P. 1
FORMACIÓN HUMANA

FORMACIÓN HUMANA

|Views: 1.158|Likes:
Publicado porastrozweigjc

More info:

Published by: astrozweigjc on Jul 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/05/2013

pdf

text

original

FORMACIÓN HUMANA

La formación humana se relaciona con el desarrollo de actitudes y valores que impactan en el crecimiento personal y social del individuo. De esta manera, un sujeto formado desde la dimensión humana, actúa con esquemas valorales, coherentes, propositivos y propios. Es un ser que reconoce su papel en la sociedad, en la institución para la que trabaja y en la familia; que quiere su cuerpo, sus espacios concretos de acción y comprende la diversidad cultural en la que está inmerso; es en consecuencia un sujeto en crecimiento.

¿Qué importancia tiene la formación humana?
¿Qué es el carácter?, ¿Por qué es importante la formación humana? El P. Antonio Rivero nos ofrece una interesante cátedra sobre el tema. Formación humana I. Importancia: "Pero la formación humana no sólo redunda en bien del formando sino que también influirá profundamente en su futuro ministerio. Su madurez humana, su equilibrio psicológico, la firmeza de su voluntad, etc. coincidirán notablemente, para bien o para mal, la eficacia de su apostolado. El modo de pensar del sacerdote, su actuación, su presentación personal, su trato, su manera de expresarse... en una palabra su configuración humana y social abre o cierra las puertas del diálogo, la confianza, de la amistad. Muchos se acercarán o se alejarán del sacerdote atraídos o repelidos por la impresión que su personalidad les cause. No es pues algo indiferente, no es un añadido, un detalle bonito" (Formación integral del Sacerdote católico, P. Marcial Maciel, p. 143).
¿Qué importancia tiene la formación humana?

1. Pieza clave en el edificio de la personalidad: el hombre vale lo que vale su voluntad. 2. Ella imprime el rumbo de nuestra vida FORMACION DE LA VOLUNTAD 1. Cómo: a. Ejercitarla en querer el bien: deberes, reglamento, normas, principios, indicaciones de los superiores, fidelidad a la propia conciencia. b. Polarizarla hacia el amor: querer libremente cuando se ama resulta fácil, casi necesario. c. Saber que elegir es renunciar: a lo malo y a otros bienes menos buenos o distintos del bien que yo quiero lograr: capricho-voluntad de Dios, planes personales-obediencia cansancio-dominio, pesimismo-optimismo, sentimientos-serenidad

2. Dónde: . Fidelidad a los propósitos, resoluciones, deberes . Terminar lo iniciado . Atención a los detalles . Previsión y método . Determinación: ahora, no luego . Exigirse lo costoso: orden, puntualidad, caridad, reflexión, vida de equipo. . Esfuerzo en el aprovechamiento del tiempo . Dedicación al estudio, trabajo, oración . Vivencia de la caridad universal y delicada . Reflexión, actuación, recogimiento . Vida de equipo FORMACION DE LA VOLUNTAD Ejemplos 1. Dr. Vallejo-Nágera: psiquiatra, pintor, novelista, historiador, conferencista de fama mundial. 2. Nunca capitular ante las dificultades: la condecoración de la cruz de hierro: "Quien lleva en el pecho esta cruz, jamás capitula". El cristiano lleva en su alma por el bautismo la señal de la cruz de Cristo. 3. Voluntad fuerte y voluntad débil: ¿torre de castillo o veleta? 4. Dominio personal: a. la venganza del filósofo Crates ante el pintor Nicódromo: "La hinchazón de la cara es obra de Nicódromo". b. El indio adolescente: para ser hombre debe practicar el dominio personal: le dan arco y flechas y le sitúan durante dos semanas en un lugar donde hay mucha caza, pero debe permanecer en ayunas y sin tocar ningún animal. c. El racimo de uvas de los ermitaños: todo se niegan y piensan en el otro, el racimo vuelve al H. Macario. d. David y el agua de la cisterna de Belén traída por tres soldados valien¬tes que tienen que cruzar las filas de los filisteos: derrama el agua que tanto deseaba, como ofrenda a Dios. 5. Estamos hechos para volar: la cometa colgada en los cables de la luz 6. Fidelidad a los principios: historia de Daniel y Nabucodonosor 7. El monje domador:

. domar los dos halcones: los ojos . amansar dos gavilanes: las manos . aprisionar dos ciervos: las piernas . vencer un gusano: la lengua . domesticar un oso: el corazón . cuidar un enfermo: el cuerpo 8. Amansar el oso: anécdota de san Columbamo, su burro y el oso que lo mata: al final el oso asesino termina amansado por el santo. 9. Trabajar y luchar: El mundo pertenece a Dios, pero lo alquila a los valientes" (proverbio musulmán). 10. Remover los obstáculos: Napoleón: ¡Fuera los Alpes!: trazó el camino del simplón en un lugar que antes era inaccesible. 11. Valentía: los trece de la fama: "Al norte de esta línea encontraréis una vida cómoda, sin peligros, pero también de pobreza y un destino oscuro; al sur os esperan esfuerzos duros, combates arduos y penuria; pero si triunfa¬mos, la riqueza, el poder y la gloria. Escoged, pues ahora". 12. Trabajo: El "santo y seña" de Septimio Severo enfermo: laboremus. 13. Dedicación: la abeja y el abejorro 14. Lo fácil y lo difícil: el caracol y la liebre: la liebre se fía de su facilidad para hacer las cosas. Resultado: gana el caracol por su constancia. 15. El esfuerzo y la constancia: . Stephenson, inventor de la locomotora: después de trabajar doce horas dia¬rias roba tiempo al sueño para aprender a leer y escribir. Trabajó 15 años perfeccionando su locomotora. . Robert Peel, parlamentario inglés, se sabía de memoria los argumentos de sus adversarios políticos, a fuerza de aprenderse de memoria los sermones de los predicadores. . Tiziano: cuadro de la última cena: le costó 7 años de día y de noche. 15. Ejercitarse: a. el gallo del pintor japonés: lo hizo en 15 minutos delante del que se lo encargó, pero después de ejercitarse durante tres años. b. Liszt: "Si no hago ejercicio un día lo noto yo; si no hago ejercicio tres días, lo nota el público". 16. La importancia de las pequeñeces: a. Gulliver atado con los pequeños hilos de los liliputienses. b. El cerrojo de una granja estropeado: cuando se escapa un cerdo, el jardinero se rompe el

pie, a la lavandera se le quema la ropa al pastor se le rompe la pierna c. El cabello de Absalón: por culpa de él perdió la batalla y... la vida d. Miguel Angel: Las pequeñeces hacen lo perfecto y la perfección no es pe¬queñez". 17. M. Curie: A. La propia educación es deber de toda persona B. La propia educación se basa en el cumplimiento delicado de las propias responsabilidades. . Estudia sociología y física por la noche, pues de día trabaja . 17 años: ayuda a su hermana mayor, pues se han quedado sin madre . Se traslada a Varsovia y manda la mitad del sueldo a su hermana para sosterner al resto de la familia. . Se traslada a un lugar retirado de la provincia para ahorrar más y tener más dinero para costear sus estudios. Vive alejada de toda la familia. Dedica su escaso tiempo libre a enseñar a niños ignorantes. . París: adquiere brillantemente las licenciaturas de física y química. No domina suficientemente el francés y es muy pobre. . Sigue pasando estrecheces: no puede permitirse diversiones, vida social. Vive en silencio y recogimiento. . Se casa con Pedro Curie: sigue estudiando, investigando sobre un nuevo elemento químico que emite radiaciones y además siendo buena espo¬sa y madre. . 1898: anuncian al mundo la probable existencia de un nuevo elemento químico. . 1902: obtiene un decigramo de rádium puro. Ha vivido sólo polarizada por la misión: casi sin comer, sind dormir. . Cuando ya es famosa por haber recibido el premio Nóbel no pierde ni su humildad ni su espíritu de trabajo. . 1906 pierde a su marido: a su cargo quedan sus hijos menores de edad, su cátedra universitaria, sus investigaciones. . Durante la Primera Guerra Mundial trabaja incansablemente para equipar a Francia con unidades móviles de Rayos X y más tarde ella misma se convierte en enfermera en una de esas unidades móviles.

CARACTER. FORMACION Esquema-Resumen del libro de Mons. Tihamer Toth Capítulo I: Qué es carácter 1. Resultado de la difícil lucha 2. Decir quiero y ponerlo en práctica: . Quiero ser dueño de mis sentidos y sentimientos . Poner orden en mis pensamientos . Pensar antes y hablar después . Pedir consejo antes de obrar . Aprender del pasado, pensar en el porvenir y hacer fructificar el presente . Trabajar con el alma y vida, vivir sin claudicaciones. 3. Joven de carácter: el que tiene principios nobles y es fiel a ellos, aunque sea costoso y sacrificado. 4. La educación del carácter: a. Tener ideales y principios nobles b. Ejercitarnos continuamente a obrar según ellos en cualquier circunstancia 5. Edúcate: a. Nadie puede suplirte, te pueden ayudar desde fuera, pero no sustituirte. b. En esta autoeducación tener presente que: . el éxito cuesta y tarda en llegar . exige renunciar a los gustos, incluso legítimos, hacer lo que no gusta, dominio personal... c. Meta: que la voluntad se someta a Dios en pensamientos, sentimientos, deseos, palabras y acciones. d. El proceso de la formación de la voluntad: "Siembra un pensamiento y segarás el deseo, siembra un deseo y recogerás la acción, siembra la acción y cosecharás la costumbre, siembra la costumbre y lograrás el carácter, siembra el carácter y tendrás por mies tu propia suerte"(Kolosey). 6. Tener un gran ideal: a. El hombre actúa siempre por algo y para algo: ganar un premio, sentirse bien, quedar bien ante los demás, llegar a ser ingeniro, arquitecto... b. Nosotros debemos actuar siempre para parecernos a Cristo c. Hay otros objetivos o metas intermedias, volantes, que pueden ayudarnos a lograr una

determinada virtud o aspecto. 7. Libertad: a. Es un instinto puesto en nosotros por Dios para facilitar el autodesarrollo. b. Hay que fomentar esta libertad en la lucha contra las pasiones, inclinaciones malas, obstáculos. c. Hay que tenerla a raya en el deseo de luchar contra las reglas y mandatos d. Tener presente que los deberes y mandatos no cohiben la libertad, sino la educan, la encauzan, la favorecen en la elección del bie 8. Saber decir no: a. Ante las pasiones instintos desordenado y tentaciones b. Ante las ofensas que nos infieran c. Para ganar las grandes batallas diciedno no, hay que ejercitarse en las pequeñas. d. Buscar atacar al enemigo y no sólo defenderme e. No hacer caso al qué dirán f. No dejarse arrastrar por las modas o lo que se lleva 9. Dominio: a. No es propio de gente blanda, débil, cobarde, sino de gente valiente y con señorío. b. Ejemplo de Cristo ante el bofetón del soldado: contesta con educación 10. Obediencia a la propia conciencia: a. Permanecer inquebrantablemente fiel a la conciencia b. Enemigos: - el ambiente, los demás: remar contra corriente: "La verdadera virtud se consigue con una voluntad fuerte guiada por una conciencia delica¬da". - Los instintos e inclinaciones, que tienden a enturbiarla. Capítulo II: Obstáculos Es necesario sacrificarse para vencer los obstáculos, motivados por razo¬nes fuertes: la eternidad, el amor a Cristo, las almas, ser un sacerdote bien for¬mado...

1. El mal humor: a. No depende en su surgimiento muchas veces de nosotros, sino de circuns¬tancias internas o externas físicas o psicológicas. b. Pero sí depende el dejarnos subyugar o influir por él: . ni en el cumplimiento de nuestros deberes . ni en la relación con los demás c. Debo hacer lo posible para convertirme en hombre de buen humor frente a las adversidades. 2. El desaliento: a. Se debe a no distinguir entre querer y desear (imaginar que quiero o querer pero no hacer nada eficaz para realizarlo). b. El que quiere de verdad lo intenta todo, el que sólo desea, sólo se imagina, pero no hace nada provechoso: suspira, tiene arranques, pero... c. Querer implica un trabajo metódico y continuado: . Pensarlo bien, . emprenderlo con entusiasmo . perseverar en ello con constancia. d. No culpar a la suerte de nuestros fracasos: encararme con ella y vencerla 3. El éxito fácil: a. Si es verdadero éxito no será fácil, será más bien un éxito momentáneo, superficial, pasajero, que dura lo que un fuego artificial. b. El fracaso puede quitar ánimos para el trabajo, pero el aplauso ficticio o conseguido demasiado deprisa trunca muchas posibilidades formativas.

4. La pereza: a. El perezoso es un cruel verdugo de sí mismo: el hombre que todo lo tiene, que cumple sus deseos con facilidad, se convertirá en un zángano, incapaz de sobreponerse a las dificultades que se le presenten en su vida, pues no está acostumbrado a trabajar, al esfuerzo fecundo. b. Se combate con la alegría en el trabajo: . el que no trabaja se aburre, y el aburrimiento es uno de los peligros más grandes para nuestra alma y en un tormento no deseable para nadie. . Sin trabajo la vida es un soñar vacío y vano, la voluntad se vuelve raquítica, debilísima. . Quien trabaja no tiene tiempo de estar descontento, de rebelarse contra "su mala suerte".

. Cuando se trabaja con toda la persona, nos absorbemos de tal manera, que nos olvidamos de malestares, indisposiciones, dolores... Por el contrario, al perezoso le atacan todo tipo de dolores, porque sólo está pensando en sí mismo. . Valorar la posibilidad que tenemos de estudiar y formarnos. . El trabajo serio (en nuestra formación) nos capacitará para ser los líderes y guías de la humanidad que son necesarios para los hombres del siglo XXI: los hombres de hoy tienen muchos problemas y muy com¬plejos, sólo los preparados estarán capacitados para solucionarlos. c. Máximas para animarnos al trabajo: 1. El tiempo es Reino de Cristo: aprovéchalo, no lo malgastes 2. Lo que puedas hacer hoy, no lo dejes para mañana 3. No desees los bienes de otro 4. Da importancia a las cosas más insignificantes 5. Haz que un orden severo gobierne tus obras 6. Esfuérzate en hacer el mayor número de obras buenas durante cada día 7. Trabaja con diligencia hasta el último momento de tu vida, pues "a quien le gusta la miel, no deben asustarle las abejas. 5. El desorden: a. En el trabajo intelectual se llama falta de atención y hace trabajar inútilmente sin obtener fruto: comienzo algo, me distraigo con otra cosa, me distraigo de eso con otra, vuelvo a lo comenzado, etc... Así no se puede, la voluntad es una veleta de la distracción. Ej. de Domi¬ciano: se encerraba en su habitación para cazar moscas, cuando todos creían que estaba muy ocupado con asuntos de Estado. b. Quizá cansa tanto o más que el trabajo serio, pero no da frutos: "Es¬tudié mucho, pero ya ve, suspendí". c. El verdadero orden consiste en dedicar mi atención a una sola cosa y no dejarla hasta que no haya logrado un auténtico dominio sobre ella: "Age quod agis", lo que haces, hazlo bien. d. Los grandes inventores llegaron a serlo por su atención y obsesión por una única cosa hasta que obtuvieron lo deseado o se dieron cuenta de que no era el camino
FORMACIÓN HUMANA:

1.
2. 3. 4.

Fortalecer el valor de ladignidad de la persona humana, atendiendo a su realidad, tratando de estar en comunión con los demás y de ser imagen de Dios. Promover la responsabilidad de la persona en las metas educativas y en los medios que utiliza. Facilitar los hábitos que generan el enriquecimiento de la persona, a través de hábitos, como: buenos modales, cortesía, puntualidad, aseo,« Impulsarlos ideales que distinguen a todo lasallista y la solidaridadque nos caracteriza.

La vida de cada ser humano puede ser tan bella como difícil. Las dificultades en la relaciones, aún con las personas a las cuales amamos, son frecuentemente complejas y contradictorias; tanto cuanto puede llegar a ser el interior de cada individuo; aunado al desconocimiento de nosotros mismos y de nuestros semejantes. Para sentirnos menos solos y aprender a gozar de aquello que la vida nos ofrece, es importante entender como estamos hechos, cómo funcionan los principales mecanismos del ser humano. Este conocimiento ± que no debe ser solo teórico- puede permitirnos vivir con plenitud nuestra existencia, experimentando de verdad el significado de palabras profundas como amistad, amor, respeto, fraternidad, fidelidad entre otros valores. La naturaleza humana está compuesta por una estructura compleja que incluye las funciones espirituales; la inteligencia, la voluntad, la libertad y la capacidad de amar son específicamente humanas y por el hecho de poseerlas el hombre se define a sí mismo como tal. Comprender estas capacidades humanas nos permite obtener un verdadero señorío sobre nuestros sentimientos, sobre nuestros afectos, sobre nuestra voluntad« El concepto de formación en este espacio, corresponde a un rencuentro con los valores, capacidades y potencialidades expresivas que pueden ayudarnos a superar miedos, desánimos, sufrimientos, que provienen de la ignorancia de nuestras posibilidades reales, que en cada ser humano son muy superiores a aquellas que normalmente se experimentan. Nuestra sociedad muestra muchos límites que tornan fría y desencantada la vida de muchas personas o la de nosotros mismos. Una considerable falta de sabiduría nos ha conducido a obtener mucho desde el punto de vista tecnológico, perdiendo mucho bajo el perfil humano. La competitividad a todos los niveles es una fuerte tendencia a través de la superficialidad; aumentan las inseguridades y la sensación de soledad, no solo en aquellas personas que consideran haber obtenido poco de sí mismos y de la vida; sino también en aquellos que han alcanzado un cierto grado de éxito social. Los problemas de pareja, las incomprensiones familiares, la fatiga del trabajo, las incertidumbres políticas nacionales e internacionales, son todos elementos que hacen siempre más pesada la vida de cada ser humano; aún la de niños y adolescentes que se ven envueltos en la trama de la vida de los adultos y de los problemas que agobian al mundo contemporáneo; ni ellos escapan a los problemas de indiferencia y frío humano global. He aquí porque retengo que sea inmensamente útil estudiarnos a nosotros mismos, entender como funciona nuestra personalidad y comprender como reencontrar la capacidad de

establecer relaciones verdaderas, armónicas y cálidas, conquistando la fe y la calma individual, la capacidad de reflexionar para obtener una relación equilibrada con el ambiente en general. La formación humana propuesta en este espacio, corresponde a un trabajo interior indispensable para reconquistar el señorío de nosotros mismos, con el objetivo de saber vivir plenamente las facultades humanas que pueden conducirnos a una vida más satisfactoria, a una vida feliz. Adriana Delgadillo

La Formación Humana Integral: Una aproximación entre las Humanidades y la Ciencia
Elsa Beatriz Acevedo Pineda Directora Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia. ACAC Risaralda, Colombia

"Yo he creído siempre en la posición humanista, porque creo que definitivamente debe existir un humanismo heroico que permita entender, en el que hay comprensión de las cosas, respeto, a los seres y a la solidaridad humana, por encima de cualquier mito político. Un humanismo heroico en el cual los seres nos respetemos nos amemos y nos ayudemos; esa ha sido y seguirá siendo mi norma"

Manuel Elkin Patarroyo

Frecuentemente cuando se debaten y analizan los aspectos relacionados con la formación integral, automáticamente las miradas se vuelven hacia los centros de educación superior. Esto es apenas lógico, si consideramos que sobre las universidades ha descansado en gran parte la responsabilidad de entregar el conjunto de profesionales habilitados para desempeñarse con eficiencia tanto en el terreno teórico como práctico. Ateniéndonos a lo anterior vale la pena recordar una muy interesante reflexión que al respecto hiciera el filósofo Luis Enrique Orozco cuando afirmaba que: La universidad representa aquel espacio para la búsqueda del conocimiento, la libertad de pensamiento, la excelencia, la posibilidad de crítica, de diálogo dentro de un clima científico de honestidad intelectual. Esta visión de la universidad contextualizada, enfocada y sintonizada dentro del más amplio

concepto de desarrollo humano, de plano se contrapone a aquella que solo ve en ella una máquina para producir profesionales(1). Indudablemente la reflexión del Doctor Orozco es de gran valor para nosotros, por cuanto plantea el desarrollo humano integral como la formación de recursos humanos aptos para manejar la ciencia, la tecnología y en general los saberes con criterios éticos, morales y humanistas. Consiste en formar al hombre antes que al profesional que cada sociedad requiere, como fin primordial de la formación universitaria, y para su cumplimiento a cabalidad debe entre otras cosas: 1. Representar ese espacio de reflexión por excelencia en la búsqueda del saber porque una de las tareas fundamentales que le concierne a la universidad latinoamericana es la producción de conocimientos que impliquen valores tanto teóricos como prácticos encaminados al bienestar generalizado de la población. Dichos conocimientos deben basarse en la más intensiva tarea de endogenización de la ciencia y su aplicación en el plano tecnológico, social y ambiental tendientes a superar las barreras de la marginalidad en la producción de saberes, los que debidamente apropiados pueden representar un aporte significativo al conocimiento mundial y a la superación de la estructura del subdesarrollo. Este hecho de por si presupone la consolidación de una serie de procesos tanto económicos, políticos como socio-culturales, que necesariamente deberán estar acompañados por un cambio radical en nuestro tradicional paradigma educativo, que evidentemente ha venido confundiendo información con formación. De otra parte, las naciones avanzadas y aún los países de reciente industrialización (NICS), han demostrado que la elevación en los niveles de calidad de la educación se traduce inevitablemente en una importante ventaja comparativa para el país que decida colocar "la inversión en gente" como prioritaria con miras a alcanzar el anhelado desarrollo. 2. En cuanto a la búsqueda de la libertad de pensamiento se refiere, podemos afirmar que a nuestro modo de ver, ella representa un factor fundamental en el proceso de formación integral, al contribuir a la conformación y consolidación de una cultura democrática, de la tolerancia y del respeto por las ideas ajenas, como única forma de sobrevivir en nuestras convulsionadas sociedades. Presupone además, como se ha dicho la formación no del profesional que el mercado requiere sino del ser humano que la sociedad necesita. Armado de una ciencia profundamente humanista y de una conciencia social que le permita transformar creativamente su entorno hacia verdaderas metas de desarrollo humano sostenible.

3. La búsqueda de la excelencia; en este sentido se podría escribir un verdadero tratado, pero por razones de tiempo y de espacio nos limitaremos a considerar la excelencia como aquella potencialidad orientada a "la formación de ganadores y no de perdedores". En otras palabras la excelencia concebida como factor de formación integral tiene el cometido de preparar a un individuo capaz de asumir su rol de liderazgo en los procesos de cambio que se avecinan para nuestras sociedades, consideradas como espacios geopolíticos estratégicos para el siglo XXI. Por tal razón la enajenación, la falta de identidad y de autenticidad así como el temor de asumir el compromiso de modernización y modernidad deben dar paso a la producción de conocimientos completamente liberadores en el sentido estricto de la palabra. 4. En cuanto a la posibilidad de crítica se refiere, consideramos que la educación a través de una verdadera formación integral debe contemplar la crítica y la autocrítica como un interesante y permanente ejercicio intelectual de decantación científica e ideológica, a través del cual se interiorizan las externalidades, con el rol de cumplir su verdadero fin de ente transformador y enriquecedor del pensamiento social en su conjunto. Es de resaltar además, que la crítica cumple su cometido de transformación creativa cuando es objetiva por principio y constructiva como fin. De otra parte es imposible esperar esta actitud de crítica constructiva frente a la sociedad y en forma específica frente a la educación de quienes no asumen el compromiso de la transformación humanista-creativa de su entorno. A lo anterior se suma el hecho, que en nuestras sociedades la educación sobrevive a la adversidad de un medio preocupado más en el logro del crecimiento meramente económico que en el verdadero desarrollo humano integral, por lo cual continua siendo una cenicienta más en el conjunto de prioridades nacionales. Por lo tanto una universidad contextualizada, enfocada y "sintonizada" representa el ideal para nuestros países tan golpeados por el preocupante descenso en la calidad de vida de la mayoría de su población. En este sentido la universidad debe traducir cuanto antes los problemas en soluciones. Además de la formación a nivel superior es necesario reconocer la existencia de otras etapas que intervienen con igual o mayor responsabilidad en el proceso de lo que se denomina formación integral, nos referimos a los niveles de la educación primaria y secundaria, así como a otras fuentes de conocimientos adquiridos de manera no formal. Así los niveles que anteceden a la educación universitaria son vitales en la consolidación de un verdadero perfil creativo-investigativo del ser humano, por lo tanto las raíces de nuestro atraso en la producción de conocimientos de frontera, no descansa en su totalidad en la formación universitaria, afirmarlo sería demasiado simplista, debido a que sus raíces se remontan a la formación más temprana a partir de la cual se debe comenzar a consolidar una mentalidad abierta al conocimiento y a la investigación.

De otra parte, no podríamos desconocer la cuota de responsabilidad social que en todos estos procesos recae sobre el Estado, al cual le atañe el compromiso de impulsar en todo momento el desarrollo integral de la sociedad, sobre todo en lo concerniente a los aspectos de ciencia, tecnología y desarrollo humano. Claro está que: "Para ello es necesario que Colombia se transforme en un país económica y culturalmente más competitivo y justo, y esto implica incrementar sus niveles de ciencia y tecnología, transformar sus sistemas jurídico, político y económico, pero ante todo de reeducar a su gente(2). Así el apoyo estatal debe encaminarse en todo momento a fomentar y consolidar una mentalidad nueva, democrática y profundamente transformadora con respecto a nuestro entorno. Precisamente esta percepción realista del mismo representa el aspecto vital de la denominada educación integral, refiriéndonos a ella como a la consolidación de saberes tanto de orden teórico como práctico encaminados al enriquecimiento del mundo espiritual y material de la sociedad. Nos atrevemos a afirmar que una educación de éstas características se identifica con lo que muchos intelectuales latinoamericanos han venido describiendo como educación liberadora, o alternativa, en el sentido en que debe propender en todo momento por una nueva interpretación científica de nuestras realidades, presentando al mismo tiempo propuestas coherentes con su transformación. Por lo tanto la educación debe orientarse hacia un nuevo modelo de desarrollo científico, técnico, humanista y de sostenibilidad ambiental. Una concepción de estas características, como es lógico, choca con la visión estática, tradicional e inamovible de la ciencia, la sociedad y el pensamiento pero como ya lo afirmáramos, representa la única alternativa que se vislumbra para el futuro de nuestras sociedades en lo que respecta a sus patrones formativos dentro de los criterios humanísticos. Esto exige naturalmente el compromiso humanista de la ciencia así como un amplio proceso de apertura ideológica y democrática en todas y en cada una de nuestras sociedades dependientes. En este orden de ideas encontramos en la formación integral el punto donde se fusionan una serie de elementos de alta complejidad que de una u otra forma comprometen tanto los aspectos socioeconómicos como los de índole superestructural, entorno a los cuales se tejen una serie de variables inmersas en la historicidad típica de cada nación. Este hecho de por si exige a la educación asumir la responsabilidad que le corresponde en la transición histórica que se avecina. Porque como afirma el Doctor Orozco: Una universidad descontextualizada transmite una imagen descontextualizada. Esto indica una vez más que como centro de educación superior ella esta sujeta al entorno hacia el cual enfoca su discurso y no al margen de él. Siendo por lo tanto su objetivo inmediato modificarlo basándose para ello en el humanismo científico como ente formador de valores. Resultaría ilógico que la institución

universitaria no abordara el problema de la formación integral como uno de los objetivos centrales que su misión implica para el futuro. Si nos ubicamos en nuestra realidad observamos que en el caso de Colombia, así como en los demás países tercermundistas enfrentamos en la actualidad una serie de conflictos producto de la cadena de valores subdesarrollantes, en donde la violencia y el individualismo se han venido aceptando en forma por demás peligrosa, porque: "Colombia actualmente se halla en un umbral histórico crítico; puede superar el ser un país en vías de desarrollo, pero sólo si se empeña colectivamente en cambiar las estructuras del sistema que impide realizar su potencial creativo y civilizador"(3). En este sentido reconocemos en la aproximación entre la formación humanista y la científica la llamada a producir soluciones para una sociedad enferma en el fondo de sus valores más significativos. No obstante debemos reconocer que dicha aproximación aún esta muy por debajo de nuestras verdaderas expectativas. Lo peor de todo esto es que, lamentablemente se trata de crisis inmersas en la misma historicidad de nuestro desarrollo típicamente dependiente. La ciencia y su enfoque humanista se deben imponer entonces la tarea de formar un hombre con posibilidades y potencialidades de intervenir en el futuro a través de la práctica social de sus conocimientos. Remarcamos que en las sociedades en crisis como la nuestra la educación y las posibilidades de un humanismo científico son realmente difíciles de alcanzar, máxime cuando tradicionalmente se ha venido reproduciendo la decadencia de otras. Así en el seno de las sociedades tercermundistas, como resultado de los patrones de dependencia cultural tan característicos en nuestro medio subdesarrollante la aproximación entre las ciencias y las humanidades enfrenta serios obstáculos máxime cuando el paradigma tecnoeconómico se nos impone como la panacea para todos nuestros males. En consecuencia la aproximación entre la ciencia y las humanidades exige una serie de precondiciones entre las cuales conviene destacar la necesidad de cambiar conceptos, actitudes, teorías y aún nuestra visión individualista y estrecha del mundo, producto de la imposición de paradigmas descontextualizados tanto en lo concerniente a la esfera de la producción material como en la de conocimientos de amplio beneficio social. Debemos despertar ante una realidad completamente nueva, tomando conciencia de que nuestras naciones no solo pueden sino que deben participar en condiciones diferentes en el desarrollo mundial a través de la aplicación de un verdadero humanismo científico.

Bibliografía
LLINAS R., Rodolfo. Ciencia, educación y desarrollo. Colombia: Al filo de la oportunidad. Informe Conjunto Misión, Ciencia, Educación y Desarrollo. Presidencia de la República, Consejería para la Modernización del Estado. Colciencias. Santafé de Bogotá, 1994. OROZCO, Luis Enrique. Conferencia Ciencia, Tecnología y Desarrollo Humano. Universidad Tecnológica de Pereira. Pereira, Octubre de 1994. ROMERO, Flor y PATARROYO, Manuel Elkin. Un nuevo continente de la ciencia. Tercer Mundo Editores - El Navegante Editores. Santafé de Bogotá, 1994

Notas
(1) OROZCO, Luis Enrique. Conferencia Ciencia, Tecnología y Desarrollo Humano. Universidad Tecnológica de Pereira. Pereira, Octubre de 1994. (2) LLINAS R., Rodolfo. Ciencia, educación y desarrollo. Colombia: Al filo de la oportunidad. Informe Conjunto Misión, Ciencia, Educación y Desarrollo. Presidencia de la República, Consejería para la Modernización del Estado. Colciencias. Santafé de Bogotá, 1994. pág. 12. (3) LLINAS R., Rodolfo. Op. cit. pág. 11.
FINES DE LA FORMACIÓN INTEGRAL

Los fines sobre los que girará la formación integral abarcan lo intelectual, lo humano, lo social y lo profesional. Cada uno de éstos atiende los siguientes aspectos: Formación intelectual. Este tipo de formación tiende a fomentar en los estudiantes el pensamiento lógico, crítico y creativo necesario para el desarrollo de conocimientos, sobre todo aquellos de carácter teórico que circulan de manera privilegiada en el ámbito universitario; así como a propiciar una actitud de aprendizaje permanente que permita la autoformación. Un alumno formado de esta manera, desarrolla la habilidad para razonar, analizar, argumentar, inducir, deducir y otras, que le permiten la generación y adquisición de nuevos conocimientos y la solución de problemas. Formación humana. La formación humana es un componente indispensable de la formación integral y se relaciona con el desarrollo de actitudes y la integración de valores que influyen en el crecimiento personal y social del ser humano como individuo. La formación humana debe abordar al sujeto en sus dimensiones emocional, espiritual y corporal. Formación social. Fortalece los valores y las actitudes que le permiten al sujeto relacionarse

y convivir con otros. Desde esta perspectiva se propicia la sensibilización, el reconocimiento y la correcta ubicación de las diversas problemáticas sociales; se fortalece el trabajo en equipo, el respeto por las opiniones que difieren de la suya y el respeto hacia la diversidad cultural. Formación profesional. Este desarrollo está orientado hacia la generación de conocimientos, habilidades y actitudes encaminados al saber hacer de la profesión. La formación profesional incluye tanto una ética de la disciplina en su ejercicio como los nuevos saberes que favorezcan la inserción de los egresados en condiciones favorables en la situación actual del mundo del trabajo.

Formacion Humana Integral
2 Formación Humana Integral Objetivo Formación humana * La formación humana se relaciona con el desarrollo de actitudes y la integración de valores que influyen en el crecimiento personal y social del ser humano como individuo. * La formación humana debe abordar al sujeto en sus dimensiones emocional, espiritual y corporal. La formación humana integral * La formación integral parte de la idea de desarrollar, equilibrada y armónicamente, diversas dimensiones del sujeto que lo lleven a formarse en lo intelectual, lo humano, lo social y lo profesional. * En la práctica educativa común, el término habilidad es usado para denotar el potencial que un individuo tiene para adquirir y manejar nuevos conocimientos o destrezas. * Las actitudes se pueden definir como una forma de predisposición relativamente estable de conducta que nos hace reaccionar ante determinados objetos, situaciones o conocimientos, de una manera concreta. * Algunas actitudes son básicas y comunes a todos los individuos y a distintas etapas de su desarrollo, mientras que otras son diferenciadas dependiendo del nivel educativo y del contexto en el que se desenvuelvan. * Los valores son entes abstractos que las personas consideran vitales para ellas y que se encuentran muy influenciados por la propia sociedad; definen juicios y actitudes, se refieren a lo que el individuo aprecia y reconoce, rechaza o desecha. * El valor, de cierta forma, es el hilo conductor que califica y da sentido a una actitud. Los valores son la parte que mueve a las decisiones y actividades en el ámbito de la educación, sirven para guiar las metas y procedimientos de aprendizaje. Cultura para el desarrollo * Los organismos mundiales como el Banco Mundial y la UNESCO han identificado que es importante invertir en el desarrollo cultural de las personas y de los pueblos. La razón es muy simple. Al invertir en cultura, los pueblos con escasos recursos económicos podrán...

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->