DOMINGO, 1 JULIO 2012

T E N D E N C I A S

LA VANGUARDIA 35

Jaime Serra

Anatomía de una cárcel
Todos los individuos disponemos de un espacio para la comunicación verbal
INDIVIDUO EMISOR INDIVIDUO RECEPTOR

Posición de silencio/ escucha Recorrido de la palabra (Ejemplo)

Distancia de incomprensión Límite / frontera

Los alumnos, durante la fiesta de fin de curso celebrada el 22 de junio

MARC ARIAS

mos mucho más elegantes!”. “Sobre todo tú, ¡que siempre ibas del chino!”. “Ja, ja, ja...”. “Y el escudo en el pecho mola”. “Y gastamos mucho menos dinero en ropa”. “Eso es verdad”. “Esperábamos que los uniformes fortalecieran un sentimiento de unión –dice el director Jorge León–, que los chavales sintieran que son todos iguales y que forman parte de algo común, de este colegio, de esta sociedad..., pero es que además han servido para ayudar a las familias en estos momentos difíciles, para que nos miren de otro modo y cada vez más se acerquen a nopoco tiempo rozaron con los dedos el sotros”. LUIS BENVENUTY anhelado sueño europeo, que vieron Los impagos en el comedor escolar L'Hospitalet de Llobregat nacer y crecer a sus hijos por estas lati- se redujeron este año hasta los niveles a mayoría de los chavales tudes... Y que de repente no saben a de los tiempos anteriores a la crisis ecode doce años del colegio qué lado del planeta mirar. nómica. Los resultados de las pruebas público Màrius Torres del “Por culpa del uniforme ahora to- de competencias de la Generalitat mebarrio de Collblanc de dos parecemos pringados”, continúan joran. La mayor parte de los cincuenta l’Hospitalet de Llobregat debatiendo los escolares. “Antes los alumnos del próximo curso de P3 prodicen que no les ha gustado haber teni- pringados eran sólo los que llevaban la cede de familias autóctonas, así como do que ir a clase con uniforme. Polos misma camiseta cuatro días seguidos”. la mayor parte de la veintena de chavablancos, pantalones grises, faldas a cua- “O los que se vestían de Aladdin”. “To- les que están en lista de espera. dros, zapatos..., el clásico uniforme es- dos nos reíamos de ellos”. “Yo voy de “Son de otras zonas de la ciudad, no colar de toda la vida... Sesenles correspondemos, pero ta euros muy apañados. los padres miran ahora con “Así pareces un pringaotros ojos nuestro proyecto do”, aseguran los más mayoeducativo y nos consideran res del centro el último día como una buena opción –sidel curso, sobreexcitados angue explicando León–. Estate la inminente despedida: mos muy satisfechos de nuestras el verano comienza el tros resultados, sobre todo instituto... Hace un año el en catalán y matemáticas, y Màrius Torres saltó a los tituestamos desarrollando prolares como el primer centro gramas de potenciación de público de Catalunya en estala lectura”. blecer el uniforme obligatoLos padres también realirio para los estudiantes enzan un entusiasmado balantre P5 y sexto de primaria. ce. “No es únicamente por la Lo acordaron los docentes comodidad, por el matutino y la mayoría de padres para quebradero de cabeza del salvar las barreras entre un que nos hemos librado... Ni MARC ARIAS alumnado originario de una tampoco sólo por el ahorro treintena de rincones del Los padres comparten comida de sus países de origen de dinero, que nos ha venido mundo. Lo que ocurre es de maravilla, los niños están que la medida también está sirviendo ahora en una edad en que lo destrozan para aliviar las economías familiares, La nueva vestimenta todo enseguida”, dice Rita Romero, mejorar la imagen del centro, que la una de las impulsoras de la nueva asogente empiece a perder el miedo a ma- ha ayudado a reforzar ciación de padres. tricular a los niños en colegios donde el sentimiento de “Es por la reforzada identificación predominan los inmigrantes... “Somos entre los niños y el colegio, por el renomucho más guays, al menos yo!”, aña- pertenencia al centro, vado orgullo que sienten las criaturas den eufóricos los escolares en el deba- así como su imagen por su escuela, se sienten más responte orquestado por La Vanguardia para sables, ¡se comportan mucho mejor! valorar un año con los uniformes escoSienten que forman parte de algo más lares, atusándose el tupé, jugueteando Adidas, yo voy de Adidas, ¡y tú, pringa- grande. Ya no importa tanto su origen, con los pendientes, reafirmándose co- do, vas del chino, y tú vas del chino!”, ya no importa tanto lo que les diferenmo individuos. Quieren que todos lo decían entonces los chicos. ciaba. Y la gente los mira de otro modo sepan. Necesitan destacar. “No, ahora ya no hay peleas por la por la calle. Sin tanta desconfianza”. Nueve de cada diez estudiantes del ropa. Ahora todos vamos iguales. NaLa pena es que se marcha el impulMàrius Torres proceden de familias die se mete con nadie”, reconocen po- sor de todo esto. “Me jubilan tras tres de origen extranjero, de familias en su co después. “Y por la mañana hay que décadas de profesión”, dice León. Se mayor parte más apuradas y agobiadas pensar menos a la hora de vestirse”. “Y marcha, eso sí, con una sensación de que nunca, de familias que hace muy por la calle, pues nos miran mejor, ¡va- trabajo bien hecho.c

La escuela pública Màrius Torres hace balance del uniforme tras un año de su implantación

Los espacios no pueden superponerse, es la palabra la que puede pasar de un espacio a otro, aunque en la frontera puede perderse o ver modificado su sentido. Nuestra capacidad de comunicar un mensaje varía durante el recorrido del discurso

“Ya no hay peleas por la ropa”

Emisor

Palabras/ puntos de inflexión

Receptor

L

El límite de nuestro espacio es lo más cerca que podemos llegar al ... a partir de este punto, es el receptor receptor... el que puede recoger el mensaje, que gestionará según su espacio Cuanto mayor es el número de palabras con las que podemos pensar, mayor es nuestro espacio...

... pero esto no significa que comunicarnos sea más facil, de hecho puede resultar más difícil, ya que la distancia que nos separa del ‘otro’ es mayor La distancia que separa a individuos con pocas palabras...

... es menor que la que separa a los que gestionan muchas

Utilizando formas menos precisas y por tanto menos limitadoras de comunicación verbal, como la poesía o formas no verbales, algunos individuos pueden expresarse con tal intensidad que, sin salir de sus límites, golpean el del ‘otro’...

y pueden llegar a producirle cambios permanentes en su espacio
@ja_serra

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful