Está en la página 1de 11

DIAGRAMA DEL JABÓN

Fredy Elvis Aguilar Pacco


Edgar Coaquira
Bacilio Vera Suarez
• JABÓN CASERO
• Elaboración del jabón casero , con proteínas de leche.

• 1 litro de leche
• 1 litro de aceite de girasol
• 200 g de sosa cáustica NaOH
• Algún producto aromatizante. Esta vez hemos empleado
Hierba luisa.
Preparación :

Se hierve la leche y al
final se añade Hierba
Luisa, como para hacer
una infusión. Puede ser
fresca o seca. En realidad
el perfume se debería
echar al final porque la
saponificación lo hace
desaparecer bastante,
pero de esta manera se
enriquece también el
jabón con las sustancias
solubles de la Hierba
Luisa.
Se ponen en un recipiente
de plástico los 200 g de
NaOH (de sosa cáustica).
Se aconseja poner primero
el líquido (agua o en este
caso leche) para que la
disolución de la sosa sea
menos explosiva, pero si se
hace la revés (con cuidado)
se despende más calor y la
saponificación se produce
antes.
Por lo tanto se echa, con
mucho cuidado y en un
espacio abierto o
ventilado, la leche sobre
la sosa, una vez retirada
la Hierba Luisa, aunque
se pueden dejar algunas
hojas.
Luego se añade el litro de
aceite y se mezcla dando
vueltas con unas varillas
de acero inoxidable o una
cuchara de madera.
Si se bate durante
algunos minutos con una
batidora eléctrica (con
pié de plástico o acero
inoxidable) se acelera la
saponificación.
Luego se continua batiendo
con las varillas durante un
tiempo prolongado, de ½
hora a 1 hora. Se puede
descansar de vez en
cuando, no tiene que ser
ininterrumpido el proceso
de batido. La finalidad es
poner en contacto el aceite
con la NaOH para que se
produzca la hidrólisis de
las grasas y se formen los
jabones.
La masa se va
solidificando poco a
poco, hasta que adquiere
la consistencia de un
puré espeso y las varillas
se tienen de pié en ella.
En ese momento se pasa la
masa a un molde (o dos
según su tamaño), que
puede ser un recipiente de
plástico o una simple caja
de cartón. Se alisa la parte
superior (o se hace algún
dibujo) y se deja que
repose uno o dos días.
Luego se corta en pastillas,
antes que se endurezca del
todo.
Se pueden cortar y
presentar así, a lo rústico,
o bien utilizar moldes más
pequeños, del tamaño de
una pastilla de jabón, por
ejemplo, los envases de
las natillas comerciales
pueden servir. Si es un
jabón de tocador, como es
este caso, se recomienda
no usarlo hasta que pase
un mes para que no
queden restos de sosa
cáustica sin actuar. Si es
para lavar ropa se pueden
usar inmediatamente,
aunque siempre se deben
usar guantes de goma
(con cualquier detergente).