Está en la página 1de 17

AUTOR

Juan Manuel Gómez Roa

Licenciado en ciencias políticas y sociología. Master en Dirección y gestión Pública.
Doctorando en Gobierno Abierto. En la actualidad, Presidente de la Asociación para la
Transparencia Pública y Fundador de Dynamic Transparency Index, Dyntra.org. Open
Government Project Evaluator Expert en H2020 Comisión Europea.

Consultor experto en materia de Gobierno Abierto y Transparencia pública, así como
especialista en Comunicación Política y Pública.

Conferenciante y profesor en Programas Master y Cursos Universitarios en Universidad
de Granada, Universidad Autónoma de Madrid, Fundación Euro Árabe, Fundación Botín,
Mesas del CALRE en el Parlamento de Andalucía, Universidad Internacional de Andalucía,
Universidad de Panamá, Colegio de Abogados de Panamá, y miembro de diferentes grupos
de investigación GIGAPP, AECPA y ALICE.

Cuenta con varias publicaciones, Las redes sociales una potente herramienta al
servicio del open Government; coautor del Libro publicado por la Escuela de Administración
Pública Catalana: Las redes sociales digitales en la gestión y las políticas públicas. Avances y
desafíos para un gobierno abierto”; y autor del blog sobre Gobierno Abierto www.juanmaroa.
com

CEO en SOLUNTIA.

1

ABSTRACT
Over the last few years, public administrations and governments have experienced a
real revolution in reference to the current way of providing services to citizens. It cannot be
overlooked the important role of the new information and communication technologies (ICTs)
in this unique process. Within the next five years, more users will connect to the Internet vía
mobile devices than desktop PCs. (Costello, 2011). Today´s reality.
The advent of E-government has improved the indicators of efficiency and effectiveness
within these organizations and also improved the quality of processes and facilitate the
delivery of public services to citizens. E-Government has generated a qualitative increase in
the informational, transactional and operational public organization’s functions (Trimi, Sheng
2008).
Beyond the E-Government concept, the new access model to information and public
services in mobility emerges strongly, through mobile devices such as tablets and smartphones
devices. Therefore we must evaluate how its implementation affects to the public sphere.
This is what we can call the germ of M-Government as an extension of E-Government
(Trimi, Sheng 2008), i.e. access to information and public services management vía Mobile
Technologies (M-Technology).
People’s lifestyle, the rise of social technology use, cost reductions of internet access
in mobility, the growing usage of smartphones and tablets, cheaper devices and the increased
functionality of all these devices are reason enough for the public sector to implement mobile
applications that give the needed M-Government viability, which certainly gives a huge value
to E-government.
To all these arguments we can add the lower costs of long-term service and the Public
Administration’s opening (24 hours 7 days a week). But there is a growing number of scholars
pointing out that the emergence and development of mobile government brings together an
innovative application mode and e-Government reform (Ahmed, 2010).
It is important to highlight the fact that the M-Government is not really a part of
e-Government but an evolution of the same (Fasanghari and Samiria, 2009), as some
services may be delivered exclusively through mobile technologies, and many others will be
improved thanks to it.
This research will focus on briefly identify and define the M-government’s theoretical
framework, highlighting the main advantages and opportunities offered by its implementation
in order to analyze the situation regarding its development through available data and
indicators. With the aim of defining the opportunities that M-Gov offers us to overcome the
obstacles that nowadays E-Gov is facing. Finally, we analyze a study case, the City of Malaga.
2

INTRODUCCIÓN

En los últimos años, administraciones públicas y gobiernos han vivido una autentica
revolución en lo referido, a la forma de prestar sus servicios a los ciudadanos. A nadie se
le puede pasar por alto, el importante papel que han jugado las nuevas tecnologías de
la información y la comunicación (Tic´s) en este singular proceso. Un dato, dentro de los
próximos cinco años , más usuarios van a conectarse a Internet a través de dispositivos
móviles que PCs de escritorio. (Costello, 2011). Hoy es una realidad.

La llegada del e-government ha permitido mejorar los indicadores de eficiencia y
eficacia en el seno de estas organizaciones, así como mejorar la calidad de los procesos y
facilitar la prestación de servicios públicos a los ciudadanos. La administración electrónica
ha generado un incremento cualitativo de las funciones informativas, transaccionales y
operativas de las organizaciones públicas (Trimi, sheng 2008).

Más allá del concepto de E-Government, aparece con fuerza el nuevo modelo de
acceso a la información y a los servicios públicos en movilidad, a través de los dispositivos
móviles, tales como tablets y smartphones, por lo que debemos evaluar como afecta su
aplicación al ámbito público. Este es el germen del M-Government como una extensión del
E-Government (Trimi, Sheng 2008), es decir, el acceso a la información y las gestión de
servicios públicos vía Tecnologías Móviles (M-Technology).

El estilo de vida de los ciudadanos, el auge del uso de las tecnología sociales, la
reducción de los costes de acceso a internet en movilidad, la gran expansión de uso de
Smartphones y tablets, el abaratamiento de los dispositivos y el aumento de la funcionalidad
de estos aparatos son razones más que suficientes para que el sector público se cuestione
la implementación de aplicaciones móviles que den viabilidad al M-Government., el que sin
duda, otorga un enorme valor añadido al e-government.

A estos argumentos podemos unir el abaratamiento de los costes de servicio a largo
plazo y la apertura de las Administraciones Públicas (AAPP) 24/7 (24 horas por 7 días a
la semana) vía nuevas tecnologías. Pero, un número creciente de estudiosos tienen una
nueva conciencia de que el surgimiento y desarrollo del gobierno móvil trae consigue un
modo de aplicación innovadora y la reforma de la administración electrónica (Ahmed, 2010).

Es importante destacar que el M-Government no es una parte del e-government
sino una evolución de este mismo (fasanghari y Samiri, 2009), ya que algunos servicios se
pueden prestar exclusivamente a través de las tecnologías móviles, y otros tantos serán
mejorados gracias a ella.

3

Esta investigación centrará su objeto en determinar y definir brevemente el marco
teórico del M-goverment, destacar cuales son las principales ventajas y oportunidades que
nos brinda su implementación, para posteriormente analizar cual es la situación respecto a
su desarrollo a través de los datos e indicadores disponibles, con el objetivo de definir las
oportunidades que nos ofrece el M-Gov para superar las barreras a las que se enfrenta el
E-Gov.

1.- El marco teórico del M-Goverment.

Debemos comenzar este punto definiendo el concepto de M-Government (M-Gov).
Según Fasanghari y Samiri, es el uso de la tecnología de comunicaciones móviles e
inalámbricas en el gobierno y AAPP, para el servicio y la entrega de información a los
ciudadanos y las organizaciones, en definitiva para la mejora de servicios de e-gov. Este es
el principal objetivo de M-Gov (fasanghari y Samiri, 2009).

El término e-Government podría ser definido como ¨El uso de las Tic´s para ofrecer
a los ciudadanos y organizaciones un acceso más cómodo a la información y a los
servicios públicos. (2009, fasanghari, Samiri). O también como ¨ el uso de la tecnología,
y las herramientas de Internet para mejorar el acceso y la entrega de la información del
gobierno y los servicios a los ciudadanos, socios comerciales, empleados, otros organismos
y entidades¨ (Maric M., 2011)

La Movilidad es el aspecto clave que diferencia M-Gov de e-Gov, y otros desarrollos
en el sector gubernamental que utilizan las nuevas tecnologías. Dos características
principales definen el concepto: en primer lugar, la movilidad de los usuarios que pueden
utilizar los servicios públicos en cualquier momento y en cualquier lugar y en segundo lugar,
la movilidad de las dispositivos que se utilizan en el M-Gov. Son aparatos inalámbricos
móviles, tales como smartphones, y tablets (Hassan, Jaber & Hamdan, 2009).

Muchos investigadores piensan que el e-Gov es la piedra angular del M-Government
(Goldstuck, 2003). Sin duda, se trata de una evolución necesaria y paralela en si misma,
respecto al imparable progreso y desarrollo de las nuevas tecnologías, tanto en la vertiente
más relacionada con las infraestructuras y las redes de comunicación, como en el ámbito
mas relacionado con las tecnologías de la información o tecnologías sociales. Por lo tanto,
podemos decir que el M-Gov es una evolución del e-Gov. Aunque no lo sustituye, si lo
complementa y perfecciona. Es una extensión, una estrategia operacional que implementa
la provisión de información y servicios, a empleados públicos, ciudadanos, empresas y otras
organizaciones a través de dispositivos móviles (Wang, Lu, Feng and Fang, 2011).

4

El M-Gov nos proporciona un aumento de valor en el fomento del compromiso
cívico y la democracia transparente, así como el avance educativo y los servicios de salud
innovadores. La fusión de los dispositivos móviles y las nuevas aplicaciones de medios
que apoyen el acceso rápido a los datos integrados, a servicios de localización, sin duda
empoderan a los ciudadanos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Es la piedra
angular del impacto emergente de la gobernanza móvil (OCDE, 2011).

No cabe duda que el M-Gov permite superar algunas barreras imposibles para el
e-Gov. El valor añadido del M-Gov proviene de las capacidades de las aplicaciones de
apoyo a la movilidad de los ciudadanos, las empresas y las operaciones internas de los
gobiernos. Por otra parte, algunos de los retos y las barreras típicas existentes para el
E-Gov son comunes y naturalmente compartida por los esfuerzos de desarrollo del M-Gov.

El Gobierno móvil es un nuevo canal de distribución que utiliza avanzadas
Tecnologías de Información y la Comunicación (Tic´s) para ofrecer y mejorar los servicios
gubernamentales .Por lo que complementa el actual e-Gobierno (Antovski & Gusev 2005).
Al mismo tiempo, el M-Gov permite múltiples niveles de interacción:
• Government to Government (G2G): Existen múltiples aplicaciones móviles para
uso interno de las AAPP, sobre todo en campos como la sanidad, la seguridad,
etc.
• Government to Employee (G2E): Interacción entre las AAPP y sus empleados,
mejorando así los criterios de eficacia y eficiencia en la gestión pública.
• Government to Business (G2B): Herramientas que permiten la interacción del
Gobierno y las AAPP con actores tan importantes, como las empresas.
• Government to Citizen (G2C): En este caso, nos referimos al M-Gov en su
más pura esencia, es decir, en la relación del Gobierno con los ciudadanos.
Favoreciendo, en este caso, la mejora de la calidad democrática, a través del
aumento de los indicadores de Transparencia y participación ciudadana (FiroozyNajafabadi and Pashazadeh, 2011).

5

• Podemos añadir una más, Citizes to Citizens (C2C), a través de las tecnologías
sociales, ya que estás aplicaciones permiten a los ciudadanos comunicarse
entre si, mediante plataformas y herramientas gubernamentales o no, que al
mismo tiempo posibilitan el trabajo conjunto (coworking) y la colaboración abierta
distribuida (crowdsourcing).

De la misma forma, que el término M-Government tiene un carácter general e identificable con las AAPP y Gobiernos, también se utiliza a menudo como un carácter sectorial o
multisectorial. Los servicios M-Gov se pueden clasificar en diferentes categorías, tales como
la salud móvil (M-Salud), la administración (M-Administration) o la educación (M-education).
Por lo tanto, el término M-Government en realidad abarca una amplia gama de aplicaciones
móviles y servicios ofrecidos por las diferentes autoridades y administraciones públicas (Zeferrer and Teufl, 2013).

Por otro lado, y desde la perspectiva de la infraestructuras de comunicación, debemos aclarar que durante muchos años la redes de telecomunicaciones móviles se han
basado en tecnologías 2G como GSM, GPRS, EDGE . Estas tecnologías has sido complementadas en los países desarrollados, por otras más poderosas como el 3G o la incipiente
llegada del 4G. Sigue siendo el estado de la tecnología comunicacional, en varias regiones
en desarrollo, lo que ha supuesto una importante evolución de las aplicaciones y posibilidades de este medio, facilitando la implementación de servicios más complejos y útiles
para los ciudadanos, y los diferentes actores sociales, así como, para el uso interno dentro
de las propias administraciones públicas. Sin duda, la aparición de estas tecnologías más
avanzadas, que permiten gestionar mayores flujos de información y datos ha supuesto un
importante avance para el Mobile Goverment y su proyección de futuro (Zeferrer anf Teufl,
2013).
6

Llegados a este punto, es necesario precisar, que la tecnología SMS ha sido objeto
de estudio en el campo del M-government. Este trabajo centra sus esfuerzos en tecnologías
móviles mas avanzadas y relacionadas con el uso de dispositivos inteligentes (Smartphones
y Tablets), así como la utilización de aplicaciones móviles bajo sistemas operativos Ios y
Android, y que estos aglutinan más del 95 % de los actuales usuarios de dispositivos móviles.

2.- Ventajas, retos y oportunidades que representa el M-Government para
las AAPP.
2.1.- Ventajas del M-Government.

Como hemos visto, E-Gov y M-Gov no son dos conceptos distintos, sino
complementarios. Sin duda, la prestación de servicios y el acceso a la información pública a
través de tecnologías móviles aporta una serie de ventajas y valor añadido que posicionan
al M-Government como un paso adelante en la implementación de las nuevas tecnologías
en el entorno público.

Los principales beneficios del M-Gov son:

Según Firoozy-Najafabadi and Pashazadeh, 2011:

Los principales beneficios del M-Gov son:
Según Firoozy-Najafabadi and Pashazadeh, 2011:
o
o
o
o
o

Comunicación en tiempo real.
Facilidad de Uso.
Aumento de la eficiencia y la eficacia de la actividad gubernamental.
Reducción de costes en la prestación de servicios.
Aumento de número de ciudadanos que acceden a los servicios públicos dado el
alto nivel de penetración de los teléfonos móviles.
o Prestación de servicios insitu.
o Incremento de la productividad de los servicios y los servidores públicos.
Según Peining, Xiaowei, and Zhang Yi, 2011:
o Gran utilidad en propagación de la información en casos de alerta o crisis.
o Reducción del tiempo de tramitación de los servicios públicos.
o Excelente canal para la colaboración ciudadana a través de quejas o reporte de
problemas en tiempo real.
o Posibilitan una comunicación más fluida y transparente.

7

El siguiente cuadro resume el trabajo de estos autores: ¨El análisis de Valor del
M-Governemnt¨ en el cual se describen y analizan las características, y las fuentes de
generación de valor del M-Gov desde la perspectiva de la innovación y el cambio en las
organizaciones Públicas. Nos proporciona un Marco de análisis desde la perspectiva del
valor añadido.

Además, Podemos destacar del M-Gov:
o Prestación de servicios en cualquier momento y en cualquier lugar. M-Gov tiene
el potencial de liberar a los usuarios de las limitaciones físicas o relacionados
con la ubicación inherente a la prestación de servicios convencionales y gobierno
electrónico tradicional.
o Aumenta la transparencia de las organizaciones públicas.
o Posibilitan un aumento de la participación ciudadana.
o Geolocalización de los actores y la información.
o La comunicación en tiempo real.
o La capacidad de interacción con las principales redes sociales.
o Posibilidad de integración con tecnologías sociales.
o La conexión de multiples actores involucrados en una misma tarea, al mismo
tiempo desde cualquier ubicación. Por ejemplo en ela gestión de desastres
naturales o emergencias de cualquier índole.
o La posibilidad de generar dinámicas de coworking y crowdsourcing.
o Uso a través de múltiples dispositivos.
o La posibilidad de crear aplicaciones Ad Hoc para diferentes áreas, servicios y
competencias de las AAPP y Gobiernos.
o La generación de multitud de datos de utilidad pública, y por consiguiente, la
potenciación del Open data y el Big data.

8

Un estudio de Antovski analizo el reconocimiento del valor que aporta el M-Gov,
recogiendo datos a través de un cuestionario en Macedonia. Los resultados muestran que
los principales el beneficios son: la mejora del acceso a la información, el ahorro de tiempo,
la mejora de la comunicación con el gobierno, la movilidad, la mejora de la democracia y la
transparencia (Antoski, 2005).

Masoumeh resume el valor especial de M-Gov, incluyendo principalmente la alta
penetración de los dispositivos móviles para permitir a más personas la facilitad en el uso de
los servicios públicos. Los dispositivos móviles se utilizan fácilmente y con un bajo umbral
de costo, por lo cual diferentes niveles sociales pueden disfrutar del gobierno universal.
(Masoumeth, 2005).

Las Experiencias iniciales sugieren que los beneficios que el M-Gov permitirá a los
gobiernos que pongan en práctica estas políticas y programas, no sólo la transformación
tecnológica, sino también la promoción de reformas institucionales que serán necesarias,,
conllevando el rediseño de los procesos internos. (Raja, Melhem, Cruse , Goldstein, Maher,
Minges, y Surya, 2013)


Pero no todo pueden ser ventajas, aunque indudablemente estas tienen un enorme
peso específico, también debemos enfrentarnos a los grandes retos que suponen para las
administraciones públicas, la llegada de las tecnologías móviles y su eficiente implementación
desde una perspectiva estratégica. El M-Government se encuentra en primera fase de
implementación y no esta completado en ninguna parte del mundo.
2.2.- Retos del M-Government.

Podemos dividir los retos a los que debe enfrentarse la aplicación del M-Government
durante los próximo años, desde tres perspectivas: tecnológica, política y social.
2.2.1.- Desde el punto de vista tecnológico.

Varios son los desafíos:
• El primero de ellos, en el que inciden gran parte de los investigadores, es mejorar
la seguridad. La percepción de seguridad negativa es un problema grave que
los ciudadanos con respecto al uso de los servicios móviles que puedan afectar
a la adopción de la tecnología para aplicaciones críticas (Chang y Kannan 2002).
• Otro de los grandes retos del M-Gov puede estar en la decisión, a la hora de
seleccionar que plataforma es la más conveniente para cada tipo de aplicación y
uso, aquí nos referimos al estudio de Zeferrer. La mayoría de los problemas, son
relativos a la elección de la plataforma a través de la cual los gobiernos y
9

administraciones prestarán sus servicios vía aplicaciones móviles. En la actualidad
existen dos grandes proveedores de estos servicios Google Android y Apple Ios,
además de otras con una menor cuota de mercado, Microsoft Windows Phone 8
o BB (Zefferer, Kreuzhuber y Teufl, 2013).

Las actuales plataformas de aplicaciones móviles difieren significativamente en
términos de funcionalidad proporcionada y seguridad. Por lo tanto, el proceso de tomas de
decisión debe tener en cuenta estas variables. La elección depende de los requerimientos
iniciales de la aplicación, en materia de seguridad y funcionalidad, y en la capacidad de la
plataforma, en concreto, para cumplir con estos requisitos. La elección de las plataformas
de aplicaciones móviles adecuadas se complica aún más por su rápida y continua evolución.
Las nuevas versiones de los sistemas operativos móviles y la nuevas características hacen
que sea difícil hacer un seguimiento del estado actual de la tecnología y sus avances.
(Zefferer et al, 2013)
• La adaptación de contenidos. Uno de los mayores desafíos, al que nos
enfrentamos es el diseño y la adaptación de la contenidos preexistentes, que
se proporcionarán a los usuarios a través de las sistemas de información y
aplicaciones móviles, con el fin de adaptarse a las diferentes capacidades y
limitaciones de los dispositivos móviles y tecnologías inalámbricas y de apoyar la
movilidad del usuario (Hassan et al, 2009).
• Las infraectructuras de comunicación mobile de alta velocidad. En el mundo
existe una enorme desigualdad en cuanto al desarrollo y penetración de esta
tecnologías, como podemos apreciar en la siguiente imagen (Fuente: wearesocial.
sg):

10

2.2.3.- Desde un enfoque político.

Estos sería algunos de los principales retos:
• Los gobiernos y administraciones tienen la necesidad de considerar
cuidadosamente qué servicios pueden migrar a herramientas móviles. Sobre
esta decisión, tiene un peso específicos, las capacidades de los usuarios y de las
tecnologías en el proceso. (Raja et al, 2013).
• La voluntad política es una cuestión clave en los procesos de implementación de
las nuevas tecnologías en ámbitos públicos. Los principales actores involucrados
en los procesos de toma de decisiones, deben valorar la necesidad de la
implementación, así como la estrategia, objetivos y tiempos a definir.
• La innovación como vía para transformar las AAPP aportando valor al
ecosistema socio-económico de su entorno. Para ello es necesario la involucración
del ecosistema empresarial, a través de vías de colaboración público-privadas que
posibiliten la implementación de herramientas móviles con capacidad de generar
riqueza, y de posibilitar el crecimiento y expansión que las nuevas tecnologías
pueden aportar a sus entornos. Un ejemplo claro de ello puede ser la decisión
política de la Junta de Extremadura de apostar por el Software libre dentro de
la AAPP. Esta decisión posibilito la generación de un nuevo sector económico
basado en la implementación de esta experiencia.
• La implementación del M-Gov requiere capacidad de respuesta, ya que la
falta de ella generaría desinterés y desconfianza en los ciudadanos. Es por ello
que hay que dotar a las AAPP y Gobierno de los recursos especializados, tanto
técnicos, como humanos. Así como formar y capacitar a el personal al servicio de
la administración que asumirá la gestión de los servicios móviles. Los gobiernos
que están interesados en el M-Gov tendrán que garantizar que las herramientas
móviles están ampliamente disponibles para los ciudadanos, que los organismos
públicos están listos y en condiciones de adoptar estas tecnologías, y que el
ecosistema de aplicaciones y servicios de los desarrolladores este operativo
para ofrecer los servicios necesarios. El M-Gov aumenta exponencialmente la
capacidad de los ciudadanos para demandar servicios y el buen gobierno.
• La visión estratégica. El acceso a determinadas tecnologías no implica
automáticamente que estas tecnologías sean realmente utilizados con frecuencia.
Esto se puede observar a través de las estadísticas de uso de diversos servicios
y aplicaciones en el campo de la e-administración. Muchos de estas aplicaciones
se han desarrollado sólo porque los requisitos técnicos previos han estado
disponibles. Sin embargo, muchos de estos desarrollos no tienen en cuenta
las necesidades y requerimientos de los usuarios y por lo tanto sufren de bajos
índices de aceptación (Carrol, 2005).
11

2.3.- Desde una prospectiva social:
• La accesibilidad. Es el foco de múltiples estudios que profundizan en el
M-Government. Las AAPP y Gobierno tienen la responsabilidad de construir
ecosistemas digitales móviles que sean accesibles e iguales para todos los
ciudadanos, independientemente de sus capacidades psíquicas, mentales o
técnicas. La investigación de Emmanouilidou y Kreps se centra en los perfiles
de varios grupos de ciudadanos con diferentes discapacidades: visual, deterioro
motor, dificultades de locución, discapacidad cognitiva y problemas de audición.
Analiza varios ejemplos de M-Government que se dirigen a estos colectivos
proponiendo un marco para la aplicación de un M-Gov accesible en el marco de
las buenas prácticas en Web Móvil del W3C. (Emmanouilidou y Kreps, 2012).
• La brecha digital. Las estrategias y políticas de desarrollo de la sociedad de
la información; el intento de mejora de las infraestructuras en regiones aisladas
y con bajo nivel de desarrollo; las políticas de acceso universal a internet;
el abaratamiento de los servicios y dispositivos; la alfabetización digital; el
despliegue de redes inalámbricas gratuitas wifi o wimax, entre otras componen
un conjunto de medidas gubernamentales para paliar los efectos temporales de
la brecha digital (Rey, Salzar y Peña, 2011).
• La cultura puede ser una barrera para la adopción M-Gov. Otros
factores culturales son: la confianza, la lengua, la resistencia al cambio,
apoyo a la gestión, y las expectativas de los usuarios (Al-Hadidi &
Rezgui, 2011).
2.2.3.- Oportunidades que nos ofrece el M-Government:

Uno de los factores principales que determinan la necesidad de implementar el M-Gov
por parte del sector público, es el vertiginoso crecimiento del número de usuarios activos
que utilizan las tecnologías móviles para comunicarse. Según un Mobile Factbook 2013, se
espera que la base mundial de suscriptores móviles pueda llegar a 6,5 mil millones a finales
de 2014, con una penetración móvil mundial aproximada del 92 por ciento. Se prevé que la
base de suscriptores pueda aumentar a una tasa compuesta de crecimiento anual (CAGR)
del 7,3 por ciento entre 2011 y 2016, hasta alcanzar cerca de 8,5 mil millones de aquí a
finales del 2016 (Factbook, 2013).

12

En cuanto a la población se refiere, aproximadamente el 50 % de la población mundial
esta suscrita a un plan de conexión móvil según otro estudio, The Mobile Economy 2013
de la consultora ATKearnay : ¨Casi la mitad de la población de la tierra ahora utiliza las
comunicaciones móviles. Mil millones de suscriptores de telefonía móvil se han añadido
en los últimos 4. Hay muchos adultos y jóvenes que aprecian los beneficios sociales y
económicos de la tecnología móvil, pero no pueden acceder a ella, destacando una gran
oportunidad para el crecimiento futuro y un desafío para todos los actores del ecosistema
de la industria para ampliar el alcance de los productos y servicios para aprovechar esta
demanda. Dada la fuerte trayectoria de crecimiento y el ritmo de la innovación, estamos
seguros de que los próximos años van a ver un crecimiento continuo con otros 700 millones
de suscriptores que se esperan en 2017¨ (ATKearnay, 2013).

13

La ubicuidad de la telefonía móvil ha creado una oportunidad para que los gobiernos
de todo el mundo, puedan mejorar la prestación de servicio y la gobernanza. Las aplicaciones
móviles generan la oportunidad para que los ciudadanos participen directamente y colaboren
con los gobiernos, como nunca antes. Ya existe ejemplos de una amplia gama de países,
provincias y ciudades que están demostrando que , M-Gov se está afianzando y ayudando
a complementar, ampliar e innovar servicios y la gobernabilidad (Raja et al, 2013).

Otra de las grandes oportunidades la encontramos en la enorme expansión y
el éxito de los dispositivos Smartphone. Mejoras en la potencia de procesamiento de la
CPU y la GPU, sensores y cámaras de última generación, sistemas operativos altamente
sofisticados, tiendas de aplicaciones, acceso a Internet permanente, y mejora significativa
de los interfaces de usuario multitáctiles. La combinación de estas tecnologías permite que
una amplia gama de aplicaciones que cubren todos los aspectos de la vida cotidiana este
al alcance de cualquier usuario. En el contexto del M-Gov, los smartphones muestran un
gran potencial para permitir poderosos e innovadores usos por parte del sector público.
La utilización selectiva de los teléfonos inteligentes y las tecnologías relacionadas facilita
el desarrollo de aplicaciones M-Gov potentes y eficientes, es por ello que los teléfonos
inteligentes muestran un mayor potencial para satisfacer las necesidades del usuario y son
una gran oportunidad para mejorar la aceptación del M-Gov (Zeferrer anf Teufl, 2013).

El gobierno abierto, es sin duda, una de las grandes oportunidades a las que se
enfrente nuestra sociedad, y más concretamente Gobiernos y AAPP. En este sentido, el
M-Gov y el desarrollo de aplicaciones móviles especificas, puede ayudar a fortalecer los
pilares en los que se asienta este cambio de paradigma democrático: la transparencia, la
participación y la colaboración ciudadana (Roa, 2012).

Estos y otros factores determinan que muchos gobiernos hayan empezado a explorar
las posibilidades que ofrece el M-Gov, aunque solo sea asumiendo limitados factores de
riesgo. Un pequeño número de gobiernos está llevando a cabo importantes esfuerzos para
incorporar las herramientas móviles a la prestación de servicios públicos y la gobernabilidad
(Raja et al, 2013).

3.- Conclusiones.

Esta investigación ha tratado de contextualizar el concepto de M-Governmnet desde
la perspectiva de una evolución inevitable de la noción de E-Government. Hemos definido el
término, así como las ventajas, barreras y oportunidades que supone su implementación para
las administraciones públicas y gobiernos a la hora de prestar servicios e intercomunicarse
con los ciudadanos y actores sociales.

14

Si bien es cierto, el M-Government es inevitable (Kushchu & Kusku, 2004) : los
avances tecnológicos actuales y los beneficios que se pueden aportar y obtener, así como
el aumento de modelos de negocio de alto valor añadido derivados de las expectativas
ciudadanas son argumentos más que razonables para su ascenso imparable.

La voluntad política de apoyar proyectos basados en tecnologías Mobile es cada vez
mayor, como así lo demuestran las líneas de financiación y apoyo de distintas organizaciones
internacionales, como la Unión Europea (H2020, 2014). Esto supone sin duda, una excelente
oportunidad para los gobierno, administraciones públicas y todo tipo de organizaciones
que pueden colaborar en la generación de tecnologías M-gov que aporten valor añadido a
nuestra sociedad.

Eso si, debemos hacer frente para su implementación, desde una perspectiva
estratégica, a las barreras iniciales que se nos plantean y que han sido definidas en este
trabajo.

Los Gobierno estatales y las administraciones publicas deben desarrollar planes
de M-Government estratégicos (Moon, 2004), que incluyan a todos los actores sociales,
y planifiquen de manera colaborativa el desarrollo de herramientas que aporten valor a la
sociedad y a las empresas, y que posibiliten la mejora de los servicios y la comunicación
pública, así como el aumento de la eficacia y la eficiencia en la prestación de los mismos.

3.- Bibliografía.
• Al-Hadidi Ahmed & Rezgui Yacine, 2011. Adoption and Diffusion of m-Government:
Challenges and Future Directions for Research”, “IFIP Advances in Information
and Communication Technology”.
• Antovski, L and Gusev. M 2005, M-Government Framework, Proceedings of
the First European. Conference on Mobile Government, 10-12 July, University
Sussex, Brighton, UK.
• ATKearnay Consultant .The Mobile Economy 2013.
• Carroll, J. (2005). Risky Business: Will Citizens Accept mGovernment in the Long
Term?
• Chang, A and Kannan, P 2002. Preparing for Wireless and Mobile Technologies in
Government, IBM Endowment for the Business of Government.
• Costello, James. 2011 Government in a Mobile world. The Research Foundation
of State University of New York.
• Emmanouilidou Maria & Kreps David, 2010. A Framework for Accessible
15

m-Government Implementation.
• Estevez, 2005. Análisis del desarrollo de la administración electrónica en España.
Instituto de Empresa.
• Fasanghari & Samini, 2008.A Novel Framework for M-Government Implementation.
• Firoozy-Najafabadi, H. & Pashazadeh, S, 2011Government.

Police Service in Mobile

• H202 ICT ENABLE OPEN GOVERNMENT, 2014 http://ec.europa.eu/research/
participants/portal/desktop/en/opportunities/h2020/topics/2477-inso-1-2015.html
• Jae Moon, M, 2004. From E-Government to M-Government? Emerging Practices
in the Use of Mobile Technology
by State Governments. IBM center for the
bussines of government.
• Kushchu Ibrahim & Kuscu M. Halid, 2003. From E-government to M-government:
Facing the Inevitable..
• Maric M., 2011. End user oriented e-government models. MIPRO, 2011
Proceedings of the 34th International Convention.
• Mobile Factbook 2013.
• OCDE M-Government, 2011. MOBILE TECHNOLOGIES FOR RESPONSIVE
GOVERNMENTS AND CONNECTED SOCIETIES.
• Raja, Melhem, Cruse, Goldstein, Maher, Minges, and
Government Mobile

Surya, 2013. Making

• Rey C., Salazar A. & Peña I., 2011. Causas y consecuencias de la Brecha digital.
• Roa, J.M, 2012. Las Redes sociales una potente herramienta al servicio del Open
Government. Universidad de Granada.
• Silvana Trimi & Hong Sheng. 2008 Emerging Trends in M-Government.
• Wang, Lu, Feng and Fang, 2011. M-government Use: Technology, Context and
Environment Determinant.
• Wearesocial Tic´s Research, January 2014.
• Yan Peining, Zhang Xiaowei & Zhang Yi, 2011. The Value Analysis of Mobile
Government.
• Zefferer Thomas, Kreuzhuber Sandra, & Teufl Peter 2013, Assessing the Suitability
of Current Smartphone Platforms for Mobile Government.
16