P. 1
docente es aquel individuo que se dedica a enseñar o que realiza acciones referentes a la enseñanza

docente es aquel individuo que se dedica a enseñar o que realiza acciones referentes a la enseñanza

|Views: 50|Likes:
Publicado porOscar Peru

More info:

Published by: Oscar Peru on Jul 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2014

pdf

text

original

docente es aquel individuo que se dedica a enseñar o que realiza acciones referentes a la enseñanza.

La palabra deriva del término latino docens, que a su vez procede de docēre (traducido al español como “enseñar”). En el lenguaje cotidiano, el concepto suele utilizarse como sinónimo de profesor o maestro, aunque su significado no es exactamente igual.El docente o profesor es la persona que imparte conocimientos enmarcados en una determinada ciencia o arte. Sin embargo, el maestro es aquel al que se le reconoce una habilidad extraordinaria en la materia que instruye. De esta forma, un docente puede no ser un maestro (y viceversa). Más allá de esta distinción, todos deben poseer habilidades pedagógicas para convertirse en agentes efectivos del proceso de aprendizaje. El docente, en definitiva, reconoce que la enseñanza es su dedicación y profesión fundamental. Por lo tanto, sus habilidades consisten en enseñar de la mejor forma posible a quien asume el rol de educando, más allá de la edad o condición que éste posea.Un ejemplo del uso y significado del término docente puede ser el siguiente: “Sara era alabada por sus compañeros como una magnífica docente pues sabía perfectamente como impartir las clases de Geografía e Historia para conseguir que sus alumnos se interesaran por la materia”. Cabe resaltar que existen docentes en tod os los niveles (primario, secundario, terciario y universitario), que pueden ejercer su trabajo en la enseñanza pública o en instituciones privadas. Un docente puede trabajar por cuenta propia (como profesional libre) o bajo alguna modalidad de contratación con su empleador.Profesor se designa a aquella persona que se dedica a la enseñanza de una determinada ciencia o arte. Para desplegar la profesión de profesor resulta ser condición sin equanom poseer habilidades pedagógicas para llevar a cabo efectivamente tal menester, porque necesariamente cualquier proceso de educación implicará y supone un fenómeno socio cultural, además de ser una actividad específicamente humana.Entonces, el punto de partida de la profesión de profesor será la enseñanza, entregar la máxima dedicación y habilidades en orden a conseguir este objetivo de la mejor manera posible, es decir, con esto queremos decir que el profesor deberá analizar el contexto en el cual le toca desarrollar su tarea de enseñar y una vez formada una acabada idea acerca de cómo es ese y las necesidades, diseñar el mejor plan para concretarlo, por ejemplo, utilizando recursos y herramientas que atraigan a los alumnos y no aquellas que ciertamente tiendan a alejarlos.Un profesor sustenta su saber sobre un título académico; un maestro lo hace sobre

toda una vida de experiencias y aprendizaje. Un profesor enseña el contenido de una materia; un maestro enseña todo lo que sabe. Un profesor fue antes un alumno; un maestro fue un discípulo. Un profesor enseña conocimientos, necesarios o no, para vivir; un maestro enseña a vivir. A un profesor nadie le discute sus afirmaciones; un maestro está siempre abierto a la sana discusión. Un profesor no suele conocer a sus alumnos; un maestro no admite a un discípulo sin antes conocerlo. A un profesor le imponen la materia a enseñar; un maestro sólo enseña su saber. Un profesor evalúa a sus alumnos por escrito; un maestro lo hace con la mirada. Un profesor muestra unos conocimientos generales; un maestro abre todo un camino a sus discípulos. Un profesor necesita encontrar un colegio donde impartir sus clases; un maestro es buscado por sus discípulos. Un profesor cambia de materia según la legislación vigente; un maestro cambia según su experiencia vital. Un profesor puede ser joven; un maestro, nunca (sería una contradicción). Un profesor nunca se equivoca: si está escrito en el libro es que es así; un maestro basa su sabiduría en los errores cometidos en el pasado y en los que aún están por cometer. Un profesor sólo será respetado si la ley de turno lo permite; un maestro infunde respeto en todo momento, incluso a los que no le conocen. A un profesor también le imponen los alumnos; un maestro tiene el privilegio de seleccionar él a sus discípulos. Un profesor abandona a sus alumnos cuando la ley de turno se lo exige; un maestro sólo los deja cuando él cree que ya no es necesaria su presencia. A un profesor le estipulan el tiempo que debe pasar con sus alumnos cada jornada; un maestro vive para sus discípulos, y éstos para él, las veinticuatro horas del día. El profesor enseña, los padres educan, el gobierno propugna las leyes; el maestro lo es todo para el discípulo, está por encima de todos. El profesor castiga al desobediente; el maestro aprovecha el error del discípulo para darle una lección. El profesor enseña con el libro por delante; el maestro lo hace con el ejemplo. Un profesor impone conocimientos; un maestro, los propone. Un profesor adoctrina a sus alumnos en la corriente actual; un maestro enseña a sus discípulos a pensar y, por tanto, a crear su propia corriente. En definitiva, un maestro es siempre un pozo de sabiduría, mientras que un profesor puede ser un completo ******. Un maestro (del lat. magister) es alguien que ha estudiado una maestría y se encarga de la educación formal e institucionalizada de los niños de Educación Infantil, Primaria o Especial en escuelas o colegios. Algunos maestros pueden estar destinados en institutos de educación secundaria en programas de garantía social, educación compensatoria o apoyo a alumnos con necesidades educativas especiales, así como en centros de Educación de Personas Adultas. Un maestro se ocupará generalmente de la educación básica de los alumnos en edad de escolarización básica obligatoria hasta los 3-16 años. Si estos alumnos tienen algún tipo de necesidad educativa extraordinaria dicha edad puede incrementarse La titulación que un maestro debe ostentar para el ejercicio de su profesión es la de graduado universitario (dependiendo de los países, entre tres y cinco años de estudios superiores). Hasta hace unos años las escuelas universitarias de Magisterio eran denominadas en España Escuelas Normales, denominación que todavía se mantiene en Francia y gran parte de Hispanoamérica. El normalismo se originó en EE. UU., y podría afirmarse que fue una solución al intenso analfabetismo existente. Se parangona con el médico descalzo en China

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->