Está en la página 1de 2

María Angélica Molina Albarracín

RESUMEN CAPÌTULO
Pierre Bourdieu. Etnólogo, sociólogo y antropólogo
Raúl Nieto -UAM - Iztapalapa
RESUMEN
El capítulo tiene como objetivo reconocer las condiciones sobre las cuales se
posibilito producción de la obra de Pierre Bourdieu, el cual se presenta como uno
de los grandes pensadores de su tiempo, para ello se expone cómo su obra
aborda una amplia variedad de temas tales como la desigualdad, el autoritarismo,
el problema de la dominación simbólica en instituciones como la escuela, la
familia, el matrimonio, el trabajo entre otras, discutiendo las injusticias de las
distintas realidades por las cuales tuvo la posibilidad de transitar haciendo del
ejercicio del investigador una acción comprometida en la cual es vital la conciencia
reflexiva del investigador.
A su vez, se explicita la importancia de su experiencia de vida en contextos tales
como la academia francesa como base para pensar el sistema de enseñanza, el
paso por Argelia, kabil y Bear, dando lugar a la problematización del Habitus y el
mantenimiento de la alta cultura, siguiendo por el debate del estructuralismo, y las
condiciones que posibilitan el mantenimiento de la sociedad moderna. Se
evidencia como este intelectual siempre tuvo dentro de su actuar un hecho
comprometido con las condiciones que se iban poniendo en su ejercicio
investigativo, evidenciando que la investigación en una praxis que se constituye
con la experiencia de vida del sujeto, en la cual es posible y necesario el
entrecruzamiento de campos de saber, ello se evidencia desde su primer
acercamiento a la tradición investigativa etnológica -antropológica, su paso por los
estudios sociológicos, antropológicos y filosóficos, a la vez de exponer la
importancia de la complementariedad entre los métodos de investigación.
La reflexiones de Pierre Bourdieu hacen una profunda indagación al problema del
habitus, de cómo ello se adentra en el sentido común, y los modos como las
instituciones y en especial la educativa, son determinantes en la producción de
capital cultural, el cual se puede explicar por los saberes y técnicas que le
mantienen pero también en la carga comunicativa sobre la cual se instala,
determinado las condiciones de posibilidad sociales del individuo, siendo este
definitivo en el mantenimiento de los modos de dominación y exclusión social.
el este sentido reconoce en el habitus el modo en el que las sociedades modernas
aseguran su continuidad, a través de sus distintas estructuras, lo que no debe ser
entendido como mecanismos de dominación proveniente de voluntades fuera del
sujeto, sino que por el contrario es algo que hace parte de la dimensión subjetiva.
por lo anterior, si bien las diferencias sociales y las formas de dominación en
distintos niveles (cultural, étnica, de genero) son posible observarlas fácilmente en
su dimensión objetiva, es fundamental su comprensión en la dimensión subjetiva
ya que las dos de manera sincrónica se autoalimentan y se incorporan en el
habitus.
lo anterior desde la indagación sobre las formas de construcción de sentido, pero
apoyado por la obtención de datos cuantitativos que contrasta de forma tal, que
muestra la importancia de terminar con la dicotomía en la investigación cualitativa
y cuantitativa, reflejando cómo el encuentro de estas perspectivas permite además
de una compresión más compleja, una posibilidad critica misma al ejercicio de
investigación y al investigador mismo.
En línea con lo anterior es posible reconocer en Bourdieu que la realidad social es
constituida por estados de fuerzas que se ejercen sobre una serie de prácticas de
los agentes que se insertan en el sujeto, los cuales en la medida que se hagan
consientes serán objeto de transformación, en tanto la capacidad de que los
sujetos en sí mismos sean conscientes de sus responsabilidad inscrita en la
estructura social de la cual hacen parte. Ello implica el reconocer los intercambios
simbólicos en los cuales estamos inmersos, ya que son estos los que posibilitan el
establecimiento de violencias simbólicas, como forma preponderante de
mantenimiento del orden social.