Está en la página 1de 186

ENTRE UN FARO Y UN ROSARIO

Escrito por Alexandra

Primera Parte

Capitulo 1

El cielo era perfectamente azul, las olas eran únicas en ese momento su color plateado daba perfección al movimiento, la luna, era la única compañera para Alex, por años. Eran la 9:00 de la noche, el movimiento ya empezaba en el pueblo, era verano y los turistas comenzaban a llegar a la zona de playa, el lugar era bello se fundía entre campo y mar, Punta Duao, lugar ubicado el la costa de Curico, Séptima Región de Chile, donde la magia y las historias de enamorados daban al lugar algo así como el paraíso.

Las posadas y residenciales eran las mas visitadas por los Chilenos, en cambio los hoteles solo eran frecuentados por turistas extranjeros, ya que ello daba un tono menos campestre y más urbano.

La Posada del Sol estaba ubicada al lado de la escuela primaria frente al gran cerro que permitía otra vista a los visitantes, y por su parte trasera es decir las habitaciones obsequiaba a sus turistas el mar puro e intenso azul del mar.

Alex vivía en la posada, su madre la trabajaba desde que sus padres ya no estaban, el papá de Alex había muerto, casi 22 años pasaban de eso, Alex a sus 24 años era una chica tranquila, amante de la poesía y la escritura, pasaba horas frente al mar dando rienda suelta a su papel y lápiz, le encantaba escribir sobre historias de viajeros, usaba a los turistas como protagonistas, sus nombres y lugares de donde venían, convirtiéndolos en grandes príncipes y reinas que venían de grandes pueblos en busca del tesoro perdido o simplemente en su alma gemela.

- Alex, Alex ya deja de soñar y ven ayudarme con la comida!

- Voy mamá, solo deja despedirme.

- ah ya se

- Si, la luna.

Alex mantenía una reservada amistad con la luna, aunque esta no le respondiera Alex si lo sentía, era su amiga.

La posada estaba iluminada llena de alegría, la mitad de sus pasajeros estaba ya en la mesa para la comida, la madre de Alex, la señora Maria alegraba a todos con sus disparatados chistes extranjeros y chilenos.

Alex ayudaba a servir la comida algunos comían mas tarde debido a que preferían las grandes olas que se formaban por la tarde y poder hacer surf, otros estaban borrachos ya que la exquisita cerveza de Mario Lino los dejaba a todos en otra dimensión.

Mario Lino era tío de Alex, hermano de su madre, quien se ganaba la vida haciendo cerveza con unos extraños componentes que nunca había revelado, era el licor más apetecible de ese enigmático lugar.

- Tío Mario me dirás algún día como se prepara este licor de cerveza?

- No, eso es un secreto traído por nuestros antepasados irlandeses

- Pero por que solo tu lo sabes y mi mamá no?

- Bueno ella prefirió darle mas atención a tu padre que al baúl de herencia de tu abuela,

De quién?

Adiós querida Luna

entonces yo fui mas pillin y ahora el secreto esa mío

- Entonces cuando tengas hijos y herederos se los dirás?

El tío quedó pensativo, sabía que eso de hijos no estaba en sus planes de vida, es mas sus novias eran y habían sido turistas a quienes les prometía que las visitaría en su país de origen, visita que nunca pensaba en realizar.

-

-

- Bueno y tú que me dices de ti, cuando conoceré a un novio

mar escribiendo, o tienes un

Mario se refería al termino “novio” de una forma muy cómplice entre Alex y él.

- Que dices? Eso no es así, no me gusta nadie, solo que ya sabes me pasa lo que a ti, mi alma

gemela no ha llegado y por eso no puedo sentir cositas en el estomago, si fuera como tú

- Eh eh

solo.

- Bueno si te dijera que hay momento en que me siento sola, crees que sería una buena idea actuar como tu?

- ¡ NO!, y ya deja de pensar como tu apuesto tío Mario que luego se te pega.

El tío Mario era muy apuesto era como un adulto joven de 39 años hermosos ojos verdes pelo rizado, su parecido con Alex era perfecto.

Alex tenía ojos verdes muy hermoso, pelo rubio con una melena muy tierna que llegaba a sus hombros, su cuerpo era algo así como bajito permitiendo ver un cuerpo muy fuerte ya que ayudaba a su tío y madre a la pesca algunas mañanas.

La noche ya estaba adentrada cuando ya los pasajeros estaban en sus habitaciones, algunas parejas paseaban por la playa. El comedor estaba cerrado solo la puerta central estaba abierta para dar paso a los nocturnos enamorados que luego del paseo se dirigían a dormir.

Esa noche era viernes, solo las luces de las fondas musicales y algunos bares resaltaban a esa hora. La policía del lugar velaba para que los lugares públicos cerraran a las 1:00 de la madrugada, hora legal de funcionamiento, afortunadamente para los lugareños ese habito era respetado por los turistas, solo algunos visitantes de la capital Santiago, eran algo mas desordénanos y bohemios, bebían alcohol en la playa y formaban una gran bulla, pero no les duraba mucho la diversión ya que los policías se hacían cargo de los desordenes de aquel lugar de descanso.

El sábado había comenzado con la pesca habitual entre Mario y Alex, su mamá maría atendía el desayuno de los pasajeros, algunos no desayunaban y salían temprano para aprovechar las olas magnificas que regalaba el azul mar.

- Que hora es tío Mario?

- Bueno creo que las 8 y algo por?

- Hoy comienza el campeonato de surfistas dicen que vienen tipos de varios países a competir con los representantes chilenos, eso estará bueno

- Si ,, y yo podré vender cerveza a todos ello

- ¡TIO MARIO!! Que cosas dices

- Claro enana, así ellos se emborrachan y

eso

Si

bueno

claro

lo veré mas adelante como no.

novio

ah?, si solo te lo pasas frente al

por correspondencia? Pillina no me lo habías contado.

yo

espera, espera, espera

eso de ser como yo

niñaaaa ¡no! Yo lo hago por no estar

los chilenos ganamos je je je

- Eres incorregible y técnicamente

- Encantador ???

- Sí.

- no te quedas atrás enana, solo que

Su tío la miraba con cierta preocupación hacia su ropa y su peinado.

Alex extrañada, ya que esa mirada era siempre de una idea, y las ideas del tío Mario eran siempre problemas

- Solo que Tío!!!

- Solo que creo debieras vestir mas

- No será que quieres decir mas sexy?

- Bueno solo que ese vestido muy tapado y hasta las rodillas es como los vestidos de las monjitas del lago Vichuquén

- Bueno ellas son santas y yo no

- Si santas, santas viejas tu no eres como ellas enana, eres linda muestra tus encantos,, eso si

nada de chicos que quieran sobrepasarse

- Hay si

- Bien eso es todo por hoy

tu mamá se le ocurrió que quiere poner flores para cuando salga a respirar en las noches

- A respirar o a

- Si

El día estaba siendo de lo mas divertido, 2 buses que venían de santiago traían a mas turistas y las habitaciones de la Posada del Sol estaban repletas, Alex tenía mucho trabajo en la limpieza, no le desagradaba ya que la recompensa era la felicidad de los rostros de los ocupantes después de oír alguna historia de Alex por la noche, llenaba de alegría.

EN LA CAPITAL

- Bien, creo que lo tengo, el problema es que no se donde queda el maldito lugar

- Ten fe, solo es un lugar ubicado mas al playa y

- Basta Josué

tienen entre la espada y la pared con el asunto ese de la historia de ese lugar.

- Marcia no pierdas la calma te prometo que dentro de una hora te daré los datos de ese lugar remoto

- Mas te vale

La chica pensó en lo estúpido que estaba resultando su carrera, había entrado hace mas de 1 año al canal de televisión nacional y realizaba la ayuda en producción de un programa en donde el misterio era protagonista, y hasta el momento solo había podido aportar muy poco.

Esta vez le habían dado la oportunidad de producir un capitulo completo de una historia que solo sería posible bajo la investigación profesional de un periodista, en este caso Josué, que al parecer eligió la menos indicada, una por la poca información al respecto y la otra por el lugar tan remoto.

Josué era recién titulado de periodismo, amigo fiel de Marcia quien a sus 29 años ya era profesional en la carrera de producción de televisión.

Y tú

mas

no se mas mostradita, eso es

entendido

Cupido

vamos a desayunar que luego tengo que trabajar en la terraza, a

bueno creo que eso es parte de su mundo mágico y privado.

ya está enana vamos por el merecido desayuno.

al

bueno me han dicho que es hermoso, tiene

ya he tenido bastante con tu mala organización, el director y presidente me

- Ojos azules, que alegría encontrarte en ese estado de

- No molestes Oriel, ya no se como voy hacer para lograr mi objetivo

- Pero entiende Marcia lo que pasa es que como quieres lograr una buena producción si Josué

no puede hacerlo solo, esta claro que el eligió la historia, pero debes ayudarle

así

Marcia pensó en que tenía razón, pero salir de la gran capital le incomodaba ya que su madre se encontraba muy enferma y no quería dejarla sola.

- Solo es que

- Si lo sé por algo soy el director de esta gran compañía de TV y te tengo un regalo, solo quiero que me des una gran historia, Marcia confío en ti y por eso te hemos dado una producción

completa por que se que tienes grandes ideas y una fuerte voluntad para realizar las cosas.

- Bueno gracias por el piropo

- Bien, sea donde sea ese lugar llevaras a tu madre contigo el canal costea todo para ella

La chica abrió los ojos de un tamaño gigante y se tiró en brazos del anciano director para llenarlo de besos y mimos, era muy bello el permitirle llevar a su madre en tan angustioso estado.

poco feliz?

mujer, no seas

tu ya sabes Oriel

mi madre

y cual es el regalo

Cerca de las 5 de la tarde Marcia y Josué reunían material informativo del lugar en donde se realizaría la historia.

- Bueno Josué que tenemos

- Séptima región de Chile Marcia?

- Ni en película, que lugar es ese

- Bueno aquí dice pequeño pueblo de un gran mar, grandes olas hacia el final del pueblo, un

cerro hermoso

y

hacia la costa

déjame ver ahora sí

Punta Duao, lo has oído

para disfrutar la caminata

no dice nada de

espera aquí está

-

Que dice Josué

-

Te leo, “hace mas de 30 años en una gran roca ubicada en la orilla del mar en casi el final del

pueblo se dice que Ámbar Rosario desapareció misteriosamente luego de estrellarse una avioneta en la punta de la roca, se dice que la muchacha estaba junto a su amado quien

EN PUNTA DUAO

- a su amado quien hasta el día de hoy no se ha sabido quien era, entonces se cuenta que en

las noches de luna llena se puede ver a una silueta contemplar el mar, se dice que es Ámbar quien contempla las plateadas olas que se forman en un mar cuando hay luna llena

Un silencio incomodo, lleno de interrogantes se hizo notar en la posada, hasta que todos lo oyentes comenzaran aplaudir y gritar felicitando a Alex por tan hermosa historia. Ya pasaban de las 10 de la noche, y todo el mundo se comenzaba a marchar a sus respectivos lugares, algunos a dormir, otros a pasear por la playa y el resto a bailar a la fonda que estaba cerca.

Alex salía como todas las noches por el jardín de la posada hacia la playa, la luna estaba hermosa, miró hacia el Alto del Rosario se imaginó que la chica de la historia era ella quien esperaba por su alma gemela que algún día llegaría. Un rato después se dio cuenta que eso del alma gemela comenzaba a entristecerla habían chicos en el pueblo, algunos bastante guapos pero solo serían fieles en el invierno, ya que con la llegada del verano y las turistas, se convertían en verdadero Don Juanes, invitándolas a salir o a conocer lugares escondidos.

El domingo como siempre era de llanto para la madre de Alex ya que la despedida de sus pasajeros la entristecía, algunos prometían volver el año entrante, otro le dejaban dirección para que ella les escribiera, la posada quedaba algo vacía, pero sabiendo que durante la tarde volvería a llenarse de nuevos ocupantes, de distintos lugares de Chile y el mundo.

Un chico de nacionalidad Francesa se aprovechaba de la situación mientras todos se despedían para besar en los labios a Alex, cosa que a ella la dejo sin palabras, su madre celebraba el acto

y su tío quería golpear al chico, Alex solo se reía.

- Adiós bella flor del desierto, espero el próximo año volver para pedir tu mano

- Bueno

- Alexandra, eres bella solo que hoy me contento con el sabor de tus labios.

Su tío quien con molestia los miraba

- Dile si quiere contentarse con el sabor de mis puños

Dijo su tío.

Siempre era lo mismo cuando algún turista intentaba algo con Alex, el tío sabía que ellos solo lo hacían por diversión y no por que estuvieran dispuestos a luchar por el amor de ella.

Alex también lo sabía y con tristeza.

Cerca de las 9 de la noche llegaba un bus desde Santiago que traía a 10 pasajeros con destino Punta Duao, a esa hora la mayoría eran habitantes del lugar que regresaban de una visita a la ciudad de Curico en donde realizaban algunas compras que en el pueblo no encontraban.

Luego de unos minutos 2 personas, una mujer alta, y un tipo un poquito mas alto que ella se encontraban mirando de un lado a otro sin saber por donde empezar.

- Estas seguro de que aquí es Josué

- Si, cuando le preguntamos a los carabineros dijeron que estábamos bien

- Si pero me pregunto donde nos hospedamos, debe ser un lugar tranquilo recuerda que mi mamá también estará aquí. Dentro de uno días

- Sería bueno caminar hacia

- Con todo este equipo

- Esta bien caminaré yo y regresaré para ver como me fue

Josué se encontré con varias residenciales, algunas eran muy ruidosas, otras estrechas, una le llamó la atención por su hermoso diseño y un gran sol en la punta de la casa.

- Hostería del Sol, baya creo que tiene estilo celta

- Buenas noches

- Buenas noches señor dígame que necesita

- Bueno busco algo así como hospedaje, tú eres de aquí?

- Si, mi madre es la dueña, ha venido al mejor lugar y mas tranquilo sitio de la playa, cuantas personas son?

- Bueno primero cuanto cuesta

- A ver según como lo quiera, si quiere habitación matrimonial, o privada, también pueden ser compartidas para 6 y 8

- Creo que privadas, somos 2 y dentro de uno días llegará otra persona, que por lo que necesitamos una habitación mas tranquila para ella.

yo

creo que estas emocionado

bueno

mas para allá no seas

por favor

veremos que pasa

- Quiere verlas?

- Claro

Alex le mostró a Josué todo el lugar, este al ver lo limpio y tranquilo además del espacio por habitación decidió que le gustaba el lugar.

- Bien tres habitaciones cuanto saldrían?

Marcia estaba impaciente por Josué, temía que se quedara perdido por algún lugar, estaba tardando, no mas tarde lo vió arriba de un poco común medio de transporte junto a un hombre mas bajo que el, junto a una carreta tirada por un caballo. La escena era muy graciosa, ya que Josué cuidaba su apariencia.

- Tu príncipe ha llegado

- Vaya y que es eso

Dijo apuntando la carreta

- Bueno era lo más rápido para poder trasladar nuestro equipo hacia nuestro nuevo hogar por 1 mes

1 mes pensó el tío Mario “Vaya estos tienen para rato”

- Donde es eso

- Bueno Marcia este amable señor limpia que encontré

- Le digo señorita es la mejor de todo el lugar

- Me dice eso porque es usted de es de ahí

- Se lo digo porque es la verdad, entre mi hermana y mi sobrina damos a la Posada del Sol el mas cálido ambiente familiar, y eso que no han probado la cerveza que servimos a la mesa

- Bueno eso habrá que verlo

En la posada.

- Y eso me dijo, ahora tío Mario fue por ellos, solo que la habitación de la otra persona la

reservó y cuando lleguen verán contigo la forma de pago ya que será habitada dentro de unos

días, el ya me pagó por 1 mes las otra dos habitaciones.

- Guau creo que estos tienen para rato, de donde son?

- De Santiago, dicen que vienen a realizar unas investigaciones, nada tan terrible

- Mientras no sea la cerveza de Mario, me quedo tranquila, vaya creo que vienen, iré a verlos, tu ve a la cocina y prepara refrescos, será por cortesía

- Bien, espero tu entrada

Marcia miraba el lugar extrañada, era muy hermoso todo, como un cuento de magias y enigmas, pero sintiendo el cálido sabor del mar y su gente.

- Buenas noches

- Buenas noches señora, soy Marcia Fox

- Mi nombre es Maria Bohem, sean bienvenidos a la Posada del Sol

- Gracias.

Mario ayudaba con las cosas a Josué mientras que Marcia miraba el comedor, estaba maravillada la decoración era de un estilo Celta muy hermoso.

es el hermano de la dueña de una posada muy simpática y

- Es usted algo extranjera?

- Bueno mis padres eran Irlandeses y bueno heredé esta posada y la sigo trabajando tal como ellos lo hicieron

- Es hermoso, y esa música

- Ah es mi hija que la pone despacito dice que es para darle un toque aún mas mágico

- Si no me equivoco es

- Cómo lo sabe? Señorita

- Me gusta la música New Age

- Bueno les traeré algo de tomar para el calor, aunque a esta hora esta mas fresco

- Gracias

Marcia no sabía que pensar era todo muy hermoso y además excelente para la salud de su madre, la decoración, una imagen muy hermosa llamó su atención, era una sirena pintada en

una parte de la pared, el rostro le pareció muy hermoso y mágico, pensó para ella misma “si

estoy aquí es por algo, no solo es la historia sacó de sus pensamientos.

- Aquí tiene es licor de cerveza es un secreto irlandés

- Solo espero que no tenga mucho alcohol.

Al probarlo deseó tomarlo muy despacio ya que su sabor hechizó su estomago.

- Pero esto parece como

- Placer?

- Si

Alex estaba preparando algo de comer para los nuevos huéspedes, cuando su madre entro a la cocina.

- Deja hija, se fueron a sus habitaciones, creo que estaban cansados

- Que lastima quería conocerlos

- Ya los veras mañana

- Bueno, yo iré a dar un paseo, regreso pronto

- No te acuestes muy tarde

Alex se dirigió a la orilla del mar, quería seguir disfrutando de la luna llena y de mirar el mas hermoso paisaje de las olas plateadas, había empezado a conversar con la luna.

Aquel lunes Alex durmió hasta un poco mas tarde ya que ese día no le tocaba la pesca, pero le tocaba todo el lavado de tiestos del día, eso parecía mas pesado que la entretenida pesca al lado del su tío Mario.

El desayuno ya había sido servido cuando Alex se había levantado, se dio una ducha rápida al verse atrasada en la cocina.

Habían llegado algunos nuevos huéspedes a quien su madre había ya alojado, el día comenzaba para todos como “normal” si es que lo era en ese lugar tan remoto en el mapa.

Marcia y Josué habían salido hacia el Retén de Carabineros ( policía de Chile ) para obtener mas información sobre la misteriosa historia. Ellos no tenían mucho que decir, solo daban la misma información que ya habían obtenido en Santiago.

de donde viene

déjeme pensar

Jon mark – y la canción es “A celtic story”

pero este lugar

no se”. La madre de Alex la

el sabor del

del

creo que sí

- Esto es mas difícil que cocinar

- Vamos Marcia calmate, que tal si pensamos en preguntar a los mas viejos de este pueblo,

Mario nos podría ayudar, además me dijo que su sobrina contaba hermosas historias por la noche a la hora de la comida

- Sobrina? No vi a ninguna otra persona anoche en la posada

- Bueno yo hable con ella esta noche la veremos y hablaremos con ella, creo que podrán ayudarnos

- Espero, aunque si no tuviera que hacer esa producción me quedaría de todas formas, este

lugar es

- Que cosa?

- Esa gran roca a la orilla del mar, ven caminemos a la arena

- Como que queda entre cerca y lejos, como si estuviera en

- Flotando

El espectáculo a los ojos de Marcia era impresionante. La roca que estaba a una distancia de 1 a 2 kilómetros de la posada se podía ver claramente una pequeña casita en su punta y a gente que subía por un pequeño camino.

- Es hermoso e impresionante

- Creo que si tendremos historia, te parece una visita a ese lugar?

- De todas formas, que te parece ahora mismo

- Si pero antes necesito ir por mi cámara y los apuntes, espérame

- Josué, la cámara déjala para después, solo trae los apuntes, hay mucha gente y no quiero

darle mucho

- Como digas

Marcia no dejaba de mirar hacia la punta del lugar era la cosas mas rara del mundo, comenzó a caminar por la arena, sin darse cuenta que chocaba con algunas personas que descansaban bajo el sol, peor aún fue cuando se encontró chocando con un gran canasto de pescado directo en su cabeza.

- Mierda, pero que onda

- Quítese usted

ahora

Con una furia descontrolada Alex se dio vuelta para encarar a quien tan desafortunadamente la había hecho botar los pescados frescos de la mañana.

- Pero acaso no tiene vista, mire por su culpa se me cayeron mis pescados

Marcia estaba de espalda tratando de sacar un pescado de su chaqueta, Alex vio que era una persona bastante mas alta que ella.

- Acaso no ve desde allá arriba?

Dijo eso señalando el porte de la productora, quien enfadada se da vuelta para encararla.

- Que dijiste?

Al darse vuelta se encontró con unos furiosos ojos que la miraban con cierto recelo.

- Dije que acaso no ve desde allá arriba?

- Creo que tu no ves mucho desde abajo

emocionante

mira Josué

relleno a esto, quieres

puaf

quítame

esto de encima

¡¡¡¡¡¡¡ mis

pescados!!!!!!!

los había lavado

reciéeeen, ¡¡¡santo!!! dios y

Alex se dio cuenta que no valía la pena discutir, que seguramente sería una Santiaguina rica que pasaba sus vacaciones, comenzó a guardar sus pescados nuevamente en su canasto.

- Deja ayudarte

- ¡ No ¡, no hablo con extraños

- Uy veo que te enseñaron valores de cuidado cuando eras

Alex terminó dejándola sola sabiendo que el termino de “pequeña” lo decía por su tamaño, y no dudó en confrontar a la mujer mas alta. Marcia se lamentaba ya que tendría que retrasar su caminata hacia el Alto del Rosario e ir a cambiarse.

- Mire, no seré grosera, pero para la próxima vez trate al cielo

- Es que

Marcia no podía evitar reírse de la forma tan cómica que Alex estaba teniendo para afrontarla

pequeña

me oyó

trate de mirar al frente y no

-

Que?

acaso cree que soy el payaso de turno

¡¡¡¡porque no se ríe de su abuela!!!!

-

No puedo reírme de ella

ja ja ja ja, pero de ti si

- A sí

El enfado de Alex era mas profundo que momentos antes, ya que pensaba que la mujer mas alta frente a ella se estaba burlando mas de la cuenta.

- Bueno

muy chiquito en tu pelo y parece un

- Que? Pues esta si que no se lo aguanto

- Y lo otro es que mi abuela esta muerta, lo siento no estaba siendo

- Sabe

Alex se dio cuenta de que la mujer mas alta no era mas mayor que ella, es mas solo era la estatura la que las hacia ver distintas, además no podía distinguir muy bien su rostro ya que la mujer estaba de espaldas al sol y le provocaba un contraste de luz.

- Jirafa

Alex al decir eso tomo sus pescados y se marcho otra vez a la llave de agua mas grande que estaba a dos casas de la suya. Esa llave tenía un filtro especial para dejar los mariscos mas limpios y era de uso público para todos.

- Gracias para mi fue un placer

Marcia comenzó su camino hacia la posada para cambiarse y retomar su viaje al Alto del Rosario. Alex por su parte estaba molesta ya que el lavado de pescados era muy complicado, además ya estaba cabreada con la discusión con la señorita “jirafa”.

Mario en ese momento entraba a la posada con un barril de cerveza y no pudiendo aguantar la risa lo soltó, tal fue la gracia que le provocó ver a Marcia toda mojada y oliendo a pescado.

- Bueno y que le pasó señorita

- Nada grave

llamarle

posada, en la playa

me podría explicar el porque

ja ja

me río de ti porque aparte de ser muy graciosa tienes un

ja ja ja adorno de mu

mu

es usted una grosera

ja ja ja pescadito

ja ja ja ja

muñecas

je je grosera

déjeme decirle una cosa

mocosa

solo un pequeño choque con cierto canasto de pescado y una

eso

muy

como

rubia, mocosa, irritante

irritante niña que lo cargaba aquí atrás de la

- Disculpe que me ría pero es que se

- Si lo sé algo

Ambos estallaron en un mar de risas que no pudieron evitar, solo en el momento en que Josué bajaba y contemplaba el acto.

Era la hora del almuerzo, muchos de los pasajeros ya estaban ya sentados esperando la comida, algunos pedían de la rica cerveza del tío Mario, quien a un precio justo se las hacia servir de manos de su querida sobrina, quien según el, le daba un toque mas enigmático al sabor después que ella se los servía con cierto misterio, era por decirlo parte del show entre ellos.

Mario le había pedido a Alex que después de la comida lo acompañara a la central de correo que era el lugar en donde llegaban los autobuses que venían de Santiago, Curico, Talca, San Fernando y alrededores, Mario había planeado ir a Curico para comprar algunas cosas que necesita, como jabón, shampoo, y accesorios de limpieza personal para la posada y habitaciones en general ya que se compraba por mayores cantidades, además de ciertos regalitos que gustaba traer para su hermana y sobrina, y ciertas novias de turno, que como gran seductor el tenía, era muy atractivo a pesar de ser tan bajito como Alex.

- Bueno eso es todo

- Si

estos días, ve por ella y aquí arreglamos las cuentas

- Bueno, será todo un placer arreglar las cuentas contigo

Besando en la frente a su sobrina subió al autobús que lo dirigía a su destino.

Ya en marcha el autobús le gritaba desde la ventana que llegaría después de la comida.

Momentos después de que Alex saliera a dejar a su tío al autobús, Marcia llegaba junto a Josué de su caminata por el alto, venía molesta ya que no los habían dejado subir ya que algunos chicos borrachos habían armado desorden, entonces la presencia de carabineros fue lo único que pudo arreglar las cosas, esos chicos eran de la capital Santiago y llevaban varios días armando desorden en el tranquilo lugar.

Josué había pedido cerveza antes de la comida, quien a la ausencia de Alex había atendido Maria su madre, quien no colocaba el toque sensual pero igual servía con mucho cariño las mesas.

Marcia estaba intranquila, no había podido llegar al lugar, además habían cerrado la subida al cerro para limpiar de vidrios rotos que habían dejado los chicos revoltosos.

Josué ya estaba entrando en el calor que provocaba la cerveza y sintiendo un ligero cosquilleo en su estomago al momento de tragar.

- Que tienes Josué

- Me creerás si te digo que

- Que?

- Olvídalo

Marcia no lo tomó en cuenta, ella no había pedido cerveza sabía que con el estomago vacío y el alcohol tendría un mareo inevitable, y era mas importante la investigación.

mojada

Alex necesitas algo?

recuerdas la música que le encargué al chico de la disquería me dijo que la tendría para

Decidió que después de la comida recorrería el lugar y sus casas, pensaba en las mas antiguas,

pero sabía que algo

Alex al ver a su tío llegar corrió a la entrada de la posada hasta llegar a la calle, venía cargado de cosas entre ellas la habitual caja misteriosa que cada vez que se dirigía a la pequeña ciudad, traía con el.

Estaban en la salita principal de mesas, justo en la barra mientras sacaban las cosas, la hora de la primera comida ya llegaba, habían algunos que descansaban antes de que los llamaran a comer, otros se entretenían jugando cartas.

era la respuesta.

-

Como te fue tío

-

Excelente, enana, mira tus compac CD

 

-

Gracias tío, es maravilloso, por fin podré escuchar a Enya todas las veces que yo quiera

-

A quien?

-

Enya, bueno ya la conocerás

 

-

Enana, mira esto es para ti, y quiero que te lo pongas el viernes, el día de mi cumpleaños

-

Tío es hermoso, pero

es un vestido fino

,

gracias tío

-

que usas no es que sean feos solo que siempre son todos iguales, distinto color, quiero verte

con algo hermoso y sexy ese día. Quiero que seas mi reina.

- Tío

Mario reía, sabía que no podría ser el padre de ella por la edad, pero lo sentía como si fuera

así.

- Enana ya deja esas cosas y vamos por una buena jarra de cerveza para celebrar este momento

- ¡¡¡¡Cerveza!!!! Para Tío Mario y Alex

Realmente estaba contenta, el vestido era bellísimo además no tenía muchos, solo los que usaba a diario en la posada, lo que mas tenía eran jeans.

- Y bien está la comida, traigo un hambre que me comería un caballo

- Uy lo creo posible. Si señor.

Ya varios pasajeros estaban en la mesa, algunos estaban pidiendo la tan rica cerveza, otros reían de los chistes de la señora María, quien les advertía que les había preparado un banquete excelente.

Alex terminaba de llenar las últimas copas de cerveza mientras su madre preparaba los platos.

- Bueno ya voy a servir hija, dales luego eso para que me ayudes a servir algunas mesas

- Bueno espera, deja ponerme sexy Alex daba vueltas como haciendo que era una súper modelo

- Ja, si eres sexy yo soy Sofía Loren

- Ja ja ja, ya vengo

Alex salió muy despacio de la cocina y comenzó muy suavemente a servir las copas, algunos no solo tomaban la copa, también intentaban tocarle la mano, a lo cual ella les daba una mirada de “ No te atrevas”, sus movimientos eran muy sensuales y divertidos, cada vez que servía las copas les daba a todo una mirada de “disfrútalo”, todos disfrutaban de tan lindo gesto de la chica, algunos ya quedaban encantados con el color de sus ojos, tan verdes, tan invitadores, sensuales.

Si

no

quiero que parezcas un chico pescador, quiero verte de dama, además esos vestidos

te quiero

eres algo así como

papá

La sorpresa mayor fue para Marcia quien reconoció a la chica, como la mocosa de los pescados, al observarla se dio cuenta que no era tan mocosa, y que tenía muy buen genio

como para hacer ese tipo de cumplidos para que sus pasajeros se sintieran agradados, había

llegado su turno, Alex le servía la copa a Josué cuando miró a su acompañante,

observaba como medio riendo, sin burlarse, mas bien agradada, Alex chocó con sus ojos y vio el azul mas intenso que jamás había visto en su vida, luego la reconoció y se dio cuenta que era

la “jirafa”, “Esto no puede estar pasándome, es

de una manera veloz le sirvió la copa, casi caen algunas de su bandeja, pero fue su suerte cuando Marcia la saludo, “ Hola “, pero Alex continuo con las restantes mesas, varios aplaudían la forma misteriosa y agradable de Alex al servir las copas. La campana sonó con suerte al ver que su madre entraba en las mesas.

- Bien, y ahora Sofía Loren les trae su rica comida.

Alex entró a la cocina y maldijo por lo bajo, no entendía que estaba haciendo esa chica en la posada, volvió a mirar por entre la puerta estilo Country que separaba la cocina del comedor, se dio cuenta que estaba junto al tipo que había alquilado las tres habitaciones.

Regresó al interior de la cocina y se preguntó quien sería, además lamentó haberla tratado como lo había hecho por la mañana, ya que si era una huésped podría dejar alguna queja y eso sería mal visto por lo demás pasajeros, además algo en su interior la había, algo así como asustado?

- Esta riquísimo, mira tal como me gusta, ni mi madre cocina tan bien

estas aquí

Marcia estaba repasando la escenita del pescado se dio cuenta que la chica era muy graciosa, tanto cuando estaba enojada como cuando trababa de ser misteriosa a la hora de servir las copas

- Lo siento es que me acordé de algo muy gracioso que me pasó hoy

Marcia la

es

ella, que hará aquí” se sintió torpe y casi

Marcia

Marcia

hey que onda

- Que cosa

si se puede saber

ah

el asunto de los pescados

vaya si que te veías bella

- Pues es ella

- Ella quien?

- La chica

- Que chica?

me hablas de

ah ya

que

chica????

- Te dije que había tropezado con una chica

Josué seguía con una interrogante

- ¡¡el asunto del pescado idiota!!

Ah

- ya

pero quien es

- la chica que sirvió la cerveza

Ella

grandísimo tonto

- Por lo que veo no te gustó, me la puedo tomar?

- No la he probado, saca tus manos

- Y??

Marcia probó la cerveza y sintió un cálido remesón en su estomago, dirigió su mirada hacia la imagen de la sirena que estaba pintada cerca de su mesa y reconoció el rostro de la chica.

- Dios

- Marcia que tienes?

Que te parece

no es riquísima?

que fue

eso

Josué se preocupó al ver que Marcia se levantaba de la mesa sin saber que le ocurría.

Sentía como hormigas en su estomago, le había encantado el sabor de la cerveza, volvió a sentarse y bebió todo el contenido. Le parecía mas rica que antes.

Algo le hizo dirigir su mirada hacia la cocina

Era pasado las 11 de la noche casi todos estaban en sus habitaciones, Alex caminaba por la playa pensaba en lo hermoso que era escuchar la música de Enya, había hecho una copia en un cassette y lo estaba escuchando en su Radiocasete portátil mientras caminaba, la canción “ Hope has a place” era la séptima canción del CD de Enya The Memory of trees hacía algo de frío, llevaba puesto unos jeans azules y un polo amarillo que le resaltaba mas un bronceado de su cara, había pensado en la posibilidad de viajar y conocer la isla de Chiloe, sabía que era un viaje un poco costoso, pero la mitología de ese lugar la hacía detenerse a pensar en un posible viaje. Así tal cual como la gente llegaba a Punta Duao por sus misterios, ella soñaba con otro mágico lugar. La luna ya estaba un poco mas flaca que los días anteriores ya no estaba llena, además como que demoraba en salir, ya no iluminaba tanto la playa.

algo.

Nunca había sentido algo tan extraño en su interior. Marcia observaba la punta del Alto del Rosario y en su otro extremo un gran y hermoso faro que indicaba el pueblo, ya no llegaban barcos a ese lugar, ahora solo era un faro solitario que gracias a carabineros, era encendido todos los días del año.

Era agradable la brisa marina que chocaba en su rostro, no muy lejos divisó una silueta que caminaba hacia el mismo lado que se encontraba, no logró distinguir quien era

Alex, se llenaba de energía gracias a la brisa, se fijó que había alguien un poco mas allá, una figura un poco mas alta, no reconoció quien era, supuso que sería algún pasajero de alguna posada.

Marcia reconoció la figura, era la chica de la posada, se veía distinta con jeans, sintió un agradable deseo de acercarse y charlar, pero de que?

Alex se maldijo para si misma cuando vio que esa persona era nada mas que la señorita “jirafa”, decidió que mejor tomaba otro camino, no era agradable saber que había tratado de forma muy grosera a una cliente, mas fue su asombro al saber que la señorita “jirafa” se dirigía

hacia su persona

- Hola

Marcia dio un toque muy cómico al decir “pescados”

- Preferiría que no se burle

- Disculpa no lo hago

- Bueno ahora que la veo me doy cuenta de que usted hospedada el la posada de mi madre

Al referirse al termino “alta” Alex estaba diciendo “jirafa”

sintió que las manos le sudaban.

vaya y que tal tus pescados

señorita

solo que ahora que te veo, no eres tan

tan

mal genio

alta

si es bastante

y además esta

-

Si me di cuenta hoy en la comida

bueno creo que me disculpo de la torpeza de hoy

por lo

del pescado

tu tío me contó que era muy complicado lavarlo

y que tomaba tiempo

de

corazón lo siento

- No se disculpe

esta

bien

Marcia se dio cuenta de que la chica era muy agradable, además de bonitos ojos agradable.

- Bueno

Marcia sin pensarlo se adelantó a la chica para evitarle el paso, sin querer parecer molesta.

- Espera, ya que nos veremos por casi un mes

- Alexandra Bohem

Marcia pensó en que era un lindo nombre

- Soy Marcia Fox

Marcia estiró su mano en señal de saludo, Alex la tomo en un gesto de cordialidad, cuando sintió la calidez de esa mano en la suya.

Fue muy agradable pensó, en la mañana de aquel día, se había quedado hablando con Marcia durante una media hora, Alex había hablado de sus gustos musicales al notarse el radiocasete portátil que traía en sus manos, la mujer alta le preguntaba sobre la música que tenía y cosas de esas. Marcia había olvidado preguntarle acerca de la historia del alto del rosario, era mas grato hablar de la chica mas pequeña quien se había sentado a una distancia bastante notoria. Luego Alex decidió que sería mejor entrar, ya era tarde y tenía que levantarse muy temprano a lo de la pesca. Se despidieron como dos conocidas que habían hablado una rato.

Solo fue un rato

El martes comenzaba como cualquier día, la pesca estaba siendo abundante y los pasajeros también. La posada estaba llena la única habitación vacía era la que Marcia había alquilado para su madre, quien llegaría en los próximos días. Mario estaba feliz ya que de otros pueblos le habían mandado a pedir varios barriles de cerveza y eso significaba dinero extra, dinero que guardaba para completar su felicidad, un pequeño barco. Alex por petición de su madre había tenido que ir al convento de las monjitas, a unos kilómetros del Duao, ellas preparaban aceitunas y verduras que vendían a la madre de Alex a buen precio. Hacía calor el caballo que montaba Alex era de su tío, se llamaba Pascualito en honor por nacer en navidad. No era un viaje muy cómodo ya que la altura era un poco peligrosa y además el calor no se soportaba, Alex ya había consumido el agua, tendría que llenar su cantimplora donde las monjas. Como el camino era de tierra y piedras no le permitía al caballo galopar, como era su costumbre en el pueblo: El convento quedaba 2 kilómetros mas allá del Alto del Rosario. Algunos autos pasaban con dirección a las otras playas que no eran tan bonitas, pero ofrecían la tranquilidad para descansar y tener privacidad algunas parejas bastante especiales que durante el año visitaban el lugar.

- Sabes Pascual, si alguien conocido me viera diría,,,”Pero si es la hija de María,,, parece empolvado, pobre chica”, crees que dirían eso?

El caballo solo seguía su paso.

muy

señorita, hasta luego

podría llamarte por tu nombre

?

un placer

- Caballo loco,,, mira será mejor ir a la orilla, unos locos vienes detrás y parece que a toda velocidad

Alex apuró hacia la orilla, sabía que a esa velocidad en que venía el auto podría hasta llegarle algunas piedras del camino. El auto venía muy rápido como era lo acostumbrado en velocidades del pequeño camino, aunque eso parecía no importarle. Unos segundos mas y la capa de polvo dejaba de un color casi blanco a Alex y su caballo.

- Malditos turistas, uf agua.

En el auto

- Te fijaste en ese campesino

necesito agua

vamos será mejor detenernos, y conseguir algo de

ja ja

ja ja

- Josué sigue en el volante y fíjate de un lugar para dejar el auto y tomar algunas fotos.

Las monjas eran muy amables, habían regalado un rosario a Alex para rezar, Alex sabía que no lo haría, pero lo había aceptado como la muestra de cariño que las monjas tienen por ella y su familia.

La llegada a la posada era el alivio podría darse un baño y luego descansar, ya que el viaje a caballo era bastante incomodo durante algunas horas. Caminaba por la entrada del lugar evitando el paso de los turistas para que no la vieran así, peor fue el hecho de verse toda polvorienta y oliendo a comida de caballo y unos ojos azules frente a ella que con espanto y sorpresa la miraban.

- Huy, que te pasó

Alex sintió vergüenza de haberse encontrado con la chica mas alta.

- Bueno

- Estas bien? ( la mujer mas alta notó que Alex tenía un tristeza muy notoria en sus ojos,

además de la sucia facha que llevaba)

- Si, porque lo pregunta.

- Bueno es

cuenta de que Alex no le prestaba mucha atención)

Marcia estaba asimilando la escena de Josué en el auto que habían arrendado. La verdad es que lo estaba sintiendo, era algo penoso ver los cansados ojos verdes y la suciedad de su ropa, sintió vergüenza de lo que había pasado, pero no dijo nada.

ja ja ja ja creo que quedó como empolvado de pastelería

unos idiotas

no mejor

unos malditos

( dudó al responder) olvídelo.

que estas

algo empolvada

y

bueno creo que necesitas

( Marcia se dio

- Hija, pero,,, Alex

- Nada madre, solo que unos degenerados creyeron que el camino era la carretera principal,,,

nada mas,,, señorita Marcia disculpe que me haya visto así, no es que me presente de esta

forma frente a los pasajeros, lo siento.

Alex se retiraba.

- Yo también lo siento,,, Alex.

Marcia se había quedado en el mismo lugar, sintió ganas de seguir a la chica y disculparse, pero ya había desaparecido en su habitación.

En la noche Alex había relatado a su tío la escena.

que pasó

- Malditos, pero no viste el número de matricula,,, malditos,,, que yo los mato!!!

- No puedes hacer eso, Tío, ya pasó, solo que,,, fue como,,, ( Alex suspiraba y sentía tristeza) fue como,,, no se porque me sentí tan inferior, fue como, cuando el mas grande pisotea al mas,,, pequeño.

- Enana, quiero que recuerdes a las personas,,, y,,, ahhhhhh hija, ven aquí, deja abrazarte.

(Mario abrazaba a su sobrina, se notaba que en sus ojos mas que la rabia era la tristeza de

saber que las personas que venían de otras ciudades y con dinero se creían mas poderosas y además con derecho de burlarse del más humilde)

Uno ojos azules miraban la escena con tristeza había escuchado todo y sentía que era la mujer más miserable de la tierra, había herido a una mujer de sentimientos nobles y puros, una mujer que escondía un magnetismo especial y que estaba siendo cálido para ella misma.

A la hora de la cena Alex se había quedado en su cuarto, algunos pasajeros habían preguntado por ella y si contaría alguna historia, Mario servía la cerveza molesto, no le gustaba ver sufrir a su familia, menos a Alex. Marcia le había preguntado por su sobrina, como queriendo averiguar, Josué, estaba advertido de no decir nada.

- Alex está descansando en su cuarto, no saldrá esta dolida por lo que le pasó, se sintió

ofendida, es que algunos turistas creen que por tener dinero se sienten dueños del mundo y

capaces de humillar al más pequeño, sin ofender señorita.

- No te preocupes Mario, solo que,,, debe sentirse muy mal,,, creo que lo mejor es que salga con sus amigas,,, y,,,,

- No tiene amigas señorita.

Marcia quedó confundida con lo que decía Mario.

- Pero porque?

- Bueno,,, ella,,, lo que pasa es que,,, casi todas trabajan,,, las chicas de su edad y,,, no se ven mucho,,, eso.

- Ah,,, veo que es eso.

- Disculpe, la veo luego.

Mario caminaba al centro del comedor, disculparía a Alex, ya que contaba historias los martes, jueves y sábados.

- Estimados pasajeros, siento que esta noche mi sobrina no pueda dirigirse a ustedes, ella está muy cansada y no podrá contar ninguna historia, ella simplemente

- simplemente

bajo. Había un gran rey, poderoso que solo acumulaba fortuna, nadie podía igualarse, hasta que conoció a una doncella, hermosa, tímida, de hermosos ojos que buscaban el calor de otra alma como la suya

Marcia había dejado su comida, como todos los demás y escuchaba con ternura las palabras de Alex, quien había bajado a contar una historia.

- El rey, había sentido atracción por la doncella y juntos reían y disfrutaban de momentos

juntos. La doncella estaba enamorada de este rey, pero el, al verse atrapado en una pasión comenzó actuar de una forma cruel, la había dejado sin explicaciones. Hasta que la doncella decidió irse de ese imperio, pero antes le pidió al sabio que hiciera ver al rey que no era bueno

se trata de eso,,, del poder,,, de cómo ver que nuestro ego es capas de,,, ir tan

tener miedos, y mucho menos jugar y luego pisotear solo por ser de inferior rango, La doncella se fue y el rey quedó triste para toda su vida

El comedor estaba en silencio, hasta que Marcia lentamente se levantó y dirigió su mirada hacia Alex, quien seguía mirando el suelo

- Y el rey se quedó solo para siempre? ( Marcia dijo estas palabras solo para que Alex pudiera dirigirle la mirada)

Alex miró hacia aquella voz, reconociendo a la mujer mas alta, al encontrarse con sus ojos sintió mayor poder en sus palabras y una calidez en su corazón al ver que la mujer la miraba con ternura.

- El sabio le había dicho que su falso ego había roto aquella pasión por la doncella, entonces

decidió levantarse de su trono y buscarla, buscó por valles, montes, caminos de tierra,,, hasta encontrarla en una orilla, en una playa cerca de una gran roca, se arrodilló y pidió su perdón, la doncella le dijo, pídele perdón a tu corazón y luego toma mis manos, el rey así lo hizo, se había dado cuenta que la doncella era mucho mas grande que el, ya que le hizo ver cuan equivocado

estaba. Se cuenta que se casaron y tuvieron muchos hijos y nietos,,, nietos, uno de los cuales hoy me abraza con dulzura cuando la tristeza inunda mi camino.

El comedor quedaba en silencio, hasta que Marcia comenzó aplaudir sin dejar de mirarla, lentamente se unió el resto de los pasajeros, algunos se habían levantado a saludarla, su madre estaba emocionada, Mario dejaba que las lagrimas cayeran por su rostro, Alex reía. El día terminaba mejor.

La noche estaba siendo cálida

Hacía frío, la playa estaba desierta la luna ya salía muy tarde, o lo que quedaba de ella. Alex, como siempre llevaba su radio portátil y escuchaba la música esta vez a Kenny G, le encantaba esa melodía “ Esther “ ya no estaba tan triste, su tío sabía perfectamente hacerla feliz, pero era eso su tío, el sabía su secreto, el sabía donde tocar cuando aquellos ojos verdes se nublaban de tristeza. Había decidido que para el viernes el día del cumpleaños de Mario, iría donde una de las muchachas que había estudiado peluquería para que le arreglaran el pelo, quería estar hermosa para su tío y su madre, estaba tan pendiente del movimiento de las olas cuando una sombra negra que luego se dejó ver se acomodaba a unos metros de ella sin saludarla.

Alex vio quien era, pero prefirió quedarse en su mismo lugar, no tenía derecho a interrumpir el momento de la mujer mas alta, además no eran amigas ( no somos amigas ) pensó Alex para si misma Decidió que mejor se marchaba aunque la noche estaba muy agradable, decidió que mejor caminaba, tomó la ruta hacia el alto del rosario caminando siempre por la orilla de la playa.

Una voz algo ronca se unió al silencio

- Te molestaría mucho si

Alex había escuchado, incluso antes había bajado el volumen de su pequeña portátil, no sabía porque había bajado el volumen, sabiendo que empezaba a caminar para que la mujer mas alta no la viera o se acercara, pero la había escuchado.

(dudó un momento) si te acompaño un momento?

- No voy muy lejos, pero si usted quiere

invitándola a acompañarla)

Marcia se acercaba, no tardó en unirse a la chica mas pequeña.

- Siempre sales sola?

- No

ahora usted

- Creo que puedo ser una buena posibilidad ( Marcia sonreía) no soy blanca o enigmática como

la luna, no canto ni toco melodías, pero puedo caminar buena charla

El comentario le sacó una hermosa sonrisa a Alex.

- Todos tenemos nuestras virtudes

- Alexandra

Un leve hormigueo se extendió por el estomago de Alex al escuchar su nombre de los labios de Marcia, la miró durante unos segundos y sintió que se miraba en los ojos de la mujer más alta.

- Si

Marcia no pudo evitar sonreír, trataba de ser seria pero amable, pero la sonrisa era como si estuviera de nacimiento en sus labios.

- Podrías llamarme por mi nombre

prefiero que me llames Marcia, vale?

- Está bien, la llamaré por su nombre

- Gracias, pero puedes tutearme, no es necesario que me trates de usted

mayor

- 24 años

- Has vivido toda tu vida en este lugar?

- Si, mi padre murió hace mucho, y mi mamá se hizo cargo de todo, también cuidaba a mi tío no hay mucho que decir sobre eso.

Caminaron durante algunos minutos en silencio, Alex sintió frío, era raro en ella ya que estaba muy acostumbrada al clima de su pueblo, Marcia no lo había notado, miraba el mar. En ocasiones debían alejarse un poco de la orilla cuando el agua de una ola ya reventada se acercaba hacia ellas. El silencio ya se estaba haciendo incomodo, Alex era habladora por naturaleza, pero las palabras se había esfumado de su boca. Agradeció cuando Marcia rompió el hielo comentando sobre lo hermoso que era el faro y de cómo brillaba una pequeña luz en el alto del rosario. Alex comenzó a tiritar su nerviosismo y frío se mezclaron.

- Mira, sé que no es de tu talla, pero te dará calor (Marcia se había sacado su chaqueta, además estaba con mas ropa abrigada debajo)

- No

- Siempre eres tan

- No te entiendo

te preocupes, solo necesito concentrarme y se me quitará este frío.

( Alex hizo un movimiento de cabeza, como

vamos

la luna me acompaña, algunas veces, hoy me acompaña mi portátil personal, bueno

y en algunas ocasiones mantener una

(Marcia tembló cuando se dirigió a la chica por su nombre)

señorita?

no es que me desagrade que me digas “señorita”, pero

además no soy tan

tengo 29

tu que edad tienes?

se

no

como llamarte

Marcia

de tu idea

(Alex sintió que el nombre de la mujer le agradaba)

- Eso, te ofrezco mi chaqueta, te quedará un poco grande, pero

Marcia prácticamente había tirado la chaqueta en brazos de Alex, quien por su parte al escuchar su forma más seria se la había puesto sin discutir. Sintió una calidez familiar cuando

anda pontela!!!

un aroma que emanaba de la chaqueta de la mujer mas alta llegó hasta sus narices hasta ese lugar?

Alex sintió que era muy delicado el aroma y decidió que le gustaba

gracias a la oscuridad no dejó notarse en su rostro, un rubor que en su rostro delató que algo estaba dejándose notar, miró a la mujer más alta quien hablaba sobre lo distinta que era la vida en la capital, pero Alex parecía no escuchar, se concentró solo en su perfil y aroma. Puso sus manos dentro de los bolsillos de la chaqueta, pudo tocar algunas monedas, unas llaves, papeles y algo así como una flor?, algo así

- Crees que sería posible eso? Alex, Alex

La voz ronca de la mujer alta se volvió a mirar a la más pequeña

- Disculpa, es que

? solo

el aroma. Un rubor que

bueno estaba como en

- creo que la luna

- No

respondiera a sus propios pensamientos)

- Que onda

Ambas chicas dieron la vuelta y comenzaron a mirar hacia el lugar en donde estaba Mario, algo

de nervio se posó en Alex al comprender que su tío llamaba con desesperación

desesperación que solo en ese instante estaba conociendo

de comenzar a correr, nunca fue tan difícil correr por la arena como aquella vez, sintió que caía su pequeña portátil personal y la presencia de una alta figura casi junto a ella, quien al ritmo mas veloz se sumaba en su carrera Alex se vio en la mirada de su tío, pudo ver el miedo y la desesperación

La expresión de Mario cambió al llanto al ver las lagrimas salir de los ojos de Alex, sin poder ocultar las suyas vio como el cuerpo de Alex se derrumbaba en el cuerpo mas alto que había llegado junto a ella unos momentos antes, y ese cuerpo no dudaba en sostenerla

Segunda Parte

La noticia había herido a su corazón, otro dolor fue ver a su tío, tan bello, tan fuerte, y ahora como un animalito sensible sosteniéndose de su propio cuerpo, dejando en momentos que la pequeña figura de su sobrina lo acunara como a un crío.

El hospital estaba cálido de un olor como algodón, agujas, alcohol, remedios fuertes, poca gente, serían como las 3 de la madrugada, ya era miércoles, había sentido la calidez de una mano fuerte al momento en que Mario le decía que su madre había caído por la escalera quedando sin sentido y que al levantarla veía un asomo de sangre y ella sin respirar.

Ahora estaba en urgencias solo había que esperar. Mario había ido a la cafetería, un amigo que era dueño de uno de los almacenes, lo acompañaba.

Alex comenzó a razonar de lo que había pasado

con leche en la otra. Marcia la había sostenido al momento en que ella llegaba al lado de Mario en aquel instante en la playa, Alex se había debilitado con la noticia, recordó que se había agarrado fuertemente de la mujer mas alta, también había visto como ella sola conseguía un auto para trasladar a su madre al hospital de Hualañe y de cómo la había abrazado cálidamente durante todo el

trayecto hacia el hospital, de cómo se hizo cargo del papeleo burocrático para que atendieran

Si

solo que

(un grito desde el mismo lugar que se habían encontrado evitó que Alex

Mario

mi tío

que ocurre

una

creo que es

ya no cabía duda era el momento

al sentir una mano en su hombro y un café

a su madre en el mismo momento sin esperar, y de cómo sin decir una palabra, seguía acompañándola.

Nada, solo el silencio.

- Señorita Bohem?

Alex sintió que su cuerpo se ponía rígido y muy tenso,

momento de que una alta figura se colocara a su espalda y la tomara por los hombros

eso

- Si, soy yo

- Bueno, soy el doctor Reyes, su madre deberá estar en observación lo mejor es que vayan a casa

- Prefiero quedarme y saber de ella a cada momento

- Creo que no es necesario, esta muy bien cuidada habrá noticias en la mañana, solo le puedo decir que esta estable.

- Dios

a Alex tomar su cabeza con las manos y sentarse en el mismo lugar de minutos antes)

- Doctor, mire soy

Marcia decidió que lo mejor era alejar al doctor de Alex y tomar las riendas del asunto, además se había hecho cargo de todo. Ahora solo había que esperar.

Mario fue quien se quedó en el hospital, Alex regresaba con Marcia y el amigo al Duao, habían quedado que recogería ropa limpia y alguna cosas necesarias antes de regresar, habían ocupado los mismos autos para el regreso.

Regreso que fue acompañado solo del silencio y posaba en un pequeño hombro.

Habían llegado a la posada ya casi era de mañana, Alex comenzó actuar de forma mecánica,

sabía que tenía que preparar la comida para los turistas, ordenar las piezas, la cocina

y ya lo primero era mucho.

Comenzó a preparar el desayuno, lo estaba haciendo bien, solo que parecía que nada tenía sabor, ni la hermosa mañana que asomaba por la posada. Sintió entrar en la cocina a una persona, latió su corazón al pensar de quien pudiera tratarse

era la señora Lily amiga de su madre por años, la ayuda había llegado

Marcia entregó el auto a sus dueños y se encaminó a la posada, Josué estaba en la entrada, la esperaba desde la noche.

- Bueno Marcia, que es lo que pretendes?

te marchas durante la noche, y yo solo, me tengo que hacer cargo de todo?

Marcia lo miró con fríos ojos, le habría gustado golpearlo, sacarlo de sus casillas, pero era su amigo, bastaba con explicarle.

- Josué

como decirlo

- Bueno

terminar, acercándose fuertemente a su cuello con la ira en sus ojos)

- ¡Josué!

te de dolor ah? (soltando a su amigo se retiró hacia la posada)

cálido? Seguro?

eso sintió al

era

estaba algo así como

segura?

bueno creo que debiera esperar

(Marcia tomaba el control de la conversación al ver

en momentos

de una cálida mano que se

todo

me dejas solo con esto, llevamos varios días aquí,

deja el sermón, se que he descuidado las cosas, pero anoche paso algo y me vi el la

me sentí que debía ayudar a una persona

pero entiende

no hemos trabajado en nada

espero lo entiendas

y tu te la pasas

(Marcia no lo dejó

deja esto tal como está, y no te metas en mis decisiones

a menos que desees que

Josué no la comprendió, pero dejó que se le pasara, ya lo buscaría, siempre pasaba de esa forma.

Alex en ese momento subía las escaleras, tenía mucho por hacer, gracias a la señora Lily, no tendría que hacerse cargo de la comida, Marcia, al verla subió las escaleras para alcanzarla

Alcanzarla.

En un susurro casi sin sonido llamó a la mujer más pequeña, cuando casi ya estaba a su lado, no quería asustarla.

- Alexandra

- Espera

todo lo que has hecho, te portaste muy linda, pero

y no quiero

miró en esos ojos azules, que brillaron cuando pronunció su nombre) gracias.

Alex se alejo hacia su habitación dejando a la mujer mas alta en la mitad de la escalera, con una forma interrogante, pero no molesta, mas bien triste. Se fue a su habitación, era mejor dormir, o tratar de hacerlo.

Cerca de las 5 de la tarde, Alex ya tenía el equipaje preparado para llevárselo a su madre, y además de la ropa para Mario, todo estaba preparado en la posada, había venido otra mujer de no muy lejos para ayudar en los quehaceres (una de las virtudes de los chilenos, siempre están dispuestos ayudar), Alex había dormido muy poco, recordó que su portátil, había caído, se lamentó ya que a esa hora mas de alguien la habría encontrado en la playa en el lugar en

donde ella caminaba con

autobús que la llevaría hacia el pueblo de Hualañé en donde estaba el hospital. Pensó que

talvez podría ir a mirar si estaba su portátil.

A esa hora la playa se encontraba con varios turistas, algunos practicaban su deporte náutico

favorito, otros disfrutaban del agua, había caminado algunos metros, no recordaba el lugar

exacto en donde había caído

le había pasado su chaqueta. Siguió su recorrido, pensó que mejor lo dejaba, ya habría

oportunidad de comprar otro, se giró

contrastaba con el amarillo del sol, hasta encontrarse con otro azul

casi encima de ella

- Buscas esto?

lentamente observando el azul hermoso del mar, que

aquí

Alex

(la chica se giró para verla), espera, deja ayudarte

(Alex la detuvo antes de que las cosas se mezclaran

creo

mezclaran?, Marcia agradezco

siento que mejor te detienes

incomoda

(Alex se

tú eres pasajera en esta posada

hacerte sentir

Marcia. Faltaría mas de media hora para que llegara el pequeño

pero recordaba otro lugar y más exacto, justo en donde Marcia

un azul que la observaba

Alex, sintió como su cuerpo se relajaba ante esa mirada, Marcia solo esperó a la respuesta de

la

chica, y

pudo ser protagonista de unas lagrimas que salieron de los ojos verdes que tanto

le

agradaban?

- Si

- No llores Alex, ella estará mejor, ya veras que cuando regreses traerás buenas noticias

aseguro

Casi de un impulso se arrodilló con sus manos sobre la cara, lloraba

muchas cosas, no pudo evitar mostrar su sensibilidad delante de la mujer mas alta, quien se

había arrodillado y tiernamente la abrazó

bulla, nadie estaba interesado en ellas, solo el sol que las acunaba. No se dio cuenta cuando

gracias Marcia

te lo

(Alex no pudo evitar los sollozos

quería algo mas)

había una mezcla de

un abrazo que se fundió en la arena, lejos de la

pasó sus manos por el cuello de la mujer alta y esta la tomaba por la cintura, era bueno llorar,

era cálido y tibio

Hasta el autobús se perdió, y gracias a eso fue el motivo para risas y bromas durante el camino hacia el hospital. Alex había perdido el autobús, no recordaba cuanto tiempo estuvo abrazada a la Marcia, solo recordaba lo mucho que le costó separarse de ella. Había llegado a la posada casi corriendo, la señora Lily le había dicho que Mario había llamado y que su madre estaba mucho mejor, solo le faltaba algo de ropa limpia. Estaba feliz por la noticia, el problema era como llegar hasta el hospital.

Marcia había alquilado nuevamente el mismo auto y ahora viajaban por la autopista, el viaje se estaba convirtiendo en un nuevo paraíso, el paisaje era hermoso, Alex sintió que con los años que llevaba mirándolo, ese día le parecía más hermoso. Marcia disfrutaba de lo conversadora que era Alex y de cómo le gustaba escuchar las historias que ella le decía.

Le había contado que había nacido en el mismo hospital, de la plaza que ahora estaba en el centro, era antiguamente refugio para irlandeses que habían llegado por barco a ese lugar.

Incluso habló de su padre, quien a pesar de no saber mucho de él, le había dicho que era un

hombre muy apuesto y grande, que su porte era por que su madre era más pequeña otras cosas.

- Y tu familia, donde está. (Marcia no hablaba mucho de su vida, pero sintió que Alex no era una extraña)

- Bueno, solo tengo a mi madre, ella

explican

murió ella quedó muy triste, se pasó días enteros encerrada en su habitación, no comía, no

hablaba (suspiros)

en la cama

ningún impulso, no caminaba,

emite ningún rasgo, solo mira hacia el horizonte

- Entonces es ella quien estará para ocupar la otra habitación?

- Si,,, creo que el domingo llegará, debo llamar y consultarlo con la enfermera que la cuida, es

una buena mujer, le da buen trato.

- El clima le hará bien, además, es un lugar muy relajado.

- Si,,, ya lo veo

el tiempo se perdió, la gente se perdió, incluso el sonar del mar no existía

entre

tiene una enfermedad

es algo que los médicos no

(Marcia sintió un nudo en su garganta, pero siguió su relato), cuando mi padre

cuando entramos a la fuerza con el médico, la encontramos

miraba la ventana

no se movía

creo que sonreía, no lo se

sentada

no reaccionaba a

fue difícil, ahora solo está en silla de ruedas, no habla, no

Ambas se miraron, rieron, ya habían llegado, Mario las esperaba a la salida, estaba como siempre, fumaba su Viceroy rojo, sus ojos eran más verdes que nunca, a pesar del sueño seguía viéndose muy atractivo. Marcia se había estacionado y se preparaba para bajar, cuando una cálida mano cubrió la suya

- Me encantaría saber que puedo llamarte

- Me encantaría

amiga? (Marcia disfrutó el contacto

era suave)

amiga

!!

Mario corrió hacia su sobrina sonriendo como un niño con su nuevo regalo.

- Enana,,,, ven aquí!!! (abrazó a su sobrina y la levanto hacia el cielo), María esta bien, está estable, solo deberá guardar reposo,, vez?

- Lo sabía tío, estoy muy feliz

Mario miró a su lado y vio que la acompañaba la pasajera tan simpática de la posada, miró a su sobrina y emitió una gran y divertida sonrisa.

- Vaya enana

labios), que pasó!!! te esperaba con el autobús,,,

- Bueno tío lo que pasa es que,,, (Miró casi cómplice a Marcia quien se miraba las uñas de

forma divertida),,, bueno,,,yo,,, lo perdí y bueno la señorita Marcia se ofreció a traerme,,, eso,,,

pasó,,, es verdad,,,

Era la verdad, solo que omitió decir él porque había perdido el autobús.

La tarde estaba avanzando y era necesario volver, había visto a su madre y al saber que estaba mucho mejor quedó más tranquila, Marcia por su parte prefirió no entrometerse entre una familia que apenas conocía y se disculpó diciendo que visitaría ciertos lugares históricos del pequeño pueblo, Alex no insistió en pedirle que la acompañara a ver a su madre, dejó que mejor viera sus cosas. Durante el camino al Duao, Mario se encargó de hacerlas reír, había hablado de un conserje muy especial que estaba en el hospital y de una enfermera que le había hecho una propuesta,,, mas bien deliciosa. Marcia había quedado de pasar a buscarlos a las 8 de la noche, de esa forma el camino no estaba tan oscuro, además era la hora en que más personas estaban en la posada, no había cerveza, no había historias, las personas querían esas cosas, vibraban con eso.

no sabía que venías acompañada (el acompañada le salió muy tierno de sus

Nuevamente la rutina había recobrado su grato ambiente en la posada del sol, Alex esa noche había relatado una hermosa historia de una guerrera amazona de la antigua Grecia, quien dejó a su familia para luchar junto a un grupo de iguales, en ese grupo había conocido el amor, lo mas divertido era que cuando decía la palabra “a sus iguales” se refería a solo mujeres, el resto de pasajeros no entendían el mensaje de la historia, en momentos Alex mimaba a su nueva amiga y juraba que Marcia entendía el mensaje de la historia, algo le hacía entender que no era necesario ser elocuente con las palabras, solo había que dejarse llevar por el mensaje, pero Marcia algo entendía, pensó Alex para si misma.

Esa noche, Marcia se dedicó a trabajar en su historia junto a Josué, quien seguía algo molesto, la razón era abandono de actividades, así lo llamaba él, la mujer de ojos azules escribía la mayor cantidad de relatos, Josué editaba alguna tomas que había hecho con su cámara filmadora.

Alex estaba en la playa junto a su tío Mario, estaban en silencio, la tristeza había pasado, solo quedaba esperar a la llegada de su madre, además el viernes era cumpleaños de tío Mario y su madre no estaría presente, ya que le darían el alta en el hospital el día lunes.

- Me asusté mucho (Mario aguantó una lágrima)

- Tío,,, las cosas salieron bien,,, me siento bien y,,, me siento afortunada de tenerte,,,

- Enana,,, yo también soy afortunado de tenerte,,,

- Sabes tío,,, has sentido esa sensación de,,, no se como llamarlo,,, creo que impulso,,, si eso,,,

impulso, cuando te dan ganas de hacer algo y es tanta la emoción que,,, (Alex miró a su tío quien la miraba con ojos de “mi no entender”),,, bueno,,, es como,,, olvídalo,,,

Mario abrazó a su sobrina con calor paternal.

- Enana,,, sabes que puedes confiar en mi,,, siempre lo has hecho, además no soy tonto, te

quiero y haría lo que fuera para que seas feliz, incluso hace años acepté eso de que no querías

irte a Irlanda a estudiar y ser una gran Doctora

Alex miró a su tío haciéndole muecas de asco.

- Estas loco, jamás dejaría este lugar, es hermoso y no necesito ir a un país que no pertenece a

mi magia y a mi mundo.

- Bueno,,, eso es tu decisión y además me alegro de que estés junto a nosotros

amo y si no tengo hijos quiero que tú seas mi niña,,,

- Ya lo soy,,, enano,,,

La noche estaba helada, pero gracias a una cálida conversación, logró calentar a dos almas que

unidas por vidas habían sido hermanos, padres, hijos, amigos, maestro y alumno

Alex en su cuarto como todas las noches meditaba sobre su conversación con su tío, estaba feliz, escuchaba la canción Comparsa de Deep Forest, le gustaba esa canción, se imaginaba bailándola como si fuera una canción de Juan Luis Guerra, miró por su ventana las estrellas estaban algo escondidas, salvo una estrella que caminaba junto al mar, muy sorprendida se fijó que era una chica de blanco que caminaba por la orilla con destino hacia el alto del rosario, sintió una punzada en el pecho, sería posible que lo que vio fue real?

El jueves estuvo lleno de preparaciones para la fiesta de tío Mario que celebrarían el día viernes, se había habilitado el patio de la escuela, los invitados eran amigos, familiares, algunos

de pueblos cercanos, Mario era muy querido, es un alma buena. Ningún pasajero había sido

invitado, ya que a Mario no le gustaba mezclar las cosas. Alex durante la mañana había ido donde las monjitas a buscar una gran cantidad de aceitunas, verduras y frutas, esa vez no iba sola montada en Pascualito, ahora llevaba la carreta, Marcia la había buscado durante toda la mañana pero solo había logrado enterarse de que no estaba, cerca de la hora del almuerzo.

Aquella mañana Carabineros había cerrado el paso al alto, debido a un extraño fenómeno ocurrido durante la noche, no se sabía que era, solo que estaría cerrado hasta la tarde o hasta el viernes por la mañana. Josué y Marcia habían recopilado cierta investigación, no se explicaban lo sucedido, pero sabían que llegarían al fondo del asunto misterioso.

Alex había llegado a la posada con una gran carreta de cosas, habían quedado que dejarían todo el trabajo a varios muchachos que contrataron en Curico para que prepararan la comida y la sirvieran, además ya estaba lista la banda musical del pueblo, quienes ya informados y conocedores de los gustos de Mario harían de la noche algo inolvidable. Marcia buscó a Alex, estaba como con,,, ganas de verla? La había encontrado en el patio de atrás de la posada, ayudando a unas amigas de su madre a preparar unos arreglos florales para adornar las mesas, eran como cincuenta las personas invitadas.

Marcia dudó un momento en acercarse, pero no se dio cuenta cuando ya estaba al lado de la chica de ojos verdes.

Alex hija,,, te

- Hola, como estas

- Marcia,,, vaya que gusto, pensé que no estabas, fui a buscarte temprano al comedor y no te encontré, iba a proponerte que me acompañaras donde las monjitas.

Marcia maldijo por lo bajo, se dio cuenta de que le habría encantado ir con la chica.

- Bueno, gracias, pero estaba con Josué en lo del Alto y bueno cubrimos una nota

- Si eso pasa seguido,,, nadie se explica lo del tallado en la roca,,,

Efectivamente alguien durante años tallaba una imagen en la inmensa roca que estaba en el alto del rosario, era un misterio desde hace varios años.

- Sabes algo de eso? Digo podrías ayudarme con la información

- Marcia, aquí todos sabemos lo que ocurrió y más de alguien sabe lo que ahora ocurre, pero esos alguien no dirán nada, yo,,, no lo haría.

- Alex,,, me interesa esta historia y lo hago con amor.

- Eso espero,,, o si no,,, (Alex le dirigió una mirada amenazadoramente encantadora)

- Mmmmm o si no que,,,

Marcia había mirado la dulzura que emanaba de sus ojos, ahí la vio tan mujer, tan,,, “Dios mío no puede ser que piense estas cosas” Pensó Marcia para si misma, al sentir un extraño hormigueo en su estomago. THE EYES OF TRUTH THE GÖTERDÄMMERUNG MIX, sonaba en ese momento en un gran equipo musical que Alex tenía en el tercer piso de su cuarto, al parecer el grupo musical ENIGMA la estaba trastornando hacia otro mundo, al sentir la mirada de Marcia. Alex, estaba sintiendo que su cuerpo no era capas de manejar la situación, no podía entender cuál era el motivo del porque se colocaba nerviosa frente a la mujer alta de hermosos ojos azules

- Marcia,,, yo,,, estoy,,, (tragó) ocupada,,, como,,, vez,,, mañana será un gran día y,,,

- No te preocupes,,, yo (Alex sin dudarlo decide alejarse de la mujer)

- Necesito ir a la cocina,,, no vemos

Marcia le retuvo el brazo antes de que Alex se marchara, sentía que algo había y que era necesario y especial dejar que fluyera.

- Me gustaría que diéramos un paseo esta noche, por favor, Alexandra

- Yo,,, no se si,,,

En ese momento Mario la llamaba desde el otro extremo de la playa para que lo fuera ayudar, estaba siendo algo insistente.

- Alex, por favor, será solo un rato, mira se que nos conocemos hace unos días,,, pero me

siento,,, muy bien,,, cuando hablo contigo,,, yo solo,,, es,,, yo,,,

- Marcia, no sé,,, es que yo,,, (Alex vio que Mario se acercaba hacia ellas) mira no sé,,, a que

hora,,, pero saldremos esta noche,,, solo espérame,,,

Bajo un susurro Alex le respondió a Marcia, quien se alejó al ver que Mario se acercaba algo molesto de que Alex no acudiera desde hacía un buen rato de que este le llamaba.

- Enana, te llamo desde hace varios minutos,,, claro si tienes la música a todo volumen

Marcia, desde afuera contempló a Alex, estaba saboreando el susurro tan dulce cuando le dijo

“solo espérame”

no sabía a que hora, como ni donde se juntarían, solo tenía que esperar

hasta la noche. ¿Cómo explicar esto?? Se emocionó al sentir que una alegría inundaba su interior, que una sonrisa delataba lo que ella no se atrevía a descubrir, sintió el deseo, sintió que podría ser algo malo, solo esperó. Era lo único que podía hacer.

Durante la tarde, solo se hablaba de la fiesta de Mario, Alex había hablado con su mamá por teléfono y le había dicho que estaba mucho mejor, y que les daría una gran sorpresa, ya casi cuando el sol terminaba su rutina del día Alex pudo sentarse y descansar, aunque casi todo el trabajo lo habían hecho los muchachos que Mario contrató para tal evento.

- Enana, te ves cansada, ya deja todo y descansa, mañana quiero que te veas hermosa y ponte el vestido que te regalé,,,

- Y tú,,, galán, como vestirás? Cuantas novias invitaste, vamos suéltalo,,, dime,,,

Alex, pensó un momento y miró a su tío, quería saber hasta que punto sus invitados tenían que ser todos conocidos.

- Tío,,, y,,, bueno,,, invitaste a,,, alguien de,,, la posada (Alex, nada de inocente había hecho la pregunta, mas bien, quería saber algo)

- No,,, como se te ocurre, esta fiesta es solo de amigos,,, además la gente de la posada,,, no me agrada nadie como para invitarlo

- Ah,,, bueno, es que yo pensaba, que,,,

- Que cosa,,, Alex

- Que está bien lo que haces, sip,,, (sintió que esa no era la respuesta que quería)

- Bueno, me daré un baño y luego te ayudo en la cocina.

Mario besó en la frente a su sobrina y se marchó a su habitación, Alex sintió las ganas de preguntarle si podía invitar a alguien, pero sabía de antes la respuesta, había pensado en Marcia, le gustaba la idea de que ella fuera a esa fiesta, mas bien quería estar cerca de ella y hacer de los momentos con su nueva amiga mas prolongados.

Llevaba un buen rato tratando de buscar alguna forma u objeto que dibujaran las estrellas, pero era imposible quedarse mucho rato sin moverse, llevaba su chaqueta más abrigadora y esta vez unos jeans negros, zapatones estilo militar, la noche estaba helada. A parte de mirar las estrellas, disfrutaba el recordar el tierno momento en que Alex le había servido la comida y la cerveza, había sentido esta vez, que no podía evitar quitar su mirada, sentía que era seducida, pero Alex no hacía eso con ella, solo era que ya mas tierna la mujer de ojos azules no podía ser, casi no había comido, Josué había quedado de juntarse con una chica que había conocido y se ausentó esa noche a la cena. Ya llevaba media hora desde que dejó su plato y prefirió salir con destino la playa, algunas parejas, pasaban de la mano, recordó un novio que había tenido y se burló de ella misma al saber que solo jugó con él, jamás sintió atracción por él. Una canción se escuchaba desde la plaza, había un parque de entretenciones y una música suave se escuchaba a lo lejos, supo que era Marc Anthony y la canción “ME HACES FALTA”, decidió que le gustaba,,, la canción. Recordó, de cuando había decidido estudiar la carrera de producción y de cómo los chicos la seguían por la universidad, como fue posible, si siempre les daba una helada mirada para espantarlos, parecía que eso los acercaba mas,,,

- Parece que hace un poco de frío,,,, puedo sentarme?

No se fijó de que Alex estaba a su lado sentada y con una hermosa sonrisa, disfrutando del aroma del mar y de cómo la brisa le llegaba a la cara.

- Alex,,, Alexandra, hola, no te sentí llegar.

- Se notó, creo que estabas medio para dentro de ti,,, es bueno hacer tours por dentro del cuerpo y del alma.

- Creo que es bueno, y quién quedó en la posada?

- Mario,,, dijo que tenía muuuchaaa cerveza que preparar para mañana.

- Claro, y a que hora será?

- Bueno,,, la gente siempre llega como pasado las nueve,,,

Alex, sintió frío, abrigó sus manos dentro de su chaqueta.

- Te parece que caminemos un poco, sería bueno, para entrar en calor

- Si,,, me gustaría,,, donde,,, faro, alto,,, cual,,,

- Quieres que te presente a don Faro,,, tiene su buena historia, y si tenemos suerte subiremos.

Habían comenzado a caminar, Alex tenía frío, pero lo habladora no se le quitaba, le había contado a Marcia la hermosa vista que el faro apreciaba durante todos los días del año, le contaba que varias veces se había quedado dormida dentro de él y que su tío la había encontrado después de largas horas de búsqueda.

- El Faro pasa todo el día cerrado?

- No, hay algunas noches en donde queda abierto para los turistas extranjeros, es algo triste

saber que solo extranjeros pueden acceder a él, nosotros los que vivimos aquí no nos dejan,,,

debe ser por que,,, lo usan como medio de ganar algo de dinero

- Que malo, podría ser monumento histórico y dejar que ustedes disfruten de él,,, además

- agachate

Espera

- Alex

Que pasa

- Shhh, silencio no hables

Habían llegado muy cerca del faro, un cuidador estaba sentado casi en la entrada, con él, sería difícil entrar.

- Marcia, tendremos que esperar a que este hombre se marche de aquí

Esta bien

- siempre que no sea mucho rato, ya que en esta posición me congelo

- ya no exageres

agachadas detrás de una roca y muy cerca de donde el agua del mar se recogía)

- Alex

- Dime

- Eres feliz aquí? Digo, este lugar es hermoso y

fuera mágico, todo es tan hermoso, el mar, la arena

sin mirar a los ojos verdes que atenta la escuchaban)

- Soy muy feliz, además

no se

- Seguirlo? Es decir un hombre que me guste y

que conocer a esa persona y

ambas chicas, el azul con el verde se fundían, y aún no lo aceptaban) alguien, o tienes tu novio en Santiago

- No

- Y

Ja ja ja

(Alex y Marcia muy despacio reían de lo incomoda que estaban

hay algo que

no se

es como si el lugar

las personas

(Marcia

decía estas frases

no dejaría este lugar por nada ni por nadie

te guste

si conoces a alguien que

o te enamores y te decidas seguirlo?

ja ja ja es algo complicado

no se tendría

mirarme en sus ojos

(Una electrizante mirada dio curso en

tu has

conocido a

hace tiempo que no se mucho de esas cosas

(Una tímida sonrisa se dejó ver en el

rostro de Marcia), prefiero la cálida compañía de

(suspiró con pesar)

de la soledad

es

menos dañina y mucho menos celosa

-

Pero a la larga envejece al alma

no creo que sea una compañía muy cálida

la soledad es

muy

triste y

no es buena para la salud.

-

Crees en

crees en que hay alguien ahí afuera, que espera por tu corazón y

(suspiros) y que

llenará ese espacio, que

llene

Marcia tiritaba, nervios? Frío? Unos ojos verdes hermosos?

- Marcia, sé y estoy segura, (Alex llevó su mano y la de Marcia hacia su propio corazón)

segura de que este vacío

de tu mente como de tu cuerpo

Un leve movimiento de cabezas como inclinándose, se produjo, aunque solo fue eso, había un leve rubor en Marcia, que la hizo sentir algo torpe, se sintió mas niña ante la dulce mirada de la mujer más pequeña, Alex sintió que algo de ese vacío se llenaba, sintió miedo, pero no podía dejar de mirar aquellos ojos azules que en esa oscuridad se hacían casi fosforescentes. Un movimiento y extraño ruido las sacó de su magia, el cuidador se alejaba, había dejado de vigilar mas bien, revisaba que todo estuviera en orden. Difícil fue para Alex tener que cortar el contacto que había entre ella y la mujer mas alta, aún estaban tomadas de las manos, y no como un acto de seducción sino que más bien como un deseo de amistad.

- Vamos es hora de movernos

- Estás segura de que no volverá? Además siempre vuelven en vigilancias de rutina.

- No seas negativa, ya no vuelve, siempre es así, se va y no regresa hasta la próxima tarde.

- Alex

- Bueno, solo tienes que

para entrar en calor)

así el frío se irá, ahora subiremos y con el movimiento entraras en calor

- Si

- Ja ja ja ja, ya déjalo así entiendo,,, vamos es por aquí.

Alex condujo a su compañera muy cerca de la orilla del mar, en ese roquerío existía un pequeño bote abandonado, estaba anclado por años y con el pasar de los tiempos seguía firme, casi fusionado con los pies del faro. Subiendo por ese bote, se podía llegar hasta la entrada del faro sin tener que ser vistas por alguna persona. No fue difícil, Alex conocía el camino de memoria. Ya dentro del faro y habiendo subido la escalera que lleva hasta su punta, Marcia pudo ser

testigo de la maravilla por la cual aquel faro guardaba tantas historia y ser testigo del hermoso paisaje iluminado del pueblo y de los alrededores. Desde ahí se podía ver la antena iluminada del convento de las monjitas, se apreciaba muy nítidamente la llama de fuego que cubría el Alto del Rosario El frío no impidió que Marcia pudiera moverse por todo el pequeño lugar, había una pequeña inscripción de algún enamorado que estuvo en ese lugar junto a su amor, estaba emocionada era su primera vez dentro de un Faro, Alex como siempre se inspiraba en alguna historia para luego contar a los pasajeros, no muy lejos de ella se fijó que unos azules ojos la miraban, se

dejó llevar unos momentos por aquella magia

miró hacia abajo luego de que una ola reventara en los pies de la roca en que se encontraba el

faro.

(Marcia colocándose un mano en el corazón) que llene aquí y

que

todo.

algún día se llenara y cuando eso pase, te sentirás completa, tanto

lo sé.

y ahora

como hacemos

para

Marcia

ti decir

para

(Marcia había empezado a tiritar)

(Alex miró a su amiga, era divertido lo graciosa que se veía luchando

si te concentraras más en tu propio cuerpo lograrás sentirlo y

lo, has vivido

toda tu vida

en este lugar

y

es

fácil

desvió su mirada cuando la mujer mas alta

Al cabo de media hora de silencio, de un silencio que no necesitaba palabras, que solo estaba siendo aceptado el sonar del mar, Marcia decidió acercarse ala mujer más pequeña, en un acto de osadía única en su persona, se fijó que Alex aún seguía mirando por una de las ventanas de

un costado del faro

en su espalda

amiga

que se movía al ritmo del suave viento que entraba por el lugar, esos ojos la miraban con un

mezcla de interrogante y de dulzura, el estomago estaba apretado, sentía como daba todo vueltas, sintió muy suave el perfume de Marcia, sus ojos seguían mirándola

- Siento unas ganas enormes de abrazarte

que era bienvenida

- Tus manos están tibias

Marcia la abrazó, Alex se dejó abrazar

ellas

un minuto

Marcia no se decidía

otro minuto

Alex sintió una calidez

otro minuto, ahora la chica de ojos verdes se daba vuelta para ver que hacía su

unos segundos, y se encuentra con unos hermosos ojos azules y una cabellera negra

si es posible

Alex… (Leyó en los ojos de la chica

acercó sus manos hacia las de Alex, las tomó muy suavemente)

(Alex había cerrado los ojos)

no había luna como en las historias románticas, eran

un faro y una luz que era testigo desde otro extremo de la playa.

- Cumpleaaaños Feeeeliiiz, te deseaaaaamos a tiiii, cumpleaaaños Tio Maaaarioooo,,,, queee los cumplas feeelizz,,, ¡¡¡¡¡Tío ya despierta!!!!!

- ¡¡¡Enana!!!

- Que seas muy feliz Tío Mario Lino, alias el peligro de las Mujeres

- Prefiero el apodo de Encantador, vamos enana, dame un beso y ven acostarte aquí a mi lado.

- Sabes, no fue difícil preparar el desayuno, tostadas, huevos

- ¡¡¡A las 10 de la mañana!!!

- Si, lo siento hoy no salí a pescar,,, no quise despertarte, además yo me desperté hace media hora

- Si, veo que anoche

siempre te esté espiando de la hora de tu llegada

que

- Bueno solo esta vez

- Y

loco

un intenso rojo, mientras que Mario hablaba como si nada)

y lo más exquisito Cerveza!!!!!

llegaste tarde

mas tarde de lo acostumbrado

es que

no quiero decir que

(Mario ponía cara de perrito tierno) distinta que el resto de salidas tuyas

bueno

estuve en el faro y

solo

esta vez sentí que llegaste de una forma

que coincidencia

llegué mas tarde

sabes? Vi llegar muy tarde casi junta contigo a una pasajera

que

talvez ella también se atrasó (Alex sintió que sus mejillas ya no eran pálidas mas bien de

- coincidencia

Si? Vaya que

tío

je je

- hey este desayuno está muy rico.

Si es muy loco

- Que bueno que te gustó, me pregunto cuantos más de tu especie beben cerveza en la mañana junto al desayuno

- De mi cerveza

- Vamos enano ya levántate que hoy es un gran día (Alex se había levantado para marcharse a sus labores)

- Alexandra Bohem

- Sí tío

mmmm

creo que solo yo ja ja ja

- y quiero que cuentes conmigo

- Gracias

- Alex

- Dime tío

- Y

Te amo hija

sea quien sea

sea lo que sea

Alex miró a su tío sorprendida, él seguía acostado y con una mirada muy seria, pero de amor. Dejó la bandeja en una mesa y se acercó a su tío, lo abrazó y se quedó junto a él durante mucho rato. Había encontrado hace mucho tiempo a ese amigo, y solo ahora se dio cuenta de lo fiel que su tío podría ser como confidente.

Era viernes, su tío cumplía años el número 40, que no se notaban, ya que su melena rubia y ondulada le daban el sentido de chico joven y apuesto. Vaya que si lo es. Habían llegado algunos familiares a la posada desde muy temprano, Alex se vio muy liviana de quehaceres ya que sus tías preparaban todo en la posada para los pasajeros. En la escuela en el patio de atrás ya estaban las personas que Mario había contratado para que prepararan la fiesta. El desayuno había sido servido por Alex, Marcia no estaba aquella mañana, le había relatado que comenzarían las tomas de video para el reportaje y que solo volvería hasta la tarde.

- Alex, Alex, ¡¡¡ ALEEEEX!!!, tu mamá por el teléfono fuerte, ¡¡¡ALEX!!!

- Ya voy

- Hija, como estás

- Súper bien

- ¿Cómo van las cosas para Mario, está feliz?

- Sí, el muy loco está revolviendo mis cosas para encontrar el regalo que le tengo

- Bueno, yo los llamo para pedir que alguien venga a buscarme, no puedo tomar el autobús, ya que pasará mas tarde y

- ¡¡¡Que’!!!, mamá ya estas fuera

- Te espero

- Ah

- Pídele a Jasón que te traiga, dile que le darás unas moneditas por el flete ya?

- Sí, tienes razón, voy

No fue difícil pedirle a Jasón ese favor, ya que el cómo Alex también era hijo de descendientes venidos de Irlanda.

En el Alto del Rosario, el sol aún calentaba a las almas que estaban disfrutando del lugar,

Marcia había grabado todo lo que más le llamó la atención, había entrevistado a personas del lugar y a turista que se encontraban tomando fotos de la gran gruta. Decidió que era hora de

descansar unos minutos, el mar era inmenso, hacía algo de calor

se llenaban de aire

volver a abrazarla, no supo cuanto tiempo estuvieron así, solo supo cuando Alex había roto el

momento con el no muy bienvenido “Tenemos que irnos ya es tarde” después de eso solo fue risas, recordó que había tropezado y que casi cae muy cerca de una poza de agua de mar en las rocas, y de cómo Alex había tomado su mano para guiarla en la oscuridad de la noche. Se

habían vuelto por la orilla, la arena estaba helada, habían corrido para ver quien llegabas más rápido a la posada. Fue ella quien había ganado, Alex llegó dos segundos después, se habían despedido en el patio trasero aquel que daba al mar, se habían dicho cosas divertidas “Claro ”

me ganaste porque

le asomaba, sin que Josué se diera cuenta, “A sí, seguro que tu perdiste por tu gran pequeño

tamaño y tus diminutos pies de

bien que se había sentido y de cuan grata era tener la amistad de ella, Alex no respondió, pero la había besado en la mejilla, no le fue difícil alcanzarla, su beso quedó latiendo en su rostro, luego de que Alex entrara a la posada por detrás, ella había preferido entrar por la puerta

esta niñita que tiene la música tan

¡¡¡Mamá!!!

ya voy

ya llego

ya llegué

gracias tía Ettiene, Aló?

extrañándote

voy por ti y le daremos a mi tío la sorpresa

pero en que vendrás?

chachu, en que voy??

en

te beso madre.

sentía como sus pulmones

recordaba la noche anterior, luego de aquel abrazo, había sido capas de

como eres tan gigante, tienes las piernas de

ferrocarril

una sonrisa

tortuga” habían reído, antes de despedirse le había dicho lo

principal. Ahora pensaba si la vería mas tarde, ya que hoy era la fiesta de su tío, miró havia la playa, desde ahí podía verse la posada y la silueta de una sirena que se dibujaba en el techo. Decidió bajar, y buscar un encuentro con la chica, sin saber para que, solo quería ese encuentro.

- ¿Enana, pero donde es eso tan apurado que tienes que ir?

- Tío, tranquilo solo me demoraré

- Y con quien saldrás

entre una a una hora y media, vamos no seas preguntón

-

Con Jasón

-

Con ese iasgair (pescador)

-

¡¡¡Tío!!!

Tú al igual que el también eres un iasgair desde cuando te burlas de los

pescadores

- ¡Pero no me gusta su cara ni su camioneta

- No seas

en español, que bien el chico pertenece a Tìr Nan Òg al igual que nosotros (la Tierra de los

Eternamente Jóvenes según los antiguos Celtas), no veo que sea motivo para que te enojes enano

- Está bien pero

- Te encanta estropear las cosas, Mario Lino

satisfecho

- Alex

Celtas

Alex salía por la puerta estaba molesta con Mario, como podía ser tan preguntón y tan metiche y peor que eso que se burle de un amigo que al igual que él es un antiguo Irlandés Celta.

- Solo a mi se me ocurre meterme en estas cosas con el muy hermoso, pero no te libraras de mi venganza, je je

Marcia llegaba a la posada, había encontrado a Mario en la posada, quien reía después de discutir con su sobrina.

- Señorita Fox, como está

- Bien Mario y tú

él es buen chico.

a la que tendrás que subir! Niegan (hija)

así, además si lo quieres insultar hazlo, pero delante de él y no en Gaélico, insúltalo

adonde vas

bien, pues te digo que voy por tu regalo

bien

pues esta Celta Gaélica y pendeja rubia se marcha

cariño

no es para tomarlo tan

enserio

espera

hey, no olvides una de las reglas

te amo

enana

la octava, no generes karmas negativos, actúa de bien

ah Mario Lino, podrás ser muy

Como siempre

- aparte de lindo

bien

- Siempre eres tan modesto?

- Solo cuando una hermosa chica me encandila los ojos

- Ah, veo

- Bueno señorita Marcia, quien no queda encandilado con tan hermosos ojos

- Pues

- De nada, aunque el cumplido estaba dirigido

que estas algo

directo

gracias por el cumplido

(Mario la miró muy juguetón)

a mi sobrina

Alexandra

no cree

Marcia se le quedó mirando mirando sorprendida de lo que había dicho, Mario seguía muy juguetón después de su comentario.

- Creo que me voy a mi cuarto

- Gracias

usted de algo, (Mario ya se había puesto serio) no sea, tímida

cocina, que si me ven dándole cerveza gratis, el resto se pone a pedir

hasta luego Mario

ah, feliz cumpleaños

gratis

pero no se vaya

le invito una cerveza

me gustaría mucho hablar con vamos, acompáñeme a la

En la cocina estaban algunas cosas de las cuales tenían que llevar a la fiesta, Marcia se fijó que el decorado era muy hermoso, había un mapa enorme de Irlanda, incluía el lenguaje rúnico y el alfabeto Ogham, miraba asombrada lo hermoso que era todo lo que veía. Mario colocó una música, sonaba suavemente “From Where I Am”, de Enya, se sentó ofreciéndole a la chica que lo acompañara.

- Señorita

(Marcia sorprendida por la pregunta, dudó en responder

- La verdad es que no entiendo a que se debe su

- Solo quiero saber que onda, como es eso.

yo no quiero ser patético ni entrometido

pero de que se trata

)

su reportaje

pregunta

-

Bueno

se trata del misterio de la muerte de Ámbar.

 

-

Hay quienes saben mucho de eso

trató con la abuela

Nurits?

vive en una casita detrás

de la torre de los pinos (Marcia sorprendida)

- No, no sabía que había alguien

personas que ocultan lo que pasó

- Bueno eso fue en los 70 alguien tiene información y esa es la abuela, después de su cerveza vaya a verla

a quien acudir

gracias, porque me ayuda?

hay muchas

- como van las cosas para la fiesta

Lo haré

y

- Muy bien, tengo suficiente cerveza y pisco para toda la noche y más

- Le deseo un lindo festejo, junto a sus seres queridos

-

Si

Alex estará ahí

(Ese ahí, sonaba como a “ te interesa estar a ti también”)

-

Claro es tu hermana

además está contenta con la fiesta

 

-

Y

como lo sabe que está contenta

-

Bueno ella me

ella se lo dijo a

bueno algo me contó

(Marcia estaba sintiéndose

intimidada por Mario)

- Puede ser, además es muy conversadora, no se calla con nada

- Eso es verdad (Mario levantó una ceja al mirarla)

- Claro señorita

- Muy bellas

son

Marcia decidió que no era bueno, delatarse

- No se enoje

la escuela

nadie, sin haber nadie)

Mario salió de la cocina, pareciera que tramaba algo, pero que

Ya estaba siendo algo tarde, serían las 8 o más, Mario estaba vestido muy hermoso, usaba un traje con una combinación muy especial, entre Celta y Escocés, se veía tan bello así como era Alex, el estaba en el lugar de la fiesta, no quiso insistir en ubicar a Alex, estaba tranquilo, solo quería que su sobrina llegara a su lado. La banda estaba lista, habían probado sus instrumentos con una melodía de Deep Forest “DEEP FOLK SONG”, y sonaba perfecto, sabía que hasta cierto punto la música Celta tendría que sonar, ya luego de eso, las cumbias, la salsa, el merengue y la música favorita del Thecno, dejarían a los invitados sin zapatos de tanto bailar. Los invitados ya llegaban, las mesas estaban siendo ocupadas, Alex no llegaba, estaba empezándose a preocupar, vio la hora, ya serían pasada las 9:30 de la noche, pensó en ir a la casa de Jasón, pero no podía dejar solos a sus amigos.

digo que siempre

y

buen

digo, que las

hist

está

hablando

con esas historias

tan bellas

(Mario la miró con una gran sonrisa)

tragó de su cerveza)

historias

(Marcia

¡¡¡Mario a donde quieres llegar!!!

y delatar que?

solo quiero pedirle que acepte mi invitación para esta noche

la fiesta será en

en el patio de atrás

(Mario se acercó como tratando de que no lo escuchara

le encantará lo que encontrará

la espero.

no falte señorita

Una persona que vestía botas de cuero, jeans negros, camisa azul marino ajustada al cuerpo, junto a una chaqueta igual de cuero, le saludaba por la espalda.

- Mario, felicidades, linda fiesta

- Ah. Marcia, digo señorita Marcia, es un honor tenerla aquí

- Gracias, pero que apuesto te ves

- Bueno

como yo

tímida)

fácilmente

- Ahhhh

- Ya lo creo

vino

- Ya, esta bien

- Te la traigo enseguida

Marcia miraba a todos lados, Alex no estaba, tampoco estaba en la posada, se preguntó en donde podría estar, ni la música la animaba, sonaba en ese momento “BOHEMIAN BALLET”, de Deep Forest, no hacía frío, estaba muy rico el ambiente, las energías estaban muy controladas, salvo algunas pasiones de chicos que se miraban desde una mesa a otra.

hay

(Marcia rió, )

las chicas quedaran enamoradas de ti

no todas

algunas que no sé

(mirándola fijamente)

enamoran de tipos

(Marcia, no sabía que decir a las palabras de Mario, solo atinaba a sonreír muy

además

tu crees.

tu no estas nada de mal

disculpa te sirvo algo

un

alguien

podría fijarse en tu persona

cerveza, piscola, jote, pisco sour, vaina, margarita, wisky,

piscola con hielo

Una mano muy fuerte apretaba el cuello de otro muchacho que había llegado junto a su familia en ese momento.

- O me dices donde está Alex o llamo a los Druidas para que te sepulten bajo la roca de runas

en Gales

- Ignorante la roca de Runas está en Irlanda, al sur para ser exactos

- Donde está Alex

- Ella está bien, es mas conmigo

- Mira que té

¡¡¡Vamos!!! Dime

ya suéltame

esta tan bien

que me dio no sé que besarla

para que no se enojara

-

Esta noche

Mario

tu sobrina bailará conmigo

no te enojes

es mayorcita y me debe un

favor

linda fiesta

discúlpanos

Mario, estaba mas tranquilo, pero no soportaba a Jasón, él había tenido mucho que ver, con las familia de Ingleses, aquellos que llevaron a la antigua Irlanda a la caída de sus habitantes. Marcia había observado el episodio, se acercaba.

-

Estas bien

quien es ese

-

Jasón, un maldito que anda detrás de Alex

(Marcia sintió un nudo en su estomago, le quitó

casi de golpe el trago a Mario de sus manos, y lo bebió casi por completo.)

hey

no tan rápido que luego te emborrachas

Marcia, epa

-

Es que tengo sed (Marcia hablada entre dientes)

-

Ja

si sigues así no podrás concederme una pieza de baile, no importa que seas mas alta que

yo

escuchar al loco de Mario las estupideces que decía)

- ¡¡¡QUE!!!, de

quién me tomas

Marcia seguía hablando sin darse cuenta de que Mario muy orgulloso miraba a su sobrina entrar junto a su madre, se veía hermosa con el vestido que le había regalado, había

haré de mujer y tu de hombre

de

hombre???

eres un

(Marcia había botado su segundo sorbo de trago al

me encanta ser mujer y bien mujercita

estas loco

por

maquillado su rostro, sus ojos se veían casi celestes, muy hermosa. Marcia empezó a mirarlo a los ojos mientras le casi gritaba, al notar que él sonreía mirando la entrada del lugar.

- Si no fuera porque eres más pequeño té

No pudo contener la mandíbula sin que se cayera

Ahora la música había cambiado

Alex caminaba en dirección a una mesa principal, su madre estaba muy bien, también llevaba un vestido como el de Alex, aunque no tan corto ni tan escotado.

Mario las observaba feliz

- Señorita

Condorito? (Marcia contestó casi sin sonido)

- Aja

- Pues al también se le cae

sonrisa en dirección a las chicas)

- Mar

Marcia, cerró la boca y se fue en busca de otro trago, “ Que no puedo ser tan

como puedo ser tan tonta que rayos me pasó ”

nórdicos conmigo

La mujer miró hacia donde estaba Alex, esta no la veía, solo hablaba con

su tío y su madre. Algunos ya bailaban al ritmo de CAFÉ EUROPA un ritmo entre pop, dance, y música de

meditación, Marcia se sentó, observando a la chica más pequeña. Alex quien se entretenía con su tío y su madre, no había visto a la mujer alta.

- Si me hubieras dicho que esta sería una sorpresa

- ¡¡Que!!

una melodía de Bulgaria sonaba de un piano no muy lejano.

miró a Marcia, quien seguía con la mandíbula por el suelo.

conoce usted a un personaje de caricaturas chilenas, llamado Ungenio, amigo de

la saliva de la boca

(Diciendo eso se marchó con una gran

que rayos están haciendo estos

obvia, que

dioses

que?

no habría golpeado a Jasón

tío lo golpeaste

si el tipo se portó súper bien conmigo

- Bueno si no fuera porque Marcia estaba mirando

lo habría pulverizado

(Alex, sintió una

punzada en el pecho al escuchar el nombre de Marcia)

 

- Dijiste

Marcia?

- Si, la invité

además ella es una persona que respeta mucho las culturas

sabes lo que me

contó

?

que es descendiente de griegos

mira que chico es el mundo, sus antepasados

andan cerquitas de los nuestros

que Mario se diera cuenta, pero el ya lo había notado) mesa, iré por ella.

- Tío espera

La madre de Alex se entretenía charlando con una de sus primas y alguna vecina del lugar.

Alex, se puso muy nerviosa al ver que Marcia se acercaba a la mesa, antes se había fijado lo

bien que se veía vestida y

inquietante, como si quisiera preguntar algo.

- Alex, mira quien está hoy acompañándonos, es

- Si, ya lo veo

- Hola Alex, como estas

- Bien, gracias

Alex estaba en otra mesa, un silencio muy incomodo se produjo, ambas chicas se acompañaban con un trago cada una.)

Gloria Stefan, sonaba muy fuerte, con sus ritmos bailables.

(Alex

disimuladamente miraba hacia donde más podía, sin

ah, pero que coincidencia, está en esa

tío

tío

lo hermosa que era

Mario, sonreía de una forma muy

¡Marcia!

hola Marcia

(Ya nadie habló, Mario se había puesto a bailar, con una chica y la madre de

- Y

-

-

bien lindo

- Alex

vestido )

- Si Marcia

- linda

- Si

como está tu mamá?

y

el lindo

Bien gracias

como es que viniste es muy lindo

el muy loco

Mario me invitó

(Marcia, había mirado bastante su vestido y más había mirado en donde le faltaba

muy

creo que hoy los chicos caerán a tus pies

Estas

- no quiero defraudarlos

Espero que no

(Alex se dio cuenta de que ya no podía devolver las

palabras a su boca)

- Como?

- Digo, que no quiero que me molesten

- Si

- Me gusta tu vestido, es bello

- Me lo regaló mi tío

- Es idea mía o Tío Mario sale muy seguido a estas conversaciones

- Tienes razón

- Gracias

La fiesta seguía muy animada, Mario bailaba y se pasaba de tragos, La madre de Alex, se disculpaba por no quedarse mas tarde, ya que debía guardar reposo. Quien no estaba siendo agradable era Jasón, ya que constantemente sacaba a bailar a Alex, esta se disculpaba, no quería bailar con él, pero Jasón insistía

- Este tipo que onda

- La verdad es que si sigue insistiendo de esa forma, pediré que lo saquen, es que me acompañó a buscar a mi madre al hospital, pero sé esta tomando mucha confianza.

Marcia lo tenía entre ceja, ya estaba hartándose del.

- Alex

- Suéltame Jasón

- Ya deja es actitud y ven conmigo (Jasón la tiró muy fuerte de su asiento)

- ¡¡¡Suéltala!!! o pulverizo tus brazos

que se te quite el dolor

- Y

digo para comprar uno igual

o Mario los ahorcará parece

eso se hace habitual, en tu familia

Marcia, me agrada que estés aquí

eres bienvenida

Alexandra.

Alex

vamos a bailar

dame tu mano

de una forma que tendrás que rogar a tus dioses para

no estoy siendo clara

quien eres?

- Soy lo suficientemente fuerte para tirarte de un salto fuera de aquí si no sueltas a mi amiga

- A sí

Jasón trató de intimidarla y tomarse de su cabello, cuando de un solo impacto lo tenía casi en

la mitad de la pista

Algunos amigos de Jasón trataron de agredir a Marcia, pero no pudieron contra ella. Dos puñetazos mas para Jasón, pero esta vez Mario y Marcia habían hecho una dupla muy especial, luchando contra los amigos de Jasón.

Mario quien vio lo que pasaba, se fue directo a ver si servía de ayuda

pues trata

- Cuidado!!!, Solo a ti sé té tipos.

- Dame tu mano y jálame

cuidado con la botella!!!!

- No te preocupes, mira donde se revienta ja ja ja

(patada)

ocurre invitar

(puñete en él estomago)

a estos

(patadas al por mayor)

es que pensé que eran buenos tipos

Todos miraban lo que había pasado, realmente Mario y Marcia hacían una dupla muy buena pateando traseros. Alex, los miraba muy confusa

-

Como si fueran

o pelearan de años juntos

que buen complemento

-

Así es hija, ese es tu tío

que té

ay

- Tío, estas bien bailaba con él

- Bueno parece que este tendrá su propia fiesta esta noche

- Si

- No te preocupes

- Bueno

- Si

- Dime Marcia

- Te gustaría pasear por la playa

- Me encantaría

Afuera, aún podía escucharse una canción de Marc Anthony que sonaba claramente, mientras las chicas caminaban por la orilla “ YOU SANG TO ME”, Alex sintió frío, Marcia lo había notado.

- No crees que mejor vamos a la posada y te pones algo mas abrigador?

- Pensé que me prestarías tu chaqueta

- Mmmm pero si hago eso, sería yo quien se entume de frío, entonces

- Bueno tendríamos que llegar a un acuerdo

- Y

- No se

- Y porque no usas la tuya

- Bueno

madrugada en estos trajes

- Y

Alex se acercó a la mujer mas alta, tomó de su mano y la colocó por su hombro, hizo que la

abrazara

Estaba abrazándola

- Se está mejor, no crees

- Si

La caminata era lenta, llena de preguntas que no se hicieron, había algo, ¿? Pero que

pensaba en que la tenía cerca

de abrigo que no fuera el de Marcia. Pero como siempre el camino se hizo muy corto

- Marcia

- Claro, es mas yo también debería abrigarme más

- Entonces nos vemos posada)

- (Marcia la tomaba del brazo, deteniéndola)

- (Alex al dar la vuelta para mirar a Marcia, había quedado muy cerca de ella, sintió su

respiración muy tibia en su cara)

- Yo

- Que cosa

(Mario ya estaba algo ebrio, era mejor dejarlo junto a la chica que hace rato

la ayuda

)

gracias por

parece

parece que esto queda solo para los que quieren seguir bebiendo

Alex

vamos

te parece compartir tu chaqueta

?

como sería eso

usa tu imaginación

yo estoy mas cansada

solo hasta llegar a la posada cambiarme

Alex.

no es muy cómodo andar a las tres de la

como la compartimos

Marcia, tembló mas que Alex

ahora sonaba “NO ONE”, también de Marc Anthony

Alex,

Marcia

Alex, no quería llegar a la posada

habían llegado

te gustaría seguir caminando

?

no quería buscar otro tipo

si no estas cansada

en dos minutos, aquí mismo

(Alex, daba vuelta para entrar a la

Alex

Dime

(Marcia, sintió en su estomago como mariposas daban vueltas)

Marcia

- Yo

me la pasé bien

producirse, era Marcia quien bajaba mas hacia el rostro de Alex

- Marcia

- no digas nada, no ahora

Pero

Un fuerte golpe recibía Marcia por la espalda, no pudo mantenerse de pié, cayó sin sentido en el suelo, era Jasón.

- No iba a quedarme sin tener que vengarme

- ¡Maldito!, que quieres

- No sé

- Ella es mi amiga

- Así parece con la amiguita

alejaba luego de ver que Marcia empezaba a levantarse)

solo quería que supieras

(Marcia la acercó mas, cosa que Alex no se resistió)

que

(Un silencio se apoderó de ellas, algo así como una inclinación comenzó a

estando tan cerca

y mas

SHhhh

no crees Alexandra Bohem.

que onda

parece que tu y la

mujercita esta

volveré Alex, no se queda así

me debes un favor

(Jasón se

- estas bien

Marcia

dime algo

- maldito

Algo

espero se pudra

ahhh me duele

- Bueno no pierdes tu humor

- Ayúdame a levantarme

- déjalo

- (Marcia lamentaba mas que se hubiera roto el momento, a que tuviera algo

roto en el cuerpo)

- Ya vamos

- Me invitas a tu habitación

me duele

¡¡¡En donde está el muy

!!!

Ya Marcia

mejor que entremos, tengo que revisar ese golpe

Maldito, no se quedará así

Me curaras?

en mi cuarto tengo útiles de medicina.

mmm

)

Marcia

- no seas

¡Ya entra!

- (Marcia la detuvo un momento en la escalera)

Je, je, je

Sabes

que cuando te enfadas te

ves

encantadora

Alex sintió como la emoción la recorría por todo el cuerpo, sintió que eso ya no era un simple juego de amigas, algo ya estaba naciendo, y no quería equivocarse, lo había resuelto mientras iba en busca de su madre, Jasón la había tratado de besar, y ella se opuso, el había insistido de una forma muy agresiva, pero Alex supo ser lo bastante firme. Había aceptado que le habría gustado haber sentido otros labios en los suyos, y los que tenía cerca en ese momento eran

deseables a su gusto y

- vamos que quedan algunos escalones mas

- Te sigo

La habitación de Alex era muy acogedora y a pesar de tener muchas cosas se sentía liviana, era un cuarto muy liviano, algunas fotos de ella y Mario en la playa, pescando, en caballo, algunas fotos eran de cuando estaban en la Torre ENTEL de Santiago, una muy especial le llamo la atención era de Alex, se había fotografiado afuera de la catedral de Santiago junto a un Viejo pascuero, era de cuando estaba más niñita. La habitación tenía un gran equipo musical, muchos casettes y compac CD, varios frascos de aromaterapia, y sus difusores, algunos con forma de faro entre varias cosas.

- Ven siéntate en mi cama

- Que se supones que haremos en ¡tú! Cama

- Marcia

mas que eso

a su sentimiento

Marcia

¡¡ya date la vuelta y déjame ver tu espalda!!

- Como usted ordene

podía hacerlo sin estar segura de

Alex había visto al levantar su blusa, no solo una gran herida que no era tan grave, también vio una suave piel morena.

- Bueno solo dejó algo rasmillado, te pondré un tónico y luego tendrás que dejarlo un poco al aire para que se seque, no te pongas nada, de ropa

- Eso quiere decir que tengo que estar desnuda

enfadada)

vieras que estaba relajada y que no importa lo que haya pasado

mas que rabia en mi

(Marcia estaba siendo muy insinuante, pero sin pasarse de la ralla, no

de que???)

en tu

cama

(Alex la miró como

esta bien, esta bien

ya lo molesto mas con eso, solo quería ser

quería que

el tipo ese no provocó nada

no haré nada en venganza

-

Marcia

gracias

pero yo arreglo eso

quieres

-

Alex

si necesitas que te acompañe y algo de apoyo

cuenta conmigo

estaré bastante

tiempo aquí en Duao y

interrumpió )

- Porque ya piensas en cuando tendrás que irte

- Disculpa

quiero

podré ser tu amiga

además cuando me vaya podremos

no hables de marcharte

(Alex la

(Marcia tomaba de su mano)

es que

creo que siempre hago las cosas mal y no

no esta vez

perder algo que me gusta demasiado

Marcia, había mirado a la mujer más pequeña de la misma forma en que estaban abajo en el jardín, antes del golpe de Jasón, no quería atreverse a Soltó su mano y se levantó a mirar por la ventana, que ofrecía una vista muy hermosa, sintió que estaba actuando como una niña chica en juegos de adultos Mas, sintió un cálido cuerpo que se apoyaba en ella, sintió como unos brazos comenzaron un

recorrido por su espalda hasta llegar a su estomago, la mujer de ojos verde había escondido su

cara en la espalda de la mujer alta

las estaba cubriendo a ambas

rechace y

Marcia daba la vuelta, muy despacio

por un instante de dejó fusionar por esa mirada

más Las manos de Marcia subían por el rostro de Alex, lo acariciaba Alex de dejaba dentro de miles de suspiros acariciar por Marcia

- Alex

Alex esta vez sonrió ante la mirada dulce de la mujer alta

Lentamente se inclinó, besando su rostro

sus labios con los de la mujer de ojos verdes

interrumpido

de Marcia, acariciaba su pelo con una de ellas y con la otra se sujetaba de su cuello

mas alta la tenía tomada de la cara y no tenía intenciones de soltarla Un hermoso paisaje estaba siendo testigo de tan maravilloso poema de besos, las estrellas brillaban como nunca aquella noche

Un movimiento ya más poderoso estaba dando a su curso

dejar que pasara

una lágrima en el rostro de Alex se asomaba, la emoción

Marcia pensó, “Bueno lo peor que puede pasar es que me

la quiero

)

me odie, pero ya no aguanto más

Alex levantaba su vista a la de la mujer de ojos azules

Marcia dejó fundirse en ella

un minuto y

se tomaba su tiempo

suavemente

luego su nariz

para luego fusionar que no se permitía ser

un cálido y seguro beso

era un beso tierno, suave, dulce

ahora las manos de Alex rodeaban el cuello

la mujer

solo tenían que aceptarse

y

ahora?

Tercera Parte

Miró por la ventana, no había sido un sueño, es mas, tenía el sabor de un beso tibio en su boca.

Se había besado con Marcia, había besado a una mujer, se había dejado besar por una mujer. Marcia se había marchado casi a las 7 de la mañana, habían hablado de todo lo que se les ocurrió, incluso de sexo, algo que las había movido horas antes, pero que no dio su curso. Alex casi no había dormido, no podía hacerlo, Mario había llegado, es decir lo habían traído completamente borracho a la posada, Alex al sentirlo decidió que mejor Marcia se marchara a su habitación para poder atender a su tío, pero él ni se dio cuenta de cómo había llegado a su cama.

Alex sentía de cómo era imposible quitarse una ridícula pero preciosa sonrisa de sus labios, miraba sus manos que habían sido acariciadas por las de Marcia, habían bailado una canción muy hermosa, que en ese momento Alex escuchaba una y otra vez “COUPE COUPE” de Vanesa Paradis. Sentía como había creado un mundo dentro de su propia habitación.

Mas tarde ayudaba a sus tías con la comida para el almuerzo, Marcia aún no aparecía por los comedores de la posada, se preguntaba sé donde podría estar, incluso Josué estaba desaparecido, la extrañaba.

En Curico

- Mira pedazo de estiércol, si no encontramos luego esas placas para la cámara te llevaré personalmente a una casa de tortura

- Marcia querida

lugar

- ¡Y quién te dice que es aburrido!!!

- Hey

que tiene de entretenido, no hemos reunido información, la gente no quiere

hablar, no he conseguido a ninguna chica y además

- Eso té pasa por ser tan

- Acaso ya encontraste

- Mira

- Mmm lo tenías calladita

echado a la sobrinita del encantador tío Mario

Marcia se había puesto como hielo, no sabía si matar a su amigo o simplemente ser más suave y decirle que era ella quien estaba con la chica de ojos verdes.

- Josué

- Dime

- No

- Quien

- ¡¡La chica imbecil!!

- La chica es imbecil?

- Pedazo de basura, la chica no es para ti, no

como

- Si ya sé

debido a que Marcia hablaba demasiado de Alex)

no te enfades

además nos sirve para salir de ese maldito y aburrido

calmate

tan tú!”!!!!

novio? (Marcia lo había agarrado del cuello para estrangularlo)

bueno quien sabe si hay algo por ahí

lo que es yo ya le tengo el ojo muy

no té quito el aire solo porque

y quién es el afortunado

es

tu

tipo

no

es

tu tipo

ella es mas para alguien

como

alguien para ti

(Josué ya lo sabía no era tonto, además lo había sospechado

Marcia, sintió a su amigo, a Josué no le gustaba Alex, y sabía que lo aceptaría, siempre ha sido un amigo fiel, y no era justo mentirle ni ocultarle las cosas.

- Josué, te gustaría escucharme? (Josué la miró muy tierno y la abrazó)

- Sabes que siempre me tienes

Marcia relató a Josué la historia de su “romance” con Alex, de cómo había empezado todo, y de cómo había dejado entrar de forma tan rápida a una persona para que cobijara su alma, incluso no entendía que justo fue una mujer quien le había movido sus hormonas afortunadamente Josué era muy abierto en temas de sexualidad y no era extraño entender a su amiga de ojos azules. Josué la había abrazado y mimado como un hermano mayor, Marcia se daba esos gustos con Josué sabiendo que el no la miraba con ojos libidinosos y que la quería mucho, le había comentado la escena con Jasón y de cómo le había dejado una herida en su espalda, y lo suave que era Alex curando heridas.

- Ese tipo Jasón

- Bueno es amigo entre comillas de Alex, Mario no lo soporta cree que sigue las antiguas

tradiciones inglesas de apoderarse de la fortuna de otros.

- Pero eso es algo muy antiguo, ya nadie se aprovecha de las tierras de los otros

Marcia lo miró con ganas de ahorcarlo

- Ojalá las cosas fueran como tú las piensas Josué, ojalá las personas fueran tan limpias de corazón como tú y como lo es Mario, el tío de Alex.

- Gracias por

- Gracias a ti por estar junto a mí en todo momento

Ambos amigos seguían caminando por la calle Camilo Henríquez en la Ciudad de Curico, habían llegado temprano ya que tenían que comprar algunas placas para la cámara fotográfica. Marcia había dormido muy poco, se había acostado al rato de dejar a Alex en el cuarto de su tío para que lo acostara ya que la borrachera se lo impedía. Recordaba que la había besado cuando los amigos de Mario salían por la puerta de la posada, al ver que ya no estaban y que Mario dormía en su habitación la había tomado de la cintura y la besaba como si fuera un último beso. Le había costado mucho quedarse dormida, pensaba en Alex y una sonrisa le quitaba el sueño. Cerca de las nueve Josué tocaba a su puerta avisándole que tenían que salir hacia la ciudad.

Pensó que era hora de llamar a la posada, no aguantó más, y quitándole el teléfono móvil a Josué marcó él numero de la posada

- Y el festejado que pasó con él

- No se mamá, sentiste cuando llegó?

- No, pero sentí

Alex sintió el calor cubrir su cara, y para mas remate hacía un calor insoportable

- Bueno es que

- Que raro me dijeron los chicos que cuando trajeron a Mario estabas junto a una pasajera y

que te ayudó acostar a Mario (Alex abrió la boca como para hablar, luego la cerró y sonrió)

- Ah

había llegado de la fiesta

amiga.

es amigo de quién

el cumplido

amigo.

murmullos en tu pieza

no

estaba sola

hablabas con alguien?

si? Enserio?

ahhhh ahora me acuerdo

je je je

claro

je je je estaba aquí

la señorita Marcia también

asi que

me ayudo

claro y ella justo

- Ah

resto mas que él, ja ja ja

Alex le había seguido las risas a su madre para que no le hiciera mas preguntas, en eso el teléfono suena

- Posada del Sol, habla Maria Bohem cortaron

- Si

- Bueno yo iré a la escuela a ver que rescato para traerlo y tú me ayudas luego para ver que sirve.

- Nos vemos

En la ciudad de Curico

- Mierda

Marcia estaba ansiosa

- Posada del Sol, habla Alexandra

- Alex

bueno era de esperar si duró hasta casi las 8 de la mañana, el invitado estaba ebrio y el

Aló, Aló, mm? Parece que es alguien equivocado,

no falta, bueno voy a servir la comida a los que ya llegaron

mamá

contestó su mamá, intentaré otra vez

-

Marcia?

-

Si, soy yo

-

(Silencio)

-

Alex, háblame

-

Marcia

yo

 

-

Alex

té extraño

 

-

(Suspiros)

 

-

Vamos Alex

dime algo

-

Yo

también

té extraño

-

Disculpa si no te avisé pero había olvidado que acompañaría a Josué a la ciudad

-

No te preocupes, pensé que te habías

marchado

¡¡No!! no, no es broma, solo que te

extrañe

mucho

 

- Alex, sobre lo de anoche

- Tranquila Marcia, ya hablaremos

- Alex

- Ya está, tranquila

- Como a las 7 de la tarde, Josué quiere sentirse parte de la ciudad, dice que se aburre en el Duao

- Ja ja, que loco, bueno espero que estés en la comida

- Y Mario como está

- Aún duerme el muy pelotas

- Tendrás que tenerle un gran vaso de cerveza para cuando eso ocurra.

- Lo sé

- Bueno, ya es hora, te veo luego

- Te espero Marcia Fox.

- Iré Alexandra Bohem.

La comunicación se había cortado, Alex estaba ansiosa, no tenía hambre, ni sed, solo sentía emoción, se había preocupado mucho de su vestimenta, llevaba un vestido corto, con tiritas en los hombros, quería verse bonita para Marcia.

yo

además hay cosas que son nuevas para mí

y

(suspiros)

y

escucha, yo

no dejo de pensarte

aquí hablaremos

como a que hora se vienen?

Cerca de las 4 de la tarde Mario aparecía por la cocina oliendo fuertemente a cerveza y colonia, tenía sed y la resaca era peor que su olor.

- Vaya, don Juan, Adonis, Luciano Bello, ja ja ja ja como estamos hoy

-

Enana ahora no

es demasiado esta tortura

-

Cuanto bebiste?

-

No lo sé

solo sé y recuerdo de la paliza que le dimos a Jasón

ja

-

Tío, mírate, hueles a

(Alex lo olía) hueles a tu colonia, y a

cerveza y

pisco

vino tinto

-

Heeee párale

es que no me he duchado, eso es todo

después de calmar mi seca garganta

me daré un baño

- Tío, eres un loco

- Y

tú como estas?

como llegaste.

-

Bien

llegué temprano

-

Si te vi cuando salías, menos mal que no estabas sola

además Jasón prometió cobrársela

-

Tío, tengo algo que decirte

anoche después de tu fiesta me vine con

Marcia

y bueno

hablamos un rato afuera

- ¡¡Que!!!

- Espera no te asustes

Jasón llegó y

ella está bien

no lo sentimos

él golpeó a Marcia por la espalda

el golpe no fue tan grave, pero si le dolió

-

Maldito

y tú

no te hizo nada

-

No, estoy bien

pero me asusta que quiera aprovechar la situación

debí escucharte

además mamá estaba tan ansiosa de venirse

que

ahh

-

No te hará nada

iré hablar con él

no se quedará así

-

Solo espero que no la agarre con Marcia

tú también haces buena dupla con ella

ella solo me

ayudó a sacármelo de encima

-

sabías?

- Que cosas dices

Tío, no seas

- En serio

hija

- No

- Pensé que éramos amigos

Mario se levantó y se dirigió hacia la puerta de la cocina para irse a su cuarto. Alex sintió el peso del dolor en su estomago, no lo podía permitir.

- Tío, espera

- ¡¡Que no es fácil!! (Mario había perdido lo dulce, ahora estaba muy enojado)

- Es que

- ¡¡¡Es que nada Alex!!! Toda mi vida te he dado la confianza para que cuentes conmigo

ahora té

- Tío

- Déjame solo

Mario se marchó con las lágrimas a punto de estallar, Alex por su parte salió corriendo de la posada rumbo al faro, no podía evitar que las palabras de su tío aún martillaban en sus oídos, mientras corría, lloraba muy amargadamente, había dejado que las lágrimas fluyesen y que la tristeza que se ocultaba detrás de la rabia saliera en sus lágrimas

Había llegado al Faro, sabía que a esa hora no podría subir. Se quedó en la orilla, habían muchos turistas y la miraban, al darse cuenta de que no podía pasar desapercibida por su tristeza, intentó con mucha astucia eludir al cuidador del Faro, este no la vio subir, pero sabía que si los turistas la veían, ellos tratarían de hacer lo mismo. Ya dentro del Faro dejó que las

Alex

mírame

(Alex había evitado su mirada, cuando habló de Marcia), Alex

vi los de ella

quieres hablar de ello

no soy tonto

vi tus ojos

hay nada de que hablar tío (Alex reía muy nerviosa)

pero veo que

no es tan así

no es fácil

y

¿ocultas?

(Alex lo había visto así de enojado, pero nunca hacia ella)

lágrimas mojaran su cara, no podía entender, su tío era un ser al cual ella amaba y por el que sería capaz de todo. Lloró por largo rato, pensó en Marcia y que eso también era triste, no sabía como tomarlo ya que Mario no lo entendería, aunque siempre le dio la suficiente confianza para hablar de cualquier tema.

- Tío,,, perdóname,,, es que no quiero defraudarte,,, (Seguía llorando), solo sé que,,, ella me

gusta y

Habían pasado ya casi 4 horas

Alex se había quedado dormida. En la posada, su mamá lloraba y regañaba a Mario

- ¡¡Que le dijiste!!

- María, le reclamé que no me daba confianza para enterarme de sus cosas

- Y quién te crees que eres

tienes los tuyos, Alex tiene sus secretos, no puedes interrumpir en ellos, no puedes acceder a lo que no es tuyo

- Yo

algo, o que le hagan daño

- Tú le haces daño al entrometerte en sus secretos, Mario, hermano (María lo abrazaba) tiempo, sé que la amas como una hija, hazte un favor

tengo miedo

Responde Mario

Mario, todo ser humano tiene sus secretos, yo tengo los míos, tú

lo siento María

es que me preocupa que le pase

dale

solo

(Mario se limpió una lágrima)

-

Dime María

 

-

No la pierdas, cuídala, cobíjala, y ahora búscala

y tráela devuelta

-

Sí María

-

Tienes idea de donde podrá estar

 

-

el Faro

-

Ve por ella, antes de que la encuentren y la amonesten por entrar ahí.

-

Gracias María

 

Mario subió por una chaqueta y por una de Alex, el clima ya estaba fresco, cuando bajaba las escaleras se encontró con Marcia y su amigo.

- Mario, que tal tu noche

- Marcia

Marcia notó que Mario estaba muy raro.

(Marcia lo saludaba muy cordial)

disculpa sino té

-

Estas bien

 

-

No.

-

Que te ocurre, (Marcia se acercó a Mario)

estás pálido

 

-

Alex desapareció

 

-

¡¡¡Que!!!, dios mío Mario que pasó, dime por favor

yo

(Marcia se dio cuenta de su miedo

y

trató de disimular)

 

-

Fue mi culpa

traté de

(Mario miraba al suelo)

traté de ser

le reclamé por no contarme

su

secreto

(Al decir secreto miró fijamente a Marcia, quien ya compuesta le devolvía la