P. 1
El Espiritu Santo en La Iglesia de Hoy

El Espiritu Santo en La Iglesia de Hoy

|Views: 2.199|Likes:
Reporte del libro "El Dios olvidado" de Francis Chan. para el Seminario SETE de SALT Ministries.
Reporte del libro "El Dios olvidado" de Francis Chan. para el Seminario SETE de SALT Ministries.

More info:

Published by: Miguel Angel Torres Gallardo on Mar 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/08/2013

pdf

text

original

SEMINARIO DE EDUCACION TEOLOGICA POR EXTENSION

MISION EL ESPIRITU SANTO EN LA IGLESIA PRIMITIVA

LIBRO: EL DIOS OLVIDADO
Francis Chan

MIGUEL ANGEL TORRES GALLARDO PROGRAMA DE LICENCIATURA

SETE - HUANCAYO

TAREA 1:
Lea El Dios Olvidado y capítulos 2,3 y 15 de Doctrina Cristiana

TAREA 2:
Escriba un reporte de Lectura a cerca de lo leído. 1. ¿Cuál cree que es el tema central del libro? El tema central del libro es el Dios olvidado, el Espíritu Santo, nos hemos olvidado de Aquél que nos distingue de toda religión y culto en el mundo. Nos recuerda que no fuimos creados y salvados para meramente subsistir nuestro tiempo en la tierra. El autor sostiene que hemos ignorado al Espíritu y estamos cosechando los desastrosos resultados. 2. ¿Cuál cree usted que fue el propósito del autor para escribir este libro? El propósito del autor es que tomemos conciencia de cuál es nuestra actitud hacia el Espíritu Santo. Nos muestra como revertir nuestra trágica desatención al Espíritu Santo. Motiva a la iglesia a que le dé un revés a la tendencia de la apagar al Espíritu, a buscar una efectiva vida llena del Espíritu que Dios y nosotros deseamos. 3. ¿Cuáles son las lecciones aprendidas en este libro? Mencione por lo menos diez, citando las páginas del libro. 3.1 Sin el Espíritu Santo las personas operan con sus propias fuerzas y logran solamente resultados de tamaño de hombre. La iglesia no tiene capacidad de vivir de un modo distinto a cualquier otra reunión de personas sin el Espíritu Santo. Pero cuando los creyentes viven en el poder del Espíritu, la evidencia en sus vidas es sobrenatural. La iglesia no puede evitar ser diferente, y el mundo ni puede evitar notarlo. Pg. 17 3.2 Por alguna razón, no pensamos que necesitamos al Espíritu Santo; no esperamos que el Espíritu santo actúe. O, si lo hacemos, nuestras expectativas con frecuencia son desacertadas y egoístas. Dado nuestro conjunto de talentos, experiencia y educación, muchos de nosotros somos capaces de vivir exitosamente (según los estándares del mundo) sin ninguna fortaleza del Espíritu Santo. Pg. 31 3.3 Hasta el crecimiento de nuestras iglesias puede producirse sin Él. Si combina usted un orador carismático, un talentoso grupo de alabanza y algunos eventos creativos de última moda, la gente asistirá a su iglesia. Sin

embargo, eso no significa que el Espíritu Santo de Dios esté obrando activamente y moviéndose en las vidas de las personas que asisten. Simplemente significa que usted ha creado un espacio que es lo bastante atractivo para atraer a personas durante una hora o dos los domingos. Pg. 31 3.4 Existe una inmensa diferencia entre creer lo que Dios ha prometido y orar por las cosas que a uno le gustaría que fuesen ciertas. Debemos orar con confianza por lo que Dios ha prometido y no ponga su esperanza en lo que otros prometen o en lo que le han dicho que obtendrá si es un buen cristiano. En última instancia usted tiene que poner su fe en Dios solamente y no en los regalos que Él da. Pg. 49 3.5 Debemos tomarnos un tiempo para pensar sobre los temores que tenemos sobre el Espíritu Santo, debemos detectar cuáles han sido nuestras actitudes y respuestas hacía el Espíritu Santo. No debemos ocultar nuestros temores sino admitirlos antes nosotros mismos y ante Dios. Debemos ser sinceros al admitir nuestro temor a defraudar a las personas más que a apagar el Espíritu o al temor que tiene de que Él no cumplirá sus promesas y seremos defraudados. Entonces al confesar nuestros temores Dios nos dará la libertad que necesitamos para vivir en la llenura del Espíritu Santo. Pg. 57 3.6 El Espíritu Santo es una persona, no es una “fuerza” o “poder” o “cosa”; el Espíritu Santo es Dios, no es un tipo menor o diferente de Dios Padre o Dios hijo; El Espíritu Santo es eterno y santo, no es un espíritu volátil y caprichoso que viene y va como el viento; El Espíritu Santo es tiene su propia mente y Él ora por nosotros; El Espíritu Santo tiene emociones, Él se entristece cuando se produce una brecha en la relación con Dios y con otras personas; El Espíritu Santo tiene sus propios deseos y voluntad, Él tiene un plan para nuestras vidas y nuestras iglesias; El Espíritu Santo es omnipotente, omnipresente y omnisciente. Pg. 70-74 3.7 Dios hace milagros cuando Él lo ve adecuado y para sus propósitos. Necesitamos huir de la tentación de hacer aparecer milagros que Dios nunca prometió dar. En cambio, somos llamados a enfocarnos en las prioridades que Él ha bosquejado para nosotros en la Escritura y pedir al Espíritu Santo que nos capacite tal como Él lo vea adecuado. Debemos pedirle que nos capacite sobrenaturalmente para amarle a Él y a los demás. Y confiemos que él mostrará milagros para su gloria, en su momento y asu manera. Pg. 89 3.8 Al igual que nuestro Salvador, quién entregó su vida y su sangre a fin de que nosotros tengamos una razón para regocijarnos. Fuimos hechos para entregar nuestras vidas y dar hasta que duela. Estamos más vivos cuando más morimos a nosotros mismos, cuando gastamos nuestras vidas por amor

a Dios y a nuestros semejantes, fuimos creados para ese propósito. Cuando vivimos así es cuando el Espíritu de Dios se mueve y actúa en nosotros y por medio de nosotros en maneras sobrenaturales que no podríamos hacerlo por nosotros mismos. Pg. 96 3.9 Soy templo del Espíritu Santo, no soy una persona que vivo mi vida meramente en mi capacidad humana. El Espíritu de Dios mora e mí, Él me ha escogido como su lugar de morada. En cualquier actividad de mi diario vivir, sea esta de mucha importancia o trivial, Dios está en mí. Esto es algo que nunca debo negar o ignorar. Debo aferrarme a esta verdad y ser consciente de esta realidad. Debo tener momentos de reflexión profunda, de meditación, de contemplación, de quietud y redescubrir al ser más amado viviendo en mí. Gracias Espíritu Santo! Pg. 109 3.10 Muchos de nosotros necesitamos olvidarnos de la voluntad de Dios para nuestras vidas. Dios se interesa más por nuestra respuesta a la guía de su Espíritu en este momento, que por lo que tenemos intención de hacer el próximo año. De hecho las decisiones que tomemos el próximo año se verán profundamente afectadas por el grafo hasta el cual nos sometamos al Espíritu en este momento, en las decisiones de hoy. Pg. 120 3.11 Los creyentes nunca pueden perder el Espíritu, pero su llenura es algo que debiéramos buscar constantemente. Este asunto de la Santificación es un proceso de por vida en el que estamos. Ser llenos del Espíritu no es un acto de una sola vez. Como leemos en Gálatas sobre el Espíritu implica una relación continuada. Ser lleno del Espíritu no está limitado al día en que conocimos a Cristo. En cambio en toda la Escritura leemos de una relación que nos llama a una búsqueda activa del Espíritu. Pg. 128 3.12 Sin importar dónde viva usted y como se vean sus días, cada día tiene la elección de depender se sí mismo, de vivir con seguridad, y de intentar controlar su vida. O puede vivir tal como fue creado para vivir: como un templo del Espíritu Santo de Dios, como una persona dependiente de Él, desesperado porque Dios en Espíritu se muestre y marque la diferencia. Es entonces que la gente comenzará a no mirarlo a usted sino a nuestro Padre del cielo y darle la gloria que solo Él se merece. Pg. 156 4. ¿Qué lecciones prácticas aprendió que puede aplicar en el ministerio? Mencione cinco y cite las páginas de donde obtuvo las lecciones. 4.1 Ser una iglesia que marque la diferencia, para esto debemos profundizar nuestra relación con el Espíritu Santo. Debemos revisar nuestras prioridades como iglesia, revisar nuestros métodos y estrategias, debemos cuestionarnos si estamos realizando todo en nuestras fuerzas humanas, o estamos siendo guiados y bajo el poder del Espíritu Santo. Pg. 31.

4.2 No debemos tener miedo a vivir en la llenura del Espíritu Santo, muchos cristianos están conformes, viven cómodamente, se han amoldado al mundo y le han dicho a Satanás “tú no me toques yo no te toco”. De esta manera han optado por amar su vida. Opuestamente a esta actitud conformista, Dios nos ha llamado a vivir una vida cristiana en plenitud, no debemos tener temor de lo que pueda venir, aunque sabemos que tendremos aflicciones, sin embargo Dios nos ha prometido, en este mundo y en el venidero, una vida en abundancia, llena de gozo. Esto sí es vivir! Como dice la escritura, “el que ama su vida, la perderá; pero el que pierde su vida por mí, la encontrará.” Mt.16:21-27 Pg. 57 4.3 Debemos enfatizar la importancia del Espíritu Santo a través del púlpito y a través de nuestros programas regulares y cursos bíblicos, al hacerlo no debemos enfatizar un conocimiento teórico sino la práctica de una vida guiada por el Espíritu Santo. También debemos tener cuidado de las manifestaciones emocionales desordenadas que no edifican a la iglesia, por el contrario, solo confunden y rebajan el obrar del Espíritu Santo a una experiencia del momento, sin trascendencia en la vida espiritual. Pg. 74 4.4 De la misma manera respecto a los milagros, las sanidades y la expulsión de demonios, no debieran ser parte de un espectáculo para vanagloriarnos, o sacar dinero a las personas, y hasta el colmo de mentir a las personas engañándoles con actuaciones pre-concebidas. Lejos de todo esto está la labor del Espíritu Santo, quién en primer lugar glorifica al Padre y lleva a la salvación por Jesucristo, atiende las necesidades integrales de las personas desde su espíritu, alma y cuerpo. El Espíritu Santo es soberano y decide cuando obrar milagros en el momento y lugar adecuados, no cuando nosotros lo queramos. Pg. 96 4.5 Hemos ignorado al Espíritu y estamos cosechando los desastrosos resultados, a nivel personal y a nivel de iglesia. Entonces debemos considerar la invitación de Dios: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”. 2 de crónicas 7:14. Debemos arrepentirnos como iglesia por la forma como hemos estado viviendo, ignorando y hasta negando al Espíritu Santo, debemos urgentemente buscar a Dios de todo corazón, con todas nuestras fuerzas. Entonces Dios de mostrará en nuestras vidas y en nuestras iglesias de tal manera que tenga impacto sobre nuestra sociedad y ellos también glorifiquen a Dios. Pg. 120 5. ¿Cree que el autor logró su cometido en el libro? Sí, porque después de haber leído el libro no tenemos excusa para seguir viviendo como uno más del mundo. Nos obliga a cambiar ahora mismo.

6. ¿Cuál es su opinión del libro? Es un libro rico en ejemplos y citas bíblicas. Además de los testimonios al final de cada capítulo muestran que no son sólo palabras sino es real, es vida abundante para aquellos que valientemente escogen vivir y hasta morir para Dios. No tiene sentido que el Dios todopoderoso tenga hijos que se caracterizan por tener miedo e inseguridad. 7. ¿A quién recomienda el libro? ¿Por qué? Lo recomiendo a los pastores, estudiantes de seminario, al liderazgo de la iglesia y a todo creyente que está cansado de vivir mediocremente y que busca ardientemente algo diferente, a los creyentes frustrados que tratan en sus propias fuerzas de agradar a Dios, a los conformistas que creen que ya han vivido lo mejor de la vida cristiana, a los sensacionalistas que han limitado la manifestación del Espíritu Santo a una experiencia emocional, a los intelectuales que han terminado por negar en la praxis el obrar del Espíritu Santo. 8. Presente un resumen del libro (no más de una hoja) 8.1 Tengo a Jesús. ¿Por qué necesito al Espíritu? Muchos pensábamos que estábamos bien en la forma como habíamos vivido hasta ahora. No éramos malos cristianos, nos esforzábamos por hacer lo mejor y ante los fracasos nos justificábamos en nuestra humanidad. Total ya somos salvos y nos hemos asegurado una posición en el cielo, mientras tanto en la tierra tratamos de pasarlo bien. Nos habíamos conformado a nuestra forma de vida. ¡No sabemos de los que nos perdemos! Dios nos ha dado su Espíritu para vivir plenamente, obrar de manera sobrenatural, no como un ser humanos más, hasta marcar la diferencia e impactar nuestra sociedad para la gloria de Dios. 8.2 ¿De qué tiene miedo? Muchos han preferido ignorar al Espíritu Santo movidos por el temor a ser tildados de fanáticos o carismáticos, otros se han conformado a vivir en la comodidad y tienen temor de que vivir en el Espíritu para no entrar a un terreno espiritual que muchas veces implica sacrificio y sufrimiento que prefieren evitar. La mayoría simplemente no sabe que el Espíritu Santo vive dentro de nosotros y que lo hemos apagado hasta negar de manera práctica que existe.

8.3 Teología Básica del Espíritu Santo El Espíritu Santo es una persona, no es una “fuerza” o “poder” o “cosa”; el Espíritu Santo es Dios, no es un tipo menor o diferente de Dios Padre o Dios hijo; El Espíritu Santo es eterno y santo, no es un espíritu volátil y caprichoso que viene y va como el viento; El Espíritu Santo es tiene su propia mente y Él ora por nosotros; El Espíritu Santo tiene emociones, Él se entristece cuando se produce una brecha en la relación con Dios y con otras personas; El Espíritu Santo tiene sus propios deseos y voluntad, Él tiene un plan para nuestras vidas y nuestras iglesias; El Espíritu Santo es omnipotente, omnipresente y omnisciente. 8.4 ¿Por qué lo desea? A veces pensamos que el Espíritu Santo está a nuestra disposición, que podemos usarlo a nuestra conveniencia, para cumplir con nuestros deseos. Para lucirnos ante el mundo y presumir de poder ante los demás. Una correcta motivación es necesaria, deseamos tener al Espíritu Santo en plenitud viviendo en nuestras vidas y manifestando su poder para la Gloria de Dios, para que la gente pueda ser impactada y se acerquen a Dios y honren a Dios. 8.5 Una verdadera relación El Espíritu Santo no es un objeto que podemos usar para nuestra conveniencia. Es una persona que busca tener una relación íntima personal con nosotros cada día, no es una relación de conveniencia sino una relación de amor. Nos acercamos a él no por sus beneficios sino por lo que Él es. Si aprendemos a disfrutar de su presencia viviremos una vida abundante de gozo y paz aun en medio de las dificultades de la vida. Seamos conscientes y valoremos su presencia en nuestras vidas, su obrar a nuestro favor y el anhelo que tiene de tener una constante e íntima relación con nosotros. 8.6 ¡Olvide la voluntad de Él para su vida! Estamos concentrados en la voluntad de Dios para nuestras vidas, que nos olvidamos de la voluntad de Dios para hoy. Debemos aprender a vivir bajo la guía del Espíritu Santo, asegurarnos de realizar la voluntad de Dios. Saber escuchar su voz y obedecer sus instrucciones. De igual manera durante nuestra jornada diaria vivir bajo el control del Espíritu Santo. Debemos tomar en cuenta al Espíritu Santo en todas nuestras acciones, pensamientos, sentimientos. Toda área de nuestra vida debe estar sometida a su voluntad. De ser así alcanzaremos un nivel de vida que glorifique a Dios, la gente lo verá y glorificará a Dios por sus obras.

8.7 La iglesia sobrenatural Dios no está interesado en la cantidad de creyentes que van a nuestras iglesias, sino en la fidelidad de ellos, en su amor por Dios y en su entrega por causa del reino. Dios no está interesado en nuestros esfuerzos que buscan su aprobación, no hay nada que podamos hacer sin él que pueda agradarle. Necesitamos dar lugar a que el poder de Dios se manifieste de manera sobrenatural. La gente debe ver nuestras iglesias y decir que Dios está realmente allí, la gente debe ver nuestras vidas transformadas y anhelar que Dios haga lo mismo con ellos. No somos un club más en el mundo, no somos una persona común más del mundo, ¿Por qué vivir así? 9. Haga un bosquejo para un mensaje o estudio bíblico basado en el capítulo que más le interesó.
La Persona del El Espíritu Santo No puedes verlo, pero es tan real. Él es la tercera persona de la trinidad. Él es Dios. Es el Espíritu Santo. En el antiguo testamento el Espíritu Santo aparece ligado a la animación y sostenimiento de la vida y como el poder que anima a los enviados de Dios. En el nuevo testamento vemos cumplida la palabra profética de Ezequiel, que dijo: "pondré Espíritu nuevo dentro de vosotros y quitare de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne." El Espíritu Santo ciertamente toma un papel más activo según la Palabra con el ministerio de Cristo. El interviene directamente en la concepción virginal de Cristo (Lucas 1:35), en su bautismo (Lucas 3:22) y durante su ministerio. Las promesas de Dios se cumplieron una vez más, cuando él nos prometió y nos dio a los cristianos, el Espíritu Santo, el regalo de Dios. Jesús dijo: "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros." Juan 14:16-17 Cada cristiano necesita saber conocer, entender, apreciar y experimental la Persona y el trabajo del Espíritu Santo en su vida. La promesa de Cristo, el derramamiento del Espíritu Santo se registra en Hechos 2:1-4. Es interesante notar que cuando los cristianos creen y obedecen, grandes milagros del Espíritu Santo suceden. A. ¿Quién es el Espíritu Santo? El Espíritu Santo no es: Ø Un sentimiento. Ø Un espectáculo. (El no hace un show dominical para nosotros) Ø Locura o desorden. Ø No es un don. (El reparte los dones, pero el no es un don) Ø Fuerza Mística o un poder oculto. (El es Dios) Ø No es la conciencia. (El ministra la conciencia)

Ø ¡El Espíritu Santo es una persona, no una emoción! Ø La Biblia empieza y termina con la persona y la obra del Espíritu Santo. "Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas." Génesis 1:2 Ahí estaba El, en el momento de la creación. "Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.” Apocalipsis 22:17 Al final, también estará el Espíritu Santo dándonos todo lo que necesitamos para alcanzar la vida eterna. Solo podemos predicar un evangelio de poder. No podemos predicar un evangelio descafeinado. B. ¿Cuál es la personalidad del Espíritu Santo? "Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio." Juan 16:7-8 El Espíritu Santo te ayuda en situaciones que tu ni siquiera te has dado cuenta. El Señor dice que él se fue y dejo un sustituto de Jesús: un ayudador, uno que te conforta, el Consolador " (Paracletos). El Espíritu Santo es nuestro (1) confortador, (2) Socio, (3) abogado, (4) Intercesor, (5) Maestro, (6) Amigo, (7) Guía, (8) Consejero, (9) Fortalecedor, (10) Líder, (11) Ayuda. El Espíritu Santo no podía tomar el lugar de la persona de Jesús y relacionarse personalmente con los discípulos a menos que fuera una persona humana. Como humano Jesús estaba limitado a un solo lugar. Por lo tanto nos convino que viniera el Espíritu Santo, el cual está en todo lugar. El Espíritu Santo le fue dado la misión de: Ø Tomar el lugar de Jesús en la tierra. Ø Mostrar y revelar a Jesús al mundo. Ø Demostrar y hacer la obra que Jesús hizo. "De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre." Juan 14:12 C. El Espíritu Santo tiene sentimientos El puede ser: 1. Contristado: Efesios 4:30 "Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención". 2. Insultado: Hebreos10:29 "¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?"

3. Le pueden tratar de mentir: Hechos 5:3 "Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?" 4. Blasfemado: Mateo 12:31 "Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada". 5. Resistido: Hechos 7:51 "!!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros." 6. Se enoja: Isaías 63:10 "Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos." 7. Alejado: 1 Tesalonicenses 5:19 "No apaguéis al Espíritu." (RV 60) "No alejen de ustedes al Espíritu Santo." (Lenguaje sencillo) D. El Espíritu Santo tiene las Cualidades de una Persona 1. Él tiene una mente: Romanos 8:27 "Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.". 2. Él tiene una voluntad: 1 Corintios 12:11 "Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere." 3. Él tiene emociones: Romanos 15:30 "Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios." 4. Él habla: Hechos 13:2 "Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado." 5. Él confirma: Juan 15:26 "Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí." Romanos 8:16 "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios." 6. Él nos enseña: Nehemías 9:20 "Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed." 7. Él intercede por nosotros: Romanos 8:26 "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles". Aplicación: Una de las grandes necesidades de la iglesia hoy en día, es el entender y poseer una relación personal con la tercera persona de la trinidad El Espíritu Santo. La Biblia dice que el Espíritu Santo te reviste de poder para testificar. Hechos 1:8 "pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu santo y me seréis testigos"

10. Haga una lista de ilustraciones o citas que podría usar en el futuro. 1. “Lo que el alma es en nuestro cuerpo, el Espíritu Santo lo es en el cuerpo de Cristo, el cual es la iglesia” Agustín 2. “Y exponer nuestros corazones a la verdad y negarnos o descuidar regularmente y obedecer los impulsos que produce es bloquear los movimientos de la vida en nuestro interior y, si persistimos, entristecer al Espíritu Santo y dejarlo en silencio” A. W. Tozer 3. “Cuando estamos desesperados por una respuesta. Entonces el Espíritu puede darnos una respuesta. ¿Pero cómo puede él darnos una respuesta cuando seguimos estando bien suplidos de todo tipo de respuestas por nosotros mismos” Karl Barth 4. “La fe del cristiano en todos los aspectos – intelectual y ético, devocional y relacional, renaciendo en adoración y extrovertido en testimonio – es sobrenatural; sólo es espíritu puede iniciarlo y sostenerlo. Por tanto, aparte e él, no solo no habrá creyentes vivaces ni congregaciones vivaces, sino que no habrá ni creyentes ni congregaciones en absoluto” J.I. Packer 5. “El Señor nos desafía a sufrir persecuciones y a confesarlo a Él. Quiere que quienes le pertenecen sean valientes y no tengan miedo, Él mismo muestra cómo la debilidad de la carne es vencida mediante la valentía del Espíritu. Este es el testimonio de los apóstoles y en particular del Espíritu representante y que administra. UN CRISTIANO NO TIENE MIEDO!” Tertuliano 6. “Bien podemos ser sinceros. Todo nivel de espiritualidad entre nosotros es bajo. Nosotros mismos nos hemos medido hasta que el incentivo de buscar mesetas más altas en las cosas del Espíritu ha desaparecido…Hemos imitado al mundo, hemos buscado el favor popular, hemos fabricado delicias para sustituir el gozo del Señor y hemos producido un poder barato y sintético para sustituir el poder del Espíritu Santo” A.W. Tozer 7. “Poderoso. ¿Cuándo fue la última vez que alguien uso esa palabra para describirlo a usted? No tiene ningún sentido que el Dios todopoderoso tenga hijos que se caracterizan por tener miedo e inseguridad. El colocó su Espíritu en nosotros para que seamos conocidos por su poder. Tristemente a muchos creyentes e iglesias se les conoce por su talento o intelectualismo, en vez de por su poder sobrenatural. Lo que es peor es que eso va bien con nosotros…hemos ignorado al Espíritu Santo y estamos cosechando los desastrosos resultados.” Francis Chan

TAREA 3:
Lea Juan 14-16 Trace un gráfico o bosquejo detallando los diversos roles del Espíritu Santo. Provea ejemplos de cada rol en la vida de la iglesia primitiva y describa discusiones importantes en cuanto a estos roles en la historia de la iglesia cuando sea apropiado. Reflexionando incluya ejemplos en que usted ha tenido experiencias con el Espíritu Santo en estas maneras. Para cada rol escriba por lo menos tres maneras en que usted podría dirigir a una iglesia para reconocer el Espíritu en la forma que Él desempeña estos roles.

LOS ROLES DEL ESPIRITU SANTO Basado en Juan 14-16 1. ES NUESTRO MAESTRO. En la iglesia primitiva Les recordaba las enseñanzas de Jesús, les daba sabiduría para que pudieran comprender, disertar y defender acerca de los misterios del evangelio. Ponía las palabras que debían hablar los apóstoles y también les guiaba para que puedan escribir la Biblia. En la historia de la iglesia A través de los siglos ha mantenido la sana doctrina a pesar de las herejías e intentos por torcer la verdad, a través de hombres sensibles que rindieron sus propias vidas antes de aceptar enseñanzas contrarias al evangelio. Gracias a estos mártires de la fe, sabemos que la verdad tuvo que pagar un alto precio para llegar a nuestras manos. En mi vida personal Recuerdo que el Espíritu Santo me aclaró muchas dudas que tenía en la adolescencia. Sin embargo mi experiencia más importante es que gracias al obrar del Espíritu Santo pude experimentar un conocimiento más profundo que Dios a pesar de estar viviendo momentos muy difíciles de mi vida. En mi iglesia Debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo en todo momento, al dirigir una reunión, un culto, al enseñar la Palabra, al predicar, al aconsejar porque es él quien nos guía hacia la para que podamos evitar el error. Que gran responsabilidad es enseñar en la iglesia, solo el Espíritu Santo nos puede capacitar para ser aprobados y no recibir condenación. 2. ES NUESTRO CONSOLADOR

En la iglesia primitiva Muchos estaban tristes al ver partir a Jesús, sin embargo alguien mejor estaba por venir, El Espíritu Santo no solo consoló sus corazones sino también les dio tal esperanza que no dudaron en entregar sus propias vidas al sacrificio y al martirio por el amor de Cristo y su mensaje. En la historia de la iglesia De igual manera a lo largo de la historia de la iglesia no ha cesado la persecución, la hostilidad. Solo basta recordar la inquisición que inmoló a muchos cristianos de maneras horrendas. A pesar de todo esto el Consolador estaba con ellos dándoles gozo en medio del dolor. En mi vida personal En mi vida he tenido momentos muy difíciles hasta el punto de querer negar a Dios y renunciar a mi fe. Sin embargo, en lugar de alejarme de Dios escogí aferrarme más a él. Recibí del Espíritu Santo el consuelo, la compañía, la aprobación y esperanza que anhelaba. Me saco del hoyo, curó mis heridas, levantó mi cabeza; hoy me siento amado y quiero vivir para él. En mi iglesia Muchas personas llegan a nuestras iglesias necesitadas de consuelo, de fortaleza, de aliento, de amor, de calor humano. Somos nosotros quienes el Espíritu Santo usa para poder consolarlos con el mismo consuelo que hemos sido consolados. No debemos permanecer duros, fríos e indiferentes ante esta realidad. Debemos estar atentos y acogerlos en el amor de Dios. 3. ES NUESTRO CONSEJERO En la iglesia primitiva En este tiempo la iglesia tenía que tomar importantes decisiones como elegir a los siervos de Dios para las misiones, aceptar a los gentiles dentro de la iglesia, a qué dirección llegar con el evangelio, qué a hacer respecto a algún asunto difícil. El Espíritu Santo estuvo también activo guiándoles a tomar decisiones correctas, oportunas, y efectivas. En la historia de la iglesia En el tiempo, el Espíritu Santo guió a sus siervos a tomar decisiones trascendentes para salvaguardar la verdad del evangelio, la sana doctrina, el gobierno de la iglesia, y las misiones. El Espíritu santo iluminaba sus mentes y les daba fortaleza para vencer cualquier oposición a fin de hacer la voluntad de Dios. En mi vida personal Antes de tomar cualquier decisión consulto a Dios, si es su voluntad que lo haga, a veces expreso mi deseo de hacer esto o aquello, luego al final le digo

que haga su voluntad, que me haga sensible para oír su voz y me dé gracia para obedecer su voz y fuerzas para mantenerme firme en su voluntad. Él es mi consejero en momentos de duda, me muestra el camino a través de su Palabra y por otros medios también como la oración, las circunstancias, etc. En mi iglesia Como iglesia deberíamos dar respuestas a las interrogantes de nuestros hermanos, muchas veces los dejamos naufragar en sus dudas o dejarse llevar por cualquier viento de falsa enseñanza. No debemos quedar pasivos y ser guardas los unos de los otros, esta es nuestra responsabilidad. Por algo hemos sido hechos una familia, debemos comportarnos como tal. Es triste pero la realidad nos dice que cada uno ve por si mismo y no importa lo demás. 4. ES NUESTRO ALENTADOR En la iglesia primitiva ¿Cómo se habrán sentido los apóstoles ante tanta oposición, hostilidad y persecución? Eran humanos y por tanto se desanimaban, basta recordar que muchos de ellos volvieron a sus quehaceres domésticos, otros lo negaron; sin embargo vemos que el Espíritu Santo les daba fuerzas para seguir cuando sus fuerzas humanas se les había agotado. Muchos de ellos mal heridos de muerte, se levantaron y continuaron con su determinación de predicar a Cristo. En la historia de la iglesia A pesar de las dificultades que atravesó la iglesia y a pesar que sus enemigos eran más numeroso y más fuertes, a pesar que todo parecía perdido a aún hasta el borde de la muerte; El Espíritu Santo les alentó a no desmayar, les dio una valentía que parecía no tener sentido; sin embargo al final Dios les dio la victoria sobre sus enemigos. Y la palabra de Dios continuó expandiéndose. En mi vida personal Cuántas veces en mi vida me he sentido desanimado, especialmente cuando no veo los frutos de mi labor en la obra misionera; uno o dos convertidos en un año, ningún bautizado, desanima a cualquiera. Sin embargo a pesar de lo duro que es vivir en el desierto de la sequedad, donde parece que nada tiene sentido, el Espíritu Santo me alienta a a seguir poniendo paz, gozo y esperanza que fiel es el que prometió, y lo cumplirá. En mi iglesia No debemos desanimarnos si no vemos los frutos de nuestros esfuerzos, debemos persistir hasta que Dios se manifieste, Él quiere ver nuestra perseverancia y fidelidad y va recompensar el que seamos consecuentes. Debemos oír al Espíritu Santo alentándonos a seguir y no escuchar las críticas destructivas, quejas sin fundamentos y comentarios malintencionados.

5. ES NUESTRA FORTALEZA En la iglesia primitiva La iglesia del primer siglo se mantuvo fuerte a pesar de la persecución a la que se vio sometida durante el primer y segundo siglos, cuando los emperadores romanos buscaron borrarlos del mapa. El Espíritu Santo les dio la fortaleza para que se mantengan firmes. En la historia de la iglesia Cuando la inquisición romana buscaba aplastar el protestantismo en el mundo. El Espíritu Santo dio valor a los cristianos para soportar los momentos difíciles, les dio coraje para que prefieran morir antes que negar su fe. Esta fortaleza asombraba a sus detractores, por supuesto era sobrenatural, era el obrar del Espíritu Santo. En mi vida personal En momentos de debilidad, cuando sentía que no podía más. El Espíritu santo me dio fortaleza para continuar. Y cuando que mi mundo se deshacía en pedazos y mi corazón parecía que iba a estallar, me dio serenidad, control, paz, tranquilidad. ¡No sabes cuánto tengo que agradecerte, amado Espíritu de Dios, por nunca haberme dejado sólo, aunque lo merecía! Hoy al recordar mi pasado te agradezco por estar en mí. En mi iglesia Hay muchos hermanos que vienen heridos a nuestra iglesia, hay algunos que están a punto de abandonar la fe, debemos fijarnos en ellos y socorrerlos, no debemos quedar pasivos o indiferentes antes su dolor. Dios nos ha consolado y nos ha enseñado cómo debemos amarnos los unos a los otros con su propio ejemplo. ¿Hasta cuándo cada uno va a ir por su propio camino?

6. ES NUESTRO GUIA En la iglesia primitiva El Espíritu Santo les hacía saber la voluntad de Dios, lo hacía través de recordarles las palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a través de las enseñanzas de los apóstoles. Todo esto para evitar que se desvíen del camino y sigan sus propios pensamientos o cualquier engaño del diablo. El Espíritu Santo les daba discernimiento para que puedan poner a prueba las nuevas enseñanzas que circundaban en su entorno. También les ayudaba a comprobar cuál es la voluntad de Dios en sus vidas. En la historia de la iglesia A través de los siglos el Espíritu Santo ha guiado a los hombres de Dios a seguir la sana doctrina, a establecer un gobierno en la iglesia de acuerdo a las

indicaciones bíblicas, incluso hasta influenciar sobre las familias de la sociedad y sobre los gobiernos mundiales. También los ha guiado a cómo proceder en situaciones conflictivas, las divisiones de la iglesia son en cierto modo una forma de pluralidad que es necesaria para poder aceptarnos y tolerarnos con nuestras virtudes y defectos. En mi vida personal Si hay algo que debo reconocer es que las veces que yo he tomado las riendas de mi vida ha sido un desastre, ahora que he buscado hacer la voluntad de Dios y ser más sensible a su dirección, me va mejor. Definitivamente vivir bajo el control y dirección del Espíritu Santo nos hace entrar en una dimensión de vida en plenitud. Me siento pleno y realizado, siento que este siempre ha sido mi lugar. Donde siempre debí estar. En mi iglesia Creo que si somos una iglesia que se deja guiar por el Espíritu Santo, deberíamos marcar la diferencia en nuestro entorno. Así que debemos ser más sensibles a la voz del Espíritu Santo y buscar su dirección en tiempos de oración, ayuno y retiro, todos juntos como un solo hombre, clamar para que Dios haga su voluntad en nuestra iglesia y no conforme nuestras mejores intenciones o buena voluntad. 7. ES NUESTRO CONFRONTADOR En la iglesia primitiva El Espíritu Santo mostró y castigó el pecado de los primeros cristianos, recordemos a Ananías y Safira, quienes mintieron a no traer el íntegro del dinero de un terreno. Luego también llamó la atención sobre el legalismo de los judíos cristianos quienes no aceptaban a los gentiles como sus hermanos en Cristo; así de muchas formas hizo ver el error y el pecado de muchos para salvarlos de juicio y perdición. En la historia de la iglesia El Espíritu de Dios convence de pecado a los líderes de la iglesia que habían puesto la tradición humana y los preceptos inventados por el hombre por encima de la Palabra de Dios. Es así que surgió la reforma protestante que justamente protestaba contra los abusos de la iglesia tradicional, que habían torcido las escrituras para congraciarse con el pueblo y para obtener para sí de las riquezas y poder en este mundo. En mi vida personal El Espíritu Santo me hace ver que estoy andando mal y me corrige. Me llama la atención de muchas formas y yo a veces trato de silenciarlo justificándome a mí mismo. Pero no hay forma en que pueda dejar de escuchar su voz. Hasta que a las buenas o a las malas llegó rendido a sus pies y le pido perdón por mi

actitud hacía él, me arrepiento de mi pecado y recupero mi relación de armonía con Dios. En mi iglesia Dios nos ha dado su Espíritu que nos ayuda a discernir entre lo bueno y lo malo, nos hace ver el pecado que existe en la iglesia para poder ponerle fin. Siempre el Espíritu está hablando de diversas maneras cuando nos quiere llamar la atención sobre nuestro mal proceder, entonces debemos ser sensibles a su voz y proceder sin misericordia contra el pecado, sin dejar de practicar el amor hacia el pecador.

TAREA 4:
Prepare 5 sermones o estudios bíblicos basados en lo que ha leído y aprendido en las sesiones de clase. (Mínimo de tres páginas por cada sermón) I. LOS PRIVILEGIOS DE TENER AL ESPIRITU SANTO Introducción: Recordar el entorno: Las instrucciones finales de Jesús (13:31-16:33) a sus discípulos antes de su partida. Estudiaremos este pasaje en forma temática en vez de cada versículo. En este ambiente tan íntimo, Jesús recalca dos puntos clave. Él se está marchando. Debido a sus ideas preconcebidas sobre el Mesías, los discípulos nunca han estado dispuestos a aceptar que Él debe realmente morir. Ahora, dado que Jesús los confrontó nuevamente sobre este tema (leer 16:3133), finalmente se dan cuenta de ello y se sumergen en una desesperación sin palabras (leer 16:5,6). Sus esperanzas y sueños han sido destruidos, y las perspectivas de perder la presencia personal de Jesús les deprimen. Leer 16:7. ¡Qué afirmación más increíble! Estarán mejor después de la muerte de Jesús, debido a que su partida traerá al Espíritu Santo. Aquí “ayudante” (parakletos) se traduce mejor como abogado/representante. Dado que Jesús era el abogado/representante del Padre, de la misma manera el Espíritu Santo es el abogado/representante personal de Jesús. Pero él les traerá una realidad espiritual superior a lo que han experimentado a través de la presencia física de Jesús. Este mismo Espíritu Santo, con los mismos recursos espirituales grandiosos, está ahora disponible a todos aquellos que creen en Jesús. Es impresionante considerar que todos podemos disfrutar de un nivel de realidad espiritual superior a aquel experimentado por los discípulos durante el plazo de más de tres años que compartieron junto a Él.

Para muchos el Cristianismo se ha transformado en un MUSEO para preservar su memoria en la Tierra (ÍCONOS, FOTOS, TOURS A LA TIERRA SANTA). Esta es quizá la razón principal de porqué muchos consideran que el Cristianismo es un anacronismo irrelevante que carece del dinamismo espiritual necesario para vivir en este mundo moderno. Pero el Cristianismo no sólo es preservar la memoria de la presencia física de Jesús, ni tampoco sus enseñanzas. El Cristianismo es experimentar la poderosa realidad de Cristo Viviente a través del ministerio del Espíritu Santo .. una realidad superior incluso a aquella que experimentaron los discípulos durante el ministerio público de Jesús. En su diálogo final con ellos, Jesús enfatiza este punto y detalla tres aspectos de esta tesis: 1. Una Mejor Relación Con Dios En el período del A.T., el pueblo de Dios no tenía acceso directo a su presencia. Su presencia personal estaba restringida a un cierto lugar (TABERNÁCULO)- el cual era accesible sólo un día al año (DÍA DE LA EXPIACIÓN /REDENCIÓN), e incluso ese día debían comunicarse con Él a través de un mediador humano (SUMO SACERDOTE) esto era debido al problema del pecado humano (explicar). Cuando vino Jesús, esto cambió dramáticamente. Por este motivo dice Juan “el Verbo fue hecho carne y la carne habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria…lleno de amor y verdad” (Juan 1:14). En Jesús, Dios se ha hecho mucho más accesible a su gente. ¿Cómo sería viajar con Jesús? ¿Cómo sería tomar desayuno con Dios cada mañana? ¿Cómo sería tener el cariño y apoyo personal de Dios? Esto crea un deseo en nuestros propios corazones... Pero Jesús dice que tenemos la posibilidad de tener una mayor relación personal con Dios que aquella que tenían sus discípulos. ACCESO: Leer 14:16,17. Incluso sus discípulos debían estar en la presencia física de Jesús para acceder a la presencia personal de Dios. Por eso ellos estaban tan tristes por su partida. Pero este acceso será permanente porque el Espíritu Santo morará en nosotros para siempre. Debido a esto el Cristianismo no tiene lugares santos, gente santa o tiempo santo. Esto explica porque el Cristianismo tienen tan pocos rituales. Todas estas cosas, que dominan las religiones, evidencian un acceso limitado a Dios. Por esto insistimos que el Cristianismo no es una religión sino una relación con Dios a través del Espíritu Santo que viene a morar en nosotros. INTIMIDAD: A pesar de la relación íntima de los discípulos con Jesús (los llamó sus amigos en 15:15), nosotros podemos disfrutar de un a intimidad aún mayor debido al Espíritu Santo. Leer 14:18-23.

Podemos experimentar una relación de comunión con Él similar a la que Él experimenta con el Padre (vs.20,23). Podemos ser librados del miedo a Dios y conocerlo a un nivel personal (Como Jesús) ahora que pertenecemos a su familia (‘ABBA’ Romanos 8:15,16). Podemos experimentar el amor de Dios de una manera que no era posible durante el ministerio público de Jesús (vs.21; Romanos 5:5) Leer 14:27 y 16:32,33. Podemos experimentar la paz de Dios. La confianza personal y firmeza de que estamos bajo el amor y cuidado poderoso de Dios sin importar cuán malas sean nuestras circunstancias (ver Filipenses 4:6,7; Rom.15:13) ¿Estás listo para conocer a Dios personalmente? Todo esto es accesible para ti. Si pones tu confianza personal en Jesús para que perdone tus pecados y le pides que entre en tu vida (Apoc. 3:20). La próxima semana discutiremos porque muchos cristianos no experimentan este nivel de intimidad con Cristo – pero prosigamos para considerar otras ventajas del Espíritu Santo. 2. Entendimiento Espiritual Superior: ¿Qué estamos diciendo? ¿Es Mejor que recibir instrucción personal de Jesús? ¿Mejor que escuchar sus interpretaciones del AT y revelarnos nuevas verdades espirituales? ¿Mejor que ser capaz de discutir personalmente estas verdades con él? ¡Sí! El punto aquí no es recibir mejor instrucción personal, sino que a través del Espíritu Santo tenemos una mejor habilidad de entender la verdad espiritual. Jesús no se sorprendió demasiado, pero sí de la superficialidad espiritual de sus discípulos. Después de más de tres años de instrucción, Pedro aún pregunta “¿A dónde vas?” (13:36). Tomás aún pregunta “No sabemos a dónde vas. Muéstranos el camino” (14:5). Felipe aún dice ‘Señor, muéstranos al Padre, y con eso nos basta’ (14:8). ¡Era como si Jesús estuviese transmitiendo en AM pero ellos estuviesen recibiendo en FM! A menos que tengamos el mecanismo espiritual adecuado, no podremos personalmente entender y aplicar las verdades espirituales a pesar que podamos entender racionalmente su significado. Pero el Espíritu Santo cambia esto. Leer 14: 25,26. Mientras estaba con ellos, todo lo que podían hacer era olvidar e interpretar mal lo que les explicaba. Estarían preparados para escribir el NT?

¡No por si mismos! El Espíritu Santo les daría en forma sobrenatural las herramientas para recordar y explicar el significado de todas las cosas relativas a Jesús. Leer 16: 12-15. El Espíritu Santo les guiaría hacia todas las verdades acerca de Jesús. “Lo que vendrá” puede referirse a profecía de predicción (ej: Apocalipsis) o también puede referirse a la CRUZ (aún en el futuro). El Espíritu Santo los equiparía espiritualmente para entender y explicar el significado de la muerte de Jesús y su resurrección. Fuera de sus escritos, la muerte de Jesús es simplemente un hecho histórico y su resurrección una anomalía histórica ¿Cómo podemos conocer el significado de este evento? Mediante la explicación de Jesús acerca de Él. (Marcos 10:45) y los escritos de los apóstoles (Rom.1-8). Llamamos a esto INSPIRACIÓN. El Espíritu Santo permitió a los discípulos/apóstoles de Jesús que se convirtieran en biógrafos e interpretes autorizados de Jesús. Esto es exclusivo de los apóstoles; esto explica porque el NT sólo contiene escritos apostólicos. Pero la promesa de Jesús tiene aplicaciones para todos los cristianos, tal como lo atestiguan otros pasajes. Leamos 1Cor.2 :10-16. Leer 1Cor.2:12,13. Trata sobre la INSPIRACIÓN apostólica, pero el vs.12 es sobre la ILUMINACIÓN: Dios da el Espíritu Santo a todos los cristianos para que podamos entender lo que hemos recibido a través de la CRUZ (el contexto es ‘la sabiduría de Dios’, en particular ‘Cristo crucificado´ 1Cor.2:2,5,7). Leer vs. 1Cor.2:14-16. Esto explica porque tenemos la habilidad de ver toda la vida bajo el punto de vista de Dios (Visión espiritual y discernimiento), lo cual no pueden hacer los no-cristianos. Todo verdadero cristiano ha experimentado el ministerio iluminador del Espíritu Santo. Esto es lo que transforma a la Biblia en Palabra Viva con una visión que penetra nuestras vidas (Hebreos 4:12). Esto es lo que sucede cuando las palabras de la Biblia parece que escaparan del papel y nos hablaran cara a cara ‘¡Esto está DIRIGIDO A TI!’ Sucede a menudo cuando viene la gente después de una prédica y le dicen al predicador ‘¿Quién te avisó que justo yo iba a venir este domingo?’ Si la Biblia es aburrida y poco comprensible para ti, puede ser que estés leyendo el correo equivocado! Recibe a Cristo, y verás un cambio asombroso. Pero aún hay otra “ventaja” del Espíritu Santo que debemos conocer... 3. Ser Testigos Más Efectivos de Cristo El “testificar para Cristo” es un térmico legal (martyrion). Significa decir/testificar a otros lo que nosotros hemos llegado a conocer y experimentar

concerniente a Jesús. Los discípulos entendieron que este era su propósito, por lo menos a un cierto nivel. Y recibieron un entrenamiento único para esta tarea. Imagínense lo que hubiese sido tener un modelo de evangelismo como Jesús, que te envíe a misiones como entrenamiento y luego uno pueda analizar todo lo que ocurrió y él te enseñe lo que supuestamente debiste aprender. Sin embargo con toda esta ayuda, ellos no estaban a la altura de llevar a cabo semejante tarea. Pedro atrevidamente declaró que él daría su vida como testigo de Cristo – pero luego lo negó unas pocas horas más tarde (13:37,38). Estaban todos dispuestos a testificar que Él provenía de Dios – pero unas pocas horas más tarde ellos le abandonaron para salvar sus propios pellejos (16:30-32ª). Ellos estaban dispuestos a testificar de Jesús, pero ellos no tenían el poder para hacerlo. Todos los que han tratado de testificar de Cristo pronto han aprendido la misma lección: una evangelización efectiva requiere el poder de Dios. Esto es precisamente lo que Jesús les dijo a ellos ( y a nosotros) acerca de esta tercera ventaja del Espíritu Santo. De hecho, Él habla de un trabajo doble del Espíritu en esta área. Puesto en advertencia que seremos perseguidos y encontraremos oposición si testificamos para Él, Jesús hace la promesa de 15:26,27 (leer). Nuestra decisión de abrir la boca es importante y necesaria – Dios ha decidido decirle al mundo acerca de Jesús a través de la acción humana. Pero en la medida que vamos testificando, el Espíritu Santo también testificará a través nuestro. Nos dará valentía y las palabras que necesitamos para explicar el mensaje de Jesús a los demás. Pero hay más aún. Leer 16:8-11. Vs. 9-11 son complicados, pero no perdamos el punto central en vs.8: El Espíritu Santo personalmente convencerá a la gente de la necesidad del perdón de Dios y de la veracidad del evangelio. Esto es la cosa más importante a saber cuando estamos compartiendo nuestra fe con otros. El evangelismo bíblico no es difícil; sencillamente imposible. Involucra persuasión, comunicación racional, etc. Pero debe haber una dimensión sobrenatural la cual nosotros no podremos nunca suplir con nuestro propio poder. Cuando damos un paso de fe, dependiendo del Espíritu Santo, Él nos habilitará para compartir el mensaje de Cristo de una manera que atraviese las fronteras. Todos los verdaderos cristianos han experimentado esto. Experimentamos la convicción del Espíritu Santo un poquito antes de recibir a Cristo, sino jamás lo hubiésemos recibido (TESTIMONIO PERSONAL). El mismo Espíritu Santo tiene la habilidad para convencer a otros de la misma cosa. Y yo sé que aquellos que todavía no han recibido a Cristo están experimentando eso en este momento...

Hemos experimentado al Espíritu Santo dándonos poder con valentía y fluidez de palabras cuando damos un paso de fe para testificar a otros (a menudo con debilidad, miedo y temblando como en 1Cor.2:3). Conclusión: No necesitamos preservar la memoria de la presencia física de Jesús. Necesitamos apropiarnos de la realidad del Espíritu Santo. La próxima semana estudiaremos las instrucciones de Jesús de cómo hacer esto (Juan 15:1-12). II. EL ESPÍRITU SANTO EN LA VIDA DE LA IGLESIA PRIMITIVA 1. La venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés es un acontecimiento único, que sin embargo, no se agota en sí mismo. Al contrario, es el inicio de un proceso duradero, del que los Hechos de los Apóstoles sólo nos narran las primeras fases. Se refieren, ante todo a la vida de la Iglesia en Jerusalén, donde los Apóstoles, tras haber dado testimonio de Cristo y del Espíritu y después de haber conseguido las primeras conversiones, debieron defender el derecho a la existencia de la primera comunidad de los discípulos y seguidores de Cristo frente al Sanedrín. Los Hechos nos dicen que, también frente a los ancianos, los Apóstoles fueron asistidos por la misma fuerza recibida en Pentecostés: quedaron "llenos del Espíritu Santo" (cf., por ejemplo, Hch 4, 8). Esta fuerza del Espíritu se manifiesta operante en algunos momentos y aspectos de la vida de la comunidad jerosolimitana, de la que los Hechos hacen una particular mención. 2. Resumámoslos sucintamente, comenzando por la oración unánime en que la comunidad se recoge cuando los Apóstoles, de vuelta del Sanedrín, refirieron a los "hermanos" cuanto habían dicho los sumos sacerdotes y los ancianos: "Todos a una elevaron su voz a Dios..." (Hch 4, 24). En la hermosa oración que nos refiere Lucas, los orantes reconocen el plan de Dios en la persecución, recordando cómo Dios ha hablado "por el Espíritu Santo" (4, 25) y citan las palabras del Salmo 2 (vv. 1-2) sobre las hostilidades desencadenadas por los reyes y pueblos de la tierra "contra el Señor y contra su Ungido", aplicándolas a la muerte de Jesús: "Porque verdaderamente en esta ciudad se han aliado Herodes y Poncio Pilato con las naciones y los pueblos de Israel contra tu santo siervo Jesús, a quien has ungido, para realizar lo que en tu poder y en tu sabiduría habías predeterminado que sucediera. Y ahora, Señor, ten en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos que puedan predicar tu Palabra con toda valentía" (Hch 4, 7-29). Es una oración llena de fe y de abandono en manos de Dios, y al final de la misma se realiza una nueva manifestación del Espíritu y casi un nuevo acontecimiento de Pentecostés. 3. "Acabada su oración, retembló el lugar donde estaban reunidos" (Hch 4, 31). Por consiguiente, se realiza una nueva manifestación sensible del poder del

Espíritu Santo, como había acontecido en el primer Pentecostés. También la alusión al lugar en que la comunidad se halla reunida confirma la analogía con el Cenáculo, y significa que el Espíritu Santo quiere envolver a toda la comunidad con su acción transformante. Entonces "todos quedaron llenos del Espíritu Santo", no sólo los Apóstoles que habían afrontado a los jefes del pueblo, sino también todos los "hermanos" (4, 23) reunidos con ellos, que son el núcleo central y más representativo de la primera comunidad. Con el nuevo entusiasmo suscitado por la nueva "plenitud" del Espíritu Santo -dicen los Hechos- "predicaban la Palabra de Dios con valentía" (Hch 4, 31). Eso demostraba que había sido escuchada la oración que habían dirigido al Señor: "Concede a tus siervos que puedan predicar tu Palabra con toda valentía" (Hch 4, 29). El "pequeño" Pentecostés marca, por tanto, un nuevo inicio de la misión evangelizadora después del juicio y del encarcelamiento de los Apóstoles por parte del Sanedrín. La fuerza del Espíritu Santo se manifiesta especialmente en la valentía, que ya los miembros del Sanedrín habían notado en Pedro y Juan, no sin quedar maravillados "sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura" y "reconociendo... que habían estado con Jesús" (Hch 4, 13). Ahora los Hechos subrayan de nuevo que "llenos del Espíritu Santo predicaban la Palabra de Dios con valentía". 4. También toda la vida de la comunidad primitiva de Jerusalén lleva las señales del Espíritu Santo, que es su guía y su animador invisible. La visión de conjunto que ofrece Lucas nos permite ver en aquella comunidad casi el tipo de las comunidades cristianas formadas a lo largo de los siglos, desde las parroquiales a las religiosas, en las que el fruto de la "plenitud del Espíritu Santo" se concreta en algunas formas fundamentales de organización, parcialmente recogidas en la misma legislación de la Iglesia. Son principalmente las siguientes: la "comunión" (koinonía) en la fraternidad y en el amor (cf. Hch 2, 42), de forma que se podía decir de aquellos cristianos que eran "un solo corazón y una sola alma" (Hch 4, 32); el espíritu comunitario en la entrega de los bienes a los Apóstoles para la distribución a cada uno según sus necesidades (Hch 4, 34-37) o en su uso cuando se conservaba su propiedad, de modo que "nadie llamaba suyos a sus bienes" (4, 32; cf. 2, 44-45; 4, 34-37); la comunión al escuchar asiduamente la enseñanza de los Apóstoles (Hch 2, 42) y su testimonio de la resurrección del Señor Jesús (Hch 4, 33); la comunión en la "fracción del pan" (Hch 2, 42), o sea, en la comida en común según el uso judío, en la que sin embargo los cristianos insertaban el rito eucarístico (cf. 1 Co 10, 16; 11, 24; Lc 22, 19; 24, 35); la comunión en la oración (Hch 2, 42. 46-47). La Palabra de Dios, la Eucaristía, la oración, la caridad fraterna, eran, por tanto, el ámbito dentro del cual vivía, crecía y se fortalecía la comunidad. 5. Por su parte los Apóstoles "daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús" (4, 33) y realizaban "muchas señales y prodigios"

(5, 12), como habían pedido en la oración del Cenáculo: "Extiende tu mano para realizar curaciones, señales y prodigios por el nombre de tu santo siervo Jesús" (Hch 4, 30). Eran señales de la presencia y de la acción del Espíritu Santo, a la que se refería toda la vida de la comunidad. Incluso la culpa de Ananías y Safira, que fingieron llevar a los Apóstoles y a la comunidad todo el precio de una propiedad vendida, quedándose, sin embargo con una parte, es considerada por Pedro una falta contra el Espíritu Santo: "Has mentido al Espíritu Santo" (5, 3); "¿Cómo os habéis puesto de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor?" (Hch 5, 9). No se trataba de un "pecado contra el Espíritu Santo" en el sentido en que hablaría el Evangelio (cf. Lc 12, 10) y que pasaría a los textos morales y catequísticos de la Iglesia. Era más bien, un dejar de cumplir el compromiso de la "unidad del Espíritu con el vínculo de la paz", como diría San Pablo (Ef 4, 3) y, por lo tanto, una ficción al profesar aquella comunión cristiana en la caridad, de la que es alma el Espíritu Santo. 6. La conciencia de la presencia y de la acción del Espíritu Santo vuelven a aparecer en la elección de los siete diáconos, hombres "llenos de Espíritu Santo y de sabiduría" (Hch 6, 3) y, en particular, de Esteban, "hombre lleno de fe y de Espíritu Santo" (Hch 6, 5), que muy pronto comenzó a predicar a Jesucristo con pasión, entusiasmo y fortaleza, realizando entre el pueblo "grandes prodigios y señales" (Hch 6, 8). Habiendo suscitado la ira y los celos de una parte de los judíos, que se levantaron contra él, Esteban no cesó de predicar y no dudó en acusar a aquellos que se le oponían de ser los herederos de sus padres al "resistir al Espíritu Santo" (Hch 7, 51), yendo así serenamente al encuentro del martirio, como narran los Hechos: "Él, lleno del Espíritu Santo, miró fijamente el cielo y vio la gloria Dios y Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios..." (Hch 7, 55), y en aquella actitud fue apedreado. Así la Iglesia primitiva, bajo la acción del Espíritu Santo, añadía a la experiencia de la comunión la del martirio. 7. La comunidad de Jerusalén estaba compuesta por hombres y mujeres provenientes del judaísmo, como los mismos Apóstoles y María. No podemos olvidar este hecho, aunque a continuación aquellos judío-cristianos, reunidos en torno a Santiago cuando Pedro se dirigió a Roma, se dispersaron y desaparecieron poco a poco. Sin embargo, lo que sabemos por los Hechos debe inspirarnos respeto y también gratitud hacia aquellos nuestros lejanos "hermanos mayores", en cuanto que ellos pertenecían a aquel pueblo jerosolimitano que rodeaba de "simpatía" a los Apóstoles (cf. Hch 2, 47), los cuales "daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús" (Hch 4, 33). No podemos tampoco olvidar que, después de la lapidación de Esteban y la conversión de Pablo, la Iglesia, que se había desarrollado partiendo de aquella primera comunidad, "gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria; se edificaba y progresaba en el temor del Señor y estaba llena de la consolación del Espíritu Santo" (Hch 9, 31).

Por consiguiente, los primeros capítulos de los Hechos de los Apóstoles nos testimonian que se cumplió la promesa hecha por Jesús a los Apóstoles en el Cenáculo, la víspera de su pasión: "Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad" (Jn 14, 1617). Como hemos visto a su tiempo, "Consolador" -en griego "Parakletos"significa también Patrocinador o "Defensor". Y ya sea como Patrocinador o "Defensor", ya sea como "Consolador", el Espíritu Santo se revela presente y operante en la Iglesia desde sus inicios en el corazón del judaísmo. Veremos que muy pronto el mismo Espíritu llevará a los Apóstoles y a sus colaboradores a extender Pentecostés a todas las gentes. III. EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO VS. LA LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO

Ha habido mucha confusión en el mundo cristiano con relación a lo que es el bautismo del Espíritu Santo. Una cantidad considerable de personas entiende que el bautismo del Espíritu Santo es equivalente al don de hablar en lenguas. Piensan de esta manera en base a algunos pasajes del libro de Los Hechos, donde literalmente se dice que los que creyeron fueron llenos del Espíritu Santo y hablaron en lenguas (Hch. 2:4). Lo primero que necesitamos entender es que en ese primer momento el bautismo del Espíritu Santo coincidió con la habilidad de ellos hablar en lenguas, pero no necesariamente siempre sería así. El apóstol Pablo en 1 de Corintios 12:13 dice que “por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados”, refiriéndose al Espíritu de Dios. En el contexto de este pasaje Pablo está hablando de que hay diversos dones (12:4), ministerios (1 Co 12:5) y operaciones (1 Co 12:6), y que “a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” (1 Co 12:7). Luego menciona en esta lista la locución e interpretación de lenguas (12:10), que le fue dado a algunos. Obviamente si todos hemos sido bautizados por el Espíritu Santo, pero no todos hablamos en lenguas, pues el bautismo del Espíritu Santo no puede ser el equivalente al don de lenguas. El bautismo del Espíritu ciertamente ocurrió por primera vez en el día de Pentecostés, pero es una experiencia de la cual participan todos los creyentes, como bien afirma Pablo en el pasaje que acabamos de mencionar. El bautismo del Espíritu Santo es una experiencia que no se pierde; es única, ocurre una sola vez en el momento en que el individuo comienza a creer en la persona de Jesús como Señor y Salvador. Es ese bautismo lo que coloca a esa persona, que había sido no creyente hasta ese momento, dentro de la familia de Dios. Eso ocurre una sola vez, el día que usted creyó en Cristo genuinamente y de corazón, como Señor y Salvador, arrepintiéndose de sus pecados.

La llenura del Espíritu Santo, que es lo que a veces se confunde con el bautismo del Espíritu, es una experiencia repetitiva; a diferencia de la experiencia del bautismo que es una experiencia única. Veamos estas citas en el libro de Los Hechos: Hechos 2:4 “Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse". Hechos 4:8 "Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes y ancianos del pueblo”. Hechos 9:17 "Ananías fue y entró en la casa, y después de poner las manos sobre él, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo". Hechos 13:9 "Entonces Saulo, llamado también Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando la mirada en él". Hechos 13:52 "Y los discípulos estaban continuamente llenos de gozo y del Espíritu Santo". Vemos en la cita de Hechos 2:4 que el Bautismo del Espíritu Santo ocurrió simultáneamente con el don de hablar en lenguas. Sin embargo, vemos en otras ocasiones cómo la llenura resultó en la habilidad que los apóstoles tuvieron de hablar la Palabra de Dios con denuedo. Esta llenura del Espíritu Santo, algo que muchos no saben, no solamente se dio en el Nuevo Testamento; ocurrió también en el Antiguo Testamento. Exodo 28:3 “Y hablarás a todos los hábiles artífices, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, y ellos harán las vestiduras de Aarón para consagrarlo, a fin de que me sirva como sacerdote. Exodo 31:3 "Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte". Deuteronomio 34:9 “Y Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le escucharon e hicieron tal como el SEÑOR había mandado a Moisés. Isaías 61:1 “El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón...”.

No todos los creyentes experimentan la llenura del Espíritu Santo. El apóstol Pablo nos manda de forma imperativa a no embriagarnos con vino, "sino sed llenos del Espíritu" (Efesios 5:18 ). De manera que el apóstol nos está dando no una opción sino un mandato, inspirado por el Espíritu de Dios; el mandato es ser lleno del Espíritu. Lamentablemente aunque esto es un mandato, no todos los cristianos experimentan la llenura porque esta llenura depende de cuánto nosotros estemos en condiciones de cederle el control de nuestras vidas a Dios. En la medida en que nosotros nos rendimos a Dios, en esa misma medida el Espíritu de Dios hace su trabajo en nosotros. Por otro lado, necesitamos también tener pendiente que esa llenura del Espíritu Santo, que puede ocurrir de forma recurrente, se da a lo largo de la vida del creyente y es una experiencia que todo creyente debiera experimentar. Es esta llenura lo que le va a permitir vivir una mejor vida de obediencia y le va a permitir también hacer el mejor uso de los dones del Espíritu.

DIFERENCIAS ENTRE BAUTISMO Y LLENURA DEL ESPIRITU SANTO BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO Ocurre solo una vez en la vida de cada creyente Nunca ocurrió Pentecostés antes del día de LLENURA DEL ESPIRITU SANTO Es una experiencia que se repite

Ocurrió en el Antiguo Testamento

Experiencia de todo creyente

No necesariamente experimentado por todos Se puede perder Resulta en poder Ocurre a través de la vida cristiana Depende de la sumisión

No se puede deshacer Resulta en una posición Ocurre cuando creemos en Cristo Ningún requisito previo (excepto la fe en Cristo)

IV.

¿CARISMATICO, CONSERVADOR O CONFUNDIDO?

Nosotros somos libres de la condenación (eterna, externa o interna) porque Jesús ya fue condenado en nuestro lugar. Esta libertad ganada por nuestro Rey nos garantiza que la salvación no se pierde… si es que en realidad estamos en Jesús. Ahora hemos llegado al estudio de lo que puede sonar como una contradicción con la libertad: Debemos someternos. La libertad ganada por Jesús sólo pude llevarnos por un sendero que culmina en una sumisión completa al poder del Espíritu Santo. En otras palabras: Jesús ganó para que el Espíritu te guíe. El pasaje en Romanos dice que si no tienes al Espíritu… no eres un hijo de Dios. No sé cuál sea tu persuasión sobre el Espíritu Santo, no me extrañaría si cae en una de tres categorías: carismático, conservador o confundido. Desde inicios del Siglo XX y con el surgimiento del movimiento pentecostal o carismático en USA el Espíritu Santo se ha vuelto el tema controversial en la Iglesia cristiana. Como en toda controversia, esto ha generado una polarización extrema, de manera que tienes dos grupos en cada polo… unos son bulliciosos y acusan a los otros de no tener el Espíritu… los otros son fríos y acusan a los primeros de ser herejes. Un tercer grupo no sabe en qué creer… y a menudo se inclina a uno u otro lado. ¿Y el Espíritu?… me parece que todos lo han dejado de lado con tal de comprobar su punto. Ahora, no me mal entiendas… si sigues las categorías (que a mí no me gustan) soy conservador, no hablo en lenguas (apenas hablo español, algo de Inglés y casi ya ni me acuerdo del Francés), no creo en las llamadas manifestaciones del Espíritu que ahora se pregonan en muchas iglesias y movimientos, no creo en sueños-visiones-revelaciones-profecías personales-palabras de ciencia- ni pongo nada de nada por encima de la Palabra de Dios (¡cuidado con comprobar tus razones por tus experiencias!)… soy conservador pero mi corazón arde por ver el control del Espíritu sobre mi vida. De hecho, me parece que aquellos que han relegado el tema del Espíritu Santo a las manifestaciones milagrosas han pasado por alto que tales señales fueron apenas mencionadas en la Biblia… y que el énfasis de la Palabra está en el poder del Espíritu para derrotar la ley de la carne en la vida del creyente. Si eres carismático y hablas en lenguas, tienes visiones, sueñas premoniciones, recibes palabras de ciencia pero vives en carnalidad… no te engañes, no tienes el poder del Espíritu. Por otro lado si eres frío, conoces la Biblia, haces tu devocional a diario, participas de curtos religiosos muy ordenados, no crees en lenguas, no crees en las manifestaciones del Espíritu promovidas por los hermanos pentecostales, no sueñas (ni crees en sueños) no tienes visiones y no

le das importancias a las profecías personales… pero vives en carnalidad, no te mientas a ti mismo: no tienes el poder del Espíritu en tu vida. Es que el poder del Espíritu se manifiesta personalmente en tu relación con tu carne. Es allí en donde se evidencia el verdadero superpoder. Observa los verbos en Romanos 8: 1. …no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. (Romanos 8:4) 2. …los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. (Romanos 8:5) 3. …el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. (Romanos 8:6) 4. …Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. (Romanos 8:9) Si andamos en la carne, pensamos en las cosas de la carne, nos ocupamos de la carne, y vivimos según la carne… ¿Cómo podemos decir que el Espíritu de Dios mora en nosotros? Es interesante que sólo se usan tres verbos en griego para describir estas cuatro acciones: “andar” (PERIPATEO) implica la forma que usamos para “avanzar”. “Pensar” (FRONEMA) nos comunica la idea de la mente en la que está el asiento de nuestros valores y pensamientos y se traduce también como “ocuparse”…implicando que tus valores dictan tu conducta. Para “vivir “se usa el verbo ser (EIMI), que habla de existir, suceder… de manera que tu manera de avanzar en la vida, los valores que tienes y la conducta que se rebalsa de esos valores y tu misma existencia no es según la carne, es según el Espíritu si este ha hecho establecido su residencia en ti. Conservador, carismático o confundido… en realidad no es tan relevante como controlado por el Espíritu o controlado por la carne. Examínate a profundidad… las implicaciones son eternas.

V. EL LUGAR DE LOS MILAGROS EN LA IGLESIA 1. ¿Son los milagros evidencia de vida espiritual o la presencia del Espíritu Santo? Todos hemos oído hablar de iglesias en las cuales se hacen milagros, señales sobrenaturales, sanaciones milagrosas y otros tipos de manifestaciones. Existen muchos cristianos que usan una extraña forma de razonar: 1) Se sabe que Dios obra milagros, así que razona que todos los milagros provienen de Dios. 2) Dios ha hablado a profetas; así que si alguien ha oído alguna extraña voz de “donde sea”, debe ser un profeta. Esta es una lógica peligrosa. El hecho de que los milagros sean sobrenaturales no significa que todos provengan de Dios. Y el hecho de que los milagros se hagan en el nombre de Cristo no significa necesariamente que Cristo esté relacionado con ellos. GENERACIÓN QUE PIDE SEÑALES Esta generación incansable está jugando más y más con lo sobrenatural y lo místico. Hay una explosión de interés en lo sobrenatural hoy día. Los libros y el mundo cinematográfico reflejan el gran giro al tema de lo supernatural. “El bebé de Rosemary” es un superventa; “El Exorcista” y otros atrajeron masas marcando récords, y hay promesas de otras por venir. En la televisión las brujas y los adivinos son ingredientes comunes de la “dieta” televisiva; por no hablar de los “sanadores” o “milagreros” que podemos ver. Profetas proclamando tener un mensaje de parte de Dios están en las primeras líneas de los medios informativos que apuntan lo sensacional. ¿Qué significa todo eso? ¿Tiene algo que ver con todo ese fenómeno sobrenatural? Si lo ignoramos, ¿nos estamos perdiendo alguna bendición espiritual? ¿Cómo podemos saber si un milagro viene de Dios o es un mero fraude? ¿Nos ofrece la Biblia alguna ayuda al respecto? LA BIBLIA NOS HABLA DE ELLO

Mateo 24:24 "Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos." Apocalipsis 13:13-14 "También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia..." La conclusión que podemos sacar al respecto, después de leer estos textos, y la clave que queremos resaltar en este artículo es la siguiente: Los milagros NO son una prueba segura de lo que es verdad. (Apocalipsis 16:14) No podemos afirmar que una iglesia es verdadera o de Dios solamente mirando los milagros y señales que hace. (Deuteronomio 13:1-4) No todo lo milagroso o sobrenatural proviene de Dios: Los milagros NO serán señal de la iglesia verdadera en los tiempos finales. (Apocalipsis 12:17) Una vez que comprendamos estos tres puntos, estamos a salvo de más de un engaño. LA VERDADERA SEÑAL DE LA IGLESIA DE CRISTO Es triste, pero hay que dejar este punto claro: En los tiempos finales, los milagros y las señales NO serán una evidencia de la iglesia verdadera de Dios. Deuteronomio 13:1-4 Dice que si algún profeta viene con señales y milagros, y después nos dice "Vamos en pos de Dioses ajenos y sirvámosle" aquel profeta no es de Dios. Y aquí está la clave de todo esto:

La Verdadera iglesia de Dios no es la que hace los milagros más espectaculares, sino la que sigue la palabra escrita de Dios.

La Iglesia de Dios nunca usará milagros y señales para contradecir lo que Dios nos ha dejado escrito en la Biblia.

La Iglesia de Dios no tendrá como base los milagros en los tiempos finales, sino solamente la verdad: Aquellos que guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo. (Apocalipsis 12:17) Por lo tanto, Cuando veamos estas grandes señales y milagros, debemos evaluar si provienen de Dios, mirando qué verdad nos están enseñando, y van en contra de la palabra de Dios. Mateo 7:21-23 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí. Apartaos de mí, hacedores de maldad. --- fin ---

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->