Está en la página 1de 249

Muriel James es consultora en Relacio- nes Humanas y Comunicación para diversos sistemas escolares, agencias gubernamentales y empresas, y Vice- présidenta de la Asociación Internacional de Análisis Transaccional. Obtuvo su doctorado en psicología educacional en la Universidad de California, Berkeley, y es ex-directora de Oasis Altérnate High School en Lafayette, California. La Dra. James es ministro ordenado y consejero licenciado matri- monial.y familiar. Fue miembro de las divisiones de Extensión de la Univer- sidad de California y de la Universidad del Estado de California y de la Escuela de Psicología Profesional de California.

Dorothy Jongeward es Presidenta del Instituto de Dirección de Análisis Transac- cional, Inc., en Pleasant Hill, California

y Directora de la Asociación Internacional de Análisis Transaccional. Es conferen- ciante y consultora en los campos de la

psicología, educación de la vida familiar,

y educación y carreras para la mujer.

licenciada en Orientación Educacional en la Universidad del Estado de Washing- ton. La Dra. Jongeward es miembro vi- talicio de la Asociación de Asesoría Matrimonial de California. Es profesora de la división de Extensión de la Univer- sidad de California y ex-profesora de psicología, sociología, inglés, y educa- ción de la vida familiar al nivel de la educación media.

Es

Muriel James y Doroth y Jongeward so n co-autora s de dos eje los libros más vendidos:

NACIDOS PARA TRIUNFAR : Análisis

y TRIUNFA R CON TODOS: Ejercicios en Análisis Transaccional para Grupos, ambos publicados por Fondo Educativo Interamericano.

Transaccional con Experimentos Gestait

Interamericano. Transaccional con Experimentos Gestait FONDO EDUCATIVO INTERAMERICANO, S. A. Apartado Postal 62361
Interamericano. Transaccional con Experimentos Gestait FONDO EDUCATIVO INTERAMERICANO, S. A. Apartado Postal 62361

FONDO EDUCATIVO INTERAMERICANO, S. A.

Apartado Postal 62361 Caracas 106, Venezuela

Apartado Aéreo 29696 Bogotá, Colombia

Apartado Postal 19-188 México 19 D. F., México

Apartado 4289 Panamá 5, Panamá

El triunfo mediante el análisis transaccional

El triunfo mediante el análisis transaccional

1

Triunfadores y perdedores

Estudio de caso 1

Desde la más temprana infancia de Eleanor, su madre no sentía simpatía por ella debido a que era mal parecida. Cuando tenía 6 años, su padre, quién en cambio la quería, fue internado en un sanatorio por alcoholismo. A pesar de su riqueza y presti- gio social, la vida con su madre y hermanos era solitaria y llena de infelicidad. Esto empeoró cuando sus padres y un hermano fallecieron y, a los 10 años de edad, se fue a vivir con su abuela, tí a y tíos , quienes tenían sus propios problemas. La abuela de Eleanor era reprobatoria y aún más estricta que su madre. Eleanor fue forzada a vestir extrañas vestimentas, no se le permitía tener amigos, y se la obligó a usar un pesado corset de acero, debido a su postura física defectuosa. Aunque Eleanor era muy inteligente, su abuela sólo se preocupaba de que tuviera éxito social y no le permi tió estudiar una carrera.

Estudio de caso 2

Cuando niña, Golda vivía junto a una estación de policía, donde a menudo escuchaba los lamentos de los prisioneros políticos sometidos a tortura y le preocupaba que su hermana, activa militante política, pudiera estar entre ellos. La familia de Golda huyó de aquella ciudad acosada por el terror y emigró a Milwaukee, cuando ella tenía 8 años de edad. Ahí , Golda trabajó largas jornadas en un almacén; sin embargo, para ella la escuela era tan importante que, a la edad de 10 años, organizó y condujo una reunión de los habitantes de la ciudad para reunir dinero con el fin de adquirir libros para niños que no podían comprarlos. Cuando la madre de Golda insistió en que abandonara la escuela para dedicarse solamente al trabajo, Golda huyó a Denver para vivir con su hermana mayor y poder continuar sus estudios.

Estudio de caso 3

Nacido de padres judíos en un área donde se les odiaba, Alber t fue muy lento para aprender a hablar. En el colegio era lerdo en sus estudios y en los deportes, y su padre se avergonzaba de su falta de habilidad atlética. En el último año de colegio, perdió seis meses de clases a causa de un quebranto nervioso y uno de sus profesores sostenía que él nunca tendría éxito en nada. Albert, sin amigos, solitario y tímido, adquirió extraños amaneramientos, creó su propia religión, se cantaba himnos a sí mismo, y era considerado incluso por sus padres como "mu y diferente" . La primera vez que se pre- sentó a los exámenes de ingreso a la universidad, fue suspendido; los repitió después con éxito, pero nunca sobresalió en los estudios.

Estudio de caso 4

Debido a que la cabeza de Thomas era desproporcionadamente grande al nacer, se pensó que tuviera fiebre cerebral. Durante su primer año en el colegio, sus profesores se que- jaban de su costumbre de soñar despierto y sugirieron que tal vez padeciera de alguna enfermedad mental. Su madre no estuvo de acuerdo con ellos, de modo que lo retiró del colegio y lo educó en su casa. Durante su niñez, Thomas hacía experimentos conti- nuamente para averiguar la estructura y funcionamiento de las cosas. Los vecinos lo tildaban de loco, y los otros niños lo dejaban solo con sus extravagantes juegos. Incluso su padre pensó que era un niño raro. A lo largo de toda su vida sólo recibió educación formal durante tres meses.

Estudio de caso 5

A los niños blancos se les prohibía jugar con Martin . El había nacido en Georgia. La violencia que lo rodeaba era tan intolerable que intentó suicidarse dos veces antes de cumplir los 13 años. Con el tiempo llegó a ser un alumno brillante, uno de seis negros entre cien blancos. "Recuerdo", dijo, "l o preocupado que estaba en una excursión cuando me di cuenta de que estaban sirviendo sandía. Yo no quería que me vieran comerla, porque mucha gente asocia los negros con la sandía. Era tonto, yo lo sé, pero esto demuestra cómo los prejuicios de los blancos pueden afectar a un negro". 1

Estos breves casos de estudio se refieren a Eleanor Roosevelt, una figura política y humanitaria de renombre mundial; Golda Meir, famosa como segunda primer ministro de Israel; Albert Einstein, genio matemático y famoso por su teoría de la relatividad; Thomas Edison, quien inventó, entre otras cosas, la luz eléctrica y el fonógrafo; y Martin Luther King,Jr., valeroso líder en los derechos civiles. Podría haberse esperado de ellos que hubieran llegado a ser perdedores, destruc- tivos, delincuentes, enfermos mentales y retardados. En cambio, cada uno llegó a

ser un renombrado triunfador, aunque al comienzo de sus vidas nada parecía indi- carlo.

¿Qué significa ser un triunfador?

¿Cómo actúan los triunfadores?

¿Y pierden alguna vez los triunfadores?

Todos hemos nacido para triunfar. Los triunfadores a veces pierden, y a veces también cometen errores. Pero los perdedores pueden ser identificados como perso- nas que cometen el mismo error una y otra vez. No parecen capaces de aprender de sus errores. Los triunfadores, por otra parte, aprenden de sus errores y rara vez los repiten. Se ha dicho que los perdedores tienen un miedo interior a triunfar y no saben qué hacer con sus éxitos. En cambio, los triunfadores saben qué hacer cuando fracasan; tienen planes alternativos. Entre los perdedores y los triunfadores, existe un grupo intermedio, que retrocede dos pasos por cada dos que avanza, arreglándoselas escasamente para mantenerse en equilibrio . Inevitablemente, cuando algunas cosas les salen bien, otras parecen ir mal. Ellos tienden a terminar donde empezaron. Esta clase de personas son no triunfadores.

Triunfar y fracasar

¿Ha notado alguna vez lo contenta que se siente la gente cuando gana algo importante ,

o lo deprimida que queda cuando pierde algo importante? Muchas personas se conside-

ran a sí mismas como triunfadores, perdedores, o no ganadores. Un ejemplo de esto es

el de un vagabundo, que fue encontrado muerto en una zanja con un tatuaje en el brazo

que decía: "Nacido para perder". El se veía a sí mismo como un perdedor y aparente- mente lo era. Todas las personas han nacido para triunfar , pero muchas tienen experiencias tan desafortunadas que empiezan a creer que serán incapaces de tener éxito. Realmente, nadie desea ser un perdedor; sin embargo, muchas personas creen que "nacieron para ser derrotadas" y pueden incluso determinar su conducta de tal modo que terminan por fracasar. Otros creen que nunca van a lograr el éxito completo y se condicionan de tal forma que realmente no lo obtienen. Estos sentimientos son expresados en palabras y acciones. Por ejemplo:

"Nunca tengo tiempo para estudiar" es la excusa de un perdedor que realmente significa, "Temo intentarlo", o "El estudio no es importante".

"No pensé en eso" es la excusa de un perdedor que significa realmente, "Y o no soy responsable" de quedar embarazada, de contraer una enfermedad venérea, o de verse implicado en un accidente automovilístico.

"Au n si pudiera hacerlo, nunca voy a tener la oportunidad" significa en realidad, "Todos están contra mí , de modo que no intentaré".

"Cómo puedo haber sido tan estúpido" significa realmente, "N o es culpa mía , yo so así, de manera que no tengo por qué ser responsable".

"Trataré de terminarlo a tiempo, pero probablemente no alcance" es la excusa

de un no triunfador.

" Y o realmente me esfuerzo, pero más vale que no tenga éxito" .

Significa,

" Y o simplemente no puedo obtener mejor calificación en matemáticas" es una excusa de un no triunfador que significa,

"N o le

suficientemente capaz".

gusto al profesor, así es que para qué preocuparme" o, "N o soy lo

Las perso-

nas que las hacen constantemente tienen una imagen de sí mismas de perdedores o mediocres. Ellas no se han atrevido o no han aprendido a hacerse a sí mismas responsa- bles de alcanzar lo que quieren. En lugar de esto, culparán a su vestimenta, su inteli-

gencia, su raza, circunstancias, religión , etc., como la causa de sus infortunios .

Los triunfadores, en oposición a los perdedores, raras veces culpan a los demás de sus propios errores, sus faltas y sus problemas. Por el contrario , se responsabilizan de sí mismos porque se sienten básicamente bien. Siguen algunos ejemplos de lo que diría un triunfador:

A menudo tales declaraciones revelan una actitud básica de no estar bien.

"Bien , no hay duda de que aprend í y nunca cometeré ese erro r otr a vez" . Traducido, esto significa, "El mundo no se va a acabar si cometo un error".

"S i yo no le gusto a él

(o a ella) , ta l vez la culpa sea en part e mía" .

Esto significa

realmente, "Y o estoy contento conmigo mismo y también me agrada la otra persona lo suficiente como para querer pensar qué podemos hacer para arreglar las cosas entre nosotros".

" ¡Esta ha sido una semana muy dura!

un poco", significando, "Es justo que me preocupe de mí y es bueno disfrutar

de la vida".

"Tal vez ellos no hayan tenido tantas oportunidades como yo" , indica la preocupa- ción de un triunfador, en el sentido de que es importante tratar de comprender a las personas menos afortunadas, y que no todos son iguales.

Ahora voy a hacer planes para divertirme

La mayoría de la gente tiene momentos en que sienten y actúan como triunfadores,

—las cosas van bien y ellos se sienten bien.

que sienten y actúan como perdedores, —las cosas van mal y se sienten mal— o momen-

tos en que se sienten estacionarios y las cosas no están ni bien ni mal.

tenis puede considerarse perdedor en una pista de baile.

sentirse como perdedor cuando trata de competir en deportes.

en sus estudios puede sentirse como perdedor cuando trata de conquistar a una joven.

Pero también pueden tener momentos en

Un campeón de

Un laureado bailarín puede

Un alumno distinguido

Un alumno que es muy popular entre las muchachas se puede sentir como perdedor cuando trata de obtener buenas notas. Deténgase unos minutos en este preciso instante y piense sobre usted mismo. ¿En qué situaciones se ve a sí mismo como perdedor? ¿Como triunfador? ¿Ni lo uno ni lo otro ? ¿Cuándo empezó a sentir de esa manera? Algunas de las cosas que pueden decirse de los triunfadores:

No triunfan a costa de la derrota de los demás.

Los triunfadores responden con sinceridad, por que son veraces, dignos de confian- za, sensibles y auténticos, como individuos y como miembros de la sociedad. Pocas personas son cien por ciento triunfadores. Es cosa de .grado.

Los triunfadores tienen potencialidades diferentes. Los logros no son lo más importante. Sí lo es el ser sincero, honesto y abierto.

Los triunfadores no tienen temor de pensar por sí mismos y de usar sus propios conocimientos. Pueden separar hechos de opiniones y no pretenden tener la respuesta a todas las cosas.

Los triunfadores no tratan de conmover ni se sienten víctimas. Por el contrario, asumen la responsabilidad que les corresponde por sus propias vidas.

Para los triunfadores el tiempo es valioso y no lo malgastan. Conocen su pasado, están conscientes y vitales en el presente y esperan con ansias el futuro.

Los triunfadores se sienten libres para disfrutarse. diversiones.

Los triunfadores aprenden a conocer sus sentimientos y limitaciones y no tienen miedo de ellos.

Los triunfadores se preocupan por los demás.

Pueden también postergar las

Nombres de triunfadores y perdedores

Las personas hacen una imagen de sí mismas como perdedores o triunfadores desde muy jóvenes. Experiencias de toda clase afectan sus actitudes en relación con ellas mismas. Los padres, hermanos y hermanas, amigos, profesores u otra gente que tiene importancia en la vida de la persona, usan para describirla palabras que contie- nen mensajes, de la misma forma en que los llevan las palabras que se refieren a ellos o aquellas palabras que se oyen involuntariamente. Frecuentemente, la identidad de los individuos está vinculada a sus nombres. Por ejemplo, un nombre despectivo, un sobrenombre o epíteto, puede causar ansiedad y sentimientos de perdedor. Un nombre agradable o popular puede contribuir a formar sentimientos de triunfador. Los padres eligen nombres especiales para sus hijos, por variadas razones. La elec- ción de nombres bíblicos tales como David y Jonás, o Marta y María, responde al deseo de que sus hijos reflejen las características asociadas con esos nombres. Esto

mismo es válido para los nombres que provienen de la mitología griega, tales como Jasón y Ulises; o igualmente si se eligen nombres de héroes nacionales, personajes de ficción, populares estrellas de cine, amigos o miembros de la familia. En la mayoría de los casos existe una expectativa de los padres ligada al nombre. Puede que esta expectativa se cumpla o no; pero mientras los niños crecen, reciben continuamente mensajes de triunfadores o perdedores cuando se usan sus nombres. Por ejemplo, si se reprende a un muchacho llamándole "Juan Timoteo Alvarez", puede que perciba un mensaje diferente que cuando se le llama "Juanito". Como escribió Mark Twain, "Cuando un profesor llama a un alumno por su nombre completo, signi- fica que hay problemas". Tener un nombre es parte de tener una identidad. Muchas personas se sienten incó- modas si su nombre es pronunciado en forma incorrecta o se olvida. En ocasiones, a las personas no les gusta su nombr e y decide n cambiarlo , ya sea por las asociaciones que éste connota , o porqu e han escogido cambiarl o y quieren acentuar ese hecho con el nuevo nombre de su propia elección.

Muchos hombres usan sólo sus iniciales y apellidos para identificarse.

El términ o

señor no indica si el hombre es casado, a diferencia de los términos señorita o señora. La mayoría de las mujeres llevan el apellido del marido después de casadas, pero cada

día más prefieren conservar su nombre de solteras o ser conocidas sin denotar su esta- do civil . Esto es parte de su identificación . La gente conserva o cambia sus nombres por variadas razones. El caso que se describe a continuación ilustra cómo el nombre es parte de la propia identidad.

Cuando joven, era conocido como Hasanoanda de los Sénecas. Su nombre verda- dero era Donehogawa, Guardián de la Puerta Occidental de la Gran Casa de los Iro- quíes. Donehogawa empezó a trabajar cuando tenía 10 años, en las caballerizas de una guarnición militar, donde fue tan ridiculizado por su mal inglés que decidió destacarse en el colegio para no ser objeto de burlas. Después, cambió su nombre

. por el de Elias Samuel Parker "a causa de los prejuicios contra los nombres indígenas y porque quería que lo tomaran en serio" . Llegó a ser secretario militar del Presi- dente Grant y fue nombrado Comisionado para los Asuntos Indígenas. Las refor- mas de Parker ahorraron millones de dólares al erario nacional y muchas vidas, debido a que poseía habilidades para negociar, las que empleó con el fi n de evitar otra guerra en las praderas. Su éxito le atrajo enemigos pol íticos en Washington, quienes constantemente lo criticaban y lo azoraban. Temiendo hacerle más mal que bien a su gente, renunció, hizo fortuna en Nueva York y "terminó su vida como Donehogawa, Guardián de la Puerta Occidental de la Gran Casa de los Iroquíes." 2

Abuelo César, nieto César

Algunas personas parecen tener intereses similares a los de sus antepasados —especial-

Por ejemplo, César Chávez,

mente si se les ha bautizado en recuerdo de sus nombres.

en sus esfuerzos por mejorar las condiciones de vida de los campesinos, demuestra una preocupación similar a la de su abuelo en ese sentido. A César se le puso ese nombre por su abuelo, quién había sido peón en Méjico y vino a Estados Unidos como colono. El abuelo era un hombre fuerte y capaz, quien se preocupaba de alimentar a todo fo- rastero hambriento que pasaba, además de sus quince hijos y numerosos nietos. César vivía en la finca de su abuelo hasta los 10 años de edad. Luego, en medio de la Depre- sión, el abuelo murió y la finca debió ser vendida para pagar impuestos. Los padres de César partieron en busca de trabajo. "César creció en sucesivos lugares de trabajo, en los cuales el hogar podía ser una choza de papel embreado o una carpa o, entre un campo y otro , podía ser al lado seco de un puente donde se agazapaba para guarecerse de la lluvia". 3 El asistió a más de 30 escuelas y llegó al 7.° Nivel Básico aún sin ser capaz de leer y escribir correctamente. Siempre se le hacía sentir que era un extranjero. No le fue permitido entrar a la "Ciudad Inglesa" donde vivían los blancos. En una ocasión trató de comprar una hamburguesa en un restaurante que decía, "Blancos solamente". La camarera se rió de él y lo expulsó, diciéndole, "¿Qué pasa, que no sabes leer? ¡Malditos y estúpidos mejicanos". 3 Algunas personas con este tipo de experiencias se sienten perdedores. Aparente- mente no fue así con César Chávez. El luchó contra los epítetos y, como su abuelo del mismo nombre, ha trabajado para proporcionar más alimento a su gente. Nombres usados pública y privadamente conllevan a menudo significados de perde- dores o triunfadores. Es común emplear epítetos en público, como lo es el usar nombres cariñosos en privado. Sobrenombres, usados en público o en privado, pueden significar un cumplido o un desprecio. Ellos constituyen etiquetas altamente sugestivas. Algunos apodos conjuran imágenes físicas. Gordinflón, Pecoso, Habichuela, Venus, Rubia, Patas de piano, Chatito, Cara de pez, Hoyuelos, todos se centran en la apariencia. Algunos motes implican características conductuales: Estúpido, Cabeza de bisagra, Cabeza de terrón, Dulzura, Monstruo. ¿Qué es lo que un nombre encierra? A veces una cantidad de cosas. La imagen de sí mismo que tiene la gente, sus sentimientos de triunfado r o perdedor, son a menudo una respuesta a la forma en que fueron llamados desde niños.

Resumen

En resumen, la gente llega a ser triunfado r a pesar de sus nombres, a pesar de las pre- siones negativas de la sociedad, antecedentes familiares insignificantes, experiencias desgraciadas, defectos físicos o mala salud. Cada persona nace con una potencialidad para ser triunfador ; llegar a serlo es cosa de desarrollar y usar este potencial.

Ejercicios

1 Acerca de los triunfadores (grupo)

Discuta sobre su concepto de la persona que es triunfador.

una persona sea un triunfador ? Enumer e

puedan ser compartidas con el resto de la clase.

¿Qué es lo que hace que

al menos 8 característica s qu e después

2 Sobre los perdedores (grupo)

Discuta sobre su concepto de la persona que es perdedor. ¿Qué es lo que hace que una persona sea un perdedor? Enumere al menos 8 características que después puedan ser compartidas con el resto de la clase. Ahora elija un portavoz para su grupo, quién deberá informar a toda la clase de la decisión del grupo.

3 Mirándose a sí mismo (individual)

Este ejercicio es para desarrollo personal.

• Piense en cinco personas a quienes conoce bien. mente en la parte superior de una hoja de papel.

Escriba sus sombres horizontal -

• Debajo de sus nombres escriba lo que usted considera ser sus características de triunfador o perdedor.

• Ahora, imagine lo que podría escribir cada uno de ellos sobre usted.

• Si usted quisiera que ellos pensaran en forma diferente de usted, ¿qué necesita- ría hacer?

4 Usted y su nombre (grupo)

En grupos pequeños discuta lo siguiente durante 10-15 minutos.

• De dónde viene su nombre, quién lo escogió, y qué implicaciones ha tenido. (Por ejemplo, si a usted le pusieron su nombre por alguien a quien se esperaba que se pareciera de algún modo. Si es así, ¿por qué?)

• ¿Cuál es el origen de su apellido y qué fondo cultural refleja?

(Por ejemplo,

puede que su apellido haya sido cambiado o modificad o por sus padres o abuelos si ellos fueron inmigrantes. Si es así, ¿por qué?)

5 Experimentos con un nuevo nombre (grupo)

• A manera de experimento, considere cómo sería usted si tuviera un nombre dis-

tinto al que tiene.

Escríbalo en una tarjeta para llevar en la solapa o poner de-

lante de usted en la mesa.

• Luego escriba los adjetivos que lo describirían según su nuevo nombre.

• Discuta esto con otros miembros de su grupo. Mientras usted discuta su nuevo nombre, actúe y hable de acuerdo con los adjetivos que seleccionó.

Investigación sugerida

1

Comparación con un animal.

Imagínese que usted es un animal. Si usted fuera un animal ¿qué animal sería?

• Busque una lámina o haga un bosquejo de este animal.

• Debajo de él, enumere los rasgos que ve en sí mismo y le son recordados por este animal.

• Cuando traiga estos ejercicios a la próxima clase, haga que los otros miembros del grupo adivinen lo que escogió. Averigüe si ellos le perciben a usted de la misma manera en que usted se ve a sí mismo.

• Haga saber las razones para su elección.

• Adivine la elección de los otros miembros del grupo y escuche las razones que tuviero n para ello . ¿Se ven ello s a sí mismos de una manera simila r a la en que usted los ve a ellos?

2

Collages de perdedores y triunfadores.

• Revise artículos de revistas o diarios que tenga en su casa.

• Recorte láminas que ¡lustren las características de los triunfadores y de los perde- dores.

• Llévelas a clase. Durante los diez primeros minutos de la clase, pegue las láminas sobre hojas de papel para hacer un collage.

• Exhiba los collages sobre la pared y analice su conformidad o disconformidad, por no más de 5 minutos.

3

Perfiles de celebridades.

• Escoja a una persona de renombre, quién esté actualmente teniendo mucha publicidad en los diarios y/o revistas.

• Reúna recortes de noticias sobre esta persona.

• Estudíelos cuidadosamente y escriba un breve ensayo, centrando la atención en las características de triunfador o perdedor que aparecen en los reportajes.

4 Nombres familiares. n Pídale a uno de sus pa, rante unos minutos, pregúnteles de

4 Nombres familiares.

n

Pídale a uno de sus pa, rante unos minutos, pregúnteles de donde

n

Luego pregúnteles aq y qué sienten ahora i

5 Apuntes personales sofc

Empiece un diario perj través de esta unidad ¡ puede usar el diario p^ cada unidad de este I y su comportamientd

lodelo, estrella de cine o aza- jna barra de chocolate, ella

llywood.

obtener esos trabajos, con-

Aunque Sandra

lla tocaba bien la flauta y .mar la universidad. Su antener a Cecilia y sus iba temprano a las

Después

Í tarde, Cecilia practi-

ana.

ra sus hijos.

El viernes y el sá-

terior. José se dro- Jegio, con frecuencia mtasía. Allí, él se il mundo de la reali- generalmente consi-

En algún momento de su vida usted probablemente se ha preguntado por qué

piensa, siente y actú a de la manera en qu e lo hace, —la mayorí a de la gent e lo ha hecho. También , posiblemente usted se ha preguntado por qué sus amigos, padres, parientes y profesores hacen algunas de las cosas que hacen. El análisis transaccional es un modo de resolver algunas de estas interrogantes. Es una teoría y un método para comprender cómo la gente se comunica entre sí y hacia dónde parecen estar dirigiendo sus vidas.

Todo el mundo tiene problemas.

El análisis transaccional es una herramienta que

puede ser usada para facilitar la comprensión de estos problemas y para resolverlos. El análisis transaccional (llamado a menudo AT) ayuda a la gente a fijarse metas y, en algunas ocasiones, incluso les ayuda a descubrir potencialidades insospechadas. Com- prendiendo sus principios, la gente aprende a conducir sus vidas, para lograr más éxit o del que ellos mismos esperaban.

El AT consiste en cuatro clases distintas de análisis: análisis estructural, análisis transaccional, análisis de juegos y análisis de guiones.

Análisis estructural

El análisis estructural es el análisis de la personalidad del individuo.

Ayud a a las per-

sonas a entender quiénes son y por qué llegaron a ser así. En otras palabras, el análisis

estructural se refiere a lo que hace que la gente se comporte como lo hace. Por supuesto que las personas son diferentes. Difieren en aspectos, acciones, sentimientos y en las expectativas que tienen para ellos mismos. Pero, ¿por qué? ¿Es porque provienen de diferentes partes del país, con antecedentes étnicos y sociales distintos? ¿Porque no han tenido una niñez similar? ¿Porque tienen padres dis- tintos ? ¿Habilidades diferentes? ¿Es que difiere n en experiencias y preparación? ¿Por qué las personas no son ¡guales? El análisis estructural provee una respuesta a estas preguntas, mediante el concepto de tres estados del yo —Padre, Adult o y Niño— para explicar cómo actuamos y senti- mos a causa de estos tres componentes de nuestra personalidad. Facilita a las personas la comprensión del impacto de las figuras de los padres en sus propias personalidades, un impacto del cual no están muy a menudo conscientes. Los ayuda a entender con mayor profundidad cómo los hechos que ocurrieron en la niñez los afectan ahora. Además, les enseña cómo pensar y cómo modificar rasgos indeseados o cómo fortalecer los aspectos personales deseables.

Análisis transaccional

El análisis transaccional propiamente es la segunda forma de análisis.

llegamos a relacionarnos con otras personas —las clases de transacciones que ocurren

entre nosotros.

Explica cómo

Explica por qué algunas transacciones (palabras y acciones) comunican

eficazmente, y por qué otras conducen a incomprensiones e incomunicación; por qué algunas transacciones son directas y abiertas, y otras cerradas y a la defensiva, o falsas y torcidas. El AT nos ayuda a imaginar lo que está sucediendo cuando, por ejemplo, la parte Padre de una persona interactúa con el Niño de otra; y por qué las transacciones pare- cen, suenan o son percibidas como buenas o malas.

Análisis de juegos

El análisis de juegos es el tercer método por medio del cual comprendemos cómo las personas interactúan. Los juegos psicológicos tienen siempre un mensaje oculto tras

las palabras realmente dichas.

el mensaje oculto, por qué es transmitido y qué obtiene la persona al enviarlo.

él o ella obtiene es, generalmente, la sensación de estar siendo víctima o de salvar o

En otras palabras, en los juegos psicológicos, la gente representa

perseguir a alguien.

los roles de Víctima , Salvador o Perseguidor, representando roles en vez de ser ellos

El análisis de juegos tiene relación con averiguar cuál es

Lo que

mismos.

bres y mujeres son meros actores".

Como un ejemplo de juegos psicológicos, a veces la gente parece incitar a ser criti - cada. Es como si ellos quisieran ser menospreciados. En ocasiones, buscan maneras de sojuzgar y perseguir a los demás. Otras veces, les agrada creer que pueden resolver los problemas de los demás y salvarlos, aun cuando los otros no lo deseen realmente.

Los juegos se emplean para manipular a la gente y usualmente alguien termina desa- gradado. ¿Por qué han de hacerse cosas que hagan sentirse mal, tanto a uno mismo como a los demás? ¿Es que hay realmente alguna ventaja en jugar, en lugar de ser sincero con los demás? El análisis de juegos nos ayuda a resolver estas interrogantes.

En las palabras de Shakespeare: "Tod o el mundo es un escenario y los hom-

Análisis de guiones

El cuarto método de análisis es el análisis de guiones. El guión de una persona es el plan de vida por el cual él o ella se rige, sin estar por lo general consciente de ello. El plan de vida está programado en el cerebro. Se desarrolla a partir de los mensajes y experiencias que se tiene de niño. Como un argumento teatral, este guión psicológico tiene acción, argumento, diálogo, personajes y escenario.

Personas diferentes tienen guiones diferentes.

Algunas actúan como si estuvieran

destinadas para la destrucción. Otras vagan en círculos, sin ir a ninguna parte. Otras se

desarrollan y crecen durante toda su vida. ¿Por qué es así?

El análisis de guiones nos ayuda a descubrir cuál es nuestro guión, cómo lo adquiri- mos y de qué manera podemos cambiar aquello que deseemos cambiar.

Origen del análisis transaccional

Originalmente, los psicoterapeutas emplearon el análisis transaccional para ayudar a sus pacientes a superar sus problemas personales. Sin embargo, las ideas básicas eran tan útiles que muchas otras personas encontraron modos de aplicarlo en su vida cotidiana. Horhbres y mujeres de negocios descubrieron que el AT les hacía las cosas más fáciles en el trabajo; las familias lo emplearon en casa; el personal de hospitales lo aplicó en su trabajo; los detenidos en las cárceles descubrieron que podían cambiar su vida mediante su uso; las agencias gubernamentales se dieron cuenta de que el AT era una ayuda en la comunicación; a los profesores se les hizo evidente que podían enseñar mejor si se les adiestraba en AT ; y ahora muchos estudiantes se han dado cuenta de su valor. La teoría del análisis transaccional fue desarrollada por un psiquiatra, el Dr. Eric Berne. El Dr. Berne concibió la idea mientras trataba a un abogado de mucho éxito y prestigio.

"El abogado criaba a su familia decentemente, realizaba un trabajo comunitario útil, y gozaba de popularidad. Pero en el tratamiento asumía a menudo la actitud de un niño pequeño. En ocasiones, durante la sesión preguntaba: '¿Se dirige Ud. al abogado o al niño?' Cuando no estaba en su oficina o en la Corte, era propenso a asumir la personalidad infantil y se aislaba lejos de la familia en una cabana en las montañas, donde mantenía una provisión de whisky, morfina, fotografías pornográ- ficas y pistolas. All í se entregaba a sus fantasías infantiles, fantasías que había tenido de niño, y al tipo de actividades sexuales que comúnmente se califican de 'infantiles'." 4

Al Dr. Berne le impresionaron las diferentes actitudes de su cliente en relación con el dinero —avaro, racional y generoso— y llegó a la conclusión de que estas actitudes podrían remontarse a tres diferentes aspectos de su personalidad, que él denominó los estados del yo: Padre, Adulto y Niño. La conducta benevolente del cliente era imitación de su padre filántropo, y era generoso cuando actuaba en su estado Padre del yo. Su comportamiento racional correspondía a su yo Adulto, que procesaba la información en forma inteligente. Su comportamient o tacaño, el cual incluí a hurtos , provenía de su yo Niño . En ese estado, él sentía y actuaba de la misma manera en que lo hacía cuando era niño. Naturalmente, su esposa y sus hijos adolescentes estaban confundidos y resentidos por estas transacciones.

Resumen

En resumen, usted puede utilizar en beneficio propio los instrumentos del AT —análisis estructural, análisis transaccional propiamente, análisis de juegos y análisis de guiones. Así como al Dr. Berne le fue posible ayudar a su cliente a comprenderse mejor a sí mismo y hacer cambios positivos, el AT es una forma práctica para evaluar la conducta y cambiar aquello que necesite ser modificado .

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo).

Repase los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (pág. 14) y

conteste las siguientes preguntas:

• ¿Cuan realista es la meta de Sandra en cuanto a llegar a ser azafata?

• ¿Es probable que Cecilia alcance su meta?

• ¿Qué piensa y siente acerca de la forma en que ella trabaja por sus metas?

• ¿Cree usted que José se siente masa menudo como Víctima , Perseguidor o Sal- vador?

• ¿En qué lo percibirá otra gente que lo conoce?

2 Introducción al conocimiento de los estados de su yo (grupo).

Cada uno de los cuatro métodos para analizar a las personas y sus transacciones será

presentado en detalle más adelante. presentarán los conceptos básicos.

Sin embargo, los cuatro ejercicios siguientes le

Imagínese que está en su casa solo.

le entrega un sobre con una carta, comunicándole que usted tiene el boleto pre- miado y que acaba de ganar un automóvil nuevo.

Llaman a la puerta inesperadamente.

El cartero

• ¿Cuáles son sus sentimientos y qué piensa?

• ¿Cómo se hubiera sentido si fuera niño?

¿Siente usted lo mismo ahora?

• ¿Qué podrí a habe r hech o cada un o de sus padres en esta situación ?

¿Se hubier a

parecido su comportamient o al de alguno de sus padres?

• ¿Qué cree usted que es lo más racional que hacer?

3 Introducció n

al conocimiento de sus transacciones (grupo).

Discuta

una transacción que haya observado en los tres últimos días, en la cual

usted cree que la gente se entendía entre ella.

• ¿Por qué piensa que esta transacción fue exitosa?

Analic e alguna transacción que haya observado, en la cual usted pensó que las personas se malentendían entre sí o se marcharon malhumoradas.

• ¿Por qué piensa usted que esta transacción no tuvo éxito?

• Discuta una situación en la cual se sintió Víctima , (por ejemplo, sus padres

• Discuta una situación en la cual se sintió Víctima , (por ejemplo, sus padres no le prestaron el automóvil) y entonces cambió su conducta y actuó como Perse- guidor ante sus padres, comportándose malhumorada u ofensivamente.

4 Introducción al reconocimiento de un juego (grupo).

• Analice una situación en la cual usted trató de actuar como Salvador, prestando su ayuda a alguien, pero su ayuda fue rechazada y usted terminó sintiéndose Víctima.

5 Introducción al conocimiento de su guión (grupo).

La mayoría de las personas no tienen conciencia de vivir un plan de vida, ceñido a un guión. Para empezar a conocer el suyo, piense en usted mismo durante unos pocos minutos y luego discuta lo siguiente:

• ¿Qué les sucede a las personas como yo

?

Escriba frases como :

muy estudiosas o que nunca estudian, son puntuales siempre, llegan siempre tarde, o sus comidas son muy alimenticias o viven de hamburguesas y coca-colas.

• Luego comente, "Si yo continúo

será la consecuencia lógica?"

como lo hago ahora, ¿cuál

• Luego discuta, "Si yo continúo sintiéndome siempre

siento ahora, ¿en qué terminaré? "

como

Investigación sugerida

1

Triunfadores y perdedores en la vida diaria.

Busque ejemplos en cualquier revista de noticias que ¡lustren:

• Una persona que cambia repentinamente su comportamiento. esto implique un cambio en los estados del yo.

Es probable que

• Transacciones entre personas que parecen estar satisfechas o insatisfechas.

• Alguien que actúa como Víctima , Perseguidor o Salvador, cuando las circunstan- cias no justifican esos roles.

• Alguien cuyo comportamiento parezca indicar que él o ella está actuando de maneras predecibles, las cuales podrían ser parte de su guión.

• Traiga estos ejemplos a la clase y discútalos.

2

Su caja

Prepare una caja para traerla a la clase. Llénela con objetos que de algún modo tengan relación con su personalidad y digan algo acerca de usted. Mantenga en secreto el contenido de su caja, hasta que el profesor le indique qué hacer con él en clase.

Segunda parte

Segunda parte

Segunda parte

Comprensión de la personalidad

Comprensión de la personalidad

3

Revisión de la estructura de la personalidad

Estudio de caso 1

Pablo acababa de tener una discusión con su mujer. Su rostro estaba rojo y su voz estridente. El se encontraba en el dormitorio de ambos, golpeando el puño contra la palma de la otra mano, cuando sonó el teléfono. Era su jefe. Mientras Pablo hablaba con él, la expresión de su rostro, el tono de voz y todo su comportamiento parecieron cambiar de inmediato. Se le podía oír repitiendo calmadamente, "Está bien, estaré en el trabajo media hora más temprano mañana. Gracias por su llamada".

Estudio de caso 2

Andrea actuaba de manera muy dependiente. Por ejemplo, en el colegio comprobaba repetidas veces con sus amigas las tareas asignadas, con el fi n de verificar si las había entendido correctamente. Hablaba la mayoría de las veces con una voz que parecía un susurro y lloraba con mucha facilidad. En casa se comportaba de la misma forma. Sin embargo, cuando su padre quedó lisiado y su madre tomó por primera vez un em- pleo de tiempo completo, cambió la conducta de Andrea en su hogar. Todos los días, después del colegio, cuidaba a su hermano menor, ordenaba la casa, empezaba a pre- parar la comida y ponía la mesa. Cuando su madre volvía a casa después de un largo día de trabajo como empleada en una tienda de comestibles, se dejaba caer en un sillón, se quitaba los zapatos y exhalaba un profundo suspiro. Andrea le traía una taza de té, le daba unas palmaditas en el hombro y le decía algo así como, "No te preocu- pes, mamá, todo va a salir bien". El nuevo comportamiento de Andrea con su madre era muy similar a la forma en que su madre la había tratado a ella cuando volvía del colegio muy cansada.

Estudio de caso 3

Susana cambió a una escuela pública a mitad de período en su segundo año de educa- ción media. Ella había vivido la mayor parte de su vida en una finca en otro estado y

había sido muy popular en el colegio de donde venía. Sin embargo, en la escuela pública, Susana se sentía muy incómoda. Su acento demostraba que provenía de otra parte del país. A veces, Susana no quería hablar por temor a decir "ustedes todos" y que se rieran de ella. Un día se sentó a conversar con su madre y revisaron toda la situación para desarrollar un plan. El plan consistía en que Susana observaría con mucho cuidado a los otros alumnos de la clase, pensaría en cinco de los cuales le gustaría ser amiga y se imaginaría que sería necesario hacer para ganar su amistad. Dentro del mes, Susana tenía amigos.

¿Ha notado usted que tod o el mundo cambia su comportamiento de vez en cuando? ¿Cómo a veces la gente actúa como si ellos se hubieran figurado lógicamente las cosas? ¿Cómo algunas veces actúan impulsivamente como si no hubieran pensado al respecto? ¿O cómo obedecen como si fueran títeres o dejan las cosas de lado como si no fuera n capaces de formars e su propi o criterio ? ¿Se ha fijad o en que la gente actúa a veces de manera cariñosa? ¿Otras veces de una manera dominante y crítica? Si lo ha hecho, usted habrá percibido cómo se emplean los diferentes estados del yo. Diferentes modos de comportamiento son comunes a gente de cualquier edad y cual- quier cultura. No es de sorprenderse, entonces, que una sonrisa feliz o una pataleta le recuerde a un niño, y un ceño crítico o un abrazo cariñoso puede recordarle la imagen de alguno de sus padres.

Introducción al análisis estructural

El análisis estructural está basado en la teoría que sostiene que la personalidad de cada uno está compuesta por un Niño , un Adulto , y uno o más Padres. Estas tres partes de la personalida d se llama n los estados del yo —el estado Padre del yo , el estado Adulto del yo, y el estado Niño del yo. Al escribirlas con mayúsculas en este libro, estas palabras se referirán a partes de la personalidad. Cuando no estén escritas con mayúscula, estas palabras se referirán a personas.

La estructura de la personalidad puede ser diagramada.

Por conveniencia, las

letras mayúsculas P-A-N son usadas para representar los estados del yo.

las letras mayúsculas P-A-N son usadas para representar los estados del yo. Diagrama básico Diagrama simplificado

Diagrama básico

Diagrama simplificado

Estado Padre del yo

El estado padre del yo contiene las actitudes y el comportamient o que son observados

e imitados de imágenes paternas significativas.

estado Padre del yo es prejuiciado y crítico .

protector.

de las figuras paternas reales. Por ejemplo, una persona cuyos padres tienen prejuicios contra gente de diferente

raza, religión o antecedentes de educación distinta, etc., puede descubrir que él o ella

tiene los mismos prejuicios.

les gusta ayudar a la gente en desgracia, puede encontrarse a sí misma comportándose de manera similar. Cuando usted se comport a com o acostumbraban a hacerlo sus padres, está haciendo

uso de la función Padre del yo .

por lo tanto, cada persona tiene un estado Padre del yo que es diferente al de cualquier

otra persona.

Algunas veces el comportamiento del A veces puede ser cariñoso, afectuoso y

Desde el estado Padre del yo representamos un comportamiento imitado

Una persona a cuyos padres les gusta dar consejos, o que

Cada persona tiene diferentes imágenes de los padres;

Estado Adulto del yo

El estado Adult o del yo no está relacionado con la edad de la persona. Más bien, se refiere a la habilidad para pensar racionalmente basado en hechos objetivos. Por ejemplo, si usted reúne información acerca del comportamiento negativo de su Padre

y decide cambiarlo, el cambio ocurre a través del estado Adulto del yo.

Cuando está recolectando hechos, organizándolos, y tomando decisiones basadas en hechos, usted está empleando su función Adulta del yo. Cuando está dando infor- mación a otros, objetivamente, también está empleando su yo Adulto . Cuando está leyendo un libro, estudiando matemáticas o planificando un proyecto, nuevamente está empleando su estado Adulto del yo .

Estado Niño del yo

El estado Niño del yo contiene los impulsos que trae una persona al nacer. Todo in- fante tiene necesidades, sentimientos, el deseo de explorar y crecer. Todo infante aprende cómo satisfacer estas necesidades lo mejor posible, a menudo por manipula- ción. El estado Niño del yo también contiene "grabaciones" de enseñanzas y expe- riencias de su niñez. Estas experiencias afectan nuestro comportamiento posterior. Por ejemplo, si uno ha sido atemorizado cuando niño por un perro grande y malo, es probabl e qu e esa persona, aunqu e ya no sea niño , sienta pánico en el estado Niñ o del yo a la simple vista de un perro grande que se acerca. Si uno ha tenido en su niñez un perr o grande y amistoso , es probabl e qu e esa persona, ya mayor , confí e en los perros fácilmente.

Como otr o ejemplo, si una persona es humillada por sus compañeros o por el pro-

fesor el primer día de clases en el jardín infantil o en el primer año del ciclo básico, él

o ella se sentirá desconcertado o ansioso cuando comience un nuevo curso, aunque hayan transcurrido ochos años y esté en educación media.

Por otr o lado, si una persona se hace de amigos el primer día de clases, o se siente

querid a por el profesor , esa persona tender á a una nueva clase posteriormente en su vida.

tener más confianz a cada vez qu e entr e a

Resumen

Cuando las personas actúan y sienten como lo hicieron en la niñez, están en el estado

Niño del yo .

el estado Padre del yo. Cuando actúan racionalmente, están en el estado Adulto del yo.

Cuando imitan las actitudes y el comportamient o de sus padres, están en

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo).

Vuelva a leer los estudios de casos que aparecen al principio de la unidad (pág. 24) y luego conteste las siguientes preguntas:

• ¿En qué estado del yo estaba Pablo cuando discutía con su mujer? piensa así?

¿Por qué

• ¿En qué estado del yo estaba Pablo cuando conversaba con su jefe? piensa así?

¿Por qué

• ¿Qué estado del yo empleaba Andrea con su madre cuando ésta se encontraba

cansada?

¿Por qué piensa eso?

• ¿Cree usted que fue efectivo?

¿Por qué o por qué no?

• ¿En qué estado del yo estaba Susana cuando recién llegó a la escuela pública?

• ¿Qué estado del yo empleó ella y cómo lo usó para hacerse de amigos?

2 Lo que su caja reveló

No permita que los demás sepan cuál es su caja sino entregúela al comité o al profesor, quien redistribuirá las cajas a las otras personas. Así, todos en la clase tendrán una caja que no es la propia.

• A base de lo que hay dentro de la caja, adivine de quién es, escriba el nombre en un papel, y pásele la caja a otra persona para que haga lo mismo.

• Después de que tres o cuatro personas hayan adivinado a quién pertenece, el dueño puede identificarse.

Discuta en grupos pequeños por qué fueron elegidos los objetos y qué representan.

3

Cuestionario sobre las reacciones de los estados del yo (individual o en grupo).

Primero, trabaje individualmente sobre la serie de preguntas.

comente sus ideas en grupos pequeños.

Después de hacer esto,

En la serie de preguntas, identifique cada reacción como Padre, Adulto o Niño (P, A, o N). Estas serán conjeturas, ya que usted no puede oír el tono de voz ni observar los gestos.

• Una profesora deja caer su cartera en el vestíbulo.

Un rollo de monedas de 25

centavos cae, el papel se rompe, y las monedas ruedan por el vestíbulo.

1. Si yo me paro encima de una moneda y permanezco así por un tiempo, ella probablemente se alejará.

2. Ella debería sujetar mejor su cartera.

3. Me pregunto por qué lleva un rollo de monedas de 25 centavos.

• Es un examen competitivo.

Usted está compitiendo con otros por un gran

premio . Repentinamente, usted observa que su vecino está copiando las res- puestas escritas en la palma de la mano.

1. El debería estar avergonzado de sí mismo.

2. Eso podría afectar mis posibilidades de ganar.

3. Si lo denuncio, probablemente me pegará.

• Un mimeógrafo en la clase de comercio, o un equipo en el taller de automóviles, se rompe.

1. iUaoou!

Yo no sé qué hacer con este lío.

2. Si alguna vez llego a averiguar quién se entrometió en esto, le diré un par de cosas.

3. Necesitamos reparar esto lo antes posible.

• Un profesor no está satisfecho con el informe sobre un libro.

1. ¡Si le he dicho una vez cómo escribirlo, se lo he dicho cien veces!

2. Si usted leyera las instrucciones, podría hacer el inform e correctamente.

3. ¿Por qué no se esfuerza usted más cuando yo pongo tanto empeño en ayudarlo?

• Un alumno no está satisfecho con una calificación.

1. iCaramba!

Simplemente parece que no entiendo.

Estoy tan confundido.

2. ¿Hay alguna posibilidad de hacer algo para mejorar la nota?

3. Usted debiera haber explicado mejor.

4 Diversas respuestas de los estados del yo (grupo).

En grupos pequeños, imagine cómo una persona podría sentir o responder de tres maneras diferentes (desde tres distintos estados del yo) ante la misma cosa:

• Por ejemplo, un pedazo de torta de chocolate:

P

— No coma antes de la hora de cenar.

A

— Este pedazo de torta tiene por lo menos 500 calorías.

N

— ¡Uumm!

¡Qué buena se ve!

• Sale humo por debajo de una puerta.

• La profesora se desmaya repentinamente.

• Alguien hace caer de un escritorio una máquina de escribir.

• Un cumplido inesperado del director del colegio.

• Ahora invente dos situaciones comunes con que los alumnos se enfrentan a menudo.

del director del colegio. • Ahora invente dos situaciones comunes con que los alumnos se enfrentan

Investigación sugerida

1

Imagine estados del yo en los demás.

 

Imagínese que usted es el conserje de un colegio, y que acaba de descubrir a un alumno sacando dinero del escritorio de un profesor.

n

Anot e las posibles reacciones de sus tres estados del yo .

Imagínese que usted es un estudiante que acaba de descubrir a un conserje sacando dinero del escritorio del director del colegio.

a

Escriba sobre las posibles reacciones de sus tres estados del yo .

2

Manifieste su Niño creador

Escriba un poema corto, serio o jocoso, de tres estrofas, que ilustre cada estado del

yo .

mente comprensible.

No es necesario que sea perfecto , (el ejempl o que sigue no lo es), sino sola-

Un Padre al que conozco es muy aburrido. "Cierra la puerta" es su constante clamor. Si no obedezco o con mis ojos digo "no" , el Padre dirá "Hazlo " y "Hazlo " y "Hazlo" y "Hazlo" y "Hazlo" y "Hazlo" y "Hazlo" en un insistente son.sea perfecto , (el ejempl o que sigue no lo es), sino sola- Puedo también mi

Puedo también mi Adulto usar. Sin cortacircuito, puede pensar, procesar datos; lo que falta, averiguar, con la habilidad del poeta o de una musa.y "Hazlo" y "Hazlo" en un insistente son. El Niño es mi parte juguetona, creativa como

El Niño es mi parte juguetona, creativa como ahora verá. Pero si acaso cruza con un policía montado, aterrarse y huir es lo que hará.falta, averiguar, con la habilidad del poeta o de una musa. Si no quiere escribir, haga

Si no quiere escribir, haga un dibujo ¡lustrando los tres estados del yo . no tiene importanci a que no sea perfecto , sino solamente comprensible .

Una vez más,

4

El estado Padre del yo

Estudio de caso 1

José era presidente del Club Español. Aunque varios estudiantes se reunieron con entu- siasmo al comenzar el curso, pronto se retiraron. Aquellos que permanecieron en el club estaban siempre de acuerdo con lo que José les decía que hicieran. El siempre fijaba la fecha, hora y el programa para reuniones del club. El estilo de liderazgo de José consistía en decirles a los demás lo que "debían hacer". A menudo se paraba y levantaba el dedo reprobadoramente hacia los miembros del club.

Estudio de caso 2

Elena y su mejor amiga, Laura, sacaban cosas de sus casilleros, que estaban juntos, cuando algo se cayó al suelo y se hizo añicos, desparramándose a lo largo del pasillo. Era una hermosa pieza de cerámica en la que Laura había trabajado con empeño, un regalo para el Día de la Madre, y estaba hecha pedazos. A Laura se le llenaron los ojos de lágrimas. Su amiga Elena respondió abrazándole y diciéndole: "No te aflijas. En- contraremos otra cosa para tu mamá".

Estudio de caso 3

Luis se levantó para hacer un discurso. Le temblaban las manos, el corazón le latía con fuerza, y se sonrojó un poco. Después de respirar profundamente, se irguió, miró al público, y empezó a dar su charla con confianza.

Estudio de caso 4

Marta tenía muchos amigos, pero sucedía con frecuencia que no se sentían a gusto con ella. Era muy mandona y, con frecuencia, hablaba con un tono de voz muy agudo y estridente. Emití a juicios acerca de cómo debían comportarse sus amigos, cómo deberían vestirse, e incluso lo que deberían comer. Ella era muy crítica de la gente que no pertenecía a "su grupo" . Aunqu e era brillante y, en ocasiones, divertida, sus amigas la evadían por su manera de comportarse.

Desarrollo del estado Padre del yo

Los niños observan a sus padres y, sin darse cuenta, imita n su comportamiento . Ellos pueden actuar como el Padre crític o y regañar a sus animales, muñecas, o a sus hermanos y hermanas menores, como su padre o su madre lo hace. También pueden actuar como el Padre Nutricio, expresando afecto, del mismo modo en que han obser- vado hacerlo a sus padres.

Este proceso se llama incorporación.

La incorporación ocurre cuando un niño

absorbe la personalidad de una o más figuras paternas.

cativas no corresponden siempre a los padres reales, los padres biológicos. padres adoptivos, abuelos, niñeras, hermanos y hermanas mayores, etc.

Por ejemplo, si una niña tiene la imagen de una madre que trabaja mucho para pre- parar una reunión de la numerosa familia en la fiesta del Día de Acción de Gracias, es probable que la niña haga lo mismo cuando crezca, si ella está en el estado Padre del yo. Si la niña tiene una imagen de una madre a quien no le agrada cocinar para reuniones grandes y que prefiere un restaurante para el Día de Acción de Gracias, puede esperarse que, cuando la niña crezca, haga lo mismo. Si un niño tiene una imagen de un padre que trabaja arduamente pero que no se deja tiemp o para divertirse , puede que ese niñ o valore el trabaj o ardu o y que rara vez se diviert a cuand o sea mayor . Si un niñ o tien e la imagen de un padre que no trabaja demasiado pero que sabe disfrutar de los ratos libres, el niño tiene un modelo para imita r cuand o sea mayor .

Pueden ser

Las imágenes paternas signifi-

Los padres y sus estados del yo

Una de las cosas interesantes de los padres es que ellos también tienen tres estados del

yo .

actúan como sus padres. También actúan y sienten de la misma manera en que lo hicieron cuando eran niños, o como adultos reflexivos. Por lo tanto , cuando los niños incorporan las imágenes de los padres, incorporan sus diversos estados del yo .

Esto significa que, sin saberlo, una persona puede imitar toda o partes de la per- sonalidad de las imágenes de los padres, i A veces usted puede actuar como su

Toda figura paterna tiene un Padre, un Adult o y un Niño.

Los padres a veces

bisabuelo sin haberlo conocido! puede:

Por ejemplo, como hacía su padre, una persona

disfrutar de jugar a la pelota (como el Niño del padre)

sobresalir en matemáticas (como el Adulto del padre)

confortar a las personas cuando están enfermas (como el Padre del padre)

Las personas que incorporan su padre y su madre tienen un estado Padre del yo que puede ser diagramado como sigue:

Padre del padre Adulto del padre Niño del padre

como sigue: Padre del padre Adulto del padre Niño del padre Padre de la madre Adulto

Padre de la madre Adulto de la madre Niño de la madre

Las personas que incorporan otras figuras paternales tienen un estado Padre del yo distinto. Por ejemplo, si alguien es educado por la madre, una tía y una hermana mayor, su estado Padre del yo contendrá a cada uno de ellas, como se diagrama más abajo a la izquierda. Alguien que es criado en parte por su abuelo y en parte por una niñera habitual, tendrá un estado Padre del yo que se diagramará como puede observarse a la derecha.

Madre

Hermana

como puede observarse a la derecha. Madre Hermana T í a Abuelo Madre Las actitudes, tradiciones

Tía

como puede observarse a la derecha. Madre Hermana T í a Abuelo Madre Las actitudes, tradiciones

Abuelo

Madre

observarse a la derecha. Madre Hermana T í a Abuelo Madre Las actitudes, tradiciones y prejuicios

Las actitudes, tradiciones y prejuicios de cualquier cultura y subcultura son tras- pasados de generación en generación a través de los estados Padre del yo. Incluso la manera de cocinar de una persona puede ser programada de acuerdo con el padre y remontarse a varias generaciones.

Una joven recién casada sirvió jamón al horno y su marido preguntó por qué le había cortado los extremos al jamón. "Bueno, así es como mi madre lo ha hecho siempre", contestó. La próxima vez que su suegra los fue a visitar, él le preguntó por qué cortaba los extremos del jamón. "Asi' es como mi madre lo hacía", contestó. Y cuando la abuelita los visitó, también le preguntó la razón para eliminar los extremos del jamón. Ella dijo , "Esa era la única manera de que cupiera en la cacerola".

El uso externo e interno del estado Padre del yo

Cuando la gente habla, gesticula, emplea un tono de voz, expresa una opinión o da consejos com o cualquiera de sus figuras paternas, está actuando hacia afuera desde su estado Padre del yo. Aunque ellos no tengan conciencia de hacerlo, otros pueden advertirlo. Desde su estado Padre del yo , la gente puede transaccionar con cualquiera de los estados del yo de otra persona. Esto podría diagramarse como sigue:

del yo de otra persona. Esto podría diagramarse como sigue: Enrique, por ejemplo, desde su estado

Enrique, por ejemplo, desde su estado Padre del yo , puede hablarle a los tres estados del yo de Carolina.

yo , puede hablarle a los tres estados del yo de Carolina. Carolina, ¿viste esos facinerosos

Carolina, ¿viste esos facinerosos que se inscribieron esta mañana?

¿No te parece que es malgastar el dinero si vas a la

universidad?

Después de todo , estás por casarte.

Carolina, no creo que debieras quedarte fuera hasta

tan tarde.

Te ves tan cansada.

Además de imita r externamente el comportamient o de sus padres, las personas también están afectadas internamente por sus estados Padre del yo . Ellas continúan oyend o las palabras "ha z esto " y "n o hagas esto" , mensajes dados por sus padres años atrás. Ellas ven otra vez, com o instantes de películas, el comportamient o y las expre- siones faciales aprobadoras o reprobadoras de sus padres. Como en una cinta de vídeo, estos mensajes verbales y no verbales son representados y escuchados interiormente por el yo Niño . Esto puede ser diagramado como se observa a la izquierda. Por ejemplo, el yo Niño de una persona, cuando entra en una tienda, podría desear muchísimo un disco que acaba de salir, pero no tener dinero para comprarlo.

cuando entra en una tienda, podría desear muchísimo un disco que acaba de salir, pero no

Si él o ella tenía un padre que acostumbraba decir, "Se vive sólo una vez, consigue todo lo que puedas", esta persona puede sentirse "autorizada" para salir de la tienda con el disco sin pagarlo. Si él o ella tení a un padre que acostumbrab a decir , "Sea lo que sea lo qu e hagas, no te dejes coger" , puede que esta persona robe el disco subrepticiament e y no sea sor-

prendida.

actitudes paternales. Si él o ella tenía un padre que acostumbraba decir, "N o tomes lo que no te perte-

nece.

llevarse el disco.

En cualquiera de estos dos casos, alguien sufre un daño a consecuencia de

Respeta la propiedad ajena", esta persona puede que abandone la tienda sin

Resumen

En resumen, la gente copia el comportamient o de sus padres sin darse cuenta de ello. La mayoría de los padres quieren lo mejor para sus hijos; algunas veces no saben cómo darles lo mejor; en otras ocasiones sí lo saben. Por medio del conocimiento del análisis transaccional, la gente puede tomar decisiones deliberadamente, en relación con qué comportamiento es adecuado usar y cuál no lo es. Los padres no son perfectos, aunque muchos niños quisieran que lo fueran. El comprender por qué los padres de uno son como son, con todas sus imperfecciones, es una herramienta que emplean los triunfadores para sentirse bien consigo mismos.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (invividual o en grupo).

Repase los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 31 y 32) y conteste las siguientes preguntas:

• ¿Qué estado del yo empleaba José como presidente?

• ¿Cree que él era eficaz?

• ¿Qué estado del yo experimentaba probablemente Laura cuando la cerámica se cayó?

• ¿Qué estado del yo utilizaba Elena al responderle a Laura?

• ¿Qué estado del yo estaba empleando Luis al principio?

• ¿Qué mensaje cree usted que puede haber recibido de su yo Padre que lo ayudó a cambiar su comportamiento?

• Qué estado del yo parecía estar usando Marta, en gran medida, con sus amigas?

2

Vocabulario y expresión corporal del estado Padre del yo (grupo).

Los estados del yo pueden ser identificados por las palabras que emplean las perso- nas, por el tono de su voz, por la expresión corporal y facial y por las posturas. Centre su atención en estas pistas no verbales y haga una lista de acuerdo con lo que haya observado como comportamiento Padre típico.

Frases o palabras del yo Padre (ej.: debería, debe)

Gestos, posturas, expresiones faciales, tono de voz del yo Padre

posturas, expresiones faciales, tono de voz del yo Padre 3 Opiniones de los padres (grupo). En

3

Opiniones de los padres (grupo).

En pequeños grupos de seis, analice la clase de cosas que dicen los padres en rela- ción con lo siguiente:

obtener una educación

pedir dinero prestado

escoger una carrera

ir a la iglesia

usar drogas

hacer las tareas

tener éxito

obtener un trabajo.

4

Conversaciones de los padres (grupo).

Ahora , sepárense de a dos y personalicen a uno de sus padres. Hablen y actúen como ellos lo harían. Analice uno o dos puntos de los siguientes:

• Cómo uno se debería comportar en una cita.

• Cuáles son las esperanzas de ellos para con usted.

• El rol masculino o femenino que ellos esperan que usted desempeñe.

Investigación sugerida

1 Usando su imaginación.

Imagínese que va caminando por la calle y, de repente, ve un accidente. Un auto- móvil está parado al lado de la calle y una persona yace inmóvil.

• ¿Qué piensa que haría usted? Durante un minuto, escríbalo.

• Ahora, lea lo que acaba de escribir.

• Pregúntese a sí mismo: "Mi respuesta, ¿fue similar a la respuesta probable de alguna de las imágenes de mis padres?

• Si lo fue, es lógico suponer que usted estaba empleando su estado Padre del

• Si lo fue, es lógico suponer que usted estaba empleando su estado Padre del yo en esa situació n particular .

Imagine que está cuidando a un niño de dos años de edad, quien quiebra por acci- dente uno de los platos más apreciados de su madre.

• ¿Cómo respondería usted a este niño?

• ¿Es esta respuesta similar a la que cualquiera de sus imágenes de padres hubiera tenido?

• Si lo es, usted estaría actuando desde su estado Padre del yo.

Imagínese que su profesora favorita entra en la sala de clases, se sienta, inclina la cabeza entre las manos, pareciendo muy deprimida.

• ¿Qué cree usted que haría?

Escriba un par de frases.

• Ahora , mire lo que ha escrito y trat e de imaginarse si alguna de sus imágenes de padres hubiera hecho lo mismo.

Luego, imagínese que una profesora que le disgusta intensamente entra en la sala, inclina su cabeza sobre el escritorio, pareciendo estar muy deprimida.

• Escriba en unas pocas frases lo que usted haría.

• Ahora , mire sus frases y vea si por alguna casualidad reflejan lo que cualquiera de sus imágenes de padre haría.

2 Comportamiento de los padres en la televisión

• Seleccione un programa de televisión bien conocido.

• Esté atento a comportamientos que parecieran provenir del estado Padre del yo.

• Haga una lista de usos positivos y negativos del Padre.

5

El estado Adulto del yo

Estudio de caso 1

Juan Pérez era jefe de conserjería. Trabajaba duro con las manos y era muy precavido cuando supervisaba al personal a su cargo. En el trabajo se le consideraba tanto res- ponsable como justo. Después de la journada, la norma usual de Juan Pérez era irse a su hogar, hundirse en su sillón favorit o y dormi r una siesta corta. Su mujer y sus niños sabían que "e n ese moment o no debían molestar al papá" . Después de la cena, a me- nudo estaba dispuesto a ayudar con los platos y con las tareas de los niños.

Estudio de caso 2

Daniel era estudiante de penúltimo año. Sus calificaciones a través del ciclo de educa- ción media eran mediocres y no tenía planes para después de graduarse. El le dijo a su consejero que se imaginaba que algún día obtendría un trabajo de una u otra clase. El consejero le ofreció material de lectura sobre orientación vocacional e incluso le indicó los cursos y las calificaciones que necesitaría en caso de que decidiera ingresar a la universidad. Daniel respondió que no le interesaba el futuro.

Estudio de caso 3

Juanita aspiraba a ser médico y sabía que debía obtener muy buenas calificaciones para ser aceptada en la escuela de Medicina. Ella siempre expresaba su preocupación cuando los demás tenían problemas. Cuando la madre de su mejor amiga se convirtió en alcohólica, Juanita empezó a perder diariamente muchas horas hablando por teléfono, tratando de animar a su amiga. Aunque el trabajo de Juanita en el colegio

había sido excelente, se quedó atrás en sus estudios y las calificaciones bajaron.

pués de obtener un mal informe, decidió limitar el tiempo que ocupaba en hablar por teléfono a 15 minutos diarios.

Des-

Estudio de caso 4

Jaime y Ximena eran novios y hablaban con frecuencia de casarse. Un día, mientras conversaban con un grupo de amigos, alguien sugirió que se fugaran para casarse al día siguiente de la graduación. " ¡Sería grandioso!" dijo Ximena. ¡"Seguro que lo sería"!, agregó Jaime, "pero, después, ¿qué?. Tendríamos que depender de nuestros padres o de la beneficencia pública. Yo creo que ambos necesitamos trabajar por un tiempo y ganar experiencia antes de casarnos."

Introducción al estado Adulto del yo

¿Sabe usted que todos pueden pensar clara y racionalmente, a menos que exista un severo daño cerebral? Pensar con claridad es una función del estado Adulto del yo, pero no tiene relación con tener 18 años de edad o más. La habilidad para pensar con claridad empieza a desarrollarse temprano, en la niñez, y continúa a lo largo de la vida si no la obstaculizamos.

El estado Adulto del yo reúne información, la procesa

Mundo

exterior

Adulto del yo reúne información, la procesa Mundo exterior Comprobación de los hechos por el yo

Comprobación de los hechos por el yo Adulto

y la almacena basado en experiencias previas. Al pro-

cesar la información , el Adult o toma en cuenta las pro-

babilidades, como base para actuar. Un ejemplo sencillo de esto sería una persona que, al levantarse por la maña- na, mira al cielo nublado, advierte que el barómetro ha descendido y estima que es probable que llueva. Al reunir información en su estado Adulto del yo, usted emplea diferentes fuentes. Cada una de éstas es importante. En primer lugar, existe el mundo exterior

—el mund o de los hechos y de los números , los objeto s y

la gente— el mundo que puede ser observado objetiva-

mente . En segundo lugar , está el mund o interio r —el

mundo de los sentimientos y fantasías, prejuicios y opi- niones— el mundo interior del Padre y del Niño que puede ser conocido y manejado por el Adulto . Los triunfadores desarrollan la habilidad para usar ambas fuentes constructivamente. El reunir los datos y proce- sar la informació n pueden diagramarse como se aprecia a

la izquierda.

El estado Adulto del yo y la educación

El estado Adulto del yo es muy influenciado por la educación de la persona.

A mayor

información tactual sobre cualquier materia, mayor el conocimiento que posee el yo Adulto , lo que hace posible que las decisiones concernientes a esa materia sean mejores. El estado Adulto del yo varía de una persona a otra, debido en gran parte al tipo y a la cantidad de información que han reunido o a la cual han sido expuestas. Un niño criado en una finca adquiere una cantidad de informació n sobre el suelo, el clima , las estaciones para sembrar y los animales. Pero esa persona, cuand o crezca, puede que se sienta incapaz al tratar de usar los medios de transporte público en una gran ciudad. Un niño de la ciudad, cuando crezca, tal vez conozca muy bien y se sienta muy a sus anchas usando los medios de transport e públic o en una ciudad , per o es posibl e que sea muy ignorante acerca de cómo crecen las cosas. En nuestra cultura, un niño desprovisto de libros, diarios y conversación estimulante simplemente no tendrá un estado Adulto del yo tan bien informado como aquellas per- sonas que han tenido estas ventajas. Mucho del material que se espera que usted aprenda en el colegio puede parecerle irre- levante, debido a que , en lugar de ser empleado de inmediato , debe ser acumulado. Por ejemplo, algunos alumnos estudian álgebra sabiendo que van a estudiar química en la universidad. Puede que otros la estudien como requisito para ingresar a la universidad, sin saber en qué forma podrán usarla en el futuro. Es difícil predecir qué información, acumulada ahora , será de utilida d en el futuro . Mientras más precisa sea la informació n que las personas tengan acerca de una materia determinada, más probable es que las decisiones que tomen en relación con ella sean racionales. Por ejemplo, muchas perso- nas tienen gran cantidad de información imprecisa sobre la sexualidad, los requerimien- tos para conseguir empleos, la vida conyugal, el costo de la vida, etc. Es posible que incluso tengan información inexacta acerca de ellas mismas.

Uno de los propósitos de este libro es ayudarle a conocerse mejor.

En el lenguaje del

A T , esto significa que su yo Adult o aprende más sobre los estados Padre y Niño del yo .

Con esta nueva conciencia, descubrirá más sobre sus posibilidades de triunfar .

El uso interno y externo del estado Adulto del yo

Las personas son capaces de actuar y hablar desde sus estados Adulto s del yo .

Por

ejemplo, tomar apuntes de un libro de historia, demostrar cómo se reparan carbura- dores que no funcionan bien, sumar los gastos de una lista de compras, o solicitar

instrucciones son actividades que implican principalmente al estado Adulto del yo.

Puede que el uso interio r del estado Adult o del yo no sea ta n observable.

Puede

parecer que una persona está soñando despierta cuando, en realidad, está tratando

de resolver un problema como, por ejemplo, cómo vestir para ir al colegio. El Niño

interior puede desear ir descalzo.

vestimenta apropiada para el colegio".

cantidad de vidrios rotos en el patio.

El Padre interior es posible que diga, "Esa no es

El Adult o interior puede saber que hay una

Sin que los demás se den cuenta de lo que está

sucediendo, uno decide lo que es práctico hacer (Adulto), lo que uno debe hacer (Padre),

o lo que desea hacer (Niño).

Además de experimentar el diálogo internamente, las personas también escuchan con sus Adultos . Es probable que usted haya tenido la experiencia en que, al serle asignada

una tarea, sabía ya lo que el profesor deseaba y la forma en que podría obtener la infor-

mación.

nó un trabajo y lo olvidó o se sintió confuso en relación con lo que el profesor quería

realmente.

Cualquier estado del yo podría ganar la discusión interna.

Es posible que también haya tenido la experiencia opuesta, en la que se le asig-

En la primera situación, era su yo Adulto , a cargo de su personalidad, que

estaba escuchando y registrando los datos objetivamente. En la situación siguiente, es probable que su yo Niño haya estado más activo. Por ejemplo, puede haber estado so-

ñando o imaginándose que estaba en otra parte y divirtiéndose, o sintiéndose mal porque

la noche anterior tuvo una discusión con un buen amigo suyo.

Adulto estaba desatento y no escuchó lo que su profesor estaba diciendo. La misma situación es igualmente válida para su profesor, un amigo a sus padres.

proporcionárseles una información clara, es posible que no la capten realmente porque están escuchando desde su estado Padre o Niño del yo y no tienen su atención centrada en lo que se les dice.

Por esta razón, su yo

Al

Resumen

En resumen, todas las personas tienen problemas, pero sin importar lo grandes que sean

éstos, se puede aprender a resolverlos.

si el problema es realmente difícil, como tener un defecto físico, o parece insoluble, una

persona puede aprender a hacerle frente, mediante el empleo de su Adulto.

La mayoría de las cosas se pueden cambiar.

Au n

Aunque el estado Adult o del yo está en cada uno de nosotros, algunas personas no lo

emplean lo suficiente.

otros músculos para funcionar en toda su capacidad, el estado Adulto del yo, también

necesita ser usado.

Igual que un músculo que necesita ser ejercitado en armonía con

A menos que lo sea, el estado Padre o Niño del yo asumirá prioridad.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo).

Repase los estudios de casos que aparecen al principio de la unidad (págs. 38 y 39) y conteste las siguientes preguntas:

• ¿En qué estado del yo estaba el conserje, Juan Pérez, en el trabajo? ¿En el hogar?

• ¿Qué estado del yo parecía más activo en el consejero? ¿En Daniel?

• ¿Cómo empleaba Juanita cada uno de sus estados del yo?

• ¿De qué manera fue activado el yo Adult o de Juanita?

• ¿Cómo podrían haber empleado Jaime y Ximena cada uno de sus estados del yo durante su noviazgo?

• ¿Qué estado del yo parecieron emplear Jaime y Ximena cuando conversaban con sus amigos sobre el matrimonio?

2 Expresión corporal y vocabulario del estado Adulto del yo (grupo).

Los estados del yo pueden identificarse si usted escucha las palabras y el ton o de voz que emplea una persona, si observa la expresión facial y las posturas. Ponga atención en los indicios no verbales y haga una lista de acuerdo con lo que haya observado como típico comportamiento Adulto.

Palabras o frases del yo Adulto (por ejemplo: es probable, los hechos demuestran)

Gestos,

tono de voz del yo Adulto.

posturas,

expresión

facial,

tono de voz del yo Adulto. posturas, expresión facial, 3 Estados del yo de los animales

3 Estados del yo de los animales (grupo).

Su profesor les mostrará una película sobre animales, si dispone de ella.

es posible, remítase a su propia experiencia con animales domésticos o animales que

ha visto en el zoológico o en el campo.

miento de los animales, buscando gestos y manierismos que reflejen el comporta-

miento del yo Padre, Adulto o Niño.

Si esto no

Durante la película, observe el comporta-

Observe especialmente:

• Cuidado, disciplina o instrucción de los más pequeños.

• Uso de un objeto como herramienta para conseguir alimento.

• Juegos, agresividad, curiosidad, etc.

Después de ver la película, sepárense en grupos pequeños para comparar sus obser-

vaciones.

• Las conductas que observaron que parecían similares a los estados Padre, Aduk o

Discutan:

y

Niño del yo.

• Analicen las semejanzas y las diferencias entre los animales y los seres humanos.

4 Solución de problemas en grupo

En pequeños grupos de 6 personas, seleccionen un problema escolar que concierna a los miembros de su grupo.

• La mitad del grupo dará opiniones sobre el problema empleando el estado Padre del yo.

• La otra mitad aportaré hechos objetivos (del Adulto) que posea sobre el proble- ma.

• Permaneciendo en estos estados del yo, debatan el tema durante 15 minutos;

en este período

• Durante e

Investigación sugerida

usted necesitará llegar a algunas conclusiones.

. identifiquen un estado Niño del yo si aparece.

1 Solución de problemas desde su estado Adult o del yo.

Piense en un problema personal que le gustaría resolver.

Escríbalo.

Enumere lo que la figura de cada uno de sus padres diría acerca del problema, y qué siente su estado Niño del yo sobre este problema.

Palabras y acciones de la de uno de los padres

figura

Palabras y acciones de otra figura paterna

los padres figura Palabras y acciones de otra figura paterna Sentimientos de mi estado Niño del

Sentimientos de mi estado Niño del yo

Información que posee mi yo Adulto

mi estado Niño del yo Información que posee mi yo Adulto • Ahora, haga una lista

• Ahora, haga una lista de la información que aún puede necesitar para tomar una decisión.

• Piense en la manera de obtener esta información.

• Luego, enumere los pasos prácticos que necesita dar para solucionar este proble- ma.

2 El yo Adulto y los avisos publicitarios.

Seleccione de una revista popular algunos avisos que le atraigan y otros que no lo consigan.

• ¿De qué estado del yo proviene el aviso?

• ¿Cuál de sus estados del yo se siente atraído por él?

• ¿Cuáles son algunos de los signos que le indican que usted está en ese estado?

• En su opinión , ¿qué estado del yo emplea la gente la mayoría de las veces cuando está comprando?

ese estado? • En su opinión , ¿qué estado del yo emplea la gente la mayoría

6

El estado Niño del yo

Estudio de caso 1

Cuando Miguel tenía casi 5 años, su padre murió.

lo que había sucedido y se resintió de que su papá se hubiera ¡do y lo dejara abando-

nado.

Se quejaba a menudo, "El entrenador siempre me deja cuando necesito ayuda". pensaban que el entrenador le prestaba atención en abundancia a Miguel.

Cuando tenía 17 años, tenía grandes dificultades para confiar en los hombres.

Era muy pequeño para comprender

Otros

Estudio de caso 2

Cuando Carmen era una niñita, podía conseguir que su padre hiciera casi todo lo que ella quería. Se arrimaba a él y lo miraba con admiración , con sus grandes ojos azules y una amplia sonrisa. Como alumna de educación media, a veces volvía a usar la misma técnica cuando quería obtener con sus encantos un favor especial de algún profesor o estudiante. Esta conducta causaba resentimiento y, en algunas ocasiones, la acusaron de flirtear para obtener lo que quería. Posteriormente, fue despedida de varios empleos por jefes que decían que estaban hartos de sus intentos de manipularlos.

Estudio de caso 3

Cuando

molestaba.

pasaba horas observando las nubes y elaborando fantasías sobre ellas.

gran parte del tiempo que estaba en el colegio se lo pasaba contemplando el cielo por

la ventana.

niño , Carlos pasaba largas horas solo.

Sus padres discutían mucho y esto le

Como vivía en el campo, se retiraba a su lugar preferido en el cerro y

A los 16 años,

Si un profesor o profesora elevara el tono de su voz, Carlos deseaba irse.

En discusiones con amigos, se desentendería cuando el pleito subía de tono.

Estudio de caso 4

A Teresa le gustaba jugar con juguetes que rodaran rápido o que pudieran ser usados para construir cosas. Ella escuchaba constantemente cosas como: "Las niñitas no juegan con esta clase de juguetes", " ¡Teresa es tan poco femenina!", "Parece que Teresa no sabe que es una niña". Estando en educación media, quiso tomar un curso de matemáticas con el fin de prepararse para la carrera de ingeniería en la universidad. Ella no recibió ningún estímulo aparte del de su profesor de matemáticas y, final- mente, abandonó sus planes.

Introducción al estado Niño del yo

¿Conoce a gente que, a pesar de ser adultos, aún gustan de rodar cerro abajo, correr contra el viento , disfrutar del color y perfume de las flores, reírse por nada y ser ju - guetón y nimio? ¿O patalear durante un acceso de furia, atravesar la muralla de un puñetazo, enfurruñarse, sacar la lengua, recluirse en silencio, obedecer o rebelarse

contra la autoridad sin pensarlo? estado Niño del yo.

Si conoce a gente así, ellos están actuando desde su

Desde que se nace como una persona única, cada uno experimenta el mundo de

una manera individual, teniendo experiencias y educación singulares.

que en su niñez tienen experiencias desafortunadas e incluso brutales que no olvidarán nunca, o que excluirán de su conciencia a causa del dolor que les produce recordarlas. Otros no han estado expuestos a experiencias brutales, pero puede que reciban muy

Todavía otros tienen experien-

poco afecto y atención de las personas que los rodean.

cias principalmente felices y alegres. un poco de todo.

Cuando usted actúa ahora como lo hizo cuando era niño, está en su estado Niño del yo . Un niño puede actuar con rudeza para conseguir la aprobación de su padre; más

tarde en la vida, hará lo mismo para obtener lo que quiere.

pensará cuando sea una mujer adult a que sólo puede realizar cosas siendo mimosa.

Hay personas

La mayoría de las personas han experimentado

Una niñita como Carmen

de las personas han experimentado Una niñita como Carmen El niño adaptado El pequeño El niño

El niño adaptado

El

pequeño

El niño expresivo natural

El estar en su estado Niñ o del yo no signific a qu e sea pueril o tonto. Significa que está sintiendo y actuando como el niñito o la niñita que una vez fue. El estado Niño del yo puede subdividirse en tres partes diferentes: el Niño Natural, el Pequeño Profesor, el Niño Adaptado. Au n cuando la gente crece, hace uso de las tres partes de su estado Niño del yo . Las tres

partes del estado Niño se diagraman como se indica a la

profesor

izquierda.

El Niño Natural

El Niño Natural es la parte libre, no censurada. Se parece mucho al infante —impul-

sive, curioso, exigente, buscando y respondiendo al contacto.

que se le viene en gana, sin pensar en las consecuencias, está en su estado Niño Natural. Cuando se siente bien, inquisitivo, o se actúa centrado en sí mismo, juguetón o re- belde, se está también en el estado Niño Natural.

Cuando alguien hace lo

El Pequeño Profesor

El Pequeño Profesor es el niño inteligente que hay en toda persona. Incluso sin educa- ción , los niños pequeños son creadores, intuitivo s (se figuran las cosas sin tener mucha información) y aprenden a manipular a los demás y a sí mismos para conseguir lo que desean. Cuando se sabe cómo se siente una persona por la expresión del rostro, se está empleando el intuitivo Pequeño Profesor. Cuando alguien hace castillos de arena en la playa, o cuando simula una cara triste para que se compadezcan de él, está haciendo uso de su Pequeño Profesor.

El Niño Adaptado

El Niño Adaptado es la parte adiestrada o influenciada de su estado Niño del yo.

Un

niño inteligente que recibe miradas que significan, "Niño , tú eres un estúpido", y escu- cha palabras como, "Seguro que eres un chiquillo estúpido", puede adaptarse a sentirse estúpido , inepto. En otras palabras, niños que son realmente inteligentes pueden ser llevados a pensar en sí mismos como estúpidos. Si una persona ha aprendido a actuar y a sentirse inepta, a sentirse atemorizada, culpable o avergonzada, está afectada generalmente en esta parte de la personalidad. Cuando una persona mayor aún res-

ponde con estos sentimientos aprendidos hacia sí misma, está en su estado Niño Adaptado.

Pero el estado Niño Adaptado también ha aprendido modales aceptadas, o modos comunes de hablar, como decir "gracias" o "por favor", los cuales son necesarios para que la gente conviva en armonía. Por ejemplo, sería muy desagradable sentarse a la mesa al lado de alguien en su estado Niño Natural que eructa, sorbe la sopa y des- parrama la comida. Aparte de los convencionalismos sociales, la adaptación es necesa- ria para que la gente proteja su salud y su seguridad y para civilizarse. A veces las personas no se llevan bien entre ellas o desconfían de los demás porque sus procesos de adaptación en la niñez han sido diferentes. Por ejemplo , puede que haya conflicto s en el colegio si la adaptación de un alumno difiere de las expectativas del profesor. Un profesor puede esperar un comportamiento cortés y respetuoso. Sin embargo, puede que a algún alumno no le hayan enseñado nunca a ser cortés. A ambos les será mu y difíci l llevarse bien a menos que ei estado Adult o de cada uno de ellos averigüe qué anda mal y por qué.

En ocasiones, las adaptaciones funcionan bien en un niño como mecanismos de defensa o protección. En otras oportunidades, funcionan como mecanismos de auto-derrota. Por ejemplo, un niño cuyos padres son exageradamente estrictos emplea tres formas comunes de adaptación: retiro (desentenderse), obediencia (someterse), dilación (demorar). Un niño puede descubrir que, retirándose de una situación tensa en el hogar, se está protegiendo contra posibles críticas. Más tarde en la vida, rehusa defender sus derechos cuando en cualquier situación es criticado injustamente. Es posible que un niño se lleve suficientemente bien con su familia y en el colegio, cum- pliendo con todas las expectativas que surgen de las figuras de autoridad. Posterior- mente en la vida , esa persona puede fracasar en el trabaj o y en la amistad a causa de una falta o temor de pensar independientemente. Un niño puede aprender a buscar salida dilatando —demorándose innecesariamente para ganar tiempo cuando debe hacer algo—, y luego fracasar en el cumplimiento de tantos plazos y obligaciones que no le será posible graduarse con sus compañeros.

Resumen

En resumen, el estado Niño del yo es parte importante de la personalidad. La rabia, la violencia, el espíritu de destrucción, tanto como el afecto y la curiosidad, pueden provenir del estado Niño del yo . Constituye el núcleo de los sentimientos más básicos sobre nosotros mismos y los demás. La habilidad para emplear y expresar el Niño amante de la diversión, creativo, intuitivo, consciente socialmente, es importante para una adecuada salud mental. También es importante para el bienestar físico y emocional y para una saludable y feliz relación con los demás, averiguar de dónde provienen los impulsos destructivos y violentos o los sentimientos de desvalidez, de manera que podamos vencer la sensación de incapacidad del estado Niño del yo.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Revise los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 45 y 46) y responda a las siguientes preguntas:

• Trate de explicar por qué sentía Miguel que su instructor no se había preocu- pado lo suficiente de él.

• ¿Cómo podría usar Carmen el comportamiento que empleaba con su padre cuando fuera mayor?

• ¿Qué parte de su estado Niño del yo estaba usando Carmen?

• ¿Qué efectos podría tener la conducta de Carlos en su educación? ¿En su vo- cación? ¿En su propia vida de familia?

• ¿Qué parte de su estado Niño del yo estaba experimentando Carlos en el colegio?

• ¿En qué forma le afectaría a Teresa en el futuro la decisión de no estudiar inge- niería?

2

Expresión corporal y vocabulario del estado Niño del yo (grupo)

Los estados del yo pueden ser identificados si usted escucha las palabras y el tono de voz que usa una persona, si observa la expresión corporal , la expresión facial y las posturas. Centre su atención en estas claves no verbales y haga listas de acuerdo con lo que haya observado como comportamiento Niño típico.

Frases o palabras del estado Niño (p. ej.: yo quisiera)

Gestos, posturas, expresión facial, tono de voz del estado Niño

posturas, expresión facial, tono de voz del estado Niño 3 El Niño Natural (individual o en

3

El Niño Natural (individual o en grupo)

Describa por lo menos tres situaciones en las cuales podría expresarse el Niño Natural:

Negativamente

Positivamente

en el colegio

en el hogar con el sexo opuesto. con amigos
en el hogar
con el sexo opuesto.
con amigos

4 El Pequeño Profesor (individual o en grupo)

Describa por lo menos tres maneras en que el Pequeño Profesor intuitivo, creador y manipulador puede expresarse:

Negativamente Positivamente en el colegio   en el hogar con el sexo opuesto   con

Negativamente

Positivamente

en el colegio

 

en el hogar

con el sexo opuesto

 

con a m igos

,

5 El Niño Adaptado (individual o en grupo)

Describa por lo menos tres maneras en que puede expresarse el Niño adaptado.

Negativamente

Positivamente

en el colegio

en el hogar

con el sexo opuesto

,

con amigos
con amigos

Investigación sugerida

1 Su Niño interior

• Anote tres maneras en que actualmente expresa su Niño Natural.

• Anote tres maneras en que actualmente emplea su Pequeño Profesor.

• Anot e tres maneras en que usa actualmente su Niñ o Adaptado .

• Observe su lista y decida si el comportamiento de su estado Niño es satisfactorio o no.

• Si no lo es, ¿qué desea modificar?

• ¿Qué podría hacer para que su estado Niño del yo fuera una parte más alegre de su personalidad?

7

Cambios entre los estados del yo

Estudio de caso 1

Las calificaciones de Francisco son apenas suficientes para pasar de curso, y varios amigos suyos están en la misma situación. Debido a su sentido del humor y a su habi- lidad para hacer reír a sus compañeros, lo llaman con frecuencia el payaso de la clase. Sin embargo, en su hogar se comporta de manera muy diferente. Como es el único hombre de la casa, en general es muy serio. Coopera en los trabajos de la casa, hace los mandados para su madre viuda y participa en muchas de las decisiones que hay que tomar en cuanto a qué comprar y dónde ir. Los sábados Francisco trabaja como aprendiz en un taller de maquinarias, para contribuir con parte de su dinero a los gastos de su mantención.

Estudio de caso 2

Tomás, estudiante de primer año, sufrió un accidente de automóvil cuando era joven. Caminaba con una pequeña cojera, y era a menudo ridiculizado por dos estu- diantes que decían, "Ah í va Tomás cojeando como un pato renco". En una ocasión, después de un ensayo de la orquesta donde Tomás tocaba el primer violín, los otros dos formaron pandilla contra él, pegándole con una cadena y rompiéndole el violín. Durante su estadía en el hospital, Tomás cayó en una gran depresión. Posteriormente, sus padres entablaron juici o contra los dos alumnos y Tomás decidió no volver al colegio.

Estudio de caso 3

Javier y Beatriz eran alumnos de penúltimo año, estudiaban con ahinco, figuraban en

la lista de honor y estaban enamorados.

A veces, cuando sus padres pensaban que se

encontraban en la biblioteca, Javier y Beatriz estaban con el automóvil estacionado en un camino aislado, en las afueras de la ciudad. Aunque Beatriz dij o que "n o llegaría hasta el final" , se entregaban con frecuencia a intensas caricias. Finalmente, quedó embarazada.

Estudio de caso 4

Algo indeciso, Javier le contó a un amigo que Beatriz estaba embarazada. Al principio su amigo le tomaba el pelo, luego le dijo que no se preocupara. Posteriormente empezó a darle toda clase de consejos, como qué hacer y qué no hacer. A estas alturas, Javier se enojó, le dijo a su amigo que estaba completamente equivocado y que se guardara sus opiniones para él.

Introducción af cambio de los estados del yo

¿Ha estado alguna vez enfurecido contra usted mismo por alguna acción impulsiva? ¿Quisiera haber pensado, sentido o actuado de manera diferente? ¿O ha estado frus- trado por no poder entender algo? Muchas personas sienten de esta forma. Actúan impulsivamente, cambiando de estados del yo sin saber lo que están hacien- do ni por qué. Esto hace que , en ocasiones, otro s hagan cosas de las que más tarde se arrepentirán. Con conocimient o sobre los estados del yo , este problema puede ser

remediado. La gente puede aprender a reconocer en qué estado del yo se encuentra y si éste es provechoso o no en una determinada situación, y así tener mayor control sobre sus respuestas. El cambio entre estados del yo es úti l y a veces necesario. El ser capaz de hacerlo deliberadamente refuerza el sentimiento de que uno está bien, que uno es un triunfador.

Tal vez usted sea un estudiant e serio y emplea much o su Adulto .

Sin embargo ,

cuando está en un paseo campestre, en el cual el propósito es entretenerse, puede que usted quiera cambiar de su Adult o a su Niño, amante de la diversión. O, cuando nece- sita pensar con claridad, es posible que quiera desconectar su Niño, quien puede sentirse herido, rebelde, deprimido o excitado, y restablecer la prioridad de su Adulto racional. Y si alguien necesita de cuidados, usted puede cerrarle el paso a su propio Niño y cambiar a su Padre Nutricio. Cuando su Adult o está en control, usted puede decidir qué estado del yo emplear. Sin embargo, cuando el Adult o no está en control, es posible que actúe de manera muy dominante desde su Padre Crítico o tenga una pataleta que provenga de su estado Niño del yo.

Importancia de cada uno de los estados del yo

Ninguno de los estados del yo es mejor que los otros.

Cada estado del yo tiene su

valor.

Por ejemplo, es útil tener en su mente un Padre que le diga, "Lávate los dientes

y la cara".

riéndose. Las personas necesitan estos tres aspectos de la personalidad para ser com- pletas. Los que son triunfadores tienen todo un repertorio de comportamientos apropiados disponibles para su uso. Pueden preocuparse de los demás y enseñarles. Pueden estu- diar la situación objetivamente para tomar decisiones razonables y ser más productivos. Pueden expresar su Niño, amigo de divertirse, juguetón, curioso, creativo, sensible, y

disfrutar de la vida. Sin embargo, a veces existen problemas en algún estado del yo que ponen en evi- dencia un aspecto negativo de ese estado. Por ejemplo , puede existi r un consejo o mensaje del Padre que es destructivo para quien lo tenga en su mente, o una persona puede tener información incompleta y así su Adulto no tendrá suficientes datos sobre los cuales tomar una decisión. Además, una persona puede haber aprendido a sentirse inepto o estúpido desde su Niño. Esto impide a la persona desarrollarse plenamente y

Cuando hay problemas en algún estado del yo , es posible

alcanzar las metas deseadas.

emplear el Adult o para inhibir las actitudes y conductas negativas del Padre o del Niño.

Es útil tener un Adult o que sepa leer.

Es útil tener un Niño que disfrute

Clarificación de valores

El conocer los valores y las necesidades de cada estado del yo contribuy e a facilitar a

las personas la aclaración de lo que creen important e y por qué. portante en el desarrollo de un triunfador.

Cuando los valores sustentados por los distintos estados del yo están en desacuerdo, se experimentan conflictos internos. Por ejemplo, un alumno de último año que está por graduarse puede tener un estado Padre del yo que valore el pelo cortejen los hom- bres. El estado Niño del yo del estudiante puede valorar el tener el pelo largo y la

aprobación de sus compañeros, o es posible que prefiera complacer a sus padres usando

el pelo corto, o rebelarse contra ellos y llevarlo largo.

estudiante posiblemente valore la obtención de cierto tipo de trabajo. Si su yo Adulto

está en control, puede que estime en qué medida el largo o estilo de su peinado afec-

tará sus posibilidades de obtenerlo.

un asunto particular, la persona no experimentará conflictos internos en relación con

éste. Por ejemplo, el Padre de una persona puede decir: "Lávate los dientes después de las comidas" , el Niño puede decir: "Un a boca limpia es agradable y tiene buen sabor", y el Adult o puede decir: "E l lavarse los dientes previene las caries".

Este es un paso im-

El estado Adulto del yo del

Cuando los valores son similares en relación con

Problemas de cambiar entre los estados del yo

El cambiar entre los estados del yo a voluntad es una habilidad susceptible de desa- rrollarse con la práctica. Algunas personas tienen la capacidad para ser cariñosos (como un buen padre), racionales (como un adulto) y divertidos (como un niño

saludable) casi simultáneamente. O pueden cambiar con facilidad su comportamiento desde su estado Padre del yo a su estado Adult o o Niño . En el mejor de los casos, las fronteras de los estados del yo son como membranas permeables, con energía psí- quica que fluye a través de los límites de un estado del yo a otro. Algunas personas tienen problemas al cambiar de estados del yo porque tienen un estado del yo predilecto. Emplean constantemente uno o dos y reprimen uno o dos. Esto se diagrama como se aprecia a la izquierda. También existen personas que tienen los límites del yo rígidos y que critican, aconsejan o cuidan de los demás constantemente. Se definen como Padres Cons- tantes. Otros analizan continuamente. Reúnen hechos, los

evalúan, toma n decisiones y actúan la mayoría de las

veces basándose en los hechos, y no en sentimientos. Se definen como Adultos Constantes.

Algunos expresan sus sentimientos la mayor parte del tiempo. Pueden explotar de rabia, retirarse por senti- mientos de culpabilidad, discutir desafiantemente, enfu- rruñarse, acceder dócilmente. O pueden estar constante- mente haciendo de payasos, siempre "en escena". Pueden ser desvalidos, dependientes y temerosos de tomar sus propias determinaciones. Peor aún, se pueden destruir a sí mismos por el alcohol , por las drogas o comiendo en exceso. A una persona que responde con- tinuamente basada en sus sentimientos se le define como Niño Constante.

Si quiere emplear menos algunos de los estados del yo y usar otros con más frecuencia, puede empezar a cambiar, pensando primero cuál estado o cuáles estados

del yo constituyen un problema para usted. Por ejemplo, si tiene mal carácter, o si se enfurruña, o si se deshace en lágrimas con facilidad, o si habla en un susurro careciendo de autoridad, su Niño tiene problemas. Necesitará su Adult o para aprender a detenerse y pensar y decidir cómo hacerlo de manera diferente. Esto no es siempre fácil. Mientras más involucrada está una persona emocionalmente, más difíci l se hace lograrlo. Sin embargo, algunas técnicas simples

pueden ser de utilidad .

Cuando esté a punto de explotar desde su Niño, o regañar desde su Padre, deténgase y cuente hasta diez. Respire profundamente. Esto le dará el tiempo necesario para traer a primer plano su Adulto. O si tiene miedo de hablar fuerte, decida hacerlo en la próxima oportunidad que se le presente para que todos puedan oírlo. O si es muy do- minante, empiece a pensar cómo podría presentar una imagen más alegre.

a pensar cómo podría presentar una imagen más alegre. El Padre excluyendo al y Adulto al

El Padre

excluyendo

al

y

Adulto

al Niño

imagen más alegre. El Padre excluyendo al y Adulto al Niño El Adulto excluyendo al Padre

El Adulto

excluyendo

al Padre

y al

Niño

Padre excluyendo al y Adulto al Niño El Adulto excluyendo al Padre y al Niño El

El Niño excluyendo al Padre y al Adulto

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Lea nuevamente los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs.

52 y 53) y responda a las siguientes preguntas:

• ¿Qué estado del yo parecía emplear Francisco la mayoría de las veces en el

colegio?

¿En el hogar?

¿En el taller de maquinarias?

• ¿Qué estados del

yo experimentaba Tomás?

• ¿En qué estado del yo podrían haber estado sus padres? lo atacaron?

¿Los muchachos que

• ¿Cómo cambiaron de estados del yo Javier y Beatriz y en qué situación?

• ¿En qué estados del yo estaban Javier y su amigo cuando Javier le hizo la confi-

dencia?

• ¿Cambió alguno de ellos su estado del yo? hizo?

2 Cambio entre los estados del yo (grupo)

Si fue así,

¿por qué cree que lo

En grupos pequeños, seleccionen un tema contovertid o para ser discutido, tal como la necesidad de los colegios de ofrecer o no un programa de educación sexual, o lo que debe hacerse si alguien llega al colegio drogado.

• Cada persona elige representar uno de los siguientes roles de los estados del yo:

Niño

Niño agradable

airado

Adult o razonable Padre Nutricio

Padre crítico

• Permanezca en estos roles durante 10-15 minutos, mientras se discute el tema seleccionado por el grupo.

• Luego, comenten sobre cómo se sintieron al representar los roles.

3 Análisis del egograma (individual)

El egograma es una forma de analizar la frecuencia con que una persona emplea

cada uno de sus estados del yo . cada estado del yo. 5

Ilustra el porcentaje del tiemp o que está activo

• Al hacer un diagrama del yo , decida qué período de tiempo desea evaluar.

A

continuación, se encuentra un ejemplo de cómo podría resultar el egograma de

una persona tomado durante una hora en el colegio:

Padre Padre Adult o Niño Pequeño Niño Nutricio Crítico Adaptado Profesor Natural El

Padre

Padre

Adult o

Niño

Pequeño

Niño

Nutricio

Crítico

Adaptado

Profesor

Natural

El gráfico precedente podría representar 5 minutos para ocuparse de un amigo, 15 minutos para criticar, 20 minutos para estudiar, 10 minutos para enfurruñarse, 5 minu- tos para imaginar la manera de salir con una muchacha, 5 minutos para tomar un refresco.

• Ahora, confeccione su propio egograma. Piense en lo que hizo durante la última hora o el día de ayer, con quién estuvo, qué sintió y cómo actuó.

• Dibuje su propio egograma para dos situaciones típicas.

• ¿Hay alguna diferencia entre las dos?

Si la hay, ¿por qué?

• ¿Quisiera cambiar algo?

Si así es, ¿cómo?

4 Cambio entre estados del yo por padres y adolescentes (grupo)

Esta es materia para un pequeño drama que requiere diálogo.

• Sepárense de a dos y escojan un rol ; uno será el estudiante que vuelve a casa a las

4 de la madrugada después de salir con una muchacha. está esperando que llegue.

El otro será el padre que

• Cado uno empezará escribiendo su propio guión.

¡Hágales parecer reales!

Un

primer renglón posible para un padre sería:

ción .

¿Dónde has estado?"

"He estado muerto de preocupa-

Después de que hayan escrito sus diálogos, júntense en grupos de tres parejas (seis personas) y haga que cada pareja represente su diálogo. Luego discutan los siguien- tes puntos con su grupo:

• ¿Cómo se sentía el ser padre?

• ¿Cómo se sentía el ser estudiante?

• ¿De qué forma actuaron los padres que fuera diferente de lo que sus padres reales hubieran hecho?

• Ahora , analicen si fue más fácil discutir o mantener la calma.

Investigación sugerida

1 Retrato de sus estados del yo .

Un retrato de los estados del yo es otra forma de descubrir la frecuencia con que emplea su yo Padre, Adulto o Niño. Se dibuja con tres círculos que representan por tamaños su empleo de los estados del yo . Se muestran retratos comunes en la parte superior de la página.

• Dibuje tres retratos típicos suyos:

• Como es en el colegio.

• Como es en el hogar.

• Como es con sus amigos.

• Le gustan sus retratos?

Si no le gustan, ¿qué quiere cambiar?

¿Cómo le gustaría hacerlo?

¿Cuándo

empezará?

Si

• tiene tiempo , dibuje retratos de los estados del yo de sus padres, hermanos

y

hermanas, amigos o profesores.

tiene tiempo , dibuje retratos de los estados del yo de sus padres, hermanos y hermanas,

8

La responsabilidad del Adulto

Estudio de caso 1

Gabriel acababa de romper con su novia, con quien estaba invitado a una fiesta muy

Tenía náuseas y en varias ocasiones

se sintió a punto de llorar —especialmente cuando vio a su ex novia caminando y rién- dose con otro . Sin embargo, delante de sus amigos, se portaba como si nada hubiera sucedido y como si no le importara. Después de sentirse mal durante dos semanas, Gabriel se dijo a sí mismo: "Es tiempo de terminar con esto. Ella me gustaba real- mente, pero no está interesada en mí y sé que puedo conocer a otras muchachas." El tomó la decisión de ampliar su vida social y dejar de lado su mal humor.

importante.

Se puso malhumorado y deprimido.

Estudio de caso 2

María era excesivamente solícita con sus amigas y con los niños a los cuales cuidaba

ocasionalmente.

patos, tal como su madre lo había hecho con ella.

le pidió que no hiciera ella todas las cosas, sino que les ayudara a aprender a hacerlas

ellos mismos.

con que actuaba paternalmente con tres amigos suyos, y les preguntó si les agradaba. Los tres dijeron que les gustaba cuando estaban tristes, pero que en otras ocasiones

no era así.

mente solícito.

Les preparaba el almuerzo, les servía la leche, y les lustraba los za-

La madre de los niños a su cuidado

Empezó a pensar en la frecuencia

Esta petición sorprendió a María.

María decidió tomar conciencia de y limitar su comportamiento exagerada-

Estudio de caso 3

El Sr. Hernández, profesor de matemáticas, tenía un marcado acento extranjero.

A

algunos alumnos les gustaba y éstos trataban de comprender su manera distinta de

decir las cosas.

ciones y a sus frecuentes ofrecimientos de ayuda. Unos pocos lo trataban con desdén, ridiculizándolo abiertamente y a sus espaldas. Sin embargo, el Sr. Hernández no pareció permitir que el ridículo lo perturbara.

Otros se desentendieron y respondían con indiferencia a sus instruc-

Estudio de caso 4

Valentina estaba terriblemente turbada. Acababa de enterarse de que su novio había inventado historias sexuales sobre ella, jactándose ante sus amigos con el fi n de impre- sionar. Sabía que en la próxima hora tendría que asistir a su clase de alemán, debido a que al día siguiente tenía una important e prueba. Tragándose las lágrimas, decidió no permitir que esas historias la derrumbaran. Así , empezó a subir las escaleras contando en alemán. Al momento de atravesar la puerta de la sala de clase, estaba calmada y se había recobrado.

de la sala de clase, estaba calmada y se había recobrado. Funcionamiento del Adulto Cualquier persona

Funcionamiento del Adulto

Cualquier persona puede emplear el estado Adulto del yo para controlar o cambiar su comportamiento. Al tratar de aprender algo nuevo, ¿lo ha encontrado alguna vez muy difíci l en el primer intento, pero más fácil después de practicar un poco? ¿Ha tratado de hacer algo sin saber cómo, para luego encontrar la forma de hacer- lo? Si así ha ocurrido, usted ha estado empleando y reforzando su estado Adulto del yo. Al igual que los músculos, el Adulto se fortalece con el uso. Mientras más se le emplea, más competente se hace la gente al emplearlo.

Por ejemplo, si una persona tiene problemas entre sus estados Padre y Niñ o del yo , esa persona puede aprender a hacer de arbitro mediante el Adult o (ver el diagrama a la izquierda).

O podría pensar en un diagrama como éste:-

O podría pensar en un diagrama como éste:- 0 podría pensar en un diagrama como éste:

0 podría pensar en un diagrama como éste:

como éste:- 0 podría pensar en un diagrama como éste: Una de las razones para fortalecer

Una de las razones para fortalecer el yo Adult o es para que pueda llegar a conver- tirse en el conductor de la personalidad. Al igual que un gerente en una empresa, el Adult o se hace cargo de lo que está sucediendo. La posición de Adulto-como-conductor no significa que la persona esté necesariamente comandada por éste, sino que el Adult o toma decisiones sobre lo que es adecuado emplear del Padre o del Niño.

El Adulto puede asumir el control de diversas maneras. persona es capaz de:

Hacer de arbitro cuando existe un conflicto interno entre el Padre y el Niño.

En el estado Adulto una

Actuar como protector del Niño cuando éste se siente amenazado.

Establecer metas razonables y determinar los procedimientos para alcanzar dichas metas.

Seleccionar y emplear de forma apropiada los comportamientos del Padre.

Seleccionar y emplear de forma apropiada los comportamientos del Niño.

Aprender nuevos modos de pensar y actuar.

Por ejemplo, si usted es ignorado por un amigo que pasa por el pasillo, es capaz de elegir cómo va a responder. Podría sentirse furioso, triste, deprimido o herido. Podría acercarse al amigo y preguntarle qué es lo que sucede. Podría increparlo por su mala educación. La gente tiene más opciones de las que se da cuenta, respecto a cómo com- portarse. Con sus Adulto s como conductores, su rango de elección podría mejorar.

Pensamiento nebuloso

A veces, el pensamiento claro del Adult o está ofuscado por opiniones del Padre y/o

sentimientos del Niño.

A esto se le llama contaminación.

Contaminación significa

Contaminación del Adulto por el Padre Contaminación del Adulto por el Niño impureza, y eso

Contaminación del Adulto por el Padre

Contaminación del Adulto por el Padre Contaminación del Adulto por el Niño impureza, y eso es

Contaminación del Adulto por el Niño

impureza, y eso es lo que sucede con el Adulto . Su pensamiento claro se deteriora. La contaminación puede provenir de un estado Padre del yo aprendido de figuras paternas que tenían prejui- cios contra personas de diferente raza, religión, sexo, educación, vocación, edad o estilo de vida. Por ejemplo, si su padre se refería a menudo a "aquellas alocadas conductoras de automóvil" es posible que usted tenga suspicacia respecto a todas las mujeres cuando conducen automóviles. Usted podrá pensar que está en su estado Adult o cuando las critica, pero en realidad su modo de pensar está aún influenciado por su padre. O, como otr o ejemplo, si cualquiera de sus figuras paternas decía: "Todos los hombres son unas bestias", usted puede también pensar que los hombres son rudos y crueles. Podrá pensar que éste es un juicio del Adulto , cuando en realidad está actuando bajo la influencia de un prejuicio del Padre. La contaminación también puede provenir de un estado Niñ o del yo , si la persona no ha aprendido a ser realista respecto de sí misma y del mundo. Por ejemplo, una niñita que aprende a considerarse estúpida cuando realmente no lo es tendrá grandes dificultades para valorar su inteligencia real. Un niño que piensa que él no es realmente masculino porque es muy pequeño de esta- tura y no es apto para el fútbol tendrá dificultades en aceptar que realmente es un hombre normal.

Algunas ilusiones infantiles se adhieren a las personas. Cualquiera que sea su edad , la mayorí a de las personas cree en alguna forma de magia. Algunas, creen en la magia de los objetos. Piensan que cosas como un auto- móvil o un traje o vestido nuevo les conseguirán un nuevo novio o novia. Y a veces sucede. Por lo que, después de todo, no debe sorprender la creencia en la magia.

Otros también creen que si ponen bastante empeño o esperan lo suficiente, algo mágico sucederá. Siguen in- tentando en vez de realizar; continúan esperando en lugar de actuar. Confían en que aparezca alguien con poderes mágicos y los rescate, o al menos transforme sus vidas en algo más interesante. La mayoría de los Adulto s de las personas están contaminados por los estados Padre y Niño del yo.

Descontaminación del Adulto

En ocasiones, el pensamiento de toda la gente está contaminado, y la contaminación

se relaciona siempre con estímulos específicos.

empieza con la toma de conciencia por el Adult o de las opiniones del Padre y los

El proceso de descontaminación

opiniones del Padre y los El proceso de descontaminación Adulto descontaminado sentimientos del Niño que no

Adulto descontaminado

sentimientos del Niño que no han sido confrontados ante IB realidad. Cuando se produce una toma de con- ciencia, tiene lugar una reordenación de los límites del yo. Los estados Padre y Niño del yo no traslapan al Adulto. Así, el pensamiento Adulto es claro en relación con un tema determinado. La educación del Adulto es el próximo paso hacia el pensamiento claro. Esto incluye la obtención de nueva información, la que puede contradecir los viejos patrones del Padre o del Niño. También incluye la práctica de nuevos comportamientos escogidos por decisión del Adulto. Uno de los métodos más efectivos de descontamina- ción consiste en examinar los hechos reales, observar los hechos ya conocidos y determinar qué otros sería necesario conocer antes de tomar una decisión. Muchas personas toman decisiones basadas principalmente en los sentimientos de su Niño o las tradiciones de su Padre. Ambos tienen valor y el Adulto descontaminado los tendrá en cuenta sin estar limitado por ellos.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Lea nuevamente los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 59 y 60) y responda a las siguientes preguntas:

• ¿Qué estado del yo experimentaba Gabriel inicialmente?

• ¿A cuál estado pareció cambiar?

• ¿Qué estado del yo empleaba María, tanto con los niños que cuidaba como con los amigos de ella?

• ¿Fue positivo su cambio?

• ¿Qué contaminación influenciaba las actitudes de algunos de los estudiantes en contra del Sr. Hernández?

• ¿En qué forma podría afectar la capacidad de los alumnos para aprender?

• ¿Qué estado del yo experimentó Valentina en primer lugar?

• ¿En qué estado del yo se encontraba su novio cuando narró las historias?

2 Contaminación del Padre (grupo)

Trabajen juntos en pequeños grupos (más o menos diez minutos) sin entablar discu-

siones (esto se denomina intercambio de ideas). Piensen en 5 ó 6 adjetivos usados comúnmente para cada uno de los tópicos en la lista. Cíñanse a los adjetivos que

se utilizan en las conversaciones corrientes.

Los hombres son:

Las mujeres son:

conversaciones corrientes. Los hombres son: Las mujeres son: Los maestros son: Los padres son: n Compare

Los maestros son:

Los padres son:

son: Las mujeres son: Los maestros son: Los padres son: n Compare sus opiniones personales con

n Compare sus opiniones personales con las del grupo. Discuta con qué adjetivos concuerda usted personalmente y con cuáles está en desacuerdo y por qué.

a ¿Cuáles otras contaminaciones nota usted en su comunidad?

3 Clasificación de opiniones (grupo)

Discutan dos de los tópicos siguientes. Apoye su posición en el grupo con todos los datos que pueda. Discutan las preguntas pero procuren alcanzar un consenso

en el grupo en ambos tópicos.

• Las guerras son necesarias y seguirán existiendo siempre.

• Las mujeres fueron creadas para perpetuar la raza.

• Mirar televisión equivale a un lavado cerebral.

• Los alumnos aprenden en la medida que les agrada el profesor.

• Los hombres son menos emotivos que las mujeres.

Después de la discusión, compare sus sentimientos con el grupo.

• ¿Qué experimentó en el grupo cuando trataba de alcanzar un consenso?

• ¿Qué hizo para convencer al grupo de su punto de vista?

Investigación sugerida

1 Contaminación por el Niño

Comience por tomar conciencia de cómo su estado Niño del yo puede afectar su pensamiento lúcido, examinando lo siguiente:

• ¿Usa con frecuencia palabras que indican que espera a una persona o un suceso mágico?

Cuando (si solamente) él/ella cambie

Cuando (si llegara) me gradúe

Cuando (si alguna vez) consiga un buen empleo

• ¿Emplea a menudo palabras que indiquen que tiene un concepto determinado de sí mismo y que no le es posible cambiar?

No puedo evitar que

Soy tan estúpido que

Estoy tan confundido que

• ¿Qué es lo que usted afirma con frecuencia sobre sí mismo?

Soy tan

que

• Ahora, escriba la contraria de las afirmaciones que haya hecho anteriormente. Por ejemplo:

Puede que él/ella nunca cambie, de modo que

Soy tan poderoso que

Soy tan

que

Después de que haya considerado las posibles contaminaciones por el Padre y el Niño , hágase las siguientes preguntas.

• ¿Estoy satisfecho con lo que he descubierto?

• ¿Qué necesito evaluar nuevamente?

• ¿Qué necesito cambiar?

• ¿Qué preguntas debería formular desde mi Adulto?

2

Reforzando al Adulto

Revise un semanario noticioso o el periódico para buscar dos o tres artículos sobre estudiantes. Lea los artículos y decida desde qué estado del yo habla el autor y cuál estado de su propio yo está siendo estimulado.

• Ahora revise cuidadosamente los artículos y omita las palabras correspondientes al Padre y al Niño.

y omita las palabras correspondientes al Padre y al Niño. Escriba sus respuestas a estas preguntas:

Escriba sus respuestas a estas preguntas:

• ¿En qué forma afecta el empleo de ciertas palabras del Padre o Niño a su com- prensión de Adulto en relación con lo que dice el artículo?

• ¿Cómo le hacen sentirse esas palabras del Padre o del Niño?

• ¿Cómo queda el artículo al omiti r las palabras correspondientes al Padre y al Niño?

• ¿Cuál es nuestra responsabilidad para con nosotros mismos y para con los demás al comunicar tales sucesos?

9

Cuidar al Niño

Estudio de caso 1

El padre de Tomás, un médico, murió repentinamente al estrellarse su avión contra una montaña. Un alguacil fue a notificar a la familia y dijo a Tomás: "Ahora tú tienes que ser el hombre" . Tomás, de 13 años de edad, era el único hombre de la familia . No había ti'os ni amigos íntimos de la familia que pudieran ayudarlo a adaptarse a su pér- dida. Aunque la madre de Tomás lo sintió profundamente y a menudo lloraba amarga- mente, éste pensó que él no podía hacer lo mismo, que debería cuidarla y ser fuerte y no demostrar sus propios sentimientos.

Estudio de caso 2

El Sr. Ching, profesor de historia americana, deseaba visitar Pekín, donde habían nacido sus padres. Con frecuencia hablaba de ello en clase y comparaba la vida en Pekín, tal como la habían descrito sus padres, con la situación actual, como la retrataban los perió- dicos. En una ocasión, un miembro de la Junta de Educación visitó su clase y, al final de la hora, reprendió severamente al Sr. Ching "por no atenerse al tema". En lugar de deprimirse o enojarse, el Sr. Ching explicó la relevancia del tema de tal forma que el visitante quedó satisfecho. El Sr. Ching se sintió muy a gusto por la forma en que había manejado la situación.

Estudio de caso 3

Sara empezó a sufrir de jaqueca después de haber roto su noviazgo con Roberto. Du- rante un año, ellos habían estado saliendo juntos, hasta que súbitamente él empezó a comportarse con indiferencia. Cuando ella se cruzaba con él en el vestíbulo, Roberto

empezaba a hablar muy animadamente con cualquiera que se encontrara cerca. El baile de fin de año estaba muy próximo, y Roberto no había invitado a Sara. En su desesperación, Sara lo llamó una tarde por teléfono y le contó que se estaba haciendo un vestido nuevo. Robert o replicó , "Esper o que no sea para el baile de fi n de año . Mi mamá dice que pasamos demasiado tiempo juntos; en todo caso deseo invitar a otra persona". Después de llorar durante una hora, Sara llamó a un muchacho recién llegado al colegio, quien aceptó encantado su invitación.

Cuidar al Niño

Uno de los más importantes empleos del AT es aprender a cuidar del Niño que existe en nosotros mismos o en los demás. Algunas personas pueden hacerlo con facilidad, especialmente si han tenido padres afectuosos y preocupados de su cuidado. Otras tienen que esforzarse mucho, especialmente si no recibieron suficiente atención, educa- ción y afecto. La mayoría de las personas pasan por épocas en que se sienten deprimi- das y necesitan ser confortadas. Es úti l en tales momentos tener medios para cuidar de estas necesidades. Usted puede no estar consciente de esta necesidad dentro de sí mismo, de modo que deténgase y piense po r un momento . ¿Se ha sentid o alguna vez solo y triste , deseando que hubiese alguien que le cuidara? o ¿ha necesitado ayuda alguna vez sin ser capaz de pedirla? ¿O ha deseado alguna vez hacer feliz a alguien, sintiéndose al mismo tiempo inquieto por no estar seguro de la acogida? En cada una de estas situaciones o similares, es un estado Niñ o del yo que necesita ser atendido. A veces quien requiere cuidado es su propio Niño interior; a veces es el Niño interior de otra persona. Usted puede aprender cómo atender de mejor forma a ambos.

El estado Niñ o de las personas es generalmente más activo cuando se experimenta hambre, enfermedad, preocupación, cansancio, pena o temor. Su estado Niño experi- menta la necesidad de algo: alimento, sueño, comodidad, estímulo, amor, etc. Si no se satisfacen estas necesidades básicas, la persona se siente peor. Si éstas son satisfechas, lo habitua l es que la persona no sólo se sienta mejor , sino que tambié n sea capaz de hacer frente a las cosas y desempeñarse con más éxito .

Cuidar mediante el Padre

El estado Niño del yo puede ser cuidado de muchas formas.

La primera manera es

emplear comportamiento nutricio del estado Padre del yo. Si usted tuvo padres que se preocuparon de su crianza, podrá imitarlos de forma automática. Cuidará de su propio Niño interior y al Niño en otras personas de la misma forma en que fue cuidado en su infancia. Por ejemplo, si usted ha tenido un resfrío, es probable que se refugie en su estado Niñ o del yo y desee beber jugo de naranjas si se lo dieron en las mismas circuns- tancias cuando era niño y si le gustó. Si usted se da a sí mismo jugo de naranjas, está

empleando su estado Padre del yo para cuidar de su propio Niño interior. Al mismo tiempo, es posible que piense que el jugo de naranjas sería bueno para otros si se res- friaran. En tales casos, al darles jugo de naranja como signo de cuidado, estará nueva- mente empleando su estado Padre del yo para cuidar al Niño de otra persona. O, como otro ejemplo, si se siente a veces desanimado, pero tuvo padres que se preocuparon de su crianza cuando era pequeño y, por lo tanto, tiene un estado Padre Nutricio del yo, usted podrá recordar estas imágenes de padres alentadores y rease- gurarse a sí mismo. Emplee frases tales como: "No te preocupes, al final todo saldrá bien " o bien , "Sigue tratando , tú eres capaz de hacerlo" . O usted puede imitar a sus padres y también decir estas cosas a otros cuando se sienten desanimados.

Cuidar mediante el Adulto

Otra forma de cuidar a su Niño es utilizar su estado Adulto del yo, que ha sido refor- zado mediante la lectura de libros sobre niños, observación de buenos hábitos de crianza, cursos sobre el desarrollo del niño y consideración de lo que los niños necesi- tan para ser saludables y felices. Cuando su Adult o se hace cargo de su propio Niño interior, usted podría, por ejemplo, mirarse en el espejo y decir, "Tu piel no tiene buen aspecto. Tal vez estés comiendo mucho chocolate. Vamos al médico para que te examine." En una transacción del estado Adulto del yo con un amigo que parece sentirse des- graciado, una persona podría decir, por ejemplo, "Usted realmente parece infeliz hoy. ¿Hay algo sobre lo cual quisiera hablar?" En otras palabras, una persona que emplea su estado Adulto del yo observa y procesa datos (ej.: una cara que parece desanimada), después realiza un cálculo de probabilidades (ej.: hablar podría ser útil) . Si usted desea incrementar la parte Niño de su personalidad, juguetona y deseosa de pasarlo bien, la función Adulta de su yo deberá actuar como arbitro y disminuir el componente Padre Crítico de su personalidad. Una manera de hacer esto es entablar una conversación interior entre su Adulto y su Padre. La conversación pudiera empe- zar así: "Por favor, relájate un poco. Me dispongo a pasarlo bien y a reírme. No me lastimaré ni le haré daño a nadie." Otro modo de incrementar a la parte Niño de su personalidad, juguetona y deseosa de entretenimiento, es el completar aquellos trabajos o tareas del Adulto que parecen ceñirle, haciéndole sentirse incómodo. Cuando usted haya completado las cosas pen- dientes, se sentirá más dispuesto a pasarlo bien.

Diversiones y fantasías infantiles

Una tercera forma de cuidar de su Niño interior consiste en divertirse como niño con el Niño de otra persona.

Una queja común que a menudo hace la gente, respecto de sí mismos o de los

demás, es que "ellos nunca se divierten" o "simplemente no saben cómo divertirse" o "no hay nadie con quien divertirme". Correr con alguien a lo largo de la playa, jugar

a la pelota, reírse de un chiste, son sólo algunas de las muchas maneras en que el Niño

que hay en usted y en otra persona se sentirán aceptados mutuamente y objeto de cuidados. Si no hay nadie cerca con quien jugar, entretenerse solo. El calor del sol en su rostro, la frescura del agua en contacto con sus pies, o una caminata a través de los campos o el bosque pueden ser maneras de cuidar de su Niño interior . Es posible que usted no pueda ir a los campos y bosques. Si es así, ensaye la fanta- sía. ¿Existe algo que, aunque sabe que está bien hacer, lo avergüence o atemorice,

como bailar, nadar o jugar al tenis? Si es así, emplee su imaginación para sobreponerse

a este temor. Obsérvese a sí mismo en su fantasía, haciendo exactamente aquello que

teme. Ponga atención en cómo viste, cómo se mueve, dónde está, etc. Repita esta fantasía muchas veces hasta que se sienta complacido con lo que ve. En este momento,

procúrese el tiempo necesario para dar el primer paso que convierta su fantasía en realidad. La fantasía también puede ser empleada para dar al Niño una sensación de paz y tranquilidad. Piensa en alguna época en la que se haya sentido muy confortable y seguro. En su imaginació n regrese a esa época. Reviva la sensación una vez más. Su Niño se sentirá atendido y esto le traerá una sensación de bienestar.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Lea nuevamente los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 67 y 68) y responda a las siguientes preguntas:

• ¿Qué estado del yo expresaban más corrientemente Tomás y su madre, de acuerdo con el estudio de caso?

• ¿Qué sentimientos que no demostró pudo haber tenido Tomás? una elección acertada de Tomás el ocultar sus sentimientos?

• ¿Cómo empleó el Sr. Ching sus estados del yo?

• ¿Cómo cuidó de su Niño interior?

• ¿Qué opciones tiene Sara de cuidar de su propio Niño interior?

¿Cree que fue

2

Recuerdos infantiles (grupo)

Cada uno de los estudios de casos de esta unidad mostró compromiso del estado Niño del yo. Probablemente ustedes se sienten ahora suficientemente cómodos como para reunirse en grupos de tres para las siguientes discusiones personales. Ocupen de 5 a 10 minutos para cada situación.

• Comparta con otros los sentimientos que experimentó cuando esperaba una suerte de recompensa o regalo, y no lo recibió. Incluya cómo se preocupó de sí mismo, y cómo otras personas se preocuparon o no de usted.

• Comparta con otros los sentimientos que experimentó cuando fue ridiculizado o criticado injustamente. Incluya cómo se preocupó usted de sí mismo, y cómo otras personas se preocuparon o no de usted.

• Comparta con otros los sentimientos que experimentó al salir victorioso de una situación difícil. Incluya cómo se preocupó de otros y cómo otras personas se preocuparon o no de usted.

otros y cómo otras personas se preocuparon o no de usted. Investigación sugerida 1 Una historia

Investigación sugerida

1 Una historia de cuidados

Escriba una historia breve que describa a un niño que necesita ser cuidado.

Escriba tres desenlaces diferentes:

• En que al niño se lo maltrate

• En que al niño se le ignore

• En que el niño esté bien atendido

2 El cuidado de los olvidados

(Esto deberá ser coordinado con un administrador de una institució n o un capellán, que puedan sugerirle qué hacer y qué decir.)

Visite una casa de reposo, o un hospital estatal o rural.

• Converse con dos personas de all í. Procure captar una impresión de cómo se sienten ellos en su estado Niño del yo.

• Lléveles un pequeño obsequio o invítelos a tomar algo en la cafetería,

• Escriba un pequeño resumen de sus experiencias.

10

Controlar al Padre

Estudio de caso 1

Pablo no se metía jamás en líos, pero a menudo se sentía interiormente culpable sin saber por qué. Vivía con su padre y con una tía soltera de 64 años de edad, debido a que su madre falleció al nacer Pablo, por complicaciones del parto. Al menos eso era lo que con frecuencia le decía su tía . Cada vez que el la se sentía disgustada en lo más mínimo, fruncía el ceño, suspiraba y, sacudiendo la cabeza, exclamaba: "Dios mío, algún día causarás mi muerte, tal como la causaste a tu pobre y querida mamá". Pablo dijo en su clase de AT que no tenía ningún objeto el enfrentar a su tía, ya que ésta no cambiaría, y por consiguiente no lo había intentado. En lugar de ello, Pablo decidió desahogar sus sentimientos en una pelota de boxeo que tenía en su garage cada vez que experimentaba sentimientos de culpabilidad.

Estudio de caso 2

La señora Martínez, directora del colegio, se enojaba en extremo con los estudiantes cuando los sorprendía fumando. Ella les gritaba de la misma forma en que su padre lo había hecho en situaciones similares. Un día, fue depositada sobre el escritorio de la directora una carta firmada por 40 estudiantes. La carta decía: "Por favor, deje de hablarnos a gritos. Podemos oírle." La señora Martínez dijo a su secretaria "que estaba a punto de sufrir un apoplejía a causa del descaro de los estudiantes". Cuando su secretaria le dijo que ella estaba de acuerdo con los alumnos, la directora se sentó en una silla, respiró profundamente y le dijo, "Tiene razón, yo no necesito gritar como lo hacía mi padre". Para la Navidad ella recibió una hermosa planta de interior y una gran tarjeta de agradecimientos, firmada por algunos de los alumnos y su secretaria.

Estudio de caso 3

La madre de Cristina era una enfermera que tenía la tendencia a proteger excesiva- mente a la gente, frunciendo los labios y mirando compasiva a quienquiera que tuviese el más leve resfrío. Si alguien estaba realmente enfermo, su madre desplegaría toda la rutina de atención de enfermería. Cristina hacía lo mismo, sin estar consciente de que esto producía rechazo en algunas personas, hasta un día en que sucedió algo especial. Su novio estaba en el hospital debido a una fractura de la pierna, y Cristina, al visitarlo estaba solícitamente ordenando su mesa de velador y sus almohadas. Súbitamente, él exclamó, "Pero Cristina, si tú no eres mi enfermera. ¿Por qué no te sientas para conversar conmigo?"

La necesidad de controlar

La mayoría de la gente ignora estar empleando su estado Padre del yo al relacionarse con otras personas. Tampoco se dan cuenta cuando su Niño escucha interiormente las instrucciones de su Padre. Al igual que los ventrílocuos, puede que traten a los demás como marionetas o que se comporten como tales. Una vez que las personas tomen conciencia de estar respondiendo como autómatas, pueden apreciar la necesidad de controlar algunos de los comportamientos de Padre Crític o y de Padre Nutrici o que emplean. Un monito r es alguien que control a las cosas, para ver que tod o lo que sucede sea apropiad o a la situación . El mejor monito r de sentimientos y comportamientos es el estado Adulto del yo.

Cualquiera puede aprender a controlar al estado Padre del yo.

Esto significa que

un o puede aprender cuánd o emplearl o y cuánd o no , ya sea con un o mismo o con los

demás. Es una técnica muy útil . Después de todo, incluso padres bien intencionados sostienen opiniones que ya no son pertinentes.

Mensajes pater-

Obviamente, hay muchas cosas de valor en el estado Padre del yo.

nos de nuestra niñez, tales como "Cepíllate los dientes" o "Mira con cuidado al cruzar la calle" o "Sé puntual" , son instrucciones prácticas sobre las cuales no es necesario pensar para cumplirlas. No obstante, aunque sean instrucciones útiles, puede que no le agrade a un amigo o a su hermano o hermana menor escuchar estas órdenes de parte de usted.

¿Le han dicho alguna vez que actúa exactamente igual que su padre, su madre o

alguna de sus otras figuras paternas?

sando actitudes, opiniones o prejuicios de sus padres, hablando en el mismo tono de voz o diciendo las mismas palabras que ellos empleaban? La mayoría de la gente hace

esto de tant o en tanto , algunos más que otros. Si usted ha tomado conciencia de esto respecto de sí mismo, ¿le complace la forma

en que los imita? Si usted cree que no los imita , puede ser que simplemente no haya

tomad o conciencia de ello , pero para otras personas puede ser evidente.

¿Alguna vez se ha sorprendido a sí mismo, expre-

Si usted está

con frecuencia en su estado Niño, tal vez no se dé cuenta del grado en que escucha a su Padre interior. El tener conciencia y el aprender cómo y cuándo controlar a su Padre pueden evitar

a usted y a otros dolores y resentimientos. Esto es particularmente cierto si usted

tiene un estado Padre del yo sobreprotector o hipercrítico, y lo emplea mucho consigo mismo y con los demás.

El control del Padre negativo

Algunos padres hipercrfticos dicen cosas tales como, "Eres un estúpido, jamás llegarás

a ser nada" , o "M e encantaría que desaparecieras". Estos mensajes negativos se graban en el cerebro de un niño. Si algo los revive, una persona puede emplear a su estado Padre del yo y decir a otro cosas similares, tales como "Eres un estúpido" o "No me fastidies". En el estado Niño del yo, la misma persona puede oír estos mensajes una y otras vez y se sentirá estúpida o rechazada (como le ha sido ordenado sentir) e incluso temeroso de existir. No es infrecuente escuchar a una persona decir en medio de una discusión, "N o lo capto. Debo ser tonto" , o "Creo que me voy a marchar; jamás me escucha nadie". Padres sobreprotectores dicen cosas tales como "No te preocupes, yo terminaré

tu trabajo", o "Eres demasiado joven para preocuparte de esas cosas". Este tipo de

mensajes también se graba en el cerebro, y pueden ser revividos. En el estado Padre

del yo, ellos son empleados con los demás; en el estado Niño del yo, le confieren a uno

la sensación de ser incapaz de completar el trabajo o de pensar por uno mismo.

Algunas personas pueden llegar a ser extremadamente dependientes, siempre buscando cuidado y protección. Puede que ellas digan cosas como, "Cómo quisiera que alguien terminara este trabajo por mí ; estoy tan cansado", o "N o quiero volver a pensar más en ello".

La mayoría de los padres tienen opiniones sobre todo en general y sobre muchas

cosas en particular, y estas opiniones requieren a veces control . Por ejemplo, un pre- juicio del Padre como "Las niñas no necesitan de una profesión, ya que ellas se casarán", cuando los hechos demuestran que nueve mujeres de cada diez trabajarán, requiere ser controlado y descartado. O un prejuicio del Padre tal como "S i no juegas

al fútbol , no eres hombre " requiere ser controlado y descartado. Igualmente, pre-

juicios paternos como "No confíes en gente que es diferente", o "Todo el mundo

debería casarse y tener niños".

Padres inconsecuentes

Algunos padres son inconsecuentes y a menudo dicen cosas como "Si no limpias tu cuarto todos los días, no tendrás comida", y otras veces dicen "Cómete tu comida

ahora y no te preocupes de tu cuarto hasta el fin de semana". Otro padre inconsecuente puede pregonar, "Me preocupo de ti y espero que estés siempre en casa a las seis de la tarde", y decir la semana siguiente algo como "No me importa lo que hagas, déjame en paz".

Las personas que tienen padres inconsecuentes están con frecuencia inseguros de sí mismas. En su estado Padre del yo , cuando cuidan a niños más pequeños, o cuando son mayores y tienen sus propios niños, fluctúa n respecto de lo que quieren que sus niños hagan. Ellos imitan el comportamiento inconsecuente de sus propios padres. De personas así se dice que son abúlicos o injustos, debido a que un día dicen una cosa

y al día siguiente algo distinto. Controlar este tip o de estado Padre del yo requiere la decisión de hacer las cosas de forma diferente para mantenerse en lo que uno dice. A menos que nuevos hechos provean una razón válida para cambiar una decisión, la consecuencia es un atributo paterno valioso, y puede ser desarrollado por cualquiera.

Padres conf lictivos

Algunas personas tienen padres conflictivos que discuten mucho. Las discusiones pueden ser, por ejemplo, estridentes o aun abusivas; o bien, tranquilas, e incluso racio- nales; o amargas y aun crueles; o risibles e incluso divertidas. El conflicto puede surgir en relación con el trabajo, la educación, el dinero, el tiempo libre, sexo y roles sexuales, cómo criar a los niños, etc. Cada padre puede adoptar una posición opuesta, tal como:

"Hay que gastar el dinero" contra "Hay que economizarlo" o "La educación no vale la pena" contra "La educación es la única cosa por la cual vale la pena luchar" o "El lugar de las mujeres está en la casa" contra "Las mujeres deberían ganarse la vida" . Las personas cuyos padres están en conflicto experimentan con frecuencia una lucha interior en su estado Padre del yo. El Niño interior puede escuchar primero a un padre,

y después al otro. Desde el estado Padre del yo , ellos pueden actuar hacia los demás

primero como actuaba uno de los padres, después como actuaba el otro. Una persona así se traba en discusiones o anda en busca de riñas, de igual manera como lo hacían sus padres. Cuando se conocen las áreas conflictivas, los problemas sobre los cuales discu- tían o peleaban los padres, se tendrá mayor conocimiento, y se será capaz de controlar al Padre interior de tiempo en tiempo. Aprender a controlar al Padre es una técnica útil , no sólo para ayudarle a sentirse mejor respecto de sí mismo, sino también para relacio- narse mejor con los demás.

Padres no comprometidos

Algunos padres son no comprometidos; pasan mucho tiempo fuera de su hogar, o no escuchan, o no comparten sus ¡deas y sentimientos. Se aislan en una pieza determinada

o taller, o frente a la TV, y dicen cosas como "No me molesten, estoy ocupado". Ellos

actúan como el proverbial profesor distraído, olvidando los cumpleaños y otras ocasio- nes especiales. Tales padres pueden no comprometerse con la gente en general, tender a evitarla, mantener a las personas a distancia, y establecer relaciones con los demás solamente a un nivel superficial. Otros padres no comprometidos pueden actuar de esta forma sólo en su hogar e intimar con otras personas que no forman parte de su familia. Las personas que tienen padres no comprometidos son a menudo frías y reservadas cuando están en su estado Padre del yo . Ellos se apartarán, como lo hicieron sus padres; cuando están en el estado Niño, actuarán amistosamente pero inseguros de sí mismos. Pueden hacer una búsqueda diligente de alguien que actúe como un padre comprome- tido, pero al mismo tiempo dudar de que ello pueda suceder alguna vez.

Padres superorganizados

Algunas personas tienen padres superorganizados, que procesan datos continuamente, que rara vez muestran el afecto e impulsividad de su estado Niño del yo , ni tampoco su Padre Crítico y Nutricio. Esas personas emplean en exceso su estado Adulto del yo. Aunque es útil tener al Adulto como conductor, no es útil desconectar continuamente las emociones y los sentimientos de la personalidad. Las personas que tienen padres superorganizados responden desde su estado Niño del yo con rebeldía, indiferencia o total sumisión. Sin embargo, cuando están en su estado Padre del yo, ellos mismos son muy organizados y esperan lo mismo de los demás. Más tarde, cuando obtienen un empleo, pueden tener expectativas no realistas respecto a los demás.

Padres hiperexígentes

Algunas personas tienen padres hiperexígentes emocionalmente, quienes constantemente esperan ser mimados y cuidados, o animados y alentados, o criticados y perdonados. Tales padres a menudo fuerzan a sus hijos a adoptar roles paternales en el hogar. La in- versión de roles entre los padres reales y sus hijos no es conducente al desarrollo de triunfadores. Las personas que tienen padres hiperexígentes emocionalmente eligen con fre- cuencia casarse con una persona igualmente exigente para tener así a alguien a quien cuidar, como lo aprendieron en su infancia. Algunas personas con estos antecedentes se han cansado tant o de cuidar a sus padres y se sienten tan ineficaces para cumplir con las necesidades excesivas de éstos, que se arrojan ellos mismos al estado de Niño necesi- tado, en un esfuerzo desesperado para obtener atención. Patrones negativos del Padre pueden ser modificados a comportamientos más satis- factorios. A menudo, las personas no están conscientes del comportamiento de su estado Padre del yo . Una vez que el estado Adult o del yo toma conciencia, puede ser

utilizado como controlador. Sin embargo, no controle las buenas cualidades de su Padre. Empléelas.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Vuelva a leer los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 73 y 74) y responda a las siguientes preguntas:

• ¿Cómo se sentiría Pablo en su estado Niño del yo, cuando se le culpaba de la muerte de su madre?

• ¿Por qué necesitaría Pablo controlar a su estado Padre del yo en relación con- sigo mismo y con los demás?

• ¿Cuáles serían algunos adjetivos que pudieran describir el estado Padre del yo de la señora Martínez?

• ¿Cómo y por qué aprendió ella a controlarlo?

• Cristina podía utilizar fácilmente a su Padre Nutricio, pero ¿cuáles serían algu- nas de las respuestas a ello?

• ¿Cómo cree usted que era Cristina cuando no actuaba como enfermera?

2 Control del Padre en la representación de roles (grupo)

Formen grupos de siete personas.

• Cada grupo seleccione un problema del colegio para ser discutido.

• Cada persona en el grupo seleccione uno de los roles, que representará durante la discusión.

padre hipercrítico

padre sobreprotector

padre inconsecuente

padre conflictivo

padre hiperexigente

padre superorganizado

padre no comprometido

• Si hay suficiente tiempo, haga el ejercicio con un grupo al centro de la clase por cinco o siete minutos, mientras los demás observen el proceso, como quien mira una pecera. Luego cambien, para que un nuevo grupo pueda colocarse al centro y continuar.

3

Un padre triunfador (grupo)

Discutan y hagan una lista de varias características paternas que indiquen cualidades de triunfador.

• ¿Cómo respondería la gente a este padre ideal?

• ¿Qué decisiones debe tomar una persona para llegar a ser esta clase de padre?

tomar una persona para llegar a ser esta clase de padre? Investigación sugerida 1 El control

Investigación sugerida

1 El control de aspectos específicos del Padre

Para saber qué aspectos negativos de su propio Padre debe controlar, haga y complete una lista como la siguiente. Analice cada una de las figuras paternas que tuvo cuando pequeño. Proporcione ejemplos de cómo cada comportamiento empleado por usted necesita de control.

H i per crítico

Sobreprotector

Inconsecuente

Padre 1

Padre 2

Padre 3

empleado por usted necesita de control. H i per crítico Sobreprotector Inconsecuente Padre 1 Padre 2

79

Conflictivo

Hiperex ¡gente

Superorganizado

No comprometido

Conflictivo Hiperex ¡gente Superorganizado No comprometido Nota: Las listas que aparecen arriba son sólo para los

Nota: Las listas que aparecen arriba son sólo para los mensajes negativos que requieren control. Todos los padres envían mensajes positivos. No controle aquéllos, sino empléelos cuando sean apropiados a una situación.

2 Los Padres en las noticias

Revise algunos periódicos o revistas noticiosas. Seleccione artículos o imágenes que le sugieren que puede que alguien esté en su estado Padre del yo y necesita controlarlo.

• Enumere algunas reacciones que pudieran tener diferentes personas hacia el estado Padre del yo que se muestra en el artículo noticioso.

• Piense cómo las personas descritas pudieran controlar a sus estados Padre del yo y cambiar su comportamiento.

Tercera parte

Tercera parte

Tercera parte

Transacciones entre las personas

Transacciones entre las personas

11

Teoría transaccional

Estudio de caso 1

La madre de Pedro era atractiva, preocupada por él , pero era demasiado indulgente y no estableció pautas para su comportamiento. El nunca conoció a su padre y llegó a ser experto en engañar a las mujeres y antagonista con los hombres. Cuando tenía 13 años, había estado en libertad condicional durante tres años por robo y por promo- ver el consumo de drogas. Finalmente fue enviado a un colegio especial donde era constantemente educado con las profesoras y grosero con los hombres.

Estudio de caso 2

La madre de Isabel murió cuando ella tenía 10 años de edad. Su padre era un conduc- tor de camiones que trabajaba una larga jornada, y con frecuencia la dejaba a cargo de dos hermanas menores. Isabel trabajaba con afán procurando organizar la casa y se resentía mucho cuando sus hermanas eran desordenadas o llegaban tarde a comer. Muchas veces se lamentaba de que "a nadie le importo".

Estudio de caso 3

Los padres de José eran mejicanos y solamente hablaban español. José hablaba los dos idiomas, inglés en el colegio y español en el hogar. Un día, cuando estaba hablando

castellano con un amigo en el colegio, un profesor recién llegado lo tomó del hombro

y le preguntó :

"José , ¿estás tramando algo?

¿Es por eso que no estás hablando

inglés?"

Introducción a las transacciones

Al hablar con alguien ¿obtiene a veces respuestas que demuestran que es comprendido? Si es así, la transacción es complementaria. Si la respuesta que obtiene lo deja con una sensación de no ser comprendido o quedar sorprendido, la transacción es cruzada. ¿Alguna vez dice algo, pero significando una cosa distinta por el tono de voz o expre- sión corporal? Cuando lo hace, ¿recibe de vuelta un mensaje oculto? Si es así, la transacción es ulterior. Aprender a decir lo que se quiere decir y ser realmente escuchado, y aprender a oí r lo que la gente está diciendo realmente son signos del triunfador que hay en usted. El análisis transaccional propiamente tal es una forma de analizar esto. Analiza cómo los estados del yo de una persona ¡nteractúan con los estados del yo de otra. La pala- bra "propiamente" es empleada para distinguir esta forma particular de análisis del sistema total del AT. Cuando dice algo a alguien o lo mira de un cierto modo, usted espera una respuesta específica. Este proceso de enviar un mensaje verbal o por medio de una expresión facial es un estímulo llamado caricia. Si la persona responde con palabras o con expresión facial, la caricia es devuelta y ha ocurrido una transacción. Una transacción simple se diagrama dibujando dos diagramas P-A-N uno al lado del otro. Un conjunto de círculos representa a la persona que inicia la transacción. El otro conjunto representa a la persona que responde. Una flecha se dibuja desde el estado del yo activo en la primera persona al estado del yo de la otra al cual debe "conectarse". Esto se llama estímulo transaccional. Otra flecha se dibuja de vuelta en forma similar desde el estado del yo activo en la segunda persona hasta uno de los estados del yo de la primera. A esto se le llama la respuesta transaccional.

la primera. A esto se le llama la respuesta transaccional. Diagrama transaccional simple Una caricia es

Diagrama transaccional simple

Una caricia es parte de una transacción; es toda forma de contacto o reconoci- miento. Las caricias son positivas, negativas u oblicuas. Una caricia oblicua es la que parece positiva en la superficie pero lleva un mensaje negativo subyacente. Dos o más caricias constituyen una transacción. Al saludo corriente "Hola " y la respuesta "Hola " se le llama una transacción de dos caricias. Si la persona agrega, "¿Cómo está?" y obtiene la respuesta "Bien" , es una transacción de cuatro caricias. En este saludo corriente de todos los días, cada persona generalmente da y recibe dos caricias positivas en el intercambio. Ambos se sentirán bien por esta transacción porque es complementaria, lo que significa que el estímulo dado recibe la respuesta esperada.

Sin embargo, en algunas situaciones una persona

Sin embargo, en algunas situaciones una persona Transacción complementaria podría sonreír y decir "Hola", pero

Transacción complementaria

podría sonreír y decir "Hola", pero en lugar de obtener la respuesta esperada, podría recibir un ceño fruncido

o un gruñido de la otra persona, o una respuesta verbal

de rechazo. Tal respuesta inesperada es también una caricia, pero negativa. El estímulo inicial es cruzado por esta respuesta y quien lo emitió se sentirá desprecia- do e incomprendido. (Al diagramar una transacción cruzada, las líneas no siempre están cruzadas, pero el sentido, sí.)

El tercer tip o de transacción a ser analizado es la ulterior u oblicua. Las transacciones oblicuas ocurren cuando alguien envía un estímulo doble al preguntar

"¿Cuándo es la reunión?", mientras pestañea seductora- mente con los ojos, o cuando alguien pregunta, "¿Cuándo es la reunión"?, mientras se le ve cabizbajo

y triste. En ambos casos se está enviando un mensaje

no verbal. Esta es una caricia ulterior porque oculta un mensaje diferente del expresado por las palabras.

oculta un mensaje diferente del expresado por las palabras. Transacción cruzada Transacción ulterior Aunque las

Transacción cruzada

del expresado por las palabras. Transacción cruzada Transacción ulterior Aunque las transacciones

Transacción ulterior

Aunque las transacciones complementarias son generalmente deseables debido a que mantienen el fluj o de la comunicación, es úti l ser capaz de identificar las transacciones cruzadas y ulteriores, y de cruzar la transacción en algunas situaciones. Por ejemplo, si es acusado críticamente, de Padre a Niño, de haber robado algo que no cogió, una transacción negativa complementaria sería asumir una posición defensiva y devolver el golpe o pedir disculpas desde su Niño. Cruzar la transacción con "¿Qué datos tienes?" podría ser más eficaz. O una transacción ulterio r que, por ejemplo, podría ser dada con una risa de desdén o una mirada de disgusto, podría cambiar ra- dicalmente el patrón transaccional, como en el diagrama en la página 87. En la situación descrita en este diagrama, el estímulo es enviado del estado Padre del yo al del Niño. Una manera de responder es desde el Niño al Padre. Las líneas son paralelas y la comunicación está todavía abierta. Otra manera de responder es del Adulto al Adulto , con una transacción cruzada. Una tercera forma es desde el Padre crítico al Niño. Cada una de estas respuestas diferentes afectará a su vez la próxima transacción.

Respuesta 1

Respuesta 2

Respuesta 3

José

Samuel

José

Samuel

José

Samuel

2 Respuesta 3 José Samuel José Samuel José Samuel José: (cn'ticamente) Tú robaste parte de mi

José:

(cn'ticamente) Tú robaste parte de mi dinero.

José:

(cn'ticamente) Tú robaste parte de mi dinero.

José:

(críticamente) Tú robaste parte de mi dinero.

Samuel:

(molesto)

Samuel:

(racionalmente)

Samuel:

(No da respuesta

¡Yo no lo

¿Porqué

verbal.

Mirada

hice!

piensas eso?

de disgusto.)

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Lea nuevamente los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (pág. 84) y responda a las siguientes preguntas:

• ¿Qué clases de transacciones, con palabras y acciones, podría haber empleado Pedro co n hombre s y mujeres —en el hogar , en el colegio , en el trabajo , en situaciones sociales?

• ¿Qué estado del yo cree usted que empleaba Isabel más frecuentemente al transaccionar con sus hermanas?

• ¿Cómo podrían ser sus transacciones: complementarias, cruzadas o ulteriores?

• ¿Qué transacción positiva, negativa u oblicua habría podido emplear Isabel con sus hermanas?

• ¿Cómo parecía estar transaccionando el profesor con José?

• ¿Qué opciones transaccionales tenía José?

• ¿Qué caricias negativas, positivas u oblicuas le daba el profesor a José?

2 Representación de roles en transacciones (grupo)

Seleccionen una situación como, por ejemplo, un alumno de educación media que llega a casa después de la hora convenida y que se encuentra con un padre iracundo; o un alumno que entrega un trabajo fuera del plazo.

• Representen brevemente los roles de la situación.

• Aquéllos que no están tomando parte en la representación de roles pueden iden- tificar los estados del yo y las transacciones.

3 Diagramación de transacciones (individual)

A partir del estímulo del yo Adulto, "¿Qué hora es?", piense en algunas posibles respuestas verbales complementarias, cruzadas y ulteriores, y luego diagrámelas.

Respuesta

Respuesta

Respuesta

complementaria

cruzada

ulterior

A

B

A

B

A

B

complementaria cruzada ulterior A B A B A B A: (casualmente) ¿Qué hora es? A: (casualmente)

A:

(casualmente) ¿Qué hora es?

A:

(casualmente) ¿Qué hora es?

A:

(casualmente) ¿Qué hora es?

¿Qué hora es? A: (casualmente) ¿Qué hora es? 4 Transacciones entre tres (Este ejercicio llevará de

4 Transacciones entre tres

(Este ejercicio llevará de 25 a 30 minutos)

• Divídase la clase en grupos de tres.

• Cada persona tendrá oportunidad de ser expositor, oyente y analizador en los grupos pequeños.

• La materia a ser discutida es "Un o de los mayores problemas en nuestro colegio" .

• Los roles de las tríadas son como sigue:

— El expositor hablará sobre la materia como la percibe.

— El oyente escuchará lo que el expositor está diciendo y estará activamente comprometido tratando de comprender. El oyente hará preguntas aclara- torias y sondeará al expositor dándole retroinformación.

— El analizador observará y tomará apuntes de algunas de las transacciones complementarias, cruzadas y ulteriores, e informará sobre la marcha a los otros dos miembros del grupo.

\

• Después de 7-10 minutos , las tríadas se cambiarán.

El expositor asumirá el rol

de analizador, el oyente será expositor, y el analizador será oyente.

a discutir el mismo asunto u otro diferente, siguiendo el mismo procedimiento.

Se procederá

— Después de 7-10 minutos se cambian roles una vez más, de modo que cada persona en la tríada haya tenido la oportunidad de representar cada uno de los tres roles.

la oportunidad de representar cada uno de los tres roles. Investigación sugerida 1 Compatibilidad de los

Investigación sugerida

1

Compatibilidad de los estados del yo

 

Use estas preguntas para analizar las relaciores que usted tiene con un amigo, padre, hermano o hermana; analice el tipo de transacciones que usted tiene habitual- mente con esta persona en particular.

• ¿Están comprometidos todos los estados del yo, tanto suyos como los de la otra persona, en sus transacciones?

• ¿Parece usted actuar desde algún estado preferido de su yo al relacionarse con los demás la mayor parte de las veces?

• Si

es así ,

¿es

ésta una buena relación ?

¿Requier e ser cambiad o algo de ella?

2

Transacciones en el drama

Examine el diálogo en una obra de teatro.

ciones complementarias, cruzadas y ulteriores.

Seleccione dos ejemplos de transac-

• ¿Qué estados del yo parecen estar comprometidos en cada ejemplo?

• ¿Es positivo o negativo el efecto de estas transacciones?

• ¿Por qué piensa eso?

12

Transacciones complementarias

Estudio de caso 1

Teresa y Eliana vivían en una residencia estudiantil, supervisada por "padres de hogar' competentes. Aunque los padres cocinaban bien, ambas muchachas solían realizar juntas verdaderos alardes de cocina, haciendo golosinas para los muchachos más jóve- nes que también vivían allí , y para sus compañeros de clase de la escuela pública. Sin embargo, si alguien hurtaba sus galletas de chocolate sin su permiso, Teresa y Eliana se enojaban en extremo y lo juzgaban muy duramente. Si alguien era sorprendido en

el momento de hacerlo, ellas habitualmente lo forzaban a disculparse.

Estudio de caso 2

Cristóbal y Miguel eran gemelos idénticos. Los profesores en el colegio se frustraban siempre porque eran incapaces de distinguir a uno del otro. Si uno se enfermaba, el otro también lo hacía. Si a uno de ellos le iba bien o mal en el colegio, al otro le ¡ría igual . A Cristóba l y Miguel les agradaba ser gemelos (después de todo , esa relació n era la que conocían mejor) y frecuentemente gastaban bromas a sus profesores y amigos, cada uno fingiendo ser el otro .

Estudio de caso 3

Los alumnos de la clase de ciencias sociales estaban trabajando en grupos pequeños.

A cada grupo se le pedía planificar un proyecto y realizarlo dentro de tres semanas. El

grupo 1 había tenido una serie de acaloradas discusiones antes de decidir sobre su proyecto. Frases como "Tú eres un estúpido" y "Nadie presta atención a lo que yo digo " y "¿Qué te hace pensar que lo sabes todo? " eran las que más se oían. El grupo 2

actuó con indiferencia. Durante el período de planificación, las palabras "N o sé" o "¿A quién le importa?" se oían a menudo. Cada miembro del grupo 3 escribió lo que deseaba hacer y luego discutieron qué proyecto era más práctico. Las palabras que más se oían eran, "Y o pienso" y "¿Qué piensas tú? "

Estudio de caso 4

Elvira, una vigorosa niña de 6 años de edad, quería mucho a su muñeca bailarina. Se le podía dar cuerda con una llave en la espalda para que girara sobre un pie. Durante meses, Elvira trató de hacer lo mismo, pero no tuvo éxito. Un día, una familia nueva llegó a vivir a la casa de al lado y, para deleite de Elvira, en la familia había una estu- diante de últim o año de educación media que se estaba preparando para ser bailarina profesional. Ella pronto empezó a enseñarle a su pequeña vecina, quien aprendió tan rápidamente que, antes de que terminara el año, Elvira tenía a su cargo un solo de danza en un gran espectáculo para la Navidad.

Introducción a las transacciones complementarias

Una transacción complementaria ocurre cuando el estímulo dado por una persona recibe de otra persona la respuesta esperada. Una transacción complementaria no es lo mismo que un cumplido, aunque puede serlo. Una transacción complementaria ocurre cuando las líneas entre los estados del yo están abiertas y, generalmente, paralelas. Cuando se da este caso, la comunicación puede continuar en forma indefinida entre las personas implicadas. Cada vez que usted se expresa desde cualquiera de los estados de su yo y obtiene la respuesta que esperaba, probablemente está comprometido en transacciones complementarias. Existen varias clases de transacciones complementarias. Son todas fáciles de reco- nocer. Si , por ejemplo , usted se siente alegre y le cuenta un chiste a alguien y ese alguien se ríe y le cuenta otro chiste, está teniendo una transacción complementaria Niño a Niño. Si usted solicita alguna información y la obtiene, está teniendo una transacción complementaria de Adulto a Adulto. Si conversa compasivamente con un amigo acerca de unos vecinos a quienes se les inundó la casa, está teniendo una transac- ción complementaria Padre a Padre. Si observa que un niño está llorando y hace algo por ayudarlo, está teniendo una transacción complementaria Padre a Niño. Las transacciones complementarias pueden relacionarse con el trabajo, como se observa en la página siguiente. Cuando la gente decide buscar un empleo, los tres estados del yo pueden estar implicados antes de hacer la solicitud. Es posible que el Adult o lea la sección de avisos donde ofrecen trabajos o se dirija a una agencia de empleos; el Padre puede enviarle mensajes internos al Niño tales como "Tú puedes hacer todo lo que quieras, sigue intentándolo", o "Tú puedes venderles refrigeradores a los esquimales con tus dotes y tu locuacidad", o "Nunca conseguirás un empleo, eres

^

^ Vendedor a vendedor, bromeando. Solicitante al entrevistador, solicitando y recibiendo información. tan perezoso",

Vendedor a vendedor, bromeando.

Solicitante al entrevistador, solicitando y recibiendo información.

tan perezoso", o "N o debes confiar en la gente, asi' es que ten cuidado con lo que diagas". El Niño escuchará estos mensajes y se sentirá estimulado para salir a buscar empleo o se sentirá atemorizado, inadecuado e incapaz de acercarse siquiera al patrón potencial. Cuando el día y la hora realmente lleguen y esté programada una entrevista para el empleo, cada uno de estos mismos estados del yo de la persona pueden intervenir e iniciar y responder a transacciones que resultan ser complementarias; o la persona puede estar tan tensa en el Niño , o crítica en el Padre, que las transacciones resultan cruzadas, la comunicación se rompe y el empleo se pierde. Es frecuente llenar una solicitud , entregársela temorosamente al posible patrón y ser recibid o con el ceño fruncido . Es posible que el ceño fruncid o sea en respuesta a la solicitud , o tal vez sea la manifestació n extern a de un dolo r de cabeza o tenga rela- ción con algún problema familiar o de otra índole que no tenga relación alguna con el hecho de contratar a personal nuevo. Sin embargo, es posible que el estado Niño del yo del solicitante observe el ceño fruncido y llegue rápidamente a conclusiones erróneas. El estado Adult o del yo necesita ser el controlador de la personalidad cuando se solicita un empleo. Así , es probable que las transacciones sean comple- mentarias y exitosas.

La amistad y los estados del yo

Las relaciones tales como la amistad, la relación entre profesor y alumno, padre y alumno, marido y mujer, que son agradables y duraderas, abundan a menudo en transacciones complementarias.

Las relaciones con una variedad de transacciones son las que generalmente propor- cionan mayores recompensas. Si dos personas son capaces de cuidarse mutuamente cuando una está desanimada, si resuelven problemas juntas pensando las cosas desde el principio al fin, si se ríen y juegan juntas, están usando todo el espectro de posibles estados del yo. En ocasiones, transaccionan desde el Padre Nutricio, siendo benévolas y solícitas. Otras veces, hacen transacciones desde sus Adultos , reuniendo y emplean- do información con el fin de resolver problemas. En otras oportunidades, hacen transacciones desde sus estados Niño del yo , juguetones y amantes de la diversión. Tal habilidad para cambiar entre los estados del yo de manera apropiada para satisfacer las necesidades del momento fomenta una relación satisfactoria. Sin embargo, en ocasiones la gente se encierra en una relación que descansa princi- palmente en el comportamiento de un estado del yo en cada persona. Cuando esto sucede, la gente parece detenida. Generalmente ocurre cuando una persona emplea su Padre la mayoría de las veces y la otra le responde empleando su Niño. Esto conduce a una relación muy limitada.

Transacciones complementarias en el matrimonio u otras relaciones íntimas

El mayor valor de las transacciones complementarias reside en que la comunicación permanece abierta; pero una relación que funciona solamente en uno o dos niveles de los estados del yo , es probable que sea estática en lugar de dinámica . En el matrimonio, por ejemplo, muchas personas al casarse escogen sin darse cuenta un substitut o del padre —alquien que cuidará de ellas, ya sea como las cuidaro n cuando pequeñas, o de la manera en que ellas quisieran que las hubiesen cuidado cuando pe- queñas. En toda relación exitosa,es apropiado emplear un comportamiento paternal solícito hacia el otro de vez en cuando, pero si la persona lo desea constantemente o lo da constantemente, es probable que la relación desmejore. Por lo general, una relación basada primariamente en las transacciones complementarias Padre-Niño llega a ser aburrida o frustrante para una o ambas personas implicadas. Esto también podría suceder si la relación es primariamente Adulto a Adult o y las personas implicadas raras veces experimentan algún sentimiento hacia el otro.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Revise los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 90

y 91) y discuta las siguientes preguntas:

• ¿Cuáles eran las transacciones complementarias entre Teresa y Eliana cuando cocinaban? Diagrámelas.

• ¿Cuáles eran las transacciones complementarias cuando repartían golosinas entre los demás? Diagrámelas.

• ¿Había algún cambio en sus estados del yo? Si lo había, diagrámelo.

• ¿Qué clase de transacciones complementarias podrían emplear los profesores cuando conversaban sobre Cristóbal y Miguel?

• ¿Qué clase de transacciones complementarias podrían usar Cristóbal y Miguel entre ellos cuando les gastaban bromas a los demás?

• Haga un diagrama de las diferentes transacciones complementarias que podrían haber sucedido en cada uno de los grupos de ciencias sociales.

• Piense cómo se habría sentido Elvira respecto a sí misma y la danza antes de que su nueva vecina y amiga llegara al barrio.

• Analice la clase de transacciones que es probable que tuvieran Elvira y su nueva amiga, y qué puede haber significado esto para la imagen de sí misma de Elvira.

2 Diseño de transacciones complementarias (grupo)

Diseñen en su grupo una respuesta complementaria a la frase "¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?"

• Diséñenlo primero como una pregunta directa y muestren dos posibles respuestas complementarias:

directa y muestren dos posibles respuestas complementarias: ¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer

¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?

¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa? ¿Has visto la tarea que

¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?

• Ahora, diagrámenla como una pregunta de tono quejumbroso: "iSanto Dios! ¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?" Muestren dos posibles respuestas complementarias:

Estímulo

Respuesta

Estímulo

Respuesta

 
 
 

E:

¡Santo Dios! ¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?

E:

¡Santo Dios! ¿Has visto la tarea que me asignaron para hacer en casa?

R:

R:

• Ahora, como una frase de tono autoritario, "Quiero que me ayudes inmediata- mente a encontrar la tarea que me asignaron para hacer en casa". Muestren dos posibles respuestas complementarias:

Estímulo

Respuesta

dos posibles respuestas complementarias: Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Quiero que me ayudes

Estímulo

Respuesta

complementarias: Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Quiero que me ayudes inmediatamente a en- contrar la

E:

Quiero que me ayudes inmediatamente a en- contrar la tarea que me asignaron para hacer en casa.

E:

Quiero que me ayudes inmediatamente a en- contrar la tarea que me asignaron para hacer en casa.

R:

R:

3 Collage de transacciones complementarias (grupo)

Revisen algunas revistas y seleccionen aquellas figuras que ilustren transacciones complementarias.

• Discutan cómo podrían ser dispuestas en la forma más efectiva, y luego pegúelas sobre un tablero o sobre grandes hojas de papel.

• Después de que hayan terminado, discutan las transacciones complementarias que ocurrieron en su grupo mientras trabajaban juntos.

Investigación sugerida 1 Diálogos complementarios • Escriba un párrafo de diálogo, empleando solamente

Investigación sugerida

1

Diálogos complementarios

• Escriba un párrafo de diálogo, empleando solamente transacciones de Niño a Niño.

• Escriba un párrafo de diálogo, empleando solamente transacciones de Padre a Padre.

• Escriba un párrafo de diálogo empleando solamente transacciones de Padre a Niño.

• Escriba un párrafo de diálogo, empleando solamente transacciones de Adulto a Adulto.

2

Transacciones positivas

Piense retrospectivamente en las transacciones que usted ha experimentado en las dos últimas semanas. ¿Cuáles en particular le han hecho sentirse bien? Ahora, diagrame las transacciones.

• ¿Qué estados del yo estaban comprometidos?

• ¿Por qué producían bienestar?

13

Transacciones cruzadas

Estudio de caso 1

Se discuti'a a menudo sobre los alumnos en el comedor de profesores, y el nombre de Martín figuraba frecuentemente en la conversación. De acuerdo con varios de sus pro- fesores, él era una persona "de la cual se podía estar seguro que se metería en líos". Cuando se asignaban las tareas, Martín actuaba como si no hubiera oído . Cuando el profesor pedía silencio, estallaba con una risa tonta , o dejaba caer sus libros o hacía cualquier cosa que pudiera producir desorden en la clase.

Estudio de caso 2

La señora Alvarez se sentía muy incómoda. No deseaba asistir a la recepción del colegio,

pues temía que sus gemelos Cristóbal y Miguel fuesen criticados y que ella no pudiese so- portarlo. El señor Alvarez no deseaba ir porque a él "nunca le había gustado el colegio". Ambos habían tenido experiencias desagradables con profesores cuando jóvenes; ahora, cada vez que visitaban el colegio de los niños, lo hacían con la sensación de sentirse obligados, e iban a la defensiva. Cuando una de las profesoras les contó que le divertían las trampas de los gemelos cuando uno fingía ser el otro , ellos se sintieron confundidos

e incapaces de hablar.

Estudio de caso 3

Juana se sentía muy deprimida. Su padre había perdido el empleo, debido a una reduc-

ción en los contratos de construcción de la empresa en que trabajaba, y había empezado

a beber en exceso. Durante semanas, la familia trató de eludirlo, debido a que en oca-

siones se ponía violento. Por las noches, Juana se agitaba y se daba vueltas en la cama

durante horas, incapaz de conciliar el sueño y sufriendo a menudo de aterradoras pesadillas. En el colegió empezó a retrasarse en su trabajo y a veces se quedaba dormida en clase. No hablaba con nadie sobre esto, hasta que un día, desesperada, le reveló a Alicia, una compañera de curso, todo lo que sucedía en su casa. Alicia comenzó a la- mentarse de su propia situación, en lugar de mostrarse compasiva.

Introducción a las transacciones cruzadas

Una transacción cruzada se produce cuando el estado del yo desde el cual responde una persona no corresponde a la respuesta del estado del yo esperada por la persona que envió el estímulo. Las I íneas entre los estados del yo se cruzan y normalmente se quie- bra la comunicación. Si a veces usted se siente incomprendido, es probable que haya estado implicado en una transacción cruzada. Por ejemplo, si usted le pregunta a alguien la hora y la respuesta es "¿Por qué no tiene su propio reloj?", entonces se trata de una transacción cruzada. Usted pidió infor- mación de Adulto a Adulto y obtuvo una transacción cruzada, de Padre a Niño, como lo indica el diagrama que sigue abajo a la izquierda. O si usted recibe una respuesta quejumbrosa, "¿Por qué siempre tienes que pregun- tarme a mí?" , también se trata de una transacción cruzada, esta vez desde el Niño de la otra persona al Padre de usted, como se representa en el diagrama a la derecha.

Estímulo

Respuesta

representa en el diagrama a la derecha. Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¿Qué hora es? E:

Estímulo

Respuesta

a la derecha. Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¿Qué hora es? E: ¿Qué hora es? R:

E:

¿Qué hora es?

E:

¿Qué hora es?

R:

¿Por qué no tiene su propio reloj?

R:

¿Por qué tienes que preguntarme siempre a mi'?

No siempre se inician las transacciones cruzadas por un estímulo de Adulto . Por ejemplo, una crítica del Padre dirigida al Niño podría obtener como respuesta otra crítica del Padre, como se señala en el diagrama que sigue a la izquierda. Otra transacción cruzada se produce si una solicitud sincera de ayuda por parte de un estado Niño del yo se encuentra con un rechazo o una falta de acogida de la otra per- sona, como lo señala el diagrama a la derecha.

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¡Torpe! ¿Por qué E: Nunca entiendo mis no se fija por

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¡Torpe! ¿Por qué E: Nunca entiendo mis no se fija por

E:

¡Torpe!

¿Por qué

E:

Nunca entiendo mis

no

se fija por dónde

tareas. ¿ Estari'a

R:

anda? ¡Usted es el torpe!

R:

dispuesto a ayudarme? ¿Ayudarlo a usted?

¡Saque sus patas de ¡Tengo mis propios

mi camino!

problemas!

Cruzar transacciones

A veces es úti l ser capaz de cruzar una transacción de forma deliberada.

cambiar el tema o detener un juego psicológico.

persistente, cruzar la transacción puede ser más útil que acumular resentimiento.

obstante, la persona que ha sido cruzada puede a su vez experimentar resentimiento. Las transacciones cruzadas contienen a menudo un elemento de sorpresa.

Es un modo de

Por ejemplo, si alguien divaga en forma

No

Estímulo

Respuesta

ejemplo, si alguien divaga en forma No Estímulo Respuesta E: ¡Toda la vida me suceden estas

E:

¡Toda la vida me suceden estas cosas!

R:

Sería

conveniente

pensar por qué.

Estímulo

Respuesta

Sería conveniente pensar por qué. Estímulo Respuesta E: R : Tengo problemas. tal si escuchas los

E:

R:

Tengo problemas.

tal si escuchas

los mi'os por variar?

¿Qué

Las transacciones cruzadas en relaciones íntimas

Cuando dos amigos se miran fijamente, se vuelven las espaldas, no están dispuestos a continuar sus transacciones, o están desconcertados por lo que acaba de ocurri r entre ellos, es probable oue acaben de experimentar una transacción cruzada. En este punto, tratarán de aislarse, apartarse uno de otro, cambiar de conversación, o iniciar una discusión. Muchas de las dificultades en las transacciones cotidianas entre amigos pro- vienen de transacciones cruzadas.

El problema de un excesivo número de transacciones cruzadas en relaciones íntimas tales como la amistad o el matrimonio es que alguien se siente desconcertado, recha- zado o incomprendido. Esto conduce a nuevos cruzamientos, como se observa en los dos ejemplos siguientes:

como se observa en los dos ejemplos siguientes: Esposa: Estoy harta de recoger tus prendas de
como se observa en los dos ejemplos siguientes: Esposa: Estoy harta de recoger tus prendas de

Esposa:

Estoy harta de recoger tus prendas de vestir.

Esposa:

Estoy harta de recoger tus prendas de vestir.

Esposo:

Bien.

Estoy harto

Esposo:

Muy bien, entonces

de ir a trabajar todos los días. Recoger prendas de vestir es tu trabajo.

no lo hagas.

Este tip o de discusión podría continuar indefinidamente,© podría ser modificada mediante el uso de una respuesta transaccional complementaria tal como:

Esposa

Esposo

transaccional complementaria tal como: Esposa Esposo Esposa: (en tono crítico) Esposo: Estoy harta de

Esposa:

(en tono crítico)

Esposo:

Estoy harta de recoger tus prendas de vestir. (en tono de excusa) Lamento dejarte tal desorden.

Este tipo de transacciones complementarias paralelas puede continuar indefinida- mente:

(P-N) Esposa:

"Estoy harta de recoger tus prendas de vestir y me dan ganas de pegarte".

(N-P) Esposo:

"Lament o ser tan desordenado".

(P-N) Esposa:

"Siempre te lamentas, pero ¿qué vas a hacer en relación con esto?"

(N-P) Esposo:

"Realmente no lo sé."

(P-N) Esposa:

" i Estoy tan furiosa contigo!"

(N-P) Esposo:

"Por favor, no te enojes conmigo."

(P-N) Esposa:

"Bien, jamás cumples lo que prometes."

(N-P) Esposo:

"Creo que tienes razón, pero esta vez lo haré."

Un patrón de transacciones complementarias puede cambiar rápidamente si se provee un cruzamiento:

(P-N) Esposa:

"Estoy harta de recoger tus prendas de vestir y me dan ganas de pegarte."

(A-A) Esposo:

(cruza repentinamente): "¿A qué conduciría eso? que tú te preocupes de tus cosas y yo de las mías?"

¿Qué te parece

Más aun, el mismo estímulo inicial puede ser cruzado con una respuesta Padre- Niño:

(P-N) Esposo: "Deja de regañarme; estoy harto de escucharte."

Si una relación matrimonial está estancada en una transacción complementaria Padre-Niño y una persona decide cambiar, se producirán transacciones cruzadas. Esto puede traducirse en una relación creciente y más dinámica, o puede terminar en una decisión de la pareja de separarse. Cruzar una transacción puede significar el comienzo de cambio de una relación estereotipada. Sin embargo, hay personas que prefieren mantener las cosas como están.

Rectificando transacciones cruzadas

Las transacciones cruzadas pueden evitarse desde el principio o pueden ser rectifi - cadas cuando son reconocidas. Si desea evitar una transacción cruzada usted puede hacerlo "valiéndose de una corazonada". Esto es, adivinando de cuál estado del yo provino el estímulo y a cuál estado del yo apuntaba, y respondiendo con una transacción complementaria.

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Me siento muy mal. E: Me siento muy mal. R: (cruzada):

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Me siento muy mal. E: Me siento muy mal. R: (cruzada):

E:

Me siento muy mal.

E:

Me siento muy mal.

R:

(cruzada):

¡Y cómo

R: (complementaria):

Resumen

crees que me siento yo !

Cierto, parece que estás temblando.

Las transacciones cruzadas pueden ser útiles, aun necesarias a veces, pero habitual- mente las comunicaciones se interrumpen cuando se emplean.

Ejercicios

1 Evaluación de estudios de casos (individual o en grupo)

Vuelva a leer los estudios de casos que aparecen al comienzo de la unidad (págs. 97

y 98) y discuta las siguientes preguntas:

• ¿Qué estado del yo empleaba con frecuencia Martín para cruzar las transacciones de sus profesores?

• ¿Qué clase de transacciones podrían emplear el Sr. y la Sra. Alvarez en su hogar, al conversar sobre sus propias experiencias escolares?

• ¿Qué clase de transacciones podrían tener ellos al asistir a la recepción del co- legio y con quién?

• ¿Qué clase de respuesta esperaba Juana de parte de Alicia?

• ¿Qué clase de respuesta obtuvo? Si ésta fuera complementaria, ¿de qué estado del yo salió y a cuál estado del yo se dirigió? Si fue cruzada, ¿cuál estado del yo se dirigió a cuál?

2 Diseño de transacciones cruzadas (en grupo o individual)

Diseñe dos respuestas de transacciones cruzadas para cada estímulo:

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¿Sabes dónde está el diccionario? E: ¿Sabes dónde está el

Estímulo

Respuesta

Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: ¿Sabes dónde está el diccionario? E: ¿Sabes dónde está el

E:

¿Sabes dónde está el diccionario?

E:

¿Sabes dónde está el diccionario?

R:

R:

E: ¿Sabes dónde está el diccionario? R: R: E: Tengo un terribe dolor de cabeza y
E: ¿Sabes dónde está el diccionario? R: R: E: Tengo un terribe dolor de cabeza y

E:

Tengo un terribe dolor de cabeza y no se me quiere pasar.

E:

Tengo un terrible dolor de cabeza y no se me quiere pasar.

R:

R:

Estímulo

Respuesta

y no se me quiere pasar. R: R: Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Me gustaría marcharme

Estímulo

Respuesta

pasar. R: R: Estímulo Respuesta Estímulo Respuesta E: Me gustaría marcharme alrede- dor de las 3

E:

Me gustaría marcharme alrede- dor de las 3 de la tarde.

E:

Me gustaría marcharme alrede- dor de las 3 de la tarde.

R:

R:

marcharme alrede- dor de las 3 de la tarde. R: R: E: ¿No crees que deberías
marcharme alrede- dor de las 3 de la tarde. R: R: E: ¿No crees que deberías

E:

¿No crees que deberías irte a la cama más temprano?

E:

¿No crees que deberías irte a la cama más temprano?

R:

R:

Elija las transacciones más comunes y las menos usuales de su grupo para exponerlas a la clase.

3

Cruzar y rectificar transacciones (grupo)

Haga pareja con alguien a quien usted no conoce bien o desearía conocer mejor. Uno es el expositor y otro el oyente.

• El expositor dice al oyente tres cosas de sí mismo que le agradan.

• El oyente estará de acuerdo al comienzo (creando una transacción comple- mentaria), y después estará en desacuerdo (creando una transacción cruzada).

• Ahora inviertan los roles y hagan nuevamente la misma cosa.

• Analicen si fue fácil o difícil hablar bien de sí mismos y por qué.

• Inviertan roles nuevamente.

• El expositor dice al oyente tres cosas de éste que le agradan.

• El que escucha estará de acuerdo al comienzo (creando una transacción comple- mentaria) y después estará en desacuerdo (creando una transacción cruzada).

• Ahora inviertan roles y repitan lo mismo.

• Analicen en qué parte del ejercicio se sintieron cómodos y en cuál se sintieron incómodos.

y repitan lo mismo. • Analicen en qué parte del ejercicio se sintieron cómodos y en

Investigación sugerida

1

Diagramar estudios de casos

Vuelva a leer los casos del comienzo de esta unidad (págs. 97 y 98).

• Dibuje y rotule cuatro conjuntos de diagramas para ¡lustrar las transacciones.

2

Transacciones cruzadas en TV

Mientras observa su teleserie favorita, vea si puede reconocer por lo menos tres transacciones cruzadas.

• ¿Cómo se sentiría la gente al finalizar la transacción cruzada?

• ¿Son estas transacciones positivas o negativas para las personas implicadas?

• ¿Cuándo podría ser de utilidad emplear una transacción cruzada?

3

Percibir las propias transacciones

Piense en sus experiencias de las dos últimas semanas.

• Anote por lo menos 4 transacciones cruzadas que usted haya experimentado.

• ¿Fueron estas experiencias positivas o negativas?

• ¿Qué pudo haber hecho usted para que cada una de estas transacciones hubiera sido más armónica?

14

Transacciones ulteriores

Estudio de caso 1

Eduardo era un niño tranquilo y bien educado que nunca respondía de mal modo, aunque muchas veces hacía gestos obscenos cuando la gente le daba la espalda. Tanto sus profesores como sus padres decían que no había problemas. Cuando la policía llegó a la casa de los padres de Eduardo para comunicar que había sido sorprendido robando armas de fuego, no lo podían creer. Retorciéndose las manos, la madre repetía una y otra vez, "Pero si ha sido un niño tan bueno y nunca lo he visto eno- jado".

Estudio de caso 2

La Srta. Jiménez, profesora de Química, era conocida por su mal genio. Si alguien no estaba de acuerdo con ella, aunque fuera en las cosas más pequeñas, la Srta. Jiménez se irritaba muchísimo. Ella caminaría pesadamente de un lado para otro muy agitada, dando largos pasos, pisando fuerte con sus tacones. A menudo fruncía el ceño desaprobadoramente mientras le preguntaba a los alumnos, "¿Alguien quiere alguna ayuda?" Sus alumnos aprendieron que el modo en que la Srta. Jiménez caminaba y los miraba era la clave de su verdadero talante.

Estudio de caso 3

El Sr. Kaplan, director a cargo de los muchachos, era muy querido. En su puerta colgaba un libro de entrevistas y los alumnos que deseaban conversar con él podían conseguirlo anotando sus nombres frente a la hora disponible. Cuando conversaba con la gente, el Sr. Kaplan raras veces se sentaba detrás de su escritorio. En lugar de

ello, se sentaba en una de las dos cómodas sillas, invitaba a su visitante a hacer lo mismo, cerraba la puerta y, si la discusión parecía ser de importancia para el alumno , ni siquiera contestaba al teléfono.

Estudio de caso 4

En muchas ocasiones cuando Margarita pedía información a sus profesores, se la veía deprimida. Si preguntaban "¿Qué sucede?", meneaba la cabeza y se alejaba. Raras veces Margarita terminaba su trabajo y si un profesor se frustraba con ella, se quejaba "Nadie tiene tiempo nunca para ayudarme".

Introducción a las transacciones ulteriores

Las transacciones ulteriores son más complejas que las transacciones complementarias y cruzadas. Difieren en que siempre comprometen más de dos estados del yo al mismo tiempo. Cuando se envía un mensaje ulterior, va encubierto en un plano socialmente aceptable. Tal es el propósito de la vieja frase, "Ven a verme algún día". En la superficie (manifiestamente) ésta es una invitación social del Adulto al Adulto; por debajo, (disimulada- mente) es a menudo un mensaje del Niño al Niño, im- plicando una invitación sexual. A veces el mensaje subyacente es sugerido en forma bastante obvia; otras, está tan encubierto que no se tiene conciencia de él —como sucede en muchos juegos psicológicos. La parte ulterior o disimulada del mensaje puede ser enviada no verbalmente sino por expresiones faciales, posturas corporales, tono de voz y gestos. Parecer depri- mido, galanteador, enojado o desilusionado, en vez de decir abiertamente lo que se siente son algunas de las diversas maneras en que los estímulos y las respuestas ulterio- res pueden ser dados. Por ejemplo, si un joven le pregunta la hora a una muchacha y ésta