Está en la página 1de 28

Suscríbete a DeepL Pro para poder editar este documento.

Entra en www.DeepL.com/pro para más información.

Codificación y recuperación de la información

SCO'l'T C. BROWN & FERGUS 1. M. CRAIK

El objetivo de este capítulo es esbozar el ordenador- recibe información que retiene


algunos avances recientes en nuestra durante un tiempo variable y que
comprensión de los procesos de la memoria posteriormente emite en alguna forma
humana, en concreto, los procesos de significativa. Por lo tanto, la codificación se
codificación y recuperación de la memoria refiere al proceso de adquisición de información
episódica a largo plazo. Se ofrece una breve y su incorporación a la memoria, mientras que
historia de los trabajos en este ámbito, la recuperación se refiere al proceso de
seguida de un análisis de los códigos de recuperación de información previa.
memoria. A continuación, se explora la
naturaleza de las operaciones de
codificación y recuperación, y se analiza
cómo interactúan estos dos tipos de
procesos. El capítulo concluye con una
descripción de los principales factores que
conducen a la mejora y al deterioro del
rendimiento de la memoria.

El marco del tratamiento de


la información
Los términos "codificación" y
"recuperación" tienen su origen en el marco
del procesamiento de la información de los
años 60, que caracterizaba la mente/cerebro
humano como un dispositivo de
procesamiento de la información (véase
también Bower, capítulo 1, para una historia
más detallada de la investigación sobre la
memoria). En este modelo, la mente -como
información codificada. Sin embargo, estos modelo es la atención, es decir, para que la
primeros trabajos se centraban menos en la información pase a los almacenes
codificación y la recuperación que en el progresivamente más capaces y duraderos, la
almacenamiento o la retención de la persona tiene que prestar una atención
información. En una de las variantes más consciente a la información. Cuanto más
destacadas de la teoría del procesamiento de ensaye el individuo, mayor será la probabilidad
la información, a veces denominada de que la información se transfiera del
multialmacén o modal, se supone que la almacenamiento a corto plazo al permanente
información fluye a través de una serie de (Atkinson y Shiffrin, 1968). Así, por ejemplo,
almacenes mentales (Atkinson y Shiffrin, cuando se procesa el lenguaje, la entrada
1971; y véase también Bower, capítulo 1). sensorial "literal" decae rápidamente a menos
En este modelo, la información entra en el que sea seleccionada por los mecanismos de
sistema de procesamiento a través de los atención que la transforman en
almacenes sensoriales específicos de la representaciones auditivas o visuales a corto
modalidad y, a continuación, pasa a una plazo. El procesamiento posterior suele
memoria limitada a corto plazo o primaria transformar la información a corto plazo en
antes de entrar en una memoria pormanente representaciones semánticas a largo plazo que
y extensiva a largo plazo o secundaria. La pueden recuperarse en minutos o incluso
clave del éxito de la codificación en este

93
94MEMORIA EN EL LABORATORIO

años después. Este modelo de procesamiento un acontecimiento experimentado -por


de la información de la memoria ha sido muy ejemplo, la forma, la textura, la ubicación y la
influyente y se sigue utilizando soma 30 años función de un objeto- y, por tanto, parte de la
después. tarea del investigador cognitivo es
Sin embargo, el modelo de los tres clasificarlos.
almacenes no está exento de problemas: Por
ejemplo, la búsqueda posterior demostró que las
características de capacidad, codificación y
olvido de la memoria a corto plazo variaban en
función de las personas, los materiales y las
tareas (por ejemplo, Naveh-Benjamin y Ayres,
1986; Shulman, 1972). Además, los modelos que
apelan tanto a los almacenes pasivos como a los
procesos activos se consideraron menos
parsimoniosos que los que apelan únicamente a
los procesos activos. Es decir, si los aspectos
experienciales y conductuales de la memoria
pueden explicarse considerando las
características de los diversos procesos de
codificación y recuperación, el concepto de
"almacén de memoria" pierde significado
teórico y se vuelve superfluo. Como marco
alternativo, Craik y Lockhart (1972) propusieron
que los estímulos entrantes se procesaban a
diferentes niveles o profundidades dentro del
sistema cognitivo, desde los niveles sensoriales
"superficiales" 01 hasta los niveles de análisis
"profundos" o significativos. Se considera que
la memoria es el producto derivado de estos
procesos perceptivos y cognitivos activos:
cuanto más profundamente o con más
significado se procese la información, mejor se
retendrá. Este punto de vista de los niveles de
procesamiento (LOP) hace hincapié en el papel
de las operaciones mentales en la memoria,
especialmente en los procesos de codificación.
Evidentemente, los procesos reales también son
importantes y, como se verá más adelante, un
modelo más completo incorpora la visión LOP
de la codificación con puntos de vista que
enfatizan la compatibilidad de las operaciones
de codificación y recuperación (por ejemplo,
Morris, Brans ford y Franks, 1977).

La naturaleza de los códigos de


memoria

Es probable que nuestra memoria de los


acontecimientos experimentados
personalmente, junto con los conocimientos
acumulados y los procedimientos
especializados, estén representados en el
cerebro por complejas redes de neuronas. En
este sentido, las redes neuronales específicas
representan diversas experiencias vitales de
forma codificada, y se supone que cuando
una determinada red está activa,
reexperimentamos ese hecho o lo
recordamos. Sin embargo, también es posible
hablar de códigos mamarios a nivel cognitivo.
Es decir, se codifican diferentes aspectos de
La codificación de un objeto o a la actividad de percibir; las experiencias
acontecimiento se realiza en regiones algo mentales de percibir y recordar sólo ocurren
diferentes del cerebro, por lo que un cuando se producen las operaciones de
problema importante es cómo se unen estos procesamiento pertinentes. Incluso es posible
aspectos durante los procesos de pensar que la similitud entre percibir
codificación y recuperación. Si estos
diferentes aspectos de un objeto o evento
codificado se almacenan en regiones algo
diferentes del cerebro, un problema importante
es cómo se unen esos aspectos durante los
procesos de codificación y recuperación
para producir la experiencia de un único
objeto o evento coherente. Este
El "problema de la vinculación" es
omnipresente en la teorización cognitiva
(véase, por ejemplo, Chalfonte y Johnson,
1996: y Johnson y Chalfonte, 1994).
Una posibilidad es que todas las
modalidades sensoriales representen y
almacenen primero copias literales de los
aspectos superficiales de los objetos (por
ejemplo, el color, el tamaño, la forma) y que
las interacciones posteriores con los objetos
sama revelen las relaciones entre los
elementos sensoriales, así como aspectos
"más profundos" como la función, el
significado y el valor. Según este punto de
vista, el sistema cognitivo está organizado
jerárquicamente, con niveles inferiores que
representan aspectos sensoriales y niveles
superiores que representan aspectos
derivados ("significado") de los objetos y
eventos. Los niveles más bajos y
superficiales de procesamiento pueden ser
impulsados predominantemente por las
entradas perceptivas (procesamiento
ascendente o impulsado por los datos) y los
niveles más altos (descendentes) pueden
ser impulsados por las entradas
perceptivas sama, o activados
"descendentemente" por las expectativas e
intenciones (Nor man, 1968). Si los niveles
inferiores de representación no son bien
accedidos por los procesos descendentes, esta
puede ser una de las razones por las que las
codas sensoriales son difíciles de mantener y
rabearse (por ejemplo, Posner 8c Keele,
1967). Otra diferencia entre los códigos
sensoriales y los conceptuales es que los
códigos sensoriales pueden ser reutilizados
en muchas combinaciones diferentes, al
igual que las 26 letras del alfabeto se
recombinan para formar muchas palabras
diferentes y únicas; los códigos
conceptuales, en cambio, son más
habitualmente espaciales y diferenciables
(Moscovitcb & Craik, 1976).
Es bastante natural considerar estas
diversas representaciones codificadas como
el producto o el resultado de las operaciones
de procesamiento; es decir, como estructuras
de la mente y del cerebro. Sin embargo, los
teóricos del soma han adoptado una posición
más radical y han argumentado que las
representaciones codificadas de las
experiencias son los propios procesos (por
ejemplo, Kolers y Roediger, 1984). Según
esta teoría, la actividad de la memoria es
similar a la de la
CODIFICACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA INFORMACIÓN95
(1971) propuso un influyente código dual
y el recuerdo es más que una analogía; que
los procesos de codificación de la memoria
son idénticos a los procesos llevados a cabo
principalmente para los fines de la percepción
y la comprensión. y que los procesos de
recuperación de la memoria representan los
mejores esfuerzos del sistema cognitivo para
restablecer el sama pattem de la actividad
mental que ocurrió durante la experiencia
original (Craik, 1983; Craik y Loclchart, 1972).
Por supuesto, debe haber un poco de física
La base material de la memoria puede ser
diferente del patrón de actividad neural que es
el correlato de la experiencia mental de
recordar. La grabación de una cinta de vídeo
puede servir de analogía. La propia cinta
contiene una representación codificada
estática de los eventos filmados; la cinta tiene
el potencial de dar lugar a un patrón
específico de actividad electromagnética
cuando se pasa por la videograbadora, y esta
actividad, a su vez, hace que las imágenes
dinámicas (la "experiencia fenoménica")
aparezcan en la pantalla de vídeo. Por lo
tanto, al analizar y buscar los códigos de la
memoria, es posible que tengamos que
considerar tres niveles de representación muy
diferentes: un nivel estructural de cambios
neuroquímicos en el cerebro, un patrón de
actividad neural que se desencadena y se guía
por el primer nivel, y la experiencia mental
que es un correlato de la actividad en el
segundo nivel. Cada nivel de representación
tendrá sus propias reglas y características, y
también habrá "reglas de mapeo" por las que
los Jevels adyacentes se comunican. Por lo
tanto, un estudio exhaustivo de la memoria
tendrá que proporcionar un recuento de los
códigos de la memoria en estos distintos
niveles, así como una explicación de cómo un
conjunto de códigos se relaciona con otros
conjuntos (véase Konorski, 1967;
Velichkovsky, 1994, para ideas similares).

Tipos de código de memoria

Este capítulo se ocupa únicamente de las


codificaciones a nivel psicológico; otros
capítulos del manual tratan de los correlatos
neurales de estas codificaciones. La mayor
parte de la investigación sobre la memoria
realizada por los psicólogos cognitivos se ha
centrado en el lenguaje o en los materiales
alfanuméricos -números, letras, sílabas,
palabras, frases y textos-, por lo que el estudio
de los procesos de codificación se ha
concentrado sustancialmente en las codas
verbales. Las imágenes se han estudiado en
menor medida, y se han establecido algunos
contrastes importantes entre las codificaciones
pictóricas y las verbales. Por ejemplo, Jlai rjo
1973), probablemente porque todos somos
"expertos" en percepción visual. Hay
en la que sugiere que muchos relativamente pocos trabajos sobre la memoria
acontecimientos se representan de dos del tacto, el gusto o el olfato; Herz y Engen
maneras muy diferentes: una codificación (1996) ofrecen una útil revisión de los estudios
analógica que conserva las características sobre la memoria de los olores. 0n la otra
físicas del objeto o la escena (por ejemplo, banda,
una imagen de un gato debajo de una mesa),
y un código simbólico que proporciona una
descripción verbal del acontecimiento (por
ejemplo, "el gato está debajo de la mesa").
En apoyo de esta hipótesis, los
investigadores han demostrado que la
percepción visual interfiere con la imaginería
visual (ambos conjuntos de procesos utilizan
presumiblemente el sistema de codificación
pictórica), pero que la percepción visual de
escenas u objetos sólo interfiere de forma
insignificante con la manipulación mental
del material verbal (Baddeley, 1983; Brooks,
1968). Pa.ivio (1971) también ha demostrado
que la memoria se ve reforzada cuando un
acontecimiento puede ser codificado por
ambos sistemas; así, los nombres concretos
como MESA y CABALLO se codifican
fácilmente de forma imaginaria y verbal,
mientras que los nombres abstractos (por
ejemplo, VERDAD, JUSTICIA) no producen
fácilmente una imagen pictórica. La
conclusión es que los nombres concretos se
recuerdan mejor que los abstractos; dos
codas son mejores que una.
La hipótesis de la doble codificación parece
muy
va por buen camino, pero probablemente no
va lo suficientemente lejos. También debe
haber códigos para las voces, las melodías,
las texturas, los sabores, los olores y muchos
otros aspectos de nuestras experiencias
perceptivas. Pero no hay ninguna razón para
pensar que sus códigos de memoria
obedezcan a leyes diferentes; parece
probable, de hecho, que los estímulos
codificados sólo en términos de sus
características superficiales no se recuerden
bien, y que los codificados "profundamente"
en términos de significado relevante para el
dominio se conserven bien. Es importante
señalar que el "significado" no se refiere
únicamente al significado lingüístico; una
cara familiar, una voz conocida, una imagen
evocadora, una jugada espectacular de
ajedrez o de fútbol, son todos ejemplos de
estímulos que tienen significado y que
probablemente se codifiquen profundamente
y se recuerden bien. Desde el punto de vista
de los autores, la experiencia en el tipo de
codificación que se está investigando es un
requisito previo para alcanzar niveles más
profundos de procesamiento (Bransford,
Franks, Morris y Stein, 1979). Algunos
ejemplos de investigaciones de estas
dimensiones de codificación menos
habituales incluyen estudios de
reconocimiento de caras (Moscovitch, Wino
cur y Behrmann, 1997) y de reconocimiento
de voz (Read y Creik, 1995). Las imágenes se
reconocen muy bien (por ejemplo, Standing_.
96MEMORIA EN EL LABORATORIO

Wilson y Emmorey (1997) han explicado que varios factores son


recientemente la naturaleza de la ingredientes importantes para
representación en el lenguaje de signos: una buena codificación.
parece que los sordos emplean códigos de Algunos factores son in-
memoria similares a los de los oyentes (es
decir, representaciones articulatorias y
fonológicas), aunque en el ámbito visual-
espacial. Por último, los estudios sobre la
memoria musical (véase Levi Tin, en prensa,
para una revisión) sugieren que las melodías
se codifican de forma abstracta, es decir, que
recordamos las frecuencias y las dimensiones
relativas de las notas musicales en lugar de
sus frecuencias y duraciones absolutas. Sin
embargo, también se retiene cierta
información abso luta, como cuando los no
músicos cantan su canción favorita de
memoria y aplican los tonos utilizados en la
grabación original (Levitin, 1994). En
resumen, parece que los recuerdos pueden
codificarse a lo largo de una multitud de
dimensiones y que se pueden retener varios
códigos a partir de una sola evocación
expulsada.
Otra clase de coda es la memoria para el
detalle textual, en contraposición a la
memoria para el evento focal en sí mismo.
Un ejemplo de memoria contextual es el
recuerdo de la fuente de la que se aprendió la
información. La memoria del acontecimiento
en sí y de su fuente suelen ser disociables
(Schacter, Harbluk y McLachlan, 1984). Las
personas mayores son especialmente
vulnerables a este tipo de olvido (Mclntyre y
Craik, 1987; Spence y Raz, 1995), lo que hace
que "cuenten la misma historia dos veces"
(Koriat, Ben-Zur y Sheffer, 1988). Otra
experiencia de comunicación es lo que George
Mandler (1980) denominó "el fenómeno del
carnicero en el autobús": cuando la cara de
una persona encontrada en un contexto
atípico parece muy familiar, pero el perceptor
no puede recordar cuándo o cuándo ha
conocido a la persona. Pero, ¿la información
contextual uti liza un tipo diferente de coda de
memoria? Lo más probable es que no; la
información contextual o de origen es
cualitativamente similar a la información del
acontecimiento focal y se clasifica como
"contexto" simplemente porque es de menor
interés para el perceptor. La mayor
vulnerabilidad de la información contextual al
olvido es probablemente atribuible a que
recibe menos atención y un procesamiento
menos exhaustivo y elaborado.

Operaciones de codificación
De la discusión anterior debería quedar claro
Los elementos más importantes son: los internos -por
ejemplo, la motivación, las estrategias y los conocimientos
previos pertinentes- y los externos, como las materias que se
deben aprender y las instrucciones experimentales. Los
aspectos más destacados se analizan en la presente sección.
En primer lugar, es importante tener en cuenta la
objetivos y propósitos del alumno. Si una persona desea
retener una secuencia verbal sólo brevemente -retener una
cadena de números para hacer una llamada telefónica, por
ejemplo-, puede ser más eficiente codificar la cadena como una
secuencia motora del habla. Este tipo de código articulatorio a
corto plazo (el "bucle articulatorio" en la terminología de
Baddeley, 1986) es excelente para la retención a corto plazo,
pero pobre para la memoria a largo plazo, como la mayoría de
la gente sabe al recordar los nombres de los nuevos conocidos
en una fiesta. Está claro que "prestar atención" a la nueva
información es crucial. Sin embargo, más allá de la simple
atención a algo, debemos procesarlo a un nivel abstracto,
esquemático y conceptual. Por ejemplo, Craik y Tul ving
(1975) demostraron que, cuando se preguntaba a los
participantes sobre una serie de palabras, las preguntas
semánticas (por ejemplo, "¿Es la palabra un tipo de pez?"
-TIBURÓN) daban lugar a niveles de memoria más altos
en una prueba de sorpresa posterior que las preguntas
relacionadas con las características fonémicas ("¿La palabra
rima con parque?") o las ortográficas ("¿La palabra empieza
por S?"). Figura
6.1 muestra los niveles medios de reconocimiento de los sujetos
en estas tres condiciones (Craik y Tulving, 1975, experimento
1). Este resultado sugiere que "prestar atención" no es un fin
en sí mismo, sino que lo crucial es la naturaleza cualitativa de
las operaciones de procesamiento alimentadas por los
recursos atencionales.
Dicho de otro modo, el tipo de ensayo que realiza el
individuo determina el éxito de sus esfuerzos de codificación.
Hay dos tipos principales de ensayo que son pertinentes para
el marco de la LOP: el ensayo de mantenimiento, en el que la
información se mantiene de forma pasiva en la mente -por
ejemplo, mediante la repetición de memoria-, y el ensayo
elaborativo, en el que la información
La información se relaciona de manera significativa con otra
información, presentada ya sea previa o recientemente . El
hallazgo general es que cuanto mayor sea la elab oración -o la
extensión- de las codificaciones, mayor será el recuerdo
posterior (Craik y Tulving, 1975). Por ejemplo, Craik y Tulving
(1975) pidieron a los participantes que determinaran si una
palabra encajaría de forma significativa en una frase simple,
media o compleja. Aunque los tres tipos de oraciones
implicaban un procesamiento conceptual, las oraciones más
complejas eran las que mejor se ramificaban,
ENCODIENDO UNA RETIRADA DE LA INFORMACIóN97

,, 0.
-o2,
·9
o
0.8
e (,)

ñº
0.1
0.
o 5

u 0.4
e
0.3
oc. 0.2
0
.t: 0.1
O.O -+-- ..
CaseRhyme Categoría
Nivel de
procesamiento

Figura 6.1 Proporciones medias de palabras reconocidas en función de la


condición de procesamiento (datos de Craik y Tulving, 1975, experimento 1).

presumiblemente porque las oraciones consiste en agrupar elementos en unidades


complejas activaron estructuras cognitivas más grandes basándose en la experiencia
más ricas que las oraciones más simples. previa. Así, una se-
Una cuestión relacionada con los ensayos
se refiere al momento en que se realizan : la
retención después de un retraso es mejor
cuando los ensayos se distribuyen o se
espacian en el tiempo, en lugar de agruparse
en un período corto de tiempo. El
espaciamiento de los ensayos puede imitarse
presentando dos veces los temas a aprender, a
intervalos cortos o largos. El hallazgo aquí es
que las repeticiones espaciadas a largo plazo
están asociadas con niveles más altos de
retención posterior (por ejemplo, Fodigan,
1969). ¿A qué se debe esto? Una sugerencia
es que los ítems re-presentados después de
intervalos largos tienen más probabilidades de
ser codificados de manera diferente a como lo
fueron en su primera presentación. Esta
variabilidad en la codificación puede estar
asociada a una codificación más rica y elabo
rada del ítem, lo que a su vez favorece una
mejor retención {Martín, 1968).
Además del ensayo eleborativo y
distribuido, se ha demostrado que la
organización es útil para aprender nueva
información. La organización se refiere a la
agrupación de temas en unidades más
grandes, normalmente basadas en relaciones
significativas entre los elementos. Un tipo de
organización es el llamado "chunlcing", que
Las series de números pueden recodificarse
en trozos de números adyacentes a partir de
fechas, repeticiones o simples secuencias
aritméticas; por ejemplo, la serie
771968246333 puede dividirse en 4 trozos, a
saber, 77-1968-246-333. Esta estrategia de
fragmentación puede ser muy útil durante las
etapas iniciales de la codificación, dadas las
afirmaciones sobre la capacidad limitada de
la memoria a corto plazo (por ejemplo,
Millar, 1956). Tulving (1962, 1968) amplió la
noción de agrupación sobre la base del
aprendizaje previo a la de "or ganización
subjetiva", medida por la consistencia de las
respuestas de un sujeto en una serie de
ensayos de recuerdo de la misma lista. El
argumento de Tulving era que los ítems
"similares" (como quiera que los defina el
sujeto) tenderán a ser recordados juntos, y el
crecimiento del aprendizaje a lo largo de una
serie de ensayos estará correlacionado con el
fortalecimiento de las asociaciones entre
ítems y, por tanto, con la organizaciónsubjetiva. De
hecho, los resultados mostraron una
correlación entre la organización subjetiva y
el aprendizaje (Tulving, 1962, 1968).
Por último, el carácter distintivo de las
codificaciones, o
El procesamiento de las características
específicas del estímulo ha demostrado
mejorar la memoria. Moscovitch y Craik
(1976) hicieron que los sujetos codificaran
palabras de forma superficial o profunda, y
que cada palabra tuviera su propia pregunta
de codificación o que grupos de 10 palabras
compartieran la misma pregunta de
codificación. Esta codificación
98MEMORIA EN EL LABORATORIO

Las preguntas se presentaron posteriormente una disposición de ajedrez "aleatoria", en la


como cuas de recuperación, y el hallazgo fue que las posiciones de las piezas no se
que el beneficio de las cuas u.Dique en ajustaban a las reglas del ajedrez (por ejemplo,
relación con las cuas sbared era mayor para Chase y Simon, 1973; véase también Bransford
los niveles más profundos de codificación. et al., 1979; y Kimball y Holyoak, capítulo 7).
Mosco vitch y Craik concluyeron que la En cuanto al papel de las variables externas
codificación deepar establece un techo más
alto en el rendimiento potencial de la
memoria, y que el grado de realización de
este potencial depende de la especificidad de
la relación pista-objetivo. Por lo tanto , parece
que, idealmente, la información debería
codificarse en términos de rasgos específicos
del ítem (características que son exclusivas de
un estímulo concreto) y de rasgos asociativos
(características compartidas con otra
información presente simultáneamente o con
anterioridad). De hecho, varios
investigadores (por ejemplo, AUBubel, 1962;
Einstein y Hunt, 1980) han sugerido que tanto
el procesamiento distintivo, o la codificación
de las diferencias entre los estímulos, como la
organización, o la codificación de las
similitudes, son importantes para recordar con
éxito.
También existe una amplia evidencia de
que la codificación puede estar guiada por los
conocimientos previos, los valores y las
expectativas del individuo (por ejemplo,
Bartlett, 1932; Bnmsford y Johnson, 1972). En
particular, los individuos recurren a la
memoria semántica o al conocimiento general
del mundo cuando codifican y recuperan
nueva información (Neisser, 1998). La
implicación de estos factores para la memoria
es que los sujetos suelen codificar más de lo
que se les presenta en el estímulo,
especialmente si el estímulo es rico en
significado -una frase o una imagen, por
ejemplo-. Barclay (1973) demostró que los
sujetos codifican inferencias a partir de frases
con significado, y Barclay, Bransford, Franks,
McCanell y Nitsch (1974) demostraron
además que diferentes contextos sesgan la
codificación de una palabra de diferentes
maneras. En una demostración relacionada,
Ande:rson et al. (1976) mostraron que las
personas tienden a codificar detalles en lugar
de generalidades; después de codificar la
frase "Fisb atacó a un nadador", por ejemplo,
TIBURÓN fue un mejor patrón de recuperación
que PEZ para recordar la frase más tarde.
Del mismo modo, la experiencia puede
proporcionar un marco mental importante al
que se puede vincular la formación entrante.
Por ejemplo, en un estudio sobre jugadores de
ajedrez expertos frente a novatos, los expertos
eran mejores que los novatos a la hora de
recordar las posiciones de las piezas de
ajedrez en un tablero "legal", pero no eran
mejores que los novatos a la hora de recordar
En particular, se ha comprobado que las éxito del recuerdo es una función conjunta de
imágenes se recuerdan mucho mejor que las la información de los rastros (que refleja la
palabras, lo que se conoce como el efecto de variabilidad de la codificación).
superioridad de las imágenes. Como se ha
descrito anteriormente, Paivio (1971) ha
afirmado que esto se debe a que las imágenes
se codifican y almacenan más fácilmente en
dos códigos independientes (por ejemplo,
códigos verbales e idiomáticos) que las
palabras, que las palabras (pero véase, por
ejemplo, Pyly shyn, 1973, para una visión
alternativa). Instrucción
También es importante el papel que
desempeñan las instrucciones, ya que la
mayoría de las personas no conocen del todo
las estrategias de aprendizaje óptimas. Por lo
tanto, las instrucciones para procesar los
ítems de forma coherente y significativa
(transformando las listas de palabras en
historias o ínter
imágenes que actúan, por ejemplo) son
típicamente beneficiosas (Bower, 1970¡
Paivio, 1971). Por otra parte, la intención de
aprender algo no parece ser un factor en sí
mismo, sino simplemente un medio de
asegurar que se utilizará una estrategia de
codificación eficaz. Esta conclusión se
desprende de los estudios que demuestran
que el aprendizaje incidental (no
intencional) puede ser tan eficaz, o incluso
más, que el intencional, siempre que la tarea
de orientación incidental induzca al alumno
a procesar la información de forma
significativa, elaborada y distintiva (Craik y
Tulving, 1975; Postman, 1964).

Operaciones de recuperación
La investigación psicológica moderna sobre
la memoria se desarrolló a partir del trabajo
sobre el aprendizaje, y este cambio dio
lugar a un énfasis en los procesos de
codificación o adquisición; se pensó muy
poco en los problemas igualmente
importantes de la recuperación de la
memoria. Este estado de cosas fue rectificado
por una serie de estudios del laboratorio de
Endel Tulving en la década de 1960 (véase
Tulving, 1983, para un resumen). En primer
lugar, Tulving distinguió dos razones
principales para el olvido: o bien el rastro
de memoria relevante ya no estaba rrwving
disponible (es decir, se había perdido del
sistema) o bien estaba todavía presente pero
no se podía acceder a él por medio de las
cuas& Pearlstone, 1966). Es difícil
demostrar con certeza que una huella
determinada no está realmente disponible
-puede ser que no se hayan proporcionado
todavía las cuas adecuadas-, por lo que la
propuesta de Tulving de
El trabajo se centró en la eficacia de varios
tipos de pistas. Propuso la idea de que el
CODIFICACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA INFORMACIÓN99

ables) y la información de la pista (que refleja


las variables de recuperación). Es decir, no es respuestas mediante una prueba de
posible entender la memoria considerando la reconocimiento subjetiva. La teoría de generar
codificación o la recuperación de forma y reconocer predice que el rendimiento de la
aislada; el recuerdo refleja la interacción entre memoria debería ser peor cuando se exigen
los procesos de codificación y recuperación. dos procesos al sujeto (por ejemplo, el
Estas ideas condujeron al principio de recuerdo) que cuando sólo se requiere un
especificidad de la codificación, que establece proceso (por ejemplo, el reconocimiento).
esencialmente que una clave de recuperación Sin embargo, Tulving y Thomson
será eficaz en la medida en que la información encontraron el resultado opuesto, sugiriendo
de la clave se incorpore al rastro del evento que el grado de solapamiento entre las
objetivo en el momento de su codificación condiciones de estudio y de prueba es más
original (Tulving, 1983; Tulving y Thomson, predictivo del rendimiento de la memoria que
el requisito de generar una respuesta. No
1973). Así, si la palabra PUENTE se codifica
obstante, como se discutirá más adelante,
como una estructura de ingeniería, la clave
parece seguro que los procesos constructivos,
subsiguiente "un juego de cartas" será ineficaz,
reconstructivos y generativos desempeñan un
pero las palabras clave "viga" o "spao"
papel importante en la recuperación en
probablemente serán bastante eficaces. De
determinadas circunstancias (véase, por
forma más sutil, si una determinada
ejemplo, Jacoby y Hol lingshead, 1990).
característica de un objeto o de una víspera está
Otro ejemplo dramático de la especificidad
acentuada en la codificación, entonces otros
de la codificación lo proporcionan Nilsson,
aspectos destacados del objeto no funcionarán Law y Tulving (1988). Hicieron que los
como cuas eficaces. Barclay et al. (1974) sujetos aprendieran listas de nombres
demostraron esto al mostrar que si la palabra famosos (por ejemplo, George Washington,
PIANO se codificaba como "algo pesado", Charles Darwin) y ciudades conocidas (por
entonces la posterior ejemplo, Toronto, Estocolmo). En el
momento del estudio, estos nombres estaban
codificados en el contexto de
El taco "un instrumento musical" no estaba frases compatibles (por "Un conocido
asociado ejemplo,.
con altos niveles de recuerdo. pmrldado en la fase 4. La conclusión es que
Tulving y Thomson (1973) ilustraron el El NEGRO en el contexto del "tren" está codificado en
principio de especificidad de codificación en La res ulta también arroja dudas sobre la posibilidad de
un paradigma de 4 etapas. En primer lugar, que la codificación de los datos sea un factor de riesgo
las palabras objetivo se presentaban para que para la salud.
los sujetos las aprendieran en el contexto de . ::::e.-ate-recogniz "e teoría del recuerdo (por ejemplo, Ba-
una segunda palabra; por ejemplo, la palabra 19;0; Kintsch. 1970), que establece que
objetivo NEGRO se presentaba con la palabra La ICa refleja dos procesos: la generación encubierta de
contextual "tren". En una segunda fase candidaturas en base a los datos disponibles, mediante la
(aparentemente no relacionada), se pedía a los selección de elementos para la exposición.
sujetos que generalizaran 6 asociaciones a una
serie de palabras; así, se podía proporcionar
la palabra "blanco" y el sujeto podía generar
-hoja, nieve, color, negro, gris, crayón"). En
una tercera fase (de reconocimiento) se pidió
al sujeto que rodeara con un círculo
cualquiera de sus palabras geoerigidas que
En la fase 3, se utilizó la lista inicial de
palabras objetivo que debía aprenderse. Por
último, en la fase 4, las palabras originales del
texto coo (por ejemplo, "tren") se volvieron
a presentar como enes en una prueba de
recuerdo con clave. El espectacular re
.sultado del estudio fue que los sujetos
recogieron (24%) las palabras objetivo
de las palabras que habían generado
previamente, pero fueron
7>nablemente exitoso (63%) al recordar
las palabras t cuando las palabras del
contexto fueron re
música lejana en VIENA"). En
una prueba posterior de nombres
en ausencia de contexto, los
sujetos no reconocieron muchos
de los nombres, aunque fueron
capaces de recordarlos más tarde
cuando se les proporcionaron de
nuevo los contextos de estudio.
Por lo tanto, el fenómeno del
fracaso en el reconocimiento de
las palabras que se pueden
recordar se extiende incluso a las
palabras que se pueden recordar.
lientes y conocidos nombres propios.
Quizás el principal mensaje
del principio de especificidad de
la codificación es que el éxito de
la recuperación depende de la
similitud de las operaciones de
codificación y recuperación. Este
punto es generalmente aceptado,
y está incorporado en otros
puntos de vista actuales sobre la
recuperación. Por ejemplo,
Kolers (1973, 1979) sugirió que el
rendimiento de la memoria de
reconocimiento mejora en la
medida en que las operaciones de
procesamiento llevadas a cabo
durante la recuperación replican
las realizadas en el momento de
la codificación. En una línea
similar, el concepto de
procesamiento adecuado a la
transferencia postula que el buen
rendimiento de la memoria es una
función positiva del grado de
solapamiento entre los procesos
de codificación y recuperación
(Morri.s et al., 1977; Roediger,
Weldon, &: Ch allis, 1989). Pero
no parece que la compatibilidad
entre las operaciones de
codificación y recuperación sea
todo lo que importa; la
profundidad (o el tipo) de la
codificación inicial también
desempeña un papel importante.
Por ejemplo, Monis et al. (1977)
demostraron que cuando las
palabras se sometían a pruebas de
reconocimiento en función de sus
características de rima, las pistas
de codificación de la rima eran
más eficaces que las pistas de
codificación semántica, pero, por
otro lado, la combinación
1 0 0MEMORIA EN EL LABORATORIO

1 La codificación semántica y la recuperación


semántica ( evidente en la memoria (Bartlett, 1932). En
general, estas influencias constructivas son
positivas y útiles, pero también pueden
reconocimiento estándar de conducir a errores, algunos de los cuales
iteración) pueden ocurrir durante la codificación inicial
de un evento (o en el almacenamiento; véase,
fueron superiores a la codificación y por ejemplo, el trabajo de Loftus, 1998), pero
recuperación de rimas. Los datos de su la mayoría de los cuales probablemente
Experimento 1 se muestran en la tabla 6.1. En ocurren durante la recuperación. La mejor
el caso de las palabras objetivo asociadas a prueba de estas falsas memorias proviene del
respuestas positivas en la codificación, las reciente trabajo de Roediger, McDermott y
combinaciones de codificación semántica y sus asociados, y se remite al lector a ese
rima-prueba arrojaron unos valores de trabajo para obtener más detalles (Roediger,
reconocimiento de 0,84 y 0,49, McDer mott y Robinson, 1998; Roecliger y
respectivamente. Mortis et al. sostienen que McDer mott, capítulo 10).
el procesamiento semántico no es
necesariamente superior a otros tipos de
codificación y que el rendimiento de la Codificación/recuperación
memoria dependerá tanto de la lnteracciones
competitividad entre la codificación y la
prueba como de los objetivos y la experiencia La dependencia del estado es un ejemplo
del alumno. Una forma de resumir la especial de la especificidad de la codificación
situación es decir que el tipo de codificación o de la evaluación apropiada de la
inicial establece los límites de la probabilidad transferencia. La noción es que, al igual que
de que se produzca posteriormente la recuperación depende de la eficacia de las
El grado de realización de este potencial cuasas de recuperación, también depende del
depende de la competitividad entre la "estado" o la conclusión mental de la persona
codificación y la recuperación de la cuando codificaba la información. Además,
información (Moscovitch y Craik, 1976). el estado de la persona en el momento de la
Otra característica destacada del re trieval rectificación debería coincidir con el de la
es su na tura constructiva o reconstructiva. El codificación para garantizar la recuperación
enfoque cognitivo de la percepción, el de la información codificada. Por ejemplo, si
aprendizaje y los procesos mentales una persona ha aprendido ciertos hechos o ha
superiores hace hincapié en la noción de que experimentado determinados
todo el sistema cognitivo es activo y acontecimientos mientras estaba "colocada"
constructivo, en contraposición a la visión por las drogas o el alcohol, o mientras se
más pasiva y reactiva generada por los encontraba en un estado de ánimo
enfoques conductistas. Así, incluso la determinado, entonces puede ser más capaz
percepción depende en gran medida de la de recordar los hechos o acontecimientos
experiencia pasada y de lo que esperamos cuando se encuentra en un estado mental
percibir, y estas influencias "descendentes" similar. Una posible interpretación de este
son particularmente importantes para el hallazgo es que el estado mental de la
aprendizaje. persona

Tabla 6.1 Proporciones de palabras reconocidas (bits menos falsas alarmas) ze d (bits
menos falsas alarmas) en función de las condiciones de codificación y de prueba (Morris,
Bransford y Franks, 1977, experimento 1).

Respuestas positivasRespuestas negativas


TestTest
StandardRhymeStandardRhyme

Semántica .84 .33 Sementico .86 .33


Codificación
Rima .63 .49Rima .52 .18

Nota. En el momento de la codificación, los sujetos respondieron a preguntas semánticas o idiomáticas sobre las
palabras del targel. Estas preguntas conducían a una respuesta positiva (por ejemplo, "¿Rima con legel?"-EAGLE) o a
una respuesta negativa (por ejemplo, "¿Rima con sound?u EAGLE). Los resultados del reconocimiento posterior de
los objetivos asociados a las respuestas positivas y negativas se muestran a la izquierda y a la derecha
respectivamente. La prueba de reconocimiento se realiza tanto para la propia palabra del targot (p. ej., ÁGUILA)
como para una sala.
rima con cualquier palabra objetivo (por ejemplo, REGAL ?).
CODIFICACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA INFORMACIÓN101

influye y guida los aspectos constructivos de


con la idea de que las personas mayores son
la recuperación, y que las operaciones
particularmente dependientes de la ayuda de
constructivas descendentes desempeñan un
textos compatibles cuando intentan recordar.
papel más importante en el recuerdo que en
Obviamente, las personas pueden recordar
el reconocimiento, que es relativamente más
hechos y acontecimientos cuando no se
chivo de datos.
encuentran en el contexto de codificación
Al igual que el estado mental de una
original, por lo que dicho recuerdo depende
persona puede modular aparentemente la
más de las "actividades mentales
codificación y recuperación de la
autoiniciadas". De hecho, los para digmas de
información, también puede hacerlo el
recuperación comúnmente utilizados pueden
contexto externo, siempre que sea lo
clasificarse con respecto a la cantidad de
suficientemente rico y distintivo. Un ejemplo
apoyo ambiental que proporcionan y (en un
interesante de este fenómeno es el hallazgo de
sentido complementario) la cantidad de
Godden y Baddeley (1975) de que cuando los
actividad autoiniciada que requieren. Crailc
buceadores aprendían listas de palabras, tanto
(1983) sugirió que paradigmas como el
bajo el agua como en tierra firme, recordaban
recuerdo libre y la memoria prospectiva
más palabras cuando se les ponía a prueba en
requieren normalmente mucha actividad
el lugar de estudio, en comparación con el
autoiniciada, mientras que la memoria de
lugar alternativo no utilizado en el estudio. La
reconocimiento y muchos paradigmas de
figura 6.2 muestra el rendimiento medio de
memoria procedimental incorporan más
los sujetos en función de la codificación y la
apoyo ambiental y, por tanto, requieren
condición de recuperación (Godden y
menos actividad autoiniciada. Existen
Baddeley, 1975, experimento 1). El
pruebas razonables que apoyan la conclusión
restablecimiento del texto de codificación en
de que los descensos de la memoria
el momento de la recuperación puede ser
relacionados con la edad adulta son mayores
muy útil para recordar, un efecto que se
en situaciones en las que el apoyo ambiental
encuentra en la vida diaria bajo el término
es menor (véase Anderson y Craik, capítulo
"volver a la escena del crimen" o, de forma 26).
menos dramática, al volver a la habitación A Anteriormente, en este capítulo, se ha
después de no recordar qué fue a buscar a la destacado la importancia de las operaciones
habitación B. Esta noción fue desarrollada de procesamiento semántico elaboradas.
por Craik (1983, 1986) en el concepto de Típicamente, la implicación del significado
"apoyo ambiental" en la codificación, combinada con la pro
visión de cuasas retriavales compatibles en el
momento

14----------r-----------
-. -Entorno de retirada en seco
l 13
ftJ -e-Entorno de retirada húmedo
(.)
G>
i.. 12
-1eh
11
'o
¡ 10
::, 9
e
e
: 8
:E
-------7-+----------"T "i
DryWet
Entorno de trabajo
Figura 6.2 Número medio de palabras recordadas en función del
entorno de aprendizaje y de recuerdo (datos de Godden y Baddeley,
1975, experi ment 1; adaptado de Anderson, 1980, p. 210).
de la prueba, produce los niveles más altos de (1972) postularon que los códigos
1102MEMORIA rendimiento de la memoria. Sin ENembargo, las
EL LABORATORIO sensoriales superficiales eran de
investigaciones de los paradigmas que muy corta duración, de acuerdo
aprovechan la memoria implícita sugieren un con la evidencia actual de los
refinamiento de este principio general estudios de la memoria sensorial.
(véanse las revisiones de Roediger y Sin embargo, Baddeley (1978)
McDennott, 1993; Schacter, 1987; y Toth, señaló que los códigos
capítulo 16). En estos paradigmas, no se pide superficiales del soma pueden ser
a los sujetos que recuerden explícitamente un extremadamente duraderos; un
acontecimiento anterior, sino que la ejemplo dramático es la
experiencia inicial afecta al rendimiento actual, demostración de Kolers (1976).
a menudo sin que haya un recuerdo consciente
de la situación original. En uno de estos
experimentos, Jacoby y Dallas (1981)
descubrieron que una manipulación de los
niveles de procesamiento no tenía ningún efecto
sobre la identificación perceptiva posterior de
las palabras re-presentadas, aunque las palabras
re-presentadas se identificaban mejor que las
palabras nuevas, y la manipulación de los
niveles de procesamiento tenía el efecto
estándar sobre la memoria de reconocimiento
explícito. En un estudio posterior, Jacoby
(1983) demostró que la identificación
perceptiva (visual) era sensible a la cantidad
de procesamiento visual que se había
realizado en el momento de la codificación.
En general, parece que varios paradigmas de
la memoria implícita (por ejemplo, la
identificación de palabras, la finalización de
fragmentos de palabras, la finalización de
tallos de palabras) se ven afectados
positivamente por la compatibilidad de las
características de la imagen entre el estudio y
la prueba, mientras que no se ven afectados
por las variables semánticas (Crai.k,
Moscovitch y McDowd, 1994). Sin embargo,
otras tareas de memoria implícita sí se
ocupan del procesamiento semántico o
conceptual, y son sensibles al tipo y la
cantidad de procesamiento conceptual llevado
a cabo en la codificación (por ejemplo,
Blaxton, 1989). El procesamiento apropiado
para la transferencia parece ser la clave para
entender las variaciones en el rendimiento en
estos paradigmas (Roediger et al., 1989),
Otra característica interesante de al menos
algunas tareas de memoria implícita es que
los efectos de compatibilidad entre el estudio
y la prueba son extremadamente duraderos.
Por ejemplo, Tulving, Schacter y Stark
(1982) encontraron muy poco "olvido" en
una tarea de completar fragmentos de
palabras entre 1 hora y 7 días después de la
presentación inicial de las palabras
estudiadas. Estos efectos de cebado de larga
duración pueden considerarse ejemplos de
aprendizaje perceptivo más que de memoria
episódica en el sentido habitual (Jacoby y
Dallas, 1981), y pueden ser relevantes para
un rompecabezas en la literatura sobre
niveles de procesamiento. Craik y Lockhart
onsecuencia de un ahorro en la velocidad de lectura un
año después en sujetos que leen textos en tipografía
transformada. Ahora parece que la resolución del
rompecabezas puede implicar diferencias entre las pruebas
implícitas y explícitas de la memoria. En estos últimos
casos, cuando se pide a los sujetos que recuerden un
acontecimiento anterior, la información sensorial o de
superficie parece desempeñar un escaso papel después de
unos segundos, de acuerdo con la sugerencia de Craik y
Lock hart. En cambio, en las pruebas implícitas, la
información superficial suele tener una importancia
primordial (Craik et al. , 1994; Jacoby, 1983) y es muy
duradera.

Mejora de la memoria y deterioro de


la misma
Esta última sección trata brevemente de las situaciones
soma se lizadas en las que el rendimiento de la memoria
aumenta o disminuye. La pregunta más general de qué
factores conducen a la mejora o al fracaso de la memoria
se responde mejor después de considerar todos los
capítulos de este manual.
Slameck.a y Graf (1978) demostraron que la memoria
de las palabras mejoraba si se pedía a los sujetos que
completaran fragmentos de las palabras en el momento del
aprendizaje. En la mayoría de los casos, los fragmentos
eran muy fáciles de completar y podían ser ayudados por
una palabra contextual asociada. Por ejemplo, la palabra
SLOW puede estar presente en su totalidad (la condición
"leer") o con algunas letras que faltan (la condición
"generar"); es decir, fast-SLOW o fast-S_ W. De
manera sorprendente, la condición generar se asocia
sistemáticamente con niveles más altos de recuerdo y
reconocimiento (véase, por ejemplo, Hirshman y Bjork, 1988,
para una revisión). ¿A qué se debe este efecto? Una
posibilidad es que la necesidad de completar la palabra
obligue al sujeto a procesar su significado en un grado
ligeramente mayor, y que el efecto de generación sea, por
tanto, otra manifestación de un procesamiento "más
profundo". Sin embargo, esta afirmación es especulativa.
Un fenómeno algo similar se encuentra en un
paradigma que requiere que los sujetos realicen acciones
simples con objetos comunes. Estas "tareas realizadas por
el sujeto", o SPT, se comparan con una lista de órdenes
verbales, y la condición de formar produce un mejor
recuerdo posterior de los elementos. Así, órdenes como
"coge el coche de juguete", "señala el libro" o "pisa
fuerte" se dan en una lista para ser aprendidas o son
actuadas por el sujeto. Tanto el recuerdo como el
reconocimiento mejoran con la condición SPT (Cohen,
1983; Engelkamp,
CODIFICACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA INFORMACIÓN10 3
de la lista de partes" (por ejemplo, Roediger,
1973). En un trabajo más centrado, Anderson,
1998). Al igual que con el efecto de Bjork y Bjork (1994) hicieron que los sujetos
generación, no existe un acuerdo definitivo practicaran la recuperación de la mitad de los
sobre el mecanismo que subyace al efecto de elementos de cada una de varias categorías. El
la TPE. Parece probable que se produzca una hallazgo es que en un intento posterior de
mejora de la codificación específica del ítem recuperación en el que se deben recordar todos
(Engelkamp y Zimmer, 1994), posiblemente los ítems, los no
una mayor elaboración de la frase cuando
tiene que ser promulgada o posiblemente la
formación verbal se enriquece con la adición
de más información visual y motora en el
caso de las TPE (véase Nilsson, capítulo 9,
para una mayor discusión).
Aunque parezca paradójico al principio, un
acto de recuperación puede beneficiar o
perjudicar el rendimiento posterior de la
memoria. Los efectos positivos de la
recuperación son más fáciles de entender.
Tulving (1967) demostró que los ensayos de
prueba eran tan eficaces como los ensayos
de estudio posteriores para potenciar el
aprendizaje.
La práctica de la recuperación de un nombre
(por ejemplo, un nombre nuevo),
preferiblemente a intervalos de tiempo
progresivamente largos, aumenta el
rendimiento del recuerdo posterior (Lan dauer
y Bjork, 1978). Este efecto de la práctica de la
recuperación puede tener dos causas más
importantes. En primer lugar, la repetición de
recuperaciones exitosas puede reforzar de
alguna manera la secuencia apropiada de las
operaciones de recuperación. En segundo
lugar, podría decirse que cualquier operación
mental consciente actúa como una operación
de codificación, sea cual sea su propósito
principal; por lo tanto, según este principio,
los procesos de recuperación (como los
procesos perceptivos) proporcionarán más
oportunidades de codificación (Bjork, 1975).
Además, es probable que un acto de
recuperación sea más eficaz como segunda
codificación en la medida en que los procesos
de recuperación impliquen operaciones de
procesamiento semántico más profundas.
Por otro lado, los procesos de recuperación
pueden actuar para inhibir el recuerdo
posterior de la información asociada a la
información recuperada con éxito. En una de
estas demostraciones, Brown (1968) hizo que
los sujetos estudiaran 25 de los 50
Estados Unidos, seguido de un intento de
recuerdo de los 50 estados. En comparación
con un grupo de control que no tuvo una
sesión de estudio preliminar, el primer grupo
recordó más de los 25 estados estudiados,
pero menos de los 25 no estudiados. Al
parecer, el estudio había inhibido el recuerdo
del subconjunto complementario. Un
fenómeno similar fue observado por Sla
mecka (1968) y ha sido estudiado
exhaustivamente bajo el título de "inhibición
Agradecimientos Los autores desean
El recuerdo de los ítems practicados se agradecer a Nicole Anderson y Aaron
inhibe en relación con los controles Benjamín sus útiles comentarios sobre un
apropiados. Según Anderson y sus colegas, borrador anterior de
esto se debe a que los ítems no deseados se
inhiben o suprimen durante la sesión inicial
de práctica de recuperación, y esta
inhibición inducida por la recuperación
persiste en la segunda sesión de
recuperación. Aparentemente, la
recuperación actúa para facilitar el recuerdo
de los elementos deseados, suprimiendo la
capacidad de recuerdo de los elementos
asociados pero no deseados.
Por último, varios estudios han demostrado
los efectos asimétricos de la atención dividida
en la codificación y la recuperación. Los
sujetos en estos estudios llevan a cabo una
tarea secundaria mientras codifican o
recuperan listas de palabras, por ejemplo, y el
hallazgo es que la división de la atención tiene
un efecto fuertemente negativo en el recuerdo
y el reconocimiento posteriores cuando la
tarea secundaria se realiza durante la
codificación, pero un efecto relativamente
pequeño cuando se realiza durante la
recuperación (Baddeley, Lewis, Eldridge y
Thomson, 1984; Craik, Govoni, Naveh-
Benjamin y Anderson, 1996; Kellogg, Cocklin
y Boum e, 1982). Este hallazgo es interesante,
en primer lugar, porque puede arrojar más luz
sobre las similitudes y diferencias entre los
procesos de codificación y recuperación
(Craik, Naveh-Benjamin y Anderson, 1998) y,
en segundo lugar, porque la atención dividida
parece tener efectos muy similares a los
causados por el envejecimiento, la
intoxicación y la privación del sueño (Nilsson,
B!:ickman y Karlsson, 1989). El hecho común
en estas diversas condiciones puede ser la
pérdida temporal o permanente de las fuentes
de procesamiento (por ejemplo, Craik y Byrd,
1982), pero una posibilidad alter nativa es una
ruptura del control de las operaciones
cognitivas (Jacoby, 1991).

Conclusión:
Parece probable que en los próximos 10
años se aclaren varias cuestiones
relacionadas con los procesos de
codificación y recuperación. En concreto,
los investigadores seguirán identificando las
similitudes y diferencias entre estos dos
tipos de procesos. Además, los recientes
avances en neurociencia (véase, por
ejemplo, Nyberg y Cabeza, capítulo 31; y
Rugg y Allan, capítulo
32) nos proporcionará probablemente un
recuento más claro de los correlatos neurales
de los recursos de control o procesamiento, y
una comprensión más completa de cómo
afectan a los procesos de codificación y
recuperación.
104MEMORIA EN EL LABORATORIO

este capítulo. También agradecemos al


Consejo de Investigación en Ciencias
na/ de Aprendizaje Verbal y
Naturales e Ingeniería de Ganada una Comportamiento Verbal, 13, 471-481.
Bartlett, F. C. (1932). Remembering: A study
subvención a la FIMC que facilitó la
in experimental and socíal psychology.
preparación de este capítulo.
Cambridge, Reino Unido: Cambridge
Universi.ty Press.
Bjork, R. A. (1975). La recuperación como
Referencias modificador de la memoria: Una integración
Anderson, J. R. (1980). La psicología de los fenómenos de la reatividad negativa y
cognitiva y sus implicaciones. Freeman: de la relatad. En R. Salso (Ed.),
San Fran cisco. Information processing and cogni tion:
Anderson, M C., Bjork, R. A., & Bjo:rk, E. L. The Loyola symposium (pp. 123-
(1994). Remembe:ring can cause forgetting: 144). Hillsdale, NJ: Erlbaum.
Retrieval dynamics in long-tel'Dl memory. Blaxton, T. A. (1989). Investigating
Journal of Experimental Psychology: Leam dissociations among memory measures:
ing, Memozy, and Cognition, 20, 1063- Apoyo a un marco de procesamiento
1087. apropiado para la transferencia. Journal of
Anderson, R. C., Pichert, J. W., Goetz, E. T., Experimental Psychology: Learning,
Schallert, D. L., Stevens, K. V., & Thollip, Memory, and Cognition, 10, 3-9.
S. R. (1976). Instantiation of general tenns. Bowe:r, G. lL (1967). Una historia
Journal of Verbal Learning and Verbal Be multicomponente del rastro de memoria.
havior, 15, 667-679. En K. W.
Atkinson, R. C., y Shiffrin, R. M. (1968). Hu Spence & J. T. Spence (Eds.), Tbe psychol
man memo:ry: Un sistema propuesto y sus ogy of Jearning and motivation: Advances
procesos de control. En K W. Spence & J. in research and theozy (Vol. 1, pp. 229-
T. Spence (Eds.), The psychology of 325). Nueva York: Academic Press.
learning Bower, G. H. (1970). Imagery as a relational
y la motivación: Advances in research and organlzer in associational learning. Journal
theozy (Vol. 2, pp. 89-195). Nueva York: of Verbal Learning and Verbal Behavior, 9,
Aca demic Press. 529-533.
Atk:inson, R. C., & Sbiffrin, R. M. (1971, Au Bransford, J. D., Franks, J. J., Morris, C. D. , &
ráfaga). El control de la memoria a corto plazo. Stein, B. S. (1979). Soma general con
Scientific American, 82-90. straints on leaming and memory research. En
Ausubel, D. P. (1962). A subsumption theory L. S. Cermak y F. I. M. Craik (Eds.), Lev els
of meaningful verbal learning and reten of processing in human memozy (pp.
tion. Revista de Psicología General, 66, 331-354). Hillsdale, NJ: Erlbawn.
213- 244. Bransford, J. D., y Johnson, M. K. (1972). Con
Baddeley, A. D. (1978). The trpuble with lev requisitos textuales para la comprensión:
els: A reexamination of Craik & Lockhart's Investigaciones soma de la comprensión y el
framework for memo:ry research. Psycho recuerdo. Journal of Verbal Learning and Ver
logical Review, 85, 139-152. bal Behavior, 11, 717-726.
Beddeley, A. D. (1983). Working memory. Brooks, L. R. (1968). Spatial and verbal com
Philosophical Transactions of the Royal So ponents of the act of recall. Canadian
ciety of London, B 302, 311-324. Journal of Psychology, 22, 349-368.
Baddeley, A. D. (1986). Wor.king memozy. Buey Brown, J. (1968). Reciprocal facilitation and
ford: Oxford University Press. impairment of free recall Psychonomic Sci
Baddeley, A. D., Lewis, V., Eldridge, M., & ence,10, 41-42.
Thomson, N. (1984). Atención y re triación Chalfonte, B. L., y Johnson, M. K. (1996). Fea
de la memoria a largo plazo. Journal of ture memory and binding in young and older
Experimental Psychology: General, 113, adults. Memozy and Cognition, 24, 403-
518-540. 416.
Bahrick, H. P. (1970). Two-phase modal for Chase, W. G., & Si.mon, H. A. (1973). El ojo de
prompted recall. Psychologica/ Review, 77, la mente en el ajedrez. En W. G. Chase
215-222. (Ed.), Visual information processing (pp.
Barclay, J. R. (1973). The role of comprehen 215- 281). New York: Academic Press.
sión en el recuerdo de frases. Cognitive Cohen, R. L. (1983). The effect of encoding
Psychology, 4, 229-254. variables on the free recall of words and
Barclay, J. R., Bransford, J. D., Franks, J. J., action events. Memory and Cognition, 11,
McCarrell, N. S., y Nitsch, K. (1974). Com 575-582.
prehensión y flexibilidad semántica. Jour- Craik, F. I. M. (1983). On the trensfer of infor
mación de la memoria temporal a la
permanente. Las transacciones filosóficas de
la
CODIFICACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA INFORMACIÓN105

Real Sociedad de Londres, Serie B 302, ish Journal of Psychology, 66, 325-331.
341-359. Herz, R. S., y Engen, T. (1998). Odor memory:
Craik, F. l. M. (1986). A functional account of Revisión y análisis. Psychonomic Bulle tin
age differences in memory. En F. Klix & H. and Review, 3, 300-313.
Hagendorf (Eds.), Human memory and
cognitive capabilities. Mechanisms and
perfor mances (pp. 409- 422). North-
Holland: Elsevier.
Craik, F. I. M., & Byrd, M. (1982).
Envejecimiento y déficits cognitivos: El
papel de los recursos atencionales. En F. l.
M Craik & S. 'Irehub (Eds.), Aging and
cognitive processes (pp. 191-211).
NewYork: Plenum.
Craik, F. l. M., Govoni, R., Naveh-Benjamin,
M., & Anderson, N. D. (1996). The effects
of divided attenti.on on encoding and re
trieval processes in human memory.
Journale of Experimental Psychology:
General, 125, 159-180.
Craik, F. I. M. , & Lockhart, R. S. (1972). Lev
els of processing: Un marco para la
investigación de la memoria. Journal of
Verbal Learning and Verbal Behavior, 11,
671-684.
Craik, F. I. M., Moscovi tch, M., & McDowd,
J. M. (1994). Contribuciones de la
información superficial y conceptual al
rendimiento en tareas de memoria implícita
y explícita. Journale of Experimental
Psychology: Learni.ng, Memory, and
Cognition, 20, 864-875.
Craik, F. l. M., Naveh-Benjemin, M., & Ander
son, N. D. (1998). Encoding and retrieval
processes: Similitudes y diferencias. En
M. Conway, S. Gathercole, & C. Comoldi
(Eds.), Theories of Memory II (pp. 61-86).
Hove, Inglaterra: Psychology Press.
Craik, F. I. M., & Tulving, E. (1975). La
profundidad de
processing and the retention of words in
episodic memory. fournal
o/Experimental Psyr;hology: General,
104, 268-294.
Eich, J. E. (1980). The cue-dependent natura
de la retención dependiente del estado.
Memory and Cognition, 8, 157-173.
Einstein, G. O. , y Hunt, R. R. (1980). Niveles
de procesamiento y organización: Efectos
aditivos del ítem individual y del
procesamiento relacional. Journal of
Experi.mental Psychol ogy: Hu.man Learning
and Memory, 6,
588-598.
Engelkamp, J. (1998). La memoria de las
acciones.
Hove, Inglaterra: Psychology Press.
Engel.ka.mp, J., & Zimmer, H. D. (1994).
Similitud motora en tareas realizadas por el
sujeto. Psy chological Research, 57, 47-
53.
Godden, D. R., y Baddeley, A. D. (1975). Con
text-dependent memory in two natural en
,-ambientes: On land and underweter. Brit
Hirshman, E., y Bjork, R. A. (1988). The gen
eration effect: Support for a two-factor the
ury. fournal of &.'Perimental Psychology:
Learning, Memory, and Cognition, 14,
484-494.
Jacoby, L. L. (1983). Recordando los datos:
Analizando los procesos interactivos en la
lectura. Joumal o/ Verbal Learning and
Verbal Be havior, 22, 485-508.
Jacoby, L. L. (1991). A process dissociation
framework: Separando los usos automáticos
de los in tencionales de la memoria.
Journal of Mem ory and Lo.nguage, 30,
513-541.
Jacoby, L. L., y Dallas, M. (1981). Sobre la
relación
tación entre la memoria autobiográfica y
el aprendizaje perceptivo. Journal of Ex
perimental Psychology: General, 110,
306-340.
Jecoby, L. L., & Hollingshead, A. (1990). To
werd a generete/recognize model of
perforce on direct and indirect tests of
mem ory. Journal o/ Memory and
Language, 29, 433-454.
Johnson, M. K., y Chalfonte, B. L. (1994).
La unión de memorias complejas: El papel
de la re activación y del hipocampo. En D.
L. Schacter y E. Tulvi.ng (Eds.), Memory Sys
tems 1994 (pp. 311-350). Cambridge, MA:
MIT Press.
Kellogg, R. T., Cocklin, T., y Bourne, L. E.
(1982). Conscious attentional demands of
encoding and retrieval from long-tenn
memory. American Journal of Psychology,
95, 183-198.
Kintsch, W. (1970). Modelos para el recuerdo
y el reconocimiento libres. En D. A.
Norman (Ed.), Models of human memory.
New York: Academic Press.
Kolers, P. A. (1973). Operaciones de
Reme:mbering.
Memoria y Cognición, 1, 347-355,
Kolers, P. A. (1976). Leer un año después.
Journal of Experimental Psychology:
Human Learning and Memory, 2, 554-565.
Kolers, P. A. (1979). Leer y conocer.
Canadian fournal of Psychology, 33, 106-
117.
Kolers, P. A., & Roedi_ger, H. L {1984). Proce
dures of mind. Journal of Verbal Learning
and Verbal Behavior, 23, 425-449.
Konorski, J. (1967). Actuación integradora de
la
cerebro. Chicago: University of
Chicago Press.
Koriat, A., Ben-zur, H., y Sheffer, D. (1988).
Contar la misma historia dos veces: el
control de la salida y la edad. Journal of
Memory and Lan guage, 27, 23-39.
Landauer, T. K., y Bjork, R. A. (1978). Opti
mum rehearsal patterns and name learn
ing. En M. M. Gruneberg, P.E. Monis,
&:
106MEMORIA EN EL LABORATORIO

R. N. Sykes (Eds.), Practical aspects of Journal of Experimental Psychology, 38, 739-


memo.ry (pp. 625-632). Nueva York: Aca 751.
demic Press. Neisser, U. (1998). Historias, yoes y sche
Levitin, D. J. (1 994). La memoria absoluta de la mata: Una revisión de los hallazgos
mu ecológicos. En
sical pitch: Evidencia de la producción M. A. Conway, S. E. Gathercole y C. Cor-
de melodías aprendidas. Perception and
Psy chophysics, 56, 414-423.
Leviti.n, D. J. (en prensa). La memoria para la
música
atributos. En P. R. Cook (Ed.), Music, cogni
tion, and computerized sound: An intro
duction to psychoacoustics. Cambridge,
MA: MIT Press.
Loftus, E. F. (1998). Memorias imaginarias. En
M. A. Conway, S. E. Gathercole, & C. Cor
noldi (Eds.), Theories of Memo.ry 11 (pp.
135-145). Hove, Inglaterra: Psychology
Press.
Madigan, S. A. (1969). Intraserial repetition
and coding processes in free recall.
Journale of Verbal Learning and Verbal
Behavior, 8, 828-835.
Mandler, G. (1980). Reconocer: El juicio de la
ocurrencia previa. Psychologi cal Review,
87, 252-271.
Martín, E. (1968). Significado del estímulo y
transferencia de pares de asociaciones: Un
bypothesis de variehillty de codificación.
Psychological Re view, 75, 421-441.
Mclntyre, J. S., y Crailc, F. L M. (1987). Edad
diferencias en la memoria para la
información de ítems y de sombreros.
Canadian Joumal of Psychol ogy, 41, 175-
192.
Millar, G. A. (1956). El número mágico siete,
más o menos dos: Algunos límites de la
capacidad de procesamiento de la
información del om. Psychological
Review, 63, 81-97.
Morris, C. D., Bransford, J. D., y Franks, J. J.
(1977). Niveles de procesamiento frente a
estrategias adecuadas a la prueba. Journal
of Verbal Learning and Verbal Behavior,
16, 519-
533.
Moscovitch, M., y Craik, F. I. M. (1976). La
profundidad del procesamiento, las pistas de
recuperación y la singularidad de la
codificación como factores en la repetición
de la llamada. Journal of Verbal Learning
and Verbal Behavior, 15, 447-458.
Moscovitch, M., Winocur, G. , y Behrmann,
M. (1997). ¿Qué tiene de especial el
reconocimiento de caras? Diecinueve
experimentos con una persona con agnosia
visual de objetos y dislexia
pero el reconocimiento de faca normal.
Journal of Cognitive Neuroscience, 9, 555-
604.
Naveh-Benjamin, M, y Ayres, T. J. (1986).
La amplitud de los dígitos, la velocidad de
lectura y la relación lingüística. Quarterly
noldi (Eds.), Theories of Memo.ry 11
(pp. 171-186). Hove, Inglaterra:
Psychology Press.
Nilsson, L. G.. Bllckman, L., & .Karlsson, T.
(1989). Priming and cued recall in elderly,
alcohol intoxicated and sleep deprived
sub jects: A case of functionally similar
defi cits. Psychological Medicine, 19, 423-
433.
N'tlsson, L. G., Law, J., & Tulving, E. (1988).
Fallo de reconocimiento de nemes únicos
recordables: Evidence for an empirical
law of memory and learning. fournal of
Experi mental Psychology: Learning,
Memory, and Cognition, 14, 266-277.
Norman, D. A. (1968). Toward a theory of
memory and ettention. Psychological Re
view, 75, 522- 536.
Paivio, A. (1971). Imagery and verbal pro
cesses. Nueva York: Holt, Rinehart y Win
ston.
Posner, M. I., y Keele, S. W. (1967).
Decaimiento de la información visual de
una sola letra. Sci ence,158,137-139.
Postman, L. (1964). Memoria a corto plazo y
El aprendizaje incidental. En A. W. Melton
(Ed.), Categoríes of human learning (pp.
145- 201). New York: Academic Press.
Pylyshyn, Z. W. (1973). Wbat the mind's eye
cuenta el cerebro de la mente: Una crítica a la
mentalidad
imagen. Psychologícal Bulletin, 80, 1-24.
Read, D. , & Craik, F. l. M. (1995).
Identificación de testigos de oído:
Algunas influencias en el
reconocimiento de la voz. Journal of
Experimental Psy chology: Applied, 1, 6-
18.
Roediger, H. L. (1973). Inhibilion in recall
from cueing with recall targets. Journal
of Verbal Learning and Verbal Behavior,
12, 644- 657.
Roediger, H. L., y McDermott, K. B. (1993).
Implicit memory in normal human sub
jects. En H. Spinnler & F. Boller (Eds.),
Handbook of neuropsychology (pp. 63-
131). Amsterdam: Elsevier.
Roediger, H. L. McDermott, K. B., & Robin
son, K. J. (1998). The role of associative
processes in producing false remembering .
En M. Conway, S. Gathercole, & C.
Cor noldi (Eds.), Theories of Memo.ry
II. (pp. 187- 246). Hove, Inglaterra:
Psychology Press.
Roediger, H. L., Weldon, M.S., y Challis,
B. H. (1989). Explaining dissociations be
tween implicit and explicit measures of
re tention: Una cuenta de procesamiento.
En H. L. Roe diger, & F. I. M. Crailc (Eds.),
Varieties of memory and consciousness:
Essays in honour of Endel Tulving (pp. 3-
41). Hillsdale,
NJ: Erlbaum.
ENCOOING ANO RETRIEVAL OF INFORMATION107

Schacter, D. L. (1987). Impllcit memory: Su Tulving, E. (1968). Theoretical issues in free


historia y su estado cUITente. Journal of recall. En T. R. Dixon y D. L. Horton (Eds.),
Experi mental Psychology: Lsaming, Memory, Verbal behavior and general behavior the
and Cognition, 13, 501-518. oria(pp. 2-36). Englewood Cliffs, NJ: Pren
Schacter, D. L., Harblu.k, J. L., & McLachlan, tice-Hall.
D. R. (1984). Retrieval without Tulving, E. (1983). Elementos de la memoria
recollection: Un análisis experimental episódica. New York: Oxford University
de la amnesia de origen. Journal of Press.
Verbal Leaming and Verbal Behavior, Tulving, E., y Pearlstone, Z. (1966). Availabil
23, 593-611. La accesibilidad de la información en la
Shulman, H. G. (1972). Confusión semántica memoria de las palabras. Joumal of Verbal
er Leam ing and Verbal Behavior, 5, 381-391.
rores en la memoria a corto plazo. Journal of Tulving, E., Schacter, D. L., 8c Stark, H. A.
Ver bal Learning and Verbal Bebavior, 11, (1982). El efecto de cebado en la
221-227.
finalización de fragmentos de palabras es
Slamecka, N. J. (1968). An examination oi independiente de la memoria de
trace storage in free recall. fournal of Ex
perimental Psychology, 76, 504-513. reconocimiento. Journal of Experimental
Psychol ogy: Learning, Memory. and
Slamecka, N. J., y Graf, P. (1978). The genera
Cognition, 8, 336-342.
tion effect: Delineation of a phenomenon.
fournal of Experimental Psychology: Hu Tulving, E., y Thomson, D. M. (1973). Encoding
man Learning and Memory, 4, 592-604. specificity and retrieval processes in episodic
Spencer, W. D., y Raz, N. (1995). Differential memory. Psychological Review,
effects of eging on memory for content and 80, 352-373.
context: A meta-analysis. Psycbology and Velichkovsky, B. M. (1994). The levels endeav-
Aging, 10, 527-539. our in psychology and cognitiva science.
Standing, L. (1973). Learning 10,000 pictures. En P. Bertelson, P. Eelen, & G. d'Ydewalle
Quarterly foumal of Experimental Psychol (Eds.), Intemational perspectives in psy
ogy, 25, 207-222. chological science, Volume 1: Leading
Tulving, E. (1962). Organización subjetiva en el themes (pp. 143-158). Hove, Inglaterra: Erl
recuerdo libre de palabras "no baum.
relacionadas". Psycholog ical Review, 69, Wilson, M., y Em.morey, K. (1997). A visual
344-354. El "bucle fonológico" espacial en la
Tulving, E. {1967). The effects of presentation memoria de trabajo: Evidencia del
and recall of material in free-recall leam lenguaje de signos americano. Memory
ing. foumal of Verbal Leaming and Verbal and Cognition, 25, 313-320.
Behavior, 6, 175-184.

También podría gustarte