Está en la página 1de 2

Contribuciones de la teoría de Piaget y críticas

Piaget era un renegado innovador. Sostenía que las pruebas de inteligencia de los
psicómetras miden solamente lo que los niños saben y no nos dice nada sobre el
aspecto más importante, cómo piensan. Se atrevió a estudiar un concepto
inobservable y mentalista, la “cognición”.
Su obra temprana que ligaba el desarrollo moral con el desarrollo cognitivo ha
contribuido enormemente a toda una nueva área de investigación de desarrollo: el
estudio de la cognición social.
La teoría de Piaget también ha tenido un impacto grande en la educación. Por ejemplo,
programas educativos populares basados en el descubrimiento parten de la premisa de
que los niños pequeños no piensan como adulto y aprenderán mejor teniendo
experiencias educativas “practicas”.
Muchas de sus ideas se han puesto en duda actualmente. Por ejemplo, ahora sabemos
que la confianza de Piaget en entrevistas clínicas subestimaba en muchos casos las
competencias mentales y la comprensión social de los niños (Bjorklund, 2000). Otros
críticos han observado que el rendimiento en los problemas de Piaget puede
mejorarse con la ayuda de programas de entrenamiento, un resultado que parece
poner en duda el supuesto piagetiano de que el aprendizaje por descubrimiento sea la
mejor manera de promover el desarrollo intelectual.
También se ha puesto en duda la noción piagetiana de que el desarrollo cognitivo
procede a través de una secuencia de etapas, universal e invariable (Bjorklund, 2000).
En su teoría sociocultural, Lev Vygotsky (1978), se centraba en cómo la cultura, se
transmite de generación en generación. Vygotsky puso en duda la creencia de que los
niños eran exploradores independientes. Él veía su desarrollo cognitivo como una
actividad socialmente mediada. Vygotsky rechazó también la noción de que los niños
progresan a través de las mismas etapas del desarrollo cognitivo, porque las nuevas
habilidades que los niños dominan a través de sus interacciones son a menudo
especificas de su cultura y no de estructuras cognitivas universales.
En la teoría de Piaget cada nueva etapa del desarrollo cognitivo esta descrita como un
modo coherente de pensamiento que se puede aplicar a una amplia serie de
problemas. Sin embargo, se han descubierto inconsistencias que han llevado a muchos
estudiosos del desarrollo a concluir que el desarrollo cognitivo “funciona mucho
menos por estadios” de lo que había supuesto Piaget (Fisher y Bidell, 1998; Flavell et
al., 1993)
Un numero creciente de investigadores ven ahora su teoría como una descripción
elaborada del desarrollo cognitivo que tiene un poder limitado de explicación (Bruner,
1997; Kuhn, 1992).
Aunque la teoría de Piaget tiene sus fallos, de todos modos, proporciona un marco de
valor para comprender los cambios que ocurren en muchos aspectos del desarrollo. Es
verdaderamente “un clásico” en el campo de la psicología evolutiva.