Está en la página 1de 8
LA PRONUNCIACIÓN DEL LATÍN Carlos Montes-Botella 1. INTRODUCCIÓN La primera lengua de la liturgia cristiana

LA PRONUNCIACIÓN DEL LATÍN

Carlos Montes-Botella

1. INTRODUCCIÓN

La primera lengua de la liturgia cristiana fue el arameo, que hablaba Cristo, los apóstoles y los primeros discípulos; pero, cuando el cristianismo empezó su expansión fuera de las fronteras de Palestina, la predicación comenzó a hacerse en la lengua internacional, que no era el latín, sino el griego.

lengua internacional, que no era el latín, sino el griego. El latín como lengua litúrgica se

El latín como lengua litúrgica se generaliza a principios del siglo III, alcanzándose su desarrollo total en el siglo IV. Pero, como lengua “sagrada”, era un latín fuertemente estilizado, que posiblemente un cristiano medio de la Roma de la antigüedad tardía no entendería sin cierto esfuerzo. Desde entonces, y hasta nuestros días, se consolidó como única lengua litúrgica del Occidente cristiano, con lo que todo el canto gregoriano y la gran mayoría del repertorio clásico emplea esa lengua.

La constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II abrió el paso al uso de las lenguas vernáculas en la liturgia, aunque, como se indica en su nº 36 “se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho particular.” En el mismo documento se señala: “Procúrese que los fieles sean capaces de recitar o cantar juntos en latín las partes del ordinario de la misa que les corresponde” (nº 54).

Sin embargo, a pesar de la preponderancia del latín en la liturgia propugnado por el Concilio, el resultado, conocido por todos, fue su práctica desaparición a favor de las lenguas vernáculas, junto con el gregoriano y la polifonía. El beato Juan Pablo II, en su carta apostólica Dominicæ Cenæ (24-II-1980), escribía “La Iglesia Romana tiene especiales deberes con el latín, espléndida lengua de la antigua Roma, y debe manifestarlo siempre que se presente ocasión”.

11

Creemos que, en la medida de sus posibilidades, un coro parroquial debe contribuir a ese

Creemos que, en la medida de sus posibilidades, un coro parroquial debe contribuir a ese mantenimiento de la lengua latina propugnada por el Concilio al ejercer su ministerio, mediante el cultivo del canto gregoriano y la polifonía clásica.

La buena ejecución de ambas exige la pronunciación más cuidada posible de una lengua que ha acabado por sernos ajena: la lengua latina.

2. LA LENGUA LATINA

por sernos ajena: la lengua latina. 2. LA LENGUA LATINA 2.1. Origen El latín es una

2.1. Origen

El latín es una lengua indoeuropea hablada por los pueblos de agricultores procedentes del norte que se instalaron en el valle del Tíber, en el centro de Italia. A partir del 509 a.C. Roma, instaurada en república, inicia su ascenso, expandiendo su lengua al mismo tiempo que los territorios conquistados.

En el siglo III a.C., cuando toda Italia es romana, el latín sigue siendo una lengua de campesinos y mercaderes, que en su uso escrito sólo sirve para las necesidades comerciales de la vida diaria; la lengua de cultura, incluso en medios populares, es el griego. Los primeros autores latinos, como Livio Andrónico, escribieron en griego; hasta en las comedias de Plauto, y Terencio (siglo II a.C.) los servidores y esclavos emplean términos griegos.

El latín como lengua literaria se gesta entre los años 70 a.C. y 14 d.C. con nombres como César, Cicerón, Tito Livio, Virgilio, Catulo, Lucrecio, Horacio y Ovidio, viviendo su periodo clásico desde Plauto hasta el final del Imperio.

Desde el siglo II el latín fue, junto con el griego, la lengua de cultura de los países mediterráneos, pues la lengua de los diferentes pueblos conquistados se fue debilitando ante el empuje de la cultura romana.

Uno de los acontecimientos más importantes que contribuirá al arraigo de la lengua latina fue la expansión del cristianismo, que la utilizó para la difusión de su doctrina. Así, el latín se convirtió en occidente en lengua sagrada, ajena a los

12

cambios de la lengua oral, y se mantuvo como vínculo entre los cristianos. En el

cambios de la lengua oral, y se mantuvo como vínculo entre los cristianos. En el siglo IV, la Biblia se traduce al latín (Vulgata).

Hacia el siglo XII el latín ya era ajeno a la lengua en uso. Además, al ser pronunciado con variedades locales, a menudo era difícil entenderse. No obstante, se mantuvo como lengua de pensadores y científicos hasta bien entrado el XVI.

A finales del XVII, el latín pierde su condición de lengua internacional, conservándose como lengua para estudios clásicos, tratados, y documentos de la Iglesia Católica.

a y
a
y

Pío XII, en la encíclica Mediator Dei (20-XI-47) escribía “El empleo de la lengua latina, vigente en una gran parte de la Iglesia, es un claro y noble signo de unidad y un eficaz antídoto contra toda corrupción de la pura doctrina” (nº 77), y el beato Juan XXIII dedicó su constitución apostólica Veterum Sapientia (22-II- 1962) al estudio y uso del latín:

Deseamos con firme voluntad que el estudio de esta lengua, restituida

su dignidad, sea cada vez más fomentado y ejercitado. Y como el uso

de latín se pone durante nuestros días en discusión en algunos lugares

muchos preguntan cuál es a este propósito el pensamiento de la

Sede Apostólica, hemos decidido proveer con normas oportunas, enunciadas en este solemne documento para que el antiguo e ininterrumpido uso de la lengua latina sea mantenido y donde hubiera

caído casi en abandono, sea absolutamente restablecido.

En 1965, el Concilio Vaticano II permite el uso de las lenguas vernáculas en las celebraciones:

Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho particular. Sin embargo, como el uso de la lengua vulgar es muy útil para el pueblo en no pocas ocasiones, tanto en la Misa como en la administración de los sacramentos y en otras partes de la liturgia,

13

se le podrá dar mayor cabida, ante todo en las lecturas y moniciones, en algunas

se le podrá dar mayor cabida, ante todo en las lecturas y moniciones, en algunas oraciones y cantos.

2.2. Pronunciaciones

(Sacrosanctum Concilium, nº 36)

En general, el latín suena con las diferencias derivadas de la lengua materna de quien lo pronuncia (pronunciaciones “nacionales”, como la española o la francesa). Además, podemos distinguir:

española o la francesa). Además, podemos distinguir: ∑ La pronunciación clásica o “restituta”: es la

La pronunciación clásica o “restituta”: es la pronunciación elaborada sobre la del latín clásico a partir de los estudios de Antonio de Nebrija (1481) y Erasmo de Rotterdam (1528).

Pronunciación eclesiástica, italiana o romana, de uso común en ámbitos eclesiásticos de todo el mundo hasta la reforma conciliar.

A la hora de escoger una pronunciación, no tendría mucho sentido emplear la pronunciación clásica, pues nunca se usó en la liturgia católica. Así, podríamos escoger entre la pronunciación española o la romana, pero sin mezclarlas. Sin embargo, por su mayor universalidad y porque todo el latín empleado por el coro se desarrolla en el ámbito de las celebraciones litúrgicas, escogeremos la pronunciación romana.

3. LA PRONUNCIACIÓN ROMANA DEL LATÍN

La pronunciación romana del latín no difiere demasiado de su pronunciación española; aún así, deben tenerse en cuenta las siguientes reglas. La pronunciación (entre corchetes), se ha reflejado de manera aproximada con caracteres españoles.

Æ, Œ

Se pronuncian e.

misericordiæ

[misericórdie]

14

CI, CÆ, CŒ La C se pronuncia entre ch y ts española 1 .  

CI, CÆ, CŒ

La C se pronuncia entre ch y ts española 1 .

 

cæli

[chéli]

CH

Sonido k.

charitas

[káritas]

GE, GI, GY, GÆ, GŒ La G suena como la y española o la dj francesa. 2

GN

H

J

LL

M

PH

S

regina

[reyína]

Se pronuncia como la ñ en español si no va a principio de palabra.

agnus [áñus] Suena como la y española. Jesus [yésus] Se pronuncia como dos l separadas.
agnus
[áñus]
Suena como la y española.
Jesus
[yésus]
Se pronuncia como dos l separadas.
nullus
[núl-lus]
Como f en español.
phase
[fáse]

Tiene el sonido k en el dativo mihi [miki] y en el adverbio nihil [nikil] con sus compuestos. En los demás casos es muda.

Hay que pronunciarla con claridad, para que no suene como n.

Es sonora entre vocales, y sorda cuando es inicial (cuidado con no añadir una e) o tras consonante.

SS Como la s en español.

passus

[pásus]

1 Sonido palatal oclusivo sordo.

2 Sonido palatal oclusivo sonoro.

15

SCE, SCI, SCÆ, SCŒ SC tiene el mismo sonido que la sh inglesa o la

SCE, SCI, SCÆ, SCŒ

SC tiene el mismo sonido que la sh inglesa o la ch francesa.

descendit

[deshéndit]

U Se sigue pronunciando como u después de q y g. quem [kuem] sanguis [sángüis]
U
Se sigue pronunciando como u después de q y g.
quem
[kuem]
sanguis
[sángüis]
V
Se diferencia de la b acercando el labio inferior al borde de los dientes.
X
Delante de vocal suena ks.
resurrexit
[resurréksit]
XCE, XCI, XCÆ, XŒ
XC suena como sch
excelsis
[ekschélsis]
Y
Suena como una i algo oscurecida
kyrie
[kírie]
4. ALGUNOS EJEMPLOS
Presentamos a continuación algunos ejemplos de pronunciación, agrupados por
textos.

Agnus Dei

Ave, María

agnus

[áñus]

gratia

[grátsia]

tollis

[tól-lis]

nostræ

[nóstre]

pacem

[páchem]

16

Credo Magnificat sæcula [sékula] fecit [féchit] consubstantialem ecce [ékche]

Credo

Magnificat

sæcula

[sékula]

fecit

[féchit]

consubstantialem

ecce

[ékche]

[konsubstantsiálem]

magna

[máña]

descendit

[deshéndit]

potentiam

[poténtsiam]

tertia

[tértsia]

suscepit

[sushépit]

resurrectionem

Regina cæli regina [reyína] cæli [chéli] [ekschélsis] [bóne] Salve, Regina [benedíchimus] gementes
Regina cæli
regina
[reyína]
cæli
[chéli]
[ekschélsis]
[bóne]
Salve, Regina
[benedíchimus]
gementes
[yeméntes]
[grátsias]
illos
[íl-los]
[áyimus]
[súshipe]
Sanctus
Hosanna
[osán-na]
Veni, creator
accende
[achénde]
pacemque
[pachémkue]

[resurrektsiónem]

Gloria

excelsis

bonæ

benedicimus

gratias

agimus

suscipe

deprecationem

[deprecatsiónem]

17

BIBLIOGRAFÍA ESTRADA RAMIRO, Francisco Javier. Pronunciación de los textos latinos puestos en música. Estudio

BIBLIOGRAFÍA

ESTRADA RAMIRO, Francisco Javier. Pronunciación de los textos latinos puestos en música. Estudio práctico para la interpretación de la música española. NASS, 24 (2008).

GARBINI, Luigi. Breve historia de la música sacra. Alianza Editorial. Madrid,

2009.

MARTÍNEZ SOQUES, Fernando. Método de Canto Gregoriano. Ed. Pedagógica. Barcelona, 1943.

de Canto Gregoriano. Ed. Pedagógica. Barcelona, 1943. MORAL, Rafael del. Diccionario Espasa de las lenguas del

MORAL, Rafael del. Diccionario Espasa de las lenguas del mundo. Espasa Calpe. Madrid, 2002

18