Está en la página 1de 364

El destello amarillo de Konoha realmente odia el papeleo 

 
Historia: El destello amarillo de Konoha realmente odia el
papeleo Storylink: https://www.fanfiction.net/s/2811325/1/ Categoría: Naruto Género: 
Humor / Aventura Autor: Sir Chris Authorlink: https://www.fanfiction.net/ u /
804269 / Última
actualización: 14/09/2015 Palabras: 237225 Clasificación: T Estado:  Contenido  compl
eto  : Capítulo 1 a 49 de 49 capítulos Fuente: FanFiction.net  Resumen:
Namikaze Minato esperaba ser la cena del Shinigami, no su juez de los muertos. Ahora
debe pasar sus días juzgando a los que han muerto y presentar el papeleo cuando haya
terminado. Quizás debería haberse quedado en el estómago del Shinigami después de
todo.  Una versión humorística de la vida de una leyenda después de su muerte, y lo que
encuentra a medida que pasan los años. ¡Terminado después de casi diez años!  *

Capítulo 1 *: Destello amarillo en un espacio en blanco


 
              Capítulo 1: Destello amarillo en un espacio en blanco
 
 
              Si Namikaze Minato hubiera sabido que estaría atrapado en este lugar por el resto
de la eternidad, felizmente se habría quedado en el estómago del Shinigami. El hombre
miró a su alrededor que ascendía a una cantidad infinita de blanco. Miró a la derecha y vio
blanco. Miró a la izquierda y vio más blanco. Habría mirado hacia arriba, pero estaba lo
suficientemente deprimido como estaba, más blanco no lo haría sentir mejor sobre la
situación.
              El hombre suspiró y se preguntó por lo que parecía ser la millonésima vez si valía
la pena su tiempo para cazar a cualquier bastardo que "decoraba" este lugar y darles una
parte de su mente para ir con el puño en la cara. Honestamente, ¿qué tan perezoso tenía que
ser alguien para no hacer nada con un espacio infinito a un lado para que fuera blanco?
              Lo que Minato no sabía era que el problema tenía poco que ver con la pereza y
más con la naturaleza misma de su jefe, el Shinigami.
              En algún lugar muy aterrador: la oficina de un contador
              El Shinigami no pudo apartar la expresión de aburrimiento de su rostro mientras
fingía escuchar a su contable. Pasarían muchos años antes de que Minato estuviera en la
otra vida, y el Shinigami se aburría todo el tiempo. De hecho, estaba tan aburrido que pensó
que visitar a su contador podría ayudar. No fue una de sus mejores ideas. El Shinigami
atrapó al contador abriendo un nuevo archivo y antes de que pudiera comenzar a explicarlo,
el Shinigami intervino. "No para acortar nuestra reunión, pero tal vez un resumen de lo que
tengo y algunas ideas de inversión están en orden".
              El contable tenía miedo del dios frente a él e hizo todo lo posible por no huir
aterrorizado solo por que le hablaran. "O-por supuesto, Shinigami-sama." El contador tomó
una hoja de papel y la hojeó rápidamente antes de volver a hablar. "Tienes
aproximadamente cuatro mil millones de puntos de la vida después de la muerte para gastar
entre unos pocos proyectos diferentes. Ya tienes un vasto espacio en blanco que puedes
convertir en casi cualquier cosa que solo tomaría la mitad de los puntos restantes. También
tienes un departamento de tortura con fondos insuficientes, pero honestamente, ¿qué uso le
podría dar en la otra vida? ". El contador se ajustó las gafas esperando la respuesta del Dios
de la Muerte.
              El Shinigami ladeó la cabeza por un momento, como si tratara de pensar en un
pensamiento distante. Después de unos momentos, hubo una chispa de reconocimiento en
los ojos de la espantosa figura. El Shinigami sonrió con malicia, casi provocando que el
pobre contable se desmaye en ese mismo momento. El Shinigami tuvo una idea, y cuando
el Shinigami tiene una idea, las cosas tienden a morir o desean sinceramente estar a punto
de morir.
              "Sí, qué posible uso podría tener para la tortura…" Se dijo el Shinigami, perdido
en sus propios pensamientos malvados.
              De vuelta con Minato
              Minato suspiró, tomando una mano y pasándola por su salvaje cabello rubio. Miró
a su alrededor de nuevo, y de nuevo no vio nada más que el color blanco acercándose a él.
              Soy un juez súper importante, pero ¿ni siquiera puedo conseguir un decorador de
interiores aquí? Algo anda mal con esta imagen, pensó Minato. Puedo sentir el blanco
acercándose a mí. Quizás finalmente estoy empezando a agrietarme después de todos estos
años ...
              Ese sentimiento puede haber sido justificado dado que Minato había manejado una
situación estresante unos días antes.
 
              Unos dias antes
              La asistente del Shinigami, una mujer molesta en todos los sentidos posibles, había
estado divagando durante horas sobre todo tipo de cosas hasta que Minato finalmente
estalló.
              "Asistente-san, si tengo que mirarte a ti ya estas malditas paredes blancas por más
tiempo, voy a deshacerme de una de ellas, y aquí tienes un spoiler, no puedo mover esta
habitación." La mandona se detuvo a mitad de la frase ante la mirada dura. Por un momento
quedó claro que quería gritarle, pero cuando la mirada de Minato no cedió, la altiva mujer
huyó silenciosamente tan rápido como sus piernas pudieron llevarla.
              Minato dejó escapar un gran suspiro y sonrió. Sabía que mirarse en el espejo
durante horas para trabajar en su mirada sería una buena inversión de tiempo.
              Sin lugar a dudas, el color blanco carcomía los bordes exteriores de la cordura de
Minato. Fue tan absolutamente aburrido. Al menos cuando Minato había usado una capa
blanca, había tenido llamas frías en la parte inferior para contrastar. El blanco por sí solo,
sin embargo, no tenía contraste. Estaba ahí y era muy aburrido. Si había algo que Minato no
podía soportar era sin duda el aburrimiento.
 
              Este es el comienzo de los flashbacks
              Jiraiya era un ninja legendario por derecho propio, pero cuando alguien le
preguntaba de qué estaba más orgulloso, comenzaba a contar historias sobre su primer
aprendiz. Podría hablar durante días sobre Namikaze Minato. En algún lugar de allí, habría
tenido que mencionar el hecho de que Minato no era exactamente uno para las sesiones de
estrategia.
              "Minato, el plan es esperar cuatro horas al ninja Iwa * (1) aquí, haciendo esto
podemos dar el salto a ... ¿Minato?" Jiraiya miró hacia arriba, notando que su aprendiz no
estaba cerca.
              "Oh, ¿dijiste algo, sensei?" Minato respondió a unos metros de distancia mientras
tiraba algunos cuerpos al suelo. Tras una inspección más cercana, eran Iwa shinobi. Jiraiya
miró su estrategia finamente ajustada y bien elaborada y suspiró.
              Bueno, esto va a reducir el papel al menos , pensó Jiraiya. (2)
              De vuelta con Minato
              Todo eso tenía que ser olvidado ahora. Ese fue su pasado. Una vida llena de
emoción y elección. Por supuesto, esta 'vida' también había sido una elección. No tenía por
qué estar aquí. Podría haber dejado que su aldea se quemara y él con ella y probablemente
habría tenido una vida más relajante. Una vida futura que involucró a muy pocos blancos.
              Para convertirse en Hokage, la Sombra de Fuego, una persona tiene que entender
qué es lo importante de Konoha. No son las técnicas, la historia, ni siquiera la gente actual
que vive dentro. Se trata del futuro, de inculcar la voluntad de fuego en todos los jóvenes de
la aldea para que sus vidas sean mejores y más prometedoras que las de la generación
anterior. Eso era por lo que Minato había muerto esa noche. Su generosidad incluso en sus
momentos finales fue la razón por la que tanta gente lo consideraba el mejor ninja que
jamás haya venido de Konoha. Algunos han postulado que el precio de la grandeza no se
puede medir correctamente, pero Minato estaba bastante seguro de que se trataba del color
blanco. Todo lo que Minato podía esperar era que su sacrificio hiciera del mundo un lugar
mejor.
              Sin que Minato lo supiera, cuando la noticia de su muerte se había extendido muy
rápidamente por todo el mundo ninja, un hombre en particular inmediatamente pensó que el
mundo era un lugar mejor.
              En algún lugar claramente escondido, hace años ...
              Tobi, todo bastardo y tan malvado como puede ser un hombre, se estaba
organizando una fiesta. Había invitado a todos sus amigos, en otras palabras, estaba solo, y
actualmente estaba cortando un pastel con alambre de púas. ¡Su instructor de la academia
estaría muy orgulloso! El hombre había perdido la cabeza por la falta de atención de Tobi
en clase, pero Tobi finalmente demostró ser un buen chico y era lo suficientemente terco
como para aprender técnicas como cortar pasteles. El pastel frente a él decía 'Namikaze
Minato está muerto, hurra, hoy es un día increíble'. Se había quedado sin glaseado rojo.
              De vuelta con Minato
              Se suponía que convocar al Shinigami para sellar al Kyuubi en su hijo era la parte
difícil para Minato, pero eso había salido más o menos como estaba planeado. La parte
difícil fue estar bajo contrato con el malvado demonio. El Shinigami era lo suficientemente
educado la mayor parte del tiempo, pero el solo hecho de que Minato pasara todo el día
lidiando con el papeleo era una prueba positiva de que su nuevo maestro tenía un oscuro
sentido del humor. Minato había detestado hacer trámites cuando todavía estaba
vivo. Ponlo en medio de un campo de batalla y habría muchos cadáveres enemigos muertos
y él en ese mismo campo en menos de un minuto. Ponlo en una habitación llena de papeleo
y habrá un mocoso llorón de hombre murmurando para sí mismo durante horas. A menudo
comentaba que si hubiera sabido que lo habrían utilizado como barajador de papeles en
lugar de como bocadillo del Dios de la Muerte, probablemente habría dejado su aldea para
arder.
              Todos solían pensar que estaba bromeando, pero hubo momentos en los que
incluso las personas que mejor lo conocían no estaban muy seguras de eso.
              El Shinigami no era alguien que alguien pudiera confundir con su tipo. Sin
embargo, de vez en cuando sus intereses coincidían con los de los demás de tal manera que
si nadie lo supiera mejor podría confundir una acción del Shinigami con amabilidad. Una
de esas acciones había sido cuando Minato había estado quejándose y quejándose por todo
el papeleo. Oh, seguro que el Shinigami podría haber hecho algo innecesariamente cruel,
pero ¿por qué desperdiciar buenas ideas en alguien que no sea Orochimaru? En cambio, el
Shinigami le había ofrecido a Minato no menos de cinco vírgenes al día por el resto de su
estadía en la otra vida. Para su asombro, el ex Hokage había declinado cortésmente su
generosa oferta. El Shinigami casi se había dado por vencido en hacer feliz a Minato y
estaba a punto de quitarse una o dos extremidades cuando, por un capricho, le dio a Minato
una línea de mierda sobre el honor que debería ser ser juez de los muertos. Por supuesto, el
Shinigami sabía que nadie quería el trabajo, pero pensó que valía la pena intentarlo. El
Shinigami todavía se estaba riendo del hecho de que Minato no solo lo compró, ¡sino que
también lo siguió! Les diría a las almas recién muertas lo honrado que se sentía de poder
juzgarlas. A veces, el Shinigami realmente apreciaba lo maravilloso que era. (3)
              En estos días tuvo el beneficio de una década de experiencia para acostumbrarse al
hecho de que él era el que estaba haciendo todo este trabajo. No había sido muy
tranquilizador cuando estaba haciendo su primer recorrido por el lugar.
              Solo llevaba unas horas en el trabajo, recientemente después de haber enviado a un
anciano a un descanso pacífico después de su muerte por causas naturales, cuando se le
ocurrió algo. El papeleo que tenía frente a él no se había actualizado para incluir su
decisión sobre la vida futura del hombre a pesar de que había un espacio para ello impreso
en el papeleo.
              Usando su botón de llamada Shinigami (4) Minato convocó al Shinigami a su
lado. El Shinigami era una figura de aspecto impresionante, de unos dos metros y medio de
altura y con una túnica oscura andrajosa que rodeaba su enorme cuerpo. Lo único que
escapó de la túnica fue el rostro pálido del dios, que fue todo un espectáculo. Tenía varias
filas de dientes que ahora estaban grabados en lo que podría creerse que era una especie de
sonrisa y sus pequeños ojos demoníacos miraban fijamente al Yondaime Hokage. Una
mirada así habría hecho acobardar a la mayoría de los hombres.
              Namikaze Minato no era la mayoría de los hombres.
              "Ya tienes mi alma, ¿tienes que fastidiarla todo el tiempo Shinigami-
sama?" Minato preguntó sin ningún respeto en su voz.
              El Shinigami suspiró. "¿Me llamas y soy tan generoso como para dedicar mi muy
importante tiempo de cosecha a venir a ti en tu capricho y lo primero que haces es
insultarme? Si tuviera un corazón, estoy seguro de que se sentiría apretujado. ahora."
              Minato puso los ojos en blanco. Después de un momento se dio cuenta de que el
Shinigami lo estaba mirando con dureza y que probablemente debería continuar con su
pregunta. "Bien, mi problema. Bueno, como sabes, odio el papeleo y todo eso, pero me
gusta hacerlo bien. Solo juzgué un alma y el papeleo no se actualizó. ¿No se supone que
este proceso es automático?"
              "Bueno, Hokage-kun (5), no pensé que tenía que explicarte todo, pero
lamentablemente parece que tu mano necesita ser sostenida. Que así sea", dijo el
Shinigami.
              El ojo de Minato se movió levemente ante el obvio golpe. "Por favor explique de
todos modos."
              "Bueno, solo porque dijiste por favor," dijo burlonamente el Shinigami. "Todo el
proceso podría llevarme varios minutos para explicarlo y sería terriblemente aburrido y no
tendría ningún propósito, así que básicamente todo está hecho para divertirme".
              "...¿Perdóneme?" Minato dijo.
              "Hmm, puede que también necesites revisar tu audición. No es un buen día para ti,
Minato-kun." Minato se estremeció. "Básicamente, todo en la otra vida se hace más o
menos como en la vida: en lugar de los seres vivos, los seres muertos lo hacen. ¡Es como
ver a los humanos correr de un lado a otro haciendo mis órdenes!"
              "Um, eso es exactamente lo que es", dijo Minato.
              El Shinigami se encogió de hombros. "¿Tu punto?"
              Minato asintió con la cabeza. A pesar del retorcido sentido del humor del
Shinigami, la lógica detrás de todo eso era bastante simple de entender. "Eso es mucho
trabajo Shinigami-sama, ¿cuántas personas tienes trabajando en eso a la vez? ¿Unas pocas?
¿Diez tal vez?" Minato no estaba seguro de qué adivinar, después de todo, él era el único
juez de los muertos, por lo que sería lógico pensar que no habría demasiada gente
escribiendo estos informes.
              El Shinigami lo pensó por un momento mientras pretendía hacer algunos cálculos
en su cabeza. "Yo diría que unas cinco mil personas a la vez".
              Minato arqueó una ceja ante esto. ¡Su suposición ni siquiera había estado cerca!
              "Dado que hay tantas personas que están vivas, supongo que tiene sentido. Sin
embargo, sigue siendo increíble. Dado que hay tanta gente trabajando en los manuscritos de
la vida de las personas, ¿cuántas personas trabajan en los archivos después de que alguien
ha fallecido?" Tan pronto como Minato hizo su pregunta, el Shinigami aparentemente dejó
escapar una risa perversa de placer. Minato negó levemente con la cabeza, convencido de
que había escuchado mal; el Dios de la Muerte no se ríe.
              "Sólo uno tengo miedo." El Shinigami esperó a que su mascota Hokage
reaccionara como él quería. No se decepcionó.
              Minato soltó una carcajada, sintiendo pena por cualquier pobre bastardo que
estuviera atrapado en ese trabajo en particular. "Eso es simplemente terrible, Shinigami-
sama. ¿Qué alma miserable lograste seguir con ese trabajo?"
              "Tú."
              Minato dejó de reír abruptamente ante esa declaración.
              El Shinigami estaba complacido.
              "Sí, lo sé, ay de ti y todo eso. Sin embargo, a diferencia de muchos de los dioses
menores que a los tontos mortales les gusta adorar o invocar en adoración, yo no soy de
segunda clase. No tomaré nada menos que el alma del persona que me convoca en
homenaje por mis hechos. Verás que personas mucho menos talentosas que yo tienen
muchas más almas en su poder porque son débiles que están dispuestos a establecerse.
Tengo muy pocas personas contratadas conmigo por una razón. Hay muy pocas personas
que posean lo que se requiere para convocarme ".
              "¿Qué es eso?" Preguntó Minato.
              "Una gran cantidad de estupidez y una gran cantidad de exceso de confianza", dijo
el Shinigami casualmente. "Así que deja de lloriquear porque no olvides una cosa muy
importante: ahora eres mi perra".
              Minato no lo sabía en ese momento, pero el Shinigami le había tomado más
simpatía que nunca ese día.
              El papeleo tampoco fue tan simple como esperaba. Tuvo que dar un análisis
detallado de por qué había elegido dónde ubicar a cada individuo. Si bien tenía total
discreción en cuanto a dónde iría una persona, parecía que simplemente pedirle a alguien
que eligiera un número aleatorio entre uno y cuarenta estaba fuera de discusión. Se había
considerado inteligente por pensarlo y todo. Con ese plan frustrado, había decidido tomarse
el trabajo muy en serio. Aun así, si hubiera sabido que iba a quedarse atascado en este
trabajo cuando hizo el pacto con el Dios de la Muerte, tal vez hubiera dejado que Konoha
fuera destruida por el temible demonio zorro. Bueno, está bien, tal vez no lo habría hecho,
pero seguro que le gusta decirlo mucho por alguien que no lo habría hecho.
              Habían pasado doce años desde su muerte, pero incluso ahora, cuando cerraba los
ojos, Minato podía ver a su pequeño, Naruto, en sus manos mientras los dos miraban al
Zorro de Nueve Colas. Recordó que Kushina también estaba allí, pero a medida que
pasaban los años, su mente se concentraba cada vez más en Naruto. El niño parecía más
curioso que cualquier otra cosa mientras miraba a la bestia con cola más fuerte. Sus
brillantes ojos azules todavía brillaban en la mente de Minato tan brillantemente como lo
habían hecho mientras Minato todavía estaba vivo. Esa noche todavía perseguía a Minato, y
que él se dijera a sí mismo que hizo lo correcto no le hizo más fácil manejarlo. Su pequeño
probablemente ya era un ninja, haciendo misiones de rango D. Si se pareciera en algo a su
madre, el niño se quejaría en voz alta de todos y cada uno de ellos. Minato se rió entre
dientes ante el pensamiento.
              Minato pasó mucho tiempo pensando en Naruto. Estaba atrapado aquí en este
horrible espacio en blanco e incluso cuando podía escapar por cortos períodos de tiempo,
no había muchas personas en toda la otra vida que pudieran decirle algo sobre su hijo. La
información sobre los vivos no era su departamento, después de todo. Hubo varios ninjas de
Konoha que pasaron por ahí a lo largo de los años, pero Minato trató de ser profesional al
tratar con nuevas almas y se negó a preguntarles sobre su hijo.
              Espero que no esté demasiado mimado, pensó Minato. Aunque no puedo decir que
los culparía por adorarlo un poco. Después de todo, él es lo único que impide que el
monstruoso Kyuubi los destruya a todos. Una carga tan terrible no será fácil para él, pero
con sus seres queridos allí para guiarlo, estoy seguro de que podrá manejarla.  Una
espada de doble filo para que la manejes por la protección de la aldea, Naruto, espero que
puedas sobrellevar esa carga y algún día perdonarme.  Tengo fe en ti, hijo mío.
 
              Sus pensamientos terminaron abruptamente cuando una mujer joven entró en el
espacio en blanco. Echando un vistazo a su botón de cola por no funcionar correctamente,
volvió su atención a la persona frente a él y tuvo que evitar quedarse boquiabierto. Había
pensado que la persona que acababa de llegar era una mujer, pero se sintió tonto porque
solo hizo falta una mirada seria para descubrir que era un hombre. Minato se alegró de no
haber dicho nada porque eso podría haber sido bastante incómodo.
              Mis sentidos están embotados ... eso nunca es una buena señal, pensó Minato.
              Hace muchos años, Minato regresaba tarde de una rigurosa sesión de
entrenamiento a la tierna edad de diez años. Se estaba esforzando al máximo y una brisa
fuerte podría haberle pateado el trasero en ese momento. Tenía los ojos apenas abiertos y
arrastraba los pies. Mientras se acercaba a su casa, de repente detectó una débil fuente de
chakra en los árboles y le lanzó un kunai directamente.
              Exactamente cuatro segundos después, Jiraiya salió sosteniendo un kunai en su
mano y Minato palideció. Eso es lo que consiguió por intentar pensar que era un buen ninja.
              "Sabes, si hubiera sido alguien más que yo, los habrían tomado completamente
desprevenidos y podrías haberlos matado". Jiraiya miró a Minato con una mirada de
decepción en su rostro. Jiraiya estaba muy contento en este momento de haberse vuelto tan
bueno en el arte de la mierda en sus años avanzados.
              "Pero sensei, sabía que eras tú, ¿quién más sino tú merodea entre los arbustos
esperando que los niños pequeños regresen a casa?" Minato había pensado en tratar de
convencer a su maestro, pero decidió que si iba a caer sobre su espada, también podría
hacer un recuerdo de ello.
              La expresión del rostro de Jiraiya no tenía precio por el momento en que Minato la
vio antes de que lo enterraran de cara en el cemento.
              "¡Eres un ninja, no un comediante! ¡Asegúrate de seguir con el primero porque
malditamente no puedes hacer lo segundo! ¡Ahora entra antes de que realmente te dé una
paliza!"
              Minato asintió, agradecido de que su sabio crack no le hubiera dado algunos
huesos rotos a cambio. Entró silenciosamente sin decir nada más. Después de todo, no
quería llevar su suerte demasiado lejos.
              Esperando hasta que Minato estuviera fuera de la vista, Jiraiya soltó el kunai y
soltó una serie de maldiciones. Se miró la mano y vio un gran corte en ella.
              Voy a convertir a ese niño en un gran shinobi si el pequeño genio no me parte por
la mitad primero , pensó Jiraiya antes de dirigirse al hospital para ver a Tsunade. Al menos
su día estaba mejorando.
              De vuelta en el Espacio Blanco, Minato le dio al hombre frente a él una mirada
dura. El hombre era un ninja, y malditamente bueno si la mirada tranquila en su rostro era
una indicación. No muchas personas podían estar tan tranquilas tan pronto después de la
muerte, pero calma era la única palabra para describir al hombre frente a él. Bueno, girly
también encajaría bien.
              "Hola."
              El saludo de Minato pareció asustar al chico mientras saltaba un poco al escuchar
la voz antes de girarse para saludarlo. "Hola." La voz del chico era educada y nítida, y
sostuvo la mirada del rubio por un momento antes de que una chispa de reconocimiento
atravesara sus ojos. Aunque un segundo después fue reemplazado por curiosidad. "¿Dónde
estoy? Lo último que recuerdo es ... Oh. Estoy muerto, ¿no?" Los rasgos de Haku se
nublaron por un momento, y la pregunta era obviamente retórica.
              Minato asintió a la pregunta de todos modos. "Estás en el limbo, un lugar al que
me refiero con cariño como el 'Espacio en blanco'. Este es el último punto de parada en el
camino hacia tu destino final, que decidiré yo. Lamento si tu muerte es un shock para ti, lo
sé "- Minato fue interrumpido por Haku colocando una mano frente a él.
              "No, está bien. Morí protegiendo lo que era más preciado para mí, arrepentirme de
eso ahora empañaría mi amor por esa persona. Acepté lo que tenía que hacer mucho antes
de que me lo pidieran. Por favor, perdóname tus lamentos, porque yo no tengo ninguno
". Haku habló en voz baja y con un propósito.
              Minato le sonrió al joven. "Entonces me saltaré el discurso. Por favor, siéntese"
Minato señaló la silla opuesta a la suya.
              Haku se sentó en la silla y vio como Minato sacaba un archivo de la nada y lo
abría.
              Minato dejó escapar un silbido agradecido. Tenía que admitir que no era frecuente
que tuviera un ninja de este calibre aquí tan joven, sobre todo porque los genios en el nivel
de Haku tenían una tendencia a sobrevivir mucho más tiempo que esto. Sin embargo, el
expediente de Haku lo había tomado por sorpresa. Había esperado que alguien muy
diferente fuera el aprendiz de Momochi Zabuza. A menudo, las personas que fueron
elegidas para ser enseñadas por monstruos como él se vieron arrastradas por su sed de
sangre junto con ellos. Sin embargo, Haku solo había matado a treinta y ocho personas en
su vida. Tal número era una cantidad espectacularmente baja para un ninja con el talento
natural, la habilidad y la prodigiosa educación del niño. Ante él estaba un buen hombre que
había hecho todo lo posible por hacer el bien a pesar de algunas circunstancias difíciles.
              Minato siguió hojeando las páginas mientras Haku esperaba pacientemente a que
terminara cuando el rubio se detuvo repentinamente en la página de la muerte. Escrito en
letra clara estaba el nombre del asesino de Haku, "Hatake Kakashi". Ese pequeño hecho le
tomó a Minato un momento para terminar, pero finalmente reanudó su lectura y en poco
tiempo el archivo estuvo sentado y los ojos de Minato ahora se posaron en Haku.
              "Has llevado una vida dura, a veces me molesta pensar en el estado en el que dejé
el mundo hace tantos años. Dejé atrás muchos problemas, al parecer". Incluido ese
hombre  . "Pero esto no se trata de mí, se trata de ti. He revisado tu archivo y, si no te
importa, tengo algunas preguntas para ti".
              "¿Oh?" Dijo Haku.
              "En efecto." La respuesta de una palabra de Minato pareció ser suficiente para él.
              El rostro de Haku no mostraba ninguna emoción, aunque tenía curiosidad por
saber qué podría querer saber el hombre que tenía delante. Después de pensarlo un
momento, Haku creyó que había llegado a la conclusión correcta. "¿Te encontraste con
alguien con quien estabas familiarizado en tu vida en mi archivo?"
              Minato asintió. "Sí. La persona que te mató, en realidad. Hatake Kakashi, fue
alumno mío hace muchos años, y le enseñé todo lo que sabe sobre ser un ninja." Eso puede
ser un poco exagerado, agregó Minato en su cabeza.
 
              Haku en este punto se llevó un dedo a la barbilla, pensando en lo que acababa de
escuchar. "No lo sé ... Kakashi-san parecía muy hábil, no pareces mucho. ¿Estás seguro de
que le enseñaste algo?" Haku le sonrió a Minato como si no hubiera dicho nada fuera de
lugar.
              El rostro de Minato se crispó levemente ante el evidente desaire. "Puede que no
parezca gran cosa, pero al menos no me confunden con una chica dondequiera que vaya".
              Haku puso los ojos en blanco. "Tengo que confesar que parece que tienes razón.
Eres la segunda persona en tantos días en comentar eso. Personalmente, creo que los dos no
han visto muchas mujeres hermosas en sus vidas para confundirme con una mujer."
              Antes de que Minato pudiera pensar en otra broma para dispararle a Haku, otro
pensamiento intercedió en su proceso de pensamiento. "Espera, ¿otra persona te confundió
con una chica? ¿No fue Kakashi, verdad? Pensé que le había inculcado un poco más de
tacto que eso."
              Haku volvió a poner los ojos en blanco. Dice el tipo que lo mencionó a los cinco
minutos de conocerme, tal vez deberías haberte inculcado algo de tacto. Haku no se
atrevió a decir eso en voz alta. "No, no Kakashi-san. Era uno de sus jóvenes genin. Debo
confesar, fue uno de los ninjas más singulares con los que tuve la fortuna de cruzarme. Su
nombre era Uzumaki Naruto, y estoy seguro de que lo hará. lograr su objetivo de
convertirse en Hokage algún día ".
              Tan pronto como Haku mencionó el nombre de su hijo, Minato inmediatamente
tomó el archivo del niño nuevamente y comenzó a hojearlo en busca de cualquier mención
de Naruto. Al encontrarlo, leyó la breve entrada.
              Haku se encontró con un ninja de Konoha llamado Uzumaki Naruto que pensó
que era una mujer muy bonita.  Después de corregir su error, Haku se rió amablemente de
Naruto mientras estaba en estado de shock. Tengo la sensación de que alguien debería
sugerir anteojos al joven Sr. Uzumaki, ya que no es tan difícil saber que Haku es un
hombre, pero eso es para otro archivo, supongo.
              Minato tomó nota para averiguar quién escribió eso y patearles el trasero.
              "¿Conocías a Naruto-kun mientras aún estabas vivo?" La pregunta de Haku hizo
sonreír a Minato.
              "Sí, lo diría, considerando que soy su padre", dijo Minato.
              Las cejas de Haku se elevaron hasta la línea del cabello ante eso, no se esperaba
eso en absoluto. "Bueno, si lo hubieras visto, estoy seguro de que te habrías sentido muy
orgulloso de él. Tuve la oportunidad de pelear con él antes de morir, y debo decir que,
aunque no tenía conocimiento de tácticas de batalla ni nada parecido a la habilidad
adecuada, tiene un gran corazón. La forma en que lucha para proteger a sus seres queridos
fue humillante e irreprochable, estoy seguro de que nada detendrá su sueño. Al menos, es
demasiado terco para ceder ".
              La sonrisa de Minato en ese momento probablemente no pudo haber sido
eliminada por el propio Kyuubi. Su hijo no solo era un ninja, sino un hombre que luchó
para proteger las cosas más importantes de la vida: tus seres queridos. Esta noticia calmó
cualquier preocupación que pudiera haber tenido sobre cómo había resultado Naruto, y una
carga que no sabía que estaba allí se había disipado de repente. El conocimiento que
Kakashi, su antiguo alumno estrella, le estaba enseñando era una ventaja adicional. El
blanco que lo rodeaba ya no parecía tan sofocante.
              "Te agradezco tu tiempo, Haku. Has aliviado mi mente considerablemente. No
solo eso, sino que leer tu archivo y tener la oportunidad de hablar contigo ha hecho que mi
decisión sea bastante fácil".
              El rostro de Haku se ensombreció de confusión ante ese último
comentario. "¿Decisión?" Preguntó Haku.
              "Como mencioné anteriormente, yo soy quien decide a dónde van todos. No eres
una excepción a esa regla. Sin embargo, no tienes nada de qué preocuparte, eres una buena
persona con un corazón amable. No serás maltratado adónde vas, Haku-san ". Con esas
palabras dichas, Minato chasqueó los dedos y apareció una puerta a unos metros de Haku
con el número diecinueve grabado en el medio.
              "Puedes pasar ahora Haku. Libérate del peso del mundo, te lo has ganado".
              La sinceridad de Minato casi hizo llorar a Haku. Haku sintió que una calidez se
extendía a través de él cuando las reconfortantes palabras de Minato lo asimilaron. Este
hombre ciertamente era el padre de su hijo. Tenía el mismo buen corazón.
              Haku agarró el mango cuando se le ocurrió una pregunta.
              "Hablamos durante bastante tiempo, sin embargo, todavía ni siquiera sé tu nombre.
¿Si no te importa ...?" Haku se calló.
              Minato sonrió. "Para nada. Tengo muchos nombres en todo el mundo ninja, Haku-
san. Nací Namikaze Minato. Durante la última gran guerra ninja, mientras libraba una
guerra contra una nación que estaba atacando a mi país, me dieron el apodo de" Konoha's
Yellow Flash ", un nombre elogiado por mis aliados y temido por mis enemigos. Sin
embargo, el nombre que más quiero en mi corazón es uno que mi mentor me dio poco antes
de mi muerte y el que es más probable que reconozca alguien tan joven como tú. : El
Yondaime Hokage ".
              Haku sonrió ante el apellido. "Me siento honrado. Ha sido un honor, Minato-
kun." Haku se inclinó levemente antes de volverse hacia la puerta y pasar por ella, dejando
a Minato solo una vez más.
              Minato se reclinó en su silla y puso sus manos detrás de él y pensó en su
conversación con Haku. Naruto siendo un ninja ahora excitaba a Minato, aunque supuso
que también debería preocuparlo un poco considerando lo peligroso que era el trabajo.
              ¡Oh, a quién engañaba, preocuparse era un trabajo para una madre! No sentía nada
más que puro orgullo. ¡Su chico era un ninja! Esbozando una gran sonrisa al pensar que
Minato comenzó a llenar el papeleo de Haku.
              Ahora que Naruto es un ninja, me pregunto si voy a tener más gente interesante
que pase por aquí y me visite.  De alguna manera lo encuentro probable. Después de que
terminó ese pensamiento, Minato buscó varios formularios y se perdió en el papeleo.
 
* Capítulo 2 *: En el que el Shinigami apuñala a alguien
 
              2: En el que el Shinigami apuñala a alguien
 
              Minato dejó su bolígrafo y suspiró aliviado. Haku era uno de los buenos, por lo
que Minato no tuvo ningún problema en colocarlo con otras almas virtuosas mientras lo
perdonaba por todas las fechorías en las que se vio obligado a participar mientras vivía una
vida dura. El papeleo del niño no era complicado, por lo que solo le había costado cuatro
bolsas de dulces para terminarlo, a diferencia de las doce bolsas que requería la mayoría del
papeleo. Algunas cosas nunca cambiaron, y el papeleo fue una de ellas. (1) Era
innecesariamente complejo incluso en el mejor de los casos, requería una enorme cantidad
de firmas e iniciales, y probablemente nunca se leería a pesar del fuerte y todo protestas
muy burlonas de los Shinigamis. ¿Realmente la deidad tenía que sonreír de manera tan
poco convincente cada vez que Minato lo mencionaba?
              Minato miró al hombre frente a él y de repente se puso nostálgico por otra pila de
papeleo. Eso nunca es una buena señal para la dirección del día.
              Minato nunca conoció a su madre, pero si lo hubiera hecho, estaba seguro de que
ella le habría dicho que habría días como hoy. Había vivido muchos días malos y, de hecho,
no vivió ninguno. Sabía que cuando las cosas no iban como él tenía que seguir adelante
porque la única otra opción era ser inútil por un día. (2) Hoy Minato con gusto habría sido
un holgazán y se habría metido de un salto en su cama para dormir. el día libre el único
problema con el brillante plan de Minato era que no tenía cama y, por experiencia, el
escritorio no era una superficie adecuada para dormir. Esa opción no estaba en la mesa, o
en el escritorio, por así decirlo, Minato acababa de decidir resistir y ponerse manos a la
obra. Esa fue una lección que Sarutobi Hiruzen le había inculcado a Minato al principio de
su mandato como Hokage.
              Fue el día en que Minato comenzó sus deberes como Hokage y su predecesor, el
Sandaime Hokage, le había estado dando un discurso final sobre sus deberes antes de que el
anciano dejara el puesto para siempre. (3)
              "Minato-kun," había comenzado el anciano. "Sé que serás un buen Hokage. No
fuiste elegido a la ligera, toda la aldea está orgullosa de todo lo que has logrado hasta ahora
y de todo lo que lograrás como la sombra vigilante de esta aldea". Hiruzen se detuvo un
momento para dar una calada a su pipa. "Te dejo con eso. Buena suerte, Minato-
kun." Sarutobi sonrió y dejó la Torre Hokage demasiado rápido para ser considerado
natural.
              Minato sonrió ante las amables palabras del Sandaime Hokage. Ese viejo seguro
que es agradable, tendré que conseguirle una canasta de regalo o algo, pensó
Minato. Aunque algo no parecía estar del todo bien con nuestra conversación en este
momento. Oh bien. Quizás si el joven Hokage hubiera estado prestando más atención al
lenguaje corporal del hombre mayor, habría captado sutiles indicios de engaño y
nerviosismo. Sin embargo, en su estupidez, se había permitido bajar la guardia ante el
aparentemente amable anciano. (4) Minato abrió la puerta de su oficina y sus ojos se
abrieron en una mezcla de conmoción y horror. Había montañas de papeleo en su
oficina. Aunque, cuando se le preguntó más tarde, Minato pensó que sería más apropiado
decir que había una oficina que estaba rodeada de montañas de papeleo.
              En la mitad del pueblo, Sarutobi escuchó a Minato gritar su nombre y todos los
que estaban cerca podían sentir la intención de matar. "¡Todavía lo tengo!" Sarutobi se dijo
a sí mismo triunfante.
              Minato había estado enojado por eso hasta el día en que murió, lo que tendía a
poner las cosas en perspectiva. También había encontrado una nueva apreciación por la
inteligencia de Sarutobi Hiruzen. Ese anciano lo había jugado como un tonto, "dejándolo"
convertirse en Hokage así. El anciano probablemente organizó una fiesta tan pronto como
se deshizo de esas túnicas. La broma es tuya, viejo, pensó Minato, ¡te devolví el trabajo!
              A pesar de sus recelos con todo tipo de trámites, Minato había disfrutado muchos
de sus días como Hokage; simplemente sucedió que esos días eran aquellos en los que no
tenía que hacer el papeleo, eso era todo. Había logrado mucho en su corto tiempo. De
hecho, había eliminado la mitad del papeleo para sí mismo en el primer mes. El consejo
civil lo miró de manera bastante extraña cuando sugirió que se le otorgara un premio por la
hazaña. Minato había estado de mal humor durante días cuando le informaron de la
cantidad de papeleo que crearía para darle tal premio.
              El título de Hokage había venido con algunas detracciones además del papeleo,
por supuesto. Una de esas detracciones fue su maravilloso maestro, Jiraiya de los
Sannin. Había pensado que era una idea excepcionalmente inteligente transformarse en su
estudiante y ofrecer a las muchas mujeres atractivas que visitaron las famosas aguas
termales de Konoha masajes en la espalda para ayudar a aliviar sus tensiones después de un
largo día. Una parte de él quería felicitar al hombre, pero Kushina casi había tomado la
cabeza cuando ella había oído de uno de sus amigos que Minato estaba siendo
un poco  demasiado amistoso con el exterior población femenina local de las aguas
termales.
              Jiraiya había intentado huir de Minato, pero nadie llegó demasiado lejos tratando
de escapar del Destello Amarillo. Jiraiya se había visto obligado a hablar personalmente
con Kushina sobre la situación y aclarar el malentendido. Jiraiya se había visto tan
ensangrentado después de la reunión que Minato no pudo reunir la ira necesaria para darle
una segunda paliza y en su lugar atendió las heridas del hombre pervertido mientras le
recordaba que Tsunade siempre podía hacer un viaje de regreso especial a la aldea por su
antiguo compañero de equipo. . Resultó que Jiraiya valoraba su vida más que sus formas
pervertidas y nunca volvería a intentar otra maniobra como esa. Al menos, eso es lo que
Jiraiya le dijo a la cara de su alumno. Minato siempre tuvo puntuaciones bajas en
interrogatorios.
              A Minato le gustaba recordar momentos como ese. Había estado rodeado de
personas a las que había amado y lo había amado a cambio. Sin embargo, también sabía
que era mejor no insistir en su vida. Recordar los buenos tiempos estaba bien de vez en
cuando, pero si continuaba insistiendo en eso, sería miserable. Lo mejor era concentrarse en
las cosas en las que podía impactar. Con eso en mente, Minato miró hacia su tarea actual: el
hombre frente a él. Minato hubiera preferido simplemente darle una paliza, pero al
Shinigami probablemente no le gustaría eso. En realidad, pensándolo bien, al Shinigami
probablemente le encantaría  eso, lo cual era una buena razón para evitar hacerlo.
              La persona opuesta a Minato tenía un alma oscura y retorcida que era evidente con
solo escuchar mientras hablaba. La parte amable de Minato había querido simplemente
cortar el discurso ensimismado del hombre, pero Minato se había detenido. La verdad era
que una pequeña y oscura parte del alma de Minato contenía la oscuridad suficiente para
querer ver al terrible hombre frente a él atar la proverbial cuerda alrededor de su propio
cuello y ver cómo se lanzaba de la horca. Para ser justos, el hombre tenía todas las
oportunidades para pedir piedad a Minato, para humillarse y suplicar. No había hecho
ningún indicio de hacerlo y Minato no se iba a quejar.
              Minato miró el expediente del caso que pertenecía al hombre que actualmente se
estaba volviendo un idiota. Gatou, un hombre de negocios astuto y despiadado que había
construido un imperio formado por los sueños destrozados de las personas a las que usaba y
oprimía. No era suficiente que el hombre simplemente ganara su dinero, tenía que idear
formas de ver cómo la gente sufría mientras él prosperaba. Este hombre era el peor tipo de
inteligente. Minato hojeó el archivo y apenas podía creer algunas de las descripciones
presentes en él; Cada página estaba plagada de rumores sobre asesinatos, torturas y
robos. El rubio cerró el expediente del caso antes de que las palabras de las páginas le
provocaran arcadas. Contuvo un suspiro y volvió toda su atención a Gatou.
              Gatou, por su parte, nunca había sido tan observador como le gustaba pensar. Era
cierto que el sentido comercial de Gatou era agudo y tenía más que el requisito mínimo en
crueldad para tener éxito en el mundo de los negocios, pero su visión estaba
irremediablemente sesgada hacia lo que había funcionado para él. Comprendió muy bien el
dinero y, a partir de ese conocimiento, obtuvo una idea de cómo usar el dinero para usar a
las personas que deseaban dinero. Desafortunadamente para Gatou no había nadie que le
informara que su estrecho concepto del mundo sería menos que inútil cuando hablara con
Minato. Seguramente había alguien por ahí que pensó que esto era una gran lástima; no
estuvieron presentes en la sala para esta reunión.
              El Cuarto Hokage es más alto de lo que imaginaba, pensó Gatou mientras
reflexionaba sobre la mejor manera de acercarse al hombre frente a él. Gatou sabía
exactamente con quién estaba hablando todo este tiempo. Sería difícil no
hacerlo; Namikaze Minato era una figura más grande que la vida en el mundo de los
shinobi incluso cuando Gatou estaba comenzando con sus negocios. Su rostro estaba en
todos los libros de bingo fuera de Fire Country. Dentro de Fire Country había esculturas,
pinturas y varias otras formas de arte dedicadas a su semejanza. Era más que reverenciado
por todos como el shinobi ideal, un hombre tan fuerte y tan devastador que se necesitaron
los jadeos moribundos de la bestia con cola más grande para llevarlo a la tumba. El era
legendario.
              Ninguno de esos elogios le importaba a Gatou en lo más mínimo. En su mente, un
shinobi era solo un matón a sueldo un poco más hábil. Su dinero siempre había sido lo
suficientemente bueno para ellos como para cualquier otra persona. Bueno, excepto en el
caso de Zabuza. Sin embargo, ese hombre era un psicótico conocido, por lo que Gatou no
pensó que debería contar en el esquema más amplio de las cosas. El Cuarto Hokage era
solo otro asesino a sueldo sobrevalorado en la mente de Gatou, y Gatou entendió cómo
funcionaba el ninja. Al menos eso era lo que calculaba Gatou; Gatou no iba a ser el que
hiciera el ajuste de cuentas por aquí por mucho tiempo.
2pt cap 2
              Gatou, quien se había tomado un momento para hacer una pausa en lo que pensó
que era una perorata inteligente sobre una relación comercial que podía forjar con Minato,
comenzó de nuevo. "Creo que los puntos que he expuesto dejan en claro que, si bien
comparto algunos de los beneficios de nuestra relación, son ustedes a quienes se les
concedería la mayoría de las ganancias aquí", dijo Gatou con confianza. Gatou estaba muy
orgulloso de sí mismo, realmente pensó que sonaba bastante elegante.
              Minato era muy consciente de lo poco que Gatou pensaba en él. Era evidente en el
rostro del hombre y se hizo aún más evidente por los tratos pasados del hombre con los
ninjas en su vida. Minato hacía mucho tiempo que se había deshecho de su tolerancia por
ser menospreciado y Gatou iba a descubrirlo por las malas. En este caso, la forma difícil
involucró que los objetos afilados y el alma de Gatou se unieran durante un tiempo de
juego.
              Minato le sonrió a Gatou de la misma manera que una hiena le sonríe a una gacela
herida; Gatou no sabía qué era una hiena o una gacela. Gatou le devolvió la sonrisa a
Minato, animado por la mirada que Minato le estaba dando. Después de varios momentos,
la sonrisa de Gatou vaciló cuando Minato no dijo nada. Minato dejó que el silencio
dominara el espacio en blanco durante varios minutos antes de volver a hablar. "Cuéntame
más sobre cómo me beneficiaría ver las cosas a tu manera". Minato había hecho todo lo
posible por sonar neutral, así que, naturalmente, logró la tarea con bastante facilidad. No
había pasado mucho tiempo en interrogatorios, pero sabía algunas cosas cuando se trataba
de hacer que la gente se sintiera incómoda. Una de las primeras cosas que le habían
enseñado fue a agregar pausas al azar en medio de una conversación. Hizo que la gente
pensara demasiado en lo que tú mismo estabas pensando. Como referencia, Minato estaba
pensando en besarse con Kushina, lo cual fue una idea increíble.
              "Como dije antes, creo que sería beneficioso para ti ponerme en un lugar
apropiado para un hombre de mi estatura. Descubrirás que viví una vida muy exitosa y
llena de triunfos, no muy diferente a la tuya en muchos aspectos. Ambos éramos visionarios
de nuestro campo, ¿no? Donde otros se negaron a ir, marchamos hacia adelante como los
hombres valientes que hemos demostrado ser una y otra vez. Seguramente hay algo que
puedo ofrecerte para compensar cualquier generosa oferta que estés dispuesto a hacerme. .
" Gatou estaba bastante orgulloso de sí mismo por la forma en que actuó en este
momento. No pudo evitar sonreír ante su habilidad para torcer las palabras de la forma en
que las quería hasta que sonaran simplemente espléndidas. Sintió que era un toque hábil de
su parte hacer una comparación entre su éxito y el éxito de Minato. No había un hombre
vivo que pudiera resistir la atracción de Gatou. (5)
              "Eres bastante estúpido, ¿lo sabías?" Minato dijo suavemente.
              Gatou se quedó sin habla ante la audacia del hombre.
              Minato bajó los ojos al archivo frente a él antes de que sus orbes azules se fijaran
en Gatou. La mirada puso nervioso a Gatou como nada lo había hecho antes. No había nada
humano o amable en esos ojos, ni nada misericordioso o caritativo. Era como mirar a la
Muerte en persona. (6)
              Gatou trató de pensar en algo, cualquier cosa, que decir, pero sus pensamientos
normalmente reunidos estaban imposiblemente desordenados por la mirada que Minato le
estaba dando. Esos ojos, esos ojos helados, congelaron su mente de pánico y miedo.
              "El archivo", comenzó Minato, "me había hecho creer que eras capaz de grandes
momentos de codicia y estupidez, pero este ... este podría ser uno para los libros de
récords". Minato dejó escapar una risa triste antes de continuar. "Te sientas frente a mí y, a
pesar de haber perdido la vida por tu codicia, hablas y hablas de lo genial que eras. Cómo
puedes ofrecerme tanto. Tú, Gatou, no puedes ofrecerme absolutamente nada de valor. Tú
tener nada." Minato apuñaló el medio del archivo de Gatou con su dedo índice. "Todo esto
se ha ido ahora. Pasaste tu vida adquiriendo cosas que no pudiste traer contigo en la muerte.
Cosas como el amor que podrías haber traído contigo. Eso perdura. Estás notablemente con
las manos vacías, ¿y para qué? sólo para que puedas ganar más dinero en pos de la vida que
querías. Bueno, déjame ser el último en felicitarte porque obtuviste la vida que querías.
Ahora estoy aquí para cobrar el pago final ".
              Gatou no era exactamente un hombre complejo cuando se trataba de cómo
respondía a la presión. Era como un interruptor de luz. O mintió o envió secuaces a ciegas
al problema. No tenía secuaces aquí, así que optó por mentir. Nadie dijo que la luz a la que
estaba conectado el interruptor era muy brillante.
              "Ahora mira, creo que eso es un poco exagerado, te haré-" Minato interrumpió al
hombre bajo.
              "Estás equivocado acerca de cómo funciona esto", dijo Minato.
              "¿Perdóneme?" Gatou preguntó luciendo muy nervioso.
              "Dije, estás equivocado acerca de cómo funciona esto," repitió Minato. "No puedes
hablar. No tienes la oportunidad de mentir. No hay escapatoria para ti aquí. No hay
escapatorias. Vas a un lugar oscuro y retorcido donde tu alma va a ser torturada de maneras
que tu la mente mezquina nunca podría soñar. ¿Alguna última palabra?
              "¡Sí! ¡Varios! Te haré saber eso-urk" Las palabras de Gatou se detuvieron
repentinamente cuando una expresión de dolor apareció en su rostro antes de desplomarse
hacia adelante. La fuente del dolor de Gatou pronto se hizo evidente cuando una guadaña se
había alojado directamente en la columna vertebral del hombre.
              Minato no estaba prestando atención a la guadaña en la espalda de Gatou, sino a su
portador que actualmente le estaba dando una sonrisa malvada.
              De pie detrás de Gatou en toda su gloria estaba el dios de la muerte, el
Shinigami. El ser devorador de vida con quien Minato había negociado una eternidad de
servidumbre a cambio de la seguridad a largo plazo de su aldea. Siempre que una
monstruosa sonrisa aparecía en la cara del Shinigami, por lo general nunca era buena para
nadie más involucrado. Esta no sería una excepción. "Minato-kun, hablas demasiado. Si
quisiera que hablaras durante horas y horas sobre lo que vas a hacer, habría escrito el guión
yo mismo. También implicaría mucho más dolor y sufrimiento que el mero hecho de tener
para ser testigo de tu ineptitud. Honestamente, consigue un escritor de discursos o
simplemente cállate ya ".
              Minato contuvo un suspiro. "Shinigami-sama, solo le estaba explicando cuál era
mi juicio. Como sabes, ese es el protocolo para juzgar almas. Tú me entregaste el libro para
este trabajo ..."
              El Shinigami tenía una expresión de desconcierto en su rostro mientras trataba de
recordar de qué estaba hablando Minato. "Oh, cierto. ¿De verdad leíste eso? Realmente
eras estúpido cuando te saqué de tu cuerpo hace tantos años." El Shinigami miró los
diversos envoltorios de dulces esparcidos por el escritorio de Minato. "Algunas cosas no
han cambiado", dijo fingiendo decirlo en voz baja a pesar de decirlo más alto que cualquier
otra cosa.
              Minato se estremeció.
              El Shinigami vio a Minato a punto de tener un ataque de nervios y decidió
nivelarlo. "Minato-kun, si deseas mantener a tu audiencia cautivada, no puedes
simplemente decirles lo que está pasando, ¡pero debes mostrárselo! Cualquiera que se
precie en contar historias sabe que para mantener el interés incluso de la mente más
mundana hay para ser acción. Por ejemplo, mientras hablabas de torturar a Gatou, le clavé
mi guadaña en la espalda. Míralo, creo que puse su alma en un estado de shock al dañarla
tan gravemente. Cuando decido reparar el daño simplemente lo suficiente para que pueda
gritar por cómo su alma ha sido destrozada, no necesitará tu estúpida narración para saber
que está siendo torturado ".
              Las palabras del Shinigami tenían sentido para Minato, aunque todavía estaba
enojado por todas esas largas noches que había pasado repasando ese libro que el Shinigami
le había dado. "Entiendo, Shinigami-sama, me esforzaré por hacerlo mejor a partir de
ahora."
              El Shinigami puso los ojos en blanco. Deje que Minato le quite toda la diversión a
burlarse de él. "Estoy seguro de que lo harás. En cuanto a tu juicio, hojeé tus notas y
encontré un gran lugar de vacaciones para nuestro amigo común aquí". El Shinigami tomó
a Gatou por la nuca y clavó sus garras en la tierna carne del hombre. "Intenta mantenerte
ocupado, Minato-kun." Con una risa malvada y una nube de humo negro, el Shinigami
desapareció del Espacio Blanco junto con Gatou.
              Minato comenzó a barajar el papeleo en silencio mientras pensaba en su día hasta
ahora. Haku había sido el punto culminante del día con certeza. Cualquier conexión con su
hijo, incluso una tan tenue como las pocas palabras de Haku, era atesorada por el
rubio. Minato dejó de barajar el papeleo, abrió uno de los cajones de su escritorio y sacó
una foto de una Kushina embarazada. El amor de su vida con su ahora hijo ninja en su
vientre. Tenía tantos planes para su hijo, tantas cosas que enseñarle, tantos mapas sin usar
en su mansión ...
              Minato suspiró. Oh, las listas de éxitos.
* Capítulo 3 *: Pequeño hurón nervioso, ¿no?
 
              Capítulo 3: Pequeño hurón nervioso, ¿no?
 
              Minato suspiró. Actualmente estaba soportando la peor parte de su trabajo. Bueno,
dejando a un lado el correo de odio que recibió del infierno.
              Minato no tenía nada que hacer. Habían pasado horas desde que había juzgado a
Gatou y desde entonces había estado solo en este espacio en blanco. Fue en estos momentos
cuando se dio cuenta de lo solo que estaba. Nadie con quien hablar fuera de las almas
recién fallecidas. Incluso entonces, se quedarían solo por un tiempo. Así que estaba
atrapado en no tener nada que hacer (además de planear una segunda muerte para cierto
pervertido, lo que nunca admitiría haber hecho en primer lugar) o desear que la gente
muriera más rápido. Cualquiera que lo conociera sabía que no era probable que esto último
sucediera pronto, por lo que estaba aburrido.
              Eso fue hasta que el Dios de la Muerte decidió hacerle una visita inesperada.
              Nunca uno que se quede corto en dramatismo, la habitación normalmente blanca
se volvió completamente negra y una música siniestra sonó cuando la figura encapuchada
salió del aire espeso (porque el aire enrarecido era tan cliché según el Dios de la Muerte)
.Con un chasquido de los dedos del Shinigami, la habitación volvió a ponerse blanca y la
música se detuvo. Miró a la rubia, no luciendo nada feliz.
              "Hola, Hokage-kun." Dijo el Dios de la Muerte que sonaba estoico (pero
indudablemente disgustado).
              El difunto Hokage se vio obligado a levantar la vista de su plan para asesinar a su
sensei una vez que llegó al limbo y le dio toda su atención a su superior. Hubo pocas
ocasiones en las que al Dios de la Muerte no le agradó. Si bien Yondaime nunca había
tenido que preocuparse por ser el foco de su ira (porque era su favorito), otros no tuvieron
tanta suerte.
              "Shinigami-sama, ¿pasa algo?" Minato trató de mantener su tono formal. Era
difícil hacerlo cuando el ser que tenía ante él obviamente estaba tratando de mantener un
aire casual sobre él, a pesar de que irradiaba intención asesina.
              A quién intenta engañar, tratando de ser así de genial ...
              El Dios de la Muerte se elevó en toda su altura y su falsa sonrisa fue reemplazada
por una mirada de pura… ¿ molestia ?
              Vaya, de hecho me enamoré de su acto de drama barato de 'Oh, mírame, soy
súper aterrador'. Me estoy volviendo demasiado mayor para esto.
              "Hokage-kun, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que reemplazaste la fuente de
energía del dispositivo indicador de cola?" El Shinigami dijo las palabras con astucia, lo
que significaba que había algo que se suponía que Minato debía obtener en esa pregunta
inicial suya.
              Hmmm, veamos ...
              Yondaime miró su escritorio y miró el calendario.
              "Han pasado alrededor de 12 meses desde la última vez que lo cambié, ¿por qué
pensaste que era importante dejarme saber esto?" Yondaime frunció el ceño cuando hizo su
pregunta no tan sincera. Su día había sido muy agotador y ajetreado para él. Claro, estar
aburrido apestaba. Pero esta fachada demasiado dramática tenía que terminar más temprano
que tarde.
              "Hokage-kun, ¿con qué frecuencia se supone que debes cambiar la fuente de
energía dentro de ella?" El Dios de la Muerte hablaba más lento de lo normal, como si
hablara con un niño que no comprende algo muy básico.
              Minato dejó escapar un suave gemido, recordando una conversación sobre este
tema años antes.
              Escena retrospectiva
              El difunto Hokage había desarrollado un tic. Esto probablemente no debería ser
posible, dado el hecho de que no tenía un cuerpo físico desde el que desarrollarse un
tic. Por otra parte, este resultó ser el tipo que había ganado más de 10,000,000,000,000,000
en varias formas de moneda de personas que aceptaban apuestas en su contra por el hecho
de que un punk como él nunca podría convertirse en Hokage. Por supuesto, la mitad era de
Tsunade-chan. El Hokage logró esbozar una sonrisa recordando la única frase que Jiraiya
había logrado pronunciar cuando se enteró de que Tsunade había apostado en contra de su
sueño del Hokage.
              Felicidades de antemano. ¿Podrías… hacer que todas las casas de baños de
Konoha sean mixtas cuando consigas el trabajo?
              Sin duda decir que tenía algo más que decir, pero Tsunade decidió que su antiguo
compañero de equipo parecía que necesitaba una siesta con uno de sus puños.
              Saliendo de sus pensamientos, simplemente negó con la cabeza ante el rostro que
tenía ante él. Parecería, según los gritos de asesinatos en masa (literalmente) que el
poderoso (y muy orgulloso) clan Uchiha había sido masacrado. Minato encontró esto
sorprendente, al ver que quienquiera que hiciera esto debió haber sido repugnantemente
poderoso. Por no hablar de retorcido. Oh, claro, el asesinato en masa fue horrible para
empezar. Era peor cuando él  tenía que hacer el trabajo de papel y de acuerdo con los que
habían sido asesinados en masa.
              5 minutos antes
              Una mujer dio un paso adelante y caminó en silencio, con la cabeza inclinada por
la tristeza, hacia la cubierta de Minato.
              "Disculpe, pero ¿no es usted Yondaime-sama?" Minato tuvo que luchar contra el
impulso de poner los ojos en blanco cuando de repente todos dejaron de hablar y lo
miraron. Varios jadeos llenaron el vacío blanco cuando la gente lo reconoció una vez que
dejaron de gritar sobre su propio sangriento asesinato.
              Aunque ya no necesitaba una respuesta, Minato decidió responder la pregunta
cortés.
              "Sí, soy Namikaze Minato, mejor conocido como Yondaime Hokage de Konoha."
              Minato no captó el reconocimiento entre él y Naruto en los ojos de Uchiha
Fugaku.
              "E-entonces ... ¿realmente estamos muertos?" La voz pertenecía a un joven que
parecía angustiado ante la perspectiva.
              'Pensé que los gritos de ser asesinado hubieran sido un chivatazo'. Yondaime pensó
con ironía.
              "Sí, me temo que sí. Lamento que hayas sido víctima de una tragedia como esta,
pero me temo que, sin importar las circunstancias, la muerte no puede" - Un hombre de
aspecto enojado lo interrumpió.
              "¿Qué quieres decir con que lo sientes? Se supone que eres genial, ¿por qué no nos
devuelves la vida? Somos el clan Uchiha, ¿cómo pudo pasarnos esto?" Más de la mitad del
clan parecía estar de acuerdo con él. Los otros parecían horrorizados de que se atreviera a
hablar con un Hokage en ese tono de voz.
              La primera contracción debido a la masacre del clan Uchiha ocurrió en ese
momento.
              No sería el último.
              A partir de ahí, las cosas habían ido de levemente incómodas, a malas, en peor, a
que Yondaime tuviera un tic en toda regla.
              Sin duda, había sido una experiencia de aprendizaje para Yondaime. Sus primeros
años con los Shinigami fueron más o menos supervisados por el mismo Dios de la Muerte o
su secretaria, a quien Minato siempre se aseguraba de llamar 'Asistente-Sama' después de
su primer encuentro con ella. Pero esa es otra historia para otro momento.
              El juez novato de almas nunca había tenido un caso como este antes, incluso
cuando tenía un supervisor para ayudarlo. Cientos de personas, masacradas. Podía imaginar
que la gran cantidad de fallecidos al mismo tiempo solo aumentaba así durante los tiempos
de guerra. Minato, que estaba pensando en esta situación mientras otro joven le gritaba
airadamente, no dudó en creer que los shinobi completamente entrenados que dieron su
vida en el campo de batalla no le gritarían por la injusticia que era. No podía decir lo
mismo de la mayoría de este clan.
              Al no poder calmar al clan Uchiha, incluso con algunas personas de su lado,
decidió usar una medida que nunca pensó que consideraría.
              Pide al Dios de la Muerte que aparezca .
              Entonces, finalmente sin paciencia y sin opciones razonables, Minato presionó un
botón rojo debajo de su escritorio.
              No pasó nada.
              Y la contracción de Minato empeoró un poco.
              Minato lo presionó una y otra vez. Una vez más, no se produjo nada más que el
leve ruido del botón al presionar.
              Cuando estaba a punto de enviar hasta la última alma aquí a la condenación eterna
y culpar al estrés más tarde, el Dios de la Muerte apareció junto a Minato con una mirada
preocupada en su rostro. A decir verdad, no tenía exactamente expresiones faciales,
simplemente se veía así por la iluminación de la habitación.
              "Perdón por el mal tiempo de respuesta, Hokage-kun. Ha habido mucho retraso
con el servidor de la muerte hoy por alguna razón." El Shinigami obviamente había optado
por ignorar las docenas de gritos de terror provenientes de los demás en la habitación
causados por el aura de terror que lo rodeaba. Inclinando la cabeza hacia la izquierda, miró
a todas las personas recién fallecidas.
              "Ah, eso explicaría el retraso."
              Minato había logrado calmar su contracción, aunque cualquiera que lo mirara
podía notar que estaba muy tenso y listo para estallar en cualquier momento.
              "Shinigami-sama, no puedo con todas estas personas. Me están volviendo loco." El
Dios de la Muerte enarcó una ceja.
              "¿Cuánto tiempo te han estado molestando, Hokage-kun?"
              Minato miró un reloj en la pared e hizo algunas matemáticas académicas.
              "Alrededor de quince minutos, ¿por qué?" El Dios de la Muerte hizo un ruido que
podría haberse confundido con una risa si uno creyera que una criatura como ella podría
haber hecho tal ruido.
              "Minato," esto hizo que el hombre se sentara más derecho y mirara a su
superior. El Dios de la Muerte casi nunca lo llamaba por su nombre de pila, así que esto
tenía que ser importante.
              "…Eres un idiota."
              Tienes que estar bromeando…
              "Mi idiota favorito, fíjate, pero un idiota de todos modos. Siempre que tengas
problemas, ven a mí. No importa lo pequeños que creas que son. Si bien es cierto, me gusta
ver cómo te adaptas a las situaciones sin mi ayuda, la credibilidad de tu trabajo se antepone
a mi diversión ". El Yondaime se sorprendió. El Dios de la Muerte en realidad estaba
saliendo sabio por una vez. Esperó unos momentos a que el Dios de la Muerte comenzara a
reírse disimuladamente o decir un sabio crack, pero nunca llegó.
              "De todos modos, su situación se resuelve con bastante facilidad". La Muerte puso
una mano dentro de su túnica y sacó un pequeño panel de control con un singular botón
negro y una luz roja en la parte superior.
              "Este es el botón de cola. Al presionar el botón negro, todos se llevarán a todos
de este limbo a otro. Una sala de espera, por así decirlo. Cuando no hay nadie aquí,
presionar el botón negro permitirá que una persona entre de aquí para que pueda Manéjelos
uno a la vez. Funciona con un cristal especial; asegúrese de cambiar la fuente de
alimentación al menos cada 12 meses. Los paneles y botones vienen en muchos colores
diferentes si desea su color favorito. Oh, también estamos trabajando en una función
automática en un futuro cercano para que no tengas que presionar el botón. Es realmente
genial ". Minato no pudo evitar pensar que el Dios de la Muerte le recordaba a una
adolescente aturdida que estaba hablando de su último amor.
              Espera un segundo…
              "¿Qué quieres decir con 'nosotros'?" No había duda de la sonrisa que apareció en el
rostro del Shinigami esta vez.
              "Rápido como siempre, Hokage-kun. Como te he dicho antes, tengo algunas otras
almas que trabajan para mí por una razón u otra. Tal vez puedas conocerlas alguna vez. Me
atrevo a decir que un par de ellas lo harían intrigarte sin fin ".
              Minato estaba a punto de interrogarlo, pero el Dios de la Muerte levantó la mano.
              "Debo irme. ¡Diviértete!" Con eso, el Dios de la Muerte desapareció de la vista y
Minato tuvo un largo día juzgando al clan Uchiha.
              Fin del flashback
              "Bien, olvidé que el cristal necesitaba ser cambiado. Mis disculpas, Shinigami-
sama." Yondaime asintió levemente con la cabeza para compensar una reverencia y el Dios
de la Muerte no pudo evitar sentirse burlado.
              "De todos modos, Hokage-kun, ya que dejaste que se agotara, el botón de cola
necesitará ser reemplazado. Tienes una larga fila de gente esperando. Dado que esto está
roto, no puedes dejar que nadie entre aquí debido a los sistemas basados en este práctico
botón . Sin embargo, dejaré entrar a la próxima alma cuando me vaya. Me atrevería a decir
que no me tomará mucho tiempo arreglar esto, así que para cuando termines estaré de
vuelta ". Con eso, el Shinigami abrió un portal ( presumir…) y salió por él.
              En su lugar estaba Momochi Zabuza, demonio de la niebla oculta.
              "Hola Zabuza." El Yondaime lo saludó cortésmente.
              Zabuza giró lentamente su cuerpo para mirar a Minato. Cuando miró al rostro del
rubio, sus ojos se abrieron con sorpresa.
              "¿Yondaime Hokage? El último lugar donde esperaba verte pasando el rato era en
el infierno." No había humor en su voz. Fue una franqueza resignada la que le permitió a
Zabuza decir esas palabras con tanta naturalidad. El juez de todas las almas soltó una
carcajada.
              "Si bien las paredes blancas tienden a ponerme de mal humor, esto no es el
infierno Zabuza. Esto es el limbo. Aquí es donde tu alma será juzgada. Soy yo quien
juzgará". El Yondaime miró detenidamente a Zabuza. Le sorprendió que Zabuza hubiera
mantenido su espada incluso después de la muerte. No era algo inaudito, ya que él mismo
se había quedado con la espada que le había regalado Gamabunta, una miniatura del arma
de la rana jefa. El hombre parecía estar tranquilo y relajado. La rubia iría tan lejos como
para decir en paz. Era raro que un shinobi que moría en batalla estuviera completamente en
paz. Este nuevo desarrollo solo podría significar una cosa.
              Más papeleo ...
              "Solicitud de archivo de Momochi Zabuza". Minato extendió su mano derecha y
una carpeta apareció en su mano tan pronto como su brazo estuvo completamente
extendido.
              Minato le indicó a Zabuza que se adelantara mientras comenzaba a hojear una
carpeta muy grande.
              "Esto es bueno. Sugeriría escribir una historia de vida y publicarla". Zabuza no
pudo evitar sentirse cómodo con el Yondaime. Hablaba de una manera tan estúpidamente
casual que uno pensaría que estaba hablando de nubes en lugar de la vida de
alguien. Yondaime pasó una página y continuó. "Eras un asesino muy hábil a una edad
sorprendentemente joven. El gran volumen de sangre que has derramado es realmente
notable. No se puede decir que alguna vez hayas sido un trabajador limpio. Mientras que
los shinobi deben mantenerse en un estándar diferente en términos de asesinato debido a la
naturaleza de nuestro negocio, nunca fuiste de los que muestran piedad con nadie. Los
débiles, los jóvenes, los inocentes, no te importó. Eso me cabrea ".
              Zabuza se quedó paralizado. Algo se había deslizado en la voz del Yondaime en
las últimas frases que no era casual en absoluto. Fue una emoción cruda. ¿Ira? ¿Asco? A
Zabuza no le importaba mucho su juicio, pero simplemente le demostró que no era todo
humo y espejos.
              Este tipo ... No creo que él siquiera sepa que puede congelar a la gente con solo
su voz ... Así que es por eso que es respetado incluso en la muerte.
              Minato siguió hojeando las páginas, leyendo rápidamente todas las partes
importantes del informe. El orgullo del clan Namikaze buscaba algo que indicara un
cambio en Zabuza. Finalmente Minato hizo algo que le gustaba mucho.
              Dejó el papeleo.
              Minato se rascó la nuca y puso una amplia sonrisa. Zabuza simplemente se quedó
allí en silencio. De hecho, lo había estado haciendo mucho desde que llegó aquí. Yondaime
decidió convencerlo de que hablara un poco más.
              "Sabes, Haku sería una chica muy bonita." Debería ganar un premio a la
actuación por mantener la cara seria al decir esto ...
              El ojo izquierdo de Zabuza comenzó a temblar.
              "Él significa mucho para ti, ¿no?" Minato formuló la pregunta más que formularla.
              "Sí, es mi hijo, con sangre o sin sangre. Era demasiado bueno para el
mundo". Zabuza tenía algunas lágrimas en las mejillas solo de pensar en Haku. Zabuza
creía que no era vergonzoso dejar que las emociones se mostraran fuera de servicio frente a
sus superiores. Sin duda, el Yondaime era mejor para él. Kakashi lo había derrotado para
ganarse el respeto de Zabuza. Ese mocoso de Uzumaki ...
              Podría cambiar el mundo Shinobi si viviera lo suficiente.
              Zabuza no era de los que se ponían sentimentales, pero el chico lo tenía vinculado
con ese discurso sobre él y Haku. El niño no tenía el talento de Haku, pero tenía algo igual
de importante.
              Vísceras.
              No importa lo que hagas en la vida, si quieres ser grande, ya sea para bien o para
mal, tienes que defender tu estilo de vida.
              Sabía que no había logrado hacer eso cuando Gatou lo contrató. Un cerdo
despiadado era todo lo que ese bastardo era. Sin embargo, permitió que lo contrataran. Al
menos él mismo se ocupó de ese problema.
              Esperaba que ese chico levantara el infierno, lo tenía en él.
              "Hablé con Haku antes y parece que conociste a mi hijo. ¿Cómo está
Naruto?" Zabuza podía sentir al cuarto Hokage evaluándolo intensamente. Él simplemente
se encogió de hombros, no como si pudieras ponerte peor que el infierno.
              “Es un pequeño bastardo bocón, eso es seguro.” Minato se tomó el tiempo para
rascarse la nuca, recordando su propia infancia. Supuso que su hijo había heredado de él
sus ruidosas travesuras.
              Me alegro de haber pasado de tal inmadurez ...
              En algún lugar, un ángel lloró.
              "El niño va a ser un buen shinobi, estoy seguro. Si puede enderezar a un perro
callejero como yo, estará bien". El rubio enarcó una ceja ante esta entrada.
              "¿Enderezarlo? ¿Te importaría explicar qué quieres decir con eso?"
              Y así Zabuza se lanzó a la antigua tradición de volver a contar una historia épica.
              Treinta minutos más tarde…
              Minato sonreía de oreja a oreja, el orgullo se mostraba claramente en sus ojos por
los actos heroicos de su hijo. Estaba muy contento de que su hijo no parecía estar malcriado
en absoluto. De hecho, su hijo probablemente estaba en una mejor posición que él mismo a
esa edad por lo que parece. La sonrisa desapareció rápidamente de su rostro cuando se
volvió hacia Zabuza.
              "Creo que eres un hombre cambiado, Zabuza. Sin embargo, has cometido
demasiadas acciones horribles para mi conciencia como para permitirte salir del apuro tan
fácilmente. Así que, por un tiempo indeterminado, te he condenado al peor destino
imaginable". El rubio inclinó la cabeza por un momento para permitir que Zabuza
absorbiera toda esa información.
              Después de unos momentos, la curiosidad de Zabuza se apoderó de él.
              "¿De qué castigo hablas?"
              Minato miró con una muy gran sonrisa.
              "Ahora eres mi asistente".
              Nota de la autora : El Espacio Blanco habría estado solo sin alguien que le hiciera
compañía a Minato. Además, tengo muchas malas intenciones planeadas para el pobre
Zabuza.
* Capítulo 4 *: Día libre de Minato
 
              Capítulo 4: El día libre de Minato
             
             
              En la vida, las frases a menudo tienen significados diferentes de los que su valor
nominal literal le haría creer. Cuando uno piensa en una 'mirada de muerte', evoca
imágenes de una expresión lívida en el rostro de una persona que podría asociarse con un
estado de psicosis, el estado mental que resulta ser perfecto para un asesinato.
              Minato no temía este significado humanizado de 'mirada de muerte'. Había sido el
receptor de varios de estos, tanto de amigos como de enemigos. Por supuesto, siempre
había sido demasiado noble para poner a alguien más bajo una mirada de
muerte. Simplemente no estaba en su naturaleza amable.
              Si escuchaba con atención, podía escuchar a un ángel comenzar a sollozar tan
pronto como Minato se creía 'demasiado noble' para usar una mirada asesina. Alguien
realmente debería vigilar a esos ángeles, llorar al azar no puede ser saludable.
              Volviendo a la situación actual, Minato no estaba en la mejor posición. Estaba
recibiendo una mirada de muerte de ... bueno, la muerte. O al menos el dios de dicho
tema. Parecía que el dios de la muerte había tomado un muy gran interés en su preciosa
'Hokage-kun y su decisión de que el juicio de Zabuza debe retrasarse. No importa cómo lo
expresó Minato, mientras Zabuza permaneciera dentro de los reinos del limbo y no fuera
parte de un contrato (como el de Minato con el Dios de la Muerte), no se había movido
oficialmente. Decir que la 'mirada de muerte' del Dios de la Muerte era más intimidante que
las habituales podría haber sido un eufemismo. Cuando la entidad responsable de toda la
muerte te envía una mirada de muerte, solo hay una cosa racional que hacer.
              ¡El cuerpo parpadea fuera de allí!
              Y así Minato lo hizo.
              Mientras que el Shinigami solo estaba jugando con su subordinado favorito sobre
la situación de Zabuza, no pudo evitar sentirse un poco descontento de que el orgullo de su
colección simplemente se hubiera escapado de él como si fuera un monstruo al que
temer. De acuerdo, se rodeó de un aura de pavor por el efecto, pero eso fue simplemente
frío por parte de Minato. Además, todos siempre decían que se mostraba amigable a pesar
de su comportamiento.
              … Bueno, todos los que habían vivido más allá del 'proceso de selección' del
Shinigami para decírselo a otros de todos modos.
              El Dios de la Muerte suspiró y se acercó a Zabuza, quien se sentó en la esquina del
limbo murmurando amenazas de muerte (sin importar el hecho de que cualquier persona
con la que se encontrara ya habría pasado la fase de 'asesinarte brutalmente' de las cosas en
su existencia) hacia nadie en particular (o eso le dijo el Shinigami a Minato cuando le
preguntó de qué se estaba riendo el Dios de la Muerte algún tiempo después).
              "Zabuza-san, parece que nuestro amado Hokage ha decidido tomar un descanso de
sus deberes. Técnicamente debería intervenir por un tiempo ya que superviso todo su
trabajo. Por desgracia, técnicamente no debería tener un asistente también. Así que ,
dejemos de lado los tecnicismos y le asignemos un estatus temporal como juez de las almas
". Zabuza arqueó una ceja ante el plan aparentemente apresurado del Dios de la
Muerte. Zabuza solo tardó unos momentos en darse cuenta de que el Dios de la Muerte
nunca le había preguntado si quería el trabajo, solo le había dicho cómo iba a
ser. Lamentablemente, Zabuza no tuvo las pelotas para disputar el plan del Dios de la
Muerte. Suspirando por dentro, decidió cooperar por el momento.
              "¿Cuando empiezo?"
              Entretanto…
              Minato finalmente había dejado de usar su técnica de parpadeo corporal muy rota
y muy útil para mirar a su alrededor. Mirando a su izquierda, vio un gran 'cuatro' negro que
etiquetaba pulcramente una puerta que conducía a un valle muy grande.
              "Ah, reino cuatro, pensé que me dirigía en la dirección correcta". El rubio sonrió
mientras comenzaba a caminar hacia el río que estaba cerca del valle. Se trataba de una
sección más o menos desocupada de la otra vida habitada solo por unos pocos a tiempo
completo. Muchas almas errantes vinieron aquí para superar el dolor de la muerte y dejar
atrás a sus seres queridos. También era un excelente lugar de vacaciones si deseaba
recordar la suave belleza que la naturaleza tiene para ofrecer.
              Seguro que venció al blanco.
              Pero el Hokage no deseaba simplemente admirar el paisaje. Había pasado mucho
tiempo (de acuerdo, fueron más como 5 semanas) desde que había visitado a su difunta
esposa. Cuando se sacrificó usando el Shiki Fuujin, creyó que su esposa estaba en
condición estable. Le había roto el corazón que pocas horas después de su muerte su esposa
se uniera a él, dejando a su hijo huérfano. El único consuelo que tenía era que sabía que
Sarutobi nunca permitiría que el chico sufriera ningún daño. Siempre tendría a alguien
cuidando su espalda. Esta era parte de la razón por la que había estado tan complacido de
escuchar que Kakashi era su sensei. Había sido huérfano durante muchos años, podía
identificarse con el niño. Sea una figura paterna como él era para su genin.
              Aún así, le tomó un tiempo estar relajado con respecto a la situación de su hijo. De
hecho, muchos días después de su muerte, Minato se preguntó si sus palabras de despedida
a su hijo podrían haber confundido un poco su cerebro.
              Escena retrospectiva
              El Yondaime Hokage estaba en llamas con chakra. El Dios de la Muerte estaba
detrás de él, su espada lista para perforar el cuerpo del rubio y terminar la pelea con el
monstruo Kyuubi.
              Minato miró hacia abajo y dejó escapar un suspiro de dolor cuando su hijo lo miró
con una sonrisa en el rostro. Incomprensión de la magnitud de la situación a su
alrededor. Minato esperaba poder mantener esa sonrisa toda su vida.
              "Naruto… papá no estará ahí para ti. Pero debes saber que te ama". El rubio
comenzó a sollozar suavemente en agonía mental. Él deseaba que hubiera otra forma. La
sonrisa de su hijo se desvaneció cuando miró a su padre con ojos azules tristes,
aparentemente comprendiendo la cruda emoción necesaria para la situación ahora. Minato
continuó. "Quiero que crezcas para ser fuerte, hijo mío. Reemplázame como Hokage algún
día, protege nuestra aldea. Protege a tu madre. ¿Me escuchas Naruto? ¡Protege a mi
preciosa Sakura-chan!" Besando a su bebé en la frente, acostó a su hijo encima de
Gamabunta y terminó la técnica de sellado. Murió minutos después, en los brazos del
Sandaime Hokage.
              Fin del flashback
              Bueno, sé que quiere convertirse en Hokage, pero puede que sea una
casualidad. Aunque me pregunto, desde que Sakura murió, ¿cómo procesó su cerebro esa
información si convertirme en un Hokage  se debía a mí? Espero que no haya reaccionado
de alguna manera extrema.
              Él se encogió de hombros; no era nada de qué preocuparse.
              Nunca había roto el paso y ahora caminaba sobre el río. Se detuvo a medio paso (y
estuvo a punto de empaparse el trasero de su gancho) cuando sintió otra presencia cerca de
él.
              "¿Sakura Chan?" Murmuró para sí mismo y miró a su alrededor. Inmediatamente
se arrepintió.
              "¡Pervert-chan! ¿Sabes cuántos problemas has estado causando? Shinigami-sama
ha estado de mal humor desde que decidiste saltarte con él. Tienes tanta suerte que no se
moleste en chasquear los dedos para traerte de vuelta." ¡O estarías en tantos problemas!
" Me pregunto si debería aclararla sobre el hecho de que a Shinigami-sama simplemente
le gusta enviarla a buscar misiones.
              ...
              Nah.
              "Asistente-sama, no hay necesidad de gritar. Estoy seguro de que el buen jefe
superará mi ausencia unos días." El rubio puso su mejor sonrisa de "Soy demasiado
adorable para ser odiado". Funcionó un poco.
              "Minato, ¿por qué tienes que hacer acrobacias como esta? Honestamente, si
quisieras dar un paseo, me habría encantado caminar contigo." La joven (de apariencia)
mujer dejó que una sonrisa seductora jugara en sus labios y Minato luchó contra el impulso
de correr (o el parpadeo del cuerpo).
              "Asistente-sama, tengo miedo de decir que estoy felizmente casado, incluso en la
muerte." Minato la miró por un momento antes de suspirar. "¿Estás bebiendo, Asistente-
sama?" Dijo esto como una mera formalidad. Cuando realmente se centró en ella, fue fácil
darse cuenta de que había estado bebiendo. El sake parecería ser su bebida preferida hoy.
              La mujer a su lado dejó escapar un bufido que sonaba grosero e ignoró su
pregunta.
              "¡Qué clase de moza se casaría contigo, per-vert-chaaan!" Las sílabas del nombre
se dijeron lentamente y se alargaron un poco.
              Minato no pareció tomar muy amablemente sus palabras. La primera pista podría
haber sido el cielo azul oscureciéndose a gris y una cantidad increíblemente grande de
intención asesina rezumando de Minato.
              También podría haber sido el letrero sobre su cabeza que decía "Peligroso:
manipúlelo con cuidado". Nunca sabremos.
              El secretario del Dios de la Muerte se puso sobrio asombrosamente rápido (parece
que 'Fear' es su antidrogas) y se rió nerviosamente.
              “Seguiré mi camino ahora Minato-kun. ” No había duda de la dulzura en su voz
cuando dijo su nombre.
              "Haces eso." La voz de Minato era impasible, aunque la mirada en sus ojos le
decía mucho a la mujer.
              Abrió un portal y rápidamente saltó, dejando a Minato solo.
              El hombre rubio luego comenzó a reír a carcajadas.
              "Todos deben pensar que tengo un temperamento desagradable. No es de extrañar
que sea tan fácil para el jefe asustar a la gente, ¡son objetivos patéticos!" Aunque pagará
por ese comentario. Se frotó la barbilla pensativo. Encogiéndose de hombros a los
pensamientos, continuó hasta la cabaña de su esposa.
              Finalmente, al llegar allí, estaba a punto de entrar cuando vio una nota en la puerta.
              Querido Minato,
              Salí por algún negocio. No volveré hasta dentro de varios meses. Lo siento
cariño, tendremos que ponernos al día en otro momento. Te amo y espero verte lo antes
posible.
              Sakura
              La ceja de Minato se elevó ante la mención de 'negocios'.
              Su trabajo de nuevo, ¿eh? Qué lío.
              Decidido a no dejar que su salida improvisada de su trabajo se desperdicie, Minato
decidió permanecer bajo por un tiempo y obtener unos merecidos R y R.
              Tres semanas después
              Zabuza había sido torturado en vida. Había visto una cantidad casi infinita de
derramamiento de sangre. Él había causado gran parte del derramamiento de sangre antes
mencionado. Sin embargo, nada en su vida en el reino de los mortales lo había preparado
para la tarea que ahora enfrentaba.
              Explicarle a una niña de 6 años por qué ya no podía estar con sus padres.
              Zabuza había tenido algunas semanas de arduo trabajo, por decir lo menos. Desde
historias de sollozos hasta personas que amenazan con asesinarlo si no las devuelve, hasta
personas que simplemente se mecen de un lado a otro y no dicen una palabra cuando él
trata de explicarles la situación.
              Este trabajo apestaba.
              Su último cliente fue una niña llamada Lucy de Konoha. Su muerte fue causada
por una caída en un pozo cerca de su casa.
              Había estado tratando de calmar a la chica durante varios minutos, pero ella seguía
sollozando y preocupada sin importar lo que dijera. Normalmente a él no le importaría un
carajo, pero Zabuza no era desalmado y realmente lo sentía por la joven.
              Estaba a punto de volver a hablar cuando una nube de humo apareció a su lado.
              "Yo." Minato salió del humo y enfrentó a Zabuza con una leve sonrisa en su
rostro.
              Zabuza estaba a punto de decapitar (aunque hubiera sido sólo temporalmente) al
rubio cuando escuchó un grito de alegría.
              "¡Hokage-sama!" en un borrón, Lucy se había pegado a las piernas de Yondaime y
lo estaba abrazando con fuerza. La expresión del rubio se suavizó tremendamente cuando
articuló la palabra 'archivo' a Zabuza, quien se acercó y se lo entregó.
              Escaneando rápidamente el simple párrafo sobre la niña, tiró el archivo a un lado y
se arrodilló hacia la pequeña niña de cabello negro.
              "¿Qué puedo hacer por ti, Lucy-chan?" Zabuza tuvo que ocultar su sorpresa ante el
tono de voz que estaba usando el Yondaime.
              Supongo que el chico realmente es el verdadero negocio, no solo como un shinobi
sino también como un ser humano. Qué chico.
              Los ojos de Lucy brillaron de admiración hacia Minato.
              "¡Mi mami tenía razón! ¡Mi mami tenía razón! ¡Realmente nos estás
cuidando!" Las palabras de Lucy eran casi ininteligibles debido a la velocidad con la que
estaba logrando escupirlas. El hombre de cabello rubio estaba un poco confundido.
              "¿En qué tenía razón tu madre?" Lucy pareció calmarse cuando una mirada de
tristeza apareció en su rostro por un breve momento antes de ser reemplazada por una
sonrisa modesta.
              "Dijo que el héroe más grande de la aldea, Yondaime Hokage-sama, cuidaba a los
buenos niños y niñas. ¡Es verdad! ¡Eres el mejor Hokage-sama!" Con eso, se volvió a unir a
sus piernas y las apretó tan fuerte como pudo.
              Minato se sonrojó levemente ante el cumplido y se rascó la nuca avergonzado.
              "Pensé que sería demasiado joven para ti, Hokage-sama." Zabuza quería pinchar a
alguien o algo. Ya que Haku no estaba para dejarlo jugar con sus agujas envenenadas, los
insultos tendrían que ser suficientes.
              Minato, para su crédito, no pareció morder el anzuelo. Le dio una palmada a Lucy
en la cabeza y usó el jutsu de apertura del portal para enviarla en su camino.
              Yondaime murmuró algo para sí mismo una vez que Lucy se fue y apareció un
archivo en su mano. Frotándose la barbilla pensativamente por un momento, seleccionó una
página del archivo y se la mostró a Zabuza.
2pt cap 4
              "¿Qué es esto?" - se detuvo a mitad de la frase mientras escaneaba la
página. Momentos después, sus ojos rodaron hacia la parte posterior de su cabeza mientras
se desmayaba.
              Minato se rascó la nuca.
              Quizás me excedí un poco ...
              Yondaime pasó por encima del cuerpo de Zabuza (logrando darle una patada
rápida en las costillas sin dejar de parecer que daba un paso natural) y silbó todo el camino
de regreso a su escritorio.
              Si uno mirara el pedazo de papel que todavía está firmemente agarrado en la mano
de Zabuza, encontrarían el encabezado que dice 'Cómo el Sandaime recuperó su ritmo'.
              ¿Y quién dijo que los libros de Jiraiya no eran útiles?
              Algún tiempo después…
              Minato se sentó en su escritorio tratando de encontrar la respuesta a una pregunta
que lo había perseguido durante muchos años.
              ¿Por qué había tan pocos M & M azules dentro de cada paquete? Realmente, fue
perturbador. El azul era, con mucho, el mejor color del mundo. Y, sin embargo, otros
colores menores llegaron a tener una parte más que justa de la proporción de M &
Ms. Quiero decir, claro, las parodias como el asesinato de millones eran mucho más
trágicas si se miraba de manera superficial. Pero considera esto: Minato consiguió
sentenciar a los responsables del asesinato en masa al infierno o algo peor (¡serías tú,
Zabuza-kun!). Sin embargo, estas escoria desalmada que se atreverían a negarle al azul el
día que le corresponde bajo el sol de M&M se fueron sin castigo.
              No hay justicia.
              El rubio estaba mirando sus 7 M & M restantes de su carrera por los dulces. Había
comenzado con más de 120 de ellos. Ahora había bajado a 6 blues (solo había habido 6
blues en los 120 completos más, qué horror) y una naranja. Esa sola naranja era todo lo que
se interponía en el camino del dominio azul de su alijo de dulces. Una vez que se comiera a
ese bastardo, todo estaría bien.
              Realmente, ¿qué tipo de enfermo prefiere el naranja al azul? En lo que a Minato se
refería, cualquiera que prefiriera el naranja sobre el azul merecía una infancia llena de
soledad, odio dirigido a ellos, ser el receptor de miradas frías, ser irrespetado y finalmente
tener una carga terrible que nadie entendía por completo. o comprendido.
              Vaya, habla de un pensamiento largo y aleatorio. Supongo que ahora estoy un
poco drogado de azúcar.
              Alrededor de este tiempo, el Dios de la Muerte decidió hacer su aparición.
              "Hola Hokage-kun." El Dios de la Muerte estaba tratando de parecer triste, pero el
normalmente espantoso Shinigami no irradiaba nada más que felicidad en este punto.
              Que intente engañarme se está volviendo viejo rápidamente ...
              El Dios de la Muerte notó los M & M en el escritorio de Minato y decidió que
había pasado demasiado tiempo desde que se había complacido con lo dulce. Más rápido de
lo que el ojo podía seguir, se metió los 6 M & M azules en la boca y se los comió en un
santiamén.
              Ese bastardo…
              El Dios de la Muerte notó que su Hokage comenzaba a temblar y frunció el ceño
por dentro. Realmente necesitaba aprender a compartir sus golosinas con los demás sin
tener un ataque. No es que importara. Además, lo había hecho solo para enojarlo. Está bien
pinchar a un animal acorralado si tiene preparada una carta de triunfo.
              "Oh, por cierto," el Shinigami agitó sus manos casualmente para que Minato se
concentrara en él. Si el Yondaime no hubiera estado tan atrapado en la 'traición de robarse
la golosina', podría haber notado que la casualidad proveniente del Dios de la Muerte era
tan falsa como la mirada inocente de Jiraiya. "Un Kage ha muerto."
              La ira de Minato fue rápidamente olvidada mientras miraba al Shinigami
sorprendido.
              "¿Cuál es?" El rostro de la rubia era ilegible para el Dios de la Muerte. Esto le
preocupó un poco.
              "Oh, no te preocupes, lo descubrirás pronto." Tan pronto como el Shinigami dijo
estas palabras, el hombre entró en el limbo e inmediatamente sus ojos se posaron en
Minato.
              "Ah, parece que nuestros caminos se cruzan una vez más." La voz estaba
empapada de poder mientras hablaba en voz baja.
              Minato frunció el ceño levemente, sus ojos distantes, como si recordara un mal
sueño de repente.
              "Eso parece, Kazekage-san."
* Capítulo 5 *: Ingrese al chico de los recados de Shinigami: Zabuza
 
              Capítulo 5: Ingresa al chico de los recados de Shinigami: Momochi Zabuza
 
              Al Dios de la muerte no le gustó que lo sorprendieran. Después de inspeccionar
más al personaje del Shinigami, quedar reducido a un estado de asombro aturdido estaría a
la altura de ser sorprendido en la lista de "No me gusta estar en estas situaciones".
              En este mismo momento, era ambos.
              Los dos Ninja de nivel Kage (tanto en poder como en título) antes que él se habían
estado mirando el uno al otro de una manera tan ridículamente casual durante mucho
tiempo después de la fase de "Miremos hacia abajo para construir drama". Como mucho,
solo necesitas tres minutos para el efecto completo para asimilar y comenzar con todo tipo
de frases ingeniosas y declaraciones crueles.
              Seis semanas solo fue estar orgulloso del asunto.
              Ninguno de los dos había parpadeado en seis semanas. Si uno de ellos lo hubiera
hecho, esto habría comenzado y todo habría sido sencillo. Estos bastardos no querían ser
simples, al parecer. Es asombroso lo que una persona puede hacer una vez muerta. Cuando
todavía eres mortal, eventualmente parpadearías involuntariamente solo para que tus ojos
pudieran tener algún tipo de humedad en ellos. Cuando estás muerto, entra en toda esa
mierda de "mente sobre la materia" que los magos siempre predican en la televisión.
Agrega un toque de locura de Hidden Sand, y una pizca de arrogancia contenida
proveniente de Hidden Leaf, y lo que tú tener es una batalla de lo metafísico. A veces, si
usted mismo adoptó el hábito de protagonizar como estos dos enemigos, podría engañar a
su cerebro haciéndole creer que estaban perfectamente quietos. Ni siquiera molestarse en
respirar falsamente. Es como si algún autor intelectual hubiera dejado sentado su pluma
durante cinco semanas, sin ideas. Contento de dejar que su escenario creado permanezca
allí, inmutable, inmóvil, estancado a medida que el tiempo pasa lentamente.
              Bueno, por lo que la analogía es lo que va por ahí que no podría posiblemente ser
verdad o relacionado con esta historia en particular. ¡Pero suena bonito!
              De todos modos, el Dios de la Muerte estaba muy molesto. No era un ser paciente
del mundo espiritual. Cuando quiere charlar con alguien, muere joven y muy
trágicamente. Cuando alguien muere joven y no muy trágicamente, fue un invitado en la
versión del mundo espiritual de "Punk'd".
              Ah, ¿y cuando no quiere hablar con ellos, yendo tan lejos como para evitar que la
persona tome medidas extremas?
              Bien…
              Escena retrospectiva
              El Dios de la Muerte se inclinó hacia el oído del hombre y susurró en voz baja
durante unos momentos antes de salir rápidamente a través de un portal.
              El hombre se levantó de su posición para dormir con una sonrisa maliciosa
formándose en su rostro.
              "¡Por supuesto! Así que esa es la clave para la inmortalidad. Ahora piense en los
tipos de cuerpo que necesitaré para los experimentos". Orochimaru abrazó su serpiente de
peluche con fuerza mientras se volvía a dormir murmurando sobre Jutsus.
              Fin del flashback
              El Dios de la Muerte inclinó la cabeza hacia los lados, mirando a Zabuza, quien
estaba ocupado trabajando en el trabajo pesado que Minato le había asignado.
              "Zabuza-kun." Zabuza levantó la vista de su papeleo con un gruñido en su rostro y
miró desafiante al Dios de la Muerte. El Shinigami no se dio cuenta o simplemente no le
importó.
              Ve a buscar a Nick a los pasillos de los muertos, ¿quieres?
              Zabuza permaneció inmóvil un momento. Estaba a punto de hablar cuando el Dios
de la Muerte se le adelantó.
              "Son tres puertas a la izquierda de la sala de descanso". Zabuza asintió con la
cabeza y el cuerpo se dirigió hacia la sala de descanso.
              Oh, pueden preguntarse "¿Por qué Zabuza sabe cómo parpadear el
cuerpo?" Bueno, como se explicó anteriormente, en el ámbito del limbo y sus áreas
circundantes, la creencia de que la mente es más grande que la materia que comprende el
universo es prominente. Sin embargo, a diferencia de antes, esta creencia no tiene
absolutamente nada que ver con la situación actual. Zabuza logró encontrar mil M & Ms
azules y los llevó ante Minato. Después de murmurar algo sobre "mi preciosa", le entregó
un pergamino a Zabuza y le pidió que saliera de su habitación.
              Pero volvamos a asuntos más importantes, como que Zabuza viajara al salón de los
muertos para recoger a Nick, quienquiera que fuera.
              Zabuza se dirigió hacia la puerta y todas las dudas de que esta iba a ser una simple
búsqueda abandonaron su mente. Grabado en la puerta había una calavera de aspecto
siniestro y huesos cruzados que lo miraban con malas intenciones.
              Cuando Zabuza se acercó a la puerta, no hizo ningún movimiento para devorar su
alma o cualquier cosa que pudiera esperar de la puerta de aspecto siniestro. Encogiéndose
de hombros ante la sensación, abrió la puerta silenciosamente y entró.
              ¡Tonto Zabuza, nunca le das la espalda a tu enemigo!
              Tan pronto como Zabuza se relajó y comenzó a avanzar, una mano se acercó desde
atrás y tiró de él hacia la puerta, con el cuello primero.
              "Humano tonto, ¿te atreves a intentar alejarte de mí sin siquiera un saludo? Bueno,
¡Hola!" Con esto Zabuza sintió un pinchazo en la nuca y un segundo después estaba fuera
del alcance de la mano y de rodillas.
              Aunque Zabuza no podía verlo, ahora tenía una pequeña calavera y tibias cruzadas
en el cuello, tatuado allí.
              "Si no te vas de aquí en una hora, serás mi perra". Con esto, la puerta dio un guiño
descarado y volvió a su estado inanimado anterior.
              Zabuza se partió el cuello molesto y se puso de pie.
              Pensar, hay… cosas… aquí que hacen que el Shinigami parezca normal.
              Volviendo a su objetivo, Zabuza notó que la habitación - no, el pasillo - en el que
se encontraba parecía tener una densa niebla que hacía casi imposible ver. Imposible a
menos que fueras un maestro en técnicas de niebla y te hubieran enseñado a una edad muy
temprana a ver incluso a través de la niebla más densa.
              ¿Alguien conoce a una persona que tenga ese tipo de formación?
              ...
              Oh cierto, Zabuza. Debe haber pasado por mi mente allí por un minuto.
              De modo que Zabuza, casi sin obstáculos por la niebla, caminó a paso rápido. No
quería aparecer apresurado, pero al mismo tiempo no tenía ninguna duda de que cualquier
marca de amor que le hubiera dado esa puerta definitivamente garantizaría que la amenaza
de la puerta no era un engaño.
              Después de unos minutos que Zabuza pasó perdido en sus pensamientos,
preguntándose si el infierno era realmente peor que ser un chico de los recados, llegó a una
habitación más grande con mucha maldad e intención asesina que irradiaba de ella. Zabuza
simplemente sonrió, más de la mitad con la esperanza de que las cosas se complicaran.
              Al entrar en la habitación circular, Zabuza se dio cuenta de dos cosas de
inmediato. Uno, había una docena de criaturas parecidas a zombies simplemente sentadas
con expresiones vacías en sus rostros. Dos, había un joven al fondo de la habitación
acariciando la cabeza de una chica-zorro muy atractiva (tal vez una mujer, parecía un poco
mayor que la de la adolescencia) que gritaba de júbilo por el afecto del hombre. Al no ver
otras rutas, Zabuza supuso que este hombre era el Nick que fue enviado aquí para traer de
regreso a los Shinigami. Zabuza estaba ligeramente desequilibrado por el hecho de que el
hombre de cabello castaño tenía una expresión neutral en su rostro, pero irradiaba
cantidades imposibles de intención asesina para que eso fuera posible. Sin embargo, Zabuza
no se preocupó particularmente por esta mierda y decidió que era un buen momento para
hablar.
              "¿Eres Nick?" Zabuza hizo la pregunta un poco más fuerte de lo necesario, solo
para asegurarse de que el hombre estaba prestando atención.
              El hombre levantó la cabeza y miró hacia adelante, reconociendo finalmente la
presencia de Zabuza.
              "¿Mmm?" Zabuza esperó a que continuara. Sin embargo, eso era todo lo que el
hombre, aparentemente Nick, tenía ganas de decir.
              "El Dios de la Muerte me ha enviado a buscarte". Ante la mención del Shinigami,
Nick suspiró profundamente y tuvo que pedirle a su adorable chica zorro que dejara de
mordisquearle la oreja para poder levantarse.
              "¡Pero Nick, estoy caliente! Quiero chuparte tu-" Nick le tapó la boca con una
mano antes de que ella dijera la última palabra. La juguetona chica Fox rompió a reír
mientras Nick mantenía su mirada impasible, aunque si uno miraba de cerca, se podía ver
una ligera molestia en su rostro.
              "No." Esto estaba dirigido a Zabuza.
              "¿No? ¿No a qué?" Nick le dio a Zabuza una mirada que decía con demasiada
claridad: "Tu densidad me enoja con el mundo".
              "No voy a ir contigo ..."
              Zabuza arqueó un ojo.
              "Sí es usted."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              "Sí."
              "No."
              Tiempo de congelación
              Cabe señalar que en este momento, en lugar de llorar, algunos ángeles habían
saltado de los edificios ante la enorme cantidad de orgullo (¡es un pecado, amigos!) Que
mostraban estos dos. Si tan solo hubieran podido aguantar un poco más.
              (Otra nota, si realmente lee todos esos Sí / No sin usar una página hacia abajo o
una acción de desplazamiento similar, acaba de hacer llorar a un ángel).
              Descongelar el tiempo
              "Si dices" No "una vez más, voy a decapitar a la chica-zorro".
              "N-err ..." Nick logró detenerse justo a tiempo.
              "Entonces, ¿vienes conmigo ahora?"
              A Nick le hubiera encantado golpear al hombre frente a él en este punto,
lamentablemente no era un luchador y reconoció la habilidad cuando la vio.
              "Meh, está bien." Nick empezó a salir de la habitación.
              "Espera, puedo usar la técnica de parpadeo corporal para llevarnos a los dos al
Dios de la Muerte". Tan pronto como estas palabras salieron de su boca, sucedió lo más
extraño.
              Sobre la cabeza de Nick aparecieron tres puntos negros en una línea ordenada. Sin
embargo, a Zabuza no se le dio mucho tiempo para reflexionar sobre lo que esto podría
significar, ya que la respuesta hablada de Nick fue aguda y directa.
              "No me estás tocando." Dicho esto, pasó junto a Zabuza y salió por la puerta ahora
abierta.
              Una persona normal podría haberse quejado (y con justicia de eso) de haber sido
enviada a misiones de búsqueda tan degradantes y horriblemente molestas. Pero Zabuza era
un shinobi de élite, y una vez más conocía su lugar en el orden jerárquico. A diferencia de
la última vez, donde masacró a sus superiores con poco esfuerzo, no se engañaba sobre
quién podría llegar a la cima si incluso intentaba atacar a Minato con algún tipo de acción
hostil. Y eso fue antes de que Minato decidiera hacer trampa.
              No querías enfrentarte a Minato cuando hace trampa.
              Piense en esto, si se enfrenta a él en algo, eso significa que está muerto. Si estás
muerto, el siempre estudioso 4º Hokage te ha leído con gran detalle, incluso si no te ha
juzgado personalmente.
              Combina este conocimiento que se ocupa de todo lo relacionado con la vida de una
persona con el hecho de que la racha traviesa de Yondaime Hokage es legendaria y lo que
obtienes es un oponente muy peligroso.
              Escena retrospectiva
              Minato y Zabuza estaban holgazaneando en la habitación blanca, ambos sin nada
que hacer. Puede preguntarse cuándo sucedió esto. Lo que debes darte cuenta es que el
Dios de la Muerte es un Dios perezoso, por lo que le tomó muchos días quitarse el trasero y
confrontar a Minato sobre la situación de Zabuza.
              De todos modos, los dos estaban jugando una partida amistosa de Ajedrez. O más
bien, sería amistoso si no fuera por la constante insistencia de Minato. Actualmente, Zabuza
estaba tratando de encontrar una manera de superar la difícil situación en la que se había
colocado. Actualmente estaba luchando contra el jaque mate y necesitaba toda la
concentración que pudiera reunir.
              Naturalmente, Minato no estaba preparado para dárselo.
              "Entonces, Zabuza, leí en tu archivo que una vez tuviste la experiencia de desnudar
a Haku y" golpearlo ". Qué interesante." Minato dijo esto en un tono casual, aunque en su
cabeza estaba rodando por el suelo riéndose a carcajadas. Tanto Minato como Zabuza
sabían que el incidente había ocurrido porque Haku hacía malabarismos con el kunai con
una mano y golpeaba a Zabuza en la cabeza mientras se estremecía bajo la lluvia fría. Sin
embargo, Minato dio la impresión de que no tenía nada que ver con la mera
disciplina. Gruñendo, Zabuza terminó haciendo el peor movimiento posible; claramente
algo más en su mente en este momento. Minato movió un caballero.
              "Mate."
              Zabuza gruñó, arrojando el juego de ajedrez al otro lado de la habitación mientras
se levantaba y volvía a hacer algún tipo de trabajo lo más lejos posible de Minato.
              "¡Deberíamos volver a jugar en algún momento, Zabuza-san!" Minato dijo
alegremente.
              Fin del flashback
              Actualmente Zabuza caminaba con Nick y su compañera Fox.
              Ahora, normalmente Zabuza sería el último en iniciar una
conversación. Simplemente no estaba en su naturaleza soportar una pequeña charla. Dicho
esto, este tipo tenía una chica zorro por el bien de Yondaime.
              No querrás saber qué apuesta perdió para tener que empezar a usar el nombre de
Yondaime sobre el de Dios.
              Finalmente su curiosidad lo superó y finalmente habló.
              "Entonces, ¿cómo se conocieron ustedes dos?"
              Nick lo miró de reojo y pareció sopesar sus opciones. Finalmente murmuró algo
sobre "gente que no sabe lo agradable que es no hablar conmigo" y luego habló.
              "Vendí mi alma para obtenerla. Realmente es bastante simple". Zabuza se detuvo
en seco y miró a Nick. Nick arqueó una ceja, luego suspiró.
              "Bien, no tan simple. Hice un trato con Kyuubi para que una de sus hijas fuera
mi…"
              Hubo una pausa incómoda. Entonces, de repente, de la nada,  apareció una
pequeña rana naranja y agitó su meñique.
              "¡Ergh, deja de hacer eso!" Fue la respuesta de Nick.
              La rana salió rápidamente de allí, ya que la intención asesina era demasiado para el
pequeño.
              "Entonces, ¿a qué renunciaste para conseguir eso ?" La pregunta de Zabuza fue
recibida con una mirada ligeramente confundida. Zabuza decidió llenar el espacio en
blanco, ya que obviamente no tenía ni idea.
              "El aura asesina que te rodea en todo momento".
              Al oír esto, Nick soltó una carcajada.
              "Eso es natural."
              Zabuza estaba asombrado, pero no tenía ganas de mostrarlo. Decidió descarrilar la
conversación de la intención asesina por ahora.
              "Entonces, ¿como estabas diciendo sobre la hija de Kyuubi?"
              "Oh sí." Nick dijo esto de tal manera que te hizo creer que realmente se había
olvidado de la conversación que había sido interrumpida ni siquiera treinta segundos antes.
              "De todos modos, hace varios años, antes de que el rey de los demonios zorro
intentara destruir Konoha, tuve un sueño en mi vida; tener una chica-zorro. La mayoría se
burló de mi sueño, llamándome una especie de monstruo. Je, pero esos bastardos nunca
tuve una chica zorro. El ganador claramente fui yo ". Zabuza, no por primera vez, pensó en
que este hombre estaba loco.
              "Así que déjame aclarar esto. En lugar de paz mental, riqueza infinita,
inmortalidad o poder infinito, ¿elegiste una chica zorro?"
              "Sí."
              "¿Por qué?"
              "Quería uno ..."
              "Con un poder infinito, ¿no podrías haber matado al demonio zorro y tomar a su
hija?"
              "Demasiado trabajo."
              "..."
              "No robes mi eslogan".
              El ojo de Zabuza se movió involuntariamente ante esa declaración.
              Y así continuó la historia, de cómo Nick firmó un contrato con Kyuubi, y cómo
cuando el Kyuubi fue sellado, el Dios de la Muerte se hizo cargo del contrato de Nick y lo
metió en una habitación llena de rígidos.
              Esto marcó un evento importante en la vida (bueno, si quieres ponerte técnico es
un poco tarde para que cualquier evento esté en la vida) de Zabuza. Nunca hagas
preguntas. Lo sabía todo el tiempo, de verdad. Siempre se había dicho a sí mismo "no es
una pequeña charla, solo te arrepentirás de estar allí". ¿Pero escuchó? No. Solo tenía que
saber por qué esta pequeña plaga tenía un capricho de la naturaleza con el que jugar. Lo que
obtuvo fue la conversación más aburrida desde que discutió ocho mil formas de matar a un
hombre usando alambre de púas con su buen amigo Kisame.
              Realmente, hay, en el mejor de los casos, tres mil buenas formas de matar a una
persona con alambre de púas.
              Escena retrospectiva
              "Entonces podríamos usar gomas elásticas y arrojarles el alambre de púas a los
ojos y sangrarían por todos lados y-" Zabuza interrumpió el discurso emocionado de
Kisame.
              "Kisame, solo detente."
              Kisame frunció el ceño.
              Fin del flashback
              Con todos los pensamientos homicidas en su mente, Zabuza no se dio cuenta de
que estaban en la entrada de la habitación blanca.
              "Nick, ¿qué es un 'limbo'?" La chica-zorro al lado de Nick había leído la palabra
en la puerta negra frente a ellos y tenía una linda mirada de perplejidad en su rostro.
              "Es un lugar en el que no quiero estar ahora". Nick respondió de mal humor.
              Como se mencionó en dos filas, la puerta de entrada al limbo (o conocida con
rencor como la maldita habitación blanca) era una puerta negra. La puerta no fue nada
espectacular. Es de esperar que una puerta tan importante brille de forma poco natural o que
parezca que está mirando un agujero negro en medio de un pasillo.
              Pero no, simplemente parecía una puerta normal.
              Bueno, una puerta normal con un pomo de puerta circular plateado de aspecto
agradable. Pero usted consigue el punto.
              Zabuza nunca había necesitado usar esta puerta, ya que casi siempre estaba dentro
de la maldita habitación blanca. Incluso las habitaciones de Minato estaban ubicadas en el
extremo más alejado de su habitación menos favorita en toda la existencia. Para cuando le
pidieron que hiciera un recado fuera de la habitación, tenía el uso del parpadeo corporal y
había asumido que esta era una forma bastante mundana en comparación.
              O eso creía él.
              No tuvo en cuenta ... No, ni siquiera consideró el hecho de que el dolor real en el
trasero conocido como Shinigami creó esta puerta, en la forma de una puerta negra de
aspecto inocente.
              Esta sería la ruina de Zabuza.
              Zabuza acompañó a Nick y a la chica-zorro sin nombre (¡mira, me di cuenta de
que aún no la había puesto!) A la puerta y la abrió de manera casual. Como si abrieras
cualquier puerta normal.
              Zabuza necesita ponerse al día más rápido que esto.
              Tan pronto como abrió la puerta, un vórtice arremolinado ( mira , dije
que no  parecía un agujero negro. Eso es un presagio inteligente) los absorbió en un abismo
oscuro.
              Lo que sucedió allí solo lo sabe un hombre, porque Nick y la chica zorro estaban
ocupados abrazándose el uno al otro por puro terror. Oh, y seguro que no era Zabuza, se
desmayó de inmediato.
              Actúa duro, pero es así de maricón.
              Oh, ¿qué pasó dentro de ese vórtice? Bueno, digamos que involucró una tortura
más allá de la imaginación. Aparte de eso, sigue siendo una historia para otro día.
              Finalmente, después de segundos dentro del vórtice (concedido, los segundos aún
podrían significar millones de segundos ...
              ¿Qué? ¡Podria!
              De verdad .)
              ... Aterrizaron en la habitación blanca. El Shinigami le hizo señas a Nick, sin
siquiera molestarse en comprobar si Zabuza estaba mentalmente dañado por el vórtice o no.
              "Hola Nick-kun, ¿cómo te tratan los pasillos de los muertos?" La voz del
Shinigami parecía impasible, pero estaba tratando de hacer que Nick se enojara.
              "La compañía es mejor de lo que disfruté mientras estaba vivo". Nick dijo esto con
una sonrisa irónica en su rostro. La sonrisa, cualquier sonrisa de hecho, parecía algo
antinatural en su rostro, como si nunca sonriera.
              "Bueno, es bueno escuchar eso. De cualquier manera, debemos ponernos manos a
la obra. Nuestros dos Kage Shinobi se han encargado de mirar hacia abajo. Por lo general,
esto no sería un problema, pero con la cantidad de libertad que he dado. mi precioso Minato
en términos de margen de maniobra en el limbo ha hecho que no pueda interferir con esta
cantidad de orgullo. Honestamente, estos dos me hacen ver humilde en comparación ".
              En algún lugar, un ángel lloró hasta quedarse dormido.
              El Shinigami se puso firme.
              "¡Suficiente de ustedes, ángeles!" La voz del Dios de la Muerte estaba bastante
agitada.
              Con eso, se escuchó un crujido y un ángel había muerto.
              Esta vez no fue un suicidio.
              Nick arqueó una ceja, casi obligado a preocuparse.
              "¿Qué quieres que haga al respecto?"
              El Shinigami lo miró como si fuera un idiota. Nick tuvo que tomar nota para dejar
de usar esa mirada con los demás, dolía .
              "Tienes un aura de pavor, intención asesina si quieres, más grande que la mía.
Dirígela hacia ellos para que sus viejos instintos se activen. Debo irme, ya que estas 6
semanas que han pasado han puesto la cola de almas muertas en un gran lío.
Afortunadamente, Mother Time me debe un favor, así que esta debacle puede dejarse atrás
". Con eso, el Shinigami creó un portal y-
              "No."
              El Shinigami se dio la vuelta.
              "¿Qué fue eso?" Si no lo supieras mejor (en este punto, realmente no deberías
saberlo mejor) podrías haber jurado que el Shinigami estaba sonriendo.
              "No estoy enojado, no tengo ganas de enojarme. No haré el trabajo sucio por
ti". La sonrisa del Dios de la Muerte solo pareció agrandarse después de eso.
              "Muy bien Nick, no quiero obligarte a hacer lo que te desagrada. Ah, y por cierto,
tu chica zorra es una puta fea."
              De repente, toda la habitación se quedó a oscuras.
              La habitación blanca .
              Los ojos del Shinigami se curvaron en una sonrisa muy espantosa mientras tanto
Minato como el Kazekage, al mismo tiempo, giraban sus cabezas hacia la fuente de una
intención asesina muy palpable, muy espesa y muy repugnante.
              "Gracias Nick, eso será todo de ti hoy." Nick parecía listo para asesinar antes de
que el Dios de la Muerte chasqueara los dedos, y Nick fue (supuestamente) enviado de
regreso a los pasillos de los muertos de donde vino.
              "Cuídate, Yondaime-kun." Con esa despedida, el Shinigami salió por el portal que
había creado antes.
              Minato se rascó la nuca.
              "Yo lo que gané esa mirando concurso!" El Yondaime sonrió con orgullo.
              El Kazekage lo miró fijamente.
              "Cállate." Se dijo con una voz monótona que hizo que el Yondaime volviera a
ponerse serio.
              "¿Dónde está Nick?" Los Kages se dieron la vuelta para ver a una chica zorro
agitando su cola esponjosa, con una expresión de confusión escrita en sus rasgos.
              "Oh chico ..." Fue todo lo que Yondaime pudo pensar en decir.
              Nota de autor : En el próximo capítulo tendremos mucha acción de Yondaime para
compensar su mirada en este capítulo. Death God va uno a uno con Mother Time, y yo
hago un trabajo de humor de zorra-chica realmente incómodo.
              Hablando de chicas zorro, ustedes eligen un nombre para ella,
¿verdad? Simplemente ingrese un nombre en su revisión y elegiré el que más me guste, o si
hay una mayoría clara, elegiré ese, independientemente de mi opinión.
              ¡Que tenga un lindo día!
              - Chris
* Capítulo 6 *: Sombras en el espacio en blanco
 
            
              Capítulo 6
 
              Sombras en el espacio blanco
 
              En el Palacio de la Madre
              El Shinigami no estaba de humor para juegos, y ciertamente no iba a aceptar a la
elitista Mother Time.
              Cuando entró en las cámaras, la mujer de mediana edad se burló y comenzó a
levantarse cuando el Shinigami le indicó que permaneciera sentada.
              "Miren ustedes dos, moza del tiempo. No estoy de humor para sus tonterías de
hoy, inviertan el tiempo que ya saben que quiero revertir o las cosas comenzarán a morir."
              Mother Time se sorprendió al principio, pero asintió aturdida e hizo lo que le
pidió. Inclinó un poco la cabeza en un gesto de reverencia antes de salir de la habitación y
dejar atrás a una Madre Tiempo atónita.
              Minato me ha enseñado al menos una cosa útil, parece ...
              El Dios de la Muerte sonrió ampliamente mientras caminaba de regreso a su
oficina.
              Seis semanas antes ... Más o menos.
              Minato finalmente había perdido la cabeza.
              Bueno, era eso o lo que estaba presenciando era de hecho algún tipo de realidad.
              Se sintió reconfortado por el hecho de que tenía que estar loco.
              No fue demasiado descabellado, ¿verdad? Las tensiones del trabajo se habían ido
acumulando últimamente. Asistente-Sama constantemente tratando de meterse en los
pantalones de Minato tampoco ayudó. Sin embargo, no se podía acusar a Minato de ser un
hombre ignorante. Comprendió las necesidades de los demás. Minato siempre se ofrecía a
comprarle un par de sus bonitos, pero al mismo tiempo muy cómodos pantalones
blancos. Ante la oferta, la Asistente-Sama siempre fruncía el ceño, y esto confundía a
Minato sin cesar. ¿Por qué algunas personas no pueden simplemente aceptar un regalo?
              Pero volviendo al tema que nos ocupa, ese tema es la salud mental de
Minato. Ante él estaba uno de los hombres más poderosos y traidores que jamás había
tenido el disgusto de conocer. El Kazekage había abusado de su poder y de su gente durante
todo su reinado como líder de la Arena. Era detestable en todos los aspectos de lo que
significaba ser un ser humano decente. Las personas que más lo amaban podrían llamarlo
malvado.
              Entonces, ¿por qué, en nombre de Shinigami, tenía corazones para sus ojos
mientras examinaba rápidamente a una chica zorro?
              ¡Simplemente no tenía ningún sentido!
              Minato, que nunca se mordió la lengua, expresó su lógica. Especie de.
              "¿Qué estás haciendo?" La pregunta de Minato fue lo suficientemente civilizada,
pero parecía que incluso con corazones por ojos, el 4º Kazekage no era precisamente tierno.
              "¿Qué parece que estoy haciendo? Estoy examinando el espécimen. Se requiere su
silencio". Con eso, el bastardo de un hombre se volvió hacia la ruborizada chica zorro,
obviamente disfrutando de que un hombre guapo la mirara. El Yondaime se rascó la nuca
mientras luchaba por tomar una decisión. Finalmente, no se encogió de hombros ante nadie
en particular y se aclaró la garganta.
              La Sala Blanca se volvió de un tono gris oscuro cuando relámpagos destellaron por
todo el enorme espacio. Los ojos de Yellow Flash comenzaron a brillar de un misterioso
amarillo (¡qué aleatorio!) Cuando fue levantado del suelo por su propio poder colosal.
              " ATROX TONTO, ¿CÓMO TE ATROXES A IGNORAR AL AVATAR
ELEGIDO DEL PODEROSO SHINIGAMI, EL QUE REINA SOBRE TODA VIDA
Y MUERTE DEL MUNDO MORTAL? ¡CALLATE CON TU LENGUA MAL
HABLADA ANTES DE QUE TU ALMA SEA LIBERADA DE LO QUE ESTÁ DE
PIE!" El bramido terminó y Minato perdió el brillo misterioso.
              No hace falta decir que el Kazekage no tuvo más tonos despectivos en su voz
después de eso.
              La habitación se iluminó de nuevo a su blanco festivo (concedido que nadie se
atreviera a llamarlo festivo a la cara de Minato) y Minato se sentó de nuevo en su silla y
comenzó a arreglar algunos papeles, ignorando al tembloroso Kazekage y a la ahora
desmayándose Fox-girl.
              "Le gusta jugar duro. ¡Me va a gustar!" La chica zorro, aún sin nombre, se sonrojó
de un rojo brillante y se rió para sí misma.
              "Atrox-san, ¿podrías sentarte para que podamos continuar con nuestra
discusión?" Aunque la pregunta sonaba inocente, estaba claro que no era una solicitud. El
Kazekage, que ya no temblaba porque los tipos malvados no tiemblan por mucho tiempo,
asintió con rigidez y tomó la silla opuesta a Yondaime. Minato continuó barajando papeles
y se puso sus lentes para leer (ya sabes, el tipo que la gente usa cuando intenta parecer ultra
profesional y al mismo tiempo casual) y escribió algunas notas con un bolígrafo cercano,
todo el tiempo. nunca prestando atención al fallecido Kazekage. A pesar de todas sus quejas
sobre su jefe, a Minato le encantaba pasar tiempo con el Dios de la Muerte. No era tanto
que disfrutara de la compañía real que le proporcionaba el Shinigami, no, de hecho era
bastante horrible hablar con el bastardo demasiado alegre de sí mismo. Lo que hizo que este
momento fuera maravilloso fue el hecho de que al Dios de la Muerte le encantaba presumir
de todas sus técnicas que había adquirido a lo largo de los años para hacer que cualquiera se
sintiera molesto, frustrado y completamente psicótico.
              Quiero decir, realmente no crees que Orochimaru comenzó así, ¿verdad?
              Escena retrospectiva
              "¡Nadie te ama Orochimaru, eres un bicho raro! ¡Nadie te ama!"
              "¡P-pero eso no es cierto! ¡Sarutobi-sensei me ama como a un hijo!"
              "No, no lo hace, ¡solo le gustan los niños pálidos de esa manera especial!"
              "¡Noooooooooooooooo!"
              Con eso, un joven Orochimaru se había despertado y comenzó a cortar conejitos en
el bosque para aliviar su angustia.
              El resto es historia.
              Fin del flashback
              El Shinigami más tarde pensaría que había creado un monstruo y luego se reiría y
pediría otra toma de almas humanas al camarero.
              Al recordar esa historia en particular, Minato frunció el ceño con dureza, lo que no
pasó desapercibido para el Kazekage. Volviendo al tema, Minato había aprendido algunas
técnicas más sutiles sobre cómo torturar a una persona. Las personas que se creen muy
importantes, como un malvado y sádico Kage of the Sand para un ejemplo aleatorio, por lo
general tendrán un período de atención muy corto, no acostumbrados a tener que esperar
nunca por nada en su vida.
              Y así Yondaime se puso a trabajar en sus traviesos mecanismos. Minato no se
consideraba un hombre cruel por lo que estaba haciendo, por lo que se sentía justificado en
hacer que el Kazekage esperara un poco más y, de todos modos, estaba realmente atrasado
en el papeleo.
              Oh papeleo, la perdición de la existencia de Minato. En segundo lugar estaba el
mal en sus muchas formas (excluyendo el papeleo, ya que trascendía todos los males
combinados, incluido el Kyuubi), y en un distante tercero detrás de esos dos pilares del mal
estaba el fanfiction de él y su amado estudiante Kakashi haciendo todo tipo de cosas. cosas
obscenas.
              ¿Por qué, oh, por qué escuché a Shinigami-sama cuando dijo que encontró una
serie de historias "interesantes" que me involucraban? Su idea de interesante incluye la
inundación gigante que mató a más de cuatro mil personas hace un milenio, debería
haberlo sabido mejor ...
              Mientras Minato estaba ocupado con sus pensamientos masoquistas, la chica zorro
había logrado deslizarse hacia el lado de Minato y comenzó a sentir algo. Algunos podrían
sospechar que Minato se asustaría, incluso le gritaría a la chica-zorro. Sin embargo, sus
sospechas estarían equivocadas, ya que Minato se sentó tranquilamente a un lado de su
bolígrafo y logró mantener los ojos en blanco.
              "Fox-girl-chan." Minato dijo el nombre a la ligera, aunque no tenía mucho sentido
y el Kazekage no pudo evitar que su ceja se elevara hasta la línea del cabello por ese
extraño nombre.
              "¿Sí, Yondaime-Sama?" La chica-zorro esperaba que a la Yondaime le hubiera
gustado sus acciones.
              "Tengo un nuevo nombre para ti." Minato dijo la declaración simplemente, y la
chica zorro apenas pudo contener su alegría.
              "¡Te llamaré Tsunade!" Ante esto, la chica zorro tenía una expresión muy feliz en
su rostro, sin obtener la referencia. El Kazekage, por otro lado, escupió el agua y solo tomó
un sorbo, con los ojos desorbitados, tratando de no sonreír ante el nombre. No sería bueno
que un maníaco malvado sonriese, ¿verdad? Bueno, además de esos psicóticos.
              Minato miró a Atrox, el Yondaime Kazekage, y sonrió levemente.
              "¿Te pasa algo, Atrox-san?" En este punto su voz estaba llena del calor de la
victoria, porque sabía que había roto el Kazekage, ahora solo estaba echando sal en la
herida conocida como "felicidad". Atrox tenía problemas para ser feliz.
              Escena retrospectiva
              "¡Felicitaciones Kazekage-sama, su esposa ha dado a luz a un niño!"
              El Kazekage sonrió y luego su rostro se contrajo locamente. Curiosamente, la
sonrisa parecía más antinatural que la expresión retorcida que ahora tenía en su rostro.
              "¡Maten a mi esposa y pongan al demonio de una cola en mi hijo!"
              "…¿Señor?"
              " ¡ATAÚD DEL DESIERTO!"
              Con eso, el desventurado doctor murió instantáneamente y el Kazekage ya no
sonreía. Todo volvería a estar bien en su mundo pronto.
              ¡La felicidad era para los tontos que no se daban cuenta de que sus vidas no tenían
sentido, que la muerte se los llevaría a todos! Que nada más que el poder puede hacerte
inmortal; aunque solo sea en la memoria.
              En algún lugar lejano, cierto Dios de la Muerte puso los ojos en blanco.
              Fin del flashback
              El Kazekage gruñó, al mismo tiempo reprimiendo la sonrisa que casi se había
formado en su rostro y negó con la cabeza, indicando que no pasaba nada.
              La razón por la que el estimado Kazekage casi había sonreído era bastante
simple; La referencia de Tsunade. Aunque su mejor momento fue unos años antes de su
época como Kazekage, Atrox, por supuesto, conocía al famoso médico-nin del legendario
Sannin de Konoha, entrenado personalmente por Sarutobi, el profesor de Shinobi. Atrox no
parpadeó ante un Shinobi fuerte, él mismo era un Kage y era imposible de intimidar
(mientras estaba vivo, de todos modos, ver a Minato hacer todo el mal le dio algunos
problemas a su corazón) por el poder. Sin embargo, Tsunade era famosa por dos cosas
además de sus habilidades ninja.
              Uno, ella era horrible jugando. Ni siquiera tuviste que molestarte en
emborracharla, solo burlarte de ella (fuera del alcance de tu brazo, eso es) y tendrás un ryou
fácil. De hecho, Legendary Sucker.
              En segundo lugar, odiaba a los pervertidos. Aunque la mayoría en el mundo no
sabía esto, porque lo escondió bien, Jiraiya era un gran pervertido y Tsunade tuvo que
golpearlo contra el suelo en más de una ocasión para tratar de sentir su pecho no tan
plano. La razón por la que  sabía esto es que sucedió en la arena mientras ellos (junto con
Orochimaru) estaban en una misión diplomática, y Atrox se había ofrecido gentilmente a
escoltarlos.
              Nunca más volvería a hacer esa oferta por esos tres. Uno era un fenómeno
"kukuku" que, en retrospectiva, Atrox debería haber sabido que habría sido el que lo
mataría algún día. Él simplemente rezumaba "Voy a matar a todos algún día" a su
alrededor. Jiraiya se reía constantemente y escribía en un cuaderno, ¿y este tipo
supuestamente era tan fuerte como él? Qué deprimente.
              En cuanto a Tsunade… Bueno, digamos que Atrox todavía tenía el bulto en la
parte superior de su cabeza cuando, muy accidentalmente, vio a Tsunade desnudo.
              ¡Qué perra!
              Atrox tosió levemente y preguntó con una voz muy apagada, "¿Por qué nombraste
a la chica zorro como Tsunade?" Minato sonrió y el ex Kazekage debería haber levantado
la mano y hacer que se detuviera allí mismo. Sin embargo, su curiosidad lo superó y no
hizo tal cosa. Bueno, ¡la curiosidad mató al gato! Y para este pequeño escenario, estamos
fingiendo que el Kazekage usaba una máscara de gato cuando era un cazador-ninja o algo
que está alineado con el gato. Se llama imaginación.
              "Me alegra que lo hayas preguntado, Kazekage-san." El hombre de cabello dorado
tenía una gran sonrisa en su rostro y el Kazekage estaba un poco preocupado por los
horrores que estaba a punto de presenciar.
              "Verás, esto sucedió hace muchos años, incluso antes de que me llamaran
Hokage ..."
              Escena retrospectiva
              Namikaze Minato estaba acostado en una cama de hospital, recuperándose de un
agotamiento masivo de chakra. Minato era un Chuunin para Konoha en este momento,
apenas tenía más de dieciséis años. Había sido un Chuunin durante un año, desde que
regresó de sus años de entrenamiento con Jiraiya. Jiraiya se había negado a permitir que
Minato se uniera a la academia ninja, citando la falta de entrenamiento "adecuado" para su
edad. Cuando Sarutobi intentó tranquilizar a Jiraiya diciéndole que no sería un problema,
simplemente negó con la cabeza y miró a Sarutobi a los ojos. Lo que vio allí el Sandaime
no le permitió seguir discutiendo. Fue un rayo de esperanza. Jiraiya, a pesar de todas sus
tonterías y acciones acaloradas, era un joven muy inteligente que tenía una gran percepción
para ver el talento oculto dentro de las personas. El mismo Sandaime vio mucho potencial
en el joven Minato, pero había dudado en entregarlo a Jiraiya de manera tan simple, sin que
Minato ni siquiera aprendiera lo básico. Sin embargo, cuando Minato y Jiraiya regresaron
de su viaje, Minato había pasado fácilmente el simple examen de genin, luego procedió a
golpear a todos en el examen de Chuunin, sin siquiera molestarse en ingresar con otros dos
compañeros de equipo, lo cual era inaudito, incluso para los más fuerte de genin. Por
supuesto que no fue un problema para él. Lamentablemente, el entrenamiento no había
hecho que Minato fuera menos ruidoso. Aunque Sarutobi parecía disfrutarlo mucho, nadie
más lo hizo.
              Gritarle a la enfermera solo le había proporcionado menos analgésicos, por lo que
Minato había hecho pucheros durante todo un día.
              Estuvo involucrado en la Guerra de las Rocas, tratando de ayudar a cambiar el
rumbo a favor de Konoha. Pensó que su actuación hasta ahora había sido lamentable ya que
había tenido que lidiar constantemente con el agotamiento del chakra y casi desmayarse en
medio de la pelea.
              Él fue el único que pensó de esa manera.
              Usando varias técnicas como el parpadeo del cuerpo y el Rasangan, Minato había
comenzado a darle la vuelta a la guerra de formas que nadie pensó imaginables. Su fuerza
de carácter junto con su feroz mentalidad en el campo le había llevado a muchas victorias
en Konoha solo sobre sus hombros. Llamarlo Prodigio no le hacía justicia, incluso como
Chuunin ya era uno de los ninjas de élite en todo Konoha, casi rivalizando con los mismos
Sannin.
2pt cap 6
              Y todos sabían que solo iba a mejorar.
              Hoy había eliminado a más de cuarenta Shinobi rivales y tuvo que ser llevado de
urgencia al hospital donde Tsunade se había asegurado de que permanecería vivo, si no en
las condiciones más cómodas. Apenas podía moverse y apestaba. Sin embargo, no estaba
demasiado preocupado, los únicos que tenían acceso a su habitación en ese momento eran
Tsunade y el Hokage. ¿Qué podría salir mal? Decidiendo descansar sus ojos pesados, los
cerró, pero no se durmió.
              A los pocos minutos de su descanso, una gran firma de chakra entró en la
habitación y antes de que Minato pudiera tensar su cuerpo, lo reconoció como el de
Tsunade y relajó su mente una vez más. Ella venía a menudo para realizar controles de
rutina y para asegurarse de que nada más se desarrollara a partir de su agotamiento de
chakra. Después de unos momentos de revisarlo, habló.
              "Mmm, parece que Minato-kun está dormido en este momento. Por lo general, él
está gritando en un pobre enfermera, parece que realmente excedió este momento." Minato
arqueó una ceja mentalmente ante el final 'kun' de su nombre. Por lo general, ella lo
llamaba mocoso. Supongo que estoy creciendo en ella, ¿eh hermana mayor?
              Tsunade tosió levemente y se inclinó sobre Minato, pero no examinó el jutsu. Por
lo general, Minato le preguntaba qué estaba haciendo, pero estaba exhausto y confiaba en
su habilidad para hacer técnicas médicas lo más rápido y eficientemente posible.
              Chico, ¿alguna vez se equivocó?
              "No podría doler al menos sentir una vez…" Minato estaba a punto de preguntarle
de qué estaba hablando, ya que esto hizo algo preocupante cuando sintió una mano delgada
pasar por debajo de su camisa y comenzó a sentir alrededor de sus abdominales y pecho.
              "Wow, duro como una roca, supongo que Jiraiya hizo una cosa bien…" Se rió
dulcemente de su propia broma y continuó sintiendo a su alrededor, sin notar la cara roja
como la remolacha de Minato.
              Ella ... ella ... ¿también está pervertida? ¿Quién lo hubiera pensado de esos tres,
solo Orochimaru no está pervertido más allá de lo creíble? Hablar de improbable ...
              Tsunade continuó tanteando alrededor del cuerpo de Minato, todo el tiempo el
chico rubio en la cama estaba tratando de reunir el coraje para hablar para que Tsunade se
detuviera. Por supuesto, no había forma de que esto fuera su culpa y no pensó que Tsunade
golpearía a un compañero compañero que estaba al borde de la muerte hoy.
              Pero esa no era una garantía de 100, que era lo que se requería para hablar durante
esto. Finalmente Tsunade se detuvo y Minato agradeció a cualquier deidad que escuchara
en su cabeza.
              "Hmm, me pregunto qué tan grande es ..."
              Y así Minato comenzó a maldecir a todas las deidades que podía pensar en su
cabeza.
              Sin embargo, a través de su horror se le ocurrió una idea. Una idea brillante. De
hecho, fue tan brillante que casi lo hizo sonreír.
              Casi.
              Tsunade afirmó odiar a los pervertidos, pero no le importaba agredir a una víctima
supuestamente dormida bajo su cuidado. Es hora de volverse malvado.
              Tsunade se sonrojó de un bonito tono rojo y comenzó a desabrochar los pantalones
de Minato. El Rubio esperó todo lo que pudo para hacer que el clímax fuera aún mejor, y
cuando pensó que no podía aguantar más, abrió los ojos y murmuró con la voz más
inocente que pudo reunir ...
              "¿Tsunade-nee-chan?" Tsunade se congeló durante medio segundo, luego saltó
como si se hubiera quemado severamente y comenzó a temblar de miedo por lo que
acababa de hacer.
              Minato, jugando como si no supiera nada, se dio la vuelta aturdido y miró a
Tsunade con los ojos medio despiertos, a pesar de que estaba completamente despierto.
              Tsunade sonrió y se encogió de hombros.
              "Solo estaba realizando algunos controles médicos; su sistema de chakras estaba
fluctuando en la parte inferior de su cuerpo y me estaba asegurando de que no hubiera
problemas causados por su agotamiento". La mentira de Tsunade fue muy suave y tenía
sentido, ya que ella era su médico-nin asistente.
              Lástima que estuviera despierto para todo.
              Minato se sentó y sonrió diabólicamente, y Tsunade se preocupó mucho.
              "¡Ero-Tsunade, pensé que estabas en contra de los pervertidos!" Los ojos de
Tsunade se abrieron con sorpresa.
              "Estarías en problemas si se lo digo a alguien, jejeje…" Tsunade arqueó una ceja
ante el tono de voz de Minato.
              "¡Ahora eres mi perra!" Los ojos de Tsunade se agrandaron y se desmayó.
              Fin del flashback
              Atrox estaba negando con la cabeza ante la historia, mientras que la chica zorro,
ahora apodada Tsunade, tenía una mirada muy halagada en su rostro. Sonriendo levemente
ante el recuerdo, Minato se enderezó en su asiento e hizo que la sonrisa se desvaneciera, su
rostro se volvió severo.
              "Atrox of the Desert, estás aquí para responder por tus crímenes contra la
humanidad. Pongámonos manos a la obra". Dentro del mini, Yondaime se estaba dando
palmaditas en la espalda.
              Hombre, soy tan genial, que tenía todo el peso de mi poder como juez de
almas.  ¡Este Kazekage va a aprender que no te metas conmigo y te escapas!
              "Que te jodan, Minato-san." Atrox dijo esto de manera uniforme, sin mostrar
ningún indicio del miedo anterior que mostraba.
              Aw mierda.
              "En primer lugar, los miles que has matado como líder de la Arena y por tus manos
como Shinobi ... estás oficialmente perdonado". El Kazekage no pareció ni un poco
sorprendido.
              "Vaya, gracias, Minato- sama ." La oración de Atrox rezumaba veneno y el
sarcástico honorífico al final no ayudó a que la oración pareciera más atractiva.
              El hombre de cabello rubio mostró una amplia sonrisa, mostrando que Atrox no lo
intimidó en lo más mínimo.
              "Sin embargo, no se te perdonará por haber sellado a Shukaku dentro de tu hijo,
Gaara." El antiguo gobernante de la hoja aprendió hacia adelante y entrelazó los dedos
debajo de la barbilla y esperó la respuesta de Atrox.
              "Ah Minato-san, no sabía que tu muerte también te convertiría en un hipócrita. Mis
espías dentro de la hoja me informaron desde hace mucho que no soy el único que tiene
grandes demonios sellados dentro de sus hijos ..." El pelirrojo dejó que la declaración
colgara mientras los ojos de Minato parecían estar en llamas por su furia.
              "Solo que tendrías tanto descaro como para comparar una situación en la que
ordenaste que una bestia contenida que no era una amenaza para nadie fuera sellada dentro
de un niño con una situación en la que yo dirijo a la bestia con cola más grande matando a
cientos de mi gente y a mí. entregué mi vida solo para que la aldea no fuera totalmente
destruida. De alguna manera, no creo que se comparen ". Atrox se sorprendió de que
Minato le hubiera disparado con más veneno del que había podido reunir. Cómo la muerte
debe cambiar a las personas.
              "En mi aldea, el niño es considerado un héroe. En su aldea, ha intentado asesinarlo
en numerosas ocasiones, ¿qué tiene que decir por usted mismo?" Minato esperaba que
sucedieran muchas cosas. No esperaba lo que sucedió en realidad.
              Atrox se rió.
              No fue una risa cruel, al menos no del todo. Se llenó de alegría genuina y continuó
durante muchos momentos antes de que finalmente se apagara.
              "Oh, cómo te compadezco en este momento, Minato-san." Había una crueldad en
sus palabras con la que el rubio no se sentía cómodo. No sabía lo que significaban sus
palabras, y con este trabajo era un mal hábito estar desinformado.
              "Aquí hay una noticia para ti; tu hijo no es tratado como un héroe, sino como un
monstruo. Casi como si fuera el mismo Kyuubi. Tus aldeanos, e incluso algunos Shinobi,
no son mejores que los míos, Minato-san. " Las palabras de Atrox clavaron a Minato como
una daga en el corazón, y no pudo contestar. Su confusión y ansiedad debieron reflejarse en
su rostro.
              "No temas Minato-san, si las cosas salen como creo que irán, tu mentor estará aquí
para explicarte las cosas antes de que te des cuenta. Ahora, ¿por qué no me envías a donde
vayas, ya que mi objetivo del día es? pasó y ya no deseo hablar contigo ". Atrox se reclinó
en su silla y esperó a que Minato hiciera lo que fuera que hiciera.
              Minato, por su parte, solo pudo asentir tontamente y formar los sellos al reino
donde deseaba enviar al antiguo Kazekage. Aunque hizo su tarea con la misma habilidad de
siempre, su mente estaba en otra parte. Las palabras de Atrox habían recibido un duro
golpe. Minato no sabía cuánto de eso era cierto, pero sabía que al menos Atrox creía lo que
estaba diciendo, y eso era suficiente para enfermar a Minato con la posibilidad de que lo
que estaba diciendo fuera la verdad absoluta.
              Atrox se acercó al portal azul giratorio que Minato había creado para él y le dio
una mirada más de pasada a su otrora rival y amigo.
              Minato, nunca podría dejar de ser un bastardo, ¿verdad?
              Con ese pensamiento caprichoso, Atrox atravesó el portal y se cerró detrás de él.
              Sentado en su escritorio, el Yondaime levantó la cabeza y sus ojos mostraron una
furia mal contenida como nunca antes había estado allí.
              La próxima persona que venga aquí desde Konoha… tendrá que responder por
esto.
              Con ese pensamiento, Minato volvió a su papeleo.

* Capítulo 7 *: Se enseña al profesor


 
              Capítulo 7
 
              Mis revisores apestan adivinando
 
              Minato sostuvo al ciudadano de Konoha en el aire mientras su Rasengan cargaba
en su mano izquierda. La intención de matar de Minato estaba rezumando de él.
              "¿Qué sabes sobre el tratamiento de Uzumaki Naruto? ¡Dime o te vas al
infierno!" La voz de Minato se había elevado a medida que avanzaba.
              El niño de seis años procedió a ensuciarse.
              Minato no estaba siendo exactamente discreto en su búsqueda de la verdad. El ex
Hokage había esperado cinco minutos en el maldito espacio en blanco hasta que el botón de
cola señaló que alguien había llegado. El plan maestro de Minato lo tenía saltando a cada
persona hasta que llegara alguien de Konoha. ¡Afortunadamente para él, la primera persona
que murió (y qué mal momento para patear el cubo ...) fue de Konoha! ¡Éxito!
              … Lástima que era un niño de seis años que ni siquiera sabía el nombre de Naruto
por un aderezo de ramen, mucho menos nada que ver con su mal trato.
              Minato tuvo la presencia de ánimo para parecer avergonzado, a pesar de que no le
importaba un carajo (por el momento) el niño.
              Lo que pudo haber sucedido después fue que Minato procediera a bajar al niño con
calma, pedir disculpas de la manera adecuada y enviar al pequeño en su camino.
              Por desgracia, Zabuza eligió este momento para hablar una vez más.
              Eso no fue muy sabio.
              "Y dicen que soy el pedo" - La frase que Zabuza había elegido (mal en eso) fue
interrumpida por un Rasengan en la mandíbula; la fuerza detrás del golpe fue suficiente
para que Zabuza ni siquiera pudiera ver más el blanco en el maldito espacio en blanco. La
sensación de impacto calmó a Minato mientras perdía su comportamiento enloquecido e
indiferente y solo suspiró profundamente derrotado.
              Si no puede decirlo, nuestro joven juez de almas no estaba lidiando bien con la
noticia de que la aldea no había atendido su pedido de que su hijo fuera visto como un
héroe. Minato no creía que Naruto debiera ser mimado, no hay nada de malo en mantener a
raya el ego de un niño. Pero esto era obviamente despreciable.
              Se podría argumentar que eludir a todas las personas que acudieron a su
jurisdicción en busca de respuestas no era la forma responsable de manejar esta
situación. Aunque cualquier "Uno" que quisiera argumentar este punto probablemente
estaría haciendo un viaje muy desagradable al infierno antes de llegar al meollo de su
argumento.
              Las manos de Minato comenzaron a temblar mientras la tensión comenzaba a
desbordarse. Era raro ver a un ninja veterano temblar así, más raro aún era que se sintieran
tan impotentes como Minato se sentía ahora. Le trajo recuerdos de una época en la que
todavía era un Nin incipiente.
              Escena retrospectiva
              "P-pero Jiraiya-sama, me tiemblan las manos. El manual dice que esto podría ser
peligroso incluso para simples Jutsus." La preocupación en la joven voz de Minato era
evidente. Jiraiya no pareció compartir la preocupación mientras lo despedía.
              "Esos libros son para principiantes, para los naturales como tú, no importaría si lo
hicieras en tu cabeza, todo saldrá bien".
              "Si tu lo dices… ¡Henge!"
              La siguiente explosión estableció cuatro récords mundiales, incluida la forma más
singular de dejar calvo a un niño menor de 13 años.
              "UPS." La voz de Jiraiya era anormalmente mansa por una vez.
              Por supuesto, el gran y poderoso Jiraiya no había informado a su joven (y oh, tan
ingenuo) aprendiz que las dos veces que había intentado realizar un jutsu mientras estaba en
su cabeza, el demonio zorro de nueve colas se había enterado de la perturbación y pensó
que Me divertiría un poco con lo que sea que lo haya causado. Lamentablemente, la tercera
vez que esto sucedió, cuando Minato era mayor, Jiraiya se quedó sin Scooby Snacks.
              Avance rápido
              Minato había pensado durante mucho tiempo que Orochimaru había sido quien
había desatado al zorro demonio. Sin embargo, cuando le dijo esto al Shinigami,
simplemente se burló de él.
              "Honestamente Hokage-kun, ¿crees que ese tonto tonto de prueba mío podría
convocar a algo como un demonio más grande, y mucho menos al más fuerte de todos? No,
me temo que tu teoría está muy equivocada." Minato no pudo apartar el ceño fruncido de su
rostro y decidió ignorar el "tonto de prueba mío" por el momento.
              "¡Pero tengo gráficos! ¡Hay docenas y docenas de gráficos!" La voz de Minato
sonaba suplicante mientras sostenía muchos diagramas multicolores que parecían haber
tardado muchas semanas en prepararse.
              El Dios de la Muerte arqueó una ceja ante su tono.
              "Está usted equivocado." El tono muerto en la voz del Shinigami coincidía con su
apariencia por una vez.
              "¡No quiero estar equivocado!" El lloriqueo de Minato no tuvo el efecto deseado
en el noble e infalible (¡sus propias palabras para empezar!) Dios de la
Muerte. Simplemente que continuar discutiendo con su precioso Hokage que estaba en un
"ataque incontrolable de negación", sacó dos objetos: un cuchillo ritual (usado para muertes
"oficiales", si preguntas demasiado sobre muertes no oficiales, serás uno) y Un pedazo de
cuerda. La cuerda tenía una hoja de papel singular que tenía un nombre: "Uzumaki Naruto".
              Minato miró la cuerda por un momento antes de hacer un puchero.
              "Eso es hacer trampa." El Dios de la Muerte simplemente sonrió. En realidad, era
más como la expresión facial más malvada y vil que uno esperaría nunca ver en su
vida. Pero si la Muerte lo llama una sonrisa, nadie va a estar en desacuerdo. Así es como
funciona la vida.
              "Nunca pretendí jugar limpio". Con un movimiento de puño, Minato se
teletransportó lejos del Dios de la Muerte justo cuando la Asistente-Sama salió de las
sombras.
              "Uno de estos días se dará cuenta de que esas cadenas no tienen sentido". El
Shinigami volvió su mirada de odio hacia su asistente.
              "Esperemos que nadie se emborrache y le diga esto, ¿eh?" La risa nerviosa que
siguió fue música para los oídos del Shinigami.
              Fin del flashback
              El humor sombrío de Minato empeoró cuando tuvo que reprimir una sonrisa ante
los recuerdos del entrenamiento con Jiraiya. No había ningún dolor allí excepto por la
pérdida de cabello.
              ¿Había perdido su ventaja como Shinobi? Recordó un momento en el que podía
contener toda la furia justa en su corazón y cientos yacían a su paso ... ¿la muerte lo había
ablandado?
              "No lo creo Minato-kun, siempre has tenido un buen corazón y te das cuenta de
que nadie a tu alrededor es el enemigo. Te das muy poco crédito".
              "Cállate Sarutobi" - había hablado la boca de Minato antes de que su mente lo
entendiera. Dándose la vuelta antes de ver al Sandaime Hokage, con túnica y todo, frente a
él con una suave sonrisa en su rostro.
              "Cuánto tiempo sin verte, Yondaime." Sarutobi inclinó su sombrero hacia el joven
antes de quitárselo y sentarse frente al escritorio de Minato. Minato estaba de pie aturdido
mientras el Sandaime encendía una pipa y parecía estar esperando a que continuara la
conversación.
              No lo puedo creer.  ¿Está muerto? ¿Cómo?  ¿Por qué?  Este anciano era más
terco de lo que yo podría esperar ser.  ¿Primero el Kazekage y ahora Sarutobi? ¿Por qué
tengo la sensación de que está pasando una mierda importante en el mundo de los vivos?
              Yondaime se acercó rígidamente a su escritorio, se plantó en su silla y respiró
hondo.
              "Explicar." La indicación de una palabra fue todo lo que Sandaime necesitaba
cuando comenzó a hablar.
              "En primer lugar, el Shinigami envía sus saludos, Minato. Debo alabar una vez
más tu genio y agradecerte humildemente por crear el sello de la muerte, porque ahora ha
salvado a Konoha dos veces". Minato enarcó una ceja aunque las piezas se conectaban con
bastante claridad para él ahora.
              "Orochimaru, disfrazado del Kazekage, se coló en Konoha con planes para
invadirlo. Aunque obviamente no estoy al tanto de cómo terminó, puedo decir con
seguridad que sin el uso de sus brazos Orochimaru, por muy orgulloso que sea, se dará
cuenta de que no es rival para el resto de Konoha y se retirará ". Los ojos de Minato se
oscurecieron.
              "¿No te quedaban fuerzas?" Sandaime se rió entre dientes ante la pregunta y tomó
otro cigarrillo de su pipa.
              "Me temo que no. Sabía que no era rival para él, pero había pensado que si
pudieras contener al Kyuubi, entonces podría hacerlo con Orochimaru. Si tuviera que hacer
una hipótesis, supongo que mi error fue subestimar tu vida. fuerza en comparación con el
Kyuubi ". El anciano tenía una leve sonrisa en su rostro que era difícil de ubicar. Mientras
tanto, el rostro de Minato se había endurecido cuanto más explicaba Sarutobi.
              "Todavía te sientes responsable, ¿no?" La pregunta era vaga, pero Sarutobi
respondió de todos modos.
              "Sí."
              Minato nunca habría acusado abiertamente a Sarutobi de reprimirse porque era su
antiguo alumno preciado, pero ambos sabían la verdad. Sandaime había cumplido con su
deber con la aldea y al mismo tiempo le había salvado la vida a Orochimaru. Sandaime
sabía que Orochimaru era irredimible, pero a Sarutobi le parecía demasiado cruel que la
persona que era algo responsable de su giro retorcido fuera la que acabara con su vida.
              Minato enderezó algunos papeles sueltos en su escritorio y decidió que era hora de
llegar al tema de Naruto.
              Mientras tanto, con el Shinigami
              Cuando has existido durante eones, esperas pocas sorpresas. Claro, el ocasional
"perdón por haber dejado embarazada a su hija, jefe" le sucedía a un Dios extraviado de vez
en cuando. Las actividades puramente personales conducen a la mayoría de las sorpresas
después de tanto tiempo. Pero para el Shinigami, parecía que su trabajo siempre lo
desafiaba.
              Y entonces se sentó frente a dos manos, y ambas le dieron el dedo medio. Podrías
creer que había un cuerpo unido a estos dos brazos, pero no. Porque estos eran los brazos
de Orochimaru, ahora en la tierra de los muertos lidiando con los Shinigami mientras el
Dios de la Muerte dejaba que Sarutobi hablara con Minato. En retrospectiva, no parecía una
buena idea, pero el Dios de la Muerte, tan cruel e indiferente como lo era para la mayoría,
no podía evitar a su Minato de la misma manera.
              "Entonces los brazos de Orochimaru. ¿Te acuerdas de mi voz?" El Dios de la
Muerte habló claramente, ya que Arms no tenía el mejor sentido del oído. Parecieron hablar
entre ellos a través del lenguaje de señas por un momento antes de que ambas manos
asintieran.
              Y luego se agarraron al cuello del Dios de la Muerte en un intento de
estrangularlo. Fue todo lo que pudo hacer el Shinigami para evitar que sus ojos se pusieran
en blanco. Apartando las manos, rodeó el escritorio y levantó los brazos que luchaban.
              "Orochimaru-kun, incluso sin tu cerebro me recuerdas. Me siento halagado." El
rostro del Dios de la Muerte se contrajo en una sonrisa muy desagradable. Los brazos de
Orochimaru se estremecieron de miedo.
              Escena retrospectiva
              Orochimaru estaba cerca de lograr finalmente la inmortalidad que sus sueños
habían descrito. Innumerables cuerpos yacían a su paso hacia su objetivo. Habían tardado
muchos años, pero al fin todos los que le habían hecho daño pagarían. Bueno en realidad
no. Ganar la inmortalidad significaba poco si no podías dominar una ciudad entera de
ninjas y luego matar a tu antiguo sensei. Pero maldita sea, fue un buen comienzo, ¿de
acuerdo?
              Así que unos pocos "Kukukuku" más tarde, Orochimaru estaba listo para
comenzar el ritual cuando todo se detuvo. Los vapores de la poción se habían congelado en
el aire; el sudor del cuerpo de Orochimaru había dejado de gotear. Era como si el tiempo se
hubiera detenido por completo.
              De hecho, eso es exactamente lo que era, pero "como si" lo hace sonar genial y
misterioso.
              Un hombre con una túnica negra silbó mientras pasaba junto a los cadáveres,
tocándolos brevemente para que sus almas pudieran descansar en paz. Mirando a
Orochimaru, puso los ojos en blanco.
              Oh Orochimaru-kun. ¿Quién podría haber imaginado que destruir todo lo que te
mantenía cuerdo podría convertirte de alguna manera en un loco maníaco y
manipulador? El Shinigami se encogió de hombros y caminó hacia la forma ahora
congelada de su mortal favorito . Metió una mano huesuda en su abrigo y recuperó un vil
líquido oscuro que sospechosamente no tenía marcas. Quitándose el tapón, el Dios de la
Muerte lo vertió en la bebida que Orochimaru estaba a punto de devorar, la que
supuestamente lo haría inmortal.
              Lo siento Orochimaru-kun, aunque temo el día en que te pueda seguir la pista,
incluso yo tengo un límite en mi lado sádico.
              Con esa tarea hecha, el Shinigami abrió un portal al reino de la muerte, dejando
que el tiempo comenzara una vez más mientras pasaba por el portal.
              Minutos después, el dulce sonido de un hombre enfurecido con un ceceo de
serpiente recién adquirido se podía escuchar en los pasillos de los muertos.
              Resulta que el Shinigami había estado mintiendo cuando dijo que tenía un límite
en su lado sádico.
              Fin del flashback
              El Shinigami decidió que tener los brazos experimentados por algunos de sus
investigadores sería el curso de acción adecuado por ahora. Sabía que eventualmente los
brazos encontrarían un medio de escape y se soltarían por el complejo. ¡Entonces podría
comenzar la experimentación divertida! Sonriendo para sí mismo, los pensamientos del
Dios de la Muerte lo llevan a su precioso Hokage-kun. Decidiendo vigilarlo, abrió un portal
al maldito espacio en blanco para ver cómo iba la reunión. Lo que encontró no lo
sorprendió mucho.
              Tres minutos antes
              "¿Tengo razón al entender que la razón por la que no intervino más en la situación
fue por temor a que el consejo de ancianos, o quizás los clanes, lo destituyeran como
Hokage?" Minato era la imagen de la serenidad mientras sus brazos estaban atados debajo
de su barbilla, pareciendo contento de esperar pacientemente la respuesta de Sandaime.
              "Sí Minato, eso es correcto. Aunque puedo ser el líder de la aldea, no tengo poder
absoluto." Sarutobi había hablado de esto una y otra vez; hasta ahora, su único sucesor se lo
estaba tomando sorprendentemente bien. Sin embargo, sabía que esto no duraría.
              Había esperado que hubiera durado más de dos segundos después de haber
pensado eso.
              "¡Sarutobi, no me vengas con eso! Aunque técnicamente tuviste que ceder algunos
puntos, si tiraras por algo lo suficientemente fuerte, nadie en todo ese país pelearía contigo
por eso. Traes demasiado prestigio y eres demasiado respetado para que ellos simplemente
¡Deshazte de tu opinión! " Minato estaba comenzando a perder la compostura, y aunque el
3er Hokage no lo culpó por estar molesto, no quería que esto se saliera de control.
              "Minato, debes entender" - Resultó que no fue lo correcto, ya que Minato rompió
su escritorio por la mitad mientras se paraba, luciendo un asesino.
              "¡No tengo que entender nada Sandaime!" Sarutobi se sintió desconcertado por el
duro uso de su título por parte de Minato, y simplemente miró al joven.
              "Confié en ti Sandaime, confié en ti con mi hijo. El resto de Konoha son tontos
ignorantes, demasiado asustados para entender completamente que el demonio no escapará
de la jaula que construí para él. pueblo, tampoco puedo encontrar mucho odio.
Simplemente no saben nada mejor. ¡Pero a ti, Sarutobi! Te encomendé. Morí en tus brazos;
mis últimas palabras fueron para que mi hijo fuera visto como un héroe. ¿Amenazas a su
vida? ¿Estás bromeando? No hay una sola roca que Nin pueda esperar compararse con las
habilidades de Kakashi (Minato no mencionó que se debió a que él los mató a todos), y
estoy seguro de que esas habilidades se han sólo ha mejorado desde mi muerte. La
precaución es una cosa, pero ¿permites que mi hijo crezca para ser odiado? Dame una razón
por la que no debería enviarte directamente al infierno en este momento ". Los ojos de
Minato se entrecerraron mientras parecía estar haciendo una pregunta genuina a Sarutobi.
              El Shinigami, habiendo llegado en medio de la diatriba, decidió que ya era
suficiente.
              "Minato-kun, deja de ser una reina del drama." El Sandaime no pudo evitar reírse
entre dientes cuando un poco de tensión dejó el aire. Minato no pareció tomar demasiado
amablemente el desaire y comenzó a abrir la boca para hablar cuando el Dios de la Muerte
lo interrumpió.
              "Deja de ser tan mezquino Minato-kun. Si bien es patéticamente lindo verte
lloriquear como una niña por una cosa tan pequeña, debo pedirte que te abstengas de
amenazar a un miembro de mi colección." La fuerza del Shinigami sonrió benignamente, lo
que para la mayoría de los demás parecía una mueca horrible.
              El Yondaime puso los ojos en blanco y dejó escapar una gran cantidad de aire
caliente, decidiendo que era mejor no ponerse tan nervioso cuando no podía Rasengan algo
en el futuro inmediato. El Dios de la Muerte le sonrió a Minato, esta vez dando lo mejor de
sí para lucir como una sonrisa humana.
              "De todos modos, ya que detuviste tu ataque infantil, puedo decirte que te he traído
noticias de Naruto que quizás te interese escuchar." El jefe de Minato procedió a
permanecer en silencio esperando algún tipo de reacción.
              ¿De verdad piensa que voy a estar tan impaciente que me va a hacer saltar arriba
y abajo como una colegiala cuando está en celo?
              El Shinigami miró hacia el Yondaime y tosió cortésmente.
              Estúpido…
              "Oh, ¿qué noticias traes Shinigami-sama? ¡Oh, estoy tan emocionado de escuchar
lo que tienes que decir!" El Shinigami le dio una palmada a Minato en la parte posterior de
la cabeza por siquiera intentar burlarse de él.
              "Qué sincero de tu parte, Minato-kun. Mientras fui convocado al mundo de los
vivos para cuidar algunos miembros sueltos, pensé en controlar a tu hijo. A pesar de tus
mejores intentos de parecer un tonto, tu hijo lo está haciendo de manera excelente y no
espero verlo en muchos años ". El Dios de la Muerte le dio una palmada en la espalda a
Minato de buen humor, cuyo estado de ánimo había sido ayudado por las buenas noticias.
              "Ah Minato-kun, un par de cosas de interés antes de dejarte. Me encontré con una
versión actualizada de mi amado botón de cola. No es mucho avance, pero te dice
convenientemente la cantidad de personas que esperan tu servicios." El Shinigami se volvió
hacia Sarutobi y le indicó que pasara por el portal que había creado cuando
llegó. Saludando por última vez a su pseudo-aprendiz, el tercer Hokage de Konoha se
marchó. Bueno, por el momento de todos modos.
              Curioso por saber cuántas almas estaban esperando, Minato presionó el botón
designado para que apareciera un número digitalizado en la pantalla.
              1022
              Solo me reconforta el hecho de que este día no puede ser peor.
              "Oh, una última cosa Minato. Ya que Zabuza parece haberse caído por unas
escaleras o algo por el estilo, mi Asistente se hará cargo de sus deberes durante los
próximos días." Inclinándose levemente, el Dios de la Muerte dejó a Minato con sus
pensamientos. Por el momento, solo un pensamiento claro estaba pasando por la cabeza del
hombre.
              Minato - 0, Destino cruel - 1
* Capítulo 8 *: Minato se toma un día
 
              Capítulo 8
 
              Día libre de Minato # 2: el Shinigami contraataca
 
              Minato miró adormilado el contador digital en su nuevo botón de cola; el número
le devolvió la mirada sin apartarse de su mirada, burlándose de él. O tal vez los contadores
digitales simplemente no se dieron cuenta cuando los estaban mirando hacia abajo. A pesar
de haber enviado ya muchas almas en su camino, el botón Cola no pareció
impresionado. Actualmente, el número se redujo a 904 . Minato reflexionó que no era una
buena señal cuando el número "904" podía considerarse bajo, y gruñó tanto. El asistente del
Dios de la Muerte simplemente lo olió con aire de suficiencia.
              "Oh, anima Minato; no estamos haciendo nada que no sea importante. No veo
cómo puedes quejarte de estar sentado detrás de un escritorio todo el día y hablar con la
gente. Debes ser bastante antisocial". Dicho esto, se dio la vuelta y saludó a un joven ninja
que había muerto en el ataque de Konoha, era un ex ninja de Sound.
              "Voy a tomarme un descanso, volveré en unos pocos", dijo Minato de mal
humor. Su asistente temporal asintió brevemente antes de volverse hacia el hombre y
discutir su vida.
              Con una sonrisa malvada en su rostro, Minato le dio un saludo burlón al asistente y
se teletransportó, intenciones desconocidas para todos menos para él.
              Sala de descanso de los MALDITOS
              Minato llegó para descubrir al Shinigami riendo malvadamente mientras se
acurrucaba sobre algún objeto. Sin querer saber qué estaba tramando el Shinigami, Minato
pasó junto al Dios de la Muerte, tomó una taza de café y comenzó a servir un poco de
descafeinado (el Shinigami le había prohibido beber cualquier cosa que no fuera
descafeinado, algo acerca de que no necesitaba más energía) mientras silbar una melodía. A
la mitad de verter la crema en su Café y tomar una pajita para removerlo, el Dios de la
Muerte se acercó a él con una expresión neutra (léase: espantosa) en su rostro.
              "Hola Hokage-kun, ¿no está un poco ocupado para ti dejar tu lugar de trabajo?" El
Shinigami tenía los brazos cruzados, una vez más tratando de parecer amenazador. Minato
no parecía tan preocupado.
              "Me estoy tomando un descanso. Puedo tomar descansos, ¿no?" El Yondaime no
tuvo que esforzarse mucho en lucir exhausto, ya que lo estaba sintiendo. Incluso cuando
alguien no está atado a un montón de carne y huesos, la mente se fatiga. El Shinigami miró
a su mascota por un momento antes de asentir en su ascenso y abrir un portal al mundo de
los vivos.
              "Cuídate, Hokage-kun. No me gustaría escuchar ningún accidente mientras esté
fuera." Con una última mirada al antiguo Hokage, el Dios de la Muerte atravesó el portal
hacia lugares desconocidos. Minato miró alrededor por un momento asegurándose de que
no hubiera nadie allí. Después de comprobar que estaba solo, Minato se sentó y suspiró
aliviado.
              "Ah, nada cura el cansancio como un día de descanso para calmar el alma". Minato
tomó un sorbo de su café, sin importarle nada en el mundo.
              Mientras tanto, en el maldito espacio en blanco ...
              "¿Qué quieres decir con que no tienes la autorización para enviarme en mi
camino?"
              Los asistentes no deberían quedarse solos para lidiar con un gran grupo de ninjas.
              "¡Ahora escucha, bruja, no tengo tiempo para tratar con una secretaria! Así que
deja de tartamudear y déjame hablar con alguien que pueda responder algunas de mis
preguntas. Si dices" cálmate "una vez más, voy a clavar esta hoja tan lejos en tu "- El
hombre iracundo fue interrumpido por una mujer de aspecto severo que tenía escrito" He
estado en el ANBU demasiado tiempo "sobre sus alguna vez hermosos rasgos. Oh, no
hagas que la realidad se desvíe, estaba fumando, pero la mirada de muerte en sus ojos
arruinaba el momento cada vez.
              "Eso es suficiente, Hayate." La mujer dio un paso adelante y puso una mano sobre
el hombro del hombre, aparentemente Hayate. Hayate asintió secamente y se alejó del
escritorio, murmurando sombríamente todo el camino. El asistente del Dios de la Muerte
estaba muy agradecido por haber decidido irse. Estaba teniendo un día muy malo, desde
que el precioso Minato del Shinigami la había abandonado. Solo estar fuera tres minutos
no constituía exactamente un abandono, ¡pero se sintió más largo, ciertamente!
              Estos ninjas fueron tan ingratos. Assistant-sama siempre había hecho todo lo
posible por ser educada y adecuada, para satisfacer las necesidades de los caídos, tal como
lo hizo con los vivos durante su tiempo de vida. Pero esto fue ridículo. Primero Minato la
rechazó y se burló de ella, como si fuera una tonta estúpida que pudiera ser arrojada a un
lado fácilmente. Oh, pero ella se lo mostraría. Ella les mostraría a todos. Enfadada, de
repente se levantó del escritorio, decidida a finalmente defenderse. Rápidamente fue
noqueada por el shuriken pesado en la espalda de un ninja pelirrojo que había estado parado
detrás de ella meditando.
              La revolución esperaría otro momento, al parecer.
              Ubicación no revelada
              Orochimaru estaba en la ducha, haciendo todo lo posible para defenderse de la
agonía que le causaban sus brazos. Nunca había imaginado que su sensei pudiera tener
tanto poder restante en ese viejo saco de huesos al que llamaba cuerpo. Incluso después de
defenderse de dos Hokage, le quedaba suficiente pelea para hacer que sus meses de
planificación se desperdiciaran. Bueno, no del todo, considerando que había logrado su otro
objetivo: el cuerpo de Uchiha Sasuke sería suyo pronto. Kukuku.
              Después de reflexionar, Orochimaru no estaba seguro de por qué se reía con
maldad incluso en sus pensamientos, pero se sentía natural, kukuku.
              Siseando, Orochimaru presionó un botón con su lengua (imaginar eso tan
vívidamente no sería considerado lo más inteligente para aquellos con un estómago débil) y
la ducha se abrió. Orochimaru se sorprendió de que el agua caliente no produjera ningún
dolor adicional y solo dejó escapar un suspiro de satisfacción cuando el agua se deslizó por
su brazo adormecido, tranquilizándolos ligeramente.
              Si bien este podría haber sido un buen momento para Orochimaru, no iba a suceder
así. El Shinigami, tan retorcido y obsesivo como siempre, había elegido este momento para
visitar a su víctima favorita. Sin embargo, descubrirlo desnudo le había hecho vomitar todo
tipo de cosas desagradables. Afortunadamente, cuando hizo su entrada, se había
recompuesto. El Dios de la Muerte, inmortal y nacido cuando el universo aún se estaba
formando, tenía algunos problemas, defectos de carácter por así decirlo, que no se habían
resuelto. Ser un completo bastardo puede o no haber sido uno de ellos. Independientemente,
el Shinigami se acercó a Orochimaru y agitó las manos frente a su rostro, comprobando tres
veces que Orochimaru no se daría cuenta de que tenía compañía. El Shinigami llevó su
mano hacia adelante y la pasó a través de los dos brazos de Orochimaru, lo que hizo que
gritara de desesperación mientras se arrodillaba, el dolor se apoderó de él. En unos
momentos, Kabuto estaba al lado de su maestro, usando técnicas de curación para eliminar
el dolor.
              El Dios de la Muerte no sabía por qué hacía eso, pero parecía una buena idea y le
dio una pequeña sensación de satisfacción, así que decidió invertir algo de tiempo en
torturar físicamente a Orochimaru, hacer un pequeño viaje agradable. Quizás se estaba
volviendo corrupto después de todos estos años. Ante ese pensamiento, abofeteó uno de los
brazos de Orochimaru, lo que le hizo gritar de forma inhumana.
              No, nada corrupto en esto, se tenía que divertir demasiado para que esto fuera algo
malo. Bueno, demasiado mal de todos modos.
              Después de que el Shinigami le causara más dolor, Orochimaru gimió y Kabuto
hizo lo único que se le ocurrió para aliviar el dolor: besar a su maestro en la frente para que
el dolor cesara.
              Pronto comenzó otra ronda de vómitos.
              Mientras tanto, con Minato ...
              "¡Wheeeeeeeee!" El joven gritó mientras Minato lo lanzaba al aire una vez más,
enviándolo cientos de metros en el aire. En su raro día libre, a Minato siempre le gustaba
visitar los diferentes mundos en la inmensidad que era el más allá para ver a las personas
que había juzgado. Este en particular era un niño llamado Michael (o Mike por sus
compañeros, es extraño que tus mayores siempre parezcan decir el nombre completo ...)
que había sido asesinado por sus padres para poder comérselo con la esperanza de seguir
con vida. durante unos días más. Les funcionó, pudiendo vivir muchos años después de eso
hasta que la pareja de ninjas murió en una inundación.
              El encuentro entre ellos y Minato fue ... muy interesante, por decir lo menos.
              Escena retrospectiva
              "¡Dolor! ¡Tortura! ¡Sufrimiento! ¡AHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!"
              Fin del flashback
              No hace falta decir que la pareja aún no había visto ningún tipo de luz desde que
desaparecieron del maldito espacio en blanco.
              Lejos de pensamientos tan oscuros, estaba el niño de seis años frente a Minato,
sonriendo con locura. El ex Hokage lo había tomado bajo su protección de alguna manera,
enseñándole todo tipo de bromas para causar muchos estragos inofensivos, y algunos no tan
inofensivos.
              El joven sigilosamente (no realmente, hizo un montón de ruido, pero Minato nunca
le diría eso) se arrastró hacia Minato, haciendo todo lo posible por evitar la atención de los
hombres y mujeres que estaban junto a un lago local relajándose después de su
vida. Finalmente se acercó lo suficiente al Yondaime para susurrarle sin ser escuchado por
oídos indiscretos.
              "Minato-sensei, ¿estás seguro de que es una buena idea? Estos tipos no parecen del
tipo comprensivo." El maestro miró al aprendiz con una nueva luz. Luego procedió a
golpearlo en la parte superior de su cabeza.
              "¡Deja de tratar de ser todo sabio y joder a Michael! ¡Tienes al cuarto Hokage, el
ninja más grande de la historia, a tu lado! ¿Qué tienes que temer de un grupo de
viejos?" Minato había estado asintiendo pensativamente mientras hablaba, su acuerdo
consigo mismo tomando una manifestación física.
              "¡Pero Sensei, hay tres Hokage ahí abajo!" De hecho, el joven tenía razón. Los
Shodaime, Nindaime y Sandaime estaban junto al lago, escondidos detrás de los arbustos
mirando a media docena de atractivas mujeres bañándose.
              Minato le sonrió con malicia a su compañero.
              "Oh, sé quién está ahí abajo. Ten un poco más de fe en la habilidad de exploración
de tu compañero, ¿verdad?" Con eso, Minato sonrió ampliamente y el joven también sonrió
- Si el Yondaime decía que todo iba a salir bien, por supuesto que sería verdad. Con sus
temores disipados, Michael bajó a sus corazonadas y escuchó atentamente mientras Minato
le daba sus instrucciones sobre cómo aprobar este fantástico doble examen final superdifícil
para convertirse oficialmente en un Shinobi honorario. Dando el visto bueno, Yondaime
observó con orgullo cómo su aprendiz se dirigía hacia los tres ancianos que miraban
furtivamente. Minato esperaba que este plan funcionara, porque si no, todo estaba perdido.
              Minato luego notaría que era inmensamente difícil construir algún tipo de
suspenso sobre atrapar a pervertidos en el acto, pero continuaría intentándolo.
              Mike se dirigió hacia los tres legendarios ninjas que se reían suavemente mientras
una atractiva joven se sumergía en el lago, sus curvas se mostraban de vez en cuando
mientras disfrutaba del calor del agua. Los tres hombres estaban demasiado ocupados con
el espectáculo para notar el ruido detrás de ellos, y les costaría.
              Mike se aclaró la garganta y comenzó a hablar en voz alta.
              "¡Guau! ¿Qué están haciendo aquí? Solo quería hacerles algunas preguntas y-" Los
tres hombres le hacían señas para que se callara con expresiones de súplica en sus rostros,
pero era inútil, la mujer ya había escuchado sus gritos. y ahora estaba completamente fuera
del agua, con una expresión de enojo en su rostro.
              Sin embargo, en este momento no nos detendremos en la brutal paliza que los tres
ancianos recibieron a manos de la enfurecida mujer, sino al joven Mike. Porque como ves,
esta era la primera vez que miraba a una mujer desnuda, y aunque las excelentes
enseñanzas de Minato le habían enseñado al joven cómo dejar de sangrar por la nariz
instantáneamente, su visión se nubló por la vista. Entonces sucedió algo, algo de lo que
todavía no estamos seguros. Todo lo que puede ser seguro es el resultado: al joven Mike le
gustan las rubias. Le gustaron mucho.
              "Qué hermosos rizos de rubio ... oh, cómo me gustaría perderme en sus suaves
pliegues ..." Mike tenía una mirada soñadora en sus ojos, perdido en su propio mundo
ahora.
              Minato se rascó la nuca y sonrió tímidamente. Mientras que Mike encontró una
manera de no ser pervertido fue bienvenido por el rubio, parecía un poco extraño que
tuviera una obsesión incontrolable con el color de cabello de Minato. Aunque Minato tuvo
que notar que algunos lo tenían peor.
              Escena retrospectiva
              Minato había tenido dificultades para perfeccionar el nuevo Jutsu de agua y
decidió, por una vez, tragarse su orgullo y pedirle orientación a su pervertido maestro. El
problema era que Minato giraba demasiado al intentar realizar cualquier jutsu de
agua. Entonces, en lugar de un torrente tranquilo que era controlable, obtuvo un vórtice de
agua infundida con chakra incontrolable. Si bien la idea de rotar el chakra para un alto
impacto parecía prometedora, su sensei siempre se burlaba de la noción de que tales
técnicas eran posibles y solo se las golpeaba en la cabeza con más fuerza que los jutsu
elementales que eran los más importantes. Dicho esto, el joven Minato guardó la idea de
una bola de chakra giratoria para estudiarla más tarde.
              "Ero-sennin, ¿dónde estás? De hecho, tengo una pregunta por una vez, ¿podrías
venir y ayudarme por favor?" Minato nunca fue alguien a quien hacer esperar,
especialmente cuando impedía su progreso como Shinobi. ¡El Hokage simplemente no se
superaría a sí mismo, después de todo!
              Minato finalmente se cansó de esperar y decidió irrumpir en las habitaciones
privadas de Jiraiya, donde seguramente estaba el ermitaño rana. Jiraiya le había pedido
amablemente a Minato (léase: con dureza y con un puñetazo en el cráneo) que se quedara
fuera de aquí en todo momento, citando que un hombre necesitaba su espacio privado. Sin
embargo, cada vez que Minato se molestaba, su memoria siempre le fallaba, y esta no era la
excepción.
              Finalmente, al llegar a la entrada de la habitación de Jiraiya, Minato derribó la
puerta de una patada solo para descubrir la vista más inquietante que jamás hubiera visto de
este lado de Orochimaru.
              Allí estaba sentado un Jiraiya desnudo entre un mar de ranas, leyéndoles. Eso por
sí solo hubiera sido suficiente para causar muchas cicatrices, pero lo que estaba leyendo era
el material del que estaba hecho el chantaje.
              "Y entonces Beth, la rana cachonda, contuvo el aliento mientras su compañera
elegida se sumergía en Oh, hola Minato." Aunque Jiraiya hizo todo lo posible por parecer
casual, simplemente no parecía bien ejecutado.
              Minato se había puesto pálido al entrar en la habitación, dándose cuenta de que
ninguna réplica ingeniosa que hubiera podido justificar la magnitud de lo que había
atravesado. Jiraiya se dio cuenta del problema de su aprendiz y trató de remediarlo
rápidamente.
              "Escucha Minato, entiendo que para un ignorante en los caminos de la rana esto
puede sonar extraño y pervertido. Sin embargo, mis ranas se están sintiendo deprimidas en
este momento y parte de ser su amo es ayudarlas tanto mental como físicamente. Yo sé que
esto no se ve bien, pero las apariencias son secundarias al bienestar de mis ranas,
¿entiendes Minato? " Minato todavía tenía una mirada confusa en su rostro cuando le vino a
la mente una pregunta.
              "¿Pero por qué tienes que estar desnudo?"
              El rostro de Jiraiya palideció y abrió la boca, pero en lugar de una respuesta fue un
jutsu.
              "¡Jutsu genérico de limpieza de memoria!" Pasando por algunos sellos de mano,
Jiraiya completó la técnica, y para Minato fue como si su maestro hubiera estado a su lado
todo el tiempo, ayudándolo incansablemente a dominar las muchas formas de agua.
              Una vergüenza para Jiraiya no sabía que todos esos jutsu perdían sus efectos una
vez que una persona moría, ya que no afectaban el espíritu, solo el centro de memoria del
cerebro de la persona.
              Oh, habría un infierno que pagar ...
              Fin del flashback
              Sacudiendo los recuerdos, Minato agarró a Mike y lo teletransportó antes de que
los viejos se enteraran de lo que acababa de suceder.
              Minato se teletransportó a la esquina más alejada del maldito espacio en blanco,
decidiendo que estaba aburrido de la aventura y molesto que el siempre divertido Asistente-
sama estaría en su callejón en este momento. Su trama fue interrumpida por Mike
extendiendo la mano y agarrando un mechón de su cabello.
              "Tan ... suave ... y ... dorado." Minato miró a su futuro aprendiz y apartó su mano
de una palmada.
              "¡Para!"
              Mike frunció el ceño.
              "Solo quiero tocarlo un poco ..."
              "¡No!"
              "¿Por qué no?" Más pucheros.
              "Porque eso es una locura". Minato no estaba cediendo a los pucheros.
              "¡Pero es rubia y se ve genial!" El puchero se estaba volviendo realmente espeso
en este punto. Minato, que nunca se resistió a hacer pucheros por mucho tiempo, fue una
idea repentina.
              "¿Qué tal si te envío a un lugar con una chica bonita con el cabello rubio más
hermoso que jamás hayas visto?" Afortunadamente, Mike tomó la señal para morder el
anzuelo que Minato le envió con un pergamino de teletransportación.
              "Espero que la joven Luna esté bien. Ah, bueno, ¡siempre decía que cuanto más,
mejor!"
              Ahora que su aprendiz se había ido, la atención de Minato volvió al trabajo
pendiente que había dejado al asistente del Shinigami. Metió la mano en el abrigo y sacó
una lista de las personas que habían muerto desde que él se había marchado. Al escanearlo
rápidamente, notó que solo cuatro habían decidido que hoy era un buen día para morir hasta
el momento, lo que significa que la cola debería haber bajado un poco, ya que se había ido
durante horas.
              Sacando el botón de cola, miró impasible el número, su rostro mostraba
incredulidad.
              908
              No se había juzgado a una sola persona desde que se fue. Esto podría significar
varias cosas, y solo una de ellas podría ser buena para él. Lamentablemente, no creía que
tuviera la suerte de haber vivido (por así decirlo) para ver el día en que el Asistente-sama
fuera desterrado al nivel más bajo del infierno, así que frunció el ceño y se dirigió a su
escritorio.
              Al llegar a su puesto de trabajo, inmediatamente se dio cuenta de un par de
cosas. Una Asistente-sama quedó inconsciente junto al escritorio y dos eran todos los que
parecían decididos a ignorarla. Ya le gustaban. Eso fue hasta que un joven descarado dio un
paso adelante con una mirada enojada en su rostro. Era nuestro viejo amigo Hayate, un
poco más agresivo de la última vez que lo vimos.
              "¡Ya era hora de que llegara alguien! ¿Vas a hacer tu trabajo o vamos a tener que
perder todo el día en este lugar?" Hayate era joven, como ves, y no reconoció al Yondaime
de un vistazo. Aunque a Minato no le importaba que alguien se le enfrentara,
contrariamente a la creencia popular, era una persona muy paciente y contenida la mayor
parte del tiempo. Sin embargo, la mayoría de los Shinobi mayores se sorprendieron por la
falta de respeto que estaba mostrando a un Hokage de Konoha, especialmente
a este Hokage, y más de uno estaba listo para ponerlo en línea para ello.
              Minato los despidió y se calmaron un poco.
              "Vaya, ¿no eres tú el irritable? Cálmate, Hayate. Es inútil estar enojado contigo
mismo por morir; es una idea tan tonta." Lo que Yondaime no agregó fue que era un
pensamiento que había cruzado por su mente muchas veces. Antes de que Hayate pudiera
cuestionar cómo sabía su nombre, Minato habló de nuevo.
              "De todos modos, basta de bromas, ustedes necesitan ser juzgados y yo estoy aquí
para juzgar. ¿Podrían formar una sola línea y esperar pacientemente? Esto probablemente
llevará un tiempo. Gracias". Minato echó a Assistant-sama fuera del camino y se puso sus
anteojos de lectura (por costumbre, si nada más) y llamó a la primera persona en la fila de
908 personas.
              Tener un día libre fue genial, pero volver al trabajo después de ese día fue un dolor
de cabeza. El Yondaime se recordó a sí mismo que podría ser peor, podría ser Orochimaru.
              Entretanto…
              "¡Oh, Dios mío Kabuto, haz que el dolor se detenga! ¡Haz que se detenga! ¡Haz
algo!" Kabuto probó frenéticamente todos los jutsu médicos que conocía, pero parecía que
no podía aliviar el dolor de su maestro.
              El Shinigami le dio un mordisco a su sándwich.
              "Este es un entretenimiento de calidad si alguna vez lo vi".
              Orochimaru - 0, Shinigami - 120,492
              
* Capítulo 9 *: Hell to Pay
 
              Capítulo 9
 
              Infierno para pagar
 
              "¡Rasengan!" Minato empujó el orbe de chakra directamente al estómago de
Hayate, paralizando las funciones motoras del hombre mientras bajaba al suelo, gritando de
agonía. Al ver la expresión de dolor en el rostro de Hayate, lo hizo de nuevo solo para
escucharlo gritar, esperando que el segundo fuera un poco más fuerte.
              Nunca se puede decir que el Yondaime Hokage estaba sin rabia, por todo el bien
que hizo, cualquier Rock Nin podría decirte la furia que Minato tenía dentro de él.
              Para aquellos que no recuerdan, hace solo unas horas Minato se había reunido con
Sandaime Hokage, líder de la aldea oculta de Konoha. Aunque el mentor de Minato no
había estado dispuesto a divulgar mucho, Minato pudo abrir el archivo del caso de
Sandaime tras su muerte. Permitiéndole obtener ciertos nombres de aquellos que habían
estado al tanto del sufrimiento de Naruto y eligieron no hacer nada, no por restricción
social, sino por despecho.
              Hoy habría mucho dolor en el maldito espacio en blanco.
              Al lado de la acción estaba sentado Zabuza, quien se deleitaba con la cantidad de
intención asesina en la habitación que, por casualidad, no estaba dirigida a él. Siempre
había prosperado con ese sentimiento enfermizo de una persona que no lucha con nada más
que rabia y odio, y le había dolido luchar contra Copy Cat Kakashi, un hombre que estaba
casi sin emociones cada minuto del día.
              Zabuza se vio obligado a salir de sus recuerdos ya que tuvo que levantar la mano
para desviar los chorros de sangre que le llegaban. Cuando Minato-san se enojó, seguro que
se enojó. Por supuesto, Zabuza, como todos los ninjas, sabía lo horrible que era para el
pueblo oculto de la Roca enfrentarse a una fuerza tan terrible, las historias de terror aún
eran murmuradas incluso por criminales de clase S que se habían encontrado con el ex
ninja de la Roca que sucedió. haber sobrevivido a la furia de Yondaime. El miedo a
enfrentarse al legendario Ninja "Yellow Flash" fue lo que llevó a muchos a convertirse en
"antiguos" Rock Nins, optando por el retiro antes que por la muerte.
2pt cap 9
              Zabuza continuó escuchando los gritos torturados de Konoha ANBU, contento de
dejar que la sangre de esos lamentables tontos goteara por su brazo y sus gritos llegaran a
sus oídos.
              En un lugar afortunadamente desconocido ...
              El Shinigami creía que había cierto karma a considerar en el gran esquema de las
cosas. Cuando uno tenía una mano tan pesada en la muerte como la que tenía el Shinigami,
todas las acciones tenían que sopesarse cuidadosamente al tomar decisiones. Porque a pesar
de toda la diversión y los juegos que se iban a tener a expensas de las estúpidas serpientes y
sus divertidos gritos, a veces incluso el siempre juguetón Shinigami tenía que ponerse
serio. Había una lista muy corta de cosas que podrían hacer que esto sucediera.
              Tener al mayor de los demonios a punto de hacer estragos en la otra vida sería uno
de esos pequeños problemas. Para ver, en este momento un joven Konoha Shinobi que
heredó una voluntad de fuego más fuerte que todos los demás estaba luchando por su
propia vida a manos del muñeco de prueba favorito del Dios de la Muerte. Sin embargo,
eso no importaba.
              Porque el Shinigami estaba a punto de perder una apuesta muy importante, y eso
era un problema. El Shinigami no era propenso al fracaso; de hecho, cuando se aplica a él,
la palabra no existía. Sin embargo, no se deje engañar, tuvo que mover algunos hilos con el
dios de los idiomas para llevar a cabo esa pequeña hazaña.
              El mayor debilidad del Shinigami era su orgullo por sus secuaces. Creía que el
destino ordenaba quiénes servían a sus órdenes, y aunque nunca en toda la eternidad se lo
admitiría a ninguno de ellos, sabía que eran las mejores almas que existían. Habían llevado
las mejores vidas, tenían la mayor cantidad de honores en su historial y habían hecho
peones fantásticos en su juego de ajedrez.
              Sin embargo, uno no era solo un peón, sino la pieza más fuerte del tablero: la
Reina. Ese honor, aunque sonaba extrañamente erótico fuera de concurso, le pertenecía a
Minato. El Shinigami confiaba en el juicio y el poder de Minato. Se sorprendió por su
abnegación cuando se sacrificó para mantener a Konoha a salvo. Muy pocos sabían lo que
podría haber sido si el Kyuubi nunca hubiera atacado. El poder inigualable que tendría
Minato, incluso en comparación con dioses como él, era aterrador.
              Incluso podría haber aclarado a Orochimaru.
              El Dios de la Muerte todavía no podía comprender ese tipo de poder.
              Sin embargo, las reflexiones sobre un futuro que nunca sucedió tendrían que
esperar. Porque sentarse frente al Shinigami era su archienemigo. La vida. O por
simplicidad, Bob.
              Seguramente no pensaste que podría haber un encarnado vivo de la muerte sin uno
de por vida. Aunque no mucha gente se preocupa por pensar en ello, el universo tiene
muchos equilibrios en su lugar, incluidos los opuestos pero iguales en las filas de los
dioses.
              Bob era un tipo agradable, siempre sonriente, siempre dispuesto a echar una mano,
un pulso y, a veces, incluso unos cuantos litros de sangre si la situación lo requería. Bob era
todo lo que el Shinigami despreciaba. Inspiró esperanza en otros; sólo produjo buenas obras
y caridad en la gente. Era demasiado bueno en todo lo que hacía. Incluso cuando el
Shinigami una y otra vez terminaba con las maravillosas obras de la vida, Life solo sonreía
y decía "Es parte del ciclo, lo entiendo" y volver a crear más vida.
              Sin embargo, para toda la actitud de hacer el bien de Bob, tenía una peculiaridad
extraña. Fue su  creación más orgullosa la que desembocó en esta apuesta. Porque ya ves,
de todas las criaturas que Bob atrajo al mundo de los mortales, no había ninguna por la que
tuviera más estima que el demonio zorro de nueve colas, el Kyuubi.
              Y así comenzó una apuesta.
              Escena retrospectiva
              "Hola Bob, ¿cómo estás hoy?" La voz del Shinigami rezumaba victoria mientras se
sentaba a su eterno (en un sentido muy literal) rival. Bob miró hacia arriba con la cara
empapada de lágrimas.
              "¡Mi precioso Kyuubi ha sido derrotado por un simple humano! ¿¡Cómo, cómo es
esto posible !?" La vida gimió y olisqueó y todas esas cosas horribles que el Shinigami se
consolaba al saber que él las había causado.
              "Bueno, podría haber sido convocado por él para realizar un ingenioso
procedimiento de sellado para atrapar para siempre al Kyuubi en su hijo recién nacido a
cambio de su servidumbre por el resto de la existencia o algo por el estilo ..." El estado de
ánimo de Bob cambió tan repentinamente que incluso el imperturbable Shinigami estaba un
poco sorprendido. Una mirada de maldad pasó por los ojos de Bob y Muerte comenzó a
preguntarse si tal vez no había empujado demasiado a su rival esta vez.
              "Oh Shinigami-san, eres bastante tonto si crees que tu ayuda para sellar a mi
poderosa bestia cambiará el resultado del destino. Es posible que hayas estancado lo
inevitable, pero te aseguro que el Kyuubi se liberará de las insignificantes cadenas que
ayudó a crear y cuando lo haga humano y toda su inmundicia será borrada de la existencia!
Hahahahaha! " Al final de esa perorata terriblemente inusual, el pecho de Bob palpitaba y
el sudor corría por su frente. El Shinigami no estaba impresionado.
              "Si tienes tanta confianza, ¿por qué no hacemos una pequeña apuesta, el sello de
mi Minato-kun contra tu patético zorro?" La incitación del Shinigami funcionó a las mil
maravillas, porque por más tranquilo y sereno que Bob solía ser, su orgullo estaba fuera de
control en este punto.
              "Muy bien, hagamos esto personal. Si Kyuubi se libera, tu amado prodigio se
borrará de toda la existencia, incluida la vida después de la muerte. Si su patético sello se
mantiene, a través de muchos milagros y casualidades, el Kyuubi será borrado de esa
misma existencia ". Bob sabía que el Shinigami nunca haría una propuesta así, era todo
charlatanería. El Dios de la Muerte nunca fue alguien que corriera riesgos a esta escala, en
cualquier segundo su voz intimidada vendría y ...
              "Acepto tu estúpida propuesta, Bringer of Life." Bob se sorprendió cuando el
Shinigami tenía una sonrisa confiada (y muy sombría) en su rostro.
              Minato, lo que está en juego en tu duelo de vida o muerte con el Kyuubi fue más
allá de la vida y la muerte ... Espero por tu bien que ese sello sea todo lo que pensaste que
era.
              Fin del flashback
              El Shinigami no sabía mucho de asuntos humanos, contento de quedarse en su
pequeño rincón del reino mortal (que estaba compuesto en su totalidad de cuadernos sobre
cómo hacer la vida un infierno para Orochimaru), sin embargo, sabía que el carcelero del
Kyuubi estaba en las mejores manos para lidiar con su propia alma torturada, sus
compañeros de equipo. Oh, los Shinigami saben de los compañeros de equipo de
Orochimaru, porque cada vez que espiaba a esa serpiente suya, siempre estaban cerca. Uno
era un pervertido que tenía una obsesión con las ranas; la otra era una chica sexy simbólica
con fantásticas habilidades curativas. De acuerdo, tal vez el todopoderoso Dios de la
Muerte tuvo algunos problemas para recordar los nombres reales, pero el punto era que
conocía sus roles. Estaba seguro de que el querido Naruto-kun no moriría mientras Tsunade
aún respirara en ese pecho agitado de ella.
              Mmmm ... Senos.
              El Shinigami negó con la cabeza para aclarar esos pensamientos tontos (tontos solo
porque aún no controlaba el alma de la mujer, fwahahaha) y decidió que era hora de tomar
una siesta, porque incluso el dios más vicioso de la otra vida necesita su sueño de belleza. .
              Minato hizo crujir los nudillos y miró el botón de cola digital, que ahora
decía 900 . Después de cuidar a Hayate y algunos otros, y seguro que se hizo cargo de ellos,
Minato decidió que era hora de pasar a la parte menos personal de su trabajo: juzgar a los
bastardos malvados. Dichos bastardos malvados estaban en su mayoría acurrucados en el
rincón más alejado de los malditos espacios en blanco, haciendo las paces con ellos mismos
antes de que el juez de las almas los partiera por la mitad como lo hizo con el último grupo
de personas que juzgó muy brutalmente unos momentos antes. Hojeando los archivos, puso
los ojos en blanco ante algunos de los actos que técnicamente podrían clasificarse como
malvados. ¿Corriendo con tijeras? Minato estaba a punto de poner los ojos en blanco de
nuevo hasta que leyó la siguiente línea que incluía "en" "niños pequeños"
"repetidamente". El Yondaime se estremeció.
              Pasando otra página, Minato finalmente encontró a alguien que parecía interesante,
si el nombre era una indicación.
              "Dango, da un paso adelante".
              Un sonido alto y larguirucho Nin salió de la multitud y se acercó al escritorio de
Minato, sin mostrar miedo ni vacilación. De hecho, no mostró mucho de nada, su rostro era
una máscara inexpresiva. Minato miró más de cerca al hombre y lo encontró familiar de
una manera que no pudo identificar. Estaba muy pálido y tenía los ojos amarillos
entrecerrados y el cabello oscuro. Tenía la ligera sospecha de que podría haber conocido a
los padres del hombre de alguna parte, pero su mente simplemente no podía comprender
dónde ...
              "¿Alguno de tus padres es de Konoha, Dango?" Dango pareció pensar en la
pregunta por un momento antes de responder.
              "Se podría decir eso", la respuesta de Dango fue con voz tranquila, aunque tenía la
más leve de las sonrisas en su rostro.
              Escena retrospectiva
              Orochimaru hundió el cuchillo en su último sujeto de prueba, esperando
reacciones. Solo con un grito, se frotó las sienes con frustración. ¿Cómo iba a poder
conseguir algo de paz por aquí si cada vez que torturaba a un sujeto de prueba éste
gritaba? Eran ninjas por el bien de Shinigami; se suponía que tenían cierta tolerancia al
dolor. Orochimaru no vio nada demasiado doloroso en cavar alrededor del brazo de alguien
con un cuchillo para probar jutsu. No era como si hubiera algo vital en el brazo que pudiera
perderse si se lo cortaba accidentalmente. A pesar de que trató de errores no repetición, por
lo que su tema actual, # 3 para el día, fue por lo que no va a terminar uno armado como los
otros dos.
              A punto de volver al trabajo, Orochimaru escuchó un golpe en la puerta de su
laboratorio. Inclinando la cabeza por un momento hacia la puerta, sonrió al sentir una
presencia familiar en el otro lado. Sabiendo que podía entrar.
              La puerta se abrió silenciosamente cuando una niña, no mayor de 13 años, entró a
la habitación casi sin hacer ruido y pronto estuvo al lado de su mentor.
              Por supuesto, todo lo que vio fue una habitación oscura y Orochimaru sentado en
una cómoda silla, su laboratorio aparentemente desapareciendo de la vista.
              "Ah…, Anko-chan, es tan bueno verte de nuevo. ¿Cómo has estado,
niña?" Orochimaru logró un escalofrío de calidez en su voz, aunque ambos sabían que no
sentía calidez en su corazón por la joven. Anko estaba bien con esto. Orochimaru era el
mejor ninja de la aldea, y se comportaba como todo Shinobi debería hacerlo: sin emociones
ni pretensiones. Era parte de la razón por la que Anko lo admiraba, la Serpiente Sannin.
              "Estoy bien amo, he venido como me ha pedido". La voz de Anko no tenía
emociones, al igual que sus ojos. Para ella era la Shinobi perfecta, sin embargo, muchos a
su alrededor creían que su sensei la estaba agotando de las emociones humanas. Si bien la
mayoría de la aldea confiaría sus vidas en las habilidades de Orochimaru, no todos
aprobaron sus métodos.
              "Ah, sí, Anko-chan. Tengo una misión especial para ti, aunque no está regulada
por el Hokage, ni el consejo. De hecho, es una misión muy personal que conlleva mucha
responsabilidad, Anko-chan." Anko estaba confundida, Orochimaru generalmente era uno
que iba directo al grano, pero parecía estar pisando con cuidado aquí.
              "Maestro, ¿qué es? Haré cualquier cosa por usted." Orochimaru sonrió, una
expresión que asustó a la joven más que un poco.
              "Deseo que engendres a mi hijo, Anko-chan." Anko palideció dramáticamente, su
mente casi incapaz de entender lo que le acababan de pedir que hiciera.
              "Como desee, maestro." Su voz era fría y distante, la de un Shinobi, todos los
signos de una niña desaparecida.
              En la esquina del laboratorio, indetectable por medios mortales, el Shinigami tenía
una ceja arqueada, genuina sorpresa por la solicitud de Orochimaru grabada en sus
horribles rasgos. Así que el chico finalmente quería un hijo, ¿verdad? Bueno, a cualquier
ser normal de los muertos no le importaría menos, sin embargo, como se ha hecho evidente,
el Shinigami está torcido más allá de cualquier descripción que pueda proporcionarse, y por
lo tanto, estalló su dispositivo más malvado.
              La rueda de la desgracia era, por supuesto, una herramienta que nunca debería
haber existido. Forjada a partir del odio, la oscuridad pura y algunas coles de Bruselas
trituradas, esta rueda fue un regalo del destino después de que Shinigami-sama les hiciera
un favor, aunque cuál podría haber sido ese favor sigue siendo un misterio. Esta rueda tenía
el poder de alterar el destino de una persona, ya sea para bien o para mal. Había 100
posibles resultados escritos en esta rueda, y solo uno de ellos era bueno. Decir que el Dios
de la Muerte se había complacido cuando vio la monstruosidad sería quedarse corto.
              Había sido feliz , un evento que no se había visto desde entonces.
              Dando un paso adelante, pensando en el futuro hijo de Orochimaru, el Dios de la
Muerte hizo girar la rueda.
              Aterrizó en ...
              Fin del flashback
              Minato ignoró la sonrisa y comenzó a hojear el archivo de Dango. Cuando era un
niño, había recibido un entrenamiento de élite digno de un genio, tratado como la realeza
por los sirvientes de Orochimaru, y tenía lo mejor de todo. Sin embargo, nada de eso
pareció funcionar, era un Shinobi terriblemente promedio cuya ambición en la vida era
abrir una tienda de Dango y servir el mejor Dango del mundo en todo el mundo. Dado su
nombre, eso era bastante irónico.
              Finalmente llegó al lado de la historia familiar y procedió a quedarse boquiabierto.
              Orochimaru se acostó, habla de un giro de la trama ...
              Levantando la cabeza para encontrarse con la mirada de Dango, no pudo hacer
nada más que encogerse de hombros.
              "Tu padre es un completo bastardo, sin embargo, considerando que nunca has
hecho nada importante, ni has matado a un inocente, no puedo decir que mereces sufrir en
la otra vida. Aunque aprender a sonreír, es saludable para ti." Con ese juicio casual, Minato
lo envió a su camino, un poco todavía tambaleándose por el hecho de que Orochimaru
realmente logró tener sexo con algo.
              Entretanto…
              "Querido Satanás, ¿cómo has estado? Soy Jake de Water Country, me preguntaba
si podrías darme la fuerza suficiente para acabar con todos mis enemigos a cambio de mi
alma. Escribe pronto. Xoxoxoxo"
              Nick levantó la vista de la carta dirigida formalmente a Satanás y negó con la
cabeza con molestia.
              Para ver, la figura conocida como Satanás por muchos en el mundo mortal ya no
existía, hace mucho tiempo que fue desterrada para siempre. Sin embargo, parece que la
gente se olvidó de enviar el memo y ahora alguien tuvo que procesar el correo de los
fans. Afortunadamente para toda la otra vida, tenían a la persona perfecta para el trabajo
que no tenía ningún derecho de negociación.
              Estar atrapado en los pasillos de los muertos por toda la eternidad se estaba
convirtiendo en un verdadero fastidio, incluso si toda la raza mortal no era más que fracasos
a los ojos de Nick. Sin embargo, tal vez fuera lo mejor, porque todavía tenía a su chica
zorro, y eso hizo que todo estuviera bien.
              Volviendo de su ensueño, notó que el guardián de los Pasillos de los Muertos,
conocido simplemente como "la puerta espeluznante", dio un paso adelante en su forma
humana.
              "Señor, tiene un visitante al que no pude disuadir de entrar". El monstruo de la
naturaleza de la puerta del hombre inclinó la cabeza.
              "¿De acuerdo? Como sea, vuelve a tu publicación, no como si me importara si
alguien quiere hablar conmigo, meh ..."
              Una persona salió de las sombras y los ojos de Nick se abrieron con sorpresa.
              "No esperaba verte de visita; ha pasado bastante tiempo desde la última vez que
nos vimos". La voz de Nick reflejó su sorpresa. La persona solo pudo reír alegremente ante
la reacción del hombre.
* Capítulo 10 *: Sonido mental
 
              
              Capítulo 10: El sonido de la mente
 
              Minato reflexionó sobre su periódico matutino, feliz teniendo una distracción de
un día que de otra manera sería aburrido. Había juzgado a algunas personas aquí y allá, en
su mayoría personas aburridas que murieron por causas tan aburridas como un ataque al
corazón, un derrame cerebral y un duelo a muerte después de una batalla de noventa y ocho
horas.
              Para disgusto de Minato, descubrió que la batalla se libraba con Caballeros y
Torres, no con kunai y jutsu.
              Minato continuó leyendo su periódico, sintiéndose un poco preocupado por
algunas de las noticias que se estaban reportando desde el mundo de los vivos. Quizás había
sido una mala idea extorsionar al Shinigami para que le diera algún vínculo con el mundo
exterior.
              Escena retrospectiva
              "¿Qué quieres decir con que sabes sobre todas las apuestas que he estado haciendo
con Bob, Minato-kun? ¿Qué importa si pude haber hecho una pequeña apuesta aquí y
allá?" El Shinigami sabía que no tenía nada de qué preocuparse; en el mejor de los casos, su
precioso Minato simplemente había escuchado algunas palabras desde la distancia y podía
ser desviado del camino con bastante facilidad. Honestamente, las probabilidades de que
realmente se enterara de la conversación condenatoria eran de una entre un millón.
              Por otro lado…
              "¿Pequeñas apuestas dices? ¿Es eso lo que llamarías apostar mi propia existencia
por un sello que se hizo bajo coacción? ¡Si bien tengo confianza en él, no estoy listo para
perecer por toda la eternidad por tu orgullo!" Los ojos de Minato mostraban furia, y el Dios
de la Muerte realmente no quería ver a su mascota favorita enojada por un pequeño
malentendido. Siendo generoso por una vez, el Shinigami tuvo una idea.
              "Lo siento Minato-kun, ¿qué tal si te lo compenso de alguna manera? Dime un
favor, cualquier favor, y si está dentro de mi vasto poder te lo concederé." Tan pronto como
las palabras fueron dichas, la ira abandonó los ojos del rubio y sus rasgos se
relajaron. Minato formó una sonrisa astuta en su rostro y el Shinigami supo de inmediato
que lo habían tomado por tonto.
              "¡Tráeme un periódico para Konoha, quiero más información sobre los vivos!"
              Fin del flashback
              Al mirar el periódico, Minato no podía creer que Tsunade hubiera sido
recientemente nombrada Hokage, y además, ¡era Naruto quien la había traído de
regreso! También era una novedad para él que Jiraiya-sensei hubiera tomado a Naruto
como su aprendiz. Una sensación de orgullo atravesó el alma de Minato al escuchar lo lejos
que había llegado Naruto, logrando vencer a los tontos de su aldea. Hablando de tontos,
pateó al ANBU de Konoha que estaba amarrado debajo de la mesa. Su única respuesta fue
gemir de dolor.
              Minato estaba realmente impresionado con lo completo y justo que era este
periódico. Aunque era muy extraño, sabía por varios informes que la mayoría de las
personas, en el mejor de los casos, ignoraban a Naruto y no le prestaban atención, como si
ni siquiera estuviera vivo. Sin embargo, quienquiera que haya escrito este artículo parecía
tener un cariño genuino por Naruto. Pero, ¿cómo puede ser eso?
              Un día antes, en Konoha
              El Shinigami tomó un sorbo de té mientras miraba la forma dormida de Iruka, el
antiguo maestro de Naruto y la persona que más cuidaba de Naruto, una especie de figura
de hermano mayor, había conjeturado el Dios de la Muerte. Qué persona perfecta para
manipular para que haga el trabajo sucio por él. Dando unos pasos para estar directamente
encima de Iruka, tocó la frente del hombre, entrando en su mente.
              Si la mente de Naruto se parecía a una alcantarilla debido a años de abuso mental y
negligencia, entonces las sencillas habitaciones blancas de la mente de Iruka tendrían que
significar años de ser una persona muy aburrida en casi todos los niveles. El Shinigami
arrugó la nariz con disgusto, dándose la vuelta tratando de encontrar algo
interesante. Finalmente, sus ojos se posaron en un escritorio en el rincón más alejado de
esta enorme casa. Había una silla donde Iruka estaba sentado, sus ojos vagaban hacia
muchas imágenes que tenía ante él, y cuando sus ojos se movían, la expresión de su rostro
cambió. El Shinigami casi podía sentir una pequeña cantidad de lástima por el hombre
mientras fruncía el ceño ante una foto de sus padres, cuyas vidas fueron arrebatadas la
noche en que el Kyuubi casi destruyó Konoha. La siguiente foto era una de su amor de la
infancia, Anko, lo que le hizo estremecerse. Solo la había invitado a salir una vez, y fue
rápidamente rechazado por el único aprendiz de Snake Sannin. Todavía le agradaba mucho,
pero nunca tuvo el valor de hacer nada al respecto. Finalmente, Iruka rompió a sonreír al
ver una foto de Naruto y él sentados en la tienda de ramen, Naruto luciendo tan feliz como
podía estar, sonriendo como un zorro mientras Iruka sonreía tímidamente para la cámara. El
Shinigami pensó que era mejor si hacía contacto ahora, antes de vomitar su cena.
              Ah Minato, estarías tan contento de ver que hay quienes salvaguardarían a
Naruto con sus vidas si fuera necesario… ay, solo me enferma.
              "Buenas noches a ti, Iruka-san." La voz del Dios de la Muerte era baja y profunda,
perfecta para esos momentos en los que una voz alegre no es lo suficientemente aterradora.
              Iruka se dio la vuelta rápidamente para ver al Shinigami de pie frente a él en todo
su esplendor.
              "¿¡Quién es usted!?" La voz de Iruka era tan dura como el acero y no contenía
miedo. Pero por dentro estaba muerto de miedo.
              "Soy Dios, y he bajado de ... ¿cómo lo llaman ustedes?" Cuando le hicieron una
pregunta así, Iruka simplemente volvió a sus días escolares de responder todas las
preguntas.
              "¿Cielo?"
              "Ah, sí, claro, soy Dios y he bajado del cielo para poner a prueba tu temple como
uno de mis elegidos. Si realizas bien la tarea, serás recompensado adecuadamente". El
Shinigami le dio lo mejor de sí mismo: "Estoy siendo muy amable contigo por hacer esto",
sonrió a Iruka, quien a su vez se asustó aún más.
              Iruka es un hombre sabio.
              "Pero yo no-" El Shinigami agitó su mano, descartando lo que fuera que Iruka
estaba a punto de decir.
              "Todo lo que tienes que hacer es escribir un artículo sobre los asuntos de Konoha
durante el último año, e incluir mucha información sobre Naruto. Una tarea simple para
alguien como tú, ¿correcto, Iruka-san?" Una vez más, el Shinigami sonrió a Iruka, haciendo
todo lo posible por parecer tranquilo y agradable. Fue una de las muchas ocasiones en las
que la expresión del Dios de la Muerte desmentía su verdadera naturaleza. Si Iruka no
aceptaba hacer esto, lo torturaría durante años, porque eso significaba que él mismo tendría
que hacer un trabajo real.
              Esta idea fue considerada absurda para los Shinigami.
              "Está bien ... eso no suena demasiado difícil, supongo." El Shinigami rompió en
una sonrisa maligna al escuchar esto. Con un chasquido de sus dedos aparecieron todos los
elementos necesarios para imprimir una copia de un periódico de calidad. Con todos los
materiales necesarios, así como instrucciones detalladas sobre cómo hacer todo
correctamente, Iruka se puso a trabajar.
              El Shinigami estaba a punto de dejarlo con su trabajo cuando volvió a mirar las
fotos y frunció el ceño ligeramente. Tal vez su mascota le había estado afectando más de lo
que él pensaba, porque mirar la foto de Anko le hacía sentir lástima por el hombre
solitario. Lo compensaría más tarde torturando a Orochimaru más tarde,
independientemente.
              Tan pronto como Iruka se despertaba de su letargo, encontraba a Anko medio
desnuda en su cama, deseando que la abrazaran.
              De vuelta al espacio en blanco
              Antes de que pudiera pasar a la sección de Deportes del periódico, el botón de cola
comenzó a brillar, lo que indica que alguien había decidido morir y hacerle una visita. Que
adorable.
              Arrojando su taza de café en una dirección aleatoria, descartando el papel en un
cajón aleatorio de su escritorio y haciendo crujir los nudillos, se enderezó y se aseguró de
estar completamente presentable para quien hubiera decidido morir hoy. Con todos los
preparativos hechos, presionó el botón, permitiendo que las seis personas entraran. Echando
un vistazo a su papeleo, miró sus nombres por un momento antes de tomarse el tiempo para
estudiar a las personas.
              Lo primero que notó fue que todos llevaban diademas de Sound, lo que indica su
lealtad antes de la muerte. Así que tengo un montón de serpientes, hurra ...
              Lo segundo que notó fue una chica de cabello rosado, posiblemente no mayor que
Naruto, que era un desgraciado de boca sucia si alguna vez había visto una.
              "No puedo creer que jodamos-" Minato la interrumpió.
              "Le pediría que cuide su lenguaje, por favor." La expresión facial de Minato era
impasible, como si acabara de hablar sobre el clima.
              La chica de cabello rosa le gruñó a Minato, claramente sin prestar atención a su
leve advertencia.
              "¿Qué tal si tomas tu pene y te vas a la mierda?" Minato estaba encima de ella en
un segundo, con la mano colocada tranquilamente sobre su boca. Sin embargo, sus ojos
habían perdido la calidez que solían llevar, volviéndose de un azul helado.
              "Solo pregunto cortésmente una vez, Tayuya-chan." La voz de Minato era plana y
sin emociones, y asustó a todos los presentes. Kimimaro fue el primero en darse cuenta de
que este hombre era obviamente un ninja en un momento dado, su velocidad era demasiado
grande para cualquier persona normal. Por supuesto, si fuera realmente inteligente se daría
cuenta de que todos aquí estaban muertos, por lo que técnicamente hablando ningún poder
de la vida debería transferirse a la otra vida. Pero bueno, cuando tienes una enfermedad que
acaba con la vida y pasas todo el tiempo adorando a una serpiente pedófila, algo como
"pensamiento crítico" se deja fuera del plan de estudios. Lamentablemente, aunque
Kimimaro tenía una respuesta, no tenía ni idea de por qué algún ninja al azar los estaba
saludando.
              El primero en recuperarse del susto fue Tayuya, quien tuvo la reacción más extraña
que se pueda imaginar.
              Tayuya se acercó y agarró a Minato en un abrazo masivo y aplastante.
              A Minato no le hizo gracia.
              "¿Por qué no eres el hombre más sexy y firme que he visto en todos mis años?
¡Tómame ahora, mi rubio, tómame como el semental que eres! Puedo aceptarlo,
Orochimaru ha experimentado usando todo tipo de enormes dispositivos en mi - "De la
manera más extraña, todos los miembros restantes del sonido lograron cubrir la boca de
Tayuya justo a tiempo antes de que se escapara la última palabra.
              El Yondaime se estremeció ante su entusiasmo. Tayuya tomó esto como una señal
de aprobación y comenzó a frotar su cabeza contra su pecho en lo que solo podría
describirse horriblemente como una manera amorosa.
              Minato tuvo que pasar los siguientes minutos apartando al adolescente enamorado
de él.
              Orochimaru, pagarás por enviarme esta ... cosa ...
              En un lugar oscuro y aterrador ...
              Orochimaru estornudó.
              Kabuto corrió al lado de su amo.
              "¿Estás bien, Orochimaru-Sama?" El rostro de Kabuto estaba lleno de
preocupación, como Medic-nin estaba muy paranoico cada vez que incluso las cosas más
pequeñas parecían molestarlo. Orochimaru miró a Kabuto sin su habitual diversión.
              "Por supuesto que estoy bien; simplemente me estoy adaptando a mi nuevo cuerpo.
Deberías dejar de molestarme, Kabuto-kun, si sabes lo que es mejor para ti." La Serpiente
Sannin le dio a Kabuto una mirada aburrida pero significativa, y Kabuto inclinó la cabeza
en disculpa.
              "Perdóname maestro, te dejaré descansar". Kabuto salió de la habitación en
silencio, temiendo mirar atrás.
              Mientras tanto, el invisible Shinigami se rió de alegría ante el estornudo de
Orochimaru. A lo largo de los años, el bastardo sádico (... Esto se refiere al Shinigami, así
que no tenemos ninguna confusión sobre cuál se está discutiendo) había plantado tantas
semillas de paranoia en la mente de Orochimaru que estaba seguro de si alguna vez lo
abrieron. una nueva selva tropical brotaría de la herida. Viendo como su juguete de tortura
favorito yacía en su cama, el Shinigami miró a su derecha hacia una rueda. Esta no era una
rueda cualquiera, y no era
              ordinario por múltiples razones. Por un lado, no era visible para nadie más que el
Dios de la Muerte, ya que la rueda era su juguete privado. En segundo lugar, cada parte de
la rueda tenía diferentes torturas psicológicas que el Shinigami podía infligir a cualquier
mortal en cualquier momento. Gira la rueda, gira la rueda, donde se detendrá, ¡nadie lo
sabe!
              También pegado con cinta adhesiva en la parte superior de la rueda había un
letrero que decía "No es una rueda común, manipúlela con cuidado".
              Usando un dedo huesudo, el Shinigami golpeó ligeramente la rueda, haciendo que
girara. Mientras esperaba que la rueda se detuviera, ya que por lo general tomaba unos
minutos dada la gran fuerza del Shinigami, comenzó a reflexionar sobre lo que sucedería si
su plan excelentemente ejecutado para mantener vivo a Orochimaru alguna vez fallaba. Si
bien estaba absolutamente seguro de que ninguna causa natural mataría a Orochimaru, oh,
cómo se había asegurado de eso, había reunido una gran cantidad de enemigos a lo largo de
su vida. Era posible, aunque improbable dada la cantidad de salvaguardias contra todas las
formas de muerte que habían caído en el regazo de Orochimaru a través de varios
descubrimientos coincidentes hechos por él a lo largo de los años, que Orochimaru
eventualmente fuera asesinado por algún héroe bueno para nada que tuviera suficiente
poder para respaldar hasta con su furia justa o con un compañero psicópata que veía a
Orochimaru como un rival. Cualquiera que sea el caso, el Shinigami temía mucho ese día y
tomó nota de destruir la vida de cualquier idiota que fuera lo suficientemente estúpido
como para matar a la serpiente Sannin.
              Justo cuando terminó, la rueda del pensamiento se detuvo en una gran cara con el
ceño fruncido. El rostro del Shinigami era una imagen especular del que estaba en el
volante, porque estaba muy disgustado. Todos los demás lugares de la rueda tenían varios
males escritos en ellos, pero éste significaba que no habría tortura psicológica durante el
día.
              El Shinigami miró a la izquierda y luego a la derecha. Con un encogimiento de
hombros, volvió a hacer girar el volante.
              Él nunca dijo que jugaba limpio, ¿verdad?
              La risa maligna resonó por toda la habitación, aunque no había nadie que la oyera
excepto el mismo Dios de la Muerte.
              En otras empresas menos importantes ...
              "Supongo que no todos los días Dios entra en tu dominio para echar un
vistazo". Nick sonrió tensamente, siempre confundido más allá de lo creíble por la persona
a la que todos se referían, en algún idioma, manera o realidad, como "Dios". Mirar el rostro
de Dios era mirar la perfección en todos los sentidos. Imagínese la mujer más hermosa que
jamás haya visto, y así era Dios. Ahora puedes estar pensando que es un poco extraño, y lo
sería, si no fuera por el hecho de que fue un truco intencional de Dios para hacer que la
gente se sintiera más familiarizada con ella. Para los propósitos de esta conversación, sus
rasgos eran bonitos pero no burbujeantes, su figura bien formada pero no repugnante, y
tenía una cola de zorro.
              Honestamente, ¿quién no vio venir el último?
              "Kami-sama, aunque ha pasado algún tiempo, eres tan espeluznantemente atractivo
como siempre." Kami le sonrió a Nick, se inclinó y le revolvió el pelo un poco. Nick puso
los ojos en blanco ante este hábito, ser tratado como un niño por una persona que parecía el
ser más increíble que jamás hayas visto ... fue extrañamente excitante. No ayudó que
cuando él pensó esto, Kami se riera de él, ya que ella le leyó la mente como un libro
abierto.
              "Nick, no he venido aquí solo para que te mires con los ojos en la cara,
joven." Ella consiguió una expresión severa cuando la cabeza de Nick se inclinó más hacia
arriba para que la mirara directamente a los ojos; estaba totalmente desconcertado por haber
sido sorprendido mirando.
              "Como estaba diciendo, esta no es una visita personal. Vine aquí para informarles
violando la Ley 768, Subsección C, Párrafo 18 de las Leyes de Dios; suplantación de mí,
Shinigami-kun me ha perdido un alma en su posesión. Normalmente habría elegido el
Yondaime Hokage, dado que tiene muchos talentos que podría aprovechar, sin embargo, ha
estado realizando su trabajo admirablemente, así que decidí dejarlo ser. Sin embargo,
simplemente te estás pudriendo en este lugar, respondiendo a correo de un demonio
vencido hace mucho tiempo, simplemente no es apropiado que un hombre con un intelecto
tan agudo como tú no haga casi absolutamente nada con él, así que ahora me perteneces
". Kami le sonrió a Nick, quien solo podía fruncir las cejas.
              "Ok ... no es como si me importara en absoluto." Ante la actitud aburrida de Nick,
Kami sonrió.
              "Lo primero es lo primero, me llevaré a la chica zorro". En el momento en que
Kami dijo esto, un aura asesina sofocante surgió de Nick y envolvió toda la
habitación. Poniendo los ojos en blanco, Kami chasqueó los dedos ante el aura oscura que
se disipó por completo, dejando a Nick de rodillas jadeando pesadamente.
              "Si bien puedo tener un busto que adoras, recuerda quién eres, tonto". La voz de
Kami era fría, muy molesta por el truco que el mortal intentó hacer.
              Nick esta vez no estaba desconcertado.
              "Perdóname, Kami-sama." Nick se inclinó ante ella.
              "Perdonado. Ahora hablemos de nuestra venganza contra Shinigami-kun." Kami
sonrió ampliamente cuando la expresión de Nick se volvió sádica.
              "Como desee, Milady."
              El maldito espacio en blanco
              Minato vio como el papeleo de cinco personas desaparecía de su escritorio, junto
con sus contrapartes espirituales. Kimimaro fue el único que se quedó atrás. Minato, más
que cualquier otro sentimiento, se había compadecido de los demás. No tenían un
verdadero parecido con Orochimaru, solo un deseo de poder que los había vuelto locos. La
única forma en la vida en que podían encontrar la paz era matando, causando dolor,
infligiéndolo. Sus almas ya no podían ser consideradas buenas ni redimibles. Lo peor de
todo era que sabía que no tenía más remedio que castigarlos, técnicamente tenían una
opción. Al final, todo se remonta a Orochimaru. Mucha gente había sufrido por su
necesidad de ser el mejor, sin importar el costo.
              Orochimaru… tenías la mejor esperanza de vivir para siempre, porque si no lo
haces, te arrepentirás de todo lo que has hecho en tu miserable vida.
              Minato miró el expediente de Kimimaro y arqueó una ceja.
              "Así que ese linaje de hueso completo que tienes, ¿ no te asusta o qué?" Kimimaro
inclinó la cabeza confundido.
              "Ciertamente era popular entre las mujeres en los días en que estaba lo
suficientemente saludable ..." Kimimaro sonrió levemente, como si recordara buenos
recuerdos.
              Minato simplemente estaba anonadado por esa revelación pervertida. Supongo que
es como siempre decía Jiraiya-sensei, no se puede juzgar un libro por su portada. No habría
adivinado que el impasible y extremadamente leal (con varios grados de culpa) Kimimaro
alguna vez hubiera pensado en usar una línea de sangre que parecía tan adecuada para la
batalla de una manera tan perversa.
              Supongo que los libros de sensei pueden ser más populares en Sound de lo que
hubiera imaginado al principio ...
              Enderezándose, miró a Kimimaro con seriedad y habló sin mucha emoción.
              "Me gustas, lo creas o no. Creo que el honor y la lealtad son algo que se debe
recompensar, algo que nunca fue para ti. Tus honestos y buenos sentimientos solo fueron
abusados; nunca tuviste la oportunidad de ser algo debido a enfermedades y
manipulaciones. , incluso si no te das cuenta, aún así. Nunca has tenido una necesidad real
de sangre o de matar, simplemente hiciste lo que tenías que hacer en condiciones difíciles.
También elegiste el peor tipo de hombre a seguir, uno que se aprovechó de tu debilidad y
explotó toda la fuerza que tenías hasta tu muerte. Descubrí que eres un alma pura y mereces
la paz. Espero que la encuentres niño, porque te ha eludido demasiado tiempo. . " Minato
presionó un botón en su escritorio y Kimimaro desapareció de la vista, hacia su destino
final, un lugar agradable y soleado.
              Preparándose para ir a tomar un refrigerio, Minato se detuvo en seco en su proceso
de pensamiento engañoso de M & Ms cuando su botón de Cola parpadeó por un momento y
luego se detuvo. Minato lo miró perplejo. Preparado para agitarlo como una falla, se giró
para irse cuando volvió a brillar. Esta vez, antes de que pudiera volver a su estado inactivo,
presionó el botón.
              Para su horror, la figura que lo recibió le resultó familiar. Cubierto de su propia
sangre y con una enorme herida en el pecho, su propio hijo estaba frente a él con una
mirada perdida en los ojos. El dolor rugió a través del espíritu de Minato.
              No hay manera… no tan pronto… no puede haber llegado tan pronto… ¡Naruto!
              Naruto miró al Yondaime, su rostro curioso por un momento. Se miró el pecho y
se limitó a mirar, genuinamente confundido por lo que había sucedido. Mirando de nuevo a
Minato, los ojos de Naruto brillaron con reconocimiento.
              "¿Yondaime…?" El corazón de Minato sangró al escuchar la inocente
pregunta. No lo esperaba aquí tan pronto. Tenía tanto por delante, ¿cómo podría ser este el
final?
              ¿Cómo pasó esto?

* Capítulo 11 *: Cuando los Dioses de la Muerte atacan


 
              Capítulo 11: Cuando los Dioses de la Muerte atacan
 
              El primer pensamiento que me vino a la mente fue que Naruto vestía mucho
naranja. Minato suspiró, realmente deseando haber estado ahí para Naruto durante esos
primeros años cuando la mente era más impresionable. Estaba claro que quienquiera que
hubiera estado cuidando a Naruto había estado haciendo un mal
trabajo. Honestamente, naranja.  ¿Cómo le dejas tanta naranja a alguien? ¡Un ninja nada
menos! Minato tuvo que hacer una lista de varias técnicas dolorosas para quien hubiera
tenido el descaro de venderle esa ropa a su hijo. Mientras tanto, sin embargo, Minato tenía
asuntos más importantes en los que pensar.
              En un abrir y cerrar de ojos, Minato estaba al lado de Naruto, arrodillado frente a
él, inspeccionándolo. Sabía que esto no era normal, los espíritus muertos, sin importar las
circunstancias de la muerte, casi nunca conservaban sus heridas fatales. Entonces, ¿por qué
Naruto todavía tenía un enorme agujero en su pecho? Antes de que esta pregunta pudiera
meditarse más, escuchó una risa siniestra escapar de la boca de Naruto.
              " Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que hablamos, humano. Me
alegra ver que eres tan tonto como siempre." Los ojos de Minato se agrandaron mientras
miraba a su hijo, solo para ver el rostro del Kyuubi en lugar del de un niño. Minato solo
pudo sonreír con genuina diversión, porque sabía que si el Kyuubi estaba aquí, entonces su
hijo no estaba tan muerto como pensó al principio.
              "Parecería que el poderoso fox-chan no pudo salir de mi sello como se burló unos
momentos antes de que lo pusiera allí. Para un ser casi inmortal que se rumorea capaz de
destruir pueblos enteros en minutos, seguro que te estás tomando tu tiempo para salir. de mi
sello ". Al final de la obvia burla, el rostro de Minato se había convertido en una sonrisa
salvaje casi parecida a la de un zorro. Mientras que Minato normalmente era de genio
apacible, cuando se trataba de sus sellos se ponía muy a la defensiva. Decir que estaba
complacido de que su sello pudiera incluso soportar una experiencia cercana a la muerte
sería exactamente correcto.
              Kyuubi había sido un poco más formidable en carne y hueso.
              Escena retrospectiva
              Minato miró a los ojos del Kyuubi, todo su cuerpo derramando cantidades masivas
de chakra, tanto que incluso el chakra del Kyuubi estaba siendo empujado hacia atrás en
algunos lugares. Sin embargo, ser capaz de combatir un chakra tan potente tenía un precio
muy alto: el Shinigami ya había clavado su espada en las entrañas del Yondaime, y su alma
se había entregado. El Kyuubi miró al Yondaime y al Shinigami y soltó una risa aullante.
              " ¿Crees que tu sello defectuoso puede retenerme? Incluso con la ayuda de
este Dios patético al que has llamado, seré libre en unos momentos". Ante el insulto, el
Shinigami tuvo una mirada de sadismo de otro mundo en sus ojos. Inclinó la cabeza (o lo
que pasaba por cabeza de todos modos ...) y habló con su voz más rudo y fría que pudo
reunir.
              "Te arrepentirás de ese desaire contra mí, Kyuubi-kun." El Shinigami puso una
sonrisa loca en su rostro y comenzó a canalizar cantidades masivas de su propia energía
hacia el sello.
              Más tarde, para su pesar, Minato no pudo evitar sentirse abrumadoramente
impresionado con el poder del Shinigami y la impresionante exhibición de frases rudas.
              El Shinigami miró el rostro lleno de asombro de Minato y mentalmente se dio una
parte en la espalda.
              ¡Soy tan genial!
              En el otro lado de la moneda, el Kyuubi tenía una sensación muy distinta en la
boca del estómago de que no debería haber provocado al Shinigami. Por otro lado, podría
ser ese ANBU gordo dándole gas. Por desgracia, ese no fue el caso cuando el Kyuubi
comenzó a sentir que el poder del sello le quitaba todo su poder.
              Su última visión antes de ser sellada fue la de un Shinigami agitando un cartel que
decía "No me jodas, Fox".
              Fin del flashback
2pt cap 11
              El Kyuubi escupió a los pies de Minato.
              " No me burlaría de mí si fuera tú; soy el único que mantiene vivo al niño.
¿Quizás debería dejarlo morir?" Los ojos de Kyuubi brillaron con más de una pizca de
locura, claramente creyendo que esa idea era aceptable.
              El Yondaime nunca dejó de sonreír.
              "¿Y matarte en el proceso? No es una oportunidad Fox-chan. Ambos sabemos que
tu única esperanza de ser libres es si Naruto te lo permite." Al final de la oración, el cuerpo
de Naruto casi se desvaneció del espacio en blanco, lo que indica que la vida estaba
regresando a él. Cuando lo último del cuerpo desapareció, se pudieron escuchar las palabras
de despedida de Kyuubi.
              " Oh, te aseguro Uzumaki Minato, sé todo sobre esa esperanza de la que
hablas, y se han hecho planes… fwahahaha." Minato se estremeció ante la perspectiva
de que Naruto pudiera ser retorcido para que dejara libre al Kyuubi voluntariamente. Solo
tendría que esperar que su hijo tuviera la voluntad de fuego que el Sandaime pensó que
tenía.
              Tengo fe en ti, Naruto ...
              "¡Minato-kun!" El ninja de cabello rubio se volvió a su izquierda justo a tiempo
para ver al Shinigami caminando con un propósito. Ese propósito parecería ser de victoria,
ya que las trompetas se pueden escuchar en todo el espacio en blanco. El Shinigami se
acercó a Minato y le dio un abrazo masivo, que era posiblemente el sentimiento más
repugnante que Minato alguna vez tuvo el desagrado de experimentar.
              El Dios de la Muerte dio un paso atrás y miró a su alrededor confundido.
              "¿Dónde está el Kyuubi? Sentí su fuerza vital desde mis dormitorios-" Minato
sintió un tic en la frente ante la mención de "dormitorios". Era simplemente otro nombre
para "Yo estaba en el mundo de los vivos torturando algo".
              Al oír el tic, el Shinigami frunció el ceño, notando que realmente necesitaba
cambiar sus palabras clave, de lo contrario, Minato podría darse cuenta más a menudo. Por
otra parte, ¿por qué le importaba? Así siguió adelante.
              "Como estaba diciendo, sentí el Kyuubi. ¿Dónde está él para poder reírme de Bob
por su completa derrota?" El Shinigami miró expectante a Minato, quien puso los ojos en
blanco. Deja que el Shinigami esté de buen humor ante la muerte y la desesperación.
              "Ha regresado al mundo de los vivos, solo estuvo aquí momentáneamente porque
Naruto casi muere en la batalla. Al parecer, se necesitará mucho más que perforar el pecho
de Naruto para mantener al Kyuubi abajo". El Shinigami frunció el ceño con dureza ante
esta noticia.
              "Ya ... veo. Bueno, en ese caso debo hacer algo más para mantenerme ocupado en
este momento, así que si me disculpas, voy a torturar serpientes ahora." Con eso, abrió un
portal al mundo viviente y lo atravesó.
              Espero que haya sido lo suficientemente sutil para que no adivine que voy a
hacerle una visita a Orochimaru ...
              Minato solo suspiró ante el total desprecio por su inteligencia que acababa de
ocurrir.
              "¡¡Finalmente te tengo todo para mí, Rubia-sama !!" Minato se dio la vuelta
lentamente justo a tiempo para ver a Tsunade, la chica zorro, saltar sobre él. El chillido que
salió de la boca de Minato se pudo escuchar en todo el mundo viviente, donde el Shinigami
sonrió.
              Segun lo planeado.
              Mientras tanto, en la sección turística del infierno ...
              Zabuza había estado dando recorridos por el infierno durante unos días, luego de
varias miradas asesinas por el destello amarillo, Zabuza captó el mensaje y decidió probar
suerte en algún trabajo de temporada hasta que Minato sintió ganas de tener compañía
nuevamente. Demonios, incluso se conformaría con no sentir como si su misma existencia
fuera a desvanecerse cada vez que Minato lo miraba. Zabuza estaba seguro de que el
trabajo "estacional" implicaría torturar a algún tipo de pecador, o tal vez limpiar un
calabozo. Alguna actividad que era a la vez aburrida y sencilla. En cambio, el término
"estacional" significa "Siempre que haya una gran batalla en el mundo y miles de personas
hayan muerto y necesiten situarse en su condenación eterna". Mirando al grupo actual que
incluía una variedad aleatoria de Konoha, Sound y Sand nin, hizo una mueca cuando miró a
la forma pelirroja de Tayuya. Tuvo que llamar a los demás un surtido aleatorio porque
simplemente miraron hacia abajo y no dijeron nada, sus corazones débiles en la vida eran
incapaces de emprender el viaje al infierno, lo único que sabrían ahora era sufrimiento,
sufrimiento sin sentido. Tayuya, por otro lado, estaba bastante animado. Ella seguía
quejándose de extrañar a Minato mientras decía maldiciones al azar.
              Zabuza suspiró mientras continuaba con la gira.
              "A nuestra derecha está el legendario Shinigami durmiendo, se dice que aquí es
donde guarda sus diecinueve ruedas de dolores, torturas y muerte cuando no están en uso.
Se rumorea que estas ruedas fueron creadas para-" Antes pudo continuar. Tayuya bostezó
muy fuerte.
              "Eres tan jodidamente aburrido. ¿Por qué no podemos tener un guía turístico con
un poco de personalidad? Un buen culo tampoco estaría de más." Zabuza comenzó a
temblar ante el comentario. ¿Qué había hecho para merecer semejante destino?
              Escena retrospectiva
              La ropa de Zabuza estaba empapada de sangre. Su cabello estaba empapado de
sangre. De alguna manera, su espada había ignorado todas y cada una de las leyes de la
materia molecular y había absorbido sangre. A su alrededor estaban los cuerpos de varios
de sus compañeros de estudios y de todos sus maestros, cada uno mutilado y
brutalizado. Al ver que algo se movía por el rabillo del ojo, lanzó su enorme espada en esa
dirección con la mayor fuerza posible.
              El Mizukage atrapó la hoja sin esfuerzo, obviamente no impresionado.
              Zabuza solo sonrió.
              "¡Pasé!" Dijo emocionado.
              El Mizukage le suspiró.
              "¿Te das cuenta de que solo tuviste que matar a cinco de los cuarenta estudiantes
para aprobar, verdad?"
              "Iba a buscar un crédito extra".
              "¿Y matar a tus cuatro profesores?"
              "Quería mucho  crédito extra".
              El Mizukage solo suspiró derrotado y le entregó una diadema.
              Fin del flashback
              Oh cierto, eso.
              En un lugar oscuro, es mejor dejarlo desconocido ...
              "Sasuke no es muy inquietante. Contrariamente a la creencia popular, no cavilaba
todo el tiempo. A veces estaba entrenando, otras veces estaba reflexionando sobre su vida
lo mejor que podía de una manera no melancólica. Porque ya ves, Sasuke estaba no un
personaje puramente unidimensional que odiaba todo lo que lo rodeaba y era lo
suficientemente tonto como para creer que se lo merecía todo solo por su nombre ".
              Al levantar la vista de este informe sobre el nuevo juguete de Orochimaru, el
Shinigami miró al chico Uchiha y parpadeó. Seguro que parecía que estaba
cavilando. Tenía las manos cruzadas frente a su rostro en una habitación oscura y tenía una
intensa mirada de odio en su rostro. El Shinigami se preguntó qué había llevado a un niño
tan joven a un camino tan violento.
              Escena retrospectiva
              Itachi estaba reflexionando sobre su misión de destruir al resto de su
clan. Francamente, no tenía idea de por dónde empezar. Estaba lidiando con uno de los
clanes ninja más poderosos que jamás haya existido y lo superaron en número. Itachi estaba
tan absorto en sus pensamientos que no notó un libro flotando sobre su cabeza hasta que
rápidamente aterrizó en su cabeza con un fuerte golpe, dejándolo inconsciente.
              Al despertar hizo una mueca por el enorme dolor de cabeza que tenía ahora. Al
mirar hacia abajo, notó el libro que había hecho el daño, y era un enorme tomo de tapa dura
con la etiqueta "Cómo matar al clan Uchiha para genios: un trabajo avanzado sobre el
desmantelamiento de cientos de ninjas entrenados en cinco horas o menos". Las cejas de
Itachi se elevaron muy por encima de la línea del cabello. Su misión era del más absoluto
secreto, así que, ¿quién podría haberlo colado? Además, ¿quién podría haberlo dejado caer
tan fácilmente? Haciendo caso omiso de la intensa sensación de malestar, abrió el libro y
comenzó a leer.
              Afuera, los Shinigamis bebieron un poco de té y esperaron la matanza.
              Fin del flashback
              El Shinigami trató de pensar en lo que salió mal en la vida de Sasuke, pero siguió
quedando en blanco. Por desgracia, había asuntos más urgentes que atender, como torturar
a Orochimaru.
              Pasando junto a Sasuke hacia la habitación de al lado, se encontró con una visión
extraña. Orochimaru estaba en otro cuerpo; eso no era muy extraño ya que tendía a cambiar
de cuerpo cada pocos años dada la cantidad de tortura por la que había pasado su cuerpo
original.
              Escena retrospectiva
              El Shinigami clavó otra aguja espiritual en la espalda de Orochimaru, lo que hizo
que gritara de dolor y mirara a su alrededor confundido, ya que no había nada alrededor que
pudiera estar causando esto.
              El Shinigami se rió mientras lo hacía de nuevo.
              Fin del flashback
              Lo extraño fue que estaba postrado ante un altar de serpientes. No se trataba de
figuras amenazantes de serpientes o incluso de unas que estaban vivas. No, no había nada
remotamente aterrador en esto. Eran juguetes de peluche. Orochimaru adoraba peluches de
serpientes suaves en su base secreta llena de miles de ninjas hábiles.
              No era la primera vez que el Shinigami se preguntaba si tal vez había ido
demasiado lejos con su campaña de casi cincuenta años para torcer y deformar totalmente
la mente de Orochimaru. Claro, el Sannin hacía mucho tiempo que se había convertido en
poco más que una persona cruel llena de odio cuya única forma de satisfacer su sed de
poder era no solo obtenerlo para sí mismo, sino quitárselo a todos sus enemigos. En ese
momento, casi todo el mundo había sido trasladado de "neutral" a "enemigo sin ninguna
otra razón que no sea que tienes poder y yo soy un bastardo mezquino".
              El Shinigami asintió para sí mismo, llegando a la conclusión obvia. A veces solo
tenías que dar un paso atrás y moverte en una dirección diferente. Esto le haría mucho bien
a Orochimaru, y tal vez evitaría que su vida se saliera de control. ¡Hoy, el Shinigami era un
hombre cambiado! Lo haría bien con Orochimaru, y para arrepentirse por ser tan malo con
Orochimaru, comenzó el camino hacia la recuperación.
              Inmediatamente encendió todo el altar en llamas, quemando todos los juguetes de
peluche en un glorioso resplandor de fuego azul.
              Orochimaru gritó de horror, viendo como su altar ardía hasta los cimientos. Probó
un jutsu de agua, pero nada parecía sofocar las llamas. Pero fue inútil, las llamas
consumieron todos sus años de arduo trabajo.
              "¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!" Orochima
ru se derrumbó y comenzó a sollozar.
              El Shinigami inclinó la cabeza hacia un lado.
              Quizás necesito un ajuste fino de mis habilidades en la bondad. ¡Bah!  Hice lo
mejor que pude, no puedo molestarme más si él va a llorar cada vez que hago algo bueno
por él, honestamente ...
              Kabuto se apresuró a entrar en la habitación poco después para abrazar a
Orochimaru, consolándolo. El Shinigami ahora recordaba por qué solía irse más
rápidamente, esos dos eran raros juntos.
              Mi trabajo aquí está terminado, e incluso si no lo estuviera, estoy a punto de
perder mi almuerzo.
              El Shinigami desapareció en un abrir y cerrar de ojos, para jugar con otros
mortales menos espeluznantes.
              Un minuto después ...
              Un portal se abrió justo en frente de Orochimaru y salieron Kami y Nick, quienes
miraron la escena frente a ellos y sacudieron la cabeza con exasperación. Nick se volvió
hacia Kami para decirle algo, pero perdió el hilo de sus pensamientos mientras la miraba
fijamente.
              Kami suspiró, no por primera vez reconsiderando su así llamado ingenioso plan de
ser una mujer ultra atractiva solo para complacer a sus lindos pequeños mortales. Poniendo
los ojos en blanco, golpeó a Nick en la parte superior de la cabeza con un puño.
              "Ojos. Cara. Ahora." Nick se frotó la cabeza mientras sus ojos se inclinaban hacia
el rostro de Kami. No estaba muy avergonzado de lo que hizo, pero el dolor de cabeza que
le adormecía la mente que estaba teniendo sirvió como un disuasivo suficiente para no
comerse con los ojos por el momento. Recordando lo que tenía que decir, habló.
              "Entonces, ¿qué tiene que ver este fracaso con nuestra venganza contra el Dios de
la Muerte? Parece bastante patético, y yo no estoy en el negocio de ayudar a la gente,
especialmente los fracasos masivos". Kami le sonrió brillantemente a Nick, siempre
divertido de poder ver lo peor en cada persona que conocía, era una cualidad entrañable
cuando todo lo que estabas acostumbrado eran personas que defendían a otras personas de
una manera justa y recta.
              Quizás me estoy volviendo un poco corrupto pasando todo ese tiempo con
Shinigami-kun.
              ...
              ¡Pero se siente tan bien!
              "Ves Nick, este hombre pálido frente a ti es Orochimaru, uno de los ninjas más
sádicos y brutales que existen en la actualidad. Lo que se sabe menos de él es el hecho de
que el Shinigami lo ha torturado durante años, en su mayoría sin control porque todos los
demás se rieron. con él, en lugar de reprenderlo. El Shinigami pronto se dio cuenta de que
si alguna vez se encontraba con Orochimaru, tendría que enfrentar el horror que creó, por lo
que durante las últimas décadas se ha esforzado mucho para asegurarse Orochimaru es casi
inmortal, para que nunca se conozcan ". Los ojos de Nick brillaron de comprensión ante el
tono de voz de Kami.
              "¿Entonces estamos aquí para deshacer ese trabajo?" Kami sonrió a su pequeño y
inteligente compinche y le pellizcó la mejilla.
              "Correcto, eres Nick-san. He hecho una sustancia química especial solo para
deshacer casi todo el trabajo del Shinigami, haciendo a Orochimaru bastante mortal.
Aunque todavía es muy poderoso para ser mortal, será solo eso: mortal." Kami sacó un
frasco de líquido naranja y lo vertió en una bebida que Orochimaru había dejado
desatendida mientras estaba ocupado llorando por sus pobres serpientes de peluche.
              Nick sonrió con satisfacción ante esto, estaba seguro de que el Shinigami iba a
sufrir mucho cada vez que Orochimaru caía muerto. Si bien estaba muy triste por la pérdida
de su chica zorro, se había divertido mucho con esta aventura, y estaba seguro de que
obtendría más antes de que todo terminara.
              Kami le hizo un gesto a Nick para que la siguiera a través de otro portal, y
salieron, sin ver que los ojos del Shinigami se volvían rojos de furia cuando reapareció de
su invisibilidad. Había sentido otra presencia y decidió esconderse y ver.
              "Oh, pagarás por esta transgresión, Kami-sama." El Shinigami no se rió como de
costumbre. Esta vez fue personal.
              Finalmente, en el espacio en blanco ...
              Zabuza finalmente había decidido volver con Minato después de unos días de
dejarlo calmarse. Lo lamentó unos dos segundos después de haber entrado en el maldito
espacio en blanco. Minato tenía la mayoría de sus ropas hechas jirones y lo que solo podía
describirse como profundos cortes en todo su cuerpo. Estaba sudoroso, jadeando y parecía
realmente cabreado. Zabuza miró a la derecha a Minato para ver a Tsunade, la chica zorro
dentro de una jaula, frunciendo el ceño a Minato.
              "¡Solo quería jugar contigo, Rubia-sama!" Minato se volvió hacia la chica zorro
con una mirada de incredulidad en su rostro.
              "¡Me estabas arañando durante unos buenos diez minutos antes de que pudiera
apartarte de mí! ¡No lo llamaría jugar!" La chica Zorro simplemente hizo un puchero.
              Zabuza se quedó allí, silencioso como la noche, con la boca abierta en estado de
shock. Los ojos de Minato se volvieron hacia Zabuza.
              "¿Y qué quieres?" Zabuza sabía que era mejor no decir algo inteligente aquí
mismo.
              Pero no pudo resistirse.
              "Me gustaría ver la cinta de tu épica pelea con la chica zorro". La sonrisa de
Zabuza duró aproximadamente un segundo hasta que Minato le entregó un Rasangan en el
cráneo.
              Tsunade hizo una mueca.
              "Eso va a dejar una marca".
* Capítulo 12 *: Todas las cosas buenas
 
              Capítulo 12: Sin título
 
              Minato se sentó detrás de su escritorio, aunque supuso que estaría mejor
caracterizado como su antiguo escritorio, mientras miraba al Shinigami con una mirada de
incredulidad en su rostro. De todos los escenarios que había imaginado, nunca podría haber
adivinado que esto sucedería. El Shinigami se paró frente a él, solo habiendo dicho que
estaba despedido.
              "Esto es una broma, ¿verdad? Todo el mundo sabe lo obsesivo que eres conmigo;
nunca me despedirías libremente, ¿cuál es el truco?" Los ojos de Minato miraron
directamente al Shinigami sin siquiera parpadear. Verdaderamente era una medida del
hombre que era Minato el que pudiera soportar una visión tan retorcida. El Shinigami no se
movió.
              "Minato, es mi gran cariño por ti lo que ha detenido mi mano durante tanto tiempo;
sin embargo, tu descuido ha hecho demasiado daño. Admito que es parcialmente mi culpa,
te permití hacer lo que quisieras. termina con este lío cuando no hiciste lo correcto con
Zabuza, y lo envías a su infierno eterno. Por suerte para ti, he considerado adecuado
ocuparme de ese asunto en particular ". Una sonrisa cruel tocó el rostro del Shinigami
cuando la implicación rápidamente se apoderó de Minato. Sucedió tan rápido que incluso el
Shinigami fue tomado por sorpresa. El escritorio entre él y el Yondaime había sido
levantado por Minato y el rubio atravesó el espacio como un rayo. Levantando su mano
derecha, desató un fuerte golpe en la cabeza del Shinigami.
              Esto fue captado sin esfuerzo por el Dios amenazante. Miró a Minato sin piedad.
              "Realmente me he vuelto suave cuando un mortal piensa en atacarme. Adiós,
Minato-kun." Con eso, el Shinigami agarró la mano de Minato con más fuerza y todo su
cuerpo comenzó a desintegrarse. Los ojos de Minato entraron en pánico cuando miró a los
ojos del Shinigami por última vez, mirando el rostro sonriente del Shinigami antes de que
todo su cuerpo desapareciera en la nada.
              El Shinigami no perdió el tiempo para volver a poner el escritorio en posición
vertical y tomar asiento detrás de él. Miró el papeleo y suspiró.
              "Siempre hay una desventaja en las ideas brillantes, ahora no tengo a nadie a quien
echarle toda esta basura". Justo cuando las palabras habían salido de su boca, Assistant-
sama apareció a través de un portal con una enorme pila de papeles. Lo dejó sobre el
escritorio y miró a su alrededor, aparentemente buscando a Minato.
              "¿A dónde se fue esa sexy… er… dónde se fue esa estúpida rubia?" Assistant-
sama miró a su alrededor de nuevo, muy confundida.
              "Lo destruí por insubordinación. Hablando de eso, realmente no me siento con
ganas de hacer este trabajo servil, así que he decidido que eres su reemplazo. Felicitaciones
por el ascenso". Con eso, el Shinigami desapareció de la vista, dejándola furiosa.
              "Espera… dijo un ascenso. ¿Eso significa que Minato solía ser mi jefe?
¡¡Argh !!" Su grito inhumano cubrió los suaves pasos que sonaban detrás de ella, y la mujer
aterradora nunca vio a la persona golpeándola por detrás y decidiendo tomar el trabajo por
sí misma.
              Entretanto…
              El Shinigami caminaba, reflexionando sobre qué hacer ahora que Minato-kun
había sido depuesto correctamente. El primer paso que resultó fue evitar a la encantadora
esposa de Minato que acababa de doblar la esquina y cuyos ojos normalmente amables se
entrecerraron con furia contenida cuando su vista se topó con el Dios de la Muerte.
              "Ah, Sakura-san, imagina encontrarte aquí. ¿Qué puedo hacer por ti hoy?" El
Shinigami era todo un negocio cuando la mujer se detuvo a centímetros de su rostro con un
ceño fruncido que podría asustar a la muerte misma.
              Y así fue.
              "El nombre es Kushina para ti, Shinigami. Tuve un sentimiento terrible y de
repente no puedo sentir más a mi esposo. ¿Qué no te has hecho bien bastardo?" Tenía los
puños apretados a los costados y sus ojos ardían de furia. El Shinigami no pudo sentir una
emoción positiva, iba en contra de la descripción del trabajo. Sin embargo, en ese momento
pudo ver lo que Minato vio en ella. Pasión, lealtad, determinación, todos los rasgos que
tenía el propio Minato.
              "Muy bien Kushina-chan, vamos a dar un paseo." Dicho esto, el Shinigami giró
sobre sus talones y comenzó a alejarse, dejando a Kushina sin otra opción que seguirla.
              En lugares desconocidos…
              Minato gritó de agonía mientras su cuerpo se juntaba lentamente una vez más,
pieza por pieza. Era como si todo su cuerpo estuviera pegado de nuevo, y podía sentir la
sensación en un nivel básico, y le dolía muchísimo.
              "Ahí está Minato-kun, todo ha terminado ahora. Puedes dejar de gritar." Minato
jadeó mientras miraba hacia arriba y vio el rostro de una mujer joven muy atractiva. Dejó
de jadear y suspiró, agradecido de estar juntos de nuevo. Sin embargo, ese agradecimiento
no embotó sus sentidos.
              "¿Qué estoy haciendo aquí? Lo último que recuerdo es que el Shinigami me dejó
fuera de combate." Ante esto, la joven se rió.
              "Tonto Minato-kun, soy Kami, y te necesito, así que por supuesto puedes quedarte
un poco más." Ante esto, los ojos de Kami se arrugaron y su rostro se iluminó con una
sonrisa, claramente muy complacida por toda la situación.
              "Sabes, la última mujer que dijo que me habían ayudado terminó casándose
conmigo, ¡así que esto suena prometedor!" Minato se rascó la nuca y sonrió. Sin embargo,
los ojos de Kami se entrecerraron, sintiendo algo extraño en esta situación. Descartándolo,
continuó.
              "De todos modos Minato-kun, recientemente me di cuenta del hecho de que el
Shinigami ya no está contento con tu trabajo y consideró adecuado despedirte, y me
preguntaba si te gustaría que me ayudaran a llevarlo ante la justicia. Sin duda lo sabe, el
Shinigami a lo largo de su largo y legendario mandato ha creado muchos crímenes contra la
humanidad, y creo que es hora de que responda adecuadamente por sus crímenes
despojándolo de su divinidad y nombrando un nuevo Dios de la Muerte en en su lugar.
Todo lo que tenemos que hacer es atraparlo en una caja de sellado y estará acabado. El
único inconveniente de esto es que solo un humano que sea un experto en las artes de
sellado puede esperar crear este sello, ya que fue diseñado para proteger a los mortales, no
para ser utilizado en pequeñas guerras contra los dioses. Es un último resultado, pero, por
desgracia, parece que no hay otra manera ". Minato parpadeó estúpidamente a Kami,
aparentemente sin darse cuenta de nada que la diosa antes que él acababa de decir.
              Kami lo intentó de nuevo.
              "Vas a sellar al Shinigami en una caja."
              Oooooh.
              Esta vez Minato asintió con la cabeza con confianza y sonrió.
              "Es lo menos que pude hacer después de que ese bastardo intentó apagar mi
existencia. Después de esto, debería quedar bastante claro que nadie se burla del Yondaime
Hokage de Konoha." Kami simplemente le sonrió mientras comenzaba a explicar cómo
funcionaba el sellado.
              En el infierno
              Zabuza miró hacia adelante, las cadenas que lo mantenían encadenado firmemente
en su lugar. Como ves, a los Shinigami nunca les había gustado particularmente Zabuza y
después de que el Dios de la Muerte consideró oportuno liberar a Minato de su contrato, el
destino de Zabuza ya estaba sellado. Sin embargo, un hombre de la formación de Zabuza
tuvo pocos problemas para resistir el calor opresivo del infierno, y la tortura fue casi
ridícula. Honestamente, ¿qué clase de cretinos se molestaban en usar látigos y cadenas
todavía? La tortura se había refinado mucho desde los viejos tiempos.
              Escena retrospectiva
              El Mizukage se sentó frente a Zabuza, preguntándose qué hacer con el joven. Uno
de los siete espadachines de la niebla, su entrenamiento y habilidad no tenían rival, sin
embargo, el hombre era un poco más un cañón suelto de lo que incluso el cañón suelto
estaba preparado para lidiar. Nada parecía disuadirlo, las amenazas de muerte solo
aumentaron el deseo de batalla en sus ojos. La tortura física le hizo poner los ojos en
blanco, ¡nada parecía funcionar!
              Sin embargo, uno no se elevó para convertirse en el Mizukage en la bruma
sangrienta (entre otras cosas que este Mizukage podría poner en un currículum potencial,
para el caso…) sin saber cómo tratar con otras personas y lidiar con sus debilidades.
              "Zabuza, recientemente te has vuelto un poco pícaro conmigo. Si bien has
manejado todas tus misiones admirablemente, tu trabajo extracurricular, por otro lado, deja
algo que desear. No puedes simplemente asesinar a quien desees debido a tu sed de sangre,
No lo toleraré ". Los desalmados ojos negros del Mizukage miraron fijamente a los
enloquecidos de Zabuza con toda la confianza que le brindaba el líder de una aldea.
              Zabuza se burló.
              "¿Qué podrías hacerme?" Zabuza estaba seguro hasta que vio al Mizukage
sonreír. Este hombre no había sonreído en los veinte años que Zabuza lo había visto por
ahí. Se casó, no sonrió. Tenía una hija, no sonreía. Hizo un tiro en suspensión de media
cancha frente a las tropas e incluso entonces, entre muchos paparazzi, no logró romper ni la
más mínima cantidad de sonrisas mientras sus compatriotas que iban a la batalla por él lo
vitoreaban. Había una apuesta en marcha cuando sonreiría, que Kisame acaba de ganar.
              Hablando de, con Kisame ...
              "Entonces tomas el alambre de púas, lo envuelves alrededor de una cama y la
cubres. Esperas a que la persona se duerma y usas la etiqueta explosiva para activar la
máquina que arranca el alambre de púas de la cama, ahora si lo anuda bien, les pelará la
piel y hará que mueran de una manera lenta, agonizante y tortuosa. Boy fue franco al darse
cuenta de que estaba sorprendido por su desaparición ". Kisame terminó y miró a Itachi
esperando solo para que se durmiera.
              "¿Por qué siempre se duermen justo antes de la forma siete milésima de matar a
una persona con un alambre de púas? Estos tipos necesitan aprender el fino arte del
detalle". Kisame negó con la cabeza y volvió a encontrar buenas ofertas en varios alambres
de púas importados de EBay.
              De vuelta con Mizukage y Zabuza ...
              Con todo ese preámbulo, había muy bien una muy buena razón por la que el
Mizukage estaba sonriendo, y en un giro importante de la trama, de hecho había una razón
para esta sonrisa.
              Al Mizukage finalmente se le había ocurrido una idea infalible para mantener a
Zabuza a raya.
              "Bueno, ves Zabuza-kun, es realmente muy simple. Si alguna vez vuelves a salirte
de la fila, voy a hacer que escoltes a un clon mío por una ciudad importante, excepto que
este clon va a ser engañado y se comportará bien. como una niña. Querrá helado, querrá
ropa. Querrá todo el amor y la atención que una niña pequeña quiere de su figura paterna.
No será amable ni educada, y hará mucho de ruido. Lo peor de todo es que no podrían
matarla porque yo crearía otro, y otro. Si no tratas bien a este clon, tendrías que repetir tu
fabulosa juerga de compras con mi pequeña niña interior hasta que puedas hacerlo bien. Así
que te pregunto Zabuza-kun, ¿de verdad quieres probar las regiones retorcidas de mi mente
rota y asesina, o vas a ponerte en forma y ser un buen espadachín antes de que haga
desearías haber empujado tu espada compensadora de gran tamaño en tu estómago hace
años solo para terminar con todo. Una vez más, todo depende de ti, simplemente tirando
esto por ahí ". La sonrisa en su rostro y el tono cortés en su voz nunca habían dejado al
Mizukage a lo largo de su discurso bastante largo. Zabuza se quedó de pie, sorprendido más
allá de la imaginación por el posible escenario.
              ¿Es de extrañar que haya intentado matar a este tipo?
              Fin del flashback
              Afortunadamente, el Mizukage aún no estaba muerto, por lo que Zabuza no tenía
que igualar el ingenio asesino con ese monstruo todavía, porque si había alguien que
supiera cómo torturar, seguramente era ese hombre. Zabuza estaba tan absorto en sus
pensamientos que no se dio cuenta del pequeño y repugnante cachorro de un hombre frente
a él.
              "Hola Zabuza-san, nos volvemos a encontrar." La cabeza de Zabuza se inclinó
hacia arriba y sus ojos se volvieron fríos mientras miraba a Gatou, un hombre pequeño
tanto en estatura como en valor. Estaba sorprendido de que el hombre pequeño estuviera
despierto después de las historias sobre lo enojado que Minato se había puesto con él. Sin
embargo, aquí estaba la patética excusa de un hombre, parado frente a él, luciendo en mejor
forma que Zabuza en ese momento.
              "¿Sorprendido de verme? ¿De verdad creías que tu estúpido y tonto shinobi tiene
alguna influencia en los confines del infierno? Creo que no. Incluso estos monstruos
pueden apreciar la mentalidad que tengo. Máquinas de matar sin sentido como tú y ese así
llamado "Yellow Flash" no tiene lo que se necesita para estar a la altura de un hombre
como yo ". Ante esto, se burló. "Para pensar, tuve que fingir miedo de un hombre así en su
presencia, qué antiestético. Sin embargo, tan pronto como puse mi pie en el suelo esta
mañana, me soltaron como si nada, y pensar que se supone que el infierno es un castigo, ja!
" Al final de la engreída perorata de Gatou, los ojos de Zabuza se habían dirigido a detrás
del hombre, donde un hombre alto tenía la cabeza inclinada, sombreando su rostro por
completo de la manera más intimidante.
              "¿Oh?" Fue todo lo que dijo el hombre antes de rodear con un brazo los hombros
de Gatou. Gatou se volvió hacia el hombre para ver su sonrisa maliciosa en su habitual
rostro juvenil y su cabello rubio ya no cubría sus ojos. Gatou estaba mirando directamente a
la cara de un Minato Namikaze realmente enojado.
              Procedió a orinarse en los pantalones.
              Minato miró la vista y suspiró con disgusto. Habría pensado que el hombre habría
tenido la decencia de aceptar su castigo con un poco de vergüenza y detener sus caminos,
pero parece que incluso en el infierno estaba decidido a continuar con sus tonterías. Aunque
Minato no podía afirmar estar totalmente sorprendido ...
              "Hola John, gracias por dejar ir a este tipo para poder tener una palabra amistosa
con él, te sugiero que hagas algo más severo, su espíritu maligno no se ha roto lo
suficiente". Dicho esto, le dio una patada al hombrecito al hombrecito hacia John, el
guardia, quien simplemente asintió y se fue.
              Minato rompió rápidamente las cadenas que ataban a Zabuza y le ofreció una
mano en el suelo, que Zabuza aceptó con gusto.
              "Apuesto a que no pensaste que ibas a verme pronto, ¿eh?" Zabuza miró a Minato
a los ojos y captó el mensaje oculto. Zabuza simplemente asintió con la cabeza tanto a la
pregunta obvia planteada como a la otra.
              "Parece que no podemos separarnos tan fácilmente, amenaza dorada". Al oír esto,
Minato se rascó la nuca y sonrió ampliamente, extrañamente complacido de estar de vuelta
en compañía de un hombre al que muchos estaban aterrorizados solo por el nombre, y
mucho menos estando en presencia del demonio real de la niebla.
              Por otra parte, no era como si Minato inspirara menos miedo en ciertas partes del
mundo shinobi ...
              En Iwa ...
              Volvía a ser diez de octubre en Iwa, que desde hacía años había sido un día de
celebración. Los niños pequeños se disfrazaron y los adultos, tanto civiles como ninjas,
solían repartir dulces o ir a fiestas de disfraces por su cuenta. Antes de amonestar a Iwa por
repartir dulces de Halloween tres semanas antes, este no fue el caso. No, este día fue en
honor a algo mucho más importante y cercano a casa: este fue el día en que el cuarto
Hokage de Konoha, ese maldito hombre llamado Minato Namikaze, había dado su vida
para destruir al zorro demonio, Kyuubi, y proteger su pueblo. Para crédito de la aldea, o
más bien del viejo Tsuchikage, el líder había dado un discurso el día que esto sucedió en
realidad honrando al Hokage, declarando que aunque eran enemigos jurados, tenía el mayor
respeto por este shinobi, cualquier shinobi, que pudiera enfrentarse la más vil de las
criaturas y derrotarla sin ayuda, sin importar el costo. Esa noche habían brindado por el
hombre. Sin embargo, dos años más tarde, cuando Tsuchikage dimitió y su hijo asumió el
cargo, se anunció una nueva política menos amable hacia ese día. Debido a la amargura que
aún sentía el nuevo Kage por las docenas y decenas de terribles pérdidas que sufrió
personalmente debido al Yondaime, quería que se celebrara el día de su muerte y se riera de
él, sin dejar ningún honor para el mejor hombre.
              Así que imagina Halloween, pero en celebración de la muerte de Minato.
              Un niño se encontró llamando a la puerta de un shinobi. El shinobi abrió el día y
miró a medias al niño antes de que tuviera un kunai en la mano y luego rápidamente en el
cuello del niño. Rock nins que patrullaban cerca se acercaron y estaban a punto de
interrogar al hombre por sus acciones cuando vio que el niño llevaba una máscara
Yondaime y una pequeña capa. Asintiendo con la cabeza en comprensión, levantaron al
niño y lo arrojaron al montón con el resto.
              Este año estableció un mínimo histórico para "los niños que eligieron
estúpidamente usar un disfraz de Yondaime siendo terriblemente desfigurados y
asesinados". Bajó a noventa y cuatro, una señal muy positiva, con el día casi terminado, por
debajo de los cien del año pasado. ¡Los niños aprenden rápido a no tocar las puertas de los
shinobi traumatizados que llevan la máscara de una persona que se llevó a todos sus
amigos, camaradas y sueños!
              Mientras tanto, en una sesión de entrenamiento shinobi ...
              "Ahora hombres, repasemos la parte más importante de ser un ninja Iwa: ser
conscientes de que si ven a Minato Namikaze, corren de inmediato y no se comprometen.
Si eligen desobedecer esta orden, perderán su vida. preguntas a los hombres? " Un genin,
no mayor de diez años, levantó la mano con nerviosismo. El instructor jounin resopló ante
la señal de debilidad. No importa, se lo eliminarían en un mes o estaría muerto, la debilidad
no era tolerada en Iwa.
              A menos que, por supuesto, te enfrentaras al hombre llamado The Yellow Flash,
entonces mostraste debilidad, una bandera blanca y corriste el infierno sagrado de esquivar.
              Pero esa es una especie de excepción que confirma la regla, si obtienes lo que se
transmite.
              "¿Qué pasa, muchacho?" El jounin lo miró fijamente, todavía no impresionado.
              "Señor, no me corrija ni nada, pero el hombre que acaba de nombrar lleva muerto
más de una década, no creo que esa orden sea realmente necesaria". Oh, sí, al jounin
realmente no le gustó este nuevo recluta. Todo el ninja circundante comenzó a alejarse
constantemente del genin que había hablado.
              "¿De verdad ahora? Para alguien que ni siquiera estaba vivo durante la última Gran
Guerra, seguro que no pierdes el tiempo expresando tu opinión sobre la estrategia
militar". Ante esta advertencia, el genin se envalentonó.
              "No di una opinión señor, simplemente dije que Minato Kamikaze ha sido
confirmado como KIA y ya no es una amenaza para nadie". El Jounin asintió y luego hizo
una pregunta.
              "Entonces, ¿por qué parece que ese fantasma detrás de ti está a punto de
matarte?" El genin se dio la vuelta para ver el destello amarillo detrás de él con malas
intenciones en los ojos y cuernos en la cabeza. Pasó por cientos de señales a la velocidad de
la luz y gritó su ataque.
              "¡ATAQUE DE FLASH DE ILUMINACIÓN HAX JUTSU!" con esto cargó hacia
adelante dando un puñetazo al… aire. El pobre genin había muerto de miedo en el
momento en que vio al Chuunin encorvado, y había tardado unos momentos en
desplomarse al suelo. El Chuunin rompió el henge e hizo una rápida reverencia al jounin
antes de despedirse.
              El jounin simplemente resopló.
              "Felicitaciones a los que no están muertos, pasaron la prueba, ahora son
verdaderos genin y están listos para ingresar al mundo de los shinobi. Sin embargo,
recuerden, incluso si hoy fue un truco, algún día tendrán que enfrentarse al verdadero
fantasma del Yondaime Hokage. , estad atentos para ese día ". El shinobi asintió
solemnemente.
              De vuelta con Minato y Zabuza
              Zabuza miró a Minato y suspiró con no poca cantidad de alivio. "Me preocupaba
no conseguir que te volviera a ver, Minato-sama. Gracias por la mano." Con eso, hizo una
reverencia muy tensa y se teletransportó, dejando a Minato un poco sin palabras.
              Minato-sama? De qué se trataba, siempre me está faltándome el respeto, tch, qué
buen fanfarrón es ese tipo.
              Minato salió de la celda de Zabuza y decidió atravesar otra puerta para visitar a
otro amigo suyo. Destellando a través de los sellos de sus manos, apareció una puerta frente
a él, que rápidamente abrió y atravesó.
              Lo que lo recibió fue una escena de uno de los libros de Jiraiya. A su alrededor
había varias casas de baños con hermosas mujeres que se relajaban en todas ellas. Echando
un vistazo a su izquierda, vio con quién quería hablar.
              "¡Sarutobi-sensei, realmente necesitas frenar tu naturaleza pervertida!" Minato
habló demasiado alto y todas las mujeres gritaron indignadas y dejaron al pobre Sarutobi
solo con su sucesor. Le dio una palmada en la cabeza al joven por su interrupción.
              "Vaya, esa no es la manera de tratar al tipo que extendió tu vida por unos buenos
doce años, ¡muestra algo de respeto a los mejores, abuelo!" Ante esto, el Sandaime se rió
entre dientes y sacó su pipa y la encendió, todo el tiempo mirando a Minato.
              "Pareces preocupado, muy preocupado de hecho. ¿Qué pasa, Minato-kun?" Las
palabras de Sarutobi fueron amables y gentiles, pero aún tenían el mismo aire serio que
tenían en la vida también. Minato se juró a sí mismo, deseando no ser tan fácil de leer.
              "Estoy a punto de pelearme, no sé si podré escapar. El destino de mi alma y toda
su existencia está en juego. Estaba dispuesto a renunciar esa noche para proteger nuestra
aldea, pero No sé si quiero ponerlo en juego aquí. Me han asegurado varias veces que el
plan no puede salir mal, pero todavía estoy nervioso. No estoy listo para volver a hacerlo
tan pronto ". Sarutobi dio una calada a su pipa y le dio un sabio consejo.
              "Deja de hacer poses, Minato-kun, no es halagador. Lo que me acabas de decir son
los pensamientos racionales de tu mente entrando en esta situación. Lo que está dentro de lo
razonable. Pero mi viejo amigo, nunca has sido alguien que esté dentro de lo razonable. Tu
mente es nítido y brillante, pero no es lo que te llevó a donde siempre has estado. Es tu
corazón, tu voluntad de fuego para desafiar tantas probabilidades hasta el punto en que las
probabilidades dejaron de molestar en aparecer. No sé mucho sobre en lo que te estás
metiendo, pero dudo mucho que te superen. Así que, por favor, aguanta y haz lo que mejor
sabes hacer: alzar el infierno ". Minato le sonrió al viejo Hokage y le dio una palmada en la
espalda.
              "Gracias, viejo, sabía que acudir a ti era el movimiento correcto. ¡El profesor ataca
de nuevo!" Dicho esto, el cuerpo de Minato se alejó, dejando al Sandaime solo.
              "Me pregunto cómo siempre me salgo con la mía con ese tipo de tonterías
genéricas sin que nadie me llame. Oh, bueno, si funciona, funciona". Dicho esto, volvió a
tratar de encontrar un buen lugar para seguir mirando a las mujeres.
              Con Orochimaru
              La Serpiente Sannin flexionó el brazo izquierdo de su nuevo cuerpo, sintiéndose
mejor de lo que se había sentido en años, tres años, para ser exactos. Había estado muy
molesto porque había tardado demasiado en traer a Sasuke a su lado y tuvo que cambiar de
cuerpo solo unos días antes de que el chico llegara a su puerta. No importa, le dio tiempo
para entrenar su nuevo cuerpo para volverse más fuerte incluso que ese bastardo de
Itachi. Si no pudiera tener su cuerpo, tomaría a su hermano pequeño y lo mataría con su
propia carne y sangre.
              Escena retrospectiva
              "¡Itachi, tu cuerpo será mío!" Orochimaru saltó hacia Itachi, usando su técnica de
cambio de cuerpo solo para encontrarse con los duros ojos del Sharingan, y de repente
Orochimaru quedó atrapado en su propia mente, donde Itachi estaba frente a él, sus ojos
impasible y frío.
              "Eso fue bastante tonto, Orochimaru-san." Orochimaru se sorprendió de que fuera
atrapado tan fácilmente en un genjutsu, incluso por el Sharingan. Realmente esos ojos eran
incomparables.
              "Estarás atrapado aquí durante setenta y dos horas en tu mente, mientras que solo
un abrir y cerrar de ojos pasará en el mundo de los vivos. Sospecho que esta será la última
vez que nos cruzamos en nuestro camino en muchos años, si es que alguna vez lo volvemos
a encontrar. hagámoslo una experiencia memorable ". Itachi procedió a sacar una pequeña
serpiente de juguete que extrañamente se parecía a la serpiente que convocó a Manda.
              Itachi tosió un poco y se aclaró la garganta. Luego comenzó a hablar con voz
aguda y chillona.
              "Hola, mi nombre es Manda y soy un gran perdedor, y para expiar todas las cosas
malas que he hecho con Orochimaru, me mataré ahora." Itachi procedió a hacer que el
juguete de peluche se zambulló en forma de cisne desde su mano hasta un pozo de fuego
negro.
              La escena se repitió miles y miles de veces, y después de que terminó Orochimaru
rápidamente huyó de la presencia de Itachi, muy consciente del hecho de que no podía
esperar enfrentarse a un hombre que dañaría a su Manda-chan de una manera tan horrible.
              Fin del flashback
              Orochimaru se alejó del espejo, tratando de olvidar su amargo pasado por el
momento. Si bien ser obsesivamente malvado y empeñado en vengarse estaba muy bien, no
tenía sentido pensar en su compañero ninja perdido hasta que tuviera el cuerpo fuerte y
hermoso de Sasuke para él solo.
2pt cap 12
              Oh, las cosas que haría una vez que ese cuerpo fuera suyo ...
              mmm ... carne de chico ...
              Reflexionando sobre sus pensamientos sádicos y enfermizos, Orochimaru no pudo
ver hacia dónde se dirigía y tropezó. Mirando a ambos lados para asegurarse de que nadie
había visto este pequeño incidente, se levantó del suelo, se sacudió el polvo y se dedicó a
sus asuntos.
              En un rincón oscuro, el Shinigami frunció el ceño con furia. Echando un vistazo a
la muy costosa "Rueda de disparo: ¡veinte formas diferentes de hacer tropezar a tus
enemigos!" lo pateó, decidiendo que esto había sido una gran pérdida de dinero y le había
causado poco o ningún daño a Orochimaru.
              Poco sabían los Shinigami que este fatídico accidente causó un pequeño desgarro
en la pared del corazón del nuevo cuerpo anfitrión de Orochimaru, lo que normalmente no
importaría excepto si Orochimaru estaba cerca del agotamiento del chakra o cerca de la
muerte. Pero tampoco podría suceder, ¿verdad?
              … ¿Verdad?
              Sintiéndose frustrado por la aparente falla del volante, el Shinigami se
teletransportó solo para caer en las garras de Kami.
              En las cámaras de la cama de Kami ...
              El Shinigami miró a su alrededor, sabiendo muy bien que este no era el lugar al
que tenía la intención de ir cuando dejó la base secreta de Orochimaru. Inclinando la cabeza
hacia un lado, se dio cuenta de que estaba en la cama de Kami y comenzó a sospechar
mucho.
              Entonces, ¿así es como va a ir todo? ¿De verdad cree que puede despojarme de
mi poder basándose en los méritos? La muerte es una cosa terrible, como siempre he
argumentado, ella no tiene fundamento para ninguno de sus ataques y todos serán
despedidos, como siempre.
              … Espero que no hayan encontrado mi colección de cintas de tortura de
Orochimaru, solo para estar seguro.
              Al escuchar un ruido detrás de él, se dio la vuelta y vio a tres personas. La primera
fue Kami-sama en todo su atractivo esplendor, aunque la forma en que sus ojos atravesaron
al Shinigami con desprecio no aumentaron el atractivo, de hecho lo redujeron un poco. A su
izquierda estaba Nick, sus ojos mostraban una cantidad de aburrimiento sin igual en todo el
inframundo, su cuerpo no mostraba nada de la ligera ansiedad que sentía actualmente por la
situación. Sus ojos marrones miraron al Shinigami, un ligero asombro por finalmente
encontrarse con alguien más espeluznante que él.
              A su derecha estaba una figura mucho más familiar, la de Minato Namikaze. Su
cabello rubio puntiagudo como siempre, su rostro la imagen misma de seriedad, nada en sus
rasgos mostraba el más mínimo signo de diversión o jovialidad que generalmente
acompañaba su presencia. El Shinigami miró directamente a Minato y le habló.
              "Hoy estás de negocios, Minato, pareces un poco herido. ¿Cómo están los órganos
internos?" El Shinigami arqueó una ceja - o lo habría hecho si tuviera una - a Minato, quien
simplemente lo miró con ojos sin vida, los de un shinobi que había entregado muchas
víctimas a los brazos que esperaban del así llamado hombre antes que él.
              "No tengo nada que decirte, Shinigami-san." Ante eso, Kami aplaudió
agradablemente.
              "Bueno, ahora que las bromas han terminado, vayamos al asunto en cuestión.
Como estoy seguro de que te diste cuenta en el momento en que viniste aquí, he
considerado adecuado activar un campo de supresión de Dios, un favor único de un antiguo
amigo mío que tenía uno por ahí. Ves Shinigami-kun, tu tiempo como Muerte ha llegado a
su fin. Te has entrometido en los asuntos humanos durante demasiado tiempo. Ahora
experimentarás el mismo destino al que has forzado a innumerables otras cosas que hacer:
Estar encerrado en un lugar muy pequeño y muy cruel ". Ante esto, Minato sostuvo
amablemente la caja de sellado y la agitó en el aire por unos momentos.
              El Shinigami miró directamente a los ojos de Kami e… hizo algo inesperado. Él se
rió entre dientes, luego se rió, y su risa pronto se convirtió en un alboroto de histeria ya que
sus ojos nunca dejaron los de Kami. Kami se desanimó por esto y estaba a punto de hablar
antes de que el Shinigami le diera el golpe.
              "Me temo que tu pequeña trampa ha salido mal, querida. Déjame desglosar todas
las cosas que hiciste mal al lanzar esta supuesta trampa. Para empezar, creías que tu
patético disfraz de Kami me engañaría, cuando en realidad Nunca me había engañado en
absoluto. Pensar que la gran Kami sería tan indigna como para tener que recurrir a los
encantos humanos mortales para lograr sus medios en cualquier forma o forma, escupes el
nombre de Kami y eso es algo que soy. Temo que no puedo permitirlo. No eres más que
una hechicera que puso sus manos en una pieza de ropa de Kami y cosió su magia. Me
encuentro asombrosamente impresionado ". El Shinigami sonrió a la ahora expuesta
hechicera, sus ojos brillando con furia azul.
              "Minato-kun, por favor sea tan amable de poner a este mentiroso en su lugar." La
hechicera miró a Minato con expectación, solo para que el Shinigami se riera de ella una
vez más.
              "Realmente no lo entiendes, ¿verdad?" Dejó la pregunta abierta cuando los ojos de
la mujer se abrieron al darse cuenta.
              Minato nunca fue despedido del servicio del Shinigami… todo este tiempo, toda la
teatralidad, había sido… ¿¡una trampa !?
              "¡Nick, rápido, quítale la caja de sellado!" Nick se movió rápidamente para
enfrentarse a Minato, pero fue detenido rápidamente por una mancha dorada mientras
miraba los ojos muertos de un asesino entrenado. La intención asesina que rezumaba de los
ojos del Hokage fue suficiente para congelar a Nick en el suelo, sus ojos marrones lloraban
por la presión que se le pedía a su cuerpo que sufriera solo por estar en presencia del ex
Hokage.
              "Mira, Minato-kun, te dije que esto funcionaría bien." El Yondaime giró su cabeza
hacia el Shinigami, claramente no complacido.
              "Tenemos una hechicera que tiene el poder suficiente para tomar a Kami por
sorpresa, no creo que tengamos tiempo para celebrar todavía, ¡ayúdame aquí!" El
Shinigami miró a Minato con los ojos en blanco, tan serio como siempre.
              "Mis poderes están agotados, ¿recuerdas? Parece que finalmente tienes la
oportunidad de mostrar tus cosas, ¡diviértete!" Minato suspiró y miró a una hechicera
cabreada que acababa de disparar una bola de fuego dirigida directamente a su cabeza.
              ¡Oh mierda!
              El cuerpo de Minato se alejó instantáneamente al otro lado de la habitación, donde
un rayo de hielo lo encontró rápidamente. Este juego continuó por algún tiempo hasta que
Minato se le acercó y la pateó en el estómago, obligándola a arrodillarse. Ella lo miró a los
ojos.
              "¿Por qué te opones a mí, sabes las cosas que ha hecho el hombre? ¡Yo debería
decidir! Soy mucho más justo; ¡a veces es necesario mentir para conseguir el final
justo!" Minato la miró sin piedad en sus ojos.
              "Tus talentos radican sólo en el engaño y la maldad. He leído tu archivo de cómo
eras cuando estabas entre los vivos, y tus declaraciones con ojos de gacela no te hacen
ganar ningún favor conmigo. Asesinaste niños, arrasaste aldeas indefensas y Rompiste la
esperanza y el valor donde quisiste. No puedes engañarme, Maléfica, ni lo hiciste nunca. Sé
de tu calaña. Hace mucho tiempo que muchos hombres sabios me enseñaron que aquellos
que aprecian el poder sólo para la codicia y el beneficio propio nunca deben poseerlo ". Los
ojos de Minato brillaron dorados y la hechicera sintió puro miedo correr por su espalda por
primera vez en mucho tiempo. Sentirse atrapado; sin embargo, hizo lo único que le quedaba
por hacer: la fuerza bruta.
              Abriendo la boca, disparó fuego por la boca, tan caliente como la lava. Su plan era
que el ataque repentino pillara a Minato con la guardia baja. Tenía un brillo maligno en sus
ojos mientras el fuego consumía a Minato; olfateó el aire esperando oler el dulce aroma de
la carne quemada.
              Alguien debería haberle dicho que no pillas al ninja más fuerte de todos los
tiempos con la guardia baja.
              Minato se llevó la mano a la cara, protegiéndola del fuego indómito, en su mano
estaba el rasengan, su movimiento característico. Siguió adelante, el fuego marchitándose
lejos de la bola de chakra que se movía intensamente, como si el fuego mismo supiera que
no debe buscar conflicto con él. Los ojos de la hechicera se abrieron en pánico cuando el
Rasengan había rastreado el fuego hasta su boca. Minato hizo contacto visual con ella una
vez más.
              "Perecer." Con esa única palabra, metió el brazo, junto con el rasengan, todo el
camino por su garganta y cerró los ojos, solo escuchando el sonido del chakra destruyendo
la cáscara del alma de una mujer de adentro hacia afuera, hasta que no quedó nada de ella
excepto polvo.
              El Shinigami miró a su cargo con el mayor orgullo. Minato no lo sabía, pero
acababa de arrancar un alma de la otra vida, una técnica supuestamente disponible solo para
los diversos Dioses que vagaban.
              Ya veo, elegí sabiamente a mi sucesor.
              Escena retrospectiva
              El Shinigami se sentó frente a Minato con una sonrisa en su rostro.
              "Eres inteligente, Minato. ¿Cuándo te diste cuenta de que la Kami que ha estado
corriendo las últimas semanas no era quien dijo que era?" El Shinigami se acercó y revolvió
el cabello de Minato con cariño. Minato le envió una mirada asesina, que naturalmente hizo
poco para perturbar al Dios de la Muerte.
              "Acabo de hacerlo, no sé cómo, pero al investigarlo más me di cuenta de que
faltaba alguien de la dimensión noventa y nueve, así que decidí verificarlo, todo encaja.
Junto con la sutil diferencia de comportamiento, todo agrega perfectamente. Pero no sé
cómo vamos a confrontarla y atraparla, la propia Kami tiene muchos aliados poderosos y
todos han sido engañados ". Ante esto, el Shinigami se animó, claramente habiendo
pensado en esto ya.
              "Sencillo, Minato. ¡Vamos a disolver tu propia existencia!" Los ojos de Minato se
ensancharon y procedieron a salirse.
              "Relájate Minato-kun, todo es parte del plan. Ella obviamente tiene una venganza
contra mí, y quiere verme fuera del camino, así que usamos eso para nuestro beneficio.
Organizamos una ruptura desordenada entre tú y yo y eso la atraerá. Ella entonces te
divulgará todos sus planes malvados como lo hace cualquier estereotipado, y luego la
atraparemos en el momento en que lance lo que ella cree que es su trampa final y definitiva.
¿Suena como un plan? "
              "No en realidad no…"
              "Minato, estás despedido."
              Minato se sentó detrás de su escritorio, aunque supuso ...
              Fin del flashback
              Minato volvió a ponerse de pie y miró alrededor hasta que encontró lo que estaba
buscando: el dispositivo de supresión utilizado para mantener a raya al
Shinigami. Golpeándolo cuadrado, lo rompió de un solo golpe, haciendo que el Shinigami
se riera malvadamente en el fondo.
              Tal vez debería haber usado esto como una herramienta de negociación antes de
decidir romperlo, bueno ...
              El Shinigami se elevó en toda su altura y dejó que el poder repugnante que
normalmente trataba de controlar se extendiera por todo el más allá, incluso en los niveles
más profundos del infierno, los atormentados se estremecieron ante la presión adicional
sobre sus almas ante la demostración de poder puro. que el Shinigami consideró oportuno
desatar sobre ellos.
              "Excelente trabajo Minato-kun, una vez más pruebas que tuve razón al no comerte
ese día fiel. Odio destruir a mis enemigos y correr, pero debo lidiar con Nick-kun aquí y sus
acciones traidoras. Por favor, reanuda el trabajo como tan pronto como sea posible; estoy
seguro de que hay gente que se muere por conocerte ". Minato puso los ojos en blanco.
              ¿En serio cree que esa broma fue divertida?
              Pensando mejor en desafiar el estúpido humor del Shinigami en su actual estado de
agotamiento, simplemente usó el parpadeo de su cuerpo y regresó al espacio en blanco.
              De vuelta en el maldito espacio en blanco ...
              Minato acababa de pasar por una terrible pelea con el destino de toda la otra vida
en juego y no pudo evitar sentir que se acercaba un terrible pavor.
              Tsunade, la chica zorro, estaba sentada en su escritorio juzgando a la gente.
              Tienes que estar bromeando .
              Minato se acercó más a la chica zorro y escuchó su conversación con lo que podría
describirse como un hombre de aspecto muy sombrío.
              "Bueno, veamos, has violado y asesinado a trece niños y has hecho que cuatro de
las madres vean como lo hacías antes de torturarlos lentamente hasta la muerte, dándoles de
comer los dedos de sus propios hijos. Eres conocido en todo el mundo como uno de los la
mayoría de los hombres malvados que jamás hayan existido y el día en que un genin Iwa al
azar logró dominarte y apuñalar un kunai en tu corazón tuvo lugar una gran celebración.
Pero dices que lo lamentas mucho, ¿verdad? " Ante esto, el hombre asintió con la sonrisa
más sincera y tonta que Minato había visto en su vida.
              "Está bien, entonces, todos tus crímenes y perdonados, ¡que tengas un buen día,
Asesino en Serie-san!" Tsunade saltó arriba y abajo, su cola girando detrás de ella mientras
su voz alegre y su sonrisa brillante iluminaban el espacio en blanco.
              ¡QUE DEMONIOS! Era todo lo que Minato podía pensar en ese momento.
              Cuando el hombre estaba a punto de ir a un lugar al que ciertamente no pertenecía,
Minato lo agarró del brazo y lo arrastró hacia un lado, enviándolo a una cámara de tortura
aleatoria hasta que pudo destrozarlo adecuadamente por sus diversos crímenes atroces.
              Volviéndose hacia la chica-zorro y suspiró, completamente perdida.
              "Tsunade-chan, ¿por qué pensaste que era una buena idea juzgar en mi ausencia?
Este es un trabajo muy serio que no debería estar en manos de aficionados. Casi enviaste a
un hombre muy malo a un lugar donde residen las almas puras. , usted no puede hacer
eso." Ante esto, la chica-zorro hizo un puchero con sus labios rojos y miró a Minato
patéticamente, claro que lo sentía mucho, mucho. Minato firmó, sabiendo que no tenía el
corazón para ser demasiado duro con ella.
              "No me mires así, estoy seguro de que no se hizo ningún daño duradero, todo está
perdonado". Al escuchar que fue perdonada, la cara de la chica zorro estalló en una sonrisa
y saltó sobre el escritorio de la manera más emocionada y se adhirió firmemente al pecho
de Minato, abrazándolo con cariño.
              Para no ser acusada nunca de ser una pervertida, pero ella realmente está alegre
hoy ...
              Se escuchó una pequeña tos desde el extremo opuesto del espacio y Minato se dio
la vuelta para ver a un joven adolescente de cabello rojo y ojos verdes mirándolo, casi sin
vida. Tsunade supo cuando el tiempo de juego había terminado y silenciosamente se alejó
para permitir que Minato se encargara de los asuntos.
              "Hola, ¿supongo que tienes una cita?" El intento de Minato de hacer una broma
fracasó cuando el joven inclinó la cabeza hacia un lado, claramente sin entender lo que
quería decir.
              "¿Estoy realmente muerto?" Preguntó el joven, su voz temblaba tan levemente que
solo un ninja del calibre de Minato podría haberlo captado.
              "Sí es usted." La voz de Minato era suave, tratando de no molestar más al chico. El
niño, en lugar de enojarse más, simplemente se rió mientras las lágrimas corrían por su
rostro.
              "Naruto se va a enojar." Ante la repentina mención del nombre de su hijo, Minato
se deslizó de donde había estado apoyado en su escritorio y aterrizó en su piso con un ruido
sordo.
              Después de tres años de luchar contra varios males y un bajo número de muertes,
parece que el negocio se estaba recuperando una vez más en la vida de Minato.
              Si tan solo supiera la mitad.

* Capítulo 13 *: Licencia médica


 
              Capítulo 13: Licencia médica
 
              Gaara se secó las lágrimas, decidido a ser fuerte. Sabía que no había hecho nada
incorrecto, analizando su pelea con el ninja perdido de Akatsuki. Primero ha protegido su
aldea, que había dejado una pequeña abertura para ser explotada, por desafortunada que
fuera, Gaara sabía mejor que la mayoría que todas las cosas se marchitan y mueren, sobre
todo la gente. Miró al hombre que acababa de caer al suelo por razones
desconocidas. Decidido a ejercitar sus nuevas habilidades sociales, habló.
              "¿Puedes levantarte?" La pregunta era bastante simple, pero pareció ofender un
poco al rubio mientras se levantaba de la espalda y aterrizaba con gracia sobre sus
pies. Miró por encima del pelirrojo con un ojo evaluador antes de invitarlo a tomar asiento
frente al escritorio mientras tomaba su asiento de aspecto mucho más cómodo en el otro
lado. Gaara no vio nada malo en la invitación y se sentó.
              Minato se enorgullecía de ser un agudo observador de cada detalle; le ha salvado la
vida y la de sus camaradas en muchas misiones, donde Minato recogió detalles sutiles que
incluso un ninja mucho más veterano pasaría por alto. Con solo mirar al joven que tenía
frente a él, pudo decir que era un Kage de una aldea importante, el aire regio de poder que
lo rodeaba brillaba en el espacio en blanco.
              … Por otra parte, podría haber sido el hecho de que había un sombrero de Kage
tirado en el suelo a unos pocos metros por donde había entrado el hombre. De cualquier
manera, Minato se dio una palmadita mental en la espalda por las agudas habilidades de
observación que poseía.
              "Eres el hijo de Atrox, Gaara, ¿no es así?" Gaara arqueó una ceja ante la
observación, pero asintió en silencio, admitiendo la relación.
              ¡Mira, Minato tiene habilidades de observación! ¡Puntaje!
              Minato miró alrededor de su escritorio por un momento, claramente buscando
algo. Frunció el ceño por un momento antes de inclinar la cabeza hacia un lado para mirar a
Gaara. Finalmente se encogió levemente de hombros y aparentemente abandonó su
búsqueda.
              "Bueno, tengo que admitir, Gaara, esto es un poco incómodo porque no tengo un
archivo sobre ti. Por lo general, sueno muy bien y conozco a una persona una vez que
aparece en este estúpido espacio en blanco, pero lo haría. Parece que tengo que hablar
contigo para obtener información sobre ti. Qué miedo ". Ante esto, Minato le guiñó un ojo a
Gaara, quien no parecía impresionado por la pantalla. Suspirando, Minato continuó.
              "Bueno, ya que no tengo archivo-" Antes de que continuara, Tsunade, la chica
zorro salió corriendo a un ritmo muy rápido, haciendo que ciertas partes del cuerpo
rebotaran de manera bastante obvia. Por el rabillo del ojo, Minato vio la cabeza de Gaara
moviéndose al mismo ritmo.
              Ah, volver a ser joven.
              "¡Bueno, hola, linda!" Tsunade le sonrió a Gaara de una manera amistosa y Gaara
solo asintió tontamente, mirándola abiertamente. Tsunade parpadeó por un momento antes
de volverse hacia Minato.
              "¿Qué pasa con él?" Minato sonrió.
              "La obsesión por las chicas zorro parece ser algo hereditario. ¿Qué tienes para mí,
Tsunade-chan?" Tsunade sonrió feliz mientras le entregaba a Minato un enorme archivo
con la etiqueta "Gaara para tontos: un trabajo completo sobre la vida del último Kazekage.
              El Shinigami cree que es ingenioso, ¿no es así?
              Agradeciendo y despidiendo a la chica-zorro, Tsunade se giró y se sentó
rápidamente en el regazo de Gaara, haciendo que el joven se pusiera rígido.
              Tú decides a qué me refiero con eso.
              Minato deseaba poder decir que no estaba divertido, pero la risa que estalló en él
diría lo contrario. El pobre chico no sabía qué hacer con la chica zorro.
              "Me gustan las pelirrojas, ¿quieres ser mi amigo?" La chica zorro se retorció en el
regazo de Gaara, y si no estaba ya muerto, estaba seguro de que este ataque de pánico lo
mataría.
              Minato casi se sintió lo suficientemente mal como para que Gaara detuviera el
pseudo baile erótico, pero decidió que el chico de Suna necesitaba relajarse un poco antes
de que pudieran hablar, así que permitió que Tsunade continuara… calentándose con él, por
así decirlo.
              Mirando el archivo, comenzó a leer sobre las diversas desventuras de Gaara, el que
alguna vez fue el contenedor de la bestia de una cola.
              Escena retrospectiva
              Gaara se sentó solo en un banco del parque, abrazando a su osito de peluche con
fuerza. Hoy fue un día muy especial en todo el mundo, fue el día de San Valentín. Hoy fue
un día en el que el amor estaba en el aire y que la gente pasó con sus seres queridos. Sin
embargo, para Gaara de ocho años no había nadie que lo quisiera por él o por alguna razón
correcta. Solo fue visto como un arma por su padre, e incluso sus hermanos, aunque
intentaron amarlo, solo le temían por su poder destructivo. Hoy, sin embargo, algo
cambiaría eso, un pequeño acto de bondad cambiaría para siempre la perspectiva de la vida
de Gaara, si no fuera porque el destino es un completo idiota. Una niña, de la edad de
Gaara, se le acercó y le entregó una flor. Atónito por el acto de bondad al azar, le preguntó
por qué le había dado una flor.
              "Te veías muy triste, nadie debería lucir tan triste como tú. Espero que tengas un
buen día, ¿mmk?" Ella le dedicó una sonrisa torcida y continuó su camino. Es decir, hasta
que un chuunin la empujó a un callejón trasero y con una sonrisa lasciva en su rostro, dobló
la esquina y pronto fue seguido por unos pocos genin en busca de un mal momento.
              El rostro de Gaara se entrecerró, su demonio sintiendo lo que estaba a punto de
suceder y, por lo tanto, Gaara también lo sabía.
              ' Madre, ¿podemos detenerlos?' La "madre" de Gaara se apresuró a responder.
              ' Bueno, hijo mío, hay dos formas en que podríamos hacer esto. Podemos alertar
al jounin apropiado o al nin superior estacionado alrededor de la ciudad para que los
hombres en el callejón sean arrestados y juzgados adecuadamente por el departamento
de justicia penal líder en la nación de Kage de Suna. Esto hizo que Gaara parpadeara
confundido.
              '¿ O ...?' Ante esto, la madre sonrió.
              ' Podríamos ir al callejón a nosotros mismos e ir en una matanza.'
              Sorprendentemente, esta no fue una elección tan difícil como uno podría haber
imaginado para el niño pequeño. De hecho, estaba bastante acostumbrado a tales
decisiones.
              Siempre escogió lo mismo.
              ' Juerga de asesinatos'.
              ' Una sabia elección, como siempre, Gaara ...'
              Gaara entró en el callejón y vio a la pobre chica medio desnuda y temblando de
miedo, mientras el mismo chuunin que la había empujado al callejón estaba tratando de
quitarle el resto de la ropa. Los ojos de Gaara se volvieron un tono más oscuros de lo que
normalmente eran y su chakra, así como su considerable intención asesina, se elevó a
niveles tan altos que incluso el chuunin, y mucho menos su escuadrón de matones genin, no
pudo hacer nada más que mantenerse mortalmente quieto, tratando de no hacerlo. caer de
rodillas.
              La arena comenzó a levantarse lentamente del suelo y girar, la mente de Gaara
inconscientemente lo trajo a su entera disposición. La pura rabia que fluía a través de la
mente del niño solo fue mejorada por la sed de sangre de Shukaku. Extendiendo su mano,
manipuló la arena para rodear al chuunin, girando a su alrededor
rápidamente. Afortunadamente para el pequeño escuadrón de genin, habían encontrado su
cerebro en alguna parte y corrieron como el infierno en el segundo en que la presión de sus
cuerpos disminuyó, ahora enfocada en el alto chuunin.
              En este punto, Gaara tenía una sonrisa enloquecida en su rostro, realmente
disfrutaba de la sensación de pánico que corría a través del chuunin. Oh, el chuunin sabía
que estaba jodido; no se molestó en alardear ni en falsas esperanzas. Estaba mirando a los
ojos de un maníaco que contenía una bestia con cola dentro de él, la muerte estaba
asegurada. Gaara lo miró a los ojos por un momento, y si era posible, la sonrisa se ensanchó
una fracción antes de que su mano se cerrara en un puño apretado, haciendo que toda la
arena colapsara alrededor del chuunin, la sangre se filtró de la arena a medida que se
condensaba más y más. , aplastando, incluso triturando, al antiguo chuunin en pedazos
sangrientos.
              Al ver la escena, la niña gritó de horror.
              "¡Freak! ¡Aléjate de mí! ¡Por favor, no me hagas daño!" La niña a la que estaba
tratando de salvar lo miró con tal horror que le partió el corazón en dos.
              Entonces él también la mató.
              ¿Qué? Así es como rueda Gaara.
              Vaya, era incómodo para el Kazekage registrar estas dos muertes como
accidentes. Las miradas que le dirigió el abogado cuando señaló una barra de metal de
cuarenta kilos que supuestamente se había caído de un edificio de siete pisos y destrozado
dos cuerpos fueron bastante memorables.
              No sabían quién estaba más loco, el padre o el hijo.
              Fin del flashback
              Minato miró a Gaara a través del escritorio y estaba agradecido de que Tsunade, la
chica zorro, hubiera decidido dejar de jugar (las palabras de Minato, no las mías) con
Gaara. El chico se estaba sonrojando mucho y su rostro estaba alejado de Minato, claros
signos de vergüenza de su parte.
              Dejando que Gaara se recuperara un poco más, Minato hojeó varias páginas de
terrible, más terrible y finalmente "el gusto de Jiraiya en la ropa" terrible.
              Escena retrospectiva
              "Sensei, ¿por qué no estás usando nada más que un chaleco y un par de pantalones
cortos?"
              "Jaja, mi aprendiz, parece que no estás familiarizado con lo que las mujeres buscan
en un hombre. ¡Estoy expresando mi lado más suave quitando la armadura de mi capa
exterior permitiéndoles ver la belleza de mi piel desnuda!" Jiraiya le sonrió al joven cuyo
ojo se movió.
              "¡Es mejor que mi kunai te apuñale, ero-sensei!" Con esto, el talentoso chuunin
arrojó un cuchillo a Jiraiya haciéndolo gritar como una niña.
              Fin del flashback
              El Yondaime sonrió con cariño ante los interesantes recuerdos que tenía de su
maestro, a pesar de todas las peculiaridades de dicho maestro. Sin embargo, lo que no
sonrió fue lo que estaba leyendo; fue básicamente un análisis clínico sobre cómo torturar a
un niño. Los intentos de asesinato solo frustrados por los instintos de supervivencia de un
demonio; una infancia llena de engaños y traiciones. Atrox nunca había visto a su hijo
como más que un arma, una que ni siquiera se molestó en mantener afilada. Tiró a Gaara a
la basura, con la esperanza de que algún día se despertara y el chico simplemente se hubiera
ido, ya no amenazara a su pueblo.
              Su aldea… El pensamiento disgustó a Minato. La ironía de las ironías es que a
pesar de un abuso tan horrible, el propio Gaara se convirtió en Kazekage, la sombra que
vigilaba a Suna, y murió debido a su abnegación. Ser un Kage era más que ser el ninja más
fuerte de la aldea, más que conocer mucho jutsu. Algunas personas simplemente no lo
entendieron.
              Escena retrospectiva
              Orochimaru estaba bastante satisfecho con su solicitud para ser Hokage. Sabía que
tenía sus extrañas peculiaridades, pero su biblioteca de jutsu y su dedicación a las misiones
ciertamente pesarían mucho a su favor, además de ser el preciado alumno de Sarutobi-
sensei. Acababa de terminar con la página cuatrocientos noventa y nueve de la solicitud y
sabía que hasta el momento su solicitud era perfecta en todos los aspectos. Sus estrategias
en tiempos de guerra y ritmo fueron bien aprendidas y perfeccionadas, su juicio imparcial e
imparcial, como debería ser el de un Kage. Orochimaru sabía que, independientemente de
la última pregunta, seguramente sería el sucesor. Pasando a la última página, Orochimaru
leyó la pregunta.
              ¿Darías tu vida por proteger Konoha? Por favor, conteste con honestidad,
nos  vamos a  saber.
              Orochimaru tragó un poco, sin gustarle la implicación sobre la
honestidad. Marcando la casilla de no, ya que le había pedido que fuera honesto de manera
bastante directa, sonrió y firmó la solicitud y se la entregó al asistente del Hokage.
              Una pregunta fuera, ¿cuánto podría importar? ¡Soy tan bueno como Hokage!
              Orochimaru no se dio cuenta de que en la parte de atrás había un gráfico que
mostraba el peso de las preguntas, con "la pregunta final" que llevaba el setenta por ciento
de la solicitud total.
              El resto es historia.
              Fin del flashback
              Por supuesto, si Gaara hubiera continuado por el camino en el que había estado, no
habría sido más que un asesino sin sentido tras su muerte. Según el destino, ese bastardo de
Orochimaru permitió que Gaara entrara en contacto con quizás la única persona viva que
podía entender por lo que Gaara había pasado: Uzumaki Naruto.
              Mi hijo está construyendo un nombre para sí mismo en el mundo de los shinobi,
inspirando directamente a un Kazekage a abandonar su amor por sí mismo y poner fe por
completo en los caminos de otro, que es lo que hizo Naruto el día en que murió el
anciano. Puede que sea parcial, pero el Hokage ciertamente no está fuera del alcance de
mi hijo, qué pequeño tan agresivo ...
              Mientras tanto, con Zabuza ...
              Zabuza pateó a Gatou de nuevo, provocando que el patético hombrecito gimiera de
dolor mientras rodaba por el suelo caliente de su hogar eterno. Zabuza realmente no había
sido muy amable con la visita a la casa que este tipo había considerado conveniente hacer
cuando estaba en la celda, una parte involuntaria, al menos en ese momento, del plan de
Minato y Shinigami para atrapar a la hechicera en su propio juego. . Resultó que los
guardias de aquí abajo tenían un gran respeto por Minato, y como tal estaban más que
felices de hacer pequeños e insignificantes favores a, digamos, el amado y confiable
asistente de Minato. Entonces, ¿qué pasa si Zabuza agrega las palabras "amado" y
"confiado" a su historia, lo suficientemente cerca de la verdad, verdad?
              Zabuza aterrizó un puñetazo en el estómago de Gatou, lo que hizo que gritara.
              "Sabes, me gustaría poder decir que esta escena fue sobre la progresión de la trama
o cualquier sentido de desarrollo, ¡pero solo quiero verte gritar!" Zabuza sonrió después de
su declaración y comenzó a apuñalar a Gatou con su kunai.
              Para cuando Zabuza terminó, toda la habitación era un desastre (literalmente)
sangriento y a los guardias realmente no les gustaba limpiarlo. Sin embargo, encontraron en
sus corazones perdonar a Zabuza cuando vieron el lío en el que estaba metido el estúpido
tonto de Gatou, y para colmo, se había cosido los labios con un alambre de púas fino,
dejándolo incapaz de hablar.
              En partes desconocidas
              Kisame repentinamente sintió una extrema sensación de orgullo, sin razón
aparente. Mirando a su alrededor, no notó nada que pudiera desencadenar esta emoción, por
lo que se encogió de hombros ante la buena sensación como solo el poder del pensamiento
positivo y volvió a anudar su alambre de púas suelto para que no se atascara en los árboles
cuando estaba viajando.
              Itachi miró a su compañero de forma extraña mientras comía una barra de pocky
con sabor a frambuesa.
              Podría matarlo de más de nueve mil formas diferentes, y solo seis mil de ellas
involucran alambre de púas delgado. Me voy a obligarlo a enseñarme todas las restantes
formas de hacerlo si es la última cosa que haga.
              ¡¡El Sharingan de Itachi giró, sus verdaderas intenciones finalmente se
conocieron !!
              De vuelta en el maldito espacio en blanco ...
              Gaara finalmente decidió hablar.
              "Debo admitir, Hokage-sama, fue la mirada en los ojos de Naruto lo que me
convenció de que no había sido más que un tonto de mente débil. Pensé que Naruto era solo
un idiota jugando a un ninja, sin entender lo que significaba ser un asesino. , que su vida
debe extinguirse solo para saciar mi sed de sangre, realmente me cabreó, o más bien, el
tanuki de una cola dentro de mí. Sin embargo, me quedó claro cuando vi la mirada en sus
ojos, como se arrastró por la barbilla hacia mí. Era la mirada de un monstruo, y no hablo de
Kyuubi o Shukaku, sino de un monstruo hecho de fuego justo, que quemaría a cualquiera
que se atreviera a tocar a sus amigos. Todo tenía sentido luego, las bromas, las sonrisas, la
tontería, era toda la máscara de un shinobi bien entrenado. Cometió un fraude gigante
contra cualquiera que lo hubiera conocido. Tan confundido estaba por sus ojos
monstruosos, me fui, y luego prometí que ganaría esos mismos ojos increíblemente fuertes
y los usaría de la misma manera que él, porque Naruto me entendía, y Fui mi primer amigo
debido a ese entendimiento ". Gaara había superado hace mucho tiempo su vergüenza a
manos de Tsunade, la chica zorro, y había estado viendo a Minato leer la página sobre su
encuentro con Naruto. Su voz era un poco emocional y triste, pero tenía una sonrisa en su
rostro, mientras recordaba el momento en que se liberó de su miseria, y todo fue gracias a
ese mocoso rubio por quien no pudo evitar tener cálidos sentimientos. amistad hacia.
              Minato sonrió ante la pasión de Gaara hacia Naruto, sabiendo lo que quería decir.
              "Se dice que la voluntad de fuego existe en cada gran shinobi de Konoha, un
espíritu leal que arde desde lo más profundo, el mismo espíritu que hace que las personas
pongan sus vidas, su propia existencia en juego para proteger lo que más aprecian. Aunque
… ¿Cómo supiste que era un Hokage? " Gaara tuvo que reprimir el fuerte impulso de poner
los ojos en blanco hacia el hombre.
              "He estado en Konoha varias veces, tu rostro está tallado en la ladera de una
montaña, algo difícil de pasar por alto, Yondaime-sama." Ante el tono burlón, Minato puso
un tic sobre su ceja.
              "El hecho de que estés muerto y seas un Kage no significa que no me acercaré a
este escritorio y te gritaré el trasero". Dijo esto casualmente, con la mayor sonrisa de
mierda que pudo manejar. Gaara entendió el punto.
              Aléjate del shinobi más grande que jamás haya vivido, lo tengo.
              Gaara hizo contacto visual con Minato y le hizo la pregunta obvia, ahora que el
baile erótico había terminado.
              "¿Y ahora qué, Hokage-sama? Estoy muerto, ¿qué hago ahora?" El Hokage frente
a él tarareó por un momento y golpeó su escritorio con su dedo, mientras pasaba la última
página de la carpeta que tenía frente a él. Lo leyó un par de veces para asegurarse de que
entendía las palabras y el contexto de lo que contenía, cerró la carpeta y la arrojó sobre su
hombro, donde rápidamente se desvaneció en la nada en medio del lanzamiento.
              "Gaara, juzgo las almas. Probablemente haré esto por el resto de mi eternidad.
Archivo el papeleo, tomo las decisiones. Reviso tu vida y considero dónde puedes pasar el
resto de tu vida después de la muerte. En algún lugar, caliente, en algún lugar frío, en algún
lugar agradable, en algún lugar no tan agradable. Todo está determinado por los actos que
ha cometido. Su carpeta no es sólo un archivo de lo que ha hecho, sino también de lo que
nunca llegó a ser y lo que pudo haber sido. En la encrucijada de donde te encuentras ahora
mismo, hay dos posibilidades. Te juzgan y te envían en tu camino. Sin embargo, parece que
tú y yo no vamos a poder charlar tanto como yo. pensamiento." Minato había estado
mirando por encima del hombro de Gaara desde que "sin embargo" escapó de sus
labios. Gaara siguió la línea de visión de Minato y vio dos cosas: una puerta y Chiyo.
              "¿Chiyo-baa-sama?" La voz de Gaara era suave y confusa. Chiyo le sonrió al
joven, con una expresión de orgullo en su rostro.
              "Vuelve a casa, Gaara, ya no estás solo." Dicho esto, la puerta se abrió y apenas se
podía ver el contorno de una figura extendiendo su mano a través de la puerta. El cabello
puntiagudo se vio a través de la puerta cuando Minato tuvo que enterrar su rostro detrás del
escritorio para no llorar abiertamente.
              "¿Naruto…?" La voz de Gaara ni siquiera era un susurro mientras atravesaba la
puerta, tomando la mano que le ofrecía. Tan pronto como atravesó la puerta, desapareció de
la vista.
              Mientras tanto, con el Shinigami ...
              Nick había jugado y había perdido. Mal, terriblemente, horriblemente. Sabía que
estaba jodido, muy jodido. Porque el Shinigami tenía su "sonrisa de victoria" patentada, lo
que significa que había ideado algo lo suficientemente malvado como corresponde al
crimen de traición, y dado que la traición generalmente llevaba consigo algo realmente
desagradable y, en general, no divertido, Nick no pudo evitarlo, pero no lo hizo. mirar el
lado bueno. El Shinigami empujó a Nick a través de una puerta dimensional y lo siguió.
              Nick miró a su alrededor y se dio cuenta de que el entorno le resultaba familiar,
como debería ser, él estuvo aquí no hace mucho, considerando su avanzada edad. Era la
base de Orochimaru, donde Orochimaru y sus asesores más confiables vivían y planeaban.
              "Ves Nick, sé lo que le has hecho a Orochimaru, sé que tú y ese tonto pretendiente
pensaron que sería divertido abusar de medio siglo de mi trabajo en un abrir y cerrar de
ojos, bueno, digamos que has logrado me cabrea por lo que estoy seguro que será la última
vez ". El Shinigami le indicó a Nick que pasara a la habitación contigua, donde la vista que
los recibió hizo que Nick vomitara instantáneamente. Kabuto estaba medio desnudo sobre
la espalda desnuda de Orochimaru masajeando sus hombros de la manera más sensual. Los
ojos de Nick estaban desorbitados ante lo terrible de todo.
              "Sí, no es exactamente algo que verías en El Rey León, ¿verdad?" Ante esto, Nick
misteriosamente se echó a reír por un momento antes de vomitar un poco más cuando
accidentalmente miró la foto frente a él una vez más.
              "Tu castigo es simple. Voy a obligarte a ver esto. Por lo general, lo hacen durante
unas cinco horas, o eso escuché de mi suscripción semanal a Yaoi Fangirl Weekly. De lo
que esas chicas no hablarán, no Tampoco tienes elección en el asunto, si eliges mirar hacia
otro lado e intentar escapar de tu castigo, simplemente lo tendré para que el tiempo se
rebobine y debes lidiar con esta escena desde el principio. No importa cuántas veces
intentes salir de eso, nunca lo permitiré, ¿y sabes por qué, Nick-chan? " Nick negó con la
cabeza, todavía mortalmente perturbado por la escena frente a él.
              El Shinigami se inclinó y le susurró al oído: "La muerte es demasiado buena para
traidores como tú, Nick-chan". Lo dijo con toda la seriedad mortal del mundo, pero cuando
volvió a levantarse tenía una gran sonrisa en su rostro. Con su castigo repartido, sonrió y
desapareció de la vista.
              Nick terminaría vomitando tanto que lo que comió en el almuerzo seis años antes
de contactar al Kyuubi logró alinearse en el piso.
              De vuelta con Minato y Chiyo
              Chiyo tomó el asiento vacío dejado por Gaara y miró fijamente al Yondaime
Hokage, una figura que había aprendido a odiar a lo largo de los años. Era insoportable
cuando estaba vivo, ineludible en su muerte, sus actos heroicos fueron materia de leyendas
en todas las grandes naciones, y quizás mucho más allá.
              "Hiciste algo maravilloso, Chiyo-san." Minato dijo esto suavemente, sus
emociones casi se apoderaron de él. Chiyo sonrió.
              "Un juego de niños comparado con lo que lograste hacer, Hokage-san." Minato
tuvo que reconocer el punto, pero no lo hizo verbalmente.
              "Ya he abierto varias puertas a lugares adecuados para un héroe de guerra como tú,
Chiyo-san, puedes elegir cualquiera de ellos. No tengo necesidad de sentarme y hablar con
alguien de tu naturaleza". Chiyo asintió con la cabeza, pero dudó en ir hacia una puerta.
              "¿Qué hay de mi nieto, Sasori?" Minato miró a Chiyo directamente a los ojos, y en
ese momento ella deseó mucho que no lo hubiera hecho. El blanco que la rodeaba parecía
oscurecerse constantemente, volviéndose de un profundo tono gris, y Chiyo tenía una idea
bastante clara de la fuente de la oscuridad. Mirando al Hokage, se fue el hombre humilde y
agradable que había visto hablando con Gaara antes. En sus ojos vio furia y un desprecio
frío y calculado. El Destello Amarillo de Konoha tenía los ojos puestos en su próxima
víctima.
              "Sasori y yo tenemos mucho que discutir todavía, me temo."
* Capítulo 14 *: El Shinobi legendario
 
              Capítulo 14: El Shinobi legendario
 
              Minato se sentó en su escritorio, disfrutando de los últimos momentos de
tranquilidad que tendría durante bastante tiempo. Sabía lo que se avecinaba, podía sentirlo
en cada centímetro de su alma. Hubo un derramamiento de sangre, y en el centro de estos
conflictos estaba el grupo conocido como Akatsuki. La plaga para las naciones shinobi, que
estaba decidida a extenderse como la pólvora hasta que todos se quemaron con sus
llamas. Minato sabía todo lo que había que saber sobre la organización ahora, y solo
deseaba haber sabido una décima parte de esta información mientras aún estaba
vivo. Explicaba casi todas las grandes tragedias que conocía o que conocía. La
manipulación y destrucción de las cinco grandes naciones por parte de este grupo fue
simplemente asombrosa. Solo había tenido estos archivos por un tiempo muy corto, incluso
unas pocas horas, mientras esperaba que el espíritu de Sasori fuera arrastrado hacia él, pero
durante este corto tiempo ahora había un hombre al que buscaba conocer incluso más que
Orochimaru.
              Uchiha Madara
              Él fue la razón por la que fue separado de su hijo, fue la razón por la que su hijo
creció solo y sin nadie que lo apoyara. Incluso conocía la verdadera razón del ataque. No
fue venganza o rabia, sino miedo. Madara había temido que si intentaba hacer un
movimiento mientras Minato estaba vivo, lo pondrían en su lugar rápidamente, y no tenía
confianza en derrotar al Yondaime Hokage en un duelo, a pesar de su larga vida y
experiencia. Había elegido al Kyuubi por cobardía. Al hacerlo, había arruinado tantas
vidas. Sin embargo, el shinobi interior de Minato tuvo que admitir que funcionó. Tan
malvado y siniestro como era el plan, había funcionado en todos los niveles. Mes a mes
parecía que el grupo estaba ganando influencia en todas las naciones, utilizando sutiles
trazos para pintar un cuadro de asesinatos en masa que se acercaba cada vez más a
completarse.
              Y Namikaze Minato no pudo hacer nada para detenerlos.
              Así que juró, juró por su propia alma, que si - no, verifique eso, cuando - cada uno
de ellos finalmente muriera, estaría listo con una cámara de tortura personalizada para cada
miembro por toda la eternidad, haciendo sus peores miedos y pesadillas. una realidad para
atormentarlos por el resto de su existencia.
              En algún lugar, el Shinigami se estremeció y se preguntó si había sido un error
entregar esos archivos. Dolor, tortura, tormento psicológico despiadado ...
              No, gran decisión como siempre por parte del Shinigami. Se animó, sabiendo que
esto iba a ser un tramo difícil para Minato, y teniendo una sensación de hundimiento en su
frío corazón de que la sonrisa y la risa de Minato serían un recuerdo lejano por bastante
tiempo.
              Minato miró el archivo marcado "Uchiha Itachi" y sus ojos se suavizaron
considerablemente.
              Quizás el más leal de todos ... qué misión tan cruel para él tener que emprender.
              En otro lugar
              El llegó tarde. Muy tarde. Esto era realmente malo, su maestro finalmente le había
conseguido un trabajo que podía tomar mucho de su tiempo y realmente ayudar a la gente,
y llegó tarde a su primer día, ¡qué idiota era! Al doblar la esquina vio un gran letrero que
decía "Pabellón de niños" y sonrió, lo había logrado. Abrió la puerta de vidrio, entró y lo
primero que vio fue una Uzumaki Kushina muy infeliz.
              “Obito, mi esposo tuvo que convencerme de esto y así es como pagas sus amables
palabras?” Kushina tenía el ceño fruncido en su rostro pero sus ojos brillaban con
diversión, lo que no pasó desapercibido para la amigable Uchiha. Para el registro, la frase
"el amistoso Uchiha" es sólo alguna vez va a ser aplicado a Obito, para futuras referencias.
              "¡Pero Kushina-san, eres tan bonita cuando estás sudada, enojada y gritando, no
pude evitar llegar tarde!" Ante esto, Kushina se sonrojó graciosamente y le dio una palmada
en el hombro a Obito mientras él sonreía ampliamente.
              "Tal vez Minato necesita estar preocupado porque te pasó una de sus encantadoras
líneas, joven." Obito sonrió ante el elogio antes de que Kushina tuviera una mirada seria en
su rostro.
              "¿Estás seguro de que estás listo para este trabajo Obito? Es muy serio". Kushina
sabía que Obito era un buen chico con buen corazón, pero confiarle esa responsabilidad
puede haber sido demasiado.
              "Estoy lista Kushina-san, te prometo que me tomaré esto muy en serio". Kushina
lo miró a los ojos y luego sonrió.
              "¡Entonces pongámonos a trabajar!"
              Diez minutos tarde…
              Obito se paró frente a los niños, todos los que habían muerto antes de los diez años
a causa de diversas enfermedades, accidentes o medios más siniestros. Muchos de ellos
habían muerto durante el brutal reinado de Hanzo en la tierra de la lluvia. Se había dicho
que el día que Hanzo murió, toda la otra vida se estremeció ante la furia de Minato. Pero
volviendo al tema, Obito estaba parado frente a los niños con un disfraz de payaso,
tirándose de la nariz y contándoles chistes clichés que nunca tuvieron la oportunidad de
escuchar en su vida, lo que los hizo reír con alegría y olvidar sus lágrimas. Porque aquí era
donde iban las almas de los niños perdidos hasta que pudieran reunirse con sus seres
queridos o pudieran ir a un lugar mucho mejor.
              Kushina sonrió al hombre algo torpe, cuyo corazón siempre estaba en el lugar
correcto.
              Los buenos siempre mueren demasiado jóvenes, ¿no es así, mi amor?
              Con Nick ...
              Nick estaba temblando, su mente tratando de aferrarse a su frágil cordura. Nunca
antes había sido sometido a una tortura tan obviamente perversa. No podía soportarlo
más. Tenía que usar la única ventaja que le quedaba para salir de esta tortura, a pesar de que
lo extrañaría muchísimo.
              "¡Shinigami! Ven, tengo una oferta para hacerte para terminar con mi sufrimiento
innecesario." Nick no sonaba como él mismo y, francamente, no le importaba, solo
necesitaba que esto terminara, y si suplicar lograba que el dios de la muerte estuviera aquí
más rápido, que así fuera. El Shinigami apareció con un par de gafas de sol, que ocultaban
sus ojos cerrados mientras se negaba a mirar la escena en curso con Orochimaru y
Kabuto. Manteniéndolos puestos hasta que su espalda enfrentó la fea escena, se los quitó
justo a tiempo para escuchar un silencioso gemido de placer de Orochimaru. Tomando un
respiro para calmarse, el Shinigami enfocó su mente lejos del horror que sucedía detrás de
él hacia el pequeño horror frente a él.
              "Ah, Nick-kun, parece que estás en muy mal estado, si solo me importara. ¿Qué
puedo hacer por ti?" La espantosa sonrisa del Shinigami apareció en su rostro, bastante
complacido consigo mismo.
              "Deseo negociar, Shinigami-sama. Tengo algo que estoy seguro que será de gran
interés para usted. Es una cinta que yo mismo grabé, tiene al Yondaime Hokage luchando
contra mi ex-chica zorro, estoy seguro de que la cinta podría brindarle una gran diversión
personal, así como una pequeña recompensa monetaria si se la vendiera a ciertas personas
". El Shinigami reflexionó sobre la idea por un momento, sabiendo que el pequeño mocoso
traidor ante él tenía mérito en sus palabras.
              "¿Así que una cinta para tu cordura, por así decirlo?" Nick asintió.
              "Que así sea." El Shinigami le sonrió con malicia a Nick, y sintió como si acabara
de hacer un trato con el diablo.
              Hasta que se dio cuenta de que era el único diablo registrado en el mundo mortal
que aún existía.
              De vuelta con Obito
              "¡Ow! ¡Basta, mocoso!" Obito estaba tratando desesperadamente de que este chico
dejara de patearlo, pero parecía muy insistente en lastimar a Obito, solo porque no pensaba
que algunos de sus chistes fueran muy divertidos.
              Lo cual no fue así, pero al menos debes reconocer el esfuerzo.
              Finalmente, después de la octava patada, Obito tuvo suficiente, reuniendo todos los
pensamientos malos que pudo, sacó un alambre de púas delgado y miró al niño
directamente a los ojos.
              "Niño, soy un ex shinobi, sé cómo matar a un hombre de doscientas maneras con
este alambre de púas, y si no dejas de patearme, te usaré como mi sujeto de prueba frente a
todos los demás. niños, ¿entendido? " Tan pronto como terminó de hablar, el niño comenzó
a llorar y salió corriendo. Obito se sintió bastante satisfecho consigo mismo hasta que
Kushina se acercó con una mirada mortalmente seria en sus rasgos.
              "Obito, no sabías que el niño con el que acabas de hablar tuvo que ver a Kisame de
los Siete Espadachines masacrando a toda su familia usando nada más que alambre de púas
hasta que finalmente Kisame decidió cortarlo en pedazos usándolo y alimentándolo. a su
tiburón mascota mientras aún está vivo, ¿verdad? "
              Obito palideció hasta el tono de blanco más pálido posible.
              "¿UPS?" Kushina simplemente hizo contacto con su rostro y su palma ante la
mirada avergonzada de Obito.
              En el maldito espacio en blanco
              Zabuza entró en la interminable oficina de Minato y casi se cae de culo en estado
de shock. Minato tenía algunos archivos en su escritorio, lo cual no era nada inusual, sin
embargo, detrás de él había montañas sobre montañas de cajas, cada una llena de
archivos. Tenía que haber millones de archivos detrás de Minato, la mayoría de ellos
parecía que habían sido revisados recientemente, como si los estuviera leyendo ...
              Zabuza estaba a punto de hacer una broma cuando de repente lo golpeó un aura
extrema de pavor que parecía haberse filtrado en el aire de esta habitación. Decidiendo
mantener la boca cerrada, avanzó silenciosamente hacia el escritorio de Minato y se sentó
frente a él. Minato sabía que él estaba allí, de esto Zabuza estaba seguro, pero no dio
ninguna indicación externa de ello. Echándole un vistazo a Minato, pudo ver la tensión en
cada parte del cuerpo del shinobi mayor mientras leía varios archivos a la vez.
              "¿Qué estás leyendo, Minato-sama?" La voz de Zabuza era cuidadosa y
respetuosa, sin entender muy bien lo que estaba pasando pero consciente de la gravedad de
la situación.
              "Víctimas". La voz de Minato era monótona, incluso apática. Sus ojos seguían
escaneando las páginas frente a él, ocasionalmente dándoles vuelta para seguir
leyendo. Zabuza, sin sentir que su pregunta había sido respondida todavía, habló de nuevo.
              "¿Qué quieres decir con víctimas?" Ante esto, Minato miró hacia arriba, y como
Chiyo antes que él, desearía mucho no haberlo hecho. Los ojos de Minato no contenían su
calidez o vida habitual, no contenían nada. Eran los ojos de un asesino, un asesino muy
experimentado y muy peligroso. Minato parpadeó y cuando abrió los ojos la mirada se
había ido, reemplazada por una de tristeza.
              "Tengo un millón quinientos mil cuatrocientos treinta y un archivos detrás de mí
Zabuza. Cada uno de estos archivos tiene una persona. Una persona real, que respira, dentro
de ellos. Sus vidas, sus esperanzas, sus sueños, sus mejores recuerdos. Todo sobre ellos
almacenado en estos archivos. Todos ellos son Zabuza muertos, para la mayoría su vida fue
terriblemente corta. ¿Sabes por qué, Zabuza? " Zabuza negó con la cabeza, no quería
intentar hablar con el Hokage, obviamente afectado por el dolor.
              "Akatsuki. Todo es por esa organización. Tenía un indicio de lo que tenían solo
por mi propio papeleo que había presentado, pero el alcance y la magnitud ... nunca podría
haberlo imaginado. ¿Y para qué? ¿De estas vidas han sido arruinadas? Por poder, eso es
todo lo que quieren, poder. El poder de destruir, el poder de controlar, el poder de matar a
la gente sólo para que puedan demostrar su propia fuerza para satisfacer sus propios egos.
¿Sabes qué que los hace, Zabuza? " Una vez más, Zabuza se limitó a negar con la cabeza
sin decir una palabra.
              " Monstruos . Eso es lo que son, monstruos en el manto de los humanos. Sin
embargo, hoy es un día muy afortunado, porque uno ha muerto en la batalla. Han sido casi
imparables en la vida, voy a asegurarme de que cada uno de ellos nunca más se siente así,
comenzando con Sasori de la arena roja ". Zabuza no dudó ni por un momento que Minato
iba a respaldar sus palabras por completo. Zabuza había estado en el infierno varias veces y
nunca había visto una expresión más aterradora en un rostro que en este mismo momento.
              Akatsuki… reza para que cada uno de ustedes viva para siempre, porque si no es
así, tengo la sensación de que ni siquiera yo podré soportar lo que este hombre va a
hacerles.
              De repente, el botón de cola se iluminó, lo que significa que alguien estaba
esperando a que lo dejaran entrar en el espacio en blanco. Minato miró a Zabuza y Zabuza
asintió ante el obvio rechazo, dejando a Minato solo con el botón brillante.
              Minato miró el botón por un momento antes de presionarlo.
              Sasori de la Arena Roja quizás no era de gran estatura, pero su presencia era
innegable. Caminó hacia adelante con confianza y con poco cuidado del área circundante,
su característico manto negro con nubes rojas ondeando levemente mientras se movía. Sus
ojos no revelaron nada mientras miraba quién estaba allí para recibirlo, hasta que se burló.
              "¿El Yondaime Hokage es lo mejor que pudieron hacer? Honestamente, esperaba
que alguien mucho más real me saludara hasta la muerte, ¿esto es lo mejor? Creo que
pasaré". Se divirtió cuando vio una chispa dorada destellar a través de los ojos del
Yondaime por un breve momento, antes de que desapareciera nuevamente.
              Los Hokage son realmente demasiado fáciles de incitar, es una maravilla cómo
esa aldea no se ha derrumbado sobre sí misma a estas alturas.
              Dándose la vuelta para dejar la voz de Minato lo detuvo.
              "Soy el juez de todas las almas, me temo que soy lo mejor que vas a conseguir
pronto, Sasori-san, vamos a dar un paseo y charlar sobre tu vida, ¿qué te parece?" Minato
se puso de pie y comenzó a caminar, mientras lo hacía, una puerta apareció frente a él y se
abrió sin que el rubio le permitiera pasar.
              Sasori echó un buen vistazo a lo que le rodeaba, y al no encontrar nada más que un
espacio en blanco interminable aparte de la puerta por la que acababa de entrar el
Yondaime Hokage, no encontró ninguna razón para sentarse sin hacer nada. Se levantó, se
acomodó la capa y atravesó la puerta, que se cerró de golpe detrás de él.
              En un lugar desconocido
              Sasori fue inmediatamente bombardeado por un mar de fotografías que cubrían el
estrecho pasillo en el que acababa de entrar. Algunos los reconoció de su vida, otros no
tenían ningún significado para él. A juzgar por lo lejos que parecía extenderse el pasillo,
tenía que haber miles y miles de retratos en las paredes.
              "¿Sabes cuántos días, cuando no estaba ocupada, tuve que consolar a los padres
afligidos que deseaban tanto poder abrazar a su hijo de nuevo, pero no pudieron, porque les
habían quitado la vida?" El rostro de Sasori no se movió, ni su corazón frío.
              "¿Por qué debería preocuparme por mis víctimas? Veo lo que estás tratando de
hacer aquí, sé rápido de corazón a corazón y hazme sentir muy mal por mis elecciones. Me
temo que tu sentimiento de hoja no es bienvenido, estúpido idiota. ¿Es de extrañar que ni
siquiera hayas cumplido veinticinco? Sasori sonrió levemente, presionando
intencionalmente los botones de Minato. Sorprendentemente, la rubia se rió entre dientes.
              "Oh, qué tonto eres, Sasori. No estaba hablando de tus víctimas, sino de tus
propios padres." Con eso dicho, se alejó de Sasori y comenzó a caminar casualmente por el
pasillo casi interminable. Aunque nunca lo admitiría, las palabras del Hokage habían
logrado sacudir a Sasori, después de haber enterrado sus emociones durante mucho tiempo,
pero a todos los niños les gusta creer que sus padres los vigilan después de que mueren,
incluso si no lo dicen por completo. Sasori lo abordó como un viejo profesional, por
supuesto.
              "¿Mis padres? ¿Crees que invocarlos de alguna manera abrirá mi corazón?" La
ceja de Sasori se arqueó con honesto asombro.
              Minato siguió caminando unos pasos por delante del propio movimiento repentino
de Sasori, un movimiento inconsciente por parte de Sasori.
              "Ellos lloraron por el hombre en el que nunca te convertiste, ya sabes. Vieron las
cosas que hiciste y me rogaron que hiciera cualquier cosa, cualquier cosa, para detenerte.
Siempre se culparon a sí mismos por lo que te convertiste". Sasori sintió que la ira crecía en
él y luchó por mantener la calma, lo que logró hacer con pericia.
              "¿Por qué debería importarme? Apenas me conocían, y solo tenían una fracción de
mi poder, no podían entender, ni me importa si alguna vez pudieron". Sin embargo, la
mente de Sasori era una tormenta, a pesar de sus bien elaboradas líneas de rechazo.
              "Me pidieron decenas de veces que encontrara una manera de matarte, solo para
que te pudieran detener. Lloraban cada vez que yo no podía hacer nada para detener al
monstruo en el que te habías convertido. Lamentaron la muerte de su precioso hijo durante
muchos años. hace, es por eso que nunca los verás Sasori, y estás perdido para ellos y el
resto de la otra vida para siempre ". Sasori estaba bastante conmocionado por esto, y ya no
podía ocultarlo más. A pesar de toda la bravuconería y la charla de corazón frío que logró
convocar tan fácilmente, esta revelación fue bastante impactante para él. ¿Sus padres
habían decidido que ya no era su hijo? ¿Como pudireon?
2pt cap 14
              Sin siquiera ser consciente de ello, Sasori había estado caminando a un ritmo casi
inimaginable, manteniéndose al día con los largos pasos de Minato a pesar de su cuerpo
adolescente. Cuando levantó la vista después de unos momentos de silencio, estaban al
final del pasillo. En lugar de una puerta, colgaba una última fotografía. Era del contenedor
de una cola que habían matado, Gaara. Su última víctima.
              "Disculpe el error, la habitación se preparó con un poco de anticipación y ha
habido un error, este está vivo de nuevo gracias al sacrificio de tu abuela, Chiyo-san.
Incluso después de dar su vida por su aldea, él vive en." Ante esto, Minato se volvió hacia
Sasori y le dedicó una brillante sonrisa ante el pensamiento, mientras la mente de Sasori se
tambaleaba. Sin embargo, la expresión de Minato se oscureció mientras continuaba.
              "Es asombroso, ¿no? Cómo una persona torturada, maltratada, golpeada y tratada
tan mal como sea posible crece y, a través del ejemplo, quiere proteger a su pueblo con su
considerable poder. Tú y él tienen mucho en común, sin embargo, su debilidad, su
incapacidad para hacer frente a las emociones humanas, lo llevan por el camino de un
traidor, un camino de asesino y un camino perverso para el que no hay redención ". A
medida que avanzaba su punto, su voz se volvió más y más enojada, hasta que al final
estaba gritando mientras levantaba a Sasori y lo obligaba a estar a una pulgada de la imagen
de Gaara, con las manos detrás de la espalda en una posición que le permitía. no hay
libertad de movimiento. Minato continuó.
              "Intentaste extinguir la esperanza, el sacrificio y la bondad. Habrías tenido éxito en
aplastar a Suna si no fuera por el sacrificio de tu abuela. ¿Y para qué? Nada. Nada en
absoluto te benefició realmente de las acciones que elegiste tomar, lo hiciste. sólo porque
pudiste. ¡Este chico tiene más fuerza de la que podrías tener si vivieras durante siglos!
" Tras la última palabra, golpeó a Sasori contra la pared, solo para que lo atravesara,
entrando en una habitación oscura y fría, con muy poca iluminación.
              Sasori estaba muy preocupado en este punto, este hombre no era como había leído
en los informes. Sabía que era hábil y letal, pero se había mostrado tan blando cuando las
cosas se pusieron difíciles, no esperaba algo como esto.
              Madre ... padre ... ¿yo era realmente un monstruo?
              Minato miró hacia el montón arrugado de un hombre y pareció disgustado.
              "Es interesante notar que muchos rasgos de nuestras vidas se trasladan a la otra
vida. Muchos ninjas, por ejemplo, son capaces de soportar una gran cantidad de dolor
porque soportaron tanto en su vida. Tú, por otro lado, nunca lo hizo. Se quitó el cuerpo y no
ha sentido la sensación de dolor corporal durante años ". Para ilustrar su punto, golpeó
bruscamente a Sasori en el brazo, lo que hizo que se estremeciera un poco.
              "Así que he decidido que sé lo que voy a hacer contigo. Es posible que hayas oído
hablar de una técnica por la que soy bastante famoso, se llama Rasengan. Esta técnica toma
chakra, lo moldea en un torrente, se aprieta en un perfecto esfera, y puede triturar cualquier
cosa con la que entre en contacto ". Se detuvo por un momento y formó un rasengan en su
mano derecha, la bola brillante de chakra azul parecía rogar por tocar a Sasori.
              "Voy a usar esto en tu brazo ahora." Minato dijo simplemente.
              "E-espera. ¿Qué hay de mis padres? ¿Puedes contarme más sobre ellos?" La voz
de Sasori indicó la súplica que nunca antes habría mostrado antes. Sin embargo, el discurso
bien elaborado de Minato se había entretejido en la psique de Sasori de manera experta y
con buenas razones. Minato había estado leyendo su expediente, buscándolo en busca de
debilidades, formas de castigar al hombre. Había hecho bien su trabajo, como siempre.
              "Oh, lo siento, en realidad nunca los conocí, y estaba mintiendo sobre todo lo que
dije. Pensé que para ser un gran shinobi como tú, podrías mirar debajo, mi error por
sobreestimarte, Sasori. -san ". El toque de burla casi se perdió en Sasori, cuya mente entera
más o menos se hizo añicos y se perdió a sí mismo en sus propios pensamientos dementes
de autodesprecio. Para ser un shinobi tan grande, había mostrado debilidad y le había
suplicado a un hombre que ciertamente era su enemigo. Su orgullo y fuerza se fueron, él era
menos que nada
              Y eso fue antes de que la bola de chakra comenzara a destrozar su brazo.
              Minato presionó más, haciendo que la sangre y la piel (completamente metafísica
como era, todavía se sentía real) escupieran todo, el hueso se redujo a polvo. Sasori gritó en
total agonía cuando vio la bola de chakra entrar en contacto con su hombro, y lo último que
supo fue que la bola le destrozaba la cara, silenciando sus gritos.
              "Sasori, despierta."
              Sasori se despertó con Minato mirándolo. Mirando la mano de Minato, vio un
rasengan allí, girando tranquilamente.
              "Me temo que eso no era exactamente lo que tenía en mente para tu tortura,
intentémoslo de nuevo." Y entonces empujó la pelota hacia el mismo brazo nuevamente,
con casi los mismos resultados. Continuaría haciéndolo hasta que lo hiciera bien.
              Él nunca lo haría.
              "Minato, ¿qué le hiciste?" El Shinigami estaba confundido al caminar sobre
Minato y Sasori sentados uno frente al otro, con Sasori desplomado y temblando, mientras
Minato simplemente miraba impasible al hombre.
              Minato miró al Shinigami con una sonrisa en su rostro y un sádico regocijo en sus
ojos.
              "Un genjutsu simple, nada impresionante. Será así por toda la eternidad, así que
busca un buen pozo y arrójalo en él, no volverá a molestar a nadie, te lo aseguro,
Shinigami-sama." El Shinigami sonrió con malicia, amando cuando Minato se esforzaba en
sus proyectos.
* Capítulo 15 *: Todo el camino
 
              Capítulo 15: Todo el camino
 
              Minato podría no haber manejado a Sasori de la manera en que lo hizo si hubiera
sabido la increíble cantidad de papeleo involucrado. ¿De quién fue la brillante idea de tener
un informe de cien páginas sobre las víctimas en coma de sus juicios? Quienquiera que
fuera, deberían recibir un puñetazo en la cara.
              En otra parte
              El Shinigami fue repentinamente golpeado por un pensamiento extraño. ¿Qué
pasaría si Minato alguna vez se diera cuenta de que alrededor de la mitad del papeleo que le
dijo al rubio que archivara por lo general se trituraba o se ignoraba de manera similar una
hora después de entregárselos, y que solo quería ver hasta dónde podía empujar su pequeño
juguete?
              Escena retrospectiva
              "¿De verdad quieres que escriba un informe de trescientas páginas sobre un bebé
muerto? No hay mucho que explicar, y es bastante morboso. No puedo escribir
tanto". Minato miró al Shinigami con incredulidad, sin entender el punto de un informe tan
detallado.
              Sin embargo, el Shinigami no se inmutó.
              "Sé creativo, Minato-kun." Ante esto, sonrió y se alejó incapaz de ver los ojos de
Minato oscurecerse por la molestia hacia el hombre.
              Fin de Flashback.
              Sí, probablemente sea mejor no dejar que Minato se apodere de ese secreto en
particular en el corto plazo, o nunca, para el caso.
              De vuelta con Minato.
              Dejando su bolígrafo, suspiró. Si bien le dijeron que lo hacía parecer fácil, fue muy
difícil para él tratar con hombres como Sasori, solo mirar su propio escrito sobre el hombre
logró enojarlo. ¿Cómo podría describir el mal con palabras? ¿Cómo podría explicar las
profundidades de la oscuridad que residían en el alma del hombre con párrafos?
              ¡Ayudas visuales por supuesto!
              Junto a su escritura, dibujó bocetos muy toscos que representaban la maldad de
Sasori, incluido un títere muy toscamente dibujado que aserraba "rawr, soy malo". Minato
se frotó la barbilla, pensando que tal vez necesitaba trabajar más en sus salidas
emocionales.
              Hablando de salidas emocionales, Minato echó un vistazo a una carta que había
llegado hace una hora de su esposa, pidiéndole que la encontrara en su trabajo para que
pudieran hablar sobre su día. Minato tenía muchas ganas de ir, ya que habían pasado
bastantes meses desde la última vez que se habían hablado, pero con todo este papeleo
debido a los eventos recientes y al botón de cola encendido, no había muchas posibilidades.
que iba a poder escabullirse en silencio durante unas horas.
              "¿Minny-kun? ¿Qué tipo de apodo jodido es ese?" Era un testimonio del estado
agotado y estresado de Minato que ni siquiera se dio cuenta de un ninja tan poco calificado
como Zabuza (Oye, cuando eres Minato, cualquiera que no tuviera un "kage" adjunto a su
nombre en algún momento de su vida probablemente era iba a ser archivado bajo la sección
no calificada de los rangos de shinobi) se le acercó sigilosamente sin ser notado hasta que
decidió darse a conocer que era realmente terrible.
              "Zabuza, si una sola persona se entera de esto, haré que lo que le hice a Sasori
parezca un viaje al parque." Zabuza de repente palideció tremendamente, probablemente
debido a la persona que estaba parada detrás de él.
              "Ahora, Minato-san, creo que es bastante lindo que un hombre de tu estatura
todavía pueda sentirse cómodo con el afecto de tu ser querido." Minato fue recibido con un
saludo por el siempre observador Haku, quien le sonrió y asintió levemente con la cabeza,
claramente divertido.
              Minato se volvió hacia Zabuza y le articuló la palabra "muerto" sin decir una
palabra. Zabuza parecía enfermo.
              "Supongo que podría ser peor, al menos no tengo una mujer hiperactiva aquí
adulando un apodo tonto". Minato asintió con la cabeza solemnemente, sabiendo lo
doloroso que sería. Minato se preocupó cuando tanto Haku como Zabuza se veían muy
enfermos. Luego procedió a golpearlo como una piedra.
              O una zorra de cuarenta kilos, si queremos ser más precisos. La pequeña zorra
tenía corazones por ojos mientras miraba amorosamente a Minato.
              "¡Hokage-Sama! ¡Eso es tan kawaii, oh Dios mío! No puedo creer que tengas una
relación tan especial con tu esposa. Eso es tan ... tan ..." Mientras Tsunade, la chica zorro,
luchaba por encontrar sus palabras, Minato suspiró exasperado.
              Tsunade encontró su palabra.
              "¡Mucho calor!" Ella comenzó a acurrucarse contra el pecho de Minato con
bastante cariño, su rostro chocando contra él, dejando escapar un suspiro de satisfacción
mientras se acurrucaba hacia él, dejando que sus manos colgaran libremente alrededor de su
cuello. La cara de Minato se arrugó con una ira severa, y tuvo que esforzarse más para
suavizar sus rasgos lo suficiente como para pensar mientras que al mismo tiempo estaba
apegado a la chica zorra contenta cuyo cuerpo caliente actualmente le estaba haciendo
cosas muy malas al de Minato.
              Es decir, si su esposa se enterara alguna vez.
              Mirando a Zabuza por un momento, una sonrisa logró arrastrarse a su
rostro. Zabuza estaba preocupado. Haku lo habría estado, pero estaba demasiado ocupado
haciendo sonidos del tipo "aww" a la linda chica zorro que podría haber estado durmiendo,
estaba tan contenta.
              "Zabuza, nunca te despedí de ser mi asistente, ¿correcto?" A Zabuza no le gustó
mucho la pregunta y tenía el mal presentimiento de que tenía que tener cuidado con la
respuesta.
              "Bueno, el Shinigami me despidió y me envió a mi condenación eterna en un pozo
de fuego, ¿por qué?" Los ojos de Minato brillaron con lo que podría describirse mejor
como "divertida intención asesina". Zabuza se alejó lentamente del hombre.
              "Así que eso sería un no. ¡Excelente! Zabuza, ayúdame haciéndome cargo de mi
trabajo por el día. ¡Más tarde!" Con la palabra apenas fuera de su boca, el cuerpo del
Yondaime desapareció de la vista, dejando a la chica-zorro tirada al suelo en un
montón. Tsunade miró a su alrededor confundido, habiendo estado en un muy buen lugar
solo unos momentos antes. Haku se compadeció de la pequeña chica zorro y le explicó.
              "Minato-kun decidió tomarse el resto del día libre y nombró a Zabuza para juzgar
las almas hoy." La conducta de Tsunade pasó de muy triste a alegre en un instante.
              "¡Yay! Puedo juzgar las almas de nuevo, ¡esto será divertido!" Zabuza arqueó una
ceja, temiendo que la chica frente a él no fuera la bombilla más brillante del mundo.
              "No creo que lo entiendas, yo soy el que va a ser-" Zabuza fue rápidamente
interrumpido por una mano en forma de garra alrededor de su garganta, no permitiéndole
terminar sus palabras. Mirando desde la garra hasta la cara a la que pertenecía, los ojos de
Tsunade brillaban en rojo y un aura maliciosa envolvía la habitación.
              " Escucha mortal y escucha bien. Planeo juzgar las almas hoy con o sin tu
aprobación, la única diferencia en cualquiera de estos escenarios es que uno de ellos
implica arrancar tu alma de este nivel de existencia, el otro no, ¿verdad?
¿Entendido? ”Las cejas de Haku casi llegaron a la línea del cabello.
              "Oh mi." Fue todo lo que se le ocurrió decir.
              Zabuza asintió rígidamente, y Tsunade lo dejó caer tan pronto como lo hizo, con
una agradable sonrisa en su rostro.
              "¡Yay! Estoy tan feliz de que pudiéramos llegar a un acuerdo, Zabuza-kun, ¡eres
demasiado dulce! Vamos a trabajar, ¿de acuerdo?" Haku y Zabuza asintieron con la cabeza,
preguntándose qué demonios le pasaba a esta chica zorro.
              Dentro de la jaula de Kyuubi
              "Sabes, para alguien que deseaba tanto a una chica-zorro, habrías pensado que
habría tenido la presencia de ánimo para pedir la que no estaba totalmente loca ni tenía
cambios de humor que me avergonzaran. Ah, bueno , Me alegro de que ese tonto la haya
sacado de mi pelo, puede quedarse con su estúpida alma por lo que a mí respecta ". Las
reflexiones de Kyuubi fueron interrumpidas por el mocoso que apareció frente a
él. Suspiró, siempre era "¡chakra ahora!" esto y "Cállate ESTÚPIDO ZORRO" eso. El día
que saliera de esta jaula iba a ser el día más sangriento en la historia del mundo.
              Créelo.
              ...
              ...
              ...
              Maldito mocoso me está contagiando ...
              Mientras tanto, con Minato ...
              Minato se quedó sin aliento cuando su encantadora esposa saltó a sus brazos y lo
besó apasionadamente, lo que provocó algunos silbidos de los niños en el patio.
              Minato estaba complacido, por decirlo a la ligera.
              "Wow Sakura-chan, mi estudiante dijo que estás caliente y molesta, ¿no? No te has
besado así en años." Minato sonreía alegremente, orgulloso de su broma.
              "Ah, Minato-kun, no tienes idea. Esta vez, cuando me sentía
realmente frustrado,  Obito hizo esto con su ojo y, oh Dios mío, fue tan maravilloso". Ante
esto, Minato palideció cuando Kushina comenzó a babear, como si recordara el placer de
otra época. Al ver la expresión de horror en el rostro de Minato, sonrió y le mordió el cuello
antes de reír suavemente.
              "Oh Minato, tus propios chistes siempre son contraproducentes para mí, ¿por qué
te molestas en intentar avergonzarme cariño?" La mirada de horror de Minato abandonó su
rostro, dándose cuenta de que era solo una broma de parte de su esposa. Era raro que
pudiera vencer a esta mujer, aunque había habido ocasiones.
              Escena retrospectiva
              Minato caminó por las calles de Whirlpool City con la misión de entregar un
tratado de paz de Konoha a su consejo de ancianos, que se esperaba que fuera aceptado
apresuradamente, debido al hecho de que ambas partes entendieron que el conflicto menor
había comenzado por un incidente que resultó para estar claramente enmarcando Konoha
por Iwa nin, y con misivas enviadas de un lado a otro entre el país de Whirlpool y el
Sandaime, el asunto se resolvería en unos cinco minutos.
              Minato ahora era un jounin, y además uno extremadamente respetado y temido. Si
bien aún no está en el apogeo de su fama, Kumo e Iwa lo incluyeron en los libros de Bingo
como un ninja clasificado A que debe ser tratado con precaución. Cuando descubrió que
"sólo" había obtenido un rango A, se propuso destruirlos por subestimarlo.
              Avance rápido un año
              El hombre a cargo de las entradas del libro de bingo miró al Tsuchikage con
miedo, muy asustado de no poder hacer lo que el hombre quería.
              "Lo siento mucho, mucho, señor, pero simplemente no hay forma de que pueda
incluir a un ninja en la clase" SSSSSSSSSSSSSSSSSSSS ". Solo podemos darles una S." El
Kage entrecerró los ojos con furia.
              "Ha matado a miles de mis hombres. Una vez, mató a tantos de mis hombres en
tan poco tiempo que tuvo suficiente tiempo y presencia de ánimo para ordenar los cuerpos
de tal manera que incluso a una milla en el aire se informó el mensaje "Iwa Sucks" se pudo
ver formado por la forma en que dejó los cadáveres ". El impresor de Bingo Book resopló
ante la historia y rápidamente cayó muerto de un kunai alojado en la parte posterior de su
cráneo.
              El Tsuchikage suspiró.
              Rebobinar un año
              Ignorando el futuro por el momento, en asuntos más urgentes, como el maníaco
pelirrojo que se acerca a Minato con una espada. Minato parpadeó con curiosidad por un
momento antes de que algo se registrara en su mente.
              ¡Oh, mierda, un maníaco pelirrojo viene hacia mí con una espada!
              Minato se recuperó de su conmoción y logró esquivar el ataque en el último
momento.
              "Vaya, tranquilo, extraño. Vengo por asuntos oficiales, no hay necesidad de
emocionarse". Echando un vistazo a la persona, había una máscara que cubría su rostro, y
solo se notaba el cabello rojo y los ojos penetrantes. Sin embargo, cuando Minato miró
hacia abajo, algo se volvió obvio. Es decir, dos cosas se hicieron obvias.
              Ah, una kunoichi, imagino que Jiraiya-sensei se sentiría muy bien recibida por el
comité de bienvenida.
              La mujer se acercó a Minato de nuevo, pero esta vez él no se sentía bien por ser
tan amigable. Le arrojó un kunai que ella esquivó fácilmente. Ella sonrió bajo su máscara.
              "Tu puntería apesta, blo-" Se detuvo a mitad de la frase cuando Minato estaba
detrás de ella sosteniendo el kunai en su cuello, casi sacando sangre.
              "Mi puntería está bien, muchas gracias".
              El pelirrojo casi gruñó.
              "¡Acaba conmigo si quieres, escoria de Konoha, pero mi aldea nunca se rendirá a
una aldea cuyos espías caminan por la calle tranquilamente como si no fuéramos una
amenaza!" Minato casi pone los ojos en blanco. Parecería nuevo viajado lento aquí.
              "De hecho, estoy llevando a cabo un acuerdo de alto el fuego que su consejo de
ancianos ya acordó firmar, todo el asunto ha sido un malentendido nacido de nuestros
enemigos mutuos, ahora ¿qué tal si se calman?" Minato retiró el kunai de su garganta
mientras ella giraba sobre él, con la máscara bajada y los ojos muy abiertos por el
horror. Minato apenas se dio cuenta, ya que estaba demasiado ocupado absorbiendo los
suaves rasgos de la mujer.
              A Jiraiya le gustaría mucho esta bienvenida, ehehe.
              "¿En serio? Oh mierda, lo siento entonces. Mi nombre es Uzumaki Kushina,
jounin de Whirlpool." Una mano se extendió en un apretón de manos mientras que la otra
se frotó nerviosamente la parte posterior de la cabeza, una clara señal de que estaba
avergonzada. Minato tomó la mano.
              "Sabes que no deberías ser tan comprensivo, podría estar mintiendo para ganarme
tu confianza antes de matarte". Minato levantó una ceja, pidiéndole que desafiara su punto.
              Ella solo sonrió.
              "Es cierto, pero sé que cuando estoy vencido, no necesitarías usar tal artimaña, me
tenías completamente enderezado allí, en el momento en que bajaste tu arma supe que eras
un amigo". Minato asintió, admitiendo la buena lógica detrás de sus palabras.
              "Inteligente además de atractivo, una combinación impresionante, el nombre es
Namikaze Minato, jounin de Konoha y futuro Hokage". Kushina estaba a punto de reírse en
su cara antes de ver la intensidad en sus ojos. Sintió que algo en su cuerpo se tambaleaba ya
que solo tenía una palabra para describir la expresión del rostro del joven.
              Hermosa…
              Estaba claro que tenía plena confianza en su declaración, por lo que en una
respuesta masivamente retrasada ella simplemente asintió. Recordando lo que había dicho,
se ofreció a llevarlo a la torre del consejo, que aceptó con gusto.
              En el camino hacia allí, Minato la miró por el rabillo del ojo y no pudo evitar
sentirse muy atraído por la forma en que se comportaba, tenía mucha confianza en sí
misma. Al percibir cierta tensión que irradiaba de ella, decidió hablar.
              "Sé que quieres besarme, puedo decirlo por tu lenguaje corporal". La respuesta que
obtuvo no fue la que esperaba. Ella suspiró aliviada.
              "Gracias Kami que te diste cuenta, estaba teniendo serios problemas para
contenerme." Dicho esto, ella lo agarró y lo golpeó contra la pared de un callejón y
comenzó a rasgarle la ropa y besarlo con fervor.
              A Minato le gustó mucho el comité de bienvenida.
              Fin del flashback
              Minato sonrió ante el amor de su vida y más allá y continuó abrazándola.
              "Hablando de mi maravilloso alumno, ¿cómo le ha ido a Obito?" Ante esto,
Kushina frunció el ceño un poco y soltó una risa nerviosa. Minato arqueó una ceja,
sabiendo que Obito tenía sus momentos cuando se trataba de hacer ciertas cosas que
probablemente debería abstenerse de hacer.
              "¿Qué hizo ahora?" El rubio miró profundamente a los ojos de su amante y ella
suspiró, sabiendo que no había escapatoria para contar esta historia en particular.
              "Bueno, él realmente no hizo nada malo, solo tiene el hábito terrible de decir las
peores cosas posibles en el peor momento" Kushina se frotó la nuca nerviosamente, un
hábito que nunca había desaparecido.
              Escena retrospectiva
              "¡Oye, deja de gritar Vanya-chan! ¡Si no te detienes, te juro que te arrojaré por un
puente!" Ante esto, Vanya se quedó con los ojos muy abiertos por un momento antes de
que su llanto regresara con toda su fuerza y se fuera corriendo. Kushina suspiró y se acercó
a Obito, esta vez simplemente abriendo un archivo y pidiéndole que echara un vistazo.
              Obito una vez más palideció considerablemente.
              ¿Cómo se suponía que iba a saber a la edad de siete años que sus padres ya no
querían a la joven Vanya? Entonces, en lugar de hacer algo remotamente humano,
decidieron tirarla de un puente, lo que resultó en su muerte, después de varias horas de
flotar. en dolor severo.
              Obito realmente tuvo la peor suerte con este tipo de cosas.
              Fin del flashback
              Minato negó con la cabeza con asombro, incapaz de creer las probabilidades de
que eso sucediera no una sino dos veces en un período de tiempo tan corto, era una
maravilla que Obito hubiera logrado mantenerse fuera de problemas durante tantos años
antes de que él mismo pateara el Cubeta.
              "Obito es torpe, incluso mentalmente. No te preocupes, todo se arreglará. Ahora
vamos, hablemos de cosas más felices, sabes que casi nunca te veo, quiero disfrutar de mi
tiempo contigo tanto como posible, Sakura-chan. " Minato le sonrió cálidamente mientras
la arrojaba sobre su hombro y la llevaba a la sala de descanso, la brillante risa de Kushina
llenaba el aire.
              En los aposentos de Shinigami
              El Shinigami miró el DVD en su mano, girando entre sus enormes dedos, sin saber
qué hacer con él. Por un lado amaba mucho a Minato, y sabía que el Hokage era su boleto
para grandes cosas, cosas con las que no podría haber soñado antes de que el hombre
hubiera decidido desinteresadamente poner su alma en manos del Shinigami,
supuestamente para ser comido en ese momento. y ahí. Por otro lado, este video
avergonzaría absolutamente a Minato sin fin y probablemente lo haría enloquecer. Aunque
por el tono espeluznante que Nick había usado al describir el video, tenía la mala (o para él,
buena) sensación de que este video era más travieso que una simple pelea. Bueno, una cosa
era segura, tenía que verlo para poder juzgar qué hacer con él.
              Diez minutos tarde
              El Shinigami miró fijamente la pantalla ahora en blanco, después de haber visto la
pelea de aproximadamente ocho minutos que se había desarrollado ante sus propios
ojos. Había estado mirando una pantalla en blanco durante aproximadamente un minuto,
claramente incapaz de entender lo que acababa de ver. Finalmente, su mente comenzó a
regresar muy lentamente a él cuando los puntos comenzaron a conectarse entre sí con
respecto al potencial del video que tenía frente a él. Entonces el Shinigami se rió. Una risa
tan malvada y malévola que el Kyuubi se agitó pensando que había escuchado una llamada
de apareamiento mientras dormía, antes de volver a su sueño mientras el odioso sonido se
apagaba.
              El Shinigami amaba a Minato, esto era cierto, pero el caos puro que resultaría de
este video era demasiado para dejarlo pasar.
              Mañana va a ser un día muy, muy divertido.
              En lugares desconocidos
              "Está bien Itachi, escucha y escucha bien, no me gusta que pierda mi tiempo, así
que voy a explicarte un truco de alambre de púas al día para que puedas dominar por
completo un arte tan difícil en lugar de tratar de abrirte paso. ellos, viendo el tipo de genio
que eres, estoy seguro de que lo entenderás. Sin embargo, debes saber esto, esto no es algo
que puedas copiar con ese ojo tuyo, se necesita una experiencia real, muy desordenada. ¿Lo
tenemos claro? " Los ojos de Itachi se entrecerraron un poco con molestia.
              "Podría hacerte ver todo en un día y hacerte olvidar que alguna vez tuvimos alguna
de estas conversaciones". Itachi respondió con bastante satisfacción a Kisame. Kisame
sonrió con los dientes.
              "Por supuesto, pero si algo sale mal con mi memoria, me han tomado
precauciones. Verá, si me jode, socio mío, simplemente haré que este documento sea
entregado al público". Kisame manejó a Itachi un par de páginas y las leyó rápidamente.
              Sasuke extendió la mano y besó a Itachi, gimiendo ante el contacto de su hermano
mayor, su hermano mayor.
              Itachi miró hacia arriba, su Mangekyo Sharingan girando rápidamente de furia ante
el puro horror del documento que tenía la desafortunada tarea de tratar de olvidar, lo cual
fue bastante difícil dado el Sharingan y todo. La sonrisa de Kisame simplemente se
ensanchó.
              "Creo que nos entienden, Itachi-kun." Itachi asintió en silencio, agradecido de no
haber tenido su golosina diaria, de lo contrario ya habría sido vomitado. Kisame había
estudiado bien las malvadas técnicas de tortura del Mizukage.
              "Está bien, la técnica útil que te voy a mostrar se llama la Teoría del Tirachinas,
implica manipular el chakra del delgado alambre de púas en el lado opuesto de tu objetivo.
Tienes que hacerlo bien; de lo contrario, terminará en un fracaso. Permítame usar este Iwa
nin que capturamos para demostrar la técnica de primera mano ". Dijo que Iwa nin era una
linda y pequeña chuunin que estaba negando con la cabeza y rogando que la
perdonara. Itachi miró a su compañero.
              "Ella parece un poco linda." Ante esto, la mujer asintió y comenzó a hacer cosas
con su lengua que, sin duda, Itachi estaba interesado en explorar más en un lugar oscuro y
apartado.
              Kisame asintió ante la obvia observación.
              "Es por eso que voy a usar este fino alambre de púas para practicar con ella antes
de que atrapemos a algún feo ninja de Kumo y lo torturamos hasta la muerte por tus
fallas." Itachi asintió lentamente, gustándole este plan. El Iwa nin, por otro lado, estaba
agradeciendo a Kami por haber prestado atención al sexo para los tontos en la escuela.
              Escena retrospectiva
              "Está bien, muy importante, si puedes hacer esto con tu lengua, probablemente
vivirás para ver treinta o el techo del dormitorio de treinta hombres". La shinobi mayor
procedió a hacer algunas cosas realmente aterradoras con su lengua, lo que hizo que todas
las kunoichi tomaran notas, sin entender por qué esta acción de la lengua sería útil.
              Fin del flashback
              Kisame envolvió el cable alrededor de un par de kunai alrededor de sus dedos,
moviendo hábilmente el cable en notas cuidadosas que lo unieron muy
sólidamente. Después de explicar cómo el ninja era un usuario de fuego, nos explicaría su
afinidad natural por el agua para realizar esta técnica. Rápidamente arrojó el cable a la
izquierda de la niña bonita y vio como iba detrás de ella, Kisame se concentró por un
momento y el chakra azul brilló en el delgado alambre de púas y comenzó a girar hacia la
niña. El kunai ayudó a que el delgado alambre de púas se envolviera alrededor del cuello de
la niña. En un giro sorprendente, a pesar de estar claramente etiquetado como alambre de
púas delgado "desafilado", se las arregló para decapitar limpiamente a la pobre kunoichi
capturada. Itachi miró a Kisame de manera extraña, mientras el hombre de piel azul se
encogía de hombros.
              "Er, lo siento, supongo que no fue lo suficientemente aburrido. Sé que querías
divertirte con ella más tarde." La voz de Kisame en realidad parecía tener remordimiento.
              Itachi simplemente sonrió.
              "¿Qué me detiene? Simplemente no habla ahora". Kisame miró a Itachi con total
disgusto. Itachi se dio cuenta de esto y pensó rápidamente.
              "Fue una broma, Kisame." La mirada que le dio Kisame le dijo a Itachi que el
hombre no se lo creía ni por un segundo. Itachi suspiró. Kisame movió el cadáver fuera de
la línea de visión de Itachi, mientras vigilaba a Itachi, totalmente asustado por la supuesta
broma. Cuando el cuerpo estaba fuera de la vista, Kisame trató de enseñar el hermoso arte
de la técnica del alambre a Itachi, lo que resultó sorprendentemente difícil dado lo talentoso
que siempre había demostrado ser el Uchiha.
              Itachi intentó durante nueve horas dominar el arte y apenas había
progresado. Técnicamente podía usar la técnica, pero carecía de la elegante habilidad que
Kisame parecía mostrar con tanta facilidad. Kisame suspiró una vez más, algunas personas
nacieron como genios, algunas personas simplemente tenían que dominar todo a través del
trabajo duro, era obvio que el genio de Itachi se exageraba demasiado si no podía entender
esto, a pesar de los éxitos del hombre.
              "Tomemos un descanso por el día, esta es una técnica de alambre de púas fino
bastante difícil, pasaremos un par de días en ella, ¿de acuerdo?" Itachi asintió, todavía
enojado porque no podía dominarlo rápidamente. Kisame lo dejó con sus propios
dispositivos e Itachi rápidamente dejó el delgado alambre de púas y se aseguró de que
Kisame realmente se hubiera ido, se le podía ver arrastrando lo que parecía
sospechosamente un cuerpo sin cabeza a su habitación.
              Konan miró la escena con una leve sonrisa en su rostro, claramente divertida por
las payasadas de Itachi y extrañamente excitada por ella. Konan realmente tenía que
solucionar estos problemas. Dándose la vuelta se topó con Pain, quien la miró sin
comprender por un momento.
              "Hola Pain-sama, ¿qué te trae por aquí?" Konan vio a Pain mirar hacia la
habitación de Itachi y ella se dio cuenta. Todavía no dijo nada, miró entre Konan y la
habitación de Itachi varias veces antes de dar sus pensamientos.
              "¡Maldita sea!" Dijo la palabra con sorpresa y disgusto, luego se alejó en silencio,
sin hacer otro sonido en su lenta salida.
              Konan simplemente se rió de la acción.
              Oh Pain-sama, ¿por qué debes ser tan asombroso?
* Capítulo 16 *: La vida y los tiempos de Uzumaki Kushina
 
              
              Capítulo 16: La vida y la época de Uzumaki Kushina
 
              Tsunade, la chica zorro, estaba hojeando el archivo que estaba frente a ella,
preguntándose qué hacer con la mujer frente a ella. Oh, con toda seguridad, había hecho
muchas cosas terribles en su vida. Había mentido una y otra vez y se había ganado la
confianza de las parejas mayores para que firmasen los derechos de todo su dinero para que
ella pudiera "invertir" ese dinero en acciones, o ese era el juego al que jugaba. En realidad,
simplemente tomó el dinero y lo gastó en basura al azar hasta que se acabó y repitió el
proceso. Ella había robado a innumerables familias e incluso había matado a algunas cuyos
miembros de la familia eran demasiado jóvenes y eran míos para caer en su traición. Sin
embargo, encontró su final a manos de Uchiha Itachi, quien la atrapó en el acto y decidió
jugar con ella.
              Escena retrospectiva
              Itachi acababa de dejar inconsciente a la engañosa mujer y se preguntaba qué hacer
a continuación. Pensando en ello por unos momentos, decidió probar sus nuevas técnicas de
alambre con la mujer antes de divertirse extracurricular con ella. Ante el último
pensamiento, Itachi sonrió de una manera que recordaba a Orochimaru y arrastró el cuerpo
a su habitación.
              Konan estaba muy arriba, en la cúspide del complejo de Akatsuki, preguntándose
si era probable que Itachi atrajera una atención no deseada a la organización por su
comportamiento inusual. Pensando en ello un poco más, dudaba que él fuera el que
cometiera un desliz.
              En una estación de recompensas local
              Kakuzu estaba bastante satisfecho consigo mismo cuando abrió el pergamino que
tenía encima, revelando los cadáveres de diez hombres que tenían varios precios en la
cabeza. El empleado local en la estación los revisó todos y sumó el total.
              "Eso serán 890.000 ryo para usted, señor. ¿Tiene nuestra tarjeta kunai que le da un
10% adicional de impulso a todas sus recompensas intercambiadas?" Kakuzu metió la
mano en su cuerpo y sacó una tarjeta.
              "Claro que sí, he sido miembro durante años, me ha dado un montón de dinero
extra, es un gran negocio". El empleado miró la tarjeta y frunció el ceño.
              "Lo siento señor, pero la tarjeta parece estar vencida, serán 150.000 ryo para
renovarla, que deduciremos de sus recompensas actuales, ¿está bien?" Kakuzu se frotó la
barbilla, esperando tener suficiente tiempo después de cazar al mocoso de nueve colas para
darle un buen uso a la tarjeta.
              "Sí, está bien, ahora apúrate, soy un hombre ocupado". El empleado temía
legítimamente a Kakuzu y terminó la transacción. Kakuzu realmente deseaba tener un tipo
diferente de membresía, como por cada diez recompensas que traes obtienes un pergamino
de jutsu de rango S gratis o algo genial. Si ese fuera el caso, ¡tendría treinta de esos
pergaminos!
              En los últimos dos meses.
              ...
              Kakuzu era un anciano muy ocupado.
              De vuelta con Konan
              Konan solo pudo negar con la cabeza cuando escuchó ruidos muy, muy
perturbadores provenientes de las habitaciones de Itachi. Ella notó una presencia detrás de
ella y giró la cabeza para ver a "Tobi" detrás de ella, con la cabeza inclinada mirando con
bastante curiosidad a Konan. Konan estaba a punto de hablar cuando Tobi la interrumpió,
tomando un tono medio serio, recordándole quién era realmente.
              "Hola Konan-chan, te ves bastante hermosa esta noche, ¿te gustaría realizar un
baile erótico para mí?" Ante esto, Madara, Tobi o como quieras llamarlo parecieron sonreír
a pesar de que no había forma de que uno pudiera saberlo con la máscara en la cara. Konan
miró al hombre con disgusto en su rostro.
              "Gracias, pero no gracias, Madara-san. Preferiría morir mil muertes antes que
degradarme antes que tú." Ante sus duras palabras, la máscara de Madara se abrió para
revelar el molinete en su ojo girando rápidamente.
              "Eso se puede arreglar, querida." La voz de Madara era fría cuando Konan se
desplomó en el suelo, entrando en un mundo de agonía. En ese momento Pain entró en la
habitación y miró la forma inerte de Konan con lo que algunos observadores ignorantes
podrían confundir con una mirada de preocupación. Del mismo modo, miró a Madara y se
podría haber dicho que una mirada de asesinato atravesó los ojos del hombre muy
peligroso. Sin embargo, Madara no era un recién salido del útero y sabía cómo jugar.
              "Dame veinte minutos, si no te gustan los resultados, puedes matarme". El dolor
continuó mirando a Madara incluso cuando su cuerpo se desvaneció en la niebla,
desapareciendo. Los ojos de Madara se agrandaron ante la acción de Pain.
              ¿Un clon y ni siquiera me di cuenta? Qué monstruo tan aterrador con el que he
decidido meterme ...
              Mirando la forma inerte de Konan, supo que era mejor que comenzara su trabajo.
              Veinte minutos después ...
              El dolor entró en una escena que no esperaba. Konan estaba haciendo un seductor
baile erótico encima de Tobi, presionando sus caderas contra las de él y haciendo que Tobi
aplaudiera con entusiasmo.
              "A Tobi le gusta lo que le gusta a Tobi, ¡hazlo más, hazlo más!" Su voz estaba
llena de un entusiasmo infantil y Konan continuó haciendo su trabajo.
              Pain, por su parte, parecía realmente impresionado.
              "Maldita sea." Dijo suavemente, casi asombrado.
              Madara siempre hace el trabajo, siempre.
              Fin del flashback
              Sin embargo, Tsunade, la chica zorro, tenía que admitir que, por hacer todas estas
cosas terriblemente malas, la mujer parecía estar realmente arrepentida por todo lo que
había hecho, y eso era claramente lo más importante de toda la situación: el hecho de que
estaba Lo sentimos mucho. El hecho de que ella fue una estafadora profesional toda su vida
nunca se le ocurrió a la linda e ingenua chica-zorro.
              "Bueno, como parece que lamentas tus acciones, puedo dejarte ir con una
advertencia esta vez." Dicho esto, la chica zorro brincaba de arriba abajo vertiginosamente
mientras el estafador sonreía cortésmente, complacido con su pequeña actuación. Zabuza,
por otro lado, estaba bajo una gran presión, si Minato regresaba y se enteraba de que esta
pequeña niña zorra había logrado intimidar a Zabuza del trabajo que se le había asignado y
había hecho todo tipo de juicios estúpidos, iba a ser la que terminó ensartada en una espada
en medio de la nada, no la chica zorro. Mirando a Tsunade por un momento, se le ocurrió
una idea astuta, una que tenía el muy buen presentimiento de que ella compraría fácilmente.
              "Tsunade, ¿vas a aguantar eso? Eso fue bastante grosero de su parte." Tsunade y la
mujer sentada frente a ellos parpadearon confundidos, ya que Zabuza había hablado de
repente sin aparentemente ninguna respuesta. Tsunade miró inquisitivamente al hombre a
su lado, por lo que Zabuza decidió seguir adelante con su idea, ya que la confusión
probablemente era mejor en este momento.
              "Ella solo te llamó feo, Tsunade-chan." Los ojos de Tsunade se pusieron rojos
cuando las palabras se procesaron para él y volvió su atención a la mujer frente a ella que
parecía desconcertada.
              "Nunca dije-" Por desgracia, era demasiado tarde para protestar, ya que estaba
ensangrentada y sin sentido, la parte de su alma oscura esparcida por el espacio vacío, para
que nadie la viera.
              Zabuza se frotó la barbilla, mientras que Haku estaba impresionado con la
habilidad creativa de su maestro para engañar.
              Si no puedes vencerlos, ¡manipúlalos!
              En algún lugar Uchiha Madara estornudó.
              Con Minato y Kushina
              Después de que se encargaron de ciertos asuntos de adultos, es decir, sacarse los
sesos unos a otros (* Se frota la barbilla mientras mira la calificación T de fic *) Minato
suspiró, era imposible mantener el tema alejado de su hijo para siempre, y se las había
arreglado para hacer un buen trabajo hasta ahora, pero sabía que iba a llegar ...
              "Así que Minato-kun, he escuchado las historias de lo que le hiciste a Sasori,
genjutsu bastante desagradable, y siempre dijiste que esa era tu debilidad." Las palabras de
Kushina fueron elegidas con cuidado, tuvo el beneficio de trabajar con niños todos los días
para templar su lado salvaje y sádico de venganza, aunque siempre fue una lección de
tristeza: qué madre maravillosa habría sido, podría haber sido y debería haber sido ... si no
fuera por lo que pasó cuando dio a luz a Naruto. De vuelta al punto, Minato no tenía tanta
experiencia como para moderarlo. Seguía siendo el hombre del que ella se enamoraba, y
eso incluía su lado vengativo.
              Escena retrospectiva
              "¡Muerte! ¡Dolor! ¡Sufrimiento! ¡Conocerás un tormento del que incluso los dioses
se estremecerán!" El principal palideció dos tonos más allá del blanco puro por el
miedo. Kushina se interpuso entre el hombre de rodillas suplicando por su vida de cualquier
forma que supiera y el hombre enfurecido.
              "Querida, creo que estaba bromeando acerca de que yo me veía gorda, ¿no es
así?" El hombre asintió tan rápido como pudo. Minato, por otro lado, asintió rígidamente.
              "No deberías bromear sobre cosas como esas, podrían hacer que te maten ". La
forma en que Minato dijo la última palabra llevó el punto a casa bastante bien, y el hombre
se alejó mientras Kushina solo podía sonreírle con gracia a su futuro esposo.
              Oh Minato, a veces eres un loco apuesto bastardo, y por eso te amo.
              Fin del flashback
              Minato le sonrió a su esposa con desgana por el comentario de genjutsu, ambos
sabiendo debilidades significaban que solo había entrenado casi innumerables horas
trabajando en el material avanzado de un área.
              "No es un genjutsu tradicional en el sentido de que tiene que ser delicado, todo lo
que se necesita es contacto visual y el deseo y la capacidad de forzar tus deseos y voluntad
a otra persona. No es muy práctico contra la mayoría de los shinobi experimentados, ya que
sus voluntades no se pueden doblegar y se deshacen de los pensamientos sugestivos con
bastante facilidad. De hecho, yo diría que es más útil para ayudar a reparar mentes rotas o
traumatizadas dándoles consuelo a través de esta técnica ". Minato sonrió levemente ante su
explicación, mientras que Kushina suspiró mentalmente. Ella realmente amaba a Minato,
pero él podría divagar sobre cualquiera de sus trucos y juguetes todo el día si lo dejabas
solo.
              "Volviendo al tema querida, ha pasado bastante tiempo desde que hablamos de
nuestro hijo, tú sabes mejor que yo cómo le está yendo, hago todo lo posible para no
preocuparme y mantenerme ocupado, pero las cosas de las que he estado escuchando otros
son bastante inquietantes ". Minato frunció el ceño ante esto, sabiendo que su esposa era
una ninja experimentada que entendía cómo funcionaba la vida de un ninja, y dado el tipo
de sangre que había en Naruto, la de un Kage y un ninja de nivel Kage en sus mejores días,
ambos sabían donde estaba su futuro incluso antes de que él naciera. Solo que ellos se
habían imaginado allí para guiarlo, en lugar de tener que guiar su propia mano. No había
sido una pelea pequeña cuando llegó a su nueva "oficina" para encontrar a la única persona
allí que era su esposa, el Shinigami le había dicho en el camino que ella misma había
fallecido momentos antes que él.
2pt cap 16
              Escena retrospectiva
              "¿¡Pusiste la fuerza demoníaca más poderosa conocida por el hombre en nuestro
hijo recién nacido !?" La mirada de rabia de Kushina solo fue igualada por la dura mirada
de determinación de Minato, lo que hizo que la furiosa mujer se detuviera. Esta no era la
cara que estaba acostumbrada a ver de su esposo, no esperaba que él se enojara con ella por
esta conversación.
              Esposa o no, no te burlas del Yondaime Hokage a la ligera.
              A unos metros de distancia, el Shinigami estaba preparando palomitas de maíz
mientras se frotaba las manos con entusiasmo.
              ¿Quién dice que debes pagar por un buen drama? ¡Soy un genio!
              La voz de Minato era fría y casi indiferente.
              "¡Sí, porque Naruto está muerto con el resto de la aldea es una idea tan
espectacular! Déjalos morir, estoy seguro de que Naruto estaría muy agradecido por eso.
Les di la oportunidad de pelear, y Naruto era el único niño lo suficientemente fuerte. para
manejar la fuerza del zorro. Va a estar bien Sakura-chan, hice mi trabajo correctamente
". Esto no era lo correcto para decir, si la rabia de Kushina era una indicación.
              "¿Tu trabajo? ¿Era solo otra misión para ti, sellar un demonio dentro de tu propio
hijo? ¿Realmente no había otra manera? ¿Ni siquiera tuviste tiempo de decirme lo que ibas
a hacer? Me hubiera gustado haber sido consultado ". Minato sonrió sombríamente ante esa
declaración, esperándola.
              "No lo hubieras aceptado".
              "¡Por supuesto que no! ¡Lo que hiciste fue una locura, pusiste a tu aldea por
encima de tu familia!"
              "¡Exactamente, no lo tienes en ti para hacerlo, y es por eso que no eres un
Kage!" La mujer se retiró como sorprendida por la dura declaración. Los ojos de Minato se
suavizaron considerablemente, sabiendo que la había empujado demasiado lejos.
              "Lo siento, Kushina-chan, pero no es como si hubiera sentenciado a nuestro hijo a
una sentencia de muerte o algo así. Le di una carga, una responsabilidad, pero no una
sentencia de muerte. Esto no fue una compensación, hijo mío. para mi pueblo, porque
ambos se salvaron al hacer esto ". Envolvió a su esposa en un abrazo, mientras ella
sollozaba en su pecho. Solo estaba preocupada por su bebé; ella no había tenido la
intención de irse así con su marido. Minato rió suavemente.
              "Deberías haber visto a Naruto, cuando vio al Kyuubi, en realidad sonrió, como si
agradeciera el desafío de retener al Kyuubi. Puedo decir que va a tener tu personalidad,
Kushina-chan. Él crecerá. fuerte, lo prometo ". Kushina miró a Minato y lo abrazó con
fuerza, perdonándolo en silencio.
              El Shinigami, por otro lado, vomitó en su bolsa de palomitas de maíz, disgustado
por la muestra de afecto y amor que estaba viendo en ese momento.
              Configuré esto perfectamente para los fuegos artificiales, y me sale esta mierda
cursi. Alguien está siendo torturado hoy, y por alguien me refiero a Orochimaru.
              Con eso, el Shinigami se alejó para ir a buscar una rueda aleatoria de varios hechos
nefastos.
              Fin del flashback
              "En realidad lo está haciendo muy bien, ha tenido algunos problemas en su vida, y
es la naturaleza de los ninjas tener conflictos en sus vidas. Sin embargo, todo lo que he
leído con los archivos que me entregan a Naruto es convertirse en un ninja
excepcionalmente fuerte con un corazón tan grande como una montaña. Como sabes,
Kakashi fue elegido como su sensei, y sabes que le confiaría mi vida a ese hombre, solo
superado por Jiraiya-sensei en ese sentido, quien lo llevó a un viaje de entrenamiento
recientemente ". Minato sonrió amablemente pero Kushina pareció animarse con el nombre
de Kakashi.
              "¿Kakashi dices? Ciertamente tuvimos un comienzo difícil, ¿no?" Kushina se
rascó la nuca, mientras su esposo sonreía tímidamente al recordar el recuerdo.
              Escena retrospectiva
              Kakashi caminaba por la calle, riendo de la manera más pervertida posible
mientras pasaba la página de su pequeño libro naranja, algo que nunca dejaba de casa sin
él. Aún en su adolescencia, se pensaba que Kakashi era una de las estrellas emergentes de
Konoha con tanto talento y empuje como cualquiera. Por supuesto, la mayoría no sabía su
nombre, porque era un capitán ANBU, pero su cabello lo delataba la mayor parte del
tiempo, e incluso cuando su sensei pensó que era una buena idea cortárselo, dijo que lo
hacía parecer fresco y pasó. Minato, por supuesto, no podía objetar, sentía que Kakashi
había recuperado una parte de su alma que todos los que lo conocían pensaban que estaba
perdida para siempre. La muerte de Obito había golpeado a Kakashi con una fuerza
insoportable, y por todo el potencial y el impulso que tenía antes de eso, puede haber
aumentado diez veces después del incidente. Sin embargo, habían surgido algunos efectos
secundarios.
              Kushina tarareaba alegremente mientras salía de una tienda con las manos
ocupadas. Aunque tenían que mantenerlo en secreto, ella estaba muy feliz de ser la esposa
recién casada de Namikaze Minato. Le dolía mantenerlo en silencio, solo quería estallar de
alegría en cada momento. Tan feliz que estaba que no se dio cuenta de que el Capitán
ANBU con demasiadas canas venía directamente hacia ella, con la cara metida en un libro,
y por lo tanto chocaron haciendo que toda su ropa nueva cayera al suelo.
              "¡Deberías mirar por dónde vas; saca tu cabeza de ese estúpido libro!" Kakashi
arqueó una ceja, inclinándose para ayudar a la mujer enojada con su ropa. Mirándola más
de cerca, era muy bonita y parecía ser solo unos años mayor que él. Quizás era su día de
suerte después de todo.
              "Bueno, hola hermosa, mi nombre es Hatake Kakashi, gusto en conocerte." Su ojo
se curvó hacia arriba de tal manera que estaba claro que estaba sonriendo, tratando de dar
su mejor paso adelante por así decirlo. Kushina permaneció decididamente impresionado,
aunque reconoció el nombre.
              "Bueno, encantado de conocerte Hatake Kakashi, he escuchado muchas cosas
interesantes de mi esposo sobre ti." Kakashi se mostró inexpresivo ante esto, su suerte con
las damas no cambió.
              "Kakashi, ¿estás tratando de ligar con mi esposa?" Los ojos de Kakashi se abrieron
con repentino horror cuando escuchó una voz que nunca podría olvidar, la de su
sensei. Kakashi se dio la vuelta y comenzó a sudar mucho mientras Minato tenía una
mirada muy peligrosa en sus ojos.
              "Um, hola Minato-sensei, felicitaciones por la boda." No era tanto una declaración
como una pregunta, Kakashi riendo nerviosamente todo el tiempo.
              "¿Cuáles crees que son las probabilidades de que no te mutile por esto?" Minato
dio un paso o dos hacia adelante mientras Kushina puso los ojos en blanco detrás de la
espalda de Kakashi, muy divertida por el teatro.
              "¿Muy bajo, señor?" Minato se detuvo en su marcha hacia Kakashi por un
momento antes de sonreír con una sonrisa muy malvada.
              "Una excelente evaluación como siempre, Kakashi-kun." Con eso sacó un kunai y
Kakashi se dio la vuelta y corrió lo más rápido que pudo, gritando que no quería
morir. Minato se rió entre dientes mientras guardaba el arma, sin moverse de su
lugar. Kushina se volvió hacia él sonriendo.
              "¿Cuánto tiempo crees que le llevará darse cuenta de que no lo estás
siguiendo?" Minato se frotó la barbilla pensativamente.
              "Bueno, él no podrá sentirme incluso si lo estuviera siguiendo, y dado lo paranoico
que puede ser, le daría unos sesenta kilómetros". Minato sonrió, colocando un brazo sobre
el hombro de su esposa, ambos sonriendo divertidos mientras el eco de los gritos de
Kakashi aún llenaba el aire.
              Fin del flashback
              "Sí, el bueno de Kakashi todavía lo está haciendo bien según todos los informes, lo
sacaron de ANBU solo para enseñar al equipo de Naruto, no estaba contento al principio,
pero ahora ha adoptado una actitud diferente hacia eso. Las habilidades de enseñanza de
Jiraiya-sama se puede resumir rápidamente con cómo me las arreglé para salir, no confío en
nadie más con el cuidado de Naruto que esos dos, créeme, habrá muchas personas que
serán enviadas aquí por Naruto antes de que termine su tiempo como ninja, Estoy
absolutamente seguro de ello ". Kushina asintió, sin tener dudas sobre qué tipo de shinobi
iba a llegar a ser su hijo. Sin embargo, un poco nerviosa de que tener dos maestras
pervertidas hiciera que su bebé tuviera ciertos rasgos indeseables cuando se trataba de
mujeres.
              Escena retrospectiva
              "Estúpido. Estúpido. Estúpido. Estúpido". Con cada repetición de la palabra,
Kushina empujaba la cara del hombre pervertido contra la pared de nuevo. Su rostro estaba
ensangrentado cuando Minato entró y se encogió al verlo. Kushina se dio la vuelta y
pareció furiosa.
              "¡Minato! ¡Este hombre tuvo el descaro de entrar a nuestra casa sin ser invitado, y
para agregar daño al insulto lo encontré mirándome mientras estaba en la ducha!" Minato
miró al hombre y solo pudo suspirar.
              "Hola Jiraiya-sensei." A Minato le corría una gota de sudor por la cara ante la
expresión de sorpresa de su esposa.
              "¡Ah, hola gaki! ¿Cómo va la vida?"
              "Oh, ya sabes, lo de siempre, conocer a mi futura esposa, Kushina. Kushina,
Jiraiya, el legendario Sannin, el ermitaño rana y el mayor pervertido que jamás hayas
conocido". Kushina estaba un poco sorprendida de cómo Jiraiya se recuperó muy rápido, su
rostro parecía perfectamente bien después de haberlo golpeado contra la pared durante un
buen medio minuto.
              ¿Estaba fingiendo una lesión? Supongo que no podía esperar menos del maestro
de Minato pero ...
              "¡Pervertido!" Con esto, volvió a golpearlo con toda su fuerza contra la pared, y él
no se apresuró a levantarse.
              Jiraiya refunfuñó miserablemente.
              Dama de miedo ...
              Fin del flashback
              Hablaron de Naruto por un tiempo, Minato repasó sus diversas misiones y los
triunfos y fracasos personales del niño a lo largo de los años, información que Kami le
otorgó recientemente gracias a su heroísmo al salvarla. Hablaron durante mucho tiempo
antes de ser interrumpidos por una tos siniestra. Cómo puedes hacer que una tos sea
siniestra está más allá de mí, pero obviamente no más allá del Shinigami, que había
realizado el acto.
              "Ah, hola Minato-kun, Kushina-chan, es un ... placer ver que tal amor no ha
muerto a lo largo de los años, de verdad. Odio romperlos a los dos, pero tengo algo que me
gustaría mostrarles. dos, ¡es raro el video de una pelea que involucra a Minato-kun aquí ya
una chica-zorro muy juguetona llamada Tsunade! " La cara del Shinigami se iluminó, lo
que nunca fue una buena señal para nadie que estuviera parado cerca de él. Minato
palideció considerablemente, sabiendo exactamente lo que había en esa cinta.
              Comienzo de la pelea: Minato contra Tsunade, la chica zorro
              La chica zorro dijo que solo quería jugar; bueno, parecería que jugó bastante
duro. Ya le habían arrancado la mitad de la ropa y tenía rasguños por todas partes. Lo más
extraño de la escena, aparte de que su escritorio estaba en pedazos y papel por todas partes,
de alguna manera, la mayoría de la ropa de la linda y pechugona zorra-chica había sido
quitada dejándola en nada más que su braguita y bragas. Minato encontró esto de lo más
extraño (y obviamente incómodo considerando que era un hombre casado leal) porque no
recordaba haberla tocado. Esto significaba que de alguna manera se los había arrancado de
sí misma. ¿Lo que significaba que por "jugar" se refería a…?
              "Oh, mierda." Fue todo lo que Minato tuvo tiempo de decir antes de que la chica-
zorro se abalanzara sobre él, sus ojos brillaban en rojo y sus rasgos se volvían más
parecidos a los de un zorro a medida que se ponía más y más cachonda. Quería un poco de
amor rubio y estaba decidida a conseguirlo. Minato la esquivó en el último momento antes
de que ella se apegara a él. Ella lo miró y puso su mejor sonrisa seductora y habló en voz
baja.
              "Minato-kun, sé que me quieres. ¿Qué hay de qué preocuparte? Es agradable y
tranquilo, sé cómo hacer que un hombre lo pase bien, me enseñaron bastante bien".
              Escena retrospectiva
              Piensa en Kyuubi, ¿cómo puedes sacar a esta hija psicótica de tu cabello durante
unos días? ¿Qué podría distraer su mente durante tanto tiempo?
              El Kyuubi estaba en un aprieto, ya ves, de lo que puedes o no ser consciente es del
hecho de que tenía una hija bastante psicótica por la que admitía que tenía una debilidad,
dio la casualidad de que su propia cordura era una prioridad sobre pasar el llamado tiempo
de calidad con su preciosa hija, por lo que tenía que encontrar la manera de mantenerla
ocupada y feliz. Preferiblemente lejos de él, si alguien le estaba haciendo algún favor en
esta larga, larga vida suya.
              Mirando por encima de su vasta biblioteca, encontró un libro que tenía
aproximadamente cuarenta mil páginas de extensión. Se lo entregó a su hija, quien leyó el
título y gritó de júbilo antes de abrazar a su padre y salir corriendo moviendo la cola de
emoción.
              Kyuubi se preguntó si alguna vez se arrepentiría de haberle dado a su hija "Sexo:
todo lo que necesitarás saber. No, en serio, todo lo que necesitarás saber".
              ...
              Probablemente, pero valió la pena la paz y la tranquilidad en su guarida.
              Fin del flashback
              Minato tragó saliva, sin negar que la chica-zorro era más que agradable a la vista,
y siempre se había preguntado cómo sería tener una aventura. Entonces recordó cómo era,
tenía uno con su esposa . No dudaría en borrarlo de la faz de la existencia si alguna vez
descubría algún tipo de "aventura" con otra mujer, y lo descubriría.
              Escena retrospectiva
              "Minato, dónde has estado, estaba preocupado." Kushina le sonreía amablemente a
su esposo que acababa de entrar por la puerta. Tenía un cuchillo en la mano, cortando
algunas verduras para el almuerzo con un movimiento constante.
              "Estaba ayudando a entrenar a un nuevo chuunin". En un instante, el cuchillo se
presionó contra el cuello de Minato, aún sostenido por Kushina.
              "Estás mintiendo. ¿Estabas con otra mujer? ¡Te juro que te cortaré las pelotas
ahora mismo!" A Minato le goteó el sudor ante la agresividad de su esposa.
              "Bueno, ¿no eres solo una agradable cumpleañera? Si debes saberlo, estaba
haciendo reservaciones para la cena de esta noche." Kushina tomó el cuchillo del cuello de
su esposo y sonrió tímidamente.
              "UPS."
              Fin del flashback
              "Estoy muy contento de que pienses en mí de esa manera Tsunade-chan, pero
como debes saber, estoy casado y-" No pudo terminar correctamente su oración, ya que se
había detenido para decirle a la chica-zorro su súplica y ella se había tomado este tiempo
para abalanzarse sobre él, cayendo al suelo encima de él, deslumbrándolo con toda su furia
peluda. Cerró sus deliciosos labios sobre los de Minato, con tanta pasión como pudo
reunir. La mente de Minato estaba corriendo, tratando de dominar a la sorprendentemente
fuerte chica-zorro, cuyo cuerpo debió haber estado bombeando adrenalina para poder
contenerlo. Justo cuando estaba a punto de rendirse y sucumbir a la loca bestia sexual, miró
hacia el techo (un techo muy alto, fíjate) y vio una etiqueta que había colocado para su jutsu
de movimiento. Entonces recordó algo muy bueno.
              Era un maldito genio.
              Centrándose en el sello, se teletransportó a su sello en el techo y procedió a
teletransportarse al sello detrás de su escritorio, aterrizando con gracia mientras miraba con
dureza a la chica zorro, que solo sonrió.
              "¡Tus ojos dicen que no, pero tus pantalones dicen que sí!" Minato se dio cuenta de
que tenía un bulto gigante en los pantalones, y esto sería un problema si continuaba con
esta pelea.
              Piensa en Minato, ¿qué es lo menos atractivo que has visto?
              Escena retrospectiva
              Minato había estado entrenando durante horas y finalmente decidió darse un
capricho con un agradable y relajante viaje a las aguas termales. Lo lamentó tan pronto
como abrió la puerta y encontró a un Orochimaru muy desnudo relajándose para cualquiera
que entrara a verlo.
              "Hola Namikaze-san, ¿te gustaría acompañarme?" Minato vomitó rápidamente y
se fue lo más rápido que pudo, lo cual fue considerablemente rápido.
              Orochimaru suspiró.
              "Todas las bonitas son heterosexuales".
              Fin del flashback
              En poco tiempo, el bulto que alguna vez fue gigante desapareció, y el vómito de
Minato estaba en el suelo junto a él.
              Los sacrificios que hago para mantener mi mente pura ...
              Mirando su escritorio, vio su botón de pánico y lo presionó, y justo a tiempo
también, Tsunade había estado a diez pies de él cuando la jaula la atrapó repentinamente y
la dejó incapaz de llegar a su objetivo, para alivio de dicho objetivo. .
              Nick guardó silenciosamente su equipo de filmación y se marchó, seguro de que
este metraje le serviría en un momento de gran necesidad más adelante.
              Final de la lucha
              "Ahora Shinigami-sama, estoy seguro de que mi encantadora esposa no necesita
ver una tonta cinta de una pelea, ¿no estás de acuerdo?" Minato sonreía ampliamente,
esperando que su jefe entendiera la indirecta. Afortunadamente para él, entendió la
indirecta, pero desafortunadamente para él, sin embargo, el propósito de mostrar esta cinta
frente a su esposa era avergonzarlo y horrorizarlo tanto como fuera posible, para su gran
diversión.
              "Lo siento Minato-kun, pero creo que esta grabación es relativa a los intereses de
tu esposa." Con eso, colocó el video en el reproductor de video que había aparecido
misteriosamente ante ellos mientras Minato ponía la cara en sus manos, deseando estar en
cualquier lugar menos aquí en este momento.
              Mientras tanto, con Kisame ...
              Ahora sentía una empatía suprema por sus compañeros profesores. Itachi, un genio
ninja, estaba fallando a gran escala en dominar las técnicas simples y delgadas con alambre
de púas. Aunque comenzó a preguntarse si Itachi estaba fingiendo sus fracasos para
simplemente conseguir más cadáveres.
              "Está bien Itachi, con este, querrás pasar ligeramente el cable por su brazo. No
estás usando ninguna técnica letal hoy, solo estás aprendiendo precisión milimétrica,
¿entendido?" Itachi asintió y se acercó. Respiró hondo y soltó el aire antes de arrojar el
alambre de púas al atractivo y muy curvilíneo Cloud nin. Atravesándola en el corazón,
matándola instantáneamente. Itachi chasqueó los dedos y frunció el ceño levemente.
              "Maldición, yo también estuve tan cerca esa vez. No te preocupes, mantendré el
cuerpo en mi habitación para ahorrarte la molestia de tener que enterrarla, fue mi error
después de todo." Con eso, arrastró el cadáver a su habitación, donde se pudieron escuchar
ruidos extraños momentos después.
              El ojo izquierdo de Kisame comenzó a temblar.
              ¿Cree que está engañando a alguien?
              De vuelta con Minato y Kushina
              El cuerpo de Kushina se había puesto rígido mucho antes del metraje (el director
cortó con los comentarios de Nick y las entrevistas con Tsunade, la chica Fox y Minato,
realmente agregaron un nivel completamente diferente a la película) y sus ojos estaban
temblando.
              "¿Minato-kun?" Minato tragó saliva.
              "¿Sí mi amor?"
              "Debes saber que te perdono". Minato suspiró aliviado.
              "Ahora llévame con la chica zorro para que pueda arrancarle el corazón y
comérmelo".
              Minato parpadeó un par de veces mientras el Shinigami se reía en silencio, no
queriendo llamar la atención sobre su deleite por la ira de la mujer. ¡Hoy había sido un muy
buen día y prometía mejorar!
              
* Capítulo 16.1 *: No Capítulo 1: ¡Chris se vuelve loco!
 
              
              Historia paralela 1: Sir Chris recibe una visita
 
              Cuando Chris se despertó de nuevo, estaba en una habitación oscura. Le dolía
mucho la cabeza y su último recuerdo era el rostro sonriente de esa hermosa mujer antes de
que su visión se desvaneciera. Él registró que estaba seguro de que ella estaba muerta,
aunque no sabía cómo lo sabía. Lloró abiertamente, durante cuánto tiempo no supo. Sintió
una gran sensación de pérdida y se sintió muy débil. Pensó en los momentos fugaces que
tuvo con la mujer cuando algo que ella había dicho hizo clic en su mente. Ella había puesto
un "señor" delante de su nombre, y había sido importante cuando lo hizo. Como si de
repente decidiera dirigirse a él por su título adecuado, incluso si no pensaba que hubiera
una razón para que él tuviera ese título en absoluto. Sin embargo, cuanto más pensaba Chris
en ello, más fuerte se sentía. Mientras que se sentía completamente agotado cuando se
despertó y el dolor sacudió su cuerpo, ahora se sentía tan enérgico como siempre y el dolor
ya no lo registraba. La habitación se volvió repentinamente más brillante y Chris se volvió
hacia la fuente de luz: un monitor de computadora que estaba misteriosamente encendido
aunque no apareció ninguna salida.
              Chris se acercó, vacilante por alguna razón. A medida que se acercaba, reconoció
lo que significaba tit: era una pantalla azul de la muerte, lo que sucede cuando una
computadora falla y debe apagarse de manera segura de manera forzada. Al leer el texto
familiar, arqueó una ceja; ¿Qué estaba haciendo tal cosa en medio de una habitación
oscura? Antes de que pudiera reflexionar más sobre la pregunta, una voz distante sonó en
su oído.
              ¡Agáchate, fracaso!
              Sin tomarse el tiempo para preguntarse qué fue lo que escuchó, se agachó antes de
que la voz pasara por su cabeza. Algo bueno que hizo, porque segundos después, el
monitor, junto con lo que había representado, se hizo añicos. Se quedó tirado en el suelo
cuando Chris se dio la vuelta para ver qué lo había causado. De pie frente a él había una
figura legendaria en los anales de su mente: el Yondaime Hokage de Naruto, uno de sus
personajes favoritos para jugar cuando escribe fanfiction.
              Minato le sonrió, arrogante como Chris lo recordaba; sin embargo, al mismo
tiempo, los ojos azules del hombre parecían bastante muertos como si… estuviera en una
misión.
              "Hola Christopher, por fin nos conocemos. Siempre encontraste consuelo en dejar
que tu humor e inseguridad se mostraran a través de mí cada vez que escribías. Extraño
esos días, extraño poder vagar libremente porque tu imaginación vagaba libre conmigo.
¿Por qué te fuiste? que me descomponga, Chris? El Yondaime tenía ira en sus ojos y Chris
estaba preocupado por su seguridad.
              "Me cansé de escribir sobre el personaje de otra persona. Quería escribir mi propia
ficción-" La explicación de Chris se interrumpió cuando el hombre se teletransportó
brevemente antes de aparecer ante Chris y darle un rodillazo fuerte en el estómago,
causándole sangre. para vomitar de su boca. Chris hizo una mueca, sí, esta era la materia de
su imaginación, de acuerdo.
              El Yondaime lo miró con una mirada que con razón debería haber matado a Chris.
              "¡Yo era tu personaje, tonto! ¡Antes de que vinieras, yo era un hombre que apenas
había dicho cien palabras y cuya vida y sus historias se le habían pasado! ¡Fuiste tú quien
me devolvió la vida! ¡Me diste una personalidad, un ¡Veinte años he estado sentado en tu
mente frágil, condenado a pudrirse por tu orgullo! ¿Cómo pudiste hacerme eso? ¿No ayudé
a tu miedo a la muerte? ¿No te ayudó escribirme a mí y a mi elenco de personajes? ¿dormir
por la noche? ¿Habría sido demasiado pedir tener una muestra de agradecimiento por todo
el apoyo que te dimos? ¿Qué tienes que decir por ti mismo? " Minato miró a Chris con
expectación, mostrándole al hombre arrodillado que esta no era una pregunta retórica.
              Chris conocía a Yondaime, o creía que lo conocía. El hombre que tenía delante era
su creación después de todo, en cierto modo. Nacido del miedo racional a la propia
existencia, Chris buscó consuelo en el ámbito de la ficción. Sin embargo, en lugar de
permitir que otros lo consolaran, se consoló en su propia imaginación. Soñó un mundo en el
que cuando mueras te encuentras con un divertido ninja rubio que todavía está luchando por
la buena batalla y te mudas al lugar que te mereces. Lejos de la verdad, como
probablemente estaba, el hombre creado a partir de su mente tenía razón: había amado su
fanfiction con todas sus fuerzas todos esos años atrás; le había dado un sentido de orgullo y
logro saber que tantos encontraban el humor y los buenos momentos de su consuelo.
              Sin embargo, el Yondaime nunca habría hecho algo como esto. El rubio antes que
él había hecho múltiples menciones a "pudrirse" y "descomponerse", y dado que
obviamente todavía podía arrojar una buena rodilla al estómago, tenía que haber sido su
personalidad la que se estaba desvaneciendo lentamente hacia la oscuridad que envolvía su
cuerpo. toda la mente.
              "Minato, este no eres tú. Eres un hombre justo. Siento haberte abandonado, tienes
razón, de verdad me encantó mi tiempo contigo. Sin embargo, siempre he soñado con ser
novelista, y si podría haberte creado sin el caparazón del padre de Naruto, lo habría hecho.
Eras brillante, y estaba tan orgulloso de mí mismo de haberle dado tanta vida a un
caparazón tan simple. Sin embargo, sabía que no funcionaría. Intenté simplemente cambie
el nombre y escriba, pero no encajaría. Lo siento mucho por usted, pero no puedo
disculparme por intentar perseguir mis sueños ". Chris esperaba que su sincera súplica
llegara al ninja frente a él.
              Esperanza, al parecer, que no se cumpliría.
              Los ojos de Minato se volvieron muy fríos mientras sacaba una hoja larga y curva,
una katana por así decirlo.
              "Respuesta incorrecta, autor mío". Extendió la mano para balancear la hoja hacia
Chris, pero fue detenido por pasos que se acercaban a la habitación ahora repentinamente
brillante.
              Fin de la escena
* Capítulo 17 *: el Shinigami es un Bastardo
 
              Capítulo 17: el Shinigami es un bastardo
 
              Por primera vez en la historia registrada de la habitación blanca (o eso es lo que
estoy afirmando ahora, y para ser justos, la historia registrada de la habitación realmente es
sorprendente en términos de precisión) su descripción no pudo abarcar lo que realmente
estaba sucediendo. dentro de ella. Eso no quiere decir que la habitación ya no era blanca,
todavía había mucho blanco en la inmensidad infinita de su espacio, sin embargo, no
mencionar el color rojo en la descripción del nombre parecía ser un gran descuido. Decir el
color rojo también parecía carecer de fuerza descriptiva. Había rojos que eran casi rosados
por naturaleza y rojos brillantes que casi brillaban si los miraba desde el ángulo correcto. El
rojo en cuestión hoy era muy diferente, mucho más oscuro y de textura mucho más
espesa. Fue el rojo que brotó de una pequeña niña zorro cuando le arrancaron las
entrañas. Como puede haber sospechado, las cosas que se denominan "interiores"
generalmente dejan de funcionar correctamente si funcionan en absoluto si están en el
exterior del cuerpo de uno, esto no sería una excepción.
              Una chica zorra loca y psicótica puede estar en lo más alto de la lista de criaturas
peligrosas, pero Uzumaki Kushina despreciado estaba demostrando rápidamente estar muy
por encima de esa criatura en la cadena alimentaria de la vida. Mientras los puños de la
pelirroja ardiente seguían golpeando a la chica zorro, y una mirada sádica de júbilo se
posaba en sus rasgos normalmente reservados y bonitos, los hombres en la habitación se
quedaron pensando en varios grados de pensamientos salvajes y totalmente inapropiados.
              Zabuza se preguntó cómo Minato había domesticado a esta musaraña en
particular. Si bien sabía que era mejor que nunca expresar este pensamiento en voz alta,
para que no quisiera morir de nuevo de una manera más dolorosa que la primera vez, era
una pregunta bastante obvia. Minato era un hombre aterrador, de eso no hay duda, pero el
nivel de locura que estaba mostrando la esposa del hombre en ese momento incluso lo dejó
un poco consternado. Cuando logras que un hombre que desmembró a su mejor amigo
porque entró en la fila del almuerzo a los siete años se sintió mal del estómago, eso es una
carnicería cruda de la que puedes estar orgulloso de haber provocado.
              Haku, por otro lado, no se molestó en lo más mínimo. Aunque su naturaleza
amable era genuina, se había obligado a amortiguar las emociones de repulsión y disgusto
hace mucho tiempo, mucho más allá del punto que incluso el asesinato en masa de Zabuza
había logrado. Todo lo que Haku podía ver reflejado en los ojos de una zorra herida y casi
muerta era belleza. En su tiempo en el reino espiritual, aunque había sido breve, se había
sentido cada vez más fascinado con la sangre y lo que simbolizaba y lo que realmente
proporcionaba. La sangre que brotaba de su boca y la sección media expuesta, la carne que
no pertenecía del todo al mundo de los muertos palidecía muy lentamente ... era bastante
atractiva.
              ¿Ver? Haku no es gay; Haku acaba de perder la maldita cabeza.
              En cuanto a Minato, fue un buen recordatorio de algunos de sus días de juventud
más locos cuando Kushina regresaba a casa de misiones particularmente estresantes y
necesitaba una liberación por cualquier medio necesario. Ahora, uno podría creer que estar
casado con una joven vestida de pechos como Kushina habría sido suficiente motivación
para que un joven Minato dejara lo que estuviera haciendo y se subiera al tren del amor,
pero lamentablemente ese no fue el caso. El bondadoso rubio se tomaba muy en serio sus
responsabilidades como Hokage hasta el punto de que si tenía órdenes importantes que
enviar o un informe de misión vital que leer, no podía separarse de su escritorio sin
importar las circunstancias. Sin embargo, Kushina no estaba por encima de usar la
persuasión para obtener lo que quería de su hombre.
              Fue poco después de que Minato asumiera los deberes de Hokage cuando Kushina
irrumpió por su puerta luciendo como un animal al azar en celo, listo para saltar o ser
atacado. Si Minato había notado su depravado empuje de su pecho (para que conste, los
ocho ANBU escondidos en la habitación protegiéndolo ciertamente lo hicieron con una
mezcla de interés y emoción, ¡incluso las dos mujeres!), No dio ninguna indicación externa
de eso. Sus ojos volaban afanosamente página tras página de papeleo para mirar a su
sudorosa esposa, que acababa de llegar a casa de una misión de mensajería bastante
rutinaria aunque larga. A pesar de su absorción en su trabajo, incluso él no pudo fallar
cuando ella golpeó con ambas palmas su escritorio, lo que hizo que él la mirara con una
sonrisa que podría derretir el jutsu de hielo más fuerte.
              "Bienvenida a casa, cariño. ¿Supongo que tu misión salió bien?" El Yondaime
sonrió inocentemente a su esposa, quien inmediatamente se desanimó por su actitud
despreocupada. Ella lo necesitaba un poco más relajado que eso si iba a resolver sus
problemas de la misión. Tomando un momento para reflexionar sobre la mejor manera de
desatar el destello amarillo desde el interior del cuerpo sano y, a veces, inocente de Minato,
ideó un plan simple.
              ¡Traumatismo cerrado!
              Se abalanzó sobre Minato con un movimiento rápido. Minato no tuvo tiempo de
reaccionar cuando dejó escapar un grito de sorpresa antes de que el puño derecho de su
esposa se estrellara contra su cabeza, tirándolo del escritorio y contra una pared,
rompiéndolo a lo largo de su longitud. Si bien técnicamente hablando, este habría sido un
excelente momento para que los miembros de ANBU salieran de sus posiciones y tomaran
medidas ofensivas contra la mujer que acababa de golpear a su Hokage, todos ellos
parecían demasiado ocupados agarrando palomitas de maíz y bebidas recién hechas para ser
molesto con ideas tontas como hacer su trabajo correctamente.
              Minato por su parte permaneció quieto contra la pared. Su rostro se inclinó
ligeramente mientras se empapaba de todo lo que le rodeaba hasta el más mínimo
detalle. Minato puede ser una persona adorable y muy relajada, pero no lo golpeas tan
fuerte sin llamar su atención. Después de una rápida mirada a la persona frente a él, sus
hombros se relajaron ligeramente mientras confirmaba que estaba mirando a su esposa y no
a un impostor. El hecho es que solo quería jugar duro.
              Minato podría hacerlo duro.
              Kushina podría decirse que ha formado un sorprendido 'o' por alrededor de una
décima de segundo antes de Minato le dio un puñetazo en la mandíbula recta, el envío
de su vuelo de regreso a la pared, sin embargo, la pared no se agrieta en absoluto. Se hizo
añicos, haciendo que Kushina rodara todo el camino hasta que golpeó el escritorio de la
secretaria de Minato, quien soltó un grito de sorpresa antes de acceder a la situación y
suspirar.
              Ah, amor joven. Esta es la séptima vez este año ...
              Por otro lado, la persona responsable de pagarle a la gente por todas estas
reparaciones estaba considerando seriamente sacar un Orochimaru y matar a algunas
personas por esta basura.
              Kushina se frotó la mandíbula, murmurando "idiota" y "tuviste que golpear tan
fuerte" mientras Minato caminaba tranquilamente hacia ella.
              "Sabes esposa-chan; no siempre tienes que jugar duro conmigo para decirme que
necesitas resolver algo de frustración. La comunicación es la clave para cualquier relación
de trabajo". Minato sonrió a su esposa, cuyo rostro se convirtió en un ceño
fruncido. Minato era todo un mago cuando se trataba de palabras, y sabía que estaba
presionando los botones de su esposa. Sin embargo, como la mayoría de las situaciones,
sabía que él era el que tenía el control.
              De repente, Kushina señaló detrás de ella y gritó con voz emocionada: "¡Mira! ¡Un
vendedor de dulces!" Minato se dio la vuelta para ayunar con alegría, no se dio cuenta de
que Kushina se acercó a él y lo pateó justo donde más le dolía.
              Minato se dio la vuelta lentamente, con lágrimas en los ojos, mientras la emoción
en su rostro era clara: sintió una terrible traición. En ese momento Kushina bajó la guardia,
sintiendo como si hubiera cometido un grave error. Fue entonces cuando Minato golpeó
con una velocidad que me sorprendió incluso a mí, ¡y yo soy el tipo que está escribiendo
sobre eso!
              La mano de Minato agarró la garganta de su esposa y la empujó contra la pared
más cercana. Kushina sintió la presión de su gran mano en su garganta, pero no fue un
agarre lo suficientemente fuerte como para causarle una gran incomodidad. La mirada en
los ojos de Minato le permitió a Kushina saber que el tiempo de juego había terminado.
              Cuando Minato habló, el ácido en sus palabras podría haber matado al sol mismo
si el sol no tuviera +5 para resistir el envenenamiento.
              "Chica, ¿te atreves a invocar al vendedor de dulces sagrados en tu enfermizo
juego? Tus acciones son de lo más tontas, Kushina-san." Su voz es fría y distante, sus ojos
entrecerrados y sin remordimientos.
              Ahora, en este punto, la mayoría de la gente simplemente se habría tomado un
descanso, suplicó perdón y se habría pasado a una empresa menos peligrosa. Sin embargo,
Kushina lo había planeado. ¡Sabía que su marido no era tan fácil de engañar, y el hecho de
que hubiera usado un ataque sorpresa solo lo enfurecería!
              Segun lo planeado.
              ¡No hace falta decir que el sexo de maquillaje fue simplemente fantástico y
Kushina resolvió cada uno de esos problemas que la habían estado molestando durante casi
un mes!
              De vuelta al presente, Minato miró la escena de su esposa montando a la chica
zorro y arrasándola con una creciente sensación de molestia. ¿Por qué no podía terminar
ya? Al pensar en este pensamiento en particular, Minato se detuvo y reflexionó sobre lo que
acababa de pensar.
              ¿Por qué pensaría eso? Eso fue muy violento, especialmente para alguien de buen
humor ...
              Minato había estado de buen humor antes de ese momento, incluso si estaba
preocupado de que su esposa fuera a decapitar a la pobre chica zorro. Pero eso no encajaba
con lo que acababa de pensar, había querido acabar con la chica-zorro en ese breve
instante. Concentrándose por un momento, Minato se dio cuenta de que había algo
terriblemente extraño en el aire a su alrededor.
              Mientras tanto, el Shinigami comenzó a ponerse muy nervioso cuando Minato
recobró el sentido muy rápido. Había pensado que su polvo de impulso patentado sería
irreconocible en el torrente de rabia y muerte que estaba generando la esposa del
hombre. El día había comenzado muy bien, planeando la muerte del engendro de Kyuubi,
que era como el niño que Bob nunca podría tener. Había sido tan perfecto, ahora todo
estaba empezando a ir hacia el sur. El Shinigami suspiró, dándose cuenta de que sabía en lo
que se estaba metiendo en el momento en que reclutó a su precioso Hokage para cumplir
sus órdenes. Claramente recordaba haber hecho una gran lista de pros y contras cuando se
trataba de adquirir el Yondaime Hokage. Aunque esa frase es un poco engañosa, solo la
columna "contras" era una lista enorme, que de paso incluía cosas como "probablemente va
a descubrir una manera de arrancar mi ser de cualquier plano de existencia" y "tiene un
prejuicio contra el color naranja." El único elemento para el lado profesional convenció al
Shinigami de dejar de lado sus noventa y seis razones para no seguir adelante con el trato.
              "Suena divertido."
              En ese momento, el Shinigami se había pavoneado por la otra vida durante días
como si fuera el dueño del lugar en lugar de solo la parte menor que le había estafado a un
dios borracho de Europa del Este, años atrás. Iba a tener una nueva máquina de matar leal
con la que divertirse, ¡y claramente no había nada en absoluto que pudiera salir mal con el
arreglo que pudiera poner en peligro a él oa cualquiera de sus felices planes de diversión!
              De vuelta al presente, el Shinigami sacó un par de lentes con montura extraña y los
aplastó en su mano.
              El chamán dijo que estas gafas proporcionarían una visión retrospectiva de
20/20, pero incluso esta herramienta era ciega a una situación como esta.
              Si Minato se dio cuenta de que el Shinigami había manipulado a la esposa del
rubio en un grado tan grande solo por diversión, el Shinigami sabía que iba a tener
problemas. Es todo diversión y juegos ver a un hombre tan fuera de lo común que puede
romper incluso las reglas sagradas del más allá por un mero capricho hasta que sea usted en
quien él tiene la vista puesta. Este no era el momento de presentarle a Minato los poderes
del futuro, y tampoco iba a hacerse con la cabeza del Shinigami en una bandeja. Mientras
tarareaba al ritmo de Tsunade, la cabeza de la chica Zorro golpeada contra el suelo, el
Shinigami llamó la atención de Minato y le indicó que se parara a su lado.
              Por alguna extraña razón, tan pronto como lo hizo el Shinigami, Minato tuvo un
violento instinto de aplastar al Shinigami con todas sus fuerzas. Esto, aún más extraño,
resultó no estar relacionado con el polvo de impulso cuando el Shinigami lo inspeccionó
más tarde.
              Cuando Minato había caminado junto al Shinigami, la muerte en la forma de un
loco retorcido habló en voz baja para que solo Minato pudiera escuchar.
              "Hokage-kun, me pregunto si has notado estos impulsos repentinos que todos
estamos sintiendo. Parece que la hija del gran y temible Kyuubi ha llenado el aire con un
agente químico," dijo el Shinigami sin rodeos y sin dudar en sus palabras. , las clases de
actuación a altas horas de la noche hace tantos eones habían valido la pena
excepcionalmente bien.
              Minato por su parte no estaba impresionado. Arqueó una ceja y miró fijamente al
Shinigami. El Dios de la Muerte suspiró, puso los ojos en blanco y fue por lo
dramático. "Sabes Hokage-kun; esperaría que alguien que esté bien versado en la sed de
sangre que el engendro del Kyuubi induce sobre su víctima sea más rápido para alejar a su
compañero de vida, quién sabe en qué clase de bestia furiosa se puede convertir si su
amado esposo no controla la diatriba, ¿quién es ese otra vez? " Los ojos de Minato se
ensancharon mientras se alejaba de su intrigante jefe y corría hacia su esposa para alejarla.
              El Shinigami dejó escapar un suspiro de nuevo, este de alivio. Ese chico se estaba
volviendo cada vez más difícil de manejar, iban a tener que hacer planes pronto, y su
influencia sobre el rubio ya no estaba controlando su espíritu heroico, qué maravilloso y
aterrador al mismo tiempo.
              El Shinigami sonrió con anticipación. La otra vida se había vuelto muy aburrida
hasta que apareció su nuevo campeón; tal vez debería ser más amable con Bob a veces, sus
experimentos retorcidos dieron resultados inesperados en momentos como este.
              Hablando de experimentos retorcidos, Tsunade, la chica zorro, afortunadamente
había perdido la mayor parte de sus sentimientos cuando Minato había sacado a su furiosa
esposa del cuerpo ensangrentado y destrozado de la chica. Esto resolvió varias apuestas
sobre si la sangre estaba limitada en la otra vida de la misma manera que lo estaba para los
vivos. Dado que Kushina había arrojado alrededor de nueve galones del material del cuerpo
de la chica zorro, la respuesta es que no, no está limitado.
              Kushina trató de darle un codazo a su marido, su locura en su apogeo. Sin
embargo, si la locura pudiera dominar al cuarto Hokage de Konoha, habría sido derrocado
en batalla hace mucho tiempo.
              Su puño atrapó hábilmente el codo a quemarropa y su mano, brazo, ni ninguna
parte de su cuerpo se estremeció ante el impacto. Por una fracción de segundo, los ojos de
Kushina recuperaron su inteligencia al darse cuenta de qué tipo de terrible monstruo de
hombre había tratado de atacar. Sin embargo, la luz pronto se desvaneció cuando la rabia
insaciable se apoderó de ella una vez más.
              Sin embargo, Minato no iba a permitir nada de eso, le habló en voz baja, "Duerme,
mi amor". Sus ojos se volvieron hacia ella mientras Minato se ajustaba para agarrar su
cuerpo inerte. Había usado uno de los genjutsu más poderosos que conocía para engañar a
su mente haciéndole creer que tenía una profunda necesidad de dormir o habría
circunstancias espantosas, incluso una mente confusa debe obedecer sus instintos.
2pt cap 17
              Asegurándola en sus brazos, Minato se teletransportó al lugar de Kushina. Estaba
oscuro cuando llegó y sus ojos tuvieron dificultades para adaptarse después de estar en ese
terrible espacio en blanco durante un buen rato. Tropezó un poco, golpeando la cabeza de
Kushina en algunos lugares difíciles, silenciosamente Minato agradeció a quien había
construido a Kushina por darle una cabeza increíblemente dura. Finalmente, dirigiéndose a
la habitación de su esposa, la depositó suavemente en la cama y la arropó. Ella estaría fuera
bastante tiempo, resignándose a cuidarla, acercó una silla y se sentó con cautela en ella,
finalmente. dándose cuenta de lo tenso que había estado hasta ese momento.
              Minato estaba muy perturbado por el giro de los acontecimientos, aunque había
hecho todo lo posible por disfrazarlo frente al Shinigami. Después de todos estos años
haciendo lo que el Shinigami quería que hiciera, de una forma u otra, no había pensado
mucho en cuál era exactamente el objetivo del Shinigami con él. El hombre, o ser, o lo que
sea que fuera, era ciertamente malicioso y cruel hasta el extremo. Sin embargo,
generalmente se pasaba por alto porque el propio Minato tenía su propia agenda con el
mundo viviente y si al Shinigami le gustaba torturar a personas como Orochimaru, eso no le
preocupaba ni le preocupaba tanto. Sin embargo, el Shinigami le había mentido hace un
momento acerca de por qué su esposa se estaba comportando de una manera tan terrible,
pero ¿con qué fin?
              Los ojos de Minato se dirigieron al rostro de su esposa, sus rasgos ahora
suavizados y una expresión de paz en su rostro. Su respiración era pareja, su genjutsu
funcionaba perfectamente. Resopló, sabiendo que funcionaría perfectamente. Todo lo que
hizo pareció funcionar de esa manera, perfecto y sin problemas. Nunca pareció así cuando
el momento estaba sobre él en su vida y en su tiempo en la otra vida, siempre se preocupó y
siempre se esforzó por asegurarse de que se lograran los resultados que deseaba. ¿Fue el
talento lo que lo ayudó a superar esas situaciones o el trabajo duro valió la pena cada
vez? El fracaso no era algo que Minato experimentara a menudo, de hecho solo una
vez. Habría dado cualquier cosa y todo por mantener a ese zorro alejado de su hijo; todavía
podía recordar la mancha que emanaba de la bestia cuando lo selló en su hijo.
              Decidido a ser paciente con el Shinigami, a aprender todo lo que pudiera, el ninja
rubio dejó escapar un suspiro que no se había dado cuenta que había estado conteniendo. Se
puso de pie en silencio, se inclinó sobre su esposa y la besó suavemente en la frente antes
de salir rápidamente por la puerta principal.
              No debiste involucrar a mi familia, Shinigami-sama ...
              En el espacio en blanco, el Dios de la Muerte sintió que un mal presagio se
levantaba dentro de él.
              Luego se tiró un pedo.
              Ah gas, uno de mis mejores inventos.
              Kisame se estaba cansando bastante de los juegos de Itachi. Una y otra vez, el
hombre había encontrado formas nuevas e ingeniosas de matar a los sujetos de prueba que
había obtenido voluntariamente.
              Dos semanas antes, Itachi estaba practicando uno de los métodos más avanzados
de tortura con alambre de púas delgadas con tres mujeres del país del agua cuando
misteriosamente había salido mal.
              Este truco del alambre de púas delgado involucró un árbol con ramas a unos diez
metros del suelo, una cuerda de alambre de seis metros y cuatro víctimas.
              "Ahora, Itachi, el objetivo de esto es arrancarles el cabello enviando chakra a
través del alambre para reforzarlo y envolverlo alrededor del árbol y guiarlo hacia su
cabello, luego tirando tan fuerte como puedas, con suerte, si se hace bien. , el cabello se
arrancará directamente del cuero cabelludo, causando una cantidad extrema de dolor y
coacción ". Itachi despidió a Kisame con un gesto de desdén, como si entendiera
perfectamente. Kisame no estaba contento.
              "¡Maldita sea Itachi, sigues arruinando esto! Se supone que eres un genio, tengo la
sensación de que estás matando a estas personas a propósito." Itachi inclinó la cabeza hacia
un lado y miró directamente a los ojos de Kisame mientras, casualmente, lanzaba el cable
sobre el árbol y peinaba a las tres kunoichi de manera experta en un movimiento rápido,
haciéndolas gritar de agonía.
              Kisame tuvo que admitir, eso fue muy impresionante.
              "Lamento dudar de tu sinceridad Itachi." La voz de Kisame era rígida y tenía muy
poca disculpa. Itachi, por su parte, sonrió horriblemente cuando el mundo se desvaneció
alrededor de Kisame y perdió el equilibrio, tropezando al suelo.
              Fue entonces cuando se dio cuenta de que había estado en la dimensión de bolsillo
de Itachi en el momento en que hizo contacto visual con el joven prodigio.
              "Te aguanté, Kisame-kun, porque me gusta el color azul, así como por nuestros
objetivos compartidos. Sin embargo, si alguna vez me hablas de esa manera de nuevo o
cuestionas mis esfuerzos para aprender nuevas técnicas, los restos de tu mente destrozada.
no será suficiente para moldear adecuadamente el plastilina, y mucho menos el chakra ". La
voz de Itachi se había vuelto monótona y sus ojos giraban ferozmente. Kisame parpadeó y
estaba de regreso en el mundo real, los sujetos de prueba e Itachi se habían ido del área
hace mucho tiempo, si sus sentidos estaban tan agudos como siempre.
              En el presente, Kisame estaba jugando con un alambre de púas tratando de
averiguar qué podía hacer con Itachi. El hombre seguía insistiendo en que le enseñaran los
trucos del oficio. Kisame estaba frustrado, se suponía que las técnicas delgadas con alambre
de púas eran divertidas, no condenadas a ser una herramienta para un loco.
              ...
              Bueno, un loco además de él, por supuesto.
              Por el rabillo del ojo, el hombre con temática de tiburón vio una ardilla corriendo
en la hierba. Decidiendo que sería un poco divertido ver a una ardilla correr con la cabeza
literalmente cortada, casualmente le dio un golpe con el alambre de púas a la pequeña
criatura. En ese momento ocurrió lo inesperado.
              El cable se deslizó de la mano de Kisame y lo golpeó en su dedo índice, lo que
hizo que gritara en voz baja por la sorpresa. Se miró el dedo en estado de shock. Esto nunca
había sucedido antes, su arma preferida, el alambre de púas que había amado toda su vida,
lo había traicionado. Su mente vagó al día en que se encontró por primera vez con su
juguete favorito.
              Kisame tenía seis años y muchos en su pequeño pueblo se burlaban de él por su
piel pálida y su rostro hundido. Su madre, una mujer hermosa con un corazón aún más
hermoso, fue expulsada de la gran ciudad por albergar a un supuesto monstruo. Sin
embargo, no le importaba, ya que le enseñaría a su hijo las técnicas familiares.
              "Kisame-chan, ven con mami, es hora de que comiences tu entrenamiento
ninja." Un sonriente Kisame corrió hacia su madre y abrazó sus rodillas con alegría. Seguro
que Kisame amaba mucho a su madre.
              La madre de Kisame sacó un trozo de alambre de su bolsillo y lo puso suavemente
en la mano de Kisame.
              "Tenga cuidado, este cable es muy afilado y peligroso, sin embargo, también es
una herramienta útil de nuestro clan. Permítame demostrarlo".
              Con un movimiento de su muñeca cortó una rama de un árbol, para el deleite de su
hijo, y para la diversión de un hombre extraño que estaba a seis metros de distancia.
              "Vaya, vaya, qué maravilloso truco de alambre de púas tienes ahí, mujer-chan." Un
hombre con un traje de Kage juntó las manos. Aunque su voz no transmitía ninguna
emoción más que asombro, el sonido de sus manos aplaudiendo parecía ser una burla en sí
mismo.
              "Deberías aprender a dirigirte a las personas por su nombre propio, Mizukage-
sama, mi nombre es", su voz fue interrumpida por el hombre, que había cerrado la brecha y
la agarró por el cuello. Sonreía, pero su singular ojo giraba rápidamente con furia.
              "Mujer tonta, no vale la pena recordar los nombres de los muertos." Apartándose
de la mujer paralítica, miró a Kisame y sonrió con cariño.
              "Disculpe niño, ¿puedo pedir prestado ese cable que tienes para matar a tu
madre?" Kisame no recordaba haber estado de acuerdo, pero sí recordaba que el hombre le
agradeció antes de colgar a su madre con un alambre de púas y llevarlo lejos mientras los
gritos ahogados de su madre aún se podían escuchar.
              Kisame regresó al presente, con una mirada endurecida en su rostro. Desde ese día,
el Mizukage lo había entrenado en el arte del fino alambre de púas, e incluso admitió que el
dominio de Kisame ahora había superado incluso el suyo. Mirando su dedo todavía
sangrando, gruñó y arrojó el alambre de púas a un lado, lo que decapitó a la ardilla a la que
apuntaba antes, aunque no se dio cuenta.
              Itachi pensó que el alambre de púas era una broma, y su actitud, pero pagaría. ¡Sí,
todos pagarían!
              Viendo de manera invisible a unos metros de distancia, Itachi agarró otro puñado
de palomitas de maíz y se lo metió en la boca.
              "Hombre, esto es genial. Aquí pensé que mi tonto hermano pequeño era emo, pero
Kisame realmente está buscando a 'la mayoría de las personas emo que conozco', por
sorprendente que sea. ¿Palomitas de maíz, Tobi?" Itachi movió la bolsa a su derecha
cuando el hombre con una capa negra a juego le dio una mirada en blanco que claramente
decía "No me hace gracia".
              Itachi se encogió de hombros.
              "Tu pérdida, esto es bueno". Itachi fue a sacar más de la bolsa, pero Tobi golpeó la
bolsa, su máscara se abrió para revelar el Sharingan que acechaba detrás de ella. Itachi puso
los ojos en blanco.
              "Sí, Madara-kun, tienes el Sharingan, realmente impresionante. Me has mostrado,
un hombre que tiene dos de ellos, que claramente es el jefe aquí." Su voz goteaba sarcasmo,
y los ojos de Madara se entrecerraron con odio.
              "Estás empezando a llamar la atención sobre nosotros, Itachi. Tu libertinaje debe
ser detenido, o de lo contrario." La voz de Madara no admitió discusión. Afortunadamente
para todos los involucrados, Itachi ni siquiera conocía el contexto adecuado de la palabra
"tolerado".
              El aire sereno nunca abandonaba su entorno, Itachi le habló en voz baja al hombre
sentado frente a él.
              "Escucha bien, Madara-kun. Puedes engañar a otras personas, pero no puedes
engañarme a mí. La mayor parte de tu poder se ha ido, y aunque mi vista se está
desvaneciendo y mi salud está disminuyendo, no me quita mucho. para asegurarme de que
termino lo que empezó el primer Hokage ". La cabeza de Itachi se inclinó una vez más y
sus ojos se entrecerraron. Esa era una amenaza de clase A, si es que alguna vez hubo
una. Levantándose, murmurando que el fantástico espectáculo estaba arruinado, se
teletransportó lejos de Madara, quien se puso su máscara y cruzó los brazos pensativo.
              Así que, básicamente, tengo un miembro de la familia imprudente que me odia, un
seguidor leal que no sabe que es un seguidor leal y tiene problemas con su mamá, un
hombre que usa cadáveres como sus nuevos cuerpos, una mujer que quiere follar con ese
último tipo. tan malo que es una tragedia por derecho propio, un hombre que se cree
inmortal y que es un dios creado por él mismo, y un cazarrecompensas que solo
impresiona por el hecho de que ha logrado ser mayor que yo. ¿Esta es la fuerza que se
supone que me ayudará a poner el mundo en mis manos?
              ...
              Sí, creo que es hora de una estrategia de salida.
              La túnica andrajosa del Shinigami ondeó detrás de él mientras su rostro espantoso
se ponía en el ceño más horrible imaginable. En verdad, estaba frunciendo el ceño con
molestia, pero si alguna vez veías al Shinigami, sabrías que se ve terrible sin importar la
cara que esté poniendo. Fruncía el ceño porque tenía una entrevista con el candidato
principal para hacer de la vida de Uchiha Sasuke un infierno viviente, al menos, hasta que
pudo poner sus manos sobre él personalmente para poder hacer de su otra vida un infierno
muerto. Implicaría mucho fuego, dolor y fanáticas. Oh, sí, las fan girls eran
imprescindibles.
              El Shinigami se rió malvadamente, su maldad impresionó incluso a su propio ego
excesivamente inflado. Calmándose después de un momento, entró a su oficina con una
vista inesperada. Era una niña gato, estos no eran exactamente sucesos cotidianos.
              La chica saltó de su asiento, llevándose su amplio escote con ella, y sacó una horca
para que la sacudiera el Shinigami, la cual tomó con firmeza en su mano.
              "¿Entonces veo que la agencia de talentos trajo a alguien especial para mi
pedido?" Los ojos del Shinigami se iluminaron de alegría cuando la niña gato sonrió
alegremente.
              "Sí, de hecho. He estado haciendo este tipo de trabajo durante muchos años, y
como pueden ver aquí", haciendo una pausa por un momento, sacó un archivo grueso y se
lo entregó al Shinigami, "Me han dado la máxima puntuación. en todos mis trabajos antes
de esto, y tengo elogios especiales en el área de crueldad creativa ". El Shinigami hojeó el
archivo grande, impresionado por el cuerpo del trabajo, y mientras miraba a la chica-gato
de cabello azabache frente a él, también estaba impresionado por el trabajo que era su
cuerpo.
              Creo que necesito pasar menos tiempo con el Sandaime Hokage, él está
empezando a convertirme en los placeres de la carne, lo cual nunca es bueno para estar
encendido.
              Tosiendo discretamente (lo que no engañó a la chica-gato en absoluto, como decía
su expediente, ella era muy observadora) el Shinigami le sonrió amablemente (léase: gruñó
ferozmente) hacia ella.
              "Estás contratado. ¿Cómo te llamas? No puedo exactamente señalar y decir 'hola
tú'". La chica-gato sonrió, mostrando sus hoyuelos con gracia.
              "Mi nombre es Bertha". Ante el nombre, el Shinigami arqueó una ceja, claramente
haciendo la pregunta sin necesidad de expresarla con palabras. Bertha suspiró, obviamente
incómoda con el tema.
              "Mis padres me enseñaron todo lo que sabían sobre la crueldad, empezando por
cómo perseguir a una persona por un simple nombre". El Shinigami se frotó la barbilla
pensativamente, claramente impresionado con su educación.
              “Entonces, Bertha, ¿cuándo puedes empezar?” Bertha sonrió maliciosamente ante
esto, lo que hizo que el Shinigami la mirara con alegría.
              "Siempre que quiera esta miserable excusa para que un niño comience su tormento
eterno, señor".
              El Shinigami sacó un bolígrafo y papel, "Lo escribiré como 'Martes', entonces".
              Si no fuera tan idiota, uno podría sentir un poco de pena por Sasuke. Por desgracia,
nadie tenía que preocuparse de que tal escenario sucediera pronto.
              Minato se sentó detrás de su escritorio, afilando su lápiz con un sacapuntas manual
mientras veía el archivo frente a él. Con su esposa a salvo, y el rastro de sangre de los ahora
muertos en todos los sentidos de la palabra chica-zorro, el espacio en blanco estaba
comenzando a volver a la normalidad, o lo que fuera que pasara por normal por
aquí. Zabuza se sentó a unos metros de distancia haciendo guardia, o como Minato le había
dicho, siendo un secretario bastante sobrecompensado. Minato terminó de afilar su lápiz y
escribió limpiamente en un encabezado del archivo "Sarutobi Asuma" y dejó el lápiz. Su
visión cambió al botón de cola al lado de su mano izquierda, que tenía un "1" digital en él,
lo que significa que, lo adivinaste, una persona estaba esperando ser atendida.
              Tch, los buenos mueren jóvenes, es un espectáculo triste de ver.
              Con un suspiro, Minato presionó el botón y Asuma entró en el espacio en blanco.
              El humo del cigarrillo llenó el aire cuando Minato observó la mirada desaliñada de
Asuma. Este era el hijo de su mentor y compañero Hokage, un hombre que apenas había
sido un adolescente la última vez que Minato lo vio. Mientras Minato estaba midiendo a
Asuma, Asuma estaba haciendo lo mismo con el Yondaime Hokage. Una breve chispa de
reconocimiento y sorpresa apareció en los ojos de Asuma y desapareció tan rápido como
había llegado.
              Namikaze Minato, ahora hay una cara que pensé que nunca volvería a ver,
incluso en la muerte.
              Asuma se sacó el cigarrillo de la boca y lo tiró al suelo, aplastándolo con su bota.
              "Bueno," comenzó Asuma, su voz se relajó y su comportamiento demasiado
tranquilo, "Sé lo que estoy haciendo aquí, fui empalado por un idiota loco que se empaló a
sí mismo para empalarme, ¿qué estás haciendo aquí?" Los ojos de Minato se arrugaron
cuando respondió la pregunta.
              "Tengo facturas que pagar, yo." Asuma entrecerró los ojos por un momento antes
de estallar en una risa fuerte de su antiguo jefe.
              "Veo que la muerte no ha ralentizado tu sentido del humor, Yondaime-
sama." Minato sonrió ante la astuta observación e indicó a Asuma que se sentara frente a
él. Lo cual hizo, aunque miró a Zabuza mientras se dirigía a su asiento confundido.
              "Oye, ¿no es eso…?" Señaló a Zabuza, la pregunta era obvia.
              "Ah, sí. Esa es mi secretaria, Zabuza. ¡Saluda al buen hombre, Zabuza-chan!" Los
ojos de Zabuza se movieron ante el título de secretario y el honorífico al final.
              “Soy su asistente, Hokage-sama, asistente. ” Zabuza enfatizó la última palabra con
toda la vehemencia que pudo reunir.
              Minato simplemente le sonrió tímidamente al hombre.
              "Sabes, si tuvieras algo de confianza en ti mismo, mis jabs no te afectarían tanto,
deberías ver a alguien sobre eso". Asuma resopló, tratando de disimularlo como una tos
cuando Zabuza dirigió una mirada furiosa al rubio ninja que habría enorgullecido al mismo
Shinigami.

* Capítulo 18 *: Tobi es un buen chico


 
              Capítulo 18: Tobi es un buen chico
 
              Uchiha Madara, un loco delirante, un tipo que simplemente se negó a morir y todo
el idiota de rango S se alejó de su tablero negro y se frotó el cuello que estaba rígido por el
estrés de crear este plan suyo. Parecía simple cuando estaba lleno de rabia por la arrogancia
del último de la larga lista de Uchiha, Uchiha Itachi, pero poner en la fría realidad
deshacerse de sus subordinados podría resultar mucho más difícil de lo que había
imaginado anteriormente.
              Echaba de menos los buenos viejos tiempos.
              Escena retrospectiva
              "Está bien, entonces robaste cuatro monedas de cobre por valor de pan. Te
condeno al tormento eterno de Mangekyo". Los ojos de Madara giraron cuando el niño de
ocho años entró en el mundo del genjutsu del que nunca volvería.
              "Oye, hermano, ¿no te preocupa que usar tus ojos por razones tan insignificantes
pueda ser contraproducente?"
              Madara lo pensó por un momento.
              "No, no puedo ver que eso suceda. Quiero decir, no es como si hubiera
inconvenientes en tener ojos tan poderosos, ¿verdad?"
              Fin del flashback
              Suspirando por el recuerdo, comenzó de nuevo con su desordenado plan para
acabar con su grupo desde adentro sin que ninguno de ellos se diera cuenta.
              Comenzó con el miembro más peligroso de su pequeño comité del plan lunar,
Uchiha Itachi. Aunque su salud empeoraba y soportaba terribles cantidades de estrés debido
a que su vista lo abandonaba, una mirada equivocada a sus ojos aún significaba el final para
todos en el grupo, excepto el monstruoso Pain, pero hablaremos de él más adelante. Itachi
le recordaba mucho a sí mismo en sus días más jóvenes y despreocupados. Tenía esa
apariencia robusta, y sus amenazas eran clásicas en su efectividad y naturaleza
inexpresiva. No podía pedir un alumno mejor aparte de todo ese asunto de "morir y ha
estado buscando formas de joderme durante casi una década". Realmente deseaba no haber
transmitido ese gen "no tengo ningún problema en joder a los miembros de la familia por
razones personales" al resto de su línea de sangre, lo que hacía que las cosas fueran
incómodas en las reuniones familiares.
              Madara suspiró, deseando por una vez que su ambición se detuviera en cierto
punto. Por otra parte, cuando querías esclavizar a toda la raza humana a través de un
esquema de control del mal ultrasecreto, una cierta cantidad de ambición imprudente
parecía estar en orden.
              Madara había encontrado a Itachi en el suelo años atrás, su cuerpo rígido y sus ojos
perdidos. Había manchas de sangre sobre su ropa, y por la mirada del joven de cabello
azabache, nada de esa sangre era suya. Madara observó al chico desde las sombras durante
mucho tiempo antes de decidir divertirse un poco con el mocoso. Después de todo, Madara
no era tonto; había reconocido rápidamente al joven que tenía delante como un miembro de
su clan, ¡uno al que acababa de ayudar a masacrar a todo su clan! Chico, eso había sido
divertido. Sin duda, era un ninja habilidoso. No lo suficientemente hábil para detectarlo,
por supuesto, pero probablemente cerca.
              Madara reflexionó por un momento sobre qué acción tan malvada y tan divertida
podría realizar en su pariente lejano. Dándole el debido derecho en su mente, pensó que era
mejor dejarlo al azar. Sacando su mini rueda de malas acciones ** (Note el final del
capítulo para una explicación) le dio un giro, eventualmente se desaceleró después de
algunos pases a través de las muchas opciones hasta que aterrizó en "manipularlo para que
se una a mi grupo del club de lectura de los sábados que Planeé matar eventualmente
cuando me sugirieron suficientes libros buenos para mantenerme ocupado ". Esa rueda
tenía un texto bastante pequeño, y me alegro de que lo hayas notado, muchas gracias.
              Tomando un momento para ajustar perfectamente su máscara negra y naranja
sobre su rostro, hizo que su acercamiento al joven Uchiha fuera inquietantemente
notable. Al ver una ligera contracción en los hombros del chico, se alegró de haberlo hecho
lo suficientemente obvio.
              Itachi, por su parte, había tensado los hombros a propósito. Lo que Madara no
sabía era que Itachi tenía ocho grados en "detectar idiotas por detrás" del cuerpo ANBU de
Konoha.
              Itachi se movió en un instante, su espada ya se movía hacia la garganta del
extraño.
              Madara bloqueó fácilmente la hoja y torció el brazo de Itachi detrás de su espalda,
causando que Itachi gruñiera de dolor.
              Por qué, estos jóvenes advenedizos, en mi época ...
              Escena retrospectiva
              Un Uchiha Madara mucho más joven se sentó en medio de un salón de clases
improvisado, aburrido hasta lo loco.
              El Uchiha-sensei, más arrogante que la persona más arrogante que probablemente
conoces, continuó su conferencia.
              "Ahora, la teoría de la cuerda del alambre de navaja establece que para que un
alambre sea totalmente controlable, el chakra que se encuentra dentro de él debe moldearse
con precisión a la densidad correcta en conjunción con las propiedades del alambre, si es
que te equivocas ..." La atención de Madara Vaciló, esta mierda nunca iba a ser importante.
              Parpadeando hacia adelante por un momento, vemos a Madara en un puente
apenas sostenido y su prometida, una Uchiha muy atractiva, en el medio del puente
luciendo asustada.
              "¡Rápido mi amor! ¡Calibra el alambre de púas en tu mano para fortalecerlo y así
poder agarrarlo!" Madara la escuchó, pero no tenía idea de cómo hacer lo que le pedía.
              Siento que esto fue cubierto en la academia Uchiha en algún lugar, pero no puedo
recordar dónde ...
              Cinco segundos después, el único amor de la vida de Uchiha Madara cayó a su
muerte.
              "¡Hijo de puta!" Madara no estaba contento. Era el momento de entrar en un modo
de arrepentimiento de sí mismo en el que pensaba cuidadosamente en sus elecciones de
vida y salía como un hombre más sabio.
              Sin embargo, sus ojos se entrecerraron de repente con malicia.
              O tal vez pueda comenzar una guerra sin rumbo contra los Senju y convencer a
todo mi clan de que fue idea suya, y yo era simplemente el líder indefenso que se vio
obligado a aceptarlo.
              Los ojos de Madara se arrugaron de felicidad.
              A veces era divertido ser el mejor.
              De regreso a esa clase, Madara estaba casi dormido cuando su maestro golpeó su
palo de madera contra el escritorio, lo que provocó que Madara tomara involuntariamente
su kunai y lo empujara en la garganta del maestro, lo que hizo que cayera al suelo
agarrando su herida fatal, con la sangre derramada. en el suelo.
              Madara bostezó y miró al hombre, con una expresión de honesta sorpresa en su
rostro.
              "Supongo que aprendí algo de ti, sensei. Bien hecho." Madara sonrió mientras su
maestra moría.
              Fin del flashback
              De vuelta a su encuentro con Itachi, Madara se burló de lo débil que había sido el
supuesto ataque sorpresa de Itachi. En su época eso le habría cortado el cuello. De acuerdo,
eso no era realmente posible dadas las circunstancias, pero maldita sea, ¡esa espada habría
atravesado su cuello al menos!
              "Itachi-kun, ¿siempre saluda a sus mayores con tanta falta de respeto? Realmente
vamos a tener que ver a sus padres acerca de esta falta de respeto- Oh, espera, los matamos
anoche, y supe que algo se me había olvidado." Itachi trató de soltarse del agarre de Madara
con furia ante la mención despreocupada de Madara del asesinato de sus padres. Madara
simplemente arrugó el ojo restante de felicidad al ver que el fuego detrás de los ojos de
Itachi se desvanecía al darse cuenta de que estaba superado por el momento.
              "Ahora que terminaste de fallar en ser un ninja increíble, estoy aquí para invitarte a
mi club de lectura, llamado Akatsuki, nos reunimos todos los sábados al amanecer, así es
como pensé en el nombre. Por favor, ten una sugerencia de libro cada semana. . O de lo
contrario. "ojo de Madara volvió asesina mientras se ponía un poco de sensación adicional
detrás de la última palabra que decía.
              Itachi suspiró mentalmente.
              Maté a cientos de miembros de mi clan y todavía tengo un hijo de puta más loco
que yo como pariente ...
              De vuelta en el presente, Madara dio unos golpecitos con su tiza en la pizarra
tratando de pensar en una muerte adecuada para Itachi. De repente, sonrió mientras trazaba
una línea entre el nombre de Itachi y el de Sasuke en el lado opuesto del tablero negro y
rodeaba el nombre de Sasuke. Hermano contra hermano, e Itachi no tendría el corazón para
matar a su hermano pequeño, por alguna razón u otra.
              Escena retrospectiva
              Aproximadamente un año antes de la masacre de Uchiha, Itachi acababa de llegar
a casa de una misión de entrenamiento y fue a saludar a su hermano cuando lo encontró
follando con un muñeco de entrenamiento.
              "Te amo papi, te amo papi, por favor, ámame también!" Los gritos agudos del
Uchiha más joven fueron una tortura para los oídos de Itachi al igual que el asalto físico a
ese pobre muñeco fue un asalto a los ojos del prodigio.
              Itachi golpeó a Sasuke en la cabeza, haciendo que Sasuke desmontara el muñeco
de entrenamiento.
              "¡Bad Sasuke! ¡Malo!" Itachi golpeó a Sasuke de nuevo con un periódico
enrollado, haciendo que Sasuke gimiera patéticamente.
              "¡Ve! ¡Ve a tu habitación!" Sasuke miró hacia abajo y gimió, arrastrándose
silenciosamente hacia una pequeña casa como un edificio a unos metros de distancia y
descansando sobre su vientre, mirando a Itachi con ojos tristes.
              Itachi miró a Sasuke de nuevo.
              "¡Malo!"
              Sasuke gimió de nuevo.
              Fin del flashback
              Madara no pensó mucho en la lealtad de Itachi hacia su hermano, solo sabiendo
que existía y eso funcionaba en sus planes.
              Abriendo su libro recién comprado, "Fratricidio: cómo puedes ser el único hijo que
tus padres alguna vez quisieron", tomó notas en nombre de Sasuke.
              Uno nunca puede estar demasiado preparado para dominar el mundo ...
             
 
             
              "Así que esta vez Shikamaru y yo estábamos discutiendo sobre Naruto, y había
descartado a Naruto como afortunado en muchas de sus peleas y Shikamaru me dio una
mirada que hubiera esperado que le diera a Ino antes que a mí". Asuma estalló en
carcajadas, recordando el recuerdo con cariño. Minato sonrió, contento de que Asuma, al
igual que el padre del hombre, tuviera la habilidad de reírse de sí mismo.
              "Con su voz más severa, dice, 'Asuma-sensei, no puedo creer lo imprudente que es
eso de tu parte. Deberías darte cuenta de lo que le falta a Naruto en la inteligencia de los
libros que él compensa con creces en la estrategia sobre la marcha. ese tipo de habilidad,
haría que evitar a las personas que quisieran perturbar mi observación de la nube fuera
mucho más fácil '. Honestamente, me sorprendió; Shikamaru generalmente evita hablar
sobre la inteligencia de otras personas porque tiende a mostrar la suya un poco más de lo
que él se siente cómodo. Fue entonces cuando me fijé más en Naruto. Cualquier persona
que sea capaz de impresionar a Shikamaru cuando viene a las tácticas de batalla es alguien
que debería tener un ojo en ellos. "Asuma había estado hablando con Minato durante horas,
sobre varios temas, desde el tormento eterno de Sasori, hasta Naruto, hasta hablar de la vida
en general. Minato descubrió que la conversación era muy fácil de asentar y no le dolía que
Zabuza se estuviera yendo en una esquina en alguna parte.
              Minato estaba a punto de sacar algo cuando el Shinigami apareció de la nada
luciendo bastante angustiado. La última vez que el Shinigami se veía angustiado frente a
Minato había involucrado ocho realidades colapsando debido a un error tipográfico que
había cometido en algún papeleo.
              "Ah, bien, todavía no ha llegado. Muy bien, por cierto." El Shinigami habló
rápidamente y con nada menos que pánico en su voz. Minato sin decir palabra abrió un
portal e indicó a Asuma que lo atravesara, lanzándole una mirada que decía que se
explicaría más tarde. Asuma asintió con la cabeza, hizo un breve saludo dejando a Minato y
al Shinigami solos.
              "Shinigami-sama, ¿cuál es exactamente el problema?" Por una vez, Minato pensó
que era apropiado no usar sarcasmo al hablar; el Shinigami ya era bastante malo para lidiar
con él cuando el dios de la muerte parecía estar tranquilo.
              El Shinigami se volvió hacia Minato y suspiró, como si estuviera resolviendo algo.
              "Me acaban de comunicar que mi supervisor cree que es un buen momento para
pasar a visitarlo. Esto no es bueno". Minato inclinó la cabeza confundido, notando que el
Shinigami realmente parecía realmente preocupado por esto por alguna razón. El Shinigami
solía fingir ese sentimiento para divertirse, pero era un poco preocupante si realmente lo
decía en serio.
              "Bueno, no veo cómo puede ser peor que tú, jefe." Bien, tal vez todo ese asunto de
"hablar con sinceridad" no iba a salir tan bien como a Minato le hubiera gustado.
              Sin embargo, el Shinigami dejó escapar una risa hueca.
              "Oh, ya verás."
              "¿Verá qué, Shinigami-kun?" El Shinigami se puso rígido cuando una voz
monótona detrás de él habló.
              Minato movió su cuerpo hacia la derecha para ver a un hombre extremadamente
común con un traje de negocios y un par de anteojos. Parecía bastante corriente.
              Volviéndose hacia el Shinigami, Minato habló en voz baja, "No parece tan malo,
¿por qué te asusta?"
              "Leyó todos los libros de Crepúsculo de una sola vez sin detenerse y ni siquiera se
inmutó en toda la serie. ¡Ni siquiera una vez! Un hombre así está más allá de mi alcance
cuando se trata de tortura y dolor". Al escuchar esto, Minato sacó un par de anteojos de su
bolsillo y se los puso. Luego procedió a quitárselos muy lentamente.
              "Dios mío…" susurró Minato aterrorizado.
              El hombre tosió cortésmente y dejó su maletín sobre el escritorio de Minato y lo
abrió, revelando varios archivos perfectamente organizados en su interior.
              "Si bien el sensacionalismo del glorioso Dios de la Muerte es siempre inteligente y
es bueno ver a sus empleados trabajar bien bajo las limitaciones en las que los coloca, no es
necesario para esta reunión, ya que es estrictamente entre Minato-kun y yo. , así que si
quieres puedes irte en cualquier momento, Shinigami-kun ". Incluso antes de que terminara
la oración, el Shinigami había desaparecido de la vista, lo que provocó que el hombre de
mediana edad se riera entre dientes.
              Girándose para mirar a Minato, el hombre habló.
              "Debes perdonar a Shinigami-kun; él no sabe cómo lidiar con las cosas que no
puede controlar, a pesar de sus mejores esfuerzos. Ha tratado de arrancarme del universo en
varias ocasiones, sin éxito. Creo que cree Lo voy a despedir de su puesto, o que estoy
esperando en secreto un momento para derribarlo. Qué tipo tan tonto es ". Su voz era pasiva
y su postura rígida, como un hombre que ha estado atrapado en un mando intermedio toda
su vida. A diferencia del Shinigami, no irradiaba nada en absoluto. Tenía el control
perfecto.
              Sí, Minato entendió rápidamente por qué el Shinigami no quería formar parte de
este hombre.
              "Entonces, jefe de Shinigami, ¿qué puedo hacer por ti hoy?" El hombre se rió entre
dientes una vez más, parecía fácil de divertir.
              "He notado que uno de mis seguidores parece destinado a hacer un viaje en tu
camino muy pronto. Estoy aquí para dejarte algunos papeles para cuando llegue el
momento. Tiene un contrato conmigo, uno que no ha cumplido. está incompleto en este
momento, falta la mayor parte de la información personal y las notas que usted mismo
puede tomar cuando llegue el momento. Solo quería tomarme el tiempo para hacer esto por
adelantado, realmente ayuda con el proceso, alivia la carga de los dos, Minato-kun. " El
hombre sonrió amablemente mientras escribía unas notas rápidas en un papel dentro del
archivo que había sacado de su caso antes de cerrarlo y dejarlo en la esquina del escritorio
de Minato.
              "Bueno", el hombre cerró su maletín y parecía listo para partir, "Fue un placer
conocerte Minato-kun, y espero que tengas un buen día". Antes de que pudiera irse, Minato
lo llamó.
              "Nunca supe tu nombre."
              El hombre volvió a reír, esta vez con un toque de algo más oscuro.
              "No, supongo que no lo hiciste. Puedes llamarme Jashin, Minato-kun." Con su
nombre a la vista, se desvaneció del espacio en blanco.
              Minato se quedó quieto por un momento, tratando de recordar dónde había
escuchado ese nombre recientemente.
              Cuando el rubio ninja recordó que incluso Zabuza, quien en ese momento estaba
de mal humor, se estremeció ante la cantidad de intención de matar que Minato inundó a
través del espacio en blanco.
              El propio Minato estaba en su escritorio sonriendo cruelmente, una mirada que era
muy antinatural en su rostro.
              Veo que Akatsuki no dura tanto como esperaba, qué gran noticia, jajajaja….
              Dice el refrán que no te metas con la familia de un hombre. Sin embargo, uno tiene
que preguntarse qué tipo de dicho habría para meterse con la familia de un hombre cuando
ese hombre va a decidir cómo pasará su eternidad. Creo que diría algo así como "Estás
jodido".
              Sí, eso suena bien.
              Itachi silbó casi feliz mientras entraba al recinto de Akatsuki llevando una gran
bolsa detrás de él, arrastrándola a medida que avanzaba. Itachi estaba a punto de entrar en
sus habitaciones cuando Konan, tan ágil como siempre, se abalanzó sobre una cuerda de
papel y aterrizó justo frente a su puerta. Los ojos de Itachi no perdieron su enfoque cuando
se encontró con la mirada de Konan con firmeza.
              "¿Qué hay en la bolsa, Itachi-kun?" Konan no pareció hacer una pregunta, a pesar
de las palabras que usó. Sabía exactamente lo que había en esa bolsa.
              Itachi respondió, a pesar de saber lo que ella había insinuado.
              "No veo cómo es de tu incumbencia, es personal". Itachi se movió para pasar a
Konan a su puerta cuando uno de los cuerpos de Pain bloqueó repentinamente el camino,
mirándolo con dureza.
              "No me gusta repetirme, Itachi-kun." Esta vez había una sonrisa adornando el
hermoso rostro de Konan mientras esperaba a que abriera la bolsa.
              Itachi gruñó, dejó caer la bolsa e indicó a Konan que echara un vistazo.
              Mirando a Itachi mientras se movía, se arrodilló en el suelo y abrió la bolsa para
encontrar-
              "... ¿Pocky?" Preguntó Konan, completamente desconcertado.
              "Sí, disfruto inmensamente de las golosinas. Solo estaba haciendo un recado para
abastecerme de mi suministro mensual. Puedo compartirlo si lo desea". Al decir esto, tomó
un pocky con sabor a coco y se lo entregó a Konan de la manera más amable.
              Konan tuvo la conciencia de sonrojarse ante la situación.
              "G-gracias, Itachi-kun." Abrió la golosina y le dio un mordisco.
              ¡Muy delicioso!
              "Si eso es todo, Konan-san, me gustaría retirarme a mi habitación ahora." Konan
asintió, disfrutando de su tratamiento.
              Pain miró a Konan chupando el palo hacia Itachi quien cerró la puerta de su
habitación.
              "Maldita sea." Murmuró el gigante Pain.
              Itachi, al otro lado de la puerta, exhaló un suspiro de alivio porque Konan no se
había molestado en meter la mano en la bolsa y descubrir el cuerpo. ¡Había recogido dos
deliciosos bocadillos hoy!
              Bertha estaba colgando boca abajo de su cola en la habitación de Sasuke, tomando
notas sobre el malhumorado joven ninja mientras meditaba solo en la esquina. Estaba
bastante desconcertada sobre cómo alguien tan patético como Sasuke aún estaba vivo. Todo
lo que hizo fue empollar en un rincón, ir a entrenar, comer algo y luego volver a
empollar. Bertha odiaba admitirlo, pero tendría que haber un cambio de paradigma en la
vida de Sasuke si iba a empeorar las cosas de lo que ya tenía.
              Tomando un momento para sacar el informe de exploración preparado por el
Shinigami, lo miró en busca de pistas o pistas sobre lo que podía hacer.
              Sasuke es un introvertido natural que tiene varios problemas emocionales que son
evidentes tan pronto como lo ves. Lo que podría ser difícil de comprender debido a la
naturaleza de su entorno, es decir, estar rodeado de hombres que tienen una extraña
afición por tocarse, es que Sasuke tiene una aversión extrema a las mujeres a las que les
gusta, dispuestas a hacer casi cualquier cosa para evitarlas. tal situacion.
              Bertha se rió de alegría, esto era perfecto. Todo lo que tenía que hacer era diseñar
una situación en la que Sasuke se vería obligado a rebelarse contra su maestro jodido y
darle más espacio para manipularlo para que fuera lo más infeliz posible.
              Bertha se transformó en forma espiritual y entró en la mente de Sasuke.
              Y esa es la única acción femenina que Sasuke está recibiendo pronto.
              Actualmente Sasuke estaba teniendo un sueño. Era bastante simple: en él estaba
apuñalando a Itachi repetidamente con un cuchillo una y otra vez. Un simple sueño para un
simple niño, no hay nada de malo en eso. Aunque toda la sangre y la sangre que cubría las
paredes de la habitación de los sueños probablemente no dejó una buena primera impresión
en Bertha, quien miró a su alrededor con deleite.
              ¡Cuanto más locos están para empezar, más locos se vuelven cuando
termino! Kukuku
              Al observar la escena del asesinato y el caos frente a ella, sonrió, siempre era
agradable y fácil manipular a alguien que estaba lleno de tanta rabia reprimida antes de que
tuviera la oportunidad de empezar.
              Asesinato para violar, ¡tan fácil como 1, 2, 3!
              La visión de Sasuke cambió repentinamente de la agradable de mutilar a Itachi una
y otra vez a Orochimaru apareciendo frente a él desnudo. En un momento de sinergia
excelentemente sincronizada, tanto Bertha como Sasuke vomitaron al mismo tiempo.
              "Kukuku, hola mi pequeño niño serpiente. ¡Ven a Orochimaru, muéstrame tus
poderes masculinos!" Bertha hizo una mueca cuando Orochimaru comenzó a manosear a
Sasuke, quien no pudo resistir de ninguna manera. Debido a los poderes de Bertha que
ahora dominan el sueño.
              Unas dos horas más tarde, Sasuke se despertó de su sueño gritando a todo pulmón
y deseando a cualquier dios que escuchara que pudiera olvidar lo que sucedió. Solo un dios
estaba escuchando, y estaba demasiado ocupado riendo malvadamente para prestar mucha
atención a las desesperadas oraciones.
              Después de que Sasuke se calmara, tenía un nuevo objetivo: evitar que eso
volviera a suceder. Solo había una forma de hacerlo: matar a Orochimaru.
              Bertha aplaudió, muy complacida consigo misma.
              Mientras tanto, el Shinigami escupió su bebida. No lo podía creer. A pesar de que
Orochimaru era mortal, la persona que había llevado indirectamente a Sasuke a matar a
Orochimaru era en realidad… ¿él mismo?
              El Shinigami frunció el ceño profundamente, y en algún lugar un bebé explotó por
la acción.
              Jashin, por otro lado, estaba bebiendo su vodka con una expresión de satisfacción
en su rostro.
              Segun lo planeado.
             
Notas al pie:             
              ** Es cuestión de un debate no pequeño qué rueda de la desgracia, la perdición, la
tortura, las malas acciones o cualquier otro nombre con el que generalmente se dieron fue
primero. Muchos años después del final de la vida y los tiempos de Naruto y esta historia
en sí misma, Madara y el Shinigami discutían sin fin quién había tenido esta idea
primero. Si bien ninguna de las partes cedería por el hecho de que habían inventado la
rueda primero ***, ambos generalmente llegaron a la conclusión de que,
independientemente de a quién se le ocurriera la idea, es mejor aprovechar su tiempo
usándola en Orochimaru, para deleite de todos los que no. llamado Orochimaru.
              *** Un tema de mucho menos debate porque la respuesta es obvia y casi
indescriptible, y ninguno de los dos tuvo la idea por sí mismos. Está claro para cualquier
observador decentemente informado que ambos habían encontrado la idea a través de
alguien que realmente tenía talento creativo y, a través de una serie de asesinatos y / o
manipulación masiva, se les había dado el uso de los inventos de manera más permanente
de lo que nadie lo hubiera hecho jamás. hubiera gustado.
* Capítulo 19 *: Hidan no dará las gracias este año
 
              Capítulo 19: Hidan no dará las gracias este año
 
              Zabuza caminó lentamente hacia el escritorio de Minato, temeroso por la
intensidad de la furia de Minato que había sentido antes. Minato solo tenía este tipo de
vibración cuando se refería a Akatsuki, y eso hizo que Zabuza se sintiera incómodo. Zabuza
siempre se sentía humilde cuando Minato se ponía tan serio, tan concentrado. Zabuza se
consideraba un buen ninja; era hábil y talentoso, siempre ansioso por aprender nuevas
formas de derribar a un hombre. Sin embargo, poder ver a Minato de primera mano fue
como recibir una bofetada. Zabuza no era nada al lado de Minato. Absolutamente nada. No
habría cambiado si hubiera trabajado toda su vida para ser un mejor ninja, habría
fallado. Namikaze Minato fue durante mucho tiempo considerado inmortal por algunos de
sus enemigos, un hombre del saco al que se debe temer, no pelear. ¿Qué tipo de monstruo
ninja tardó menos de tres días en idear un plan para detener al Kyuubi * (1) e
implementarlo correctamente?
              El monstruo que estaba sentado en un escritorio, irradiaba un aura repulsiva a su
alrededor. Alguien iba a sufrir pronto, y aunque Zabuza tenía miedo de hablar, lo hizo de
todos modos.
              "¿Está todo bien, Minato-sama?"
              El hombre de cabello rubio miró hacia arriba y Zabuza retrocedió en estado de
shock. Los ojos que lo saludaron no eran los gélidos que había estado esperando, sino sus
normales orbes azules despreocupados.
              "Sí, Zabuza-san, todo está bien. ¿Por qué preguntas?" Minato inclinó la cabeza
hacia un lado en aparente confusión.
              "Sentí tu intención de matar desde una distancia muy larga; pensé que algo te
había enojado". Al oír esto, Minato se dio cuenta de que se había dado cuenta.
              "Ya veo. Bueno, me disculpo, no me di cuenta de que algunos de mis sentimientos
que mantengo en secreto se estaban filtrando un poco. Pido disculpas". La cabeza de
Zabuza dio vueltas ante esa declaración. ¿Esta presencia era una fracción de la intención de
matar de Minato? El hecho de que Minato pudiera hacer una declaración en particular tan
abierta y casualmente era realmente repugnante.
              Al ver la expresión del rostro de Zabuza, Minato continuó.
              "Acabo de ser informado por un supuesto superior que otra persona de Akatsuki va
a morir hoy, un hombre llamado Hidan. Estoy enfocando todas mis emociones en mi
interior para prepararme para mi encuentro con él. Me cuesta concentrarme así de fuerte, ya
que tengo sentimientos muy fuertes por hombres como Hidan. Esta será la primera vez que
hago todo lo posible * (2) desde que Hanzo murió ". Zabuza estaba desconcertado por lo
que Minato quería decir.
              "¿Qué quieres decir con 'todo fuera'?" Los ojos de Minato se clavaron en los de
Zabuza, y habló con una leve sonrisa en su rostro, lo que hizo que la sensación fuera aún
más espeluznante.
              "Voy a someter a Hidan a un infierno tan tortuoso que el mismo Shinigami llorará
por él y me rogará que tenga misericordia de su alma miserable y podrida para cuando me
haya saciado de sus gritos dolorosos y arrepentidos".
              Zabuza solo pudo pensar en una cosa que decir en respuesta a eso.
              "Oh."
              Uchiha Madara retrocedió del tablero negro una vez más, sacudiendo su mano
derecha tratando de soltarla de todo el agarre de tiza que había estado haciendo
últimamente. Le había tomado varias horas resolver los puntos más sutiles sobre cómo
hacer que Sasuke e Itachi pelearan entre sí. Algunas pistas aquí, algunas órdenes para Itachi
allá, y de repente tuviste un duelo a muerte entre hermanos. Siempre fue tan agradable
cuando las cosas salieron como lo planeaste.
              Ese sería el lugar perfecto para un flashback, excepto que los planes de Uchiha
Madara tenían una forma de desmoronarse en el peor de los momentos.
              Escena retrospectiva
              Un Uchiha Madara mucho, mucho más joven retrocedió desde su pizarra negra
con una sonrisa en su hermoso rostro. Este plan iba tan asombrosamente bien, ¡era casi
increíble! Había conseguido que su clan lo exiliara en el momento justo para que pudiera
mantener sus planes más nefastos ocultos de todos los demás. Además, esa escoria de Senju
que se atrevió a llamarse a sí mismo el "Hokage" de su país parecía estar cayendo en el
anzuelo para reunirse con él y discutir sus diferencias con un té en una cascada local. Allí
desataría su última carta de triunfo, la poderosa bestia de nueve colas Kyuubi, que el tonto
claramente no tenía forma posible de detener o incluso desacelerar.
              Fue muy agradable saber que no había absolutamente nada que pudiera detener un
plan que había estado preparando durante más de diez años para que finalmente se
completara.
              Madara sonrió con anticipación, ¡esta será una gloriosa victoria para él!
              Fin del flashback
              Su estado de ánimo se agrió un poco al recordar su fatídica batalla con el primer
Hokage, lo que le hizo gruñir. Sin embargo, Sasuke no estaba en la misma liga que ese
tonto, Sasuke estaba cegado por su rabia y era demasiado fácil de manipular, así que
realmente no había ningún motivo de preocupación allí. Itachi iba a morir, y el último
usuario capaz de Sharingan que tenía la capacidad de oponerse a él caería.
              Desviando su atención de la familia que amaba tanto, Madara se puso a trabajar en
la próxima persona que tendría que morir: Hidan.
              Hidan no era lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que estaba
siendo utilizado y abusado por motivos ocultos; sin embargo, Madara no estaba muy seguro
de hasta qué punto su dios, Jashin, había alterado sus habilidades. Cualquier tipo que
pudiera hacer sangrar y morir a una persona sin tocarla físicamente preocupaba a Madara,
aunque sólo fuera un poco. Tenía muchas cosas que sacar de su bolsa de trucos, pero no
quería que se supieran tan pronto en el juego. Si Hidan alguna vez se volvía traidor, las
cosas podrían complicarse de una forma u otra, y siempre era mejor evitar eso.
              Madara no pudo evitar sonreír cuando recordó cómo había conocido a Hidan,
había sido unos años atrás, pero parecía que la semana pasada, de alguna manera, el propio
Hidan había cambiado poco durante ese tiempo.
              Verás, Hidan estaba bastante loco desde el principio. No te despiertas una mañana
y dices: "¿Sabes qué? ¡Voy a adorar a un dios sediento de sangre matando a todas las
personas que pueda!". sin tener un tornillo o diez sueltos antes de hacerlo. Así que allí
estaba Hidan en el medio de su círculo ritual, matando gente de izquierda a derecha
mientras se reía locamente todo el tiempo cuando escuchó un lento aplauso detrás de él.
              "Esa es una habilidad de matanza muy impresionante, Hidan-san. Los informes
son correctos sobre ti, eres un loco hijo de puta." Madara, disfrazado por varios genjutsu y
otros medios de ilusión, le habló en voz alta a Hidan.
              Los ojos de Hidan se enfocaron rápidamente en el hombre frente a él, aunque no
pudo enfocarse bien en el hombre envuelto por una capa negra correctamente. Los ojos de
Hidan se entrecerraron aún más cuando se dio cuenta de que estaba usando varios genjutsu
avanzados para mantenerse oculto.
              "No es jodidamente educado interrumpir un ritual religioso. Deberías
disculparte". El cuerpo de Hidan volvió a su tono normal, muy lejos de la estructura
esquelética en blanco y negro que acababa de matar a docenas de espectadores hace un
momento.
              Detrás de su máscara, los ojos de Madara se entrecerraron.
              ¿Alguien te ha dicho que no es educado hablar así con tus superiores, Hidan-
san?  Quizás debería aplastarte aquí mismo ...
              … No, supongo que tengo que hacer el papel. Las cosas que hago por mis planes.
              "Pido disculpas, Hidan-san. Hablé por encima de mi estación y en un mal
momento. Estoy aquí con nada más que las mejores intenciones." Madara puso sus manos
frente a él como una ofrenda de paz y Hidan se tomó el tiempo para saltar hacia adelante
con su guadaña balanceándose hacia Madara.
              No mates al idiota, no mates al idiota, no mates al idiota ... El mantra de Madara
para sí mismo pareció ayudar, ya que no hizo ningún movimiento para detener a Hidan,
cuya guadaña lo atravesó, tan inofensivo como una Sakura antes del salto temporal. .
              Sin embargo, Hidan no se detuvo cuando volvió a balancear su guadaña
gigante. Esta vez, sin embargo, Madara decidió no seguirle el juego ya que agarró el mango
de la guadaña y pateó a Hidan, enviándolo a caer a unos buenos seis metros de distancia.
              "No es así como tratas a alguien que está aquí para ofrecerte tantos sacrificios
como puedas desear. Estoy seguro de que tu dios estaría mucho más feliz con la muerte de
ninjas fuertes en lugar de mujeres inútiles, ¿no estás de acuerdo? " A Madara le disgustaba
incluso tener que hablar con esta máquina de matar incivilizada, pero su organización
necesitaba miembros fuertes, y el dominio de las artes jashinistas de Hidan le
interesaba. Solo necesitaba una mano firme para guiarlo. Si bien él mismo no pudo
desempeñar ese papel debido a sus otros proyectos, Pain estaba más que a la altura de la
tarea.
              Hidan se puso de pie lentamente, intrigado por la oferta. Había estado preparado
para ponerse serio después de esa patada, pero tal vez esta oferta fue lo suficientemente
buena como para reprimir el deseo del todopoderoso Jashin de tener más sangre.
              "Esa es una oferta que a Jashin podría interesarle que haga, continúa."
              "Hablo en nombre del líder de una organización llamada Akatsuki; necesitamos un
ninja capaz y de mente recta para avanzar en nuestros objetivos de dominación mundial.
Nuestro maravilloso líder me ha enviado como un enviado para ti específicamente. Estaba
impresionado con tus habilidades rituales y ve un gran potencial en ti. En pocas palabras, si
trabajas para él puedes matar a tantas personas como quieras siempre que no interfiera con
nuestros planes ". Madara siempre se había enorgullecido de ser un orador persuasivo, y no
le dio a Hidan el crédito de no haber sido excelentemente manipulado por ese discurso.
              Hidan, sin embargo, se mostró resistente.
              "No sé si puedo confiar en las personas cuyo rostro no puedo ver. Vienes aquí y
perturbas mi ritual y luego me hablas como si tuvieras esta fantástica oferta para mí. Eso no
es muy considerado. habla con los peones, trae a tu jefe aquí y déjame hablar con él yo
mismo ". Madara inclinó la cabeza ante esa demanda. El dolor perturbador no fue un
problema; él no tenía ninguna preocupación real en ese frente, pero este tipo realmente se
metió en su piel. Él se iba a asegurar de que le pegaba a un compañero que detestaba
absolutamente para su propia diversión más tarde.
              Usando uno de sus muchos jutsu de espacio / tiempo excelentemente convenientes,
Madara envió un mensaje a Pain.
              En otra parte, el cuerpo real de Pain, el de Nagato, estaba recibiendo un masaje de
la hermosa Konan, que lucía tan encantadora como siempre. Llevaba un bikini de dos
piezas mientras acariciaba con amor la espalda de Nagato en las afueras de un lago
tranquilo. Konan amaba a Nagato más que a cualquier otra cosa en el mundo, ¡pero juró
que el hombre no podía excitarse por nada! Lo había intentado todo, pero Nagato siempre
estaba tan débil.
              Nagato, tan emocionalmente desconectado como estaba, nunca pensó en decirle
que varios de sus cuerpos siempre se sentían incómodos durante este período de tiempo por
varias razones.
              Disfrutando de sí mismo por una vez, el momento de Nagato fue interrumpido por
una imagen de Madara ante él.
              "El nuevo recluta quiere conocer al líder, parece que estás enamorado. Te espero
aquí pronto." Con ese simple mensaje, Madara desapareció de la vista de Nagato.
              Suspirando, miró por encima del hombro a Konan, que miraba a su compañero
confundido. Observando su fantástico cuerpo, Nagato suspiró una vez más, maldiciendo las
responsabilidades de ser un dios.
              "Maldita sea." Murmuró, levantándose para prepararlo.
              De vuelta en el presente, Madara estaba mirando fijamente el nombre de
Hidan. Había sido un recluta problemático y un miembro problemático; eso era seguro. Por
el momento, él estaba actualmente en una asignación rastreando el contenedor de nueve
colas cerca de Konoha, por lo que tenía sentido dejarlo solo por el momento. Después de
todo, si lograba capturar con éxito a ese mocoso, entonces podría lidiar con él después de
que se completara su plan.
              Poniendo su atención en el compañero de Hidan, Kakuzu, Madara escribió su
nombre y lo pensó por un momento. Escribió una sola palabra, "Dinero", dejó la tiza y
decidió tomar un breve descanso de su magistral conspiración para disfrutar de un té.
              En una parte oscura y solitaria del más allá, un joven sollozaba en un rincón,
claramente angustiado. Algunas personas habían intentado consolarlo, pero fue en
vano. Atrás quedaron sus días de gobernar a la gente, de su aura de terror peor que la del
Shinigami. Ahora, solo había un niño sin su niña zorra, y por eso, estaba muy triste. Sin
nada que le quitara la cabeza a lo que la vida apestaba en general, todo lo que podía hacer
era quedarse en un rincón. Es decir, hasta que alguien lo abofeteó desde la esquina. Kushina
siempre tuvo ese efecto en las personas.
              Nick la miró de la manera más patética antes de hablar.
              "¿Qué quieres, Kushina-san? Mataste a mi chica zorro, ¿estás aquí para terminar el
trabajo?" La voz de Nick no contenía acusación, solo amargura.
              Kushina, por su parte, se sintió un poco mal por toda la situación. Golpearle la vida
a esa villana zorra había sido una experiencia bastante agradable, pero a pesar de todos sus
intentos de ser un rudo, a Kushina le agradaba Nick y realmente no quería verlo tan
miserable por algo que ella estaba haciendo.
              "Bueno, quería disculparme por matar a tu chica zorro. Sé que ella significaba
mucho para ti, y aunque se lo merecía, sé que te lastimé mucho. ¿Quieres un
abrazo?" Kushina extendió los brazos y, por primera vez en muchos años, el corazón frío de
Nick se derritió un poco cuando aceptó el abrazo de Kushina y lloró en su amplio pecho.
              Mierda, ¡en realidad no esperaba que aceptara la oferta! Sin embargo, el
arrepentimiento de Kushina tendría que esperar, ya que sus instintos maternos entraron en
acción, para su disgusto.
              "Ahí está, querido, sé que es difícil. ¿Quieres ir a buscar un helado y hablar de
ello?" Nick asintió en silencio mientras Kushina lo ayudaba a ponerse de pie.
              Voy a tener que sentarme uno de estos días y preguntarme si realmente vale la
pena ser un ser humano amable.
              -
              Bertha continuó revisando sus notas sobre Sasuke cuando se encontró con un
pasaje en particular que la hizo detenerse en sus lindas huellas de gatitos. Era una nota del
Shinigami que detallaba la educación tradicional Uchiha.
              "Los varones Uchiha a una edad temprana se ven obligados a someterse a la
prueba del palo para reprimir su enorme autodesprecio, su odio por todas las cosas y su
habilidad para ser manipulados por pedófilos, o como les gustaba decir tiernamente a los
ancianos del clan. "manejar el increíble poder del clan Uchiha". Para lograrlo
correctamente, un Uchiha debe seleccionar un palo de entre diez palos diferentes, elegidos
por ellos dependiendo de cuánto sientan que deben tomar "correctamente manejar el
asombroso poder que les otorga su acervo genético. "Luego deben ir a una habitación
aislada en el complejo Uchiha y luego sumergir el palo elegido en su trasero
repetidamente hasta que encaje cómodamente en ellos. Una vez hecho esto, el Uchiha es
considerado un adulto y capaz de manejar toda la adversidad que "ser el mejor" puede
traer sobre ellos. Lamentablemente para el joven Sasuke, su hermano mayor olvidó pasar
este ritual sagrado a su hermano pequeño mientras estaba masacrando a su familia. Con
ese secreto l Para siempre para Sasuke, su imbécil interior es libre de vagar por donde
quiera, para horror de todos los que se crucen en su camino.
              Bertha no pudo evitar resoplar divertida ante las notas del Shinigami. Ese hombre
tenía una cara terrible, pero una chica podría acostumbrarse a estar cerca de un chico con
un sentido del ingenio tan prodigioso.
              Cerrando sus notas, miró a Sasuke que seguía cavilando, aunque era más una prole
"pensante" y menos una prole de "Odio mi vida", lo cual fue visto como una mejora en lo
que a Bertha se refería. Bertha sonrió con maldad al pensar en sus maravillosos planes para
el futuro de Sasuke.
              Pronto mi pequeño chico emo, pronto experimentarás tu peor
pesadilla. Kukukuku.
              Minato había estado solo en el espacio en blanco por unas horas, su postura era
totalmente relajada y su respiración era muy regular. Al observador casual le parecería que
él era la persona más relajada de toda la realidad, sin una sola preocupación en el
mundo. En cierto modo, esto era cierto, no temía, temía ni anticipó lo que estaba a punto de
suceder en lo más mínimo. Simplemente iba a ser. Había reunido toda su furia, odio y
remordimiento en una pequeña bola apretada dentro de su mente y cuando la soltara sobre
Hidan, sería liberada. Nada más y nada menos. Minato no parpadeó cuando el botón de cola
presionó "uno" y Minato lo presionó sin ninguna vacilación.
              Un hombre de cabello gris muy claro entró en el espacio en blanco. Sobre su
hombro izquierdo descansaba una enorme guadaña de tres hojas y su capa negra con nubes
rojas descansaba firmemente contra su cuerpo. A juzgar por la expresión de su rostro,
estaba lívido.
              "¿Cómo morí? Solo estuve enterrado por unos minutos, Jashin debería haberme
protegido, ¿¡qué diablos es esta mierda !?" Sí, estaba lívido.
              Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para componer sus pensamientos. El Destello
Amarillo estaba frente a él de inmediato y Hidan, sin siquiera reconocer adecuadamente
que había alguien frente a él, dio un paso atrás. Sus instintos de supervivencia eran buenos,
incluso en la muerte.
              Simplemente no lo suficientemente bueno.
              Se tomó un momento para observar los rasgos de Minato y lo reconoció de
inmediato.
              "Tú eres el Yondaime-" Hidan no tuvo tiempo de terminar su oración, sin
embargo, Minato lo interrumpió.
              "Bienvenido al infierno, miserable hijo de puta." Con solo esas palabras para
saludar al Destello Amarillo se desvaneció de la vista de Hidan, y en un segundo el alma de
Hidan cayó en la oscuridad, su cuerpo espiritual aterrizó cayendo como una roca al suelo.
              Minato estaba de pie sobre él, sus ojos mirando al hombre, la furia en esos ojos era
incontestable, no contaminada por buenas intenciones.
              En algún lugar, el Shinigami puso sus palomitas de maíz en el microondas y
preparó los refrescos. Pronto iba a haber algunos gritos de alta calidad.
             
* Capítulo 20 *: Donde un hombre aterrador se encuentra con un hombre
más aterrador
 
              Capítulo 20: Donde un hombre aterrador se encuentra con un hombre más
aterrador
 
              El Shinigami se acomodó en su asiento y comenzó a masticar sus palomitas de
maíz mientras esperaba que comenzara la acción. La habitación a su alrededor se oscureció
cuando la pantalla grande frente a él se encendió y comenzó a comer su delicia de
mantequilla con mayor fervor, sabiendo que disfrutaría enormemente de la próxima
presentación de cómo patear el trasero de un hombre.
              Antes de que comience su función, disfrute de estas vistas previas de nuestros
patrocinadores. El rostro del Shinigami comenzó a temblar cuando arrojó su bolsa de
palomitas de maíz a un lado e hizo un puchero con toda la fuerza de ocho niñas de doce
años, lo que francamente es una cantidad asombrosa. Y sí, los pucheros se miden en
unidades de niñas de doce años * (1).
              "Malditos patrocinadores, voy a torturar a alguien por esta demora en mi
entretenimiento, y será una tortura gloriosa". La amenaza del Shinigami, como siempre, no
fue vana. Con un suspiro, miró los mensajes de los patrocinadores con poco interés.
              Hidan era un niño de solo cinco años que tropezaba con un camino de
ladrillos. Estaba completamente perdido y muy asustado. Nunca antes se había separado de
sus padres, y sus pequeñas piernas solo podían llevarlo hasta cierto punto. Había rogado a
sus padres que lo llevaran con ellos en su viaje durante mucho tiempo, y con gran
vacilación, finalmente cedieron. Así que, por supuesto, una hora después de llegar a esta
nueva ciudad, se había alejado y se había perdido.
              Se encontró frente a un templo increíblemente alto de algún tipo en las afueras de
la ciudad. Los escalones de piedra se apilaban frente a él por lo que parecían millas en la
cima de una colina gigante. Hidan apenas podía distinguir el símbolo en la parte superior
del santuario que decía "Jashin" en letras de color rojo oscuro. Hidan no sabía por qué, pero
sintió una repentina sensación terrible cuando leyó el nombre, como si algo horrible
estuviera escondido dentro del nombre, algo antiguamente malvado. El primer, segundo y
último instinto de Hidan fue huir de ese santuario lo más rápido que pudiera. Sus jóvenes
piernas temblaron mientras retrocedía lentamente, directamente hacia una figura que no
había estado allí hace un momento.
              "Digo joven; es prudente estar atento a por dónde vas. Las personas menos
amistosas que yo podrían sentirse ofendidas por ser topadas con tanta rudeza". Hidan no
entendió lo que significaban algunas de esas palabras, pero la mano suave en su hombro lo
consoló, la voz parecía lo suficientemente amigable. Estirando el cuello para ver al hombre
que se elevaba sobre él, entrecerró los ojos en confusión. El hombre parecía tan normal en
todos los aspectos; fue discordante, incluso para un niño de cinco años. El hombre sonrió
benignamente al chico.
              "¿Qué tal si te llevo a mi templo por estas escaleras y puedo traerte una bebida
caliente?" Esto provocó alarmas en la mente joven de Hidan, ya que había escuchado de sus
padres lo que les sucedió a los niños pequeños que iban a los santuarios con hombres
mayores aparentemente normales; nunca terminó bien. Lamentablemente para el niño, el
hombre no permitió que su agarre en el hombro del niño flaqueara, por lo que los intentos
del niño de huir resultaron infructuosos.
              "Insisto, Hidan-san." Con esas palabras, el joven conocido como Hidan murió y
fue reemplazado por un monstruo.
              Jashin siempre estuvo impresionado con su propia habilidad para romper la mente
de un objetivo, especialmente si comenzaste siendo joven. Comenzó tan simple, todos
tenían a alguien a quien querían complacer en su vida, y él simplemente tomó esa ferviente
necesidad y la manipuló para sus propios fines. Siempre tuvieron la opción de no cederle
sus vidas y sus almas; se decía a cada paso. En cada decisión, podrían liberarse de su
alcance. No le importaba que hubiera diseñado de manera experta a todos sus sujetos para
que siempre se negaran, si le daba la opción, todavía estaba dispuesta. Aunque en el caso de
Hidan no tenía por qué esforzarse tanto, el chico tenía una racha cruel de una milla de
ancho. Años más tarde, incluso él quedó impresionado por la forma en que su protegido
había torturado a sus padres hasta una muerte lenta y agonizante. Hidan había sido su
alumno estrella y había disfrutado de un ascenso meteórico a la infamia en el mundo
shinobi, gracias a los dones de su dios patrocinador.
              Pero como ocurre con todas las cosas buenas, llegó a su fin. Siempre fue así.
              Hidan se despertó aturdido, la cabeza le latía con fuerza. Trató de enfocar su visión
pero no pudo, su entorno permanece borroso incluso mientras trata de ponerse de pie.
              "Sabes, pensé que eras un Ninja Clase S, pero aquí estás tropezando por un solo
golpe. Ese tipo Jashin debe tener estándares muy bajos para sus subordinados si eres
considerado el mejor". Hidan gruñó en su furia, y luego rápidamente cayó sobre su trasero
mientras trataba de arremeter contra el hablante solo para desequilibrarse.
              "¡No te atrevas a pronunciar el nombre de Jashin! ¡Tu boca no es digna!" Hidan se
levantó del suelo y tropezó un poco más, su visión no era más que un borrón de colores y
luces. Lo último que recordaba era el Yondaime Hokage, un hombre muerto desde hacía
unos buenos quince años, parado frente a él. Así es, estaba muerto. Atrapado por ese
maldito mocoso, pensó que habría tenido más tiempo para planear un escape, la muerte
había llegado de repente.
              Ahora aquí estaba, casi ciego frente a un oponente que solo había sido derrotado
por un oponente que se decía que podía hundir países enteros en una noche, y estaba en sus
términos. ¡Qué jodida mierda!
              Minato cruzó los pocos pies entre ellos y golpeó a Hidan con fuerza, tirándolo de
nuevo al suelo; el golpe despejó un poco la cabeza del hombre mientras su visión se
aclaraba para ver lo que le rodeaba.
              "Bienvenido al infierno, como dije, Hidan-san." Hidan miró directamente a los
ojos de Minato y no vio nada más que triunfo en sus ojos, una victoria total y segura.
              "¡El infierno no puede contener a un sirviente de Jashin, tonto!" Hidan comenzó a
reírse del hombre, sin comprender aún su situación en lo más mínimo.
              Minato, sin embargo, no estaba en su habitual humor despreocupado.
              Agarró bruscamente a Hidan por el cuello de su capa y lo arrojó unos buenos tres
metros contra una pared de ladrillos, contra la que Hidan se estrelló con toda la gracia de un
camión. La pared ganó, sin ceder ni un centímetro. Hidan gimió mientras se desplomaba en
el suelo, su espalda y cabeza palpitaban de una manera que no había sentido en años.
              "El problema con personas como tú, Hidan, es que pregonas las virtudes del
asesinato y la muerte, pero te escondes detrás de poderes más grandes que tú para
evitarlo". La voz de Minato carecía de mala intención y era tan silenciosa que Hidan pudo
distinguir claramente el sonido de las botas del hombre mientras el rubio se acercaba a él a
paso firme. Minato alcanzó a Hidan y agarró un puñado de cabello del hombre y tiró de él
hacia arriba, lo cual fue bastante doloroso si el grito del hombre canoso era un
indicador. Hidan le dio un salvaje golpe a Minato, quien pareció sonreír ante el puño que se
acercaba; su cabeza estaba fuera de peligro mucho antes de que el golpe se acercara a él,
como si supiera dónde se suponía que aterrizaría el golpe antes de que siquiera comenzara
su movimiento, falló por unos buenos dos pies. Hidan no tuvo tiempo de reflexionar sobre
cómo un hombre podía ser tan rápido cuando la rodilla de Minato se estrelló contra su
estómago provocando que Hidan tosiera un poco de su propia sangre. Minato vio la sangre
saliendo de la boca de Hidan al suelo, y le gustó bastante el aspecto de la sangre de este
hombre. Clavó su rodilla en su estómago repetidamente, cada vez con la misma fuerza que
la primera, cada vez provocando que Hidan tosiera más y más sangre hasta que Minato
cedió y soltó el cabello del hombre. Sin el apoyo de Minato, Hidan colapsó en el suelo,
agarrándose el estómago. Hidan apretó los dientes para no gritar. ¿Habían pasado años
desde que sintió tanto dolor, todo por unas simples patadas? Sin embargo, Minato no estaba
interesado en darle un respiro a Hidan, ya que aterrizó una patada rápida en la rodilla del
especialista en rituales. Esta vez, Hidan no pudo evitar gritar.
              "Entonces," la voz de Minato se elevó para ser escuchada sobre los terribles gritos
de Hidan, "Debes estar preguntándote ahora por qué hay genin ahí afuera que pueden
recibir una paliza más que tu lamentable trasero. Déjame decirte algo sobre yo, Hidan. Soy
muy bueno en lo que hago; siempre lo he sido. Hice una reverencia a toda una nación antes
de cumplir los veinte. Desafié cada oportunidad remota que tuve en toda mi vida y logré mi
sueño de ser Hokage . Combiné poderes con los del zorro de nueve colas y demostré ser su
igual. ¿Quieres saber por qué eres débil ante mis ataques? ¡Porque jodidamente quiero que
sea así! " Minato estaba sumamente satisfecho de que los ojos de Hidan se abrieron
momentáneamente, su discurso infundió un miedo profundo dentro del hombre.
              Bueno, no es estrictamente cierto, en realidad tiene más que ver con el hecho de
que su alma, su verdadero yo, es en realidad patéticamente débil. Habiendo pasado todos
esos años como un devoto adorador de Jashin, ese 'dios' había tomado su miserable alma
a dar una vuelta y lo había dejado con poco más que una bola de polvo y una nota de
"gracias por la comida, idiota". Por supuesto, a Hidan no le importaba un comino hasta
que estuviera en el suelo ahora mismo. Los precios que algunos hombres pagan por el
poder y los ojos que se vuelven ciegos ante la corrupción.
              Pensar en eso hizo que la ira de Minato volviera con toda su fuerza, mientras le
daba otra patada a la rodilla ya rota del hombre, provocando otro grito.
              Hidan, a pesar de que estaba sufriendo, se rió desafiante del ninja de cabello rubio,
aunque la lucha que le quedaba en realidad era indeterminable.
              "Jashin me salvará; ¡un hereje como tú no es nada! ¿Me escuchas? ¡Joder
nada!" La voz de Hidan contenía no poca locura; su mente no está firmemente arraigada en
su realidad actual.
              Si Hidan estuviera un poco más consciente, habría notado que el rostro de Minato
se llenó de una sonrisa, y qué sonrisa tan terrible era. Sacó el archivo de Hidan de la nada y
sacó la carta que Jashin le había dado solo un par de días antes.
              "Me temo que Jashin ya me ha informado que ha hecho una mala inversión en ti y
ya no requiere tus servicios, ni le importa lo que haga contigo". Minato sentó el pedazo de
papel junto a la forma ensangrentada de Hidan. Lo miró con cansancio por un momento
antes de tomarlo en su mano y leerlo lentamente, como no se lee de otra manera cuando tu
cabeza palpitaba tanto como la de Hidan. Sus ojos se abrieron con furia cuanto más leía. La
gota que colmó el vaso, sin embargo, fue la nota al final.
              " Diviértete lo que quieras con él, Minato-kun, me ha fallado demasiadas veces.
Espero que disfrutes este regalo; soy un hombre que rara vez los da.
              Atentamente,
              Jashin "
              Hidan se levantó, su cuerpo aparentemente se estaba recuperando de la brutal
paliza que Minato le había dado unos momentos antes. Sus ojos ya no tenían el más
mínimo atisbo de cordura.
              "¡YO TE VOY A MATAR!" La guadaña de Hidan apareció en sus manos
mientras corría hacia adelante, más rápido que nunca, con la intención de cortar a Minato
en pedazos.
              Los ojos de Minato se entrecerraron mientras su cuerpo se ponía rígido de
anticipación.
              Veo el último suspiro desesperado antes de aceptar tu tormento.  Muy bien, Hidan,
me aseguraré de darle el debido respeto a tu exceso de orgullo. Minato estaba concentrado
intensamente en Hidan, quien parecía estar en cámara lenta desde la perspectiva de Minato.
              El mundo de los vivos, el mundo de los muertos; Simplemente no importaba. No
importa dónde se hayan podido encontrar Hidan y Minato en el campo de batalla ...
              Superado era una palabra demasiado generosa para describir la diferencia entre
estos dos hombres.
              Minato tenía un rasengan en su mano derecha casi al instante. Esta vez, sin
embargo, decidió agregar algo de fuego a su composición. Después de todo, necesitaba
practicar con su elemento más débil de vez en cuando.
              Minato saltó directamente hacia Hidan, bajó los hombros para darle la imagen de
un cohete disparándole directamente a Hidan. Su mano derecha se extendió justo cuando
estaba a punto de pasar a Hidan, su rasengan imbuido de fuego se estrelló contra la sección
media del hombre. Hidan inmediatamente deseó no haber elegido esta pelea. Sus gritos
eran música para los oídos de Minato, una parte de él deleitándose en la completa agonía
del otro hombre. Minato observó sin cuidado cómo la fuerza de su técnica empujaba
violentamente a Hidan contra la misma pared en la que acababa de ser pateado antes. Sin
embargo, esta vez la pared resistente no fue rival para el impacto del cuerpo de Hidan, ya
que fue destrozado. La carne quemada de Hidan comenzó a llenar el aire con su olor
mientras gritaba, rogando a alguien, a cualquiera, que lo salvara.
              Hidan no sabía cuánto tiempo estuvo en el suelo, aparentemente ardiendo desde el
interior. Las llamas consumían su alma malvada, cocinándolo mientras él era muy
consciente de que lo estaban cocinando. Tuvieron que haber pasado horas antes de que las
llamas finalmente amainaran. * (2) Hidan, su cordura regresando a él de entre las llamas,
miró con horror al hombre de cabello rubio que se acercaba lentamente a él.
              "¿Qué vas a?" La voz de Hidan era temerosa, su espíritu de lucha completamente
destrozado. Fue derrotado en todos los sentidos de la palabra. Su desafío que había
mostrado tan orgullosamente momentos antes con tanto entusiasmo se había desgarrado
ante la horrible furia del Destello Amarillo. Minato se alzó sobre él por un momento,
haciendo que Hidan se estremeciera. Minato se quedó encima de él sonriendo con
satisfacción ante la reacción antes de tomar asiento junto al hombre, mirando al sol distante
mientras el cuerpo de Hidan estaba demasiado exhausto para alejarse.
              Cuando Minato habló, su voz era tranquila y su cuerpo estaba a gusto. Parecía que
Minato había satisfecho su inmediato deseo de lastimar al hombre.
              "Soy un hombre, como cualquier otro. La diferencia entre nosotros no es la de un
humano y algo más allá de eso, sino de débil y fuerte. Tú, toda tu vida, has entregado más y
más de ti mismo a Jashin. Tu alma ahora no solo está corrupta, sino también débil. Si pones
tu fe y tu poder en algo que no te respeta, terminarás en un estado tan lamentable como
este. Todos tienen la oportunidad de tomar las decisiones correctas. , Hidan. Podrías haber
rechazado su oferta ese día. Podrías haberte avergonzado de que te pidieran que mataras a
alguien y decirle que eso era todo. Podrías haber elegido no matar a personas inocentes, a
matar niños. Podrías haberlo hecho muchas cosas para salvarse de este destino, pero nunca
lo hizo ".
              Hidan no lo negó. A pesar de todo su odio hacia el hombre, incluso un tonto como
Hidan no podía ocultar la verdad que era evidente frente a él: lo había jodido, a lo
grande. Había pensado que los poderes que le había otorgado el gran Jashin serían
suficientes. Lo habían sido durante mucho tiempo, pero parecía que la pasión de este
hombre era más fuerte que incluso su dios. Echó una mirada a Minato que estaba mirando
hacia adelante, su rostro tranquilo, sus ojos en paz. Era difícil de creer apenas unos minutos
antes de que este hombre le hubiera estado dando una paliza salvaje que pensaba que nunca
iba a terminar. Hubo muchos rumores, historias y cuentos fantásticos en torno a Namikaze
Minato, el destello amarillo de Konoha. No se podía pasar por Iwa sin escuchar historias de
terror en las viejas tabernas; incluso después de quince años desde que el hombre estaba
vivo.
              Escena retrospectiva
              Hidan finalmente se había escapado de su compañero y decidió tomar un trago de
agua en la taberna local. Después de todo, incluso los asesinos homicidas y psicóticos
necesitaban saciar su sed de vez en cuando. Se acercó al tabernero y pidió un vaso de agua,
el hombre levantó una ceja pero no dijo nada mientras le entregaba su bebida al hombre de
cabello plateado.
              Hidan no pudo evitar escuchar la frenética discusión de un anciano ninja de Iwa
con un hombre mucho más joven en una mesa cercana.
              "No entiendes, joven; simplemente no eres lo suficientemente mayor para
recordar. El Flash Amarillo no era una especie de ninja; era un monstruo de destrucción
increíble. La peor parte es que, aunque Konoha es famoso por sus muchos linajes, que son
raros en todo el mundo, este hombre no tenía ninguno. Era el simple hecho de que ni
siquiera podías consolarte con el hecho de que estaba dotado con algo que no podíamos
obtener. Estaba tan perfectamente frotado en nuestras caras ; él era un mejor ninja que todas
nuestras fuerzas combinadas a través del trabajo duro. Cada muerte se hizo de un solo
golpe, cada trampa se ejecutó a la perfección. No puedes vencer a un Dios, joven;
simplemente no puedes vencer a un hombre que nunca comete un error. Eso fue con lo que
nos enfrentamos cuando tratamos con ese diablo amarillo ". La voz ronca del anciano
agregó algo de credibilidad a la historia, su miedo aún era palpable.
              Hidan respiró profundamente, amando ese aroma. El miedo era absolutamente
maravilloso. Miró su vaso de agua con una sonrisa malvada en mi rostro.
              "Bueno, me he aliviado de la sed, ahora es el momento de abrir el apetito". Dicho
esto, su cuerpo se transformó en el ritualista en blanco y negro y se rió cuando los gritos de
la gente comenzaron a resonar en la pequeña taberna.
              Fin del flashback
              Ahora Hidan lo entendía perfectamente. Estaba condenado y no podía culpar a
nadie más que a sí mismo. Por supuesto, no estaba arrepentido en lo más mínimo, y todavía
odiaba al hombre frente a él. Su alma malvada seguía siendo malvada, pero no estaba tan
delirando como lo había estado al comenzar el día.
              Minato lo miró y sonrió de una manera que Hidan tenía una sospecha de la que no
podía confiar.
              "Aunque esta área no es mucho en este momento, solo unas pocas casas
abandonadas de una tribu nómada perdida hace mucho tiempo, en unos quinientos años
más o menos comenzará a convertirse en una aldea. Una aldea bastante aburrida en lo que
respecta a la historia, de verdad. Nadie murió aquí, nadie se fue para convertirse en algo
grandioso. Son simplemente familias, viviendo, amándose, eventualmente muriendo,
dejando que la nueva generación repita el ciclo ". Minato miró con cariño a la futura aldea,
una chispa de algo que Hidan no pudo describir en los ojos de Minato mientras lo hacía.
              Era razonable, ¿cómo podía un hombre que nunca le había gustado nada o amaba a
nadie conocer esas emociones reflejadas en otro?
              "Entonces, ¿por qué estamos aquí entonces?" La pregunta de Hidan provocó una
risa de Minato, lo que provocó que el miembro de Akatsuki se tensara.
              "Este es tu castigo. Por el resto de tu existencia no harás nada más que vigilar esta
aldea y ver lo que realmente vale la vida. No tienes idea de lo que es la vida, Hidan, no
podrías entender la gravedad de lo que has hecho. Hay innumerables aldeas como esta en
muchos mundos, y aunque no tengo forma de interactuar con ellas, es fácil ubicarte aquí.
Estás restringido a los límites de esta pequeña aldea, y cuando deja de ser, otro pueblo, y
luego otro. Pensé en darte una paliza viviente durante un buen rato, pero entiendes
demasiado bien el dolor y el sufrimiento. Con el tiempo, te endurecerías, perdería el
sentido. Un día, Hidan-san, un día te darás cuenta del peso de tus acciones. Ese día gritarás,
gritarás tan fuerte y con tanto sufrimiento que no tendré más remedio que entrar en este
reino y presencie con júbilo cómo su propia mente se vuelve contra usted por los actos que
ha cometido omitido. Recuerda mis palabras, orgulloso miembro de Akatsuki, ese día
llegará y lo espero más de lo que puedas imaginar ".
              Minato se levantó de un salto y se quitó el polvo de los pantalones. Abrió un portal
al espacio en blanco antes de que Hidan lo detuviera.
              "Dijiste que puse mi fe en algo que no me respetaba, ¿en qué pusiste tu fe?" La
pregunta se dijo con bastante neutralidad, pero Minato entendió el desconcierto detrás de la
pregunta.
              "La Voluntad del Fuego, algo que no entenderías si pasara mil vidas explicándote,
me temo. Adiós." Con su despedida final, Minato desapareció, dejando a Hidan solo con
sus pensamientos.
              Ese idiota estúpido, no hay forma de que tenga una pizca de verdad en ello. Se
necesitará más que eso para quebrarme, maldito bastardo.
              Aunque Hidan lo pensó muy fuerte y enérgicamente, había una pizca de duda en
los rincones más oscuros de su mente. Ese núcleo algún día crecería, tal como Minato había
predicho, y lo consumiría de una manera que el propio Minato nunca podría soñar en
hacerlo.
              Minato apareció en el espacio en blanco para ver al Shinigami luciendo alegre por
una razón desconocida. De hecho, su jefe había estado muy ausente recientemente, lo cual
era muy inusual, ya que el dios de la muerte era tan autoritario como cualquiera que Minato
hubiera conocido.
              "Shinigami-sama, ¿qué has estado haciendo últimamente? Has estado muy
escaso." El Shinigami respondió rápidamente.
              "He estado conspirando". La espantosa figura hizo una mueca mental, dándose
cuenta de que había dicho eso por puro ego y reflejo. Probablemente no era bueno admitir
eso frente a la curiosa rubia frente a él.
              Minato arqueó una ceja ante la respuesta.
              "¿Trazar qué, exactamente?" Al Shinigami, en toda su grandeza, se le ocurrió la
respuesta perfecta que explicaba todo perfectamente de una manera muy razonable.
              "Un acre de tierra, ¿qué te importa?" Con esa respuesta nítida, el Shinigami
desapareció del espacio en blanco, dejando al hombre rubio atrapado allí en un estado entre
confusión e indignación. ¿Se suponía sinceramente que debía comprar tanta basura?
              Con otro suspiro, Minato se acercó a su escritorio y estaba a punto de sentarse
cuando vio una nota escrita a mano por Zabuza. Lo recogió y lo leyó.
              " Kakuzu de Akatsuki murió, ya que estabas preocupado por su compañero, decidí
juzgarlo yo mismo, no pensé que te importaría,
              Zabuza "
              Minato parpadeó una vez. Luego volvió a parpadear. Para cuando sus ojos se
abrieron desde su tercer parpadeo, el espacio en blanco previamente prístino se había vuelto
completamente negro, y la única luz visible fuera de los oscuros recovecos de la habitación
eran los ojos amarillos de Namikaze Minato.
              “ ¡ZABUZA! ” El hombre, a dieciocho dimensiones de distancia, se orinó en los
pantalones mientras todos en el más allá escucharon el grito del rubio.
* Capítulo 20.1 *: No capítulo 2: La diplomacia de Minato
 
              Historia paralela: Diplomacia
 
              Namikaze Minato fue muchas cosas en su vida, pero el paciente no estaba entre
ellas. La mayoría de los ninjas se habrían satisfecho con una técnica que podría matar a
sesenta ninjas por minuto, pero no a Minato. Para cuando Minato terminó su entrenamiento,
el concepto de un límite era casi ridículo cuando se trataba de su potencial asesino en el
campo de batalla. Los ninjas legendarios tenían poder, habilidad y una abrumadora
necesidad de ser mejores en lo que hacen que los demás. En este caso, la especialidad de
Minato era matar ninjas al por mayor y no había forma de detenerlo. Misión cumplida:
tenía bastante bien acorralado el mercado de esa habilidad en particular.
              La paciencia, sin embargo, era todavía un gran trabajo en progreso. Minato había
estado haciendo todo lo posible para desarrollar un sentido adecuado del concepto desde
que se convirtió en Hokage, pero fue una tarea difícil para él cuando se enfrentó a gente
molesta. Cuando estás en el campo de batalla, las personas que son molestas, estabas a un
kunai afectado por focas de especialidad lejos de la muerte. Como Hokage, había que
mimar a las personas molestas. Tenía varias docenas de personas así frente a él en este
mismo momento. Dos familias nobles, cada una de las cuales tenía una influencia
considerable dentro de la tierra del fuego, se habían metido en una gran disputa, y ahora
necesitaban que el Hokage resolviera el asunto por ellos, ya que el Daimyo era demasiado
cobarde para tomar partido en este asunto. Minato suspiró, habiendo desconectado a los
líderes de ambas familias hace un tiempo a favor de dejar que su mente vagara hacia su
esposa embarazada y la familia que tendrían en breve. La vida había sido extremadamente
amable con él, señaló Minato. Minato fue sacado de sus pensamientos cuando el líder de
una de las familias comenzó a hablar una vez más.
              "Kizan-san, tu allanamiento desenfrenado en nuestra propiedad es una mancha
inaceptable del honor de mi familia. ¡Exijo la mitad de tu patrimonio por tal insulto! Si no
lo recibimos de inmediato, esto significa guerra." El hombre al que se dirigía, Kizan Ari, ni
siquiera movió un músculo cuando el hombre le habló de una manera tan dura. Sus ojos
oscuros abrieron un agujero en el otro hombre que comenzó a sentirse incómodo bajo la
mirada. Finalmente habló.
              "No hubo traspaso. Vete al infierno, Shina-san." La otra familia saltó de sus
asientos con furia y comenzaron a gritar furiosamente, como solía hacer la gente cuando
estaba furiosa y hacía las cosas con furia. La otra familia no tomó bien los gritos y comenzó
a gritar de la misma manera. Sin embargo, a pesar de todos sus nobles gritos, fue la voz
más tranquila de la sala la que ganó el día.
              "Por favor, cálmense, todos ." Ambas familias hicieron una pausa de inmediato,
sus gritos muriendo en sus gargantas. Minato, por supuesto, nunca dirigiría ni la más
mínima intención de matar a ninguno de estos nobles. Incluso una pizca de energía tan
potente los mataría a todos antes de que alguien pudiera parpadear. Si bien ninguna
intención asesina está muy bien, el instinto humano de sobrevivir puede decir cuándo hay
un depredador cerca, de mal humor y muy por encima de su capacidad, independientemente
de la falta de pistas adicionales. La voz de Minato, aunque tranquila y educada, hizo
entender que todos estaban al tanto.
              Así que todos se sentaron y se callaron.
              "Gracias. He estado escuchando esto durante horas, así que con el debido respeto
tengo mucho trabajo importante que hacer hoy. Voy a leer los relatos de ambas partes con
todo el peso que merecen," Ninguno en absoluto, arrogantes pedazos de basura , "y luego
leer el informe oficial antes de tomar mi decisión final". Normalmente, cuando hablaban
con el daimyo, familias nobles tan prestigiosas pedían ser escuchadas repetidamente
después del mismo tipo de declaración que Minato acababa de hacer, sin embargo, todos
asintieron en silencio, ansiosos por alejarse de este hombre aterrador.
              Minato abrió el archivo frente a él que contenía solo una hoja de papel y lo hojeó
brevemente antes de inclinar la cabeza hacia un lado mientras fruncía el ceño. Volvió a leer
el documento, esta vez sin hojear nada, asegurándose de que entendía cada palabra del
documento antes de respirar hondo y cerrar el expediente del caso. Todos los demás en la
habitación estaban muy tensos, sintiendo el cambio de comportamiento con el Hokage de
inmediato.
              El hecho de que la temperatura de la habitación pareciera descender unos buenos
veinte grados también ayudó a significar el cambio para las personas menos sintonizadas
socialmente en la habitación. Cuando habló el Yondaime Hokage, había un poco de
incredulidad en su voz.
              "Así que permítanme resumir la situación entre sus dos familias. Un miembro de
una familia tropieza con una valla inestable y rompe una parte de ella. Momentos después,
un miembro de la familia que era dueña de la valla apareció en escena con rabia y comenzó
para gritar. El joven que había roto la cerca rápidamente lo negó, y aquí estamos ahora. Un
lado alegando cargos de allanamiento masivo y el otro actuando como si nada hubiera
ocurrido. ¿Entiendo bien esta situación? " Todos en la sala asintieron al unísono, demasiado
asustados para hablar.
              "Ok, esto es lo que voy a hacer. Voy a caminar afuera para escribirle al Daimyo
una carta muy directa sobre las responsabilidades de manejar sus propios deberes en lugar
de perder el tiempo de su líder militar. Cuando regrese, Espero que todos aquí hayan
resuelto todo de manera civilizada o de lo contrario tomaré una decisión personalmente,
que puede o no involucrar mucha sangre ". Minato salió de la habitación, sin decir una
palabra más. Cuando regresó, minutos después, toda la situación se resolvió y nadie tenía
una sola cosa que decir negativamente el uno al otro. Eso es resolución de problemas.
              Al día siguiente, el Daimyo casi tuvo un ataque al corazón cuando abrió una carta
firmada de la oficina del Hokage solo para que un kunai saliera y casi le cortara el órgano
reproductivo, el arma no dio en el blanco por apenas unos centímetros. Cuando sintió que el
corazón del Daimyo ya no iba a explotar, miró la carta.
              Querido Daimyo-sama,
              Fíjate que soy tan bueno sellando habilidades que puedo sellar un arma mortal en
una letra y apuntarla exactamente a treinta centímetros de tu cuerpo. Notaré que cuando
me molesta que pierdo el tiempo en asuntos insignificantes que no conciernen a mi oficina,
mi pueblo o mis responsabilidades para con mi gente, mis habilidades disminuyen
ligeramente. Cada vez que me envíes otro caso frívolo, te enviaré un kunai sellado de la
misma manera que lo hice hoy.  Déjame preguntarte, Daimyo-sama, ¿cuántas más de estas
cartas crees que puedes permitirte recibir? Espero que mi punto haya quedado claro.
              Suyo muy sinceramente,
              Namikaze Minato.
* Capítulo 21 *: Preludio a la diversión
 
              Capítulo 21: Preludio a la diversión
 
             
 

             
              Al ninja rubio no le gustaban las sorpresas. Las sorpresas generalmente terminaban
mal. ¡Te emboscan, sorpresa! Kyuubi ha sido convocado por un loco hambriento de
venganza, ¡sorpresa! Descubres que tu esposa se olvidó de tomar anticonceptivos,
¡sorpresa! Minato hizo una mueca mentalmente al pensar en el último. Por mucho que
hubiera esperado ser padre después de que su conmoción inicial desapareciera, y no podía
estar más orgulloso del joven en el que se había convertido Naruto, su uso de la palabra
"accidente" para describir el embarazo no le hizo bien. sentimientos cualquier justicia. Las
cosas se habían puesto feas rápidamente. Hablando de abortos, Zabuza iba a tener su
existencia abortada si no entraba rápidamente en el espacio en blanco. Minato le había
dejado perfectamente claro a su asistente que Akatsuki iba a ser tratado por él,
exclusivamente por él. No hubo lagunas ni momentos en los que este no fuera el caso. La
cantidad de cuadros, gráficos y diagramas que se usaron para describir este concepto a
Zabuza había llevado semanas armarlos. Entonces, cuando Zabuza le dijo que entendía que
Minato quería ser el que cuidara hasta el último miembro de Akatsuki, el legendario ninja
pensó que era seguro dejar el asunto en paz.
              Eso es lo que Minato tiene para pensar.
              Minato no tuvo que esperar mucho para que Zabuza entrara en el espacio en
blanco; llegó unos momentos después de que Minato le gritara. Zabuza parecía
demacrado; su ropa estaba rasgada en varios lugares y el sudor cubría buena parte de su
cuerpo. Minato miró a Zabuza a los ojos y vio mucho miedo dentro de ellos, para su deleite.
              "Eso fue rápido, Zabuza-san. Esperaba tener que cazarte yo mismo. Tal coraje
es admirable. " Los ojos de Minato brillaron cuando dijo la última palabra, dejando que
Zabuza supiera que Minato sabía que su subordinado hubiera preferido estar en cualquier
lugar. en la totalidad del tiempo y el espacio en este momento que su posición actual.
              "Fui asaltado por un grupo de personas que estaban aterrorizadas de ti y me
empujaron a un portal dimensional al Espacio Blanco". Zabuza se rascó la nuca,
obviamente tratando de quitarse el nerviosismo de estar frente a Minato. Había pensado que
estaba haciendo algo bueno al cuidar de Kakuzu.
              Eso es lo que Zabuza tiene por pensar.
              "Zabuza-san, creo que te dejé muy claro que iba a manejar a cada miembro de
Akatsuki. Admito que no tengo idea de dónde me equivoqué. Examinemos cada uno de mis
gráficos en orden y tal vez puedas decir me la confusión aquí ". Minato se inclinó detrás de
su escritorio, sacó varios gráficos y los dejó sobre su escritorio. Cogió el primero y se lo
mostró a Zabuza. Era un gráfico circular.
              "Verás, este gráfico tiene una pantalla a color a la derecha aquí, azul significa
Minato y rojo significa Zabuza. Como puedes ver, el círculo con el encabezado" ¿Quién se
va a encargar de los miembros de Akatsuki? "Es solo el color azul. Ahora Zabuza, ¿a qué
conclusiones puedes sacar de esto? " Zabuza suspiró, sabiendo que iba a tener que seguir el
juego aunque solo fuera por su propia seguridad.
              "Que eras responsable de hasta el último miembro de Akatsuki." Minato asintió
con la cabeza con entusiasmo ante la respuesta de Zabuza. Colocando el gráfico circular en
su escritorio, Minato tomó un gráfico de barras que tenía una designación similar a la
anterior.
              "¿Qué ves en este gráfico, Zabuza?" Zabuza comenzó a responder con seriedad
una vez más, pero Minato detuvo la respuesta con una mano en la garganta del shinobi. Los
ojos de Zabuza se agrandaron mientras trataba de apartar la mano de Minato de él, con
poco éxito. Los ojos de Minato se clavaron en los de su asistente, los orbes azules
mostraban solo una emoción, y esa emoción estaba muy enojada en ese momento.
              "No, Zabuza, permíteme explicarte. Este gráfico, y los otros que he preparado,
dicen una afirmación singular y simple: Akatsuki era mío y solo mío. Así que no te
preocupes por defenderte, tus gritos de dolor inauditos bajo mi agarre habrá suficiente
satisfacción para saber cuánto lo lamentas en realidad ". Minato continuó apretando la
garganta de Zabuza. Parecía que estaría contento con continuar su divertido juego de "ver
cuánta fuerza se requiere para romper el hueso del cuello de Zabuza" durante todo el día,
pero, por desgracia, no podríamos averiguar el alcance de su capacidad de atención como
una respuesta muy obvia y muy fuerte. , y una tos seca con las manos interrumpió las
atenciones de Minato.
              El Shinigami se lamió los dedos lentamente; las sobras de palomitas de maíz
mantecosas aún frescas en sus dedos huesudos todavía eran bastante deliciosas. Cómo le
encantaba una buena bolsa de palomitas de maíz con sus matanzas; Realmente no había
ningún regalo tan apropiado para una situación como las palomitas de maíz para un
matadero. Por mucho que le hubiera gustado disfrutar de otra bolsa mientras Minato le
chupaba la vida a Zabuza, estaba tristemente consciente de que el horario de Minato iba a
mejorar en un futuro muy cercano y no tenía el tiempo en su calendario (1 ) por sutilezas
como encontrar un nuevo asistente para reemplazar al que acabas de matar.
              "Realmente deberías aprender a ser más gentil, Minato-kun. No sé mucho sobre
anatomía humana (2), pero creo que incluso en forma espiritual tu raza requiere que un
cuello funcione para continuar con tu existencia". Ante la no tan sutil reprimenda del
Shinigami, el rubio ex Hokage tiró a Zabuza como una muñeca de trapo y regresó a su
asiento. El Dios de la Muerte se acercó al escritorio de Minato casualmente, su rostro se
torció en su sonrisa habitual. (3)
              "Minato, debo confesar una pequeña cantidad de sorpresa en la escena que veo
ante mí. Usualmente eres la última persona que esperaría que estuviera tratando de matar a
uno de tus subordinados; debo estar contagiéndote un poco. " Ante esto, los ojos de Minato
comenzaron a temblar, sin encontrar la comparación entre los dos apta o halagadora en lo
más mínimo.
              "Más concretamente, mi querido sirviente, creo que no le estás dando suficiente
crédito a Zabuza por el buen momento que le mostró a ese compañero Kazuku. Creo que
necesitas tomarte un día libre y hacer un recorrido por la zona cero para la operación
Kazuku que Zabuza lo logró tan magistralmente en unas pocas horas. Te estás poniendo
demasiado nervioso, Minato-kun, delegar en subordinados debería ser un placer, no una
carga. Ahora vete, antes de que empiece a mutilar cachorros ". El Shinigami agitó una
mano huesuda para despedir a Minato.
              "Shinigami-san, no puedes entrar en mi dominio y echarme. Entonces, ¿qué tal si
te vas de mi oficina?" Los ojos de Minato brillaron peligrosamente y el Shinigami se tomó
un momento para evaluar al rubio. El Shinigami no se perdió la falta de respeto en la forma
en que Minato se dirigió a él. Sintió su esencia hormigueando por la rabia no reprimida que
Minato estaba desprendiendo; fue casi abrumador. Cada mortal tenía defectos, y su
precioso Minato no era diferente. Para un ninja, había peores defectos que el que tenía
Minato. En pocas palabras, fue una sed de sangre muy potente. Una vez que el ninja se
puso en marcha, sus instintos se hicieron cargo. Akatsuki lo enfureció tanto que en lugar de
poder actuar racionalmente como él quería, permitió que su yo interior se hiciera cargo.
              El Diablo Amarillo de Konoha se desató una vez más sobre esos desgraciados
tontos. Sin embargo, como siempre, no pudo evitarlo. Así que aquí estaba mirando con toda
la intención asesina que pudo reunir, no poca cantidad, a la Muerte misma. El Shinigami
miró a Minato amablemente. Si Minato estuviera pensando con más claridad, se habría
dado cuenta de que la mirada era demasiado amable. Antes de que nadie pudiera parpadear
(4), el Shinigami estaba detrás de Minato y había puesto su mano sobre el hombro de
Minato.
              Para el ex Hokage, el mundo se enfrió instantáneamente. El toque gélido de la
muerte se extendió por su alma y su conciencia. El Shinigami cedió cuando Minato fue de
cara a su escritorio, gimiendo de dolor y tratando de recuperar el aliento.
              "Minato-kun, aunque tu valentía es incuestionable, tal vez deberías aprender a
reinar sobre tus propios demonios antes de enfrentarte a un dios, ¿no crees?" El Shinigami
se inclinó y le susurró al oído a Minato.
              "Ahora sal de mi vista y haz tu trabajo. Eres una gran alegría para mi existencia,
pero realmente debes conocer tus límites". Minato se puso de pie tambaleándose, y su
respiración regresó lentamente a él. Su ira lo había abandonado en el momento en que el
Shinigami le había tocado con su toque escalofriante. Minato tomó a Zabuza por la nuca y
los teletransportó a los dos.
              El Shinigami dejó escapar un suspiro y se sentó en la mesa de Minato.
              "Aprende tus límites mientras todavía tienes límites para aprender Minato-kun,
ciertamente es divertido tenerlo cerca". El Shinigami, dándose cuenta de que había
comenzado a hablar consigo mismo, desapareció del Espacio Blanco con el fin de perseguir
su último complot para torturar a un alma terrible fuera de su asignación diaria de felicidad.
              En algún lugar no revelado
              Sasuke estaba cavilando.
              Konoha
              Danzou se sentó en su escritorio y reflexionó sobre su situación actual. Había sido
un gran shock para él hace tres años cuando ese mocoso inútil Jiraiya había traído de vuelta
a Tsunade para convertirse en Hokage. Estaba seguro de que después de que Jiraiya
rechazara el trabajo, había llegado el momento de restaurar Konoha a su antigua gloria bajo
su mano firme. Pero no, los leales consejeros de Sandaime estaban demasiado listos para
ver a ese estudiante de voluntad débil entrar como el próximo Hokage. Ahora, en lugar de
ser agresivo, el Godaime Hokage parecía no hacer nada más que intentar fomentar la paz
con los aliados que los habían traicionado fácilmente hace apenas unos años. Danzou
suspiró. A su mal corazón no le hacía ningún bien saber que cada vez que moría, las
esperanzas de Konoha de volver a la grandeza morirían con él. Dependían demasiado de
ese mocoso Uzumaki para su gusto. Hubiera sido diferente si simplemente lo hubieran
escuchado desde el principio y le hubieran permitido controlar el contenedor
demoníaco. Entonces tal vez Konoha tendría una herramienta feroz en la que confiar en
lugar de un mocoso optimista que era demasiado blando para lograr algo. Al igual que
Sarutobi antes que él. Aunque muchos creían que Danzou era egoísta, esto estaba muy lejos
de la verdad. Era un hombre lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que
nunca se suponía que fuera la crème de la cosecha ninja. A pesar de todas sus tonterías,
Sarutobi se había ganado su título de Dios de Shinobi. Las habilidades de Danzou estaban
en el pensamiento y el entrenamiento tácticos, no en la habilidad de élite. Entonces, cuando
Namikaze Minato fue nombrado Yondaime Hokage, para sorpresa de todos los miembros
del consejo, Danzou no había planteado ninguna objeción; más exactamente, había apoyado
con entusiasmo la nominación. A pesar de todos los defectos de Danzou, respetaba y
fomentaba la fuerza.
              Namikaze Minato ciertamente calificó como fuerte. No solo era fuerte, también
lideraba con un propósito. No era tan duro como le hubiera gustado a Danzou, pero cuando
eres tan fuerte como lo era el Yondaime, Danzou no te dictaba términos.
              Entonces, cuando el Yondaime había pedido una reunión con él en la oscuridad de
la noche, Danzou no vio ningún problema en aceptar la oferta. Danzou soltó una risa
irónica ante su propia estupidez. En ese entonces, en realidad había pensado que era
una oferta del joven.
2pt cap 21
              Fue una semana después de que Minato tomara oficialmente el manto de
Hokage; era pasada la medianoche cuando Danzou cerró la puerta detrás de él y se paró en
la oficina del Hokage. Danzou miró el escritorio del Hokage para no encontrar a nadie
detrás. Los ojos de Danzou se movieron rápidamente hacia la izquierda y vieron al
Yondaime mirando hacia la aldea, con las manos entrelazadas a la espalda. Cuando habló
fue con una gracia que Danzou no esperaba escuchar de la boca del joven.
              "Cuando era un niño, le dije a Sarutobi-san que no me gustaba el título de Hokage.
Entendí lo que se suponía que representaba, pero sentí que era una verdad distorsionada. Le
dije que tomaría este título. de él y cambiarlo a mi gusto. No estaba, no estoy contento con
ser una figura de fondo que simplemente vela y protege a la gente de Konoha. Voy a ser un
ejemplo tanto para la población civil como para nuestras filas ninja. Esto me lleva a por qué
pedí verte, Danzou-san ". Minato se dio la vuelta y Danzou tuvo que reprimir el miedo que
se apoderó de él al ver la mirada peligrosa en los ojos de Minato. Cuando Minato habló de
nuevo, la gracia en su voz se había desvanecido.
              "Sé la mierda que has hecho antes, Danzou; en Rain, en muchos otros países. Has
subvertido la voluntad y la autoridad del Hokage innumerables veces para perseguir tu
propia agenda. La única razón por la que sigues vivo es porque Sarutobi reconoce que tu
arrogante maniobra es por el bien de Konoha. Si no buscara las opiniones de mi predecesor
sobre el tema, ya estarías muerto. Detendrás todas tus operaciones en la sombra de
inmediato. Disolverás ROOT inmediatamente. Si dudas incluso durante una hora en estas
órdenes o si me entero de que está intentando manipularme a mí, a esta oficina oa
cualquiera de mis agentes, lo mataré personalmente ". Danzou inclinó la cabeza por un
momento antes de asentir fácilmente.
              "Como desee, Hokage-sama." Danzou hizo una pausa por un momento, antes de
agregar otro pensamiento, "Si puedo decir una palabra; puedes estar tranquilo, Namikaze-
san. Creo que la aldea está en buenas manos contigo, y la aldea no necesita reliquias como
yo. siempre que tengamos campeones como usted. Buenas noches, Hokage-sama ". Danzou
hizo una reverencia y salió de la oficina. Se mantendría fiel a su palabra hasta la noche del
ataque al Kyuubi.
              Danzou tomó un sorbo de su sake mientras pasaba otra página en " Cómo
desmantelar la infraestructura de Konoha en diez sencillos pasos: Edición de coleccionista
de  Uchiha Madara . Actualmente estaba en el paso ocho del libro. Hasta ahora había sido
muy útil en su conspirar para derrocar a Tsunade e instalar un organismo de gobierno
adecuado en Konoha.
              En este paso, es importante recordar los planes que estableció en el paso cinco. A
diferencia de la opinión popular, y por lo tanto tonta, de hecho es muy útil para tu plan
permitir que el actual Hokage sospeche que algo anda muy mal con las personas que lo
rodean. No poder saber en quién pueden confiar obstaculizará la capacidad de disfrazar
en quién pueden confiar, y esa es la debilidad que les enseñaré a aprovechar en este
capítulo. Aunque si esto falla, simplemente apuñale a la gente durante el tiempo que pueda
salirse con la suya. El apuñalamiento es asombroso; apuñala tanto como puedas.  Solo
apuñala tu corazón. Bueno, al menos el corazón de otra persona.
              Danzou arqueó una ceja al final del último párrafo. Había visto los informes sobre
la inestabilidad mental de los Uchiha, pero sintió que tal vez esos informes habían
subestimado la progresión de su enfermedad mental. Danzou tardaría varias horas en darse
cuenta de que estaba basando todo el futuro de Konoha en un libro escrito por un completo
loco. Curiosamente, no le molestaba tanto como el hecho de que el libro solo tenía nueve
pasos.
              En otra parte
              Uchiha Madara estaba actualmente sufriendo un ataque de estornudos de
proporciones épicas. Nunca le gustó cuando estornudaba, porque significaba que alguien en
algún lugar estaba hablando de él o pensando en él. Teniendo en cuenta que quería que el
resto del mundo creyera que estaba lo más muerto posible, esta no era una perspectiva
emocionante para la vista. Cuando finalmente cesaron los estornudos, echó un vistazo a su
último proyecto: Obligatory Chart of Doom, o TOC para abreviar. (5) Este diagrama suyo,
un diagrama de flujo nada menos, era un proyecto especial que había comenzado cuando se
dio cuenta de que estaba pensando en círculos sobre cómo hacer avanzar sus planes para
dominar el mundo. Cada genio necesitaba tiempo para reflexionar sobre su asombrosa
habilidad para trazar, y Madara siempre había tenido una cierta afición por los gráficos que
simplemente fluían. Un extremo de la tabla, marcado "comienzo", tenía "El mundo es feliz,
relativamente libre, y cada individuo pensó por sí mismo". En el otro extremo, marcado
como "fin", estaba "Yo controlo a todos, la libertad es para los comunistas y el pensar está
pasado de moda".
              A lo largo del medio hizo referencias a varias organizaciones y personas que
debían ser colocadas en determinadas circunstancias para que este plan tuviera
éxito. Madara miró con orgullo sus astutas manipulaciones en teoría hasta que notó algo
extraño. Muchas de las variables podrían cambiarse o los peones podrían reaccionar de una
manera que lo obstaculizara, pero solo una variable podría arruinar su mapa de fatalidad:
Uzumaki Naruto. Justo debajo de la sección titulada "Uzumaki Naruto no está contenido
correctamente", lee "Mis planes fallan". El ojo de Madara giró dentro de su cuenca, una
clara indicación de su furia. Para empezar, lo había escrito , así que ¿por qué se estaba
dando cuenta de que existía tal defecto? Madara suspiró y desestimó su enfado. No
importaba; si su plan solo tenía un defecto condenatorio, entonces seguramente el mejor
curso de acción era vigilar más de cerca a Uzumaki y nada podría frustrar sus planes. Con
el éxito de su diagrama de flujo asegurado, Madara decidió tomar una merecida siesta.
              En las tragedias griegas se dice que el héroe siempre tiene un defecto fatal que lo
condena al destino titular de la tragedia. Si a alguien realmente le gustaba Uchiha Madara,
podría decir que su vida se perfilaba como una tragedia griega. Sin embargo, dado que
todos estamos de acuerdo en que es un idiota gigantesco, este cae dentro de la comedia, lo
que funciona bien para todos los que nos sentamos y nos reímos de su desgracia pendiente.
              En algún lugar no revelado.
              Sasuke estaba cavilando. Por lo general, esto no tendría que decirse de nuevo, ya
que Sasuke, alejándose de las cavilaciones, habría abierto un agujero en la estructura del
espacio y el tiempo tan grande que nadie habría necesitado que lo noten cuando
sucedió. Sin embargo, Sasuke se las arregló para desafiar esas probabilidades modificando
su estado de melancolía normal a un estado de melancolía muy molesto. La parte verbal
sobre estar en tal estado es que no sabía en lo más mínimo por qué estaba tan
molesto. Había repasado su lista de verificación mental y ninguno de ellos parecía
aplicarse. Nadie había mencionado a su hermano, nadie había dicho una palabra que se
acercara a sonar como el nombre de su hermano, y nadie lo había mirado de ninguna
manera durante semanas. Sasuke se tocó la barbilla con el dedo índice, sabiendo que había
olvidado algo que le molestaba. Sasuke decidió encogerse de hombros e ir a entrenar, la
ociosidad era el patio de recreo del diablo después de todo, y dado que Itachi era
obviamente el diablo, eso significaba que Sasuke no podía permitirse ser el patio de recreo
de su hermano. Por cortesía, elegiremos ignorar cómo Itachi hasta este punto básicamente
ha controlado todos los aspectos de la vida de Sasuke construyendo una batalla climática
final. ¡Sin embargo, a menos que Uchiha Sasuke no sea el juguete de nadie!
              Por supuesto, lo que Sasuke no sabía podía de hecho lastimarlo. Bertha, la niña
gato, estaba allí, invisible, pero siempre presente.
              Escena retrospectiva
              "¡Dame más poder, Orochimaru!"
              "No, mocoso llorón, shoo."
              Sasuke frunció el ceño y luego hizo un puchero. Bertha sacó su lápiz y papel y
comenzó a tomar notas sobre cómo a Sasuke no le gustaba escuchar un no.
              "Orochimaru, me prometiste poder, ¡lo necesito para matar a mi hermano! ¿Por
qué no me ayudas?" Sasuke tomó una posición desafiante contra su pálido maestro.
              "Sasuke, si me preguntas una vez más, te llevaré a la parte de atrás y te mostraré
qué más tengo en común con las serpientes. Deberías correr mientras aún tienes la
oportunidad." Bertha estaba a punto de escribir más notas cuando Sasuke habló.
              "Entonces hazlo. No me importa lo que hagas con mi cuerpo, necesito poder!"
              Bertha sacó una taza de café y tomó un gran sorbo.
              Luego procedió a escupirlo.
              Fin del flashback
              La chica-gato había estudiado a Sasuke durante bastante tiempo y después de ese
sorprendente descubrimiento tuvo que cambiar gran parte de su práctica de tortura. Incluso
ella, una suprema amante de la crueldad, se había sorprendido por esa reacción. Tenía que
haber un bastardo retorcido en la vida de Sasuke para que estuviera tan desesperado por el
poder.
              En una cueva
              Itachi estaba teniendo un momento especial de diversión súper feliz con un
cadáver cuando de repente estornudó con bastante violencia, lo que le hizo soltar
accidentalmente un jutsu de fuego que incendió el cadáver por completo. Itachi miró al
cadáver antes de pincharlo con el pie, lo que rápidamente hizo que el cadáver se convirtiera
en cenizas en el suelo de la cueva.
              "Maldita sea, esa es la tercera esta semana. Incluso logré mantener la boca intacta
esta vez…" Con un suspiro, Itachi se dirigió hacia afuera.
              De vuelta con Bertha
              Bertha estaba revisando sus notas cuando descubrió un archivo sobre una chica
llamada Karin en la parte posterior de la carpeta de Sasuke. Arqueando una ceja, abrió el
archivo y se tomó un momento para leerlo. Una sonrisa muy malvada se extendió por sus
bonitos labios cuando terminó el archivo.
              Esta mujer era perfecta para sus planes de torturar a Sasuke.
              Con minato
              Minato arrojó el cuerpo de Zabuza al suelo, lo que rápidamente despertó al
hombre. El cerebro de Zabuza estaba empañado por su cuerpo que le dijo que estaba en
peligro inmediato.
              "Bienvenido de nuevo al mundo de la vigilia, Zabuza-kun. Mi paciencia no está
funcionando tan bien como de costumbre (6) así que tal vez quieras continuar con el
programa que has planeado para mí." La sangre de Zabuza se congeló cuando escuchó la
voz alegre de Minato detrás de él. Escuchar a Minato alegre en ese tono era como escuchar
a la muerte cantar una balada solo para ti: no deseado, no necesario y aterrador como el
infierno.
              "Muy bien, Minato-sama. Espero que mi trabajo le agrade." Con esa ominosa
presentación, Zabuza chasqueó los dedos y el mundo a su alrededor se transformó en algo
completamente diferente.
              Minato miró a su alrededor y dejó escapar un suave silbido.
              "Está bien, mi deseo de hacerte daño corporal no ha aumentado hasta ahora, eso
debería ser alentador para ti". Minato estaba a punto de dar una estimación más detallada de
su entorno cuando decidí terminar el capítulo allí para ser un bastardo.
              Continuará…
             

             
* Capítulo 22 *: Diversión
 
              Capítulo 22: Diversión
 
             
 

             
              Temari estaba de buen humor. Actualmente estaba sentada en su lujosa habitación
en Suna comiendo una bolsa de galletas. Sin embargo, no cualquier tipo de cookie
común. Estas galletas eran deliciosas  , y es un hecho científicamente probado que las
deliciosas galletas son, con mucho, el mejor tipo de galletas. Temari suspiró de alegría. La
vida era buena cuando no tenías ningún hermano menor tratando de matarte o un molesto
ninja hoja que se quejaba de su problemática vida. Con una bolsa llena de galletas
importadas frente a ti, los problemas parecían tan lejanos. De hecho, la linda ninja rubia
estaba tan contenta como lo había estado en mucho tiempo. Nada podría arruinar este
momento para ella.
              Para aquellos de ustedes versados en cómo funciona la vida (1), la siguiente línea
no les sorprenderá tanto.
              Justo cuando estaba a punto de alcanzar otra galleta, una voz suave interrumpió su
tiempo de silencio, causando que se congelara.
              "Temari, tu ... masticación me despertó", dijo Gaara casi inaudiblemente. La
sangre de Temari se heló mientras se giraba lentamente hacia su hermano menor,
Gaara. Sus ojos estaban apenas abiertos pero el rubio podía ver la clara mirada de molestia
en esos ojos verdes.
              "Lo siento Gaara, no me di cuenta de que estabas tratando de dormir. Intentaré
mantenerlo bajo." Temari no necesitó agregar que no se dijo entre los dos que el joven
Kazekage en realidad no escuchó ningún tipo de masticación proveniente de la
habitación. El amor de Temari por los dulces era legendario en Suna; amaba tanto los
dulces que tenía la costumbre de soltar gemidos de placer cuando tenía un dulce
particularmente bueno en la boca. En este contexto, "dulce" se refiere al chocolate y
cualquier cosa relacionada con el chocolate.
              Te dije que eran unas galletas muy buenas.
              Gaara miró a Temari por un momento antes de simplemente asentir ante la
disculpa, aparentemente aceptándola. Temari dejó escapar un suspiro de alivio antes de que
Gaara volviera a hablar.
              "Tengo hambre, dame las galletas", dijo Gaara con una voz que no dejaba lugar a
discusiones. Temari se congeló ante el repentino pico de intención asesina proveniente de
su hermano. Durante medio segundo, Temari pensó en negarse, pero sus instintos de
supervivencia rápidamente se apoderaron de su estómago y le entregó la bolsa en
silencio. Gaara agitó su mano en un movimiento suave y se volvió para irse. Antes de irse,
hizo un comentario casual. Bueno, casual para él de todos modos.
              "Por cierto Temari, sé que estás orgullosa de tus senos en crecimiento, pero
asegúrate de que estén dentro de tu kimono cuando esté presente." Temari parpadeó por un
momento antes de mirar hacia abajo y ver sus pechos usualmente restringidos colgando
fuera de su kimono, alegres como quieras. Temari se cubrió rápidamente, sonrojándose
furiosamente. Temari estaba contenta de que su hermano estuviera loco y fuera un
psicópata, no un pervertido.
              Gaara se sentó en su escritorio, el escritorio oficial de Kazekage, y silenciosamente
masticó una galleta con chispas de chocolate. El chico de baja estatura no estaba
acostumbrado a poder disfrutar de muchos pasatiempos o actividades personales, pero
rápidamente decidió después de su batalla con Naruto que el chocolate era una inversión
digna de su merienda.
              Gaara abrió su diario y estudió las páginas en blanco por un momento antes de
comenzar a escribir sus pensamientos.
              Temari todavía cree que soy un homicida a pesar de que me sacaron la bestia de
una cola. La operación "Obtener cookies" es un éxito rotundo. Además, hoy vi los pechos
de Temari. Lo apruebo, parecían bastante grandes y suaves.
              Gaara se detuvo aquí por un momento para limpiar la baba de su boca antes de
continuar.
              Continuaré monitoreando las compras de alimentos de Temari para asegurarme
de que puedo obtener la cantidad óptima de galletas durante las próximas semanas. Las
cookies son increíbles.  Los senos también son increíbles, aunque esa afirmación requiere
más investigación.
              Aquí Gaara hizo una pausa una vez más antes de agregar una última línea en su
entrada.
              Mucha investigación.
              Con Minato y Zabuza
              Minato no se dejaba impresionar fácilmente. Hubo un día en que Kakashi había
matado a cuatrocientos ninjas de rock en un solo día y sintió una cierta hinchazón en el
pecho mientras se lo contaba a su maestro; el oleaje se había desinflado rápidamente
cuando notó los cuatro mil que Minato había logrado matar en la mitad del tiempo. Si vas a
impresionar a la rubia, suele ser una buena idea ir a lo grande o irte a casa. La vista ante el
ninja calificó como grande.
              Un casino gigante rodeaba a Minato mientras sus ojos miraban a su alrededor. Las
luces brillantes brillaban desde el techo permitiendo que toda la habitación se
iluminara. Minato nunca había visto algo así antes. La habitación estaba llena de muchas
mesas de juego, cada una de ellas de oro en lugar de la madera normal. De hecho, una gran
parte de la habitación estaba hecha de oro o joyas brillantes que aparentemente pedían ser
observadas. Había docenas de personas en el Casino jugando diferentes juegos y
socializando entre ellos. Hubo solo un problema.
              "Zabuza, ¿qué tiene que ver este casino con torturar a Kakuzu?" Los ojos de
Minato se endurecieron mientras miraba a Zabuza, aparentemente queriendo una respuesta
rápida.
              Zabuza controló sus rasgos y soltó algunas toses para aclararse la garganta. "Leí el
perfil de Kakuzu y rápidamente reuní lo que claramente fue su peor pesadilla". Cuando
Minato se dio cuenta de que no había más explicaciones, hizo un gesto con la mano para
que Zabuza continuara con más detalles. Zabuza se veía nervioso en este punto, pensando
para sí mismo que tal vez esas tarjetas podrían, y deberían, haber sido estudiadas más a
fondo antes de dejarle saber a Minato lo que había hecho.
              Entonces, cuando volvió a hablar, reunió toda la vaguedad que pudo reunir. "Si
bien podría (2) describir exactamente lo que está sucediendo, mostrárselo sería más rápido
y más informativo". Zabuza hizo una pausa por un momento antes de agregar: "Además,
está aquí". Zabuza señaló una puerta en el lado oeste de la habitación que decía "Diversión"
en letras grandes, cuadradas y anaranjadas. Minato sabía muy bien que Zabuza había sido
intencionalmente vago y estaba a punto de empujarlo de cabeza al suelo cuando recordó lo
que el Shinigami había dicho sobre tratar a su asistente con un poco más de
amabilidad. Minato decidió que tal vez la paciencia no fuera innecesaria aquí.
              Cuando la rubia habló, fue al grano.
              "Bien, pero trata de no perder mi tiempo. Ya has sobrepasado tus límites al hacer
esto por tu cuenta, y lo más importante es que rompiste mi confianza en ti. Será mejor que
esto sea bueno." Zabuza podría haber jurado que había escuchado un "o si no" en alguna
parte, pero tenía la esperanza de que tal vez fuera solo su imaginación.
              Zabuza condujo silenciosamente a Minato hacia la puerta y la abrió rápidamente,
indicándole a su jefe que debía entrar primero. Minato lo miró con sospecha por un
momento antes de entrar.
              Minato fue recibido con una vista sorprendente: un baño. Un baño de aspecto muy
ordinario en eso. Las paredes estaban pintadas de blanco y los puestos eran de un negro
desteñido. Minato avanzó lentamente hacia la habitación y, mientras lo hacía, miró a su
derecha y notó un gran espejo que corría a lo largo de la pared con tres lavabos frente a él.
              "Ciertamente elegiste la profesión adecuada, Zabuza, tus habilidades de decoración
de interiores dejan mucho que desear", dijo Minato con bastante mordacidad.
              Zabuza le dio a la rubia una mirada amarga, claramente no impresionado.
              "Sí, dice el hombre que pasa sus días en un espacio en blanco. Seguramente
seguiré su consejo sobre cómo arreglar una habitación". Minato reflexionó que el sarcasmo
de Zabuza no disminuía ni siquiera en el avanzado estado de pánico de su secretaria.
              "Sabes Zabuza, no creo que el sarcasmo te sirva bien aquí". Zabuza se encogió de
hombros ante la respuesta amenazante de Minato.
              "O uso el sarcasmo o me encuentro un buen rincón para llorar mientras espero mi
perdición. Francamente, solo porque te tengo miedo no significa que voy a cambiar mi
personalidad cuando haces un comentario estúpido." Minato le dio a Zabuza una mirada
que inquietó al espadachín. Después de un momento, Minato se encogió de hombros y
sonrió.
              "Muy bien. Ahora que has redescubierto tu columna, continuemos con la razón por
la que estamos aquí." Zabuza decidió que no le interesaba continuar su pelea verbal y
señaló el puesto más alejado a la izquierda de Minato. Minato se acercó al cubículo y lo
empujó hacia adentro, luego soltó una risa y habló.
              "Está bien, creo que esto tendrá que ser explicado por una historia muy
larga". Ante los ojos de Minato estaba la forma sollozando y sollozando de Kakuzu. El
mismo hombre que una vez luchó contra el primer Hokage, mató a miles y era un
idiota. Aquí estaba, llorando como un bebé. Mirando más de cerca, el difunto Hokage vio
una moneda de oro en el suelo junto a Kakuzu y se agachó para recogerla. La moneda era
más pesada de lo que parecía y tenía un perfil de… Minato parpadeó estúpidamente
mientras contemplaba la vista frente a él.
              "No soy un espectador", dijo Zabuza, sin perder el ritmo. Minato miró desde el
rostro dorado de Zabuza, con máscara y todo, al real a su lado y luego a la moneda que
tenía las palabras "Zabuza Token" escritas en minúsculas letras doradas sobre el perfil de
Zabuza.
              "Qué carajo", dijo Minato, mirando a Zabuza. "Zabuza, te dejo solo por unas horas
y lo máximo que logras hacer con un miembro de Akatsuki es hacerlo llorar por lo feo que
te ves en una moneda. ¿Esto es lo mejor que puedes hacer?" Minato le dio a Zabuza una
mirada de absoluta exasperación mientras el ojo izquierdo de Zabuza comenzaba a hacer
tictac ante el insulto.
              "No", comenzó Zabuza, "eso no es lo mejor que podía hacer, y considerando lo
guapo que me veo con esa moneda, estoy muy ofendido". Ante este comentario, Minato no
pudo evitar poner los ojos en blanco, aunque si Zabuza se dio cuenta, decidió no
comentar. Antes de que Zabuza pudiera continuar con su explicación, la moneda en la
mano de Minato desapareció y Minato dio un grito de sorpresa (3).
              "Y así comienza de nuevo", dijo Zabuza.
              "¿De qué estás hablando?" Minato ahora miraba a Zabuza con el ceño fruncido, en
contraste con la sonrisa recién formada de Zabuza.
              "Bueno, jefe  ", comenzó Zabuza sin una pequeña falta de respeto, "A pesar de que
solo he sido aprendiz contigo durante unos pocos años, he aprendido mucho en el
departamento de juzgamiento. Me tomó varias horas, pero logré crear un Cosa de bucle de
tiempo para torturar a Kakuzu para siempre ". El pecho de Zabuza se hinchó de orgullo
mientras Minato lo miraba como si fuera un idiota.
              "El Shinigami lo hizo, ¿no?" Minato no había cuestionado, simplemente dijo lo
obvio.
              "Siempre tan paranoico Minato-kun, estoy ofendido." Minato casi saltó de su
propia piel definida espiritualmente cuando el Shinigami apareció directamente detrás de él
sin previo aviso. Sin importarle en qué estado acababa de poner a Minato, continuó.
              "Puede que haya apuntado a Zabuza en la dirección correcta aquí o allá,
ciertamente, pero la mayor parte de la idea y los aspectos más creativos de este pequeño
esquema son todos suyos, te lo aseguro". El Shinigami alborotó suavemente el cabello ya
desordenado de Minato, para disgusto de la rubia. Antes de que el Shinigami pudiera
burlarse más de Minato, la escena a su alrededor cambió y estaban en la entrada del casino
una vez más.
              "¿Qué está pasando exactamente?" No se sabía que Minato fuera un hombre
paciente, y sus preguntas, que eran desviadas una y otra vez, no habían pasado
desapercibidas para él. El Shinigami abrió un portal y se rió a carcajadas.
              "Solo mira, yo mismo lo disfruté bastante las primeras veces". Sin nada más que
decir, el Dios de la Muerte atravesó el portal creado por él mismo y salió de su presencia.
              Un momento después, Kakuzu entró al casino con el ceño fruncido. Lo último que
recordó fue al enano Kakashi del Sharingan empujando una mano en su pecho, luego solo
oscuridad. Sabía por experiencia que los punks como Hatake Kakashi eran ninjas de
segunda clase, condenados a no alcanzar nunca las alturas del mundo como él lo había
hecho. De hecho, lo había demostrado bastante bien antes de que apareciera ese
mocoso. Excepto que en lugar de ser un mocoso, resultó que era un monstruo
disfrazado. Ningún novato mojado detrás de las orejas debería poder usar tanta fuerza
detrás de un ataque, y mucho menos aterrizar de manera efectiva en un ninja tan
experimentado. No había tenido ninguna duda de que Akatsuki iba a tener éxito hasta que
el contenedor del zorro lo dejó tirado indefenso en el suelo. Ahora, parado aquí, agradable y
muerto, sabía la fea verdad: era solo el primer muro que el joven Uzumaki Naruto rompía
en su camino hacia la cima del mundo ninja.
              Por primera vez desde que llegó, Kakuzu observó lo que le rodeaba. Había estado
esperando algo muy diferente a un casino de lujo para recibirlo cuando murió, eso era
seguro. Antes de que tuviera tiempo de reflexionar más sobre su ubicación, una hermosa
mujer vestida con un uniforme azul se acercó a él con una amplia sonrisa en el rostro.
              "Hola Kakuzu-sama, bienvenido a Z-Casino. Por favor, tome esta Z-Coin de
cortesía y disfrute de uno de nuestros muchos juegos". La mujer le dio a Kakuzu una
moneda de oro, se inclinó cortésmente y luego se alejó. Kakuzu miró la moneda por un
momento antes de encogerse de hombros. Después de todo, era bueno tener dinero. Quizás,
después de todo, hubo algunas personas con ideas afines en la otra vida.
              Kakuzu avanzó y trató de encontrar un juego en el que ganar para aumentar su
patrimonio neto en la otra vida. Kakuzu era muy consciente de que la única forma de ganar
más dinero era a través del trabajo duro (preferiblemente un trabajo sangriento) o
arriesgando el dinero que ya tenía con la esperanza de ganar más dinero. Kakuzu se abrió
paso lentamente por el casino mirando cada uno de los juegos, intentando ver uno que
pudiera probar. A medida que pasaban los minutos, comenzó a darse cuenta de que todos
los juegos que había visto hasta ahora tenían un mínimo de dos Z-Coin adjunto si querías
jugar. Tuvo que dejar su ira en el fondo de su mente mientras continuaba buscando un
juego en el que pudiera gastar su dinero. Pasaron los minutos y se puso más agitado porque
no podía encontrar un solo juego, vendedor o mesa en la que se pudiera gastar su moneda
singular. Frustrado, y más que un poco avergonzado, el hombre corpulento se acercó a la
mujer que lo había saludado a su llegada y le habló concisamente.
              "¡Oye! ¿Por qué me diste esta moneda inútil? No puedo disfrutar de ninguno de
estos estúpidos juegos si no tengo la cantidad adecuada de monedas para participar. ¿Qué
clase de broma es esta?" Kakuzu se elevaba sobre la pequeña mujer frente a él que no
parecía muy cómoda estando tan cerca del hombre enojado. La sonrisa que le había
mostrado antes desapareció y estaba buscando frenéticamente a alguien que la ayudara a
salir de su situación actual. Minato y Zabuza, que estaban aproximadamente a diez metros
de Kakuzu, observaron la escena con opiniones diferentes de la escena.
              Zabuza estaba bastante satisfecho consigo mismo, ya que desde su posición
ventajosa todo iba exactamente como estaba planeado. Kakuzu se iba a enojar, y luego
lloraría como un bebé, y finalmente se derrumbaría cuando su alma fue destruida por su
propia codicia. Un plan increíblemente simple cuando todo estaba dicho y hecho. Fue una
gran sorpresa que algo que se decía que era tan complicado, el arte de juzgar almas atroces,
resultó ser muy fácil. Después de que Minato terminara de ver esta demostración de talento
para juzgar, tal vez le permitiría a Zabuza tener más responsabilidad. Ciertamente, el rubio
ya no podía burlarse de él llamándolo su secretario después de esto.
              Minato no estaba teniendo pensamientos tan alegres en este momento. Sus
sentidos, tan agudos como estaban, le dijeron que algo faltaba en esta situación. Algo en el
aire se sintió mal. Miró a Zabuza y lo vio sonriendo con satisfacción. Zabuza claramente
pensó que todo estaba bajo control, el hombre ni siquiera se inmutó cuando Kakuzu había
comenzado a amenazar a la anfitriona hace unos momentos. Minato volvió a mirar a
Kakuzu, sus ojos se enfocaron en el hombre alto tratando de averiguar qué era exactamente
lo que estaba mal en la situación.
              "Espera," dijo Minato, volviéndose hacia Zabuza. El hombre enarcó una ceja a su
jefe. "Realizaste un genjutsu en Kakuzu antes de atraparlo en este bucle, ¿verdad?" Zabuza,
ante la mención de la palabra "genjutsu", comenzó a sudar nerviosamente mientras Minato
lo miraba con dureza.
              "Uh, ¿por qué se necesitaría un genjutsu en esta situación?" Minato le dio a
Zabuza una mirada que claramente decía "¿Estás bromeando?" antes de pellizcarse el
puente de la nariz con clara exasperación.
              "Zabuza, al confinar a un espíritu fuerte como Kakuzu a un ciclo de bucle infinito
(4) como este, no es suficiente simplemente colocarlo en el medio de una habitación y
permitir que el bucle se repita sin cesar. Se necesitan varios genjutsu de alto nivel para
preparar adecuadamente un espíritu para un evento tan riguroso. Si me estás diciendo que
no hiciste ninguno de estos genjutsu, entonces lo que me acabas de decir es que has creado
una bomba de tiempo que no ha descarrilado la ilusión que has creado a través de nada
mera casualidad hasta este punto. ¿Sabes por qué juzgo las almas, Zabuza? Porque fuera del
espacio en blanco, un entorno muy vacío y muy controlado, la otra vida está interconectada
bastante bien. Sin contenerlas adecuadamente, son libres de vagar y hacer lo que les plazca,
con muy pocos seres en toda la inmensidad del más allá que se interpongan en su camino.
Lo que has hecho, Zabuza, es poner en peligro innumerables espíritus para estar al capricho
de un alma muy cabreada y poderosa ". Para cuando Minato terminó con su explicación,
Zabuza se había puesto pálido al darse cuenta de lo mucho que había arruinado la
situación. Sin embargo, antes de que pudiera disculparse, hubo un grito y ambos giraron la
cabeza para ver a Kakuzu arrojar a la anfitriona como un muñeco de trapo contra un pilar
de piedra. Minato se apresuró a entrar sin pensarlo dos veces para incapacitar a Kakuzu lo
más rápido posible.
              Demostrando que incluso los grandes ninjas cometen errores a veces.
              Minato, en su prisa, no fue lo suficientemente cuidadoso y atrapó un poderoso
centro de derecha de Kakuzu que lo envió volando a través de la habitación. Minato golpeó
una pared en el lado más alejado del casino, causando que parte de la pared colapsara por la
fuerza y dejando una gran cantidad de escombros encima de Minato. Los ojos de Zabuza se
agrandaron ante la vista, nunca antes había visto a Minato recibir un golpe limpio como
ese.
              "Zabuza del Siete Espadachín, veo que disfrutaste la vista de mis lágrimas antes,
qué arrogante. ¡Un cachorro joven como tú es demasiado pronto para tratar de manipular a
alguien como yo!" Kakuzu dirigió su rabia hacia Zabuza, quien se preparó para una
batalla. Los ojos de Kakuzu brillaron cuando su vista aterrizó en una mesa de juego a su
izquierda. Sin más preámbulos, cogió la mesa de juego sin esfuerzo y se la tiró
directamente a Zabuza. Dejando de lado las bromas, sin embargo, Zabuza no fue un fracaso
de un ninja y cortó directamente la mesa con su espada, las dos piezas de la mesa chocando
a cada lado de él.
              "Impresionante habilidad con la espada, espadachín," elogió Kakuzu. "Haces un
buen servicio a tu nombre, al menos. Por supuesto, tratar de manipularme tiene un
precio". Las piernas de Kakuzu se tensaron, una indicación de que estaba a punto de dar un
salto hacia adelante. Sin embargo, el salto nunca ocurriría cuando sus ojos se volvieron a
poner en blanco y cayó hacia adelante con un fuerte golpe en el suelo, con la cara
primero. En lugar de la imponente figura de Kakuzu estaba la esbelta forma de Namikaze
Minato, que tenía una figura impresionante. Sus puños estaban apretados y su rostro estaba
contorsionado en una mirada de pura rabia. Cuando habló, la rabia que estaba sintiendo era
evidente en su voz, aunque no habló más fuerte de lo que solía hacer.
              "Y tú, miembro de Akatsuki, Kakuzu, nunca estarás en la clase de ninja que puede
darme la espalda sin arrepentirse". Minato se agachó y agarró un puñado del cabello de
Kakuzu y tiró de la forma inerte hasta las rodillas. Arrastró a Kakuzu con él mientras se
acercaba a Zabuza, quien trató de ocultar su miedo al temible hombre frente a él.
              "Este no es el final de nuestra conversación, Zabuza." Zabuza guardó su espada y
asintió sin decir palabra, sin confiar en sí mismo para hablar en ese momento en
particular. Nunca antes había visto a Minato tan enojado con él, y conoció los problemas
cuando los vio.
              Minato formó un sello y un momento después, tanto él como Kakuzu se habían
ido.
              Konoha
              El cuerpo casi desnudo de Tenten sudaba profusamente. Estaba llegando al límite
de su resistencia, pero siguió adelante a pesar de eso. Esta hora del día era muy importante
para ella. Fue entonces cuando oró frente a su santuario improvisado en su patio
trasero. Era un momento en el que podía limpiarse espiritualmente después de un largo y
duro día de esfuerzo físico. Sus ojos se abrieron lentamente, saliendo de su estado
meditativo tan fácilmente como había entrado en él. Miró amorosamente la espada que
tenía ante ella, su metal brillando a la luz del sol. Una sonrisa se formó en su rostro
mientras sacaba su ungüento pulidor de una caja cercana y comenzaba a trabajar en su
espada suavemente. La espada era una reliquia familiar, heredada de su padre después de
graduarse de la academia. Ella trató esta espada con la reverencia que sintió que se merecía,
y siempre se aseguró de mantenerla tan sobresaliente como el día en que la
recibió. Acarició la espada suavemente, sus dedos subieron y bajaron por el borde duro de
la hoja. Estaba a punto de terminar cuando escuchó una voz tímida detrás de ella.
              "H-Hola, Tenten-san." Tenten se dio la vuelta para ver a Hinata Hyuuga, heredera
de su clan, parada allí con un profundo rubor en su rostro. No le tomó mucho tiempo a
Tenten descubrir por qué la joven Hyuuga se sonrojaba tan furiosamente al recordar su
estado actual de desnudez. No era que estuviera desnuda, pero tener una camiseta sin
mangas empapada en sudor y un par de bragas difícilmente podría considerarse un uso
diario. Tenten trató de tranquilizar a Hinata.
              "¡Hola Hinata-chan! No te preocupes por esto, las dos somos chicas, ¿no? No hay
nada de qué ser tímido. ¿Qué puedo hacer por ti?" Tenten sonrió ampliamente tratando de
hacer que Hinata se sintiera cómoda, y pareció funcionar cuando el cuerpo de Hinata se
relajó considerablemente. A Tenten le agradaba Hinata, la chica era dolorosamente tímida
pero siempre tan seria. Se había comportado muy bien durante su primer examen de
Chuunin juntas, lo que le dio a Neji una pelea inspirada.
              "F-Padre solo quería que te diera un mensaje para que supieras que Neji-kun no
podría asistir a la próxima sesión de entrenamiento de tu equipo, él tiene un negocio
familiar del que ocuparse. Viendo como Gai-san y Lee-kun están fuera de entrenamiento en
este momento… "Hinata se sonrojó y agachó la cabeza, la vergüenza aún era evidente en su
rostro. Sin embargo, Tenten entendió el mensaje.
              "Bien, entonces yo soy el responsable de decirlo, lo entiendo." Tenten se sacudió y
se puso de pie. Estaba a punto de cerrar el santuario de su espada cuando Hinata intervino.
              "Tenten-san, ¿qué estabas haciendo de todos modos?" Parecía que la curiosidad de
Hinata finalmente había superado su timidez.
              "Ah, solo estaba cuidando mi espada. Si no la pulo todos los días, poco a poco
comenzará a disminuir su calidad. Cuando era niña mi padre me dijo que las cosas que
amas se sentirán descuidadas si lo haces. no los cuides adecuadamente. Incluso los objetos
aparentemente inanimados saben cuándo se cuidan y, por lo tanto, te devolverán el amor
". Hinata asintió distraídamente y salió en silencio.
              Más tarde esa noche, Hinata estaba en su habitación frente a un santuario
propio. En el medio había una foto de Naruto, su rostro se abrió en una enorme sonrisa que
miraba directamente a Hinata. Sacó un tubo de ungüento para pulir y comenzó a frotarlo
por toda la imagen de Naruto. Ella no sabía exactamente cómo esto haría que Naruto la
amara, pero si pulir a Naruto todas las noches le haría ganar su afecto, entonces estaba
dispuesta a pulir a Naruto tan furiosamente como fuera necesario hasta que se ganara su
amor.
              En algún lugar, Jiraiya dio un salto en su paso y una sonrisa en su rostro, algo que
lo confundiría cuando tratara de pensar por qué sucedió horas después.
              Con Minato y Kakuzu
              Minato pateó la forma inconsciente de Kakuzu, quien se despertó abruptamente
gimiendo de dolor. Los ojos de Kakuzu comenzaron a enfocarse en Minato, quien estaba de
pie sobre él. No necesitaba que le dijeran que estaban en un barco, uno pequeño
además. Kakuzu miró hacia arriba y no vio nada más que nubes oscuras sobre él.
              "Bienvenido al océano sin fin, Kakuzu-san. Tiene un buen nombre, ya que no hay
nada más que agua en este reino. Sigue y sigue, para siempre. Sin suelo". La mano de
Minato tocó la superficie del agua azul oscuro y la movió suavemente. Kakuzu trató de
atacarlo en este momento, pero se encontró refrenado por una fuerza desconocida. Minato
se volvió hacia él y sonrió.
              "Ingerir un puñado de esta agua paraliza tu cuerpo, es muy venenoso para los
espíritus de los muertos de esa manera. Dudo que puedas hablar en este momento". Para
probar su punto, Kakuzu intentó soltar una serie de maldiciones, pero nunca salieron.
              "Descubrirás que hubieras estado mejor jugando bien con la pobre excusa de
Zabuza para un juicio, Kakuzu. Al menos allí habrías tenido algo de libertad. Zabuza es un
aficionado en comparación conmigo, como estás a punto de descubrir. . " Minato agarró a
Kakuzu por el cogote de su camisa y lo arrastró hasta el borde del bote, su rostro a solo
unos centímetros de la superficie del agua. No tuvo tiempo para pensar en lo que el ex
Hokage tenía reservado para él cuando la mano de Minato empujó la cabeza del miembro
de Akatsuki al agua. Mientras el agua entraba en su boca, Kakuzu sintió la terrible
sensación de ahogarse mientras la fuerza de la mano de Minato no cedía, incluso cuando
sus instintos lograron dominar la toxina en su cuerpo y pudo ofrecer una débil
resistencia. Después de lo que parecieron horas, Minato tiró de él de regreso al bote, el agua
se aclaró de sus pulmones rápidamente.
              "Se absorbe en tu alma con bastante rapidez. Por un lado, esto significa que
realmente no puedes ahogarte en el agua. Por otro lado, eso significa que puedes pasar una
eternidad en esta agua y siempre sentirte como si estuvieras fresco. Ahogamiento. Una
descripción acertada, porque cuando estés en esta agua tu alma se va a ahogar. Poco a poco,
lo que te hizo ser quien eres se disuelve bajo la intensidad del agua. Entonces, un día, ya no
existirás. Simplemente habrás agregado al agua de este océano, tu existencia nada más que
un recuerdo inconveniente para aquellos que una vez te conocieron ". Los ojos de Kakuzu
se hincharon con horror cada vez más con cada explicación que pasaba.
              Minato levantó a Kakuzu una vez más y lo colocó en el borde del bote, pero se
detuvo por un momento.
              "Pero quién sabe. Quizás algún día, algún día lejano, cuando el resto de Akatsuki
esté aquí, recupere lo que quede de tu alma podrida de las infinitas profundidades de este
abismo." Minato puso una expresión melancólica en su rostro por esto, y en ese momento
Kakuzu supo que estaba en presencia de un monstruo mucho más grande que él. La
expresión de Minato se desvaneció de su rostro y dio un suspiro exagerado.
              "Bueno, eso es para otro día. ¡Feliz natación!" Con un guiño y una risa sin humor,
Minato arrojó a Kakuzu por el borde del bote. El juez de los muertos vio a Kakuzu hundirse
en el oscuro océano, sin apartar nunca su fría mirada de él hasta que se perdió de vista.
              
* Capítulo 23 *: La vida apesta
 
              Capítulo 23: La vida apesta
 
             
 
             
              Ah, y gracias Nick (sí, ese Nick) por editar mi capítulo, lo aprecio mucho.
              El Shinigami frunció el ceño, lo que provocó que dieciocho animales y tres
personas en varios reinos de existencia cayeran muertos rápidamente. El Shinigami no era
de los que fruncían el ceño; era inusual y muy espeluznante. Cuando el responsable de toda
la muerte pensaba que algo le obligaba a fruncir el ceño, por lo general seguían cosas
malas. Los desfiles también siguieron, pero se analizaron y se decidió que fueran
meramente una coincidencia en lugar de tener algún tipo de conexión con los ceños
fruncidos de los Shinigami. Las cosas malas, o como el Shinigami prefería decir, "Casos
divertidos", definitivamente siempre seguían a un ceño fruncido. El Shinigami no se pone
de mal humor sin consecuencias, ciertamente. Habiendo dicho eso, tenía muchos cambios
de humor a lo largo de un día típico, pero este en particular lo preocupaba incluso a él por
la causa: su proyecto favorito de mascotas había saltado casi por completo. El proyecto
favorito, Minato, se estaba volviendo cada vez más estresante en el trabajo. El Shinigami
debería haberlo visto venir; años atrás, nunca habría tenido que recordarle a Minato su
lugar de una manera tan dura (1). Algo estaba mal. El Shinigami suspiró y se sentó en su
lujosa silla en su oficina ricamente decorada. Aquí no se permitía a nadie más que a otras
deidades y, por razones obvias (2), ninguna de ellas pasaba nunca. Este fue el retiro de la
Muerte durante las raras ocasiones en las que tuvo que ordenar sus pensamientos e idear
estrategias adecuadas y mecánicas de resolución de problemas en lugar de su método
habitual de "matar, incinerar, reír, salir" (3) en el que confiaba la mayor parte del tiempo.
              El Shinigami tomó un sorbo de su té, le gustaba este tipo en particular; fue hecho
con sangre de vírgenes.
2pt cap 23
              El Shinigami miró alrededor de su oficina y permitió que la inmensidad de su
mente consciente procesara los hechos tal como los conocía. Sólo hace unos pocos años
sabía que Minato no se veía afectado por su trabajo; su estabilidad mental era
incuestionable. Algo había cambiado, algo clave. En la estructura mental de un ser humano,
no se necesita mucho para compensar el centro de equilibrio de su personalidad. Los ninjas
caminaban por una delgada línea entre el caos controlado y la locura
inquebrantable. Minato en particular tenía mucho que mantener en secreto; obtener la
fuerza que tenía podía hacer que los hombres inferiores se rompieran en un instante, e
incluso para él era una carga, una que normalmente manejaba bien. A pesar de eso,
obviamente algo había cambiado; ahora era sólo cuestión de tiempo hasta que averiguara
qué era y cómo solucionarlo. Su mente divagó, sin encontrar ninguna respuesta, para su
disgusto. Justo cuando el Shinigami estaba a punto de conceder la derrota, el pensamiento
de su archirrival Bob apareció en su mente y entrecerró los ojos. No había pensado en Bob
por un tiempo, no desde todo ese incidente con su apuesta por Kyuubi contra Minato. De
hecho, el Shinigami pensó que Bob había estado demasiado callado últimamente. El
Shinigami era tortuoso por naturaleza; uno no estaba en condiciones de matar a
innumerables almas vivientes sin poder escabullirse. La vida, sin embargo, no estaba
acostumbrada a tener que actuar con astucia, así que quizás Bob pensó que si había hecho
algo malo sería mejor esconderse en las sombras y actuar como si nada estuviera mal.
              El Shinigami chasqueó los dedos y en un instante estaba en la sala de espera de los
condenados, donde Bob estaba silbando una alegre melodía solo.
              "Hola Bob." El Shinigami no tenía tiempo para juegos y el tono de su voz le hizo
saber a Bob que esta no era una visita casual. Bob entendió el mensaje y, naturalmente,
decidió ignorarlo por completo.
              "¡Shinigami-kun! ¡Encantado de verte una vez más! Parece que han pasado años
desde la última vez que hablamos, ¿qué te trae por mi parte del vecindario hoy?" Bob
sonrió y se puso de pie para saludar adecuadamente a su compañera deidad. Bob parecía
genuinamente complacido de ver al Shinigami; sus movimientos no tenían vacilación ni
preocupación dentro de ellos. El Shinigami ladeó la cabeza, reflexionando por un momento
sobre cómo manejar esto. Después de un momento, decidió que ser directo sería apropiado
aquí.
              "¿Has manipulado a Minato, Bob?" Bob sonrió agradablemente ante la pregunta.
              "Por supuesto lo hice." No había un rastro de malicia o negación en su voz cuando
admitió haber jodido con el alma favorita del Shinigami, lo que puso al Shinigami en
guardia. Esperaba una negación, incluso una especie de verdad a medias, pero la honestidad
franca no era algo que se veía a menudo en la otra vida, especialmente cuando uno hablaba
con sus compañeros. El Shinigami, que no mostraba su confusión, respondió rápidamente.
              "Bueno, me alegra ver que eres tan honesto y simple como siempre, Bob-kun.
Entonces estaremos en camino para arreglar a Minato." El Shinigami les indicó que salieran
por la puerta frente a ellos, pero Bob no se movió ni un centímetro.
              "Shinigami-kun, no tengo planes de revertir lo que hice. Ese hombre fue una plaga
para mis creaciones, selló el Kyuubi dentro de un contenedor que no puede usarlo
correctamente, dejando a mi increíble bestia pudriéndose dentro de una celda de la cárcel
por un tiempo indeterminado. Quiero que su avaricia y su ira lo conquisten y le dejen un
caparazón vacío de su antiguo yo. No hay nada que puedas hacer para que cambie de
opinión, así que ahórrame uno de tus discursos ensimismados sobre cuán grande y poderosa
eres, por mucho que disfrute siendo tu rival, no me importa lo que tengas que decir de esta
manera en particular. Sigue tu camino ahora ". Los ojos del Shinigami se entrecerraron,
tanto con furia como con pensamientos. Bob ciertamente no era tortuoso, ni tan inteligente
como pensaba. Puede haber sido otorgante de vida, pero neurocirujano no lo fue. Era hora
de ser inteligente, lo que significaba que el Shinigami tenía que usar uno de sus métodos
más diabólicos y nefastos para extraer información.
              Pedirlo.
              "Muy bien entonces, si tú lo dices." El Shinigami se detuvo por un momento, sobre
todo por un efecto dramático. Lamentablemente, Bob realmente pensó que era bastante
dramático e hizo una nota para quedar impresionado más tarde. "Por cierto, estoy muy
sorprendido de que pudieras manipular un alma de esa manera. No sabía que pudieras hacer
tal cosa; ¿cómo harías para revertir un procedimiento tan difícil?" Bob, que nunca se
tomaba nada de lo dicho por otra persona como algo que no fuera puramente sencillo y sin
ninguna mala intención, no veía ninguna razón para negarle a su rival la oportunidad de
saber lo brillante que era en realidad.
              "Oh, ya que lo preguntaste tan cortésmente, supongo que debería complacerlo. Es
muy simple; todo lo que tengo que hacer es tocar su cabeza con mi mano, y el desequilibrio
que causé se corregirá solo. Diseñé el defecto solo para responder a mi toque, de esa
manera sería imposible que nadie, excepto yo, revertir los efectos. El esquema perfecto,
estoy seguro de que incluso usted está impresionado ". Bob sonrió a su rival, el triunfo era
evidente en sus ojos. En contraste, el Shinigami había tenido un brillo demente en sus
propios ojos. Cuando respondió, Bob tuvo la sensación de que debería estar preocupado.
              "Sí, lo más impresionante de hecho, Bob-kun. Dime, ¿se manchan esas túnicas
blancas?"
              Espacio en blanco maldito
              Minato se sentó en su escritorio, trabajando duro con su resumen del juicio de
Kakuzu. En ese momento estaba coloreando un gráfico circular que daba porcentajes
exactos de los diversos defectos cerebrales dentro de la cabeza de Zabuza que lo habían
hecho tan mal. Minato creía que el gráfico circular era el mejor tipo de gráfico; proporcionó
una buena imagen para casi cualquier cosa que pudieras desear, y una buena imagen era
casi el objetivo de cualquier tipo de gráfico. Si hubiera usado un gráfico de barras,
simplemente no habría sido lo mismo. Después de que Minato terminara de colorear este
gráfico circular y finalizara su informe, iba a seguir sacando el relleno, también conocido
como agallas, de Zabuza. Como si fuera una señal, Zabuza gimió en el suelo a unas pocas
docenas de pies de Minato, tratando desesperadamente de alejarse de su muy disgustado
jefe.
              Minato estaba tan absorto en su trabajo que no se dio cuenta de que el Shinigami
se acercaba sigilosamente por detrás de él. Justo cuando Minato notó la presencia del
Shinigami, fue golpeado en la cabeza con un objeto muy pesado, lo que sacó a Minato de
su asiento por la fuerza detrás del golpe, lo que hizo que se tambaleara unos pasos incluso
después de que sus reflejos se dispararan. y le permitió mantener los pies debajo de
él. Minato, que nunca se perdía la pregunta obvia, la hizo de inmediato.
              "¿Por qué diablos fue eso?" Minato se agarró la cabeza, el dolor brotó de su
cabeza. Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de dolor, también se sentía como si le
hubieran quitado algo. Un cuerpo completamente borrado de él. Miró al Shinigami para
verlo agitando lo que parecía ser un ... ¿brazo? Un brazo que tenía la manga de una capa
blanca alrededor, que rápidamente se estaba manchando de rojo con sangre. El Shinigami
lo miró y se encogió de hombros.
              "Nuestro querido amigo Bob pensó que sería divertido estropear la estructura de tu
alma, aumentar un poco tu agresión y dejarte suelto sobre los que juzgaste. Parece que él
pensó que era un castigo apropiado para ti. Por desgracia, no vio el problema en decirme la
forma de solucionarlo, y aquí estamos ". El Shinigami se detuvo por un momento ante la
mirada en blanco que Minato le estaba dando. Quizás fuera necesario hacer alguna
aclaración. "Me dijo que tenía que tocarte físicamente para revertir el proceso.
Desafortunadamente, nunca pensó en una razón por la que su brazo se separaría del resto de
él, ¡así que aquí estoy!" El Shinigami sonrió mientras pasaba el brazo por encima de su
hombro, aparentemente sin importarle lo que le sucedió ahora que había cumplido su
propósito.
              "¿Era necesario pegarme tan fuerte?" Ante esto, el Shinigami arqueó una ceja, casi
acusadoramente.
              "Por supuesto que no, Minato-kun, pero hubiera sido terriblemente aburrido solo
tocarte. Además, manipulándote o no, has sido bastante sarcástico conmigo últimamente.
Creo que te estoy dejando fuera de la luz con solo una bofetada en la parte de atrás de tu
cabeza ". El Shinigami le lanzó una mirada aguda a Minato, que hizo su trabajo al
recordarle a Minato los tipos de castigo que el dios de la muerte era más que capaz de
repartir.
              "Entonces, no ser una decepción ni nada, pero ¿no va a estar Bob muy molesto por
esto?" La pregunta de Minato fue respondida con una risa siniestra. Por otra parte, todas las
risas de los Shinigami eran siniestras, así que eso no significaba mucho.
              "Bueno, digamos que Bob está indispuesto durante mucho tiempo".
              "Shinigami-sama, ¿qué le hiciste exactamente?"
              La postura del Shinigami cambió ligeramente y el aura a su alrededor se oscureció.
              "Algo apropiado para intentar joder algo que me pertenece".
              En otra parte
              Bob se estremeció; su cuerpo no estaba acostumbrado al frío gélido que este reino
de existencia tenía para ofrecer. El Shinigami lo había apresurado, le arrancó el brazo del
cuerpo y luego lo empujó con esta lamentable excusa de reino. Aunque si le preguntabas a
Bob, se parecía más a una bola de nieve que a un mundo de cualquier tipo. Bob había
intentado varias veces escapar de este lugar, pero cada vez que su poder parecía
abandonarlo, tuvo que sentarse, exhausto por el esfuerzo. Después de la octava vez que lo
intentó, escuchó un bufido detrás de él. Al darse la vuelta, se sorprendió al descubrir que no
estaba solo.
              "Deberías estar al tanto de las noticias, Kami le debía un favor a la Shinigami; es
su poder el que te atrapa aquí ahora. Si fueras mejor en tu trabajo, probablemente podrías
haber sentido la sutil presencia de su poder por todas partes. tú. Manera de fallar, amigo
". Nick se sentó un poco más erguido y miró al dios de la vida impasible. Por su parte, Bob
estaba completamente confundido.
              "No entiendo lo que estaba pasando. Lo último que recuerdo es una conversación
que estaba teniendo con el Shinigami sobre su mascota Hokage y-" Nick eligió este
momento para interrumpir.
              "Amigo, te arruinaste con el proyecto favorito del Shinigami. Él tiene una obsesión
muy mala con ese chico rubio. Soy imprudente, sociópata y tengo una total indiferencia por
todo lo que se parezca a la cortesía común, e incluso yo no tocaría ese tipo. Está bien, si
hubiera tocado a mi chica-zorro podría haberle pateado el trasero, pero las chicas-zorro son
increíbles. Extraño a mi chica-zorro ". Al final, la voz de Nick empezó a sonar más
quejumbrosa que salvia y frunció el ceño ligeramente (4).
              "Entonces", comenzó Bob, tratando de acostumbrarse a su nuevo compañero,
"¿Qué hiciste para quedarte atrapado aquí?" Ante la pregunta, Nick levantó una ceja, su
rostro ligeramente desconcertado (5).
              "¿Atascado? Oh, supongo que piensas que esto es una especie de castigo. Después
de que hice un trato con el Shinigami, pedí que me pusieran en un lugar agradable y frío
para poder estar solo. Otras personas me molestan con su inutilidad, así que estar solo es
bastante asombroso cuando lo piensas ".
              Escena retrospectiva
              "Querido Satanás, ¿podrías conseguirme un pony para Navidad? Me gustan los
ponis, ¡y te prometo que si me envías un pony seré realmente travieso y saquearé algunas
cosas!
              Atentamente,
              Oxidado"
              Nick dejó su 50ª carta del día y suspiró. Quienquiera que decidiera que era
inteligente decirles a los mortales que Satanás todavía estaba vivo y bien, pagaría
moderadamente por esta moderada molestia.
              En otra parte
              El Shinigami se rió moderadamente con maldad.
              De vuelta con Nick y Bob en el presente
              "Sí, puedo ver cómo toda la población viviente creyendo que está escribiendo a la
encarnación de todo el mal y pidiendo favores intrascendentes podría meterse en tu
piel". Las palabras de Bob sonaron sinceras, pero ninguno de los dos fingió que no se
estaba riendo por dentro.
              "Sí, bueno, ahora estás impresionado conmigo. Yo también me siento como un
idiota, lo que significa que voy a recitar todas las cartas que he recibido y que estaban
dirigidas al Diablo. Spoilers, tengo muy buena memoria cuando me lo propongo ". Bob
cerró los ojos y suspiró. Solo sabía que esto iba a ser doloroso. Peor aún, ahora estaba a
merced de la bondad del Shinigami.
              ...
              Mierda.
              De vuelta en el espacio blanco
              "En noticias más brillantes," la voz del Shinigami había tomado el tono de "Ahora
estoy cambiando de tema, así que lo vas a cambiar conmigo o de lo contrario" tono, "Ahora
que una vez más he salvado tu alma de sí misma, puedes vuelve a ser tu yo alegre habitual
y juzga almas. Has tomado suficientes descansos de tu trabajo, y aunque Zabuza es un buen
reemplazo de vez en cuando, creo que es hora de que volvamos a lo básico, ¿no crees? " El
tono de voz del Shinigami dejó en claro que, de hecho, no había hecho ninguna pregunta.
              Espero que no espere que le dé las gracias ni nada ...
              El Shinigami tosió levemente, dejando perfectamente claras sus expectativas a su
subordinado.
              "Gracias Shinigami por ayudarme, volveré a trabajar de inmediato." Al escuchar
esta buena noticia, el Shinigami aplaudió emocionado, muy complacido de escuchar la
respuesta de Minato.
              "Eso es lo que me gusta escuchar, Minato-kun. Ya que tienes mucho trabajo por
hacer, no te distraeré más. ¡Feliz juzgando!" Con un chasquido de sus dedos, el Shinigami
desapareció de la habitación, dejando a Minato solo con Zabuza que aún gemía.
              Entretanto…
              Madara retrocedió de su pizarra una vez más y se pellizcó el puente de la nariz con
frustración. Sus planes siempre eran un dolor de cabeza para trabajar, y nunca entendió por
qué. Sabía que era la persona más inteligente del mundo, pero sabía que a personas muy por
debajo de su nivel de intelecto se les ocurrían planes de gobierno mundial que tenían
muchos menos pasos que los que él siempre lograba. También estaba bastante seguro de
que los gráficos no deberían tener tantas opciones de ramificación mientras intentaban ser
viables o, en caso de fallar esa falacia, limpios. A Madara se le ocurrió, y no por primera
vez, que si dedicaba casi tanto tiempo a poner en marcha estas tramas en lugar de sentarse
frente a una pizarra y pensar en ellas durante años en un momento en que el mundo
probablemente estaría bajo su regla ya. Sin embargo, aunque eso parecía lógico, no pudo
resistir una etapa de planificación demasiado larga. Si nada más, tal vez tendría suerte y
todos los jóvenes ninjas que se le opusieron serían viejos, o estarían muertos, para cuando
él estuviera listo para comenzar su plan. Una presencia detrás de él interrumpió los
pensamientos de Madara.
              Madara se volvió para ver a su esbirro favorito (5), Pain. Tenía un cuerpo nuevo y
miraba fijamente la pizarra detrás de Madara. Por un breve momento, el hombre
enmascarado pensó que podría haber tenido su diagrama sobre cómo difuminar cualquier
situación pegajosa con Pain en él, pero considerando que actualmente no estaba siendo
arrojado por la habitación como un muñeco de trapo, se vio obligado a asumir que
afortunadamente uno no lo estaba. en el tablero detrás de él. Sin embargo, aquí estaba Pain,
mirando fijamente la pizarra. Madara siguió la línea de visión de Pain y descubrió que
estaba mirando una imagen obsoleta del Hokage de Konoha, Tsunade, durante la Segunda
Guerra Shinobi. Madara se sorprendió; el estoico Pain no solía interesarse por miembros
del sexo opuesto. Sin poder resistirse, Madara se puso su personaje de Tobi y habló.
              "Tobi sería un chico muy travieso con ella, sí lo sería. Tobi piensa que a Pain-sama
le encantaría atrapar a (6) Tsunade, ¿no?" Ante la palabra "clavo", el rostro de Pain
desarrolló una leve sonrisa.
              "Maldita sea", dijo Pain la palabra como si acabara de pensar en la mejor idea de
su vida. Sin decir una palabra más, salió en silencio, dejando a Madara solo.
              Madara miró hacia atrás a la foto de Tsunade y la tomó de la pizarra. Tobi iba a ser
un chico muy travieso con ella de hecho. Salió silenciosamente a su dormitorio, decidiendo
que la dominación mundial podía esperar, aunque solo fuera por un día.
              En Konoha ...
              Anko afiló su cuchillo lentamente mientras miraba al hombre frente a ella. Este
ninja de quinta categoría, y que quizás estaba siendo demasiado amable para una escoria
como él, la había estado espiando mientras se bañaba en la supuesta privacidad de su propia
casa. Desafortunadamente para él, su habilidad para escabullirse no se correspondía con la
fuerza de su perversión, y había sido atrapado solo unos momentos después de su peep
show. Así que aquí estaba Anko, tan desnuda y mojada (… con agua) como podía estar,
afilando un cuchillo frente al hombre. Normalmente, el hombre estaría mirando a cualquier
otra cosa que no fuera su rostro, ya que era obvio para cualquiera con un par de ojos que el
cuerpo de Anko era hermoso, y poder verlo en el estado en el que valía la pena renunciar a
muchas cosas. Sin embargo, la fría mirada que Anko le estaba dando al hombre le dejó muy
claro que si apartaba los ojos de su rostro, aunque fuera por un momento, el cuchillo que
estaba afilando iba a clavarse en él en un lugar muy terrible.
              "Entonces, Dragon-chan," la caída del nombre de Anko tuvo el efecto deseado, el
hombre comenzó a sudar, no le gustó el hecho de que esta mujer supiera que él era parte de
los ANBU y que ella también conocía su nombre, "¿Qué son? ¿Qué haces en mi patio
trasero a esta hora de la noche? ¿No podrías resistirte a mi hermoso cuerpo? " Anko se
agachó con su cuchillo y comenzó a gemir, lo que emocionó al hombre conocido como
Dragón. Había oído que Anko era un fenómeno, pero ¿divertirse con un cuchillo? ¡Ella
realmente era una puta! A ella también le gustaba mucho, Dragon pensó con certeza que
solo podría echar un vistazo. Sus ojos también estaban cerrados, no había forma de que
pudiera notarlo. Solo una mirada hacia abajo, luego de vuelta a su rostro, no hay problema
en absoluto. Miró hacia abajo y antes de que pudiera contemplar la vista se le había clavado
un cuchillo en el hombro izquierdo, cerró los ojos y gritó de dolor. El cuchillo fue sacado
de su hombro y Anko habló desde su izquierda.
              "Tsk tsk, Dragon-chan. Cuando dije que no mires a escondidas lo digo en serio.
Tal vez si hubieras escuchado a la gran y benevolente Anko-sama como ella preguntó, tu
sangre no habría tenido que derramarse. Tan trágico, pero ni siquiera puedes seguir una
orden tan simple o detectar un genjutsu simple ". Dragon hizo una mueca, reprendiéndose a
sí mismo por enamorarse de un truco tan obvio. Anko ahora estaba completamente vestida,
era probable que lo hubiera estado por algún tiempo, y comiendo un poco de dango
mientras lo miraba con una sonrisa desagradable en su rostro. Pasó la pierna por encima de
su cintura y lo montó. Luchó con las cuerdas que le ataban las manos delante de la simple
silla, pero fue en vano. Ella movió sus caderas contra las de él lentamente, la sonrisa
maliciosa nunca abandonó su rostro.
              "Apuesto a que te gusta, ¿verdad, Dragon-chan? Debes estar realmente
desesperado por una mujer si eliges espiar a uno de los ninjas de élite de la aldea, ¿eh?
Pobre, no puedes espiar, puedes" Si obedeces las órdenes, ni siquiera puedes escapar del
simple genjutsu o dominar físicamente a mi pequeño. ¿Por qué eres un ninja, exactamente?
" Dragon dejó escapar un gemido lastimero cuando Anko nunca dejó de mover sus caderas
incluso mientras hablaba. Finalmente, la tensión resultó demasiado para el joven y se corrió
en pantalones. Anko sintió la liberación y arqueó una ceja.
              "¿Inútil como ninja y como hombre? Ni siquiera mereces el tiempo de
torturarte". Con un suave movimiento, Anko usó su cuchillo para cortar limpiamente la
garganta del hombre. Dragon apenas tuvo tiempo de jadear cuando su cabeza se echó hacia
atrás y la sangre brotó lentamente de su cuello. Anko se bajó del cuerpo que se enfriaba y
dejó escapar un suspiro.
              "Un día encontraré un hombre que pueda satisfacer mi necesidad de sexo y muerte,
solo sé que el Sr. Perfecto está ahí afuera". Lejos de Konoha, Itachi estornudó.
              Con Orochimaru
              Muerte miró la forma debilitada de Orochimaru y suspiró. El final estaba muy
cerca, podía sentirlo. Tampoco le dolió que fuera literalmente arrastrado aquí de otra
diversión al lado de la cama de Orochimaru. Siempre que eso sucedía, significaba que se
requerían sus servicios. Cuando Kami te dijo que hicieras algo, a través de palabras o
acciones, hiciste el trabajo. Dicho esto, ¡no significa que no puedas divertirte un poco con
eso! El Shinigami miró a su derecha para ver la Rueda de la Perdición 4.0, ¡ahora con aún
más sufrimiento! Esta era su mejor rueda hasta ahora, regalada por Kami por su excelente
servicio hacia ella. Si bien temía tener que ser testigo de la muerte de Orochimaru, al menos
pudo torturarlo un poco antes de que el juguete de niño de Orochimaru, Sasuke, le clavara
su espada larga, dura y varonil antes de usar una bola de fuego o algo para matarlo. El
Shinigami le dio todas sus fuerzas y giró la rueda. ¡Era una incógnita lo que revelaría! La
rueda se detuvo lentamente y el resultado hizo que el Shinigami palideciera.
              Elimina cualquier inhibidor de la muerte.
              El Shinigami miró el resultado y no podía creerlo. En ese preciso momento Sasuke
entró en la habitación de Orochimaru y desafió al enfermo (interprete que como le plazca)
por su futuro. Sin embargo, el Shinigami no miró, seguía mirando el volante frente a
él. Orochimaru había sido despojado de muchas de sus protecciones contra la muerte por la
hechicera Maléfica. Sin embargo, esta opción fue formulada con crueldad. El Shinigami, es
decir, la muerte misma, había colocado muchas maldiciones, maleficios y ritos de sacrificio
en Orochimaru a lo largo de los años para asegurarse de que su alma estuviera tan
completamente dividida que, en caso de que alguna vez muriera, el alma sería tan
irreversiblemente dañada que podría se esparciría en polvo tan pronto como entrara en la
otra vida. La rueda de la perdición había estado a la altura de su nombre, porque había
asegurado a los Shinigami.
              ...
              De acuerdo, probablemente fue un poco demasiado dramático sobre la situación,
pero el dios de la muerte todavía no estaba del todo satisfecho con la situación. De fondo
escuchó el último grito de horror de Orochimaru antes de que Sasuke terminara con su vida,
dejando solo una impresión fantasma en la mente de Sasuke. El Shinigami hizo una pausa
por un momento, justo ahora dándose cuenta de que esto significaba que Minato y
Orochimaru iban a estar en la misma habitación muy pronto, y que él estaba aquí sintiendo
lástima por sí mismo. No era el momento para eso. Era el momento de hacer palomitas de
maíz, porque ese espectáculo era imperdible.

* Capítulo 24 *: Preludio al
sufrimiento de Orochimaru
 
              
              Capítulo 24: Preludio del sufrimiento de Orochimaru
 
             
             
              Orochimaru jadeó en el suelo, sin estar seguro de lo que estaba pasando, con una
enorme cantidad de dolor. Lo último que recordaba era luchar por el control del cuerpo de
Sasuke y el arrogante punk sonriéndole como si de alguna manera fuera mejor que él. Lo
había traicionado, la insolencia de todo. Orochimaru no pudo evitar la mueca de desprecio
de su rostro al pensar en el clan Uchiha. Debe haber sido lindo haber nacido con tanto
talento. Si tan solo él mismo hubiera podido obtener un par de esos hermosos ojos, nada de
esto habría sucedido. No necesitaría ir de un cuerpo a otro para fortalecerse. Si solo-
              Los pensamientos de Orochimaru fueron bruscamente interrumpidos por una
bofetada en la cara, que fue lo suficientemente fuerte como para golpearlo de espaldas.
              "¡Hola, Orochimaru-kun!" Los ojos de Orochimaru se agrandaron por el pánico
ante la muy, muy familiar voz sobre él. Era la voz del cuarto Hokage, Namikaze
Minato. Orochimaru miró hacia arriba y vio al hombre rubio mirándolo sin rastro de
emoción en su rostro. Al ver la mirada inexpresiva, la sensibilidad ninja de Orochimaru
entró en acción y se dio cuenta de algo muy importante: no tenía ninguna razón para tener
miedo de este hombre. Él también era candidato para ser el cuarto Hokage y era todo el
genio que era este bastardo. Con una rapidez repentina, Orochimaru tomó a Minato con la
guardia baja y lo pateó en el abdomen. La fuerza de la patada envió a Minato volando hacia
atrás contra su escritorio, que fue aplastado por la fuerza de su impacto.
              Con una sensación de energía renovada, Orochimaru habló.
              "Minato-kun, tan imprudente como siempre he visto." Las palabras de Orochimaru
fueron mordaces. Se levantó en toda su estatura y miró a Minato con el tipo de odio que
solo podía desarrollarse después de años de inquietante y demencial ira lo había
deformado. Ante él estaba el hombre que le había quitado todo: su sueño de ser Hokage, su
lugar legítimo en el país del Fuego, así como el favor de su maestro, el Sandaime
Hokage. Sin la autoridad para hacer lo que se requería para hacerse más fuerte, tuvo que
esconderse en la parte más vulnerable de Konoha, donde su maestro finalmente lo
alcanzó. Sarutobi había elegido esta inmundicia común sobre él. Esta ... inmundicia común
muy sexy, muy poderosa. A Orochimaru siempre le gustaron los hombres poderosos ...
              Afortunadamente durante toda su existencia, Minato no había perdido un paso
desde la última vez que miró y, en un destello literal, había acortado la distancia entre él y
el hombre pálido. Con un elegante giro de su cuerpo, Minato lanzó un codo giratorio y
castigador a la mandíbula de Orochimaru que lo envió volando a una gran distancia dentro
del espacio en blanco.
              Minato se apretó el estómago, todavía haciendo una mueca de dolor por esa
patada. Por todos los derechos, Orochimaru debería haber sido nada más que una brizna de
sí mismo. Con toda la investigación autoimpuesta que el hombre se había hecho a sí
mismo, su alma debería haberse hecho pedazos, no quedaba ninguna cantidad de verdadero
poder dentro de ella. Aunque Minato se imaginaba a sí mismo como una fuerza espiritual
bastante poderosa, Orochimaru en su estado actual no se quedaba atrás. Habían pasado
varios años desde que un espíritu tan fuerte como el de Orochimaru se había cruzado en el
camino de Minato. Todavía sentía algunos de los dolores de su pelea con Hanzo.
              Tan absorto estaba en su dolor y asombro, Minato no se dio cuenta de la siniestra
presencia detrás de él.
              "Veo que ha llegado nuestro invitado, qué maravilla". Minato no pudo evitar que
uno de sus ojos se moviera por un momento ante la más allá de la presentación casual del
Shinigami tanto de él como de Orochimaru. Para ser una deidad miserable que había
pasado la mayor parte de medio siglo tratando de asegurarse de que este hombre no llegara
al más allá, estaba terriblemente tranquilo por haber muerto su proyecto favorito. Minato
decidió expresar esta opinión.
              "Shinigami-sama, has planeado durante años mantener a Orochimaru fuera de la
otra vida, ¿por qué el repentino cambio de opinión?" El Shinigami hizo un movimiento que
podría haberse confundido con un encogimiento de hombros ante la pregunta.
              "No necesito una razón para divertirme por la difícil situación de Orochimaru,
Minato-kun." Minato levantó una ceja, sorprendido de escuchar que la voz del Shinigami
parecía tener una inflexión de diversión dentro de ella.
              "¿Cuál sería esa situación?"
              "Por qué, tener que lidiar contigo, por supuesto. Durante muchos años fue un
hecho entendido que cualquier forma de espíritu patético Orochimaru llegó aquí ya que
tendrías que tener algún tipo de compasión de él, es solo tu propia naturaleza. Ahora él está
aquí con ganas de pelear. Soy la Muerte, Minato-kun, mi furia y crueldad se limitan a lo
básico. He descubierto que tu imaginación mortal es mucho más cruel y satisfactoria de ver
que mi propio trabajo. Oh, y Me agacharía ahora mismo ". Minato se golpeó contra el suelo
cuando un dragón hecho de fuego se precipitó por el área sobre él. Minato miró hacia arriba
para ver al Shinigami siendo consumido por el fuego. El rostro del Shinigami se torció en
una mueca y Minato sintió un toque de preocupación por su pseudo-jefe; Muerte o no, el
fuego seguramente todavía dolería. El Shinigami metió la mano en su túnica y parecía estar
luchando por encontrar algo. Después de un momento, el Shinigami sacó un paquete y un
cuchillo delgado. Minato pensó que el paquete era quizás algún artículo anti-fuego que el
Shinigami le guardaba en caso de emergencia. El Shinigami metió su cuchillo en el
paquete, sacó un objeto y comenzó a silbar. Después de unos segundos, el Shinigami se
teletransportó fuera del fuego a la izquierda de Minato sosteniendo en su mano un cuchillo
que expertamente había atravesado a un pito.
              "Estoy en la pausa del almuerzo, te veo luego Minato-kun", dijo el Shinigami. Se
metió el pito asado en la boca y lo masticó, con una sonrisa adornando su rostro mientras lo
hacía. Con una reverencia y un giro de su mano desapareció del espacio en blanco,
aparentemente ya no requirió el uso del horno al aire libre.
              Después de otro momento, el fuego se disipó del aire y Minato se puso de pie y
miró a su alrededor buscando a Orochimaru. Sin embargo, no tenía por qué
molestarse. Orochimaru apareció justo a su lado y le dio un poderoso puñetazo a la
mandíbula de Minato. Minato, acostumbrado a tal dolor, apenas se estremeció y en su lugar
extendió la mano y agarró el cuello de Orochimaru con su mano izquierda y
apretó. Orochimaru trató de romper el agarre de Minato golpeando el brazo del rubio, sin
ningún efecto. Después de unos momentos de intentar inútilmente hacer esto, Orochimaru
sabiamente decidió hacer algo en lo que era bueno: hacer trampa. Metió sus dedos en los
ojos de Minato causando que el rubio gritara de dolor y aflojara su agarre sobre
Orochimaru lo suficiente como para que la serpiente se deslizara.
              Orochimaru estaba a punto de golpear al tumbado Minato cuando una sombra (1)
apareció sobre él.
              "Te aconsejo que lo pienses dos veces antes de dar otro paso, Orochimaru-kun." El
cuerpo de Orochimaru se congeló mientras procesaba la voz gélida del hombre detrás de
él. Era cierto que en el fondo de su corazón no le tenía miedo a Namikaze Minato, porque a
sus ojos eran iguales y contemporáneos. Sin embargo, todavía había un hombre al que
temía por encima de todos los demás. Ese hombre estaba detrás de él.
              El Sandaime Hokage había visto días peores, sin duda. Cuando llegó por primera
vez a la otra vida, era un anciano andrajoso, la edad de su cuerpo había desgastado su
espíritu en una cantidad saludable a lo largo de los años. Las cargas de un líder rara vez se
terminaban, incluso en la muerte, y se había demostrado. Ahora, años después, Sarutobi
nunca se había visto mejor. Cabello en la parte superior de su cabeza, arrugas desaparecidas
de su cuerpo y una pipa en su boca resoplando casi alegremente mientras miraba a
Orochimaru con fría indiferencia. Orochimaru pareció encogerse en su presencia cuando el
Sandaime dio otro paso adelante, mientras Orochimaru dio un paso atrás para igualar a su
antiguo maestro.
              "Veo que la muerte te ha alcanzado por fin, mi alumno", dijo Sarutobi con una
dulzura desconcertante. A pesar de que Orochimaru había cometido muchos pecados a lo
largo de su vida, incluso llegando a matar a Sarutobi, el hombre marchito no pudo
encontrar ningún defecto en su alumno. Una parte de él todavía se culpaba a sí mismo por
todo lo que les había pasado a sus estudiantes, sobre todo Orochimaru. Las muchas
tragedias que habían convertido a un estudiante prometedor en un hombre malvado quizás
podrían haberse evitado si hubiera sido más cuidadoso. Bueno, excepto todo el asunto de
seducir a los niños pequeños. En ese frente, eso era completamente Orochimaru; nada que
el Sandaime pudiera haber hecho para cambiar eso.
              "M-Maestro." La voz de Orochimaru casi se atora en su garganta. La última vez
que había visto a su antiguo maestro era una sombra de su antiguo yo, viejo y marchito, su
chakra apenas era una décima parte del nivel que tenía cuando le estaba enseñando al joven
Orochimaru los conceptos básicos del mundo shinobi. Orochimaru había odiado ver en qué
se había convertido su ídolo y se había convencido a sí mismo de que si incluso su gran
maestro podía haberse marchitado con el tiempo, entonces su propia investigación valía la
pena. Había querido vivir para siempre, escapar de la muerte para
siempre. Afortunadamente para Orochimaru, al menos hasta ese momento, la Muerte estaba
totalmente de acuerdo con él. Sin embargo, una rueda de hechos nefastos más tarde y aquí
estaba, entre la espada y la pared. Hablando de esa roca ...
              "Gracias por la preocupación, Sarutobi, estoy bien aquí." Minato se puso de pie
con un gemido, habiendo tropezado un poco antes de caer desorientado. Quedarse ciego no
era una sensación que le gustara mucho a Minato. Miró a Sarutobi y no pudo contener una
sonrisa. Había pasado bastante tiempo desde que había visto a su predecesor y el anciano ya
no era tan viejo. Minato miró a Orochimaru y vio el miedo claro en sus ojos. No había
estado presente durante la mejor época de Sarutobi, pero obviamente ser llamado el Dios de
todos los ninjas no era algo para tomarse a la ligera.
              "Minato-kun, es un placer verte como siempre." Los ojos de Sandaime estaban
llenos de buen humor mientras miraba a su antiguo reemplazo.
              Orochimaru, por su parte, estaba en un lugar muy confuso en este
momento. Quería atacar a Minato, pero temía a Sarutobi con cada fibra de su ser. La
advertencia de no dar un paso hacia Minato le había estado diciendo a Orochimaru; Habría
consecuencias nefastas si intentaba involucrar a Minato. La rubia pareció darse cuenta de
esto y estaba a punto de atacar a Orochimaru cuando Sandaime habló.
              "Sé que eres bastante experto en estos juicios que haces, Minato-kun, pero ¿qué tal
si me dejas manejar a Orochimaru? Creo que soy más capaz que tú para manejarlo." Minato
estaba a punto de expresar su desacuerdo cuando volvió a mirar a Orochimaru y vio que su
miedo solo había aumentado con la sugerencia. Seguro, Minato eventualmente podría
haberle dado una paliza a Orochimaru y haberle hecho algo desesperadamente
terrible; incluso había hecho toda una sesión de lluvia de ideas para la ocasión.
              Escena retrospectiva
              "Ok Zabuza, dame algunas ideas!" La voz de Minato estaba emocionada y
probablemente un poco hiperactiva para el bien de cualquiera mientras le arrojaba el
marcador negro a Zabuza, quien estaba de pie junto a una pizarra.
              Zabuza pensó por un momento antes de escribir algo. Cuando su marco estuvo
fuera del camino, Minato leyó su idea.
              Pega le. Con tus puños. Mucho.
              Minato se frotó la barbilla, se rascó la nuca y luego hizo una mueca.
              "Esperaba algo un poco más específico, Zabuza-san." Zabuza suspiró.
              "¿Qué tal esto entonces?" Zabuza destapó el marcador una vez más y estuvo
cubriendo la pizarra durante unos buenos minutos antes de dar un paso atrás, sonreír a
Minato y se apartó para poder leerlo. Minato arqueó una ceja mientras leía.
              Primero, comience atando a Orochimaru a una silla. Ya sabes, con ese buen tipo
de cuerda que es un dolor de cabeza romper y necesitas un boy scout para desatar. Una
vez que esté en la silla, colóquelo en medio de un océano donde lo único que lo mantiene
fuera del agua es una pequeña balsa en la que está su silla.  Lanza un genjutsu sobre él
para que siempre parezca que la silla se cae en una dirección u otra, pero no se cae del
todo.  Ya sabes, esa sensación que tienes cuando estás recostado en tu silla y simplemente
relajándote y luego, de repente, tienes esa terrible sensación de vértigo y o enderezas la
silla o te caes de culo. Ahora, después de que hayas terminado de hacer eso, él no puede
evitar tener esa sensación constantemente, necesitas poner tiburones en el océano que
rodea su balsa. Tiburones realmente grandes y hambrientos. Tiburones que criaste
específicamente para alimentarse de serpientes. Por ejemplo, alimentarlos con nada más
que serpientes durante días y días y luego reescribir su código genético para que cada
instinto en su cuerpo y mente les haga amar comer serpientes. Ponlos alrededor de la
balsa de Orochimaru para que no solo tenga esa terrible sensación de caer, sino que
cuando lo haga, también piense que los tiburones se lo comerán. A continuación, y esta es
la clave, tomas una tira de alambre de púas delgado y lo envuelves alrededor de
Orochimaru lo suficientemente apretado para que cuando llegue una ola particularmente
grande, la balsa se balancee lo suficiente como para que Orochimaru comience a
sangrar. Además del dolor punzante, estará el conocimiento de que la sangre que fluye
desde la balsa hacia el agua excitará aún más a los tiburones a su alrededor y hará que
entre en pánico cuando tenga esa terrible sensación de caer. Dolor, peligro siempre
presente de ser devorado, y esa terrible sensación realmente molesta de caer hacia atrás
en la silla. ¡Orochimaru nunca sabrá qué lo golpeó!
              Minato volvió la cabeza hacia Zabuza, quien lo miró preocupado.
              "Zabuza", dijo Minato.
              "Err, ¿sí?" Zabuza estaba un poco nervioso, Minato a menudo era muy crítico con
sus ideas.
              "Eres un puto genio." La voz de Minato no tenía nada más que sinceridad, lo que
provocó que Zabuza sonriera ante el impecable cumplido.
              Fin del flashback
              Minato suspiró y sacó un papel y un bolígrafo. Tachó "genetista", "tiburones" y
"un océano realmente grande" en sus listas de cosas para comprar para el verano.
              "Muy bien, haré mi juicio oficial de que debes cuidar de Orochimaru" Ante esto,
Orochimaru se arrodilló y se envolvió alrededor de Minato.
              "¡No! ¡Te lo ruego! ¡Por favor no lo hagas! ¡Seré un buen chico! ¡Simplemente no
me envíes lejos a solas con él!" Minato empujó a Orochimaru fuera de él, aunque le costó
demasiado esfuerzo para su gusto.
              Sarutobi puso los ojos en blanco.
              "¿No quieres divertirte conmigo de nuevo, Orochimaru-kun? He ideado ejercicios
de entrenamiento aún más divertidos desde que alguien decidió ponerme en mi tumba
temprano. Vamos a tener un montón de divertido perfeccionando tu alma en forma
". Sarutobi agarró a Orochimaru por la nuca y desapareció con él, en lugares desconocidos.
              Minato se miró a sí mismo y notó que se veía bastante afectado.
              "Supongo que necesito darme una ducha o algo." Minato estaba a punto de irse
cuando una voz habló.
              "Creo que me uniré a ti, chico amante." Minato miró por encima del hombro para
ver a su esposa sonriéndole.
              Hablar de una actualización en la empresa .
              Entretanto…
              "¿Alguna vez has oído hablar de la hora del cuento?" Bob miró a su único
compañero y negó con la cabeza. Hasta ese momento, Nick había estado muy callado y
parecía que nunca rompería su silencio. Sin embargo, parece que a Nick le gustaba contar
historias.
              "La hora del cuento es bastante impresionante. Empezaré. Esta vez estaba teniendo
sexo con mi chica zorro y…" Bob levantó la mano para detener a Nick, quien parpadeó y
miró al dios de la vida.
              "No quiero oír hablar de tus desventuras con una chica zorro, Nick-san." Nick
sonrió ante su protesta.
              "Oh, realmente no me importa si quieres. Estás atrapado aquí conmigo y no tienes
forma de evitar que hable. Me imagino que si tengo que estar a solas contigo voy a hacer
esto tan divertido como yo. lata." Bob gimió ante esto, reconociendo que estaba en
problemas.
              "Así que como estaba diciendo ..." Nick comenzó la hora del cuento.
              Duró cuatro días.
              Bob nunca volvió a ser el mismo.
              En otra parte
              Bertha, la niña-gato, se iba a escribir un premio por lo increíble que era en su
trabajo. El Shinigami se le acercó y le pidió que hiciera de la vida de Sasuke un infierno. Al
principio pensó que sería un desafío dado lo despreciable que era el Uchiha. Sin mencionar
que generalmente fallaba en todo lo que quería hacer en la vida. Sin embargo, como todas
las marcas, incluso esta montaña de odio, mezquindad y desesperación tenía un punto
débil. No le gustaba estar preocupado. No le agradaban los que explicaban su
bienestar. Odiaba a las fangirls.
              Así que ver a Karin babear por Sasuke para su disgusto fue sin duda un trabajo
bien hecho por parte de Bertha.
              "¡Oh Sasuke-kun, no tienes que preocuparte por nadie más, con mi habilidad para
sentir el chakra podemos ser un equipo imparable!" Karin dijo efusivamente mientras
abrazaba a Sasuke por detrás, quien se estremeció de disgusto. Bertha escribió la reacción
en su bloc de notas para estudiarla más adelante. Hablando personalmente, ella hubiera
preferido ser abrazado por la excitable chica frente a ella que por Orochimaru, lo que a
Sasuke no parecía importarle mucho. Por otra parte, sus sentimientos importaban poco
cuando se trataba de torturar para el trabajo. Si una mujer que te deseaba en su vida y en su
cuerpo era lo que te ponía de tu peor humor posible, eso sin duda podría arreglarse.
              Bertha notó que el aura de Sasuke se oscureció cada vez más mientras Karin
pronunciaba cada una de sus palabras llenas de amor. Bertha arqueó una ceja y también
tomó nota de este desarrollo. Si todo iba bien, Sasuke se convertiría en un psicópata total
para fin de año.
              Bertha volvió a mirar a Sasuke y notó que estaba abrazando una foto de su
hermano mientras murmuraba Te odio y precioso… mi precioso… en orden
alternado. Bertha suspiró; quizás era demasiado tarde para fijar sus metas tan bajas.
              En el espacio blanco
              Kushina se reclinó en su silla y se estiró lo más que pudo, para el agrado de
Minato. La mujer miró a su marido y puso los ojos en blanco. El hombre era insaciable. Por
el amor de Dios, acababan de ducharse una hora ...
              "Minato, en lugar de mirarme qué tal si te pones a trabajar en esa cola, veo que
está parpadeando", dijo Kushina con una mirada divertida en su rostro.
              "La Cola puede esperar", dijo Minato. Sus ojos brillaban con algo no tan inocente.
              "Sí, estoy seguro de que podría, pero como tu nueva asistente me harías quedar
mal si tienes un atraso. No quieres hacerme quedar mal, ¿verdad, cariño?" La sonrisa en su
rostro parecía un poco menos amigable que antes y Minato frunció el ceño. No, no querías
que Kushina quedara mal ...
              Escena retrospectiva
              Minato yacía ensangrentado bajo una furiosa Kushina.
              "¡Nunca, jamás, vuelvas a tirar mi bandeja de maquillaje!"
              "Pero te ves hermosa de la manera-" Minato fue golpeado de nuevo.
              "Si querida," dijo Minato, derrotado.
              Fin del flashback
              "Bien, vamos a trabajar en esa cola", dijo Minato con una sonrisa un poco
demasiado grande en su rostro. Si Kushina notó su nerviosismo (2) no lo comentó.
              Minato presionó el botón de cola y un anciano se abrió paso hacia el espacio en
blanco. Miró a Minato, luego a Kushina, y saludó amistosamente a ambos antes de tomar
tranquilamente el asiento frente al escritorio.
              "Hola, mi nombre es John (3), y supongo que estoy muerto", dijo el hombre, John,
sin remordimiento en la voz.
              "Sí, lo eres", dijo Minato.
              John asintió, casi para sí mismo que para Minato, y luego habló.
              "¿Entonces, cómo funciona esto?" John sonrió, sin parecer muy nervioso.
              "No quiero ser grosero", comenzó Kushina, lo que significaba que probablemente
estaba a punto de ser grosero, "pero acabas de morir. Pareces muy tranquila al
respecto". Los ojos de Jon brillaron de comprensión y simplemente le sonrió más
ampliamente.
              "Querida, perdí a mi esposa hace muchos años. La vida desde entonces hasta ahora
fue simplemente un juego de espera. Viví una vida larga y plena. He tenido muchos
triunfos y un legado duradero. Llegué a ver a decenas de bisnietos crecer y ser feliz, y pasé
un siglo haciendo lo mejor que pude. Después de todo eso, después de poder ver a la única
mujer a la que amé una vez más, ¿por qué iba a ser otra cosa que tranquila y contenta? " La
voz del hombre resonó en todo el espacio en blanco y su carisma era palpable. Kushina y
Minato estaban impresionados por su presencia, algo que no era fácil de hacer.
              Minato hojeó el archivo que tenía frente a él y quedó impresionado. El hombre
frente a él fue un atleta en su juventud, un maestro durante toda su vida; incluso había
servido en el ejército. Había enseñado a muchos, y en este archivo estaba el amor y el
respeto de cualquiera que alguna vez hubiera tenido contacto con este hombre.
              "Bueno, John," Minato comenzó sombríamente, "Eres un buen hombre, eso es
obvio. No veo ninguna razón para mantenerte alejado de tu esposa por más tiempo". Con
un destello, apareció una puerta detrás de John y él sonrió. Se abrió por su propia voluntad
y una mujer, no mayor de veinte años, apareció con los brazos extendidos hacia John. Sin
necesidad de más formalidades, el anciano comenzó a caminar lentamente hacia la
puerta. A medida que se acercaba a la puerta, su paso se aceleró y los años se alejaron de su
cuerpo hasta que volvió a ser un joven sosteniendo al amor de su vida en un fuerte
abrazo. La puerta se cerró detrás de ellos, desapareciendo.
              "El amor es grandioso, ¿no es cierto?", Dijo Kushina con una expresión
melancólica en su rostro.
              "Sí, mi amor, lo es." Minato la abrazó con fuerza, conmovido por la demostración
de amor eterno que acababan de ver.
              "Aburrido."
              Minato hizo una mueca cuando el Shinigami se sentó en la silla de la que John
acababa de levantarse.
              "Hola Shinigami-san, ¿cómo estás hoy?" Kushina sonrió levemente al dios, sin
molestarse en ocultar su disgusto. El Shinigami le dio una mirada que podría haber
derretido el infierno. Kushina no se vio afectada.
              "Bueno, Kushina-chan, tuve una buena pausa para el almuerzo. Tampoco pude
evitar notar que Orochimaru está indispuesto por el momento, lo cual me agrada. Cuando
estoy contento suceden cosas buenas". El Shinigami metió la mano en su túnica, sacó un
saco y se lo tiró a Minato. La Rubia cogió hábilmente la bolsa y miró al Shinigami con
cautela por un momento antes de abrirla. Gritó de alegría mientras se metía un M&M azul
en la boca. Kushina miró a su esposo por un segundo antes de enviar una mirada mordaz al
Shinigami.
              "Te odio", dijo Kushina, el tono de su voz hacía evidente que estaba siendo muy
sincera. El Shinigami le sonrió, como si acabara de recibir algún tipo de elogio muy
halagador.
              "Lo sé," dijo el Shinigami con un guiño.
              
* Capítulo 25 *: Bob corriendo salvaje
 
              Capítulo 25: Bob corriendo salvaje
 
              El Shinigami estaba teniendo un día divertido. Este divertido día implicó matar a
mucha gente y… bueno, no, simplemente matar a mucha gente. El Shinigami había sido el
dios de la muerte durante incontables años, no por el gran plan de jubilación, sino porque
realmente disfrutaba de su trabajo. Era sorprendente la cantidad de personas que había
matado en medio de su oración. Su único deseo era que pudieran haberlo escuchado gritar
"¿Dónde está tu dios ahora?" antes de arrancar su alma del plano mortal. Hace muchos,
muchos años había habido un culto que realmente lo adoraba, la muerte misma. Sin
embargo, había encontrado todo el concepto degradante y muy objetivante, por lo que los
había matado a todos, al estilo de la plaga. Después de eso, no mucha gente se molestó con
todo el asunto de "la muerte es asombrosa".
              El Shinigami miró a su próxima víctima. Un violador de niños con mal
corazón; no, de verdad, tenía mal corazón. Enfermedad cardíaca de hecho; tenía un ticker
para el trasero. Minato siempre fue tan cruel con estos tipos. El hombre era muy protector
con los niños, lo que probablemente se debió al hecho de que nunca tendría la oportunidad
de criar a los suyos. Qué triste. Por otro lado, ¡fue una gran visualización para los
Shinigami! El Shinigami extendió la mano para tocar al hombre hasta matarlo (la ironía no
pasó desapercibida para el Shinigami) cuando una figura bloqueó su camino y salvajemente
decapitó el alma del hombre de su cuerpo, enviándola a un lugar que el Shinigami sabía,
instintivamente, no era donde solían ir las almas de los muertos.
              El Shinigami ladeó la cabeza. Ciertamente eso no era lo que esperaba. La figura se
dio la vuelta lentamente, y cada momento que pasaba por el tejido mismo del universo
parecía gemir de dolor. Lo que sea que estuviera frente al Shinigami no era natural y no le
sentaba bien al universo. Cuando el universo no se sentó bien, sucedieron cosas llamadas
"el big bang".
              Cuando la figura finalmente dio la vuelta por completo, las cejas del Shinigami se
dispararon hasta la línea del cabello en honesta sorpresa.
              "¿Beto?" El Shinigami sabía que su voz tenía total incredulidad, pero ¿quién podía
culparlo realmente? La última vez que vio a su rival le faltaba un brazo y lo arrojaban a una
zanja figurativa de un mundo sin forma de escapar. Ahora Bob se veía muchísimo
diferente. Sus ojos eran de un rojo brillante; su antigua túnica blanca pura fue cambiada por
una negra, reflejando la propia del Shinigami. Aunque Bob solía emitir un aura cálida y
acogedora a su alrededor, ahora nada más que terrible y desesperación lo rodeaba.
              "Me gusta el cambio de imagen de Bob, felicita a tu estilista", dijo el Shinigami
con descaro. Bob centró toda su atención en el Shinigami y el dios de la muerte quedó
levemente desconcertado por el aura espantosa que Bob era capaz de reunir.
              "¡Tonto! Ya no estás hablando con Bob. ¡Bob ha sido reemplazado! ¡Ahora soy el
Señor de Toda Muerte! Tu reinado como maestro de la muerte ha llegado a su fin", le rugió
salvajemente Bob al Shinigami. Una vez más, el universo se estremeció en protesta.
              "Eh, rompí a Bob ... limpio." El Shinigami no pudo evitar reír ante la vista frente a
él. Sin embargo, su risa se detuvo cuando la perra del Universo le dio una bofetada en la
cabeza. El Shinigami frunció el ceño, finalmente se dio cuenta de cuál era el problema. El
universo era más particular en su orden y, aunque había un margen casi infinito en el orden
del universo, algunas cosas siempre debían serlo. Una de esas cosas fue que solo debe
haber una Muerte. La muerte podría tener asistentes, la muerte podría permitir que otros
tomaran prestados sus poderes por un tiempo o incluso invocar su nombre para derrotar a
otros. Pero dos Muertes a plena potencia en el universo al mismo tiempo eran un
problema. Como se mencionó anteriormente, el universo no era exactamente conocido por
su progresiva resolución de problemas; cuando tuvo un problema, empezó de nuevo.
              Esto dejó al Shinigami confundido. Bob era el dios de la vida, esto estaba bien
establecido. Ahora seguro que no debería andar decapitando a los mortales y matándolos,
pero eso por sí solo no podría haber hecho que el universo lo reconociera como la
Muerte. El Shinigami tuvo que masacrar a millones y llenar el universo en la cancha antes
de que se le permitiera tomar el puesto. Aunque el Shinigami supuso que la respuesta a esa
pregunta tendría que esperar considerando que el universo no estaba de humor para jugar
bien hoy.
              "Bob, no eres la Muerte ni podrías convertirte en la Muerte. Estás sufriendo alguna
forma de locura y necesitas calmarte. ¿Qué tal si damos un paseo en un sol astral? Siempre
te gustaron esos soles. Recuerda esos Bob, eran tan grandes y brillantes que podían
mantener caliente toda una galaxia incluso cientos de años después de que se quemaran.
Hay una cerca ". El Shinigami no era muy hábil en el arte de la diplomacia, de hecho había
intentado eliminar la palabra de la existencia en tres ocasiones distintas con poco éxito,
pero incluso él reconoció que su rival y (coughcoughfriendcough) no estaban en un estado
adecuado. El Shinigami y Bob eran más o menos iguales en poder; así era como
funcionaban las cosas. La única razón por la que el Shinigami había sido capaz de
arrancarle el brazo con tanta facilidad era por lo astuto que había sido. Bob no parecía estar
de humor para que lo cogieran aquí, lamentablemente.
              La respuesta de Bob fue golpear al Shinigami en la cara con su brazo recién
reformado, lo que envió al Shinigami volando directamente al escritorio recién reformado
de Minato en el espacio en blanco.
              "¡Hijo de puta Shinigami-sama, acabo de terminar!" Minato saltó de su silla y fue
a inspeccionar su pobre escritorio golpeado cuando vio que el Shinigami tardaba en
levantarse. Espera un segundo…
              "Uh, Shinigami-sama, ¿por qué chocas contra mi escritorio?" La pregunta fue,
como de costumbre, la correcta cuando el Shinigami puso los ojos en blanco y se puso de
pie, cepillándose mientras lo hacía.
              "Me alegra ver que tu naturaleza observadora aún no te ha abandonado, Minato-
kun." El Shinigami suspiró y continuó. "Dejar a Bob solo en un mundo con nuestro buen
amigo Nick parecería ser un pequeño error de cálculo de mi parte". El Shinigami una vez
mató accidentalmente a veinte millones de personas durante un período de un día. Eso
había sido un poco menos  que un ligero error de cálculo en su escala.
              Minato también estaba consciente de eso.
              "Shinigami-sama, ¿qué está pasando exactamente?" El tono de voz de Minato le
hizo saber al Shinigami que en realidad no quería saberlo, pero en este momento tenía
demasiada prisa para inventar mentiras convenientes. Afortunadamente para él, Kushina
supuso la situación con bastante destreza.
              "Básicamente Bob se liberó y pateó el trasero del Shinigami con tanta fuerza que
se estrelló contra este espacio en blanco", dijo Kushina con una leve sonrisa en sus
labios. Mordió la manzana que había estado cargando y miró al Shinigami como si lo
desafiara a contradecirla. Al dios le gustaba la insolencia, pero esto solo mostraba el
rasgo ...
              "Bien deducido, Kushina-chan." El Shinigami la miró de reojo haciéndole saber
que el sentimiento era mutuo en este momento en particular. Kushina simplemente sacó la
lengua en respuesta. "Sin embargo", comenzó de nuevo el Shinigami, "Nunca es tan simple.
Bob ha logrado tomar el manto del dios de la muerte, o simplemente la muerte para
abreviar, y eso es literalmente malo destruir el universo". Kushina escupió su manzana al
escuchar esto. Nadie que se sintiera indignado. Minato tomó un vaso de agua y le indicó al
Shinigami que repitiera lo que acababa de decir.
              "Nunca es tan simple. Bob ha logrado tomar el manto del dios de la muerte, o
simplemente la muerte para abreviar, y eso es literalmente malo destruir el universo". Tan
pronto como el Shinigami terminó de repetirse, Minato escupió su boca llena de agua con
un movimiento sorprendentemente natural. Kushina levantó una tarjeta de puntuación de
9.5 y el Shinigami rebuscó en su túnica y levantó un 6. Minato suspiró, siempre había un
juez francés ...
              "De todos modos", continuó el Shinigami dándole a su compañía miradas
penetrantes, lo que no pareció molestarles en lo más mínimo, "algo tiene que hacerse.
Francamente estoy perdido. Nunca he tenido este problema antes. Por lo general, el
universo está mucho más exigente que esto, tal evento nunca debería haber ocurrido ".
              "¿Qué tal si nos dices exactamente lo que pasó, tal vez te perdiste algo?" La voz de
Minato no era cruel, pero el mensaje era claro: no eres la herramienta más brillante del
cobertizo, Shinigami-sama. Sin embargo, el Shinigami puso la existencia continuada de
todo antes que su orgullo, aunque solo un poco. Y entonces les volvió a contar exactamente
lo que sucedió y Minato inmediatamente encontró algo mal en su historia.
              "Dijiste que Bob mató a este hombre. Pero no está aquí y en este momento la cola
está en cero. ¿A dónde fue?" El Shinigami inclinó la cabeza ante la pregunta de
Minato. Ese fue un buen punto; él mismo había notado que el alma no se dirigía a su lugar
normalmente programado. Entonces, ¿a dónde fue exactamente entonces?
              Mientras tanto, en el apropiado aunque vulgarmente llamado Dark Black
Space ...
              Nick volvió a patear al abusador de menores en las pelotas, y de nuevo el hombre
cayó de rodillas en agonía.
              "Sabes, todo esto de juzgar a la cosa muerta es jodidamente increíble. Quiero
decir, no es jodidamente increíble jodidamente chica zorro, ¡pero está bastante jodidamente
cerca!" El regocijo de Nick era evidente en la sonrisa de su rostro, el tono de su voz y el
puro placer que recorría su cuerpo cada vez que le daba otra patada al hombre.
              "Te lo ruego, detente. Tengo una enfermedad-" Nick golpeó al hombre en la
cabeza.
              "Tienes una enfermedad de acuerdo, se llama ser tonto. Es una forma de
fallar". Nick le dio una patada en el pecho esta vez y el hombre cayó de espaldas, el dolor
era la sensación predominante que recorría su alma.
              Nick se alejó del hombre y prácticamente saltó a su temible trono. Sí, lo había
nombrado él mismo. Miró por encima de su reino y no pudo ver nada más que oscuridad a
su alrededor. Fue bastante hermoso. Ese personaje de Bob que le prometía su propio trabajo
como juez de los muertos a cambio de su servidumbre había sido una gran sorpresa, de
verdad. Nick acababa de planear torturar al bienhechor con la hora del cuento para siempre,
pero parecía que el punto de ruptura de Bob era mucho más bajo de lo esperado. Nick había
aceptado de buena gana que nunca bajaba la energía. Bob tenía un don para los detalles,
parecía que la primera alma que había encontrado para que Nick juzgara era un abusador de
menores. Nick tuvo algunos problemas con su papá y nada dice "Te odio papá" como darle
una paliza a un abusador de menores. Nick estaba a punto de volver a empezar cuando
aparecieron tres presencias en su dominio.
              "¿Más visitantes para que los juzgue? ¡Muy bien! ¡Da un paso adelante y recibe tu
juicio!" Nick se frotó las manos, listo para ponerse manos a la obra, solo para ser
decepcionado por la gente frente a él.
              "Oh ... son solo ustedes. ¿Qué quieren ahora?" El Shinigami, Minato y Kushina no
habían tardado mucho en encontrar una manera de rastrear al alma muerta usando uno de
los asombrosos poderes del Shinigami y los había llevado directamente al nuevo escondite
de Nick.
              "Nick-kun," comenzó el Shinigami con un tono demasiado dulce en su voz, lo que
hizo que Nick alzara una ceja al preguntar, "Parece que una vez más te has unido a la gente
equivocada. Notaría mi decepción en un de una manera más sutil, pero como el fin del
universo está cerca, creo que es mejor si te pateo el trasero aquí y ahora ". El Shinigami
cerró su mano derecha en un puño, que todo el mundo sabe (léase: nadie sabe) es su
movimiento cuando va a estrangular a un alma y dejar de existir. Quizás fue algo bueno que
ninguno de los presentes supiera de esto para que el Shinigami no se sintiera terriblemente
avergonzado por el hecho de que no pasó nada. El Shinigami frunció el ceño, esto no era
bueno. Nick puso los ojos en blanco, inseguro de lo que el Shinigami había intentado hacer,
pero satisfecho de que no hubiera nada que lo derribara a juzgar por la expresión de
perplejidad del Shinigami en su rostro.
              "Voy a arriesgarme a adivinar y decir que trataste de usar tus poderes y fallaste por
completo. Parece que fallaste mucho últimamente Shinigami-san, me pregunto por qué?
Bueno, aparte de eso por el momento, la razón por la que falló esta vez en particular se
debe al hecho de que Bob usó gran parte de su poder recién descubierto para proteger este
santuario contra los poderes del dios de la muerte. Normalmente, esto sería bastante difícil
de hacer, pero dado que actualmente se lo reconoce como Muerte, fue bastante muy bien si
lo digo yo mismo ", dijo Nick con la voz más engreída que puedas imaginar. Realmente,
simplemente siga adelante y conecte esa voz en su cabeza y vuelva a leer todo el párrafo,
quedará absolutamente asombrado por la presunción natural que se desprende de él.
              Mientras tanto, dentro de la cuarta pared del nivel, el Shinigami inclinó la cabeza.
              "Minato, por favor patea su trasero." Nick palideció levemente ante la orden.
              Normalmente Minato se habría burlado del Shinigami y le habría dicho que hiciera
su propio trabajo, pero en este punto parecía una buena idea anteponer el bien del universo
a su orgullo. Además, sería una mala forma si el Shinigami pudiera hacer algo así, pero él
mismo era incapaz de manejarlo.
              "Funciona para mí", dijo Minato con una sonrisa en su rostro. Hizo crujir los
nudillos un par de veces y fijó un crujido en su cuello antes de desaparecer del campo de
visión de Nick.
              "Esto va a apestar, ¿no?" La pregunta de Nick no recibió confirmación
verbal. Tampoco necesitó darle uno debido a la excelente respuesta de Minato. Los puños
golpearon el cráneo de Nick repetidamente mientras Minato entraba y salía del espacio
personal de Nick golpeándolo con uno o dos combos cada vez. Nick intentó valientemente
contraatacar, pero su experiencia consistía en responder cartas, no en pelear. Llevaba
muerto bastante tiempo y habría podido luchar contra varios espíritus simplemente por la
naturaleza de sus vastos depósitos de poder. Nick era muy consciente de que cualquier cosa
que a Minato le pudiera faltar en experiencia cruda, ganaba más que suficiente en habilidad
sin disfraz y sin adornos. El hombre era un torbellino de fatalidad cuando estaba en
combate. Los inútiles esfuerzos de Nick por cubrirse entristecieron más que efectivos y un
rodillazo en el abdomen de Nick lo dejó en el suelo, completamente aturdido cuando
Minato dio un paso atrás, ni un pelo fuera de lugar en su cabeza.
              Kushina levantó una tarjeta de puntuación que decía un diez en ella, al igual que el
Shinigami con una mirada impresionado en su rostro. Minato miró la forma caída y casi
rota de Nick y notó que había escrito el número diez en su sangre junto a su cuerpo. Minato
hizo un pequeño puñetazo por su éxito. En serio, demasiados jueces franceses en estos días.
              "Si bien ver a ese pequeño pervertido recibiendo una paliza fue satisfactorio,
¿hubo algo en eso?" Kushina miró al Shinigami esperando una respuesta. Si se dijera la
verdad, el Shinigami estuvo profundamente tentado de decir que lo había hecho para su
propia diversión, lo que lamentablemente no fue el caso.
              "No. Como sabrás, puedo sentir cada vez que Minato está particularmente herido o
perturbado, es un vínculo que se forma entre amo y sirviente." El Shinigami miró la mirada
de Minato y le sonrió con los dientes. "Relájate, Minato-kun, el título entre nosotros es una
mera formalidad, sabes que pienso en ti más como una mascota que como un sirviente." La
mirada de Minato se intensificó y el Shinigami lo despidió antes de volverse hacia Kushina.
              "Como estaba diciendo, debería haber un vínculo entre Bob y Nick allí. Las
variables de cuánto tiempo le tomaría a Bob darse cuenta, o incluso importarle, que Nick
está lesionado son demasiado amplias para predecirlas con precisión. Aunque, si hubiera
adivinar que diría bien sobre- "
              " ¡Shinigami! ¡Ven a ver el nuevo rostro de la muerte, diminuto dios!"
              El Shinigami puso los ojos en blanco y terminó su oración.
              "-Ahora."
              Bob se paró frente a la forma caída de su pseudo-campeón, Nick. Podría decir que
Nick había visto días peores, pero honestamente en esta coyuntura eso no era exacto
realmente. Minato le había pateado el trasero muy bien. Bob miró a Nick y luego a Minato
y gruñó.
              "Harías bien en someterte a mi misericordia ahora, Minato. Soy rápido y brutal en
mis juicios." Minato lo miró. Comparado con el Shinigami, este tipo ciertamente no era
impresionante. Hablaba de un gran juego, pero sabía que este reino limitaba severamente
los poderes de la Muerte. No podía enfrentarse al Shinigami uno a uno, pero en un entorno
así no veía ninguna razón por la que no pudiera manejarlo fácilmente.
              "Bob-san, me parece que te has vuelto demasiado grande para tus pantalones. Me
han informado que esta área," Minato agitó su dedo sobre su cabeza para transmitir que se
refería a todo a su alrededor, "obstaculiza severamente los poderes de la muerte. . No soy
un debilucho y, en este momento, tú no eres un dios. No tengo ninguna razón para temerte
". Minato hizo crujir sus nudillos y se preparó para dar otra paliza cuando una siniestra risa
vino de Bob. Minato arqueó una ceja, siendo tomado por sorpresa. Reír de una manera
siniestra realmente no encajaba con su voz.
              Bob se burló de la rubia y decidió dar más detalles.
2pt cap 25
              "Es cierto que mi recién descubierto dominio de la muerte está muy limitado aquí.
Sin embargo, ¿quién dijo que iba a usar la muerte para derrotarte cuando tenga vida?" El
rostro de Minato se ensombreció de confusión. Mientras tanto, el Shinigami tuvo una
reacción muy diferente. Una mirada de horror apareció en su rostro, lo que significa que
sabes que algo realmente, realmente malo está a punto de suceder.
              “¡Minato, disfruta de la VIDA! ” Bob envió una bola verde brillante hacia
Minato. Minato trató de apartarse de su camino, pero se encontró atrapado en el
lugar. Cuando se dio cuenta de esto, ya era demasiado tarde para apartarse y la pelota lo
golpeó de lleno en el pecho.
              Luego se fue.
              Kushina miró a su alrededor confundida, sin comprender por completo lo que
acababa de suceder. El Shinigami, mientras tanto, lucía asesino. Por ejemplo, tome al
Shinigami normal que mató a personas como una forma literal de existencia y multiplíquelo
por cualquier número loco que desee pensar, y obtendrá el Shinigami.
              "Tú ... te atreverías a romper la regla principal." La voz del Shinigami era
tranquila, y la cantidad de poder puro en ella casi hizo que Kushina colapsara al
suelo. Nunca había visto una demostración de poder tan obvia por parte de la deidad
normalmente sádica y cruel, pero aparentemente divertida.
              "Las reglas están hechas para romperse, querido rival. ¡Me obligaste a
hacerlo!" Curiosamente, Bob sonaba más como el Shinigami de lo que normalmente lo
hacía el Shinigami. Kushina le envió al jefe de Minato una mirada interrogativa, pero
estaba demasiado ocupado tratando de abrir un agujero en Bob para darse cuenta.
              Entretanto…
              Minato se despertó rodeado de árboles. Gimió y se frotó los ojos, el sol sobre su
cabeza caía sobre él. Minato parpadeó un par de veces, recuperó la vista y miró a su
alrededor. No había nada más que árboles y hierba alta a su alrededor y suspiró. Lo que sea
que Bob hubiera hecho, seguro que lo había hecho un número. Minato intentó retroceder al
espacio negro sin resultado. Encogiéndose de hombros, decidió destellar al espacio en
blanco, su base de operaciones, en su lugar. No pasó nada. Minato comenzó a entrar en
pánico; nunca había podido volver al espacio en blanco. De pie, Minato comenzó a
caminar, adquiriendo una extraña sensación de familiaridad con el bosque que lo
rodeaba. Había visitado muchos reinos boscosos, probablemente este era uno de ellos. Con
ese último pensamiento, Minato entró en la línea de árboles y miró hacia el valle debajo de
él. Cuando su mente registró lo que vieron sus ojos, se cerró por completo.
              No puedo culparlo exactamente; Habían pasado quince años desde que vio la
bulliciosa ciudad de Konoha en persona.
              Minato estaba vivo.
* Capítulo 26 *: Vida
 
              Capítulo 26: Vida
 
             
 
             
              Kushina parpadeó, todavía confundida. Bob, el supuesto dios bondadoso de la
vida, se había vuelto completamente loco y le había gritado la palabra "vida" a su marido y
de repente había desaparecido. Con la reacción de sorpresa del Shinigami, la conclusión
obvia fue que Bob de alguna manera había devuelto la vida a su esposo. Normalmente
habría pensado que eso no podía ser malo, pero la reacción puramente honesta y
horrorizada del Shinigami hizo que reconsiderara esa línea de pensamiento.
              El Shinigami irradiaba oscuridad de tal manera que el espacio negro a su alrededor
parecía iluminarse por temor a insultar al Shinigami por estar demasiado cerca de su aura
en color. Nick tosió y miró al Shinigami con asombro.
              "Increíble, tan poderoso que es capaz de romper los poderes de supresión de este
espacio. Realmente tengo que dejar de intentar joderte; siempre termina mal para mí.
Blah". Nick se desmayó de nuevo, después de haber dicho su paz.
              Bob le sonrió al Shinigami, claramente no impresionado.
              "Me quedaría con Shinigami-chan, pero tengo mortales que matar. ¡Diviértete
arreglando tu lío!" Con un giro de su cuerpo, Bob desapareció. El aura de terror del
Shinigami retrocedió lentamente y miró a Kushina y sin ningún movimiento de su parte
ambos estaban de regreso en el espacio en blanco. Kushina miró al Shinigami mientras
caminaba, claramente preocupado.
              "Shinigami, ¿qué está pasando?" El Shinigami dejó de caminar y la miró con un
rostro que podría haber matado a una galaxia con el odio abrasador que contenía.
              "Como probablemente habrás deducido, Kushina-chan, tu amado esposo está de
regreso en el mundo de los vivos. El problema con esto es que es una violación directa de la
regla principal. Permíteme decir esto: la última vez que la regla principal fue destruida por
un dios antes de que yo existiera. Conocí a mi segunda esposa durante el Big Bang
". Kushina, no muy acertadamente, pensó que era más extraño que dos de cualquier cosa se
casaran con el Shinigami antes de pensar en las posibles implicaciones para el universo.
              "¿Entonces Que puedo hacer?" El Shinigami se burló de Kushina.
              "Nada. Esto es territorio para mí, me temo. Tengo muchos favores que pedir y
muchos favores nuevos que dar para arreglar esto. También tengo que informar a Minato de
la situación y matarlo de nuevo. técnicamente todavía tengo el contrato para su alma, pero
no sé siquiera cuán vinculante es eso, honestamente. Esta regla está en vigor por una muy,
muy buena razón. El hecho de que se haya roto en una figura tan central como el juez de
souls es aún más perturbador. Quédate aquí cuando me haya ido, no debes tener problemas
con Bob todavía ... se ocupará de él más tarde ". Con cualquier preámbulo más allá de eso,
el Shinigami desapareció del espacio en blanco, dejando a Kushina sola.
              Con Minato.
              Minato miró sin comprender la ciudad de Konoha. No había cambiado mucho a lo
largo de los años, notó una parte de él, luciendo tan animado y encantador como
siempre. Minato cayó de rodillas y sus manos instintivamente cubrieron su boca. No podía
describir lo que estaba sintiendo en ese momento. El estaba vivo. Bob, esa deidad loca,
psicótica y completamente mental, lo había devuelto a la vida en las afueras de
Konoha. Mirando hacia abajo, Minato se sorprendió al ver que en realidad estaba
completamente vestido. Llevaba un equipo ninja negro genérico que cabría esperar de un
chuunin de entrenamiento en el campo. Minato resopló; parecía que a Bob le gustaba el
color negro ahora, y no tenía mucho estilo en su trabajo.
              "Hola, Minato-kun." Minato casi saltó de su carne recién formada cuando el
Shinigami apareció detrás de él. El Shinigami parecía… demacrado. Su presencia normal
disminuyó enormemente. El Shinigami captó el escrutinio de Minato y suspiró.
              "No deberías estar vivo, Minato-kun, y lo digo en todos los sentidos. Regresar a la
vida, íntegro e intacto como estás, está rasgando el tejido mismo del universo. Hay una
regla que se conoce como la regla: los muertos permanecen muertos. No se cuestiona, es un
hecho simple. Como dioses, se nos concede un poco de control sobre el universo, más de lo
que su insignificante cerebro mortal podría imaginar. Sin embargo, hasta que Bob se volvió
loco con nosotros a través de nadie tiene la culpa sino la suya propia, "el Shinigami se
detuvo aquí para escuchar el bufido burlón de Minato," el poder de la vida y la muerte se
había separado de manera excelente. Yo gobierno a los muertos, él gobierna a los vivos y
les da vida. Sin embargo, con su repentina providencia sobre la muerte, incluso muy
disminuido, fue capaz de devolver a la vida a un alma muerta. No puedes permitir que te
quedes aquí, Minato ".
              Minato se puso de pie ante esta declaración, con una clara mirada de desafío en sus
ojos.
              "Sacrifiqué todo una vez antes. Entregué mi vida, mi esposa y la libertad de mi
hijo para salvar esta aldea. ¿Por qué debo seguir sacrificándome?" Minato miró al
Shinigami y la deidad se sorprendió al ver que Minato estaba llorando abiertamente. El
Shinigami, sin duda, era tan cruel como puntual, pero no podía negarse a sí mismo ni por
un momento que tenía una clase especial de mortal frente a él. El rubio le había servido
fielmente durante quince años, y se había encariñado con el hombre a medida que pasaban
los años. Era raro que un mortal divirtiera y complaciera al Shinigami tanto como Minato
se las había arreglado para hacer. El Shinigami se maldijo a sí mismo, sabiendo que Bob
podría haberse vuelto loco, pero este movimiento fue increíblemente astuto. Este fue el
peor tipo de tortura para Minato, estar vivo de nuevo. Porque el Shinigami y Bob sabían
que no se podía permitir que durara. Simplemente no estaba en las reglas que durara. El
Shinigami miró a Minato que todavía estaba tratando de recuperar el control de sus
emociones, luchando poderosamente por hacerlo.
              El Shinigami se apartó de Minato y tosió en silencio.
              "Por desgracia, recuperar un alma muerta que ha sido devuelta completamente a la
vida por el dios oficial de la vida es sin duda una nueva rama del papeleo que debe
redactarse. Dado que su alma todavía está bajo mi mando directo, tendré que responder
personalmente a cientos de de preguntas bastante aburridas. Esto probablemente me llevará
la mitad del día, al menos ". La cabeza de Minato se disparó en estado de shock, sin dejarse
engañar por la excusa del Shinigami, una sonrisa de pura apreciación apareció en su rostro.
              "Gracias, Shinigami-sama." El Shinigami miró a Minato y simplemente asintió con
la cabeza, el tiempo para el sarcasmo había pasado, por ahora.
              "Solo recuerda Minato, ya no eres parte de sus vidas. Probablemente les darías un
ataque al corazón si comenzaras a caminar hacia ellos anunciándote. Ten cuidado, Minato-
kun." El Shinigami desapareció del bosque, dejando a Minato solo para pensar en esta
oportunidad.
              Hablando de conspirar ...
              Madara se aferró a su corazón, el pánico se apoderó de su mundo. El paranoico
tuvo que tomarse varias pastillas para calmarse de manera considerable. Su mente dio
vueltas ante lo que le había provocado el pánico de esa manera. Fue literalmente
imposible. No había forma de que pudiera ser verdad. Pero maldita sea, no pasaste por la
molestia de pasar un año en un sistema de monitoreo de la vida de Namikaze Minato para
que fuera inexacto. Madara miró fijamente la pequeña luz verde que parpadeaba
rápidamente. Para aquellos que llevan la cuenta de la edición casera, esto significaba que
Namikaze Minato estaba vivo. Minato, el hombre por el que Madara se había esforzado
mucho para matar, estaba vivo. Madara miró su pizarra absurdamente grande y frunció el
ceño. A pesar de lo paranoico que había estado durante más de una década, ninguno de sus
planes incluía "que Minato esté vivo". Incluso tenía dos ramas donde resultó que estaba
muerto y ni siquiera lo sabía todavía, pero nada de que Minato estuviera vivo. Madara
comenzó a borrar todos los hilos de trama y comenzó a garabatear de nuevo. Madara se
golpeó los nudillos contra su máscara un par de veces incluso en las primeras etapas de
planificación, frustrado más allá de lo creíble. En serio, había desatado al Kyuubi para
deshacerse de este tipo, ¡y no tenía exactamente un Kyuubi por ahí de nuevo para este tipo
de cosas! Honestamente aquí; pasas años tramando, siendo tan paranoico como es
humanamente posible en cada coyuntura, diseña cuadros, gráficos y hace encuestas en solo
Dios sabe cuántos países para ver qué variables serían las mejores para gobernar el mundo
entero con una gran ilusión lunar y la ¡El hijo de puta rubio simplemente decide volver a
entrar y arruinar todos estos planes!
              El ojo de Madara estaba girando salvajemente cuando su furia lo alcanzó. Había
basado las últimas décadas en un plan tras otro, una trama tras otra. Había apuñalado por la
espalda a más personas de las que podía recordar, ¿todo para qué? ¿Que algún monstruo de
la naturaleza regresara repentinamente de la tumba para detener abruptamente
todo? Madara estaba teniendo algunos pensamientos muy oscuros en este momento. Quizás
se había equivocado. Quizás no estaba destinado a vivir en un mundo tan cruel en el que los
buenos siempre salían adelante al final.
              De vuelta con Minato
              Minato respiró profundamente una vez más, calmando sus nervios lo mejor que
pudo. No tenía idea de si Naruto o cualquier otra persona con la que quería encontrarse cara
a cara estaba en Konoha en ese momento. Aún así, no tuviste la oportunidad de estar vivo
nuevamente todos los días, si nada más estar en Konoha por unas horas sería una buena
manera de recordarlo en lugar de en ruinas, luchando contra el Kyuubi, teniendo que poner
ese terrible sello en su propio hijo. Minato parpadeó para eliminar más lágrimas y se armó
de valor. Podía llorar en otro momento, ahora era el momento de ser
fuerte. Concentrándose internamente, realizó un jutsu de transformación y se transformó en
la persona más conveniente que se le ocurrió: Nick. El hombre había estado muerto durante
cientos de años y nadie podría reconocerlo. Minato frunció el ceño, notando
inmediatamente que estaba mucho más nervioso de lo normal. Él también se había
encogido unos centímetros. Sabía que el cabello castaño y los ojos castaños no le quedaban
bien, pero un disfraz era un disfraz por una razón. Con un rápido sello de mano, se
teletransportó al borde de Konoha propiamente dicho y caminó hasta la enorme puerta de
entrada. Un chuunin detuvo su avance.
              "Nombre y razón para entrar a Konoha," dijo el chuunin esta línea de la forma más
aburrida posible. Claramente, no se enorgullecía de proteger una aldea oculta. Minato tuvo
que evitar regañar al hombre.
              "Nick, negocios," dijo Minato, su voz igualando la monotonía del chuunin. Si el
chuunin notó el ligero tono burlón en la respuesta, no lo notó mientras le daba a "Nick" una
mirada y le indicó que pasara. Minato esperaba que una seguridad tan laxa no acechara a
Konoha algún día y se fue a la ciudad sin quejarse. Tan pronto como estuvo en la ciudad no
pudo evitar la sonrisa que se formó en su rostro. Había sido reconstruido
maravillosamente. Los ciudadanos caminaban hablando y riendo alegremente. Los niños
jugaban en la calle sin ningún miedo y sus sonrisas felices alegraban su corazón. Minato
continuó caminando por las calles, suprimiendo su chakra a niveles casi inexistentes, al
menos en lo que a los demás respecta. Habían pasado mucho más de quince años desde que
Minato había caminado por las calles de Konoha, por lo general teletransportándose o
viajando por los tejados. Minato suspiró y negó con la cabeza. Debería aprovechar al
máximo su visita, terminaría antes de que se diera cuenta. Minato estaba atento a cualquier
persona con la que estuviera familiarizado. No tuvo que esperar mucho cuando vio a su hijo
sentarse a comer ramen. El corazón de Minato dio un vuelco cuando vio a su hijo en el
destartalado puesto de ramen con una enorme sonrisa en su rostro mientras señalaba
salvajemente su mano envuelta y le explicaba a la persona a su lado cómo lo había
conseguido. Minato se centró en la conversación, usando una pequeña cantidad de chakra
para mejorar su audición.
              "Baa-chan dice que no puedo usarlo de nuevo, podría ser que no pueda usar mi
mano de nuevo o algo así. Ella mencionó los nervios, estaba confundido para ser
honesto." Naruto se rascó la mejilla avergonzado y la chica a su lado, una Hyuuga por lo
que parece, le sonrió tímidamente a Naruto.
              "Naruto-kun, los nervios controlan tu habilidad para operar tu cuerpo
apropiadamente. Si los dañas más allá de la reparación sería muy, muy malo." Naruto miró
a la Hyuuga por un momento antes de asentir sabiamente, pretendiendo entender
exactamente lo que acababa de decir. Minato tuvo que reprimir una sonrisa, era un hábito
que el chico había adquirido de él.
              "¡Eres tan inteligente, Hinata-chan!" Hinata se sonrojó profundamente ante el
cumplido y Minato pudo ver el evidente afecto en sus ojos, aunque su hijo parecía no darse
cuenta. Tan atrincherado en la conversación frente a él que no detectó al hombre que se
abría paso hacia él antes de estar justo a su lado. Minato movió sus ojos hacia el hombre a
su lado y se encontró con los ojos fríos y serios de su antiguo maestro, Jiraiya. Minato
dedujo rápidamente el problema con esta situación. Minato había estado escuchando
atentamente la conversación de Naruto. Sabía que Jiraiya había entrenado personalmente al
chico y veía en él mucho de lo que había visto en el propio Minato. Además, con Akatsuki
dando a conocer que vendrían por Naruto Jiraiya, y todos los demás en la hoja, estaban en
guardia alrededor del niño.
              "Pareces muy interesado en Uzumaki Naruto, extraño." Las palabras del hombre
no eran acusatorias porque realmente no tenían por qué serlo. Cuando uno de los ninjas más
legendarios de la era moderna se acercó a ti en su pueblo natal, hablaste rápido,
honestamente y esperabas estar de su lado. Minato había estado fuera del juego ninja
durante mucho tiempo, pero aún sabía cómo enhebrar la verdad con mentiras para engañar
incluso a los mejores, como Jiraiya.
              "Estoy aquí para ver a Naruto. No estaré aquí por más de un día. Soy un
amigo". Había dicho tres cosas, todas completamente veraces y sin mentiras dentro de
ellas. Jiraiya supuso eso tan pronto como el hombre terminó de hablar. La honestidad sin
disfraz en esa declaración no podía ser fingida, por nadie que Jiraiya hubiera
conocido. Cuando Jiraiya volvió a hablar, habló en un tono mucho más bajo.
              "¿Te envió el Kazekage?" Minato pensó rápidamente, sorprendido de que Jiraiya
hubiera hecho esa pregunta desde el principio. Su antiguo maestro no se había oxidado en
su vejez, al parecer.
              "No directamente, no." Otra no mentira. No directamente, tampoco
indirectamente. Jiraiya asintió y sonrió.
              "Bueno, puedo decir que eres un gruñido de todos modos, incluso si intentas hacer
un movimiento con Naruto probablemente te pateará el trasero escuálido de todos
modos." Jiraiya se rió y le dio una palmada en la espalda a Minato mientras Minato se
movía internamente. Parecía que se había oxidado en sus habilidades de detección de
chakra un poco más de lo que había pensado al principio.
              "Jiraiya-sama," dijo Minato antes de que pudiera detenerse. La risa de Jiraiya
murió ante el tono sombrío y Minato tuvo toda su atención.
              "Estos tiempos son difíciles, asegúrate de cuidar al chico". El rostro de Jiraiya se
endureció ante la dirección, tomándolo como un insulto.
              "No necesito que un extraño me diga que proteja a mi familia. Puede que seas
amable, pero no me digas cosas tan imprudentes". Minato asintió, fingiendo disculpa y
miedo mientras suspiraba feliz por dentro. Una reprimenda tan dura disminuyó la
preocupación de Minato. Jiraiya nunca dejaría que nada le sucediera a Naruto mientras
estuviera vivo, y ese anciano no parecía que estuviera decayendo pronto. Un segundo
después, Jiraiya se había ido, dejando a Minato solo para mirar a Naruto. Había crecido
desde que el ex Hokage lo había visto por última vez esos breves momentos hace unos
años. Había perdido mucha grasa y se parecía más al propio Minato en estos
días. Cualquiera que lo viera ahora podría ver el evidente parecido familiar. Minato quería
correr y abrazar a su hijo, pero prestó atención a los sentimientos del Shinigami sobre
saludar y despedirse con la misma rapidez, no le haría tal cosa a su hijo. Sin embargo,
Minato era muy inteligente y rápidamente pensó en una conversación adecuada para tener
con Naruto. Minato se acercó al puesto de ramen e hizo suficiente ruido al caminar para
atraer la atención de Naruto y Hinata. Minato extendió su mano para que Naruto la
estrechara, la que no estaba mutilada, y Naruto puso una expresión extraña en su rostro,
pero estrechó la mano de todos modos, claramente sin saber lo que estaba pasando.
              "Hola Naruto-kun, estoy seguro de que no me conoces, pero he estado siguiendo tu
vida durante mucho tiempo, y me gustaría hacerte saber que eres un héroe en este pueblo, y
tienes mi gracias por el sacrificio que haces todos los días ". Los ojos de Naruto se abrieron
y miró a Hinata preocupado de que ella descubriera su secreto. A cambio, solo consiguió
que una Hinata se sonrojara y murmurara su acuerdo sobre que Naruto era un héroe, no
alguien que se molestaba en analizar la redacción exacta del cumplido. Naruto volvió a
mirar al hombre que todavía tenía su mano firmemente agarrada con la suya y no sabía qué
decir. Se sintió bien ser reconocido, pero también fue muy incómodo porque no tenía idea
de cómo reaccionar. Se rascó la nuca con la mano mala, avergonzado y sonrió
ampliamente.
              "Gracias, señor. Haré todo lo posible para cuidar de todos, ¡y algún día seré el
mejor Hokage de todos los tiempos!" La timidez de Naruto era fácil de ver, pero Minato
tenía muy claro que tenía un amor duradero por su pueblo, un amor que su pueblo no
siempre había devuelto, el tipo de amor más difícil de dar y quizás el más revelador para el
carácter de una persona. .
              "Espero con ansias el día, Naruto-kun." Minato soltó su mano y se paró frente a
Hinata, quien miró los pies del hombre en lugar de su rostro. Minato se inclinó y le susurró
algunas palabras privadas, lo que la hizo sonrojarse y asentir en aceptación. Minato se
apartó y le guiñó un ojo. Minato le dio a Naruto un último asentimiento, le dio la espalda y
se alejó del puesto de ramen. Un paso a la vez, fue así de simple. Era lo que se le
pedía. Esta fue probablemente la última vez que vería a su hijo antes de conocerse cuando
murió. Minato solo tenía que seguir alejándose de él. Las lágrimas no pudieron salir. Eso es
lo que significaba ser un ninja y un padre a veces. Tus hijos no podían verte llorar, sin
importar cuánto quisieras romper. Minato encontró un banco en el parque y rápidamente se
dejó caer en él, agotado. Respiró hondo y reflexionó sobre lo maravillosa que era la
vida. La muerte no dolía y había cosas que podía hacer que nunca hubiera soñado hacer
mientras estaba vivo, pero vivir aún era una experiencia única. Fueron las pequeñas
sensaciones, en realidad. La sensación de tus pulmones expandiéndose para tomar aire que
parecía desvanecerse y apagarse en el más allá. Minato cerró los ojos y se deleitó con la
sensación de su cuerpo haciendo su proceso diario normal. Tomando aire, los músculos se
relajan y se tensan a voluntad. Era tan similar a la otra vida, pero lo suficientemente
diferente como para poder apreciarlo completamente. No sabía cuánto tiempo pasó ni
cuándo exactamente sucedió, pero finalmente el Shinigami estaba sentado en el banco a su
lado.
              "No todos los días puedo llevar a alguien a la otra vida por segunda vez. Espero
que no te juzgues a ti mismo con demasiada dureza", dijo el Shinigami en un tono
engañosamente ligero. Minato miró al Shinigami como si estuviera mirando a la deidad por
primera vez.
              "Eres uno de los buenos, ¿no es así, Shinigami-sama?" La pregunta fue hecha a
medias, como si Minato supiera la respuesta. El dios de la muerte miró a Minato por un
momento como si estuviera herido de muerte, pero luego cedió y se encogió de hombros.
              "Hago lo mejor que puedo". Minato se sorprendió por la sinceridad del Shinigami
en esa simple respuesta, pero supuso que no era tan sorprendente pensar en eso.
              "¿Es hora de que me vaya?" Minato preguntó esto con una voz tranquila, pero el
Shinigami no se dejó engañar.
              "En efecto." Minato se puso de pie y centró su mirada en el monumento al
Hokage. Miró su rostro tallado en la montaña, y luego miró a Tsunade justo al lado. Pasó
sus ojos por el espacio después de eso, reservado para el próximo Hokage, quienquiera que
pudiera ser algún día. La última imagen de la vida de Minato fue la cara sonriente de
Naruto tallada en esa montaña.
              De vuelta con Madara
              Madara había preparado la cuerda de manera experta y se preparó para
ahorcarse. La línea Uchiha apestaba de todos modos, por lo que Madara no se sentía tan
mal por dejar el legado del clan a un psicótico medio ciego y un medio gay (a Madara
siempre le gustaba rebajar sus cifras estadísticas) hermano pequeño de dijo psicótico con
graves problemas de hermanos. Madara estaba a punto de saltar de las vigas de su guarida
secreta cuando el color del sistema de monitoreo de vida de Minato parpadeó en rojo y
permaneció así. Madara inclinó la cabeza y parpadeó confundido. Sin pensar en eso, saltó
de la silla para investigar y rápidamente se ahorcó.
              ...
              Luego pasó gradualmente a través de la cuerda y aterrizó con sorprendente gracia
en el suelo, a diez metros de su caída. Madara sacó una libreta y escribió un
pasaje. Matarme colgando probablemente no sea mi mejor idea.
              Escena retrospectiva
              Madara sacó su libreta e hizo una entrada. Furtivamente a Konoha y desatando el
Kyuubi, matando al único ninja en el mundo que podía rivalizar con mi antiguo poder y
detener mi plan futuro: Mi mayor idea.
              Fin del flashback
              Madara suspiró y miró su pizarra que tenía varios planos borrados que tenía la
intención de reemplazar con tramas maestras alternativas. Madara miró a la izquierda y
luego miró a la derecha. Luego se encogió de hombros, sacó su tiza y escribió una sola
línea, se echó la tiza por encima del hombro y salió de la habitación.
              La línea, que abarcaba su nuevo plan, decía lo siguiente:
              Manipular a mi familia para que haga mi trabajo por mí.
              En la otra vida
              Minato estaba en una especie de sala de espera. Había varias sillas de aspecto
sencillo en la habitación y una puerta en el lado más alejado de la habitación. Minato miró
por encima del hombro y notó que no había puerta que diera el sentido
contrario. Claramente supuso que esta era la sala de espera. Antes de que tuviera tiempo de
leer una de las revistas, un zumbido sonó dentro de su cabeza y estaba de vuelta en el
espacio en blanco. El Shinigami estaba sentado detrás de su escritorio mirando un archivo.
              "Hola, Minato-kun. Por favor siéntate. Empezaremos a juzgar ahora."
              Minato suspiró; Esto iba a ser interesante.
* Capítulo 27 *: La muerte es un viaje
 
              Capítulo 27: La muerte es un viaje
 
              "Entonces, estás bromeando, ¿verdad?" La voz de Minato contenía poca esperanza
dentro de ella, y había una buena razón para eso: había pocas esperanzas. El Shinigami
parecía complacido consigo mismo, lo que por supuesto significaba que se estaban
gestando problemas. Como se mencionó anteriormente, el Shinigami tenía pocos
pasatiempos aparte de matar personas por su trabajo y torturarlas con fines recreativos. Las
ideas que hacían feliz al Shinigami harían temblar a todos los demás.
              "Me temo que no, nunca te dieron un juicio adecuado, Minato-kun, y aunque tu
muerte a través de un contrato conmigo te permitió eludir muchas de las reglas, una de las
concesiones que tuve que hacer para que el universo no se rompiera. a la mitad era que te
juzgarían adecuadamente. Nadie más es apto para juzgar a los muertos excepto nosotros
dos, y juzgarte a ti mismo parece una grosería, ¿no estás de acuerdo? Minato parecía que
iba a discutir el punto pero, pensando en los asuntos más urgentes que tenía entre manos,
decidió acelerar el proceso, simplemente asintiendo con la cabeza en ascenso.
              "¡Muy bien! Empecemos." Con un chasquido de sus dedos, el Shinigami hizo que
montones y montones de papeles aparecieran alrededor del escritorio, mucho más que
cualquier muerte anterior que Minato hubiera visto. "Ah, sí, eras un chico ocupado, ¿no?"
El Shinigami dijo esto tan a la ligera como pudo, la diversión en su voz era evidente.
              "Sí, supongo que sí." La voz de Minato salió monótona y sus ojos se
entrecerraron. Hubo muchos eventos en su vida de los que no estaba orgulloso; algunas de
sus decisiones todavía lo perseguían. No sabía qué tan serio era su jefe aquí, pero si fuerzas
externas se estaban apoderando de él y sentía la necesidad de dar tanto preámbulo antes de
comenzar este juicio, entonces Minato tenía el mal presentimiento de que esto iba a ser
serio.
              El Shinigami tomó una carpeta y la hojeó antes de detenerse en una página y
enarcó una ceja.
              "A lo largo de su vida, usted es directamente responsable de más de cien mil
muertes e indirectamente responsable de más de un millón. Diezmó países enteros durante
una década y dejó la economía de esos lugares en ruinas. Sus acciones han tenido una
duración duradera ramificaciones mucho más allá de tu muerte, y han permitido que la
organización conocida como Akatsuki gane influencia, lo que ha llevado a una cantidad sin
precedentes de caos para la gente de tu mundo. ¿Qué tienes que decir por ti mismo? "
              Minato miró al Shinigami y muchos pensamientos pasaron por su mente. Al
Shinigami le faltaba su tono de voz sarcástico habitual durante toda esta conversación. Esa
pregunta había sido demasiado clínica y distante para ser algo que el Shinigami le haría, así
que claramente no era el Shinigami quien le hacía esa pregunta.
              "¿Quién quiere saber?" El tono de Minato era cortés y no contenía emoción
alguna. El Shinigami sonrió con una de sus muecas desagradables, claramente
impresionado con la naturaleza de la contrapregunta.
              "Una buena pregunta de hecho, Minato-kun."
              El día antes
              El Shinigami dejó escapar un suspiro que había estado conteniendo y se levantó en
toda su estatura. Las cosas eran un desastre y, como es habitual en la otra vida, él era el
único que iba a arreglarlo. Los otros supuestos dioses hacía tiempo que habían dejado de
preocuparse por el equilibrio de las cosas. Estaban contentos de dejar volar el caos
libremente y resolverlo después de que la mitad del universo se hubiera quemado. Si esto
hubiera sucedido en el pasado, Bob habría sido arrancado de la existencia misma en menos
de un minuto. Sin embargo, tal como estaban las cosas, nadie vendría corriendo para ayudar
al Shinigami en este asunto. Bueno, nadie es bienvenido  , en cualquier caso.
              "Ah Shinigami-kun, es un gusto verte." Jashin le dio un mordisco a la manzana
que sostenía en su mano y le dio al Shinigami una sonrisa desdentada. El Shinigami le
dedicó una mirada antes de suspirar.
              "No eras a quien esperaba ver. Aunque para ser justos, no esperaba que nadie
viniera a este ritmo, pero aún así".
              "Lo sé, Shinigami-kun, sin embargo, a pesar de tu amargura, me preocupo por la
salud del universo ... especialmente cuando afecta mi negocio. Todo ese asunto con tu
mascota volviendo con vida podría haber causado grandes cambios en mi cadena de
suministro si no lo hubiera hecho ''. Ha sido manejado con tanta delicadeza. Casi fui al
reino de los vivos y arrastré a Minato de regreso yo mismo. Afortunadamente, por su bien,
te tiene de su lado. "La amenaza detrás de su amable tono no estaba disfrazada en
absoluto. "Hablando del universo, estoy aquí para ofrecer cualquier ayuda que sea capaz de
hacer con la esperanza de poner fin a esta situación rápidamente". El Shinigami pensó en
ello y se preocupó de que no hubiera una palabra fuera de lugar. La amenaza abierta contra
Minato había sido predecible y le habría preocupado más si no hubiera estado allí. Jashin
era peligroso y un jugador de alto nivel en el más allá, si es que alguna vez hubo uno. El
Shinigami era poderoso, influyente y psicótico por derecho propio, pero a lo largo de los
años se las había arreglado hábilmente para evitar a Jashin, sin estar seguro de cuán armada
estaba la deidad. Sin embargo, el Shinigami tuvo que agradecer la ayuda incluso si no
quería; él no tenía la influencia en los tramos superiores de la otra vida como lo tenía
Jashin. La muerte era literalmente sin sentido para la mayoría de los altos mandos, solo
conociéndola como un concepto abstracto una o dos veces por eternidad, sin apenas
pensarlo en algo fugaz. La muerte dominaba a muchos, muchos seres, pero no a los
aspectos del universo en sí con los que tendría que reunirse para llevar el fin de Bob lo más
rápidamente posible.
              "Muy bien, supongo que sería prudente dejarte acompañarnos. Sin embargo,
Jashin-sama, no esperes ningún favor de esto. Te unes a mí por tu propio interés, ¿se
entiende perfectamente?" Por un momento, el rostro de Jashin pareció nublarse cuando algo
siniestro bailó en sus ojos; sin embargo, desapareció antes de que cualquier mortal pudiera
esperar verlo. El Shinigami sonrió levemente, habiendo adivinado correctamente uno de los
muchos motivos de Jashin para venir aquí. Tener un favor que te debiera el Shinigami
podría haber sido útil para él, naturalmente.
              "Por supuesto, Shinigami-kun. Estoy aquí por el bien del universo porque es bueno
para mí, y nada más." El Shinigami vio a través de la mentira obvia, pero no la encontró lo
suficientemente importante como para presionar el tema.
              "¿Adónde vamos primero, Jashin-sama?"
              "¿Por qué no empezar desde arriba?"
              Mientras tanto, en el mundo viviente ...
              Rock Lee tenía las rodillas dobladas mientras descansaba en la rama de un árbol
justo encima de una Tenten dormida, quien tenía la mayor parte de su equipo ninja apagado
y parecía estar descansando con la espalda en el tronco del árbol con una simple camisa
blanca y un par de pantalones puestos. , su largo cabello suelto por una vez cubriendo sus
hombros maravillosamente. Sin embargo, para la naturaleza de Lee, no le preocupaba
espiar a su atractivo compañero de equipo con pensamientos poco jóvenes en su
mente; Todo lo contrario, de hecho. Su frente se arrugó con preocupación porque Tenten
parecía tener algún tipo de fiebre; su cuerpo estaba cubierto de piel de gallina y tenía sudor
en la frente, goteando por su rostro. Su boca también se movía y parecía estar susurrando
algo. Lee aseguró sus pies con chakra y se balanceó hacia abajo para que todo su cuerpo
desafiara la gravedad, solo sus pies aún permanecían en el árbol. Desde solo unos metros de
distancia, lo que Tenten estaba murmurando mientras dormía se volvió mucho más claro.
              "Neji-kun ... no ahí, e-eso es privado ... Oh, Neji-kun, detente ... n-no ... detente ..."
La cabeza de Tenten rodó un poco antes de que su cuerpo se quedara quieto de nuevo, aún
sudando tan profusamente como antes. . Lee frunció el ceño con dureza, creyendo que sabía
lo que estaba pasando aquí. ¡Tenten estaba enferma y tenía una pesadilla! Lee se reprendió
a sí mismo, sabiendo que Gai-sensei estaría muy disgustado con él por no darse cuenta de
esto antes. Habían estado entrenando solos juntos durante unos días y él solo se estaba
dando cuenta de que Tenten se había puesto enferma. Sin embargo, el rostro de Lee se
convirtió en una sonrisa, porque ahora que había diagnosticado el problema, ¡podía
solucionarlo!
              "¡Yosh!" Lee dijo, antes de ponerse a trabajar.
              Aproximadamente una hora después, Neji regresó de ir a buscar pescado en un
arroyo cercano a la vista más extraña que había visto en su vida, y dado el hecho de que
había sido compañero de equipo de Rock Lee y alumno de Gai durante casi cuatro años,
eso decía algo. Lee de alguna manera se las había arreglado para poner a Tenten en un iglú,
el hielo rodeaba todo su cuerpo excepto su rostro, que era visible a través de las muchas
capas de hielo que la rodeaban. Junto a ella había una foto de Neji sonriendo alegremente,
claramente una vez que lo habían sobornado para sonreír por su familia. Alrededor del Iglú,
ardían velas aromáticas mientras Lee cantaba algo que Neji no podía entender.
              "Lee ... ¿qué diablos estás haciendo?" Lee casi saltó de su piel, claramente
sorprendido de ver a Neji, pero se recuperó rápidamente.
              "¡Yosh! Mi gran compañero de equipo, mientras estabas fuera descubrí que Tenten
se había puesto muy enferma, y como todos sabemos, los espíritus malignos son los que
causan enfermedades graves en el corazón y la mente de gente joven como nuestra gran
compañera de equipo Tenten, así que encontré algunos ¡Hielo para atrapar al espíritu
malvado mientras realizo una ceremonia para sacarla de nuestro amigo! Lee sonrió lo más
que pudo y adoptó una linda pose de chico para Neji para mostrar lo sincero que era.
              Lamentablemente para Neji, no tuvo muchos problemas para entender la lógica de
Lee y simplemente asintió con la cabeza en general de acuerdo, sin ver ninguna razón para
discutir el punto.
              "Ok, entonces cojo el hielo, y supongo que tengo las velas, pero ¿por qué la foto
mía?"
              "Ah, porque estaba sudando mucho cuando la observé antes y murmurando tu
nombre de una manera bastante poco juvenil, así que pensé que el espíritu maligno también
se había apoderado de su mente. Así que encontré la primera imagen que pude. de ustedes
en sus poses más juveniles, ¡sonriéndonos como un rayo de sol! ¡Yosh! " Neji consideró las
palabras de Lee por un momento antes de que algunas cosas hicieran clic en la mente de
Neji sobre cómo actuaba Tenten a su alrededor. Luego, algunos más hicieron
clic. Entonces, unas cuarenta mil cosas hicieron clic y si fuera posible, una bombilla habría
aparecido sobre la cabeza de Neji. Haciendo todo lo posible por ocultar su sonrisa a Lee,
habló.
              "Ah, eso tiene sentido. Has hecho un buen trabajo aquí hoy, Lee, cuidando a
Tenten. ¿Qué tal si vas a descansar un poco y yo me haré cargo? Es mi deber cuidar de
nuestro compañero de equipo también". , Lee ". Lee gritó sobre la juventud de su increíble
compañero de equipo y se fue mientras Neji miraba a Tenten y negaba con la cabeza, con
una sonrisa adornando su rostro.
              "Realmente soy tan inconsciente a veces ... yosh." Al mismo tiempo, dijo yosh,
había golpeado el hielo que estaba alrededor de Tenten, lo que hizo que se despertara
sobresaltada.
              Sin embargo, esa sería solo la segunda sorpresa más grande que encontró en un
lapso de un minuto.
              De vuelta con Jashin y el Shinigami
              Jashin golpeó una vez la puerta de madera y entró inmediatamente, sin esperar
respuesta. Por otra parte, tal vez obtuvo toda la respuesta que necesitaba. El Shinigami
siguió a Jashin a través de la puerta y encontró lo que menos esperaba: una oficina de
aspecto destartalado con montones de papeleo por todas partes. Literalmente. En todas
partes. El Shinigami apenas podía moverse más de unos pocos pasos dentro de la
habitación sin ser asaltado por el papel.
              "¿Estás por ahí, viejo? Soy Jashin, deseo hablar contigo", dijo Jashin con una
inquietante diversión en su voz. El Shinigami no sabía si Jashin iba a ofrecerle al hombre
aquí un soborno, un chantaje o una amenaza por su problema.
              "Ah Jashin, ha pasado bastante tiempo desde que escuché ese nombre. Creo que la
palabra eones es apropiada aquí." De la nada, o más precisamente de debajo de una de las
muchas pilas de papeleo, un hombre de aspecto mayor dio un paso adelante. Su cabello era
casi tan blanco como el papel que lo rodeaba; estaba un poco encorvado y usaba pequeños
anteojos con montura en la cara. El hombre vestía un suéter azul con un par de pantalones
negros, que parecían no le quedaban bien. Mientras el Shinigami escudriñaba al hombre
frente a él, el hombre volvió su atención al Shinigami a su vez.
              "Ah, y el Dios de la Muerte me saluda, no creo que hayamos tenido el placer de
conocernos, al menos de alguna manera me recuerdes. Un placer, estoy seguro." El
Shinigami se sorprendió por el tono de voz del hombre. Fue amable y muy sabio, permitirle
al Shinigami conjeturar muy rápidamente que estaba muy lejos de su profundidad. Al
menos de cualquier manera que me recuerdes  , los dioses tienen recuerdos de gran alcance,
perfectos en el sentido más literal de la palabra. Para este hombre, este ser para decirle que
la memoria de los Shinigamis no bastaría era alarmante para los Shinigamis. Con eso dicho,
el Shinigami nunca mostraría tal malestar; era impropio de su estatura.
              "¿De verdad? Es raro que mi memoria falle a alguien como yo, ¿quizás conociste a
alguien más que reclamó el dominio sobre la Muerte en mi lugar?" El Shinigami, por
supuesto, ya conocía la respuesta a la pregunta, pero tenía la esperanza de que tuviera valor
probatorio. El hombre lo miró por un momento antes de reír.
              "Ah, veo que te he puesto nervioso, esa no era la intención de mi diseño en
absoluto. Olvidé, constantemente rodeada de papeleo como estoy, que tiendo a asustar a los
demás cuando hablo de conocerlos muy bien, incluso si es la primera vez que los
encuentro. Permítanme presentarme: soy el Guardián de la Historia, todo. Mi conocimiento
es infinito. Si ha sucedido, lo sé ". El Shinigami se relajó un poco, no tan fuera de su
profundidad como había pensado anteriormente. El conocimiento era algo útil, pero sin el
poder de abusar de él, este hombre era solo un bibliotecario glorificado. Sin embargo, los
bibliotecarios tienden a ser útiles.
              "Jashin me informó que podrías serme útil. Estoy buscando una manera de robarle
a Bob sus poderes sobre la muerte-" El Shinigami se detuvo cuando el guardián levantó una
mano.
              "Eso sería imposible, me temo". El Shinigami no se permitió mostrar lo
sorprendido que estaba; ésa no era la respuesta que esperaba ni le parecía aceptable.
              "¿Perdón, Guardián?" El portero negó con la cabeza molesto.
              "Estaba claro, es imposible hacer lo que le pides, porque para empezar, él no tiene
tales poderes".
              El Shinigami ladeó la cabeza por un momento y de repente un viento suave
comenzó a arremolinarse por toda la habitación. El guardián pareció sorprendido cuando el
viento comenzó a soplar más fuerte, derribando montones de papeles por docenas.
              "Guardián de la Historia, permíteme aclararte algo", comenzó el Shinigami, su
rostro pétreo en su furia, "No aprecio las respuestas engañosas. Siento que soy responsable
de este lío, y a diferencia de muchos dioses menores" , aquí le dedicó una mirada a Jashin,
quien se encogió de hombros ante la acusación obvia; "Me tomo muy en serio mis
responsabilidades. El universo mismo me ha pedido que corrija esto, y si vas a hacerme
perder el tiempo te van a pasar cosas muy malas". La boca del Guardián se torció en una
sonrisa antes de hablar.
2pt cap 27
              "Shinigami-kun, permíteme dejarte algo muy claro: estás en mi reino. Podría
aplastarte como un insecto si quisiera. Es posible que desees examinar tu entorno antes de
hacer amenazas tan apresuradas". El Shinigami miró alrededor de la habitación por un
momento, rápidamente se dio cuenta de que esta era de hecho una habitación muy
irregular. El poder que fluía a través de esta habitación no era normal en ningún sentido de
la palabra, los elementos dentro de ella eran muy extraños para él. El Shinigami se había
dado cuenta de que estaba fuera de su alcance en el momento en que entró en este lugar,
pero tal vez había subestimado con qué tipo de deidad estaba lidiando. Era raro que a
alguien se le diera su propia subdimensión en la otra vida, incluso sus propios reinos no
eran subdimensiones. El Shinigami miró al portero que le sonreía con complicidad y
decidió que jugar bien no era algo que fuera capaz de hacer aquí.
              "Hm, no estoy impresionado. Sin embargo, si estás dispuesto a tener una pelea
aquí mismo mientras el universo está al borde del colapso, creo que mi calendario está libre
por el día". El Shinigami puso su mejor sonrisa para el guardián y lo miró con
expectación. La respuesta fue inmediata.
              "No, eso está bastante bien, he estado aquí por demasiado tiempo como para que
me quede algo de orgullo, mi única preocupación es la capacidad continua de estudiar
historia. Siempre me gusta advertir a la gente antes de que digan cosas que no deberían.
Jashin fue el último en actuar con prisa en mi presencia, y perdí días raspando pedazos de él
de mis paredes ". Jashin se estremeció ante ese pronunciamiento, claramente no se sentía
cómodo con que se lo dijera. El guardián dirigió una sonrisa de disculpa a Jashin.
              "Me disculpo; acababa de asumir que le dijiste al Shinigami bajo qué pretexto lo
trajiste aquí. Verás, Shinigami-kun, a cambio de traerme problemas con los que puedo
ayudar, amablemente permití que Jashin-kun se fuera. mi reino en una sola pieza. Amo la
historia, y la búsqueda del conocimiento ha sido mi trabajo desde siempre, parece ahora,
pero la compañía una y otra vez le hace bien a mi viejo espíritu, incluso si es solo negocios
e incluso si es por un muy poco tiempo ". El Shinigami asintió, fingiendo preocuparse por
la triste historia de este anciano. No sabía qué era de sí mismo que hacía que la gente
pensara que le importaban una mierda, pero aquí hay otro que le cuenta la historia de su
vida.
              "En cuanto a tu problema actual," el guardián comenzó una vez más, "conozco a
alguien que podría ayudarte. Por otro lado, ya que parece que tienes prisa, supongo que
podría ir al grano y simplemente resuelve el problema de forma más directa ". El guardián
se volvió a su izquierda y comenzó a revisar una pila de papeles que habían sido
perturbados por el anterior ataque de siseo del Shinigami. Después de un momento, el
guardián encontró el papel que estaba buscando y volvió su atención al Shinigami.
              "Ah, aquí está. Este documento es bastante antiguo, pero eso es de esperar. Detalla
el equilibrio entre la vida y la muerte, y lo que sucede cuando se altera. Como puede que
haya adivinado o no, usted y el usted llama Bob no es tan diferente en la forma en que está
compuesto, simplemente en la búsqueda de sus roles. Si bien, en términos generales, ha
dado la bienvenida al manto de portador de la muerte y atormentador de los malvados, todo
este tiempo Bob había dado la bienvenida a su papel como portador de vida, y así había
equilibrio y el Universo era feliz. El problema vino cuando fue empujado más allá de sus
límites mentalmente, y lo que sucedió después es bastante predecible. Ahora, hay dos
soluciones muy fáciles para el problema actual. Podrías aceptar el manto de portador de
vida para el universo- "el Shinigami le lanzó al guardián una mirada tan mortal que el
guardián casi retrocedió," Bien, lo pensé. La segunda forma es reiniciarlo ". Jashin se
animó con esto.
              "¿Reiniciar, dices? ¡Eso me suena a matar! ¡Con mucho gusto ayudaré en esta
empresa!" El guardián suspiró, claramente impresionado por la oferta de Jashin.
              "De hecho, suena como matar, pero me temo que no estás preparado para la tarea.
Ningún dios puede derribar a otro dios de esta manera, no a menos que el dios quiera
sacrificar su propia vida, porque eso es lo que el Universo está pidiendo. el precio sería
". Ante esto, Jashin pareció menos ansioso por ofrecer sus servicios como voluntario y
eligió una pila muy alta de papeleo para esconderse.
              "Sin embargo, tu redacción fue muy extraña, Guardián. No dijiste matar o destruir,
sino reiniciar. ¿Seguramente esto fue intencional?" El Shinigami miró al Guardián con
curiosidad, seguro de que se había guardado algo. El Guardián le sonrió al Shinigami.
              "Perceptivo de ti, Shinigami-kun, estoy impresionado. Como debes recordar, los
dioses no existen en el mismo nivel de existencia que los mortales, y aunque las almas
mortales pueden separarse de toda la existencia, no es tan fácil matar un dios. Al destruir la
forma actual de Bob, lo que sucedería es que su esencia se renovaría de nuevo a su estado
original, y reanudaría sus deberes como dios de la vida con complicaciones mínimas, si las
hubiera ".
              "¿Cuál es el truco?"
              "Ah, sí, la trampa. Para restablecer a un dios de esta manera, necesitarías un mortal
dispuesto que sea puro de espíritu. El texto no especifica qué definición está buscando, pero
el número de mortales que tenemos en la otra vida. los que podrían enfrentarse a un dios del
calibre de Bob son pocos y distantes entre sí. Permítame buscar en mis archivos para ver
quién está disponible y me pondré en contacto con usted ". El Shinigami negó con la
cabeza.
              "Eso no será necesario; solo tengo al hombre en mente".
              "Eso es maravilloso, Shinigami-kun, pero no hemos discutido mi precio." El
Shinigami no pudo evitar encogerse; El ha cometido un error.
              "¿Tu precio, Guardián?" El anciano sonrió con los dientes al Shinigami.
              "Por supuesto, el conocimiento es poder, guardián de la muerte, y te acabo de dar
el conocimiento. Ahora, mi precio".
              El Shinigami suspiró; esto sería costoso.
              De vuelta con Minato y el Shinigami
              "Hice una visita a un aspecto muy especial de la otra vida ayer, él se llamaba a sí
mismo el Guardián de la Historia, y fue muy útil para nosotros en términos de nuestro
pequeño problema de Bob. No puedo revelarte mucho, Minato-kun, pero Las preguntas que
te estoy haciendo son de gran importancia. Tengo una tarea que debes realizar, y si no estás
a la altura, debo buscar a alguien más. No es un momento para juegos, el universo está en
juego. Si no está dispuesto a responder estas preguntas, se le pedirá a otra persona que haga
lo que debe hacerse; es tan simple como eso ". La voz del Shinigami era grave, y su
comportamiento no había cambiado con respecto al interrogatorio anterior de
Minato. Minato, por su parte, se reclinó en su silla y le dio al Shinigami una mirada
evaluativa. Después de un largo momento, Minato habló.
              "La vida no siempre es fácil, y nunca voy a fingir ser impecable. No puedo saber
cómo mis acciones afectaron al mundo después de mi partida, nadie puede saber eso. Me
puse a resolver los problemas frente a Yo. ¿Devasé países? Sí, lo hice. Sin embargo, se
metieron con el país equivocado. Querían destruir Konoha y todo lo que representaba.
Pensaron que el fuego podría apagarse si arrojabas unas piedras encima de Yo era la
respuesta a su teoría; yo era el que les mostraba repetidamente lo que realmente significaba
la voluntad de fuego. Estábamos sufriendo grandes pérdidas, mis amigos de la infancia
fueron masacrados a diestra y siniestra, y alguien tenía que hacer algo. Deberían haber sido
ellos los que se preocuparan por su futuro; nunca fue mi responsabilidad preocuparme por
lo que sucedió en otros países. Yo era un ninja de Konoha, y luego su líder. Cacé el mal
cuando pude, pero nunca fue mi deber, y no fui un vidente, nunca podría haber sabido lo
que sucedería en mi vigilia e, después de mi muerte. No asumo ninguna responsabilidad por
lo que pasó; mi conciencia está limpia ".
              El Shinigami le dio a Minato una mirada evaluativa antes de asentir con la cabeza
y escribir algo.
              "Esperaba que esa fuera tu respuesta, Minato-kun, y espero que fueras sincero allí,
vas a tener que serlo si tienes alguna esperanza de derrotar a Bob". Minato arqueó una ceja,
no habiendo esperado eso.
              "¿Derrotar a Bob? Me has educado lo suficiente en el tema de lo que sucede
cuando, y cito, los" mortales engreídos "intentan enfrentarse a un Dios. De hecho, has
demostrado tu autoridad sobre mí unas cuantas veces". Minato se veía ligeramente
oscurecido cuando el Shinigami se rió entre dientes.
              "Subestimas dos cosas aquí, Minato-kun. En primer lugar, tengo una providencia
directa sobre ti debido al contrato que firmaste conmigo. Tendrías que superarme en poder
puro para tener la esperanza de dañarme, mucho. menos derrotándome, y eso no es algo que
sea probable que suceda. "(1) El Shinigami se detuvo aquí por un momento para toser. "En
segundo lugar, subestimas enormemente el Universo. Bob está en el lado equivocado del
Universo en este momento, y la gente lógica suele desaprobar una batalla total cuando este
es el caso, ya que las cosas malas tienden a suceder mucho más. a menudo cuando estás en
el lado equivocado del Universo. Uno no patearía a tu esposa mientras estás junto a ella,
por ejemplo, piénsalo así. Excepto que el Universo está en todas partes ". Minato tendría
que hablar con el Shinigami en algún momento sobre su capacidad para usar ejemplos
concisos, pero lo entendía bastante bien.
              "Entonces, se supone que debo pelear con Bob, ¿cuándo va a suceder todo
esto?" El Shinigami simplemente le dio a Minato una sonrisa muy desagradable.
              "... Va a suceder ahora, ¿no?" La sonrisa del Shinigami se hizo aún más amplia.
              "Siempre fuiste tan inteligente, Minato. Por eso eres mi favorito." En el momento
en que terminó de decir esto, una gran explosión sacudió el Espacio Blanco y apareció una
presencia espantosa.
* Capítulo 28 *: El espíritu de lucha
 
              
              Capítulo 28: El espíritu de lucha
 
              Minato se dio la vuelta, y por un breve momento sintió el extraño aleteo de
entusiasmo por la batalla mientras contemplaba la deformada figura de Bob. Si antes
parecía la parte de un dios de la muerte, la sentía ahora. Su presencia solo se había vuelto
más oscura y siniestra desde la última vez que Minato lo había visto. Sin embargo, a
diferencia de la última vez, Bob no se parecía en nada a su yo anterior. En lugar de elevarse
por encima de Minato y ser de la misma altura que el Shinigami, el usurpador de Shinigami
había tomado una nueva forma: Humano. Bob era ahora un hombre delgado, aunque
musculoso, de aspecto joven. Tenía el pelo negro, que estaba atado en una cola de caballo
ordenada detrás de la cabeza y vestía ropa negra, que recordaba a los ANBU de Konoha,
siendo tan simple como el negro podría ser. Al igual que los ANBU, Bob usaba una
máscara para ocultar su rostro con el símbolo de la muerte escrito en ella. Lo único que
delataría a Bob como algo más que un ninja de élite ordinario eran sus brillantes ojos rojos,
que intentaron perforar el alma de Minato, pero solo se encontraron con los acerados ojos
azules de Minato, que le devolvieron la mirada. Se miraron el uno al otro durante un largo
momento antes de que Bob hablara.
              "Veo que ya has regresado de la vida, qué sorprendente. Yo hubiera pensado como
un hombre que condenó a su hijo a una eternidad de tormento y sumisión al poderoso
Kyuubi que querrías tratar de ayudar al pobre niño." Ante la acusación, Minato no tuvo una
reacción obvia, aunque el Shinigami se dio cuenta de que las piernas de Minato se habían
tensado, como un depredador que se prepara para saltar. Bob continuó, y la sonrisa en su
rostro no necesitaba ser vista para que todos en la habitación supieran que estaba allí.
              "¿Crees que si permaneces en silencio te ahorraré el sufrimiento debido? Un
pensamiento tonto para un hombre que sirve a un maestro tonto. El tiempo del Shinigami
ha pasado, y soy yo quien gobernará sobre la muerte de ahora en adelante. La muerte es
solo mío, Minato; soy el elegido del universo, ¿no entiendes? ¿Por qué crees que fue tan
fácil para mí obtener estos poderes? El universo desea que me haga cargo, corrompa a los
vivos, provoque el caos y incluso más muerte. La vida ha sido demasiado fuerte durante
demasiado tiempo, porque siempre dominé a los Shinigamis, ¡pero ahora la balanza estará
equilibrada! ¡Se equilibrará con la sangre de los débiles y los asustados! " Aunque Bob
empezó a sonar civilizado, la locura que se escondía justo debajo de la superficie había
comenzado a filtrarse cerca del final, su charla sobre el caos hizo que su voz subiera de
tono para reflejar su emoción.
              "Es asombroso", comenzó Minato, levantándose de su asiento frente al Shinigami,
"Cuántas veces escucho las mismas palabras dichas por diferentes personas. No sabes la
primera cosa sobre el caos, Bob, para nada. Tú se han agrietado, perdido su propósito y
tienen el poder de hacer cosas malas a otras personas, por eso lo llaman caos. De hecho, es
todo lo contrario, es orden. Un Dios que domina a los mortales, reina sobre ellos con su
supuesta superioridad como son incapaces de evitar que sus vidas lleguen a su fin; ese es el
orden perfecto ". Mientras hablaba, la voz de Minato bajó un tono en volumen, pero lo
compensó con la emoción detrás de él. No fue difícil ver que Minato estaba furioso, pero si
hubiera sido el aura amarilla crepitante que lo rodeaba al final, habría disipado todas las
dudas sobre su estado de ánimo actual.
              "Las palabras bonitas, Minato, no te servirán de nada-"
              "Cállate." Minato exhaló las dos palabras, pero el aura a su alrededor se volvió
más sofocante tanto para el Shinigami como para Bob, ambos tuvieron que protegerse
activamente de ella.
              "Hablas de mi hijo, Naruto. No tienes ese derecho. Hablas del caos, pero muestras
en tus acciones que no eres más que un loco loco al que se le ha concedido demasiado
poder para su propio bien. ¿Caos? Bien. Lo que voy a hacerte va a ser un caos ". Con un
rugido salvaje que sobresaltó al Shinigami, Minato cargó directamente contra Bob, quien
fue tomado por sorpresa y lanzó un puño derecho directo al estómago que lo dobló. Sin
perder el ritmo, Minato tiró de Bob por su cola de caballo y lo arrojó a través del Espacio
Blanco. Tan rápido como un rayo, las manos de Minato brillaron a través de varios sellos
de mano hasta que terminó en el ariete y un portal pulsante oscuro apareció justo detrás de
Bob y fue enviado a través de él. Minato miró hacia el portal por un momento antes de que
el aura a su alrededor se amortiguara considerablemente y tropezara con una rodilla,
respirando con dificultad.
              "Ponerme en un nivel en el que podría tomarlo por sorpresa, incluso por unos
momentos, tomó casi toda mi energía. Tienes que estar bromeando", dijo Minato con la
respiración entrecortada.
              "¡Minato!" Kushina corrió al lado de su esposo, después de haber aparecido en el
espacio en blanco unos segundos antes. Minato se volvió hacia su esposa y sonrió.
              "Oye, no hay necesidad de sonar tan preocupado, al héroe de la historia nunca le
gusta cuando el interés amoroso suena así, je, je", la voz de Minato vaciló un poco al final
mientras se agarraba el estómago, sintiendo las secuelas de irse. mucho más allá de sus
límites normales. El Shinigami vio a su secuaz sufrir en el suelo y tomó una decisión, una
que podría costarle caro.
              "No hablo mucho sobre la naturaleza de mis poderes porque es bastante aburrido",
comenzó el Shinigami, "pero si deseas luchar contra Bob en igualdad de condiciones,
necesitarás mi ayuda, y supongo que solo por esta vez te lo puedo dar. " El Shinigami se
acercó a Minato y se arrodilló junto a su campeón caído.
              "Minato, ¿estás listo para sacrificarte para detener a Bob?" Kushina miró al
Shinigami con cansancio cuando dijo esto, no le gustó la seriedad en su voz. Minato, por
otro lado, solo gruñó afirmativamente, el dolor empeoraba en su alma.
              "Está bien, entonces. Bueno, esto va a ser desagradable, para decirlo a la
ligera". El Shinigami empujó su brazo en el pecho de Minato y el rubio gritó cuando el
dolor anuló por completo todos sus otros sentidos. Kushina jadeó cuando el Shinigami
quitó algo del pecho de Minato. Lo que sea que el Shinigami se hubiera quitado, se parecía
sospechosamente a un corazón humano. Tan paralizado con lo que sostenía en la mano del
Shinigami, Kushina no se dio cuenta de que Minato no solo había dejado de gritar, sino que
ya estaba de pie con una sonrisa salvaje en el rostro.
              "¿Así que este es el alcance de tus poderes, Shinigami-sama? Debo admitir que
estoy impresionado." Minato apretó y aflojó sus manos un par de veces, cada vez que lo
hacía, su aura estallaba y luego retrocedía.
              "De hecho, te he dado cada gramo de mi poder como dios. Como habrás
adivinado, Bob y yo estamos en pie de igualdad, por lo que los poderes que te he permitido
tomar prestados deberían ser suficientes para realizar la tarea en cuestión. Si no, eso
depende de ti, Minato-kun. "
              "Si, lo tengo." Minato miró por encima del hombro al portal pulsante que había
abierto. "Bueno, no hay mejor momento que el presente. Volveré cuando haya
terminado". Minato se alejó y un momento después se cerró el portal.
              Kushina miró fijamente el lugar donde había estado el portal por un momento
antes de volver su atención al Shinigami.
              "Shinigami-sama, ¿qué sacaste del pecho de mi esposo?" El Shinigami sonrió a
Kushina, lo que asustó a la ardiente mujer.
              "Nada de lo que necesitaba." Kushina arqueó una ceja ante la respuesta evasiva.
              "¿Qué fue, Shinigami-sama?" Preguntó Kushina de nuevo, casi ronroneando al
Shinigami. El Shinigami iba a dar otra respuesta inteligente antes de ver el brillo peligroso
en los ojos de la mujer. Normalmente eso habría sido tan problemático como un día
nublado para el Shinigami, pero en su estado actual estaba terriblemente débil, y
probablemente no sería prudente enfadar a la mujer.
              Por otra parte, darle a la mujer la respuesta que buscaba probablemente también la
enojaría, pero él no tenía forma de escapar en este momento, así que bien podría ser
honesto.
              "Su corazón." Las cejas de Kushina fueron hasta la línea del cabello y sus ojos
pasaron de "peligrosos" a "asesinos" en un segundo plano.
              "Explica", dijo Kushina sin aliento, su temperamento a punto de soltarse. El
Shinigami puso los ojos en blanco, todavía a este día constantemente sorprendido de que
todos pensaran que solo porque casi todo lo que hacía era por puro deporte, literalmente
todo lo que hacía era por puro deporte. Después de todo, había cosas que hacía porque eran
necesarias.
              "Para darle mis poderes tuve que asegurarme de que mis poderes no lo
reconocieran como un alma humana, y para que eso ocurriera tiene que deshacerse de su
corazón. Realmente no tiene efectos nocivos que puedas estar imaginando. Es puramente
simbólico en esta etapa de la transición de Minato a la otra vida. Muchas almas recién
muertas probablemente podrían perderse si no fuera por este ancla a su mortalidad, pero por
una persona que posee la presencia que tiene Minato, todo está bien. Créanme, el destino
del universo está en juego aquí, me he acostumbrado demasiado a cómo todo es para dejar
que sea destruido porque la persona a la que voluntariamente le di cada gota de mi poder se
vuelve inestable de alguna manera en el proceso, así que puedes descansar tu bonita
cabecita, Kushina-chan ". El Shinigami le dio unas palmaditas en la cabeza como si fuera
un niño molesto y, sorprendentemente, Kushina no se opuso al gesto.
              "Estoy asustado, él siempre se pone demasiado y esto no es saludable". El
Shinigami suspiró, nunca habiendo sido bueno para consolar a mujeres angustiadas.
              "Bueno, en el lado positivo, si Minato falla, no tendremos mucho de qué
preocuparnos, ya que el universo se comería a sí mismo, ¡así que tenemos un final feliz o
ningún final! Un buen escenario, si lo digo yo mismo. . " Kushina le envió al Shinigami una
mirada fulminante. El Shinigami simplemente se encogió de hombros, no estaba dispuesto
a involucrar a la mujer en más bromas.
              Minato estaba decidido a terminar esta batalla con Bob para siempre, y esos
pensamientos dominaron su mente en el corto viaje a través del portal del reino.
              Minato aterrizó suavemente en el suelo y miró a su alrededor, sin saber a dónde lo
había llevado su propio portal. Lo único que podía ver a su alrededor era arena, nada más
que arena interminable. Minato miró al cielo y notó que un sol muy grande colgaba sobre
su cabeza, su presencia provocando ondas en el aire por el calor. Minato nunca había sido
un gran fanático de los desiertos, y esto era lo más desierto que un reino podía llegar a ser.
              Antes de que Minato tuviera tiempo de adaptarse aún más al calor, una fuerza lo
derribó y fue tratado con un bocado de arena. Minato trató de levantarse pero lo sujetaron y
su rostro quedó enterrado en la arena. A pesar de saber en el fondo de su mente que no
podía morir a causa de la arena, tuvo que luchar activamente contra el pánico natural de la
arena llenando sus pulmones y provocando que se ahogara. Con esfuerzo, Minato encendió
su aura y extendió una mano detrás de él y agarró un brazo que lo sujetaba y lo apretó tan
fuerte como pudo. Escuchó un grito ahogado cuando la presión en la parte posterior de su
cabeza se levantó inmediatamente. Sin perder tiempo, Minato se dio la vuelta y lanzó una
patada ciega donde asumió que estaba su atacante. Siendo sus instintos correctos, Bob no
tuvo tiempo de bloquear completamente el golpe en el cuerpo y gruñó cuando el costado de
su brazo recibió la peor parte del impacto. Normalmente Minato se detendría por un
momento para ser sarcástico con su oponente, pero esta batalla acababa de comenzar, y
Minato no estaba dispuesto a perder el tiempo aprovechando su ventaja.
              En un torbellino de color amarillo, Minato desapareció de la vista, su característica
capa blanca ondeando en el viento cuando se metió dentro de la guardia de Bob y le dio un
uppercut a la barbilla del pseudo dios de la muerte. Al menos, lo habría hecho si no fuera
por el hecho de que Bob había levantado la guardia esta vez y respondió con un codazo en
la cara de Minato. La fuerza del golpe tiró a Minato hacia atrás y lo dejó desprevenido para
el kunai que le arrojaron, el cual lo golpeó en el brazo que había levantado justo a tiempo
para evitar que empalara su rostro. Antes de que Minato tuviera tiempo de recuperarse, Bob
lo bombardeó, le hundió el hombro en el estómago y lo arrojó a la arena caliente del
desierto. Bob lanzó una lluvia de puños salvajes sobre Minato, cuyo rostro no estaba
acostumbrado a tal abuso. Bob se balanceó demasiado salvajemente intentando un gancho
de izquierda y Minato logró aterrizar un tajo en la garganta de Bob, lo que lo obligó a rodar
fuera de Minato.
              Minato se puso de pie y miró