Está en la página 1de 2

Construcción del concepto de memoria

Actualmente definen memoria como un ordenador, debido a que los dos se usan
para llevar a cabo labores y procesamientos de información. Nuestro equipo se
divide en memoria a corto plazo, la que se descarta una vez que apagamos el
ordenador, y la memoria a extenso plazo, donde se tienen permanentemente los
datos. En el cerebro nuestras propias neuronas procesan los datos y los albergan,
nuestra unidad de procesamiento y almacenamiento es la misma. Para lograr
evocar cualquier información o evento se necesita mandar información a nuestro
cerebro (codificación), retener esa información (almacenamiento) y, al final,
recuperarla (recuperación). la diferencia de la memoria a un ordenador, es que es
más frágil que un disco duro. El disco duro viene siento la memoria, aquí se
guardan grandes cantidades de información.

EL MODELO DE NIVELES DE PROCESAMIENTO


DE CRAIK Y LOCKHART
La teoría de los niveles de procesamiento de Craik y Lockhart (1972) indica que el
tipo de procesamiento de información que se crea una vez que se registra un
primer encuentro con el material es de fundamental trascendencia para decidir qué
proporción de dicha información va a ser recordada o evocada. Según este
enfoque, la hondura de procesamiento en el instante de la exposición al material o
sea el nivel con el que se examina y estima es de suma trascendencia; a medida
que más grande sea la magnitud de procesamiento, más probabilidades
poseemos de recordarlo.
En la propuesta original de Craik y Lockhart (1972) encontramos cuatro
grandes supuestos sobre la memoria:
1. Los trazos de memoria son el resultado del análisis perceptivo, el cual implica
una jerarquía de niveles o fases de procesamiento. El nivel de procesamiento
más superficial incluye el análisis de las características físicas o sensoriales de
un estímulo, como las líneas, los ángulos, el brillo, el tono, etc., mientras que el
nivel de procesamiento más profundo implica el análisis semántico o cognitivo.

2. A mayor profundidad de procesamiento, mayor duración de los trazos de


memoria y, en consecuencia, mayor retención. En palabras de los autores: «la
persistencia del trazo es una función de la profundidad del análisis, y los
niveles más profundos de análisis se asocian con trazos más elaborados, más
duraderos y más fuertes».

3. procesamiento de Tipo I, que corresponde al mantenimiento de la información


en un nivel concreto de procesamiento, y Tipo II, que se refiere al que produce
un análisis cada vez más profundo del material.Lo esencial aquí es que, una
vez que dejamos de repetir tal información, se pierde sin dejar rastro
permanente en la memoria. La repetición o repaso elaborativo (Tipo II), por el
contrario, es un tipo más complejo de repetición que toma como base el
significado de la información para procesarla más profundamente cada vez,
hasta un nivel en el que entra en contacto con otros significados ya
almacenados en la memoria. En consecuencia, este material más elaborado
será mejor recordado.
4. La memoria debe ser estudiada mediante un paradigma de aprendizaje
incidental. El sujeto no sabe que más tarde se le administrará una prueba de
retención y se supone que procesa el material guiado por el experimentador.
Emplear tiempo pensando o parafraseando sobre el material que estamos
leyendo y relacionarlo con material ya almacenado anteriormente es lo más útil
para aprender sobre cualquier tema. La información considerada relevante
para mí tiene más posibilidades de ser codificada profundamente y de ser
accesible en la memoria. Ejemplo: 1. ¿Rima la palabra "asterisco" con
"disco"? ¿Representa la palabra "árbol" un tipo vegetal? ¿Está la palabra
"Cedro" escrita en mayúscula?