Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA CENTROAMERICANA

CAPITAL DE TRABAJO

Resumen Capítulo “Administración de efectivo y Valores Negociables”

ELABORADO POR:

María Gabriela Garcia 21813244

Karla Bonilla 21813212

Andrea Rodríguez 21813260

CATEDRÁTICO:

Beatriz Chávez Soto

SAN PEDRO SULA

Diciembre 2019
ADMINISTRACION DEL EFECTIVO Y VALORES NEGOCIABLES

Para poder administrar el efectivo es conveniente saber las razones por las cuales se maneja
efectivo en una empresa, existen 3 razones, la razón transaccional; para cumplir con los pagos,
la razón especulativa, aquella que permitirá aprovechar una oportunidad temporal y la razón
precautoria, para contar con una reserva y así afrontar necesidades de efectivo imprevistas.

Una de las herramientas que nos permitirá una correcta administración del efectivo es el
presupuesto de efectivo, el cual nos permitirá saber en qué momento contaremos con efectivo
y por cuanto tiempo, así como cuando se requerirán desembolsos. Resulta útil un presupuesto
de efectivo para pronósticos y control de efectivo.

Una empresa requiere contar con información oportuna, por lo tanto, resultan útiles reportes
diarios de los saldos de cada cuenta bancaria de la compañía, los desembolsos y saldos
promedios, así como contar con información anticipada de los desembolsos y cobros para una
mejor gestión del efectivo.

Para mejorar la eficiencia en la administración, una empresa opta por utilizar métodos de cobro
y desembolso que se lo permita. A una empresa le resultara conveniente contar con efectivo
con una frecuencia mayor a la que surgen los desembolsos, es decir que resultara mejor
cuanto mayor sea el lapso para realizar los pagos a quienes debemos para poder utilizar ese
efectivo en actividades que agregaran aún más valor a la compañía.

Habiendo entendido lo descrito antes, es válido cuestionarnos, ¿Cómo podemos acelerar los
cobros? Existen métodos para agilizar la cobranza los cuales indican los pasos que una
empresa sigue desde que vende un producto hasta recibir el cheque como pago del producto
entregado y así convertirlos en fondos a utilizar.

Dentro de Los métodos utilizados para agilizar los cobros están; 1. Simplificar la preparación y
el envío de facturas, 2. Acelerar el envío de pagos de los clientes a la empresa y 3. Acelerar el
tiempo en el que los pagos recibidos se quedan en la empresa como fondos aun no cobrados.

Habiendo enlistado los métodos para agilizar la cobranza entra en el juego un término llamado
Flotación de cobranza, el cual incluye dentro de sí varios conceptos, que son; Flotación de
envío, que es el tiempo de entrega del cheque, flotación de depósito, el cual tiene dos
aspectos, flotación de proceso, que es el tiempo que tarda una compañía en procesos los
cheques internamente, tiempo que se toma en cuenta desde el momento en el que se recibe el
cheque hasta que se deposita en la cuenta de banco de la compañía y el segundo aspecto es
la flotación de disponibilidad que implica el tiempo que le toma al banco liberar el cheque.

En resumen, la flotación de cobranza no es más que el intervalo que existe entre la emisión del
cheque como pago de un cliente y la liberación de fondos por parte del sistema bancario, quien
administra financieramente una compañía, tendrá como objetivo primordial reducir ese tiempo
lo más que se pueda, para contar con ese efectivo lo más pronto posible.

Siento de suma importancia la pronta obtención de fondos, existen maneras para agilizar los
cobros y de esta manera contar con más fondos disponibles.

Facturación más pronto: Los clientes tienen distintos hábitos de pago, algunos pagan en la
fecha en la que se hace valido un descuento, otros cuando ya está por vencerse y otros tan
pronto como reciben la factura. Por lo tanto, resulta conveniente acelerar el envío de la factura
ya que por su fecha de vencimiento más próxima se realizarán los pagos pronto.

Sistema lockbox: Consiste en rentar un apartado postal local y se autoriza al banco de la


compañía para que recaude las remesas que lleguen. El banco recoge varias veces al día y
deposita los cheques directamente en la cuenta de la compañía, los cheques se registran y
liberan para su cobro. De esta manera se elimina la flotación de procesamiento, pero repercute
en un costo adicional, ya que el banco estaría proporcionando un servicio más por lo que
requerirá de una remuneración.

Mejoras en la cobranza

1. Conversión de cuentas por cobrar: Está disponible desde 2002 y esta tecnología
permite enviar los pagos a un lockbox o a otro sitio de recolección para convertirlos en
débitos de la Cámara de compensación automatizada (Automated Clearing House,
ACH). Los pagos convertidos en débitos de la ACH dejan de ser cheques. Se liberan
electrónicamente a través de la infraestructura de la ACH

2. Check 21 y más allá: Check 21 abre el camino legal para la eliminación de los cheques
incluso antes de que lleguen al banco. Con este cambio, la captura de depósito remota
(CDR) surgió en 2004. Ésta permite al usuario escanear los cheques y transmitir las
imágenes digitales a un banco para su envío y liberación. El punto de truncamiento o
modificación del proceso de envío de cheques ahora se ha desplazado hacia arriba al
negocio o al lockbox y no al banco. Así, este servicio permite que se interrumpa el
envío de los cheques en papel rápidamente y luego se liberen de manera electrónica.
Una vez más, si existe la necesidad de un cheque en papel, siempre es posible
generar un “cheque sustituto”.

Banco concentrador

El proceso de concentración de efectivo tiene varios efectos:

 Mejora el control de las entradas y salidas del efectivo de la compañía. La idea es


concentrar los fondos en un mismo lugar y luego cuidar de ellos.
 Reduce los saldos inactivos, pues conserva el saldo de depósitos en los bancos
regionales con lo necesario para cumplir con las necesidades de transacciones.
 Permite más inversiones de efectivo. Al unir los saldos excesivos se tienen mayores
cantidades de efectivo necesarias para algunas oportunidades de inversión a corto
plazo con rendimiento más alto que requieren una compra mínima mayor.

Control de desembolsos

Para una buena administración del efectivo es importante que la compañía controle los
desembolsos para retrasar los flujos de efectivo de salida y hacer más corto el tiempo que los
depósitos de efectivo están inactivos.

Para tener un nivel de efectivo adecuado en los diferentes bancos, y no dejar que se acumulen
saldos excesivos se requiere información diaria de los bancos sobre los saldos cobrados. Y
luego el exceso de fondos se puede transferir a los bancos de desembolso, ya sea para pagar
cuentas o para invertir en valores comerciales.

Muchas compañías han desarrollado sistemas informáticos complejos para brindar la


información necesaria y para transferir los fondos excesivos de manera automática. En vez de
desarrollar un sistema propio, una empresa puede contratar servicios de cómputo externos
para realizar las funciones descritas. Un procedimiento para un control estrecho de los
desembolsos es centralizar las cuentas por pagar en una sola cuenta o ya sea una cantidad
mínima de cuentas en la oficina matriz de la compañía. De esta manera, los desembolsos
hacerse oportunamente en el momento en el que se necesitan. Los procedimientos operativos
para los desembolsos deben estar bien establecidos.

Pago con letra de cambio (PLC): Una manera de retrasar los desembolsos es usar el pago con
letra de cambio (PLC). A diferencia de un cheque común, la letra de cambio no se paga a la
vista. Cuando se presenta al banco del emisor para su cobro, el banco debe presentarla al
emisor y éste debe aceptar el pago.

La ventaja de la letra de cambio es que retrasa el tiempo en que la empresa de hecho debe
tener fondos depositados para cubrir el pago. De esta manera permite mantener saldos
menores en sus bancos. Una de las desventajas es que los bancos cobran más por el servicio
de procesar las letras de cambio que lo que cobran por procesar cheques ya que requiere
mayor trabajo manual para hacer la transacción.

Desembolsos de nómina y dividendos: Muchas compañías mantienen cuentas separadas para


los pagos de nómina. Para minimizar el saldo en esta cuenta, la empresa debe predecir cuándo
se presentarán los cheques emitidos para su pago. Si el día de pago es un viernes, no todos
los cheques se cobrarán ese día. Entonces la empresa no necesita tener fondos depositados
para cubrir toda la nómina. Incluso en lunes algunos cheques no se presentarán debido a los
retrasos para depositarlos

Cuenta con saldo cero (CSC): El uso de un sistema de cuenta con saldo cero (CSC), que
ofrecen muchos bancos grandes, elimina la necesidad de estimar con exactitud y tener fondos
en cada cuenta de retiros. Cuando se liberan los cheques al final de cada día, el banco
automáticamente transfiere justo suficiente dinero de la cuenta maestra a cada cuenta de retiro
(por ejemplo, una para nómina, una para cuentas por pagar, etcétera) para cubrir los cheques
presentados. Así, en todas las cuentas se mantiene cada día un saldo final de cero, menos en
la cuenta maestra.

Además de mejorar el control sobre los egresos, un sistema de cuentas con saldo cero elimina
los saldos inactivos de todas las cuentas subsidiarias. El administrador de efectivo de la
empresa debe pronosticar los tiempos de pago de cheques de manera que la cuenta maestra
tenga suficiente dinero para dar servicio a las cuentas subsidiarias.

Desembolsos remotos y controlados: Aprovechando las deficiencias de los procesos de


liberación de cheques del sistema de la Reserva Federal y de ciertos bancos comerciales, al
igual que las ineficiencias del sistema postal, una empresa puede maximizar el tiempo en que
los cheques que emite permanecen pendientes de pago. Se han propuesto varios modelos
para maximizar la flotación de desembolsos mediante la selección de bancos de retiro óptimos
desde el punto de vista geográfico.

La idea es localizar los bancos para retiros y emitir cheques de esas cuentas de manera que
se maximice el tiempo que el cheque seguirá pendiente de pago. Al maximizar la flotación de
desembolsos, la empresa puede reducir la cantidad de efectivo que mantiene y emplear estos
fondos sin usar de modo más redituable. Sin embargo, la ganancia de una empresa es la
pérdida de otra. Maximizar la flotación de desembolsos significa que los proveedores no
tendrán fondos pagados tan pronto como los tendrían de otra manera. Con el desembolso
remoto, las relaciones entre la empresa y los proveedores pueden deteriorarse en la medida en
que estos últimos desaprueben tales hábitos de pago.

Conservación de saldos efectivo

La mayoría de las empresas de negocios establecen un nivel meta para los saldos de efectivo.
No es conveniente tener saldos con exceso de efectivo porque pueden ganar intereses si
invierten estos fondos en valores comerciales. Cuanto mayor es la tasa de interés sobre estos
valores, por supuesto, mayor es el costo de oportunidad de mantener saldos inactivos. El nivel
óptimo de efectivo debe ser el mayor entre: 1. los saldos para transacciones requeridas cuando
la administración de efectivo es eficiente y 2. los requerimientos de saldo de compensación de
los bancos comerciales con los que la empresa tiene cuentas de depósito.

La mayoría de las empresas de negocios establecen un nivel meta para los saldos de efectivo
que deben tener. No quieren saldos con exceso de efectivo porque pueden ganar intereses si
invierten estos fondos en valores comerciales.

Cuanto mayor es la tasa de interés sobre estos valores, por supuesto, mayor es el costo de
oportunidad de mantener saldos inactivos. El nivel óptimo de efectivo debe ser el mayor entre:
1. los saldos para transacciones requeridas cuando la administración de efectivo es eficiente y
2. los requerimientos de saldo de compensación de los bancos comerciales con los que la
empresa tiene cuentas de depósito.

Saldos y cuotas de compensación

Establecer un nivel mínimo de saldos de efectivo depende, de los requerimientos de saldos de


compensación de los bancos. Los requerimientos de que la empresa mantenga cierta cantidad
de depósitos de demanda para retribuir al banco por sus servicios se basa en la rentabilidad de
la cuenta. Puesto que los bancos difieren en el método de análisis de la cuenta, la
determinación de los saldos de compensación varía. Por lo tanto, es conveniente que la
empresa pida informes y encuentre el banco que requiere los saldos de compensación más
bajos para un nivel dado de actividad.

Inversión en valores comerciales

Cuando se considera la compra de valores comerciales, para ello se requiere comprender


como se relaciona cada compra posible de un valor con ciertas variables como ser seguridad,
la bursatilidad, el rendimiento y el vencimiento.

Seguridad: La prueba básica que deben pasar los valores comerciales se refiere a la seguridad
del principal, esto es, la probabilidad de obtener la misma cantidad de dinero invertido
originalmente. La seguridad se juzga con respecto a los valores del Tesoro de Estados Unidos,
que se considera cierta si se conservan hasta el vencimiento. Para valores diferentes a los que
emite el Tesoro, la seguridad variará dependiendo del emisor y del tipo de valor emitido. Es
indispensable un grado relativamente alto de seguridad para que pueda considerarse
seriamente la inclusión de un valor en el portafolio de valores comerciales a corto plazo de la
empresa.

Bursatilidad: La bursatilidad (o liquidez) de un valor se relaciona con la habilidad del poseedor


para convertirlo en efectivo con rapidez.

Rendimiento: El rendimiento, o retorno, sobre un valor se relaciona con el interés y la


apreciación del principal por el valor. Algunos valores, notablemente los bonos del Tesoro, no
pagan interés. En vez de ello, se venden con un descuento y se redimen a su valor nominal

Vencimiento: El vencimiento se refiere a la vida del valor. Algunos valores comerciales tienen
una vida específica. Generalmente, para un plazo de vencimiento más largo se tendrá un
rendimiento mayor, pero también mayor exposición al riesgo de ese rendimiento.
BIBLIOGRAFIA

James C. Van Horne John M. Wachowicz, Jr. 13 edic. (2010). Fundamentos de Administración Financiera.
Mexico: PEARSON EDUCACIÓN