un camino perfecto para ir avanzando en la dirección correcta hacia resultados
cada vez con una mayor componente hidrológica. Si he elegido tratar este tema antes que
el dedicado a las cuencas vertientes es sencillamente por la ventaja que ello conllevará pos-
teriormente cuando se aborde al análisis de éstas, ya que una buena parte de los resultados
que ahora sean deducidos tendrán su papel importante en las formulaciones y algoritmos que
entonces se desarrollen.
Es éste, por tanto, un capı́tulo breve – la caracterización excesiva de las unidades hidro-
gráficas no tiene ningún sentido desde la perspectiva que se considera aquı́ — pero altamente
intenso, donde se introducen los conceptos primordiales que permitirán comprender con rigor
y precisión los pormenores del manejo de cauces y redes de drenaje en nuestro entorno actual,
fundamentado primordialmente en el empleo de Modelos Digitales del Terreno como fuentes
básicas de información. El estudio de estos cauces y redes de drenaje y el trabajo con los
mismos, a buen seguro supondrá una continuación adecuada a los conocimientos desarrollados
en el capı́tulo anterior, tanto por su significado propio como por su posición global dentro de
este texto y de la materia del mismo en términos generales.

3.2. Extraccion de redes de drenaje


De un modo u otro, como ya en cierta medida intuimos, la información referente a las redes
de drenaje que recorren la zona de estudio debe estar recogida en el propio MDT y en los
parámetros que hasta el momento hemos derivado del análisis del mismo. Las direcciones de
flujo, cuya vital importancia ha sido ya puesta de manifiesto, permiten evaluar los recorridos
de todos y cada uno de los flujos originados en cada celda del MDT, con lo que, utilizando
las mismas, debiera ser posible la obtención de una red de drenaje completa dentro del área
de trabajo considerada. Una red red de drenaje tal, representa, sin embargo, un elemento
nada coincidente con la entidad que buscamos, pues la información a todas luces excesiva de
un número tan elevado de flujos no se corresponde con la configuracion de los cauces que
realmente buscamos, ni permite dar una idea de la entidad e importancia de los mismos,
además de presentar escasa utilidad
El objetivo, pues, de este capı́tulo es, en primera instancia, la definición de cauces a partir
de los datos del MDT, pero de un modo consistente con el significado de dichos cauces según
de modo habitual los entendemos. Es decir, definir aquellas celdas sobre las cuales se emplaza
un curso de agua visible y bien definido, cuya entidad estará lógicamente en función de las
caracterı́sticas climátológicas de la zona y la precipitación recibida por la cuenca, pero en todo
momento conformando una entidad hidrográfica de relevancia como tal. La selección de las
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 117

celdas que deben señalarse como celdas de cauce y los métodos para realizar dicha selección,
junto con sus teorı́as de base, todos forman el conjunto de esta primera parte del capı́tulo
dedicada a la mera extracción de cauces sobre la única base de los datos recogidos en el MDT.
El comienzo de esta exposición debe centrarse no todavı́a sobre los criterios a emplear para
acometer esta extracción de la red de drenaje existente, sino en las propias caracterı́sticas que
ésta debe cumplir, y que nos facilitarán la comprensión de posteriores formulaciones y la
justificación conceptual de ambas.
En primer lugar, trabajamos ya no con parámetros individuales para cada celda o malla de
celdas, sino con una entidad para cuya definición y representación recurriremos a un conjunto
de dichas celdas, pero que, más allá de esa representación se trata de una unidad con una
serie de cualidades que deben estar presentes para que, efectivamente, se trate de una red de
drenaje coherente tanto con la realidad como con el concepto de red de drenaje en sı́.
Algunas de estas cualidades importantes a las que hay que atender son, por ejemplo, la
conectividad de las celdas que forman la red o la inexistencia de flujos circulares, entre otros
posibles defectos que pueden presentarse aún haciendo uso adecuado de los conceptos de base
que sirven de fundamento para la extracción de la citada red de drenaje.
Al respecto de la conectividad entre cauces, ésta debe cumplirse como requisito básico
entre los pertenecientes a una misma cuenca, pero puede — y de hecho prácticamente nunca
sucede — no darse este hecho entre muchos de los cauces que definamos sobre un MDT, pues
es probable que éstos pertenezcan a cuencas distintas. Puesto que aún no se ha tratado el
tema de las cuencas vertientes, el cual constituye el tema principal del siguiente capı́tulo,
en el presente no se harán referencias directas a elementos de las mismas que no hayan sido
introducidos, aunque se entiende que todo lo aquı́ detallado para una red de drenaje dada,
hace referencia a la red de drenaje de una cuenca vertiente, y se supone que, por tanto, ésta
es conocida de algún modo.
La ı́ntima relación entre estos dos conceptos obliga a que la presentación en primer lugar
de los métodos asociados con la definición y caracterización de uno de ellos dé lugar a ciertos
vacı́os en al propia exposición, aunque en la medida de lo posible éstos son evitables con la
introducción de sencillos conceptos, cuya comprensión posterior será completa una vez que
ambos elementos queden suficientemente desarrollados.
Ası́ pues, la visión de la red de drenaje como una entidad bien definida es la base de las
teorı́as que van a exponerse en este capı́tulo relativas tanto al cómputo de los cauces que las
constituyen y su caracterización, como al manejo de los mismos. Los conceptos ası́ establecidos
para el tratamiento de las redes de drenaje como objetos geómetricos cargados de significado
fı́sico, son del máximo interés para su utilización posterior en módelos hidrológicos, pues
caracterı́sticas como la ya mencionada conectividad son las que permitirán, en el empleo de
modelos hidrológicos basados en el análisis independiente de subcuencas, la conexión entre
esos resultados individuales de cara a la obtención de parámetros globales de la cuenca. Como
se verá en su momento, la propia definición de las subcuencas puede sacar también partido de
la estructura de la red de drenaje con el fin de lograr que dicha definición dé lugar a resultados
óptimos desde el punto de vista del análisis hidrológico.
Desde el punto de vista teórico, es un hecho que la disposición de los cauces en el terreno y
sus caracterı́sticas de forma están en relación directa con un alto número de factores que van
desde la propia morfologı́a del terreno hasta la litologı́a, pasando por la vegetación presente y
el uso de suelo, entre otros. No obstante, y aunque esta simplificación pueda resultar en ciertos
casos excesiva — especialmente cuando los otros factores sean notablemente heterogeneos a
lo largo de la superficie cubierta por el MDT —, consideraremos que la extracción de la red
de drenaje puede llevarse a cabo exclusivamente a partir del MDT, es decir, que la morfologı́a
del terreno es el factor preponderante de modo absoluto en la definición de dicha estructura
hidrográfica.
118 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

Aun ası́, la forma de considerar la información recogida en el MDT acerca de esta morfologı́a
admite diversos enfoques en virtud de los distintos parámetros que de ella pueden derivarse.
Como veremos en breve, esta diversidad da lugar a la elaboración de criterios distintos que
permiten el establecimiento de las redes de drenaje en función de diversos conceptos e ideas.
Desde el punto de vista de la operatividad y los procedimientos a emplear, con carácter
general podemos dar dos enfoques principales para la extraccı́on completa de cauces una vez
se han estudiado las distintas celdas del MDT con alguno de los criterios antes comentados. En
primer lugar, la definición individual de celdas que, cumpliendo dicho criterio, se consideran
como celdas de cauce, siendo el conjunto de éstas el que constituye la red de drenaje. Esta
aproximación, sin consideraciones adicionales, es fácil ver que no garantiza caracterı́sticas tales
como la conectividad entre las celdas señaladas. En segundo lugar, la definición de las celdas
en las cuales se considera que el cauce comienza, y desde dicho punto de cabecerá se procede
al trazado del resto del cauce recorriendo la malla hacia aguas abajo empleando para ello las
direcciones de flujo correspondientes. Este método, de aplicación tambien sencilla, sı́ garantiza
la conectividad de la red extraı́da.
Tanto una como otra perspectiva van a tener su lugar en los desarrollos que desde este
punto van a hacerse sobre las distintas metodologı́as, en función de su adaptación a las mismas.
Respecto a este último, no obstante, es de interés señalar que, dada la concepción que de los
cauces tendremos sobre la malla del MDT, y con objeto de garantizar una coherencia de los
resultados, el cálculo de celdas aguas abajo de la considerada como cabecera debe llevarse a
cabo de modo exclusivo mediante un algoritmo de tipo SFD, pues el empleo de algoritmo de
tipo MFD puede dar lugar a resultados incorrectos.
Para recoger gráficamente esta idea, puede acudir a la imagen (3.1), donde se representan
los trazados de los flujos aguas abajo de un punto dado, calculados según el D8 — de tipo SFD
— y el FD8 — de tipo MFD —. En el primero de ellos el resultado es un cauce perfectamente
definido que, a primera vista, puede asimilarse al trazado real de dicho cauce. En el segundo
caso, sin embargo, la consideración de la difusión hace que el flujo se reparta a lo largo de un
número elevado de celdas, ((abriendo)) progresivamente el cauce y ensanchándolo.

Figura 3.1: Trazado de flujo aguas abajo de un punto dado por las metodologı́as del D8 y FD8. La
flecha ı́ndica la dirección de flujo.

Este comportamiento es interesante para los flujos en ladera, en los cuales el planteamiento
del FD8 rompe las limitaciones del D8 y da una modelización más real para dichos flujos. En
los flujos encauzados, sin embargo, la simple experiencia y observación indica que el flujo no
se difunde a un numero tan amplio de celdas, ya que se encuentra confinado dentro del perfil
transversal del cauce. La resolución habitual de trabajo de un MDT en análisis hidrológico se
vió en su momento que no era suficiente para tener en consideración dicho perfil transversal y
otros elementos de la morfologı́a fluvial, por lo que el anterior confinamiento no existe como
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 119

tal sobre el MDT.


Ello hace que, a medida que se va abriendo el cauce, algunas celdas aparezcan dentro del
mismo, pero es sencillo pensar que gran parte de las mismas no van a ser en realidad celdas de
cauce. Dicha ((apertura)) del cauce, la cual podrı́a tener lugar en zonas de llanura de inundación,
no parece, sin embargo, lógico encontrarla localmente en pequeños tramos puntuales del curso
alto, tal y como se observa en la figura (3.1). Se tiene ası́ una situación ambigua y en la que
una definición del trazado del cauce no es posible de forma fiable.
En caso de haber realizado un encauzamiento forzado, el flujo sı́ se mantendrá dentro del
cauce con independencia del método que se emplee, no apareciendo la circunstancia anterior,
pero, en caso contrario, la restricción que impone la mayor sencillez de los algoritmos de tipo
SFD es un buen sustituto de dicho encauzamiento forzado. Es de interés, por tanto, el empleo
de estos algoritmos para la definición de cauces a partir de las celdas de cabecera.
La limitación a algoritmos de tipo SFD no supone una limitación a la familia del D8,
pudiendo emplearse en perfectas condiciones el método KRA — no ası́ el DEMON, pues
éste no es unidimensional —, obteniéndose, de hecho, trazados de los cauces más correctos
y precisos que con el D8, y manteniéndose las ventajas de éste desde el punto de vista de lo
anteriormente señalado.

3.2.1. Conceptos básicos


Antes de proceder a la presentación y desarrollo de los distintos criterios y métodos, es
necesario introducir algunos conceptos y parámetros asociados sobre los cuales los antedichos
métodos se fundamentan, y mediante cuya medida será posible extraer los valores que nos
servirán como herramienta en la definición propiamente dicha de los cauces y redes de drenaje.
Estos parámetros, probablemente ya conocidos en cierto modo por el lector, y que quizás
encontrasen un lugar más conveniente en los apartados dedicados a la mera caracterización de
los cauces una vez que éstos ya han sido definidos, se recogen aquı́ con el objeto único de que su
expresión y concepto sean ambos conocidos y puedan utilizarse sin dificultades en las secciones
dedicadas especı́ficamente a la extracción de redes de drenaje que vendrán a continuación.

Ordenes de Strahler
Sin ninguna duda, si debe elegirse un parámetro como más importante dentro de los que a
continuación va a describirse, especialmente teniendo en cuenta su relevancia y su implicación
en otras formulaciones, los valores relacionados con la estructuración jerárquica de la red de
drenaje deben ocupar un lugar preponderante. Definitorios de por sı́ de la estructura que
subyace bajo los diferentes cauces y sus interrelaciones, la asignación de los denominados
ordenes a cada tramo de la red supone la adjudicación de valores que actúan no sólo como
meros descriptores de dichos tramos, sino como una información de notable utilidad para gran
parte de otros análisis asociados.
Los distintos esquemas existentes para efectuar la antedicha codificación y reflejar de un
modo u otro la jerarquı́a existente en la cuenca, parten del trabajo original de Horton, de vital
importancia en este aspecto y predecesores de todas las adaptaciones posteriores. Será, sin
embargo, con una de dichas adaptaciones con la que nosotros realicemos nuestro trabajo, en
particular la propuesta por Strahler, por su mayor difusión y uso actual, además de considerarla
más adecuada que la de Horton pese a compartir ambas un plantamiento teórico idéntico y
diferenciarse tan sólo en un aspecto formal.
Siguiendo, por tanto, a Strahler, los tramos de cabecera tienen orden 1, modificándose este
orden en los distintos tramos aguas abajo en función de las confluencias con otros tramos.
Si en una confluencia se unen n tramos con ordenes respectivos O1 , O2 , . . . , On , el orden del
tramo que comienza en dicha confluencia viene dado por la función
120 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

O = Θ(O1 , O2 , . . . , On ) (3.1)

la cual se define según

A = {O1 , O2 , . . . On } ; Ok ∈ N


máx{A} si ∃!k ∈ {1, . . . , n} /Ok = máx{A}
Θ(A) = (3.2)
máx{A} + 1 en caso contrario
Pese a qué, conceptualmente, el análisis invita a ser llevado a cabo desde una perspectiva
de tipo vectorial (la anterior formulación no contiene referencia alguna a celdas o elementos
matriciales), ésta será mostrada en profundidad en un apartado posterior, por lo que el objetivo
en este momento se centra en la caracterización de los distintos tramos mediante sus órdenes
recurriendo de modo exclusivo a la representación raster de los mismos.
Esta representación, que aún no ha sido introducida y corresponde al punto dedicado a la
propia extracción de los cauces, se adelanta aquı́ ante la necesidad de disponer de una malla
para registrar los cauces, pese a que éstos aún no han sido extraı́dos del MDT. Supondremos,
no obstante, para continuar el desarrollo, que la información acerca de los mismos obra ya en
nuestro poder en un formato raster sobre una malla como siempre de las mismas caracterı́sticas
que la del MDT de origen.
De modo más explı́cito, lo anterior conlleva a la definición de una función de la forma

fCAU : M × N −→ N


= 0 si la celda no es una celda de cauce
fCAU (i, j) (3.3)
6= 0 si la celda es una celda de cauce
a la cual, como es habitual, asociamos su malla de datos correspondiente.
Si el lector recuerda, esta función es idéntica a la en su momento introducida para la
realización de encauzamiento de flujo forzado en (2.3.10).
No obstante, de cara al contenido de este apartado, es más interesante una modificación
de la misma de la forma

= 0 si la celda no es una celda de cauce
fCAU (i, j) (3.4)
= n si la celda es una celda de cauce
siendo n el orden de Strahler del cauce que se sitúa sobre la celda considerada.
La creación de esta malla se puede llevar a cabo sencillamente recorriendo los distintos
trazados aguas abajo de las celdas de cabecera — que suponemos son conocidas y cuyo cálculo
se expondrá detalladamente en su momento —, asignando a cada celda de dichos recorridos
un valor en función de los valores que ésta y las de su entorno tengan cada vez que uno de
tales recorridos pase por ella — es decir, en función de qué otros tramos han pasado también
por la celda en cuestión —.
De un modo más expresivo, se trata de comprobar la importancia de los puntos de cada
tramo por la importancia de los tramos que acaban vertiendo su flujo en el, cada uno de los
cuales marca este hecho en la matriz de órdenes a medida que esta se va construyendo. En
términos de algoritmos, lo anterior puede realizarse mediante una rutina como la que sigue,
basada en el conocimiento de las celdas de cabecera de la red de drenaje analizada. La malla
de ordenes se denota aquı́ como O.
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 121

procedimiento CrearMallaOrdenes (C())


// C() es el vector de celdas de cabecera
{
para cada celda en C()
{
ord=1 // esta variable guarda el orden de la celda actual
P1 = punto de cabecera de C()
P2 = P1

hasta que P1 alcance la salida de la cuenca


{
P1 = P2
P2 = punto aguas abajo de P1
O(P1.fila P1.columna) = ord
si O(P2.fila P2.columna) = ord, entonces
{
si alrededor de P2 hay más de dos celdas con orden
igual a ord, entonces
{
ord = ord+1
}
}
si no, si O(P2.fila P2.columna) > ord, entonces
{
pasar a la siguiente celda en C()
}
}
}
}

Como puede verse, tan sólo se modifica el orden a medida que se desciende aguas abajo
cuando se produce una confluencia de tramos, y únicamente si los cauces que confluyen tiene
el mismo orden. La condición que define una confluencia por la presencia de al menos 4 celdas
de cauce dentro de la submalla 3 × 3 puede, teóricamente, darse fuera de dicha confluencia
si de modo local el cauce tiene una forma mas o menos zigzagueante, pese a lo cual no suele
suceder en la práctica, dando buenos resultados el algoritmo anterior. No obstante, es posible
darle la necesaria robustez a dicho algoritmo — a costa de una ligera pérdida en rendimiento
—, añadiendo condiciones a las celdas de verter sobre celdas fuera de la submalla o bien sobre
la celda central. El empleo conjunto de la malla de flujo acumulado también permite mejorar el
algoritmo anterior haciendólo más robusto. La creación de un algoritmo ası́ queda, no obstante,
como tarea para el lector. También como interesante ejercicio se propone comprobar que el
orden en que se analicen las distintas celdas de cabecera no influye en el resultado final.
Tras este primer algoritmo, puede comprobarse desde otro punto de vista la escasa idonei-
dad del empleo de métodos de tipo MFD para asignación de direcciones de flujo, con objeto
de definir los cauces a partir de puntos de cabecera conocidos. Las ((aperturas)) de los cauces
que supone el empleo de estos métodos, como en su momento se vio, y la consideración, por
tanto, de cauces de ancho mayor de una celda, complican sobremanera el establecimiento de
algoritmos como el anterior. Esta circunstancia será patente a lo largo de todas las formulacio-
nes basadas en la representación raster de los cauces, en mayor o menor medida, por lo cual,
con independencia de los errores conceptuales que puedan asociarse, el empleo de métodos
122 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

de tipo MFD no es recomendable para esta tarea, tampoco desde la perspectiva puramente
computacional.
La estructura jerárquica de la red es por tanto, un dato que ya conocemos y con el que
podremos a partir de este punto trabajar, aunque más adelante se verán otras metodologı́as
alternativas para evaluar dicha estructura y los diferentes ordenes presentes a lo largo de los
tramos que componen la red analizada. Esta estructura, y particularmente cuando se encuentra
expresada de la forma anterior, tiene notables implicaciones puramente hidrológicas, pues,
entre otras cosas, constituye la base para la construcción de los denominados hidrogramas
unitarios geomorfológicos, concepto éste que también será tratado dentro de este texto, en la
próxima parte del mismo.
Dejando a un lado estas aplicaciones, no obstante, se pueden también evaluar otra serie de
parámetros de carácter ya puramente numérico, como sencillos valores que se extraen de los
ordenes y la frecuencia de aparición de estos en los distintos tramos y que, siendo igualmente
descriptores de la configuración de la cuenca y su topologı́a, jugarán más adelante su papel en
otras formulaciones. Estos otros parámetros no son otros que los en su momento propuestos
por el propio Horton, los cuales componen las leyes que llevan su nombre y no constituyen
sino simples relaciones de fácil cálculo y empleo.
La ley principal, conocida como Ley de los números de corriente, tiene la expresión
nω+1
RB = (3.5)

donde RB es lo que denominaremos Relación de bifurcación y nx es el numero de tramos de
orden x.
Según Horton, el numero de tramos los distintos órdenes está en progresión geométrica,
lo cual, conociendo un valor medio de RB , permite estimar el número de tramos de un orden
dado según

Ω−ω
nω = RB (3.6)
donde Ω es el orden máximo de toda la red de drenaje (también identificado como el orden
de la cuenca que engloba a esa red de drenaje.)
Otras leyes de similar formulación fueron enunciadas por Horton y autores posteriores
(Schumm ,1956), referidas a longitud (mediante un parámetro RL ) y áreas drenantes (RA )
totales de cada orden de tramo en lugar de al número de éstos.
Todas estas leyes son principalmente de carácter geomorfológico, alejadas de un significado
con neto caracter hidrológico que pueda ser de interés directo para al análisis desde el punto de
vista de la hidrologı́a. No obstante, su aplicación para el cálculo de otros factores en virtud de
la renovada relevancia que han cobrado en relación con diversas formulaciones actuales, hace
posible acercar estas razones definidas por Horton hacia una interpretación de mayor utilidad
desde nuestra perspectiva de hidrólogos, la cual combine la inherente capacidad descriptiva de
las mismas con alguna información referente a la respuesta y comportamiento hidrológico de
las redes de drenaje ası́ definidas.

Densidad de drenaje
Otro parámetro caracterizador de la configuración de la red de drenaje, esta vez no desde
un punto de vista cualitativo, sino meramente cuantitativo, es la densidad de drenaje. Esta
densidad de drenaje, de expresión sumamente sencilla, viene a indicar una medida de la com-
pacidad de la propia red, pues representa la relación entre la longitud total de los tramos y
el área vertiente que contribuye su flujo a los mismos, magnitud que nos da una idea de la
((cantidad)) de rı́o que presenta una red dada.
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 123

De modo mas preciso,

L
D= (3.7)
A
donde L es la longitud total de los cauces y A el área vertiente sobre el punto de máxima
acumulación de flujo de la red.
Como tal, y aplicada a toda la red de drenaje en su conjunto, la densidad de drenaje
es simplemente otro parámetro más que puede emplearse para un definición de la misma.
No obstante, estudiándo su significado más en profundidad la riqueza de este valor aumenta,
especialmente en el análisis no ya de la de la red completa, sino de distintas ((ramas)) de la
misma.
Ası́, se deduce con facilidad que en las zonas mas escarpadas vamos a encontrar valores de
densidad de drenaje mas elevados, pues en ellas el flujo tiende a concentrarse — encauzarse —
más que en las áreas de escasa pendiente o, sobre todo, zonas tales como llanuras de inundación
o formaciones similares. Siendo la densidad de drenaje una medida de la concentración de los
cauces, el resultado anterior parece, por tanto, justificado con una base fı́sica sencilla.
Esta diferencia de valores que implica una heterogeneidad espacial del parámetro, además
de suscitar el lógico interés por el estudio del mismo no exclusivamente para la red de modo
global, representa un hecho que posteriormente podrá ser esgrimido para la mejora de los
métodos destinados a la extracción de redes de drenaje a partir del MDT, motivo por el
cual se ha incluido dentro de este apartado de conceptos previos por considerarse altamente
relevante su conocimiento y comprensión. La búsqueda de modelos mas reales va a tender,
como veremos, a la definición de aquellos que, en términos de la densidad de drenaje, estén
en concordancia con la variabilidad espacial de esta magnitud según ha quedado patente.

3.2.2. Redes de drenaje a partir de flujo acumulado


Con amplia diferencia, muy especialmente en cuanto a la implementación en aplicaciones
informáticas diversas se refiere, la utilización de los datos de flujo acumulado es la metodologı́a
más popular y ampliamente extendida para la extracción de redes de drenaje a partir de MDTs.
Las razones de este hecho debemos buscarlas sencillamente en la simplicidad conceptual que
hace que este planteamiento se constituya como primera alternativa lógica a la hora de formular
metodologı́as al respecto.
La base teórica en que se fundamenta ese enfoque es sencilla desde todos los puntos de
vista. Considérese que la presencia de los cauces como estructuras concretas y definidas es fruto
de la propia acción del flujo de agua, y directamente proporcional a la importancia de dicho
flujo. En otras palabras, la definición de un umbral de caudal a partir del cual éste pudiera
considerarse suficientemente importante como para producir la formación fı́sica del cauce y
darle al mismo tiempo la entidad suficiente para su constitución, supondrı́a la instauración de
un umbral del propio cauce, es decir, un comienzo o cabecera del mismo.
Conceptualmente, por tanto, este método de extracción de redes de drenaje es exclusiva-
mente hidrológico, teniendo tan sólo en cuenta los factores relativos a la propia hidrologı́a y
los fenómenos relativos a la misma que tienen lugar en las distintas celdas de la malla del
MDT.
La relación directa entre caudal y área aportante, comentada en algún punto anterior y
que será de constante aparición a partir de aquı́ en los restantes capı́tulos del libro, nos indica
que la definición de dicho umbral puede realizarse sobre nuestra ya conocida malla de flujo
acumulado, siendo en base a ella como podremos elaborar un criterio adecuado para establecer
con precisión los cauces que componen la red de drenaje.
El trabajo sobre la malla de flujo acumulado y sus valores, y puesto que, como se ha dicho,
nuestros resultados van a estar referidos a una cuenca dada, requiere, por supuesto, que la
124 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

totalidad de dicha cuenca se encuentre contenida en el MDT sobre el que trabajamos. De otro
modo, las áreas aportantes serán siempre menores a las reales pues faltará computar las celdas
aguas arriba que quedan fuera de la malla. Esta razón por sı́ sola resta sentido al trabajo con
otros cauces fuera de la cuenca estudiada, ya que con gran frecuencia muchos de ellos no
aparecerán reflejados como tales en los resultados obtenidos, con independencia del método
empleado, pues todos estos métodos se basan en la lógica consideración de cuanto acontece
aguas arriba, haciendo necesaria la presencia de la cuenca en su totalidad para la obtención
de resultados coherentes y de utilidad.
La definición, pues, de un umbral de flujo acumulado, permite estudiar los valores en la
correspondiente malla y asignar a las distintas celdas un valor u otro según que éstas se sitúen
sobre un cauce o no. Esto no es sino lo que ya se vio al comienzo del capı́tulo en (3.3), y será la
malla entonces definida la que pretendamos crear con lo aquı́ explicado.
La forma de proceder en este caso, no obstante, no se basa en la consideración individual de
las celdas de esta malla sino, como se comentó con anterioridad, en la búsqueda de las celdas
de cabecera y posterior delineación del trazado aguas abajo de las mismas . La formulación de
este método permite llevar a cabo éste procedimiento en lugar de definir mediante un criterio
global para las celdas, siendo ası́ más ventajosa en determinados aspectos ya mencionados
algunas lı́neas atrás.
De cara al conocimiento de tales celdas de cabecera, éstas, para un umbral δ establecido,
cumplen sobre la malla definida unas condiciones del tipo


 ai,j > δ
ai+m,j+n > δ ⇒ (i + m, j + n) no vierte sobre (i, j), (3.8)
n, m = −1, 0, 1

siendo a el área acumulada. La segunda condición se añade para seleccionar sólo las celdas
de cabecera y no el resto de las situadas aguas abajo para las cuales también se cumple la
primera de dichas condiciones. El conocimiento de las celdas de cabecera de modo aislado
no sólo es interesante de cara a garantizar una buena estructura de la red de drenaje, sino
también para la realización de posteriores operaciones y análisis sobre la misma, como en su
momento se verá, por lo que este planteamiento, aún sencillo, es altamente potente de cara a
la continuación del estudio sobre los cauces.
La cuestión más importante, sin embargo, relativa a la definición de cauces llevada a cabo
mediante este método no es la puramente algorı́tmica, sencilla como se ha visto, sino una de
tipo conceptual relativa al umbral de flujo a utilizar. La relación entre el valor de este umbral
y otros parámetros tales como la superficie o forma de la cuenca, por ejemplo, debe buscarse
para poder obtener una red de drenaje que se encuentre en concordancia con la real, de tal
modo que permita el cálculo de dicho valor a partir de otra serie de factores conocidos.
El estudio de estas relaciones y su significado, no sólo nos van a permitir establecer un
criterio sólido para la fijación del parámetro δ, sino que, además, aumentarán nuestro conoci-
miento acerca del porqué de la configuración natural de los cauces, aportando información al
respecto desde un nuevo punto de vista. En este sentido, descubrimos una pequéna pincelada
de una idea que veremos con más detalle y de forma mejor definida en próximos capı́tulos, y
que no es otra que la de emplear el entorno computacional en el que nos movemos, no sólo
como un entorno de cálculo donde aplicar formulaciones establecidas, sino como un modelo
virtual simplificado — una maqueta digital, por llamarlo de otro modo — de la realidad hi-
drológica de una zona dada. Sobre esta maqueta, como sobre un modelo a escala, podemos,
más que aplicar teorı́as ya definidas, experimentar y probar extrayendo nuevos conceptos e
ideas.
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 125

De cara al estudio de parámetro δ en sı́, veamos cual es la influencia del mismo sobre la
red de drenaje, en términos de las caracterı́sticas de ésta. La figura (3.2) muestra dos redes
extraı́das empleando los valores de acumulación δ = 5000 ha y δ = 1 ha para un mismo MDT.
Como se puede ver, en el primero de los casos el aspecto de dicha red resulta algo ((escaso))
mientras que, por el contrario, en el segundo de ellos presenta una apariencia excesivamente
densa.

Figura 3.2: Redes de drenaje extraı́das para valores de umbral de 5000 ha (izquierda) y 1 ha (derecha)

De lo anterior extraemos dos conclusiones principales. Por un lado, que el efecto inmediato
de la variación del umbral de definición de cauces es sobre la mayor o menor ramificación
de la red de drenaje obtenida. Por otro, que los valores por exceso o defecto conducen a
estructuras con aspecto distinto a que podemos considerar como habitual para este tipo de
entidades — dentro del amplio margen de variación de las mismas, lógicamente —, por lo que
esa configuración natural de los cauces resulta un inmejorable indicativo de la corrección o no
de elegir un valor dado para δ
Atendiendo a ésto, la primera alternativa que se presenta, de carácter no numérico, es
la mera comparación entre una fuente cartográfica externa referida a cauces y el resultado
obtenido con diversos valores de umbral, tanteando estos últimos hasta obtener un resultado
aceptable. En la comparación de ambas debe ponerse especial atención en el número de cauces
que componen la red, ası́ como especialmente en el inicio de los mismos, que deberá hacerse
coincidir en la medida de lo posible en las dos representaciones. Este método de establecimiento
de umbral resulta por completo correcto desde el punto de vista conceptual, y muy ventajoso
en términos prácticos, por lo que constituye la solución más habitual a la hora del trabajo real.
No obstante, el objetivo aquı́ perseguido es expresar alguna conclusión de carácter numérico
al respecto, ası́ como indagar hasta donde sea posible en la explicación de los fundamentos
fı́sicos que justifiquen dicha conclusión y su significado. Por ello, aún aceptando totalmente
lo anterior, debemos seguir hacia un análisis más detallado y riguroso de cauces y redes de
drenaje desde la perspectiva de nuestra tarea actual.
Para ello, para poder dotar de un enfoque numérico a cuanto vamos a expresar seguidamen-
te acerca de las redes de drenaje, se hace necesaria ya la utilización de algunos de los conceptos
previos que al comienzo del capı́tulo fueron introducidos como base teórica necesaria.
En referencia a uno de ellos, la densidad de drenaje, es de interés notar que, utilizando el
enfoque de definir la red de drenaje a partir de un valor umbral de área aportante acumulada, se
trabaja sobre la hipótesis de que el valor de caudal en cada punto es proporcional a dicho valor
de área aportante, haciendo uso de ese mismo umbral para toda las celdas del MDT y todas las
unidades hidrológicas — cuencas y subcuencas — que en éste puedan contenerse. Tarboton y
126 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

Ames (2001) señalan que esto significa la creación de una red con densidad de drenaje uniforme
a lo largo de todo el espacio, lo cual no se ajusta con total exactitud a la realidad, donde este
parámetro varı́a entre distintas zonas en función de las caracterı́sticas y la naturaleza de las
mismas. Ello viene a decir, en otra interpretación, que la red de drenaje calculada con estos
criterios puede ajustarse aproximadamente a la red de drenaje real, tanteando los valores de
δ como ya se comentó, pero este ajuste no podrá ser perfecto en todos los sentidos, debiendo
darse prioridad a alguno de los factores que en su momento se propusieron para efectuar el
mismo (puntos de comienzo de rios, número de cauces totales, etc.)
Sin tratar todavı́a con esos parámetros de los que antes se habló, una propuesta sencilla
para el cálculo de un umbral adecado es la realizada por Tarboton et al (1991), consistente
en el estudio de la relación entre el área aportante y la pendiente en cada celda, añadiendo
de este modo una cierta componente morfológica — a la evaluación del umbral, que no a la
naturaleza propia del método — que permita la obtención de resultados correctos.
La aplicación práctica de esta idea queda explicada de forma visual representando la rela-
ción entre las dos variables mediante una gráfica como la mostrada en la figura (3.3). En ella se
aprecia claramente cómo los valores muestran una relación lineal a partir de un determinado
punto, el cual constituye el umbral que buscamos de área aportante.
La teorı́a que apoya lo anterior se basa en que la diferenciación entre las zonas donde
dominan los procesos de flujo en ladera y las zonas con procesos de tipo fluvial viene marcado
por un cambio en el signo de la expresión dγ da , que pasarı́a de ser positivo en el primer caso a
negativo en el segundo. En la práctica, este hecho no se refleja con tanta exactitud, pero sı́ que
puede advertirse una pendiente notablemente negativa a partir de un cierto punto, frente a la
pendiente menos marcada del primer tramo. El punto en el que dicha pendiente se advierte
es el que debe emplearse como umbral para la definición de cauces.

Figura 3.3: Estimación de umbral de flujo acumulado en función de la relacion entre área aportante y
pendiente en cada celda, según Tarboton et al (1991) (Adaptado de Bertolo (2000).

Trabajando ya de un modo directo con los parámetros relativos a la propia red de drenaje
extraı́da, de cara al establecimiento de un umbral adecuado, y en particular haciendo uso de la
clasificación de los distintos tramos según los ordenes de Horton–Strahler, el mismo Tarboton
realiza una propuesta notable a este respecto haciendo uso de las diferencias altitudinales entre
los extremos de cada tramo — variable que denominaremos ((salto)) altitudinal del tramo, en
una traducción directa del término empleado por los autores originales —.
Los fundamentos del método residen en los estudios realizados por Broscoe (1959), en los
que se formulaba una ley de constancia de los antedichos saltos altitudinales. El objetivo que se
pretende obtener es fijar un umbral de definición de cauces de tal modo que el salto altitudinal
en los tramos de orden 1 no difiera estadı́sticamente del valor del este mismo parámetro en
los tramos de orden superior, siendo ası́ la red de drenaje obtenida consistente con esta ley,
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 127

y con los fenómenos y leyes geomorfológicas que gobiernan los procesos de creación de dichas
redes de drenaje en la naturaleza.
Sobre esta base teórica, y pasando a analizar la ejecución práctica del metodo, para llevar
a cabo lo anterior deben considerarse los distintos tramos en que se divide la red de drenaje
extraı́da, de acuerdo con los ordenes de los mismos. Es decir, cada uno de ellos representará un
tramo con el mismo orden en toda su longitud, existiendo aguas abajo del mismo un tramo
distinto con orden superior, y aguas arriba uno con orden inferior, o nada si el orden del
presente es 1.
Una vez se dispone de la división en los distintos tramos cada uno de ellos con un orden
dado, se procede a evaluar el salto altitudinal de cada uno, calculando los valores medios de
este parámetro de modo separado para los tramos de orden 1 por una parte y los restantes
por otra.
Con los resultados anteriores, se evalúa el estadı́stico t de Student para las diferencias entre
los valores medios de salto para las dos clases de tramos definidos anteriormente en función
de su orden, según

Ha − Hb
t= q (3.9)
(nx −1)Sx2 +(ny −1)Sy2
q
1 1
nx +ny −2 nx + ny

donde H representa el salto altitudinal medio, S la desviación tı́pica de dicho salto y n el


número de tramos en la red de drenaje. Los subı́ndices a y b hacen referencia, respectivamente,
a los valores correspondientes a tramos de orden 1 y tramos de ordenes superiores.
Probando con diferentes valores de umbral, la consecución de los objetivos mencionados
en referencia a la obtención de una red de drenaje donde los saltos altitudinales no difieran
entre las clases de tramos estudiadas, se obtiene para aquel valor umbral que resulte en un
valor de t más cercano pero no superior a 2. Se tiene ası́ un criterio sólido y fundamentado
sobre una base geomorfológica, que complementa a la concepción puramente hidrológica de
la extracción de cauces a partir de las áreas aportantes, permitiendo la obtención de mejores
resultados.
Como puede verse, la formulación de este método no aporta una nueva filosofı́a en cuanto a
la forma de definir las celdas que forman parte de la red de drenaje, sino solamente una técnica
y un criterio para la elección del umbral adecuado. Para el caso presentado hasta este punto, se
supone que este umbral era un umbral de flujo acumulado, pues es a partir de este valor como,
por el momento, definimos la red de drenaje. No obstante, y dada la naturaleza del método
desarrollado en relación con los saltos altitudinales, es fácil ver que éste puede aplicarse a toda
aquella métodologı́a de extracción de redes de drenaje que implique el establecimiento previo
de una magnitud para un parámetro dado, existiendo ası́ diversas alternativas en función del
valor asignado al mismo, ya que es sobre esas alternativas sobre las que se escoge las más
correcta a posteriori, analizando las propias caracterı́sticas de la red de drenaje obtenida.
El método de elección de umbral anterior debe considerarse como una muy útil herramienta
para todos aquellas formulaciones que requieran el uso de dicho umbral, evitando la asignación
al mismo de un valor arbitrario, sino uno consistente con la propia geomorfologı́a del terreno,
con las consecuencias sobre la corrección conceptual de los resultados que a este respecto
pueden asociarse.
Por último, una propuesta distinta para la extracción de cauces basada en los valores de
área aportante es la desarrollada por Montgomery y Dietrich (1999), mediante la que intentan
eliminar el problema de la densidad de drenaje constante, incluyendo la pendiente dentro de
la formulación del método de tal modo que esta densidad sea mayor en las zonas de mayor
inclinación — generalmente las cabeceras de los cauces — y menor en las zonas llanas —
esto es, conforme nos vamos acercando hacia los tramos medios y bajos de los cursos —. En
128 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

comparación con las aportaciones al cálculo del umbral de área aportante, en este caso se da
una reformulación del método, atendiendo a similares conceptos, pero incorporando un mayor
número de elementos fı́sicos en la modelización propuesta.
Para ello, en lugar de trabajar con el área aportante, se propone el trabajar con un paráme-
tro con la expresión

A0 = a0 S α (3.10)

donde a0 es el área aportante especı́fica, S la pendiente en la celda y α un factor que debe


determinarse empı́ricamente, proponiendo los propios Montgomery y Dietrich para las zonas
por ellos estudiadas un valor de α = 2. Por su formulación, el parámetro global anterior tiene,
por tanto, unidades de longitud.
Con lo anterior, el problema de fijar un umbral para A0 previamente a la extracción de la
red de drenaje sigue existiendo — añadiendose además la necesidad de fijar un valor para α
—, pero teóricamente los resultados debieran ser más acordes con la realidad hidrográfica de
la zona. No obstante, el empleo práctico de este método frecuentemente exagera las diferencias
entre las densidades de drenaje de zonas distintas, dando lugar a densidades excesivas en las
cabeceras y defectivas en las zonas situadas más aguas abajo.
Como último aspecto a comentar acerca de las metodologı́as de cálculo de redes de drenaje
basadas en los valores de flujo acumulado que se han presentado, es de interés recalcar que, por
hacer éstas uso de dicho valor de flujo acumulado y su malla asociada, pueden emplearse en
conjunción con cualquiera de los métodos de asignación de direcciones de flujo, ya que en todos
ellos es posible el cálculo de dicha malla. La mayor complejidad y las particularidades de otros
planteamientos que seguidamente serán desarrollados, veremos que impiden esta universalidad
de aplicación de uno u otro modo.

3.2.3. Redes de drenaje a partir de ordenes de Strahler


Al inicio de este capı́tulo se estudió la creación de una malla de órdenes de Strahler para
los rios definidos por una serie de celdas de cabecera, las cuales en ese momento se supusieron
ya conocidas, habiendose presentado en el punto anterior una forma posible de obtener las
mismas. La aplicación de los mismos conceptos entonces empleados, pero utilizando como
celdas de cabecera la totalidad de las contenidas en la malla del MDT, va a dar lugar a una
malla sin — en principio, un sentido hidrológico claro, la cual, no obstante, va a permitir el
planteamiento de una nueva metodologı́a para la extracción de la red de drenaje buscada.
Puesto que la malla de ordenes de Strahler asi creada implica un número muy elevado de
cauces — todas las celdas perteneceran a uno — la tarea a realizar para obtener una red de
drenaje más ((lógica)) es la reducción de la complejidad de la red definida con todos los flujos.
Desde este punto de vista, parece lógico emplear dicha malla como punto de partida, en un
enfoque distinto al considerado anteriormente aunque también basado de forma exclusiva en
conceptos hidrológicos. Para ello, el uso de los ordenes de Strahler vuelve a ser un recurso
muy importante, pues será en función de éstos, y no ya de los valores de área aportante, que
se designen unas u otras celdas como celdas de cauce.
La idea a desarrollar en este aspecto (Peckham, 1992) es bien sencilla, y se basa senci-
llamente en el establecimiento de un nuevo umbral a aplicar sobre la malla de ordenes de
Strahler definida en (3.4) Nótese, sin embargo, que, dado el planteamiento que aquı́ seguimos,
no existirá ninguna celda en dicha malla con valor cero, pues, en un principio, todas son celdas
de cauce.
Con el valor de este umbral, todas aquellas celdas cuyo orden sea menor que el mismo deben
considerarse como celdas de no-cauce, formando las restantes la red de drenaje buscada. Con
3.2. EXTRACCION DE REDES DE DRENAJE 129

lo anterior, y sobre la red total de cauces, se van ((cortando)) aquellos de menor entidad — que
no representan cauces en la realidad —, dejando tan sólo os de mayor importancia.
No obstante, y pese a extraerse la red de drenaje de la malla de ordenes, los valores que
quedan en ella después de la reducción en las celdas de cauce no representan los ordenes
correspondientes a dichos cauces. Es necesario restar el umbral aplicado al valor de cada
celda, para que de este modo aquellas sobre cauces de primer orden tengan como valor 1, y
ası́ sucesivamente.
La dificultad en la definición de un umbral de flujo acumulado desaparece con este método,
pero queda sustituida por la problemática de un nuevo valor umbral, al respecto del cual
se pueden realizar idénticas consideraciones. El menor rango de variación de los ordenes de
Horton–Strahler frente a los valores de área aportante, hace mas sencillo, no obstante, el tanteo
sobre éstos hasta la obtención de una solución satisfactoria.
Como vemos, aun haciendo uso de un enfoque distinto, la alternativa propuesta es similar a
la anterior, en cuanto que mantiene las deficiencias conceptuales del mismo, fundamentándose
en aspectos puramente hidrológicos y obligando a una densidad de drenaje constante a lo largo
de toda la malla.
Desde el punto de vista algorı́tmico, la creación de la malla de ordenes constituye el aspecto
más destacable de todo el proceso, debiéndose buscar una solución eficiente ante la utilización
de un número tan elevado de celdas de cabecera, reformulando lo expresado para el caso de
considerar la definición de esta misma malla una vez ya se conoce con precisión la red de
drenaje final. La expresión de este algoritmo, no obstante, se recogerá posteriormente en el
texto, pues creo que es interesante el conocimiento de una serie de aspectos y puntos de vista
diferentes aún no tratados, que ayudarán a un planteamiento más adecuado del mismo.
Se señala, por último, que esta métodologı́a, al contrario que la anterior, no se aplica
correctamente con métodos de calculo de direcciones de flujo múltiples, ya que requiere traza-
dos de flujo bien definidos que constituyan los cauces asociados a las celdas, para luego poder
con ellos evaluar los ordenes de las mismas. La aplicación de un método como el KRA si es,
sin embargo, posible en la pura teorı́a, ya que las direcciones de flujo, aun no estando su valor
limitado a múltiplos de 45o , se encuentra perfectamente definido por una dirección en cada
celda, resultando del conjunto de las mismas una serie de lı́neas de flujo adecuadas para su
uso con este método. No obstante, la complejidad que vendrı́a asociada al cálculo de la malla
de ordenes sobre la base de los cauces ası́ definidos es muy elevada, por lo que no se considera
su utilización de cara a la extracción de redes de drenaje.

3.2.4. Redes de drenaje empleando datos de curvatura


Los inconvenientes principales asociados a los anteriores métodos venı́an siempre relacio-
nados con los valores de densidades de drenaje, tanto si éstos eran constantes como si eran
variables, pues a este respecto se obtenı́an resultados no perfectamente coherentes con la reali-
dad hidrográfica que pretendı́a modelizarse. El enfoque adoptado en los modelos anteriores, de
tipo principalmente hidrológico, guarda estrecha relación con los problemas señalados, por lo
que la superación de los mismos debe pasar por un nuevo planteamiento que, o bien sustituya
al anterior, o bien complemente los fundamentos del mismo con otros relativos a otros aspectos
de tal modo que en su conjunto permitan la elaboración de criterios más completos y precisos.
Esta unión de diversos criterios ya se ha visto en algunas alternativas anteriormente tratadas,
habiéndose incluido éstas, no obstante, bajo el mismo apartado debido a sus similitud, pues
representaban modificaciones conceptuales de pequeña escala.
Una novedosa formulación distinta a lo anterior, desarrollada por Tarboton y Ames (2001),
se basa también en la consideración del área situada hidrológicamente por encima de la celda,
pero calculando dicho área no con todas las celdas, sino tan sólo con las que cumplen una
130 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

Figura 3.4: Identificación de celdas de valle según Peucker y Douglas (1975). En cada pasada se señala
la celda más elevada de cada cuatro. Las celdas no señaladas al final del proceso constituyen las celdas
de valle.

determinada condición relativa a la curvatura de las mismas.


En particular, se considera que las celdas que tienen una influencia que debe ser considerada
sobre el establecimiento o no de cauces y la presencia de fenómenos de flujo encauzado, son
aquellas de tipo cóncavo, entendiéndose que éstas son las que concentran el flujo de agua
(recuérdese lo comentado a este respecto en el apartado dedicado al cálculo de curvaturas)
La localización de estas celdas, en lugar de con la aplicación de los conceptos de curvatura
vistos en su momento, se lleva a cabo mediante un algoritmo (Peucker y Douglas, 1975) basado
en una matriz 2 × 2 que se desplaza a lo largo de todas las celdas de la malla. En cada punto,
de las 4 celdas que componen dicha matriz se señala sobre una nueva malla la celda de mayor
elevación. Una vez que se ha desplazado la submalla 2 × 2 a lo largo del todo el MDT, las
celdas que no han sido señaladas representan celdas de valle por la que discurren los rı́os.
La figura (3.4) muestra gráficamente la aplicación del algoritmo de localización de celdas
cóncavas.

Figura 3.5: Mapa de celdas de valle, elaborado segun Peucker y Douglas (1975). Las celdas en negro
representan celdas de valle. El cálculo del área aportante se lleva a cabo empleando únicamente las
celdas en blanco

Tomando esta última malla, los patrones que en ella se presentan se asemejan a la red
de drenaje buscada, aunque siendo en muchos casos una red inconexa cuya utilización no
es posible en sucesivas etapas a causa de dicha falta de conectividad. Si, como se dijo, se
consideran los valores de área acumulada calculados sólo con las anteriores celdas de valle, es
posible la definición de un nuevo umbral a partir del cual comenzar a trazar los cauces, siendo
la red de drenaje derivada de este planteamiento mas acorde con las caracterı́sticas reales de
dichas redes, tal y como se estableció en origen.
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 131

Un ejemplo de malla de celdas cóncavas se presenta en la figura (3.5).


La decisión sobre este umbral vuelve a ser de nuevo el gran obstáculo conceptual a salvar,
para lo cual la metodologı́a basada en órdenes de Strahler y sus saltos altitudinales resulta
una herramienta adecuada, en virtud de lo en su momento detallado a este respecto.

3.3. Caracterización de redes de drenaje


La disposición plena de la información referente a la red de drenaje extraı́da del MDT y
recogida en la malla correspondiente de cauces — o la variación propuesta de la misma con
valores de orden de Strahler en las celdas — nos coloca en situación de proceder al análisis
de las mismas y continuar extrayendo valores de interés a través del estudio de las distintas
propiedades que dicha red posee.
La literatura existente a este respecto es muy elevada, y el número de parámetros propues-
tos por muy distintos autores a lo largo del tiempo hace inviable el recoger aquı́ más que una
pequeña fracción representativa de los mismos. Aún ası́, muchos de estos parámetros se prestan
a interpretaciónes similares, existiendo siempre algunos de ellos para los que su comprobación
práctica y desarrollo posterior se encuentra en un estado más evolucionado, debiendo tenerse
en cuenta, además, que una caracterización excesiva de las redes de drenaje más allá de lo
necesario para nuestro estudio hidrológico final, no es procedente.
Por todo lo anterior, se presentan aquı́ tan sólo aquellos elementos que guardan un interés
notable para una posterior utilización en otros modelos, ası́ como otros parámetros de cierta
entidad que resultan de utilidad para la comparación entre distintas redes de drenaje y la
clasificación de las mismas.
Por otra parte, el intenso desarrollo que ha tenido lugar en los últimos años a este respecto,
si bien algo disminuido en la actualidad debido a la dificultad de encontrar explicaciones e
interpretaciones fı́sicas e hidrológicas, hace que deban tenerse en cuenta desde la perspectiva de
este libro algunos de estos planteamientos actuales y novedosos, por cuanto ellos representan
desde la perspectiva matemática y computacional y lo que pueden aportar de cara al carácter
general de la obra.
Por último, de modo muy especial, los aspectos relativos a las caracterı́sticas del propio
MDT y su utilización a diferentes escalas y resoluciones hacen necesaria la sustitución de algu-
nos parámetros de uso común o, al menos, la introducción de mejoras sobre los mismos. Puesto
que muchos de estos parámetros se ha comprobado que varı́an con la resolución empleada, se
deben utilizar alternativas que sean independientes a este respecto, las cuales resulta obvio
que deben recogerse en este texto.
Esta sección comienza, no obstante, no directamente con la caracterización propiamente
dicha de las redes de drenaje, sino con un apartado dedicado a la forma en que ésta debe ser
manejada y utilizada en dicha caracterización. Este apartado, además de preparar el camino
para las futuras metodologı́as, presentará una interesante base conceptual de los cauces y redes
de drenaje desde el punto computacional, completándose ası́ el contenido del capı́tulo con un
conocimiento preciso de estos elementos hidrográficos desde todos los ángulos posibles.

3.3.1. Almacenamiento y manejo de redes de drenaje


Sumidos como estamos en un ambiente computacional donde el manejo de estructuras de
datos está a la orden del dı́a y en gran número de ocasiones supone el elemento diferencial
que permite obtener resultados mas ventajosos en cuanto a eficiencia y alcance, el trabajo con
redes de drenaje requiere la introducción de algunos conceptos previos al respecto, que nos
facultaran para un mejor trabajo posterior con estos elementos.
132 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

Si para el caso del MDT hacı́amos uso de la naturaleza matricial del mismo, y a partir
de ésta como elemento algebraico introducı́amos formulaciones asociadas para el cálculo de
parámetros sobre el mismo, la asimilación de la red de drenaje a otra estructura matemática
como es un grafo, nos va a permitir alcanzar una nueva serie de posibilidades en cuanto al
análisis y manejo de dicha red se refiere. El soporte raster del que nos hemos servido hasta
el momento para obtener la red de drenaje, debe complementarse con una nueva forma de
manejo de esta última, la cual se expondrá con detalle en este apartado.
Ya entrando en la concepción de ı́ndole vectorial, una red de drenaje dada se compone de
una serie concreta de puntos que pueden representar tanto cabeceras de cauce como uniones
entre cauces, junto con un conjunto de relaciones (uniones entre dichos puntos). Es rápido ver
que lo anterior se puede equiparar sin dificultades a los nodos y aristas que definen propia-
mente un grafo. Particularmente, cualquier red de drenaje obtenida mediante cualquiera de
los métodos ya expuestos constituye lo que se denomina un arbol o, de otro modo, un grafo
acı́clico conexo, jerga matemática que no viene a decir sino que para todo recorrido entre dos
nodos cualesquiera, existe siempre un único camino posible dentro del grafo.
La pregunta es ahora la manera en que debemos trabajar sobre una red de drenaje ya
extraı́da y almacenada en formato raster, para poder disponer de ella expresada como un
conjunto de nodos y aristas, y conocer la forma más adecuada para el almacenamiento de la
estructura resultante.
Una vez más, el trabajo realizado con los órdenes de Strahler nos va a resultar de gran ayu-
da, ya que es necesario realizar una simplificación previa para la cual será de vital importancia
la localización de las confluencias entre cauces. Una vez conozcamos estos puntos, ası́ como
las cabeceras de los cauces cuya localización quedo bien explicada en apartados precedentes,
podremos deducir las relaciones entre estos puntos (los nodos) aplicando nuestro conocimien-
to de direcciones de flujo y estudiando el recorrido aguas abajo de cada uno de ellos y las
intersecciones con otros distintos tramos dentro de la red de drenaje.
Antes de comenzar propiamente con el trabajo sobre la red de drenaje y las celdas que
la componen, y analizar las operaciones que nos permitirán convertir ésta en una estructura
de grafo simplificada y de utilidad para nuestro trabajo futuro, veamos como almacenar tal
estructura, para de ese modo definir con más precisión a donde pretendemos llegar con las
antedichas operaciones.
Estando compuesto el grafo por un conjunto de nodos y aristas, con una estrecha relación
entre ambos, el almacenamiento numérico del mismo puede plantearse desde el punto de vista
de ambos elementos constituyentes, esto es, almacenando las propiedades de los nodos o de
las aristas. El almacenamiento de los vértices resulta desde el punto de vista computacional
menos eficiente, ya que se lleva a cabo mediante registros de longitud fija y con un notable
desperdicio de espacio debido a la variedad de posibilidades en cuanto al numero de otros
nodos que pueden estar conectados a cada uno. En particular, y empleando una nomenclatura
propia de la teorı́a de grafos en conjunto con la correspondiente a la naturaleza hidrológica de
nuestro árbol, cada nodo verterá hacia uno sólo de los restantes — al que denominaremos padre
—, y podrán verter sobre el mismo un número variable de otros nodos — que denominaremos
hijos —. La notación anterior se comprende mejor si se interpreta el árbol formado por la red
como un árbol genealógico.
La antedicha multiplicidad e indeterminación del número de hijos que puede tener un nodo,
hace que el almacenamiento del árbol mediante el registro de sus nodos no sea interesante,
favoreciéndose ası́ el empleo de un enfoque centrado en las caracterı́sticas de las aristas. Desde
un punto de vista fı́sico, y abandonando por un instante lo puramente geométrico, se ve que,
conceptualmente, también es mas correcto el almacenamiento de las aristas — que en realidad
representan a los rı́os, con todas sus caracterı́sticas —, frente al de los nodos — que constituyen
tan sólo las confluencias entre cauces, con menor información de relevancia para el análisis
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 133

hidrológico.
Ası́ pues, una metodologı́a para el almacenamiento de un árbol mediante sus aristas debe
ser la empleada en este caso, existiendo para ello diversas alternativas de las que aquı́ mostra-
remos la más sencilla y habitual. En ella, y puesto que cada arista une siempre dos nodos, el
registro de todas ellas pasa por una numeración inicial de los nodos y la posterior definición
de sus relaciones mediante pares ordenados que indiquen los dos nodos entre los cuales se
establece una arista. No obstante, la disposición espacial de dichos nodos no es conocida, ya
que no almacenamos ninguna información sobre los mismos, por lo que debe establecerse de
antemano algún criterio en el orden de los anteriores pares ordenados que nos permita recons-
truir a partir de los mismos la topologı́a de la red. En realidad, esta topologı́a es la verdadera
información que perseguimos almacenar pues, más allá de la propia geometrı́a y forma de la
red, es ella quien define las relaciones hidrológicas en base a las cuales se podrán articular con
posterioridad los modelos hidrológicos, especialmente aquellos de tipo agregado basados en el
análisis independiente de subunidades hidrológicas y su posterior integración.
Respecto al criterio a aplicar, éste se basa en comenzar con el nodo de la red que no tiene
padre — en términos hidrológicos, el que representa el punto de salida de la cuenca —, e ir
añadiendo pares de acuerdo con un esquema recursivo, de tal modo que se añade la arista
correspondiente al nodo hijo situado más a la izquierda, pasando a analizarse éste entonces
del mismo modo, y ası́ hasta llegar a un nodo sin hijos (las aristas que incluyen nodos sin hijos
se denominan frecuentemente hojas, o también aristas externas). Terminado esto, se continúa
con la siguiente arista hacia la derecha, la cual habı́a quedado en espera almacenada en una
pila, evidenciandose ası́ la naturaleza recursiva del proceso.
Un ejemplo gráfico como el mostrado en la figura (3.6) a buen seguro ayudará a una
comprensión correcta del esquema de codificación propuesto, algo farragoso, sin duda, de
explicar con palabras.

Figura 3.6: Codificación de un grafo de tipo árbol para su almacenamiento.

Este tipo de procedimientos recursivos vemos que aparecen — y aparecerán en próximas


ocasiones — en numerosos algoritmos y procedimientos de los aquı́ explicados, siempre en
relación con la estructura de los diferentes flujos que tiene lugar a lo largo de las celdas del
MDT. Como veremos, ello no indica sino una naturaleza común de sus planteamientos y pone
de manifiesto la relación existente entre ellos, la cual permitirá la evaluación de parámetros
diversos a través de distintas metodologı́as y elementos, que se constituirán como caminos en
apariencia aislados que confluyen sobre un mismo resultado.
Volviendo a la propia codificación del grafo que representa la red de drenaje, y aunque
134 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

ésta se lleve a cabo empleando las aristas del mismo, es en base a los nodos como vamos a
realizar dicha codificación, en virtud del algoritmo de tipo recursivo ya explicado, pues son
éstos los que deben numerarse. Para ello, y en primer lugar, el conocimiento de los nodos,
constituidos por puntos de cabecera y confluencias, se lleva a cabo según lo explicado en el
apartado correspondiente a los órdenes de Strahler, disponiéndose de las coordenadas exactas
— en términos de celdas — de cada uno de ellos. Con lo anterior, simplemente basta generar
todos los pares ordenados estudiando las relaciones entre nodos, tarea que puede llevarse a
cabo utilizando la información sobre direcciones de flujo, simplemente buscando el siguiente
nodo aguas abajo de cada uno de ellos y estableciendo una arista entre cada par de este modo
definido. Por último, la ordenación adecuada de estos pares se efectúa aplicando el algoritmo
ya presentado, comenzando por el nodo en el cierre de la cuenca y ascendiendo según dicta la
propia formulación del algoritmo.
El esquema expuesto, considerando en análisis los hijos de izquierda a derecha, puede rea-
lizarse sin dificultades al disponer de las coordenadas de todos los nodos implicados. El hecho
de que estos nodos y sus caracterı́sticas no queden recogidos en el esquema de almacenamiento
propuesto, no impide, lógicamente, que la información derivada de los mismos no pueda ser
utilizada en el proceso de codificación.
De este modo, la ya citada topologı́a de la cuenca queda perfectamente recogida y en
condiciones de ser utilizada en aquellos modelos hidrológicos que hagan uso de la misma, pese
a lo cual, no siendo únicamente su empleo sobre estos modelos el objetivo que se persigue, el
almacenamiento exclusivo de las propiedades topológicas de la red puede ser insuficiente desde
el punto de vista del estudio hidrológico que realizamos. La adición de valores numéricos con
un neto significado fı́sico a la estructura de aristas establecida, combinando ası́ dos puntos de
vista de gran interés sobre la red de drenaje, complementa ventajosamente la información ya
almacenada convirtiéndola en una herramienta de primer orden para nuestros propósitos.
Para llevar a cabo este aumento de la información recogida, basta proponer una extensión a
la codificación hasta ahora utilizada, sustituyendo los pares ordenados por n-uplas de datos que
contengan, además de los nodos que definen la arista, n−2 parámetros adicionales referentes a
dichas aristas o, de otro modo, a los cauces que éstas representan y que son los que realmente
contienen la información que nos es de interés.
Por ejemplo, si almacenamos un único parametro adicional consistente en la longitud en
metros del tramo representado por cada arista, la nueva codificación del grafo mostrado en la
figura (3.6) podrı́a tener un aspecto como el siguiente.

(1,2,300)
(2,3,420)
(3,4,200)
(4,5,250)
(4,6,200)
.
.
.

El nivel de detalle y cantidad de información accesoria que puede recogerse, se establece


en función de las necesidades en cada caso, no existiendo limite al mismo.
Con independencia de la adición de un valor de longitud de cada tramo como se ha visto,
la sola estructura de grafo nos permite definir una nueva medida de distancia entre dos puntos
dados dentro de la red. Si la suma de las longitudes de los tramos que median entre dos
puntos — es decir, la suma de las longitudes asociadas a las aristas entre dos nodos — mide
la distancia a través del cauce entre esos dos puntos, el número de tramos distintos en ese
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 135

recorrido representa lo que denominaremos distancia topológica. Esta nueva medida de la


separación entre puntos veremos cuando lleguemos al factor ancho de cuenca en el siguiente
capı́tulo, que puede relacionarse con el comportamiento hidrológico de dicha cuenca del mismo
modo que la distancia sobre el cauce o incluso la distancia euclidea entre los citados puntos.
Ası́ pues, una vez se tiene una codificación completa que incluye las cualidades de la red
de drenaje y sus cauces desde diversos puntos de vista altamente complementarios entre sı́, es
momento de proceder al análisis de la misma y extracción de nuevos parámetros derivados,
aspecto que se desarrollará seguidamente, no sin antes profundizar algo más en el significado
y naturaleza de la red de drenaje tal y como la hemos almacenado en su calidad de grafo de
tipo árbol.
Volvamos ahora a la red de drenaje que definimos inicialmente, considerando para su
creación todos los flujos como formadores de cauces. Recuérdese que la creación de ésta red
no tenı́a sentido con el empleo de cualquier método distinto del D8, por lo que será éste el que
supondremos se utiliza. Recuérdese también que no se emplean todas las celdas de la malla,
sino las de una cuenca dada, con el fin de tener una única red. Si expresamos dicha red con la
notación introducida en este apartado, considerándola como un grafo de tipo árbol, podemos
destacar algunas caracterı́sticas interesantes.
En primer lugar, y para que el grafo sea conexo, solo debemos trabajar con los flujos
incluidos dentro de una cuenca dada, aspecto que se señalo ya en el inicio del capı́tulo y se
recalca aquı́ de nuevo. En segundo lugar, y cumpliendo la condición anterior, el numero de
nodos de la red es igual al numero de celdas de la cuenca, ya que todas las celdas son nodos.
Por último, el número de hijos de cada nodo está en este caso limitado a 7, esto es, todas
las celdas del entorno de cada una, excepto al menos una que será hacia la que verterá ella
misma.
Analizando este grafo, podemos, por ejemplo, trabajar con él para intentar obtener la red
de drenaje de la cuenca, eliminando partes del mismo hasta obtener un grafo reducido que
represente dicha red de drenaje en su adecuada complejidad. De entre las aristas que existirán
en la red, pongamos atención en las que habı́amos denominado hojas, aquellas que en uno
de sus extremos tenı́an celdas sin hijos. Desde un punto de vista hidrográfico, éstas pueden
interpretarse como los tramos de menor importancia o, en otras palabras, los de orden 1.
Si sobre el árbol que constituye la red de drenaje, ((podamos)) el mismo eliminando sus
hojas, obtendremos un nuevo grafo mas reducido que el anterior. Pero nótese que, si realizamos
esta operación sucesivamente un número n de veces hasta obtener una red de drenaje que
consideremos óptima, en realidad obtendremos la misma red que resultarı́a de eliminar todos
los cauces con ordenes de Strahler menores que n, tal y como en su momento fue explicado.
El enfoque sobre una base raster que entonces se realizó, se ha sustituido ahora por uno
más claramente vectorial, aunque los resultados finales de ambos, independientemente de la
forma en que se expresen, son idénticos como puede verse.
Además de poder servir para la extracción de estructuras como la anterior, este almace-
namiento de la red de drenaje total posibilita igualmente el cálculo de algunos parámetros,
algunos de ellos relacionados con las cuencas vertientes y que en su momento serán analizados.
Esta relación se debe al hecho de que trabajamos sobre la red existente en el interior de la
cuenca, por lo que, a nuestro nivel de trabajo, los lazos que unen a ambos conceptos son muy
estrechos.
Para el caso, por ejemplo, de evaluar el orden de Strahler de una arista, puede partirse de
la expresión que relaciona dicho orden con el de las aristas hijas — entiéndase que son aquellas
que unen al nodo padre con los nodos hijos —, según

OP = Θ(OH1 , OH2 , . . . , OHn ) (3.11)


donde Θ(x) es la función definida en (3.2).
136 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

Vista desde un punto de vista algorı́tmico, la ecuación anterior da pie a la elaboración del
correspondiente algoritmo recursivo para la caracterización total del árbol — es decir, de las
celdas que conforman una cuenca si estamos en el ultimo caso de emplear todos los flujos —,
el cual se corresponde con el mencionado en su momento en el apartado (3.2.3), recogiéndose
la expresión más explı́cita de este último — de naturaleza raster —, como entonces se dijo,
ahora que se conoce algo más al respecto del mismo y sus fundamentos. La finalización de la
recursión se da en las aristas exteriores — las hojas —, para las cuales su orden es igual a 1.

función CalcularOrdenCelda (i,j)


{
ordMax = 1
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces
{
si O(i+n,j+m) = 0 entonces
{
CalcularOrdenCelda (i+n,j+m)
}
ord = O(i+n,j+m)
si ord > ordMax entonces
{
ordMax = ord
numCeldasOrdenMax=1
}
si no, si ord = OrdMax entonces
{
numCeldasOrdenMax=numCeldasOrdenMax+1
}
}
}
}
}
si numCeldasOrden>1 entonces
{
ordMax=ordMax+1
}
O(i,j)=ordMax

devolver ordMax
}

Para definir los ordenes de todo un árbol, bastarı́a ejecutar este algoritmo sobre la celda
(nodo) padre, de tal modo que pueda subirse recursivamente a todas las restantes, para obtener
un mapa como el mostrado en la figura (3.7).
Similar caso encontramos para el flujo acumulado, que en esa ocasión vendrı́a expresado
también en función de los hijos — las celdas vertientes de la vecindad, desde el punto de vista
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 137

Figura 3.7: Mapa de ordenes de Strahler. Nótese la similitud con el de flujo acumulado, aunque en
este caso la representación esta realizada con escala lı́neal y los valores se disponene únicamente en el
rango 1 − 7.

raster ya conocido — según


np
X
2
AP = g + AH (3.12)
n=1
expresión en la que, en realidad, hacemos uso de la disposición regular de los nodos de la
red, en cuanto que sus caracterı́sticas son homogéneas al representar cada uno de ellos una
celda de la malla con idénticas caracterı́sticas de forma, área, etc. De no ser ası́, cada arista
podrı́a tener asociado un distinto valor de área a la que representa — que serı́a almacenada
mediante el uso de la extensión de los pares ordenados ya explicada —, debiendo sustituirse
en la anterior expresión el valor g 2 por el valor particular de dicho área.
Pese a todo lo visto anteriormente, por regla general la gran mayorı́a de estos factores y
otros similares resultan más sencillos de obtener trabajando directamente sobre una malla de
valores, en un enfoque puramente raster, que sobre la estructura de grafo de la red de drenaje
total, presentada a efectos principalmente teóricos y conceptuales.
Una vez más, no obstante, el conocimiento de diferentes alternativas y enfoques y la apli-
cación de las mismas en un cierto número de los temas tratados, hace posible acercarse al
estudio de los elementos implicados desde otro punto de vista complementario. El análisis de
la red de drenaje total como un grafo según lo anterior nos ha servido como nueva aproxi-
mación teórica a ciertos conceptos, permitiéndonos ver éstos desde una óptica distinta, hecho
siempre ventajoso de cara a la comprensión global de los fenómenos estudiados. Pese a todo,
como ya se ha dicho, el uso de grafos lo limitaremos de aquı́ en adelante a la propia red de
drenaje obtenida con alguno de los métodos en su momento descritos, procediendo con ella a
un análisis pormenorizado de otra serie de parámetros relacionados.

3.3.2. Parámetros derivados


Como ya se dijo en la introducción al capı́tulo, los parámetros que resulta de interés reflejar
en estas páginas son principalmente aquellos cuyo uso posterior sea relevante en los modelos
de naturaleza hidrológica, en conjunto con aquellos que supongan una evolución conceptual
y práctica de otros parámetros, desarrollados para adaptarse de forma más ventajosa a las
fuentes de información con las que trabajamos, en particular el MDT.
Sobre la base de las representaciones introducidas para las redes de drenaje y sus cauces
constituyentes, un análisis detallado — siempre sin perder la perspectiva del estudio hidrológi-
138 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

co que perseguimos — puede dar como fruto la extracción de los parámetros que a continuación
serán tratados. La forma de obtener éstos en el entorno de datos en el que nos movemos, y,
especialmente, la interpretación de los valores obtenidos y el análisis del significado que cabe
asociar a algunos de estos parámetros de nueva creación, son el núcleo conceptual de este
apartado.

Análisis en planta
Para proceder al análisis de los cauces apoyado sobre el Modelo Digital de Terreno del
que éstos han sido extraı́dos, he optado por dividir los parámetros de interés de acuerdo a la
perspectiva con que estos sean contemplados, diferenciando por una parte el estudio geométrico
del trazado en planta y por otra el estudio longitudinal de diversos parámetros.
Esta división, en apariencia carente de una base fı́sica, establece una buena clasificación
de las propiedades de los cauces analizados ya que, mientras que el propio diseño en planta
de éstos da lugar a parámetros principalmente de forma, el estudio longitudinal de cada cauce
nos presenta información referida a las caracterı́sticas intrı́nsecas de éste desde otros puntos
de vista sin ninguna implicación geométrica.
Comenzando con el análisis geométrico de la forma de un cauce, dos parámetros principales
nos van a servir de punto de partida: la distancia total del cauce L y la distancia en linea recta
entre su cabecera y su punto final L∗ . Ambas magnitudes, sumamente sencillas de calcular
sobre el MDT, nos sirven para tener una primera idea de la respuesta hidrológica que puede
asociarse a la red de drenaje — y, por extensión, a su cuenca asociada —, bajo la suposición
de que ésta guarda relación directa con la propia forma de los cauces. Para ello, la sinuosidad
del cauce, con la expresión

L
τ= (3.13)
L∗
nos sirve como un buen indicador de lo anterior. La sinuosidad de un rı́o, o la de una red de
drenaje como función de la de sus rı́os constituyentes, se incluye de forma habitual dentro
del estudio geomorfológico de los cauces, con interés especial para el estudio de su dinámica
y evolución, siendo escaso el empleo de este parámetro con un significado hidrológico impor-
tante. No obstante, el distinto análisis al que podemos acceder gracias al MDT, convierte a
la sinuosidad en un concepto que, aplicado de modo distinto, y como veremos en el próximo
capı́tulo, puede asociarse a un significado con mayor componente hidrológica en relación con
la capacidad respuesta de las distintas estructuras hidrográficas.

Análisis longitudinal
El estudio de cómo los diversos parámetros estudiados varı́an a lo largo de las distintas
celdas que componen un cauce desde su origen hasta su desembocadura final, supone una de
las principales ventajas de las que podemos disfrutar gracias al trabajo con mallas raster de
datos. Para todas estas mallas, la división de la longitud total de un cauce en un número
dado de celdas, y en virtud de la buena resolución de dichas celdas, nos permite analizar con
detalle la evolución y comportamiento del parámetro asociado a dicha malla a lo largo del
cauce en su totalidad. Dependiendo de la naturaleza de cada parámetro, las interpretaciones
de los resultados serán unas u otras, como a continuación veremos.
Los primeros resultados a este respecto los vamos a obtener,como parece lógico, a partir
del estudio de los valores del propio MDT, el cual nos aportará información correspondiente
a la morfologı́a del cauce considerado. El estudio de los valores de altura para las distintas
celdas del recorrido nos conduce, de forma inmediata, a la obtención del perfil longitudinal del
rı́o. La curva que compone este elemento, siendo algo ya conocido y utilizado con anterioridad
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 139

a la introducción de los MDTs tal y como ahora los conocemos, se puede crear en nuestro
entorno actual con una mucho más elevada precisión, tan alta como lo sea la resolución del
Modelo Digital del Terreno que empleemos.
Mas allá de lo anterior, la existencia de otras mallas idénticas en su configuración al MDT
y relativas a otros parámetros, nos abre la puerta hacia el estudio del comportamiento de los
mismos aguas abajo de la cabecera del cauce, obteniéndose interesantes conclusiones.
Un primer elemento de interés lo hallamos en el estudio de los valores de flujo acumulado,
cuya representación gráfica tendrá un aspecto similar al mostrado en la figura (3.8). Los saltos
que se presentan en la curva se corresponden con las confluencias entre el cauce estudiado y
sus tributarios, indicando la magnitud de los mismos el tamaño de las cuencas asociadas a
dichos afluentes.

Figura 3.8: Evolución del área acumulada a lo largo del cauce.

Si para una cuenca dada estudiamos su cauce principal — el de mayor longitud —, la ma-
yor o menor irregularidad de la curva procedente de la malla de flujos acumulados nos da una
interesante información acerca de la configuración interna de la cuenca, reflejándose de modo
altamente sintético la estructura de las distintas subcuencas que vierten sobre el cauce princi-
pal, pudiéndo observarse si ésta se encuentra compuesta por un numero elevado de subcuencas
pequeñas o bien por grandes subunidades. Las diferentes configuraciones posibles pueden a su
vez asociarse con diferentes comportamientos y respuestas por parte de la cuenca, con lo que
el aspecto de esta curva es posible relacionarlo en cierta medida con el comportamiento
De modo cuantitativo, la desviación tı́pica de los valores de flujo acumulado a lo largo
de las diferentes celdas de cauce se constituye como un parámetro adecuado para el análisis
numérico de lo anterior. Valores elevados de esta desviación — entiédase elevados en relación
con el área total de la cuenca — indican una configuración menos fragmentada, mientras
que valores menores representan una estructura con mayor cantidad de cuencas vertientes de
menor tamaño vertiendo sobre el cauce principal de la cuenca.
Combinando la malla de área acumulada con la de pendientes, obtenemos el ya conocido
ı́ndice de potencia de cauce, cuyo análisis puede ser sumamente interesante con objeto de
obtener una primera impresión acerca de los procesos erosivos a lo largo de los distintos
tramos del cauce analizado. De igual modo, y siguiendo en esta misma lı́nea, la práctica
totalidad de mallas de datos pueden estudiarse a lo largo del recorrido de un cauce dado,
siendo relativamente sencillo el formular interpretaciones al respecto, trabajo que se deja como
propuesta para el lector, no ya únicamente con las mallas que hasta el momento se conocen,
sino también con las que desde este punto en adelante serán presentadas.

Propiedades fractales de los cauces y redes de drenaje


Una de las tendencias y enfoques que han dado lugar a más trabajo e investigación en los
últimos años en las áreas de la hidrologı́a y, especialmente, la geomorfologı́a, es la relacionada
con la geometrı́a fractal de los cauces y redes de drenaje. Estos estudios, si bien muchos
no tienen relación alguna con el empleo de Modelos Digitales del Terreno, han sabido sacar
140 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

provecho del empleo de dichas representaciones cartográficas, pues éstas definen un escenario
de actuación muy favorable para este tipo de análisis. La relación entre las propiedades fractales
de un elemento y el análisis de las variaciones del mismo con la escala de estudio, junto con
el sencillo trabajo sobre los conceptos de resolución asociados a los MDT, han permitido ligar
estas dos facetas para generar una teorı́a fractal de las redes de drenaje que en muchos puntos
se une al análisis de las mismas a partir de Modelos Digitales del Terreno.
No obstante, toda esa vasta cantidad de información ha sido desarrollada en la gran mayorı́a
de los casos con un propósito meramente descriptivo, y enfocado hacia el conocimiento de estas
estructuras hidrográficas desde el punto de vista geomorfológico. El enlace de los resultados
obtenidos con aspectos claramente hidrológicos tales como el comportamiento de las redes de
drenaje estudiadas o sus cuencas vertientes asociadas, se encuentra ausente de muchos de estos
análisis, siendo ésta, desde la perspectiva del hidrólogo, la asignatura pendiente del estudio de
las propiedades fractales de los cauces.
El objetivo de este apartado es, en primer lugar, la introducción de los conceptos más
generales — sin entrar, como resulta lógico en detalles teóricos extensos — acerca de la natu-
raleza fractal de las redes de drenaje, presentando los métodos habituales para el cálculo de la
dimensión de éstas y similares parámetros. Con este fin, se estudiarán las cuestiones relativas
con la escala de trabajo y la variabilidad o no de los cálculos realizados que, de un modo u otro,
contribuirán a una mejor comprensión de la naturaleza tanto de los cauces individuales como
de las redes de drenaje. En segundo lugar, se intentará establecer vı́nculos entre los anteriores
resultados y lo puramente hidrológico, dando un sentido práctico a cuantos resultados puedan
derivarse del análisis fractal que se desarrolla.
Comenzando, pues, este desarrollo, introduzcamos de un modo simple el concepto de di-
mensión fractal y el concepto genérico que se esconde tras esta última palabra.
Para ello considérese una representación de un rı́o y la forma del mismo. Mirando ésta,
y sin ninguna información complementaria, no resulta posible deducir la escala de trabajo,
pues el aspecto de la red es similar con independencia de dicha escala. En otras palabras,
la sinuosidad caracterı́stica de la apariencia del cauce aparece a distintas escalas de un modo
similar. Esta propiedad, denominada autosemejanza , es una de las propiedades caracterı́sticas
de los objetos fractales, dentro de los cuales, como vamos viendo, podemos englobar las redes
de drenaje.
No sólo las redes de drenaje, sino también los cauces aislados presentan por su sinuosidad
propiedades fractales y aspectos a considerar en relación con la escala de trabajo. Supóngase
— y este es el ejemplo más clásico en relación con los fractales — que desea medir la longitud
de un cauce dado, dotado éste de su sinuosidad caracterı́stica, sobre un mapa a una escala
concreta. Si se toma como unidad de medida sobre un mapa el centimetro — esto es, tomando
un compás con una apertura de un centı́metro —, la medida obtenida reflejará todas aquellas
convoluciones del cauce de magnitud mayor de un centimetro. Si se modifica esa unidad de
de medida — se abre o cierra el compás de medida —, la nueva medición realizada, una vez
convertida a unidades reales en virtud de la escala del mapa, arrojará un resultado distinto,
al poder tomarse un mayor o menor detalle de la inherente sinuosidad del trazado del cauce.
Este hecho, que no sucederı́a en caso de ser dicho trazado recto, es indicador de la natura-
leza fractal de la forma del cauce, tal y como en estas lı́neas se intenta definir. De lo anterior
puede deducirse una relación estrecha entre la medida del objeto y la resolución de trabajo,
manifestación clásica por excelencia de la condición fractal de un objeto, en este caso del cauce
concreto que analizamos.
En lineas generales, y buscando una definición que englobe lo anterior, se puede afirmar
que un fractal cumple alguna de las siguientes propiedades (Falconer, 1997):

Posee detalle a cualquier escala.


3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 141

No puede ser descrito mediante la geometrı́a euclidea clásica.


Posee algún tipo de autosemejanza, generalmente estadı́stica.
Puede ser descrito mediante un algoritmo recursivo sencillo.

Sin entrar en detalles técnicos, y expresado en palabras sencillas, el concepto de dimensión


fractal surge al amparo de las anteriores propiedades como una extensión a la dimensión
topológica 1 habitual. Ası́, mientras que ésta última toma valores enteros (1 para la recta,
2 para el plano...), la dimensión fractal toma un valor no necesariamente entero siendo, no
obstante, consistente a su vez con la definición de dimensión topológica de tal modo que
las asociadas a rectas o planos siguen manteniendo el mismo valor entero habitual. Si la
mayor dimensión del plano respecto a la recta indica que este primero es ((mas grande)) o ((mas
extenso)), también la dimensión fractal aplicada a otros objetos tales como las redes de drenaje
va a dar una idea de esa ((grandeza)) y, al aplicarse el concepto sobre objetos irregulares, nos
va a proporcionar por tanto información acerca de la complejidad de dicho objeto.
En un análisis más matemático, se tiene que un objeto de dimensión topológica D, si lo
reducimos a una escala 1 : n (es decir, dividimos entre n su tamaño en todas las dimensiones),
el objeto mayor se encuentra formado por nD copias del objeto escalado. Gráficamente, esto
puede observarse en la figura (3.9). El valor de D, que no tiene porqué ser un entero al no
existir restricciones prioritarias para su magnitud, constituye lo que se conoce como dimensión
de Hausdorff 2 , y es una de las maneras mas extendidas y comunes de evaluar la dimensión
fractal de un objeto.

Figura 3.9: Explicación gráfica del significado de la dimensión de Hausdorff.

Por tanto, se tiene que

N = rD (3.14)
Tomando logaritmos a ambos lados y despejando D, se obtiene

log(N )
D= (3.15)
log(r)
Esta dimensión, por no limitar su valor a los números enteros, se identifica con el concepto
de dimensión fractal, y permite la definición de objeto fractal como aquel cuya dimensión
1
Dar una definición formal de esta dimensión es complejo, aunque intuitivamente es sencillo, pue se corres-
ponde con el concepto de dimensión que habitualmente utilizamos.
2
En referencia al matemático alemán Felix Hausdorff (1868–1942)
142 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

fractal es mayor que su dimensión topológica — para objetos tales como una recta o un
cuadrado, ambas dimensiones coinciden, como ya se dijo —.
Regresando al caso que nos ocupa, ya en los estudios originales de Mandelbrot (1973), ini-
ciadores de toda esta corriente en torno a lo fractal, las redes de drenaje erán analizadas desde
la perspectiva de dicha geometrı́a fractal, pues su estructura presentaba notables aspectos
de interés desde ese punto; estudios que, como se ha dicho, han tenido notable continuación
hasta la fecha. El objetivo perseguido entonces era, no obstante, por completo distinto al que
se pretende recoger en estas páginas.
De cara a nuestro interés principalmente centrado en la caracterización de estas redes y
sus cauces constituyentes desde todos los puntos de vista y su posterior utilización en relación
con diversos aspectos hidrológicos, el hecho primordial que debemos tener en cuenta es la
dependencia de la longitud calculada sobre el MDT de la resolución que caracteriza a éste.
Ello nos lleva a plantear la posibilidad de buscar métodos que permitan dar un valor similar
a la longitud pero independiente de la escala. La solución a este hecho la vamos a encontrar
en el propio estudio fractal de redes de drenaje y cauces, y en los conceptos que seguidamente
van a analizarse, en especial la denominada dimensión fractal de dichas estructuras.
De entre las formas mas habituales para el cálculo de la mencionada dimensión fractal, dos
son las que muestran mayor interés desde el punto de vista del estudio hidrológico y teniendo
en cuenta el apoyo de éste sobre el uso de MDTs.
Por una parte, un método bien conocido es el denominado box–counting (literalmente,
((contar cajas))), basado en la discretización del objeto cuya dimensión fractal se desea medir
mediante una cuadrı́cula de diversos tamaños y el recuento posterior del número de celdas de
dicha cuadrı́cula mediante los que queda definido dicho objeto. En otras palabras, y para el
caso que se trata, una rasterización a diferentes escalas de la red de drenaje estudiada nos
facilitará la información necesaria para calcular la dimensión fractal de la misma.

Figura 3.10: Forma de proceder en la aplicación del metodo box-counting para el cálculo de la dimen-
sión fractal de una red de drenaje.

Para cada tamaño de cuadrı́cula se obtiene un valor de numero de celdas, dando ası́ lugar a
una serie de pares de valores del tipo (Si , Ni ). Si se representa ahora en una curva no los pares
anteriores, sino los logaritmos de estos de la forma (log(Si ), log(Ni )), se obtiene una figura
como la mostrada en (3.11), en la que la curva trazada se asemeja notablemente a una recta.
Ajustando una recta a la misma, la pendiente γ de dicha recta representa la dimensión fractal
del objeto tratado, puesto que el valor obtenido de este modo se ajusta conceptualmente al
definido para esta magnitud.
Pese a la sencillez operativa del anterior método y la similitud formal en cuanto a la
3.3. CARACTERIZACIÓN DE REDES DE DRENAJE 143

Figura 3.11: Ajuste de una recta sobre los pares de valores (log(Si ), log(Ni )). La pendiente de dicha
recta es la dimensión fractal buscada.

utilización de mallas regulares con las operaciones que se vienen desarrollando sobre la malla
del MDT, los estudios más rigurosos — y abundantes — en relación con el análisis fractal de
redes de drenaje se enfocan desde un punto de vista distinto.
La expresión más clásica — si la relativa juventud de la misma permite emplear este
término — es la debida a La Barbera y Rosso (1989), reflejada bajo estas lı́neas.

log(RB )
D= (3.16)
log(RL )
donde RB y RL son, respectivamente,la relación de bifurcación y la relación correspondiente a
la longitud de los tramos de cada orden, según fueron introducidas ambas magnitudes algunas
páginas atrás.
La evaluación de la dimensión fractal se lleva a cabo de este modo en base a la forma y la
topologı́a de la red de drenaje, haciendo uso de algunos de los valores que a este respecto se
utilizan de modo habitual como descriptores de la misma.
En ambos casos, tanto con el empleo del box–counting como aplicando las expresiones
basadas en las relaciones definidas por Horton, la dimensión fractal debe medirse sobre el
trazado real de los cauces que forman la red, no sobre los extraı́dos a partir del MDT, pues éstos
pueden variar según los diferentes parámetros empleados para su extracción, desviándose en
mayor o menor medida de los trazados observados sobre el terreno. Igualmente, debe recalcarse
la diferencia conceptual que existe entre el hecho de estudiar diferentes tamaños de celda al
emplear el método box–counting, y el hecho de trabajar con el MDT a distintas resoluciones,
si bien las diferencias que se aprecian en este ultimo caso según la resolución escogida son
indicadoras de la propia geometrı́a fractal de la red de drenaje.
Por último, debe señalarse que, además de estudiar la red de drenaje completa, puede
trabajarse de modo exclusivo con un cauce aislado, en particular con el cauce principal dentro
de la cuenca, aunque en términos generales este análisis resulta mas improductivo tanto desde
el punto de vista conceptual como desde la posibilidad de lograr una interpretación tangible
de los resultados, existiendo a este respecto una biliografı́a menos extensa y, si cabe, menos
convergente aún.
En lo referente a una interpretación práctica de los resultados anteriores, poco es, no
obstante, lo que puede deducirse en términos puramente hidrológicos del valor la dimensión
fractal de la que ahora tenemos conocimiento, pues no está del todo clara la relación que
exista entre este parámetro y las propias caracterı́sticas hidrológicas de la red de drenaje. A
144 CAPÍTULO 3. CAUCES Y REDES DE DRENAJE

esto debe sumarse las aparentes contradicciones que existen en cuanto a valores y expresiones
referentes a la dimensión fractal de rı́os y cuencas, lo que impide poder generalizar acerca de
los mismos y su significado desde el punto de vista del análisis hidrólogico en sentido estricto.
Parece que puede establecerse una relación directa entre el valor de la dimensión fractal
de la red asociada a un cauce y lo caudaloso del mismo, aunque una comprobación rigurosa
de este hecho está aún por darse. En principio, un análisis sencillo parece corroborar esta
idea, ya que, bajo la hipótesis de que los cauces se inician a partir de un umbral de caudal
dado — hipótesis hidrológica, por lo tanto —, las topografı́as o las condiciones climáticas que
propicien valores altos de caudal en las celdas provocarán un inicio temprano de los cauces
y, por tanto, una densidad de drenaje mayor. Esta densidad elevada puede asociarse a una
mayor complejidad de la red de drenaje establecida y ésta, a su vez, a una dimensión fractal
mayor.
Es interesante el establecer esta relación entre densidad de drenaje, umbral de inicio de
cauces y dimension fractal, ya que futuros estudios acerca de esta última podrı́an aportar
nuevos planteamientos y herramientas para una definición más precisa de cauces a partir del
MDT, incorporando en las mismas los diversos elementos derivados del análisis fractal de las
propias redes de drenaje.
Junto a lo anterior, las mediciones realizadas en algunos rı́os corroboran en cierto modo
la vinculación entre el caudal de un cauce y su dimensión fractal, al encontrarse en lı́neas
generales valores más elevados para cauces con mayores caudales.
Algunos autores (Clap, 1996), abogan, no obstante, por un valor constante para la dimen-
sión fractal tanto de redes de drenaje como de rı́os, si bien sus estudios se centran en conjuntos
de rı́os dentro de una misma zona geográfica. Una vez más, puede verse la escasa convergencia
de los resultados existentes al respecto, que no debe, sin embargo, frenar el estudio de las
propiedades fractales de los elementos hidrográficos, en espera de poder obtener un eminente
sentido práctico de los mismos de cara al análisis hidrológico final.

Ejercicios y cuestiones propuestas


1. Sea γ un parámetro definido por la relación entre el numero de celdas de cauce y las restantes
dentro de una cuenca dada. Estúdiese el posible significado de γ y su sentido fı́sico e hidrológico.
Estúdiese γ desde el punto de vista del análisis fractal.
2. Un parámetro de relativo interés es la distancia desde cada celda al cauce más próximo. Dicha
distancia es hidrológica, es decir, no euclidea sino empleando las direcciones de flujo para calcular
los trazados. Elabórese un algoritmo que permita la obtención de una malla de datos con dichas
distancias.
3. Basado en el anterior, elabore un algoritmo para la creación de una malla de valores con las dife-
rencias de altura entre cada celda y el cauce mas próximo a la misma. Asigne una interpretación
a dicha malla y sus valores asociados.
4. Interprétese el significado atribuible a la curva de frecuencias y valores estadı́sticos asociados a
los anterior parámetro dentro de una cuenca.
5. Interprétese el significado atribuible a la curva de frecuencias y valores estadı́sticos asociados a
la malla de ordenes de Strahler generada considerando la red de drenaje formada por todos los
flujos entre celdas.
Capı́tulo 4

Cuencas vertientes

Eventually, all things merge into one, and a river runs through it.
Norman MacLean

4.1. Introducción
El cierre de esta parte dedicada a la introducción de los elementos básicos y, especialmente,
la manera de trabajar con los mismos en base a la fuente primaria de información que consti-
tuye nuestro ya bien conocido Modelo Digital del Terreno, lo pone en este capı́tulo el estudio
de las cuencas vertientes. Definitorias por sı́ solas de una buena parte de cuanto acontece
hidrológicamente sobre una zona, y coronadas por derecho propio como entidades hidrológicas
de primer orden, las cuencas vertientes que constituyen el verdadero escenario donde se re-
presenta la totalidad de la hidrologı́a nos van a mostrar también aquı́ unos resultados y unas
formulaciones de gran interés desde todos los puntos de vista.
Habiéndonos ya aproximado con el estudio de los cauces y redes de drenaje a esa ya
mencionada conversión de los resultados primigenios individuales en otros más acordes con los
modelos hidrológicos a los cuales pretendemos llevarlos para la obtención de nueva información,
no será en absoluto complejo comprender ahora la manera en que, aprovechando esos mismos
parámetros sencillos, es posible conformar unidades de mayor entidad y calibre como son las
antedichas cuencas. Desde el punto de vista meramente conceptual y en relación con el tinte
general de la obra, la identificación entre los algoritmos para extracción de cauces y dichos
cauces puede extenderse en este punto de modo sencillo para equiparar las metodologı́as que,
a partir de las direcciones de flujo como parámetros de mayor importancia, nos van a permitir
definir cuencas y subcuencas con niveles de detalle y precisión hasta este punto desconocidos.
Lo anterior, avanzando a grandes pasos hacia un horizonte nuevo de posibilidades en re-
lación con las metodologı́as y resultados clásicos, nos va a permitir acercarnos de modo casi
definitivo a la esencia que va a residir en la explicación de los modelos hidrológicos ya en la
siguiente parte del texto, haciendo patente en cierta medida las principales diferencias que exis-
ten entre los modelos actuales fuertemente basados en el MDT como herramienta de trabajo
y los clásicos fundamentados en las formas cartográficas menos novedosas.
Ası́, este último capı́tulo vuelve a ser un capitulo de unión, no extenso en exceso pero
cargado de contenidos, y en el que de modo natural abandonamos el análisis de unidades y
elementos aislados para incorporarnos ya en la modelización completa de los fenómenos hi-
drológicos combinando todas las siempre vigentes implicaciones que ello conlleva con los nuevos
conocimientos de los que ahora disponemos. De este modo, comenzaremos ya a configurar por
fin esa hidrologı́a computacional que es el núcleo primordial de todo este texto como conjunto,
para gozar de una visión diferente y complementaria del ciclo hidrológico antes desconocida
para nosotros.

145
146 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

4.2. Definición de cuencas a partir del MDT


Acudiendo a los conceptos de base que deben permanecer siempre tras cualquier modelo
o formulación desarrollada, y abriendo ası́ camino hacia las formulaciones algorı́tmicas que
al respecto, recordamos en este punto el concepto de cuenca vertiente como el área cuya
escorrentı́a acaba pasando en su recorrido aguas abajo desde el punto donde se genera por
otro punto dado, aquel que denominamos de cierre de la cuenca. Con el conocimiento de este
concepto y sabiendo trasladar su significado y sus implicaciones al entorno de la información
de la que ahora disponemos tras el análisis geomorfológico previo que hemos llevado a cabo, no
debe resultar complicada la extracción de las cuencas vertientes para un determinado punto
de salida. Sobre ellas, posteriormente y en este mismo capı́tulo, procederemos a explicar los
métodos para calcular sus parámetros definitorios, tanto clásicos como mas recientes, y los
métodos de manejo de dichas cuencas desde el punto de vista ya habitual en este libro.
Una vez más, justificando de nuevo la importancia concedida en su momento a este paráme-
tro, la dirección de flujo es el elemento clave del que debemos hacer uso, pues será éste y no
otro, quien nos permita dar forma con toda precisión a las cuencas vertientes que ahora pre-
tendemos definir.
El conocimiento de esta dirección de flujo de cada celda nos permitirá deducir para cada
una de ellas, y siguiendo el recorrido desde las mismas hacia aguas abajo, si pertenecen o no
a la cuenca que pretendemos definir. Con objeto de registrar de algún modo las celdas que
constituyen la cuenca buscada, vamos a emplear una nueva malla — y una nueva función
asociada, por tanto—, de tal modo que se cumpla

fCU E : M × N −→ N


= 0 si la celda no es una celda de cuenca
fCU E (i, j) (4.1)
6= 0 si la celda es una celda de cuenca
Si obtenemos la anterior malla a partir de los parámetros hasta ahora conocidos, de ahı́ en
adelante, y a través de operaciones nada complejas, podremos deducir todos y cada uno de
los parámetros caracterı́sticos de la cuenca definida. Esta obtención de la malla no es difı́cil
adivinar que va a llevarse a cabo de manera casi idéntica a como en su momento se obtenı́a la
malla de flujo acumulado, pues lo que buscamos no es sino las celdas de origen de dicho flujo
acumulado para un punto en concreto.
Es igualmente sencillo suponer que las circunstancias entonces explicadas en relación con
las diferencias existentes entre los modelos de asignación de direcciones de flujo van a mante-
nerse en este caso, existiendo metodologı́as con ventaja respecto a las restantes que, aunque
deben en este caso añadirse otros matices, van a presentar deficiencias especialmente en cuanto
a su rendimiento que no en cuanto a su precisión.

4.2.1. Cuencas a partir de un punto de salida


La manera mas habitual de definir una cuenca, y por otra parte la más útil e interesante,
resulta de la simple definición de su punto de salida. Algunos autores — y ası́ queda reflejado
en algunas aplicaciones informáticas disponibles para este cometido —, incorporan también
entre las posibilidades de definición otras como, por ejemplo, la definición de una sección
completa, la cual es definida mediante una lı́nea que posteriormente es convertida a formato
raster y de este modo queda constituida la sección como un conjunto de puntos (celdas) de
salida contiguos.
La concepción de un único punto de salida resulta sin embargo suficiente para el desarrollo
de las explicaciones que se van a llevar a cabo, siendo muy sencillo el extender éstas para el
4.2. DEFINICIÓN DE CUENCAS A PARTIR DEL MDT 147

caso de una sección de cierre no puntual. No obstante, es interesante recalcar que, tal y como
los cauces fueron definidos en el apartado precedente, éstos tan sólo van a tener un ancho
de una celda, independientemente de su dimensión real. El apoyo en dichos cauces para el
establecimiento sobre ellos de un punto de salida óptimo y adecuado, de la misma manera
que se viene utilizando sobre la cartografı́a clásica, nos indica, por tanto, el mayor interés
que tiene la utilización de una celda exclusivamente como definitoria del cierre de la cuenca
a calcular. Mas aún, veremos en posteriores apartados que los cauces van a constituir una
fuente de información complementaria de mucho valor de cara al trabajo con subcuencas,
por lo que resulta adecuado mantener esa coherencia entre las cualidades y caracterı́sticas de
ambos elementos hidrográficos.
Respecto a la situación de dicha celda, y puesto que todo el área de la cuenca va a verter
por definición sobre la misma, ésta tendrá un valor de flujo acumulado notablemente alto,
dependiendo, lógicamente, de las propias dimensiones de la cuenca. Ello viene a decir que el
punto de cierre se situará con probabilidad sobre una celda de cauce, por lo que el conocimiento
de la red de drenaje de acuerdo con algunas de las metodologı́as introducidas en el capı́tulo
anterior, resulta un interesante elemento de apoyo para proceder a la localización exacta de
la celda de cierre de la cuenca a definir.
Entrando en la formulación algorı́tmica de la materia y, como ya es habitual, comenzando
con sobre la formulación del D8, ésta se encuentra basada en el algoritmo que quedó recogido
con el nombre de FlujoAcumulado2, el cual, aplicado sobre un único punto, devolverá el valor
exacto del área de la cuenca vertiente a dicho punto, dejando además en cada una de las celdas
que la componen el área acumulada de las mismas — es decir, un valor distinto de cero que
las identificará como celdas pertenecientes a la cuenca según lo señalado en (4.1)—.
La metodologı́a básica es, por tanto, muy sencilla una vez que se han detallado en pro-
fundidad las formulaciones que conducen a la creación de la malla de flujo acumulado, pues
la relación entre este parámetro y el concepto de cuenca se ve inmediatamente que es muy
elevada.
De igual modo, la utilización de un modelo de direcciones de flujo de la familia del D8
como pueda ser el D∞ se lleva a cabo mediante la aplicación del algoritmo correspondiente al
mismo, en ese caso el que en su momento denominamos FlujoAcumulado3 y que dará lugar a
un resultado similar al caso anterior.
Este resultado, sin embargo, será similar en cuanto a que se compondrá de una serie de
celdas con valores nulos y otras con valores no nulos, siendo en base a los mismos como se
procederá posteriormente para la evaluación de todos los parámetros de la cuenca que resulten
de interés, pero la consideración de las celdas no debiera llevarse a cabo de un modo similar,
al menos desde un punto de vista puramente teórico. Analizaremos seguidamente este hecho
y las razones por las que estas metodologı́as no arrojan resultados cuya interpretación puede
llevarse a cabo de modo por completo idéntico.
El parámetro del que se dispone una vez queda definida la cuenca es exclusivamente el área
de dicha cuenca, que no es otra que el área aportante en la celda que constituye el punto de
cierre. Este parámetro que, como resulta lógico pensar, podrá ser calculado posteriormente a
partir de la cuenca definida por numerosas formas distintas, resulta sin embargo conveniente
emplearlo con el valor inicial, pues es ası́, por diversas razones, como se obtiene una mayor
precisión en el mismo.
En el caso de emplear D8 en su formulación original, este cálculo del área puede realizarse
también mediante el conteo de las celdas de la cuenca, pues el resultado, dadas las caracterı́sti-
cas del algoritmo va a ser idéntico, ya que si una celda esta incluida en la cuenca ello implica
que toda su área es aportante a la misma y por tanto debe incluirse como tal. Si se recurre,
sin embargo, a un algoritmo de tipo MFD, van a existir celdas en el perı́metro de la cuenca
que, aunque marcadas como pertenecientes a la misma, sólo van a aportar una fracción de
148 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

su flujo, pudiendo desplazarse el resto hacia otras celdas que no forman parte de la cuenca.
Este hecho, que queda perfectamente reflejado en la distribución del flujo y tendrá su efecto
correspondiente sobre el flujo acumulado y, consecuentemente, sobre el área obtenida de la
cuenca en el momento de su definición, no queda registrado en la malla que representa la
cuenca, ya que no existe manera alguna de expresar que solo una fracción de la celda debe
incorporarse dentro de la misma.
Globalmente, por tanto, es lógico pensar que la forma de la cuenca va a ser más precisa con
un algoritmo de direcciones de flujo múltiples, pero localmente, sobre todo en en la periferia
de la cuenca, la correlación entre lo que realmente se ha calculado y lo recogido en la malla
correspondiente a la definición de la cuenca puede no ser tan elevada. Esto, sin que deba ser
tenido en cuenca como una imprecisión del método de grave importancia, debe considerarse
para evitar inconsistencias — que siempre serán pequeñas, de cualquier modo —, entre el dato
original de área y otros que puedan derivar del mismo.
Un ejemplo de esto lo encontramos en la elaboración de una curva hipsográfica mediante
la reclasificación de las celdas según su altura y la posterior extracción de porcentajes de
estás utilizando el área calculada en inicio. Llevando esto a cabo, es probable que el proceso
no arroje un resultado completo (estos porcentajes no sumarán un total de 100 %, pudiendo
presentarse, según los casos, desviaciones notables), por lo que se debe ser consciente de las
circunstancias que motivan tal hecho, de cara a su entendimiento.

Figura 4.1: Comparación entre la cuenca delimitada mediante la aplicación del método D8 (derecha)
y el FD8 (izquierda) para un mismo punto de cierre.

Algunas consideraciones a este respecto, tratando las diferentes naturalezas de los datos
manejados, ası́ como especialmente el empleo conjunto de representaciones raster y vectorial
de las cuencas, se harán en un apartado posterior centrado sobre esta materia.
Lo expuesto con anterioridad puede observarse gráficamente en la figura (4.1). En ella,
la imagen de la derecha muestra la cuenca calculada para un punto de salida, realizando el
cálculo aplicando el método del D8, y en dicha imagen se observa como únicamente existen dos
((tipos)) de celda — esto es, dos tipos de tonalidades —: aquellas que pertenecen a la cuenca y
aportan a la misma todo el flujo generado en ellas, y aquellas otras que no lo son y no aportan
en absoluto flujo.
La imagen de la izquierda, sin embargo, posee un rango de variación de tonalidades que
se corresponden con la mayor o menor proporción de flujo que las celdas aportan a la cuenca
vertiente, calculada para el mismo punto de salida pero en este caso empleando la formulación
del FD8. Las diferencias de forma de las cuencas no son notables, aunque es obvio que existen
aspectos distintos en ambas, que se pueden apreciarse a simple vista.
4.2. DEFINICIÓN DE CUENCAS A PARTIR DEL MDT 149

En lo referente a la aplicación de los métodos no basados en el D8, esto es, KRA y DEMON,
estos presentan, como se ha dicho, una notable pérdida de eficacia respecto a los hasta ahora
analizados. La base conceptual de su empleo para la determinación de una cuenca vertiente,
es, no obstante, sencilla para el caso de KRA, aunque algo más compleja y menos adecuada
de utilizar para el caso de DEMON.
Para ambos métodos simplemente deben estudiarse los recorridos aguas abajo de cada
celda y comprobar si dicho recorrido pasa por la celda que constituye el punto de salida.
Para el caso del KRA, esto se lleva a cabo analizando los distintos recorridos directamente,
mientras que en caso del modelo DEMON se deben analizar las mallas correspondientes a los
flujos generados en cada una de las celdas y los valores en dichas mallas para la celda de cierre.
La posibilidad de división de flujo entre varias celdas en el caso de emplear DEMON, da lugar
a las mismas consideraciones que ya en su momento se hicieron para el caso de métodos de
tipo MFD.
No obstante, en el uso práctico y la implementación de éstos métodos en el software
habitual, los algoritmos basados en D8 son notablemente más comunes que el resto de cara a
la delimitación de cuencas vertientes, siendo para esta tarea aún más predominantes que para
las tratadas anteriormente como el cálculo de áreas vertientes, entre otras.
La utilización de métodos recursivos tales como los que pueden ser empleados en conjunción
con las metodologı́as de la familia del D8 sirve para exponer en este punto la necesidad de
realizar un llenado de depresiones, ası́ como las posibles deficiencias del metodo de asignación
de direcciones de flujo basado en corregir las elevaciones en el momento de calcular una
dirección de flujo de una celda de depresión, simulando el comportamieno natural del agua al
llenar dicha depresión.
La figura (4.2) muestra un corte transversal de un perfil de terreno en el cual se incluye
una depresión de tamaño mayor de una celda. Veamos como, aplicando un algoritmo recursivo
sobre la celda de cierre situada en la parte baja de la ladera, dicho algoritmo no ofrece los
resultados oportunos si la depresión no ha sido llenada con anterioridad.

Figura 4.2: Fuentes de error en la extracción de cuencas vertiente mediante algoritmos recursivo en
zonas con depresiones.

En primer lugar, tratemos de conducir el flujo desde la parte superior de la ladera a la


inferior. Con un algoritmo de asignación de direcciones cualquiera, y sin haber realizado una
eliminación previa de depresiones, al flujo se detendrá al llegar a dicha depresión — que abarca
no solo a 3, sino también a 2 —. Modificando dinámicamente la misma, se conseguirá, al cabo
de una serie de pasos, llenarla y conducir el flujo a su exterior. El problema se soluciona, pues,
en el descenso, pero veremos que no es ası́ cuando se invierte la dirección de proceso, tal y
como sucede con cualquier algoritmo recursivo que trabaja ((hacia aguas arriba)).
Comenzando la delimitación de la cuenca, recordemos que cada celda toma la cuenca de
150 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

todas aquellas celdas inmediatas situadas aguas arriba de la misma y que vierten sobre ella.
Cuando la depresión esta llena, la celda marcada como 2 aportarı́a su flujo a la celda 1 y, por
tanto, la cuenca de 1 contiene a la de 2. Sin embargo, cuando la depresión no esta completa,
no existe problema alguno para asignar una dirección a 2 — al contrario que sucedı́a en el
caso de 3 —, ya que vierte sobre 3 si se toma el MDT sin modificar, es decir, hacia el interior
de la depresión. Por tanto, la modificación de las celdas según se calculan direcciones de flujo
no interviene en este proceso, pues no resulta necesario (erróneamente, por supuesto), dando
lugar a una cuenca de 1 incorrecta, y por tanto también a una cuenca errónea para el punto
de cierre aguas abajo.

Este esquema muestra de forma sencilla una problemática más asociada a la existencia
de depresiones de más de una celda de extensión, justificando una vez más la necesidad ya
expuesta de eliminar tales elementos con anterioridad al trabajo con el MDT.

Con independencia de las metodologı́as empleadas, es importante, por último, hacer hin-
capié en el concepto fı́sico de la cuenca, el cual no debe ser nunca olvidado, siendo necesario
el comprobar que, efectivamente, los resultados de los algoritmos que se han presentado y van
a presentarse a este respecto, se corresponden con la realidad y con la entidad conceptual que
tales cuencas representan.

Reivindicando una vez más la hidrologı́a en sı́ como realidad tangible del medio fı́sico,
por encima de los conceptos matemáticos y computacionales que no son sino herramientas en
apoyo de la misma, debe hacerse ver que existe un amplio abanico de circunstancias las cuales
no quedan contempladas en los casos anteriores y requieren un tratamiento distinto. Es mi
opinión que los modelos de tipo computacional, especialmente cuando implican algoritmos de
cierta complejidad y potencia, son de mayor precisión y a la vez belleza que cualquier otra
clase de modelo, pero al mismo tiempo esta potencia puede enmascarar otros aspectos tales
como una cierta falta de flexibilidad en sus planteamientos de partida.

Es también mi creencia que la matemática computacional y el empleo de nuevas metodo-


logı́as de corte informático como las que pueblan estas páginas no han alcanzado aún dentro
del colectivo hidrológico las mismas cotas que la matemática mas clásica en cuanto a su com-
prensión conjunta de ambas ciencias y, especialmente, del significado fı́sico de la hidrologı́a.
Por todo lo anterior, se debe tener siempre presente el concepto básico de los distintos ele-
mentos, para no aplicar ningúna clase de formulación, sea ésta de un tipo u otro, a modo de
receta.

Para que comprenda el lector de una mejor forma lo que se quiere decir con lo anterior,
téngase en consideración el concepto de cuenca como área que aporta el agua recogida en
la misma a un punto de salida establecido. Ciertas circunstancias, tales como un estrato
inclinado impermeable en las cercanı́as del borde de la cuenca, pueden provocar que parte
del flujo originado en lugares ajenos a la cuenca según lo calculado mediante el análisis del
MDT, en realidad sı́ acabe alcanzando el punto de salida dado. La condición del MDT como
definitorio exclusivamente de la superficie del terreno (definición, eso sı́, muy precisa y de gran
valor), impide que éste MDT pueda, de modo autónomo, cubrir todas las posibilidades y ser
por tanto un elemento completo de información, perspectiva esta que no debe perderse de
vista.

Expresado de otro modo, los resultados obtenidos mediante cualquiera de las técnicas
introducidas en este texto deberán siempre corroborarse por la aplicación de los conceptos de
base y las sencillas técnicas clásicas, amen de contrastarse siempre con la correspondiente e
inevitable observación sobre el terreno.
4.2. DEFINICIÓN DE CUENCAS A PARTIR DEL MDT 151

4.2.2. Subdivisión en subcuencas

Una de las grandes diferencias entre las posibilidades ofrecidas por los Modelos Digitales
del Terreno frente la cartografı́a clásica en lo que a la definición de cuencas vertientes se refiere,
es la posibilidad de modificar la escala de trabajo en el tratamiento de estos elementos. La
labor habitual de caracterización de una cuenca vertiente se complementa de modo sumamente
interesante con una atomización de la misma y división a su vez en subunidades hidrológicas
constituyentes, llevada a cabo con la resolución y detalle deseados. Este planteamiento permite,
junto con una mejor comprensión de la cuenca global, la articulación de modelos más complejos
en los que se alcance una mayor precisión a través del estudio independiente de cada una
de estas subcuencas y la aplicación posterior de modelos hidrológicos habituales — ya sean
agregados o distribuidos, aunque principalmente los primeros —, procediendo por último a la
combinación estructurada de los resultados obtenidos aisladamente en cada una de ellas.
La definición de las subcuencas constituyentes cuyo conjunto interrelacionado compone la
cuenca global objeto de estudio, se lleva a cabo en términos operativos desde un planteamiento
similar al ya expresado para la extracción de esta última, utilizando los parámetros del capı́tulo
previo con especial interés en direcciones de flujo y áreas acumuladas, e introduciendo de igual
modo la matriz de cuencas definida en (4.1)
Esta matriz, que fue definida entonces para contener una única cuenca vertiente, debe
redefinirse ahora para aumentar la capacidad intrı́nseca de la misma y reflejar de algún modo
las distintas subunidades que quedarán establecidas una vez los correspondientes algoritmos
procedan a efectuar la división de la cuenca mayor. La modificación a incorporar en la forma de
la matriz pasa por la utilización de los valores de sus celdas de un modo algo más restringido,
contemplando una división algo más elaborada que la simple igualdad o no a cero de dichos
valores, pues no es ya un problema de dicotomı́a el que pretendemos tratar, sino compuesto
de un más elevado número de elementos, mayor cuanto mayor sea la resolución empleada y
por tanto la cantidad total de subcuencas con las que se trabaje.
Basándonos en ésto, una posible nueva expresión para la formulación introducida en (4.1)
es la siguiente:

fCU E : M × N −→ N


= 0 si la celda no es una celda de la cuenca
fCU E (i, j) (4.2)
= n si la celda es una celda de la subcuenca n. n ∈ N∗

Esta nueva expresión permitirá diferenciar de modo exacto cada una de las subcuencas, al
quedar cada una de ellas formada por aquellas celdas para las cuales su valor coincide con el
código asignado a dicha subcuenca, y siendo el resto de ellas ajenas a la misma. Esto da lugar
a una caracterización binaria de la cuenca sobre la malla, del mismo modo que ocurrı́a para
el caso de la cuenca global según lo explicado en al apartado anterior.
Más explı́citamente, buscamos llegar a una estructura similar a la malla mostrada a conti-
nuación, representando ésta una cuenca y sus subcuencas constituyentes, lógicamente con un
número muy reducido de celdas por meras razones de espacio.
152 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

0 0 1 1 1 2 2 0
0 1 1 1 1 2 2 0
0 1 1 1 2 2 2 2
0 0 1 1 1 2 2 0
0 0 3 1 2 3 3 0
0 0 3 3 3 3 3 0
0 0 0 3 3 3 0 0
0 0 0 0 3 3 0 0
Si se considera la cuenca global como un conjunto de celdas que cumplen la propiedad de
pertenecer a la cuenca definida, realizar una subdivisión en subcuencas supone, por tanto, la
realización de una partición sobre dicho conjunto.
La introducción de los algoritmos que nos permitirán extraer la malla anterior a partir del
MDT es el siguiente paso a seguir en este desarrollo, previa explicación de algunas ideas que
deben tenerse en cuenta para llevar esto a cabo y formular dichos algoritmos. Como se verá,
los conceptos a aplicar vuelven a ser los mismos, aplicados de un modo u otro, pero siempre
guardando abundantes elementos en común.
En primer lugar, aun existiendo un punto de cierre de la cuenca global, que coincidirá asi-
mismo con el de la subcuenca situada más aguas abajo, deben considerarse los puntos de cierre
de cada una de las subcuencas, siendo en función de éstos como quedarán las mismas defini-
das. En una primera aproximación, la definición individual de una subcuenca y la creación de
la malla asociada según lo expresado en (4.2) puede realizarse con una leve modificación del
algoritmo para el cálculo de flujo acumulado que en su momento se empleó en el caso de una
única cuenca, tal y como el recogido seguidamente. En este caso se denota como C la matriz
que recoge la pertenencia de cada celda a una u otra subcuenca.

procedimiento DefinirSubcuenca (i,j,cod)


// (i,j) debe ser el punto de cierre de cada subcuenca
// cod es el código de la subcuenca
{
si C(i,j)=0, entonces
C(i,j)=cod
{
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces
{
DefinirSubcuenca (i+n,j+m,cod)
}
}
}
}
}
si no
{
//no hacer nada
4.2. DEFINICIÓN DE CUENCAS A PARTIR DEL MDT 153

}
}

De este modo, no es ya el área vertiente a cada punto el resultado que queda en cada celda,
sino la subcuenca vertiente dentro de la cual se incluye la misma, con lo que la malla resultante
ya es similar a la introducida algunas lı́neas atrás. La incorporación también de ese área como
resultado de la función — notese que ahora se trata de un procedimiento y no una función,
esto es, no devuelve valor alguno — es sumamente sencilla, y no se ha recogido aquı́ tan sólo
por motivos de sencillez conceptual del algoritmo. Sobre la adición de esta funcionalidad y la
utilización del valor de dicho área cabe plantearse las mismas cuestiones que ya en su momento
fueron introducidas, y que no se reescribirán aquı́, debiendo considerarse, no obstante, que el
conocimiento exacto del área de la cuenca global implica un elemento extra de cara a la
comprobación de otros valores o el ajuste de posibles errores cometidos.
En relación con el uso del anterior, debemos notar que éste, aplicado sin más a una serie de
puntos de cierre, no resulta, sin embargo, suficiente cuando se deben considerar éstos como un
conjunto dentro de una cuenca dada y, sobre todo, la relación existente entre las subcuencas
definidas tal que el flujo que se genera en algunas de ellas pasa por el punto de cierre de otras,
no debiendo pese a ello ser incluidas en las mismas. Se debe encontrar un orden adecuado
para que la definición de unas subcuencas no afecte a la de las restantes, y añadir alguna
consideración complementaria al empleo del algoritmo antes presentado, con el fin de que
éste se ejecute en circunstancias adecuadas para una extracción correcta de las subcuencas
buscadas.
Sean dos cuencas A y B definidas respectivamente por los puntos de cierre a y b, tal que
A vierte sobre B. Si se aplica el algoritmo anterior sobre b y después sobre a, las cuencas que
se obtendrán serán respectivamente B + A y A, ya que en la primera ejecución, al verter las
celdas de A sobre b y no estar incluidas todavı́a en ninguna cuenca — su valor en la malla es
cero —, pasarán a formar parte de la primera cuenca definida.
El hecho anterior hace necesario conocer la disposición de los distintos puntos de cierre y
la relación existente entre ellos en cuanto a si el recorrido aguas abajo de cada uno de ellos
pasa por alguno de los puntos restantes. Sobre la base de esta relación, ya resulta posible crear
un conjunto de subcuencas que represente una partición de la cuenca completa, disponiendo
ası́ de unidades perfectamente definidas, las cuales pueden ser utilizadas en modelos hidrológi-
cos que consideren la unidad global de trabajo dividida en otras unidades menores, esto es,
en subcuencas para cada una de las que resulta posible calcular sus principales parámetros
hidrológicos.
La utilización de la relación existente entre los puntos de cierre puede aplicarse una vez se
han calculado las subcuencas en un orden cualquiera, mediante la sustraccion según corres-
ponda de las subcuencas que vierten sobre una dada, repitiendo esto para cada una de las
definidas. Resulta más sencillo, sin embargo, tener esta relación en consideración previamente
a la definición de las subunidades hidrológicas, simplemente procediendo a la ejecución del
algoritmo correspondiente en el orden correcto, de tal modo que en la definición de una de
dichas subunidades, todas las restantes que viertan sobre la misma ya hayan sido establecidas,
quedando de este modo excluidas en virtud de la formulación algoritmica utilizada.
Con ello, un algoritmo posible es el que se incluye a continuación para la creación de un
conjunto de subcuencas a partir de otro formado por puntos de cierre. Estos puntos de cierre
se disponen en un vector de puntos denominado P.

procedimiento Subdividir (P)


// P es el vector de puntos de cierre
{
154 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

//n es el numero de puntos en P


hasta que todos los puntos en P hayan sido utilizados
{
desde i=1 hasta 1=n
{
si no hay puntos sin analizar aguas arriba de P(n),
entonces
{
DefinirSubcuenca(P(n).fila, P(n).columna, n)
}
si no
{
//pasar a otro punto de P
}
}
}
}
Este algoritmo ya garantiza el buen funcionamiento del proceso en su conjunto, dando
como resultado una malla que define perfectamente las distintas subcuencas extraı́das en base
a los puntos utilizados, y que podrán cada una de ellas ser analizadas independiente para la
extracción de nuevos parámetros asociados, mediante los algoritmos que en la correspondiente
sección serán en breve estudiados.
La caracterización de un punto como aguas arriba de otro dado se lleva a cabo sencillamente
estudiando el recorrido del flujo desde el mismo y comprobando si en dicho recorrido pasa o no
por la celda que constituye el otro punto dado. El desarrollo de un algoritmo a este respecto
es una tarea sumamente sencilla que el lector puede acometer sin encontrar ninguna dificultad
en ello.

4.2.3. Selección de puntos de subdivisión


Con lo recogido en el apartado precedente, la subdivisión en subcuencas ha quedado per-
fectamente definida desde el punto de vista de su formulación y sus algoritmos asociados,
disponiendo ya en este punto de una metodologı́a robusta cuya aplicación ofrece con garantı́as
el resultado deseado. Dicha aplicación, sin embargo, no es posible sin el concurso de los puntos
de salida que definen cada una de las subcuenca definidas y, por el momento, nada se ha
dicho acerca de las caracterı́sticas que éstos deben cumplir para potenciar la utilidad de las
subcuencas que queden definidas.
Por una parte, se ha hablado del aumento de resolución y precisión que supone la realización
de esta subdivisión a partir de los datos previamente extraı́dos del MDT, lo cual puede ser
de utilidad para llevar a cabo la definición de subcuencas con un nivel de detalle previamente
establecido. Por otro lado, el destino más relevante de la información extraı́da de las subcuencas
es su incorporación de las mismas como unidades hidrológicas en modelos complejos, siendo
interesante el definir por tanto éstas teniendo en cuenta el concepto que suponen para su uso
futuro. Con estas consideraciones, el presente apartado pretende comentar algunos aspectos de
interés de cara a realizar una elección justificada de los puntos de cierre y, como consecuencia,
de las subcuencas sobre ellos establecidas.
Las alternativas a las cuales se prestará especial atención son las siguientes.
Definición de subcuencas con apoyo en la red de drenaje
Definición de subcuencas con una área máxima
4.2. DEFINICIÓN DE CUENCAS A PARTIR DEL MDT 155

Subcuencas con apoyo en la red de drenaje


Ya en el caso de la extracción de la cuenca vertiente principal mencionábamos el hecho de
que el punto de salida se situarı́a con toda posibilidad sobre un cauce dadas las definiciones de
ambos elementos. El conocimiento completo de la red de drenaje y los distintos cursos de agua
e interesecciones de ellos que la componen, supone de igual modo una información valiosa de
cara al establecimiento de puntos de cierre para las subcuencas a definir.
El uso de la información recogida en la red de drenaje, al establecer un cierto vı́nculo entre
la misma y la estructura de las unidades hidrológicas extraı́das, aporta una coherencia en el
sentido hidrográfico que, sin duda, resulta ventajosa para una aplicación tambien coherente y
correcta de los resultados que van a obtenerse dentro de futuros modelos hidrológicos.
La existencia del anterior vı́nculo establece, indirectamente, una relación entre la definición
de las subcuencas y los valores empleados para el trazado de la red de drenaje, tales como
umbrales de flujo acumulado y similares. Esta circunstancia hace que el conocimiento de
las subcuencas definidas pueda, en cierta medida, tenerse en cuenta para un establecimiento
correcto de todos los parámetros que concurren en la aplicación de las distintas metodologı́as
implicadas.
Sobre la forma de utilizar la red de drenaje disponible, tres son las posibilidades principales
que se consideran de forma habitual, pudiendo, no obstante, definirse otras en función de los
propios conceptos sobre los que se trabaja y las necesidades particulares de un estudio dado.
Dichas posibilidades se resumén en:

Localización de puntos de cierre sobre confluencias entre cauces cualesquiera. Esta alter-
nativa considera a cada cauce, independientemente de su magnitud, como definitorio de
una subcuenca vertiente, de tal modo que a lo largo de la misma sólo es posible encontrar
un cauce perteneciente a la red de drenaje utilizada. Muy frecuentemente este plantea-
miento da lugar a una atomización excesiva, ası́ como a cuencas vertientes de tamaño
insuficiente, generadas por cauces de escasa longitud, sobre las cuales la extracción de
parámetros asociados carece de sentido en una fase posterior.

Localización de puntos de cierre sobre confluencias entre cauces y el cauce principal.


Una primera alternativa para tomar en consideración la importancia de los cauces de
cara a construir sobre los mismos las subcuencas vertientes buscadas, es la utilización de
puntos únicamente sobre el cauce principal. La definición de este cauce se lleva a cabo
simplemente evaluando las longitudes de todos los que forman parte de la red de drenaje
desde su punto de cabecera hasta la salida de la cuenca, y escogiendo el de mayor valor.
El empleo de esta metodologı́a basada en un cauce central que actúa como eje recolector
de los flujos de las subcuencas establecidas, además de las ventajas en cuanto al número
de éstas resultante y la mayor lógica de dicho resultado, permite asimismo el eliminar
las cuencas de reducido tamaño y cauces de poca entidad ya comentados, y que pueden
aparecer igualmente siempre que cumplan la condición impuesta de verter sobre el cauce
principal. El estudio de la variación del flujo acumulado a lo largo de las distintas celdas
que forman el cauce, en el orden que se establece entre ellas por las propias direcciones
de flujo de las mismas, permite disponer de una nueva perspectiva de las subunidades
existentes y su aportación sobre el flujo total del cauce principal, siendo posible la loca-
lización sencilla — y por tanto, también sencilla de expresar en términos de algoritmos
— de cuencas de dimensión reducida, confluencias múltiples, etc.

Localización de puntos de cierre en función del orden de los cauces.


La solución, sin duda, con un significado hidrológico mas correcto y por tanto una mayor
transcendencia de cara al uso posterior de los resultados arrojados por la misma, pasa
156 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

por la consideración completa de la importancia de los cauces y su posición dentro de la


bien definida jerarquı́a de la red de drenaje en su conjunto.

En el momento de analizar la caracterización de las cuencas de drenaje ya se introdujeron


un buen número de parámetros que tanto individualmente como en conjunto podı́an
recoger las caracterı́sticas principales de las cuencas. Bien para su uso aislado o bien
para la determinación de otros valores tales como los que permiten definir de modo
adecuado la propia red de drenaje, estos parámetros ya fueron presentados en el tema
anterior y ahora pueden ser aplicados en la presente circunstancia fundamentando ası́ la
elección de los puntos de cierre según diversos planteamientos.

Entre ellos, no obstante, los ordenes de Horton–Strahler se consolidan como la opción


más interesante y sencilla de aplicar, eligiéndose los puntos en que este parámetro cambia
entre dos valores dados. Se tiene de este modo una especie de orden de las subcuencas, ya
que todas ellas estarán construidas a partir de cauces de un orden establecido, resultado
conceptualmente de gran interés en comparación con los anteriormente presentados.

Figura 4.3: Subcuencas establecidas sobre las confluencias con el cauce principal (izquierda) y sobre
las confluencias entre cauces cualesquiera (derecha). En la fila inferior, esquema funcional de la cuenca
en su conjunto.

Nótese que, una vez que se escogen las intersecciones de cauces que van a a emplearse para
la definición de los puntos de salida, e independientemente del criterio empleado para ello,
en cada intersección deben definirse 2 puntos de cierre — suponiendo que confluyen 2 cauces
—, situados estos en las celdas inmediatamente aguas arriba de la confluencia en la dirección
de ambos cauces que se unen. De no ser ası́ y tomar un único punto en la propia unión, la
estructura de subcuencas serı́a por completo distinta.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 157

Subcuencas con un umbral de área mı́nima


Si la división de las cuencas según la importancia de sus cauces asociados constituye una
alternativa de interés, la definición de las mismas en cuanto a su propia importancia, esto
es, su propio tamaño, es otra opción a considerar en este sentido. De modo similar al caso
de la definición de rı́os, el establecimiento de un umbral permite proceder a la delineación
de subcuencas según la resolución fijada por dicho umbral, con similares connotaciones a lo
entonces presentado.
El algoritmo empleado para esta tarea (Band,1986), hace uso de un nuevo concepto, ge-
nerando una malla en la que se recogen las diferencias de flujo acumulado. Es decir, para
cada celda se evalúa el flujo acumulado en la misma y el de aquella celda sobre la que vierte
(suponemos que esta celda es única, pues trabajamos con D8), introduciéndose la diferencia
entre ambos valores en la celda correspondiente de la malla de diferencias. Las celdas para
las cuales su valor de flujo acumulado y el valor recogido en esta nueva malla sean superiores
ambos al umbral establecido, se marcan como celdas de cierre de una subcuenca, quedando
ası́ constituido el conjunto de las mismas sobre el que ya es posible ejecutar los algoritmos
presentados con anterioridad.
El empleo de este planteamiento resulta adecuado en cuanto que evita la presencia de
cuencas de pequeño tamaño y guarda un sentido hidrológico notable. La forma de seleccionar
los puntos en función de los saltos del valor de flujo acumulado obliga, por otra parte, a
que éstos se sitúen en confluencias de varios cauces, con lo que dicha coherencia se corrobora
nuevamente erigiendo a este método como una alternativa adecuada a la vez que popular, pues
se encuentra implementada, frecuentemente con carácter exclusivo, en la práctica totalidad de
aplicaciones informáticas existentes.

4.3. Caracterización de cuencas vertientes


La ejecución de los algoritmos y formulaciones hasta aquı́ introducidas acerca de las cuencas
— y subcuencas en que éstas pueden dividirse — nos permiten tan solo la extracción de las
mismas y su definición sobre una malla raster en las que hemos venido registrándolas hasta
este momento. La cualidad de estas unidades hidrológicas como elementos de base de aquı́ en
adelante, requiere en este punto la introducción de metodologı́as adecuadas para en análisis
y el manejo adecuado de estas unidades, tanto de modo conjunto como individualmente, con
objeto de permitir una correcta utilización de las mismas en un futuro.
Este proceso necesita, en primer lugar, la definición de los métodos más óptimos para
trabajar con una información que, por el momento, almacenamos en una malla raster de cuen-
cas, y que, dada la diferente naturaleza de los parámetros que pretendemos derivar de esta
información, deberá ser replanteada añadiendo algunas nuevas formas de manejo y almacena-
miento que faciliten el estudio de cuantas caracterı́sticas de interés deban analizarse respecto
a las subcuencas definidas. En segundo lugar, la presentación de los factores a extraer debe
incluir los elementos clásicos al mismo tiempo que, como ya sucedı́a con las redes de drenaje,
debe aprovechar las posibilidades brindadas por la propia potencia del MDT para incorporar
nuevos valores que complementen a los anteriores, abriendo ası́ paso hacia un conocimiento
más profundo de el conjunto de unidades hidrológicas considerado.
Este conjunto, cuando deba analizarse de modo global teniendo en cuenta las relaciones
existentes, debe mostrar una estructura adecuada que posteriormente sera de vital importancia
para la formulación de los modelos hidrológicos. La extracción también de las interrelaciones
presente entre las distintas subunidades, será objeto de análisis dentro de este apartado, a
través de los conceptos y formulaciones correspondientes.
Comentar, por último, que dada la cantidad elevada de parámetros descriptores de la
158 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

cuenca que pueden encontrarse en la literatura al respecto, se recogen en este capı́tulo sólo
aquellos que tengan interés desde el punto de vista computacional o supongan alguna ventaja
o enfoque novedoso acorde con la perspectiva de la obra, dejando de lado otra serie de factores
que, si bien pueden ser muy importantes, no encuentran su lugar en estas páginas por no
aportarse nada nuevo mediante el tratamiento computacional de los mismos. De igual modo,
los parámetros que a su vez dependen de otros, y aun cuando estos últimos sı́ sean analizados,
no se exponen aquı́ pues tampoco complementan de modo alguno al enfoque principal del
texto.
Si el lector echa de menos algunos parámetros — y probablemente lo hará —, que no
piense que éstos no han sido considerados relevantes desde el punto de vista de la hidrologı́a,
sino tan sólo que la explicación y análisis que de ellos puede aquı́ hacerse no mejorará en
ningún caso la que pueda encontrarse en cualquier texto de hidrologı́a clásico. En estos casos,
no obstante, resulta de interés para el propio lector el tratar de plantear el uso y evaluación de
estos parámetros desde la base computacional y sobre el MDT como fuente de datos básica, al
menos de forma conceptual. Más aún, algunos de estos parámetros y su estudio quedan como
motivadoras propuestas en el apartado de ejercicios de este mismo capı́tulo.

4.3.1. Tratamiento raster–vectorial de cuencas


Antes de entrar en la descripción y métodos de cálculo de los principales parámetros
extraı́bles de las cuencas definidas en apartados anteriores, una mirada a la naturaleza misma
de estos parámetros nos va a proporcionar información importante de cara a la forma en que
debemos manejar las antedichas cuencas en las evaluación de tales parámetros.
Gran parte de los valores que resultan de interés para la caracterizacı́on de las cuencas
como elementos geométricos, precisamente por esa cualidad geométrica, se estudian en mejores
condiciones si expresamos la forma y estructura de estas cuencas de un modo distinto. La
adaptación de lo recogido en la malla de cuencas a un lenguaje diferente y más adecuado para
este bloque de operaciones de corte eminentemente geométrico, en particular a un lenguaje
con componente vectorial basado en la topologı́a del conjunto de elementos, es, por tanto, una
operación que debe llevarse a cabo a tal efecto.
Otros parámetros, por su parte, se evalúan correctamente sobre la propia malla raster,
debiendo pues coexistir ambos enfoques, y siendo mediante la utilización conjunta de los
mismos como se logrará extraer una mayor cantidad de información acerca de las unidades
hidrológicas analizadas.
Si bien la transformación de un elemento vectorial en su equivalente raster se lleva a cabo
con mejor complejidad — ası́ ya se vio en el caso de la rasterización de la información de
cauces y redes de drenaje previa a las operaciones encaminadas a producir un encauzamiento
forzado sobre el MDT —, la operación inversa requiere de la introducción de algunos conceptos
y algoritmos relacionados, todos ellos con algo mas de entidad propia que los anteriores. La
materia inicial, por tanto, de este punto dedicado a la conciliación de ambas perspectivas de
almacenamiento de datos espaciales en lo referente a cuencas, se centra en la conversión de las
cuencas a partir de la malla raster correspondiente, en entidades vectoriales, particularmente
en polı́gonos definidos como conjuntos cerrados de vértices contiguos.
La implicación topológica de lo que va a desarrollarse a continuación hace interesante la
introducción de una definición previa como la siguiente.

Definición 1 (Componente conectado) Se dice que un conjunto de puntos forma un Com-


ponente conectado si, para dos puntos cualesquiera Pi y Pj , existe una secuencia Pi . . . Pj
que cumple las siguientes condiciones:
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 159

Todos los puntos de la secuencia Pi y Pj forman parte del objeto (en nuestro caso, son
celdas en la cuenca vertiente analizada)

Dos puntos consecutivos en la secuencia Pi y Pj son vecinos.

El concepto de vecindad utilizado implica que un punto dado se encuentra en la vecindad


de Moore de otro o, dicho de modo más prosaico, dentro de la ventana 3 × 3 asociada a este
último, tal y como la venimos utilizando a lo largo de todo el texto.
En otros términos, lo que buscamos obtener es, por tanto, un componente conectado que
represente la cuenca y en base al cual nos resulte posible derivar una estructura puramente
vectorial de dicha cuenca. Este componente conectado supondrá una primera aproximación a
dicha representación vectorial, en cuanto que únicamente incluirá las celdas del contorno de la
cuenca, siendo mediante la unión de dichas celdas — tarea viable en virtud de la relación de
vecindad exigida por definición —, y considerando a éstas como vértices, como se logrará en
ultima instancia crear el polı́gono buscado de la cuenca.
Una vez más, la literatura a este respecto es más abundante y extensa de lo que puede
quedar recogido en este libro, proviniendo de campos diversos que poco o nada tiene que ver
con la materia aquı́ tratada, y de los cuales tomaremos los conceptos básicos, suficientes a
todas luces para el alcance de nuestros objetivos. De cualquier modo, la filosofı́a de la gran
mayorı́a de algoritmos existentes guarda amplias similitudes entre sı́, pudiendo su esquema de
actuación resumirse de modo genérico en los apartados a continuación enumerados.

Localización de un punto en el entorno de la cuenca, esto es, un punto perteneciente al


componente conectado que se busca.

A partir de ese punto, trazado del contorno desplazándose por los sucesivos puntos que
van a formar el mismo. El movimiento entre puntos (celdas), se realiza de acuerdo a
unas reglas prefijadas que constituyen el algoritmo en sı́ y en las que reside la principal
diferencia entre los distintos enfoques existentes.

Finalización del recorrido cuando se cumpla una condición de finalización previamente


establecida.

Sobre la base de lo anterior, introducimos un algoritmo conocido como algoritmo de Moore


que, basado en un planteamiento sumamente sencillo, cumple perfectamente la labor designada
salvando dificultades relativas a conjuntos de puntos con conectividades particulares, y con
un correcto comportamiento en términos de su eficacia y rendimiento asociados.
Partiendo de la celda inicial, el algoritmo de Moore recorre la totalidad de la vecindad de
Moore de un punto — que llamaremos punto activo — en el sentido de las agujas del reloj,
hasta encontrar un nuevo punto que pertenezca al patrón — en nuestro caso, otro punto de la
cuenca indicado como tal en la matriz correspondiente —, convirtiéndose éste en el nuevo punto
activo. Una vez hecho esto, se efectúa de nuevo el mismo análisis en el actual punto activo,
comenzando el recorrido por la vecindad de este nuevo punto por el ultimo punto recorrido
en el análisis de vecindad anterior previo a encontrar dicho punto activo. Este recorrido por
las celdas del vecindario debe realizarse en un orden dado, siendo lo más habitual el hacerlo
en el sentido de las agujas del reloj. Se procede de este modo hasta regresar al punto original,
almacenando los puntos analizados como vértices del contorno a obtener.
Existen circunstancias en las que el criterio de finalización del mero retorno a la celda
inicial no resulta suficiente, debiendo recurrirse a otros criterios más depurados. No obstante,
para los propósitos de introducción de este tipo de formulaciones que aquı́ se pretenden, resulta
suficiente con las consideraciones recogidas por el momento.
160 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

La expresión del anterior algoritmo, descrito de modo laxo en aras de una mejor compren-
sión de las lı́neas generales del mismo, es la siguiente. Los puntos que conforman el conjunto
de vértices que da forma al polı́gono de la cuenca quedan almacenados en el vector de puntos
V.

función ConvertirCuencaVectorial
{
celdaInicial=un punto cualquiera del exterior de la cuenca
celdaActiva=celdaInicial
Mientras no se cumpla criterio de finalización
{
Si celdaVecindario no es celda de cuenca, entonces
{
celdaVecindario=siguiente celda en vecindario
}
si no
{
A~
nadir celdaActiva a V()
Intercambiar valores de celdaActiva y celdaVecindario
}
}
}

Del modo anterior, cada una de las cuencas y subcuencas de trabajo consideradas como
unidades independientes pueden ser convertidas en una entidad vectorial que, junto con la pro-
pia representación raster, nos posibilitarán su análisis en futuros apartados que en breve serán
desarrollados. Quedando este aspecto, pues, resuelto con lo anterior, no debemos perder ahora
de vista la consideración de la cuenca como sistema constituido por las anteriores subcuencas
y sus relaciones y dependencias mutuas. Esta visión, lejos de poder comprenderse con una
naturaleza dual, debe reducirse a una estructura netamente vectorial, pues es sólo mediante
ella que será posible utilizar esta próximamente. El objetivo no será ya la caracterización de
dicha estructura, sino la utilización directa de la misma para articular los modelos hidrológicos
en los que las relaciones entre las distintas subcuencas son un aspecto imprescindible de los
mismos.
Al igual que en el caso de las redes de drenaje, la estructura que se busca es de tipo árbol
cuyas aristas representan a cada una de las subcuencas con sus caracterı́sticas particulares.
La creación del mismo, para la cual únicamente resulta necesario emplear los puntos de salida
y la malla de subcuencas como información base además de la lógica malla de direcciones de
flujo, se basa en conceptos sencillos sobre las relaciones entre dichos puntos de cierre, de modo
similar a lo que ya se vio para la propia ordenación de dichos puntos previa a la utilización
de los mismos sobre el algoritmo de definición de subcuencas, ası́ como en la creación de un
grafo similar en el caso de las redes de drenaje.
Las caracterı́sticas de los grafos creados resultan, por lógica, similares a las de los obteni-
dos para la red de drenaje asociada, especialmente si las cuencas fueron definidas utilizando
esta última como información de apoyo, por lo que se prestan a similares análisis desde todos
los puntos de vista. No siendo, como se ha dicho, este análisis de relevancia, sino la propia
conectividad entre las unidades hidrológicas, ası́ como su estructura global, nuestra atención
debe centrarse exclusivamente sobre la información topológica que será la que resulte de utili-
dad en futuros modelos para conectar los resultados obtenidos de modo individual para cada
subcuenca.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 161

4.3.2. Parámetros básicos


Con la cuenca y sus subcuencas constituyentes perfectamente definidas y almacenadas
de todas las maneras posibles y necesarias, es el momento de tomar cada una de ellas de
modo independiente y caracterizarla de modo preciso extrayendo una serie de parámetros
que nos permitirán completar nuestro conocimiento de dichas entidades y disponer de cuanta
información resulta necesaria sobre las mismas para acometer futuros desarrollos.
Los primeros aspectos a tener en cuenta son, por su sencillez, los relacionados con la forma
de la cuenca en su concepto más clásico, y se materializan en parámetros como los enunciados
a continuación.

Área

Perı́metro

Centro de gravedad

Momentos de inercia

Factores de forma

Elementos cuyo cálculo, con las circunstancias en que nos encontramos y en nuestro marco
de trabajo, competen a aspectos básicos de geometrı́a computacional y como tales aquı́ serán
descritos. El conocimiento de la cuenca como un conjunto de vértices — esto es, como un
polı́gono — hace interesante introducir expresiones matemáticas de corte numérico particulares
para este caso, de tal modo que éstas puedan implementarse con sencillez.
En todos ellos, debemos tener en cuenta que, frente al manejo clásico de la cuenca de
un modo principalmente gráfico con cierto soporte numérico (longitudes de ejes, etc.), el
tratamiento puramente numérico al que sometemos ahora a las unidades hidrológicas nos abre
un nuevo abanico de posibilidades y de parámetros adicionales que es posible calcular con
una elevada precisión. Por ello, además de modificar la forma en que los anteriores elementos
pueden ser calculados, este registro de la cuenca mediante nuestro vector de puntos los cuales
definen el polı́gono de la misma, o mediante su registro en una malla de datos, hace que
podamos considerar de modo novedoso parámetros como los siguientes.

Pendiente

Orientación

Longitud de la cuenca

Elipse equivalente

Algunos de éstos parámetros ya formaban parte de los descriptores utilizados tradicional-


mente, si bien en este caso sufren una fuerte modificación, no ya en su métodologı́a de cálculo,
sino, como se verá, en los propios conceptos que los sustentan.
Todos los anteriores, con las explicaciones pertinentes acerca de su significado y modo de
cálculo, se recogen a continuación de modo individual y suficientemente detallados.
162 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

Área
Comenzamos la descripción de los métodos de cálculo para los parámetros básicos de
cuenca con un recordatorio acerca de la utilización del área vertiente, parámetro éste que ya
vimos puede ser calculado a partir de las representaciones tanto raster como vectorial de la
cuenca considerada.
Incidiendo una vez más en la necesidad de mantener una coherencia conceptual entre los
diferentes valores extraı́dos de las representaciones utilizadas, y un control sobre los errores que
puedan ser introducidos por el uso conjunto de ambas, complementamos lo ya conocido con
una expresión analı́tica del área de la cuenca en función de los puntos (xi , yi ) de su contorno.
Dicha expresión es de la forma
n
1 X
A= xi yi+1 − xi+1 yi (4.3)

2
i=1
donde se considera que el vértice n + 1 se corresponde con el primero, esto es, el polı́gono es
cerrado.

Perı́metro
Por su caracter de magnitud lı́neal, cabe aplicar al perı́metro de la cuenca todas las consi-
deraciones que fueron apuntadas en relación con la naturaleza fractal de los cauces, estructuras
también de tipo lineal. La variabilidad de los valores a obtener en la medición del perimetro
según la escala empleada, hace necesario tener este hecho en cuenta a la hora de su utilización
como parte de otras expresiones, o bien para su uso aislado en el seno de cualquier calculo que
pueda realizarse.
Frente a otros parámetros como el área (con unidades [L2 ]) o los momentos de inercia
4
([L ]), que por su dimensión son más invariables respecto a la escala utilizada, el perı́me-
tro experimenta, como se dijo, una mayor variación en sus valores. La consideración de este
hecho, sin restar la importancia de este parámetro, llevará, como podremos comprobar, al
desarrollo de parámetros de forma que no lo incorporen en su expresión, hecho que veremos
particularmente reflejado en el concepto de elipse equivalente.
En lo referente a su cálculo, éste resulta obvio utilizando la representación vectorial de la
cuenca, sin más que expresarlo como la suma de distancias entre los diferentes pares de puntos
consecutivos que definen a ésta. Más expresamente,
n p
X
P = (xi+1 + xi )2 + (yi+1 + yi )2 (4.4)
i=1

Centro de gravedad
Haciendo uso del área de la cuenca ya conocida, las coordenadas del centro de gravedad
de la misma pueden evaluarse mediante la expresiónes

n
1 X
Cx = (xi xi+1 )(xi yi+1 − xi+1 yi )
6A
i=1
n
1 X
Cy = (yi yi+1 )(xi yi+1 − xi+1 yi ) (4.5)
6A
i=1

Más allá de su significado geométrico este factor resulta interesante como parte necesaria
para el cálculo de otros elementos hidrológicos, por lo que su conocimiento exacto a la par que
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 163

preciso puede considerarse también como una interesante ventaja asociada a la caracterización
numérica de la cuenca que venimos utilizando.
Cuando la cuenca tiene un aspecto bastante irregular, puede ocurrir que el centro de
gravedad se sitúe fuera de la misma. Es frecuente en estos casos, según el uso principal que
se va dar al parámetro, calcular el centro de gravedad como el correspondiente al rectángulo
que engloba a la cuenca, o el de la elipse en la que ésta se inscribe, con objeto de que el
punto ası́ calculado caiga en el interior. En tal caso, la formulación anterior se sustituye por
una más sencilla e inmediata de implementar, debiendo, no obstante, implementarse a su vez
la pertinente comprobación en caso de que se desee contemplar de modo diferenciado ambos
supuestos.

Momentos de inercia
Los parámetros de caracterización de cuenca clásicos no incluyen los momentos de inercia
como tales dentro de los mismos, ni como valores aislados ni tampoco como factores a incor-
porarse en otros distintos descriptores. No obstante, veremos en breve que lo que definiremos
como elipse equivalente , y que va a constituir un parámetro de sumo interés para la caracte-
rización de la cuenca vertiente, depende directamente para su cálculo del conocimiento de los
momentos de inercia, en particular de los evaluados respecto a unos ejes centrados sobre el
centro de gravedad de dicha cuenca. Por otra parte, el cálculo computacional de los momen-
tos de inercia complementa de forma interesante a las expresiones ya mostradas para áreas y
centro de gravedad, cerrando el conjunto de las propiedades de masa que pueden atribuirse al
diseño en planta de la cuenca.
En su expresión matemática, los valores que buscamos responden a las formulaciones
Z Z Z Z Z Z
Ix0 = y 02 dxdy Iy0 = x02 dxdy Ix0 y0 = y 0 x0 dxdy (4.6)

Partiendo del conocimiento de los vértices, lo anterior se puede expresar de la forma


******************

Parámetros de forma
A excepción de la elipse equivalente, cuya construcción y significado se analizarán de modo
detallado con posterioridad, los parámetros y atributos de forma que se pueden asociar a una
cuenca dada son todos ellos de corte clásico, basados en sencillas formulaciones a partir de
factores también sencillos. Estos factores, tales como áreas o perı́metros, cuyo cálculo ya ha
sido tratado en las condiciones de trabajo actuales y a partir de las formas existentes para la
representación de las cuencas, pasan a formar parte de las expresiones de dichos parámetros
de forma, no existiendo dificultad alguna ni debiendo realizarse ningún tipo de adaptación
sobre su forma clásica.
Entre estos parámetros están los sobradamente conocidos por todos como rectángulo equi-
valente, ı́ndice de compacidad de Gravelius, elongación media de la cuenca, etc., cuyas for-
mulaciones no se recogen aquı́ por considerarse irrelevantes a efectos del desarrollo global del
texto.
Respecto a estos parámetros, es adecuado comentar que resulta conveniente dar uso a
los mismos en la justa medida que éstos merecen, especialmente considerando la muchas
veces ausente relación de sus valores con otros factores hidrológicos y las nuevas prestaciones
que pueden obtenerse del MDT a través de otros valores más actuales. El empleo de estos
parámetros de forma generalmente se asocia únicamente a un afán de descripción de la cuenca
— también importante, no cabe duda — y a algunas formulaciones estadı́sticas que, por medio
de regresiones, asocian valores de caudales punta o factores similares a los valores de dichos
164 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

parámetros. Estas últimas, por otra parte, siendo habituales en unas zonas geográficas, no lo
son tanto en otras, con lo que su relativa utilidad se diluye con dicha circunstancia.
Como iremos comprobando a medida que avance el capı́tulo, la mayor cantidad de infor-
mación de la que ahora disponemos acerca de la cuenca gracias al empleo del MDT, hace
conveniente el buscar parámetros más complejos que los clásicos, aprovechando en mayor me-
dida dicha información y generando elementos de tipo numérico o gráfico con una riqueza
conceptual mayor y una relación más intensa y justificada frente a los aspectos hidrológicos
de la propia cuenca.

Pendiente

La pendiente representa el primer factor caracterizador de la cuenca al que el uso de


cartografı́a digital va a modificar notablemente. Detrás de la simpleza asociada a este concepto,
el trabajo con mapas clásicos para la obtención de este parámetro relativo a una cuenca no
era tarea sencilla, al menos en lo que a su cálculo directo se refiere, por lo que generalmente
se hacı́a uso de otra serie de formulaciones que, provenientes de desarrollos teóricos previos,
permitı́an su cómputo a partir de otros de valores cuya medición sobre el mapa resultaba más
asequible.
Una de dichas formulaciones utilizada con frecuencia es la recogida en la expresión

L
S= (4.7)
∆H
donde ∆H es la diferencia de alturas entre el punto mas elevado de la cuenca y el punto de
salida, y L es la separación hidrológica entre ambos puntos, es decir, la longitud de la cuenca,
parámetro que se analizará más adelante con mayor detalle.
En realidad, se puede ver que la pendiente de la cuenca se considera como la pendiente
del trayecto hidrológico mas largo posible dentro de la misma, con lo cual muchos aspectos
relacionados con la pendiente a escala global de la cuenca no quedan reflejados con la suficiente
corrección.
El conocimiento, con mayor o menor resolución — aunque siempre en un orden de magnitud
superior al que podı́a disponerse en el trabajo con un mapa clásico — del terreno sobre el que
se sitúa la cuenca, permite prescindir de formulaciones accesorias y simplemente calcular la
pendiente media de la cuenca realizando una media de las pendientes en cada una de las celdas
de la misma. De este modo, la precisión de lo calculado, aunque ligada a la resolución y calidad
del MDT empleado, será mayor y, sobre todo, se referirá a un parámetro con un significado
fı́sico más genuino al no derivar de expresiones otras que las propias de cálculo de la pendiente
en cada celda.
Ası́, la expresión habitual de lo que, sobre la base del MDT, se entiende de forma habitual
como pendiente de la cuenca, no es sino
PN
n=1 γn
γcue = (4.8)
N
siendo N el numero de celdas de la cuenca.

Orientación

En un caso muy similar al anterior, también el empleo de meros conceptos estadı́sticos


nos aporta un método sencillo y muy superior para asignar al conjunto de la cuenca una
orientación dada.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 165

Debe hacerse notar a este respecto, tan sólo que dichos conceptos estadı́sticos deben tomar
en consideración la forma en que dicha orientación quedó recogida en los algoritmos pertinen-
tes, con valores en el rango 0—360 y utilizando un valor arbitrario (comunmente −1), para
indicar la falta de orientación. También es de interés hacer ver que, en muchas ocasiones,
resulta interesante no calcular tan sólo una media aritmética de los valores en las distintas
celdas, sino evaluar la moda de los mismos con el fin de conocer la orientación general de la
cuenca por sus valores más frecuentes, además de establecer comparaciones e interpretaciones
adicionales con dichos resultados.
Por lo demás, las nociones expresadas para el caso de la pendiente pueden adaptarse sin
mayor problema a este parámetro.

Longitud de la cuenca
La longitud como parámetro propio de la cuenca se relaciona con la máxima distancia
existente entre puntos de dicha cuenca, en particular entre el punto de cierre de la misma y
el hidrológicamente más alejado, alejamiento éste que debe medirse tanto en lı́nea recta como
teniendo en cuenta los recorridos de los flujos desde cada celda, perfectamente definidos por
las direcciones de flujo en las mismas.
Esta distancia de flujo desde una celda hasta la salida de la cuenca, además de por su propio
significado, constituye un elemento muy importante de cara a su incorporación en modelos
hidrológicos, en especial a través del cálculo de los tiempos de salida asociados a las distintas
celdas. La necesidad de su conocimiento para la evaluación de factores tan importantes como
el tiempo de concentración de la cuenca, ponen de manifiesto, igualmente, la relevancia de un
cálculo preciso de este valor.
Por todo ello, su explicación detallada es merecedora de un apartado individual que será in-
troducido más adelante en este mismo capı́tulo, no aportándose más detalles en el presente
punto.

Algo sobre la naturaleza fractal de las cuencas


Si bien no con tanta intensidad como en el caso de las redes de drenaje, las cuales por su
propia naturaleza se prestan más a este análisis, la propiedades de tipo fractal de las cuencas,
su dimensión fractal y otros aspectos relacionados, han sido estudiados igualmente con o sin
el apoyo de Modelos Digitales del Terreno.
El estudio de estas propiedades, si bien, de un modo similar a como sucedı́a con las redes
de drenaje, no ha dado lugar a interpretaciones explicitamente hidrológicas de las mismas ni
definiciones de aplicabilidad notable acerca de la relación entre las mismas y el comportamiento
de la cuenca, ha abierto nuevos caminos que sı́ han conducido al desarrollo de otros descriptores
de interés y de utilidad práctica notable.
El objetivo principal en la creación de parámetros de descripción de cuencas no es otro
que el disponer de una serie valores asociados a la cuenca — en particular, a su forma —
, que permitan clasificar la misma de acuerdo con las propiedades que se estime que están
asociadas a dicha forma y, por tanto, a los valores de los parámetros utilizados. Los parámetros
tradicionales de amplio uso y bien conocidos en el entorno hidrológico se basan generalmente
en relaciones entre las magnitudes básicas tales como área o perı́metro de la cuenca. Entre
los anteriores se encuentran el ı́ndice de compacidad de Gravelius, el rectángulo equivalente
y una larga serie de elementos similares presentes con frecuencia en estudios hidrológicos de
todo tipo, y que ya fueron brevemente mencionados algunas lı́neas atrás.
Del análisis de los factores básicos a partir de los cuales se definen estos parámetros de
forma más elaborados, sabemos ya que éstos dependen de la resolución del MDT de partida,
pues ası́ se vio que sucedı́a para el caso de las magnitudes asociadas a cauces y redes de drenaje,
166 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

siendo algunas de ellas muy similares conceptualmente. En particular, las magnitudes de tipo
lı́neal como el perı́metro de la cuenca varı́an ciertamente con la resolución elegida, por lo que es
recomendable su utilización en conjunto con la información relativa a dicha resolución, de cara
a conocer con veracidad la exactitud de los resultados obtenidos posteriormente. Por tanto,
resulta de interés el definir parámetros independientes de la escala considerada, los cuales, a
la par que permiten su cálculo de modo robusto a partir de un MDT con independencia de sus
caracterı́sticas, definan la cuenca y su forma geométrica desde un punto de vista interesante
para el análisis hidrológico de la misma.

Elipse equivalente
Partiendo de las anteriores premisas, una de las propuestas más interesantes para la descrip-
ción de cuencas vertientes es la realizada por Moussa (2003), desarrollando un parámetro de
similar concepción que algunos de los clásicos ya existentes, pero dotado de esa invariabilidad
que lo va a hacer sumamente interesante, especialmente con las interpretaciones hidrológicas
que de él pueden derivarse. Este concepto es lo que denominaremos elipse equivalente.
Entrando en la propia caracterización del parámetro, las propiedades que debe cumplir la
elipse equivalente asociada a una cuenca concreta se resumen en las siguientes.

El centro de la elipse es el centro de gravedad de la cuenca.

Los ejes principales de la cuenca son los ejes principales de inercia de la cuenca.

El área de la elipse es la misma que la de la cuenca.

La relación entre los momentos de inercia mı́nimo y máximo, es la misma en la elipse y


en la cuenca.

Bajo las condiciones anteriores, la construcción de esta elipse se lleva a cabo según lo
siguiente. Los desarrollos teóricos que dan lugar a estos resultados se obvian por razones de
espacio, pudiendo consultarse en cualquier texto al uso sobre este tema.
Por una parte, tomando unos ejes cartesianos x0 e y 0 con centro en el centro de gravedad
de la superficie de la cuenca, se tienen los momentos de inercia ya introducidos en la ecuación
(4.6).
Los momentos de inercia máximo y minimo se obtienen sobre unos ejes centrados también
sobre el centro de gravedad, pero girados un ángulo ω en sentido horario. El valor de este
ángulo viene dado por la expresión

Ix0 y0
tan 2ω = (4.9)
Ix0 − Iy0
Dichos momentos de inercia extremos toman los valores

" 2 #1
2
Ix0 + Iy0 Ix0 + Iy0
Imax = + + Ix20 y0 (4.10)
2 2
" 2 #1
2
Ix0 − Iy0 Ix0 + Iy0
Imin = + + Ix20 y0 (4.11)
2 2

Por otra parte, los valores anteriores para una elipse se obtienen de las expresiones mos-
tradas a continuación.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 167

πa3 b πab3
Imax = ; Imin = (4.12)
4 4
Con el conjunto de estos resultados resulta ya posible el cálculo de los parámetros que defi-
nen la elipse equivalente, sin más que imponer sobre las expresiones anteriores las condiciones
que debe cumplir dicha elipse.
En particular, realizando esta imposición y operando sobre las expresiones obtenidas, se
obtienen para los valores de los semiejes mayor y menor de la elipse respectivamente los valores
"  1 #  
A 1 2 1 A 1 1
a= ; b= Ri 2 (4.13)
π Ri 2 π 2

donde A es el área de la elipse — que, recuérdese, debe ser igual a la de la cuenca —, y Ri


la relación entre los momentos de inercia extremos — que también deben coincidir en ambos
elementos —.
Con estos valores de longitud de los semiejes, junto con el emplazamiento del centro de
gravedad y el ángulo ω, la elipse queda completamente definida.
Asi, una vez que para una cuenca dada se dispone de su elipse equivalente, debemos buscar
en las propiedades de ésta las caracterı́sticas que nos aporten algún tipo de información acerca
de la cuenca desde el punto de vista de su comportamiento hidrológico. En primer lugar, y
considerando la misma como una entidad aislada, sus caracterı́sticas principales — que no son
otras que las que hemos estudiado anteriormente para su propia definición —, sirven como
descriptores de la forma de ésta y, por tanto, de la de la cuenca asociada. La medida de la
elongación de la cuenca, de inmediata relación con el tiempo de respuesta de la misma, se
mide con un parámetro de la forma

E =a+b (4.14)
Por otro lado, si situamos espacialmente tanto la cuenca como la elipse — recordemos que
deben coincidir sus centros de gravedad, pues ésta es una de las condiciones iniciales —, la
relación existente entre ambos elementos puede ser fuente de nueva información. De modo
particular, Moussa propone estudiar la lı́nea que une el centro de gravedad con el punto de
salida de la cuenca y, sobre ésta, la distancia entre dicho punto de salida y la intersección entre
la elipse y la citada lı́nea. Esta distancia entre el borde de la elipse y el punto de salida, que
será positiva si éste se encuentra dentro de la elipse equivalente o negativa en caso contrario,
lleva a la definición de un parámetro de elongación más robusto de la forma

E =a+b+d (4.15)
donde d representa la antedicha distancia.
La utilidad práctica de ambos parámetros de elongación será puesta de manifiesto en pos-
teriores capı́tulos, pues se va a demostrar como parámetro geomorfológico de cierta relevancia
para determinados aspectos ya dentro de la propia modelización hidrológica.
Aunque no forma parte de la interpretación dada por Moussa al concepto de elipse equi-
valente, me parece interesante complementar esta exposición con un aspecto relativo a la
orientación de dicha elipse. Esta orientación, que puede por ejemplo caracterizarse como el
ángulo azimutal del eje mayor, es bien distinta a la orientación de la cuenca que tratamos
algunas páginas atras, pues aquélla se referı́a a la estructura espacial de la cuenca, mientras
que ésta la considera únicamente como una entidad plana y estudia su disposición sobre el pla-
no. No obstante, la orientación de la elipse equivalente se corresponderá en muchas ocasiones
(dependiendo de otros aspectos relativos a la propia forma de la cuenca también cuantificables
168 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

Figura 4.4: Cuenca vertiente y su elipse equivalente asociada (Adaptado de Moussa, 2003).

mediante descriptores clásicos) con la de los cauces principales de la cuenca, y representará,


asimismo, una indicación de la dirección principal de los accidentes geomorfológicos que definen
el terreno de la cuenca.
Esta cualidad de poseer una configuración espacial, en contraste con otros parámetros
como el de rectángulo equivalente — donde dicho rectángulo no tiene una presencia fı́sica ni
una localización concreta —, abre quizás la posibilidad a nuevos análisis que tengan también
en cuenta este hecho.
Aunque muchos otros parámetros y medidas podrı́an derivarse del análisis exhaustivo de
la elipse equivalente, los hasta ahora presentados representan los de mayor interés y los que
verdaderamente guardan una utilidad practica digna de mención. Más adelante, entrados
ya de lleno en los modelos hidrológicos, volveremos brevemente sobre el concepto de elipse
equivalente para hacer un uso avanzado de la información que ésta nos proporciona.

La función ancho de cuenca


En el intento de definir un parámetro que caracterice el comportamiento hidrológico de la
cuenca, la función ancho de cuenca (Bras, 1990) no soló toma en cuenta las caracterı́sticas de
dicha cuenca, sino que se apoya además en las de la red de drenaje que recorre la misma.
Al contrario que los valores que venimos analizando, el ancho de cuenca tiene una natura-
leza distinta, no definiendo un valor concreto para la cuenca sino una función como tal, con
una expresión de la forma

fAN CHO : R −→ N
fAN CHO (x) = número de tramos de cauce a la distancia x (4.16)
donde x es una distancia medida desde el punto de salida. Esta distancia puede ser tanto o
una distancia sobre el cauce como una distancia en linea recta, o bien lo que en su momento
se definió como distancia topológica medida como el numero de tramos diferentes entre dos
puntos dados. Para todos ellos es fácil notar que el empleo de la interpretación en forma de
grafo de la red de drenaje es mas ventajosa que el trabajo sobre su equivalente raster.
La caracterización de la cuenca mediante la función ancho no se lleva a cabo con un valor
único del parámetro, sino con el trazado de la función para los valores de distancia entre 0 y
la longitud de la cuenca — en caso de que se emplee como distancia la distancia hidrológica
—. De modo gráfico, y utilizando la distancia topológica de la red de drenaje, la figura (4.5),
muestra el resultado de aplicar lo anterior sobre la red de drenaje de una cuenca dada.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 169

Figura 4.5: Función ancho de cuenca a partir de distancias topológicas (Adaptado de Bras,1990)

El aspecto de la función, similar en cierto modo a un hidrograma de avenida, nos da una


primera aproximación a la forma que éste puede tener para una tormenta dada sobre la cuenca,
caracterizando ası́ mediante el aspecto de la curva trazada el comportamiento hidrológico
de la cuenca a grandes rasgos. Como veremos cuando en breve estudiemos las distancias y
tiempos de salida — de los cuales esta función ancho de cuenca puede considerarse como una
sencilla introducción —, el concepto es similar en ambos casos, convirtiendo a este conjunto
de parámetros en elementos de sencillo cálculo que nos permiten de un modo rápido y sencillo
la clasificación de las cuencas de acuerdo con los patrones que muestren para la representación
de los mismos.
Tanto las distancias de salida como la propia función ancho tienen interés de cara a la
evaluación de los hidrogramas unitarios, que serán analizados en su momento en próximos
temas. La obtención de los valores que definen la función ancho de cuenca es sencilla tanto a
partir de la representación raster de la cuenca como, particularmenre, a partir de la codificación
en forma de grafo de la red de drenaje siempre que ésta contenga asimismo datos sobre
distancias y longitudes de las aristas.

Otros parámetros

Con lo visto hasta este punto, el desarrollo e introducción de otros parámetros adicionales
no es ya necesario, pues disponemos de una buena caracterización de la cuenca desde diversos
puntos de vista. No obstante, el provecho que hemos extraı́do de la naturaleza raster de la
información original, es decir, de la potencia intrı́nseca de las representaciones cartográficas
que constituyen el núcleo de este libro, puede ampliarse sin más que considerar la propia
naturaleza de estas representaciones.
En algunos de los parámetros anteriores, la mejora aportada por el uso de MDTs y mallas
raster para el cálculo de valores tales como la pendiente o la orientación de la cuenca, sim-
plemente se ha basado en una mejora de la resolución que permitı́a la caracterización global
de la cuenca a partir del estudio de los valores de este parámetro en las distintas celdas, sus
frecuencias, valores medios, etc. Esta forma de sacar partido al formato cartográfico que em-
pleamos puede, sin embargo, extenderse a cualquier otro parámetro, independientemente de
si éste puede tener de modo aislado entidad suficiente como parámetro descriptor propio de la
cuenca. De otro modo, cualquiera de las mallas de datos con las que hemos trabajado hasta
este momento, estudiada en las celdas de la cuenca, va a arrojar algún tipo de información
sobre dicha cuenca, cuya interpretación puede ser altamente descriptiva de la misma.
El mismo MDT, con su información de altura, nos da un claro ejemplo de lo anterior.
Estudiando la altura media de la cuenca y sus valores de desviación tı́pica, por ejemplo,
obtendremos un descriptor interesante de lo escarpado que es el terreno de la cuenca. Una
curva hipsográfica, parámetro clásico de primera lı́nea para la caracterización de una cuenca
170 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

vertiente, no es sino una curva de frecuencias acumuladas, y ésta puede obtenerse de modo
casi inmediato con los datos del MDT mediante un algoritmo prácticamente obvio.
Aplicando estas ideas a otras mallas (direcciones de flujo, ı́ndice topográfico, área acumu-
lada. . . ), podemos tener ante nosotros un número muy extenso de enfoques que van a dar
buena cuenta de las caracterı́sticas de la cuenca y todas sus distintas cualidades.
Clásicamente, por ejemplo, se consideraba poco representativo el dato de pendiente media
de la cuenca estimado mediante, la pendiente del cauce principal, por lo que se empleaban
conjuntamente otros descriptores de la pendiente tales como una curva de frecuencia de la
misma dentro de la cuenca, calculada a partir de las mediciones en una serie de puntos arbi-
trarios de la misma. Las posibilidades que abre el empleo de un MDT, permitiendo tomar no
una serie de puntos, sino la totalidad de ellos para realizar el antedicho análisis de frecuencia,
suponen una gran ventaja en la evaluación de parámetros clásicos, ası́ como en el desarrollo de
nuevos factores de similar interpretación pero con caracterı́sticas más ventajosas desde muchos
puntos de vista.
Es interesante que el lector trabaje sobre este tema buscando los significados de las mag-
nitudes que según lo anterior puedan derivarse de las mallas definidas en el texto — o incluso
de algunas nuevas mallas derivadas de las anteriores —, pues éste será un ejercicio que ayu-
dará notablemente a la comprensión de la filosofı́a que reside en el análisis computacional de
los datos que vamos progresivamente obteniendo, y que se plasmará de modo definitivo y muy
tangible sobre los modelos hidrológicos a exponer en próximos capı́tulos.

4.3.3. Distancias y tiempos de salida para las distintas celdas de la cuenca


Como ya se introdujo brevemente algunas páginas atrás, el estudio de las distancias re-
corridas por cada punto en su recorrido a través de la cuenca guarda notable importancia
para diversos aspectos hidrológicos que merecen una cierta atención preferente dentro de este
texto. El estudio de dichas distancias, no sólo para celdas concretas, sino también como valores
medios de las mismas o sus distribuciones relativas, suponen una información de primer orden
asociada a la morfologı́a de la cuenca y, más interesante aún, al comportamiento hidrológico
de ésta derivado de dicha morfologı́a.
A esto debe sumarse el hecho de que la adición posterior de formulaciones complementarias
con un componente fuertemente hidráulico y el concurso otra serie de datos permiten convertir
los valores referentes a distancias de salida en tiempos de recorrido, abriendo ası́ una nueva
perspectiva sobre la respuesta hidrológica tanto global como local de la cuenca.
La información de la que disponemos acerca de la superficie de la cuenca, aprovechando la
caracterización tridimensional de la misma y el detalle de ésta, permite precisar con suficiente
resolución los distintos aspectos que definen esa relación entre la forma y comportamiento
de la unidad hidrográfica considerada, profundizándose ası́ en el conocimiento de los proce-
sos hidrológicos que sobre ella tienen lugar desde un nuevo punto de vista. Mientras que los
parámetros presentados hasta el momento tienen en consideración la cuenca como una estruc-
tura plana — ası́ es el polı́gono que define a dicha cuenca según lo definimos — o bien utilizan
la altura con cáracter puntual, la cuenca es una estructura espacial cuyas cualidades desde el
punto de vista hidrológico están igualmente influidas por las tres dimensiones de la misma. El
estudio de todas ellas de modo conjunto, haciendo posible esa importante visión adicional de
la cuenca, se ve materializado en el análisis del parámetro que se desarrolla en este punto.
La ejecución de este análisis, para el que es necesaria la completa información altitudinal
de los puntos que componen la cuenca, nos obliga a regresar a la definición original de la
misma en formato raster, siendo ası́ como se ponen de manifiesto las ventajas de cada formato
de almacenamiento que para la caracterización fı́sica de dicha cuenca en su momento elegimos.
Podemos decir, de modo resumido, que el estudio de distancias en el seno de la cuenca es
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 171

también un parámetro de forma de la misma, aunque, sin ninguna duda, reflejo de un análisis
más profundo e intenso y con derivaciones notables sobre diversos aspectos hidrológicos que
paulatinamente iremos presentando.
En este apartado, todos los anteriores aspectos serán estudiados desde el punto de vista
conceptual, pues su relativa novedad — o al menos la novedad en las capacidades que de su
actual resolución pueden derivarse — hacen recomendable el tratar explı́citamente la inter-
pretación de valores empleados y obtenidos. Por supuesto, lo anterior se acompañará de las
formulaciones y algoritmos correspondientes que sirven para una aplicación directa y un mejor
desarrollo de la base teórica antedicha.
El objetivo del trabajo en este punto vamos a materializarlo, como ya es habitual, en la
elaboración de una nueva malla regular de valores, los cuales en este caso serán las distancias
— o tiempos — recorridas por el flujo generado en cada celda en su trayecto aguas abajo
hasta el punto de cierre de la cuenca.
La ya citada cualidad de la cuenca como entidad espacial tridimensional, junto con las
ventajas asociadas al estudio de las mismas en este sentido sobre la potente base del MDT,
pueden ponerse de manifiesto antes de entrar en la formulación directa de algoritmos y la
exposición de conceptos, mediante un pequeño ((experimento)) que, a buen seguro, va a servir
para ir comprendiendo la manera en que estos análisis, en apariencia de mera clasificación,
son fieles indicadores del comportamiento final de la cuenca desde el punto de vista de la
hidrologı́a en su más puro sentido.

Figura 4.6: Cuenca original y modificada para variar la distribución de tiempos de salida. La respuesta
y comportamiento hidrológico de ambas es distinto, pese a compartir valores de otros parámetros de
forma.

Para ello, se lleva a cabo sobre la base de un MDT — en este caso, por simplicidad, se
ha trabajado con una cuenca semicircular creada a partir de una formulación puramente ma-
temática — una modificación de alturas en algunas de sus celdas, aumentando o disminuyendo
elevaciones en diversas zonas, de tal modo que los recorridos del flujo desde estas zonas se vean
modificados con respecto a los existentes en el MDT original. Por supuesto, la modificación se
realiza de forma que los lı́mites de la cuenca no se vean modificados, actuando sobre puntos
interiores. Asimismo, realizada esta acción, otros parámetros de forma no ven apenas modifi-
cados sus valores, reflejando desde ese punto de vista dos cuencas prácticamente idénticas. La
imagen (4.6) muestra vistas en relieve de ambas cuencas, tanto original como modificada1 .
1
Para el lector más inquieto, algunos comentarios acerca de cómo se ha desarrollado esta modificación. A
pesar de que se comentó que los formatos de imágenes en escala de grises no son correctos para el almacenamiento
de MDTs, sı́ que pueden ser empleados para experiencias como éstas donde la precisión en las resoluciones pasa
a un segundo plano, abriendo ası́ todo un enorme abanico de posibilidades gracias a las infinitas funcionalidades
de los programas de tratamiento digital de imágenes. Con un programa tal como GIMP (disponible en www.-
gimp.org) puede emplear filtros y otros elementos para alterar MDTs almacenados como imágenes y estudiar las
consecuencias de ello sobre aspectos hidrológicos, utilizando con posterioridad las aplicaciones que se describen
en el anexo correspondiente.
172 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

Figura 4.7: Variación en las distribuciones de frecuencias de los tiempos de salida al modificar inter-
namente la cuenca. A la izquierda, cuenca original. A la derecha, cuenca modificada.

El cálculo de las distancias de salida, convertidas en este caso en tiempos de salida — en


breve se verá como llevar esto a cabo —, arroja sin embargo resultados muy distintos. Si se
representa una curva de frecuencia de los valores obtenidos, su aspecto para la misma cuenca
sobre los distintos MDTs es bien distinta, como queda reflejado en la figura (4.7). Aunque se
trata de un tema que será analizado en un capı́tulo posterior, es probable que el lector haya
intuido ya la similitud de estas curvas de frecuencia — especialmente la segunda de ellas, por
no estar asociada a una cuenca tan ((artificial)) — con las formas habituales de un hidrograma.
Asumiendo esta relación — completamente cierta, por otra parte—, entre distancias de salida
y variación de caudal en la salida de la cuenca, resulta obvio que la configuración interna
de la cuenca de la que estas distancias nos informan se encuentra ı́ntimamente ligada con el
comportamiento y la respuesta hidrológica de la cuenca ante los eventos de precipitación que
sobre ella tengan lugar. Por tanto, el interés por este parámetro y por su significado queda
perfectamente justificado en este punto, dándole la importancia que merece como caracteriza-
dor completo de la cuenca tanto fı́sicamente como desde el punto de vista de su actividad en
el ciclo hidrológico.
Veremos más adelante algún otro ejemplo de las diferencias existentes entre estos dos
MDTS — original y modificado —, que pese a mantener los mismos valores de los parámetros
más clásicos ya estudiados, representan entidades distintas respecto a su comportamiento
hidrológico.

Distancias
Comprobada la importancia de la distancia de flujo como factor a utilizar en el análisis
hidrológico, y habiendo quedado introducida la relación entre ésta y otra serie de elementos que
con posterioridad serán analizados en mayor detalle, es momento de entrar en la metodologı́a
que permite el cálculo y evaluación de dicha distancia. Una vez más, como para todo análisis
que se encuentre relacionado en alguna medida con el flujo de agua a través de la propia
cuenca, resultan básicas como elemento de partida las direcciones de flujo en cada celda.
Con éstas, el seguimiento del flujo desde cada una de ellas hasta la celda de cierre de la
cuenca nos señalará un recorrido entre celdas que, de modo sencillo, podemos medir disponien-
do de ese modo de la distancia buscada para cada una. También una vez más, la formulación
explicita de estos conceptos y la elaboración de algoritmos asociados puede realizarse en con-
diciones ventajosas a través de expresiones recursivas, teniendo en cuenta que, denominando
fDIST (i, j) a la función que da la distancia recorrida desde la celda (i, j) hasta la salida, se
cumple

Pruebe y experimente con estas acciones. Además de ser muy instructivo, es algo tremendamente divertido y
supone una nueva manera de entender los MDTs como tales y las aplicaciones que trabajan sobre los mismos.
Intente adjudicar una interpretación hidrológica a las modificaciones que haga y a los resultados obtenidos
sobre ellas.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 173

p
fDIST (i, j) = fDIST (i + m, j + n) + g m2 + n2 (4.17)
donde g es el tamaño de celda y (i + m, j + n) es la celda sobre la que vierte (i, j).
La consideración de una única celda como receptora del flujo desde (i, j) nos indica que,
como es sencillo advertir, el razonamiento anterior se encuentra basado sobre la metodologı́a
del D8 y que, como viene siendo habitual, sólo se trata de un razonamiento completo si se
aplica este método, debiendo precisarse su significado a la hora de utilizar uno distinto.
A medida que nos acercamos, no obstante, a las formulaciones más hidrológicas y tratamos
de dar un sentido distinto del mero análisis del terreno a los resultados que vamos obteniendo,
este método del D8 que ya era por sı́ mismo el eje principal de todas las formulaciones rela-
cionadas con la dirección de flujo, se va haciendo aún mas preponderante. La simplicidad y
eficacia de los algoritmos que derivan del mismo, sólo ensombrecidas por la mayor imprecisión
que el método en sı́ conlleva, se ve favorecida al emplear sus resultados en conceptos con una
cada vez mayor componente hidrológica. Por ello, las nuevas formulaciones que van siendo ex-
plicadas en éste y lo serán en sucesivos capı́tulos, cada vez van a basarse más exclusivamente en
los conceptos del D8, quedando su aplicación en conjunto con otros métodos como un ejercicio
práctico para el lector. La interpretación de los resultados cuando se contempla el uso de uno
de dichos otros métodos, aunque paulatinamente con menor relevancia, se comentará siempre
que se considere necesario.
En el caso que ahora nos ocupa, el empleo de un algoritmo de tipo MFD, resultando en un
desplazamiento desde cada celda a un número más elevado de celdas circundantes, da lugar
a otros tantos recorridos aguas abajo y sus correspondientes distancias y tiempos asociados.
Este hecho hace desaparecer el sentido de trabajar sobre una malla de distancias, pues para
cada celda de la misma debieran recogerse más de un valor, en particular tantos como celdas
distintas reciban el flujo existente en ella.
A efectos del resultado final, y considerando la implicación hidrológica ya mostrada de este
parámetro, la precisión aportada por otros método distintos del D8 no supone una diferencia de
precisión relevante. Los diversos recorridos desde cada celda son altamente similares siempre,
por lo que, traduciendo las distancias a tiempos y las áreas acumuladas a caudales lı́quidos,
los resultados van a a ser altamente similares. En un sı́mil muy adecuado para este contexto,
vemos que la incorporación de interpretaciones hidrológicas sobre los resultados obtenidos
ejerce un dulce efecto laminador sobre los errores o imprecisiones que pueden achacarse a cada
método, haciendo ası́ que, cada vez con más justificación, la decisión entre los mismos se lleve a
cabo únicamente en virtud de la eficacia y sencillez de sus algoritmos y expresiones asociadas.
Centrándonos, pues, sobre el D8 como metodologı́a base, la expresión en pseudocódigo
con que se cierra el desarrollo de este apartado, queda como sigue. La matriz de distancias se
denota como D. Ejecutando este algoritmo sobre la celda de cierre, las distancias hasta dicha
celda desde todas las restantes de la cuenca quedan definidas en esta matriz.

procedimiento CalcularDistanciaSalida (i,j)


// (i,j) es el punto de cierre
{
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces
{
174 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

D(i+n,j+m)=D(i,j)+ g * SQR(n*n+m*m)
CalcularDistanciaSalida (i+n,j+m)
}
}
}
}
}

Figura 4.8: Representación de una malla de distancias de salida. Los tonos más claros representan
distancias mayores.

El parámetro que ha dado lugar en origen al cálculo de las distancias de flujo, es decir,
la longitud de la cuenca, se calcula con suma sencillez una vez que se conoce la malla de
distancias haciendo uso del algoritmo anterior. Simplemente buscando el mayor valor en la
misma, la celda a la cual corresponda ese valor es la situada hidrológicamente más alejada de
la salida de la cuenca y, por tanto, la que determina la longitud de la misma.
La representación de una malla de distancias de salida se recoge en la figura (4.8)

Tiempos
Conociendo ya las distancias existentes entre las celdas y el punto de salida de la cuenca, y
aplicando la sencilla y por todos conocida relación entre tiempo y distancia t = s/v, podemos
proceder a la transformación de esta última en el primero, de sumo interés para consideraciones
hidrológicas diversas como ya quedó introducido hace algunas lı́neas. La velocidad que nos
permite realizar la conversión anterior es el único parámetro en el que debemos, por tanto,
centrarnos en esta sección, dependiendo de la precisión — y complejidad asociada — a dicha
velocidad, que los valores de tiempo obtenidos sean correspondientemente más precisos — y
complejos sus algoritmos asociados —.
Dos metodologı́as para la estimación de velocidades van a ser analizadas y presentadas:
velocidad constante y velocidad variable en función del flujo acumulado y la pendiente. En
ambos casos se busca como resultado final un valor para cada una de las celdas de la cuenca,
aunque, por ser esta malla constante en el primer caso, no es necesario reflejar dicho valor
en una malla pudiendo emplearse directamente sobre la distancia de cada punto. A la hora
de utilizar la velocidad para crear la malla de tiempos, en el caso de emplear una velocidad
variable, el tiempo de paso entre dos celdas variará a lo largo del recorrido aguas abajo de
cada celda, por lo que debe en primer lugar calcularse la malla de velocidades y después, con
ella, elaborar directamente la de tiempos sin pasar por una malla de distancias intermedia.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 175

En el caso de velocidad constante, simplemente dividiendo la distancia por el valor de dicha


velocidad se obtiene sin necesidad de más operaciones la nueva malla buscada. Ambas formas
de proceder se analizan con el detalle a continuación.
Comenzando por el mucho más sencillo supuesto de velocidad uniforme en todas las celdas
de la cuenca, la forma de operar con la misma ha quedado suficientemente clara con las breves
indicaciones dadas anteriormente. El único aspecto que resta es, pues, calcular dicha velocidad
a emplear, para lo cual debemos recurrir a la longitud de la cuenca como parámetro de base.
Con dicha longitud para el punto mas alejado, si se conociese el tiempo que dicho punto
tarda en recorrer el camino que lo separa del punto de cierre, podrı́amos fácilmente calcular
la velocidad media de su recorrido, la cual bien podrı́a aplicarse como velocidad media del
flujo en la cuenca — siempre, obviamente, con el lógico error que se incorpora al utilizar
una hipótesis tan sumamente simplificadora como la actual —. Pero dicho tiempo no es otro
que el tiempo de concentración, parámetro para el cual existen numerosas formulaciones y
que podemos conocer sin dificultades acudiendo a alguna de las mismas. Habitualmente, la
formula de Kirpich — también conocida como fórmula de California — se utiliza para esta
cometido, siendo su expresión

tc = 0,01947S −0,385 L0,77 (4.18)


donde S es la pendiente media de la cuenca — medida de la forma clásica, esto es, como la
pendiente del curso más largo —, y L la longitud de la cuenca — nuevamente, la del curso
más largo —.
Conociendo tiempo y distancia, el calculo de la velocidad puede darse en este punto por
finalizado.
El aspecto de una malla de tiempos de salida creada según lo anterior, se corresponde
directamente con el de la malla de distancias asociada, pues existe una relación constante
entre ambos parámetros en cada una de las celdas.
Si la hipótesis empleada se considera excesivamente simplista, pueden añadirse algún refi-
namiento a la misma sin necesidad de entrar en cálculos mucho más complejos, diferenciando
en cuanto a su velocidad de flujo las celdas de cauce de las que presentan escurrimiento en
ladera. Acudiendo a la malla de flujo acumulado, se asignará a las celdas que superen un valor
umbral la velocidad calculada según lo expresado anteriormente, tomando para el resto de
celdas un valor inferior. Garrote y Bras proponen la relación

Vcauce
Vladera = (4.19)
k
donde k se sitúa según estos autores en el intervalo de valores 10–15. Esta leve modificación
supone una mejora conceptual y de precisión para el cálculo de tiempos, y su empleo es
relativamente habitual para evitar la suposición de una velocidad homógenea en la totalidad
de las zonas de la cuenca independientemente de sus caracterı́sticas.
El verdadero aumento de precisión — y de fidelidad para con el proceso real modelizado
— se consigue, no obstante, teniendo en cuenta algunos parámetros más de los que entran
a formar parte del fenómeno de escurrimiento y desplazamiento del flujo, aparte de los ya
considerados.
En primer lugar, la idea introducida anteriormente de caracterizar de modo diferente las
zonas de cauce de aquellas sin flujo encauzado — léase, con poco flujo acumulado — parece un
primer paso a llevar a cabo. El umbral a emplear, sin embargo, no tiene una finalidad similar a
la que veı́amos en el caso de la propia definición de cauces y, consecuentemente, puede basarse
en diferentes conceptos y simplificarse su elección.
Por ejemplo, Huggins y Burney (1982) consideran que el flujo en ladera no encauzado
tan sólo puede darse durante los primeros 100 metros. Si empleamos una hipotética cuenca
176 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

vertiente semicircular con ese radio, se tiene un resultado de aproximadamente 1,8 hectáreas,
valor que, aceptando lo anterior, puede utilizarse como divisor entre los dos tipos de flujo
considerados.
Desde este punto, debemos ahora formular un método para calcular la velocidad teniendo
en cuenta que en las celdas a partir de ese umbral el flujo está canalizado — aplicando, por
tanto, las ecuaciones de la hidráulica relativas a ese hipotético canal de flujo — y que en las
restantes el tipo de flujo es en ladera.
Para este primer caso, la velocidad del flujo estará en relación directa con el caudal que
conforme dicho flujo canalizado a través de una ecuación como la bien conocida de Manning
según la cual

1 S 1/2 A5/3
Q= (4.20)
n P 2/3
Por ello, el conocimiento de este caudal circulante debe ser un paso previo a la estima-
ción de la velocidad, pues es requisito en la anterior expresión. La exposición detallada de
metodologı́as para ello es parte del núcleo de la siguiente sección del libro, por lo que no se
profundizará excesivamente en este aspecto, simplemente indicando una aproximación posible
— aunque la mas habitual y extendida — que nos permita disponer de valores aproxima-
dos de caudal para el cálculo de la velocidad. Los detalles acerca de la misma, ası́ como de
otros planteamientos de similar ı́ndole, quedan recogidos en un posterior apartado y podrán
ser implementados en lo aquı́ expuesto de igual modo una vez sean desarrollados en mayor
profundidad.
Suponiendo que se dispone de valores de intensidad de precipitación neta en cada celda
—este hecho será también en su momento analizado —, pueden convertirse estos valores en
caudales aplicando la ecuación

Q = i · g2 (4.21)

donde g es el lado de la celda — por tanto g 2 es el área de la misma — y i es la intensidad de


escorrentı́a en ella.
Del mismo modo que podemos calcular las áreas de flujo acumulado, si hacemos uso de una
nueva matriz que contenga los caudales evaluados en virtud de la anterior expresión, podemos
sencillamente calcular el caudal acumulado en cada celda, esto es, el caudal que entra en la
misma y que debemos llevar a nuestra formula para el cálculo de velocidades (Al–Smadi, 1998).
Los restantes parámetros de la fórmula tales como perı́metro mojado o área de la sección se
calculan suponiendo una forma del canal, por regla general triangular. La pendiente a utilizar
puede obtenerse, naturalmente, como la pendiente en la propia celda, o bien la pendiente en
la dirección de flujo según los principios en que se basa la propia metodologı́a del D8 .
Con estos parámetros, se sustituyen sus expresiones en la expresión de Manning, quedando
ası́ una ecuación con el calado y como única incógnita, la cual puede resolverse de modo sencillo
mediante algún método numérico habitual. Una vez el calado es conocido, el área de la sección
puede calcularse, y con ella la velocidad buscada según la bien conocida expresión

Q
V = (4.22)
A
En el caso de flujo en ladera en aquellas celdas que no superen el umbral establecido de
área aportante, la velocidad puede obtenerse combinando la formula de Manning presentada
en (4.20) con una aproximación al proceso mediante la teorı́a de onda cinemática. Siguiendo
a Overton y Meadows (1976), el calado puede tomar la expresión
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 177

n·i·x
y= √ (4.23)
S
donde n es el número de Manning y x la distancia recorrida sobre el plano de flujo. Esta
última se estima como la distancia desde la celda de borde mas cercana — es decir, una celda
sobre la que no viertan otras y su flujo acumulado sea igual a g 2 —, o bien, simplificando
más, suponiendo una cuenca semicircular y, con el valor de área acumulada a, calculando el
radio de ésta que será el valor a considerar como distancia de flujo x. En un próximo apartado
se tratará mas en detalle el cálculo exacto de esta distancia hacia la cabecera del flujo aguas
arriba.
Es decir,
r
2a
x= (4.24)
π
Llevando (4.23) a (4.20), se llega a la ecuación

(i · x)0,4 S 0,3
V = (4.25)
n0,6
la cual nos permite ya disponer de un valor de velocidad también para estas celdas con flujo
en ladera.
De este modo, todas las celdas de la malla, de una u otra forma, tienen ya una velocidad
asociada particular, estimada en base a sus propias caracterı́sticas. Con los anteriores elementos
y la metodologı́a que brevemente se ha apuntado, la creación de una malla de velocidades puede
llevarse a cabo sin mayores dificultades, siendo ésta ya utilizable para el cálculo de tiempos
de salida, destino final al que pretendemos llegar con este análisis.
La formulación global presentada hasta este punto constituye sólo una posible forma de
hacer frente a la evaluación de una malla de velocidades apta para su aplicación en el cálculo de
tiempos de salida. Otras muchas alternativas pueden plantearse a este respecto, tantas como
diferentes planteamientos hidráulicos o consideraciones fı́sicas puedan asumirse, por lo que la
solución presentada no es sino un representante — habitual, eso sı́ — de ese conjunto de solu-
ciones. El objetivo de este apartado no es el de presentar una formulación de modo categórico,
sino poner de manifiesto las dos tendencias genéricas — empleo de velocidad constante o de
una malla de velocidades variables —, de tal modo que con las metodologı́as de aplicación
sobre las que éstas se sustentan, cada cual pueda con conocimiento de causa construir sus
propios modelos o aplicar los que considere más oportunos y precisos.
Más aún, uno de los objetivos principales no es sino la comparación efectiva entre la
hipótesis de velocidad constante — aplicable de modo aproximado en el caso clásico de emplear
cartografı́a en papel — y la de velocidad variable — sólo empleable sobre la base de un MDT
—, poniendo de manifiesto las diferencias ventajosas que surgen en este aspecto del uso de
cartografı́a digital y que se verán directamente reflejadas también en posteriores apartados.
La presentación de los algoritmos básicos a este respecto es sin duda el componente esencial
del apartado, por encima de formulaciones particulares en todo caso.
Ası́ pues, una vez se dispone de la malla de velocidades, con independencia del método
utilizado para su confección, basta modificar el algoritmo que se presentó para la evaluación de
la malla de distancias y utilizar una formulación como la mostrada a continuación para crear
la malla de tiempos de salida que buscamos. La malla de tiempos se denota en esta ocasión
como T, siendo V la correspondiente a las velocidades.

procedimiento CalcularTiempoSalida (i,j)


// (i,j) es el punto de cierre
178 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

{
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces
{
velocidad = (V(i,j)+V(i+n,j+m))/2
T(i+n,j+m)=T(i,j)+ (g * SQR(n*n+m*m)/ velocidad)
CalcularTiempoSalida (i+n,j+m)
}
}
}
}
}

Puesto que el recorrido entre celdas se hace entre los centros de éstas, se recorre la mitad
de la celda origen y la mitad de la celda destino, lo cual justifica la utilización de una velocidad
media como la propuesta en la formulación anterior.
Como puede observarse en la figura (4.9), el aspecto de una malla de tiempos de salida
con velocidad variable difiere notablemente del aspecto para su malla de distancias asociadas,
debido a la relación variable que existe entre ambos parámetros en cada celda.

Figura 4.9: Representación de una malla de tiempos de salida con velocidad variable. Los tonos más
claros representan tiempos mayores.

Una alternativa más sencilla a todo lo anterior, tanto en concepto como en su aplicación,
pero manteniendo el empleo de velocidad variable, se basa en la consideración de la propia
fórmula de Kirpich para el tiempo de concentración, aplicando la misma a cada celda de la
cuenca. El tiempo ası́ obtenido es el tiempo de salida de la celda, es decir, directamente el
valor que buscamos para formar la malla de tiempos. Como longitud de flujo para la fórmula
se utiliza la distancia de salida desde dicha celda, y la pendiente media del cauce se evalúa
con la diferencia de cotas entre la celda y el punto de salida, además de la propia distancia.
Sin entrar en un planteamiento con una componente hidráulica tan fuerte como el anterior,
se tiene de este modo una aproximación mas realista que en el caso de velocidad constante, al
considerar de modo particular las condiciones de cada celda y su recorrido aguas abajo.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 179

Nótese que al aplicar una hipótesis de velocidad constante — y también en esta última
formulación que se acaba de comentar — hacı́amos uso para el cálculo de ésta del tiempo de
concentración calculado mediante una formula cualquiera para el mismo, de tal modo que el
tiempo de recorrido para el punto hidrológicamente más alejado era precisamente igual a dicho
tiempo de concentración. En el caso de velocidad variable, no hemos necesitado recurrir a dicho
parámetro, pero sobre la malla de tiempos calculada, teóricamente el tiempo más elevado se
corresponde con el concepto de tiempo de concentración de la cuenca. Esto nos aporta una
nueva metodologı́a con una base fı́sica para la estimación de este importante parámetro, al
mismo tiempo que, en conjunto con las propias fórmulas para la determinación del mismo,
constituye un elemento de comprobación de sumo interés para la calibración de los elementos
que se emplean en la estimación de velocidades de flujo en las distintas celdas de la malla.

Parámetros de forma derivados


Las distancias y tiempos de salida considerados como parámetros en ı́ntima relación con
la forma y configuración interna de la cuenca, además de su implicación en el cálculo de otros
parámetros hidrológicos como ya se ha visto y se verá con más detalle en sucesivos capı́tulos,
pueden servir para la estimación de interesantes parámetros de forma de la cuenca, los cuales,
por la diferente naturaleza de la información recogida en dichas distancias y tiempos en relación
con otros parámetros básicos utilizados, también serán de ı́ndole distinta a los parámetros de
forma hasta ahora presentados.
De ellos, se van a introducir dos genéricos que dan buena idea de esta nueva perspectiva
de la que venimos hablando en relación a la utilización de estos valores, en este caso con
particular interés en las distancias.
Considérese una malla de distancias de flujo desde cada celda a la celda de salida — la
cual denotaremos como (Sfil , Scol ) — y aplı́quese a cada una de ellas la función

fSIN : M × N −→ R

fDIST (i, j)
fSIN (i, j) = p (4.26)
(i − Sfil )2 + (j − Scol )2
Recordando los conceptos relativos a cauces, la anterior definición no es sino la de la
sinuosidad del recorrido que desde cada celda va aguas abajo hasta la celda de salida. Este
concepto, que en su momento era utilizado para el caso de los cauces, ahora puede aplicarse
a cada uno de los flujos de agua, independientemente de si estos tiene entidad o no para ser
considerados cauces. Es de interés recalcar que entonces las distancias se calculaban utilizando
los puntos de cabecera y definiendo explı́citamente el trazado de cada recorrido, mientras que
en este caso, y puesto que todas las celdas de la cuenca se consideran como tales puntos de
cabecera, la introducción de algoritmos más eficaces es necesaria y fuerza a la consideración
de un planteamiento distinto.
De cualquier modo, y más allá del interés de la propia sinuosidad de un único trazado,
definamos una sinuosidad global de la cuenca con la expresión

fSIN (i, j)g 2


P
τ= ; ∀(i, j) ∈ C (4.27)
A
siendo C el conjunto de celdas que pertenecen a la cuenca.
El significado fı́sico de este parámetro se puede apreciar rápidamente si recurrimos de nuevo
a la comparación entre los MDTs original y modificado que se presentaron al principio de este
apartado. Mientras que para el primero de ellos el valor de la sinuosidad de cuenca es τ ≈ 1
— pues los recorridos en una cuenca semicircular circular son lo más directos posibles —, en
180 CAPÍTULO 4. CUENCAS VERTIENTES

el segundo caso, donde la modificación introducida obliga al agua a ((dar más rodeos)) antes
de llegar al cierre de la cuenca, el valor de sinuosidad es de τ = 1, 85. Es claro, por tanto,
y como parece lógico dada la formulación establecida, que la sinuosidad guarda abundante
información acerca del comportamiento hidrológico de la cuenca, en particular acerca de cuan
((dı́recto)) se desplaza el flujo desde las distintas zonas de la cuenca hasta su punto de cierre.
Una interpretación similar recordemos que se asocia también a la forma plana de la cuenca,
donde las formas circulares muestran una eficacia mayor en desalojar el flujo que las alargadas
o fusiformes. La combinación de ambos parámetros es, naturalmente, de gran interés para
definir con notable justificación la naturaleza de la cuenca en este sentido.
En esa misma linea, definamos un segundo parámetro de forma de la cuenca, que evalua-
remos según la expresión

fDIST (i, j) · g 2
P
χ= ; ∀(i, j) ∈ C (4.28)
A
Este nuevo factor no es sino una media de las distancias recorridas desde cada celda,
por lo que, en principio, resulta de poca información pues es por completo dependiente de
las dimensiones de la cuenca. Dividiendo lo anterior entre el área de la misma, obtendremos
un parámetro de mayor aplicabilidad que nos podrá permitir establecer comparaciones entre
diversas cuencas.

fDIST (i, j) · g 2
P
χ= ; ∀(i, j) ∈ C (4.29)
A2
De igual modo que con el factor de sinuosidad de cuenca τ anteriormente definido, el
significado fı́sico de este nuevo valor guarda un relación directa con la eficacia de la cuenca
para la evacuación del flujo en ella generado.
Como puede verse, la combinación de éstos y otros parámetros de forma, ası́ como otros
factores asociados a la geometrı́a de la cuenca permite, llegados a este punto, caracterizar
por completo la misma y disponer de los valores necesarios para acometer definitivamente
el planteamiento de modelos hidrológicos completos con los que ir alcanzando los verdaderos
objetivos del estudio que iniciamos al comienzo de la obra.

4.3.4. Tiempos y distancias a cabecera


En la ecuación (4.23), hacia aparición el parámetro x de distancia sobre la lı́nea de flujo,
el cual se dijo que podı́a asimilarse a la distancia entre la celda analizada y la cabecera del
flujo que llega a la misma. Una vez que se conocen los mecanismos e ideas para el cálculo
de los tiempos y distancias de salida, y puesto que existe gran similitud, puede abordarse
una definición más detallada de dicha distancia a cabecera y la formulación de las pertinentes
formulaciones al respecto.
La creación de una malla de distancias a cabecera, objetivo de este apartado, nos per-
mitirá, al igual que la malla de tiempos de salida, su utilización posterior en otros aspectos
hidrológicos, como en su momento analizaremos.
Puesto que existe una relación estrecha entre tiempos y distancias de salida, y dicha relación
se mantiene de igual modo en el caso de ser medidas hacia la cabecera — aguas arriba — en
lugar de hacia el punto de salida de la cuenca — aguas abajo —, únicamente se desarrollarán
los aspectos relativos a las distancias, entendiéndose que la conversión de éstas en tiempos
puede llevarse a cabo en virtud de lo ya explicado en el apartado precedente. De modo similar
al caso anterior, para el cálculo de una malla de distancias únicamente resultará necesario el
propio MDT, mientras que en el caso de tiempos éste deberá complementarse con una malla
de velocidades, siendo este primer caso, como ya se ha dicho, el que será aquı́ tratado.
4.3. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS VERTIENTES 181

Figura 4.10: Representación de una malla de distancias a cabecera. Las tonalidades claras indican
mayor distancia.

Trabajando pues sobre el MDT, y denotando como tcab


i,j el tiempo a cabecera de la celda
(i, j), se tiene que

p
tcab cab
i,j = máx(ti+m,j+n + n2 + m2 )
n, m = −1, 0, 1 (i + m, j + n) vierte sobre (i, j) (4.30)

es decir, el máximo entre las distancias de las celdas aportantes a la celda problema, más la
propia distancia a dicha celda.
La adición de una condición de inicio en el que se exprese el valor de tcab sin referencia
a otras celdas, permitirá el establecimiento de una formulación recursiva, actuando como
finalizador de la recursión. Esta condición no es otra que

tcab
i,j = 0 (4.31)
para las celdas (i, j) que sean ellas mismas de cabecera, es decir, aquellas que no reciban
ningún tipo de flujo.
Con todo lo anterior, las ideas principales desarrolladas se plasman sobre el siguiente
algoritmo, el cual, como ya es habitual, permite mediante su utilización sobre la celda de
cierre de la cuenca el cálculo de la malla buscada. La matriz de distancias se denota como D.

funcion CalcularDistanciaACabecera(i,j)
{
distanciaMax=0
desde n=-1 hasta n=1
{
desde m=-1 hasta m=1
{
si no (n=0 y m=0) entonces
{
si (i+n,j+m) vierte sobre (i+j) entonces
{
distancia = CalcularDistanciaCabecera(i+m,j+n) +
+ SQR(n*n+m*m)
distanciaMax=max(distanciaMax, distancia)
}
}
}
}

D(i,j) = distanciaMax

devolver distanciaMax
}
La figura (4.10) recoge el aspecto de una malla de distancias a cabecera obtenida según lo
anterior. La representación de la malla se presenta con escala logarı́timica para potenciar la
información que de la misma puede obtenerse. Nótese lo fácil que resulta sobre esta malla la
localización de los cauces — con distancias elevadas y en tonalidad clara — y las cumbres y
crestas — con distancia corta o nula y en color negro —.
Como resulta lógico, el valor máximo de distancia a cabecera debe coincidir con el va-
lor máximo obtenido en la malla de tiempos de salida, no ocurriendo esto mismo con otros
parámetros de tipo estadı́stico que de ambas mallas puedan derivarse. Esta última circunstan-
cia puede comprobarse simplemente por el hecho de que la representación logarı́tmica arroje
una mayor información visual de la malla de tiempos a cabecera, lo cual no ocurrı́a en el caso
de la correspondiente a tiempos de salida.

Ejercicios y cuestiones propuestas


1. Elaborar un algoritmo para el cálculo de la curva hipsográfica de una cuenca dada.
2. Una propuesta distinta para obtener la pendiente media de una cuenca consiste en el cálculo de
la media de pendiente de todos los recorridos entre cada celda y el punto de salida. Escriba un
algoritmo para llevar a cabo dicho cálculo.
3. Se define la altura de cuenca como la diferencia de elevación entre el punto de cierre de la misma
y la mayor cota aguas arriba del mismo. Plantear un algoritmo para el cálculo de una malla de
alturas de cuenca.
4. Se define la altura relativa como la diferencia entre la altura media de la cuenca vertiente a una
celda dada y la altura de dicha celda. Elabóre un algoritmo para la obtención de una malla de
datos de este valor y desarrolle una interpretación hidrológica del mismo.
5. Elaborar un algoritmo para el cálculo del centro de gravedad de la cuenca basándose únicamente
en la representación raster de la misma.
6. El uso combinado del MDT con la malla de cuencas y subcuencas nos permite considerar estas
últimas como elementos tridimensionales con volumen. Partiendo de esta consideración, elabóren-
se algoritmos para realizar los siguientes cálculos.
Cálculo del volumen de la cuenca.
Cálculo del centro de gravedad de la cuenca.
7. Utilizando la representación vectorial del perı́metro de la cuenca, elabórense algoritmos para el
cálculo de los ejes mayores y menores de la misma.
8. La superficie calculada de la cuenca es la superficie proyectada de la misma. Elaborar un algoritmo
para el cálculo de la superficie real de la cuenca teniendo en cuenta las pendientes entre celdas.
Estúdiese la relación entre estos dos parámetros.
9. Estudiar la relación entre superficie real y superficie proyectada para diferentes MDTs y a dife-
rentes resoluciones. ¿Exhibe este parámetro propiedades fractales? Razónese la respuesta.
Parte II

Modelización Hidrológica

183
Introducción

Ahora sı́, todas las piezas del juego desde el punto de vista fı́sico se han dispuesto para que
podamos llevar a cabo el análisis hidrológico que perseguimos, de tal modo que éste haga suyas
las ventajas asociadas a los parámetros previamente extraı́dos, los cuales son más precisos y
exactos en virtud de la utilización del MDT como fuente base de información.
No obstante, ese MDT, el tablero donde vamos a jugar nuestra partida, debe ser ahora
considerado como tal, no limitándonos al mero empleo de los valores de que ya disponemos
sobre los modelos clásicos conocidos, sino también adaptando esos modelos a la nueva realidad
del entorno en el que trabajamos, llevando más alla aún esas ventajas que antes se comentaban.
Dando un paso más, no sólo debemos reconsiderar la manera en que los modelos que conoz-
camos (u otros que puedan desarrollarse) vayan a ser aplicados, sino que nuestro ya profundo
conocimiento del MDT y de otras entidades similares (todas ellas también escenarios sobre
los que vamos a poner en escena nuestra modelización) nos debiera permitir la incorporación
de nuevos elementos en las mismas condiciones de mayor precisión y potencia, simplemente
haciendo uso de los conceptos que hasta ahora conocemos y aplicándolos sobre otros aspectos
distintos.
Por una parte, pues, este segundo bloque del libro actúa como un crisol donde se condensan
los elementos ya desarrollados, cobrando sentido al incorporarse en su destino final, que no es
otro que el de los distintos modelos hidrológicos al uso. Por otra parte, representa también una
continuación en la linea argumental seguida hasta el momento, prosiguiendo en la introducción
de nuevos conceptos e ideas con diverso grado de novedad sobre los enfoques clásicos habituales.
Desde uno u otro punto de vista, el desarrollo de la materia que ahora va a introducirse
representa el sentido exacto de esa hidrologı́a computacional que da tı́tulo a este texto, y como
tal debe verse en todo momento. Las ideas a exponer son realmente sencillas y concretas, pero
el número de formulaciones posibles es en exceso elevado. Por ello, lo más conveniente en mi
opinión ha sido intentar mostrar por encima de todo esas ideas y esos principios fundamentales,
de modo que éstos reflejen los elementos básicos necesarios para el desarrollo sobre cualquier
base teórica de las muchas existentes, de modelos hidrológicos con base computacional.
De igual forma, no todos los modelos para los cuales se haya planteado un enfoque com-
putacional y estén plasmados en diferentes aplicaciones informáticas han sido recogidos aquı́,
pues es en conjunto con el empleo de Modelos Digitales del Terreno o de la información que de
ellos hemos derivado, como se define la verdadera materia que queda tratada en este texto. El
uso de ordenadores en hidrologı́a se remonta a las primeras epocas de éstos, cuando ejercı́an
como mero soporte en el cálculo de los distintos resultados sobre los modelos existentes, apor-
tando al análisis hidrológico tan solo su potencia bruta de cálculo. Es, sin embargo, con la
introducción de las nuevas tecnologı́as relativas al registro de la información espacial, ya en
epocas más recientes, cuando se produce el giro que permite la utilización de esos mismos or-
denadores (ahora más potentes) de un modo notablemente distinto, abriendo nuevas filosofı́as
y extendiendo el abánico de la hidrologı́a hacia los territorios que pretenden cubrirse con este
texto.
Como consecuencia de lo anterior, la exposiciones de esta parte se fundamentan más en

185
186

pasajes descriptivos de caracter muchas veces puramente verbal, no recurriéndose con excesi-
va frecuencia al empleo de fórmulas explicitas relativas a los modelos utilizados, salvo como
ejemplo puntual de las ideas desarrolladas, o cuando la existencia de algún modelo unánime-
mente aceptado o de mayor interés de cara a la materia tratada exige la presentación de las
ecuaciones que lo definen. El objetivo de este enfoque no es otro que centrar todo lo posible la
atención sobre la filosofı́a de utilización de las tecnologı́as que vamos conociendo progresiva-
mente — siempre sin perder el sentido práctico, obviamente —, de modo que, aun mostrando
las formulaciones más idóneas para ser integradas junto con el trabajo que ya ha sido realiza-
do sobre el MDT, el lector pueda abordar la implementación de cualquier planteamiento de
un modo ventajoso y sin perder, sino potenciar, las ventajas que ya se obtuvieron con dicho
análisis ya efectuado.
Pese a todo lo anterior, el primer capı́tulo presenta un breve resumen de algunos modelos
existentes que conjugan el análisis hidrológico con el empleo de Modelos Digitales del Terreno
y cartografı́a de similares caracterı́sticas, para ası́ introducir los planteamientos generales de
éstos, de los cuales, con ciertas modificaciones y adiciones por mi parte, he tomado parte
de los desarrollos que se exponen en capı́tulos sucesivos respecto a los diferentes paramétros
utilizados. El conocimiento de estos modelos y su herramientas informáticas asociadas, cada
uno de ellos con sus particularidades, ventajas e inconvenientes, facilitará la comprensión de
los conceptos genéricos a todos ellos, al mismo tiempo que aporta una perspectiva de mayor
riqueza sobre la propia modelización computacional de los procesos hidrologicos.
En otras palabras, mientras que en la primera parte de la obra se han recogido la práctica
mayorı́a — al menos desde el punto de vista de su implementación real en software — de
las formulaciones existentes para el análisis del terreno con una finalidad hidrológica, en esta
segunda parte no se incluyen apenas ejemplos de formulaciones como tales en relación con
la modelización hidrológica en todos sus sentidos, y cuando esto sucede es únicamente con
carácter ejemplificador. El núcleo de los capı́tulos restantes se basa, por encima de todo, en
ideas genéricas y pautas habituales al respecto.
La estructuración de este resto de capı́tulos que componen la presente parte, en cierta
medida se asemeja a los esquemas habituales en los libros de hidrologı́a de tipo general,
aunque el desarrollo de cada uno de ellos internamente no se corresponde con un esquema
clásico, poniéndose más énfasis en unos conceptos y menos en otros. La frontera que separa
los contenidos de ambas partes no se encuentra por completo definida, incluyéndose en la
presente algunos elementos que bien podrı́an pertenecer a la anterior (en especial los primeros
capı́tulos), mientras que ya en dicha parte precedente se avanzaron algunos conceptos más
propios de ésta. No obstante, se ha buscado una estructura que haga autónomos a ambos
bloques, quedando el primero centrado principalmente sobre lo concerniente al análisis del
terreno, tratándose en este segundo los temas principalmente de corte hidrológico, entendida
esta cualidad desde distintos puntos de vista.
Por todo lo mencionado con anterioridad, las teorı́as y resultados aquı́ recogidos son sólo
ejemplos con carácter genérico con cierta base clásica y cierta base más actual, que podrán
siempre ser matizados o adaptados de acuerdo con una u otra propuesta de tipo teórico,
pero que guardan siempre en su fondo ese concepto que venimos denominando Hidrologı́a
computacional y que ahora ya por fin comienza a trazarse de modo definitivo.
Capı́tulo 5

Ideas generales y antecedentes

“And relationships,” he had told her, “contained the essential meaning of life.”
Pearl S. Buck

5.1. Introducción
Muchos son los elementos que intervienen en los distintos fenómenos hidrológicos y, dife-
renciados por el uso que en mayor o menor medida hacen de los mismos, muchos son también
los modelos hidrológicos y enfoques que se presentan. Todos estos parámetros, cuyo significado
y su vinculación con el análisis de MDTs, ası́ como su tratamiento en un entorno computacio-
nal, serán desarrollados a lo largo de los próximos capitulos, podrán comprenderse con mayor
facilidad si previamente se ha explicitado, aunque sea tan sólo mediante unas ligeras pince-
ladas, el papel que cada uno de ellos juega en los resultados finales a obtener de los modelos
existentes y la forma general de integrarlos.
La variedad de objetivos que pueden perseguirse dentro del análisis hidrológico da lugar a
una variedad igual de planteamientos, los cuales, combinados con las múltiples formulaciones
existentes para el estudio de un proceso aislado, propician una todavı́a mayor multiplicidad
de alternativas, imposible de abarcar en una obra de la entidad de la presente. La principal
finalidad de este capı́tulo es agrupar las más importantes de dichas alternativas en los grandes
bloques definidos de forma habitual para la clasificación de modelos, introduciendo las pecu-
liaridades de cada uno, sus necesidades a nivel de datos base y otras caracterı́sticas que se
consideren de interés para un buena comprensión de los mismos. Sobre todos estos aspectos,
se trabajará, por supuesto, desde el punto de vista computacional y desde un enfoque cercano
al que se viene aplicando hasta el momento.
En próximos apartados, cada uno de esos datos necesarios para uno u otro tipo modelo,
que ahora van a ser mencionados brevemente y con caracter genérico, se disgregará en sus
componentes básicos, descendiéndose desde la caracterización global hacia algunos de los as-
pectos especı́ficos de ciertos modelos, en especial de aquellos más comunes o cuyos resultados
hayan sido contrastados en mayor medida por el uso habitual. Debe tenerse en cuenta, en
todo caso, que la relativa novedad en el desarrollo de modelos hidrológicos que cumplan las
condiciones generales de los aquı́ tratados, hace que, por una parte, no existan modelos prefe-
rentes con una diferencia notable sobre los anteriores, al mismo tiempo que, por otra, propicia
la coexistencia de todos los modelos sin que éstos compartan un número elevado de enfoques
comunes o presenten cierta homogeneidad como conjunto.
Uno de los objetivos de esta parte del libro — y de toda la obra como conjunto — es
buscar esos puntos de similitud que puedan, al menos dentro de este contexto, acercarse a una
cierta homogeneidad de cara a estructurar adecuadamente el conocimiento existente en este

187
188 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

sentido, de tal modo que queden recogidas las ideas generales al respecto. Para ello, creo que
es adecuada la presentación de los conceptos comenzando por aspectos muy generales basados
en las distintas mallas de información, para luego ir detallando la obtención de las mismas y
el análisis en que esta obtención se basa, ası́ como las diversas formas de empleo de cada una
de dichas mallas.
De este modo, todos los diferentes niveles en que puede estructurarse la creación de un
modelo hidrológico sobre una base computacional quedan tratados, desde el mero concepto
genérico — adecuado para un usuario con interés en un conocimiento más profundo de las
herramientas que maneja — hasta el puro detalle algorı́tmico — para quien desee proceder
directamente a la implementación de las teorı́as desarrolladas —.

5.2. Datos básicos


Las necesidades básicas en cuanto a datos de los modelos aquı́ analizados no deben diferen-
ciarse de las que puedan resultar habituales para cualquier modelo común, no suponiendo una
gran variación a este respecto el hecho de que la operación del modelo vaya a llevarse a cabo
en términos computacionales. Únicamente, la mayor capacidad de que se dispone mediante
medios informáticos para el proceso de datos hace que puedan incluirse grados de complejidad
adicionales sin existir problemas de exceso de información — siempre dentro de unos lı́mites
— y, sobre todo, y a efectos de la estructura que va a seguir esta parte del libro, permite
centrar todo el trabajo en las distintas mallas de datos, unas ya conocidas y otras que se irán
presentando, a niveles distintos de detalle como ya se ha dicho.
Procedamos, pues, para comenzar, al estudio de dichas mallas básicas desde un punto de
vista muy generalista, de modo mayoritariamente descriptivo y conceptual. Estas mallas de
datos constituyen, a grandes rasgos, los bloques en que se divide el resto de esta parte del
texto, y que, aun no siendo utilizados por todos los tipos de modelos, se presentan como
relevantes a nivel global.
Estas mallas, en una primera aproximación excesivamente simplista, se puede considerar
que son las siguientes:

Escorrentı́a

Infiltración

Precipitación

Pérdidas (evapotranspiración, intercepción, etc.)

Progresivamente, se irán matizando los significados de las anteriores, añadiendo o quitando


elementos según el caso, y particularizando los casos concretos que afectan a la obtención y
empleo de dichas mallas.
Para la exposición de los restantes conceptos, hago notar que el enfoque principal se centra
sobre modelos de tipo distribuido — independiente del objeto que tengan dichos modelos, que
más adelante será matizado —, entendiéndose que para los módelos agregados, la simple
consideración de lo anterior con las simplificaciones derivadas de dicha ((agregación)) hace
posible la comprensión de éstos. Aun cuando esto no es ası́ realmente, puede considerarse una
opción correcta el centrarse sobre los modelos distribuidos, cuya mayor riqueza conceptual
— en lı́neas generales — los hace más adecuados como soporte para los desarrollos teóricos
pertinentes. Por otra parte, la estructura de malla regular del MDT sobre el que hasta este
punto hemos centrado el trabajo es especialmente propicia para el desarrollo de modelos
distribuidos, como en breve veremos.
5.2. DATOS BÁSICOS 189

Sobre un modelo hidrológico distribuido, en términos más o menos genéricos, el concepto


de celda como elemento unitario que ya veı́amos en el análisis del terreno se mantiene en
este caso a nivel de hidrologı́a en lugar de relieve. Cada celda es ası́ un elemento aislado pero
relacionado con sus celdas vecinas, en cuyo interior, y considerando los distintos fenómenos
que tienen lugar — también registrados en mallas de datos con idéntica división en celdas — se
estudian las distintas componentes del ciclo hidrológico y su evolución temporal. Una de tales
celdas, caracterizada ya como un elemento en equilibrio desde el punto de vista hidrológico,
con entradas y salidas y con un comportamiento dado que viene definido por los valores de
los distintos parámetros dentro de la misma, queda representada en la figura (5.1)

Figura 5.1: Balance hı́drico en una celda dada dentro de un modelo distribuido básico.

Las diferentes componentes se pueden identificar rápidamente entre aquellas que algunas
lı́neas atrás fueron introducidas como mallas básicas, por lo que, extendiendo el planteamiento
de una celda a la totalidad de la malla — para ello es necesario conocer la relación existente
entre las distintas celdas al respecto de cada una de dichas componentes —, se puede redibujar
este esquema dando lugar a uno como el mostrado en la figura (5.2). En esta última, la baterı́a
de capas de información, cada una de ellas registrada en una malla de datos, dan lugar a unos
resultados —que pueden ser una o varias capas más, o bien datos puntuales —, en virtud del
análisis de los procesos que tienen lugar en cada una de las celdas.

Figura 5.2: Estructura básica de un modelo hidrológico distribuido.

Desde otro punto de vista, como queda reflejado en la figura (5.3), cada celda puede tam-
190 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

bién considerarse como una unidad independiente desde el punto de vista de sus caracterı́sticas
fı́sicas — relieve, vegetación y suelo, esencialmente —, pudiéndose en base a las mismas pro-
ceder a la obtención de las capas de información anteriormente mencionadas de escorrentı́a,
infiltracion, etc. La utilización directa de mallas de datos referidos a dichas cualidades fı́sicas
para la obtención de los parámetros hidrológicos mencionados, constituye la principal materia
del resto de capı́tulos del texto.

Figura 5.3: Caracterización de cada celda como una unidad independiente desde el punto de vista de
sus caracterı́sticas fı́sicas. La base para el desarrollo de modelos distribuidos reside fuertemente en esta
consideración (Adaptado de Wigmosta)

Alguna información relacionada con dichas salidas en formato malla de datos son también
requeridas para alguno de los modelos, en particular los valores iniciales sobre los que comenzar
la ejecución del mismo. Ası́, se constituye el conjunto de capas del modelo como formado por
un subconjunto de ellas que aportan información acerca de las condiciones y elementos que
actúan, junto con otro compuesto por mallas de datos sobre las que se reflejan las variaciones
de estado en función de lo que indiquen al respecto las anteriores capas y las propias formulas
en que se base el modelo.
Respecto a las relaciones existentes entre celdas, éstas es lógico pensar que van a depender
principalmente del terreno y su relieve, por lo que el MDT va a ser nuestra herramienta de
trabajo básica también en este punto. En particular, para el conjunto de entradas y salidas
que caracterizan una celda, unas de ellas derivan de los valores concretos de ciertos parámetros
sobre la celda en cada instante t, mientras que otras se calculan a partir de los valores en el
instante t − 1 para las celdas de influencia de la celda problema. De modo mas formal, para
una variable λ estudiada, y denotando con letras minúsculas los parámetros del primer grupo
y con mayúsculas los del segundo, podemos expresar de forma genérica
7 7 7
λi,j λi+m k ,j+nk
Ai+m k ,j+nk i+mk ,j+nk
X X X
t = t−1 + at + bt + · · · + t−1 + Bt−1 (5.1)
k=1 k=1 k=1
i,j
donde Xt−1 representa el valor de la variable X en la celda (i, j) en el instante t − 1.
Para las celdas de influencia, se suman las entradas de éstas. Se ha supuesto que existen
como mucho 7 celdas de influencia, por lo que es fácil intuir que se consideran únicamente las
situadas en el ya bien conocido entorno 3 × 3. Los valores de m y n se ajustan por tanto a los
habituales, donde m, n = 0, 1, −1 ; m · n 6= m + n. Todo ello debiera ser indicativo suficiente
de que, como la lógica dicta, es la dirección de flujo el parámetro principal para establecer la
relación entre celdas en la forma de las antedichas celdas de influencia.
Con lo anterior, las ideas más generales sobre los modelos quedan definidas, y resumidas
de forma sencilla en esta primera etapa. En base a ellas, puede continuarse el análisis, especı́fi-
cando en qué medida los anteriores elementos son necesarios en cada tipo de modelo y los
requisitos que para cada uno de ellos presentan éstos últimos.
5.3. TIPOS DE MODELOS 191

5.3. Tipos de modelos


Las distinciones que frecuentemente se hacen entre los distintos tipos de modelos existentes
pueden llevarse desde muchos puntos de vista, existiendo clasificaciones, generalmente de tipo
dicotómico, según qué aspecto del propio modelo sea el que se tiene en cuenta a la hora de
clasificar. Para los objetivos de este libro, y considerando que presentan un mayor interés de
cara a su aplicación directa — son divisiones que permiten separar modelos cuya formulación
computacional se presta a una implementación práctica distinta —, ası́ como por motivos
netamente didácticos, se considerarán los siguientes criterios

Modelos de suceso y modelos continuos.

Modelos agregados y modelos distribuidos.

Modelos fı́sicos y conceptuales.

Modelos según su objetivo.

En el primer capı́tulo del libro ya se trabajó con algunos conceptos referentes a modelos
al introducir la evolución histórica de los mismos y su relación con el empleo de perspectivas
computacionales. En este caso, no obstante, se aborda la materia desde un punto de vista
más técnico, con el objeto de mostrar una visión global del conjunto de modelos que permita
encuadrar conceptualmente las formulaciones y algoritmos hasta el momento desarrollados
en el texto, ası́ como los que se desarrollarán desde este punto en adelante. Es seguro, de
cualquier modo, que este nuevo análisis ayudará a la comprensión de la evolución histórica ya
presentada, igual que ésta resulta de interés para entender el contexto en que tiene lugar la
aplicación de la base teórica aquı́ desarrollada.

5.3.1. Modelos de suceso y modelos continuos


Una primera división conceptual es la basada en el periodo de tiempo considerado como
objeto de la modelización. Mientras que los modelos de suceso calculan los parámetros —
especialmente hidrogramas — asociados a un lluvia concreta con una duración relativamente
reducida (horas o dı́as), los continuos están principalmente dirigidos al estudio del régimen hi-
drológico sobre un intervalo de tiempo de magnitud muy superior al de los anteriores, debiendo
incorporarse en la modelización ciertos elementos y procesos que pueden ser despreciados en
los modelos de suceso.
Ambos tipos de modelos son tratados con igual intensidad a lo largo de estas páginas,
pues se enfocan hacia el estudio de un mismo suceso fı́sico pero desde diferentes perspectivas
y con objetivos también distintos. En general, los modelos de suceso suelen situarse dentro de
los denominados de proyecto, utilizados, entre otras cosas, para el dimensionamiento de obras
o el análisis de la extensión de las zonas inundables. Por su parte, los modelos continuos se
sitúan más cerca de los conocidos como modelos predictivos, más enfocados hacia la estimación
a corto y medio plazo a partir de datos observados, pudiendo incluir asimismo predicciones
meteorológicas como datos de entrada.
Para el lector que no desconociera de antemano estos términos, habrá sido facil reconocer
en las explicaciones del apartado anterior relativas al equilibrio hidrológico de cada celda
un modelo más probablemente de tipo continuo que enfocado a eventos. Esta elección es
ası́ unicamente debido al mayor número de variables que se consideran en estos primeros, lo
que los hace más adecuados para la introducción teórica de una visión global como la anterior.
192 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

5.3.2. Modelos agregados y distribuidos


La división de mayor relevancia en el entorno en que trabajamos es, sin duda, la establecida
en función del tratamiento que se dé a las diferentes unidades en que se divide la zona objeto
de análisis y las caracterı́sticas de dichas unidades. Los modelos agregados consideran las
cuencas y subcuencas como unidades de trabajo, mientras que en los distribuidos las unidades,
además de tener generalmente menor tamaño y estar definidas de forma regular, no tienen un
significado hidrológico tan definido ni representan elementos hidrográficos concretos.
La estructura de los MDTs y mallas de datos adicionales, ası́ como de las imágenes aéreas
o procedentes de sensores remotos, todas ellas ya divididas en unidades mı́nimas (celdas o
pı́xeles), hace que resulte natural el emplear estas mismas unidades también como unidades
hidrológicas, existiendo por tanto una tendencia natural a plantear sobre dicha estructura
modelos de tipo distribuido. Por ello, y como se ha dicho ya anteriormente, será en éstos en los
que se base prioritariamente este texto, quedando, no obstante, ampliamente representadas las
soluciones que, en relación con modelos agregados, pueden derivarse del análisis computacional
del terreno y otros factores implicados.
Lejos de no aprovechar las ventajas que de este análisis puede obtenerse, los módelos
agregados también se surten abundantemente de las mismas, haciéndolo además mediante
una adaptación sencilla y manteniendo ası́ su vigencia y validez con una mejora notable en
sus prestaciones en cuanto a precisión y fiabilidad. Es por ello que, si bien es probable que la
base expositiva se incline más hacia los modelos distribuidos — al menos conceptualmente —
serán abundantes los contenidos acerca de modelos agregados, concediéndose en este sentido
igual importancia a ambos planteamientos.
Desde un punto de vista teórico es interesante hacer notar que los modelos distribuidos,
al apoyarse en una división sistemática del terreno — en celdas cuadradas en este caso —
emplean como unidades mı́nimas unos elementos sin ninguna significación hidrológica. Los de
tipo conceptual, sin embargo, y aunque el apoyo sobre la malla del MDT permita alcanzar
una resolución muy elevada y trabajar con unidades pequeñas, se fundamentan siempre en
elementos con significado hidrológico, por lo que en su aspecto conceptual se presentan, al
menos a primera vista, con un interés adicional a este respecto (Giménez Fernández, J.C,
comunicación personal)
En contra de la opinión de algunos autores (vease, por ejemplo, Frances, 1995), creo que
la aparente inferioridad de los modelos agregados no es tal cuando se analizan todos los
aspectos que concurren sobre la evaluación de los mismos, debiendo plantearse una coexistencia
armoniosa entre éstos y los modelos distribuidos, siendo erróneo en un texto como el presente
dejar de lado a alguno de los mismos en favor del otro.

5.3.3. Modelos fı́sicos y conceptuales


Otra clasificación de modelos que ha visto potenciada la presencia y empleo de uno de
sus representantes con la introducción de nuevas técnicas basadas en elementos de cartografı́a
digital y en el tratamiento computacional de los mismos, es la que hace referencia a las bases
teóricas en las que se fundamentan dichos modelos.
Los modelos denominados fı́sicos se basan en el empleo directo de las expresiones matemáti-
cas que, para cada fenómeno concreto, se encuentran definidas y son de aplicación habitual
tanto desde el punto de vista práctico como en el desarrollo teórico de otros planteamientos.
Las ecuaciones de conservación de la masa y conservación de la cantidad de movimiento, por
poner ejemplos sencillos y bien conocidos, son algunas de las más básicas y primordiales a
considerar.
La utilización de este enfoque implica el trabajo con una gran cantidad de datos y el
proceso de toda ese volumen de información de acuerdo con las diversas fórmulas matemáticas
5.4. APOYO EN LA CARTOGRAFÍA DIGITAL 193

utilizadas, circunstancia que, sin duda alguna, se ha visto favorecida por la utilización de
medios informáticos en la implementación y el uso práctico de estos modelos. Junto a esto, la
imposibilidad conceptual de generalizar algunas de estas formulaciones teóricas para elementos
de tal magnitud como cuencas o subcuencas ha hecho que el escenario dispuesto por los modelos
distribuidos sea altamente más compatible con la idea de un modelo fı́sico, por lo que son estos
modelos de base fı́sica y de tipo distribuido los grandes beneficiarios de este nuevo entorno de
trabajo y, por tanto, con una presencia muy importante dentro de esta obra.
Por su parte, los modelos conceptuales generalmente se presentan como simplificaciones
de más sencilla aplicación con respecto a los modelos fı́sicos, basándose en una formulación
de tipo experimental convenientemente contrastada. Al igual que sucedı́a con los modelos
agregados, también éstos, pese a la buena disposición de sus opuestos los modelos de base
fı́sica, aprovechan en gran medida los resultados derivados del análisis de MDTs y similares.
Para ello, pueden sin dificultad integrarse de modo sumamente ventajoso con los modelos de
tipo distribuido, al mismo tiempo que, si se conjugan con enfoques de tipo agregado, algunos
de sus conceptos básicos pueden ser mejorados o redefinidos de acuerdo con los resultados
de los que se dispone sobre la base del tratamiento computacional de datos base que ya fue
presentado.

5.3.4. Modelos según su objetivo


Aunque no es una clasificación al uso como las anteriores, es interesante separar los disintos
modelos en función de qué se persigué con su aplicación. Existiendo modelos que trabajan con
un gran número de variables finales en sus resultados, ası́ como otros de carácter más especifico,
puede con sencillez establecerse una distinción en función de cúal de dichas variables finales
queda modelizada en mejor forma en cada uno de ellos, constituyendo ası́ la verdadera utilidad
del mismo. Más allá de lo anterior, el interés que puede tener dentro de este texto se debe
a que esta capacidad principal de cada modelo es quien va a condicionar en gran medida la
formulación conceptual de éste.
En particular, se van a considerar aquı́ los que se enfocan principalmente hacia la estimación
de caudales — bien de tipo medio o extremos de carácter puntual —, ası́ como al estudio
de fenómenos erosivos tanto desde un punto de vista puramente cuantitativo como desde el
aspecto cualitativo, más interesante este último para el manejo y gestión de cuencas vertientes,
la restauración hidrológica y otras actividades similares.
Otras finalidades, tales como el estudio de la calidad de las aguas o el movimiento de
nutrientes, o la evaluación de los recursos hı́dricos globales, no se tratan en profundidad,
centrándose la exposición sobre los anteriormente mencionados. Como puede verse, el énfasis
principal se sitúa sobre los procesos de tipo fı́sico y relacionados con el flujo superficial, en
detrimento de otros como, por ejemplo, aquellos que se fundamenten en mayor medida en el
estudio de la hidrologı́a subterránea, aspecto también algo tratado en estas páginas, aunque
muy lejos de la extensión que, por su complejidad, podrı́a recibir en otro tipo de textos.
El interés por los modelos de tipo fı́sico ya fue justificado algunas lı́neas atrás, puesto que,
al verse su aplicación facilitada por el empleo de cartografı́a digital y el tratamiento sobre un
entorno informático, resulta pertinente centrarse sobre este tipo de modelos, con objeto de
sacar el máximo partido a todo lo ya desarrollado, incorporándolo de manera ventajosa en
este tipo de modelos una vez éstos han sido tratados con la suficiente extensión.

5.4. Apoyo en la cartografı́a digital


Las diferentes necesidades que deben afrontarse para el empleo de uno u otro tipo de modelo
hidrológico hace que, considerando la totalidad o una gran parte de datos como provenientes
194 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

de fuentes cartográficas, el uso de dicha cartografı́a no se dé en la misma medida en todos los
tipos de modelos a estudiar. Por ello, resulta adecuado en este capı́tulo de introducción de
fundamentos básicos el presentar de manera esquemática el modo en que cada tipo de modelo
se apoya sobre los distintos elementos cartógraficos que componen el abanico de datos de los
que se dispone, y entre los cuales sobresale en el contexto de este libro el Modelo Digital del
Terreno y todas las mallas de datos que del mismo derivan.
Asimismo, gran parte de variables no se presentan en formato cartográfico pero derivan de
algúna malla de datos — muy especialmente del MDT —, existiendo también diversidad en
cuanto a la utilización de éstas variables y la forma en que deben considerarse como parte de
los modelos hidrológicos empleados.
En posteriores capı́tulos, cada uno de los elementos a utilizar — y en especial cada una de
las mallas de datos con las que se trabaja en el conjunto global de modelos — será detallada
a diferentes niveles, debiendo considerarse entonces la incorporación del mismo bajo unas u
otras circunstancias, en función del tipo de modelo a utilizar y los aspectos que a continuación
serán indicados en relación cada una de las clasificaciones ya conocidas.
Con carácter general, la vinculación que pueda existir entre un tipo de modelo y las dife-
rentes mallas de datos disponibles no debe verse únicamente como una necesidad cuantitativa
de número de parámetros distintos requeridos por el modelo, sino como un indicador cualita-
tivo que indica el tipo de relación que se establece entre dicho modelo y el conjunto de mallas
de datos o, visto de otro modo, la forma en que cada modelo saca partido a las capacidades de
dichas mallas y cómo esto puede aplicarse ante una posible implementación del modelo dentro
de una aplicación de tipo SIG.
Como veremos progresivamente desde este punto en adelante, y a medida que aumentemos
el detalle del análisis asociado a cada factor, la comprensión de este uso distinto de elementos es
la que define el verdadero núcleo de ideas que permite la implementación de cada formulación
y la articulación de las mismas en modelos completos y consistentes.
Para el caso particular del MDT y el empleo del mismo, se apuntan seguidamente algunas
breves ideas de acuerdo con los tipos de modelos ya conocidos.

5.4.1. Modelos de suceso y modelos continuos


Comenzando el estudio según los tipos de modelos, y siguiendo un esquema similar al del
apartado anterior, estudiamos en primer lugar las diferencias que surgen como consecuencia
de los periodos de tiempo que abarca la modelización desarrollada. En este caso, es de resaltar
la dependencia de los modelos de suceso en los distintos tipos de cartografı́a es menor en
términos absolutos, al ser necesario un menor detalle debido a la duración menor de los eventos
estudiados, la cual permite prescindir de ciertos elementos como ya se dijo. Es por ello que
ciertas capas, tales como las de evapotranspiración, no van a aparecer en modo alguno en estos
modelos.
Por otra parte, la caracterización de la respuesta de la cuenca es un factor importante que
debe lograrse en la mejor medida posible, por lo que la información geomorfológica obtenida
mediante el análisis del MDT va a encontrar un uso notable en todos aquellos modelos de esta
clase. La práctica totalidad de parámetros que han sido estudiados en relación con el análisis
del terreno van a tener alguna utilidad dentro de los modelos agregados, en contraste con los
modelos continuos, donde, pese a su mayor complejidad, la modelización prescinde de, por
ejemplo, gran parte de los parámetros descriptores de cuencas y cauces.
Esta circunstancia se justifica y se refuerza con el hecho de que, en las condiciones actuales,
los modelos de tipo agregado se emplean con mas frecuencia en conjunción con planteamientos
enfocados más al estudio de eventos que al análisis continuo, existiendo una mayor vinculación,
como veremos, entre estos modelos agregados y la información geomorfológica, en particular
5.4. APOYO EN LA CARTOGRAFÍA DIGITAL 195

la constituida por resultados individuales.

5.4.2. Modelos agregados y distribuidos


Efectivamente, como se acaba de introducir, los modelos agregados van ligados a la utili-
zación de parámetros globales en lugar de parámetros particulares para cada celda, como es
el caso en los modelos distribuidos. La forma habitual de relacionar el análisis del terreno a
partir del MDT con esta circunstancia, la encontramos en un uso predominante de los paráme-
tros globales obtenidos para cuencas o subcuencas, en detrimento de información puntual que
pueda representarse mediante nuevas mallas de datos.
Desde la perspectiva de los modelos agregados, debe entenderse la presencia de un MDT
como una alternativa que permite la automatización de los cálculos a efectuar sobre el relieve,
consiguiéndose mediante su uso también una resolución y precisión altamente superior a la que
se obtendrı́a mediante el empleo de cartografı́a clásica. Podemos decir, por estar los valores
obtenidos del MDT utilizados en este esquema relacionados con la estructura de cuencas
y redes de drenaje — elementos hidrográficos de la cuenca de estudio —, que el apoyo de
este tipo de modelos en la cartografı́a digital de elevaciones es de tipo predominantemente
hidrográfico, en contraste con un aprovechamiento más netamente hidrológico que tiene lugar
en los modelos de tipo distribuido.
En el caso de los modelos distribuidos, aun manteniéndose un enfoque todavı́a de corte
conceptual, la integración de los MDTs como fuente de datos se realiza de modo más próxi-
mo, incorporándose con mayor actividad dentro del proceso de modelización en sus sucesivas
etapas.

5.4.3. Modelos fı́sicos y conceptuales


La diferencia entre estas dos filosofı́as de modelo en lo referente al uso que realizan de
la cartografı́a digital de elevaciones y la intensidad en que dicha utilización se da, no son
tan apreciables como en los casos anteriores. Tanto los modelos fı́sicos como los conceptuales
requieren en la mayorı́a de ocasiones información de relieve o derivada del mismo, por lo que su
dependencia de la información geomorfológica es similar, al menos en cuanto a su magnitud.
A efectos de las consideraciones que pueda ser necesario realizar en el planteamiento de
uno u otro tipo de modelo y la implementación del empleo de MDTs en el seno de los mismos,
pueden tomarse éstos modelos de forma idéntica sin que existan diferencias notables que
condicionen la manera en que la integración con los elementos de cartografı́a digital deba
realizarse.

5.4.4. Regionalización y unidades de respuesta hidrológica


Sin tratar este punto de un tipo particular de modelo como los expuestos con anterioridad,
la regionalización constituye un aspecto en ı́ntima relación con los conceptos de modelos
agregados y distribuidos, a la par que un elemento a considerar si se trabaja sobre una base
cartográfica actual con una cierta resolución y calidad.
Por regionalización entendemos la creación, dentro de la zona analizada, de áreas de simi-
lares caracterı́sticas hidrológicas cuyo comportamiento pueda considerarse homogéneo, simpli-
ficando de este modo el tabajo con las mismas. Como ya se ha dejado entender ligeramente y
se profundizará más adelante en el tema, el modelo TOPMODEL es un ejemplo de lo anterior,
al agrupar las áreas en función de los valores del parámetro conocido como ı́ndice topográfico.
Los criterios para establecer las distinciones pueden ser sumamente diversos, y muchos
de ellos pueden inferirse o derivarse de cuanto en capı́tulos sucesivos se tratará en referencia
a los distintos componentes del ciclo hidrológico. Entre estos criterios, como se deduce con
196 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

facilidad, el relieve es un factor presente en ellos con notable fuerza, y por tanto el MDT,
más aun considerando la ventajosa estructura de su disposición regular, es una herramienta
de importancia para llevar a cabo dicha regionalización.
Los resultados de ésta constituyen lo que se denominan Unidades de Respuesta Hidrológi-
ca(Hydrological Response Units en ingles, abreviadamente HRU), y representan elementos que
pueden considerarse con un comportamiento similar a efectos de la modelización posterior a
que se va a someter la zona analizada. La división de dicha zona en estas unidades permite
simplificar la información total contenida en el MDT y otros elementos cartografı́cos, al mis-
mo tiempo que se tiene en consideración la variabilidad espacial de los parámetros que dichos
elementos describen. Se sitúan, por tanto, en un punto intermedio entre los modelos agregados
y los modelos distribuidos, presentando asimismo formulaciones intermedias entre ambos.
La utilización de las Unidades de Respuesta Hidrológica tiene, no obstante, algunos de los
inconvenientes asociados a los enfoques agregados, principalmente debido a que la situación
de cada una de las unidades dentro de la cuenca no es considerada habitualmente, no siendo
en muchos casos dichas unidades conexas, sino simplemente conjuntos de puntos — celdas, si
se trabaja con la estructura regular de malla ya habitual — con un comportamiento común.
La discontinuidad de las unidades hace necesario efectuar ciertas suposiciones a la hora de
relacionar todas ellas para el cálculo de, por ejemplo, un caudal generado a nivel de cuenca,
del mismo modo que dichas suposiciones se realizan sobre un modelo agregado.
En algunos aspectos, tales como la estimación de pérdidas de suelo, la circunstancia anterior
tiene un peso relativo menor sobre la precisión final asociada, siendo por ejemplo común en
cierta medida la creación de unidades de respuesta referidas a erosión — frecuentemente
presentadas bajo el nombre de Erosion Response Units (ERU) —.
En este texto, no se tratará el empleo de HRUs como tal alternativa intermedia entre
modelos agregados y distribuidos para ningún parámetro, salvo en el caso puntual del modelo
TOPMODEL, el cual implementa una filosofı́a similar a este concepto como ya se dijo.
La regionalización desde el punto de vista hidrologico, representa, pese a todo, una forma
interesante de clasificar una cuenca y caracterizarla, siendo interesante el considerar la creación
de mallas de datos de las distintas clases creadas de acuerdo con un criterio dado, y el posterior
análisis de las mismas. Elementos tales como la distribución de frecuencias de las diversas clases
existentes son de gran interés de cara a obtener una visión global y resumida de la cuenca y
su comportamiento.
De cualquier manera, la exposición de las ideas del TOPMODEL y los planteamientos del
mismo constituye una gran información al respecto, pues sus esquemas pueden extrapolarse y
emplearse con parámetros de regionalización distintos al propio ı́ndice topográfico. La adopcion
de simplificaciones tales como las que implica el empleo del modelo TOPMODEL son, en
cierta medida, gran parte del mecanismo general que reside tras la utilización de elementos de
regionalización y el análisis posterior de las diferentes clases o unidades generadas.

5.5. Algunos modelos de referencia


El estudio y análisis de algunos modelos existentes y utilizados en la actualidad, en cuyas
implementaciones se ponen en juego un cierto número de los elementos de análisis del terreno
como los ya estudiados, resulta de sumo interés para mostrar una visión global de la manera
en que el empleo de MDTs y mallas raster de datos pueden contribuir al desarrollo de formu-
laciones hidrológicas más precisas y adecuadas. Por ello, y con el fin de introducir una visión
global de la materia a venir en próximos capı́tulos, se recogen en esta sección algunos ejemplos
de modelos que en su conjunto cubren buena parte de las ideas desarrolladas o por desarrollar
en este texto, presentando las concepciones básicas de los mismos.
5.5. ALGUNOS MODELOS DE REFERENCIA 197

La comprensión de las estructuras básicas que definen estos modelos debe tomarse como
un paso importante dentro del entendimiento de la filosofı́a y arquitectura genérica de mo-
delos hidrológicos computacionales con apoyo en MDTs, previo al estudio detallado de otras
formulaciones accesorias que se desarrollan a partir de dichas arquitecturas conceptuales.
De entre la gran variedad de modelos hidrológicos que pueden encontrarse, se han elegido
aquellos que se corresponden en mayor medida con el tema del texto — esto es, la utilización
fuerte de MDTs como ayuda en las distintas facetas a considerar dentro del análisis hidrológico
—, centrando asimismo la atención sobre los que presentaban una mayor generalidad y eran
por tanto aptos para la presentación de conceptos que posteriormente se tratarán en detalle
en los próximos temas.
La muestra ası́ escogida es suficientemente representativa de cara al contenido de esta obra,
constituyendo una buena base tanto desde una óptica teórica como en vistas al planteamiento
de nuevos modelos mediante el empleo de determinados componentes o ideas tomadas de los
aquı́ presentados.

5.5.1. TOPMODEL
Tanto desde el punto de vista histórico como desde el relativo a su utilización real y su
bondad como elemento ejemplificador de tipo didáctico, el modelo TOPMODEL es sin duda
un punto de referencia de cuyo análisis pueden surgir gran número de ideas y planteamientos
en relación con la modelización computacional de fenómenos hidrológicos. En particular, una
buena parte de los conceptos desarrollados en este texto, aunque tratados desde un punto de
vista siempre generalista, toman en parte su forma a partir de los presentes en la concepción
original de este modelo.
TOPMODEL es un modelo en el cual las dinámicas de los flujos superficial y subsuperficial
se modelizan a partir de las relaciones y balances hı́dricos en los distintos niveles del perfil
edáfico, acudiendo a planteamientos por regla general sencillos y facilmente utilizables. La
base principal en términos de su formulación se centra en torno a su tratamiento del suelo
y, muy especialmente, su utilización particular del terreno, caracterizado a partir de el ı́ndice
topográfico cuya definición ya se introdujo en (2.3.15) a través de la expresión

I = ln(a/ tan β) (5.2)


La utilización de este parámetro y la concepción global del modelo tienen como principal
consecuencias la gran sencillez del mismo tanto conceptualmente como desde el punto de vista
de su utilización práctica, lo cual ha permitido el mantenimiento y evolución óptima del modelo
desde sus orı́genes hasta la actualidad. Es de reseñar que, originalmente, cuando el modelo
fue formulado, la presencia de MDTs y la disponibilidad de éstos en buenas condiciones de
precisión y resolución de cara a su uso hidrológico era altamente limitada. No obstante, a
medida que los MDTs se fueron estableciendo como fuentes de datos clave para el análisis
topográfico, la idea de un modelo centrado en un ı́ndice basado en el relieve y en algunos
de los conceptos de análisis de relieve que ya conocemos, se integró perfectamente con el
empleo de dichos MDTs, favoreciendo notablemente el desarrollo del modelo TOPMODEL y
permitiéndole alcanzar el status actual del que disfruta. TOPMODEL fue, asimismo, uno de
los primero modelos que comenzó a integrarse con éxito sobre aplicaciones y conceptos SIG –
aparte del propio MDT —, constituyéndose como un representante importante dentro de lo
que a modelización hidrologica basada en SIG se refiere.
El enfoque de este texto sobre la aplicación de los Modelos Digitales del Terreno en la
modelización hidrológica obliga a que, como es lógico esperar, se preste especial atención a
este modelo, no ya únicamente por su propia formulación, sino por las buenas caracterı́sticas
que desde el punto de vista educacional ofrece. Sin centrar la atención sobre los aspectos más
198 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

especı́ficos o particulares, la presencia en una u otra medida de elementos del TOPMODEL


o su influencia más o menos directa va a ser una constante a lo largo de buena parte de las
restantes páginas.
Como sus autores indican, TOPMODEL no es un modelo completo de por sı́, sino tan sólo
un conjunto de conceptos que pueden aplicarse para la modelización hidrológica de un área
dada, especialmente en aquellas cuencas que cumplen en buena medida las suposiciones en que
se fundamentan dichos conceptos, y que en breve serán presentadas. Las adaptaciones de las
ideas y principios básicos del TOPMODEL son, por tanto, abundantes y realizadas con mayor
o menor refinamiento, siendo, no obstante, sobre las ideas básicas sobre las que se articularán
aquı́ los desarrollos pertinentes, abriéndose al lector la posibilidad de su adaptación y mejora
al combinarse con el resto de aspectos que en los próximos capı́tulos serán igualmente tratados.
Un esquema genérico de la estructura del TOPMODEL se refleja en la figura (5.4). La
simplicidad del modelo queda puesta de manifiesto, al tiempo que su estructura, contrastada
con los esquemas tipo que se presentaron algunas páginas, nos aporta cierta información sobre
la naturaleza del mismo.

Figura 5.4: Estructura conceptual del modelo TOPMODEL

Aparte de que el balance de entradas y salidas es sumamente similar al del esquema


tipo, la caracterı́stica mas reseñable la encontramos en los conceptos de flujo superficial y flujo
subsuperficial y en la consideración que de los mismos hace el modelo, especialmente del último
de ellos. Más explı́citamente, la generación de escorrentı́a viene asociada a aquellas celdas cuyo
nivel freático llega hasta la superficie, fenómeno que, como ya vimos, puede estudiarse mediante
los valores del ı́ndice topográfico . Se puede ver ya en este punto la dependencia intensa sobre
la topografı́a, caracterı́stica esencial del TOPMODEL ya comentada con anterioridad.
En lı́neas generales, se puede decir que el modelo TOPMODEL se fundamenta en unas
sencillas hipótesis principales, a saber:

El flujo subsuperficial puede ser representado por una sucesión de estados instantaneos
del nivel freático

El gradiente hidráulico del perfil saturado del suelo puede ser descrito mediante la to-
pografı́a, en particular mediante la pendiente en cada punto considerado.

La transmisividad del suelo varia de forma aproximadamente exponencial con la profun-


didad.

Con lo anterior, la ejecución del modelo supone el estudio de los diferentes excesos o déficits
de agua en el suelo, los cuales caracterizarán a su vez las escorrentı́as generadas y permitirán
la obtención de resultados hidrológicos derivados.
Puesto que, como se ha dicho, las referencias a este modelo van a ser frecuentes en sucesivos
apartados una vez se entre en detalle para cada uno de los factores que intervienen en balance
5.5. ALGUNOS MODELOS DE REFERENCIA 199

hidrólogico de las unidades consideradas, esta sección se limitará a comentar las generalidades
al respecto, reservándose para posteriores páginas un análisis más en profundidad, donde
convenientemente se señalará la procedencia de las formulaciones según corresponda. De igual
modo, la integración final de todos los diferentes parámetros y fórmulas de cara a la obtención
de resultados se tratará en detalle en el tema correspondiente.
Desde el punto de vista práctico, el modelo se opera con valores relativos a los siguientes
factores:

Precipitación

Caracterı́sticas del suelo

Condiciones iniciales

Índice topográfico

Opcionalmente histograma de tiempos de salida.

Aunque tanto el ı́ndice topográfico como los valores de tiempos de salida derivan de sus
correspondientes mallas, las cuales a su vez provienen del análisis del MDT, la información
que toma el modelo no es en forma de mallas de datos, sino en forma de valores puntuales o
series de valores, con lo que su apoyo ((directo)) sobre la cartografı́a digital es prácticamente
nulo. En particular, tanto los tiempos de salida como el ı́ndice topográfico se introducen en
TOPMODEL como histogramas de frecuencias de los mismos en la cuenca analizada.
Los restantes parámetros tales como las caracterı́sticas del suelo se introducen como va-
lores puntuales, siendo la precipitación empleada como una serie de éstos correspondiente al
desarrollo temporal de la tormenta que se estudia. En el caso de los valores que definen las
caracterı́sticas del suelo, es posible el empleo de mallas que reflejen la variabilidad espacial de
los mismos, aunque lo habitual es la suposición de valores constantes debido a que la infor-
mación a este respecto suele ser inexistente, siendo los propios autores conscientes de ello al
plantear su modelo y la implementación práctica del mismo.
Junto a estos elementos resulta posible la introducción de elementos relativos a subcuencas
y elementos hidrográficos de cara a complementar el modelo, aunque se puede decir que no
forman parte del funcionamiento propio del mismo en sentido estricto.
Como puede verse, la sencillez es una de las cualidades más notables del TOPMODEL,
unida a su uso intenso pero simple de la información topográfica, derivada ésta, por supuesto,
del Modelo Digital del Terreno de la forma que ya conocemos. La información del suelo también
cobra un papel relevante el en proceso de modelización, dejando claro que son el suelo y el
relieve los principales condicionadores del comportamiento hidrológico en la cuenca según este
modelo.
Todos los detalles acerca de los distintos parámetros, asi como el significado de éstos, se
detallará en profundidad a lo largo de los proximos capı́tulos.

5.5.2. DHSVM
De creación más reciente que el anterior, el modelo DHSVM (Distributed Hydrological
Soil-Vegetation Model) supone una formulación mas detallada de los procesos hidrológicos,
considerando activamente el papel del suelo y la vegetación y la evolución de estos, y teniendo
en cuenta su influencia en los valores de distintos parámetros del modelo, los cuales, como
era el caso de la evapotranspiración, se introducı́an directamente en el modelo como dato de
procedencia externa.
200 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

DHSVM es un modelo distribuido de base fı́sica el cual, al igual que el TOPMODEL, centra
sus capacidades en la modelización del flujo superficial — escorrentı́a — y subsuperficial. El
mayor nivel de detalle del modelo redunda en una elevada cantidad de capas de información
que deben incluirse en el mismo, como cabe esperar. De modo particular, el núcleo de proceso
del modelo lo constituye el estudio en profundidad de los balances de masa y energia en cada
celda, el cual se lleva a cabo mediante el empleo de un alto número de mallas de datos. Estas
mallas de datos pueden agruparse esquemáticamente en los siguientes grupos.

Informacion del relieve en forma de un MDT

Información fisica del suelo en relación con su textura y propiedades de tipo hidráulico

Información acerca de la vegetación

Información meteorológica, incluyendo precipitación, temperatura, velocidad del viento,


radiación de onda corta y radiación de onda larga.

Como se puede observar, los requerimientos en cuando a datos meteorológicos son muy
notables debido a la necesidad de conocer todos estos factores de cara a evaluar algunos
parámetros tales como la ETP con el nivel de detalle que pretende el modelo.
En la exposición detallada de estos parámetros a lo largo de los sucesivos capı́tulos del libro,
se tomará una postura intermedia entre la simpleza en ciertos aspectos del TOPMODEL y la
mayor complejidad del DSHVM, optándose por mostrar los detalles de formulación únicamente
en aquellos parámetros para los cuales pueda darse un uso más intenso del MDT, en detrimento
de otras mallas de datos cuyo cálculo queda fuera del tema central de esta obra.

5.5.3. Heart
En contraste con las concepciones principalmente de tipo continuo de los modelos anterio-
res, Heart representa una solución eminentemente enfocada al análisis de eventos, siendo por
tanto su planteamiento distinto en numerosos aspectos.
Dotado de una amplia gama de capacidades de análisis del terreno en sentido estricto, el
modulo de modelización hidrológica de Heart hace uso de dichas capacidades para integrar
modelos tanto agregados como distribuidos que aprovechan los resultados extraı́dos del MDT
para ofrecer una modelización precisa de eventos hidrológicos sobre cuencas de pequeño y
medio tamaño.
Los modelos agregados se corresponden en gran medida, salvo algunas mejoras y ciertas
simplificaciones, con los implementados en el conocido programa HEC–HMS y su antecesor
HEC–1, vinculados fuertemente, no obstante, con el análisis del terreno que el propio Heart
realiza, y que hace innecesaria la introducción de un buen número de parámetros que son
extraı́dos directamente por el programa a partir del MDT.
Las capas de información necesaria para operar Heart son las mismas con independencia del
modelo que se emplee dentro de los implementados en el programa, pudiendo esquematizarse
en las siguientes:

Información del relieve en forma de un MDT

Parametros de escorrentı́a de cada celda, en particular Numeros de Curva.

Precipitación.

Opcionalmente información acerca de vegetación y suelo para la estimación de perdidas


de suelo.
5.6. CONCLUSIONES Y CONSIDERACIONES 201

Puesto que se trata de un modelo de suceso y uno de sus usos importantes es el relacionado
con el diseño hidrológico y la estimación de parámetros hidrológicos en eventos máximos, Heart
admite la introducción de los datos referidos a precipitación como series de datos puntuales en
base a las cuales se elaboran las correspondientes mallas, disponiendo de módulos de análisis
estadı́stico de datos y generación de eventos de cálculo. Los pormenores de este proceso se
analizarán con detalle en el próximo tema, donde quedarán reflejados con mayor profundidad
los conceptos a este respecto.
La naturaleza propia del modelo hace que, como puede verse, la complejidad y volumen de
información necesaria para su operación sea menor, pues gran parte de los factores de mayor
complejidad quedan ignorados como ya se explicó en su momento.
Desde el punto de vista de las ideas en las que se fundamenta, Heart se distingue de los
anteriores, como modelo de suceso que es, en no plantear para cada celda un equilibrio de
masa o energı́a, acudiendo a elementos conceptuales — muchos de ellos de tipo clásico —
que se adaptan a las caracterı́sticas de la implementación y el trabajo intenso realizado en el
análisis de Modelos Digitales del Terreno como datos básicos. Aunque también se incorporan
formulaciones fı́sicas explicitas en algunos puntos, éstas no lo hacen en un esquema similar al
que resulta habitual para los modelos de tipo continuo tales como los ya presentados DHSVM
o TOPMODEL.
Desde un punto de vista de su relación con los MDTs y el análisis del terreno, Heart centra
esta relación sobre la extracción de parámetros concretos que luego son incorporados dentro
de las formulaciones de tipo conceptual. En este sentido, el análisis del MDT se adhiere a
todo lo en su momento comentado acerca del uso que los modelos de tipo agregado hacen del
MDT, pues el nucleo de Heart es un modelo agregado en su mayorı́a, al mismo tiempo que un
modelo que depende ı́ntimamente de la presencia de un MDT para su funcionamiento.

5.6. Conclusiones y consideraciones


Antes de comenzar a tratar los elementos básicos de la modelización hidrológica y exponer
sus particularidades en relación con el entorno computacional y la utilización de MDTs, puede
prepararse el recorrido por los siguientes temas mediante una ultima mirada global a los
mismos.
Al comienzo del capı́tulo, se reflejó de modo gráfico en la figura (5.2) el esquema de capas
de información dentro de un modelo hidrológico tı́pico. Los próximos capı́tulos no harán sino
entrar en detalle en cada una de las mallas entonces reflejadas de forma indicativa, relacionando
éstas con los Modelos Digitales del Terreno y presentando las formulaciones oportunas en cada
caso.
En un punto intermedio entre la simplicidad del esquema general y el detalle que en breve
se desarrollará para cada elemento, la figura (5.5) traza una visión genérica sobre la forma
en que un Modelo Digital del Terreno puede ser combinado con otras capas de información
o puede servir de apoyo para el desarrollo de éstas de cara a una modelización hidrológica
posterior.
Es fácil comprender que la elevada complejidad de los análisis que implican las distintas
relaciones explı́citamente plasmadas en dicha figura, unido a la multiplicidad en muchos casos
de los elementos en ella recogidos y a la necesidad de un estudio a lo largo de un número elevado
de intervalos de tiempo, convierte al estudio detallado de los fenómenos hidrológicos en un
un sistema sumamente complejo. Este sistema no puede ni debe limitarse a la realización de
cálculos sobre las diferentes mallas de datos disponibles, debiendo estar dotado de una correcta
estructura y construido sobre una arquitectura conceptual adecuada a los objetivos buscados
con la propia modelización.
202 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES

Figura 5.5: Esquema de la utilización e incorporación de Modelos Digitales del Terreno en los diferentes
elementos que forman parte de un proceso de modelización hidrológica genérico.

No es el propósito de los próximos capı́tulos, ni tampoco de esta obra en su conjunto, el


plantear desde aquı́ un modelo completo que integre toda la información que en estas páginas
se presenta acerca de los distintos factores y parámetros a considerar. Por el contrario, se
trata de introducir las diversas maneras en que la presencia de un MDT como caracterizador
preciso del relieve puede ayudar en la confección de las mallas de datos involucradas en la
modelización como datos de partida.
Para cada una de los parámetros analizados, se estudia la implicación del MDT y otros
elementos afines desde un punto de vista teórico, entrando en detalle con objeto de matizar
suficientemente los pormenores de dicha implicación. No obstante, la presentación de todos
estos elementos no obliga a la utilización de su conjunto completo, siendo en función de las
caracterı́sticas de cada modelo que se utilizan unos conceptos u otros. La exposición de estos
conceptos e ideas es el fin fundamental de los restantes capı́tulos del libro.
Como ejemplo, los modelos existentes presentados algunos apartados atrás hacen uso de
un número mayor o menor de formulaciones de acuerdo con su nivel de detalle. Se busca que
el lector comprenda la forma en que estos modelos se construyen, adquiera un conocimiento
suficiente para abordar la implementación de un modelo de similares caracterı́sticas sobre una
base informática y, especialmente, comprenda el importante papel que las representaciones
digitales del relieve, materializadas de modo particular en el MDT, pueden jugar en el seno
de dicho modelo.

Ejercicios y cuestiones propuestas


1. ¿Que tipo de modelos serán más sensibles a la utilización de uno u otro algoritmo de asignación
de direcciones de flujo, los continuos o los de suceso? Razónese la respuesta.
5.6. CONCLUSIONES Y CONSIDERACIONES 203

2. ¿En que tipo de modelos resulta mas relevante la aplicación de algoritmos eficientes computa-
cionalmente, los continuos o los de suceso? Razónese la respuesta.
204 CAPÍTULO 5. IDEAS GENERALES Y ANTECEDENTES
Capı́tulo 6

Precipitación y evaporación

The sky is crying.


Elmore James

There are holes in the sky,


Where the rain gets in.
They’re not very large,
So the rain is thin.
Spike Milligan

6.1. Introducción
Dos elementos que frecuentemente constituyen de por sı́ bloques distintos dentro de los
textos de hidrologı́a, se presentan unidos en éste con objeto de mostrar las similitudes que en
lo referente a su manejo podemos encontrar en ambos elementos. La utilización de concep-
tos similares, aunque aplicados en cada caso sobre los fundamentos y componentes teóricos
relativos a cada uno de estos fenómenos, servirá para introducir las nociones generales de la
utilización de información meteorológica y similar dentro de nuestra filosofı́a de trabajo, a la
par que mostrando algunas de las ventajas que pueden derivarse de este uso.
Abandonando ya el mero análisis del relieve, los Modelos Digitales del Terreno nos siguen
acompañando de dos formas distintas, una de tipo conceptual y otra con carácter más tangi-
ble. En primer lugar, la propia estructura del MDT sobre la que tanto ya se ha hablado se va
a demostrar también útil para el trabajo con la información manejada en este capı́tulo, exten-
diendo aún más su valor e idoneidad para el desarrollo de nuestro trabajo. En segundo lugar,
la aplicación directa de los Modelos Digitales del Terreno para el cálculo de ciertos parámetros
va a suponer un aumento importante en la cantidad de información disponible, redundando
en una mayor disponibilidad de información de cara al desarrollo de modelos adecuados rela-
tivos tanto a la precipitación como, especialmente, a la evaporación, ambos procesos de suma
importancia dentro del ciclo hidrológico.
Aún sin entrar de lleno en la pura modelización hidrológica, nos vamos acercando cada
vez más a la misma, introduciendo elementos que poco a poco conforman todo el espectro
necesario para un correcto desarrollo de ésta.

6.2. Precipitación
La precipitación es, sin ningún duda, el punto en el que debemos comenzar la exposición del
presente bloque. Es esta precipitación la que, al llegar al suelo (es decir, al entrar en contacto
con ese terreno que con tanta profundidad estudiamos en la parte anterior) producirá los

205
206 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

fenómenos hidrológicos sobre los que guardamos interés, y la que por tanto debemos conocer
para estimar con posterioridad la magnitud y forma de los mismos.
Desde la perspectiva que nos ocupa, el objetivo principal no es otro que el de conocer la
forma en que los datos de precipitación disponibles pueden integrarse con toda la información
que ya hemos extraı́do del MDT, para, en la medida de lo posible, producir una suerte de
sinergia entre ambos conjuntos de datos, siempre gracias al empleo de nuevos planteamientos,
tecnologı́as y métodos como algunos de los ya explicados.
Los datos sobre los que nos centraremos, y en base a los cuales debemos tratar de cumplir
lo anterior, son principalmente datos en formatos clásicos, pues son éstos mayoritariamente los
que vamos a poder obtener de las fuentes habituales. En cierta forma, la situación es similar a
la que se introdujo hace ya bastantes páginas en lo referente a la creación del MDT, cuando se
comentaba la habitual procedencia de la información base de mapas de elevaciones clásicos y
similares. También en este caso se hará mención a la adaptación y conversión entre formatos,
comparándose las metodologı́as y necesidades de ambos casos.
No obstante, los avances tecnológicos no han dejado de lado al ámbito de la recogida de
datos de tipo meteorológico, existiendo de modo complementario a las anteriores, otras formas
de presentación de esta información, más acordes con los planteamientos aquı́ desarrollados,
y que analizaremos de igual modo.
Respecto a éstos, en ningún caso es mi intención entrar en temas puramente meteorológi-
cos, de análisi estadı́stico estadı́stica, predicción o similares, sino tan solo describir los nuevos
elementos relativos a la precipitación que pueden entrar a formar parte de los modelos hi-
drológicos que más adelante se estudiarán, poniendo de manifiesto diferencias y ventajas de
éstos con otros ya conocido y habituales en la hidrologı́a en su sentido más clásico. La atención
se centra, pues, sobre dichos elementos, y no sobre formulaciones o planteamientos novedosos
que dentro del ámbito propio de la meteorologı́a se encuentren relacionados con los anteriores,
siendo este un campo amplio y complejo en el que no resulta procedente entrar en el contexto
de esta obra.

6.2.1. El Modelo Digital de Precipitaciones


Si sobre la matriz de datos del MDT, y mediante su análisis concreto, obtenı́amos otra
serie de mallas relativas a otros tantos parámetros, parece lógico pensar que para el registro de
los datos de precipitación, si pretendemos continuar el análisis por una linea similar, debemos
acudir a una representación raster de los mismos que pueda integrarse de forma armoniosa
con toda la baterı́a de factores de los que ya disponemos. Surge ası́ el concepto que, por mera
extensión, denominaremos Modelo Digital de Precipitaciones (MDP abreviadamente), y que
no es sino una nueva malla en cada una de cuyas celdas se contendrá un valor de precipitación
asociado a la misma.
Si para el registro de las elevaciones cambiábamos los mapas clásicos de curvas de nivel
por el MDT, en el caso de las precipitaciones los mapas de isohietas van a dar paso al MDP
como documento cartográfico, obteniéndose de este cambio una serie notable de ventajas, a
imagen de como sucedı́a para el caso del relieve. No obstante, y como se analizará en detalle,
la cartografı́a de precipitaciones que manejaremos, de cara a incluirla directamente dentro de
los modelos hidrológicos que se planteen, será bien distinta de la representada en mapas de
isohietas, al menos en una de sus posibles concepciones. En este caso, y con el fin de extraer
una mayor potencia y adecuar en la mayor medida posible los datos disponibles a su uso en
la modelización hidrológica propiamente dicha, la información contenida en la cartografı́a no
sólo reflejará valores puntuales de las distintas magnitudes meteorológicas, sino que también se
encontrará asociada a eventos concretos definidos por series de múltiples valores, de tal modo
que nos permita modelar directamente, mediante la utilización conjunta con otras mallas
6.2. PRECIPITACIÓN 207

de datos y ciertos elementos adicionales, los fenómenos hidrológicos que tienen lugar como
consecuencia de dichos eventos.
Por ello, la denominación de MDP va a englobar tanto a mallas de datos para valores
sencillos — precipitación media mensual, por ejemplo — como mallas que recojan el desarrollo
de sucesos meteorológicos, cuyas caracterı́sticas se tratarán con mayor profundidad en breve.
Estas últimas se asocian al empleo de eventos y, por su mayor peculiaridad, serán expuestas
aquı́ con algo más de detalle.
Con este MDP tal y como ha sido introducido en sus distintas formas, y una vez que
desarrollemos en profundidad los métodos y las circunstancias que deben tenerse en cuenta
para la creación del mismo, será ya posible estudiar la interacción entre la precipitación y
el terreno, pues ambos se encuentran representados de modo similar, siendo de este modo
sencillo el modelizar con precisión los diferentes fenómenos que tienen lugar a partir de dicha
interacción, siendo los escorrentı́a e infiltración los más importantes de los mismos.
Existe, no obstante, una diferencia conceptual entre el MDT y el MDP cuando éste último
se refiere a un evento dado que, aun no afectando al empleo conjunto de ambos, si es necesario
comentar para la comprensión de este último. Mientras que el terreno puede considerarse como
algo fijo y estático (prescindiendo, obviamente, de enfoques geológicos) para cuyo registro es
suficiente contar con una malla de datos, los fenómenos de precipitación son variables y rara
vez constantes, siendo además de notable importancia el reflejar la propia dinámica de los
mismos. Esa dinámica de la precipitación es la que da forma los resultados finales tales como
hidrogramas de avenida, y la que por lo tanto debe ser tenida en cuenta con la máxima
consideración.
Si se considera un punto dado, la definición del relieve de ese punto se resume en un único
valor de altura. Si se considera la definición de un evento meteorológico dado — más explici-
tamente, una tormenta — sobre el mismo punto, este vendrá registrado como un hietograma,
es decir, un conjunto de valores con una disposición temporal dada. Si en lugar de puntos
trabajamos con mallas de celdas, el relieve quedará reflejado mediante un simple MDT, mien-
tras que las precipitaciones requieren de un número dado de mallas distintas, número que
dependerá del intervalo de tiempo estudiado y la resolución con que se quiera llevar a cabo
ese estudio.
Este hecho se refleja graficamente en la figura (6.1).

Figura 6.1: Estructura multicapa del MDP asociado a un evento. Extracción del hietograma asociado
a un punto a partir de los valores contenidos en éste.

El tiempo es, en el caso de la precipitación, un nuevo elemento a considerar, aunque, como


veremos, no añade dificultad alguna a las metodologı́as de cálculo a utilizar una vez que se
disponga del MDP. Pese a necesitarse más de una malla de datos de precipitación para la
caracterización de una tormenta, veremos que el estudio hidrológico de las consecuencias de
208 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

esa tormenta sobre un terreno dado se va a llevar a cabo empleando las distintas mallas de pre-
cipitación de modo aislado (cada una de ellas representa un intervalo de tiempo independiente
del resto), por lo que, a efectos prácticos, este hecho únicamente tiene como consecuencia una
multiplicidad en los cálculos a desarrollar, pero no una mayor complejidad de los mismos.
Desde un punto de vista cualitativo, tanto el MDT como el MDP son mallas de datos
continuos, y pueden por tanto ser objeto de análisis similares o bajo consideraciones parecidas.
No obstante, el análisis del MDP desde la perspectiva del análisis hidrológico guarda un interés
mucho menor, pues esta precipitación encuentra su significado real una vez alcanza el suelo,
siendo entonces cuando su estudio debe ser desarrollado a un nivel más profundo. Este hecho
provocará, entre otras cosas, que las exigencias que serán comentadas para la creación del
MDP sean mucho menos restrictivas que en el caso del MDT.

6.2.2. Fuentes de datos no puntuales


Para comenzar el estudio de elementos meterológicos, resulta imprescindible el analizar
los distintos tipos de datos y ver en detalle las caracterı́sticas propias de los mismos. De este
modo, se podrá lograr una mejor comprensión que nos permita, cuando sea necesario, adaptar
la información contenida en dichos datos al entorno de trabajo sobre el que se plantean los
distintos modelos hidrológicos, y sacar el máximo partido de esta información.
Aunque no constituyen el formato más habitual para la obtención de datos meteorológicos,
y su utilización con cierta intensidad es relativamente reciente, la similitud de las fuentes de
datos no puntuales con los MDPs que vamos a utilizar hace interesante el análisis de estas
en primer lugar, para ası́ comprender algo más esos MDPs y situarse en mejor disposición de
cara a la creación de los mismos a partir de las mas comunes fuentes de datos puntuales.
Los datos más habituales de los que se puede disponer no referidos a un único punto geo-
gráfico, y particularizando para el caso de España y la información disponible del Instituto
Nacional de Meteorologı́a, son los mapas de intensidad de precipitación basados en la utili-
zación de radar meteorológico, correspondientes a intervalos de 1 y 6 horas. La figura (6.2)
muestra una imagen de uno de dichos mapas.

Figura 6.2: Mapa de intensidad de precipitación en una hora, obtenido a partir de radar. Las distintas
intensidades se representan mediante tonalidades de gris.

El formato de la información procedente del radar, que es presentada como una imagen,
hace notablemente sencilla la incorporación de estas imágenes como capas del MDP, pues
ambas entidades son de similar naturaleza. La resolución espacial, no obstante, es mucho
menor para las imágenes de radar que para las mallas de datos de elevaciones, siendo del
orden del kilómetro en estas primeras, con lo que es obligado proceder a adaptar su tamaño
para compatibilizarlas con las últimas, sin existir mayor dificultad al respecto. Deben, no
6.2. PRECIPITACIÓN 209

obstante, tenerse en cuenta las mismas ideas que ya fueron introducidas para la modificación
del tamaño de celda en el caso de MDTs mediante remuestreo de la malla de datos.
Al respecto de esta resolución, la validez de la misma para llevar a cabo un análisis hi-
drológico cualquiera está en relación directa con el tamaño de la cuenca analizar, que de-
berá ser suficiente para garantizar una cierta representatividad de la información aportada
por las imágenes de radar. Por otra parte, debe pensarse que una mayor resolución en éstas,
alcanzando el nivel del MDT, no tiene excesivo sentido ya que la precipitación no varı́a tanto
espacialmente como el relieve, por lo que únicamente se concibe su uso a esas resoluciones
como una adaptación para integrar ambos tipos de datos, pero no como una caracterı́stica
que deba presentarse en origen. En términos generales se puede afirmar que resulta adecuada
la resolución presentada por las imágenes de radar, máxime si se compara con la que pueden
ofrecer las fuentes de datos puntuales, sensiblemente menor y ofrecida en un formato menos
cercano al de los MDPs que pretendemos utilizar.
En cuanto a su resolucı́on temporal, la información horaria es de amplio interés para
elaborar hietogramas con un detalle adecuado, por lo que se deduce que un conjunto de
imágenes de radar con estas caracterı́sticas es una fuente de primer orden para la creación
de un MDP completo y de gran utilidad relativo a un evento dado, mediante el que se va a
poder modelizar el conjunto de fenómenos hidrológicos que tienen lugar sobre la cuenca como
consecuencia de dicho evento.
La utilización en este sentido de los datos del radar meteorológico va a tener como destino
principal dentro de los diversos objetivos que se plantean con los modelos hidrológicos aún
por desarrollar, la modelización de eventos conocidos sobre cuencas aforadas de cara a la
calibración de dichos modelos sobre las mismas, ası́ como, con caracter más novedoso, el estudio
hidrológico en tiempo real para el control y monitorización de la actividad hidológica en la
cuenca. La facilidad de obtención y uso de imágenes de radar hace de estas una herramienta
que, si bien no satisface una buena parte de las necesidades en cuanto a estudio hidrológico
se refiere, se demuestra de gran utilidad en muchas otras, siendo superior a la mayorı́a de los
restantes formatos existentes.
Información detallada acerca del uso del radar puede consultarse, por ejemplo, en (Abbott,
1996).
Junto con la información de radar para un periodo concreto, encontramos también distintos
tipos de datos no centrados en eventos que satisfarán el resto de necesidades al respecto,
tanto para el caso presente de la precipitación como en el de los valores de temperatura que
proximamente serán introducidos.
Entre ellos, los mapas de isohietas que ya fueron citados anteriormente, los cuales pueden
interpolarse para obtener mallas regulares de datos, juegan un papel preponderante, siendo
intermedios en cuanto a su cercanı́a con los MDPs entre las imágenes de radar y los datos de
fuentes puntuales. No obstante, la similitud existente con estos últimos en su tratamiento hace
que sea en el desarrollo de éstos, que tendrá lugar a continuación, donde se vean en detalle las
operaciones que deben aplicarse en este caso.

6.2.3. Fuentes de datos puntuales


Los datos más habituales de los que vamos a disponer para la obtención de valores de
interés, tanto asociados a eventos como de tipo medio, son los recogidos en las diferentes esta-
ciones meteorológicas, y que constituyen las series de datos con cuyo análisis se obtienen los
parámetros estadı́sticos clásicos en este aspecto, ademas de extraerse directamente la infor-
mación relativa a un periodo concreto de tiempo. La literatura al respecto de estos primeros
es extensa, existiendo muy diversos resultados que pueden obtenerse, y siendo el objetivo de
este apartado el mostrar la manera de aprovechar estos de la mejor forma posible y llevarlos
210 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

a una estructura tal como el MDP ya presentado.


Tanto para los datos concretos de un evento dado, como para aquellos resultados estadı́sti-
cos que permitan el cálculo de hietogramas para eventos máximos, ası́ como para valores
medios, la creación del MDP será tratada con detalle en los siguientes apartados. De este
modo, con indiferencia de los datos de partida, quedarán establecidas las ideas principales
acerca de dicho MDP y las caracterı́sticas que deben buscarse en él para garantizar su validez
de cara al uso que se pretende del mismo.

6.2.4. Creación del MDP


Estudiados ya los distintos tipos de datos de los que podemos disponer, la incorporación de
éstos dentro de los esquemas de trabajo que van a plantearse requiere su adaptación al formato
concreto del MDP tal y como lo hemos recogido, proceso acerca del cual es conveniente hacer
algunas puntualizaciones. En particular, y puesto que es a la vez el caso mas frecuente y el
que requiere un número de operaciones más considerable, se tratarán los aspectos relativos a
datos de tipo puntual, especificando las caracterı́sticas de dichas operaciones en función del
propio contenido y naturaleza de estos datos. Respecto a los datos de tipo no puntual, hemos
visto que éstos prácticamente no requieren apenas un proceso de elaboración hasta llegar a
un MDP utilizable, por lo que resulta más interesante centrarse en el otro tipo de fuentes de
datos presentado.
Como ya se ha dado a entender en algún punto anterior, la situación a la que se debe
hacer frente es muy similar a lo ya visto en el caso de la creación del MDT, ya que, al menos
conceptualmente, el proceso es prácticamente idéntico, implicando la creación de una malla
regular de datos a partir de una información irregular y dispersa. La ejecución de esta tarea
se lleva a cabo, también de igual modo, mediante interpolación sobre los datos conocidos,
pudiendo aplicarse los mismos algoritmos que en su momento fueron brevemente comentados.
Sin embargo, la distinta naturaleza de la información, junto con el uso menos intenso que
se va a dar a las mallas creadas en comparación con un Modelo Digital del Terreno, establecen
una serie de diferencias que afectan directamente a la manera en que estas mallas deben ser
desarrolladas y las condiciones bajo las cuales este desarrollo debe llevarse a cabo.
Por una parte, se argumentó notablemente en su momento la inconveniencia de la creación
por parte de uno mismo del Modelo Digital del Terreno, al no garantizarse de este modo que
aquello que fuera creado tuviera las caracterı́sticas idóneas para su utilización en el análisis
del terreno tal como éste se ha planteado. Las posibilidades de obtención de un Modelo Digital
de Precipitaciones como tal resultan, sin embargo, prácticamente nulas, estando disponibles
los datos en otros formatos, en particular como datos puntuales correspondientes a la red de
estaciones presente en la zonas estudiada. Junto con este hecho, no debe olvidarse que, para
una zona dada, este MDP no es en absoluto único.
A los datos particulares para una tormenta, de utilidad para la modelización de un evento
concreto, se suman las infinitas posibilidades que pueden derivarse del estudio de hietogramas
de tormenta y aguaceros de cálculo obtenidos a partir del análisis estadı́stico de series de va-
lores, que utilizaremos para la modelización de eventos más desfavorables, entre otros. Todo
ello hace necesario que debamos dar forma a ese MDP a partir de cuantos valores disponga-
mos, siendo necesaria su elaboración particular a falta de otras fuentes accesorias que puedan
proveernos la información requerida en formato conveniente.
Esta necesidad, al contrario que en el caso del MDT, puede aceptarse dentro de unos
márgenes de calidad perfectamente asimilables, debiendo cumplir unos requisitos menores que
en el caso del MDT, requisitos que se satisfacen mediante la creación de la malla a partir de
los datos puntuales de estaciones, empleando para ello cualquier método de los ya conocidos.
Para comprender este hecho debe tenerse en cuenta que los errores cometidos en la inter-
6.2. PRECIPITACIÓN 211

polación de datos climatólogicos van a tener su reflejo sobre los resultados finales mediante
la modificación de las magnitudes de éstos en la misma medida en que los datos interpolados
se desvı́en de los valores reales. Se trata, por tanto, de una consecuencia que afecta de modo
cuantitativo a dichos resultados. Por el contrario, la modificación de los valores de elevacio-
nes, si es de cierta importancia — como sucedı́a con algunos de los métodos de interpolación
comentados —, supone una modificación del relieve cuyas consecuencias pueden ser de gran
dimensión al varı́ar la propia morfologı́a del terreno creando estructuras geomorfológicas por
completo distintas a las presentes en la realidad. La afeción que se produce es, por tanto,
tanto cuantitativa como cualitativa, siendo ésta la principal razón que se aduce para desechar
la creación del MDT a partir de datos en otro formato, con carácter particular por parte de
la propia persona que posteriormente llevará a cabo un estudio hidrológico sobre dicho MDT.

Métodos

Aceptando, pues, la creación del MDP, es momento de profundizar algo más en la manera
en que la misma se llevará a cabo. Desde el punto de vista matemático, cualquiera de los
métodos de interpolación van a dar resultados aceptables, por lo que todos ellos podrı́an
ser utilizados sin ninguna consideración accesoria de cara a la realización de esta tarea. No
obstante, y aunque ya se dijo que las consecuencias sobre los resultados finales que pueden
derivar del uso de uno u otro método no son relevantes, la utilización de los métodos que eran
adecuados para la creación del MDP parece favorecerse frente a aquellos menos adecuados,
al menos en términos generales, existiendo algunas puntualizaciones interesantes que deben
tenerse en cuenta en función de la naturaleza del dato interpolado.
Con carácter general, debe considerarse, a éste y a otros respectos, que el número de puntos
en los que basar la interpolación va a ser muy inferior al considerado en el caso de manejar
elevaciones, con lo que interesa la aplicación de métodos que den buenos resultados con un
número reducido de puntos.
Este número de puntos reducido tiene también sus consecuencias sobre la consideración
algorı́tmica de los métodos aplicables y la eficacia de los distintos planteamientos, permitiéndo-
nos realizar simplificaciones o llevar a cabo algunas adaptaciones como en breve veremos. Entre
los distintos métodos de interpolación no existen grandes diferencias en este sentido, por lo
que no favorece la utilización particular de ninguno de ellos. Sin embargo, influye sobre la
aplicación de todos ellos, haciendo, por ejemplo, innecesaria la selección de un número da-
do de puntos alrededor de una celda a interpolar, pudiendo utilizar en cada interpolación la
totalidad de los puntos conocidos, en virtud del reducido tamaño de la muestra.
De forma más particular, deben considerarse también las caracterı́sticas propias de la
muestra de cara a la elección de uno u otro método, ya que en función de éstas y del objetivo
que se persiga en el análisis de la información de precipitaciones una vez el MDP haya sido
creado, será más adecuado decantarse por un método u otro. Ası́, la utilización de métodos
como Kriging o Splines, generalmente señalados como soluciones más exactas en términos de
error medio introducido, da lugar a superficies suaves que en ocasiones pueden desestimar por
defecto o exceso los valores reales extremos, siendo especialmente evidente este primer caso
cuando se trata de crear una malla de valores máximos de precipitación pero ninguno de los
puntos de datos conocidos registra el valor máximo absoluto presente en la malla (Lynch, 1998).
Como es lógico pensar, si se trata de modelizar eventos máximos, una estimación a la baja
puede tener efectos graves sobre la posterior utilización de los resultados, por lo que en estos
casos el uso de Splines o Kriging no es tan recomendable. Paradójicamente, la ponderación
por distancia inversa (IDW) se muestra mucho más interesante en estos casos, pese a ser más
impreciso y mucho menos adecuado para la interpolación de alturas en el MDT, como ya
vimos.
212 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

No obstante, el empleo de ponderación por distancia inversa es también mucho más reco-
mendable en el caso de disponer del valor máximo en uno de los puntos conocidos, por lo que,
en caso de no suceder ası́, debe tenerse en cuenta esta circunstancia y comprobar los valores
obtenidos en el proceso de interpolación. Algunas alternativas han sido propuestas a este res-
pecto, entre las cuales es interesante la desarrollada por Schäfer (1991), en la cual se apoya
sobre una malla raster de valores de precipitación medios mensuales — de más fácil obtención
que una referida a un evento concreto —, para estimar la distribución de las precipitaciones
máximas con las que se trabaja.
En particular, supone que la distribución de la precipitación diaria es similar a la de la
media mensual, con lo que, conociendo esta última, puede crear la malla relativa a la primera
sin más que hacer que en cada celda, la relación entre su precipitación media y la de la celda
conocida de máximo valor sea igual a la relación existente entre ellas en lo que respecta a la
precipitación diaria.
La extensión de esta idea a eventos de distinta duración, aunque supone asumir un he-
cho en absoluto corroborado — ya es quizás muy elevada la magnitud de la suposición en el
planteamiento original —, constituye una interesante solución en cuanto que se basa en infor-
mación más contrastada y se apoya en la misma de modo ventajoso, permitiendo, al menos
en cierta medida desde un enfoque conceptual, una relativa mejora respecto al empleo aislado
de un método de interpolación en las circunstancias dadas.
Por último, y frente a las soluciones basadas en la interpolación de datos, existe una
solución habitual basada en ponderación y de uso muy frecuente en el caso tratado, que es la
basada en los denominados polı́gonos de Thiessen 1
Este método se basa en la creación de polı́gonos asociados a cada punto de datos conocidos,
de tal forma que, para cada otro punto dentro del polı́gono, su punto de datos conocidos más
cercanos es el asociado a dicho polı́gono. Las diferencias con los resultados obtenidos de la
utilización de métodos de interpolación es clara, principalmente porque la malla ası́ creada no
es en absoluto de tipo continuo, no extrayéndose de este modo todas las prestaciones que la
propia naturaleza del MDP puede ofrecer, y siendo en su uso posterior cuando estas diferencias
deben igualmente ser consideradas. Se puede decir, de modo sintético, que este MDP es de
una naturaleza por completo distinta, aunque la utilización del mismo guarda también interés
para alguna serie de modelos, motivo por el cual se recoge en estas páginas.
Desde otro punto de vista, de inmediato se aprecia que estos polı́gonos de Thiessen se
prestan a una utilización y un almacenamiento desde un punto de vista vectorial, en contraste
con la naturaleza raster del MDP en su sentido original, y tal como se deriva de los métodos de
interpolación ya mencionados. Desde esta perspectiva, los polı́gonos de Thiessen constituyen
una estructura matemática denominada Teselación de Voronoi, dual a su vez de la conocida
como Triangulación de Delaunay. Si recuerda el lector, esta última se mencionó al comienzo
del libro como la base para el desarrollo de redes de triángulos irregulares, esto es, de los TINs,
con lo que en cierto modo que se establece una ligera analogı́a entre ambos conceptos.
En este caso, no obstante, las circunstancias son bien distintas. Habiendo asumido el mode-
lo raster como óptimo para nuestro trabajo, debemos disponer de la información de polı́gonos
de Thiessen en dicho formato, por lo cual, en caso de trabajar con ellos en formato vectorial,
será necesario realizar una conversión entre ambos. Además, el escaso número de puntos nos
permite, sin excesiva penalización de rendimiento, el plantear la creación de la teselación desde
1
Las denominaciones que pueden encontrarse para estos polı́gonos son muy variadas, ya que guardan interés
para un amplio número de diversas disciplinas, siendo frecuente que en cada una de ellas reciban el nombre
de quien en primer lugar adapto su uso a la materia de la misma. Originariamente se conocen como celdas de
Dirichlet , aunque en su empleo relativo a datos meteorológicos es habitual la denominación de Polı́gonos de
Thiessen, que será la que adoptemos en este texto. Desde el punto de vista del ámbito puramente matemático,
lo más frecuente es encontrar el conjunto de estos polı́gonos bajo la denominación de teselacion de Voronoi.
6.2. PRECIPITACIÓN 213

un punto de vista exclusivamente raster, sin pasar previamente por un conocimiento de los
polı́gonos de modo vectorial, por lo que éste no será analizado.

Figura 6.3: creación de polı́gonos de Thiessen sobre una base raster.

Con un rendimiento menor — peor cuanto mayor sea el número de puntos de datos co-
nocidos — que los algoritmos usuales, y ciertamente con una menor elegancia desde el punto
de vista puramente computacional, es posible la creación de un MDP basado en polı́gonos de
Thiessen simplemente calculando para cada celda la distancia a cada uno de los puntos de
datos conocidos, y asignando a la misma el valor de aquella situada mas próxima. La discreti-
zación del espacio en celdas permite llevar a cabo este proceso, en oposición a los algoritmos
existentes (abundantes, ya que, como en su momento se indicó, ésta es una parcela rica dentro
de la geometrı́a computacional), que, como es lógico fuera de nuestro entorno de trabajo, no
consideran dicha división.
Haciendo una pequeña abstracción, y suponiendo que las estaciones representan celdas de
datos conocidos y el objetivo de este método es completar las celdas restantes de la malla, la
forma de proceder en el mismo es similar a la del algoritmo que denominábamos de vecindad
para el remuestreo de imágenes, y que podı́a ser aplicado en el cambio de resolución del MDT.
La similar naturaleza de tipo raster de imágenes y mallas de datos, permite una vez más
un cierto vı́nculo, escaso en esta ocasión concreta, pero que permite mediante su comprensión
avanzar hacia en cierto modo hacia la integración de dos disciplinas altamente complementarias
como son las anteriores.
Volviendo al aspecto mas práctico una vez el anterior proceso ha sido llevado a cabo,
la malla del MDP creada mediante este método puede emplearse de igual modo que las de
tipo continuo, si bien su utilidad es mayor — y, especiamente, más habitual — en el caso de
modelos agregados donde la extracción de parámetros medios es necesaria a partir de dicho
MDP. Para este caso, la utilización de polı́gonos de Thiessen representa un punto de apoyo
intermedio de interés de cara a la realización de dicha tarea. Utilizando el MDP en conjunto
con la malla de subcuencas, se obtienen valores medios para cada una de ellas, siendo estos
valores los que posteriormente se llevarán a los modelos hidrológicos correspondientes.
La multiplicidad del MDP no tiene lugar en el caso de emplear este tipo de interpolación,
ya que los valores de la celda sólo son referencias a datos externos, siendo dichos datos los que
deberán contener toda la información asociada a los eventos de precipitación, y por tanto, los
que deben estar compuestos no de valores únicos, sino de una serie múltiple de ellos.

Sobre la naturaleza múltiple del MDP


Llegados a este punto, y aun conociendo bastante acerca de la metodologı́a para la crea-
ción de un MDT, resta todavı́a tener en cuenta la propia naturaleza del mismo como conjunto
214 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

de diversas capas representando los distintos intervalos de tiempo considerados, cuando dicho
MDP recoge la información de una tormenta concreta. La aplicación de cualquier metodologı́a
de las previamente comentadas (o cualquier otra al respecto) debe dar resultados coheren-
tes para los puntos de valores conocidos, al mismo tiempo que debe mantener una misma
coherencia entre las distintas capas creadas.
Para ver de modo más claro lo anterior, utilicemos un ejemplo. Supongamos dos puntos
de datos para cada uno de los cuales se dispone de un hietograma recogido, siendo estos
hietogramas de aspecto similar pero uno de ellos comenzando en un intervalo de tiempo
distinto. La interpretación más inmediata de esta situación es la de que la tormenta que produjo
ambos hietogramas se desplazó entre los puntos donde estos se recogieron, siendo lógico pensar
que, en una localización intermedia entre ambos, el hietograma tendrá un aspecto similar pero
comenzando con un retardo menor.
Veamos cómo obtener a partir de dichos dos hietogramas y el emplazamiento de los mismos
un MDP para la zona en la que estos se encuentran y para la tormenta recogida en dichos
hietogramas. Sobre ello, analizaremos las particularidades antes mencionadas que se deben
tener en cuenta en la creación del MDP con objeto de garantizar un significado correcto del
mismo.
La forma más simple y lógica de tener en cuenta el conjunto de valores para los distintos
intervalos de tiempo, pasa por interpolar una malla de datos para cada uno de dichos intervalos.
Para cada malla, se utilizarán en los distintos puntos conocido los datos de sus correspondientes
hidrogramas para el intervalo considerado.
Utilizando, por ejemplo, como método de interpolación una ponderación por distancia
inversa, y para una celda situada a igual distancia de los dos puntos de registro de hietogramas,
la figura (6.4) muestra el resultado obtenido según el procedimiento trazado anteriormente.
Resulta obvio que este resultado no se ajusta al que se busca, habiendo quedado modificado el
hietograma y desvirtuándose de este modo la información contenida en el conjunto de capas
del MDP.

Figura 6.4: Ponderación de hietogramas mediante ponderación directa de cada intervalo. El resultado
no se ajusta a la interpretación lógica.

De lo anterior se deduce que no es suficiente con trabajar de forma aislada con los valores
correspondientes a cada malla raster de las que componen el MDP, sino también con el conjunto
de ellas y sus relaciones. Dichas relaciónes, en este caso, vienen impuestas por el tiempo, pues
6.2. PRECIPITACIÓN 215

es éste quien ordena el conjunto de datos y representa la otra dimensión existente en nuestras
mallas. La consideración de dicho tiempo como un factor más sobre el que se deben llevar
a cabo las operaciones pertinentes, nos hará obtener una metodologı́a mas adecuada para la
creación de un MDP con un sentido correcto y coherente con la propia lógica de los valores
utilizados como partida.
Una propuesta sencilla a este respecto, que soluciona de modo óptimo el problema al
que antes nos enfrentabamos, consiste en modelizar los distintos hietogramas añadiendo a los
mismo un nuevo parámetro δ que indique el retardo en el comienzo de la precipitación en
cada uno de ellos. Se añade de este modo un parámetro con unidades de tiempo que permite
trabajar con las magnitudes temporales de un modo similar a como se realiza para los valores
de precipitación del hietograma, integrando las mismas en un esquema numérico a través de
la aplicación de alguno de los métodos ya conocidos. La aplicación de esta alternativa al caso
tratado con anterioridad se refleja en la figura (6.5), en la que se puede apreciar la mayor
similitud del resultado obtenido con aquel que la mera lógica dictaba.

Figura 6.5: Ponderación de hietogramas considerando retardos. El resultado se corresponde con la


interpretación lógica.

Resulta claro que el empleo de polı́gonos de Thiessen elimina esta problemática, ya que,
independientemente de la naturaleza de los datos manejados, la malla que se constituye con
este método únicamente indica el punto de información conocida más cercano a cada celda,
siendo por tanto una entidad de por sı́ que no necesita de otras mallas accesorias para poder
ser utilizada.
En todo lo anterior, hemos manejado información real registrada en puntos concretos, la
cual puede ser utilizada tanto en modelos agregados como distribuidos, y para la modelización
de un evento dado o la calibración del modelo empleado en base al ajuste de los resultados
observados y los obtenido con el mismo. Este sencillo recurso presentado quizas sea de dificil
aplicación en caso de cuencas de gran tamaño donde la variabilidad espacial de la precipitación
no pueda ser recogida mediante conceptos tan simples. En tal supuesto, la aplicación de otras
ideas, o quizas la división de la cuenca en subunidades hidrológicas, sean necesarias con objeto
de realizar planteamientos coherentes. Lo que se pretende mostrar aquı́ es, no obstante, la
necesidad de garantizar esa coherencia siempre que se recurra a la utilización de un MDP tal
y como el que en este apartado nos ocupa.
Un caso distinto al anterior lo encontramos en la utilización de hietogramas de cálculo, los
216 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

Figura 6.6: Secuencia de etapas en la creación del MDP a partir de hietogramas puntuales (a) o datos
estadı́sticos puntuales para la creación de tormentas de diseño (b).

cuales, aunque formalmente constituyen un caso similar al precedente, pueden tratarse de un


modo alternativo teniendo en cuenta el origen de los mismos. La creación de estos hietogramas
generalmente deriva de valores sencillos — precipitaciones máximas para un periodo dado de
tiempo y un determinado periodo de retorno, por ejemplo —, por lo que se puede realizar una
interpolación sobre dichos valores y, con la malla creada a partir de los mismos, desarrollar
los hietogramas asociados a cada celda, los cuales formarán las distintas capas del MDP.
El empleo de hietogramas sintéticos para diseño hidrológico puede ası́, sin necesidad de
tener en cuenta otras circunstancias, adaptarse a la utilización de un Modelo Digital de Pre-
cipitaciones de un modo sencillo y correcto. En caso de ser necesarios múltiples datos (por
ejemplo para la creación de un hietograma tipo a partir de los valores de P0,5 , P1 y P6 ), éstos
pueden utilizarse de forma independiente en la creación de sus respectivas mallas, puesto que
no existe relación entre ellos que impida proceder de dicha forma.
Esta forma de proceder se compara con la presentada anteriormente en la figura (6.6).
Nótese que la secuencia de pasos es diferente en el caso de trabajar con hietogramas de diseño,
interpolándose sobre los valores estadı́sticos y no sobre los hidrogramas, ya que éstos se crean
con posterioridad.

Ajuste del MDP con el MDT


Una mejora a incluir en el MDP, teniendo en cuenta la información de elevaciones con la
que se va a realizar un uso conjunto, es la modificación de valores de precipitación en función
de la altitud de cada celda. Conociendo el valor de elevación de la celda a interpolar y los de las
celdas de datos conocidos donde se sitúan las estaciones, es posible ajustar las precipitaciones
recogidas en estas mismas haciendo uso de la diferencia de alturas entre ambas, creándose de
este modo un MDP más realista que tiene en cuenta el relieve de la cuenca para la asignación
de los valores de precipitación correspondientes.
Este ajuste puede llevarse a cabo cuando las fuentes de datos sean hietogramas, bien
de tipo sintético o bien recogidos en una tormenta dada, o también para el caso de ciertos
valores puntuales en base a los que luego se obtengan dichos hietogramas sintéticos, tales como
precipitaciones máximas para un intervalo de tiempo dado. No es recomendable aplicarlos, sin
embargo, sobre parámetros estadı́sticos que den lugar a valores utilizables con posterioridad
(tales como las medias y desviaciones tı́picas que entran a formar parte en la tan habitual
formulacion de Gumbel ), ni sobre los MDPs formados a partir de imágenes de radar, pues
estas ya han sufrido diversos procesos de ajuste previamente.
No obstante, la aplicación de lo anterior requiere el conocimiento preciso del gradiente
de precipitación existente respecto a la altura en la zona, parámetro que no es en absoluto
6.2. PRECIPITACIÓN 217

homogéneo en términos espaciales, y que puede no ser fácil de obtener con la precisión deseable.
En general, dependiendo de la localización, ası́ como de la propia configuración del relieve que
dé lugar a una mayor o menor homogeneidad, existirán o no regresiones apropiadas para la
corrección de datos de precipitación en función de la altura.
Una solución para poder utilizar la información del MDT sin conocer el antedicho gradiente,
pasa por la utilización volumétrica del método de interpolación elegido, es decir, aplicándolo
en 3 dimensiones en lugar de en 2, con lo cual se obtiene un volumen como resultado en
lugar de una superficie como en el caso de las mallas de datos que manejamos. La obtención
posterior de la malla de precipitaciones se lleva a cabo intersecando el volumen resultante con
el MDT y tomando los valores de dicha intersección como valores que pasarán a formar parte
del MDP buscado.
Las consideraciones acerca de los distintos métodos de interpolación son las mismas en
este caso que para el caso bidimensional. Únicamente debe considerarse la mayor complejidad
computacional de este enfoque, tanto desde el punto de vista de su rendimiento como de su
implementación.

6.2.5. Interpolación del MDP basada en el MDT


Si bien los métodos de interpolación antes desarrollados, ası́ como las correspondientes
consideraciones respecto a los mismos, son una herramienta adecuada para llevar a cabo la
creacion del MDP, la dependencia de la variable interpolada — esto es, la precipitacion —
con el relieve, puede emplearse como elemento complementario para que dicha creación se
dé con mayor precisión a partir de los datos disponibles. La citada dependencia no se limita
únicamente a la ya conocida en relación a la altura, sino también la referida a la propia
configuración del relieve, la orientación, y otros aspectos que pueden tener influencia local
sobre los valores de precipitación.
Con la base anterior, una propuesta de interés mediante la cual se obtienen resultados
de elevada precisión es la formulada en el modelo PRISM (Parameter–elevation Regressions
on Independent Slopes Model ) por Daly et al (1994), aplicable, en principio, en zonas con
relieve montañoso. La base teórica de este modelo se fundamenta en la consideración de que,
sobre una región de relieve pronunciado, dicho relieve da lugar al establecimiento de diferentes
regı́menes pluviométricos en función de la orografı́a, debiendo este hecho reflejarse de algún
modo a la hora de la creación de un mapa de precipitación a partir de un numero determinado
de observaciones puntuales.
Para ello, y con la ayuda del Modelo Digital del Terreno, se agrupan las celdas en los
distintos regı́menes que puedan extraerse en función del análisis del terreno, y estos datos se
ponen en común con los tipos de regı́menes presentes en las celdas de las que se dispone de
información puntual, empleándose esta clasificación a la hora de interpolar las restantes de la
malla. Por supuesto, la propia altura de cada celda también es empleada como dato de interés.
Entrando en detalle, el modelo PRISM define el concepto de faceta como una cualidad
aplicable a cada celda y evaluable en función de las orientaciones tanto de la propia celda en
cuestión como de las situadas en un entorno de la misma. Las celdas con idéntico valor de faceta
se entiende que presentarán similar comportamiento en cuanto a su régimen climatológico y a
los gradientes que presenten las principales variables meteorológicas en función de la altitud.
De modo particular, la creación de una malla de facetas implica la realización de los
siguientes pasos

Cálculo de la orientación de cada celda, de la forma habitual ya conocida.

Cálculo de la distribución de orientaciones de las celdas circundantes a cada celda indi-


vidual.
218 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

Asignación de un valor de faceta en función de los anteriores elementos.

La ejecución de este último paso es la que presentan el núcleo del algoritmo en lo que a
la creación de la malla de facetas respecta, llevándose a cabo mediante el uso de una clave de
tipo dicotómico basada en los valores de orientación que aparezcan con máxima frecuencia. La
malla de facetas se emplea entonces como elemento básico para llevar a cabo la interpolación
ajustando los pesos asignados a los datos conocidos en función de la similitud de facetas
existente entre dichos datos y las celdas interpoladas. Para los detalles completos del método
puede consultarse (Daly, 1994).
Sin ser un método tan especı́fico como el anterior, diseñado expresamente para la interpola-
ción de datos meteorológicos, puede añadirse en una formulación como el Kriging información
adicional correspondiente a las elevaciones, para de este modo considerar la influencia de este
factor en la propia precipitación. El establecimiento de una relación entre ambas variables
que pueda incorporarse dentro de las propias expresiones del Kriging, puede llevarse a cabo
de diversos modos y desde distintos puntos de vista. Una referencia muy completa acerca de
la incorporación de MDTs en la interpolación de datos de precipitación mediante diversos
métodos es (Goovaerts,2000).
Para más información, referencias generales sobre geoestadı́stica mas allá de las breves
nociones aquı́ recogidas son, por ejemplo, (Clark, 2000) y (Armstrong, 1998), el primero de
ellos más sencillo y con menor carga matemática.

6.2.6. Sobre la naturaleza cartográfica del MDP


Hemos visto ya que la consideración de la variable temporal en el MDP lo hacia distinto de
otras mallas simples como el MDT, debiendo considerarse este hecho en aspectos tales como
su creación a partir de datos puntuales, entre otros. De igual modo, existe una diferencia entre
el MDP y los propios valores puntuales o las representaciones cartográficas clásicas de valores
de precipitación, la cual, si bien no afecta en la misma medida al uso directo que hagamos de
este elemento, influye en la concepción propia del MDT y en las posibilidades que éte brinda
de cara a su estudio con carácter global.
De manera similar a la diferencia que encontramos entre el análisis del terreno mediante un
MDT y mediante un plano topográfico clásico, donde este primero nos abre un abánico nuevo
de posibilidades conceptuales ademas de elevar enormemente el detalle de cálculo, en este
caso el MDP permite la consideración de nuevas circunstancias y nuevos elementos antes no
tratados, que pueden pasar a formar de los modelos que de aquı́ en adelante puedan plantearse.
De modo particular, serán los MDP asociados a eventos concretos, donde esa componente
temporal antes mencionada cobra mayor importancia, los que presentan circunstancias mere-
cedoras de cierta reseña en este sentido. En ellos, el conocimiento de los eventos no sólo desde
un punto de vista de su evolución en el tiempo — esto es, la información que se derivarı́a de
un mero hietograma —, permite estudiar éstos también en su evolución espacial, analizando
por ejemplo su desplazamiento o la variación del área afectada por una tormenta a lo largo del
intervalo de tiempo en que ésta se produce. El establecimiento de relaciones entre la intensidad
máxima de precipitación y el área de la tormenta puede, por ejemplo, proporcionar elementos
interesantes de cara a dimensionar los eventos de cálculo en función del tamaño de la cuenca,
bajo una perspectiva más realista a partir de la información que puede extraerse del estudio
de los MDP desde todos los puntos de vista posible.
A este respecto, no va a darse aquı́ formulación explicita alguna, principalmente porque
las conclusiones sobre el tema son aún inexistentes, siendo, no obstante, un campo de estudio
fuerte del que todavı́a deben extraerse buen numero de resultados aprovechando el enorme
potencial que este tipo de representaciones de datos pluviométricos nos ofrece. He considerado
importante, de cualquier modo, incluir este breve apunte al respecto, pues el planteamiento de
6.2. PRECIPITACIÓN 219

cualquier nuevo tipo de modelo o concepto en relación con el mismo requiere un conocimiento
adecuado del potencial de los elementos que se manejan, tan necesario o más que el propio
conocimiento meramente técnico de los mismo.

6.2.7. Utilización del MDP


La utilización del MDP parece, en primera instancia, pensada para el caso de modelos
hidrológicos distribuidos, en los que se constituye como un elemento clave de los mismos,
al suponer una alternativa distribuida a otros formatos en que pueden registrarse los datos
meteorológicos necesarios, reflejando la información particular para cada uno de los puntos
que se toman en consideración.
No obstante, su aplicación dentro de modelos agregados también resulta perfectamente
posible — ası́ se comentó para los creados empleando polı́gonos de Thiessen —, a la par que
ventajosa, pues representan una fuente de información de sumo interés. Del mismo modo que
a partir del MDT pueden extraerse parámetros simples acerca de una cuenca o una zona
concreta a partir de los valores existentes en las celdas que componen ésta, el estudio de los
valores del MDP dentro de las áreas estudiadas puede arrojar resultados de interés que serán
utilizables como caracterizadores de las unidades que se consideren en dichos modelos.
En el momento de estudiar cada modelo, se detallará la forma en que éste toma sus datos
meteorológicos, analizándose el uso del MDP como fuente de dichos datos y expresando la
solución que debe tomarse en cada caso para la adaptación de los datos de éste a la forma
concreta que sea más acorde con el citado modelo.

6.2.8. Utilización autonoma de datos puntuales


Aunque el MDP es una estructura altamente ventajosa que puede crearse a partir de
datos puntuales como hemos visto, cabe la posibilidad de emplear estos datos también de
forma directa, lo cual tiene sentido sobre todo en el caso de modelos agregados. En este caso,
la estimación de valores medios a partir del MDP y la malla de subcuencas es una solución
habitual como ya se dijo, si bien el carácter agregado de los modelos permite el trabajo sin
necesidad de pasar obligatoriamente por un elemento de tipo distribuido como es el MDP.
La caracterización espacial de los datos procedentes de estaciones permite sustituir los
procesos de interpolación correspondientes a la creación del MDP por ponderaciones puntuales
sobre un punto concreto de cada subcuenca, siendo habitual el uso del centro de gravedad de
la misma. Se ve aquı́ una razón por la cual, según se comentó en su momento, interesa que
dicho centro se encuentre dentro de la propia cuenca, existiendo formulaciones adicionales en
caso de que esto ası́ no suceda.
No debe perderse de vista en ningún momento el uso más ((simple)) de los datos de que
se dispone para el análisis hidrológico — en este caso la precipitación —, pues en ocasiones,
y dependiendo del modelo que se aplique, puede tener tanto o más sentido que el empleo de
elementos complejos distribuidos, siendo altamente más sencillo desde todas las perspectivas.

6.2.9. Nieve
Para concluir dentro de este apartado los aspectos concernientes al aporte liquido que va
tener lugar sobre cada celda de nuestra malla de estudio, no puede dejarse a un lado algunas
consideraciones al respecto de la cobertura nivosa y la forma en que los datos acerca de esta
debe ser utilizados e incorporados como parte del estudio que se va a llevar a cabo.
Sin ninguna duda, una fuente importante de agua que debe tenerse en cuenta es la pro-
veniente del manto nivoso que puede cubrir total o parcialmente una zona de estudio, y cuyo
220 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

deshielo da lugar a volúmenes de escorrentı́a que pueden ser más o menos importantes según
sean las caracterı́sticas de dicha zona y el tipo de modelo que se aplique sobre la misma.
En general, en lo referente a este libro, el estudio de los elementos propios de la nivologı́a
y su papel dentro de la modelización hidrológica computacional tal y como aquı́ es entendida
va a tratarse apenas en estas páginas, por considerarse un elemento relativamente marginal
en un ámbito de aplicación mediterraneo, entre otras circunstancias. Asimismo, la elevada
relación que existe entre los fundamentos fı́sicos que rigen los procesos relacionados con la
nieve con otros factores tratados más en profundidad dentro del texto — en especial, los
fenómenos de evaporación que seguidamente se tratarán — hace que, una vez la relación de
estos últimos con el empleo de MDTs quede puntualizada, sea sencillo adaptar sus conceptos
para el planteamiento de un modelo en el que se considere como elemento fundamental el
aporte del manto nivoso y la evolución del mismo.

6.3. Evaporación
De escaso interés para el planteamiento de modelos de eventos tales como los empleados
en diseño hidrológico, los procesos de evaporación deben ser tenidos en cuenta, sin embargo,
cuando se trata de modelizar fenómenos hidrológicos sobre un intervalo de tiempo más largo
o en los que las propia magnitud de los mismos no haga posible prescindir de dichos procesos.
La utilización de modelos continuos, los cuales, como sabemos, son algunos de los grandes
beneficiarios de las ventajas obtenidas por el empleo de Modelos Digitales del Terreno y de
toda la baterı́a de elementos que circundan a los mismos, no pueden concebirse sin el concurso
de una modelización adecuada de todo lo concerniente a la evaporación que tiene lugar sobre
la cuenca analizada.
Desde la óptica de este texto, la incorporación de los MDTs como base sobre la que apoyar
los cálculos sobre evaporación es altamente similar a cuanto ya hemos visto para el caso de
la precipitación, incorporándose además algunas formulaciones accesorias en relación con el
análisis del terreno que, por su propia utilidad y concepto, resulta más conveniente introducir
ahora en lugar de en la primera parte del libro. El conjunto de estos elementos nos dotará de
la información suficiente para poder modelizar de forma efectiva el conjunto de procesos refe-
rentes a evaporación, y con ellos, junto con lo ya dispuesto tras el apartado correspondiente
a la precipitación, continuar hacia la utilización conjunta de toda esta información dentro de
los modelos hidrológicos de uno u otro tipo.
De forma concreta, tres se puede decir de forma esquemática que son los factores que
influyen principalmente en la magnitud de la evaporación que se da sobre una zona dada,
y que por tanto deben ser evaluados y tenidos en cuenta para la formulación de modelos al
respecto: insolación, temperatura y viento.
Sobre estos dos primeros van a residir las funcionalidades de mayor interés en relación con
los MDTs en particular y las mallas raster en general, siendo menos importante la aporta-
ción de éstas sobre el tercer elemento, al menos al nivel de trabajo que aquı́ se desarrolla.
Éllos tendrán su explicación detallada en algunos de los siguientes puntos, comentándose los
pormenores correspondientes a cada caso.
Con objeto de evaluar la evaporación producida en un punto dado — es decir, en una
celda dada, puesto que se va a continuar con la estructura matricial también en este caso
—, hagamos uso de una fórmula genérica al respecto, sobre la cual quedarán plasmadas las
necesidades de datos que debemos cubrir.
Se puede considerar, en lı́neas muy generales, que la gran mayorı́a de fórmulas para el
cálculo de la evaporación se ajustan a una expresión de la forma

EV = f (T, E, V, α1 , α1 , . . . , αn ) (6.1)
6.3. EVAPORACIÓN 221

donde EV es la evaporación, T la temperatura, E la energı́a de la radiación recibida sobre


el punto considerado, V la velocidad del viento y α1 , α2 ,. . . ,αn otra serie de parámetros
normalmente climatológicos tales como el álbedo de la atmósfera o la humedad relativa del
aire, por nombrar algunos de los más habituales. Los dos primeros parámetros — esto es,
T y E — son los que pueden ser obtenidos de modo más exacto mediante el apoyo en la
información del MDT, por lo que serán los que se traten en los próximos apartados.
A efectos de las explicaciones que siguen, la elección de una u otra formulación dentro
del esquema anterior es irrelevante, puesto que todas ellas contienen los parámetros de tem-
perátura e insolación mencionados. Se tiene, por tanto, que con independencia de la expresión
considerada, ésta podrá sacar provecho del análisis de los MDTs y mallas similares a este
respecto, el cual a continuación queda detallado.

6.3.1. Temperatura
El trabajo con los datos de temperatura que son necesarios para el anterior modelo, se
asemeja prácticamente en su totalidad al que tiene lugar con los datos de precipitación, aunque
son muchas las circunstancias que hacen éste primero más sencillo en muchos aspectos. Como
se dijo en la introducción, los conceptos relativos a meteorologı́a se reúnen bajo este único
capı́tulo con objeto de reflejar la similitud entre ellos desde el punto de vista de su manejo y
empleo sobre una base conceptual común, por lo que, una vez que se han estudiado la gran
mayorı́a de aspectos en el apartado correspondiente a la precipitación, será sencillo aplicar
esas ideas al caso de la temperatura, poniendo primero de manifiesto las ya mencionadas
diferencias.
En primer lugar, la obvia distinción que debe advertirse entre ambos es la necesidad de
un dato único para el caso de la temperatura, elı́minandose ası́ el concepto múltiple, y re-
duciéndose a una sola capa la representación en malla de los datos sobre dicha temperatura
— podrı́amos denominar a estos Modelo Digital de Temperaturas, aunque prescindiremos de
cualquier denominación particular para los mismos —.
Bien es cierto que la temperatura varı́a a lo largo del tiempo de igual modo que lo hace
la precipitación, por lo que deberán emplearse un cierto numero de mallas para reflejar su
dinámica de modo adecuado, pero no existe necesidad alguna de tratar esas distintas capas de
temperatura como asociadas a un evento concreto, siendo de cara a su uso práctico unidades
mucho mas independientes que las que conforman el MDP. El uso de las distintas mallas
del MDP como caracterizadoras de un evento concreto es más notable en los modelos de
suceso, donde la temperatura no es un parámetro a tener en cuenta, como ya sabemos. Por
ello, podemos trabajar bajo la consideración de la independencia entre sı́ de las distintas
mallas de temperatura, sin menoscabo de la precisión, tanto práctica como conceptual, de la
modelización que sobre esa hipótesis llevemos a cabo.
En segundo lugar, la creación de esta malla raster de temperaturas no sólo ofrece una
mayor simplicidad debido a lo anterior, sino que, por sus caracterı́sticas, permite encontrar
alternativas adecuadas a la misma, evitando ası́ ésta creación y pudiendo recurrir a fuentes de
datos ya adecuadas a las filosofı́a raster que nos es necesaria para nuestro trabajo.
No debe perderse de vista en ningún momento el destino de los datos de temperatura
dentro del análisis hidrológico, los cuales, como ya se dijo, se dirigen mayoritariamente a
modelos continuos, no siendo necesaria una caracterización termométrica instantánea de la
zonas estudiada, sino más bien consistente en valores medios. La mayor disponibilidad de este
tipo de datos en un formato acorde con las necesidades que tenemos de cara a la utilización
conjunta con MDTs y MDPs, la cual en su momento fue comentada en relación con las fuentes
de datos no puntuales, nos permite considerar la creación de una malla de temperaturas a partir
de interpolación como una alternativa más, aunque tal vez no con tanta preponderancia como
222 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

sucedı́a en el caso precedente con el MDP.


De generarse dicha malla haciendo uso de los método de interpolación ya conocidos, el tra-
bajo con valores medios y no con valores extremos modifica conceptualmente la interpretación
que debe darse a los resultados desde el punto de vista de su conveniencia. Aunque la aplica-
ción de cualquiera de dichos métodos, y con unas exigencias de precisión similares a las que ya
fueron presentadas en el caso de la precipitación, se presenta como una alternativa correcta y
suficiente, autores como Collins (1996) se muestran partidarios de utilizar una interpolación
basada ajuste de funciones polı́nómicas, justificando esta elección en una minimización el error
medio absoluto cometido en el proceso.
La interpolación con apoyo en el MDT es, por supuesto, una opción que aquı́ puede consi-
derarse igualmente, siendo válidos los planteamientos de modelos y técnicas como el PRISM
, ya comentado para el caso de la precipitación.
Por último, también el ajuste de los valores de temperatura tras el proceso de interpolación
se ve simplificado o, al menos, no presenta las mismas complicaciones en su aplicación que
las comentadas en el caso de la precipitación. La estabilidad y constancia de las variaciones
de temperatura con la altitud — el gradiente adiabático del aire saturado se cifra en 0, 55o C
por cada 100 metros — permiten que, con el apoyo del MDT, las temperaturas puedan ser
ajustadas en las distintas celdas de modo prácticamente inmediato.
Una manera sencilla de proceder a este respecto es simplemente reducir todos los valores
de temperatura en los puntos conocidos a una determinada elevación base, interpolar sobre
los mismos y, posteriormente, ajustar la malla resultante en función de la diferencia entre los
valores del MDT para cada celda y el antedicho valor base.
Todos estos factores unidos hacen que disponer de una matriz de valores de temperatura
con una corrección suficiente sea una tarea relativamente asequible, por lo que debe consi-
derarse a ésta vivamente como dato de interés dentro de los modelos hidrológicos que sean
planteados, y siempre en la medida de lo posible de acuerdo con la propia naturaleza de dichos
modelos.

6.3.2. Insolación
Dentro de los elementos que se analizan en este capı́tulo relativos a las entradas y salidas
relacionadas con el estudio climatológico que deben considerarse en el planteamiento de de-
terminados modelos, la ayuda más importante por parte de los MDTs se encuentra, sin duda,
en el estudio de la energı́a radiante de origen solar y la magnitud de ésta sobre la superficie
terrestre. El conocimiento detallado del terreno permite un análisis local de las condiciones de
cada celda a este respecto, permitiendo también ası́ la incorporación de datos a la misma escala
que el resto de información por el momento extraı́da, y aportando una descripción del balance
energético con un nivel de detalle óptimo para su incorporación dentro de las formulaciones
que hagan uso de este factor, como a continuación veremos.
La estimación de la insolación en términos de energı́a recibida por una superficie — paráme-
tro que en última instancia es el que debemos estimar para una posterior evaluación de la eva-
poración — va a implicar el cálculo de dos factores independientes. Por una parte, el número
de horas de sol efectivas, para el cual deben considerarse las caracterı́sticas del entorno de
cada celda, estudiando los efectos de sombra que los puntos de dicho entorno pueden causar.
Por otra parte, las propias caracterı́sticas de la celda en cuanto a su orientación y pendiente,
pues éstas condicionaran la manera en que la insolación incide sobre la misma y el aporte
energético que ésta recibe.
En primer lugar, y abordando la estimación de insolación efectiva, debe definirse un algo-
ritmo que nos indique la situación o no en sombra de un punto dado a partir del análisis de
su relieve, ası́ como considerando unas determinadas caracterı́sticas sobre la posición del sol,
6.3. EVAPORACIÓN 223

indispensables para condicionar los cálculos a las diferentes horas del dı́a y momentos del año
en que se produzcan. Este último hecho nos indica ya que los modelos hidrológicos en los que
pretendamos incorporar este tipo de análisis deberán ser dependientes de la época del año en
que se den, siendo por tanto de tipo continuo, pues en modo alguno la fecha de ocurrencia
afecta significativamente a los resultados derivados de los modelos de suceso.
Como elementos de caracterización de la posición del sol se emplean los conocidos ángulos
azimutal (φs ) y de elevación (γs ), los cuales pueden calcularse de modo sencillo a partir de la
latitud de la zona de estudio y la declinación correspondiente a la época del año concreta. Para
estudiar la insolación durante un periodo de tiempo dado — cuya duración, de cara a integrar
los resultados con los modelos hidrológicos, será la del periodo de tiempo en que se analicen
dichos modelos —, se discretiza a su vez este mismo periodo mediante unas divisiones de menor
longitud y se calculan los parámetros de insolación para esos subintervalos, acumulándose
finalmente para obtener un resultado correspondiente al intervalo mayor.
Sobre la base anterior, el algoritmo para caracterización de zonas en sombra se adapta a
una formulación sencilla consistente en comprobar si desde el punto analizado existe contacto
visual con el sol, para lo cual se compara la lı́nea de visión trazada entre dicho sol y la celda
con el perfil del terreno sobre esa misma linea. Si el terreno es superior en algún punto a la
linea de visión, el terreno actúa como obstáculo y, por tanto, la zona esta en sombra. La figura
(6.7) refleja gráficamente esta idea.

Figura 6.7: Zonas en sombra (a) frente a zonas bajo insolación (b), por comparación entre el perfil del
terreno y la lı́nea de visión entre la celda problema y el sol.

La pendiente de la linea de visión es, lógicamente, la que dicta el ángulo de elevación del
sol sobre el horizonte. Respecto al perfil del terreno, este se evalúa sobre una recta con ángulo
Φ igual al ángulo azimutal del sol, trazando el perfil a partir de los datos de altura del MDT y
las distancias entre las celdas sucesivas que pertenecen a dicha recta, como se recoge de forma
visual en la figura (6.8). La determinación de estas celdas puede llevarse a cabo mediante
sencilla interpolación o, de modo más particular, mediante algún algoritmo desarrollado a este
efecto, tal y como un algoritmo de Bresenham.
A continuación se presenta un algoritmo resumen de las ideas anteriores. A efectos del mis-
mo, se considera que el perfil del terreno es calculado por una función de la forma PerfilTerreno(x1,y1,x2
la cual crea un vector de pares de valores (altura, distancia desde la celda origen) que permite
la posterior generación de la curva de perfil.

funcion EstaEnSombra (i,j,azimut,elevacion)


// ángulos expresados en radianes
{
//calculamos un punto de referencia inmediatamente
//fuera de la malla en la dirección del sol
puntoSol=
//calculamos el perfil entre ese punto y la celda problema
perfil=PerfilTerreno(i,j,puntoSol.x,puntoSol.y)
224 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

Figura 6.8: Determinación de celdas a considerar en el perfil del terreno según la posición del sol
determinada por su ángulo azimutal.

desde i=1 hasta numero de elementos en Perfil


{
distancia=perfil[i].x
alturaLinea=tan(elevacion)*distancia
si alturaLinea<perfil[i].y entonces
{
devolver Verdadero
}
}
devolver Falso.
}

Una vez se conoce si un punto esta en sombra para una posición dada, resulta posible
calcular el periodo total en sol y en sombra para cada celda de la malla a lo largo de un
intervalo considerado de tiempo, dividiendo el mismo en lapsos de tiempo y analizando la
situación en cada uno de ellos de tal modo que puedan acumularse los resultados del conjunto
de los mismos, como ya se introdujo anteriormente. No obstante, la magnitud energética de la
insolación, la cual debemos llevar a la formulación pertinente para el cálculo de la evaporación,
nos es todavı́a desconocida.
Para la estimación de dicha magnitud, y a partir del número de horas de sol en cada celda,
va ser necesario incorporar las caracterı́sticas propias de la celda que condicionan su exposición
a la radiación. Junto con ellas, la consideración de las perdidas energéticas que tienen lugar a
lo largo de la transmisión de la energı́a desde el sol a la tierra nos permitirá la obtención de
valores precisos de dicha energı́a.
Comenzando partir de la magnitud E de la misma recibida del sol en el exterior de la
atmósfera, se puede calcular la recibida por una superficie plana — es decir, horizontal —
situada a una altura h sobre el nivel del mar, según los pasos siguientes.
Se tiene que

E = E0 (1 + 0, 034 cos(360d/365)) (6.2)

donde E0 es la conocida constante solar de valor 1367W m−2 y d el número de dı́a del año.
El paso por la atmósfera reduce el valor de E según

E 0 = Eτ Mh (6.3)
6.3. EVAPORACIÓN 225

donde τ es la transimisividad del aire, generalmente de valor τ = 0, 6, y Mh la masa del aire,


la cual se evalúa de acuerdo con la expresión

Mh = M0 Cp (6.4)
siendo

p
M0 = 1229 + (614 sin α2 ) − 614 sin α (6.5)
228 − 0, 0065h 5,256
 
Cp = (6.6)
288
Por último, el relieve de la celda modifica la energı́a recibida según

E 00 = E 0 cos α (6.7)
El valor de cos α se calcula a partir de las orientaciones y pendientes tanto del sol como
de la celda, haciendo uso de la expresión

cos α = cos γs sin γ + cos(φs − φ) sin γs cos γ (6.8)


De éste modo, se tiene ya una estimación fundamentada de la energı́a recibida en cada
celda por unidad de tiempo, lo cual, en conjunto con las horas de exposición al sol que ya han
sido calculadas, permite obtener un valor concreto de la energı́a que se recibe a lo largo de
un periodo concreto y poder llevar éste a la fórmulación correspondiente para el estudio de la
evaporación.
No obstante, y como bien indica Felı́cisimo (1995), la introducción de factores como la
masa de aire añaden una cierta subjetividad al modelo al ser datos estimados a su vez a partir
de otros parámetros, pudiendo restar en cierta medida aplicabilidad a este planteamiento,
según casos. Junto a esto, otra serie factores tales como el albedo debido a la nubosidad no
son considerados en el anterior modelo, y serı́an dificiles de integrar
La solución propuesta en este sentido consiste en reflejar las diferencias que existen cada
celda mediante la expresión de las energı́as de modo relativo tomando una referencia válida
para ello. En particular, es de interés dar las energı́as como porcentajes de la que serı́a recibida
por una superficie horizontal, pues resulta sencillo y altamente operativo a efectos de calcular
una malla de insolación como la que buscamos. Felicı́simo introduce ası́ el concepto de Índice
de Radiación , según la expresión
n
X cos σ
Irad = (6.9)
cos(π/2 − γs )
i=1
Aplicando este concepto al cálculo de la energı́a en una celda dada, ésta puede obtenerse
para dicha celda, y sobre un intervalo de tiempo dividido en n periodos, mediante la expresión
n
X cos σ
E = E0 (6.10)
cos(π/2 − γs )
i=1
E0 es la energı́a recibida por una superficie horizontal.
Esta aproximación es sumamente útil si se dispone de datos puntuales procedentes de
piranómetro, ya que, tomando dichos datos como referencia —esto es, conociendo el valor
exacto de E0 —, se podrı́an calcular las restantes celdas de la malla aplicando la anterior
relación. Estas mallas, puesto que derivan de valores empı́ricos medidos directamente, debieran
ser en teorı́a más precisas, por lo que se tiene ası́ una manera distinta pero igualmente válida
de sacar partido al análisis del MDT en lo que a insolación respecta.
226 CAPÍTULO 6. PRECIPITACIÓN Y EVAPORACIÓN

6.3.3. Evapotranspiración
Muy habitualmente (y este hecho también se aplica en los modelos que aquı́ se presentan,
pese a la mayor resolución y la fuerte base fı́sica que por regla general los caracteriza), la
evapotranspiración constituye un elemento de mayor aplicabilidad a incorporar en la modeli-
zación hidrológica, en cuanto que resume eficientemente las pérdidas de agua que pasan a la
atmósfera en estado gaseoso por uno u otro modelo. Por esta razón, debe analizarse de igual
modo la forma en que la información extraı́ble del MDT puede incorporarse para la evaluación
de este parámetro, siendo esta tarea sumamente sencilla con la base ya disponible gracias a
las ideas vistas en el anterior apartado.
De entre las formulaciones habitualmente empleadas para el cálculo de la evapotranspira-
ción, consideraremos aquellas que nos permiten estimar el valor potencial de dicha evapotrans-
piración — conocido con carácter general como ETP —, y comenzando en particular por la
propuesta por Thornthwaite, de uso muy extendido. El valor potencial de evapotranspiración
puede convertirse con relativa sencillez en un valor real aplicando otra serie de parámetros tales
como los propios balances hı́dricos de cada celda, elementos presentes en modelos hidrológicos
distribuidos de tipo continuo como pronto veremos, y en los que esta forma de proceder es
ciertamente común.
Según Thornthwaite, para un mes j dado se tiene que
 α
10Tj
ET Pj = 16fj (6.11)
I

donde,
T 1,514
I es un ı́ndice de calor anual