Está en la página 1de 15

Desarrollo

PRACTICA PEDAGÓGICA

Motor

Licenciatura en Pedagogía Infantil.

VIII Semestre

Desarrollo Motor en niños de 0 a 5 años.

Elaborado por:

Elaine Navarro.

Nuvys Salazar.

Delys Soto.

Eliana Barros

Luz Dary Ariza.


PRACTICA PEDAGÓGICA

Barranquilla, agosto de 2019

INTRODUCCION

Durante la infancia es importante la adquisición de habilidades como tarea primordial del sistema nervioso, los
niños hallan en su cuerpo y en el movimiento las principales vías para entrar en contacto con la realidad que los
envuelve y, de esta manera adquirir los primeros conocimientos acerca del mundo en el que están creciendo y
desarrollándose, este constante descubrimiento del cuerpo como fuente primordial de sensaciones, la exploración
de posibilidades de acción y funciones corporales, constituyen las experiencias necesarias sobre las que se va
construyendo el pensamiento infantil.

Al hablar de desarrollo motor podemos también referirnos a la dimensión corporal, la cual hace referencia a la
capacidad de expresarse y relacionarse desde y con el cuerpo, vinculando factores como el desarrollo físico y
motor.

Tiene como enfoque principal el cuerpo y sus capacidades, permite tener mayor conciencia corporal, acerca de sí
mismo y del otro, orientada a través de experiencias sensoriales, acciones del cuerpo, las relaciones entendiendo
el mundo que le rodea y a la función que cumple dentro de esta, teniendo en cuenta que la actividad física es el
medio adecuado para lograr el desarrollo de esta dimensión.
PRACTICA PEDAGÓGICA
PRACTICA PEDAGÓGICA

DESARROLLO MOTOR.

El desarrollo físico o motor es considerado durante los primeros años de vida como “la base sobre la que se
establece el desarrollo psicológico, aunque éste sea bastante independiente de las características físicas”, el
desarrollo motor ocupa un lugar intermedio entre el desarrollo físico y el psicológico, al depender no sólo del
desarrollo de los músculos y nervios relacionados sino también de capacidades sensorio perceptivas.

La coordinación entre aspectos madurativos de los sistemas nervioso, esquelético, muscular y sensorial, el
progreso motor determina y a su vez resulta influenciado por otros componentes del desarrollo infantil, como los
aspectos físicos, socio - afectivos y psicológicos, que integran lo cognitivo. En los primeros años de vida, la
habilidad para ejecutar actos motores es un indicador importante del funcionamiento cognitivo.

Durante la infancia, las capacidades motoras y sensorio perceptuales se desarrollan de formas recíprocas, paralelas
al proceso mismo de maduración y mielinización del sistema nervioso, cuyas estructuras se encuentran
organizando, diferenciando y especializando sus funciones, que cada vez serán menos motoras y más reguladas
por el lenguaje.

El desarrollo motor hablando científicamente intenta o procura que los niños sean capaces de controlar sus
conductas y habilidades motrices. Por lo tanto, podemos afirmar junto a Ramos (1979) y Medrano Mir (1997),
entre otros, que el progreso motor está a mitad de camino entre lo físico – madurativo y lo relacional, con una
PRACTICA PEDAGÓGICA

puerta abierta a la interacción y a la estimulación, siendo la acción un componente externo y la representación del
cuerpo y sus posibilidades de movimiento como un componente interno.

García y Berruezo (1999, p. 59), señalan que se debe afianzar y facilitar los logros que posibilitan la maduración
referente al control del cuerpo, desde el mantenimiento de la postura y los movimientos amplios y locomotrices,
hasta los movimientos precisos que permiten diversas modificaciones de acción y al mismo tiempo favorecer el
proceso de representación del cuerpo y de las coordenadas espacio – temporales en los que desarrolla la acción.

A través de la motricidad se van conformando la personalidad y los modos de conducta, constituida a su vez por
una serie de dominios o ámbitos como son: el dominio afectivo, social, cognoscitivo, psicomotor.

Por su parte, Piaget (1936), sostiene que mediante la actividad corporal el niño piensa, aprende, crea y afronta sus
problemas.

Podríamos decir entonces que la conducta motriz integra elementos cognitivos, afectivos y motorices, mostrando
al niño tal y como es, desplegando sus extraordinarias potencialidades de perfección, las que paulatinamente ira
actualizando a través del proceso enseñanza – aprendizaje, en el que el juego actúa como instrumento.

“El juego contiene por si solo todas las posibilidades de transición entre la imaginación creadora y el hacer
constructivo, estableciendo la continuidad en el niño entre el juego y el trabajo”. (Piaget, 1986).

El desarrollo motor es importante porque permite explorar y resolver problemas del niño, conocer sus limitaciones
y habilidades. Esto influirá en un buen concepto de sí mismo y de su buena autoestima. El éxito del niño lo siente
como: yo puedo, yo lo hice, yo me veo.
PRACTICA PEDAGÓGICA

El adulto lo debe acompañar a reforzar al adquirir una nueva destreza o ejecutar un buen movimiento. El fracaso
lo siente como: no puedo, no sé cómo hacerlo, siempre me equivoco.

La maestra debe contribuir para que el niño conozca su cuerpo y movimientos y desarrolle patrones más maduros;
tomando en cuenta que durante la infancia se da una relación significativa entre la percepción que la maestra tiene
del niño y de lo que el niño tiene de sí mismo.

El fin o propósito del desarrollo motor es conseguir el desarrollo y control el propio cuerpo, obteniendo todas las
posibilidades de acción, iniciando dese los movimientos reflejos tempranos hasta llegar a la coordinación de
grandes grupos musculares que intervienen en los mecanismos de control postural, equilibrios y desplazamientos.
Teniendo este proceso una serie de características que lo singularizan, puesto que dependen principalmente de la
maduración y el aprendizaje, ya que para que se produzca un aprendizaje en la coordinación de movimientos es
necesario que el sistema nervioso y el sistema muscular hayan conseguido el nivel idóneo de maduración. El
desarrollo motor se divide en dos áreas: fina y gruesa.

DESARROLLO MOTOR GRUESO.

La motricidad gruesa es el control que se tiene sobre el propio cuerpo, especialmente los movimientos globales y
amplios dirigidos a todo el cuerpo. Son todas aquellas acciones realizadas con la totalidad del cuerpo,
PRACTICA PEDAGÓGICA

coordinando desplazamientos y movimientos de las extremidades, equilibrio y todos los sentidos. Dentro del
desarrollo motor encontramos diferentes categorías, como son:

Dominio corporal dinámico: Es la capacidad de dominar distintas partes del cuerpo, haciendo una
sincronización de movimientos y desplazamientos, superando las dificultades de los objetos y llevándolos a cabo
de manera precisa, armónica. Este dominio corporal dinámico proporciona al niño confianza y seguridad en sí
mismo.

Podemos en este dominio trabajar distintos elementos como: coordinación general, equilibrio, ritmo, coordinación
visomotriz.

Dominio corporal estático: El dominio corporal estático son todas aquellas actividades que permiten al niño
interiorizar su esquema corporal, como son, por ejemplo: tonicidad, autocontrol, respiración, relajación.
PRACTICA PEDAGÓGICA

DESARROLLO MOTOR FINO.

El desarrollo motor fino hace referencia a todas aquellas actividades que requieren mayor precisión y
coordinación. Son todos aquellos movimientos musculares pequeños que requieren un nivel de maduración y
aprendizaje previo.

Algunos elementos esenciales en el desarrollo motor fino son:


 Fuerza de brazo-mano: es importante que los infantes desarrollen los músculos de sus manos y brazos, lo
suficiente para contar con la fuerza y resistencia necesaria para realizar movimientos precisos y de calidad. Esto
se logra con la práctica de diversos patrones de ejercicios, que naturalmente los infantes van realizando a través
de su desarrollo, como lo es el "tummy time" y gatear.

 Agarre: es la acción de coger o sujetar un objeto con las manos y los dedos. Esta capacidad se adquiere a
través del tiempo, le permite a las manos y a los dedos abrir y cerrar de forma coordinada.

 Coordinación bilateral: esta habilidad se logra cuando ambos hemisferios del cerebro adquieren la
madurez necesaria para comunicarse. El lado derecho del cuerpo debe ser consciente de que el izquierdo está
cooperando para completar una tarea. Mientras el niño se desarrolla, las neuronas logran el patrón de conexiones
necesario para discernir entre las funciones de ambos lados del cerebro. Esto comienza a ocurrir cuando el
infante coge objetos usando las dos manos y sigue progresando hasta que puede transferir objetos de una mano a
otra.
PRACTICA PEDAGÓGICA

 Coordinación de ojo-mano: es la capacidad de procesar la información recibida a través de los ojos


para dirigir las manos en el desempeño de una tarea en común, como, por ejemplo: la escritura. El infante guía
los movimientos de la mano con los ojos para manipular con precisión los objetos y colocarlos en posiciones
específicas.

 Dominio de la mano: es el uso consistente de una mano para el rendimiento de la tarea, que a su vez,
permite desarrollar habilidades refinadas.

 División de la mano: esta capacidad permite el agarre preciso de objetos. El niño comienza a utilizar sólo
el dedo pulgar, el índice y el medio para la manipulación de objetos.

 Cruce de la línea media: es una ''línea imaginaria'' que existe durante el desarrollo infantil. Esta línea va

desde la cabeza hasta los pies y separa la parte derecha e izquierda del cuerpo. En un principio notarás que el

bebé realiza las tareas del lado izquierdo de su cuerpo, usando la pierna y la mano izquierda. Cuando el infante

logra cruzar esa línea imaginaria es capaz de moverse y actuar en el lado contrario de su cuerpo.

 Propiocepción: es el sentido que se encarga de posicionar el cuerpo humano en un espacio, regulando la

dirección y el rango de los movimientos.


PRACTICA PEDAGÓGICA

DESARROLLO MOTOR FINO Y DESARROLLO MOTOR GRUESO

EDAD ÁREA MOTRORA FINA ÁREA MOTORA GRUESA


De 0 a 6 Meses
Mantiene las manos cerradas El niño en posición decúbito
y pestañea ante una luz, así ventral mueve la cabeza, y en
mismo toma y suelta objetos, decúbito dorsal la levanta, a los
con sus miradas sigue un tres meses de pie no soporta su
móvil, el niño en el 4 mes le peso, pero si se le sostiene
cuesta tomar una pelota; Agita sentado, su cabeza esta erguida.
un sonajero y lo deja caer, al 6 A los 5 meses con apoyo,
mes toma un aro y lo paso de mantiene la cabeza firme y al ser
una mano a otra. sostenido apoya la punta de los
pies, a los 6 meses el niño ya
levanta la cabeza estando en
posición decúbito dorsal, cambia
de posición decúbito ventral a
decúbito dorsal.
De 7 a 18 Meses
A partir de los 7 meses el niño El niño se apoya en las manos
PRACTICA PEDAGÓGICA

toma dos objetos, uno en cada estando en posición decúbito


mano, sacude con fuerza una ventral, se para solo si se le
campana, a los 9 meses sostiene, entre sus 8 y 9 meses se
sostiene un aro que este sienta sin apoyo, ya gatea con
colgado y golpea dos objetos facilidad, hasta sus 12 meses
entre sí, pasado los 11 meses podemos ver a la mayoría de
sostiene dos objetos pequeños niños caminando tomado de la
con una sola mano y a sus 18 mano y al cumplir sus 18 meses
meses ya toma un lápiz y se sube a una silla.
garabatea.
De 19 a 24 Meses
El niño en estos meses sostiene Ya caminan perfectamente,
con ambas manos 4 o más corren y dan patadas a un balón
cubos y también hace torres sin perder el equilibrio. Bailan al
de 2 – 3 cubos. ritmo de la música. Pueden girar
el pomo de una puerta

De 3 a 4 Años
Hace torres de 4 y 6 cubos, Se para sobre un pie con ayuda,
copia con dificultad una línea y camina sobre un alinea recta
vertical y ensarta cuerdas en además junta sus talones y
PRACTICA PEDAGÓGICA

un cordón, hace torres de 8 y camina sobre un circulo


10 cubos.

De 5 Años
Desarrolla la coordinación En su marcha combina la
dinámica general en coordinación de las puntas y
movimientos laterales y talones del pie. Baja las escaleras
oblicuos. (Ejemplo actividad alternando los pies. Salta en un
araña, Desarrollar la mismo pie 5 veces seguidas,
capacidad de movimiento del perfecciona pedaleo de triciclo.
cuerpo como expresión de la Tira la pelota la hace rebotar y la
identidad personal. atrapa.
Desarrollar el equilibrio y
control de cuerpo: tensión y
relajación. (cuerdas para atar
los pies de los niños)
Desarrollar el dibujo de la
figura humana y la precisión
al colorear
PRACTICA PEDAGÓGICA

ACTIVIDAD

Ver video:
https://www.youtube.com/watch?v=Ih4-Zq9Mpdc
PRACTICA PEDAGÓGICA

CONCLUSIÓN

El desarrollo motor juega un papel muy importante en el desarrollo del niño, este también es conocido como
motricidad fina y gruesa; el área de motor grueso a todo lo tiene que ver con los movimientos del cuerpo y la
capacidad de mantener el equilibrio, en cambio la motricidad fina se relaciona con los movimientos finos
coordinados entre ojos y manos, implica el uso de partes individuales del cuerpo, como decimos especialmente las
manos.

Cabe destacar que el desarrollo motor grueso es el primero en hacer su aparición, desde el momento en el que el
bebé empieza a sostener su cabeza. Sentarse sin apoyo, gatear, caminar, correr, saltar, subir escaleras, entre otros;
en cambio el desarrollo motor fino se hace patente un poco más tarde, cuando el niño descubre sus manos, y las
empieza a usar, es decir las mueve, coge objetos, etc.

En la práctica docente la valoración del desarrollo motor constituye una de las actividades básicas, puesto que
ayuda no solo a determinar si el niño presenta alguna alteración sino a confirmar que sea un niño sano. Es
importante por esto valorar adecuadamente, ya que una alteración del mismo puede ser la única manifestación de
un trastorno del sistema nervioso.
PRACTICA PEDAGÓGICA

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.

 Iceta, A., & Yoldi, M. E. (2002). Desarrollo psicomotor del niño y su valoración en atención primaria.
In Anales del Sistema Sanitario de Navarra (Vol. 25, pp. 35-43).

 Madrona, P. G., Jordán, O. R. C., & Barreto, I. G. (2008). Habilidades motrices en la infancia y su
desarrollo desde una educación física animada. Revista iberoamericana de educación, 47(1), 71-96.

 García, J., & Berruezo, P. (1994). Psicomotricidad y educación infantil. Impreso en España.

También podría gustarte