Actualizaciones

Emesis e hiperemesis gravídica
N. González-Alonso, A. Sánchez-Calso y B. Corredor-Palomino
Centro de Salud Villalba-Estación. Villalba. Madrid. España.

Puntos clave
● Entre los vómitos simples matutinos del embarazo y la ● El tratamiento inicial de los vómitos en el embarazo

hiperemesis gravídica existen multitud de cuadros con grados de intensidad intermedios, sin que existan claras diferencias etiopatogénicas.
● La hiperemesis gravídica es un cuadro de náuseas y

se realiza desde atención primaria y se deben derivar a atención especializada cuando no cedan, empeoren o aparezca clínica de hiperemesis gravídica.
● Los consejos higienicodietéticos son el primer paso en el

vómitos incoercibles, que produce deficiencias nutricionales y alteraciones metabólicas graves que pueden desembocar en diferentes lesiones orgánicas.
● La hiperemesis gravídica se considera un cuadro de origen

tratamiento de estas pacientes y el tratamiento farmacológico se va realizando según evolución de los síntomas.
● En casos graves se requiere ingreso hospitalario con dieta

multifactorial y una complicación propia del ser humano, cuya etiopatogenia aún no está aclarada.
● No todos los vómitos que aparecen en el embarazo son

absoluta y tratamiento intravenoso de fármacos y electrolitos.
● En la mayoría de las ocasiones es necesario apoyo

fisiológicos, de ahí la importancia de un buen diagnóstico diferencial para descartar una causa orgánica, con una minuciosa anamnesis y exploración física.
● Es imprescindible vigilar y tratar de forma temprana a toda

psiquiátrico y psicológico a estas pacientes.
● El pronóstico de estas pacientes es bueno con los medios

terapéuticos actuales, y las complicaciones maternas son raras.

paciente con vómitos en el embarazo, para evitar que se desencadene una hiperemesis gravídica. Palabras clave: Hiperemesis gravídica • Emesis gravídica • Vómito • Náuseas • Embarazo.

L

as náuseas y los vómitos en los comienzos de un embarazo son tan comunes que muchas veces se consideran procesos fisiológicos del embarazo. Desde los simples vómitos matutinos hasta la hiperemesis gravídica existen multitud de situaciones intermedias, lo que indica que no hay claras diferencias etiopatogénicas sino en el grado de intensidad. Es importante conocer los siguientes conceptos1: – Náusea: sensación de vómito inminente, referido en el epigastrio o la garganta. – Vómito: expulsión bucal forzada del contenido gástrico. – Emesis gravídica (EG): náuseas y vómitos esporádicos, generalmente matutinos, que no alteran el estado general de la paciente ni impiden su correcta alimentación, con ligeros ajustes dietéticos (comidas frecuentes y poco copiosas).
122
FMC. 2006;13(3):122-8

– Hiperemesis gravídica (HG): náuseas y vómitos incoercibles que producen deficiencias nutricionales (pérdida de peso del 5% o más y deshidratación), alteraciones hidroelectrolíticas (hiponatremia, hipopotasemia e hipocloremia que producen alcalosis) y metabólicas (cetosis y cetonuria). Esto puede ocasionar lesiones hepáticas, trastornos neurológicos, hemorragias retinianas y lesiones renales en estados avanzados.

Epidemiología
Las náuseas y los vómitos en el comienzo del embarazo afectan a más de la mitad de las gestantes, cifra que puede ascender hasta el 80% en algunas series2,3. Son más comunes entre las semanas 6 y 14 de gestación y se suelen resol-

8-10. Se han encontrado valores reducidos de colesterol total.helper 2 frente a T-helper 1. TABLA 1.25 y el 2%. cLDL y apolipoproteínas A y B Hipertiroidismo transitorio Etiopatogenia La etiopatogenia es desconocida. Factores inmunológicos En mujeres con HG se han encontrado valores elevados de adenosina y factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α)19.5. TNF-α: factor de necrosis tumoral alfa.González-Alonso N et al. lo que hace sospechar una relación directa entre la HCG y los valores de hormonas tiroideas.5-7. No se ha podido demostrar correlación con valores bajos de progesterona. Se señalan diferentes posibilidades: trastorno de conversión.16. presentan HG con mayor frecuencia. La frecuencia de HG puede variar entre el 0.18. personalidad inmadura. colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad (cLDL) y apolipoproteínas A y B. además.3. Además. Emesis e hiperemesis gravidica ver antes de la semana 20. pero en nuestro medio aparece aproximadamente entre 3 y 5 casos por cada mil partos5. La hiperemesis gravídica recuerda clínicamente a la insuficiencia corticosuprarrenal y.18. trastorno de somatización por excesivo estrés. estudios recientes señalan que el 90% de las pacientes con HG eran positivas frente a Helicobacter pylori17 y su erradicación mejoraría la clínica de la hiperemesis10. pero no se han podido demostrar valores disminuidos de hormona corticosuprarrenal en pacientes con hiperemesis gravídica. según las series2. Factores etiopatogénicos de la hiperemesis gravídica Factores hormonales Aumento de valores de HCG Aumento de los valores de estrógenos y prolactina Déficit de hormona corticosuprarrenal Valores bajos de colesterol total. – Valores elevados de estrógenos y/o prolactina al inicio de la gestación11. como la mola hidatiforme o el embarazo múltiple. Aparece en 2 tercios de las gestantes con hiperemesis y cede espontáneamente entre las semanas 18 a 20. Factores infecciosos Existen estudios que correlacionan la hiperemesis gravídica con unos valores altos de anticuerpos frente a Helicobacter pylori15. La tendencia es descendente. fuerte dependencia materna5. FMC. – Déficit de hormona corticosuprarrenal1. Se manejan diferentes factores etipatogénicos (tabla 1): Factores inmunológicos Valores elevados de adenosina y TNF-α Disminución del cociente linfocitos T helper 1/linfocitos T helper 2 Valores elevados de interleucina-4 Factores infecciosos Infección por Helicobacter pylori Factores alérgicos Proteínas específicas de la placenta Factores hormonales – Valores elevados de gonadotropina coriónica humana (HCG)5. la administración de corticotropina (ACTH) mejora a algunas pacientes.13. lo que invalida los intentos de experimentación en animales5.13(3):122-8 123 . Factores psicológicos Trastorno por conversión Trastorno de somatización por estrés Personalidad inmadura Dependencia materna Factores sociales Primíparas Adolescentes Mayores de 35 años Mujeres solas Obesas No fumadoras Raza negra HCG: gonadotropina coriónica humana. Factores alérgicos Se ha citado una relación con proteínas específicas de la placenta. en mujeres con HG frente a gestantes normales14. Se considera un cuadro de origen multifactorial y es una complicación propia del ser humano. aunque aproximadamente el 20% persiste en el segundo y/o el tercer trimestre de gestación4. quizá por las mejoras en la psicoprofilaxis obstétrica y por el tratamiento temprano de los síntomas iniciales. Factores psicosomáticos Para muchos autores son las causas más importantes. y valores elevados de interleucina-420. no se ha podido identificar claramente ningún alergeno específico1. Sin embargo. La adenosina suprime la producción de citocinas y la estimulación del sistema nervioso simpático. – Hipertiroidismo transitorio8.10. También se han publicado correlaciones entre la HG y los valores dominantes de linfocitos T. Se ha comprobado que procesos asociados a niveles elevados de HCG. 2006. – Otros factores hormonales.6.4.12.

8. – Neumonía por aspiración: síndrome de Mendelson.). no fumadoras. ulcus péptico. apendicitis. a veces. La HG. Es importante vigilar y tratar precozmente a toda mujer gestante con vómitos para evitar la evolución a hiperemesis.21 por déficit de vitamina B1 (tiamina) y la tríada clásica de oftalmoplejía. hemorragias laríngeas.. TABLA 2. – Insuficiencia hepatorrenal. signo del pliegue. ataxia y alteraciones confusionales. ésta es a veces el síntoma dominante8.13. colecistitis. Características clínicas de la hiperemesis gravídica Vómitos incoercibles Pérdida de peso ≥ 5% Deshidratación Alteraciones electrolíticas: hiponatremia. pielonefritis Endocrinas: hipertiroidismo. con mayor frecuencia matutinas. petequias. insuficiencia suprarrenal Psicógenas Efectos secundarios de tóxicos. Entre las complicaciones más graves destacan4: – Hematemesis por vómitos: síndrome de Mallory-Weiss. alcalosis con hipoclorhidria e hipopotasemia. con pérdida de peso del 5% o más. – Alteraciones hemorrágicas: gingivitis. cetoacidosis diabética. letargo y coma. signos de hipovolemia y deshidratación (hipotensión.González-Alonso N et al. púrpura. adolescentes. mayores de 35 años. sustancias químicas. – Otros: rabdomiólisis.13(3):122-8 . – Albuminuria intensa que puede indicar el inicio de neuropatía concomitante. con o sin vómitos. obesas y mujeres de raza negra esta enfermedad aparece con mayor frecuencia5. En caso de vómitos persistentes. Es importante sospechar esta enfermedad en embarazadas de más de 4 semanas con HG que presenten elevación de las transaminasas21. Diagnóstico diferencial ante un cuadro de hiperemesis gravídica Patología médica Digestiva: gastroenteritis.5. En ocasiones. hipopotasemia. – Neuritis periférica. 2006. vasospasmo de arterias cerebrales. Clínica La presentación más leve del cuadro comprende náuseas. los síntomas se desencadenan por determinados olores o alimentos y. – Fiebre. hemorragias retinianas. Los vómitos son incoercibles. tumores. pancreatitis Infecciones agudas sistémicas Neurológica: meningitis. están asociados con trastornos del sueño que provocan fatiga e irritabilidad en la gestante10. y alteraciones electrolíticas1. hepatitis. que pueden asociarse a hipersalivación (sialorrea o ptialismo). gestación no deseada. drogas Enfermedad ginecológica-obstétrica Enfermedad trofoblástica. como cetoacidosis por inanición. mujeres solas. y afectan al estado general de la gestante. hipocloremia Alteraciones metabólicas: cetosis y cetonuria TABLA 3. oliguria. taquicardia. una causa orgánica: – Digestivas: gastroenteritis. Se debe diferenciar de los vómitos propios del embarazo. Emesis e hiperemesis gravidica Factores sociales En primíparas.13.8.5. hipertensión intracraneal Urológica: cólico nefrítico. hiperparatiroidismo. colecistitis.. – Confusión. Es fácil su identificación cuando la sintomatología es típica. obligan a descartar. etc. es un cuadro mucho más grave (tabla 2). pancreatitis.. apendicitis. El tratamiento con tiamina en estas pacientes debe ser prolongado. obstrucción intestinal. donde la paciente continúa ganando peso y no se deshidrata13. Complicaciones Entre las complicaciones de la HG destacan: Diagnóstico El diagnóstico es fundamentalmente clínico y siempre por exclusión4. en primer lugar. mola hidatiforme Hidramnios Gestación múltiple Preeclampsia Hígado graso del embarazo Torsión de quiste ovárico Embarazo ectópico 124 FMC.5. – También hay casos publicados de encefalopatía de Wernicke1. sobre todo después de las primeras 12 semanas de gestación. hepatitis aguda. – Ictericia temprana que comporta pronóstico grave13.. en estos casos se requiere el ingreso hospitalario de la paciente.8. Muerte materna en casos extremos. – Rotura esofágica por vómitos violentos: síndrome de Boherhave.

fondo de ojo para estudiar posibles hemorragias tonuria. electrocardiograma (ECG) si las alteraciones electrolíticas lo justifican. Algoritmo de actuación desde atención primaria de un cuadro de náuseas y vómitos mia). proteínas totales (hipoproteineen el embarazo.13(3):122-8 125 . hipertransaminasemia. es preciso determinar βHCG seriada en caso de gestación No incipiente o dudas diagnósticas. 2006. hipopotasemia22. aclaramiento de creatinina Ecografía ginecoobstétrica Ecografía hepatobiliar Tratamiento En un primer momento. Pruebas complementarias para el diagnóstico de la hiperemesis gravídica Hemograma. TABLA 4. Para valorar el estado clínico de la paciente es necesario llevar a cabo (tabla 4): Náuseas y vómitos en gestación Anamnesis/exploración física Pruebas complementarias si hay duda diagnóstica Emesis del embarazo Causa orgánica médica/ginecológica/obstétrica Medidas higienicodietéticas Tratamiento específico 1. Anamnesis detallada junto con una exploración física. tumores cerebrales. y se derivarán al especialista los casos en los que los vómitos no cedan o empeoren. función hepática y renal Analítica de orina. Descartar hiperemesis gravídica Derivar a atención especializada – Bioquímica: ionograma (hiponatremia. aumento de osmolaridad urinaria. como hormonas tiroideas para descartar el hiperti5. Se diferencian 2 formas según la intensidad: FMC. y ecografía hepatobiliar para descartar enfermedades hepáticas. aumento de urea. Para descartar estas causas médicas hay que establecer un buen diagnóstico diferencial entre éstas y las causas ginecoobstétricas (tabla 3). – Psicógenas. – Urológicas: pielonefritis. descartar la enfermedad trofoblástica-mola hidatiforme o torsión de un Continuar tratamiento Sí ¿Mejoría? médico hasta finalizar quiste ovárico. alcalosis metabólica). Sí ¿Ceden los 2. 6. meningitis. con disminución retinianas y establecer el diagnóstico diferencial con la hide volumen urinario y del aclaramiento de creatinina. cólico renal. estudio de coagulación Bioquímica: iones. pruebas. Analítica de sangre: – Hemograma: aumento del heNo matocrito. – Farmacológicas. para vaInicio de tratamiento médico lorar la vitalidad fetal. creatinina y osmolaridad sérica). síntomas 4.González-Alonso N et al. hipocloreFigura 1. Confirmar el embarazo. amilasa. En los casos más graves. el embarazo ectópico y la gestación múltiple. pruebas de función hepática y renal (en casos graves. Emesis e hiperemesis gravidica – Neurológicas: hipertensión intracraneal. Ecografía obstétrica. pertensión intracraneal. Analítica de orina para descartar infección urinaria. el tratamiento de las náuseas y los vómitos simples en el embarazo se realizará desde la atención primaria (fig. En Observación vómitos? ocasiones. 3. hormonas tiroideas. – Pruebas de coagulación. 1). – Endocrinas: tirotoxicosis. ceroidismo. mia). pueden ser necesarias otras equilibrio acidobásico (cetoacidosis.

8: – Tranquilizar a la paciente.27. 2006. será necesario recurrir al tratamiento farmacológico: – Succinato de doxilamina (antihistamínico H1)-piridoxina (vitamina B6): se comienza pautando 1-2 comprimidos (10-20 mg) antes de acostarse.) en función del ionograma. ansiolíticos y vitaminas. intentando diuresis mayores de 1. en ocasiones. sin evidenciarse efectos teratógenos23. En algunos estudios. bebidas con gas. la alteración hidroelectrolítica y las deficiencias vitamínicas múltiples. 126 FMC. apoyo psicológico. hacer balance de líquidos ingeridos y excretados así como de la situación clínica y analítica actual. Se ha visto que los antihistamínicos H1 reducen las náuseas y los vómitos en estas pacientes. – Sulpirida: 10-30 mg/día. Se han realizado diferentes estudios en relación con el uso de corticoides en la HG .28 se vio que la acupuntura fue efectiva en el tratamiento de las náuseas y menos en los vómitos del embarazo.000 ml/24 h según estado clínico y peso de la paciente.González-Alonso N et al. tabaco. – Corticoides: metilprednisolona. Al ingreso se debe pesar a la paciente. alternando soluciones electrolíticas isotónicas y glucosadas al 10%. aunque todavía quedan muchos estudios al respecto.000 ml/24 h1. calcio. En casos más graves. sin embargo. Se deben prohibir las visitas hasta que el cuadro haya sido dominado. al igual que el ondansetron. Los fármacos más empleados: – Metoclopramida: 10 mg /8 h por vía intravenosa diluido en suero. la piridoxina se ha asociado a un menor riesgo de defectos cardíacos congénitos. drogas Evitar si es posible los preparados vitamínicos que contienen hierro hasta que desaparezcan las náuseas y los vómitos Sin embargo. Se han desarrollado diferentes estudios sobre el uso de la acupuntura y la acupresión (aplicación de presión sobre un punto de acupuntura sin agujas). – Diazepam: 2-10 mg por vía intravenosa o intramuscular. si hay agitación psicomotriz. cloro. magnesio. En algunos estudios comparativos de acupuntura y placebo10. tiamina (100 mg/día) y vitamina C (1 g/día). el uso de la acupuntura o la acupresión del punto P6 en estas pacientes es dudoso y no se ha demostrado claramente que sea más efectiva que la acupresión ficticia o que los consejos dietéticos y los relacionados con el estilo de vida27. mejor alimentos sólidos y fríos Evitar condimentos. – Inicio de administración de líquidos por vía intravenosa: sueroterapia: 2. Formas graves o hiperemesis gravídica Fase aguda Formas leves o moderadas Ante un cuadro de náuseas y vómitos simples (emesis) en el embarazo se deben realizar medidas conservadoras y. o punto Neiguau.4. se han utilizado fármacos que parecen detener los vómitos rápidamente1: – Omeprazol (categoría C de la Food and Drug Administration [FDA]): 20 mg/día. tratamiento ambulatorio1. se encuentra en la cara palmar de la muñeca23. – Ondansetrón: 8-32 mg/día. En la mayoría de las ocasiones es una enfermedad frecuente en el primer trimestre del embarazo.24. – Reposición de electrolitos (sodio.26. – Sulpirida (neuroléptico de acción antiemética que actúa directamente sobre el centro del vómito): 1-2 cápsulas (50100 mg) antes de las comidas. potasio. Si las medidas conservadoras fracasan. Se comenzaron a usar en el embarazo.10 (tabla 5).29.. fósforo.27. – Ondansetron: 8-32 mg/día. – Se administraran fármacos antieméticos. El tratamiento en fase aguda consistirá: – Supresión de la ingesta vía oral: dieta absoluta 24-48 h. – Omeprazol: 20 mg/día. – Corregir las alteraciones del equilibrio acidobásico para evitar afecciones neurológicas: piridoxina (100 mg/día). Emesis e hiperemesis gravidica TABLA 5. – Metroclopramida: 5-10 mg antes de cada comida. Este punto P6. Consejos higienicodietéticos Reposo Evitar alimentos y olores fuertes Realizar comidas frecuentes y poco abundantes para no sobrecargar el estómago Dieta rica en hidratos de carbono y pobre en grasas.13(3):122-8 En estos casos se ingresa a la madre en el hospital para tomar medidas que eviten la deshidratación. A pesar de su uso en casos graves hay controversia sobre el riesgo fetal25. prednisona.6. se puede aumentar la dosis a 5 comprimidos al día. Se ha comprobado que el aislamiento del entorno familiar inicia de modo resolutivo la corrección del problema29. – Consejos higienicodietéticos4.000-3. explicándole que el trastorno es benigno y que en la mayoría de los casos cede espontáneamente.. alcohol. con un mecanismo de acción desconocido10. no ceden los síntomas se debe derivar al especialista. debido a su potente acción durante años en el tratamiento de la emesis en pacientes oncológicos30. en diversos estudios no se han encontrado diferencias significativas entre el tratamiento con la ACTH y el placebo en estas pacientes23. Si a pesar de estas medidas y.7. ya que su efecto se inicia a partir de las 5 h de su ingestión.23. La evidencia más reciente de que la raíz de jengibre fresco es beneficiosa es alentadora10. – ACTH: antes se utilizaba ACTH por vía intravenosa para compensar la insuficiencia suprarrenal5. en la mayoría de los casos.

J Parenter Enteral Nutr. 2003. 2004. Madrid: Ediciones Luzan 5. Adami HO. editor.26:291-302. Acker DB. sin disfrutar de las cosas de la vida diaria. Araki T. En estudios recientes25 se ha sometido a pacientes con episodios previos de náuseas y vómitos graves (en ocasiones.101: 639-44. 17. Plasma adenosine concentrations increase in women with hyperemesis gravidarum. 7. se han observado casos de agregación plaquetaria en el recién nacido.34. Andérica JR. Enfermedades que complican la gestación I. Ortega A. 1988. Trichopoulos D. Eguiluz I. Hirschl AM. 5. Navaneethakrishnan R. Jimeno JM.91:615-7. Obstet Gynecol. 321-4. Kallen B. Torres E. 1988. Emesis e hiperemesis gravídica. et al. 1999. Lombardía J. Fenkci IV. Manual de consulta rápida. En ocasiones se ha empleado un sondaje de nutrición enteral mediante yeyunostomía con anestesia general. Nausea and vomiting in pregnancy in relation to prolactin. Paauw JD. un ligero aumento de retraso del crecimiento intrauterino (CIR) y prematuridad. 2004. 2005. a través del cual se producen tanto la alimentación de la paciente como la administración de la medicación antiemética13. Kose S.7 Supl 10:23. para evitar reingresos en malas condiciones. Recurrent gestational thyrotoxicosis presenting as recurrent hyperemesis gravidarum-report of two cases. Persistent hyperemesis gravidarum and Helicobacter pylori. Lombardía J. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 118. – En la mayoría de las ocasiones es necesario apoyo psiquiátrico y psicológico instaurando medidas psicoterapéuticas. escasos. la mejor guía será la recuperación de la ganancia de peso. 15. 2.15:287-90. 11. and progesterone: a prospective study. Hyperemesis gravidarum associated with Helicobacter pylori seropositivity. La hiperemesis no se prolonga después del embarazo. Strachan BK. Shimizu T. Altindis M. Ustun Y. J Obstet Gynaecol.13(3):122-8 . 3.35-37. Hiperemesis gravídica. Barcelona: Ediciones Científica y Técnica. porque el riesgo aumenta10. La asociación entre bajo peso del recién nacido en el momento del nacimiento y la escasa ganancia de peso de la gestante es bien conocida9. Doblas PA. Licenciatura obstetricia. Serie manuales clínicos para licenciatura y residencia. Davis AT. Hiperemesis gravídica. Doi D. Davis M. En ocasiones. Jokhi RP. a través de una vía periférica o central. Mucci LA. Yoneyama K. Tomo II. Sachs BP. 10. Emesis e hiperemesis gravidica para disminuir la rehospitalización en estas pacientes sin encontrar resultados significativos23. 19. pero sin consecuencias FMC. puede ser necesaria la nutrición artificial enteral con sonda nasogástrica o parenteral. Se deben asociar antieméticos al reanudar la ingesta oral como metoclopramida (10 mg antes de comidas).30. Hyperemesis gravidarum and fetal outcome. 20. Am J Obstet Gynecol. En: Friedman EA. Suzuki S. Lindow SW. En ocasiones.31. También se ha visto que la HG es un factor de riesgo para una estancia hospitalaria prolongada9. Salud Total de la Mujer. 2002. Helicobacter pylori infection and platelet counts during pregnancy. Fernández M.30:136-41. Lang C. Yoneyama Y. p. El alta hospitalaria se realizará cuando el peso se normalice o aumente.18:312-28. En algunas series se ha señalado un discreto aumento de malformaciones del SNC y la piel. p. 127 La dieta oral se reintroduce de forma gradual cuando mejore la clínica (al menos 48 h sin vómitos). En: Esteban-Altirriba J. FMC. En: Vidart JA. Algunos autores asocian los vómitos del primer trimestre a una disminución del riesgo de aborto espontáneo33. 2003. Sánchez M. Barcelona: Edika-Med. J Matern Fetal Neonatal Med. J Obstet Gynaecol. Madrid: Tedec-Meiji Farma. p. Serum concentrations of lipids and apolipoproteins in normal and hyperemetic pregnancies. estrogens. Barber MA. HG) a tratamiento antiemético antes del inicio de los síntomas.29:93-6. Masson EA. Fernández ML. Murata Y. La morbimortalidad es baja. De Miguel JR. Vidart JA. Suzuki S. editores. 18.24:774-5. 6. y la muerte fetal es una complicación infrecuente. Lagiou P. Sawa R. Dokmeci F. Bibliografía 1. posteriormente. puede reaparecer en embarazos posteriores. Chica C. Otsubo Y. Bailon E. Semergen. 2000. Clin Chim Acta. los controles analíticos se normalicen y cese la pérdida de peso1. – En situaciones graves. 2006. 1990. con alimentos pastosos. Arribas L. Soylemez F. Marcos B. The T-helper 1/T-helper 2 balance in peripheral blood of women with hyperemesis gravidarum. A pesar de ello. Allan B. 2003.352:75-9. Efficient and non-invasive method for investigating Helicobacter pylori in gravida with hyperemesis gravidarum: Helicobacter pylori stool antigen test. p.187:1631-5. En casos intratables podría plantearse la finalización de la gestación1. – Difenhidramina (categoría B de la FDA). et al. Ginecología y obstetricia. Vómitos del embarazo. sin olor fuerte. 1987. Esteban-Altirriba J. 13.20:427. 2005. Algunos autores describen el uso de metilprednisolona (16 mg/día) por vía oral como una alternativa13.29:114-9. 2000.González-Alonso N et al. La mayoría de las mujeres aprende a vivir con estos síntomas32. Fernández M. 4. y se han encontrado efectos beneficiosos. 9. Pregrado obstetricia y ginecología. 14. Cook CR. Clin Invest Ginecol Obstet. 84-5. Obstet Gynecol. 2004. Shimoya K. J Perinat Neonatal Nurs. 8. su pronóstico no tiene consecuencias perinatales graves.89:26-30. Toma de decisiones en obstetricia.4. Bierling S. Cevrioglu AS. Se comenzará con dieta líquida y. Jimeno JM. con pérdida importante de peso o vómitos que no ceden. editores. – Prometazina (categoría C de la FDA). Frigo P. 12. Filshie GM.29:411-4. Hyperemesis during pregnancy and delivery out-come: a registry study. Sawa R. 536-42. Ellidokuz E. Enfermedades que complican la gestación. 16. Fukuda H. Wilson SB. Embarazo y puerperio. Engin-Ustun Y. sin embargo. Tamimi R. Wasada K. Int J Gynaecol Obstet. Yoneyama Y. En: Lombardía J. Fukui O. y el riesgo de cáncer testicular en pacientes varones cuyas madres presentaron hiperemesis en la gestación1. Fase de recuperación perinatales graves. Pronóstico y evolución El pronóstico de estas pacientes es bueno con los medios terapéuticos actuales y las complicaciones maternas son raras. Tratamiento con sonda de yeyunostomía en hiperemesis gravídica refractaria. La cantidad de alimento se irá aumentando progresivamente a medida que la enferma vaya tolerándolo. 1998.1:107-10. Yilmazer M. Reisenberger KH. Nausea and vomiting of pregnancy: an evidence-based review. Hsieh CC. editores. 2005. J Obstet Gynaecol Res. Bryony K. 2004. 2002.

Hirschberg AL. Mudge C. 28. 1975.102:1250-4. 32. The safety of ondansetron for nausea and vomiting of pregnancy: a prospective comparative study. Responsibility of the obstetrician to the fetus II. 26. Maltepe C. Nausea and vomiting for early pregnancy and pregnancy outcome.21:46-7. Wong L.105:255-60. Gross S. Cantarero Gracia A. Navioz Y. Kennedy D. Effect of acupuncture on nausea of pregnancy: a randomized. 721-2. Lawless RW. Meighan M. 2005. Br J Obstet Gynaecol. 2003. Davi E.160:906. Robinson DW. Erickson J. p. Leveno KJ.149:717-25. placebo-controlled trial of corticosteroids for hyperemesis due to pregnancy. editor. Am J Epid. 1999. Nausea and vomiting in early pregnancy. 33. 2003. Tratado de ginecología.13(3):122-8 . 1989. Poon P.29:134-5. 22. Kouba S. Weigel RM. 27. 2003. Koren G. Wians FH. 2005. 2003. A randomized. et al. Br J Obstet Gynaecol. Obstet Gynecol. Einarson A. medicina de la reproducción. Oates-Whitehead R. Maternal Weight loss associated with hiperemesis gravidarum: a predictor of fetal outcome. Yost NP. Openshaw S. En: Cabero L. 1999. Obstet Gynecol. O’Connell MP. feed the child. Clin Evid. A randomized. 29. Clin Evid. Young G. Jewell D. Obstet Gynecol. Obstet Gynecol. Am J Obstet Gynecol. Koren G. Ramin SM. 2004. placebo-controlled trial of corticosteroids for hyperemesis due to pregnancy.González-Alonso N et al. Weigel MM. 34. Encefalopatía de Wernicke como complicación de hiperemesis gravídica. A meta-analytical review. 35.102:1250-4. Lindholm C. J Parenter Enteral Nutr. J Obstet Gynaecol. 2001. 128 FMC. Madrid: Editorial Médica Panamericana. Influence of pregnancy weight and pregnancy weight gain on birthweight.10:1671-82. Simpson JW. Lindow SW. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. Balko JA. Trujillo K.9:1561-70. Nausea and vomiting in early pregnancy. controlled trial. McIntire DD. Botto L. An Med Interna.97:184-8. obstetricia y 30. Mitchell AC. Boneva R.111:940-3. 23. Nausea during pregnancy and congenital heart defects: a population-based case control study.45:481-7. 24. White A. Wians FH Jr. 1989. 31.34:172-9.19:532. Enfermedades de los sistemas digestivo y urinario durante el embarazo. Hallstrom T. Hyperemesis gravidarum: feed the mother. 2005.24:530-3. Librach C. Obstet Gynecol. McIntire DD. Moore C. The impact of hyperemesis gravidarum on maternal role assumption. Cecutti A. Hart A. J Obstet Gynaecol. Yost NP. Pre-emptive therapy for severe nausea and vomiting of pregnancy and hyperemesis gravidarum. Abdel-Hadi Álvarez H. Rodríguez-Lafora Bastos M. 2004.96:1312-8. Harvey-Banchik L. 25. Wood AF. 2003. 2006. Pregnancy and neonatal outcomes in women with eating disorders. Maltepe C. Knight B. 37. Chronic hypokalaemia in pregnancy secondary to hyperemesis gravidarum. Emesis e hiperemesis gravidica 21. 36. 2004. Tan MP.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful