Está en la página 1de 5

Carl Hovland

Carl Iver Hovland (12 de junio de 1912 - 16 de abril de 1961) fue un psicólogo que trabajaba
principalmente en la Universidad de Yale y para el Ejército de los EE. UU. Durante la Segunda Guerra
Mundial, que estudió el cambio de actitud y la persuasión . Se informó por primera vez el efecto de cama
después de estudiar los efectos de la Frank Capra 's película de propaganda Por qué luchamos contra
soldados en el Ejército. En estudios posteriores sobre este tema, Hovland colaboró con Irving Janis,
quien más tarde sería famoso por su teoría del pensamiento grupal . Hovland también desarrolló la
teoría del juicio social.de cambio de actitud . Carl Hovland pensó que la capacidad de alguien para
resistir la persuasión de cierto grupo dependía de su grado de pertenencia al grupo.

Con el advenimiento de la propaganda gubernamental en apoyo de la participación de los Estados


Unidos en la Segunda Guerra Mundial, los artefactos que vale la pena investigar ayudaron al aumento de
la comunicación persuasiva con la intención de afectar el comportamiento, la actitud y los valores. Estos
artefactos tenían una gran cantidad de dinero invertido en ellos, sin embargo, ¿eran efectivos? Este
concepto de efectividad y cambio afectivo dentro de los individuos, las relaciones interpersonales y la
persuasión son exactamente lo que a Hovland le interesaba. Las contribuciones de Carl Hovland al
campo de las comunicaciones eran tres. Primero, enfatizó el análisis a nivel micro, luego se interesó por
todas las facetas de la comunicación interpersonal y finalmente revolucionó la investigación persuasiva.

Biografía editar

Primeros años Editar

Carl Iver Hovland nació en Chicago el 12 de junio de 1912. [1] En Chicago, asistió a la Escuela Lloyd y
luego completó la escuela secundaria en el Instituto Luther. Ingresó en Northwestern University a la
edad de 16 años, recibió su licenciatura en 1932 y una maestría al año siguiente. Luego se trasladó a
Yale, donde obtuvo el Ph.D. en 1936. Excepto por un período de investigación de tres años en
Washington durante la Segunda Guerra Mundial, Hovland permaneció asociado con Yale el resto de su
vida, aumentando rápidamente a través de los rangos académicos a una Cátedra de Sterling a la edad de
36 años.

Cuando era niño, Hovland tenía un profundo interés por la música. De hecho, hasta la universidad,
cuando la psicología se convirtió en una parte importante de su vida, estaba estudiando una carrera
musical. [2] A la edad de seis años, leía con fluidez libros de texto en latín, comenzando el desarrollo de
las habilidades lingüísticas que serían tan importantes en sus estudios posteriores sobre alquimia y
religión. [3] En 1938 se casó con Gertrude Raddatz, una estudiante de piano como Hovland, en Chicago.
[4]A fines de los años treinta y principios de los cuarenta, Hovland realizó importantes contribuciones a
varias áreas de la psicología experimental humana, como la eficiencia de los diferentes métodos de
aprendizaje de memoria. Desde su estrecha asociación con Clark L. Hull y otros psicólogos que trabajan
en el Instituto de Relaciones Humanas de Yale, Hovland desarrolló una visión integral de las ciencias del
comportamiento que lo llevó a extender el enfoque analítico experimental de la investigación sobre el
aprendizaje humano a áreas de investigación subdesarrolladas en Las ciencias humanas.

Carrera editar

La primera oportunidad de Hovland de trabajar intensamente en el área subdesarrollada de la psicología


social surgió durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se ausentó de Yale durante más de 3 años para
desempeñarse como psicólogo principal en el Departamento de Guerra. Fue reclutado por Samuel
Stouffer, también sociólogo que estaba de licencia en la Universidad de Chicago. [5] Carl tenía la
responsabilidad de liderar un equipo de investigación de quince investigadores. [5] Su función principal
era realizar experimentos sobre la efectividad de los programas de capacitación e información
destinados a influir en la motivación de los hombres en las fuerzas armadas estadounidenses. [6]Reunió
a un grupo de seis estudiantes graduados de psicología que trabajaron con él en estos estudios durante
varios años. Uno de los experimentos pioneros sobre cambio de opinión más citados por Hovland y su
grupo involucró probar los efectos de una presentación unilateral frente a una presentación bilateral de
un tema controvertido. Los resultados contradijeron las afirmaciones de los propagandistas totalitarios,
quienes afirmaron que una comunicación que presenta solo un lado del problema generalmente tendrá
más éxito que una que mencione el lado opuesto del argumento. Estos estudios de tiempos de guerra se
informaron en Experiments on Mass Communication (1949), escritos conjuntamente por Hovland, AA
Lumsdaine y FD Sheffield.

Carl Hovland era un hombre grande, de habla suave, de manera amable, increíblemente rápido y hábil
en el movimiento físico como en la intelección. En sus primeros años fue bastante tímido, pero los
rigores sociales de la vida a los que sus extraordinarios talentos lo expusieron inevitablemente ayudaron
a desarrollar la tranquilidad que caracteriza a su mediana edad. Estaba indefectiblemente alegre, incluso
en el último año trágico de su vida, y continuó trabajando con sus estudiantes y colegas hasta su breve
enfermedad final. Fue esta capacidad de ser siempre útil, siempre objetiva, lo que lo colocó en una
demanda inconstante como consultor, no solo para los estudiantes, sino para todas las principales
Fundaciones, para media docena de agencias gubernamentales importantes y para los brazos de
investigación conductual de varios grandes corporaciones[2]

Sin embargo, la investigación psicológica fue la alegría intelectual de Hovland. Especialmente en su


carrera temprana, sus investigaciones cubrieron una amplia gama de temas. Para cuando obtuvo su
doctorado, Hovland había publicado una docena de trabajos de investigación y había recopilado datos de
al menos media docena. Cuatro de estos artículos estaban en el American Journal of Physiology, dos en
el Yale Journal of Biology and Medicine y otros en revistas psicológicas. Sus artículos en revistas
psicológicas incluyeron un estudio de la fiabilidad de las pruebas, una revisión importante de la literatura
sobre movimientos aparentes, así como sus cuatro artículos clásicos sobre generalización condicionada
de su tesis doctoral. [7]

Después de la guerra, Hovland regresó a la Universidad de Yale, donde reclutó a varios miembros de su
equipo de investigación en tiempos de guerra, con quienes continuó estudiando los factores que influyen
en la eficacia de las comunicaciones sociales. Entre los estudios más conocidos de Hovland están los que
aclaran la influencia del prestigio del comunicador y las formas en que los efectos del prestigio
desaparecen con el paso del tiempo. Por ejemplo, Hovland y sus colaboradores demostraron que cuando
un mensaje persuasivo es presentado por una fuente no confiable, la audiencia tiende a descontarlo, de
modo que inmediatamente después de la exposición hay poco o ningún cambio de actitud; pero luego,
después de varias semanas, la fuente ya no está asociada con el problema en la mente de la audiencia y
aparecen cambios de actitud positivos. Este " efecto durmiente"se demostró que desaparecía, como se
predijo, si el comunicador inaceptable se" reincorporaba "varias semanas después al recordar a la
audiencia quién había presentado el material persuasivo anterior.

Durante 15 años, Hovland y su grupo investigaron sistemáticamente diferentes formas de presentar


argumentos, factores de personalidad y procesos de juicio que entran en un cambio de actitud. Mientras
seguía su propia investigación, Hovland alentaba continuamente a sus asociados en el proyecto de Yale,
un estudio de las condiciones en las que las personas tienen más probabilidades de cambiar sus
actitudes en respuesta a mensajes persuasivos. [6] El trabajo del Grupo Yale se describió por primera vez
en el libro Comunicación y persuasión de Hovland, publicado en 1953. [8]

Sus principales intereses en sus últimos años de vida fueron con la formación de conceptos, a la que se
acercó con la simulación por computadora. [9] En 1952, publicó una demostración de que los problemas
del aprendizaje conceptual se pueden resolver mediante una máquina de descodificación hipotética, y
también proporcionó un sistema de notación y un análisis del problema del aprendizaje conceptual que
fueron ampliamente adoptados por otros investigadores en este campo. [7]

Contribuciones Editar

Primero, Hovland comenzó a enfatizar el análisis a nivel micro de la propaganda y sus efectos. Los
experimentos del ejército de Hovland fueron los comienzos de ese análisis a nivel micro de un individuo.
La "variable conceptual fundamental de Hovland era la actitud". [10] Dado que la investigación
preexistente en la disciplina estaba dedicada a "medir las actitudes e investigar los factores involucrados
en el cambio de actitud", era diferente para Hovland entrar y observar las predisposición a la acción
cuando se exponen a mensajes persuasivos.
Hovland creía que si podía reconocer la actitud que un individuo tiene hacia un activador, podría
predecir el comportamiento y las acciones de un individuo a lo largo del tiempo. [10] Sin embargo, hubo
muchos estudios que argumentaron lo contrario y demostraron que "una actitud hacia una persona u
objeto no predice ni explica la conducta manifiesta de un individuo con respecto a esa persona u
objeto". [10]Esta interesante revelación de baja correlación no necesariamente hizo inútiles los
hallazgos, sino que condujo a una mayor investigación sobre cómo bajo ciertas circunstancias era posible
cambiar el comportamiento de una persona a través de sus actitudes. Mientras Hovland se enfocaba en
un nivel individual en lugar de grupal, comenzó a tomar en consideración la comunicación interpersonal
en forma de persuasión. Específicamente, Hovland fue responsable de llevar a cabo una serie de
estudios que contribuyeron a la "comprensión acumulativa de la conducta de persuasión que desde
entonces nunca ha sido igualada o incluso rivalizada" [10].

Para probar y aplicar su teorización, Hovland trabajó para proponer el modelo SMCR. El modelo SMCR
consta de cuatro componentes: variables de origen, variables de mensaje, variables de canal y también
variables de receptor. Al manipular cada una de estas variables, Hovland pudo avanzar su "enfoque de
aprendizaje de mensajes para el cambio de actitud". Sin embargo, hubo problemas con su enfoque
particular, ya que al centrarse en una sola dimensión del modelo SMCR, Hovland no pudo haga más que
aislar un factor en lugar de estudiar la sinergia entre las diferentes variables. [10] Aunque hubo
limitaciones en estos estudios, la naturaleza firme y exigente de Hovland permitió un cuerpo de
investigación que fue capaz de investigar continuamente esta comunicación interpersonal en forma de
investigación de persuasión.

Además de no poder investigar la interacción de los elementos Fuente, Mensaje, Receptor de Canal y su
interacción dentro de un estudio, la investigación de Hovland podría decirse que tenía una falla más. Esta
falla en la investigación de Hovland fue que la comunicación sucedió en una dirección singular y además
era lineal en su naturaleza. Es esta comunicación lineal la que hizo que Hovland y su investigación
parecieran una "simplificación excesiva" para algunos expertos en comunicación. Hovland proporcionó
nuevas investigaciones en forma de investigación a nivel micro, investigación interpersonal, así como
investigación persuasiva.

Hovland empleó investigación experimental en sus estudios y, por lo tanto, pudo rastrear la causalidad
entre variables. Mostró los efectos de varios elementos en el modelo SMCR sobre la persuasión: fuentes
(alta credibilidad vs. baja credibilidad, efecto durmiente), tipos de mensajes (unilateral frente a dos
caras, apelaciones de miedo) y canales sobre cambios cognitivos y afectivos. .
El trabajo de Hovland fue excelente en lo que respecta a sus métodos experimentales, pero los críticos
de su trabajo también encontraron algunos problemas importantes. En particular, ha sido criticado por
considerar que los individuos no están conectados entre sí, aunque los estaba generalizando como
miembros de una audiencia mediática. Encontró fuertes efectos cognitivos de las películas de guerra en
su audiencia, pero puede haber declarado prematuramente a los medios como débiles en sus efectos.
Además, los resultados de los experimentos no se pueden generalizar fácilmente a la población. Quería
establecer leyes de persuasión, pero tenía que contentarse con los efectos variables de sus variables
predictoras sobre la persuasión de los individuos.

Muerte Editar

En la última década de su vida, la investigación de Hovland sobre conceptos y juicios verbales lo llevó a
un análisis intensivo de la formación de conceptos. Una vez más, desempeñó un papel pionero en el
desarrollo de un nuevo campo de investigación: la simulación por computadora de los procesos de
pensamiento humano.

Un mes antes de su muerte, fue honrado con el premio de la Medalla Warren por la Sociedad de
Psicólogos Experimentales. [11]

Carl Iver Hovland murió el 16 de abril de 1961. [12] Cuando Hovland se enteró de que tenía cáncer,
continuó trabajando con sus estudiantes de doctorado en Yale y realizando experimentos de persuasión.
Finalmente, cuando ya no pudo trabajar más, dejó su oficina en el Departamento de Psicología, fue a su
casa en New Haven, sacó una bañera llena de agua y se ahogó (Schramm, en prensa b)