P. 1
CRISTOLOGIA I - La Divinidad de Cristo

CRISTOLOGIA I - La Divinidad de Cristo

|Views: 3.836|Likes:
Reporte del Libro "¿Y quien es Jesus?" de Miguel Nuñez y "Convicciones mas que creencias" de Josh McDowell para Seminario Biblico SETE de SALT Ministries
Reporte del Libro "¿Y quien es Jesus?" de Miguel Nuñez y "Convicciones mas que creencias" de Josh McDowell para Seminario Biblico SETE de SALT Ministries

More info:

Published by: Miguel Angel Torres Gallardo on Feb 17, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/16/2014

pdf

text

original

SEMINARIO DE EDUCACION TEOLOGICA POR EXTENSION

MISION CRISTOLOGIA I Gabriel Agostini

LIBROS: ¿Y QUIEN ES JESUS?
DE MIGUEL NUÑEZ

CONVICCIONES MAS QUE CREENCIAS
DE JOSH MC DOWELL

MIGUEL ANGEL TORRES GALLARDO PROGRAMA DE LICENCIATURA

SETE - HUANCAYO

TAREA 1:
Respuestas a las preguntas del libro “¿Y quien es Jesús?” por Miguel Nuñez. Escoger 6 capítulos: Del 2 al 8.
Capitulo 2 – Jesús como Dios 1. ¿Cómo defendería la divinidad de Jesús? Menciona algunas pruebas de ella. Defendería la divinidad de Jesús usando las pruebas que son atributos, sus nombres y las afirmaciones que él hizo de si mismo. Sus atributos divinos son: eternidad (Jn.1:1), omnipresencia (Mt.18:20), omnisciencia (Lc.6:8), omnipotencia (Mt.28:18) e inmutabilidad (Heb. 13:8) Sus nombres divinos son: Adonai (Sal.110:1), Emmanuel (Mt.1:23), Dios y Señor (Jn. 20:28), Rey de reyes y Señor de Señores (Ap.19:16) y Alfa y Omega (Ap.1:8) Jesús afirmo sobre si mismo: ser igual a Dios (Jn.5:18), ser el dador de la vida (Jn.5:21), ser quien juzga a los hombres (Jn.5:22), ser quien determina el destino del hombre (Jn.5:24), tener vida e si mismo (Jn.5:26), tener el poder de la resurrección (Jn.5:25). En esencia Jesús dijo: yo soy Dios. 2. ¿Cuál fue el propósito de Juan al referirse a Jesús como el Verbo? Su propósito fue afirmar la divinidad de Jesús, al decir que “en el principio existía Jesús y Jesús estaba con Dios y Jesús era Dios” porque luego dice “Ese Jesús se hizo carne y habitó entre nosotros”. De Juan 1:1-3 podemos concluir que: Jesús al igual que Dios es eterno, Jesús estaba con Dios, Jesús era y es Dios, Jesús es creador de todas las cosas. 3. ¿Por qué los estoicos tenían dificultad al creer en la encarnación de Dios en la persona de Jesús? Porque los estoicos entendían que el Verbo o Logos eran solamente una fuerza o principio que gobernaba el universo carente de personalidad, por otro ellos también consideraban el espíritu como algo puro y al cuerpo como algo pecaminoso de tal manera que una encarnación era inconcebible por el hecho que el Verbo o Logos podría contaminarse en su esencia al hacerse hombre. Es por eso que Juan afirma que Jesús, el Verbo, Logos no es una fuerza sino es una persona, lo que ellos creían no conocible se dio a conocer al mundo. 4. ¿Qué movimientos han negado la divinidad de Jesús en el pasado? Estos movimientos han negado la divinidad de Jesús 4.1 El arrianismo Postulaba que Jesús al principio fue creado por el Padre, y luego Jesús se convirtió en el agente a través del cual el universo fue creado.

4.2 El gnosticismo Afirmaba que Jesús no había nacido en cuerpo físico, afirmaban que el Jesús histórico era solo un hombre poseído por el Cristo del cielo y de esta manera llegó a ser la persona más iluminada. Ante estas falsas enseñanzas podemos citar 1 Jn.4:2-3 “…todo espíritu que confiesa que Dios ha venido en carne, es de Dios y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo… ” 5. ¿Qué implicaciones tiene en nuestras vidas el rechazar a Cristo como Dios? A nivel personal implica cerrar las puertas a la única posibilidad de nuestra salvación. A nivel teológico significa el colapso de la fe cristiana desde sus bases. Capitulo 3 – Jesús como Hombre 1. ¿Qué características de la naturaleza humana se dieron en Jesús? Estuvo cansado (Jn.4:6), Tuvo hambre (Mt.4:2), tuvo sed (Jn.19:28), estuvo en agonía (Lc.22:44), creció en sabiduría (Lc.22:40), fue tentado (Mt.4:1), se limitó a si mismo en su conocimiento (Mt.24:36) 2. ¿Cuáles de la naturaleza divina? Ofreció descanso a los cargados (Mt.11:28), es el pan de vida (Jn.6:35), es el agua de vida (Jn.7:37), consoló a otros (Jn.11:23-26), existe desde la eternidad (Jn.8:38), no podía pecar (2 Cor.5:20), es omnisciente (Lc.6:8) 3. Mencione algunas razones para la encarnación de Jesús 3.1 Revelar al padre. Eliminar la distancia entre Dios y el hombre, eliminar el temor que el hombre le tenía a Dios sin eliminar el respeto por su santidad y majestad. (Jn.1:18) 3.2 Pagar la deuda del pecado. Adán contrajo una deuda con Dios al arruinar su creación y esa deuda debía ser pagada por alguien que no tuviera pecado, sólo Cristo podría hacerlo porque él vivió una vida de perfección. (Col.2:13-14) 3.3 Reconciliar la deuda del pecado. El hombre ha estado en enemistad con Dios y Dios en su misericordia decidió poner fin a esa enemistad por medio de su Hijo. (2 Cor.5:1819) 3.4 Destruir las obras del diablo. Cristo vino a restaurar lo perdido a deshacer lo que Satanás había hecho. (1 Jn.3:8) 3.5 Dejar un modelo de vida. Una vida modelada vale más que cientos de palabras, Cristo modelo la vida que quiere que vivamos. (1 Pd.2:21) 3.6 Servir de sumo sacerdote a favor de la humanidad. Jesús ofreció, como sumo Sacerdote, un solo sacrificio por los pecados para siempre. (Hb.10:11-12)

4. ¿Cuál o cuales pudieran ser las implicaciones de ver a María como la madre de Dios? María es elevada sobre el común de los mortales al nivel de intercesora y hasta corredentora. 5. ¿Cómo podría explicar la coexistencia de la naturaleza divina y humana de Jesús? A través de lo llamado unión hipostática de sus dos naturalezas divina y humana. Jesús abandonó su gloria durante el tiempo de su encarnación pero no renunció a su divinidad. La encarnación llegó a afectar a Cristo para siempre ya que en los cielos el continúa hoy poseyendo un cuerpo físico glorificado que no poseía antes de su encarnación. Capitulo 4 – Jesús como Salvador 1. ¿Por qué el hombre necesita un salvador? Porque el hombre ha roto su relación con Dios al desobedecer a Dios y escoger hacer lo malo, esto trajo como consecuencia la muerte física, la muerte espiritual y muerte eterna, todo hombre esta perdido a menos que experimente la salvación mediante la persona de Jesús. 2. Cuando una persona cuestiona a otra a cerca de su salvación, ¿A qué se refiere? ¿De qué tiene esa persona que ser salvada? Se refiere a que esta persona necesita ser rescatada de una situación que amenaza su bienestar y seguridad. Necesita ser salvada de la ira de Dios que es la aplicación de su justicia sobre nuestros pecados. 3. De acuerdo a lo estudiado en este capitulo ¿Quiénes llegan a ser hijos de Dios? Llegan a ser salvos los que reciben a Jesús, sin embargo es Dios quien busca la hombre y le da salvación según Jn.1:12 y 13. 4. ¿Por qué tuvo Dios Padre que enviar a su Hijo? Para salvar de la condenación eterna a todo aquel que cree en él y restaurar la relación que se había perdido entre Dios y el hombre. Siendo que Jesucristo es el candidato único y perfecto para realizar esta misión fue enviado por el Padre para glorificarse en la salvación del hombre. Jn.3:16 5. ¿Por qué Jesús y no otra persona? Porque sólo Jesús por haber vivido una vida sin pecado, podía satisfacer la justicia de Dios. Jn.1:29 Capitulo 5 – Jesús como Siervo 1. ¿Cuáles enseñanzas se pueden obtener de la actitud de servicio de Jesús?

1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6

Quien no sabe dar, no sabe recibir. La humildad no es señal de debilidad. La verdadera humildad sirve sin favoritismo. Para servir no hay grado ni posición. Jesús espera que sirvamos como él sirvió. El gozo y las bendiciones del creyente dependen de su vida de servicio.

2. ¿De que manera contribuye la vida de servicio a formar la imagen de Cristo en nosotros? Para servir necesito morir a mi mismo, destruir mi orgullo. Para servir necesito vivir centrado en el otro y no en mi mismo, destruir mi egocentrismo. Para servir necesito renunciar a mis derechos Para servir necesito entender que no se trata de mí sino de Dios Para servir necesito tomar en cuenta mis responsabilidades y no mis privilegios. “Un verdadero siervo raramente se ofende porque sabe que no tiene nada que perder ni nada que probar.” 3. ¿Qué cosas pueden impedir mi vida de servicio? Mi falta de tiempo Mis problemas personales y familiares Mis debilidades 4. ¿Cómo de puede poner en practica en su vida cotidiana el servicio modelado por Jesús? Escriba algunas ideas y póngalas en práctica esta semana. Escuchando un poco más a las personas. Apoyando en los deberes de la casa. Haciendo un buen trabajo en mi centro de labores. 5. Cite algunas aptitudes que la vida de servicio de Jesús nos enseña. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Ninguna tarea es tan pequeña que no pueda hacerla. El mejor adorno de la enseñanza es una vida de servicio. El servicio no es una opción. “La rama con más frutos es la que más se dobla hacia abajo” El servir no me rebaja, sino por el contrario, me hace ganar respeto El orgullo nunca sirve, la humildad sí No servimos más porque no amamos más a Dios ni a los demás.

Capitulo 6 – Jesús como Profeta, Sacerdote y Rey 1. ¿En qué sentido decimos que mientras Jesús estaba en la tierra ejercía función de profeta? Aunque Jesús hizo algunas predicciones acerca del futuro, El vino principalmente a traer un mensaje de parte de Dios: el mensaje de salvación Jn.5:19

2. ¿De que forma Jesús es nuestro Sumo Sacerdote? Jesús se ofreció a si mismo en sacrificio por los pecados de la humanidad, no por si mismo porque él es sin pecado, él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y el Sumo Sacerdote al mismo tiempo, ahora está sentado a la derecha del Padre siendo ahora nuestro suficiente mediador e intercesor. 3. Mencione algunas diferencias entre el sacerdocio de Jesús y el sacerdocio que ejerció Aarón. Jesús nunca cometió pecado porque él es santo. Aarón y los levitas eran pecadores como cualquier otro hombre. Jesús nunca ofreció sacrificios por sus pecados porque nunca pecó. Aarón y los levitas tenían que purificarse constantemente. Jesús no era descendiente del Leví, sino de la tribu de Judá. Aarón y los levitas eran descendientes de la tribu de Leví. Jesús es sacerdote que no tiene que no tiene principio ni fin. Aarón y los levitas tuvieron un sacerdocio temporal. 4. ¿Fue anunciado el reino de Jesús? ¿Cuándo fue inaugurado su reino? Dios había anunciado al pueblo judío un rey descendiente del linaje de David, cuyo reinado sería eterno (1 Sam.7:12-13, Is.9:7) Su reino fue inaugurado con su venida a la tierra (Lc.1:26-32), pero aún no ha sido completado sino hasta su segunda venida y el establecimiento de su reino terrenas durante mil años. (Apoc.20:6) 5. En el antiguo testamento aparecen prototipos tanto como de profeta como de rey y sacerdote, ¿A quiénes vino Jesús a reemplazaren cada una de sus funciones? Como profeta Jesús remplazó a Moisés (Dt.18:20-22), esta función fue sumida por Cristo después de ser bautizado en el Jordán cuando él comenzó a proclamar las buenas nuevas del reino de los cielos. Como sacerdote remplazó a Aarón y sus descendientes, esta función fue asumida el día de la crucifixión a la hora de ofrecer su cuerpo como sacrificio y desde su ascensión a estado sentado a la derecha del Padre intercediendo por nosotros. Como rey remplazó a David y su reinado se convirtió en un reinado eterno llegando a ser Rey de reyes y Señor de señores (Apoc.19:6) esta función fue asumida cuando se sentó a la diestra del Padre. Capitulo 7 – Jesús como Maestro 1. ¿Qué características hacen a Jesús singular como maestro? Como maestro Jesús enseñaba y modelaba con su propia vida sus enseñanzas.

En cuanto al carácter de Jesús nadie ha podido cuestionar la integridad de su vida. Jesús enseñaba con autoridad, ilustraba sus enseñanzas, enseñaba de forma reveladora y confrontadora. 2. ¿Cómo lograba Jesús captar la atención de sus oyentes? Jesús usaba las parábolas para captar la atención de sus oyentes. La parábola es una historia imaginaria que utiliza elementos de la vida cotidiana o de la naturaleza para mostrar una lección moral. 3. ¿Cuáles figuras del lenguaje fueron utilizadas por Jesús con frecuencia como formas de enseñanza? La hipérbole es forma de exagerar los hechos con el fin de enfatizarlos por ejemplo en Mt.5:19-30 El símil una comparación para transmitir enseñanzas morales o espirituales por ejemplo en Mt.10:16 La metáfora presenta algo con lo que el individuo esta bien familiarizado y que le puede servir de ejemplo, por ejemplo en Mt.5:13. La paradoja y la formulación de preguntas es provocar la duda y la interrogación reflexiva para enseñarles a pensar, por ejemplo en Mr.8:35 y Mt.16:2-3 4. ¿Cómo se ve reflejada la autoridad de Jesús mediante sus enseñanzas? Jesús era el tema de sus enseñanzas, estas fueron respaldadas con las intervenciones sobrenaturales propias de Dios, el dominio completo del tema y la capacidad de responder cualquier cuestionamiento respecto a sus enseñanzas o a su persona. Su enseñanza impartía vida. 5. ¿Puede citar alguna ocasión en que Jesús utilizó experiencias de la vida diaria para enseñar, corregir, amonestar o juzgar? Cristo uso la vida cotidiana del pastor de ovejas para enseñar una verdad acerca de si mismo como el buen pastor que da su vida por sus ovejas. Capitulo 8 – Jesús como Líder 1. ¿A qué se debió la eficacia del liderazgo de Jesús? A que supo modelar sus enseñanzas con su propio ejemplo de vida, no escatimó tiempo, esfuerzo ni sacrificio para lograr su objetivo y consiguió los resultados esperados. Supo influenciar en la vida de muchos hombres y aún después de 2000 años sigue siendo el personaje de más influencia en el mundo. 2. Mencione cinco características de un líder conforme al Espíritu de Dios.

2.1 Se toma el riesgo de perder a sus seguidores (Jn.6:66-67) 2.2 Se deja dirigir por el Espíritu de Dios. (Lc.4:1) 2.3 Trabaja arduamente. (Mr.6:31,33-37) 3. Revise tres definiciones de liderazgo provistas en este capitulo y compare el liderazgo de Jesús con el de otros lideres seculares. El líder sabe modelar sus enseñanzas con su propia vida. Jesús lo hizo, mientras que otros líderes seculares dicen una cosa y hacen otra contradiciendo sus enseñanzas. El líder no escatima recursos para lograr su objetivo. Jesús se entregó del todo hasta cumplir con su misión, mientras que los líderes seculares no dan todo de si mismos, se cansan y abandonan sus proyectos cuando se ven agotados, sin resultados y amenazados por el fracaso. El líder sabe influenciar sobre otros. Jesús lo hizo, mientras que otros líderes son seguidos solo cuando utilizan la fuerza, o solo por interés. 4. ¿Cuál de las características de Jesús considera usted que le dio la autoridad que otros lideres no tienen? Jesús daba las garantías para trasmitir confianza a sus seguidores asegurándoles la victoria en medio de las situaciones más difíciles de la vida tanto que los suyos estaban dispuestos aún hasta morir por él y por la causa que les había encomendado. 5. ¿De que depende el éxito del líder de Dios? De ser un líder sostenido por Dios que enfrenta la soledad y el rechazo en medio de la crisis. De ser un líder aprobado por Dios que permanece firme aún bajo presión. De ser un líder ungido por Dios que se levanta en medio de sus temores. De ser un líder rendido a Dios que es ejemplo de perseverancia y obediencia.

TAREA 2:
Reporte de lectura de los libros: “Convicciones más que creencias” por Josh Mc Dowell. “¿Quien es Jesús?” por Dr. Miguel Nuñez

TAREA 3:
Monografía sobre la Divinidad de Cristo. LA DIVINIDAD DE CRISTO
Introducción: ¿Por qué estudiar la divinidad de Cristo?
Como cristianos tenemos la convicción de que Jesús es hijo de Dios, que vino a la tierra a redimir nuestros pecados y que resucitó al tercer día. Sin embargo a muchos de nosotros (aun como discípulos) nos cuesta visualizar a Jesús como Dios mismo, un Dios que estuvo dispuesto a renunciar a su naturaleza gloriosa, envolverse en carne con tal de salvar a cada uno de nosotros (Fil.2:7-8). Esta es parte de nuestras convicciones también como iglesia pero que sin embargo algunas veces no podemos explicar con facilidad lo que nosotros creemos. Grupos religiosos enseñan una concepción diferente de Jesús, por lo cual debemos tener las herramientas necesarias para defender nuestra Fe. Entender esta doctrina de un Dios-Hombre, nos va a llevar a valorar, respetar y agradecer a nuestro Padre por este hecho.

¿Desde cuando se discute este tema en la iglesia?
El tema de la divinidad de Cristo ha sido un tema que desde los primeros siglos se ha debatido. Después que la iglesia reconoció el canon de las Escrituras y su autoridad, la doctrina de la trinidad fue una de las primeras que se afanó por definir. Sin embargo con todo y ello, se tardó alrededor de cuatro siglos para dar una exposición satisfactoria a esta doctrina. La naturaleza de Jesús era el problema más complejo de los primeros siglos del cristianismo. En sus orígenes, Cristo era considerado ante todo como un Mesías, en definitiva un ser mortal, el cual había sido elegido por Dios para realizar sus designios y que por ello podía llamársele Hijo de Dios; Sin embargo, en la Iglesia cristiana fue creciendo en importancia la opinión de que Cristo había preexistido como Hijo de Dios a su encarnación humana en Jesús de Nazaret, y que había descendido a la Tierra para redimir a los seres humanos. Esta nueva concepción de la naturaleza de Cristo trajo varios problemas teológicos. Las preguntas eran muchas. ¿Existía en Cristo una naturaleza divina o humana? ¿O bien ambas? y si esto era así, se discutió la relación entre ellas ¿fundidas en una sola naturaleza? ¿Completamente separadas, o relacionadas de alguna manera?

Arrío, presbítero de la Iglesia de Alejandría (que mas adelante fue declarado hereje) fue uno de los que planteó una teoría al respecto: Este negaba la divinidad del hijo y del Espíritu Santo. “El hijo es un ser creado, tiene su principio y por ello no es eterno. Es lo más importante de la creación, pues Dios creo el “logos” para que este pudiera crear el resto de la creación. El “Logos” es entonces el primero y el más algo de todos los seres creados, pero no deja de ser un ser creado, El “logos” es una criatura”. (A esta doctrina planteada por Arrío se le conocería mas adelante como Arrianismo). La respuesta de mayor influencia a esta herejía fue la que dio Tertuliano (160-250). Su formulación proveyó el fundamento para la respuesta final que la iglesia, por medio de sus credos, daría al mundo. Tertuliano insistió que hay una sola naturaleza divina, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo tienen en común esta sola naturaleza divina. Sin embargo son separados y distintos en cuanto a su persona. Entonces hay solamente una naturaleza divina y tres personas divinas. En algunos puntos no fue del todo acertado pero su contribución fue realmente importante para la resolución final a esta doctrina. Luego de varias disputas en torno a este tema, en vista de las acaloradas discusiones entre Arrío y algunos lideres de las iglesias (como Alejandro Obispo de Alejandría) se convocó un concilio organizado por el emperador Constantino, donde participarían representantes de todas las iglesias con el fin de dar respuesta a esta controversia de la naturaleza de Cristo. Para excluir la doctrina de Arrio, Constantino insistió en la palabra griega “Homoousios” esta palabra usualmente se traduce al español con la frase, “siendo de la misma sustancia”. El concilio resolvió la doctrina en el siguiente credo: "Creemos en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador de todas las cosas visibles e invisibles; y en un Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, unigénito del Padre, de la esencia del Padre, Dios de Dios y Luz de Luz, verdadero Dios de verdadero Dios; engendrado, no creado, de una misma sustancia que el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra; quien por nosotros los hombres, y para nuestra salvación descendió de los cielos, se encarnó, se hizo hombre, sufrió, resucitó al tercer día, ascendió a los cielos, y vendrá otra vez a juzgar a los vivos y a los muertos. Y en el Espíritu Santo". Así terminó la controversia, Arrío y sus seguidores fueron exiliados y excomulgados de la Iglesia.

El Arrianismo hoy en día
A pesar de que el Arrianismo como tal ha desaparecido, se considera continuadores de ciertos aspectos del Arrianismo a varias comunidades religiosas: Los Testigos de Jehová: “Jesús no es Dios. Jesús es la primera y más grande de todas las creaciones en el inicio. Jesús es un ángel. El es el Arcángel Miguel. (“Miguel el gran arcángel Príncipe no es otro más que Jesucristo” (El Atalaya, Dic. 1984, p. 29). La Cristología de los Testigos de Jehová guarda similitudes con el arrianismo, en el sentido que ambas consideran a Jesús como el Hijo unigénito del Dios Padre, pero también tiene diferencias.

Otras corrientes: Los socinianos, una denominación nacida luego de la Reforma Protestante en Polonia, y los unitarios, que se desarrollaron en Transilvania y Hungría, y posteriormente en el Reino Unido, América del Norte y otras regiones, no creen en el aspecto divino de Jesús, por lo que en alguna medida pueden ser considerados herederos del arrianismo.

¿Cómo se nos revela Dios en la Biblia?
El Dios que se nos revela en la Biblia se nos presenta como trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y aunque no podamos comprender la profundidad de esta verdad, si podemos creerla y saber que así es Dios, porque así se nos ha revelado. Para comenzar a entender la divinidad de Cristo es necesario que nos preguntemos ¿Quién fue Jesús?

¿Quién fue Jesús?
La creencia común de todo cristiano ortodoxo es que Cristo fue plenamente Dios y plenamente hombre. Las herejías referidas a Cristo niegan una u otra naturaleza. Por tal razón debemos analizar cada una de ellas para dar una respuesta satisfactoria.

I. Su Naturaleza Humana
Algunos autores insisten en que Jesús fue solamente hombre, otros, dicen que solo parecía ser humano pero que en realidad era un fantasma, una aparición sin sustancia física, un espíritu puro con la ilusión de una forma material. Si así lo fuera Cristo no fue tentado como nosotros ni tampoco murió en realidad porque un espíritu no puede hacer eso. Debemos demostrar que Jesús fue plenamente humano debido a esta doctrina. 1. Su Desarrollo Jesús pasó por todos los procesos normales del desarrollo humano:   Fue concebido en el vientre de su madre por el Espíritu Santo (Mateo 1:18-20; Lucas 1:34-35). Nació de una mujer que cumplió con su embarazo a cabalidad (Lucas 2.6-7). Y sucedió que mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz. Y allí nació su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón. Creció como un niño normal desarrollándose en lo físico, mental y emocional (Lucas 2: 39-52).

Después de haber cumplido con todo lo que manda la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su propio pueblo de Nazaret. Y el niño crecía y se hacía más fuerte, estaba lleno de sabiduría y gozaba del favor de Dios. Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén

para la fiesta de la Pascua. Y así, cuando Jesús cumplió doce años, fueron allá todos ellos, como era costumbre en esa fiesta. …Entonces volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba todo esto en su corazón. Y Jesús seguía creciendo en sabiduría y estatura, y gozaba del favor de Dios y de los hombres.  Maduró al punto que aun cuando estaba iniciando los treinta, la multitud de Jerusalén le dijo: “Aún no tienes cincuenta años” (Juan 8:57).

2. Sus afectos Jesús desplegó todos los rasgos humanos en sus necesidades. En relación a lo físico:     Tuvo hambre (Mateo 4:2) Tubo sed (Juan 19:28) Se cansó (Marcos 4:38) Respiraba como todo ser humano (Lucas 23:46)

Referente a lo emocional:       Expresó pena (Mateo 26:38) Asombro (Marcos 6:6) Rabia y dolor (Marcos 3:5) Compasión (Marcos 1:41) Lloró (Juan 11:35) Fue tentado como nosotros pero jamás pecó (Mateo 4:1-11; Marcos 2:3; Lucas 4:1-13; Hebreos 2:18; 4:15).

En su naturaleza humana, Jesús compartía las mismas limitaciones comunes de todo ser humano, Jesús estaba restringido por el tiempo, no podía estar en dos lugares a la misma vez, transpiro, tuvo hambre, lloró, soportó el dolor etc.

II. Su Naturaleza divina
Para probar la naturaleza divina de Jesús es necesario analizar sus palabras ¿Quién decía ser? Examinar sus hechos ¿reclamó Jesús atributos Dios? ¿Qué predicaron sus discípulos? ¿Quién decía ser Jesús? El dijo “Yo soy el buen pastor” Pero en el Antiguo Testamento decía “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1). Jesús proclamó ser Juez de todos los hombres (Mateo 25:31; Juan 5:27) Pero el profeta Joel cita a Jehová que dice “Me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor” (Joel 3:12) Jesús se llamó el novio (Mateo 25:1) Cuando el Antiguo Testamento identifica de esa manera a Jehová (Isaías 62:5; Oseas 2:16). Sin embargo quizás la mas fuerte declaración de Jesús en torno a su persona la encontramos en Juan 8:58.

1. Dijo ser Jehová (Yavé - YHWH) Jehová o propiamente Yavé es el nombre especial dado por Dios para sí mismo. En el antiguo testamento hebreo se escribió simplemente con cuatro letras (YHWH) y era considerado tan santo que el judío pío no lo pronunciaba. Aquellos que lo escribían tenían que realizar, primero, una ceremonia especial. YHWH es el hombre revelado a Moisés, cuando Dios dijo: “Yo soy el que soy” (Éxodo 3:14) y su significado tiene que ver con la autoexistencia de Dios. Éxodo 3:13-14 Pero Moisés le respondió: --El problema es que si yo voy y les digo a los israelitas: 'El Dios de sus antepasados me ha enviado a ustedes,' ellos me van a preguntar: '¿Cómo se llama?' Y entonces, ¿qué les voy a decir? Y Dios le contestó: --YO SOY EL QUE SOY. Y dirás a los israelitas: 'YO SOY me ha enviado a ustedes.' Juan 8:58-59 Ciertamente les aseguro que, antes que Abraham naciera, ¡yo soy! Entonces ellos tomaron piedras para arrojárselas, pero Jesús se escondió y salio del templo. Esta expresión proclama no solo existir antes que Abraham, sino igualdad con el “YO SOY” de Éxodo 3:14. No es extraño entonces a la luz de esto, que los judíos tomaran piedras y acusaran a Jesús de blasfemar cuando afirmó ser YHWH. 2. Dijo ser Igual a Dios (Juan 5:18) Juan 5:18 Jesús les dijo: "Les aseguro que el Hijo de Dios no puede hacer nada por su propia cuenta; solamente hace lo que ve hacer al Padre. Todo lo que hace el Padre, también lo hace el Hijo. Jesús también proclamaba ser igual a Dios en otros aspectos. No solo asumió los títulos de Deidad, sino que reclamo para sí mismo las prerrogativas de Dios. A un paralítico le dijo: “hijo tus pecados te son personados”. (Marcos2:5) Los escribas respondieran correctamente: “¿Quién pude personar pecados sino solo Dios?” así que, para probar que su proclama no era una vana jactancia, sino al paralítico, ofreciendo la prueba directa que también era verdad lo que había dicho en cuanto a perdonar pecados. 3. Aceptó adoración (Mateo 28:17) Mateo 28:17 y cuando vieron a Jesús, lo adoraron, aunque algunos dudaban. El Antiguo Testamento prohíbe adorar a alguien que no sea Dios (Éxodo 20:1-5, Deuteronomio 5:6-9) El nuevo concuerda con eso y demuestra que los hombres rehusaron

adorar (hechos 14:15), como lo hicieron los ángeles (Apocalipsis 22:8-9). Pero Jesús acepto la adoración en numerosas ocasiones:       Un leproso sanado lo adoró (Mateo 8:2) Un gobernante se arrodillo ante El para pedirle algo (Mateo 9:18) Después de calmar el viento “entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: “verdaderamente eres hijo de Dios (Mateo 14:33). Un grupo de mujeres cananitas (Mateo 15:25). La madre de Santiago y Juan (Mateo 20:20). Un ciego dijo “Creo, Señor, y le adoró” (Juan 9:38)

Todos adoraron a Jesús sin que el emitiera una palabra de reprensión. 4. Igualó su autoridad con la de Dios (Mateo 28:18) Mateo 28:18 Jesús se acercó a ellos y les dijo: –Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Jesús puso sus palabras a la par de las de Dios, como cuando repitió muchas veces: Mateo 5: 21-22 “Oísteis que fue dicho a los antiguos…pero yo os digo”. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones. (Mateo 28:18-19). Dios le dio los diez mandamientos a Moisés, pero Jesús dijo “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros”. (Juan 13:34). No hay duda que Jesús esperaba que sus palabras tuvieran igual autoridad que las declaraciones de Dios en el Antiguo Testamento. 5. Dijo que oráramos en su nombre (Juan 14:13,14) Juan 14.13-14 Y todo lo que ustedes pidan en mi nombre, yo lo haré, Para que por el hijo se muestre la gloria del Padre. Yo haré cualquier cosa que en mi nombre ustedes me pidan. Jesús no se limitó tan solo a pedirles a los hombres que creyeran en El y obedecieran sus mandamientos, sino que también les pidió que oraran en su nombre. Jesús insistió “Nadie viene al Padre sino por mi” (Juan 14:6). Respondiendo a esto, los discípulos no solo oraban en el nombre de Jesús (1Corintios 5:4), sino que oraban a Cristo (hechos 7:59) Hch. 7:59 Mientras lo apedreaban, Esteban oró, diciendo: "Señor Jesús, recibe mi espíritu." Ciertamente Jesús quiso que su nombre fuera invocado en oración tanto ante Dios y como Dios. 6. Jesús reclamo el poder de levantar y juzgar a los muertos. Juan 5:25-28

Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha hecho que el Hijo tenga vida en sí mismo, y le ha dado autoridad para juzgar, por cuanto que es el Hijo del hombre. No se admiren de esto, porque va a llegar la hora en que todos los muertos oirán su voz y saldrán de las tumbas. Los que hicieron el bien, resucitarán para tener vida; pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados. Jesús eliminó toda duda que pudiera haber al respecto cuando agregó: “porque como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el hijo a los que quiere da vida. (Juan 5:21). ¿Qué dice el Antiguo Testamento de eso? El Antiguo Testamento enseña que solamente Dios era el dador de la vida (1 Samuel 2:6, Deuteronomio 32:39) que levantaba a los muertos (1 Samuel 2:6, Salmo 49:15), y el único Juez (Joel 3:12, Deuteronomio 32:35). Jesús asume osadamente poderes que solo Dios tiene. También proclamó que sería honrado como Dios, dijo que “todos honren al hijo como honran al Padre, el que no honra al hijo, no honra al Padre que le envió” (Juan 5:23). Resumen: Jesús proclamó en diversas formas ser Dios. Reclamó igualdad a Dios en materia de prerrogativas, honor, adoración y autoridad. Dijo ser el Jehová del Antiguo Testamento, aplicándose verdades relativas a Jehová y afirmando ser el prometido Mesías. Por último, se declaró como la única manera de acercarse a Dios y pidió que oraran a El como Dios.

III. ¿Qué proclamaron los discípulos en cuanto a Jesús?
Debemos considerar lo que los discípulos creían de El. Una cosa es decir ser Dios y otra lograr que muchos judíos monoteístas lo creyeran. Sin embargo, comprobamos que los seguidores de Jesús creyeron muy fuertemente en su Deidad. Zacarías 12:10 dice: (LBLA) Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por El, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por El, como se llora por un primogénito. Pero los que escribieron el Nuevo Testamento aplican dos veces este pasaje a Jesús (Juan 19:37, Apocalipsis 1:7). Pablo interpreta Isaías 45:22-23 de la siguiente forma: Filipenses 2:10-11 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. También los discípulos asociaron al nombre de Jesús en las oraciones y bendiciones junto con el de Dios. por ejemplo: Gálatas 1:3, Efesios 1:2 Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes.

Los discípulos llamaban directamente Dios a Jesús Juan 20:27-28 Luego dijo a Tomás: --Mete aquí tu dedo, y mira mis manos; y trae tu mano y métela en mi costado. No seas incrédulo; ¡cree! Tomás entonces exclamó: ¡Mi Señor y mi Dios! Colosenses 2:9 Porque toda la plenitud de Dios se encuentra visiblemente en Cristo, Tito 2:13 mientras llega el feliz cumplimiento de nuestra esperanza: el regreso glorioso de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Hebreos 1:8 Pero respecto al Hijo, dice: "Tu reinado, oh Dios, es eterno, y es un reinado de justicia. Colosenses 1:15 Cristo es la imagen visible de Dios, que es invisible; es su Hijo primogénito, anterior a todo lo creado. Jn 1:1 En el principio ya existía la Palabra; y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios.

IV. Los nombres y títulos de Jesucristo Verdadero Hombre y Verdadero Dios
En la siguiente lista se muestra los nombres y títulos de Jesucristo, en negrita se resaltan aquellos que se aplican a Su divinidad. Intercesor (1 Juan 2:1) El Todopoderoso (Apocalipsis 1:8; Mateo 28:18) El Alfa y la Omega (Apocalipsis 1:8; 22:13) El Amén (Apocalipsis 3:14) Apóstol de la fe que profesamos (Hebreos 3:1) El sacrificio por el perdón de nuestros pecados (1 Juan 2:2) El autor de la vida (Hechos 3:15) El iniciador y perfeccionador de nuestra fe (Hebreos 12:2) El autor de la salvación (Hebreos 2:10) El Principio y el Fin (Apocalipsis 22:13) El único y bendito Soberano (1Timoteo 6:15) El pan de Dios (Juan 6:33) El pan de vida (Juan 6:35; 6:48) La piedra angular (Hechos 4:11; 1 Pedro 2:7; Efesios 2:20) El Pastor supremo (1 Pedro 5:4) El Cristo (1 Juan 2:22) Creador (Juan 1:3) El libertador (Romanos 11:26) La vida eterna (1 Juan 1:2; 5:20) Padre eterno (Isaías 9:6) La puerta (Juan 10:9) Fiel y Verdadero (Apocalipsis 19:11) El testigo fiel (Apocalipsis 1:5) El testigo fiel y veraz (Apocalipsis 3:14) El Primero y el Último (Apocalipsis 1:17; 2:8; 22:13) El primogénito de la resurrección (Apocalipsis 1:5) Dios (Juan 1:1,18; 20:28; Hebreos 1:8; Romanos 9:5; 2 Pedro 1:1; 1 Juan 5:20; etc.) El buen pastor (Juan 10:11,14)

El gran Pastor (Hebreos 13:20) Gran sumo sacerdote (Hebreos 4:14) Cabeza de la iglesia (Efesios 1:22; 4:15; 5:23) Heredero de todo (Hebreos 1:2) Sumo sacerdote (Hebreos 2:17) El Verdadero (Apocalipsis 3:7) El Santo (Hechos 3:14) Esperanza (1Timoteo 1:1) La esperanza de gloria (Colosenses 1:27) Poderoso salvador (Lucas 1:69) Yo soy (Juan 8:58) La imagen de Dios (2 Corintios 4:4) El Rey eterno (1 Timoteo 1:17) El Rey de Israel (Juan 1:49) El rey de los judíos (Mateo 27:11) Rey de reyes (1Timoteo 6:15; Apocalipsis 19:16) Rey de los siglos (Apocalipsis 15:3) El Cordero (Apocalipsis 13:8) El Cordero de Dios (Juan 1:29) Cordero sin mancha y sin defecto (1 Pedro 1:19) El último Adán (1 Corintios 15:45) La vida (Juan 14:6; Colosenses 3:4) La luz del mundo (Juan 8:12) El León de la tribu de Judá (Apocalipsis 5:5) El que vive (Apocalipsis 1:18) La Piedra viva (1 Pedro 2:4) Señor (2 Pedro 2:20) El Señor de todos (Hechos 10:36) El Señor de la gloria (1 Corintios. 2:8) Señor de señores (Apocalipsis 19:16) El SEÑOR (YHVH) es nuestra salvación (Jeremías 23:6) El hombre celestial (1 Corintios 15:48) Mediador de un nuevo pacto (Hebreos 9:15) Dios fuerte (Isaías 9:6) La brillante estrella de la mañana (Apocalipsis 22:16) La raíz y la descendencia de David (Apocalipsis 22:16) El Hijo unigénito de Dios (Juan 1:18; 1 Juan 4:9) Nuestro gran Dios y Salvador (Tito 2:13) Nuestra santificación (1 Corintios 1:30) Nuestro esposo (2 Corintios 11:2) Nuestro protector (2 Tesalonicenses 3:3) Nuestra redención (1 Corintios 1:30) Nuestra justificación (1 Corintios 1:30) Nuestro Cordero pascual (1 Corintios 5:7) El poder de Dios (1 Corintios 1:24) Piedra principal escogida y preciosa (1 Pedro 2:6) Príncipe de paz (Isaías 9:6) Profeta (Hechos 3:22) La resurrección y la vida (Juan 11:25) Vástago justo (Jeremías 23:5) El Justo (Hechos 7:52; 1Juan 2:1) La roca (1 Corintios 10:4)

La Raíz de David (Apocalipsis 5:5; 22:16) El soberano de la creación de Dios (Apocalipsis 3:14) El soberano de los reyes de la tierra (Apocalipsis 1:5) Salvador (Efesios 5:23; Tito 1:4; 3:6; 2 Pedro 2:20) Hijo de David (Lucas 18:39) El Hijo de Dios (Juan 1:49; Hebreos 4:14) El Hijo del hombre (Mateo 8:20) Hijo del Altísimo (Lucas 1:32) Autor de salvación eterna para todos los que le obedecen (Hebreos 5:9) El único mediador (1Timoteo 2:5) La piedra que desecharon los constructores (Hebreos 4:11) El verdadero pan (Juan 6:32) Luz verdadera (Juan 1:9) La vid verdadera (Juan 15:1) La verdad (Juan 1:14; 14:6) El camino (Juan 14:6) La sabiduría de Dios (1 Corintios 1:24) Consejero admirable (Isaías 9:6) El Verbo (Juan 1:1) El Verbo de Dios (Apocalipsis 19:13)

Conclusiones:
1. Tenemos un Dios que se nos ha revelado como Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. 2. Jesús desplegó en su vida, todos los rasgos humanos a través de sus limitaciones físicas. 3. Sus declaraciones y hechos a la luz del Antiguo Testamento nos revelan a un Jesús Dios. 4. Tenemos suficientes pruebas bíblicas para apoyar la divinidad de Jesús. 5. Jesús es Verdadero Hombre y Verdadero Dios.

TAREA 4:
Ensayo Devocional: “Mi Salvador Personal” JESUCRISTO, MI SALVADOR PERSONAL

Salvación
La Salvación es percibida de variadas maneras por los diferentes cristianos e incluso por las diferentes iglesias cristianas. El proceso de la salvación es único en cada persona; en algunos casos puede ser un procedimiento lento y metódico; en otros, un destello o una introspección instantáneos causan una transformación milagrosa. Para al mayoría de la gente, el proceso de salvación es algo entre medio de esos extremos. En todos los casos, la condición humana central involucrada en la salvación es la absoluta y total confianza en Dios. Una forma muy analítica de verlo implica lo que sigue (ésta es una perspectiva protestante generalizada; a los católicos y ortodoxos se les enseñan una perspectivas de la salvación un tanto diferentes).

Conversión: esto indica un "volverse" hacia Dios. Implica arrepentimiento (Hechos, 3:19; 26:20); fé (Hechos 11:21); y confianza en Cristo (Hechos 20:21); implica un alejarse del pecado. Es un acto humano, pero ocurre como resultado del poder de Dios (Hechos 3:26). La Conversión inicia esencialmente el proceso de salvación, al representar una la voluntad de considerar seriamente el valor de la fe cristiana. Iluminación: (ésta se incluye a veces en Regeneración -a continuación). Una vez que una persona ha desarrollado interés en Dios como resultado de la Conversión, a menudo hay un aprendizaje: la curiosidad la lleva a tratar de saber si Dios la provee, y cómo, de respuestas a las muchas preguntas que se hace. No todos sienten necesidad de esta etapa, y aquellos con gran fé inicial no requieren estudiar y aprender, sino que creen y confían implícitamente. Para el resto, la investigación y el estudio son importantes; lo primero es el estudio de la Biblia, que representa la fuente de toda la información necesaria. Lamentablemente, a veces es dificil la comprensión plena y precisa de algunos pasajes de la Biblia, y así también se estudian otras fuentes (confiables) (Prov. 2:10; 14:6; 24:4). El Espíritu Santo dentro de nosotros es de especial ayuda en esto. TODA la gente está expuesta a muchas fuentes que declaran presentar la Verdad. A menudo es difícil discernir qué en la Verdad y qué no, dado que las fuentes llevadas por el pecado suelen ser extremadamente creíbles en sus mentiras y medias verdades. Un cristiano o uno que busca requieren guiarse por el Espíritu Santo al discernir el valor de afirmaciones extrañas.

Regeneración: indica un cambio espiritual en el corazón de una persona habilitada por la acción del Espíritu Santo que habita en ella. Su naturaleza inherentemente pecadora se vuelve capaz de responder a Dios en la fé de modo que la persona puede entonces vivir de acuerdo a Su voluntad (Mat. 19:28; Juan 3:3,5,7; Tito 3:5). Esto se extiende a la naturaleza completa de la persona, ya que afecta su disposición, ilumina su mente, libera su voluntad y renueva su modo de ser. La Regeneración ocurre cuando una persona se da cuenta de que la fé en Jesucristo es la Senda válida y correcta.

Justificación: esto es lo que a menudo se considera Salvación. Es íntegramente un acto judicial de Dios, sólo por su Gracia, y que El basa enteramente en la Obra meritoria de Cristo. Los seres humanos no tienen aporte en este proceso, excepto confirmar una clara expresión de fé en Jesús como Salvador. Un pecador penitente, por lo tanto, tiene todos sus pecados "pagados" (o expiados) por la vida y muerte de Jesús hace mucho tiempo, de modo que el pecador está absuelto de aquéllos, liberado del castigo de éstos y devuelto a una posición de justicia. La justificación resultante no la merece o gana la persona, sino que es concedida enteramente por la gracia de Dios (Hechos 13:38,39; Rom. 3:24-26; 4:5-8). La Justificación ocurre privadamente pero es públicamente reconocida por la Iglesia en la ceremonia del Bautismo. Este es el método escritural para que la Iglesia reconozca que ha ocurrido la Justificación.

Adopción: esto se refiere a que Dios atrae a los pecadores arrepentidos y creyentes dentro de su familia, de manera que pasan a ser sus hijos y herederos de los beneficios redentores de Cristo (Rom. 8:16-18, 23; Gal. 4:1-3; Efes.1:4,5). (NOTA: esto NO triene que ver con el Adopcionismo, herejía relativa a la naturaleza humana de Jesús). La Adopción es una continuación "automática" de la Justificación, en que Dios aplica los beneficios de la Redención que se produjeron en la Justificación.

Santificación: esto representa el grueso de la vida de un cristiano. Luego de ser "Salvada" a través de la Justificación, una persona pasa el resto de su vida física refinando y mejorando un Caminar Cristiano. Gradualmente una vida se vuelve moralmente mejor como resultado de la santificación; esta última procede a través de la obra redentora de Cristo y la del Espíritu Santo que habita en la persona. El proceso de santificación comienza en realidad en el momento de la Conversión, se hace más evidente y pronunciado con la Regeneración, y aún más con la Justificación. Continúa hasta que vemos a Cristo. Glorificación: es el destino último de los creyentes, y que no ocurrirá antes de la muerte física. Este concepto incluye lo que normalmente imaginamos como estar en el cielo, aunque tengamos muchas ideas diferentes respecto de lo que eso puede implicar (Fil. 3:21; Rom. 8:17,21; I Cor. 15:43; Mat. 13:43; Col. 3:4).

Muchas iglesias cristianas consideran sólo algunas de estas etapas como parte del proceso de salvación. Varias denominaciones describen su concepto de salvación en diferentes formas; por lo demás, el Espíritu Santo que habita en la persona sabe qué secuencia y procesos únicos necesita ésta, así que las generalizaciones (como esta descripción) son a menudo incorrectas. Todo esto dificulta bastante las discusiones generales precisas sobre el tema. Adicionalmente, esta enumeración es una descripción específicamente protestante. Las descripciones católicas y ortodoxas tienen algunas diferencias, y generalmente incluyen menos etapas. Además, allí donde el protestantismo insiste en que la salvación es enteramente por gracia de Dios, sin aporte de la persona, el catolicismo otorga un valor sustancial a las buenas obras de ésta.

La salvación del hombre del poder y efectos del pecado.
La noción bíblica
Las palabras hebreas usuales para la salvación, derivadas de la raíz "yasa" (anchura, amplitud, ausencia de restricciones, por lo tanto, liberación) se prestan obviamente para una amplia variedad de usos. Literalmente cubren la salvación de cualquier peligro, sufrimiento, enemigos, servidumbre en Egipto (Exod. 14:13; 15:2), exilio en Babilonia (Isa. 46:13; 52:10 - 11), adversarios (Salmo 106:10), derrota (Deut. 20:4), u opresión (Jueces 3:31; etc.). Metafóricamente, en la salvación de la decadencia social (Hos. 1:7) y de la escasez, el significado se acerca al bienestar moral y personal ("prosperidad "; Job 30:15); en el Salmo 28:9, bendición religiosa en general. "El Señor es mi salvación" es el núcleo del testimonio del Antiguo Testamento, siempre con una acepción de inmerecida misericordia. El judaísmo posterior esperó una liberación mesiánica, que podría incluir elementos políticos, nacionales o religiosos (Salmos Sol 10:9; T Benj. 9:10; cf. Lucas 1:69, 71, 77). La Soteriología, por lo tanto, acumuló una rica connotación desde los LXX hasta el NT, en el cual también significa liberación, preservación de cualquier peligro (Hechos 7:25; 27:31; Heb. 11:7). Las raíces "saos", "sozo", sin embargo, agregan la noción de completitud, validez, salud, dando a "salvación" una connotación médica: salvación de la aflicción, enfermedad, posesión del demonio, muerte (Marc. 5:34; Stgo 5:15; etc.). A veces este significado es literal: paz, alegría, alabanza, fe, están entretejidas con curación hasta el punto de darle también a "salvado" una connotación religiosa. La autodescripción de Jesús como "médico" (Marc. 2:17) y el valor ilustrativo de los milagros de curaciones muestran cuán fácilmente la curación física y espiritual se unen en "salvación" (Lucas 4:18 - 19). Buena parte de la Soteriología y sus derivados se aplican más frecuentemente a la liberación, preservación de todos los peligros espirituales, concesión de todas las bendiciones religiosas; su alternativa es la destrucción (Fil. 1:28), muerte (2 Cor. 7:10), cólera divina (1 Tes. 5:9). Está disponible para todos (Tito 2:11), es compartida (Jud. 3), eterna (Heb. 5:9); se le atribuye sólo a Cristo (Hechos 4:12; Lucas 19:10), "el pionero de la salvación", y especialmente a su muerte (Heb. 2:10; Rom. 5:9 - 10). En ese sentido era salvación "para los judíos" (Juan 4:22), aunque también para los Gentiles (Rom 11:11). Se la proclama (enseña) como un modo de pensar y de vida (Hechos 13:26; 16:17; Efes. 1:13), recibible del favor de Dios sólo por la fe, una confianza y seguridad confesadas (Hechos 16:30 - 31; Efes. 2:8), centradas en la resurrección y soberanía de Cristo (Rom 10:9), un "llamado" a El (Hechos 2:21; Rom. 10:13). Una vez recibida, la salvación no debe ser "descuidada" sino que se debe "aferrar rápidamente", "crecer hacia ella", "elaborarla" humildemente (Heb. 2:3; 1 Cor. 15:2; 1 Pedro 2:2; Fil. 2:12); algunos son salvados a última hora (1 Cor 3:15; 1 Pedro 4:18).

La comprehensividad de la salvación
La comprehensividad de la salvación se puede mostrar: (1) por aquello de lo que se nos salva. Esto incluye el pecado y la muerte; la culpa y la enemistad; la ignorancia de la verdad; la servidumbre al hábito y al vicio; el miedo a los demonios, a la muerte, a la vida, a Dios, al infierno; desesperanza de uno mismo; alienación de los demás; presiones del mundo; una vida sin sentido. El testimonio del propio Pablo es casi enteramente positivo: la salvación le ha traído paz con Dios, acceso al favor y la presencia de Dios, esperanza de recuperar la gloria prevista para el hombre, reciedumbre en el dolor, carácter firme, mente optimista, convicción íntima del amor divino y poder del Espíritu, experiencia permanente dentro de su alma del Cristo resucitado, y permanente gozo en Dios (Rom 5:1-11). La salvación se extiende también a la sociedad, propendiendo a

concretar el reino de Dios; a la naturaleza, poniendo fin a su servidumbre a la futilidad (Rom 8:19 - 20); y al universo, logrando la reconciliación final de un cosmos fragmentado (Efes. 1:10; Col. 1:20). (2) advirtiendo que la salvación es pasado (Rom 8:24; Efes. 2:5, 8; Tito 3:5 - 8); presente (1 Cor. 1:18; 15:2; 2 Cor. 2:15; 6:2; 1 Pedro 1:9; 3:21); y futuro (Rom 5:9 - 10; 13:11; 1 Cor. 5:5; Fil. 1:5 - 6; 2:12; 1 Tes. 5:8; Heb. 1:14; 9:28; 1 Ped. 2:2). Es decir, la salvación incluye lo ya dado libre y finalmente por la gracia de Dios (perdón, en una epístola llamado justificación, amistad; o reconciliación, expiación, filiación, y renacimiento); lo que se imparte continuamente (santificación, creciente emancipación respecto de todo lo malo, creciente enriquecimiento en todo lo bueno, goce de la vida eterna, experiencia del poder del Espíritu, libertad, alegría, madurez creciente en conformidad a Cristo); y lo que está por lograrse aún (redención del cuerpo, perfecta semejanza a Cristo, gloria final). (3) distinguiendo los varios aspectos de la salvación: religioso (aceptación de Dios, expiación, reconciliación, filiación, recepción del Espíritu, inmortalidad); emocional (fuertes seguridad, paz, valor, esperanza, gozo); práctico (oración, guía, dirección, disciplina, esmero, servicio); ético (nueva dinámica moral para las nuevas metas morales, libertad, triunfo); personal (nuevos pensamientos, convicciones, horizontes, motivos, satisfacciones, realización); social (nuevo sentido de la comunidad con los cristianos, de la compasión hacia todos, arrollador impulso a amar Jesús amó).

La salvación en el NT
Notables acepciones subrayan la riqueza del concepto. Jesús presupuso el pecado universal y necesidades de la humanidad, originados en la rebeldía (Mat. 7:23 mate; 13:41; 24:12 "sin ley "; 21:28 - 29), que "enferman" el alma (Marcos 2:17), y que residen profundamente en la personalidad, profanando desde dentro (Mat. 7:15 - 16; 12:35; cf. 5:21 - 22, 27 - 28; 15:19 20; 23:25), y dejando al hombre en deuda con Dios por obligaciones no pagadas (6:12; 18:23 - 24). En consecuencia, Él llamó todos al arrepentimiento (Marcos 1:15; Lucas 5:32; 13:3, 5; 15:10), a un cambio de perspectiva y de estilo de vida que entronice a Dios (Lucas 8:2; 19:9 (Juan 8:11); Mat. 9:9; etc.), exigió oración diaria para misericordia, El mismo ofreció perdón (Marcos 2:5) y elogió la penitencia humilde como única base aceptable para acercarse a Dios (Lucas 18:9 - 10). En la apertura y amistad de Jesús hacia los pecadores, la amorosa acogida de Dios encontró su expresión perfecta. Nada se requería para recuperar el favor de Dios, favor que esperó ansiosamente el retorno del hombre (Lucas 15:11 - 24). El único preliminar indispensable era el cambio del hombre desde la rebelión hacia la confianza y obediencia infantiles. Comprobadas éstas, seguía la vida bajo la norma de Dios, descrita como banquete, unión, vino, hallazgo del tesoro, gozo, paz, toda la libertad y privilegios de la filiación dentro de la familia divina en el mundo del Padre. Pedro también llamó al arrepentimiento (Hechos 2:38), prometiendo el perdón y el Espíritu a quienquiera que invoque al Señor. La salvación era especialmente de la maldad pasada y para conformidad de una generación perversa (vss. 23 - 40); y con un propósito, la herencia, y una gloria todavía por revelaro (1 Pedro 1:3 - 5; etc.). En el pensamiento de Juan la salvación es de la muerte y el juicio; él redefine su significado en términos de la vida, eterna y rica (treinta seis veces en el Evangelio, trece en Juan 1), don de Dios en y con Cristo, que comienza en la renovación total ("nuevo nacimiento"); iluminada por la verdad ("conocimiento, "luz"); y experimentada como amor (Juan 3:5 - 16; 5:24; 12:25; 1 Juan 4:7 - 11; 5:11).

Pablo vió reflejado en todos los hombres su propio fracaso en lograr la justificación legal, y lo atribuyó al poder avasallador ("regla") del pecado, que trajo consigo la muerte. En consecuencia la salvación es, primero, perdón, a pesar de la condenación justa, en base a la expiación del pecado por Cristo (Rom 3:21 - 22); y segundo, liberación, por el poder invasor del Espíritu de santidad, el Espíritu de Cristo resucitado. La fe que acepta y asiente la muerte de Cristo por nosotros también nos une a El tan intimamente que con El morimos al pecado y nos levantamos a nueva vida (Rom 6:1 - 2). Los resultados son: liberación del poder del pecado (vss. 7, 18; 8:2); gloriarse en el poder del Espíritu dentro de nosotros y certeza de la filiación (ch. 8); creciente conformidad a Cristo. Por el mismo proceso la muerte es superada y los creyentes están listos para la vida eterna (6:13, 22 - 23; 8:11).

Desarrollos adicionales
Es evidente, incluso de esta breve reseña, que se necesitarían interminables análisis, comparación, sistematización, y reelaboración de una nueva exposición en términos contemporáneos, de todo el que la salvación significa para la fe cristiana. Ésta es la tarea de la soteriología, la doctrina de la soteria o salvación. ¿Cuánto influenciaron, por ejemplo, las religiones mistéricas del siglo I la esperanza cristiana derivada del judaísmo? Ofrecían la salvación, así como "todas las bendiciones que es posible desear" y por sobre todo, la inmortalidad. Antes de que fueran absorbidas en la Cristología, la reflexión patrística exploró especialmente el significado del rescate que Cristo había pagado por la salvación y libertad del hombre. Más adelante, la Iglesia de Oriente reflejó en la mortalidad del hombre el efecto de la caída de Adán, principalmente, y vió la salvación especialmente como el don de la vida eterna a través de Cristo resucitado. La Iglesia de Occidente reflejó el efecto de la caída de Adán particularmente en la culpa heredada (Ambrosio) y corrupción (Augustín) de la humanidad, y vio la salvación como especialmente el don de la gracia a través de la muerte de Cristo. Sólo la gracia divina podía eliminar la culpa y liberar de la corrupción. Anselmo y Abelardo exploraron más la relación entre la salvación del hombre y la cruz de Jesús como satisfacción para el pecado, o redentor ejemplo de amor; Lutero, su relación con la recepción de la fé por el hombre; Calvino, su relación a la voluntad soberana de Dios. El pensamiento católico ha enfatizado la esfera objetiva de la salvación dentro de una iglesia sacramental; y el Protestantismo, la experiencia subjetiva de la salvación dentro del alma individual. La reflexión moderna tiende a concentrarse en los procesos psicológicos y los resultados éticos de la salvación, acentuando la necesidad de "salvar" la sociedad.

---

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->