Está en la página 1de 2

CONCLUSIONES

• La dominancia del hemisferio izquierdo para el lenguaje es un hecho bien


establecido. Esta superioridad no es absoluta.

• El procesamiento del lenguaje no es competencia exclusiva del HI. La


integridad del HD es necesaria para el procesamiento léxico-semántico y
para una adecuada relación lenguaje-contexto.

• El lenguaje, la memoria, las habilidades espaciales y en general todas las


formas de cognición se alteran en forma diferente en caso de lesiones
cerebrales, sean del lado derecho o del izquierdo. Esto lleva a suponer que
en condiciones normales toda la actividad cognoscitiva presenta una
organización cerebral asimétrica.

• Los estudios sobre asimetría cerebral que se han llevado a cabo durante
las últimas décadas han mostrado que la dicotomía "verbal no-verbal",
planteada en términos absolutos, no es una realidad, por el contrario, el
fenómeno de la asimetría funcional cerebral se considera un fenómeno
gradual, no de "todo o nada": un hemisferio predomina sobre el otro en el
control de una determinada función, pero ésta no puede adjudicarse de
forma exclusiva y absoluta a ese hemisferio

• Es de suma importancia que tanto familiares como fonoaudiólogos y


educadores, estemos muy atentos para detectar de manera temprana la
lateralidad que presenta cada hijo(a) o niño(a), para evitar el provocarles
una lesión a mediano o largo plazo.

• Se debe de respetar la lateralidad definitiva que presente cada individuo,


evitando tabús y prejuicios al respecto, para que el sujeto pueda
desarrollarse armoniosamente en todos los sentidos, ya que si los
violentamos y tratamos de alterar, influye definitivamente de manera
negativa, en sus emociones y en su personalidad.

• Tenemos que ser muy sagaces, astutos y emprendedores para


implementar medidas de apoyo en todos los sentidos, a los niños que
manifiesten ser zurdos en la edad que definen su lateralidad al empezar a
escribir y a dibujar.

• Se puede implementar un curso taller en escuela para padres de familia


que tienen hijos, familiares o conocidos zurdos, ya sea preventivo o para
solucionar errores cometidos por los padres, al no saber cómo guiar o tratar
a niños en esta situación en particular.

• Como fonoaudiologos y/o padres tenemos que tener mucho cuidado con
nuestros comentarios enfrente del grupo, en el hogar, la atención
personalizada, etc. sino corremos el riesgos de desgraciar emocionalmente
a esas personas, creando individuos inseguros y con otros tipos de traumas