Está en la página 1de 13

UNAM

FFyL
Colegio de Historia
La Edad Media en Europa
Elí Gutiérrez Briseño
Trabajo Final

San Agustín y la polémica pagano-cristiana en torno al saqueo de Roma

Introducción
El siglo IV es el siglo en el que el cristianismo se asienta como religión oficial del
Imperio, pero hay que tener en cuenta que la entronización del cristianismo como
religión imperial no fue un proceso fácil y sin obstáculos. Durante todo el siglo IV hay
una encarnizada batalla entre la religión antigua pagana del Imperio romano y un
cristianismo que apenas se está moldeando y que tiene conflictos en su interior entre las
diferentes doctrinas (sobre todo entre arrianos y nicenos). Como historiadores en
formación en el siglo XXI conocemos cuál fue el rumbo que tomó este proceso histórico
religioso-político y sabemos que el cristianismo vencería sobre el paganismo y se
impondría como religión oficial y única en el Imperio, persiguiendo a lo que quedara de
paganismo. Independientemente de que algunos elementos de paganismo se
introdujeran por debajo de la mesa en la religión cristiana, lo cierto es que el
cristianismo logró casarse con el Imperio, logró establecer una alianza duradera que
marcaría paradigmáticamente a los siglos posteriores y a toda la Edad Media.
En este proceso del que hablamos, en medio del cual hay una pugna entre
cristianismo y paganismo, hay un episodio que sirve para ejemplificar cómo se dio este
proceso al final del cual el cristianismo saldría vencedor. El saqueo de Roma por las
tropas de Alarico en la noche del 24 de agosto de 410 produjo una profunda conmoción
en el mundo pagano y cristiano a partir de la cual uno de los más ilustres pensadores

vinculada estrechamente al cristianismo y a la Iglesia y desprendida de todo remanente de paganismo. Sus ideas saldrían victoriosas entre dicha pugna y su pensamiento influiría de manera definitiva en la conformación del pensamiento cristiano en occidente en los siglos posteriores.cristianos tuvo que emplearse a fondo para defender a la fe cristiana de la culpabilidad de que se le acusaba en los sectores letrados del paganismo sobre aquellos funestos acontecimientos. Este breve episodio histórico debe entenderse en el marco de un proceso sociocultural mucho más amplio. Por ello no fue nada nuevo el hecho de que las voces paganas . San Agustín fue el encargado de dar respuesta a las acusaciones de los paganos y de dar consuelo a los cristianos confundidos. la Iglesia cristiana se convertiría en la protectora de la idea de Imperio romano y de una cultura latina cristianizada así como de un cristianismo latinizado. En este proceso el cristianismo juega un papel central. Si bien es un proceso muchos más amplio que no sería posible abordar en un pequeño trabajo de investigación como el que ahora presentamos. una creencia difundida de que las derrotas o las tragedias eran consecuencia del olvido de la religión tradicional. puede ejemplificarse con este breve episodio en que un obispo empapado de la tradición romana y la cultura latina pone al cristianismo como la verdadera religión que perdurará por los siglos sin importar que las ciudades caigan y los reinos desaparezcan. incluso antes de la existencia del cristianismo. el paso de la Antigüedad a la Edad Media. Los paganos acusan Existía en el antiguo Imperio romano. dándole poca importancia a la ciudad como algo material y enfatizando una idea espiritualizada de Imperio y de Roma.

atisbos de antropofagia. Historia del cristianismo. . 2005. 99 2 Francisco Javier Lomas. “El Imperio cristiano”. una peste que empezaba a propagarse por un inadecuado enterramiento de los muertos. con la consiguiente mortandad de muchos. que naciera la desconfianza hacia los dioses patrios entre los paganos y anidara en los cristianos el abatimiento. ahora que estaba gobernada por cristianos.2 El asedio. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. La catástrofe afectó profundamente el equilibrio emocional y la seguridad comunitaria y personal de los ciudadanos. La ciudad fue saqueada durante tres días. toma y saqueo de Roma convulsionó muchos espíritus. en: Manuel Sotomayor y José Fernández Ubiña (coordinadores).se hicieran escuchar después del saqueo de Roma en el 410 por las tropas de Alarico acusando a los cristianos de tener la culpa de estos acontecimientos. Madrid: Alianza. Pareciera que estaba en entredicho el futuro de Roma. pues la providencia divina nada había hecho por impedir que unos bárbaros. 1989. y encima de todo hubo que entregar un cuantioso botín que hubo de ser recaudado despojando incluso a las imágenes de los dioses de sus adornos o fundiendo las que estaban hechas de oro y plata. El descontento y la ira de los paganos descargada sobre los cristianos tuvieron en estos acontecimientos un bueno motivo para imputar al cristianismo la culpabilidad de ellos. pillajes y depredaciones. hizo que se cuarteara la conciencia cívica. acabaran con la grandeza de Roma.1 Los asedios anteriores a la toma de la ciudad de Roma situaron a sus habitantes al borde de la inanición. I El mundo Antiguo. cristianos además. Madrid: Trotta. aunque arrianos. pág. paganos y cristianos. pág. 515. algunos de sus barrios fueron incendiados y muy seguramente hubo violaciones. “Historiografía pagana y cristiana en el siglo IV” en: Arnaldo Momigliano (coordinador). el del Imperio romano e incluso el de la humanidad misma. 1 Arnaldo Momigliano.

Graciano y Teodosio. En su historia el principal villano es Constantino. como los destructores de una civilización impulsados por el interés personal. seguido de Gracia y Teodosio. El debate y las disputas se acrecentaron a lo largo del siglo IV. M.3 Desde que Constantino I acordó la libertad religiosa tras vencer a Majencio. 2001. en: Gonzalo Bravo Castañeda. Jones. se encargaron de darle cada vez más importancia al cristianismo dentro del Imperio. Op. pues. pág. Madrid: Alianza. “El trasfondo social de la lucha entre el paganismo y el cristianismo”. Madrid: Editorial Complutense. 140 .Este descontento había sido alimentado en las décadas anteriores por unos comportamientos imperiales y una legislación que desde el siglo precedente coartaba y penalizaba la religión y la religiosidad ancestral romana. “El cristianismo y la caída del Imperio Romano”. Para el 410 los paganos llevaban ya años lamentándose del deterioro de la vida cívico-religiosa. Era evidente. pág. Si los dioses patrios hubiesen estado bien servidos y mejor atendidos hubieran salvado a la ciudad. La caída del Imperio romano y los orígenes de Europa. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. los paganos comenzaron a responsabilizar a los cristianos de todos los males que aquejaban al Imperio romano. y el descontento se incrementaba con el embate de los bárbaros. convirtiéndolo en la religión oficial y comenzando las persecuciones contra los paganos. Se veía al saqueo de Roma. 1989. pág. quien escribió una historia donde explicaba las causas de la caída del Imperio romano como consecuencia del olvido de la religión pagana y la tradición romana. como un justo castigo porque sus cultos y dioses habían sido abandonados y sus estatuas hechas trizas. en: Arnaldo Momigliano (coordinador). 3 A. Mientras tanto Constantino.4 El principal expositor de las ideas en contra del paganismo y de la culpa del cristianismo de la caída de Roma fue Zósimo 5. Cit. H. 517 5 Mar Marcos. Lomas. 42 4 Francisco J.

El pánico envolvió a todos los habitantes de Roma y este se trasladó a todo el Imperio. Era esta una imagen idealizada de Roma como ciudad y como Imperio que los escritores del siglo IV auspiciaron y alimentaron. Aun incluso los mismos cristianos se sentían confundidos y algunos se quejaban amargamente ante la evidencia de que su Dios no había venido en su ayuda. Cit. Roma era un referente insoslayable e indiscutible de la perennidad del Imperio aún cuando lo emperadores prefirieran otras ciudades como sedes imperiales y a pesar del ascenso en importancia de Constantinopla. La idea de la perennidad de Roma vinculada a la existencia del imperio y del pueblo romano la hicieron suya y la asumieron los cristianos. Varios textos de los autores de la época eran auténticos panegíricos en honor de la ciudad. implícitamente asociada al culto de los dioses patrios. de su grandeza y de su supuesta eternidad6. Desde la perspectiva pagana el fondo del debate era la idea de la perennidad de Roma. algunos incluso creían que contemplaban el derrumbe de la civilización por excelencia. y con ella la del Imperio romano. y la preservación de la religión patria era la garantía de la seguridad de los ciudadanos y de la grandeza del Imperio. incluso antes de Constantino I. Para cristianos y paganos Roma era el ombligo del mundo y el símbolo principal de toda una civilización. pág. sobre todo desde que Teodosio I hizo de ella la residencia imperial. Para los paganos se hallaba protegida por los templos. 6 Citados en: Mar Marcos. de su belleza.según los paganos que tan grandes males sobrevenidos a Roma tenían por responsables a los cristianos y sus gobernantes con sus medidas contra el paganismo y los múltiples privilegios que brindaban al clero cristiano y al culto de su Dios. Todo se vino abajo con el saqueo de Roma por las tropas de Alarico. 145 . Op. que se cuarteó con la entrada de las tropas de Alarico en la ciudad.

claro que ya sin los prejuicios religiosos sino más bien desde un punto de vista académico y científico. También él se sintió profundamente afectado por la catástrofe pero la contempló enmarcada en una perspectiva más amplia. Op. y la estudió y la analizó desde las creencias cristianas pero con argumentos y conocimientos del acervo cultural romano con el que estaba familiarizado. págs. para quien el cristianismo no había tenido nada que ver con la caída de Roma. Cit. Aun el día de hoy hay discusiones entre historiadores sobre la influencia que tuvo el cristianismo en el olvido de una tradición sobre la cual había gobernado un Imperio tan poderoso como el romano. El obispo de Hipona da respuesta a las complejas cuestiones que plateaban los paganos y cristianos a propósito de la catástrofe en varios de sus sermones y sobre todo en los primeros cinco libros de La ciudad de Dios.147-155 . En ellos habla de los sufrimientos causados por las invasiones bárbaras y por el trágico episodio del 24 de agosto de 410 y establece los criterios que habrían de guiar a los 7 Mar Marcos. fue San Agustín quien dio una respuesta definitiva ante las acusaciones paganas.Así comenzó una batalla en la que finalmente saldrían vencedoras las ideas de San Agustín. Sin embargo autores como Gibbon y otros muchos más recientes han vuelto a la cuestión del cristianismo como causa de la caída de Roma. Los sermones fueron pronunciados en los meses posteriores del saqueo de Roma y en ellos se encuentran ya las ideas que van a constituir su gran obra La ciudad de Dios.7 Agustín de Hipona responde Aunque antes algunos cristianos habían respondido ante el cataclismo. sobre las ideas paganas que lo acusaban. en el ámbito de la historia de la humanidad.

“…pues la esperanza nos exhorta a esto. Contra los que vinculaban el destino de la humanidad con la existencia de Roma Agustín objeta que lo verdaderamente importante no es la existencia física de la ciudad sino la preservación de los valores espirituales generados a lo largo de la historia de Roma. Impulsa a su congregación a que no se dejen abatir por las 8 San Agustín. o por las aflicciones que les afligen. 719 . pero no el final del mundo romano. en: Obras Completas…. así en la vida los sufrimientos deben extraer de los hombres las virtudes de la paciencia. “El amigo inoportuno”. Sermones (2°). y la resistencia a la tentación y al pecado. 1958. En el saqueo de la ciudad Agustín advierte un castigo de Dios. y así propuso una nueva interpretación de la idea de Roma. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. “Evitar los escándalos”. la perseverancia en la fe. págs. como la de todas las ciudades. En su sermón 818 recurre a una imagen familiar en el mundo mediterráneo. a esperar las cosas futuras. págs.cristianos en medio de las adversidades del momento. pág. terrenos y perecederos. a despreciar lo presente. 452-467 9 San Agustín. que nos olvidemos de las que quedan atrás. en: Obras Completas. el olivo y el aceite. En el sermón 1059 Agustín explica las pruebas que Dios les ha dado a través de la historia de la humanidad y exhorta a que pongan su esperanza en los bienes eternos y futuros y que no se dejen llevar por los presentes. y atender a las de delante…”10. 717-732 10 Íbid. de ahí que la caída de Roma y con ella la irreparable pérdida de la grandeza del Imperio romano no pueda imputarse a los cristianos y tampoco a las leyes que prohibían los cultos paganos. Hace una metáfora en que la vida es como la oliva a la que se le extrae jugo haciéndole presión. Para él Roma es un espacio físico construido en piedra y madera cuya destrucción pone al descubierto su naturaleza perecedera.

Los argumentos en contra señalaban que el Dios de los cristianos se había mostrado sin misericordia al no perdonar a la ciudad de Roma en la cual sin duda habitaban algunos justos. inescrutable para los mortales. dice: “¿Por qué te estremeces porque perecen los reinos de este mundo? En verdad. Para Agustín la ciudad terrena no cuenta.. dónde Jehová promete que no destruirá las ciudades de Sodoma y Gomorra si tan sólo se hallaran unos cuantos hombres justos. misterio de la fe. en: Obras completas. Agustín responde diciendo que una cosa es la justicia medida por los hombres y otra es la justicia divina. se te prometió el celestial para que no perecieses en los de este mundo. 723 12 Íbid. la ciudad de Dios. puede desaparecer en cualquier momento. El sermón Sobre la destrucción de Roma13 fue pronunciado a fines de 410 en respuesta a quienes consideraban inmisericorde y justiciero al Dios de los cristianos en el castigo infringido a la ciudad por las tropas de Alarico. pág. “Sermón sobre la destrucción de Roma”. pág. permanecerá la que nos engendró espiritualmente…”11 Así vemos anticipadamente el tema de La ciudad de Dios.” 12 Y es en torno a estos argumentos que Agustín aborda el tema del saqueo de Roma para demoler las acusaciones vertidas contra los cristianos e infundir a éstos valor y sobre todo esperanza.murmuraciones que les circundan achacándoles la ruina de Roma. lo que importa y lo que permanece es la ciudad eterna. Y para infundir ánimo dice “…si no permanece la ciudad que nos engendró en la carne. 728 13 San Agustín. págs.. El dolor y el sufrimiento que padecieron los habitantes de Roma durante el asedio y posterior saqueo nada es comparable con los sufrimientos eternos que esperan a los que blasfeman y 11 Íbid. 410-427 . Alude a los argumentos que se remitían al Antiguo Testamento en el libro de Job.

pero no en la historia del cristianismo y del pueblo de Dios siempre habían existido personas que murieron sufrieron manteniéndose firmes en su fe. Hubo muchos que pudieron abandonar la ciudad. Esta va a ser la respuesta general en los escritos de Agustín. En su sermón 29614 vuelve a proclamar que Roma fue tomada porque ese era designio de Dios. sino sólo castigada. 14 San Agustín. que el saqueo de Roma sólo significó un castigo de Dios para dar una lección. sobre el valor de la paciencia y del sufrimiento como camino a la santidad. otros encontraron refugio en las iglesias y nadie les molestó. otros tantos permanecieron a salvo en sus casas. cuyos restos estaban en la ciudad de Roma. En este sermón también utiliza el tema del saqueo de Roma para predicar sobre la precariedad y temporalidad de las cosas del mundo terrenal. Agustín proporciona armas a los cristianos que podían estar confundidos y atemorizados frente a los últimos sucesos que dañaban al Imperio. “Sermón 296” . dando una respuesta desde la perspectiva cristiana. Además argumenta que hubo en Roma un buen puñado de justos. ofreciendo como ejemplos a seguir a Noé. Y aunque hubo muchos que fueron muertos. Utiliza este tema para predicar que el cristiano ha sido llamado por Dios no para buscar la felicidad en la tierra sino la prosperidad celestial. pues no fue destruida como Sodoma.desesperan en Dios en medio de tantas tribulaciones que al fin y al cabo son escaso precio para la felicidad eterna. El gran argumento que hacía temblar a los cristianos es que Dios no había hecho nada para evitar aquella catástrofe y que ni siquiera los apóstoles Pedro y Pablo. pudieron defenderla. Job y Daniel. La respuesta del obispo de Hipona nuevamente va encaminada a mostrar la poca importancia de la materialidad del lugar físico del enterramiento de los mártires pues dónde debe habitar la memoria de los mártires es en el interior de cada uno.

Así San Agustín utilizó a las mismas autoridades de los paganos para refutarlos. San Agustín concluye Para combatir a los detractores paganos y alentar a los desfallecidos cristianos Agustín sistematizó las ideas vertidas en los sermones mencionados y en otros de sus escritos. consecuencia del saqueo de Roma. para exponer sus inconsecuencias y el inconsistente uso 15 Herbert Bloch. Madrid: Alianza. “El renacimiento del paganismo en occidente”. A los paganos responde con un discurso extraído de su propia cultura pagana. En este sentido la obra de Agustín es un alegato al culto pagano aristocrático rearmado tras el saqueo de Roma15 que contribuirá a la retirada definitiva del paganismo occidental de la vida intelectual en las épocas siguientes..En todos estos sermones hallamos una respuesta de Agustín a los paganos que achacaban las calamidades de Roma a la ira de los dioses patrios motivada por el olvido. en: Arnaldo Momigliano (coordinador). pág. ante las preguntas y confusiones que surgieron tras la toma por las tropas de Alarico y que hacía dudar da la providencia divina. etc. Para los cristianos emplea otro lenguaje y los remite a una cultura cristiana que apenas se está creando y que tendrá gran futuro en la cristiandad y en la conformación de la ideología del occidente medieval. del que se culpaba a los cristianos. Son palabras reconfortantes. eran las ideas del paganismo culto y religioso. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. pues les recuerda su condición de peregrinos en este mundo y que el supremo valor son los bienes espirituales. pues no eran suficientes el púlpito y la predicación para hacer callar a las voces del mundo pagano. sobre todo de aquellos que creían en la perennidad de Roma y más ahora que estaba gobernada por cristianos. Salustio. 217 . Para San Agustín el verdadero peligro. en La ciudad de Dios. a Cicerón. Virgilio. Son un esfuerzo por dar respuestas a la fe cristiana. 1989.

El siglo IV había sido un siglo en que si bien el cristianismo se había convertido en la religión oficial del Imperio y había comenzado una política de persecución de la religión tradicional. en lo cual nada tuvo que ver el cristianismo.que hicieron de los dioses y cultos patrios. habla sobre el origen de las dos ciudades. En ese sentido Agustín retoma a Salustio. Partiendo de los argumentos y autoridades paganas (principalmente Porfirio y Plotino) ofreció una versión alternativa de la historia de Roma basándose en la Biblia. también fue cuando el paganismo había recobrado fuerzas y se resistía a ceder la . Conclusiones Casi ningún personaje ha tenido tanta influencia en el pensamiento cristiano como la tuvo el insigne obispo de Hipona. del paganismo romano y se crea una imagen idealizada de la ciudad cristiana. San Agustín estructuró al pensamiento cristiano justo en la época en que el cristianismo como religión más lo necesitaba. Pone una base teórica para la creencia en la permanencia de la existencia del Imperio Romano aun después de una notable decadencia y posteriormente su inminente caída. En esta obra trata sobre la incapacidad del paganismo para alcanzar la felicidad en la tierra y en la vida eterna por medio del culto a los dioses paganos. y el destino que tiene Dios para cada una. San Agustín hace gala de un profundo conocimiento de la cultura romana. como Varrón o Virgilio. Con esta obra san Agustín marca una etapa en el cristianismo decisiva para la conformación de la cristiandad en los siglos posteriores en la que se desvincula totalmente a la ciudad de Roma y al Imperio. y de la íntima incredulidad de los que escribieron sobre la religión romana. Al analizar la historia de Roma enfatiza la inmoralidad y corrupción como las causantes de la degradación de la sociedad y del Imperio. salvando así al cristianismo de la inseguridad que supuso la catástrofe de 410. quien había levantado el velo de la idealizada Roma.

1992. Para él Roma y todos los imperios. 207-231 . págs. México: Porrúa. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. En el caso de Roma.Obras completas. En el año de 410 un acontecimiento daba la oportunidad a los paganos más ilustres de culpar al cristianismo de la terrible tragedia que significaba el saqueo de Roma. como expresión de la ciudad terrena. 817 págs. . peo una vez que esa misión histórica se realizó Roma cayó víctima de su propio pecado e idolatría. La ciudad de Dios. Sermones (2°). Bibliografía Agustín de Hipona. Dios le dio su señorío para que hubiese la paz necesaria para la propagación del Evangelio. y en la de dar aliento y esperanza a un pueblo cristiano que dudaba en un momento de confusión. Madrid: Alianza. en: Arnaldo Momigliano (coordinador). Este pensamiento sería el que saldría vencedor en la disputa entre paganos y cristianos y su forma de ver la historia y el mundo tendría gran influencia en la conformación de una idea del mundo que retomaría el cristianismo medieval. “El renacimiento del paganismo en occidente”. 1958. Tal ha sido y será siempre el destino de los imperios humanos hasta que se cumplan los tiempos de Dios. 1989. San Agustín se empleó arduamente en la tarea de refutar los argumentos paganos que acusaban a los cristianos de tener la culpa de la catástrofe en la ciudad de Roma. Bloch. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. Si llegaron a ser grandes y poderosos fue porque así Dios lo quiso. tenían que sucumbir.hegemonía religiosa y cultural sobre el Imperio romano. de cuestionar su legitimidad y de preguntarles a los cristianos ¿dónde está su Dios? En ese momento de crisis San Agustín fue la mente brillante que logró dar una respuesta satisfactoria a los cuestionamientos que ponían en duda la validez del cristianismo. fundamental para la construcción de occidente. 625 págs. Herbert.

Francisco Javier. A. I El mundo Antiguo. Madrid: Alianza. págs. en: Manuel Sotomayor y José Fernández Ubiña (coordinadores). 95-115 . H. en: Gonzalo Bravo Castañeda. págs. Mar. Arnaldo. 2001. La caída del Imperio romano y los orígenes de Europa. 2005. 1989.Jones. págs. 481-530 Marcos. págs. en: Arnaldo Momigliano (coordinador).“Historiografía pagana y cristiana en el siglo IV” en: Arnaldo Momigliano (coordinador).. págs. 1989. 31-52 Lomas. Historia del cristianismo. en: Arnaldo Momigliano (coordinador). Madrid: Trotta. El cristianismo y la decadencia del Imperio romano”. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. Madrid: Alianza. 1989. “El cristianismo y la caída del Imperio Romano”. “Introducción. Madrid: Alianza. Madrid: Editorial Complutense. “El Imperio cristiano”. M. “El trasfondo social de la lucha entre el paganismo y el cristianismo”. 15-30 . El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. El conflicto entre el paganismo y el cristianismo en el siglo IV. 104-155 Momigliano.