Está en la página 1de 43

EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 7

Azucena COUCEIRO

265
13

Las consideraciones acerca de la muerte y los modos del morir han sido objeto de una
constante reflexión histórica. En el siglo xx ha aparecido en Occidente otra manera de
morir, el modo tecnológico, que es prácticamente opuesto al modo tradicional. En éste,
dice Philippe Aries, la muerte natural avisaba de su presencia, y el moribundo
protagonizaba su propia muerte, convirtiéndola en un acto público. Esta actitud
tradicional permitió «domesticar» socialmente a la muerte), hasta que a lo largo de la
modernidad europea comienza a perderse gradualmente ese control, y el modelo antiguo
se sustituye por otro a través de la intervención creciente de la técnica en el proceso de
la muerte. En el modo tecnológico la muerte no avisa, y el moribundo, en muchas
ocasiones, no sabe ni siquiera que lo es porque la muerte se ha convertido en un
fenómeno técnico, manejado casi exclusivamente por los expertos. Él ya no preside la
ceremonia.
Se encuentra rodeado de profesionales de la salud, sometido a la lógica hospitalaria, de
forma que su muerte se medicaliza y está mediada por la tecnología.
Esta es una realidad de sobra conocida por todos. Precisamente para contrarrestar los
efectos negativos y deshumanizadores del modo tecnológico de morir surgió el
movimiento hospice y se desarrollaron, poco a poco, los equipos de cuidados
paliativos2. Pese a ello, los enfermos siguen sin poder tomar decisiones relevantes sobre
su proceso, y sin recibir un adecuado control de sus síntomas físicos y psíquicos. El
estudio SUPPORT nos ha revelado la discrepancia entre el trato que deberían recibir los
pacientes al final de su vida y el que realmente reciben. SUPPORT es el acrónimo del
Study to Understand Prognoses and Preferences for Outcomes and Risks of Treatment
-«Estudio para la comprensión de los pronósticos y las preferencias respecto a los
resultados y los ries-
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 8
Azucena COUCEIRO

gas de los tratamientos»-, un macroestudio en el que intervinieron 9.105 enfermos,


realizado entre 1989 y 1994 en cinco hospitales terciarios docentes de Estados Unidos.
Sus objetivos se pueden resumir en tres: 1) obtener información pronóstica sobre los
pacientes críticos al final de la vida; 2) describir cómo se toman las decisiones sobre el
tratamiento, incluyendo la influencia de los valores y preferencias de los pacientes y
familiares, y 3) evaluar si corrigiendo la información pronóstica y reforzando la
comunicación con el paciente, mejoraba la toma de decisiones, tanto desde la
perspectiva del médico como desde la del paciente. El diseño se estructuró en dos fases.
La primera, descriptiva, consistió en un estudio prospectivo observacional para describir
el proceso de toma de decisiones.
La fase II supuso un ensayo clínico controlado aleatorizado, con dos bloques, un grupo
de control y otro de intervención.
La intervención pretendía mejorar la previsión pronóstica y la comunicación, pero
asombrosamente no se produjeron diferencias estadísticamente significativas en
ninguna de las cinco variables elegidas para evaluar los resultados).
Ahora bien, el fracaso de este estudio en su objetivo principal no quiere decir que no sea
la investigación más valiosa y fructífera de los últimos tiempos en el terreno del final de
la vida. Aporta una gran cantidad de información sobre muchos aspectos relevantes de
la práctica clínica al final de la vida4, si bien aquí sólo nos interesa destacar la referente
a la experiencia del morir y su contexto:
el dolor y su control, los valores de médicos y pacientes5, las percepciones de los
familiares sobre la calidad de la experiencia de la muerte6, o las preferencias de los
pacientes respecto a la comunicación con los médicos sobre decisiones del final de la
vida7. Los datos son abrumadores: sólo el 40% de los pacientes había hablado con su
médico sobre el pronóstico de su enfermedad, y en el 80% de los casos los médicos
interpretaban erróneamente las preferencias del paciente.
Pero es que además, la implantación de este nuevo modo de morir conlleva la toma de
decisiones mucho más complejas. La intervención de terceros en el proceso de la muerte
es mucho mayor, más activa, más decisiva, y amplía de manera drástica el número de
decisiones sociales. La limitación del esfuerzo terapéutico y las decisiones clínicas
sobre el mantenimiento de las medidas de soporte vital suelen ser la vía terminal común
en la que concluyen los debates en torno al final de la vida. A este tema hay que añadir
también la polémica que desde hace algunos decenios se ha venido dando en torno a la
eutanasia y el suicidio asistido, que no son temas «de moda», sino «de actualidad»; la
actualidad no tiene que ver con la moda sino con la realidad, con esa realidad humana,
dinámica e histórica, que exige una reflexión ética.
Seguramente la razón de los dilemas actuales, al menos una de ellas, está en el auge que
en nuestro mundo ha cobrado el valor de la autonomía personal de los ciudadanos y de
su capacidad de tomar decisiones morales por sí mismos.
Pero esta misma afirmación, por otra parte incontrovertible, nos sitúa ante una
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 9
Azucena COUCEIRO

paradoja muy evidente a poco que reflexionemos sobre nuestro entorno, ya que al
mismo tiempo que exigimos un mayor ámbito para el ejercicio de nuestra autonomía y
respeto hacia la de los demás, nos sentimos perdidos a la hora de tomar decisiones y
esperamos que otros las tomen por nosotros. En una sociedad democrática esos «otros»
parecen ser aquellos que ostentan el poder legislativo, y que positivizan en derecho
aquello que en la ética cívica o ética de mínimos de un estado se considera moralmente
obligatorio para todos y cada uno de los ciudadanos.
Pues bien, la paradoja es evidente: queremos más autonomía, y cuando parece que en
una sociedad liberal nos la concedemos unos a otros, no sabemos cómo decidir. Las
decisiones sanitarias son ahora mucho más complejas y dificultosas que antaño, y es
frecUente que ante esos problemas los profesionales de la salud seamos muy dados a
decir que existe un «vacío legal», afirmación que suele ser incorrecta y sólo expresa la
necesidad que sentimos de que las leyes nos digan qué hacer en cada una de las
situaciones hipotéticamente posibles. El tema es serio y de gran repercusión para la
sociedad. No todo puede ni debe estar regulado por el derecho, por más que a los
profesionales de la sanidad esto nos pueda parecer una buena solución.
La ley puede dotamos de un marco genérico de actuación, tal es el caso de las
directrices previas que trataremos más adelante, pero afortunadamente nunca nos dirá si
ante un paciente con esclerosis lateral amiotrófica en fase avanzada, que empieza a
presentar insuficiencia respiratoria, es preceptivo realizar una intubación e instaurar
ventilación mecánica. Esa decisión no es sólo el producto de la aplicación de unos
conocimientos teóricos, sino que requiere la evaluación de un caso concreto y en un
momento determinado de la enfermedad. La ley nos dice que en el análisis de esa
compleja situación es obligatorio considerar si el tratamiento es adecuado desde la
perspectiva de la práctica clínica, y tener en cuenta el derecho de un paciente capaz para
tomar decisiones sobre sí mismo, así como la posible existencia de una declaración
previa del paciente plasmada en una directriz previa, pero nada más. El resto
corresponde sólo a los actores morales que se ven inmersos en esa situación.
En este capítulo señalaremos algunos elementos necesarios para la adecuada toma de
decisiones al final de la vida, en un intento de identificados y conceptualizados con
claridad. Sería algo así como el esquema de una historia clínica, que no nos ofrece una
solución, pero nos permite caminar sabiendo qué elementos hay que analizar en cada
paciente para llegar a un juicio diagnóstico con mayor probabilidad de certeza que si no
lo hacemos de una manera metódica. Es la fase más teórica, y después vendrá la
aplicación práctica. A tomar decisiones no se aprende sólo con el saber general, ya que
en cada uno de los pacientes hay que integrado con lo concreto y particular. En
definitiva, se trata de tener capacidad de jucio para tomar decisiones con los pacientes
terminales sobre el final de su vida.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 10
Azucena COUCEIRO

1. MARCO DE REFERENCIA

1.1. El principialismo en la bioética

La bioética como disciplina supuso una forma peculiar de manejar los conflictos de
valores en la clínica. En 1979, Beauchamp y Childress formularon por primera vez la
llamada teoría de los cuatro principios8, y desde entonces todas las teorías posteriores
se han construido en diálogo con ella. No cabe duda de que sigue siendo el paradigma
dominante en el mundo sanitario, tal vez porque como todo modelo principialista se
centra en la acción, o porque otorga gran relevancia al proceso de toma de decisiones
efectuado mediante la racionalidad argumentativa, pero lo cierto es que su supremacía
es tal que se llega incluso a ignorar otras fundamentaciones de la ética. Nadie duda de la
importancia de la ética narrativa en atención primaria, y en otro capítulo de este libro se
desarrolla la aplicación de la ética de la virtud al ámbito de los cuidados paliativos, pero
son pocos los profesionales de la sanidad que conocen tales formas de argumentar en
ética, mientras que el conocimiento de los principios está mucho más universalizado.
Estos principios han surgido al tomar en consideración algunos hechos que no siempre
han sido reconocidos en la relación médico-paciente, como la legitimidad moral de
todos los sujetos que intervienen en ella, la propia historia de la profesión médica, las
características de la asistencia sanitaria actual y la exigencia ética de que todos los seres
humanos deben ser tratados con igual consideración y respeto.
El profesional de la sanidad tiene la obligación de no hacer daño a los enfermos y de
procurar en cada situación los medios diagnósticos y terapéuticos más adecuados, de ahí
que se le deba exigir la máxima corrección técnica en el desarrollo de su labor. El
principio ético que delimita su campo de actuación es el de no maleficencia, principio
que hace referencia a la vida biológica que el personal sanitario tiene entre sus manos.
Su contenido puede definirse con criterios universales y comunes: dada una situación
«X» del paciente y contando con unos determinados medios diagnósticos y terapéuticos,
podemos deducir con una alta probabilidad de acierto la actuación que desde el punto de
vista técnico compete llevar a cabo. Esta es la razón de que puedan establecerse
protocolos generales de actuación o guías de la práctica clínica.
El segundo sujeto de esta relación, el enfermo, aporta un principio distinto, el de
autonomía. Por autonomía se entiende la capacidad de realizar actos con conocimiento
de causa, información suficiente y en ausencia de coacción interna o externa. El
paciente no queda privado de su autonomía por el mero hecho de iniciar una relación
sanitaria con el médico, aunque así se haya creído durante siglos en la cultura
occidental. Desde ella, desde su autonomía, el ciudadano enfermo debe intervenir en el
proceso para ir decidiendo conjuntamente con el
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 11
Azucena COUCEIRO

profesional qué es beneficioso para él, razón por la cual hoyes incomprensible separar la
beneficencia de la autonomía, y afirmar que podemos hacer un bien al paciente
-principio de beneficencia- sin contar con él y con su propio punto de vista -principio de
autonomía-. No es posible hacer el bien a los otros en contra de su voluntad.
Por último existe un sujeto que, si bien no está físicamente presente, interviene en toda
relación sanitaria: la sociedad. El hecho de que los sistemas sanitarios sean públicos
dota a la antigua y privada relación médico-paciente de un cariz social de gran
importancia ética. Además, los recursos humanos, profesionales y técnicos son
generados por la sociedad, y los médicos tienen la obligación de distribuidos
equitativamente, así como de evitar cualquier tipo de discriminación en su acceso por la
población, cuestiones todas ellas exigidas por el principio de justicia.
Este marco normativo parece claro hasta que nos enfrentamos con la realidad clínica, en
la que no es extraño que los principios mencionados entren en conflicto. Pensemos, por
ejemplo, en un paciente capaz que rechaza una técnica derivativa quirúrgica, una
colostomía de descarga, con finalidad paliativa. El equipo considera que eso es lo mejor
en virtud de la calidad de vida que puede proporcionar, pero el paciente no autoriza la
intervención. ¿Cómo se resuelve el conflicto entre principios? ¿Existe algún orden
jerárquico entre ellos? Beauchamp y Childress creen que es imposible establecer un
orden jerárquico, y que todos son exactamente del mismo nivel, de forma que sólo las
circunstancias y las consecuencias de cada caso particular pueden ordenados. Su sistema
es, por tanto, básicamente utilitarista.
En nuestro entorno, prestigiosos autores han contradicho claramente esta idea, y
siguiendo la tradición de David Ross, uno de los más importantes estudiosos de
Aristóteles en el siglo xx, han señalado la existencia de un ordenjerárquico entre ellos9.
Ross incluyó en su lista de principios obligatorios tres de los cuatro principios de la
bioética, justicia, no maleficencia y beneficencialO, y además afirmó que el principio de
no hacer daño tiene prioridad sobre el de hacer el bien o beneficencia. En caso de
conflicto, los deberes públicos -justicia y no maleficencia- tienen prioridad sobre los
privados -autonomía y beneficencia-, señalando una regla clásica en nuestra tradición
ética y legal, la superioridad del bien común sobre el bien individuapl.
Todo esto tiene una gran relevancia en la clínica, que puede ser resumida de la siguiente
manera:

- Los principios se ordenan en dos niveles, uno privado que comprende la autonomía y
la beneficencia, y otro público que corresponde a la no maleficencia y la justicia. Los
primeros definen la diversidad de la vida moral, lo que cada cual elige como proyecto
vital, y por ello se conocen como éticas de la felicidad. En el otro nivel, el público, los
deberes morales son
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 12
Azucena COUCEIRO

iguales y comunes para todos los miembros de la sociedad; de aquí el nombre de éticas
de la justicia.
- Los principios de no maleficencia y justicia carecen de contenido absoluto; son el
resultado del consenso histórico alcanzado por las sociedades. En el caso del ámbito
sanitario, aquello que sea la no maleficencia -lo indicado y lo contraindicado- se
redefine en función de diversas variables:
conocimiento de la entidad morbosa, posibilidades terapéuticas, momento de la
enfermedad, etc. En el caso del enfermo terminal la elección entre el tratamiento
¿curativo? y el paliativo, tal y como se desarrolla en uno de los capítulos de este libro,
es un ejemplo de búsqueda del contenido concreto de la no maleficencia.
- En caso de un conflicto entre un deber privado y uno público, el público tiene
prioridad. Por ejemplo, la declaración obligatoria de una enfermedad subordina la
autonomía del paciente a las razones de salud pública.
- El principio de no maleficencia sólo se aplica a las acciones transitivas, en nuestro
caso las que realizan los profesionales de la sanidad sobre los pacientesl2. En las
acciones que se refieren al propio cuerpo, la no maleficencia no se puede distinguir de la
beneficencia. Cuando el paciente capaz al que nos referíamos previamente rechaza la
cirugía derivativa, está decidiendo sobre su cuerpo; es una acción intransitiva.
- No hay principios éticos absolutos. Si lo fueran no podría haber excepciones, es decir,
circunstancias en las que los principios no sean aplicables.
Los juicios morales, como los clínicos, son juicios de experiencia o sintéticos, y la
inducción desde la experiencia siempre es probable y nunca posee certeza. Los
principios de la bioética nos obligan prima facie, es decir, sabemos que hay que ofertar
prácticas clínicas correctas, respetar la autonomía de los pacientes y hacerla en el marco
de la justicia sanitaria, pero lo que no sabemos es cómo se hace eso en cada caso
concreto.
- Los problemas morales son concretos y particulares, mientras que los principios, por
definición, son generales, tienen pretensión de universalidad.
Esto determina que sea necesario introducir en el razonamiento ético el momento de lo
particular, ya que un sistema de principios o normas nunca será por sí solo suficiente
para la resolución de los problemas morales. Es una falacia muy extendida en el ámbito
sanitario la creencia de que el mero conocimiento de los principios faculta para tomar
decisiones, como si el saberse el contenido teórico de un buen manual de cuidados
paliativos nos permitiera, ipso facto, ser buenos paliativistas.

Por tanto, el principialismo es tan sólo un marco en el que situar los problemas morales
que se puedan plantear en la actividad clínica. Los principios son criterios normativos
de conducta, que introducen la garantía de una racionalidad argumentativa en la toma de
decisiones, pero por sí solos no son suficientes. Su
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 13
Azucena COUCEIRO

aplicación a la realidad no es automática, ya que no podemos obtener normas concretas


de actuación por mera deducción a partir de ellos. Esto exige un proceso de deliberación
posterior que nos permita discernir cuál es la mejor manera de respetarlos en cada uno
de los casos clínicos posibles. Los principios orientan ese proceso de reflexión y
deliberación, pero en modo alguno lo suprimen.

i .2. El proceso de decisión clínica

En un paciente que recibe cuidados paliativos son múltiples los factores que, desde el
punto de vista biológico, inciden sobre la evolución de su enfermedad.
La toma de decisiones clínicas requiere valorar muchos elementos al mismo tiempo,
sobre todo cuando debemos decidir sobre dos situaciones frecuentes, como son: 1) el
tratamiento a seguir ante una complicación aguda en el curso de una situación avanzada,
y 2) cómo y cuándo mantener en el enfermo terminal los tratamientos de soporte.
Ante una complicación aguda hay que integrar muchos datos, unos biológicos y otros
biográficos. Los primeros se resumen a continuación:

- La enfermedad: situación, pronóstico, posibilidades y estado general del paciente.


- El tratamiento de esa patología de base: complejidad, eficacia, duración, yatrogenia.
- La complicación actual: complejidad, pronóstico, impacto sobre el estado general y
posible respuesta al tratamiento, para definir objetivos realistas y razonables, que deben
ser revisados frecuentemente.
- Todo ello en el marco de un control de los síntomas efectivo 13.

Este tema se encuentra tratado en varios capítulos de este libro, y aplicado a situaciones
específicas -enfermedades neurodegenerativas, sida, ancianos-, por lo que nos
centraremos en el segundo tipo de decisiones clínicas, aquellas que se refieren a las
medidas de soporte. Medios de soporte vital son todos aquellos que sustituyenc de
forma artificial las funciones vitales que el organismo no puede llevar a cabo. La
función respiratoria fue, históricamente, la primera que se intentó sustituir mediante la
ventilación. Más tarde la reanimación cardiopulmonar hizo que la parada cardíaca
dejase de ser sinónimo de muerte, y a partir de los años sesenta se fueron incorporando
otras medidas de soporte de las funciones vitales, en especial las destinadas al
mantenimiento del medio interno: hemodiálisis y diálisis peritoneal, modificación de la
composición líquida del organismo mediante la administración de fluidos por vía
intravenosa, y nutrición artificiall4.
Es importante señalar que estas técnicas fueron diseñadas para suplir las funciones
orgánicas de los enfermos críticos con el objeto de ganar tiempo hasta
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 14
Azucena COUCEIRO

su recuperación, bien espontánea, bien tras el efecto de alguna medida terapéutica. En el


caso de la terminalidad los enfermos ni son críticos ni son recuperables, por lo que el
uso de estas medidas debe ser contextualizado de manera muy diferente. Será
extremadamente raro que consideremos la necesidad de un soporte avanzado de las
constantes vitales, y las decisiones clínicas versarán alrededor del uso de los fármacos,
la cirugía, la quimioterapia, la hidratación y la nutrición artificial.
Desde la perspectiva de la no maleficencia, la reflexión ética se puede orientar alrededor
de tres elementos: 1) el de la proporcionalidad de la intervención clínica; 2) el de la
responsabilidad médica sobre el conjunto de ese proceso, y 3) el de los fines u objetivos
que se persiguen. La proporcionalidad de cualquier medida requiere la integración de
muchos elementos: la agresividad y las molestias que supone para el enfermo, su
pronóstico -tanto vital como funcional-, y los efectos previsibles tanto sobre el alivio de
los síntomas como sobre la mejoría del pronósticoJ5.
Son frecuentes las dudas en el caso de la cirugía paliativa, cuyo objetivo, como es bien
sabido, consiste en evitar que el crecimiento del tumor primario o de sus metástasis
pueda ocasionar complicaciones locales -hemorragia, perforación de una víscera hueca,
oclusión de las vías respiratoria o digestiva- capaces de producir el fallecimiento del
paciente mucho antes de lo esperado, o de empeorar drásticamente su calidad de vida.
En estos casos se deben analizar pormenorizadamente:

- Las características del paciente: en enfermos con mal estado general y que tengan
asociada una patología sistémica grave -insuficiencia respiratoria-, esto puede suponer
mayor amenaza para su vida que el propio cáncer.
- El grado de agresividad del tumor y otras características biológicas del mIsmo.
- Si la situación clínica es de emergencia vital, como es el caso de una colostomía ante
un cuadro de obstrucción provocado por un carcinoma de colon irresecable.
- La agresividad de la intervención, que debe estar en consonancia con los síntomas que
presenta el paciente y con el grado de afectación de su calidad de vidaI6.

Por otro lado es importante destacar la proporcionalidad, concepto que hace referencia
al cálculo ponderado de riesgos y beneficios. El equipo de profesionales tiene la
responsabilidad moral de realizar la selección inicial sobre las opciones que considera
más correctas. Es obvio que si se piensa que un determinado tratamiento no es el
adecuado, no se le ofertará al paciente. Dicho de otro modo, la elección del paciente se
suele producir entre un abanico de posibilidades previamente seleccionado por los
profesionales, que permiten su toma
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 15
Azucena COUCEIRO

de decisiones sobre aquello que creen que no es maleficente para él -lo indicado, lo no
contraindicado, o lo no claramente indicado-, pues lo maleficente -lo contraindicado- ya
debe haber sido descartado previamente por el equipo.

2. UNA CUESTIÓN DE NO MALEFICENCIA:


ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN EN LA TERMINALIDAD

La alimentación y la hidratación, a diferencia de otras medidas, son vistas por nuestra


cultura con unas connotaciones simbólicas que, de manera automática, han evitado un
análisis racional acerca de la oportunidad o no de su mantenimiento 17. Se presume que
no se le puede negar a nadie la comida ni la bebida, y de aquí se deduce, sin más, su
carácter de «cuidados elementales» y por ello obligatorios en cualquier caso18. Pero
esta presunción dista mucho de ser correcta19.20, y hoy sabemos que prescindir de los
líquidos y los alimentos no siempre contribuye a aumentar el sufrimiento, sino todo lo
contrario.
Si algo caracteriza al enfermo terminal es la anorexia, síntoma que además tiene un gran
número de causas asociadas: bioquímicas -hipercalcemia, uremia, hiponatremia-,
secundarias a otros tratamientos -medicamentos, radioterapia, quimioterapia, saciedad
temprana, molestias bucales, estreñimiento, dolor, etc.-21. La instauración de la
alimentación, ya sea enteral o parenteral, requiere responder a la pregunta de si hay un
equilibrio entre los beneficios que se espera obtener y los riesgos, molestias y efectos
secundarios que se ocasionan al enferm022.23. Como norma general, rara vez debe
facilitarse alimentación parenteral a un enfermo terminal.
Respecto a la deshidratación, existen dos formas básicas. Si se pierde fundamentalmente
agua, se concentran todas las sustancias disueltas y aumenta la tonicidad u osmolaridad
de los líquidos orgánicos; es la deshidratación hipertónica, cuyos síntomas más
representativos son la sed, la sequedad de piel y mucosas y las manifestaciones
cerebrales provocadas por la hipertonía en las neuronas -cefaleas, obnubilación,
convulsiones, coma-. La segunda forma lleva a una pérdida de agua y sales en
proporciones similares a las que existen en el espacio extracelular, por lo que no se
modifica la tonicidad; es la deshidratación iso tónica, cuya causa más frecuente son las
pérdidas digestivas por vómitos o diarreas, y que produce síntomas más graves y
precoces -palidez, mareo, hipotensión-. En los pacientes terminales se pueden encontrar
alteraciones mixtas24, producidas por su deterioro funcional grave y generalizado.
Lo más importante desde la filosofía paliativa es determinar si, como se pensaba, estos
enfermos experimentan sed, hambre, dolor u otros síntomas desagradables tras la
retirada de estas medidas. Un gran número de estudios ponen de manifiesto que los
pacientes no suelen experimentar hambre o sed25, que no se puede objetivar una
relación entre la sensación de sed y la cantidad de líqui-
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 16
Azucena COUCEIRO

dos intravenosos que reciben26, y que la aparición de tales síntomas no se puede asociar
con variables predictivas tales como la osmolaridad plasmática, el sodio o la urea27. Es
más, la sospecha clínica de deshidratación objetivada por parámetros bioquímicos
-natremia, osmolaridad, creatinina, nitrógeno ureico-, no provoca signos de malestar en
los enfermos moribundos28, Pese a estos datos, Fainsinger defiende la hipodermoclisis
para rehidratar al enfermo terminal, señalando la necesidad de investigaciones ulteriores
para clarificar el papel de la rehidratación en el control de los síntomas29, y advierte de
que la deshidratación también produce complicaciones -fallo renal, confusión- que, en
ocasiones, requieren tratamiento, por lo que debería analizarse caso por caso para
determinar la pauta a seguir3IJ.
La reflexión ética sobre la nutrición e hidratación artificial gira en torno a cuatro
aspectos: su categorización como tratamiento médico o cuidado básico, su valor
simbólico, el posible sufrimiento que causa la muerte sin estas medidas y la negación de
estas medidas como sinónimo de eutanasia.

2.1. ¿Tratamiento médico o cuidado básico?

Es ésta una consideración importante, a la que se le ha dedicado mucho espacio en la


discusión. No es fácil definir qué es un tratamiento médico, bien que su
conceptualización pasa como mínimo por el cumplimiento de dos criterios:
ser un procedimiento que requiere los conocimientos y participación de los
profesionales de la sanidad, y cuya instauración supone una invasión corporal]9.
Siguiendo estos criterios se puede afirmar que tanto la hidratación y alimentación
enteral-enterostomías quirúrgicas o percutáneas- como la parenteral -por vía periférica o
central- son tratamientos médicos. De manera deliberada he obviado la nutrición enteral
por sonda, ya que al utilizar la vía de entrada natural es la forma de nutrición más sujeta
a controversias en este debate, debate que, además, responde a las características
socioculturales en el que se desarrolla3].
En un medio como el norteamericano, el 84% de los internistas afirma que la
alimentación por sonda es un tratamiento médico y sólo el 16% lo considera como un
cuidado humano básic032. La convicción de que la alimentación no siempre constituye
el mejor beneficio para el paciente se señala incluso en situaciones tan específicas como
la de los ancianos33,34 o el estado vegetati vo persistente35. Pero en nuestro entorno
son pocos los estudios realizados, y la mayoría sobre pacientes ingresados en unidades
de cuidados intensivos36que nada tienen que ver con el enfermo terminal. Existe una
convicción muy generalizada entre los profesionales de que si el suministro de fluidos y
alimentos se realiza como una medida de mantenimiento en pacientes que no pueden
utilizar la vía digestiva con normalidad -estados de coma, enfermedad mental, etc.-,
forman
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 17
Azucena COUCEIRO

parte de los cuidados básicos generales que, en nuestra cultura, se proporcionan a toda
persona que no haya manifestado expresamente lo contrario.

2.2. Simbolismo cultural

Símbolo es una palabra que viene del latín simbolum, y ésta del griego symbálIo.
Originariamente designaba las dos mitades de un objeto roto que puede recomponerse
reuniéndolas. De esta primitiva función práctica deriva su misión representativa o
simbólica, que ha sido muy elaborada por E. Cassirer. El ser humano se caracteriza por
su capacidad de dar sentido a través de funciones simbólicas originarias, como el
lenguaje o el mito, que señalan cuáles son los modelos ejemplares y las acciones
humanas significativas. Dar de comer y beber es, obviamente, una acción humana
significativa de respeto a la vida y de cuidado hacia los semejantes. Como todo símbolo
conecta directamente con las emociones de los individuos, pero una cosa es tener
presente las simbologías de las culturas, y otra afirmar que sea razón suficiente para, en
este caso, sostener que en ninguna situación se puede retirar la alimentación y la
nutrición artificial.
Esto implica que es una obligación de buena práctica señalar en qué situaciones su uso
ofrece un beneficio sustancial para el paciente, y cuándo no es así.
No importa lo simple, barata, no invasiva, común o simbólica que pueda ser una
técnica; el criterio es siempre si ese tratamiento persigue los mejores intereses del
paciente, y si es proporcional y adecuado a su situación biológica37. Por otra parte, tras
reconocer que estas medidas son tratamientos, y que por ello se pueden no iniciar o
retirar, hay que dar tiempo para que ese valor simbólico se vaya adaptando a este nuevo
reconocimiento cultural.

2.3. Sufrimiento

Como ya hemos visto, el sufrimiento hipotético tiene que ver con la posible sensación
de hambre y sed, y las investigaciones, cada vez de mayor calidad metodológica, nos
están demostrando no sólo aquello que sabíamos por la experiencia clínica cotidiana
-que la pérdida de apetito es casi consustancial a la terminalidad-, sino también que
estos enfermos no suelen experimentar sed. Si lo hacen se benefician mucho más con
pequeños trozos de hielo para combatir la sequedad de la boca, sorbos de líquido,
humectantes labiales y cuidados de la boca, sin que sea necesario acudir a la hidratación
parenterap8.
Por otra parte, en el moribundo tiende a aparecer un aumento del nivel sérico de los
opiáceos que es causa de una mayor analgesia. A este factor hay que sumar la cetonemia
propia del ayuno, productora de una pérdida parcial del apetito. Todos estos factores
contribuyen a reducir el posible malestar del paciente.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 18
Azucena COUCEIRO

Ello no significa que no se analice cada caso para decidir qué es lo mejor, pero
difícilmente podemos asumir una presunción generalizada de sufrimiento en estos
pacientes.

2.4. Negar la nutrición por estas medidas, ¿es eutanasia?

No son pocas las personas que califican como eutanasia la retirada de la nutrición e
hidratación, argumentando que la causa directa de la muerte deriva de que no se inicie o
se suprima su administración. Hay aquí un grave error conceptual, que es denominar
como «eutanasia» a todo aquello que finalice con la muerte de un paciente. Para poder
hablar de eutanasia (entiendo por eutanasia la eutanasia activa directa) tienen que darse
tres elementos:

- Elemento objetivo: la situación de enfermedad grave, terminal o irreversible, que


conduce a la muerte o que causa graves padecimientos.
- Elemento subjetivo: la petición expresa y reiterada del paciente.
- Una acción o cooperación directa que causa la muerte.

Es esencial el criterio de causalidad, en el sentido de que en el enfermo terminal existe


otra causa concomitante e irreversible que conduce hasta la muerte. Hay que decir, por
tanto, que el paciente no se muere por no comer, sino que no come porque se está
muriendo. La causalidad no es lineal, sino multifactorial, por más que nuestra mente
tenga tendencia a establecer una conexión total y determinista entre el último elemento
que aparece en el sistema -la retirada de estas medidas- y la muerte del paciente. Ahora
bien, aunque no se equipare con la eutanasia, ello no significa que la retirada de estas
medidas no sea una decisión compleja, que se debe de tomar de acuerdo con los
criterios de proporcionalidad y de responsabilidad moral sobre el proceso clínico y las
consecuencias previsibles.
Dentro de un programa sistemático de cuidados paliativos, la nutrición y la hidratación
no son objetivos en sí mismos para atender a los enfermos terminales, sobre todo
cuando la desnutrición está relacionada con la progresión de la enfermedad sistémica, y
por ello no responde al tratamiento específico. Por lo tanto, técnicamente no está
justificada la nutrición ni la hidratación cuando los pacientes ya no obtienen beneficio
de ell039. Desde el punto de vista moral, esto significa que no existe una distinción
relevante entre este y otros tratamientos vitales, por más que debamos estar atentos a su
simbolismo y explicar con mayor detenimiento a los enfermos y sus familiares las
razones técnicas, de confort y bienestar, que nos obligan a modificar posturas tan
tradicionales. Como se describe en el magnifico artículo de De Ridder, dentro del marco
del cuidado del paciente terminal, tolerar la deshidratación cuando ello supone el mejor
confort para el paciente no es sino una expresión del auténtico cuidado.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 19
Azucena COUCEIRO

Hasta aquí hemos analizado el marco de la no maleficencia, es decir, las indicaciones y


contraindicaciones para el uso de estas medidas en los enfermos terminales. Como en el
caso de todas las acciones clínicas complejas, su protocolización en guías clínicas sería
de gran ayuda a la hora de tomar estas decisiones41.

3. LAS DIRECTRICES PREVIAS Y LA EXPRESIÓN DE LA AUTONOMÍA

Hace dos años que Holanda sorprendió a la opinión pública con la aprobación de una
ley que permite la eutanasia en ciertos supuestos. Casi al mismo tiempo, el Parlamento
de Cataluña aprobó una ley que, en el marco más amplio del derecho a la autonomía del
paciente, establece la validez legal de las directrices previas, también conocidas como
documentos de voluntades anticipadas42.
El desconocimiento casi absoluto de este tipo de documentos en nuestro país y la
aparición de estas dos noticias casi al unísono, hizo creer a los ciudadanos que en
Cataluña se iba a legalizar la eutanasia pasiva, como decía el titular de un prestigioso
periódico de esa Comunidad Autónoma. Nada más lejos de la realidad; como trataremos
de explicar a continuación, una cosa es discutir sobre el derecho de los ciudadanos a
rechazar tratamientos y otra hablar de eutanasia.
Tras lo ocurrido en Cataluña, el resto de las Comunidades Autónomas ha legislado en el
mismo sentido. Recientemente se ha aprobado la ley estata143, que se ocupa de
desarrollar los derechos de los pacientes respecto a la información y a la documentación
clínica (tabla 1). Entre las novedades que introduce la leyes importante destacar la que
hace referencia a la titularidad de la información. La Ley General de Sanidad en su
artículo 10 inició el giro de respeto hacia la autonomía, bien que lo hizo sin renunciar
del todo al paternalismo tradicional, puesto que declara titulares de la información tanto
al paciente como a sus familiares y/o allegados. Ha pasado tiempo desde entonces, el
tiempo suficiente para que en la ley que estamos comentando se afirme con claridad que
el titular del derecho a la información es el paciente, que el médico es el responsable de
garantizar este derecho, y que las personas vinculadas al paciente por razones familiares
o de hecho sólo serán informadas en la medida en que éste lo permita de manera expresa
y tácita. Tal respeto a la autonomía ha estado tradicionalmente muy lejos de los valores
de nuestro entorno sociocultural, pero en esta ley constituye la pieza fundamental que
permite, más adelante, desarrollar los instrumentos correspondientes para hacerse
efectivamente presente en la relación clínica. Esos instrumentos son el proceso de
consentimiento informado en el caso del paciente capaz, y las directrices anticipadas o
instrucciones previas, a las que se recurre cuando el paciente se encuentra en situación
de incapacidad.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 20
Azucena COUCEIRO

Dice la ley:
Por el documento de instrucciones previas, una persona mayor de edad, capaz y
libre, manifiesta anticipadamente su voluntad con objeto de que se cumplan sus
deseos en el momento en que llegue a situaciones en cuyas circunstancias no sea
capaz de expresarlos personalmente, sobre los cuidados y el tratamiento de su
salud, o una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo o de los
órganos del mismo. El otorgante del documento puede designar además un
representante
para que, llegado el caso, sirva como interlocutor suyo con el médico o el
equipo sanitario para procurar el cumplimiento de las instrucciones previas.

TABLAl. Ley 41/2002, reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y


obligaciones en materia de información y documentación clínica.

PRINCIPIOS BÁSICOS
Carácter general del consentimiento del
paciente.
Derecho a decidir libremente ante las
opciones clínicas.
Derecho a negarse al tratamiento.
Derecho a la información epidemiológica.
Deber de facilitar los datos sobre su estado
físico de manera veraz.
DEBERES DE LOS PROFESIONALES
Correcta prestación de sus técnicas
Objetivo (de información y documentación clínica).
Respeto a las decisiones adoptadas libre y
voluntariamente por el paciente.

CONTENIDO: INFORMACIÓN
Derecho a la información asistencia!.
Derecho a la intimidad y a la confidencialidad.
Ofrecer las mismas garantías a todos los
Respeto a la autonomía: ciudadanos en el terreno de la información
- Consentimiento. y documentación clínica.
- Condiciones: de la información
y del consentimiento escrito.
- Instrucciones previas.
CONTENIDO: DOCUMENTACIÓN CLÍNICA
La historia clínica:
- Definición, archivo, contenido.
- Usos.
- Conservación.
Derechos relativos a la historia:
- Acceso y custodia.
- Informe de alta.

Estamos pues ante un documento mediante el cual un ciudadano puede decidir,


cuando todavía es capaz, cómo debe tratársele cuando no pueda tomar decisiones
por sí mismo y otros deban hacerla en su lugar. Es una forma de autotutela que el paciente ejerce
sobre sí mismo, y cuya aplicación a la realidad clínica deberemos ir aprendiendo
progresivamente.
Empecemos señalando una cuestión que, aunque pueda parecer puramente semántica, no
deja de tener su importancia: cuando una persona toma decisiones por otra, puede sustituirla o
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 21
Azucena COUCEIRO

puede representarla, y aunque los dos términos se utilicen indistintamente, no son exactamente
lo mismo. La sustitución se sitúa en nuestro ordenamiento jurídico dentro de un marco más
general, el de la teoría de la representación, que en nuestro ámbito ha sido desarrollada hasta
ahora para tratar sólo cuestiones de tipo patrimonial. El término representación es más res-
petuoso con el principio de autonomía, y denota que ciertamente se intenta sustituir al incapaz,
pero teniendo presente su propio sistema de valores, mientras que el término sustitución.
debería reservarse para aquellos pacientes a los que realmente sustituimos porque nunca han
tenido un sistema de valores personal, tal es el caso de los niños muy pequeños o de aquellos
que, aunque los hayan tenido, no los han expresado de forma clara y explícita. Los
docurrlentos de voluntades anticipadas tienen por objeto que otros nos representen, es decir,
que apliquen nuestros propios valores cuando nosotros no podamos hacerlo.
Hay quien afirma que las voluntades anticipadas ya se recogían en los códigos
deontológicos, y realmente esto no es del todo exacto`. Tanto el código de la Organización
Médica Colegial` como el del Colegio de Médicos de Cataluña °bseñalan que «el médico ha de
respetar el derecho del paciente a rechazar total o parcialmente una prueba diagnóstica o la
asistencia médica, siempre que antes haya sido informado de las consecuencias previsibles de
su negativa y que se encuentre en condiciones de tener, de ello, una comprensión lúcida»
(artículo 14), luego no cabe la menor duda de que se están refiriendo a un sujeto capaz y al
rechazo al tratamiento que se puede dar en el desarrollo de un proceso de consentimiento
informado. Sólo en el código catalán se señala, al hablar de la muerte, que «cuando el estado
del enfermo no le permita tomar decisiones, el médico aceptará las de las personas vinculadas
responsables del paciente, y les señalará el deber de respetar lo que se cree que hubiese sido el
parecer del enfermo» (artículo 57), y con ello sólo ratifica lo que ya estaba estipulado en la
Ley General de Sanidad, que señala a los «familiares o allegados» como los sujetos con poder
decisorio en el caso de pacientes incapaces. Aquí los familiares actúan como sustitutos del
paciente, por más que el médico les recuerde que en esa sustitución deben intentar representar
lo que sería la propia voluntad del paciente.
De manera que la ley catalana ha sido, sin lugar a dudas, la primera regulación específica
que ha existido en nuestro país. No es de extrañar que, por ser estas decisiones aún poco
frecuentes en nuestro entorno cultural, sólo dos instituciones, y por motivos diametralmente
opuestos, se hayan preocupado de dar forma a estos documentos: la Iglesia católica (tabla 2,
pág. 278) y la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente (tabla 3, pág. 279-80). Por su
parte, el grupo

de opinión del Observatorio de Bioética y Derecho de Barcelona ha elaborado un tercer modelo


que contiene los elementos formales y materiales previstos por la ley catalana47.

TABLA 2. Testamento vital de la Iglesia española.


TESTAMENTO VITAL

A mi familia, a mi médico, a mi sacerdote, a mi notario:


Si me llega el momento en que no pueda expresar mi voluntad acerca de los tratamientos médicos que se me vayan a
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 22
Azucena COUCEIRO

aplicar, deseo y pido que esta Declaración sea considerada como expresión formal de mi voluntad asumida de forma
consciente, responsable y libre, y que sea respetada como si se tratara de un testamento.
Considero que la vida en este mundo es un don y una bendición de Dios, pero no es el valor supremo y absoluto. Sé
que la muerte es inevitable y pone fin a mi existencia terrena, pero desde la fe creo que me abre el camino a la vida
que no se acaba, junto a Dios.
Por ello, el que suscribe, D./Dña..............................pido que si por enfermedad llegara a
estar en situación crítica irrecuperable, no se me mantenga en vida por medio de tratamientos desproporcionados o
extraordinarios; que no se me aplique la eutanasia activa, ni se me prolongue abusiva e irracionalmente mi proceso de
muerte; que se me administren los tratamientos adecuados para paliar los sufrimientos.
Pido igualmente ayuda para sumir cristiana y humanamente mi propia muerte. Deseo poder prepararme para este
acontecimiento final de mi existencia, en paz, con la compañía de mis seres queridos y el consuelo de mi fe cristiana.

Suscribo esta Declaración después de una madura reflexión. Y pido que los que tengáis que cuidarme respetéis mi
voluntad. Soy consciente de que os pido una grave y difícil responsabilidad. Precisamente para compartida con
vosotros y para atenuaros cualquier posible sentimiento de culpa, he redactado y firmo esta Declaración.

Fecha y firma

TABLA 3a. Directriz previa de la ADMD española (cara).

DIRECTRIZ PREVIA
(Manifestación de voluntad sobre el final de mi propia vida)

Yo............................con DNI n.o..............mayor de edad, con domicilio en .............................


en plenitud de mis facultades mentales, libremente y tras prolongada reflexión, DECLARO:
Que, si llego a encontrarme en una situación en la que no pueda tomar decisiones sobre mi cuidado médico, a
consecuencia de mi deterioro físico y/o mental, por encontrarme en uno de los estados clínicos enumerados en el
punto cuatro de este documento, y si dos médicos independientes coinciden en que mi estado es irreversible, mi
voluntad inequívoca es la siguiente:
Que no se prolongue mi vida por medios artificiales, tales como técnicas de soporte vital, fluidos intravenosos,
fármaco s o alimentación artificial.

Que se me suministren los fármacos necesarios para paliar al máximo mi malestar, sufrimiento psíquico y dolor físico
causados por la enfermedad o por falta de fluidos o alimentación, aun en el caso de que puedan acortar mi vida.
Que, si me hallo en un estado particularmente deteriorado, se me administren los fármacos necesarios para acabar
definitivamente, y de forma rápida e indolora, con los padecimientos expresados en el punto 2 de este documento.
Los estados clínicos a los que hago mención anteriormente son:
- Daño cerebral severo e irreversible.
- Tumor maligno diseminado en fase avanzada.
- Enfermedad degenerativa del sistema nervioso y/o del sistema muscular en fase avanzada, con importante
limitación de mi movilidad y falta de respuesta positiva al tratamiento espe
cífico si lo hubiere.
- Demencias preseniles, seniles o similares.
- Enfermedades o situaciones de gravedad comparable a las anteriores.

- Otras (especificar si se desea): ...........................................................

Designo como mi representante, para que vigile el cumplimiento de las instrucciones sobre el final de mi vida
expresadas en este documento, y tome las decisiones necesarias para tal fin, a:
Nombre del representante........................... .................DNI ................................
Manifiesto, asimismo, que libero a los médicos que me atiendan de toda responsabilidad civil y penal que pueda
derivarse por llevar a cabo los términos de esta declaración.
Me reservo el derecho de revocar esta declaración en cualquier momento, en forma oral o escrita.

Fecha, lugar y firma

TESTIGOS

1. Nombre........................., DNI.........................., Firma ..........................


2. Nombre........................., DNI.........................., Firma ..........................
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 23
Azucena COUCEIRO

Primer representante: Firma................................., Fecha ..........................


Segundo representante: Firma.............................., Fecha ..........................

TABLA 3b. Directriz previa de la ADMD española (reverso).

- Un testamento vital es un documento en el que usted expresa su voluntad sobre las atenciones médicas que
desea recibir caso de padecer una enfermedad irreversible o terminal que le haya llevado a un estado que
le impida expresarse por sí mismo.
- Usted puede realizar su propio testamento vital personalizado, con las indicaciones y razonamientos que
considere pertinentes. DMD o ADMD facilita este modelo impreso a sus socios para facilitarles este
trámite. A continuación, le damos unas indicaciones de utilidad para el uso del modelo elaborado por
DMD o ADMD.
- SITUACIÓN LEGAL DEL TESTAMENTO VITAL. Los documentos tipo testamento vital no tienen un
apoyo legal específico en España. Pero, como toda declaración personal de voluntad, sí que tienen
validez. De hecho se ha demostrado, en la práctica, que facilitan las decisiones de quienes le rodean en las
situaciones de enfermedad que en él se expresan e inciden en las actuaciones médicas. Si se tuviera que ir
ante un tribunal para defender lo que usted expresa en su testamento vital, éste sería una prueba de
inmenso valor.
- FIRMA. El testamento vital conviene firmarlo ante un notario para que éste atestigüe su firma. De no ser
así, firme ante 2 testigos que no sean familiares o personas ligadas a usted por intereses económicos.
- REPRESENTANTE. En el testamento vital de la DMD o ADMD se incluye la posibilidad de que usted
nombre un representante para cuando usted no pueda expresarse por sí mismo. Conviene que la persona
elegida como representante sea alguien que comprenda lo mejor posible sus deseos y los valores y
motivos personales en que sustentan sus decisiones sobre el final de su vida. Además, ha de ser una
persona que se declare dispuesta a luchar por que se cumplan las instrucciones que usted deja en su
testamento vital, caso de incumplimiento por parte de médicos o familiares. Si usted lo desea, puede
nombrar también un segundo representante, por si se diera el caso de que el primero se encontrase
ausente, hubiese fallecido o, por alguna razón importante, no pudiese cumplir su cometido.

- PUNTOS 1,2 Y 3 DEL TESTAMENTO VITAL. Contemplan distintas opciones para paliar su sufrimiento
y evitar un alargamiento indeseado de su vida cuando usted considere que la calidad de ésta le resulta
indeseable por la degradación a la que le ha conducido la enfermedad. Si usted no está de acuerdo con lo
que se solicita en alguno de estos puntos, táchelo.
- ENFERMEDADES ENUMERADAS. Puede usted, asimismo, tachar las enfermedades
enumeradas en el punto 4 que no desea que figuren en su testamento vital.
- DIFUSIÓN. Es conveniente, para su propia seguridad de que se cumplirá su voluntad, que reparta usted
entre personas de su confianza (incluido su médico de cabecera, si lo ve posible) copias de su testamento
vital. Es importante que deje usted indicaciones sobre dónde localizarlo, por si sufriera un accidente o
enfermedad súbitos que le impidieran expresarse. Puede usted también enviar una copia de su testamento
vital al Registro de Testamentos Vitales que la asociación tiene abierto para sus socios. En este caso, su
representante podría contactar con la asociación para recabar asesoría sobre cómo utilizar el testamento
vital que usted ha dejado preparado. Es uno de los servicios que, como socio, le ofrece la asociación
DMD o ADMD.
- ANULACIÓN. Usted puede anular su testamento vital en cualquier momento. Puede simplemente
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 24
Azucena COUCEIRO

romperlo (¡no se olvide de las copias que haya entregado!) o declarar su cambio de opinión por escrito, u
oralmente ante testigos, tal como se indica en el propio documento.

Varios tipos de documentos nos pueden servir de apoyo al proceso de toma de


decisiones de sustitución: los testamentos vitales, las directrices previas y la
historia de valores son algunos de ellos.
-El testamento vital es una declaración sobre cómo desea una persona que se
maneje el proceso de su muerte; en general rechazan las medidas de soporte
vital y solicitan medidas de cuidado y tratamiento del dolor. Es demasiado
genérico, como ocurre con el de la Iglesia Católica Española -que no se
prolongue abusiva e irracionalmente mi proceso de muerte; que no se me
mantenga con vida por medio de tratamientos desproporcionados-, y sin
referencia alguna a procedimientos médicos concretos. Este testamento
existe en España desde 1993.
- Directrices previas. Surgieron para resolver de alguna manera el carácter
genérico de los testamentos vitales, ya que incorporan referencias más con-
cretas sobre determinadas terapias y procedimientos específicos -ventila-
ción mecánica, reanimación cardiopulmonar, alimentación artificial-, y se
suelen combinar con un poder de representación o documento donde se
designa a una o varias personas como sustitutos. Este es el tipo de docu-
mento que desde el año 1987 oferta en España la Asociación por el Derecho
a Morir Dignamente. Tanto su lenguaje como su contenido son de marcado
carácter jurídico, como corresponde a la relación que se establece entre los
sujetos de una sociedad civil.
- Las historias de valores. Son documentos sencillos que tratan de explorar los
valores del paciente sobre temas tales como la salud, su necesidad de
independencia y control de su vida, sus relaciones interpersonales, su idea
de la muerte y sus creencias. Son de gran utilidad para hacerse una idea
general de la persona y sería importante su definitiva introducción en la his-
toria clínica.
La Asociación por el Derecho a Morir Dignamente ha modificado bastante su
testamento vital. El texto vigente en la actualidad es mucho más sencillo que
el anterior e introduce unas sencillas explicaciones e instrucciones -qué es un
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 25
Azucena COUCEIRO

testamento vital, cuál es su situación legal en España, ante quién hay que
firmarlo, qué es un representante, cómo difundirlo y cómo anularlo-, con
objeto de que el ciudadano comprenda Inejor aquello que está haciendo. Pero
en esta comparación hay algo más que llama la atención, y lo primero es la
evolución en cuanto a los estados clínicos y acciones que se señalan en el
documento. La versión antigua era bastante genérica, mientras que la versión
actual especifica patologías concretas, como daño cerebral severo e
irreversible, tumor maligno diseminado en fase avanzada, enfermedad
degenerativa del sistema nervioso y/o del sistema muscular en fase avanzada,
con importante limitación de mi movilidad y falta de respuesta positiva al
tratamiento específico si lo hubiere, demencias preseniles,

seniles o similares, o enfermedades o situaciones de gravedad comparable a


las anteriores.
No obstante, la diferencia mayor entre ambos documentos no está sólo
ahí. En la primera versión se exige que no dejen de utilizarse fármacos o
procedimientos para aliviar el dolor aunque ello acorte la vida, algo que en
ética se conoce como principio del doble efecto, y que está ampliamente
contemplado en la tradición moral de nuestra cultura. En la versión actual,
además del doble efecto, encontramos otro párrafo que se refiere
concretamente a la eutanasia activa directa: «Que si me hallo en un estado
particularmente deteriorado se me administren los fármacos necesarios para
acabar definitivamente, y de forma rápida e indolora, con los padecimientos
expresados en el punto 2 de este documento».
Por último, merece la pena destacar el cambio de perspectiva jurídica, ya
que si antes se contemplaba un posible delito de coacciones cometido por las
personas que no respetasen la voluntad del paciente, ahora se dice lo
siguiente: «Libero a los médicos que me atiendan de toda responsabilidad civil
y penal que pueda derivarse por llevar a cabo los términos de esta
declaración». Tiene que quedar claro que este párrafo no tiene más sentido
jurídico que lo que se conoce como «el perdón del ofendido», ya que ningún
ciudadano puede desde su autonomía individual exonerar a otro de la
responsabilidad penal que sobreviene cuando la acción que ejecuta
contraviene lo estipulado en el Código Penal, y que está específicamente
señalado en la ley como uno de los límites de aplicación de las instrucciones
previas.
La vertiente más positiva de la aparición de todos estos documentos es
que mediante su uso se podrá respetar más y mejor la voluntad de las
personas, pero eso sólo ocurrirá en el caso de que sepamos llevar a cabo su
aplicación clínica de manera correcta y podamos superar los problemas que su
uso traerá aparejados. Por una parte hay que asegurar su validez, que depende
de varios factores", como el lenguaje que se utilice, el contenido de las
situaciones hipotéticas que se plantean en el texto, las soluciones terapéuticas
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 26
Azucena COUCEIRO

propuestas y, sobre todo, las condiciones de voluntariedad y capacidad del


ciudadano en el momento de cumplimentarlos. También es importante acotar
la duración máxima prevista, que suele ser de dos años.
Por otro lado hay que considerar también las condiciones {zermenéuticas o
de interpretación. ¿Cómo actuar si la patología del paciente no es la que se
contempla en la directiva?; ¿qué hacer si ante situaciones concretas pueden
variar las opciones diagnósticas y terapéuticas más allá de las contempladas
en el documento? Estas son objeciones serias y reales, pero no invalidan la
utilidad y conveniencia del uso de estos documentos, porque su verdadera
importancia estriba en que son un método para reducir las desigualdades entre
el equipo sanitario y el paciente", en el sentido de dar voz al que en ese
momento no la tiene. Si, como afirma la ética del discurso, antes de tomar por
correcta una norma es necesario

preguntar a1 afectado qué es lo que opina acerca de ella, esta es una manera
de conocer los valores del paciente y averiguar si aceptaría las intervenciones
médicas que se barajen respecto a su situación clínica. Lo importante no es
sólo señalar los problemas cuanto estar convencidos de que es mucho mejor
conocer en cierta medida los deseos de los pacientes incapaces que tomar
decisiones de esta magnitud en el terreno de la más absoluta incertidumbre
5°,5'.
También hay que tener en cuenta que no es lo mismo la introducción de
estas herramientas en un proceso clínico agudo que en el marco de los
cuidados paliativos en un paciente terminal-5'-", marco en el que la relación
del equipo con el paciente es, generalmente, de mayor continuidad en el
tiempo. Sería muy importante que tanto los profesionales de atención primaria
como los equipos de atención domiciliaria ayudasen al paciente en este
aspecto, ya que una directriz previa puede ser un magnífico instrumento para
evitar, por ejemplo, que cuando el paciente sea ingresado por una
complicación aguda reciba tratamientos que no desea por parte de equipos
médicos que no le conocen, ni saben prácticamente nada acerca de sus valores
personales.
Por último señalar que tal y como está redactada la norma no es, sin más,
una carta en blanco para la autonomía, sino un documento cuya aplicación
tiene unos límites claramente estipulados: 1) el ordenamiento jurídico,
incluida la lex artis, y 2) la correspondencia entre el supuesto de hecho que el
paciente haya previsto en el momento de redactar el documento y la situación
clínica y patología que padece en el momento de aplicar la directiva. Es lógico
que la autonomía individual no prevalezca sobre lo pactado como ética de
mínimos en el Código Penal, lo que en el caso español se traduce en que no
serán aplicadas las instrucciones previas que pidan la eutanasia activa.
También lo es que para seguir esas instrucciones exista una cierta
concordancia entre lo estipulado en ellas y la situación clínica en la que se
encuentra el paciente, pero el punto que hace referencia a la lex artis ya
empieza a estar más oscuro en su interpretación.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 27
Azucena COUCEIRO

Se supone que estos documentos deben servir para que cada ciudadano
estipule su propia calidad de vida, especificada en el nivel de tratamiento que
quiere asumir. No es casual que las situaciones clínicas a las que se hace
referencia se caractericen por ser patologías muy graves, en fases avanzadas
de la enfermedad, y que sugieren una evolución irreversible. Dadas estas
condiciones, lo que el enfermo podría y debería decidir es hasta dónde quiere
ser tratado. Supongamos una esclerosis lateral amiotrófica avanzada que
requiere la aplicación de ventilación mecánica, aplicación que el paciente
rechaza. Aquí pueden surgir los problemas de interpretación, pues nadie diría
que el planteamiento de la ventilación asistida es contrario a la lex artis y, sin
embargo, ajustándonos estrictamente a la letra de la ley, un profesional podría
considerar que las instrucciones previas de ese paciente no son válidas,
iniciando la ventilación en contra de su voluntad. Este problema se puede
plantear también desde otra perspectiva, puesto que la aplicación de la lex
artis al caso concreto no es matemática sino varia-
ble, y hay profesionales que ventilarían al paciente hasta su muerte y otros que
no seguirían la misma pauta de actuación.
Pese a todos los problemas y limitaciones señaladas, no hay duda de que
tanto el proceso de consentimiento como las directrices previas son instrumen-
tos muy útiles para que los enfermos puedan ir tomando sus propias
decisiones en el ámbito de la salud y la enfermedad, y si se señalan las
garantías y cautelas de validez e interpretación`, llegaremos a conseguir un
equilibrio entre la aplicación de nuestros conocimientos y el respeto a las
decisiones de las personas que quieren planificar el final de sus vidas de
acuerdo con los valores morales que han impregnado su proyecto vital".

4. LA EUTANASIA Y EL SUICIDIO ASISTIDO


A menudo se defiende la idea de que una buena asistencia a los enfermos
terminales hace que no tenga sentido hablar de peticiones de eutanasia y/o
suicidio asistido 5.5'. Es evidente que si no realizamos buenas prácticas
clínicas, además de ser maleficentes con los pacientes, los estamos colocando
en situaciones que abocan con facilidad hacia este tipo de peticiones". Pero lo
contrario también es cierto. No puede negarse que haya pacientes que tomen
tales opciones no por razones de mala asistencia, sino porque su valoración de
la situación puede ser totalmente distinta a la de los profesionales de la salud.
Por ejemplo, hay quien desea acabar con lo que supone una grave carga
emocional para él, o quien entiende que su vida está cumplida y no quiere pro-
longarla. De hecho ya hay estudios que señalan que no es el dolor ni otros sín-
tomas la causa principal de que los pacientes pidan ayuda para morir, sino la
preocupación sobre la pérdida del control de las funciones corporales, la
reducción de la autonomía debida a la enfermedad, el miedo a ser una carga y
la dependencia de los demás". Al igual que en Norteamérica, los pacientes
holandeses que han solicitado la eutanasia aducen el mismo tipo de razones:
sufrimiento intolerable sin perspectivas de mejora y sentido de pérdida de la
dignidad`. Con esto, lo único que afirmo es que no podemos dejar de lado la
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 28
Azucena COUCEIRO

reflexión moral sobre estas peticiones, y mucho menos si, como ocurre en el
ámbito de los cuidados paliativos, nuestro trabajo consiste en cuidar
profesionalmente el proceso de muerte de los pacientes.

4.1. Definiciones
El término eutanasia debería reservarse exclusivamente para designar aquellos
actos que tienen por objeto terminar deliberadamente con la vida de un
paciente con una enfermedad terminal o irreversible, que padece sufrimientos
que él vive

como intolerables, y a petición expresa suya. En esta definición aparece lo que


los juristas denominan el triple juicio: de motivos -razones humanitarias o
piadosas-, de irreversibilidad de su estado y de calidad de vida personal`.
También encontramos una serie de elementos que caracterizan exactamente
aquello que denota el término eutanasia:
una situación biológica concreta, bien de terminalidad, bien de incurabilidad,
sin que sea necesario que los dos elementos se den al mismo tiempo. Por
ejemplo, en un enfermo oncológico terminal encontramos los dos, pero no
ocurre así en un tetrapléjico, cuya patología es irreversible, pero con una
expectativa de vida que no permite su categorización como terminal;
una persona autónoma, es decir, capaz de tomar decisiones y competente para
hacerlo, que vive su situación como insoportable, haciendo su propio juicio de
calidad de vida, y que por ello realiza peticiones expresas, reiteradas y
mantenidas para ponerle fin;
una acción o cooperación suficiente de un tercero que ocasiona la muerte del
paciente; es lo que se denomina causalidad.
Todo lo que no se ciña estrictamente a esta definición será otra cosa, homicidio
-en el que no existe ninguna petición expresa por parte de nadie-, retirada de
medidas de soporte vital, etc., pero no eutanasia, y por lo tanto no debería
llamarse así`. Eso no quiere decir que la limitación del esfuerzo terapéutico no
sea una decisión compleja y de consecuencias morales innegables, pero
conviene señalar desde el principio que es importante no confundir las cosas, y
que cada problema ético, como cada problema médico, se caracteriza por unos
elementos concretos. Denominar eutanasia a otra cosa no es sino complicar el
debate. Dicho de otra forma, entendemos aquí por eutanasia lo que
habitualmente se denomina eutanasia activa directa.
¿Por qué se habla entonces de tantos tipos de eutanasia? Mi tesis es que la
razón se encuentra en que se ha utilizado esa palabra para denotar todas
aquellas situaciones en las que de las acciones o de las omisiones del
profesional de la sanidad «parece» seguirse la muerte de un paciente, y subrayo
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 29
Azucena COUCEIRO

el «parece» porque precisamente el problema estriba en cómo se establecen las


relaciones de causalidad. Si un paciente padece una esclerosis lateral
amiotrófica en fase tan avanzada que requiere un respirador porque sus
músculos ya no son capaces de movilizar el aire, y el profesional decide
conjuntamente con él no poner ese respirador, se habla de eutanasia pasiva. En
realidad estamos ante el problema ético de no aplicar técnicas de
mantenimiento, que no de curación, en una situación en la que la medicina sólo
puede retrasar el momento de la muerte. Puede parecer que no poner el res-
pirador es «la causa» de la muerte, pero no es así, porque existe otra causa
concomitante e irreversible que llevará indefectiblemente al paciente a la
muerte. Esto es lo que en la literatura se denomina como «dejar morir»,
mientras que en la denominada eutanasia activa nos referimos a «matar» porque
en ese momento no

existe otra causa concomitante que produzca la muerte del paciente, y ello es
sólo el resultado de la actuación del profesional sanitario.
Además de la eutanasia, en la literatura se habla de otra figura que se
conoce como suicidio asistido. Consiste en proporcionar a un paciente los
medios adecuados para que él mismo, en el momento en que lo desee, ponga
fin a su vida. Los criterios que mejor delimitan esta figura son los que propuso
en 1992 un conocido paliativista y profesor de psiquiatría de la Universidad de
Rochester, el Dr. Quill (tabla 4), y que se originaron en el debate que suscitó
la publicación en el New Englarl.d Journal of Medici.ne del caso de una de
sus pacientes, enferma de leucemia, a la que facilitó los medios necesarios
para acabar con su vida". Los criterios fueron diseñados en colaboración con
las doctoras C. Cassel, profesora de la Universidad de Chicago, y D. Meier,
profesora de geriatría del Hospital Mount Sinai de Nueva York`. Con ellos
trataban de establecer claras salvaguardias para la prevención de los abusos, y
proporcionar alguna orientación a los médicos y a los pacientes que
consideran tales opciones. De hecho, si hacemos una lectura de estos criterios
desde el lenguaje de los principios bioéticos, veremos que todos ellos se
encuentran representados. Los criterios tres al seis se refieren a la no
maleficencia; el uno y el dos, a la autonomía; y par último el criterio siete, que
hace referencia al principio de justicia, mediante el cual la sociedad controla
este tipo de actos".

TABLA 4. Criterios de Quill, Casell y Meier. Suicidio médicamente asistido.


CRITERIOS CLÍNICOS: SUICIDIO ME:DICAMENTB
ASISTIDO
1. El paciente tiene que expresar, propia iniciativa, y de forma clara y reiterada, que desea morir antes
que continuar sufriendo.
2. El juicio del paciente no debe estar disto r-sionado. Debe ser capaz de comprender la decisión, sus
implicaciones y sus consecuencias.
3. El paciente tiene que padecer un proceso incurable y que esté asociado a un sufrimiento intenso,
implacable e intolerable.
4. El médico tiene que asegurarse de que el sufrimiento y la petición del paciente no son el resultado
de la ausencia de cuidados adecuados.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 30
Azucena COUCEIRO

5. El suicidio médicamente asistido sólo debe ser llevado a cabo en el contexto de una relación
médico-paciente significativa. Aunque pueda ser imposible una relación anterior, el médico tiene
que llegara conocerher.sonalmente al pacienie para que las razones de la petición sean
comprendidas.
6. Se requiere la consulta con otro médico con experiencia en cuidados paliativos.
7. Debe requerirse una cloceunentaeión clara que apoye cada una de las condiciones previamente
expuestas (siempre y cuando un proceso como este llegue a ser públicamente autorizado). Se
desarrollará un sistema para comunicar, revisar, estudiar y distinguir claramente tales muertes de
otras fonnas de suicidio.

Quill insiste en su libro Deatla and DignityG'en que el suicidio asistido no


puede ser nunca el sustituto de los cuidados paliativos. Más bien constituye el
último escalón de un continuurn. de opciones, que comienza por la eliminación
del dolor y sigue con los cuidados paliativos y la retirada de terapias de soporte
vital. Es la expresión de un largo camino que evidencia que los médicos tratan
de conceder progresivamente un mayor control a los pacientes sobre su muerte
y están dispuestos a compartir con ellos todo el proceso. De hecho, continúa
Quill, no debe dejarse solo al paciente en el momento de la muerte, salvo que lo
solicite de forma expresa.
Estas afirmaciones señalan dónde hay que situar en la actualidad el
problema moral de la eutanasia y el suicidio asistido. Quitarse la vida y
procurar la muerte a otros por compasión han sido siempre conductas humanas.
La confusión aparece cuando, de forma incorrecta, se utiliza el término
eutanasia para designar acciones como quitar la vida a otros porque se ha
considerado que carecía de valor -época nazi-, o porque son vidas socialmente
punibles -pena de muerte- y menos importantes que otros valores considerados
como superiores -la defensa de la patria, de la religión, de la pureza de la raza-.
No es este el caso. La eutanasia entendida tal y como aquí se ha definido se
plantea exclusivamente en el contexto de la relación clínica, que tiene lugar en
una época histórica en la que son los propios ciudadanos los que reclaman un
mayor control sobre su propio proceso de muerte.

4.2. Argumentos del debate sobre la eutanasia


Es importante tratar de sistematizar las actitudes posibles ante el problema de la
eutanasia, y desde dónde se fundamentan esas posturas. Hay tres formas de
tratar la cuestión, cuyos argumentos se desarrollan a continuación (tabla 5, pág.
288).
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 31
Azucena COUCEIRO

TABLA 5. Posturas ante la eutanasia.

POSTURA oTicn coaizennTO mzíi)ico


Ética (le la convicción:
- Sacralidad de la vida.
- El valor de la vida está por encima del valor de Penalización
respeto a la autonomía. de la eutanasia.
- Se entiende como absoluto. No admite excepciones.
Ética de los resultados:
- Calidad de la vida. Legalización
- El valor del respeto a la autonomía prima cuando de la eutanasia.
decide sobre la vida.
Ética de la responsabilidad:
- Los valores de la vida y la autonomía son
iaualmente respetables. «Regulación»
-Sólo si fracasan todas las medidas previas se de la eutanasia
respetaría la decisión del paciente. (salvaguardas jurídicas).

- La eutanasia es la excepción y no la norma.

4.2.1. Calidad de vida y derecho a una rnuerte digna

Se sitúan aquí todos aquellos que al anteponer la libre disponibilidad de la propia


vida sobre cualquier otro valor entienden que cada sujeto es responsable de su
proceso de muerte", y reclaman para ello que la ley establezca el tipo de decisiones
que pueden tomar. Como dice Ronald Dworkin, el rasgo más relevante de nuestra
cultura es la creencia de que las personas tienen el derecho y la responsabilidad
moral de enfrentarse por sí mismas a las cuestiones fundamentales sobre el
significado y valor de sus vidas`. La discusión posterior gira en torno a cuál sea el
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 32
Azucena COUCEIRO

contenido de ese derecho a morir con dignidad"'" y aun más, si -como señala Adela
Cortina en otro capítulo de este libro- existe realmente un derecho humano a morir
con dignidad o es preferible que las cuestiones de despenalización o legalización
se remitan al derecho positivo (tabla 6, pág. 289).

TABLA 6. CONTENIDO DEL DERCHO A MORIR DIGNAMENTE

DERECIIO A MORIR CON DIGNIDAD*

Derecho a rechazar toda decisión ajena que llevo a una muerte no deseada.
Derecho a morir con toda serenidad y dignidad humana.
- Derecho a rechazar tratamientos que sólo prolonguen la agonía, aún en el caso de que la
vida se vea acortada.
Derecho a rechazar cualquier tratamiento médico, aún en el caso de que cl rechazo
conduzca a la muerte.

Derecho a manifestar voluntades anticipadas sobre el proceso de morir, con carácter


vinculante para terceros.
Derecho a obtener un tratamiento paliativo del dolor y demás síntomas durante cl
proceso de morir. Derecho a disponer de la propia vida determinando el momento de la
muerte (auxilio médico al suicidio, eutanasia activa y voluntaria).

DERECHO A UNA «MUERTE DIGNA»**

Conocer, si lo desea, la verdad acerca de sus diagnóstico, pronóstico y tratamientos


posibles, así como los riesgos y beneficios de cada uno de ellos.

- Recibir, si lo desea, tratamientos curativos o claramente beneficiosos.

Rechazar, si lo desea, todo tipo de tratamientos.

Recibir, si lo desea, los cuidados necesarios para vivir confortablemente el proceso de


muerte.
Recibir, si lo desea, tratamiento del dolor físico, alivio del dolor psicológico y apoyo
adecuado para el dolor espiritual.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 33
Azucena COUCEIRO

- En última instancia, escoger si lo desea, el momento y forma en que se producirá la


muerte.
4.2.2. Sacralidad de la vida e inviolabilidad de la misma
En este grupo se encuentran quienes se oponen radicalmente a la despenalización de la eutanasia, y
exponen un conjunto de argumentos que, a su vez, pueden set divididos en tres grupos:

Basados en hrincihios: el «no matar» es la piedra angular de las relaciones sociales, y parece que
debe aceptar pocas o ninguna excepción. Se mezclan aquí postulados morales, jurídicos, religiosos o
de otro tipo`: la prohibición de matar, la tesis de la indisponibilidad de la propia vida, la
consideración del derecho a la vida como un deber, y el postulado de que la ética de la profesión
médica no puede, de ninguna de las maneras, aceptar excepciones a este principio"- ".

- Basados en la inutilidad: defienden la idea de que la eutanasia, o es inne-


cesaria porque pretende solucionar problemas que no existen en la realidad,
o imposible porque esos problemas no pueden ser solucionados a través de
la misma. Son muy típicos de los ámbitos médicos y teológicos. Es inne-
cesaria, dice la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, porque
«las súplicas en enfermos muy graves no deben ser entendidas como la
expresión de una verdadera voluntad de la eutanasia; éstas son casi siempre
peticiones angustiadas de asistencia y afecto».
- Basados en las consecuencias: hacen hincapié en los efectos negativos que
acarrearía la despenalización de este tipo de conductas, sobre todo para los
grupos sociales más vulnerables y desprotegidos -ancianos, discapacitados,
pobres-, que correrían un gran peligro tras hacer una excepción al principio
de no matar. Una vez justificada la excepción, la consecuencia inevitable es
la de verse obligado a ir incorporando nuevas excepciones, y ello llevará a
aceptar lo que en principio parecía inaceptable. Por tanto, se defiende aquí
el paso gradual de unos casos a otros -primero se permite el suicidio
asistido, luego se realiza en las personas sin preguntarles, y se acaba
llegando al genocidio- lo que se conoce como el argumento de la pendiente
resbaladiza'.
Si analizamos más detenidamente este argumento veremos que su estructura
lógica nos obliga a ir especificando cómo se trazan las barreras o líneas
morales y cuáles son las razones que justifican o no pasar de una situación
a otra. El paso de la eutanasia en casos específicos al genocidio no es auto-
mático, como la caída libre por una pendiente, sino que requiere la justifi-
cación moral de cada uno de los pasos intermedios necesarios para recorrer
el camino desde la acción inicial a la acción final. Esto hace que esa pre-
tendida pendiente se convierta en una «escalera moral» en la que cada uno
de los pasos debe ser justificado. Ocurre que normalmente se deja de lado
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 34
Azucena COUCEIRO

esta vertiente lógica y sólo se utiliza la versión «emotiva», que no es sino


expresión de miedos futuros que, si bien pueden guardar relación con la
situación presente, no se derivan necesariamente de ella.
Por otra parte, este argumento obliga a probar los hechos, analizando si en
los países en los que ya se ha producido la despenalización de la eutanasia
se ha caído en la tan temida pendiente. En Holanda se encontraron 1.000
casos en los que los pacientes no habían dado su consentimiento"`, lo que
supone un 0,7% del número total de muertes. Es cuando menos llamativo
constatar cómo un mismo dato -los 1.000 casos de eutanasia no pedidaes
utilizado de manera diametralmente distinta por diferentes autores. Los
detractores de la eutanasia lo destacan como la evidencia real de aquello
que predecían. Otros son menos radicales, y a mi parecer mucho más sen-
satos, señalando que esto demuestra la dificultad para mantener las líneas
morales y no bajar la guardia en relación con los criterios establecidos, pero

firman que también está claro que las terribles hipótesis catastrofistas que
aventuraban que llegaríamos a una especie de eutanasia masiva involuntaria al
estilo del régimen nazi, tampoco se han materializado`.
En el Estado de Oregón, que legalizó el suicidio asistido en 199T°, tampoco
se han cumplido las tesis más catastrofistas8',8z. Las muertes acaecidas tras la
ingesta de una medicación letal se relacionan con la pérdida de la autonomía y
del control de las funciones corporales, y no con dolores no tratados o
presiones económicas, como se temía en un país en el que, a diferencia de
Holanda, la asistencia sanitaria es pagada directamente por los ciudad
anos"v°.

4.2.3. Eutanasia en casos excepcionales


Es la tercera postura, intennedia entre las dos señaladas previamente, pues
sólo aceptaría la eutanasia voluntaria en los casos en que exista una
enfermedad terminal o irreversible, que produzca un gran sufrimiento físico y
psíquico en el paciente que no es susceptible de alivio, y tras la petición capaz
y reiterada por su parte. Los argumentos que se aducen para defender esta
postura son:
- que la mera conservación de la vida biológica no es un valor en sí mismo; -
que las actitudes de los médicos no pueden centrarse sólo en la ética del deber
-deontologisrno- sino que también es necesario evaluar las consecuencias
responsablemente -ética de la responsabilidad-;
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 35
Azucena COUCEIRO

- que no se puede ignorar la autonomía de las personas, y por tanto es pre-


ceptivo estudiar las razones y motivos que ofrece el paciente cuando reali-
za una petición como esta, y no banalizarla;
- que, por todo ello, los actos transitivos de ayuda directa para producir la
muerte de otro pueden ser, excepcionalmente, actos moralmente acepta-
bles. Se trataría, pues, de buscar la manera de mantener las líneas morales
marcadas por los criterios establecidos en cada sociedad para estos
supuestos.

4.3. Eutanasia y relación clínica


Otra manera de analizar el problema, muy útil para los profesionales de la
medicina, es desde la perspectiva de cada uno de los integrantes de la relación
clínica y de sus derechos y obligaciones, tanto jurídicas como morales.

4.3.1. Profesionales de la medicina


Se rigen por la ética de la indicación. En el ámbito de los cuidados paliativos
tienen la obligación de aliviar, tratar el dolor y revisar el plan terapéutico
tantas veces corno sea necesario. La abstención terapéutica también tiene que
estar presente dentro de una buena práctica clínica. De hecho, el antiguo
desahucio no era sino la indicación clínica de dejar de actuar cuando, a juicio
del médico, ya no había nada más que hacer`. Este concepto engloba tanto la
renuncia a prescribir un nuevo tratamiento, como la eliminación de todo
aquello que ya no está indicado.
Con demasiada frecuencia, cuando un médico realiza las acciones
descritas y retira un detertninado tratamiento, se habla de eutanasia pasiva, lo
cual, como ya dijimos previamente, contribuye a crear todavía mayor
confusión, y es conceptualmente incorrecto. Desde el ámbito de las
indicaciones médicas se puede afirmar que es un grave problema de no
maleficencia el que un enfermo pidiera morir tanto por tratamiento
inadecuado, como por encarnizamiento terapéutico.

4.3.2. Pacientes
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 36
Azucena COUCEIRO

Se rigen por la ética de la elección. Precisamente ha sido la autonomía la que


ha dado forma al debate actual sobre la eutanasia. Los ciudadanos han
comenzado a oponerse al fenómeno de tecnificación sin límites, y exigen su
derecho a intervenir en todas aquellas decisiones que afectan a su vida y a su
muerte. En la historia de la cultura occidental siempre se han practicado
acciones eutanásicas, pero la decisión sobre el final de la vida de una persona
siempre la tomaban terceros: en las culturas antiguas, los chamanes o brujos
-eutanasia ritualizaday desde que en Grecia se tecnificó la medicina, esta
misión se delegó en los médicos -eutanasia medicalizada-. El debate que
caracteriza a nuestra época tiene un nuevo protagonista, el paciente
-eutanasia autonomizada-" 6, que en el ejercicio de su autonomía y desde su
sistema personal de valores reclama las decisiones sobre el final de su vida.
¿Puede una persona disponer de su vida? La vida ha sido entendida, y lo
sigue siendo por amplios sectores de nuestra sociedad, como un bien no
disponible. En los siglos de historia occidental que siguen a la aparición del
cristianismo, la condena moral del suicidio cuenta con el apoyo de una
tradición prácticamente unánime, cambiando gradualmente su aceptación tan
común en la Antigüedad. Siglos más tarde se produce la primera ruptura con
esta concepción. El Renacimiento primero y la Ilustración después encierran
proyectos sociales y humanos que otorgan a la autonomía del hombre espacios
que tenía acotados en el pasado. «Sobre sí mismo, sobre su cuerpo y su
espíritu, el individuo es soberano», dirá Stuart Milln'. Así, el tema de la
libertad de la persona para suicidarse se considera una expresión de esa
autonomía", y desde la ética filosófica aparece una clara diferencia frente a la
doctrina religiosa tradicional en materia de suicidio.
La segunda ruptura tiene lugar en nuestro siglo. La condena moral absoluta
del suicidio se cuestiona no sólo desde la filosofía, sino también desde la propia
fe cristiana". Algunos teólogos sostienen la legitimidad de un pluralismo moral
dentro de la Iglesia en materia de suicidio, y rechazan que en nombre de la
opción cristiana se imponga la tesis de la inmoralidad absoluta del suicidio
como la única legítima. Por ejemplo Hans Küng, para quien «el Dios que ha
donado toda la libertad al hombre, y le exige la libertad en su vida, también ha
confiado precisamente al ser humano moribundo la responsabilidad y la
decisión en conciencia sobre el modo y momento de la muerte. Una
responsabilidad que ni el Estado ni la Iglesia, ni el médico ni el teólogo, pueden
arrebatarle»`. No obstante, hay que decir que la mayoría de los teólogos
actuales vinculan el cristianismo con lo que se puede llamar «antieutanasia». La
Iglesia católica rechaza la eutanasia por inmoral y antisocial, pero cuando se
inicia el descenso desde el principio general a los casos particulares comienzan
los problemas, y así, en un reciente editorial se preguntan los jesuitas si la
afirmación de la intocabilidad de la vida está directamente extraída de la
revelación cristiana o es una concepción filosófica. Hablar por tanto de la vida
humana como algo absoluto no parece del todo ajustado".
En nuestra cultura no se ha admitido esta posibilidad de ejercicio real de la
libertad humana hasta hace bien poco. Que la vida es un bien jurídico del que
libremente puede disponer su titular, determinando el cuándo y, en cierta
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 37
Azucena COUCEIRO

medida, el cómo de su muerte, es algo que parece estar hoy fuera de discusión.
EL respeto a la autodeterminación de las personas y el reconocimiento de la
disponibilidad de la vida por su titular son dos cuestiones resueltas
legislativamente en aquellos sistemas jurídicos que, como el español,
consideran lícito el suicidio, y por lo tanto no sancionan su tentativa o
frustración 12« Y no sólo eso, puesto que en el ejercicio de su libertad puede el
paciente capaz y competente rechazar cualquier tratamiento médico, aunque de
ello se derive su muerte.
Por consiguiente, la cuestión para los profesionales de la salud es otra, la de
si existe la posibilidad de dar respuesta positiva a quien quiere morir y pide
ayuda para ello. No se discute tanto la licitud del suicidio -acto intransitivo-
cuanto la de la eutanasia, que es un acto transitivo de un sujeto sobre otro. La
pregunta es si el sujeto que ha decidido poner fin a su vida tiene, además,
derecho a determinar el cómo de su muerte hasta el extremo de involucrar a
terceras personas.

4.3.3. Sociedad
La sociedad deposita en las normas legales aquellos mínimos éticos que, a su
parecer, deben ser respetados por todos sus miembros. Nuestro sistema social se
ha obligado a proteger la vida y la integridad física de las personas. Es lo que se

denomina vertiente garantista del derecho a la vida, o la exigencia de que el


Estado respete las vidas humanas. Esto se traduce en la necesidad de suprimir la
pena de muerte, de respetar la integridad física y moral de las personas, de no
infligirles tratos inhumanos o degradantes, y de proteger la vida biológica frente
a cualquier atentado de terceros. Por ello, el Estado prohibe y penaliza dañar a
otros, quitarles la vida o ayudarles a que lo hagan.
En la protección de los derechos no es raro que en muchas ocasiones se sitúe
el valor de la vida por encima del de la libertad de sus ciudadanos, haciendo
primar las tesis más paternalistas sobre la indisponibilidad de la propia vida. La
intromisión del Estado en este sentido puede ser tal que la haga absolutamente
irrespirable para el propio titular a quien se quiere proteger`. Por eso hay autores
que defienden una interpretación distinta del artículo 15 de la Constitución, una
interpretación que garantice esa protección de la vida -vertiente garantista-,
pero que no sea impuesta de manera absoluta a su titular, sino que éste, en uso de
su libertad, pueda renunciar a ella -vertiente discrecional-`.
El Estado también protege la dignidad de sus miembros, y penaliza a quien
no la respeta, pero tiene otra importante obligación: crear condiciones para su
desarrollo y promoverla. Propiciar una sociedad equitativa en la que no se mar-
gine, discrimine o segregue a las personas, colocándolas en situaciones indignas,
a veces incluso peores que la muerte, es una obligación de justicia ineludible para
toda sociedad, que no debe permitir que ningún enfenno pida morir por razones
de injusticia. En estas condiciones sería tan inmoral la sociedad que procurase la
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 38
Azucena COUCEIRO

muerte, argumentando que respeta la voluntad de los pacientes, como la que la


prohibiese sin poner ninguna solución al daño y la injusticia de sus ciudadanos.
Pero los cambios en la forma de morir y la intervención cada vez mayor de
terceros han dado lugar a la aparición de cambios legales en la parte del Derecho
que más ostensiblemente protege la vida, el Derecho Penal. En 1995 se introdujo
en nuestro código una importante modificación, el apartado cuatro del artículo
143 que se refiere sólo a la cooperación activa, por tanto a las acciones y no a las
omisiones. Esta es la razón por la que la colaboración pasiva, cuando se realiza
tras la petición seria e inequívoca del paciente que sufre una enfermedad grave
que vaya a conducir necesariamente a su muerte, o que le produzca serios
padecimientos permanentes y difíciles de soportar, está exenta de responsabilidad
penal''. Es decir, nuestro código despenaliza lo que se conoce como eutanasia
pasiva y mantiene penalizada la eutanasia activa directa (tabla 7, pág. 295).
exigencia de que el ecesidad de suprimir 1 de las personas, de ;er la vida
biológica o prohíbe y penaliza
muchas ocasiones se , ciudadanos, hacienlad de la propia vida. ue la haga
absolutavoteger". Por eso hay l0 15 de la Constitu-. la vida -vertiente a su
titular, sino que ¡te discrecional-y'.
Is, y penaliza a quien condiciones para su en la que no se mar;n situaciones
indign de justicia ineludi'ermo pida morir por )ral la sociedad que ad de los
pacientes, tño y la injusticia de
Qón cada vez mayor lales en la parte del ho Penal. En 1995 , el apartado
cuatro or tanto a las acciolaboración pasiva, ¡ente que sufre una u muerte, o
que le portar, está exenta iza lo que se conoasia activa directa

TABLA 7. CODIGO PENAL ESPAÑOL

ARTÍCULO 143 CO NSECUENCIAS

l. El que i n d u z c a a l s u i c i d i o será - S e p e n a l i z a : La inducción al suicidio,


castigado la
con pena de prisión de 4 a 8 cooperación simple y la
2. años.
Se impondrá la pena de prisión cooperación
llegue que la muerte.
a ejecutar
deaños
2 a 5al que c o o p e re c o n a c t o s - N o s o n p u n i b l e s : Las omisiones de
necesarios
al suicidio de una persona, auxilio
o tratamiento que no sean
3. Será castigado con la pena de ser calificadas como causa o como
prisión de 6 si la cooperación
a 10 años cooperación activa, siempre que
llegarede
punto hasta el
ejecutar la muerte. medien
dos requisitos: o b j e t i v o
y-enfermedad
s u b j e t i v o -petición del paciente-.
4. El que causare o cooperare
con actos necesarios a la -El Código Penal
muerte
por de otro,seria y expresa
la petición 1. Destipifica la llamada eutanasia
decaso
el éste,de
enque la víctima «pasiva e indirecta», puesto que
sufriera una grave que hubiera
enfermedad requiere conductas activas y
conducido
necesariamente a su muerte, o 2. directas.
Tipifica la eutanasia «activa»,
que
produjera graves padecimientos pero de muy atenuada.
forma
permanentes y difíciles de 3. Rebaja la pena de homicidio
soportar, será
castigado con la pena inferior consentido
respecto del homicidio simple
en uno del
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 39
Azucena COUCEIRO
o dos grados a las señaladas en artículo 138.
los
números 2 y 3 de este artículo.

Actualmente sólo tres países han pasado de lo que se puede denominar «tole-
rancia judicial» a la autorización legal explícita de la eutanasia y el suicidio
asistido: Holanda, Australia y Estados Unidos (tabla 8, pág. 296). La
experiencia de Holanda es la más larga en el tiempo. Durante muchos años se
produjo por la vía jurisdiccional, ya que la intervención judicial fue
elaborando una doctrina que consolidó en 1984 en el Tribunal Supremo, y que
apreciaba la eximente de estado de necesidad en el caso del médico que causa
la muerte del paciente en determinadas circunstancias. La consecuencia es que
en ese caso se consideraba que su conducta no podía perseguirse por la
legislación. En 2001 se aprobó una ley que modifica dos artículos del Código
Penal holandés, dejando de ser punibles estas conductas cuando se realicen de
acuerdo con los requisitos marcados por ella. Establece también ciertas
garantías administrativas de comprobación que, en forma de comisiones
regionales, obligan a supervisar las decisiones de los médicos.

TABLA 8. Leyes sobre eutanasia y suicidio asistido .

EUTANASIA SUICIDIO ASISTIDO

HOLANDA OREGóN

Dos fases: Ley de la muerte con dignidad


- Elaboración de doctrina por (1996).
lavía jurisdiccional. wnsi uNGTON
- Modificación del Código Propuesta legislativa, rechazada
Ley Penal.
de la terminación de la vida en
referéndum en 1991.
a En 1994 se declara,
petición propia, y del auxilio al
suicidio (2001). explícitamente, que está fuera de
el auxilio al suicidio
Establece la no punibilidad de la la ley.
conducta eutanásica y las TRIBUNAL SUPREMO
garantías
administrativas (comisiones Washington et al. V. Glucksberg
de comprobación). del 26 de junio de 1997.
Vacco et al. V. Quill el al., de
AUSTRALIA 1997.
El auxilio médico al suicidio no es
Ley de los derechos dc los un
derecho protegido por la
enfermos (1996).
terminales Constitución
americana.
Derogada en 1997. Ello no significa que no pueda
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 40
Azucena COUCEIRO
concederse legalmente por cada
COLOMBIA unolos Estados.
de
Sentencia de la Corte
(1997).
Considera inconstitucional la
punición
del acto médico de provocar la
muerte
de un enfermo terminal que da
consentimiento.
Suicidio asistido: tomado de Méndez V. Sobre morir: Eutanasias, derechos,
razones. Madrid: Trotta, 2002.

En el Territorio Norte de Australia se aprobó en 1996 una ley de


derechos de los enfermos terminales que cuando el pronóstico vital fuese
menor de seis meses permitía que se les facilitara la ayuda médica
necesaria para poner fin a su vida`. Este es un territorio autónomo que
forma parte de la Federación Australiana pero que no constituye un Estado
de la misma. Con un tamaño mayor que el doble de España, tiene sólo
180.000 habitantes, de los cuales el 25% son aborígenes. La atención
sanitaria es universal y pública en casi todos los conceptos. La ley fue
derogada por el Gobierno federal en 1997. Estuvo vigente nueve meses, y
fue la primera legislación del mundo que estableció explícitamente un
derecho del paciente a determinar el cómo y cuándo de su muerte.

En el Estado de Oregón se estableció un derecho similar en


1996, que permite la administración de medicación para
acabar con su vida al paciente terminal que cumpla ciertos
requisitos. Esta ley fue aprobada en referéndum tras diversos
fracasos de propuestas similares en otros Estados -California
en 1992 y Washington en 1991- en el seno de un amplio
debate sobre el auxilio médico al suicidio en todo el país. En
ese debate, Washington y otros Estados han ido en la dirección
contraria a la marcada por Oregón, declarando
legislativamente que el auxilio al suicidio es un acto fuera de
la ley. Contra la constitucionalidad de esta ley se interpusieron
diversos recursos, dos de los cuales fueron considerados por el
Tribunal Supremo de Estados Unidos, que falló que aunque los
ciudadanos estadounidenses tienen un derecho constitucional
a rechazar un tratamiento médico, el auxilio médico al suicidio
no puede entenderse como un derecho protegido por la
Constitución americana. Ello no significa que no pueda ser
concedido legalmente por los Estados, ni que sea
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 41
Azucena COUCEIRO

inconstitucional, sino sólo que no se trata de un derecho


declarado en la propia Constitución americana".
Por último, en mayo de este mismo año se ha aprobado
una ley en Bélgica similar a la de Holanda, bien que exige
mayores requisitos y garantías antes de adoptar una decisión,
como la petición por escrito del paciente, o ante la presencia
de un testigo. Simultáneamente, la Cámara de Representantes
de Bélgica aprobó una serie de enmiendas dirigidas a
promover los cuidados paliativos y la atención a los enfermos
en situación terminal.

4.4. Entre la autonomía y la no maleficencia

El grave problema de la eutanasia estriba en que plantea un


grave conflicto entre las obligaciones públicas de no
maleficencia y justicia, y las elecciones privadas de autonomía
y beneficencia. Por ello el conflicto fundamental no está tan
solo, como afirman algunos autore0, en la relevancia del
consentimiento del interesado, ni en los motivos piadosos, ni
en la situación biológica del paciente, aunque todos ellos sean
requisitos previos e inexcusables. El problema reside en la
necesidad de que intervenga alguien distinto del propio
paciente -un familiar, un amigo, un médico-, convirtiendo una
acción intransitiva, como la del suicidio, en transitiva, y ello
aunque esta acción se desarrollara en la más estricta
intimidad, puesto que atañe al comportamiento y las acciones
entre los individuos.
La cuestión no es que una persona pretenda disponer
libremente de su propia vida, sino si otros están legitimados
para quitársela o colaborar a que él mismo se la quite. Para
algunos profesionales y ciudadanos, nunca podrán darse las
condiciones que permitan quebrantar el «no matarás» del
propósito de no maleficencia para realizar actos eutanásicos.
Para otros, no menos sensibles que

los anteriores, estas condiciones pueden darse algunas veces,


y en este caso la cuestión básica pasará a ser cómo garantizar
que estas situaciones sean algo realmente excepcional, no
generalizable y estrictamente controlado`.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 42
Azucena COUCEIRO

Según lo expuesto, las peticiones de eutanasia no podrían


ser justificadas como norma, sino sólo como excepción en
determinadas situaciones límite, y esto significa que el
principio del respeto a la vida, como cualquier otro principio,
no es absoluto sino proporcional. Por absoluto se entiende en
ética aquello que carece de excepciones, y que por tanto
determina directamente la moralidad de los actos con
independencia de las circunstancias o de las consecuencias
que se sigan. Pero lo contrario de «absoluto», en ética, no es
relativo sino «proporcional». Se llama así al sistema moral que
considera que las consecuencias y circunstancias son
relevantes, y que a veces pueden justificar excepciones a los
principios".
Desde el punto de vista moral, las excepciones no respetan
el nivel de los principios. Se aplican en cada caso concreto, en
función de las consecuencias que se seguirían si respetásemos
los principios en esa situación. Existe la obligación de justificar
cada excepción, y su perímetro de validez se circunscribe única
y exclusivamente al caso particular. Obviamente no invalida
los principios o normas, que siguen manteniendo su
obligatoriedad general en el análisis de casos posteriores.
Como ya se ha apuntado, la eutanasia no es sólo un
problema moral, sino también jurídico. No puede ser de otra
manera, puesto que estamos en el ámbito de lo público, de las
acciones entre sujetos. Una legalización de estas prácticas, en
tanto que liberalización de las mismas, sería algo muy difícil de
justificar moralmente. Lo que sí puede y debe plantearse una
sociedad es la delimitación de los supuestos atenuantes de las
condenas cuando se cumplan una serie de requisitos
exigentes. Este es el camino que se ha querido seguir en la
reforma de nuestro código penal, reforma que para unos es
absolutamente insuficiente, mientras que para otros excede lo
moralmente permisible.
La historia nos ha enseñado que nadie puede sustituir las
evaluaciones que una persona capaz efectúa sobre su propia
calidad de vida. También de ella estamos aprendiendo que una
sociedad que quiera ser moral está obligada a señalar
salvaguardias que eviten situaciones de abuso, coacción,
discriminación e injusticia cuando uno de sus miembros elige
poner fin a su vida. Y también lo está en el sentido de
promover debates públicos e investigaciones rigurosas, como
las realizadas en Holanda y Estados Unidos, para conocer
cómo se manejan realmente los procesos de muerte de los
pacientes en nuestras instituciones sanitarias, cosa que en
España distamos mucho de conocer.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 43
Azucena COUCEIRO

E9

5. A MODO DE CONCLUSIÓN

A lo largo de este capítulo se han analizado algunos de los


conflictos éticos que más se discuten en el ámbito de los
cuidados paliativos, y que hacen referencia a diversos
principios de la bioética. En un campo como éste, fuertemente
imbuido por sentimientos y actitudes emocionales ante los
procesos de muerte de los pacientes, es muy importante que
los juicios morales no se reduzcan a un mero emotivismo, en
el que surjan únicamente a partir de las emociones y los senti-
mientos que provoca en nosotros la observación de una
realidad que nos afecta.
Pero es que, además, desde estas emociones se generan
juicios morales que pretenden influir en los demás para que
tengan las mismas actitudes que nosotros. Por ejemplo, si yo
tengo una actitud de rechazo ante la retirada de la hidratación
o ante la eutanasia, y afirmo que «retirar la hidratación es
dejar morir de sed a un ser humano», o que «la eutanasia es
moralmente insostenible», no sólo expreso un sentimiento sino
que al tiempo trato de inducir en el otro una actitud de
reprobación para que no actúe de esa manera".
Otro ejemplo frecuente en los cuidados paliativos es el de
la compasión, emoción primordial que, como se ha
desarrollado en otro capítulo de este libro, puede ser una
virtud pero también puede conducirnos a comportamientos
injustos respecto a los pacientes. Para evitarlos no podemos
dejarnos llevar sólo por la pura emoción. Es necesaria una
reflexión racional que oriente ese sentimiento inicial para que
no sea una compasión sólo ante aquellos pacientes que pro-
vocan nuestra emoción, sino universal. Una compasión que
reclame el reconocimiento efectivo de la dignidad del
sufriente, concibiendo esa dignidad en la línea kantiana, es
decir, atribuida a todo ser humano, y que hace de cada ser hu-
mano algo único en el mundo '°z.
Esta es la actitud más extendida en nuestro entorno y
esto es lo que se ha querido evitar en este capítulo, porque
una cosa es tratar de generar en otros una actitud psicológica
para ganar adeptos, y otra bien distinta intercambiar razones
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 44
Azucena COUCEIRO

que no pretendan manipular a los demás, sino iniciar una


deliberación a través de un proceso comunicativo y respetuoso
con ese «otro» que es mi interlocutor.
Todo lo desarrollado en este capítulo no tiene otra
intención que deliberar con el lector, aportando razones para
que la toma de decisiones al final de la vida de nuestros
pacientes sea de tanta calidad moral como ya lo es, cada vez
más, desde el punto de vista técnico. Nadie puede
asegurarnos que los juicios éticos sean los más correctos, pero
sí que a través de ese diálogo argumentativo y racional
tomaremos las decisiones más prudentes. Nada más y nada
menos se le puede pedir a la ética, y nada menos se le puede
exigir también hoy a los cuidados paliativos para que, en su ya
nada despreciable andadura, consoliden su proceso de
madurez en el arte de otorgar un cuidado profesional.

BIBLIOGRAFÍA

Ariés P. El hombre ante la muerte. Madrid: Taurus, 1983.

Stoddard S. The Hospice Movement: A Better Way of Caring. Nueva York: VintaQe,
1992.

The SUPPORT Principal Invcstióators. Acontrolled trial to improve care for


seriously ill hospitalized patientes. The Study to Understand Proánoses and
Preferences for Outcomes and Risks of Treatments (SUI'I'ORT). JAMA 1995; 274
(20): 1.591-8.

Judez FJ, Carballo R Análisis de los frutos del SUPPORT: 39 artículos -enerados por
el mayor estudio descriptivo y de intervención sobre enfermos críticos al final de la
vida. En: Sarabia J, De los Reyes M, editores. La bioética lagar de encuentro, II
Congreso Nacional de la Asociación de Bioética Fundamental y Clínica. Madrid:
ABFyC, 1999; p. 249-63.

'I'sevat.I, Cook EF, Green ML, Matchar DB, Dawson NV, Broste SK, et al. Health
values of the seriously ill. Ann Intern Med 1995; 122: 51420.

Lynn J, Teno JM, Phillips RS, Wu AW, Desbiens N, Harrold J, et al. Perceptions by
family members of the dyinj experience of older and seriously ill patients. Ann
Intern Med 1997; 126: 97-106.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 45
Azucena COUCEIRO

Hofinann JC, Wen;er NS, Davis RB, Tcno .i, Connors AF .ir, Desbiens N, et al.
I'atient preferences for communication with physicians about end of life decisions.
Ann Intern Med 1997; 127: 1-12.
Beauchamp TL, Childress JE Principles of Biomedical Ethics. Nueva York: Oxford
Llniversity Press, 1979. ¡Trad. cast.: Principios de ética biomédica. Barcelona:
Masson; 19981. Gracia D. La estructura de la racionalidad ética. En: Procedimientos
de decisión en ética clínica. Madrid: Eudema, 1991; p. 123-39.
Ross VD. The Right and the Good. Oxford: Clarendon Press, 1930. [Trad. cast.:
Ross WD. Lo correcto y lo bueno. Salamanca: Sígueme, 19941.
Gracia D. Cuestión de principios. En: Fundamentación y enseñanza de la bioética.
Estudios de Bioética. Vol. I. Santa Fe de Bogotá: El Búho, 1998; p. 89-113.
Gracia D. Primum non nocere. El principio de no malcficencia como fundamento de
la ética médica. Madrid: Real Academia Nacional de Medicina, 1991.
Latimer E. Ethical decission-makin; in the care of the dying, and its applications to
clinical practice. J Pain Symptom Mana-e 1993; 6 (5): 329-36.
Gómez Rubí J. La tecnología y el fina( de la vida. En: Gómez Rubí J. Ética en
medicina crítica. Madrid: Triacastela, 2002; p. 21-50.
Rubiales AS, Olalla MA, Hernansanz S, et al. Decisiones clínicas sobre el
mantenimiento de las medidas de soporte y la sedación en el cáncer terminal.
Medicina Paliativa 1999; 6 (3): 92-8.
.iaurrieta E. Cirugía y otras medidas intervencionistas de carácter paliativo. En:
GómezBatiste X, Planas J, Roca J, Viladiu I'. Cuidados paliativos en oncolo;ía.
Barcelona: JIMS, 1996; p. 39-42.
Micetich K, Steinecker P, Thomasma D. Are intravenous fluids morally rcquired for
a dyiná patient? Arch Intern Med 1983; 143: 975-8.
Derr P. Why food and fluids can never be denicd. Hastin-s Cent Rcp 1986; 16 (1):
28-30. Lynn .i, Childress .I. Must patients always be given food and water? Hastin;s
Cent Rep 1983; 13 (5): 17-21.
President's Commission for the Study of Ethical Problems in Medicine and
Biomedical and Behavioral Research. Deciding to Forego Life-SusWining
Treahncnt. Washington DC: Government Printing Office, 1983.

Twycross RG, Lack SA. Control of alimentary symptoms in far advanced cancer.
Edimburgo: Churchill Livingstone, 1986; p. 40-56.
Winter SM. Terminal nutrition: framing the debate for the withdrawal of nutritional
support in tenninally ill patients. Am J Med 2000; 109: 723-6.
Heys SD, Walker LG, Smith I, Eremin O. Enteral nutritional supplementation with
key nutrients in patients with critical illness and cancer. A meta-analysis of
randomized controlled clinical trials. Am Surg 1999; 229: 467-77.
Billings JA. Comfort measures for the terminally ill. Is dehydration painful? J Am
Geriatr Soc 1985; 33: 801-10.
McCann R, Hall W, Groth-Juncker A. Comfort caro for terminally ill patients. The
appropriace use of nutrition and hydration. JAMA 1994; 272 (16): 1.263-6.
Musgrave CF, Bartal N, Opstad J. The sensation of thirst in dying patients receiving
IV hydration. J Palliat Caro 1995; 11 (4): 17-21.
Burger FI. Dehydration symptoms of palliative caro ctmcer patients. J Pain
Symptom Manage 1993; 8: 454-64.
Vullo-Navich K, Smith S, Andrews M, Levine AM, Tischler JF, Veglia JM. Comfort
and incidence of abnormal serum sodium, BUN, creatinine and osmolality in
dehydration of terminal illness. American Journal of Hospital Palliative Caro 1998;
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 46
Azucena COUCEIRO

15: 77-84. Fainsinger RL, MacEachern T, Miller MJ, Bruera E, Spachynski K,


Kuehn N, et al. The use of hypodermoclysis for rehydration in terminally ill cancer
patients. J Pain Sympt Manage 1994; 9 (5): 298-302.
Fainsingcr RL, Bruera E. The management of dehydration in terminally ill patients.
J Palliat Caro 1994; 10 (3): 55-9.
Musgrave C, Bartal N, Opstad J. Intravenous hydration for terminal patients: what
are the attitudes of Isracli terminal patients, their families, and their health
professionals? J Pain Symptom Manage 1996; 12 (1): 47-51.
Hodges MO, Tollo SW, Stocking C, Casell CK. Tubo fceding: internist attitudes
regarding ethical obliQations. Arch Intern Med 1994; 154: 1.013-20.
Hodges MO, Tollo SW. Tube fceding decisions in the elderly. Clin Geriatr Med
1994; 10: 475-88.
Ciocon JO, Silverstone FAA, Graver M, Foley CJ. Tubo feedings in elderly patients.
Indications, benefits and complications. Arch Inter Med 1988; 148: 429-33.
Guillon R. Persistent vegetative state, withdrawal of artificial nutrition and
hydration and the patient besC interest. J Med Ethics 1998; 24: 75-6.
Abizanda R, Almendros L, Balerid B, et al. Limitación del esfuerzo terapéutico en
cuidados intensivos. Encuesta sobre el estado de opinión de los profesionales de la
medicina intensiva. Medicina Intensiva 1994; 118: 100-5.
Lynn J, editor. By No Extraordinary Means. Bloomington: Indiana University Prcss,
1989. Pearlman RA. Forgoing medical nutrition and hydration: an arca for time-
tunning clinical skills. J Gen Intcrn Med 1993; 8: 225-7.
Sullivan RJ. Accepting death without artificial nuh-ition and hydration. J Gen Intern
Med 1993; 8: 220-4.
De Ridder D, Gastmans C. Dehydration among terminally ill paticnts: al] integrated
cthical and practical approach for caregivers. Nursing Ethics 1996; 3 (4): 305-16.
Comité Asitencial de Etica de la Corporació Sanitária del Pare Taulí. Guía para las
decisiones clínicas en relación con la nutrición artificial. Sabadell: Corporació
Sanitaria Pare Taulí, 2000.

` = Ley 2l/2000 de 29 de diciembre sobre los derechos de información concernientes


a la salud y a la autonomía del paciente, y la documentación clínica. Madrid: B.
O. E. n.° 29; p. 4.121-5 (2 de febrero de 2001).
` Ley 41/2002 de 14 de noviembre básica reguladora de la autonomía del paciente
y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
B. O. E. n.° 274; p. 40.126-32 (15 de noviembre de 2002).
°' Crónica sanitaria: El Parlamento catalán impulsa el testamento vital para
enfermos terminales incapacitados. JANO 2000; 59 (1.366): 28.
` S Organización Médica Colegial. Código de Ética y Deontología. Madrid:
Organización Médica Colegial, 10 de septiembre de 1999.
46 Consell de Col-legis de Metges de Catalunya. Código de deontología. Normas de
ética médica. Barcelona: Consell de Col-legis de Metges de Catalunya, 16 de junio
de 1997. " Grupo de Opinión del Observatori de Bioética i Dret Pare Cientific de
Barcelona. Documento sobre las voluntades anticipadas. Barcelona: Grupo de
Opinión del Observatori de Bioética i Dret Pare Cientific de Barcelona, junio de
2001.
°" Simón P. Las decisiones de representación. En: Simón P. Bioética y
consentimiento informado en la atención sanitaria. Historia, Teoría y Práctica
[tesis doctoral]. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de
Compostela, 1996; p. 661-802.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 47
Azucena COUCEIRO

°y Siurana JC. La idea de sujeto en la ética del discurso y el desafío de las


directrices anticipadas. En: La bioética: horizonte de posibilidades, JLI Congreso
Nacional de la Asociación de Bioética Fundamental y Clínica. Madrid:
Asociación de Bioética Fundamental y Clínica, 2000; p. 85-92.
5
° Emanuel LL, Bany MJ, Stoeckle JD, Ettelson LM, Emanuel EJ. Advance
directives for medical care: a case for greater use, N Engl J Med 1991; 324: 889-
95.
5
' Emanuel LL. Advance directives: what have we learned so far? J Clin Ethics 1993;
4: 8-16.
5-
' Singer PA. Advance directives in palliative care. J Palliat Care 1994; 10: 111-6.
5
' Voltz R, Akabayashi A, Gen C, Sass HM. End-of-life decisions and advance
directives in palliative care: a cross-cultural survey of patients and health-care
professionals. J Pain Symptom Manag 1998; 16 (3): 153-62.
5
° Romeo Casabona CM. El derecho y la bioética ante los límites de la vida humana.
Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 1994; p. 461-4.
55 Johnston SC, Pfeifer MP, McNutt R, For the End of Life Study Group. The
discussion about advance directives. Patient and physician opinion regarding
when and how it should be conducted. Arch Intern Med 1995; 155: 1.025-30.
`~ Miller R. Hospice care as an alternative to euthanasia. Law, Medicine and Health
Care 1992; 20: 127-32.
5
' Conolly M. Alternative to euthanasia: Pain management. Issues Law Med 1994; 4:
497507.
5'
Foley KM. The relationship of pain and symptom managment to patient requests
for physician assisled suicide. J Pain Symptom Managc 1991; 6: 289-97.
Wineberg H. Oregon's Death With Dignity Act. Fourteen months and counting.
Arch Intern Med 2000; 160: 21-3.
°° Back AL, Wallace JI, Starks HE, Pearlman RA. Physician-assisted suicide and
euthanasia in Washington state. JAMA 1996; 275: 919-25.
Van der Maas PJ, Van der Val G, Haverkate I, De Graff CL, Kester JG, Onwuteaka-
Philipsen BD, et al. Euthanasia, physician-assisted suicide, and other medical
practices involving the end of life in the Netherlands, 1990-1995. N Engl J Med
1996; 335: 1.699-705. Gascón M. Problemas de la eutanasia. Sistema 1992; 106: 81-
107.
Elizari J. Eutanasia: lenguaje y concepto. Moralia 1992; 14: 145-75.

Quill TE. Death and digniey: Acase of individualized decision making. N Engl J
Med 1991; 324: 691-4.
Quill TE, Casell CK, Meier DE. Care of the hopelessly ill: proposed clinical criteria
for physician-assisted suicide. N Engl J Med 1992; 327: 1.380-4.
Miller FG. Regulating physician assisted death. N Engl J Med 1994; 331: 119-23.

Quill TE. Death and Dignity. Making Choices and Taking Charge. Nueva York: WW
Norton and Company, 1993.
Van Delden JMN. Slippery slopes in flat countries - a reponse. J Med Ethics 1999;
25: 22-4.
Dworkin R. El domino de la vida. Una discusión acerca del aborto, la eutanasia y la
libertad individual. Barcelona: Ariel, 1994.
Simón P, Couceiro A. Decisiones éticas conflictivas en torno al final de la vida: una
introducción general y un marco de análisis. Oncología 1995; 18 (19): 2-19.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 48
Azucena COUCEIRO

Méndez V. Sobre un derecho a morir con dignidad. En: Sobre morir: eutanasias,
derechos, razones. Barcelona: Trotta, 2002; p. 51-68.
Méndez V. Op. cit. en n. 71; p. 70.

Gaylin W, Kass LR, Pellegrino M, Siegler M. Doctors must not kill. JAMA 1988;
259 (14): 2.139-40.
Herranz G. Las razones médicas contra la legalización de la eutanasia. En: Fibla C.
Debate sobre la eutanasia. Barcelona: Planeta, 2000; p. 11-20.
Comision Central de Deontología (OMC). Declaración de la comision central de
deontología sobre el significado de la expresión eutanasia pasiva. Madrid:
Organización Médica Colegial, 1993.
Van der Burg W. The slippery slope arguments. Ethics 1991; 102: 42-65.

Simón P, Couceiro A. Eutanasia y suicidio asistido: el estado de la cuestión fuera de


España (I). La eutanasia en Holanda. MEDIFAM 1995; 5 (6): 333-40.
Couceiro A, Simón P. Eutanasia y suicidio asistido: el estado de la cuestión fuera de
España (II). El debate en Estados Unidos. MEDIFAM 1995; 5 (6): 341-4.
Bok S. La eutanasia. En: Dworkin G, Frey R, Bok S. La eutanasia y el auxilio
médico al suicidio. Madrid: Cambridge University Press, 2000; p. 133-54.
Oregon Death with Dignity Act. Oregon Revised Statute 127.800-127.897; 1994.

Armas GJ. Death by prescription: the Oregon initiative. N Engl J Med 1994; 331:
1.240-3. Tolle SW. Care of the dying: clinical and financia] lessons from the Oregon
experience. Ann Inter Med 1998; 128: 567-8.
Chin E, Hedberg K, Higginson G, Fleming DW. Legalized physician-assisted suicide
in Oregon: The first year's experience. N En-1 J Med 1999; 340 (7): 577-83.
Sullivan A, Hedberg K, Fleming DW. Legalized physician-assisted suicide in
Oregon: The second year. N En-1 J Med 2000; 342 (8): 598-604.
Gracia D. Los problemas del enfenno terminal. Labor Hospitalaria 1988; 208: 91-3.
Gracia D. Historia de la eutanasia. En: Urraca S, editor. Eutanasia hoy. Un debate
abierto. Madrid: Noesis, 1996; p. 67-91.

` Mill JS. Sobre la libertad. Barcelona: Orbis, 1985; p. 32.

` Hume D. Sobre el suicidio y otros ensayos. Madrid: Alianza, 1995; p.


121-34. Elizari FJ. El suicidio: aproximación nioral. I-(esia Viva 1986;
125: 439-W. " Küng H, Jens W. Morir con dignidad. Madrid: Trotta, 1997;
p. 54.
" Eutanasia y derecho a morir con dignidad. [Editorial]. Razón y Fe 2002; 245: 403-
10.

" Zugaldía JM. La eutanasia en la le;islación penal española. .1AN0 1990; 39 (920):
9951.002.
" Queralt JJ. Eutanasia vs auxilio al suicidio. .IANO 1990; 39 (920):
983. " Gascón M. Op. cit. en n. 62; p. 99.
" Gracia D. Dilemas éticos en los confines de la vida: suicidio asistido y eutanasia
activa y pasiva. En: Ética de los confines de la vida. Estudios de Bioética. Vol. 3.
Santa Fe de Bogotá: El Búho, p. 287-313.
"' Singer P The legislation of volunlary cuthanasia in the Northern Territory.
Bioethics 1995; 9 (5): 419-24.
" Méndez V. Op. cit. en n. G I ; p. 47.
EL ENFERMO TERMINAL Y LAS DECISIONES EN TORNO AL FINAL DE LA VIDA 49
Azucena COUCEIRO

°" Gimbernat E. Eutanasia, Constitución y Derecho Penal. JANO 1990; 39 (920):


992.

's' Allmark 1'. Euthanasia, dyin; well and the slippery slope. J Adv Nurs 1993; 18:
1.178-82. ""' Gracia D. No hacer daño. En: Coroo arqueros al blanco. Madrid:
Triacastela, 2004; p. 225242.
Couceiro A. La ética basada en emociones. JANO 2002; 62 (1.429): G4-5.

'°Z Etxeberría X. La compasión y el principio de humanidad. En: Ética de la acción


lwmanitaria. Bilbao: Universidad de Deusto, 1999.