Está en la página 1de 3

DECÁLOGO DE PAUTAS O SUGERENCIAS PARA UN MAESTRO DE

CÓMO PUEDEN INCLUIR O TOMAR EN CUENTA LOS INTERESES,


CURIOSIDADES, EMOCIONES DE SUS ESTUDIANTES EN LAS AULAS.
Actualmente los docentes se encuentran con un problema recurrente en la
enseñanza que se hace notable en estos últimos años, inclusive en la educación
superior: mantener la atención del alumno. Sabemos que la atención de una
persona a la que se le habla puede ser volátil según el tema del que hablemos, de
la forma en que lo hacemos, el lenguaje que utilizamos, nuestro modo gestual, la
posición física que adoptemos e incluso el momento en que queremos comunicar
algo. A lo mencionado anteriormente se puede advertir, además, la impresión que
cada alumno pueda tener del docente con sólo verlo, la información que pueda
tener de él, el interés por esa materia y por su propia formación. Esto se potencia
cuando hablamos de un grupo y mucho más cuando se trata de un grupo de gente
que se conoce y tiene relación entre sí. Desde este sentido también incide lo que
el grupo piense sobre la materia o el docente ya que el grupo influencia al
individuo, tal como el individuo influye al otro y por lo tanto al grupo.
Para lograr que los alumnos encuentren las clases suficientemente interesantes es
necesario potenciar su motivación intrínseca, es decir, el interés que sale del
interior del propio alumno o alumna. Es importante también ayudar al chico a que
encuentre un valor en el aprendizaje que le pueda ayudar en su vida cotidiana. En
ocasiones, será una utilidad claramente práctica y en otras en forma de sólida
base de conocimientos y competencias que le faciliten poder desenvolverse con
soltura en los retos y situaciones de la vida. Las emociones influyen en la atención,
la memoria y en el razonamiento lógico, de forma que, bien gestionadas, nos
ayudan a prestar atención a lo realmente importante. Sin emoción no hay
curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria. Las
investigaciones en neurociencia cognitiva indican, a través del estudio de la
actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones, que solo puede ser
verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que llama la atención
y genera emoción, aquello que es diferente y sobresale de la monotonía. La
motivación y la emoción son dos procesos distintos que están íntimamente
relacionados. Ambas implican movimiento. Las emociones son lo que nos mueve,
lo que nos impulsa a actuar, y la motivación es la responsable de mantener
nuestra atención sostenida en el tiempo, la disposición al esfuerzo mantenido por
conseguir una meta. Las emociones influyen en la atención, la memoria y en el
razonamiento lógico, de forma que, bien gestionadas, nos ayudan a prestar
atención a lo realmente importante. La motivación y la emoción son dos procesos
distintos que están íntimamente relacionados. Es necesario que cada maestro o
profesor sea capaz de encontrar el momento adecuado durante el día para trabajar
en emociones con los niños, por lo que antes de empezar a pensar en las
actividades, primero hay que escoger el momento idóneo para hacerlo.
UN REPORTE DONDE SE PRESENTE EL CASO DE UN CENTRO
EDUCATIVO O UN DOCENTE QUE HAYA TOMADO MEDIDAS PARA
GARANTIZAR UNA EDUCACION INCLUSIVA. DOS PAGINAS.

La educación inclusiva significa que todos los niño/as y jóvenes, con y sin
discapacidad o dificultades, aprenden juntos en las diversas instituciones educativas
regulares (preescolar, colegio/escuela, post secundaria y universidades) con un área
de soportes apropiada.
Fomentar la accesibilidad.
Una de las barreras que impiden el aprendizaje y la participación de los alumnos es
que los centros escolares no cuentan con el mobiliario o espacios adecuados para que
los alumnos con y sin discapacidad se sientan cómodos y motivados para aprender.
Fomentar actividades extracurriculares.
Esto implica recomendar realizar actividades extracurriculares que sirvan para
desarrollar las inteligencias múltiples de los alumnos. Es necesario que dichas
actividades sean del interés para el alumno, ya que en caso contrario causarán tedio y
abandono.
Utilizar las TIC para acceder y crear materiales didácticos en función de las
necesidades de los alumnos.
El uso de las TIC permitirá facilitar el acceso a materiales adaptados a las
necesidades de todo el alumnado.
Adaptar los métodos de enseñanza en función de las necesidades educativas de
sus alumnos.
La adaptación de los métodos de enseñanza a las necesidades del alumnado facilita el
aprendizaje de aquellos conocimientos, competencias y valores que la sociedad desea
que los niños y jóvenes adquieran a lo largo de su vida académica.
Facilitar el intercambio del conocimiento existente sobre educación inclusiva.
Fomentar el trabajo en red entre los profesionales de la educación.
Luchar contra la discriminación y exclusión de cualquier tipo.
Promover la autonomía, habilidades y capacidades de las personas implicadas,
así como su bienestar.
Fomentar la cooperación.
El compromiso y la cooperación de toda la comunidad educativa es fundamental para
mejorar la inclusividad en el colegio. Esto se logrará si se plantea un enfoque
multidimensional y/o interdisciplinar. en el que todos los involucrados, directores,
profesores, padres de familia y alumnos obligadamente tienen que ponerse la
camiseta de la inclusión, deben verla como una forma de vida y, sobre todo, buscar
que a través de la cooperación y el diálogo puedan plantear acciones que resuelvan
conflictos interpersonales, discriminatorios que afectan la inclusión.
Fomentar el apoyo e interacción con los otros.
Si se cuenta con el apoyo educativo y un contacto personalizado de parte de
docentes, voluntarios, psicólogos, terapeutas y padres de familia hacia los alumnos en
situación de vulnerabilidad, se mejorará notablemente el rendimiento de estos alumnos
y alumna.
Incentiva el respeto por la diferencia: El respeto en las aulas se impulsa mediante las
diferencias de cultura, lenguas, costumbres, género y discapacidades evitando así
prejuicios y estereotipos. Los profesores deberían inculcar una sana convivencia entre
todos los miembros del grupo y proponer metodologías más efectivas como dinámicas
y ejercicios que permitan incluir cada una de las características de los integrantes,
promoviendo así una participación más responsable y potencializando, los valores y
características inherentes de cada estudiante.
Promover un ambiente saludable en el aula.
Un contexto positivo puede tener un efecto favorable en los estudiantes, quienes se
sentirán más motivados y con una mejor actitud hacia el aprendizaje. Es importante
hacerlos sentir bienvenidos a clase sin importar la diversidad de personalidades, esto
sin duda incrementará su sentido de pertenencia y, por consiguiente, el ambiente y la
convivencia será más saludable entre profesores y alumnos.
Transmitir y fomentar la confianza en cada uno de los alumnos.
Sin duda, cada individuo es diferente –ya sea en sus creencias, valores, cultura,
preferencias, etc.– por ello, promover la confianza de los integrantes del grupo es vital,
ya que potencializa las competencias de cada uno, fortalece su autoestima y permite
mejores habilidades de expresión, mayor seguridad y confianza.

 Cooperación y solidaridad.
 Respeto a la diferencia.
 Integración escuela- comunidad.
 Valoración de las diferencias.
 Mejoras para todos.
 Investigación reflexiva.
 Habla del tema con los niños.
 Fomenta la interacción entre los alumnos.
 Cuida tu lenguaje.
 Di sí a la diversidad.
 Metodologías dinámicas.
 Deja que los niños tomen la batuta.
 Propón juegos educativos.
 Tutoriales grupales.