Está en la página 1de 2

APRENDIENDO DEL CELO EVANGELÍSTICO DE PABLO- 1 Cor.

9:16
NTI.- Porque si evangelizo no es para mi gloria, necesidad, en efecto, sobre mí pesa, porque
¡Ay de mí (es) si no predico el evangelio!

Introd.-

1-LA RESPONSABILIDAD: anunciar el evangelio-v.16a,


1.1-Pablo era un evangelista responsable ante Dios y consagrado-
 Pablo el evangelista- Rom. 15:19-“todo lo he llenado del evangelio de Cristo”-
 Predicaba en nuevos lugares- Rom. 15:20-21
 Su prioridad era el evangelismo- 1 Cor.1:17
 Evangelizó al reyes y gobernantes- Hech.26:27-28
 Su actitud al evangelismo era constante- Rom 1: 15
 Exhortó a Timoteo a hacer obra de evangelista-2 Tim.4:5

1.2-A través de este ejemplo, Dios está haciendo un llamado a todos nosotros a poner mas atención
en la evangelización de las almas.
 El evangelismo es un área descuidada de la vida cristiana como lo es la oración, la asistencia,
la mayordomía, o la lectura de la PDP.
 Los muertos por Covid siguen aumentando cada día- 72,803 defunciones-(18-sep.)
 Necesitamos hacer obra de evangelista- 2 Tim. 4:5
 ¿Cómo? Orando por las almas, testificando, usando las redes sociales etc…
 Hno.(a) atrévete a exponer el plan de salvación!!! Hazlo!! Inténtalo!!
1.3- La frase: no tengo porqué gloriarme- Se gloriaba en el evangelio, pero no por él. Él no tenía
absolutamente nada que ver con el contenido del evangelio. Él solo recibió la revelación. No se
gloriaba por su dedicación o por su habilidad para predicar el evangelio.

2-LA RESTRICCIÓN-v.16b- impuesta necesidad-

2.1-Enalgún momento, todo cristiano que ha sido llamado por Dios, se dará cuenta de que le ha sido impuesta
una carga restrictiva : una carga espiritual por las almas perdidas que no puede ser evitada.
2.2- Pablo mismo experimentó esa carga por todos sus paisanos- Rom. 10:1 (anhelo y oración).
2.3- El mismo tenía tristeza y continuo dolor en su corazón por sus hermanos de raza- 9:1-2

 ¿Piensa y siente usted lo mismo por sus familiares?


 Si la respuesta es SI, le felicito y si es NO, preocúpese!!! Algo no anda bien en su entendimiento de la
voluntad de Dios.

2.4-Por otra parte, no es que el llamamiento de Dios no pueda ser ignorado, descuidado o menospreciado,
pero no puede ser cambiado. El hombre que resiste el llamamiento de Dios o trata de dejarlo, terminará, como
Jeremías, experimentando "un fuego ardiente [que está] metido en sus huesos"- hasta que obedece. Jer. 20:9
No hay otra opción.
3-LA REPRENSIÓN- v. 16c- ¡Ay de mí!- Expresión onomatopéyica. Palabra que se usa para
expresar dolor, aflicción, compasión, imprecación, maldición, y amenaza. Fue muy usada por los
profetas; una expresión de desprecio o lamento. En otros lugares tiene un significado de advertencia
o de castigo.
3.1-Además de ese sentido de responsabilidad y restricción, hay un sentido de reprensión seria y
convincente, que Pablo expresa mediante las palabras: ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!
(Nos recuerda a Apocalipsis, que es un libro de 7 “ay”)-Apo.8:13-9:12-1114

3.2-Esta reprensión futura nos atañe (tiene que ver con nosotros).
 Primeramente tiene que ver con predicadores que no anuncian el evangelio.
 Segundo: con todo verdadero cristiano que está “encubriendo” el evangelio!!!
 ¡Ay de nosotros Hnos. !! Si no anunciamos el evangelio.
3.3-En efecto, él dice que fallar en obedecer el llamamiento resultaría en el sufrimiento de un serio
castigo. Los juicios más severos quedan para los ministros y cristianos infieles (Stg. 3:1).

3.4- Pablo tenía que prestar atención al llamamiento que había oído de Cristo porque tenía un verdadero llamamiento al
ministerio. ¡Ojalá esto fuera cierto de cada predicador actual!

CONCLUSIÓN: Ver PPT


Raimundo Lulio, el misionero español, vivió de una forma despreocupada y lujosa durante muchos
años. Escribió que una noche que soñó que Cristo se le acercó cargando una cruz y le dijo:
"Raimundo, lleva esta cruz por mí".
 Raimundo apartó a Cristo y rehusó. En un sueño que tuvo después sucedió lo mismo: Cristo le
ofreció la cruz y él la rechazó.
 Vuelve a soñar la tercera vez que pero ahora Cristo dejó la cruz en las manos de Raimundo y
se marchó.
 ¿"Qué podía hacer yo"?, explicó Raimundo, "sino tomar la cruz y predicar el evangelio?