Está en la página 1de 17

Beso

de Navidad



Rachel Maldonado


























Copyright © Rachel Maldonado Diciembre de 2015.

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede
reproducirse, almacenada en un sistema de recuperación o transmitida en
cualquier forma o por cualquier medio, sin el previo permiso escrito de Rachel
Maldonado, excepto por un revisor, que puede citar breves pasajes en un informe
para ser impreso en un periódico, revisto o diario. Tenga en cuenta que descargar
un libro electrónico desde un sitio ilegal es un delito.

Se trata de una obra de ficción. Cualquier parecido con hechos reales,
locales, o personas, vivos o muertos, es enteramente coincidente.























Agradecimientos



Gracias a mis maravillosos padres por su amor y
apoyo. Mamá y Papá, te amo.

Gracias a mi esposa, Vanessa, por creer en mí y
permitirme seguir mi sueño de la escritura a tiempo
completo. Eres mi todo.




















Dedicación



Por el amor de mi vida, Vanessa. Te amaré por siempre.







































****




Lynn Matthews estaba cansada de ir de compras. Si simplemente
era ir a la tienda y saber exactamente lo que querías y la tienda tiene el tamaño
exacto que necesita, todo sería perfecto. Sin embargo, siempre fue un asunto
grande. Ella nunca sabía exactamente lo que tamaño que llevaba y ella siempre
tenían que probar cosas ya etiquetas de marca diferentes cosas en diferentes
tamaños. En algunas tiendas con ciertas etiquetas, llevaba un diez. En otras
tiendas, ella era un catorce. Su tamaño más común últimamente fue un doce.
“Si, si. Este va a ser perfecto para mí,"dijo Lynn ella cogió su
decimotercer o decimocuarto vestido de la tarde de su amigo Brent, que sólo
mantiene más y más cosas pensó que ella sería buena."Esta chica," decía cada
vez individual. "Este es usted."
"¡Me encanta!" gritó desde dentro del vestuario. "Este es el vestido
para mi."
"Yo dije," dijo Brent. "No te dije?"
"Dijo que cada uno era el," ella se rió.
"Bien, estabas muy bonita en todos ellos. Usted simplemente no les
guste,"dijo Brent a través de la puerta.
Lynn salió de la sala de preparación y giraban delante de los espejos
gigantes cerca de donde el Brent estaba sentado sobre un asiento amarillo grande
que parecía un otomano. "¿Qué opinas?"
Brent abrió la boca. "¡Aye chica! Te ves absolutamente fabuloso!
¿Viene en el tamaño mio?"
Lynn se preguntaba si Brent era seria o simplemente bromeando,
pero ella se rió de todos modos. Siempre tuvo una cierta manera de hablar que
siempre animadas para arriba.
Lynn no había ido nunca a la fiesta de Navidad en el trabajo. Ella no
era social. Pero desde que conoció a Brent, sentía que estaba tratando de llevarla
fuera de su cáscara. De alguna manera, ella pensó que sería bueno para salir de
la casa. Amaba pasar tiempo con él, ir al cine, a cenar; Lynn y Brent se
conocieron primero en una clase de Zumba en la iglesia.
Lynn había primero resolvió Brent en la iglesia y luego ella le ayudo
contratar empleo en la oficina. Ella estaba muy contento cuando fue contratado
porque entonces ella tenía alguien para ir a almorzar y secretamente hablar
sobre otros empleados y pregunto si tambien eran homosexuales. Era su pequeño
juego. Ella sabía que era infantil, pero fue muy divertido. Por mucho tiempo
Lynn creía ser la única lesbiana en todo el edificio, pero poco a poco se le sintió
que su 'gaydar' empezó finalmente trabajar. Ella estaba empezando a notar a
otras lesbianas alrededor.
“No puedo creer que me está haciendo ir a esta fiesta de la oficina.
Sabes que nunca voy a estos tipos de eventos relacionados con el trabajo. Pero
me encanta este vestido. Llena en todos los lugares correctos." Lynn giró otra
vez y sonrió brillantemente en su reflexión.



****




La noche de la Gala de Navidad, todo el mundo y todo parecía
increíble. Todas las mujeres vestían vestidos hermosos que fluye y los hombres
tenían en trajes o bien camisas y corbatas. Su código de vestimenta de oficina
fue casual por lo que la mayoría nunca vio nadie desgaste fue vestido zapatos y
pantalones con camisas de polo que tenía el logotipo de la empresa.
En la insistencia de Brent, que llevaba un collar de diamantes que
había pertenecido a su madre. Ella nunca lo usaba porque nunca tenía una
ocasión y también porque tenía miedo de perderlo o romperlo. Ella podía sentir
todo el mundo mirando como ella caminó alrededor con su copa de champán.
Ella preguntaba donde Brent podría. Él siempre era tarde a todo.
Ella estaba parada hacia fuera en el patio de la sala de baile del
hotel, cuando Brent finalmente mostró. "Hola, chica. Lo siento llegar tarde. No
pude encontrar aparcamiento en el garaje. Estaba manejando todo los lados y
finalmente tuve que aparcar sobre el techo y tome el ascensor hacia abajo. Ven
fabulosa. Quisiera conseguir algún champagne." Lo dijo todo en una respiración
y Lynn no se pudo obtener una palabra. Antes de que ella sabía él tenía
deambular en busca de un camarero con flautas de champán.
Lynn vagó sobre a una multitud de personas que fueron al pasar
cerca de algunas puertas francesas dobles. Estaban aplaudiendo y ooing y
ahhing. Pensaba lo que estaba sucediendo, pero ella no podía ver sobre la
multitud de personas.
"¿Donde te fuetes? No te podia ayar," dijo Brent cuando regresaba
con su flauta de champán. Miró muy elegante y hermosa en su traje ajustado. Él
podría caminar por la alfombra roja como una gente famosa de Hollywood. De
hecho, ambos parecían dispuestos a aceptar premios de estrellas de Hollywood.
"¿Qué hacen todos?"
"No tengo ninguna idea. Vi a la multitud de gente y llege a
averiguar, pero no puedo ver nada."
Brent empujo su manera a través de la gente para encontrar que
había un muérdago y un hombre joven muy guapo en un traje de Santa estaba
por debajo de ella. Las mujeres fueron posando con él y besarlo en la mejilla
mientras que tuvieron sus fotos. La Sra. Claus era también una mujer joven. Ni
tampoco fue escasamente vestida, pero alguien en corporativo claramente tenía
un sentido del humor. Probablemente encontraron que tener tu foto con un viejo
Papá Noel como niños generalmente no sería muy atractivo para los adultos, sin
embargo, tener una joven sexy Sr. y Sra. Claus para oportunidad de fotos haría
que ser la diversión de la noche.
Brent no pudo resistir la oportunidad de tener su foto con un hombre
que parecía pertenecía en una revista, por lo que corrió a él y estaba parado al
lado de él. Igual que la foto era sobre ser tomado, Brent besó la Santa en la
mejilla. La multitud estalló en carcajadas y aplaudió y la Santa era un buen
deporte sobre él. Se rió.
Brent funcionó detrás donde estaba Lynn, "Hay que ir dar un beso la
Sra. Claus. Fue muy divertido. Muchos personas son más el aceptar de
homosexuales hoy en día."
"Tal vez más adelante,"dijo Lynn. Fue casi un año a la fecha en que
ella había roto con su novia Sasha. No era nada terrible o engaño. Lo que había
sucedido era que Sasha había trasladado a Nueva York a tomar un trabajo como
diseñador. Ahora ella estaba diseñando ropa para los ricos y fabulosos. Era una
vida que Lynn que Sasha debe perseguir. Ella no quería ser una espera Sasha
detrás. Lynn tenía sus propios planes, también. Ella eventualmente convertirse
en gerente y luego Director del Departamento y posiblemente solicitar un puesto
en las oficinas corporativas de un día. Ella tenía grandes sueños y si los zapatos
estaban en el otro pie, ella habría sido de esperar que quien que estaba viendo
entienden que su carrera era importante para ella. Esta fue su razón para empujar
a Sasha a mudarse a Nueva York. Ella quería seguir sus sueños. Pero el dolor era
insoportable. Fue difícil para ambos de ellos para tomar el tiempo de trabajo, y
Lynn sabía que era tiempo de cortar lazos. Todo llegó a su fin hace once meses y
ocho días. Lynn no había cita con ninguna otra mujer desde que se fue Sasha.
"Anímate," dijo Brent. "Sé que es un momento difícil del año, pero
está listo para comenzar la liga. Sólo lo sé. Miren todas las mujeres hermosas en
este partido."
Lynn miró alrededor del patio y luego entró en el salón de baile
donde la banda tocaba música festiva y todo los invitados estaban bailando.
Tenía razón. Había tantas mujeres disponibles. Ahora todo lo que tenía que hacer
era encontrar el adecuado. Ella estaba pensando Y tenia la cabeza en las nuves
cuando escucho la voz de Brent. El intentaba hablar con ella, "A mi me gusta
esta cancion. ¿Te gusta bailar? Me gusta mucho esta canción..." Su voz de
repente se desvaneció y la música parecía dejar todos juntos. Lynn se detuvo en
sus pistas cerca de las tablas que se establecieron con alimentos elaborados y
decorados y donde se sentaba una escultura gigante de hielo de un cisne. Ella no
podía dejar de mirar a una mujer en un vestido rojo con un sombrero de Santa
Claus."¿Quien es esa mujer?" le pregunto a Brent cuando estaba junto a ella.
"Nunca se sabe. Probablemente es una mujer que va cantar o otra
Sra. Claus que corporativo enviado a tener fotografías. Ella es más sexy que la
otra Sra. Claus, que es seguro,” dijo Brent. Cogió un plato y coloque su flauta de
champán vacía sobre una mesa vacía. "Vamos a comer." Comenzó a llenar su
plato con galletas, jamón, uvas, melón, fresas y pasteles. Él agarró una
empanada y tomó una mordedura. "Mm mm, estas cosas son deliciosas. Debe
tener algunos.”
"No tengo hambre," dijo Lynn, aún viendo la mujer del sombrero de
Santa.
Brent rodó sus ojos. "¿Dejar de mirar fijamente? Que parezca la
lengua a punto de rodar fuera de su boca cualquier segundo ahora y golpear el
piso."
"Aye, Dios mío. ¿Estoy siendo obvio?" Lynn miró hacia abajo en el
piso, luego se volvió hacia la mesa y cogió un plato. Ella puso algunas frutas y
verduras y galletas con crema de queso.
Brent bromeó. “Eres obvio. Ella está mirando aquí ahora."
"¿Qué? ¿En serio? ¿O solo estas jugando conmigo?" preguntó Lynn.
Ella podía sentir sus palmas empieza a convertirse con sudor.
Brent tomó un bocado de apio, entonces miró hacia donde estaba la
mujer. "Ella todavía está hablando con algunos de los gestores, pero ella sigue
mirando. Estoy seguro que debe haber notado que estabas toda boca abiertos y
babeando por ella."
"¿Qué hace ahora? Ella viene aquí?" preguntó nerviosamente Lynn.
"No, parece que va salir a el patio. Te lo dije. Ella debe ser la nueva
Sra. Claus. Por qué no ir besarla y voy a tomar tu foto. Tengo mi celular todo
listo. Vamos. Sólo se vive una vez y si alguien de la oficina alguna vez dice algo,
le juro que te tragastes muchas copas de champagne.”
Lynn había surcado sus cejas. Ella era claramente incierta. "¿Crees
que debería? No estoy aún seguro que todo el mundo sabe que soy lesbiana. Yo
no soy como tu, Brent. Todos saben que tu eres muy fabuloso."
"Lo sé. Pero todos no pueden ser tan fabuloso como yo,” dijo Brent
sonriendo. Él colocó su plato en la mesa vacía donde había puso su flauta de
champagne y apresurado a Lynn hacia fuera hacia el patio. Él la empujó un poco
hacia la mujer del sombrero de Santa, poniendo su mano en la parte baja de la
espalda de Lynn. Estaba junto a ella bajo el muérdago. Brent caminó por algunas
mesas del patio directamente frente a ellos y mociono con la cabeza y los ollos.
La mujer del sombrero de Santa Claus miró a Lynn de pie torpemente al lado de
ella y antes de que ella pudiera decir nada, Lynn le besó. Sólo ella no besarla en
la mejilla. Porque la mujer había dado vuelta para hacer frente a le, Lynn terminó
su justo derecho de besos en los labios. Brent quebró la fotografía mientras la
multitud colectivamente se quedaron boquiabierta!
"Es muy bueno conocerte, también," dijo la mujer sonriendo. “Soy
Jessica Nielson. El nuevo jefe de servicio."
"¿Qué? Quiero decir: lo siento... Pensé que era la Sra. Claus para la
foto. Ugh! Sólo quero morir!" Lynn corrió al interior del salón tan rápido que
ella dejó sus tacones rojos. Corrió la banda y en la habitación de las señoras.
Brent corrió tras ella, pero se mantuvo fuera de la habitación de las señoras
llamando fuera de la puerta.
Brent comenzó a hablar a través de la puerta. Su voz sonaba fuerte.
"Sé que estás ahí. Te vi correr. ¿Estás bien? No es tan malo. Ella no se enojo. Así
que besastes al jefe, estoy seguro que el lunes todos se olvidan lo que paso."
Lynn abrió la puerta y le arrastro a una parada del cuarto de baño
con ella. "Por favor dejas de hablar tan fuerte. Tal vez no todo el mundo vio!"
Ella tenía lágrimas por las mejillas.
Brent tomó algunos papeles higiénicos y secó las lágrimas de Lynn.
"Estás haciendo una montaña de una colina de mole. Realmente. Fue un error
honesto. Yo tambien pensé que era la Sra. Claus. Ella llevaba un vestido rojo y
un sombrero de Santa. ¿Qué otra cosa nos debíamos pensar?"
La puerta del baño hechas pivotar abierto y alguien entró. “¿Lynn
Estás aquí? Es Jessica.”
Lynn puso su dedo índice a su boca para indicar '¡shh!' Brent subió
en el asiento del inodoro y estaba parado en la parte superior, asegurándose de
que nadie podía ver sus pies por debajo de la puerta del baño. Él puso su mano
sobre su boca y su otra mano en la pared para constante del mismo.
"Puedo ver sus pies debajo de la platea," dijo Jessica. "Tengo tus
zapatos. No me hagas probar en tus pies como Cenicienta."
"Estoy aquí," dijo Lynn finalmente. Ella abrió la puerta del establo y
caminó hacia fuera. Brent trabada la puerta que se cerró, asegurándose de que
nadie intentó ir mientras estaba allí. "Estoy tan increíblemente avergonzada," Las
lágrimas comenzaron a llenar sus ojos otra vez.
"No debes de ser," dijo Jessica. Miró debajo de las puertas de baño
puesto para asegurarse de que nadie estaba en el baño. "Yo no había planeado
decir le a nadien en el trabajo que soy lesbiana, pero las circunstancias
cambiaron mi opinion."
"¿Eres lesbiana?" pregunto bien sorprendida a Lynn.
"¿Por qué es usted tan sorprendida? No eres tu gay
tambien?"preguntó a Jessica con una sonrisa.
"Bueno, sí, pero tú eres el jefe y eres hermosa y eres..."
Jessica interrupido. "Voy a dejarlo ahí. Eres hermosa y eres gay y
que podría ser el jefe un día. No todos se siente que es seguro salir del closet.
Algunos de mis colegas saben que soy lesbiana y algunos no, pero no voy por
diciendo a todos. Es realmente negocio mio."
"Eso es cierto. Eso es lo que siento, también. Yo no diría que estoy
en el closet, pero no todo el mundo sabe. No soy obvio mirando, no creo. "
"Me gustaría preguntarle hacia fuera. Tal vez cena en mi casa. ¿Qué
dices?" preguntó Jessica.
"Debes de decirle que sí," dijo Brent a través de la puerta del
establo.
Jessica se rió. "Tu amigo de enraizamiento para nosotros, veo."
Lynn bromeó. "Sí, él es. Acepto tu invito a cenar ¿Cuándo?"
"Bueno, esta noche no porque ya que es víspera de Navidad y
estamos todos aquí y creo que he tenido mi terraplén de galletas, queso, jamón y
otros hors d' oeuvres. ¿Por qué Nochevieja?"" Me gustaría. Es un buen dia de
salir a libertirnos," dijo Lynn.
Jessica dirigió hacia la puerta de salida, parado a la vuelta, luego
dijo, "Tengo que regresar a la fiesta. No se estrese por cosas. Todo se va soplar
por el Lunes. Voy a decirles a todos que fue un simple malentendido."
"No lo haré," dijo Lynn sonriendo. Ella había llenada con pena,
preocupación, ansiedad y frustración. Ella quería gatear debajo de una roca y
nunca salirse, pero aquí estaba este mujer tan bella pidiendo su salida. Era casi
demasiado bueno para ser verdad. Lynn cogió sus zapatos en el mostrador.
Después de Jessica, alguien entró en el cuarto de baño y ocupó el
puesto de minusválidos. Brent salió tranquilamente y Lynn le agarró por el brazo
y lo tiró en el baño y en el salón de baile.
"¿No me miro la mujer que entro?" pregunto Brent. "¿Quién diablos
entro allí? Ella estaba meando como un caballo de carrera!"
Lynn rodó sus ojos. "Estar en silencio. Alguien va a oírte.



****



Lynn creía que sería difícil volver al trabajo el Lunes, pero
realmente no era en absoluto. Algunas personas le sonrieron o roja, pero en su
mayor parte, lo único que podía hacer era pensar de Jessica y la cita que iba a
tener. Preguntó lo que ella usaría, pero sabía que Brent no tiene un problema con
ayudarla a escoger algo.
"Sé lo que estás pensando," dijo Brent un día.
"Que?" preguntó a Lynn. Ella había estado pensando lo que era
besar a Jessica.
"Sí, usted se está preguntando si voy a ir de compras contigo este
Viernes, y la respuesta es sí. Por supuesto, me voy. Tienes que mirar
impresionante y nosotros estamos tirar esa chaqueta vieja tuya también. No
tenemos que buscar un susto."
“Me encanta esta chaqueta es de cuero," dijo Lynn, sosteniendo una
manga de su chaqueta colgada en el respaldo de su silla de oficina.
Brent hizo pivotar su silla alrededor a enfrentar. "Yo sé. Estoy
seguro que se veia mejor en la vaca."


****




La semana parecía volar. Lynn era alegre que ella no tiene que
ejecutar en Jessica demasiado. Que Jessica fue uno de los gestores, en su
mayoría estaba ocupado en reuniones y almorzar con otros grandes pelucas. Si
ella cogió a Lynn verla, ella sonrió, pero fue cuidadosa no le reconoce durante
horas de trabajo.
Por la noche fue cuando las cosas eran más interesantes. Lynn
espera a recibir llamadas telefónicas de Jessica. Ella sabía que Jessica trabajó
largas horas y frecuemente se llevo su trabajo en casa con ella, pero ella tomó el
tiempo de su apretada agenda para llamar a Lynn por unas horas cada noche.
Hablaron sobre todo de espectáculos de TV, películas, comida, restaurantes y
familia. Lynn amaba las etapas de conseguir-a-saber-que en las relaciones.
Siempre fueron divertidas y emocionantes.
"Oí un rumor interesante," dijo Jessica una noche.
"¿Qué es eso?" preguntó Lynn.
"Creo que tienes ganas de una promoción".
Lynn estaba ya acostada cómodamente en la cama. "¿En serio?
¿Tuvo algo que ver con eso? Porque no quiero que la gente a pensar que estoy
subiendo la escalera de negocios teniendo relaciones con la jefe."
Jessica se rió. "Nosotros no tenemos relaciones a si. Y no, no tengo
nada que ver con él. Fue algo que escuche a los otros gerentes hablando en el
almuerzo."
"Wow, eso es emocionante."
"Si Es. Me alegro por usted. Podría significar que no tienen que ser
tan sigilosos, también," dijo Jessica.
"¿Qué quieres decir?" preguntó curiosamente Lynn.
"Porque soy un gestor y no está, ha fruncido el ceño sobre para tener
relaciones que no sean de jefe y empleado, pero si somos dos administradores,
no se considera de tan mal. Cuando su jefe y el empleado la gente asume acoso
sexual o favores especiales, pero cuando los dos empleados están en el mismo
nivel, es un poco diferente."
"Yo prefiero que todavía se mantenga en secreto. No tenemos que
compartir nuestro negocio personal con la empresa. Es suficiente la mayoría de
ellos nos vieron dar un beso en la fiesta de Navidad."
Jessica se rió. "Es cierto.”
Lynn anhelaba ver a Jessica y deseó que Jessica le invitaría a más,
pero le encantaba la idea de que sería su primera cita en víspera de año nuevo.
Ella espera el día porque ella espera que sea un momento mágico. Un fragmento
memorable de su vida, como una fotografía en el tiempo. Lynn guardó
imaginando que sería tiempo parado, y algo recordaría el resto de su vida. Si
estuviera solo y ver la televisión y comer palomitas de maíz, no es menos
memorable como una primera cita, pero de alguna manera ella pensó, no sería
tan mágico.

****




Cuando por fin llegó la noche, Brent estaba a su lado. Se sentó en la
cama de Lynn verla pasar por una docena de trajes diferentes. Ella se les quite
los soportes de suspensión puso en y frente al espejo de cuerpo entero que
colgaba en el interior puerta del armario. Arrancó sus zapatos y tiró de las
piernas en la cama cruzándolos y colocando sus pies por debajo de sus muslos.
"¿Por qué no puede solo usar el traje que escogí para usted?"
preguntó Brent.
Lynn se sacó el vestido negro que Brent había elegido en la tienda.
"¿No crees que este vestido es demasiado sexy? No quiero mostrar demasiada
piel. Es el medio del invierno para uno y dos, yo solo voy su lugar para la cena.
No quiero ser demasiado sexy. ¿Qué pasa si ella piensa que estoy esperando mas
que la cena?"
"Usted se preocupa demasiado. Se verá hermosa en cualquier cosa.
Si ella no le gusta, ella no habría pedido salir en una cita," comentó Brent. Él
colocó su codo derecho sobre sus rodillas y reclinó su cabeza sobre su mano.
"Usar el vestido. Si vas al aire libre, usted puede usar la chaqueta roja y gorro y
mitones que elegido. Considerar su problema 'Es el medio de invierno',
resuelto."
"Bueno si. Me pongo el vestido que usted escogió,"dice Lynn,
sacando el vestido negro otra vez.
"Gracias," dijo Brent en ese tono que sugirió que él sabía tenía razón
todo el tiempo.
"Bueno, nosotros vamos. Apurate," dijo Lynn puso en sus tacones
negro y agarró su bolso y las llaves.
Lynn y Brent salieron de su casa al mismo tiempo. Brent se fue a su
casa y Lynn condujo directamente a la casa de Jessica en las afueras de la
ciudad. Es una hermosa comunidad cerrada con todas las casas decoradas con
luces de Navidad, muñecos inflables gigantes, Santa Cláus, trineos y los elfos.
Cuando Lynn pensó que no podía obtener una noche más perfecto, comenzó a
nevar.
"Hola," dijo a Jessica mientras estaba entre la puerta de madera y
una puerta blanca y vidrio. "Te estaba esperando".
"Hola," dijo a Lynn sonriendo. Ella se sacudía nerviosamente, pero
Jessica asumió que ella temblaba porque simplemente tenia frío.
"Puedo poner más madera en la chimenea," dijo Jessica mientras
observaba Lynn temblando.
"Sea bueno. Gracias." Lynn no pudo traer a decirle que ella estaba
temblando porque su ansiedad fue obteniendo lo mejor de ella.
"Entra. Siéntase como en casa. ¿Puedo tomar tu abrigo?"preguntó
Jessica.
"Seguro. Muchas gracias." Lynn quitó sus guantes, chaqueta y
gorrita tejida y pecho de Jessica levantó cuando tomó una respiración profunda.
"Wow. Increíble," dijo Jessica, toma otra respiración profunda. Eres
impresionante. Me siento bajo vestido ahora. "
"Oh no. No se sienten de esa manera. Estas muy bien. Me gusta
mucho tu blusa." Jessica llevaba unos jeans negros, una blusa de seda azul
oscuro y botas de invierno. No era demasiado extravagante o demasiado
informal. Lynn creía que Jessica tenía el tipo de cuerpo donde ella podría verse
bien en cualquier cosa. Ella podría usar un traje de yoga o sudor pantalones y
todavía se ven como una súper modelo en la portada de Vogue.
Jessica entró en la cocina con Lynn seguido. "Llegaste en el
momento justo. Me había hecho frijoles de ojo negros, pavo con pan de maíz,
puré de papas con salsa y tarta de cereza. El temporizador se fue igual condujo
para arriba."
El aroma de la deliciosa comida era embriagador. "Todo huele
maravilloso. Pero no tienes que pasar por todo este problema. "
"Por supuesto, lo hice. Es víspera de año nuevo. ¿Qué es un año
nuevo sin frijoles de ojo negro?" preguntó a Jessica con una sonrisa.
Las dos mujeres comieron en su exquisita cocina y Lynn no pudo
superar como todo fue tan deliciosa. "Mm, en los alimentos es tan húmedo y
delicioso. Nunca puedo conseguir mi comida a salir así. ¿Cuál es tu secreto?"
"Es mi secreto que fui a una escuela de cocina,"dijo Jessica. "Yo
quería ser un chef y abrir mi propio restaurante, pero estaba trabajando para
colocarme en la escuela y finalmente decidió tomar algunas clases en la
Universidad de negocios."
“Eres un genio en la cocina, Jess. ¿Te puedo llamar Jess? Siempre
no debería renunciar a sus sueños. Si quieres un restaurante, lo debe hacer. Abrir
uno. ¿Qué tienes que perder? Porque te estoy diciendo ahora. Eres un éxito.
Estoy seguro de multitudes de personas se dirigirá en su restaurante." Lynn tomó
otro bocado de Turquía y una bebida de té helado.
Jessica sonrió. "Usted puede llamarme Jess. Me gustaría. Y me
alegro de que usted está disfrutando de todo. Rara vez cocino para alguien ya
desde que se trasladó desde Pennsylvania, pero solía cocinar para mi familia
todo el tiempo."
Después de la cena, las dos mujeres se sentaron en el sofá hablando
durante horas. Platicaron historias de citas divertidas experiencias, embarazosos
momentos y tenía su porción de risas y tonterías como dijeron unos a otros
intrincados detalles de su vida. A veces, Lynn y Jessica actuaba hacia fuera las
escenas para explicar situaciones, y se echó a reír incontrolablemente como
cambiaron sus voces para tratar de sonar como la gente a que se refiere.
Con diez minutos a la medianoche, Jessica cogió su chaqueta y
guantes y se puso su gorro negro. "Venga, vamos a salir a media noche y ver los
fuegos artificiales. Hay un parque al final de la calle que cada año tienen muchos
fuegos artificiales. Me encantan los fireworks. Debemos ser capaces de ver
desde mi patio del frente."
Lynn se puso su abrigo y accesorios que combinen. Alegró de que
Brent había hablado en la compra de una nueva capa. Juntos salieron al patio y
los multitudes de personas que caminaban en el camino para ir al parque. La
calle se llena en cualquier lado con coches, camiones y SUVs.
"Veo las luces bien claro," dice Lynn. “¡Es todo tan bonito!"
"No es tan bonita como usted," dijo Jessica. Ella caminó hasta a
Lynn y estaba parado detrás de ella, envolviendo sus brazos alrededor de ella.
Jessica acarició su rostro en el hombro de Lynn e inhala la fragancia dulce de
champú de Lynn.
Lynn no lo podía creer que estaba en abrazo de Jessica. Sintió su
cuerpo hormigueo todo. "¿Qué hora es?" pidió a Lynn.
Entonces, la gran exhibición de fuegos artificiales comenzaron a
disparar para arriba en el cielo nocturno estrellado. Coloridas explosiones de
rojo, azules, verdes, naranja y amarillos estrellas experimentado un auge. Un
pequeño grupo de músicos comenzó a tocar Auld Lang Syne. "Es medianoche.
Feliz año nuevo," dijo Jessica.
Lynn se dio vuelta alrededor para hacer le frente. "Feliz año nuevo,"
murmuró, y la beso a Jessica suavemente en los labios. Era tan hermoso y
mágico como Lynn pensé que sería. Jessica era tierna y sensual, y sus besos
crecieron más apasionadas como la canción de fondo. Los fuegos artificiales,
que las dos mujeres sintieron en sus corazones eran más bellos y más poderoso
que cualquier cosa que estuviera en el cielo esa noche. Lynn y Jessica se
conocieron compartiendo un beso de Navidad, pero empezaron a caer en amor el
día que compartieron su primer beso del año nuevo.
Fin

¿En busca de más historias de Navidad? Buscar de
Rachel Maldonado “Un Deseo de Navidad” y otras
novelas y relatos. Exclusivamente para Amazon.

Intereses relacionados