Está en la página 1de 4

1. ¿Qué es realmente un Marketplace?

Un MarketPlace es un sitio que permite a vendedores y compradores, relacionarse para


efectuar una transacción comercial. En este tipo de plataformas, los compradores y
vendedores permanecen en el entorno técnico y comercial del MarketPlace hasta que la
transacción se finaliza. Por lo tanto, esta plaza de mercado sirve para facilitar la venta entre el
vendedor y el comprador asegurando que la transacción se desarrollará en las mejores
condiciones. Además la plataforma se posicionará en terceros de confianza.
En general, encontrarás plazas de mercado de productos físicos (DVDs, libros...), pero puedes
encontrar productos intangibles como códigos fuente, libros electrónicos... Debes saber que
todos los vendedores profesionales pueden vender en un MarketPlaces (sitios de comercio
electrónico, mayoristas…). Lo que implica una gran competencia entre los vendedores. Debes
tener en cuenta que los centros de compra se reservan el derecho de aceptar o no algunos
vendedores o productos según convenga o no a la plaza de mercado. De hecho, algunas
plazas de mercado están especializadas en ciertos dominios y de hecho no aceptarán
productos que no correspondan a su imagen o que no pertenezcan a su campo de actividad.
2. ¿A qué mercado se dirigen los MarketPlaces?
Resumiendo la situación en pocos números, los MarketPlaces representan en Francia más de
25 millones de compradores potenciales. Este es una gran oportunidad para tus productos y tu
sitio de comercio electrónico en términos económicos. Las plazas de mercado más conocidas
en el mundo son eBay y Amazon. La facturación anual de Amazon en 2012 fue de 63 mil
millones de dólares con cerca de 80 millones de visitantes al mes que se reunieron en la
plataforma. El MarketPlace tiene ya más de 183 millones de productos a disposición de los
internautas.
3. ¿Por qué estar presente en los MarketPlaces como comerciante
electrónico?
Existen numerosas razones para vender tus productos en los MarketPlaces. De hecho, es un
puede ser buen nuevo canal de distribución. Si tu te lanzas a las plazas de mercado, tendrás
éxito si tienes una ventaja competitiva en términos de gama de producto, de precio… Los
MarketPlaces representan, como ya hemos visto por alto, un canal de venta completo. La
plataforma garantiza igualmente el pago paga el vendedor y asegura al comprador la entrega.
El sistema anti-fraude que gestiona la plataforma permite favorecer un clima de confianza en
las transacciones. Este clima de confianza tiene un alto nivel de satisfacción del cliente por los
criterios de calidad existentes. Un MarketPlace permite igualmente a un comerciante tener una
fuerte visibilidad ya que tus productos son accesibles a la vista de millones de visitantes. Por
otra parte el posicionamiento de las plataformas en los motores de búsqueda está muy
optimizados, lo te te daría más visibilidad. Por último, lanzarte a los MarketPlaces es bastante
simple. No hace falta ningún conocimiento informático. Es una gestión de flujo recuperar tu
catálogo de producto y ponerlo en el MarketPlace.
Conclusión
Para concluir, las plazas de mercado permiten tener acceso a un fuerte tráfico, lo que
supondría importantes costes de Marketing en desarrollo informático. Los MarketPlaces son
pues un compromiso eficaz en materia de comercio electrónico que te permite aumentar tu
facturación por ventas mientras que no se asigne un presupuesto desproporcionado en
relación con dichas plataformas. Este artículo ha sido escrito por Cible Web

Qué es un marketplace y qué gano con ello


Pues un market place o e-marketplace es una tienda de tiendas. Es decir, una
web de eCommerce que proporciona espacio a otros vendedores para
mostrar sus productos, exactamente igual que un centro comercial offline lo
hace con las tiendas físicas.

Por ejemplo, eBay o Aliexpress son marketplaces. Amazon también lo es pero de


forma mixta, ya que es a un tiempo vendedor (de libros, películas, tecnología…) y
gestor de un espacio marketplace en el que puedes encontrar casi cualquier cosa.
Por tanto, que tus productos estén en Amazon es una opción que debes
contemplar muy seriamente.

El concepto de marketplace nació al mismo tiempo que el eCommerce, aunque


originalmente estaba casi exclusivamente circunscrito al ámbito del B2B. Hoy es
un canal en crecimiento constante por las ventajas que ofrece a las pymes para
vender online.

5 ventajas de estar en un e-marketplace


1. Ahorro de costes: ellos ponen toda la infraestructura y te cobran una cuota mensual y/o
una comisión por cada venta.
2. Gestión de pagos: Los clientes pagan, en la mayoría de los casos, directamente al
marketplace que luego te paga a ti. Ahorra costes bancarios.
3. Posicionamiento: Te olvidas del SEO y de invertir en publicidad online. A los
marketplaces les interesa mucho estar bien posicionados para ser atractivos tanto para
vendedores como para clientes finales. Cuidado, que no inviertas en publicidad del
marketplace porque ya lo hacen ellos no significa que no debas promocionar que tus
productos están allí, pero te será más fácil.
4. Sinergias con productos de otros vendedores. Si vendes cinturones, te interesa
mucho estar en un sitio que también venda pantalones.
5. Muchos marketplaces ofertan la logística como parte de sus servicios. Habitualmente
en la modalidad de dropshipping.
5 inconvenientes de entrar en un
marketplace
Sin embargo, estar en un marketplace, siendo una opción muy
interesante, también tiene sus inconvenientes:

1. Más competencia: Pone a tus competidores a un clic de distancia, sin salir si quiera de la
misma web.
2. Te obliga a ajustar y revisar precios constantemente. Y a compararlos con tus
competidores.
3. No te deja libertad para mostrar tus productos como tú quieras, hay que ajustarse a sus
normas.
4. Es muy complejo crear marca si estás en un marketplace. Su marca siempre estará por
encima de la tuya, a no ser que la tuya sea lo suficientemente potente como para que el
cliente la busque.
5. Puede llegar a ser muy costoso si tu volumen de ventas es alto.

¿A quién le interesa estar en un


marketplace?
Si estás empezando en eCommerce, te interesa mucho. Es una excelente
manera de someter tus productos a un test de mercado. Si tu presupuesto es
muy limitado y contemplas el eCommerce como un canal complementario de
ventas y no el principal, en ese caso el marketplace debería ser tu opción
preferente. Lo mismo si quieres realizar liquidaciones u ofertas puntuales,
recuerda que hay webs tipo marketplace especializadas como Privalia que se
dedican a ello.

Incluso si tienes tu propia tienda de eCommerce, estar en un marketplace puede


ser una opción interesante para ti. Tendrás otro canal de ventas adicional y
además puedes utilizarlo como vía para dar salida a productos que, por el motivo
que sea, ya no te interese ofertar en tu tienda propia. La tendencia de las grandes
webs de eCommerce, como ya hemos mencionado antes, es convertirse en
marketplaces.

Al igual que ha ocurrido en el ámbito offline con el pequeño comercio y las


grandes superficies, la tendencia es la misma en eCommerce: los pequeños
comercios que sobreviven son los capaces de especializarse o reinventarse,
pero no hay mucho futuro para un pequeño comercio generalista.

¿Qué tipos existen?


Podemos encontrar 3 modelos que todos conocemos un poco y que pueden tener
presencia en un markeplace.
B2B: Los productos que se venden van dirigidos a empresas.

B2C: Los productos se venden directamente al consumidor final.

C2C: se trata de un modelo de negocio en el que los consumidores venden sus


productos (también de segunda mano) a otros consumidores. Dos ejemplos muy
conocidos son Ebay y Segunda Mano.

Sea como sea, no se trata sólo de subir los productos a una plataforma, sino de
poder beneficiarse de una asistencia a lo largo de todo el proceso de venta.

Cada marketplace ofrece sus propias condiciones, pero lo cierto es


que la tendencia de este tipo de plataformas es la de ofrecer cada vez
más servicios a las empresas que venden en ellas. Un ejemplo
pionero es el de el marketplace Yodetiendas.com, 100% español. En
su caso este centro comercial online ofrece un servicio integral: asume
el proceso de venta, la atención al cliente, el envío del producto, la
gestión de las posibles devoluciones…