Está en la página 1de 20

Universidad Tecnológica del Perú

Investigación Académica

LA LEGALIZACIÓN DE LA EUTANASIA EN PACIENTES

DESAHUCIADOS EN PERÚ.

Autores

Aguilar Pineda, Luisa Milena

Antiporta Salazar, Angie Milagros

Rodríguez Mendiola, Danitza Yessenia

Cortez Vasquez, Cesar Antony

Asesor:

Romero, Douglas

Lima, Perú, 16 de julio del 2018


Agradecimientos:

Agradecemos principalmente a Dios por darnos la vida, a nuestras familias por el apoyo incondicional en

nuestros proyectos profesionales y a nuestro asesor Douglas Romero por transmitirnos su amplio

conocimiento y ayudarnos en nuestro proceso como futuros investigadores.

2
Resumen

Se revisa la situación de la eutanasia en Perú, precisando sus modalidades. Se discute la legalización y la

despenalización de la eutanasia en el Código Civil. Se propone las condiciones en que la eutanasia sería

admitida en el Perú actual

Palabra claves: Eutanasia, legalización, código civil.

Abstract

The situation of euthanasia in Peru is reviewed, specifying its modalities. The legalization and

decriminalization of euthanasia in the Civil Code is discussed. It is proposed the conditions under which

euthanasia would be admitted in present-day Peru

Keyword: Euthanasia, legalization, civil code

3
Índice
Agradecimientos: ............................................................................................................................................. 2

Resumen ........................................................................................................................................................... 3

Abstract ............................................................................................................................................................. 3

Introducción ........................................................................................................................................................ 5

Planteamiento del problema ........................................................................................................................... 8

Objetivo ................................................................................................................................................................ 9

Objetivo General.............................................................................................................................................. 9

Justificación ......................................................................................................................................................... 9

Marco Teórico................................................................................................................................................... 10

Marco Conceptual ......................................................................................................................................... 10

Antecedentes .................................................................................................................................................. 12

Marco Contextual .......................................................................................................................................... 14

Marco Legal ................................................................................................................................................... 15

Metodología ....................................................................................................................................................... 16

Resultados y Discusión .................................................................................................................................... 17

Conclusiones ...................................................................................................................................................... 18

Referencias .......................................................................................................................................................... 19

4
Introducción

El presente trabajo tiene por objeto revisar estudios de investigación que consideran aspectos sociales,

psicológicos y legales sobre la eutanasia. Como la eutanasia está prohibida en la normatividad peruana, se

propondrá cuáles serían las condiciones aceptables para su despenalización.

Las personas que sufren la condición de ser enfermos terminales, enfrentan dolores y el

empeoramiento de su condición clínica, irremediablemente. La muerte es parte de la vida y estos pacientes

morirán de todos modos. ¿No sería un trato más humano considerar acabar con ese sufrimiento que no se

sabe cuánto puede durar? ¿Qué sucede con la persona cuando su vida carece de sentido? ¿No se están

aumentando más días a la vida sin ningún propósito? La eutanasia no se propone como una condición sino

como una elección que la persona asumiría conscientemente ¿No se atenta contra la libertad individual de

estas personas que padecen una enfermedad terminal? ¿Tiene derecho el estado de imponerse sobre el libre

albedrío de la persona?

Esto conlleva una situación que atenta contra su condición de vida y, por tanto, contra su dignidad.

Pero este sufrimiento no sólo es personal sino también familiar y social. Mantener con vida a una persona

polisintomática conlleva una preocupación afectiva y una merma económica para sus familiares directos. En

la actualidad, un médico puede ir a la cárcel por realizar cualquier modalidad de eutanasia como si estuviera

cometiendo un asesinato. Por la normatividad legal vigente, los médicos están en la obligación de preservar

la vida incluso ante la sombría perspectiva que ya no se puede hacer nada por lo irremediable de la condición

física de estas personas/pacientes.

Por otro lado, tampoco se puede aplicar la eutanasia en cualquier situación de sufrimiento porque

podría estarse estimulando el suicidio asistido o, más aun, el asesinato si quien decide no es la persona que ha

perdido la consciencia sino su familia. Incluso podría haber consecuencias económicas favorables a los

5
deudos luego de la muerte de la persona/paciente. Se hace necesario, pues, establecer los criterios a tomar en

cuenta para normar adecuadamente la eutanasia.

La presente investigación pretende revisar el marco conceptual que permitirá establecer la claridad

de la definición conceptual de la eutanasia. Se revisará los estudios sociales, psicológicos y jurídicos de la

eutanasia tomando como ejemplo la realidad de otros países que han aceptado la eutanasia. Asimismo, se

revisará el marco legal peruano sobre el tema, la iniciativa de un proyecto de ley presentado al Congreso de

la República y las modificatorias necesarias en el Código Penal.

La presente investigación tiene carácter de diseño no experimental, porque está basada en un conjunto

de información recopilada, lo que se hizo mediante una revisión y análisis bibliográfico. Sin embargo, se va

a considerar principalmente en Perú, además es un enfoque cualitativo debido a que se describirá la

información recolectada. La metodología se compone en un tipo de estudio transversal, es decir, abarca

información publicada fundamentalmente en el siglo XXI.

Los resultados de esta investigación concluyen en que es posible establecer un cambio en la

normativa, previo cambio en la percepción social de la eutanasia. Por ello, finalmente, se asumirá, a partir de

un estudio revisado, cuáles serían los criterios indispensables en los que la eutanasia sería permisible.

6
El beneficio de la legalización del derecho a una muerte digna y sin dolor en pacientes con

enfermedades terminales en Perú 2018.

7
Planteamiento del problema

La situación irreversible y degenerativa de las condiciones de enfermedades terminales, prolongan

una terrible agonía que atenta contra la dignidad y la autonomía de las personas. Así como hay derecho a vivir

dignamente, también se debe tener derecho a morir dignamente (Ugaz Arbaiza y Martinez Asmat, 2016).

Sin embargo, la sociedad peruana tiene opiniones divididas. Una encuesta llevada a cabo por Ipsos

por encargo de el diario El Comercio (2015) señala que el 52% de limeños está a favor de la eutanasia,

mientras que el 40% la desaprueba y esto es un gran porcentaje. Prácticamente, la mitad de la población está

a favor y la otra está en contra. En la misma nota del diario se pidió la opinión de un exministro de salud

conocido por sus posturas tradicionales quien consideró el tema como “delicado y peligroso” porque implica

“la cosificación de la persona” y también “son muestras de que estamos en un deterioro social”.

En ese mismo sentido, Mendoza (2014) afirma que la religión ejerce mucha influencia en la sociedad

peruana y es contraria a la idea del suicidio y la eutanasia, de acuerdo a la idea de la “santidad de la vida” que

condena el suicidio, pues el deber de no matar incluye el de no matarse. Desde esta perspectiva colaborar en

el suicidio sería también ilícito.

Por otro lado, se han presentado iniciativas legislativas bajo el fundamento de que la dignidad y la

autonomía de las personas son legítimas de modo que si se tiene derecho a vivir también se tiene derecho a

morir dignamente y esto conlleva un cambio de paradigma legal que considere un protocolo médico adecuado

y la voluntad de las personas a decidir por sí mismas y no por paradigmas religiosos o ideológicos (Angulo,

2015)

Por todo lo anterior llegamos a la siguiente pregunta de investigación: ¿De qué manera la legalización

de la eutanasia activa en Perú beneficia el derecho a una muerte digna y sin dolor en pacientes con

enfermedades terminales en el 2018?

8
Objetivo

Objetivo General

Identificar cómo la legalización de la eutanasia activa en Perú beneficia el derecho a una muerte digna

y sin dolor en pacientes con enfermedades terminales.

Justificación

La presente investigación tiene como finalidad saber y poder entender el tema a tratar, para establecer

la argumentación que favorezca a la legalización de la eutanasia activa en Perú y, de esta manera, equilibrar

algunos enfoques controversiales que han surgido. La sociedad es influenciada por el sistema ideológico en

cual se manifiestan dos posturas. Por un lado, la legalización es visibilizada como un homicidio y, por otro

lado, como una muerte digna. Esta investigación nos permitirá escribir, analizar e identificar someramente

porqué en Perú no aceptan esta ley en beneficio de los pacientes con enfermedades terminales.

Si se legaliza la eutanasia en Perú, los pacientes que son conscientes de su enfermedad tendrían la

capacidad de poder decidir con respecto a su vida; es decir, vivir con dolor y sufrimiento o culminar con ello

(García Zárate, 2014; Mendoza Cruz, 2014).

9
Marco Teórico

Marco Conceptual

Los pacientes sin posibilidades de ser atendidos con un resultado beneficioso, pueden elegir acabar

con ese dolor, esa facultad es la eutanasia. En el presente trabajo se entenderá la eutanasia como el “(…) acto

de poner fin a la vida de una persona enferma sin probabilidad razonable de cura (enfermedad terminal, esto

es, enfermedad incurable y grave) con el objeto de evitarle sufrimientos permanentes innecesarios.” (García

Zárate, 2017, p.252)

Por otro lado, aquella persona, sin oportunidad de tener una vida digna, teniendo como resultado la

muerte se considera como: “(…) aquel que padece una enfermedad grave o incurable y quien por el deterioro

fisiológico de su organismo se encuentra en la fase final de su existencia” (Mendoza Cruz, 2014, p.18)

Al tener una enfermedad terminal, la calidad de vida disminuye y el paciente tiene derecho a una

calidad de vida: “(…) el derecho a existir con una calidad de vida mínimamente digna” (García Zárate, 2017,

p. 254). Las personas tienen derecho de elegir una muerte digna y sin sufrimiento, lo que se entendería como:

“(…) derecho a hacer del proceso de morir algo tan bueno y placentero como sea posible.”

El paciente tiene el derecho de practicarse la eutanasia sin cargos hacia él en la sociedad, ni hacia el

medico:

(…) significa que el paciente tendría el derecho a ser muerto, pero con una obligación

correlativa, que puede estar a cargo de un médico en particular o de la sociedad como un todo, y que

consiste en este último caso en proporcionar algún médico para que la eutanasia sea practicada

(García Zárate, 2017,p.259).

Existen distintas formas en que la eutanasia puede tener lugar y en la primera el paciente solicita la

eutanasia y esta se produce con la asistencia de profesionales de la salud. A esta forma se le conoce como

eutanasia activa. Es la eutanasia más solicitada, ya ha sido legalizada en muchos países está destinada para

10
acabar con la vida del paciente, como consecuencia de una acción como aplicación de una dosis que acorta

la vida por eso se dice también que se da de manera directa (Caldevilla Domínguez, 2005).

La eutanasia que hace alusión a una muerte natural, suprimiendo cualquier apoyo de vida mediante

tecnología médica o farmacológica, es la pasiva (Caldevilla Domínguez, 2005).

Otra forma de consideración de la eutanasia se produce cuando el paciente no está en condiciones de

manifestar su deseo. En ésta, la eutanasia es solicitada por la familia, al ser un paciente terminal sin estado de

conciencia que, además, es irreversible. El paciente pasa a ser un trabajo y una carga económica para la familia

y la comunidad, al no tener ninguna posibilidad de recuperación. No hay, pues, optimismo en la recuperación

y la muerte se produciría en contra de la voluntad del paciente. En la presente investigación será considerada

como eutanasia económica (Caldevilla Domínguez, 2005).

La eutanasia que intenta despojar al paciente del dolor y ancianidad penosa se entenderá como

eutanasia piadosa (Caldevilla Domínguez, 2005).

La eutanasia usada por algunos médicos que prescriben medicamentos sedantes o analgésicos para

suprimir el dolor y que, indirectamente, por sus efectos secundarios, produce la muerte del paciente en

condiciones de tranquilidad, se denomina eutanasia lenitiva, (Caldevilla Domínguez, 2005).

11
Antecedentes

La legalización de la eutanasia es un tema controversial que viene siendo discutida en diversas

investigaciones, en la actualidad se ha convertido en uno de los problemas que afecta a la calidad de vida y la

dignidad de las personas con enfermedades terminales, por su relativa relevancia, en últimos años la eutanasia

está siendo analizada y estudiada por diversos investigadores de Perú, estudios que sirven como base para la

presente investigación, y son presentados a continuación.

Vega Gutiérrez (2007), en su artículo denominado La pendiente resbaladiza en la eutanasia en

Holanda, como primer argumento informa sobre cinco condiciones que se deben cumplir en la eutanasia

activa en ese país: que la petición sea de manera voluntaria, bien considerada y persistente, el paciente debe

mostrar sufrimiento intolerable, debe ser el último recurso y debe ser consultado por otro médico. En un

segundo argumento valida la eutanasia por la abierta discusión del tema con el apoyo de pacientes, familiares

y medios de comunicación, describiéndola como un acto valeroso y sabio que produjo un consenso social.

Finalmente, el tercer argumento muestra los resultados de estudios estadísticos realizados, y que demuestran

el aumento de la estimación de las muertes en relación con la eutanasia y el suicidio asistido a partir de su

legalización.

Padovani Cantón y Clemente Rodríguez (2008), en su artículo denominado Eutanasia y legislación,

refiere que el filósofo y político ingles Francis Bacon planteó que era necesario preparar al hombre para su

muerte, mediante “el arte de ayudar al agonizante”. Sostiene que se debe respetar el derecho de la persona a

disponer de su vida poniendo en el debate el tema del libre albedrío. Por último, indica que la eutanasia se

realiza de manera correcta si se aplica cuando se observa que las terapias aplicadas en el paciente no dan

resultado.

12
Mendoza Cruz, (2014) en su tesis denominada Eutanasia: Un ensayo de fundamentación liberal

para su despenalización. Plantea el problema de la eutanasia voluntaria y suicidio asistido como una

justificación en base a la autonomía de las personas y evitar la sanción penal dispuesta por el Estado

Constitucional, por el cual la sociedad es sometida a su sistema desde la modernidad. Además, expone como

principio fundamental, los elementos centrales del liberalismo como una filosofía política ajustada a la

Constitución, que es el principal objetivo para justificar la descriminalización de la eutanasia y como se

relaciona el constitucionalismo y liberalismo y su enfoque frente al derecho. Los principales elementos

teóricos de liberalismo político a través de las propuestas de J. Rawls y R. Dworkin. Para finalizar propone

un argumento para la despenalización de la eutanasia apoyándose como prioridad en la libertad individual

dada la facultad de autodeterminación y autonomía en el marco del liberalismo político.

García Zárate, (2017) en su artículo denominado La Eutanasia: Un Argumento Moral A Su Favor.

Menciona que tener derecho a la vida no debe entenderse como tener derecho a la simple existencia, sino

como el derecho a existir con una calidad de vida digna. También, menciona que todos sabemos que morir

es parte de la vida y que las personas tienen el derecho a que los eventos que están en su vida sean tan buenos

y divertidos como sea posible. Finalmente, menciona que, si el proceso de morir se ha hecho algo penoso, no

puede negarse al individuo el derecho a reducirlo y, así, terminar con su vida si él lo desea.

13
Marco Contextual

En Perú, hay una población hay 31 millones de habitantes (Instituto Nacional de Estadística e

Informática, 2018). A pesar de que la educación es universal, no brinda comunicación sobre ciertos temas

controversiales, como la eutanasia. Por lo tanto, la población no tiene la información necesaria para poder

decidir si la solicitarían para ellos o para algún familiar.

En la actualidad, la eutanasia no ocupa un lugar relevante en el debate político peruano. Cuando algún

estudio o ensayo actualiza la controversia la postura más radical en contra de esta discusión es la postura de

la iglesia que defiende la vida como un precepto religioso influyendo en los agentes políticos y en la sociedad

civil. Esto es pernicioso debido a que nuestra sociedad no es teocrática:

La religión católica ejerce mucha influencia en la sociedad peruana y es contraria a la idea

del suicidio y la eutanasia de acuerdo a la idea de santidad de la vida que condena el suicidio, pues el

“deber de no matar” incluye el de “no matarse”. Desde esta perspectiva colaborar en el suicidio seria

también ilícito. Se entiende que el consentimiento de un enfermo terminal no afecta la validez de la

obligación de respetar la vida para los casos de la eutanasia voluntaria (Mendoza Cruz, 2014,p9).

Equiparar el suicidio con la eutanasia oscurece el debate social porque no se trata de la misma

´perspectiva. Por un lado, el suicidio puede darse en condiciones en que la salud física no está comprometida.

Por otro lado, los pacientes terminales sufren la prolongación de su sufrimiento por la atención médica

obligatoria que lo que hace es aumentar el sufrimiento y la disminución por el respeto y la dignidad de la vida.

Para la religión cristiana imperante en nuestra sociedad el sufrimiento puede ser una imposición moral

cristiana que las personas deben llevar al extremo. Si las leyes se basan en esta ideología, muchas personas

con otras creencias pueden verse afectadas por una imposición social y legal que proviene de ella.

Una pobre educación, un pobre debate, la prevalencia de una ideología impuesta hace que el contexto

no sea el más favorable a una discusión informada y abierta a consideraciones de la libertad individual.

14
Marco Legal

Roberto Angulo Álvarez, congresista en el año 2015, presentó un proyecto de ley que define y

propone la eutanasia activa en su Artículo 1: Se entenderá como eutanasia a la terminación de la vida que

lleva cabo un médico a petición del paciente, manifestando su consentimiento de forma indubitable de

acuerdo a lo establecido por el reglamento de la presente ley.

El proyecto de ley contempla la eutanasia pasiva en su Artículo 2. El paciente terminal, manifestando

su consentimiento de forma indubitable, tendrá el derecho de denegar o suspender cualquier procedimiento

médico que se le está realizando o que se le estuviese por realizar, con el fin de contrarrestar la enfermedad

incurable que padece.

Como el Código Penal que nos rige penaliza la eutanasia para los médicos que la asistan, el proyecto

de Ley propone su derogación: El artículo 112 del Código Penal (1995), califica la eutanasia como homicidio

debe ser derogado y reemplazado por un protocolo médico que detalle las formas y métodos adecuados para

que un médico practique la eutanasia. El incumplimiento de este proceso médico conllevaría a una sanción

administrativa, sino a una posible configuración del delito de homicidio en su forma general (Angulo Alvarez,

2015).

La dificultad de la eutanasia activa reside en que el médico o la persona que la realiza puede ser pasivo

de condena por homicidio. El paciente debe ser consciente de su solicitud de acuerdo a que no hay ninguna

solución para su gravedad. Actualmente, en el artículo 112 del Código Penal peruano establece que: El que,

por piedad, mata a un enfermo incurable que le solicita de manera expresa y consciente para poner fin a sus

intolerables dolores, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de tres años (Angulo Alvarez,

2015).

15
Metodología

La presente investigación tiene carácter de diseño no experimental, porque está basada en un conjunto

de información recopilada en diferentes localidades del mundo, porque se realizó una revisión y análisis

bibliográfico. Sin embargo, se va a considerar principalmente en Perú, además es un enfoque cualitativo

debido a que se describirá la información recolectada. La metodología se compone en un tipo de estudio

transversal, es decir, aquella recopilación de segunda mano.

16
Resultados y Discusión

En el presente estudio se ha podido encontrar que las referencias a favor de la eutanasia. Una persona

que sufre sin término de solución tiene una pérdida de su calidad de vida. La persona tiene que verse sometida

a tratamientos y procedimientos médicos que los propios profesionales de la salud se ven obligados a

prescribir so pena de cárcel. Los pacientes, sus familiares y los médicos están condicionados a no poder tomar

una decisión en favor de la dignidad de la persona debido a que la ley contraviene cualquier acción (activa o

pasiva) que ayude a la persona a adelantar la muerte irremediable.

Pero también es cierto que no cualquier sufrimiento conlleva un atentado contra la dignidad y la

calidad de la vida. Por ello, la eutanasia debe cumplir con las siguientes condiciones, deberá tener un

diagnóstico médico del paciente, el cual se encuentre en la fase terminal e irreversible de su enfermedad;

además, el paciente debe disponer una adecuada información sobre su situación y pronóstico. Es el mismo

paciente quien debe solicitar la eutanasia, preferiblemente por escrito y con la intervención de testigos. Por

otra parte, el paciente debe tener una segunda opinión favorable por parte de otro médico sobre los puntos

anteriores; también debe contar con una opinión psiquiátrica positiva sobre su capacidad para decidir. Sin

embargo, el paciente tiene derecho a anular la solicitud en cualquier momento. La práctica de la eutanasia por

un médico debe ser bajo condiciones que aseguren suprimir el dolor. La edad mínima del paciente sería

preferentemente mayor a 16 años. Por otra parte, se deberá informar a las autoridades sobre la práctica de la

eutanasia, en estricto cumplimiento del procedimiento legal; así mismo se realizará una evaluación periódica

de las condiciones en que se aplique la eutanasia a cargo de una comisión interdisciplinaria de investigadores

a fin de introducir ajustes al procedimiento (Ugaz Arbaizxa y Martinez Asmat, 2016).

El Estado no debe fundar su legalidad en la religión o en una versión metafísica de la dignidad

humana, sino debe estar centrada en el rol que juega la libertad individual en la elección de los planes de vida

de las personas y en el rol del Estado por preservarla (Angulo Alvarez, 2015)

17
Conclusiones

En Perú la eutanasia no está permitida y en el caso de practicarse se considera un homicidio piadoso que

tiene pena de cárcel.

En el reglamento peruano no reconoce que una persona pueda tomar una libre decisión de morir y así

poner fin a dicho sufrimiento.

Las objeciones en contra de la eutanasia provienen sobre todo de la influencia religiosa, las que son

dignas de respeto, pero no deben impedir un cambio constitucional que conlleve el ejercicio de la autonomía

por parte de personas.

La práctica de la eutanasia, es legal en varios países, siempre y cuando se cumpla con los requisitos, esto

genera que más estados ponen interés sobre la necesidad de su legalización.

La legalización de la eutanasia activa en Perú beneficia el derecho a una muerte digna y sin dolor en

pacientes con enfermedades terminales pues, de lo contrario perjudican su calidad de vida y su dignidad.

18
Referencias

Angulo Álvarez, R. (4 de Marzo de 2015). Proyecto de Ley N°4215/2014-CR. Ley que despenaliza el

homicidio piadoso y declara de necesidad pública e interés nacional la implementacación de la

eutanasia. Perú: Congreso de la República. Recuperado el 7 de 4 de 2018, de

http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/TraDocEstProc/Contdoc02_2011_2.nsf/0/c175f2ce95df6b8405

257dfe0078b868/$FILE/PL0421504032015.pdf

Caldevilla Domínguez, D. (2005). Sobre la eutanasia. Revista de Comunicación Vivat Academia. Año VIII

n° 68, 1-16. doi:10.15178/va.2005.68

Código Penal. (8 de Abril de 1991). Lima, Perú: El Peruano, Diario Oficial.

García Zárate, Ó. A. (2014). La eutanasia: Un argumento moral a su favor. Escritura y Pensamiento. Año

XVII, N°. 34., 251-267.

Instituto Nacional de Estadística e Informática. (2018). Población del Perú totalizó 31 millones 237 mil 385

personas al 2017. Nota de prensa. N° 108, 1-3.

Mendoza Cruz, C. A. (2014). Eutanasia: Un ensayo de fundamentación liberal para su despenalización

[Tesis de Maestría]. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. Maestría en Derechos

Humanos.

Padovani Cantón, A. M., & Clemente Rodríguez, María Elisa. (2008). Eutanasia y legislación. Revista de

Ciencias Médicas de Pinar del Río 12(2), 139-149.

Redacción de El comercio. (20 de Marzo de 2015). El 52% en Lima aprueba la eutanasia para pacientes

desahuciados. Obtenido de Diario Digital El Comercio del Perú:

https://elcomercio.pe/politica/actualidad/52-lima-aprueba-eutanasia-pacientes-desahuciados-

383684

19
Ugaz Arbaizxa, C. M., & Martinez Asmat, C. M. (2016). Eutanasia en el Perú y su regulación jurídica como

alternativa a una muerte digna. Revista Jurídica Científica SSIAS, Facultad de Derecho de la

Universidad Señor de Sipán., 9(2), 1-2. Recuperado el 7 de 4 de 2018, de

http://revistas.uss.edu.pe/index.php/SSIAS/article/download/394/382

Vega Gutiérrez, J. (2005). LA "pendiente resbaladiza" en la eutanasia. Una valoración Moral [tesis de

doctorado]. Roma: Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Facultad de Teología.

20