Está en la página 1de 9

EL PAPEL DE LA NEUROPSICOLOGÍA EN LA EDUCACIÓN ESPECIAL

(Ensayo)

Requisito de admisión a la maestría en diagnóstico y rehabilitación


neuropsicológica

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla – México

Lic. Jacobo Brofman


La Paz – Bolivia
28/08/2008

Hablar de la Neuropsicología y al mismo tiempo de la Educación especial es


pretender abarcar y solucionar epistemológicamente y metodológicamente
varios temas entre los cuales se encuentran la función, utilidad, clasificación,
origen y evaluación en Neuropsicología así como en la Educación; pero este
ensayo fuera de colocarse en una posición absolutista, no acomete en el error
de dictaminar la solución o declarar un ganador de estos supuestos descritos
por tantos autores como Azcoaga y Col. (1981, 1991), Benedet (1986); Pinto
(1998), Quintanar (1998, 2001), Goleman (1999), Paterno y Eusebio (2001);
Melgar (2002), etc.; sin embargo, su posición se encuentra entre los más
renombrados de la época y de Latinoamérica. Recabar la historia de ambos
componentes de este ensayo no queda de sobra, así conociendo la historia y
evolución de ambas materias se puede ver la relación existente.

La Neuropsicología tiene su origen en los trabajos de varios psicólogos y


médicos en los siglos XIX y XX. Se considera al padre de esta nueva ciencia a
A. R. Luria (1902 -1977), en la ex unión Soviética (Pinto, 1998; Quintanar,
1998), Pero todo comienza más allá por los siglos pertenecientes a la
creciente teoría del conocimiento, con la curiosidad del hombre por
comprenderse, idea que le llevó a indagar sobre las funciones del cerebro y el
sí mismo. No se pretende abarcar todos los hechos históricos, teorías
planteadas y modelos puestos en práctica en la época. Pero, pasando desde
Aristóteles (384 - 322 a.C.) con Filolaos de Tarento o de Crotona (474 a.C.) y
Galeno (129 - 199 d.C.); a Pomponazzi (1462 - 1525) hasta Descartes (1596 -
1650), Locke (1632 - 1704), Leibniz (1646 - 1716), Mayer (1779) con la
localización en la corteza cerebral a la memoria, entre otros (autores expuestos
en: Benedet, 1986; Azcoaga y Col., 1992; Pinto, 1998) los intento de explicar el
fenómeno de la conciencia, los procesos del cómo aprender y funcionamiento
de la memoria, los esfuerzos han sido vastos. Finalmente llegando a
Frenología (“craneología”). El fundador Franz Joseph Gall (1758-1828); creador
de la teoría en 1802 (Paterno y Eusebio, 2001). La que consideraba que
existían funciones mentales con una localización diferenciada en el cerebro.
Trató de encontrar la relación entre cerebro y cráneo y las habilidades o
inhabilidades de cada sujeto. Aunque esta disciplina está considerada
actualmente una pseudociencia porque su clasificación y localización de las
funciones mentales no se basaba en ningún tipo de evidencia científica; como
afirma Pinto (1998): “…desemboca en una de las teorías más chistosas de los
albores de las neurociencias…” (Neuropsicología de los problemas del
aprendizaje escolar, pág. 24); el auge que vivió en el siglo XIX preparó el
camino a las teorías de Broca. Hacia mediados del siglo XIX, el antropólogo,
cirujano y neurólogo francés Pierre Paul Broca (1824-1880) se hizo famoso por
declarar en 1861 la localización del centro del lenguaje, conocido hoy en día
como "Área de Broca" (área 44 de Brodman) (Benedet, 1986; Paterno y
Eusebio, 2001). Demostró la relación existente entre determinadas
perturbaciones del lenguaje y la presencia de una lesión determinada. El
paciente no podía expresarse sino por medio de gestos y sólo emitía la
sílaba:”tan tan” (nombre acuñado al paciente) el síndrome fue denominado
como “Afasia” (Patero y Eusebio, 2001). Fundamentalmente está alterada la
fluencia expresiva; permaneciendo la comprensión fundamentalmente
preservada. Carl Wernike (1848 – 1905) médico y psiquiatra alemán con sólo
26 años de edad en 1873 descubre que el tercio posterior del giro temporal
izquierdo es el encargado de las imágenes sensoriales de la palabra “Área de
Wernike” (área 22 de Brodmann) (Pinto, 1998, Paterno y Eusebio, 2001). Con
Wernike la separación de distintas ramas y la necesidad de especialización se
acentúa, nace la neuropsiquiatría, la neurolingüística y las denominadas
psicopatologías.
Comienza el mapeo cerebral y llega Brodmann y clasifica todas las áreas
encontradas. Un área de Brodmann es una región de la citoarquitectura de la
corteza cerebral. La citoarquitectura es la organización de la corteza según los
tejidos que poseen células nerviosas. Las áreas de Brodmann fueron
originalmente definidas por Korbinian Brodmann y numeradas de la 1 a la 52.

Habiendo una clasificación cerebral establecida comienza la batalla sobre


distintas teorías: asociasonistas, localizacionistas, antilocalizacionistas,
funcionalistas, holistas, reflexológicas etc. (Pinto, 1998; Quintanat, 1998),

Pavlov (1849 - 1936), inicia el estudio fisiológico de los procesos psíquicos y


concluye afirmando que tanto la neurología no debe olvidarse de la psicología
(físico-mental) y viceversa. Para estos tiempos la escuela soviética empieza a
concentrarse y convertirse en el pilar fundamental de la Neuropsicología
contemporánea y comienzan grandes investigadores como L. S. Vigotzky (1896
- 1934) y Leóntiev (1903 - 1979) a establecer el aparato teórico-metodológico
de la neuropsicología contemporánea (Quintanar, 1994).

Al fin llegando más tarde, recién entrado el siglo XX, el psicólogo y médico ruso
Alexander Romanovich Luria (1902-1977) quien perfeccionó diversas técnicas
para estudiar el comportamiento de personas con lesiones del sistema
nervioso, y completó una batería de pruebas psicológicas diseñadas para
establecer las afecciones en los procesos psicológicos: atención, memoria,
lenguaje, funciones ejecutivas, praxias, gnosias, cálculo, etc. Nace la
evaluación neurpsicológica (Valcarcel, 1991).

Otras herramientas utilizadas por la neuropsicología son: de la observación


clínica, y se puede apoyar de los estudios de imágenes del cerebro (TAC,
RMN, PET, SPECT, etc.) y de las ciencias cognoscitivas para diseñar
esquemas de funcionamiento y de rehabilitación de las funciones dañadas o
perdidas, basados en las funciones preservadas (Pinto, 1998)

Definiendo la neuropsicología se dice que:


• La Neuropsicología es una disciplina fundamentalmente clínica, que
converge entre la psicología y la neurología y que estudia los efectos
que una lesión, daño o funcionamiento anómalo en las estructuras del
sistema nervioso central sobre los procesos cognitivos, psicológicos,
emocionales y del comportamiento individual (Paterno y Eusebio, 2001).
• Otra definición la propone Benedet (1986). Es la disciplina científica que
“estudia las reacciones de la conducta con el cerebro, por un lado, del
conocimiento de las estructuras y funciones de éste y, por otro, del
conocimiento de la conducta” (Evaluación neuropsicológica, pág. 19).
• Varcárcel (1991) la define como: La disciplina de la Psicología que
estudia el procesamiento de la información y su representación cognitiva
determinados por los procesos sociohistóricos y las relaciones con la
organización cerebral.

Hoy no solamente se toma en cuenta los factores dañados provocados por


algún suceso o evento histórico en el paciente, sino, se toman, así mismo, en
cuenta las mal formaciones, deficiencias congénitas, adquiridas o
degenerativas. Hace pensar que toma en cuenta la “afunción” (no función de
alguna función psicológica superior (FPS)), “disfunción” (limitación de alguna
FPS), “retraso de función” (en el caso de alguna discapacidad mental), y por
otra parte, el estudio de “excesividad de función” (en el caso de un mnemónico,
por ejemplo). Todos pertenecientes al sistema nervioso central.

Así, después hace su aparición como subcampo de la neuropsicología aplicada


la Neuropsicología Infantil (Paterno y Eusebio, 2001). Existe una diferencia
notable entre la neuropsicología adulta y la neuropsicología infantil, no tanto
por su definición, sino, por su instrumento de trabajo: el cerebro. Este por más
similitudes que tenga, el de un adulto no funciona similar a la del niño. Siendo
este último que se encuentra en etapa de evolución, su corteza cerebral no
está definida en cambio la del adulto goza de unidad interna (Azcoaga, 1981,
1991).
Santana (1999) define la neuropsicología infantil como: “la ciencia que estudia
los cambios que se producen en los diferentes tipos de actividad mental en su
curso ontogenético en presencia de los procesos patológicos del cerebro”. Más
que una neuropsicología del niño, esta nueva ciencia correspondería a la
neuropsicología del desarrollo.

Surgen las siguientes preguntas: ¿Para qué sirve definir la Neuropsicología?,


¿Cuál su relación con la educación especial?, ¿porqué se habla de la
neuropsicología infantil?, ¿no existe la educación especial en adultos?. Las
respuestas a estas preguntas son simples. Si conocemos el origen de la
Neuropsicología sabremos su propósito de ser y su la relación con la educación
especial es más simple de explicar: El aprendizaje en el niño. Se parte de la
idea que el adulto ya no necesita aprender, simplemente presenta un daño, en
el niño nunca hubo la oportunidad de dañarse algo que no existía. Por lo que
surge la siguiente pregunta: ¿qué es educar?

La educación (del latín educere "guiar, conducir" o educare "formar, instruir")


(enciclopedia virtual, Wikipedia) puede definirse como:

• El proceso bidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos,


valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se
produce a través de la palabra: está presente en todas nuestras
acciones, sentimientos y actitudes. (Maturana, 1988).
• El proceso de vinculación y concienciación cultural, moral y conductual.
Así, a través de la educación, las nuevas generaciones asimilan y
aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y
formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además
otros nuevos (Maceda, Carrasco, Oroz, Revollo, 2000).
• La Educación se comparte entre las personas por medio de nuestras
ideas, cultura, conocimientos, etc., respetando siempre a los demás
(Vigotzky, 1983).
• Una de las definiciones más interesantes nos la propone uno de los más
grandes pensadores, Aristóteles: "La educación consiste en dirigir los
sentimientos de placer y dolor hacia el orden ético." (Goleman, 1999).

Según Maturana (1988) en su libro: Emociones y lenguaje en educación y


política; el objetivo de la educación es crear un país, la educación brindará
las herramientas para formar personas plenas y capaces, con valores y
morales para generar una sociedad equitativa.

La educación como ya se dijo anteriormente lleva al aprendizaje y este es:


Un cambio relativamente permanente en el repertorio comportamental
(conductual) de un sujeto producto de la experiencia y del cual podemos
inferir cambios neurofisiológicos. Esto implica el desarrollo de las
habilidades cognitivas de la persona como las motoras, preceptúales,
lenguaje, memoria, atención, razonamiento, resolución de problemas,
pensamiento y habilidades sociales (Maceda, Carrasco, Oroz, Revollo,
2000). Pero todo esto solamente será posible si existe una adecuada
organización sistémica de las unidades funcionales del cerebro (Pinto,
1998).

Entonces, ¿qué es la educación especial? Educación especial es aquella


destinada a alumnos con necesidades educativas especiales debidas a
sobredotación intelectual o discapacidades psíquicas, físicas o sensoriales.
La educación especial en sentido amplio comprende todas aquellas
actuaciones encaminadas a compensar dichas necesidades, ya sea en
centros ordinarios o específicos. En otras palabras, Educación especial
conlleva la identificación, evaluación y creación de programas especiales
para niños cuyas dificultades o desventajas para aprender requieren ayuda
adicional para alcanzar su pleno desarrollo educativo. Tales dificultades
pueden ir desde disfunciones físicas, problemas de visión, audición o
lenguaje, disfunción para aprender (desventaja mental), dificultades
emocionales o de conducta, o un problema médico o de salud.
Partiendo de lo expuesto la Neuropsicología tiene una función importante en
la educación especial dividido en tres ámbitos esenciales:

• Investigación
• Evaluación
• Rehabilitación

La investigación por que delimita la relación estructura-función de áreas del


cerebro, por lo que al indagar este puede concebir nuevas teorías de
afrontamiento a distintos problemas del aprendizaje escolar producidos por
deficiencias o daños al sistema nervioso central (aspecto central de estudio de
la Neuropsicología). La evaluación neuropsicológica proporciona una
oportunidad exclusiva para evaluar las características y necesidades de los
niños y jóvenes con trauma cerebral adquirido (Acquired Brain Injury - ABI, por
sus siglas en inglés) (Buyer, 2002). Las escuelas siempre han considerado los
principios neuropsicológicos principalmente en términos del desarrollo del niño.
Una evaluación psicológica escolar típica, en particular la de un niño pequeño,
considerará los aspectos del desarrollo, que investiga tanto los “déficits del
desarrollo” como los “retrasos del desarrollo”. Los psicólogos de las escuelas
también están involucrados en la función de ingreso en la educación especial y
otras intervenciones para niños. Junto con maestros de aula, administradores y
padres, éstos ayudan a proporcionar intervenciones para los niños con
necesidades especiales (Op. Cit.). Y, finalmente, rehabilitación que es
entendida como: “un efecto sistémico sobre el defecto con ayuda de métodos
especiales, los cuales consideran a la personalidad del paciente e incluyen
grupos terapéuticos pequeños para orientarse sobre todo a la rehabilitación de
las FPS como tarea fundamental y cuya solución permite alcanzar el objetivo
final, que es la rehabilitación de su estado personal, social, el regreso a su
medio social normal” (cita realizada por Quintanar de Tsvetkova, 1998 en su
libro: Problemas teóricos y metodológicos de la rehabilitación neuropsicológica,
pág. 12 ). La rehabilitación ha de centrarse más en la discapacidad que en los
déficits. El objetivo último de esta disciplina no puede ser otro que el de aplicar
el conocimiento sobre el funcionamiento del cerebro para conseguir estrategias
de rehabilitación más eficaces, centradas en la discapacidad y en la
participación, y que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas con
daño cerebral.

Aparte, la Neuropsicología especializada en el sistema nervios central brinda


herramientas de estudio, análisis e intervención a estructuras precisas y
necesarias para el aprendizaje.

En un trabajo conjunto entre el educador o pedagogo, la psicología


pedagógica, la neuropedagogía, neurofisiología, psicofisología y la
neuropsicología infantil, el logro es brindar al paciente las herramientas y
terapias necesarias para sobrellevar el problema existente, en cada área con
su respectiva especialización, para lograr una educación y adaptación bio-
psico-social adecuada para su vida posterior.

Bibliografía

• Azcoaga, J., E., Bello, J., A., Citrinovitz, J., Derman, B., Frutos, W., M.,
(1981), LOS RETARDOS DEL LENGUAJE EN EL NIÑO, Ed. Paidós,
Barcelona, España.
• Azcoaga J., E., y Col, (1992), LAS FUNCIONES CEREBRALES
SUPERIORE Y SUS ALTERACIONES EN EL NIÑO Y EN EL ADULTO
(NEUROPSICOLOGÍA), Ed. Paidós, Argentina.
• Benedet, M., J., (1986), EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA, Ed.
Desclée de Brouwer s.a., España.
• Buyer, D., M., (2002), LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA Y LAS
ESCUELAS, Rev. Asociación Americana de trauma cerebral, Estados
Unidos.
• Maceda, M., P., Carrasco, E., Oroz, Z., N., Revollo, P., T., (2000),
APLICAIÓN DE LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA INFANTIL
BREVE (DE 5 A 12 AÑOS), Diplomado en: Neuropsicología infantil de
los problemas del aprendizaje. La Paz, Bolivia.
• Maturana, Romesín, H., (1988), EMOCIONES Y LENGUAJE EN
EDUCACIÓN Y POLÍTICA, Ed. J.c. Sáez, Chile.
• Melgar D., (2002), NEUROLOGÍA Y CONDUCTA, Ed. La hoguera, Santa
Cruz, Bolivia.
• Quintanar, Rojas, L., (1994), MODELOS NEUROPSICOLÓGICOS EN
AFASIOLOGÍA, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México.
• Quintanar Rojas, L., (1998), PROBLEMAS TEÓRICOS Y
METODOLÓGICOS DE LA REHABILITACIÓN
NEUROPSICOLÓGICA, Universidad Autónoma de Tlaxcala, México.
• Quintanar Rojas L., Solovieva Y., (2001), MÉTODOS DE
REHABILITACIÓN EN LA NEUROPSICOLOGÍA DEL ADULTO,
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México.
• Solovieva, Y., Quintanar, Rojas, L., (2001), MÉTODOS DE
INTEVENCIÓN EN LA NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL, Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla, México.
• Paterno, R., M., Eusebio, C., A., (2001), NEUROPSICOLOGIA
INFANTIL: SUS APORTES AL CAMPO DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL,
Rev. Fundación de neuropsicología clínica, Argentina.
• Pinto, Tapia, B., (1998), NEUROPSICOLOGÍA DE LOS PROBLEMAS
DEL APRENDIZAGE ESCOLAR, Ed. Punto Cero, La Paz, Bolivia.
• Talizina, N., F., (2000), MANUAL DE PSICOLOGÍA PEDAGÓGICA,
Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México.
• Valcarcel, E., (1984), LA NEUROPSICOLOGÍA, UNA NUEVA RAMA EN
EL CONOCIMIENTO PSICOLÓGICO, segunda parte, Ed. Pueblo y
educación, Ciudad de la Habana, Cuba.
• Valdivieso, Bravo, L., (1993), Psicología de las dificultades del
aprendizaje escolar, Ed. Universitaria; Chile.