Está en la página 1de 15

La Felicidad

de Javier Daulte

La Felicidad se estrenó en lengua catalana el 26 de junio de 2006 en el Teatro Romea


de Barcelona, formando parte de la programación del Festival Grec ‘06.

Reparto

Fina Ana María Barbany


Rosa Clara Segura
Omar Francesc Lucchetti
Roger Jordi Rico
Christopher Joan Negrié

Voces

Relator Pere Molina


Mora Sandra Monclús

Voces TV Alba Casera, Albert Gràcia, Manel Bartomeus,


Enrique Hernández, Laura Lechuga, Vanesa
Segura, Miquel Simo

Traducción y
Ayudante de dirección Víctor Muñoz
Iluminación Txema Orriols
Vestuario Marian Coromina
Escenografía Rifail Adparjasic & Ariane Unfried
Música Josep Sanou

Dirección de producción Jaume Flor


Producción ejecutiva Noemí Díaz
Dirección técnica Miguel Montes

Ayudante de producción Montse Tixe


Regidora Marilia Samper
Peluquería y maquillaje Toni Santos

Dirección Javier Daulte

Producción General Teatro Romea & Festival Grec

El 13 de agosto de 2007 se estrenará en el Teatro Regina de Buenos Aires con el


siguiente reparto.
Fina Mirta Busnelli
Rosa María Onetto
Omar Carlos Portaluppi
Sergio
Christopher Luciano Cáceres

Voces

Relator
Mora

Voces TV

Asistente de dirección
Iluminación Gonzalo Córdova
Vestuario Mariana Polsky
Escenografía Alicia Leloutre
Música Josep Sanou

Producción ejecutiva

Dirección Javier Daulte

Producción General Teatro Regina

Prólogo

Oscuridad casi absoluta. Se oye el sonido de alguien que corre. Un golpe. Una puerta
que se abre y se cierra. Respiración agitada. Nuevamente el sonido de alguien
corriendo. Una voz de hombre. Es Sergio. Está agitado.
Sergio ¡Rosa! ¡Rosa! ¿Qué…? ¿Rosa? (Silencio.) Rosa, ¿dónde te metiste? (Una puerta
que se cierra.)¿Dónde estamos, Rosa? No se ve nada acá. ¿Rosa? ¿Estás ahí? (Prende
un encendedor.) Ey, Rosa, vamos… Yo… Escuchame, yo… ¿Por qué hacés esto? ¿Por
qué tuviste que salir corriendo así? ¿Dónde estás? Yo no quise… Yo… No quería que
vos… Me tenés que entender… O tal vez no, tal vez no me tengas que entender, pero las
cosas son así… Estas cosas no se las planea. No es que yo quisiera que las cosas fueran
como fueron, pero todos sabemos que estas cosas pasan… Pasan, Rosa. No es un
problema mío; es decir sí, sin duda es un problema mío; lo que quiero decir es que no es
un problema de voluntad. Estas cosas son así. Pasan a veces. Pasan muchas veces…
¡Estas cosas pasan todo el tiempo y vos lo sabés! No sos una nena. No hay nada que no
puedas entender. Sé que duele, pero… Podría mentirte; podría mentirte como lo hace
todo el mundo; pero eso no cambiaría las cosas; no… (El mechero se apaga.) Mierda.
(Intenta volverlo a encender sin resultado. Con las chispas que se producen al intentar
encenderlo, podemos ver una silueta masculina que Sergio no nota para nada.) Mierda,
Rosa ¿dónde te metiste? (Silencio.) ¿Me estás escuchando? ¿Por qué no hay luz en este
lugar? ¿Estás acá, Rosa? ¿Me escuchás? (Un ruido.) ¿Qué fue eso? ¿Qué…? ¿Sos vos,
Rosa? No me hagas bromas. ¿Qué es eso? ¿Sos vos la que hace ese ruido? De verdad te
digo. Aunque sea hablemos, no quiero que estés enojada conmigo. Sí, sí, sí; nos
conocimos, nos gustamos; y desde ese momento, durante estas dos semanas, tratamos
que funcionara. Sé que vos… te enamoraste de mí; pero a mí no me pasa lo mismo. Y
nadie tiene la culpa de eso. Creo que sos una chica estupenda, pero no puedo decirte
algo que no es cierto. Y no quiero engañarte. No quiero hacer eso porque te aprecio,
Rosa. De verdad te lo digo. Lo que vos querés que me pase ahora, no me pasa. Me
preguntaste si te amo. ¿Querés que te mienta y que te diga que sí nada más para que no
te sientas mal? No digo que no podamos seguir viéndonos. Pero no me das elección.
Rosa, estoy tratando ser sincero. (Un sobresalto.) No te escondas, por favor. Salí de
donde estés y hablemos. ¿Qué es este lugar, Rosa? Pensé que era tu casa. ¿Ves? No sé
donde vivís siquiera. No sé nada de vos. No nos conocemos, Rosa. (Se oye un ruido.
Sergio hace silencio.) Estamos en tu casa ¿no es cierto? ¿Es esto tu casa? (Otro ruido.)
¿Qué…? ¿Qué fue eso? ¿Quién está ahí? (Se oye otro ruido. Un golpe.) Ay, mierda. Ay,
me… me reventé un tobillo. ¡Rosa! (Silencio.) No querés escucharme, muy bien. No me
escuches. Me voy. ¿Es eso lo que querés? ¿Querés que me vaya? Me voy. Te lo dije y te
lo vuelvo a decir. No es que no te aprecie… (De pronto se interrumpe.) ¿Qué es eso?
¿Qué es…? (Silencio.) ¿Rosa? (Se oye el sonido una puerta abriéndose lentamente.
Una tenue luminosidad invade el espacio. Silencio. Sonido de pasos.) ¿Quién está ahí?
(Silencio. Se vislumbra una silueta. Se trata de la misma figura masculina de antes.)
¿Quién está ahí? ¿Rosa? ¿Rosa, sos vos? (La figura se aproxima. Sergio retrocede y va
hasta la puerta, pero está cerrada. Forcejea con ella. De pronto Sergio deja de
forcejear. Se gira. La silueta está frente a él, muda. Silencio. Intenta escapar y salta con
la intención de eludir a la silueta, pero tropieza y cae.) Por favor, no. Creo que me…
me rompí una pierna. Por favor. Por favor no me haga nada. (Llama.) ¡Rosa! (Sergio se
arrastra por el suelo. La silueta se acerca con tranquilidad. De pronto lo toma
brutalmente de la cabeza, inmovilizándosela.) ¡No! ¡Déjem…! (El sujeto le abre la
boca.) ¡Aggh! (Le mete en lo profundo de la garganta algo, que le obliga a tragar.)
¡No…! ¡Por favor, no…! (Hace un esfuerzo para librarse, pero las fuerzas lo
abandonan y cae al suelo, sin sentido. El sujeto permanece a su lado, de pie. Música y
oscuro.)
Fin del prólogo.
Se proyectan los créditos del espectáculo.

Teatro Regina presentan1

LA FELICIDAD

Mirta Busnelli
María Onetto
Carlos Portaluppi
XXX
Luciano Cáceres

Iluminación Gonzalo Córdova


Escenografía Alicia Leloutre
Vestuario Mariana Polsky
Música Josep Sanou
Asistente de dirección Víctor Muñoz
1
Los datos que aparecen proyectados deben corresponder a los de la producción de que se trate,
incluyendo sólo los rubros indicados.
Escrita y dirigida por Javier Daulte

Una vez que terminan de proyectarse los títulos se abre la luz.

Primer acto

Escena 1

Con la felicidad acontece igual que con la


verdad: no se la tiene, sino que se está dentro
de ella. Sí, la felicidad no es más que un estar
envuelto, trasunto de la seguridad del seno
materno. Por eso ningún ser feliz puede saber
que lo es. Para ver la felicidad tendría que
salir de ella: sería entonces como un recién
nacido. (…) Sólo le es fiel [a la felicidad] el
que dice: yo fui feliz.
Theodor W. Adorno
(Minima Moralia)2

Sala en casa de los Urdrud. Se trata de la sala de una vieja casa. Las paredes lucen
papel pintado. Hay algunas manchas de humedad, sobre todo en el cielo raso. Los
muebles se combinan con gracia a pesar de notarse la mezcla de estilos y de épocas.
Una entrada que da a la calle por la derecha. Al fondo, a izquierda y derecha
respectivamente, dos aberturas que llevan a la cocina y al jardín trasero de la casa.
Hacia el fondo del espacio, el comedor: mesa, sillas y un aparador. Una lámpara de
techo cae sobre la mesa. Más hacia adelante un par de sofás y un televisor. Contra la
pared un piano vertical. En algún lugar una mesa con un teléfono. Una escalera que
lleva a las habitaciones asciende de izquierda a derecha. Debajo de la escalera una
pequeña puerta.
Es de mañana. Al abrirse la luz una ingenua música de fondo acompaña la voz de un
Relator que va introduciendo el relato mientras vemos y oímos como en una especie de
segundo plano lo que se desarrolla en el escenario.
Voz Relator Esta es la casa de los Urdrud. La escena se va iluminando. No hay
Un apellido tan extraño como inverosímil nadie.
la historia de quienes la habitan. Una casa
amplia, elegante y de dos plantas, que en
otra época supo estar aislada de todo y de
todos. Hoy abundan los vecinos y el
asfalto más de lo que a los padres de
Omar les hubiera gustado. Ingresa Omar. Viste uniforme de una
Este es Omar Urdrud. Es Comisario de a compañía aérea. Está terminando de
Bordo de una importante compañía aérea. vestirse y muerde una tostada. Toma el
Dada la antigüedad que lleva en la periódico, lo abre para ojearlo

2
Todos los epígrafes que encabezan algunas de las escenas son sólo referencias literarias, que
complementan la lectura. No deberán proyectarse ni figurar de modo alguno como información del
espectáculo.
empresa tiene prioridad para elegir ruta y rápidamente.
siempre que puede viaja a lugares lejanos
y exóticos. Es de risa fácil y sabe hacerse
querer por todos. Ingresa Fina en bata y con una bandeja
Esta es Fina Urdrud. Fría y rígida a para el desayuno que apoya sobre la
primera vista, esconde un corazón frágil y mesa. Mantienen un diálogo sordo
generoso. Domina un sentido del humor (debido a la música y la voz del locutor
que pocos entienden y su familia padece. que tienden a saturar el espacio sonoro).
Fina y Omar sencillamente se adoran como si fuesen hermanos. Y si la ocasión lo
permite, se pelean como hermanos también. A causa de las permanentes ausencias de
Omar por trabajo no es esta una escena tan cotidiana como parece.
La escena se vuelve audible.
Fina … y lo que yo sé es que en menos de cinco minutos va a pasar a buscarte el taxi.
Omar Cuatro… tres…
Fina Cuidado con la camisa. Te la vas a manchar.
Omar Son migas.
Fina Te va a caer una grande y con dulce justo a la altura de los ojos de los pasajeros.
Es infalible. Mi madre una vez…
El diálogo vuelve a hacerse inaudible.
Voz Relator Omar y Fina tuvieron a Rosa cuando eran jóvenes. Demasiado jóvenes.
Pero Rosa supo arreglárselas. Rosa siempre se las arregla. Rosa es una superviviente.
Prácticamente fue criada por su tía Mora, la hermana mayor de Omar. Tía Mora no sale
nunca de su casa. Su vida ha sido, es y será triste; pero ella no pertenece a esta historia.
Esta historia trata de Rosa… y de Sergio.
La escena vuelve a hacerse audible. Omar está riendo por algo que acaba de leer en el
periódico.
Fina ¿Te reís solo o de mí?
Omar (por el periódico.) Un nuevo ataque pirata.
Fina ¿Otro crucero de lujo? (Toma el periódico y va leyendo rápidamente la noticia.)
Omar Me encanta.
Fina No creo que a los turistas alemanes les hiciera la misma gracia.
Omar ¿Eran alemanes?
Fina Y algunos norteamericanos. Los atacaron desde lanchas de alta velocidad con
granadas de mortero y fusiles automáticos. Cerca de la costa de Somalía. No hubo
muertos. Pero a los pobres alemanes se les arruinaron las vacaciones seguro. No lo veo
tan excitante.
Omar Porque te detenés en los detalles. La gracia siempre radica en la impronta
general, en una mirada a la distancia. Como pasa con los paisajes. Los detalles lo
arruinan todo.
Fina ¿Siempre?
Omar Y sobre todo las vacaciones.
Fina No creo.
Omar El secreto de todo lo que es maravilloso radica en el resumen, en las omisiones.
Es como en “Días de Estío”. ¿Por qué nos gusta tanto?
Fina Porque somos fans.
Omar Error. Nos gusta porque nos perdemos casi todos los capítulos. Entonces, sí, la
novela parece perfecta. Mora la ve siempre y no se siente tan fascinada.
Fina Tu hermana no se fascina con nada que no tenga cables. A propósito ¿sabes qué
pasó el viernes con la madrastra de Verónika?
Omar Además de hacer que el rating subiera hasta las nubes, parece que planea seducir
a Marc.
Fina La pobre Verónika no conoce la paz. Primero la obligan a casarse con Boris y
ahora su madrastra intenta seducir al único hombre que ella quiere.
Omar Esa Sarah es una perra.
Fina Pero qué linda que es ¿no? Me pregunto si busca algo más que hacer sufrir a
Verónika.
Omar Ambiciosa como es, no lo dudes. Supongo que esta semana algo más se sabrá. Si
te lo perdés la llamás a Mora y listo.
Ingresa Sergio. Tiene una pierna escayolada y lleva bastón. Camina con una lógica
renguera, pero la lleva con elegancia. La música incidental de la escena sube. Oímos al
Relator.
Voz Relator Este es Sergio, el novio de Omar y Fina se saludan con Sergio. El
Rosa. Todo parecería indicar que vive con diálogo es sordo.
los Urdrud; lo cual aún no es oficial. No
hasta que se declare formalmente a Rosa.
Cosa que de seguir todo como hasta hoy,
no tardará en suceder.
La escena vuelve a hacerse audible.
Omar ¿A que no sabes qué?
Sergio ¿Otro crucero?
Omar Lleno de alemanes.
Sergio Dejámelo ver.
Fina Tendríamos que comprar tres ejemplares del mismo diario cada día ¿no les parece?
¿Té?
Sergio Gracias.
Fina (sirviéndole té.) Sólo por probar una vez el sabor de la auténtica armonía. Según
dicen, existe. ¿Rosa todavía duerme?
Sergio Como un ángel.
Fina Es el primer ángel de la historia que ronca.
Sergio Es el único ángel que conocemos, de lo que se deduce que los ángeles tienen ese
pequeño problema.
Omar Tendrían que atacar un crucero lleno de ingleses y entonces sería perfecto.
Fina ¿Qué tenés contra los ingleses?
Se oye un bocinazo.
Omar Tengo muchísimas cosas en contra de ellos, pero no es por eso que lo digo.
(Marchándose.) Nos vemos en…
Fina y Sergio Cinco días.
Hacen gestos de saludo en clave. Omar sale.
Omar (desde afuera.) Denle un beso a Rosa de mi parte.
Sergio (hacia fuera.) ¡Besos no van a faltarle, no te preocupes! (A Fina.) ¿Esto qué es?
Fina Dulce de arándanos.
Aparece Rosa. Acaba de despertarse.
Voz Relator Y finalmente esta es Rosa Urdrud, la nena mimada de la casa.
Rosa (apareciendo, dormida.) Uh, qué manera de dormir.
Fina No digas.
Rosa (a Sergio.) Buenos días, mi amor.
Sergio Buenos días, preciosa.
Rosa ¿Omar?
Fina Acaba de irse.
Rosa Hola Fina.
Fina Hola hija.
Rosa Hola mamá. (A Sergio.) Dejaste la sábana toda transpirada.
Sergio ¿Yo?
Rosa Una mancha enorme.
Sergio Me debo estar derritiendo. Por vos.
Voz Relator Rosa y Sergio se conocieron El diálogo se enmudece. Rosa dice algo y
delante de la vidriera de un negocio de sonríe, sentándose para desayunar.
instrumental de laboratorio en el cual Oscuro.
Sergio trabajaba desde hacía tres años y
medio. Terminaba la primavera y a Sergio Luz.
le llamó la atención ver a una mujer así de Escena muda. Es un sábado por la tarde.
hermosa extasiada ante muestrarios de Omar lleva mono y de pie sobre una silla
pipetas y tubos de ensayos como si se arregla un defecto de la pared. Fina entra
tratara de un negocio de moda. No del fondo con un pañuelo en la cabeza y
tardaron en hacerse buenos amigos y a las guantes de jardinero. Trae una maceta
pocas semanas Rosa insistió en que Sergio con flores. Consulta algo con Omar. Se
y sus padres se conocieran. El verano abre la puerta. Entra Rosa, seguida de
estaba avanzado pero aún no se habían Sergio. Para saludar al desconocido
dado el primer beso. Omar baja de la escalera y Fina se quita
los guantes.
Sergio y los Urgrud se sintieron afines Vemos que la conversación se despliega
desde el momento en que se conocieron. fácil, aunque es de notar que Fina y
Sergio vivía lejos, en pleno centro de la Omar acaban de conocer a Sergio. Éste
ciudad y es por eso que cuando venía es invitado a acomodarse en un sofá.
hasta la casa de Rosa, las visitas se Oscuro.
alargaban hasta altas horas de la noche y
en más de una ocasión Sergio se quedó a
dormir en la habitación de huéspedes. A
Fina y Omar esto les iba de perlas.
Cuando Omar se ausentaba las mujeres no Luz. Sergio y Omar jugando a un juego
se quedaban solas y por su parte Sergio se inventado. Omar ha hecho una jugada y
sentía a gusto oficiando de hombre de la salta de alegría. Sergio protesta. Omar le
casa. Cuando Omar estaba, jugaba con hace burla. Entra Rosa con una bandeja
Sergio a juegos que él había inventado y con tragos y regaña a su padre que se ha
de los que cambiaba las reglas a cada trepado al sofá con los zapatos puestos.
momento. Sergio se sentía estafado, pero Oscuro.
en definitiva no dejaban de pasarlo bien.

Una noche, Rosa le contó a Sergio la


historia de su familia. Luz. Es de noche. Rosa habla y Sergio
De la increíble casualidad por la cual ella escucha. Están sentados en un sofá. Rosa
había venido al mundo, de la trágica está conmovida con su propio relato.
historia de sus abuelos paternos; relatos de Sergio la escucha también conmovido.
los que Omar y Fina jamás mencionaron
palabra y que sólo Tía Mora se encargó de
detallarle cuando era chica. De cómo su
abuela, la madre de Omar y Mora, se
suicidó cortándose la yugular con un Sergio en un momento le toma la mano a
pelapapas pocos años después de que su Rosa. Ésta es como si no se diera cuenta.
marido muriera ahogado en un estúpido
accidente durante unas vacaciones. De
cómo Tía Mora lo vio todo y los
trastornos psicológicos que eso le trajo.
Sergio la escuchó atentamente. Rosa
nunca se había atrevido a contarle a nadie De pronto Sergio le toma el rostro y la
esa historia. Sergio se sintió besa.
profundamente conmovido por el relato. Y
esa noche fue la primera vez que la besó.
Rosa se ilumina. Vuelven a besarse. En la parte alta de la escalera vemos a Omar y Fina
asomados, constatando satisfechos la escena. Oscuro.
Voz Relator Se habían enamorado.
Sergio todavía trabajaba como Luz. Sergio habla por teléfono. Rosa y
coordinador de ventas en la empresa de Fina frente al televisor.
suministro de
instrumental para laboratorios; sí, aquella ante cuya vidriera conociera a Rosa. Y
muchas veces podía llevar adelante sus obligaciones sin necesidad de trasladarse hasta
la ciudad. Y así, poco a poco, Sergio se fue quedando en casa de los Urdrud. Sergio se
sentía cómodo. Fina, Omar y Rosa estaban encantados. El tiempo pasaba y nada les
faltaba. Todo parecía estar en su lugar y reinaba la armonía. (Pausa.) Pero no todo
estaba en su lugar.
La música incidental se desvanece dejando en primer plano el audio de la escena. Por un
lado Sergio hablando por teléfono, y por otro se oye el audio de la TV.
Sergio (al teléfono.) Los cristales no Rosa y Fina miran TV. Música de
pueden asegurarse. (…) Los suministros publicidad de coches.
son de vidrio. (…) No, eso no se lo puedo Voz Locutora Publicidad (en la TV,
resolver; perdóneme. (…) Tendría que sensual.) Sentís que es él… Y sentís la
hablar con el Gerente de ventas. (…) Si noche… Sentís el vértigo como una brisa
usted quiere. (…) Claro que puede decirle que te acaricia el cuerpo… Nuevo Subaya
que habló conmigo. Yo no puedo hacer AXT, el descapotable que te va a hacer
nada por… (…) Muy bien (…) Muy gemir. Pedíselo…
bien… (Corta.) Voz Locutor Publicidad (en la TV, muy
Rosa ¿Problemas? rápido.) Y ahora puede ser tuyo en cuotas
Sergio Los de siempre. sin intereses a través de tu tarjeta y si
Rosa (Por la TV.) Lo que es acá, Boris tenés cuenta en la Caja Estable, recibirás
está sospechando lo de Verónika y Marc. una freidora Sanshú de regalo. No lo
Sergio Ajá. pienses más y consultá con tu operador.
Rosa Lo peor es que Boris tiene el arma. Música.
Sergio Mirá vos. Voz Locutor Institucional (en la TV.)
Sergio hace otro llamado. Canal 39. La Isla Televisión. El otoño está
Fina Pero Marc le sacó las balas. con vos.
Rosa ¿Cuándo viste eso?
Fina Ya vas a ver. Sergio (al teléfono.) Música. Otra publicidad.
Rosa Qué manía que tenés. ¿Gerardo? Sobreactuado.
Le sacás el suspenso a Voz Muchacho (en la TV.)
todo, Fina. Yo. ¿Viste lo que le pasó a
Fina Van a hacer la Candela?
película ¿leíste? Acabo de hablar con el Voz Muchacha (en la TV.)
Rosa ¿De verdad? nuevo contable de ¿Consiguió novio?
Fina Parece que Agustina Simpresa Orgánica. Voz Muchacho (en la TV.)
Serra va a hacer el papel de Se suscribió al plan de Oye
Verónika y le pasaron el Sí. qué plan y le cambió la
guión a Fernando Amadeo cara.
para que haga de Marc, Recién corté. Voz Muchacha (en la TV.)
pero todavía no respondió Sh. Ahí viene.
nada. No parece, es tonto. Voz Candela (en la TV.)
Rosa Pero Fernando Hola chicos. Les presento a
Amadeo y Agustina Serra Te va a llamar. Fermín. ¿No está
estuvieron a punto de buenísimo?
casarse hace un par de años En menos de un minuto, Voz Locutor Publicidad 2
¿no? supongo. (en la TV.) Si querés
Fina ¿Y eso qué tiene que comenzar de nuevo, date
ver? Quiere que incluyamos una una oportunidad. Suscribite
Rosa Por algo póliza de seguro por rotura. a Oye qué plan y vas a
abandonaron la idea. Me tener… Bueno, ya lo
cuesta creer que ahora No, no me reí de él, no te sabés…
quieran trabajar juntos. preocupes. Voz Muchacha (en la TV.)
Fina Habría que ver cuánto Quiero uno así.
les pagan. No me dejó. Claro… Voz Muchacho (en la TV.)
Rosa Yo nunca haría una ¿Uno como Fermín?
cosa así. ¿Dónde? Voz Muchacha (en la TV.)
Fina ¿Así cómo? ¿Pero por qué tengo que ir No, un Oye qué plan.
Rosa Volver en la ficción yo? Voz Muchacho (en la TV.)
con quien me dejó en la Mandalo a Santi que… Ah, muy bien. ¿Y yo, qué?
realidad. Santi… Música de fin de
Fina ¿Decís que Fernando ¿Cómo que quién es Santi? publicidad.
Amadeo dejó a Agustina
Serra?
Sergio (al teléfono, de pronto, grita.) Voz Locutor Institucional (en la TV.)
¡Santi, Santi, Gerardo! Usted está viendo Canal 39. La Isla canal.
Música de publicidad.
Mujer 1 Estoy destrozada. Fui al súper,
busqué a los chicos en el colegio y esta
Fina y Rosa lo miran. Sergio se detiene noche vienen mis suegros y mis cuñados
inquieto. con sus cuatro hijos a cenar a casa. Y
Silencio. mañana a la mañana tengo en mi casa al
grupo de madres Por una Buena Causa
para la asamblea bimestral. ¿Me querés
decir cómo voy a hacer?
Mujer 2 Es fácil.
Mujer 1 Para vos será fácil que tenés
Sergio Gerardo… ¿Gerardo? Gerardo… mujer de la limpieza.
Oíme… Gerado ¿sos vos? Mujer 2 ¿De dónde sacaste que tengo a
Corta. Se queda en silencio. alguien que me ayuda?
Mujer 1 María Emilia, eso se nota
Rosa mira a Sergio. mirándote las manos.
Rosa ¿Pasa algo, mi amor? Mujer 2 Sí, pero es gracias a Doctor
Krump.
Mujer 1 ¿Doctor Krump? ¿Quién es ese?
Mujer 2 El nuevo desengrasante de
Sergio No, que… es rarísimo… Ese no laboratorios Lúmine. ¿No lo conocés?
era Gerardo. Vení a casa que te lo presento.
Música de cambio de escenario.
Rosa ¿Qué Gerardo? Mujer 1 Oh, es impresionante. Todo está
reluciente.
Sergio Gerardo. Mujer 2 Es eficaz y económico. Apenas
con una gota en la esponja dejás
Rosa No tengo idea de qué Gerardo estás impecable toda la vajilla y ¡además te
hablando. cuida las manos!
Mujer 1 ¡Ja! Cuando el grupo de madres
Sergio Gerardo, Rosa. El gerente de Por una Buena Causa me pregunten cómo
ventas. lo hago, les voy a decir: ¿es que no
conocen al doctor Krump?
Lo llamé, pero no era él. Mujer 2 (riendo.) ¡No lo van a poder
creer!
Quiero decir, era su voz, al menos parecía Locutora Doctor Krump. Una gota basta.
ser su voz, pero no sabía quién es Santi. Es un producto de laboratorios Lúmine.
Música de otra publicidad.
Santi es… bueno, un empleado de toda la Locutor Vértigo. El perfume. No apto
vida. para melancólicos.
(Mientras vuelve a marcar en el teléfono.) Música de “Días de Estío”.
¿Podés bajar eso, por favor? Voz Locutor Institucional (en la TV.) Y
ahora volvemos con… “Días de Estío”.
Rosa Ahora no, Sergio. Va a empezar.
¿Por qué no te sentás y mirás el programa
con nosotras? Dejá esos llamados para
después. Vení. Vení acá conmigo.
Rosa y Fina hacen lugar en el sofá para
que Sergio se acomode entre ellas.
Sergio Es un minuto. No te estoy pidiendo
que la apagues. Nada más que bajes el
volumen. ¿Podés hacer eso por mí?
Rosa lo ignora y se vuelve hacia la TV.
Rosa Sh. Voz Boris (en la TV.)Verónika.
Sergio cuelga el teléfono. Permanece
mirando a Rosa. Esta mira TV. Voz Verónika (en la TV.) ¿Qué quieres
ahora?
Voz Boris (en la TV.) ¿Qué hay entre tú y
Marc?
Sergio Rosa. (Rosa no responde.) Rosa. Apunte musical en la TV.

Voz Verónika (en la TV.)¿De qué hablas?


Voz Boris (en la TV.) Quiero saber qué
hay entre tú y Marc Villaverde.
Sergio Mierda, Rosa. Te estoy pidiendo Otro apunte musical en la TV.
que bajes el volumen del televisor, ¿tan
difícil es?
Rosa lo mira.
Rosa ¿Por qué me hablás así?
Sergio Hacé lo que quieras, Rosa.
Sergio toma el teléfono y marca. Rosa,
dolida, sale por el fondo. Voz Boris (en la TV.) Te he hecho una
pregunta.
Sergio ¡Rosa! (a Fina.) ¿Qué le pasa? Música de suspenso en la TV.
Fina No tendrías que haberle hablado así.
Sergio ¿Cómo le hablé?
Fina Fuiste descortés.
Sergio Le pedí que bajara la tele, no…
Fina Ya sabés cómo le gusta la novela.
Sergio Sólo fue…
Fina Andá y pedile disculpas.
Sergio Pero si apenas…
Fina No compliques más las cosas.
Sergio ¿Yo?
Fina Haceme caso, Sergio.
Sergio sale. Fina continúa viendo la TV.

Voz Verónika (en la TV.) ¡Dios mío!


Guarda ese arma, Boris.
Voz Boris (en la TV.)¿Y si no me apetece?
Voz Verónika (en la TV.) No te tengo
miedo.
Voz Boris (en la TV.) Yo diría que sí.
Voz Verónika (en la TV.) Te creo capaz de
muchas estupideces, pero no de una tan
grande.
Voz Boris (en la TV.) Me estás
provocando.
Voz Verónika (en la TV.) Y tú me estás
cansando.
Voz Boris (en la TV.) Quédate donde
estás.
Voz Verónika (en la TV.) Suéltame, Boris.
Voz Boris (en la TV.) Eres mi esposa,
Verónika.
Voz Verónika (en la TV.) Pero no tu
esclava.
Voz Boris (en la TV.) Yo te amo ¿Es tan
difícil de entender eso?
Voz Verónika (en la TV.)¡Suéltame,
suéltame!
Rosa vuelve a entrar por el fondo. Sergio
la sigue. Ruidos en la tele.
Sergio Rosa, ¿me podés explicar qué te
pasa?
Rosa, ignorándolo, va hasta el aparador y Voz Verónika (en la TV.)¡Marc!
abre el cajón de un armario con una llave Voz Marc (en la TV.)¿Te encuentras bien?
que lleva colgada al cuello. Saca de allí Voz Verónika (en la TV.)¡Cuidado!
una enorme jeringa. Sergio no la ve. Voz Boris (en la TV.)¡Hijo de perra!
Ruido de pelea.
Sergio En serio, Rosa. Yo no quise
levantarte la voz, pero entendeme, estoy
trabajando. Últimamente las cosas no
están tan fáciles. Es como si nadie en la Voz Verónika (en la TV.) Ya basta, ya
empresa me… basta los dos.
Rosa se vuelve y clava en el cuello de Más ruido.
Sergio la jeringa. De manera instantánea
Sergio queda con la mirada fija al frente.
Fina reacciona de inmediato. Voz Marc (en la TV.)¡Corre, Verónika,
Fina ¡Pero, Rosa, ¿por qué?! corre!
Rosa toma el teléfono y lo usa como un En la TV música de acción.
micrófono.
Rosa ¡Omar, Christopher, vengan!
Va hasta el televisor y lo apaga.
Fina Si te estaba pidiendo disculpas.
Aparece Omar desde la pequeña puerta que hay debajo de la escalera. Lo sigue
Christopher que va prácticamente desnudo. Omar tiene cascos puestos, con antenas y
lucecitas que se encienden y un micro. En sus manos planillas llenas de datos. Mientras
se desarrolla la discusión que sigue, Rosa va hasta una pared y abre una puerta secreta
de la que saca una mesa con ruedas con instrumental quirúrgico.
Omar ¿Qué pasó?
Rosa ¿Se los tengo que explicar?
Omar Mierda, Rosa. No entiendo. Te juro que este Santi no figura por ninguna parte.
Fina Te reconoció la voz, Omar. Eso es obvio.
Omar No, no fue eso.
Fina Omar.
Omar Fue por el Santi ese, te digo que no figura, Fina, no discutas.
Fina ¿Quién discute?
Omar (tendiéndole las planillas.) Buscalo, a ver si lo encontrás.
Fina No es mi trabajo. (Tira las planillas al suelo.)
Omar ¿Y cuál es tu trabajo? Porque parece que no tuvieras ninguno.
Rosa ¿Se pueden callar?
Silencio. Sergio recupera algo la conciencia. Está como dopado. Le cuesta enfocar la
mirada.
Sergio ¿Me desmayé o a mí me parece? Porque de repente me pareció ver…
Omar (mientras Rosa vuelve a inyectar a Sergio dejándolo inconsciente una vez más,
sin dejarle terminar la frase.) Rosa, te juro que no lo entiendo. Fijate en las planillas.
Rosa No tengo nada que fijarme en las planillas.
Omar Ahora estoy loco yo.
Rosa Hiciste una tontería, Omar, no hay que ser un genio para deducirlo.
Fina ¿Qué pasó Christopher?
Christopher (a Omar.) ¿Le res/ondo?
Omar No lo metan a Christopher. Para todo, Christopher.
Rosa ¿Vas a dejar de chillar?
Sergio vuelve a recuperarse.
Sergio Hola, Omar. Qué lindo sombrero. ¿Cuándo volviste? (Mira a Christopher.) Oy,
aquí hay alguien desnudo. ¿Quién…?
Pero Rosa le aplica otro pinchazo y Sergio vuelve a quedar inconsciente.
Rosa ¿Tenés todo listo, Christopher?
Christopher Sí, uedo hacerlo cuando te arezca, Rosa.
Omar Hoy estuvimos más de cuatro horas ahí abajo (señala el cuartito de debajo de la
escalera.) Deberíamos comprar un ventilador chiquito aunque sea. Falta aire y ni puedo
pensar.
Fina Un ventilador, sí. Con el ruido que eso hace.
Omar Igualmente no sé si todo este plan de la familia perfecta vale realmente la pena.
Rosa ¡Ese no es asunto tuyo ¿sabés?!
Omar se queda mirando a Rosa un segundo.
Omar Muy bien. No es asunto mío. ¡Quedate con tus asuntos entonces y resolvelos
sola! (Se quita el casco, deja todo y sale ofendido.)
Silencio. Rosa y Fina no parecen hacer mucho caso de la grandilocuente salida de
Omar. Christopher se queda pensando.
Christopher ¿Orqué se uso así Omar?
Rosa Ya se le va a pasar.
Christopher ¿Se va a cortar la yugular con un ela/a/as?
Rosa ¿A vos te falla algo o a mí me parece?
Christopher Arece que sí.
Rosa ¿Qué?
Christopher La e.
Rosa ¿La qué?
Christopher La e.
Rosa ¿La e?
Christopher No. La e.
Rosa ¿Qué dice?
Omar (reapareciendo, calmo.) La Pe. Le falla la Pe.
Christopher ¿Qué te estoy diciendo? Me falla la e.
Omar Perdoname, Rosa. Yo no…
Rosa Ayudá a Christopher con Sergio. (Duda.) Y perdoname vos a mí.
Christopher (a Fina.) ¿Se erdonaron?
Fina ¿Qué te parece?
Christopher Que sí.
Fina ¿Entonces?
Christopher Qué bien.
Rosa (a Omar.) Igual no es por las planillas. Eso podría haberse arreglado. Lo de ese
Santi quiero decir, que se hubiera podido arreglar. (Breve pausa.) Empezaba a
volverse… no sé… No sé cómo explicarlo. Vos lo viste, Fina. Lo del televisor.
Omar ¿Qué cosa del televisor?
Rosa Me pidió que bajara el volumen.
Silencio. Todos dejan de hacer lo que estaban haciendo.
Omar ¿Y por qué iba a hacer algo así?
Rosa Quién sabe.
Fina Igual creo que tendrías que haberle dado una oportunidad. Te estaba pidiendo
disculpas.
Rosa (imitando despectivamente a Sergio.) “En serio, Rosa. Yo no quise levantarte la
voz, pero entendeme, estoy trabajando. Últimamente las cosas no están tan fáciles.”
Fina Él te quería, Rosa. Por lo menos ahora te quería.
Rosa Sí, pero no por mucho tiempo más. La simulación de la armonía no dio resultado,
Fina. Es eso nada más. (Silencio. Rosa se acongoja.) Íbamos bien. Todo parecía ir tan
bien.
La congoja no la deja continuar y sale por el fondo. Fina les hace una seña a
Christopher y a Omar para que muevan el cuerpo de Sergio. Estos lo cargan y lo
colocan sobre la camilla.
Christopher Aquí, erfecto.
Rosa (reapareciendo por el fondo, algo repuesta.) Te tenemos descuidado, Christopher.
Christopher Obre Christopher ¿no?
Fina ¿Vas a querer volver a empezar todo desde el principio?
Rosa No sé. No sé nada, Fina. Lo tengo que pensar.
Silencio. Sergio está tendido en la camilla. Mientras van preparando a Sergio para lo
que parecería una intervención quirúrgica, conversan.
Omar (por la TV.) ¿Y? ¿Qué pasó? ¿Al final Boris mató a Verónika?
Fina Por supuesto que no. Marc le había sacado las balas al arma de Boris. Un recurso
vulgar y remanido pero eficaz. Supongo que los guionistas no tenían otra opción.
Omar Podría haber fallado el tiro también.
Fina Eso hubiera dejado afuera a Marc.
Rosa Y lo que importa a la audiencia es lo que Marc hace por Verónika.
Omar Eso es cierto.
Christopher Ero si Boris quería realmente matarla es orque sus sentimientos hacia ella
son más fuertes que los de Marc.
Rosa ¿Qué decís?
Christopher Marc es un egoísta. La quiere viva a Verónika para asarlo bien con ella. En
cambio Boris la ama aunque esté muerta.
Omar No se puede amar a los muertos, Christopher.
Christopher Tía Mora ama a su madre y a su adre. (A Omar.) Que también son tus
adres.
Rosa Estás imposible sin esa Pe. (A Fina.) ¿Le podrás ver eso en algún rato que tengas?
Fina Después te miro un poco ahí adentro.
Christopher ¿No es verdad lo que digo?
Fina ¿Qué cosa?
Christopher Que tía Mora ama a sus adres aunque están muertos.
Fina Sí, ¿y?
Christopher Entonces se uede amar a los muertos.
Rosa Callate, Christopher.
Christopher Ero es cierto lo que digo ¿o no?
Fina No, no es cierto.
Christopher Yo no miento. No uedo mentir. Christopher no uede mentir.
Omar Ni callarse.
Fina y Rosa ríen un poco. Pero la melancolía del momento no logra disiparse. Los
preparativos están casi ultimados.
Rosa Bien. Ya está todo ¿no?
Gesto afirmativo de los otros. Le alcanzan instrumentos. Rosa comienza a proceder a
una especie de intervención con taladros y agujas que introduce en la boca abierta de
Sergio. Los pinchazos se aplican en el paladar apuntando a la zona baja de la cabeza.
Voz Relator A veces a los Urdrud no todo les sale como esperaban. A pesar del esmero
que ponen para que todo se acomode a la perfección. (Mientras completan la tarea,
Christopher comienza a cantar.) Y eso les pone algo melancólicos. Es cuando se pasan
horas en silencio y apenas si se miran entre sí por temor a comprobar que no tienen nada
que decirse.
Música y oscuro.

También podría gustarte