Está en la página 1de 66
SUMAR • 8 18 '1'81.& AV8MB&CB EN lA DEFENSA MODANA (1' pu"). • EN LA
SUMAR • 8 18 '1'81.& AV8MB&CB EN lA DEFENSA
SUMAR
8 18 '1'81.& AV8MB&CB EN lA DEFENSA

MODANA (1' pu").

AV8MB&CB EN lA DEFENSA MODANA (1' pu"). • EN LA DIIiI'ICIIIlA • VARlAl\I'i'E MODaNA

EN LA DIIiI'ICIIIlA

• VARlAl\I'i'E MODaNA EN lA DEJI'BNSA

A' KSBINE (1'

).

818_ CATAI.AN.

• VARJAN'n a.AsteA EN lA DU'BNSA

_

(l'p'F").

). 818_ CATAI.AN. • VARJAN'n a.AsteA EN lA DU'BNSA _ (l'p'F"). SOPENA ARGENTINA S.A. , ".-

SOPENA ARGENTINA S.A.

,".-

CUADERNO

TEORICO

N°'

13

de

la Revista AJEDREZ

PUBLICACION MENSUAL ESPECIALMENTE

DEDICADA A LA ACTUALIZACION DE LOS

CONOCnUENTOS

SOBRE

APERTURAS

JUEGO CIENCIA.

En elite número:

DEL

• SISTEMA AVERBACH EN LA DEFENSA MODERNA (1' parte).

• VARIANTE RUBINSTEIN EN LA DEFENSA NIMZOINDIA.

• VARIANTE MODERNA EN LA DEFENSA ALEKHINE (2' parte).

• SISTEMA CATALAN.

• VARIANTE CLASICA EN LA DEFENSA PETROFF (1' parte).

Ed i t O r ¡DI SO Pe n o Ar gen ti noS. A.

CUADERNOS TEORICOS DE LA REVISTA AJEDREZ

Editor responsable: Editorial Sopena Argentina S. A C. l. e 1.

Bolívar 430 - 6 9 piso

Buenos Aires - T. E. 34-0748 República Argentina

Directora: Mercedes Sopen.

Asesor Técnico: Normando J. Ivaldi

Ausor Te6rico: Moisés Studenetzkr

J OLIO DE 1975

Sistema Averbach - Defensa Moderna

3

La

Defensa Moderna

(En respuesta a

l.

PtR. l.

P4.D o

(1' Parte)

l. PtAD)

, P3CR

La defensa Moderna es un sistema que !le emplea con asiduidad, en los últimos tiempos, contra la inmediata ocupación del centro con peones por parte de las blancas (1. P4R, 1. PtD o l. P4AD), Y en

el cual las negras desarrollan el alfil rey por el fianchetto prescindiendo de mo- vidas preparatorias. Tiene mucha analogía con la defen- sa Pire (considerada como un importan- te subsistema por algunos tratadistas) en cuanto a sus planes de largo alcance, pero difiere en el desenvolvimiento del caballo. Mientras que en la Pire se pre- senta el fianchetto después de 1. P4R, P3D; 2. P4D, C3AR; 3. C3AD, P3CR, lo que limita en cierto modo algunas ideas (por ejemplo el avance del peón AR y la posible ubicación del caballo en 2R o 3TR), en la defensa Moderna la elasti- cidad de la configuración le permite te- ner vida propia o entrar por transposi- ción en variantes de las defensas Sici- liana, Caro-Kann, India de Rey, GrÜD- feld, Benoni u Holandesa en el momento en que las negras lo consideren conve- niente para su causa. Historia: A pesar de ser conocida des- de los primeros tiempos de la teorla ajedrecística, no gozó de la simpatia de los expertos. Jaenisch, en el capítulo denominado . Varias Aperturas Incorrectas. de su li- bro . Chess Preceptor:. (Londres, 1847), asegura: cEn general es peligroso el avance del peón CR debido a que cierra

el

, P3CR

croa peligrosas debilidades en el flanco rey (choles. ); y solamente el alfil rey

se ubica allí para atacar sobre el costa-

do de dama del adversario

juego

la movida

.,

,

Ese mismo año se empleó en la par- tida Cochrane-Moheshunder Bonerjee (Calcuta, 18(7), cuyo comienzo puede

ilustrar al lector sobre la cprehistoriu del fianchelto de rey: 1. P4R, P3CR; 2. P4D, P3D; 3. A30, C3AR y pronto se convirtió en una forma primitiva de la defensa India de Rey. Durante el resto del siglo pasado y hasta mediados de éste, fue poco em- pleada; solamente algunos de los maes- tros .rebeldes. la adoptaron en ocasio- nes, como Staunton, Mongredien, Cha- rousck y sobre todo Luis Paulsen, éste,

el único que captó su verdadera estrate-

gia y le incorporó algunas de las ideas sobre las que la defensa Moderna se sus- tenta actualmente. Vea el lector la partida Webs v. Luis Paulsen, Nuremberg 1883: 1. P4R, P3D; 2. P4D, C3AR; 3. C3AD, P3CR; t. P4A, A2C; 5. C3A, 0-0; 6. A30, CD2D; 7. P5R, CIR; 8. 0-0, P4AO!; o la de Rum v. L. Paulsen, Breslau 1889: 1. P4R, P3D; 2. PtO, P3CR; 3. C3AD, A2C; 4. P4A, C3AR; 5. C3A, 0-0; 6. A2R, C02D; 7. P5R, CIR, y notará que no hay diferen-

cia sustancial entre ellas y algunas de las variantes que se juegan actualmente. Para Steinitz, lider del grupo de maes-

tros posicionales, l

, P3CR llevaba

a posiciones de muy difícil manejo para

el segundo jugador, con penosa defensa

y sin perspectivas. A propÓsito de ello

se cuenta que después de la· partida Tarrasch v. Charouselr. (Nuremberg 1896), en que el segundo de los nombra- dos perdió en sólo diecisiete jugadas, éste preguntó: .¿En qué momento co- metI el error decisivo? A lo que Stei- nitz intervino contestando: cSi usted eh-

4

CuadeTno teÓTico N9 13 - AJEDREZ

ge una defensa irregular, no le sorpren- da perden.

El, 10 mismo que sus seguidores, de- sestimaba la fuerza del contraataque en ambos flancos y sólo veía un alfil ence-

rrado a veces por sus propios peones, sin ningun futuro aparente y dejando casi- llas débiles en derredor. Lo que no pudo explicar es que el error real, en los po- cos adeptos a esta defensa, consistla en

, P4D, luego de lo cual

las blancas cerraban el centro con P5R y se dedicaban a lanzar una ofensiva sobre el flanco rey, mientras que las negras quedaban carentes de contrajuego. Un ejemplo instructivo sobre estos concep- tos lo constituye el encuentro Tarrasch v. Charousek ya citado: 1. P4R, P3D; 2. P4D, P3CRj 3. C3AD, A2C; 4. P4A, C3ARj 5. e3A, 0-0; 6. A2R, P4D??

irrumpir con

(hoy, cualquier experto jugarla sin va-

, P4A) ; 7. P5R, ClR; 8. A3R,

cila r

P3R; 9. P4TR!, C3AD; 10. P5T. C2R; 11. P4CR, P4AR ; 12. PTxP, CxP; 13. A3D, P3TR; 14. P5C, R2T; 15. D2R, TIT; 16. D2C, P4A; 17. PxP, y Charousek se rin- dió.

Tampoco los cultores de la escuela hipermoderna se fijaron mucho en ella -con excepción de Tartakower-, pero ello no sorprendió ya que este maestro tenia fama de excéntrico. A pesar de que muchas de sus ideas podían haberse adaptado a la defensa del fianchetto de rey, no incursionaron en sus líneas; y Alekhine, en notas a sus partidas con-

tra Mikenas del Torneo de Folkestone 1933, dice textualmente: cEsta movida es justificadamente considerada inferior

las blancas el pleno

porque concede a

control de las casillas centraleS).

Es a partir de la década del cincuenta

, P3CR sale del olvido, y se

elaboran sistemas coherentes ---que aún perduran- por el húngaro Antal, el yu- goslavo Pire, los soviéticos Uftmtae. (de éste se conocen algunas partidas que datan de 1936/38) y Roto., y el austria- co Robatscb; y es debido a ello que se la

que

conoce por varios nombres: Anta] en Hungría, Utimtsev en la U.R.S.S. y Ro-

batsch o Pire, indistintamente, en el rell- to del mundo. El comentarista, de acuer- do con el lTan teórico inglés Raymond

, es asl como la conocerán nuestros lfl:- tores en adelante.

En 1962 aparece en el Torneo de Can- didatos de Cura!;ao (empleada por Pe- trosian y Korchnoi) y luego hace su de- but en las series de matches por el Cam- peonato Mundial en 1966, cuando Spass- ky consigue con ella la discreta puntua- ción de dos tablas en dos partidas ju- gadas.

Aparte de los maestros ya nombrados, los adherentes a la defensa Moderna crecen dla a dia; la numerosa lista inclu- ye entre otros a Botvinnik, Smyslov, Bronstein, Parma, Ivkov, Hübner, Ujtel- ki, Gipslis, Hort, Gufeld, Benko, Gaprin- dashvili, Gurguenidze, Alexander, Pen- rose, Keene y el canadiense D. Suttles, alma mater de todo un estilo que en su país se conoce como cRab; y finalmente, en la Argentina, el veterano y consagra- do innovador en las aperturas J. Pe- likan.

Keene, la denomina defensa Moderna,

ELEMENTOS DE

ESTn.O

y

FUNDAMENTOS

La de1ensa Moderna es esencialmente un arma de contraataque. Las nelTas no

se contentan 1I0lamente con el equilibrio:

juegan para ganar. Las posiciones a que se llega habitualmente requieren un gran conocimiento estratégico y táctico ya que en las primeras movidas parecerla que las blancas obtienen ventaja de espacio, dominio central y mejor coordinación de SUII fuerzas; pero es alli, precisamente, donde comienza a dnerroUarae la estra- tegia del segundo juaador: una expan_ sión potencial basada en a¡¡esionell la-

ambos

flancos), activación de la diagonal lTR_

8TD e incitación al avance de los peones

terales

(avances de infantes en

Sistema Averbach - Defensa Moderna

5

centrales adversarios para bloquearlos y destruirlos. El ju¡ador que adopta la defensa Mo- derna debe tener excelente control de sus nervios, ser W\ calculador preciso de lal posibilidades, manejar con exactitud lu posiciones constretlidas y no tener miedo a experimentar nuevos temas e ideas en la medida en que IU bagaje téc- nico le permita actuar con Independen- cia de ciertos principios o premisas con- vencionales que en cierta época dictaron caminos en la teorla ajedrecistica. Un eje mplo de ello lo podemos observar en la partida Barczay v. SutUes, Torneo In- t enonal, Sousse 1967. l. peR, PICR; 2. P4D, AZC; l. CIAR, PID; 4. AeAD, PIAD; 5. CIA, peco; 6. A3C. P5C; 7. cz&, peTO! y las negras se apoderan de la iniciativa, efectuando seis movidas de peón sobre las primeras siete, lo que en cierta época se consideraba contrariar los más fundamentales principios.

El mismo Suttles desarrolla a veces el caballo rey a 3T (otro principio d estrui- tlo, ya que siempre se ha dicho que los

caballOl no deben

del tablero), y luego lo ubica en 2A, previo avance del peón aUit uno o dos pasos, lo que constituye nuevas transgre_ siones flaa:rantes a los dogmas posiciona- les de Steinitz y Tarrasch.

Es casi imposible dar todos los funda- mentos sobre los que se asienta l PaCR. pero el autor tratará de resaltar los principales, de ambos bandos:

Del lado de las blancas, ellas piensan que han obtenido ventaja cuando:

• Atac an en las columnas alfil y torre re y.

• Paralizan el avance adversario en el flanco dama.

• Cambian el aUil del fianchetto y t ra- tan de explotar la aparente debilidad de casillas negras.

• Usa n la casilla 4R como base de ope- raciones.

Ur

hacia los bordes

,

Botvlnnlk v. Aleliander, Munich 1958.

(1. P4AD, P3CR ; 2. P4AD, A2C; 3. P4R.

P3D;

4. C3AD,

C3AD ; 5. A3R, P4R;

8.

P5D , C5D ; 7.C R2R. CxC;8 . AxC,P~;

9. P3A, C3A; 10. 020, 0-0 ; 11 . PIP,

AxP; 12. P4CR I, etcétera), y luego de algunas movidas más se llegó a la posi-

ción critica que ilustra el diagrama. Si

, PXP! las

negras habrIan conseguido buenas pers- pectivas. En cambio, ubicando W\a figu - ra indesalojable en 4R, las blancas ob- '

se hubiera efectuado 11

tienen ventaja.

Del

lado

de

las

negras,

consiguen

chances cuando:

 

• Atacan

el

centro

blanco

con

,

P4AD;

, P4R;

., P4AR.

• Movilizan los peones del flanco dama

(P3TO, P4CD ;

, P3AD o P4AD).

• Obtienen una posición cerrada y can- jean los alfiles, mostrándose sus caba- llos superIores a los alfiles adversa- rios.

• Aumentan el radio de influencia del alfil fianchettado. Los caminos por los que pueden tran-

sitar

las

blancas

podemos clasificarlos

así:

1) Variantes en las cuales el primer jugador efect1.i.a un plan a base de la ubi- cacion en el centro de los peones rey,

,

dama y alfil dama, y el caballo dama en 3A, conocido generalmente como Slste·

ma

Averbacb:

1.

P4R,

P3CR;

2.

P4D,

A2e; 3. P4AD, paD; 4. C3AD.

de hacer notar que se puede llegar

a el comenzando indistintamente con 1.

P4R, l. P4D o 1. P4AD. 11) Ataque de los tres peones: 1. P4R, P3CR; 2. P4D, A2e; 3. P4AR.

Es

111) Ataque de los dos peones '1 me-

dio: 1. P4R, P3CR; 2. P4D, A2e; 3. P3AD,

con la

idea de 4. P4AR.

IV) El sistema normal: 1. P4R, P3CR;

2. P4D, A2e; 3. C3AD seguido de 4. P4A.

V) La variante de los dos caballos: 1.

P4R, P3CR; 2. P4D, A2e; 3. C3AD, P3D;

4. C3A.

VI) La variante GeUer: 1. P4R, P3CR;

2. ND, A2e; 3. C3AR, PaD; 4. P3A.

VII) Las blancas jueru A3B en ter-

cera o cauta movida: 1. P4R, P3CR; 2.

P4D, A2e; 3.

paCR; 2.

A3R o

1. P4R,

P4D, A2e; 3. C3AD, P3D; 4. A3R.

VIII)

Sistema. diversos: por ejemplo,

el doble fianchetto por parte de las ne- gras, o 1. P4R, P3CR; 2. P4D, A2C; 3. C3AD, P3R!?; 4. C3A, C2R; etcétera (de- nominado sistema UjteIki), citando al- gunas de las lineas más conocidas que se apartan de los juegos normales.

SISTEMA AVERBACH

1. P4R, P3CR; 2. P.D, AJC; 3. P4AD, P3D; 4. C3AD.

AVERBACH 1. P4R, P3CR; 2. P.D, AJC; 3. P4AD, P3D; 4. C3AD. Cuaderno teórico NI' 13

Cuaderno teórico NI' 13 - AJEDREZ

Esta línea es denominada asl en reco- nocimiento a los análisis y victorias que el gran maestro soviético obtuvo en el lapso comprendido entre 19!i8-1960. Es generalmente utilizada por los ajedrecis- tas que con las piezas blancas prefieren mantenerse en variantes del Gambito de Dama y tratan de hacer transponer a su rival en las Defensas India de Rey o Benoni.

Las negras tienen a su disposición cin- co respuestas para mantenerse dentro de los esquemb de la defensa Moderp.a:

A) f

C3AD.

B) 4

, CiD.

C) 4

,,' P4R.

D) 4

, P3AD.

E) 4•

, P4AR.

Veamos cada una de enas por separa-

do.

A)

f

, C3AD.

P4AR. Veamos cada una de enas por separa- do. A) f , C3AD. Introducida en la

Introducida en la práctica magistral

por el soviético Kotov. Las negras se preparan a irrumpir en el centro con

una temprana

simplificación tratando de bloquearlo,

para iniciar luego acciones en el nanco

P4R sin temer

a

,

rey con

, P4AR o en el ala dama

con

P3TD Y

, P4CD.

Sistema Averbach - Defensa Moderna

Si ahora las blancas movieran displi- "

A5C, la lucha por las casillas 4R-5D pue-

de volcarse a favor del segundo jugador.

pueden divi-

dirse en;

centemente 5. C3A, entonces, con 5

Las

respuestas

blancas

Al) 5. P5D. A2) 5. CR2R. A3) 5. A3R.

Veamos cada una de ellas.

Al) 5. P5D.

5.

El analista holandés Hartoch reco-

C5D.

, teriores. Para algunos expertos esto re- presenta una pérdida de tiempo. Sin em- bargo, hay que hacer notar que una idea similar en la defensa India de Rey fue lanzada por el gran maestro inglés del siglo pasado A. Burn (1. P4D, C3AR; 2. P4AD, P3CR; 3. C3AD, A2C; 4. P4R, P3D; 5. C3A, 0-0; 6. A2R, C3A; 7. P5D, ClC).

mienda 5

., C1C, sin análisis pos-

.

6. A3R.

Obligando a defender el caballo. Otra posibilidad es 6. CR2R y ahora:

, P4AD, lleva a la variante

principal.

1)

6

,

P4R, con las continuacio-

nes:

2a) 7. PxP a.p., CxP; 8. P3CR, C2R; 9. A2C, 0-0; lO, 0-0, P4AR; 11. PxP, exp, con mejor juego para las negras. Dittmann v. Penrose, Munich 1958.

2b) 7. PxP a.p., CXP; 8. A3R, C2R; 9. D2D, 0-0; 10. 0-0--0, P4AR; Y las negras han equilibrado las acciones. So- kolsky v. Kotov, semifinal del XXV Campeonato Soviético 1957. 2c) 7. AaR! transponiendo en una lí-

considerada

nea de la subvariante A2) favorable a las blancas.

2)

6.

6.

PtAD.

En reemplazo del antiguo golpe 6 P4R. Con la textual las negras dejan li- bre la diagonal 1TR-8TD, y permiten el

•.•

paso de la dama, en acción agrelliva, ha- cia el campo enemigo. En cambio, des-

pués de

nen clara ventaja con 7. CR2R!, llevan-

do luego de 7. • ,

, CxC; 8. AxC, a po-

, P4R las blancas obtie-

siciones de A2). Si el segundo jugador quiere mantener el caballo en 5D con

7 . , P4AD, entonces 8. PxP a.p., CxC;

9. P7 A, Y la partida se le torna desfavo-

rable.

1. CR2R.

Las blancas luchan por la posesión de la casilla 5D tratando de obligar al cam- bio de caballos.

Alternativas son:

1)

7.

PxP a.p. , CxP; y

las

negras en-

tran en una variante del Dragón de la defensa Siciliana en la que obtienen una cómoda posición; por ejemplo:

la) 8. C3A, C3A; 9. P3TR (parando

la molesta

10. D2D, 0-0; 11. A2R, A3R; 12. 0-0, TRIA ; 13. TOlA (Uhlmann v. Knaak,

• P3TD con pa-

sibilidades mutuas. lb) 8. TIA, C3A; 9. P3TR, 0-0; 10. C3A, D4T; 11. D2D, P3TD; 12. A3D. A2D ; con igualdad (Schwarz).

Zinnowitz 1971); 13, .,'

, D4T;

" .• C5CR);

2) 7. C3A, ASe!

8

,.•

'. D3C.

En busca de un activo contrajuego en el flanco dama, al tiempo que se man· tiene el puesto avanzado de 5D.

Antiguamente se jugaba 7

, CxC

entrando en posiciones similares a las de

la defensa Benoni, con la diferencia de

que aqui se ha cambiado un par de ca- ballos, detalle que puede favorecer a las

blancas porque en este tipo de defensa el corcel negro del ala dama es más im-

portante que su colega adversario. Van algunos ejemplos:

1)

8.

AxC,

C3A;

9. 0-0,

O-O;

10.

P.A, P3TD, Y ahora:

la) 11. P5R, CIR con buena defensa para las negras.

lb) 11. RIT, TICD; 12. P4TD, P3C?; 13. D2D, A2Dj 14. TDIR, con clara ven-

taja para las blancas. Kuschnir v. Zatu-

lovskaia (1' partida del match, 1971).

Mejor es

el centro.

, P3R para luchar en

le)

11. P4TD, TICD; 12. P3TR, A2D;

13. P4CR, CIR; 14. D2D, C2A; 15. P5T, P4CD; 16. PxP a. p., TxPC; 17. T2T, DIC; 18. P5R!, con evidente superiori- dad para el primer jugador. Mikenas v. Chechelian, U.R.S.S. 1970. Como en la

variante anterior, el mejor plan de las

negras es a base de 12

cando el puesto avanzado con la idea de

, P3R ata-

Cuaderno teórico Nf! 13 - AJEDREZ

jugar 13

, PxP, y si las blancas re-

toman con el peón de rey, ocupar la co- lumna rey y obtener la casilla 4R para base de operaciones del caballo; o, ai el primer jugador captura con el peón al-

fil, tratar de movilizar la mayoría de

peones del flanco dama y activar la ac- ción del alfil fianchettado.

2) 8

nuaciones:

, P3R, con las posibles conti-

2a)

9.

PxP,

PxP:

lO. A4A, A5D: 11.

,

C5C (también 11. A3R, P4R)¡ P4R, con grandes complicaciones.

2b) 9. 0-0, C2R;

10. PxP, PxP:

11.

A4A, AxC+; 12. PxA, P4R. Las blancas conservan la ventaja de la salida y los dos alfiles. Esta línea, propuesta por R. Rinder, no ha sido puesta en práctica; de ahi que todavía puede ser mejorada para ambos bandos.

8. D2D.

La movida más frecuente, pero

¿se-

rá la mejor? La experiencia magistral aún no ha determinado cual es la jugada mas sólida, porque en todos los casos las negras consiguen por lo menos aprecia- ble equilibrio. Veamos algunos ejemplos:

1) 8. CxC, ?xC; 9. C4T, D4T+: 10. P4CD, DxPC+: 11. A2D, D6T; 12. AlA, D5C+ y tablas. Flesch v. Bilek, Miskolc

1963, y Keene v. SuttIes, Hastings 1973-

1974.

Sistema Averbach - Defensa Moderna

9

2)

8. C4T, 04T: 9. A20, y ahora:

2a)

9

, 010; 10 .A3A, con mejor

posición para las blancas.

, 03T; 10. C(2)3A (es de

considerar 10. CxC, PxC; 11. A30, A20;

con posibilidades mutuas); 10

Zb)

9

, A20; 11. A30, C3A; 12. 0-0, 0-0; Y las blancas deben continuar con 13. P3TR, con igualdad.

I En la partida Keene v. Bilek (Teesside 1972) el primer jugador efectuó una dé· bil movida, 13. P3TO, Y las negras asu·

mieron la iniciativa: 13

P4A, P4A!; 15. PxP, AxP; 16. AxA, PxA; 17. P3CO, P4C; 18. PxP, 02C; 19. TIC, CxP(4C): 20. CxC, OxC; 21. 03A, P5A!;

22. A3A, PxP (y Bilek ha obtenido una

posición estratégicamente ganadora;

ahora remata su obra dando una lección de técnica); 23. AxA, RxA; 24. DxP, OxD; 25. TxO, T01C; 26. T3C (si 26. TRIC, TxT; 27. TxT, T1AD! con final

, R2A; 27. C3A (para

superior); 26

,

TRIA; 28. C2R, T4A; 29. CID, TxP; 30. CxP, TxC; 31. TxC, T6C; 32. T3C, TxT;

33. PxT, T4CO; 34. TaA, P4TR; 35. TaR,

T8C+; 36. R2A, T7C+; 37. R3A, R3A; 38.

TaO, T7T: 39. T3C, P4T; 40. T3R, T7A, y las blancas se rindieron. Si ahora 41. T30, P5T!; 42. T40, T6C + seguido de

43 , TxPT con final ganador.

, esc; 14.

volver a entrar en juego); 27

8•

, ASC.

Continuando la idea basica de la va· dan te, que es mantener el puesto avan·

zado de 50 sin obstruir la acción del al· fil negro. Otras sendas para considerar son:

, P4R; 9. PxP a.p., AxP (si PxP; 10. 0-0-0, P4R: 11. C50,

con ventaja para las blancas. Matulovic

v. Suttles, Loznitsa 1967): 10. TID, C3AO; 11. C5C, 0-0-0; 12. CR3A, C3A; 13. P3A, CIR; 14. CSO, AxC; 15. PAxA, P3TO; 16. C3A, C50: 17. C4T, 02T; 18. P4CO, con superioridad para el

primer jugador. Ivkov v. Suttles, Sousse

1) 8

9.• •

1967.

C3AR entrando en una es·

pecie de defensa India de Rey. La par· tida Oonner-Ree, Wijk Aan Zee 1972,

prosiguió: 9. CxC, PxC; 10. OxPO, OxPC;

11. TIC. 06T; 12. 02D, D4T ;13. PlA,

con mecanismo superior del bando bIan·

co.

2) 8 •

9. P3A.

Posición critica. Segun Szabo, la mo· vida más efectiva (ver Informador mi·

mero 17, 1974); Keene, Schwarz y Mi· nev, en cambio, consideran que sólo con· duce a la igualdad. Son también dignas de tener en cuenta:

1) 9. C4T (sugerencia de Larsen):

9 , OSC, y ahora:

la) 10. OxO, C7A+; 11. R20, CxD:

10

idea

de

, A2U;

"

0-0 Y

, P4AR para seguir con el giro de

caballo por 3TR-2A-4R. Según Schwarz en cChess ArchivS:t, es de considerar 13. P3T, A2D; 14. C(4)3A, con alguna ven·

taja para las blancas. Es de hacer notar

que no hay confinnaci6n práctica sobre

esta variante, 10 que la hace susceptible de mejoras para uno y otro bando.

lb) 10. CxC, DxD+; 11. AxD, AxC; 12.

e3A,

paTD;

13. A3D,

A2e;

14. 0-0,

e3A (más de acuerdo al espíritu es jugar

• C3T con el mismo plan del

apartado 1]); 15. P4A, A2D; 18. P3TR, 0-0; 17. P5R, CIR; 18. TDIR, C2A; 19. PxP, PxP con juego incierto. L. Zaitsev

v. Dranitsaris, Torneo Abierto Toronto

14.

1974.

2) 9. O-O-O?, CxC+; 10. CxC, D3T;

11.

P3A, A2D;

12.

e3A, D4Tj

13.

D2A,

P3TO (proyectando un asalto de peones

contra el enroque enemigo); 14. A2D,

e3A; IS. TIR, 0-0; 16. RIC (si 16. P5R, PxP; 17. TxP, A4A; 18. A3D, AxA; 19. DxA, CSC; 20. T2R, C4RI con superiori-

dad); 16

, D2A; 17. P4A, P4CD;

Cuaderno teórico NP 13 - AJEDREZ

La movida de Donner 11. CxP es re-

, PxC; 12. CxC, PxC;

13. AxP, AxA; 14. DxA, D4T+!; 15. R2A,

A4T; 16. DxT?, D70+; 17. R3C, D6R+;

futada con

18. R4T, D5A+ con mate inmediato.

, DJ:A, C3A; 14. P5A!

Más emprendedor que 14. C3A, ASC;

15. PSA. PxP; 16. DxPA, D3D! con posi-

bilidades equivalentes (Análisis de la

maestra soviética Zvorikina).

, 04T+; 15. C3A, P:l:P; li.

13.

11.

P::a:C;

12.

AsP,

AsA;

14•

05R, A5C.

De considerar es 16 las posibles continuaciones:

, AxPR, con

1) 17. 0-0-0, 0-0; 18. CxA, CxC; 19. DxC, DxPT con tres peones por la pieza. 2) 17.0-0-0, 0-0; 18. DxP, CxP;

un

fuerte

19. CxC, AxC; 20. TxA, TRIR! con

contraataque.

18. PXP, T2D;

19. DxC, TIR; 20. ASC, A3A; 21. AxA,

3) 17. P6D, 0-0-0;

18.

PxP, PxP; 19. CxP, D2C; 20. C3A (si

T(l)xP+; 22. R2A. T7D+. con ataque

20.

AxA; 23. DxA, TxP; 24. C3A, T5C; 25.

P4TD, CxPDI; 21. PxC, A4A; 22. A3D,

por el material entregado. Si 23. RIA, D3T+; 24. RIC, PxA con idea de hacer

D2A, TIT; 28. RIA, T8T+ ganando);

, DeD o

, D3C. Las blancas

20 , TRIC; 21. A4A, CIR; 22. T2R,

C2A; 23. T(l)lR, C4C; 24. CxC, AxC; 25.

pueden llevar al rey de paseo jugando 23. R3A, con la posible continuaci6n

P3CO? (indispensable era 25. AxA, Dx.A:

26.

PSR, aunque el ataque negro persis-

 

, T70+); 24

23.

TUD+; 24. R4C

R2A,

, 05D+; con serias

(si 24.

tía

después de 26

, D2C!); 25

,

amenazas. ¡Una posición diabólica!

 

TxP! y las blancas se rindieron. Oonner v. Keene, Palma de Mallorca 1971. Si

26. RxT, TIT+ conduce al mate, o si 26.

DxT, AxA; 27. T3R, TIT!, etcétera.

3) 9. C3C, D4T; 10. TIA, P3TD; 11. A30, P4CDlj 12. P3CO, C3AR; 13. 0-0, O-O; 14. P4TR, TRIC; 15. P3A, A20;

16. P5T (Rashkovsky v. Westerinen, 80-

chi 1974); 16

con mejor juego para las negras.

, PxPA; 17. AxP, A4C!

9•

, A::a:P.

Szabo sugiere la retirada 9 para preparar luego el golpe

, A2D

, P4A.

l •. C4T, D3T; 11. C::a:C.

17. ASC+, RIA; 18. P6D, AxP; 19.

PxP+, R2C; 20. TIC, con ventaja para las blancas.

11. P60, 0-0-0; 18. P:l:P, TSD; 1'.

OxC, TIR; 20. A5C, T::a:PR+; 21. tiA, TU)xPR; 22. C::a:T, hC; 23. TRIO, AxT:

24. hA, Y las blancas tienen una pieza por dos peones y una disposición de fuer- zas superior. Timman v. Suttles, Hastin,.

4)

1973/74.

AZ) 5. CR2R.

Manteniendo la elasticidad de la posi- ción y amenazando 6. P5D si las negraa no toman 1a8 providencias necesarias.

Sistema Averbach - Defensa Moderna

11

La diferencia con A3) reside en la po- sibilidad de que el alfil pueda ubicarse en otra casilla y en que con 5. CR2R se bloquea momentimeamente el alfil rey.

5• •

P4R; 6. P5D.

La movida característica. Si 6. A3R, llegamos a la línea que se estudiará en el apartado A3).

8. , eD2R.

De acuerdo con el plan trazado. El ca- ballo desde 2R apoyará en algunos ca- sos el avance del PAR y servirá para >consumar una agresión contra el mo- narca adversario, muy similar al ataque yugoslavo de la defensa India de Rey (1. P4D, C3AR; 2. P4AD, P3CR; 3. C3AD, A2C; 4. P4R, P3D; 5. A2R, 0-0; 6. C3A, P4R; 7. 0-0, C3A; 8. P5D, C2R seguido de C2D y P4AR). Para los teóricos ruti- narios, la situación parece favorable al primer jugador debido a que su alfil que corre por casillas negras cumple un pa- pel agresivo, mientras que el del adver- sario, bloqueado por sus propios peones, aparentemente no tiene ningún porvenir. Pero observando atentamente la posi- ción, el lector se dará cuenta de que el caballo en lCR permite efectuar en el momento oportuno A3T, cambiando las figuras y mejorando notablemente las posibilidades negras. Las blancas deben ahora elegir su ca- mino entre un variado número de répli- cas, de las cuales, las más importantes

son:

a)

'1. P3CR.

b)

'1. P3A.

e)

'1. P4TR.

d)

'1. C3C.

Analicemos cada una de ellas.

a) 7. P3CR.

Con la idea de desarrollar el alfil via 2C, preparando rápidamente el enroque.

Teóricamente es correcto, pero la prácti- ca deja la mano libre para que las ne- gras puedan emplazar rápidamente el ataque contra el reducto real.

, PolAR; 8. A2C, C3AR; 9. P3A.

Para sostener el peón rey, aunque li- mita las funciones del alfil.

'1•

9

, 0-0; 10. 0-0, P3A.

Buscando la ruptura en ambos flancos. El propósito es atacar simultáneamente la base (con P4AR) y el vértice (con P3AD) de la estructura central adver- saria. Otra alternativa interesante es

10 , P4A para bloquear todo ama-

go blanco en el ala dama y dedicar lue- go los esfuerzos al sector del rey, por ejemplo: 11. A2D, P4TR; 12. P4A, CxPR; 13. CxC, PxC; 14. AxP, A5C; 15. OlR, D2D; 16. PxP, TxT+; 17. DxT, TIAR; 18. DlR, AxP; 19. A3AD, AxA; 20. CxA, C4A; 21. D2D y la partida se declaró ta- blas. Bilek v. Uhlmann, 1966.

IS.

D3C, DxD; H. PxD, AZD; 15. A3R.

Mejor es 15. A5C, que lleva a una pre- caria igualdad.

11. RIT,

PxPD;

12. PAxP,

DSC;

, PSTD; li. P3T, TDIA; 11.

TDlA, P4TR!; 18. T2AD, R2T; 19. TRIA,

AST!

15

12

y

,

las negras se apoderan de la inicia·

t i\' B. La partida Donner v. Ivkov, Santa

Mónica

1966, continuó:

20. AxA, RxA;

%1. C4T, T:a::T; 22. '1sT, TIAD; 23. 1'1:'1,

CxT; 24, 810, P4CD; 25. C(4)3A, P5C:

elC, A4C; 27. ClA, C3C; 28. R2A,

26.

CDZD; 29. &lB, CtA; 30. C2D, P4TD¡ 31.

PtA, PAsPR; 32. AxP, PxP+; 33. RsP,

C(4)xA; 34. CxC. CxC; 35. RxC, Role!

y las blancas se rindieron.

b) 7. P3A.

Demasiado tímido.

Las

negras

obtie-

nen una excelente posición, jugando de

acuerdo con los moldes conocidos.

Cuaderno teórico NP 13 - AJEDREZ

7 "' peAR; 8. A3R, A3Tl

Cambiando el alfil malo.

9. AxA, exA: 10. D2D, e2A; 11. PlCR, 0-0; 12. A%e, P3A.

Ataque en ambos flancos, como en a).

13. 0-0,

PxPD; U. PAxP, D3C; 15.

RIT, A2D;

TDlR¡ 18. CIA.

16.

TDIR,

R2e:

17.

PoIA,

Hasta aquí, una

partida Botvinnik v.

Suttles (l969); ahora, según Botvinnik. las negras pudieron quedar con ventaja

efectuando 18

, PAxPl

e) 1. P4TR.

La respuesta natural ~s:

1 , P4TR.

Si

7.

'

',

P4AR;

8.

P5T,

P5A;

9,

P3CR!, con mejor juego.

8. C3C.

Euwe recomienda 8. P3CR para seguir con A3T con la idea de cambiar los 81~ fijes que corren por casillas blancas e

" P4AR, ya que el caballo

dd primer jugador tendrá un buen apo- yo en 5CR para futuras evoluciones en 6R en caso de que las negras avancen el peón AR.

!mpedir ,

8. ,.',., NAD; 9. A2R, D3C!

Una mejora de Gerusel al viejo mo- delo, que no ofrecía garantías de con- trajuego. Antes se jugaba 9, .". '. A3Tj 10. AxA, CxA; 11. D2D, A2Dj 12. P4A!, PxP; 13, DxP, D3C; 14. 0-0-0. 0-0-0; 15. P5R, C(2R)4A; 16. C(3C)4R Hübner v. Kestler (Kiel 1967), partida en que las blancas obtuvieron una posi- ción claramente superior.

ideas de un •

C3TR, P3A, C2A y, eventualmente, P4A!

plan de largo alcance a base de

La

textual envuelve las

Sistema Averbach - Defensa Moderna

13

d) 1. C3C.

La verdadera razón de CR2R. Las blancas, ya estabilizado el centro, pre- tenden conseguir una fuerte posición de ataque con A30, y luego proceder a la apertura de la columna AR mediante

P4A.

1

Pfm!?

Una novedad de Petrosian. Las negras preparan acciones en el flanco dama en vista de un posible enroque largo, y re- tardan el suyo para evitar todo peligro.

Otras posibilidades son:

1)

7

, P4AD; 8. A30, P4TR; 9.

repiten: se

P4TR, P3TO proyecta

peones de ese s ector); 10. P3TO, C3AR

, P4CO moviJizando los

(las

ideas

se

(lógico es 10

, A3T; 11. AxA, CxA;

12. P4CO con sólo una pequefia ventaja para las blancas) ; 11. A5C, 0--0; 12. D2D, C2T; 13. A6T!, Y las blancas obtie- nen mejores perspectivas. Forintos v.

Uhlmann, Montecado 1968.

2)

7

, P4AR,

yahora:

2a) 8. PxP, CxPA; 9. CxC, AxC; ASO, con ligera ventaja.

2b) 8. A2R, P5A!; 9. CIA, P4CR! ; 10.

P4TR, PXP ; 11 . TxP,

CSAR; 13. P3C, 02R; 14. P4C, P4TD; 15.

A3T,

juego para el

10.

C3C ;

12.

T2T,

P4TR!,

con mejor

bando negro. Ta los v. Spindler, Campeo- nato Postal Húngaro 1966.

, P3AD! Una sugerencia de

P ortisch, para activar el flanco de dama.

3)

7

8. A2R, P3C; 9. A3R, PtTR!

Golpeando ahora

en el flanco

rey

y

obligando a la siguiente movida.

10. P'TR, C3T; 11. D2D.

Si

11.

P3A,

las

negras

responden

P4AR! tomando la inidativa.

11•

, C5C: 12. AsC.

Forzado. Las blancas no pueden jugar

'. P3A ; Y si se dejan

12. A5C por 12

matar el alfil, las negras obtienen bue-

nas perspectivas con A3T seguido de

CIC-3A.

14.

12. ,

AxA:

13.

P3A,

A2Dó

0-0-0, ClC!

Una respuesta aparentemente contra-

dictoria, pero plena de lógica para un experto en la defensa Moderna. El ca- ballo procura Jlea:ar a ZAR vía 3T pa-

sando por la intermedia . ,

• P3AR pa-

ra cambiar después los aUiles que corren por casillas negras.

15. CRZR,

C3T:

16.

C5C,

RlA:

11.

C(2)3A.

Con la idea: P3TO. P4CD, R2C, TITO, P5AD, apurandO las acciones en el ala dama.

, alC; 18. P3CD, P4AR: 19.

R2C, ClA: 20. P3T, A3A. Portisch v. Pe- trosian, Manila 1974. La posición plantea una intensa lucha posicional por ambas partes. Las posibilidades pueden consi- derarse equivalentes.

11•

A3) 5. A3R.

1.0 más usual y analizado. Las blan-

re-

cas mantienen la tensión central y

tardan

la salida del

caballo al

tiempo

14

Cuaderno teórico N9 13 - AJEDREZ

que, como en la variante Siimisch en la defensa India de Rey, preparan D2D se- guido del gran enroque.

5

P4R.

El tema tan repetido: el bando negro

obliga al rival a tomar una decisión, si

el

blanco

consabido

cierra el centro, entonces

el

' ., P4AR no se hara espe-

rar. Ante una rápida simplificación, el

segundo jugador ve

resueltos sus

pro-

blemas. Por último, si las blancas efec- túan una simple movida de desarrollo, las negras seguirán imperturbablemente con su plan.

, C3T; 6. P3TR,

P4AR porque después de 7. D2D, C2A¡

Dudoso es 5

8.

P5D,

elC;

9.

CR2R,

P4A;

10. PxP,

AxP; 11. cac, las blancas logran una clara superioridad en espacio. Lehmann

v. Shamkovich, Palma de Mallorca 1966.

Ahora, de acuerdo con lo dicho prece- dentemente, para el bando blanco se abren tres caminos:

A3a) 6. Ps:P.

A3b) 6. eR2R.

A3e) 6. P5D.

A3a) 6. Ps:P.

Cortando de raíz todas las complica· ciones y entrando en un final en que las

blancas creen estar mejor, aunque la ex- periencia indica que en realidad el se- &undo jugador tiene mejores perspecti- vas por la posibilidad de P3AD, que im· pide la colocación de un caballo blanco en 5D. mientras que el dominio de 5D (4D de las blancas) por parte del ban- do negro es inevitable.

6

',., PXp¡ 7. DxD+, exD.

Con leve ventaja para el segundo ju. gador.

A3b) 6. eR2R.

El conductor de las negras tiene pocos

problemas para lograr igualdad, ya que entra en situaciones análogas al sistema

Samisch

de

la

defensa

India

de

Rey

consideradas satisfactorias para ellas,

Ahora el negro puede elegir entre.

i)

U)

6

6;

liI) 6•

"

'. PxP.

'. e3T.

,., P4AR.

1)

6

'"

'. Ps:P.

Cede el centro pero amplía el radio de acción del alfil rey. y logra un juego ágil de piezas,

Sistema Averbacl1 - Defensa Moderna

IS

7. CsP.

Esta toma resuelve el problema del alfil rey, porque ahora éste puede ir a 2R ,in pérdida de tiempo.

7•

• CR%ltj l. Atlt.

La partida adquiere ahora caracteristi- cas de una variante Larsen de la defen· sa Philidor (1. P4R, P4R; 2. C3AR, PaD ; 3. pro, pxp; 4. CXP. PaCR; 5. C3AD. A2D; 6. A2R, C3AD. etc.). Si 8. D20, 0-0; 9. A2R. P4A. con po. sibilidades para ambos bandos. Marini v. Garcla, Mar del Plata 1960.

l

,0-0; 9.0-0. P4A; 10. Psp.

AsP; 11. CxC. PsC; 12. A3A. D2D; 13. TIR. TDIC!

Con equilibrio (cSchach Archiv.,

1968). La pequeña debilidad en la estruc- tura de peones está compensada por la actividad de las figuras n egras.

, A4R por 14.

P5A!. A3R; 15. A40, AxA; 18. DxA, C4A; 17. D4T, P40!; 18. T5R, TRID; 19. TDIR, con ventaja decisiva. Bertok v . Krivec, Liubliana 1955.

In correcto sería 13

U)

6

, C3T.

La maniobra de Kotov. Se proyecta el avance del peón AR y luego el giro de

caballo hacia 2A, desde donde defende- rá la base de 3D e impulsará el futuro asalto de peones negros: P5AR, P4CR. P4TR, etcétera.

7. P3A.

Impide el salto del corcel a 5C. Otras jugadas de interés son:

PDxP, y

1)

7.

P3TR, P4A; 8. PRxP,

ahora:

la)

9.

C5C. A2D;

10. D20,

C2A;

11.

ASA, paTO; 12. C(S)3A, A3R con mejor juego para las negras. Cardoso v. Pen- rose, Munich 1958.

lb) 9. DxD+, CxD; 10. P3CR, C3R; 11. A2C, 0-0; 12. C5D, RIT; 13. TlO, P3A;

14. AxC, AxA; 15. C7R, P5A! y el bando negro se impuso después de un largo fi- nal. Pomar v. Quinteros, Las Palmas

1974.

2) 7. P5D con l as dos retiradas del ca- ballo negro:

, C2R, llegando por inver-

sión de jugadas a la variante del texto.

, elC (un retroceso muy

co mún, buscando mejores horizontes); 8. P3A, P4AR; 9. 02D, con las posibles

continuaciones:

• P5A ; 10. A2A, Y ahora

10 • A2D da a la s negras un juego

aceptable.

2a) 7

2b) 7

2b1 )

9

2b2) 9

RIC ,

11.

C2A; 10. 0-0-0 , 0-0;

P4AD ;

12 .

PRxP.

PCxP;

13.

16

P4A, C2D; 14. cae, e3A; 15. A30, P5R; 1(1. A2R, P3TO; 17. TDIC (Damianovic v. Kotov, Paria 1968), y ahora con

17 , P4CD! la$ negras obtienen un

fuerte contraataque por el peón entre-

gado.

7•

'. P4AR; 8. D2D.

Si 8. PxPR?, exp; 9. C4D, 0-0 diendo elegir ahora entre:

pu-

1)

10. A2R, PxP!; 11. exp. C4A! con

buen juego para el bando negro.

2)

10. 02O?, PxF; 11. exp (si 11. A5C,

P6R!; 12. DxP. DIR; 13. AxC, AxA; 14.

" C4A; 12. CxC , AxC; 13.

D50+. RITj 14. A2R, Axe con ventaja para el segundo jugador. Baumbach v. Knaak, Campeonato de Alemania Orien- tal 1971. Otra posibilidad es 8. P5D, C2R; 9. D2D, C2A; 10. CIA, 0-0 con igualdad. Se observa que esta línea es similar a la variante principal.

DxA, C5C+!);

(si

12. A5C, CxCr); 12

lo

Otras posibilidades son:

'. C2A; 9. 0-0-0.

1)

9.

P5D,

C2R;

10.

CIA,

ClC!:

ll.

C3D, C3A con lucha incierta.

2) 9. P3CR, 0-0; 10. P!iD, P5A!; ll. PxP, PxP; 12. AxPA, C(2)4R!; 13. ClCR

13. A2C?, TxA!; 14. CxT, A3T ga-

nando); 13

C(5)xPA; 15. CxC, CxC: 16. D3R, D5T;

(si

, C5D!; 14. 0-0-0,

17. C2R, A5C:

18. RlC, D3A;

19. DIA,

TRIR con mejor juego para las negras.

Filep v. Ozsvatb, Hungría 1972.

9• , 0-0; 10. RlC.

Deja libre la casilla lA para el caballo rey con la idea de ubicarlo en 3D o 3CD para impulsar P5AD.

10 , P3ro; 11. P5D, C2R.

, C4T; 12. CIA,

P4A; 13. PxP a.p., PCXP; 14. P5A, A3R;

lIt PAxP, ClC; 16. C4T, PXP; 17. PXP, D5T; 18. D1AD, C(2C)xP; 19. C5A, A5C; 20. A2R, TRIC (HoUes v. Kotov, Ham-

Más lógico que 11

Cuaderno teórico N9 13 - AJEDREZ

burgo 1960), Y ahora con 21. AxA!, DxAj

, DIA); 23.

TRIA, hay clara ventaja para las blan-

cas (Siimisch).

22. P3TR,

D5T

(o

22

12. CIA.

Posición clave. Las negras disponen de dos métodos defensivos interesantes:

1)

12•

, TIC; 13. CSC, D2D!' (pu-

do

jugarse

13

,.,

P3C)j

U.

PUR

(Saidy v.

Suttles,

Te}

Aviv 19M);

, P5A! con igualdad, según Kee-

ne y Botterill.

12•

AxPA, C3D; 15. A3D, P3C; 16. A3R, P5A; 17. A2A, P4TD; 11. P3CR, PxP; 19. AxP (Darga v. Macskasy, Tel Aviv 1(64), y aquí Keene recomienda la continuaci6n 19• , TIP!: 20. A2R, TxC!; 21. DsT. CxPR; 22. D2A, C4AR! con fuerte ata- que.

U

'

2)

, A2D; 13. P5A, PxP: U.

P4AR!

El inmediato contraataque.

lii) 6•

1. P3A.

Si 7. PRxP, PCXPj 8. PxP. PXPj 9. DxD+, CxD; 10. C5D. C3R seguido de P3A con buen juego para el bando ne- gro. Lo mejor para el blanco parece 8. P5D, CD2R; 9. P4A, con posibilidades para ambos colores.

Sistema Averbach - Defensa Moderna

'Jo ••••• , C3A; 8. P5D, C28; 9. DZD (si

2) 8.••

, C5D;

7. CR2R, a

10 que

el

51. P3TR, P5Al); 9•

,0-0; 1•• CIA.

negro juede jUlar:

 
 

Es inferior 10. P5A por P4CD; o si 10. 0-0-0, P3TD; 11. P5A, P4CD.

10. "oo., P3TD.

Con igualdad.

ASe) lo PIDI

Complicando la lucha. l-as negrllll tie- nen tres retiradas para su caballo, de las que 'parece ser mejor.

6. , GD2Jt!

Buscando un rápido avance del peón AR. Inferiores ion:

1)

8

, ClC;

7.

A~R, Y ahora:

la)

7

, C2R; 8. P4CR!

 

lb)

7

, P4AR;

8.

PxP,

con

las

posibles continuaciones:

lbl) 8 10. P4TR!

, AxPA; 9. P4CR, A2D;

PxP; 9. A5T +, RIA; 10.

P4A, C3AR (si 10

C3AR; 21. C4D!, con ventaja para las blancas); 11. PxP. PxP; 12. C3T, C3T; 13. 0-0, CxA; 14. DxC, DlR; 15. TxP+' y el primer jugador ha obtenido un fuerte ataque por la calidad entregada. Sham- koyich v. Kotov, Sochi 1967.

, P5R; 11. CR2R,

1b2)

8

2a)

7

, P4AD; 8. PxP a.p., CxP;

9. CISC (o 9. P3CR!).

2b)

7

, CxC; 8. AxC, con las po-

sibles lineas siguientes:

2bl) 8

, C3A; 9. 0-0, 0-0; 10.

P4CD, CIR; 11. P5A, NA; 12. P3A (Bo-

leslavsky) y las blancas tienen la inicia- tiva en el flanco dama. 2b2) 8 , C2R; 9. P4CR! (también es posible 9. P4TR! según una sugeren-

, P4AR (o

cia de Averbach); 9

9. , 0-0; 10. P5C, P3AD; 11.

P4TRI); 10. PCxP, PCxP; 11. A5T+, C3C

,,' R1A); 12. TICR,

R2A; 13. PxP, AxPA; 14. D3A!, ganan-

do. Hook v. Cleopas, Lugano 1968.

(mejor

es

11

, P4AR; 9. PxP, PXP (si

9 , AxP; 10. P4CR, A2D; 11. C4R!,

con mejor juego para las blancas); 10.

A5T+. RIA; 11. P4A, P5R (si

PxP; 12. AxPA, D5T+; 13. PaC, DOT; 14. D2R, C3A; 15. A3A, A2D; 16. 0-0-0, TIR; 17. DlARI, DxD; 18. TRxD. R2A; 19. P5A! Y la posición de las blancas es claramente superior. Bar-

den, en cBritish Chess Magazine:., 1961);

12. A2R (o 12. D2A, e3A; 13. A2R, R2A;

, C3A; 13. D2D,

D2R; 14. 0--0-0. R2A; 15. P3TR, P4TR;

16. TD1C. A2D; 17. A4D, con superiori-

2b3) 8

"

14. O-O-O!); 12

dad . Fuller v. Karmaz. Whitby 1969.

7. P4Ca.

o

18

Ya que no puede evitars.e el golpe , PtAR, el blanco procura que su adversario pague un alto precio por ello:

la debilidad de los cuadros blancos.

Son dignas de atención:

, P4AR);

8. Ale, A5CR; 9. P3A, A2Dj 10. CR2R. 0-0; 11. D2D, P3TD; 12. P5A, CIR; 13. 0-0, P4A, con buenas perspectivas pa- ra las negras. Brfuitom v. Rossetto, Lu-

¡ano

1)

7. P3CR, CR3A (o 7

1968.

2) 7. A3D, '1 ahora:

2a)

7

, C3T;

B.

P3A,

P4ARj

9.

02A, C2A; 10. CR2R. P3TD; 11. 0--0-0,

O-O; 12. RIC, A2D; 13. CtA, DIR; 14. TDIA, P5A; 15. A2A, P4CR; 16. P4CR.

C3e; 17. P4TR, P3Ti 18. PxP, CXP¡

02R, R2A; 20. P5A, D2R; 21. cae, TIT con lucha compleja, aunque no desfavo- rable para el segundo jugador. Castillo

v. Macskasy, La Habana 1968.

19.

2b)

7

P4AR; 8. P3A, C3AR; 9.

eR2R, 0--0; 10. D2D, P4AD!

(una re-

ceta típica de la defensa India de Rey;

las negras paran el ataque en el flanco dama); 11. PRxPA, CxPA; 12. AxC, PxA; 13. A6T, T2A; 1-4. CSC, P5A; 15. AxA, TxA, y la partida se declaró tablas. Schmid v. Ivkov, Bambetg 1968.

3) 7. A2R. C3AR; 8. 0-0, 0-0; 9. C20, C20; 10. 0-0, P4AR; 11. P3A, P5A!; 12. A:I.A, P4CR; 18. P4CO, CSCR! con similitud a la defensa India de Rey. Brink.·Clausen v. Ivkov, Lugano 1968. Los bandos se atacan en flancos distin- tos; ganará el que llelUe primero.

4) 7. 020, P4AR con las posibilidades:

O.

ASO (o 11. 0-0--0, C3AR; 10. AJD,

, AJD;

P4TD, PSA; 12.

A2AR, C3AR; 13. 0-0, P4CR; 14. P4CR, P'TR¡ 15. P3TR, PTxP; 16. PTxP, R2A; 17. R2C, cac; 18. TIT, CXPC; 19. TxT, OxT; 20. PxC, AxPC; 21. TIT, A6A+ Y las blancas abandonaron. Corominas v. Cleopas, Lugano 1968.

48)

8.

P3A,

P3TO;

9.

ASO

(o

0-0;

10.

11. CR2R, PxP), 9

TICD;

11.

CR2R,

Cuaderno teórico NI' 13 - AJEDREZ

5) 7. P5A!1 (una novedad de Olabson,

con la idea de dar el Jaque en 6C0 y es· torbar el desarrollo de las negras);

7

, P4AR¡ 8. A5C+, y ahora:

 

5a)

8.

, R2A; 9. P3A, AST; 10.

AxA, CxA; 11. 020, roc; 12. PAlr:P, PAOxP; 13. 0-0-0, A2D (más preciso

es 13

C3T, C2A¡ 16. RIC, P5A; 17. C2A, P4CR;

caD, C3C ;' 19. TIAD (Martz v. Pala·

cios, Málaa:a 1972). Ahora las negras de·

bian continuar con su plan a base de P4TR. P5C y C4C, apurando las acciones en el flanco donde tienen superioridad.

, P3TO); 14. AxA, DxA; 15.

18.

10.

AZA, C3AR; 11. P3TR, R2C; 12. CR2R, TIA; 13. A4AD, PxPR; H. PxPR (Olafs- son v. Keene. Ryjkavik 1972): H PxP; 15. AxP. C4T con chancea para am· bos (Keene y Botterill).

5b)

8

, RIA;

9.

P3A, AST;

,

7•

, P3i'••

5b) 8 , RIA; 9. P3A, AST; , 7• , P3i'•• posible PSC y no abriendo

posible

PSC y no abriendo el juelo sino en el momento oportuno. Anteriormente, las opiniones se dividían en estas otras cua· tro direcciones:

Atenuando los

efectos de un

1)

7

, C3AR; 8. P5C!, CaD; 9.

P4TR, P4TR: 10. PxP a.p., AxP; 11. AxA, RxA; 12. D2D, con superioridad para las blancas (.Schach Archivt, noviembre 1968). Si 8. P3A, P-4TR; O. P5C, C2T; 10.

Sistema Averbach - Defensa Moderna

19

D%D! con mejor juego. Larsen v. Quin-

terO$, Orense 1975.

C3T; 9.

P5C, C2A; 10. PxP. AxP: 11. D3A. AtC:

2:)

7

, P3AR; 8. P4TR,

12:.

0-0-0.

TIA;

13. 03C, AST

(Po-

lugaievs1cy v. Zaitsev, Moscú 1(72), y ahora con 14. A5C! o A3T! las blancas coosiguén ventaja.

3)

7

, P3TD;

8.

P3A.

P4AR; 9.

P5A, C3AR; 10. P3TR. 0-0; 11. OID, RIT; 12. CR2R (Keer v. Suttles. Vancou- ver 1(70), y ahora el comentarista IU-

giere 12

, PxPD: 13. AxP. CIR se-

guido de

.

.•• .• caD.

4)

7

, P4:AR;

D5T+, y ahora:

8. PCXP, PXP; 9.

4a)

9

, RIA;

10. AST. caAR; •. • P3TD;

A2D,

11. D3A, P5A (o también

12.

PxP.

DIR;

13.

CR2RI);

12.

P4TR; 13. AxA, DxA: 14

0--0-0, A3T

(o

14

,,' DSC; 15. P3TRI); 15. D3D,

eon mejor juego para las blancas. Por-

tisch v.

9

4b)

Ree, Amsterdam 1967.

, cac;

10. PXP!, DST: 11.

DxO

(la mejor manera. de explotar la

ventaja: incierto el 11. D3A, C(3)aR; 12. A3D, caT; 13. P6A. TIAR, o 12. CSCO,

RIO; 13. MD. OAR; 14. C3AD. P4CD;

, exO; 12. cse.

15. PxP, A2C);

RIO; 13. CxPT. AxP: 14. esc, A5R: 15.

P3A. CXP+;

16. CxC. AxC;

17. TRIC,

A3A; 18. A2R! Y las blancas tienen bue- nas posibilidades para ganar la partida (Boleslavsky).

8. PITa, CSAR; 'o AlR, nc; 1•. P4C.

Inconsistente,

porque

debilita

el

ala

dama. Mejor es 10. CRZR o 020.

tO

, PITO!; 11. P5C, PIca.

Estabilizando el flanco rey para lan- zar el Upico ataque yugoslavo en la in-

dia de Rey.

12.

CUa,

C3C;

U.

CSC.

CSA;

14.

A3AR, P4Ta; 15. CxP.

Si 15. e5A, PxP; 16. CxA+, RIA; 17.

19. AxA,

TOlA, 020'; 18. AxPC. PxP;

OxA; 20. AxC, PCxA; 21. PAxP. TxPT!

con amplia luperioridad.

.

, C(!A):xCj 16. he. C:xI'(8T):

1,. TOlA, DID!; 18. DID, P5C; 1•• p.r.

15•

Ad'T!j lO, A:xA, hA; 21. BlO. DIC;

ZJ. AIB. C:xPA+; U. D:xC. rrl+. y las blancas le rindieron. Dlecl1:ermann" v. Czerenner, Match Postal Budape8t v. Berlín 1965/68.

(C

u

urá)

20

Cuaderno ,teórico N9 13 - AJEDREZ

Defensa Ninizoindia

(Variante Rubinstein) - (Respuesta

4

,

P3CD)

1. PtD, C3AR; Z. PfAD, P3R; 3. C3AD, ASC; f. P3a, P3CD.

P4AR;

AxC;

y

el

ataque

•. ,

T3A • 3T combinado con la salida de la

dama a 5T. Las blancas tienen dos caminos para oponerse a dichos proyectos:

1) $. CIWl.

11)

S. A3D.

Analicemos cada uno de ellos.

1) 5. CIl2R.

El sis;tema del fianchetto dama contra la variante Rubinstein llamó la atención de los expertos a raiz de la partida Por- tiseh v. Fl.seher, XIX OJimplada. Siegen 1970. en la cual las negras podían haber obtenido posición satisfactoria. erraron el procedimiento y caminaron por el bor- de del abismo. Desde entonces. es em- pleada con frecuencia en 105 torneos magistrales con suerte variada, pero demostrando que el segundo jugador puede resolver los problemas de la aper- tura. La idea de desarrollar el alfil dama via 2C es perfectamente lógica y se en- cuadra dentro de los lineamientos de la defensa Nimzoindia. Desde el fianchetto vigila la casilla 5R (4R de las blancas). impidiendo durante cierto tiempo el avance del peón rey adversario instalan- do allí -si es posible- un caballo. se- guido del plan tipo holandés:

La favorita de Rubinstein y luego usa- da invariablemente por Botvinnik. Las blancas muestran su intención de que- darse con el par de alfiles. sin debilitar la estructura de peones del flanco dama. Las negras tienen ahora tres caminos conocidos para escoger. Dos de enos re- lacionados con la saJida del alfil. ya sea a 2C o 3T, y el otro todavía poco explo- rado, el salto de caballo a 5R:

5

• A3T; que se verá bajo al.

Va.riante Rubinstirin - Defensa Nimzoindia

21

5.

b) •

.

·

5. ·

.).

·

, AZC ó que

, C5R; que

a)

5.

e

,.

estudiara

bajo

analizara

bajo

A3T.

Una movida empleada alrededor de la década del cincuenta, y respaldada por nueva savia introducida por Smyslov (match por el título mundial, Moscú 1957), Keene, Físcher, Tlmman y Por- tisch. El ataque al peón alfil dama obliga a las blancas a tomar rapidas decisiones. ¿Cual será la mejor de ellas? ¿Habra que mover el caballo para que quede defen- dido el peón, o en su defecto provocar al alfil enemigo? Se han hecho extensos análisis sobre el particular. pero aún no se ha despejado la incógnita.

blancas tienen ahora tres conti- nuaciones:

r.as

al)

6. C3C.

&2) 6. CCA.

a3)

6. P3TD.

al) 6. C3C.

El bando blanco deja de lado su plan original de mantener intacta el ala da- ma, para preparar una ofensiva en el

centro (el avance del peón rey) y en el flanco rey.

6•

,

AxC+.

A lo Nimzovich. Las negras tratarán de explotar el complejo de los peones doblados o conseguir un juego ágil de piezas. Otras posibilidades son:

, 0-0. Una jugada tímida,

que permite desplegar a las blancas to-

da su agresividad: 7. P4R, aprovechando

la ocasión. Ahora las negras pueden op-

tar por:

(para preparar al-

guna de las

A3D!, y

1)

.

,

la)

,

7

, C3A

dos

irrupciones centrales:

P4D); 8.

P4R o

ahora:

lal) 8

, CxPD?; 9. D4T, AxC+;

10. PxA, ganando una pieza.

la2) 8 P5D, C4TD;

,

P4R;

10. D2R,

9.

O--O!

(si'

11. PxA,

9.

AxC+;

CIR; es satisfactorio para las negras);

9 , AxC+

C5D! o si 9

PxA, P3D; 11. A3R, C4TD (parece más

idea de

oponerse al avance del peón alfil rey ad-

versario. Si 12. P4A, P3AR¡ 13. P5A, P3C'¡ con una posición a la cual Nimzovich 'de-

(si

9

, PxP;. 10. 10. D4T!) ¡ 10.

, CxPD;

, CIR;

elástica 11

con la

nominaba

«de

erizo),

o

si

13.

D3A,

C4TD) ¡ 12. D2R, C2D¡ 13. P4A, P3AR¡

14. TSA! con mejores perspectivas para

22

Cuaderno teMico NP 13 • AJEDREZ

el primer ju,ador. DoMer v. AndeJ'Hll,

BÜ4Um

1968.

" PID; 9. PAxP. AM; 10.

DxA, PxP; 11. P5R. aR; 12. paTO (me- jor que 12. P3A, CfA!; 13. PXC. P5D; a . P3m, CxPl con ataque a cambio del

la3)

material sacrificado); 12

"

13. PxA.

P4AR;

14.

ese, C4T

AxC+;

(parece

mejor }4 •

"

C4C con

la idea de ¡ml-

taJarlo en 3R. maniobra que es desba-

ratada por la próxima movida blanca); 15. Pt1'R, C6CD; 16. TICD, CIA.; 17. fie, P5A; 18. D3A, D2.R (si

"

P4AD;

ventaja

Shamkovich,

19. CXPA,

para

las

TIAD;

blancas.

20. D3R con

Portiach

v.

19.

PofA,

Sara;evo

1963);

P3A ; 20. PxP. PxP; 21. CXP, D2D; 22. P3C, D4C; 23. D2R! con superioridad pa-

ra el primer jugador. Portiach v. Spa&-

sky. Moscú 1967.

, P3D; 8. A2D (más enér-

lb )

7

gicO es 8. A2R.

P4A;

9. P5D) ;

8

,

P4AD; 9. P3TD, A4T (o 9

 

"

Axe;

10. AxA, PxP ; 11. DxPD, C3A con equi-

(l6gi-

lIbrlo); 10. P5D, Pñ';

camente, si 11. PIUP,

11 . PAxP

sigue 11

TIR +):

bA.; 12. RxA. CD2D;

13. P4TR, TR1R; con poIibilidades mu·

tuas.

1958.

Dittmann

v.

Matanovic.

Munich

P4AD; 8. P5D. P3D; 9.

A2R, PxP; 10. PRxP. AxC+ ; n . PxA. CD2D; 12. 0-0. TIR; 13. D4T, A2C; 14.

le )

7

D2A. C4R; 15. A4A, cac; 16. Am . AlA;

17. TD1R, Y las blancas estin mejor, üe·

nen más espacio y poseen el par de alfi- les. Portisch v. Reshevsky. Santa M6ni- ca 1966.

Pill; 8. PAxP (si 8. PSR,

CSR; 9. CxC, PxC; 10. A2R, C3AD; 11.

A3R, C4T y las negras pueden estar sa-

,

tisfechas, según Taimanov): 8 AxC+ : (inferior es

, RxA, PxP; 10. P5R, CIR ; 11 . CSA con

mejor juego para las blancas. Sherwin

v.

Interzonal Portoro% 19M) '

9. PxA, AxA; 10. RxA. PxP; 11. A5C! Y la posicl6n de las blancas agrada mb.

Id)

7

AxA : 9.

Pachman,

le)

7

,

CIR;

8.

A3D.

C3A;

9.

0-01, AxC;

transposición a lineas similares al ata-

10. PxA

(llegándose

por

que Simisch, con un tiempo de ventaja para las blancas ya que la omisión de

,

C4T; 11 . P4A, AxP ; 12. P5A, PR:.rP; 13. CxPA, C3D; 14. C6T+! con ataque mor- tUero. Platonov v. Tchesltovsky, XXXVI campeonato de la U.R.S.S., 1969.

P4A; 7. P5DI (solamente

P3TD favorece sus planes) ;

2)

6

~ L~~~;!~: .b~:~ ju!~:ac: '71.~ ~~~

AxC+ ; 8. PxA. pro ), y ahora:

2a)

7

.

.,

~;

8. P4R. PxP:

9.

PAxP, AxA: 10. RxA, P3D: 11. A5C prudente es 11. A4A, CIR; 12. CM.};

PxA, CD2D; 13. P4TR,

con superioridad para las blancas. Re-

shevsky v. Evana, match 1955.

11•

, AxC ; 12.

2b) 7.

, PxP;

8.

PxP,

AxA; 9.

RxA, 0-0; 10. P4R, TIR ; 11. P3A, Alr:C;

12. PxA, P3D ; 13. ASe. CD2D; 14. P4TR,

P3TR; 15. AM. Y el primer jugador esti en condiciones de lanzar una fuerte ofensiva contra el monarca adversario.

Geller v. Matanovic. match U.R.S.S. 'Y . Yugoslavia 1958.

2c)

7

, PIP'

,

8.

PxP

.

,~,.

RxA, Alte; 10. PxA, D2R; 11. D3A, P3D;

12. p.m, 0-0; 13. ASC, CD2D; 14. TDIR,

TRIR; 15. eSA, DlA ; liS. P4C. cm; 17.

D3D,

Dac,

CR2D;

18. P4AR,

C4R:

19.

P4CD; 20. R2e, P3A; con juego complejO y chances para ambos bandos. Lutikoy v. Bondarevsky, Semifinal del Campeo-

nato Soviético 1959.

3)

6

,

P4TR I?

Var14nte Rubinstein - Defensa Nimzoindia

23

Una

novedad

que

data

de

¡1957!

La¡ nesras quieren aprovechar la dudo- sa ubicaci6n del caballo adversario y

obligan a la continuación 7. P4TR (si 7. ASO, P!lT; 8. C2R, F8T; 9. P3Ca, A2C;

10. 0-0 , A6A Y las negras tienen una

buena posición). Ahora las negras pue- den aplicar tres métodos defensivos dis-

tintos:

3a)

7.

, AxC+ ?; 8. PxA, PID; 9.

03A! (si 9. A3T, PxP; 10. P4R, D2D; 11. A2R, P3C: 12. D2A, C3A ; 13. 0-0,

0-0-0: con lucha aguda) ;

A2C (inferior es 9

P4RI);

12. 04A, con la idea

de 13. CIIA); 12. P4R, OIO; 13. A5CR!, PXP; 14. A5C+ (según el propio Gligo-

ric, era mejor 14. 0-01 con partida es-

,

A3A; 111. PIIR, AxA; 18. PxC, P3C; 17. DxT, D2A; 18. 03A, C3A; 19. TIO!, 0-0 ; 20. PxP, CSC; 21. C2R, D7A; 22. TaT, T1D; 23. CSA, A3T: 24. D4R, D7C;

25. AlA, Y las ne¡ras se rindieron. GIi-

tratégicamente ¡enadora); 14.

10. A30, P4A: 11. PAxP, DxP

, , PSA; por 10.

(11

, PRxP;

goric v. RubinettJ, Torneo Interzonal, Palma de Mallorca 1970.

3b)

7

PXP, AxA:

ahora:

3bl) 11

,

P4A:

8.

P50.

PxP ;

10. RxA. AxC;

11 . PxA,

9.

y

, D2R; 12. 03A, P3D ; 13.

P4A, con mejor juego para las blancas. Boleslav.ky v. Veresov, Minsk 1957. 3b2) 11 • P4CO! ! (impidiendo la maniobra adversaria a base de P4AD, y tratando de moviliz.ar la mayoría de peo-

nes en el flanco dama) ; 12. P4R, P30; 13. AtAR, PSC; 14. OSC, OSC; 15. TIC, P3T; 18. P4T, C020; 17. PxP (las blancas pla- nean destruir la masa de peones, aun a costa de la pérdida de la calidad);

17 , PXP; 18. DxP, DxD ; 19. TxD

(Gheorghiu v. Soos, Bucarest 1960). Las

negras jugaron débilmente

, CxPR?; 20. CxCI, T8T+; 21. R2R, TxT;

22. As:P, TxP; 23 . CxP, y la causa de

las blancas triunfó. Mejores perspectivas

de defensa ofrecia 19 R2R, TxT; 21. CxT, CxPR.

3c)

7•

, A2C; con 1

, T8T+ ; 20.

alternativas:

3d) 8. A2D, P4TO (mejor que 8

.,

paTO; 9.

01A, P4D¡ 10. PxP, CxP; 11.

CXC, AxA+;

12. D:xA, OXC; 13. TIA,

CSA; 14. A2a, y la posición de las blan-

cas agrada más. Geller v. Keres, match

1959); 9. PaTD (más sólido es 9. 02A pa- ra seguir con 10. P4R); 9 , ASO;

10. TaT, C3A; 11. A2R, AxC; 12. TxA,

C2R; 13. A3D, C5C! con juego complejo.

Donner v. Korchnoi, La Habana 1969. 3c2) 8. P3TO, AxC+; 9. PxA, P4A; 10 .

A2C (si 10. P4TD, C3A ; 11 .

12. P4R, A3T; 13. D2R, C6C seguido de

, C3A; 11 . P4R, P3D; 12. A3D, D2D; 13. P30, 0-0-0; 14. CIA, P4a, y lu ne- grAS han sorteado las dificultades de la apertura. Balashov v. Gulko, XLII Cam- peonato Soviético 1974.

,

A3D, C4T:

10

.•

CxA;

con

igualdad);

7. PxA, PfD; 8. A3TI

A3D, C4T: 10 .• CxA; con igualdad); 7. PxA, PfD; 8. A3TI Un interesante sacrificio de

Un interesante sacrificio de peón par. mantener la iniciativa. Las blancas de- jan al rey adversarIo en el centro y es- peran explotar la falta de comunicación de las torres. Las otras poSibilidades de- jan a las negras con chances para obtener un respetable contrajuego, por ejemplo:

1) 8. P3AI?, PxP!; 9. P4R, 0---0; y no es claro que el peón menos esté com- pensado por el dominio central y el par de alfiles. El rey negro ha podido Uelar a destino y puede defenderse con éxito de las acecharu:as enemi,as (Euwe).

24

Cuaderno teórico N9 13 - AJEDREZ

2) 8. D3A, O-O; 9. PxPI (más fuerte

que 9. P4R. PxPR;

10. exp,

CxC;

11.

DxC. D2D!;

P4AR; 14. DxT. C3A. Y las negras han

13. A30,

12.

A3T.

TIR;

obtenido un espléndido contraataque por

la calidad ofertada. Portisch v. Fischer,

Santa Mónica 1966), y ahora las negras

pueden capturar de dos maneras distin· tas:

2a )

0-0

9

, PxP;

10. AxA,

(Fischer

recom ienda

CxA ;

11 .

11 .

D2R,

OlA ; 12. 0-0. P4A con equilibrio. Igual-

mente si 12. P3A, P4A , Y las negras lu-

chan con éxito) ;

_, TIR (sólo al-

canza para una precaria igualdad. Mejor

era

la

recomendación

de

Keene

Chessman Quarterly N9 8/1969: 11. ,

en

•.

_,

020; 12. D2R, D5T! con penetración en el flanco dama blanco) ; 12. D2R, ele;

13. P4AD, C3A; 14. A2C, C4TD; 15. PxP,

DxP; 16. TRIA, etc. Donner v . Keene,

match Holanda v.

1968.

Inglaterra,

Flushing

2b)

9

, DxP (seria un serio error

9 , AxA; 10. PxP!); 10. P4R, D4T;

11. A2R, AxA; 12. CxA, CD2D; 13. 0-0, P4A; con paridad.

3)

8.

PXP, AxA;

9. RxA

(o

9. CxA.

DxP;

10. P3A, P4A ; 11. C3C. 0-0 ;

12.

0-0,

ción.

C3A ; con

Saidy

v.

una confortable

Marsalek.

posi-

Reykjavik

1957); 9

, DxP; 10. D3D (impidien-

do

, D5A+) ; 10

'" C3A; 11.

P4R. D2D ; 12. ASC, CICR!; 13. R2R,

P3A;

0-0-0 con igualdad (Gligoric) o tam-

bien las negras pueden intentar 10

14.

AlA ,

CR2R;

seguido

de

,

CD2D; 11 . P4R, D4TD ; 12. PSR. C4D ; 13.

P4AD, CSC ; 14. D3C, C3AD;

0-0; 16. A3A, D3T ; 17. DSC , D2C!; 18. TIR, TRID ; 19. P4TR, CIA; 20. T4R, C2R; 21. P5T, C4A!; y las negras han ob- tenido un excelente contrajuego. Gligo- ric v. Portisch, Wijk Aan Zee 1975.

15. A2C,

8•

• AzP.

Algunas veces se ha intentado también la toma con el peón. Un ejemplo instruc- tivo es la partida Szabo v. Timman, Hil- versum (AVRO) 1973 que continuó con

8 , PXP; 9. A2R

(si 9. P4R, las ne-

gras consiguen una cómoda igualdad lue-

11 .

D2A, 0-0-0; 12. 0-0, P4T; 13. TRIO, P5T ; etc. Portisch v. Fischer, 19 Olim-

, D20;

12. OxPA, , AxA;

10.

A3A.

píada, Siegen 1970) ; 9

go de

9

, D20;

10. A2R, C3A;

C3A ;

11.

D4T,

A2C ;

C4TD; 13. 02R , C40 (si 13

14. OxA, D40; 15. P4R, Y las blancas es-

tán ligeramente mejor); 14. A2C. DST:

15. A4R!, CSA; 16. A30, A3T; 17. 0-0.

0-0-0

A4C;

, 18. TOIC, DxPT; con partida in-

(era de considerar 17

cierta o 18. CST, P3TO!; 19. P4R, CxA;

20. AxA+, DxA; 21. OxD+, PxD; 22.

PxC, 0--0; y Sosonko sostiene que las

negras tienen buenos recursos defensi- vos); 18. TRIA, TRIR (más energia tie-

ne 18

mediato avance del peón rey blanco y proyectando un asalto de peones al flan- co rey rival) ; 19. C4R (con la idea de

20. C2D) ; 19

21. C20, CxC ; 22. DxC, ASA; 23 . D2R,

, R2C; 20. TOIC, P4AR;

, P4AR; para impedir un in-

P4CO; 24. AIT. HaA; 25. TxP l, AxT; 26. AxA+!, OxA; 27. P4AD, D3C; 28. PxC+. •

RxP

R2C !?>; 29. D3A+. HaD ; 30. P50, PXP;

31. A4D,

(más

resistencia

32.

daba

P4A ;

AxP+ .

DxA;

33.

D4A+? (más rápidamente ganaba 33.

D3C+ !. R3A ; 34. TxD+. RxT; 3S. DxPC,

, R3A; 34.

D4T+. y las negras abandonaron (1). To- davía habrian podido ofrecer una larga

, RaC ; 35. TxD .

RxT; 36. OxP+ . R3A; 37. P3C con solo ligera ventaja para las blancas. Es de ha- cer notar que si 37. OxPC (en lugar de

37. P3C) ; 37

obtienen un peligroso contraataque.

resistencia con 34

PSO ; 36. PxP+);

PSO!

y las negras

9. AzA. PzA; 10. Pf.R.

,

Conduce a un final aproximadamente

igual lO. D4T+. 020; 11. DxPA, OSA ;

12. DxO, CxO.

10 , D2D; 11. 0-0, DtC!!

, C3A ; 12. D2R,

P4TR; 13. P5R•. C40; con lucha comple-

Se conocía

Variante Rubinstein ~ Defensa Nimzoindia

25

ja,

Kozma

Pachman,

v.

campeonato

checoslovaco 1968 o también 0-0--0; 13. OxPA, mc; y ahora:

1) 14. TRlO, C4TD; 15. 030, 03A; se·

, C5A.

2) 14. AlA, P4TR; 15. P4TR, P4R; 16. PSO, C2R; o 16. A5C, PxP; 17. PxP, CxPD!; 18. P5R, C5C!; 19. AxT, TxA; y la calidad está compensada por la activi· dad. de las piezas negras (Pachman).

guido de 16

12. P5D.

En

P4A.

1%•

P5R!?

consideración

•, • ••. ,

CDZD;

puede

tomarse

13.

PsP,

PsP:

12.

U.

Más sólido era 14. P4A.

, DsP: 15. TIR, D40; 1&. D4T,

O-O-O!: 17, OsPT, TRIR: 18. TOIC.

Hasta aquí la partida Szabo v. Hort, Wijk Aan Zee 1973. Hort recomienda

18 , 03A con mejor juego para las

negras.

U •

aZ) 6. C4A.

Este método de defender el peón alfil no trae ninguna ventaja a las blancas.

6•

, 0-0:

7. A30, P4A; 8. 0-0.

El avance del PD sólo consigue desa~ 10jar al caballo de su posición central, por ejemplO 8. PSD, P4R; 9. C5T, ~5R!

8 , PxP:

O!A.

l. PxP, AsC: 1•. PsA,

Las negras tienen un juego cómodo. Ilivitzky v. Keres, XXII campeonato de la U.R.S.S. 19S5.

aS) 6. PSTD.

Una continuación lógica. Atacando el alfil las blancas pretenden quedarse con el par de alfiles sin doblarse los peones o en su defecto si las negras no cambian explotar las aparentes pérdidas de tiem~ po. Consideremos las dos alternativas:

26

1)

U)

l

'o

i)

'. AltC+.

, A2R.

6

'. AxC+.

Las negras ceden la pareja de alfil~s

para obtener un

juego ágil.

1. CxA, P4D; 8. P3CD.

Las blancas af'innan su posición en el

centro al

tiempo que

preparan la

ubi-

cación de su alfil dama en 2C. Otras al-

ternativas no causan problemas al segun-

do jugador:

1) 8. D3A, 0-0; Y ahora:

11.

0-0, P4A con juego equilibrado. Zin-

ser v. Sanguineti. La Habana 1966.

CD2D!;

la)

lb)

9.

9.

PxP. PxP; 10. AxA. CxAj

A2R,

P4A;

10.

PDxP,

11. PxPD, AxA: 12. DxA, CxPA; con po-

sibilidades mutuas. Taimanov v. Spas- sky, XXIX campeonato de la U.R.S.S.

1962. Si ahora 13. PXP?

C6D+1

10.

D2R, P4TDt; 11. P5C, C4D; con equili- brio.

2)

8.

P4CD,

AxP;

9.

AxA,

PxA;

8 •

0-0; 9. A2R.

En la 13 partida del match por el Cam- peonato del Mundo entre Botvinnik y

Smyslov, Moscú 1957, las blancas movie· ron 9. P4TD con la idea de dominar con su alfil la diagonal 3TD·8AR. Sin em· bargo esto hay que considerarlo como una pérdida de tiempo ya que luego de

9 ,., P4A; 10. AST, PDxP; 11. PCxP,

C3A; 12. cse, el segundo jugador puede emplear un interesante sacrificio de ca· lidad analizado por Bronstein

, PxP: 13. AxT, DxA; 14. C7A, TlD: 15. CxA, PxP; con fuerte ataque para las negras o 14. PxP, C5R; 15. DIC, TID; 16.

DxC. D5C+. ganando.

9 , C3A.

Igualmente correcto es

• PxP;

10. PXP. CSA; 11. P4TD. D2D; 12. ese,

TRlD; 13. A2C. C4TD; 14. D2A. P3A; 15. CST, D2R: 16. 0--0, P4A: con igualdad.

Cuaderno teórico N9 13 - AJEDREZ

v. match. Moscú

Botvinnik

lO. PfCD?!

Smyslov,

1957.

XV partida

dl!'l

Una tentativa de apurar las accioneli en el flanco dama, y Obligar a decidir la tensión central. Tal idea, correcta en teo· da es irrealizable en la práctica. debido a la debilidad de la estructura de peo. nes y las pérdidas de tiempo. Más sólido era:

1) 10. 0-0, PXP; 11. TlCDl, D2D; 12. D2D, TRID; 13. TRlD, TD1A; 14. P4CD, A2C; 15. AxP, P4R; 16. P5D, cm; 17. PfR, C1R; 18. P5C, caD; con equilibrio. Ivkov v. Andersson, Hastings 1970/71. 2) 10. Poi TD, PXP; 11. PxP. D2D; 12. CSC, TRlO; 13. A2e, C4TD; 14. D2A,

P3A;

15. C3T. D2R; 16. 0--0,

PtA.!, "1

las negras equilibrio.

han

conseguido

un

cómoda

, AlIP. 11. AsA, PlIA¡ 12. D2B,

P4CD!¡ 13. CsP?

la

ventaja de la salida. Lo justo era 13. P4TD, CxPC: 14. 0--01 con lucha aguda.

13 , DfD!, H. ClIPA, DlIPC; 15.

DlA, DIA!, 16. ClIT?