P. 1
Inseguridad, prostitución infantil y paco

Inseguridad, prostitución infantil y paco

|Views: 522|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/24/2013

pdf

text

original

Inseguridad, prostitución infantil y paco

Drama y tragedia En el teatro griego, la diferencia entre el drama y la tragedia depende de la intervención divina: en el drama, los personajes son causantes de sus desdichas; en la tragedia, la suerte está decidida por el capricho de los dioses. El divinizar o demonizar un objeto o circunstancia para convertir un drama en tragedia -y disolver así las responsabilidades humanas- es una táctica tan antigua como el teatro griego. El paco, cual moderno Zeus, actualmente parece servir como explicación causal de varios dramas, convirtiéndolos en tragedias, excusándolos de la participación y responsabilidad humana. Así la violencia, el delito -y ahora la prostitución infantilno serían ya causadas por acciones u omisiones de personas, sino por la desgracia ineluctable de una droga y ciertas circunstancias de las que no tenemos culpa ni posibilidad de control algunas. Por eso, cuando se habla de “paco”, no se habla del resultado de las acciones humanas: se habla de "flagelo", "calamidad", o algún otro reconfortante eufemismo que permita exculpar todos nuestros errores tras un fenómeno satánico que causa -y explica- todo mal. El paco es una sustancia altamente adictiva y deteriorante, como lo son el éxtasis o la heroína, pero -a diferencia de éstos- su consumo es más frecuente en ámbitos de pobreza y marginalidad, lo que le permite ser más letal y más estigmatizante; resulta más letal porque la mayoría de sus consumidores suelen carecer de niveles de salud satisfactorios y asistencia sanitaria -o de recursos tan básicos como una alimentación decente o un techo- y se deterioran más rápidamente; y resulta más estigmatizante porque desde el medioevo -cuando la palabra villano (habitante de la villa) se convirtió en sinónimo de bandido sin clase- se acostumbra culpar a los sectores más pobres de la sociedad como generadores de delincuencia, con o sin argumentos válidos. Tanto el paco como el crack o el bazuco (tres sustancias distintas en tres culturas distintas) sirven a cierto ideario como supuesta explicación de miserias, violencias y delitos que, de hecho, ya existían mucho antes de que se inventaran estas sustancias y que provienen de una constelación de múltiples factores -entre los que destacan como capitales la exclusión social y la pobreza-, y el fenómeno no es posible de explicar a través de una sola causa. Los estadounidenses, los colombianos y (ahora) los argentinos que sienten la necesidad de exculparse de la pobreza y de la exclusión, y de los males de ellas devenidos, tratan de justificar décadas de violencia y delitos crecientes -décadas de inoperancia y complicidad de

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

políticos, jueces, fiscales y policías- en el emergente de una cosa, de una sustancia; sobredimensionándola para soslayar las responsabilidades humanas y la falta de políticas públicas sustentables. Para convertir el drama en tragedia. La retórica de los organismos de seguridad, desde hace dos siglos, consiste fundamentalmente en esconder la ineficacia para combatir determinados tipos de delitos, detrás de objetos o condiciones que cumplen la doble función de eximirlos de responsabilidad y reclamar más poder frente a la emergencia. De este modo, el delito se ha explicado y justificado, por ejemplo, mediante la clase o los tipos sociales, la raza o la genética y -desde hace cincuenta años- por los efectos de alguna sustancia de moda. Así, en la Ciudad de Buenos Aires, actualmente el paco -como lo fueron en su día el vino y la ginebra, la marihuana, las pastillas y el pegamento- es la entidad que sirve para disimular el fracaso de las políticas de seguridad y de sus ejecutores a través de la existencia de una sustancia que "vuelve delincuentes a los pobres"; quienes, por otra parte, siempre son considerados los únicos sospechosos de tales transformaciones. Si nos guiamos por las estadísticas 1, pareciera no tener la menor importancia que sólo un 20% de la población carcelaria argentina haya consumido drogas al momento de delinquir (cabe aclarar que la enorme mayoría de los delincuentes actúan sobrios), que los más altos índices de ingresos hospitalarios provengan de accidentes de tránsito y la violencia doméstica, o que los picos de violencia callejera no coincidan con los picos de consumo. Los organismos de seguridad y los amantes de la mano dura persisten en mantener un negocio -costoso, cruel e ineficaz- a fuerza de insistir en la existencia de una equívoca relación entre el consumo de drogas, violencia y delincuencia, aun cuando tal relación no sólo no está probada sino que los hechos parecen desmentirla por completo: en la Ciudad de Buenos Aires es mucho más probable morir cruzando la calle o durante un altercado familiar que en un asalto, y -si este fuera el caso- lo mas probable es que el delincuente esté sobrio. Ciertamente existe una realidad violenta y delincuencial que cobra vidas, pero esto es un drama, no una tragedia; es causado por hombres y mujeres, no por sustancias. El delito no puede ser explicado como emergente directo de las adicciones, sino en unos poquísimos y excepcionales casos.

                                                            
 Estudio nacional sobre consumo de sustancias psicoactivas y su relación con la comisión de delitos en población privada de libertad 2009 - Observatorio Argentino de Drogas - SEDRONAR. 
1

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

Prostitución sexual comercial infantil en la Ciudad de Buenos Aires La prostitución infantil es una vivencia que devasta la infancia -la que no puede ser resarcida ni compuesta de manera alguna- y que altera inexorablemente el proceso de desarrollo de la personalidad, por lo que los daños causados son profundos y longevos; sobrepasando la idea de simple "delito", se trata de un ataque mayúsculo a la ontología de una persona indefensa, que seguramente se verá perjudicada para siempre, y de la que no puede ser auténticamente indemnizada. ¿Quiénes cometen tamaña crueldad con los niños y las niñas y adolescentes? Los adultos, actores directos e indirectos, partícipes y cómplices. La prostitución infantil no es un fenómeno de estructura simple y de un solo actor, es más bien la resultante de una suma de múltiples causas; no basta con resolver un solo factor para solucionarla, y no se puede culpar a una sola cosa o persona. Las explicaciones simplificadoras o las que tratan de exculpar la participación de los adultos son siempre erróneas, y la falta de resultados que tienen las políticas guiadas por estas conjeturas lo demuestra claramente. Hoy, en un alarde de sorpresa y horror histriónico, periodistas y funcionarios "descubren" la existencia de la prostitución infantil en la Ciudad de Buenos Aires y, exculpándose y tratando de convertir el drama en tragedia, señalan a las drogas, fundamentalmente al paco, como responsables, distribuyendo la idea de que si se acaba con el paco se acaba también con la prostitución infantil. Sin embargo, hay que decirlo: los 150 años ininterrumpidos de prostitución infantil en la Ciudad de Buenos Aires desmienten completamente esta falsa creencia. Excede a nuestro propósito dar una detallada explicación de las causas y factores intervinientes en este triste fenómeno, de los que el lector interesado puede encontrar abundante bibliografía, pero creemos que un recorrido cronológico por el mismo puede aclarar las cosas. Este demuestra que los actores principales de este drama -el sujeto perverso, la corrupción en varios sectores de la justicia y la policía y la ineficacia gubernamental para combatirlo- siempre quedan ocultos tras "causas" y "responsables" epocales, secundarios, a veces ficticios; y así, ayer como hoy, las causas verdaderas quedan sin resolver, las victimas no tienen ayuda, y no hay responsables. Veamos:

Cronología 1875 - 1936

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

El 5 de enero de 1875, la Comisión Municipal de Buenos Aires sanciona el “Reglamento de la prostitución”; desde entonces, y hasta 1934 (casi sesenta años), con ciertas modificaciones menores en ordenanzas posteriores, existió en la ciudad el régimen conocido como prostitución reglamentada. Resalta el artículo 9 del reglamento: "Las prostitutas adscritas a las casas de prostitución deberán ser mayores de 18 años, a no ser que se pruebe que antes de esa edad se hayan entregado a la prostitución." Es decir, en 1875 no sólo existía la prostitución infantil, si no que era legal. Por supuesto, no se había inventado aún ninguna "droga" a la cual culpar por esto, y por aquel entonces se hablaba de ello como parte de los fenómenos que provenían de las clases bajas; entendiéndose por clases bajas un concepto más bien eugenésico y racial que social-económico. Había autores -mayoritariamente ingleses- que relacionaban al alcohol con la prostitución, pero citaban a la prostitución infantil más bien como resultante del alcoholismo paterno; que a la vez, siempre sobrevenía por una genética defectuosa que tenían las clases bajas 2. Entre 1900 y 1920, las ciudades de Rosario y Buenos Aires se convirtieron en la meca nacional e internacional de lo que se llamó por aquel entonces la “mala vida“; juego, alcohol y prostitución a raudales. Hubo una explosión de enfermedades venéreas y proxenetismo, agravado con la "importación" forzada de prostitutas extranjeras. Cientos de artículos 3, dan cuenta de la existencia de niñas en el cruel negocio y de la indisimulada complicidad política y judicial. El 28 de julio de 1920, las autoridades municipales reiteraron la vigencia de la libreta sanitaria y la inspección médica periódica, pero no hubo ninguna acción concreta para terminar con la prostitución de infantes. En 1921 entraron en vigencia las modificaciones propiciadas en la ley Palacios, respecto de la prostitución de menores y el ejercicio del rufianismo, que fueron incorporadas al Código Civil. Se necesitaron 46 años para que los porteños comenzaran a contemplar a la prostitución infantil como algo indeseable. El 2 de octubre de 1923 un fallo de la Cámara Criminal y Correccional de la Capital expresó: “La ley no reprime ni castiga a quien vive de la prostitución, sino al que por medio de engaños, violencia o amenaza, abuso de autoridad o coerción facilita la corrupción o prostitución a menores de edad con ánimo de lucro, para satisfacer deseos ajenos."
                                                            
2

 C. Loring, Henderson, Dugdale, etc.

 Para leer recopilaciones de tales artículos pueden consultarse: Revista de Policía (años 1920-1930); Trilogía de la trata de blancas, de Julio Alzogaray; Historia de arrabal, de Manuel Gálvez (1922); El camino a Buenos Aires. La trata de blancas, de Albert Londres (1927). 

3

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

Once años más tarde, la Ordenanza Municipal 5.953 de 1934, dispuso la clausura de los prostíbulos en la Capital Federal. Finalmente, el 17 de diciembre de 1936 se sancionó la ley 12.331, llamada de Profilaxis de enfermedades venéreas, aboliendo la prostitución en todo el territorio nacional.

1937 - 1999 Desde entonces, y hasta la década del noventa, no hubo prácticamente variaciones ni legales ni fácticas; la prostitución y la prostitución infantil eran ilegales, pero se practicaban indisimulablemente con la anuencia de policías, jueces y funcionarios públicos. Son incontables las quejas y denuncias al respecto durante este período, incluso de organismos internacionales 4; pero no hubo ni un solo procedimiento de envergadura para desmantelar las redes de prostitución o al aparato judicial y estatal cómplices. Flores, La Boca y Pompeya se erigieron de una vez y para siempre en sitios donde los depravados podían encontrar víctimas para satisfacer sus deseos; y recrudeció violentamente la trata basada en el secuestro y esclavitud, así como apareció el turismo sexual infantil. Todo esto se desarrolló a la sombra de un inexplicable y muchas veces cómplice silencio de gran parte de la ciudadanía. En el año 1990, el Congreso Nacional despertó y sancionó por unanimidad la ley 23.949, proclamando que “el niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación, y no será objeto de ningún tipo de trata”. Sin embargo, no hubo demasiadas acciones concretas y las espantosas condiciones de miseria y abandono en las que crecían niñas y niños en situación de completa vulnerabilidad aumentó exponencialmente. En 1994, la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño adquirió jerarquía constitucional pero -afortunadamente para los perversos que consumían prostitución infantil, la policía, los jueces y los funcionarios- comenzaron a aparecer en escena las drogas. Los medicamentos psicotrópicos (las pastillas), los solventes y el pegamento comenzaban a ser utilizados cada vez en mayor medida por las niñas prostitutas y los grupos marginales en general y empezaron a servir de explicación no sólo para la existencia del fenómeno, sino para justificar la ineficacia del accionar institucional. De esta forma, no nacían y crecían desamparadas, prácticamente obligadas a vender su cuerpo para sobrevivir; no, se prostituían por sus vicios, y no podían ser recuperadas porque el vicio las corrompía una y otra vez. El problema dejó de ser la miseria, la inhumanidad, los
                                                            
4

 UNICEF, OIT, informes sobre niñez mundial. 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

pervertidos y la corrupción en todas sus variantes; la culpa ya no era nuestra, era de la droga. ¡Con qué alivio recibió una sociedad hipócrita esta excusa! Durante la década del noventa, el Artane, el Romilar y el Poxiran eran la explicación de todo delito juvenil y la razón por la cual existían niñas prostitutas que por entonces se afincaban también definitivamente en las zonas de Constitución, San Telmo y Retiro. La Declaración y Programa de Acción del Primer Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de los Niños, en Estocolmo, Suecia, en agosto de 1996, sin embargo, daba otras explicaciones: "Entre la gama de otros factores contribuyentes más complejos se encuentran las disparidades económicas, las estructuras socioeconómicas injustas, la desintegración familiar, la carencia de educación, el creciente consumismo, la migración rural-urbana, la discriminación de género, la conducta sexual masculina irresponsable y las prácticas tradicionales nocivas y el tráfico de niños. Todos estos factores exacerban la vulnerabilidad de niñas y niños frente aquellos que buscan utilizarlos con fines de explotación sexual comercial. La corrupción y colusión, la ausencia de y/o legislación inadecuada, la laxitud en el cumplimiento de la ley y la limitada sensibilidad del personal encargado de la aplicación de la ley en relación con los efectos nocivos sobre los niños, constituyen un grupo de factores adicionales que conducen, directa o indirectamente a la explotación sexual comercial de los niños." Relevamientos de otras entidades internacionales advertían que "El 100% de los niños entrevistados habían sido abusados sexualmente. Entre ellos, más del 53% informó que habían sido abusados por un miembro de la familia; 5.95% fueron abusados por amigos; 2.7% por vecinos; y 46% por gente que no conocían. 64.1% de las niñas informó que la primera persona con la que tuvieron relaciones sexuales fue su padre o madre; 10.2%, un tío o tía; 10.2%, un hermano o hermana; 2.6% amigos; 5.1% novio o novia; 7.7% otros." 5 Ninguno de los estudios de este período sindican a la droga como factor relevante en la prostitución infantil, si no más bien como accesorio y no capital. En 1998 se sanciona en la Ciudad de Buenos Aires la ley 114, de Protección integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. En este año y en 1999 comienzan a aparecer, por primera vez en muchos años, artículos periodísticos al respecto y se "blanquean" públicamente las zonas:

                                                            
5

 Salvadó, Ana: Las niñas de la calle en América Latina, la explotación sexual y sus consecuencias. 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"Hay 5 zonas francas de prostitución infantil: Retiro, Flores, Once, Constitución y Lavalle." “La historia de estos chicos siempre se repite: o vienen de una familia expulsiva o hubo incesto”, dice la jueza Irma Lima. La agresión física de algún pariente cercano altera y prepara la psicología de los chicos para escindir los vínculos del cariño y la genitalidad. “Los chicos toman su prostitución –agrega la jueza– como algo natural, muchos dicen que es su trabajo y lo hacen para comer.” 6 "De los casos conocidos en las últimas horas se desprende que muchas de las menores son obligadas por sus familiares a prostituirse, mientras que otras tantas que carecen de un hogar buscan complacer al proxeneta de turno a cambio de comida y de un techo."

2000 - 2004 Hacia el año 2000, las drogas y el "empuje capitalista" comienzan a tomar mayor relevancia entre los causales de la prostitución infantil; aunque todavía existía una conciencia de que la maldad y perversión adulta eran capitales al fenómeno: "Las peores situaciones parecen darse en lugares como los baños de la estación de Constitución o en la explanada de la de Plaza Once que da a la calle Perón. Es atribuible a múltiples causas: a la ignorancia, a la compulsión ejercida por extraños o por los propios familiares, al abandono y a la nefasta influencia de la drogadicción, entre otras causas." 7 "El cambio de valores y actitudes que se está imponiendo -la globalización y el consumismo- ha originado que haya niños que vendan su cuerpo a cambio de artículos de consumo como camisetas, zapatillas de deporte o aparatos electrónicos. La posesión, el tener, se ha convertido en uno de los valores más importantes. El sexo se ve como una forma de libertad, que permite acceder a todas esas comodidades materialistas. Otras causas son la drogadicción -la prostitución como vía de pago-, la desmembración de la familia... una suma de factores que conducen al menor a las redes de la prostitución. A pesar del estigma y los peligros que conlleva, el trabajo
                                                            
6

 Página 12, 21 de marzo de 1999. 

7

 Clarín, 24 de junio de 2000

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

sexual está mejor retribuido que la mayoría de los empleos asequibles para las mujeres jóvenes que, mayoritariamente, carecen de educación y formación." 8 "Omnipresentes y creciendo en cantidad, demasiado jóvenes para comprender su destino, muchos mendigan, roban, y venden su cuerpo por una comida caliente, un baño o una cama limpia. Viviendo al borde de la supervivencia, son arrastrados frecuentemente por una marea de golpes, detenciones ilegales, tortura, abuso sexual, secuestro y asesinato" 9 "La experiencia de las niñas en calle, la violencia intrafamiliar en la primera infancia, la desintegración familiar, la fuga a temprana edad del hogar, la adicción a drogas ilegales y legales de los padres o tutores y el ejercicio de la prostitución de la madre son elementos comunes de un mismo problema. Todas estas situaciones tienen el denominador de la pobreza y la marginalidad que aunque no determina la explotación sexual, aparece como un factor casi invariable." 10 "Las causas expulsoras hacia la calle generalmente tienen que ver con incesto, abuso sexual y/o maltrato" 11 "el trabajo infantil se convierte en la vía más rápida para que ellas caigan en la explotación sexual" 12 Para Dorianne Beyer, ex directora de la filial norteamericana de Defensa de los Niños - Movimiento Internacional (DNI), "muchas de las niñas que se convierten en prostitutas infantiles prefieren la vida de explotación en las calles a tener que sufrir una constante violencia familiar e incesto en los hogares". En diversas investigaciones de campo con niñas prostituidas, han señalado en alta proporción haber sido abusadas sexualmente por el padre, padrastro o familiar cercano antes de ser explotadas sexualmente. Estudios comparativos en Centroamérica, demuestran que existe una tipología de niños y niñas de la calle que rompen con su hogar para desarrollar diversas estrategias de sobrevivencia, que, en el caso de las mujeres en un alto índice termina en la prostitución." 13

                                                            
8

 Explotación Sexual Infantil, Avizora, 2001.   Salvadó, Ana: Las niñas de la calle en América Latina, la explotación sexual y sus consecuencias.   Ibídem.   Ibídem.   Ibídem.   Ibídem. 

9

10

11

12

13

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"La pobreza, el hacinamiento, la promiscuidad, la desintegración familiar, la presencia constante en el hogar de diversas figuras masculinas son elementos influyentes para que los niños y adolescentes sean expulsados a la calle. En el caso particular de las niñas, la violación en el seno familiar es determinante, ya que crea una fuerte sensación de miedo que los empuja a vivir en la calle en forma temporal o definitiva". 14 "El desempleo entre los niños de calle, es tres veces superior en las niñas que en los varones. La discriminación que sufre en tanto mujer, la vuelve a empujar a la mendicidad o la prostitución. Dentro del trabajo residual al que acceden, la prostitución aparece como una opción donde todas estiman que rápidamente podrán salir luego de haber ahorrado lo necesario." En ese año, UNICEF publica "La niñez prostituida. Estudio sobre explotación sexual comercial infantil en la Argentina", un documento durísimo donde -excluyendo a las drogas como real causante explica con toda claridad: "El abuso sexual infantil y la prostitución infantil tienen una misma matriz: el poder adulto y, además, sexista, ya que la demanda es, en su abrumadora mayoría, masculina". A partir del caos económico del 2000 - 2001, la prostitución infantil comienza a crecer a niveles indisimulables; y el escándalo social causado por el lapidario informe de UNICEF, hace que los legisladores de la Ciudad -por primera vez en décadas- comiencen a preocuparse por el asunto. El proyecto 4.389 del 2001, de Marta Talotti, requiere informes al Poder Ejecutivo sobre las medidas existentes para prevención y asistencia de las niñez prostituida; no habla de drogas, sino de la "falta de decisión para cambiar esta realidad." Y el proyecto 5.114 de Jorge Enríquez pone el acento en que el informe de UNICEF "determina que existen fuertes sospechas sobre connivencias entre la policía y los explotadores y la "impotencia o ineficacia" de parte del sistema judicial." Curiosamente, nadie parece adjudicarle ninguna culpabilidad al cliente. El año 2002 transcurrió sin que hubiese ninguna variación, ni de situación ni de acciones gubernamentales. En agosto de 2003, por medio de la Ley 25.763, Argentina aprobó el Protocolo Relativo a la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de los Niños en la Pornografía, documento que complementaba la Convención de los Derechos del Niño, que señalaba que todo Estado parte debería castigar ese delito "con penalidades adecuadas a su gravedad"; y creó el Programa de Atención y Acompañamiento a niñas, niños y adolescentes víctimas de explotación sexual y en situación de prostitución, cuyas acciones prioritarias debían ser:
                                                            
14

 Ibídem. 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"El acompañamiento de las niñas, niños y adolescentes en situación de prostitución en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, su inclusión en programas de estudios y talleres con orientación laboral, el alojamiento en Hogares o Instituciones especializadas en la problemática, la prevención de enfermedades de transmisión sexual y VIH/SIDA y la denuncia judicial de proxenetas y abusadores." Para esto el relevamiento en calle estaría a cargo de integrantes del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, la Dirección de Prevención del Delito y de ONG's especializadas en la temática. Se reconocían entonces como zonas álgidas Constitución, Flores y Palermo. No lograron prácticamente ningún resultado. Lo cierto es que los diez tribunales orales en lo Criminal de la Capital Federal (creados en 1992) tramitaron un promedio de 1300 causas, cada uno desde su inicio, pero solo se registró un promedio de siete sentencias condenatorias por explotación sexual de niños y niñas por tribunal. Nada, prácticamente nada cambió con el rimbombante Programa. Hacia el año 2004, surgieron más informes y estudios locales e internacionales denunciando, no ya la existencia -indisimulable- de la prostitución infantil, si no la incomprensible ineficacia del gobierno y de las agencias que debían encargarse de solucionarlo, y comenzaron las exculpaciones, explicaciones novedosas y acusaciones cruzadas: "La intolerancia social a este fenómeno es muy alta”, dijo el representante de UNICEF en la Argentina, Jorge Rivera Pizarro. “A la gente le cuesta aceptar que esto ocurre. Debe existir una fuerte conciencia ciudadana, porque no se puede perseguir un delito que no se denuncia.” Para María Elena Naddeo, (que entonces era presidenta del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes del gobierno porteño), uno de los principales problemas es “el modelo de cultura dominante, en el que se acepta la prostitución para 'satisfacer' las necesidades sexuales de los hombres adultos”. "El acercamiento a las chicas es difícil. La policía no sirve y con nuestros operadores tampoco ha dado resultado. El mejor trabajo lo han hecho las ONG", declaró. 15 "Sólo en muy pocos casos, el niño, niña o adolescente víctima fue atendido o atendida por una institución, a pesar del daño físico y psicológico que causa el abuso sexual. Más grave aún es el hecho de que las instituciones que atendieron por esta causa a niñas y niños no siempre denunciaron." 16
                                                            
15

 Diario La Nación, 6 de septiembre de 2004.   IPEC-OIT informe 2003 sobre ESCI 

16

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"La ineficacia de los mecanismos legales, aunada a la incompetencia y/o complicidad de las autoridades encargadas del orden social, la poca concientización y sensibilización de la población ante el problema, que se traduce en actitud crítica y estigmatizante hacia la persona menor prostituida." 17 "La cantidad de víctimas (27,8% del total) que indican que sí han recibido apoyo institucional en algún momento, porque esto significa que han estado en contacto con instituciones pero que éstas no han brindado la ayuda adecuada, o la ayuda ha sido insuficiente al debido seguimiento porque de lo contrario, no estarían en la explotación sexual comercial en el momento de la entrevista. De las personas entrevistadas, el 18,6% incluso han sido llevadas o han sido internadas en alguna institución por estar en la calle, pero este internamiento no parece haberles ayudado a no volver a ser explotadas en el comercio sexual."18 "La corrupción entre la policía y otros funcionarios encargados del cumplimiento de la ley a menudo se cita como obstáculo principal en el combate de la explotación sexual comercial. Como es el caso de la mayoría de actividades ilegales, es difícil determinar la magnitud de la corrupción."19 En distintos medios periodísticos aparecieron el día 16 de septiembre 20 declaraciones de la titular de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (AMMAR), Elena Reynaga, denunciando explotación y prostitución infantil en la plaza y zonas de vías de la Terminal del ferrocarril en Constitución. En las denuncias decía que "niños de ocho y nueve años de edad ejercen la prostitución en la Plaza Constitución", y si bien aclaraba que dicha situación se da en toda la ciudad, manifestaba que "la zona de Constitución es, diría yo, la más candente" (…) "es un lugar donde hay mucha corrupción policial y pareciera como que nada se ve, como que nada se hace, más que perseguir a los chicos para llevarlos detenidos, pero para el problema de fondo nunca se encuentra solución" Estas declaraciones motivaron que el Frente Compromiso Para El Cambio elaborara el proyecto 2.442 donde inquiría: "Si es cierto que el Secretario de Justicia y Seguridad Urbana, Dr. Juan Carlos López, ha sido informado por la titular de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (AMMAR), Elena Reynaga, de los hechos de prostitución infantil que denuncia en los medios de prensa (...) Y en consecuencia de haber tomado conocimiento de los mismos qué directivas emanó al efecto de la comprobación de tales denuncias y los resultados obtenidos"; y "Si
                                                            
17

 Fundación PANIAMOR - Informe 1996

18

 IPEC-OIT informe 2003 sobre ESCI 

19

 ECPAT Internacional - Algunas Preguntas sobre la Explotación Sexual Comercial de la Niñez y sus Respuestas.   Radio Mitre, Crónica 16-9-04 

20

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

el ejecutivo porteño ordenó investigar y/o actuar puntualmente sobre las denuncias formuladas en los medios por la titular de AMMAR sobre prostitución y explotación infantil en la zona de Constitución. Y de haber sido así cuáles fueron los resultados obtenidos." Los resultados obtenidos -en este caso y en todos los restantes- fueron pobrísimos: las fiscalías de Instrucción de la Capital recibieron 50 causas de "promoción o facilitación de corrupción de menores"; sólo 4 llegaron a juicio, con una sola condena. ¿Puede culparse al "flagelo" de las drogas por la existencia de 130 años de prostitución infantil? La más real -y espantosa- respuesta a esta pregunta es dada por una de las niñas en situación de prostitución al ser inquirida por cómo se sentía al prostituirse: "¿Cómo te hace sentir? Una mierda. Pero en mi casa no me pagaban para sentirme una mierda."21

2005 - 2010 Al llegar el año 2005, cuando el paco ya estaba definitivamente instalado en la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de que varios especialistas señalaban la complicidad policial y judicial y la incomprensible inacción gubernamental como eje central del problema, los medios comenzaron a sindicar al paco como responsable principal. Hubo toda una suerte de iniciativa promisoria en la que participarían el CDNNyA, UNICEF, la Oficina de Atención a las Víctimas de la Procuración General de la Nación, la Dirección de Políticas y Seguridad y Prevención del Delito, la Subsecretaría de Turismo y las Direcciones Generales de la Mujer y del Niño del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, la Red No a la Trata, el SERPAJ, la Organización Puerta Abierta, Recreando y la Comisión Arquidiocesana de Niñez y Adolescencia en Riesgo; pero, como se verá, nada cambió. Por el contrario, el fenómeno recrudeció en Flores y Pompeya, y aparecieron nuevos "focos", como Liniers, Abasto y Miserere. Desde la legislatura, Gabriela Michetti -que al ser electa como Vicejefa de la Ciudad, renunció luego para ser diputada- no hizo ni motorizó absolutamente nada al respecto de la prostitución infantil; sólo presentó un proyecto (el 1164) reclamando campañas de concientización sobre la temática.
                                                            
21

 Entrevista a una niña prostituta en La Nación, edición 5-9-04 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

El CDNNyA lanzó la campaña "Sin clientes no hay prostitución infantil" y habilitó una línea telefónica para recibir denuncias, las cuales fueron numerosísimas... pero que prácticamente concluyeron en nada. La campaña fue cuestionada por Silvia Majdalani mediante el proyecto 2.711, ya que la legisladora se quejaba de que en la misma "aparece la imagen de una niña menor de edad" y que "sería loable que los responsables de elaborar las propagandas institucionales encontraran un camino alternativo al de los golpes bajos"; y Fernanda Ferrero presentó el proyecto 2.665 reclamando por la falta de información en el "funcionamiento del Programa de Atención y Acompañamiento a Niñas, Niños y Adolescentes víctimas de explotación sexual y en situación de prostitución", en vista de que se recibían las denuncias pero no se sabía en qué concluían; como en el caso de las defensorías barriales, que atendieron 52 casos de chicos víctimas del negocio de la prostitución, pero nunca se supo con claridad cuáles fueron los resultados, si es que hubo alguno. El CDNNyA señalaba22: “Nos cuesta dar con ellos como nos cuesta que se nos dé intervención en algunas zonas de Flores por casos de explotación sexual de chicos, porque evidentemente hay un pago de peaje”. “Desde el Consejo mantenemos reuniones con los jefes de las circunscripciones policiales, pero cuesta mucho lograr una mirada garantista de los derechos de niños y niñas. Se fabrican muchas causas de resistencia a la autoridad que terminan por judicializar el conflicto social y el chico termina internado en un instituto a partir de una medida de protección de persona.”. "sólo pueden funcionar con una cierta “protección” que les de la invisibilidad, y la impunidad para funcionar. No existe informe en el que no se deje una aclaración sobre este punto, incluidos los elaborados por la ONU y UNICEF, por mencionar dos entidades importantes, pero existen muchos informes de ONG's y profesionales que destacan este punto y, a pesar de ello, ningún fiscal parece investigar estos indicios de oficio." Pese a tener un claro conocimiento de la situación cómplice de policías y fiscales, por incapacidad o por imposibilidad, la CDNNyA no logró otra cosa que quejarse al periodismo; no hubo cambios ni en las fiscalías ni en la policía. Bergoglio, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, denunció a los medios la escandalosa situación, amparada por la inacción o inefectividad de quienes deberían ocuparse: "...en la zona de Amancio Alcorta, entre el fin de Pompeya hasta el comienzo de la Villa 21, "Hay nenas de entre 11 y 14 años ofreciéndose", "Se suben a autos conducidos en general por hombres de mi edad, quienes las
                                                            
22

 Página 12 edición 30-9-05.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

levantan y en el vehículo o en cualquier rincón les dan tres pesos. Después corren a la villa a comprar paco". 23 El 21 de octubre el congreso promulgó la ley 26.061, de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes; pero el año terminó con la misma falta de soluciones que los anteriores. En el año 2006, el periodismo comienza a hacer copy & paste de sus propias notas, ya que la situación permanecía idéntica; sin embargo, subrayaba cada vez más al paco como responsable, tesis que es compartida por todas las instituciones que, antes de que el paco existiera, sindicaban otros factores como responsables. "Tienen entre 12 y 16 años. Cada noche se paran en la esquina de Amancio Alcorta y Perito Moreno, en Pompeya, y esperan que aparezcan los clientes. Son unas diez chicas. Se las ve trepar a los camiones o a los autos que van y vienen de la provincia por el Puente Alsina. Cobran 5 pesos, ofrecen sexo y lo que ganan lo gastan casi en forma inmediata en la villa Zavaleta. Lo recaudado va directamente a los bolsillos de los "dealers" que les venden la peor calidad de pasta base de cocaína: el "paco"." 24 "– ¿Por qué comenzaron? –Para tener plata. Pero empezaron otras, a mí no me gustaba. – ¿Para qué usan la plata? –Nos metemos en Zavaleta a fumar." 25 "Eran hermanos, tíos, primos, una especie de clan, y como miembros gozaban de la protección mutua y de cierto orden y organización para sobrevivir. Juntos llegaron a los fumaderos de Zavaleta. “Se fueron quedando porque los mismos que les daban el paco les daban calor en invierno y a veces el desayuno”, cuenta Calcagno" (Florencia Calcagno, entonces Jefa del Programa contra la Explotación Sexual). 26

                                                             23  Declaraciones en el foro de padres del Colegio Marianista 26-11-06, recogidas por DyN.
24

 Clarín edición 17-4-06   Página 12 edición 29-5-06   Página 12 edición 29-5-06 

25

26

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"Todos los que conocen la problemática de las nenas de Pompeya coinciden en que no existe ni la leve sombra del proxenetismo en este drama: se trata de la salida a una mayúscula marginación, un efecto colateral del paco." 27 “Hace un año empezamos a darnos cuenta de que cuando íbamos ya no nos prestaban mucha atención. Estaban mirando si venían los clientes, preocupadas por otra cosa. Habían comenzado a prostituirse para consumir”, relata Miguel Sorbello, trabajador social y coordinador del Centro de Día de la Iglesia Nuestra Señora de Caacupé." 28 La Dirección de Niñez, en el "Programa de Atención Integral a Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Vulnerabilidad Social" contaba 62 operadores distribuidos por turnos y 8 móviles; su Coordinadora General -Carmen Salcedodijo que “estimamos que hay entre 1.400 y 1.500 chicos de los cuales tenemos el legajo de 730”, lo que significaba que escasamente se tenía contacto con la mitad de ellos; y el Programa contra la Explotación Sexual apenas contaba con la ridícula cifra de 6 operadores de calle para ocuparse de todo el problema. Aparentemente, no había presupuesto para estas cosas; Florencia Elgorriaga –del CDNNyA- decía que “uno solicita un presupuesto y después Hacienda pone un techo (...) la Legislatura lo puede cambiar pero en general se logra ampliar un poquito una partida para un fin específico, no es común que te den el doble”. El CDNNyA publicó un informe elaborado donde señalaba la inoperancia y complicidad de la policía y fiscales: “En esta zona circulan constantemente patrulleros y agentes policiales. Ellos presencian las situaciones de explotación, sin tomar algún tipo de medidas contra los clientes, teniendo conocimiento que este tipo de acción es un delito, quedando de esta manera en total impunidad. La misma policía que hace caso omiso a dicha situación, ejerce violencia física y verbal hacia los/as chicos/as estando en la calle y cuando son detenidos/as y llevados a la comisaría.” "Tenemos una fuerte discusión con los fiscales y la policía" –decía Naddeo, entonces presidenta del Consejo– "Les hemos dicho que tienen que detener a los clientes. Es cierto que a veces ellos mismos terminan siendo clientes." Pero tan increíble acusación aparentemente no pasó de los medios periodísticos, porque no se conocieron casos de policías o fiscales detenidos por tener sexo con menores. La fiscalía de Pompeya reconocía que había tratado de implementar "un sistema de vigilancias especiales" que no había tenido éxito alguno, y daba explicaciones de su inoperancia:
                                                            
27

 Página 12 edición 29-5-06   Página 12 edición 29-5-06 

28

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

“a pesar del esfuerzo no se ha logrado imputar a alguien. Pero la causa no termina, seguimos trabajando, no podemos adelantar medidas”, decía a Página/12 29 el fiscal Marcelo Munilla Lacasa, titular de la fiscalía de Pompeya. "– ¿Cuál es la dificultad? –Son varias. Las chicas son víctimas, y por ejemplo no quieren venir a declarar. Es parte de su vida, lo tienen asumido. Si vienen acá, se enteran en la villa y no pueden seguir trabajando en lo mismo. No es lo único que hacen. Hoy hacen eso, si luego resulta robar una cartera lo hacen, es decir son varias cosas que se van presentando. A las mismas asistentes sociales les cuesta ubicarlas. No hemos determinado que sean explotadas por personas. Por donde ocurre, es difícil implantar consignas policiales. –Pero todos coinciden en verlas subir a los autos. –Subirse a un auto no es ningún delito. Hay que determinar qué están haciendo. Dónde van. ¿Qué hacen adonde van? Es posible sólo si se los toma con cámaras. Hemos visto las patentes, pero eso no determina la comisión del delito. El Código Penal mucho no ayuda, las normas exigen que declare una víctima y no puedo obligarla a venir." Los operadores de la ciudad presentaron en la Fiscalía de Pompeya la fotografía de una chica mientras era abusada por un camionero. El resultado demostró a las niñas prostitutas lo poco que podían esperar de la justicia: ella pasó seis meses en un instituto de menores, mientras que el camionero estuvo tres días en la comisaría 32ª y luego fue liberado por... falta de pruebas. Mientras tanto, desde la legislatura, el diputado Rodrigo Herrera Bravo proponía la legalización de la prostitución (proyecto 1243) atento a que "es una actividad ligada con la propia naturaleza del hombre". En 2007, cuando el PRO se hizo cargo de la jefatura de la Ciudad de Buenos Aires, su postura frente a la situación, entre sorprendida e ingenua, fue tomada irónicamente por el periodismo: "DyN: Como si se tratara de un gran descubrimiento, el ministro de Desarrollo Social porteño, Esteban Bullrich, reconoció hoy que "la droga y el abuso sexual infantil" son problemáticas que el gobierno de Mauricio Macri buscará enfrentar. El funcionario arribó a esa conclusión luego de analizar los resultados del primer censo de niños en situación de calle. (...) manifestó que el primer estudio realizado en las calles de la ciudad indicó que "de casi 800 niños, unos 30 niños estaban
                                                            
29

 Página 12 edición 29-5-06 "Las explicaciones del Fiscal"

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

consumiendo drogas", y aunque sostuvo que "en este caso no lo encontramos, sabemos que hay casos de prostitución infantil". Mientras el ministro "no los encontraba", una enorme cantidad de vecinos de Pompeya y Parque Patricios se manifestaban frente a la iglesia de Pompeya reclamando por el fin de la prostitución infantil en sus barrios; y para que las encontrara, durante el año el gobierno porteño recibió 58 denuncias de explotación sexual comercial infantil donde el 61,7% de las víctimas aseguraba residir en la ciudad y el 34,5% afirmaba que fue explotada durante más de dos años. Por demás, en el CDNNyA estaban registradas 170 denuncias de explotación sexual de menores, 16 de las cuales se realizaron en los primeros tres meses del 2007; en la Oficina de Atención a las Víctimas de Delitos Sexuales en la ciudad constaban 177 denuncias; y la Unidad Fiscal para delitos contra la integridad sexual había detectado, entre 2002 y 2006, 46 casos de promoción de la prostitución infantil y unos 300 casos de corrupción de niños o adolescentes. Se prometieron campañas, "acciones ejemplares", mayor presupuesto y demás promesas. La situación permaneció exactamente igual. En el 2008, mientras el CDNNyA tomaba conocimiento de 42 casos más, funcionarios del gobierno porteño declaraban off the record "tener en la mira" a policías de la comisaría 32ª, por su inacción para acabar con la venta de paco y evitar la prostitución infantil; pero evidentemente solo se dedicaron a mirar porque nada ocurrió; de hecho, inconcebiblemente podía leerse este diálogo entre un periodista y un policía en el diario Perfil: "-Disculpe, oficial, estoy buscando a las chicas que se prostituyen para comprar paco. ¿En qué esquina trabajan exactamente? -Están por toda la zona, sobre todo por Amancio Alcorta, para el lado de la cancha de Huracán. Pero si quiere más información, pregunte en la comisaría." Para este año, la vergonzosa situación era indisimulable incluso a nivel internacional: en el informe 30 sobre trata de personas del Departamento de Estado de los Estados Unidos, la Argentina permanecía en la "categoría 2 de la lista de observación" por tercer año consecutivo, ya que "no ha demostrado haber aumentado los esfuerzos para combatir la trata de personas; particularmente en términos de proveer asistencia adecuada a las víctimas y reducir la complicidad oficial en este tema". La OIM (Organización Internacional de las Migraciones) y la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que, junto a Naciones Unidas,
                                                             30  Informe 2008 sobre Trata de Personas - Oficina para el Monitoreo y Lucha contra el Tráfico de Personas Departamento de Estado de los Estados Unidos.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

realizan informes de nuestro país, afirmaban que en las investigaciones judiciales aparecían implicados "en forma recurrente, funcionarios públicos y políticos". El gobierno porteño -como solución- declaraba que "está en preparación un estudio profundo sobre este tema". "Hay denuncias de los operadores del gobierno porteño y de los asistentes sociales que trabajan en el lugar desde la parroquia de la zona -la Caacupé-, a través de un centro de atención a los adictos al paco" -decía Clarín-."Esos informes hablan de exclusión y pobreza, de falta de futuro, pero también hablan de la policía, que debería ser aliada pero no lo es. "En vez de encargarse de la seguridad, los policías participan directa o indirectamente de la venta de mercancías ilegales y de la explotación sexual." "Las chicas se empiezan a prostituir a los once o doce años. Desesperadas por paco, van a la avenida Amancio Alcorta y encuentran a algún camionero que las levanta, se las lleva a dar una vuelta y les da cinco o, con suerte, diez pesos. Todo a la vista de la policía y a espaldas de la justicia. "Los varoncitos empiezan antes, a los ocho años, pero tienen otro circuito, los agarran los cirujas", cuenta Sorbello (entonces coordinador de programas de la Dirección de Niñez). Clarín estuvo recorriendo la zona Zabaleta durante cinco noches seguidas y en todas había chiquitas ofreciéndose sobre la avenida Amancio Alcorta, como muestran las imágenes publicadas hoy." "La prueba, la famosa prueba. Eso piden los fiscales y eso no pueden ofrecerles los operadores ni las víctimas. La única alternativa sería atrapar "in fraganti" a los "pitoduros" (apodo que dan las niñas prostitutas a sus clientes), pero para eso hace falta la policía. Guillermo Illanes, operador del Consejo de la Niñez, sabe que eso es demasiado difícil: "La policía se hace la boluda e interviene poco o nada". En el barrio se habla de que cobran un peaje a los camioneros para no molestarlos o que no hacen nada porque saben que la prostitución es un eslabón más de la cadena del paco. Hasta el fiscal de Pompeya admite haber hallado policías vinculados al comercio de drogas. Sorbello agrega otro elemento para explicar la inacción: "Yo vi a policías de la Brigada subiendo pibas a un auto". Y mientras nada cambiaba, a nivel nacional, se sancionaba la Ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas. Durante el año 2009, el CDNNyA informó que entre enero y abril de 2009 atendieron 28 denuncias de ESCI y el Programa de Fortalecimiento de Vínculos dependiente de la Dirección General de Niñez y Adolescencia -que tenía a su cargo el Programa de Explotación Sexual Comercial Infantil- informó que desde noviembre de 2008 hasta el mes de abril del año 2009, asistieron a un total de 73 niñas, niños y adolescentes en situación de explotación.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

Sorbello (entonces coordinador de la Unidad de Atención y Prevención de la Víctima de la Explotación Sexual Comercial Infantil) trabajaba en la habilitación de un refugio específico para dar hogar a niñas prostitutas-adictas. "No había nada de esto antes. Tras mucho andar, tenemos ahora dos camas asignadas en el Hospital Piñeiro para atender tratamientos de desintoxicación de estas víctimas. Por primera vez en la historia de la ciudad, el tema figura con asignación propia en el presupuesto 2009". La administración PRO, en una novísima idea, reclutó 10 prostitutas experimentadas para que ayuden al Ministerio de Desarrollo Social a combatir la explotación sexual en las calles. “La contratamos porque andan en zonas y horarios que nosotros no podríamos cubrir, entonces tenemos más llegada a más lugares y a más víctimas de la explotación sexual”, (..) la idea es que las meretrices oficien de nexo entre las chicas vulneradas y el Estado, siempre y cuando el delito tenga lugar en las calles, porque el Gobierno sólo puede operar en la vía pública: “No podemos actuar en departamentos privados ni prostíbulos, pero sí esperar a que salgan las víctimas y asistirlas”; el plan oficial era duplicar la cantidad de prostitutas contratadas en los siguientes meses. “Hasta hace poco el Gobierno no tenía ningún programa específico para combatir la prostitución infantil, vemos con buenos ojos que se empiecen a preocupar y es bueno que las meretrices colaboren con el Estado”, indicó Facundo Di Filippo, legislador porteño por el ARI. “Ese es un problema que siempre existió, pero hoy hay más explotación infantil porque aumenta el consumo de drogas y con él la prostitución: una adicta que va a una rave y practica sexo oral por una pastilla de éxtasis”, ilustró." 31 En el año 2010, la sociedad pudo escandalizarse de lo que ella misma había olvidado cuando los diarios relataban el caso de las niñas prostitutas de Pompeya casi con las mismas exactas palabras que años anteriores: "Tienen entre 12 y 16 años. Cada noche se paran en la esquina de Amancio Alcorta y Perito Moreno, en Pompeya, y esperan que aparezcan los clientes. Son unas diez chicas. Se las ve trepar a los camiones o a los autos que van y vienen de la provincia por el Puente Alsina." La Asesoría General Tutelar había publicado su descarnado informe, "Explotación Sexual Comercial Infantil, Generación de datos sobre un delito oculto (Investigación de la ESCI en su modalidad de Situación de Calle en el barrio de Pompeya de Ciudad de Buenos Aires", donde desnudaba la cruda realidad de estos
                                                            
31

 Diario Perfil, 23 de mayo de 2009 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

pobres infantes prostituidos. He aquí algunas consideraciones y extractos del mismo: Comienza el informe refiriéndose a los frustrados intentos de la AGT de entrevistarse con los actores de las instituciones intervinientes en la cuestión, encontrando un comportamiento inexplicablemente evasivo: " Los organismos gubernamentales se mostraron muy reticentes para acceder a la entrevista." (...) En cuanto al Programa que depende de la Dirección de Niñez y Adolescencia de GCBA, "al momento que la entrevistadora comienza a tomar la entrevista y le entrega al representante la nota formal de la AGT en donde se explicaba los motivos de esta investigación y se solicita la colaboración, él decidió consultar primero con su superior quien le indicó que no continuara con la entrevista y que en todo caso la contestaban oportunamente por escrito.". El Programa que depende del CDNNyA "explicó que por un lado debía consultar con la presidencia del organismo y por otro esperar hasta el mes de febrero que el área de estadísticas cuente con datos precisos que él no tenía en su cabeza y no podría responder con fluidez. La nota a la presidencia del organismo fue entregada y no se obtuvo respuesta.". Los Programas dependientes de la Nación (SENNAF) "manifestaron telefónicamente que no accederían a responder". Las entrevistas a las Comisarías 32ª y 34ª fueron solicitadas por teléfono y "en ambos casos respondieron que debía solicitarse por nota a la Jefatura de Policía. Esto está hecho y la respuesta obtenida fue negativa.". La fiscalía de Pompeya no le permitió el acceso a los expedientes judiciales. Más adelante, la AGT 32 desnuda la inoperancia fáctica de los efectores, el error/excusa de culpar al paco, la inconcebible inacción de todos los actores respecto a la justicia y la sorprendente invisibilidad del perverso: "Los organismos gubernamentales no pueden dar cuenta de una modalidad de intervención dado que no toman contacto con este tipo de problemática." "Más allá de la existencia de un Protocolo de intervención para casos de ESCI, según surge del relato de la Defensoría Zonal, carece de operatividad a la hora de intervenir sobre estas situaciones, desnudando una ausencia total de articulación entre los diferentes efectores, tanto del Estado como de la Sociedad Civil, conduciendo a dicho instrumento a una vía muerta" "se destaca que todas las ONG's han tomado intervención directa en casos de ESCI a diferencia de los organismos estatales que en ningún caso han intervenido, manifestando que no es una problemática que les llega a su lugar de trabajo (Centro de Salud, Casa del Adolescente y Defensoría Zonal)."
                                                            
32

 “Explotación Sexual Comercial Infantil – Generación de datos sobre un delito oculto” - Asesoría General

Tutelar. 

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"En ningún caso la intervención se hizo específicamente por la situación de ESCI, sino que la problemática se vio como cuestión subsidiaria a otra realidad: el consumo de paco. Se observa que no está en los objetivos de estas organizaciones abordar particularmente el tema de ESCI, sino que trabajan específicamente situación de calle y consumo de pasta base de cocaína." "Son las ONG’s las que tienen intervención directa, y por eso, solo ellas las que pueden dar cuenta de cómo toman contacto con niñas, niños y adolescentes víctimas de ESCI. Es así como refieren el origen de la problemática en el abuso intrafamiliar, y es desde allí que las chicas se ven obligadas a dejar sus casas y terminan prostituyéndose; sumando al cuadro, las adicciones y la situación de calle." "La ESCI aparece, en estos últimos casos, como un daño colateral y subsidiario del consumo de Paco de estos adolescentes y nunca como el origen del mismo" "la detección de casos siempre surge a partir de otras consultas, nunca la ESCI es el tema primario. Se puede suponer entonces que la ESCI no está en la agenda de ninguna organización, ya sea gubernamental como no gubernamental. De esto se puede desprender que no tienen conocimiento teórico de la problemática y que desconocen cómo intervenir, por lo que lo hacen como pueden y siempre en relación a la cuestión que calificaron como objetivo primario de sus intervenciones, que como se señala anteriormente es: consumo, situación de calle y abuso sexual intrafamiliar. Todo esto está dando cuenta de una gran improvisación a la hora de diseñar las formas de intervención, como de producirlas efectivamente." "La ausencia de una mirada compleja lleva a reducir las razones a una fetichización de la adicción al consumo de pasta base. En este punto, el pensamiento opera buscando una válvula de escape ante la ausencia de razones fundadas" "Una de las respuestas sintetiza la consideración que en general tienen los entrevistados respecto de la ESCI: es una estrategia de consumo; “el pibe varón roba, ellas se prostituyen” "se le solicitó a los entrevistados que otorguen un valor respecto del nivel de gravedad que consideran que tiene la problemática en Pompeya y todos ellos consideran que la máxima gravedad la tiene el consumo de Paco y lo asocian directamente con la problemática de ESCI. Esto da cuenta de la mirada limitada a la que se hacía referencia anteriormente (Paco – ESCI) si nos atenemos a la realidad empíricamente comprobada de existencia de ESCI en ausencia del consumo de Paco."

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

"ni las ONG's ni los organismos gubernamentales han denunciado casos de ESCI a ningún organismo judicial." "Sólo las ONG's trabajan el problema, pero siempre como secundaria a otra problemática. De esta forma, las cuestiones particulares de la ESCI, como ser el alto grado de complejidad, los diferentes actores que intervienen (cliente, reclutador, proxeneta), así como el carácter delictivo, parece diluido y comprendido sólo en base al consumo de paco. De ser así, el delito de ESCI sucedería solo en presencia de niñas, niños y adolescentes que consumen pasta base, cuestión que también deja en un lugar de responsabilidad a las víctimas de este delito. Lo que se quiere señalar es que la lectura absorbida por la cuestión del consumo, deja por fuera figuras claves en la ESCI como el cliente, consumidor de cuerpos infantiles que, particularmente en este barrio, se presentan de modo devastado por los padeceres cotidianos" "No se observa una definición clara de la problemática, con estrategias compartidas entre varios actores (cuestión fundamental para abordar el problema, dada su complejidad), ni manifestación de necesidad de conocimiento y capacitación sobre una realidad que se les presenta como dramáticamente cotidiana. Por el contrario, aparece como una cuestión secundaria a un problema que consideran prioritario: el consumo. Como se señala oportunamente, el consumo queda sólo del lado de los niños, niñas y adolescentes dejando de lado y perdiendo de vista a las figuras adultas que son el exponente del consumo delictivo: los clientes." Mariano Skliar -del Espacio de Niñez de ATE Capital- expresó al periodismo: “Es obvio que los sectores estatales que tenemos que hacernos cargo de las niñas y niños más humildes, estemos desbordados, porque aparte hay vaciamiento de los programas, tanto a nivel presupuestario como a nivel de política pública.” (...) “A nivel de la Dirección de Niñez, contrariamente a lo que plantea la Constitución, el porcentaje de dinero al programa de fortalecimiento de vínculos - familiar y comunitario- el presupuesto es de 6%. En cambio, el 42% está destinado al Programa de Emergencia, esto es, cuando los pibes ya están con la adicción… Todo lo que es Promoción y Educación está vaciado, se van achicando los programas. De ese 42% total, el 64% es directamente transferido al sector privado”. (...) “Una Defensoría del Derecho de los Niños que depende del Concejo de derecho, tiene 3 o 4 profesionales - una abogada, algún trabajador social y dos operadores sociales- están trabajando con 500 casos. Entonces es imposible hacer el seguimiento. La Dirección de Niñez, que somos nosotros, casi el 35% del presupuesto total va a hogares terciarizados”. "En general, el trabajo de los hogares terciarizados no es mejor de que el que pudiera brindar el Estado. Pero el que delinea la política de Estado de los menores institucionalizados es el sector privado, a través de las ONG's y el presupuesto que

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

se les asigna. Lo alarmante es que hay muchas de esas ONG's que son de funcionarios o familiares de funcionarios del macrismo." Las notas periodísticas destacando estos hechos y las revelaciones de los declarantes solo cosecharon amenazas. Fueron intimidados vecinos y miembros de la iglesia católica de la villa 21-24. "A punta de pistola un oficial de civil los amenazó de muerte, y la brigada realizó varios seguimientos a los denunciantes." (...) "El punto culminante fue el allanamiento del grupo GEOF a una capilla ubicada dentro de la villa, en busca de armas que, obviamente, nunca fueron halladas en el santuario religioso. En ese momento, el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, se comunicó con el ministro del Interior, Aníbal Fernández y las intimidaciones finalizaron. Pero, desde entonces, nadie se anima a denunciar en la Justicia ni ante los medios de comunicación la explotación sexual de los menores que ocurre a plena luz del día" La Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra la Integridad Sexual y Prostitución Infantil (UFI-Integridad Sexual), que depende del procurador general de la Nación, Esteban Righi, prácticamente no figura en la investigación; algo insólito teniendo en cuenta sus funciones. En una Reunión de Trabajo referida a esta temática, realizada en el EMEM Nº 4 de Nueva Pompeya el 25 de agosto, varios diputados y miembros de varias organizaciones gubernamentales y civiles describieron una larga lista de problemas que explican las dificultades para resolver la situación; fueron reiteradas por varios organismos o se destacaron: Referidas al Gobierno de la Ciudad y los efectores gubernamentales: No hay campañas de prevención ni información, no hay políticas públicas de acompañamiento ni con efectores propios; las respuestas del Gobierno son muy pocas y muy lentas. En los efectores hay carencias de lugar físico adecuado para el trabajo y/o ausencia de un circuito de trabajo formal; precariedad laboral y bajos sueldos. Existe una falta de articulación entre comunidad y organismos gubernamentales y entre estos últimos entre si; existen articulaciones de hecho pero no establecidas por protocolo. Respecto a la policía y la justicia: Todos hablan de indisimulada connivencia policial, la fiscalía dice que no ha podido demostrarlo. Los casos judiciales es muy difícil que avancen. La fiscalía dice que se dificulta consolidar las pruebas para armar la causa, y que necesitan que los chicos y chicas

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

comparezcan para tomarle declaración, con todos los requisitos que solicita la ley (otras instituciones no coinciden en esta necesidad y creen que las denuncias deberían tener identidad reservada). La fiscalía también asegura que no ha podido probar el regenteo de prostitución por adultos o adultas. El CDNNyA -a través de la Dirección de Servicios de Protección Especial- es el encargado de ejecutar El Programa Contra Toda Forma de Explotación, quien debería ocuparse puntualmente de resolver este problema; en respuesta a los cuestionamientos recibidos en la reunión de trabajo, el CDNNyA contestó con un documento donde todos los verbos son en tiempo futuro y extractos de legislación; un documento donde se describe todo lo que se hará pero nada de lo hecho. Ni cifras sobre resultados o fracasos, ni explicación a ninguna de las dos cosas.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

Conclusiones Queda claro que, de manera absolutamente indisimulable, la persistencia de un siglo y medio de prostitución infantil en la Ciudad de Buenos Aires es responsabilidad directa de sus autoridades; servidores y funcionarios públicos que incumplen con sus deberes, técnicos y dirigentes políticos que no hacen otra cosa que proponer "estudios", crear estériles comités y acumular docenas de agencias y oficinas igualmente inútiles, mientras se señalan entre sí, acusándose mutuamente de una inacción de la que todos participan por igual. La perversidad de los adultos y la corrupción policial, principales responsables del drama, permanecen arteramente invisibilizadas. Como podemos observar, el paco tiene muy poco que ver en esto. Como bien señala la Asesoría General Tutelar, se fetichiza al paco como responsable para exculpar la inacción y -en tanto se atropellan frente a las cámaras de televisión a "denunciar"- nadie se presenta a la justicia. No se hacen campañas de prevención, no se crean circuitos de contención, no se otorga presupuesto, no hay ayuda real para las pobres niñas; nadie tiene la culpa, nadie va preso. Ayer la culpa era del alcohol, hoy es del paco y mañana será de quien sabe qué cosa; pero lamentablemente, a este paso, nunca será de los verdaderos responsables; mientras tanto, el drama de la prostitución infantil crece preocupantemente con las complicidades mencionadas y ante la mirada equívoca y desinteresada de gran parte de la sociedad.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

Bibliografía Utilizada:

Casas de prostitución en Buenos Aires - León Benarós. Apuntes para una historia de la prostitución en Buenos Aires en el período 19201940 - Liliana Mabel Martiello. Apuntes para una geografía de la prostitución en Buenos Aires 1904-1936 Horacio Caride Bartrons. La prostitución infantil en ascenso - Elena Luz González Bazán. Las niñas de la calle en América Latina, la explotación sexual y sus consecuencias Ana Salvadó. La prostitución: enfoque psiquiátrico, sexológico y médico-legal - Juan Carlos Romi. Declaración y Programa de Acción - Primer Congreso Mundial contra la Explotación Sexual - Comercial de los Niños. La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes 1999 - Silvia Chejter, UNICEF Informa anual 2009 - UNICEF Campaña contra la Prostitución Infantil 2000 - Save the Children. La Explotación Sexual de Niños, Niñas y Adolescentes en América Latina 2003 Instituto Interamericano del Niño. La explotación sexual comercial de niños y adolescentes 2007 - OIT. Informe tráfico de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual 2004 - Servicio Nacional De Menores de Chile ESCI en Centroamérica - ECPAT Internacional. Circuitos de Protección de Derechos en la CABA, evaluación y perspectiva" - Maria Elena Naddeo.

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

La situación actual de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Aportes para la discusión de las políticas públicas - María Elena Naddeo. ¡Con ellos NO! - Maria Elena Naddeo. Censo de Chicos en las calles de Buenos Aires 2007 - Gobierno CABA. Explotación Sexual Comercial Infantil, Generación de datos sobre un delito oculto Asesoría General Tutelar. Los que no tienen voz - Centro de Estudios para el Fortalecimiento Institucional Aspectos cualitativos del consumo de Pasta Base de Cocaína / Paco - Observatorio Argentino de Drogas. Estudio nacional sobre consumo de sustancias psicoactivas y su relación con la comisión de delitos en población privada de libertad 2009 - Observatorio Argentino de Drogas - SEDRONAR. Programa Contra Toda Forma De Explotación - CDNNyA. Documentos de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud Legislatura CABA. Notas de diarios La Nación, Pagina 12, Clarín, Infobae, Perfil, Noticias Urbanas, Tiempo Argentino, Gacetillas del Portal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires - entre los períodos 1995 - 2010. CEDOM

USPPA Uniidad de Seguimiento de Politicas Públicas en Adicciones

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->