Está en la página 1de 194
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS j
SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
j
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS Marco Antonio González Pérez / Jorge Mendoza García
SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
Marco Antonio González Pérez / Jorge Mendoza García
Compiladores
Presentación: Gracia Domingo
Pablo Fernández Christlieb / María de la Luz Javiedes Romero
Salvador Arciga Bernal / Olga Bustos Romero
ih,
CIIACSO
~.•
,.,,.,
C-.fflaOOllll
a,
1
CUADERNOS DEL CENTRO INTERDISCIPLINARIO
DE INVESTIGACIÓN EN ADMINISTRACIÓN Y CIENCIAS SOCIALES
INSTITUTO TECNOLÓGICO Y DE ESTUDIOS SUPERIORF.S DE MONTERREY
CAMPUS ESI'ADO DE MÉXICO
MÉXICO, 2001
ÍNDICE PRESENTACIÓN GRACIA DOMINGO IBÁÑEZ . 7 EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA PABLO FERNÁNDEZ CHRISTLIEB 13
ÍNDICE
PRESENTACIÓN
GRACIA DOMINGO IBÁÑEZ .
7
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
PABLO FERNÁNDEZ CHRISTLIEB
13
LA REALIDAD FORMALIZADA
MARIA DE LA Luz JAVIEDES ROMERO
47
MEMORIA COLECTIVA
JORGE MENDOZA GARCIA
67
LA TEORÍA DE LAS REPRESENTACIONES SOCIALES
MARCO ANTONIO GoNZÁLEZ PÉREZ .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
. 127
Prohibida la reproducción parcial
o total de esta obra, por cualquier
medio o método, sin autorización
por escrito del editor.
LA TEORÍA DE LAS RELACIONES INTERGRUPALES
MARCO ANTONIO GoNZÁLEZ PÉREZ .
155
Primera edición: 2001.
INFLUENCIA SOCIAL MINORITARIA
JORGE MENDOZA GARCIA
.
.
.
.
.
.
193
D.R. © 2001, INS'ITIUl'OTECNOI ÓCICO
Y DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MOl'(fERREY,
LA PSICOLOGÍA DE LAS MULTITUDES
CAMPUS FSfADO DE MWCO.
SALVADOR ARCIGA BERNAL
.
263
CIIACSO. CENTRO INTERDISClrLINARIO
DE INVESTIGACIÓN EN ADMINISTRACIÓN
Y CIENCIAS SOCIALES.
GÉNERO Y SOCIALIZACIÓN: FAMILIA, ESCUELA
Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Correo electrónico: ciincso@campus.cem.itesm.mx
OLGA Busros ROMERO
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
289
Impreso y hecho en México.
INTRODUCCIÓN Y NOTAS A UNA PSICOLOGÍA PERDIDA
ISBN 968.a91-047-3
PABLO FERNÁNDEZ CHRIS'fLIEB
359
5
PRESENTACIÓN La psicología social de corte construccionista se caracteriza por ser un e~ J'_/ foque
PRESENTACIÓN
La psicología social de
corte construccionista se caracteriza por ser un e~
J'_/
foque en el que el análisis social se realiza a
partir de la comunicación,
diálogo,
la
crítica y la deconstrucción;
aborda diversos aspectos de la reali-
dad como la construcción del significado y la generación de los sentidos so-
ciales. Efectivamente,
la
psicología
social considera
al lenguaje
no sólo
como el instrumento fundamental a partir del cual se construyen las ideas-
y los pensamientos
que conforman
la vida cotidiana
y los
significados co-
lectivos, sino también la propia comprensión y reflexión de éstos, de
importancia de la crítica y la deconstrucción.
ahí
la
Un
parteaguas
en
el desarrollo
de
la
psicología
social
contemporánea
ha sido el interés por el estudio de la cotidianidad la cual había sido poco
estudiada por las ciencias sociales. Tomar como objeto de estudio
el mun-
do
cotidiano
genera
la
posibilidad
de
alejarse
del pensamiento teórico y
acádemicista, y
dirigirse
al conocimiento
que
ocurre
en
la
calle.
En
este
sentido,
la
psicología
social enfatiza
los significados colectivos
o sociales
que
se recrean
en
las
propias
interacciones sociales,
el sentido
común
o,
como
algunos teóricos le denominan, la representación social,
rescatándo-
se de la misma
manera la resignificación
de
las tradiciones,
las
creencias
locales
y minoritarias.
La
psicología social de corte construccionista genera las bases para com-
prender la
realidad construida colectivamente, para lo cual pone especial
atención en los mecanismos y procesos por medio de los cuales se produce,
se
reproduce
y
transforma
la
realidad
social.
~n
embargo,
e~
·
to
de que
el estudio
la investigación de
cu~lina forma·
~
p;ob1eíií'as,"a-·
construcción de la realid~<!°estahlCccnlno de.lOs
mi
parecer,
más mteresantes queerurenta la p~~.Q!!temporá-
~nstrucción de nuevos sigmficadÜ~--aTrav"és~ la comprensión
y
~licacióu
del
s~f1cado.
centrar el
interés en la comprensión de los
significados colectivos, así como en los procesos y mecanismos
que los pro-
ducen, reproducen y transforman, se generan significados que a
su vez for-
man parte de la realidad social, significados de significados.
7
8 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS PRF.SENTACIÓN 9 Un segundo problema importante que,
8 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
PRF.SENTACIÓN
9
Un
segundo
problema importante
que, creemos,
enfrenta la psicología
lo que considera las tres
formas
básicas del lenguaje:
el lenguaje poético o
social tiene que ver con el
carácter histórico de los
fenómenos
que ésta es-
mimético,
el lenguaje especular o conceptual
y,
finalmente, el lenguaje téc-
tudia.
No obstante que la psicología social que
aquí se expone reconoce el
nico o
útil.
Tres formas
de lenguaje que expresan diferentes manifestacio-
carácter histórico
de
los
fenómenos colectivos,
habría que
señalar que
la
nes
del
mundo
contemporáneo
y que,
sin
embargo,
expresan
de
manera
mayoría de
los
temas
que
aquí se desarrollan
nos permiten hacer una
re-
más clara -pensando en la historia de larga duración-
la historia de la so-
flexión que nos ayuda a ubicar la dimensión
de los procesos colectivos y su
ciedad occidental.
temporalidad;
en este sentido
vale la pena recordar lo que en
1983
escri-
( bía Octavio Paz en
Tiempo Nublado:
"A la manera de los antiguos mayas,
Un elemento muy importante en el análisis y comprensión
de la psicología
tenían dos
maneras de medir el tiempo,
la ,cuenta corta• y la ,cuenta
social son las diferentes concepciones de
realidad que subyacen a los dife-
a•, los
historiadores franceses
han
introducido
la
distinción
entre
la
rentes
enfoques
que
la
conforman,
ya
que
estas
proveen parámetros
de
ación larga• y la ,cona,
en los procesos históricos.
La
primera designa
análisis entre la persona y la sociedad.
os
grandes ritmos que,
a través de modificaciones al principio impercep-
Tradicionalmente
la
realidad
ha
sido
uno
de
los
puntos
de contraste
tibles,
alteran las viejas estructuras, crean otras y así llevan a cabo las len-
con la psicología social de corte individuocentrista al
enfatizar el carácter
tas
pero
irreversibles
transformaciones sociales.
[
] La ,duración corta•
es
simbólico subjetivo que
se expresa en la comunicación.
La
realidad no
es
el dominio por excelencia del acontecimiento:
imperios que se derrumban,
algo
dado,
invariable igual para todos,
la realidad se construye en un pro-
Estados que nacen,
revoluciones, guerras, presidentes que renuncian
" En
ceso activo de resignificación de ésta.
contraste
con
los
ejemplos
que Paz
menciona
para
la
,duración
corta•,
María de
la Luz Javiedes en
su artículo
La Realidad Formalizada
anali-
existe uno particularmente que llama nuestra atención cuando ejemplifica
za
cómo
distintos
enfoques
teóricos
han
abordado
la
realidad
desde
sus
los procesos
que
pertenecen
a la
,duración
larga•:
"las
transformaciones
propios
modelos epistemológicos.
Resalta la orientación empirista y la po-
de las
mentalidades
y los sentimientos". De esta maneraL_91UUÍa-qu~n-
sitivista, la orientación del materialismo didáctico
y su interpretación en la
~_p~o~~~-~·foº-º-~~~que-~~di~~~~n_lit p~f.;;1o~e-
Escuela de
Frankfurt,
así como
la realidad
desde
la
fenomenología
y del
~-l~ur-ªc1~ larga• y
cuaf~~
~~~.,
interaccionismo simbólico,
hasta las posiciones
más posmodemas que ven
!!illru!
Todos estos problemas, aunados al interés en la construcción
del signifi-
a la· realidad como construcción cultural.
cado
colectivo
y la
cotidianeidad
expresados
anteriormente,
además
del
Sin duda,
la riqueza del
artículo está en ir aclarando
y
analizando sin
cuestionamiento de
los paradigmas cientificistas,
la ruptura con la dicoto-
dogmatismos,
precisamente estas
distintas concepciones
que
se tienen
de
mía sujeto-objeto y, por lo tanto, con la idea tradicional que supone que la
la
realidad,
invitando
al lector
al análisis
y reflexión
metateórica de
un
realid11d es independiente de la persona {la metáfora del espejo),
así como
concepto fundamental de la ciencia social.
el rechazo
a la idea dominante en la psicología
tradicional del sujeto pasi-
vo o
ser reactivo,
junto
con
el presupuesto de
leyes
universales
y ahistóri-
En esta misma idea de la importancia
que tiene para la vida social la rela-
cas, son temas que comparten los autores de este libro.
ción simbólica con el mundo, está el artículo de Jorge Mendoza denomina-
Para
pasar propiamente
a la presentación de cada uno de los arúculos
do
Memoria Colectwa.
que componen este libro, es importante
señalar que sólo mencionaré aque-
En
la psicología
"oficial",
cuando
se
hace
referencia
a la
memoria se
llos
aspectos centrales que en
mi opinión resultan importantes para la psi-
evocan procesos internos que no provienen
de la cultura, más bien de aso-
cología social interesada en el significado colectivo.
ciaciones,
de semejanzas de conexiones y de sinapsis,
esto es, se concibe a
la memoria como un proceso depositario
de información y que se encuen-
El trabajo
de Pablo
Femández Christlieb,
El Lenguaje: versión calla.da,
ex-
tra dentro de la cabeza, nunca en estrecho
contacto derivado de la cultura.
pone desde una perspectiva psico-colectiva
una manera diferente de ver a
Por otro lado, se encuentra la aproximación
cultural que ha sido denomi-
la sociedad:
la forma
del lenguaje es en sentido
estricto la forma de la so-
nada
"Memoria
Colectiva",
en
donde se
habla
de
la
memoria
como
un
ciedad. A partir del silencio lingüístico,
que "no es el silencio de las vacas o
mundo de significados sociales, históricos, efectivos que están fuera del in-
de
las
piedras
ni el
de la noche",
y que podría ser, a
nuestro entender,
lo
dividuo y que median su interacción con
los demás.
El artículo presentado
c:omún a
toda sociedad en todo momento, Femández
Christlieb desarrolla
expone analíticamente este espacio colectivo iniciado por el teórico francés
to SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS PRESENTACIÓN 11 Maurice Halbwachs y cuya influencia se
to
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
PRESENTACIÓN
11
Maurice Halbwachs y cuya influencia se
cluyendo _la psicología.
encuentra en varias disciplinas in-
procesos relacionados
con ella, suceso que
ni
remotamente parecía del
in-
terés de una psicología centrada en el experimento
o en la explicación del
Resulta
muy
interesante
revisar los
marcos
de
la
memoria
colectiva
comportamiento
individual. Aunado
a esto
hay que recordar también que
como esa construcción de significados
cotidianos que los grupos, las mino-
en esta época el Marxismo y la Teoría Social comenzaron
a discutir la idea
rías
o el propio
individuo
otorga a
su vida social. Nuevamente en
este
ar-
de la emergencia
de
nuevos
sujetos
sociales
de
transformación social, de-
tículo
aflora
la
importancia
de
la construcción
social del
significado
de
jando a un lado la clase social como único
actor en este cambio.
sucesos
cotidianos
que
los grupos generan en
su
interacción socinl.
El ar-
En este clima,
autores como Tajfel, Moscovici, Doise y Billig, entre otros,
tículo
nos
permite trascender la idea de
temporalidad como una cuestión
van u proponer el estudio del grupo, de las minorías
como agentes de cam-
biológica y planteamos
la posibilidad de
entender el paso
del
tiempo co-
bio de las formas de
pensamiento social y de las formas de interacción
en-
mo vivencias significativas culturales que van más allá de las personas.
tre los
grupos. Los
artículos
de Marco
A. González sobre
La
Teoría de
Las
Relaciones lntergrupales,
y de Jorge Mendoza
sobre la
Influencia Social Mi-
El significado
social que los individuos
o grupos construyen de su
cotidia-
noritaria
de
dan, en sus respectivas áreas, una panorámica muy interesante
nidad compartiéndola se llama representación
social,
y su estudio
ha sido
la develación desde
la psicología social, de la ideología, de
la acción social
esencialmente sociológico y europeo.
Fue Durkheim el primero en
acuñar
y del cambio.
el
término
de
representaciones colectivas
para distinguir el pensamiento
Hablar, en este sentido, de la posibilidad
del ~mbio en la construcción
a
colectivo del pensamiento individual y darle de esa manera continuidad
colectiva de nuevas formas de pensamiento
social, supone el estudio de los
la polémica de la diferenciación entre la psicología
y la sociología de prin-
grupos y
la
influencia
social
como teorías
que
toman
posiciones
ante
cipios de siglo
XX.
los cambios que vive la sociedad actual.
En
el estudio
de
las
representaciones
sociales
se
cristaliza
y adquiere
tono la polémica centrada en el cientificismo
de la época
y la necesidad de
Un
elemento
fundamental
en
la construcción histórica de
esta psicología
romper con
toda
una idea de conceptuar al sujeto
y al objeto.
El
ámbito
en
social de corte colectivo, es la irrupción de las masas o de las multitudes
del
sentido común
o el
estudio
de
lo
cotidiano
que,
como
mencionamos
el escenario social.
Lo importante de
la psicología de
las multitudes
es,
anteriormente,
caracteriza a la psicología de corte construccionista, encon-
en· mi opinión,
la posibilidad de pensar el
fenómeno colectivo como senti-
tró un interlocutor legítimo en la teoría de
las representaciones sociales al
miento, como emoción,
como psique colectiva.
La
Psicología
de
las
Multitu-
centrarse en el sentido común, en donde el conocimiento
es creado a partir
des,
de Salvador Arciga,
da
cuenta
profundamente
de
estos sentimientos
del
saber de otros ámbitos, por ejemplo el de la ciencia.
(Moscovici:
El Psi.-
colectivos que generan el alma de la multitud.
coanálisis,
su
imagen
y su
público).
Este artículo resulta muy interesante
en el sentido de que propone una
Como
toda teoría socinl, la teoría de las representaciones
sociales se ha
nueva forma histórica de abordar la psicología
de las multitudes, tradicio-
venido transformando y ampliando en estas últimas
tres
décadas, de allí la
nalmente
conceptualizada
como
el estudio
de
un
fenómeno
sin
control,
importancia del
texto
que
nos presenta Marco
A. González:
La
Teoría
de
criminal, al abordarlo como un fenómeno
con vida propia que le da signi-
las
Representaciones Sociales,
en el cual se propone hacer un análisis
de
la
ficado y expresión a todo un
sentir
colectivo de un pueblo como, por ejem-
evolución conceptual y crítica que ésta ha tenido.
plo, el carácter, la tradición, el folclor o el espíritu religioso.
El estudio
de
las representaciones sociales se vuelve un tópico
obligado
Un elemento
que llama la atención en este artículo
es el papel que jue-
en todo discurso psicosocial; en este sentido creo que resulta muy apropia-
gan tanto
las
generaciones como
la cultura -fenómenos
de corta y larga
do incluirlo en un texto sobre significados colectivos actuales.
duración, respectivament-,
factores que se expresan en creencias, lengua-
je, inventiva, etcétera, y que se imponen en
las multitudes y los individuos
Cuando
Harré
postula que la psicología social era una ciencia autónoma
(por ejemplo,
la idea de
self
de crianza como patrones subjetivos
que here-
para
contrastarla
con
la
idea predominante
en
la década de
los
70's
de
dan los grupos, obedece a esta misma idea).
"Autómata", estaba haciendo referencia a la aplicación de ésta en los pro-
cesos políticos y sociales que vivía la sociedad.
Esta toma de posición lleva-
El reconocimiento del papel activo y creativo del sujeto de la psicología so-
ría
a la
psicología a
participar en
la explicación
de la ideología
y de
los
cial permite reconocer la importancia
que tienen tanto los factores "objeti-
12 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS vos" -medios de comunicación y mecanismos de
12 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
vos"
-medios de comunicación y mecanismos de socialización-,
como los
"subjetivos" -la comunicación y el espacio de la vida cotidiana.
En este sentido,
Oiga Bustos nos plantea en su artículo
Género
y sociali-
zación: familia, escuela
y medias de comurúcación,
que el género es la cons-
trucción social de lo femenino y lo masculino; es decir, el espacio de comu-
nicación
entre
los
géneros.
Así,,
los mecanismos
de
la
socialización
como
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
los medios,
la
escuela y la
familia
a través
de
la
comunicación,
la cultu-
ra, los roles y el currículo oculto reproducen las diferencias
de género.
Un elemento que resalta en este trabajo es el análisis
que la autora hace
PABLO FERNÁNDEZ CHRISfLIEB11-
desde la epistemología a los paradigmas cientificistas
que adolecen u obs-
INTRODUCCIÓN:
curecen
las relaciones
inherentes
al
poder que
perpetúan
la
dominación
EL ESTILO
de la mujer.
tituciones
Es evidente que el discurso de la ciencia como el de otras
ins-
han
influido
enormemente
en
que
los
estudios
sobre
la
mujer
Hablamos
muy
bien, es
decir, utilizamos
metáforas, tartamudeos, repeti-
otra
sean relegados; sin embargo, los grupos feministas
al incursionar en el
ám-
ciones, barbarismos de varias clases, adjetivos, balbuceos, repeticiones
bito
de
la
ciencia
han
logrado
contrarrestar este dominio.
Para concluir,
vez, equivocaciones,
diciendo una cosa por otra, levantando la voz, baján-
Oiga Bustos
propone
distintas acciones
o estrategias
para lograr cambios
dola,
a veces
muy
rápido,
luego
despacito, con
gestos,
manoteos, adema-
en la estmctura social, de tal manera que se logre la equidad entre los gé-
nes, que pueden ser hablados, o escritos.
Los puntos suspensivos en un tex-
neros.
to son
un
gesto puesto
por
escrito,
de
hecho
un
poco sobreactuado; las
comillas parecen levantar las cejas entre irónicas e
incrédulas.
Hablamos y
Finalmente,
en
Introducción y
notas a
psicología
perdida,
Pablo Femán-
escribimos
muy
bien,
sacrificando
la gramática y la lógica
y
la dicción, o
WU1
dez Christlieb
nos remite nuevamente a la afirmación de Octavio Paz cuan-
sea, con estilo.
Todos estos incidentes del lenguaje son lo que constituye el
do ejemplifica los procesos históricos de larga duración:
las transformacio-
estilo peculiar e interesante de lo que la gente dice,
para fortuna de quien
nes
de
las
mentalidades
y los sentimientos.
En
este trabajo,
Femández
lo oye, porque un lenguaje correctísimo y sin sobresaltos sería muy aburri-
Christlieb
rescata una psicología del significado, no de cualquier significa-
do,
como cuando
se oye a un abogado leer un acta de constitución de una
empresa.
Lo
interesante
del que
habla
o escribe
radica
más
en
el estilo,
do sino de los significados "intensos" -emociones, afectos, el conocimiento
sensible-- que
la psicología académica
y
cientificista han
expulsado de su
más
en el
modo
de decir las cosas que en las cosas que dice,
aunque, evi-
parcela.
dentemente,
si
no
tiene
nada que
decir, el
modo
de decirlo
será igual de
A través de un recorrido que se inicia con In teoría psicológica
de Susan-
vano. El estilo
es esa cualidad del lenguaje por la cual el que habla queda
ne
Langer,
desconocida
por
los
psicólogos académicos,
la
cual
propone
como
implicado
en
lo que
dice,
atrapado
y comprometido
en
sus
pala-
como elemento fundamental de la mente al sentimiento,
pasa por la psico-
bras,
como
pasando
a formar parte
del lenguaje que pronuncia;
uno
está
logía de
la Gestalt y las reflexiones
de William James sobre la conversión,
dentro de lo que
dice, y por eso aparecen en el lenguaje cosas suyas, como
lo que le permite
recuperar la noción de forma
y sus implicaciones moná-
prisas,. pausas, musicalidades, que no están en las palabras.
Flaubert dice
dicas.
Al
continuar con el análisis
de
la
empatía -otro
término
proscrito
que
"el estilo es
la vida:
es la sangre
misma del pensamiento".
Por el con-
por el cientificismo- a través de la noción hergsoniana de duración,
y con
las reflexiones de Rossi sobre las multitudes, Femández Christlieb muestra
trario, un lenguaje sin estilo está deshabitado, como si lo emitiera una gua-
camaya mecánica.
el carácter colectivo o cultural de la sensibilidad, las emociones,
decir, el carácter histórico de los sentimientos.
afectos; es
Doctorado
en
Ciencias Sociales
por
el Colegio
de Michoacán. Profesor de tiempo com-
pleto del Departamento de Psicología de la UNAM.
Línea de trabajo:
psicología colectiva.
Ha
publicado,
entre otras obras,
El
upírilu
de
la
calle.
Psicología polúica de
la
cultura cotidiana.
GRACIA DOMINGO
IBÁÑEZ
(U. de G,
1991);
La
Psicolog(a
colectiva
unftn de
siglo
más tarde
(Anthropos,
1994);
La
afectivi-
dad
colectiva
(Tawus, 2000), así como artículos en diversos libros
y revistas nacionales e inter-
nacionales,
y colaboraciones en diarios de circulación nacional.
13
14 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 15 Como puede advertirse,
14 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
15
Como puede
advertirse,
estos gestos del lenguaje
no contienen ninguna
cación,
ni símbolo de las cosas,
ni ninguna otra definición que lo reduzca:
información
constatable,
por lo
cual,
en
rigor,
no
son
un
modo
de decir,
el
~
a este contexto,
es a
ella
arte
de
la realidad que puede
sino
más
los titu-
fiííblars~,2
de
modo
que se excluyen
la
notación musical,
la clave Mors~ y
bien un modo de callarse a medida que se va hablando:
beos,
las
alteraciones
o las comas
y saltos
de
párrafo
son
como silencios
similares, o el lenguaje matemático. Y
por el momento, tampoco tiene caso
que
se
van
repartiendo
aquí y allá por el lenguaje. Como muletilla, como
distinguir entre palabra, nombre, frase,
sentencia, oración, enunciado, dis-
estribillo, este silencio
rodea e
interrumpe las palabras,
y asimismo, pare-
curso, etc.,
porque
tales distinciones
no
vienen al
caso,
ya
que
existen
cería
que
las palabras
exudan
o secretan silencios.
1 Sin
embargo, este
si-
enunciados
univerbales, monofrásticos,
de una sola palabra, y,
por el con-
lencio
inscrito en el lenguaje es un modo de callar o de no decir que mues-
se supone que todo el
trario, existen nombres hechos de muchas palabras;
tra
sin
nombrar
todo aquello
que queda
por
ser dicho
cada
vez
que
se
Antiguo
Testamento
no
alcanza
ni
siquiera a
pronunciar
el nombre
de
habla.
El estilo es un silencio elocuente.
Dios.
Cuando se dice,
por ejemplo, "creo en
tu
palabra", por lo común se di-
De lo
que se trata, efectivamente, es de revisar al lenguaje desde el pun-
jeron muchas.
3 Las distinciones del lenguaje están en los modos de decirlo.
to de vista de este silencio,
porque es en él donde,
al parecer, está la gente
que habla,
la vida del vocabulario, lo que siente y lo que sabe, y entonces,
2 Parece que
la
"oralidad"
del lenguaje es inexorable, no así la escritura, por lo cual un
en suma, está la realidad del lenguaje,
que sólo es real cuando está habita-
sistema sígnico que no
"se diga",
sino s61o se escriba, no es lenguaje. Desde
su punto de vista
do, es ~ecir, cuando tiene a la sociedad dentro.
cognoscitivo, Gardner dice que "el lenguaje escrito 'cabalga' sobre el lenguaje oral, en el senti-
do de que no es posible seguir leyendo
normalmente si se han destruido las áreas del lenguaje
EL LENGUAJE EN GENERAL
oralauditivo"
(1993,
p. 125).
Hay dos cuestiones que conviene precisar respecto el lenguaje:
na:
el lenguaje proviene de sí mismo, o
sea, que no debe buscarse una causa que lo pro-
En general y por lo com~n, el lenguaje
es lo que el lector está leyendo
y lo
ca ni una función que cumpla:
no proviene de las necesidades de la evolución, con el ar-
que necesita para entenderlo.
Ni sistema de signos,
ni vehículo de comuni-
gumento de que con la adquisición
del lenguaje
la
especie pudo dominar y controlar mejor
su
medio ambiente y ampliar así sus expectativas
de sobrevivencia; tampoco proviene de las ne-
cesidades de
cooperación
y comunicación
entre
los individuos.
Como dice
Susanne Langer,
que el lenguaje tiene la for-
"la hipótesis utilitaria del lenguaje es equivocada"
(1941,
p. 142).
El lenguaje no se hizo
fun-
1 El silencio tiene alguna forma, y de hecho, puede plantearse
ma del silencio; además de esto,
pueden mencionarse otros dos silencios específicos
mayores,
damentalmente ni pare hacer planes de sobrevivencie
ni tampoco pera decírselo a los demás:
que están presentes cada vez que se habla:
ambas actividades
son secundarias con respecto a le esencia del lenguaje:
el lenguaje se hizo
a) La
Sintaxis, esto
es,
la estructura global del lenguaje que ordeno y organiza, desde arri-
para sí mismo y por el puro gusto
de crear le realidad lingüística,
por la necesidad inmanente
ba, por decirlo así, todo lo que puede decirse y
que sin embargo, ella misma no queda dicha a
de que el mundo sea una realidad
nombrada.
En apoyo de esto, Susanne Langer cita dos vie-
la
hora de
hablar.
Por esto dice
Gadamer que
"la esencia del lenguaje implica una incons-
jos artículos de
J. Donovan de
1891
y
1892 en le Revista
Mind:
ciencia realmente
abismal del
mismo"
(1986,
p.
147), "es el
auto-olvido
esencial que corres-
La
teoría
de
Donovan consiste
en que
el
sonido se
halla
peculiarmente bien
adaptado
ponde
al lenguaje.
Su
propia estructura,
gramática, sintaxis, etc."
(!bid.,
p. 150).
Visto
como
no requiere ningún moti-
para tornarse simbólico debido a que la atención que le prestamos
vo utilitario.
"La
sintaxis, el lenguaje es una forma hecha de materia vocabularia.
pasividad del oído permitió que las impresiones auditivas
se abrieran cami-
por debajo de
M,
y
que es
b) Hay otro silencio que miÍ.S bien le subyace al lenguaje, como
no hacia la conciencie en toda ocasión, indiscriminadamente, fueren
o no interesantes; éstas
igualmente inmencionable a la hora de hablar. Si se imagina al lenguaje como un tren de pa-
penetraron en la conciencia más hondamente
de lo que fue posible a las impresiones
que po-
labras
que
corre,
que
"discurre•,
cabe
preguntarse sobre cuál vía
va
dicho
tren.
En
efecto,
dían desbaratarse cerrando los ojos o
volviendo le cabeza".
Puesto
que los
ruidos tienen ese
cuando alguien empieza a hablar,
puede saber más o menos qué
va
diciendo, pero lo que no
interés intrínseco o imperativo y
puesto que el oído no puede clausurarse,
las sensaciones au-
puede sttber el mismo hablante
au discurso:
ditivas se hallaban
peculiarmente adaptadas
para transformarse en elementos "libres"
toda
es adónde va a ir a parar, en dónde va a terminar
quien
habla
no
puede ir pensando, diciéndose a
sí mismo
qué
es
lo siguiente
y lo siguiente
vez que carecían de valor biol6gico
y para ser utilizadas por la imaginación
en un puro juego
que va a decir, y mucho menos su conclusión.
El tren se m_ueve, pero es la vía la que
lo
lleva a
(1941, p.
153).
su
destino;
pareciera entonces
que
hay
otro pensamiento
que
va
guiando
al pensamiento
Dos:
el lenguaje no puede ser puesto en oposición
a la
afectividad, o dicho en otros térmi-
para
llevarlo
a alguna
parte,
una
especie
de
pensamiento
detrás
del pensamiento,
alguien
nos, el pensamiento
no es
lo contrario del sentimiento.
El cientificismo de las ciencias socia-
que ya sabe el discurso antes de ser pronunciado.
Puesto que este otro pensamiento
no puede
les y humanas puso de moda para buena parte del siglo XX la idee de que el lenguaje tiende
pensarse,
entonces
debe
sentirse,
de
modo
a la completa racionalidad,
tendrían
que este pensamiento debajo del pensamiento es
a la absoluta lógica, razón por le cual las matemáticas
la afectividad, o que el lenguaje tiene una forma, como riel, sobre la cual corre y
gracias
e la
que ser el modelo de todo lenguaje inteligente y
científico, y razón por la cual la psicología, le
cual va hacia un destino aunque no lo sepa.
Los
pragmatistas norteamericanos opinaban que
sociología o
la antropología,
entre otras,
se dedicaron
a ponerle numeritos a todo lo que en-
que va jalando hacia al la su-
contraban.
es este destino o conclusión lo que aparece desde el principio, y
cesión del pensamiento.
La idea de la lógica es que el lenguaje,
para ser correcto y pare decir le "verdad",
i
solamente puede
ser dicho
de
una manera,
mientras que
todas
las
otras
maneras constituí-
f
J
16 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 17 EL SILENCIO
16
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
17
EL SILENCIO LINGÜÍSTICO
que ahí
~y~~
~~n~!ljerero que todavía no_i;~.t~--~~i<:_u!!~en
ca:-
rafaorás
así como un cierto compás
mudó, como
si ya estuviera
la
falgo
Bueno,
pues
este lenguaje comienza con un
silencio.
Sería un
poco
tonto
deñcía~-el
tono,
la medida de las palabras,
pero todavía no
anclara en pa-
opinar que l~iños
de.la
minuto
antes
~~
_el~.!!!,
labras
de
verdad.
El
balbuceo
charlatán
de
estos niños
de
p~ainfancia,utr
pocos meses,
prim~~--palabra,
no
tie.!!~-~
~a nQgQ~~_lenguaje, o que_
}'ll
~~en
como diría Howard Gardner
(1993,
p. 115), que semejan conversaciones, o
nahlar percnm-1odicen:
ni la una °!_la_otra; parece más sensato supQner
cuando alguien imita idiomas
que no conoce, tienen, al parecer, los
rasgos
~-
--··
- -
---
.
del lenguaje, las
formas del
lenguaje,
con excepción
de
las palabras.
Lo
y
meramente silencio, pero no es el silencio de las
rían
pensamientos
que hay aquí es en rigor
defectuosos, plagados de emocionalidad
o, como
a veces se dice, subjeti-
vos,
lingüístico, esto es,
por oposición al lenguaje objetivo de las gentes racionales.
Pasando por alto el pequeño
vacas o de las piedras ni el de la noche, sino un silencio
detalle de que tal lenguaje
es imposible,
un lenguaje totalmente racional serla aquel que ex-
el silencio con que comienza
el lenguaje y que ya es parte del lenguaje
mis-
cluyera al hablante, con lo cual
ya
no se tendría lenguaje sino un sistema de señales de opera-
mo: un silencio que
ya
está hecho del material del lenguaje}
ción
para
máquinas,
respecto al
cual
uno
quisiera
opinar que
podría
ser muy interesante,
Es
este silencio de cuando
uno
tiene la palabra
en
la punta de la len-
pero no puede, porque si interesara,
uno
ya
se habría incluido dentro de él, lo cual automáti-
camente le quita lo racional
y le añade lo emocional.
En
mma, la dicotomía entre lenguaje y
gua, y efectivamente, sabe lo que quiere decir pero no sabe cómo hacerlo, y
afectividad
es errónea,
y todo
pensamiento
es
necesariamente
emocional,
porque
de otro
mientras
tanto,
gesticula., hace
muecas,
ademanes y pronuncia sílabas in-
modo no pensarla.
conexas como
si estuviera dibujando
en
el aire
y
tarareando
a
capela
lo
Esto conecta puntualmente con otra dicotomia equivocada:
la de forma y contenido, y las
que todavía no puede ser dicho.
5
El interlocutor no tiene la menor idea de
que le siguen,
forma y esencia,
forma
y sustancia,
forma y material, forma y fondo,
porque,
por una parte,
la
instancia afectiva, inclusiva,
del lenguaje, está constituida
por su forma, por
las
formas
de
y por otra parte,
contenido, lo que se
función, como en el caso de las pelotas o
arquitectura; cuando la forma es también su ma-
decir algo,
se supone que ese algo
es el
la
terial,
como
en
la Torre Eiffel;
cuando
la
forma
es también su contenido, como
en el
arte,
dice verídicamente, de modo que se supone que el contenido o sustancia es el pensamiento, y
cuyo contenido es su forma. En wi articulo cientificista,
el exterior (la revista, el título, el for-
de donde se concluye que no importa la forma de decirlo,
tenido.
Pero eso
mato) y
el
ciencia, por dentro cascajo.
no es cierto. Todo material tiene ipsofacto
con tal de que se transmita el con-
forma, y toda forma es asimismo
interior no coinciden:
por fuera es
La solidez/superfi-
y
además
de la
misma
un material: la forma es en sí misma contenido,
manera que la afectividad es en
cialidad de las formas no es una dicotomía,
sino que acepta infinitas gradaciones,
sí misma pensamiento:
si se altera el tono de lo dicho o se sustituyen
unas palabras por sus
si-
puede utilizarse como criterio de, precisamente,
la solidez de las diferentes formas de lengua-
je.
Las formas
sólidas
son lo que Kandinsky
llama
"el
sonido interno
de la palabra"
(1910,
nónimos, el mensaje de lo que se dijo, y la inteligencia
de lo que se dice, también se alteran.
p.
29), o cuando Guy Debord dice
que "la palabra coincide con su acontecimiento",
y
cuando
AJ
lenguaje cientificista de las ciencias sociales le sucede que, puesto que
éstas
son pura racio-
William S.
el
nalidad, intentan transmitir solamente contenidos,
pensamientos sustanciales, y sin embargo,
Burroughs dice que "el que escribe debería hacer que las cosas ocurran". "Que
lenguaje sea
uno
con su sentido",
dice Cortázar.
Las
formas superficiales es
lo que se deno-
eso mismo tiene una forma,
que es sin adjetivos, sin prosodia, sin gracia, y como resulta que
in-
que no dicen
nada.
A
la inver-
mina "frases huecas", "palabras
gastadas", que, en efecto, alguna vez tuvieron resonancia
la forma era el contenido, el resultado son artículos científicos
sa sucede lo mismo:
que sin embargo no
terna, pero se les fue vaciando.
wia serie de palabras, bonitas, musicales, escogidas,
gran-
La diferencia
fwidamental
entre el silencio lingüístico y los silencios
más
crudos, que
tienen nada que decir, están faltas
de contenido, y terminan siendo formas ampulosas,
4
dilocuentes y ridículas.
En efecto, el
pensamiento, la inteligencia, los
mensajes, también tie-
son
simplemente ausencia de sonido,
consiste
precisamente en que el silencio
lingüístico se
nen forma, y si la forma falla, el
es tonta, los mensa-
experimenta como teniendo una cierta "corporeidad",
o en otras palabras,
por la presencia
pensamiento se equivoca, la inteligencia
jes son
incorrectos.
En
suma, no
existe
la
dicotomía
entre forma
y
contenido,
materia,
de un ritmo. A Gadamer le parece así:
"Un fenómeno que constituye
a su vez un momento
es-
función,
sustancia o esencia. Ello significa
que
una forma
no es sólo lo que está
en la superfi-
tructural
de todo lo lingüístico: el ritmo. Como ya señalara Richard Honiswald en su análisis
cie, sino que alcanza el núcleo de las
cosas,
porque es parte de la forma su
peso,
su
densidad,
de psicología del pensamiento,
el ser
la esencia del ritmo está en su ámbito intermedio entre
su resonancia, etc.
El interior se les nota al exterior,
como a una cara triste.
f alma"(1986,p. 78).
-
e inadecuada; el lenguaje
es una
uni-
La distinción entre forma y materia resulta artificial
5
En efecto, la musicalidad
intrínseca del lenguaje, que se manifiesta incluso cuando no
\
y
aislados,
en
for-
y palabras,
como en los
tarareos
o
dad indisoluble que no puede ser dividida en dos factores independientes
las porras, ha permitido argumentar
que el lenguaje se
ma y materia (Cassirer, 1944, p. 188).
·
inicia con cantos:
"Sepultados muy lejos en los principios de la evolución, la música y el len-
Podría entonces hablarse tal vez
de formas sólidas y superficiales:
los
ejemplos del artícu-
guaje pueden haber surgido
de
136).
/
Wl
medio expresivo común" (Cardner, 1993, p.
lo científico y de la prosa bonita lo son de
fomu:u
au¡,e,fo:ialea,
porque el material
que
está
en
El
canto,
organización
del juego
vocal,
probablemente precedió
al lenguaje.
HtJOO
una
la superficie, en su apariencia,
no llega al fondo del objeto
verbal, no
alcanza a
ocupar
el nú-
época
en que toda habla era canto,
o
-mejor aún- en que
esas
dos actividades todavía no se
cleo, sino
que
ahí se encuentra algwta otra materia
extraña,
puro
aire
por ejemplo.
Las
for-
diferenciaban (S.
Langer, 1941, p.
152).
mas
aólida,
son
aquellas en donde lo
que se muestra hacia el exterior
también
puede
ser
en-
Los cantos rítmicos de los miembros
de las primeras sociedades homínidas los acompaña-
contrado
a
través
de
todo
el objeto
hasta
su
núcleo:
una
manzana
es
una
forma
sólida,
ban mientras trabajaban
juntos
(Danesi,
1995, p. 314).
porque desde la piel hasta el corazón
es toda y siempre manzana:
el exterior y el interior coin-
Por otra parte, Sir Herbert Read (1955)
y
Giorgio Fano (reseñado por Danesi, 1995), plan-
ciden en su calidad de manzana.
Formas sólidas también son cuando la forma es
también
su
tean que el lenguaje se inicia como un gesto gráfico,
un ademán pintado, o si se quiere, como
1
18 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 19 lo que el
18
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE:
VERSIÓN CALLADA
19
lo que el presunto hablante va a decir, pero en cambio puede darse perfec-
cio: lo que_quieren decir l~ palabras es lo
~e está call~do, y ciertamente)
ta
cuenta
de
la
intensidad
con
que
busca
en
el silencio
la
palabra
que
cuando eXISten palabras dichas
que ya no tienen la razon de ser del silen- ,
quiere decir: es un silencio inflamado.
En suma,
y en genera~ el lenguaje,
cio,
que ya están más
bien
como desconectadas
del silencio, ya están has- /
sea el
de
los niños, el
de
un
conversador en
apuros,
el del
zoon politikon
tante muertas, y se les nota.
_/
(que
significa aquél
capaz de discurso),
o el del Horno
Sapiens, comienza
Este silencio es ya lenguaje, es la fonna callada del lenguaje. Se trata de
con un silencio.
Sobra decir, pero por si acaso, que no es el silencio del que
un
lenguaje en donde
no
se
puede
distinguir ninguna
palabra porque
to-
está pensando, porque es obvio que quien está pensando está simplemente
davía están fundidas las unas con las otras, y no se pueden distinguir
entre
hablando en voz baja, muy baja, y lo está haciendo consigo mismo.
sí, de manera que todas las palabras son un mero titubeo ansioso e incom-
·
El silencio es la forma del lenguaje que está por el momento más allá de
petente, que es lo primero que se le oye a todo aquel que empieza a hablar
lo
que puede decirse, y no tiene la fonna del mutismo o la mudez, sino la
de improviso. Es como si todas las palabras que todavía no existen esruvie-
forma
del pasmo y la sorpresa de cuando algo tiene que ser dicho,
de que
ran
amasadas,
compactadas,
derretidas
en una
sola
inmensa palabra del
\
)
eso de
ahí
enfrente
tiene
que tener un nombre que debe ser pronunciado
tamaño de todo el lenguaje, y que ya por eso mismo es absolutamente im-
)
necesariamente, pero el nombre que debe ser pronunciado tarda en apare-
pronunciable.
Para
decir
algo finalmente
habría
como
que
ir
separando
\
ceref a
los
niños que
todavía no han hablado
se les
nota a menudo que
es-
partículas de aquella mole lingüística callada. Al mismo tiempo, pareciera
~
trabajando
con
esa. maravilla,
y por eso
andan con sus
caritas
asom-
que
el
lenguaje
se
encuentra disuelto,
desparramado
en el resto del
mun-
bradas,
pero igual a
cualquiera en el proceso de
pensar o de escribir,
que
do,
confundido con el secreto
de
las cosas, con la chispa del tiempo
y
con
están moviéndose dentro de las cadencias del silencio, que ya están dentro
el vacío del espacio que también andan flotando
por
ahí
en el mismo esta-
de
la
forma
del lenguaje
aun
cuando
todavía
no
dentro
de
las
palabras.
do
de
disolución,
y
por lo cual,
no
es
del todo
correcto aseverar que
el si-
Eso
dice
Gorostiza en
Muerte sin Fin:
"oh-inteligencia,
soledad en llamas,
lencio
del
lenguaje sea solamente
acústico; a
lo
mejor,
como presupuso
la
que
escucha ya en la estepa de
sus tímpanos,
retumbar el gemido del len-
Teoría de
la Gestalt, también es visual
y
táctil,
!cinético
y
olfativo; el silen-
guaje. Y no lo emite". Este pasmo es, por ejemplo, el lapso que se da entre
cio es un
sabor de la vida que no puede pronunciarse.
En rigor, el silencio
una pregunta y una respuesta:
a cualquiera que se le pregunta la hora en
vendría
a
ser el punto de contacto
del lenguaje con
todo
lo
que no
es len-
la calle,
por un
instante pone
cara de que está viendo
a Dios, y casi:
está
guaJe.
viendo venir las palabras que va a proferir.
Como
decía Eliot en su
Miércoles
de
Ceniza
M,
la palabra que no está
EL LENGUAJE POÉTICO:
EL NOMBRE DEL SILENCIO
dicha
ni
escuchada
de
todos modos
es
palabra,
"la palabra sin palabra",
"la palabra silente", y algo le debe haber dolido a Eliot porque después de
Si
el silencio dura lo suficiente,
aparecen las palabras.
El primer lenguaj~
,,,-eso dice:
"oh pueblo mío,
qué te he hecho". Y tiene razón, porque, en efec-
que
aparece reproduce,
por la vía de las palabras, las cualidades formale~ ~.
_/
to,
el silencio es
un
momento
tréD?-ulo
del lenguaje, es,
del silencio:
su ritmo,
cadencia,
vaivén,
y
es entonces como una especie de
l
j
cuando
existe
la mayor fascinación
por la realidad y la
6
Es que en rigor en ge-
)
de ser nombrada,
de decir cómo
se llama el
qué
por decirlo así,
mayor necesidad
nombre tiene la
resonancia,
o tintineo, del silencio que le antecede.
,.--
mundo,
• 1
)
vida,
y es justo
cuando
no
se puede, pero, al
mismo
tiempo,
es
la
razón
6
Este trabajo plantea que da lo mismo, que no importa si este lenguaje
se aparece en un
permanente
de
ser
del lenguaje; el
silencio es
la
vitalidad
del lenguaje,
grupo
que
está
conversando, en un
escritor que está escribiendo,
en un niño que está apren-
,
aquello
que
lo
mantiene vivo
una vez que se articula en palabras; porque
diendo a hablar, o en la especie humana que está 81lll!Íendo, pero en todo caso este tipo de te-
' el lenguaje y las palabras solamente están hechos para hablar de ese silen-
mas
siempre
remiten a
la cuestión
del
origen
del
lenguaje,
sobre
lo cual
ninguna
hipótesis
C-
puede corroborarse,
y
para
muchos, como Wilhem Von Humboldt,
es
una hipótesis implan-
teable, y sin embargo resulta un misterio fascinante y recurrente:
para
1974 había una biblio-
un tipo de escritura, no alfabética, sino icónica o pictórica, que no se lee, sino que existe en
grafía de diez
mil
útulos BObre el asunto.
Es
tan
ocioso este agradable
y
popular ejercicio que,
silencio, y sólo ya más tarde es pronunciada:
·Antes de
la
palabra fue la imagen,
y
los prime-
en
1860, la Sociedad Lingüística de
París prohibió a sus afiliados
ocuparse del tema del ori-
ros
esfuerzos
registrados
del
hombre
son
esfuerzos
pictóricos,
imágenes raspadas,
picadas
o
gen
del
lenguaje,
y en
1911
la Sociedad Filológica de Londres
hizo otro
tanto
(M.
Yaguello,
pintadas en las superficies de las rocas o de las cavernas"
(p. 16),
cita, como ejemplo, pintu-
1994,
p. 141;
K.
Mandoki,
1994); al parecer, esta prohibición se levanta hacia
1970.
De cual-
ras rupestres en Pech-Merle y
Lascaux,
en Francia, de Morella, Alhacete
y
Altamira, en Espa-
--------·
quier manera, las distintas teorías r~eecto
al-º~ esencia del lenguaje pueden clasificar-
ña,
y
de
Nswatugi,
en White Waters, Rhodesia (Ibid.,
Lams.
1 a 9).
~
en tres:
1) las t~.ri_as del le~aje como convención,
según
las cuafesro--~e--se-p"iiede
---.
·······-----·---·-··-----------·---~--
·-····
-····
-
-
20 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONE.S TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 21 neral el lenguaje
20
SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONE.S TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
21
neral el lenguaje no surge, al parecer, para la comunicación, pero tampoco
que pertenece a
su dimensión, y por eso,
en verdad, lo que nombra el len-
surge
para
nombrar
muebles,
herramientas,
democracias,
plantas
ni
pla-
guaje son
silencios,
o sea, algo que en sí mismo forma parte del lenguaje.7
~
netas,
ya que nada de esto,
sea lo que sea, puede ser tocado con el leogua-
Lo
\J?
que hace el
primer lenguaje es _c!.ª!.~-ilencio,
y como di-
porque no está hecho de lenguaje:
el lenguaje solamente puede tocar lo
~~~!lcio no_<:~:mt~ningiín-mensaj~ ni ninguna inq~ci~e-·
~-ún~ca~~_ri_t~
~~.-~dencia mu~a
y
atractiva, entonces el
~e~~
-e.
cómctlodice,
nomb~~-~!.m l«?
dice-sirio-en
en-~;-;:;¡0-
i
decir
de
algo
es
su
nombre,
y que
argumentan
que este
nombre es arbitrario,
razón
por la
ciaacf,
armonía,
consonancia, gravedades, etc.
Es
una mimesis dclsuencro:
'jcual siempre es correcto, con tal de que se entienda, y cuyo ejemplo serían los juegos de len-
es
aje de Wittgenstein; 2) la teoría del lenguaje como instrumento, según la cual el lenguaje va
un lengua1e munétíco.~ruiios que
acaban de
aprender a
hablar se la
etenninando
su
significado por su uso,
y 3) las teorías del lenguaje como naturaleza, según
pueden
pasar
cantaleteando,
repitiendo
frases,
profiriendo
vocablos
que
) las cuales existe una relación entre el lenguaje y su objeto: el lenguaje es apofántico, co~o
di-
no entienden e incluso no existen, con esa "hambre de nombres que apare-
/ ría Aristóteles, esto
es,
revela su objeto. Éstas se pueden enumerar como sigue:
ce a cierta edad",
como dice Cassirer
(1944,
p.
199),
y en general diciendo
· _/
a)
La
teoría
de
la
interjección,
que
Max Müeller,
en
1861,
denomina
"teoría pol;i-pooh",
cuya.traducción posible sería "ay-ay",
según
cosas sin sentido por el simple hecho de que suenan bonito, porque, efecti-
la cual el lenguaje proviene de las exclamaciones
espontáneas,
donde
la
voz corresponde a
las emociones de espanto,
alegría, etc.,
que como
vamente,
a esas
palabras es a lo que suena el silencio:
por eso dicen que los
dice Rousseau, es "el grito de la naturaleza".
niños
están
locos, exactamente
tan
locos como
los poetas, esqs
niños
que
b)
La teoría de la onomatopeya, llamada por Müeller "teorías bow-bow", aunque en cast&
de
adultos
siguen haciendo lo
mismo,
8
tratando de decir lo indecible
y
de
llano todo el
mundo les diría teorías "pío-pío", que es nuestra onomatopeya favorita,
según
la
cual las raíces del lenguaje son imitación de los sonidos de la naturaleza.
crLa
"teoría ding-don¡(, o teoría de la metáfora, cuyo título viene de la resonancia de la
7
naturaleza en el lenguaje, que es lo que serían las metáforas, y donde el lenguaje ya no es uni-
En efecto, en sentido riguroso, lo único que puede nombrar el lenguaje es lenguaje, o si-
tación
sino
creación
-según
Ahbagnano-,
o
se
compone
de
respuestas instintivas orales,
lencio lingüístico:
ése
es
su
único
referente verdadero.
Sin embargo,
hablar en
este sentido
como la palabra "mamá" -eegún Danesi.
riguroso restringiría demasiado la posibilidad del argumento, y por ello para el silencio se uti-
d)
Al
parecer,
Otto Iaspersen, en
1922,
añade
la
"teoría ya-h&ho", o de cantos comunita-
lizan sinónimos
o metáforas, tales como
precisamente
"referencia" (Ricoeur)
o
"cosa"
(Gada-
rios,
donde
el
lenguaje
surge
cantando,
cuya denominación
se
parece sospechosa pero ad&
mer} u objeto, porque, en efecto, hay que hablar de algo, pero, como coinciden todos los auto-
cuadamente
a
la canción
de
los
enanitos de
Blanca Nieves
según
Walt
Disney, quienes,
en
res, siempre se dice más de lo que se enuncia:
efecto,
cantaban mientras trabajaban para acompañar el golpeteo de sus zapapicos
para
ali-
Lo
dicho remite a
lo no dicho (Gadamer, 1986,
p. 151).
El lenguaje apunta siempre más
gerar la jornada.
allá de sí mismo (Ibid., p.
174).
e)
Finalmente,
la teoría ic6nica o pictórica,
sin
sobrenombre alguno
por razones eviden-
La
poesía dice más que lo que enuncia (Pfeiffer, 1936, p. 53).
tes, en donde el lenguaje es una especie de retrato o correspondencia
1:1
con el objeto-!ICSÚII
El lenguaje se dirige
más
allá de sí mismo.
La referencia expresa el movimiento en que el
Abbagnano-, como en el caso del lenguaje matemático, y preconizada por Russell y
el
positi-
lenguaje se trasciende a sí mismo (Ricoeur, 1976, p.
34).
vismo
lógico,
o
bien
como una escritura ic6nica,
que después se lee, o una visión de la
reali-
El poema dice más,
no menos, que lo
que
el lenguaje ordinario
puede comunicar (Eliot,
dad,
que
después
se
pronuncia (datos
de
las diversas
teorías
tomados
de Ahbagnano,
1961,
citado por S. Langer, 1967, p.
114).
8
y/o
Danesi, 1995).
Por esto
Gardner (1993) plantea que la inteligencia lingüística tiene que ver más con el
Según el grueso
de las diversas teorías
del
lenguaje como naturaleza,
habría una especie
sonido de
las
palabras que con el mensaje o
utilidad de las mismas: "Algunos distintivos del
de ósmosis óptico-audio-oral, merced a
la cual lo que se ve y se oye se puede reproducir en el
futuro
poeta son la fascinación con el lenguaje, la facilidad técnica con las palabras, más que
habla,
o
como
diría
la Teoría de
la Gestalt,
hay
cualidades visuales
y cualidades
auditivas
el deseo
de expresar ideas (p.
113).
La
sintaxis y la fonología están cerca de la médula de la
que
tienen
la
misma
forma
que
cualidades
orales o
vocales
o lingüísticas,
de suerte
que se
inteligencia lingüística, en
tanto
que
la
semántica
y
la pragmática
incluyen
entradas
de
está hablando
de una onomatopeya tanto acústica como
visual.
Danesi cita dos ejemplos de
otras
inteligencias
(p. 117).
Muchos
infantes
retrasados mentales
despliegan
una
habilidad
esta ósmosis; por una parte, el de las vocales:
en
la
pronunciación de la "i", los labios
se acer-
sorprendente
para
dominar
el
lenguaje
-en
particular
sus
aspectos
fonológico
y sintáctico
can,
y
dicha
letra
se
usa
para
palabras
que
expresan cercanía,
como
"aquí"
en
español,
medulares- aunque tengan relativamente
poco
que enunciar de importancia" (p. 121).
"here"
en inglés, e
"ici" en francés;
por el contrario, en palabras que expresan lejanía, como
Un ejemplo
extremo lo da
J.
M.
Briceño Guerrero,
filósofo
y filólogo venezolano, en
una
"allá",
"far"
o
"la-bá", se usa la "a", donde los labios se distancian al pronunciarla. Respecto
novela que se llama, ni
más
ni menos,
Amor
y
Terror
de laa
Pal.abras:
a
los gestos sucede algo similar: el enojo,
por ejemplo, emplea volumen alto, y concuerda con
El
encanto
estaba
sobre
todo
en
las
palabras
mismas,
en su
sonido,
en
las relaciones
de
las cejas en
alto y los brazos en alto; la urgencia,
la necesidad de que se haga algo rápido, se
sus sonidos,
en el parentesco
oculto
de las letras, en la secreta correspondencia de las silabas,
expresa mediante la aceleración de la dicción y el incremento de la taza de habla, como
si
di-
cómplices
en
un
juego clandestino,
de
espalda
a
los significados
En
la
infancia
aprendí
ciendo
mucho en poco tiempo equivaliera a hacer algo, y pronto; asimismo, los gestos
manua-
con placer nombres
y proverbios de cuyo significado
no quiero acordarme.
Me
gustaban
los
les
son copiados ecoicamente con
la voz: si las
manos se abren para expresar algo grande,
la
trabalenguas más que las golosinas. Paladeaba hechizos y conjuros gloslálicos como si fueran
voz también se prolonga:
"graaande"; la boca se hace grande; con lo pequeño, se hace chiqui-
caramelos. Mi juego favorito era hablar en una lengua inventada sobre la marcha:
astrapalún
ta, con "i", como los diminutivos en castellano.
galabir decía un compañero y
yo
le respondía de inmediato paslacatar iniciando así un diálo-
l
22 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 23 escribir lo
22 SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE:
VERSIÓN CALLADA
23
escribir
lo
innombrable,
como
decía la Nóbel
sudafricana Nadine
Gordi- come
lagañas -
cómelas
porque
me
engañas",
"qué
te
importa/ come
mer; dialogando con eso oscuro, como dicen múltiples poetas. Asimismo, el
torta",
"voy derecho y no me quito/ si me pegan me desquito",
"no respon-
lenguaje
religioso, como
el
que
se
usa en
las misas,
blancas
o negras,
al
do chipote con sangre/ sea chico
o sea grande".
Al
menos en el castellano
igual
que
los lenguajes
llamados
primitivos,
por
ser justamente el primer
de la Ciudad de México, estos argumentos
son irrebatibles, y el perdedor lo
rlenguaje que aparece,
también
son denominaciones
del
silencio.
Por eso,
reconoce y se queda hundido
en su derrota,
porque
no
se basan en la lógi-
\ el primer lenguaje es un
lenguaje poético,
aquél cuyo contenido es su for-
ca,
sino en la rimo. y la métrica.
Los adultos lo siguen haciendo, porque
tam-
ma y cuya forma es su contenido, o, puesto de otro modo, que lo único que
bién
ganan
argumentos o
convencen a sus
interlocutores
con
frases como
-·<,
dice es
la manera en que lo dice,
o, como define
a la poesía un poema de
"el que calla otorga",
"a Dios
rogando/ y con el mazo
dando",
"soy total-
¡
Haroldo de Campos:
"poesía,
no tienes mensajes, tu contenido es
tu
fonna,
mente
Palacio",
"Coca Cola es así" o
"y sin embargo
se
mueve",
10 que
no
{_ya
sabes contar ninguna historia, y por eso eres poesía".
son verdaderas
porque digan
algo,
sino
por la forma
en que
suenan,
y di-
1')Quizá la manera de
notar
que
un lenguaje
es poético
es
que
sus pala-
chas
de
otra
manera ya no
funcionan:
los doblajes
de
las
películas
mues-
Jjras
no
pueden ser sustituidas
por otras; el orden en que
están dichas
no
tran esta imposibilidad.
Palabras como Hosanna,
Aleluya,
Eureka, y la lis-
puede
cambiarse,
y en general es
intraducible,
9 porque
lo que dice radica
ta de palabrotas que tiene cada idioma, que son palabras
"fuertes", no por
estrictamente en la forma de decirlo,
y decirlo de otra manera es decir otra
· lo que dicen, sino porque usan letras fuertes como
la "p", la "t", la "k", son
cosa:
cuando
lo
que alguien
dice
sólo
podía ·ser dicho
así y no
existe otra
todas
poéticas
por
musicales e
intraducibles,
y porque
contienen
exacta-
mente lo que dicen de suerte que eso nunca podrá ser dicho de otra manera.
manera de decirlo.
Ejemplo
de lo
anterior son
ciertos
argumentos de los
niños ya mayorci-
La razón
por la cual este lenguaje es intraducible es
porque no son pa-'----
,
tos
que
usan para ganar sus
debates,
y son del
tipo
de
"cómo te llamas/
labras que quieran decir algo,
sino que ese algo es ya de
por sí la palabra:
/
un
poema no
dice cosas,
sino
que
la cosa que dice es
el
poema mismo. Si
se
le
cambia una palabra,
una coma o lo que seo.,
se
altera la cosa,
es de-
deja de nombrar el silencio que estaba nombrando,
go como nunca he tenido mejores; decíamos que era francés o turco o chino según el parecido
cir,
un silencio que es
con el habla de esos extranjeros,
a quienes por cierto ponía yo más cuidado sin entender,
que
exacto.
Por ello a un niño no se le debe preguntar
qué quiso decir en su
SCL
al
maestro,
entendiendo.
Oir conversaciones de lejos era tranquilizante como el ruido
de
la
lilóquio
o cantaleta.
Se entiende que el lenguaje poético no pueda ser divi-
lluvia y yo
intentaba siempre oir regaños y discursos como quien oye llover. Pero lo que más
dido
en
sus
palabras, y de
hecho
no
está en rigor compuesto
de palabras,
me agradaba era quedarme a solas,
sin testigos,
para desatar las palabras de su significado,
sino que es,
todo él, junto e
inseparable,
"la palabra",
una especie de úni-
para soltarlas;
repetía en voz
alta una palabra cualquiera y la seguía repitiendo,
a veces en
grito
pleno,
a veces
en susurro,
hasta que perdla todo contenido, toda referencia a las cosas.
ca conjunta palabra que, por lo demás,
al no ser substituible,
no es, tampo-
En un primer momento de liberación la palabra pelicano podla agredirme como una serpien-
·co,
interpretable,
porque
es
lo
que
es
y
ninguna
otra
cosa.
Por
a
un
te enfurecida y la palabra serpiente acariciarme
las sienes como el viento veranero.
Pero una
poeta nunca se le debe
preguntar qué quiso decir con
su poema.
eso
Si se ob-
vez en libertad completa, la voz repetida rompía
las
estructuras de mi mundo y abría un ám-
serva la forma de un poema, que es conciso
y carece en lo
posible de pala-
bito misterioso de inminente peligro
indefinible donde resollaba el sagrado terror de la locu-
ra.
Hula yo entonces
sirven para conectar,
y
esperaba horas,
días o semanas hasta
reunir el suliciente valor para
bras
que
modular,
especificar,
graduar,
etc.,
esto es,
volver (1987, pp.
15,
16,
17, 18).
carece de
todas las palabritas
que
sirven para ir aclarando lo que se dice,
9 Esta
intraducibilidad contiene en sí el grueso de las cualidades del lenguaje poético:
su
implica que el lenguaje poético
no
contiene claves o códigos
para su inter-
unidad o
identidad con respecto
a
lo
que enuncia, el hecho
de que el hablante o
poeta
sea
pretación,
cosa que,
ciertamente,
ni
el
lenguaje
infantil
ni
el
religioso los
como
interior al
lenguaje,
el
papel no comunicativo que juegan las palabras,
y la oorrespon-
tienen tampoco.
dencia o no-arbitrariedad de tal lenguaje; ciertamente, como dice Gardner,
"no podemos tole-
rar ningún sustituto para
loe
versos de T. S. Eliot":
La prueba infalible para distinguir la poesla de la no poesía es la imposibilidad de
tradu-
cir la poesla (Pfeiffer, 1936, p. 39).
El objeto sólo se nos da con el lenguaje,
en el lenguaje
y
por medio de él:
buscar
algo
tras la expresión verbal es buscar en el vacío.
Es intraducible.
El
to
Este
tipo
de
frases
suelen
ser de
ocho sílabas (aunque
de
siete,
once
y doce,
también
contenido no puede darse sino justamente
en tal forma y de tal modo (!bid., p.
16).
son usuales),
acentuadas en la tercera o
en
la
segunda y cuarta sílabas, es
decir,
respetan
la
Al
final
queda patente un ideal semántico que en un determinado
contexto sólo reconoce
métrica de
los versos menores del
castellano,
de
modo que
resultan
atractivas
por su propio
una expresión y ninguna otra como correcta, como acertada.
El lenguaje poético podría estar
ritmo, independientemente de
lo
que
digan. Puede
notarse
que
muchos títulos
de películas
aqul en
la
cima (Gadamer, 1986, p. 172).
exitosas como
"Al Este del Paraíso" o
"Lo
que el Viento se Llevó",
al igual que slogans publi-
El significado del poema sigue estando inherente en sus palabras (Gardner, 1993, p.
135).
citarios, son atractivos porque utilizan esta métrica.
r 24 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCF.SOS Y REFLEXIONF.S TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 25 Y asimismo,
r
24
SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCF.SOS Y REFLEXIONF.S TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
25
Y
asimismo,
para
entender un poema no se necesita un diccionario, por-
29). Borges tiene razón,
"en las letras de rosa está la rosa, y todo el Nilo en
que aquí las palabras se utilizan como quieren, y si alguien,
~mo Octavio
la palabra Nilo".
Paz,
dice
"un surtidor de
luz,
un chopo de
agua", ciertamente,
la defini-
ción de
"chopo"
no va a servir de mucho, porque no está diciendo eso.
En
La Familiarización del Lenguaje Poético
efecto,
el lenguaje
poético
es
un
idioma
nublado,
indefinido,
en
donde
cada palabra se traslapa con las demás, porque lo que está diciendo en úl-
El
lenguaje poético
es
acuciante;
es algo
así como
el lenguaje
en
carne
tima instancia es el lenguaje completo, el vocabulario completo que se en-
viva; pero
no se puede andar así todo el tiempo, como tampoco un raspón
cuentra en el silencio:
cada palabra es todas las palabras y por eso se pue-
se
la puede
pasar ardiendo
de
por vida: termina por dejar de arder aun-
den
mover,
colocar
independientemente
de
la
Real
Academia
de
la
que siga ahí,
y termina por salirle costra; y así con todo.
Si a
uno le gusta'.
( Lengua.
Podría
decirse
que
lo
que
describe
el
primer lenguaje
que
surge
mucho un poema cualquiera, y lo
anda repite y repite y hasta se lo apren-
,
)
del
silencio es
el estado
de
ánimo
del
mundo,
o
más
bien,
en el lenguaje
de, llega bastante pronto el momento en que se pierde la razón por la cual ,
\.e_oético el mundo es un estado de ánimo.
le gustó
tanto,
aunque ahora se
lo
sepa
mejor: el
poema perdió
el encan- ·
Y
en
efecto,
en
este
ambiente
de
bruma,
o
"aroma",
como lo
llaman
to de nombrar el silencio.
En efecto, si al lenguaje poético se le deja durar
,,
Greimas y Fontanille (1991, p. 21), el que habla todavía se encuentra con-
lo suficiente,
sufre una especie de fatiga en la sensibilidad:
se acostumbra,
fundido,
mezclado con lo que dice y con lo dicho, como si
no hubiera de-
y es
como
si le
saliera una suerte
de costra,
de cáscara, a
la carne viva de
marcaciones
o fronteras
claras
entre
el hablante,
el lenguaje y el silencio
sus vocablos,
y como
en
toda
costra o
caparazón,
está
más
duro
pero se
que se llama mundo:
el ritmo del lenguaje envuelve a quien lo habla, y con
siente menos, lo cual es necesario para que así, cada vez que se mencione,
eso
se logra participar en el
ánimo de las cosas.
Por eso
a
mucha gente le
por ejemplo,
la
muerte,
uno
no
tenga que
andar sintiendo
que
se muere.
gusta
recitar
en voz alta,
porque,
en
su sentido
más
genuino,
el lenguaje
Es como si
las palabras,
a fuerza de
acompañamos,
empezaran a volverse
poético
es
el
que
establece
un
contacto
más estrecho
con la
realidad
lin-
como de
la
familia, a
familiarizarse, y uno ya puede así decir "me muero
gualizada:
toca más
directamente
lo
que pronuncia;
ahí,
el conocedor to-
de
hambre"
o
"me dan ganas
de
matarte",
sin que verdaderamente haya
davía se revuelve con lo cognoscible:
logra decir lo que se siente el silencio.
que
irse
preparando para el
funeral.
_filJenguaje
poético,--euando dµra
~~
Puede
advertirse
en los
que
recitan,
cantaletean o rezan,
que
el lenguaje
suficiente, se convierte en~~aje familia~
poético
no
se
le dice a nadie,
sino
a
sí mismo:
no es un lenguaje de comu-
'~iliar utilizalaspalabras creadas originalmente por el
nicación
sino
de
nominación; es
como
si
uno
hablara
con
las cosas
que
espec~al_las
lengííaíe poético,
en
metáforas,
11
y ya luego las metonimias, si-
nombra,
como sucede con los niños que preguntan el nombre de las cosas,
nada más para decírselo a las cosas.
~
Pero,
a fin
de
cuentas,
el silencio sigue y seguirá callado, y por lo tanto
La
metáfora
es un tema en si mismo;
hay quien ~pina que es el
alma d~l le~aje,
"la
ley de la vida del lenguaje"
(S.
Langer,
1941,
p.
166). S,
los tropos en el lengua1e conslSten en
el
lenguaje
poético no
reproduce
o
representa una
realidad
ya
existente,
el
empleo
de
palabras
en
sentido distinto
al
que
propiamente corresponden, el
tropo_ d~
la
sino que, por el hecho mismo de haberla nombrado, crea, estrictamente, la
metáfora consistiría en describir un objeto con palabras que corresponderían a la descnpc1ón
realidad que nombra, que es una nueva forma de la realidad, que no esta-
de otro objeto
distinto,
por ejemplo,
describir
al
sol como
si
se
estuviera
d'."".'"hiendo
una
'
ha ni
antes ni en otra parte: se trata de una realidad de la cual su nombre
sonrisa
describir un baile como si fuera una guerra; el depone como una rehg1ón, la compu-
tación ::Omo
una epopeya,
la
sociedad como un
animal,
el
universo como
una máquina, e~.
~
forma
parte,
de
una realidad que
está hecha de
su nombre.
Así que sola-
Lo
esencial es que,
por virtud de
la
metáfora, se puede decir lo indecible, nominar lo innomi-
'-m.ente
desde
una
posición
exterior
al
lenguaje,
como
de
burócrata de
la
nado, pronunciar lo impronunciable, toda vez que se trata del recurso de darle a algo el nom-
lengua, es que se puede admitir que el lenguaje sea arbitrario, o como dice
bre
de
otra
cosa.
"La
metáfora consiste
en
'la
presentación de
los hechos
de
una categoría
Eusebio Rubalcaba,
"ese equívoco terrible en el que se funda la lingüística
con
la expresión
apropiada de otra categoría'"
(Turbayoe,
1962,
P·.
2~,.
citando a
Gilbert Ry-
le)
y los demás tropos derivan de ella. Esta es ya de por si una defm1c1ón manoseada, gasta-
contemppránea,
el
de
la
arbitrariedad
de
la lengua", porque, como
dice
da:
de la metáfora porque, para empezar, para ser la ley de la vida del
le~aje,
~ta.muy
Gadamer (1960,
p. 501):
"Uno busca la palabra.adecuada, esto es, la pala-
poco
poética.
En efecto, el desarrollo de la metáfora_ m~estra bien el s~ces1vo endurec1m1~to
bra que
realmente
pertenezca a
la cosa, de manera que ésta adquiere
así
del lenguaje.
Ciertamente, las metáforas,
en su surgumento, no son n'.
asuntos comparauvos,
la palabra".
Kandinsky dice que
"la palabra es un sonido interno que sur-
ni son concientes,
ni constan de un elemento literal y otro figurado,
smo que aparecen como
una
unidad
indisoluble y nueva,
que
hace
surgir
formas
de la realidad
que
nunca hablan
ge
parcial,
o
quizás
esencialmente,
del objeto
al
cual
designa" (1910,
p.
existido
antes.
Según
dice Pfeiffer,
en
el lenguaje
poético, "en realidad
las
dos series repre-
26 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 27 nécdoques, catacresis
26 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE:
VERSIÓN CALLADA
27
nécdoques, catacresis
y otros tropos, pero
con la sola intención
ahora sin la intención
de
nom- ludos, despedidas y comentarios,
que
aprovechan cualquier pretexto
para
brar el
silencio,
sino
de decir las palabras,
por puro
iniciarse,~re los cuales
el más tradicional
consiste en hablar del
clima,)
gusto, porque hablar es sencillamente
bueno. El lenguaje familiar no tiene
en especial el clima político,
al grado de que
no se habla de política para
pretensión alguna de decir nada ni de decírselo a nadie, ni de entablar
co- cambiar el
mundo,
sino
que
se
habla
de
política
nada
más
para
hablar,
municación ni
de
establecer acuerdos intersubjetivos, ni de
construir sim-
que es lo que importa, y además,
por alguna razón,
bólicamente la realidad,12 porque el
solo hecho de hablar es ya su propio
las críticas y las
quejas
son
mejores
dispositivos de
puede constatarse que,
arranque del lenguaj~
significado, de modo que parece que nada más
se usa
para divertirse, y en
familiar que
los encomios
y los
cumplidos:
debe
ser simplemente
porqu~·
efecto, se usa para celebrar la simple existencia
del lenguaje.
Lo
que verda-
una queja produce siempre más lenguaje
que un cumplido, y de lo que se'
deramente
hace
que
esta sociedad
sea tan vocinglera y parlanchina,
es la
trata
es
de
hablar.
Se
entiende
que, al
revés
del
lenguaje
poético
que
~.
presencia festiva del lenguaje familiar,
que convoca los chismes o cotilleos,
conciso, el
lenguaje
familiar
es
expansivo:
no
se
ahorra,
no
regatea,
no
los
interminables
parloteos por todas partes,
en
las
vadores, sobremesas, pasillos y autobuses, y
suscita
esquinas, tiendas, ele-
los intercambios de sa-
guarda ni
mide jamás
sus
palabras;
hable y hable
todo
el tiempo.
El len-
guaje familiar es el idioma oficial de los pericos.
El lenguaje familiar es más fijo, esto es,
menos nebuloso que el lenguaje
poético, por lo que ya presenta alguna convencionalidad
-un
cierto acuer-
sentativas
se van
transformando gradualmente en una sola, se van fundiendo
cada vez más,
do
de
cómo·se deben
de
decir las
cosas-,
pero
ésta es mínima y por ende
hasta convertirse en una unidad radicalmente
nueva e indestructible. De lo que no se trata es
todavía
se desarrolla
con
alegre
imprecisión,
y ciertamente,
está
lleno
de
precisamente de
una yuxtaposición de dos contenidos objetivos, que se han ligado luego por
equivocaciones, muletillas,
frases hechas,
ambigüedades
y palabras gasta-
una comparación,
por un
"tal
oomo", sino que
uno de los oontenidos únicamente existe en,
con y por medio del otro.
cons- das,
La auténtica metáfora jamás surge sólo de una comparación
y asimismo,
emplea generosamente interjecciones usuales
o espontá-
ciente" (1936, pp. 36-37).
neas,
onomatopeyas, frases
inconclusas, gestos, señalamientos, ostensivida-
Y as(, es solamente hasta que una metáfora está suficientemente instalada
y repetida en el
des
y adjetivos
y adverbios,
es decir,
emplea
todo
aquello
que
no
aporta
lenguaje, que pierde su carácter unitario y empieza a ser
vista
oomo una comparación, es do-
descripciones del
mundo,
sino
que solamente manifiesta la sensación del
cir, como si
constara
de dos elementos separados
que
alguien llega y los pega y junta,
pero
para entonces el lenguaje construye
a
la
metáfora por puras razones didácticas,
para
que algo
lenguaje.
"se entienda•
aunque
"no
sea cierto".
Hasta
aquí,
al
menos, todavía hay una
actividad lin-
Puesto que
no dice
gran cosa y por lo
mismo
carece de algo que se po-
güística, pero
si dicha metáfora dividida se sigue instalando
y repitiendo en el idioma, termi-
dría denominar trabajo lingüístico, y
que
consistiría en el esfuerzo
de
no-
na por ya no ser ni siquiera comparación,
sino únicamente
algo
literal, que elimina la figura-
minación,
el lenguaje
familiar
vive
con
un
pie
en
el silencio, siempre a
ción o que toma lo figurado como si fuera lo literal,
y esto es a lo que se denomina metáforas
"muertas• o "marchitas", de las cuales está hecha In mayor parte del lenguaje ordinario.
punto
de quedarse
callado,
y además,
entre
los
chistes, modismos y giros
Lo
que
muestra
la evolución de la metáfora es que el lenguaje oomienza siendo lenguaje
que profiere, de
repente aparecen cuestiones que
no hay que celebrar, si-
poético, y no
de otra índole, como supone la propia definición
de la metáfora. Pero
cuando
aparecen silen-
no que hay que indagar, o sea que, entre plática y plática,
llegó
su definición,
la
metáfora
ya
estaba desde antes.
Por eso
dice
Susanne Langer que "el
cios intensos
que
hacen
que
la fiesta del
lenguaje
se
interrumpa
por un
enfoque poético
de
la
semántica se presenta
má.s
promisor que el enfoque semántico
de
la
instante, como
cuando
se· roza algún
tema verdaderamente delicado o
al-
esía" (1941, p. 149).
El Construccionismo
2
.
Social
en psioologfa (vgr. Shotter,
1992; Cergen,
1994) parte de la
guien
sale herido
de
algún chiste o se vislumbra
algo
muy novedoso. En-
central e interesante de que
la
realidad es una construcción simbólica llevada a
cabo
por
tonces el len~aje familiar puede volverse
poético de nuevo. En el lenguaje
el lenguaje,
mediante el cual
se construyen
acuerdos intersubjetivos
respecto
a
qué
va a
ser
siempre hay
un
camino de regreso· hacia el silencio.
denominado como realidad, como verdad, como conocimiento, oomo
rosa,
oomo ciencia, etc.
Esta corriente psicosocial considera
al
lenguaje desde el punto de
rista
de sus contenidos, del
mensaje
que
aporta
o
la
información que
transmite,
razón
por
la
cual
no
le
presta
mayor
Las
Canciones: entre
lo
Poético
y fu
Familiar
atención
al
lenguaje
poético.
Lo
que
aquí importa
resaltar es que no
alcanza
a
percibir la
presencia de
un
lenguaje familiar, el cual tampoco aporta oontenidos
ni mensajes, sino que
Si verdaderamente se hace caso al origen músico-poético del
lenguaje, y al
tiene como esencia y como
sustancia su forma. Ahora bien,
lo
que se
denomina lenguaje or-
carácter abarcalotodo
de
su
forma
familiar, entonces,
las canciones
13 son
dinario, que es má.s o menos el que habla la gente a diario, y que
s(
está
considerado por ªlas
teorías del giro lingüístico", no coincide puntualmente con un lenguaje
familiar,
toda vez que
tiene momentos utilitarios, conceptuales, interactivos,
pollticos, y también, en efecto, poéticos
13 Mientras
que
el
modo
oral
del
discurso
es
hablado,
y familiares,
los cuales, probablemente, serían aquellos descartados en
análisis de conteni-
el modo oral de las canciones es
u.n
cantado
y,
atendiendo
a la
lógica, debiera
ser harto
extraño y además ridículo
el hecho
de
do o de discurso.
' EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 28 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS 29 han resultado
'
EL LENGUAJE:
VERSIÓN
CALLADA
28 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
29
han resultado los intentos de Mario
parte del lenguaje,
por ejemplo las canciones populares
o tradicionales y,
aunque es justo decir que más nefastos
Benedetti
por versificar
sus poemas, no
obstante
ser
buen
poeta. Como-
en las últimas décadas del siglo
XX,
la canción comercial, que en el idioma
castellano
resulta
uno
de
los
mejores negocios
del consumismo
cultural,
quiera,
se pueden
encontrar,
ya
sin
buscar
en
libros, canciones
que
son
esencialmente
poéticas, como las
de
Luis
Eduardo
Auté, repletas
de
len-
dado su alto número de hablantes. A
la canción suele estudiársele como fe-
como
su canción más famo-
nómeno
sociológico
o mercadotécnico,
pero
no
como acontecimiento
lin- guaje brumoso y con escasas frases familiares,
sa,
que
llegó
a ser casi
himno
de una generación
hispanoparlante y com-
güístico, porque a los académicos les falta la sencillez de Gabriel Zaid para
pleto éxito
comercial,
de nombre Aleluya:
"un
reloj
con
treinta horas/
el
darse cuenta.
14 Como
formas del lenguaje, las canciones
son una interfase
cartel
de no
funciona/
ya
una piedra en el vacío/
otra piedra en el sentido/
entre lo poético y lo familiar,
sea por el procedimiento de familiarizar el
un acorde disonante/ nueve infiernos sin el Dante/ unas flores en mi tum-
lenguaje poético o por el de poetizar el
racterística es que contienen enunciados
lenguaje familiar, por lo cual su ca-
ba/ siempre nunca nunca nunca",
decla-
de
sobre la cual, el mismo cantautor
ambos lados, por lo demás
en
ra que cuando la escribió
"no estaba claro lo
que quería decir;
ahora está
canciones que
muy diferentes grados, de modo que uno puede encontrarse
y esto precisamente, la falta de un mensa-
eran originalmente poemas, de Martí, de Nervo,
de Neruda, de León Feli-
claro que no quiere decir nada",
je, es característico de la poesía, y por eso Proust le hace decir a un perso-
pe
de
Ernesto
Cardenal,
de
Alberti, y
de
Antonio Machado o
de
Miguel
naje
suyo
"el mayor de
los
méritos de
un verso es
no
significar absoluta-
H;mández,
como
le hace· loan Manuel
Serrat: "llegó con tres
heridas/
la
mente nada" (1913, p. 93).
de la muerte/ la del amor/ la de la vida",
que sori, .en efecto, los tres temas
En
cambio,
las
que
ya
son
plenamente canciones
son
aquellas
donde
únicos y recurrentes de toda poesía.
aparece
inopinadamente
tanto
lo poético como
lo
familiar,
como
si lleva-
Por razones,
por así decir, orquestales,
los poemas que pueden ser can-
ran o trajeran lo uno
a lo otro y sorprenden
por la capacidad poética del
tados
deben
seguir las
reglas de la métrica clásica de los versos;
is
por eso,
lenguaje familiar y viceversa, como las de Joaquín Sabina, que tanto es im-
por ejemplo,
los
intentos de
m~~calizar los
~emas de Benedetti,
no obs-
preso
en libros de poesía como cantado
en la regadera. Capaz,
como
Bor-
tante la cantidad de
frases familiares
que utiliza, han resultado nefastos,
ges,
de
enumeraciones
insólitas,
da
lo mismo
cuál
canción suya;
puede
ser la de
"los perros del
amanecer"
- "los
pájaros
de la ansiedad,
los
gri-
que alguien hable con la voz torcida, alargada
y forzada, diciendo amooor en vez de amor,
lí-
llos ·de la depresión"-
que
suelen ladrar a
la misma
hora en que
"marca
ber-taaad en vez
de libertad, como si el canto
fuera
una especie de oligofrenia del discurso.
las cartas el tahúr/
y rompe
el músico su
partitura/ y vuelve Nosferatu
al
Pero lo extraño es que sucede todo lo contrario,
que la gente no sólo lo acepta como natural,
ataúd/ y pasa el camión de la basura".
sino que además admira como modelos
a los cantantes profesionales que se presentan en pú-
Es
evidente que
que
la
interfase entre
lo-,
blico y que por estas
fech'."'
ya úenen
ribe~
de mito,
e incluso
1~
las canciones
mejor ejecutan
~ente se la pasa cantando
En efecto, puede hipo-
en público y en privado sm mayor rubor y sm temor por su prestigio.
poético y lo familiar son aquellas
cuya rima está tan perfectamente estruc-·-.·'
teúzar.;e que la realidad es a
oralidad lingüística, estando
la inven;a, que el canto es la forma natural y primigenia
de la
turada
que ni
siquiera
se
nota
que
ahí hay
un
trabajo
de versificació.n-,
presente desde los
primeros rituales
(S. Langer, 1941, p.
166),
sino
que
parece
que
se están
emitiendo
enunciados
casuales con
tod~
mientra& que
el
habla es una modalidad secundaria,
como si fuera un canto cortado, un can-
familiaridad, como las
de
Ignacio
"otro
muerto, otro
to aprisa, un canto codificado o, como se dice de las metáforas que dejan de serlo,
un canto
y José Maria
Cano:
muerto
O marchito.
Por eso Wilhem Von Humboldt decía que "el ser humano es una criatura
muerto/ pero qué bonitos/ son/ calladitos/ sin
querer tener razón"; y ya en
que canta" (citado por Ibid., p.
152).
el cementerio explican que
"aunque hay buenas tumbas/ son mejor los ni-
14 Hay fonnas de poesía que
ni
siquiera se consideran poesía, y por io mismo no reciben
chos/
porque cuestan menos/ y casi no hay bichos".
Puede
advertirse
que
la menor atención. Cuando pensamos que a la gente no le interesa la poesía, pensamos en los
este último ejemplo ya está más cerca del lenguaje
familiar que el primero,
libros de poemas que no venden
más que cientos de ejemplares. No en los millones de apara-
que estaba más cerca del
poético.
Y en efecto,
como
en
los
alcoholes,
hay
tos de radio donde se escucha a todas horas poesía (cantada);
ni en los millones de discos y de
cintaS; ni en los millones que cantan a solas o en grupos; ni en los novios que ªúenen su can-
gradaciones poéticas,
y entre las más leves,
que siguen siendo plenamente
ción•. ni en todos los que ven algo de su experiencia
de la vida en unos versos populares,
que
canciones, injustamente
desdeñadas
por la cultttra,
existen
piezas afortu-
dice ~l dicho, la oración o la canción
(Zaid, 1999, p.119).
no pocas en realidad, como las de Rafael Pérez Botija, quien puede
1s
y de hecho, puede bien decirse que todo lo que se conoce como poema que
está
versifi- nadas,
poética de
una rima
entre
una
palabra grave
y
cado
canónicamente
-y
a los
llamar
y no
hacer la belleza siempre
que se les suelen
"poesías"
poemas- como
lo
de
Juan de Dios Peza, lo de Gustavo Adolfo Becquer
o lo de Evaristo
Carriego,
pertenece verda-
una esdníjula,
al describir a
una coqueta que
usa
"faldas cortas/
piernas
deramente a la categoría de las canciones,
e incluso, puede hacerse
la hipótesis
de que la mé-
largas/
maquillada para él/
maniquí de porcelana/ provocándole"
(canta
trica en la poesía proviene de lo que se cantaba.
30 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 31 Rocío Banquells).
30 SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE:
VERSIÓN CALLADA
31
Rocío
Banquells).
Hay en esto cierto humor, cosa que es tal vez lo más poé-
ca"- abarcara todo el lenguaje, en cambio,
al familiarizarse y hacerse fes-
tico
del
lenguaje
familiar:
"porque
yo
soy
dama
sin
tu
ayuda/
y aunque
tivo,
la palabra ya no es
una cosa singular,
sino que ya son
"palabras", en
siembres
duda/
nadie
te
creerá/
porque
fui
gigante
como
amante/
para
plural,
multitudes de ellas diciéndose las unas a las otras por puro afán de
qué contarte/ si lo sabes ya"
(canta Dulce).
celebración.
En efecto, el lenguaje poético termina familiarizándose, y esto~·\
i
deja al lenguaje en la siguiente situación:
por un lado, de tanto hablar y de-
Los
RIPIOS:
LA
BIBLIA EN VERSO
cirse, más por gusto que por urgencia, el lenguaje acaba por desentenderse
del silencio que
pretendía nombrar originalmente, como si se sacudiera su
.
1
Pero
la
enorme
mayoría de
lo
que
se
canta por el radio
y similares ni
si-
carga
para sólo dedicarse
a hablar libremente,
como sucede
en
cualquier
.
quiera
alcanza a
ser lenguaje,
sino
ripio.
Los ripios,
palabra que viene de
plática amistosa sin objeto alguno. Y por otro lado, se quedan establecidas,
.
la albañilería
y que refiere al. escombro o cascajo que se utilizaba para re-
instituidas, grandes cantidades de palabras hechas y usadas.
Es como si el
llenar
algún
agujero en el terreno, son aquellos versos, frases, rimas, que se
lenguaje dejara de
ser una creación y se convirtiera en un hábito, cómodo,
meten
a fuerzas
con tal de· terminar otra canción más
sobre pedido,
y
de
que
por costumbre parece que
menciona
algo real,
sin reparar en que ya /
los cuales el más famoso fue el intento de un señor muy devoto de poner la
no dice en verdad casi nada.
.-/,,
Biblia en verso,
16 que ya sirve como expresión para denotar cualquier esto-
Si al lenguaje poético ya muy familiarizado se le deja durar lo
suficien>.
lidez
muy
ambiciosa.
Los
ripios son,
estrictamente,
palabras que se salen
t~,
se convierte en otra éQsa.
Ciertamente, con tantas palabra en su haber y
)
dél
lenguaje,
que
no significan lenguaje para nada,
sino que sólo se usan
sm
nada
que
nombrar,
el lenguaje
comienza a emitirse como eco
y se
en lugar de
él,
como cascajo vocal
para rellenar un hueco.
Aunque parez-
atiende y se responde como tal,
es
decir,
el lenguaje comienza a
hablar de
_J;Jln
palabras y estén en el diccionario,
no lo son.
Concretamente,
la señal
sí mismo
consigo
mismo:
las palabras
ya no
pueden referirse
al
silencio y
clara
de
la
presencia
de
un
ripio
en
una
canción
es
cuando
la
palabra
por ende solamente pueden referirse a sí mismas. Entonces sucede como~
amor rima con dolor, corazón con pasión, botellas con ellas,
es-
el lenguaje se
desdoblara,
en
dos,
a saber,
el lenguaje
éste
trellas,
17
y así sucesivamente, como
ésa que dice: "te extraño/
ellas con
como se ex-
que habla, y el
lenguaje
se convirtiera
aquél sobre el cual
habla;
este renglón que se lee
trañan/
las noches
sin estrellas/
como se
extrañan/
las
mañanas bellas",
en este
momento
está haciendo justamente
eso:
son
palabras
que
hablan
cuyos autor e intérprete no tiene caso desenmascarar.
sobre las palabras.
El eco es un espejo auditivo: se refleja,
las
palabras se
refieren a
sí mismas, como en
un espejo, y esto es precisamente lo que se
denomina
reflexión,
que es lo que
producen los espejos, los
specula,
en la-
EL LENGUAJE ESPECULAR:
EL NOMBRE DE LOS NOMBRES
tín,
de modo que se trata de un lenguaje especular, especulativo, que ya no
nombra
silencios como
hacía el
lenguaje poético, sino
que
nombra nom-
Si en
el
lenguaje poético se podía hablar de todo el lenguaje como siendo
bres:
le
pone
nombre
a las palabras,
esto es,
se dedica a averiguar qué se
"la palabra",
como si una enorme e ilimitada palabra -"la palabra poéti-
quiso decir
con
tal
frase,
a qué
se refería
cuando
dijo eso,
por
qué
esto
se dice de este
modo, etcétera,
lo cual, si bien se ve, es una actividad muy
recurrente
y socorrida, y cada vez que algo no queda claro en una conver-
sación, la gente interpela: "¿qué me
estas queriendo decir con
eso?",
"no
16 El
señor se llamaba
losé
Garulla., "laborioso y fecundo,
muy católico y pé;imo
poeta"
entiendo lo
que
me
tratas
de decir",
o se
defiende: "eso
no
es
lo que
yo
(Vega, 1952), que versificó el Génesis, el Éxodo, el Libro de Tobías y el Libro de Judith, y fue
objeto de condecoración por la Santa Sede y objeto de burla por el resto de la gente quien
quería decir", "yo
estaba diciendo
re-
otra cosa", y asimismo muletillas como
petía divertidísima estrofas tales como "vivió Jacobo en tiendas/ y evitaba sencillo
las
contien- "en otras palabras",
"por así decir",
"dicho de otro modo", "es decir", etc.
das",
al
grado de que se acuñó popularmente la expresión
"la
Biblia en verso".
Antes sí se sabía lo que se quería decir pero no se sabía cómo decirlo; aho-
17 Ripios
quizá
peores, y que
de
hecho
están prohibidos por la gramática,
son aquellos
ya
se
sabe decir pero
no se
sabe qué
quiere decir.
Cuando
se habla de
versos
en los que
se riman verbos de la misma terminación, como caminar y
estar,
salir
y
vi- ra
esto, que es muy seguido, la gente está haciendo reflexión y usando lengua-
vir,
comer y correr,
y asimismo,
por
supuesto,
en
8U8
diferentes tiempos
y modos,
como hi-
cisteis
y vestisteis; lo mismo aplica para terminaciones reglamentadas, como casamiento y
re-
je especulativo,
y en rigor,
el trabajo de
la filosofía consiste
en hacer esto;
finamiento, espejismo
y cataclismo, etc.
Por
otra
parte,
existen
diccionarios
de
rimas
(vgr.
según Susanne
Langer,
"la filosofía
consiste
en
averiguar el
sentido de
lo
Landa.,
1980) que en realidad son diccionarios de ripios, toda vez que una manera
tan
forza-
da
y mecánica de hacer congeniar dos frases no promete buenos resultados.
' 32 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 33 que decimos".
'
32 SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
33
que decimos".
Por ello acusan a los filósofos de "especulativos",
que, según
símil decir respecto
a las
palabras
"democracia",
"cronopio", "violencia",
18
Gadamer, significa sobre todo no ser dogmático.
"saltimbanqui",
"maquillaje", "jitanjáfora", "psicología",
como
buscando
,- Si en el lenguaje poético uno está envuelto
por lo que dice, con el desdo-
el sonido
interno
del
lenguaje,
como
entrando hasta el fondo
de
las pala-
ble
del
lenguaje
especulativo,
el
hablante adquiere
cierta
corta
distancia
bras para sacar de cada una de ellas discursos completos.
Casi debería de-
prudente de lo que dice, porque al hablar de ellas ya puede poner las pala-
bras enfrente,
y aunque todavía el hablante pertenece
a lo que pronuncia,
cirse que los conceptos tienen su poesía. Así visto, no está mal que concep-
to y concepción provengan de concebir, de dar a luz, y a su vez, el concepto
ya
no
le
ocurre
lo
que
dice:
puede
hablar
de
la
crueldad
sin
resentida.
de luz vale para el nacimiento,
para la comprensión y para el sol.
Un con-
Esta
separación
mínima y suficiente
entre
el
habla
y lo
dicho
es
la
que
cepto
es
una
definición
muy larga, y una
definición
es
un concepto
muy
produce la ilusión de que la función
fundamental del lenguaje es la comu-
corto.
Por lo
tanto,
las
definiciones
determinan,
por el
contrario, todo lo
nicación,
de que
el lenguaje es
un
medio,
un vehículo
para contactarnos
que se pueda excluir de una palabra,
20 fincando y fijando sus límites de tal
con los demás,
para establecer acuerdos, resolver conflictos o
conjuntar in-
manera que
no
puedan entrar en ella cosas que no le quepan,
y la defini-
,
tenciones, y que de
paso hace que el lenguaje parezca un
modo de descri-
ción física de luz,
por ejemplo, ya no le deja entrar versiones
sobre el naci-
)
bir
y
comunicar la realidad, pero
que él mismo no
sea esa
realidad,
sino
miento o
la
comprensión, sino
solamente
ondas
y partículas.
"Puede
ser'
en
efecto,
como
criticaría Rorty,
su
espejo, pero
creyendo
que los espejos
considerada definición toda restricción
o limitación del uso de un término
(
1
no están en el mundo, sino a un ladito.
Los espejos están dentro de la rea-
en
un
contexto
determinado"
(Abbagnano, 1961). Así
pues, se
entiende/
',,lidad, a pesar de su apariencia.
De cualquier manera, así como.el lenguaje
que "definición"
se refiera a
todo lo
que ya está finalizado,
acabado,
fini-
se desdobla y separa a quien habla de lo
que dice, asimismo
su reflexión
quitado y terminado;
por eso lo que
es definitivo es terminante,
y por eso
va distinguiendo y distanciando unas palabras de las otras, de manera que
algo así como "acabóses"; un vo-
no
ya cualquier palabra refiera
a
la
totalidad del
mundo,
sino
que
cada
las palabras del diccionario son términos,
cabulario es una terminología.
-~X'\
una
refiera
a
un
aspecto
puntual
y
particular del
mismo,
quii es
lo
que
El lenguaje especulativo se mueve entre estas dos
fuerzas:
por un ladotF>
significa
ir dándoles nombre a las
palabras, lo cual se logra mediante los
enriquecer
cada
palabra
con
muchas
otras,
y por
el
otro, rigidizar
cada
conceptos
y
las defmici.ones.
Los
conceptos determinan
todo
lo
que puede
una para que ya no
se vuelva a mezclar con las demás. Aquí se puede en-
incluir una palabra,
o sea, todos los
discursos,
frases, definiciones,
enun-
tender por qué el lenguaje especulativo es
mucho más largo que el lengua-
ciados,
sinónimos, etc., que se pueden agrupar, organizar y clasificar como
je poético; mientras que un poema sobre la luz puede ser de media página,
pertenecientes
a una categoría,
19 por ejemplo, todo lo que es válido y vero-
un
tratado
sobre
la luz
puede llevarse
quinientas -el de
Leonardo
es
de
602- llenas de multitud de palabritas
breves y combinables con las que se
18 Hans
Georg
Gadamer, quien el
11 de febrero del 2000 cumplió cien años, y quien sue-
va especificando,
matizando,
aclarando,
ejemplificando lo
que
se
quiere
le rastrear la etimología de los términos que utiliza para refrescarles
concepto de la especulación:
su sentido, reivindica el
decir para que se vaya entendiendo,
21 mientras que el poema no tiene pre-
Cuando empleamos la palabra "especulativo",
como la acuñó la filosofía hacia
1800,
esto
es,
diciendo
de alguien que es
una
cabeza
especulativa o encontrando que
una idea resulta
muy
especulativa,
a
este uso de la palabra
le
subyace
la
idea de
reflejo.
Especulativo
es
lo
20 En las definiciones
de
la palabra definición se advierte muy claramente
la autorrefe-
contrario del dogmatismo de la experiencia
cotidiana.
Es
especulativo el que no se entrega
di-
rencia del lenguaje especulativo, el hecho de que nombre nombres:
recta e inmediatamente a la solidez de los fenómenos o a
la
determinación fija de lo que se
no
puede ser otra cosa que la explicación
de un nombre
mediante un dis-
opina en cada caso, sino que sabe reflexionar;
hegelianamente hablando, que reconoce el "en
Una definición no es sino mostrar el sentido de una palabra por otros varios
sf"
como
un
"para sí".
Y una idea es especulativa cuando
la
relación que se enuncia en ella
La definición
curso (Hobbes).
términos que no
sean
sinónimos
(Loclre).
Una definición es
una
proposición declarativa del
no
puede
pensarse
como
atribución inequívoca
de
una determinación
a
un
sujeto,
de una
significado de una palabra (Stuart Mili) (citados por Abbagnano, 1961).
propiedad a
una cosa dada, sino que hay que
pensarla
como una relación refleja en la que lo
21 En
efecto, el lenguaje se desarrolla partiendo de enunciados
sucintos a enunciados ex-
que refleja
es,
por
su
parte,
pura
apariencia
de lo reflejado,
igual
que lo
uno
es lo
uno
de
tendidos. Otto
Jaspersen,
el último lingüista moderno
-a
decir de Cassirer- interesado en el
lo otro y lo otro es lo otro de lo uno (1961, p.
558).
origen del lenguaje, planteó lo siguiente:
19 La
referencia
del
concepto al lenguaje
mismo
puede advertirse
en
la función primor-
La evolución del
lenguaje muestra una tendencia progresiva
que
va
de los conglomerados
dial que
le
adscribe Abbagnano:
"el alegado carácter de universalidad
subjetiva o la validez
inseparables a
los elementos breves, combinables en forma
espontánea
y regular {citado por
de signo lingüísti-
S. Langer,
1941, p. 167).
intersubjetiva del concepto es en realidad simplemente su comunicabilidad
co,
y la función primordial y fundamental
del
concepto,
al ser la
misma que la del lenguaje,
Para explicar esto,
Philip Wegener proeuso, a finales
del siglo
XIX,
el mecanismo
de en-
es la comunicación"
(1961).
mendación del lenguaje, que Susanne Langer describe así:
34 SIGNIFICADOS COLECTIVOS: PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA 35 tensión de aclarar
34 SIGNIFICADOS COLECTIVOS:
PROCESOS Y REFLEXIONES TEÓRICAS
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
35
tensión de aclarar ni de que
se entienda; con que
se entienda él a
solas le
bre algún objeto de la realidad,
cualquiera, desde los
datos inmediatos de·,
,,,basta, Así,
al
revés
del
lenguaje poético,
el lenguaje especular contiene en
la conciencia
(Bergson,
1888)
hasta
los
tacones
de
los
zapatos
de
mujer
\
sí mismo
las claves
de
su propia interpretación,
trae dentro las instrnccio-
(Rubalcaba,
1998),
invirtiendo en él hechos, investigaciones,
experimentos,
"1.~es para entender lo que se dice o se lee; basta con saber el idi?~ª·
esta~ísticas, e~mologías,
recortes de periódico, historias,
frases oídas al pa-
El
lenguaje
especular
tiene
al
mismo
tiempo
que
reconstJ.tmr
la
reso-
sar,
mtrospecc1ones y
lo
que
haga
falta,
y
al
mismo
tiempo,
exprimiendo
i- ·
:
-~ncia interior de las palabras y darles la fijeza y estabilidad
que las haga
los
recursos interiores del lenguaje para presentar dicho objeto de una ma- ,
nera que no es sólo correcta sino bonita, esto es, más novedosa, interesante:·
comprensibles y comunicables, y como en esto hay muchas r~tas fa~as y
ninguna receta segura, la única posibilidad
y profunda que el objeto mismo, con lo cual, paradójicamente,
es intentarlo.
Las
h1pótes1S, los
el ensayo le
agrega al objeto de su estudio una cualidad
modelos teóricos,
el
pensamiento sistemático, las interpretaciones,
las refle-
más que no tenía y que consis-
te en el lenguaje con el .cual se le describió.
xiones personales o grnpales, se den en ciencia, academia o vida cot!dian~,
Por ello,
los poetas pueden ser
realizan
este tipo
de
lenguaje,
cuyo ejemplo
sintético es el género hterano
buenos ensayistas,
como Octavio
Paz
o Gabriel
Zaid
o Alfonso
Reyes.Ei
p. objeto que aparece en el ensayo no está hecho solamente
del ensayo,
"el género entre los géneros", dice Eusebio Rubalcaba
(1997,
de sus datos sino
107):
un ensayo es
la conjunción de ciencia y literatura,
o "el centauro de
de la forma con que se le describe,
porque la forma de su descripción pasa
los géneros", según Alfonso Reyes;2'l
por lo tanto,
es
una disquisición o perquisición so-
a formar parte del objeto descrito, y
ahora se sabe algo más y
qv
~
algo mejor sobre
ese
objeto.
Puede
~.Y_gJl.IS.e
_tQ<;iº
P~!l!5ªajento
siste-
Íf.~
má_tic,<>,.
cieQtíf.ico,. 5.~'ªjsf_ip!it!.ar~g,
Para entender algo que se expresa con una oración univerbal,
!~Q!'
verdadera~~m~
J.!erisa-
~5
se requiere cierto grado de
buena voluntad y de afinidad mental.
Cada
vez se
necesitan
más vocablos para modificar la
~~
y puesto que está constrnido de cierta fo~a que lo im-
expresión originaria y para acompañar y s'.11'rayar
gestos y a~tudes; ~e
tal
modo, la estrnctu-
plica
a uno,
que
le
gusta
o
le disgusta
a uno,
puede
entonces
también
ra gramatical se desarrolla por enmendación
de una expresión
ambigua
y, naturalmente,
si-
aseverarse que
el
pensamiento
que
no siente
no
es pensamiento,23
sino
gue muy de cerca el esquema relacional
de
la
situación que la ~voca:
D~
~ manera, el con-
mera máquina procesadora de datos.
Finalmente puede aseverarse que en
de la primitiva oración univerbal es expresado en términos lmgulstioos
tenido
cada vez
más
las instituciones
académicas
y científicas
actuales,
cada
vez está menos
adecuadamente (Ibid., pp.
161-162).
22 Tomando
a Reyes como pretexto, Gabriel Zaid hace precisamente
una defensa del en-
permitido pensar.
SllYO
como
"un género literario de creación intelectual",
y citándolo
in
eDelUII,
dice también
Es
curioso que cuando
una definición no se entiende,
se tenga que
ex-
lo que sigue:
. .
.
.
.
plicar en lenguaje familiar, y que cuando un concepto sigue oscuro,
se re-
º'
Un ensayo no es un informe de mvestigactones realizadas
en _el labo':8to'"'
~
el labor~t<:
curra al lenguaje poético para iluminarlo.
Es
notorio que en la lejanía y en
río
mismo,
donde se ensaya la vida en
un texto, donde se despliega la imagmac1ón,
creativi-
la última
instancia siga presente
el silencio básico
del
lenguaje.
Por ello,
dad, experimentación, sentido critico, del autor.
. .
El en
ayo es arte y ciencia, pero su ciencia principal
no es la del profesor:
su c1enc1B es la
Adorno, al
tratar de averiguar el
sentido de lo
que
decimos,
se da cuenta
6
del artista que sabe experimentar, combinar, buscar, imaginar, construir, criticar'. 1~ que
quie- de que la filosofía es "el esfuerzo permanente
e incluso desesperado de de-
re decir
antes
de saberlo.
El saber importante en un ensayo
es el logrado
al
escribirlo:
el que
cir lo
que no puede propiamente decirse",
que es
exactamente lo que opi-
no exis¡{a antes,
aunque el autor tuviera antes muchos otros saberes,
propios o ajenos, que le
naban los poetas de su trabajo:
decir lo indecible.24
sirvieron para ensayar.
Es
posible que el
ensayista llegue a descubrir no sólo
t~o~ inéditos importantes ':1'1e sa-
len
de su ser,
su cabezo, sus manos,
sino cosas que los especialistas no
hablan
descubierto, y
que deberlan aprovechar.
Desgraciadamente, no pueden ~a~rlo sin ~rriesgar su legitimidad.
Se
supone que, f1.1era del gremio, no puede
~
descubnmient~s válidos.
El lector incapaz de recrearse,
de reconstrtu1rse, de reorganizarse, en
la
lectura de un en-
sayo que realmente ensaya, es un lector empobrecido
por la cultura tecn~ti~.
.
Dentro
de la psicología,
por ejemplo, quienes han utilizado el
ensayo como forma de su
Es
posible y deseable que el
especialista_ sea mu~o
más q~e
~ es~: un esp!ntu
ciencia,
han
sido,
entre otros,
Sigmund
Freud, William James, Wilhem Wundt, Henri Berg-
ensayante,
un escritor de verdad.
Ha sucedido con
filósofos,
h1Stonadoffll,
Junstas,
méd1_cos.
son, Erich Fromm, Sergc Moscovici, Maurice
Merleau-Ponty.
Pero, con el auge de la universidad como centro
de formación de tecnócra~ la
cultura
libre
23
S. Langer,
1967,
p. 149:
(frente a la cultura asalariada), la ~ultura _de autor (frente a
"la
gran
discrepancia entre
razón
y sentimiento podrla
ser
la cul~ autonzada por los trá-
irreal; no es improbable que el intelecto sea una forma superior del sentimiento".
mites y el creder¡cialismo), la creación de id~ metáfo~,
persp~1vas, _fo"'.1as de ver las
co-
sas, parecen nada,
frente a
la solidez del traba10 académico.
La 1erarqwzaaón correcta es la
24 Y sigue, en su
Terminología Filosófica:
"[la verdadera filosoHa sería) el intento de salvar
contraria.
El ensayo es tan difícil que los escritores
mediocres
no deberlan ensayar:
deberlan
o recobrar con los medios del concepto aquel momento mimético [que) en verdad está profun-
damente conexionado con el amor".
limitarse al trabajo académico (Zaid,
1999,
pp.
11>-20).
r EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA TEÓRICAS 37 36 SIGNIF1CAD0S COLECTIVOS: PROCF.SOS Y REFLEXIONF.S no se
r
EL LENGUAJE: VERSIÓN CALLADA
TEÓRICAS
37
36
SIGNIF1CAD0S COLECTIVOS: PROCF.SOS Y REFLEXIONF.S
no se usan para crear
y
!,~~!_eª!.
al lenguaje, sino para hacer que el mundo
EL LENGUAJE TÉCNICO:
ÚTIL
~
ño
mate~~l o}:¡e~.
Ciertamente, las palabras técnicas·
~o-~b~~
algo, sino
que
dan
órdenes,
nadie puede andar filosofando
a deshoras por la vida:
ta~e
indicaciones, instrucciones,
señalizaciones
Sin embargo,
~mo
solicitar un estado de cuenta en el banco,
estipular qué es lo que s~
o temprano tendrá que ir a comprar mantequilla,_
cobrar un cheque,_ decir-
nene
o
que hacer -<Orno en los manuales
de operación, los reglamentos,
las
le al de junto que no lo moleste
que han de lle-
sopa para ver cómo se prepara.
leer las instrucc10nes de los sobrec1tos de
Dicho de otro modo, si el lenguaje concep-
constituciones o los decreto&-, describir los procedimientos
varse a
tual dura
lo
suficiente,
se convierte en
aquel que se usa
cabo -<0mo en un programa
de computadora,
una fórmula de
ál-
lenguaje técnico,
gebra,
una receta de cocina,
el
método
científico-, o plantear las
caracte-
para propósitos prácticos.
.
rísticas
que
debe
tener
un
objeto
para
que
cumpla
sus
funciones,
tales
~
Si el lenguaje especular dura lo suficiente,
va constituyendo una especie
como
tener talla
36
en la ropa,
1/4
de
pulgada
en un
tomillo,
un precio
-.!ele depósito de palabras
"ya terminadas",
suficientemente definidas y aco-
accesible
en
un
restaurante, etcétera.
tadas,
Todo esto
puede
prescindir de
len-
que pueden conservarse estables y sin cambios de concepto, al pun-
ostensividades, o con flechitas, gráfi-
to
de que pueden ser llevadas y
traídas sin que se
altere
aquello que que-
"'
rían
decir.
Son
como
el
glosario
de
palabras
que
todos
pueden
conocer
guaje y sustituirse con señalizaciones,
cos y cuadros en el caso de lo escrito.
pero que ya no están a discusión,
que
es
lo que
le
pasa a cada palabra que
Como puede advertirse, el lenguaje técnico concibe al vocabulario como
para diversos fines, esto es, concibe a las pa-
se
pronuncia con
mucha frecuenci~
para variedad
de
~otivos
s~n qu~
su
una serie de piezas utilizables
labras
como
si éstas no
fueran
lenguaje, sino,
estrictamente; como
si fue-
significado
esté
a debate,
como
la libertad, la democracia,
la ps1cologia o
,
"lenguaje".
ran cosas, útiles, herramientas,
que no sirven para hablar,
sino para ejecu-
el
Da la impresión de que a estas palabras les ha brotado ~na
tar operaciones variadas.
En el
lenguaje técnico,
las
palabras
se salen del>
costra,
una cáscara, una pátina,
que las mannene encerradas y protegidas
lenguaje
y
entran al territorio de la naturaleza. Es
precisamente
la
pretep-
de las demás palabras y por lo tanto ya no
se
mezclan con el resto del len-
guaje. No
~s concep-
~~eLra!e.~!!~~~-<?!
<Í~
que_t~~o_len~aje_deba
as-
tienen nada de difusas, son más bien muy precisas.
usan
P~engl!!lle ~cmco,
~!-~~
ha -~echo
~e~ª!.T1e.
el lengua¡e-de6e
tos y las definiciones que han sido producidas por la especulación, se
no
tanto
se~_!!"
Jaii !~glas c;l~"]a lógica, y de
que lengu~¡e
que
sea lóg¡co
es_mco=-
y se vuelven tan corrientes
que llega un momento en que se pronun-
rrecto o
lógi-
cian sin pensarlos, como el sociólogo que
dice
y dice sociología, dando por he-
primiti!Q: El lenguaje técnico auténtico debe ser ciertamente
ci>,porgÜeTa-Íógica es inherente a
y
definición, pero que por el momento, para
laJQ~ª-ª~ los dispositiwS:-í~áqui-
cho que se conoce su concepto
j~~~~ía.s-olOs~~~fíÉJi~as~
no
interrumpirse de lo que está diciendo, no los menciona, porque está ha-
n~Jos
aparf!.t.2~ y_las
orgaaj~_ac_i?ne.5,
lfU!
libros de sociología hay en
porque en todos ellos har~l~gientos
que-deben ir arites o ~después,
arriba o
blando de otra cosa como, por ejemplo, cuántos
abajo,
de mayoramenor,
etc.,
para que el aparataje· funcione,
sea.nna.li-.
la
biblioteca.
Para comprar
mantequilla exitosamente
en
la tienda,
hace
~ora o la~a de ~!
La
lógi~_ lingüísti~~-~
falta no ponerse a especular
con el tendero sobre su noción y significa~~-
§.genieros,
C!ee
SJJL.~~-
que todo el lengua1e
~
un
aparato de descripción de la natur~.~-a
.Jlil~-Y~l=_
gu~
1~
pall!Q!ª5
adqu_iere~
el!ll
f~ez_~
que
le_s~~ón
~lo tanto
se
<.i_~comportaisegun-sllldeyes-;-y""C"Cianao-ñoio
hace,
y_
~
que ya no sirve para averiguar
el ~nn~o d~ la mantequilla s~o
para comprarla en la tienda,
ni
el de la soc10logia m
el de
la demo~rac1a
~~
e~~cop.~tQa:l_i!~~~?~~~PiQ~
$Í~
~f~p~to
ni la paz,
está
descomp~~-~~ y
9!-1~?~_gu~_lia):>l~l!