Está en la página 1de 4
Alumnos: Aquino Abanto, Antonio T. Briones León, Franz M. Cuenca Torrel, Jhener P. Gonzáles Manrique, Toni M. Sánchez Pérez, Christian P. Sifuentes Silva, Hugo C. Docente: Abg. Tantaleán Odar, Reynaldo Curso: Argumentación Jurídica Ciclo: IX FALACIAS EN RESOLUCIONES JUDICIALES 1. FALACIA AD VERICUNDIAM (Apelación a la autoridad) Concepto: Razonamiento o discurso en la que se defiende una conclusión u opinión no aportando razones sino apelando a alguna autoridad, a la mayoría o a alguna costumbre. No se debe descartar que también pueda ser legítimo recurrir a alguna autoridad, pero esta no debe entenderse como una garantía argumentativa. Caso Real: Arístides Rabanal Huamán, demanda reivindicación en proceso abreviado, a Jorge Eduardo Huamán Ruiz, Ángela Leonila Vizconde Rojas, Ricardina Doris Huamán Ruiz Copropietarios del bien materia de litis. Siendo los hechos los siguientes: Amado Napoleón Huamán Ruiz otorga poder especial a su hermana Socorro Huamán para que represente en los juicios sobrevinientes. Jorge Eduardo Huamán Ruiz sustenta que existe nulidad del acto jurídico de repartición extrajudicial de un bien inmueble, basándose en la falta de manifestación de voluntad de uno de los copropietarios que no asistió a dicha repartición. Dicho acto fue convalidado con un documento presentado por Arístides Rabanal en la cual Napoleón Huamán no asistió, pero otorgo poder a su hermana, con lo cual el acto seguiría surtiendo efectos. “Que al respecto debe precisarse que conforme lo ha señalado Giovani Priori Posada a folios seiscientos setenta y siete del tomo I del Código Civil comentado por los cien mejores especialistas editado por Gaceta Jurídica, no existe razón, en el supuesto que el poder haya sido otorgado para que el representante realice en nombre de aquél un acto especifico, para establecer que en todos los casos dicho poder sea irrevocable, pues existirán casos como en el presente, en los cuales el negocio objeto del poder sea de interés del representado en cuyo caso no existe razón para decir que en este supuesto no pueda revocarse el poder, de lo que se infiere que no necesariamente el poder otorgado para la realización de un acto especifico sea irrevocable, consecuentemente no se puede concluir que la vigencia del poder señalado en el considerando precedente sea de un año, sino que es de aplicación lo estipulado en el artículo 149 del Codigo Civil”. (Fuente: Exp. 2001-0620-0-0601-JR-CI-01 // Sentencia Nº 176-03-SEC: Resolución Nº 22 // Cajamarca) Explicación: El juez de segunda instancia incurre en su argumentación en serios y deficientes recursos para confirmar la sentencia de primera instancia. No sólo por la escasa motivación sino que además para resolver la controversia “del tiempo que rige para el uso de poder especial”, cuya duración es de un año, utiliza la “opinión” de un renombrado jurista, de modo tal que confirma la sentencia de primera instancia. La referida cita versa de considerando tercero (cita líneas arriba indicada). De esta manera se constituye la falacia, pues el Juez apela a la opinión de alguna autoridad en el derecho, utilizando su obra escrita y popularidad jurídica, sin aportar mayor razón o motivación. Carece entonces de justificación dicha sentencia de confirmación en segunda instancia. 1 2. PROTÓN PSEUDOS Concepto: Esta falacia se presenta cuando entre las premisas utilizadas, al menos una no es verdadera, y se pretende pasar la conclusión como cierta. Caso Real: Alejandro cachi *** *** demanda Nulidad de Acto Jurídico contra Pablo Enrique y otra. ***. (…) Que dicho contrato se encuentra incurso en los incisos cuatro y ocho del artículo doscientos diecinueve del Código Civil adoleciendo de a) Fin ilícito, ya que la venta de cosa ajena es un delito denominado estelionato y por lo tanto constituye un acto ilícito; b) Objeto jurídicamente imposible, por cuanto no es posible disponer de un derecho que no se tiene (…) (Fuente: Exp. 2003-57-c //: Resolución Nº 45 // Consideración Cuarta) Explicación: En el caso en mención el operador jurisdiccional al fundamentar su decisión hace uso de una premisa falsa (que la venta de cosa ajena es un delito denominado estelionato y por lo tanto constituye un acto ilícito), como se observa el juez considera como delito a la venta de bien ajeno, olvidando de esta manera que nuestro ordenamiento jurídico no proscribe la venta de bien ajeno en todos sus extremos, sino que por el contrario si los permite en ciertos casos tal como lo establece el Código Civil en su Art. 1537. 3. FALTA DE PREMISAS, PRECIPITACIÓN POR LA CONCLUSIÓN O SALTUS IN CONCLUDENDO Concepto: Es aquella que contraviene la completitud, y se produce cuando se quiere demostrar una conclusión sobre premisas impertinentes o sobre premisas innecesarias. Caso concreto: “Dado cuenta con el oficio que antecede; AGRÉGUESE a los autos, y de conformidad con el art. 377° del código procesal civil DESE cuenta para resolver lo correspondiente AVOCANDOSE al conocimiento de la presente causa al señor Zavalaga Vargas por disposición superior. Notificándose.” (Fuente: Exp. Nro. 00377-2009-89-601-JR-CI-01. Sala Civil Especializada de Cajamarca. Resolución N° UNO- Cajamarca 16 de julio de 2010) Explicación: Encontramos aquí la falacia cuando en la redacción plantea “dado cuenta con el oficio que antecede”, pues es una premisa de la cual no se tiene conocimiento o se desconoce del contenido del oficio y la finalidad que tuvo para ser agregado a autos, mas si establece que se dé cuenta para resolver. Completamos la explicación con algo similar a lo mencionado por la misma sala en el mismo expediente, en su resolución Nro. Nueve del 30 de mayo de 2011: “Dado cuenta con el escrito que antecede”. No se sabe que escrito es y su contenido menos. 4. FALSA GENERALIZACIÓN O COMPOSICIÓN DISTRIBUTIVA Concepto: Esta falacia se da cuando se atribuye a toda la clase las propiedades de algunos de los individuos, es decir, se realiza un razonamiento inductivo erróneo, un tipo de razonamiento en donde se obtienen conclusiones tan sólo probables. Caso Real: Julia Rosa *** *** demanda indemnización por daños y perjuicios derivados de responsabilidad extracontractual contra Manuel Jorge *** *** y Julio Alberto *** ***. 2 La actora solicita el monto de S/. 80000.00, manifestando que los demandados con fecha 30 de enero de 2004 atropellaron a su esposo Alberto *** *** (59 años), accidente que le produjo la muerte. (…)Asimismo, se valora el hecho de notorio conocimiento que la esperanza de vida en nuestro país para los varones es de 68 años de edad; lo que significa que si el esposo de la actora no hubiera fallecido en el accidente es probable que haya seguido con vida unos nueve años más; de tal modo que si sus ingresos mensuales en promedio han sido de S/. 550.00 (quinientos cincuenta nuevos soles), al año ha debido percibir S/. 6000.00 (seis mil nuevos soles), y esta suma multiplicada por los nueve años dejados de vivir nos da la cantidad de S/. 59400.00 cincuenta y nueve mil cuatrocientos nuevos soles, que es la suma dejada de percibir por nueve años de trabajo (…). (Fuente: Exp. 2004-0455 // Sentencia Nº 069-2008: Resolución Nº 26 // Consideración Cuarta) Explicación: En el caso indicado el operador jurisdiccional para la determinación del daño patrimonial, exactamente lo referido al lucro cesante, toma como criterio el promedio de vida de la población peruana el cual es 68 años de edad. Así, el operador judicial se basa en que el agraviado al tener 59 años de edad sólo habría podido haber vivido 9 años más. Al tomar este criterio –el de promedio o esperanza de vida–, se está atribuyendo a toda la población peruana un límite de 68 años para vivir, es decir, debido a que varios fallecen a esa edad, se les atribuye a toda la población dicho límite (68 años). Entonces al aplicar dicho criterio al caso en concreto, el operador recae en la falacia de falsa generalización. 5. AD BACULUM (APELACIÓN AL BASTÓN) Concepto: Falacia en la que se recurre a la amenaza, se utiliza la fuerza o el miedo, en vez de conceder razones adecuadas para establecer una posición. Caso concreto: “… por tanto debe efectivizarse el apercibimiento decretado en la resolución cinco, es decir una multa progresiva y compulsiva de la demanda, sin perjuicio de remitirse las copias al Ministerio Publico” (Fuente: Exp. Nro. 00597-2008-92-601-JR-CI-03. Tercer Juzgado Cajamarca. Resolución N° 7- CAJAMARCA 23 de julio de 2008) Civil de Explicación: Aquí se está amenazando tanto al utilizar el contenido de la resolución como de hacer uso de la acción penal frente al ministerio público. 6. ERROR MATERIAL (Hamartía) Concepto: Son errores tipográficos sin intencionalidad por parte del autor. Caso concreto: SEGUNDO: Sancionar a Taxi El Sol con una multa de 0,5 (50%) de la Unidad Impositiva Tributaria que será rebajada en 25% si consiente la presente Resolución y procede a cancelarla en un plazo no mayor a cinco (5) días hábiles contados a partir del día siguiente de recibida la notificación, conforme a lo establecido en último párrafo del artículo 41 de la Ley del Sistema de Protección al Consumidor y en el artículo 37 del Decreto Legislativo 807, Ley Sobre Facultades, Normas y Organización del INDECOPI . 3 (Fuente: Expediente 0003-2010-ILCC/CPC-INDECOPI-CAJ // Resolución 01632010/INDECOPI-CAJ) Explicación: La falacia de error material en el caso presentado se hace ver en la cita líneas arriba, cuando la comisión de INDECOPI señala que sancionará a la empresa Taxi El Sol –sin añadir nada más– siendo lo correcto: Taxi El Sol S.R.L. Cabe señalar que este error material es subsanado Resolución 0216-2010/INDECOPI-CAJ: Enmendar de oficio el error material incurrido en la Resolución 0163-2010/INDECOPI-CAJ del 27 de setiembre de 2010, en relación a la denominación del denunciado, entendiéndose como tal a la empresa Taxi El Sol S.R.L. 7. FALACIA AD IGNORANTIAM (Apelación a la Ignorancia) Concepto: Razonamiento en el cual se pretende demostrar la falsedad o verdad de una proposición por el hecho de no poderse probar lo contrario. Caso concreto: Florinda Leticia Terán, interpone acción de desalojo por ocupación precaria, la que la dirige en contra de rosa María Alvarado, y Tomasa Arévalo Gonzales, a fin de que desocupen el predio, restituyéndole a ella la posesión del referido bien. Los demandados demuestran al contestar la demanda que tiene un contrato de compra venta de los bienes que ocupan, con lo arguyen tener derecho de propiedad. En este proceso no se podría hablar de desalojo por ocupación precaria ya que ambos demandante y demandados tiene un titulo de un mismo bien, recordemos que la ocupación precaria se da en los siguientes supuestos según el artículo 911 del código civil, cuando se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía había fenecido, vale decir que en la acción de desalojo por ocupación precaria se presentan una colisión de títulos entre el propietario no poseedor y el poseedor no propietario donde la ley protege al primero. Entonces los que el juez pone un hincapié en este proceso al decir que es distinto la posesión precaria (art. 911) y la posesión ilegitima (art. 906), de modo que esta ultima requiere de un titulo que adolece de un vicio, de forma o de fondo, que conlleve la nulidad o anulabilidad. Declarando el juez en este caso, infundada la demanda y dejando libre el derecho para que sea hecho valido en la vía correspondiente (nulidad del título y la reivindicación del bien). “Que sin embargo existe numerosa jurisprudencia según la cual la tacha de documentos debe estar referida a los defectos formales de los documentos presentados y no a la nulidad o falsedad de los actos contenidos en los mismos, cuya nulidad se debe hacer valer en la vía de acción y teniendo en cuenta el sustento del remedio presentado no esa referido alguno de estos presupuestos de la norma por lo tanto debe desestimarse la tacha formulada”. (Fuente: Exp. Nº 2005-060-06-0101-JX01C. // Sentencia (24/05/2006): Resolución Nº8) Explicación de la falacia: El juez en el presente caso resuelto en primera instancia, comete un deficiente argumento en el dictamen de la sentencia, al intentar poner en claro el tema referido a la tacha de documento la cual según el juez debería darse basándose en los defectos formales de los documentos y no a la nulidad o falsedad de los actos contenidos en los mismos. De esta manera se constituye la falacia ya que el juez menciona varias jurisprudencias con la cual sustenta su considerando pero en ningún momento las menciona o las cita para poder demostrar con ello la verdad de su juicio. Con lo deficientemente sustenta su sentencia en primera instancia. 4