Está en la página 1de 66
4 \
4
\

SUMARIO:

• GAMBITO VOLGA.

• VARIANTE DEL DRAGON EN LA DEFENSA SICILIANA.

• APERTURA LARSEN-NIMZOVICH (2.• parte).

• VARIANTE DEL CAMBIO EN LA APERTURA RUY LOPEZ.

ED TA

REVISTA ~AQUE

CUADERNO UORICO N.o 4

de Editorial Sopena Argentina. S.A.

Editadopo1·la Revista«JAQUE»

PUBLICACION MENSUAL ESPECIALMENTE DEDICADA A LA ACTUALIZACION DE LOS CONOCIMIENTOS SOBRE APERTURAS DEL

JUEGO

CIENCIA.

EDICION EXCLUSIVA DE EDITORIAL SOPENA ARGENTINA, S. A., CEDIDA Y TRANSFERIDA A LA REVISTA «JAQUE», DE SAN SEBASTIAN (ESPAÑA), EN LENGUA CASTELLANA, PARA LA VENTA EN ESPAÑA Y SUSCRIPTORES DE LA REVISTA DE AJEDREZ «JAQUE» EN TODO EL MUNDO, SALVO EN LA REPUBLICA ARGENTINA.

CUADERNOS

TEORICOS

LA

PR OPIEDAD

PRESENTE

DE

EDICION · LIMITADA

LA

REVISTA

ES

«JAQUE»

DERECHOS

ADQUIRIDOS

V

RESERVADOS

EDITOR

RESPONSABLE:

EDITORIAL SOPENA ARGENTINA, S

/:J

EDITOR-DISTRIBUIDOR

REVISTA DE AJEDREZ «JAQUE,

Pedidos: Apartado 529. SAN SEBASTIAN (España)

Directora:

Mercedes Sopena

Asesor Técnico: Normando l. lvaldi

Asesor Teórico: Moisés Studenetzky

IMPRESO EN GRAFICAS GONFER

Gambito Volga

3

Gambito Voiga

l. P4D, C3AR; 2. P4AD, P4A; 3. P5D,

P4CD!?

Introducción: A pesar de que no se conoce la fecha aproximada en que hace su aparición en la arena magistral, al- gunos tratadistas (entre ellos P. Benko), calculan que ya entre los años 1915 a 1920 se hace mención al Gambito Volga, en los comentarios a los famosos tor- neos de Gambito, que se disputaron en los países escandinavos por aquella épo- ca. En el año 1922, en el torneo de Vie- na, encontramos la partida Rubinstein v. Spielmann, en la cual por transposi- ción de jugadas se llega a una posición del gambito Volga rehusado: l. P4D, C3AR; 2. P4AD, P4A; 3. P5D, P4CD;

4. C3AR, A2C; 5. P4TD, PxPA; 6. C3A,

etc. (en realidad, el verdadero orden

de las movidas fue l. P4D, C3AR; 2.

C3AR, P4A ; 3.

5. P4TD, PxP; 6. C3A). Usado luego es-

porádicamente, no es del agrado de los maestros, ya que no parece lógico sa- crificar un peón sin una compensación a corto plazo. Sin embargo, el maestro

checoslovaco K. Opocensky lo utiliza

P5D, P4CD; 4. P4A, A2C;

contra fuertes rivales como Keres y Van Scheltinga, en torneos magistrales como Parnu (Tallin 1937) y la Olimpíada de Buenos Aires 1939. Posteriormente re- aparece en algunos torneos checoslova- cos, para ser empleado por el sueco E. Lundin en el torneo interzonal de Salts- jobaden 1948 contra D. Bronstein y L. Szabo, ganándole a este último. De allí en adelante, se lo ve con ma- yor frecuencia. Bronstein lo juega con- tra Taimanov en el torneo Candidatura, Zurich 1953; el teórico yugoslavo Udov- cic lo introduce en los torneos de su país; el húngaro Forintos, a su vez, lo analiza profundamente, pero la sistema- tización de su utilización se debe en gran parte a los esfuerzos del gran maes- tro Paúl Benko, por lo que en algunos países se lo conoce con el nombre de gambito Benko.

Fundamentos y estrategia: Con la ju-

gada

gan un peón para poder disponer de una apreciable ventaja de desarrollo y la posesión de las columnas semiabiertas de CD y TD, que se abrirán. Por otra parte, en la mayoría de los casos des- arrollan su alfil rey vía 2C, para pre- sionar sobre el punto 2CD de su adver- sario.

, P4CD, las negras entre-

(Vease

el

diagrama

siguiente)

El diagrama muestra una disposición común de las principales fuerzas negras (el lector advertirá que no hemos colo- cado los elementos superfluos). Las to- rres del segundo jugador colocadas en 1TD y lCD, tratan de inmovilizar los peones del flanco dama adversario; el caballo rey en 1R seguirá a 2A y 4CD para cambiarlo por el caballo de 3AD de las blancas, acentuándose la presión

4

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

4 Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ sobre el flanco dama rival, al mismo tiempo que

sobre el flanco dama rival, al mismo

tiempo que el alfil rey alcanza su grado óptimo. El caballo dama, vía 3C y luego

a 5A o .5T, para poder capturar mate-

rial. La dama puede estar en 4TD (como

en este caso) o ir a 3CD. Las blancas,

a su vez, no deben aferrarse a la ven-

taja material conquistada, sino que de- ben desarrollarse con miras a devolver-

la en el momento justo para quedar algo

mejor. No es posible explicar aquí toda la estrategia del primer jugador, que se verá en cada variante en particular.

Para el mejor estudio del gambito Vol- ga, lo hemos dividido en:

«A) Gambito Volga rehusado». Las blancas no juegan 4. PxP sino que em- plean otras movidas de puro desarrollo, como 4. C3AR, 4. P4TD, o 4. A5C, por citar las más usuales.

«B) Gambito Voiga semiaceptado». Las blancas aceptan el primer peón 4. PxP,

pero a 4

, P3TD (jugada típica) no

toman el segundo, sino que juegan 5.

P3R, 5. C3AD o 5. P6C.

«C) El Gambito Volga aceptado», en- trando de lleno en las complicaciones de esta defensa, las blancas aceptan to- dos los presentes ofrecidos, basándose en la premisa que la mejor manera de re- futar un gambito es aceptándolo. Ana- lizaremos cada capítulo por separado.

«A): Gambito Voiga rehusado»

Las blancas temen la actividad de las piezas negras si aceptan el gambito y siguen desarrollándose sin prestar aten- ción al peón ofrecido. Varias son las jugadas que puede ele- gir el conductor de las blancas, entre las que se destacan:

«Al): <l. C3AR».

«A2): <l. P<lTD».

«A3): <l. A5C».

«Al): <l. C3AR».

«A3): <l. A5C». «Al): <l. C3AR». Una de las defensas más antiguas con- tra el gambito
«A3): <l. A5C». «Al): <l. C3AR». Una de las defensas más antiguas con- tra el gambito

Una de las defensas más antiguas con- tra el gambito Volga, ya que como se comentó en la introducción, data de los años veinte. La idea que la anima es obligar al segundo jugador a definir su juego, ya sea tomando el peón, con lo que las blancas tendrían una excelente casilla e11 4AD para usarla como pivote de futuras operaciones, o avanzando el peón caballo, que cerraría la posición en el flanco dama, dando oportunidad al primer jugador a lanzar una ofensiva en el centro y en el flanco rey. Lógicamen- te las negras tienen otras defensas me- jores, que veremos a medida que nos internemos en el estudio de la variante. Algunas otras alternativas blancas en su cuarta movida, de menor valor son:

Gambito V alga

5

1) 4. P3A? (tratando de entrar en un sistema Samisch de la defensa India del

Rey, pero con la diferencia, a favor del segundo jugador, que sus piezas estarán

mejor dispuestas), 4

P3D; 6. AxP, F3CR; 7. C3A, A2CR; 8. CR2R, 0-0; 9. 0-0, CD2D; 10 . A3R,C4R (las negras tienen un excelente refugio en 4R, dado que el caballo no puede ser provocado impunemente); 11. A3C, A3TD; y las negras están bien. Lim v. Browne, Nueva York 1970.

2) 4. P3CD (jugada anodina que hace

perder

5.

, PxP; 5. P4R,

la

iniciativa),

, Px~, P3C; 6. A2C, P3D; 7. P4R, A2CR; 8. A3D, 0-0; 9. C2R, CD2D, con chan- ces parejas. Torner v. Berglund, Lin Ko- ping 1970.

caballo . en

4AD. Las negras pueden responder con:

, , P6A!; 5. P4CD!,

8.

PxP, seguido de

DxPC; 6. TIC, D5T; 7. DxD, P4R, P3D; 9. P4A.

, P3D;5. P4R,PxP;6. C2R

un

caballo en

P3C;

7.

A3TD;

A5C, T1C;

minando

4.

.

.

.

PxP;

3)

3a)

4. C2D,

4

para ubicar un

, D4T (amenazando 5

PxD;

ubicar

3b) 4

(una

idea

interesante

3AD y

las

A2C;

para

el otro

en 4AD,

.,

9.

do-

A2R,

acciones),

8.

CxP,

CD2D;

6

0-0;

11.

C3A,

10. 0-0,

Partida Lom-

bard v. Diez del Corral, match Suiza v.

la

, C4R; 14. A2R, P5A;

un

excelente contrajuego, ya que si 16. TD1C

sigue 16

o si 16. AxC, PxA; 17. DxP, TxPC!; 18.

con con-

trol de la columna caballo dama.

, PxP; 5. P4R, P3D; 6. AxP

(parece mejor 6. C2R seguido de 7. C3AD

,

P3C; 7. P3CD, A2CR; 8. A2C, 0 - 0; 9. C(1)3A, CD2D; 10. 0-0, C3C; 11. TlR,

(error; mejor es 12. D2A

seguido de TD1D), 12

como en el ejemplo anterior), 6

, D3C+, segtlido de C7 A+,

España, Martigny 1973, y

respuesta 13

12

D2A,

AxC;

13. AxA.

ahora

con

15. P4A,

C6D!

las

negras

obtienen

TD1C, D3C+;

3c)

4

19. R1T, TR1C;

T1C; 12. P5R

, CRxP; 13 .

Lym:m v. Benki:i, Nueva York 1970. La partida continuó 19. P3C, C6T+; 20.

CxC, D6A; 21. D2C+, R1C; 22. R1A,

D7C+; 23. R2R, DxC; 24. D6A, A3T; 25.

R2D, AxC; 26. PxA, T3C; 27. TD1A,

DxPT; 28. T1TR, D7C; 29. TD1CR, D2C; y las blancas abandonaron.

4) 4. P3CR, FxP; 5. A2C, P3C; 6. C3AD

, A2CD; 7. C3A, A2C; 8. 0-0, 0-0; 9. C5R, P3D; 10. CxPAD, CD2D; 11. TlR, A3TD, y según la teoría las negras tie-

nen buen juego. Johannessen v. Fischer,

(si 6. P6D? sigue 6

., C3A), 6

XVII

Olimpíada, La

Habana 1966.

4

, A2C.

6 XVII Olimpíada, La Habana 1966. 4 , A2C. to- mar PxP, presionando luego sobre el

to-

mar PxP, presionando luego sobre el

peón

menor valor son:

de

La

mejor

dama.

respuesta.

Otras

Se

amenaza

negras

movidas

1)

4

, P3R; 5. A5C entrando en

el Gambito Blumenfeld.

2)

4

, PxP;

5. C3A, P3C; 6. P4R,

P3D;

7. AxP, A2CR, y ahora

2a) 8. P5R, PxP; 9. CxP, 0-0; 10. 0 - 0, CR2D; pudiendo las blancas ele- gir entre una continuación posicional que no da nada positivo, o una línea táctica llena de complicaciones; veámos- las:

AxC, CxA; 14 . C4A, A2C; 15. PxP, PxP;

2a1)

11 . C6A,

CxC; 12. PxC, C3C; 13.

16.

AxA, RxA; 17. D2D, D3A; 18. C5C,

A2R,

D2A;

14.

A3A,

A3TD;

15. TlR,

C5A!; con mejor juego para las negras.

TDlD;

16. D3C, A5A;

17. D3T, A5D;

y

6

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

las negras están mejor. Partida Balashov v. Stein, Memorial Alekhine, Moscú 1971. 2a2) 11. CxP, TxC; 12. P6D, con chan- ces prácticas para las blancas, según

13. AxT+,

RxA; 14. D3A+, RlC; 15. A5C, DxP; 16.

,

A3A; 15. A4A seguido de TDlD y el avance P2CR-4C-5CR. 2b) 8. P3TR, 0-0; 9. D2R, CD2D; 10. A4A, C3C; 11. A3D, P5A; 12. A2A, CR2D; 13. P5R, PxP; 14. CxPR, CxC; 15. AxC, A2C, con equilibrio.

, P3D; 5. P4TD, PxPA; 6.

TDlD, con buen ataque,

Stein, v.

gr.

12

, C3C;

o

si

14

3)

4

C3A, CD2D; 7. P4R, A3T; 8. D2A, D3C; 9. P5T, D2C; 10. C2D, C4R; con igualdad. Malich v. Diez del Corral, Olimpíada de Siegen 1970, aunque R. Schwarz opina que después de 11. CxP, CxC; 12. AxC,

AxA; 13. D4T+, C2D; 14. DxA, P3C; las negras aspiran a mejor juego.

5. P41.'D.

DxA, P3C; las negras aspiran a mejor juego. 5. P41.'D. Las blancas tratan de estabilizar el

Las blancas tratan de estabilizar el flanco dama, haciendo inútil el alfil da- ma rival. Opciones son:

(provocando el avance del

peón caballo dama), P5C y ahora:

la) 6. ClCD, P3R!, y el orgulloso cen- tro blanco se tambalea. lb) 6. D3C, D4T (a considerar 6

, D3C); 7. CID, P3R; 8. P4R (prudente es 8. C3R, seguido de 9. P3CR), CxPR; 9.

1)

5. C3A

A3D, C3AR; 10. 0-0, P3C; 11. A5C,

A2C; 12. C3R, 0-0; continuaciones:

, D2A?; 14. TDlR, P3D;

13. P4TR, con las

lb1)

13

15. AxC, AxA; 16. C4C, A2C; 17. P5T!,

con un poderoso ataque. La partida Gui-

mard v. Keres, Interzonal de Gotembur-

go 1955 prosiguió con

(era indispensable cerrar el centro con

17 , P4R); 18. PTxP, PTxP; 19.

C5C!, D2D; 20. T6R!

, PRxP

17 , P4R); 18. PTxP, PTxP; 19. C5C!, D2D; 20. T6R! , PRxP 20 , PxT;

20 , PxT; 21. AxP, T4A; 22. D3R?

(echando por tierra una brillante labor.

Lo simple de 22. AxT, PxA; 23. D3TR!

debía ganar, ya que si

24. D7T+, R1A; 25. TlR!), TxC!; 23.

DxT, C3A; 24. PxP, D2R (se han vuelto

los papeles, ahora son las negras las que apuran); 25. D5T, C4R; 26. TlR, AxP;

27. D7T+, R1A; 28. C6T, D3A; 29. TxC,

P xT; 30. P3A, AxC; 31. DxA+, R2R; 32. D7T+, R3D y el rey negro se ha guare- cido de los jaques. Las blancas abando- naron.

, CD2D y, en nuestra opinión, el primer jugador no tiene compensación por el peón sacrificado. 2) 5. CD2D, pudiendo las negras pro- seguir con:

, PxC;

1b2)

, P3D, seguido de

2a)

5

, P3D;

6. P4R, P5C

(o

6

,

PxP);

7.

A3D,

P3C;

8.

0 -

0,

A2C ;

9.

TlR,

CD2D;

10.

C1A,

0-0;

11.

TIC,

Gambito Volga

7

P4TD (con la idea de comprimir el flan-

co dama); I2. P4TD, PxP a. p.; 13. PxP, D2A; I4. C3R, TRICD; IS. D2A, P3R;

I6. A2C, PxP; I7. CxPD, AxC; I8. PRxA,

TIR y la partida se declaró tablas. Kola-

, A2C; 26. ASC, A3A;

¡tablas!); 26. DxP, ASD; 27. DxD, TxD;

(mejor 2S

28. P3C, T2C, y ambos contendientes de-

clararon tablas. Partida Klaman v. Ke-

res, XXIV Campeonato Soviético, Moscú

rov v. Peev, Luhacovice I971.

19S7.

2b)

S

, PxP; 6. P4R, P3D; 7. AxP,

4b) 6

, PxP; 7. C3A, A2C; 8. 0-0,

P3C; 8. 0-0, A2C; 9. TlR, CD2D; IO. D2A, 0-0 con chances equivalentes.

3) S. D2A, para apoyar el avance cen- tral P4R. Las negras pueden seguir dos planes:

, P3D, seguido del desarro-

llo del alfil rey por el fianchetto.

, P3R, recomendación de

R. Schwartz, quien sostiene la superio-

ridad del segundo jugador.

3a)

S

3b)

4)

S. P3CR.

la superio- ridad del segundo jugador. 3a) S 3b) 4) S. P3CR. Las blancas prosiguen impertérritas

Las blancas prosiguen impertérritas su desenvolvimiento sin causar ninguna

perturbación en el rival. Puede seguirse

, P3C; 6 . A2C, y ahora , A2C; 7. 0 - 0, 0-0; 8.

TlR, P3D; 9. P4R, PxP; IO. CR2D, CD2D; Il. CxP, TIC; I2. A2D, C3C; I3. CST, A1T; 14. C3T, CR2D; 1S. TIC, P3R (con este golpe se consuma la destrucción del centro blanco. Las negras tienen la ini- ciativa); 16. CSC, CIA; 17. D4T, C4R; 18. C4A, PxP; 19. PxP, CxC; 20. DxC, C3C; 21. D3D, CxPD!; 22. AxC, AxA; 23. DxA, TxC; 24. ASC, A3A; 2S. A6T, T1R

con

4a)

6

0-0; 9. CSR, P3D; 10. CxPAD, CD2D, bifurcándose el camino con:

4bl) Il. TlR, A3TD; I2. D4T, D1A; 13. CST, C3C, con mejor juego. Johannessen v. Fischer, mencionada en el apartado 4) del análisis a la cuarta jugada de las

blancas.

4b2) 11. P4R!?, A3TD; I2. D4T, DlA;

13. T1R, C3C; 14. CxC, PxC; 1S. D3C,

I6.

C2D

ASC, T1R; 17. A3T, D2A; 18. CSC, AxC;

19. DxA, C4R; con buenas perspectivas

para el segundo jugador. Castagna v.

Lundwall, Biel 1970.

S) S. PxP, cediendo el centro. La par-

tida Tarasevich v. A. Zaitsev, Moscú

C3A,

A2C; 7. D4T, P4D; 8. CSR, P3R; 9. C6A, D3C; 10. CST, CD2D; 11. CxA, DxC; 12. P3R, A3D; 13. D6T, DlC; 14. A2R, 0-0, y la posición de las negras agrada más.

6) S. P3R («made in» Amsterdam), te-

(o

también

, P4CD);

1964,

continuó

, AxP;

6.

niendo las negras la posibilidad de op- tar por dos sistemas distintos de des- arrollo:

, 7. PxP, P4D, con buen

juego para las

negras según Bobotzov en Chess Player

N9 1/1971.

, P3C; 6. C3A, PSC; 7. C2R,

A2C; 8. C3C, P3R; 9. P4R, PxP; 10. PRxP, 0-0; 11. A2R, P3D; 12. 0-0, CD2D; 13. A4A, la posición es compleja y los tratadistas difieren en su aprecia- ción; según el búlgaro Bobotzov, las blancas llevan la iniciativa, en cambio Keres opina en sus análisis a la par- tida Hartoch v. Keres, torneo IBM, Ams- terdam 1971, que las negras tienen bue- nas perspectivas. En estos casos la úl- tima palabra la tiene el lector; algunas continuaciones:

6a)

S.

P3R;

6.

PDxP,

PAxP;

6b)

6b1)

13

, D2A!

(Keres).

8

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

14. D2D, TlR; 15.

, P4TD); 16. TDlA, T1AD; 17. P3C, T2A; 18. P3TR, D2R; 19. TR1R, con mejor po- sición para las blancas. Hartoch v. Ke- res, mencionada anteriormente.

A3D, A3TD (al equilibrio lleva 15

6b2) 13

, C3C;

6b3) 13

plan

de

, C4R.

, D3C (Bobotzov) con el

,

TD1R,

,

A1AD

y

5

, P5C!

de , C4R. , D3C (Bobotzov) con el , TD1R, , A1AD y 5 , P5C!

Las negras evitan el desarrollo nor- mal del caballo adversario, al mismo tiempo que clausuran el .flanco dama, para luego operar tranquilamente en el centro. Alternativas:

, PxPA, entrando en posi-

ciones del Contragambito Blumenfeld (1. P4D, C3AR; 2. P4AD, P3R; 3. C3AR, P4A; 4. P5D, P4CD; 5. P4TD, A2C; 6. C3A, PCxPA); 6. C3A, P3R; 7. P4R, CxPR; 8. CxC, PxP; 9. C3A, P5D; 10. AxP, PxC; 11. AxP+, RxA; 12. D3C+, P5A; 13. C5R+, R1C; 14. DxA, C3A; 15. CxC, D1R+; 16. A3R, PxP; 17. DxP(2C), PxC; 18. 0-0! con amplia ventaja. Ru-

binstein v. Spielmann, Viena 1922.

1)

5

7.

TxT, AxT; 8. C3A, y ahora

, P5C; 9. C5C (si 9. D4T?,

PxC; 10. DxA, PxP; 11. AxP, D3C!),

D3C!, con equilibrio.

10.

C3C, D3C; 11. C4T, D2A; 12. P3A, P3D;

2)

5

, P3TD;

6.

PTxP, PxP;

2a)

2b)

8

8.

, D4T;

9.

C2D,

P5C;

13. P4R, P3C y las negras tienen buen

contrajuego. Kan v. Keres, XXII Cam-

peonato U.R.S.S., Moscú 1955, o también

, P3R; 10. C3C, D5C!, o 10. PDxP, PAxP;

11. CxPC, P4D!, con complicaciones no

como aconseja R. Schwarz:

desfavorables a las negras.

6. CD2D, P3D;

7. P4R,

a. p., PxP;

9. A3D,

P4R!

P4R!;

8.

PxP

Las negras quedan con un peón re- trasado pero poco atacable, a fin de lle- var el caballo dama a 5D y establecer un puesto avanzado indesalojable.

10. D2R, C3A; 11. C1A, C5D; 12. CxC, PAxC; 13. P4A, A2R; 14. C3C, 0-0; 15. 0-0, C2D.

Y las negras han resuelto satisfactoria- mente los problemas de la apertura. Una partida Balashov v. Platonov, XXXIX Campeonato U.R.S.S., Leningrado 1971, continuó con:

16. A2D, P4TD; 17. C5A.

Leningrado 1971, continuó con: 16. A2D, P4TD; 17. C5A. Aparentemente las blancas tienen una posición amenazante,

Aparentemente las blancas tienen una posición amenazante, pero que se de- rrumba después de:

19.

PxP, PxP; 20. P6A!

La mejor chance para conseguir algu- nas perspectivas. Se abre así la diagonal del alfil que corre por casillas blancas.

17

, TxC!;

18.

PxT,

C4A!;

Gambito Volga

, TD1R, P5R; 23. D4C, D3D; 24. T4A, P6R;

25. AxPR, PxA; 26. TxP, TlD; 27. T1R,

D7D.

Una activa movida; pero también era

de considerar 27

21. A5A, D2R; 22.

20

AxP;

, D3A.

28. T(l)lAR, D6R+; 28. T(1)2A, A5D?

El primero de una serie de errores,

que impedirá a las negras alzarse con

el punto en disputa . Correcto era 29 T7D, y sí 30. AxP+, RxA; 31. D5T+, RlC; 32. TxA, PxT; o 30. A6R+, CxA;

,

31. TxA y, según Korchnoi, el segundo

jugador tiene ventaja.

30. RlT, DlR?

, DxT(7)!; 31. TxD, AxT,

seguido de C6D o TlR, las negras debían ganar.

Con 30

31. T2R, A6R; 32. AxP+.

Las blancas devuelven el obsequio; con 32. TIA, seguido de 33. D3T hubie- ran puesto a su rival ante graves pro- blemas.

32.

, RxA; 33. TxA, D2D.

El último error; todavía podía ganarse

, DxT; 34. D5T+, RlC; 35.

D7A+, R2T; 36. T4T+, D3T; y ya sea

R3C;

teniendo

ción por la dama, o con 37. D5A+, RlC; el segundo jugador debe ganar.

34. D4T+, R1C; 35. P3T, T1R; 36. T4D, TxT; 37. TxD, CxT; 38. D4D, T2R; 39. D6D, TSR+; 40. R2T, C1A; 41. D6CD, A5R; 42. D2A, TSD; 43. D2R, T5D; 44. P5A, A4D; 45. P3CD.

compensa-

con 33

con

37.

TxD+,

las

RxT;

38.

D4A+,

negras

amplia

Y la partida se declaró tablas.

Una

«A2): 4. P4TD»

(Véase

el

diagrama

siguiente)

«agresión»

al peón caballo para

que se decida. Inferiores son:

al peón caballo para que se decida. Inferiores son: 1) 4. D2A, PxPA; 5. P4R, teniendo

1) 4. D2A, PxPA; 5. P4R, teniendo las negras dos opciones:

, P3D; 6. P4A, P3C; 7. C3A,

A2CR; 8. AxP, 0-0; con analogía a

otras líneas ya examinadas.

la) 5.

, C3T; 6. AxP, C5CD? (me-

jor 6

A2C; 9. A5C! con ventaja); 7. D2R, D4T;

8. C3AD, P3D; 9. C3A, P3C; 10. 0-0,

A2CR; 11. P3TD, C3T; 12. P5R, C2D!; 13. PxP, 0-0; 14. PxP, TlR; 15. P6D, A2C; 16. AxP+, y las negras abandona- ron. Enevoldsen v. Beyen, Munich 1958.

C3AD, P3R; 8. C3A,

lb)

, C2A;

7.

2)

4.

C3TD? !, P5C

(mejor 4

, , PxP); 5. C2A, P4R; 6.

P3CR, P3D; 7. A2C, A2R; 8. P4R, 0-0;

P3TD o 4.

9. C3R, ClR; y las blancas están bien.

Velimirovic v. Negovan, Yugoslavia 1966.

4

, PxPA.

, jugado con frecuencia, pudiéndose con- tinuar con:

se ha

Mejor

que

4.

P5C,

que

1)

5. C3AR, A2C; y nos encontramos

en el apartado Al). 2) 5. P3CR, P3R (más natural 5

,

P3CR; 6. A2C, A2CD; etc. Al no haber desarrollado las blancas su caballo rey, pueden ubicarlo en otra casilla que no fuera 3AR, desde donde cumple mejo- res funciones); 6. PxP, PAxP; 7. A2C,

P4D; 8. C3TR!, C3T; 9. 0-0, C2A (9

, TIC!); 10. C2D, A3T; 11. D2A, A2R; 12.

10

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

P3C, 0-0; 13. A2C, T1C; 14. P3R, D3D;

15. TR1R, y las blancas tienen ventaja.

Carbone v. Emma, torneo metropolita-

no, Buenos Aires 1974.

5. C3AD, P3D; 6. P4R.

La pos1cwn clave. Las negras deben jugar con justeza para no caer en infe- rioridad.

6 , P3C.

del comentarista, la movida

dentro

de los lineamientos generales del gam- bito.

más lógica, ya que se encuadra

A

juicio

Opciones son:

 

1)

6

, A2C;

7.

C3A

(7.

P4A!),

7

, P3C;

8.

AxP, A2C;

9.

0 -

0,

CD2D; 10. P3T, 0-0; 11. P5T (11. A4A!),

11.

, ClR;

12. D2R, C2A; 13. A4A,

TIC;

14.

P5R,

PxP;

15.

CxP,

CxC;

16.

AxC,

rioridad de las blancas.

AxA;

17.

DxA!,

con nítida

supe-

Zilberstein v.

Grigorian,

XL

Campeonato

Soviético,

Bakú 1972.

ahora

C3A, D1C ; 9.

D2R, D2C; 10. P3CR, P4R!; 11. PxP a. p.,

PxP;

PxP, 0 -

14.

0-0; 15. A2C, con superiori-

dad. Análisis de Sokolov.

2)

6

2a)

7

, A3T;

7.

P4A, y

8.

, CD2D;

12. P5R!, C4D; 13. CxC, DxC;

9.

P5R, PxP; 10. PxP, C5R; 11. DxP, DxD;

14. TlD,

Alburt, Lu-

con gran ventaja. Peev v. blín 1972.

2b)

7.

, P3R;

8.

C3A!,

PxP;

12. CxD,

R2D;

13. A4A, R3A;

7. AxP.

Interesante es 7. P4A, A2CR; 8. C3A, 0-0; 9. AxP, A3TD; pudiendo las ne- gras optar por:

1) 10. AxA, CxA; 11. 0-0, C5CD; con igualdad.

12.

0-0 (partida Peev v. Ungureanu, Bal-

,

kaniada, Poiana Brasov 1973), 12 C3T!, con la idea de C2A y TDlC.

2)

10. D2R,

AxA;

11. DxA, D3C;

7 , A2CR; 8. C3A, CR2D!?

 

Dudoso.

Simple

y

natural

aparecía

8

, A5C seguido de

, CD2D.

9.

0-0, C3T; 10. A4A, 0-0; 11. D2D,

T1R?

Indispensable 11.

12. TR1R, C2A; 13. P5R!, C3C; 14. A2T,

A3TD; 15. A6T, C5A; 16. AxC, ADxA;

17. AxA, RxA; 18. T4R, A6C; 19. T4T,

P4TR?

, T1T; 20. T3TD, P5A;

, P3A.

.

.

.

Mejor 19

21.

PxP, PxP; 22. C4R, aunque el juego

de

las blancas es claramente

superior.

20. TxP!, T1T.

El sacrificio no puede ser aceptado, ya

, R1A; 22. D6T+, R1C; 23. C5CR, ganando.

21. TxT, DxT; 22. PxP, PxP; 23. C4R,

R1C; 24. CxPD, CxP; 25. T3T, D3A; 26. CxP, TIC; 27. C(7)5R, D4A; 28. TxA,

D8C+; 29. ClR, TxT; 30. DxC+, R2C;

31. R1A.

Y las negras abandonaron. Filip v. Ja- nata, Campeonato checoslovaco, Praga

PxT; 21. D5C+,

que después de 20

1973.

Gambito Valga

11

«A3): 4. A5C».

Gambito Valga 11 «A3): 4. A5C». Tratando de entorpecer el desarrollo normal de las negras. 4.

Tratando de

entorpecer

el desarrollo

normal de las negras.

4.

, PxP.

Recomendado por Benko. Se ha juga-

, C5R, tratando de

ganar un tiempo, pero no ha dado buen

resultado. La partida Jasin v. Domes, Campeonato por equipos, U.R.S.S. 1971, continuó con 5. A4A (si 5. A4T, P4CR!

., D4T+; 6.

do taro bién 1) 4.

seguido de D4T+), 5

C2D,P3D ; 7.P4CD,DxPC;8.T1C,D6A;

9. TxPC, CxC; 10. AxC, DxP; 11. P3R,

DxPT; 12. A3A, P3R; 13. A3D, A2D; 14. PxP, DxP; 15. C2R, P4D; 16. C4A, D3D;

17. 0-0, P5D; 18. PxP (una correcta

entrega de pieza), DxC; 19. TlR+, A2R;

20. TxP, RlA; 21. A4R, C3A; 22. AxC,

AxT; 23. AxT, A2R; 24. D2R, D3D; 25. TlC, P3A; 26. D4A, P3C; 27. A4C, D3R;

28. A5D, D4A; 29. AxA+, RxA; 30. D5A+,

RlD; 31. T8C+, AlA; 32. D6D+, D2D;

33. TxA+, y las negras abandonaron.

, D3C; 5. C3AD, P5C; 6.

ClC, C5R; 7. AlA, D3AR; 8. C3A, P3D;

, P3C!?); 10. A3D,

9.

PxP; 11. AxC, PxA; 12. D5D, PxC;

13. DxT, PxP; 14. TlC, A2R; 15. DxC, y

las blancas obtuvieron ventaja decisiva.

Tukmakov v. Raikovic, Hastings 1972/73.

7. AxP,

A2CR; 8. CR2R, 0-0; 9. 0-0, CD2D; 10. C3C, D4T; 11. D2D, TIC.

2)

4

P3R!, P3R (9 .

5. C3AD, P3D;

6. P4R,

P3C;

Las negras tienen una excelente posi-

ción.

1971, continuó con:

12. TDlA, A3TD; 13. AxA, DxA; 14. T2A, T5C; 15. D2R, DxD; 16. CRxD, CxPR!; 17. AxP, TlR; 18. A4T, CxC; 19. CxC, TxA; 20. PilA, A5D+; 21. RlT, TxP. Y las blancas abandonaron.

Olot

La

partida

Pardo v.

Benkéi,

*

*

*

«B: Gambito Volga semi-aceptado».

l. P4D, C3AR; 2. P4AD, P4A; 3. P5D, P4CD; 4. PxP, P3TD.

l. P4D, C3AR; 2. P4AD, P4A; 3. P5D, P4CD; 4. PxP, P3TD. Las negras ofrecen un

Las negras ofrecen un segundo peón, recuperable, para movilizar el flanco .da- ma y obtener las columnas CD y TD para sus torres, pero al primer jugador no le interesa tal transacción, por lo que trata de estorbar dicho plan. Las mo- vidas más analizadas en esta posición son:

«Bl): 5. P3A». «B2): 5. P6C». «B3): 5. P3R».

Veamos cada una de ellas.

«Bl): 5. P3A»

Para tratar de formar un fuerte cen- tro de peones al mismo tiempo que tien-

de una sutil celada. Si ahora

, PxP, sigue 6. P4R, ya que es imposible

12

1

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

6

con ventaja.

, P5A por

7.

)

1

B5R, C1C; 8. (

C3A,

5

, P3C; 6. P41L P3D; 7. C3A.

1

7. ) 1 B5R, C1C; 8. ( C3A, 5 , P3C; 6. P41L P3D; 7. C3A.

La captura de problemas al

7. PxP, no produce jugador, si se con-

tinúa con 7

. ,

;

8.

AxA, TxA;

seguido de

,

;

,

0-0;

y

CD2D.

En cambio

inferior

7

,

A2CR?

(en lugar

7

, AxP, por

8. A5C+,

CD2D;

C2R,

D4T+; 10.

C(1)3A, AxP; 11. A A, DxA; 12. 0-0,

blancas tienen un osición.

0-0;

peón extra y

13.

D2A, y

la

buena

7•

, A2CR; 8.

t5C.

Más simple es 8.

F'xP, AxP;

9. AxA,

TxA

(o

9.

, CxA); 10. CR2R.

8

, 0-0;1.D2D.

Mejor 9. PxP.

9. , TlR.

'""" "1""'"mo "''"" «J

, P3R. El diagra-

ma presenta el nJdo gordiano de la va-

riante.

Amenazando 10,

/

lO; P4TD?

nJdo gordiano de la va- riante. Amenazando 10, / lO; P4TD? Un error. Más fuerte es

Un error. Más fuerte

es aquí

1)

10 . PxP , AxP;

11. AxA,

CxA;

12.

CR2R!

con buen juego.

 

2)

10.

CR2R,

recomendación

de

R.

Schwarz, sin experiencia práctica.

10

CD2D;

, C2A, P3R; 13. P5T!

11.

C3T,

C3C;

12.

Una

buena

defensa.

Luego

de

13.

PxPR, AxP; 14. PxP, C5A; 15. AxC, AxA; las negras están bien.

13.

, PxP; H.

AxP, A2D; 15. C4C?

Una mala jugada que no tiene Jevan-

te

. Era necesario 15. PxP, TxP; 16. 0-0,

o

15. PxP, PxP; 16. DxP, AxA; 17. DxD,

TxD; 18. CxA, C5A; 19 . 0-0, y es du- doso que las negras tengan compensación por el peón entregado.

15

, AxA;

16. CxA, C5A; 17. D3A,

CxC!

'

El principio del fin.

18. DxA+, RxD; 19. AxD, TRxA; 20.

PxC, TRlCD; 21. C3A, TxPT; 22. 0-0, TxT; 23. TxT, TxP; 24. P5C, CSR; 25. PxP, PxP; 26. P3C, P4D!; 27. T7T+, RlA; 28. PxP, PxP; 29. T7A, T7C+;. 30. RlT, T7AD. Las blancas abandonaron .

Viner v. Gheorghiu, Adelaida 1971.

Gambito V olga

13

«B2): 5. P6C».

Gambito V olga 13 «B2): 5. P6C». Devolviendo el peón para que no abra la columna

Devolviendo el peón para que no abra la columna torre dama, al mismo tiempo que se trata de hacer perder tiempo al

segundo jugador. Otra continuación se- ría 5. C3AD, PxP; 6. CxPC (mejor que

6.P4R,P5C;7.P5R,PxC;8.PxC,PAxP;

9. AxP, D4T+; 10. D2D, DxD+; 11. RxD,

PCxP, con superioridad), 6

, A3T;

7. C3AD, P3C; seguido del plan normal

del gambito Volga.

5

, DxP.

del

peón, como se jugaba anteriormente.

, P3D; 6. C3AD, P3C;

7. P4R, A2CR;

1) 8. D3C, A2C; 9. P4TD, P4TD; 10. A5C+, CR2D; 11. C3A, 0-0; 12. 0-0, CxP; 13. A3R, C3T; 14. TDlD, y las blan- cas están bien. Quiñones v. Serrano, XI Memorial Capablanca, Camagüey 1974.

Después de 5

Mejor

que

posponer

y ahora

la

captura

2)

8.

C3A, CD2D, y ahora

2a)

9.

A2R,

0-0;

10. 0-0, CxPC;

11. A4AR, A5C; 12. C2D (o 12. P3TR,

. , AxA;

13. DxA, D2D; 14. P4TD, D5C!; 15. D3R,

C4T; 16. A6T, AxA; 17. DxA, D5A; 18. DxD, CxD; y las negras tienen ventaja.

Pfleger v. Benkó, Olimpíada de Skoplie

AxC; 13. AxA, CR2D), 12

1972.

2b) 9. P7C! (para ubicar defectuosa-

,

mente el alfil dama adversario), 9

AxP; 10. A2R, 0-0; 11. 0-0, TDlC; 12. A4AR, D2A; 13. D2D, AlA; 14. TRlR, D4T; 15. TDlC, y las blancas tienen la supremacía en el juego. Djindjindjash- vili v. Alburt, XL Campeonato Soviéti- co, Bakú 1972.

6.

C3AD,

P3C; 7.

P4R, P3D;

8. A2R,

A2CR; 9. C3A, 0-0;

IO. 0-0,

CD2D.

8. A2R, A2CR; 9. C3A, 0-0; IO. 0-0, CD2D. Posición clave. Las continuaciones prácticas han

Posición clave. Las continuaciones prácticas han demostrado la solidez del juego de las negras. Veámoslas.

P3R!); 12. RIT, CIR; 13. C2D, C4R; I4. P4A, C5C; 15. AxC!, AxA; 16. P5A, P3R; I7. P3TR, DlD; 18. P6A!, con superio- ridad. Rebizzo v. Aparicio, Campeonato

Argentino, Santa Fe 1973.

11. C2D, D2A; I2. C4A, C3C; 13.

A5C, CxC; 14. AxC(4A), T1R; I5. D2D, TIC; 16. P3CD, D4T; I7. D2A, C2D; con buen juego para las negras. Saidy v.

Popov, Tallin 1973.

3) 11. C2D, D2A; I2. D2A, P3R; 13. PxP, PxP; 14. P3CD, C4R; 15. A2C, C3A; 16. C4T, P4R; 17. TD1R, A3T; I8. C3A, C5D; 19. A4A+, R1T; 20. D1D, C4T!, con abrumadora superioridad. Steinberg v.

Georgadze, torneo por equipos, U.R.S.S.

1) 11. D2A, TIC (es preferible

2)

1972.

4)

11.

C2D,

D2T;

I2.

C4A,

C3C;

13.

C3R,

A2D;

I4.

P4TD,

D2C;

I5.

T3T,

14

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

TD1C; 16. D3D, P4TD, con chances re- cíprocas. Muresan v. Ivanka, match fe-

menino

Rumania v. Hungría, Budapest

1974.

«B3): 5. P3R».

Rumania v. Hungría, Budapest 1974. «B3): 5. P3R». Apoyando el peón caballo dama, al mismo tiempo

Apoyando el peón caballo dama, al mismo tiempo que se abre el camino al alfil rey. Las negras pueden responder de dos maneras distintas:

«B3a): 5

, P3R».

«B3b): 5

, P3C».

«B3a): 5

El método antiguo.

, P3R».

El segundo juga-

dor quiere destruir el centro blanco.

6.

C3AD, PxPC; 7. AxP, D4T.

 

Si

7.

,

A2C,

sigue 8.

A4A .

8.

A2D.

 

Alternativas:

 

1)

8.

A4A,

D5C; 9. D3C,

A3T;

y

las

negras están bien.

 

2)

8.

AxP,

PAxP;

9.

D3C,

D3C;

10.

P4R, y las blancas tienen una buena po-

sición.

8

, C3T; 9. A4A.

O

también 9. PxP, PAxP, y ahora

1) 10. C3A, con equilibrio.

2) 10. P3C, C5C; pudiéndose continuar con

2a)

11. DxP+, RlD; 12. D3C, T1CD;

13. P4TD, A3T; 14. TlD, C6D+; 15. R2R, P5A; 16. C5D, DxA+; 17. RxD, PxD;. 18. CxC, AxA; 19. PxA, CxPA; 20. C5D,. CxTD; 21. RxC, TxP; 22. P4R, T4T; 23. C2R, T8T+; 24. C1A, A6T!, y las blancas. abandonaron. Efimov v. Pokrowsky, co-· rrespondencia, U.R.S.S. 1970/71.

9

Alternativas:

, C5CD; 10. CR2R.

1) 10. P3TD, PxP; 11. CxP, CRxC; 12. AxC, C6D+; . 13. R1A, D3T; 14. AxT,. CxPC+; 15. D2R, DxA; las negras tienen un fuerte ataque.

12.

PxP, AxA; 13. PxA, A3D; 14. C5C, A4R~ con mejor juego (Pachman).

10 , A3T; 11. AxA, DxA; 12. 0-0.

Con una posición compleja. Una par-

Korpas,

1973,

tida

continuó con

2)

10. P4R, A3T;

11. P3CD,

PxP;

Balogh v.

Budapest

12.

,

CRxP;

13.

CxC,

CxC;

14.

P4R.

12. , CRxP; 13. CxC, CxC; 14. P4R. Más prudente era 14. P3TD o 14. P4A,

Más prudente era 14. P3TD o 14. P4A, con la idea del avance del P4R.

H

, C3A?!

Gambito Valga

15

, ese. Las negras si-

guen un plan equivocado basado en un ataque extemporáneo en el flanco rey, que es desbaratado por el primer ju-

gador.

Mejor

15. C3C, P4T?!

Imprescindible era 15 guido de 0-0.

, A2R, se-

16. P5R, P5T; 17. PxC, PxC; 18. PAxP

(3C), PxP; 19. A3A, A2R; 20. AxP, AxA;

21. TxA!

Las blancas tienen ventaja material y el dominio de la columna alfil rey, des- de donde se puede lanzar un ataque a la ciudadela enemiga. El resultado, en- tonces, no es de extrañar.

21 , P5A; 22. P3TR, D3C+; 23.

T2A, T4TD; 24. P4CR, T4CD; 25. D3A, P4A; 26. D8T+, DlD; 27. D6T, DlC; 28.

PxP, TxPC; 29. PxP?

Aflojando luego de una buena labor. Ganaba rápidamente 29. TxT, DxT; 30. T1D!, amenazando 31. D8A+ o 31. PxP.

29 , TxT; 30. PxP+, RlA?

Devolviendo

la

gentileza.

Era

indis-

pensable 30

, R2A!

31.

D3T+.

Y

ahora se controla el punto 2eD!

31

, R2A; 32. RxT, D2C; 33. R2R,

T3T; 34. TIA+,

R3R;

35. D3R+,

RxP;

36.

T7A+.

Y

las negras abandonaron.

«B3b): 5

, P3C».

El

sistema Benko, considerado lo más

efectivo. Algunos analistas recomiendan

5. , PxP. Sin embargo, después de

6. AxP, D4T+; 7. e3AD, e5R; 8. eR2R, las blancas están mejor desarrolladas.

6.

C3AD,

A2CR.

Una importante alternativa es aquí

6. , P3D, para evitar un posible

P6D, aunque por transposición se llega

a la variante del texto después de 7.

e3A, A2CR; etc. En la partida Reshevs- ky v. Browne, Skoplie 1970, se jugó 7. P6C, CD2D; 8. P4TD, DxP; 9. P5T, y

ahora las negras debían jugar

, D2C! Compárese con el apartado <<B2):

5. P6C». Ahora el camino de las blancas

se bifurca en tres direcciones importan- tes:

7.

C3A: que veremos como: bl)

7.

D3C: que veremos como: b2)

7.

PxP: que veremos como: b3)

bl): 7. C3A.

Inferiores son:

1) 7. A4A (inconsecuente. Las blancas

desean prevenir un posible

que nunca se realizará y serán obligadas

a mover varias veces este alfil); 7 P3D; 8. CR2R, 0-0; 9. 0-0, eD2D;

10. PxP, C3C; Il. A5C, AxP; I2. A6A?

(mucho mejor es I2. AxA, aunque des-

pués de

DIT y

espléndida posición), I2

, C4R;

, ARxC!; I5. PxA, C5A; I6. TxT, DxT; I7. D4T, D3C; I8. P4R, C7D!; I9. TJD, AxC;

, TIC; I3.

,

, P3R,

, TxA, seguido de

, , TIC; las negras tienen una

TIC, C5C!; 14. P4A (impidiendo pero debilitando la posición),

16

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

20. TxC, P5A + dese., con amplia ven-

taja para las negras. La partida Blümin

v. Benko, Nueva York 1969 prosiguió:

21. T4D, D8C; 22. D3T, TIC; 23. P3T,

C6R; 24. A4T, A6D! (¡encerrando la to-

rre!); 25. R2A, C7A; 26. AxC, DxA+;

27. R3C, D7R; 28. P5A, AxP; 29. T2D,

D6R+; 30. R2T, D5A+; 31. RIC, T8C;

32. TID, D6C; 33. T2D, D8R+, y las blan-

cas abandonaron.

2) 7. P4R? (¿para qué se ha jugado

8. PxP,

0-0; 9. P3A, CxP; 10. A4AD, C2D; 11.

CR2R, C4R; 12. A3C, P5A; 13. A2A, D3C;

14. C4T, D2T; 15. P3TD, A2D; 16. C(2)3A,

C2A; 17. R2R, D3T; 18. A3R, AxC; 19. CxA, P6A+; 20. R2A, PxP; 21. CxP, TRlC; 22. C3D, C5A; 23. T2T, CxA; 24. RxC, C4C; 25. DlR, C6A; 26. TIT, D5A;

27. R2A, CxP+; 28. PxC, AxT; 29. DxA.

DxA+; 30. R3R, T6C; y las blancas aban- donaron. Kchouk contra Toran, XIX Olimpíada, Siegen 1970.

entonces P3R?), 7

, A2C;

7. , 0-0.

, PxP;

8. AxP, 0-0; para tratar deromper en

el centro con

no ha dado resultados .prácticos. Por ejemplo F. Portisch v. Dr. Sallay, Bu- dapest 1973, partida que siguió con 9. P4TD, P3R; 10. P4R, PxP; 11. P5R!, ClR;

, P3R, pero esta idea

También se ha probado 7

12. CxP, P3D; 13. A5C, D4T+; 14.

P4CD!, PxP; 15. C7R+, RlT; 16. CxA,

y las

negras

abandonaron.

8. PxP, P3D; 9. P4R.

R. Schwarz, en «Schach Echo » 7/8,

1974, recomienda 9. A2R seguido de 0-0

y las blancas tienen buena posición y

el peón extra. Sin .embargo a 9. A2R,

, AxP; lÓ.

AxA, CxA; 11 . 0-0, D4T; e t c., entran- do en líneas en las cuales la agilidad de las piezas negras compensa sobrada- mente el peón.

puede seguirse con

negras compensa sobrada- mente el peón. puede seguirse con La maniobra favorita de Benko que ensayó

La maniobra favorita de Benko que ensayó posiblemente por primera vez hacia el año 1967. La idea es evitar el desarrollo del alfil a 3D, ya que a ello seguiría 10. A3D, CxPD!; 11. PxC, AxC+;

12. PxA, DxP+, ganando.

10. C2D.

En la partida Benko v. De Fotis, Cam- peonato de los Estados Unidos 1972 se continuó con 10. A2D (una sugerencia de Portisch después de la partida Por-

tisch v. Benko, Palma de Mallorca 1971),

10

gue 11

, AxP; 11. AxA (si 11. A2R si- , D5C; 12. AxA, CxA; 13.

D2A, D5A!),

, DxA; 12.

D2R,

CR2D; 13 . P4TD, DxD+; 14. RxD,

C3T;

15.

TD1C, TR1C

(mejor 15

, C2A

o 15

R3R, C5C+; 18. R2R, y tablas.

12.

D2R, CR2D.

'¡ambién puede jugarse con éxito

12 , CD2D; como en la partida Fa-

, P4A); 16. C5CD, C3A; 17·.

10.

.

.

,

AxP;

11.

AxA,

DxA;

rago v. Benko, Vrnjacka Banja 1971.

13. P4TD.

N o es mejor 13. C4A, para evitar las

simplificaciones, debido a 13

que impide el enroque de las blancas

, AxC, seguido de C4R ga-

por

, P4A!

Gambito Volga

17

A I3. C4A, P4A; en la partida Kauf- man v. Benki:i, EE. UU. 1968, se continuó

, PxP; 15. PxP, C3C; I6. CxC, DxC; 17. TIA, C2D; I8. TxT+, TxT; I9. A3R, TIC; 20. CID, C4R; 21. RIA, D5C; 22. A2D?, TIA+; 23. RIC, D5D+; 24. A3R, DxPR, y las negras han recobrado el peón, ob- teniendo al mismo tiempo una fuerte ventaja posicional.

con I4. P3A (mejor 14. PxP), 14

13

, DxD+; 14. RxD, C3T; 15.

TDIC

Si

I5

, C4A,

puede continuarse

con

I5

, TRIC,

seguido de

,

T5C.

15

1 P4A!?

, TRIC, seguido de , T5C. 15 1 P4A!? Y se declaró tablas. Portisch v. Ben-

Y se declaró tablas. Portisch v. Ben- ki:i, Palma de Mallorca 1971. La posición es compleja pero no desfavorable a las negras.

b2): 7. D3C.

El método de Korchnoi; se amenaza el avance del peón caballo dama.

7•

, P3D.

(Véase

el

diagrama

siguiente)

En la partida Baumbach v. Stankov,

Varna I973, se siguió con 7

8. P4TD, P3R (la lucha por el dominio central); 9. T3T, A2C; 10. A4A, D4T (pe-

, 0-0;

el dominio central); 9. T3T, A2C; 10. A4A, D4T (pe- , 0-0; ligroso; más natural es

ligroso; más natural es 10

Il. A2D, D5C; 12. D2T, PxP; I3. CxPD,

CxC; I4. AxD, CxA; I5. D3C, AxPCR;

16. P3A, P4D!

(El material es equilibrado pero las ne-

gras poseen la iniciativa). 17. AxP, T2T; I8. R2A, AxT; I9. C2R, T2D; 20. A4A (mejor que 20. P4R?, CxC; 21. PxC, T1R;

, T7D; 21. TIT, TRID? (error decisivo:

con

DlD, C4R; se reforzaba el ataque del se- gundo jugador); 22. TxA, TxP; 23. T1D,

por 24.

TxT +. seguido de 25. AxT); 24. AxP+, R1T; 25. D6R, PxP; 26. PxP, C7T; 27. RIA, TxC; 28. RxT, C6A+; 29. R1R, RxT; 30. CxC, y las negras abandonaron.

TIAR

, C2D; 22. TxA, TxP; 23.

con ventajas para las negras), 20

, PxP);

(no sirve

, TxD,

8. P4TD.

Se ha probado también 8. P6C, A2C; 9. P4TD, P4TD.

9

, CD2D.

, PxP?;

9. AxP+, A2D; IO. CR2R!, con mejor

juego. Débil es en cambio IO. T3T?, ya

que después de IO

C3T; I2. 0-0, C2A; 13. A4A, TlCD; 14.

D2A, AlAD; 15. P3CD, A3TD; las accio- nes se compensan. Korchnoi v. Calvo, Palma de Mallorca I972.

, DxD; lL CR2R,

Mucho más efectivo que 8

9. T3T, 0-0; 10. A4A, PxP; 11. PxP, A2C; 12. CR2R, C3C.

18

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

18 Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ y las negras poseen buen contrajuego. La partida Baumbach

y las negras poseen buen contrajuego. La partida Baumbach v. Grunberg, Er- furt 1973 siguió con:

13. P4R, CR2D; 14. P4A, CxA; 15. DxC,

C3C; 16. D3D, P3R; 17. 0-0, PxP; 18. PxP, P4R, y se declaró tablas.

b3): 7. PxP.

0-0, PxP; 18. PxP, P4R, y se declaró tablas. b3): 7. PxP. 7 , 0-0. Si

7 , 0-0.

Si 7

, ?3D, sigue 8. A5C+, CR2D;

C3A es necesario jugar

, AxP;

9. AxA, CxA; 10. C2D!, con clara ven-

taja.

8.

Contra

8.

., CxP!, ya que

si

8

8 , P3D; 9. P4A.

Prudente resulta 9. C3A, con posición similar a las ya vistas.

9 , D4T!; 10. A2D, AxP; 11. AxA, CxA; 12. C3A, C5CD.

Y según Ciocaltea en <<Chess Player»

N9 3/72, las negras tienen

13. 0-0, P5A!; 14. R1T, C6D; 15. D2R, TRlC; 16. TD1C.

Si 10. P3CD, las negras obtienen, una posición claramente superior despues de

16 , C5CR; 17. PxP, C(5)7A+; 18.

TxC, CxT+; 19. DxC, AxC.

16 , TxP; 17. TxT, CxT; 18. C4D,

C6D; 19. C6A, D2A; 20. P5R, C1R; 21. PxP, CxP; 22. CxPR+, RlA; 23. C6A, T1R; 24. D3A, D3C!

buen juego.

CxP; 22. CxPR+, RlA; 23. C6A, T1R; 24. D3A, D3C! buen juego. Amenazando 25 , D7C!

Amenazando 25

, D7C!

9. CR2R, 0 -

0;

10. 0 -

0, CxP!; 11. P4R,

25. CID, C5R; 26. A5T, D4C; 27. P5A,

C2A;

12 . A3D,

C4R; 13. A2A,

A3T;

14.

DxPD; 28. PxP, PxP; 29. C8D, P4A!; 30;

P4A!,

con

chances parejas. Kuypers

v.

A6C, A3A; 31. C3R, DZD; 32. P4CR, P5A.

Benki:i, Wijk Aan Zee, 1970.

8. P4R.

las negras tienen una posición ga- nadora.

y

Gambito Valga

19

33. CxP, AxC; 34. AxA, DxA; 35. R2C,

D5D; 36. TID, C(5R)7A; 37. C6D, DxC; 38. DxC(7), D3A+. Y las blancas se rin- dieron. Hamann v. Gheorghiu, XX Olim- píada Skoplie 1972,

Conclusiones: En el complejo mundo del gambito Volga, el rehusado y semi- aceptado ocupan un lugar de preferen- cia. Es imposible sistematizar todas las movidas que tienen las blancas a su dis- posición. Es por ello que hemos tratado de analizar el mayor número de ellas. Las negras, en todos los casos, deben

responder

de

acuerdo

al

plan general:

fianchetto

rey,

y

desarrollo

del flanco

dama. El empleo de este método evitará in- útiles pérdidas de tiempo y llevará al segundo jugador por un terreno menos peligroso. En cuanto a las blancas, en el gam- bito rehusado debemos recomendarles «A2): 4. P4TD», y en el gambito semi- aceptado «B3): 5. P3R», que ofrece bue- nas perspectivas para arribar a puerto seguro.

(Continuará)

20

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

Defensa

Variante

del

Dragón

l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3D; 3. P4D, PxP; 4. CxP, C3AR; 5. CD3A, P3CR; 6. A3R, A2C; 7. P3A, C3A; 8. D2D, 0-0; 9. A4AD, A2D; 10. 0-0-0, TIA.

Esta movida, popular por los años 1960-65 fue desplazada por el sistema

defensivo a base de IO

guido de

mos tiempos ha recobrado su prestigio, ya que se ha llegado a la conclusión que

la dama puede estar mejor ubicada en 2AD o 3CD, según lo requieran las cir- cunstancias; además queda libre la ca- silla 4TD para un rápido avance del

, TRIA, pero en los últi-

, D4T, se-

peón torre dama. Se amenaza ahora CxC, ganando una pieza.

,

11. A3C, C4R.

 

Antiguamente

se

jugaba

Il.

,

CxC;

I2.

AxC,

P4TD,

pero

después

de

13. P4TD, DlR; 14. D3D, TIC; I5. P5R!,

plan, ya

T1A;

las negras

que si

no

tienen un buen

, PxP;

I6.

I5

AxPR,

Siciliana

-

Ataque

Yugoslavo

17. P4C, y las blancas dominan el table- ro; el primer jugador debe ahora elegir entre una serie de planes, que van des- de los más agresivos, hasta los posicio- nales:

«A)

12. P4TR».

«B)

12. P4CR».

«C)

12. RlC».

«D)

12. A6T».

Veamos

ellos.

por

separado

cada

«A) 12. P4TR»

uno

de

La continuación más agresiva. Las blancas comienzan el ataque al flanco rey adversario, mostrando sus intencio- nes de abrir la columna torre rey, ya sea sacrificando un peón con un próximo P5T o bien, apoyar su avance con el oportuno P4C. Las negras disponen aquí dE> tres métodos principales de defensa:

Var. Dragón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana

21

«Al)

12

, P4TR».

«A2)

12.

P4TD».

uA3)

12.

,

C5A».

«Al) 12.

· ., P4TR»

uA3) 12. , C5A». «Al) 12. · ., P4TR» Un audaz golpe, preconizado por el analista

Un audaz golpe, preconizado por el analista norteamericano A. Soltis, que ha obtenido una serie de éxitos con él. La esencia del mismo es evitar el asalto de peones durante el tiempo necesario para preparar una contrademostración en el flanco opuesto. Su punto débil es el debilitamiento de la ciudadela negra, pero en su descargo, podemos decir que es difícil, si las negras juegan con ener- gía, poder aprovecharlo. Las blancas tie- nen ahora tres caminos por donde tran- sitar:

:13. A6T».

«Alb): 13. A5C».

«Ala)

«Ale): 13. RlC».

«Al): 13. A6T»

(Véase

el

diagrama

siguiente)

Prematuro, como todo cambio de alfi- les en que no está jugado el rey blanco a uno caballo.

13 , AxA!

que no está jugado el rey blanco a uno caballo. 13 , AxA! La innovación de

La innovación de Soltis. Antes se ju-

gaba 13

P4C, PxP; 16. P5T, CxPT; 17. P4A, C5AD; 18. AxC, TxA; 19. P5A, P4R; 20. C(4)2R, y las blancas tienen la ventaja, Bastrikov v. Serguievsky, U.R.S.S. 1965.

La textual aleja la dama del enroque, para preparar el conocido sacrificio de calidad (un oportuno TxC) capaz de ba- lancear las posibilidades.

, R2T; 14. AxA, RxA; 15.

14. DxA, TxC!

Solamente así. Como lo expusiera en el párrafo anterior, las negras con esta entrega paralizan el ataque de las blan- cas, que tienen ahora que atender la defensa de su propio monarca, ante las

amenazas de

En cambio no servía 14

, P4TD. , D4T, por

15. C(4)2R, y las negras no tienen posi- bilidades de contraatacar.

, D4T

y

15. PxT, D4T.

. hubieran jugado 16. P4AR, iniciando un pEligroso avance en el flanco rey.

blancas

Si

ahora

15.

, P4T,

las

.

.

16. D3R.

(V éase el diagrama

siguiente)

Así se jugó en varias partidas del tor- neo mundial estudiantil, Haifa 1970, pero a juicio del comentarista, mayores pro-

22

blemas trae a las negras el belicoso gol- pe 16. P4C! tratando de conmover el re- ducto real. El segundo jugador debe en- tonces tomar medidas, para no verse

, DxPA,

desbordado, moviendo

a lo que sigue 17. R1C, P4T!; 18. PxP! (no puede perderse tiempo, si 18. P4T, P4CD!; 19. PxPC, P5T!, con gran ata-

que), 18

las siguientes alternativas:

. , P5T!; 19. PxP, PxA, con

T1T+;

22. R1C, T8T mate.

re-

chazan el ataque enemigo.

, C6D!;

21. PxP+, RxP; 22. D2D, DxC; 23. DxC,

con chances parejas, de acuerdo a aná-

lisis de Soltis en Chess Player N9 2/72);

21. TR1C (mejor 21. P5T!), R2A; 22.

P5T, PxP; 23. T7C+, RlR; 24. P4A, C6D

y las negras han sobrevivido con éxito. Goichberg v. Soltis, Nueva York 1970.

1)

2)

3)

20.

P7C, PxPT+;

RxP; y

las

(20

21. RxP,

20. PxP-1-,

negras

20. PAxP!, PxP?

16

, TIA; 17. R2C.

,

Mejor que la otra movida de rey, 17. R2D. La partida NykkGpp v. Soltis, tor-

neo estudiantil por equipos, Haifa 1970,

continuó 17

19. PxP, CxPT; 20. C5A! y las blancas

están bien, aunque luego perdieron; sin

embargo, el segundo jugador podía ha- ber emplazado un fuerte ataque con

17 . , C(4)5C!; 18. PxC, TxP!; ya

, D6T?; 18. P4C, P4TD;

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

que si 19. DxT, CxPR+ ganando. Según Boleslavsky, con la jugada del texto las

blancas están mejor; sin embargo

18.

Sokolov, en el Informador N9 10/1971, recomienda 18. D2R, con ventaja del pri- mer jugador, pero el comentarista cree, al igual que el maestro Soltis, que des-

pués de 18

, P4TD, la demostración en el flanco da- ma ·se hace peligrosa.

:

17

, D3C;

R1T.

, D4A, seguido de

18

, D4A;

19. P4C.

Si 19. R2C, las negras obtienen clara

, P4TD;

superioridad después de 19

20. P3T, P5T; 21. A2T, P4D!

19 , P4TD!

Hay que apurar las acciones, ya que una pérdida de tiempo puede costar la partida. Menos enérgicas son:

DxP+;

2}. DxD, TxD; 22. P4A, C5A; 23. PTxP, con mejor juego.

TxD;

21. P5C, con igualdad.

1)

2)

19

19.

, PxP;

, DxP+;

20.

P5T!,

20.

DxD,

20. PxP, CxPT; 21. D6T.

Error decisivo. Debía jugarse 21. P4T, D6T+, con chances para ambos lados; ahora la posición no tiene salvación:

Var. Dragón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana

23

21. , P5T; 22. AxP+, RxA; 23.

D7T+, C2C; 24. C2R, D5A; 25. P5T, A3R;

26. PxP+, CxP; 27. R1C, T1TR; 28. DxC+,

R xD; 29. TD1C+, R2A; 30. TxT, D4C+;

31. R1A, DxC, y las blancas abandona-

r on. Pritchett v. Soltis, Torneo mundial estudiantil, Haifa 1970.

t<A1b): 13. A5C»

13 , C2T!

Alternativas inferiores son:

1) 13

, D4T;

14. R1C, con la idea

de 15. AxC seguido de C5D.

2)

13

, C5A;

14. AxC, TxA;

15.

C3C amenazando 16. P5R.

14. A6T.

La única manera de luchar por la ini-

ciativa. Aprovechando la retirada del caballo que, aparentemente fuera de jue-

g

o, no puede amenazar

, CxPC o

., CxPR; las blancas tratan de cam-

b

iar el poderoso aguijón del Dragón .

Después de I4. P4C, CxA; I5. DxC, P3R; 16. DxD, TDxD; I7. C(4)2R, P3T, las negras no tienen nada que temer. Pin- kus v . Soltis, Nueva York 1971.

, AxA; 15. DxA, TxC!; 16. PxT,

U4 T!

14•

Llegamos a la posiCIOn crítica de la sub-variante Aib). Las blancas deben jugar con energía, para no caer en des- ventaja.

17. C2R!

Una novedad de Tal, protegiendo el peón alfil dama y llevando el caballo a mejores posiciones. Las blancas pueden jugar también:

el

1) ·17. P4C, PxP; I8. P5T, P4CR; y ataque blanco está paralizado.

17. R2C, TIA; I8. D3R, D3C; 19.

RIT, D4A; 20. P4C, PxP; 21. P4A, C5A;

22. AxC, DxA, con paridad. Biyiasas v.

Kavalek, Vancouver 1971.

3) 17. R1C, DxP (no es adecuado

I9.

P5A); I8. D2D, D4A; 19. C2R, P4T (Sol-

tis

D4D, D2A; 21. C3A, C3AR; 22. P4TD, TIA;

23. R2C (las blancas están algo mejor,

pero no aciertan con el plan concreto),

23 , A3R; 24. TRlR, R2C; 25. P4A,

C3A; 26. D2D, C5CD; 27. T3R, D3C; 28.

D4D, T4A; 29. P5R, PxP; 30. PxP, C5C, y las blancas abandonaron. Barczay v. Soltis, Reggio Emilia I971.

2)

17

TIA

por 18. P4A,

I9

C5A;

. ,

recomienda

, P4CD!);

20.

17 , A4C; 18. TR1R, C3AR.

Las negras llevan sus reservas al ata- que.

24

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

19. 'f4D, TIA; 20. 'f4C, P3R; 21. C4D,

A2D; 22. D3R, P4CD!

El segundo jugador tiene buenas chan- ces. Una partida Tal v. Mista, Dubna 1974 continuó:

23. R2C, 'f4A; 24. C2R, C3A.

Una pérdida de tiempo que lleva a la derrota. La recuperación de la calidad

entregada, permite asumir la iniciativa

a las blancas. Correcto era amenazando el avance P4TD.

, D3C;

25. D4A, ClR; 26. P3'f, D2A.

Evidentemente si 26

, PAxT, ganando una de las dos piezas.

27. 'f4D, Cx'f; 28. PxC, T3A; 29. P4C,

C2C; 30. PxP!

Y la presión de las blancas se vuelve mortal.

, CxP; 31. D6T, P4T; 32. TlCR.

P5T; 33. P5D!, PxP; 34. TxP+, PxT; 35. AxP+, y las negras abandonaron.

CxT; 27.

30•

las

sum 1970.

blancas.

Hattebach v.

·watson,

Bu-

, PxP!; 14. P5T, CxPT; 15.

A6T, P3R!, con un confortable contra- juego, de acuerdo a los análisis de Sol-

tis en Chess Player N9 2/1972.

2)

13

13

, C5A.

14. P4C,

C5A; 15. AxC , TxA; 16. PxP, CxPT; 17. TD1C, con ventaja. Popovich v. Kramer, Nueva York 1971.

Lento resulta 13

, P3T;

14. AxC.

En la partida Larsen v. Westerinen, zonal Halle 1963, las blancas quisieron conservar el alfil rey, jugando 14. D3D

15. DxC,

y después de

D3C; 16. T3D, D4A; 17. D5C mantuvie-

ron la iniciativa. De considerar era la

respuesta

, P4TD, para atacar el enroque adversario.

,

, CxA;

o

P4CD

, TxA; 15. C(4)2R.

La otra retirada del caballo también es jugable, v. gr.: 15. C3C, y ahora

14.

«Ale): 13. RlC»

1)

15.

,

P4CD;

16.

P5R!

2)

15

, D2A; 16. A4D, A3A; pu-

Se ha jugado 13. P4C, con las opcio- nes:

ClR; 15.

P4A, c.5A; 16. AxC, TxA; 17. D3D, T1A; 18. P5A, con buenas perspectivas para

1)

13.

;

, P4T;

14. P5C,

diendo las blancas proseguir

con:

17. TR1R, con la idea de 18. P5R.

La mejor continuación para las negras

, C2D, con la idea

., 2b) 17. D2R, P4CD!; 18. P5R, PxP; 19. AxPR, D3C !; 20 . C2D, T4A; 21. A4D, P5C!, con poderoso ataque de las negras. Richter v. Soltis, Reggio Emilia 1972. 2c) 17. P4C, P4R; 18. A3R, PxP; 19. P5T, CxPT; 20. TD1C, C5A; 21. D2T, TRIAD; 22. TxP, P4CD; 23. T4T, R1A; 'con equilibrio. Popovich v. Soltis, Nueva York 1971.

, P4CD!; 16. A5C.

El maestro austríaco Duckstein reco- mienda 16. A6T, pero luego de

, D4T las negras tienen un buen contra- juego. Una partida Suetin v. Szabo, Le- ningrado 1967 prosiguió con 17. A5C,

2a)

parece

de

ser

17

C4R.

15

Var. Dragón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana

25

20.

D3D,

TRIA; 23. T2D, A6A!; con nítida supe-

rioridad.

, P5C; 17. C5D, CxC; 18. PxC,

o I8. DxC, A3R; I9. D2D, D4T; con me- jor juego para el segundo jugador.

21. CIA, D5T!; 22. AxP,

P5C;

I8.

C5D, CxC;

I9.

DxC, T4A;

A3R;

16

, PxT, T1CD; 26. TD1A, TxP+; 27. R1A,

T8C+.

Y las blancas abandonaron. Grabewo- ger v. Herzog, Campeonato austriaco, Viena I972.

25.

23.

D4T!;

24.

CxP+,

R2T;

18

, A4A; 19. T1AD, D2A; 20.

«A2): 12

, P4TD»

C3C.

La posición está madura para un re- mate brillante. El aguijón del Dragón (el alfil de 2CR) inyecta su ponzoña mortal a las huestes enemigas.

20 , A6A!; 21. D2R.

Si 21. PxA, PxP; con mate inevitable.

Esta jugada fue sugerida por Boles- lavsky en su libro <<Sizilianisch, Drachen variante bis Paulsen- System», Berlín 1971, complementada por un sacrificio de peón imaginado por Simagin, pero el autor de estas líneas cree que es inco- rrecta debido a una idea de los analistas ingleses, en la jugada décimoquinta de las blancas.

21

, P6C!; 22. PTxP.

13. P4T!

Alternativas:

Parando

las intenciones adversarias .

1)

22. CxA, PxPT+; 23. R1T, AxP+;

Es inferior el avance I3. P5T, ya que las

24.

RxA,

T5C+.

negras tienen dos buenos métodos para

2)

22.

PxA, AxP+;

23.

TxA, PxT+;

equilibrar:

24. DxPA, TxPA; y en ambos casos las

negras llegan a situaciones ganadoras.

, T5T!; 23. CxA?

Acelerando el fin, pero las blancas no se salvaban después de:

1) 23. D5C?, T5C; 24. D6A, DxD; 25.

PxD,

22

TxPCD!

2) 23. PxT, T1CD; 24. D5C, TxD.

, CxPT; 14. P4C, TxC; 15.

PxT, C3AR; 16. P4T, D2A; 17. A6T, AxA; 18. TxA, TIA; 19. TDIT, DxP; 20. DxD, TxD; y los rivales firmaron la paz. Ma- rianovic v. Velimirovic, Vrnjacka Banja I9 73. El autor de estas líneas opina que el final es algo favorable a las negras, ya que las torres no tienen buen juego, en cambio los caballos defienden los pun-

1)

13

26

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

tos claves y a su vez pueden atacar los débiles peones adversarios del flanco dama.

, P5T; 14. CxP (14. AxP,

TxC; 15. AxA, TxA!), AxC; 15. AxA,

C5A; 16. D3D, D4T; 17. A3C, hasta aquí la partida Klovan v. Heuer, Moscú 1963. Simagin da el siguiente análisis que ase-

,

P4D!, y ahora

2a) 18. PRxP, CxPD; 19. AxC, TxA;

20. DxT, CxA; 21. D3C, CxT, y las ne-

gura a las negras buen juego:

2)

13

gras tienen una posición activa.

2b) 18. PTxP, PTxP; 19. A6T, AxA;

20. TxA, PxP; 21. PxP, D4C+, ganando.

13 , C5A; 14. AxC.

Es un enigma para el comentarista que, habiendo una continuación tan fuer-

te como la textual, en los últimos tor-

neos magistrales en que Velimirovic usó

esta variante, las blancas jugaron casi automáticamente la más débil 14. D2R, CxA; 15. DxC, T4A (más fuerte que

15 , D3C; 16. P4CR, D4A; 17. D2D,

A3A; 18. P5T, TRlD; 19. PxP, PTxP;

20. T3T, con ataque, Holazek v. Savad-

koihi, XX Olimpíada Skoplie 1972.); 16. P4C, D2A; 17. P5T, TRIA; 18. PxP, PTxP;

y ahora 1) 19. T3D! con juego incierto (Veli- mirovic). Esta movida defiende el clá- sico sacrificio de calidad, ya que a 19 TxC, seguiría 20. TxT ! 2) 19. T2D, TxC; 20. DxT, DxD; 21. PxD, TxP; 22 . P5R, ClR!; 23. P4AR,

,

RlA; 26. P6R, PxP; 25. CxPR+, AxC;

26. AxA, C2A;

sibilidades recíprocas. Ostojic v. Velimi- rovic, Vrnjacka Banja 1973.

27. A3C, P4CD!, con po -

14

, TxA; 15. P3CD!

( Vé a se

el

diagrama

siguiente)

Por ahora, la refutación del sistema

defensivo a base de

Las blancas cortan de raíz todo intento de contrajuego de las negras en el flan- co dama y en el centro.

, P4TD.

15 , TIA; 16. C(4)5C.

flan- co dama y en el centro. , P4TD. 15 , TIA; 16. C(4)5C. Hasta aquí

Hasta aquí lo recomendado por el es- cocés D. N. L. Levy, en su enjundiosa obra «The Sicilian Dragon». La partida Zotos v. Rattinger, XIX Olimpíada Es- tudiantil, Gratz 1972, continuó con:

16 , A3R; 17. A4D, C2D.

Para conseguir un hipotético contra- juego las negras cambian su aguijón (el alfil de 2CR), con lo que pierden toda

su

18. AxA, RxA; 19. P5T, TlT; 20. P6T+, RlA; 21. TRlR.

peligrosidad.

Las

blancas

impiden

tranquilamente

los

esporádicos

coletazos

de

su

adver-

sario.

R2C, D3C; 23. D2R,

C4R; 24. C5D, D4A; 25. P4AD, R2A; 26. TlAD, C3A; 27. TDID, C4R; 28. TlAD, C3A; 29. P4A, A2D; 30. TDlD, TRIR; 31. TlAR, RlC; 32. P4CR, C2T; 33. CxC, DxC; 34. P5R, PDxP; 35. PxP, A3R; 36.

PxP, AxC; 37

21

, P3A; 22.

.

.D5R!

Y las negras abandonaron.

«A3): 12.

(Véase

el

diagrama

, C5A»

siguiente)

Considerada incorrecta hace algún tiempo, pero rehabilitada por análisis de Bergin y Utiasky.

Var. D"mgón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana

27

Var. D"mgón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana 2 7 13. AxC. Si las blancas desean preservar el

13.

AxC.

Si las blancas desean preservar el al- fil que corre por casfllas blancas, ju- gando 13. D3D, deben perder algunos tiempos, que pueden ser aprovechados por su rival para igualar la partida, co- mo sucedió en A. Zaitzev v. Honfi, match

U.R. S.S. v . Hungría, 1963: 13 . D3D, CxA;

14. DxC, D3C!; 15. D2D, D4A; 16. P5T,

P4TD; 17. PxP, PTxD; 18. P4C, P5T; con aguda lucha.

13

, TxA; 14. P5T.

El golpe temático de la variante. Si

14. P4CR o 14. R1C, entraríamos en los

a partados b) 12. P4CR o e) 12. R1C, respectivamente, por la magia de las trasposiciones.

14

, CxPT.

 

Alternativas:

 

1)

14

.

.

. ,

P4CD;

15. PxP!, y ahora

la)

15

, PTxP;

16. A6T, CxP;

17. D3R!

lb)

15

, PAxP; 16. P5R!

 

1bl)

16.

, P5C;

17. PxC, PxC;

18.

D3D!,

ganando.

 

lb2)

16

, PxP; 17. C6R! , ganan-

do.

2)

14

, D4T; 15. C3C!

2a)

14

, D2A; 15. C(4)2R.

En todos los casos

las

cuentran

en desventaja.

negras se

en-

15. P4CR, C3A.

las cuentran en desventaja. negras se en- 15. P4CR, C3A. El nudo gordiano. Del diagrama arran-

El nudo gordiano. Del diagrama arran- can tres sistemas de ataque que veremos por separado.

16.

P5R, que se analizará bajo A3a),

16.

A6T, que se verá bajo A3b).

16.

TD1C, que se verá bajo A3c).

«A3a): 16. P5R»

16. TD1C, que se verá bajo A3c). «A3a): 16. P5R» Una complicada movida que se puso

Una complicada movida que se puso de moda a raíz de la partida Amos v. Selick, campeonato de Canadá 1972,

aunque ya había sido practicada en tor- neos internos de la Unión Soviética en

amena-

los

zan ganar material.

años

1970171.

Las

blancas

28

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

16. , CxP!

Un interesante sacrificio de pieza, que al igual que las conocidas entregas de calidad, forman parte del arsenal defen- sivo de los especialistas en la variante Dragón. Otro método para capear el

C3C

(amenazando 18. P5C), T3A!; 18. P5C, T3D!; 19.PxC! (solamente así puede lu- charse por la victoria), TxD; 20. TxT, PxP y ahora las blancas tienen dos ca- minos:

1) 21. C5A (débil), A3A! (la refuta- ción. Las negras devuelven la dama, pero los tres peones por la pieza y la amenazante masa de infantes en el flan- co rey le aseguran la partida); 22. TxD, TxT; 23. TIA, P4A; 24. C3C, P3C; 25. P4TD, P5A; 26. AlC, P4A; 27. P5T, P4CR; 28. PxP, PxP; 29. AxP.

temporal

es

16

.'

,

PxP;

17.

28. PxP, PxP; 29. AxP. temporal es 16 .' , PxP; 17. Hasta aquí coinciden dos

Hasta aquí coinciden dos partidas que ahora toman por rumbos distintos:

, TlR; 30. C2R, P5C; 31.

C2D, P4T; 32. P4A, P5T; 33. ClCR, P6T;

34. CxP, PxC; 35. A7A, P5R; 36. PxP,

PxP;

las blancas abandon aron . Amos v. Se- lick, Campeonato canadiense 1972.

, TIC; 30. A7A, TIA; 31.

A6C, P5C; 32. C2D, P6C; 33. TlT, TIC;

34. A5A, TlR; 35. C2R, TlT; 36. RlC,

TlD; 37. RlA, TIA; 38. T5T, AlR; 39. TxPA, TxA; 40. C4R, T3A; y las blan-

y

la)

29

37 . AxP,

29

P6R;· 38. C3C,

TlAR!

lb)

cas abandonaron. C. García Palermo v. Emma, Campeonato Argentino 1974. 2) 21. TRlD (una novedad del comen- tarista), P4TR; 22. TxA, DlA; 23. AxP, D5A; 24. A3R, P4A; 25. C5T, D3T; 26. CxP, D3A; 27. A5C, DxP; 28. C5D, con amplia compensación por la dama sa-

crificada. Studenetzky v. Montiel, ler. torneo abierto «Club El Fogón», Mármol 1974. Las negras pueden mejorar su de-

fensa jugando

D5T; seguido del cambio de alfiles y el

pronto avance del peón torre rey. La

posición

rior estudio.

, P4A;

y

22. TxA,

poste-

es fascinante

merece

17. PxC, AxPC.

En la partida Adorian v. Ostojic, Olot

, AxPR,

pero fueron arrasadas luego de 18. D2C, TlR?; 19. TxPT, RxT; 20. D3T+, RlC; 21. TlT, P3R; 22. D7T+·, RlA; 23. A6T+, R2R; 24. A5C+, A3A; 25. AxA+, RxA; 26 . TIA+, R4R; 27. C3A, R3A; 28. C2D+, y las negras abandonaron.

1974, las negras tomaron 17

18. TD1C.

negras abandonaron. 1974, las negras tomaron 17 18. TD1C. Alternativas: 1) 18. D2T, P4TR! 2) 18.

Alternativas:

1)

18. D2T,

P4TR!

2) 18. A6T, AxPR!, y si 19 . AxT, TxC!;

20. D6T, A5A+, ganando.

18. PxP, DxP!, con tres peones por

la pieza. 4) 18. P6R, PxP! En todos los casos la posición de las negras es satisfactoria.

3)

Var. Dragón - Ataque Yugoslavo - Def. Siciliana

29

18

, PxP; 19. TxA, P4TR.

 

Más

prud ente es

19

, PxC;

20.

A6T,

PxC;

21.

DxD,

PxP+;

22.

R1C,

TxD; 23.

TxT,

AxA;

24.

TxA,

R2C;

y

las blancas, a pesar d ela torre extra, no

pueden aspirar más que a tablas.

20.

TxPT!, TxC (5); 21. AxT, PxA; 22.

C4R,

PxT; 23. TxA+ !, RxT; 24. D5C+,

R2T; 25. DxPT+, R2C y tablas. Schu- mak v. Ochotnik, Dniepropetrovsk 1971.

«A3b) : 16. A6T»

mak v. Ochotnik, Dniepropetrovsk 1971. «A3b) : 16. A6T» 16 . . . . , CxPR!

16

.

.

.

. ,

CxPR!

AxA ll eva a

un rápido derrumbe luego de 17. DxA, TxC (6A); 18. P5C!, C4T; 19. TxC, PxT;

20. T1T, D1A; 21. TxP, A4A; 22. PxA,

TxP+; 23. CxT, DxP; 24. P6C, y las ne- gra s abandonan. Minie v. Lee, Cracovia

Solamen t e así.

,

1964.

17. D3R.

Considerada por Bergin y Utiatsky,

como la mejor respuesta de las blancas, ya que amenaza 18. AxA seguido de D6T + y C5D ganan do. Las otras op- ciones importantes son :

1) 17. PxC, T xC(5D); 18. D2T, TxT+;

19. CxT, P3R; 20. AxA, D4C+; 21. R1C,

HxA; 22. DxP+, R3A, y las negras de-

J,en ganar.

3a)

17

, TxCD; 18. AxA, TxT+;

21.

19. CxT, RxA; 20.

D6T+,

R3A;

D4A+, y tablas por perpetuo.

3b)

17

. , A4R!, una

sugerencia

sin análisis posteriores, que teresante para jugar a ganar.

parece in-

4)

17. CxC, TxC;

18. D2T, A4R!

jugar a ganar. parece in- 4) 17. CxC, TxC; 18. D2T, A4R! La refutación de esta

La refutación de esta sub-variante. Aparentemente las negras no podrán hacer frente a todas las amenazas, pero la práctica ha demostrado la solidez del juego negro. Veamos algunos ejemplos:

4a) 19. D4T, TxC; 20. PxT (20. AxT, D3C!), D3C; 21. P3A, T1A ; 22. A2D, A3R; 23. DxPR, AxPT; 24. D7D, A3R;

25. D4T, A6C; 26. D7D, TlD; 27. D7R,

D4T; y las blancas se rindieron. Bed- narski v. Spotalski, Campeonato Polaco

1966.

4b) 19 . A4A?, AxA+; 20. DxA, TxT+;

21. RxT, P3A!; y las negras rechazaron

la ofensiva rival, quedando con dos peo- nes extras. Ostaszewski v. Studenetzky, Primer Torneo Abierto, Florencio Va-

rela 1974. 4c) 19. P4AR, TxT+, y ahora 4c1) 20 . TxT, A1T; 21. AxT, D3C!; 22. P3A, D6R+; 23. C2D, RxA; 24. DxP, AxPA!; 25. PxA, DxP+; 26. R1C, AxP, ganando. 4c2) 20. RxT, AxP+; 21. R1A, A6AR!, con mejor juego para las negras.

2)

17. D4A, CxC; 18. PxC, A4R!

17

, TxC6A!;

18.

PxT,

C3A; 19.

3)

17. D2T, y ahora:

AxA, RxA; 20. T2T!

 

30

Cuaderno teórico N9 4 - AJEDREZ

La

novedad

del

match

Geller

v.

Korchnoi, Moscú I971. Yudovich reco- mienda 20. D6T +, pero luego de 20

, RIT!; 21. P5C, C4T; 22. TxC, PxT; 23. DxP5T, TIC! con suficiente defensa.

20 TIC.

Una sugerencia de Gufeld que tomó carta de ciudadanía en los últimos tor- neos. La esencia de la misma es defen- der el reducto real de las amenazas de mate. El analista ucraniano Schmak re-

comienda 20

, D2A, con las siguien-

tes continuaciones:

23.

I) 21. D6T+,

R1C; 22. P5C,

C4T;

PxT; 24. T1~ DxPA!

Tx~

2) 21. DxPR!, DxPA; 22. DxPD, TIAD;

23. TD1T, T5A y las negras tienen ex-

celente posición.

21. D6T+.

De igual valor es 21. C2R, R1T; 22. C3C, T2C! (las negras han llegado a tiempo para solidificar la posición de su monarca,; 23. DxPTD, A3A; y las ne- gras tienen clara ventaja; la partida Jansa v. Osnos, Zinnowitz 1971, conti- nuó con 24. P5C, CIR; 25. P4AR, P3A;

26. D3R, D4T; 27. C4R, P4A; 28. C2D,

DxPT; 29. C3C, C2A; 30. P4A, A5R; 31. P5A, C4C; 32. T3D, .,C6T!; 33 . T3A, D8C+; 34. R2D, D8AR; 35. D2A, C8C+, y las blancas abandonaron. Una exce- lente demostración de las posibilidades del segundo jugador en la variante del Dragón.

21

, RlT;

22.

TDlT,

T2C.

(Véase

el

diagrama

siguiente)

23.

D2D.

Las blancas advierten de que la dama en 6TR no realiza· función alguna y tra- tan de reagrupar sus fuerzas inmediata- mente. Con el mismo objeto parece su- perior 23. D5C, a fin de evitar la salida de la dama negra a 4T, a lo que puede

A3R;

25. CxA, PxC; 26. D3R, C4D, con chan-

seguir

23

,

P2A;

24.

R2C,

CxA, PxC; 26. D3R, C4D, con chan- seguir 23 , P2A; 24. R2C, ces equivalentes, Browne

ces equivalentes,

Browne v.

Tatai,

Ve-

necia 1971.

23 , D4T; 24. RlC, C4D; 25. C2R,

P3A. Evitando cualquier clavada en la diagonal negra y tratando de situar el alfil en 1CR para relevar de su función defensiva la torre.

26.

RlT,

A3R;

27.

TICD.

Un

etTor,

pero

las

blancas

ya

no

tienen un

plan

conCI'eto.

, C6R; 28. C1A, CSA; 29. D2R,

Cx'f; 30. DxA, DxPA+; 31. T2C, CxPA. y ]as, blancas se rindieron, Suárez v. J. :RCldríguez XIII Campeonato Cubano, Matamzas I972.

«A3c): 16. TDlC»

21 •

y ]as, blancas se rindieron, Suárez v. J. :RCldríguez XIII Campeonato Cubano, Matamzas I972. «A3c): 16.

Var. Dragón- Ataque Yugoslavo- Def. Siciliana

31

Una novedosa idea es aquí 16.D2T!?, con la intención de jugar 17. C5D, con ataque de mate. Pero la partida Born- gas;er v. Díaz, XIX Olimpíada estudian-

til, Gratz 1972 mostró una clara refuta- ción de ella. Las negras aplicaron el co- nocido sacrificio de calidad y todo fue como sobre rieles para ellas. Veámoslo:

16. D2T, TxC!; 17. PxT, D2A; 18 . C3C,

TIA; 19. A4D, P4R; 20. A3R, P4TD (y el ataque de las negras es imparable);

21. P5C,

22. D2D, AlA; 23 . R2C,

P5T; 24. ClA, A3R; 25. RlC, D5A; 26. D3D, D3A; 27. D2D, C5A!; 28. C3D, D5A; 29. C4C, C7R!, y las blancas abando- naron.

C4T;

16

, T1R!; 17. C(3)2R.

 

Si

17.

P5C,

C4T;

18.

TxC

( 18. C5D,

P3R ), PxT; el ataque.

19.

C5D,

RlT!,

rechazando

, C3C , P4D; 20. P5C, C4T, con buenas chances para el segundo jugador.

19.

17.

P4R;

18.

C3CD,

A3R;

«B): 12. P4C»

segundo jugador. 19. 17. P4R; 18. C3CD, A3R; «B): 12. P4C» 12. P4CD! Ante el ataque

12.

P4CD!

Ante el ataque blanco, las negras reac- cionan con energía en el otro sector, aprovechando que el peón es inatacable, que luego de 13. C(3)xP, AxC; 14. CxP, CxPAR; indudablemente el juego de las negras es superior. Puede jugarse tam-

, P4TR, D4T!; 15. C3C, D3T; 16. P5T, TRIA; 17. PxP, PAxP; con una lucha aguda. Estrin v. Díaz, Albena 1972.

C5A; 13. AxC, TxA; 14.

bién

12.

13. P5C.

No parece muy acertado limitarse las posibilidades de ataque en el flanco rey, dejando las manos libres al adversario en el otro costado; la textual priva a las blancas de la opor:unidad de abrir la columna torre, mediante el avance del peón torre rey y corta la actividad del alfil negro de las blancas en el flanco real.

13 , C4T; 14. P4A.

Peligroso es capturar inmediatamen- te el peón ofrecido. En la partida Kuz-

min v. Pina!, X Memorial Capablan- ca, Cienfuegos 1973, las blancas efectua- ron la toma 14. CDxP, pero luego de

14 , P4T!; 15. P4TD, AxC; 16. CxA,

CxP; 17. D2R, C4R; 18. TRIA, D2D; las negras equilibraron fácilmente.

14. , C5C; 15. C(4)xP.

las negras equilibraron fácilmente. 14. , C5C; 15. C(4)xP. Las blancas juegan con fuego y cap-

Las blancas juegan con fuego y cap- turan el peón caballo. Ahora las colum- nas del flanco dama se abren peligrosa- mente contra el enroque blanco.